Está en la página 1de 6

Limpieza y recuperación energética

Del sitio Circulo Tolteca de los Andes

Recapitulación
La recapitulación consiste en el trabajo sostenido y sistemático de volver sobre eventos,
personas o lugares de nuestra vida que mantienen atrapados hilos de nuestra energía. Este
trabajo se basa en la premisa que si bien los eventos pasados son parte de una línea
temporal “distante”, nuestra energía no distingue la “temporalidad” definida por nuestro
intelecto, de manera que todas las experiencias de nuestro pasado limitan energéticamente
nuestras posibilidades.

En otras palabras: nuestros compromisos, interacciones, relaciones sexuales y experiencias
del “pasado”, constituyen nudos de energía que están constantemente drenando nuestra
posibilidad de utilizar todo nuestro patrimonio energético con fines concientes. El objetivo
final de la recapitulación es restablecer nuestra constitución energética, recuperando la
energía que dejamos puesta en relaciones, eventos o personas de nuestro camino. Al mismo
tiempo es un acto de limpieza, donde liberamos las porciones energéticas que hemos
extraído en nuestras relaciones.

Para la brujería, para la antigua tradición de brujos Mayas-Toltecas, los términos espacio
temporales son algo definido por nuestro intelecto occidental. Si bien el intelecto nos
permite organizar nuestra vida de manera funcional al sistema sociocultural, esa misma
virtud enmascara algo que fue descubierto hace miles de años atrás… no existe “pasado”
que haya “pasado”. La típica frase “El tiempo cura las heridas” no es tan real como parece.

Básicamente, la línea temporal de nuestra vida, cortada por experiencias, buenas o malas,
que fueron quedando como marcas en el camino, se establecen como nudos energéticos que
finalmente constituyen y definen nuestra energía y vitalidad.

Aún cuando creemos que “el tiempo” limpia las heridas, sería más correcto decir que nos
vamos adecuando, adaptando, acostumbrando a un estado de conciencia definido por los
eventos de nuestra historia personal. En palabras de Carlos Castaneda:

“Un brujo sabe que si no vamos por nuestros fantasmas, ellos vienen por nosotros. Por eso
no deja pendientes (…) Los compromisos emocionales que contraemos con la gente son
como inversiones que hemos hecho a lo largo del camino. ¡Hay que ser muy necios para
dejar tirado nuestro patrimonio por ahí!. La única forma en que podemos volver a estar
completos es recogiendo esa inversión, reconciliándonos con nuestra energía y disipando
la carga de los sentimientos. El mejor método que han descubierto los brujos para eso, es
rememorar los sucesos de nuestra historia personal hasta su completa digestión”
“Afortunadamente, en el ámbito de la energía no existen cosas como el tiempo y el
espacio. Así, es posible regresar al lugar y al momento mismo donde se dieron los eventos
a ser revividos. No es muy difícil, ya que todos sabemos muy bien dónde nos duele. Lo
importante es empezar, pues la energía que recuperamos desde el primer intento nos dará
fuerzas para seguir recapitulando aspectos más y más intrincados de nuestras vidas.”
“Al principio, el recapitular puede darnos algún trabajo, porque nuestra mente no está
acostumbrada a la disciplina… sin embargo, en el momento en que ustedes se dispongan a
deshilvanar voluntariamente la trama de sus historias personales, estarán dando el paso
decisivo”
(Texto de Armando Torres: “Encuentros con el Nagual” Editorial Alba, México, 2002)

Tal como señala el texto anterior, la recapitulación involucra un importante trabajo de
voluntad para comenzar. Según el carácter del hombre o mujer que comienza la práctica,
podrá realizarse comenzando por el evento más traumático que recordamos, o bien,
comenzar desde la recapitulación diaria del día anterior, para ir invocando y trabajando el
intento de la recapitulación.

Existen métodos definidos para todos los gustos, pero podríamos decir que hay una piedra
fundamental para la práctica de la recapitulación: tome toda la información, escoja la
técnica que más le haga sentido y practique. Practique, practique, practique.

Para retiros más largos de recapitulación, se recomienda trabajar en conjunto. Siempre los
trabajos grupales que involucren más de una conciencia orientada a un intento común,
facilita y hace más llevadera la práctica.

Como inicio, se recomienda una práctica de higiene diario: antes de dormir, recapitular el
día completo. Esta práctica entrega la liviandad necesaria para comenzar a invocar el
intento de una recapitulación más profunda. Además, nos entrega un marco de referencia
sobre nosotros mismos para aprender de nuestros propios patrones y conductas.

A continuación, un pequeño Estudio de Recapitulación:

ESTUDIO RECAPITULACIÓN

I. Fundamentos

Limpieza y recuperación energética (Ideas del libro: “Conversaciones con el Nagual” de Armando
Torres)

"La recapitulación es la herencia de los antiguos videntes, la práctica básica, la esencia de la
brujería. Sin ella no hay camino. Don Juan solía referirse despectivamente a los aprendices que no
habíamos recapitulado como 'radioactivos'. Don Genaro ni siquiera me daba la mano, y si yo lo
rozaba por casualidad, corría a lavarse como si lo hubiese infectado. Decía que yo estaba lleno de
porquería y que se me escurría por cada poro de la piel. Con esa parodia, me inculcó la idea de
que recapitular es un acto elemental de higiene."

"Cuando dos personas entran en relación, lo que ocurre es un intercambio de emanaciones.
Nuestras fibras de luz interactúan aunque no queramos, o sin siquiera darnos cuenta de ello. Es
una ley que la energía fluya de donde hay más a donde hay menos. Como pasamos la vida en una
constante interacción, lo normal es que, al final, seamos muy poco de nosotros mismos y mucho de
lo que los demás dejaron en nosotros."

"Sin embargo, los guerreros aprenden a violar la ley de intercambio energético mediante ejercicios
como la recapitulación, cuyo fin es recuperar la energía. De ese modo se hacen autosuficientes,
recobran su capital y devuelven escrupulosamente todos los 'préstamos'. Como ya no hay
desgaste, puede decirse que sus huevos luminosos son térmicos."

"Un brujo sabe que si no vamos por nuestros fantasmas, ellos vienen por nosotros. Por eso no deja
pendientes. Recuenta su pasado, busca la coyuntura mágica —el momento exacto donde se
involucró con los destinos de la gente—, aplica toda su concentración a ese punto y desanuda los
lazos del intento."

"La recapitulación es una forma especializada de acecho y deben emprenderla con un alto sentido
de estrategia. Se trata de entender y poner en orden nuestras existencias, viéndolas tal y como
son, sin remordimientos, reproches o felicitaciones, con desapego total y un ánimo de ligereza,
incluso de humor, porque nada en nuestra historia es más importante que nada y todas las
relaciones, al final, son efímeras."

La recapitulación es el mejor camino para parar el diálogo interno. "El principal combustible de
nuestros pensamientos son los asuntos pendientes, las expectativas y defensa del ego. Es muy
difícil encontrar una persona cuyo diálogo interno sea sincero; lo común es que disimulemos
nuestras frustraciones yéndonos al extremo opuesto. Así, el contenido de nuestra mente se vuelve
una oda al yo."

Ideas del Libro, El Don del Águila de Carlos Castaneda

Acechadores  Recapitulación
Ensoñadores  Ensueño

Al morir, nuestra conciencia acrecentada por las experiencias de la vida es devorada por el águila o
el Espíritu. La conciencia es el alimento del Águila.

Don del Águila: aceptar un sustituto de la conciencia en lugar de la conciencia genuina, dejándonos
pasar a la libertad total, o la tercera atención.

Primera atención: conciencia ordinaria.
Segunda atención: conciencia acrecentada, ver, percibir energía.
Tercera atención: libertad total, cuerpo inflamado en pura conciencia y fundiéndose con la
conciencia del Águila. Al recapitular de manera impecable, en lugar de dispersarse, la conciencia
individual se expande y se une con el todo.

La recapitulación constituye la etapa preliminar del acecho. En un estado brujo, el acecho es
en realidad desatino controlado, pero para poder hacer esto hay que haber recapitulado, puesto
que para practicar el desatino controlado hay que haber perdido la forma humana, y conocer el
desapego completo, no tener importancia personal. Según el nagual Julián, la recapitulación es el
medio más expedito para perder la forma humana, y hace más fácil realizar todos los no-haceres
del yo personal (borrar la historia personal, perder la importancia personal, romper las rutinas,
hacerse responsable, tomar la muerte como consejera, etc.)
II. Técnica

Definición: “Recuento detallado de todas las experiencias de la vida, desde el presente inmediato
hasta el momento del nacimiento, recuperando la energía extraviada en esos sucesos, y barriendo
la energía ajena enganchada en nosotros”

El elemento clave es la respiración. Esto es lo que diferencia a la recapitulación de los meros
recuerdos, o del análisis intelectual o incluso terapéutico. A través de la recapitulación, se logra un
desplazamiento mínimo pero consistente del punto de encaje

La respiración es el elemento de magia o brujería que actúa más allá de nuestro entendimiento, y
que permite restablecer la energía original.

Lugar recordar es más fácil si uno puede reducir el área en torno al cuerpo, cualquier medio que
nos aísle del entorno sirve para recapitular; luego, la respiración por sí sola induce a recuerdos
cada vez más profundos. Algunos ejemplos

Caja: una caja de madera donde uno quepa sentado en una silla. La caja es un símbolo y una
herramienta: como herramienta, permite concentrarse; como símbolo, representa nuestros linderos
y limitaciones, por eso hay que romper la caja al terminar de recapitular, para simbolizar que ya no
estamos sujetos a las limitaciones personales
Cama: sentado sobre la cama, en la penumbra, antes de acostarnos a dormir.

Otros: Cueva, Árbol, Ataúd

Respiración Se definen distintos tipos de respiración según autores sobre el tema.

En “El Don del águila” (Carlos Castaneda)

Respiración inicial: barbilla en el hombro derecho, inhalación mientras se mueve la cabeza
hasta el hombro izquierdo; la cabeza regresa mirando al frente sin botar el aire y, una vez ahí, se
exhala. Se toma el primer recuerdo y se inhala de derecha a izquierda, y se exhala de izquierda a
derecha hasta que se ha limpiado completamente la situación que se está recapitulando.

El cuerpo luminoso constantemente crea filamentos que semejan telarañas, y éstos son
propulsados por fuera de la masa luminosa por emociones de cualquier tipo. Por tanto, cada
situación en la que hay acción social, o cada situación en que participan los sentimientos es
potencialmente agotadora para el cuerpo luminoso. Al respirar de derecha a izquierda, cuando se
recuerda un acontecimiento los acechadores, a través de la magia de la respiración, recogen los
filamentos que dejaron atrás. La siguiente inmediata respiración es de izquierda a derecha, y es
una exhalación. Con ella, los acechadores expulsan los filamentos que otros cuerpos luminosos,
que tuvieron que ver en el acontecimiento que se recuerda, dejaron en ellos.

En “El Arte de Ensoñar” (Carlos Castaneda)

Al airear el recuerdo, se propone la respiración al revés: se inhala de izquierda a derecha, y se
exhala de derecha a izquierda.

En “Donde cruzan los brujos” (Taisha Abelar)
Se regresa al movimiento de derecha a izquierda, pero se agrega un movimiento completo
después de cada respiración, sin respirar. Hay que poner la intención en sentir unas largas fibras
elásticas que se extienden desde la región abdominal. En esta zona se encuentra la voluntad.
Luego alinear el movimiento giratorio de la cabeza con el movimiento de esas fibras. Son los
conductos que recuperarán la energía dejada atrás por uno. Hay que intentar hacer los
movimientos y respiraciones a partir de estas fibras de luz, no sólo con los músculos del cuerpo.

Al airear el recuerdo, hay que respirar cada detalle del recuerdo (ambiente, personas,
sentimientos).

El cuerpo avisará cuando haya sido suficiente.

En “Encuentros con el Nagual” (Armando Torres)

Lo importante es airear el recuerdo, no hay un patrón fijo. Lo importante es inhalar cuando se
busque recuperar algo, y exhalar fuera todo lo ajeno.

III. Sesión

Estructura. Se define una estructura para comenzar la sesión de recapitulación.

 Armar la escena: recordar todos los detalles del evento que lleguen a la memoria: 1. elementos
físicos del ambiente; 2. la o las personas con quienes se interactuó; y 3. un examen detallado
de los propios sentimientos vividos en esa situación.
 Airear el recuerdo
 Comenzar recapitulando el día. Una vez al año, retiro más profundo de varios días.

La lista. Antes de comenzar el trabajo de recapitulación se recomienda generar una lista que
oriente el trabajo de recapitular.

 Situaciones, contextos vitales (Lugares de trabajo, períodos de edad, etc…)
 Personas (Parejas, amigos, familiares, personas del trabajo, etc…)
 Orden. Se puede dotar de distinto orden para la sistematización del trabajo

Prioridad temporal
Prioridad experiencias sexuales
Prioridad eventos más dolorosos
Promesas
Recapitulación fortuita: aprovechar los recuerdos que asoman espontáneamente

Otros

Quitarse los zapatos, porque al apretar los pies se impide el flujo de energía.

Hay que tratar de no dormirse mientras se recapitula, si da sueño, hay que frotarse debajo de la
nariz, y luego frotarse debajo de la barbilla.

Luego de un tiempo recapitulando encerrado, se recomienda trabajar cultivando la tierra. Esto
fortalece el lazo con el Espíritu, permite absorber energía de la tierra y el sol y hace florecer la
energía acumulada con la recapitulación, igual que con las plantas.

Se recomienda usar una faja para envolver el estómago, y atar una punta a una estaca clavada en
el suelo.
Analizar las insinuaciones del espíritu: libro de sucesos memorables, mapa de las ocasiones en
que el espíritu intervino en sus vidas, obligándoles a tomar decisiones voluntarias o involuntarias:
nacer, casarse, elegir una carrera; u otras como accidentes, enfermedades, cambios drásticos
venidos desde fuera. Para los guerreros todas estas son manifestaciones del espíritu, y debe
usarlos como marco de referencia desde donde comienza explorando los sucesos de su vida,
seleccionándolas y sintetizándolas, extrayendo el lado personal y dejando la esencia mágica.

El dominio y los resultados de la recapitulación son paulatinos: mientras más se hace, más fácil. Y
mientras más se hace, mejor resulta y más resultados se ven.
Nunca es tarde, lo más importante es dar el primer paso, y la recapitulación avanzará como una
bola de nieve. Parte de adentro y se sostiene a sí misma. La energía recuperada desde el primer
momento da la energía necesaria para continuar, por esto es importante comenzar por la inversión
más fuerte, los sentimientos más desgarradores. Al principio da trabajo sobre todo por la falta de
disciplina, pero luego de los primeros intentos, la propia energía se reconoce a sí misma, y nos
vamos volviendo adictos.

La recapitulación no acaba nunca.

Conclusiones

Relación entre recapitulación y ensueño: para poder tener control sobre los sueños, o ensoñar,
es fundamental recapitular. Esto es lo único que da sobriedad al soñador, y le permite controlar su
atención de ensueño con la voluntad. La recapitulación es el factor esencial para la redefinición y
redistribución de la energía necesaria para ensoñar. Ensoñar requiere mucha energía, y ésta es
liberada sólo a través de la recapitulación. Don Juan explicó que el uso de la conciencia como un
elemento energético de nuestro ambiente es la esencia de la brujería. Dijo que la trayectoria de los
brujos era, primero, liberar la energía existente en nosotros por medio de la recapitulación y la
disciplina del camino del guerrero; segundo, usar esa energía para desarrollar el cuerpo energético
por medio del ensueño; y tercero, usar la conciencia como un elemento del medio ambiente para
poder entrar en otros mundos, no sólo con el cuerpo energético, sino también con el cuerpo físico.

Tanto el acecho como el ensueño son artes, lo que significa que son algo que uno pone en obra,
algo que uno lleva a cabo.

El intento de la recapitulación es un obsequio de los antiguos videntes que la concibieron a sus
descendientes en los linajes de brujos. Esto significa que al recapitular, estamos siendo
apoyados por generaciones de videntes que han puesto su intento en este arte, y a la vez
estamos aunando nuestro propio intento con la acción de ellos. El intento de la
recapitulación es el de la libertad total.

Quien decida emprender el camino de recapitulación de forma autónoma, debe
concentrarse en el intento que generaciones y generaciones de videntes que dejaron
trazado el camino para este trabajo

Intereses relacionados