P. 1
02-Turismo.C+D

02-Turismo.C+D

|Views: 62|Likes:
Publicado porRebolloso Viviana

More info:

Published by: Rebolloso Viviana on Dec 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/15/2013

pdf

text

original

El turismo es algo que, de una u otra manera, siempre se hizo. La curiosidad, la necesidad de descubrir nuevos

espacios, de interaccionar con otras gentes, forma parte de nuestra misma condición. No pretendemos encon-

trar, ni sistematizar, todas las definiciones que desde diversas perspectivas sociológicas o antropológicas se han

dado de este fenómeno a lo largo de la historia, sino que nos circunscribimos a la definición del turismo cuando

este empieza a adquirir la trascendencia social y económica que implica que forme parte de las actividades habi-

tuales en las sociedades avanzadas.

Naturalmente, todas las definiciones de turismo, incluso las más antiguas, nos pueden proporcionar pistas sobre

aspectos relevantes de su relación con la cultura. En realidad, parece indisociable el turismo de la cultura y, en

todo caso, no se entendería la misma génesis del turismo sin implicaciones culturales significativas.

Evolucionamos, y por tanto nuestras motivaciones y nuestros comportamientos van variando hasta convertir el turis-

mo en uno de nuestros consumos cotidianos. Aun así, subyacen en nuestro inconsciente razones muy primitivas que

nos impulsan a descubrir qué hay detrás de la montañay a contrastar nuestro modo de vida con el de otras socieda-

des con evoluciones culturales muy distintas. En cierta manera, buscamos seguridad, la convicción de que lo que ha-

cemos es mejor que lo que vemos, o de que podemos mejorar nuestra vida actual con lo que aprendemos. Una vez

detrás de la montaña,optamos por sumar o por comparar, en función de nuestra propia base ética y cultural. La acti-

tud resultante va a ser definitiva en la proyección de nuestra práctica turística sobre el territorio que visitamos. La su-

ma es el principio de una implicación que impulsa el desarrollo. La comparación, desde la óptica de visitantes pode-

rosos y visitados empobrecidos, acentúa, en general, las desigualdades y la impermeabilidad a la interacción cultural.

Más allá de estas opciones, propias de quienes viajan activamente, aparece el descanso como componente del

consumo turístico en las sociedades avanzadas. El descanso, como objetivo finalista, implica el usode un territo-

rio sin más consideraciones. Ni se suma ni se compara, por cuanto, desafortunadamente, las condiciones del lu-

gar, incluso las culturales, no tienen más trascendencia que la de un marco climático y estético —infinitamente

reproducible— que favorezca el dolce far niente.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->