P. 1
Producto 9. El Proyecto Educativo de La Modernizacion

Producto 9. El Proyecto Educativo de La Modernizacion

|Views: 765|Likes:
Publicado porruizhappy

More info:

Published by: ruizhappy on Dec 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/08/2013

pdf

text

original

CAPITULO 6: EL PROYECTO EDUCATIVO DE LA MODERNIZACIÓN (DE 1983 A LOS INICIOS DEL SIGLO XXI

)
En el proyecto modernizador de los últimos años del siglo XX y los primeros del siglo XXI, México se ve envuelto por la ola de la globalización y este no es más que una serie de procesos que conducen a una sociedad mundial sin estado mundial y sin gobierno mundial, en la que no existe ningún poder hegemónico visible, ni ningún régimen internacional, pero si un capitalismo desorganizado. La globalización se caracteriza como “capital sin trabajo” y, pese a las graves consecuencias humanas que esto ocasiona, es defendida y justificada por el globalismo o teoría neoliberal, este trata de conformar un moderno sector exportador de manufacturas, reducir el gasto y déficit públicos, liberar los precios, dar mayor apertura a la inversión extranjera directa, racionalizar los subsidios, controlar la inflación mediante la concertación y renegociar la deuda externa. Por ello la finalidad que tiene los programas educacionales del proyecto educativo modernizador es “la formación integral de los individuos con apego y principios nacionales” y el fomento de la “lealtad a México”, sobre todo “formar al hombre nuevo” el que requieren los nuevos tiempos, es decir, para que se incorporen a la ola globalizadora. Para el logro de la modernización era necesario elevar la calidad de la educación con la finalidad de educar para la libertad, para la democracia y para fincar las bases de una sociedad más igualitaria, pero lo que se apunta como signo de calidad educativa no hace referencia a estos valores sino a indicadores de gestión, ya que estos modelos educativos están adecuados a las necesidades de los demandantes. Lo que queda claro en este periodo es que la educación se pone al servicio de un desarrollo económico de corte neoliberal y, el hombre nuevo al que se aspira es el que requiere ese desarrollo económico, pues es éste el que compromete a los usuarios de los diversos niveles educativos con la productividad para elevar los niveles de bienestar, en este sentido se entiende a la educación como una inversión, en beneficio única y exclusivamente de la clase dominante y las políticas aplicadas bajo el criterio de la modernización operaron en sentido contrario de los fines y principios que el proyecto planteaba, porque no contribuyeron al desarrollo humano entendido como logro, ni a la equidad, que habría de igualar a todos en las capacidades de los sujetos para ampliar su margen de libertad como propone.

En el programa del 2001 – 2006 queda de manifiesto el enfoque educativo basado en competencias, ésta se define como la aplicación de conocimientos prácticos a través de habilidades físicas e intelectuales, con respecto a criterios o estándares de desempeños esperados y, está diseñado para promover el aprendizaje a lo largo de la vida de todos los ciudadanos, esta capacidad en lugar de significar la ampliación de la libertad de los sujetos, hace referencia a los saberes que cumplen con las normas de desempeños surgidas de las necesidades del mercado, este deslizamiento puso énfasis en el aprender a ser y, el aprender a aprender hacia el aprender a hacer. Los programas educativos de los últimos tiempos consolidan el proyecto modernizador y que el sentido funcional que se imprime a esos programas por efecto del criterio axiológico, tiene como resultado que en los programas se apueste por la sociedad de la información, de la formación permanente y las calificaciones. Se puede hablar del influjo de una perspectiva liberal y también de una presencia lejana de filosofía que aportan elementos para sustentar la educación a lo largo de la vida y el aprender a convivir, sin embargo se trata de ecos lejanos, de huellas borrosas que dan cuenta de que en la ola de la globalización, la filosofía académica sufre una especie de asfixia. El proyecto pareciera haberse construido sobre el convencimiento de la inevitabilidades, de las desigualdades y la creencia en que las imprecisiones y las falsas identificaciones permiten superar la fragilidad de su validez practica, social y dialéctica, por ello las competencia entendidas como capacidades en la educación a lo largo de la vida y la sociedad de la educación, aparecen como elementos praxeológicos que conviene rescatar para un proyecto que efectivamente contribuya a la equidad y a la democracia. Como podemos darnos cuenta la filosofía académica en cada uno de los proyectos educativos fue mediada por su vinculación con intereses y necesidades de clase, y por las relaciones de fuerza y la lucha por la hegemonía que se expidió por cada periodo histórico, por ello es necesario que la filosofía educativa se le atribuya el significado de praxis educativa en el sentido de que posea un carácter reflexivo, analítico, crítico e intencional y dejar de ser simple interpretación del hecho educativo para convertirse en filosofía, que aspira a la transformación del hecho educativo en relación a las necesidades primordiales de la sociedad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->