P. 1
NO TE HARÁS IMAGENES Ensayo sobre el segundo mandamiento del decalogo

NO TE HARÁS IMAGENES Ensayo sobre el segundo mandamiento del decalogo

|Views: 254|Likes:
Publicado porPastor Josue Borges

More info:

Published by: Pastor Josue Borges on Dec 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/20/2014

pdf

text

original

1

Josue Borges Fuller Theological Seminary OT501: Pentateuco Moisés López Diciembre 13, 2009 El Significado Del Segundo Mandamiento Del Decálogo Mosaico Para Israel En Los Tiempos Bíblicos Y Para La Iglesia En Los Días De Hoy El segundo mandamiento presentado por Moisés al pueblo de Israel en el desierto, según lo narra el libro del Éxodo, es, tal vez, uno de los mandamientos que con mayor fuerza es recordado cuando se quiere salvaguardar la trascendencia de Dios de toda reducción posible por el conocimiento humano. El tema se reviste de importancia cuando pensamos que ³El mayor pecado que un hombre pueda cometer es rehusar dar a Dios la admiración y obediencia que se le deben, o transferir a la criatura la adhesión y el servicio que se le deben a Él´. 1 ¿Porque el segundo mandamiento ha provocado tantas guerras y divisiones religiosas? La dimensión asustadora a que históricamente ha llegado este problema llevo a José Sicre a preguntar: ³¿Por qué este precepto que ha provocado ríos de sangre, incluso dentro de la Iglesia?´. 2 Trataremos de analizar aquí como la prohibición de las imágenes de Dios fue interpretado y aplicado en el Israel del Antiguo Testamento, para en seguida verificar las diferencias de interpretación en el contexto de la iglesia, entre católicos y protestantes, concluyendo con nuestro modesto planteamiento de una posible solución para el problema. Todo esto sin la mínima pretensión de agotar el tema en este breve ensayo. La relación entre el primer y el segundo mandamiento.

1 2

Charles Hodge, Teología Sistematica, vol. II (Barcelona: Editorial CLIE, 1991), pg. 428. José L. Sicre, Introducción al Antiguo Testamento, 7th ed. (Navarra: Verbo Divino, 2000), pg. 119.

2

Creo que es fundamental que busquemos definirla relación entre el segundo y el primero mandamiento del decálogo, pues es básicamente ahí donde residen las diferentes interpretaciones del texto por católicos, judíos y protestantes. Una de las causas de las divergencias en cuanto a si la prohibición de imágenes materiales de Dios está o no relacionada con el primer mandamiento, que prohíbe la idolatría, está en significado del término hebreo pesilim en Ex 20:4, ³Ídolos (heb., pesilim, ídolos o imágenes).´ 3 Si en este versículo pesilim significa imágenes de Dios, esto hace al segundo mandamiento distinto del primero. Entretanto, si quiere decir ídolos, esto transforma el primer mandamiento en una extensión del primero. Pero, esencialmente, como lo define García López, ³el término hebreo que traducimos aquí por «imagen», sin ulteriores precisiones, se refiere ante todo a las imágenes talladas o esculpidas por el hombre, principalmente en madera o piedra´. 4 Los comentaristas no están de acuerdo si el segundo mandamiento es una complementación del primero o un mandamiento independiente. En seguida, presentamos los argumentos de algunos de ellos: García López: ³« la prohibición de las imágenes se reinterpreta c1aramente en conexión con el primer mandamiento.´ 5 López basa su argumento en que todos los demás textos bíblicos que hablan del tema solo condenan el uso de imágenes como representación de otros dioses, y cita como ejemplos, Ex 20,23: Ex 34,17: Lev. 19,4: Lev. 26,1: Dt 27,15: 6 López añade a su posición que los verbos en el texto de Éxodo 20:4-5, postrarse y servir, ³conectan normalmente con la expresión relativa a los otros dioses y no con las expresiones
3

J. D. Douglas and Merrill C. Tenney, Diccionario bíblico Mundo Hispano (Florence: Casa Bautista de Publicaciones, 1997), pg. 589. 4 Felix G. Lopez, El Decalogo, CB80 (Navarra: Verbo Divino, 1994), pg. 19. 5 Felix G. Lopez, El Decalogo, CB80 (Navarra: Verbo Divino, 1994), pg. 20. 6 Lopez, 21.

3

referentes a las imágenes´. 7 Al mismo tiempo, admite que, ³no queda claro, sin embargo, si se trata de representaciones de Yahvé o de otros dioses´.8 Von Rad: ³el texto pone la prohibición de las imágenes en relación estrecha con la prohibición de los dioses extranjeros.´ 9 Pero Rad admite que el Éxodo 20:4 prohíbe el hacer de imágenes representativas de Jehová, ³Israel no vio en el Sinaí ninguna figura de Yahvé, sólo oyó su voz que salía del fuego, por esto no puede representarlo en imágenes. Aquí se da un énfasis particular a la siguiente antítesis: en sus relaciones con Dios, Israel no debe atenerse a una imagen, como los, otros pueblos, sino sólo a la palabra de Yahvé 63.10 Childs: menciona a Obbink, que defendió la tesis de que las imágenes se refieren a otros dioses, porque, según el ³ ¿cómo podría Yahve ser celoso de una figura de el mismo? ¿No seria más razonable sentir el celos por la adoración de otros dioses?´ Pero, Childs también reconoce que Deut, 4.9ss deja claro tratarse el mandamiento de imágenes de Yahve, argumentando que Dios no se revelo en una forma, apenas en palabras.11 Pixley: ³Las tradiciones católica romana, luterana, y judía ortodoxa han entendido que la prohibición contra imágenes es parte de la prohibición de rendir culto a "otros dioses". Pero menciona que ³los antiguos intérpretes Josefo y Filón distinguieron en cambio dos mandamientos, y los intérpretes críticos modernos son casi unánimes en tomar la prohibición de imágenes como una prohibición de imágenes de Yavé´. 12 Se percibe claramente que estas posiciones están a favor de que hay una distinción entre el primero y el segundo mandamiento, diferentemente de lo que ensena el catecismo de la iglesia

Lopez, 18. Lopez, 20. 9 Gerhard Von Rad, Teologia del Antiguo Testamento/Teology of the Old Testament (Biblioteca De Estudio Biblicos), vol. 1 (Espana: Ediciones Sigueme, 1971), pg. 267. 10 Rad, 267. 11 Brevard S. Childs, Book of Exodus a critical, theological commentary (Philadelphia: Westminster P, 1974), pg. 406. 12 Jorge V. Pixley, Éxodo, Una Lectura Evangélica y Popular (Mexico, D.F: Casa Unida de Publicaciones, 1983), pg. 89.
8

7

4

católica, que lo anulo en su decálogo. El proceso de cómo ocurrió ese cambio lo explica el mismo Pixley: ³En la redacción actual del decálogo, este segundo mandamiento ha recibido varias ampliaciones que tienen el efecto de asimilarlo al primer mandamiento. Hay un llamativo cambio de sujeto gramatical entre un singular original ("imagen") a un plural ("no los adorarás").´. 13 Creo en qué consiste un error confundir el significado de la palabra imagen con el de la palabra ídolo. El primer mandamiento prohíbe la adoración a cualquier objeto o ser que no sea el verdadero y único Dios. Es decir, el primer mandamiento es suficiente para prohibir la adoración de imágenes, y por consiguiente el segundo mandamiento (según esta exégesis) bien podría omitirse en la Ley, pues su inclusión no sería en algún grado necesaria. El primer mandamiento sencillamente prohíbe la idolatría con o sin imágenes. El segundo prohíbe imágenes de Jehová, no solamente para adóralo como también inclinarse ante ellas. El siguiente cuadro comparativo visa demostrar que no es necesario llevar la prohibición también a imágenes decorativas:14 PROIBIDO PERMITIDO Objeto de adoración No un objeto de adoración Designadas por hombres Designadas por Dios Con propósito religioso Con propósito educativo Para representar la esencia de Deus Para afirmar la verdad Sin cualificaciones Con cualificaciones Concluimos que en el primer mandamiento se nos manda que adoremos a Jehová y a ningún otro; en el segundo mandamiento se manda que le adoremos directamente y no por la intervención de nada. La prohibición de las imágenes aplicada a la vida religiosa de los judíos en el A.T. La Biblia Nácar-Colunga declara que la razón para inserirse un mandamiento como este en el decálogo se debió al contexto idolatra de otros pueblos: ³Los egipcios habían llegado hasta el
Pixley, 89. Norman Geisler and Thomas Howe, Manual Popular de Dúvidas, Enigmas e Contradições da Bíblia, traducido por Josue Borges (São Paulo: Editora Mundo Cristão, 1999), pg. 56.
14 13

5

paroxismo en la adoración de los fenómenos naturales, de los astros y seres creados. La zoolatría tenía manifestaciones sin número. 15 ³Antiguos pueblos primitivos empezaron por adoptar ciertos símbolos groseros para representarse a sus dioses; pero, perfeccionando tales símbolos, fabricaron imágenes, y poco a poco acabaron por concebir los dioses según las imágenes con que las representaban, hasta caer en el antropomorfismo más craso´. 16 Se puede notar que este comentario reconoce aun que indirectamente el peligro de que la representación de Dios se transformar en idolatría, al utilizarse imágenes materiales en la adoración a la divinidad invisible. ¿Cómo interpretaran los judíos el segundo mandamiento? Von Rad llama la atención para la actitud flexible de los profetas del A.T., respeto a esa prohibición. ³No se puede afirmar en absoluto que los profetas se sintieran obligados a respetar esta prohibición, incluso en su forma de predicar sobre Yahvé. Por el contrario, se mueven en los antropomorfismos más atrevidos. Esto puede preservarnos una vez más de una falsa interpretación filosófica de este precepto del decálogo, es decir, no quiso prohibir a Israel cualquier representación figurativa de Yahvé, pues de hecho los israelitas se imaginaron siempre a Yahvé en forma humana, como varón; pero los antropomorfismos en la mente o en el lenguaje no eran una imagen cultual, ningún intermediario de la revelación que pudiera exigir una veneración en el culto´.17 Por eso, según Rad tampoco en el santuario central se permitía imágenes: ³ el culto oficial anfictiónico era, en aquel período, un culto sin imágenes; ninguna imagen divina podía osar presentarse en la vida oficial del culto. 18
15

Com.A. Colunga and M.Garcia Cordero, eds., Biblia Comentada Texto de la Nacar-Colunga, vol. 4 vols. (Salamanca: B.A.C, 1960), pg. 343. 16 Colunga-Nacar, 342. 17 Rad, 270. 18 Rad, 266.

6

Bright confirmas lo mismo, valiéndose del testimonio de la arqueología: ³ todos los testimonios del Antiguo Testamento, los cuales, aunque acusan repetidamente a Israel de hacerse ídolos de dioses paganos, no dan ninguna clase de referencia a ninguna imagen de Yahvé . Aunque no podemos afirmar que nunca fuera hecha ninguna, tal cosa debe haber sido, al menos, muy rara. En conformidad con esto está la prueba arqueológica, ya que no ha sido hallada ninguna imagen masculina en ninguna ciudad de Israel hasta ahora excavada. Incluso las placas y figurines de Astarté, tan comunes en los niveles cananeos, así como en los posteriores israelitas, están notablemente ausentes en las primeras ciudades israelitas de la Palestina central, a pesar de que se encuentran en la periferia en todos los períodos.´ 19 No hay indicaciones bíblicas de que la prohibición de imágenes haya afectado la relación cultual del pueblo judío con Jehová. A ese respeto escribe Rad que ³en tiempos antiguos la prohibición de las imágenes no disminuyó nunca la certeza en la presencia personal de Yahvé´.20 Rad cree que el uso de imágenes en la adoración no causo ningún daño a Israel, al afirmar que ³ sólo en casos muy raros la imagen era identificada realmente con el dios respectivo, pero esto no sucedió jamás en los cultos con los que Israel tuvo algún contacto. .. La imagen es algo así como el médium del espíritu» pues la imagen es en primer lugar portadora de una revelación´. 21

Una creencia común es de que la prohibición de las imágenes tendría ahogado todos los impulsos artísticos en el campo religioso y secular de Israel, que por eso ³nunca desarrolló la pintura y la escultura. Aunque la alfarería era un arte importante, los esfuerzos artísticos principales de Israel se centraron en el templo; por ejemplo, en el arca del pacto y en las cortinas bordadas. Debido a

19

John Bright, La historia de Israel, 2nd ed. (Bilbao: Desclée de Brouwer, 1970), pg. 159. Rad, 268 21 Rad, 264.
20

7

que no se desarrolló la arquitectura en Israel, Salomón importó a artesanos fenicios para construir el templo y su palacio´. 22 Con lo que Bright concuerda y justifica: ³Si esto hace estéril, en el terreno del arte, la fe de Israel, también le libró de concepciones sensibles de la divinidad, y le salvaguardó de la idea pagana de que el poder divino podía ser manipulado, para fines personales, mediante una imagen visible´. Entretanto, esa idea no encuentra el respaldo de Von Rad: ³Israel fue de hecho mucho más atrevido que cualquier otro pueblo en la ilustración poética de Yahvé y del esplendor de sus apariciones e intervenciones´. 24 Sin embargo, hay muchos judíos dedicados al coleccionismo y al ensayo filosófico-estético, y actualmente también son numerosísimos los artistas de este origen, lo que echa por tierra la pretendida cientificidad de esos prejuicios. La interpretación católica romana del segundo mandamiento Para justificar el profuso uso de imágenes en sus templos y sus servicios, la iglesia católica se apoya principalmente en su catecismo: ³ Fundándose en el misterio del Verbo encarnado, el séptimo Concilio Ecuménico (celebrado en Nicea el año 787), justificó contra los iconoclastas el culto de las sagradas imágenes: las de Cristo, pero también las de la Madre de Dios, de los ángeles y de todos los santos. El Hijo de Dios, al encarnarse, inauguró una nueva µeconomía¶ de las imágenes. El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos. En efecto, µel honor dado a una imagen se remonta al modelo original¶ (S. Basilio, spir. 18, 45), µel que venera una imagen, venera en ella la persona que en ella está representada¶ (Cc de Nicea II: DS 601); cf Cc de Trento: DS 1821-1825; Cc Vaticano II: SC 126; LG 67). El honor tributado a las imágenes sagradas es una µveneración respetuosa¶, no una
22 23

23

Douglas, 43. Bright, 160. 24 Rad, 435.

8

adoración, que sólo corresponde a Dios: El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imagen en cuanto tal, no se detiene en ella, sino que tiende a la realidad de la que ella es imagen. (S. Tomás de Aquino, s. th. 2-2, 81, 3, ad 3). 25 Pero, ¿no han ocurrido abusos y distorsiones? Si, ya lo reconocía en el año 1900 el comentarista del catecismo José Mazo, que en las ³santas y saludables prácticas del culto de las imágenes se han introducido algunos abusos; el Concilio desea con ansia que sean totalmente desterrados. 26 Pero la iglesia católica parece estar atenta: ³Se deben tener, dice el santo Concilio, y conservar, principalmente en los templos, las imágenes de Jesucristo, de la Virgen Madre de Dios, y de los demás Santos, y darles el honor y veneración que les es debida; no porque se crea que hay en ellas alguna divinidad ó virtud, por la cual se las deba venerar y porque se les haya de pedir alguna cosa; ó poner en ellas nuestra confianza, como hacían en otro tiempo los gentiles, que ponían su esperanza en los ídolos...´27 A nuestro ver, es discutible la afirmación que las imágenes en el tabernáculo y el templo fueron usadas como lo es en la liturgia católica. Esta nuestra posición será mejor explicada mas adelante, en este trabajo. Hay quienes consideren el uso de imágenes como algo necesario e inevitable, como afirma el escritor Fernando Savater, al comentar el segundo mandamiento:

25

U. S. Catholic Church, Catecismo de la Iglesia Católica (Garden City: Image, 1995), pg. p. 473, párrafos 2.131 y 2.132.. 26 Santiago José G. Mazo, El Catecismo de la Doctrina Cristiana Explicado, 29th ed. (Valladolid: Imprenta de D. Juan de la Cuesta y Compañía, 1900), pg. 114. 27 Mazo, 115.

9

³Tenemos ídolos en el fútbol, la pantalla, la canción, el dinero, el triunfo social o la belleza. Convivimos con idolillos portátiles y pequeños, algunos casi simpáticos y entrañables, como el E. T. de Spielberg, u otros que se nos hicieron próximos y amables... La idolatría es algo inherente al hombre. El ser humano no lo puede evitar.´.28 Para quienes viven al margen del catolicismo romano, el problema de las imágenes no parece tener importancia. Por ejemplo, con respeto al culto a María, es común explicaciones como la de Tihamér Toth: ³ Los católicos honramos a la Madre de Jesucristo, la amamos y le rendimos homenaje, pero no la adoramos
29

Y concluye con entusiasmo: ³ Dirígete a cualquier parte del

mundo, donde más te plazca, y observa ¡cuántas imágenes, cuántas estatuas, cuántas iglesias en honor de la Madre de Dios! Y a ella se han dirigido, no solamente los niños y las mujeres, sino los hombres de recio temple´.
30

Pero Toth reconoce que su posición no es una unanimidad: ³ Este culto de los Santos, tan floreciente en la Iglesia católica, es el blanco principal al que se dirigen nuestros adversarios para atacarnos. 31 De qué tipo de ataque se refiere Toth? Trataremos de responder a eso en el sub-tema a seguir. La Interpretación Protestante Del Segundo Mandamiento Los protestantes, creemos que ³la adoración, para que sea verdadera, debe estar basada en una correcta percepción de Dios. El libro de Éxodo enfatiza la importancia de conocer a Dios como realmente es, y no como nos lo imaginamos´. 32 Sicre infiere que la prohibición pretende evitar ³la manipulación de Dios a través de una imagen a la que se puede premiar o castigar. Si el dios se porta bien y concede lo que le pedimos, podemos
Fernando Savater, Diez Mandamientos En El Siglo XXI Tradición Y Actualidad Del Legado De Moisés (Barcelona: Debate, 2004), pg. 12. 29 Mons. Tihamér Tóth, Los Diez Mandamientos (Buenos Aires: Ed. Poblet, 1944), pg. 65. 30 Tóth, pg. 66. 31 Tóth, Los pg. 72. 32 Siglo Veintiuno, Nuevo Comentario Biblico Siglo XXI (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 1999), pg. 224.
28

10

recompensarlo ungiendo su imagen, ofreciéndole perfumes y comida. En caso contrario, lo privamos de todo. 33 Hodge afirma que esta prohibición puede también ser deducida ³por el significado literal de las palabras: ³La palabra hebrea µabad, traducida «servir», incluye todo tipo de homenaje externo, quemar incienso, hacer oblaciones, y besar en señal de sujeción. 34 Una variante de esta interpretación es presentada por Ambrogio Spreafico en su El Libro de Exodo: ³Postrarse ante las imágenes de Dios y ante los ídolos es tornar a la esclavitud (tal vez, mejor que traducir «no las servirás» [a las imágenes] debería entenderse: no dejarás que te esclavicen). La idolatría incluye el riesgo de convertir a los hombres en esclavos. hace esclavo de las cosas que produce´. 35 En cuanto al justificativo católico romana de que en el tabernáculo imágenes fueron utilizadas para ayudar en la adoración, presentamos la refutación Carlos Knott, en su libro Los Diez Mandamientos. Knott explica que los querubines que adornaban el tabernáculo, más tarde el templo, y el arca de la Alianza, hechos por orden divina, ³Dios no lo permitió, repito, sino que mandó fabricarlos. Si el hombre hubiese hecho esto sin órdenes, su atrevimiento habría sido idolatría. ¿Para qué servían? Nadie les rezaba. No había copias de ellos en las tiendas de los israelitas, ni estampas, ni pendientes de querubines. Nadie les ponía velas Los dos querubines El hombre se

del arca de la Alianza solamente fueron vistos una vez al año por el Sumo Sacerdote cuando entraba en el Lugar Santísimo, el día de Yom Kippur, día de expiación. ¿Qué culto se les rindió a ellos? Ninguno. Exceptuando estos pocos hombres, nadie más llegó a verlos. 36 Knott también refuta con contundencia a los argumentos católicos romanos de que venerar imágenes físicas de Dios o de santos para cultuar a Dios es una costumbre inofensiva y natural:
Sicre, 120. Hodge, 425. 35 Ambrogio Spreafico, El Libro del Éxodo (Barcelona: Herder, 1995), pg. 137. 36 Carlos T. Knott, Los Diez Mandamientos (Huesca: Editorial Discípulo, 1988), pg. 20-21.
34 33

11

³ no son simplemente costumbres o tradiciones inocentes y sin importancia, como algunos alegan. No, al contrario, el pueblo lo hace porque espera ser protegido, bendecido o de alguna manera tener suerte por eso. ¿Acaso pone alguien un San Pancracio en su tienda porque sí? ¿Y el San Cristóbal en los coches? Aunque la Iglesia lo retiró, el pueblo no, debido a su superstición y su postura aferrada a sus tradiciones. ¿Nadie hace reverencia ante el crucifijo, o ante el Niño Jesús, o el Belén en Navidad? ¿No ha visto a nadie llevar estampas de santos o vírgenes, y colocarlas en exámenes para aprobarlos? ¿No dicen algunos estudiantes: .Santa Rita, Rita, Rita, lo que da, nadie quita.? Y con algunos se presenta la escena absurda de la chuleta empleada en el examen, y la estampa colocada en los papeles al final, ¡por si a caso! ¿No has oído de las mujeres mexicanas que guardan y veneran las tortas de harina porque dicen que milagrosamente aparece el rostro de Cristo allí? ¿¿¿Santo Cristo de la torta???´. 37 Además, con respeto a las constantes referencias de autoridades católicas a su catecismo para refrendar el uso de imágenes en el culto, como ya mencionamos en este ensayo, Pepe Rodriguez, en su libro Mentiras Fundamentales de la Iglesia Católica expreso la opinión de quizás la mayoría de los protestantes: ³Tras leer varias veces esta católica e inspirada opinión, queda absolutamente claro que nada de lo que se dice en ella tiene la más mínima entidad para hacer variar o aminorar ni un ápice la prohibición de las Escrituras de dar culto a imágenes; al menos si pensamos que la palabra de Dios, que se supone es toda la Biblia, tiene ²o debería tener² un rango superior a la palabra de unos cuantos obispos reunidos para elaborar doctrina (y a los que la Iglesia pone por encima de Dios sin el menor recato)´. 38 Todo eso nos lleva a preguntar: ¿si no debemos utilizar imágenes materiales de Dios, entonces como concebirlo, como imaginarlo? Waine Gruden

37 38

Knott, pg. 34-35. Pepe Rodríguez, Mentiras Fundamentales de la Iglesia Catolica (Barcelona: Ediciones B, 1997), pg. 145.

12

contesta: ³Dios no es meramente energía, pensamiento ni ningún otro elemento de la creación. El no es como vapor, neblina, aire ni espacio, todos los cuales son cosas creadas En lugar de todos estos conceptos acerca de Dios, debemos decir que Dios es espíritu´ 39 Por lo tanto, la conclusión a que nos lleva la interpretación protestante del segundo mandamiento es que ³Ya que Dios no tiene forma visible, cualquier ídolo que intente representarlo y parecérsele será una mala interpretación pecaminosa de Él (Deuteronomio 4:12,15-18)´.40 Una solución para el problema del uso de imágenes religiosas en el cristianismo hoy. ¿Como entonces ³pensar´ Dios? ¿Qué tipo de imágenes de Dios podemos concebir? A través de sus similitudes con la creación, contesta Gruden: ³Para pensar en Dios, es necesario concebirlo de alguna manera. Dios entiende esto y nos da cientos de analogías diferentes tomadas de nuestra vida humana y del mundo creado. Esta gigantesca diversidad de analogías de todas partes de la creación nos recuerda que no debemos enfocamos demasiado en alguna de esas analogías. Sin embargo, si no nos enfocamos exclusivamente en alguna de estas analogías, todas en conjuntos nos ayudan a ver a Dios de alguna manera en cierto sentido «visible» (cf Gn 1;27; Sa119:1; Ro 1:20)´. 41 Creo que las imágenes no tienen que ser banidas de los templos. Soy pastor de una iglesia bautista en un templo repleto de ventanas decoradas con pinturas de la vida de Jesús. Personas cristianas han dejado de congregarse ahí por creer que las figuras hacen el templo ³pecaminoso´ o idolatra. Pero al reportarnos al templo de Salomón, encontramos que en su diseño arquitectónico y su decoración artística ³es un ejemplo llamativo de cómo se pueden emplear los elementos de la cultura predominante para la alabanza y gloria de Dios...quizá se entendía que el mandamiento prohibía el hacer de semejanzas solo cuando había un peligro de que se convirtieran en objetos de
39

Wayne A. Grudem, Teologia Sistematica Una Introduccion a La Doctrina Biblica (Miami: Vida, 2006), pg. 914. Carlos M. Velez, "Redencion y Santidad Estudio Del Libro De Éxodo," Corazón y Vida (January 21, 2007): pg. 29. 41 Grudem, 194.
40

13

adoración, y se pensaba que se había eliminado ese peligro en un templo que estaba dedicado solamente a la adoración de Jehovah.´ 42 Si llevamos la prohibición de las imágenes a un extremo, podemos depararnos con problemas hasta con los nombres de Dios, pues ³poner nombre a Dios es también figura de Dios, es imagen de Dios. Y en ese nombre se va modulando nuestra experiencia de Dios y se va configurando la concreción de nuestra experiencia de conformación en la realidad divina que es lo que llamamos religión... Parece irrenunciable, pues, usar la mediación de las figuras para realizar la experiencia viva de Dios´. 43 Creo que el problema desaparecería si nos uniéramos alrededor del presupuesto de que la Biblia tiene autoridad. ³si surge un conflicto entre las conclusiones de uno y otro, ¿qué punto de vista habrá de imperar? Si la tradición, la razón y las Escrituras difieren en cuanto a asuntos como los mencionados, ¿cuál de las tres tendrá la última palabra? La primera regla de interpretación nos dice, en efecto, que la Biblia es el tribunal supremo de apelación para estos casos.´.44 Es decir, la iglesia no debería determinar lo que la Biblia ensena. La Biblia debe determinar lo que la iglesia ensena. Del contrario, el conflicto biblia versus tradición permanecerá, cumpliéndose así, las palabras de Erich Fromm: ³La intolerancia religiosa tan característica de las religiones occidentales, que nace de tales pretensiones y, psicológicamente hablando, tiene origen en la falta de fe o falta de amor, ha tenido un efecto desastroso en el desarrollo religioso. Ha conducido a una nueva forma de idolatría. Una imagen de Dios, no de madera y piedra, sino de palabras, ha sido erigida para que la gente la venere ³. 45

Veinteuno, 771. Evangelista Vilanova, Para Comprender la Teología (Navarra: Verbo Divino, 2004), pg. 26-29. 44 Walter Henrichsen, Entendamos : 24 Principios Básicos para Interpretar la Biblia (Miami: Caribe, 1976), pg. 17. 45 Fromm, Erich, Psicoanálisis y and Religion (Buenos Aires: Psique, 1976), pg. 153.
43

42

14

Conclusión Las imágenes podrían parecer jugar un problema menor delante del problema de la realidad divina. Hemos intentado demostrar en los párrafos anteriores que no es así. Pero, señalamos que puede haber un punto de equilibrio entre las posiciones divergentes. Que el segundo mandamiento no visa prohibir la fabricación de imágenes o antropomorfismos de Dios, con fines educativos, ilustrativos o inspirativos. Pero que también no se puede apoyar la distorsión del segundo mandamiento en el contexto del catolicismo, como lo define su catecismo y su praxis histórica. Explicamos también que debemos de tener mucho cuidado, pues esta expresado históricamente que siempre cuando los hombres han hecho imágenes o ídolos visibles de sus dioses, más tarde han llegado a pensar que las imágenes mismas han estado habitadas por dichos dioses. Siempre las imágenes llegan a ser el centro de la adoración en lugar de aquello que supuestamente representan. En vez de ayudar a los adoradores, las imágenes los han llegado a confundir. El sentido de la prohibición de representar a Yahvé en imágenes sigue siendo válido: está prohibido manipular a Dios.

BIBLIOGRAFIA: Bright, John. La historia de Israel. 2nd ed. Bilbao: Desclée de Brouwer, 1970. Childs, Brevard S. Book of Exodus a critical, theological commentary. Philadelphia: Westminster P, 1974. Church, U. S. Catholic. Catecismo de la Iglesia Católica. Garden City: Image, 1995. Colunga, Com.A., and M.Garcia Cordero, eds. Biblia Comentada Texto de la Nacar-Colunga. Vol. 4 vols. Salamanca: B. Bright, John. La historia de Israel. 2nd ed. Bilbao: Desclée de Brouwer, 1970.A.C, 1960. Douglas, J. D., and Merrill C. Tenney. Diccionario Bíblico Mundo Hispano. Florence: Casa Bautista de Publicaciones, 1997. Erich, Fromm. Psicoanalisis y and Religion. Buenos Aires: Psique, 1976.

15

Geisler, Norman, and Thomas Howe. Manual Popular de Dúvidas, Enigmas e ³Contradições da Bíblia. Traducido por Josue Borges. São Paulo: Editora Mundo Cristão, 1999. Grudem, Wayne A. Teologia Sistematica Una Introduccion a La Doctrina Biblica. Miami: Vida, 2006. Henrichsen, Walter. Entendamos : 24 Principios Básicos para Interpretar la Biblia. Miami: Caribe, 1976 Hodge, Charles. Teologia Sistematica. Vol. II. Barcelona: Editorial CLIE, 1991. Knott, Carlos T. Los Diez Mandamientos. Huesca: Editorial Discípulo, 1988. Lopez, Felix G. El Decalogo. CB80. Navarra: Verbo Divino, 1994. Mazo, Santiago José G. El Catecismo de la Doctrina Cristiana Explicado. 29th ed. Valladolid: Imprenta de D. Juan de la Cuesta y Compañía, 1900. Pixley, Jorge V. Exodo, Una Lectura Evangélica Y Popular. Mexico, D.F: Casa Unida de Publicaciones, 1983. Rad, Gerhard Von. Teologia del Antiguo Testamento/Teology of the Old Testament (Biblioteca De Estudio Biblicos). Vol. 1. Espana: Ediciones Sigueme, 1971. Ramm, Bernard L. Diccionario de teología contemporánea. El Paso, Tx: Casa Bautista de Publicaciones, 1984 Rodríguez, Pepe. Mentiras Fundamentales de la Iglesia Catolica. Barcelona: Ediciones B, 1997. Savater, Fernando. Diez Mandamientos En El Siglo XXI Tradición Y Actualidad Del Legado De Moisés. Barcelona: Debate, 2004. Sicre, José L. Introduccion al Antiguo Testamento. 7th ed. Navarra: Verbo Divino, 2000 Spreafico, Ambrogio. El Libro del Exodo. Barcelona: Herder, 1995. Tóth, Mons. Tihamér. Los Diez Mandamientos. Buenos Aires: Ed. Poblet, 1944. Veintiuno, Siglo. Nuevo Comentario Biblico Siglo XXI. El Paso: Editorial Mundo Hispano, 1999. Velez, Carlos M. "Redencion y Santidad Estudio Del Libro De Éxodo." Corazón y Vida (January 21, 2007). Vilanova, Evangelista. Para Comprender la Teología. Navarra: Verbo Divino, 2004.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->