HISTORIA CLINICA Nombre: Adriana Calderón Enciso Edad: 27 años Actitud: Cooperadora Peso: 58 kg Talla: 1.

50 m Antecedentes no patológicos relevantes: Católica, niega alcoholismo, tabaquismo, toxicomanías y tatuajes, con buena higiene personal y bucal, tiene todas las vacunas incluyendo Hepatitis B, no es alérgica a la lidocaína ni epinefrina. Antecedentes heredofamiliares relevantes: Fueron cuestionados y negados. Antecedentes patológicos personales: Alérgica a Penicilina, resto cuestionados y negados. Diagnóstico integral: Presenta 5 órganos dentarios con lesión cariosa de 1er grado y 4 terceros molares incluídos. Órgano dentario 18 con clasificación de Winter D (Distoangular),Clase I de Pell y Gregory, posición C (la parte mas alta del tercer molar esta por debajo del plano de la línea cervical del segundo molar. Órgano dentario 28 con clasificación de Winter D, Clase I de Pell y Gregory, posición C. Órgano dentario 38 con clasificación de Winter C (mesioangular), clasificación de Pell Gregory es II (espacio entre la superficie distal del segundo molar y la rama ascendente mandibular es menor que el diámetro mesiodistal del tercer molar), profundidad C. Órgano dentario 48 con clasificación de Winter A (vertical), clasificación de Pell Gregory es II, profundidad B (la parte mas alta del tercer molar esta por debajo del plano de oclusión, pero por arriba del cuello del segundo molar). Dosis máxima de anestésico (toxica): Lidocaina 7mg x 58mg / 36mg = 11 cartuchos GENERALIDADES DE LA PATOLOGÍA A TRATAR TERCER MOLAR INCLUIDO La evolución normal del tercer molar es alterada a menudo por las condiciones anatómicas; así, debemos destacar el insuficiente espacio retromolar, que produce la inclusión del cordal inferior. El espacio retromolar ha ido disminuyendo progresivamente durante el desarrollo mandibular a lo largo de la evolución filogenética, mientras que las dimensiones dentarias permanecen sensiblemente iguales que en los orígenes. Así, en la mandíbula del hombre neolítico, existía un espacio importante entre la cara posterior del tercer molar y el borde anterior de la rama ascendente. Este espacio, actualmente, ha desaparecido completamente y por ello el cordal no tiene espacio suficiente para erupcionar y queda parcialmente enclavado en la rama ascendente y se ve

obligado a desarrollarse en situación ectópica, generalmente en la cara interna de esta rama ascendente mandibular. La falta de espacio como factor etiológico de la inclusión de los terceros molares inferiores es incontestable; la distancia punto Xi-segundo molar es mayor en individuos con dentición completa que en aquellos que tienen el cordal incluido. Graber considera que la dirección y la cantidad de crecimiento mandibular son determinantes de primer orden en la impactación o erupción del tercer molar. La inclusión de los cordales parece ser más frecuente en pacientes con crecimiento condilar en dirección vertical, con poco crecimiento alveolar, rama ascendente mandibular larga, longitud mandibular corta y una mayor inclinación mesial. Las referencias anatómicas empeoran aún más el problema provocado por la falta de espacio óseo. Estas son: - Delante. El segundo molar limita el enderezamiento del tercer molar que puede traumatizarlo a cualquier nivel. - Debajo. El tercer molar está en una relación más o menos estrecha con el paquete vásculo-nervioso contenido en el conducto dentario inferior. Esta proximidad es el origen de distintas alteraciones reflejas. - Arriba. La mucosa, laxa y extensible, no se retrae con el cordal, con lo que se puede formar, detrás del segundo molar, un fondo de saco donde los microorganismos pueden multiplicarse y provocar una infección. El tercer molar está situado en una zona estratégica -encrucijada o "carrefour"- que hace comunicar entre ellos, los espacios celulares vecinos. Por fuera: las regiones maseterina, geniana y vestibular. Por detrás: espacio temporal, región plerigomaxilar, pilar anterior del velo del paladar, el espacio periamigdalino y el velo del paladar. El cordal superior se sitúa entre el segundo molar superior y la sutura pterigomaxilar, y queda en relación con el seno maxilar por arriba y la región pterigomaxilar por detrás. CLASIFICACIÓN Para el estudio de las posibles localizaciones de los cordales incluidos, usaremos la clasificación de Pell y Gregory. Esta clasificación se basa en una evaluación de las relaciones del cordal con el segundo molar y con la rama ascendente de la mandíbula, y con la profundidad relativa del tercer molar en el hueso.

RELACIÓN DEL CORDAL CON RESPECTO A LA RAMA ASCENDENTE DE LA MANDÍBULA Y EL SEGUNDO MOLAR

Clasificación de Pell y Gregory. - Clase I. Existe suficiente espacio entre la rama ascendente de la mandíbula y la parte distal del segundo molar para albergar todo el diámetro mesiodistal de la corona del tercer molar. - Clase II. El espacio entre la rama ascendente de la mandíbula y la parte distal del segundo molar es menor que el diámetro mesiodistal de la corona del tercer molar. - Clase III. Todo o casi todo el tercer molar está dentro de la rama de la mandíbula. En el maxilar superior se valora la relación del cordal respecto a la tuberosidad maxilar y el segundo molar. PROFUNDIDAD RELATIVA DEL TERCER MOLAR EN EL HUESO Posición A. El punto más alto del diente incluido está al nivel, o por arriba, de la superficie oclusal del segundo molar.

- Posición B. El punto más alto del diente se encuentra por debajo de la línea oclusal pero por arriba de la línea cervical del segundo molar. - Posición C. El punto más alto del diente está al nivel, o debajo, de la línea cervical del segundo molar. CLASIFICACIÓN DE WINTER Winter propuso otra clasificación valorando la posición del tercer molar en relación con el eje longitudinal del segundo molar. - Mesioangular. - Horizontal. - Vertical. - Distoangular. - Invertido. Posiciones del tercer molar inferior.

(A) Mesioversión. (B) Horizontal. (C) Vertical. (D) Distoversión. (E) Invertido. (F) Vestibuloversión. (G) Linguoversión. (H) Inclusión intraósea. (I) Erupcionado.

Relación entre el tercer molar y la rama ascendente de la mandíbula (clasificación de Pell y Gregory).

MATERIAL E INSTRUMENTAL Anestesia. Levantamiento mucoperiostico: legra. y Krutsson y cois. Es también interesante conocer la relación del cordal con las corticales externa e interna del hueso mandibular. TÉCNICA QUIRURGICA DEL OD 38 PREPARACIÓN DEL CAMPO OPERATORIO El cirujano revisará antes de la intervención quirúrgica la historia clínica. la prescripción de un sedante una hora antes de la operación. Posiciones del tercer molar superior. Incisión: mango de bisturí #3 hoja de bisturí #15. La posición distoangular tiene un riesgo de 5 a 12 veces mayor de dar patología. Asimismo es importante determinar si la inclusión es intraósea (parcial o completa) o submucosa. 2) Profundidad relativa del tercer molar en el hueso. carpul.. En el maxilar superior podemos aplicar los mismos criterios: 1) Relación del diente con respecto a la tuberosidad maxilar y el segundo molar. los cordales en posición mesioangular tienen de 22 a 34 veces más posibilidades de provocar patología que un tercer molar erupcionado o en inclusión intraósea completa. por si hubieran aparecido cambios desde la última visita preoperatoria. ya que dicho diente puede estar en vestibuloversión o en linguoversión. Comprobará que el paciente sabe lo que se le va realizar y que se encuentra relajado. agujas. 3) Posición del diente en relación con el eje longitudinal del segundo molar. tubos de anestesia.Para autores como Licdholm y cois. .

gasas. mediano y grueso. Luxación y extracción: elevadores recto delgado. fresas quirúrgicas de bola. de bandera y fórceps 150 0 151. el glutaraldehido. Lavado de manos Lavado de manos Las manos y los brazos hasta 5 cm por encima de los codos deben cepillarse cuidadosamente con agua y jabón bajo el chorro de agua corriente. . etc. dedicando especial atención al cepillado de las uñas. con especial atención a las uñas que deben conservarse cortas. Sutura: portaagujas. (B) Mesa desordenada que provoca pérdidas de tiempo al buscar los instrumentos. la povidona yodada (Betadine. Topionic). El secado se hace desde la punta de los dedos hacia el codo. Las manos y los brazos pueden mojarse con alcohol o una solución antiséptica.Hemostasia: pinzas de mosco y gasas Osteotomía: lima para hueso. o mediante botones que se presionan con los pies. pieza de mano de baja velocidad. jeringa y aguja hipodérmicas. Evidentemente el cirujano y los ayudantes no deben llevar objetos metálicos o de cualquier otro tipo en sus manos y brazos. Esta limpieza debe realizarse durante 10 minutos. seda dos o tres ceros con aguja atraumatica. que abrochará el/la auxiliar de campo. El grifo de agua se controla mediante una palanca que pueda accionarse con el codo o rodilla. Una vez que el paciente está cómodamente instalado en el sillón o en la mesa de operaciones en posición semisentada (talla torácica a 20° para las exodoncias superiores y a 45° para las intervenciones sobre los cordales inferiores). pinzas Kelly. MATERIAL PARA CIRUGIA BUCAL (A) Mesa quirúrgica bien ordenada. Odontosección: fresas de bola. El lavado y aclarado deben efectuarse en el sentido de arrastre. se secarán con una pequeña toalla estéril antes de ponerse la bata estéril. El cepillo estéril se coge del dispensador usando la palanca de entrega. Lavado y hemostasia: solución fisiológica. Usamos un cepillo estéril con lima de uñas y jabón quirúrgico que contenga un desinfectante como el hexaclorofeno. riñon metalico.

Cuando los guantes de goma (látex) se rompen -por la razón que sea debemos volver a lavarnos las manos y proceder a su sustitución. realizando estas acciones sin contaminarlos. se domina con rapidez y con la experiencia se vuelve de realización rutinaria y automática. la segunda talla se pone "en servilleta" alrededor del cuello y . etc. (D) Esperar que el ayudante de campo nos coloque bien la bata y ate las cintas posteriores sin tocar la parte exterior. (D) Colocarse el guante izquierdo dando la vuelta del puño hacia la manga de la bata. Colocación de la bata quirúrgica estéril. (B) Colocarse el guante derecho sin tocar la superficie externa. (C) Colocar los brazos en las mangas sin tocar la parte exterior de la bata. gorro. zapatos cómodos con polainas. seguido con un orden sencillo y lógico. (A) Sacar el guante derecho cogiendo con la mano derecha el puño doblado. Cubriremos con tallas estériles el resto de la cabeza. vestir la bata y colocarse los guantes tienen el propósito de evitar elementos contaminantes de manos y brazos. (E) Se voltea el puño del guante izquierdo sobre la manga. el cuello y el tronco del paciente. (B) Levantar la bata cogiéndola por la parte interna. (B) Dispensador y jabón quirúrgico.(A) Cepillo quirúrgico estéril con lima de uñas. Después del lavado de manos y brazos. (C) Levantar el guante izquierdo pasando la mano derecha enguantada por debajo del puño doblado. El lavado de la cavidad bucal se hará o bien con antiséptico (clorhexidina) o bien con suero fisiológico. (A) Secado de las manos con una toalla estéril. Los procedimientos de lavarse. incluyendo los ojos. y además colocar una cubierta estéril sobre todas las superficies que estarán en contacto inmediato con el campo quirúrgico. Abrimos el paquete que contiene los guantes. La primera talla se coloca "en foulard" alrededor de la cabeza. diisotionato de hexamidina. Procedemos al lavado quirúrgico del tercio inferior de la cara con una solución antiséptica povidona yodada. (A) (B) Lavado de manos. nos colocaremos una bata estéril y posteriormente unos guantes estériles.). Este procedimiento. (B) Aclarado de las manos en el sentido de arrastre. Secado de manos ROPA ADECUADA Y CALZADO DE GUANTES El cirujano y los ayudantes deben llevar un pijama de quirófano. Colocación de los guantes estériles. de nitrito o de neopreno (con o sin polvos de talco). tapando los cabellos y los dos tercios superiores de la cara. mascarilla y gafas protectoras. Si el equipo quirúrgico (cirujano y ayudantes) o el paciente son alérgicos al látex usaremos guantes de vinilo. y de secarnos convenientemente.

cubriendo el tórax. El acceso a la zona operatoria será considerado adecuado si la apertura bucal es suficiente. propiamente dicho. Anatomía topográfica de la zona operatoria. . para situar el trígono retromolar y la rama ascendente de la man díbula. . entre el primer ayudante y el cirujano.Odontosección y exodoncia. es conveniente palpar la región. . según sus preferencias. ACTO QUIRÚRGICO El acto quirúrgico. La mesa del instrumental. . (B) Infiltración en la zona vestibular para anestesiar el nervio bucal. de tal manera que su codo quede a la altura de la boca del paciente.Anestesia. la situaremos a la cabecera del paciente. si no tenemos instrumentista. Incisión Antes de iniciar la incisión o diéresis. . ya que se encargará de colocarnos la luz adecuadamente y darnos el material que necesitemos en cada momento. el primer ayudante se coloca a la izquierda y el segundo ayudante o instrumentista en la cabecera del paciente. (A) Troncular del nervio dentario inferior y del nervio lingual.Incisión. es necesario personal auxiliar (una persona es suficiente) que no debe estar "estéril".Ostectomía.Limpieza de la herida operatoria. Además de los dos ayudantes. consta casi siempre de los siguientes tiempos: . . ANESTESIA En la mandíbula se efectuará un bloqueo troncal del nervio dentario inferior y del nervio lingual (troncular mandibular baja). . sentado o de pie. además infiltraremos el vestíbulo y la mucosa del trígono retromolar (nervio bucal). Anestesia locorregional para la extracción del tercer molar inferior. El cirujano se sitúa a la derecha del paciente. Podemos palpar la cresta oblicua externa con la punta del dedo y establecer su relación con el tercer molar.Despegamiento del colgajo mucoperióstico. es decir que se precisa el bloqueo de la tercera rama del trigémino.Reposición del colgajo y sutura.

Desde el ángulo distovestibular del segundo molar se realizará una incisión de descarga vestibular de atrás adelante. para poder efectuar cómodamente la ostectomía sin peligro de lesionar estructuras vecinas. Da un campo operatorio más limitado pero puede recomendarse si el cordal está en posición alta (semierupcionado) y favorable (ligera mesioversión). La elección de una u otra dependerá del grado de dificultad que presente el cordal. Esta variante se usa en los cordales semierupcionados y en mesioversión. La incisión de descarga vertical (segunda incisión) tiene como objeto evitar tensiones cuando se separa el colgajo mucoperióstico.Para hacer la incisión utilizaremos un mango de bisturí del número 3 y una hoja del número 15. Esta incisión no debe afectar las papilas y si es posible no debe llegar al fondo del vestíbulo. Nosotros no la utilizamos habitualmente ya que además de dar un campo operatorio muy limitado. El colgajo debe estar bien irrigado y ser fácil de reposicionar en su lugar. Incisión triangular o en bayoneta. recordamos que un colgajo de 3 cm tarda en cicatrizar el mismo tiempo que un colgajo de 6 cm. En este caso extienden la incisión festoneada a través del surco gingival del primer molar (figura 13. y especialmente del nervio lingual.26). por lo que la descarga por mesial se efectúa después de hacer la incisión a unos milímetros del surco gingival en paralelo al cuello del segundo molar. y desgarros de los tejidos blandos. Toda la incisión triangular o en bayoneta. es menos doloroso en el postoperatorio y la curación es más rápida y con menos complicaciones. Algunos autores no hacen la incisión vertical de descarga habitualmente. la incisión llegará hasta este tercer molar. es más frecuente que se produzcan desgarros por la tensión del colgajo y que aparezcan equimosis en el postoperatorio. En estos casos se recomienda hacer una incisión complementaria en sentido vestíbulo-lingual por detrás del segundo molar. debe ser efectuada de un solo trazo. El error más común cuando el profesional tiene poca experiencia es hacer incisiones muy pequeñas. . La incisión debe permitir una correcta visualización del campo operatorio tras el levantamiento del colgajo mucoperióstico. y se prevé que no será necesario practicar odontosección. (B) Descarga vertical por mesial del segundo molar conservando o no el rodete gingival. Este colgajo envolvente es más fácil de suturar. así. La incisión que preferimos es la angular (triangular) o en bayoneta que se inicia en el borde anterior de la rama ascendente mandibular cruzando el trígono retromolar hasta la cara distal del segundo molar (por detrás de sus cúspides vestibulares). En el caso de que el tercer molar esté semierupcionado. Algunos autores como Groves y Moore recomiendan conservar la inserción gingival de la cara vestibular del segundo molar. tanto en su segmento retromolar como en el vestibular vertical. o bien se continuará a través del surco vestibular del segundo molar y se iniciará la incisión vertical de descarga en mesial de este diente. (A) Con descarga vertical por distal del segundo molar. La incisión distal en el trígono retromolar (primera incisión) debe orientarse hacia el lado vestibular con el fin de evitar que una incisión muy lingualizada comporte la lesión de las importantes estructuras anatómicas que circulan por esta zona. profundizando hasta la cortical ósea e incidiendo el periostio.

para evitar desgarros de la fibromucosa lingual. No se termina el despegamiento del colgajo mucoperióstico hasta que quede bien expuesta la corona clínica (cordal semiincluido). con exéresis del tejido gingival comprendido entre las dos incisiones situadas en el trígono retromolar. puede provocar una lesión en el labio. lo que se consigue con la disección y . que trancurre en íntima relación con la cortical interna de la mandíbula en esta zona. La hemorragia se controlará mediante aspiración constante por parte del ayudante. Howe prefiere que siempre quede expuesta en el campo operatono la espícula ósea distolingual. una excesiva fuerza para mantener separado el colgajo vestibular. empezando en el ángulo entre las dos incisiones (la distal y la vertical de descarga). aplicando una ligera presión sobre el hueso. y especialmente el nervio lingual. tanto durante la incisión como en los demás tiempos quirúrgicos. Incisión sulcular sin descarga vestibular vertical para obtener un colgajo envolvente. El colgajo lingual se mantiene ligeramente separado introduciendo un periostotomo de Obwegeser o una legra de Howarth por debajo del periostio en contacto con la cortical ósea interna. el edema y el dolor postoperatorios Posteriormente se despega la fibromucosa del trígono retromolar y lingual. Apoyando el periostotomo en la cortical ósea. Se despegará en primer lugar el colgajo vestibular. mientras se practica la ostectomía y la odontosección. se levanta el colgajo vestibular de delante hacia atrás y hacia arriba. El levantamiento del colgajo debe efectuarse sin desgarrar ni perforar la mucosa. La protección correcta del colgajo con el separador disminuirá enormemente la posibilidad de desgarrar el colgajo. Donado recomienda utilizar las tijeras de disección para seccionar posibles adherencias o alguna inserción muscular (músculo temporal) que traccionen el colgajo. (D) Incisión cuando el tercer molar está semierupcionado. la cortical ósea y el hueso distal (cordal incluido). A continuación se mantiene rechazado el colgajo mediante un separador de Minnesota. A veces. especialmente en las zonas de mayor dificultad en la manipulación como son en la mucosa adherida o en la mucosa bucal fibrosada por haber padecido múltiples episodios flogóticos. o los tres. cuidadosamente con el periostotomo para evitar lesiones de los tejidos blandos o contusiones del nervio lingual. se hace una incisión a través del surco lingual del tercer o segundo molar. (A) Visión frontal y lateral.(C) Incisión triangular cuando el cordal está semierupcionado. esta maniobra se realizará con sumo cuidado por los motivos ya expuestos. para evitar la isquemia del borde libre del colgajo que podría influir negativamente en su posterior cicatrización. Despegamiento del colgajo mucoperióstico Para hacer el levantamiento del colgajo mucoperióstico se necesitará el periostotomo de Freer o el de Obwegeser. asimismo. que protege las estructuras linguales. procurando mantener el campo operatorio limpio y perfectamente visible.

y aspiración constante. Para ello debe tenerse una representación mental de donde se encuentra el diente incluido en relación con el hueso que lo rodea. Una vez separados los dos colgajos. para tener acceso a la cara mesial del cordal incluido. (B) Exposición de la espícula ósea distolingual. si ésta fuera necesaria. (C) Colgajo envolvente. irrigación con suero fisiológico o agua destilada estériles. Se empleará una fresa nueva redonda de carburo de tungsteno del número 8. vestibular y lingual. Biou refiere la necesidad de exponer al menos 2 cm de altura de la zona de la cortical externa a fin de tener un buen campo operatorio para efectuar la ostectomía. (A) Disección de las adherencias con tijeras. total o parcialmente la corona del tercer molar.visualización de al menos 5 mm del hueso ubicado por detrás del tercer molar. con pieza de mano. Si el tercer molar es visible tras despegar el colgajo. Austin o Minnesota) que se apoyan sobre la cortical externa y una legra de Howarth en el lado lingual. (C) Colocación del separador de Minnesota y la legra de Howarth. Ostectomía Se trata de la eliminación del hueso mandibular que cubre. se continuará con una ostectomía vestibular (formando un surco en toda la superficie ósea vestibular) cuya profundidad dependerá de la altura a la que esté la corona dentaria y el espacio necesario para movilizar y desplazar el molar. preservando en lo posible la cresta ósea oblicua. (A) Protección del colgajo lingual con la legra de Howarth. o entre ella y el segundo molar. pueden efectuarse distintas perforaciones con la fresa redonda del n° 8 en la zona donde presumiblemente está el cordal. Farabeuf. (B) Incisión a través del surco distolingual del segundo molar. Cuando el tercer molar está completamente incluido en el hueso. con el fin de evitar el recalentamiento del hueso. e insertados los separadores (Langenbeck. El concepto de accesibilidad que propugna Ries Centeno nos parece muy claro: la cara mesial de un tercer molar es accesible cuando no está cubierta por hueso y existe un espacio entre ella y el hueso mesial. sin poner en peligro el segundo molar u otras estructuras cercanas. se realizará en primer lugar una ostectomía mesial vertical. En ocasiones puede combinarse la utilización de la fresa quirúrgica y del escoplo o cincel. posteriormente se unen estos agujeros con el escoplo o . se acabará con la ostectomía distal en el trígono retromolar. Es necesario eliminar la cantidad de hueso suficiente para dejar expuesta y tener acceso a la totalidad de la corona del cordal. (B) Colgajo triangular. se procederá a la realización de la ostectomía (A) Despegamiento del colgajo mucoperióstico.

"Un diente flojo en su lecho es difícil de dividir". para seguidamente hacer la odontosección. Esta muesca se dirigirá hacia lingual y hacia apical. En algunas ocasiones la ostectomía implicará la exéresis de una gran cantidad de hueso cortical. lo que puede provocar una fractura de la mandíbula. donde aplicaremos el elevador de Pott. ya que en las exodoncias que no necesitan odontosección se hace una muesca en el ángulo mesiovestibular en el cuello dentario. para que la extracción se pueda hacer fácilmente. en dirección hacia atrás y arriba. se tendrá que aplicar una gran fuerza con el elevador. Es mejor efectuar una ostectomía amplia. . También puede actuarse directamente con una fresa redonda grande. eliminando todo el hueso que cubre la corona dentaria.con una fresa de acero de los números 18 al 30. y de acuerdo con Sada Tejero. Pero esto también se puede facilitar con la odontosección. cuando son globulosas ("bate de béisbol") o cuando presentan alguna anomalía anatómica. La finalidad es convertir un cuerpo de volumen único en dos o más cuerpos de menor volumen. La ostectomía con fresa. Generalmente en los terceros molares incluidos sin obstáculos radiculares o de otro tipo. obteniendo así el espacio de trabajo adecuado y el espacio de desplazamiento (vía de salida) pertinente para la exodoncia. Osteotomía con pieza de mano y fresa redonda de carburo de tungsteno del n° 8. Kruger recomienda efectuar siempre en primer lugar una ostectomía de acceso al molar incluido. y procederemos a la extracción. de una manera planeada previamente. Evidentemente la cantidad de hueso eliminado dependerá de la profundidad de la inclusión. La odontosección consiste en dividir el tercer molar incluido. para conseguir su exéresis sacrificando la menor cantidad de hueso posible. lo que se habrá logrado con una ostectomía adecuada. como sería en los casos en que las raíces convergen a nivel apical y engloban el conducto dentario inferior o una zona ósea interradicular que se opone a cualquier maniobra de elevación. hasta que tengamos la seguridad de que hay espacio hacia donde desplazarlo (vía de salida). Odontosección y exodoncia No debemos intentar la luxación del tercer molar. la ostectomía de una cuña ósea distal y un buen acceso de su cara mesiovestibular resuelven técnicamente su exodoncia en casi todos los casos. remarca este autor. Es importante remarcar la importancia de conseguir un correcto acceso a la cara mesial. con pieza de mano recta e irrigación profusa. Seguidamente crearemos acceso a las caras mesial. vestibular y distal. tiene que ser suficientemente amplia para descubrirnos la corona del cordal por su cara vestibular y distal. Si la ostectomía es insuficiente. por esto tras la odontosección se prosigue con la ostectomía necesaria para dar salida a los fragmentos dentarios y tener un buen acceso a ellos. y se levanta toda la superficie o tapa ósea que cubría el molar.

Otra posibilidad sería extraer primero la mitad distal de la corona. y dejando a la vista un punto de apoyo sobre las raíces. La fractura total de los fragmentos. . para poder extraer la parte de la corona impactada por debajo del cuello del segundo molar. La cantidad de corona seccionada está en función del ángulo que formen los dos molares. y a continuación. en gran medida. La dirección de la sección es igualmente vestíbulo-lingual. de la anatomía radicular que presente el diente a extraer. .Se practica un corte del diente siguiendo el eje mayor del molar. desde la cara oclusal. se procede a la eliminación del fragmento distal. hacia distal y mesial. rotando su parte activa. El objetivo es eliminar la porción de corona que impide la luxación. una vez introducido en la hendidura practicada con la fresa. En ocasiones es necesaria una pequeña ostectomía adicional para poder hacer esta maniobra. la eliminación de la corona que está impactada contra la cara distal del segundo molar. especialmente cuando el tercer molar tiene una corona cuadrada y cúspides prominentes o el segundo molar tiene una raíz cónica o con inclinación distal.Otra posibilidad es. Luxamos las raíces colocando el elevador en el espacio periodontal por vestibular. entre las cúspides vestíbulo-mesial y vestíbulodistal. y posteriormente extraer el resto de la corona con las dos raíces. Una vez separados los fragmentos. hay que tener la precaución de inclinarla hacia distal. Utilizar un tipo u otro de odontosección depende. hasta la bifurcación. cuanto mayor sea este ángulo. mediante una sección longitudinal junto con una sección cervical. más cantidad de corona es necesario eliminar. se acaba con un elevador de Pott o un botador recto. aplicando el elevador de Pott por mesial del cordal. Si se utiliza la pieza de mano. aunque algunos autores la llevan a cabo con turbina. Normalmente la línea de la odontosección se hace en el cuello dentario (línea amelocementaria) con una angulación de más de 90° en relación con el eje longitudinal del cordal.La sección del diente se efectuará con fresa de carburo de tungsteno o con una fresa diamantada (redonda o cilindrica) y pieza de mano. Para ello se puede hacer una odontosección con diferentes trazos: . mediante una sección más o menos oblicua. si no se ha completado con la fresa. eliminamos el resto del tercer molar. Se seccionará en dirección vestíbulo-lingual y ocluso-apical.

tanto periapical como pericoronal. se hará una limpieza cuidadosa. Limpieza de la herida operatoria Tras la eliminación del tercer molar incluido. El hueso se debe regularizar. pero sin lesionar el contenido del conducto dentario inferior o el nervio lingual. Se revisará especialmente el fondo vestibular del colgajo mucoperióstico. (B) Odontosección oblicua de la zona mesial de la corona. (D) Extracción de las raíces tras eliminar la corona. para ello utilizaremos una pinza gubia. (A) Odontosección en el cuello dentario. En ocasiones es indispensable dividir la masa radicular y extraer cada raíz por separado. y con la herida bien limpia y los bordes redondeados y alisados. se irrigará generosamente la herida con suero fisiológico o agua destilada estériles. (D) Odontosección de las raíces. (C) Extracción del resto de la corona con las raíces. una lima de hueso o bien una fresa de acero inoxidable redonda de mayor diámetro (números 18 al 40) que las utilizadas para la ostectomía. (C) Inclinación de la línea de odontosección. lugar . (B) Orientación de la pieza de mano hacia distal. y no hay que dejar espículas óseas ni fragmentos de hueso sueltos. curva y sin dientes. utilizando las cucharillas quirúrgicas acodadas o rectas y haciendo su prensión con una pinza hemostática tipo mosquito fina. Se extrae primero el fragmento mesial (corona) moviéndolo hacia atrás y a continuación se luxa el resto del molar hacia el espacio que ha quedado libre y que ocupaba la corona. con la ayuda de un elevador de Pott que se apoya en el hueso distal y se aplica dentro de una muesca labrada sobre la raíz dentaria. (C) Extracción de una parte de la corona y la raíz distal.Odontosección siguiendo el eje mayor del tercer molar. con aspiración constante. tanto de las partes blandas como del alvéolo y del hueso más próximo a la zona. (D) Extracción del resto de la corona y la raíz mesial. facilita la extracción de terceros molares en posición mesioangular con las cúspides incarceradas por debajo del ecuador del diente contiguo. En las partes blandas se hará un Friedrich muy moderado (recortar los bordes de la herida dejándolos cruentos y que se puedan afrontar convenientemente). Es importante que con la cureta o cucharilla comprobemos que el alvéolo y toda la zona operatoria están limpios. (A) Tercer molar en mesioversión. (A) Ostectomía. Este tipo de odontosección puede también efectuarse en la zona distal del tercer molar. con la eliminación de un amplio segmento del molar. con especial hincapié en la cara distal del segundo molar. (B) Odontosección. eliminaremos los restos del saco folicular pericoronario y de tejido inflamatorio. Por último. La odontosección oblicua en la zona mesial.

pulpitis o necrosis pulpar. Es importante controlar que la raíz distal del segundo molar no queda denudada y que la cicatrización gingival se hace correctamente. ya expuestas en capítulos anteriores. fragmentos de hueso sueltos.donde es frecuente el acumulo de desechos óseos (virutas de la ostectomía. etc. debe efectuarse una sutura transversa de los colgajos vestibular y lingual lo más mesial posible. posibilidad poco frecuente. ya que si no es así. recortamos los bordes para conseguir un correcto afrontamiento. etc. afrontamos los bordes de la herida comprobando su correcta reposición. aduce que de esta forma controla mejor el recorrido de la aguja en la profundidad de la herida. Asimismo. Se sutura colocando puntos sueltos simples siguiendo las pautas estándar. haremos la tracción distal del colgajo consiguiendo así un excelente cierre por primera intención especialmente de la zona más conflictiva que es la zona distal del segundo molar. Esta maniobra permite mejorar la . Limpieza de la herida operatoria. si no es así. (B) Remodelado del hueso con fresa de acero inoxidable del número 30. es el momento de colocar un aposito reabsorbible de colágeno texturado. violando la regla quirúrgica de suturar el colgajo libre a la zona fija.). que igual que los anteriores no deben apretarse en exceso. si vemos que el lecho óseo sangra excesivamente. Para cerrar la herida quirúrgica aproximando los colgajos vestibular y lingual. se utiliza hilo de seda o de ácido poliglicólico de 2/0 ó 3/0 con aguja cilindrica C-16. patología periodontal y a la larga se compromete la viabilidad del segundo molar. verificando antes de la sutura que se ha producido la hemostasia. pueden aparecer dolor. Para facilitar la movilidad y el desplazamiento del colgajo vestibular con el fin de efectuar una sutura borde a borde. Para evitar el riesgo de que en el postoperatorio aparezca una bolsa periodontal en la cara distal del segundo molar. Si hemos efectuado una incisión en bayoneta con un rodete de encía queratinizada conservada alrededor del cuello del segundo molar. se recomienda liberar las inserciones musculares presentes o seccionar el periostio en el fondo del vestíbulo (maniobra de Rehrmann). posteriormente hacemos la sutura del trígono retromolar. Si no puede hacerse el cierre primario de la herida. Reposición del colgajo y sutura Antes de suturar la incisión quirúrgica. el primer punto se coloca donde iniciamos la incisión de descarga. cepillado. (C) Legrado del alvéolo con cucharilla acodada. aproximaremos los bordes con la sutura y extremaremos al máximo los cuidados postoperatorios (higiene correcta. Kruger sutura la herida desde el lado lingual hacia el vestibular. es necesario eliminar con el bisturí todo epitelio presente en los bordes. y por último la de la herida vestibular con uno o dos puntos.). (A) Regularización ósea con pinza gubia.

Terceros molares superiores. (A) Disección de la mucosa vestibular mesial para facilitar la sutura. CIRUGIA DEL OD 28 ANESTESIA En el maxilar superior la anestesia infiltrativa en el fondo del vestíbulo por detrás del segundo molar con el paciente con la boca semicerrada y por palatino en la unión de la fibromucosa con la mucosa laxa suele ser suficiente (nervios alveolodentarios posteriores y nervio palatino anterior). (B) Infiltración palatina. (D) Orden de sutura de un colgajo triangular.sutura del colgajo y la cicatrización de la herida evitando los problemas periodontales del segundo molar. a través de la cresta ósea de la tuberosidad maxilar hasta el repliegue mucoso pterigomaxilar. (C) Incisión triangular con descarga vertical por mesial del segundo molar. En colgajos envolventes muy amplios puede ser necesaria la colocación de puntos de sutura interdentarios. Anestesia locorregional para la extracción del tercer molar superior. siguiendo por el surco vestibular del segundo molar. dependiendo del interés que tengamos en tener a la vista la posición de su raíz distovestibular. Se hará una incisión de descarga vestibular vertical hacia arriba y hacia delante por mesial o distal del mismo. (D) Incisión siguiendo el margen gingival. (C) Orden de colocación de los puntos de sutura en un colgajo envolvente. . INCISIÓN Y DESPECAMIENTO DEL COLGAJO Tras la anestesia locorregional infiltrativa pertinente y con el paciente con la boca abierta. (A) Incisión triangular con descarga vertical por distal del segundo molar. (A) Infiltración en el fondo del vestíbulo por detrás del segundo molar. Reposición del colgajo y sutura. Para esta acción utilizamos normalmente el bisturí con hoja del n° 15. (B) Modificaciones de la incisión anterior. se ncidirá por distal del segundo molar en la línea media o algo hacia palatino. Sobre la herida ya suturada colocaremos una gasa doblada y solicitaremos al paciente que comprima la gasa con una ligera presión de la arcada dentaria antagonista. (B) Sutura de la incisión posterior en el trígono retromolar. tan frecuentes en este tipo de extracciones.

entonces será necesario ejercer una presión controlada pero considerable con el botador para forzar la penetración de la punta del instrumento en el espacio interdentario. Al girar distalmente el elevador debe tenerse mucho cuidado. En ocasiones pueden colocarse simultáneamente los dos elevadores por vestibular y por palatino. es preferible aplicar los botadores por la cara mesiolingual.Se procederá. puesto que esta acción puede provocar la fractura de la tuberosidad maxilar. al levantamiento del colgajo mucoperióstico despegando la mucosa de delante hacia atrás. Si la posición del cordal es mesioangular se colocará el elevador a la altura del cuello dentario del tercer molar por la zona mesial. y posibilitando la colocación de los botadores para proceder a su luxación. por el peligro de lesionar el segundo molar. Sólo cuando el cordal sea muy profundo será necesario efectuar la ostectomía con la fresa. afectará primordialmente al hueso oclusal y vestibular. . (B) Disección de un colgajo envolvente. si lo es. es posible usar un elevador de Pott colocado sobre la superficie coronaria distal para desplazar el diente hacia abajo y adelante. seguidamente. evitando así el contrafuerte pterigoideo. que puede ser eliminada con un periostótomo o una pinza gubia. con el periostótomo de Freer o el de Obwegeser y rechazándola con el separador de Minnesota. o bien hay una capa de hueso muy fina. Si la posición del tercer molar es distoangular. En cuanto a la odontosección. Es importante vigilar que el molar no sea desplazado hacia el seno maxilar o a los tejidos que están por detrás de la tuberosidad maxilar por culpa de aplicar movimientos bruscos o con una fuerza excesiva. facilitando así el acceso al cordal. raramente es necesaria y. La resección ósea. En ocasiones es casi imposible eliminar el hueso mesial para dar un buen acceso a los botadores. aplicando la misma técnica que en la mandíbula. que suele ser muy económica. ya que esto facilita la visión del campo operatorio. aplicando una fuerza hacia distal. con lo que se producirá la luxación y posterior avulsión del molar incluido. La ostectomía se efectúa con el paciente con la boca semiabierta o totalmente cerrada. guiando así el diente hacia abajo. No obstante el diente puede también extraerse haciendo palanca sobre el lado mesiovestibular. Si el cordal está en una posición distoangular muy acusada. se aplican los mismos principios ya expuestos para los terceros molares inferiores. OSTEOTOMÍA Frecuentemente el tercer molar superior es submucoso. EXTRACCIÓN Se realizará con el elevador de Pott. (A) Preparación de un colgajo triangular. vestibular y abajo.

De esta forma se facilita la sutura. Extracción del cordal superior en distoversion (A) Ostectomia. Introduciremos entre los dientes (cara mesial del cordal) un elevador fino aplicando una fuerza considerable y luxaremos el tercer molar hacia atrás y hacia abajo. como Sailer y Pajaróla. Extracción de un cordal superior en mesioversión. (D) Sutura. No obstante. y aunque los procesos inflamatorios en el cordal superior son menos frecuentes. ésta no será tan importante. Para colocar los puntos de sutura por detrás de la cara distal del segundo molar y encima de la zona de la cresta alveolar de la tuberosidad.Si la inclusión es vertical. LIMPIEZA QUIRÚRGICA Y SUTURA La limpieza quirúrgica se efectuará igual que en el tercer molar inferior. Si el botador no puede colocarse convenientemente a pesar de la osteetomía previa. Las pautas de la sutura serán exactamente iguales a las descritas para la mandíbula. recomiendan suturar únicamente la descarga vestibular después de la extracción de un tercer molar superior. se hará con igual cuidado y esmero. (C) Aplicación del botador y exodoncia. recomendamos pasar primero la aguja por la zona de mucosa palatina para posteriormente coger el labio vestibular de la incisión. (A) Osteetomía. Por todo ello la osteotomía deberá ampliarse a las caras vestibular. Algunos autores. a pesar de contradecir las reglas quirúrgicas. Sus puntas o mordientes son lisos y cóncavos para adaptarse a la convexidad de la corona y de la región cervical del molar. para que el drenaje sea más eficaz. COMPLICACIONES Dientes o raíces desplazados a los espacios anatómicos vecinos . la corona del tercer molar suele estar muy cerca del cuello anatómico del segundo molar. podremos usar un escoplo sobre la superficie vestibular del esmalte del cordal en dirección vertical. (B) Aplicación del botador y xodoncia. y dejar los bordes de la herida por distal del segundo molar sin suturar. oclusal y distal. Una vez finalizada la luxación podemos completar la exodoncia con los fórceps en bayoneta de cordales superiores. lo que dificulta el acceso entre los dientes o la realización de la osteotomía necesaria para hacer palanca con el botador. golpeándolo suavemente hacia abajo. (B) Visión adecuada de la corona dentaria.

controlando en todo momento la posible hemorragia y evitando la lesión del nervio alveolar inferior. Existe un riesgo importante de asfixia. con las raíces de molares y premolares que.Hacia cualquier espacio anatómico vecino con riesgo de provocar procesos infecciosos agudos. se puede empujar un diente entero o una raíz hacia distintas zonas. debe colocar un dedo de su mano izquierda sobre la cortical externa con el fin de controlar cualquier movimiento de una raíz en esta dirección. puedan llegar a ubicarse entre los tejidos musculares.Hacia la vía digestiva. y alojarse ya sea por encima o por debajo del músculo milohioideo.Hacia el seno maxilar con la grave secuela de la aparición de una sinusitis o de una comunicación bucosinusal. Por ello. En el maxilar superior también puede suceder. Puede producirse: . etc. éste puede desplazarse hacia el suelo de la boca. El espacio infratemporal queda directamente por detrás y por encima de la tuberosidad del maxilar superior. lo que exige maniobras de urgencia (extracción con broncoscopia. Igualmente se han descrito casos de cordales alojados en la fosa amigdalina.Hacia el conducto dentario inferior. las raíces vestibulares de estos dientes empujados lateralmente a través de la pared externa del maxilar superior. la fosa pterigomaxilar. la región geniana. Durante la extracción de un cordal inferior. Fractura del hueso alveolar . Estos desplazamientos hacia los espacios anatómicos vecinos se producen por la perforación de las corticales vestibular o lingual/palatina. etc. En los molares inferiores puede proyectarse una raíz hacia la celda submaxilar. quedarán sobre la inserción del músculo buccinador.La proyección de un diente o de una raíz suele ser excepcional. . La recuperación de un resto radicular desplazado al conducto dentario inferior es básicamente un problema de acceso y visualización. Así. . donde la extracción de un resto radicular de pequeño tamaño puede ser muy difícil. Como resultado de los movimientos masticatorios y de la deglución y por acción de la gravedad. No existen riesgos importantes. deberá tenerse especial cuidado de no desplazarlo hacia detrás. y acontece por falta de control por parte del odontólogo. de maniobras de exodoncia violentas o por un movimiento intempestivo del paciente. . por las mismas causas.Hacia la vía respiratoria. En este espacio existen importantes estructuras neurovasculares. el odontólogo al utilizar botadores en esta zona. .). esta raíz tiende a desplazarse hacia abajo. lo que dificulta su localización y extracción. Deberemos eliminar el hueso localizado sobre el conducto mandibular. Al hacer una extracción en esta zona del tercer molar superior.

al hacer la inspección del diente extraído. con la posibilidad de poderlo lesionar. y con el problema sobreañadido de haber perdido parte del hueso maxilar. A menudo representa un accidente inevitable que facilita la luxación y avulsión dentaria. al mismo tiempo irrigaremos la zona con agua destilada o suero fisiológico estériles con el fin de asegurarnos una buena limpieza del campo operatorio. Por las características del diente extraído (cordal en mesioversión) o por el traumatismo operatorio pueden existir o podemos provocar pérdidas óseas que comportarán patología periodontal de los dientes contiguos. aunque en esta zona tenemos el inconveniente de la presencia del nervio lingual. evitando así la formación de defectos irregulares en la cresta alveolar. ya sea de forma traumática o por una infección u osteítis secundaria que inducirá una fibrosis importante. Puede suceder que el hueso alveolar fracturado se desprenda por completo o que quede adherido al periostio. (B) Hacemos la reducción manual y lo sujetamos con puntos de sutura. podamos ver fragmentos de hueso alveolar adheridos a la raíz. Deberemos proceder con el mismo criterio antes descrito. Estos defectos óseos pueden comprometer la viabilidad de los dientes afectados pero dependiendo de la gravedad de las lesiones aplicaremos técnicas de regeneración tisular con membranas reabsorbibles y hueso . su extensión puede ser variable. Si en el hueso alveolar quedan espículas de hueso o zonas puntiagudas. Esto suele ser debido a la inclusión accidental del hueso alveolar entre los bocados del fórceps o a la configuración de las raíces. no será viable al haber perdido su irrigación sanguínea. especialmente por su lado vestibular. esta acción nos producirá una pérdida ósea relativamente importante o una irregularidad en el tamaño de la cresta alveolar con los problemas que ello comportará para colocar una prótesis estable y bien equilibrada. No obstante.Suele ser relativamente frecuente la fractura del hueso alveolar al realizar una extracción dentaria. o a cambios patológicos del hueso en sí. Por ello es habitual que. con toda seguridad. deberemos eliminarlo ya que. la forma del alvéolo. por lo que dejarlo en su sitio constituiría motivo de complicaciones infecciosas postoperatorias. es un buen método para evaluar las posibles esquirlas o espículas óseas que puedan quedar desprendidas. limitándose normalmente al alvéolo del diente extraído. sujetado con puntos de sutura a través de los márgenes gingivales de la herida de extracción. (A) Fractura de la cortical externa con el hueso adherido al periostio. La palpación de las corticales tanto vestibular como lingual/palatina con los dedos. lo que favorece la aparición de bases óseas atróficas para las prótesis. deberemos regularizar el alvéolo con pinza gubia o con fresado con motor convencional (fresa de acero números 15-30). Pero si el fragmento óseo ha perdido más de la mitad de su fijación perióstica. La lesión de la cortical interna suele acontecer durante la extracción del cordal inferior. El fragmento alveolar que está bien insertado al periostio se puede dejar en su sitio.

pero no se recomienda en la fractura de la tuberosidad maxilar que complica la exodoncia. regularizarla y limpiar adecuadamente la herida operatoria. actuaría como un secuestro óseo y favorecería la infección. puede optarse por dejarla en su sitio. por lo que deberá procederse a su exéresis puesto que. Asimismo la utilización de un colgajo y la ostectomía controlada de la tuberosidad en los casos en que puedan preverse dificultades. que frecuentemente se acompaña de una hemorragia importante. La mala aplicación de los elevadores o de algún tipo de fórceps como los Physick son sus causas principales. Así pues al ser la técnica muy laboriosa y como los resultados no son mejores que si eliminamos la tuberosidad fracturada. los periostótomos. habrá perdido su irrigación. Posteriormente extraeremos ambas y realizaremos la sutura de los tejidos blandos. Fractura de la tuberosidad Durante la extracción de un segundo o tercer molar superior. Esta complicación puede ser resultado de la invasión antral de la tuberosidad. tras extraer el cordal superior. se deberá ir con mucho cuidado de no desgarrar la mucosa y el revestimiento antral ya que en caso contrario se podría producir una comunicación bucosinusal. que retiraremos pasados de 10 a 15 días. con puntos de colchonero. férula o placa palatina. se liberará la tuberosidad fracturada y el diente de los tejidos blandos.autólogo o con el uso de biomateriales que favorecen la formación de nuevo hueso como polvo de cortical desmineralizada. . en particular si tiene raíces divergentes. Posteriormente se formará hueso nuevo en esta zona. puede procederse a su exéresis. etc. En estos casos. HTR. ya que raras veces se logra la unión firme y ésta se desprende al intentar de nuevo la extracción. siel fragmento es grande. hipercementosis o presenta sobreerupción. con disección roma. deberemos inmovilizarlo con una sutura. que será una base sólida para una prótesis. Si el fragmento es pequeño y sin periostio. Si la tuberosidad está sólo luxada y bien adherida al periostio. hidroxiapatita porosa. Para evitar la fractura de la tuberosidad deben utilizarse adecuadamente los elevadores o botadores. Si durante la exodoncia la tuberosidad maxilar queda adherida al diente. se puede producir la fractura de la tuberosidad del maxilar superior. debemos parar la extracción con el fórceps o elevadores y preparar un colgajo mucoperióstico vestibular amplio. hecho común cuando está presente un molar superior aislado. etc. Este procedimiento funciona bien en el tratamiento de otros tipos de fractura alveolar. En casos especiales. Así deberíamos inmovilizar el fragmento óseo hasta que ocurra la unión y sea posible la extracción dentaria mediante disección.. si no. Otra causa predisponente poco común es la geminación patológica que ocurre entre el segundo molar superior y el tercero erupcionado o semierupcionado. logrando así una correcta expansión alveolar. evitarán la fractura y posible pérdida de hueso maxilar. puede posponerse la exodoncia para que cure la fractura y efectuar posteriormente la extracción quirúrgica del tercer molar superior. Cuando se produce la fractura.

en trastornos generales del paciente. Fractura de la tuberosidad. (A) Fractura del ángulo mandibular por aplicar excesiva fuerza con el botador. la fractura mandibular no implica necesariamente negligencia. la dislocación completa o luxación de la . especialmente si están en inclusión intraósea profunda a nivel del ángulo mandibular y en segundo lugar a nivel de los premolares inferiores donde el grosor de la mandíbula puede estar reducido por una gran reabsorción ósea. que por lo general se produce en las extracciones de los terceros molares inferiores. atrofia. etc.Si se produce una comunicación bucosinusal y el seno maxilar está sano. Luxación del maxilar inferior La luxación puede definirse como una pérdida de la relación entre los componentes de una articulación. . y puede ser una complicación potencial de muchas extracciones difíciles. (B) Fractura de la tuberosidad del maxilar superior. De producirse esta complicación. y al mismo tiempo un colgajo vestibular o/y palatino para el cierre mucoso de la comunicación. Si se presenta cualquiera de estas condiciones. Las fracturas son posibles cuando existe alguna alteración patológica del hueso maxilar.Tratamiento antibiótico y sintomático. También puede ser posible cuando se aplica una fuerza de forma inadecuada o con una potencia excesiva. como la presencia de grandes quistes. Fractura mandibular Es una complicación muy poco frecuente. osteomielitis o radioterapia previa. la extracción se efectuará únicamente después de un estudio clínico y radiológico minucioso. y se debe informar al paciente previamente de esta eventualidad. se debe hacer una antrostomía nasal y es posible que deba realizarse posteriormente una intervención de CaldwellLuc. alteraciones del metabolismo del calcio.Extracción del diente incluido contenido en el foco de fractura.. y cuando se actúa sobre dientes con patología asociada como hipercementosis. Extracción del molar superior con la tuberosidad maxilar conservando intacta la mucosa sinusal.Regularización de los bordes de la herida y sutura de los tejidos blandos. deberá referirse el paciente inmediatamente a un centro especializado (Servicio de Cirugia Bucal o de Cirugía Maxilofacial) y realizarse: . como la osteoporosis senil. no autorreducible. Así pues.Reducción de la fractura e inmovilización del foco mediante osteosíntesis con miniplacas de titanio y opcionalmente bloqueo intermaxilar. Todo ello nos puede cargar de razones para considerar que estos casos es mejor tratarlos en centros especializados en Cirugía Bucal. Por todo esto. . . tumores. Si el seno maxilar está infectado. es suficiente con alisar los bordes óseos y suturar la encía.

con lo que se logra la reubicación de la cabeza del cóndilo mandibular en la fosa glenoidea .articulación temporomandibular se refiere al desplazamiento. colocada en la región molar del lado luxado. la mandíbula se desvía hacia el lado no afecto. infiltración periarticular anestésica o sedantes. La reducción se consigue de la forma siguiente: la mano que sujeta la sínfisis debe hacer presión sobre el grupo incisivo inferior provocando una apertura bucal forzada. El cóndilo mandibular se libra de la eminencia articular anterior y se repone en su lugar. En las extracciones de dientes inferiores que puedan ser largas o dificultosas. En estos casos se presenta de forma aguda por apertura amplia y prolongada de la boca durante los tratamientos odontológicos. Maniobra de Nelaton. La luxación puede ser unilateral o bilateral. en la fosa glenoidea (fosa mandibular). pero en otros casos puede presentarse de forma recidivante o crónica. Sin embargo. mientras que la otra mano. El uso incorrecto de los abrebocas o el mantenerlos mucho tiempo colocados en la boca puede provocar este cuadro de luxación de la articulación temporomandibular. que como en la mayoría de los casos suele ser en dirección anterior. En un segundo movimiento se hace la retropulsión y descenso de la rama ascendente mandibular (movimiento de rotación hacia atrás). Ello se facilita con la administración simultánea de relajantes musculares. En los casos de luxación bilateral bloqueada se efectúa la maniobra. del cóndilo mandibular respecto a la fosa glenoidea. La luxación temporomandibular aguda puede ser tratada por reducción manual (maniobra de Nelaton o maniobra de Dupuis). En un primer movimiento se intenta realizar el descenso de la sínfisis. de Nelaton: colocamos al paciente sentado en un asiento bajo y con la cabeza bien apoyada. y afecta preferentemente a sujetos con una predisposición especial. Luxación bilateral de mandíbula. puede prevenirse la luxación de la articulación temporomandibular. A menudo presentan pánico y sialorrea. La mano del lado de la luxación se coloca como en la maniobra de Nelaton y con la otra se coge la región sinfisaria. este movimiento de descenso forzado exagera la apertura bucal y permite suavizar parcialmente la contractura mandibular. deglutir y hablar. a veces la reducción manual no es posible y sólo puede llevarse a cabo con el paciente ingresado en la clínica y bajo los efectos de una sedación profunda o una anestesia general con relajación muscular completa. Si la luxación es unilateral. que se sitúa detrás de él. manteniendo la mandíbula sostenida con la mano izquierda. hace una fuerte presión de arriba-abajo para vencer la contractura de los músculos elevadores y favorecer el descenso mandibular. En los casos de luxación unilateral se efectúa la maniobra de Dupuis: el paciente debe sentarse en un taburete con la cabeza apoyada sobre el tórax del odontólogo. el odontólogo se sitúa delante del paciente y con los dedos pulgares introducidos en el interior de la boca sobre la región molar de la mandíbula. pacientes experimentan dolor y dificultad o imposibilidad para comer. que no puede autorreducirse. . los otros dedos. cogen extrabucalmente las ramas horizontales de la mandíbula y las desplazan hacia abajo y atrás. hacemos fuerza hacia abajo.

persistiendo la insensibilidad labial con hormigueos a los cuales el paciente va dando cada vez menos importancia aunque en algunos casos pueden quedar neuralgias secundarias. que la causa. que es oval. los desgarros se deben a un curetaje excesivo e intempestivo sobre el alvéolo de un diente muy cercano al nervio. Esto se puede producir porque a veces los datos radiográficos son contradictorios o la posición presumible de las raíces respecto al nervio dentario inferior no coinciden con la situación real. Pueden producirse contusión.9 ± 0. ya que se podría repetir la luxación. entonces la anestesia será permanente o en todo caso. En estos casos puede existir una "anestesia dolorosa" que se exagera con el frío. cuando este molar es atravesado por el nervio. También puede aparecer este tipo de complicaciones tras extracciones de primeros y segundos molares inferiores. La anestesia del hemilabio inferior es conocida en la literatura francesa como Signo de Vincent. Suele tratarse de un conducto único pero en un 0. con el cual a menudo tiene relaciones anatómicas muy estrechas. El traumatismo operatorio puede provocar la sección. con una media de ancho de 2. dentario o la zona de fibrosis. esto puede ocasionar parestesias o anestesias de las regiones inervadas por dichos troncos nerviosos. Si es una compresión.7 mm por 2. Así algunos autores aceptan que en ocasiones la extracción quirúrgica laboriosa o traumática de los cordales incluidos actúa como desencadenante de patología disfuncional de la articulación temporomandibular. Es susceptible de ser lesionado a nivel del tercer molar inferior. altura y espesor del cuerpo mandibular. aplastamiento o desgarro del tejido nervioso. es probable la recuperación entre 6 semanas . la cual deberá ejecutarse con la máxima prudencia. debe eliminarse el agente irritante. de la piel del mentón. La relación es variable dependiendo de distintos factores: posición del cordal.Debemos advertir al paciente que durante los próximos días no abra en exceso la boca. especialmente los dolores. En ocasiones. longitud de las raíces. óseo. Estos problemas tienen tendencia a atenuarse. pero que se puede dar sobre todo en la región del nervio dentario inferior. Nervio dentario inferior El nervio alveolar o dentario inferior está contenido en el conducto mandibular o dentario inferior. Este tipo de accidente es generalmente previsible por los datos radiográficos.6 mm de altura. La lesión del nervio dentario inferior produce la anestesia del hemilabio inferior. pero es también posible la sección.5 ± 0. Si es un desgarro por estiramiento. de la mucosa gingival y de los dientes del lado afectado. Accidentes nerviosos Es una lesión infrecuente al realizar una exodoncia. En ocasiones se ha relacionado la disfunción craneomandibular con algunas técnicas de Cirugía Bucal. lo que acarreará una anestesia dolorosa pasajera. estiramiento o una simple herida del nervio. Ante la lesión consumada caben distintas actitudes de acuerdo a su magnitud. por ello debe prevenirse al paciente antes de la intervención quirúrgica.95% de casos existen conductos bífidos. durará de 1 a 3 años. compresión. pero en algunos casos es inevitable. ni bostece.

La sección del nervio lingual producirá la anestesia de la hemilengua. En ocasiones. y con el tiempo hasta recobran su sensibilidad normal. ya que básicamente ésta se debe al nervio hipogloso. También habrá trastornos de la gustación que posiblemente pasarán inadvertidos ya que también implican una determinada área (la misma) lingual. en ocasiones. En ningún caso existirá trastorno alguno de la movilidad. un dolor neurálgico moderado o grave. aunque si se efectúa un tallado en estos dientes el dolor es pronunciado. Los dientes quedan entumecidos y no perciben los cambios térmicos. Así puede estar abolida la reacción a los cambios físicos. Cuando hay un arrancamiento. disestesia y/o hiperestesia que tardarán más o menos en regresar según la gravedad de la lesión histológica. tales como el tacto. . y así por ejemplo. No obstante remarcamos nuevamente que lo más frecuente es que esta anestesia provenga de un traumatismo operatorio. Si se ha formado un neuroma traumático. después. éste puede escindirse para. mientras persiste la sensación de dolor. lo que se traduce sobre todo en graves autolesiones que se producen por la mordedura involuntaria de la lengua que pueden ser. se dan casos en que existe a la vez dolor y anestesia parcial. por ello debemos ser cuidadosos en esta región. este problema se ha relacionado con la existencia de un pequeño foco de necrosis localizado en la vecindad de la espina de Spix. Al contrario. Si la recuperación no se produce. es posible que exista un desplazamiento de las paredes óseas con compresión nerviosa. en la parte anterior a la V lingual. La lesión del nervio (no sección) producirá hipoestesia. Nervio lingual La manipulación de la zona lingual del tercer molar inferior puede ser peligrosa por las estrechas relaciones existentes con el nervio lingual. prácticamente imposible de dañar en cualquier técnica de Cirugía Bucal. no pondremos suturas profundas que puedan lesionarlo. Al desaparecer la anestesia. inducido por las soluciones anestésicas con adrenalina u otros vasoconstrictores usados en la anestesia troncular. Sólo se pueden poner de manifiesto con una exploración dirigida del tipo gustometría química o bien electrogustometría. esto puede indicar la necesidad de realizar una descompresión quirúrgica. de tal magnitud que obliguen a efectuar una glosectomía parcial. las colocaremos a poca distancia del borde del labio interno de la herida operatoria. Tampoco habrá trastornos de tipo trófico asimismo propios de la lesión del nervio hipogloso. la anestesia es permanente y sólo podrían intentarse técnicas de microcirugía nerviosa. reanastomosar o colocar un injerto nervioso. alrevés.y 6 meses. puede quedar una anestesia parcial o. lo que demuestra que conservan su vitalidad. el calor y el frío. Por paradójico que parezca.

Nervio nasopalatino y nervio palatino anterior La manipulación de la zona nasopalatina. encontraremos con facilidad el vaso que sangra. eliminando el riesgo de lesión nerviosa. Este sangrado en sábana por la hiperemia del tejido suele ceder con la compresión local de la zona afecta. ibuprofeno. y de hecho pasa la mayoría de veces desapercibida por el propio paciente. gelatina. El tipo de sutura más recomendable es el punto de colchonero. etc. fibrina. Para evitar las hemorragias. La sintomatología en estos casos no es importante. colocaremos cera de hueso o un taponamiento con gasa hemostática reabsorbible (colágeno. debemos aplicar técnicas atraumáticas y colocar un punto de sutura en el lugar de la extracción. El paciente no debe efectuar enjuagues durante las 12 ó 24 horas posteriores a la exodoncia. (B) El desplazamiento hacia atrás lesiona el nervio dentario inferior. para conseguir la compresión de la herida operatoria. dexketoprofeno. con lo cual aproximaremos los bordes de la herida. metamizol. Debe indicarse al paciente que muerda una gasa estéril durante 20 a 30 minutos. o medicamentos del grupo de los AINEs (aspirina. Esta advertencia debe ser siempre explicada a los pacientes ya que suele ser una de las causas más frecuentes de sangrado post-extracción. atraparlo con una pinza hemostática o mosquito curvo sin dientes. En los casos que exista sangrado del hueso alveolar. (C) La odontosección permite la exodoncia sin comprimir el conducto dentario inferior. por la misma técnica quirúrgica.). Accidentes vasculares Durante el acto operatorio pueden producirse hemorragias por corte o desgarro de los vasos sanguíneos. Para su correcta localización podemos irrigar el campo operatorio con suero fisiológico estéril y aspirando correctamente. El sangrado puede estar aumentado por la hiperemia de los tejidos bucales por causas inflamatorias. El dolor más fuerte se produce durante las . Si existe una lesión vascular.). por ejemplo.(A) Cordal inferior en posición mesioangular que contacta con el conducto dentario inferior. DOLOR El dolor que se presenta tras la cirugía del tercer molar es a menudo fácil de controlar con analgésicos. debemos localizar el vaso causante de la pérdida sanguínea. al hacer la extracción de un mesiodens. teniendo presente que siempre existirá un sangrado normal. puede acarrear lesiones de estos nervios. y hacerle una ligadura con hilo de seda o de ácido poliglicólico o una cauterización con el bisturí eléctrico. como el paracetamol. ya que con los enjuagues puede desalojarse el coágulo que se está formando en el interior del alvéolo. o en la zona palatina entre el segundo o tercer molar por una exodoncia. etc.

y decrece paulatinamente en los días sucesivos. . por lo que su uso irá asociado a un fármaco específico con esta finalidad (cualquier AINE). o se exacerba. Por consiguiente en este tipo de cirugía deberemos emplear substancias anestésicas con vasoconstrictor y con un efecto largo. de esta forma se evitará el establecimiento de un fuerte dolor. INFLAMACIÓN Por lo general. dificultar la alimentación. la capacidad de predecir el dolor postoperatorio de un paciente depende más de su valoración psicológica que de la dificultad técnica de la intervención quirúrgica. Ocasionalmente el dolor puede provocar insomnio y exacerbarse con los movimientos. durante las 6-24 horas siguientes a la intervención quirúrgica. etidocaína. tomado unas horas antes de la intervención ya que su acción (periodo de latencia) se produce a las 3 horas y su efecto permanece unas 12 horas al ser de eliminación lenta. y finalmente. etc. su dosificación será por tanto de 2 comprimidos al día. bupivacaína. Si a partir del tercer día persiste. El dolor dependerá de ideas preconcebidas. Es aconsejable que el paciente inicie la toma del analgésico antes de que desaparezca el efecto de la anestesia local. En este sentido puede ser de gran utilidad el empleo de un opiáceo menor como la dehidrocodeína (Contugesic®) como analgésico por vía oral. que si es posible abarque de cuatro a diez horas (articaína. lo más probable es que se esté produciendo una alveolitis seca. y a intervalos de 10-20 minutos. de experiencias dolorosas anteriores y de la capacidad del paciente para aceptar el dolor y mantener el control. Es también muy importante la elección del anestésico local a utilizar. A pesar de todo lo comentado. Este preparado no tiene acción antiinflamatoria. se produce un grado variable de inflamación de la zona maseterina y submaxilar. Esta inflamación aumenta durante las primeras 24-72 horas del postoperatorio. ya la mayoría de autores reconoce que las primeras cuatro a ocho horas después de la extracción suelen ser las más dolorosas. En todos los casos es recomendable que la prescripción de analgésicos sea pautada y no debe indicarse nunca al paciente que tome la medicación sólo si tiene dolor. En muchos casos.). se instaurará un cuadro doloroso que los fármacos resolverán tardíamente y con dificultades. el dolor después de la extracción de un tercer molar es muy subjetivo y varía mucho entre los pacientes. si se actúa así. El trismo es consecuencia de la irritación y el espasmo de los músculos masticadores por la inflamación y el trauma quirúrgico. Esta tumefacción dificulta la apertura de la boca y altera la deglución. Para minimizar esta inflamación. Se puede prolongar durante alrededor de una semana (5 a 10 días). con el tacto. es aconsejable que el paciente se aplique una bolsa de hielo.primeras 24-72 horas. etc.

conjuntamente con la administración de un analgésico si existe dolor. irá disminuyendo el trismo. Asimismo. Salvo contraindicación o alergias. Si la comunicación no es muy grande. Laskin recomienda la aplicación de calor extra y/o intrabucal. No obstante se recomienda que el paciente se cepille la herida operatoria. a dosis adecuadas y a los intervalos pertinentes. junto con la antibioticoterapia. Las perforaciones traumáticas son aquéllas que nosotros podemos provocar con un elevador. La práctica de administrar antibióticos profilácticos para las extracciones quirúrgicas dentarias se suele realizar de manera rutinaria. a partir de las 24 horas de la intervención. Notará un pequeño sangrado local y una leve molestia dolorosa que podrá ser controlada con la medicación analgésica que le administramos. la perforación . Si esto sucede.Algunos autores aconsejan la aplicación de una monodosis de corticoides IM o inyectada en la zona operatoria inmediatamente después de finalizada la extracción. el trismo y el dolor postoperatorio. le sale el agua por la nariz. Los antibióticos de elección son la penicilina y derivados (amoxicilina) y la clindamicina para los alérgicos a la penicilina. al enjuagarse la boca. se prescribirá un analgésico-antiinflamatorio no esteroideo. Perforación del seno maxilar La perforación del suelo del seno maxilar puede producirse por causas accidentales. después de cada comida. Las causas accidentales son aquellas en que las raíces de los dientes (más frecuentemente molares y premolares superiores) están anatómicamente en la vecindad del seno y al efectuar la extracción dentaria puede quedamos una comunicación bucosinusal. A medida que el dolor y la inflamación ceden. al considerar a la Cirugía Bucal como limpia-contaminada. ya que existe una inflamación crónica que destruye la zona ósea entre ambas estructuras. Los relajantes musculares no son eficaces y además se deben evitar los movimientos mandibulares bruscos y forzados porque son perjudiciales para la musculatura espástica. durante 4 a 7 días. La existencia de infecciones de repetición favorece las perforaciones. o por causas traumáticas. Parece ser que esto controla mejor el edema. cuando se quiere luxar una raíz o con una cucharilla al hacer un legrado intempestivo. en ocasiones ni la llegamos a observar ya que el coágulo sanguíneo puede obturar la pequeña perforación. se instruirá al paciente para que mantenga una buena higiene de la zona intervenida. mediante enjuagues con un colutorio (clorhexidina) o agua con sal. lo que compensa la dificultad de cepillarse adecuadamente los dientes en una zona particularmente dolorosa. pero existen pocos ensayos clínicos que lo demuestren. En otros casos podemos darnos cuenta de que hemos creado una comunicación porque al paciente. de forma cuidadosa y con un cepillo muy suave.

La presencia de un seno maxilar grande es un factor predisponente. sea cual sea el método terapéutico a utilizar. durante 8 a 15 días. Ante una comunicación bucosinusal deberemos actuar inmediatamente y no intentar realizar excesivas pruebas al paciente para poder confirmar el diagnóstico. ya que puede encontrarse: . se indicará la limpieza completa del seno maxilar con una contraapertura nasal. desgarrando la mucosa sinusal y situán dose en el interior de la cavidad.No aplicar el fórceps a un diente o raíz superior si no hay suficiente superficie expuesta que permita una correcta prensión bajo visión directa. masticación. Ante todo se deberá determinar cuál es la localización exacta de esta raíz. sin perforarla. . En la mayoría de casos. Podemos también recomendar desinfección local. En este caso hay que abstenerse de toda intervención intempestiva y dejar la zona en reposo (evitar los enjuagues violentos. presentando una sinusitis crónica anterior o una sinusitis aguda. hiperplasia de la mucosa sinusal. etc.). fonación. Que el seno maxilar esté infectado. . Por el contrario.Dentro del seno maxilar.sinusal suele ser importante.Por debajo de la mucosa sinusal. ya que para lo único que nos van a servir es para agrandar la abertura y aumentar las posibilidades de infección. al intentar efectuar la extracción de un molar o de una raíz de un molar o premolar con maniobras bruscas o realizando una fuerza excesiva en dirección hacia el interior del alvéolo. etc. . Si la mucosa sinusal está sana. Se efectúa así la exéresis del diente o de la raíz directamente. pero la incidencia de esta complicación se podría reducir siguiendo estas reglas: . Penetración de un molar o una raíz en el seno maxilar Puede ocurrimos que. etc.. De todas formas creemos que lo más oportuno es indicar directamente un abordaje quirúrgico del seno maxilar (Caldwell-Luc). En la práctica clínica podemos encontrarnos ante 2 eventualidades: Que el seno maxilar esté aparentemente sano.La raíz o el diente puede desplazarse y ocupar el espacio de un quiste o granuloma apical. se nos introduzca el diente o el resto radicular en el seno maxilar. instilaciones nasales. elevando un colgajo mucoperióstico para poder tener una buena visualización. pero sin perforar la mucosa antral. inyecciones intrasinusales de antibióticos. La existencia de comunicación bucosinusal puede hacerse patente mediante las maniobras descritas anteriormente. los movimientos bruscos en el curso de la respiración. La cicatrización acontece generalmente en poco tiempo. Como última solución. puede efectuarse el tratamiento radical de la sinusitis (CaldwellLuc) y una plastia para cerrar la comunicación bucosinusal. se recomienda complementarlo con una antibioticoterapia de cobertura por vía sistémica. no debe hacerse su exéresis o curetaje. si existen pólipos.

Debe hacerse un colgajo mucoperióstico. o con antiagregantes plaquetarios: Aspirina. distinguiendo: . En estos . incluso días. ostectomía y colocar un elevador desde arriba para hacer su extracción.Los pacientes que presentan alteraciones de la coagulación.Pacientes que toman medicamentos anticoagulantes. El hematoma es una colección sanguínea que puede difundir por los tejidos vecinos. Una buena historia clínica nos va a permitir prevenir algunas de estas hemorragias. deberemos referir al paciente a un centro hospitalario para que le puedan hacer los estudios hematológicos completos. no sabemos. que éste padece una alteración en su sistema de hemostasia. alejándola del seno maxilar y dirigiéndola hacia abajo y afuera Hemorragias postoperatorias de causas generales Cuando existen problemas de hemostasia. por déficits de factores y que han sido detectados con anterioridad. ácido tranexámico) o tratamientos sustitutivos (con centrados de plaquetas.). . antes de realizar la exodoncia. etc. para que nos recomiende cuál es la mejor pauta a seguir para dicho paciente. se deberán efectuar transfusiones. por lo que se nos pre sentará la hemorragia sin que nosotros lo podamos evitar. se produzcan hematomas. y porque. Si esto aparece. Este dato nos tiene que poner en aviso de que estos pacientes deberán suspender su medicación previamente a la extracción dentaria para evitar la hemorragia. si la pérdida de sangre es muy cuantiosa. Triflusal. deberemos.En otras ocasiones. ni nosotros ni el paciente. se nos pueden presentar hemorragias al cabo de varias horas. etc. normalmente a través de las fascias musculares. en las exodoncias complejas o en las que se han empleado técnicas quirúrgicas. Los hematomas suelen ser más frecuentes en las personas de edad avanzada. porque existe un aumento de la fragilidad capilar y porque sus tejidos son más laxos.Nunca intentar extraer una raíz superior fracturada aplicando instrumentos desde el alvéolo. además. Siempre nos deberemos poner en contacto con el médico especialista que controle a estos pacientes. después de haber efectuado la extracción dentaria.. no intentar su exodoncia a menos que haya una indicación clara para retirarla o que se pueda aplicar una técnica quirúrgica correcta. Si a pesar de todo persiste el sangrado. como el Acenocumarol (Sintrom®). Epoprestenol. Ticlopidina o Dipiridamol(Persantin ®). en primer lugar. fibrinógeno. Ditazol. .Si se produce la fractura del ápice de la raíz palatina de un molar superior. heparina. hacer todas las acciones anteriormente descritas. plasma fresco. En el caso de que exista la falta de un factor de coagulación se le deberá administrar dicho factor o bien medicamentos del tipo de los antifibrinolíticos (ácido epsilonaminocaproico. . desde el lugar de la extracción. HEMATOMAS Y EQUIMOSIS Es habitual que.

TRISMO El trismo es la incapacidad de la apertura normal de la boca. etc. ya que en muchas ocasiones la separación con excesiva fuerza puede producir daño en los tejidos blandos. El edema inflamatorio suele ser proporcional a la importancia de la intervención quirúrgica. reduciendo así la exudación de líquido y sangre en esa zona. Para intentar disminuir la posible formación de hematomas. posteriormente a la exodoncia. Esta . EDEMA Se presentan generalmente después de todas las extracciones dentarias quirúrgicas. trabajo cuidadoso. deberemos utilizar técnicas lo más atraumáticas posibles. deberá tratarse con antibioticoterapia. Normalmente los hematomas se reabsorben en un período de tiempo que oscila entre 5 y 14 días. Se pueden utilizar cubitos de hielo en una bolsa de plástico. sino que es un proceso normal que existe en los tejidos sobre los que se ha realizado una intervención. Si se produce su infección. Este cambio que se puede observar en el color de la piel puede durar 8-9 días y a menudo se desliza por la fuerza de la gravedad hacia zonas cercanas. así el color virará desde rojo-vinoso a violeta-amarillo. durante un máximo de 12-24 horas. con una mayor temperatura cutánea y enrojecimiento. Es una situación que se nos presenta con relativa frecuencia en las exodoncias quirúrgicas. La aplicación de frío en el lugar de la intervención nos reducirá el edema al actuar como vasoconstrictor. en ocasiones el hematoma se organiza. pueden ser los causantes de un edema inflamatorio desproporcionado. desgarros del periostio o el mal diseño del colgajo. Los gestos operatorios intempestivos con lesiones de tejidos blandos. así pues. En la actualidad existen bolsas con un material químico en su interior. no tan sólo del operador sino también del ayudante. No obstante. como por ejemplo el cuello y la zona esternal. desencadenan una reacción que produce frío. así como un cambio de color que irá variando según se vaya transformando la sangre que está en su interior. incisiones bien diseñadas. Existe un aumento de volumen en la zona afecta. pero no es tan habitual al efectuar extracciones convencionales. durante un máximo de 12-24 horas. La prevención del edema será nuestro mejor tratamiento. No es una complicación. en cuyo caso se precisará su eliminación quirúrgica. podemos aplicar frío a intervalos de 10 minutos. que al ser golpeadas o presionadas con fuerza. Si el edema tiene una duración de más de 5-6 días. especialmente en el maxilar inferior. La forma de aplicación es en la mejilla o la área facial cercana a la zona operatoria a intervalos (10 minutos de colocar frío y después descansar 10 minutos). puede ser debido a una causa infecciosa y entonces se adjuntará a las medidas ya descritas un tratamiento con antibióticos..casos la equimosis o coloración de la piel producida por la infiltración de sangre en el tejido celular subcutáneo puede llegar a ser muy aparatosa.

Se la considera un estado necrótico del proceso alveolar o de los septos óseos que. etc. los ultrasonidos. También se puede hacer con ayuda de los dedos pulgar e índice. el láser blando. que el paciente se pone en el interior de la boca y va intentando que ésta se vaya abriendo cada día un poco más.Los efectos de los anestésicos locales. etc. según las circunstancias de cada caso. INFECCIONES SECUNDARIAS Deberemos precisar en primer lugar que estas complicaciones no suelen ser consecuencia directa de la extracción dentaria. La alveolitis suele ser la consecuencia de una perturbación de la cicatrización de la herida alveolar.Irritación refleja por alteraciones vasomotoras. sino que constituyen el avance de un proceso infeccioso preexistente. La exodoncia puede. Podemos también fabricar distintos aparatos protésicos con esta finalidad y que forman parte de la prótesis maxilofacial. pueden también causar trismo. juegan un papel destacado: . agravarla o ejercer una influencia menor sobre su evolución. aunque las estadísticas al respecto son poco concordantes. ya que así poco a poco. . con una mala técnica o inyección de substancias anestésicas inadecuadas en cantidad y calidad. la infección y las lesiones de la articulación temporomandibular. Uno de los métodos más usados es la pinza de "tender ropa" de madera. ante la ausencia de vasos . En el origen para desencadenar estos accidentes infecciosos. contener la infección. El tratamiento consistirá en la aplicación de calor local para reducir la inflamación y analgésicos si existe dolor. Suele ser la principal causa de dolor entre el segundo y quinto día después de la exodoncia. En los casos en que exista una causa infecciosa se darán antibióticos.Infecciones o lesiones vecinas.El traumatismo operatorio. También puede ser causa del trismo el dolor postoperatorio que por vía refleja limita la función de la musculatura de la mandíbula (reflejo antiálgico). el paciente podrá ir abriendo más la boca. . ALVEOLITIS Uno de los mayores y más frecuentes problemas postextracción son las alveolitis. . Su característica principal es el dolor tan agudo e intenso que produce. Cuando el trismo es muy importante y resistente aplicamos otros medios fisioterapéuticos como el TENS. tras la extracción dentaria. en especial de la troncular del nervio dentario inferior con la que puede lesionarse el músculo pterigoideo interno. colocando el pulgar apoyado sobre la arcada superior y el índice sobre los dientes inferiores.incapacidad a la apertura de la boca está inducida por un espasmo muscular que se produce en relación con la inflamación producida por la intervención quirúrgica. La administración de forma inadecuada de la anestesia. Se intentarán realizar movimientos de apertura lo más rápidamente posible.

... Los límites de prescripción usual de adultos son 4.. Para dosificaciones dadas por kg. Adultos o niños de > 40 kg de peso corporal: Es de 250-500 mg/kg cada 8 horas de acuerdo con la gravedad de la infección.. DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN AMOBAY® Cápsulas son administradas por vía oral?con el estómago lleno o vacío.. El coágulo. 5 ml. FARMACOLOGIA AMOBAY ________________________________________ Cápsulas Suspensión AMOXICILINA FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN Cada CÁPSULA contiene: Amoxicilina trihidratada equivalente a 500 mg de amoxicilina base Excipiente..5 g al día. no permite la proliferación de capilares.. c..b. ni de tejido de granulación para organizar el coágulo sanguíneo....sanguíneos. c. vegetales u otras bebidas (240 ml). se desintegra. Cada 5 ml de SUSPENSIÓN contienen: Amoxicilina trihidratada equivalente a 250 mg y 500 mg de amoxicilina Vehículo. jugos de frutas. 1 cápsula.p... LINDACIL ________________________________________ Cápsulas CLINDAMICINA FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN Cada CÁPSULA contiene: Clorhidrato de clindamicina monohidratado equivalente a.. 150 y 300 mg de clindamicina .... la dosificación puede aumentarse hasta 90 mg/kg/día. y pueden ser ingeridas con fórmulas lácteas.b. no exceder la dosificación máxima de adultos. al no organizarse..p. leche. Niños de < 40kg de peso corporal: De 20-40 mg/kg divididos en 3 dosis (cada 8 horas).. Para infecciones graves.

tomar las cápsulas conjuntamente con un vaso lleno con agua.... 275 mg Excipiente.. TABALON 400 ________________________________________ Tabletas IBUPROFENO FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN Cada TABLETA contiene: Ibuprofeno..... dependiendo de la severidad de la infección...Excipiente..b....... DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN Oral.800 mg por día..p.. Niños (mayores de 1 mes de edad): Dosis de 8-25 mg/kg/día cada 6 u 8 horas en dosis iguales.. c.. c.. 300 mg Naproxeno sódico.p........ 8 ó 12 horas en dosis iguales.. 400 mg Excipiente.. BRAX ________________________________________ Tabletas NAPROXENO PARACETAMOL FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN Cada TABLETA contiene: Paracetamol....... 1 tableta. Para evitar la posibilidad de irritación esofágica........... Deberá determinarse... DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN Oral..b........ dividida en cada 6......... Adultos: Tomar de 600 a 1..p. 1 cápsula... Dos tabletas como inicio de tratamiento y posteriormente una tableta cada 6 a 8 horas hasta que se obtenga el control de los síntomas. ....b..... c... la condición del paciente y la susceptibilidad del microorganismo causal.. 1 tableta... La dosis diaria no deberá exceder 6 tabletas.........

La ingestión después de los alimentos puede retardar su absorción. Evitar escupir. 14. Dieta blanda. Guardar reposo relativo las próximas 24 horas 11. 5. En caso de sangrado colocar una gasa esterilen la zona y morderla durante 30 minutos si no disminuye el sangrado llamar a su odontólogo. 4. La dosis máxima por toma es de dos tabletas. PLM. No comer irritantes ni alimentos que contengan semillas. Ediciones Ergon. 15. No realizar actividad física que requiera esfuerzo ya que puede provocar sangrado. 10. 8. EC. Niños de 12 a 16 años: Máximo 2 tabletas al día. INDICACIONES POSTQUIRURGICAS 1. 2008. Madrid. Tratado de Cirugía Bucal. Colocar frío local durante las primeras 24 horas posteriormente si continua con inflamación colocar fomentos de agua caliente hasta disminuir la inflamación. No fumar. Evitar comer del lado intervenido por los próximos 3 días. soplar o succionar. 7. 2004. Adultos: Una a cuatro tabletas de TABALON® 400 al día. No morder tejido blando de la boca ya que se encuentra bajo anestesia durante la próxima hora u hora y media. 2. 9. la cual no se deberá exceder. Retirar la gasa en 30 minutos cambiarla de ser necesario. 12. . Cualquier duda o complicación llamar a su odontólogo.DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN TABALON® 400 se administra por vía oral con abundante líquido o durante las comidas principales. 3. hacer buches. BIBLIOGRAFIA GAY. 6. No beber alcohol. Tomar medicamentos descritos en su receta médica. La dosis máxima de TABALON® 400 es de seis tabletas al día. 13. Higiene bucal normal pero en la zona intervenida cepillar suavemente.