P. 1
Ensayo de análisis de la película FOOD, INC.

Ensayo de análisis de la película FOOD, INC.

|Views: 24.436|Likes:
Publicado porIhiruye Rebolledo
ensayo crítico sobre la película food inc dirigida por Robert Kenner.

http://www.youtube.com/watch?v=5eKYyD14d_0
ensayo crítico sobre la película food inc dirigida por Robert Kenner.

http://www.youtube.com/watch?v=5eKYyD14d_0

More info:

Published by: Ihiruye Rebolledo on Dec 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/21/2015

pdf

text

original

Ensayo de análisis de la película FOOD, INC.

En los últimos años los hábitos alimenticios de la humanidad han sufridos más cambios que en la historia completa del humano. Nuestra especie quizás no veía un cambio parecido desde los comienzos del uso de la agricultura. Es irrefutable que el humano había logrado un equilibrio con su medio ambiente pues para poder satisfacer las necesidades básicas de la especie, era necesario preservar esa delicada simbiosis. La Tierra era mucho más que un simple lugar de cultivo, representaba para todas las culturas un ícono divino que no s abastecía de alimento, salud de vida en su totalidad. Hoy día estos hábitos de respeto han desaparecido, los valores alimenticios solo se limitan a sumas químicas que (sin saber qué representan) son las adecuadas para mantener la estética, y/o las actividades relacionadas con la comida son simplemente las de ir a un macronegocio donde se escogen los insumos (no más los sanos sino los más llamativos o más publicitados en el mercado) o también la de generar dinero (billetes, papel) para poder tener acceso a la misma (la comida). Desde siempre recuerdo un dicho que dice: somos lo que comemos y personalmente siempre lo interpreté como algo que se refería netamente al factor de salud, es decir, si alguien tiene una dieta con cantidades descontroladas de azúcares, seguramente sufrirá en un futuro de complicaciones con la insulina, o aquellos que comen grasas en grandes cantidades son más propensos a presentar problemas cardiovasculares. Para la mí la moraleja es que tienes por dentro lo que comes y por ende eres lo que comes. También la simbología de ¿qué tanto te cuidas? Pues eso refleja lo que eres: tu alimentación y el respeto que puedas tener por tu cuerpo, tu salud. En la película (FOOD, INC), aunque no se contradicen estas perspectivas presentan también una manera nueva de ver este dicho y es ¿qué tanto valor le damos en nuestro mundo a la

hora de escoger lo que comemos?, y no solo refiriéndonos al autorespeto que cada quien pueda tenerse, sino también al respeto que podamos tener a nuestro alrededor, la tierra, los animales, las plantas, los trabajadores de estas empresas y directamente el sistema en general. Actualmente en EUA en un supermercado promedio se ofrecen

aproximadamente unos 47.000 productos distintos en sus anaqueles. Desde la variedad de insumos, pasando por sus diferentes presentaciones, hasta cómo están organizados en los estantes, nos hace obvia la idea de que se trata de una tremenda variedad comercial, de un mundo donde las opciones a escoger son tantas que algunas veces se hace casi imposible elegir una y llevar la más adecuada a casa (siendo necesarios o no claro está, dependiendo de qué se considere necesario-). Pero la verdad es que toda esta variedad es una ilusión, una mentira diseñada para esclavizar hábitos de consumo (sobre todo y más peligrosamente en el caso de los alimentos) por parte de unas pocas corporaciones que monopolizan la mayor parte del mercado. La guerra por el control económico ha ido en contra de la variedad que existía en los supermercados, los nuevos modelos corporativos buscan (y han conseguido) dominar la elaboración de productos desde la obtención de las materias primas o los productos en bruto hasta su distribución como utilidades ya procesadas y empacadas listas para comer . De tal manera que actualmente un grupo muy pequeño de corporaciones son las que dominan gran parte del mercado. Tal es el caso del mercado de empaquetadoras de carne (beef packers) en donde solo 4 empresas controlan el 80% del mercado en EUA. De igual manera ocurre con las procesadoras de cerdo y pollo, que si bien las corporaciones principales no controlan un 80% del mercado , si

superan fácilmente el 50%, lo cual es un número exageradamente significativo si consideramos que en los EUA, un país de 300.000.000 de habitantes

aproximadamente, un ciudadano promedio consume un poco más de 2Kg de carne por semana. De igual forma, fuera del mercado de carnes, la supuesta gran variedad de productos que se ofrecen en los supermercados son hechos generalmente de las mismas bases (más comúnmente de maíz y soja). Esto no solo significa una falsa variedad de productos sino también, en su trasfondo, representa de igual manera un monopolio en la producción de maíz y soja y estos son quizás, no solo los monopolios más despiadados corporativamente, los cuales representan un peligro, tanto para la sociedad norteamericana como del mundo en general. Pero siendo una época de cambios, el más importante que se generó en la industria de la comida fue en la nueva forma de producción en los restaurantes: la comida rápida. Ese fue el comienzo de la industrialización (por decirlo de alguna manera) en los mismos. Este proceso de industrialización se trata fundamentalmente de la imitación de una factoría por parte de los restaurantes, es decir, la aplicación de personal y maquinaria para producción en masas a un menor precio. Podríamos decir que todo este proceso comenzó alrededor de la década de los 30 del siglo pasado. Un típico restaurante norteamericano (a drive-in restaurant ) tuvo la genial idea de cambiar su sistema de producción tradicional por uno que le ayudara a producir mucho más rápido y que a su vez bajara significativamente los costos, modificó sus cocinas con maquinaria y personal dedicados al trabajo especializado (repeticiones de una misma actividad para producir más rápido), incluso

cuando esto significaba reducir la mayoría de opciones del menú . Esta nueva dinámica laboral no solo traía cambios beneficiosos para los dueños, sino también causaba un impacto en los trabajadores ya que éstos no tenían el mismo valor que solían tener, es decir, un trabajador que se dedica a una sola actividad cobra mucho menos que otro que sea multifuncional, y lo mejor de todo es que dichos trabajadores eran mucho más reemplazables y totalmente dispensables gracias a la simpleza de sus actividades. Este mecanismo de producción representó no solo un enorme ahorro para las e mpresas sino también una fórmula para producir mucho más rápido (lo cual también significa más ingresos). Años después (durante la década de 1940), esta empresa fue refundada por los hermanos McDonald como la famosa cadena de comida bautizada con el mismo nombre, convirtiéndose así en una de las corporaciones más importantes del mundo. Este cambio no solo representó el asombroso surgimiento de este restaurant (que después se convirtiera en la cadena de comida rápida más importante y grande del mundo) sino que también funcionó como inspiración para muchos, convirtiéndose en un modelo a seguir y cambiando drásticamente el modelo anterior de restaurantes y la forma de ver el negocio alimenticio por los grandes corporativos en los EUA y el mundo. Ahora bien, la gran polémica no está en si lograron grandes ingresos o un monstruoso crecimiento, en realidad la cuestión es el cambio en la perspectiva de la sociedad en general sobre la comida y las cadenas alimenticias modernas casi indestructibles que han creado grandes monopolios, cuya dinámica es sumamente nociva para el humano y el planeta en general. Primeramente podemos decir, sin discusión alguna, que la comida es primordial para la vida humana, por tanto la valoración que tiene la especie sobre la mis ma debe ser de suma importancia.

Personalmente considero que el gran problema de la comida rápida es la desvalorización del alimento, el humano ha perdido el vinculo que solía tener con sus alimentos, no solo para conseguirlos (el esfuerzo que ameritaba y la apreciación que conllevaba), sino también para degustarlos (tanto en su preparación como en su ingestión) y demás valores morales (compartir socialmente, percatarse de su importancia en cuanto a salud se refiere, etc.). Seguidamente cabe destacar el descuido por parte de la sociedad al permitir un macro-poder del cual son responsables las corporaciones sobre las cadenas alimenticias, lo que crea una dependencia a poderes centralizados y representa un problema de segurid ad de las mismas naciones al tener un abastecedor, muy poderoso, uno solo, y esto solo puede verse como un gran riesgo al pensar sobre como haría entonces una comunidad entera si pierde ese distribuidor, o si el mismo tiene problemas de infraestructura y p ierde su capacidad de producción o hasta se nos podría venir a la cabeza el gran peligro que podría representar sí una empresa que abraca semejantes cantidades de producción (como para que un país entero depende de la misma) tiene un brote de bacterias nocivas u otro agente toxico en sus productos. Claro está que este comportamiento de dependencia de las comunidades se da por movimientos oficiales reservados para beneficios empresariales (tanto para crecer como para no tener que enfrentar competencias y en caso de haberlas poderlas destruir fácilmente) otorgados por los políticos encargados de estos temas (que por supuesto suelen ser de la misma élite económica y por tanto velan por los mismos intereses) y por supuesto por casi un siglo se ha hecho un esfuerzo increíble para lograr la aceptación de estas cadenas multinacionales y esconder las verdades implícitas sobre los procesos de producción y sus efectos en la salud, sociedad, medio ambiente y demás agentes a través de un

arduo trabajo publicitario. Cabe acotar que de igual manera se debe asumir como un deber (sobre todo en una democracia) que todo ciudadano deba estudiar todo objeto que represente un factor decisivo en cuento a la seguridad social se refiere (y aquí claramente hablamos de una seguridad alimenticia). Para poder satisfacer los hábitos de este sistema de macro-consumo es necesario entender que la corporación siempre tendrá que crecer más y más, lo que las ha llevado no solo a ser los vendedores principales de sus productos, sino también a producir las materias primas para la elaboración de los mismos, o en su defecto, convertirse en el comprador casi absoluto de tales productos, lo que de igual manera los hace indispensables para el mercado y les otorga un poder considerable. Lamentablemente, aun habiendo un cambio de criterio (que si bien todavía es minúsculo, es representativo) el poder de control de dichas corporaciones es prácticamente absoluto por factores de financiamiento legal (pueden financiar a los mejores expertos legales), por razones de seguridad alimenticia (prácticamente son los únicos que producen en cantidades suficientes para abastecer la demanda inmediata), de desarrollo (poseen altos niveles científicos y tecnológicos ya que pueden financia r en estos campos con facilidad), etc. Quizás el principal problema con esta forma de producción masiva es el uso de las semillas transgénicas, las cuales no solo causan una tremenda dependencia por parte de los agricultores de las corporaciones creadoras de las mismas, sino también la erradicación de las semillas naturales, ocasionando un desequilibrio no solo en la actividad agrícola humana sino también en la naturaleza ya que estas plantas

modificadas, gracias a sus capacidades de adaptación y resistencia van acabando con sus competencias de manera desequilibrada. En el caso de la actividad pecuaria podemos decir que para lograr exitosamente niveles de producción masivos, es necesario usar ciertos procesos que garanticen su rápida elaboración y a esto se debería sumar un nivel de calidad digno. Hoy día, debido a los altos niveles de producción, las corporativas se ven en la necesidad de usar fuertes agentes químicos (los más comunes son el cloro y el amoniaco) para poder controlar brotes de bacterias, algunos virus y demás agentes tóxicos o de riesgo. Entonces nos preguntamos: ¿Para donde van esos químicos después de usados? ¿Cuál es el costo ambiental para producirlos en grandes cantidades para satisfacer las necesidades que este tipo de industria tiene? ¿Qué efectos puede tener el uso de tales químicos en un alimento de consumo humano? En ambos casos podemos deducir fácilmente que hay un matrimonio muy productivo entre la ciencia-tecnología y la industria, por lo cual es necesario preguntarse: ¿Dónde queda el interés por nuestro medio ambiente? ¿Dónde queda la Ecología? ¿Es acaso la búsqueda del Faster, Bigger, Fatter la solución a nuestros problemas reales? Aún cuando la agricultura norteamericana promete ser la mejor del mundo por sus altos niveles de eficiencia (alta producción con bajos costos) hay ciertos puntos que me hacen dudar al respecto. La agricultura norteamericana es claramente efectiva única y exclusivamente porque recibe grandes financiamientos por parte del Estado. Otro punto importante sería resaltar que la agricultura norteamericana está sumamente centralizada, quizás no geográficamente (que lo está) pero en este caso

nos referimos a la variedad de productos que siembran. Los modelos de financiamiento ayudan específicamente a aquellos productores que siembran solo aquellos rubros que les interesan (en su mayoría maíz y soja), esto gracias a que estas plantas tienen alta eficiencia comercial, de ellas se pueden sacar infinidad de productos útiles para todos los ramos a bajos costo (desde high-fructose corn syrup hasta alimento de ganado). Pero esto hace que la estabilidad social sea frágil pues dependen de productos muy específicos que en caso de sufrir cualquier inconveniente, su escases causaría una crisis social segura. El caso del maíz es muy particular ya que gracias a su versatilidad se convirtió fácilmente en el producto agrícola por excelencia para las grandes corporaciones. Para comenzar este tema podemos decir que ya que gran parte de los alimentos han resultado del reacondicionamiento d el maíz, este se convirtió en el rubro preferido para las estrategias comerciales. Tanto así que un 30% de las plantaciones en EUA son de maíz y los granjeros reciben ciertas ayudas siempre y cuando sobreproduzcan. El uso del maíz ha sido tan diverso que también es usado para alimentar al ganado, lo cual si bien es perjudicial para el animal y por tanto al consumidor final, es un alimento mucho más barato que los hace engordar mucho más y más rápido, por ende es más viable económicamente. Tal es la fascinación con este producto que ahora hay grandes esfuerzos para producir combustibles a base de él (etanol). Otro problema además de la centralización podríamos decir que es el sistema de trabajo, es muy deplorable laboralmente en cuanto a mano de obra se trata. De la calidad de vida de los grajeros sabemos que si bien reciben sus subsidios, la capacidad de pagar la deuda es muy baja y por tanto se endeudan por muchos años, esto es

crucial a la hora de evaluar que tanto puede un agricultor asumir tales deudas y que capacidad tiene el agricultor promedio para poder pagarlas sin arriesgar su estabilidad personal, familiar y/o humana. Lo que deja mucho que hablar sobre ese maravilloso sistema. En este sistema es obvio que el granjero es explotado y no recibe lo justo por su trabajo, generalmente la mayoría de los ingresos se quedan en la corporación y otra gran parte se consume en pagos de hipotecas y demás deudas bancarias. Es indiscutible la comodidad que gozamos en lo común de ver frutas, verduras y demás productos, que antes dependían de temporadas específicas para producirse, en los anaqueles de los supermercados totalmente frescos durante todo el año. Pero ¿son saludables? ¿Es que acaso las personas que lo producen tienen vidas sanas y plenas? ¿Cuáles son los costos reales de tales productos? Estas preguntas pueden ser respondidas al analizar el efecto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y México. Acá podemos ver con facilidad có mo el ingreso a México de productos extranjeros de muy bajos costos destruyó de manera radical la capacidad de producción agrícola mexicana. No solo por no poder competir con los precios de los productos importados por sus vecinos de EUA, sino también por la destrucción de muchas de las especies autóctonas a causa de las semillas transgénicas y/o modificadas. Además es necesario añadir el conflicto social que ocasionó todos esos desempleos, que además de los obvios en México (pobreza, delincuencia, migración ilegal, etc.), se pudieron ver en los mismos EUA ya que las grandes multinacionales hacían ofertas de trabajo en México y muchos fueron legal e ilegalmente (en este caso es donde se ve mayormente el problema) y gracias a la necesidad generaron conflictos de Estado en la vecina patria.

Aun cuando existe toda la información hasta ahora presentada es sumamente difícil lograr cambios que favorezcan a los granjeros y/u ofrezcan respeto y seguridad a los consumidores en el sistema norteamericano. Hoy día se intenta crear cambios positivos por medios de grupos de personas organizadas que tratan de generar una influencia sobre los poderes principales encargados de controlar estos temas (legislativo y judicial), a esto se le llama lobby o cabildeo. Pero irónicamente, la verdad es que los cabildeos son generalmente efectivos cuando se trata de todo lo contrario ya que los cambios más recientes en las leyes de producción de alimentos que favorecen netamente a las grandes empresas y las ayudan a establecerse con más fuerza y de maneras más firme (o mejor dicho convertirse en indispensables) dentro del sistema. Por nombrar algunas leyes o cambios generados por estos grupos podríamos comentar el caso de los food bills, donde simplemente los productores deben pagar multas o impuestos por sus trabajos; o comentar las políticas de implementación de ingeniería alimenticia (ingeniering food) donde se trabaja fuertemente en el desarrollo de productos más viables para la empresa (más gordos, más grandes, más baratos, más rápidos de producir). De tal manera que prácticamente podríamos decir que los cabildeos son casi un tipo de soborno al congreso por parte de las esferas sociales más influyentes (en cuanto a dinero se trata). Por otra parte hay grupos que tratan de generar cambios beneficiosos para la sociedad (lo cual representarían costos y exigirían cambios a la industria). Un ejemplo de este caso es la Ley Kevin, que busca generar exigencias de control de calidad y mejor respuesta por parte de las corporativas cuando ha habido accidentes causados por los alimentos que ellos producen. Cabe acotar que es sumamente dif ícil financiar de manera personal tal movimiento pues requiere de propaganda, viajes constantes,

asesoramiento legal y científico, etc. Esta Ley es promovida y está siendo impulsada por una madre cuyo hijo murió a causa de una intoxicación por la comida, y esto es quizás una gran inspiración para generar una lucha sumamente despropor cional a lo David contra Goliat, por lo pronto gana Goliat puesto que esta pro puesta se ha paralizado creando nuevamente un vacio en las esperanzas civiles norteamericanas. Parte del este hermetismo legal es el control de la información. Por medio de cabildeos se han creado controles comunicacionales donde se sanciona a cualquier persona que intente difundir este tipo de información con la excusa de que pueden afectar el proceso económico de las corporaciones pues, si las personas supieran lo que realmente consumen, lo más probable es que no lo consumirían. Cuando se estas compañías son demandadas por problemas como obesidad infantil, diabetes a muy temprana edad, enfermedades coronarias y demás afecciones a causa de una mala alimentación, la defensa de estas empresas hacia el jurado se basa en la idea de que cada quien es responsable de lo que consume, idea totalmente valida, lo que no dicen es que por medio de sus influencias en el sistema han retirado las tablas nutricionales de sus productos, se han generado campañas multimillonarias asesoradas por expertos de la información y propaganda, han eliminado las posibles competencias y censurado todo esto haciendo inexistente en la opinión pública. L as inmensas campañas publicitarias nunca advierten las posibles consecuencias del consumo de los mismos o como en este caso, logran sancionar con sumas exageradas de dinero (o al menos causarle el gasto increíble del proceso legal de la defensa) a todo aquel que se atreva a informar justamente al consumidor en general. Seguramente habrá maneras de poder aplicar la justicia para hacer prevalecer el derecho a la información y/o la libertad de expresión, pero los costos son exagerados, por tanto el a cceso a este tipo de defensa

es prácticamente exclusivo para aquellos que pueden darse el lujo de financiarlo. Acá es cuando nos hacemos un juicio sobre los valores usados por los EUA para reclamar y proclamar el derecho a la libertad de expresión, pues es como decir si, si tienes el derecho de expresarte, lo que no tienes es el dinero para hacerlo . Las corporaciones son las que dominan el sistema económico, político y por tanto social de EUA y cada vez más del mundo entero. Generalmente cuando vemos documentales o reportajes sobre estos conflictos económicos y sociales son muchas las imágenes que causan un impacto tremendo en nuestras psiquis, pero hablar de FOOD, INC es un caso distinto. En esta película en particular las imágenes no son tan perturbadoras, pero sí que la información lo es de manera brutal. Personalmente me sentí muy impresionado al ver la persecución a los granjeros, el interrogatorio al colector o limpiador de semillas y la forma de castigar judicialmente a alguien que intente expresar su desacuerdo con ese mercado venenoso. Este tipo de escenas (porque no son solo imágenes de por sí ), muestran una realidad sumamente cruda: La población norteamericana ha comenzado a despertar muy tarde, cuando ya los han controlado, de tal manera que ya están prácticamente hechos los obstáculos que hacen irreversible el sistema establecido (alimenticio al menos) de consumo masivo y negligencia empresarial. Ciertamente, toda esta información nos hace reflexionar sobre nuestros hábitos alimenticios y cómo se está tratando esta situación en Venezuela. En Venezuela el caso el caso es muy parecido. Grandes Multinacionales (la mayoría extranjeras) han tomado el control de manera casi completa del mercado alimenticio venezolano. El ejemplo perfecto de este caso son las Empresas Polar S.A.,

quienes al comenzar a cultivar hojuelas de maíz para la elaboración de cerveza pudieron tener la visión de la maravillosa industria del maíz para su harina y demás posibles derivados. De allí, es obvia la ventaja de esta industria en el mercado venezolano, todo hogar Venezolano tiene, por lo menos un (y generalmente son más de tres) producto Polar en sus casas, teniendo monopolios en muchos de los productos básicos, prueba de esto es que en Venezuela se conoce a la harina de maíz como Harina Pan el cual es el nombre de la harina de maíz que produce Alimentos Polar S.A. Claro, hay otras empresas a quienes les podemos adjudicar la dicha de administrar casi en monopolio la otra gran parte del mercado y son netamente corporaciones internacionales que han deslizado de muy buena manera sus tentáculos en el país (CARGILL, NESTLE, Mc.Cormik, Kraft, General Mills, etc, etc, etc.). Afortunadamente, en la actualidad, el gobierno nacional ha comprendido la necesidad de parar este tipo de comportamiento empresarial. Tomando medidas que van desde comprometer legalmente a estas macroempresas por vías legales, hasta expropiar infraestructura o en algunos casos la empresa completa bajo la excusa de la Seguridad Alimentaria Nacional. Cada día es más común ver productos nuevos (más nacionales que importados) en los anaqueles de los supermercados populares. En Venezuela justamente se han cancelado contratos (con empresas multinacionales entre las que figura Monsanto) para sembrar hectáreas de semillas transgénicas y la elaboración de productos derivados de las mismas. Aún así se conoce de casos donde ya este tipo de semillas esta abriéndose el campo competitivo y se están sembrando en el territorio nacional, y aun cuando es ilegal se sigue haciendo. También desde

siempre se han mantenido las costumbres de ir a mercados regionales, donde los campesinos venden productos agrícolas, cárnicos y lácteos meramente hechos por ellos. Pero la verdad es que estos productos son sembrados con un uso deliberado de químicos fertilizantes y pesticidas. Incluso se sabe que los pueblos productores agrícolas por excelencia (en este caso de los Andes venezolanos) tienen altísimos índices de problemas en el plano de la salud por el mal uso de estos químicos. Pero, independientemente de estos graves problemas a nivel nacional, podemos asegurar que al menos acá podemos ver una luz al final del túnel y que ahora solo nos falta lo más difícil, crear el habito de la buena alimentación y así apurar y preservar las ventajas que, por cualquiera que haya sido la razón, tenemos en nuestro país; es decir: nada más y nada menos nos falta la conciencia . Nunca debemos olvidar que lo único que le interesa a las corporaciones es el dinero, y aunque eso es la base de todo el desastre que están haciendo, solo significa que el público en general es quien tiene el poder de controlar tales barbaridades, quizás sea una forma de participación masiva más efectiva que cualquier sistema político hasta ahora practicado, pues podemos guiar el comportamiento corporativo con nuestros billetes cual perro hacia una chuleta. El paso entonces sería tener un criterio bien definido a la hora de seleccionar, ser exigente con lo que compramos, tener respeto por uno mismo (darse a valer en cuanto a salud) y difundir esta información poco a poco a nuestros allegados (que también son consumidores) con el fin de redirigir la industria a un mundo mejor.

Fuentes audiovisuales:

y

Magnolia home entertaiment (2008). FOOD INC. [Video en DVD]. EEUU: Robert Kenner.

y

FORTISSIMO Films (2004). Super Size Me. [Video en DVD]. EEUU: Morgan Spurlock.

y

Seitgeist the movie (2008). Zeitgeist Addendum. [Video en DVD]. EEUU: Peter Joseph.

y

Fuentes Electrónicas: FOOD, Inc. (2009). [Página web en línea]. Disponible en http://www.foodincmovie.com y y Wikipedia (2010). [Pagina web en línea]. Disponible en http://es.wikipedia.org

y

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->