Está en la página 1de 23

INDICE

Págs.

1. INTRODUCCIÓN.…………………………………………………………………………………………………………… 2

2. LA CLASIFICACIÓN DE LOS ORGANISMOS. LA BIODIVERSIDAD EN MONERAS,


PROTOCTISTAS Y HONGOS…………………………………………………………………………………………..2 - 16

2.1. LA CLASIFICACIÓN DE LOS SERES VIVOS…………………………………………………………....2 - 4

2.2. REINO MONERAS……………………………………………………………………………………………….4 - 7

2.2.1. CLASIFICACIÓN DE LOS MONERAS……………………………………………………………5 - 6

2.2.2 AGRUPACIONES BACTERIANAS…………………………………………………………………6 - 7

2.2.3. FORMAS DE LAS BACTERIAS………………………………………………………………………….7

2.3. REINO PROTOCTISTAS……………………………………………………………………………………..8 - 14

2.3.1. LOS PROTOZOOS………………………………………………………………………………………9 - 10

2.3.2. LAS ALGAS……………………………………………………………………………………………..10 - 14

2.3.3. CON CARACTERÍSTICAS FÚNGICAS………………………………………………………....14 - 15

2.4. REINO HONGOS……………………………………………………………………………..………………15 – 19

2.4.1. FILO CIGOMICETOS……………………………………………………………………………………….16

2.4.2. FILO ASCOMICETOS……………………………………………………………………………………….17

2.4.3. FILO BASIDIOMICETOS....................................................................................17

2.4.4. FILO DEUTEROMICETOS………………………………………………………………………….17 - 18

2.4.5. FILO MICOFICÓFITOS (LÍQUENES)………………………………………………………..…18 - 19

3. VIRUS Y OTRAS FORMAS ACELULARES……………………………………………………….…………..20 - 21

BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………………………………………………………………….22

1. INTRODUCCIÓN

1
Un microorganismo, también llamado microbio u organismo microscópico, es un ser vivo
que sólo puede visualizarse con el microscopio. La ciencia que estudia a los microorganismos
es la microbiología. «micro» del griego μικρο (diminuto, pequeño) y «bio» del griego βιος
(vida) seres vivos diminutos.

Son organismos dotados de individualidad que presentan, a diferencia de las plantas y los
animales, una organización biológica elemental. En su mayoría son unicelulares, aunque en
algunos casos se trate de organismos cenóticos compuestos por células multinucleadas, o
incluso multicelulares.

Dentro de los microorganismos se encuentran organismos unicelulares procariotas, como las


bacterias, y eucariotas, como los protozoos, una parte de las algas y los hongos, e incluso los
organismos de tamaño ultramicroscópico, como los virus

2. LA CLASIFICACIÓN DE LOS ORGANISMOS. LA BIODIVERSIDAD EN MONERAS,


PROTOCTISTAS Y HONGOS

Existen en planeta unos diez millones de especies de organismos vivos y muchos fósiles que
atestiguan que existió un número aun mayor de especies. Dada esta enorme biodiversidad se
hizo necesario distribuir los seres vivos en grupos (clasificar), de acordó con sus características
comunes, para poder estudiarlos y facilitar la comunicación entre los científicos. A lo largo del
tiempo, los biólogos utilizaron diferentes métodos o sistemas de clasificación para agrupar los,
organismos. Un sistema de clasificación es un mecanismo que permite almacenar, recuperar y
comunicar la información biológica. La rama de la biología que se ocupa de la clasificación y
denominación de los seres vivos es la sistemática, que incluye las subciencias de la taxonomía
(que agrupa los organismos en grupos o taxones) y la nomenclatura (que se encarga de
ponerles nombres científicos a los seres vivos).

2.1. LA CLASIFICACIÓN DE LOS SERES VIVOS

Linneo y la clasificación:

El proceso de formación de grupos de organismos por características afines se denomina


clasificación.

La primera clasificación sistemática de los seres vivos la realizo en 1758 el naturalista sueco
Carl von Linné (Linneo).

Para eso partió de la observación de semejanzas estructurales entre los organismos,


concluyendo que aquellos que presentasen estructuras similares deberían pertenecer al
mismo grupo de clasificación. A partir de esta idea formó conjuntos con todos aquellos
animales y plantas que presentaban caracteres morfológicos similares, separándolos a
continuación en sub-conjuntos según características más concretas.

Los taxones:

2
Linneo partió del concepto de especie propuesto por John Ray, que no había tenido
aceptación en su momento, para organizar su clasificación según los grados de semejanza
entre especies y grupos de ellas, creando unas categorías básicas que son aun las vigentes en
la actualidad. Un grupo de especies similares constituye un género; un grupo de géneros
similares constituye una familia; y así, y de acuerdo con su similitud, un grupo de familias
constituye un orden; un grupo de ordenes constituye una clase y un grupo de clases constituye
un filo (en botánica se acostumbra a utilizar el nombre de división, en vez de filo). Los distintos
filos o divisiones se agrupan en reinos, de los que existen 5: moneras (o bacterias),
protoctistas (protozoos, algas y protoctistas con características fúngicas), hongos, plantas (o
metafitas), y animales (o metazoos). Cada uno de los reinos esta englobado en una
clasificación mayor denominada “dominios”, de los que existen 3: arqueas (Archaea), bacterias
(Bacteria) y eucariontes (Eukarya). Así lo propone Carl Woese en 1990 al crear, con la nueva
taxonomía molecular aplicada, su sistema de los tres dominios. En los dominios Archaea y
Bacteria prácticamente sólo se incluyen organismos unicelulares, morfológicamente sencillos y
aparentemente poco diversos, pero con una gran variedad de metabolismos y dependencias
nutricionales. Todos los organismos de anatomía compleja, junto a otros más sencillos o
unicelulares, pertenecen al dominio Eukarya (los eucariontes), que incluye los 4 últimos reinos
nombrados arriba animal, hongos, plantas y protoctistas.

Para crear niveles intermedios se añaden los prefijos sub (por debajo) y super (por arriba), al
nombre de cualquiera de los niveles típicos: subfamilia, superfamilia, suborden, superorden,
etc.

También se acostumbra a utilizar en zoología la palabra tipo, como conjunto de clases y con
categoría de subfilo, o mismo de filo. Cualquiera de los grupos o categorías de clasificación o
sistemáticas se denominan taxón. El taxón es básico en la especie.

La clasificación de reinos que se acepta en la actualidad se basa pues en el sistema de cinco


reinos propuesto por el biólogo americano R. H. Whittaker en 1959 (moneras, protistas,
hongos, vegetales y animales), que en los años ochenta actualizaron conceptual y
terminológicamente (introduciendo protoctistas en vez de protistas) las biólogas L. Margulis y
K. Schwartz.

REINO ORGANIZACIÓN NÚMERO DE CÉLULAS OBTENCIÓN DE ENERGÍA


CELULAR
Moneras Procarionte Unicelulares Autótrofos y

3
heterótrofos
Protoctistas Eucarionte Unicelulares y pluri- Autótrofos y
celulares heterótrofos
Fungos o Fungi Eucarionte Unicelulares y pluri- Heterótrofos
celulares
Plantas Eucarionte Pluricelulares Autótrofos

Animales Eucarionte Pluricelulares Heterótrofos

2.2. REINO MONERAS

Lo constituyen organismos microscópicos constituidos por células procariotas y


predominantemente unicelulares, aun que pueden presentar formas filamentosas o coloniales.
Son ubicuos: se encuentran tanto en los hielos polares como en las fuentes termales, en altas
montañas como en los fondos oceánicos; con luz como sin ella, con oxígeno como sin él.

Sus células pueden ser inmóviles, presentar un movimiento natatorio mediante flagelos
bacterianos o desplazarse escurriéndose sobre superficies. La existencia de una pared rígida es
un carácter común pero non universal.

Todos los moneras se reproducen asexualmente, aun que pueden realizar una forma
primitiva de reproducción sexual, en la que, aun que no existe la participación de gametos ni la

4
formación de un cigoto, se produce un intercambio de información genética o de
recombinación genética entre bacterias de igual o distinta especie.

2.2.1. CLASIFICACIÓN DE LOS MONERAS

Para clasificar los moneras, dado que la taxonomía de este grupo es la menos uniformada,
optamos por criterios tradicionalmente utilizados en microbiología, como la respuesta a la
tinción de Gram y otros trazos morfológicos. En función de estos criterios se distinguen dos
grandes grupos: eubacterias y arqueobacterias.

Eubacterias

Son el conjunto de organismos más abundantes y ampliamente distribuidos en el planeta.


Existe evidencia fósil de su presencia datada en 3 400 millones de años. Hace 2 000 millones de
años, las cianobacterias enriquecieron la atmosfera en 0 2, permitiendo la vida aerobia. De
acuerdo con su respuesta al tinte de Gram, se distinguen: eubacterias Gram negativas con
pared celular, eubacterias Gram positivas con pared celular y eubacterias sin pared celular
(que presentan tinción Gram negativa). Según su metabolismo se distinguen tres tipos de
eubacterias: fotótrofas (fotosintéticas), quimiótrofas (quimiosintéticas) y heterótrofas.

• Eubacterias fotosintéticas. Se distinguen tres grupos: cianobacterias, "bacterias verdes


(sulfurosas o non) y bacterias rojas (ligadas o no al azufre). Las cianobacterias tienen la clorofila
típica de los fotótrofos eucarióticos; los otros dos grupos presentan una clorofila propia,
llamada bacterioclorofila y su fotosíntesis se realiza en ausencia de oxígeno (anaerobiosis) y
por lo tanto, nunca implica desprendimiento de oxígeno molecular.

• Eubacterias quimiótrofas. No utilizan la luz y obtienen su energía de la oxidación de


moléculas inorgánicas, por lo que no precisan O 2.

• Eubacterias heterótrofas. Utilizan como alimento substratos orgánicos, vivos o muertos, de


los que obtienen elementos nutritivos y energía química. EL grupo más abundante es el de las
bacterias saprofitas, responsables de las fermentaciones (cuando el substrato que
descomponen es de naturaleza glicídica) y las putrefacciones (cuando el substrato es protéico).
A ambos procesos se deben la descomposición y la mineralización de los restos orgánicos en
los ecosistemas. Las eubacterias también pueden degradar materia orgánica en organismos
vivos, como es el caso de las parásitas (patógenas) que causan enfermedades en otros seres.

Arqueobacterias

Constituyen un grupo muy heterogéneo, filogenéticamente separado tanto de las


eubacterias como de los eucariontes. Tienen diversos tipos de pared celular, pero en ningún

5
caso esta es como la del grupo de las eubacterias. En función de propiedades metabólicas y
ecológicas, se dividen en: metanógenas, halófilas extremas e termoacidófilas.

• Las metanógenas viven en ambientes anaerobios, en los que, mediante la reducción del C0 2,
liberan metano como producto de su metabolismo energético. Este es el origen del llamado
"gas de los pantanos".

• Las halófilas extremas necesitan para vivir concentraciones elevadas de sal. Por eso viven en
hábitats salinos, en los que confieren un color rojo a las aguas sobresaturadas de sal, como son
las de los estanques de las salinas. Su mecanismo fotosintético no se basa en la clorofila, sino
en la rodopsina bacteriana (semejante al pigmento visual), situada en la membrana plasmática.

• Las termoacidófilas se encuentran en manantiales de aguas termales acidas, pudiendo crecer


a temperaturas superiores a los 90 °C. Soportan pH inferiores a 2, aun que o su citoplasma está
próximo a la neutralidad.

Se considera de forma general, que las arqueobacterias debieron ser los organismos
dominantes de la primitiva biosfera. La aparición del oxígeno los confinó en ambientes
anaerobios (metanógenas) o caracterizados por condiciones extremas (halófilas y
termoacidófilas), donde no tenían competencia.

2.2.2 AGRUPACIONES BACTERIANAS.

Las bacterias se reproducen por fisión o bipartición. Dependiendo de los planos o direcciones

en que se dividan las bacterias se reconocen tres tipos de agrupaciones:

a) ESTREPTO: es el término que se utiliza para referirse a las agrupaciones bacterianas

que se disponen como las cuentas de un rosario. Esta disposición espacial se produce

cuando las células se dividen en una sola dirección, permaneciendo unidas después de

la división y se observa en células de forma esférica, por lo que se denominan

estreptococos, y también en bacilos llamados estreptobacilos.

b) ESTÁFILO: Es el nombre que se da a las agrupaciones de bacterias que se dividen en

dos direcciones, vertical y horizontal. Su apariencia al microscopio es similar a la de

6
un racimo de uvas y sólo se observa en bacterias esféricas. Estas agrupaciones

reciben el nombre de estafilococos.

c) SARCINA: Cuando la célula bacteriana se dividen en tres direcciones originan un tipo

de agrupación conocida como sarcina, y sólo se observa en células esféricas.

2.2.3. FORMAS DE LAS BACTERIAS

La pared celular e la estructura que determina la forma de las bacterias. Los microbiólogos

han clasificado a las bacterias según su forma en:

BACILOS: tienen forma alargada y semejante a un bastón.

ESPIRILOS: se presentan en forma de espiral.

VIBRIONES: tienen apariencia similar a la de una coma.

COCOS: son las bacterias que tiene forma esférica.

2.3. REINO PROTOCTISTAS

Este nombre, aceptado por Margulis y Schwartz para su clasificación de los organismos en
cinco reinos, fue propuesto por H.F. Copeland en 1956, para agrupar un heterogéneo conjunto
de organismos eucariotas, dominantemente unicelulares y microscópicos.

7
El reino protoctistas está formado sobre todo por microorganismos unicelulares,
filamentosos o coloniales, con excepción de las algas macroscópicas. Pueden ser
fotosintetizadores oxigénicos (protófitos o algas) o heterótrofos (protozoos, mohos acuáticos y
mixomicetos).

Los protoctistas son acuáticos (de agua dulce o marina) o de medios húmedos como el
interior de plantas o animales, en los que actúan como simbiontes, comensales o parásitos
extra o intracelulares.

Su reproducción puede ser tanto asexual como sexual, en ocasiones con ciclos vitales
complejos.

Muchos son móviles, al menos en alguna fase de su ciclo vital. Se desplazan por medio de
cilios o flagelos, movimientos ameboides o flexuosos.

Para facilitar su estudio podemos agrupar los distintos filos en tres grandes grupos sin
categoría taxonómica:

• Los protozoos.

• Las algas.

• Protoctistas con características fúngicas (que recuerdan a los verdaderos hongos).

2.3.1. LOS PROTOZOOS

Antes eran considerados dentro del reino animal, de ahí su nombre de animales (zoo)
primitivos (proto).

8
La nutrición de los protozoos es heterótrofa.

Los de vida libre viven en el agua dulce, marina o sobre el suelo húmedo, y pueden ser
simbiontes, comensales o parásitos, desenvolviéndose estos últimos en el interior de células
animales o en los líquidos corporales.

Cuatro filos de protoctistas pueden agruparse bajo la denominación de protozoos:


flagelados, ciliados, rizópodos e esporozoos.

1. Filo zoomastiginos o flagelados animales

Son organismos de vida libre, saprofitos simbiontes o parásitos, con un único núcleo y una
membrana celular rígida (película) que les proporciona una forma definida. De adultos
presentan un o más flagelos que utilizan para su desplazamiento.

Su método de alimentación es variable. La reproducción asexual es por bipartición o


esporulación; también presentan reproducción sexual.

Ejemplos de flagelados parásitos son: Leishmania infantum (causante da leishmaniasis), y los


tripanosomas, responsables de la enfermedad del sueño africana (Trypanosoma gambiense y
T. Rhodesiense).

2. Filo ciliados o cilióforos

Son de vida libre, de agua dulce o marina, raramente parásitos. Tienen forma definida y
presentan movimiento vibrátil, debido a sus numerosos cilios, que los recubren y también les
sirven para la captura del alimento. La mayoría posee un orificio en la membrana plasmática
denominado citostoma, que hace el papel de boca. Tienen dos núcleos: macro y micronúcleo.
Se reproducen asexualmente por bipartición o gemación. La reproducción sexual se lleva a
cabo por conjugación. Los géneros más conocidos son los dulceacuícolas: Paramecium,
Tetrahymena, Vorticela o Stentor, muy utilizados en trabajos de laboratorio por su facilidad de
recolección y cultivo.

3. Filo rizópodos o sarcodinos

9
Son las amebas que se caracterizan por su típico desplazamiento por pseudópodos,
estructuras que también utilizan para la captura del alimento. Son organismos de vida libre, de
hábitats dulceacuícolas, marinos o de suelo, o parásitos de animales. Algunos están
recubiertos de una concha. Se reproducen asexualmente por división binaria o múltiple.

Algunas especies producen quistes de resistencia que soportan el deseca-miento. Una


especie parasita de humanos, de gran importancia sanitaria por causar la disentería amebiana,
es Entamoeba histolytica.

4. Filo esporozoos o apicomplejos

Son parásitos de animales superiores. Los adultos presentan escasa movilidad al carecer de
órganos locomotores. Su alimentación es saprofítica. La reproducción asexual se produce
dentro de un ciclo vital complejo que incluye la reproducción sexual, y en el que participan
varios tipos de huéspedes.

Los parásitos humanos más comunes son los plasmodios (Plasmodium), y tres de estas
especies son responsables de diferentes formas de paludismo o malaria y Toxoplasma gondii,
que produce la toxoplasmosis.

2.3.2. LAS ALGAS

Con este nombre, sin categoría sistemática, se engloban un amplio conjunto de protoctistas
que tienen como característica común ser organismos autótrofos que dependen del agua o de
un medio húmido. Realizan en las aguas el papel de las plantas en el medio aéreo: son los
productores primarios. Pueden formar praderías subacuáticas y constituyen el fitoplacton
marino y dulceacuícola; también viven sobre tierra húmida, rochas vivas, troncos de árboles y
existen especies simbiontes con hongos (líquenes) o invertebrados marinos. Presentan
diferentes tipos de pigmentos y su proporción les otorga el color. Aun que la mayoría son
microscópicas unicelulares, coloniales y filamentosas, hay filos con especies macroscópicas
como las conocidas algas verdes, pardas y rojas.

10
Los filos de algas microscópicas son: dinoflagelados, crisófitos, eugle-nófltos, diatomeas y
algas conjugadas.

FILOS DE ALGAS MICROSCÓPICAS

1. Filo dinoflagelados o pirrófitos

Todos son formas marinas, biflageladas unicelulares o coloniales. Algunas especies


producen toxinas que se acumulan en peces e invertebrados marinos (como los mejillones,
causando, junto a otros microorganismos, las chamadas mareas rojas. Algunos, como
Noctiluca, son bioluminiscentes y producen manchas de escintileos brillantes en las aguas
marinas.

2. Filo crisófitos

Son microorganismos flagelados, unicelulares y coloniales, que tienen plastidios con


pigmentos amarillo-dorados (algas doradas). La mayoría forma parte del placton dulceacuícola.
El grupo marino de los silicoflagelados, forma conchas silícicas de désenos delicados.

3. Filo euglenófitos

Las euglenas son microorganismos unicelulares flagelados, predominantemente de aguas


estancadas. A diferencia de otras algas carecen de pared celulósica, debido a lo cual pueden
cambiar fácilmente de forma. Hay formas que, en función de características ambientáis,
pueden perder los cloroplastos y pasar a una alimentación heterótrofa, y revertir el proceso.
Otras euglenas carecen siempre de ellos, por lo que muchos autores las engloban entre los
protozoos.

11
4. Filo diatomeas ou bacilariófitos

Son organismos unicelulares, de color parda-verdosa, que pueden agruparse en filamentos


o colonias. Tienen la célula cubierta por una concha silícica formada por dos valvas encajadas,
a modo de placa Petri, con las superficies finamente perforadas con aspecto de encaje.
Constituyen un porcentaje abundante del placton marino y de agua dulce. Sus conchas fósiles
constituyen la diatomita o tierra de diatomeas.

5. Filo algas conxugadas ou gamófitos

Son formas generalmente filamentosas de agua dulce, de intenso color verde. Presentan
cloroplastos con formas complejas, como los espiralados de Spirogyra y Zignema o en tonel de
Mougeotia.

Filos con especies de algas macroscópicas

6. Filo clorófitos o algas verdes

Presentan un intenso color verde hierba que les otorga la presencia de clorofilas a y b en sus
cloroplastos.

Ulva o lechuga de mar

12
Marinas y de agua dulce, presentan formas unicelulares microscópicas -inmóviles como
Chlorella o móbiles como Chlamydomonas-, unicelulares macroscópicas como Acetabularia
mediterránea, coloniales como Volvox o pluricelulares macroscópicas como las marinas Ulva o
Codium y la dulceacuícola Chara.

7. Filo feófitos o algas pardas

Son algas, casi todas marinas, que deben su nombre al color parda olivácea que les
proporciona la presencia del pigmento fucoxantina, que se almacena en los plastos
(feoplastos) junto a las clorofilas a y c.

Pueden alcanzar tamaños gigantes. Sus tallos presentan, junto a los rodófitos, el máximo
nivel de complejidad estructural de los protoctistas.

Muchas especies tienen interés alimentario e industrial. De su pared celular se extrae el


ácido algínico, y os sus derivados, los alginatos, son utilizados entre otras muchas aplicaciones
como gelificantes, emulgentes, espesantes o estabilizantes en vinos, sobremesas o embutidos.
Constituyen los aditivos naturales E400 ó E405.

En nuestras costas son muy corrientes las especies de los géneros Fucus y Laminaria.

No son microbios

8. Filo rodófitos o algas vermellas

La mayoría de las especies son marinas. Deben su color a la presencia del pigmento rojo
ficoeritrina en los rodoplastos acompañando a las clorofilas a y d y al pigmento azul
ficocianina.

La presencia de esos pigmentos les permite realizar la fotosíntesis con las menores
cantidades de luz de entre las algas. Por eso son las algas que viven a mayores profundidades

Varias especies tienen grande importancia como alimento o na industria. De algunos


géneros (Gelidium, Pterocladía e Gracilaria) se extrae el ágar, substancia gelificante formada
por agarosa y agaropectina, utilizada en los laboratorios como soporte en medios de cultivo
sólidos para microorganismos y tejidos.

13
Alga rodófita de tallo calcáreo, típica de las paredes abisales.

2.3.3. CON CARACTERÍSTICAS FÚNGICAS

Bajo esta denominación se reúnen los filos de organismos de aspecto fúngico (también
llamados hongos inferiores), como son los mixomicetos y los oomicetos.

1. Filo mixomicetos

Comunmente se conocen como mohos ameboides o mohos mucilaginosos. Son protoctistas


heterótrofos que viven en aguas dulces, suelos húmidos y vegetación en descomposición
(sobre todo troncos podridos).

En los mixomicetos, al germinar las esporas, se producen unas formas ameboides


unicelulares, sin paredes celulares y con alimentación fagocítica, que posteriormente se juntan
formando una masa gelatinosa, multicelular y móvil, que puede estar coloreada de amarillo o
naranja.

Esta masa puede ser un pseudoplasmodio cuando sus núcleos se encuentran separados por
membranas celulares; o un plasmodio auténtico, si no lo están.

A partir de esta masa gelatinosa se formara posteriormente el cuerpo fructífero, que es la


estructura formadora y portadora de las esporas que cierran el ciclo.

14
2. Filo oomicetos

Este filo incluye tanto mohos acuáticos, saprofitos y parásitos, como las "royas" brancas y
mildius, parásitos de plantas superiores.

Los oomicetos pueden ser unicelulares o presentar hifas multinucleadas agrupadas en un


micelio. A diferencia de los hongos, las paredes de sus células están formadas por celulosa. Su
reproducción puede ser tanto asexual como sexual.

Entre los parásitos destacan Phyiophtora infectaos, causante de la podredumbre de las


patatas:

Hoja de patata infectada por Phytophtora infectans; las esporas del hongo germinan sobre la epidermis de las hojas y las hifas del
micelio se introducen entre las células de su interior.

2.4. REINO HONGOS

Comprende organismos unicelulares o pluricelulares heterótrofos, que no forman auténticos


tejidos (talófitos). Las rígidas paredes de sus células están formadas por fibras de quitina y su
reserva energética es el glucógeno. Carecen de cilios o flagelos en cualquier fase de su ciclo
vital.

Todos los hongos pluricelulares son filamentosos. Los filamentos tubulares ramificados se
denominan hifas y su conjunto constituye el micelio, que es la forma vegetativa del hongo. Las
hifas pueden estar divididas por tabiques transversales (septos), que aíslan células, o carecer
de ellos. En ocasiones, las hifas, que presentan habitualmente un aspecto algodonoso, se
compactan para originar estructuras reproductoras macroscópicas (carpóforos) como es el
caso de las que denominamos setas.

La nutrición es por absorción, la digestión se realiza fuera del organismo del hongo y los
nutrientes se absorben directamente.

Además de la reproducción sexual por conjugación (unión lateral de dos hifas de signo
opuesto) existe siempre una multiplicación asexual que acostumbra a ser mucho más
frecuente. Se lleva a cabo por medio de conidios, esporas asexuales que se forman en el
extremo de hifas especializadas denominadas conidióforos, y que al germinar originan un
nuevo micelio de forma vegetativa.

15
Estas esporas son dispersadas por el viento y pueden sobrevivir bajo condiciones extremas
de frío, calor o sequedad. Cuando las condiciones se tornan favorables germinan y originan un
micelio.

Desde el punto de vista ecológico, los fungos sólo son superados por las bacterias como
agentes descomponedores de los restos orgánicos. En muchos casos, como en el de la
descomposición de la madera, actúan prácticamente en solitario.

Los hongos pueden clasificarse en cinco filos: cigomicetos, ascomicetos, basidiomicetos,


deuteromicetos y micofitófitos (líquenes).

2.4.1. FILO CIGOMICETOS

Ante condiciones adversas producen esporas de resistencia, de origen sexual, llamadas


cigosporas que al germinar forman otras esporas que originan nuevos micelios. La
reproducción sexual se realiza por conidios. Muchos presentan las hifas multinucleadas sin
tabiques de separación que independicen células (estructura cenocítica). Pueden ser
saprofitos, que viven sobre el suelo o materia orgánica en descomposición, o parásitos de
protoctistas, hongos, plantas o animáis.

A este grupo pertenecen conocidos mohos saprofitos o parásitos débiles de frutas y


verduras almacenadas, como el moho blanco del pan (Mucor mu-cedo) y el moho negro del
pan (Rhizopus nigricans = R. stolonifef).

16
Algunos pueden adoptar vida anaerobia y actuar como especies causantes de
fermentaciones.

Cigomiceto. En la fotografía se observan esporangios en formación(esferas


transparentes) y esporangios maduros(esfera oscura) de donde saldrán las cigoesporas.

2.4.2. FILO ASCOMICETOS

Este filo engloba hongos unicelulares y microscópicos. Su micelio tiene las hifas tabicadas.

Es conocida la importancia industrial de este grupo, y su género más importante


Saccbaromyces incluye especies con una capacidad de fermentación que se utiliza en la
fabricación da cerveza, del pan y del vino (S. cerevisiae) o la sidra. De especies del género
Torula se obtienen extractos de carácter alimenticio.

Saccbaromyces cerevisiae es un organismo muy utilizado en genética, debido a la simpleza


de su cultivo, su rápido crecimiento y a la facilidad para aislar mutantes haploides (a partir de
las ascosporas). Ya se conoce la secuencia completa de su genoma. Por características similares
el moho pluricelular neurospora (Neurospora crasa) también fue muy utilizado en genética.

2.4.3. FILO BASIDIOMICETOS

Son hongos con hifas septadas. A este filo pertenecen tanto especies microscópicas como
microscópicas, saprofitas o parásitas: las macroscópicas son las auténticas setas, con especies
comestibles y tóxicas, hongos en visera (que viven sobre árboles).

Basidiomicetos parásitos de plantas son las "royas" y los carbones o tizones

2.4.4. FILO DEUTEROMICETOS

También llamados hongos imperfectos. Son mohos que carecen de órganos de reproducción
sexual. La reproducción asexual es por conidios que forman micelios típicos con hifas
tabicadas. Los más conocidos son los aspergilos (Aspergillus) y penicilios (Penicillium). Estos
mohos, azules y verdes, recubren plantas y frutas en putrefacción, y son fácilmente identifi-
cables al microscopio por la forma de sus conidióforos.

Algunos aspergilos son parásitos que ocasionan a los animáis y a las personas enfermedades
pulmonares pseudotuberculosas conocidas como aspergilosis. Otra especie, Candida albicans,
produce infecciones vaginales o moniliasis.

Otros aspergilos tienen propiedades fermentativas en medio anaerobio y en Japón se


utilizan para la fabricación del sake o cerveza de arroz.

17
La principal aplicación de los penicilios es la obtención de antibióticos.

2.4.5. FILO MICOFICÓFITOS (LÍQUENES)

Este filo hongos-algas (según la denominación latina) son los líquenes, organismos formados
por la asociación simbiótica entre un alga clorofílica o una cianobacteria y un hongo,
habitualmente un ascomiceto (también basidiomiceto).

El simbionte fotosintético (ficobionte) proporciona los nutrientes carbonados, mientras que


el hongo (micobionte) se encarga de proporcionarle al alga el agua y los sales minerales, al
tiempo que, gracias a la trama de sus hifas, le asegura un soporte y evita a su deshidratación.
El resultado es que los líquenes pueden ocupar medios que debido a su sequedad o falta de
alimento orgánico no podrían ser colonizados ni por algas ni por hongos.

El crecimiento de los líquenes es extraordinariamente lento, de una fracción de milímetro a


5 o 6 mm por año.

Los líquenes se reproducen asexualmente por fragmentación del tallo o liberando células del
alga rodeadas por una trama de hifas (soredios), que reconstruyen el tallo liquénico. La
reproducción sexual sólo la realiza el hongo mediante la formación de ascos o basidios que
producen las esporas. Cuando una de ellas cae en un substrato óptimo germina, se forman las
hifas y se encuentran el alga apropiada se asocian para formar un nuevo liquen.

Los ascos o basidios se agrupan en estructuras llamadas apotecios, que tienen a menudo
forma de copa.

Ecológicamente, los líquenes actúan como organismos pioneros en las sucesiones sobre
substratos inhóspitos. Además son bioindicadores muy sensibles a los contaminantes
atmosféricos, como pueden ser los compuestos de flúor, metales pesados, fertilizantes,
pesticidas y sobre todo el dióxido de azufre.

Desde el punto de vista morfológico, y segundo el modo de fijarse al substrato, se distinguen


tres tipos básicos de formas liquénicas:

• Líquenes fruticulosos.

• Líquenes foliosos.

18
• Líquenes crustáceos.

19
3. VIRUS Y OTRAS FORMAS ACELULARES

Todos los organismos que se integran en los cinco reinos son células o están formados por
conjuntos de células. Sin embargo, en la naturaleza, se encuentran otras formas que carecen
de estructura celular (acelulares o subcelulares) que no se pueden alimentar ni crecer y, aun
que son capaces de reproducirse sólo lo hacen dentro de una célula huésped de la que utilizan
sus estructuras vitáis.

Por esta causa, las formas acelulares se estudian sin adscribirlas a ningún reino. Son los
plásmidos (formas acelulares constituidas por moléculas circulares de ADN bicateriano que
puede ser transferido a otras células y se encuentran en todas las especies bacterianas), los
viroides (los agentes patógenos más pequeños que se conocen, están formados por pequeñas
moléculas de ARN monocatenario circular y carecen de cubiertas proteicas. Producen
enfermedades en la patata, en el limonero, tabaco, coco…) y los virus.

Los priones

Los priones son un caso aparte pues están formados por moléculas proteicas de las que no
se conoce exactamente su mecanismo reproductor. Saltaron a la prensa por ser los agentes
causantes de la enfermedad de las "vacas locas" denominada encefalopatía espongiforme
bovina debido a los huecos provocados por las neuronas muertas en el cerebro que recuerda a
una esponja.

Los virus

Los virus sólo se pueden multiplicar en el interior de una célula viva, son parásitos obligados
de cualquiera organismo vivo, sólo presentan un tipo de ácido nucleico: ADN o ARN, pero
nunca ambos a la vez; presentan una fase de eclipse en su ciclo de multiplicación, en la que no
pueden ser localizados dentro da célula huésped.

Para reproducirse, los virus deben introducir ácido nucleico en el interior de una célula. Este
ácido nucleico lleva codificadas las instrucciones que permiten fabricar los componentes del
virus y será la propia célula que contiene el parásito la que, en función de esa información, y
usando su maquinaria celular, producirá nuevos virus.

20
21
Bibliografía
- Introducción : http://es.wikipedia.org/wiki/Microorganismo
- La clasificación de los seres vivos(dominios):
http://es.wikipedia.org/wiki/Dominio_(biología)
- Agrupaciones bacterianas y formas de las bacterias: http://www.lasalle-
lareina.cl/download/mriedel/bacterias.pdf
- El resto del trabajo: Unidad 10 del libro de texto: 1º de Bacharelato Bioloxía e Xeoloxía;
edit.: Anaya; autores: Carlos Pulido, Juan Manuel Roiz, Nicolás Rubio.

22

También podría gustarte