P. 1
Tratado Del Contrato de Matrimonio - Robert Joseph Pothier

Tratado Del Contrato de Matrimonio - Robert Joseph Pothier

5.0

|Views: 295|Likes:
Publicado porMattia Casali

More info:

Published by: Mattia Casali on Nov 28, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2015

pdf

text

original







TRATADO

DEL CONTRATO DE .
POR POTIIIER.
,






. '---f'



DEL CONTRATO

GB D. Mariano Noguera y D. Francisco Carles
.. c de esta
.Y de .Ie .Jm·isiH'udel::eia ,. Legislaciiun y .llIcz de.
p.·hnca'a instancia e1llriolCl"O de_Sta. Colowa de !,'al'llés.


BARCELONA
,
Imprellta y Lilografia de J. ROGER , editor. l\ (, 4
Calle ,le la U"iQ". . . ....

. 1846.
\(.'1 t {Ol- •
.. '"



DEL CONTRATO


2\ttií'lllo preliminar .
1. Hemos creido que no padiamos terminar mejor nuestro tra-
tado de las obligacione.q y de los diferentes contratos y cuasi-con-
tratos de donde aquellas uacen, que con el tratado del contrato de
matrimonio, ya 'Inc este es el mas importante y el mas antiguo de
todos los contratos.
Es el ma!i itnpol'tante, aUllfluC solo se le considere en el ón1cIl ci-
vil, porque no hay otro (Iue interese tanto á la sociedad.
Es el mas antiguo, portlue es el primero que celehró el bombre.
Luego de haber creado Dios á Eva, la presentó á Adan, y uues ..
tras dos primeros padre'! celehraron el cootrato de matrimonio
con aquellas palabras: Roe nurzc os e,r 'ossibus meis, el caro de
came mea ..... el erunt duo in carne una.
2. La palabra contrato de matrimonio es equívoca: en
tado la tomamos por el matrimonio mismo; otras "€lees se toma en
otrosentido, por la escritura en (lue constan los piletas ó

6
ciones particulares que hacen las personas que contraen matritno--

DIO.
En este tratado veremos, 1.
0
que es el contrato de matrimonio 1
. sus diferentes especies entre los romanos, y que leyes rigen en él;
2.° cuales son las cosas que preceden á este contrato; 3.° entre que
personas puede Ó no puede celebrarse válidamente; 4. ° como se
celebra el matrimonio y que debe observarse en su celcbracion¡ 5.0
trataremos asimismo de 105 efectos del matrimonio, y de algunos
matrimonios que aunque contraídos yálidamente , no producen
sin embargo efectos civiles; 6.° de la anulacion de los matrimonios,
de la disolucion ya en cuanto al vínculo, ya en cuanto á la coh"bi-
tacion; 7.° de las segundas nupcias.
Seguidn á este tratado otros tratados especiales acerca (le los
pactos mas comOnes que acompañan el contrato de matrimonio, y
sobre los derechos que naeen del matrimonio como la potestad ma ..
rital y la paterna.





,

¡ " " r
rl ¡
• -
,


TE
QUB ES EL CONTRATO DE
CUALES ERAl! ENTRE LOS R01I.\lOS LAS DIFERENTES ISPECIES
DE IUTIIIlIfONIO; y QUE LEYES I\IGBN EIf EL.
CAPITULO 1.
QUE ES EL C01HRATO liS
--
3. El matrimonio es un contrato revestido de las fOl"filalidadc!I
que la ley prescribe, por el cual UD hombre y una mugcr hábiles
para contraerlo se obligan recíprocament.:! el uno para con el otro
á vivir toda su "ida de COUSUDO con la uníon 'lue debe haber entre .
un esposD y ulla esposa.
Se desprende de esta uefinicion que UD matrimonio eD que se
hulliese omitido alguna de las formalidades que las leyes requier,.n
para su validez, ó que hubiese sido celebrado entre de-
claradas inhábiles por las leyes no esno verdadero matrimonio: he
aqui lo que iremos viendo en el decono de este tratado.
l ... La union en que las partes se ohligan á vivir en virlncl de
este contrato, es principalmente la de :;¡ns voll1l1tadc!i .
El comercio carnal no es de la esencia del matrimonio: la IInion

ue San José con la Virgen fué Ull verdadero mat.rimonio, por
masque conSenasen Sil virginidad. Asi lo ensef"la San Agnstin en
su obra de nnpl. el cOflcub.lib. 1, cap.
:Es de notar qlle los mismos paganos reconocieron
y acataron este principio. Ulpiano en la ley 30, ff. dI' ,.eg.
juro dice: Nuplias consenslls, non C01lCu.bitusfacil .
5. POi' mas tlue la uuion carnal no sea de la esencia tlal matri-
8

TRATACO
monio, y el marido. y la mo'ger puedan de comun acuerdo guardar
continencia; sin embargo el matrimonio dá á cada nlla de las par-
tes un derecho sohre la otra, derecho (Iue les obliga á concederse
recíprocamente el comercio carn"l" siempre que una da ellas lo
pida. FlÍndase esta obligacion en los Ji!les uel matrimonio. El
cipal de estos la procreacion de llijos, para 1a caal esnrcesario
aqoel comcrcio. Otro de los fines es de encontrar en el matrimonio
un remedio contu la dificultad que podrian tener los contl'aentes
en conser\'ar la continencia, y este fin enVUelve necesariaments-
aquella ohligacion.
CAPITULO n.
:DE LAS DIFERE:'iTE5 ESl'ECIES DE MATRIMONIOS.
--
§. J.
De las diferentes eSIJecies de mah'imonios que /JOtlill1l,
traCl' los ciudadanos ,·omRl1OS.
6. Los ciudadanos romanos podian contraer dos diferentes es-
pecies de matrimonios: lIamábase la Hila justre nuplia!, la otra
concubina tus .
L;ts ;¡¡,stm mlplice eran un matrimonio legítimo que un hombre
contraia con una ITIt'ger Sf'{;un la le.y, para teuerla como esposa
legítima) justa uxor. E:-;te matrimonio daha á los hijos los dere-
chos de familia y al padre el derecho de
7. La (Jtraespecie de concubinatlls, era tambien
un 'Yerdadf'ro permitido expresamente por las leyes:
concubinatus per lpges Ilomen (l$sumpsit; l. 3"ff. de co;zcub.
En una y otra especie bauia 7Ilaris el femince conjunlio indivi_
duam vice consuetudinem cor¡.tirzens. Por el concubinato lo mismo
que por el matrimonio legítimo el homhre y la muger celebrftban
juntos una union que era su ánimo COlIsel'var la mUeI'te de uno
de El concubillato se diferenciaba del matrimonio legítimo
jllst(J' IUlPciw , en cuanto pOI' él el hombre no tomaba á la mnger
COIl {luieu se unia para tent'rla con el título de legítima esposa,
justa uxor, sino con el Litulo tlt: concubina: Los hijos que de tal
l


r
DEL CONTRATO Dl!.L MATRI;>.IONIO. 9
union nacian, no tenian los derechos tI,} familia, ni el padre tenia
sobre ellos el derecho de no eran justi [iherÍ. Sin
embargo no er.m bastardos; Ilamahanles liberí naturales, mas no
nothi in spurii, que eran los nombres de.los hijos nacidos ex
lO y de uniones ilícitas.
8. El concuhinato se habia establecido para que un hombre que
tuviese inc]inacioll á ona mugrr de baja contlicion, oe mala
fama y que las leyes y el buen parecer no le permitían tomar por
esposa legítima pudiese satisfacer esta inclinacion nniendose á ella
y leniendola solo con el títolo de concubina. un senador podia
tomar por concubina una moger liberta cIuC hubiese salido de la
esclavitud, la cual las leyeslc prohibian tl,mar por legítima esposa .
Mas esta especie de matr:monio no era tampoco permitido, de
la propia suerte que el matrimonio legitimo, con una muger COn
quien los romanospensaLan que el derecho natural prohibia nnir-
,se. Asi uno se huhiese casado con su sobrina, por mas que no la
hnlJiese tomado por título de esposa legítima, sino solo como con-
cubina, esa reunion era reputada incestuosa; l. 56" JI ritu.
nup.
Por la misma razon nadie podia tener por concubina una mu-
ger casada con olro j y un hombre mientras estaba casado no po-
dia tenerconcuhina.
Mas cuando un hombre que no estaba casado, tomaba por con-
cubina UIJa muger con quien no le prohibia unirse el derecho na-
tural, esta union era permitida no solo por las leyes civiles. sino
tambien por las eclesiásticas, y celehrada :entrc fieles era elevada
á la dignidad de sacramento, de la propia suertc que el matrimonio
legítimo.
Asi nos lo cnscüa el canon xvn del primer concilio de Toledo
celeLrado en el arlO 400 donde se Jice, cap. 17: Sir¡uis habens U,l.'O-
rem fidelis , concubinam habeat, non communicel, cetaum fJ"i
habet llxorem" el pro uxore concubinam habet, á conmwniont! flor,
repellatur, tantum nt unins aut uX'oris, aul concubina!, ut
ciplacuerit, sit conjunctione contwtllS.
9. Falta saber cuando un matrimonio Cjl:e un hombre hubiese
contratado con una muger, debia reputarse matrimonio le¡;ílilllo
justa: nuplia!, y cuando babi;t de pasar por concllbill<itO. N o siem-
pre dependia esto de la obsen'ancia ó inobscrvancia de las cel'C-
monias acostuluLradas cn III ccleLraciou de los matrimouios, !Ji
10 Tilj,TJ.DO
de la confecclon ó falta de la confeccion de capitulaciones ll1alrj ...
moniales, porque podia un matrimonio ser)egltimo, por ma! que
faltasen esa eSGritura y esa(ceremonias; l. 22, codo de nup. Todo
dependia de la diferente ¡ntencion que abrigaba el hombre al to-
mar una muger, pues la queria por esposa legítima ó solo por
concubina: Concrtbinam ex animi deslúzalione cestimari opor-
tet: l. 4 ff. de concub. Concubina ab uxore solo dilectu separa-
tur; Pauto Sent. l. 2, t. 20 , S. 2. La illtenciotl de tomar una mu-
ger por concubina solo se pre8umia 'rcapeto de mugeres de baja
condieion y mal reputadas. Asi dice l\Iodestino : In liberre mulieris
consuetudine non corzeubinatus, sed nuptire intelligellda! sunt, si non
corpore qurestumjecerit; (1) l. 24,}1 de rito "Up.
10. La distincion entre esta!"dos especies da ,"matrimonio solo
tenia lagar entre los ciudadanos romanos; los pueblos de las pro-
vincias sometidos á la república que no tenian el derecho de ciu-
danania, no podian contraer el matrimonio legítinlO justre nuptice,
propio solo de los ciudadanos romanos, un simpl.e matrimonio
que no daba al padre sohre sus hijos el uerecbo de patria-potestad
tal cnallo tenian los ciudadanos romanos, sino solo el que da á los
padres el derecho natural.
Mas adelante Antonino CaraGala concedió el títalo Iy los de-
rechos de ciudadanos romallOs á todos)os súbditos del imperio; l.
17 ,JI de stat. "ono.
§. ll.
¿ Estan en uso estas dos especies de matrimonio?
Estas uos especies ue matrimonio están todavía en oso en Ale-
mania , donde se practica todavia el matrimonio que los romano!>
llamaban eoncubinalus, '! que los alemanes llaman matrimonio ad
morganitieam, ó de la mano izquierda.
Por esta especie de matrimonio un hombre distinguido se casa
t:OIl una muger de haja condicion á la cual toma por lUuger de un
órden subalterno. Esta muger ni participa del rango ni de los títu-
los de su marido, y los hijos que de tal enlace nacen, no suceden en
los títulos ni en 108 bienes oe su padre, debiéndose contentar, lo
Dd>l:: tcncr.c prClente 'lile J05 ciudaddllO.l no podiJIl rontracr malrimolli"
legitimo con lllugcrcs 'Ille hul,ie.lcll ejcrciJu eSJ [lrofc5ion. Ulpiauo in fraSIR. tiL-
.0,5,20,


,

DEL CONTRATO DEL :\iATRI:'IIONIQ.
11
que sn madre, con aquella cantitléld tIe bienes que en las
pituJaciones se les hubiese seüalado. r. elld. Federico, parto 1 ...
lib. 2, tito 9, arto 3.
S. JI[.
Del mah·imo1lio de los esclavos.
• •
Los esclavos no tenian estado civil, y si bien sus matrlmOtllOS
eran válidos por derecho natural con tal qae hubiesen sido con-
traidos de consentimiento de los dueños y sin impedimento alguno
Jegal, sin embargo estaban destitaidos de todos· los efectos ci"iles,
teniendo solo los de derecho nataral, y se llamahan contubenzium.
Lo mismo deberá decirse de los enlaces en tre los negros escla.
vos de nuestras colonias, contraidos con consentimiento de los amos.
CAPIPULO UI.
(,!UE LEYES RIGEN EN EL DE lU.1'fRllUONIO ...
--
ARTICULO I.
DE LA AUTORlD.\P DEL PODER TEMPonA[, EN EL MA.TRlMONIO.
--
1. El matrimonio que contraen los fieles, como que es un
trato que Jesucristo elevó á la dignidad de sacramento por ser en
tipo ó imagen de sa union con la iglesia -' es á la vez contrato civil
y sacramento.
Siendo el matrimonio un contrato, pertenecerá lo mismo que
los demas contratos al óroen político, y por consiguiente (Ieherá
estar sujeto á las leyes del poder temporal estahleciJo por Dios
para arreglar todo lo concerniente al gobierno y buen de la
sociedad; y como el matrimonio es el contrato que mas· intel't!l8
á ese bucn órdcll , por lo mismo ucberá estar Illas sujeto al poder
temporal.
Luego los principes temporales tienen ocreclw para formular
leyes soLre el matrilllol1io, ya para prohihidu ciertas persollél.S, ya

12 TRATADO
para al'rcglal' las formalidades que juzguen á propósito, para tlue
su celebl'8cion sea válida.
12. Los matrimonios fiue las personas sujetas á tales leyes con-
trajesen contra lo dispuesto en ellas, cuando la infraccion trae con-
sigo la nulidad, deben ser nnlos, segun la regla comun á todos Jos
contratos de que lodo contrato es nulo cuando es contraido contra
la disposicioo de las leyes: NuUum contractllm,nullum. conventum,
lege contrahere prohibente.
Tampoco puede decirse que en este caso haya sacramento; por-
que no puede haber sacramento sin la cosa que forma su materia.
Siendo el contrato ch·¡¡ la materia del contrato de matl'imooio,
no podrá haber tal sacramento, cuando el contrato civil es nalo,
de la propia suerte que 110 podria haber sacramento del Bautismo
sin el agua qne es su maleria.
13 El poder temporal ha disfrotado siempre este derecho. La ley
civil era la que declaraba nulo el matrimonio de los hijos de fami-
lia contraido sin el consentimiento de aqoel bajo cuya potestad se-
hallaban. El emperador Teodo3io fué el (jUP- prohibi() hajo nuli-
dad el matrimonio entre hermanos permitido antes de esta
ley. Justiniano hizo del parentesco espiritual un impedimento di-
rimente del matrimonio. El de la disparidad de cultos fué esta-
lJlecido por los emperadores Valentiniano, Valente, 'reodosio y
Arcadio que prohibieron el matrimonio de los el ¡sttanos con los
jodías,
La jamás ha mirado esas leyes de los emperadores sobre
]05 matrimonios como un atarlue del poder temporal contra p.1 po-
der espiritual: lejos de esto ex.isten machos cánones de concilios
que recomiendan su {lhservancia" y conminan censuras contra sus
trensgresores.
14. Esta doctrina ha sido consignada en la escuela de teologia
y de derecho. El Dr. Lacenoy en su magníllco tratado titnlado
Regia in matrimoniom potestas, trae UI! gran numero de autori-
dades de teologr,s de todos los paises y de todas las escuelas que
así lo enc;eñan. Para mi ohjeto bastad lo (pie dice Amhrosio Ca-
tarino en g[l de clandestinis malrimoniis , impreso en Ro-
ma con privilegio en 1552: Quul quid, dice, non esl contra legem.'
Dei ac legem rWlIlrw, credo prillcipes posse cirea matrjmonium ,
s/.is legibus prohibcrc ; et ila latam ab eis legem valllisse puto,
<Jua irl'ilabantur. matrimonia 1l01l consllllis parcn.tibus contracta.
DEL CONTRATO DEL MATRI.\lONJO. 13
El je¡:;uita Sanchez en su tratado de matrimonzo ,l. 7, displlt.
3, n. 2. reconoce asimismo ese derecho de los príncipe\tempora-
les: Absqrte dt¡,blo di('enrlum est, dice, posse prblCipem seculare m.
ex genere :et na/lira Slta' potestatis malrimonii impedimenta di-
rimenlia .fideliblls sibi subditis ex justa causa int/icere ..... !Ú!.c
obstat) ai"iade, príncipis secularis pOlestali matrimonium csse sa-
cramentum J qtúa cjus materia corllracttlS civilis: qua ralione per-
lnde potest ex justa causa ¡llud irritare, ac si sacramentU1n non
esset, reddendo personas inhabiles ad contrahendum, el sic inva_
lidum contraclttnl.
Esta misma doctrina enseilaha en Ilut;!stra Sorbona en el tí.ltimo
siglo el célebre profesor lIenneqnin ,segun se desprende oe algu-
nos manuscritos .myos á que se rellere Boilcau en su tratado (le los
impedimentos del matrimonio.
15. Por evidentes que sean los principios en que se funda el de-
recho del poder temporal para establecer en sos leyes ci"iles los
impedimentos dirimentes del matrimonio sin necesidad dttl con-
curso nide;la aprohacion del espiritual siniembargo Belarmino Ba-
, . ,
silio, Pon s y algunos otros autores deseosos de concentrar todo eÍ
poder asi espiritual como temporal en el pontífice, han a tacado en
sus escritos el derecho de la autoridad civil sobre los matrimonios.
Sus argumentos son muy frivolos. El matrimonio, dicen ellos,
es un sacramentoy por consiguiente una cosa espiritual: el poder
temporal no alcanza á las cosas espirituales, luego no debe ejercer-
se en los matrimonios; luego es un ataque al poder espiritual toda
ley que hagan los principes seglares sobre este asnnto.
Facil es contestal' á este argumento. Hay dos cosas en el matri-
monio., el contrato civil entre el hombre y la muger que lo cele-
bran, y el sacramento aüadido á este contrato, y del cual es ma-
teria y base el contrato civil. Convengo en que el matrimonio en
cuanto á sacramento es una cosa espiritual no sujeta por lo mismo
á la autori'lad civil. Asi seria en mi concepto un ataque el
poder espiritual, si los príncipes seglares quisiesen decidir cual es
el ministro competente el en sacramento del matrimonio, que dis_
son necesarias para recibir la gracia de este sacl'amento,
yen general si quisiesen aneglar por medio de sus leyes cualquier
cosa concerniente al matrimonio como sacramento. Pero si el'
matrimonio essacramento y bajo tal concepto sajeto á la jurisdic-
cion eclesiástica, no puede ol"idarse que es asimismo contrato civil y
14 'BATADo
perteneciente como tal al c)ftlen político, y sujeto por lo mismo á
las leyes del poder temporal. La calidad de sacramento que sella,
dig.amoslo asi, el contrato civil, presoponr. su existencia, y no le
sustrae de los derechos que en este como en los de mas contratos
ejerce el poder temporal j porque al instituir Jesucristo 105 sacra-
mentos J al puhlicar su evao{;elio, no quiso disminuir ni alteraren
nada los derechos del poder temporal al que declaró establecido
por Dios sohre las sociedades, y 31 cual se sometió él mismo en
cuanto á hombre durante perrgrinacion sobre la tierra.
Por lo clernas al declarar nulo un conlrato de matrimonio ce-
lebrado contra so disposicion, la ley civil no afecta al sacramento ...
puesto que es el contrato no el sacramento lo que invalida: solo
impide con tal declaracion que este contrato pueda ser materia
del sacramento. Jesucristo cuando elevó á la dignidad de sacra-
mento el contrato de matrimonio celehrado entre los fieles, solo
entendió elevar á esta dignidad los matrimonios legitimos: solo
una nnioD inocente y legitima, como la que se forma por medio de
un matrimonie legítimo, puede ser el tipo y la imagen de la unian
ue Jesucristo con su iglesia. Un matrimonio que la ley civil pro-
hihe y declara nulo, solo puede considerarse como un comercio
ilegítimo y criminal j y no puede pretenderse sin una especie de
mpieJ.aJ, que quisiese Jesucristo elevar á!a dignida d de sacra-
mento un tal comErcio, y hacerlo tipo é imágen de su union con
la iglesia.
16. Los tet,logos que comhatimos, dicen (Iue hay dos especies de
contratos de matrimonio, una de derecho de gentes comun á to-
do., los puehlos, otra de derecho civil propia y peculiar de cada na-
cion; y que Cristo elevó á la dignidad de sacramento lodos los de
la primera especie, no los dp. la segunda j de donde infieren {Ine
para qua el sacramento obre todos sus efectos, basta que el ma-
trimonio no tenga nada de contrario al derecho natural y de gen-
tes; que la contravencion á la ley eivil puede privar matrimo-
nio de los efectos civiles, pero no afectar el viDenlo.
A esto respondo que dichos teólogos no se ex.prellan con exacti-
tud diciendo que hay matrimonios de derecho de gentes y matri-
monios ue derecho civil. Deuerian mas Lien decir que hay ,re(lui-
sitos prescritos por el derecho natural y de gentes y otr03 prescri-
tos por el derecho civil de cada estado, necesarios los
cn todos los paises del mundo y entre toda clase de personas, y

,
\
DBL CONTrtATO DEL I\UTIIMONIO. 15
los segundos solo á los suLditos de Pero es un error
llamar matrimonio de derecho natural á aquel que sin contener
nada contrario á este derecho infringiese la ley ci"il á,cuyo impe-
rio están sujetas las partes contraentes ;Jporque el ciudadano qne
falta á las leyes civiles desu pais, falta tambien al derecho natural
,
unO de cuyos precept.os es la :lasJ leyes del gobierno
cstahlecido: luego un matrimonio cont.ra las leves ci-

viles es contrario tambien al derecho natural, por consi-
guiente infundada. la distincion entre matrimonios de derecho na-
tural y matrimonios de derccho ú,il, pues si nulo es el matrimo-
nio por un derecho, nulo será tambien por el otro.
27. Nuestros adversarios para probar flue un matrimonio con-
trario á la ley civil nO deja de ser válido en cuanto al vínculo. de-
biendo solo ser privado de efectos civiles, alepn un texto de
las sentencias del jurisconsulto Panlo, quien en el lib. 2, til. 19,
S· 2, dice: Eorum qai in protestate patris sunt, sine vo/untate ejus,
matrimonia jure non contrahuntur j COntracta 1:lon solvuntur;
contemplatio enim publiCa! utilitatis privatorum commoc/is
lur.
A esto respondo que las palabras, $ed contracta non soll'ltnlur,
no deben entenderse en el sentido que á primera vista presentan.
Para comprender las perfectamente es preciso comparar este tex-
to con otro de las mismas sentencias, l, S J tito 6 .. §. 10, llonde se
dice: Bene cOllcordans matrinzQnium separari á patre D. Pias pro.
ldbuit. Antes de esta constitllcion de Antonino no se limitaba
la patria potestad á impedir que hijos de familia pudiesen con-
traer matrimonio sin el consentimiento del padl'e, sino 'loe aUIl
cuando el matrimonio hubiese válidamente, pl'evio
el consentimiento paterno, la patril potestad se extendia hasta á
(lisolver el matrimonio de la hi¡a por medio del divorcio, coalulo
el padre lo juzgaba conveniente, aun á pesar de su hija si esta des-
de casada había permanecido hajo la patria potestad. Asi nos
lo enseña un fragmento de en que este poeta pone en hoca
de una hija las siguientes palabras.
S, lmprobum cssc Clcsiphonlcm
me huie locabas nupLiis'! Sin esL IJI'obus •
CUf tuIem invitum, ¡m'Hum cogis Iinqucrd
El emperador que este derecho era contrario al
bien público y al buen Jrdcn de la sociedad, por esto lo abe lió.
16 T1U.T .100
Con tales antecedentes facil es comprender el (lue no.":
ocopa. Despnes de haber dicho Pallla que los hijos de familia n,o
pueden contraer matrimonio sio.., consentimiento de padre ha JO
cuyo poder se hallan, añade; Sed contracta no" dlsolvlmlur, es
decir que los matrinlOnios contraidos válidamente previo el con-
sentimiento palerno no pueden ser disueltos por el padl'e, como
antes sucedia. En seguida allade Paulo la razon que tuvo el em-
perador para hacer esta alteracion en el derecho antiguo, diciendo
que el toleres publico debe prevalecer sobre los derechos de la
patria-potestad.
28. Entre los teólogos CiuC aspiran á despojar el poder tempo-
ral del derecho r¡ne tiene)' ha tenido siempre de ordenar reglasy
leye5 para los matrimonios cuya iSlobscrvancia lleva consigo ]anu-
lidad, hay algunos en que la imposihilidaddc contestar á ]osejem ..
plos sacados de las leyes romanas sobre este derecbo, convienen
en que los principes seglares tuvieron efecti\'amente en otro
tiempo el derecho de hacer leyes sobre los matrimonios y de esta-
blecer impedimentos derimentes; pero dicen que la iglesia por ra-
zones poderosas se reservó para sí sola este derecho, y que los
príncipes renunciaron volunteriamcQte á él. Nada hay mas
do quc esta o[linion; porque el poder que dicen haber tenido los
príncipes seglares para hacer leyes sobre la validéz Ó no validez de
J05 matrimonios, () bien es espiritual ó temporal: si lo primero
nunca pudieran haherlo ejercido los principes y al hacerlo se ho-
bieran levantado contra ellos los obíspos. S. Ambrosio no habria
aconsejado á Teouosio que prohíbiese por medio de una ley el
matrimonio entre primos hermanos, sino que para hacer esta de-
elaraeion habria convocado un concilio de su provincia: Si por el
contrario esLe poder es temporal, la iglesia que solo en Id espiri-
tual ejerce su jllrisdiccion, no pudo apropiarselo jamas, ni los
principes pudieron renunciar á él, siendo como son iBaliellabJes los
derechos anejos á la soberania que recibieron de Dios.
Por lo (lue se acaba de decir no cabe ya duda que el poder tem-
rotal tiene el derecho de establecer sobre los matrimonios leyes
cnya inobservancia los haga absoluta y enteramente nulos, no solo
en cuanto á los efectos civiles, sino tambien en cuanto al víncolo,
impidiendo por cOllsiguiente el qUQ puedan ser materia del sa ..
cramento.

DEL CONTRATO DEL 17
ARTICULO JI
DE LA AUTORIDAD DE r.A IGLESIA SOllltE LOS
--
19. Al asegurar al poder temporal lo. derechos que le pertene-
cen no desconocemos los que corresponden tÍ la potestad eclesiástica.
Siendo el matrimonio contrato civil y sacramento á la vez, si en el
primer sentido está sujeto a: las leyes civiles, como sacramento
está sujeto á las leyes de la iglesia. Así es tlue nos hemos guardallo
de levantarno!l contra el decreto del concilio de Trento que f111-
mina anatema contra 108 que niegan á la iglesia la potestild tle es-
tablecer impedimento!! derimentei del matrimonio. SesGo 24,
can. 4. I
20. Sin embargo respeto de esto tenemos que hac-er c10s
servaciones. Es la primera que siendo el matrimonio dt! la incum-
bencia de la potestad eclesiástica únicamente en cuanto ,i sacra-
mento, y no correspondiendo á esta autoridad en cuanto es con-
trato civil, Jos impedimentos que establezca ]a iglesia por sí
y por sí mismos no podrán afectar mas que el sacramento, y de
ninguna manera al contrato civil.¡,Pero si el príncipe en obsequio
de la buena armonia q'le dehe haber entre el sacerdocio y el im-
perio, adopta y admite en este los cánones que tales impedimen-
tos estahlecen, la aprobacion del príncipe hace que senn impedi-
mentos dirimentes del matrimonio considerado ann como contrato
civil.
21. La segunda c.hservacion es que aun cllando la iglesia te-nga
facultad para establecer impellimentos derimentes del matrimo-
nio, y por mas (loe muchos de los que están en uso al presen-
te, foeron establecidos por la iglesia en sos concilios; ello es sin
embargo que durante muchos siglos no hizo la iglesia mo de ese
poder" ni reconocia otros impedimentos dirimentes que los que
habian establecido la ley natul'tll"el Levítico y las leyes civiles. El
padre Labbe en el décimo tomo de su coleccion puso dcspues de
los eanones del tercer concilio general de Latran algunas anti-
guas cartas de papas divididas por ti lulas bajo el nombre de Ap-
pendix ad concilium Lateranense tercium: allí y en cl título de
2
18
sponsalibus, cap. 2'7, se encuentra una carta del papa Denel:icto á
Gaudellcio patriarca, qae le habia consultado sobre cueStlOll.ue
si Ulla doncella poula casarse con un jóven que habla
esponsales, no casádosc, con su hermana difunta. A esta
re5ponde el papa: ¿ Porque h(¡bia de cond,enar JO un
yue no condenan ni la sagrada escritura III las leY,es en,lIes,
prohibeam. quod pl'ohíbilum rwnu¡uam sacra SCrllura, declarabll,
sednequc mandat IV legcs connumeratis persunis quibus znler se nup-
tías conlraere non licel , de hujusmodi aliquid dicunl negolio ?
Todos los impedimentos dirimentes estahlecidas en los prime-
ros si Bias de la iglesia, lo fueron por las leyes de los
res, segun vimos antes, n. 13; ni uno solo encontramos eltablecl-
dos por la iglesia durante aquenos siglos. Si .. lesde los siglos n y
VII prohihieron los papas y los concilios los matrimonios por cau·
sa de parentesco y aGilidad en grados mas remotos de aquellos en
(lue probibiuo el matrimonio por las leyes civi.les, fué Ilorque
se creia entonces) como veremos en su lugar, que tales matl'imo-
lJi08 estaban ex.presamente conuenados por el Levítico; pero ni
los papas lIi los concilios entendian establecer con tal prohibicioll
nuevos impedimentos dirimentes_ '
22. Aun respeto de los matrimonios que no podian contraerse
sin crímen, se contentaba la iglesia con prohihirlos bajo pena de
censuras eclesiasticas: mas no los declaraba nulos. Asi aun cuando
la igle<;ia ha miradu siempre COIllO un grande pecado la violacioll
(lile Ilaeian de sus "otos al casarse las yírgenes consagradas solem ...
nemente á Dios; sin emhargo durante lliuchos siglos no se miró
como impedimento derimente la profesion religiosa que despues
10 ha si.do. Véase lo que Jiremos acerca de esto en la pal'te ter-
cera.



c •

. !
,


-
ARTE E
ND!.
.DJ¡ LAS COSAS QUE ACOSTUlIBllAII PRBCEDER AL HATRUlOIIIO.

Las cosas que acostumbran preceder al matrimonio) son los ts-
fansales y las proclamas ó amonestaciones.
CAPITULO I.
DE LOS ESPONSALES.
--
23. Antes de celebrarse el matrimonio se celebran regular-
mente los esponsales, sin elnbargo no SOIl ellos absolutamente ne-

cesarlOS.
Los canonistas distinguen dos especies de esponsales; esponsales
·por palabras de presente, y esponsales por palabra! de futuro.
Los esponsales por palabras de presente SC:oll un convenio por el
'cual UD hombre y una mager declaran que se tomall el uno á el
otro por esposos.
Antes del concilio de Trento estos esponsales que se hacian en
secreto sin !lue interviniese el matrimonio celebrado en faz de la
igle!ia, eran verdaderos Dlatrimonlos. Empero (Iuedaron proscri-
tos por el concilio de Trento y por la ordenanza de Blois .
24. Respeto de los esponsales de futuro, únicos que reconoce-
mos DosotrOIJ, encontramos su c.lifinicion en 'a ley 1 ,11 de spon-
sal. : sponsalia SUllt mentio et repromissio futurarum nuptiarum.
Es decir un pacto por el cual un homhre y una muger se prome-
'len recíprocamente que se unirán en futuro matl'iUlvnio •
Uahlaremos, 1.° de la antiSiícdad,y fundamentos del uso de Io¡
- .-
20
esponsales; 2.
0
de las per!lonas qne pueden contraerlos; 3.° de
qne manera se celebran; 4.° de las cosas qne acostumbran acom ...
pañarlos; 5.° de los efectos de los esponsales j 6.° de los jueces
competentes para conocer en ellos, y de las penas de la parte que
se niega :í cumplirlos j ?o finalmente de las causas que pueden
ah!iolver' los qne contrajeron esponsales tlel cumplimiento de so
obligacion.
ARTICULO 1.
OE LA ANT:GUEDAD DEL eso DE LOS ESPO:'iSALES \" nAZON2S DE ESU uso.
--
25. El U!lO de los esponsales es may antiguo " era observado ya
en los pueblM del Lacio segun el testimonio de Servio Slllpicio
que refiere Aolo Gelio, noct. attic.lrb. 4, cap. 4. De aUi deriva-
ron los romallos esta misma costumbre: Moris ir¡,it veteribllS
plllari et spondtre sibi uxores fllturas: l. 2 , ff. de SpOlls. Tam ...
bien estuvierou en uso entre los griego.o;. Y remontándonos á ma-
yor antigüedad hallamos qne Raquel fué prometida á Jacob mo-
cho tiempo antes de habersele (lado en matrimonio.
26. S. Agustin explica la prío,cipal ruon de este mo:
twn est, dice, ut jam pactt7.' spons non O'statim vilem.
habent marit/ls dalam ,quam rlon suspiraverit sponsl¡'s dilatam;
Can. constitulll11l, carLS. 27, qua:s. 2. Este oso evita los inconTe-
nientrs que ofrecen los matrimonios precipitados que contraen al-
gunos anles de conocerse.
ARTICULO Il.
QUE PERSONAS PUEDEN CELlDltAR ESrONULES.
--

27. Para que un hombre y una muger pueden contraer válida-
mente esponsalcs, es preciso que sean capaces de contraer malri-
. monio entre sÍ, ó por lo menos que pucden esperar decorosa-
mente contraerlo- Asi UD hermano yana hermana no pueden
contraer esponaales, porque jamas podrán contraer matrimonio.
Por el contrario dos primos aunque se lIallan en grado prohibido,
podr;ín contraer validamenle esponsales; porque si bien á la sazon
DIL COI'l'Tl\ATO VIL 21
no pueden contraer matrimonio, pueden decorosamente esperar
que serán capaces para contraherlo, despues de haber obteniuo
la dispensa.
28. Un hombre casado no puede contraer esponsales con otra
muger, porque por mas que pueda llegar á ser capaz de contraer
matrimonio con esa muger des pues de la muerte de su consorte
actual, no puede decorotlamente cspt:J'ar este suceso.
29. Los implíberes pueden contraer válidamente esponsales
previa la aulorizacion de sus padres ó tutores t porque aun cuau-
do no sean capaces de contraer matrimonio pueden decorosamen-
te esperar serlo.
Sin embargo es:necesario que para contraer esponsales que se
forman lo mismo que los demas contratos por el consentimiento
de las partes, se hallen los implíberes en edad de comprender lo
{jue hacen, es decir (lile tengan á lo menos 7 auos .l. 14,1/. de
'pons.

ARTICULO IlI.
DB Qua MA"ERA SE LOS ESPOJr(SAL&$.
--
30. Los esponsales son un contrato consensual formado por el
solo consentimiento; l. 4, eod. La orde"nanza francesa que t!xigc
en ellos escritora y ciertas solemnidades, se refiere al ulodo no á la
substancia del contrato.
El consentimiento ser perfecto, no arrancado por violen-
cia ó aUlenazas ó por sorpresa. Es tan necesaria en él la libertad,
como que si apareeiese que una de las partes tenia un hran im-
perio ó ¡ntluenela en el espiritu de la otl"a , los esponsales no se-
rian válidos. Por esta razon se declaró nula la promesa de matri-
moniootorgada por una enferma, mientras lo estaba, al médico que
la asistia. llouches reJiere esta providencia en su Biúliotheque des
arrets.
No es siempre necesario que el consentimiento sea expreso .
Cuando un padre promete su hija á alguno, si la hija [Iresellte no
loeontradice, se entiende (lue consiente tácitamente en los espon-
..les; l. 12, codo
Empero ell convenio celebrado eutrc3 los padres de un júvea y
_.llIBU O"r;
22' TRATADO
los de nna doncella para casarlos, sin fine intervenga el eonsenti-
miento á lo menos tácito de los dos prometidos esposos, no son
verd .. deros esponsales: ni ohlig& este conyenio al joven ni á la,
doncella que no dieron su consentimiento, ni forma el impedi-
mento de plíblica honestidad que resulta de unoS verdaderos es-,
ponsales; cap. 1, de spons. impub. in 6.
Q
31. Asi como no pneden contraerse esponsales sLno por Qna
son3 cierta y determinada, tambien debe ser cierta y determina-
tia la persona con quien se celebren lo') esponsales j cap. 1 , de
spans. ú¡ 6.° Asi si un joven pl'om-etiese á tre3 hermanas casarse
con una de ellas, esta promesa no produciria ohligacioD alguna.
32. Ademas del consentimiento de los esposos, se necesita tam-
hien el de las personas cuyo consentimiento se requiere para su
matrimonio, l. 7. ).1, ff. ,Te tito
A,i es que los hijos de familia y los menoreS no pueden con-
traer válidamente esponsales sin el consentimiento de 50 padre ó
madre ó del tutor ó cnrador. Los príncipes y princesas de sangre
real necesitan el consentimiento del rey.
33. Para la validez de los esponsales es necesaría qne la pro-
mesa sea reCÍproca: Repromissio futuraru7JZ nuptl.·arum, Asi es
que fué declarada nula la promesa de uu tal Desportes hecha por
medio de una carta que decía: Prometo á la sellorita Bourderet
casarme con ella j por gue esta promesa era solo por parte de di- ...
cho Desportes, y aquella seflOrita solo ex post lacto hahia puesto
su firma en la carta.
Del principio de que ha de ser rec.lproca la obligacion en los
pon sales , se desprende que si [joa de las partes hubiese entregado
á la otra Hila carta en que hubiese una promesa de casamiento sin
que esta entregue otra análoga, no habrá esponsales, porque pu-
cliendo iliutilizarlos el que tiene la carta en su poder rasgándola la
obligacion no es recíproca. Pero si la carta firmada por los d05
C5pOSOS f1teSe deposi tada en poder de un tercero Jos esponsales
t:ierian
31. Los esponsalell pueden contraerse no solo pora y simple-
mente, sino hajo condicion y con plazo. efecto del pla,w, segun
los principios sentados en el Trat. de las obligo n. 230 en
impedir que antes de vencer el plazo pUl:da la una de las
cOID!>elet' á la otra al cumplimiento de los esponsales; pero no im-_
pedirá ti"e estos seau válidamente conlraidos, y produzcau delQ,e

DIL COl(TR ATO DEL :\1 A Tl'i I :'-ION10.
23
el instante mismo del contrato las oblígacíones que les son propias)
y los impedimentos que de resultan de que hablaremos des-
poes; parto 3, cap. 3, arto .
35. La conclicion pnest.a f'n los e!1pon
s
ales es muy
de un simple plazo. No solo impide qne las partes pedir
antes de su cumplimi.ento la ejecllf',ion de los esponsales, SlllO que
ademas 105 smpende de manera que solo producen las
demás efectos que de ellos nacen, en el caso en que la contllCiOn se
y . 1" •
cumpla, de suerte que si este faltase, serIa o mismo lJue SI no se
huhiesen celebrado tales esponsales.
Mientras la condicion está aun no hay ohli gacio
n
, s i
solo una esperanza de que la habrá. Pero una obligacioll
condicional da a aquel á cuyo favor se contrajo la facultad de prac-
ticar aquellos actos que crca oportunos para conservar.aquel
eho que espera tener, por mas que no lo tenga ann; SI una de las
partes que contrajeron esponsales condicionales, estando en sus-
penso la condicion hiciese dar las proclamas para casarse con otra
persona ¡ otra parte podría oponerse á estc actO.
36. Las condiciones que pueden ponerse en los esponsales, de ..
ben ser honestas y posibles si se pusiese una coodicioll imposible q,l
que fuese contraria á las leyes ó á las buenas costumhres, .Ios es-
ponsales serian nulos, como lo es cualquier' contrato baJO tal:
s
condiciones celebrad01 á tenor de los principios de derecho ex.ph-
cados en el Trat. de las obligo n. 264-.
d
" I
37. Pueden contraerse los esponsales DO solo ex la certo ·ve
sub conditione, con plazo ó bajo condieion, sino que tambien pue-
den contraerse como los el emás Ctlntratos ad cer/ltm tempus vel ad
certam conditionem, es decir halita ('}tIC tal plazo haya vencido (.) has-
ta qne tal concl"tcion se haya realizauo. En des(\c
Juego Gna ohligacion reciproca para cuyo cumplimiento llene
. p . e el plazo o
una de las partes la competente aCCiOno ero SI .vene ,
se verifica la condicion antes de haher!!le cumplido los
con el consentimiento de la.'l partcs
1
y antes (Iue ni !lna ni otra de
ellas haya incurrido en demora de cumplirlos, cesan de
no derecho. P. trat. de las obHg. n. 2'H.
38. lIase cuestionado si un matrimoni<1 linio pt}(lill valer <llnme-
nos como espomales. Lo .. canonif>tll'l hllcrn la siguip.nte distíncion:
Si el matrimonio flleSe nulo por la inob'lcrvllncia de algunas Cor-
malidades que la ley prescrihe, como si el matrimollio no !Iuhicsc
"
24
TR.\TADO
sido celeurado en faz de la iglesia no valúrá Di aun COJZlO esponsa-
les, porque la ley no puede atribuir alguno á los actos veri-
ficados con menospreciade la mismay sin observar las formalida-
des que ella prescribe: quod nuUum.est nullum producit eOectum.
Mas Se las formalidades de la ley, y el matrimonio
contratdo buena fe solo es nulo por no ser las partes todavia
paces contraerlo, hien que lo eran para celebrar esponsales,
como SI una de las partes no hubiese alcanzado la edad de pubertad;
en tal caso el acto que no puede valer como matrimonio vale comO
pues la promesa rcc͡lfOCa de tomarse inmediatamente el
uno al otro por marido y muger, encierra la de tomarse por tales
cuando sean capaces para ello.
ARTICULO IV.
DB L,\S COSAS QUE: ACOSTUMBRAN ACOMPAÑAR LOS ESPONSALES.
--
Acostumbran acompañar los esponsales, 10 Su bendieion en faz
de la igle.sia, 2° las arras ydadh·as matrimoniales, 30 la escritura
fIue conllcne los pactos del matrimonio que acostumbra llamarse
capitulaciones matrimoniales.
De la hendieio" tle los esponsales.
. 39: El uso de los esponsales es muy antiguo en la
IglelHa ,y el 1'1.glo IV, segun 8e desprende de una carta
del papa SII'ICO a I-Ilmeno arzohispo de Tarragona que transcri-
he el padre Labhf! en el segllndo tomo de los con '1" E I
• v CIIos.'neart.
4, dIce e! papa: De conjugalium vio/atione requisisti si 1
... , ( espon-
sala m pue!:anz matrimonio possit ace/pe!'::.? 1loc ne
{ta', mlllbemus , quía illa benediclio qua", nuptura:
sacerdos 1f1lpomt apud fideles sacrilegii instar est si ulla t _
. . ,.. ' rans
Vlor.clur. Es evi(lente que el papa habla DO ue la lJel1di-
Clan nupcial, sino de la (1ue el sacerdote daba á los prometidos es-
posos .
. 40. Por (Iue e.ste uso, no es esencial en esponsa-
les (1ue aun SlU ella no dcprán de .ser válidos en lo cual se dife-
DIL CONTRATo DRL l\LlTflIMOIUQ. 25
rencian los esponsales del matrimonio que debe necesariamente
ser contraído en faz de la iglesia.
41 Esta ceremonia se hace ante el cura de la parroquia ó un co-
misionado suyo, quien des pues <le haher declarado las partes su Prtl-
mesa recíproca de casamiento, recita las oraciones de coslumhn
segun el ritual de cada di6ce,is. (1)
S. 11.

Do las ar'ras y de las dadiva. de matrimonio.
42. Llámanse arras lo que alguno da en preuda del cumpli-
miento de lo que promete.J con condicioD de no poderlo reclamar
en caso de faltar á lo convenido.
Entre los romanos eTa el prometido esposo el que acostumbraba
dar las arras á su prometida ó al padre que la tenia en su poder. Si
faltaba por 0ulpa á la promesa, las perdía: si faltaba la parsona (lne
las habia recibido sin jnsto motivo para ello J debia restituirlas en
otro tiempo cuadruplicadas; l. 6, cad. Theod. de spons; y poste-
riormente solo duplicadas á tenor de la constitucion de Lean y
Autemio; l. 5, S. 1, codo despons./.16, cad. de episc. dudo Si el
matrimonio no podia verificarse sin culpa de ninguna de las partes,
como por la muerte de algnna de ellas acaecida antes de haber in-
currido en demora de cumplir la promesa, ó por algun motivo
justo y lejítimo qae tnviese alguna de las partes para no cumplir
]09 esponsales; eran devoeltas las arras pura y simplemente j l. 3",
codo de spons. Tambien debiao devolverse las arras, cuando el
matrimonio se verificaba.
43. Entre nosotros el prometido esposo y su futara acostum-
bran ca!li siempre darse arras recíprocamente. La parte que sin
nn motivo justo se niega á cumplir la promesa, debe restituir á la
otra las arras (lue hubiese recibido, y pierde las tlue hubiese dado
á no ser que fuesen de un valor demasiado crecido atendida la
lidad y facultades de la. partes.
Si las arras fuesen de tanto valor que excediesen en mucho de
la cantidad en que podrian estimarse los daitos y perjuicios resul-
tantes de la falta de cumplimien to de la promesa de matrimonio;
la parte que las hubiese y que sin justo motivo.se niega á
(1) En ESlIaila uu cu uto la ),couiciuu uC'Juc le huLla on l,urral"u. (N. d<t 10$ edil.)
26 TIIATAOO
cumplir 10 prometido, podrá repetirlas deduciéndose solamente
de ellas aqaella cantidad en qne el jllez estime los daños y perjui-
cios debidos á la parte que las recibió. Fllndase esto en que siendo
de gran importancia para la sociedad el que los matrimonios
sean perfectamente libres, no dehe ponerse á nadie en la precisioD
de casarse contra su gasto por el temor de sofrir ODa grande
(lida, si rE'hosase cumplir la promeu de matrimonio para seguridad
de cuyo cumplimiento dió arras de un valor demasiado crecido.
44. En misma razon se funda nuestra jurisprudencia para
declarar de ningun valor las estipulaciones penales por las cuales
un hombre )' una muger se prometen recíprocamente una
dad de Jinera lí. otra cosa pua el casu de faltar á la promesa de
matrimonio que mutuamente se hacen, al menos en cuanto la can-
tidad ti cosa estipulada exceda de lo que estime el juez debido por
razon de daños y perjuicios. Esto está tambien conforme con el
derecho canonico, cap. Gemma 29, extra de spons.
45. Van taUlbien acompañados muchas veces los esponsales
de algunos donativos que el prometido esposo hace :í su fn-
tura , ó que se hacen recíprocamente el uno al otro. Segun el
derecho romano anterior á Constantino estas donaciones se repu-
taban puras y simples, sin que se revocasen lIun coando no subsi-
guiesen el matrimonio, á no ser que hubiese algonascircunstanc;as
que hicie!'\€n presumir la condicion, sinuptiaJ ser¡uanwr l. 2, codo
de don. ante IlUpt . .l\-fas por la constitucion de Constantino se sobre
entiende siempre esa condicion, y cuando no se realice el
monio por muerte de una de las partes tiene lugar la repiticion de
)as cosas donadas. Solo que si jam osculumintervenerat, la prome-
tida cspolla retenia la mita(l de 10 que se le habia donado.
Como segun las costumbres de los romanos una laTen no per-
mitia que un hombre la besase, aun cuando este fuese su prometi-
do t'sposo bien que en este caso lo eonsentia alguna vez, cuando
esto hahia sucedido, sponsus videbatur prmlivasse pudi.citiam ejus
yen premio de esto podia la pro_etida no verificándose el
monio, retener la mitad de lo fIne se le habia dado.
E.n esto se difer:ncian tales de las arras que la pro-
metida esposa delHa devolver en tal r.aso sin retener nada.
Con mayoria de razon cuando no se verificaba el matrimonio
por disentimiento del donatario dehia este restitnir 10 que se le ha-
hia dado.
,
,
• •
,
,
nEL CONTlI..HO DEL 21
46. Segun nuestra jurisprndencia francesa, en todos 109 rega-
]os (Iue se hacen los prometidos esposos se sobreentiende la con-
dicion si nuptice sequarltur, y no verificándose el matrimonio, tie-
ne lugar siempre la repiticion, á no ser que esto acaeciese por di-
sentimiento del dallador; porque incurriendo en demora de cum-
plir la condicion, respeto de él dehe entenderse realizada, segun
aqnella regla de derecho: in omnibus causis pro Jacto id acci-
pilurquolies per aliquem mora jit, quominusfiat;l, 39, JI de reg.

Jur.
§. 111.
De las capitulaciones matJ·¡nl,Ouiales.
47. Con los esponsales acostnmhra á celebrarse tamhien una
critara solemne á cuya celebracion los padres de los pro-
metidos esposos cuyo objeto es arreglar los pactos del contrato de
matrimonio; lIámase esta escritura capitulaciones matrimoniales.
Esta escritura no es necesaria: con frecuencia se celebran sin
ella muchos matrimonios :labre tollo entre gentes de pocos
res. En este caso tendrán que aplicarse ¡\ este contrato las dispo-
siciones generales, leyes y costumhres del pais.
48. Segun nuestro derecho la escritura debe hacerse antes de
celebrarse el matrimonio. Por esto se exige que se reciban ante
escribano para evitar falsificacion en las fechas.
ARTICULO V.
DE Loa EFECTOS DE LO,!;
-- --
El principal efecto de los esponsales es la obligacioD recíproca
que producen en cada una de las partes de cumplir lo prometido,
cuando la oL-ra lo pida. Dc esta ob!igacion nace una aceion que
compete á cada una de ellas para exigir á la otra este
too
Este efecto se deriva de la naturaleza de los esponsales que son
un contrato sinalagmático.
El eegondo efecto de los esponsales es una consecuencia del
primero) y consiste en el impedimento <Iue prohibe ,¡ los
28 TRATADO
das esposos el que puedan casarse licitamcote con otra persooa.
Este impedimento es 5010 prohibitivo, no derimente segaD
veremOS .espnes, parto 3.
Finarmente el tercer efecto de los esponsales es un
to dirimente llamado de pnblica honestidad, que aun des-
pues de disueltos dichos esponsales impide que una de las par-
tes pueda casarse con uno de los ascendientes por linea recta de la
otra parte J y aun con ninguno de los colaterales de:primer grado,
segaD veremos eu lapart. 3.

ARTICULO VI.
QUE JUECES SON CúMPETMTE5 PARA. CONOCER!SOBRE LA Y.\LlDEZ DE LOS E&-
PONSALES LA PARTE QUE SE NIEGA A IU cmIPLiMIE:-\TO PUEDE SER COMPE-
LIDA ... ELLO, Y EN QUE PENA HUlUnnlRlA. EN C4S0 DE NEGATIVA.

--
49. Siendo:los esponsalesinn contrato, pertenecen eOIDO los de ...
mas contratos al orden politico, y deheria conocer de ellos el jaez
seglar. Sin embargo atendido que los esponsales tienen por objeto
el matrimonio y (Iue este elevado á la dignidad de sacramento tiene
algo de espiritual, permitieron nuestros reyes que los jueces ecle-
siásticos conociesen en estas materias, con tal que se limitasen á
conocer acerca de su validez ó nulidad, sin entrometerse en los
daüos y;perjuicios resultantes de su iuejecocion.
El juez ecl esiástico 5010 puede conocer de Jos esponsales entre los
mismos prometidos esposos. Si se tratase de un padre que hubiese
prometido casar su bij!) ó hija con alguno j para el cumplimiento
de 511 promesa 8010 puede ler emplazado ante un jllez seglar.
50. El prometi(lo esposo citado ante el juez confiesa ó niega la
promesa de matrimonio: si la niega no podrá admitirse prueba
timonial.
51. Si la promesa fuese reconocida ó competentemente proba·
da indagará el j nez eclesiástico si los esponsales flteron validamente
contraidos) ó si alguna llueva causa sobrevenida releva de su eum ..
plimiento á la parte renitt:!nte. Si los esponsales son válidos y de-
hen cumplirse, el juez eclesiástico exorta á dicho renitenle á que
cumpla Sll promesa, pero DO puede condenarle precisame nte á ese
cumplimiento, sin (lue pueda compelerl. á ello por medio de ceo-
,

,

DEL col'fTP.ATO DEL MATl\tMOI'HO. 29
soras eclesiásticas. Si lo hiciese, pDdria lener lugar el recurso de
faerza. Si sus fuesen intÍtiles, dehed pronunciar la
disolneion de los esponsales, pudienuo !ll!guo nuestro derecho impo- .
nerle una penitencia por haher faltado íÍ su palabra, cuya¡penl.ten ..
cia consiste en algunas oraciones ó ligeras limosn;u. Mejor es to-
lerar esta: falta en el cumplimiento de la palabra como nn mal me-
Dar para eTitar los grandes perjuicios que resultarian de matrimo ..
nios forzados; CAn. requisivit, 17 extr. de sponJ.
52. No paede el juez eclesiástico entrar en el juicio de los
daños y pe¡juicios, y haciéndolo tendria lugar el recurso de fuerza,
á no ser que la calidad clerical del couvenido hiciese al juez; ecle-
siástico competente.
53. Fuera de este caso deberá conocer de los daños y perJui-
dos del incumplimiento de los esponsales el jaez del domicilio del
convenido. Por maS' que la .uestioo de I a validez de los esponsalis
haya sido e"3:aminada ante el jaez eclesiástico, rodrá el jn('z sf'Glar
entrar en este examen; porque las providencias del trihnnal ecle-
siástico no forman estado ante el tribunal civil que es indepen-
diente de aquel. Si eAcuentra válidos los esponsales, á
la parte que se niega á camplirlos al pago de los perJUIcIOS.
Generalmente para computar estos daños y perjlllCIOi se toman
en cuenta los gastos hechos en las diligp.ncias sobre los esponsales,
la pérdida de tiempo que este juieio hubiese 8carreado al que se
queja de la falta de cumplimiento de los esponsales, y á veces tam ...
bien la afrenta ó agravio que sufre aquel á rlaien no se cumple '.0
prometido, mas que mas si hay que temer que esta circunstancia
haya de perjudicarle para poderse .asar con otra persona.
54. El juez al condenar al que se niega á cumplir
casamiento al pago de una cantidad por razon de dallo!! y peTJUI-
. os no debe añadir esta alternativa, á no ser que prefiera casar«
seria indecoroso, y parece amenguar h.libel"tad que
reinar en los matrimonios: nuestro tribunal supremo la prolubll)
por decreto de 10 de marzo de 1713.

30 'l'RAT J.DO
ARTICULO VII.
'DE LAS CAUSAS Que PU!DEif RELEnR .1.. LA'> URTES DEL CUMPL1:lUEz.\TO DE Lo.1
ESI'O:-:SALES.
--
--
55. No cabe duda que los futuros esposos pueden por el recí-
proco conseotimíento relevarse del cumplimiento de los esponsa-
les. Esto tiene lagar aun cuando los esponsales hubiesen sido con-
firmados con juramento, sin que las partes tengan que impetrar
solucion de dicho juramento. Este 110 es mas que ulla cosa accc..,
ahsoria, y faltando la base que son los esponsales, qnedará destrui-
da la obligacion del juramento pcr'falta de objeto, segun este prin-
cipio de derecho: Qur:e accessionum locum obtinent, extinguntur
quum principales res peremptw sunt l. 2j 1f. de peno
56 Por masque losesponsales pueden di.'wlverse por mutuo
sentimiento de las partes, sin embargo si fuesen menores los que
los hubiesen contraido con autorizacion de ses padres ó tutores
será tambien necesaria esta autorizacion para ¿isolterlos
tras se hallen bajo la potestad de otro: Qureque eOdemnzo;Zo dis-
solvunlrlr qua colligata sunt ; l. 35 ff. de reg. juro
57. Replltase haber mediado el mutuo disentimiento de los fu-
turos esposos, cuando dejan pasar el tiempo prescrito en los es-
ponsales para cumplir con la promesa de matrimonio sin iuslar ni
. '
ulla III otl'a parte este cumplimiento: el transcurso de tal tiempo
dest,ruye de pleno derecho 109 esponsales j cap. 22, extr. de 8pons.
Si en los no se prefijado tiempo) los empera ..
.dores Constantino y Constante dec.lden que viviendo las partes en
una misma provincia, podrá la prometida esposa casarse iopune-
mente con otro al caLo de dos años; l. 2 codo de spons.
Si el prometido esposo estuviese ausente su, prometida no estará
obligada á esperar su vuelta mas allá de tres años; l. 2, codo de
'repud.
58. Se entenderá sobre todo que las partes se han relevado táci-
tamente cumplimiento de los esponsales, si por hecho de uno y
otro hubiesen contraido algun impedimento dirimente de su fu-
turo matrimonio; como si despues ue haber contraído esponsales

DEL COrlTRA1"O DEL 31
con ona viuda enharazada de un póstumo, hubiese sido des pues pa-
drino á sus inslancias, r. inJra, parto 3.
Seria de otra suerte, si el)mpedimento dirimente procediese
del hecho de una sola de las partes, como si despues de los espon-
sales el prometido esposo hubiese tenido,:relaciones carnales con
una par ienta inmediata de su prometida. Esta quedará en tal caso
libre de su prometido, pero no este respeto de aquella, J si
ella lo exige, estará ob:igado á solicitar á sus castas la dispensa de
este impediluento, y de lo contrario estará obligado al pago de los
daños y perjuicios.
59. Hay ciertas causas en virtud de las cuales queda una ·de las
partes relevada de su promesa sin el consentimiento de la otra.
1.° Cuando una de las partes falta á la fidelidad prometida, la
otra qut'!da liLre de -su obligacion. Asl se decide en el cap. quem.-
admodum) exlr. de jurejur, que si Hila de las partes pudiese lll'obar
que la otra tuvo despues de los esponsales relaciones carnales con
alguna persona (luedará libre de su promesa. PoriJéntica raZOIl si
algulla de las partes contrajese matrimonio, ó no fuese m35que sim-
ples esponsales con otra per·sona, tluedal'á libre el otro ploOlclido
esposo.

Es de notar que solo queda libre aquel á quien se hubiese fal la
uo á la fidelidad, DO el otro, (Iue continua ohligado.
Bien es verdad que el que se hubiese casado á pesar dtl la pala-
bra dada, no podrá ser compelido á su cumplimiento, mientras
subsista el matrimonio j per'o podrá serlo al pago de los daUDS y
perjllicios resultantes de la illejccucion de losesponsalcs y aun
pues de disuelto el matrimonio que ponia oLstáculu al
miento de la promesa, estará obligado á cumplirla si fuere insl<ldo
para ello.
6i una prometida esposa faltase á su palabra teniendo relaciones
carnales COIl otro hombre, y negándome yo á casarme eOIl ella
hubiese sido condenado al pago de dalias y perjuicios pOl' no haber
podido probar esta poderosa ;causa de mi negativa; 110 podria clla
CIl conciencia aaceptar este pago, ó deberla restituírmelo eH caso
de ltaherlo recibido; porque ella 5abe bien que me dil) llll motivo
justo y legal que me relevaba del cumplimiento de mi promesa.
60. 2.'" Una tle las partes queda lihre del cumplimiento 105
esponsales sin consentimiento de laotra¡ ctlilll<lo:ie6ta le sobrcl'ie-
32 TRATADO
De algnn accidente que habria seguramente impedido la celtbl'a
D
cion de dichos esponsales á haber podido preverse.
Ejemplos: 1. Si la persona con quien halJia prometido alguno
casarse, se hubiese puesto paralítica ó leprosa, ó hubiese perdido
los ojos ó la nariz, ó bien le hubiese sobrevenido alguna otra' en-
fermedad crónica y grave, como la epilepsia, el que hubiese pro-
metido casarse con esta persona, quedará libre de esta promesa.
n. Lo mismo tendria que dicidirse si la persona con quien pro-
metió alguno casarse, hubiese sido condenada despues á una pena
infamatoria.
Ill. Tambien tendria lugar la misma decision , si esta persona
hubiese sufrido despnes de los esponsales un golpe de fortuna que
le hubiese arruinado, de suerte que no podiese aportar los bienes
necesario!! para acudir por &u parte al sostenimiento de las cargas
del matrimonio. Y esto deberá obser'f'arse aun cuando nada se hU
e
hiese dicho en los esponsales de lo qae cada una de las partes Bpor ..
taria. Por supuesto que ofreceria menos dificultad si esto se hUM
hiese determinado ya; porque en ta I caso se reputa que la promesa
de matrimonio es bajo la precisa condicion de que cada ona de las
partes aportaria lo convenido. Y como en nuestra especie una de .
las partes por la ruina de su fortuna DO puede "aportarlo, claro
está que la otra quedará libre, cuasi ex defectu conditionis.
IV. Si mi fulura esposa hubiese sido robada por alguno despues
de los e!i.ponsales , por m3'i que no hubiese consentido en el rapto,
quedaré por este hecho relevado del cumplimiento de mi promesa:
porque aun cuando no pueda ed.arle en cilra el haher faltado á la
fidelidad prometida, ni puedo yo pretender hallarme relevado de
mi ohligacion á consecuencia de una calpa por su parte cometi-
da, lo estoy sin emhargo á causa de la nota que recae en nna
ven que haya sido robada, nota que sin duda me habría retraido
de contraer Jos esponsales á haber podido preverla.
61. 3.
0
Quedaré aai mi'imo libre de la promesa de matrimonio,
no solo 'cuando hubiese sobrevenido á la persona con quien coo-
traje los esponsales algnn acontecimiento ó circunstancia que me
habiera retraido de contraerlos á haberlo previsto j sino tambien
cuando tales acontecimientos ó circunstancias me hubiesen sobre-
venido á mí.
Ejemplo: Si uespues de contraidos los esponsales me hubiese
acometido a1guna enfermedad que no me permitiese contraer ms-


DEL CONTRATO 1I11TRnlOlUO. 33
trimonio sin pe.ligra tIc .rprdcr la Hilad vez precipitar mi
muerte, corno SI me hubiese atacado una tÍ bien si la enfer-
medad cunt:raida fuese tal1lue lIle gAllar la suhsistencia
ó .un golpe de fortuna me buuiese arruinado <le manera que 110 pu:
diese soportar las cargils del matrimonio fine nos habiamos COlU-
á celehrar; en t'stlH casos y otro!' Sl'IlH'jantes
quedo dispensado del cumpllmlentu de Jos esponsales que no bao
bria contr:.ido á haber podido prcHr (Ine tales circunstancias ha.
]Jrian de sohrevenir.
¿ Que dircmos\ si despltes haher celebrado 105 e.:¡ronsales con
una persona Cfl}él rortuna PI'A:í la So"lWn igual ;i la filja, lile hubie-
sen sobreHnido riquezas de suerte <Jlle IUlhiese muy
faLle desprOpOI'CIOn entre nuestras fortunas, cuya circlhlstancia
me habria rt'traido eh! contraf'r los espom;ales á 'haberlo
prever? ¿ Podre; en conci!'l1cia dl'j,'r de con mi prometida
esposa y otro partidu Inf'jor, á pagarla los
ItOS y perjuicios por la falta de cumplimiento de los esponsales, va
• •
que en el fuero externo de ninguna manera puedo evitarlo? S('r-
prendiollle (lOC el aator de 1,1<; de Pari". l 1 , pago
181 y se decidido pOI' la alirmafil'3, al paso que el je-
!Omita S¡¡¡n:.:llez reputado cornnnmente por hombre dc principios
poco sevPI'os está por la En mi eoncepw la aV<1ricia 110
puede excusar ni á los ojos dt: Dios ui á los de la gente honraJa la
inpjecncion de un contrato solemne.
62. Aunque nada de haya snbrc\'enido ni G/UIlO ni al
otro de los l11e hilstad embargo 'fue descuhra
en la persona con quien h;lLia cdebrél({o 1:1'; "'il,nl\";;\il's 1 al-
guna cosa que existía ya iil tiempo de .• \'1·1·" de no
tenia \I0ticia J y ljnc á haherlo lIle hahría retraido ue hacet·
mi promesa. La y disimulo la parte con qnicn con-
traté lo,; son otra. rélzon mas para libr'II'Inp. cumpli-
miellto de mi promeSA.
Ejemplo: Así sr.ria, si )'0 aver'¡guado despqes de los
espollsaleli que I;J joven con quieh IlLIlúcic sido
persegllida ,'llteJ"iurr:,,'n[c por la jtL,f.icia, (¡ hllbiese tenido rel.1-
ciones cal'nal(·s con ,11::,11110. #
Verdad f!.'J fIIlC lnocencio}l1, cap. (jllemadlllodaTll ante!4cit.ado,
ljT.1C nadie puede del cumplimient.o su pro-
"
J
34 ,.RJ.TJ.OO
mesa de matrimonio, 80 prete!oto de que la futara hubiesE
tenido relaciones carnales anteriormente á los esponsales, pero la
delicadeza de nuestras costumbres ha rechazado esta decision.
63. Es de notar que si despnes de haber sobrevenido á mi pro-
metida esposa alguna de estas causa.s capaces de relevarme del CU01-
limiento de mi oh lígacíon, y asimismo despues de haber descubier-
io una de estas circunstancias cuya existencia ignoraha al tiempo
de los esponsales, hubiese sin embargo continuado frecuentando
casa de mi prometida y tratandola como tal, este hecho me qUita
la faCilitad de alegar aquella cansa legitima para qne se me consi-
dere libre de mi promesa, por cuanto mi comportamiento hace
presumir haber confirmado los esponsales con entero conocimien-
to de causa.
Lo mismo deberia decirse} si fuese la futura esposa la que hu-
hiese continuado recibiendo á Sil prometido despues de haherle
80hrevenido ó de haber sido descubierta alguna de estas causas
legltimas.
64, Segun el derecho de las decretales, una de las partes con-
trayentes puede lícitamente faltar al cumplimiento de los esponsa-
les sin el consentimiento y aun apesar de la otra parte, entrando en
tina religion y pronunciando los votos solemnes, ó bien ordenán-
oose de órdenes mayores, ha jo el supuesto de que esta otra parte
no puede lIevar,á mal que su prometido se consagre á Dios. Yo-
r:reo que si en tal caso es lícito faltar á la fe de los esponsales, de-
berá precisamente ser' sujetándose á dar una indemnizacion á la
otra parte,
65. La simple entrada en una n;ligion no destruye 108 espon-
sales que quedan en suspenso hasta la profesion. La otra parte sin
embargo quedará. Jibre respeto del que entró en el noviciado;.
pues el {lue toma los hábitos religiosos manifiesta evidentemente
que renuncia á 108 esponsales. Parz-Espen., de sponsal, cap, 2, n ..
10.


o

,
,

,

APENDICE

DEL DERECHO ESPAÑOL.

---IY,&.
Entre .. os debe pl'esenfe (lue por la Real PI'ar,-
matica de (le :lBO:; SOIl. nulos Jos t'spollsales
brados SI:I el cOllsrnllllHento ti ".e 'HlucHa .. ,'crsouas (lue
deben .dulo para celebral' el Se pl'l':,Cl'ihitl esta
COfmuhJad para palier coto Íl'autle con flue <>ra hu dalia la lev
que exirrc el cunseutimiento paLel'l\o en los mah'ilUuuios de
Jl.ijos de familias de y años: los tIlle (JlIC-
1'lan h 1I r131' l'!:i la le y, eOIl h'a 1 all es I'0mm I es si u co nucj 111 ien I o de sus
padres '. y como este contrato (!r3 válido, el tt·ihulHd
ohlirraba á cumplirlo cnal(juicr oposiciou por
parle de los padres.
El conocimiento de cualquier sohrcTulitlf'z de los
espon.sal(·s J s.u ,'s en propio y IH·¡'·'lli,·o tic
)015 tribunales IIllsla lu!ui 110 se tia Jlt'dl' 1'(11'111'1113
en la leKisiacioll antilplII, y .·iITe la 1,·)' 9" lit.!.!., ". 4.
AntJ¡plél.meute se obli¡raha ¡j los fj!W hnhiesen cllul!';¡ido
á ellStlrSe, yaun se i{'.s l(',nia clH'.llTeltulos ha .. ta
SClltmll en hacel'lo. Ahora les solaIlH'lIt¡· , y si 110
acc(!d(:n, no llevan mas pella (fue la 1ft! 110 pode'l' I1l1lh'i-
monío con oh'a persona difl'J'elllc la (JIIC recibio su IU·uIIH'sa.
Esto se entienlle JIIientl'as 110 IlilJa IlIIllado el h,¡hullal
co algnn motivo slllici('nte para .111111:11' la mall·illlu-
nio, ó la parte intel'esacla nu dc OpOIlt'fSl' á la cdt,LI'a.
cion de otro matl·j monio.
Segun la It'Y 3U, tito tI, lJ. el (Iue f:onscntitlo
en illelll'l'il' en una pena caso tlt· fultllr IÍ. bU IJI·OIllI'sa
to, 110 dehc scr compelido lí sati .. i'anl' ('.!ita (IClla , 1Ilul,eulldo
desplles se I'ctructe. (lile la:'! JI·)·C:"'! d·
"V ta u la ci l'C 1I nspccci 011 lIJan ¡ ti 1 1'11 I'tI re 1110 "C l' lo d o moli ,. u
que ¡tUlliera illdneir á celclu'ar 1111 llIall"iuHllIld uo lid ludo
pOllt:í.IlCO, ('n SIl l'i:rM In ... I ... ¡hunales t'clesi:is}icos, y
no se haya Illloptil1lo si1Iuier;) Ir. fl'aflt:esa
POlllicr, (lile :i los .. ::.partall.'il' tle los cspoJ1:,a-
les, sugehi.od •• se iulo al IH'F,0 de y. perjuicios .
36
TRATADO
CAPITULO lI.
DE LAS 11ROCLAlIAS ú AliO:\'ESTACIONES.
--
--
66. Al matrimonio deben preceder las am,onestaciones ó pro'"
clamas que no son otra cosa mas que notificaciones príblica<; que se
hacen en las misas solemnes de las parrofluias, del matrimonio que
las personas que se nombran, tratan de contraer, prescribiendo á to-
d"s aquellos que supiesen algnn impedimento de dicho matrimo-
nio la obligacion de ren·larID.
Vamos á tratar, 1.° de la antigüedad del uso de las pro('lamas
y de su necesidad, 2.° de su forma, 3.° quien debe puhlicarlas,
4. o donde, 5.° ('11 ([ue tiempo, 6.° de que cosas debe asegurarse el
párroco antes de puLlicarlas, 7.° trataremos asimismo de las dis-
pensas de proclamas, y 8." de las oposiciones á so publicacíon.
§. l.
De l(i antigi¿edad tlcluso de las ¡n'uclamas y de su, necesillacl.
67. El uso de ]lacer preceder á los matrimonios la pnbJicacion
de las amonestaciones es muy antiguo en la iglEsia. Hácese men-
cian 1'lIa.; en la epístola tlf'cretal de Inocencia In al o-
bispo BC.8,uvais en el. del siglo XIII. A(Iuel mi¡,;mo papa
establec;o en el conCilio de Latran fine esta costumbre se obser-
vase en toda la iglesia; cap. cum inhibitio, exlr. de cland. sporzs.
68. Los motivos de esla desciplinl'l :;;on , 1. o impedir los m<ltd.
clandestinos haciendo pública su ceJebracion aun antes de
vel'lhcarsc; 2.° obtener la rerelacion de los impedimentos del ma ..
trimonio que podrían tal vez mediar entre las personas floe aspi-
ran á (>ontl'aerlo.
Todo el fIne tuviese noticia de alguno de estos impedime lo
• 1 [' n s,
esta ()) Igado á al párroco gue publica las proclamas, y
esto cuando pruebas para ello, pOl'<plC el párroco
mediO de ¡<1S flue en secreto haga á la
IHU te, podea convencerse dclunpedimentu v hacer que renu .. ¡
t
" oClca
fija ClInOnto.

,
nEL CONTRATO DEL :'\TATRDIOl'i'lO. 37
69 El concilio de Trento renovó el decreto del de Latl'an, y Jas
leyes civiles casi en touas partes lo han sancionado.
s· JI.
De la f0,.,»a de las p,·oclamas.
70. Las proclamas deben contener lo:;; nomhres, apellidos, calL-
dad y domicilio de las partes, )' los nombres y calidad de los pa-
dres , de suerte que el pueblo qlle en la iglesia las escucha, com-
prenda perfectamente de llue personas ¡';f! trata.
La puhlicacion deLe en lengua vulgar J en voz alta eS
inteligible.
s· 111.
Quien Ilebe publicm· las ¡,,·oclamas.
71. Dchc publicar las proclamas el cura do la parroquia por sí
ó por su vicario ó por otro sacerdote comisionado por el mismo.
Si .el párroco 'ie nrgíl.c;e á hilcer la pllb!icacioll podria emplazár-
sele ante la curia eclesiástica á Jin de obligarle á eJlo.
§. IV.

Donde deben publicarse las proclamas.

72. Esta pablieacion debe hacerse en la iglesia parroquial de
partes, y si estas fuesen de diferentes parrO(luias, debería hacerse
en la parroquial de cada una de t:llas, esdecil', en la tlcllngacdc
su residencia ordinaria aun cuando no tnviesen allí Sil verdadero
domicilio de derecho por no tener allí su permanencia lija, sioo
• •
por r'azou de un empleo élmOYlble que elerzan.
Si una de lAS partes hubiese cambiado de pal'roquia sin salil'
fuera del obispado, y 11') IJ.Lúesen!mediado seis meses cabales den-
de este cambio; las proclamas deberán puhlicarse no solo en la
parroquia ele su llueva residenci,l, sino talllhicn (!ti la tj'JC dcjtÍ.
.si al mismo tiempo huLi(se c':lwbiado de diócesis, será preciso
que haya mcdiado UIJ aiio cumplido la tl'8s1acion á fin de qoe
quede de publicar las PI'Oc!¡UllllS en su antiglFl


qUla.

38
TRATADO
? 3. Cuando alguna de las l1artes haLita en el d' l"l 1
. l' " 15 11 o (e linO
19 eSltI aIH:'/1 a otra, las proC\¡Jlna'l deberán pnblicarse l' 1 '
f 1 . en a 19 eSla
su pu >lJcatlas en la iglesia matirz no hastar',
D t ano
e o ra suerte seria si se tratase de iglesias o'ca '11 1
t bl . el pi as Sucnl'sa es
es a ee: as para comodidad de ios parroc!uianos distantes de
parrO({Olat. La sllcnrsal no es parroqoia po '.
deben publicar alli lag proclamas. ,r consigUiente no se
v,

E t' .
. n que lempo deben publicarse las
-, D
.t )'1": eoen puhlicarse las proclamas f!ll tres d',.s f
en d en-
t len ser talf>s todos a'1uellos "
los 61-'-Ie8 la 01 l' . d . . -en que la IgleSia prescribe á
) rgacl(1n e Olf misa.
BadlQsa cnya apioian refiere Van-E . ,
dehen entt'lldel"se por r f' - spen, opma que tambien
- . (las t!stIVOS arlllello!i e 1 1
pal'ronuia alf'ona f t' '1 l' . 11 que se lace en a
"1 '" es IVH8( (lue sin 1 JI' , ,
1,' ,,"1, Lr f. e O) Igae10D smo solo 'de
I f VOclon, atr{)e a la 19le,;ia t t '- :
festi\'idad
es
, ,an o Concurso como la mayor de las
La puhlicacinn (ld>r> ha . .
en pi of t " 1 1 : cerse mter nllssarllmsolenmia, es decir
el' /")J 10 (e a misa 1 !. ,
pera..; s('ría 3husi\"a. . (e a parrOr}!lJa: hecha por la tarde á \'Ís.
?l, Se requiere ne 'a '
tre una yotl'a ) l' , q <) Ul1lnteryalo competente en
" pn) ICnelon' mas esto 1" 1
da Dioces'" ' " . se (eJa a a costumhre de ca-
, o panogula.
§. v •.
es lo que debe t
ener presente u.n pá1'roco
anles de publicm' las I
¡n'OC amas.
76. La pnhlicacion de proclamas solo 1 J .
timicnto <le la.; dos partes 1 h (p)e hacerse Con conSen-
. que se lan el"ho re<,'
de mat.rimonio A' . . IprOCamE'nte pro-
- , 51 es que SI onadp la$ t'
pohlicélcion de las rroc!arna !' .. nar es lOstase sola la
sin haberse antes I
S
' de 1 parroeo ,110. debe proceder á el!a
s
, 1 ' (Jra{ o e comelltlmlento d I
I as Ó una de ell.of 1" 1 r' e a otra parte.
- ;;1" uesen 11105 (e la T' ,
poc1er de otro "nt d d mi 18, o estuviesen en
J" es eproce er' I bl' ,
cerciorarse' did consent' ' tIa a pu lcaClon deherá el Cura
1I1l1en o (e los tutores ú cnradore",
,
, .
,


,
D!L CORTRATO DEL :>'U.l'RDIUMIO •
39
§, VII.
De las .lispcllsas .le las pl'oclamas,
"J7. Nuestras .Ieyes convirtiendo en disposicion civil lo que era
de diciplioa eclesiástica han, dejado á los obispos y vicarios genera-
les la facultad de conceder dispensas en esta materia.
Si las partes fuesen de diferentes diocesrs, no bastará la <lis •
pensa de una de ellas, sino que sera necesario obtenerla en las dos.
íS. Regularmente solo se concede dispensa despuc8 de la pt'j-
mera proclama, y aUIl entonces debe ser con un motivo urgente y
legitimo.
Uno de estos motivos es el que refiere el concilio Tridentino,
Sess, 24, cap, 1: Si pudiese temerse probablemente tIue algun mal
intencionado haLia de aprovecharse del tiempo que mediase en-
tre las proclamas para suscitar obstáculos in fundauos al matrimonio.
Puede haber otras machas cansas justas para la dispensa, como
el hallarse embarazada la futura esposa, ex.igiendo tal estado la acc-
Jeracion del matrimonio á fin de evitar un escándalo.
79. La disposlcion que previene que no se concedan dispensas
de la publicacioll de alGnna de las proclam.as, sino por causas legLti-
lilas, no se halla observada con toda rigidez, y hasta algunas vece!!
se tolera que los obispos ó sus vicarios generales concedan la
dispensa de las tres; aunque esto no se concede sino con mucha di-
ficultan y conocimiento de causa.
80. Falta observar que los obispos y sus vicarios generales
den dispensar las proclamas, pero no permitir que ellas sc pllbli-
quen por un eclesiástico que no sea el párroco, ni en otra lugar que
no sea la parroquia de las partes: tal permision seria un. ahuso que
podria dar lugar á un recurso de fuerza.
§. VllI.
De las
• • , 1
OpOStClOUCS atas
1) J'O e [amas.
81. Las personas cIuC pretenden tener derecho para impedir el
matrimonio cuvas pl'oelillllas se publican, pueden formal'
- ,
á ellas. Asi pudría hacerlo la que preteudiese estar c,lsada u 501a-
,
28

TRATAl<O
mente prometida por esponsales con la pel'sona para cuyo matri-
monio se pnlJlican las proclamas.
Hacen talllhien semf'j oposicionalgnn",s veces los padres, tu-
tores y curadores (IUc se creen con oerecho para impedir tal ma-
trimonio.
82. Por infundadaql1e fuese formalmente intima-
da al párroco, le obligará á suspelJder la celebn,cion del matrimonio
hasta tI"e la parte haya () bien el juez hul)jese
(Ieclarado infundada la oposicion,
El párroco que ilpesar de la oposicion formalmente intimada
pasase á aulorizar el matrimonio, segun el d('recho canónico dehe
:iel' castif.'.::tdo con tres alLOs lle snspcnsion: cap, (um inhibitio ex-
tra de Cland. SpOll.';, 1\1a5 no por esta será nulo el matrimonio con
tal (IlIe la oposieion no fuere fLloclada.
83. La parte que quiere verse libre de la oposícion , debe cí-
tÍ la parte opositora aote el juez competellte. Esta competen-
Cla depende ele la natural,>z8 t:n que la causa se funda .
. Si se. tratase del vínculo resultallte de 103 esponsales ó de un ma-
deberá conocer del expediente el juez eclesiásl,i-
co. ,s1:1 probase habia otro matrimonio sobsistente
el y.la parte cuyas proclamas se publican, referentes á otro
con .oll·a .pasona,- se decretad formal prohibicion de
venficar el matl'uuonlO anuncia/L>.
Si. solo ti at;:¡Sf! • .esponsales, y el opositor probase su exis-
tencia; el JUt'Z ecles¡<lsltco hall.:JntloJos buenos v ,,¡'¡Iidos exIJort. '
, J' "' , ara
a a parle a que cumpla su promesa. Si no oJhtante tales amo-
nestacIones persisLiese eu su nerrati\'a de"pu"s d 1 1 1 .
:;, • _" , e lB )el' e Im-
puesto Una decretdrá la tlisolacion de los esponsales, y
se la 0POSi('IOll, pero nada resolved acerca de los daños
y peqUlclO:>, pup-s esto corresponde al juez secular.
84. Las oposiciunes fundadas en otras causas diferent.es del
culo resultante de m:.trilllal1io ú espons<lles antr.riores, cuales son
las lllle padres i..I tutorp.s de una de las partrs, son de la
competcncHl dd Juez secular. '
•••

. . '. :

..
,

I


P RTE TERCER1.
DE LAS QCE ])["EllE:"l CmnUAER B!'iTnn
SI, y DE LOS llIPEDI.lIENTOS DEI. l\L\TnIMO.'·IO QtE SE
ENCUJ¡NTRAN EN LAS

85. Pueden contraer matrimonio entre sí aqnellas personas
'que no tuviesen ningun impedimento para cIJo, ó que hubiesen
obtenido válida dispensa de los que tal ,'el. tuviesen.
Dividiremos f!sta parte en cuatro capítulos. En el primero es-
plicarcmos las divisiones generales ele los impedimentos del matri-
mOllio (ple pueden f'ncontrarsc en las En el segundo
correremos lil<; diferentes esoecics de imllcdilllentos ahsolutos. En

el tercero trataremos de las diferente .. especies de impedimentos
dirimentes relativos. En· el cnarto trataremos de las dispensas de
estos impedimentos.
. En esta parte solo trataremos de los impedimentos se en-
cuentran en las personas. De los otros que nacen del def.ecto
algunos ce los requisitos necesarios para la valide lo ucl matrunomo,
hélularemos en la parte cuarta.
mVISIOXF.S Gfo:i\"EIIAtES HE
CAPITULO L
LOS BlrEn!M¡::-;TOS nl':l, I.!¡;¡': SE ¡·:XCUEN-
'J"U.\N EN 1..\5 rf.nSONAS.
--
8G. La principal division de los del
(Jue pueden ellcontrarse cn las.pcl'solli.\S, en
lIa ma n di,.imotlt:. s) )' 11 tlC se 11 illlla 11 ¡ÚIJl pi t: UH! 11 te pro!llblllVOS .
42 TRATADO'
Son impedimenlos dil'imentes los que hacen nulo el matrimonio
(le la persona en quien se encuentran, cuando 10 contrae.
Pero si eso>; impedimentos no sobreviniesen en la persona de
uno ue los cónyuges hasta despues del matrimonio, no anularán,
sE'gnn veremos mas abajo', un matrimonio válidamente contraido.
los dos capitulos inmediatos recorreremos las diferentes espe-
cies de estos impedimento':!.
. Los impedimentos simplemente prohibitivos son los qne se opOw
nen á que la persona en (pie cODcnrren, pneua contraer lt'cita.
mente el matrimonio, pero no 'lue lo contraiga válidamente. La
persona á quien afectan corDete un pecado casandose pero su
t " " "I"d ' ma l'lffiOlliO sera va I Q •
. 87. ?n voto simple de castidad mientras el que 10 hizo no ob-
tl,ene dIspensa del superi.or eclesiástico, no es mas que un impe-
prohibitivo. Solo )0." votos solemnes de religion impor-
ta.n un Impedimento Asi es que una persona que hu-'
Diese tal voto simple, pecará casandose, pero sa matrimonio
no dejará de ser válido, "
que este suhsiste al efecto de que no pueda exigir el
deb:to con}'ugal, ni \lasar á otro matrimonio despues de disuelto el
que huhiese contraido sin cometer un nuevo pecado. Mas ese voto
DO que esté obligado á prestar el débito conyugal cuando
se le pide, ya que es mas fuerte que el volo la ohligacion contrai-
da con el matrimonio, en virtud de la cual concedió á su cónyuge
poder sobre su Asi lo decide S, Agustin en su carta al
conde Bonifacio que se hallaba en un caso análogo.
88. El vínculo resultante de los esponsales válidamente contrai ..
dos forlua ,asimi,smo un impedimento prohibitivo de
todo matrimOniO (Iue no sea con la pers:Jna á quien rué hecba la
promesa de casamiento.
89. Habia otras muchas especies ue impedimentos prohibitivos
qae no están en oso.
solHistiú en la iglesia la costumbre de las penitencias
eran un impedimento prohibitivo para la persona
leta á ellas, duraba la penitencia.
El asesinato ue su marido ó de su muger y el de un clel'igo eran
para el asesino en otro licl.upo un impedimento prohibilivo del
lUitlrimouiu. Lr) misUlIJ sur.edia COIl el <Jue habia. cOlltl'aidu Ulatl'i-,
mOlliu con LUla religiusa cunocida L10l' tal.
,
"

,
"
UEL CONTiUTQ DEL 34:
90. Otra division de los impedimento'! del matrimonio qtle se
encuentran en las personas, forman los que se llaman ahsolutos y
los que son solamente relativos
1m peJ i me n tos alnol utos son a<¡ {tellos que impid'en á la persona en
quien se t'ncuentran, el contraer alguno. Tales son los
que resultan tl!! la falta del n'!o de razo'u, de la implll!rltad, de la
profesion religiosa y otros oe que hablaremos en el capítulo
guiente.
lmpedimcn t os re lali vos son a qucllos q ue no impiden absolntamen.
te la cclcbracion de todo matrimonio, sino únicamente con ciertas
y detrrminadas personas, tales son los resultantes del parentesco,
ue la élfinidad y otros que expondremos en el capitulo tercero.
91. Finalmente se dividclllos impedimentos tiel matl'imonioqae
se encuentran en las personas, en impedimentos derivados de la
naturaleza misma del matrimonio, C'1l los ()tlC naceo tIe la ley na-
tural y/lívina, y en otros que se fundan solo en las leyes de 105
prillcipes secQ.lares ó de la disciplina eclesiástica.
Los impedimentos que nacen de la naturaleza del matri.
monio, son la falta del oso de raZOll, la impuhertad y la impot.encia.
Siendo el matrimonio un contrato J no podrá celebrarlo qOlen no
tenga cahal el uso de razoll ; y teniendo por nn principal la
creacion de hijosl no podrán contrilerlo los que no hayan a!¡;anza-
do la pubertad: ó se hallen impotentes.
Los impedimentos que nacen de la ley natural y divina, :'Ion 109
consignados en el capitulo 18 y 20 del Le\'itico,
Los otros impedimentos no tienen mas fundamento que la vo-
luntad de los príncipes ó la disciplina rclesiá:.tica.
CAPlTULO lI.
DE LOS nIl'EDi:tICffOS I'IEL illA'fIU!IlO:\1O Qm: 80:\ AllSOLCTOS.
--
Les impedimento ... del matrimonio que se en-,
CUt'ntr¡¡n en las personasy son absolutos, es decir .... rlu.e impiden,
á la persona en {Juico se haHan el contraer ma trllnollLO alguno,
son en número de j 1.0 la taIta del uso de razoll ; 2,D la falta
de pubertad j 3.° la impotencia i 4.° un matrimonio subsistente;
_ "" l" r': o 1 . l"Hes
J.'" la re IS" .. &1 j v, as Oll" 'O
-
44 TRATADO
ARTICULO L
DE LA FALTA DEL USO DE RAZON.
--
--
92. Es evidente <lile lae; personas enteramente privadas del oso-
de razon, ya sea por locura, ya por imbecilidad, son ahsolutamen-
te incapaces de contraer matrimonio, puesto que no cabe en ellas el
consentimiento que es de la esencia del matrimon iD lo mismo que
de los demas contratos.
Si la locura de ona persona tnvie!le interyalos lúcidos, no cabe
duua que estando esta persona durante ellos en cabal uso de razon,
st!ria válido el watrimonio que contrajese. Es de notar que si se
huhiese justificado que la locura de la persona cuyo matrimonio se
jmpngna, comenzlJ antes del matrimonio, y continuó despues; in-
cumbirá la prueba de {Iue existian híciJos intervalos á la parte
que alt>ga.
No debe considerarse como nna locura que importa incapaci-
dad (le contraer matrimonio, la de una persona cuya imaginacion
en un punto se halla herida, conservando en lo uernas su cabal
juicio, como aquella que pinta Horacio :
Fui! haud ignobilis Argis
Qui se credebal miras alldire 'lraga!dos ,
ln vacuo tectus seGsor plausorque lheatro ;
Cretera,qui vitre servabatmunia recto
More.
93. Tampoco deben contarse entre los privados de razon los
sordo-mudos dc nacimiento. Estas personas gozan de un cabal
juicio, corno que dan á entender perfectamente por señas sus pen-
samientos) y comprenden asimismo por señas Jo que se les quiere
dar á entender; y por lo mismo siendo mny capaces de prestar y
uar á entenup.r su consentimiento al matrimonio, podrán cele-
hrarlo ,,¡didamente. As; lo decidió Inocencio nI en el cap. cum
apud, 22) exlr. de spons.

lIEL CONTRATO DEL MATRIMONIO. 45
ARTICULO II.
DE J,,\ J,'ALTA DE l'tUERTAD.
--
94. Sienllo la procreacioll el fin principal {lcl matrimonio, cia-
ra esta que 110 podrán contraerlo 10.'\ que nOSOll hábiles para la ge-
neraciou¡ y por consiguiente los impuhad no serán háhiles para
el matrimonio: Justas nuptias contrahumt masculi r¡uidem !,rtbe-
res,feminre vero viripotentes; insto tito de nup.
La ley ha fijado la presulOcion de pubertad en la. edad de 14
alias para los varones y de 11 para las hembras; insl d. lit. Antes
de esta eddd se presume impuber toda persona, y el matrimonio
que tal vez contrajese, no seria válido; si el vigor se anticipase á
la edad en una persona por manera que <liese pruebas de pubertall
como si un;¡ ¡m'en casada antesue los 11 Años se viese embat·<l7.ada,
el rnatrimolliu seria Yilido por(lur. la falta (le edad solo se concep-
t113 un para d matrilllonio eu cuanto hace presumir
la fa!ta de puhertad; mas en esta especie L1 presumcioll queda
truida por la verdad de! hecho.
Asi se tia de.::iJiÚo en una sentencia qne refiere Douquier
to de uua joven Viuda de 12 años y 9 meses. Los herederos dvl
marido ·atéicdhaÍl de llulidad su matrimonio, como contraido antes
de la edad, y le impugnahan al prol'iu los y c.dpitu·
laciones matrimoniales; pero hahiendo b Joven Viuda pruJjado
(Iue se hallaba cmbar3Z[ula, se decl.ll't) que el matrimonio era dli_
<lo y que por consigllicutc tlch¡a di:.rrntat' de los que :0-
mo "iuda le COUl'1ctian aSl por las leyes como por las capltu\aclo-
I . I
nes. Dice Bouquiel' tjue se opuso una SCllLcncia en senLII o
rio; pefO hace obSl!r'f"al" <11 propio tiempo (lue en la especIe la
sentencia opuesta la viuda no hahia podidu p1'oJJal' la COI1SUlflaClon
del matrimonio.
La decisioll de la anto!' refiere, esta
lile con la del papa Alejan{lro ,nI cap. De ¡tlis, 9, ex!r. de dr:s·
pon. ¡mp. donde tratando de un e jo-
de la edall prefijada I tlL:e el papa' eL tla.fi-urml pro-
• •• •••
a::imi, qllod pOlucrinl copula carllali conjfWgl ¡ rmnorlS (l'tatls zntw-
T!lAT.&DO
tu separan' non debtnt, cunz in eis retatem supplevisse malitia \'Í-

9j. Si despues de cumplida la edad de pubertad, los cónyuges
hulúesen continuada viviendo juntos cumo marido y muger, esta
cohabitacion restablece el matrimonio, ya que encierra un nuevo
consentimiento tácito que Jan las partes en un tiempo en que son
hábiles para contraher matrimonio. Asi lo la ley 4,11 de
nup. y el cap. auestatiou.es 20, extr. d. desp. imp.
ARTICULO m.
• DE LA nIPOTENCIA.
--
--
96. La impotencia para la generacio'l es tambien un impedi-
mento dirimente del matrimonio, q oe hace incapaz á la perscoa
que;la padece, para contraer matrimonio.
Por mas que la union de lo" cuerpos no spa precisa ni ab5Olu--
tamente de la esencia del matrimonio, de suerte que los cónyuges
pueden de comuo consentimiento ahstenerse,tle ella; sin embargo
como la procreacion de hijos que no poede (Jbtenerse sin lalunion,
es ellio priocipal del matrimonio, preciso cuando menos que
para que uno sea capaz de contraerlo, tenga la pOSibilidad de rea-
lizal' esta union.
Si los impúberes son considerados incapaces de contraer matri-
monio, porque son para la gClleracioll aun CU<ludo con el
tiempo dehen llegar á serlo, ¿ con cuanta mAyal' razon serán con-
siderados incapaces los impotentes que jamás pueden llegar á tal
estado?
97. Para clue la impotf'llcia sea un impedimento del matrimo-
n'io ,no importa que sea de nacimiento, Ó que haya sobrevenido
despues en fuerza de una enfermedad ó de otro accidellte poste-

I'lor.
Pero solo importa impedimento de matrimonio una impotencia
.perpetua é incurable, como la 'lile resulta de la privacion de al-
. gona de las parles necesarias á la gencracion. Una impotencia pa-
sajera cuya curacion puede esperarse, no constituye á la persOUA
"lue la padece incapaz para el matrimonio.
.rul' mas <ille uua vaj¡'z muy adtlantada acarrea ordinariamente
I

DEI. COI'(TRATO DEL M.\TRDTOlfTo. • 47
sobrr.todo en las mugeres una impotencia para la generacion ¡ no
obstante como haya algunos casos aunque muy raros de personas
que han tenido bijos en una edad muy avanzada, esta especie de
.impotencia no es ca nsiderad a su Grieo te para funu ar un impedimen-
to del matrimonio. Asi es que las mugerc9 lo mismo que 105 !Jam-
hres por viejos que sean, pueden contraer matrimonio.
98. La impotencia es un impedimento dirimente del matrimo-
nio cuando existe al tiempo de celebrar.'Je este; pero 110 Jo anulará .•
si sobrcl'iniese dcspues. Véase acerca de las pruebas de este vicio
lo que se dirá D18S abajo.
ARTICULO IV .

DEL IMPEDIMENTO QUE RESULTA DE UN MATRIMONIO SUBSISTENTE.
--
--
99. Un matrimonio subsistente forma en la persona por ct'i-
gado 11n impedimento dirirn{lnte (Ine hace nulo de pleno derecho
cual,]oier otro matrimonio (Ine contrajese antes (le disuelto el

prImero.
Esta de impedimento se funda como los otros en
)a naturaleza del matrimonio. Este en su origen primitivo fué
institoido rara unir un hombre solo con ona soja muger, y esta
union debe ser tan íntima que los do!; no formen mas que una soJa
caroe: Erunt duo in carne una. El hombre se entrega todo
entero á so muger, ue la propia suerte que esta se entrega
á 5n marido, lo cual hace fIlie el IlOmhre no pueda unirse á
otra nlnger ni la mogo:'r á otro hombre. Luego la poligamia es
contraria á la instilncion primitiva del matrimonio, y por consi-
guiente al orden divino y al derf!Cho natural.
Tal era la idea que tenian de la poligamia los padres de la igle-
sia; tal la qtle se c01HerVtl por largo tiempo de esta inslitucion
aun en el Lo.'! romanos miraban con horror la poliga-
mia, y Ull bígamose hacia ele pleno derec!lOinfnme en virtud (Iel
edicto del pretor j l. 2, jJ. de his qui noto infamo Tampoco
manos tenian mas de una muger, 1acilo, de mol'. germ .
100. Debe notarse sill emuargo que 110 l!S de la esencia ahsolu-
ta del matl'imonio el que sea l. unioll de un solo hombre con una
sola muger: es si de su illslituciolJ. Como que Dios lllstituJó el


48
matrimonio en aquella forma, no le es lícito al hombre separarse
dp,1 órJen por Dios establecido ni hay autoridad humana capar. de
dispensarlo.
Pero Dios como legislador supremo en este podia
oCl'lo de otra suerte pumitiendo :i !()s hombres tener muchas mn-
geres. Y asi como habría podido, si esta buhiera sido SI,{ volnntad,
establecer desde el principio el matrimonio sin (Iue debiese ser la
unían de un hOII,:bre con una sol;¡ mllger, asi pudo llJas adelante
permitir por raz',oe5 particular! s la poligamia á ciertRs
J aun á un pueblo entero. Asi lo hizo respeto de AbralHln, Je Ja-
coh, de David y de tOllo el pueblo heul'co\ Dios (lue habia pro-
metido á estos santos patriarcas multiplicar su I'na como J;!S are_
nas del mar, les permitió que tm'iesen muchas Illugeres á la
ver;.
101. Cuanto acahamos de decir, para conciliar 1ft opinion
de los que sostienen (I{le la poligamia es contraria al derecho na-
tural, y de los que niegan que asi sea. Considerando en el matri-
monio la institucion primitiva, y entendiendn por derecho natu-
ral el órden que Dios autor de la naturaleza estableció en él, pae ..
de decirse que la poligamia es contraria á este derecho j mas si se
considera el matrimonio en si mismo é independientemente de su
inslitucion primitiva, y si solo se entienden por derecho natural
las I(,Jcs invariables que en sentido cstric,to lo forman, y de que
noeS posible (Iue la divina sabiduria se aparte jamas, leyesque
santo TqOlas llama muy oporlunallJcn te prima prrecepta; Lien po-
dria deciJ se qnc la poligamia uo eS contraria (jI derecho natural,
fInc Dio." la permitió un tiempo, segun hemos ,'isto.
102. Solo hablamos de la especie de poligamia resultante de
haher tenido uo hombre mucnas Ulugercs sil11ultaneamente. La
otra especie:dc poli5;¡meia que se llama poliandria,' ha sido siempre
reprobada, y es c\'identcllIentccontrCll'ia al derecho natural: 10
propler sanguinis. Si una muger tuviese muchoS
maridos, no seria posible saber eual seria el padre de hijos.
2" Es dc la esencia del matrimonio que la esté sugeta á sn
maridG, tlue le obcder:ca, tIue le siga donde c.rt quiera vivir; maS
si á un mismo tiempo dos maridos" imposible le seria obe-
decer á uno y otro, cu;:ndo l,! m3nd"sl..'o cosas opucst:;Sj ni seguir
;i uno y otro cuando "irir en direrentes lug¡:¡res; es

DEI. COTI\A'fO OEL 49
pues la poliandria contraria á la naturaleza del matrimonio v ",1 dc-
recho natural. -'
103. En cuanto á Id por la ellal tiene un hornhrc mu_
chas la vez, por mas que Dios la haya permitido en
otro tlemprJ, e .. IIHlndaLle que dcspues (le la pnbli(!<lcion del evan_
gelio se. halla. por la ley c\'angéiica
el mat.l'lmnlllO a su pruHltlvd y qui:;¡o que el marido V
la muger fuesen duo in carne wza. Habiendo esta ley e;e,'ado
matrimonio de 10i cristianos á la tlignidad de sacramento, y COIl"
vertído!e en ti¡lo v fir,ura la union ele Jesucristo con!lu inlc-
.
sia; Sacramenlum maglll:(,m, in Christo el in eclesiaj siendo la iglesia
unay la única de Jcsucristo, elulatrimonio de los cristianos
tip.o de este union , debe ser de solo hombre con una sola muge...
Con razoo pues el concilio de Trento, Sfss.24, can. 2, fulminó
anatema conl¡'a los {jtlC dijest'n ser permitido á los cristianos el
tener muchas Dlugcres.
Luego el matrimonio miectras no se halle disuelto por la muer-
te de alguna ,le la .. partes, es UtI impedimento dirimente, qne im-
pide al marido casarse con otra muger, y á la mnger casarse COR
"<ltro hombre.
104. Esta decision tiene IUf!:11" aun cuando el matrimonio con-
traido antes (le disuelto el primero hubiese sido celebrado de
buena fe por la una de las partes que tuviese Ull justo motivo de
creer que su primer cónyuge habia muerto.
Si con el tic01;lO llegase á t11 error, el segundo ma·
trimonio aunqfle contr"illo de l)llena fe, ser!a declarado nulo.
Ejl!mplo : Si la muger de un soldatlo despues de baber recibido
certiHcatlos en forma que atestiguaban (lue su marido habia
:muerto en cierta hatalla, hubiesc contraido matrimonio con otra
persona, )' el primcr marido creído Illuerto compareciese des-
poes, y se hiciese reconocer; el segundo lUiltrimonio por mas que
de buena fe contraido, deberá ser declarado uulo.
Esto tiene lugar por largo que el tiempo (Jne Iiuhiese me-
diado entre la Jesaparicioll del marid.o y la cele bracio n del segundo
m¡:¡trimollio; porque continuando subsistente el primero ha sido un
obstáculo insuperable para la validez del segundo,
El famo!io Juan :\lai!lanl no yolyió;i hasta despnes
.de cuarenta a110s dll ausencia: su mogel' no le l'Ccollocia ya, ó fingia
4
50
no reconocerle; no obstante tOllas estas circunstancias el matri-
monio que esta habia contraído durante su ausencia en virtud ue
on certificado ue muerto, no dejó de Ser declarado nulo en senten-
cia de 6 de agosto de 16') 4; tom. 3, J ourn. des audien.
Todo el efecto que produce la buena fe en tal caso, se reduce á
que por mas que sea nulo el segando matrimonio, los de
él nacen, no son reputados bastardos, sino que en conslderaclOn á
esta buena fe tienen en la herencia de su padre J su madl'e los
mismos uerecho'i que 103 de un matrimonio válido y legítimo.
Por mas que el marido no se hubiese presentado <le1801e de su
muger, sin embargo si esta y so. segundo hubiesen, e?trado
en conocimiento de la equivocacioll del certdicado de oblto en
virtud del cual se celebró el segundo matrimonio, atestiguando.
personas de créJito que el primer marido ere ido muerto habia
81do visto en algun parage , las partes advertidas debidamente del
error están en conciencia obligadas á separarse.
105. Como nadie puede contraer un matrimonio mien-
tras nc, se halle disuelto el primero por la muerte oe so primer
cónyuge, síguese que mientras esta muerte no conste positiva-
mente no podrá autorizarse otro segundo: porque de otra suerte,
se á come"er un adulterio, y esta
ria le haria culpaLlc de este crírncn ante DIOs: S. BaSilio ad
Amphil. can. 31. .
Es verdad que segun la disposicion de la I('y romana, Dno _de
los cónyogrs hubiese sido reducido á cautividad, y en CIOCO al,.lOs
no se huLiese sabido de él, era reputado muerto, y el otro, con-
yuge podia contraer:un segundo 6 JJ. de divorl.Pero
la nonca ha autorizado esta perrnlslon de la ley secular
que posteriormente fué derogada por Jostiniauo en la novela 117,
cap. 11. . . ., ,
106. Asi como no es peruutulo en conCienCia a una persona el
asar á un seDundo matrimonio sin estar segura de la muerte de
P o d" 1"
su primer cónyuge; de la propia suerle no po ra IllOgun e
en el fuero externo caSal' una persona que Jo hubiese sido ya, Sin
hacerse presentar documentos fehacientes en que conste
mente la muerte del primer cónyuge. Esto tendrá lugar aon
cuando hiciese )'a mocho tiempo que el primer cónyuge se halla-
e ausente habiendo sido inútiles todas las investigaciones hechas
s , d' d
paYa conseguir no'icias de él, yaun cuando hubiesen me la o
DEL C01«TII.J.TO DH I\UTRIMOriIO. 51
lreinta ó cnarenta ailoe. Asi lo decide el papa Clemente lB, cap.
19, de spons.
Los documentos de la muerte del primer cónyuge, á
fin de que el párroco pueda casar al viudo sin compn'meterse, !wn
1.
0
la fe de óbito sacada del registro de sepulturas de la plfrolluia
:ti hospital en que acaeció la defuncion.
2.- A falta de este testimonio por haberse perdido el registro
ó por no hallarse continuado en él el acto de sepultura por uegli-
gencia del encargado de este registro, podrá formarse un espe-
diente en que personas de toda fe y créJito oeclal·en ante
el jaezalgun aclo justificativo de la muerte del primer cónyuge.
Este espedientc equivaldrá á una fe de óbito.
El hecbo deberá quedar pdr dos testigos cuando
menos. Si en asuntos no hasta un solo testigo.,-etiamsi
;prreclara! curice honorf! prwfulgeat, l. 9, codo de test.; con mayoria
·de razon no deherá bastar en asunto de tamaila importaneia.
Sanchez opina que podrá hastar en un caso, cuando, á saoer,
.-el primer cónJuge muerto en un pais muy remoto de
donde eS en ex.tremo dificil saber noticias. Sus dilicl1ltadesofrece
-en mi concepto admitir esta excepcion á la regla general.
3.0 El certificado librado por el gefe de un regimiento, en que
atestigua (pIe un individuo del cuerpo fué encontrado cntre Jos
Dluertos de cierta batalla, es un testimonio válido.
4'<' El transcurso de cien alias y mas desde el nacimiento de la
pen.ona cuya muerte se inquiere, hace que esta acaeci(í,
á tenor de las leyes que dicen (lue is finis vitre longisimus (:stj l. 8,
tf. de usuf l<g. el alib i.
107. Cuanto llevamos didlO acerca de (jlle un primer matrimo-
nio es un impedimento dirimellte pill'a (lue la persnna 4ue lo con-
-trajo, pueda celebrar otro segundo 1 llliClllras a{l"el subsista, solo
tiene lugar cnando el primero es válido. Si fuese nulo, C.OIl:O <{ue
una cosa Dula no puede producir efecto alguno, no pourla tormar
un impedimento dirimente. Sin embargo el que buuiese eontrai-
-do un matrimonio de esta naturaleza, no podrá contraerolro antes
de haber obteniJo nlla declaracioll de nulidad del primero, no
hiendo constituirse él propio juez en esta materia. Pero SL de he ..
ello hubiese contraiJo otro matrimonio antes de haber cumplido
Con este requisito, no dejará de ser \,álic.lo, mientras dcspu.es se
declarase la nulidad del primero.
,
1'RATADO
ARTIC1JLO V
DEL QtE rORlI,\:o! LOS "OTOS SOLt..M:'iH.
--
108. Los V01.I'S sulemnes de re
1
igion forman en el religioso pro-
[CStl un impedimento <Iirimcllte que le hace absolutamente inca-
paz para contráer matrimonio a!guno. Este impedimento se de-
riva de la disciplina eclesiá:.tica , y no siempre ha sido dirimente.
Verdad es que el matrimonio siempre ha sido prohibido por la
iglesia á la persona consagrada á Dios pOI' sus votos, pero esta pro ...
hibici1..H1 solo formaba UI} impedimento puramente ni
el poder temp0J''l1 ni la iglesia durante muchos siglos habian con-
vertido estos votos en impedimento dirimentf!. En el código ro-
mano t:ncontramos Ulla ley del emperadorJoviano, que conmina la
pena de muerte contra los que empleasen la seuucclon para casar-
se con las vírgenes consagradas á Dios; l. 5) codo de episc. el clero
Pero ni una sola ley encontramos que (Ieclare nulos 105 matrimo-
nios contra idos libremente por tales personas.
En cuanto il la di-eiplina eclesiástica, el papa 1 que
ocupaba la Sta. Sede á principios del siglo V, mira como válido el
matrimonio contraido por las :drgenes consagradas á Dios; puesto
(jlle consultado por Victrici!J ohispo de Ilollcn le rtsponde que
solo dp.bc sujetarlas á la penitencia püblica de!'ipues de la muerte de
sus maridos.
Agustin, de bono viduilatis, cap. 10, dice formalmente que el
matrimonio contraido con tales personas es válido. Hace mas:
hate á algunos que por un celo poco iluitrado opinaban qne tales
'matrimor,ios eran mas bien adu'terios.
El concilio Calceuonense celebrado en 4jl prohihiú, can. 16, á
las personas consagradas ü Dios por el voto de religion, el con-
traer matrimonio j mas no declara nulo el que-contrajeren: solo
fulmina contra ellos la pena de excoInnnion.
S.- Lt."on que presidió este concilio por medio ,le delegados,
en el artículo 14 de su carta á lhist¡co obispo 'de l\llI'bona (esta
,carla eió! la segunda de este papa) en la edicion del padre Quemel
y la 92 en las otras edicionf!s) no le dice que el Illat rimonlo de los

I
I
¡
DlIL CONTRATO DBL -)3
sea nulo, sino que lÍnicamente debe sujetarse á la peniten-
Cia.
109. El a,u:or de las conferencias de Paris pretende que los
yotos de rehglOn empezaron a ser nn impedimento dirimente
desde el siglo VI en tiempo de S. Gregorio, fundado en ulla carta
de este papa que es la novena dellibrü VI de S'.\5 cartas. en esta
carta solo manda detener y hacer encerrar en un munasterio á ulla
religiosa que habia dejado el habito pal'! volver al siglo: nada se
11al>Ia de que esta religiosa fuese casada.
El canon 52 del cuado concilio ele Toledo celehrado en 633,
prescribe que se imponga penitencia á los rnonges salieren de
sos monasterios, y se casaren. Este canon tampoco declara nulas
los ni dice que despucs de cumplí,da la penitencia no
pudiesen los monjes ser devueltos á sus mugcres.
En Inglaterra á fines del siglo VII no eran mirados como un
impedimento dirimente los \-'otos J'eligiosos. Así nos lo enseña el
penitencial de Teodoro de Cantorvery en cuyo artículo 18 se dice:
Si quis marilltS volum Domino habet virgirzitatis, adjungatur uxori
1'(0,," DIMITAT UXORE:.t, sed pceniteat tribus annis. Bien es yer-dad que
Graciano para acomodal' este canal)' á la disríplina de su siglo aña-
dió antes de la palabra yotum , simplr.x; pel'O los conectores ro-
manos afirman que esta palab.'a sr'mple:r: no se halla en ninguno
de los manuscritos de aquel penitcncial.
Todavia en elsiglo VIII encontramos un monumento que prue-
ba que la profesion religiosa no era aun considerada como impe-
dimento dirimente del matrimonio. Tal es ulla respmsta dada en
754 por el papa Eslevan JI (1) el Clla' se encontraba en
Francia, sobre muchos puntos de disciplina acerca los cuales
11abia sido consultado: en el art. 7.
0
dice asi: De monachis I'l
nonnis de monaUeri:J fugientiblH in chalcedoneliSi, cap. 16, ita
Pirgine1Jl r¡ltm se Deo consacrapcrit. similiter et rnona-
clwrn non/iare nuptlaZia ju,fa contrtlhcre; qu,od )li !loe invc1'1t¡
rillt perpelrantes ,excommfwicentur ; conjitentibas ault!m
vinlllsut habeat auctorilatem cpisco/Jlts humarlitatem
diamque largiri.
110. lUcia el siglo X rué cuando t'l voto de emp' z¡} á
(1) O lercero portIUO entre c 'I'lpl Zlc,lrias1 h,thiJJ .,tI'., E¡l(,'J!l Jl.'lQ .
$uhreYiviú :i. Ul elcedon .


54 TUTAOO·
considerarse al menos en algunas provincias como n'n impedímenfo'
dirime!Jte del matrimonio. As.i se desprende del concilio Traste-
yana celeLl"ildo en !=!09 ],,,jo el reill,ulo d-e Carlos el Simpl(',
El primer concilio de celebrado en 1123 bajo Calixlo 11,
en el canon 21 dice: Con.tracta quoqlte matrimonia ah ejusmodi
personis disjungi.
111. El segundo concilio de Lalran celebrado en 1139 en el
pontificado de Inocencia 11, es todtlvia mas explícito, y estable
ce por regla de disciplina (Iue el voto religioso debe ser
un impedimento dirimente del matrimonio.
Desde entonces fué observada constantemente esta discipllna
que al fin rué confirmada por el concilio de Trento, sess. 24, carro
9. y hasta los tribunales seculares se han atenido á esta doc-

trina.
112 Nótese que solo el1"oto solemne de religion que se pronuncia
al profes8l' una de las órdenes religiosas, ó al tomar órdenes ele .....
ricales mayores, es un impedimento dirimente uel matrimonio:-
cmalqoier otro volo ,le continencia no forma mas que un impedi-
mento prohibiti,'o ¡cap. 3, ex{r. Qui voventu. Vean se asimismo
el cap. 4 y el 6.
113. Solo los votos pronunciados al entrar en ona órden reli-
giosa aprobada por las leyes del reino, pueden consideruse como
votos solemne3 de religion, capaces de formar on impedimento·
dirimente del matrimonio. No seria lo mismo respeto de los que
se hubiesen hecllo en algunas eongregaciones ó casas estableci-
das con deLida autorizacion pero no Cama órdenes religiosas, sino
como comunidaues eclc¡:iáslicas. Los votos que en tales estableci-
mientos se hi.cieren, considerados como votos simples.
114, Para que los V(¡tos solemnes de religion sean un impedi .....
mento dirimentf!, es pl'eciso rjllC hayan sido hechos plíblicamente,
con entera libertad, despues de un ailO de noviciado y á lus diez.
y seis años de edad cuando menos.



,
,
DEL COBTI\J.TO on M a.TB.l!\lOlfIO. 55
ARTICULO VI.
fiEL IMPEDIME<'iTO QUE RESULTA DE LAS SAGlaDAS,

--
115. Las ordenes sagradas que son el sacerdocio, ( con mayoria
de razon el episcopado) el diaconato y sobdiaconato, forman un
impedimento absoluto que quita á los oruenados la facultad de
contraer válidamente el matrimonio.
Este no ha sido siempre mirado como dirimente:
doran te muchos siglos fué mirado como meramente prohibitivo •
primera ley que prescribió que las órdeoes sagradas fuesen
nn impedimento dirimente, rué la constitucion de J ustiniano 1, 45,
codo de Episc. ct clero Aotes de esta ley los ordenados de ordenes
mayores que se casaban, solo incurriau en la pena de deposicion;
mas J ustiniaoo quiso que ademas so matrimonio fuese nulo, com()
los demas prohibidos por las leyes civiles, y que los hijos nacidos
de tal uoion fuesen considerados como bastardos.
Dionisia Godofredo en sus notas á esta ley, opina que lastinia-
no derogó posteriormente la pena de nulidad puesto que en 5US
velas constituciones solo habla de la pena de ueposicioo del ór-
deo contra los ordenados que se casasen; nov. 6, cap. Si nov. 22,
cap. 42,
En las provincias de occidente separadas ya del imperio en
tielDpo de J ustiniaoo, donde solo se conocia el código de Teodosio,
no encontramos antes del siglo XII ley ni canon alguno que pro-
nDncien la pena de nulidad.de los matrimonios contraidos por orde-
nados de ordenes mayores. Antes al contrario en el concilio de
París celebrado en 829 bajo el reinado de Luis el llondadoso y Lo-
tario su hijo I hallamos una prueba evidente de (IIle tal matrimo-
nio no era reptJtado nulo. El concilio de Anshurgo celebrado en
952 de orden y en presencia del emperador Otan el Grande, á que
concurrieron muchos obispos de Alemania dt! la Galia y de Italia,
prohihe en su primer canon el matt'imonio de los ordenados en 0(-
denes mayores, pero solo bajo la peua oe tleposicion, En la ca lcc-
cion oe canones rlUC publicó l3011rchard obispo de ,,"V armes desde el


56 TRATADO
a110 100:) hasta 1026 no se encuentra ni nn 51110 canon que preseri.
te las órdenes mayores como lUI impedimento dirimente.
Encontr<tlDos un argumentu n.liS en una carta de liJo
tle Chartl't's á Galon obispo de PaJ-is que le bahia consultado aCt'r-
ca del matrimollio contraído por algullos de SU9 canónigos. Res-
póndele el de Chartres (lue si boa cosa semejante hubiese sucedido
en su diócesis Jejaría subsistir el matrimonio y se contentaria con
hacer }J<ljar <tI culpdLJe á (lll ordl'll inferior.
116. Bien pronto las Lrdcllcs séigradas se como un
impedimento di .. ¡multe segun se desprende del callull del primer
concilio de Latran, y mas aun de otro canon del segundo, citados
antes t'1l el Bl'tí..:ulo pn:ccdente, n. 110 J 111.
Este dencllO se ve despues eslaLlecitlo en todas las decrela-
les de los papas qlle se h:dlan en el cuerpo del derecho canónico.
117. El poder secular ba adoptado v confirmado la disciplina
en este pDnto.
118. Se ha preguntado si un suhdiúcono que habia incurrido
en irregularidad á caUSil de babel' pel'petrado un Bscsinato,y des-
pues se hahia casado, habi-a podido contl'aer yálidamente este
trimonio. La dnda se funda en yue siendo el molivo que ha teni-
do la iglesia para prohihir el matrimonio á los ordenados de orde-
nes mayores la incompatihiliJad que se enCUEntra entre la pureza
que exigen las sagradas fUlJciones de su ministerio y el uso carnal
tlel m21lrimonio, puest.o que el eclesiáltico que incurrió en irregu-
laridad lJued"a prifado de ejercer tales funciones, no podia ser re-
putado incapaz pal'a contraer matrimonio. No ohstante esta razull
el papa Alt'jandro JII cOllSultado sabre C!lte caso, (lecidc que no
podia casarse, porque mmo ex ddiclo ,suo jus conseqlli polr!-st,'
cap.1, infinc) extr. de voto el voto redl'mpt.
119. Fáltallos obsCl'\'ar que las nrdtnes Illa}"ores son, si, un
impedimento dirimente nspeto del matrirnlJnio que el ordenado
contrajf.!se de su prclTIocion; pero no anulan el rJue llu-
lJiese contraido antes; cap· 1, de voto et voto redempt. exlr. Joan.
XXII.
I\'útese que la persona casada prümoyida .i órdenes mayores1
qneda inhibida de las fUllliollPs de su ministl"rio, sin que pu(·da
tener la rehahilitacion, como 110 sea á tenor de Jo prescrit<J inJra
partc 6 ) cap. 2)1 arto 2.

ntl. Cl)!(TRATO lJ!L )},\TRDlornü.
,
• CAPITULO IlI.
DE LOS UIPEDlUEi'iTOS DIRDIESTES RELATlYOS, Ó DE L.\ UC..lP.lCI'"
DAD QUE TIEXEX CIERTAS DS CASARSE mnRE SI.
,
120. Llamamos impedinumtos dirimentes relativos los que
roan nn obstáculo para que d08 personas á quienes ellos afectan,
puedan casarse válidamente entre sí, por mas que puedan hacer-
lo con otras. •
Nueve son sus especies: 1.° El parentetco natural j 2.° La afi-
nidad i 3.° El parentesco civil j 4.° El parentesco corporal j 5.° El
impedimento de pública honestidad; 6.° El que resulta del rar
to
y de la seduccion; 7.° El de un lónyuge respeto de su adulter,o;
8.0 El de uno tte los cónyuge. CaD el asesino del otro j 9."" La di-
versidad de culto"
ARTICULO 1,
DEL IllPEDIMENTO QUE RESULTA:VEL p.mENTESCO N:\TUn.\L.
--
Veremos en ef primer párrafo que es parentesco nataral, y de
que manera se computan los grados de parentesco. E.1l el
párrafo examinal'emos que parentescos forman un
dirimente, y que cambios ha sufrido en este punto la diSCiplina.
S' 1,
Que es ,'RI'cntesco nahU"al y tle r¡"e manera se coml,utan los
grallos en las difereutes lilwas d6 parentesco.
121. Parentesco natural es el víneulo <Jue la n;¡turaleza forma
\
. \ \. otra ó de un tronco
entre dos personas qne l eSClelH en una (c. .
comun. Las palabras, que desciendel1 una de otra, deSIgnan pa-
rentescO en línea neta, estas otras ¡, de Wl tronco comun llc51gnan
(!I [Yarentcsco de línea colatel'i1l.

58 TR.\TADO
122. Se llama linea de parentesca l. serie de personas por las
cuales como por una cadena quedan unidos dos parientes. Hay
lineas y lineas colaterales. Linea directa es la serie de
personas que descienden de mí, y se llama li"ea recta descendente
y la de las personas de quienes yo desciendo, y se llama linea recta
asct:ndente. En hfinea recta descendente se hallan los hijos, nie-
tos, biznietos etc. j en la ascendente se hallan los padres, ahuelos,
hizabuelos etc.
La linea colateral es la de personas por las cuales un pa-
riente desciende de la misma raiz ó tronco de que desciende tam-
bien su pariente.
123. Se llama grado de parentesco la distancia que hay entre
cIos parientes, que se computa por el númel'o de generaciones que
forman su parentesco, de suerte que se encuentran tantos grados
cuantas son las
124. Solo hay un modo de computar los grados en la linea rec-
la, tanto por derecho civil como por derecho cahónico: siempre
hay tantos grados de parentesco, cuantas son las generaciones que
Jo forman.
Ejemplo: Yo estoy en el primer grado de parentesco ccn mi
hijo., porque solo media una generacion en nuestro parentesco.
l\fe hallo en segundo grado de parentesco re"peto de mi nieto,
porque han sido necesarias dos generaciones para f()rmar el pa-
rentesco que nos une. Me hallo en tercer grado de parentesco
con mi biLllieto, porque nuestro paren tesco se ba formado por trt:s
seneracioocs; 1.° yo engp.ndré á mi hijo j 2. ° mi hijo engendró á
mi nieto j 3.° este engendró á mi biznieto. Por el mismo estilo po ..
drán computarse los ciernas grados en esta línea.
Ile la prop'La Buerte sucede en la líElea ascendente. Respeto de
mi padre me hallo en el primer grado de parentesco, porque 5010
media entre nosotros una generacion. Me hallo en segundo grado
respeto de mi abuelo, y en el tcrcero respeto de mi bizabuelo,
porque han mediado tres generaciones entre él y yo: 1.° él en-
gendró á mi abuelo j 2.° mi abuelo engendró á mi padre j 3,° mi
padre me cngendró á mi. Por el mismo estilo podrán computarse
los demas grados.
125. Eu cuan lo á la linea colateral, el derecho rivil y el dere-
cho canónico computan de difcrente manera los grallos.
Segun el método del derecho civil para computar los sra dos de
[EL CoNTRATO DEL rttATf\II'tI'ONIO. 59
parentesco en linea colateral deben contarse todas las generacio-
nes que ha habido desde mi hasta la raiz ó tronco comun, yade-
mas todas las que ha hahido bajando despues desde el tronco has'"
ta' la persona cuyo grado de parentesco conmigo se inquiere.
Por este método no hay primer grado de parentesco en linea
·colateral. El que tengo con mi hermano que es ,,1 pariente mas
próximo clue puedo tener en línea colateral, es on parentesco en
segundo grado. POf<lue se encuentra una generacion al subir de
mi á mi padre que es el tronco counll1. Despues se encuentra otra
gcneracion al bajar de mi padre á mi hermano. Mi padre me en-
gendró á mi, mi padre engendró á mi hermano; be aquí dos ge-
neraciones que forman uos grados. Segun este método, me hallo
en el tercer grado de parentesco con mi tia; porque se encueo-
tran dos generaciones al suhir de mi á mi abuelo que es el tronco
coman, y tina al bajar desde mi abuelo á mi tia, lo cual forma tres
generaciones, por c:onsiguienle tres grados.
Con mi primo hermano me bailo en el cuarto grado, porque Se'
hallan dos generaciones al subir desde mi hasta nuelltro abuelo,
raiz coman, y otras dos al h<ljar desde el abuelo á mi primo her-
mano, lo cual forma cuatro geHeraciones y por consiguiente cua-
tro grados.
Por la misma ré'lzon los hijos de primos hermanos se bailan err
sexto gra(lo; porque hay tres generaciones hasta el bizabuelo.,
• • •
que computadas por una y otra parte suman seiS, por
te far·man seis grados. Lo mismo debe decirse respeto de los de-
mas grados.
126. El derecho can/Hlico signe otro método para computar 108
grados de parentesco. P(!r este derecho solo sc cuentan IlIs gene-
raciones qne mellian desde uno de los parirntes hasta el tronco
coman. Al paso (Iue srgull el derecho civil se cuentan las genera-
ciones de los dos parientes. Por esto deLen distinguirse en este
derecho la linea de parentesco igual y la desigual.
La linea de parentesco es igual, cuando uno y otro pariente Be
encuentran en ulla misma distancia del tronco comuo, como do,
hermanos, dos primos hermanos 7 dos hijos de primos hermanos,
etc. Es desigual cuando uno de los parientes está á nuyor distan-
cia que el otro del tronco comnn, coluO en
que hay entre un tia }' un sobrino, entre mi y un hIJO de un Pri-
mo hermano.


60 TlUT ADO
Cuando la linea es igual se cucntan las geneJ'at.:iones que hay
dcsde cualquiera de los parientes hasta el tronco comull , J babrá
tantos grados cuantas sean las generaciones.
Ejemplo: Segun esta manera de cúmpntar dos hermanos se
lIan en el primer graao de parentesco colateral, porque solo hay
una generacloll desde. uno de! eltos al padre comun. Dos primos
hermano . .;; estarán en segundo grado, porque solo har dos gene-
raciones uno de ellos al abuelo que es el tronco comun. Los
hijos de primos se hallan en tert::el' grado porque me-
dian tres generaciones entre uno de citos y el bizabuelo comun.
Los l¡tjos de los hijos de primos hermanos están en (marta grado,
porque median cuatro generi:lcioncs entre lIllO de ellos y el tata-
rabuelo que es la raiz cornun. Lo mismo debe decirse en cuanto
á los ulteriores grados.
Cuanto acabamos de esponer se hella comprendido en esta
máxima; In linea coltaterali cequ.ali qltoto gradu una quceque cog-
nalorum persona distal á communi stipite, tot gradibu, di,tanl co-
• •
gnatL mter se.
En la linea desigual tampoco se cuentan masque las generacio-
nes que hay entre uno de los parientes y el tronco comnn, pero
dehen contarse respeto del pariente que se halla mas distante de
este tronC3.
Ejemplo: SegaR este método nn tia y un sobrino están en el
segundo grado oc parentesco colateral; porque entre el sobrino
que es In persona roa'l distante de la raiz comun y el abuelo que es
esta rai,; respeto del primo y del so1Jrino, hay dos generaciones.
Por la misma raZOD un tia segundo respeto de su sobrino se halla
en el tercer grado j porque desde el sobrino segundo hasta el hi-
zaboelo tronco comun median tres generaciones.
Todo esto queda explicado en la siguiente regla: In linea calla-
. terali intequali, quoto gradu remolior persona di:,lat á communi
stil'ite, tot gradibflS distane cognati inter se.
127. No consta cuando empr·zó en la iglesia er,ta manera de
computar el parentef'co para los matrimonios, diferente del dere-
cho civil. Lo cierto ce¡ (loe era desconocida en los tiempos de S.
Ambrosio; po"que este doctor en su carta á 1
1
aterno que es la 70
en la edicion dr:. los berzedictiuos, para del matrimonio
que proyectaba cntre su hijo y una sobrina de este, sienta con-
forme la manera dc computar lQS grados por derecho civil,
DEl. COlnnATO ny.L 61
que el p:n'rntesco de un tio con su sobrina es de tercer grado) y
el de pri mas hermanos de enarto grado: Lex divina, dice, etiam
patrueles fratres prohibet convcnire, qui sibi QU ARTO socianlur
gradu : 'de aulrm (el grado de un tio respeto de JIU sobri'13 entre
lo'> proyectaha Paterno el matrimonio) gradus TERclUS est,
qui eliam civilijureá cOllsorlio corzjugii e:rceptus vidt:.lur.
El ma." antiguo monumento que se alega acerca de esta maneTa
tle computar los gra(]os, se encuenlra en la carta del papa S. Gre-
gorio:í. S. Agustín de Cantorvery escrita á fines del siglo VI, ó á
principios del VII en la cual entre otras cuestiones que le habia
puc:sto S. Agustín sobre la cenducta que lleberia observar respeto
de los nuevos cristianos de Inglaterra, le responde sobre csta de
la computacion de los graJos del matrimonio. Esta carta se halla
en E'.I tomo 2, pago 211D edito de los benedictinos.
128. Esta manera ue computar los grados diferente del dere-
cho civil no se estahleció a on tiempo por todas partes. A media·
dos del siglo VI t.odavia se computaban en Espaita segun el dere-
cho civil. En el decreto Je Grat.:iano, carlJ. 33, q. 5, can. G, se
halla un trozo sacado de S. Isidoro arzohispo de Sevilla que flo-
recia en dicho tiempo, donde se hace la computacion de los gra-
dos de parentesco á tenor del derecho civil.
129. En cuanto á Francia, baIlamos á mediados del siglo VIII
uu mOUllrnento que pruebll que á la sazon ya se contahan los gra<los
de parentesco segun el c.lHccho canónico. Tal es el primer canon
del concilio de Compiegne celebrado en 7.57 en el reinado de Pe-
pino,:y que anda entro los capitulares y ordenamientos de este

clpe.
130. En el siglo por INlS qne la manera de comput:H' 1011
grados para el ullItrimonio $cgun el dcrecho canónico
cstablecida en la iglesia, haLia emhargo personils llue
contaban todavía los grados de pal't'utesco sel;un el antiguo mé-
totlo del derecho civi·l, del cual no qucrian desentenderse. Esto
produjo grandes disputas en aquel !ligio.
En aquella época se hahia extendido una (Ii!iciplina por la cual
se prohibia el matrimonio hasta el séptiUlo grado úe parcntesco.
Los que se empeñaban en computar los gr::dos segun cl derecho
civil, limitaban esta prohibit.:ion al grado de los hijos de primos
hermanos qne segl1D este derecllo se hallan en el séptimo) grado;
y permitian los matrimCllios entre los IJijos de los IJijos de primos
62 T,.UDO
hermános, ó Sean primos terceros que se hallan en el octavo s'ra-
do, segun el mismo derecho. Por el contrario los que sE'gnian la
nueva manera de computar los grados, exlendian mucho mas allá
'la proh'tbicion del matrimonio por cansa de parentesco, puesto que
hallándose las personas descendientes de un sexto abuelo en el
séptimo grado de parentesco JeLia conceptu3rse prohibido entre
ellos el matrimonio, á de la disciplina cntonces vigente.
Alejandro 11 que ocupó la Santa Sede en 1061 escribió acerca
'esta cnestion una epístola decretal al clero de Nápoles, por la cual
'decide á tenor del nuevo método de comp'ltar Jos grados, que
'solo deben contarse las generaciones que los forman de la parte
de nno de los parientes hasta el tronco comun, y no por las uos
,partes segun lo prf-serilo por el derecho civil. Trata á los que
quieren observar este derecho, de gente sentada en la cátreda de
pestilenciá. Para probar que el métudo canóuico debia prevalecer,
saca un argumento, no muy hueno por cierto, ue un lugar d-el
Génesis en donde se dice que Jo!é vió hasta la tercera .generaeion
Ja posteridad que le habian dado 8US hijos Efrahim y Manases.
lificamos de malo ('ste argumento porque la cila del papa se refie-
re á la linea recta descendente del patriarca José, y la cuestioll
que se ,,-{'ntilaba , versaba scbrc la computacioo de los grados en
<.la linea tl'ansvenal.
'Finalmente confirma su decision con el texto de la cllrta del
'papa S. Gregario á S. Agustin de Cantorvery de que acabamos
(le hablar, n. 127.
Esta decretal es la de Iél.S cartas de este papa
comprendidas en el tomo 9, de los concilios del padre Labbe.
En 1065 elite mismo papa convocó uos concilios consecutivos en
''Roma para tratar esta ) y fiaD los cOllcilios romanos II y
referidos en dicho tomo 9. La constitucion que hizo este
papa en el primero de estos concilios, es ueci'r, en el segundo
, Jio romano en el palacio de san Juan de Latrall) fup al
.decret.o de Graciano, causo 3i, q. 5, can. 2. Por esta con ... titu-
cion llirigida á todos los obispos y á todos los jueces de Italia, pro-
bajo pena de excomunion contar los grados de parentesco para
el matrimonio, de la manera que los cuenta el civil para las
'Sucesiones: Quia, Jice, !tfJJreditalt::$ nequeunt defirri , nisi de una
',adalterampersonam, idcirco curabit srecularis imperator in sin-
• •
;gulis personi& Sl'ngulos pra:figere gradus: qu.ia vero /wplWJ __ sme

DEL cOlnnJ.TO DEL MA.TII.I:-.tOlCIO. 63
duobul non yalent fieri personis , ideo sacri ranones dua., ¡,l wzo
gradu conslituere personas.
Los que se obstinaron en desobedecer estas constituciones y en
computar los grados de parentesco en los matrimonios de la ma-
nera establecida porel derecllO civil, fueron considerados Corno he-
reges, y su opioion se calificó con el nombre de herrgia de los in. ...
j porque á tenor del córoputo civil pcrrnitian los matri ..
monios entre los primos terceros, en coyo grado reputahan los
otros incestuoso el matrimonio.
131. Eolos que contaban los grados segun la nueva disciplina
habia uoa diferencia: por lo comun eran computados como
computamos nosotros al presente, segun el derecho canónico colo ...
cando á los hermanos en el primer grado de parentesco tra1l.'l
l
ver_
sal" los primos hermano! en el seguQdo, los primos segundos en
el tercero etc. Mas en algunas iglesias empezaLase;¡ contar Jos gra-
dos de colattlral en los hijos de los hermanos, es decir,
en los prllnos her mallOS que eran colocados en primer grado.
Creíase 'lile siendo hermanos en cieda manera los troncos de
llande emanaban los diferentes grados ile parentesco 110 dehian
contados como un grado, qu.za, dice Alejandro, I'efe-
ne.ndo esta manera peculiar de algunas iglesia:,:, fratns guasi
qUldam tr141!CU$ e.x quo crelfri ramusculi nascuntur; d. can. 2.
Esta era una mala razon ; porque es evidente que no son los her-
manos, sino el padre de quien ellos mismos descienden, Jo que
forma la raíz ó tr€IlCO eomun del parentesco.
S. n.
Que lJaJ'cuteseo (oJ'ma un im.pclUmcl1tn dirimeute ,le mah·i ..
monio, y ,le los cnmbios que }'espeto de esto ha Stt.(,·;,lo
la ,lisciplina.
132. Respeto de esto dehen di ... tingnirse las diferentes especies
de parente!lco j los diferentes tiempos.
El parentesco en linea recta
J
por remoto que sea el grado, ha
sido en todos tiempos un' dirimente del matrimonio.
La ley oatoral establece este impetlimento, y todos los puehloS'
han mirado como y abomlu<Jble la un ion carnal de los-
parlen tes t'll esta linea,

64 TRATADO
Por mas que el crímcn de esta uoion se comprenda mai bien en
fuerza de un sentimiento {Iue por el raciocinio; puede
sin emhartTl) decirse que la !'iumi!!ion y respeto que un hijo debe á
su madl'e,bcomo que son una cosa incompatible con la autoridad
que el matrimonio da al marido !'iohre sn muger, son un obstáculo
insuperable para que pueda un hijo ser marido tle madre: de
la propia suerte el gran respt:to y ,sumislOn que una hija debe a su
padre, no permiten qlJe llegue á ser por el matrimonio sn compa-
ñera é igual. Tales son las razones (Iue alegtll Gracia, de Jur. be.l.
et pae.lib. 2, cap . .5, S. 21 ,y son las mismas que pueden apli-
carse á los de mas parientes tIc la misma linea.
133. En 1·1 linea colateral el matrimonio entre el hermano y la
hermana, el de uo sobrino con su tia, son condenados como in-
cestuosos por la ley divina; LelJit. XX, r. 1? et 19.
Grocio d. cap. 5, S. 13, observa (1ue la prohibicion de los ma-
trimoniosenlos grados cXj1restldos por el Levítico no era peculiat·
á los sino que era una renovacion de la prohihicion ge-
neral que Dios hahia á todos los hombres despues que el
humano se habiamultiplicado en de no scrnece-
s3rias las uniones de hermanos con hermanéis; puesto que .Ia trans-
gl"esiotl que de e!lta le)' habian hecho los pueblos de Canaan es ca-
lificada de abominarian ; Levit. XPIIl, 2! ... E\ta tradicion se ·ha-
bia cansen'aJo en el paganismo.
134. Eran prohibidos J mirados como incestuosos entre los ro-
manos los matrimonios entre hermano'i, y los de sobrino con una
tia carnal yaun segunda, y de tio con su sobrina carnal ó segunda.
Respeto de 108 ti os y sobrinos, daba.n por razon la especie de re-
presentacion de paclres que aquellos respeto oe estos:
roris pronepolem non possum ducere rt,xorem I quor¡iam parent'ls
loco ei SiLm ; l. 39 ,Jj. de rit. nttpt.
C\atldio arrastradú por la pasion (lue tenia á Agripina , bija de
Sil hermano Germinaco, con la cual (lueria casarse) Ilil.o aprobar
por el senado una ley que permitía el matrimonio de un tia con
la hija de su hermano; pero, como dice Suetonio, esta ley no
cambió las ideas vigentes acerca de Cita punto entre los romanos,
.que miraban como incestuosas tales uniones: td del em-
perador no tU\'O A .. i fue que los jnriscon'iultos decidie·
,:fon que dicha ley no aJlllitia int'::t"[u'ctacion extensiva, y que DO
DEL CONTRATO DEL !.UT.RIMONIO. 65
entcndene permitido por ella el matrimonio lle un tia Con
la hij'i de su I¡{ .... mana, y menos toda"'ia el de un con su
tia. Ulpianu, frag. tito 5, S. 6.
Por (in esta ley rué derogada por otra de. los emperadores
Constancia J Constaute, que pr'ohibieron el matrimonio tle un tia
con la hij;J de su hermano nada menos que ha jo pena capital ¡l. 1, '
codo Theod. de incesto nupt.
Algunos piensan que ya lo habia sido por Constantino el grande,
fUlldados en este pasage de Sozomeno : Quiintempera des el diJSO-
lutos conc"/lbitus anlea minimG prohibitos cOifrcuit, sicut ex lrgi-
bus qum de ¡/lis lala! sunt, deprehelld("re licet.
13j. En cuanto al matrimonio entre primos hermanos, habia
sido permitido sit'lIlpre hasta que Teodosio el grande publicó una
ley que lo prohibia.
Tampoco basta aquella época habia sido prohibido por la igle-

sia, que no tenia mas regla'i para la prohibicion de los matrimo-
nios que las leJes imperiales. Algunos no obstante miraban con
escrúpulo tales enlaces á causa de la semejanza que hay entre los
hermanos y los primos hermanos que lo son por parte de padl"f',
Jos cuales se lIamahan en latin ,fratres et sorares patrueles. Véa-
se S. Agustin , de civil. Dei, lib. 15" , cap. 16.
Parece (Iue dUtI durante el pagaoiswlJ los romanos hahian mi-
rado COIl cierta repugnancia los matrimonios eutre primos herma-
nos; pero que al hu se hóbian acostumbrado á ellos. Asi lo decia
el emperador Clau ti discurso que cchó en el Seuado
para obligar á este CUf'I'pO á aprobar la ley de que bace poco he-
mos hablado. Tácito, lib. 12. Ánn.
Plutal'co en causas, quresl. 6, rclicl'e tambicn que tales
matrimonios habian sidu por largo tiempo cOllsillerados CtllllO re ..
pugnantes, y que el pueblo habia hecho una ley dcelaralldulos
permitidos, pero prohibiéndolos en grados mas cercanos. No dice
en que tiempo.
136. Despues de la muerte ue Teoilosiu sus hijos Arcadio y Ho-
noria cOllfirffi::ll"Oll la ley padre en cuanto á la nulidad de los
matrimonios entre IlI'irnos abolit"JHlo 11010 la pena de
las lIam""ls y la con[¡scacioll de hienes qUf' este habia fulminado
contra los infractores. La ley de esto dos emperadures es la Ma-
5
lJI; TRATADO
nc.nte ,3, Codo Thcod. (Te ine. nupt. ; su fecha uel cuarto consola ...
do de y dcl tercero ele lIonario, es decir, del a,lO 39G.
Arcadio mudó de apinion , y prrUlitió !ns matri-
monios en tre pri mos hermanos . .T tlsti nían o tille 105 él proba La ta w-
llien, inst, tit. de nupt. §. 5, man,!ó inserta)' la ley de Arcadio en
S1I cótli{?o, I:'S la ley 19, codo nupl. Fué d<lda el sf'gundo con-
sulado de Slilicon y Antt-'mio, afIO 40.1. AU1Hlue se titule de Ar-
cadio y Honorio por la costumbre tIe que las leyes llevasen 1(,5 nom ..
1lres dos tmperadorl"s reinautes, t'n r('alidad era deAr-
cadio, y dirigitta <Í EnticlHano prp.fecto del pretorio de oriente, y
solo fué lu'eha para parte del imperio qu(' á él le había tnclido.
En el occitlentc pOI' el contrario continuaron prollihid09
1\15 matrimonios de que VflTnO!'l halJlflndo. I1ol1orio á quien tocó
cfita p¡¡¡-le del iU"lperio, ('onnrmó la prohihicion de Teodofi'lO en la
lpy lÍnicil codo Th('od. Si nu¡;t, ex rescrip. pet, , perlllitiendo no
obstante á 10" quc ljui!'lit'sen que le piJies(,1l dispensa
para que él pudiese con('edérsela, si lo juzgaba coO\'enit:nte. Esta
ley eS'llcl octavo consulado ¡ti,! I1onorio, es decir del tillO 409, Y
fué dirigida á Teodoro prefecto llel pretorio de Italia. Tawbien
f>sta ley ¡iel'a "!I tlorubre de los dos emperadores, segun la
))I'e mf>llciona¡!a , pero no c<lhe uuela que rué de sula lIonorio, y
'lue 5010 ohli¡:;aha al oecidente clllc le habia c;tbido ('n suerte.
137. Ln!J (lue en el occidente se lt":\'antaroll laq
ruinas df'1 imperio romano,)' abra7.aroll el crj"tJaniS'lIlo, corno en·
cOlltl'élron el m;¡trirnoniu entre primos hermanos Pl'ohibido por
In discirlina de la igle!-ill 1ue en €! te punto se b<lhia conformado
con las disposiciones de los emperadores, se sometie-ron á estas
Afii l'S que el r('fE"ridQ matrimonio no padia ser conlraido
I!"I;trc lO::l godo'! sin U,l permIso espccial del príncipe, segnn lo rc ..
lirrc Casio doro , epist. VII , 46.
13ft La prollihicioll Je nléltrimonios por I'non de parelll¡>s-
ca no se limite) á lo!; primos 111'1'01<1111,5, sino que se extendió á los
primos J hlf'f:,O al cuarlo gl'a(\o, y anclando el tiempo
liada el s'?xta y gl adoso En algC1l1fls concilios la probibi-
cion causa de p.,renLesco se extendiú hasta un extl'emo ¡Iimi ..
tado, lIando lugar á ello uoa apinion bastant.e gpnel'aliz·¡da de'
fine \a ley del J.,evítir.o prohihia todos los rnrltrimonios entre pa-
ri,'!nte:i indefinidamente. Esta opir:ion <:e fundaba en el v, 6, cap.
18) Le1,;r, , cuya Itll'a comprendian 'IUP. f'n tal srnlido la

un CONilLATO DEL OJ
'8plicaban. Las palabras: Omnis homo ad proximam sanguinis su,
-non. accedel .... se rt!Ílcrea á
donde se ex.plican los grados en tple está prohibido el rnalrimouio.
Tal opiníon era COllJUIl entre lo'! godos Ja desde el sigio VI, Y lo
comprueha el segundo concilio ele Toledo celebrado en 531, bajo
,el reinado de AUlalarico, canon ¡.[lIillto cOfltiene esa pl'ohi-
-bicioo inJe[inida ba,jo pena de excomunion.
Es de obsef\'ilr que este concilio solo probibe tales matl,iolO-
niLls, porque los cOllceptua prohibidos pOI· la Jt!y divina; no en-
tiende cmp!:ro establecel· Iluevos impedimentos, )'a que á la sazon
solo se aJmitian los cst,¡blel!iJos por ia 11:')' divina Ó pOI' las de Jos
príncipes seglares, Téng<tsc presente esta obsel'l'al:ion respeto
de lus demas cuncilios que \'amos á citar.
Talllhicll el concilio de Agtla celebrado t'll bajo el I'eirlauo
de i\Jal'ico, prohibe tld una manera indelilli,la el matrimonio
tre parientes y alines. El canon {{ue lo prohihe, es sO!'lpechoso pOI'
'5er el 61, Y no encOlltr3l'se entre los antiguos malltl!'lcritos mas
t:lt1e los 47 canones primero>;, Véase la nota dd f. 5)'SwoIlJi.
139, Lus concilios ('u aynel por los .llol'goflo-
nes y los Fl'ancos, se contentaron con prollilúJ' los lIIatrimonios
entre primos lIermanos y primos seguodos: no miraban como pa-
l'€utesco el de graJos uHeriore!i.
.EI concilio Ep!lunenst:
J
e,o el afio 517 bajo S. SegisUlulldo rey
de 105 llol'goiíones, declara, can.. 30 ... ineestuosos los matrimo-
nios entre dichas per'sonas, pero no anula los ya celehrados.
El de Clermont, Arvernmse, cefeb¡'ado en 53:)', conseutientt:
domino nostro gloriMissimo piissimoqllc rt'ge Theotloberto" con-
Jena asimismo talt6 matrimonios,
El tercero de OrlellllS en el ariO ('11 el reinado de Childe-
Ilerto, los tamhien, pero dice que Jt'!lCIl t,)lel'arse los llue
se huhiesen contraido tic buena fe antes de halJer ahrazado Jos
contraentes el cristianismo, ó antes de instl'uidos en
ello.
El segundo concilio de Tours en 567 Chcrebel'to COI1-
firma la prohibicion declal'ada por los conclltos Epaunense y Ar-
vernc/lse. La misma fHOhibiciou decl'ctó el de Aux.erl'e
en el reinado de Cbi¡perico.
Contra estas concilios del siglo VI tal vez se alegará que
Gre.gario en su cada á S. Agll'itin , escrita á tiltimos de aqoel si·
68
g!o ó quizá á fU incipios ..le! siguiente, limita 1<1 pl'olJillicion :í
primo!i hermanos! y no la extiende á los primos segundos, como
dichos concilio!!. Pero puede cret!ne qoe fuese ona
e¡a par'a con los pupblos nuevamente con\'ertidos á fé el
lirles el matrimonio entre primos en tercer es decir, pri-
mos segllllllos. N¿cesJe eSl, elice, rtt jam tercia vd quarla gene.
ratio fidelium licenler sibijllngi debeat. Con lo cual dá á entender
que ann cuando puedan contraer matrimonio entre pariente!! en
tercer grado á lo ¡Ilir¡an mejor en no I.aeerlo mas que dentro
el cuarto grado.
140. La disciplina sohre la extension de la prol.ibicion del ma-
trimonio dentro t'¡ tercer grado continuó en el siglo VI. Et
<juiuto concilio de Palis en G15 declara Ilulo el matl'imonioa que
alguno contrajese con su prima hermana, y aun con su prima se-
gunda.
El rey Clotaria II COIlYOCÓ á este cOllcilio todos los obispos de
sus estados 1 por manera que asi"tieron á él selellta y nuel'e; por
cuya razon le llama concilio general otro concilio celehrado des-
pues en Reims. Sus actas fueron confirmadas por un "dicto que ya
al Gn oe las mismas en el tomo V de los concilios del P. Labbe.
Con lo cual el matrimonio entre primos segundos (juedó !)J'ohibido
ell Francia por la ley del príncipe y por la ig!f'sia.
Sin embargo en los capitulares del rey Dagoberto sucesor ¡nme-
(liato de Clotaria , que son una especie de código dividido fin tres
partes, que este príncipe Ilizo publicar en 631, conteniendo 181
leyes de los fl'Jes Thien}, C"ildeberlo y Clolario sus predece-
sores, para {!.obierno de los puebloH sujetos al imperio frances
. ,
Jeemos en h tercera parte titulada Lex Ba;uvariorum, tom.6",
cap. 1: Uxorem habere nonlicel socrUnl" .... filiifratrum jiUi
SOrOrll11l nulla prceswJlptiolle jungantur; si quis contra
á loci jUdlCibus separetur. La pl'uhihicioll nu se extiende á
. '
Jo cual puede fwr ue uua condescendencia de Dagoberto
para esos Boyuvar1o: no lo ordenado, sf'gun lle-
vamos d,cllC" .. por" el concilIO (le Parls y el edicto de Clolario.
141. A tines del "iglo VII la prohibicioll (Iel matrimonio entre
parientes dentro del. tercer g,'ado, es decir, entre hijos
mos hermanos, ó primos segundos, se ex.tendiÓ el cuarto
grado. A'ii se dcsprend:.! lid Penitenciario de Teodol'o dc
lH'r.v, (,I",!t ti .. ,ílti.poC' ,1 ... ""t,.. ... Io .I" .... 1",,· In fpr/;fll1rn,,¡,,_
ut.!. coNTRATo lJEL 69
quilate c:arms secumdum Grmcos lict!l nllbere ,in quinta seand/lfll
romano.1.
14.2. En el VIII, Gregario II en el concilio l'OmllnO cele-
brado en 721, prohihía t,lllJatriulonioentre parientes de una ma-
nera ilinJitada. Si (Juj, de propria cognatione 1 'vel qllam cogrwtlls
1tabuit, durerit uxorcm, anal !Lema .,il, el respo/Ulerunt omlles
tertio, analhema sit 1 ran.· 9. Zac.arias. uno dc sns sucesores cn
aquel siglo, tambien establece prohibifion ilimit'Hla eu UlHl
carta dirigida á Pepino prefecto de palacio, la cual se halla en el
tomo G de los concilios del p, Lnbbe.
Esta prohibicioll ilimitada ofrccia grandes inconvenientes, se ..
gon hl reconoció el papa Gregario II que la habia. estable-
cido, pues en ona dada fWCO despucs ;i Honifaci,) ar'T.O-
hispo de lija f'1l el cuarto grado la prohibirion de losooa-
trimonios entre parient.t'!\: no debe penl0rse de que la com-
pt;.tacicn los grados dehe entender!";,! sq;ull canónica
que h( mos manifestado II(lber prcl'"alccido en aquel siglo.
Lps concilios celebrados dcrante d mismo siglo en Fróncia
fijan asimismo el cuarto grado como límite dentro el cnal debian
entenderse prohibidos los matrimonios entre parientes. Asi lo re-
suelve el de , Vermeriense, cdebrado eu 752, en prrsen-
e:ia uel I'f'y Pppin,). Tambien establece lo mismo con alguna 010-
dilicacioo el (le Corn?iegne celehrado cinco ai'lO" despnes, en el
reinado del mismo I'ey, ingenerali poprtli conllenlu, segull dice eJ
título del mismo. Ca!'lo Magno en su capítulo de /3 ley pu-
blicado en 798 confirmó lo establecido en f'stos concilios.
143. La misma dis-ciplina estaba "lgente aun en el ¡;iglo rx. La
prohibicion uel matrimonio entre pariente! estaba tOl\avia limita-
da al cnarto grado, solo <lue se convertia en impedimento c.liri-
mente lo que antes lo era solo prohibitivo en el mi'iOlO g¡'ado.
Se establece en el concilio de Mayenza eclehrac.lo al fin del reinado
de Cario Magllo en 813.
Son lIluy notables la'! pa!abl'as de que se valen los padres de este
concilio) ya que con ellas reCOllllcen eXorlícitamentc la autoridad
que ha dado Dios á los pl'incipes seglal'es en lo concerniente á la
di!lcipliua eclesi:btica, como todo lo decl'elallo en el concilio lo
sujetan á la aprobacion y en¡nientla del emperador.
144. Solo á (¡oes del ligio IX empezamos á ver ex.tendid<t la
pt'oltibicion de los matrimonios entre Jlarielltes hasta el sexto v
10 TRATHIO
aun séptimo grado. En [iempo de Carlos el Calvo, cn86B e.1 conú-
lio de ,V orm('s no extelJdió aun mas allá del cuarto esta·
prollibicion. 1\la9 desde lu('go se exteDdió ya h3sta el séptimo gra-
do. Así se hiz'O en el concilio de DODZy convocado en 874 por
el Calvo, segun se desprende de !lna epístola sinoGill dirigida·
á los obi.qpos de Aq,n-itania, que se halla en el tomo 9 de los cOllei·
lios del P. Lahbe. Esto es la época en que comenzaron á estar
prohibidos en Francia los matrimonios entre parientes de sépti-
mo grado.
1l&5,. En Inglatl'rra donde fué· recibido el concilio romano cele-
irado en el pontificado de Gregario 1I, 'iC creyó oportuno t'stable·
cer el grado de parentesco dentro el ctral se considerase prohibi-
do el matrimonio, y se fijó el ql1into grRdo, A ¡-¡nes óel siglo X
todavia no::¡e halla han prohihi,los 105 matrimonios en otros grados
ulteriores, Asi lo demuestra d canon 5 del concilio de Nor&.-
humberland.
En el siglo XI se c"tendió la prohihicion h<1sta el sexto grado,.
segun Stl desprende de las leyes del rey Canuto sohre la disciplina'
eclesiástica, publicadas en
De las decreta·les de AI('j,lIldro II que hemos citado antes, n.-.
'130 I aparece (loe en era opinion comUIl que los ma_
trimonios ser entre parientes dentro (Iel sexto Ó'
séptimo grado. Los flue ¡.;o.,teni;¡1l (¡ue la pruhihicion dt:'uia !imi-
tarse hasta el sexto grado se fundaban en que la vida del Iwmbre
se considera dit idida en Dicho palla nota que los (Jue
á ese grado limitaban la pl'ohibicion , ernp('zahan á contu los gra-
uos desde los hijos de lit'rm;UlOs, ('s decir, primos hermanos [PIe-
eolocaban en el primer grado, al paso qne los que la extendian al
séptimo, empezaban á contar desde los hermanos. Otros convi-
niendo en (¡ue la pl'ohihicion dt.JJia el.tenderse hasta el séptimo
grado ,_ sosteniall l}Ue los graJo_,> debian compnt<irsc segun el an-
tiguo lIlétodo dt'reehc civil, lo cllal limitilha la prühihicion á
1D<; pal'i¡,ontes' (lel tercero <11 CII'u't,) grado callc/llien, que segull 1-'1
cómputo del civil, bidlan en,,1 sé'plim', vi-
rllm; t'1l t!; (Interior pá'·!'.-tfu, duetrilla 1'[1(': coudt.·uada ellJos con·'
cilio! j'omanos,
14ti. E ... tA pl'ollihirinn m'1L e.ntre parientes p.n
gl,.,t!os tan remoto .. tI Cihia gr,,>ves illcofl\'I·lIif'ntp.s, put's t'1l su vil,tud'
p,cdian con ha-rta· t:a'ecuoel!cia ailluaciones (le ma!r'jmonios bajp


• tJEL etnlTRATO UEL )lAl'n I.>W N 10. ",1
pt'e'texto de un parentesco lejano que suponian á veces cónyuges
disgustados de su enlace.
Sin emhargo duní hasta el si5\0 XIII. El concilio general de
Latl'all en 121510 tI'erogó, fijando la prohibicion dentro del enar-
to grado: da pOI' razon .. qttill in ulleriol'ibttsgr'adibus jam non potest
absl/ue gtavi dispendio obst rvari. Despues da otra (JI!!!
prueba el gusto (Icpravado de at{llella época, guia, dice, r¡ualltor
sunt humores in corpore qui constant ex _9ltlLlUOr deflltntis.
147. (le esta I'esoludon Ilromoviose la duda acerra
si se entenderia permitido el matrlnlOnio pntre parientes (le los
cuales el uno se hallase en el grado y el otro en el quinto.
El papa Gngorio IX. la (Iecidió por la a[il'mativa, y sentó por re-
gIa ql1e tn la línea de parentesco lateral designal, el p,r;lllo de pa"
nutesco entre dos penonas deLia contarse por el mimHo de ge·
qae haLia entre el tronco comun yel pariente mas re·
moto: QU.OIO gradft remolior ,dislal .i ,<;lipile, eo dislarr; ¡uta se
Intdligltntur: cap, ult. ext. 'de consang.
St'gull c¡,to, no cabe <Iu{la en que no solo un primo tle cuarto
grado, sin'J tarubien en t(-'rcel'o, y alln en segun,lo, puede casar_
se con una prirn:1 (llIe se halle 1:11 el (Ju;nttl: POle.st q¡(is ducl!re
'u,xore.m proneplcm cCltlsobrini $ui.
" . ')
148, ¿Puetlu decine otro tanto respeto de un lto o una tUI;
_¿Puedo eOIl una tlescent!it'llte ue mi h('I'IIJ8nÜ, aun cuando
se hallase en el quinto grado tle IJuestro tronco comu,,? ¿Puedo
casarme coo una abnepole de mi hermano? Covarru viasestá pOI'Ia
-afirmativa, y le ha el alltOl' Ji/S COl1firencias de París,
Yo hallo dificuJtaden ser lle dict:imen, U"yotra razlm adelllll!\
del grado de pí1rentr.sco ,(¡lle prohibe el entre t!sa!l
personas, tal ('s que paren{lLl1lloco habenlttr; mst.
:S,5. Un tio represt'lIta pil(ll't'! á !dtS sülll'inos carna\l'.!i, .!'()LI'IIIO$
segundos y (lemas descendencia de su hermano, y tia
senta madre á SIU en todns los grlHlos. ASI es '(tiC Ilun

cuando Justiniano permitp. el l'lltre pRfll'lIte:'1 el!
cuarto grado <Id derecho civil) no lo entre tilla sohl'lna y
80 tia segundo, pill' ma!;! (ple se ha\lt (l en f'slc gratln, L;r, mil/fU;) 1'<\-
,'2.00 se halla eu lodo.o¡ los g¡',Hlos de ti,)!> y sobrinos. . . ,
La tlecisioll del conci.in tic Latl'ao loa probdJlcwtl
por cansa de h,¡ sido !.iempl'e y es obscf\'ada
n rnATAOO'
en la actualidad en toda la iglesia latina, de la propia suerte filie 1"
decision de Gregario 11 .. reft'rida en cuanlo á matrimonios
entre primos t'll línea desiguil1.
Nos falta obst"rvar que el parentesco Ilentro grados referido!
forma un impedimento tlirimenle del matrimonio, ora proveng.a
de enlace legítimo, ora o-e union ilegítima; porque aqui solo
considera la proximidad de la sangre; l. 4 ,Jj, de rit, nupt.
ARTICULO 11.
. DEL. lIESULT,\:tTE DE .b.\. AFl:;ID.\D.
--
Explicaremos en el primer páTraro lo que Be entiencle por arrni ...
dad prnpiamente tal; en el segundo veremos en que línea yen:
que grados f.ormA la ;¡f.inidad un impedimento para el matrimoniCl"1
y cuales h<m sido los camlú-os {¡He ha sllfrido la tli!icip·\ina respet'o
de esto: en el tercero que especie .. de alinidad fue-
ron deronadas por el concilio de Latl'an: v finalmente trataremos n _
en el cuarto de la especie de aGntdad resultante de una union iJí-
eita.
§. l.
Que es afinidad.
150. La afi:lidad propi.1mf'nte tal es la relilcion que media en·-
tre uno de 108 y los parientes,del otro. Segun esta uefi· ...
nicioll todos lo, parientes del muido son-afinrs de su muger, y
todos los parientes tle ellla son afi.nes de su marido Asimismo son
afines mios los maridos de mis par;¡>ntas y las mugf'refl de mis pa .....
A.ffines ... dicti ah ea q!lod dure cognati"nes qu,c(J diverstJJ
ir.t'r se sunt, per nuptias coplllantllr, et aLtera adalterills c{)gna..-
tioni!l.filzem accedit; l. 4, ff degrado afflú.
151. Por mas IIU(' en J igor no haya en la Rfiniflild ni línt'a'l ni.
gradoR, por cuanto los élfines no descienden de un mismo tronco,.
d. l. S. 5, sin embargo en flenti¡Jo mfonOS. propio se distinguen li-
DE'3S y g1'8do'l. La afioidad de uno de los cónyuges con los
del otro se reputa en la misma !ínca y que sao parentescO'
con el cónyugt'. .

UIIL r.RL MATRIMoNiO. '7l
152. El derecho civil hace derivar la aGnidac.l. del matrimonio,
sin distinguir si rué este con<mmauo Ó no; d. l. 4, S. 3. El dere'"
eho canónico la deriva de la del matrimonio por la
union carnal. La razon está sacada dc la ley del Lc\'ílico que no!
prnllibe el matrimonio con la mnger tle nuestro pariente, porque
fUf! una mhmfl carne con él.
De dhi se signe qne si el matrimonio fuese diHlPltO antes de !er
consumado, no hay en rigor por derecho canónico afinidad entre
elUDO de los cónyuges J Jos parientes del otro j pero hay entre ta ..
personas una e:;pecie de relacion que la ptÍhlica honestidad
conyierte en impedimento, lo mismo que si fuese una afinidad
verdadera, sesun 'Yeremos des pues , arto 5.
§. 11.
Que afinidad (ol'ma un ¡mpcclimcnto di1'imente. Cambios ,le
la disciplina en este 1JUJllo.
153. La afinidad en línea recta, cnalqllicra (Jlle se" su grado
f
es oc dirimente del matrimonio, El Leyítico
na la pena capital contra el matrimonio ó comercio carnal eatre
personas afines en esta línea; 20 v. 11 y 12.
154. La afinidad en línea colateral era asimismo un
mento dirimente para el matrimonio entre cierta!! personas, segun
el Levítico. Por él estaba prohibido el con la mugel' tlel
hermano; 20, tI'. 21 .• Y 18, v. 16; á no ser que no hubiese tenida
del hermano, en cuyo caso nosolo podia, sino flue tlebia ca'"
sarse con ella. semenfratri SitO, Deuteror:. XX,
v. 5. Ese crÍmen reprochaba el llsutista á I-lerodt's por haber'le
casado ('on lIerodias "inda de so hermano. El Levítico proh\bia
tamhien con la mngf'l' de tia; 1'. 20.
155. Por derecho romano la alinidad en linea recta fué lIiempre
• •
:r en todos los grados un impedimento dirimente del matrimOniO;
l. 14,ff. de rito nup/. .
En linpa colateral no era la afinidlHl ohstáculo para el matnmo'"
nio, hasta <Ine estllbleció que lo fuese una ley del emperaclor
Constancio respeto de 1<1 viuda de un hermano ó la hermana de
, -
la mUJier difunta j l. 2, codo Theod. de incesto nupt. Esta ley fue
renovada por Valcl1'ti'liano y l.,tí, codo de irzce3l. rwpl.
TRATADO
Honaria conculcó la It,y de su padre casándo,;e con
las des hijas de Slilicon.
1.56 No hallamo'S ni en el código Teotlnsianoni en
DO ley alguna f.lue prohibiese el matrimonio en etros grados de
afinidad en linea colatHal.
157. Antes que los emperadores hulliesen probibid{\ el
monio entre un hombre y la hermano de so difunta muger) y el
de IIna mnger con el hermano de su difunto marido, la iglesia
tenia por incl'stno!los matrimonios corno contrarios á la ley
(Iel Levítico. Asi se desprende del CAnon st'gundo del concilio de
Neocesare3 en el imperio de Constantino, ailo 314.
Por propia ,'aton aun cuando los no hubiesen
prohiLido el matrimonio de un sobrino con la "iuda de HI tio J la
iglesia lo h¿¡bria reputado, como lo reputaba, incestuoso, por
liarse pr'lhibitlo el! el Le,·ítico. Asi lo cillifica el concilio Epau-
nen$f celebrado en el año 517 en el de S, Srgismundo rey
de los TIorgollol1rs, can. 20, de la propia SIIPrte que el de Cler-
mont, Arverliense , en 535, el de en 538 y el de Auxerre
en 578.
15B. Por fin se estahleció la disciplina de qtle el matrimonio en ..
tre afines déhia SP' pn,hibido en mismos grados en.lJue lo es
entre los parientes consanguíneos. Fundose esto en arlnel pasage
del Levlticl) : Omnis homo ad pr,)pinqllam sangltirzis sainon acce ...
det, lttnon revele.{ tu.rpitlldinemejus; ponJue esa misma raZOll ljue
hace incestuoso el matrimonio entre consanguíneos, milita res pe·
to de los afines, ya que siendo la muger de mi primo, por cjem ..
plo, una raro (;on él en fuerza <lel matrimonio, ca ..
sándofllc despucs de la muerte uFI primo con su mugo', revelatur
ttlrpiludo cognationis mere. Lo mismo deb\! decirse respeto de un
marido.
No consta fijamente cuanuu comenz(J esta disciplina.
159. El siglo VllI Ilosofl'ece monumentos nada equívocos de
la prohibicion del mal riUlonio entre atinC's 011 los lJlismus grado!!
que entre consangninl'os. Gregorio n en un canOn del concilio
romano celeLrado en 721, de que hemos hablado antes, n. 142,
prohibe de una m:¡nera ilimitada el matrimonio entre a(lnes. El
concilio de Compie3ne celehnHJo ('0 el reinado de Pepino, allO
/:'>7) in generalipopuliconventu , can. 1 , que la prohi"
hicion del matrimonio entre consanguineos se limite al tercer

DEL Cu1'l-r1\ATO UJ!L M.1[\I:\IUNIO. <J
grauo, ¡; cuando el uno f'stá en tercero y el otro en el cuarto, y
en sf'guidil, Cém. 2, estahll'ce lo J'1'sprto <le los afines. EH
el debe t!ntendersp. el c...apitulario de Carlowagno,
de lJue h..,bL·'lJlOS en (;,1 "i(;I(I'-.1 n. j.l2.
IGó. D('sde entonce.'J siempre filé igual la prollibicion para los
matrimonius de consanguíneos y afines, por manera que cuando
se extl!lldió res¡)eto de primeros al ses.to y grallos, lo
fué asimismo respeto de !us segllotlos. La!! leyes eclesiásticas de
C31lUtO rey de Inglaterra, cap. "; ,se exp!ican de suute que no
dejan (luda en este punto. El concilio de Latnlll que limiló la
probibicion al Ctlarto {-!,ratlo de consTlnguilleid¡HI, la limitó tamLien
al mismo grado de dinidad. Esta es la disciplina "igente hoy €n
la iglesia.
111.
De los 9é".,·os de ufin;,la,l d"'090<10s 1'"" el concilio de La.
tJ'an.
161. Los canonistas antl del lercf'r concilio dE' Lftran
guia n tres géneros de alinid¿ld. El primelo era el parenlrsco de
uno de los con !o:-; cOIl'ianguincos dcl otJ'o ; esta es la
nidad propiamente tal, líllica conocida en las leJes I'cmanas y
en los primeros siglos de la iglesia, y de que hemos haLladqltasta

aqul.
El segundo género es la afinidad que los canonistas habian ¡ma ...
sinado mediar cnlt'e el nno de loo:¡ y los afine!. lid otro.
El tercer género de afinidad es la lille habían asimismu illl<l!!.i-
nado el Hno de los cónJuges y los Bn!!!':'. de segull(l() g,ÚCI'O
del otro. Esto se eut!;nderá mejor C0n el
Ejem,.,lo !lacado de la glosa ad cap. 8 de cCllsang. I La muger
de mi herOJ8nO represeuta pOI' aGilidad hrfluana OIia y ,lPo los ue-
mas ue mi hermano. E .. la f'S la aJlniJad del primer gé-
nero, la prop;a.-Si viuda de mi hermano se volviese á casar, se
.forma otra aGniLllnl ent.'e ('1 segundo mill'id!) y yo y mis
IlOS, por la cual r.(juel nos repl'tSellta cullado. Esta aClnidad con
• ••
el sl:gundo marido no es del primer gf!uero, ponlue nI )'0 III mis
!Jermanos su lIluger, pero somos afines de
t!lIa} jo cual para td sl'gulHlo género de a(iuidad.-)luerta
Tl\A1'ArIO
l\uesh'a cnña(ta, 50 ffi1rido se c¡,sa con otra muger, y esto
formará tercer gélll.'l'o de annitlad entl'e mis hermanos y yo y
esta segunda que nos representará cllliada. '
El concilio de LJtran abo'ió el impedimento dirimente que has
4
h. entonce-s habían las afinidades de segundo y tercer Sé ...
nero. Véase no obstante lo que uecimos mas abajo, arto 5, acer
{;8 de la afinidad (le segundo género en línea recta.
§. IV.
De la especie de afiuidall que nace (le "na tuaio1l. ilícita.
162. Del comercio carnal ilícito entre dos personas nace una
especie de aflnitlatl entre la una de ellas y los parientes de la
Fúndase en uoa razon semejante á la en que se fundd la afinidad
propiamente tal, que nace del mattimenio consumado j por.que la
union carnal aunque ilícita hace que esas personas se
{Jamo una caro. Así lo dice Expresamente S. Pahlo en su primera
epistolaá los Corintios ,cap. 6 ,v.iG.
Esta aliniJad orea un impedimento dirimente de matrimoni,'
'para todas las persona5 entre qui,enes mr.dia. El concilio de Tren:
to limitó el impedimento al primero y segundo grados de tal ah,
nidad en lo cual se diferencia e.<ita de la afinidad verdadera que
, .
i'mpiue el matriullJuio hasta el cUarto grado segun
antes.· Con motivo de esta se han promovido algunas
cuestiones: l.,l, si era cnnociJa por derecho romano esta afinidad,
y si formaba segun él un impedi¡hento dellllatrin,onlo : 2. a si fo1'
4
maba tal impedimento en los primeros siglos de la igle.!lia: 3.\'1 en
que gradOS formaba impedimento antes concilio ,de Trento:
4.\'1 si este concilio restringiendo el impedimento al primero y
gando grados, permitió el matrimonio en los demas grados: 5,a .Sl
esta afinidad e<¡ solo impedimento dirimente cuando el comercIo
criminal que la formó, trascendió al plÍblico, y que pruebas
bedn admitirse de ese comercio: 6.
a
que efecto produce la afiO}·
dad formada por un comercio i!ícito que tuvo uno de los cónyuges
con un pariente del otro durante el matrimonio, respeto de este
nutrimonio.
DEI, CONTRATO DH MATRIMONIO.
CUESTION I.
SI I'on DEI,ECHO ROMANO EM.A CONOCID.&. LA AFINInAIl l'no ..

VENUNTB DE UNA UNION lLICITA .. y SI FOItUAD,\ UN

Ull'EDllUEN'CO PARA EL JUATI\DIONIO.
163. El matrimonio de unR muger con el Pddre ó el hijo de
aquel COI1 qaien tuvo anteriormente relaciones cal'nales ilícitas, es
demasiado contrari6 &1 pudor natural tJue Jebe presidir €nlns ma ..
trimonios, ,)al'a que podamos dudar que los romanos Lm religio-
sos observadores tle ese pudo:" no habian oe condenarlo. Sin em ..
bargo no hallamos en sus códIgos un texto que expresamente lo
prohiba; pero podemos <ledueir uu argumento de la ley 4, codo
de nupl, que dice: Libericoncubif¡asparentum $UOTllftlUXOres du-
cere nOtl possunl. Esta ley no hace directamente al caso,! El COI1-

cobinato era entre los romanos ooa union lícita, era hasta cierto
!unto un verdadl'ro matrimonio, solo que no era ci"il, ni daba á
\a muger el título dejusta uxor, ni á los hijos los derechos de
nilia, supra.n. 7. Pero no obstante como la prohiJJicion no pue-
-le ser Qrl 3tlud caso por causa de afinidad, porque solo el matl'i-
nonio civil la producia; l. 4 ,ff, de grad. el afin., resulta que solo
podia fundarse en un motivo <.le honestidad derivado del comercio
caz'nal que babian tenido el paJ¡'e de (!SOS hijas y aquella muger.
LUE'go segun dicha ley el cornercio carnal eutre un hombra y una.
muger es suficiente para producir un impedimento dc malrimonio
entre uua de las pal'tes )' los bijas de la otra: y este cumercio
producirá tal impedimento, ora sea lícito ora ilícito.
CUESTION n.
81 EN I.OS PDUIEI\OS SIGLOS UB L¡\ IGLESIA LA OS

AFINID¡\l) IlE UNA UNION FOR4
1\IAC ..\ UN 1l1l'EOUIENTO PAnA EL j,,¡\'l'nl!lIONIO.
161. Para prohar yue cra asi, se acostumbra echar mano del
í1tiUlO CólnOIl del {'onc_ilioclr /J",,'iq d,'1 aiJo, 301, donde el ma-
'?R TRATADO
tl'imonio celebratlo por un homhre con su prometida esposa des-
pue'l de haber "jalado á la hC'rmana de esta, es consideralio corno
un crímen (ligno de una llt'nitencia de die7. años para todos aque··
1105 que hal,iau intervenido en él. Este matrimonio DO podia ser
reputado criminal "ino á de la a{inid,ld que habia formado
entre el prometido esposo J:m fulura la union cbI'Llal del primero
con la hrrmana de ec¡ta. Luego ya en aquellos tiempos el comer-
cio carnal entre dos personas fonnaba entre una de ellas y los pa-
dre!; y hermanos de la olra una especie de afinidad y un impedi-
-mento de matrimonio.
CUESTION 111,
,
-SI ANTES DEL CO'\:CILIO DE TUENTO L.'\. ESPECIE DE Al·'INIDAD
• ,
QUE NACE nE UX TlIxro CARNAL 1I.IClTO, FOIDUB,\ UN
DI.PEnDlKNTO UE !'IU.TIIDIONIO EN LOS :\lrsuos GRA-
Ql;F. l." AFINIOAn I'f\OI'I,UIENTE TAL, I'RO-
UE UN l\IATRU-IONIO CON'SUltl¡\DO.
Al dcclarar el cOllcilio tridentino quereslringe esta espe ..
eie de afinidad al primEro y segundo SI'acloS', da daraOlenle á E'n-
t .. nuer\lue ella formaba antes un impedimcnto en otros grados ul-
terior"es,.es decir, en los miStrLOs tple lo formaba la ,,[¡(liJad pro-
tal, t;¡nto mas CUilnto f]Ue el cOllcilio de Líltrnn ninguna
diferencia hahia hecho eutre Id. aUtlldau legítima y la pro\'enief;lte
de union ilícita.
La decretal de Alejandro llI, cap. 2
J
de eo qui cagn. consang.
ux. de la primera colec"ioLl, y la ue lhbano In, cap, ult. de dt'-
vort. de la misma coleccion , no t:stablecclI lo contrario. Solo di-
cen e:.tos papas (Iue esta especie de alioidad lilaS allá del segundo
grado uo rompe t:I m;;trimooio durante el cual a(¡uella se formó,
ni impide su mo; pero no dicen que ell estos grados no foro¡e un
impedimento para el Illal¡'imooio que perwnas por tal afinidad
unidas fluisiesen cOlltraer. 'famoien se refiere á un matriUltJtlio ya
'Contraído y noá uno que tuviese que contraerse lo (jlle dice 1uo-
-cencio III al último d..:\ cap. 6, exlr. ea qui ccgn, consang.
l\Ias lotbvia : cuando 1 .. él!inidad derivada de uo matrimonio
'consumado ron.aba un impedimento de m1tl'imonio hasta el sép-
• Tl!L CONTRATO DEL MATI\I:\IO[\.JO.
timo grado, Jebe creerse (JlIe taml;jen lo formal l . 79
alinidollJ. Así s€ dcsI1rendc del cal' Oij'", 18 fS a ('specle de
. - e a nOvella (Mil d I 1
creta de Iba de donde Innhihe qu' e.e ,l e-
l' e nlngun cristiano
IlUe( a casarse Con c(lllsaulluinea ! I .
b ti con a que Il!dll
e
!': • 1
muger de un consilnguillf'O, Ó con nUiell uno de 1 l' . f' o
t ·1','. ; . . 'J • os In )lf'se kllldo
rato licito, } esta pl'oluhlClO11 se extiende 1,1 ,,' t' 1
b' 1 b' h . , .. p tUJO <"f"iI{O
...,\ lell os Sil 10 .. an pret('ndido flue la .( l' b.:
F
,. 1 '1 . cal a (e Gregofloa
e IX (e lt eSIIHJ 7 en la cual funJa Iba 1 , ., ..
'f f" . es a pro 11 )ICron , es apó-
en a y Cl JI'lcadd por ISlIloro i\'1ercaluJ' . 1 .
lb ' en eu) a ca ecclOnla halló
o, por falsa que sea, es no ohstallte [)na prueha d .
t M e que en liem.
pos <. e ercfttol' y de Iho era aquella la disciplinil de la i,.,le .
]i'¡;¡1;:! m' 5Ia.-
..... ISOlo canon se encuentl'a en el decl'eto de Grac',a 'l" I'd
d " ,IlO,<'IVIlIO
en os, causo 35, quresl. 2 .. cupo 10 y j(j,
CUESTION IV.
81 DESI'UES F.r. CONe'LlO lE
' ) TltEN"ro IIESTRliVGIÓ AL •
MEHO y SEGUNIlO Gn,o\Il0S El. DII'IWIlIENTO FUNI)A1l0 ::1-
L \ AFINI.l)l'lf) QUE N-\CI; DEI, C().1:lEnclO ILícITO, 1'0-
I)ltA I.TCITi\!HENTE eONTI\AEUSE lU,\TnlttIONJO EN
EL TEnClmo Ó ClJ.'\I\TO GnADfl UE TAL AFI.
NIO ,no
166. h'ó!ogos cncontrahan dificultad en este punto
creyendo no bahee aljuel concilio permitido
le los lIlatrunOOlt¡s l'll lncr)"o)' cuarto grado de esta aJiniJad
q!l.e erarl Antes un impedimt'lllo dirilll"nte, t.'l.les matrill1onios
dn;¡n contraerse dlida pero no lícitalllente. I
P'
10 V consultarlo acerca de esta duda, J'espondilí en su IHlla
Ad PotHi(icem de LiGti J «(tiC SI! t'l\ el bulario tlue
contraerse lícitamente el matrimonio en dichos graJos.'Esta
declslOll se halla conforme con el espíritu oel concilio. Cuando el
cOLlcilio de (!Uitlí gl"ados en los impedimentos por causa
de y afinidad, lodo el mundo crt'yó que los.
g1'ados dlslIllnoltlos deJahan tic Sf'r Ull iUlI}((lilllcnlo Ilrohihit'"
, , J 0,-
corno dCJah"n de errlo dil'il1lcntt'. La misma l'AZOII puede aplicarse'
á la cucstioll fIue nos ocupa, -
L:l misma cuesLioll puede ) j' de la prnpin Suerte puc.
so . TI<.A.TADO
de resolverse, {n cuanto á los gradCls rebajados por dieho concllio
tridentino en los impedimentos por causa de públicó IlOoestidad,
de y € espiritual.
CUESTlON V.

91 LA. AFINiDAD I'I\OVENIENTB UE UN cmlEhCIO C.'\RNAL ILl-
CITO 1.'01\ '1,\ I.1N IHPl!lllllENTO omUIENTE EN I.OS
DOS I'IIOIIIDlnOs, CU.'\NLO ESTE TU ATO SE CONSER-
VÓ SECRETO, Y QUE I'UUEn:\s UEDEN RECIBIRSE
EN TAL ASUNTO.
167. Esta afilli(Jau solo es un impedimento dirimente de matl'l·
monio J cuando el trato ilícito 'lile la motiva, trasciende al
co. Asi es que si des pues dc h:.her tl'nitlo con el nl"yur secreto
un trdto lle esta natunlua con una muger, su hija se casase
de huena fe conmigo,· cometo un pecado gra,í ioJO, pero el ma-
trimonio 110 deberá serallulauo. Tal es la dccision de Alejandro 111,
cap. 4, tilo de ea qui cognovit consang: de la primera
Es de ahí que 1'11 demandas de nulidad de un matl'lUl011l0 por
causa de la afinidad de que tratamos, los jnecel pueden .&umitir las
pruebas del trato ilícito, si IlPLiese s.ido público conocid?,
ha sucedido tU Ulla causa en cuya Virtud se anulo un matn-
monio por haberse probado qlle el marido antes de contrderlo ha-
l)ia tenido plíblicamente un trato ilícito cou la hija :-u muger
llero si el tal trato uuhiese sido sec-rcto, los jueces no (lebcJ'án
permit',r la prueba.
Nót.ese al propio tiempo que para prohar trato no bastad
establecer que así se del!ia de público y notorio en la "ecindad , co-
mo no haya al propio liempo otras pruebas, como lo sienta Ale.-
jandro lB, cap. 4, ext. de eo qui cogn. cons.
'.
.


• •

,
DBL CONTRA.TO DEL l\lArRU10NIO.
81
CUESTION \'1.
QUE EFECTO ruonuc,; LA AFlNID,\D RRSUI.T"N1E DE
.
'J'I\ATO IUClTO QUE n.\1' ..\ IIIEIH ..\no ENTUE UNO 1m I.OS

CON1.'1jGES y UN PAUlltNTE nEL OTI\O, IIESI'E'I"O DEL.
nl!l.TRl)IONIO IHJn¡\NTB El. CUAL TUVO Ll!G.\R •
lli8. El concilio tridentino solo considera: como
(lirimente la alinidatl proveniente de un cumercio ilít.:itoJ respeto
del matl'imonio que qui",iuan cclcLral' las partes entrp. las cuales
media. Luegú segun a4tHd cOlleilio no ca he duda (Iue tal aJil1idad
DO rompe el matrimonio durante el cual ella se formó.
Ya antes de esle concilio habia decidido lo misulo Inocencia III
,
dando por razon que el illocenle de los cónyugf:S no d(-bia sin cul-
pa alguna por su pal'!e privado de los derechas (Iue un ma-
trimo.Jio legítimo le lwbill (lado.· Este papa no qnieJ'e que se dis-
tinga en adelante, como anteriormente se habia si el trato
carnal rué Pllbli,:o tí. oculto, J si la afinidad es en grado muy pró-
ximo ó mas remoto, Cap. (), exl. d¡; eo r¡ui cogn. consClng.
lG9. Allnqne esta .. fillidad dt; tlue \'aIllOS l¡¡¡hlando,
no rc>mpa el matrimonio anterior, debe no (¡Lstclllte exhortar'se á
los cónyuges por él á 'lltC guardt>n continencia; mas si el
inocente declill'a que le es dilicil guardarla, podrá pt'l'mitíl'sele el
que pida al otro el débito cón)'ugal. Cap. 10, exl. d. tito cap. fin
(;·od.
Al decidir esto los papas InOCf'IlCio y Gregario 1 \" I
tácitamenle '1ut'! el puede ti,,!, f'1 déhito cOllyu-
no (Impero pedirlo. En e .. te sentido deLe ent.enderse lo (jUC
dice el papa Lucio II ó III en el eap. 17 dr: spons. de la misma colee-

clOn.
170. Como el concilio de Trento posteriol'mente ;í todo esto
restringi6 á los matrimonios celclH'adel'os el impedimento dil'i-
mente rcsult::lnte dI! la alillidad formada pr.r un comercio ilíci-
to, puede decit'se r:(lle sus cfectos (luf.dal'ol1 aJ)()lido8 del
matrimonio durante {,¡ cual esa afinidad huLicsc sido conlraida; v
-
que por lo mismo 8!ji la parte culpahle e:Jlno la inocente podl'án
6


:82 TRATADO
e::t.igirse recíprocamente el débito conJugal. Asi opina Gibert e9-
_:!ID tradicion sobre d matrimonio, tomo 2, pago 392.
ARTICULO IH.
DEL U1f1EDlMEl\.'TO DlRnIENTE: QUE RESULTARlA DEL PARE;:'iTESCO I'URAMEriTE
CIVIL"
--
171. El 'Parentesco puramente ci"il era el que se formaba por
la auopcion entre la persona adoptada.y, su padre adoptivo y todos
.Ios parientes del mismo nombre y familia de
Este parentesco aearreaha el mismo impedl.mellto que el paren-
tesco natural, y quedaba subsistente la IlOea neta ,
pues de disuelto el parentesco civil en de I.a
mas en la Iín(a colateral solo subsistia el unpedlmento mIentras
subsistia el parentesco. Así es qoe yO.DO hahria podido con la
hija de mi padre adoptivo, cayo hermano era en ;Irtod .Ia
adopcion, mientras permaneciesemos los dos en la mIsma. fam.lila;
pero si uno de las dos hubiese salido de ella por la emanClpac:
on
,
l1isuelto el parentesco ci,'il, podriamos casarnos; §, 1 Y 2, znst.
.denupt.
172. Solo la aJopcion ,'ertlaoera y solemne formaba el
tesco civil y el comigoiente Si afedo
. tenido y educado en mi casa y compaiüa una mna, como u fuese
una hija mia? no pnresto se reputaba .hija 3.t1optiva, J se
me permitia casarme con dla. A!'i lo decHle JustlOl<mo en la ley
26, codo de nupt. Par.eee sin embargo por las palaL.ras de .esta ley;
Nos vetustam ambiguilatem decidentes, que habfla habIdo
sus dificultades, ['ortIue la mas ligera semt janza de padre é hija
pareeia suficiente á la delic.<Idrza de los romanos para impedir el
, matrimonio.
No hailándose en mo en nue!:otros Jias la adüpciOll, no pUNle
. tener Illgar el inlpctlimento (lile de ella resulta ha.



,
DEL CONTRATO tJBL M.\TFlI:liONIO.
,
ARTICULO IV.
. DEL IMPEDlXE:iTO OIUDIE,:.iTE RESUr.TANTE DEL I'AnENTESCO ESl'lIUTU.\L.
.,
--
83
. ,

Veremos en el primer párrafo cuales son las tres especies de
parentesco espiritual, de las cuales las dos priu'leras form'an aun
, .
· hoy un imredimento dirimente de matrimonio, habiend% for-
mado la tercera hasta el concilio ue Trento. En el 'seglllHlo pár-
· rafa ex:aminarcmo ... cual ha sido la discil)lin3 de la iglesia latilla
soLre estas tres e.!Jpecies de parentpsco espiritual en lus siglos
teriores al concilio de Trento. En el tercero cual es la del conci-
lio tridentino boy vigente. Finalmente trataremos en el cuarto'de
algunas especies particulares respeto de las eUJles se pabia dlHbdo
si formahan un parentesco espiritual yel consiguiente impcJí-
mento de matrimouio.
S· l.
· C'lt.QZel son las diferentes espc(:ies tic parentesco ospú'itual
1 '. . • I
Y cu,lJ'c que personas se Im'ma. . -
173. La primera especie de parentesco espiritual es la ljue Sf
forma pOlO el bautismo entre .c! hautizado de Una parte, y el 41/1'
, .
le confirió este sacramellto, ')' los padrinos que lo sdcaroh de P¡;iI
de otra. Este pOl'ente.'ico forma Uf) impedimento di"i Ill/-' n te de llIil ....
trimonio entre dichas personas. Así una comallre en C<I"O .-Ie
necesidad Lautiz.ado á un recien nacido) lo f'1
padrino ó la madrina no podrán casarse con el Lautiz:!do J á
representan pa,lres espirituales.
174. Para I¡He tenga lugar este p<lrentesco con p.ldrillÚ!i y
para que sea ¡JI nn impedimento dirimenle del matrilllOllio, lHl
importa que los padrino'! hayan sacado tle pila ni bautizado pOI" si
lllisUJos ó por medio de procurador, pues 'lrd mandal, ipH! fecis··
se videtur.
1)or el contrario JOg procuradores ·para tal acto ningun paren-
tesco contraerán, pon]llc eHos por si y en Sll nomhre propio nada
practican.
¿ Será necesario 'lue los tenido voluntad de con-
. . .



84 rAATADO
traer este parentesco con el bautizado , para que se forme y pro
duzca el impedimento dirimente? El autor de las Conferencias de
París está POl' la afirmativa, yopina r¡He uno qne huhiese sacado
de pila un hijo de otra persona diferente de la que creía no con-
trae con él parentesco I porque no era con él con quien que-
ria contraerlo. Dicbo antor confiesa que bay muchos canonistas
que son de contrar-io parecer I y yo Ole inclino á estos. Lo <{ue
forma este parentesco es el sacramento mismo
te del-consentimiento de las personas entre las <1l1e Se forma: en
elnillO no cabe este consentimiento, y no lo tienen tampoco la
mayor parle de los padrinos que ignoran completamente los efec-
tos del padrinazgo.
175. La segunda especie Je parentesco espiritual es la <jue con-
traen el bautizan le y los padr'LOos COn los padres del bautizado.
Esta connexion se llama compadrazgo, y forma entre las refl'ri-
das personas un impedimento dirimente del matrimonio. Ni el pa-
drino ni el bautizan te pueden contraer \'álido matrimonio con la
madre del bautizado que es su comadre, siendo ellos sus com padres;
ni la madrina ni la bautizan te pueden tampoco contraer matrimo-
nio con el padre del bautizado <lue es w compadre, y cuyas co-
madres son ellas.
176. La tercera especie de parentesco espiritual qne resultaba
en atto tiempo (lel bautismo, era la que mediaba entre el bauti-
zado y los hijos de sus padrinos que le representaban
El impedimento dirimente que esta especie de parentesco forma_
ba, fué derogado por el concilio dc Trcnto.
177. Tambien se habia dudado antiguamente si el padrino y la
madrina podian celebrar entre si matrimonio, pero el cOn"ilio de
Trento resolvió que radian hacl'I'lo yálida y lícitamente .
178. El sacramento de la cnn(irmaciOll pl'oduce el mismo pa-
rentesco que el del bautismo donde subsista la costumbre ue asis ..
tir á él padrinos, .
§. 11.
Disciplina de la i!llesia en los (li(el'entes siglos acc'rca del
impedimento tlil'imenle delmall'imouio que aCaJ'l'ca el pa ...
,'ente seo '
179. Ante. del siglo VI no hallamo. te.tim,nio. auténtico. que

1 EL CONTRATO DEL 85
hablen del parcntesco espiritual: los canones del concilio ue Ni-
cea, las uecrctales ele los pap;¡s de los primeros siglos son piezas ó
evidentemEnte supuestas ó sumamente sospechosas.
El documento mas antiguo es del sexto siglo , la ley 26, codo dl!
nupt., donde Justiniano despees de haber decidido que un hom-
bre que hubiese educado en SIl casa y compallia á olla mnchacha
como hija suya, \Jodia no obstante casarse con ella (lo cual era
el objeto principal de la ley L Rflade, con tal sin f:!mbargo de que
no fuese \iU ahijada, quum nihil aliud sic indu,cere potest paternam.
affictionem et justam nuptiaruTlI , qu,am lmjusmodi
nexus per quern, mediante Deo, anima! corum coprtlata:
Debe presumirse que el grande respeto q-ue los primeros cris-
tianos profc saLan á ms padres espirituales , ohligaba á abstc-
llP:rse de tales matrimonioa, sin haber ley ni canon que se lo pro-
hibiese. CaLCIo no bay ley alguna ni canon que los prohiba antes
de esa ley de Justiniano J podemos atribuirá ella el establecimien-
to de esta especie de impedimenfo dirimente del matrimonio.
180. En el siglo VII encontramos en la igle:\ia -grif'ga un mo-
numento de la seganda especie de parelltesco e!!piritual entre JOB
padrinosy los padres del bautizado, y del
que forma: tal es el canoll 53 uel concilio llamado in Trullo J ó
sea, concilium Quilli-Sextum, celebrado bajo el imperio de J us-
tiniaDo 11; en el salon ele la cúpula del palacio imperial. Este con-
cilio no fué admitido en la iglesia latina. '
181, Si debiesernos creer á Ciaconio qne en el siglo diez y seis
escribió las vidas de los papas, timdriamos en el siglo VII otro
monumento de la tercera especie de parentesco espiritual entre
el bautizado y los hijos de sus padrinos, port¡ue dicho autor en la
vida de Deusdedil que subió al pOlJliflcado en 624., supone que
este papa prohibió matrimonio entre tales pt:rsonas j pero en
ninguna pute se encuentra tal decreto_
182. El siglo VIII nos presenta muchos teslimonios de la pro-
hibicion del matrimonio por la seguoda especie de parentesco es-
piritual. El primer concilio l'omano celebrado en el pontificado
de Gregario II en 721, can. 4, fuIJnina anatema contra el que se
casase con su comadre espiritual. Lo mismo decreta otro concilio
romano celebrado en el pontificado de Zacarias, en 7-13, can. ;'í,
La carta decretal de este papa á Pepino prefecto de palacio y á .
obispos de Francia, la cual es la séptima del vol. 6 de los COIJ-

,
• ..
86 TRJ,TADO
cilios del P. LaLhe, contiene otro testimonio del impedimento
dirimente del matrimonio resultante de la primera y segunda es-
pecie de parentesco espiritual. Dicho ponlítice mira con tanto
horro,l' soure et de un padrino con su ahijada,
que Jlce que ninguna ley ni canDil alguno lo habian prohibido
porque se consideraba COhlO cosa imposible. Ignoraba
te la ley de Justiniano, lo cual no es ex.traño , porque eu el occi-
dente solo regia el cóJigo Teodosiano.
183. hallamos en este siglo otro mani-
fiesta <.Jue el parentesco e!lpiritual y el cOllsiguiente impedimento
resultaban asimismo del sacramento tle la conlirmacion. Tal es la
conlestacioll dada PI} 75-1 por td papa Estevan 11 á los obispos de
Francia (lue le hahian sohre varios puntos, la cual \'a
inserta en el tomo G (le la uLJéI citada.
184. Los concilios celebrados en Francia durante aquel siglo,:
contienen la misma disciplina en cuanto á la primera y segunda'
especie de parentesco espÍl'itllal proveniente del sacramento del
b&utismo ó de la" confirmadon. En este caso se halla t!1 concilio
(le l\fetz celebrado ell ,53 ell (·1 reinado de Pepino, can. 1, t::1 de
C;:ompiegne c("lcIJrado en 757 heju t::1 mismo reinado, in generali
popali convenlu.
185. Las leyes ,11' Luitprando rey de los Lombardos, que son
hmhien del liiglo VIII, establecen la misma prohibicion
en'a y _'>egqnda especie de pal'C,nlesco espiritual, ley 5.
186. La misma diiciplina se ObberyÓ en Inglaterra, segun se
de la coleC"cion de cánones hecha por EgLt!rto 8l'zolJis-
po de Cllntol'hery á de al¡uel siglo) en la cual, art.129;
halla lo por el concilio rOUlano celebrado
en oeGreg'l' JI, de que antes hablamos.
,187 . .s. lloi1ifaci') hispo de en el siglo VIII, en una
de i\ollJellllu arzouispo de Cantorhery, le dice ha-
her á nn padrino que se cas;:¡se cnn su comajre, es decir,
mad.'e de su ahijado, y (lne no sahe 5i en esto pecó por ignoran-
cia " causa de J¡ .. her lI"erigllatlr) posteriormente cloe entre los
romanos era pr'obihido tal wstrimonio; y le suplica le diga si ha-
1,la los cánones ó libros sagrados alguna prohibicion'
pues qU!! él no atina oorno este parente.o:co espiritual
se eOI1l<) un imredimcnto de m;,¡{rimonio cuando el hautismo'
hace hermanos á todos los ¡Ji jos la iglesia sin que lal pareo-




I
lJEL CONTRATO DI:L MA1'RU1QIUO.
teseo impida que se casen. En el mismo sentido á
obispo inp,les (Pethelmo). E'!tas dos cartas otra dIri-
gida al abate Dudon en que se dice algo sobre clullsulo asan-
to las tl'aslada Baronio, tomo 9, sobre el aUD 734.
;88 En cuanto á la tercera especie de parenlesco espiritual
qoe se' habia pretendido formarse entre el y hijos de
sus padrinos, empez-ose á suscitar la cuestlOo en el sl¡:!;,lo
Teodoro ohispo de Pa"ia consoltó sobre esto al Zacarlu,
quien le contestó que debian separar:e dos que se 1!ab1311 casado
uuidos por"tal vínculo. Esta contestaClOtl ee la car,ta 10 de este papa,.
tom.6, dela colt:ccioll delP. Léibbe. Elrey Ltlltprando establece
este mismo impedimento en la ley 5 antes citada.
189. Jt:n el siglo IX los sucesores de S. se
formado con la disciplina de las demas iglesJas del oCC'l(lellte
cuanto al impedimento resultante de la primera y segunda
de parentesco espiritual, porque en el ca/f.. 55 del cOIlClllo de
Maye
nza
celebrado en 813 de órtlcn de Carlomagno, pn. r.1
se hallaba Ricolfo arzobispo de :Maycllza se cstahlt!cc este IInpedl-
ento' siendo de notal' que este canon fué trall<;crilo palabra por
en los capitularios de Carlomagno y Luis el hO:l,dado.so,
lib. 50, arto 137, Y en la tercera aJdicion arto 116. IamLlen
. I 'dO lOh 7" a l 17t.) el decreto (lel
fué continuado en aque co Jgo, l. , r. .
concilio romano tenido en el pontificado dc II de an¡
tes hemos l.ablado. El arto 4, lib. 6 trata como crimen capital e
matrimonio con la comadre espiritual.
··t I < e IlsiJcrase co-
i90. Por ma'i Cinc este e"plrl na o .
m'o un impedimento dirimente del matrimonio, por COUSI-
uicnte prohibido que uno fuese padl'jno de UIl lUJO de Sil uluger,
g .. I .. 10 si era de otro ma-
tan lo si era al propio tlCmpo lijO SUJo. con . '
trimonio; no obstante si aú lo hubiese por
rnatrimonio nO debia disoh"ersc, segun lo ueclue el papa Nlcolas .
en su carta á Rouulfo arzobispo de Coorges ,..¡;z'rl. 5.
I
t COIl estas pa-
Es de nutar ue paso (jUt! el papa COIlC uye su car a I
, • l mpt'r br;'IC va/ere o
labras: Oplamus wam nu.nc e se , ,
cual prueba yue el litulo de Sa,¡lidai no estaba aUII reservado a.
solos los papas.
Esta carta se halla enl;! colc!;L.:iulJ dcll
J
• LahLtl, tv/JI.. ti) pdg. ,
504 Y siguilmlC$,
-
H8 TRATADO
191. Con ma)'oria ,le r"znn si un honlhn: pUl' necesidad hubie-
se tenido <¡Ile hautiz.3r á un I¡ijo sUJo,
contrae COn Sil 110 ocherá díll' Ingar á una separacion. As.¡
)0 decide el papa Juan VIII.que ocupaha la Santa Sede á último"
del siglo IX, en su á An.'ielmo obispo de Limoges. P. Lahbe
lomo 9, pág. 12'2, loS de dicho papa.
192. Todavid menos deberia romper el matrimonio el paren-
telilco t!lpiritu ... \, si tal parentesco hubiese sido contraido de inlen-
to para oLtellel' Injo t;:all'retexlo una st'pilracion, sq;nn lo decide
el concilio de ella'lons convocado por Cdrlomagno en 013, can.
30.
193. En cuanto al que se pretende mediar entre un
ah,;jaJo! los ele sus padrinos, Yed¡os (}ue !os rapas éel siglo
c.ontlnnan mlrandolo COUlO o:n impEdimento dirimente de ma-
trimonio, A,j se dc I<ls tiel papa N"icolas 1 en
sus respuestas ad consulta Bll.lgarorll./ll..J arlo 2.
En el siglo X Leon VII que sllhió al solio :pontificio en
93G I Y lo ocupó tres años, en su epi:.tola á los Galos y Germanos,
P. Labbe, 10m. 9, pago 59Gy sIguientes, reproduce en punto al
parentesco espiritual el Uecreto de ZaC8rias en el concilio rCrmano
,
que hemos n (aido antes, n. 182.
En el siglo Xl hallamos Lag le)'cs eclesiásticas de Canulo
que rein.aha en á de f'ste siglo j pues la ley
prohibe el nJatnmonlo con la comadre espir!tual J con la ahi-
pda. En CU<intn á tercera de parentesco :espiritual nin-
guna de estas leyes la reconoce •.
196. No huscaremos testimonios sobre esta maleria fn los
siglos siguientes, pues suficir:ntes nos lus nfrecen l<ls decretal es (le
lo.'! papas 'lue se hallan en el cu<'!"f)Q de dereclHl canónico, de las
cuales se desp"ende que las tl'es f'!;pccies (le parentesco espiritual
que hemos dtscrilo, eran consiJe,.adas ('omo impedimento diri-
mente del matrimonio; loto lil, l',Ti. de congo spir.
Notamos solo que la sf'gunda especie de C!:ite forma-
(lo el hautil:aílte.v 10'1 IladT1nos de tln ladu y padres del.
l),autlzado de otro) e'l un impedimento dirimente pal'a un mal!";
monia celebrad('I'O, lilAS no el que ya se IJUbicse cOl1tl"ai-
do, .télntü si ado 01 igen (Irl parentesco se l.lllhipse practicado
por lp'nOI'anCHI como p"r malicia; cap. 2 1 ext, de cagn. spir.
197. Es de notara!;imismo una dccision de Inocencia lB relati-
-
DEL r;ONTRATO UEL :\f..\l"1\1\IOI'IIll. 89
va á la tercera especie de parentesco cspiritual .' pues consultado
acerca de si uebía considerarse como impedimento solo entre el
haut;z3(lo)' los lli¡o'l de su'! paclrinos. 11<ll'ido<; ¡Je __ pl1t'!; dp. conLr.,ido
tal parentesco, ó si deher ia r lambien Ins hijos nacidos
allteriormcntc, C'ontf'xt.a aquel papa qne ('(1rnpnndc á nnos v á

otros; rapo -; ,e,rt. d. tilo qllf' Il<lhia dado á esta
dllda el cart. 5, causo 30, qUrr!Sf. 3) que habia sido mal compren-
dido.
S. 111.
,
Cual es la disciplina establecida lJ01' el concilio ele T"enlo
sobl'e los impedimentos' diJ'imentes provenientes del pa-
,'enfesco cspiJ"ihuJl.
198. El concilio de Trento., sess. 2
t
,., de Reformal, cap. 2,
restringió el parentesco espiritual {¡tiC ;debe formar nn impedi-
mento dirimente (lel matrimonio, al que contraen el hauti7.ante v

10:; padrinos con el bautizado ó confirmado y con los padres de es le
derogando dt'mas impedimentos que antes se habia creido po-
der resultar de las deolas e!lpecies de dicho parentesco. Al dar el
concilio la" razones de su decreto dice: Ea quod clocerel expe-
riencia propler mulliludinem prohibitionum mull(·tic:s in casibus
prohibilis, ignoranter conirahi matrimoníum, in quilms vel non
sine magno peccato perscveralur, vel ea nor¡ sine magno icalUlalo
dirimunlur.
EoJ de notar que este concilio 5010 permite que haya un padrino
varan ó mnger, ó á lo mas dos on homhre y una muger.
Por mas que en Francia no haya sido admitido el concilio
dentina, sus en este punto son tan réizonables, lIue
no han podido rechazarse.
lD9. En cuanto á las especies de parr.ntcsco espiritual no
gadas, siguen siendo l'lItre nosotros un impe!lirnellto dirim('llte,
aun(lue facilmente se concede y se presume Sil
200. El impedimento dirimente lJue se formilba antiguamente
entre el hautizado y los hijo'! de los que le h:lbian sacado de pila,
de que bal)larnos en el anterior párrafo, quedt) aholido por este
concili'o, de la propia stlrl'Íe 'que mu.::has otra'! de paren-
tesco espiritual qo:e se hl1Lia creido poder causar impedimento
para el matrimonio. ,


90 TRATADO
201. Como el intento del concilio tl'identino fué I'estringi!'
y de ninguna ITIaller.t aumentar los impedimp.ntos dirimentes del
matrimonio, no cabe duda que al consenar los que resu tan del
parentesco que contraen los padr inos con los padl'es del hllutiza.
do, 110 le dtó mas fuerz:¡, que la lple tenia antes, es decir, relati-
vamente á impedir nn matrimonio celebradero, y no en cuanto'
á disol\'er UD matrimonio que anteriormente hubiesen contraído
tales personas, segun ya muy anteriormente lo había
Alejandro IlI; 'V. supra, fl.196.
202, Dispone adelllas cste concilio <{ue el párroco se informe
por los interesados de cuales son las personas elegidas para padri-
DOS, á {luienes cuidará de nombrar ell el acta que ex.tienda uel
1Jautismo en su re{!istro , y que solo con las persollas allí designa-
das se formará el parenlesco espiritual; d. sess. 24 , cap. 2.
No obstaute no debe inferirse tle esto que pal'a que los padrinos
contraigan el parentesco cspiritual sea que hayan !litIo
gi{los para serlo por los padres del bautizado. Si pOI' denegadon ue
los elc-gidos, ó por no admitirlos el cura, (lo cual puede hacer
por alguna grave razon) sirviese de paurino una persona hallada
por ac;¡so en la iglesia, esa persona seria el verdadero padrino ó'
madrina, de ella se haria mencion en el testimonio del bautismo,
yella contraería el parentesco espiritual. Esta op!nion de Van-
Espen me parece was fundada que la de otro autor que piensa que
para tener lugar este parcntesco es necesario qne los padrinos ha-
yan sitlC' rogados por los padres. La disposicion del concilio lie!J.e
por objeto evitar equivocaciones E'll la designacion ue las personas.
203. Es de notar que si COntra lo dispue¡¡to por el concilio el
várroco hubiese admitido mas de dos padrinos, touos los que hu-
biese admitido COmo tale!i contraerán el parentesco espiritual, con
el bautizado y SU'5 padres. Así 'dice Barbosa haberlo decidido en
Roma la congrcgat.ion, y creo que decidió hien, pOI' cuanto Sl
hien el párroco tlO debió adnlitirlos todos, despues de aumitldoS"
, lodos fueron padrinos.
,

,
,

DEL COl'RATU DEL M \TRDloJNIO.
91
5. l\'.

be (Ilgunas eS!Jecies lJccnliaJ'cs acerca (fe las se ha-
bia lluclallo e1l otl'O tiempo si forlnaban un es.
piritual y un impetlimento tlirimentc tlclUlftb'imonio.
PRBIEBA ESPECIE .
l;)5 I',\[IRlNOS DE y DE r.Os QUE Lo SO;:'i CUANDO SE surLE.., LAS
•• •
DEL lIAU1'l5)IO,
--
204. Segun el decreto de Bonifacio VIII, el padrino de cate-
quismo, es decir, el <lile habia presentado el cbtectÍllleno á la
instl'uccion que debia preceder al bautismo J <lllllque despues no
fuese él quien lo sacase (le piJa, contraía el mismo parentesco es-
piritual que ios padrinos de bautismo, (Iel cual l't!sultaba un im-
pedime.nto para el matrimonio con la persona del pl'esentado al
catequismo; cap. 3, de co¡;n.spir. in 6,°
El concilio de Tl't:!nto abolió este parentesco y el impedimcllto
é! resu!tante, pues solo 10 reconoce eutre el bautizado y 1>US
padrinos.

205. De ahí se sígne tambien que lo ... que sirven oe padrinos
cuando se suplen ICiS ceremonias del bautislUo, llocoutral'll paren-
tesco alguno espiritlJai , pues dicho concilio UD reconoce lllas que
el que proviene del sacramento mismo.
_ 206. Síguese ademas {Jue uno (loe habia sido bautiza<lo J lo
fuese segunda vez por t:rror, ora e:"\.presase Ó dejdse oe expre-
la fórmula, si baptizatus fu.erit, los padrino.'{ tI!:'1 sev,undo
hautismo, como IJlle es nulo, ningnn parentesco c!\piritual Con-
traerán.
No debe sin embargo decirse indistintamente con el autor de
las Conferencias de Paris , (lile un bautismo conferido bajo con-
dicion no f,11"lna p¿l'entesr.o 1llgtUlO espiritual. Lo que debe decir-
se es que mien tras 110 conste si v á liJo ó no ta l bauti mlO¡ es iucier to
tal parentesco, cuya incel'litud Ilace que 110 pueda atacane el 1I1a-
triOlonio que entre personas con tales relaciones unidas se hubiese
celebrado: empero ,,¡ todavia DO 1" hubiesen celebrado harán
: . .)
mejor en no hacerlo, ó en impetrar antes dispcnsa.
92
TRA.TADO

SEGUNDA ESPECIE.
m: LA EHEiXSIO:X In:L 'PA RfNTE:SCO EST'I1UTC,\L .\L ;\tA1UOO o MUGEn DE LAS l'ERSü:liAS
QUE LO Ca:XTRAE:'.
--
207. antigllame.nt-f'. si el parentesco ellpiritoal se co-
municaba al marido ó mnger de la pel'sona que lo habia contraí-
do fondánuose los que estaban por la aGrmativa en que por el
, .
matrimonio el marido y la muger St: eonfunden en una misma
carne, en una misma persona hasta cierto punto. En este sentido
decide la duda Nicolas 1 en so epís.tola á Salomon obi"po de Cons-
lanza copi;¡da en el decreto de Graciano, causo 30, quwst. r .. ,
can. i. Del mismo sentir es Bonifdcio Vil!, cap. 1, de cO[Jn. spir.
in 6.
0
208. El papa Pascual Il que ocupaba ]a santa sede á últimos
del siglo XI y pl'incipios del XII pensab3 por el contrario que el
parentesco espiritual no se comunicaba del UllO al otro ce los cún-
,.uges; d. q. 4, can. 5. El l'onc¡lio de Tribur á últimos del siglo
IX babia tambicn decidido lo mismo.
209. El concilio tridentino resolvió estas dndas y cuestiones, no
admitiendo mas impedimentos provenientes de parentesco espiri-
tual, que los que designara, y nosotros llevamos referidos.
TERCERA ESPECIE.
SI LOS RIJOS HE DOS COlU'A.DI\ES Ó CO:'I.\Ol\ES PUEDE:; CO:;TIl¡\Ell YALtrlAME:;Tli
MA.TI\l110iSIO.

210. Habiase dudado, porque parece tIue eran unos respeto de
otros como hermanos. Ya Alejandrf) III babia decidido esta coes-
tion alirmativamentc no ohstante los paisey en que
hubiese una costumbre en contral'io. El coneilio ele Trento dió
una resolucion todavía mas cOIn(lleta ell el mismo sentido.

DBL COETRATO UfL
93
. CUARTA, ESPECIE .
SI EL P,\IlIU..,O í LA MADl\i:iA QO:iTHAI'.N ItECII'ROCA:'tIENTE ALC,CY P.I REiliTE$CO ES-
PIHITOA(.,

--
211. Al presenle nadie durla que el padrino y la madrina no
contraen ningun parentesco por sacar juntos ue pila un n¡lio: lejos
de ser esto un impedimento para cl matrimonio es no pocas veces
un medio para prepararlo. Segnn csto no hay incollyeniente en
que dos cónyuges sean el padrino y la madrina de un nillO ex-
t raiJo.
Antiguamente habia habido sus duJafl en este punto, pOI' m3-
llera Urhano 1I á (illt!s tI!'1 :-,iglo olle/:! lo prohihiú
te para mayol' pureza de la disciplina; can. lUlo f}lla!st. 4, ca"s. 30.
ARTICULO V.
DEL UIPED!;\IE;\TO 01:: I'UULICA 1l0:'\ESTlD.\D.
--
212. Los impedimentos de pública honestidad son los que
Imitan oe los esponsales Ó oe un matrimonio no cOllsumado.
s· ,.

Del im¡Jctlimcnlo resu.llanle (le los cSlJonsales.
re-
213. Los esponsale!i no producen afillillad alr,utla entre uno de
los futuros esposos y los parientes del otl'O; ponlue la aliniJad
nace solo del matrimonio, supra n. 150, Y los csponsalt:s son solo
un prepal'ativo para el matrimunio.
Empero siendo este preparativo una especie de Dllltl'imonio in '.
spe, ya que no prodlu:ca una verdadel'a afinidad, produce otra
relacion Ó cOllnexion fundad .. la plíbl¡ca que no
permite que uno oe los prometidos esposoS pueda contraer Ulatri-
monio con ninguo pariente en línea recta del otro auu despuea de
disueltos los esponsales:
romanos babian conocido aun en medio del paganismo esta

94
TRATADO
, . . .
c'onne"t.ion de púbiica y habian en consecnenClIl
hibido el matrimonio entre tales personas; l. 12, §. 1 ) Ir. de
. nupt. ; l. H, S.fin.j}. d. tic. . .
, 214. De acuerdo las leyes romanas y la Iglesia en este pllOto
durante lOE- diez ó doce primeros siglos, no l,labian mas
que á los en linea recta 'esta publica hones-
tidad que formaba un impedimento uel matnmoDlo entre uno de
los prometidos esposos y los parientes del olro. Mas despues dan-
do feá ona falsa decretal alribuilla á Julio 1, ¡nsella en e,l oecrelo
G
· cal" r n/Hesl ') can. 15 este impedimento se
de ramano, . -, , '1 .... , , , .
, c"S..tendió á los mismos grados que el de una verdadera aholdad re-
• •
sllltante de mahUJlOtllO.
215. El papa Bonifacio VIII decidió ath'mas que los espons,al
7
s
causasen este impedimento, aunque no hubiesen siúo contraldos
'\" \ nente con tal {jue su nu'idad solo procediese de la falta de
vallal, , .
conselltimiento de líis partes, mientri:ls sido
i:On persona cierta J determinada, puramente y 511,1 O SI
la hahia, se hubiese realizado j cap. 1, de SpOIlS. In b., .
216. El concilio tridentino corrigió disciplina, dlspolllen ...
do que tal impedimento no se extendiese mas que al primer gra-
do de alinidad colateral, y qae solo lo los esponsales
válidament.e conll'aidos; :;css. 24, cap. 3. Esta es al presente la
disciplina de la iglesia.
217. Pieosa el autor de las Conforcnciar;, de Paris , que en in
diócesis donde hay la costumbre de bendecir los esponsales, no
forman El impedinH!nto de que tr,;tamos, sino siendo beudecido,s.
Yo creo lo contrario. La cau . .:¡a del impedimento es el contrato, la
bendicion es una cosa acce::loria ; como que el contrato s,in la ben-
dicion protluce por si ::1010 todas las acciones y derechos civiles.
21tL Para qne tenga lugar el impedimento hasta que los es-
ponsales hayan sido vá\idarnenle por mas que despues
fuesen disueltos ora por mutuo consentimiento, ora por muerte
de una de las partes. Asi pi!>nsau Fagllano, Corra do y Van-Espen.
: :Basta en efecto que una Illuger en virtud de Jos esponsales
('011 mi padre, ó con mi hijo, ó con fhi [¡{'rOlano baya
pezado á representarme ',nuera. Ó cuüaua, para cjue el
, pudor y la púhlica honestidad deban trnpedll' que la tome por mu-
ger.
" 2EL Mas si los eS[>Qosalr.s de esta muger con mi padre

t:,lIL CONTRATO DEL MATR1MOl'IO. :95
,sen sido dis14eltos antes de mi nacimiento, no habrian podido
<lucir connexion alguna entre ella y yo que estaba todavia por na4
cero No podd decirse en este caso que haJa empezado á represen-
tar para mi la calidad de madrastra, pues cuando yo "i!le al mun ...
(10, ella hahia dl'jado de S1'r la prometida esposa de mi padre. '
Los esponsales contraidos bajo condicion suspensiva no
prodocirán tal impedimento, si no se vel'ifica la condiciono El
mismo Bonifacio VIII que quiso (jue aun los nulos can.
sasen este impedimento, reconoció que no podian producirlo los
condicionales, si faltaba la condicioll ¡ n. 215. E5tO se halla con ..
,forme con la naturaleza de los contratos condicionales. .
§. JI. ,
De la nfinidad "efultante del matrimonio no consumado.
221. Las leyes romanas no si el matrimonio hahia
conslHn:Hlo Ó 110 .. para atribuirle la formacion de Ja verdadera
. ¡¡finidad entl'e uno de los c6nynges y los parientes del otro, á te-
nor de lo que llevamos dicho, supra. n, Li2, St:'gull una
cion de Zeaon, que es la If>)' penult. codo de incesto nupt., babia
,entre los egipcios una ley que babia hecho distineion} y á su
, tenor un hermano se casaba con la "iuc/a de SIl /¡ermalJo, si la ha-
bia dejado virgen; plles muerto el marido sin babel' consllmado el
matrimonio, debia este considerane como no hubiese sido real
y efectivo.
222. Aan cuando por derecbo canÓ11ico no forme la alinidad
UD matrimonio no consumado) s,upra, n. 152) no ob"ltante
otra especie de impedimento dirimente, que se llama de pública
el cual alcanza á los mismos grados tille la verdadera
afinidlHI.
Creemos il1tltil cntrar en la fliscusion de si el cap. Ad audien
"tiam, 4, ext. de spor¡s. el malrim. f;e refiere á un matrimonio
traido por esponsales de presente y no consumado, como lo pre-
tenden CUyllcio y Fa gnano, ó si se rE' fiel·e.á esponsales defuturo.
Si estos solos hastaban en <llJuella época para causar on impedi-
mento tan lafo como el de afinidad) con mayoría de raza n dehía
cau9arlo UI1 matrimonio perfect0.
De la propia slIrrle ya r¡ne los esponsales de futuro aunque ..
los pl'oduci¡:m ant€s del COllrilio tridt'ntillo UI1 imprdimcnto

,
96 TRATJ.OO
mente, segun vimos en el párrafo ant-erior, no cabe dlllla que on
matrimonio no c.onsumado aunque fuese nulo, como fuese
solo por falta de consentimiento, entonces igual impedi-
mento, porqne un matrimonio no consumado éS una cosa mucho
mas digna de consideracion )' respeto que los simples esponsales.
Por lo demas ""to se halla decidido en el cap. ,1, suponiendo que
trata de un matrimonio no cOllsumado.
223. El concilio de Tl'ento restringió el impedimento de ptí.bli.
ca honestidad resultante de los esponsnlesdej/lturo, seglln mani·
feslamos en el anterior párraio, pero no tocó al que resolLa de un
watrimonio no consumado. Los de afIuel concilio no
dio-n siquiera que se de esta IDlJteria. Pio Ven su bula Ad
]{omanum, dada cinco anos dc."pues de concluido el concilio, dice
que lo 'lue este decidió respeto del impedimento resultante de los
esponsales, solo se reüere á los de futuro, y que de
ello nada debe inferirse en cuanto al que resa! ta de! matrimonio
no consumado, 1.
0
porq ue cuando se trota de abrcgar Ó modificar
el derecho antiguo por una ley nueva) es pl'\'ciso que esta lo diga
ex.plícitamente ; 2.° porque siendo un matrimonio perfecto
que no consumado un convenio mas atendible, mils respetahle,
mas inviolable que el de esponsales defuluro, de la res-
triccion pnesta por el concilio de Trt'llto al impedimento de los
esponsales no puede inferirse alguna á raYOr del que
resulta del m."trimonio no constlUliHlo, paes esto seria argüir el mi-
nori ad majui" lo que siempre es un mal argumento.
Re'iulta pues que el de püblica honestidad resul-
tante de un matrimonio no consumado alcanza al parentesco en los 1
p,raáo!o trIC el impedimEnto de afinidad, de la propia suer-
te que anteS dcl eoncilio de Trento.
llesulta adema s que hoy lo mismo que antes de f:'ste
emana este impedimento de un matrimonio no consumado aon-
que fuese nulo, con t .. l que no lo sea por falta de cOTlsentimiento,
y se haya celebrado con persona cierta y determinada. Asi opinan
Fagnan sobre el cap. Ad audientiam , t .. , ext. de spons. et ma-
trim., y Van-Espen.
224. Falta observar respeto de este impedimeuto que resulta
de los esponsales)' de un matrimonio no consumado, que titile
logar lo mismo que el resultante de la gfinidad, entre una de las

¡)aL- ro DEL I\t¡"TH.Ii\lüNIO. g.j
p:'¡'lc,S J Jo, .. parientes de la otra, ora sca su parcllüsco legítiuJf',
01 a ilegitimo.
§. 111.
'Oh'o Cltso.

T¡lUlbiCIl s-c ha bailado un illlpedimento (le IHíbiic.r
'para el matrímooio de un bUlllhre con la madrastra de SIl difllnla
Ulligt'l'. Entt e uiclws no llay [Iin gooo alinidad , pues est.!:t
'solo tiene lugar entre un IH:mhre J !05 cugll/ldos de sú iIlugt::l', y no
con los afines, )' es la W,dl'<lstt'il de mi mqger. Ailles tlel ¡;Oll-
L"t1'3n habl'ja 'ha\;ido Id fIlie se J1¿lIn,dH dc sC'gullda.
cspe:le, t¡ue se rcputllba tenel' lugar entre uno de fa.,> cJoyuges y
los &Ílnes del otro, pero Je ar¡u,,¡ concilio no exi!!te tal
alillidatl C0010 impedimento, n. 161. Esto no obstante nuestro!J
juzgaron lJue esta ¡dilliJalJ de scgulHla dehía
5';:1' un impedimento en los lJ1atrimOlli(IS en línea rect.1 ... no- por la
éifiuidi!tl sino por púhlica ltOilcstidad. J.1íomach tulZ. -1'2,j1.
de rito rzvpt.
,Las Icy'"s romanas reconocen especie de impedimp.uto de
- pttblica pues la ley 1:;,j/ de rito mtpt. prohibe el
trimolliu un Ilnmhl'e COIl líl "iud,} de su hijastro, J de UIl;].
gel' con el viudo dfJ su l¡ijasÚa.
ARTICUI_O VI.
--
S. l •
225.' En otro tiempo el rapto un impedimento dil'i-
m,'¡üe (lel lllatrimUlll{) clltn:! tJI raptol' y 1 .. I'ollada, el cual era
perpetuo, y tanto si la robada se guia en poder uel rap-
tal', corno si no. lVec Úl facultas, dice Jlllitiniauo, l. l.n. cad. de
rapto virg., raplaJ virgini" veZ 'vuluaJ rapton:m ul sibi mari-
e,rposCfre .. , .. NUT.LO ilIODO, r;ULtO TEItIl'Ol\f datur lice.raia,
7
TRATADO
L
miSm1 lo .. capitulari.os ue CarlolTIagno, VII,
etc, o. 8' 10
39
" , I"onci\io Pa'ria, Ticinense, del afIO JO,cap. •
98
), } e " , 1 1 1 '1 1
céimbió la IllocenclO 1 t
rooada casarse cvn raptor, si se resui'lve hbruueutt! a
consentir en ello ¡cap. 7 , extr. de raptor" . 1 '\ I
,
227. Ji:l tridentino turnó el parllllo IBI!dIO: pro 11 le e
matrimonio con la robada, mientras esta se halla en po-
Iler aUllf}lle lo cOi1sicnta, corrigielldo en esto el de1'echo
de las drcretale ... i pero lo pl'l'mite IJ l':)badd. stparada de
IIU i'aptor y en lug:¡r segilro io separandose eu Cl\to del
rino\' del antil'1llo derecliO.
o n
§, 11.
De le, setluccion.
. ':1.'28. Entendemos a(!ui por seduccioH, cn;¡udo sin empIcar la
violenda por malos mcdios y engauostlS artificios se iJlduce oí una
jóven á cOD'Ienlir en un matr imonio.
POI' derecho frauce!oi la se!Juccinll lo '1llc el rarto es un
impedimento para el matl'imouio, )' la cnllsidt'ramoll como una
ue ,'apto (Iue llam:Hnos rapto de seducci, n.
Se presume de derecho la set!uccion siempre que un me-
nor se· casa sin de sus padres ó tutores; y eo su
C!IIlSeCnellcia y en virtud dtl un recluso de fuerza presentado por
. ' ,
los p¡ulres ú tlJtore.i el lribunal declara nulo el UJatrllJlO¡¡W; VCdse
nlas ühüjo, parlo 4 .. cap. 1, arlo '2.
lelldria lugar aun en el caso en rtll,e un frilnces Illl;)llnr se
buhíese casado fuera tlel r,ino .. en on pais en que tal presnncion
no aumitida, y fuesen los de los U\tllO-
n;s cl:lthrados sin el consf'llti mient() de los padres ó tUtOl"eS; por-
que las leyes que ohlig;¡n á los mello res á solicitar d. cOlIseuli-
miento de palll'cs /1 tul, res ¡Jara casarsf', y qlH! estable! en la
pffsuncion de sf'duccioll cuando tal ll's fdltw, son
(ii¡·isidas el J¡.s pe! fi;UU¡¡S, y que afectan y oLlig.n. pOl' cOllsiguiente
a touo súhdito r. ancv3.
230. pl'esullcioll FlO tiene lug:ll' f f'S¡wto de los mayores de
ed'ad, á 11'0 sel' yue elll'ato ilio::ito Iluhit'se C'mpezildo u su menor'
(dHI, de Cjue el mal¡imonio ('onlrait!o cUólllllo
pueda rf'pu:nl'se como ulla consecut'lll;itl de la
,

,
,
VEI. CONTIIA1'O fiEL :UATI\L\IONIU.
AI\TlCULO VII.

'iH:: .. I.\Ii'EfJlME;\"1·O lll:.l .. llESULT,.NTE DEL \0' '" i
' • ..l.fE UO, , ,., " ,

--
¿;31. L·,s leyes rOlllailllS hauian estabJecid:¡ "", l' t ,1'
• •• t IrHj)f!(¡(nenoul_
del matrlUlOlIlO entre (111<1 lUuO"pr y s . 1 1I L
o. o n ¿Je 11 CI'Ú • .c.sto Se
desprellde ['(JI' InducclOn dt': la lt,y 40 Jj,.F de 1 TI' ,
. ''J. . ..,u . {fe GflUlt
(lúlHlc dice Pllulo que la i:il'usaciull dc aduitci"io 'lit. j l. l. ' ,
.. ' 1 • t! <l) tI( .1. por 1111
m¡UI! O COlotld alglUlO, cllantlo iicllsacioll I o pi'
.' ¡ rUl lijO UII resul-
taJo coulrarlo aj aeu'i.·hl0, no es obstáculo I)ara 'Iu' '1 1
o ••• " l' . t: t's e [Hit!
cas .. rsc .con a \'IUdol dC!.:i:ellSudlJl'. Luepu dice uluy j' (' d
f d n , )Ien $Ó (1-
,re o en !'us Ilotas, es el"I'.) haLriol h· L'"I ' . .1'
. • •• u {se 1U1tJel,l.IUJellto
SI esa persona se convida· de adnlte jo e A " I .,
.. r . u. (il co-
mo CXL'Hellte en su llcnrpo cst,j 1 l. 1
, l e as I'ye.; ('OUl
,de nupt. el coucub, lIb. j } cap. 1u. Gl'aciauo al cOr'ial' en su
creto el tex.to de S. Agustín, la flan .. y íiSi
vez de poner non. potest, que dice el ort"illaJ I)u"(·po·' 1
. . v , .. . :(.:;, { t'S '
tl'lI}'cndo <1S1 JO setlL.Ju 1"'" ,·1 <",lu ,1 ·1
. ,.. UI'
ignor,¡ua las romanas. . ,
Juslilliano .. novel!. 134, cap. 1:¿, declara a.o¡;wismo nulo d llla-
trimolli,) lie una mugl':r con un howbre co.n (Juieu tll 1'ú/a de Sil
marido huhiese tenido relaciunes i:u.lu/Lcriui:l1>".
232:. Ca.m.o la iglesja Iuvia siempre elJ Su diiJcipliUH
1aS 1« ycs' en'tI, los puehlos <Id OccHltlllte ni Cl,1l \"t!1 tirse;í la Ij:
hallaron ebtalJlecido t:ste y se COnfíJi'Ul<tl"On Con él.
A tÍltimos dt"l sig!o IX. cst<liM vigente aun esta en Ak-
"Iualli¿¡. Asi .YcUllJS (Iue el cOIH:ilio o\:! TriIJlII' l"1l FI"III"", .,. '1
) ¡J, ce e-
brado en BDj, can. 4, dice: l.Yon ¡icel ut u/bu ca utaLur in ma-
trimO/lio) cum qua pr¡us pollluus est in adulterio.
Graeiüllo, call,). Ji, fjll'J:St. 1, can. 11, ll'aslorll¿¡ el senfido de este
canon, oy supune tlue llaLla dI.! uno lJlll! aucmas de baber cometido
:¡du!tcl'ic con ulla mugl'r cClsauCI, la lJilLia .jurado se casarill con'
ella, es 1111 ht!t.:ho, .!icmt;j .. ule <lió jugar
.. 1 callun l""l QOllCtlto tic TnLUlo, pcro no es IUCUfJS ljut! la dis-
po;ieiun uo se concreta áaquel caSo especial y otros análogos, sino
(Iue es y comprende llIatl'iUI(lI:io COIJ lUuB('l' con
\lnil'l1 se. bl.lh¡t'Sl' comdido no,

100 TRATADO
233. Esta disciplina habia sido modificada en Francia el
Asi ,'CIllOS <Jue el concilio ele l\1eau'X celebrado eu H-l:;
-en el reinauo tic Carlos el Calvo, can. 69, considera el auulte-
rio como impedimento prohibitivo no dirimente del matrimonio
• •
con ta 3tlultcra; r oí menos que se pl'eSentft5e este crimen aCCim'
}lnj'iado ele alguna circunstancia agr.1Vante . S'J !H'rmitia á los adul-
teros f1ue se hl1biesen casado uespues de la muerte del primer ma-
rido , el que tle consulla tlespu€s de habu' practicado al·
gODOS actos de penitencia en expiacion de su pecado.
234. En tos Eiglos siguientes Jej() de consitlerar!lc el adultc·rio
como impedimento dirimente del llitltrimonio, á no ser en el ca-so
de haber mediadQ una promesa ue casamiento hecha en vida del
I'narido, ó de haber su asesinato. El decreto de Gracia-
no en que estudiaba entonces derecho canónico, sin ¡Inesti-
gar de (Iue fuentes habia sido sacado, contribuyó muy eficazmen-
te:i generalizal' esta o·pioion. Sin emhargo de que por una decre-
tal ue Alejandro lB se l·é que en el XII este punto no SP.
considoraha de toJo punto decidido; cap. 1, extr. de ea qui duxit.
etc.
235 Finalmente en el siglo XllI Inocencia III fijó la discipli-
na &le la iglesia decidienJa l"orlH:llmente, que el adulterio no era
impedimfnto dirimente sino en dos CU'iOS, l.o si los adoltt:'ros SI'
hllbiesen c.1ado palabra de casamiefito para de la muerte
,Iel C{;oyllge ofelllliJo, y 2.° el adultuo hnhiese contribuido al
de su cónyuge; cap. SignlficaHi J 6, extr. d. tit.
Segun p.sto IR promesa de casamiento unida al ádultel·¡o forma
un impedimento dirim('nte del matrimonio; pero una Iluda pro-
mesa de esta clase sin haber precedido ni st'gltido adulterio, es de-
cir, ¡¡in come.rcio carnal con el bomhre ó Con la muger á quien
fnHa por ma<:¡ que criminal, no furma impedimento:
preciso para olio que haya promesa y adulterio.
23(j. Si el adulterio Recreto aniJo á la promesa de casamiento
{':lIl'!a impedimento dirimente, con mayoria de razon In causará
.1tllllt.CJ"ip público que cometo casándomo en vida de mi rnllger
con otra rl'le no ignora que estoy cac;aúo. Este impedimento hará
{pIe no pueda tlespues muerta lJ1i muger revalidarse el matl'i-
mnn;o con la otra. Lo mismo dehe decirse cUJl.ntlll ulla mlP"'er en
"
"icln !1{,!1!1 mnrirlo se ('on ull.kmlhl"e quc sahe qne está tila ca-
Bld;¡.
,

I
I
I
-
111::1, CONl"I'IA·.rO DH "foT,\TlllilliHno. 101
23·7. ]\(ílcse <jlle como el mAtrimonio quc (·11 "ida de
mi consorte, 8010 es un ad·ultclio en cuanto rnrdie comercio car-
nal con esta srgalllla mUt)er cm "ida de la primera, si acnccicse la
(Iisolocion de mi primer matrimonio por la muerte de mi mnger
ant.es de Ilflher conocido la otra (,lIrnalmenlf:, wpl1esto q'lC en-
tonces no h .. bria Ilahido adulterio) el s"-'"gTtI1{lo matrimonio podria
n.yalidado, élllll cl1:l.ncto no dI' ja de lJ,dJP,r sido escanrlalül'lo y
criminar. Así lo decide el papa Gregorio IX , c(1p . de
<¡rti duxit in matr.
!ji el segundo Tlutrimonio ce!t'hratlo mientras suh-
6istia el primcro I !tulliese sido srguido ,í precedido de comercio
carnal, no podrá ser reY:l.lidado.
Esto tendrá Illgar. 1.° aun cuando ci primer rníltrimonio no
llUJJiese sido consumado por la 11l1ion carnal, pues hrlsta cjue ha}fa
sido celchriuJo Irgítimamente para que el sep;undo eonlClva el ri-
cio de tnlu 1 lt'l"io , quc impide su J"cvaiidacion; cap. 2, e.Tt. d.

til.
2.
0
Aun cmodo un marido lH1Tlicse Itccho condenar ñ una rc-
cIn'iion á !lU muger por c¡,usa (le adllltrrio) no tkjari;¡ de ser adul.
terino el m<ltrimonio qoe C"I! lal estado (le cosas c(llltraj(,J"e con otra
muger, y por ·10 mi-smo no podria ser re"alidndú drspnc'I de
mUf!rt,1 1<'1 primera mager. Lo decide asi Clemente III, cap. 4,
ext. el, til.
3. o Un segHn(lo matrinHH1io contraido dnl'ante el primero no
podria sel' revalidado por mas 'fue huhiese por mucho
tiempo.J y hobiesen nacido de él muchos hijos; copo 4'y 5 ,
codo
239. Hasta aqui solo herllos hahlado del matrimonio contraidn
por nn homhre en vida de su mnger, ú por ulla muger ('o "ida de
su marido, con ona person:'l que sahia qtl8 nqut:'1 con quien se ca-
salla, lo estal';l yA con otra persona. Soto en l'fite casn ('11 hay
mala fé por las dos parles, está p\"{)\¡ihi(la Ifl rev.1-
lidacjon.
• • ••
l\Jas si En vida de mi muger huhiese contl'tlh\O mfltrllnOlllO con
otra que ignoraba mi estadll, )' se uni!í dc JJnena fé conmigo,
segundo matrimonio podrá ser revalidado, y yo 110 podré pedir
su ¡lIlnlaeion , si esta segunda muger no consiente en ello. Lo de-
cide Alrjillldl'o llI. cap. J ,ext. d. tit. r. cap. 7, cad.

to2 Tr.'AT.'\O('
A llTICTTLO VIII.
LJEL 1:'oIl'Efl!Mnrro I\1::SlJLTAi"iTE VEI. ASi-:SJ:-.iATO.

--
2,10, El asesin¡¡lo {le uno de !o<; cónyuges importa impedimento
,lirimE'nle del matrimonio entre el 3$(,5i 110 \' olI'o CÓtlYUPI;: sa-
o! .! .,
'brn'h'iC'nte f'n dl.'s distintos cc.:>os.
Prilll('ro si el <l8( sínfito con T"lr!icip'lcion
(lcl 50hl't, ...·i,·icnte j cap. laudútilem, 1, ext. de COIi'1!crs.
illfid Si la nlugel' h-qhil'H! en principios consentido en el <lsesi-
nato de fiU marido que fllf,ufio le propollía, rC1'O dI! In
cíon del ;¡tl!nlóldo le clf'darado que no consentia ('11 él,
p6dra que el asesin"lo se perpetní cr'¡l consentimiento de
dic11il ml1ger: la rCl'ocacioil de elite consentimiento des-
aparr7,ca 511. c(jmplicid;¡d, )' 1:01' Jo 1ni· mo el impedimento tie! ma-
trimonio entre esta mus'"!' " (·1
. '-¡ ., .. "0 "

:M l. El :wgIW{.o CAS'O es cu:melo. el ha comdillo nI PI'O-
pio ti¡·/I'pO adulterio con el otro c<ÍnJl1ge; cap. 3,ext.
de fO q/ti dux. El ¡;¡sr'sinato "\'('/ ificdclo f,jn parlicipacion
!iuhrn ¡,,¡pr,le no formal ia por si alp,ulln: f·l ó:dld.
1r'rin :-u1o !-oín promr!'ia de tclll1pOCO lo fornJilri,l; pero
el conellno de estos dps críme/lt·s lo fOfma.
2,12. Es dt· c¡ue en uno y (¡Iro caso ptl:'J c¡np (·1
to ;Icalrl'e illJpf.'diml'ldo d" mi:lrimonio, ('S neceo-alío que haya
.'iidt)"f'llllfWmado. Urla lf"11liltiva 110 lo acarreil. Las leyes se
interpretan lilcrallllrnté.
Esla cllpccie de impedimf'nto se funJa ('11 llIHI n;zon muy p!au-
sih!,., ,li, ¡gilLI á flUf' no "pnsiollat!o elf' 1111(1 mng. J' cn¡:atla,
(lue si á su IllJlrido, c¡,lo mismo spd tlO ohf.t;íCl1lo
prira f¡ne nunca puC'dfl CAsan e con ella, 51' rclr:,jga rte corndl'r
trd dlent .. do ) f¡.Ut! tal vez se IIhal"nZill'i<\, ,.,i f'llediesc cUllsiderar
w
In medio tle 511 p¡ISilln.
Sin f'IlJb2rgo UJI'r¡llllf11 tl! de dcn-dw posi.
t.ivo, nI') de <ler.ccho·naLurfll; PC:'\·tl'lC no que Dios CCJl1dl'I1<1-
r.e el olatrillloniú dc David.coil DdsGhé, ya (jue uo h:jo dt! ('sta
lluitlll' rué pUl' di'lmislIl') Di,)s ('1 ::U('CSUl' 11011U de su
prlf I l't' ,

1



LEt. CO:"iTRATO flEL I>lAl'i\lMOl'lloJ. W3
,
ARTICULO IX.
m:L QU8 m:sm;rA D8 LA 1I1\'¡':lIS11l,\n [IFo na.TOS ..
--
243. Ningnn texto hallarI?os en elnuel'o testamento <p1e pro"
hiLa::í lag fieles el con intieles ó hcrcges. Los lugares en
que los padres creyeron vel' esa prohibicion, nada contienen de
formal "1 poc¡ilivo.
El primr.ro e!; la episto!a primera á los Corintios, cap. 2 ..
verso 39. Mu.lier· ..... si dormierit vir eje'M, liberala esl j cui vult
nubat, TAl'i'TUIIJ IN DOMINO. Estas ti!tim2S palabras que, segun.al-
gunos padres, quieren decir r¡uc !'olo puede ('asarse con un cris-
tiano, en mi concepto solo qnc en este acto importan-
te como en los Jemas de la "ida ha de con'lultar la voluntad del
Señor.
Lo mismo sucede con e!itotro' (le la epístola srgnnd<\ á los Co-
'l'iotios, cap. 6. Nolile jll{{UTIl dClcere Cllm infidelibus; qU(l! enim
participntio jU3titiw cum impielflte, elc. S. Pau!o no hahla aqui
del mat.rimonio, solo prohihe á los fieles lodo comercio con los ;n-
sin y utiliJacl, y cuando f'ste cumercio puede ser
ocasion dC' pecado.
S. no halló en cstos lug;¡l'es uua proiJibi"in!l ah'irdnta
de casarse los lieles con infieles. Las palobras tantum. in Domino,

dice que ;.dmiten dos gentido8, aut cristiana prrmanens) aut crls-
tiano·1lltbens, y en seguida declara pOI' opinioll de r¡ue
en el evangelio no pstá prohibido dicho malrimonio: ¡·onsa/t:¡.
adulto lib. <"1 ! cap. 2:j, n. 31. E::.le m;!;mo santo doclor en el lihro
de Fide et OperibLls, cap. 19, n. 35, despues de re feri l' la opio
nioo de S. Cipriano acerca de ser uno de los pectldus Ulas gr;¡ves
el casarse Geles con infieles, dice que en su til'mpo 110 se reputa-
ba ser pec;IJo tal matrimonio.
244. POlo mas que no fuesen malos en sí los matrimonios de
fi-eles con in(leles, podiau reputarse tales, si medi.aha la
tanda de ser ellos una ocasioll de pecar, y rnlollccs podi
an
en'-
tenderse compretl<liJos (n aquel!n prohibicion f!,' lleral : Sj ondus
tuus scandalizat te crue eum el ¡Jro;;ce á le. el a !!icmpre
J J. J
asi en primeros siglos oc la en fJue l':ita dtlJiél temerlo
,


TIU'l'AIlO
t.odo de los E,to explica por-c¡U€ Tel'luliflno en sn 5f'gm .. •·
(lo libro:í su mugpr, y S. Cipriano en carta de Lapsis, decla-
man con t.:d art\ur contra CSO'i enlaces.
24:.>. En senlido y hajn t'ste concepto habla el concilio dQ
Eh'ira oel élflO eH el impedo de: C!orfl y Galerio,
·al prohibi .. en su canon 15 dar las donccllEl!il cristi;\O:ts á los
gcnli:es , y en 106 dos siguientes darlas á bereges ni . .i los ¡li-
dios.
El concilio de Arlé, 1)éljO el imperio de
31,4 probilic el matrimonio de una j,í\'cn .cristiana COIl un infiel
á una pCliitcm:ia IHU.rlica á la que lo contraj .... "c.
.. EI concilio de rarece entre la gente de ígle-
y los simplrs 'ieles) prn!d)i('nuo á élrplc!los ahsolut3111f'llle el
t!;¡r CI} m:Jtrimollio sus hijos ó llijas á cmz. 10; á ros
'.im.ples lieles se Jo permite , .. como sea para tener al Ilerege en
Sil casa y compaíjia , y prometa cOll\'('rtirsf'.
El concilio oe Cartago en 39; limitó C:ita prohibicion á Jos IlijQS
de·los ohifipOS y demas clcrigos.
la propia ',iucrtc se halla limitada la prnhihicion (Tri con.:i'io
(le C;,,/cP'¡{J)nia cOllebrado en 491: en el imperio d>! Marciano. No
ob!'iUm!:e iglesias parliculares rQ-nservaTon la costnmhl'c ele
consirltH'¿¡I' prol,ihitlo el mntdmouio entre fieles é in ¡.¡c!t's ó hen!-
ges, á 111' ({tI>: estos prometiesen cO!wertirsc: así es que el
concilio de Agua del año 505 sill1ciolla en estos términos la pro-
hihicioll,
;2."1(i. A de e·,t.:Js se habia uejado
conciencia oe cada eu,,¡ el ex.amillaf si· segun las
pcculiarcs·lla.hia de sel- el malrimonio con un ¡nGel () herege un
motiva pecad/) pflr:i el cóuJuf;e C"¡$tiano.·
AlgunÓl." ve.ces JI'jos ele halJer LSC temor po,l¡rt la cs-
perlw:r.a tIe uoa In verdadera rcligion. Asi S. Agns_
:in llOS vnseiJa que á las lágrimas y orilciolH,S de su Il.adlt! ,·;la.
·lóoi(,íl f!lr! ,Io:hida la Patriciu!ju marido que era
pap,rmo. Sta. Clolilde O!JtlJVO asimismo la de CI:,,'jt¡ .
pí-imr.l· rry crisii;wo, scg.uidd el" lel de f,('i"ínt·¡>s y

sol,lau\)s francpses. Tl.'odolmda lal1lhjeo f'1l sus
;;-,O"i y orRt;iQllcS la cOIH'ersioll de su csposo Agi!ulfo rey (le k"
LOIOIHlrtlr)s 'lile t:ra ;lI'rj¡wo, }' 1 .. de un g.ran IHimero dc alTi<lnot>
ti ragauos: Bnouil}, 10m . .s, solu'e l'1 alJo ) n. \. ·:;0.
I

I


uEt. C()NTR110 t>EJ.
247. N(Jtese (tUI! los concilios;:1I prohibir mall ¡monias de
cjnc ,'amos hdhlandl), !!'e limitan á impon·, r p(>nas canónicas, sin oe ..
clarar nulos los matrimonios. La iglesia entollces" como hemos
ohservBtlo, $upra n. 21 y 22, no reconocia mas impedimentos di-
rimentes los cstahlecidlls ¡HII' las lrycs di,·jn",s ó por las de los
prínr.ipcs seglares.
Los concilios segundo J tercero de Or!e:infi parece que manuan
la scparacion, pero debe entenderse de la nfl'nnlc ;Í la cohabj ..
ta(!ion durante el t¡pmpo de la pCflitf:llci,l que debian surri!' los crt-
s:'It1os con jndio!'t, contra lo (fue se prc,'eni.1; asi Cfi Cjuc en nnD de
!'i0!; canonl'!I se <]I\e tales lllutrimOllios son ilf ...:ilos, y no Be
dice inválidos.
248. En C1I1nto á Icyf's de los eOlprr;¡t1orcs, trnemos dos.
Constancio prohihió h ... jo prlla tle JlHH'rte á los judios el casarse
eDil n1U
h
CITS codo 7'heod. de judreis. Los
Valcntiniano, Theodosio y Arcadio prohihieron no solo el mall'l-
monio de un jndio con una cristiana, sino tamhit'1l el de un cris-
tiano COIl 111la jlldia , b:tjo h misma pena r¡ne la impuesta al fltlut-
terio (la de muerte segun la 11')' tIe Constantino) l. 2, codo theod.
de "Up'. , y l. 61 , codo Theod. ad l. Jul. de adult.
Justiniano no incluyó estas Il'yes en su código: pnlf'.ha que
no estaban en uso. Es probable 'Iue ya no Jo estllrlall bajl> ellOlpe"
río de Marciano, puesto que el concPio de Calcedonia.,
hajo este elnpcl'a·dol·, pel'tllitc el m"t,.imo.nio con los JlldlOS, con
tal que rrometan convertirse. .
249_ le,'es son s"lo conc·crnicutcs á judios: 105 matl'i-
monios entre paganos J cri.,ti21iC'S 1\0 }¡nhi;¡11 :-.i:ln prohihidO'>, se-
f!,un nos lo emei"la S. Agustin, cOlltemporalW
i
) dl!l emperador
)l'ntiniano. obstante se ha qUC'I'illo dt f"IH1,'1' que e,tn
. 1 VI' ' V·l'IIe en la ley ruue.
cion fué a por a entlnlano)' a el .. .
cocl.theod. de l"Wpt, gerzlil., h'y que no rué entt>nditla, pues ,1'010
. . . ".{ .. an peros tlne ¡:¡IIJ son
hahla del matrimoniO entre romanos y. n·
llamados bm'brrros y gentiles. r. commenl. dt! Coe/ofr. so¿rc esta
¡ry. . . .
, 2.30. La pril!lfríllc)" lJue (lr-darú la l'nli,lall los mall'lllloOlos
entre católicos y hnrgl's rn f;eucral ,le cUí,llju\"1" que fue-
sen", es el callol; 72 dcl eonc:lio celd)l·¡ltlo ell por
el arlO G92. en la saja ,l.e la CtÍpula del palacio llama,do
l
· ·1·· QlliniseXIQ por lla1H1I· SItiO
pOI" este:" e COllel 11' lJ1 " •

106 TRATAUO
convocado para de f.U¡l\cmeuto á .L.:; concilioi ,¡uiuto}"
ln. E .. te concilio convocado por ('\ Justini!lno II y CQIll-
1 1
, ,'! f" 1 '
11\1l'o;tO f'O fin lll[l,\,or parle (e o lI.qpO."i monote.1 os ln¡rBt o pOI
, '
los ('r1mo un conciliábulo, en términos tloe Sergio que ell-
tonces ocnp<1ha la S<ln\:I Sede se negó á prestar su atlllcsion á pe-
sar (le las ó"fll'llcS l' amenazas (Iel rmper'nlor.
, 2')1. En Francia se miraron como peligroso."i y como tales ma-
los, ,. insta como prohibidos ('stas mal!'imooios; pero no habia
iey a'lguoa que los rIt'clarasc nulos, llasta que 101i declaró tales el
edicto de Luis XI\" (h·! mes de no\·iemhrc de 1680.
CAPITULO IV,
nF. LAS D1S1'E:'\"S'\S DE 1.05 lMl'EDUIRNTOS DE MATRIMONIO QUE SE
FN LAS l>lmSO:'iAS.
Sohre esta mahria á ver, l,e á quien compete el poder
,le concclll'l !<l:i para ICJs matrim.onios ; i.
o
de qoe impe ...
dimento.<; puc,len ('onc;(,t!crse dispensas; 3.
0
los principios que dc-
hen f'stahlcc/-'rse en maleria j 4.
0
las causas que se' acostum-
hra n all'{;:1r p'¡J-a impetrar las <I¡"rensas parentesco y aGnitla.¡
5,0 la f"rllla de las dispensas, como tIe las stlplicils para cule-
I1crlas)" ti·! su fulminfll:ion.
ARTICULO 1.
A cú?\t'ETE O'l'OItG, .. n 11I5l'ENS.\S llE 1,05 Dr.: lIlA'fIIlMU:'\IO.
--
252. E<¡tllhlecidoi por el poder t'emporal los mas antiguos impe'
dimentos tic Iniltrimonin d-e r1rrecho posilivo, á ese pnuer loca
dispensar de ('I!os; pOl'l¡ue solo I:!! Irgisiador mi'lmo puede dispeo-
del cumplilllit'ulo de su ley.
Asi entre los romanes el impedimento de malrimonio eutl'e un
ciudadano de lit/tlI'Mla condiciotl y utla cómica fué e::.lablecido por
la ley civil, J por e.sto el emperíldor Jmliniallo l, 23, codo de
I
,
,
,
nF.1. CONTRATO UEL J07
permi,te,.:l muge_res <pe dcspucs de 1¡¡lher dejado su
ofiCIO se dIrIJan a el pa: a IInpl'tl al' la Ili,il'tllStl de dicho impedi-
mento.
Eslah't:-ciclo p(>r 1,"1 le)' de l'1 Gr.lllflc d illlpcllimenlo
(le matrimonio por de p<tr/'lllesco III'rmanos
preciso dirif;irse ti los emperaunrf'!J"parii olltcnel' fin dispensa:
ASI lo cnSelw la de Arcadio)- II')IHHin tal cmd rué trasla-
dilda al código te-odosiano, l. lmic. si nlJ.pl. ex re.scrip. pelo
Nadie entonces qlle <11 rl"servane la facllltad de dispensar
se excedieRen los emppradores de sus ¡,tl'iIJllCi,oncs, ni (lucusurpa-
Ren las tlel'poc1er eclNiástico.
El rey usaba tamhi('n <id poder (pIe compete 'á los
principes p3ra dispensar ¡os impeclill\('lltos de matrimonio que
hnhiesen f.Stah!ecido. P.fi.rioru11l, lib 7 cop. 46, re-
fiere la f6rmuln de Olla dispensa para un entre primos
hel'manos.
253. Teniendo la if;lesia roder :"ara establecer impr dimento5
llil'imclItes del mlltrin'lOnio, srgnn n. lq pnede tam-
hien otorgar dispensas de los quc el:" lluhiese cst .. blccido.
Los protestantes la niegall esos dos dere('hos: pretenden !"fue no
tieue farn\tadcs para estahlecer l1UCVúR dl.'hiéndose
limitür á los cstahlcc:idos por rl Levítico, y qae por lo mismo
tamp()co I¡\s tirne para dispensar de ellM. Contra esta doctrina
fulmir.:a anatema el concilio tridentino, can. 3, sess. 24.
254. Acato e:ste callOIl , .y rCCOIlO1,CO sn fundamento;
solo haré una obsen'acíon. 1)01' ljUC !ica el derecho
que tiene la iglesia para otíJ"gar lo" POl"
ella establecidos, siendo ohligatorio el obtl'lH-rlas de los superio-
res eclesiáslicos á las personas f'1l tilles impedinwnto!J se
cl}cUenli',lll; no como los IH-íncilwS 0\ adoptal' los cáno-
nes fine los establecen, los convil'tieron en leyes civiles para sus
estados, es de ahí qne lal dispensas <Ille olJt.ienen ,los slÍ.bditosde
estos estados de los supe. ¡ores eclesiásticos.1 no serian suficienles.
sin (¡He .1cci'die!ie á ellas el cOllsrntimi"nto, I.í('it.) cuando m('1l0S,
del príncipe sq:;lill'. Tal eonsentirnit'nto (í ilulorizacion tácita se
¡jere oe lrl tolerallcia con 'lile cslc peJ mite 'JlH' se ca-
sen previa )11 sola dispensa
255. Es de notar tlSinlismo (Iue aun cuando el impedimelllo de
parentesco eutre primos 1lt'I milllOS ruó eelnhlccido ['01' ulla ley de


108 TnA"AD{l
Tcodosio, y el de p'lI clltesco espiritual "pOI' olra lh: j y
de por el poder temporal, son sin cllibargo considc-
corno impedimentos de eclesiástica cuya Jispensa
toca á los nnpcrions cch'siásticos. La rnon de esto es que Jos
pueblos fund'lllos sobre las ruinas del imperio romano, como que
lIunca á [I(lue"os flllperat!orps, solo se sugctaron á
(lichos impedimentos en cuanto se ha.l!¡,bílll sancionados por la
. , .
Jg eSla.
256. ¡ Tiell('1l los obispos cada cnal en su el :derecho
olorgn las dispensas r¡ue compete á la iglesia, ó bien este dnecho

fslá &ola yexriusi"amenle rcsfT"éldo al papa? Fra-Paolo f'n sn
historia del concilio tridentino asegura que los ohisposespíllJolrs y
franceses pidirron que en los cálloncs en que se hahlase de las
pellSélS, ¡.;c exprcsase (lue sertan concedidas por los oLispos; pero
que los italianos se opusieron á esto con todas sus fllBrZa!;, alegan-
do que el ohjeto ele élcjI:Hdlos ohispos era el tic constituirse otros
tantos pilpas; J hacerse independientes tIe la Santa Sede, -La cues-
tion <juedó sin resCJIH'r, y se cviló :cl,('xpresar en niugun canon
(¡uien concedcria las- drsp-ensas; Asi en 1a sesion 24, cap, 18, se
<lice en términos vagos y generales: Si urgens justaque ratio, ....
pastulaverltlil cum aliquiúus dispcnsandarn cssel , id causa cog-

nttnnc surnma lIIaturitale, alqne gratis, Á AD QUOs
l'ElITUiEBIT, EIlIT rR.f:'STAl\DuM'.
poder considerado en sí mi,mo, llecha ahsll'accion (le Jo
que el uso haya podido coufcl'ir respeto de 'esto .Ji papa, es otra
de 5US fac_ullades episcopales clue por derecho comun pertenecen
:'Í cada ohispo en su diócesis. Los apóstoles h'dtlSmitieron á
obispos todo t::l pQ(ler que hflbian recilJitlo de Jesu-
cri!>to p31'a el de la iglesia. Cada ullispo dehe por derecho
COOlUIl gozar de todo esle poder paríl gohrrnal' su diócesis. De ahí
se sigue que cada ohispo es en su diócesis el jUfZ ualurai al!C1"ca de
la exlclIsioll e,¡IIl' ddHttl tener los callones, J de los casos (:11 que
dehan sufrir él.lguua f·xr:epcíon, y en que por consiguil'nle sell
necesario olorgor alguPtl dispensa, Es aclemas constante flue en
ningun tiempo ni lugar llalla Ull canon fpe ld)"a nscJ'\'ado 11.1
papa con exclusioll de los obispos la facu:t¡:l(l de conceder dispen-
sas de los impedimentos del matrimonio. .
En enanto rll uso no ha sido en todas partes el mismo. En
Francia .. lgnnas diócesis cuyos oJ)ispos se llallan en pose-

I


DEL CONTRATO oEL . 109
sian de llir.ha facultad de dispeRsar impedimentos p r l"a7.o)1) tle
parentesco () afillidad en tercero ú cuarto grado. Asi sm:ell.', se-
gun el autor tic las Conft'rellcias Pari:i, en la de Paris,
en la tle y Cl! toda.; las de prO\'ill-
cias t1eGlliena}' Langücdoc)' t'll UlucIJas otras. Respeto de todétS
eslas no cabe (luda qUt! sus obispos tienen el derecho de otorf,ar
(Iispeollas, porqut' competerles este derccho <p1e el
do les daper se, se hallan en posesion del ejercicio dc estl"! derecho.
No puede negarse que tamhien el papa pac,le en aquel/na tli6ce!'lis
cOllceucl' tli..,-pemas á los partil.!ul;lrcs 1¡lle dil'ij;lll á el para ob-
tenerlas: Ido lal'ga posesioll en que se hdlla (le conccllerlas le da
este derecho de concurrencia.
2·57. llay en Francicl un gran ntíme! o de oh as dilícesis en filie
8010 el papa en posesio!l otorgnl' displ:'nsas de pal'cntesc(l,
afinidad y otras, sin que haya memoria de ha herias concedido ja·
mas los á no ser pobres soJie;tantt's, Respt·to de cst::!s
diócesis OClH'rc la dificultad de si el papa ha adquiridu por pi es-
cripcion del'echo Muchas son las razones t:n pro y
en c.oJitl'<l emitidas acerca de esta cut'slion importante, en la cual
1
. ¡ • ,
IlH) abst\!llgo de l <Ir iII1 {'h.:lamen.
2·jo. En las en que los ohispos se llHlltienc'll t'n posesio
ll
de dar di&pCdSi\S, pueden asimimlO otorgarlas Sil .. \,jcal lOS geue-
j·ales. pUesto qne a!¡uella facu}tad es parte la juri3dicci\!1l Ol·Ji-
lIaria uel olli"spatlo, y por pasil al delegado j á no s/:'1'
Ilue el dell'gante se la hubiese I"I"si,'J'vaclo .
269, Por igual 1';:CZ01l pueden dispenslH' \'lcarlOlIgeneralcs Jel
cnpítalo, sede vacante; mas no lo;" oHdillt':;) á solu les
rué llelq:;ada la jnrisllicciun contenciosa.
2GO. Si llll otOJ'ga dig¡H!n:;,as en viltUtl de inJulto
del p:'p.l, 110 potld otorgarlas su ViCIIl iD gelH'l'al j punlue la juris-
tliccion dcJ{'gada no (lell'.gtll':H:? sino líuie:lInente la propiü;
l. 1 , l. 5 ,J/ de off ('¡liS cuí IIJa"d. ; l. ,j ,jf. de ¡"risc/.. . . .
201, Los c.1pítlllos, auatles y otros 'Iue g{.Z;\1l una
casi episcopal sour!! cierto territorio, no ¡Hlo'!ltcn otul'g:-.r dispen-
sas como no se hallaren en p.,sesiou de derecho, y aun cn-
hal}!';-a sus dudas, p l' cU?tdo estas jnri.-,dicciones son poco
favorahles.



1/0 Tj\.ATADO
ARTICULO 11,
--
Es evidente qll¿ no puede impcttar3e (Iillpensa lic ac¡ucilo!i
impedimentos que tie!lcn su fuudélllll'rlto ó en la n¿dnralt'za misma
de1llldtriwuniu, ó en el daeel¡o natural ú dl\'ino, ú en la pllIJlica

Para tlllt! pueda cOrnf'TC!)th:rse pal'llc'olarmcnte eUfiles son
las difereute:> causas de por cuales puede ú no
ooteuerse dispensa, ,"amos á rcconcllas Lrc\'clllente una por
Ulla.
Seis ca usas de ¡m reJ i a:cn tos Ji! ¡me 11 tes lJ ue llamamos absolutcs ,
rt'fel irnos t'll la pi ¡mera s':ccion, talt,s sun , la ralta de razoo, im-
puhntat! I impotencia, un matrimonio ('I'tlcnes sa-
,grsllas y la l'eligioM. Cuno (lile la .. CUiltl'O prilllcl'<ls
se fUIHlélll en 'la na\ula\t'z.a rnislll,l del matl'illlonio, claro
está que no cabe en ellas
263. 1)01' mas ¡Iua ('\ ill1¡H'dIlJleuto {lue traen consigo las ónlr-
nrs sagrCldas J ,>ea de dert'cho sin cUlhargo no se acostnm-
hl'R (JtOft;CII" pOI" él di:-O¡)I:ma. Los pilpas la oturgalon alguna vez á
IOf¡ príncipes parii hien de un concétlc::!e as;misfllO á veces
á IlIS particnl<lj'e.i, cu,t:ldo 1:0 hall pasitoo lilas allá del suhdiácoua-
do, mas (rle UJiiS cualld'J se ordenarun por yiulencia,
l\hs dificil tQdélvia es la dispensa de la profesion fcligiú5a.
Aun cuandu el papa hubiese dispellSnUO á un I'eligioso de sus vo-
tos, y per mitítlu\e llllo: se casase, no pod,ria el dispcmado contraer
un rnlltl'ilUonio (Iue tuviese los cfeclos civiles I pOrLlue ('.011 su pr<.-
fesion perdió el chtad'J t.:iril , yen este -QuIen t'S cOllsidt'l',Hlo cumo
''lnuel'to
J
y él papa ¡¡ue n.:adi1 tiene que vel' con el órdcn político,
no puede reb:dJilitarle; sulu el rey puede l'ol\'crlc td
ci"il.
E .. Il1'JY diferente el caso de un religioso cuyos \'olo.'l declua
nu\os d ordinario deSl1 diócesis. COOlO el juez t;c!csiástico ('5 COlO pe ..
i.entc, segull lílS leyes, para juzg:lr de 1 ... valid('z Ó Ilu!idad de los
'Votes, fl\te son una m¡¡l,eri¡\ c:.p:rituiJl í su s':ntencia hace fé jul'Í-
.Jica de (JllC I..! jJl'uftdou rdigiosa no f\lé válida i y de cst<;l se ln-

,
,
,
,
-
,
,
, DEL corCTnATO DEL :\IATR¡i"UONIO, 111
(iere que e¡;lauo civil, (Iue solo puede l)enlcrse
COIl una rel¡glOsa válida. A .. i (IUC naJa se opone á que
esta persona solo en apariencia, ha_bitll temu, rué nligiosii y
11 U 11 ca e n re d. J llla ti, P u e da co u tnll' r d. ¡ i dame n te u n In a tri /JI o (, i o IJ Ue
produzca todus los efectos civiles.
'lo" l' ' I
- J. - ilsemos as nucveespet.::ies de illlpellimt'nlos de Iltle ha-
hlawos en la secclOn segu1lda. La pl'i1ncl'ii es de uarentesco. Res-

pl'to d. esta es preciso d.i .tiuguir las lineas y los grados.
evidente que el parentesco en línea rccta, cua/(luiera que
sea su grado 7 .no 8¡[ulite dispensa; PU¡'llue este ilJ1pcdimt:uto se
fUl11ia »(1 el Jeredl.) niltllral clue ha hecho mirar en tulos pai-
scs itlcesLuoso el watrimuniu entre }lCnOUas unidas por se-
me)JIILc parentesco.
2(..6. En cuanto al parentt'st.::u culateral , no se concetle (Jispeusa
para d mat: imulli!) dt! helmallOS por estar fundado este impedi-
en e! natura.1 yen la I{'y del Ln'ític:o \111(' prohibe
<.1.,,;110 malnwOIJlo, segun \ IUIOS autes, n. J.33.
:l67. Tampoco parece adrl.litir dispensa el llHlrirnuuiq l\C un 50-
briuo CUII :SlL tia. cx.presamcuLc prohibiJu pUl' la ley del
Lt!\'itil:o, segun vill1us ,: n. 133 j Y ell'espeto que un sobrino debe
, ,
a lIa 110 c¡ne ella á ser su runger )' á eslar el)
cnltdaJ de tal L:'Jo potestad.
:2613, Puuna pal'et.'er que se bulla ('11 d UJi ..iU!O calO·o el m,1tl'imo-
niu del tiu con su subrina, AUIII¡Ue Bu lo prohiha expl'esamente
el Lel'Ítico, como eJ'auteriol'J parece'n,) óhst.autc: IlJedial' la mis-
ma razoll • .si la tia 110 puede ca:SiU' COII su solainu, porrlue 1>00 de:
Ja misma sqjun el liuro sag¡'adn, tampoco pulirá hacerlo ("
tia con subriua, tIlle son tamlJieu la misma salll;l'e.
Ahauase llutJ malrilllollio ha sido constantewcnte mil'ado,
aun dc¡¡uc el tiempo del p3rJilui.,mo, cumo contrario ¡d del'echo
llalul',,1 , Sl'gllll vi 1l1O " ya , 11. 13<1. eUl'll'l'ddul' ZI!UUIl 7 l. 2, c"d.
fj'inll,pt. ex rescripto pet., 1I,ltllaScllu:jallte nniGIl ru:jafldum scelus
r
y hasta pruhibe que se le pilld dispensa para contl'anlú.
No úustante hí\y ejemplos de hauel'sc concedido )lílra
maL. ¡monjos de tio'l con !lohl'illas. El P¡IP:1 Alt'jandro IV en el si-
slrJXIlI la á lro rey de Suecia p;ll'a l'iC r;,-
sase CUIl SuJia I¡ij 1 di! Enrilll1c) J.enoano suyo fl:)' de Dinamarc¡¡.'
Oton qut! rcfiere este hecbo, 1l(:,tal'-fjlU! el papa !J.:dlúdificu!'"
lad en esta concesion (lue pl'impl'n I.ilbiíl 1J1'gaJo, al'cc"lil'nt!u solo
,
,
tI'.! TRATA.{JO
en cOllsideraciún á lai grr:ndes ventaja, I¡ue de tal enlace debian
reportar'los dos reinos.
Otro ejcmplu célehre rsla otOl'g:tda á Felipe JI rey de!
Espafla para (ple pudiese casar en cuartas hoJas con Ana tIc Aus-
tria hija del emperador I.\fax.imiliano su hermano,
Posteriormente se han hecho muY frecuentes estas dispensas,
"
por manera qne tenemo..; á la vista algunas ut0rgatla-s á simples
ciudadanos. No nos toca á lIosotros cl·it¡ear tnl contluela.
A pesar de haLer pl'olJibido el concilio tle Trcuto el con-
ceder dispensas para matrimonios entre primos ht>rmaoos,'como
no fuesen grandes pi íucipes y por razones de e.!>tado, uss. 24,
cap. 5, tito de rtform. matr. , se suelen conceder cn la curia ro-
Illana á todos los que las pidell.
Con mayoria úe raza n sc concede tal dispensa á lo'! primes en
grado nl3S remuto. . .
2,0, Por lo clue mira ;í la st'gunda especie de IInpeUlmentos
pl"ovf'llientes dc R(iniJall, es prt:ci,o distinguir, lo mismo que en
cuanto al parentesco, entre líneas y gl'3clos. Es evitlt'nte que no
:Hlmitc di"pensa \a annlllau en línea rect:l, cl1altloiera que sea su
grado, por ftluuiírsC e:>te imp\'dimento en la ley y en la
del Levítico.
. En cuanto ú la (dinit!nt\ en línea colalfl'31, pUf mas que el Le-
"ítico prohibe expl'CS3Ult!ote el matl'imonio de 00 hermano con la
viud.l de su hermano, tcnemos'noobstallte nnejcmplo bien céle-
bl'c de dispellsa otorgada e:1 ese caso tal es la que c(.ncedió el
papa Juliu 11 á EUl'IlluC VITI de para que pudiese ca-
sarse eOIl Catalina -de Areq;on viuda de su hermano Arthu!I: tene-
a,lema" tle Id dispensa cOllcellida postt!riormente por Ino-
cencio X i Ca-.imiro rey tlt! Polonia para casarse con Maria de_
Gonz;¡ga ",illJi¡ de su h-:rmallu UlaJislau. Para disculpar estas dis-
pensas se dice t¡ue ni e! de ,Arthns con. de
Aragoll ui el dc Mana du t.·onzaga hablan salo <:on-
sumaJús, y <lue pOI' consignÍl'ote no les alcanzaba la prolliLicion
eld Levítico, segun p.lI"I!l'Cn illllil'arlo palahras! Turpi-
tll/liw:m u.1.'oris (ratris tui non revclavis quia wrpitlldo friJ.lris
tui es!.
ELl lo¡; tlt.:mas grados de .. linidJ.d ldleralsc coneedc Uispensa. Se
flan hel"ho muy fl·t!C'urnlcs las di:;pt:US3S para matrimonios entl:u
un viudo y la f¡erwalla tic su difunta muger. Para <11-
,
I

,
,
I

I
,

,
nEL COl'fl'iU,To llar_ MATRL\IOl'fIO. j 13
cese <fue el Lel'ítico, 18,12, prohibia á los ¡'ndillS el tenor
. llar
mugE'res :l elos hermanas sImultanea mente . '
, " . . '. UXDrlS trtre
m pelltcatllfll zllms flan adtlll.ces I nec l'e'IJ"la'·I's lllr 1'( l' J '
• , .. w·u p ue mc:.m e¡lI.$
ALItULUH.I.AVrVEIt'f!; de (Ion de InhC'ren q·lle no P' 1'"
, !OIIIJ!<l C':\ll!'c!la-
mente con ellas snce"ivamente S BJ,',I' '1'
•• • .,> 10 prosa)a nen
de otra m:>nera, pues en su carta á Diodol'o ql1f' r' la 197 d I
r' )' , ' s ea
el IClon de,l en Ib3H, dice fJllC le cau, .. ú hnrror ser pregnnb¡ ...
do sobl'e SI podla uno caS¡Use <.:on la hermana de su difunta mn ...
ger.
En ,'isto ej¡'mpJo de una dispensa otorgada
para '1 ti; nn particular pudiese casarse COIl la viuda de su tio pa-
terno, de fine ella le reprl!'sentaba madre, }' de (Iue pare-
ce prohd,¡r exp¡"esamente tal enlace el Levítico 18 14.
,-t 1.1 • • "
... 1. a¡¡emos á I .. s ot!',\i especies de Impedimentos. La trrcera
especie ele 1,05 (Iue dejamol'l referitlos en la scccion sf'gnnda, e!
la que pl'ov¡ene del parentesco civil I.Jlle forUlflb" la adopcion. No
estando esta en U!!iO; no puede tener Jllga!' ni el impedimento ni la
dispelHld.
La cuarta especie de irnpedimcnto'i comprende los provenien-
tes del parentesco cspilitual, en ellos se concede fitcilmente la
Jil'lpensa.
,
272. Los impedimentos que en quinto lugar expusimos, 80n 108
llamados llc pública honeitidad" y resulta,) de Jos esponsales ó de
011 matl'imonio no consumuJo. c,'idente que es de tal naturalt-
Zl la pública honestidad 'lile 1;10 cahe I'espetode ella la menor dis-
pensa: no puede honestamente dispensarse fa (l'_c In ptíblica ho-
nest¡dad prohibe. Asi es c¡ue la ptiblica IlOnc:;tid¡Hl prohihc d
matrllllouio de uno de los esposo!! Ó de uno de 10'1 cón-
yugl:s pOI' m"trimonio no consumado, con los paril'ntes pOI' línea
recta tlelotro prometido ó cónyuge, tampoeo pamite
dispensar para tales Illat!'imonius,
No es lo mismo lespeto del matrimonio de"uno de Jos prometi-
dos esposos ó cónyuges con los parientes del otro por linea colate-
ral j como estos enlaces rUHon por largo tiempo pcrmitidos y
siderado'i COIllO honestus, no pueden parecer contl'éll'ios:í la públi-
ca honestidad p¡'opiamentc tal, que es invariable, La pública ho-
nestidad en: que se pretende fundar el impedimento para esos ma-
trimonios, no es mas ({ue un derecho al hitrario, en que puede
. tf!r.er luSa!' la dispensa.
8
114
273,
TaATJ.OO
.' " x usimos en sexto lugar, y
El Impeolmento qu .. c. P f '8 contrariO d las
l' l' a COlno que uel
del rapto, no al lllltc ra tar casase con la jOfCn que
bnenas co!'.lllmhrcs permItir que un
. roba.do )' conservara su po ero .
humes
e
,. \ " pedimentos en séptimo y oC-
??4 En cuanto a os IIn .' rrcr
... . . \ebc alltorlZ31'se a unu muo
l
es cVllkntc (JIte no { . 1
ta"O ogar, , el asesino de su mane o, en
. . consl1adultero,ocon . 1',
para casar"e . 1" r se lo IH'oluLe: tal (ISPC
n
-
la disciphna ee ('slas ICa . ,.
los casoS en que J. _1 ' n y contrnria por lo mismo a
S3 ftlera una rccc'mrensa t: ,
las buenas costumhres. . t 'lo el matl'imonio de hecho,
\ 1 ¡esen ya coo rúlt
Mas si las 1\1) 1 010 ellas teniaD noticia, acas-
1 I
. ),Jimenlos le qne
s
, "
á pesar (e os 11111 e ) '1 hreve de la peoltCtlClana
I des en hOIll'¡ pOI DI •
tt'tmhr.\sc COOl'e{ e : I \ Esta c.liS\lCnsa dirigida á eVitar
, a\¡l a su en ace. .
una lt.!'lpe
nSIl
(lue V '1 hia de I'l'Sultill', y la rnanl-
, d I !le de la la
-el escan a o f], , d'ell
a
separacion podl'ia dar lugar, se
feslacion del Cl'unell a que 1, ' _
'. mu atcntldlles)' honestos, "
en mola'\: os Y l' d; UPlltu de la ,dlspan-
Por lo (lue hace a Impc ,1 11 '1 I
).). - t' tólieos y protestantes, esta) cellO por a
dad de cultos, en re ca ,
1
"\ solo el re)' puede otorgar d1spensa.
ey CIVI ,
ARTICULO Ill,

DE D!SI'E:'iS.\.S
DE T.OS UII'BDIllE.:;'fOS
MATI\DIO:'iI O,
--
todo en el pál',',afo prim('!l'o cual es la na-
Vamos á ver antes " l'
• > ¡CM. pa.
I del pode!' que tienen ., , '
tnra eza. . en el lárr¡lfo si¡.;uiente flplieiiremosel prlllc
l
-
conceder dispensas, I I ; poder á las dispensas para
pio fundado en la naturaleza l e es e
m a tri al o 11 i os.
,

§. 1,
1
1 I/Jodc1' 'fue tienC111ns nutoriJatle
s

De la naltu'n e:::,a 1 C ' ,
sicisticas "m'a eoncclle
r
tltsJlcnsas.
l l' tlís-
tienen autoritla(lcs pfll'é! cone
N
(' ' ..
2'JG, El poder que , el derecho (IUC tiene nn
0n'a' parece puede dr:finlrse:
p',." .
, ,
I
,
1
\
,
,
'DEL CONTRATO DSi. 11.';
Gclr:siástico para declarar jurídi¡;a y I}-!1C tHlllcl
<lile pide la dispensa, se halla en un caso en {lue la I'r-g!.l r.I:uer;;1
dehe tener cxcepcjon, y tlue 105 ;lutorcs mismos (Ir· 1;1 r<'gla, á
haherln pI'6l'iitO, lJalHian e:¡taule-cj¡!o _como caso de t'xcepci',--n,
L3 ('5 la declar,1cioll juriJica J hecha pOT' el 5lltlr.ljút'
,
de (Ine aquel á quien se con-;el!e, se halla en' ano ttt'!
esloscasos eh: wIcl'po'?ion. Para fllt1dar hale-
mos notar lJlle en lo tocante áIJ ftlcn/taJ de c_C.lTJccder dispensa.!!,
. ,
llny una sr'an diferencia entre el sccnlal' y (¡¡S ",uluI i-
daue!l eclesiásticas,
El príncipe secular t10tadu la s(Jhel"ailia y del ,IHecho de hA_
,
cel' por si solo leyes para sus estados, asimismo el derecho
de cOr'l'egidas y dCl'ogadas, como Iliou' le p,H'ezca; y de Ja pJ'opia
SUCJ te IIlH! !HleLle aJh¡/i1' tIDa ley respeto de todv8 sUs sú.bditt's,
puede ueros",r1a solamente en CU,'lntn á uno solo tle ellos J di!\:;fll-
,
:;áudolo tll:! su cumplimiento, sia ueeesillad de otr.1 ,'azon que la
que expresa la osada fón.úula ue tal es vDlwHIJ.d,
No sucede otro tanto respeto dI! los eclesi,isticos:
no ejercen en la iglcsi;.¡ una snbel'<lnia, sino solo un
) iD oc tIue son á la misma iglesj,J, 1'otl .. u sin
ex.ccptuar .. 1 mismo papa, están sujetos á sin ni pueden ue-
rogarlas ni en lomas mínimo alteNrlas, d(,I)iendo ser lo.'i rrinl€-
ros en dar á 109 el ejemplo ue acatflrníellto á reglil'l. No
,pucden", pues, rermitit, flne á se Ldte, otorgillldo j>li1'8 e1l.0
<1ispensa, á no ser quc medie uumofi,.-o pvel\lo (Joe
lAs rt'glas de la ifilc10ia hccll;1S pur !'lH !HHllhrps !'iUjf'.tas, como
toda It'gisb,cion hnmar!<t, á algnnf.ts pi clllu III htlc<'r_
las \l(} pt'c\'ersc toJos 105 caSOR ("\1 que deberian sufril'
ex.cc¡lcioll j la iglesia ha concedido á sus winistros la f.cultaJ de
acerca los casos d:3' t:sla oütul'itle1.d (lue pudierell prr-
sentarse, y otorgar!;:¡ dispensa tle la regla, sif'mpre que- en Sil con-
C'.cr
to
(·1 (",aso tal (jite de hahHlo presente ni tiempo tic
estahlecer la r('gla.l se habria pl1esto como caso de excf'p('jon.
Solo con lalcs reCjui"sitos pueden los sU¡tt'riores eclc:.iásticos
. .
,
()torgu dispensas, L1S que dc otra Sl1crtc f'.H·rcn conceóidas, SOI1 '
ah usos de autoridad,)' pOI' m.'IS ('11 ct Curro ex,t1'l'1I0 SCilU vá-
lidas, ponJllCla pl'csunciol1 cdá siollprc :íf'ilvor de! surl.:ritll', rll'e-
},uponiendc 41'18 ll\ro un motivo para cI)!lccderlas; 1I0obs-
,
116
Tl\.ltAtJO
tan te las p"artes 'lue conseguido, no en
ciencia valerlie de ellas sin l).leerse culpables ante DIOs de la 10-
fraccion de la regla. E!ita es la docfl'ina de Van-Espc{l , disp. ma-
-trim. cap. 8, n.3, <le conformiJad con llclarmillo, epist. acl /le-
-"Ol. contr. '), quienen c.,te punto no puede mirarse como autor
sospechoso.
§. 11.
Aplicacion del principio lÍ [as clispcnsas (le los im/Jctlime
n
..
to.! dd matl'imonio.
2/7. Limitado el poder de la autoridad á conceder
la en los solos casos que á 5fr pre,"istos por ('1 legislador es·
probable que los lliün'i:t puesto como CHOS de t'xcercion, p,l con-
cilio de Trentn hizo muy hien en establecer «nl1 dispensas de
105 imputlimentos tlcl matrimonio deLen ser muy raras, por cllan-
to es dificil {lue las personas (lue las solicitan, !le hallen
en al
o
'1IIo de estos casos.
A .. i en los doce ó trece primeros siglos de la vemos a pe-
nas un ejemplar de conce,>!on de dispell .. a para celehrRr un matri-
monio entre parientes qu') lo en grauo prohihido.
En el siglo VIII hahicndosc gloriado un frances de Ilaber con-
segllido del papa Gregario In dispensa para casarse con una mu-
,·jada de su tio y {!ue hahia tom:Hlo el hábito religioso, Z3ca-
lia .. de aquel pIJntífice, al contestar:í Bonifacio quien le
hauiA informarlo de este trata de impostura.la pretendida
lic('lIcia: Absít, dice 1 ut prredccesor noster hoe ila Credalltl'prre-
cepiHc ; nec c/lÍtn ah hac Aposto/iea Sede ¡l/a dirigfllllur, r¡ILW
traria Palrum sive cmzon/Ull rCJ1crilll/lllr. ¿ Que dispensa
hubo mas legítioo& y m:¡s solemne quP. la t)tle obtuvo el rey Ro-
hedo para ca.,,,rse eO!1 fU prima B"rta, de los ehispo'J tle Sll reino
J'tunitltl!l con este (Jlljcto, Jespues de un conocimiento
de y por r .. ue estad;) y uc bien ptlh1ieQ? Pues esto 110
obstdnte -el papa Si!vt!sh'e 11 excolOu:gó á las partes y á lo!! obis-
pos (lue otorgaron la y aan ouando no dejaha de ser
muy y"muy laex(;omnnion; f'l piadoso rey Ro-
!J1'!·l.) y Sil e"lposa Br.rt.'\ oí fin de evitar el esc:írH1a!o rp1.e ,¡,t1 matri-
monio cau$aua, ·corl'linlit.!ron en separarse.

¡

O.L COf'(Tl\J.To Dn M.l.TIHMONIO. 111
278. Preténdese que ulla de las primeras dispensas concedidas
por causa de parentesco fué la que Inocencia III olorgó á Otan
IV empel"atlt'r para con la hij;, de Filil'o su competidor,
la cual era p.u'ienta suya en cu;:¡rto grndo. El hi!'llt,riador 'lue re-
fiere Iteeho, dice (lue tal di<:pcns'l rué otorgada por las repe-
tida!il instancias del clero y. del puehlo pal'a conseguir la pacifica-
cion del imperio: Arnrsnl de Lubec, in Chronico Sclavoru1Il. Otro
historiador añade qlle para obtenel' esta dispensalu!! de Cis-.
tel' y Ile Clllny prometieron hacer reparar por medio de una gran
cantidad de obl'as piado!!as ele Illonges el ataque que ella impor-
taba contl'a la disciplina; Odto de S. B!asio.
2í!). El concilio tle Trento quiso recordal' el antiguo espírítu
de la iglesia, ordenando que no se otorgarian dispt'nfias ptlra con-
traer matrimonio contra las reg'as dI! la igll"!sia , ó que al menos
solo se concedel'ían muy raramente pt>r Illoti,.os jU!itos y gratu'itll-
mente; "Iess. 14, cap. 5, de rpform, maln"m .
Sin c-ste decreto liD ha sido obserl'ado con mucha
exactitlid. La curia rouJ<tlJa concede dispensas de los
tos de part!ntesco y afInidad por muy le\'Ps. Para excusar
esta facilidad podl'ia de..:irs.:: que como lus illlf'('{limeutn'l de ebta
clase eu grados ult'Tiorcs al Je primos hermanos se habia CI"ciJo
anterionnenle hajo la fé de las falsas decretales! (Ine hnbian sido
tales en totlus tietn¡)Os y lugares " haLiéndose desvane1.:ido de .. pues
esta creencia por haberse tlescuhierto lo ficticio de mucllas de
Jas disposiciones en dichas decl"elales continuadas, se creyó (ju.
inleriu alTegla la ¡gldía l'ste punto en un concilio 'genf'ral , ilebia
aflojarse (1.ll tanto el rigor P-U la auLigl,a disl:iplind t"llIluada mas
PI'illcipa!mcnte en ellas, Jll<lS qne mas tt:llienuo t'1l cuel\tl t¡lle ha-
hian sido mu)' fútiles raZOIlL'S en qlle se apoyan de los
Hferidos impedimentos.

§. 111.
Distincion l'cs/Jeto tle la concesíon (le tlis/,eusCls eJ/tn! lus
malJ'imonios que no se IUln contruitlo, !J los que IQ
lite ron ya.
280. Las autoridades eclfsiásticas (lehen hacer una gran dife-
a·encia clltre las dispensas {jue se Ics piden para contraer un matJi-
,
118
TnATADO
munio io 2. Les (le la ,i
b
lesi:1 y 1,,5 rple se lf'f, piden,
para validar Dno <loe' hubirsc ya cd¡·brauo contra dichas J"C-
gr;l!;: .En el primer raSI) ptieden oponer-mayor porque
la {j¡spellsa t:!< !.:n tfl¡ caso una auturizacion.parü infringir" las reglas,
Dehen empero sel' Olas condf'scrl1tlicntcs en el segund'J; puesto
flue ('ntonces no p!lf'>dl! tlf'cirsc (1". permitiln ni apruf'hen ni
• .1 "
la ¡"frnccion de la ngl;¡; sino !'IoJa c¡iJe toleran ta infr:H.:-
ya COnf;Umi1t!a pal'a el mayor rnal que resultaria {Iet
c:c8Ild,tlo, y '.os que llevaría c':'Insigo una (li50Iu-
clOn d.el matflrIlOl}10. Fun:!;¡dos P.1l e'it,l vimos antes
' ')
n.1, ,rpte nose conl:'edia oi,ponsa d" ona muger para <¡ue se ca:"
sase (..tln su adultero ó ccn el de su marido, en c'l caso en
que las reglas de la iglesia prohiben tal matrimonio I perQ que
las han la :i celehr¡¡l'Io, se conccJia dicha
dIspensa par..a validarlo,
2t.H. Todar-ia hay que hacer una importante en rl
caso f'n vlgnna.'; P('I'son;>s lJ!lhiesen cclcbriJllo Un Ul:::t¡irnonio
á !a'l reglas de la cclesi:i'stica, á flaLer, csto
Jo J¡'clCron 11""'1l0ran,to la' f" • " ,
, 1:""\' In r1l;rctcn que comctlan, o con COIlOCI-
(menlo (le ('¡¡¡:l. En el pri·' d b ..
• (fJ('¡ caso se e e ofocga'r facdmente.la
mas no en fd segundo) .pues son indignos de esla gracia
.os IIlf, adore¡ voluutanos dc ID.!! renlas fst··hJeeidas p' I . I .
. '. t'l'" ,01' a Ig {'Sla,
• que tan fucse ('!'la di.'pfnsa, podrl;i efilo
:ndll...lr á otl'OS a fine faltasen a la ley, A!lj lo del·idc el r:o¡:ci!io de
j'fentn, ses.<:, 14) cap, .1) ,de n/Dr. malrilll.
Son sobrt: aCI'eet!(lffS á Id gla('ia las personas cjlle luego de
UE'I que se oponia á su se
.:11J:.tnvlcron ele tod .... relacl!iII ,Esta circunstancia debe e};:-
presarse en el recnrfQ floe hatTan dirigido á obtpner la .,. ,
9"'" b _. Ulspcnsa,
. 0.1, La p:u te dcercto dado por el C( Deilio
tillO antes citado, en {lile parece prohibirse de conformidad con
L1 la, üto"gacion de disflen!>a ¡:!/ ()!IC á saJ)icndas
.!ontrap lW mall'lfllonJO dentro -los grados prohibido d' . _
" . s, spe ISl-cn
satlOnTS cotlsequcrzda: Cartal no C¡; obserl"a(!a'" ti'
, . ,,- '- on 01. o rlgrn' ,
plh.!st¡) que .la CI1f1;:¡ remana '.'(')nccde tille'! dispensas, solo que para
no sel' com'lr}eratlas cerno üJJI"f'llticias Sr' ue I . t '
I ' - - .•. "... Ij os 111 ert:SíluOII
a r
ed1
1'1?s exponga!1 fIlie telJiílll cónocimiento del impedimento al
.,. 'Ine eou-ol ! .. I "
• - JI .. roll (H?trllllCIlIO con té!





,
I

OIL COI'fTl\A.TO [jEL lIuTPoI!\IUNIO. 119
y si to hLCicl'on con la ¡de,1 de obtener ma:l facilmcnte la dis-
pen8a.
ARTICULO IV.
1IB LAS PR1:-¡Clr.4..LES L:AUSAS QUE SE EXI'Oi'iEIl PAIl.\.
LAS DJS1'Ei.'i$AS rm I.OS D!l'EOmp.:'iTOS DE CONS..\NGUINID.\I) y AFI:itDAn ;
y DI:: LAS DlSPEi'iSAS OTúnG.\.DAS SIi.'i CAUS,-\.,
283. Las principales c;:¡usas que se acostumbran alegal' ante la.
curia rom.mil: para impetrar la dispensa de los impedimentos re-
sultantes de y a(!nida(!, son, La la que se deno-
mina oh angu5liam loei, es decir, cu:uHlo nna jnv(>n h;¡ce pre,o:;en-
te qne si la obligaba á casarse fuera de Sl1 parentela, no le
ca racd hallar en el lugar' de su domicilio UlI partido proporciona-
do á su estado y circunslancias.
284. La see,unda caUSA es la. q lIe se llama z'ndotata, La lel'l:era
se IJama oh ineompetentiam do lis , Estas Cílll:;as se reducen <Í fIue
una joven pOI' no tener absolutamente dote, ó por 8er insuficien-
te el que ticne, para las cargas de un rnatrilllolJiu pro-
porcionado á su estado, con'e peligro de no encontrar marido,
si no se le permite casarse con cierto pariente (Jlle se 8yiene en to-
marla por esposa sin (lote ó con dote módico. .
28j, La cuarta (¡ue se IJama 'l.'idua filiis gravallt, es cuando
una viuda expone c¡ue se halla cargada de hijos y con un cOIllt'rcio
ademas mny complicado que debe sostener, si ,¡uiere alimC'ntados
y darles ct.lllca!:ion, lo cual no potlria hacer á no unirse COIl tal
pariente que conoce á fondo este comercio, y del cual p"r consi-
guiente ticne ella Ilece¡¡hlad para poder continuarlo. Cuando se
concede ,Iillpensa por esta causa, se acoslumhra plollcr clau-
sula, poslqumn clictus orato,. cavcril se dictis filii.t; alimentaprres-
tÜurum.
280, La (luintn causa (;5 la llamada pro oralrice vige-
simum q¡ulrlllnt armum, en cuya virt.ud uua joven ex'plJo
e
(lue
habiendo pat.acJo de tal cdad, (que siempre dehrrá de de
v.eiote y cuatro arIOs) sin baber podido con ca-
sarse, con'el'ia peligro de no h .. ccrlo, a no PCI'QlItlrsl:le el
casarge con fulano Sll pou'joute 'jue la pretende,


,
120 TftATADO
!87." La E'S aqutlla en virtud tIc cual uta jcnll (¡:¡ce
presente (Iue en su pais ha)' muchus hl'rege!! ocultos, J que (le no
pt'rmitírsc'le c8sÍ1r con UII primo re! le e!l me) conu-
cida, se hallaría expuesta á casarse COl .... un ber,'ge on:lto tIlle la
pervirtiese.
Fuera asimismo ona cansa justa para ohtener si las
partes interesadas hicit"st!n presente IIue en el Jugar de su ik,mi-
cilio hay tanta cOl'rupcion (Ir costumbres, y es tan (,ul'lo ellllímero
,lelos cIue si no obstinte el ser pa-
rientes 110 se le., pennitia k,hia de dificil f¡¡:l!lar útras
pPTSOnA'J de su estado COtl tIue poder llaeerlo de suerte- (Iue su ar-;-
reglada condocta y la LUCl1n educacicn de sus hijos no corriesen
,
gran nesgo.
288. La séptima causa es cuando las pai tes e:s:ponrn que la vio-
Jencia de su pasion, y de ninguna Iwwcra d designio de CtlJtener
mas facihnente la dispensa, les ha arrastrado á ,'ivir juntos, y
quesoltl el matrimonio puede rrp,uar el llonol' de la jOHI1 j pre-
venir el escándd!O. Si las partes no huLies{'n "¡,,ido juntos: se cx-
. ' .
presa UOlcamenlt: 'iu.e se profesan 1111 amnr impetuoso y yiOlento,
., que las ot'Bsiüllcs qne tifo.:n de hallilJ'5c juntas, les
ex.pone á un inmincnte ries{?,o de sueum,Lir á la fU€f1.a de la ten-
taC;!lO , á no 'lile se caSen.
289, ]J;1y"aden¡RS muchas (';¡n:'as ele dispensa, t,des como
la de terminar pl(·jtos rU·ldo50iI, de COnSNyar !oshieIles de ulla f<.-
lIIilia ctr.
290. A "('ces :H' C'oricede la sin fJUC la parte que la so-
licita, haya ctl'tU'sto alguna. Los canonistas para justificar
télles di:-lprnsas dicf'1l que el huen uso yue se hace <le !as cantidades
(:lIIP. para obtenerlas se dan, (!S ulla Cal!Sa para olm·-garlas.
Esto uo fie llalla muy conforult! con ('1 concilio t)'id¡;.ntino fine
previene fllle las solo dehen cúncederse por algnna causa
justa y gratuitam;¡nte) raro id que ex causa el gratis. Bien
" ... JaJ tJue los que solidtan ulla dispi'nsa sin causa, no dicen qne no
la haya ahsoJotRU1f'ntf', sino que se expresa en términos
'lue piden la dispellsa, ('x cerlÍs rationaübus causis eorum animos
moventi¿us. Así -pues la d;¡;pensa procede ha jo e I SUpuesto (\ ue t'xi!i-
tiria alguD rnr:lti,·o r.;zoní¡h!c. Si 110 ,·fuel'a en concirncia
, ,
válida 1:\ dispensa otorgad" h,'jo esa fdlsa suposicion '! Verj(icado
:ya el matl'imcnio cu ,'i:-lud de una dispensn .. ,si concellitla .Ia im-

,
I
DEL COiTf\A"O (liL !IJ ATI\I:\WNlO,
121
posiLilidad ('1] que las partes se hallan de romperlo, fo:ma
tivo justo y suficiente de la djspt!nsa aun en el fuero I,nlprno. ASl
(]lIe lu partes !.;olo CStDráO oh!isadas á expiar por ITIf¡d,o dI! obras
satisfiH:tol'ias la falta (lue cometieron.
DIt L:\

,
ARTICULO V,
f'ORl\U. DI, I.AS , y \lE ¡.r) QUP. 11,1. DE CONTENI::R u SI.'N.I!; .... 1l11ll·
CIDA A OBTHl'iEIILAS.
--
S. J.
De la furuw fle las
291. La!i di.peusas de los impedimentos del m!l.trimonio que se
obtienen de la curia rflmílna p¡,ra poderlo se despachell
en la data! iD, in form.1 commissoria, Llámese asi esta fOI·U)R,
porque en vista de la solicitud de las part('s pn'srntada <tI papa, !le
les expide pOI' la aatal"ia un decl'eto en del cual • .5. co-
Jl1p.te y d.dega Al vicario general de. I.a d,óce.:J.!s (le los f,u!lhcant,es la
fdcultad de otorgar la dispensa soliCitad", szpreces Vfrltole mlan-
tUf', es Jecil·, si de h<1bel'se inrormado l,alla vel:daderos
J
't·· . I t,fedo Be transcrIbe tuda
Jos bechos por pal es. ::t
la 5típlica en las It trdS, ' .
De ald se sigue que estas letras ó 110 son pJ'V!lJ3men-
te la sill!) solo un poder ó autoriz<tc.icn tille. ,pap<t
nere al "icario gelH'I·al á quien IO!i dt'spadlUs van tlIl1f;lllu
s
, para
otOft=;j:lrl
a
. l· , . \
Si' lllll.liese muchos vicarios, los II(,spllt,llOS :-le .lll'1t)ll.OS
, ' lIS" ,"ta son de Jlstllllas dIO·
al <liocesano (Iel teJ'l'llfJrlO de as par es .. I s
cesis, por lo comull ",lll dirig,idos 105 dr.s¡ adH.S a\ ,'icario de la
({ióotl!'lis de la lJlugf.'I'. J'J' J
, " I l' I ,1 .. J,"'ac!u 1'11 !lU ca I a
3Hl. I:.ste '(Icano gCI1CJ'a se en ICJH e .. ::J
. J ·t" I poder pasa
,le lal· así filie eH de mneJ'lc ti esll lit· 100 , e .
• , , I I '1 Jo "d,
de pleno deredlO á su y aUII ,,1 '·Icano (e Cllpl ti ,
vaca/t{e, .
}>ol'la ríl'l.on el podt'r (lu{' el )¡rc'fe otorga,
cuando huhil!Se Bohrcl'lllido la mUt'l'lc del papa 'lue lo l'ol1hn
o
,
at.trs de babel' decretado el dclt'sauo la porque el papa
122
confiere este poder no fl} nombre propio, Slno COIIlO papa. Asi lo
decide nnnifacio VIII) cap. Si super 1 de offic. el 1Jotest. jud, de-
[t!J,' ir! uxlo.
en,Hulo ninguna (le las partes puede pagar la cantidad que
po)r Idra!! tle dispensas señala la t¡¡l'if.l de la dataria, en 'l'irhul
de su pohreza alegan jfHtiticantlola con un certificado del
cura-pánoco del lugar de iU dOlllicilio, se ponen bs despachos,
;'tJormapallpf'rllm. con estas pal.ihras, qui paupereset mi,crabi-
les e.ristunl, el ex/abore el industria sua tarztum vivunt, lo cual
h:s lihra del pago dt! derechos de la tlataria,
2:1·1. Fáltano'i obsHvar 'lue cuando las partes tienen muchos
imp"llimentos di. imentes, la llispensa de túdos 0,105 ha de ir en unas
m\sln.1s letrds. Asi si los lIuplicantes fuesen primasen cn<lrto grado
y ademas uno tIe ellos fuese padrino de bautismo uel otro; la dis-
de la consanguinid,1I1 y 1 .. del parentesco espiritual debe-
ria-n ser oloq;ildas en unos mismos despachos. Si las dispensas de
eslos distiutos impedimentos fuesen otorgada¡ en uos diferentes
uespachos, se considerariall nulas, como efedo de una obrcpcioll
cometida para sorprender al papa, qllien tal vez no las habria
otorgado con tantl facilidad á haber sabido el concurso de los dos
impedimentus.
29)'. Por lo clue mira á la;.; Jispclua!i (JlIe se obtienen de a
1
gnn
impedimento sf.C1'do, á fin de validar en el (uen) de la conciencia
Hn matrimonio cclclH'auo ya, I'x.pidcn por medio de un breve
(le la pcnitelll,jaria , dirigido al sacenlote aprolJado {ltlC las partes
luyan elegido pOl':'U eonf'esGr.
Tales dispensas Sula tienen efecto en el fuero interno, y en el
ex.tel'110 uo pueden validar el matrimonio, siempre (Jue el impedi-
mento secreto llegase descubrirse. No debe (jueuar de ellas el
menor ,;stlgio, como que el confesor á quienJueroll dirigidas,
deue uespues ue haber hecho ,le ellas elllso conve-
niente.
S. 11.
Dc lo q". tlebe COIII< .. ,,· la • '¡plica.
La Hípliea CIne se pceseot'l ;l la dataria para obtcoer la dis-
pen,a de a'sutl illlllctlimcuto del matrimonio, dchc contener el
nombre de la'\ pel'sonas que la piden. Si una sula c.le las parlcsla

DI!.L CONTRA1'O r)1!L Rl:\IONIO. :!
necesitase, por ser tella sola á qnirn afecta el Lasta-
rá Ilueel recurso vilya en 511 nC'mhre. Pno lOllluná I¡¡Sllo:ol
rartes el impt"1limellto, corno sucedt! con los tic consanguinidad
y dluidad las dos delH'rán induidiis en la !llíplil'a, pc,rque lil!J
dos neecsitan la dispell'iB, y malamente podlia conlnler::.e el ma-
trimonio, !li solo uno de Jos contraen tes fuese dispensóldo.
:!97. Por lo derna!; seQtorga váliddlJlt:'ute la disp!.nsa á.lu
tes que la necesitan I por mas (Jue no hubiesen Jallo únlen par.1
solicitarla. Asi si para CallH'me con una jóven tuviese un impedi-
mento proveniente <le relaciGlleS ilícitas ¡que hulJilse trnitlo con
Sll madre, y que ella ignorase, podria sin su cOl\5cntimiento soli-
('ita.- J ohtener en nombre mio y {le ella la dispensa necesaria.
La solicitud debe c:'tJlrcsar la cla5'e ,le impedimt'nlo y la
cnusa pOl'!lue se pide Sil dispensa. Si el impedimento fue3c dire-'
rente del ex.presado, las dispe,-,sas [unan nulac¡.
¿ Tendria lugar si el impedimento expresado fuese de ma5
gravedad que el que realmente media entre ¡as partes, como si se
dijese fIue las partl.'!s eran consanguineas en tal grado, I.uanrlo
solo son en el mismo grado? llodria pareceJ' 'lue concedida
la (lispcll!Ia pur un impctlllncnto gra\'e, áforiior; cle-IJia t'n-
tCDtlnse otorgada pOI' otl'O (\ue no lo P.S tanto. No Cor-
riHlo en su Prdctica di¡;prtlSas, cnya Opillioll I'rlicre Vatl-Es-
pen, decide que tal dispensa [Ilel'a ludll. L.1s parft's en eottc caso
ohtienen una dispEnsa de la consangtlill¡darl, de que ninguna ne-
cesidad tenian, porque 110 era eJe esta ntlturaleza el impedimento
CjDC á su matrimonio se oponia l pet·/) no obtif'nell la dispcmn de
la anllidlld que era td impedimento rl'al t!d)ill
Se dirá 'IUC el papA que (Iispemú un imprdimento nns hra,-(', ha-
bria accedido á dispensar aIro que lo ('1'a mellO';; pero no hasta
decir quo Ilab. ia pues-este, UliSOlO {Ille no acce-

dió en l'ealill<H!, {lue ('s \() (p1e ('ahalmeute ('1'a
No basl .. decir en h petieioll que se pide dislH!nsa por un
• • •
impedimento cognal·ioll úafinidatl, !-ino flue es adcmas precIso
expl'esar el grado de parentesco que uwdia entro I:u parte!!; ya
que es mayor ó menor la facilidad en concedel' la d1spensa ... sf'gnn
sea Illas próximo Ó fll&S !'Crooto el gradu part'll!rsco.
l\-INlialltlo d('sigualdatl de grados I como cU:lIldo, el
es el y el tercero, cu1.I1 es el que IUI!dl:l t r,lre la
i
a
dc mi primo .hcrOH!DO y yo; á lcnol' tic la hula de 1)10
124 TRATADO
V ex.presar f:.\ gr::.dú mas remoto, segun aquella de los cn-
noni."tl¡s: In linea rcrta in.?"t]uali quoto gtadrt remo LÍo/'
distal á commll1li slipile , tal gradibus coglluli distanl irzter se.
Pio V ('XCepluB el caso en que se pidiese dispensa para el ma-
trimonio de un' tio con sobrina carnal ó con su sobrim, spgllndR, es
decir, en tercer grado 1 pues entonces ex.ige que se diga. en la pe-
ti ('ion no r¡ne son parientes en segundo ó tercer grado sino 'lile
son liD y ,wbrilul, ya que este parcoteH:o f'!; infinitam"nle m::ls
respf'tllhlp. (lile el primo,> h"l"m.1nlls. Si la di!'pcllsa hllbic!>c sido
concctlida á de una :níplica en que no se uubiese lle-
nado el "icario g:>ncral ele la diócrsis: en que f'1 ma-
fl'irnDnio debe celebrarse, lIabl'l de suspendel' el curso de la (Iis-
pensa; mas si no lo hiciese, y;el tia y la sohrina se ("asasen, no
podría alacarse el matrimonio por aquel defecto. Así se rt'!solvió
una imtancia que sobre un easo igual se promo'fió en ono de
pOI' medio de un recurso de fllerz<I,
3UO. Si entre las pal tes median dos parentescos diferentes, no
bastll expresar en la stlplica uno de ellos. sillo que es preciso ex-
presar los dos, pÚl'yue cada uno de por sí flHma impedimento, y
de lino y (,11'0 df'he obtenerse dispensa, El anto!' de 1,,5 conrercn-
ciu de Paris ('diere un cüw en tille se declaró auusi\'a la tlisl)cnsa
otorg:ula ;í dos rrimo:; hermanos, porCIflp. al solicitarla no hahian
(Iicho serlo por parle de sus padres y (le sus madres. No creo qua
el triounal'llulJiese usado de iguall'igol', si se hubiese lt'atado de
un
Este principio de que cuando hay dos impedimentos deben cx.-
ponCo!"se los dos 1 sufl'c una ex.cepcion en el t'n 11Uot el {lue se
e:c.p,ll.,O presupone y auso!'\'e al otro.
Ejemplo: Coutraje esponsales con una muger:: este hecho in-
duce un imrH.Hlimenlo oc pública IlGllcstidad para el matrimonio
(IIle pl'cLendiesc cell'hrar con una 11(:I'I11aOa de arIuella muger. Mas
adelante contraje matrimonio con esa misma lOuger, } lo con-
sumé; desde entonces 1<18 hermanas de nlÍ mllger son atines mias
en primer gratIo. Si wucda mi muger} quiero casarme con una de
ellas, á pesar de mediar entre nosotros dos impe(límenlos, el de
plíblica honcsliJad y el de aGnidad, bastará que al solicitar la
dispensa expOllg<lnlOS el de afinid"d, sin menlal' el otro, porcluc
lHlue! supone, y ahsof\'c 3 eminenler.
301. Finallflentccuanuo pidclI dispensa de :parcntc::¡co personas
i
I
I
, .
-
UU CON1'RJ.TO DRL MÁT(IIMOIUO. 125
(1ttP. han tenido ya comercio carnal, Ilan de txpr'esttl' t'l1 lil Slípli-
Cit esla circunstancia, como tambien allener tal comercio igno-
rahan tI impcllimcnto que entre mediaha, ó si \,) I,i.'irl'on
('on rd fin de obtener con mas facilidad la Asi lo pres-
el·ib .. Pío V en su hala, irnpol'lando la nmision de
circnnstancias la ohrepcioll y tluli,l..d de. la displ'l1sa.
Pirro Conado en su Tralado de lczs dúpens(ls ailade que si el
comercio carnal Illlbiesc medi .. do des pues de la rx.pcdi"i(,n
letras en la curia romana, antes empero {fe babel' fulminAdo las
rlispensas el "icuio general, tal comercio las baria nulas é impe-
diria quepuLliesen Ser válidamp.nte df'cretadas Ó fulminadas; por-'
que en las let':ds en cuya virtnd concede el papa facultad (le dis-
pensal' al vicario general,!ie t'xrresa formalmente que tal faCilitad
es htljo r.ollllicion de que In en la s'Íplica sea verdadero
al tiempo dI': la flllrninflcion: Si ita esl, dispensa. Ahora hipfI co-
mo en la slÍplil!B se slIflUnia se por larull con prllden-
cia, !liu hacer rnencion-(Ie habCl' medi .. Jo comercio carnal, Jo cual
aun cuando fuese cil"rlo al tiempo de hacer la súplica 1 Illf lo es .1
flllminarse dispensAs) que es cUílndo l'cal:uentt:: y ('l) tildo rigor
se otorgan, resulta que nu pu,eden ellas tener lugar por f./tllar la
cOlldicion bajo la cual se hdhia conccJi,lo al "icario gencral la fa-
cul ta.d de olor¡:;arl<l:s.
En todos estos casos es pnciso acudir nun3mellte :i la curia
I'omana á (io de obtener por medio dt: \lna nuen ex pusicion nri-
dica otras letras que revaliden la dispensa concedida, y se !JaU1an
letras de perin.de valert:.
Decoruhcs en su trillado de los vicarialos genuales 1 dicc q uro
l'Icgllll la práctica corrienle en Fl'anLia 1 hasta en lales casos diri-
gin,e .tl obispo, quien en visla de la nueva solicilud,pcnnit.e:i las
partes de la ¡\ispct1!ia á pesar de tales ) Ulas (p.l0
mas !ji el tit>mpo que [ucra necesario para acudir otra \'('7. á Roma,
jllHlicse causar algl111 escándalo ó iLll.'ollvenit'lllt'.
El rcio calnal habido despues de la flllminacioll de las dis-
pensas, aun cuando no deja ue Sel' un grave pecatlo, no las ataca
ni per·judica , y por consiguiente no o¡':ig:t á redir su coulirma-

Ctl'l1 •

126 l'SA" ÁDO


§. 111.
De la fulminacion ,le 'las dispensas,
302. La fu!minacion de las dispensas es una sentencia en virtud
-oe la'('ual el vicario gentral á qnien ellas fueroll dirigidas, despllcs
ele haber tomado una infol'lDacillll de la verda(1 de tus hecbos eX-
puestos en la ordena que Jos 50lidtant .. s dísfrutcn del
efecto l\e las misma!!, yen ClHlsl'cuencia tes autoriza para casarse.
rigor la fulUlinacion contiene la concesion de la dispensa.
Las letras de la curia rumana solo contienen tWl ('cmision y po-
d('rc" por el papa al l'icatio H'-'Ilel'al á quit'n va,ll dirigi-
dou;, para que pueda otorgar la dispensa. así que se halle jUI'Í\lica-
mente spguro .le la verdad de lus heciJos n.clatadus en la Slíplica.
sE'gun en f"1 artÍcolo anterior. Luego pues con la scnleocia
de fullllioílcion otorga t:ll rralit!:;c\ la di . .,pt'llsa el \"-icario general,
no por autoridad propia, sino por la del papa (lue le fué delegada
con las letras de dispensa.
303. Para conseguir f'sta sentencia la'! pades presentan las le-
tras al "icario general á (Iui¿ll van dirigidas, con \lll escrito en
fJne piden se proceda á la fulminacion, El "icario general provse
que admite la comisiotl, y manda llue pase el expediente al pro-
molar. A tenor del Jictl:lnJ!'o liscal, !HJgeta :í un itlten ogal.orio á
I<lS pOI tes acerca de hechos I't:latados en la stÍplica ,.y l'(·cibe
lJl"c cllos ({ue puedell He!' los mi.'u)os parient.es de las
tes. Por fin pasado tojo al promotor, y oiJo su JictáIllen , . fulmi.
na In dispensas, ú Jeclnl'a no hdher lugar á ellas.
30'1-. Si el vicario general en virtud de la illforrnaclon I'ecibida
conoce qllP. el ht!cho conlenido en lastÍplica es como (lue en
tal caso la dispensa obtenida es obrep.licia y nula, no de he fulmi-
narla, sino unlararla improcedente. Preciso es no obstante
tinguir si la falsedad recae sobre algo que liea esen-
cial, ó hi{,1l sol,) indifacnte. Hecaerá sobr'c algo csrencial, si es
soure t:1 impr.:uimcnto, CÚluO sise hulliese Ji:.'hu {jHt: lossup1ican-
tes eran parientes eu cuarto grado, cuando lo !ion en tercero, ú
sobre la causa t:il (lue la funda, comu si se hubiese flSC-
gUI'rtdo (Iue las pdrtl's habian comercio cilrnal, siendo falso,
.::>íse hubiese dicho que un,l juren IlédJi:t cump!idu sus n:inte y

I


I
DEL DIL loUTRIMOPlIO. 12,.
cn.afro años sin hallar con quien casarse, siendo Hi que solo tenia
veinte y todos la dispensa seria t,brepticia y
nula, y el 1'¡C3f(O genl'ral debel'la guardarse de fulminarl<1.
Respeto u.e esto, nada importa que la Calsedad en la súplica 8e
11ó1)'3 cometido con participadon de las á sin m noticia.
Tampoco importa nada 'lile lo ,·'H la fHíp1ica Cuese YA frtl-
so al til'ITI¡lO de impetrar las letra.q en la curia ,'emana, Ó <ju·e solo
baJa sobrevenido la falsedad pOI' un acaceimienlo posterior an-
terior no á la fulmillólcinn de la dispensa, COIllO si s: hu-
hiese que una joven se hallaba indotada, y esto 'Iut! t'la cicl'-
lo a! tiempo de exponerlo. liuhiese resultRdo falso uespues á causa
de haherle sl;hrevcnido á esa jÓl-"Cn una pingüt> herencia'. La 8uto-
ridad.(j.ioC<!sana que solo tiene la comidnll para declarar la dispp.n_
SI, n Ita esl,' no deLe fulminarla, Mas si la herencia no hubiese
sobrevenidu hasta t1e'spl1rs de la fulminat:ion de la disppnsa, se-
mejante suceso 110 perjudicaría la dispensa legítim:utlf'nte IIllteni_
da ; dfortiori 1 si la lal herencia sobreviniese Jespues tlel matri ..
lnOIlIO.
el co.nh·ario si los llechos ale.gado.'l eran falso'! id tiempo de
la unpe.traclOll de las Idras, como si ¡¡¡ joven de Iluiell se dijo ha-
lIal'st.: II1dotadíl, tenia á la s;¡zon un doLe hien regular' j por mas
que por un suceso posterior resultase exacto lo Ale-gado, por ha-
]lL'r perdido esa joven todo!! sus bienes, lñ dispeosa úhtenida COIl
una falsa relacion, no dt'jil nUllca de lel' obrepticia y nula, J' no
debe ser fulUlinadñ,
Si la falsedad que se halla en la :Híp1ica recae solo una
cosa indiferente, no deberá impedir t1ue yiCóll'io general fulmi-
ne la dispensa; como si se dicho que unil joven habia
cumplido SltS treinta)' cinco sil} l.ailar nlarido, )' 1\010 lU\'i('se
treinta y cuatro; pol'(!ue en edad tan 3":W"latla , lo mismo tia pora
\;\ otorsacion de Id dispensa, f{Ue la s(llicitante tcnga tl'l'inta y
cinco, tille treilita )' CUlLtl'O 1 5.illlllo intlifcn:llte pAra el caso un
año mas ó menos.
Si en la stíplica se hubiese CSC:lpiHlo algull errol' sohre el tlolllhre
de una oe las partes) como ella sea en otra mallera soficii'ntemen-
te tlf!signada, tal CITOI' no dehe ser obstáculo parA la fuhnjnacion
de la dispema.
Cuanuo la Slíplica n;:,da contiene que no (:f'a l'i't'Jadf:ro, la Jis-
Ilcnsll no será obrcpLicia; PC1'0 no coulirllt: tuda lo tille dehieJ'a

128
TRATADO
1';onlener n. 296 y siguientes), será entonces
replicia, y tampoco 1..1chcrá ser fulminada.
303. caso (le no poder flllminarse la :í cansa tll: ser
ohreptieia ú subrepticia, ('11 otro tiempo H<t pl'('('iso f!endir de
nocvo á noma para impetrar otra. Mas el autor de las conferencias
de P;¡ri!l nOR enscila qUR al presente el constante es de aClulir
al ohispn <lllien dispensa lo que falte:í la del papa, perlllitiflndo
por consiguiente á su vicario e/neral á quien \'8 dirit;ida, r¡ lIe I.a
fulmine. •
Lá rUdn que de esto dá , f'S <¡oc un hreve (le dispensa (I¡rígido
al general de la diocesis de las partes, no ,Jp:he ser consi-
derado ('omo un ),revf' puramente atributivo, á la manera de un
hreve dirigido á un obispo solJre un de personas que no
fu('scn de su diocesis. En el cumplimiento de esos bre\'es pUl'a-
mente atrihnti,'os el delegado (Iehe encerrarlle en lo.:;
miludato, no debrl por ninglln egrccli fines mandati. }-l('ro el
hreve tle dispcllsa es mas bien que atl'ibuti\'o! excitativo, es decir,
<llIe el papa al cuyial' al \'j..:ariu del onlinariu la facultad de otorgar
la di¡;¡H'USa, exoita, resnscitd y de,'uelvc en cierto modo al ordi-
nario para el caso dado, el poder '{ue ese obispo f'n caiidad (lc
obi..¡po y de ol'di!lMio tenia ya para concedel' dispenc;as á sos dio-
Cf'sanos, y (!UC en ruerza de la pl'escl'ipcion habia dejado perder.
Rlóstahlccido pues el olm,po para el ca:,o dado en su poder, 'podrá
6utf)nCeS tli.':ipeusar y suplir lo (Jlle fiiltare á la dispens3. del papa,



I




APENDICE
DEL DEH.ECHO ESPAÑOL
,
wlHm n¡sPI.;\·S.\S.
----_ .... --

En España hay en calla olJis(J<lllo fin expclliciollCl'O, quien
-cuida de l'CCOC'Cl' tOllas las solicilud<,s á impL'tl'¿u' la dis-
pensa ,le alGullo dt! los imlwdimculos .lil'imentl's tlcl
nio. Este funl:ioual'io fOl'lI)[\liza uua lista de todas las en
la (lile solo (:oust:l1l los UOll1bl'CS de los so!icitautes. el impetli-
mento tle piden tlispclJsa, la causa¡a quc fundan Sil slÍpli-
ca, y la torma en que fn pillen, es dceir, como pobres 11IlL'<JIlC
ninguno de los dos conlJ'tlCutcs fCIJG'a con los
tos, ó como ricos pOrf¡Ue facultades. Esta lista \'isaJ(l y
rubricada pUl' el obispu, se manda alminislcl'io (fe
al mismo ministl,o , IIIHH'a de a11B1'1 tic
alli se manila al Ú (11: IH'll'O(:ios el! noma, y
• "tJ
por lIledio del He.\! en aquella cOl'te que cnitla
pccialmclltc ('stc se pillen y 1.'1':;;
S<l!l. Aun cuando van a ol'tlinurios
J
vnclvcll sin allllinistcl'iu de
, dOlulc son uespachadas á calla !Sin ""I:'io 1 s'¡ ,'un aJ
-vicario G.'cncl'al y con él si van .i U1I obi"'pa!lo (llIC :-;e halle en sede
,-ac:mtc. I ... a l'aZOll de esta consiste IllIe los ,'icarío8
generales ll.Jcm:\s tlcllHHuhrltlHicllto lichCIl la ap"o-
bacion y s:\tH:ioH del monarca fIlie la !la y t'(lIlsidcl'a al ,-icario
ncral como á juez cjcl'ce la juristlit':ciOIlI"'al en vista los
títulos y documentos 'plC Ilall de sede prcsellt,ullJ!'I en justifica-
cioll (te (IUC el ilgl'aciado [101' la autol'idtHI crlesi:islica reune los
9


1iiO APp.l'IDlca •
estudios l' grAdos nceesarios para ser juez ordiuario: lo cual no
sucp:de COD el "icario capitular. Asi es fIlie el breve ocl papa tii·
rigido á ulla nuloa,jllad eclesiástica que la ci\'i1 eousidcl'a COIUO
juez. I'l'al , no lIecesita el pase J'egio , cuando lo necesita d que
va tlil,jgido á una meramente eclesiástica 'Y en cuyo
Ilomlll'amicllto ninguna julen'cne¡on lu,",o el POlll!I' civil.
Lns dispensas l'cscl'yadas las pide el párroco ó confesor
tameute al pap3. : como &irveo únicamente ·para l'csol\'cl' un caso
de conciencia, ni (101' otra parle IlUCtlCIl pl·(I¡Jucil'.pol' si efecto
allJllno ell t.J fuero exteruo J fuera del lod0 superflua la intcrven-
cío n de la autol'iJ:ul ci\'il.
Es digno dc Dotal'se <I"e en hay la costumbre de que
cuaudo uno de los COllt1'3cntcs se llalla en el cuarto &ra¡)o de pa-
rentesco y olro en el quinto, se pide al obispo, no la dispensa-
don del illlpedimr'nto que 110 existe ,sino la dcclkl'acioll de que
110 hay ninguno. De 3qui IH'ocede la \'lllgal' ! clJui,'ocada 0lli-
oioll de 'lue los obispos cspafiolcs dispensan de alffunos
manto!'.
Fon euallto á la cucstion .rIlIe Pothicl' sobrc si les cabcli
á los ohispos facultades llara cOI'recil' defectos ue que .auo ..
leuan alguuas dispensas, "Y que haban filie 5e considerc como
obl'cpticias ti suhrepticias , sin entrar en las illycstiG"aciolll's que
acerca del dUl'cho hace el autol', y limitándonos á la cUl'stion
de hr>dJO , dil'elllos (lile en España los en casos Ul'gentes
cOI'rirren )' wplcn tales rrefcclos eu ,'irtLHI dc facnltaucs que el
acoslumlJl'a eoncederlcs para gl'acias ti indultos especiales
{pIe casi sie.mprc acomptlñan á Jos mislUod lIomhramieutos, Ó les
son lll<lI1datlos despllcs. De todos modos es (ll'cciso no perder tie
,'istfi (llIe se lt·tlta dc los defectos emanados de omisiones ó supo-
de hechos (loe modifican la.s cil'cunstancias de los CO'n-
traeoles, sin at'cctal' al impedimento ni ocultar alguno, I .. as dis-
pensas ohrrplicias ó subl'cpticias deben consideruse como ,'i-
ciosas, "el") 110 como nulas. Asi se dice que los ohislJOS las su ...
¡,l('n y , y no cltlC las validan.
,
,

I
I
1





PlRTE e !RTt
·DE LAS H1Hl\IALIDADES UEL J>H )\UTltllUO!\IO \' nEL

TESTl)IONIO QUE DE EL DEBE LEVANl'AHSli.
No entendemos aqui por contrato de matrimonio la escritora
que contiene los pactos ó capitulaciones matrimoniales, sino el
matrimonio mi"mo, es decir, el acto solemne por el cual dos con-
vienen en recíprocamente por ruarj(lo y mugcl'.
,
Entre las formalidades (pIe se reguierea para :este contrato, las
hay tales, que sin ellas el matrimonio no puede contl'aerse válida-
mente, y su falla lo haria nulo: de estas trataremos en el capíln-
lo primero. Otros l'equisitos hay cuya' iuobservancia no hace nulo
el matrimonio, )' de estos trataremos en el capítulo segundo. En
el, tercero hablaremos teslimonio que debe levantarse para
fundar la prueba del matrimonio.
CAPlTULO L
DE LAS QUE SE REQUlEUEN l'AltA EL

Nto PUEDA CELEUl\AUSli YALIDAIUENTE y CUYA lNOUSEUYANCIA

LO llACE N"ULO •
• --

306. Estas cosas lIon , 1. o el consentimiento de las partes; 2. o
en casos el de ciertas personas, consentimiento que indis-
pensablemente debe acceder al de los contraentes, 3.° la celebra-
cion del matrimonio en faz de la iglesia, y la competeneia del sa-
cerdote llue lo celebra .



132 TaJ.TAno
SECCION l.
,

DEL nE LOS CONTRAENTRS"
307. Es ei matrimonio un contrato que, como los demas, 5010
pucde cekbraJ'se por cOlJsentimiento de las partes. Asi pues las
cosas contrnrias á ese l'onscntimiento y lJue lo destruyen, forman
imlH.'dimentos dirimentes que hacen <-lue el matrimonio no pueda
enh'nderse "álidamente celebrado.
Tales son el error. la violenci3 y la seduceion , de que
hablar separadamente.
ARTICULO l.
OEL Ennon.
--

§. l.
Del Cl'ror en la lH!J'sontl.

vamos a
308. Es evi!lente que el error de uno de los contrólentes que
sobre la p!:!rsona mi!'!ma con quien se propone casarse, 0:::5-
truye su consentimiento.
Ejemplo: Si con el propósito de contratar con Maria)' de ca-
sarme cno ella, doy mi pa.labrsra de matrimonio á Juana (Iue se hace
tomar por I\ldria; es evitlente fIne no hay consentimienlll y noe ,. .,
el matrimollio que he conlraiJo con Juana que yo creia ser Ma-
I,ja, es nulo por esta razon j porque en esta especie DO se halla el
concurso de lAS dos voluntades en una misma cosa, duoTllm h.
idem placitum. consensus, ya quP. si Jua'ua quiso casarse conmigo,
JO no quis!.! casarme con Juana. Mi 'folont.atl no ha coincidido con
la suya in idem placitum, y al decir' que la tomaba por espOSfi, no
era á ella á (juien se lo decia, sino á Maria con quien pensaba ha-
hlar, y (Iueria casarme.
¿ Quíd juris, si se proha'3e (Iue al casarme con Jl1ana en la in te-
tlgenoia de ser Maria, tenia mi fololltatl. dispuesta ;, casarme con
,


,
\
I
I

,UBL CONTRATO nBL MATI\lMOIUO. 131
J aana , á haher sabido ser ella la que !-e me queria lIat' por esposa?
Ann entonces fuera nnlo el IJ):Jtrrmonio por falta de consenti-
miento; porque para formarlo no hasta decil' que habria qUCI'ido)
sino (jue era preciso querer efectivamente. Ahora bien no puede
decirse que quisiese en efecto casarme con Juana, puesto que
creia casarme con Maria.
309. Empero si despues de haber reconocido el error,
to en tomar por esposa oí Juana que al principio habia creidoser
Maria; este consentimiento rebabilita mi matrimonio con aCloella
muger, el cnal antes de ese consentimiento era nolo. De ('sta sllt'l'te
fué rehahilitarln el matrimonio dc Jacob con Lia" cuando uesplH>s
de haber I'eoonoddo que la mup;cr que se le babia dado pOI' ('sposa
113 era con quien él se proponía casarsP- > sino Lia, consin-
lllí en V)mal' á esta.
Si rnf' casado en fax. de la iglesia con Juana tomándola
pnr J'\hria , aun cuatHlo no huh¡ese reconocido mi error, ni reha-
hilitado el matrimonio hasta despues de la bendicion noreial, no
ohstante siendo secreto el p.r.Ol', basta rara la pnhlicidad y vali-
dez del matrimonio la bp.ndirion que pl'eceJió á mi consrntimten-
tú, aDn cuanuo el DHttrilllonio en rigol' no fué conlraido hasta
en el acto de datO dicho consentimiento. En tal caso no es
i,reciso que medie otra nneva bendiclou.
S· 11.
Del c,.,·or RCCJ'ca tle la calidad tle la IJc,·sona.
310. Cuando ('1 error recae solo solJre alguna calidad de la [lr'r-
sona, no el consentim:entll para la
del matrimonio, ni impide SIl ,·alidel.
Ejt!-mplo: Si me huhil!!le ca:-;ado con I\h,.ia cl'e)'l'indol:l Ilohle t
aun cuanuo en realidad fuese de la mas h"ja condicíon, () creyén-
dola virtaosa fnese prostituta, ó creyéndola de buena repntaciol1
estuviese infamada por una sentencia jndicial; el matrimonio 110 de-
jará de ser válido, á pesar de este error.
En vano se dirá (Jue yo no hahría qUf'riJo casarme con ella á
haber sahido 10 (loe acerca de sus ignoraha j por-
que para la validez del matrimonio contl'aitlo no es necesario qlle
yo hubiese querido teniendoconociuliento de lo (loe despues des-



- f34 TRATADO
cubrí, basta que realmente h3.Ja querido, y ese error acerca de
las cil'cunstancias no esa voluntad, ni destruye el consell-
timiento gue efecti,'amenfe fué Jaun. Todo lo mas que hay es un
arreppntimiento, pero la naturaleza de contrato <¡oe lo hace
indisoluhle, no admitp. relroclacioll ni I'escision. Así es que aun
cuando yo hubiese sido intln,cido en e.'ror por dolo de la propia
Maria, no podria pedir la rescision del contrato por caosa de
dulo.
Se ve pues que el error acerca (le la calidad de la persona es-
muy diferente del error en la persona misma. Este último es in-
compatible con una cosa que e!l de la esencia del contrato J pues
de la esencia del contratO':5 'pe haya un hombre y muger que
se qnicran tomar el uno al otro por espfBos, lo cual no tiene lu-
gar cu:¡ut\o !¡] muger Y,tlC parece tomo por esposa 1 no es la misma
COIl qnien )'0 quiero casarme, :\Ias no es asimismo de la esencia
del matrimonio que la moger que tomo por esposa tenga estas ó
aquellas calidades que ylJ creo que tiene: hasta que sea la muger
/l"e creo es.
311. Este principio sobre que el error acerca de la calidad de la
persona 110 es un obstáculo para la validéz del matrimonio, recibió
una excepcion respeto dt:! Ins esclavos. J tlstilliano en su novela 22
cap, 10, decide (IUC el uBtrimoniu que contrajese con una esclava
t:reJf:ndola libre, es nuio de pleno derecho, Los cánones decideu
lo mismo, á menos qu'f) dCf.pnes de constarme la condieion de la
que h,.¡Jlia tOUl.1do por llIuger' creyéndola libre, en re-
tenerla como tal. Lo m¡!tlno succtli'ria, si una muger se hubie,<;e ca-
sado con UIl hombre creyó libre, siendo esclavo; can, Si ql(,.is, 4,
causo 29, qurest. 20 El concilio de Cumpiegne, celebradu en 757
estahlece lo mismo en su canon 5. Igual es la de Inocen-
cio 111 t'1l su decrt::ta\ I]UP. se hallil en el cap. ult. ext, de conj.
seT'\'. , respeto de un soldado c¡ue tomó por muger unn esclava rJUC
cl'cia libre J pues d¡ce r[lw Jespne.o:, sALH'.r la condicioll de esta
111l1ger ni d!! h.echo ni de palabra comientt! en tomarla por esposa,
d(.'he permitirs('le dejarla y tomar Gtra. E'Ite papa no lo ciue
fd canon quis Antes cita{lo) á saber, que el hombre debe com-
prar ó ré .. catar á su Dluger j .y en eft:cto ese hombr'e ninguna oJ,li-
g<icion pueJe baher contraido una muger que 'Ie clJgaiió:
Qtlod /zullu,tn est) Ru.ltum producic tfoctum ; a'li es 'llIe lo (jlle dice


,


DIL I;ONl'a.l'l"o UB[. MATlIMor;lO, 135
el callan Si quis debe pasar COIDO un consejo de caridad cristiana,
no como un precepto.
Alejandro lB)' Urbano III suponen asimismo en sus decrrtales,
cap. 2 y 3, exlo d. t" qne es nulo el matrimorio bajo tal erl'or
contraido.
312. Abolida la esdavituu, no pueden tener al presente
cion algnoa estos
,313. Alguna dificultad podria presentarse respeto (lel error que
reca)'e!ie sobre el estado civil ue una persona, como sí una mugel'
se hubiesc casado con un hombre que ella creyese gozar ele todos
los derechos civiles, y se hallase que era ci\'ilmellte por
haber sido condenado á un destierro pCI'petno del reiuu J Ú;.Í
ras, ó á pre'sidio con ¡ <le donde se hubiese escapado .
Tal error tiene mucha sf'mejanza con el que versa sobre la calidad
de esclavo. El matrimonio {loe c.ontraigo con unA persona
dala en el pleno goce de su estado civil, es en mi intencion un ma-
trimonio civil con todos Ht" efectos civiles j v no obstante seme-
-
jante matrimonio no puede celebrarse con una persona
te muerta, como tampoco podria contr?erse con un esclavo,
Sin embargo no hay Ir.r ni canon que declare nulo el matl'Ímo-
¡iio con tal 1'1T0r contr¡¡ido: por el contrario hay sentencias dc
tribunales que declararon válidos esos matrimonios:
314, Si el error que solo recae sobre las calidadeS de la pel'sona
no perjudica la del matrimonio, con maJoria de razon 110
lo perjndicará el error que recayese sobre el nombre, con talque
constase de cierto la per'iona. Aquella regla: Nil facil e1'ror /to-
minis ,quum de persona constal) puede aplicarse;í lü\lo género
de 3'Juntos.
ARTICULO 11.

DI'.: L,\ \'IllLENCI,\ 1 bE Lo\ SEOUCClf)N.

315. Hay una especie;de consentimiento en atlllel quc hace al-
guna cosa por fuerza, pOl' grande qne sea la <fue se emplea "al'a
compelerle á ello, puesto que se decidtl! á hacerlo por UlI acto
meditado de su voluntad, Prefiere hacer aqnello á que se le fuer-
za, lilas bicM que exponerse al mal con que se le amenaza caso da


136 TRATADO
no hacerlo: luego quiere l.acerlo, r¡ui mavult, vult. AM
Jiccn los jurisconsultos: Coacta i'oluntas, volunlas est;
qula coactus volui; l. 2 J} S. 5, quoi meto
Asi qae en el que contrge un matrimonio por fuerza, hay una
especie de voluntad de contraerlo, y presta suconsentitniento á,tal
ma tl'imonio. Ms!'> tal CPllse oli mie lito es ¡m perfecto prod lleto solo de
Ja vinlf'Hcia, y que concurre por otra parte con una voluntad cOI1-
traria !ll) contraerlo, si no se viesp. violentado el que lo (la. Sc-
me jan te C(lllscn ti ll1 ien to no basta para cele hrar yálidamente el ma-
• •
tnmonlú ..
El consentimiento necesario para tal validez, ha de ser
to, libJ'e y eSf)ontaoeo, incompatible con todl\ violencia qne se
ejerciese para arrancarlo, aquella máx.ima de derecho:
lVihillam conlrarium cO/1.sensui, q-uam vis et metns; l. 1.16 ; fr.
reg,jur.
316. No hasta sil1 emhargo un;;: vioj(,l1cií! cualquiera para repu-
far destruido el consentimit>nlo, y nuJo el matrimordo qne ulla
persona pretendiese haber contrai'lo por inerza. Es preciso que la
-violencia sea dI! consideracion , capaz de impresionar á una perso-
na qUt; tif'oe algll11a Grm('z<1 de ánimo: Úl- talis melus invellialur

lllalus, qui pOluil cadert in conslantcm virum j cap. 28, ext. de
SpOlls. Es preciso que sea vis alrox el adversus bonos- mores; l.
3, 5.1 ,jf quod /11,'. ca,,;.
1.0 Es neccsal'jo que se"", vis alrax, es decir, la amenaza de un
mal gl'<lnde, me(us mnjoris calamiCaús; l. 5 ,ji eod., )' que este
iBal é111H]fl31,<!se (:1) el IlJi'-i(wl 1l1QIllento C;¡So de no acceder á lo que
::;e proponía; Mewm prlescntem C$se 9pol'let, non sltspicionem
ferendi ejus; 1.9 ) eod. Si s-e hecho á amenazas
,"agas para hacerle consentit, en el matrimonio (jue contrajo, uo
'-ste (le <¡el' dlic\n. De la propia suerte tampnco flS nnlo el
nI<lt.rimol1io pOI' qlle lo haya contraido una jóven contra incli-
nacion )' por temor de disgustar á su pad,'e.
2. o E$ la "iolencia sea adversus bonos mores, es
tl('cir, A.,i es que si un hombre hubiese de una
jÓ"CII, }" ¡wcl;diese despucs á casarse con ella de miedo de que le
meJiesen en la careel en "il'tuo de un auto prision dado á ins-
tancias de la violada) ese llléltl'imonio válido, y serian inúti-
.les las r-edamaciolles yue despucs presentase ase homIJI'e sohre
her sido Yioleutado para cclclH'arIo; pOl'lluC el auto- prision


,
I

I










<37
DEL CONTRATO DEL ),!"IIUMOl'llll. I
tenido por la jóven, y del cual podia valf>rse, era un medio
jurídico y legal, y no una "iolencia bOllOS mores.
317. Teniendo la violencia esas dos calidades que aC8bamos de
designar, nada importa quien la 'haya hecho, ni qne haya inter-
venido ó no en ella la persona con (luien se contrajo ese matrimo-
nio violentado.
"318. Nótese que cuando la violencia reune esas dos cir-
cunstancias, el que se vió forzado á contraer el malrimonio, pue-
de acudir contra ese contrato y pedir su nulidad, por largo que
sea el tiempo transcurrido, y aunque tuviese ya hijos. Asi se de-
claró en una sentencia dada por nuestro trihunal supremo en 24 de
ahril de 1,651 , siendoasi que el que pedia la nulidad del matrimu-
nio habia cohabitado con su cónyuge tres años, y tenia hijos de
esta union,
319. La es contraria como violencia al conscn-
timim1to perfecto que se requiere para el matt'irnonio. Un cansen·
timiento arrancado por dolo J selillccion es tan imperCecto) como
el arrancado por violencia,
320, Dijimos antes, parto 3, cap. 3, art." 7 la
formaba un impedimento dirimente del matnmonlO la propia
suerte que el rapto.. Allá remitimos á nuestros lectol'es:
• SECCJON II.
DEL CONSENTUIIENTO DE CIERTAS PERSONAS QUE EN LOS ltIATRlw
MOl\'IOS DEnE A VECES AL IJE LOS CON TIIAENTE8.
ARTICULO 1.
I)SL DE LOS PA[)UES, MAURES, TUTOI\ES y
--
En estc particular es preciso el matrimonio de log
menores del de los mayores de edad, el de 105 hijos legítimos (ld
tle lo!! naturales ó bastardos.
,


• •
138

TRATADO
S· l.
Del consentimiento ,le los padl'cs , maclres, tutOJ'CS y Ct¿f'Q-
do)'cs que debe infcJ'vcnir en los mab'imonios tle los
110)'8S.
321. Todos convienen en que los hijos no deben contraer ma-
trimonio sin el consentimiento de sus y que pecarían gra-
vemente faltando para con ellos á ese deber. Todosconvienen asi-
mismo en que los menores que no tengan padre ni madre no de-
ben contt'aer matrimonio sin el comentimienlo de .o.tlS tutores ó
curadores. Lo único flue hay que investif;;'lres si el matrimonio de
una persona menor de edad, contraido de hecho sin el consenti-
miento de su padre y lfe su madre, de sus tutores ó curadores, es
ó no nu!o á causa de este ; he Ilqui la cuestion que v&mos
• • •
a ex.amlnar.
El concilio tifO Trento fulmina anatema contra los que dicen que
el matrimonio de los hijos de familia celebrado sin el consentimien-
to de sus padres es nulo; 24. Mas en sentir de Boilean en su
Traite des empechements de mariage, Cap. 9, n. 7, el concilio
solo entiende condenar la apinion de algunos protestantes que
pretendian qnc pOI' derecho natural los padres la
de declarar por s¡ válidGS Ó nulos los matrimonios celebra-
dos por !HlS hijos sin su cons>;ntimiento, ilin necesidad de (Iue hu-
ulIa ley positiva que los. declarase nulos; ya que dicho con-
cilio no decidió ni pado decidir que que hubiese UDa ley
ci\'il que ex.igiese en los matrimonios de hijos de familia el
consentimiento paterno bajo pena de nulidad, tales matrimonios
sin este consentimiento celebrados no dejarian por esto de ser vá-
lidos. La facoltad que tiene e1 poder ciyil para establecer aSl res ..
peto del matrimonio c. mo respeto de los dernas contratos las leyes
que mejor le parezcan, declarándo!m nulos caso de no ohservar-
se sus disposiciones, es una facultad esencial á dicho poder que
emana de Dios, y de que la iglesia no ha querido ni podido pri-
varle nunca, segun largamente!o demostramos en la primera
parte de e!'.te tratado.
322 .. Segun las leyes romanas los matrimonio'i,de 10.':1 hijos de
familia no eran válidos, como no precedido á ellos el con-



,
\
,

,

DEI. CONTRATO DEL MATRIMONIO. 139
sentimiento ele aquel que los tenia en su poner i In tantum utjus-
parentis prrecedere debeat; insto de nupt. in princ. i y en el
§, 13 a1lade el emperador: Si adversus ea qUa! d¿ri"ws aliqui co-
ierint: nec vir, nec uxor, nec nuptim 1 nec mat'rimonium, rzec dos
intc:lligitar, Los grandes pri,rilegios á l'Olltado!> no
alcanzaban hnsta (Jispensarles dI'! t'.<¡ta l'eg!.1: FilillS f.:mzilias miles
matrimonium. sine patris voluntate non corztrahit; l. 35 ,J! de rito
nupt.,
La iglesia nnnca se levantó contra esas leyes, ni consideró nun-
ca válidos los matrimonios contra idos contra sus disposiciones,
antes al contrario los consideró cama fornicaciones. Asi lo dice

formalmente S. Basilio en su epístola canónica á Amfíloco, can.
24. Esta era la doctrina de la iglesia en los tiempos de
.cator, como (jUC en la decretal q!.lC él <ltrihu)'ó falsamente a! papa
Evuisto, y que se halla en el de Graciano, can. Aliter,
causo 30, qUCEst. 5, se llaman adrtltería, contubernia, stu.pra et
fornicationes , matrimonia ¡acta sine. CO/1sensu parenlum .
En prueba de que el concilio de Trento al dt'c\arar válidos los
matrimonios clandestinamente c'elebrados por los hijos de familia
sin consentimiento de StB pad,'es) solo se refiere al caso en que
no hubiese ley alguna civil que 105 diese pOI' saca Doileao.
un argumento de aquellas palabl'.1s del concilio: Clarldestina ma-
lrimonia ..... rala et vera esse matrimonia, quamdill Ecclesia ea
irrita nonfocit. Luego, dice Boileau, opinaba el concilio llue la
iglesia podia deelarar nn!os rnat.l'illlonios haeiendo de la fal-
ta de consentimiento paterno un impedimentn dirimente. Los
obispos franceses llegaron á proponer, segun reliere Fra llaoto,
que se decretase esa nulidad, pero no fué admitido. Mas si la igle-
sia tiene ese derecho, con mayoria de razon debe tenerlo el poder
seglar, ya que el contrato de matrimonio de la propia suerte que
los demas contratos, pcrtcnecf:' al ()t'den político, y por lo mismo
á la autoridad civil incumbe establecer en él las disposiciones y re-
gIas que crea convenientes para su validez.
3l3. Sentados tales pl'eliminares redtícese nnestl'':¡ cuestion oí
nn hecho, á saber, ¿ tenemos en Francia un."! ley que declare
los los matrimollios de los mellores cell:!bradolJ sin el cc,usentímien-
to de sus padres. tutores <> curadores? Por ley de nuestros reyes
• •
de la primera raza, un hllmhre no podia casarse válidamente con
140 TiI.,Al'ALlO
una, hija de familias sin el consentimiento de su padre, á quien
devolvel'la con una multa de 40 sueldos adcmas, si él se la
pedía. Asi se halla establecido en los capitularios del rey Dago-
berta, }la rte p,eglluda fJ UP tiene por t ítnlo Lex alemannorum, cap.
54) arto 1. Asimismo en los capitularios de los reyes de la segunda
raza, de que hi1.0 una coleccion lib. 7 , arto
-163, leemos, que para qne sea legítimo el matrimonio, P!! preciso
pedir la consorte á aqaellos qae lienen sO)lrc ella jurisdiccioll.
324. Estas leyes h¡¡bian caido en desuso, segun se desprende
explícitamente del edicto dado en 1556 por Enrique II. Este
edicto despues de lamí'otar que los hijotl dI! familias por una vo-
luntad carn&l , indiscreta y desordenada contraian matrimonio
. -
contra la voluntad y gusto de sus padres, sin consideracion al te-
mor de Dios, al honor y respeto y ohediencia que á sus padres
deben, establece que los que asi se porten, podrán ser deshere-
dados por sus padres y madres, y revocadas por estos todas las
donaciones que les hubiesen hecho. Los hijos de familia qae ten-
gan 30 años)' las hijas que tf'ng-1n 25 1 solo deberán pedir el con-
sejo de su,; padres, no aguardar su consentimiento.
325. Este edicto fué' confirmado por otro de El1ritlue In en
los estados de Blois, arto 41. En el arto 40 se mandaá los párro-
cos q'ue se informen de la calidad de los C]ue quieran casarse, y
les probibe casarlos siempre que se hallen en poder de otro, y no
tengan su consentimiento, hajo pena de ser tratados dichos pár-
rocos comoJautores del crimen de rapto.
326. Luis XIII en 1639 despnes de considerar la ineficacia tic
las disposidones de sus predecesores, adema s de confirm::lrlas, de-
clara á los hijos de familia que conb'aviniendo á lo mandado se ca-
sasen,> indignos é incapaces ¡unto coo los hijos que de tales ma-
trimonios tuviesen) de toda sncesioll de, sus padres, madres y
abuelos y de cU.llquier otra directa ó colateral, siendo nulas y
aplicaderas al fisco las disposiciones contra esto se hiriesen.

Aunque estas leyes al parecer se limitan á conminar penas con-
tra los matrimonios de los bijas de familia celebrados sin el con-
sentimiento de los p;¡dres:> sin declararlos nulos; no obstante si se
atiende con lada el espíritu de las mismas) ¡.;e yerá que
realmente lo" consideran nulos.
El arto 40 de la ordenanza de Blois) al declarar á los ·pá,'l'oCOS
(jue hubiesen asistido como ministros á un matrimonio contraído

,
\
I
DEL COllTRA'Jú DEI. ltIATRlMOfiIO. 141
sin consentimiento paterno ,fautores del crimen de rapto, !óupo-
ne necesariamente que tales enlaces van acompañados de la scdnc-
cion,> y como este solo vicio basta para hacer nnlo un matrimonio
resnita CIl1C lo sedn todos los contra idos sin <licliO requisito. La
seduccion ell cuanto á 10i efectos de la nnli(lad sr funda en una de
presunciones que se llaman juris , mas no par<i acmal' de ese
crimen á los que promovieron el ITIlürimonio. Se presllllle una,
en la cosa misma, pero ni se inqniere tan siql1i:ra qu:
persona la haya cometido. Y dUO cuaudo aqoella qUien
un menor, solo huhiese consentido pOI' su desgraCIa .en,el matn-
monio, pues halló en él la infelicidad, no por deJ,ana de pre-
snmirse la seduccion, segun lo observa muy bIen D Aguessean.
Para comprender toda la fuerza de este y de o.tros argnm:ntos.en
favor de noestra opioian , es preciso leer el dlSCUl'SO de dICho JU-
risconsulto en la causa de Melchor Fleuri, contra la sciíorita Re-
zaG qoe se halla eo el tomo tercero de $OS Clbras, y es el trigesi-
mo 'primero de sus discursos forenses: .Los de e.ste gran
magistrado están escritos con tal 1 que es Imposihle cer-
cenar una palabra ni extractarlol-l, sm qUitarles toda su fuerza.
327. Aun cuando un menor frances hubiese contrai<lo el ma-
trimonio sin consentimiento de sus padres f(lera del rein(l y en
)ais en (lue la" ¡eJes no declarasen nulos tales. matrimonios, no
1 1 b· .
,1ejaria por efo.to de ser declarado nU o ya lISIVO, segun vimos an-
tes, n. ,.'.
328. La aUilencia de los padres no dispensa al hIJO de pedir Sil
consentimiento, con tal qne se sepa elluga,' de su residencia. La
aprobacion que tlieílet) al matrimonio mns cercanos
convocados al efecto por el juez no suplirla va\lllamentc el
de tal consentimiento, y no purificaria el contrato del vicio de se-
dnccion que se reputa inherent.c á él. Asi se habrá 30
años respeto de un matrimoniO de una sellorlta de es.ta mlSma
ciuuad de Orleans, cuyo matrimonio habia sirio celebrado sin el
consentimiento de su madre que se hallaba á la sazon en Sto. Do-
mingo. El juez real habia aprobado el dictámcll ,le Jos parie,nte
s
consintiendo el matrimonio. En nlé¡'itus del reC-tlrso de nulidad
interpuesto por la madre) este matrimonio fué declarado nulo y
abusivo, apcrcibiendoseademasal juez de Orleam para que en ade-
lante se abstuviese de homologar tales permisos.
• •
329. Si los patlres se hallasen ausentes de mucho tlcmpo 5111
,'lUTADO
que se sepa sn paradero; previa informacion y justificacion de f'S-
tos cx.tremQs) podrá suplir su consentimiento el tutor ó la fa-
milia, ,
330, De la propia suerte deberá procederse, si los padres e!;-
tuviesen fuera del reino por causa de nligion, Hallándose ausente
uno solo de los dos, tres ue los parientes del expatriado suplirán
su consentimienlo,
331, Con mayor razon podrá presr;inuil'se del comentimiento
del padre ó de la madre qne hubiese perdido su estado y sus de-
rechos civiles, ora sea por profcsinn religiosa, ora por hi:lber sido
condenado á la pena capital. La muer·te civil les despoja de todos
sus derechos inclusa la patria potestad.
Esto debe tener lugar si al casarse el menor sin el consentimien-

to <.le su padre, se hailase este conuenf\do en rebeldía al último
suplicio, por was que despuescompareciese y fuese absuelfo. Aun
cuando el estado civil del padre reputarse mas bien sus-
pendido que pcnli(l o enteramente, J aun cuando en virtud de la
fuerza relroacti':a de la absolucion debe reputarse qUe nunca 10
perdió; no obstante hasta que al tiempo de celebrarse el matri-
lDonio el padre no estuviese de hecho en el goce de los derechos
civiles, J se le c(lnsiderase como fugitivo J para que el menor tu-
viese entonces el derecho de presc-indil' di! su autoridad paternal
,
haciéndola suplir por MI tutor ó familia.
En curroboracion de esto puede cit'lfse la ley 12: §. 15, ff. de
capt, et postlim. reverso , que decide que el matrimonio raiJo
por un hijo de familias sin d consentimiento de 5U padre que se
llallaba á la sazon cétntil'o, es ,'álido, por mas que el padre á su
vuelta haJa recobra(lo, jure poslliminii; todos los derechos civi-
les, J. se repute no baberlos perdido nUrlea,
Sin embargo creo que en conciencia los hijos deben pedir)' ob-
- tener el consentimiento de ·sus padres) aunr¡ue no se hallen en el
goce de sus derechos, porque la muerte civil puede relajar las
ohHgaciones civilefl J mas no las naturales, y natural es en el hijo
el pedir el consentimiento paterno para Su matrimonio:
.civilis raLÍo naturalia jura corrumpere non polest,
332. Resta ulla cuestiono En el caso de haber pedido el menor
• • • •
el consentimiento dc padres para un matrImonIO (1'le pretende
serie muy vtntajoso, y de ellos sin alegar empero 1'8Z0U
alguna, ó alegándolas malas; ¿ podrá ser dispensado de ese consen·

I
,
I
I

,
,
,

DItI. COITlU,TO DEL 143
timiento por el jllez t oido el parecer de los parientes) y preTia
esta autorizacion Pl?drá pasar á la eeltbraeion dcl matrimonio?
.. Op1no que por lo regular el jélCZ 110 debe dar tales dispensas, por-
que no es de presumir que si tan ventajoso fuese el cnlace! Ó no
hubiese razones muy podcrosas (¡ue tal vez la prudencia Aconseja
callar, un paure denegase á su bija el eonsentimiellto para ca-
sarse.
Casos podrán presentarse no obstante en gue las ventajas del
matrimonio para el cual niegan los padres su consentimiento, sean
tantas y tan evidentes, y la injusticfa de la repulsa tan manifiesta
que haya ele permitirse á los jueces que sUL)lan este consentimiento
oyen do siempre á los parientes.
333. El menor que no tenga padre ni madre, necesita para ca-
sarse el consentirnleuto de su tutor ó curador. El párroco no po-
, .
drí casario sin que le presente ese consentimiento j J iii de hecho
lo casase, á instancias del tutor Ó CUI'arlol' deberá declararse IJltlo
e\ matrimonio.
Esto deue entenderse de lo'! tutores ó curadores gue tienen á
los menores eD so poder, no de los simples coradores ad que
se dan á los emancipados.
334, Hahiendo un tutor honorario y otro onerario, deherá dar
su cunsentimiento el honorario I purgue á él le incumbe la guarda
. de la el tutor oncrario es para la admil1istracion de los
bienes.
Si un menor tuviese un tutor en Francia y otro en las ca/unias,-
l\ecesitaria ('1 consentimiento del tutor delluf;ar en que al morir
tenia su domicilio el padre, y ¡ulemas uirse á lo!! pariente!>
reunidos ante el juez que lo nombró. En casos al'duos deheria ob--
tenel':ie tamhien el eonsentimientu d,el otro tutor tille podl'ia dado
ante el juez de su domicilio,
33:'), El conseutil1lil'Ilt.1 de los tutor'es ó cm'adores es 6010 nece-
,
safio cuando el menor no tiene ni padre ni madre. Si "por negarse
un padre ó una rnJdre á servir la tutela'de susjbij'}s, se les hubie-
se Ilombrado 'á ejtos un tatol j como que el,padre ó la madre no
dejd por de tene\' la guarda de las personas de sus ]¡ijosJ
siendo el tutor un admillislrador de los bienes, ellos serán los que
tendrá u (lUC prestar Sll consenlimiento al de dichos
hijos. .
336. Hay alga nas € entre el cons(,lltimiento qUe! de"
,


,
,
t·44 , TlUTADO
hen prestar el padle y la ma(lre y el que toca á los tutures (í cura-
dores.
1.° Ni el padre ni la madre tienen que tomar el consejo de los
demas parientes flara ntorgar el comentimiento: el tulor por el •
no dehe otorgado sin uir el parecer de Jos parientes mas
pró'i.irnos det menor, asi p<ltcr 110-: como maternos, á al
de he convocar ante el jllfZ.
2.(> El consentimiento f{Ue los tutores l) curadores po-
tiria suplirse con mucha mas facilidad el de los padres. En
caso de negatil'a,por parte (II"! a(luiOllos
J
el juez permite al menor
que conyotlue á sus parientes mas cercanos ante la presencia j11Ji_
cia.l, y allí oiJo y anotallo el parecer de cada uno y la rRzon en
qlle lo fundan, se reserva tomar la pl'ovidenciaJol'wal que mas
justa le parezca, negando Ó concediendo su autorizacion para.la
celebracion del matrimonio.
3.
u
Finillmfnte, y esta es la priucipal diferencia" la falta del
de los padres hace nulo el matrimonio por hacer
presumir necesariamente la seducciun sin la cual no puede supo-
nerse que los hijos menores hubiesen menospreciado la autoridad
paternal. Al contrnrio la falta del cnnsentimiento de !os tutOl es ó
curadores no hace nulo el matrimonio ni induce la presuucion de
sedu,!cion, á no ser que se viese haberse verificado el matrimonio
rol' !wrprcsay que es desventa joso al me llar por desigll"ldad de con ..
dicion ó de bienes; Jot¿rttaldes Audiences, lomo 2"lib.1, Gap. 47.
§, JI,
,
,
.
Del consentimiento (le los lJafh'es en el de Szts
hijos mayores de edml.
337. Tambicli 10'\ hijOR mayores de e.dad, lo mismo (lue los
menores ohligados á pedir para casarse el consentimiento
de sus padl'e6. Pero hay en este punto dos grandf's diferencias
entre los hijos mayores y los menores.
La primera es (IUC il!lO Cllando <Hluellos se cascn sin haber pe-
dido wn las foruulitladeo; el con'\enlirniellto de sus pa-
dres, su matrimonio DO se reputa cOlltraido pnr seduce ion , y por
consiguiente no puede scr ddUO de nulidad por los padres '.in cuyo

, ,
,
,
I
,
,
,

,
n"Et. CONTRATO DIIL AfATRTMO!ito. 14"
conscnl ¡miento fué crlt'hrailo. Soln purde ¡mpo 1 l· )
I I 1 l
· nerSé es a pena
((' a ex. lere( aClJll rnl' IIlIJc! faltado :í Sll ddlCl'.
33R. La sf'glmda consiste en '( .' 1 .
. lue.l os menores no
les hasta perill· el consentilillento ele los padr .
. ... es, tllno que ademas
tlJ'CCISO que lo obtengan para que sea válj(io d rJl't" '1
• n IllUOIlIO. lor
el contral'lo á los mayores les basta 'Pedido J por mas que no lo..
obtt>ngan. ; E E • -.. _.'. •
. ·339. Esla,.<; uo" diferencias no tienen lugar cuando matrim·o-
.que un menol' ('5 resultado de la sr.düccidn de que fué
VictlnH anteriormente. Asi es fIlie si nn hiJO ele fa",'I',
.
CUlIl lurpz persona, pOI' mas que fuese maJo," de·edad al verificarlo
si (Iue era Ulp.llorhllhiesc l'ivido
ma" ese mat.rimonio considerado como una de la
sedllccion que sien.do menor sufriú (·1 que lo contrajo, podría ser
<Htulado de la propia suerte flue· si IHlbiese sido celebrado en la.
mennr edad, y seria caUsa legítima paTR la exhcredacioll. Esta es
la opioion «el abogado generalllignon., que refiere el JQurnat cre6
Audiences, lom.. 2; con moti·vo <le ulla sentencia df'! inlio dI'!
1660,
.340: Segun n.llestro (lerecho, el hijo mayor (le edad debe r
e
-
dlr al juez para hacer á su padre ó madre un requirimíell.
to á fin oe fIue le concedan su cons('ntimiento para ql
matrimonio que 'Iuiere eelehrar (;on fnlnno Ó fulana. Obtenido
este pet'miso, se traslada con dos notarios ó con nno )' dos testigos
á ·la casa (le SU! padres, y les requiere para que le concedan su
consentimif!nto. De este reqoiftim;eAltit,.se..Jevauta ej ..
lliente auto.
, .
Deben medial' cllan({o menos (lórdé'e'9ttl!f""ftquh'imleutoS'.
341, POI' leyes , el hi jo de familias mayor de 2:'
allfl" menor empero de 30; no basta flue requiera el consenti-
mienlo, es adema!i preciso que lo ohtenga , si quiere evitar la pe-I
na de exhel'f!(bci0n.; mlls n("; por esto podrá darse de n"lidad e
matrimonio,
,
10
146
"l'B.,ATAVO
§. 111.
Si para'el nUlh'imonio ,le los 'dios natm'c41c8 es ncccsQ1'ío el
COU8c'u,timicnto dellJOlh'c Ó Ile In IIIRllre , de los tutores y
curadoJ'es.
342. La obligacioll que tienen los hijos Ja de ohtcueI', ya de
pedir al menos, teniendo cierta edad, d consentimiento de SR
padre 'y de su madre para su matrimonio, es un efecto de la pa-
tria la cual como es á su vez otro de los efectos ci,'iles
del mal"rimoilio , solo pueden ej{'rcerla los padres que lo son por
legítimo matrimonio. De ahí se desprende que los hijos naturales
no tienen aquella ohligacion.
Cuando los hijos naturales están en la menor edad, necesitan
para casarse de la propia suerte que los tlemas, el consentimien-
to de 61l tutor ó curador; si no lo tienen, ha tle nombrarse les
uno; ,
ARTICULO n.
DEL CONSENTIMlEi.lil'O DEL REY PAnA EL lII.\l'l\lMOi.'HO DE LOS I'IIH'CIPES.
--
3'I.a. Los principes de sangre real no pueden cOlltraer
Dio sin obtener pl'el'i3mentc el consenUmiento del rey. Por sen-
tencia del mes de setiembré de 163..1 se declaró nulo bajo este
concepto el mairimeuLo_ ,que Gaston, duque de Orleaos, habia
contraido sin el real consentimiento con la- princesa ,Margarita de
Lorena, La asamblea del clero franc(!s en 1635 dedaró asimismo
todos los matrimonios de igual naturaleza que de tal defecto
Los doctores deia Sorbona cODsoltados &obre aquel
negocio faeron de dictamen en so mayor parte de (J ue dicho ma-
trimonio era nulo, y los que opinaron en otro sentido solo lu hi-
cieron por creer que en las antiguas leyes no 8e encontraba una
que declarase nulos los matrimonios de príncipes qne careciesen
de aqnel reqnieito, si Lien todos estaban en r¡D.e el rey podia es-
tablecer por ley qne en adelante lo fuesen,

I
I
,

1
APENDIGE
DEL DERECHO ESPAÑOL

----
'Para 'que se, el IICl'ccho vi¡;cutc en EspaDa
dc .Ia 1 .• (JIIC IIceC:Htan los IUCIlOI'C:; para contraer
matrunOJ1l0 '.J 11 zga 1110: opol'lulIO 11'anSt'l·ibil' la Real
-de 28 de aOI'tI de 180 .. , , cI"e cs la '.U , lil. 2, lio. :lO, Nov.
Ueeor', y compl'cmle todo cuallto oehe Obscl'varse en este (Junto.
'Isí: ' __
nCon presencia de lascousultas tJlIC lile han becllo mis cousejos
tle Castilla é Indias soln'c la pra{plHil ¡t'a (le mall'llllonios tic
oe marzo dc J 776 , órclt!ncei y .l'csoJuciones pOS1e¡ojores, y vMrjos
informes 'Iue he tellillo á hien tOUI3.I·, mando: ni los 1lijos tle
familia nH'nores de y cineoañ.o¡.; ni I:t!' hi.ias de veinte y
trcs á Clllll'luicl'3 del puedau
cQnh'aCl' mah'imonio sin de su " 'Iulen en caso
e111llc sus hijos li Itijas HO estará obl'rrado á
dar la razollni de su .. 'encja Ó tli!3ellso; los
llijos qne hayan cumplitlo alíos, y las 'Ii,;asf)ue
Lalan cumplido veinte y tres, podrán á Sil arbitrio, "in
necesidad de l)cdir ni oblclICl' ni consentimiento de 811
padre: en defecto de este lell(ll"á la mi.:ilna autoridad Ja madl'e;
pero en (:a50 los hijus y las hijas at)tllúl'il'áo la libertad eRA
sal'se á 8U 81,bitrio un año autes, esto e9 , los yarouesá los "clnte
J cuatro, ! las hemhras tl tos veinte! dos cumplidos: á
falta de padl'e y madre, tendrá 111 misma nlltorldid el
terno, ! el materno a Calta de este; pero los menores adqlllrlrá-R.
148 . .APEi"DICE.
la liberlatl de casal'se á su arlJitrio ,(los antes que los que
gan padre esto es los ,'arom's a tres, 'Y las heUJ'
bras á los veinte "y UIIO , todos cnmplulos: a ralta (le los padres.y
Imelos paterno y materno, sncctlel"án los 11\10;'('5 en la anton-
(le resistir los m<lll'imouios los menOl'CS, á ralla de los
tutores el juez del domicilio, lodos sin ol,llirracioll ele ('xplica,r la
causa; pel'o en rstt' la tatl de casal'se su
arhih'io los ,'arones á los-vcmtc'-Y anos, "Y las llí'mi.JI'as ., lotl
"cinte todos cumplido!> para lo.:.; lllah'imOllio5 de pCl'SOlla!-l
(lue d:ben pedirme licencia, Ó ;olicitarla tic la Gobel"
nador del consrjo, ó sus ITeres, es ncce!oial'lO que los
menores, srITull 1as edades srí'ialadas e!i(a (!"-"PU('!:: de
la de 508 pallres, abuelos ó sot.ntaD(lola con la
sion de la causa que lían tCllldo para prestarla., y la 1Ill!ollla
licelwia oblcnet' los tIlle sean mayores de tlrellas edades,
haciendo p.xprl'sion cuando lo solic:itC'n de las circunstancias de
la persona con (Iuien intC'lItl'n e'.nlazal'sc, AUl1Cll1c los
.adres, ahndos 'Y tutor'es no tengan '-¡tIC dal' razou á las.
res de las edades hs que lla3'an lcmdo 1131'a
ne.t;'arse á. COD&I,n,ti..: gl'l: leslUl.\l\"nronios que illllrnlasell, si fueren
de la dase flue deban so\icital' m; "I.:'al pCI'Hiiw, I)odl'áulos
resados recnrrir 8. .Al i,r asi como á la CáUlal'a, golH'l'uadnl' del COII'
sejo ! gefrs respecti,'os, los 'Ine esta oblirrllCioll , Jlua
que por .medio de los informes que hlyicrc Yo a bien tomal', ó la
c<im31'a, gobcl'lI3.,lor cid cOllsejo Ó rrerl's cl'eyescll convenientes
en sus casos, se conceda él lIic'guc el pum iso ó haLilitaciou coro
rcspoOllicutc, para que IIlllh'imonios pucdan lencl' ó 110
efecto: CII las clPIMas JeI (,51,1(10 11<1 de haber cl mismo
,
CUriO á los de auuiellcil.ls y al
de la de Al!itUl'la::i.J.tos _c,wl('!' 11l'o('.Ctlcl'áu en los Iu'opios térmiltos:
108 (·lue-anlol'iz.8scu lila I¡,j 111 olli 0, pal'a ('1 que
no eslu"iCl'cll hahililauo5 los contracilles seGun los l'cquisitos
(]UC ,,-no p.xllI'esatlos, serl,n expah'iallos y ocupadas lodassus te m-
pOI'utidades, y en la luism:1 pena ¡lc ('.xpatl'jacion y en la (le Cf)Il-
6sca(:ion de bienes incllnil'án los conh'aentes. En ninrrnn h·iLua
nal eclesiástico ni secuJal' lit! mis ti omiu jos se admiti,'án
de esponsales sillo que Sl!an celebrados por pel'sonas :Iahilitadas
pal'8 por si, los expresados requisito8, y
jll'omc(ulos por eSCl'ltu ra publica; y en este caso Be procc(lerii en
ellas, U? .como uiminales ó mixtos, sino como .pura.
cU'llC!:i.: 10.5 y reales eu mugun
hempo tcodran III pOlh'au ad<julfu' la hbertad de casarse á su ar-
bitrio aio licencia m.ia ó de 105 rl!J'cs mis sucesores, que se les

,
"
, ,
I
I
,
I
¡
I
,
• • • Al'ENDICE. 14!l
oonccllcl'a o negara en 108 ('a:;OS 'Iue ornrl'an Con l. ¡
r., ".
, (,lu¡e cOlblT.enc'an n las clL'Cllnstanclas: todos los matrimo_
que a a pu Icacion tle esta mi real tlelcrmillaeioll no esto-
,'Ierell (:olltraIIJos, se á ellas sin 1"lo'as ,onle I o
• .' J :', rpre velO-
nes 111 y 110 otmby ni IH'ar,'lUtitica anterior.))
,'1 o o •
a ol'{}aIIlZaCIOII pl'CSClltC tic uueslra sociedad no debe
dO ¡' ,
8cn [lU3. sup Ir d COlIsl!utimicll\1l llatCl'110 á las fintlieucias
sino á los c:efcs políticos, (jlliclles lal vez accedencolI demasiad;
facilitl"d :\ las pl"ctensiol1cs de los hijos dc familia: en nuestro
concepto debe respptarsc mucho la autoridad dc los padres á fin
ele (Iue no se relajen los vínculos de familia hase ud órden so.
cial.
Nuestros lt'ibullales 110 pneden admitir demandas de
sin que V3)"3U acolHiH¡í'ia(!l.Is la licclH.·ia que para cUos JIU-
hlcsen otorgado los padl'es.) Ú la dcclaraciou de la
petente .Ie irl'aciunal el t1iticnso: Reaf cédula de 1 o de re·
!>rero de 1711-10
Cuando es neecsal·io el conscJllimienlo paterno para contl"aer
matrimonio, lo es asimi:-iIlIO P:ll':l contra.r.i· p"llonsates : nsi es que
estos son de niugun ,'alor cllantlo 1('5 falt::. ar¡uel reqnhtito : Real
pragm. transcrita de «.!3 lll: alu'il de UiO:J,
••• _- ___ o
,
__ __ _
,
150 TRATAOO
SECCION 111.
DE LA CEL'EBRACION DEL 'i'IA.TnnJONIO EN 1;:\Z DE 1,,\
SI¡\, y DE L \ CO:UP.BTENCL\ S ..·\C'El\DOTE 11:\.
DE CEI.EDnARI.O.
....
ARTICULO I.
DE LA CELERltM:iQ:\ [)EL FAZ DE L.\ IGLESIA.
--
Materia es esta que ha sufrido grandes cambios. Nosotros va-
mos á tratar en el párrafo primero de la antígüedad de la cele-
bracio n del matrimonio en faz de la iglesia, y (le la bemlicion nup ..
examinando al propio tiempo si en Jos primeros siglos de la
iglesia_e.i:'a ella Il.e,eesaria para la del matrimonio. Tratare-
mos en el párrafo segul)do .lle las leyes que en el transcurso de los
tiempos exigieron la hendicion nupcial ó la iutervencion del cura
párroco de los contraen tes pn la celehracion del matrimonio. Vere-
mosen el párrafo tercero el derecho ""¡gente respeto de los matrimo·
nios en que tal rcrluisito faltaha, en el siglo doce y siguientes has-
ta el concilio de Trento. En el CURrto pondremos lo que pasó en
este concilio el! tralarH! tle los matrimonios clandcfitinos, esto es,
no celebrados eu (i¡Z tic! la iglesia y sin las formalidades prescritas
por dicho concilio, Finalmente en el párrafo quiuto indicaremos
lo dispuesto por nuestros reyes en sus ordenamientos, efEctos y
declaraciones.
§. J.
De ln anti,qiielliul ,le la bendieion 1lulJeial, y de 11, celebra-
cion del 'matrimonio en fo';!, de In i,glesia, y si en los prime.
ros ,*liglos una y otra C1'an ncccs{ll';as la valitlcz. del


344, La celeLracion del mRtrimonio de los cristianos en faz de
la iglesia y la hendicion nupcial que el sacerdote que lo celebra,
da ,á-las personas que lo conh'aen, son de la mayor autigüedad.
1

,

,

I
DIL CONTRA.TO DEl. MoHll¡1\!ONIO, 151
S, Isidoro de Sevilla) lib. 2, de o/Jic. ecc!, cap. 19, observa
muy bien que esta bendicion es á irnit.acion de la flnc el mismo
Dios dió á nuestros primeros paJI'es en el paraíso tt"rrenal. Testi-
monios de co,:tull1hre,los Inlllamos Pon'Tertuliano que vivió en
lossiSlos sq;untlo y tercero: Ulldesufficiemus, dice, lib. 2 1 cap.
8, ad enarralldam felicitalcm ejus malrimollii quod ecdesia Con-
cilial, confirmat oblatio 1 ubsigrwt (1; benedictio, ¿ Ql,é roatrim,o-
nio será este quod conciliat ecc/esia) sino el celebrauo C.l faz qe
la iglesia, en In cOllgn--gacion de los fieles y por el winisterio de
la iglesia, ell decir, de sus ministros;' Las oblaR
tio tlan á que s"! Ofl'ccia el santo ..'acl'ifir.io ele la misa IJor
los desposados', lo cual induce á cree" (Iue los matrimonios se ce-
lebrarian en los domingos '1nl'! el'a el día en 'luC los Geles se COl1-
grq;aban pÚíl a!lislir á díchú sacrificio. Las palabras ovs;grlal be-
nediclio indican la hendieion nupcial dada ptH' .el
saeerllote ministrante á 105 re cien c"sarlo,q.
El siglo cuarto 009 tlllministraabundaotes 11l9llmne,!ltos en
probacion de la costllmbl'e que habia de bcnll.!cil' los Uliltrimo'
Ui03. Uno hallamos en la de S. Ambrosio á Virgilio f n .
?; donde a(luel santo padre ex.hort.ando á los á que no se ca-
sen con los infieles, dice: Q(lUfn ipsum conjugium n:J"nn,,"B s.A.-
CER DOT A Ll E T DEN liDleTI /) ro E sanctificari oparteal , quomado potest
conjugimn diciubi noncst fidei Esta es la, decima
nona de la etlicioll de los U('nel.hetlllo..;, En a{lllel mlSUIO SIglo haR
liamos otro en una del papa Sirico ,que, la Sede
apostiilica en 3iH Ó 385 , dirigida á I-licúlñrin :Jl'znhis[lo <Ir Tal'J'a-
gnna: en ella enutne¡'ando dicho p:lpa la .. calidad,,:,; 'I\le debe le-
nerel qTle haya ele promovitln rá \;15 stlg"adas órdenes,
estas: Si probabiliter vixerit, el una l(Ullrtm el ea q!lam vlrgmem
COlll11ulI1i persacerdotcm benecJictiorze uxore con.trmtu,.s.
El LlIarlo concilio de Cal'tnno h:lhil.lo en 39S 1 se!;un se pl'etende}
S
ofrece otro tercer tefiLilllO\lio. En el ('anon ti::lO dicc: , ponsus et
sporrsa qu,u,m benedicendi ,mnt d sacerdote tÍ parenlibus vel
paranynzl'lds offerantnr, qlli qml1ll ea·
dem nocle pro revcrentia ipsirts bcnedlClwnlS lIZ t'/rgl/ul(Jte pcrma-
neant. Ano cualltlo fuese supuest.o este concilin, COlno pretenden
los críticos 1 bastaban los anteriores tC'itimonios rrlra pl'obar el uso
de la bentl,icion nupci'll ell el !-iiglo cuarto,
(1) obsigllat b<'Iu¡{idic' 11\) ,,' lullanen la íHlifiou iJelDoalo

:1.52 T¡¡AT ... DO
A priucipio!; del siglo. quinto el papa [nacencia 1 en su epístula
á Vidricio ouispo de Huuen, arto 6, hace mer1clon de la bendi-
. ' ,
-Clon nupcial.
345. No obstante esta hendiciou no era lnas: qne uoa piadosa
ser flecesuia para la valitlcz del La
ley 22, codo de rutpt. la cual (-S de Teotlosio, no nos deja en este
punto la menordotla, € e'lIa se dice formalmente que
basta para 1;) l·alidez el consentimiento de las dos partes jastitica-
do por el testimonio de 5(1'1 amigos ante los coall's fué declarado;
etsi pompa! alinque nuptiarum cclebritas omiltalur, que
se reliefl:ll evidenlp.mente á la celcbracion del matrimonio en faz
oe la iglesia )' á la bcndici.c:n nupcial.
Es de nolar que en ley se declaran libres de sol!·mni-
oa(\ le, matrimonios inler pares honestale personas i porqlle
cuando un humbre se casaha con una muger de baja condicion,
era que declarase en ona eJicritura de capitulaciones ma-
trimoniales, fIlie la tomah,1 por legítima esposa, mas bien fllle co-
mo simple GUilc/11ilna: 10 cuaTmas tarde filé derogado por Justi-
niano j 1.27, S· 7 1 codo de nupt.
Tamoicn pu:!de fundarse on argumento en la nOl'ela 74 cuyo
capitulo 4 J llsti Iliano asi: Antiql¿is promulgatum· esl leyi-
bus, et ti f20bis ipsis sunt hroe eadem conslilula) ut eliam ·nuptiw
extra dOlalia instrumenta I EX SI'lJ.O A.FEeTlJ 'Valeant el ralO) sinl.
Con esto lIien á cJaras basta el solo cOCiscnti-
,
miento par;¡ la pel"flJccion'y l'fllitlez del matrimonio.
En scgnida Bltpli"ca aquel emperador el abuso dc -pruebas de-
wilS¡aJ(l ligeras admiti.an sohre consentimiento como
80n. {lUC hllbieseLl oiJo á las partes llamarse con 1:5 pala-
hr,ti (!':lC acostumbraban usar los casados, como domi/lllS domina que
son la .. (lue se usaban entre mal ido y lUuger· l te" S 1 Jjr¡ ,
1
' ' . J, . J • (H! aun·
eg. l<..slo prtlf!h<'t I']tH' nútri"iilOnto:, l'ouian e'ontrae,' ' ,
,. sestncee_
puhhe<lmentc la iglesia, puesto 1"" " '
. • . ' . e !Ji) ser aSI no
se bablJan adlllLtld/Jautcs de la nove!<l I"('f'trida las 1" 1 l'
• , . rd(;};]S(p.rna_
trlIllÚr)JO ileilhnmos de ycr. Confirma coSto lo ( J t'
•. , _ jUeUSl-
Olan? est¡,¡úlcclO para prohar la celehr3cion del mlltrimon',o'
. l' , por-
SI as ilustres pueden probarlo por una escritura ,._
hhca y las 1 ' f' d· . '. pu
. ) . l,e lrl enor con IClOn aSlfUISmo por escritura púhlica ó
hdlcn, prescnlandose en algun templo, in aliqua orationis domo
ee arando su matrim . á ' . ,
0010 presencia del protector (luien deberá
,
,
,

\
)
\
,
,
,
I
\
,
,
1
HEL eOI'lTBA"IO DEL M ... TI\UWI"IO. 153
le"aular de csto testimonio, de cuya ley exceptll!l las pel'liOnaS de:
b .. ja conrlicion ; claro fstá que no habia entonces ninguna necesi-
dad de recibil' la bcndicion nupcial.
No solo no era la ocndicion nupcial para qne el ma-
tl"imoliiu fuese dlillo cUDlocontrato, sino 'Iue t¡¡U1POCO lo era pa-
l'a (Iue r¡diese como sacramento. Asi se desprende de la
dada por el papa 1 á 1.1 COtli:iU1ti! dt! los Dlílt5aros en el siglo
IX. Este papa explica asi las eeremonie-s admitidas t'u la iglesia ro-
mana pora la celebracioll de los matJ·jmoni(ls. Primllnl quidcm ir!
ccclesia J?omini, cnm oVlationibus guas dt:.b(.nl Deo, per
sacerdrJlIs manum ... ,., pOJ t lllT!C de ecc!esia egressi , co-
ronas in capitibus geslant 7 qC(,(lJ semper in ecclesia ipsa sunl solitw
rcservari ...... ltlftC sant jura nuptiarum. gn seguida Hiíadc: Pe.cca-
tum aalem es se , si luec cuneta in nllplialifwdere non inlervenialll
non r¡uem,admodtm Gr;ecos vos dicitis .'
qrwm tanta soleal arctare quosdam rerllm i1wpia 1 ut ad
hrer prwparanda nullum his suffragetur auxiliurJl¡ ac pcr ¡wc Juffi-
dal) secundllrn leges, SOLUS COIllSEi:'iSUS de c/uorum conjllne-
tioni¿usagitur. No cabc·{luda que el papa LOlIsiúcra el matrimonio
como sacramento,)' Ilue corno tallo CICC válido aun la bendi-
ciofl, pues :->olu acerca tic la "ét\idez del sacramento le babia n
Bullado los Búlgaros.
§, 11, _
De las leyes que !Jara lo valide:: de los matrimonios c."ri[Jie.
ron que f'u,cseu. celí·bJ"alL·,s en It,r. de la iglesia.
346. La hendicion nupcial y la celebracion del matrimonio en
f,n de la iglesia que en SIlS principios solo eran una pia-
dosa, ma!! adelante indispensahles para Ju validez del ma-
, ,
tJ;'unonlO.
Para evitar los: abusos á dahan Jugar' Jos matrimonios clan-
destinos que se celebraban sin ir á la iglesia:í recibir la bendicion
nupcial con la mira de guardar el jeCl'eto, juzgaron conveniente
nuestros reyes prescribir que SIlS 5úbditos si tJueri3n celebrar ma-
trimonio, In hiciesen en faz de la iglesia, donde recibil'ian la heu-
d¡cioll nnpci,d só pena {le nulidad. Asi lo estaiJleció CarJornagno
,
y lo con(irmaroll sus SUf;€sores.
La bellclicion era solo CilIos primeros matrimonios no
154 TlurAUO
obstante lasque pasaban á segundas nupcias tampoco padian pres-
cindir de toJo punto de hacer intervenir al párroco, quien en pú-
blico yen presencia de sus feligreses llchía prestar su aprobacion
á este segundo culace; capitulario 40tl. La falta (le esta formali-
dal\ uacia onlo el malrimonio, eod.ycapit) 463.
En una disposicioll qne se halla en el artículo segundo <lel cuar-
to suplemento de IO!lcapitularios de Carlomagno que este prínci-
pe que tl:Hiesen fuerza.de ley, cUJo artículo está sacado de
las leyes de los se impone la multa de cien sueldos, ó
de cien azotes á falta de Jinero, á los que se casasen sin
Ja Lendicion nupcial.
§ .. )11.
Del del'celto 'fue se obSeJ'VI,ba en el siglo XII y siguientes
hasta al concilio h'i(lentino, J'CS¡Jcto tle los mah'imonios
clandestinos" es tTecit' " celebrados sin la bendicion nup-
cicd.

347. Las leJes que acabamos de indicar, c"Jeron mas adelante
en desnso, y dt'jaron ,le considerarse necesarias para la '\'alidez
del matrimoni0 la bentliciou nupcial y so celehracion en faz de la
igle.:lia: se reputaba válid:lmente coolraido el matrimonio, con
solo que 1&5 pa'rtes hubiesen declarado tomarse I'ecíprocamente
por marido y muger. Esto es Jo que se llamaba ,sponsalia de prre-

sentl.
Nada mas que esto exigía para la val¡dez del matrimonio Ale-
jandro III que ocup6 e\ f'ontiíicado eo el siglo doce: su decretal
ee halla en el cap. 9. exlr. de Spo1U. et malr. En la antigua co-
leccion, en e\ título desponsa dflor. cap. S, hay Ulla decretal de
este papa 1 dirigida al ohispo de Norwick, donde babia toda\o'ia
con mas explícita rormalidad. El mismo papa en el cap. 2, exl. de
clandelt. despons. dice (loe cuando los matrimonios SI; han Q(¡ll-
traido con tanta clandestinidad, que no exista de ellos prueba al-
guna J la iglesia no tiene medio para obligar á las partes que lo
niegan, á cumplir su palabra; pero qne cuando ellas lo reconocen
la iglesia á m.enos que hubiese por olra parte algun.impedimento'
debo: tan válidos, eomo si desde sos
h.ulJ1esen Sido contl'aldo5 en fAZ de la misma iglesia. H..esulta lam-
bien de.ot.r#l: 4Ac..retal ele pse .mismo papa, cap. 11, ext. de pi're-
1.

I
.
I
,
"
,
"
DU DIL M.lTI\IMOr.IO. 155
sumpt. y de olra (le Inocencia III , cap. 6, ext. de eo qui CO"I1.
consarlg. etc. que esto!> pontílicf'S miraban los matrimonios
t,:aidos solo por ya/abras de pres!nte, COlno v<,nladero!'l m'ltrimo-
DIOS.
El mismo Inocencia III :i p('sar de hllber prohihido en p.1 con-
cilio de Latran los matrimonios .clandestinos, es decir, los no
conlraidos en faz de la iglesia, y habiendo ordenado que auo los
celllbrados de esta suerte deberian ser precedidos por tres moni-
ciones, no declara sin emba,'go nolos los clandestinos, mientras
las partes sran capaces tle contraerlo la una con la otra, conten-
tándose con conminar una renitencia que, dice se impondrá á los
qne tales los contraigan; cap. fin. exl. decland. despons.
Lo!! matrimonios clandestino9, celebrados noen f¡¡zde la iglesia
sino secretamente por palabras de presente, continuar,Hl siendo
considerados en adelante cerno válidos, Asi eran reputados hR!!ta
el concilio tridenlino. y este concilio llega hasta el punto de fal-
minar anatema con tra los que niegar.n que estos matrimonios fueron
válitlos, en el inlcrir.tlue la iglesia no cre} Ú cOlncnien-
te lleclararlos nnlos, aunque siempre los \Ia reprobado.
Por las palabras rata et vera de que usa, declara el concilio
los tales matrimonios no solo válidos como contratos ci\'jfes, sino
tamhicn como sacramentos. Esto es lo 'lúe significa la pldabra rata
en el lcngnage (le,los canollil:tas, canfor'me ruede verse en el cap.
7-, ext. de divort., donde el papa Inocencio lB hablando del ma-
t!,imonio oe los infieles, di.ce que si Lien no deja u.e ser UD verda-
dero matrimonio, no es ratum, en vez de decir sucramenlum.
No es buen argumento decir '{nc si fuesen sacramento'l, la iglesia
DO podria detestarlos; porque los dct('sla á la manera qne (h,testa
las malas disposiciones con clue se reciben los drmas sacramentos
que no dejan de ser tales a pesar de esas malas
§. IV.
D. lo que pasó en el concilio de T.'ellto de .......
tri
348. Mucho se ft'ebatiá en el concilio de Trento de los matri-
monios clandestinos. Todos IO!l p'dres l'econocian los abusos
ellos se cometian: el mejor medio era sin duda declararlo •


156
T1.J.T1DO
nulos, pno no
f l
• . d Jase si 1"1 concilio tenia para ello de-
a lo tl'llen u .
rer.ho. 1 - - .. - 1 . toO .·',a de este concilio, lib. 7 , rellere que en
Fra
f
Paú o en su liS· ' . 1 9
. ''111 de celebrada sobre el partac1l ar en
la '11 I d d S b
\ 1
"63 tiias sucesivos l\lal an ean e or oua
de fehrero te.) y , I b' f It
• l' 1,' t iese poder, ya q tle no e ca 11m acu a·
nego Cj'1C .a q:; LH"'! {IV f .'
1
' • un sRrrolmento legítimo al presente, ItP-Se 10-
dell para lacer qu . . ..
validado m.'ls-'éldelélutc: .. e:t¡gll· fIu
e
UIl
. publtcamente, ya que el prime.
para ser V , . 1 I I I I
, . d I mondo el de Adan }' Eva, mo( e o ! e ( rmas,
matrimonIO e '" . .
• 1 b ' ',n testigos El )'esuita "almeron decl3 por el can-
fue ce e rauO !. .
. 1 . 1 ··a ¡',ene tal poder .!Iobre la Ilntena de los sacra-
trarIO que a 19 . .
t P
uede alterar todo cuanto no .'lea de so esencia: CIue las
men 0<; (IUC • •
, '.' 1 de plÍblico ó son accidentales ell el matrimOniO,
C8.IUal es
lo la iglesia puede ordenar acerca de ellas lo que
y que por 'LI'
bi(>n le pnrezca, y por lu mismo exigir {fue sea pu leo para sp,r
.... álido.
Pa\avidno en sn hi.storia desrn!ente formalmente á Fra
en cuanto ¡¡,\ dicl:tmel1 que supone haher sostenido el dean Mal-
llard 1 y dice que este es un hecho supuesto. .
En la sesioo ,igesim.1 Cllal'ta celebrada en 11 de novleIllhre.de
aquel allO, se leyó el proyecto de decreto (Iue se habia extendido
pa.r
a
declarar nulos los ma.trimonio'i clandestinos, y fué aprobado
contl'J el voto de cincuenta y seis prelados qlle cont.estaron : non
plaCe{. El obiHpO de ,Varmic que miraha la validez de estos mltri-
monios como dc.gma de fé 00 quiso asistir á esta sesioo. F ra Paoto
lib. 28.
Jecl'eto que acerca de este punto rué aprobado dice asi: Qui
aliter quam pro:senli paroeho veZ alio dt. ipsius,
chi seu ordinarii lieentia, tl duobus vel trlhlU tesllbus matrUlJO-
nium contrahere allentabun.t, eos S. 8ynodus ad sic eonlrahen-
dum matrimonium ommino inhabilf$ reddit ,et huju3modi conlrac-
tus irritas el nullos ose tlecernit.
Es de observar (llIe no obstante de ser tan justa y tan acertada
la forma prescrita por el concilio, como que mereció ser adoptada
y confirmada por nuestro.'! reyes, segun veremos en el siguiente
párrafo, la declaracion de nulidad tl'aspasaba los límites de las fa:--
cultades que al concilio le cabian sobre el mal.limonio , ya que los
matrimonios como contratos pertenecen al órden político no á
1

O!l:l CONTRATO LIt MATnIMoNIO.
os concilios: el de TrenLo 11') radia tratar de la yal¡dez el
Iclpz de ese contrato,
s. v.
157
iovali-
De lo ifltC nucstros )'eycs !tan dispuesto acet'ca (le [0,J matri-
'lnonios clandestin.os '!J di? las !onuo,lhlmlcs lJJ'CSC1'it(l$
para '1ltC los m.atrimonios sean veílillos.
349, Todos los c;f(lcr:l;!.s de h corte de Roma J del dp.l'o no
pudieron recallar (p,H' el cOllci!io de Trentu fuese aceptado en
Francia. Tudos los católicos reconocieron entonces y han
citlo despues cons!antemente , (Ine las de aquel concilio
sohre el , son la de J¡l iglesia; pero los ataqnes qne da en
¡HU decretos soh"e dIsciplina al rOller temporal y á las máximas y
principios entre nosotros ncouocídos en muchos puntos, han si40
y sprán siempre un ohstáculo jnwperable pU'a que sea en
e:ste pais. M ... Hassicod ha ht,dlO una lista de estos puntGs en su
ex.celente obra titnlatla Notas sobre e.l concilio de Trento.
G'Jmo el decreto <1<'1 concilio no radia eüerroinar los abusos
cometidos con los matrimonios clandestinos, en un pais en que
sus disposiciones no habian sido admitidas, ni tenian autoridad al-
glllJ,¡) es de ahi qne Enrique III creyó cllmlocente poner por sl
mismo uo remedio á esos ya que para tillo no necesitaba el
aux.ilio de ageno poder, como {lue pOi' jo meno, tenia tanto com,,?
concilio, dejamos sentado en la pal'te de este tra-
tado. Asi ex.igiú que parata validez del matrimonio debiesen pre-
cedt:1' las all1onestdciolles , y asistir despnes á su celebracion cna-
tt·o tesligos dignos de crédito; orden. de Blois, arto 40. En el
al't. 44 pl'ohihe bajo penas corporales á ¡os llutarios (lne puedan
recihir promesa alguna de Illatrimonio por palahras de presente.
Enri'lue IV en Sll edicto de 1606 quiere flue conozcan de las
causas de malrimonio los tribunales eclesiásticos .• sujetándose em-
pero á las leyes del incluso el edido ue Dlois. Luis XIII en
1639 insistió en que este eJicto fuese e:tactament'3'
aTladie.ndo que los cuatro testigos deberán asistir con el pártoco
unirá á los esposos En ,tlatrimonio segun el ritu de la igle-

SI a.
3jO. La pre!lCnc¡a dt.·J !¡;lrroco (IlIe. nuestras leyes,
158 T:RAYADO
no es meramente pasiva, sino una asistencia y minislt-rio ((ue
consiste el!" recihir rI conscntimiento de las partes y en dar la hcn-
c.licioll nupcial. No hastaria {Iue las partes fuesen á encontrar al
cura, yen su presencia declaraseu que se '-l Uel'iall recipi'ÜCalllellte
por marido y muger, sino que es auemas preciso que el párroco
celebre el matrimOI,io. I1afi<.:ourt, p. 3, cap. 5, arlo 1, n. 27, re-
fiere haberse declarado nulo un matrtmoni'ó d"e que las partes ha-
hían hecho Ic \",111 t;)I' testimonio en la iglf'sia y en del pár-
TOCO fIue se neg6 á celebrarlo: nn hijo de esa unian fué declarado
ilegitimo.
351. lIayademas una probihicion formal hecha á los nolarios
hala pena ue privacion de orlcio, tIc levantar testimonio de los
wlllrirnon¡os (ltle los obispos ó sus vicarios gellnales, Ó los curas
se hubiesen negado á celehrar j reglam. de 5 de setiembre de 1650,
donde se añade que estas autoridades e'clesi:ísticas deberán libral'
UJl certificado en flue se expresen lo!! motivos en que su Ilegati"a
se funde.
Si \8 negativa no furse fundada, tienen los que se crean
agra\'iadoil, dos medios: es el primero el ordinario, y consiste en
acudir contra el cura al trihunal eclesiáHif'Q: el segundo med.io es
el recurso oe fucrz". ,Este recurso puede asimismo lenel' lugal'
contra el fallo del juez eclesiástico que aprobase la negativa
párroco.
353. Lo (lile acabamos de decir sobre que el párroco que cele-
bra e[ no es un mero testigo, sino qne"ejerce en ¡Rquel
un mlOlsteno, 110 es. contrarill á lo que enseñan los teólogos,
a saher, que las partes Ullsmas que contraen el matrimonio son los
ministros de este sacramento. Es verdad que son los ministros por
10 que respeta á la substancia del sácrameuto, y que se lo admi-
nistran recíprocamente la ulla á la otra, en fuerza de su consen_
timiento y po\' la declaracion exteri.or que hacen del mismo ¡mas
el sacerdote cs por IU parte el ministro de las solemnidades I
'1· ,.. I . d· que a
"lg eSla y e pnnclpe itlD JUl.ga o conveniente añadir al matrimo-
nio para que fuesc válido, yejerce este cargo eu nombre de la
iglesia y del p¡-íucipe.
-.
I
."J
I
f

"
¡ .
DEL COflTl\ATO DEL
119

ARTICULO III.
DI': L.\ COMI'ETENIlIA DllL S.\CEllDOTt: ')UE CELEnn'
" EL MÁTRIMO.:iIO,
--
35'4. No hasta qllC el matrimonio haya sido celebrado cn faz de
l ji iglesia, sino que es adem prcciso que el .!l8ccrdote q1le lo Ce-
Ithra sea competente. Vamos á nr, 1.
0
cual e:sel sacerdote com-
para celebrar el matrimonio; 2.
0
cual es la pena á que es-
tan sUjetas las partes que celebraron su matrimonio ante un Sflcer-
dote incumpetente; 3.° cual la.del clérigo que lo celebra; ' ... 0 si
siendo las partes de divcI'sas parro{}uias, el párroco de la ulla pue-
ele celebrar el matrimonio sin el consentimiento del tic J.::t otra.
§. l.
Cual es el saceJ'dote competente pm'a la celcbraciol1 lId
matrimonio.
355. El sacerdote competente para la celebradon oe los matri- "
monios es el párroco de los contrBeotcs.
Es cun ele los contraen tes el del lugar en que tienen ellos su
oomicilio ordinario. Si ulla persona I'eside una parte del aüo en UD
logar., y otra parte en otro, sucura será el del lugar t:'n que teo-
ga su p¡'incipal residencia, donde cumple con el precepto pascual,.
de doude acostumbra titularse VUirlO en las escrituras y actos ptí-"
hlicos, donue esté á las vecinales.
35G. Cuando una persona ha trasladado su domicilio c.le un lugar
á otro, para qne el cura uellugar de su actual residencia sea
petente para casado, sed preciso que hayan mediado por)o me-
llaS seis meses desde que estableció alli su domicilio, y esto si sa-
lió de uua panoquia que sea de la misma dióoesis; pues si hubiese
salido oe otra diócesis será preciso 011 año entere). Sin esto su Cura
actual no podrá casarlo sin no certificado librado por el que lo fué"

160
TIU1'.lDO
antes de haber puh'ic;d 1 ('o
Edicto de 1697 (1)_
m a-ltigllQ dr¡micilio

3"»). Siendo lo,> contr,lcntes el cura 'loe dehed <..clc-
brar so matrimonio será el del lug11' tlcl r1.omicilio de SU!!
talares ó curad{)res, aun coando acaeciese tener ellos otro <101111-
cilio de hecho, solo fine en (ste (leherán tamhien echarse l,jI!;
proclamas en ellug;¡,r donde tengan domicilio de hr.cho. Ec!te·
to de 1G97.
3:jl:L El ohispo de los contracnt.es fS asimismo para
la cele.brar.ion de matrimonio, como que es el primer pastor de
}.;¡ diócesis entera.
359. Por fin €i compelentt,) todo sac.erdote que tenga I.icencia
del ohispo ó del cura de los contraen tes .nra celebrar SU matrimo:
nio, Celebrado este con antorizacion de tales person:Hi es como SI
ellas mismas lo huhiesen celebrado,
Ei vicario de una parroquia se considera que en su. calidad de
tal tiene la anloriz;¡cion elel párroco para celebrar los matrimonios
tl-e IIqueHa Celigresia: se repnta que el cura al tomarlo por ,,"i-
cano suyo le confirió esta licencia gf'neral flUA !lea preciso que
se la dé pua cada matrimonio.
Otro tanto puedp. decirse de nn !lar.erdote <lgreg:ulo á alguna
parroquia, á quien el cura hubiese encargado la celehracion de los
matrimonios: siempre se reputad que conserva el permi,so,
tras la comi!>ion no sea revocada.
.360, Cualquier otm clériw, que no tenga
ohispo ni del cura) será incoUlpetellte para la
ma tri 'Ilonio!!,
• •
ese pe rrmso DI del
celebracion de los
Hay una declaracion que exige que el permiso sea por escrito;
pero 00 será precisa esta furmalidrcl tratándose del "icario de una
parroquia (, de un clérigo especialmente encargado por cl cura "I;le
la celebracioD ,de los como tambien siendo el cele-
brante UD sacerdote extrangelo que lo celebra en presencia del
(i) En ETliil se pOI" lo qUe mira á el oerecho et'lúnieo, y b. do
<Iistiognirseeutro el t'empo qua del'e mediar para entenderse el domicilio de
naa penaDa el'l lo relativo á hs preclamn y nceuidad de pnl,licarln en difdente5 parro-
quial, lo cual 11 deja al arbitrio del nrdiMrio; y el tiempo que hasta 1'3r<l 'P1C1 un p:irroco
pueda serlo .le lo, contraentes y celehrar por lo mismo IU matrimonio. En NIII
['nnto dehe tenerle preJlnte que por reBla ¡;eneralll,liclhlelo mismo .. 1 matrimonio !fuo
los .lemas pan 3d ministrarlOllouta uo solo con I '1'1<: la <le ¡Jomi.
cilio u,a verdulera y con itLlcD8;01l tic lijarlo en el .nevo pneMo. (N. df/las lr'H{Uct).
I
;
I
I
;
Dat C:OfiTR.ATO DEt l\UTRIMOtilo.
cura 'mismo, pUfOS esta presencia de f¡Ue se hace
acta del matrimOllill, erluivaleá un permiso escrito.
S. 11.
-
161
-
menelon en el
De la pena (le los contJ'aentcs lJltC hicieJ'on cclcbl'ar SZt nan.
trirnonio pOlo tu. cléJ'igo iucompeiente.
361, La nulid.Hl tlel :lLttrimonio C3 )a pCIl:1 de los qUí! hicieron
ce le}war su matri monio por Il cléri go i ncom peten te. Por mas que
el concilio de Trento que impone esta pena, segun vim()s Antes llo
348,no lIaya sido admitido en Francia, nuestros I'PY-E:S adoptlrf'n
J confirmaron disposiciones en esle punto. Edicto de lG97.
Este edicto en tanto conccptna nnlos los matrimonios á los cuales
falta.dieho requisito, como fpIe lUilllda á los ¡i.,calcs que oh/iguen
á los {jue 10-; hubicsen contraido, á los rehabiliten, segutl ve-
remos mas abajo, parto t:i , cap. 1, arlo 1 , S. 7.
362. Esta nulidad no es de a'luellas que se llaman relativa'!, las
cuales solo tienen lugar cuando alguna de las partes interesadas se
queja, como son las fundadas en la falta de libedad en el consp.llti-
miento, en la impotenci:t , en la falta del consentimif't."lto pater-
no; sino que es de las .l:Iusolulas, sin que pup.da de utro
morlo que las putes su matrimonio, es decir, "'01-
viénJolo á celebrar" ante el cnr.a competente, ó ante ul1 sacerdote
cotnisiOll<ldo por él.
Poco importa que los contr,1cntes sean mayores de ediHI ó me-
nores, hijos familia 6 de todo punto libres en efejercicio de los
derechos civiles: nucstr'as leyes no hacen tal distillcion.
Hay 110 obstante algunas sentencia. en (Inc no ha sillo aumitido
el rccurlo del que impngnaha!iu matrimonio Sl' pretesto de haber
sillo celebrado por un clérigo ill('.ompctcnle, fuera de la presencia
y sin del cura propio, cuando el recurso ,
pllcstO despucs dc mucho tiempo de celebrado el malnmolllo y
de haber cohabitado juntos y con gran publicidad los Jos esposos
.sin (Iue mmca se quej'Htu ¡útlie de la A esto rc.'l-
pondo que por esas sentencias n() ha juzgado que un
nio tlue se SU!'One celebrado por un chfriga incompetente, pueda
nUllca ser vá1idl), y tlue ese vicio (luctla purguse con el transcurso
del tiempo, por largo rIfle este fuese; solo se sílllcionó que el re-
11

162 TIU,TJ.DO
cOl'rente, atendidas las circnnstancias del caso, era indigno de Sfr
atendido) sin qoe ueLiese pt'!rmitírsele entrar en discl1sion sohre
la caus.a que alt'gaha, debiéndose pre'iulllil' (1ue el !3Clrdote que
celebró el matrimonio,. hahría ohtenido la autorizacioll del cura
competente. Este noestro dictámen se halla conforme con lo que
dice D' Aguessean en una memoria inJerta en el tomo quinto de
sus ohras tlesllUes (lel discnrso ·jl. '
363. e-nanto llevamos dicho acerca <le la,nulidad del m.tl'imo-
nío celebrado !lin la y del cura de los
c(mtraentts, tiene Ingal' Ion cuando la se hubiese ve-
rificado en pais estl'angero J siempre que apareei<:se que ciudada-
nos franceses habian -ido allá para burlar la ley. En vano dirian
que los contratos tll'ben al'l'eglarse-á I;¡s leyes del lugar ('n que se
cclcj)ran, y que celebrado el s'ttyo en pais cxtrangero, á las
de este,mas que á las de su patria debia conformarse; porque la
celeuracion del matrimonio en faz de la iglesia y ante el propio
cura no es una mera formalidad del acto, sino ulla ohligacion que
las leyes imponen á todos los ciudaJanos franceses, y oí la cual no
pue d en estos sustraerse trasl adándo!e á otro pais.
De otra suerte fuera si se tratase del matrimonio que un franees
, uomiciliado sin srgllnda intrncion en país exh:angero donde no se
el cu:to católico J \iubiese cOlltraido con una wuge!' ca-
tólica , lugar la celebracion en la capilla de un emhaja-
dor por ministerio del fat:cnlote de la emhaj.da. En este
ca'so el matrimonio leria válido, COO1a que no habria habido frao-
ue) ni babria podido celehrarse de olra

§. 111.
De la& penas de los elé"iyos que celebran matrimonios sin
el eOJl.scntiulI:ento escf'ito tlel Cl"".a tie las ¡uu·tes ó tle su
obispo.
361. Loe; clé'rigos (Ine celeLran matrimonios sin aulorizaciou
del cura, obi"po Ó arz0Lispo ue los cOIlL,laentes, ademas eJe las
penas canónica, que puede imponerles la autoridad eclesiástica,
serán privados ele sus ú beneficios por tres i:liíos, sin de_
jarles mas que selscienLas liLras si viHn en las poblaciones mayo-
res, y trescientas' si viven en cualquif!r otra parte. El resto será

-
I
,

I
I
1
-


D'BL (;:O!TRATO OH M'J.TRnWNJO. 263
itl\'ertido en auras I,iado,,&s á juici(l del obispo: esto por la prime-
ra vez. En caso ele r¿incídencia por llueve fllJOS
de 105 lugare" que los jneces seglares crean oportuno st:ñ-alal'.
,
Edicto de 1697 .
36). Este edicto solo sujeta á pena los clérigos que hayan
brado á sabiendas y CDr! de causa el lIlatrimonio
de personas qne 1105('1' tit;' su rllrroqnia, pero no si lo
sen sorprendidos)' ('ugaüados. l\las para evitar sorpI'esas, !'e les-
impone) cuando no conocen á los (Ine pretenden contraer matI'i-
monio, 1 .. flhligacion lie hacerse certificar so \'t'cirlilad, ed¡¡d y
cirCuDsta-ncias pOI' cuatro testigos parroquianos conOcidos y que
firmen lo {Jlle certifican, como sea pos¡ble hallados.
S. IV.
Si siendo los contrllcntcs ,le (lifcl'entes parroquins, el clu'a
t1e 1UlO de ellos puede celebl'm·vtÍlidllln.e.lle el mat1'imOH;O
sin el CD1IC1U'SO '!J consentimiento del cura tld ot,.o ('on
w
tl'aentc.
366. Esta se halla trat..'lua con mnclla macstria en la
me'moria escrita pOI' el' Agllf'SSeaU {le la caal hemos h2Cho men-
cion mas n. 36:!. Este juri. .. consalto tres casos (life-
re:ltes en tlu::: el mah'imonio puede llí1b.r si.:lo celehrado por solo
el cura de una de la.s partes.
,Es el primero de estos afInel fln (Iue .Iar;
publicadas en las d03 p,-\rrollllias. Siendo aSI, 110., hay ClIestlOll"
pues dt·he l'eputarse (IlIe el otro CUI'a tia conctll'lllln y
consentidu en la c4-,lehracinn del matrimonio con la de
las proclamas y con el ct'rtillcado que di,) de ilahrl'ia praltica:lo.
y debe obsel'Yar!lc de paso que el cura que el matnOlo-
n'io, tíene Il1!JY grande interes en 4J!le le esta
cion de haberse echado las proclarna.'J SIIl Op'lSICIOIl ; porque In
hubiere el cura celebrante quedal'ia sngeto por ,UD haberse pl'O-
, . . .
curado dicho documento, al paso de los dano.'J 1 perJUlétOs qoe
• •
pretendieeen los que presentaron la
El segullllo es aqllcl en que Iflclhase dl,spens,a de las procla-
mas otorgaJa por el obispo. Aur:': opllla D Agucsseall que
es ,'álido el matl'imonio celebrado por solo el aura de una de JA6

164 TRATADO
: debe reputarse que el ohispo aprobó esta celchraeion Cll
virtou de la llispensa otorgada, y sabido es que e5ta aprohacion
t<\ por ser el ohispo el priffler pastor de ano y otro de loscontraen-

El tel'CE'l' CrtSO es aqnel en rFIe solo se ('charan proclamas en la
parro{ltüa de una de las }lntp.s, CllyO pálTOCO rllé el fIue celebró
el matrimonio Eill el consentimiento del otro. En este caso sos-
tiene el autor de la referida memoriat que el matrimonio es nulo
por faltar de todo punto el COllcurso del cura del otro contracllte.
Para esta tesis empieza st'ntando qqe asi el concilio
Tl'ento como 11.1s en sus edictos se
oújeto evitar la clarulestrnidad de los matrimonios, y para conse-
guirlo creyeron que no habia. otro media mejor 'lile el de prescri-
birla nicesidad (le la presencia (ó conscnlimielll0 ) del cetra propio.
Exigierull esta prl'senciR, como una formalidad y soh mnidacl
esencial, CU)'K f!.llta causase la nulidad y clanucstillidad del rna
trimonio.
clandestinidad que hace uulo el lllfl.lrilllonio celebrado fuera
de la Ó sin el cOIl.sentimiento d>!l cura de los contraentes,
consiste en dos cosas: t.
a
en la falta de ulla formalidad y de una
solemnidad qoe la ley exige bajo pena de nulidad; 2. a en el per--
juicio que la inobservancia de esta formalidad podria con frecuen-
cia á tercHas personas, pri\'ánclolas del conocimiento tle
UII matrimonio que quizás tengan interés en saber.'f evitar.
Presupucsb todo esto, eutra dicho autor en la cuestion df:l si _
estos dos caJ'acteres de c[an{].:stinidad se encuentran ó no cu!wdo
el matl'imonio se celebl'a por el cura tI!' uno de los contl'ilcntes sin
el concurso y con'icntimicuto ocl que lo sea del otro; y defiende
que efectinmente se encuentran.
1.° Se encuentra la falta de forlllalidal1. La tlisposicion de la ley
que ex.igc la presencia ó el conselltimiento del cura de los corz-
lraentcl r:.o se halla entera y suficientemente cumplida, por mas
que el matrimonio haya siJo celebrado por el e-ura de ¡¡no de ellos,
sin empero el y consentimiento del 11ue lo es del otro.
Basta para COIlVcllcerse de esto atender el espíritlt del concilio al
presGl'ibir esta solemnidad y formalidad (lue nuestros reye!j adop-
.
taran.
El espíritu del concilio fué restahlecer entre los cristianos la
a-ntigua disciplina de la iglesia, á tenu!' de la cual los lIeles J10 de-

I
,
,



DEL COJiTnA10 DBL MATRIMONIO. 1:65
bian casarse sin instruir á la iglesia del enlace qne ihan á contraer
para obtener Sil diclámen ,. apl'ohacion, srgun se Jespren¡le de
aquel raS;¡ ge de Tertu I i ano: NuptiOJ non pn'ltS nplul ccclesiam pro·
Jessre, juxta 711J):'!chiam judicttri peric{illl'1.tur, Iusiguiendo pues el
espÍI'ítu de esta antigua disciplina. impone el concilio ele Trenlo
á los fieles que qoieran casa"rse) la obligacion de informar de IU
proyecto á la iglesia particular de que són miembros, al menos en
la persona de Sil cura que es su gefe y la representa. Por esto
manda (Ine el matrimonio sea celebrado por el cura Ó prcl·jo su
cansen timie n too
Esta Qbligacion pesa sobre la una y la otra de las partes j Ulla y
otra pues clIInp!irla para que plH:da decirse eon \'0rdad qne
se han las formalidades prescritari por el concilio. Es dc
ahí que aun cuandu el matrimonio haya celebrado por el cura
de uno de los contracnLes L!¡le SOIl de diferentes parroquias, no se
pueden considerar llenadas didlas formalidades J si E'lotro con-
traen le no ha hecho concúcrir su párroco Al encar-
gándole al menos la de procI3m.as. lIé 8!lui corno
ese matrimonio tip.ne el primcrcaractt't' de clant!('!il.initl¡1l1 (lue
siste en la inobservancia de la formalidau y solemniuad prescritas
, para la celebraqion tle los malrimonios.
2° Es todayia mas que el tal matl'im(wio encierra el se-
gundo carácter (le clandestinidad cnllsistente' en el perjuicio que
la falta de formalidad puede acarrear á tercer;¡s person.ds quitán-
doles el medio de venir en conocimiento de un-UlHtrimollio que
tengan inte;es en evitar. Porque aun cuando haya sido celehrado
por el cura de uoa de la ... partes, no será regularmente pOI' COll-
dueto de ese, sino por el del otro sin cuya noticia se procur6 ce-
lebrado, por el cual podian y oehiall ser enterados del matrimonio
proyectado los que tenian ¡nteres en saberlo para evitarlo, y á
quienes por ese medio se les privó de consf'guirlo. .
Supongamos. que un que deseaha cOlltl'ael'[1l1l matntllo-
nio poco ventajoso, vergonzoso tal vez COIl una muchacha de ot.ra
parro¡!uia distinta de la , haya sido caSAdo pOI' el. cura de so
• • • •
novia sin haber hecho pnhlical' la!'; 1ll0lHelones pOI' su propio p.ólr-
, . I l'
roca. Por mas que el matrimonio 1111)'a SIdo celebra( o por e par-
roca de una de las partes, no obstante nuestro joven no óejú por
esto ue privar ,í sus parientes del que k!'.
tener del mismo, ya (loe no pueden vlg\lar mas aCCl ca .dalo

166 T¡{Al'ADO
,
que pasa-en la parro'lllia de ese ¡ol'en y no en la ele su nOTiét á IJDien
tal vez no conocen, ni saben quien !lea.
En seguida el Sr. comlHILe la qUf' tal
VtZ 'se hacerse entre elm,,[lilOoniu de Illenüres}' el de ma-
yor't'S de edad. -':0 admite facilUlente que siendo m(>.norps Jos
traclIles ó uno ele ellos sea nuloe! maLrimonio sin
ciUlientú ni ¡nll"n'eneion del cura del mellor J p6!ro se nh'ga que
AS; sea, cnanflo 1m dos contracntes son mayores. Hé aquí como
funllan pota (!istiuciún sus flartiJarios. Cuando el püroco de una
ele las parl.cs celebra el matrimonio, el concurso y r.oosentimiento
tleI cura de [;1. otra cOllsiste en la puhlicacion de proclamas y
ell la cerLiíicaciQtl !fue librA de haber' practica(lo este acto. Ahora
bien la f,db'1 de prOCI;tllHS Sf'gUII nuestra práctica no
hace nuto,..1 m;:¡trimouiu de personas mayores f!dad : Iupgo el
matrimonio de rnayorp.'1 (h edad. celehrad.l por el cura de uno
ellos, aUllque st'a sin 1 ... intenencion y consenlimiento uel otro no
(h:hcr<Í "('pnlarse nulo.
A argl1lllt!llto conte;;fa d' (pie se confunde moy
inoportnn mente la funucdid;HI (le hacel' p¡'ect'der al matl
1.1 de las proclamas., con la de la obligacion implu'stll
.i Celda fina de parte'! (le hacer intenenir en <;" m,qtl'imonio el
cOJuentiUJienlo del"pl'opi'Q cura. formalidades son harto
y si putHle á ver:es IlI'escimlil'se ,le la p! imera, no dt!-
he 'Iue pueda h:¡cersf'! otro t,1I1to con li' segllnda. No IHly
incolll'enienle 1'11 que [lno y otl'o rie lo .. cnntraflntes Itan
cum[)li,lo cnn ltl fUI"IIl;i!¡ I.d de h;¡c{'.r ioternO'nir en el matrimonio-
el cOn!'ip.nlimipnto de Sil prnpio cura, haci(;odolo celebrar por el
tfllP. In po; ele los dos., se pa"e por pocimll. de la omillioll tle la
DldliJ.a'tl de 110 haber hecho publicar las pl'Gclam¡ts ,.suponiendo
<Iu,' el matrimonio baya sido contrai(to públic;¡tnente y por
naq de edad. Pero media un,q gran distancia ent¡'c esta
(lIle RO ('8 mas que on preparativo_ p:::ra el matl·imonio.7
y lit f.)tra de «{ue vamoa hab/anclo qan es una circunstanciA
-
dI.! sU 'ce!ehriteion misma, y sin 111 enal el acto no pnede ser ",áHdo

nI'R Ilaya celehl'fldo entre mayores, ora' entre Oll'llOrf'S, puesto
que no haLiendo hecho es la distincillll ni rl conc·iJio Tl"ento ni
tos edictos de .. eyes, tampoco debf'mns hacerla IlIlS0-
tro'l.
Por fin dicho jr,riscoTlsulttJ rechaza otl'O argumcnto de los que

"
I
¡
I


VBL COl'lTBATO Uf,. f-u1"l\I/IIONlO.
167
oelicndeu la referida distincion entre el matrimonio de
1
.1 los mayores por lo tocante á esta formalidad. NlIlgtlua
res y e ue '" . . .'
tercera pel'sona puede sentll' perJUICIO de que el matll-
monio sin intervenciun ni consentimiento proplO eu!'a, se
haya privado detener conooimientodel porque UD podla
tener el ¡nteres en ser instruida, cuando pOl' mas (lllC lo
hubiese sido 110 habriall podido impelli,' 'loe se celebrase, ya
que los mayo;'es pueden casarse sin elyonsentimieuto de sns pa-
rientes, A esto res¡HJlHle el Sr, d'Agues&eau, que porlJ:as que no
quepa en las facultades de los parientes de lo! que SO", ya
res de edad oponer un obstáculo insuperable al que
se prop Illgan contl'aer, tienen no obstante muy grande lntel'CS c."
ser'de él instruidos, puesto que siéndolo pueden con frecuencia
ora con l'etl'lrdar su celehl'nr.íon ora por medio de oportunas y prn-
tlentt:'s advertencias hacel' a()rir I()s ojos al inconl"iideriUlo ljlW es-
clavizfldo por la pasion un en!ílcc \la le cOllviene,
y persuadide que desista de su propósito, ..
A parte lle (¡ue f'se intl'l'f'.'1 'loe tienen las familias en saher el
matrimonio que quiera COJltraer UIlO de los parif'ntes, no es Olas
q'ue una razon accesoria para la á lAS par te'!
de no casarse sin dólr conocimiento de ello á su párroco. Est.a foro
malidad de celebrar el matrimonio en presencia Ó pl'evio el
sentimienlo del párroco que afecta á los tlos conlraenteB, tiene
otro fundamento íJue llevamos ya explicado, Asi es que aun cuan-
·do no hubiese ¡oteres que tienen las familias de ser indl'U/'''88
del matrimonio (JllC piensa alguno de /,¡ parentt'la, no
l
' . l' t 1'1' di t'.lta .' .. la fllrmalidad {I"e
pOl' esto {t'J'lna l e Impar ;¡r no I{ a a u... '
nqs ocupa, sin hacer distincioll alguna sobt'e SI son o
mayores los 'lile se e:.lsllIl. " .,
Es p,'eciso leer la mcmoria tplC sobre esla cup.stton
d'AguesSCBl1, ¡aenal se halla en el tomo Vde sus ohras. Id allall-
sis que acabamos de hacel', 1\0 ha podido menoS de debilitar la
fuerza y erJergia de los argumcntus qLIC empl!;3a.
,
ARTICULO IlI,
. SI PUEDE CELEBIIAJ\SE t:L 1'1R 1'I1OCCIIAnoll.
--
367. llara que la del matrimonio en faz lle la igle-

,
, "

168
TRATAOO
sia se,a , no es necesario que los contraen tes la verifiquen
POI' SI mismos: valerse de procurador, con tal flue con-
curran las tres exigidas por la decretal t.le llonifacio
VIII; cap '.fin. de procuro in 6."
. Es prei!iso, t.o que el procuríidor tenga un pi' 1
O( tI' para
casaa- con ulla persona lletf'nninada. Uno á quien dado
poder para ca.,ar en mi n{llllLre COIl lit persona qu ID' I
. '. e ('¡or e pare-
Ciese, COIl podl'la ceJelJrar el D¡alrimol1io en nombre mio •
. Es precIso} :!.u 'Iue a'luel á <¡uien hubiese dado poderes para
casarse por Inl con alguna penon8 practi"lle po .,. t
" j r SI mismo es e
acto, sin que pueda subtiluir otro en su lugal- 'In
'. , a fnos (Ine en
los poderes hubiese la clausula ue substitucion.
Es preciso, 3.° que los puderes no hayan revocados alltes
tIc ceft-hrarse d matrimonio; t¡jéndolo,.,. el matrimonio nu seria
válidamente contJ'aiclo, aun cu;¡ndo en el acto de la ' 1 L . .
ce e raclOn III
el· procurador ni !a persona con [Iuien en mi nombre !'le casó
Lirsen ignorado ni hul,j'Jsen podido siquiera sa!Jl"'r la rel'ocAcion.
esto es Jift!I'cntc el 111 ,1 tI jmonia de los demas contratos, los
cu¡¡lcs son eti,caces contra el mandante) cnando 'm procurador y
3(Plel con este contrató, contrataroll de huella fé ignoran-
do la l. J:3,fJ.mand. diferClll:iil en (Joe el
. co.nseotlllJlCnto de IriS parLes t:l>Cll tanta manera esenc.ial a! ti('mpo
I1lIIiUIO de liCI' celdJrauu, CfjlllO {lile cesando él en virtud de la re-
l'?cacion, tnas que sea igtlo1aua, no pu(;dc por niogull estilo
111 raza!) suplrrse,
COllcurriendo estas tl'C's condiciou('s, el matrimonio cclt:brado
por de procurauor es de todo punto yálido. Y aun fJ!le las
putes reIteran dcspues la ceremldlia de la no es esta
sino la cclebracion primera verificada d pro.cu-
radar la CIne da la perfecciun y ruer'za :d contrato. Enriqne IV
despues de h<tuerse casado por procurador con Maria dt! Medicis
cOIIsum6 su ffibtrimullio en Lyon antes tle haber l'eiterado la

remunla.
CAPITU l.0 n.

DE: LAS caSAS UVE l'AIIA. LA. CIH.EUn.lCION DEL itlA-
'J"RIMO'IO Cl",' l' n '1 .
.., .... o s .. _ )i0 NULIDAD •
, •
Jet>. 1.0 Si se pl'esentase oposicioll á la publicacion de las pro-
I


!


, .
lJ!L aONTRATO DBL MATI"IIMOrUO, IGg
clamas, el párroco deberá suspender la celeoracion del matrimo-
nio hasta que se le notifique el auto 'en que se alce la suspension ó
embargo No obstante si antGS de esto hllhicsc pasado á celebrar-
lo. no dejal'á tle ser válido .
Lo :;f'I'á aun cuando la oposicic:Hl. qne no fl.tcntli6 el cura, hu-
biese sido fundada, corno si el opusitor tu\'iese carta de esponsa-
les con UllO de los uos contracntcs; porrJllc ('1 impeuimento resul·
tante de 103 esponsaies antes de sel' como vimos antes,
n. 88, no es mas que prohibitivo, f no dirimente, el cual por lo
mismo no tiesta uye la validez. del matrimonio, por mas que haya
sido celchl'ado oí: despecho de tal obstáculo.
No pbstante esto, el cura tiue faltó á su ¡Ichel' celebrando tal
matrimonio, pueJe seracmarlo ante el tribunal f!clp':;'lástico á ins-
tancias del fiscal y castiglHlo cnn lit Sil."lwtlsion á divinis rol' es-
, .
pacía de tres ai"i:.Js; can. Qaum inhibilio, verso Sanc, exlr, dt:
clane/est. despolls. Tambien puede encausarle el jl1e"z seglar, (S ¡m-
poned e una multa y el pago de dllllOS y perjuicios ..
Si no fuese el cura el qne huhiese celebrfl.do el matrimo·
nio eo (!UC hahia hahido opQsicion, sin presentar ('1 auto
en que se levantase la suspensinn, sino el vicario 6 el clérigo en-
cargado especialmente de la cdchl'E\cion ele 105 uiatrj01ouio,,, de la
pafI'oquia; est.ará sujeto á estas pellas no el clu'a sillostl delegado.
Si la oposicion no se hubiese preselltado al Clll'a, tjoe ha de ce-
lebrarel matl'imonio, sino al oti"O cIlle' debifí tilrnhien eehar' 1 ..
amonestacione5, quien en el cerlifieado (IUC expide de haber/as
publicado, atcstigu.1 cIue no hubn ; d,dJp.r;Í fas pe.-
nas seüaludas no el párroco celehrante, 81110 el ILhro el certI-
ficado.
36D. Aun cuando no se haya presentallo al?;uoa, el
ritual de muchas diócesis prescribe que llQse celehre elmatl'imo-
nio el mísmo dia de la tíltima proclama, para que los que su-
piesen algun impe¿imento tengan tiempo para auvertirlo cora,
como para qne los que quisieren oponerse á la celebraclon ({el
matrimonio, puedan hacerlo. Los curas deberán atenerse á esta
disciplina donde rija, y si cOlltravini¿sen) podrán M'I' castiglldos á
instancias del fiscal eclesiástieo: pero .n no hará
nulo el matrimonio.
370. 2. u Otra ohligacion tienen <I[le gUílnlal' 105 ('11 la ce-
Ichracion de los rnatriulOllios, sin que su ralta dc cumpliulieuto

170 TRATADO
perjudique la validez de estos, y es que 110 lo celebren Vil las
épocas prohihida! sin una aulorizacion d:d ohispo. Costumbre
alltil{uíiilll':! la igll!liia es la no permitir qllC se c'elebren ma-
trimonlos en cicrtds época" del año á la penitencia,
sobre todo en'tl santo tiempo de cuaresma.
Esta disciplina cuyo origen se pierde en la obscuridad, y <luc
data seguramente tic los ticmp'H se halla establecida
por los cánones de alganos de los ma'i antiguos concilios. El de
LaoJiaa celt'lll'ado ea 3G8 que es de los mas antiguos cuyos cá-
nones se conservan la sanciona en su cánon 52, En Graciano ,
causo 33, qUrr!st, .1, can, en Ibo tle Chutl'es, ¡ib, G, cap. 2,
yen llurchal'u hallamos un canon 1ue e/lo'3 atribn.yen al ,concilio
de Lérida, ye.l;t cO:,lcebillo en esto,> términos: Non oportet ill
Quatlragesinul luqu.e ad octava71l pasc!uB , el tribus ltebdomadi-
bus ante. feSlivitatem S. Joannis Baptistre, et ah lJomini

ltsque acl Epiphaniam , n iplias celebrare; quod si factllm fuerie,
COIllO (¡uiera que este cánon no se halla entre los del
concilio oe LériJa celelHado en el año '3.24,1 sea de dOII"
de fuese sacal\o, s?ernpre prueba que esta el'a la de la
en tiempo esos autore!'J, y que estos la consideraban lUuy
anli{!ua,
Las épocas en clne Clth:mas de la cuaresma no podian celebrarse
los miltrir:uúnir):i, eran diferentes J segun mas de cada diócesis.
En algunas partes era costumbre prepararse para la fiesta (le San
Juan n.1utista con (lnos días de ayuno, (Iurante los cuales estaba
prof,ilJida Id celebl'acioll de 105 matrimonios, de lit propia suerte
que durante la gran cuaresma, En Inglaterra no podian celebr,ar-
se 105 matrimoniol; en' las grandes festividades 7 en losdias de ayu-
no y en las cuatro témporas, ni desde el adviento hasta despues
de N.atividad, ni desde la septuagesirna b;lsta quince dia, despues
de Pascua, Asj n03 lo I?nsefla el concilio ./Enhalmense celebrado en
lOO!), calZ. 18.
El concilio de Trento en este punto una disciplina
g(:neral y uniforme. Segun ,ella (Iueda prohibida la celchracion
oc Uliltrimonios durante el a(h'iento hasta la epifanía, y despues
del miéi'coles (le ceniza hasta despues de la octava de pascua; eO
cualcluiC'r otro tiCI1l¡lO está p«:rmitida : u.ss. 24; de reformo malr.,
cap. 10. Varios concilios franceSEs confirmaron esta disciplina; y
habiendo Clllldido una opinioll popular de que la tiesta de S. José

I
,
-
,
I
,
:gBL CONTRATO pElo MAIB.IMt1l'h). ,
171
debia ser exceptuada de la prohibicioll de celebr.::.r los matrimo-
, t'cmpo ,le cuaresma el concilio de celebrado en
mas en I ' ,
decl<ll':; (pll! no pl'ocedia tal f'xcepcion. " '
371. Esta prohibicion de celt·brar los en
, J l a,',o está DHly confol'me con el e!l¡'.¡ntn de la IgleSia,
epccas e "
. t I l l ual se prohibla antH!;l1amente a lo;.; que estaban su-
enl'¡fUllec ::l
• t ' a ·pe,,"tenciu plÍblica el uso del matrimonio mientras la
)eOf;<lUn,
cumplinn ,y al1ll hoy se cx.horla á los (lIle están casallos, á t{ue d,n-
t to
s santos tiempos se abstengan de ese uso: con este obJe-
ran e es . l'
. 1 d 'escog',o' para la epístola del dia de ceniza ona ecclOn
to sm l U é' se , ,
del profeta J061 que dice i Egredielur spon!us de CUblh suo, el
de thalamo sUD.
U n concilio de Rouen llegó hasta el extremo de declarar
I
¡
"pos no tenian facultad P,Hé\ contra esta pro}Jlb
l
-
os (J 1I, r
ciol!. Muy de tlesear fuera quena se concetliese ninguna llspensa.
El I!ontravinierc á la disciplit:3 '. pl,Icaria SfI'lVl'mente;
pero no por esto seria nuloel matrimonIO (1).
372.' 3. 0 Otra tercera qu·e.lol c.urRs obsér-
"al' en la cdebracioll de los si bIen :m Illobsel'van ..
. l l l b I '11e no se celehren en las ho-
Cla 110 hace nu os os ce e talOS, e!¡ t ' ' •
. l b l lid' esana como no medie
ras en que prollllre ce e ral' os a ey 10C ,
dispensa del obispo Ó dI'! Sll "icario gf'neral. "
373. 4.° Por fin el cura (lebe observar en la celcbracl,on Je lOS
ll1atrilllolliog todas las ceremonias.v ¡'('zar todas '1
u
:
ell'itual de la diócesis prescrih;.¡, Toda omision punto sera
punible, sin afecté!\" por esto la validez elel matruno
nlO
.
CAPITULO I1I.
DIi:L TESTliUO:'ilO QUE D'RnE
LEVANTAUSE PAR.\. l'l\UF.llA DEI. l'IIATlll-
MO:oiIO.
I
lo
s ('uras dchl'n tener dobles
374. Segan nnestras an enanzas, . '
l t l
¡ alltizoli matrllllO
lllOS
registros en (Iue anoten puntua men e o§ ) , ,
1 ' la pnmera Y
y sepulturas. DeLen hdcerlos numerar Y I'U lrtCar en
1 I n 10< matrimoniol eon 1.lluh tli-
(
1) En en eunl1[uier época dcl:,Jjo $0 ce o , . ' . .·ü
. , . 1 T t·' I tino I'roll1ho Sil colehr"r.IL)1l , Sil Hll len
farencia que en elllCml'0 en quo o. 10 ccrelnoo;;¡j en tiempo
loloelcoutr"toalllot>lpárrocoylo.st'J;OJ'lDr
O
r I 1 ,. '·00 ,.1 ",trimonio,
, d I {)$'" y so eJIIOO ICO\.1t ,
li¡Jo 5. celcura la vel,u/.n • o. sea, nllU 8 (UP al O

172 TRATADO
última página por el juez real del lugar. UIlO de los doll' ejempla-
res debe qned¡¡r en la, parroquia 1 y el otro dehe ser enviado al
tribuoFlI l"Cal para ser archiv."':Ido. A la muerte del cura, los re-
gistros son sellados para entr(>garlos en seguida á Sil sucesor.
375. ,Tan laego como el cura ti otro sacerdote haya celebrado
un matrimonio, dehe inscrihirlo en dicbos registros, especifican-
, do el nombre) ape!lillo, calidad de los eontraentes , sin 01·
vidar la circunstancia de si son ó no hijos de familia, ó se hallan en
podcr de tutores Ú cUI'adores.
Debe hacer constar asimismo los testigos 'l"e asistieron al acto,
los cuales deberán ser cuatro al menos, que sepan ¡i .. mar y sean
maJares de cx.cepcion , es decir varones, de veillte BUOS por lo
menos., de aCJllel vecindario, sin lacha ni infamia. Del)e declarar
tambien si son parientes de los contraentt's y en (Iue grado. Debe
hacer firmar el acta por los contraentes.ó expresar que no saben,
por los testigo'i y firmarla él mismo. '
376. Este es una verdadera escritura pública :
tras leyes atribuyen la calidad de notario al cura ó sacerdote cele-
brante.
377. Si se huhiese cometido algul) enor en la redaccion de la
nota, no podril\ el cura reform¡¡rla de propia autoridad. Debe
acudir ante el juez seglar, quien oidf\s los 4"e jasti/iquen
el error, en virtud tic la sumaria in[ormacion que decreta ,
riza la correccion; auto deherá el cura copiarlo ó extractado
al margen de los registros,
378. Estos tcstim()nios prueban los matrimonios y los parentes-
cns que de elloli naCen. No obstante si se hiciese .constar que 105
J'Cgistros se perdieron, ó que el cura no 10s lenia,_ podría hacerse
la prueba pt1r tcstig'ls y aun por las notas privadas de los padres
que hubiesen mnerto.
La Tazon es ponJuc el matrimonio (In"ua perfeccionado por el
S(.I\O de las partes: la anotacion en los registros
parro
f
{Ulales se exige solo pilra proharsa celebracion: mas no ha-
ce que no ptl:'da probarse de otra manera, cuanuo no es posible
hacerlo en la fonr, a prescrita.

• •




¡


- -,-- n
ri f -.,..---
_._- .. -

TE INTt

DE LAS OBLIGACIONES QUE NACEN OEL y DE SUS
EFECTOS ClVIl.ES.



CAPITULO 1.
DE I.AS OULIGAClOtliES QUE NACIi:N DEL AIA'flUMONlO.

ARTICULO l.


DE LAS Ql"E L.\S I'[,;RSO;'\AS QUI': SE C.\SAN , CO::"iTRAEN IN "IR'
'fUD DiL .1,\'flUiUO;'i1O LA Ul'U .\ l"",von HE loA OTilA.
--
379. La,':! personas que se casan contraen con el matrimonio la
obli<>acion recíproca de vivir de consuno en tlllB nnion perpetua

é inviolable, mientras el matrimonio que no debe disol-
verse sino \)01' la muerte tle una de las partes, y de tI'atarse pUl'
consiguiente como dos personas flua ell cierta manera no son mas
que una: Eranl duo irz carne una.
s· ,.
Obliflaeiones Ilel IIIm·idQ .
380. El marido esU: obligado á recibir en su casa y compailia 5.
la mugel', )' á trillarla m:1l'italrneote: es decir, proveerla de
touo lo necesario á la vida, spgun sus facultades y estado. Debe
amar á su IUllger, suportar sus defectos y hacer de manera de




174 Tl\ATAOQ
corregirla por medios suaves: debe guardar con ella una racional
compl acenci a sin fa voncer (mpero sus malas i nclinacion es. ClHll1.
do ni él ni Sll muger tienen bienes de fortuna con que atender á
las necesidades de la vida, estará obligado á trabajar de su ólicio
para ganar la suhsistencia tanto de so ml1ger como la suya pro-
pia. Finalmente ha de cl1mpli,' COIl el débito conyugal cuando su
esposa se Jo pitIa) :v no puede tener relaciones carnaJe!! con otra
mugcr faltando ;i la fidclidatl que le prometió.
381. De la ouligacion tIue el marido contrae de recibir en su
'casa y compañia á sn mngcr, dcri'fa Una accion ci\'il que compe-
tera: á esta siempre que su marido la echase, y rehusase ncibirla,
para compelerle ante un tribunal á (lue la admita. Si el marido,
persistiese ell su ne{;ati\'a, podrá la lnuger pedir que sea condena-
do al pngo de aqurlla cantidad que al jUez parezca. convenie nte,
caso de no oLtemperJr el fallo.
Tal negativa por parte del marido podria dar lugar á ulla ins-
tallcia de separacian de habitacion, si la muger creyese. conve-
niente proU1o\'crla.
Las dcmas obligaciones (pIe acabamcs de referir, conciernen
mas bicn al fuero interno I que al CxtCIIlO.
S. 11.
Obligaciones de la mug"·. •

382. La mug''!' por su parte sc ohliga á scguir á Su marido
uoude quiera qUI! él juzgUE' oportuno establecel' su domicilio,
. como·no sea fuera del reino. Dehe amarle, y someterse á su \10-
] u.lltatl y obedecerle en todo cuanto 110 sea conÍl'ario á la lev de
• •
Dial t y sobnllevar su') defectos) y trabajar en cuanto sus fuer zas
alcancen para híen de la casa y familia. Por fin ha de paO"<l1' el
"
débito conyugal, cuan Jo su Inarida se lo pida 1 sin que pueda te-
ner relaciones carnilles con otro hombre y á no dispcllsar ningull
faYt)!' de esta especie, pues seria faltar á la fidelidad prQmetida.
383. Dé la obligacíon que conlrdC la mugf'r de s('guir ti su ma-
rido, nace una accion civil que compete á este para compelerl a á
lJue vuelva á su casa, si la huhiese abandonado, No ca he excep-
<;ion alguua contra tal demanua. Así es (lue no será atendida, aun'
cuaudu diga que son contrarios á su salud. los aires del lugar en
tlue su muido residc, ó que reinan en él enfcrmedades contagiosas

I
I
L
nEI, f1t.L MAPB1MO:NIO. 175
Tampoco le servirá alegar que su esposo la trata mal á no ser
que hubiese presentado una demanda de separacían de l:abitacioll
fundada en estos malos tralos .
El marido no solo tiene accian contra su muger que huhiese
silla que la tiene tambien contra los que la
habLcseh admllldo en so. compaüia, aun que fnc!lc"1l 10'\ padres de
ella, para oLligallcs á que la descchen.
ARTICULO 11.
D8 LAS OlH,IGACIONBS QUE Er. llATRIMONIO A LO' n'O'II' .-,.. P'\R,\ CON sus
IIIJOS 1 Y A LOS 1II.IOS !',\R,\ CON sus l'.HJnE8.
--
§. l.
Obligaciones del pad.,. y ,le la mad.'e.
384. Las pCr!!IOnas filIe se casan, contraen una ohligacion natu-
ral de criar á los hijos de su union! procurándoles los alimentos
necesarios. y un.a etlucacioll proporcionada á HI estado hasta que se
hallen en sltnaCLon de .ganal·se.<.n subsistencia. Si hubiese padres tan
uesnaturalizatlos qUIi pl1diesen faltCll' á (ltOber tan sagrado, el mi-
. .. '
IllsterJO fIscal excitado por denuncia de los parientes podria instar
contra (>lIos , previa informacion illstificativa de los medos trato8,T
de la falta de á fin de (1 ue el juez ordenue lo que
crc'yese couvelllcnte ..
Tales podrian ser los malos tratos Y/'I privacinll tic alilllen-
.tos, que fuese 0111il;a1' á los hijos á vivir en casa de sus
padres. En tal caso puede el juez encomendar cducaciull á al-
guoc;l de la familia J y obliga!' á los pad,'cs á pagar la pension
petente.
385. Por mas que la obligaciou de lo!! padres cese cuando los
hijos llegan ;í edad en fIue por sí mismos procurtll'se la sub·
sistencia) no obstantc si un hijo de tal edad hubiese caido en la in-
digencia J sin que sus acha¡lues le permitan trabaj;.Il' para vivil', re-
Jlacería la ohligarion de los padre. que pourian sel' compelidos á
dar alimentos ;í un tal hijo, 8p.gun su c,tado: l. :i, §, 7, de agn. el
alend. lib.
"
176 TRATAD.
hijo podria entahlar esta demanda, aun cuando. hubiese ya
recibido de SUq padres una cantidad de dinero tí. otros efectos
de su J hubiese perdido este capital por su
mala conducla. Su prcsentp. indigencia presta suficiente moti yo
para su demanda.
Solo una ofensa muy grave hecha por el hijo á Sl1S padres, una
de las que las le}'es seiial'lll como m.otivo de cx.heredacion , podrá
hacer ineHcaz la referida peticiondei hijo; d.I.5, S.ll. l\'las aun
en este caso, segun el fU('I'o interno, no pueden los padres negar
los alimentos neeesarios á SIl hijo; porfIne esto fuera en cierlo mo-
do hacerse culpable.e; (le homicidio ante Dios; !Vecare vl'delta' el is
qlÚ alimenta denegat; l. 4, r¡. el. tito
386. Esta de alimentar á los hijos pesa sobre ]a 50-
ciedarl conyllgal Ó la comunidad de los bienes, si la hubiese entre
los cónjuges. Si no la hubiese, cada {lno de ellos uebe contribuir
por mitad, en el supuesto ele que uno y otro tengan con qlle ha-
, pues de lo cOlltl'ario la parte que tClIg:t bienes deberá pa-
garlo todo.
387. Las ohligaciones de padres para con sus hijos se ex-
tiende tamhien á 10'1 nietos, pero esto 110 es mas que suhsidiaria-
mente, es decir, si los nietos no tienen ni padre ni madre que se
hallen en estado de poder subvenir á sus
388. Otra ohligacion ele lo'; padres para con sus hijos es la de
(h'jarlei ulla parte U!! sus bienes al morir, á uo ser que ya en ,ida
se la hubiesen anticipado: esta port:ion de bienes se llama le.-
, "
glllma,
"
5. ""
Oblíaueio1les de los !tijos"
389. Losh'ljos por su pal'te dehen amar y honrar á sus patlrr.'1,
obedecerles y asislirles en necesidades, en cuanto sus faclIlta-
tIcs alcanzaren. ,
La (ItlC io,> hijos deben á sus padl'es, es sin limites,
mientras subsist,e la patria potestad. Han de obedecerles en torio
cuanto les manden, con tal que no se,1 contrario á la Iry de Dios.
Mas terminada la patria potefltad) al alcanzar la mayor edad ó al
('asarse con licencia sus patln:s, pucdc:u vivir illdeperldiclltes
_J ____ . .. _.:...- .. _---- .. _-- .

"
,
,
"
I
I
DEL CO"TR!TO DEL MJ.Tn¡M01"IO. 177
de ellos, sin mas que guardarles el respeto que les uebf'n,
y una deferencia racional, á su voluntad.
Los deberes de los hijos para con sus padrcs comprenden el de
no contraer matrimonio sio obtener antes su consentimiento; "
ann cuando al llegar á cierta edad 1('5 haste pedirlo, pudiendo ca-
sarse pOl" UHS que se niegue; no en conC';ent:ia deben
guardarse de hacerlo á 110 medial' poderogas razones rilo, so-
hre todo cuando están en el cago de poder hacer un partido ven-
tajoso á gusto de sus pa,lre1i. A tanto alcanzan el respeto y defe-
rencia que siempre deben guardarles.
390. De la ohligacion que tienen los hijos de proveel' á las necf"-
s-idades de sus patlres melleslprosos, cuando sus facultades se In
permiten, nace una accion eh-ji que compete á los pnUI'CS pal'll
compeler á sus hijos ante loS' tribunalrs á fin de que presten los
alimentos liecesarios : 11liquissimum enim qru's merito dixérit pa-
trcm egere quum (iliussil in d, 1.5, §. 13. La corl'up-
cion (le costumbres siempr'c crecicnte, y f{1IP- ha lI('gado á su col-
mo en nuestros dias, hace para haldon de la humanidad 'lile
demandas, en otro'3 tiempos, sean ahoril muy frecuen-
te!J "en los tribonales.
Dos cosas deben concurrir para que ellas sean procedentes j 1.
que.los padres carezcan de bienes, y se bailen en tal estad.o que
ni con sn trabajo ni con su industria pllf!(lan gan3l'lie la snbslsten-
da; 2. a. (pte los hi jos ¡;e hallen en e!'ltad.o <le
De ahí dimana (IOC si un padre '1ue tiene alAullos bIenes
de que por ser ellos insnfi,;ienles á cubrir sus .necesidades sus
I
(
¡
l' para Sp.r atendIdo elehe ofrecel'sf! :1
e su raguen os a 1m . , ,
I
¡ lo t,
" "'" Ole,)I" los muebles [Iaríl Slt
COIl( orlílt' es cuan t: ") . ' •
I
'-1" " l'or pfll't ... (le 1\)5 hijns de ptlgar, en c:uant.o
oso, con a OU IgaciOn, ,- "
'" I 1" alca,·,za,"cll las ueuJils llor 1'\ padre conlraltlas ha!ih
Ul<:' lOS llelles ,
el dia de la condon3cion.
En virtud de esta dl'malHla 105 hijos que se hallan en el c:t!lO de
1
""00 a" "'S condenados á hacerlo
PO( er pagar una pensl .. ,," , " .
por trimestres anticipados. El juez debe (Ijar á arhltrlO la pen-
sion tomando en cuenta 13.7 facultades de los hIJos, la clase y con-
de los padres y el estallo ue Sil salud. .
¡ ¡
.. t 1'tnta¡osa qu"
391. Cuando la sitnacion de os lIJO,'! 110 es au ". .0 '
"" ¡ s· en tal C3!;O S1 lo!; hqos tie-
rmedan pagar nna pCIl510ll a sus rae re, , "
12

178 _ TI\ÁTÁOO
neo casa puesta, uehHán ser condenados á recibir en 511 mesa y ho_
gar á los padres, guaruandoles todas las consideraciones y dispen-
sándoles todos los cuidados que su E'stado rt'ciama.
muchos los hijos y hallandose cada nno de ellos en si-
toacion de poder pagar por si solo toda la pCllsion, deberán ser
condenaJos solidariamente á pagarla. Solidal'ia es la deuda de ali-
mentos siempre (loe cada uno de los hijos teuga con que satisfa-
cerla ; porque cada hijo que tenga facultades, está de por sí obli-
gado por derecho nataral :'l prestar á sus padres todo cuanlo ne-
cesi.ten para su sustento, y no una sola parte. La concurrencia de
otros hijos, como él acomodados, pnede darle un recurso contra
ellos para que le aJuden á SUpOJ t</1' esta carga, pero IllHlcfllibrar-
le respeto del padre de cumplir con el toJo esa
Luego cada hijo acomodado es deudor del total) solidum á singu-
lis dehetur, lo cual forma el caracter distintiyo de las obligaciones
solidarias.
Mas como esta deuda no afecta á los hijos sino en cuanto los me-
(lios de cada uno alcanzan'o , cuando cada uno de por sí no puede
pagar toda la pension sino solo una parte ... únicamente deherán ser
condenados á pagar una parte cada uno.
Cuando todos los hijos tienen medios con que pagar la pellsion
cntel'a, son condenados á pagarla asi cadl'\ nno respeto de sn<; pa-
dres, mas entre ellos cada coal por partes iguales. Empero si al- .
guno de los hijos no puede contribuir al pago ue la pension con
una ponion igual á la de los dem,as) sino menor, soja deberá' ser
condenado al pago de la pension adecuada <Í 50<; facnltades, -el
resto deberán pagarlo sus hermanos 'lile estén mas acomoda-
llos.
Ejemplo: Supongamo!l que el juez hubiese fijado en 6,000 rs.
la pension de nu padre que tiene tres bijas, de los cuales dos se
hallan bien acomodarlos, en estado de' pílgal' cada uno de por la
pe:1Sion cntera, y ti otro tan malparado que por mas tlue f]uisiera
no puede contribuir mas (IUC con mil rs. -para p.lg0 de (Iicha
pensiol1 ; el juez en este caso deherá condenar á los dos hijos ricos
á pagar de m<lncomun los seis mil rs. anuales, y al pobre solo á
• •
pagar md.
Si entre los bijos huhic¡;e alguno (jue no puede contribuir con
nada al pago de la pensioq , solo' los que csten acomodados debe-
rán ser ohligados al pago de la





,
1
l
DI:L COloiTII.ATO DBL MJ.TIUJolOI'lIO. 179
Cuttnllo ninguno de los hijos se halla en estado de tlIlc1
pension, J solo en el de á sus padrrs en su casa J mesa, si
solo el padre ó la madre soln pidipse alimcntos) los hijos dd)("rán
Sl'T condeuatlos á reciLirle por turno durante tina pute propor-
cionada del ai"io, empezando por el mayor. Si fuesen cuatro, por
ejemplo, deberán recibirle por torno tI'€S Illesrs cada unu. Si
dos, el padre y la madre, pidiesen alimentos, como pudiera ser
de[Jl!:lsi,Hlo pes.ula la carga de recibir los dos á la HZ , podrá com-
partirse entre los hijos,_cncarganJo á los unos el padre, y la madre
á los otros.
Si entre los hijos hubiese algunos sin (lasa ni criados,
por ejt!mplo, Ó jorñaleros que viven en casa de sus amos ó de
l.uel>pedes) si el juez cree que pueden contribuir con algo para
los alimentos (le los padres, podrá condenarles á pagar á sus her-
manos que se enCArgan de tenerlos en una pequeña eanti-lad
proporcionada á sm escasas facultades •
¿Puede un hijo que no dotado, n¡ recibido nada de
sus padres, dispensarse bajo tal pretexto de contribuir por su
parte para el pago de alimentos á sus cuando tiene medios
para hacerlo, echando esta carga :-:obre los (lue huhiesen sido do-
tados? No; porlJllc no es el do le la causa de que ('mana la obliga-
cion f¡Ue un hijo Ui! alimentará sus padres: su calidad de hijo,
la il;digencia de los padres y el hal!arae él eOIl medios para subvc-
oides Sún las únicas causas de esta ohlig:wion ... causas (¡ue asi con-
curren en los hijos dotados, comD en lo:; intlotados.
392. Los hijos deben solo sufl-agal' ¡í sus paul'cs jas cosas nece-
sarias á la vida, y no pagar sus deuda.,: Parens r¡llal1wi.<; alía
filio ralione nawrali debeat, tan;en ceS alienrzr¡z ejus non cue co-
·gcndllm exsolvere rescriptum est; l. 5, 5. lb,!/ de agn. lib.er ..
393. ])e la propia suede (loe, !\egnll anLes la
que iocurnlic á los padres de dar alimentos ? hijos., se c:\.t.,c.llde
á los nietos allnl{Ue solo subsidiariamente j <1St tamInen la obhgfl-
cion qae.ti:nen los hijos de d,¡r1osá sus se 1!1ticI1l1c á los
ahueios) bisahuelos y otros parientes en huca ncta aSCf:Il11en.te,
pero solo sub.,idiariamente ) es dncir? si las personas por las cuales
el bija deseiPIHle de ellos) no viven ó no se hallan en es lado de


,
180 •
TRATADO
§. Ill.
De las obligaciones "esl'ectivas ,le los pod"es y ,le sus hijos
nahu'{lles.
,19-1. La oh'igacion que tienen 105 padres de alimental' á sos hi-
jos, comprende aun :í los nacidos rueré! de matrimonio, de ayun-
tamientos·ilícitos. Hallándose emharazada una soltera ó viuda de
e icrlo IJOmLrc, ea virtud de la (lU("'ella {lne pone contra él, si
confiesa Ó Be halla conyiC'to, deberá ser condenado á encargane
llel niño, á hacerlo cdnear y á darle alimentos necesarios, á
presentar cada tres meses al fiscal un certificado de que cumple
con estos deberes, y á hacer (IUC se le enselle :í dich'Q nillO un oficio
cuando se halle en estadodeaprendcrlo,á fin de ponerlo en estado
de que pueda la subsistencia.
Si el homhre negase habEr tenido relaciones carnales con la
qnercl!nnte le bastará á esta prob:H' que él la trató con mucha
y con cierlas particularidades para declararlo con-
victo ,- y en consecuencia obligarle á t'ncargarse del niño •.
Si el padre no fuese conocido, ó no tuviese facalladcs para
cargnrse del niño, deherá yerificarlo la madre.
395. Por el contrario un hijo natural está obligado, aun e.n el
fuero externo, á dar á padres, si ellos se hallan in-
digentes y él acomodado. Esto se entiende con tal que el padre (í
la Illad,"c no tengan hijos legítimos qne cumnlan con este de-
o •
ber,
CAPlTULOIL
DE LOS EFECTOS CIVILES llET. l'IIATnnloNro.,
Eu el articulo primero veremos cualcs sean lo.Q civiles-
ud en el segundo trataremos de la Ií'gitimacioll de
lo:> 111 JOs antes del matrimonio fIne es uno dc los principa-
les efel?tos cIYlles de este: en el tercero hahlaremos de cierlos ma-
t.rimonios que aunque válidos se hallan privados de los efectos ci-

-

• •
,
1
o


• •
:
,
¡
\

DSL eONTtI.A'lO DEL MA'r lINJ.<HUO.
viles; y finalmente en el cuarto de la que
civiles á un matrimonio nulo.
181

d'cctas
ARTICULO I.
• CUALES LOS CIVILES DEL lIIATlU:'!10Nlo •
--
396. Lo:; efectos civiles del matrimonio son, l. o que confirma
tl.Hlos pactos y donacioues puestas en las capitulaciones matl'Í-
monialcs; porfIllc todos csoo; jlactosy doiHl.ciones dependen de una
contticion tácita, si nupticese.qual1tu.r, condicion que no puede Je-
cÜ'se cumplida sino pOI' un matrimonio ql1C teogit Sll5 efectos civi-
les. Si el matrimonio celebrado por los que firmal'clI las capitula-
ciones Il{latrimoniales, no hubiese sido válidamente contraído} ó
siclltlolo 110 produjese Jos cfectosci\'iles, todos los pactos y dona-
ciones en dichas capitulaciones puestos serán nnlos y de Ilingun va-
lar, ex dt'fectu conditionis. Por lo der;nas el homhre debe de vol
VéT á la muger ú á sus herederos todo cuanto de ella hubiese
hido, pOl"rl'le se encuentra c¡ue lo reiLió sin título, y que ninguno
liene para conservarlo. A esto puede no actiane dotis
l
ya que no hay dote donde no hay matrimonio con sus efectos civi-
lus; Dos sine rLupliis esse non potc:st ; :;ino por la \Itle se llama con-
dict;o sine cau.sa.
397. "2.
0
En los paises en 'loe hay comunidad de bienes ó so-
ciedad conyu.gal entl'e marido y muge!" aUil Guando 110 se haya
estipulado, no e'\.iste efecto civil del matrimonia tntl"e un
hombre y una muger que se h<i\L,'n tlnitlos por unél ltllion que nin-
guno de estos d\-:ctos )1t"útlDce. Lo mismo Jebe respeto de
IU!:Itlerechos de viudedad.
398 3.
0
Tam1ien es uno de los efeoto"S ci\'iles tltjllllatrimonio la
aflnidad que cada uno (fe los Ct1uyll"ges conl¡'ae con lo!; pari8ntes
,.Id utl'O; y este efecto tampoco podrá prouul;i¡"lo Ull matrimonio
qlle oinguno produzca."
Bien es 'lcn.!aJ auu CLl<llldo el UlatritlH111iu 11(1)/ oduzca eft!c-
tos ci'¡ile:>, ni baya··sido tan siquicl"a ceJeLratlo válidamente, solo
el trato catllal no ilombrc con una m.ugp.l" prnduce una afi-
nidad entre eadil uno dc3 <::llos y IOi! dél otro; mas la tal
il.íifJiJau Jnfi'afuente nat.uf<tl 110 tiene maB efectu (lue el ú,c Cl'ear

182 TRATADO
uo impedimento dirimente dentro ciertos grados como
" ,
explicado mas anihfl. Solo los matrimol:io.'J Ijue protlucen 105 e fec-
tos forman la afini¡{;¡"l civil (pIe es atendida Cn todos los
actr.s dI' la sodedad civil.
399. 4.
0
La patria potestad sobre los hijos que nacen tIcl ma-
trimonio, es tamhien uno de sus efectos ci\·iles. Muy diferente de
la JHb"ia potestad d8 los romanos, es comun eulee nosoll'os al pa-
dre y á la mld"e. solo que la f'jeree el padre soto mientras Tive.
Vcrdall es r¡ue llar mIli (ll1C no haya sido \·.íli lamente contraido
1111 matrimonio, 110 clej:ul por esto ,JI.! úhligatlos los hijos á
cnmplir CUIl sus paÚl's lo!'; deberes naturales; pero solo, clmatri-
monja válido)" con todos sus efectu.s civiles olÍ á los padres la pa-
tria potestad en toda su
4.00 .. 5.
0
Efect,) ci,,·jl propio del muido es la potestad marital,
qua él ad(jtliere en l"irtud del matrirnoni() sobrE' la persona y bie-
nes de su muger , de la (Jue forrnarerno!l nn tratado á parte.
401. 6.
0
Otro efedo ci\'il (Ld matrirnonio yae concierne !Jalo á
la muger, es que ella toma el nombre desll marido. Esta
bl"e estí fundada en fine se reputa como dcspurs elel
nio son ulla misma carne con el marido, r¡ue es la parte prú,lomi-
liante: Erulltduo in carne una (1).
40.!. 7. o Fundadr) CIl el mismo pl'incipio el antecedente
prQ(luce c.1 otro efccto.ci,·il, y es el de que la muge:
{leila St'glur la cOlldl:101l de su mando. Aun clt':lolldo fuese plebeya
hace ,Ilohle con un hombre (]tle lo sea. y participa
de sus lllulos , SI el los llene: sed condesa, tlucJuesa, baronesa
etc., como su marido sea conde, duque 6 haron. Participa asimis_
del r<lng,p, y y privilegios de su ma-
rulo; y e.''Ita.tlobleZi¡, tltulos y dIstInCiones los consen'a mi(·ntra9 se
mantenga viuda de él.
. .Por el cOlltr,¡¡,ri o si una mugcr ooLle casase con un plab
eyü
'
jlu'J·de nohlez.a , mientras subsi.ste el matrimonio, }'a (lue debe
!it!l" como de iGual condicion á Id de ¡,u mariJo ;·em-
,,1 '1" l' , l' d' j' .•
L _d IlmoulO, vuc Ve J 15 rutar otra vez ue su uo-
(f) Eu cnsi las ''''O''"",'" 1 E,p " ,- , ,. .. J J e J' J
." nu, .. rcp o e antIguo pI"JJ1clpa< o (e ah ULI3, ::a
mUsercouscrva . ".. .• •
u "/,e "O, Hen. <l muy t e que al paso que eo .1 lenguage d
l., cull, sOciedad_ di' '. . . .. e
I e aS I'rovuu:'H en que s ... ho1.b el .tI,oma caslellauo, vemul 1II1ruJuClf!e
D coslumhre franeeu e" " .
,ClI al .. Una iUCet 111 a rcv\I', fJlIe 110 en el mo,lo de II.d.lar, en los
(N. J.: loslrad).
,
,

.


" ,
DI!. CONTRA.TO DBL r.UTB1NOIHO. 183
bleza que estlH'Q como eclipsaua por la juterposicion tIc la prrsona
Ilel marido.
403. 8.<1 Aun produce el matrimonio otro efecto civil fundado
en el citado principio, tal es el de cIue la ml1ger casándose pierde
su domicilio y toma el de su mdriJo, y desde que el
!lio ad{Juicl'e toda su perfeccioll_ por medio de la bcndicion nup-
cial, sin que sea necesario que se traslade á la casa Je su muido.
Asi es que luego de casada deja lt.la muger de C!:itar sageta a las
Icyes de su provincia, si es diferente de la de su nlarido, y lo á
las de la provincia de su marido.
404. 9.
0
Otro de los efectos civiles deluHtrimonio es que por
él aU(iuiere la muge., en caso de sobrevivir al marido los derechos
de viudedad ó sobrevivencia que le conceden las costumhres de
cada provincia.
405. 10.
0
Efecto ci,il del matrimonio es tambien el /lue los
hijos en él habidos adquieran al nacer la nobleza de su padre, co-
mo 00 sea una nobleza :lh::J"sooal , no transmisible. Mas si la madre
fuese noble y no el padre, no lo serán los hijos, pues estos siguen
la eondicion del padre.
406.11.
0
El matrimonio da tJsimismo á los hijos los derechos
de familia <le su padre y de su madre t como armas, derechos de
sepultura, de capilla, patronato, etc. En cuanto á e!los derechos
de familia de la madre, es del caso observar fIue no los adquiereu
los hijos, si el ([llC los adquiri6 ó fundó los hubiese vinculado en
su descendencia po.r linea de varan.
407. 12.
0
El principal del'echo de familia que el matrimonio
da á los hijos en él habidos, es el de parentesco civil no !:iolu con
sus padres, sino tambicn con lodos los parientes tle uno y otro de
ellos. Fónnase en vcrdatl un parentesco en virtud de uniones ili-
citas, peJo es meramente natural. El parentesco civil solo lo pro-
ducen los matrimonios que tengan efectos civiles.
Este parcntesco civil da á los patientes entre sí el duecbo de
socesion activa y pasiva y el ue rctl"aclo de aho"lengo. Del mismo
parentesco y afinidad civil deriva el derecho c{ue tienen los cog-
nados y afines de nombrar tutores ó curadores de entre ellos mis-
mas, siempre que haya alguno que los necesite j y los nümhraduti
deberán aceptar el cargo, COIl tal l{OC no tengan una excusa legl-
tima.
408. 13.
0
El del'cL.!uo de legítima (Iue compete á todo I.djo en

o
184
TIlA.TJ.OO
los de su paure ó de Su madre, ('5 h.mhien otm de f05
€ cIviles del matrimonio.., ya que sÍ/lu los hijus Je un matri-
momo que tales efectos religa, podrá,) pretenderlu.
.14.
0
Por Jiu unu de Jos principnles efectos civiles del matrimo_
010 es el de legitimar los hijoil qne hubiesen tenido los cOldl'aeo-
tes aotes de la celebracion del mismo. De dct'ecbo vamos á
tlahlar con toJa extensioll 1.1} el siguiente
ARTICULO 11.
DR L.\. LEGITDlACIOl'i Que (Jpen.\ EL I
IIELACIO!\TS QUE A!'o'TI:!:S DE o LEBUAltLO IIUlI¡¡,;Sltli
nI': LOS IIIJ05 IIADmos DE
"l"E·.··l"O LOS
•• " CO:\TIIAE.YrES,

--

Acerca(leestov,lmosáver 1.°cleltond d' 1"
. ,e ern'a esta egltuna-
CIOD, y en que razones se funda' 2 o q h" 1
t I
. - ,. ue IJOS pue( en set eJe esta
liner e q:ptlmados' 3 o ' - , '
, , " . , • (Iue matrlmollloS pueuen producir esta le-
SltlmaClon; 4"u de (]ue !:l1erre l'el'ifica ' .5 () (1 f t
dp.ce. • . "uc c"ec os pro-
§. •.
Del tI: la l'-'gitimacion que Se 0l'c1'a po,' el
1UO, y de las l'(I:;ones en qua se (uncia.
mat"imQ_
La leg¡tinlaciou de los 11, '()' b
. " 1 " s per su sel¡/l,ens matrimonium trae
su 01 'gen e ! una ley J ... l t'mpe¡",:¡ f C '
I COI' 1JIlstalltlno llue no /¡a ll"gado
lasta Ilo!wtros j peJ'Q el cll1jlcl'ad,)!· Z.'non nos tfa ' -
tenido en la le' ') cod d " . a conocer su con-
1 b".1 ) '1 ,e rat, lib. DIce esta ley que Const<tntino
la la que cual d lb'
d\'" I o un ¡tlln re tenIa hij'JS de Ull,¡ muger
,c (!ÜO( IClan Ingenua, á la en:!1 huhies
e
tratado , l'
sIn tel1í'r pOI' al .. a p tt 1" 1 mo Cuncu )Ina,
a e 11'.') 1'1 gUllo l t ' ,
ant.eriormc·nle Iluhiese co t:1 'I('suma nmolllol{'gítimof.lue
n raH o e rnatrimo" 1 't' I
hrado con I t' ' OJO egl lino ce e-
. a an Igua concuhina I I '1 '
esta los títulos de consorfe le!J"t' _ ' no 50,0 e ull la a
1')1 l/Ha, justa UXor' t
IÚI'I1 ulIhael título vi, I "1 ". ,51110 que am-
, v os (erec lOS de hJJos legitim 't d 1 l'
Jn!) ({ue tlllllOUJlu'c Iluhiese tenido Con 11' ,os a o os os II-
l' 1 e a, mientras era solo su
concu Jlna J ( e In propia SlIprte que t:i hnhiesen no c' 1 l' 1 ' , '
matrim' I i:I H o {e egltlnlo
, onln, por o cual eran '
cedJau al natlre au . tI' como Slll lu.rredes y su-
1"' n lun o con LJS otros lIi'" "1, '
del matl'imo' , l' '" J 3 lla,_lt os post<'f1or-
1)10 Sin {!,tlnclon alguna.,
I


1
,
"
,
k.o
Ol!. CONT!\A.TO LBL :r.U.l'I\IMO!'UO, 185
El emperador Zenon por le,Y 5 ordena 1.1-obs(,1"uncia de
la constitucion de ,pero solo respeto ue Jos hijos na-
cidos, derogalldola en cuanto á lus que en adelante nacieren ex
concuóinatu., y no permitiendo que puedan sel' legitirnadosper
slLbser¡ltens matrimonimn que su padre contrajese con su madre,
ya que el padre debe imputarse á sí el uo habcr celebrado
con ella desde un principio Ull matrimüllio legítimo .
Parece que dcspncs se restableció la Iq;itirnacion que Zc-
non Ilabia derogado, pero con algunas restricciones. Unos 'Ine-
lian (lue los hijos ex concubinatu no fuesen legitimados ni admiti-
dos lamquam sui ha:re.des á la herencia del padre, sino solo en el
caso en que del matrimonio posteriol'ln¡'nte celebrado con la con-
cubina no huhiese naciUo hijo argun!). Otros sentaban ona rcsll'ic-
ciún diametralmente opuesta, y pretendian ({UC solo tUl'iese lugar
Ja legitimacioll cuandu habia hijos de ese matrimonio por cu)"a me-
Jjacion pudiesen ser comunicados á los bijas ex conwbirzalu. los
,
dcrechos de sttí hreredes, J ustioiano por las leyes 10 y 11 codo d.
tit, reprobó estas restricciones, y restableció el derecho sanciona-
do por COllstilntino acerca de esta legitilnacion.
Hasta le dió mayor ex.lension con sus novelas constituciones en
dos puntos: l.u en ¡¡ue asi como Constantino no habia querido
que los hijos habidos tle una concubina pndiesen ser legitimados
matrlmonium cuando el padre tuviese otros hijos
h'gítimo5; J ostiniano dispuso por el contcario I novel, 12 .. cap" 4,
que aun cuando el padre tuviese tale:; Ilijos habidos dclmatrimo-
nio legít¡mo disuelto lJutcs de (:I?ntl"del' el segnndo COIl la concu-
bina, en virtud dc este pueda los hijos de l. misma ha-
Lidos anleriol'mente.
Por la novela 28, cap. 3 y'.' diHpensó de obtencr del príncipe
los derechos de ingenuidad p¡'ra los hijo'!, y quiere que aun sin
necesidad ele que su paure les conceda expresamente la libertad,
sean libres é hijos legítimos de pleno dereclio en virtud del ma-
trimoniQ legítimo tlue su padre contrajese con su madrc, POI' los
téfminos gl!uel'ales en que elita novela se halla concebida, parece
que tampoco exige para la Icgitimacioll de IQS hijos haLidos <le
una esclaya, que su padre no tenga otros lJijos legítimos de otra
mugcl',

410. El derecho canónico ha ido toda\'ia mas <lllá ¡lIle las leyes
romanas. Estas solo"concedian la legitimaeion per su.bsequens ma-


186 TRATADO
respeto de 103 hijos hahidos eX loncubinatu" es decir,
de una auloriz:tda por 8(Juella legislacion , )' (Iue podia con-
siderarse como un matrimonio natural. De tales hijos hablan cuao-
tas leyes acabamos de citar, y ninguna se encuentra que otorge
la It'gitiwecion de los bijas que bubiesen nacido tI:! ona un ion ¡tí·
cita, de una fornicacion.
Asi es que las leyes romanas apenas podrian tener aplicacían
entre nosotros cuya legislacian condena el concubinato, sin per-
mitir otra union Ilue la del matrimonio.
El.dcrccho canónico ha querido ser mas indolgente con los hi-
jos de una de uniolH's ilícitas, ó seasc fornicaciones,
puesto (lue ha consentido su legitimacían por medio del matri-
monio que posteriormeute conlraigBIl sus padres en faz de la igle-
sia, solo que al tener su trato ilícito ese hombre)' esa
lnuger se hallasen en disposicion habil para contraer matrimonio
lino con otro.
Para fundar esa indulgencia serone el derecho caofSnico que
al tener su comercio carnal, ahrig¡¡bíl.ll ya la inten-
cian de casarse, y _ que solo por la violencia tle la pasion !ucum-
hieran á la'J tentaciones, y se anticiparon al til'lllpO legítimo; que
ese comercio es una especie de anticipacioll del matrimonio que
ya Ilcvuhan la intencion de celebrar, y que despues celebraron
realmente; y (Iue por consecuencia ue todo esto los hijos de tal
comercio hohidos deben ser reputodos fruto anticipado de dioho
matrimonio y COIllO si de él huhiesen nacido. Estas razones hicie-
ron cx:c1arn<ll' al papa Alejandl'o 111 en su d('crctal que es.el cap.
6 J ext. qcti (llti sint legil.: Tanta esl vis malrimoni¡, ut qui antea
sunt genili , post contractum matrimonium, legitÍmi habeantur.
Este papa no limita su decision como lo hacia n las leyes rom3-
na3, a los hijos habidos ex conl'ubinatu, quP. si 110 era una anion
legítima, era cuando menos inocente y permitida, Los términos
generalell (n que está concebida, y las razones en que la funda,
alcanzan á todos los hijos qne huhiesen tenido los padres antes :de
su matrimonio, aun cuando su union hubiese sido ifícita como lo
,
es la fOfuicacioll.
411, Se ve clue estc papa solo qui,o exceptuar del principio qne
sienta, el caso en que los interesados al tiempo de tener las rela-
ciones carnales no hubiesen sido capaces para casarse ono con otro.
POI' esto alladc (Ille si uu homhre durante su lllatrjQ::lOnio con una


,
, ,
,
I
,
I
fllL eOflTDA10 DIIl. M .... ·rl'llllOl\lO •
187-
1 b
'c"c lon',,\o relaciones carnale:i con otrA, ann cuando
muger JII 1" " "
matrimonio con cstlil, despu.ef! de dlsuclto prImero,
I
' I ",'I,'mados los hi)'(,s de sus relaCiones ear-
no quCt afian f'!:, ,., • "_
1
'1 'I'm-, ,I"''"'lIC'5l1 matl'llUOlllO ponluL ese bom
na es I Pgl I d. Ll ...., • •
bre no era libre, y no podia á lél casarse con su, rornpJ¡ce: ,s"
autem dice aquel papa, vir, vivt!nle ltxore SUd Jaba'". cognov
c
-
,it el ea prolcm SU$ceperit, ¡icel ¡Jost ruorlem uxorlS
rzÍhilominus sl'llrius erit filillS", '. quoniam (1) matrzmo-
nÍum lep,itimum ínter se contrllhere non¡,otuerunt. . .
Fúndase esta ex.cepeion en que el color que se da á la
, 'nd quc el comercio de {Ille nacieron los hIJOS,
Clon supome o f '
, "1 )1'[\ \ero Y'lue ue
se tuvo en conl.emplaClon el matnmonlO ce e t l ,
" ' ¡ l' preced no pucde en tal
una especie de antJclpaclOn (e IlllimO, n. ., . '
caso tener logar, pof(lue !lupl.l'liendo lile/liar tol malrlUloll,IO
tre por hallarse ya casado uno de ellos, 11 o .. ra
causa J no pUf'de la inlencion de eelebrarlo, I.li que s,e
anticipaba un contrato que era criminal esperar qne pudiese reah-
zarse.
". rcacion en-
412, Los principios del dcrecho can0l11CO ap \,
r
bl
t la á las de-
trc nosotroii, no porque conccllamos lIerza oIga or <
, ' 1'" '. sobre todo en una ma-
crelal€s que Illllguna tlenell cn • ranCIa, . J ¡
, ,,' di)" , 'no por(lue Iíl. y
teria la ll'gllllll<lClOll e os liJas, s\
, .' . I an becho que fuesen
el favor que tales prtnClplOS enCierran, 1
aceptados. d laciones
Cuando una )·ovco ha tenido la dt>sgl'acia e tener I'é
e
l re
1
') 'hI' rep'
carnale!\ con un hombre, interesa a ur( en pu ICO, \1
sl
a falta y salve el honor de aquella muger casandose COIl e a.
e , 1 I ()ne coo-
llera como sucede á vec{'s que el humbre se canse lea.
t!cscenuió á sus deseos, Ó 'I'le siban con sus ilícitas relacllOnes J e¡;a
t al hombre a ganos a -
P
rudente y que las leyes (ll'escn asen '1" Seg
nra
-
" ¡ '1' rse con su VIC 1m •
lientes pOllel'oso't a JIU lIelr e a casa ,. '11 )
. ' t' mas II'1'CSlSlL} C filie e
mente que no {lodLa ofrecerse uu 010 LVO. " _
" ' 1 1 1" "b' los laera de matllm
o
oc oloI'J'aI' la lt'gLttmaclon (e os l1)OS la It ' • I
o l' t· l· padres' esto IlIzo e
llio siewlH'c (lue este f;C rca lzase en I e os. ' , 1 '
I \ ' '1 L ternura paterna 10-
derecho canónico, y ha aprobado e CIVL. a, l " los
I d
'e á procurar á sus Lnocentes lIJOS
duce no pocas veces a pa I
,
. rcuulcl fuerou inr.onsitlcralbmcnlc OIDI-
e
,) palahrasapeslfUcscrlenlul
c
. I 1 (OOlI,¡!,¡cin-
. IV I . lc .1Hcvlar· perosc eu
Cilla colccciulI ,lo Gre!;orlo .... con Illlr.I' ,
lilas antiSuas.



. J88 T!r.ATADO
títulos y derecho'! de tales, ante la ley} por medio de Sll matrimo-
nio con la cómplice en sus ex.travios. .
S. It.
Que llijos pueden se" legitimados 1'01' el matrimonio que
conh'aigan sus path'es " y en llue casos.
413. No cabe dada en que caando tos hijos nacidos "nles Jel
matrimonio" vi\'cn al tiempo de celebrarse este pOl' sus padres
JI
quedan legitimados" y adcIllieren los derechos de familia asi en la
del padre como en la de la madre, y no solo para sí mismos, sino
para sus aun qne hubiesen nacido tambien antes
del referido matr ¡monio.
Hay alguna difie.ultad caando ei hijo anterior al matrimonio
muere antes de contraerse este dejando descendientes. El matri-
monio que los padres de dicho hijo contraigan dcspues, ¿ dará á
esto.!! descendientes los oerechos de familia? Baldo y algunos otros
intérpretes antiGuuscitatlus por Fac1ún, Controv. IJI, 56, están
por la negati'f".a,. fundados en que el hijQ no tova llUUca los derc-
ellOS de familia, como que estaba muerte. cuando el
de sus padres hubiera podido cODluoiearselos , y por lo mismo mal
)ludo lransUlitirlos á sus descendientes que solo por su conducto
podian haberlos ad'lo'irido. Bartoio y otros doctores que cita dicho
Fachin, estan por la ajirmativa que sigUI! asimismo Perez.1 Ad tito
cad. de naltlr./ib. , y creo que es la mas conforme. La Jegitima-
cion per subsequcns malrimonium filé i lit ¡,aducida no solo en favor
de los hij.os quc los conlraentcshubieseo tcnido de su union anti_
t:ipada, !lino tambien de todos los que dp. ello:> deseiendan , que.
por cierto nq son ruenos dignos de este hene6cio, que
La ley ror medio de Id ficeion de la IcgitiUl1cioH puriíica el vicio
ue la union rpe los' conlraentcs tuvieron antes de Sll matrimonio·
• •
y IHlee que tal Hlllon sea Coc!l.ideraUa como una especie de alltici-
pacion del matrimonio quc dcspues celebraron, y por consiguien-
tc reputa á lo:> "¡¡,JS de la propia snerte {Ille á todos sns
tes Como frHto .1nticipado de aquel matrimonio. En vano se dié'e
([ue el matrimonio no pudo legitimar á UI1 hijo qae había dejado
de existir: nada impide (j!u"! en obsequio d • .! sus descendientes nun
despues de su muertc puctlu cousiJcl'ál'sele (lúe hubiese ¡,ido



DRL CONTRATO DRL M,\TRI;\lO!'(IQ. 1.89
siempre J(>gítimo', .en .de la [nena que para
ar el vicio de la union atltlclpada )' para la legltmH1Clon de los 111-
fas tiene.. el matrimon io celebrado despnes de su naci mil' n to. Se g un
la ley Si filium, 5 ,JI de grado el aff., cuando pndrc despnes
ele la mucrte de su hijo adopta á un extraüo, el hijO premuerto se
reputa hermano del adoptivo, aun cuando ya muerto a:
tiempo <le la adopcion que era lo que le daha esta calidad. ¿ Porque
p.ues no ha de poderse suponer que el hijo muerto antes del ma-
trimonio haya tenido ya durante su el título! I.os der.e(;hos de
hijo legítimu, por mas que hubiesc dejado de eX.ls.lll' tiempo de
celebrarse el matrimonio que EO ,"irtud de la legltllnaCIUu le hace
suponcr tal? . .
414. Para qUé lo. hijos anteriores al matnmonlCJ puedan le-
gitima(los con la celebracion de cste, lus derecho ca"
nónico, adoptados por la legilimacic.,n clvll, solo qu:
padres a\ tiempo de tener las relaciones carnales fuesen babdes
para casarse e I un o con el otro. . .
De este principio se· desprende la soluculn de, flue
trajo divillidos á los antiguos canonistas 1 sobrc .. el hIJO natural
ue un simple clérigo aunque prtlvisto de benellciO, puede ser le-
gitimado pUl' el matrimonio ¡¡ue dicho clérigo
con su cómplice. No hay duda que puede serlo en Yldud del
cipio sent<!do, ya que el padre y la madre al.tener las relaCiOnes
carnales se llailahan en estado de poder casarse el unO r.on el otro.
El heneficio que obtcnia dicho cléJ i{Jo, no era nn obstáculo para
el matrimonio, solo que casándose lo perdia.
Lo mismo sucedería re!peto del comercio carnal (file un hom-
bre hubiese teoido con una l'cligiosa novicia El hijo de tal
quedaria legitimado con el matrimollio SrlS padres :untralesen
despues, porrlue podian haht"flo cÜlltr.alllo euantlo las
laciones carnales) pues solo la }'íro[e;'lOn solemne habna podido
irnpedirltl, no el . .
La capacidad de contraer matrimonio se aun
cuando al tiempo oe las relaciolles carnales huhlese mediado. un
impedinlento de facil dispensacion.1 por mas que se hubiese
obtenido. Asi es que tuando UDS primos se por
legitimados los'hijos qUI;! antes hubiesen te.IlI.llo. dispensa a la
cual se da un efecto rctl'oadiuo 1 ptlrga el VIClu dc que su
anticipada union habia tenido.


• •
190 TRATAOO
415. Mas si los que tuvieron tales relaciones carnales, hubiesen
sido absolutamente incapaces para cO!1traer matrimonio á la sazou,
el matrimonio que despaes contrajesen, no puede !egi timar 105
hijo.<; de tales relaciones habidos.
Ejemplo: Si un hombre casado hubiese tenido comercio
con una muger, el matrimonio que desplles con ella ce-
'ebrase no alcanzaria á legitimar los lIijos de su adulterio, ya que al
lenerlos no podian casarse los padres.
Asi es que debe tenerse COIDO l'egla general (jopo el matrimonio
solo puede legitimar 103 hijos de un comercio habido inter solutum
el solutam, es decir, libres uno y otro, y en est<ldo de casarse á
la 5a1oon ; y Ilunca podrá purgar el vicio de una unían adulterina,
ni legitimar los hijlls de ella nacidos.
416. Cuestion es muy debatida entre los dadores, si esta regla
debe sufrir excepcion lralandose del caso en que una de las partes
ignorase que la otra estuviese casada, a 1 tener las relacion('s carna-
les. Los están por la aUl'uHtiva se fundan en el cap. Extenore,
exlr. qui filii sint ll'gil., -segur¡ el cual, como veremos mas abajo,
arto 4, cuando uno contrae de buena fé on matrimonio nulo,
erej'éndolo legitimo á causa de i-gnorar el impedimentoqnc lo ha-
ce nulo, como si una muger casase con un hombre que no sabe
estal' ya casado con otra j la uuella fé dc esta parte hace que se
concedan á este matrimonio, aunque Ilulo, todos los efectos' de
on matrimonio legílimo) y por lo mismo los títulos y los derechos
de legítimcs á lus hijos ue él nacidos. Luego por igual razon,
dicen dich0S autores J cU<ll1dü ulIa muger tiene relaciones carnales
con un hombre que ignora estar casado, y con quien cree come-
ter una simple lornicacion , no un adulterio; la ignorancia oe esta
Oluger en cuanto á esta .. circunstancias, deLe impedir que las re-
laciones se consideren y hacer (lue sean reputa(las.
como una simple f"ornicacioll, cuyo vicie puede pUI"garse por me-
dio de un matrirnouio'lcgltlffio que mas adelante celehren,
Finalmente para elullir el principio qllC no permite !lue un ma-
trimonio posterior purgue e( \-'icio de un comercio carnal entre
personas incapaces de con traerlo á la SBzon, supouen dichos .doc-
tares que si bien no eran capaces las personas indicadas tle contraer
un verdaJero matrimonio, lo eran para putativo, el
cual virtud de la ignorancia de la mager haLl'ia Pl·odacido los
efectos de un matrimunio verdadero.
1




DBL CONTRATO DEL MATRIMONIO. 191
Parel contrario los qae rechazan esta opinion, dicen que es-
tableció el papa Alejandro nI en túrminos generales que los hijos
nacidos antes del matrimonio 1'0 radian srr legitimados por él en
el caso en que los padres no se- huhiesen helllado en estado de po-
derlo contraer entre d al tiempo de tcner las relaciones de que esos
hijos resu(taron, y que por consigui';nt{! los hijos un homhre
casado hubiese tenido con una júven) no podian ser legitimados
por el matrimonio que despues de muerta su muger contrajese Gon
esa joven, y no habiendo hecho distincion algana sobre si la mu-
gel' sabia ó ignoraba el estado del hombre con quien tales re(acio-
Des tenia j tampoco deben los interpretes hacer tal distinciol1 : Ubi
ex non distinguil, nec nos distillg1terC debemlls, y por lo tanto debe
decidirse indistintamente que el matrimonio no alcanza á legiti-
mar los hijos habidos de una union entre personas clue entonces 110
habrian podido casarse entre sí.
En cuanto al argumento que los partidarios de la p.xcepcion 5a ..
can del cap. Ex tena re , que es la base de su opinion" debe res-
ponderse que esdesace-rtado comparar el caso de aquel canon l.!on
el quees objeto de la presente cuestion j por que no hay compara':"
cioll entre una mugar que cree cDllll'aer un lll!\trimonio legítimo
casándose· con un hombre (Iue ignora sea y otra moger
que consiente en tene. relaciones que siempre sahe ser crimina-
les 1 por milS que ignore quc sp.an a!hlltcl'in3s. La primera es eom-
pletamente iuocente ,y cree hacer ulla cosa honesta: la ley toma
en. cuenta su huena inteucion tille abriga (lc <lar <11 estado bijos Je-
. gítimos en virtud de un matrimonio que cree legítimo, y se la re·-
compensa dandoá los hijos de tal unian habidos .!JI títlllo y los de-
rechos de hijos legítimos. Por el contrario la que tiene re-
laciones COIl un hombre, pOI' mas filie ignore sn estado, no es
cente; aun cuando crea cometd' solo una simple fornicacion, y no
un adulterio, SAbe que comete un aLto prohihido por. la ley de
nios: dal opcram rei iUicitre. Su ignorancia, pues) no es inocente,
inculpabilis, que pueda hacer que sus. reluciones deban ser consi-
. deradas tales caales ella creía que eran, y no cuales eran en reali-
dad) Ci dccil' como un trato adulterino, co)'o v.ieio no puede pur-
gar el matl'imonio legítimo que ella cOlltrajesede .. puescon el hom-
bre con quien las habia tenido. Luego no IJay pal'idad ni
medio de camparacion entre el caso del cap. Ex lCllOre y el de la
presente cuestiono E( cardenal de Palermo ( Parlormitarzus) hace


192 TR.lTAOO
comprender la disparidacl de los dos casos: Quia corztrahens ma_
trimonium) dice, da! opf'ram rú licilre) ideo ignorantia $lla cxcu-
satur: sed virum sine matrimonio, dal operam rei
tre , ideo ignorantia sua non es! probabilis rlee debe! inae consequ;
prremium, el dalllÍ operam rei illicitre , implltantur omnia qUa? se-
qrlunWr prceler voluntatem suam. Lo Ulilmo vienp. á decir Bartola,
ad 1.38, S. 1, JI ad lego ¡"l. de adulto Esta. euestinn se presentó·
ante la gran cát!l8fa en la causa de !a hija de Tiberio FiofeUi co- ,
nacido bajo el nombre de Scararnnccia , nacida de relaciones que
este I!élhia tenido eu "ida de sn primera muger, con una tal Maria'
Doval qne ignoraba como todo el mundo qne ftH,,,c c?osado. Ha-
])if'ndoprctendido dicha hija que babia sido legitimada por el ma-
ti imonio ql1e Scaramuccia hahia contraido despoes de muerta su
primf'ra moger con esa Dnva!, tlO le fué admitida su rrc-
tensíon: fné en esta causa l\1r. d1Aguesseau quien trata
tensamente esta ell€stiotl en uno de sus discursos forenses fltle es .el
47, en el tomo 4 d,e sus ohra!'!.
417. Otra clle"tion He. ha. forlllado sobre si pClra un hijo se
repute serlo ex sotulO el ex so/uta basta que padres sean li-
bres <'\1 tiempo de su nacimiento, .1nn caanllo <'\1 tener lugar las
lP-l<'\c;ones carnales uno de ellos estuviese casado. Fachin, COlJ-
trovo lib. 3, cap. 50 cita un gran nlÍmero de canonistas respetables
qne están por la afirmativa, y él pOtlP- de su parte. El principal
fundamellt.o de esta opininn lo h"llan en lo 'loe dice Jusliniano en
el título de Ingenuis de sus imtiluciones, á saher, que para que
yo sea ingenuo hasta que mi m;¡dre haya sido Je COIHliclon libre
al tiempo de mi oacimip.ntü, por mas que no lo hubiese sido antes ..
La apioion contraria me parece mas razonable. El texto de :as ins-
tituciones no creo pup-da·apl1carse á la presente cucslion: r:I estado
de ingenlli¡laJ. de una persona depende tan soJo de la condicion de
ll€rsona libre qne haya tenido su madre; y se ba decidido favora-
hlemente que oastaba lJ.ue tal ha),a teuido la madre ó
al tiempo la concepcion, ó al del nacimiento, ó en el Illterme-
,Iio. Empero en la especie de que tratamos, la capacidad de la le-
gitimacion per subsequens malrimoniuTJ1 depende de la calidad oe'
comercio carnal de que el hijo nació. Si comercio era tldulte-
fino. el hijo de él habido no puede ser legitimado: y aun cuao(lo
al nacer el hijo sus padres hubiesen sido libres, hasta que uno de
ellos estuvlese cas:Hlo ai tener tal comercio, para que I.'ste fuese

1
,
I
I
,
,
,
I


un COl'(TRATO DEL l\tATRmONIO. 193
. adulterino 7 eS hijo de cOlUcreio adulterino y por consiguiente in-
capaz de ser legitimado el hijo de él habido.
§. 111.

Que matrimonios l"'ollncen el efecto tle legitimm' los hijos
anlCl,ior"lJ1cnle nacidos.

418. Para rifle 011 matrill1nnio Iq;itimc los hijt)s relaciones
carnales que los cont-!"acntes tenido antes 1 es no
solo que haya:sido válidamente celt·bl'ado, sino qoe
ser tal que no se halle destiluido por. las leyes de los efectos CIviles.
Esto es evidente: el efecto de legititn<lr hijos antes nacidos es
UDO de los principales que 'ante la ley produce el matrimonio: lue-
go un mdtrimol1io al cual la ley haya privado de los efectos civiles,
no podrá caus"r la legitimacion.
Asi cesa en nuestro derecho la cucstion agitada pOI" los dodo-
res sobre si un matrimonio celehrado inextrGmis legitima lo.i hijos
anteriormenl€l habidos, Habiendo· privado nue·stl'a fegislacioll á
esos malt'imnl1ios Ul! los efectos civiles, seg!\n vel"l\IllO:-l en el si-
guieute artículo, clal'll es que no p.)tli'ian legitimar los hijos (Iue
antes de él hubiesen tenido lus contracntes.
419. Matrinnnios hay qUl! allnque obtienen de la It'Y los
efectos civiles en consitleracion á la buena fe de las partes ó de una
de ellas qne· ignora han el impedimento lo .hacia nulo.
tase si pueden causal' el efecto de la de Jos"hlJos ha-
bidos el1 tiempo en llCle los eran labres· yeapa:es de
casarse entre si·? No. Sise atrilHlycll á ese matrimonio putatl\'o los
efectos civiles á fin de 'j"le los de él nacidos leng:¡,n el título y
Jos hij,)s legilill1os, es [l{)rque son nacidos de ulla untO n
. l I netlOS [)I}r !larb> de uno IUi! cOlltt'a2ntes: mas (os
1110Ceue,UI , ., .
1
,· t ornel'cio carnal an,'arior a ese matl"llllOnlll putatIVO,
llJUS ue un e '..
I
on ¡tI' un COlll'I'cio c.'¡mmal IIUC salllan sedo los que
como qne o y • .,
lo kniao, no son digno'! de !lue se tra!)pasen en 1Hl ob,equ,.o las
l'enlas '"'iJtlel"ale'i, El "icio de LiS ¡'claciones qat.! fueroll hdlHÚOS,
0';::1 l."
no puede purgal'sc, ni ellú$ pucd"1l ('gtJlmalos corno sea
I f
,. "I'l"e;a ,['o '11 111.1 rim·.llll·} ,,·cnlatlero rJue hnIHesen
pOI' J !,l{lrzl ..... " . ... .
celebr,¡ln su, y no lHI>'::U-e tenerla un IllatrllTlO-
. 13

-


194. TBATADO
nio pntati\ o. Con mayor no podrian por
matrimonio putativo los hijos nacidos .SI los
I t
· mpo ¡]e tener las relaciones c-arnales, huhlesen sido ya tnha-
a .. l'
L
'I pa,-a casarse entre sí por mas que ignorasen el impet ¡mento;
I es ,. el .
l1
ues
entorJces ni aun por un verdadero po flan ser
legitimados tales hijos, s€gun llevamos d,Ic11O antes,> n. 416. '.
.8.si es que en la sentencia que recaJo en el pleito del famo!)o
Juan Maillard en 15 de marzo de 167! .. , tumo 4, Journal Au-
diences, los hi'jos nacidos del trato que Thihanlt de Doissiere
habia tenido con la esposa de 1\Iai!!ard á quien se erela muerto,
llar cuya razon Eoissierc se ca¡..ó despu:s con el.1a, con ra-
zon declarados ilegít irnos, sin que hublese legitimarios el,
matrimonio que los padres habian contl'aido posteriormrnle, y
que se halló ser nulo por la reapnricion de
hijos ni aun por nn verdadero y h.aunan podido
ser legitimados, á tenor de IOh prinCipiOS sentados en el n.
420. La desigualdad de condicion de los que contraen el rnatrl
R
monio, como que segun. nuestro derecho no·es motivo
á impedir que ese matrimonio sea válido y tenga¡Ios efectos civiles,
tampoco hacer que los hijos habidos anteJ'iormente puedan
ser legitimados por el matrimonio que mas adelante COlJtraigan los
padres) por mas que algunos antiguos doctorescitCldos por Fachill,
Controv./ib. 3, cap. :')3, hayan sido de coptrario dictámen.
421. Nadie duda gue el malrimoDio tiene la fuerza de legitimar
los hijos habidos de un comercio Cartlf-d anterior, aun cuando ell-
. tre este comercio y el matrimoniu que legitima sus hijos, hubiese
mediado otro matrimonio de Ulla de las partes con otra persona
extraña que despues hubiese maerto. Hay no obstatJte uua dificul-
tad, y es ·que para la legitimacion se supone retroceder la celehraR
clon del matrimonio al tiempo en que fueron habidos los hijos, y
como hay otro matrimonio de por medio lél rctrotraccion no .
oe couceLiJse. A esto se responde (loe la ret.·otraccion no es del
todo llecesaria para la lt-gitimacion, bastando que pueda suponer-
se favol'ablcmente que al ticlJIpo de tener las relaciones carnales

abrigaban los interehados la idea de casarse mas adelante, como
que <iUO cuando uno de ellos hubiese cambiado despues de propó-
siLo casándose con otra ptrsona, al fin concluyeron pOI'
De esta suerte no hay inconveniente en considerar las relacioncs
C:.ll'llales como una allticLpacion del matrimonio últimamente f:fln-


I

,
I
,
, ,

· ,
,




, .

DEL CONTRATO DEI. l\iATRD10NIO. 19j

tfaido ,sin fJnp sea obstáculo el otro matrimonio inle:rmedio, ya
que tampoco lo fué para que 105 que anteriormente se hahian co.
nocido carnalmente, dICspues de su disolucioll se casasen.
§. IV.
De que· manC}'a sc verifica la. lC!litimacioft .
4·22. La legitimacion per subsp.t¡uens matrimonium sc realiza
por la sola fuerza y-eficacia del matrimonio qne contraen los pa-
d res de los !ti jos antcriOrUll' nte hahidos: Tan.ta est vis matrimonii,
ut qui antea sunt geniti, contraclum matrimr)f1ium legilimi ha·
beanlur.
No es pues necesario el con:sentimiento de los padres para esta
legitimarion J y ni aun esti en sn poder privflJ".í sus hijos del de-
recho que la ley les concede mediante el matrimonio.
Menos se requiere aun que estos hijos .'1e presenten bajo el vélo
nnpcird, como en algun;¡s partes acostaml.1fu, Esta ceremonia
RO es mas que 011 reconociruient(, solemne de los hijos, la cual es
superflua, como los padres los hayan reconocido, de (:ualquier
manel'a que esto fuese, ora: a.ntes, OTa desplles del matrimonio,
en una palabra, siempre que los puedan de cualquier modo
probar estado. .
423. Mas dificultad presenta sáher si los pueden imprdlr
los ef..:ctos de la legitimacion ,y hacer que 110 sean legitimados, .
protestando por lo que á ellos mil'il, del efecto del
Esta cuestion inotil ·en los paise§- en que los derechos de hIJO son
siempre ventajosos, no lo es eu donde la
rechos muy con¡,idel'aLles no solo soLre los hIJOS
tamhien sohre los mayores, pues cntonce!; estos lib. 3,
á la legitimadon crcp5
n
dola gra"Vosa. de !\ue los hi-
cap. 54, propone esta cuestion, por el Jl1<ltriOlo·
)
'09 no [Hledcn ser c ..... · , su nacimiento contraigan .
..... ! rnct\!.e a .. .
nio que sus padres 't fun:dan en la novela 91, cap. 11,
. .....ó'11uecl a, se .
Este autor;y .(\.1-- 11 f t'vamente (1ue los padrES na pue-
• .:dUO esta) ece e \.'c l _ . •
donde l.' t a sn yo·luntad por llIoguna especie
a lI]OS c?n r r ,'"ctrumenlOrum (dotalium) ce-
. ..' e slve.pe " . .
de legltltlH\CILtl, sw "... . I ¡.hracion de un rnatnmo-
. I J ' e denotan a ce!· ,
lebralLOnem j pa a)l i\S fJl1 ¡ 't' ·on p.." un derecho introdu-
. I 't'mo Dicen maS: la egl Ill1aCI '
mo eg1 I .

1'96 TI\AT" DO
ciclo á favor de lGS Lijos; laego poedeo ellos renunciarlo; llnicui-
que licet jliri iu favorem suum introduCiO renunliare,
A esto responden los de la ·opinion contraria qtie esta cucstion
no ,Jebe rewlvfrs€ pnr la I"!:'frrida novela, por cnanto los princi ..
pios admitidos ('otre nosotros legitimacion están sacados
mas bien del derecho canónico qoc del ('ivil romano qoe segun de-
jamossentado, n. 410, ticnen poca aplic<lcion en nnestros tribu-
llales acerca de punto. Ahora hien plH'stú que segun el dere-
cho canónico la legitim3cion per sltbsequem mrztrimouiunl s.:! veri-
fica de plt'I}() derecho por la pJicacia Jel matrimonio. ya que
la legitimacion se considela introducida no solo á f¡nor de los hi-
jos, sino tamhien á favor de los padres j c.laro está ()tIC no pueden
tos hijos ni destrllir la fuerza y eficacia del matrimonio, ni privar á
los padre! de las derechos que la ley les , renunciando á
la legitirn3cion segun so capricho; de la lTl'opia suerte que tampo,
co los padres por so parle pueden privar á su antojo á los hijos de
'os beneficios de la legitimacion.
s. v.
Cuales son lO$ efectos de csta lcgiliUlllcio1l.
424. La legitimélcion de los hijos anteriores al matl':mollio gue
la posterior ceIebJ'acion de este por los padres aper's, produce
mayores efectos que los que consigue Ull bastardo legitimado por
rescripto del rey. Este solo concede á 1\15 hijos el llt!reclH) de lIe-
Tar el nomhre de su padre y SUs armas con una rolura I pero
el de suceder ni á su padre Ji .í su lUau!"\) ni á ninguno de los
pih.
P . "'<: de ellos.
or el ... . I I '" b "
1 t I
:-,lI.1"I0 a eglllmaclolI per su seqllcns matrmlOnzum
lace ao eglt1ru",. .' '. . .
'1 1 ., hIJOS antenores, como SI realmente hublC-
sen nacl< o l tlrante el lh_. . ,
h
'1 1'/' '"'J OllIO , y les concede ItlS mismos ue-
rec os Sin a Ulcn0r l I erencHI
..' , ... á los que durante el matl'imo_
DIO nflt:lcron, ha<;ta tal puntu (1'1 e COrle .. , I d h I
gas á 105 hijos anteriores al matJ'imonio c,ree o l e
hubiesen nacino. '<: (lue durante el
425. Empero si en el tiemno "ue medió entre el co,nerc'
• '1 'o. n:tl'_
nal de que nacieron estos hijos, y el matrimonio fllJe sus padres
celebraron, )' en cuya virtud fueron aquclllis legitimados. uno de
-'os contraentes, el padre por ejemplo, hubiese un pri.
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
DEL COlfTRATO lJBL 197
mer matrimonio con otra muge!', despues de cay& muerte hubiese
pasado á s('gundas bodas con la madre de los referidos hijos, estos
no tendrán el derecho de mayorazgos sobre los hijos de dicho pri-
mer matrimonio; porque si bien vinieron al mundo antes que ellos,.
nacieron sin embargo para la famllift del padl'c despues, en virtud
del matrimonio posteriormente celebrauo, uel cual son considera-
dos hijos. POI' lo mismo Cuera ahsordo que los ltijos de un segundo
matri'monio fuesen mayorazgos respeto de otros hijos de otro pri-
mero,
ARTICULO III.
. DE CIEliTOS MATRIMONIOS QUF. POR l'ITAS QUE VALID.lME:itS COiiTR.\lDOS, NO
PRODUCEN LOS EFECTOS CIVILES.
--
PRnIERA ESPECiE.

426. Por dcclll'aeioll del rey Luis XIII, de 1639, quetlan pri-
vados de los efectos civiles 108 matrimonios tlue se conservaron se-
crttns hasta la muerte de uno de los cónyuges, y los hijos de todo
derecho de sl1ccliion, no solo respeto de sus padres, sino tambien tle
los parient>.'s colatf'r'"ilcs. Los descendielltes de esto,., hijos sufren
asimismo igual privacion puesto lJue sus padres no pueden trans-
mitirles Jos derechos de sncesloll que ellos no tienen.
427. El qoe tales· matrimonios ataca, (Iche probar 50 clandes-
tinidad, que re:mlta de varias circunstancias: 1. a si la muger no
hubiese tomado el nombre de su m<ll'ido j 2, a si ell las escrituras ó
actos la mnger se huhiese titulado soltera, ó viuda de un
anterior marido; 3.
a
si una criada se hubiese cdsado CQn su amo, Ó
un criado con tU sellora, sin dejar de ari'll'ccer como criallos á los
ojos del mundo. La prneha fundada en estas circumtancias no
qttetla destruida por los certificados Illle .'le presenten de haber:e
publicado IU<lmonestlfciolles; porque snceuc con harl,a frecuencia
que los párrocos las publican de m;¡nCl'a que no es faed compren-
derlo,
428. La viuda de tal matrimonio pierde tambien los uercehos
de viudedad, que son un efecto ciril del matrimo"nio.
,
HI8
TRATADO
SEGUNDA ESPECIE,
429. ,La ueclaracion de 1639 priva de 10.'1 efectos civiles
clmalnmonlO que celeLraseun hombre al morl'r " >J'
. 'd Con qUien lO )le-
se ,VIVl . o amancebado; y esto aun cuando se huhiese crlf'brado en
la Iglesia donde se hubiese hecho tra!'llndar dicho suO'eto t
de publicadas las moniciones ó de ohtenida d' ti.' d( espuciJ
30
. .:> • lspcnsaclon e ellas.
4 . Los que tales lllatl'lUJQIIIOS atac;1Il dehen \'1' , . ,
.. l' I . ,{lU[Jl (OSI co-
. e amanct!baUllcnto que precedió al m'I" . na
l
. " llmOIliO; :::'.. que
e locontra)o se hallaba in vitw eXlrcmis.
Se reputa hallarse in vitre extremis todo 3(loel q '11
. d d' ue se la a en
cama postra o e una €ldennnlad de qr¡c ('s _. ,
" - C",Sj; seguro la de mo-
I Ir, pUl' JJlas qne un:pl.les sobreviviese alouno, Dl .
D
::) eses.
e ütra snerte seria si la e:nfel'mcdad .
no presentase slOtom!lS de
ona {Duerte cercana; y aunqoe jm:gada mortal é incurahle ud'
Se el rjoe la padece algnno!laiío, ,p Je-
131 T "
, • awpoco f:C rt!pntará ceJcI}I'ado el Illill " ,.,,'
(rcl1n$' llUlOLlIU m vll;e c.r-
till' l' quce que lo coutrajo muriese de muerte repcn-
.... t' mismo la de t 1
I ' ,con a ¡loe no estuviese t:Ufl'1'1llú de
mil';: la hl'3veuad al cOlltracrlo '
ijJ:) 1J " , •
01 mas,iJl!C :,1 Ill,Jtl'
l
rnonio ImlJiese sido celelJl',Hlo in ex-
lS 1 n"b estarra pnl'ado de los efect ,,{ ,
prdlr1rse qu 3 JI' OS CIVI t!.'!i, corno pudiese
todo p:JI:c ca ctontra
1
c
, gozando cabal salud habia llecho
01) raer o antes baL' I 1 '
)'0) .',' , len( ose o Impedido los
presentadas á la t 'u d
tes colaterdles, de clue no ¡lUd t' f au a por tiUS parien-
o rlllll ar autenormente (1). .

TERCERA ESPECIE.
433.
Queda tallllJiel1 privado de 105 cf t "1
b' " ' , ec os CIVI es, aunque hu.
If:se SI{ o contraído y pOl'mas q ¡, . t
to'I,- 1 ,,1 uesuslsaencuan_
a 'IUCll o, el matnwolllO que contrae '"
do "1 ' . uno flue pen 10 su esta-
, en vu,tudde una sentencia que le condénó al últ¡mo.) su 1'-
Clo; dicha declaro art, 7. pi
Adcmas de esta dispo.'iicion de la ley cra ¡mpo,'1 1
nat ' '1 , e per rerum
uram <fue contraiga matrimoniocoll Jos efectoseiviJes un hom-

.. disposicion alglull 'lile prive ,le los .reClus civilN ni ·i Jo'
COD lfI e tt"e " 'ea; " 1 '
d. lo:; cOlltr,cole ,/111$ 'Vt ,DI a liS 'lile se en de uno
, (N, de lu II"I<dIlCl) ,
>

I



,
,

• >
DEL COI'l'T1\ATO DEL ?tU1'RI)I():NIO. 299
bre que por haber sufrido, una muerte civil, es reputado muerto
para la sociedad) eu todo lo concerniente al ordcn civil.
·434. Muerta antf's de cumplirse cinco altOS ulla persona conde-
nada en reheldia á la pena capital sin hahel' cODlparecido en dioho
" tiempo; si en el intermedio de su ausencia" se habiese casado; ¿ su
matrimonio tendria las efeetos civiles? Si; porque durante IOi
cinco años su estado civil se haHa mas bien que per-
dido, y muriendo dentro les cinco años, mucre inlegri. status) y se
reputa no haberlo perdido jamas.
435. Es de notar que slla muSer que se casa COtl un hombre
privado del estado civil, ignorase esta circunstancia, su bruma (é
daría al matrimonio los efectos civiles, segun veremos en el m"tí-
culo siguiente.
436. Fáltanos hacer ona ohservacio.n general acerca de Jos hijos
que de estas tres especies de ma trimonios nacieren; y es que estos
hijos no tendrán seguramente los derechos quc los efectos civiles
del matrimonio dan á los bijos, como los de.familia, de succsion,
de legítima etc. j pero COUlO el matrimoúio de que proceden .. es
un verdadero no serán bastardos, y podrán por lo
mismo ser promovidos á las órden('s sagradas y á los heneficios
siásticos.
ARTICULO IV,
DEL CASO EN QUE UN MATRIMONIO, POR IIl,\S QUE NULO, PRODuce LOS BFEaras
ClVILES QUE LE DA LA DUEltA. FE D& LAS l'ARTBS CONTIIAENTES,

--
437. El caso en que un matrimonio nulo produce \05 efectos ci,
viles, es cuando los que lo contrajeron, procedian de buena fe, y
una causa justa excusaba la ignorancia en que se hallaban acerCa
del impedimento que lo hl¡;ia nulo.
Ejemplo: Supon.gamos <lue una muger casada con nn militar á
quien se hubiese visto tendido en un campo de batalla entl'e los
muertos, y se le creía muerto por lo mismo, aun cuando en reali·
dad ilO lo estuviese, se hubiese casado con otro hombre eu vista de
la fe de óbito de ese primer marido librada en lada regla pOl' la
mayoria del regimiento. Si dc!pnes de mucho ticmpo de celebra ..
no este segundo matrimonio, y de, haber tenido hijos de éi, l"ca-
,
,
,
TRATA{lO
par,eciesle elEPrimer marido; no hay duda qne dicho matrimonio
ser!:! IlU o. sto no obsl'! t I L f 1 f . . . ,11 e a uena e de los contl'aentes le tia
os e t'ctaS civiles de los IllHt" . ..
él
. - IlmonIO!", de los hiJOS ,]ue de
• nacieron POI' co lS' , t I l" , ¡,' I IJf,llIen e os )1 JOs dp. este segUlHlo m;;tril1lonio
serao aOjados á la sucesion de sn paure v de s d I
h 'd .. o ma Tr, y t' [} a
e con,curTidn con los hijns hubiese lo::nido de
su primer mfltrnnomo.
no matrimonio qapes n1110, puede dar
rechos a los illJos rle. él n'c'tI? d :fi A . . <' I os. quo nu(/ulIl est nullum producit
fOsta respondo CjOl! si \111 mAtrimonio en Clvn!o es con
era, o como nulo: no puede atriuuir tal" derechos, la ],,;,na r:
ce ,G,ue se le (,omo dlido en cierto mo 1 ..]
sng VlrJOC:: y' .. t o • pue:; sup e
'1' t .• por puede entonces l'rOllllcir aquellos
e ec 01<.
438. La Ilncna fe de los cont!'ileutes . da al t" I
efectos de nn mtltrimonio váii I ¿ ma flmonlO nnlo 08
. '. • (.0 aun respeto á liS Cilpil ulacioucs
[ PC,( <Jue la DJuge!' tellH';' los dt'l'tlchos pac-
I I 10. lH a, ql1C media la razono Dira:.e qne lil-
e!; lIf'van RH' . I ' " . . mpre conslgr¡ R condlclcn implícita si
nuptlfJJ ser¡uanWr, condicion que en nuestro caso no f' 1 l'
da \' ue cump 1-
) ,'R 'lile UI! m::!trlll\lll:io nulo no eH h1:Jtrim ni • t
I ] 'J o. 1\ es o se
pont e fJlle a buena el' de loc:: II'ICC ti s'
.Ie ti. . e "1,arCCfJ' r{>spdo
es () a nultdad, y bace .. c ""mp"] I l' ,
1 I . . " J( a COII( IClOn
(e fl.pI'OP.la que hace mirar corno !t'gí! irnos los hiJ'os de
matl'llJlonlO 1)<1('"/(10.<;.
me
43!). solo una de las pfll'tes de l,u"na f'
ti'" ... e 1"1
bocnn: ha,c.ia n
l
lll'1 p! que contraia 1 esta
, ra ( 'ir a m-atrHl1''JOIO I f ..
hijos los defcrlws de l. 't' '1 .1 OS {' eelos Civiles y á los
I SI Iml( 3u aun respeto 1 I t
sahienuas C t . ,. t e a o ra parte que á
on rala on enlace IInto? El ti . I ' .
aHrmr.livi:llllenle esta t" 1 p.lec locanonlt.'O h<l resuelto
tOll y la IIf'V<ld h t
Vor dispensado'í Id hl f" o flS a este punt.o el
... ,lena e, cap. Ex lenorc 14 fi" ,
legil. ¡ J exl. r¡Ul du, smt
Este c,inon Inl la I I '
. J. t e Un HJlldJrc CIJSflt!o (]llC habia vu It "
Con UIl'1 muO" . {' o a casar
J
I. ' t)ef filie Ignoraha estado; V diee loo 'II!
a uUenl fe I I I • ccncl(). quP.
. (e a nH, h<lce mirar enl 1,' . ..'
hubo de un mal' , ;no (gltIUl:)¡; los hijOS que
]
fllll.Oll1O nulo, IJa1-ta NlI'a cOllsidel"·¡ los J¡ '·1.'1
1Iucet el' al p<ld .' u aul es para
. re tplC COlllri' JI) de lJl ... I:I fe.
L.., /" .
. . I lita a SI :le tl'al<.s.:! de un cJérirru ']"" I"J' I ' 'O . '- l e su pals y

,
,
,
, ,
,
,
i
,
nlL COl'iTP.ATO DEI. lIÁTRI:\IOl'fIO. 201
vistiendo constantemente el traje: lleg1al' 1 fnese creido l .. i o por
todo p,1 mundo) y bajo tal concepto contraje-;e matrimonio con
una mager Je uuena fe le t'reja tal. Sus hijo!! seri"'ll l"eputado9
comO Ipgítimos 1 y t:'1l cuanto á 101 engallada nO queda duda
que le cabria el dererho de instar judicialmente el cumplimiento
de lo que se le hubit'se.prometiJo en capitulaciones luatrimouiales,
I'ootra el homhl'e ({Uf: la en&ai"ló, )' contra sus herederos, los cua-
les no podrian oponer en su defensa la nolided del mataimonio,
pne!.t
o
que esla l1ulitlau p·roced .. de un hecho de e!le hombre que
enganó á una muger y motivó la nulidad oCllltando el impedimento
que lacaustlha. Asi un;\ sentencia {bcla en de enao de 1693 ad-
judicó ;í una muger (J<lC dt! buena fé babia casall.) con un fraile rc-
coleto el cual hahia ocultado su t'stp.do, la mitad <10 los bielle.'J ga-
del matrimunio ({'le eran Illuy cuantiosos, y todo lo que
cn capit.l1laciolll's matrimnnialrs se le habia prometido .
, '
440. Si L.i h'.lena fe tic' uno de los con traen teS atribuye á un ma-
trimonio nulo lo'i ('feclflS civiles con mayoria de razoll los atri-
huye á un rnatrirn(Hli() yerdadero, !>if'inprc que una de las partes
hubiese igool·aclo oe buena fé l'1 tille lo de tales
tos j como si una nnq:;er se hubiese con un bombre
jada del estado civil pOI'. una .,entencia cRpil;d (jlH' ella ignor¡¡b<l,
por hilber :.ido dada en 1¡,jólt10 y antes e:la hubiese conoci-
doá tal hombre. La buen'a feda en tal caso al maúimonio los efec-
tos civiles para que los hijns de él hahidos sean como
legítill10
S
, Y puo::dan suceder á la mlldre y á S[)s parientes
nos. l\-l¡¡S no podrán hijos suceder en los hif'qe5 del p<idl'c que
quedall confiscad\.Is, ni tener los derechos df' familia ,¡lle Sll padre
pprdido tlar\f'.g 1'.1 sr1'.
441. Un matrimonio nulo puede!'>( gll\'arnl'llt(' dnr:1. lo!'! hijos dn
él Ilacidos los derer:hos de legitimid,ul , IHH'lJlle al ¡in aqndla union
era inocente, :.\tf'ndir.1a la buen" l't: de un!) Ú de :105 conll'é1cnteSj
pero esa huella fe no puede ólcan¡'dl' á t.tnto que el pretemli,lo
trimonio ((on ella celeLrado dé esos derechos de Iqjitimillad á loS
hijos habidos anteriormente de 'un ilícito ayl1ntHllit'llto; porqne
tales relaciones siempre Y el ,·icio Je que adolecen
i 'ltlC' hace á los no puede purgan;!! en virtud
de Uf' vel'clatlt'l"o y dlitlo nu¡trilllonio.
Ejemplo: Un,! m116cr tuvo un hijo un hombre casado, que
dla nO sabia estarlo; y Illas allelunle cf·ntinnando en la
,
,


202
TRATADO
•• •
-misma Ignorancia se casa con él, Y tiene de esta union olros hijos.
Estos últimos serán legitimas, por haber nacido de un comercio
inocente por parte de su madre, que creia haber contraido un
matrimonio legílimo; mas el hijo habido del comercio carnal an-
teriol'al falso matrimonio, no podrá ser legitimado como hijo de un
comercio criminal por una y otra parte, ya que la misma muger
sahia que camelia por lo menos una simple fornicacion. Dien es
verdad que el vicio de ulla simple fornicacion puede pllrgarse clJn
el matrimonio que el hombre y la muger que la hubiesen per-
petrado contrajesen, mas como en la especie presente no pudo 're-
rificarse un matrimonio legítimo porque no podía cOlltraerlo un
hombre casado ya, liS de ahí que tampoco pudo purgarse el vicio
uel ayuntamiento de que fué haJ,ido el hijo.
-





,







I .

I
,


.
nE LA J\NtJLACION DE LOS l\IATRll\JONIOS, DE SU DISOLUCION,
y DE LA SEPARAClON DE HABlTACION.
c= ...
CAPITULO 1.
DE LA ANULACION DE LOS ¡'UATBIMON 105 .
442. No hay poder para disoivtr UD matrimonio vflidamcllte
contraido; porque Dios formó el vínculo de t:sta untan, y el
der humano nu alcanza á destruirlo j Quod Deus coñjunxit, homo

non separet.
Mas cuando hay dudas y cuestiones soLre la validez de un
trímonio, el juez debe decidir si rué ó no válidamente contraido,'
y el fallo eu que se declara no fué celebrado JI es
lo que llamarnos aqui anulaciOll del matnmoOlo.
So-bre esta materia vamos á ver, 1.0 quienes pueden presentar
demanda soure la nulidad del matrimonio; 2.
0
porque via y ante
que jueces; 3.
0
cual es el olicío del juez en tates uemanda6.
ARTICULO l.
. QUIENES PUEDtN INTRODUCIR UNA DEMANDA .sonRF. ANULACION DE UN aJA TRi'
!\IONIO •


--
Pueden pedir la anulacion del matrimonio 1.
0
cualiJuicra de las


204. TRATJ.tlO
• partes que lo contrajeron; .2.
e
los padres de ellos; 3.° sos demas
parientes; 4.° algunas veces el mlllisterlo fiscal.

§. l.

De las pm·tes qu.e conh·ajeron el tnatJ·imollio.
443. Co.alquiera de los 1I0s que c0ntrajeron el matrimonio
de pedil' cantEa el otro la atlnlacion del mismo, si alega que media
un impedimcntó dirimente que lo hace nolo.
Puede int<3ntar tal uem,inua aun aquel ellos que hubiese en-
gañauo al otro ocultandole la del impedimento que ha-
cia nulo el matrimonio, O,lOndl'anse .. quellos principios de dere-
cho: .Nema audiridebet propriam allegans tl¿rpitur!inem: Nema ex
proprio dolo cOl1seqCtl potest actionem, Mas debe saberse (lile estos
principios'se á asuntos en que se trate del interes del de-
m;¡ndilfltc; y la demanda de nulidad del matrimonio ademas del
inte/'es particular drl demandante, Liene un objeto de pública
nestidad la cual se resentiria) si se dejase subsistir por mas tiempo
un matrimonio que es-a misma honestidad y las leJes repruehan.
Esta es la causa princip¡d, llnica (lue hace admisible tal demanda
por la! pHsoua prl'sent<ltla.
No este pnnto es di'stingnir los vicios
abso[¡l.lOs de 1(1'1 ¡lue sol'1 son respectivos. Llamamos aqui vicios
absolll.tO$ los ·I'csnltantes de algull impedimento dirimente que se
halla el] ¡as partes corno Jos provenientes de cognacioD Ó afi-
nidad, ó solo en una de ellas, como los de un matri-
monio anterior. de las órdenes , profesion religiosa, con
que se halla ligado uno de los contraentes, ó bien aquellos vicioS
. .
que 11imamin oe b¡¡her'ie omitido alguna de las formalidades pres-
critas para la celcbracion, como si esta uo hubiel>e sido en faz de
la , ó la huhie.qe autorizado un clérigo ex.traño sin permiso
del obispo ó dd pánuco. ,
Llam,HrJ1)s vicios respectivos aquellos (lue se fundan en· haber
sido violado el derecho de aigun lnleresado, como si no se
obtel1illo el consentimiento de los padres para el matrimouio de
los. hijos , Ó se I.lUhie$e hecho violencia á uno ue los con-
traen tes para hacel'ic consentir.
Por razon de vicios alJeólulos puede pedir la andítcion del ma-

1,
DBL CONTRATO 1.111. 205
trimonio caalquiera de las partes; ma:, por Ticios respectivos solo
..la parte que pretendiese que sus drrech...,s lli:lhiéln sido violadcs. ..
Ejemplo; Si se huLit'se celebrado un matrimonio por un me-
nor sin consentimiento c.1e los solo cstos podrían atacarlo:
si ellos no lo hacen, presúmcse (lUC lo c'lpruehan; y uillguno de
los dos cOlltraentes puede prdir cjue sea uecl;}rado flulo por dicha
falta .
Asimi;¡rno si el consentimiento (lc· uno de los contraent:.'s
se sido arrancado por violencia, Ó por seuuccicITl J solo el que hu-
biese sufrido la violencia ó sedi.l(:cion porfl'ia y si no lo
hace, se presume aprobar Sil matrimonio J y el otro 110 podria
atacarlo.
44j, El "icio rundallo en la Impotencia de Hno de los contraen-
tes, ¿ debe considerarse como absolato ó como respectivo? Por
Olas que la impotencia sea un impedimento dirimente der·ivado de
la n;,turaleza misma del matrimonio, segun mas arriha dijimos,
sin embargo como por él solo se irroga agravio á la parte con quien
el· impotente se casó, y secreto como es no perjudica la púhHea
• • •
honestidad, no debe que como VICIO respectivo)
y por consiguiente aq!lel con quiell. el impotente se
casó, pOllrá pedir la 8nulacinn dpl ll1«ta·imonill por causa de este
vicio, sin que el impotente pueda nunca atllca.rlo. ,
Es de lloté\r que no puede atacal se un ¡)·atrlnlOnlO por CtlusJ de
impotencia dp uno de los contraen tes , de afias
oe cohabitacioil, mas que rop.s si huhiese hautlziHlos como
procedentes de este matrimonin, segun se resolvió en una causa
muy ruidosa,
§. 11.
De los ¡>adres.
44f). Los -padres de un quC! !le \mbit'S8 sin su
sentimiento, son iJoncos para atal:ür mat, imouio , )"a que el
menrJsnrecio qne su celcbl',lCion enYllelve, de la patria pote&tad
les iutcrrsat!os en su élllulacioll y aptos p8l'a pedirla.
.";i el pad;'e huLiese llado muestras oc ilprohl'cin¡} h;ícia este
trinionio despues de celebrado sil) su pCl:der
1a
el
derecho de atacarlo, Asi se {lcclaró ('n nno tnbunales
que no padia atacar el matrimonio t!(! su ¡¡ijo tUl [Hc!re <¡Ile habia


206 TRATADO
sido padrino de un niilo nacido Je este matrimonto sin su COnse}1-
timiento conlraitlo. Journ. des .Aud. tomo 3) lib. 6, cap. 31.
, Por ¡goal razan tales nHu'stras de aprobarian destruyen la e'X.-
heredacion que lJulJiese het.ho el padre contra el hijo que se hu-
biese casado sin Su consentimiE'nlo. Mas la hendicían paternal dada
al hijo en el lecho de la mnerte no es suficiente para hacer creer
revocada la exheredacíon; pUf'sto que con este acto censelur patrem
remisi:;se odiu,m , el non satisjactionem injurire, sc¡.: un lo observó
M. Talon, en la sentencia de 27 ele abril de 1660 i JOll'rn. des Aud.
Si un hijo de familias defij1UI3S de haberse cAsadú siendo menor
sin el comcntimienlo ele sus padres, ya mayor huhiese declarado
(lucrcr persevt:rar en este matrimonio, con tal que no parezca que
este acto es Qna consecueocia de la seduccion comenzada durante
1 a menor edau. el padre perderá entonces la facultad de atacar el
tal matrimonio J qucdindolt:! solo la de exberedar á su hijo.
s. 111.
De los tutores.
447. Si un menor que no tiene padre ni madre hohiese con-
traido matrimonio sin el ,consentimiento de sas talares; podrán
estos atacar' el matrimonio que se reputa efecto de la seducci('n.
Téngase no obstante la disti!1cion que bicimos aotes, n.
336, entre la falta de consentimiento ele los tutores y la del de los
padres.

S·IV.
De los parientes ·colate)·aZes. .
448. Los parientes de una y olra de las partc!i no puede!) en
·realidad atacar el matrimonio, mientras las dos vivan J puesto que
á la sazon no hay ningun inleres existente que pueda darles tal
derecho; t'mpcro de muerto uno de los contraentes-, los
'Parientes de ese premuerto,) solo se611 colaterales, podrán,
atacar,el matrimonio incidentalmente en cua!(luicr cU(:!ition jlldi-
cial que se promueva sobre alfjun ¡nteres temporal.
Ejemplo: A<;i los parit!ntes de la parte premuerta pueden re-
I
\
,


llBL CONTRATO nEL MATRll\lONro. 20'7
vindicar sn herencia con ex.clnsion de de los ilijas del entendido.
matrimonio, sosteniendo que ellos no Son capaces para suceder,
formando al efecto un artículo sobre la no validez de este matri-
monio en Cjtle fundan dichos hijos sus derechos hereditarios.
Asimismo cnando no hay hijos, los herederos colaterales del
marido pueden uefenr1erse contra la viuda que les pidie.<;c el ca m-
plimiento de lo pactado en las capitula(;iolles , ale-
gando que el matrimonio fué nuJo. Por lo demas solo pueuen ata ..
carla por sus vicios itbsolutos, nunca por los respectivos:, como lo
son la seduccion , la falta de consentimiento de los padres de él. Y
aun con respeto á los vicios absolutos, por mas que en rigor tie-
nen los colaterales el derecho ele aleg;lrlos, no faltaudo ejemplos
de casos en que fueron atendidos; sin emhargo solo con gran di- -
ficnltad deben ser escuchados. Asi lo dice d' Aguesseau en su dis-
curso forense en la cansa de los hijos de 1\11'. Billon, es el un-
décimo del tomo 2.° de sus obras. «Si se €x..ceptnan, dice este
gran ciertos defectos que forman nulida-
des que el tiempo nUllca puede borra", ciertas circunstancias en
que la consideracion del bien público siempre mas poderoso que la
del interes privddo, parece venir en ¡:¡vuda de lo!! colaterales para
destruir un matrimonio odioso j será dificil que pncdan estos des-
vanecer todas las exce pelones perentorias que pueden PI eseutárse"
les, (por parte de los bijas cuyo estado atacan): el silenci'O del
padre y de la madre y de los mismos la liluian tle su
matrimonio, la pacífica posesion de su estado, etc.» na jo tales
principios fué desestimado un recurso de nulidad presentado con-
tra un matrimonio I por haber sido cel.ebrado entre personas que
se hallaban unidas por el parentesco ú alianza espiritual del com-
padrazgo. La sentencia dada 27 deabril de 1638, se fnnda en
la buena fé de los cónyugesy en la faciliJa.l con que hahrian po-
dido obtener la dispema, á haher entendido 'loe el· com¡ladraz-
go era un impedimento.
Por lo uemas en los: casos y eircunstalll!ias en (]lle rueda ser ata ...
cado el matrimonio por los parientes colaterales tIcl difunto, - no
podrán perjudicarles las muestras de 'tIprobacion que hubiesen
dado respeto dll aquel enlace: asi la .... iuda no podria echarles en
cara el haberla esc"rito !lamándola Sil prima, La ,'proiJacio" dada
á un acto solo perjudica cuando se dá al tiempo en que podía
ejercer el derecho de atacarlo: en tnl j1ncd:.'

..

208
TRJ,TAOO
el ;illimo Jet r¡ue aprucha, renunciar á Su derecho de impag-
nar. En nuestro caso los colaleral('f; aprobaron, si asi se quiere, el
matrimonio á tiempo en que no estaba en sus facultades sindicado
ni indagar su yalidez.
§. v.
.
De las (lemas personas que ticncn inieres cnh.accJ' ,leclal'aJ'
nulo el matrimonio.
449. Todas las persona.s que tienen un interes positivo y actual
eu hacer nu!o un matrimonio, deben ser admitidas jata.
carla.
Ejemplo: Supollg;¡mos ttue un hombre en vida tIe 5ll primera
mu{?,er h<tya casddo con otra y que cansado de esta iI€ haya
vut!lto á unir con la primera. La segunda muger tiene un itlteres
mn)' eyidl'nte en que se declnre nulo el pi"imcr matrimonio, )'3
que esto no pUf·de ser válido el suyo. Deho?rá pues permitírsele
íl
ne
lo.impugne. con tal que sea pUf meJio tIc nrtlidales absoluta.!
¡Hlf'S no podria por ningun aeudir á nulidades respectivas,
Otro t111tO pudria decirse en cuanto á tos bij03 u.: esta segunda
Uluger,
§, VI,
Del pál'l"OeO ,le los f:outraeutes.
450. El cura tle las partes na puede atac;¡;r el rnr¡trimonio cele-
brado sin su permiso ni lnlervencion por un eh.!1 ¡Be) e::drallO ,
e \ pretexto de ha her !.ioo mcnospredatlos sus derechos. Cierto cura
que tal co .. a l.abia fué l'ccllazatlo por el tribunal.
• •
(juicll mantl,j á los contra(:ntcs ante t!\ diocesano á recihir su con-
digna renitencia, J proceucr á la nueva celebracion del matrimo-
nio, si habia lugar.
f;'1l iOlj pán'ocos solo lienen jurisdiccion en el
fuero penitencial, y no en el e"'S.lerno, Al casar á sus parroquianos,
nill{;Ull acto ue jllrisdiccion ejercen sohre ellos: luego aun cuando
Ih) hayan iulencliluo en f'1 matrimonio, no !)ueoell que
sus derrcho3 hayan IUcno,prcciados. Al púhlico
,

,
I
"




UJl;L CONTRATO [)!L MATIlIM"OIUO.
incumhe (!Ue,"al's(' de (' t . r . d
s a 111 l"aCC101l e la ley, conforme
verlo en sf'guida. vamo!J á
Por igual r."lzan un cura 110 podria oponerse á I I 1 ' "
. . a ce e )1 RelOn de
nn matrImoniO que sus parrnnulanos trat" 1 l L .
• ·1 011 {e ce Curar en otrll
parroqUia donde puhlicar las nmollestacione . . .
t
. I . l' s, 1
a
qlle Hin·
gtln .• tu. o 111 (. Cl'r.cho tiene para hace ti' . .
r a 0poslclon.
S' VII,

De/ mi .. isterio fisen/,

LOfl encargados del ministerio ptíblico los tisca' d b
I . I . 3 . es, no e en
H!:cer 1Il1 agaclOnes descubrir l' d d d •.
. " no I 11 es e touos Ignoradas eo
matnrnolllos que nadie impullna· d'
· ' . n. ' pHO cuan o e escándalo tras-
clende, el de la ley encargado d .
· l' e procurar la COllserya ..
CIOIl t el buen orden)' sana moral y r 1 . d
. 1 " ' po o mismo e ponel' coto á
los eScalH olas quf! a objetos t;n resp t 11 . l'
t 1 1"' e a 1 es perJuc Ican, fleberia e
a caso entab ar su aCCIQn ante el trib n 1 1 "fi . n
I l
' u a seg al' In de obligar' '
os casa{ os a cIue se separascll Hasta' 1 a
. " ,a veces t d}erá pel'leguirlos
crJWlIlalmcnte para la reparacion d ,1 '.1 1
• t; escanua o causado Para
ejemplo de un matrimonio f'scéllllla!as y ., , d"
1 1 o punl) e} poe e citarse el
(e un lOmbre casado ya, que lo contl'a,'ese e t
,
. onoramugerenun
ligar en que la pl'Jrnel'a muger reside, ó es conocida .
. La con,cr"racion del órden en la sociedad. se halla confiada á los
tnbunales seglares, y por lo mismo ante ellos deben los ministros
fiscales peticiones sobre escindalosas nulidades de al-
guo Lo fuera un abuso punible"
En cl.crtas y ci,"cunstancias tambicll podrá el pro·
moto!:' Ílscal eclestastlco élcudir <lnte SIl tribunal contra la validez
jle un matrimJllio, porque hemos visto )"a que la autoridad ecle-
siástica tiene su inten·encioll en esta clase de asuntos.
ARTICULO H,
I'OIlQVI: y A:'iTIi: QUE JUECf..'J l'UF.DI1. nntRs" LA A:'(VLAGIO:V oe VA' :'dA
TRlMONIO.
--
de listo valnos á distiugu:ir tres calos .

14
"



210 TRATADO
,
PRIMEl\ CASO,
4)2. Si fuese uno de los lDismos contraentes el qne
t:11 contra del otro, un matdmouio' fuese ann!,Hlo I tendria tlos
vias, olla ordinaria) otra extraordinaria.
La onlinaria l'5 la citacion que el uemaoJanle llt'be bacer al
.otro C'ontr3rnt_e ante el juez C'clesiáslico :l fin de que asista al
jnicio en que dt'!JC occretarse la anulacíon del matrimonio. A pe-
sar de !ler este UIl contrato ci\-·il·, 511 calidad de sacramento ha he-
cho que reyes hayan concedido á los jaeces cclesi:,Ísticos
COnoeer de las causas concC'rnientes á matrimonios, con la obliga-
cion no ohstante de conformarse con. lo preve'údo I<lS leyes ci-
viles.
De touos modos el juoz eclesiástico solo eS competente para co-
nococf'r acerca la validez Ó lnvalidez de un matrimollio: si una de
las partes prclrndiesc ademas de la otra dailos J perjuicios, parQ
fal\ar sobre ellos deberá dicho,jltez.manddf á las partes, que
al tribunal ciyil.
De la propia suerte si la cucIIlion no ycrsase sohre la Ó
invalide?, del matrimonio, sino sobre si él habia sidO Ó no celebra-
. (lo! como si se llllbiesen perdido los de Ulla parroquia· , y
una de las partes pretenuiese no hahel'se celebrado el matrimonio,
,.' soc¡tuvi.ese la oh'a 'lue si; en esta cnestion de mero hecho que
nada tiene (IOC Ver con 13: validez del matrimonio debe entender
y fallar el juez civil.
La via extraordinaria es el recul'SO de fuerza interpuesto
aoto el tribonal civil superior á quien está encomenJado .conoccr
(1(' tal('s recursos, contra las providencias y del
hunal í'clesiá!>lico sohre el particular', cuando en ellos hay algo
cOlltl'itrio á la.'I Iq"cs del reino, ó cánones (le la iglcsi,'l. Puedc
tamhien entablarse este contra la de un ma-
trimonio, cualltlo se pretende que en ella fueron desatendidas las
Ilisposicionesdcl tlel'clJ¡o civil ó cantÍnico.
,
SEGUNDO CASO.

454, Si fuesen los p;¡¡lrel> ó lln tutor los tille atacasen nn Illíltri--
monio contraido oor un menor sin su .:onscntimiculo:· compélt.:·
• •

,
I
I
,
,
-
_ LEI, CO:'\TRnú fiEL M.-\TRl:\¡ONh), 211
el r('f'Qrso tle contrll la cclchracioh I t..
I I r I
' . . . ( e ese ma l'Hnon 10,
1m "a en" ,1 to a lo pl'evellldo por las le}'" Por .'.1 '
1" I . . .... "1 e mismo me-
110 PO( rln el rey hacer declarar la nulidad de nn m t . ,
I "d a 1'01101110 (jUf!
a gnn prIllClpe e sal1rrrc l'cal hulJies'" l·'· I . .
. o . con 1.11( o SIll su consentl.
miento.
-
TERCER CASO .

45':), Si fue.<;en los de nno de los (! t
,le,)
1
t
· .í)n I'aentes, los que
., 1 tles t. e Sil muer e atacasen el malr" '1 .
rmomo por e contl'3Hlo :11
efecto de repeler á: hiJ·os de la suces·,on o' a' la v' I I l'
, , ItHR(I!SUSte
I'echo!! fundados en capitulaciones rnatr·,moo· I ·d
• . la es ; es P.\'I ('nt"
que tal cnestlOn no pouria venfilRI'!!c ante el ' l·' t·
. J nez ce eSlaS ICO quP.
.fHlcde· conocer del vínculo del matrimonio, {le que 110 puedr
tralarse uespurs de mUerto uno de los contraentes, COntll
'Ine solo Se t!"ata ele intereses tempol'ílles d
. . .,. ° e ser ('om¡w·-
lcnl{! d Juez seglal' j por esto tínicamente puede tener lugar el re-
curso de fuerza contra IR cclchracion del mal' , ti·
. nmonJO al' e tn-
hlll1al Rtlpcrior' civil.
,
ARTICULO lIL
[HU, OFICIO ntlT,
JUEZ EN LAS C.\US,\S SOBRe ANULACION flE
LAS PR')VIOEfI'CIAS QUE r.N ELLAS SE D.Ui.
\. 111,

--
456. el vínculo del matrimonio con<;agréHlo por el mism\)
Dios y formado porél entre las personas que válidíunellte lo COll-
traen, sin que les sea permitido romperlo por sn recíproco consr.nti.
miento; la a(luie!>cencia ele la parte emplaLa<1H para vel' dccr('t.ar b
nulidad del lllatrimonio, no dehe dispensar al ¡'lez de entt'iH' en un
exámen uetellido )' escrupuloso dc las pruebas 'Iccha:> para jnsti-
el impedimento dirimenle que se pretende oponcrse á la VR-
(lel matrimonio j y solo despues de justificado este impedi-
mento por medio de pruehas literales ó testimoniales podrá decla-
rar la nulidad del matrimonio,
457, Har ciertos impedimentos de que solo se admite la pr'npba
literal; tales son los que resnltRn de las ÓrdP.llCS dí' 1<1
IH'(Jfesioll religiosa, de la eO{.;llacion y afinidad, y (le otro m;¡f,ri-
tI! on i (1 ;¡ n t f' I'i o r "n h!\i 'It f"O f P. I ti f' m pn .1 P, con lr::te "<:¡' ;¡ (IU e I ('11 Jo' <1 V:J_

- •
,

-.
TRATADO
litl("/. 5e irupugna. Talt's pruebas dc:hen sacarse de rq;islros
ordenaciones, de pfLfesioncs, de de ohltos y
moníos: no ohstanle en caso tic habea-i\e pCI'¡lido estos regIstros,
pcuri
an
suplirse por metlio de una prueba testimoni.al.
La declaracioll de la parte, aun cuando ofl'celcse a(l\'ernrla
con y allll ¡cuandQ tU\',iese á. !lU la p,tíblica vO,z .. Y
fp.ma , 110 basta para prubar la eXIstencia del IInpedllnento dl1l-.
menl". Asi 10 establece Celestino III, cap. Super ea ,extr. de ea
qui congn. ; pues, c,)mo dice, si tales pruebas se aJrui,tit!sen!
d
' 1 po,'tes al "ansarse dc su el1lace, formarlan contra SI
aria ;111
. . , .
acusaciones f"tlí,as relaciones carnales antr.rlOres con pro:u-
, .
mosplll'ientes para hacer matrimOnIO" .
4')8. Si la dt'manda de anl11acion de ul1 m¡¡trunonlO se funda en
la impotencia de lino de 105 c6nyuges; el dehe (lue
la parte que se ,licR ser impotente, sea 'flsltada 'Yexamlllada pOI'
m6dicos f) matronas, Antiguamente se decretaba la prueba por la
cópulGl; pt'ro por disposicion de 18de febrero de ,1677 queda pro
4
hibida esta de prueba tan equivoca, lIldecenle y con-
traria al pudor.
Al hasta que de la in'peccion facultativa I'esulte (IUC
las partes es.tt'l'íores están bien conformadas para que el tIlle se pre-
tendia crJ impotente, no sea declarado tal.
Si este pretendi.ese que la impotencia solo le habia sobrevenido
posteriormcnte al matrimonio ,'"deberia proharlo , s!'gun 2quella
regla -de uerecllO: Ei incumbil probado, qui diril j l. 2, jJ. de
probat. , '
Segun el derecho de lds la declaraclOn COIl Juramen-
to hecha por dos cónyuges des pues de tres años de co\¡¡,bitaeion,
de que no pudieron c,)u'leguir un c6ito, cuando esto se halla cor-
roborado por exteriofcs de falta de \'irilidad, se nput
a
Huella su(icicnt.e de la irnpotellcia en que lH! funda la nu:íJau del
!natrirnonio. En Francia no se sigue esta di"posicion canónica. .
4,]9. Cuando t:S el trlbullal eclesiástico el (lue declal'a nulo un
lO<ttrimonio pOI' una faita ue formalidau, como la de la bt'lldicion
nupcial, de la pl'eseueia del propio párroco, ó por algu!l otro im-
pedimento, de tiue 110 se puede obtcnel' facilmente dispensa; ha-
hia la costumbre antiguamente de mandar al propio licmpo á las
'lile nhabilitasen su malrilllonio, y obluril!sen, si era nel'C-
la compettnte displ'nsa. Mil!:! este adilamcuto ha sido ,lcclara-

,
I
DEL cONTRATO UIL u 213
do abl1'iil'O por nuestros tribunalt1S, POi' cuanto la aulondild de los
trihunales se limita á sobre el vínculo. Los
trihunales civiles pueden y acostumbran poner alluella cláusula en
las en que decrdan la <lnulacion de un matrimonio.
460. E.s ue ohservar ulla cosa particular de esia materia, En
cualfluier otra una sentencia que haya ganado autoridad de cosa
jnzgada, no puede drspues scr rcvo:,,:ada, aun cuando masadelaQtc-
se presentasen pr uehas en contrario postHio1"tlIt'ute (lt'scubiertas:
empero en cansas snhre nulidad de malrimouios, por mas que las
sentencias (loe los dcclaran nulos hayan pasado en autoridad de CO!la
juzgada, podrán sel' revocadas en virtad de pl'ut:!bas posterior-
mente descubiertas, yen virtud de la revocacion los cónyuges st!-
pal'ados ya serán obligados á unirse tle nue\'O j cap, Lalor, ext. de
senl, el de judo
461. A tenor de tales principios un tal Jourdain (IU!) hahia pCI'-
mitidu que en l'ebeldia se nulo el n13trimonio que tenia
contraido con ona mager, por el defecto de , oí pesa!'
de que el .fallo le habia sido notificado personalmente, y á pesiH'
de que su muger habia ya á contraer nuevo matrimonio
con otro hombre, en on recurso (le fuerza contl'a la celebraciou
de este último ml1trimonio, le flleron admitidas las pruebas contra
la supuesta impotencia, y justificada su virilidad, f[lé
nulo el segundo matrimonio, y se obligó á su muger á que vol-
viese oí reunírsele. Sentencia del 30 de diciembre de 1700, lom._

5, Journ, de< Aud.
CAPITU LO Il.
DH LA. D1!JourClON DE.l. lIUTlllMONlO.
, 462. El matrimonio no se disuelve) COIllO uo sed por la muerte
de uno de los cónyuge5: vivielHlo eHos es indisolublc. .
No obstante el derecho romanll reputaba disuelto el matrImo-
nio por el divllrcio, y tarnhien por la esclavitud uno .de los
cónyuges. De las dos CO.''¡3S vamos á tratar en el articulo primero,
En el segundo veremos si la profesíon religiosa.de uno de lo,s cón-
yuges rompe el vinculo del matrimonio: en ellcrcero exftmrnare-
211
TBATAOO
IIJOS silo rompe el adulterio i y tinalmente hahldl'cUlOS tlt! :.1 un
matrimonio c01llraido filtre dos infieles se disueh'c por f,![lll\'ertine
unodeellosála fé, quedando el otro en la iJ.olalria.

ARTICULO l.
flEL fin·,m!;!,., ,. IIE 1 .. \ ESCLA "llTl).

--

§. l .
Del,livoJ'cio.
4ti3. Por derecho romano no podia: seguramente disol\'erse el
matrimonio por el solo consentimiento de las partes, mas en tiem-
pos dc de 105 emperadores aun cri!>tianos, se consideraba disuclto
elmall-imollio por un divorcio cclcl)l'ado con todas las formaltda-
des legales. nos lo enseüan IlHt)' terminantemente los cmpel'a-
dores TeodoSiO y Valentiniano, l. 8, codo de repud.
JU5tiniano continua en sus pJlldectas y adopta como ley un
le:tto de Paulo que enenta el divorcio entre las causas (Ille disuel-
el rn&trimollio; lo 1 ,fj. ck divorto
Dicn (loe condenado por el evangelio, los emperadores cristia-
1105 no se habian atreviJo por r_"zoncs de estado á abolir el divor-
cio, limit,íodose á restringirlo en lo posible; como se ve -en la ley
11, S.1, 2,3, 4y5,cod. derep.uloY en la noveJa 117.
464. Por mas que fuese entonces pumitid'J el divorcio por las
leyes civiles, y que cada DilO de los cónyuges fluedase libre en el
fuero ex.terno para pasar á otro matrimonio j no obstante la iglesia
miraba el divorcio como prlJllibiJo por el evangeiio, y como in-
capaz para romper el vínculo del matrimonio: asi es que miraha
como un adulterio mas bien que como un matrimonio el fIno ana
las partes celehrase tlcspnr,> del divorcio con otra persona, vi-
riendo to.iavia I;U anterior (ónY0!::je, y por mas que en el fuero
t'xterno fuese reputad!.) d'hlo, ella lanzaba de su comunion á los
(Ille 10 llllbiesell contraido hasta 'lue se y les sugctaba á
las mismas IH'II<r" ;¡ (lue pOI' los estahan sugctos los adülte.
rr:!I. Y hasta rnirah" como clIlp-:rble th·1 adulterio cOUlelido por el
'lue pasilsc á olrtl matri!noni'_', á iI'1l1cl flue :lolo IHlhia con·
¡
DBL DEL :'I1.Hl\llUortlo. 211)
en dilo'ore¡a. S . .tImbros. ad. S. Luc. lib. 8, u. 5 y 6.
lmzoc. 1, ('pist. decrel ad E.l:Up. cap. 6, (Iue es la carta :J.;I ue este
papa, tomo 2, de los concilius del P. LahLc, pág. 125-1.
165. En los estados protestantes es lodavia permitido el tli\'or-
cio por ciel'tas causas y bajo ciertas furmalidades. Codo Freder. p.
1, l. 2, t. 3, S. 3, cap. 35.
466. En nuestro derecho 110 está admitido el JiVOICio, y si SOlll
lo está la sepal'acioll lle habitacion, fjuoadtho1'um, ue fllle tratare-
mos en (:1 capitulo tercero.
§. 11.

De la esclatJihul.
467 o Por derechn romano se disolvia el COIl la {5-
davitud d. uno de los cónyoges ,l. 1 ,fl de divoI·t.
Por mas fIne la cauti\,jda(l en poder tle los enemigos era entre
los romanos una verdadera esclavituJ CIne arrebatando al
1'0 todos 5GS derechos civiles disolvía BU matrimonio; no obstanle
como el derecho de Postliminio que restitnia al cautivo á sn vuel-
ta todos sus derechos, de la propia suerte que si Ilunca los hubiese
perdido" impedia á CH! muge!' (Iue pudiese pas3l' á contraer otro
matrimonio, mientras no const::¡se que hubiese mlierto, y hubie-
se por lo mismo alguna esperam:a de que plldiese volver. Si habia
algalla incertidombre acerca de si vivía ó estaba su
ger debía para poder casarse, esperar á cl.ne pasase.o anoS'
lo 6 ,JI de divorl. la cual aitade qae lo mismo debla observarse
respeto del marido cuya consorte hubiese caído en poder de los

enemigos.
Esto tenia lugar en el fuel·o externo; en el interna no puede
entenderse disuelto el matrimonio sino por la muerte de uno (lp-
los cónyoges. _
Abolida la esclavitud entre nosotros, nada de esto puede tener
aplicaeion.

,
"
"
216
TlU,TAOO
" •
AHT\CULO 11,
--
En el primer pirrare vamos á. la tle )-3
profesiúo religiosa para romper el vínculo del matrimonio. En el
segundo manifestaremos la excI'pcion flue el del'ccho de las decre'"
lale:J .Y el de introdujeron I"espeto de este principio
por lo 'lt1c mu'a a los matrimonios flGC fueron perfeccionados mas,
no consumados.
S' l.
De la insuficiencia ele la pt'ofcsiol& "eli!lios« paJ'fI rompe,'- el
víncu.lo del mah'imonio.
,
El J ustiniano, novel. 25, cap. 5, habia per-
ITlIt.do el divorCIo á allae\ d \ d • , "
. . . e os osconyuges {{UC qUlslcseabrazar
fa rellgloS6. En su concepto no era en tal ea so el homhre
lo que Dio .. hahia unido; sino que era el mismo
Dl(H lo (hsolvia inspirando al rple deseaba bacerse religioso,
el deSIgniO de consagrarse ¡í la vida ascética.
, . S. Grégnrio r.3pa se I('\'antó con energía contra esta ley, avan-
zitndo hasta deCir ella es contraria á ta palahra de Dios, y que
no puede por lo mIsmo ser obtemperada en conciencia. Véase su
á Theotista que es la 39 del lil, IX En los", ! • ,
. .... . mI. mos el'mlnOS
substancialmente se explica en la carta 44 d· 1" I'h
, . e mismo I ro.
Sq;un aquel papa, pueden los uos cónyugp.5 ilJepaurse de co-
mUD pal'a cO.Dsagrarse á mas no bastaria que uno de
el.los. tl:lvlesc el del otl'O para dicho olJjeto, sino es
p1 eC1SO que tamblen esotro ahracc el mismo estado.
·169. s. ya hahia enstiiado antes (lue diclJO papa, que
ti uno los cónyuges no podia guardar un voto tle continencia
huhlese hecbo , si el otro no la hacia tambien. Asi se Ice en la
"plstola de este sauto padre á Armpntario {Iue es la 227 y en 01"'
.\'t"\.' , l.,
" .... c l( lela rlne es la 1!J9 yen otras
I
I
,
"
"
"
,
nu COIHRATO DEL 217
470. La mislJla doctrina bailamos f'n Ins carlu de 1, que
ocupabü la Santa Sede á Ult'diados del siglo nono J salan lodo en
la (Iue escl"ibia á Theuthn'ga esp')sa del rey Loldl"io que t.'S la 48
de ¡¡OS cal'tas que se hall.!!) t'1l el tomo tl de los del P.
Lahhc, pago 425 ¡ Y eíl la que :'dirigió al mismo Lotbrio que es la
51 de la misma coleccion.
471. Parece ademas que esa separacion de las personas casadas
para ahrazar la continencia, llt:hia hl)l!cne con la aotori{lad f con-
, "
sejf) del obispo. A!>i lo baila mas t'stahlecido en los canones de 10!l
padres de Nortl11unberlaud, que son dd siglo XII, tomo 9, de lo{
concilios del P. l .. abbe pago 726 y siguientes, can. 3,1.
472. Es de tal suerte necesario para la "alidez de la separa;;iun
'Iue Uno y otro c.ónyuge h;¡g¡:w ,·pto y prufelioll de casti<lnd, lJUO
si Ilno de ellos, el hombre pOI' hubirse hecho profesion
religiosa, aun que fuese COIl el; consentimiento de Sil ('sposa, si
elita no hubiese practicado otro tanto, la profesioll 'de fUluel será
nula, y d('hl'l';j se!" obligado á volHr con su muge,.. A",i lu dccidt:
Alejandro 111, cap. 3, ext. de conIJers. conjugo
Ni lampoco bastada para la validez la profesioll de uno de los
eón yuges, (Iue el otro <¡uedándose en el siglo hiei.ese voto guu-
dar continencia j pues es ahsolutamente preci:\o que UIlO y otro
entren en un convento, 1 hagan Qna pl'ofesíon religiosa formal i. á
menos que la muger dpl homLre que se consagrase á la \'ida mo-
nástica, fuese de tal edad y de tan ejemplares costumbres que no
pudiese inspirar el menor recelo de que babia de faltar á su voto:
en tal caso el voto que la muger hagit, habrá de ser ptíblieo. A,¡
:'lC estahlece en los capítulos 4 y 8 Jel propio título, 105 cuales son
uel mismo papa. Esto deberi permitirse cspecialmentf', si la muger
tiflle hijos queedural', que ese\ caso de dicho capítulo 8.
473. Otro tanto (lebe (Iecidirse en este puntu de la pro-
Illocion á las órdenes sagradas: no deut'rá ordenarse :í un homhre
casado sin que !lO muger haga lamhien voto slllemne de castidad.
Lo decide asi el mismo,papa Alejalluro IIl, cap. 3, r:Xt. d. tito
Didw papa en el cap. 5, eod. prohibe ordenar á un hombre casado
de obispo, como su muger no llaga religiosa.
474. Un caso hay en que'. un hombre casado podría prescindir
. ,
(le lodo punto del con!lentimiento de su mugcr para ser promovI-
do .i la'l sagradas órdenes, -ó para profesar en una l'eligion, y es
cuando hubiese hecho declarar cUllvicta do adulteriu á 50 mug"",
"
218
TRATAuO
y condenarla Ilor co .
. nSCCIlCIlCHI á una rec!t1.'lioll en .. ,1 .1 I
ten 11' , lll.UU(('Sl'll
cla que IU )lesc g::tnado AntoridíHI de cosa juzgiHla . r ',-
mo que entonces esa mn pr hah '. ' arque co-
d q)'t . Id' g" na pcrdulo S(l derecho á ex.igir el
e 1 o con} aga y e VIVir en compal" d' . •
timicnto deje! de spr ne . A' . la e RU esposo,' su consen-
I
¡
. . . piensa DacAsse en t t 1
(e a ¡urisJiccion ccles," t' . . . su ra;u o
as lca y e'l su apo d'
15 ext d ('( '- -' yo pu,;: e citarse el cal"
, " l.
S' 11,
Excepc
ion
'fue las decrctales y el C011C '1' d T '
• 'o • 1 10 e ,'e2l.to pltSlC-
ron . _ sentado sobre la insuficiencia (le le¡
¡,,'ofeslOn ,'el.!!lOSa para el . I d 1
. rompel' UUICte o e mab'i-
1IlQ1UO.
,
475. Esta excepcion se fanda'en la d' t" ¡
l' . 15 IOClon que as
IICleron entre el matrimonio (Jue si bien r f -- d
. • . er ecclQna o con el re-
clproeo. consentimiento de las partes, no ha sido comumado lor el
camel'Cla carnal, el cual se llama malrimonium ratum non cO!lsum
matu.m y aq I f' I ,.
I ne que uc rea mente consumado, matrirnollium. eon-
summalum. Las decretal' 1; "
d
" I ' esso oaesta ultima especie de matrimonio
an e earadcr de IH:rfect 'd' 1 b'l'
t
. . il 10 ISO U 1 lllad que no alcanza :Í <les-
rUlr nI aun la profesion r ¡. ,- E
no consumado ' ,e ¡glOsa: Il cuanto al matrimonio ralo
,permiten a cualquiera de los eón u
para abrazar el estado relig' , . ,y ges romperlo
. . lOSO, 510 llr.ceslllad Si gniera d I
sClltllllJellto d el otro As' Ir' e con-
Santa Sede á {icl Sil I o Ice
d
111 que ocupaba la
I'ap 2 eXl d . . g o uo celmo, en su decretal que es el
- ') . e convers cou' d
Inocencia JII en el si 1 .. y a e.n el cap. ,d.tit.
d. tito g o 51gUlen le clecldla lo mismo j cap. 14,
4']6. Parece t}ue est 1 }' "
decreto de G. . papas la )Ian sacado esta distincion (Iel
ri:lClalJO, q men desp rl 1 b
qUt1Jsl. 2 1 I ' ues e la er sentado, canso 27
. .' que uno (e 03 conyuges no puede consa rars ' I )
tulad sin el del otro' a- d g. e a a cas-
el matrimonio no llllbiese sida e que s:rla oti'a cosa si
carnal, pues enton¡,:es pod¡'ia uno de los mediO del comercio
gion sin el consentimiento del otro Trata cntrar cn reli-
los ejemplos de S. Macaría y de S 'AI . e a esto con
IJuda ab<lndollarou á su '. e)o que el mismo dia de su
s mngeres eU . .
fllll'egarse á 1" VI 'da 110 't' as SlqUlCI'é', par;j
" I !las lea,
,

,
,
I
,"
,

, I
I
,
1/'
,
I
,
,
,
,
DEL DBL 2t!J
Parece ¡PIC Alejandl'Q lB, loe. cit. ,ll"lce alusion á ané:;-
.dolas con palabras, siCUf sOllcti quidam de mtptiis vocati
!tterunt. Sin embargo modernamente se ha reconoci{lo por los
críticos CInc estos hechos eran aplÍcrifos) J' el ilustrado Baillct en
las vidas de aquellos Si'llltoS no los adoptó.
4J7. Gra'ciano pretende fuudarsn distincioll enelcánoo 27 que
dice] (lue si bien los padres no pueden entregar á olro la mugct'
prometida ya, ella con todo cntl'at· en un mOlJastcrio: yen
el 28," que viene á eAtablecer lo mismo. -
Graciano que habia hallado el cánon 27 eu otras colecciones sin
saber de donde fuera sacado, 'lo atribuye sin el menor fundamen-
to al papa Eusebio, siendo asi que es del penitencial de Teodoro
(le Cantorbery puhlicado en el siglo séptimo. En cuanto al c:inon
28, se halla efectivamente en una de ¡ad cartas de S. Gregario á
quir.o lo atribnye. Para (lue estos cánones pudiesen hacel' alguna
fuerza en apoyo de la distincion de Graciano, fuera preciso que la
palabra desponsalam de que [lSAll, fuese tomada en el sentido fIue
Graciano le da, es decir, una mngcr casada cuyo matrimonio 110
rué aun consumado. Pero alli realmente signilica lo flue siempre
por lo comun, una muger prometida esposa que solo se Culll-
prometida por esponsalcs.
478. La misma respuesta puede' darse á los otros pasages de los
padres que acostumbran citarse para josfiGcar la distincioll cues-
tionada. S. Agustin, Confess.lib. R, cap. 6, cuenta que dos ami-
gos inspirados por la'lectura de la vida de S. Antonio J concibieron
y llevaron á cabo el proyecto de hacerse monges: Ambo, aiiade el
Santo, habebanl SPONS.A.S, qUa! poslr¡lI.am !loe alldicrir¡l, dicaverU/lt
etiam ipsfe vir6initatem tibi. SPONSA. significa ol'l.linariamcnte la
prometi'da eSfosa;y por lo mismo á lo mas se inferida del pa'iage
t:ste, qUj:l uno de Jos prometidos esposoS el
"miento del otro romper los esponsales; en lo cual todos convie-
neo.
4']9. Lo mismo puede decirse de una CArta de S. Gregario
Magno.á Fodunauo y Antemia, la cual es la vigéúma del libro
sexto, edicion ue los Benedictinos, puesto (Iue en ella usa tambien
la palabra desponsata, cuya verdadera significadon eonoceroo
lJ
Ya,

", Cítasc otro pasagt'l del misulO santo, .Dialag. lib. 3, cavo 1·1)
dOl"ltle habla de una doncellil que) coristiwtis jrtm T1.!iptiis, se eSt'la-
220 lJlATADO
pó á una iglesia, y ahra\; el estado religioso. Este conslitulis jom
nuptiis !Iignifi.:a palpablemente qoe la dOllcrltf\ se escapó en ('1100-
mento crítico en que lodo estaLa prf'parado y arreglado para pa-
sar á celebrar el mall imonio: rwptiw significa no pocas ,'eces la
pompa J ud matrimonio. El 01 iginal grieg'> npúya
nuestra interpretacion , pue!l I-'n rigol' nuptiis jam destirra-
lis que es harto difl'rente de conslitutis ó conlraclis.
41-:0. Cíta<;c ¡¡simismo tin [Hlsage de Gregario de Tours , lJe vitts
palrtJ.m, cap, ull., hahlar de la rcsolucion {lile tom(! S, Liebard
rlp. hacPl'se ndigioso, clesplH's ti", haher cel{'hrlldo sponsalium
diem festum', }' 01luslus donis nuptialibus. .i\J todo esto 'lO
(luiere decir t¡ue ya casado, sino que á lo fIla'!! habia con-
traído ya esponsales, y que l,abian cIltre él y su no,ia Jos
.regalos ele Lada.
481. Por fiu tacnpoco es convincente la cita del venerable Heda
quirn, lib, 4 , hisl. Angl. ,refiere que la rrina Edddrida se bizo
monja despucsue haber vivido en castidad durante los doce añofl
de matrimonio que llevaba eOIl el rey Egberto j porgne neda dief'
muy que la reina dió paso eOIl (lermiso de su
esposo, y cuando el matrimonio no habia sido consumado,
482, FnnJallo ó no fundado el introducido pOI' las llr.-
sobre la del matrimonio consumildo y del no
consumado, y sohre la fuerza que se atribuye á la profesion reli-
Si osa para el último, habia conseguido tal generalid.d
por el tiempo en que se celebró el ue Tl'ento, que este
creyó odortuno sancionar tal disciplina, anatemizando al que la
contradijese; ,sess. 24, can, 6.
483. Fra Paolo al uar cuenta de este cánon en el lib. 8 de su
historia, n. 21, hítlla extraño que á un vínculo humano (:omo la
profesaon religiosa, se le haya querido dar la fuerza ue romper un
vínculo divino como el matrimonio, y que todo esto se haya es-
tablecido como artículo de fé. En lo cual se erluivoca voluntaria-
mente aquel autor, pues sahia hien que lo que hizo el concilio fué
solo confirmat' fll) puntf) de disciplina generalmente recibido, y
el anatema es para c<lstigar á los {Iue 00 obstante tal generalidad
se atrcfian á combatirlo.
Por lo que b;¡ce a ser la profesion religiosa una instilucion Ilu-
malla, Pal.\vicino contesta á Fca Paolo que en cuanto por elJa re-
nuncia el hombre tc){lo cunoLo tiene y puede esperar sobre la tier-
!


"
. "
1
I


,

"

221
O
"l" •• TQ vaL MATl\lMOt"IO,
l, "
te a
, Dios t.'S en ('Ierta manera 10S-
'arse enteramen' 1 J
1'a para consag
l
d 1 1 c,'annplio donde hablam o e
"J' emand a éH !'mas ue ti .'
titUClO1l 1\,lO
a
,. ., 1" 'd I Zcht'dl'o se dice: ¡lb statrm
la vnc¡¡cion rol' Cnstn de h,!'\ 1I10'i e
"b t lre secllli sunl eum.
relictis rel! us e pa '" 1" U U;¡O ue cónyuges
P
\le la profesHJIl re e ,
484, ara <t '1' cOllsumaJo es precISO
, I t,' 011 10 tlH aVla 1I{1 ,
l
lueda dl50h'cr e ma 11m t 'la órdell relirriosa apt ú-
. 1 1 I olemneuF'll e ('11 II o,
que haya Sil o lec HI s d', l las re"las de la igleSia y
," lo olHcrvallo to C) CII,ln o ..,
bruta, y uaya Sil - •
"'1 '"PO para su validez.
las leyer, cn'l es es-1'O ,'., • las constitul't"1l UIl estad/)
d!45 Aun cuando las onlent:-; :,aglau ' , ' . encierre
.. <, • • 1 1 f· 'on ft-iEDIHsa I y que '
t t davla que el a pro eSI 1'" -
OHI<; san o u 1" " l' d' o corno no con-
, ' t ,1 volo l e ca5tl{ a ,n 1 f
taCltamen e e . 1 1,>, ha atribuido e e eeto
, tera al SI/' o no se .
sif'o una renunCIa en '1:") l' I del ma-
n r' E' "on,'ede ue l'OUlpl'l' e VillCU o
que á dil.:ha pro HSIOII s t; , pedimento dirimente
L
'1 forman un tUl
trimonio. a<; or{ elles, o, ' }('n romper el Ilue )'3
pua un matrimonio pust.erHll' , ,peroJ no cap. unte. de floto
, t ,'\ ASI lo deCide U,,1l "'\.-'\.. ,
se bllblese <'!Oll ralt o. ' 1 l' n homhre casdllo ocul ..
. lrav<.1g Por () cua SI u
el' voto redt'm
l
m ex : , , á Ids órdenes,
" t' e hlclcse proUlovCI 'o
tanda tal Clrcuns ancJ<\ s " 1 a lo á reunirse con Sll
, on y ser lUlht'.U (
deheria sufrll' una , '
muger.
ARTICULO 1lI.
L A
"ULTEIUO 'DI':
SI E "
"
-- ,
d 1 ,1"
la manera tIc
\ ¡,ion l1e ('sta cuestiOll epe
lll
e
4
','6 La resn le 11 1 11" en rl evan ..
<". 1 tivo á e a llue se 1<1 ..
I célebre pasage re a, 1 f "
interpretar e J e"" lo al cnl1tt'star á os ¡¡riSPO!'
1\1 ap 10 csn- 115
¡;t,lio de S, 'atco, '1" podia rtPlHli¡lr á su Olugf!f, qua
'lile le prt'gulllalnll la 1 1, \' la muger Han una sola
a dll'" Ijoe el 10m HI_ 'd
cumque eX callS) " \ 1 l" lo Cine DioS ha lllll O.
d bCM,!'lLI',lI'C WUlHC - "J
carne, Y qUI! HO l' . l' 1 1'1;, 'i''' hahia prt'ulIlt o n'-
, 'l' 'enalcgalH Ol¡Ue LI l :-
!\"las como cllos IIISIS '1\ 1 ,) :a sido por mera, to-
- I nlcstó que aquc • ],,), , ' ,
P
udia,' su mug
er
, es co . 1 lUdia á su cunsorteJ' tdSt
'1 I dIce lllle e (lue r<'1 1
lel'ancia mas t¡lIe e es l n adulterio, Y <llIC o
( tl'O e u
00 fornicalionemJ', Y se casa con' \ pudi .. t!a.
I ' 1 'lue se casa CUll a re ,
oUltte ta.mlllcn e d"' J., alltOCll.ar un
l "enteu 10 '
Con el nisi oh {ornlCallOlzem ¿ , \., f'll habrt' rome-
..l' ,', en V:llll1 ' : '
1.,l
l'ro ni' 01 CIO •
\' Cr(


,
,
222 TRATAOO
tido lit ,nlugf!r nu ::¡dulterio, Ú <;'010 entiende que en hil C<lSO poddn
separarse en cuanto á la bahitacion? En este último caso la excep-
cíon se reG-ere sulñmente á la frase anterior, y como si
se, quicumr¡ue dimiserit rl.xorem quod licel w'si ob fornicatio-
"nem, el qui cumque aliam duxerit , mmchatur.
La dificultad presenta el capítulo 5 del mismo evangelio,
verso 31 y 32, r recibir una jnterrretacion idéntica.
487. "En los primeros siglos de la iglesia se creycS muy dificil di,
resolver esta clJcstion, de tal suerte que el concilio tle te-
,nido en 314, nno' de los mas célebres oe la antigüedad, al cual
asistieron , 110 se atl'c\'ió á decidirla, puesto
que.en su cánon 10 se contenta con que á los que rcpn:-
di:w sus mogeres por haLerlas cogido en adulterio, se le,') procure
aconsejar (Iue mientras vivan sus esposas, por mas que sean adúl-
teras, no se casen con olras,
Con ser consejo lo que hobiera podido ser mandato.l se ve que
r) concilio miraba como (luooso si ó no el l'ínculo del ma-
trimonio en tal caso,
"88. Verdad es que el concilio de Elvira que se cree celebrado
p.11-305, Y por consigaiente algunos años antes qne el de Aries,
fulmina excomunion para mielltl'as viva su primer marido contra
las mugeres que dcspues de haberlo abandonado por adúltero se
casan con otro, Pero por lo mismo que se limita aquel concilio á
castigar á 108 mllger qlle en talt:s circlJllstaneias se casa, y nada diec
del Ul,uido que repu(j¡a á la l11uger adlÍltera )' se caGa eon otra;
(IUC no los padres del referido concilio C{lIC en este
último caso el vínculo dd matrimonio, pues de lo con-
trario habrían fulminado coutra el marido una pena igual.
Dirase (llle media la misma razon , y que si el adulterio del ma-
rijo no alc<ll;za á romper los lazos malrimoniales, tampoco debe
l'omflerlos el dt! la A esto l'esponJo qllc pOI' mas (Iue á pri.
mel'a ",ista parece existir esta paridad de razones) n03 enseña S.
lJasilio (¡ue vivi&. en el siglo cuarto, en su epístola canónica á AOl-
moco, call, SI, qne reinaha una üpinion sancionada por la Antigua
costuudH'(', de (lue hahia una gran diferencia entre el adultuio
cometido por la U1uger y el cometido por el marido, y que ba-
limitado Jesu-Cristoal primero) permitiendo <.11 marido
rerudiul' por tal delilo á su muge!', 110 dchia extenderse tal pel'mi-
sioll á la muge!' en r;'a<;O de Sfi' afluel ad Lí/tero,
,
"
,
, \ ,

,
,
!
,
, ,
I
,
,
,
223
I¡EL CO"TRA10 DEI. MA.Tfil.IMorno. , '
La mi::nna dislincion hallaúlOs en lUla ley de qUIen
I 1 It,' de la muger entre las causas por
Ql 1)3S0 que cuenta e al. u ellO. Id 1
J. f 'ales se pcnuitia á nn hombre repudiarl.1, no cuenta, e
,IS eu 'b' r para hacer d""orclo
'1 entre las que autoriza an a una muge ,
marH o '.1 1 lcilio de Elvlra
'1 TI' esta misma distinclon proceu
e
e COI
con e. ;:1)0
en la disposicion citatla, '1 es de
489 Añádase á todo esto que muchos de !¡)S antq;l\OS pal. r, .
, 1 "h enseriado en términos formales que el adulteno de
la 19 CSla an , 'A ' lo estahlc-
lia roml>rl' el vínculo del matrlmOOIO. SI
III mtlger POl. ,
e<' el1 cllib. 4.° .
. 'f" ta lo nl',smoeu su hbroAdvl'rsu.s lirEres
es
) eap
S Epi an\O sien 7\'1
' 'b' - le Am'lSea en so homilía sohre S. n ateo
t:'q v. 4, Astcl'lo o ISpO l ,. , ' 1, l ,'_
:):' t . Existimate etomnmo volns persuac.cte ma n
tllce expresamc
n
e. ",.
, te tantum el ADUI,TEIIIO dlrmll,
momamor , . l l'l'd 1
-t' Vata ex profeso la cuestion de!a naltso n II I a{.
490, S, Agos In ... d \ 1 ' /'b tde ccniugibus adulter,aa
el clll1atrim
on
io en CílSO e 3< ultcr!O'¡t
'
: de cualquier de los cón-
P II t
' , y estahlece que e aUll en.,
o en ll!-m , - I • I I I,,'tacion qttoad thorltm,
d liga!' a la separaclon (e la ,
yuges a so °
1
, ti " uoad Y (¡ue de:.pues de tal sepa-
mas no aun ( 1
V
U! elO?1 d II ,'o casa' nduse en vida de su muge.'
" 1 la'líO a tl ell "
rae¡an comete en: • 1 omeleria la wuger que en
1
la propia suerlC '1ue: o e .
con otra 1 (e • F \lila su opinioll en el pasage
1
I
ro homhre se u ,
ta caso con o X" 11 donde se olce que
l' 1 S Marcos cap, - ,v., ,
del cvang
e
10 (e: sin ex.ecpcion, qnccualquzera
Jesll-Cristo expreso senel -'a e con orrct comete adu.lterio,
, ' muger y se s J L
querepltdlaSe a su , '1' Itieo del l'vau<Yelio de S. D-
. "trOIJi:lsagecaslHcf ti,.
y cita o , 1 SI' 1 r t:st.llJlece el nwano prm-
. 18 dondl! e a vol( o
cas, cap. 16. v., I d" ,1 s" to d0ctur de
, 1) e lce e""
" ' ·cepClOn. ¿ orqu" . '1
Clj1tO sin ex.. 1 10 la !)(llle el e",ange)¡o,
"'lelOH ctJal1l
01
le' 1
nel' una \' S 1'al,10 e/list, '1 a( orml t,
\' nloqncllce. <, )
Apóyasc tam )Ien el' 1" lUr<Cl'e!) ;lue nO élbandoncu
1
10: Yo QuellO a ,IS no.
cap, rl ,v. 1 1 no se ca.;ell con OlIO: con
'o ':lSO d,; ,¡b¡\lil UIl ,1 \' o,; (lue ' . a' so
111.11'1 os, Y Ij. . , . ' la mor<er pal'a d{qal'
,1 'IJOstol lJl1tOll'Ld a, n,
lo cual se ve que e () , I \' l' 'm?titlo ¡)ero que esta se-
, o II ' 'lue ('1 IU }!ese eo )
mando por a u eno ' b 1 "'lCIl!O matrimonial.
l '{'nos'" EIre \1
.rancion no a ca.I1M a m· lA ,in hahia aun diversidad de opi-
491. En los lH'UlPOS oc S, 'ió eu su tratado de
'L' 1 Y (:[ HllSIllO recollO
C
nioues sobre f'sla, elle!> H_ n 1" di/ieultél\1p.5 cerno que
'; jC) que ha )1<1 ,<.,U;; )
Fide ('.1 Oper
l
ms. cap, :" ," l. (Io.tm! est ulrun! isle cui
dice: In ipsis div¡,ds :;crlpirtrl.'; Ita l:)$.
,
224
quidem sine dubio licel adulteram dimitiere) aduller lamen habeal!l.r
si aliam elu,xeri(, ul quantum existimo) vfnialiler ibi quisque falla-
tur. Y en el libro segundo RelraClaliofwm, cap. 51 , dice IIUf' al
tratar dp. lo,,:: matrimonios l1(\ltlterinos no SP. iltrevc á de
haber resulto con la cue"tion dificil.
La aulol'iJad de S. Agllstin, cuy;,s deci\iones han !<litio
mil'adas como oráculo.::. 110 tardó IIllh:ho en reunir los sufragios.
.El códif.,o Je la iglesia de Africa sancionó su doctrina, can. 102.
493. Este d'noll y la docu'ina que enciPTl'a rrcibjó una. nueva
autoridad pt1r los capitularios de Cado Magno en que fue! illcluido,
)' 8e lee el lib. J, art. 42, de la coleccion <lel <thate Andegise.
494, Los cOllciiios posteriores siguieron la misma dodrina con
mayor fuerza. si crlbe, pues ponen expresamente el caso ue di-
vo .. ' io p(,r de adultel io. Asi se hizo en el concilio de Friou!
celebrado en el reinaJo de Carla Magno á Cines del siglo octavo,
ea;;. 10. Lo acaeció en el de Nantes, can.12, tamhieo de.l
mismo reinado, aunque tal HZ muy anterior al citado, y en el de
Tribur del liño can, ·W, J en el de Trosli del afio 909,
can 8.
49"). A tales autoridades puede ai'ütuirst'! el sufragio ull<Ínime
(le autores eclesiásticos que escribieron del siglo sexto
sobre c:.tas materias I 'IHieoes enScllarl1n que el hombre (Juc por
razon de adulterio rppudia á su muger .. mientras ella viva 1 no
puede casarse con otra: tales SOIl, en el siglo séptimo Decla , so-
hrc el cap,lO tle S. el noveno Jonas obispo de Orlcan:>,
I1inC'lnfll'O de Rheims, P.Hcasio RatJJPl't, sobre el cap. de S"
Matt'o, Ibo deChal'tresen su carla 125 á Damberto de Semee. El •
autol' de la TradieifJn sobre el matrimonio ha ,'ecogitfú estas au '
toridadt's, donde Jlur.den Verse y n}pjar en los libros I?riginales.
496. El U"I'I!cho canónico modernü no es menos derisivo qtle el
antiguo en CII;wtu á la indisolubilidad del matrimonio sin excep-
cioll <llg/'tl., , alln en caso de divo·re¡o por causa de adulterio, (;ra-
ciauo PI! sU decreto,despues de baber referido, segun es su cos-
tumbre, la5 autoridades en proyen contra, y despups tle expues-
ta'! tll ,/ue sc fuuda la indisoluhilidad, dice: His autori-
t!videnlissime monslralur, quoel qll.icumqus ) furrticalionis
causa uxore11l suanl dimisfrit, aliam, i!la vivente, non
pott'rit, el duxeril , rcus adulte.rii ('rit,
Ji:1 dCI'N,lto JI: las I tifO I tocio ('onfol'lllp. Lon esta
,
,
,
,
,
I
,
,
,
_ ..
225
1.111:1 COBTt\ATO l/lElo M"TRIMOK!O. . .
. .' In (a ) exl. de (Uyorl. tlecule qne un
doctl'illa, As' Alpl'l.n
t1ro
,p. - 'arado de su muger pOI' causa
, 1 de'IJl'p" de haberse sep
mr.rl< o que " , i ' la tle a(lnetla, con otra Qlll-
I 1
, hahla casat o , e>1l
de al u tf-r
IO
, se "" c(ltlla lJl"imera. En tanto
1 IJ' '()ndenado a reunllse
gel' 1 (e la ser {, adulterio el segundo enlace', cumo tlue dice tIue
puta aquel papa .1' 1 r en cara á la muger que
.1 I t 1 marido nO pOUl'3 ec la 11
en aue an. e e ' l l. Ila COlnAti(I", pn "irtad de aque a
bia repu{hado, ('1 Rt U terlo por e . l Y {Jite pur 10
I
'paria delicta mutua pensatione ur,
reg a. , l' '. , cun Sil pi mWI'(1 muge!' tle 111
, I a ,
mIsmo (e ro o I
, 1,1 ' pOllilh) vivir Sf''F'UB' o, ,
CU::J1 esto 1<1 )fla 1 T de Flol"f"nl,j¡¡ rile"
\
' I XV EU!:!;f'nio IV en P. conl'IIO '
En e slg o , -',' .' I IIPar á la
, . t!le solo l al\')
,P- q , \' l' "\ tercer ('ilra('tc'"
, per e VIlH'U () •.
I
' ' y que no lHlede rOIn ' d I
ha )ltaelOn.. . 1 '!' .1' 1, h',I',.Jad' tom, 13, e o,
, - d e A InulSn' u ,
del matrimonio, anA e, '1 •
'1' 1 I P L.hh. p,"'i99, ,
C01H'1 lOS (e· ') t . d n la jolesia latln<t en
E
t t -ina esta ha tan 'au orlza A e M
497. sta (Oc l. .-, uando se prnllflso e1'ta cn!:',S-
., 1 '110 trHI"lIltn n , que t ,
1;1 ér
oca
ue concl t 't'.aha laoplnioncoutra
r
" ..
, I toque aua emil I
tion se proyecto un I ecre '11' 1 Venecia se opniieron á este
h
• I es de la rt'pn ) Ica ( e ' d
Lo!'> ero ala
t
01' .' 'at sl,,:rdas á aquel esta 0,
l
en muchas prO' lllCI . :;:)" •
llecreto a
1
eg<llH o {Ille, . ,', 'lila contraria
h
h l ritu l'rlf>.g0 , 1 rg
l
.¡ ,
en que se o sena a e 'n, 'fa al I,ombre que por
, 'l' y {I\le lilh se per
OlI
1
á la de la IgleSia atina,.. .., I casarse con ot-a en
, . ,
adtHtera huhlese repUt I { 1." d' ar oí esos pUt'blos sin 011'-
Justo con eo .
vida de aquella; que no Ha t' I s <I"e en el siglo deello
o
to 'Iue 10"1 ar !e
u
o f
les tanto rnas cuan , cielos griegoS, nose e'
, tos para le;, reUnlOIl f
tercer!> fueron propues d u <Hscijllina, Tates o )9t"r-
, b ·t punto separarse e s , , .•. 1
P
roponJa so re es e " " el conCIlio dt'lo a cat a
, 'roblar el canon. d
.aciones obligaron a ca, 'd'scipli
na
contentan ose
, I ,1 )UII' !oQ antigua 1 , 'd d
,'glesia la hbel'ta< u
e
st'g pasen la 811torlda ,e
1 !I se arroo '
con fulminar i".oaletnH. contra o· d' ' l' a de la iV:,luia latmll en
I'r l error la lSlIp lO
Ct'llsurar Y ca 1 Icar (e 'r i lina ('9 la vigente entre
S ,$ ")4 can. 7. Esta t \Se (l
este punto; e .... ,
nolotros,
,

lií

,
. ,
,
1I2ti ,-. ATADtJ
ARTICULO IV,
CUANDO U:'O DE lO.s QU," SE CASAh.Oi:'í SK UACIl:
CRISTIANO. ¿ PUEDa:: DISOLVER EL VíNCULO DEL M,\TIUMONIQ CONTIlAHIO
COl'i EL OTRI) Ql:E SIGUE E;'i LA.
--
'.·98. La d.ecision de esta cuestion depende de la interpretacioll
qlJ.e oeba darse :í algunos versículos del cap. 7 de la primera epis-
tola de 8. Pablo á lo.i corintios.
En este capitulo despues de haber sentado d Apostol coniO
cipio geDeral Id indisolubilidad del rnatrimonio asi pOI' parte de la
muger como por la del marido, pasa á la cuestion que 'iC habia
presentallo sobre el caso particular de un cristiano que tenga ulla
muger infiel, ó de uua cristiana que tenga el marido infiel, y cop.
testa que no tieue mandalo formal del Señor en este punto sc,hl'e
el cual DO se explica la eicritnra. aconseja á la mager ó al ma-
rido '-Iue sean cristianos que hagan todo lo posible para vivir COD el
,cónyuge ,infiel su santificacion y la de lus hijos;
empero 51 la pute Inhel, añade, quil're separarse, y no le e8 po-
sible á la parte fiel vivir en anion con aquella, nosotros no acon-
á hermano ó hermana correr en pos de la parte
IIlfiel para VIVir en contimu Ji.'icordia ; 1};) le imponernos tal servi-
dumbre: Dios nos ha llamado á .un df' paz e.tc. v. 12, 13,
14,15 J 16,
El punto de 1<6 diG:.!ultad está en si
el Apostol ha de ententlersB solo en
mas en cuanto al vínculo.
esta lIerara'.:ioll (Iue permite
ctJantfl á la habitacion (; á
,
499. Esta cuestion fué muy bien debatida en un caso particular,
lobre qUe .·ecayó una sentencia del parlamento,
Borach Levi inltio de narimiento, originario de Haguenaw ha-
biJJ. contraid.o m:ltri.monio con asirui!lmo ¡udia y na_
tural del mlSm·, pals. Mas fué él á París)' se eonvirl·· I
. " . d ,Da
crlstlanl!llnO o bantiz.ado en Monmagni, pohlacion de la dió-
I:esi .. de París, á lo..; 10 de a <7o .. t-> de 17'i;¡ ¡'"oto coo d b"
., ,. 1:'.1 , ..... , os IloS que
hdbl3 tellHio y llevo consigo. En 13 de mayo y 22 de octubre de
1754 m,lndó dos requirilllicutos á su muger que continuaha en
Hat;uenaw, á fin de que faese á eOIl él, cleclal'ando en eJ
I
,
,
,
. .
,-. .
,
-
,
,
,
l.'
U.L
último que consentía
cando el judaísmo.
.-\"1"u VilL )lA ,-1I1.\IvN lo.
en que á pesu de esto podl'ía seguir
A estos requirimiento.'i contestó Mendel-Cerf qrt<! no <{flería
reunirsele, y (¡oe le ¡'e'pliria á su vez para flue le rn,wnase un li-
helo de repudio en la furmA judaica, pafa que pUIliese ella caS.1rse
con otril de su re
1
igion. Doradl la hizo emrlazar.ante el
tribunal de Stl'asburgo donde ootuvo en ? de Ilm·¡l'm-
bre de 1754 ¡.,entencia en que se le mandaha (loe se le diese tClit:-
monio de los l'equirimientos que habia !Jecho á su mubcr Y de la!'
respuestas por ella dadas I y se le declara libre para poJerse callar
en faz ele la iglesia con una muger que proft'!sf: la misma rcligion
por él á la sazon profesada,
A poco Eorach cvntrajo e"pollsales con joven de Villeneu-
"e-sur-Bellat, Jioces¡s de Soissons, llamarla Ana Thebard, á los
cuales suscribió el par!re de esta, y se dirigió Al cura de aquel
puehlo para hacer publicar las moniciones. Presentore los recl'liri·
Q'lientos hecho!J á MenJel-Cerf, la sentencia de la .. icaria
de Stra'iLul'go {Iue habia la disoluciün del m'trilllonio
con esta última, yadernas un certificado del secretario de ohispo
oe S tl"ashurgo, q uie 11 ateslig u a ha q ti e seg on consta de los re gistro9
de!' obispado siempre en él se habia permitido á los judios bautiza-
el volvt'r;.i casarse despues de sn conversion con católicits
cuanuo sus judi>Js se neg"ban á cohabitar con los eO'uver-
tidos, y que esta costumbre hahia sido reconocida cODsfanlemente-
por el de Colmar.
Cumo el cura no se diese por satisfecho tal('5 dOl'Urnent09,
}' se negaseá pub'icl:If las amonestaciones, Boradl le hi.!o emp'a-
zar para ante la vicaria {;eneral de Soissons, á fin de ([U e se le
mandase publicarlas, El vicario general en j de fehrero de 1756,
ueclaró inadmisihle la demanda ue Doracl), quien interpuso el re ..
curso de fuerza ante !I parlamento.
Conslstia la coestioQ que habia de resolver el parlamento en
virtud de este p'curso, en determinar si Burach babia podido
J.omper lJuoad l.'inculum el matrillh.lnio mient.ras era ju-
dio eon l\1entleJ-Cerf, y si por consiguiente podla en Vida de esta
casarse COII otra muger, Punto tan interesante fue cun maf'stria
d.iscutido, y se imprimieron los informes y consultas y loa
80S forpusescon este motivo escritt.s t pronunciados. En el p:írrafo
, .' • o 'er 101\ ,'ay.onPlJ alegadflli nr)l' la SlfirrnlttiY8, ,
prllnerl) "a¡no a e,..p ¡, ¡-
"28 "" l'R.\lAlJO
en el sf'gnndo IH'p.!'i,>ntlldal pOI' la la que
,
rdcayo.


S. l.
paJO" so.dcueJ' que S. Pa¡'lo pel'mite un ucrdmlcJ"o
,1ivOJ'cio eJi eltanto (l11Jíncl,lo.
La indi,olubdi Jad cxccpci,);t alg'IIl<1 es propia del
UI,ltrinll.ltl;O contraido I!U el estadu oe! inocencia pIdo IlUestl'oS pri-
mer'os padre..;, y de que despues de la ley evangélica ce-
lebran IIJ'i pOI'{llli! SQlo ,Hieden Ih!l' el tipo
do.: 1-:1 UlIj'JIl (le Jou-Crislo CoD la iglesia, cuya indisolubilidad no
pu'!de admilir excepciun. Por el pecado pel'Jíel'oD los mal. iOlonio
tt
ese c8racter hasta que elevando Crido á Lt digllidatl de sacramen-
to lo; qUe:: celebrasen 108 fieles, constituyó a estos lipo y figura de
su unian con la iglesia, y eOUluoicó Ilue\'o el primitivo Cil-
.racter de indisolubilidrtd sill algulla, Por lo mismo de
ninguna mallera debe concClle.rsc el Cal'rletcl' de ill.!;SoluhilidaJ á'
los matrimonial! tic los infldes, camo sen judlOs J paganos, por-
'-Iue no fuemn ele\'ados á la dignidad oe sacramento,
Asi es que S, {-lahio al paso tIlle hahlando de lus watrimollios
entre ficlp.s I)fohibe e1.jli'esa y absolut:otmente 'ltW aun des pues del
divorcio Vilclvlm t·/los á casane, al tratar de Jo') otros mall'imonio9
entre infieles ce/eb/atlos, CUJUH <,óllyuges·.\Ie separan por habel'se
c.onleltiJo á la fe unocle dlo
O
) y'p'!rseverar el otro en la i:1tideli-
dad J dice suldmcote Quod si irtfidelis discedit, disccdal, Sill (Iecir
.U¡.la p.léibra aCl·Z'ca de la plohiLiclon.de conlraer nuevo matrimo-
nio j por el cOllh'uio aüade que (Jueda libre, non enim serviluti
#'ubjectus esto
.Para aulol"izar esta hay el can. 2, cau.,s. 28,
2 del decreto de Gnciano, quien atrihu)e aquel texto á S.
Gn'gllrio, aun4ue bien parece dt'beria atl iLuirse á S. Am-
hl miu y tal "el. á ninguno dc.ks dos.# ya (lile ni en ubras eJel
pdmero se f!llcu€lllr8 I y la cltra tll qUe ¡.e halla, es probahlemente
de un tal Hjlül'io de la secta de los Luciferianos.
Como quiera que esto sea, ademas (le aquel texto hay una de-
fo:relaJ de looc 1H.:io lB, cap. Quanto, l'xl. de dillore. Hace este
una distiul.!inn entre el ma.ll'imoniú c()Iltraiuo por do, 6de",


,
1


-
-
[)aL :;OI'tTI\J.TO tJP.L MArtl.IWIHII(I,
uno de lo!! cuales apo'ltatase despue, I y'el conlraido por infielos
de los cual"s el uno !le convirtiese dE'spuE's:i la fe. En el primer
calo'l dice que la parle fiel de quif'1l Sf': !'wparó ,el apóstata, no
puede ca!larse otrfl vez, mientras ('sta ",i,tn : ma!ll en el de·
que la parte converlida á la fe (pie no (Hlede vivir con la que
continua en la infidelidad, pUf>de en vida de pste Cnsar¡¡1l'! con otra

persona.
Cítanse en apoyo dI". esta opinion un gl'al) Dlimero de
teólogos y canonista! que la defendier.on .• algunos ele los cuales,
como I1ugo de San Victor y Pedro Lombard I vivieron antel de
Graciltno I y otros (>sc.-ihipron despue., como Sanlo Tomas, p. 3',
&upiem. quresl. 59, arl. 5, S. BocllaventUl'a, Nicolas de Lyra ,
Gersoll, elc. Este dice que opioion e.<;l constmlS t7u:nlogorum
el canonillarum qu; l'n ea re suuti sunt sacro. t'Qflont". er
tatiu! ecclesire prarÍm; lib. '1 .• di! t. , art, ;. Cíl;¡se adt'mas 111
autOridad de BenE'dicto XIV en su obra de Synodo y 1 ..
ue muchos rituales y UD sin n'lÍmero de autores de primel' órden,
teólogr,-s, canonistas y comendadores?e la Sagrllda .Es¡:ritura, y
por Hn el nso comtante de las diócc,'1IS en que ludIOs,
('.omo las de Slrashurgo y de Melz.
S. If.
Razones pm'a sosleneJ' que lln infiel convedidD. al
nismo ¡'lO pltelle romper el vinculo ,lel mllh'lmoUlO que
nnteJ'iormente IUlbie6c contraído .. y sentencia que
esta cUI!6tion recayó.
501, En rrimpr hlgllr SI' u·lega el pl'ineil,'1(J sohre ...¡ue la oplni.on
t
' (·u •• ,I. a' ,al),,· que la inrl;,;·\ll1hiiidad sin H.cepcWIl
con rarJa se ,. , ,
Rf'3 un caractPl" propio y p.'lt.closivodt'1 matrimonio lif>. lo!\
hido tÍ la dignidad de sacl'amerd.o á que ,DIOS
comunicó C!4P mi<;mo car¡¡dcl' á tOI\O'l 10R
mcntf' dc,de su institneion. A to(h FU postHHiad inLlmo Ada,JI
inspirAdo por f'l Criado), voluntad de este en al ffiRtrl-
mo'oio en virtoll (le aquC'lIas palabras: Homo rdmqrut patre,,:
b
· . Ua' el f-runt duo m
suum el mnfrem $llam, el adherre tt u.xon s ..' .
,_ "f'S pi matrimonio !lO!' haher
rarnrrmfl. ., .
. . I 1 1 fl"" P')I' lo mlllnl!) que
('1('va<lu á la ChgllHI,H (e sacl'anu'u o, .. ..
230 Ta.TADO
indiwluble fué elevado.i aquella dignidad, porque tal carae.
ter le bacia á para ser el tipo de la indisolubilidad de la
onion celebrada cntre Cristo y Su
NI} se diga que entre los juJios na permitido el divorcio pre-
vias "a!g
una
3 fvrmalidades, y que por lo Inismo 110 era por el ao-
te<itarnen to indisoluLle el mat rimonio e'ita r..bjecjOIl es cabal-
n.ACote la mismisima (lile hicieron los judios á Cristo, cuando les
predic-'.lba la indisolubilidad, y el mismo Salvatior la contesta:
Qu.oru'am IIfoySC's ob rl'lritiem cordis 1Jt:striperm;sit "obis dimiltel'e
r'Xort.s ab úúúo 1m/cm non fui/ sr"c, U
eC
iJ'4jUc esta per-
rnisiull fué mas bIen Id lolel'dllcia de UQ mdl Inenor para e\-"itar otro
mayor, qUe ulla verdadera permision.
Jesu-Cristo derogó esta permisiOIl , y por lo misrno el texto de
S. Pdblo J, .. uc euteudcl'so..: de llO;:¡ separacioll de haLitacion, J 00
de ulla perfecta (I.solucion (Iel matrimonio.
.502. La tradicit)J) ue lit iglesia confirma el principio sentadu en
este pirrafu de que la illdisoluhilidad no es nn caractel' pe.aliar
al matrimonio ue Jus sino coman oí to.los ¡(JI> matrimonios.
- Inocencio 1 '¡ae ocupó la Santa Sede en el siglo quinto, en su
epístola canónica que se halla en el Codex Ctlnonum I't:lus Ecclesice
RomanCE!, al ex-pouer la lradiciol1 de su iglesia conservada desde S.
Pedro 1 f"'I'mdlm,'nte, can. 5, que la doctrina de la ill(lisol
u
-
hilidad del matrimonio enserlHla por Cristo se aplica asi á los ma-
trimonios de lus infieles como al de los cristianos.
En el siglo Dono, el concilio de TI'ibur en Franconia, can, 39,
dice (liJe el cunciliu I'OIll<lIlO h .. bia decretado que no debia
I'pplldi<tl!>'> despucs del bautismo la muger que antes se tenia, y
(Iue oautismo absuelve los crimenes, lJIaStlO el vínculo del matri- o
mOnlO.
Lo millnlo se lee en un canon del concilio de l\leanx que Gra-
ciano ll"Je iumetliatamentc antes del falso t.jue en el párrafo 9nte_
I'íorl'lc !la ('itadú, y le indujo en error.
503. L()/j antiguos pisurt!s de la iglesia {;osefiau la misma doctri_
tia. Tertu;iano en su liLro ati u,x.'orem, en qae prohihe oí las mu-
cI'isti,HlilS el Cilsanc cun infieles presenta COmo indisoJub:e el
IIl<tlriult.lIl;U ue los (pte lo fuesen por ruas(iue uno de ellos se Con-
1'irtietl(', S. Juan Crisó,tomo dice (Iue puede uoa mu.
gel' alas IlCt pOI' idolatra; in ('ap, ha" J, l-Iom/1, 63,
S, in(lica lo S(:lilBJ.: (Iue una de principalf's
I
I
<

<

I
,
I o
,

IISl COlfTIU"TU IIfL "UTJ\IMONIO, 231
d I'cn mover á una cristiana á no á
razonea que eu , , I cual
IIU marido es quc pasaria á cOlltraer otro matrllDOOiO con o ara
cometeria un adulterioi lo cual que despues d.e la se
P
19
I
cion exislil'id el vincu.lo del m:¡l .. imonlo; de adult, conJug, n. a
22 I o
En e' siglo duodecimo Teofilacto enseña exactamente a
o o • I ' t 1 S Pahlo á los onn- doctrina, en su comp.ntarln a d epls o a (_ ,
tios.
504. °d d ' o confesar A pesar de tales razones y autorl a es es precJs
- d I lucho tiempo la comuo entre q
ue la opinion contraria es ese e n d'fi 'j
, ditada que esté.J no es I ICI
teologos y canonistas; mas por acre f' Jlo
razarOn ueron a e
d esta decreta como apoy
anterior. Ahora bien demostran o que ," , lará
'otlsideraclUl1 algana, <{Ul!(
en tll1 enor de hecho no merece c "1 o o 11 en aquella se
l e tsmpoco 80plUIU demostrado que no a mercc
fonda. , , III en un error de hecho dió 111-
El haber incurrido Inac,enclO I °gl décimo tercero, los
"E tiempos en e SI o
gar:í su ,n {tcl canóuico no indagaban los
que se del Ica an a e 'te randose con consultar
' l' le de ese derecho? con u
pl'lmeros manan la sil' f, rmado entre lils cuales ocu-
• I 'ones que se la litiO o, "1 1
las varHIS co rcCl " 'A la saz')n la antorcha ue a
1 I o I gar la de Graclflno. d
pa )8 e pnmer u , ÚO tO "ir las verdaderas ol.u'as e
o o b b
O
1 ho todavla 15 mg "
no a la lec I l1al)l1)o atri-
l ' I ' I las qne falsamente se es
!os padrt's de a eSla ( e I olercion de Gral'jallo y tal
o 1 A' -1 I 'el' tlqucl papa en a e" , ,
bUllo, SI que <t t: '1 ú S P_ blo etribUI(l1) enLun,
t " - l..ts elJasto as e ji. ,
,-ez en un comen ¡¡¡ 10 a r " l' uc He-vülllús refe-
tÍ S Amhro!HO, e canon (J ,
ces y mucho dcspues - ÚO ne seria de aqud santo o
o , t o persua lose <t
rido en el parraJo an enor I "1" , Y por lo mismo no
' , , G 'aciano lo atrwl1' e,
de S. Grl"gorlO a qUien 1"" e1.pl'eSawellle se funda,)'
titubeó en confirmar su uecIslon en que
o
textaalmente copia, 1 ba,e d\l Sil df-cision que
é f' un erl"Or a
Por lo mismo se v que ue 'd la falsedad del
d"E t á haber conocl u
sin duda habria sido I eren e , or tales razones en buena
origen atribuido al canon relatado, y L
P
.1 parece todavía
, 1 ' merece. o cu
critica ninguna con<;tt eraclOn ,'" ue aCluel papa h lCC en-
o t
O
1, loe esta dll;tlnclon q
fundado, SI se el len( t" 1 " , " llama verum ! non tamen
• , I 10'1 .ofleles 'Iue e ,
lre el rn¡.¡trunoOlo t f! I f I verum el ramm t:1I una 10-
rnWm, )' el de los Ji eles 'luC I u"a ( e

:>32 TRATADO
nOVnCiOI1.confr8l'i:-t oÍ la dodrina de los padre!! y concilio!'! de
los p,'ímeros siglo'i de la iglesia, segQn se de ia epístola
de 1 IR enal ensellFl: que el
racter de indi'lQluhilidad asi con"iene al m:¡lrimonit'l de los infieles,
como di de cristianos, y lo conlirn,an las demas autoridades
qul" hemos citado en pi principin este párrafo.
Finaimente por mas que la gran mayoria de: los teólngoC) y C3-
Ilaya dt>jauo arrastrCll' pOI' 1", ilutoridad de 1<'1 necl'eta! df':
Inocencia lB hay no y de gl'an nomhradia (pie
!esepar;:¡ron (fel comll!) sentir: entre ello.!! se cuenlan el cardenal
y Domingo Soto quien en (,1 concilio de Trento sostuvo
flln(lado en 11\ autoridad de los santc,s una opinion opuesta á
la dl't'rl'fal ,"n Aqllel concilio no juzgó conl'eniente t1eci-
dir este punto,
50:). La 'jU'l rrCA)'Ó sobrf! la indicial nos
ocupa, filé dada PO 2 de enero dp. y por pila se dl'clara (lue
nQ hubo R"U':;O en I;¡ spntf'llcia dcl vicario gpne,'al de Soissons, y se
prohihió á Levi que pndiese contraer matrimonio, mientras vivie"
)te lllClg¡>r Mendel-Cerf.·
CAPITULO lJI.
HE LA !'EI'AI\,\ClO,'í DF: UARI'fACIOX.
):06. La serar"ciol) de habitflcion es la absoiul'iotl que concE'cle
,.1 pr¡r cau .. ::í UIIO d'! loo:¡ cónyuges, de la ohlig'lcion
'l,llfl le impone el matrimonio de cohabitar con el otro cónyuge,
litO por menoscabar el vínculo del rnatrimnnio.
La srparacion tiene por lo coman lugar á instanciasde la moger;
puede no obstante t¡>nerlo á instancias del marido, como sucede
en eMO de acnsacion de adulterio,
,
ARTICULO 1.
'lE I.A SEI'Ar. ... ClOi-i TlE II ... IIITACIO;ol QrE TlfNF; LUGAR A INSTANCIAS rlF-: LA.
:\1t;Gr.R,
--
Vamo,'i á \'''1', 1" o I;\s cí:tusas por las cuales una nlllgcI' pllcllc im-
,


,
;,B.I, c.üNT"',t,Tll r.. .. l. .. of(IU,
. I l' " "'2 o crnnr) ohtiplIc (al separa-
dl'ill" la ,t,· H Htaclon,.' " b-
3"° de la y cfedos de la serilraciOn o
233
tf'nid;¡ por una mugPl',
s···
Cu,ulcs son lus C(,usas pm
o
las cuales lu,.ede.,tun mU9C'"
1
.¡" "'//(II·(l('ion. de hnlntacJon.
e "mru .

. I J I In ,1'1eJ" fllrmada por el 'D1!11-
'O" La l1ninll rh·1 miU'I{ e a , t"'I '
,) ¡. ' di' rrf'S da al otro sO-
D
. y e) poder qoe eada uno e uS conyut) .
nhl lOS I • miten á la mnger
vid ud del no ppr '
bre <;{I cnerpo t' n .' I I " I á no <¡tI" que me-
o • 1 ahitac'lon de a (e su milfl( o , .
pedir separal su 1 .' l' II;¡ nhhg"d".i rrocurar
En conCIf'flCla r.s a e
flie una gt'31l . I . araclt't slla\'e y por lIn
I
• I 1 <; marll u pOI un c
g
RnarS
p
e ,o (e .[1 • l' esll' no pUf'de coU-
I . te' y SI con 000 •
comportamiento ,'omp aCtf';) ,. I paci
elH
.:
ia
á malu
1
• J I P. onont'r rn8q qll(' a
511 o , no (e). • ."d P '1"0 no por esto (b,be
I
1 "tl'at(><; de !la mallO. '
maneras Y n. ". 1 cerle y debe
. '1 Ui4\lfo pIH'da comr a ,
(leJar de p,'evenlr fllt o e I b' I I!l,pado á 011 extremo
, 1<15 cOSdS HI o'
ahandlJna .. a !lO ser \l
ue
. '
d'. I ,,·)·oecefl
f
t rno no cuen l·
,')08. En cllanto ni uero eX e '<1 ! !,¡t<lr con Stl marido
.. separe e co )a
fa,:ihnf'ntc iÍ una llluger que s. "'1 s' s clt·berán
. I .'. )pro medlanuo cau (l. ' )
con llDten DIOS a unlO, I , del órdí'1l político, se
. I (! 51'1"'1111 las rf'g as . t
P
ermitlfsr o; ya qn ' . ';"1 , " I nor para eVitar o )'0
, rmlhr un roa me
IIp-he, no h",cl'l', pero SI pe I la .. di!l';OI'diall y
l' (} có:hC' ilni a rll 4
ue
"
rn ')01'. A \iol'a Jlrn Il I '. marlllo y
, t han de
riñas litiO contllllHllnen • • ," 'an daños mucho
I
" n á "1\'lr Juntos, acalle "t' t
f:!,er, si se es '", I 01' lo tanto pi'rml H a
re,i.qu' su sepal"aCIOIl , la r
qae medien Ut:' ¡Hin; In 110 rs facil de-
I
CdU'>¡¡S ).
'Cuales son 1, 1 'rae 'I"e rt" )1': Reparar--
e. '11'1"11(", PUf'( I ( t'el f .
lermin;;r. En gel '.' - ti l' tt'n
l1
a fH,._'ho que su rlr
, ' , mugel' slPrnprc fl ro h-
se {le IHhlt.<lf'IOh a una "1 I 1111 cobraclo I Y 110 ay e4
, • <;It m ,n( o e , I t
á 111" la tI\'erSlon Cjuc ' tan fa".! determinar tlt.'t.
'\":¡cron' 11f'ro no es lit
)
wranzilS 1, f" . los !lara nue n¡»a e-
, sto<; sn ')
'Iue dehen el' ' tP- principio iÍ las diferentes
:) 'ún 111 ap Icar es , .
ner IOgRf la s{'paraCI • las demandas de separacro
n
,
. • n nuí' se rresentan , I d nei",
circutlstanclas (.0 ') " I he a pru e
. ) t, -miUitr t.;lIcs ( (1
11'H' 1 e l·)
o
234 T".UDO
del juez, ljnien Di debed ser fácil en aonceder la !eparacion por
pasageras, ni presentar escrtÍpulos y (liGeu1tades á su con-
cesion ,cuaudo advierte en 105 cónyuges una antipatia decidiJa,
tln enconO inveterado que la cohab'ltacion no podria hacer mas qQt:
aumentar.
5u9. Los tratos de un marido que llegase hasta á apalear
á su mUGer, ó á perseguirla para apalear/a, son una de las causas
mas ordinarias de separacían de habitacinn. Así lo aprueba Ino-
cencia IIJ en el cap. 13, exl. de resl, spol.
_ . En este punto dehe el juez atender á mncllíls circunstandu,
primeramente á la calidad ele las partes: un bQfelon ó paiJetazo
que po({rian fuoli"ar una separarian entre personas de regular
fera, 110 lo será entre gentes del pu\blo bajo, á no ser que fuesen
talt·s hechos demasiado frecuentes; 2.
0
deue tomar en cup.nta si
los malos tratos fueron Sill motivo ó por causas ligeras, ó bien si
fueron consecuencias de di1CUI'sos punzantes con que la muger hu-
Liese agotado la paciencia (le su marido, 3. o y por fin si tal lance
sucedió una sola vez, y cuando los cónyuges anteriormente
pre babian vivido en la mejor armonia. En vista de todas estascir-
cunstancias el juez. deuerá acceder con mas ó menos facilidad á la
demanda de separacion.
510. A veces aunque los malus tratos de un marido para con 8U

m"uger no I/esueo basta pegarla ni aun á intentarlo, pueden ser
tan con'liderables que sean caus" jasta de una separacion.
l:.Jt:.mplo; He allui un CHO práctico que se ofreció habrá corno
veinte ai"lOs, con motivo de una instancia de presentada
pur la cs!)Osa de un tesorero del estado. El m':irido no habia ¡Iega-
tlo á pegar nunca á su muger, ni aun lo babia intentado; pero
«caLle el primer año matrimonio, y en todo! los que se hahiaD
ido sU('ediellllu, no h"h,ia dejado Jt! darle pruebas altamente ofen-
6ivas tle uH·nollp.recio en to<las ocasiones y ante las que
fl"t'cuPI)taban la casa, y de 100.criados y 118sta de los lJijos comunes
$ quienes el padre excitaba á mofarse de su madre. Justificados
estos hechos se decretó en rriOlera y sf'gunda instancia la separa-
ciao. En realida<1 td menosprecio inspirado á los hijos le es Olas
oí ulla maute, (Iue toJos los golpes que su tÍ)arido po.dier.
darle en un arrebato de <:ólera,
511. Puede conhrse entre IIIS causa!! de sepuAcion el Ilfgans

o

,
(l 11 l. ('UIIITR""O
l' á I . muger los 80-
e! mal ido embargo de t"nH met 105, ( ar a su •
" s ( ue hubiese menf'!'o·.e(' en caso de enfermedad.
llne en c3!JO de ppdir la mtl{;p.r la separad
on
podr 8,eme-,
o I I 1 I o¡uez. (!un enar a
. • lo IlrilDt'l'o que l e le lacer e , .. '
lal1tl' can. , . '0' V 111 no se ccn-
.- I ti dar á $;' muoer los alimentos ncccsaTl S,. ;1
coU esta sent:ncia y no la cum , entonccs
la Sf'pttr<lci
on
., "! ital cRlnmniosa-
La 'ICUS,'\CIOU dr 1111 crllllcn c, r . lo ..
,) _. er -eil C'lU!HII Justa para a sepa
rnariJo contra su mug ." . I
mente por UIl dictamen que litó so )I'e
o 1) l" le 'ia d'Aguesseau en un
1',tCllln. ¿ 01 rJ, ( L: • 1 á ne.:>al·se á IjI llluger
. 't da con este mdlvo , rOl r n
elel tn causa SUSt,1 a '. t I1 • sta ele se-
r 1
t de un crltllen cap' a a 1 u .
aCU!'iada d '1anlen e . • I 1 'arla por medio tle nna
" J f1UC Intento (es 10111
parfl,l"se ,le un mallC o " . •. f.' 'eH tOlla su vicia la
• ;> • Se la obligara a su Ilr 1
calulODla atroz.. <. • " • y otro c!;puesto!Jtons-
o 01 'sclesdqal33 uno .
!'icnCl8 de su acnsac or, ) , . f ,t. ele ulla SOCiedad
, '1 I s cor.secUClll'la S lllll S as
tantelllcntc a tm as al' lO o I I inocente mas hie.n aun que
d r
lera t Sil piCIO < c '
les,'enlnra a { 34 10m 3.
• o o DO fi'r de d' AgllelSeau , , .
el del culpable? isrurs. (. . d l' t otra CRUSa de
o I Q ivit f'xt e livor. '
513. El capltn El U(f!S , • di' '00 hiciese
b
·' e!l cuan t) e milrl
5epBJ"acion de ha Itaclon, Y'. corre lo mugcr de ser
o d 10e"egia pOI' razoO del nesgo (Iue
CI011 e. ,
o
P
ervertida. r q atal¡Ues, 111
o 01' vioh·ntos 'loe ues
en
su .
514. NI la epI epSla por. d fuese cOlltaglO-
1
J I marlrlo litiO cuan o
otra enfel'meclad gOlla e pedil' la "eparacion!
'1 . 'r mollvo para
sa pueden dar a .a mUb
t
• 1 nn que en t,d estAdo se
, o 1 ' .' n su Ina 1"1( o , 8 I
Ila pstá uhhgae a a VIVir co '. I maridú (.{'
e o l. . " <Iue lo e .
encuentre; 11e a pi °r
lil
. l' uelbs
"la pal eClese aq .,'
Ja rnugr-r, por mas {'s . l á al 'Ulla dtdOl'lUilLlll pl'l' gran-
o 1 I le 'Irs" I"t'!'ipe o p' r
Lo ml.'HnO t t' le ( 1,; l' "11"'" uf'eS COIUO J
.' á uno l t! Cv I "O' •
lllHiI fuese, y sobrev.lII:ese en la {;,,;·a. A'Il1i' lit'llen
o plu UI1 CiWCH lo " d,'fercntl!: QUid
eJPro I . I de!1D CihO I .
"¡lIeUas palahras de UlpliHl) f .. asibll5 mlllit'ris mafl
ltlnl
,
. t quam ortlllll
S
e ' Al
('nim ta11l ".lllllan
Il11l
es , '1 '1') f: .., Ir¡. malr. e-
. " ...
vrlll.rO'·Cm viri partlclpe
TlZ
. I 'siOIl 1't'liriér.dose á la lepra.
f ::¡ mismu esta (CC'-
¡al1tlrn In eO
Il
Irm. ' f t de conjug. lepros.
tan comu!l en linIO tlclIlllns; Cl1p .• , eX 'l'!O funJrlllas sCl!lpechal<
, !le trae c;on5
1
0
El nllll ven¡>reo por mU q l ,.o,n' el
L • Jul! 1''1 r· ,
.1 m81ido lo nuqef) (n
dI' que .'
236

lIoficiC'tlle P""d la Rf.¡1ar'aciQn, 'VfI que al presente no fS • •
lIi por lo rmtn!11l muy ¡Jurarlero
SI,. La pérdida dI' I",¡zcn que padeciese el marido, aun cuando
obligas. á '''ede encerradn, no es e'n" Dastante para "o. sepa_
racio
o
d. hahitaeion, lo '1oc puede hace,' la muger os pedi,' que
se l. qnit. á '" """ido l. admio,,'racion de "" bipo." eo elIJo
C'B!',O IIp 1 .. nGo,hr'ará Un curador qUf' por lo COmUn ser
la mis. na mug .• ".
..
616. L", odoll., iD, eomelido, ror el """'iJo no da" á la mnge!"
motivo pal'" pedir la sI'pllr<lrioa: los lribonalf's no admiten las
prllf'bas Snhl't'! fales ¡}f·chas. Lo!> hombrt-s por el eon{rar;o
I",ede" pr'-''''''lar un. aeu"cion de '''nlterio Contra Su mug.,.,
\'erf'mn'l P.ll pI sip.llipllle "rticul
n
. Df' l'stu sr IJl1l'j¡¡lJ¡¡ Una t&1
toronia ('1') chlc Vp.rso di' Ju\"enal:
Dat vrniam cor,.ís, ¡1t:xatcensurJ. columbas. Sal. :l.
Hsy Rin efuhargo su f'ilzon, J ('sque el adultnio {jue Comete la
mup,er 1'5 ¡nfinitam('ute Ill,.¡s cont,.ario al hucll de la socie-
dad ei"il, pues liende. ,J"p.,¡" IdS f'mi'ias y á hacer puar 1",
hi,"", á hijo, adulterinos <¡"e Son extraños á ,,11 .. ; al paso qnc el
'1d!l!tcl'Ío eI!!1 marido, por mas que criminal en , no tirne este
ptlllto la mf'nol' cOllsecuencia.
11.

51;. La mug .. uo pU:'d
e
eO'''''suir le sep'"cion de habitaeion
ne su ""rid", Como no S:'a por una ,eoleoei. del juez, dad. <on
pleoo I'ooreimi'nl" de cau.a. Una escrilura p,iblÍ<"a y.solemne,
o'" mucho '1"" lo fu."., "0 '1"" 1, mug"r expusiC!;" por so p'arte
t,,,J,,, In, moti\"o., que la ,.,isl<,o par, pe';ir la separaci"n, )' pc:r
otra el fO:1rirlo n'¡;ollflciplldo la verdad de los hechos ('orliinticite P.¡)
nieh, '<'p ... eion, Cu.", de ni"gnn "alor ui, redo. Forrn"ú" por
r l mi,ono Di", ,·1 ,'inc"I" del mal";mooio "O s,oIo Ps indi.,olo,h
l
,.,
sino 'I"·"i I,'mpuco las uart., :jU' I"n eoul,."I.ru» pueden meoo,_
•• b",· '0 In """ ",ínimn por" mism" los ,'feetos 'i
u
,' .1,"" p"odu.-
e;r, ';n m di,,· po·I,.,.,,,os mOli,.", cura v"'I,d é imp",'anei, deh
e
f'xaminlll'.v aprp('ia,' el jUfZ'
ill1. IjtJC Id rJU 'lUj"'jp imprl¡-;¡r 1:1 d .. he



I
I
,



,
,
;,tl"" C(lJIITRA10 vBL ...... )
1 1I,
'ihUI1,¡1 con ulla deu13nu .. motivada, puliendo an , e , 1 1_
1" l' t del mill·itlo y lJuc e se
d
s el em
h
aumlen o, .1
;¡, ema s:, '1 'otro ¡uaar S.:-Quro y uecoro!lo '1' . t"'a"se J UlI l'O',Ve.\ o U n 1:' perulIllfel "
' '1 lll'lrido ,. I n .'m defecto pOI' e Juez.
'1"" deSIgnara e, '1 l. , el ecle,iástico " ineümpeteo-
El ju,'. e"oopetrllLe "" "S"· - '. t t de fredere
e so!o deLH: cOllocer de las causa ... e-U (tUI! se ra a.
te, pu s, . I 11 en una ('l\lISa oe spparaelon de ha-
· .. 1, que 110 f,e 1ft j a , d
matrmlonu) (e l' l:u . .IlIIH'ILl A e-
· [lf da l' \ 1111,; t . •
bitaclOn no. t;!', 1 l "tacion importa In sepArAdon da
tl el .. IIl'r;U'(lCIOII (t' HIOI
fUas e qu, , 'fana de qul'! /lO puede conocer
bienes, Id cual es unaCOStl mUl, (1)
I ,1 juez ecle:llasllco . ,
sin comf'tt'r a HI'so 1. . I 'debed mandar j Illlq;f'f en su retiro
Ealplaz:ulo e ID"rlt 1), -. ' al' la pension
'" ; t ue p;lra su , y ,
Icfi \'OstIUOS y lelh l.- l. . I el j"JtlZ pmlra conde-
1 " "e neuast' a te: .0, . mientras siga e }l' OC-!'in: .. M
nade;¡ (tUl:;! lo veli[i'lue. . ',',SI,cciellle§ los 1DO-
. t si el luez hallase II 5
1S1 Llamados los ¡Hl OS, . .' In encuentra
• 1 b 'obres"(;f' SI s I I mUPcr (e efla ti "
tivus (lue a ega a o,' J • término comllO á las
L 'laaprue>apoluo.
bclstantes, a re la C3l S la mn er poád prohar los hecholl
tes durante 01 ellal al paso que . lo;eer otro tUllto respeto d.
qu: haya f'i,marldo pOUI';t
otros hechos contrarIOs. . dio ó cotweniuq es fun.
. d' '0 la confesLOIl e re
En Oí'gocloS or' Inan s ,.tI I d otl'a rl'oeba.
I demanda SIU necesl a( e
dnmenlo hastante para a. l', 1 be recibir la prueba aun
lo eparaclOu e juez ( e _
En las causas so re ¡¡ I'd lOl'llU6 la ;¡e(,araClon no
f'dosporellJano;1 'd
sobre ht'cht.s COIl esa d 'osas ¡¡in flue pue an
' 'l'ar;unes muy pu el _ , .
P
rol.!.·de como no pOI l' . to y pOI' lo ml!>Dlo uo S,!
· utuo con:ien IlI1lCIl ,
acvnlada partes pur ro f' "" Iludiera sel" efeclo de una
I ' la cen e"lOl1 q , de he dar gran va 01: a ni "
. lu y Inuoel, _ • 're

entre 11\¡\\ \( 'O " • ,le ,1,-;a\'ellenCla Dl
.. ' , d' tI n prllH-i1\1I0 ,
- :')20 .. ..;¡ hubiese me o o 'd 'l'econGi li ..Haoo; 108 be-
. .• \}lest! :it:'gUl o ti II a T
dus a tlUL lU uestruido:l pOI' la la-
. . dh tlut!d,H) cowo. _1 I mismo'!
eh!) ... anterlures a , la echar mall\I ue os
. . 1 ue la muger plle( t:iOll que ImpH e el .
I
lar
a
pedir la s"pa,'acloD, . hubiese jll't'scntano !In .. d(-
. d u M la ruuger I
. Con Iflayhl'la e razn . .'u I uoírse "iJo .. b8tH' tu; no
'\- de scparacion, de que el IDall t) 1
nlant .. 10$ lri_
,
. . ti 'fI con-'¡¡IITl1f'OI
e"JI> de h3 ut¡elO ' 1 •
• (4) Jo'n E'puhhs tia scpua 1 ",. no
" .. t' hif'o 'f'I" no Yf'O,O' por 1 11\' ,,-,. Inl t riil) bl\W.'rscc ,,,n, . ,
23H
lit
pod:'á presentar otra "in tener en. Sil a)O .
otraOlente el marido d I yu Ol"I)S heuilos '
.1 pue e oponer/e la ti .'
gílua. e 1'1Z-
521. Rel'ilJida la C8lUA :í prueb .
cho la mugor Y' la 1 I . I .ff, en Vlita de la (1 ue huIJiesc he-
-, tem;¡rHo,s¡eslehubi··.·· I
de la p 11' . I e ..... Inllltstril' •. O la sllyti
u ) Icael!)n ( e prohan za5 y 1 ti' '
seu!eneia, concediendo 1 .' a cga :).; e ]IUc!Z' cIará su
a Sf'DarflClon caso de I (' ,
mente ¡Irobados los h"'chos,.' . '. nzgar 8U IClente-
hados Al COII I '1 ' o negandola , SI no los cree Lien prn-
. ( enar a a mu' I
has Vi"ees la con JI' A (}lW \'ue V8 con su Uluido, algo.
ce, e e Juez UI! plazo, CornIl de Sf'!!i Ult'ses I ti
de pued;¡ calmarse tttnto el r" t" ' a fl
t ,-s!:!u Imll!nto 'loe t I
UVlese el marido por el acto intent ti I ' a vez
Dur'ante f:'sle plazo la r-.oUoel' (lcbná
8
o por a mng!:'I' contra él.
Id' o permanecer t>1l el lugRr
yue i el' e el rrloc:ijlio ele lA Causa estuvo reti"-1da,
§. '",
los /' t 1 1
(' ce os (e a sC/Ja1'(f','¡on ,le l b'l '
la 1 aCIOIl.
- )') C
o....... onseotiJa la sentencia d '"
gl'atio de ap l' ' d e separacron, o conhrlJlfld" en
e aClon , CJue a por ella libre la lllU'1> I I bJ' ,
cOlll¡'aiJa en virtuJ del matrimonio el " g r (e a 0 •. rg:¡clOn
. ti ' e VU'I. en compallla (le su
mal'l o, y de pagarle el débito conyugal: asi (Iue p d' t b
l
'
I "1' ' o ra es a e-
cer su (omrcl 10 donde rnt>jor le pan'zca. .
La se"aracion de IlabitRcion imllorta la de b', l'
l' lenes, y por' o fms-
mo a oJUgPI' rlOd, a cornn/del' al lOarirlo /)a,'a ({ue 1 t't
I t '1 {' l ' ' e res 1 uva su
(O e, y IU "ese lablllo entre ellos soci .. -I".I "01 1 ,",
1
, , • ., ... UnU": I!,Ugil poura pe-
(Ir la formaclOn de un In\'cotario é in"lar l t" ,
{j' ' . a par lelOD, SI no pre
lere renunciar á los g8llRnci.:iles
"' ,
_,;.. .. 1. Por lo deru8S, tal se/laracion no
, i' , como trneUiOS
1'eretlUO, el vínculo cid matriOlo11io 8010 destruye f
, . sus r eetos r
aun no que el marido no con$f!I've un resto
#lU potestad nlrtrltal, de suerte que Aun despu., d. l '
, " . e a sepal'ilcroo
la muger necesita la autoflz;IClOn de Sil marido o' _, 1.' '
, ., ro su Uf!Jeclo la
del Juez que suple y repft>senta aquella para to,lo 1 t
, ' os ae os 4 ue
á la enagenacion de su .. bienes I aiees, pues la separa-
·CIOIl solo la auloriza para administrar.
:'24. Cesan los f'fectos de la 5Iiempre l
que a mugeJ'
acpül'<'lda vuelva voluntarianJente á rt!uuil'se COI' su '
marido, (Iuien
por este SilO¡ j'f) fa P"I'¡,ona J hiene8 de 'a
I
I
,
I
I
I
,
,
,
DEL OOf'iTI\A.TO DIU. M.!.TlIUdl.Jo!IO, 239
muger, la cúmunidad de bienell se restablece, y hace parte de
elJa lo que cada 000 de cónyuges hubiese adquirido durante la
separaci.on, CalDO ,,¡ no hubiesen estado nunca separados, por lar-
go tiempo que lo hubiesen estado; solo que los actos practicados
por la muger subsi .. ten I siempre que sean de aquel/os para que la
separacion 111 Aulul'izaua, cumo etc. (1),
ARTICULO 11.
nI'; LA SEPARACION PE HARlTACION PEOID,\ pon PARTF. DFL ftlo\lIlno,
-'-
.S2i, Puede el marido conseguir una separ:lcion de hahilacion
contra su muger, siempre que á sus iustancias se la declárase con-
victa del cl'Ímen de adulterio.
526. St'gon nuestro ,Ierecbo, solo el marido puede ent,-¡ular la
acosacion de este crimen contra so muger. Muerto el marido sin
haberla intelltado, sus herederos no podrían oLjetar este CI imen
á la viuda, ni les fueran admitidas las pruebas qrte
hacer sobre,este particular para no tener que sus Jere
cbos de viudedad. De suerle .eria, si el marido hubiese muer-
to despues de enlabiada la la acusacion, y sin babel' desistido de
ella, paes en tal caso no es los herederos podriiln con-
tio-uar la Esto !le h:tlld conforme con aquella regh de
derecho: Ormres actiones qU(JJ (empore alt/ murle peréltllt 1 St'mel
inclusm judicio, salvmpermanenl ; l. 139 ,Jf. R<'(J, Jur.
1\Ias si eu vid", hubiese desi:.tiJo de la instélllcia, Ó ulen declarado
que perdoni:lha á su muger, sus hereJeros no podrán cnnlint<lll' la
acusadon. Asi se resolvió en un CC:iSO en (11lC despt1t's de haher ob-
tenido un fallo r¡uP. declaraha convicta de adulterio á. la muger,
mientras la instancia en apelacion, hizo testamento en 'Iue
declaraba que perdonaba á !HI muger la falta que contra él h;:¡bia
(1) -Loa trihllnale' eelo!!iatitoli e'I"I"lolc! JCu.\turuoran conceder altn ror r.alU,H 110 mu)'
gravclIl& leparaeion de hluilatioo • m.s por 111 comoa 1 .. que coucedell no pcr-
petuJ. 110 qoe ¡eguo la ¡:;rJveld,d de lu cauna ale¡;addJ • es menor el pIno
111\ coa\ Je lB lepHacion. Solo poreuouI moy gravu y muy le cORtede un
divorr.;o perpetuo.
TermiDado el pIno olor¡pdo pau la h mu¡;er o marido que 'llllen que
tle 1 ... leude de nueyo allrihuual ,uponienJu qu •• ul.olilt,euvu JOI miJmus mo-
tivOI,le proro5ue el a lo ..... .-Ie Ó 1111 nll'I)" el a
bitrio 01',.. t _ de /fu n{(t. '
240 TRAT.UJO
t protestando sin t'rob3rgo que d. hijo de ¡Iue se hallaha
,
en clDta, no era sayo. Muerto e¡.te homLre I su hermar.o se pre-
á continuar la acus3cion, y se presentó al propio ticUJpo
como heredero con beneficio de inveBlarin. Por sentencia defini-
tiva se dCC'laró que no debi., ser t\dmitiuo, y al mismo ll€t'JlpO se
revocó la posp"ioo interina de .la heunc.:ia ,¡UC se le llitbia conce-
dido en perjnido d,,1 (Iue la viuda hahia ya dado a luz.
Cualldo el marido no se querella, 110 debe el ministro li..,cal ('11-
tablar tal acmacion , ni mientras subsista el matrimnnio, ni de.'i-
pUt's de disuelto. No obstante si huhiese escándalo y prustituc:ioll •
p\íblic8, !lobre tutl.) si el marido fuesp. cómplice ue la pfostitucion
elicandalosa dc muger¡ podrá el ministerio 'fiscal illtellt8l' la
,
acusaClon ...
Si la acusacien de adulterio se extend.iese. ademas de la mugel',
á cómplice, dl,llería intervenir el ministerio fiscal '1ui(O podría
c:xamiual' de nuevo los testigos.
527. La pí'IH ,,"igente en tIerecho contra la muger con-
,,¡eta de SH':,Hlo de una non.f,¡ ti., Ju..,tiniano,
es la de reclusion en un convento, donde el marido puede verla y
visitarla, y restituirla á 6U caS:i a I cabo de dos añ09, Si- al cabo de
estE' tiempo su marido DO lal'eco'giE'se, se la corta el pelo, y queda
en el eon"€llto por el resto de su vida. la declara ademas sin
derech·,) a13(100 á Sil dote y á las ventajas estipuladail en capítula-
m!1tl'imuoillles.
Es (le notarqne la r.o!lr!ena á Ulla reclusian perpetua no impide
f{oe- despues de la ffinert(' de su m;)rido, pueda salil' de ella pílra
casarSe con otro hombre floe lél solicitase. En tal caso debe acudir
al jnf'7. f!'X.poniendo p.sle

,
I
,

I

,
-. ... . .. .... . . -'

A 1) V E 1\ T EN ( ; 1 A,
-
-,= .. '.;,.-;: -_ .
.. ---
EJlI ¡
Terminamos wlui el preseNte tratado s"brl! el ronfN!l1l de
",alril"o"iu ,porque en lodu el capitlllo fl y el! d flf de e.\la
I,aríe V11 se I,'",ita Polhi,,. ti hucel' un largo )/lIlinucioso ca·
sofJre el rdicto t/') ;,'rancisco 1 f., publicado elt Julio dr
J 560 , cuyo "lrjeto es l'estringil' el' (UVOI' de los hiJos que al-
guna muge,. luvl:ese de un 'IIwlriuwnio anterior, las dnnacio-
nes qlle cun excesicrt liberaritlacl útÍL'ulwum !WUl'/' (j lus /wmbrui
(:f!n quienes en segwldv ú uLterior malrilllUlllU :W casasen,
l>ur llotabl,'s qtte sean las de C$l(' edicto obra
maestra di'l célebre' canciller de /1 ilo]Jitat, COIUO no tieJil.'1t e.ntre
nosotros uill!Jltlla apUcacion -' cnido dr :w-
l)1'únir COIt/o úwtifes N! Espwia estos dos CéLp1{/l.(US l/He
tal malcrü versall.
Por lo demas Jlf) pwlif.'Hllo los Ilcdrrs [lor cIerre/w (Jenual es··
pañol perjudicar á sus hi,jos con ¡iberall:d.,dl's á fa.-
vor de personas extrw1as en mas del (JHWIO de ¡WS Oteues , 1/'111'
es (o único de que puedc]l disl¡()//I'l' lilJnmcnLe por dos¡,ucion:es
entre vivos ó por t;uusu de muerte -' Ú pDr lIwllIl.:s ll'slmnnUQ.-
flas, nunca podrán los padr(!s urrefJa(ar únpu·nemente á los
hiJos de Sil ]Jrimer malri:!10niu [o;; lIi I/{'S que c//lIstituyrn. s·u/p·
yítúna ¡)(Ira darlos á ..in nucvo l".ipOSO. .
fa en esc,.ibímos llebl'lnlJ:.' advuUr lJue, el
,'echo munic/.jlal del tlJI.{·iguo pri1¡cipwlo (ulfllllll (1' I"OllStltl/./:WlI
Hae ediclt&l¡ ti, e,!d. de secllod IIU¡.t. dI' los 1!11I-
!ti
,
.,L·¡2 A[)\'t !lI'S;\CI 0\.
peradare< Leon y .1 "II"miu , " I'ur la cl/al .<e e .• lableee que na-
dl:e que tenya hlJ"OS de Wl walrwwu-iv anterior., 1Hleda dar pOf
IImqun título ti su muge,. ó marido qul' lo fuese ('11 srgllndas
budas .' mas de ll! que al lujo del fef'er:do primer malri-
mOHitl á quún diese menos, ('1/-!la dis¡,'osicion Sp h(le e extensiva
a lus abu/eos' y bi.wbudos respeto de lÚelos Ú bisnietos:
¡(ando de ""Iidad lo 'lile las I¡'(¡emlidades "jerlidas crecediesen
de aquel lipo. En Cataluua ha sido Tlreelso a"oTllar esta ,'es-
triccioH .) [Jorque las lH1dre!l" -' ti dt{e'fJ.euda de lo que en t..:astüLa
sucrde -,lJ1udnl n .'ipOl;cr liíll'emelile de tres cuartas parles
de sus bienc5 J y 1)('" ¡'unsiartiell,e ]ludia muy b,ten aconlerer que
en desmesu.radas douaciot1f's del marido á su s/!fjttnda '1Jj,uger Ú
la nwgef Ú Su segundo morúlu quedasen
perJudir:udos lus laius de un mawimonlo cUlterior,
Todo cuanto aca.bamus de decir debe el/tenderse sin pel'jtlicio
de la T8sel'vucion fí qu.e estan s'iempre slIJúns los bienes que un
cónyuge hubiese recibido d('l olro /;01' título gratllúo, y t(fmbien
lus procef:enles l,or tal título de alguno de lns paricnlcs del
maricZo ó de algu,ft exlflulu ¡ 01' consi:lel'acion el este y tambien
los hered"dos de alguno de los hijus. Asi '/'" elú",lo ú la vi"da
pasa ti se¡¡!!nda., "ud!!,," la pro,'¡edad de los bicI"'s reservables
pasa " los hijos del aHlen'or matrúnonio.
_
.....c... .... ... _ . .,.;- > ...., .. ........ -
....... r"-""- ".
,



I .
I
I
I

,
PD"
CAPITULO 1.
528. E'Itá rf'l'mitidn á un hom!.)!'!"' Ó ilwge)" contraer enantoi
matrimonios qoil'ra, con b,j quP flf>an sucesivos, es dec;ir, p-i tillO
despues de la tlisol[l('ion del otro. A1ulíer aUigatla esl lt'gi) quarllO
tempare vir ejue vivil : quorl si dormieril vir ejus ) libera/a. est: cui
'I1uftnubat, tantum in Domino
1
S. Paulus, 1 ad Corinlh. cap. í.
Ha habido no ,.bstante ona secta efe hereges lJamadú.'1 Cathares,
es dp.cir, Puros, que á pesar texto tan formal dr- S. Pa-
blo, I!ondenan spgnndn'i matrimonios, El (.oncilio de Nicca,
can. 8, prohihe admitir eStls her'-gl's ..11 gremio de la iglesia, si no
ahl'..lrtlll ant.e'> tal n'rOl",
529. La igl\'hia ptl'milft no solo celt'br,H sf'gnnJos mah iuwnios,
sino lodos cnantl'sse (luiera , sin Gjar el número; eomu se celt,bren

s.n,:l'sivallH'nte y desput's ,te 10'1 prcf'edeotes. Lo f'nsella asi .s,
Agustin j debón. vid" cap. 11 ; caM. 31, quwst. 'l.:>can. 13.
POI' lo cual deherá mirars,· 1:0100 opil1i .. n exagenlda la de S, Da
silio, en :.U cpi .. tola ctlnónica á Amfiloco, can . .50, s.ieuta
'Ille (os terceros y.líltiillO'l uwtrirnonios SUIl mas bid) tulerados que
pamiticlos po)" la cumo Uf) mal menor rar<l evi··
tar otro mayl"'. ci JH fornic:aeion en t¡ue 11 expl1l:'st,.'s
9 caer Aquellos ti es !wnoso gnanbr cOl1lilll.'IICia,
"1:JO, Entre In-; ,'omanos pfltliil U":l viudll pasa!'.t sl!p;unda!l /'u-

244
,la!! despues de la morrll' d ... su primer marido) tl'ni;¡ empero que
á ¡fue paf>a,<;e un año de dicha muerte, como {Iue
"(' ca,<;;¡ba iwtf'S ¡ncorria de pl¡'lJo dell'cflfl ell lu pt'na de infamia.
. La principal I Blon de esto era propler lurbalione.m j l. 11,
S· l, Jf. de his qui nol. infamo , por el inconvt'niente qne podia di-
manar de 110 plJdt'nw determinar si el hijo que de tal flól:-
ciese, pertt'necia al-primf'r.o ó al segl1ndo mArido.
Entre nosotros puede 1,1 viuda casarse cllalldo JlJl'"j0\" !t' p(lrf'7.l'ól,
conforme lo di!lput'sto p,'!' (01 of-l'peho cilnónico, cap. <175, ex€.
de sec. nupt.
Nótese que Al 101 de esa." rlpl'l'rlales., t!!.>tamo'J
mny distantes <llIUlitiJ' la razull t'n (Iue SI' fundflll yf'S 'lile per-
mitienc1f. S. Pab'o á las casarse desplJt,s de la u.llt'rte dp.
Stl marido, no deben las ci,'iles I'estl ingir la permisioo lItl
Apostol. Este es on malísimo modo de argüi ... Al pennitir el
á las viotlas el casarse, 1i0 pudo eut!'lIder hact>I'lo tlt-! otro
modo (101: nl cuanto permision e!itnvil:se confefllle con !n"If:'-
)'es civilas, S. Pablo llue tan bien climprt'lIt!ia el deber de
las le)'es de !os plinc:pes, cuando /'t'cOtll;('IHléI Illlf' onmrs a/dllllt.
$ublimioribu$ pOlf>SlatibllS silbdila .it, estaba muy disl.lllte
pCIH",r 'lue ('5tH Iwrmi"ioll pudiese el) p"rjuicio de la'l
de leI auturidtHl No fué, puPs, la razon qtlr.
las alef,an , la que biz.) admitir su disposicion , sino por-
<¡ue se creyó inutil ohligclr á una viuda á l'sperar un ¡¡llO para ca-
sarse , cuandu por otra p8l'tt:: á algul1!:ls hl\hia {le series sumam€llte
perjudicial aguardar este tiempo, como sU<!l'uel ia á la \lue :tI
rir wnido I Si! hallase al frente de un gloantle ill-
,luslrial Ó mercantil (Iue no·puede pLr sí sol;>.
Por lo mismo en 109 estadofi en (joe la ley ch,it- e':üge el
de un detel'minallo plazn desde la mUf'rt(! óel mEu'ido, pilra
lllle su viuda pueda casarse con otro, como t n Prusia donde por
t:1 o,;ódigo Ft'derieo se el tras('urSb tlt' nHSt's, cnmo
no medie disr"Il":j dtll't'j', UiOWlOK mugel' (,i,l6Jica patlri,¡ casl+fse
antes de este 1-J!;'1.0 siu (altar no Hilo:i I,r ley civil,¡,¡.,o á la
• •
conciencia)' :í DIOS qnfl manda ub('df'cer á las ant(,ri,dad,':oI,


j
,


,
,
• •
IJ&L !.ONTIU1'O DBL IrIATIUMOl'(IOo 245
5:H, Fáltano.!o obst'n'ar {ltIC aun CUHIH.lO la iglt'sia haJa pel'mi,
tido los St'fillllclos :' ultt'riol't,s matrimonios, los ha 111irado
tambien como desÚlvorahles ! y !lOspechosos dí' incontinencia ¡por
esto antiguamente SA suget'lba a una pena á los <¡ne los contraian;
CDncil. JVeocesar. , can. 3, Por igu;,1 raztlll segun muchos riLuales
no se di á los segundns matrimonios la misma bendicaolJ <llle á lOA

prImeros.

PIl' DII, l'RAT.6.DO OJU. GOJl'l'IL&1'O DBL ¡I"',TB.IIOJlIO.

I
-




1






o

"---.-- -
iN!HCE .
De las Pdfies. Cipítulos. Artfcuks, CUeSllOl1ffS, Sec·:Lnes, l>os
AI!éndLeS ESpd,ip,s y PJffJfes ,ulrt¿;lidJ8 e:; 11
TRATADO DEL CONTRA ro mL MATRIMONIO .

ARTICULO PREI.IAIIN \1\.
J)
IMERA.
PDIP,
..
"
gUE ES EL CONTRATO DE MATROMDNIO, CUALES ERAN ENTRE LOs
ROMANOS LAS OIFERENTESESPEClES DE MATRIMONIO, Y QUE
LEYES RIGEN EN ÉL.
- .-----

CAI)l'I'ULO I. Que es el Ctlllll'alo de Ulilll'illlOtlW.
CAP. 11. De la' difert'ntl'S esp('cJes de malrimonios .
7
8
§ l. De las diff'!'pnles de matrimonios que podían
los ciudadanns I'OmalIOS. id.
§. 11. ¿Eslrlll eu usn estas dos tle uHlrilllOtlifl1
§ 111 Del matdmollio dr. los l'sclavos. .' t. t
CAP. 111. (Jl1l' Ipyps rh!"n ('11 el I\OloL"(lto de IlInlnilJOl1lO.
AHTlU;LO I Uc la aUlbridad del poder temporal en el U1alnll¡"IHU. u
.-\RT. 11. De la autorh!¡u.l de r,l sohre

,
o 1"
- "
DE Lt,S CDSAS.QUEACCSTUM8!!Afi PHECEIl<R AL MATÍlIMDNIO.
,
-- .--- '- ._ .. -

... tic l'.'>le
A n.' Qu e jll: ea t' 11 C(' le hp l' f'sponsa ks.
AH l. 111. Oc r¡ue Ulaner.l
:\HT. [\', 1)(. IJIIC acos!ll:ullnin ac ¡ll1P;¡!.,'" los c ..... ¡masales.
§.1. !le 1" h"llfli('j '1. hlS
§. 11. 1)(. [,·.s y de 1U<Jll'imon¡o.
§. 111. [l!.. I 's l',lp'l'dac'(,IIC;';
AUT. V. 0(' los de los
ART. \'1 ¡n!'a (;rtnncer sobre la valídczut!
lOS CSll'!lIsille:-: la parle quo' ¡:e ti su cumplimiento puede ser
• ello, ..,!!: en que pella incurriria .':'11 caso de Ill':,.'i.u'i\'il
",111: \ 11. U¡! IU$ caU:ias que puedc.!n reh.!\'¡¡r a! 1$ del ClllUpli.
_ ml"lllo de los esponsal, s, -
Apenftiec del t1f'J'et:!¡n c;lp.¡fínL
CAP., 11. De [as 1II'(IC';"lllaS Ú
1. Be la a:d¡::,ül'lhd del tl."() de proclamas) de su ncccsidarl.
§, 11. De la fOl'lllil llc ras ••
111, Quiell dehe ptlh1ieJI' LIS III'odill)JlIS.
IL deben ';1'<: pl'ocl:ulJas.
\',1'..11 qu.:! ¡¡"'IIIPd ddH'1I puhlicill'S\' llJ'oclamas.
n. fJne f'S b {fIle debe H'llei' pres"Il1t\ IIn p,UI"lH!U 1I1l1t':i de publi.
!;¡g 11l'oclnOlü$. '
§. "JI. Dela" dt! pl''1cL IJW¡;:,
§. nll. De ¡¡n, op"osidilll"!'" á !i¡S lJl"oc(¡uu.,;,.



!O
id.
2f
2-i
id
.'.
_OJ
.- -,
id.
30
-,.
00
;;6
id.
'57
id.
id.
id.
3tt
id.
DE LAS QUE PUEDEN CDNTRAER MATRIMONIO ENTRE SI Y
DE LOS IMPEDlMENTDS DEL MATRIMJNIO QUE SE ENCUENTRAN'
[ti LAS rEASONAS.
-- ... ... S:g¿ , --
CAl'. 1. Di\'isiOlws gCllrl'¡¡les de mattimonio que
!51t 1'1lCUuull'an ('n las ¡U'rSOIHls )jI
,
I
"
.
,. ,
, .
,

,
,

,
\

,

I


(: ..\1'.11. Ik lus t1irillwllles U1illrUl!OIIIU tlue "VII ilh·
o !-loJutft!!.
AHT. 1. ni! la ralla del u¡;:o de f"".!lII.
AHT. n. De' l., falLa de púher!,'.!!.
JI!. nl'!a illlpoh'llcilt.
AHT. IV. 1lt'1 illl¡,('dillll'IIIO qUf' f{-,qllla de un m,llriOlonio suhsis!{>nle.
AHT. Y. Hp! illlp(·dllllelllfl qlJ(' fnrlllan los voto,o; !;nlemfle.c:.
ABT. VI. nl'l illlprdilllt'nt.J '111(' rcsullil de las ordeuess;Jt!radas
CAP. HI. De los 1't'lali\'(ls, ó de In i!tcoJlacidad que tie·
IIt'U ciert,,8 1'('I'SOIIUS de Cil!'iI'Sf' t'nll'p. si.
Al-l.T. 1, Del ilill>t.'uiUiflHO que I"NUlt,¡ del natural.
§. J Qut' es pi.llciltUiCU nillUrill, y de que II¡BUel'a se COlllpU(illl los
!.'T;¡¡!OS en 100s dlt',·tl'nles sd/'
§ 11. ()ue jJureutl'sco f,¡rlila un impedilllelllo dirimente de IllaLrillIO'
nio V 11Is c,ul,hi"s (lile r('slw!o tic ha sufl'itlo 1;, disciplina.
, . ,
t\HT, 11. rt'-"Ull¡lrlll' dp h ;,finid;'d.
§. l. Uu,' es H!lIl;llill!.
§.II. Vue alitduad rUI'Illa UIJ impl'dillll'i.lo dirimente, C..ambios de Jn
di:-;c¡pli: .... en c.'le plllllO
§ 111. De fns ¡..ré .I':()!' de ulilliu,ul derogo.ldo>! pOI' el cüncllio de L,ttr:m.
§,I" DI' 1,1 de nlinii,\fl r¡Uf' Mi!ef' de !lna ullion ilicila.
CeE8T. 1. Si den'ellO rom ,1 IJO era cOlJtlCltb la ufi<.¡t!au (lI'o\'l'llielllc
tlt· u;--¡a u"il':1 ilícita. si l'tll'lIIa un impC'llimclllo [KII'a

rrj , , .
l.L:ES'f. 11. 'Si en lu!'> primerus sigl¡)s u[' la iJ.dcsia la especie de af1lliJau
de un ¡ UI¡j',lll ilícita, fUI'Ulill:a un illl¡lCuh.¡elllO ¡)lIra el

CUESTo llr. Si 31!lt!S del concilill de TI'ent..) la cspe.dc de afillidad que
Il:\ce Ull.lriltO cJI'nal ilie.lO, fOl'wab.l un impedimento de mat¡'¡·
lJJonio t'1I los mismos grcul,)s que. la afiuiuad pl'opiaUlcnle tal
l
prove·
1III'nle de IltJ IlHlrimollin cUllsumal.h,.
1\'. Ill'spuf'squ ..:! el cnllcili-.J ueTI'f.nlo al pl'imel'o
\' SL'.:! U lit! 0, "rallos el impediult'"lo ftllltlMlo en la afillil\;\J que nace
del ilicilo, pudra Ikit;lIurnle eontlaersem.lll'iulOlliú en el
!f'I'CNO o CUill'lcl :n.ldn de laf"lIlinidad. .
CUEST V. Li ,;!iI,icl ,d de iJlI comel"Qio iUdlo for-
lila un illll:.ll¡;úC"llo dil'ilncntc el} j()S grados eU<tlldo
e le Il'alo H' y que pruebas dehen reclblrsc en lal
'¡SUlltO.
ClJ¡':ST. \'1. Que 11'.':1.10 ¡Iki·
lo que baya !l.rdi"¡,llo ('nlJe lino de los y un pOlncule .Iel
litro. dellil'.lri,¡ ouio durante el cual IU;.!;'I'.
AHT. 111. nl'i iUlpellimc:ilo dIrimente que resull¡uJa del purenlesco
e¡vil.
AH1', IV. Dl'l ilJlll<'dilUcnlo dirilllcntp resultante dL'l pal'CI1!eSco espi·
ritual.
§. 1, Gu a les (. 1 I )¡IS 11 i fl!l'cutes "sjlcdrs de purcl'llesco espirilua J, Y cn-
Ire (JIU' fnrma. .' .
§. 11. lJjsl'iJllina de la ('11 los diferentes SIt;los accrca dt'J 1m·
'kdi 1ll1'lIlo dirimente fiel mlltrimOllh) que Olcan C,l el parentesco es·
"iritllal.· . ,
111, Cllll t'S I,! riisdpHna eS1.lblecid .. pO.fPI c!Jncdlo f\l!
!in' lu.s impr:dhuf'llto5 dil'lmentes rI'O\'('ul('IlII'S del espl'
rilll,l1.
43
,.¡A
"m
4H
41
5!
55
;37
id.
63
n
id .
73
75
76
77
id.
7R
1!1
8"
81
8.
id.

,

"'0 .,
§ 1". JJe alglJllilS {',")Jl'CH'S Jll'culian's ü('ere;l Uí' habia
(llldado 1'11 otro tiem¡)o $; rnl mabRI1 Ull pin'C'ntE'!-To y un
imppdimf':lIo dirimf'nle del malrimolJi,>.
1'>PECIt-:. De 1".<1. paJI de de IIIS q1h' lo
snll ClllIlHJO !'1'l)11'1I di" h,¡uliSllIn. id.
¡ESI'EUE. la dd )l<lrelllel'CO ¡d ma.
ndn Ó OIlI!:!I'I' de las qtlP lu cOllln.WIl. 9:2
TEBCER-\ ESI'EClE. Si los hijnslledos compadres ócmuaur(!s pueden
cnnll'ill'l' validntllenlf' m¡¡[riuJonio itl
l:U:\IrI'A ¡ESI'EUL Si la madrina coOlracu ,'eciprocamen
11' ,prf>lll(!seo t'spirilual. 93
AHT. V Dl'l illlpp.l/imPlIlo pllhliea hOIW.'q¡dMI. id.
I 0('1 ill'!,l'dll!Jcnto los eSIHJIll'ales, id.
11. De la allúiddd n'su!tullle lIel malriuHlnio nu COIisulIllldo. 95
§. 111. Olln caso. 97
AUT. n. Dd impcdimenlo que rE'sulLa del raplo Ó sefiuccion. id.
§ 1. Dpt I'ól plo. Id.
§ 11. DI' LI Sf·duccion. 98
AHT. VII Dp! impedimento dd 11laLI'imoninl'esultanlC deladulterin.
AHT. \'111. Del impqHllle¡,tn resultanle -102
ART. IX. D,'l imlll'dimellto que la dirclliida de CUllOS. 103
CAP. IV. De las: dl'sIlf'Tlsas de los ilupedimentos de matrimonio qué Se
(:III;U"'l1ll'.1I1 elllas perSOI1i1S. f06
ART. 1. A QUiCl1 COllqH'IC o{IIrqar dispensas de impcdiUlclltns de
. maL1 imonio. id.
AHT. H. De que-impedimentos puede oblen"'rse dispensa. HO
AH"'. 111. I'rilldpins aCrrca de la concesioll de dispens¡l!= de l:ls hnpe-
dirnrnlos df'lmaLrimonin. i 14
S- l. De la n:"tluntlI'Zil del poder que tienen las autoridades eclesiils,
lic'ls pal'a cOllct'der dispellsas. id.
11. del principio a hs dispensas de los impedimentos
delnHllrimonin. H6
111. Disnucion respelo de la concesion de d¡."'l(!1!sas Pnlrc los roa-
IlUf' no se han CllI"Llraido. y los que lo fup.l·nn yól. 117
ARl' IV. I,II! pd1lcipal/1s (!;IIJ,silS ljUi! se dcostulnhr<lu expOller pUl'a
Cnl1se!!uir las dispens<lS los imr)cdimentos de consdnguillidad y
aH'lid"d; y de las SiCi Cilusa. H 9
AHT. V. Oc la forma de las y de lo que ha de contenel' la
íouplica dirb.!itlrl aublenerl,ls.
§.1. De 1" ro'rma d ... las ti1spensas. _ id.
.§. 11. Be In fJ'·1e '!('_he COlltene!' suplica.
§. lIJ. De la fulmill3cion de las dispemas. f26
Apendice del del'echu español sobre dispensas. U9





I
, ,


I
,
I
I

J


)bi\UTE CIJ¡\RT¡-\.
DE LAS fORMALIDADES DEL DE MATRIMoNIOI, y DEL TES,
TIMONIO QUE OE EL DEBE LEVANTARSE.

,
CAP. 1. He llls que se I'equit'l'cn "iU'U qne el malrimonio
pueua celebrarse \'ilIiUamenle, l cuyainobsen'ilncia lo hacp nulo.
:'.r.cc. 1. Del consentimiento de loscontrar.nles.
ART. 1. Oplenor,
§. 1. Del error en la persona. .
§ 11. Del error de l. € la persona.
AHT.1l De la \'iúlf'lIClil y de la senUcclOn.
11. Del eOf:srnliolienlo de ciertas I,ersonas fJlIe en los matr1mo·
11 ios deJle á veces acceder <11 de Jos Con traclllcs.
ART." Del consentimiento de los padre", madl'es, lulOrt's y curado-
1M
132
id.
id.
135
J:)I)
151
id . res
§. 1. Del conilentim.ienlo do fas Ill.¡ure¡;;, y cUI'adores .
que debe intervenir en Jos lllall'lm01110S dt'. los " iZ8
§ 11. Del censentimienlo!.le los jladl'csen el matrimonIO de susblJos
1 1 I 144, ma.yores {e el <l{ • •
§. in. Si Pill'" (,llllall'imonio de los hijos naturales ES necesario el -1.40
C'losf'nl1mienLo del padl'e ó de la madre, dp.los y
AnT. 11. Del consentimiento dell'ey par" el mall'll11oOlo de tos pi mCI-
id.
pes. 447
Apendice del del'echo .. ,'". I
SECC. 111. Pe la crlchl'a(;¡ón delmat1'llnoTllo 1'11 raz de la 'eles!<I, y «(' i50
la cómpelencia del su.cerdoLe que. ha " '. d
AHT. 1. De la celehraclOn del matnUlolllO PIl tal de la 1::.leSI,I. . i.
§ l. De la illlli"üeJad de la bClldiceóll 1l11IH'ial l y de la GC!l'hl'aClol.\
del en 1';1'/. de la iglesia, y si culos. una
id.
\' olra cran IH/cesarias para la validez del matl'lIllOIlIO.. . .
§ 11. De las leyes que para la los t57.
que rtlcsen celebrados NI faz la ¡gleSHI. . .. . .
§. 1ll. Del derecho que se obs{,1'\'ahil (!n e!-sigl? XIl)'
ta el condlio Ll'IdenIIlH¡, re!'IH'1O tic I\lS lIIi1tn0101lW.s cI,l1lrlt .• t5.'¡
es decil', celebrados sin la b0ndicion nupciiil,
§ IV. De lo que Ilasü en el Gultcitio de Trento respeto de lo:': malri-
toS
manins clandestinos. I J • l' o
\'. De lo que nUl'stros reyes hall dispueslo (e os lIlol nm -
'lIios clant!esLinfls, y de las fOI'Dlalidaues pa!'.! que loS mil- t 51
¡ 1" i ilion ¡o," .';;e<1 II ya I idl)!oi. . " .
ART 111. Dt' la lit'! JlW.
J. ellal ebel sact'l'ook cOnlpelt:n((' pOfR la t.nldllamon d,1 nhiln
Id
mOTIlO .

§.It De la de InS'cullll';It'lIles que hicieron celelJl'al' su m,llI"i.
mnuio pOI' un clél'il;o íncon¡pP.tcntc. Hit
§. 111. penas de los .-;Jéri!'os que cel"brall matrimonios sin el
dt'l rura ele l;ts parlf'S Ó de su obispo. i62
IV. :"-1 loS c'Inl¡'af'nt('s di' palToquií'ls, el cnra de
uno dI' pHot!' pUI'df' celehrar \'illid,.¡ml'llte el matrimonio sic el con-
Cl!I:Sll y del cura del ntro cr.HllraenLe. tf;5
ABT. 11\. Si ceJebnu se el matrimonio por pl'ocuradol'. i 67
CAP, 11. De las CUSllS que se requieren par.'! la celebnlcion del matri.
mUI'¡o cll.\a no causa nulidad. t6S
CA·P. Delleslimonio que déhe leVanlal's.e para IH'udla del matl'i.
monto. "7t
QUINTA.
DE LAS OBLIGACIONES QUE NACEN DEL MATRIMDNlo , y DE SUS
EFECTOS G1VILES.
'--
- .. c.
CAP. r. De 1:1S oblhpieiones que del malrimonio
ART. l. De las ohli:raciones que personas que se casan, conlraen en
"¡I'lUddel malrimonio la una a [dvor de la otl'a.
§. J. Ohli!!aeinnf's d{!l marido.
S 11. dp. la mu,ge,'.
AHT. 11. De-las c;ue impone el matl'imonio ti los padl'es
l)(lra enn sus hijos, y á los bijos para con sus padres.
§. 1- del padre y de la madre
§. 11. Obligaciones de los hijos.
§. 111. De las obligaciones rcslleelivas de los padres y tIe sus hijos
IJllturalps
CAP. 11. lJe los ciriles d,d mall'imonio.
ART. 1. Guajes son los erectos civiles del mHl'imonio.
ART. 11. De la que opera el ffinlrimonio, de los bijos ha-
hidus tie que antes de celebrarlo hubiesen tenido los con-
lraenteS.
§ Del origen de la legiLimacion que se upera por el matrimonio,
y \:¡" razones en que se (unda. . '.
§. H.Que hiJM 11IIeden ser legilimados por el matrimonio que con-
lnligélll :sus padres, yen que casos,
§. 111. Vil€: matr illllJnios producen el efecto de lcgilimar los hijos ano
I er"iormenl(' naddos. .
§. IV. Deque manera se vcrificalale;;ilimacion,
§. v. l:uill¡>s Ifls efectos de esta leg-iliruacion.
,
!75
id.
id,
114
175
id.
t76
180
id.
181
18,
id.
188
193

196
ART. 111. lJc matrimonios que por mas que
lraidos, no 11I'oduccn los efeclos civiles. •
h'imcI'u especie.
t',!!gunda
Tercera especie.
válidamente
Uf
id.
198
id.
ART. IV. Del caso en que U;-J maLrimonio, pOI' mas que nulo, produce
los erectos (;iviles que le tia la huella fe de los contracntes.

199
,
·
I
,
,

I , '
,

i
j
,
? -'. INDICo!!.. ..d.
,
)) AR'I'E SEX'J!' 1\.
DE LA ANULACION DE LOS Mt.\TRIMONIOS, DE SU DISOLUCIOM, y DE
LA SEPARACIDN DE HAB IrACION.
-- ._- .. ' .. " "'-- ' ..
CAP. 1. De la anulacirin de los
A R 1'. l. Qu ¡elles pllt'dp.n i nI rod ti d r II na deIDil nda :tll n lacion de ti n
m:lll'i llllln io.
§. l. OP. la:' parles que conlr;:jt'rf1n f'llllflll'imOtlin.
§. 11. los p¡ldres.
. §. 111. De Ir¡s lutol'C'S.
§, IV. De los p,lt"ienll'S c<)lalel'al 5S.
§. v. De lils demas per!onas que tienen intf'I'I'S en hacel' dt-c!arar
nulo el mntt'imonio.
§. VI. Del párl'ocn de los cnnLraen{(.'s.
§ VIL Del l:1inislt'rio fbcal.
ART. n, ('DI'(IUe me¡lios y anLe que jlleces pUNte pedirse la anulacion
de Uil m'llrirnnnio,
CASO.
CMO
TERCER
203
id.
204
id.
20G
id.

id.

id.
2:10
id,
2ft
ART. 111. Del OOCIO del juez en las causas sobre alllJlaeion de matri·
monius, y (le las providencias que en elll).5 se dan. . id.
CAP. 11. De la disorucioll ¡lel m;\!rimonio. 21;¡'
AHT. 1. Del divorci<l y de la t'scJavillld. 214'
5. l. I.h·l divorcio id.
','.11. De IJC'sclavillld. 215
-ztH
AHT. 11. De lit l'eligiostl. .
§ I De la insuficiencia de la p::l'<\ l'OIllpcr el
del matrill1onio.
id.
11. Exct'pcion que las el concilio de Trel!Ln pus.ir.t'0n
al priaeipio SI-Illildo sohrf! 1,1 Uf' 1" religIOsa.
para J"ttlllpPl" (,1 ,illt"ll.lodelll1aLl'itl)(llllll. ..• 2·18
AHT, 111 ,:-.i adultl.'rio de la di."lll.'lvc 22i
ART. IV CUilta!o uno de los que se casaron
se holee ¿puede disolver el vinculo tlellllatnHlOntO con·
traido con el (¡lro que en la
§. ]. Bazonc .... pal'/j 50stelll'I' que S. Pablo pCl"lnJtc un verdadero di·
vOl'cio ell ell(l¡,lo al vinculo.
§. JI. 1{·,'(,·)tlCS para qlle Utl ¡unel C.(¡I)"crtid" ¡ti.
no pUf'de romper el villculo del mall'imDfllO que hu·
hi('se c"r,traidl), y que sobre 1.'051:1 cllcsllon l'el'ayo.
CAP. 1l1. Uc la separiJcion de h¡¡bilacion,
.\HT. I.lJe lasepari1ciolluelt,'hiti1eitlll que IU!;;:lr ,i de
la mUg'pr .
id,
IIIOleR.
§. l. Cuales, son las l'.iII1S3ó1 por las cuales puelle una OlUl!cr recl rp', •
la dp. hahilacinn. - a.11
11, De que manera se ohtierll' la separacion de hilbÍlacion.
8:.111. De lo." la s('panu:ion dehflhitacion.
:\n 1, 11 o.c la de hahitadon pedidil (101' (llU'le del mar,'d
.\d\'l'rl('n(,IO. o.

, ----....
Ad\,t'I'lt:llcia ..k [o,.; l'diL(II'(':-.
I'A!' 1. PP HIIIH:i.j:'-.

f"lf'l IJtt. It'lLJH:II..

-
-13;
'!;)n

'23!:)
:Mi
241
-.?4:;
,
(
I
j
,
,
,
,

,
,
UF. (,A
-
,

, -
---'e ...-
2\.rtimlo preliminar .
• •

1<;1 matrimonio all'stabl('l't'r entre el mari lo y (
.. \., t . {,I muger ulla ."0-
CIC, "t cuyo gefe. es ('1 mal Hlo! oOllfi('l't:, á f'ste ell calidad de tal un
tlerechu ... t¡¡tlvo 1mb!'!! 1 .. pt:l'sona de la OlIH!el' el eu',1 S" -
" \ .. n ,." ex-
.11'1\< t! aSimIsmo ¡¡obre sus bienes.
En la primera partl! tratfln'IIIO'i del pLllt"l" tIlle tienl! /a
rt'fSOIlJ: t'11 !.. l¡¡ 'Itle ejl rct' sohrc los
1
-


,
;

-
,

'1
,
,
-
!

,

,
-


,
,
1.


==-
P Rt
J'OUBH DEL :\IARIDO SOnRp. L\ P,ERSONA DE SU
AHTlCULO PRIMERO .

1. Por derecho natuf;d el poder del Illfll'j,lo la persona
de su mugPl' COll; iste en el dr:rccho de <!x..igirla todús debrr("s
dp. snmisioll que á nn superior son dl,hidos .
Uno rle SU" principal'!s ('fectos e,'l el derecho qUi' tiel1e el flH-
riJo (le obligarla á qne le donde quiera que crea
establecerse con tal no obstante qoe 00 sea fUf'fa del reino '/ en
- país extrangero, porque si el ffinrirlo abandon .. ndo S!l patrict tra-
tase oe' t'stablecet''ie en tal pflis ,eutoIH:t:S In mllger 4ue tr
dt.>be mas á su pAtria que á HU marido, quedari .. relevadrl. de la
ohligacion de seguil·lr. é imitarle en aecio" tril} roen
El derecho civil ha ... omentado mucho la potestad marital <;obre
la personCl de la muger. •
Por el antiguo rnm<Jno el pOfter un pa·ll'€ tln fami-
lias tenia sobre la de su muger, <.:I'a ilimitaJo 1 if?;ua! ('u
nn todo al que le competia s:.hn· sus hijos y Ad'llliria
ese poder' de dift"Jent(·s maneras, confarrealione,
usu. Lns flue deseen COIH1Cf>I' estas tres m 1IH"ras de ad'¡uirir la
poteittad marital, yen que pueden consultar nues-
tras Paildectas ad lit. de his qlli sui ve! al. , y sobre todo !¡.¡s n(.ta.:l.
2. Nos limitaremos;í ma!lifcstHr en qlle cnuqi'!tp. ("ntre nnsotros
17

258 TRATAOO LA I'OTBSTAU I.>J.L :'oli>l\1[10
Nuestras costum},l'es han colocado á las mugeres en laLdepeaden-
cia respeto úe SUB maridos, tlue no pueden hacer nada que válido
sea y produzca efectos cil'iles, sin ser habilitadas y autori:r.ada'l
por ellos para haeerlo.
Principio es enlre no!'otros que ninguna muger casada puede
dúDH, enagenar, disponer ni de otra suerte contratar entre "ivos
sin la autürizacioo y coosentiwietlto de su marido.
Acerca I.le esta autorizacion vamos á ver Pon la primera seccioll
que sea, en que se funJa I y de que manera puede suplirse: en la,
segunda seccion que mageres necesitan la autorizacion del ma-
rido, y que maridos pueden darla: en lt\ tercera, p ra que actos
es necesaria y para cuales puede la muger prescindir de ella: en la
cuarta) como y cuando dfbc ser i111erpuesta: y por fin en la quin-
la seccion expondremos el Qfecto asi de la autorizacion como de
m falta,
SECCION l.
4jUE ltS I.A DEL MARIDO, aN QUE SE ,,'UNDA,
l:U,\."IiUO I.A l\WGER COXlR1'\OZA A y DE QUR
SUEl\TE I'UI:.OE SK1\ 5Ul'lIDA.
§. l.
{loe es la iudorizacion del IRm'illo, y_en que se fuutla.
3. La autorizacion uel marido de que tiene necesidad la muger,
puede definirse que es un acto por el cual el marido ha-
bilita á Sl1 moger para hacer algo que no puede ella practicar vá- -<
lidamente de otra saerte que consultando su voluntad.
Esta necesidad en c¡ue la ley constituye á la moger) no se fon-
d .. en la debilid¡tJ del sexo y en la pooa consistencia de su razoo;
como llue ni las solteras ni viudas han menester tal autoriza-
cion, á pesar de (Iue nadie did que sean menos ,débiles y fragiles
tl tle la!'! casadas.
Fúndase pues únicamente en la potestad que ejerpc el marido
sobre la de su rnuger, en fuerza de la cual no puede ella
haeer nada sin que se 5ugete á la voluntad del sefe de la familia,
,
L. _ •
SOIlRE 1..\ 1'J:WSuI'U. y alBN f.O; lA :'t¡L"Ci;Il. :!-jY
.1. De ahí se sigue I.q &ulol'izacion dd llJaridll h:lrto lli-
de la autoridad 'loe un tutOl' interpone en lo <Iue hac(I ,¡u
pupilo. Esta última l'ellnif'Te sola: en fa \'01' del
pupilo á jin de que no sea sorprendido ni enntraiga ohligaciou!'s
que pueda sentir l)crjuh'ios. así efl qne la falta dI:! la allloridaJ del
tU'OI" en los negocios del pupilo, pueden s(llo opoilerld (,1 UH'un,' V
sus habielltes dnccho y Si el nlf!nor ('-ree ser':!
ventajoso ('1 contrato celebrado sin Id aul"j'idad de !'oU rutol' I pue-
de demandar so rjecucion y cumplimiento, sin que aqaeJlo!t(.'ol) .
quienes contrató, puedan oponerte la falta de intervenciulJ tlel tu.
tor; In <¡tit , Ju.sti,.¡, in princ, lit, de auct. tut,
Por el contrario exigida la autorizaciol1 del marido UD en fálOl'
d,e la muger, sino del mismo marido, pHI'a consenar el poder tille
tIene sohre la persc,na d!'"' S:J. UJuger, p:u'¡¡ la nulidad de un acto sin
tal autoriZilclÚU practicado por esta, no importa qlte Cfie Elcl,o"I:\
se<t ventajoso ó perjudicial, (fe tal Sllerte qlle bailamos decidido
tJue fuera nula la accptacion qlte hiciese la wu"eJ' sin la antoriza-
. n
elOu uellllarido, de un" donacion á ella otorgada pura )' simplE'-
mente.
5. Nace ademas ue ahí otra diferencia eutre la aulol'izaci,:'Il (Iel
IDarido y la del tutor. La nulidad proveniente de la falta de
vencion (lel tutor en un contrato, del pupilo, es soJo relativa,
no liene IUf)ar sino en el caso en <!U(1 el mellor L'1'el r¡ne td contrato
le es perjudicial. Asi es que si el Illenor constituido ya en mayol'
edad lo aprueba de cualquier manrra qae sea, ol'a expresamente
ratilidndolo, ora tácil<uuente dejando pasar el térUlino de ptldil'
la I'cslitucion sin contradecirlo, aprohacion puri(ica i!1 viciu
pro\'rniente de Ja falta de iotcneurion por parte del tute!", y 1'1
,contrato sicuuo autorizado por lleva hipl.,teca soul'e los
bienes del menor desde el dia de sh fecha.
Por el c.ontrario como la autorizadon (lel m3l'i{lo eS indispénsa_
ble á fin (le habilitar á la muger par<i contrate!', de lo cual es abso-'
latameute incapaz sill dicha auwrizacion mientras se halla bajo la
potestad marital, la nulidad de los contratos pUl' ella sin este re-
quisito celehradus es absoluta, J no puede ser puriJicatla ni sal-
vada por la ratiJicaciuu otorgada-por la muge!' ya "iuda. Tal I'flti--
Hcaci{Jll podría l.:onsidcl'arse á :0 mas como un nuevo contrato, (JlII'
9010 paed!! producir sus efedos dC!ide el clia de su celebracion.
6, Esta aulorizacion 110 es un lluevo consentimiento: el coolr¡t-
, .

-

. 260 TI\J.TAVO DE LA 1"1' rU'l'A-P '1 ¡.'L MARIDO .
to celJ.>bl'a¡lo por b mugel' ('i marido consenlido'y lir-
rlíado, no Sl'J';í nnr ('sto \'álid .. , ,,¡ no hnhie<,(' ex nicho
. ,
qTl€ antoriz.-,ba á \'1 mngcl' para eeleh.'arln.
§. 11.

Cuando comienza la muger ti necesitar la m¿toJ·izacion.
7. La puLcstfnl j·d ,n;.Jríllo ej.'! el' sobre la ¡h rf:ull¡l ele la mu-
i
H
t'S un lltd nl<ltrilll:mio ) y t>0l' L\ mismo solo con él pIJf'-
de"comet,zar, que 11l1l1L:a !lI'ecede el cfect(l á la causo. Si' pues solo
d, .. "d(! (·1 día la bendicion nup<'ial paRa In mugel' á P,!<tnt' bajo la
T'toV'sfad m<lrit¡¡!, soln rl,(',Hle este dia dt>bef'mpe.zi'.l' \(1 € de
('lIa por el marido para los CQntrfl.tos y flctos civilCR)
\'8 r¡ue ('.q¡ necesidad es dro de 1m: eft:ctos de la potestad marital. _
k. Ha.'f elnh:lrgo alp,un derecho consuetudinario que impo-
lIe esta nt'_cesid<lu tí la Illuge)' qne se prometida
de algnno. Por ridicula que sea tal disposiciun, debe
donde impere. , .
0. Sif'mp¡·e cmrero sed preciso ,-¡ue los. esponsal!'s pub\¡-
. .. ,
pues de lo coutrario seria exponer á inmerecidos pe qUICIOS a
,
los ql,e contratasen COIl una muger que nadie sabia que esttl\'ICSe
C1lmprometida por espomales. -
• 10. Siendo ehta potestad concedida al futuro sobre 611
futora on efecto Rnticipado del matrimonio trat::¡Jo, no tendrá
efect.o , cu;:¡ndo f'1 matrimonio no Sp rt'alizll.
:11. Esta difiposicion rt0e es del <lerecbo consuetudinario de
Al tois, solo obligar;i á las muge re::. . en BCl'lel territorio domicilia-
(1<15 al tiempo celehrñr los t:spúnsale!l .

§. 111.
De que mancJ'a suple el juez. la aufOfoi:r.acion del marido.
. ,
12. Como podría que un marido no quisiese autoflzal' a
su mugr"pfll'il fletos que ella tUl'iese inlen's (:0 practicar., ó que se
hallase demasiado lejos para poder hacerlo con la prontllUt1
.. d "1 r acmllr
saria ,se han prevenido estos casos peroutlen o a a mugc .
al jue:z á fin de que supla .a antorizacion del mari(lo t!W? no qUler
l
.
Ú no puede otorgarla. Eu el recurso (11'he la muger exponer f
I



,

50111\8 LA fllRSONA y OH I.A •
26\
acto pal'a que dl·sea ser aotorizada, indicando las rellLdjds (jot! tle
él espera, la ausencid (lel m<Jrido Ó Sil Ilt'gatiu IJtH' lJar.l: COtlst.H
por medio del rrquirimientn que IHlya dirigid(). El jue:l ('on co-
nocimiento de causa la autoriza en villur! del dlllufol'w<11 yuc po-
ntl .d pie de la :.uii¡;itud: tstél éiutorizaciun judicial l'S represenlrlti-
va y supletoria de la del marido, lJabilita perfl'ctal, ente á la mu .
gel' de la propia qUt· intervíni"IHlo la ,¡utOI iucitll! del ma-,
ri do.
13. La tloioa diferencia qUe hay es (loe la lTIugf'r CAsada CÚI1-
trae algun:l oblign, io\] autorizada solamente por el juez) e' acree-
dor 00 puede h<lcerse pagélr el crédito de-los bienes de la c muni-
Jad ó so.,ied·ttl conyugal, mieutras tlila subsista, en cuanto la
coulun:dfHlltuhiese r, PI ovecllO del negado ell eu yA VÚ-
'tU? se ohlip,ó la mug(>r) Ralvo el derecho que le queda á
Clúl'ief'dor parn dirigil'se despues de disuelta· la socíetlad COI yugal
toritra los de la Illugtr i cuando por el t'ontrdrio J't>speto de
las ohligacione<: contraídas por la muge!' pl'Hii:l la antorizac.:inn del
marido, este 'lue las ha aprohado en fUfnza de la autorizacioll , no
oponerse á sea el aCl'ct·dol' de los de la
comunidad, (Iuedándol'e solo el d¡>I'echo de hacer:-.c rt'int('grar la
cantid'HI pagada J a5i que la sociedad conyugal f¡ucde disuelta, si
la deuda fuese concerniente.1 negocios fJt;rsollélles dt la nltlger, de
que solo ell,) hflya reportado provecho y sea la tÍnica deudora.
11. L,} autorizarion del juez que á falta de la del marielo habili-
ta á la muger para contratar ó f'1l juicio, es un acto
que concierne al estado civil de la persuna dI.! la mug,'r; )' por COll"
solo el juez seglar podrá dada.
SECCION lI.
QUE I'lUGERE8 NECESITAN L.o\. AU"l·onlliACION DE !US MARlDOi,
1· QUE lUARlDQ8 l'UED&N COl\CEUERLA.

ARTICULO I.
Qua NEGESI'I',\.N LA AU1'uIIIZ,\CIIJl'i sus
--
, V AmllS á lri\l<u· cst<l cU(Jstioo eOIl I't!.ipelo J." á 1.1S mU!4crcr,: que

262 TA.ATAIJO PE I.A POTESTJ.II U:lL MAnl,lO
tiellen separados sus de lo!; su m:.rirln 1 2.1> á lag 11U€ ejel-
f!f;'n algun comHcio, 3. o á arplellas cuyo marido perdidu
MI estado, 4."ó bien el usode la r¡¡:/,on, 5.
u
á aqurllasdccuJoma-
rido se ignora el par;ulf'l'(}. 6 o y p('Ir fin con respf'to á aquella."
c·u.)'O marido C!l t"nitln plíhlic::l.mente por muerto.
§, ••
• •
flue ll('UCU .'H'jJltt'(Ii'irnl tic bit'w's,
15. Hija tlel potlcr m;u'ilal la lIecIJ.'?idad en clllc se h¡d!n la Il1Ugf!l'
fif' conseguir la.rtutoriz;¡cion de su mal'¡(lo para cnntrat.;¡r y no de la
eomunidad de bienes é que media entre y su marido.
sígllcsc (llle una mug€r aun cuando tenga separados SO!! hienes de
los de ora sea c:apitnlacionl's matrim
r
!l1iRles, ora
por senteneia de' scparaciOl1 no po(esto queda exenb de diclHl
t"nmo !lose trLite ele ados cóncf't'nienles á In ?('ministra·
Lion; pu!'s solo hay esta diferf:l1cia la m113:r qClo:' se-
paracion de hienes y la no la tiene, á !'alwr que .Ia primera
puede prl\ctic:sr pOI' sí y sin ser autorizada los ¿l.ct05 cOllcfTnientel;
á la afÍrnini.!itl'acioo de !lUS propios bienes, al paso la líitima no
puede emprelHlr'r ,licho ninguo l'onlptn ni acto al-
gU,10 de cna!cluiH 'lile sea, y caalquiL'!" objeto qUl'
tI: n ga.
16. lh)" alg'1il3s cfJstumhres que SI' r-part:1ll pr;n('ipios,
)' admitell (lue la muge!' <;I'parélc!a de hiencs
y contratos que quiera !-.in net:l'!siJnd de la l'Intorizacion del ma-
rido.
17. Se Ila dudado !li aceptar la redencioll de nll cen.c¡o pr;¡ un
.wto de mera administracion de'manl:ra q<1C pucda practil'ilrlo por
•• • ••
SI Y 610 prC"IB illJtol'l¡;JClOn una muger serar;.¡da de bienes. Fun-
dábase la duda tU quP. tal acto es ahsolutamf'nle neQesario, como
la mngrr podia menos de aceptar la M .. s com.o
t'nr.ierra la enagf'nac10n de la extincioll.del censo que es
una cosa inmnehie, y como por otrít parte c-I lJI<lridQ trngR intp.-
res en en fOse acro para c('rciorarsf' del f'mpleo rue se
Ila á la ('antidad cohrada para segt1riddd de I:¡s t'argas mat"imonia-
lf'S ;Í (1tH> debr contribuir la rnnger; se juzglJ (Jrte era inc.lispensR-
hlf' pllra tal acto laant.ol'i;r.:lcion del y su 1.1 (lfd
j\1f'7 .. Á!ii es (pie cnanl!o ('1 ofrece i J;¡ mug,'I' la


,

11 ,,:

I .

SOFRE I.A rU.soNA y BIINES DI LA MUGlUI. 263
del cellSO, ella 110 presenta ulla escritora dc autori:r.acton de In
marido, podrá aquel pedir que el dinero quede depositado Cll po-
der del escribano hasta que ,'aya á recogerlo la muge!' habilitada
con la e:ompetente autoriza!::ioll del marido. De esta suerte paga
COD toda seguridad, y desde el momento de la cOllsignacioD no de-
herá:satigfacer intereses,
Por rtizon análoga si una muger hubiese vendido, con la dc-
Lilla autorizaciQn , algnna llel'edad cuyo precio no se le hubiese sao
Lisfecho á la sazon, necesitará todavia la aulol'izacion del marido
para cobrar porque debe ser inver-lido y el marido
tiene interes en saber como.
18. P:¡rl'l fJnc ulla muger Plleda considerarse como separada de
hienes al efecto de CJue pueda emprende)' por sí los actos de sim··
pie adminialracion , no hasta que haya conseguido una sentencia
oc separacion, sino CIne es preciso qlle esta sentenl!ia hay" sido
ejecutada ora por la restitocion de la dote, ora por una instanl'ia
p.nta}Jlada y subsistente con el objeto de conseguirla. La razon
que tina sentencia de separacioo no se repula , Y
como si no se hubif'se dado.
19. La clausula de ex.clusion ó renuncia á la comunidad Ú SOCIl'_
dad conyugal no relf!va á la mugcr la necesidad de ser aut-,riza-
da para ningun acto, ya {lue esta cláusula 110 priva al mal'ido
,Iel derecho de administl'al' y disfrutar los Licnes de su muge!' ad
sustinenda onera malrimonii.
S' JI.
De ln mUfler qU(' ejerce nlgun comercio.
20. L,¡ mugel' que ha..:e alglllL t;um('l"ciu Ó Ilt!goeio separallu é in-
dependiente del que tal haga su maJido) puede obligarse sin
la autoriz<lcion de este, en cuanto las obligaciones que contraiga
sean concernientes á ese comercio, y no otramente.
.si la muger no hiciese mas que ayudar á su marido, vendiendo
con él en la tip.nda, Ó despachando en su escritorio; enlonces pan¡
los contTatofl y actos que por sí y para sí haga necesitará la auto-
rizacion del marido. En ClJlinto á las compras y "enlas l' demas
tratos relativos al comercio ó industria dr su marido, (lue
acostullIhl'C' permitirle, no es ella la que cOlllrílt.a
cJue presta su RJuda y minislcl'ioal .

, .
pOI' SI )' \"1<\1'(1 SI,

2
C
1 TRATAOQ IJE LA POT!'T,A1l J)EL }d.ar.lu'\J
rnes para que se "atienda que una mng"r ejerce algnn co-
Dlfn.:io, €spret'isOfltlC lo hagfl plíblicam!'!ntf', con enterll indepeu-
'c.hncia de su mdrido, ora (':-¡te r!O hogd ninguno, ,)¡';¡ lo bag<l abso-
lutamente di,'erso)'
21. Una mnger t,:¡¡ comercio independiente ('jcl'za, p0drá
llileer por sí .Y autorizacioD de su marido todos
los eontrat(!s y acles dependan y tengan nlaciou con su co-
o' - 'mercio : asi podrá comprar y vf'udcr lo;; géneros propios "Iel mis-
mI) y coinpnr "lÍtiles. y conb'¡¡bll' ll';¡h;¡jadcl"t'!s r los 1or-
t.i, <!r', f,'llClnsi1J' .v ,act"pfar letl'.l.<; ele cambiü en cuanto 13
t·x'rf'di.:inll ,:(:' Jos 1It'f!lwio<; lo r¡'1uierél.
,
Li ('{llln,¡icl1 'ía púhlic;.¡ .:r 1,_1 del eomereio hHn be-
'cho que f;e oí la ml;gp!' dcd;i;;lua alguu rilmo de eornef-
CiD j) industria de la ol>lig;¡cion de ser <iUtol'izadi! P[)f.' su Ulrlrido ;
11ne nu es posihle que una muger laks ('il'Cullstallcias li'2iga
sif'mpre á lado al maloido para 11ue la aulorice para lodofi los ac-
lo!'!, )'" t¡ne los hay que 111) ;lrlmitcr1 dCD1clI"a.
22. La muger que teng;¡ un e¡;;lablr"cimienlo de comer-
(,jI) ó industria, no solo obligA á .sí mislna -con los contratos que
h<lga, sino il0P. adema.:; obliga su múido, si hay entre ellos co-
munidad de bienes Ó ,ocierlad ; que tanta fuerza tii:ne su
aprnhl!cinn que rt'pnta tlar el unrido al cOlllel"ci;) (jue ejen?e la
I1l n!;/'," r.on w ciencia y p::te'iencia ) como que con ella se entienden
apr()harlo,> y pOI' él Cll,1Id,os en el ,'jercicio
d:> Sil c¡'mercio realice Ji! moger.
§. fiI.
De la muge1' cuyo mm'iclo lw 1Jerlliflo el estad. civil.
21. Sij"llfifl la J(! un rr.edo civil del 1'0-
,lpr°tjlle !if'lIP.fl Ins mni·1lJs s' brf' la..; mng"I'en: q'te si rd
Ill:>.rid.n hfJhi,'sf: p; nlido ('11 vilturj ue 111lll l'Il'l1tl"ncia 'cflpital el e!\-
t;¡dn y !O!l dn€chosáél Iluedl\rjfl sn po-
sohre 1;, mugH, la C:.la: lllled:'il"¡(\ libre, j' pod.ria celebrar
010': acto..; J que bien le P¡¡(t'ci, sen, sin llt'cesidad(.le au-
bJl iz'oeion ¡.'01' portIo su mal'ido, de la propia snerte que si fuese
¡-(¡itua /) ,'iUth:.
T"mpoco debe bacrrH anlorizilr por el jnr-z, porque la .:IulOI j-
, " ,
0;(,0;1' 1:11 ,le la
o
de' Ill"rido; y como no har tl(°_
,

•• o.,
.,
. , • . o o o '0


1
,
,
,
,

,

· .
,
I
!WJHI.8. J.A. 'i r.IIHII!.S na LA 1\1,0".. 265-0":
C{!Sitlbd tle esla por sel' libr,' la muge.' en cnélnto á efectus ei\'¡" .
II's, será ia lA otra tj!.lC solo la snpfe y rel>l"cscl1lfl.
:¿L el marido hlllJÍes,· sido, COild,onado en rcbel,li:t á la
eapital, no fwdd contr;ltclr-p cou tOlla segnrid<ld lIlugl'r, á
no I¡ue prct'ediesc cll;:J.ndo f!IPI)OS li! autnrizacioll del jnez á. f¡¡!-
la di' la <Id marido. Es v,orda-J .... i el ();,nido Illurif'sc deS}lUi!9 de
,
cillf":O ,11105 l'on!<I,iei 08 dt'sde'!llt. dió !n SCllt"lléia,
siu hahnse presel.ll.a,!o, Sl: I"l'puta [¡¡d)!',o pt n[ido el ('slado civil I
desot< que fué fu1m!llatló:lla J <¡uc por rOtlsiguientc to- 1
(lus los artos (loe la mtigcr bubie,t;(' en rol eulretaoto sj-n' 1
autorizacioil de tin 11Ií!l"ido, sel'ian dli,ios; pernlan:bit'll debt! te- o ;
Il("r:,,' quu la muerta (I,d maridü j!¡¡!¡Jnte los
· ,
cinloo ¡Ú'jo<¡ 1 Ó ell el mismo plazo eogitlo ó 'e pre-
sent.ase, queda nula y sin d'n:t!) la tenci'i p"0onnci:Hla en su
<lu<;encia y ndwldia 1 y' qu,: P'd' lo misUJo no podrá repufFrsP <fue 11'1
ml.lg!:"r ha}'á estarlo librl' pode}' ni por válido lo
llll(! sin J¡\ anf.orizacioon dt:j !,ubi¡se pl'adil:adu.
§. IV.
Deo la mU.lJcr cuyo morillo se hubiese vuelto (lemmlle.
La de!l1>"!l:!ia f'S ulla enf"'rflle:dad (l'HJ no debe privar al ma-
rido de sus den'chos ni del poder que tiene sobre JéI persona de!'u
llluge!' ¡ bolo HDl'ide d t"jen;ici,', dI' estos de¡O,·t;hüs J de est,·
Así pues la muger sugd:, ,¡I puder warital en defecto' de lA aato-
ri:t.al.'ifJu que HU Illal"id,) dchina y no puede darle, dehe ¡¡eudir á la
autol"i:laci{ n judicial ¡ Sl1¡dduria de aquella.
26. Si la iIluge!' llombl'<I.da por el jUt'l, l"lll'adol ii ¡le la lh!r-
SQlld y iJieut's iL su demcnte; lal nombramiento
'de necesidad la competentr:- élutol'izacinn P¡ll'ii tanttl
lo:; bit"IIt,,; de uJ¡¡¡Oidn lo"" suyus pl'opillso Y auo eUandfJ pal'Cl
adminit:lrar un 1\, c,·,.,ita lltJ"il al\.torizaCloll , Ill!ce ... itaria emhilrgu
una especial sicw]J!'¡' '1uP. Uo,¡{,;tSt: dc '1t'tlo:el' npa harc>dau sUy<l,
aceptaro Ó Hpudiar uua 11 t'!"t: licia , Ó practicaol" cual!luicr otro
aetu LJue los límites de tilla mel él administrilcioll.
,
,
-
• ,
1
,
;
·
I

i
,


,

,
· ,
,
,
,
-:
• ,
i
· •,
¡
,
1
·

,
1

!
<
·i

266
TRATAUO Uf: LA POTESTAD DEL MARlflO
s. V.
l)e la mU,gcl' de cnyo mm'ido se i.'1UOJ·(t el/uu'adet'Q.
"6 P .
_. or mas que lp;nore el paradero Je sn marido, y si es vivo
ó muerto. dehe la Dluger acudir al juez para que la autorice
rle.fec:o del marido; porque como solo la muerte del marido po.
liria Irbrnrli:! de su poder, y darla la facultad de contratar sin su
. !'!utorizacion, que perdió al casarse; no podría funda!' la validez de
actos practicados en tal estado de duda, ya que no le seria po-
slhle prohar que á IIJ sazpn habia muerto el marido

Pero como en sitllacioll habria de serIe engorroso y casi ¡m-
o -posihle á ulla rnogcr acudir al juez á IIn de impetrar la autoriza-
cian para cada olla de los Rctos de la administl'8cion de los hienes
propios y del marido 1 creo debH ser considerados como válidos
lod,)S los actos pn.¡cticados por la muger conducentes á la
tracioll: no obstante lo mas seguro es que se autorizar parR_
c!'ta administracion.
§. VI,
Ih· la IIm,.'/e,. CUH() mW'ido (!s creido gcnet'(,lmente JUUCl'to_
2ti. Si la mngcr y los <Iue con ella contrataron, tuvieron Q,11
motivo fundado para C-l'CCI' que el marido llahia ml.lerto, y que
por lo mismo la eSpOl'fl sr. hallaln en el caso de ,poder conh'atar li-
bremente, como si á hombre se te huhiese visto entre los
muertos en un campo (le batal.la, y creidole tal, ,y se hubiesen
nado cel,tificaciones en debida forma (le tal muerte, y la muge!"
apoyada en estos documentos hubiese celebrado sin autoriz:aciotl
;:dgunos contratos; en hl caso si el marido cGmpareciese de nue,'o,
yo creo (¡He lA buena fé de la muger y de los que con clla contra-
taron debe ser bastante á suplir la de la formalidad tle la au-
lorizacion, y á llacer válidos por lo tanto esos contl'atOíi, Aqui tie-
ne adecuada <lplicacion ar¡oella máx.ima de los intérpretes: Error·
romnmnisfacit jus. Cuando.el público tiene llloti,'os para cl'eer
ljlle una persona tiene tal ó cual estado, que en realidad no tiene,
·el ¡nteres comercio y de 1" sociedad civil exige que los actos
(pte praelica esa persona f'1l el concepto (Inr. se le atribnr\'! 1
v,ilitlo<¡) de \.1 prollia sue,'te r{1tC si nalmcnl.f' se hallrlsr pn rl
,

• ,
. -
snnt\J LA PERsONA y ;:llENES DB LA MUGEfI, 26í
do no tif>Uf'. Asi es tille en el caso propuesto actos lJue
como viod8 practicó la mt¡ger á quien el púhlico creia con funda-
mento tal, deben reputarse tal! yálidos, como si verlladeramente
lo hohiese sino, Véase á B¡¡rloJo, y demas doctores ad 1, Barbnrius
í'hilipus ,JI rk olf· pr{f!/or.

ARTICULO n.
QUI': MARIDOS l'UI!:OEN AUTOR1Z.\H ,\ SUS Mucamr.S .
--
29, Por que Sf'<I menor tiene el rllluido el pode!' mArital so-
bre lA pr.rsf"1n::!. de !'iU muger , aun cuando ella huhiescalcan1,ado ya
l;:¡ mayo!"' f'dad. Asi es que podrá aun en ese caso concede,' la an-

torizacion deque vamos hahltlndo, á sU rnoger, sin distincion al-
p,l!\HI de la elLd qllf' ella ó él tenga, y;;, que el derecho de antol'i-
zé\r:-ion nn es de la e(lad sino eJe Ifl potestad marital que con-
fiere matrimonio,
Un marido mellor por mas que no tenga f¡¡cultad para ena-
geoClr sus bil'!nes raices, puerle al1torizar á su muger para que
venda los que le La muger mayor de edad puede
enRgenar- por sí miflma, y eomo si eStcasada solo necesita la al1tol'i-
zacion su una vez obtenidR esta, ;lUO cnRndo el ma-
rillr:: nlp,nor I s.erá válida la enagf!nncion (lue v(n-ifir¡rIC, sin que_
por niogon est.ilo puella pedir la por entero para revo'-
carla,
Si el marido m::nor sufriese algun perjuicio pOI' lit :Hl'·
torizacion qu: otoq:;a pHa la enagenacion de una finca de su m
gel', á causa de no haber recibido algo Nluivalente al goce de esta
finca de que la sociedad conyugal está privada, clltollf!es como
los menores sel" restituidos contra todos los actos qUf'
huhicsen pr-,ctit:ado en pp.riuicio de intereses, el mt'-·
Ilor podrá IUi.cer I'escindir la autnrizacion por él otorgadíl á Sil mu·
gel' jlllr;¡ dicha enagenaeion, y rescindida y anulada lli autoriza-
cinn, lo t{uediu'á el acto en \'irtad de la misma celebrado.
Si el lIlari
t
lo menor no sufriese perjnicio algu.no con la en agc-
tlélcitlll, ni él pOllrá atacarla, porque la restitucion _solo se le con-
e';llc cOlJtr .. dctl)\j paj[l{)iciales; ni la muger bmpoco porqllc

"rR.6. T A 00 DB LA POTlh U.O DÚ: 1114. rq lIO
r,iendu m;¡y0J' pUCO'! p¡'acticar por si cnalquiu sin
mai'il que 11 for'llalidarl de la autorizOIcion del marido.
Ejemplo: De esta SIIf'rt.e fuera"¡ edad hu-
hieRe autoriz.\'¡o á su mUA:"I' pua hace!' ¡1'lnací!!1l entre vivos de
unA beredad con rfSerVri del tlSuff'UIO para durante su vida, por'que
'Iqui la comunidad ó ('onyngrsl !lO suf,'c IlI-rjuicio alguno,
ya que clisf,'ulará·mientrils de Itl en<lw'nil(b •

3' .. Sip.ndQ menores a,i Li mugpr como el marido, podrá
iluturjzar á aquf'lIa par;:¡ tod,,'1 los qut" pTlPdt'1l practicor los
Ult>1l Hes emancipados sin lIecf>sidad de curador, como son todos
lo') actos {le ppro no para l(u demas con-
cf'['uientcs j la propiedad d(. los bit'lit's r"ices.
,"¡'{d mal'ido es mfl'yl'r dr ('dé!!1 pupde hacer la . .;; ,'pces de curador
resppto dI' su muger anpnnr de edad.
.i:¿. Por lo hace á actos (¡Uf' u.n menor no puede
pradical' ni aun .:-on de un cnrador, no pndrá tampoeo
1111 Ulrll aun flue sea mayor ele edad, autorizando á
flU wlIger p;¡ra (lu(" lo predique,
E{cmplo: e-¡ que la en¡lgenacion V(dllntaria que la mnger
huhiese re<llizfldo de de stlS no dej'H'ja tle nula
por m,IS qu!" pélra pradicnrla hubiese sido allkl'iz!1da por su ma-
rido f:oTlstituido en mayol' edad. \
Sin embargo tal aatorizacion no fuera de todo ponto inútil;
por'lue "ieoao solo relativ,:, la incapacidad de un3 muger menor

parrl enilgi-!tl:d.-¡¡}fleS voluntarias de flOS -bielies r;·ices, é intro-
ducida á fivor de los mpnnrec¡, la nulidad que en tal incapacidad
se funda, es t.1I1lhii'll relo1tiv<I , pf?r manera que heclHI la en.:lgetHI-
cion pl'eVili autorizélcion delmarid'J, puede con tal ({tle la
IOnger en tiempo ""portnllo no consiga' impugnarla la
cion por rntl'ro, y la onli,hHl se ('on la aprohacíon qUI'
ella dá sit'l1th ya mayor á su acfo (¡r" expresa) OI'a tácitamellt.t>
dejando pasar el cuatlricnio legal par-a pedir la rt'o;t.itueiou.
Por el cOlltl'a'rio la incap:Jcidad en que se halla la muge!' ('as:tda
péifU sin aublrizacion de 5U marido, UI , y pi!r
consiguiente la nulidad tle'los actos sin tal autorizacion por ella
practicados es asimismo R:1HoIQtR, lo cual hacc 'Iue esos actos 110n-
f:3 llegar á ser váli.ios; sin que gea necesArio implorar con-
tra (':\105 la relltitu('íon por l'nt."rl't.



, .
..
,
SORBB L'\. rEI\"iONA y BIEI'IES llE LA :\flIGUL
SECCION 111.

P-\RA QUE ACTOS Y OBI,IG!\CIONES I!S
ZACION nBL /tU,RIUO y EN QUE C¡\SOS .... UEIlI)
LA AU'rOlu,
LA MUGs"
PRSSEN'rARaE EN JUICIO SIN SU I'I:\RlnO.

Para 'Iue actos.
33. La mngllr no enagel18r ni ni
tariamenle ora sea raiz, ora rnneb!e Sin la aotol'll,;l-
cion de su marido, No pl1f'dc cobrar una deuda, pnl'{Jue el cohro
es la enagf'nacion del crédito. o
Si la mug .. r paga lo que segun la sutileza dercclw,
pod.la parecer fJue el pago no es válido, ya ljUe envuel\'tl la e.na-
genacion de las cosas pagadas. No obstante si la deuda ClrI'-
ta si el plazo \Juhi'3se vencido, parA evitar un círculo \'lCIOSO de
, . t
acciones tenerse ha por válido pI pago hecho por la muger SJD au. 0--
rizacion de marido. Lo cui11 deherá' tener lugar' t.itll to mas, SI el
:.Icreedol' hubipse ya consumido de huena fe el recibidd,
arg./. 9, S. 2,ft deauct. tut.
,
. . alt'.orizaciuu del marido
Tampoco puede la mnger rep!H lar 5111
una herencia; porque e¡;ta repodi,lCiol1 encierra la en¡¡genacion
del derecho de sucesion que le compete. .' r,
Tampoco podria ni exprC5amente ni practIC<llH.1o ,.11-
guno de eso!ol actos que se llaman de j porque La,1 accep-
tacion envuelve Ulla obligacion llac el herederu contrae a favor de
los acreedores v lev,atario:4 de la hel'! ncia, y la muger casadA no
puede sin liccn'cia dellllaridn contraer obligaci<)nes.
34. En efecto son nolo5' todos los contratos por la
muger sin autol'iz"cion del mar'ldo (,ra le seall
d I
. suerte que no puede ohligar
le sean provt!cboso'i; e a propia
los otro.'\. á su L.vol', tampoco puelle obligarse ella á fal'or <le. 105
demds. NI tan si'luieloa puede acctOptal' válidalul nte una <lonaclOlI,
segun dt'jamos ya sl;ntat!o antes, n. 3. . o.
3S. de las excepciones que sulren e:ltos prinCipiOs, y
hemos e'Xplicado en la s.eccian anterior, los aulores que han tra·



.270 DE LA. POTESTAD I,¡EL
tado de esta Histeria, acostumuran exceptual' tambit'n tle la
!:iidau de laálllorizacio!l el COlltl'8tO 1111<1 mug(,1" para
sacar á su marido ue la cárcel.
36. Lebrun hace tre:; ouservaciones 1.
3
({ue esto debe restrin.
gine al caso en que el marido nI) pudiese ser ¡jl)l'ado de la careel
de otro modo.
37. 2.
a
Que la mug!'r podrá ser dispensada de la necesidad de
aulorizacion en un contróito celebrado para líber tal' á su marido
que se halla ya preso, pero no respeto de un contrato (jue celeLrase
para impedir que fuese enr.arcel""do.
38. 3. a Que cuando la muger es menor, deberá en tal C3')0 ha-
cerse autorizar por el juez.
39. Algunos autores han creido y sostenido que supuesto (lue
la muger casada válidamente contratar sin <\ulonzacion
cuando se trala de lihertar al marido de la carcel ,. podrá hacerlu
de la propia suerte para librarse á si misma 1 si estuviese presa pOI'
estelionato.
es de contrario dictámen, fundado. en que si se
dispensa á la muger de la necesidad de hacerse autorizar, cuando
trata de sacar de la careel á su marido, es por una razon peculiar
á este, porque introducida la necesidad de la autorizacion en
beneficio del marido, no debe ser aplicada· en perjuicio suyo en
una ocasíon tan importante: ahora bicn como esta razon no tiene
lug;¡r respeto de la mus"r, no deberá ser dispemada , si trata de
librarse si misma, puesto que caso de negarse á autorizada el
muido, puede acudir al jl1tz, quien pOl' motivo to.n poderoso 110
dejará de atenderla.
Mas si una mugerque ejel'ct: .. Igun comercio propio .. por !"azoo
(lel mismo fuese encarcelada·) conviene te qnú es válido
conlrato que celebre sin autorizacion para sali .. de la prision con
el acreedor (lue la tiene en ella i porque es uno de los contratos re·
lativoe á su comercio que hr ley le permite eelebrar din licencia de
'su marido.
41. Ademas del caso en que ulla llluger celébr<.i algull contrato
para libertar de la [lrisicn á su marido) hay fallos que han apro-
hadó otros contratos no autorizados por el marido oe
casos favorables J como cuando la muger en ausencia de su ma-
rido constituye nn dote ;í la [lija comun ora para ('uarse,
ora para entrar en religion. TaleR fall08 no deben servir de &nte ....


,
, .
,
I

· •


j
I
f



I
I

I .
r .
I
I
,

I

laBRE LA l)fRSONA y OH LA I\IUGBR. 271
Ccdclltes para casos análogos, puesto llue aun cntollcls debe la
moger acudir a¡ juez pua (Iue supla la licencia del marido.
42. Algunos autores ex.cepttlan litt la ne'ccsidad de la autoriZ8-
cioll aquellos COl1tratos que medieD durante el melrimooio entre
marido y rnllger , como son las donacione'.l mutua." Sin embargo
me parecE'; que sus argumentos 00 son bastante sólidos.
Dicen, 1.0 <Jue siendo la necesidad de la autorizacÍon 00 dere-
cho introducido á fa l mal' itIo, 110 se debe non ca vol ve do con tra
él y en su perjuicio, cuando tiene ¡nteres en que los contratos sin
su autol'izaeion celdHados sean válidos. Esto se halla desmentido
por la ordenanza de 1731 que da de nulidad las <Ionaciones acep-
tadas por la muger sin autorizacion del marido, tanto l>i bay entre
ellos comunidad de bienes como si 00 la hay I por mas que en 108
dos casos y sobre todo en el primero habia de ganar el marido.
Dicen, 2.° ljue el marido na puede autorizar á su muger en liD
contrato en que tiene una parte taa directa y tan principal: nema
potest anctor esse in rcm $UaI1L Si I)ues la ley permite y aprueba
contratos entre marido y muger, aprueba contratos para los cua-
les no puede ser autorizada la muger por el marido, y pOI' lo mis.
IDO tácitamente dispensa e!l ellos la autorizacion del marido", Tam-
poco es buena esta razono Un tutor no puede ser auetor in rem
suam, porque su autoridad se requiere precisamente para Vcf8!'
por los intereses del menor .. lo cual no podria cumplirse cuando
por raz;on de celebrar tutor y menor un contrato sus intereses
fuesen ,encontrados. Mas la autoriz8cion del marido no es reque-
riJa para vigilar los intereses de la muger que es ba'3tante capaz
para vigilarlos pOI' sí, sino al efecto de hahilitarla para contratar,
y habilitarla asi puede hacerlo para un contrato en que tenga él
propio parte, como para otro cualquiera.
Por lo mismo creo que á pesar' de la opinioll de tales autores, lo
mas seguro es que el marido autorice á su muger aun elllos COIl-
tratos que los dos celebren.
43. Por derecbo comno la necesidad de la antorizacion solo se
entiende ('espelo de los actos entre vivos que quiera emprender Qua
mugel', mas de ninguna manera respeto de las disposiciones testa-
mentarias. eflto, t.o en que la naturaleza de estas dispo-
relJuiere que sean la c::s.presion germina de la voluntad ab-
solutamente libl'c de solo el testador) sin in/luencia ni intel'vencioll


2j 1. Tl\:\T&IJO [J¡ LA PoTflSTAO VItL "'ARIt¡O
de la de (.tro: 2." en siendo el t"stanFntH h última
en f¡U(' flJtH!I'e f I lestauor, no ti,-nt>n S'l !ier y vprc1;ult:'l':i ex.istencia
basta tic 1<1 mut'rtf' de este, eH eny"" é¡lOCa cesa la potes·
tad qne el m:¡rido tenia sohre la persona de sn mugel', J (lebe CP.-
!\ar por lo mio;mo la necesidad de la autoriza('iün.
- No ohstante hay algl1\l?s C'ostumbres locales, cnrno la del
Nivcrnes . BiJul'hones, de ]3¡'rgoña y Nnrlllandia qne aun rafa las
te"tamf'ntariüs p'qnlPr'"PII la antor¡¡>,.'wion del ma-
ridQ.
45. l'i'slriccion la.; tÍltimas ('omo oc1ioslt
solo d· bp arf'l!tar á las mllgf'l'P<; d0m'cili;u)¡Js en Ins l'JI (IDe
ella rigf'. En virtud de principio plJd, ia que el testa-
mento una rnuger C'n rli"tritos d'.>miciliada) sin
:1Utorizarion del marirto, deberia pUI'i(icarse de este vicio,
test'IIIura despues en otro" pais en que-no f''S.lgif'se para-
teste!' la aut(lrizacion del marido ... ya que el testamento solo recibe
su perfeccion y romplemerito la muerte (h!! lC'!,t;¡dnr. No obs-
tante este argnml-nto la le)'! .S. H,ff de bon. poss.sec.
tab. qUf' exige la capacidad de testar en el testadortanto en el acto
tle hacer el como en el de su muerte. Y decision
se funda en (j111:' rSil perfre.cion misma que la mUf'rte da al tE'sta-
Dlehto stlf"\ne la ex.i,t!!ncia an!erioJ' tle ese testaOlf'nto; (lne mala-
mente pOllria perfeccionarse lo que ludavia no hubiese comenzarlo
;i existir. Y comO no comt'nzado á un teslamf!nto nulo
por falta de ':::!f)ileidaJ en la persotl4il J,-I testado!', claro es tlue no
puede ser perfcc:civuado eon la Ínevocabilidad y srguridad de lo!!
uaechos de 108 favorecidos por él. He aqui porque el tC!itamento
hecho sin auto,·izil.cion del marido por una mugel' domif'iliada en
!ln país en que lal autorizaCloll fUI!se necesal'ia en 105 testamentos,
no podría recobrar fuerza y valor por morir despues esa muger en
otro pais en que dicha autorizacion no fuese necesal·ia 'para tCll-
lar.
46. Si la mugp.l' huhipsc hc('.ho rn p.stado ó lugal' ell
que no se "t'quicl'<t pílr<l baccr!o la licencia del marido, "Valdrá el
aun cuandu de!ólpUtH muriese enlugal' () estado en que
dicha licencia ent nel!esaria. Y ann qne esto p¡ rece contrario á lo
que acabaroo., de Sp.lltar • 110 lo es. si IJil'1l se, mira ya que el de-
recho consndudinario que prescribe C(Jlno necesaria Ja autoriza-
cion Jel marido .. la limita á la confeccioll tlellestamento y no la

,

LA PERSOIU, y BIEffl!!S DE LA ;"IUDsa.
ordena para los testarnrntos Ja hechos por Ulla mugel' en tiempo"
en que era libre, ó vivia en pais en que tal O'tutor"lzacion no se re-

qner1a•
47. Ann segun las cost.umbres que hacen necesaria la antoriza-
cion del marido para que ona muger pueda hacer testamento, no
la necesita para revocarlo , para ello que de cualquier
manera aparezca (loe carrihió <¡u vo1nntad,
48 Lo que llevamos dicho I'espeto de los testAmentos, no debe
extenderse á los contratos cuya ejecucion fuue diferida para des ...
pues de la muertt:! de la mr:lgH. En todos lugares y circunstancias
es necesario que para tales contratos sea la auturizada por
el marido j porque ellos por mal que diferidos en cuanto á la f·je-
cucion , toman f'uel'Za y producen ya sus desde el mOmen-
to mismo de ser celebrados.
49. La anlorizacinn del marido debe solo intervenir en los actos
Cl
ue
la muge .. ej<!cuta en !'lU propio nombre, cuan¿o oh..'"a
como procuradura ,ya de so marido ya de cuafqmer olro t'X.traIlO
ya que en tales casos no es ella la que contrata, sino su principal 6
mandante.
Por esta misma razon tampoco tieue necesidad de licencia la
mug"I' para los contratos que con l'Os mercaderes y
para las provisiones y uso ordinario de la casa; es ge-
neral que el marido e1presa Ó tácitamente encargue la admllllstra-
cioD doméstica á la muger , y por lo mismo en tales asulltos obra
ella como procllradora en nombre y representaeion del marido,
§. u.
Para que obligaciones necesita la muge,' la cutlor·ix.acion. del
ma1·ido.

50. Por regla general la muger no ruede contraer ningnna obli-
gacion sin estar autorizada por su marido. No obstante hay algu-
nas excepciones que debemos exponer. .
Todas las obligaciones que no UdceU de un actu propio de la O1U-
ger, sino que derivan dt! cuasi-colltl'ato :n de un hecho
no, IdS contrae la muger aUlll{ue I1U estedutOl'lzada.pol' SFJ W8f1do.
Si en ausencia de la muge!' del mando una persona
extraña hiciese reparar uua casa de prop,euud de aquella, queda


274 TI!ATAOO Da: LA ,'(lTB'ITAD ORI. :\IAIIIOO
nhliF;acla sin lH"f'f> .. illacl rx ql,asi-contractu'nego-
tiorum geslorum. IlortIlle no t'<; nn hed\O prc.pio lo '¡Uf' la obliga.
!lino pi hecho .Irl neEotiorum gestor.
Lo mi"mo d .. be ,1eeir'Jf" respeto de las nlr;¡.¡ <1 lit:
dI' la ley sol a ó dt> la f't¡l1idatl.
51. DE'!iprélutese de ahí la snlncion de l:t I'uesli')1l siglli('nte : Y n
pff'sté :j un", mng.,'r 1\0 ¡)Ol' Son m,tI'ido escudos tl'lt'
l,lIa, -invirtió, podip.ndo hacerse constn, E'n el pago de varias
clf'Ullns: ¿ podré I'e, lamar dicha p.utida ? P,lIJ' la Br.cioo (le mutllo,
no; l}(lrquf' no podo cp-lphrRrlo ni quedar por él oblig:'lft:l. ya que
!lO ...... tabll aulnrizada 11"" su maritlo; pero cahe PO ella la obliga-
don fine forma l;t It"y nntnr;t\ al prescrihir IIIH' nadie puede
hacene !na<¡ rico á posta y con ¡Jiliio de otro: l, 20(; ff. de reg, jur,
En Tirl ull,l1t,.s!le ley oatOl'al {¡tll'!da oh\igadtt :i restituirme la
cantidad qtu' rpcihiá y f>mo¡('ó para librarse (le "lIS di;>udas.
':>2. s-on válHlfls y eficacf':1i las ohlig;:¡,ciooes que contrae
la muger autorizacion de su IDifrido, proer'dentes de eS
cnasi-delito'! comptido. Pero come los frulos y ré"i-
de 10'1 hienp'l (le la corre' pfloclen, "npnesta la socif'ltad
('onyug;¡,l, al mRrirlo el matrimonio, y como con su ... ;te-
fos f"n fine r.1 m:1ridll nn h;¡ tenido nn' nedp. pila
1",> estf' ; fle ahí que aquellos á quieDPlI
111 mog!!r hubiese (',qnsarlo V que Itnhiesen obtenido
coutn la mi"ma conclenas par eRntidades de dillf'ra. no podd'n
cobrarla .. y renta') mientras sub'list.l el malrimo
nio y por conslguipnte la comunidad ele bif'np.s.
S3. Por un!! el dolo rlue ('ometa nna mogpr en un contrato
(!f'I'ehrado sin la antorizacinn de su marido, sea una f'!lpecip ele de-
lito. "fiio un oblie;:¡dll por él la mugl;'r (f'l!! sin hl
.·('((Uislto contrató; y ,,\ r¡ne sip.ote por esto perjuiC'in dehe cnl-
parse á si rlli'lmn por haher 'nntraclo con olla persona inhábil.
54. Si !a Illlls\'r huhie¡;,e png.tña,'n á :HI Uf' ! enn contrató,
finp;iéndúse solh'ra may01' dI' Ó 1 luda ¿ tluedaria en tal
nh1igadil! g .. pI'p,'iw distinguir: si el que contraló con rila pudo
inl'nflnar.¡n dpl y dE' tal lllugr.r, nI) queda f'lIa
ohliS,HI,¡, P()I'(¡Ilt! ,'11 I p<'l; fué ¡le p.1, si perjuicio ya que debiendo
con quien trataoa I no lo pl'''gl1lltó. De otra snerte fuel';1
ahri,' a,nl'lu pn"rta par.; hnrl .... la It'Y • ya que se Iaal'¡'t á la .. muge
,
,
,

,
,

S"BRE Lo! l'iRS"NA ,. nI': I.A .\ll!r.8R.
'17r.
- . .1
res que se como soltera>; () ,·inda.'> CO'l/ll"uol t I
cnn ra :t-
rian eficazmtnlt! sin aulorizacion dt-l marido.
Pero si dp. una muger no con su maritlo
, , .
y cuyo nllttllUlOlllO fuese ignorado en el lug8l' de su domicilio V
que fuese t03nida y reputada pllr soltera. entonces 10<4
que como tal c¡:.lelll'ase. 1,1 ian á f .. vol' (le aqoellofi con
quienes ha jo tal ficci"IO cOllh'al.ue; pOl'que en tal caso f(lera fHtrto
tl,if-ic,il infnrmarse estado y de esa mnger, y pOI' CC\Il-..
no pnrd .. culp"l'se á lo" f{Ue con ella contrataron dp. no
hahel' tomado la plíhliea \'OZ y fama pre'lf>ntab;¡n
inútiles y hasta ofensivo!!. Puede aplicarse :'qui la ley Bar-
barius l'hilippus, JI d. offie. prtet , .
§. 111.
De la 'Il.ecesidatl que tiene la tnll,.qel' de la asiltcncia de ,fU.
mm,¡,lo pm'a ln'escntm'se enjuicio.
,
55. Constitaida la mogeroasada bajo la pot.:stad del marido, no
puede por lo regalar presentu!Je en juicio sin la asi.'1tencia ele so
marido, pues solo con este requisito' tiene legitimam stan.di in ;u-
dicio persof'tam. Asi es que aon eUiln(ln las concHllil:'llles
á la propiedad de los r,lief's , pertrnrcrJ) á la mug"I",:y á
pesar de (pte el miu'id,) n0 poeo{' intp.ntarl;t .... in su muger, y ni
aria '1in ella talf's hif'IlPO:; ; nf) oo:\taute la mngér por su
pal'te tampoc,. puede intpntar1a .. ni oponer en su defensa excep-
ciones sin la asistencia ele su marido.
POI' tant() ¡;iemprp ,¡ue ulla prescntl:l una demandil, el
cartel citatorin deberá '1er expe1jido á inst;ulcia dp.- la rnisms y de
sn marido. Presentada 1<1 ,If'manda por la muger sola fucra nula,
de la propia suerte que todos 108 procedimif'ntos sucesivos hasta
la sentencia que sobre una deman(la tan nula hubiese l'ecai(lo.
Asimismo (':Uilll.lf) Cl1gUll() pr
p
sf'1uta tlemnnda contra !lna mager
casada debe di,'igine contr'¡:¡ ella y su runido : pues dirigida COIl_
tra ella sola fucra nulll como los proct·dimir'nlo'i.
56, L;t nf'I'f'"idad {(Uf> lienp. ulI.a lI1ugt'1' ca!'ialla de la üsistf'n-
da de Sil marido para estar en juicio, tiene lagllr aun respeto de
una causa empezada ¡í tiempo en tille la muger era lihre Asi el
que si llurante el Cflf."O nna ('<Jnsa comenzada contra utla sol-
,
,
276 TR.ATAUQ DI. LA l'OTESTAD lJlH. MJ,RIIJO
lera ó viuda, Ó pUf ella contra otro dirigida-, tal muger se
ninguna de las dos partes podrá válidamente el pleito,
hasta que el mf1I'ido preste su aUlorizacion ó por Sil negativa el
juez haya prestado la suya supletoria para prosegoir la instancia ó .
la defensa.
S? El principio sentado tiene uos exctlociones."Es la primen,
si la muger fuese debidamente autorizada por t'] tribunal, pues
dicno se está qut! tal autoriz'lcion SUI}IE' J representa la del marido
que 110 quiere ó no pue.le concederla. Fuera cruel cundt'llar á la
mnger á perder sus derechos, porque al marido por capricho le
diese la gftllrl de llllpedirla que losf hiciese valer ó d,..frndiese.
58. Para esta 8utol'i;¡ÓlCion debe la muger hacer cons-
tar la negativa del Ulill'iJo á concederla la' licencia pedida l'n vir-
tad de an requirimiento.
Si bif," no es nect'sario que prut'be la justicia de la (";Hu!>a en que
debe inter'f"enir, lo tS qTlP. pOI" lo mellOS tenga alguna apariencia
de fundamento.
Asimismo si t'mplazado! la y el mal ido para (:ontes-
tar nna d,·mdnda contra Id primera ) el marido se negase
á aatoriznria, t,1 delllalld":lltc podrá pedir al tribunal yue autorice
a la muge,' para intervenir :.ola en el pJ('ito.
60. La autorizaciun otorgada por el juez á la muger ora sea para
cntab:ar Hila demanda lora para contestar á ella, no per"judica al
• marido quien UD dt:ucrá responder con las nlltas de los bienes de
la muger llue á él le corresponden, de las: condenas que contra
ella recayeren 1 ni de las costas que SI;: C<lllsaseo, como no sea en
cuanto alcanzare el provecho que de la cosa liligada huhiese re-
portado la cOUluni¡lad Ó s'Jcied<ttl conyogal.
61. Como la separacion de biene:'! competentemente uecretada
po.· el lribnual habilita á la "lOup,er para admlni¡;tnll' SU3 propios
lIíglH'SC podrá ella enlablal' y contc:,tal' las demandas
que 110 pastll lus limites_uc 1;; Mas si en el pleito
tratahe del duminio y propieuaJ de aquelios bienes, necesital'á
¡,I Illuger la Itcpncia oc su maculo ó en su defecto la del juez para
tumal' parte en él.
62, En algunos distritos la!'. mugeres qu.e están al frente de al-
gun esta.bleclmiento mercantil, tampoco neccsitau la ilulorizacion
del marido para intervenir co.no aclaras ó como uemandadas en
pleitos qUJ versen sohre cosas concernientes á aqu'!l comercio.


-
,
,
LA rER80NA Y JlI!I'AS ua u .. :o.IUOIII, ').7í
63. Por lo '-Iue hace á las causas, criminales que se intentasen
contra la l11ugt1r casada, claro qne puede ella segoirlas y de-
fenderse necesidad de la anL)rizilcion marital.
64. Mas SI tnlt,lse Je eulablal' Ullil .lcus¡¡ui'1I1, pdl"éI el/u le será
precisa la antorizaciCtll del marido.
65. La costumbre de esta ciudad de Orlean!> autoriza á la muger
uara estar en joicio c:rimioal ora sea para acusar ora para defen-
derse.
66. Sin emhargo las !wntencias -condenatorias no afectan lai
rentas de los bieDes de la muger que durante el matrimonio pel'-
tenecen á la como ni dad.
SECCION IV.
,
COMO }' CUA.NDO DEBE INTERPONERSE LA AUTOI\IZACION DBL
MARIDO •.
En,.este particular distinguirse entre los actos extrajudi-
ciales y los judiciales, En td primer párrafo veremos, como debe
interponerse esa autorizacion en actos extl ajudiciales i en el se-
gundo examinaremos cuando: en el tel·cno tr'ltaremos de la au-
torizacion para los actos judiciales.

S. l.
Como debp. inttWpOná'l'se la flulm'iz.acion del nuu'itlo en nctos
e:d1'a}udidales.
67. Entre los ados ex.trajudiciales ueben llistinguirse los de
simple administracion y los <file traspasan sus límites, y ver'Jan
sobre la p.'opiedad de los bienes la muger, y van eneamiu:.I.dos
á disponer de ella, á y á gravarlo!> con hipotecas. Para
J08 actos que no traspasan los límitt's de una simple administracion,
bastará á la muger un podel' general ó autorizacion rara ... dminiR-
trar, sin qae sea necesario que para cada acto sea autorizada: y
aun bastará que,:eJla diga hallarse autorizada con lal fecha y es-
crito ó carta.
Respeto de los dernas actos la autorizacioll debe ser expresa y
especial rara cada uno de ellos, sin!que sta sníir.iente una autori-
,

,
lR" \0(1 ue; lA 1'01 p.... rA ,1 ,EL .\1AIHUO
1,:H';un {.;"IIl'I".! 1 aun cuanuo ella tlJ po.lcl't's <Jiuplio'i
Jlilni <.jue la rnugl;'l' rueda hac(')" y di"poller de los bienes .. aiees del
milrido como Ij' par('zc.a: rorqUf' talrs poderes son
ouios y de niugun \'alor ni efedo por cuanto tienden á sacar á la IDU·
ser de la legitima d";leod .. ncia en qlle Jebe estar respeto del ma-
riuo (l). (
68 Para '-{OC entienda lJu·· el mal ido ha la auto·
',·jzacion JIU ha.'1tara tlUi' IJaya (Iue daba su consf'ntimieu·
tI! á tal contrato y "'lile lo aprohilh<l , pOl'lllle l..'omn IIn'amus dicho,
n. 3. Id aulul'iz!1cion .t:s algo Olas que un muo consentimiento, es
un nclu 'llIe .í la Ulugn' r"Ha cel,·hr,;l' el cVlltrato" Asi flue
JeIJc,';{ d,:cláfill'ex-jJl'(·¡;all.H'tJle 'Iue autoriza:i ¡.;1l ruuger: esta pa-
labra e.; J solo bailo 1" de habilitar '11lt! sea su e(jui-
(1).
Sin C&to t>1 consentimit'nto fOrmal del marido en el contrato de
la UlU!:jH!JO illlP(>diria (Iue e,te contrato fuese nulo
JI"r r"ila de aulol i7.éiCioll.

69. Lo mi"mo tlt'he dnil"sP- nqH·to (lel consentimiento tácito,
l:Uluo:-li el marido 110 hubiese hf'cho mas IJue I¡¡'mar el contrato,
Oc lit pl'opia sue!'ll' aun I Hlillelo (·1 hnbit'!H' heelto parte
e'u cll:onll'alo junlllruente cen 0;11 lOugl'r, yen oni",n ella Ae
i.ubi. se {,uiigado, fuera nulo el contrato, I'espeto de 1.1 muge!' sino
huhiese dicho ad,'lIIas expl"('samclltt· el marido llue autorizaba á su
rnug"I' !l,ar,1 a(luf!1 contrato.
Si el marido JoIolo se hubiese ohligado en tar contrato contn fia-
dor de IIU muser, fuerO! noto no solo d cOlltrato mismo rf'speto de
la mug"'r por f .. lta tle autorizaciun , sinu tamhien respeto dcl ma-
,'ieJo, pm"qoe eR nula toda ri;¡UZit qu€' r(!('ae sohf'f> uo contrato nulo;
Tral de las oblig. n. 366.
70. d ... 1 principio tH'otarlo ('s IJlle el marido
debe tlecla,"ar 'Iue CiutOi"iL,¡ á su para atluellosClctos'lue
él oúsmo prrtdil.."a como apodl;r<H.lo J .. su Illuf!,er" .";cgulJ observa
LubrulJ IIU suJo dt'herá iulen'cnil' lía autul izacioo en el acto
, .
[lltictiCBdo en virluJ Jo; lus sino tamhien Jos poderes
Wllimos á 5U proflio fa,'c,l' -1/tUl'salio:;.
<f) oIn¡ .... il<:iClII h .. .. ¡A en el derecl,o e'pa¡,ul 'lile pri,'c tlel del,iJo erecto los
!,odores ;,com¡ldú"Jo. do l., c:ompcl.ule allturl'laciun. por el '}jarido
[';,wor ,lesu mU¡;er. Nnodrus IIU hu ul'ru¡mlllsoJ 1'11 eu ... to;i la de·
nl3ril,1 ,le un. mllser " ... 1 •• m."Il.-,d., tOll., t. cOnthur.J de JII 1Iluidn,
(2) I de.'teh" 1 .' 'Irlllllllll.lUl e 1',,[ Olht .. {jc,¡; 11el" 011 we' ,le .",1) l'i :;acj (1// ,
(I\', d,·los ,"tliI.)



-


• •
I
I
SOBlh LA I'Bnsulh y 81El'It.; 1I1! LA \I\lüll\.
S. 11_
Citando dcbe.-á ser ¡nte"puesta la <lulol-¡","cio1l del mal·ido.
71. No SOllluS .'espeto de esa autllriz<lcioll del IIIdrido tan escru-
pulosos cnmo lo fueron l'Os l'ornanoS de la auloridad dtd
tutOI' ljUe c.h·hia inlt'l'pouerla en el mismo aCl,! y en persona. Asi
que el m,¡I,idu puedt: por medio de ltl).! escl'itura
Interior, por anticipada (Jue 5ea Id ,sin que sea tampocu
precisa IH:ii9tencia pcrsOlltll.
Lo flue si importa es (Iue t'n la misma es.:ritura del COlltl'ato LjUl'
la uluger traslade eD tal C8!j(J la de autoriBéicion pal"il 'fue
'::ODstc dcfinitivtlmelltt' Ipe concedió tal ¡.¡uloJiz,tcion) para lu cual
110 fuaa del todo sullciente (jue el cscl'Iban(I dijese haber \'isto la
1" fel'ida escritura.
72. Es notar sin emoargo que aun cuando no SCIt lIeceslII'io
que la autOl'i7.acion intervenga en el mismo acto de celebrarse el
contrato, es de todo!) modos preciso que en este se haga mérito de
la autorizacion, y se exprese qDC Ja Illuger obra como <lutori1.atla
competentemente:1 siD esto aun que reahn81ltc au-
torizada ruen 110 nulo el contrato celebrado, ya {Iue
, .
c.:ontratanlto comü mugel' libre y no haciendo uso de la autorlza-
don, es lo mismo que si no la hubiese obtenido.
7 j. Si el mul'illo en una carta de hnhiHse talUbien <lU-
torizado á su muget' para (lue t>lIa 1'11 su propio nombre vendiese
una finca que la pertenece, no ba:;tar.í p(:Ifa la validez de la venta
que en ella diga la mllge!' que la ,'erifi('é) en virtud de ,Poderes rc,-
cibidos pOI' tal escribano, si adrlll3S no expresase la CII'CUnst'1I1Cla
de hallarse autorizada ca virtud de la misml:l escritura,
74, Tampl")co fuera SD(iciente para lit validez de UII qu(' la
aulorizacion fUf?se inte"puesta llespUp.s de su cclebraciOu, aun
cuando al celebrarlo se hubiese clidIO aul.Ol'izada la muger, con Id
confianza de que lo seria, Nnlo td tal acto pOl' faltarle el rt'C)ui.;itu
de la autol'izacioo, no entel1!lt-'rlle' conl1rmado por la inlel'-
posicion posterior: de este ¡'C(IDjsito, llUesto .que lo que es no
pOf."de S"l' confirmado. Estu en cuanto al TIBor ele 10'J PllOl'IJ"f.JoI,
No obstante citan dos sentencia/) en cootl'ét. Mas debe <:10 ...
tirse IlllC Iln declaralJ válido el contrato a.u
j)l'imCliI, sino (1l!sdc el instante CII 'IUtl IR autOl'lzaClU1I fué lIlhl'-


Tl'IATJoDO or; l.A POTIlSTAU \lEL MARIDO
puesta, por pre.'lUmir!ie que subsistiendo en este .íltimo momento
/a 1'olttntfld de 1(15 t'onlra"ntes 1 eh'he que celebran uue'"
• •
vamt"nte el anlenOT contrato que habia sido nulo.
Sígue!le de ahí 1.1) (JU(' segun las cita<la!\ sentencia!! si de'Jpoes de
eelt el contrato, anles empero de habH sido la
uno de In.r; conll'aenleq muriese, ó perd.iese el uso
de la ,ó manifesta!le I.aher mudado de voluntad la autori.
. . ,
zaclon posterior no podría restablecer el aclo.
2. o Qne el acto por la antoriz8C'iún poslt'rior no
puede producir hipoteca desde el día de su celcbracion, sino
el en (Iue fué interpuesta la autorizacion, pues 6010
deide este tí/timo dia es válido.
S. 111.
De la fot'mn de In ""tori::.acion del naa)'ido en los lIctos ju,-
diciales.
75 .. Enlre_ los actos judiciales J los extrajudicialesb8Y, por lo
mira á la autorizacion del rIlar ido la cliferencia de que en estos
para que se ellti¡.>IHJa yue ('1 marido tu antnrizado á su
mug;r. prer¡'Io que .10 haya declarado así en términos formales y
explicito!!: J;:¡ prpsf>lll'ta del marido no induce la autorizacion; al
paso '{UD en los actos judici,des no es necesario que el marido
ha?:l tal tleclal'acion, bastando que haga parte ell la instancia en
Ullton con .'10 moger p<lra que e!-ta pueda entaLlar válidamente ó
eonte¡,tar cualqui':!r demetllcla.
Otra difprencia hay adltmas, y es que respeto de los contratos
no eA preciso que el m'frido f'Jrme parte en ellos en su calidad de
tal, baqtando ona autorizacion por otro acto y anteriormente
cuando por el contral in en los acto!; judiciales es-indi,o:-
pensablf' qne el marido asista á la instancia en ealid.ild de tal junto
CIJn sn muger, ora por sí ora por p.rocorador por él 1010 ó por él y
_'10 muger nombrado.
SECCJON V.
CUAL ES EL ErECTO ASI bE LA AUTonlZAClON CORO DE LA.
PALTA DE 1.,\ MISlJ.4,.
76. El ,f.-oto
de /3 :.\otoriuC"wll lleJ múido y-de





IOJlI\E LA l'EI\SONA y Blll'U!:S DE LA MUGER. 2s1
del juez es de hacer á la muger tan capdz para aquel atto á que la
antorizacion se n·flere, como lo fuera si no estuviese casada: e.
decir c{oe el acto sed tan \'á'lion comu lo seria realizado por una
muger no casada, pf'ro no le da mas fuerza (JllC la que en sí tiene.
es que si ulla mnger menOl' P11.1,1 por el contrato
alguna lesion, ese contrato tleoaá estar !iugeto á 1(1 restitl1cion por
entero á peSilr de la autoril,ilciou marital, de la propia suerte que
lo estaria si la moger fuese soltera.
A ..ümismosi una muger casada con é'lutorizacion dd marido hu-
biese practicado un acto de a:quellos para los cuales 5011 incapaces
los menores, como si hubiese hecho ulJa enClgenacioD voluntaria
de una de sUs heretlad(ls, tal acto no dt!jaria de·ser nulo á pesar de
la autorizacioll del marido, como lu f'uel'a practicado por una sol-
tera.
77. Noobslante aun en este caso na dej,l de pl'odacil' su efecto
la autorizllcion j porque pl'adi_auo por la muger eUIl autorizacion
un aclo nulo de dicha natul'ah.'z.a, la Ilulidad es solo reblliva, y
tiene lugar solo en cuanto la mllgH crea perjudicial; cuando
por el cOlltral:io practicado tal acto siu antorizacion) la nulidad
foera ahrwluta. Pide supra n. 5.
78, Lo dicho hast" 8{!lÚ ¡ICerCa de los de la autorizacion
del marido es c:<.act1i.met,te á la judicial j
estas dos autoriz?cinncR diGeren en que la del marido dá :í la
muger yue ticne comunidad de bienes COIl su marido, el d('r('elJo
cargar- sobre la comunidad las deudas llue autorizada bubicse
conlraido altn por mlls de las ventaja8 que liI comunidad hubiese
reportado del contrato j al paso que la autoriZ3cion judicial habi-
lita á la mngt:!r para obligarse á Rí Y sin empero que la
comunidall deba s,.ntir perjuicio algullo ,Iel contrato, ni sea res-
ponsahle pOI" llJas que por!a parte (le pro\'e{'llOqur. tal HZ hubiese
J'cprort;.uo,
En cuanto oÍ la falta de aulo,·izacion, su efedo es hacer el
acto pOI' la muga practicddo. Véase lo dichn antes ll. 9.
79. de la de la auLorizacioll que ¡'S otro de
Jos efl'ctos dI:! la potestad marital, vamos á (lace .. notar otro efecLo
de esta potesLad, y es lJue en fuerza de la misma se presome que
la lllllgcr duranle el matrimcnio he ha hallado impf'dida para en-
tablar aquellas acci<)ut>i<: (Iue podían heril' y perjudirar de 1'echazo
'tI milI itl,), \,01' r¡¡ZOO Ilpl recurso rJi: eviccwlJ ,.í an;wzuulil'nto que

2" _' (' l'f\ATA[)O Uf. LA PilTi'.STAI) lll!.l i\1;..R1UO
los 'Juc pudieran haht>1' sido convenidos tenian el marido.
En virtud dc esta pl'esuncion el ticJDpn dI! la prcscripcion respeto
ue taleR aN:iol}r:s no corre contra 1 .. muger duranto:: el watrimonio
por ¡¡quel axioma de d¡;rechn: Contra non va/entem agere nuUa
• • •
Currlt pn:l!scrtptro.
Segun este prin('ipio si el m,uirlo hubiese vendido como (>I'0l)ia
una heredad tle la muger, la prescripcioll de la accÍon reh'indi-
cativa no contra la mU'l,er durante el pOlque
comu esta accion contra el cnmpra,dor heril'ia de rechazo al marido
que 'está tenido dé eviccioll, que ha podido sel' impedida
por el marido para intentarla durantr c·1 matrimonio.
RO. ¡\1l cuanto á 1,ls dem,¡s acciones, corre IR pr .. scripcion contra
la muger casada, porque nada h'lce pre':iumir la posihilidad dI"' ha-
ber sido impedid<l para intentarlas, )"a (lue l'¡ llI:nido ningull in-
tcres tenía impedirlo j y si Lien autoriz.aciolJ, podia
a('.udi" al trihunal caso de I\egár;,ela elmarlllo.
,




-


,
·

t
,.
,
J

,

,
! .
-



, ,
r
,

I
¡-
,


,
1



HH 1.,\ POTESTA O UEL JIA H lIm LOS HE SU

POI' derecho romaun oLsen'mlo cun va. iacinnes eu la
mayor parte de nue¡tras provincias lR mugl'l" t"l1;a dos especies de
hit'Ud, los dotales y parafernales.
Tl'illlsferia al IJinrido el utlmini0 de los hienes dotaJes bdjO la
ohligacinu de restilaírselns siempre qm> fuese disl1.f'lto el matri-
monio. Asi era el marido el dueño (le talf:s bienes, solo
()lW no podja Ius l"ilices como no fuese con Id consenti-
Ulieulo de Sil muge¡·., ni (,bligarlos aun euan\ln tal consentimiento
medi8l'a. Justiniano pOl'liltimu prohibió enagt!narlos r oh ligarlos
aun con dicho consentimiento.
Asi que duraute eJ matrimonio la lIluger era mas bien acreedol'l
de 1 ... restitueioll lit:: looS bit'nes dula!c.s, yue su duell,l ; .Y ell virtud
de ese créd,to, y con rt'spdo á esta alguna que otra
vez las I¡.oJes romanas lIitmifll los hienrs dotales patrimonio de la
muger.
Los bienes SUI) a'lueJl0s qllt) 110 fo!'mahHIl p;;l'te ele
)01 : el marido liD tenia sobl'e ello'> (lerecho alf;UlHI; 1" moger
tenia la facultad de disf,onel' libremente 'de ello., .
1;1. En los paises en que rige el (terecheS' cOllsuetndina,ri,) no se
('OUt1ce la (listillcion de bi('!r.es dotales y rxtrilootales 6 paraferoa-
Ie-s, antes se presume que son dotales todo .... los de la llIuger.
Solo :le aJUlile ti! dislilleion cntrf' bienes eJe la comunidad 6 so-
cipdad conyugal y bienes la mug('r .
82. El podel' t]ue al mal idü ) le constituye dueño alJ-
solcltn dt todos los bienes de la cuUltW¡¡JiUI, r dá el del'cclJO de
de ellos aun por Jil parle eu) "

2Bl T!lATAOO DI I.A POTlSTAn nlL '\fAllJf)Q
muger; 1:1 cual no puede di!tponer de ¡¡in so ... mientra,

sabsi ... tan el matrimonio y la comunidíild.
Los hienes propios (le h mnV;t'r son aqu('lIos que no ,..uso en la
comunidad . ...; on de dos espf'cies: á 1.l primera pCf tenere!! los rai-
e' <; , á la sep,ulilla los mnt'bles que excluyó de la comunidad en
virtnrl de 1;lna cláusula de realizacion.
83. El pacto de realizélcinn solo da á la nlOgrr Ó 4Í sus herede-
ros un eré,lito contra la e; mnnidad paz"a exigir el importf' de los
mu!!bles estimarlos) y un privilegio hipotf:C3l'io .para apoderarRe
en espcr,ic de" los tal VI'Z exIsl.m. POI' lo el marido tit'llc
las mas amplias facnltadp.s para disponer de elloo; como mejor le

parezca.
84. En enante) á los bienes propio,; de la lllugpr de la primera
f'spedp, f"::' decir, los inmuebles: cOllsenra ella 5:11 dominio duran-
te el matrimonio. pOI' maon3 rlue el marido no puede disponer
de los mismos ni obligarlos sin f'xpreso consentimiento de IU mu-
gel', cumo ni tampoco intentar ni contestal' ningana accion sobre
su dominio.
S/). EA de notar que si hien es venlad que la mugel' comerv::!. la
propiedad de tales hienes, sin (loe pUf"dd ser de los mismos priva-
da por hecho de marido, puede no obstante sedo por negligen-
cia Litd mismo, como sucedió á una mlJger que tenia una linea en
pUf S habiendo descuidado su marido pagar €l canon por
tres ailOS consecutivos, el dueño directo) pidió y obtuvo que se de-
clarase el comiso á so falor.
En este}' otros casos semejantes la muger pierde sus bienes pro-
pios por un descuido del marido, aun cuando por inso!vencia del
mismo fuese inlltil el recursoquecontra él le queda para reclamar
una indemoizacion de los perjnicim
86. Es cierto que la potestad marital no da al marido nn dere-
cho de dominio sobre los raíces propios de su mUf!j"r j pero
dale al menos una especit' de derecho de arrefldamiento y de go-
bel'nacion que consiste principalmente en t.'ps
, .
87, Primeramente consiste en dar al marido durante el matri-
monio todo cuanto hay de honorífico inherente á los expresados
bienes,
Asi el marido puede tomar el tLtulo de los senorios de que se
C'oflserva p\'opietaria la mu.ger, por lo cual se titulará conde,
marqlles 1 bacon etc. Ri á tales bienefi semejante titulo ellluy¡ese


'.
• ,

,
t
I

l.
le
,
· ,
" •

·
;

1
f
f
..
I


,

I




-

SOBRA U. y UK LA 2S5
anexo. Si la Calidad. del marido fuese un pAra !.fue pu-
dit::, .. e tomal' los títulos mismos, en lal caso podrá apellidarse sellar
del condado, marquesado tal, etl..',
Con los titlll{'!J puede tomar el marido todos los (lerechos hono-
ríficos inherentes á los sellOI íos de su mugel'; así podrá exigir
pipita homenlge á sus vasallos, pero siempre titulándose marido
tal muger, pues es la única calidad con que deben reconocerle
los vasallos.
8ts Por identidad de razones carga con lIS obligaciones perso-
nales inherentes á tales bienes, y por jI) tauto prestar
pleito homenage al seilOr ft'udal si lo
89. Hallándose t!l marido en el ejt>rcicio de los derechos hono-
ríficos allexos á los señoríos propios de su mug·e.., proYet"J"á pOI' sí
y sin nece,iidad de consultar'ia á ella los oneius de justieia (Iue tal
vez hubiese de iluminar, y conferirá los b·'ne{icios cuyo pilll'Ollato
correspondf á :m muger.
90. La segunda cosa en l{ne cou:.isl.: el deredlu del marido con
¡'espeto á los bienes propios de su mlJgH, es el de usar y disfrutar
de tales bienes, pel'cihiendo todos .sus y rentas
subsiste el watrimonio •
91. La tervcra cosa en (Iue consiste el derecho del marido sobre
bienes es el de Por lo que mira ;i ese dere-
cha, hay una diferencia que notar entre los anendamientos Gue
olorga el marido sobre los I:'xpnsados bienes y los que otorga un
usufructuario de las fiocas sobre l{lle tiene el Este ,ID
puede dar en arriendo (incas solo para el tiempo yue
pueda dural' el usufrulo, sin que el dueño de la finca esté ubligado
á l't:spetal' los arrendamientos her:hos por el u'iofl'uctuario ues-
pues que por la muerte de este queda extinguido el usofl'utu.
92. Por el contrario como ¡;e Jepolat!ul' los arrendamientos
otOl'gadoa por el muidu en su calidad adminislradol' de los hie-
nes propios de su muger, lo fueron por la muge.' misma por mi-
nisterio del maridu ¡ tlS de alli que la muge!' J stHIIJeredtH'os debp.n
r.:spetlrlos pOI' todo el tiemllO que el miu'ido huhiese pactado,
antes de'concluirlo acaeciese que UJUI'icsc el marido 6 de
cualqoiel' modo se disolviese el matriOlolliu.
93. Sin emhargo par'a esto pl'oeeda es prf'ciso que el arren-
damiento no haya sieJo otorgado por mas largo ¡r]¡1Z0 que el que eS
de costumbre en él pais, Acerca eJe esto dehe tenerse pJ'esente que
286
hE LA. DEL M.lIUflO
nn fll'renllunienlo(ltorg¡ulo pOI' ma!> de nUf-'\'e años se reputa un ..
enítgclIacirlll, y pOI' lo mismo no ,Ieber:in respetarlo la mug('r Ili
!tus para olayor E'sp&f.'iu lo hubiese eonct'dido el m;¡-
riJo.
94. POI' est<l lspecie de enagell<lciOIH:S Id UJaridu ,leLe cslar d,.
evicci'.JIl, y c:)la resp'H!iallilidad :óllS bit!llt'S' no soL¡ e ¡liS
de la lomuni(lad que con nn pudo gl';;vada.
Müs pétra (fue la o;Jligacion I vi,·['it.:llan .. teug., lug<II' es preciso
IjUC hay'" al ,rgado el arrendamiento en su propio IlolUure; IlUe1'l
!ll hubiese expr, sado cclebrar:o en su .. -aliddd de marido, sio
promelerse á baet'rlo r-aldlci¡r pOl'tlU lllugCl' , 1'1 eoiullo ó fUro n-
daL"l'io 116 Iwdrá pretender ninguna iudemnizaciono No Pllt:t1e
haber sitio ensañado, ya que saLia ó debla saber el
muido ':11 su citlidad de tal no pudio utorgu sin td cOTl'ientimitnlu
de IIU Illugtl' Gil <trreud¡lluiento para un térmiuo l'lIl largo.
l)ara (Jue lo:, arrelldamionlvs tle hienes propios In muge!" olor-
gados por el mnrido sean obli€;atorios respdl..' de la rnuger , es
pr(!ciso ',ut' no hilya h .. bido dolo, y s.- pn:,:uule 411(' lo hily siem-
pre se h'iI"lue>! el propósitu de privar .i la Uiuger ó á sus he-
rederos de la libre de ¡os b-ienes pl'e.l'ios as;
disuelta la suciedad.
Este propósitu se premmc si el tniUido se apresura á oturgar ,1011
arl elldamielltltS L, tí.ltim:l medati lk su IDU:;< r, (J euall-
do s:,: hallaba illulÍnent>: llll.t sentt:l1cii! de separal:iuu dc hienes, CuUlu
tilUlUicl1 si fuesen r,!u.,vado::: ":011 mut:!ba aulicipacioll, es del:ü:,
eUilntln faltaban todiivia <I!gunns afio ... 1"-".<.1 CUUI'.uit' lu.'i outerioru
,
arrcndaUlic II los , á nu SI'I" que rO t!!>te últ mo C<.ISU el nup.\'O c{¡IlLra-
tu á t('ller efectu ,lul'iI:!tc la comulúdad.
..
95, Finalmente la fDugf lO no ('stá obligad ... á l"p.l'Ipet8l" 1016 arl'en-
damientos ot'Jrgauos pOI' su UHlI iJQ I si eslp hubiese ti:!dbiclo pOI'
una cl"t'cida cap.tit,lau en premio y ('(lIJiO adt.'hai(l .lftt:UHIS dl'¡
lit!! 6 {jtlh cU:jtinu¡,r!os podlá recobral'
d .. I¡¡ ¡:lIlf1llllilblll ti import.e oe la }I 'rle ,le la adeh<tla tí pro!"tt!.1
dd tiemp!l IJUC f,¡lla p¡¡ra tll arriendo,
!lGo Se ha dudado ,i 1;, reot'lIcioo de un 1111 aeto (h:
simple auministracion, pur mauera (lUC el o,arido
tArll-l válidduH!llte sin el CUIH.;urSO de su muger y ni al¡11 I'c'Juerirla
par.:¡ ;i ¡¡¡I\lel neto. Lit 1 e.II!IH:iolJ di.! 111) CI!U"U CfJlnU 4UC
('oll';ihu la enagenacion y e-s.tincinn ,.le I !'dl".·.;e e:l.ce1.lc
1
T

1


,

'1


,


Sl'HE lA PERSONA Y BlBNBS DI LA 'MvGBA. ¿ti;
límites de una simple admioistraciOIl , y que po,o lo mismo (lc-
herá la mngel' asistir á ella, como debe concurrir á demas ac-
'I"e afectan .. 1 dominio {Ip 'lOS bienes pi opios. En otro lif'mpo
asi se opinaba 1 y de nuest.ros trihunales que In con-
firman ¡ pero al presente prevalf'cP la opioion contraria, y se
coml1nmente que la aceptacion de la de l1n censo un
acto de mera adOlini"h·acion 110. pncd .. practiC'fll' t>1 múido pOI' sí
8010 j porque él pur sí J como admini"trador tiene faculta(1 para
recibir aqnt'1 y ("(lm(l el {lf'udor puede vel"lÍicar ",1 pago oí
pesaf del acref'dor, y comn la no taroe niugull int'tlio para
im!Jf'dirlo, es ahí que MI ventrria á SCI' inntil.
97. Cuanto al'ahamu. .. de aC2-rC3 dr. ks ,Iel echus tjl1f' tif'nc
el marido sobre los bie.npsoraict'!I IIr' S1.1 tiene no
cuando hay entre ellos comunidad sillo lilDlhien cuando

por pacto ... renullciado á ella, pol'{lue esta renuncia
no pnelle lle,;pojar al m\lridn (11,1 glJce y (¡ne le compete' PIl
In .... hienes de RU lHuger ad /Jl1.stinenda onera matrimollii J J por io
misrul) á administlilrlo<_
9tL No e.'J lo misIDo si hubiese ·l'ntre l'lIos absoluta separácic11l
,le bienes, 01'3 fuese por pacto e.l.pl't'SU y fOfmal de I<ls t:api¡ ula-
dones mittl"ÍmonialFs en que se hubitOe conveni(lo Ilu(> cada uno d('
cún)"ubes di -[llltaría ;oeparad lmente de sus hit·nes, oril fWI"
Ulla seu:.(;tlcia dil,ld y l'jecut:·IlLt despues dc ·eelehnllu el matrimo-
nio; pues ('n este caso el mal'ido no tiene ni el usufrioto ui la ad-
de los (le su mugel' J l •• cual jJuellt!
y admiui\tr;\I'/os por sí misma, sin qu . ." lIi silIuiel'.1 teoga
(Ir. 1ft aulurizacion de marido para at!tull dt'siUlple atlUliui,dl a.:iollo
No obstantt! aun en este caso de set,al-aciulI I..UohCI ni el mdl"ido
una autoridad sobloe los bienes propios d(: su Uluger, (ltll' nlancra
llue ell:. no pu. de ni uLlig,uOI(H; "in su auturizacinll,
Télmpocu puede Id mugel' aCPIJi.ar la de 1111 censo sin la
i o tel'venciun dt:!l marido {Iuit·n tiene illtefes en vciar ae('l'CJ ,dt'1
destino llue éli tljUt lO.., t'lIlf"I'g:'ltltl se fié, Iwgun viw.s mas
no 17 o .'

FIN QEL Trtb.T.\IIO !H. LA L!EL MAPIOtl
suDII!!. LA PER.SONA y SlEN8S l)jl 1.\ ,'1 L""t;!Ro
,
-

lNDICE.


las Partes. Secciones. Artf;ulos y Párrafos contenidos en el
TRATADO DE LA PO rESTAD DEL MARIDO SOBRE LA PERSONA
Y BIENES DE LA MUGER.
AIITICULO
PIUMER,\.
DEL PODER DEL MARIDO SOBRE LA PERSONA DE SU MUGER.
ARTlr:Ul.O
SECC. 1. QUI' es la ¡¡tllOl'izacion del marido, el) que:'oe funda, cuando liI
llIul!f<r cOlllwoza a Iwcesilarla y .Ie- que Jluede sel' suplida.
§. 1. Out' "s la aulorl1. .. ci'·1l del marido, y el! qlle St' fUllda.
§.II. Cual dQ COtujp1lza la IIII1!,!er a neCt'Sll¡H la ilutllri7.i.lciun
§ 111. De que manl'l'a suple eí jUC7. la aUlnrizaciul1 del marido.
SECC. 11. Que mugeres la aulol'i1.dCIOII dt! sus mariúos y que
mandos pued"1I cnoc' dl'rla.
ART.I Que mU:!l"resneCI'silan la aulorizadon de sus maridos.
l. De la!; mu:;eres qtlc tienen se\13rdCIOIl de bienes.
11 De la lIJu!.!er que ('./erc{' comercio,

1 1, De la IIlllg¡'r ruitl'ido ha 1H'I'd,cl'l el estado civil·
IV, U(' la cuvo maridu hubif'SC vuello demente,
. -
§, v, DI;' la mu.!f'1' dt· CIJ)'IJ marido se i:,nlOl'it t·llldradcr".
§. VI. l)e la t:uyl) mari410 es crcid'J ;;1'04'l'a!mcutc muerto,
ART, 11. Que rualltlos l)Updf'o autorizal' á
257
258
id.
260
id.
26\
Id.
262
263
264
265
2ti6
id.
261
SU:C.III, Para qUf' <lelos y oll i!,füt!I'IIII'S es I\!'CI'Sal'lü laautlll'izaciofl del
Ul<ll ido y eu que casos puede 1<1 'Jlugel' I'rtSenlal'se Col jUlcio sin su (
marido,
§, I Pill'iI que actos. id.
§, ti. Para que uhli;.racioncs uf'cesita la IlIllgcr la aUlol'izücioll del ,
maridu. 273
§. 111 nI' la necesidad qLle tienf' la muqer de 1a asislencia de su
marido para preSclltal'Se en juicio .
IV. Como y cuando debe illle¡'IHJ lIersc la a u lur iZ.,1 don de marido. GJ17
§. l. CHUlO r1c.be inlel'jloncl'se la autol'iz.lci"n d"¡ fi)<lI'ic!o en actos
ll'<tjudicialf's. id .
§. 11, Cu,\Ildl) debel':' se' inlt>rpul'sld la aUl.)IizaCIOn del malldll. 279
§. i 11. De la rormade liJ aU.lol'izacion del mal ido ('11 los actos judicialp.s
SECC. v, Cual,·g el ...recto de In oiutOl'izacitHl como di! la f<tlta de la
í el.
mi!!ma.
PAI\'.'E SEGUNDA.
DE LA POTESTAD DEL MAftlOO SOBRE LOS BIENES DE SU MUGER.
oaL Il'IDIC'I.


/ \
Notas sobre la edición digital
Esta edición digital es una reproducción fotográfica facsimilar del original
perteneciente al fondo bibliográfico de la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la
Universidad de Sevilla.
Puede consultar más obras históricas digitalizadas sobre el Derecho español
pulsando sobre la imagen de cabecera.
Puede solicitar en préstamo una versión en CD-ROM de esta obra. Consulte
disponibilidad en nuestro catálogo Fama.
El usuario se compromete, con la lectura de esta nota, a hacer uso de esta
edición sólo con fines de investigación y estudio.
Universidad de Sevilla
Biblioteca de la Facultad de Derecho.
Servicio de Información Bibliográfica.
jabyn@us.es

DEL CONTRATO

,

GB

D. Mariano Noguera y D. Francisco Carles
nllO~a4los dellhl~t ..c (.:o~~;;io

de esta (':l~I¡'nl .Y de l¡~ ,'l.c~Rdc~u¡=l .Ie .Jm·isiH'udel::eia ,. Legislaciiun y .llIcz de. p.·hnca'a instancia e1llriolCl"O de_Sta. Colowa de !,'al'llés.

BARCELONA
Imprellta y Lilografia de J.
ROGER ,

..'

Calle ,le la U"iQ".

editor. '~~ .

l\ (, ~ ~ 4
. ....

.

1846.

\(.'1 t {Ol-


DEL CONTRATO

2\ttií'lllo preliminar.

1. Hemos creido que no padiamos terminar mejor nuestro tratado de las obligacione.q y de los diferentes contratos y cuasi-contratos de donde aquellas uacen, que con el tratado del contrato de matrimonio, ya 'Inc este es el mas importante y el mas antiguo de todos los contratos. Es el ma!i itnpol'tante, aUllfluC solo se le considere en el ón1cIl civil, porque no hay otro (Iue interese tanto á la sociedad. Es el mas antiguo, portlue es el primero que celehró el bombre. Luego de haber creado Dios á Eva, la presentó á Adan, y uues .. tras dos primeros padre'! celehraron el cootrato de matrimonio con aquellas palabras: Roe nurzc os e,r 'ossibus meis, el caro de came mea ..... el erunt duo in carne una. 2. La palabra contrato de matrimonio es equívoca: en est~ ~ra­ tado la tomamos por el matrimonio mismo; otras "€lees se toma en otrosentido, por la escritura en (lue constan los piletas ó caritula~

Asi lo ensef"la San Agnstin en su obra de nnpl. 7. QUB ES EL CONTRATO DE ~UTRIlIfOlllO. cap.lib..° cuales son las cosas que preceden á este contrato. ff.:! el uno para con el otro á vivir toda su "ida de COUSUDO con la uníon 'lue debe haber entre un esposD y ulla esposa. por masque conSenasen Sil virginidad. 2. • • TE R~. El comercio carnal no es de la esencia del matrimonio: la IInion • San José con la Virgen fué Ull verdadero mat. -• . es principalmente la de :..° de la anulacion de los matrimonios.rimonio. • • • • ue • . ~.\TllnlO~lO. Se desprende de esta uefinicion que UD matrimonio eD que se hulliese omitido alguna de las formalidades que las leyes requier. QUE ES EL C01HRATO liS lU.0 trataremos asimismo de 105 efectos del matrimonio. por el cual UD hombre y una mugcr hábiles para contraerlo se obligan recíprocament. y de algunos matrimonios que aunque contraídos yálidamente . El matrimonio es un contrato revestido de las fOl"filalidadc!I que la ley prescribe. 5. ó que hubiese sido celebrado entre pel'snna~ declaradas inhábiles por las leyes no esno verdadero matrimonio: he aqui lo que iremos viendo en el decono de este tratado. non C01lCu. y que leyes rigen en él. Ulpiano en la ley 30. sus diferentes especies entre los romanos. juro dice: Nuplias consenslls. 6. dI' . y QUE LEYES I\IGBN EIf EL.. CAPITULO 1. ya en cuanto á la coh"bitacion. • T!~T~DO ¡ " ciones particulares que hacen las personas que contraen matritno-En este tratado veremos.n para su validez.eg.\lOS LAS DIFERENTES ISPECIES DE IUTIIIlIfONIO. La union en que las partes se ohligan á vivir en virlncl de este contrato. 3. 1. 1.° de las segundas nupcias. :Es de notar qlle los mismos juril'i(~onsulto8 paganos reconocieron y acataron este principio. y sobre los derechos que naeen del matrimonio como la potestad ma .bitusfacil .¡ns E'spiritl1s~' voll1l1tadc!i . l.° entre que personas puede Ó no puede celebrarse válidamente. ° como se celebra el matrimonio y que debe observarse en su celcbracion¡ 5. CUALES ERAl! ENTRE LOS R01I. rital y la paterna. Seguidn á este tratado otros tratados especiales acerca (le los pactos mas comOnes que acompañan el contrato de matrimonio.. de la disolucion ya en cuanto al vínculo.6 DIO. 4. no producen sin embargo efectos civiles. 3. 0 que es el contrato de matrimonio 1 . POi' mas tlue la uuion carnal no sea de la esencia tlal matri- . el cOflcub.. " r rl ¡ • - .

y este fin enVUelve necesariamentsaquella ohligacion. cap. con~ traCl' los ciudadanos .m bastardos. ni el padre tenia sobre ellos el derecho de ratria~rotestR. sit conjunctione contwtllS. FlÍndase esta obligacion en los Ji!les uel matrimonio. y cuando babi.se. El priD~ cipal de estos e~ la procreacion de llijos. la propia suerte que el matrimonio legitimo. para 1a caal esnrcesario aqoel comcrcio. 3"ff. Mas cuando un hombre que no estaba casado. la cual las leyeslc prohibian tl. 17: Sir¡uis habens U.ts . no tenian los derechos tI. N o siempre dependia esto de la obsen'ancia ó inobscrvancia de las cel'Cmonias acostuluLradas cn III ccleLraciou de los matrimouios. sino con el Litulo tlt: concubina: Los hijos que de tal . La (Jtraespecie de mqtrimonio~ concubinatlls. mas no nothi in spurii. justa uxor.ílilllo justa: nuplia!.8 • TRATACO DEL CONTRATO Dl!. Mas esta especie de matr:monio no era tampoco permitido. de co. y celehrada :entrc fieles era elevada á la dignidad de sacramento. y el marido. que eran los nombres de. tantum nt unins muli~ris aut uX'oris. Ilamahanles liberí naturales. y la mo'ger puedan de comun acuerdo guardar continencia. para teuerla como esposa legítima) justa uxor.¡¡.t de pasar por concllbill<itO. JI De las diferentes eSIJecies de mah'imonios que /JOtlill1l.L MATRI. Otro de los fines es de encontrar en el matrimonio un remedio contu la dificultad que podrian tener los contl'aentes en conser\'ar la continencia.tirzens. cetaum fJ"i n01~ habet llxorem" el pro uxore concubinam habet. L. l. era tambien un 'Yerdadf'ro m~trimonio permitido expresamente por las leyes: nup. Asi nos lo cnscüa el canon del primer concilio de Toledo celeLrado en el arlO 400 donde se Jice. non communicel.mar por legítima esposa . 9 monio.un la le. xvn concubinatus per lpges Ilomen (l$sumpsit.zcub. J. sino tambien por las eclesiásticas.los hijos nacidos ex scor~ lO y de uniones ilícitas. !Ji de ello~.IONIO. sin embargo el matrimonio dá á cada nlla de las partes un derecho sohre la otra. esa reunion era reputada incestuosa. 8.} familia. oe r :DE LAS DIFERE:'iTE5 ESl'ECIES DE MATRIMONIOS. á conmwniont! flor. en cuanto pOI' él el hombre no tomaba á la mnger COIl {luieu se unia para tent'rla con el título de legítima esposa.·omRl1OS. l. con una muger COn quien los romanospensaLan que el derecho natural prohibia nnir. Por el concubinato lo mismo que por el matrimonio legítimo el homhre y la muger celebrftban juntos una union que era su ánimo COlIsel'var ha~la la mUeI'te de uno repellatur. • union nacian. 9. esta union era permitida no solo por las leyes civiles. de tuviese inc]inacioll á ona mugrr de baja contlicion.>. E:-. sino solo como concubina. de la propia suertc que el matrimonio legítimo.'Orem fidelis . El concuhinato se habia establecido para que un hombre que l CAPITULO n. por mas que no la hnlJiese tomado por título de esposa legítima. Por la misma razon nadie podia tener por concubina una muger casada con olro j y un hombre mientras estaba casado no podia tenerconcuhina. En una y otra especie bauia 7Ilaris el femince conjunlio indivi_ duam vice consuetudinem cor¡. 7. Falta saber cuando un matrimonio Cjl:e un hombre hubiese contratado con una muger. concubinam habeat. Los ciudadanos romanos podian contraer dos diferentes especies de matrimonios: lIamábase la Hila justre nuplia!. Sin embargo no er. derecho (Iue les obliga á concederse recíprocamente el comercio carn"l" siempre que una da ellas lo pida.y. debia reputarse matrimonio le¡.te matrimonio daha á los hijos los derechos de familia y al padre el derecho de patria~potestad. tomaba por concubina UIJa muger con quien no le prohibia unirse el derecho natural. El concubillato se diferenciaba del matrimonio legítimo jllst(J' IUlPciw . ut ciplacuerit. aul concubina!. A~i un senador podia tomar por concubina una moger liberta cIuC hubiese salido de la esclavitud.stm mlplice eran un matrimonio legítimo que un hombre contraia con una ITIt'ger Sf'{. 6. 56" d~ ritu. Asi ~i uno se huhiese casado con su sobrina. • mala fama y que las leyes y el buen parecer no le permitían tomar por esposa legítima pudiese satisfacer esta inclinacion nniendose á ella y leniendola solo con el títolo de concubina. la otra concubina tus .l. -§.d: no eran justi [iherÍ.

de concub. .lhOJl[o~~ [lrofc5ion.TJ..5. por lo mismo ucberá estar Illas sujeto al poder temporal. como que es un con~ trato que Jesucristo elevó á la dignidad de sacramento por ser en tipo ó imagen de sa union con la iglesia -' es á la vez contrato civil y sacramento. contraidos con consentimiento de los amos.. • • • CAPIPULO UI. mi~mo que sn madre. Iy -ARTICULO I. arto 3. tiL- (~) .• 10 Tilj.}1 de rito "Up. 4 ~ ff. ó de la mano izquierda.JI §.TO DE lU. Por esta especie de matrimonio un hombre distinguido se casa t:OIl una muger de haja condicion á la cual toma por lUuger de un órden subalterno. lo .20. 2. los pueblos de las provincias sometidos ~ á la república que no tenian el derecho de ciudanania. (. y si bien sus matrlmOtllOS eran válidos por derecho natural con tal qae hubiesen sido contraidos de consentimiento de los dueños y sin impedimento alguno Jegal.e matrimonio que no daba al padre sohre sus hijos el uerecbo de patria-potestad tal cnallo tenian los ciudadanos romanos. ll. Asi dice l\Iodestino : In liberre mulieris consuetudine non corzeubinatus. l.1'fRllUONIO . tito 9. Pauto Sent. Esta muger ni participa del rango ni de los títulos de su marido. -1. JI[. oe Dd>l:: tcncr.. DE LA AUTORlD. 2. 17 de stat. propio solo de los ciudadanos romanos. l.DO DEL CONTRATO DEL :\iATRI:'IIONIQ. 20 . Ulpiauo in fraSIR. 24. moniales.0. '! que los alemanes llaman matrimonio ad morganitieam. con aquella cantitléld tIe bienes que en las ca~ pituJaciones se les hubiese seüalado. no suceden en los títulos ni en 108 bienes su padre. parto lib. S. codo de nup. La distincion entre esta!"dos especies da . y como el matrimonio es el contrato que mas· intel't!l8 á ese bucn órdcll . Todo dependia de la diferente ¡ntencion que abrigaba el hombre al tomar una muger. porque podia un matrimonio ser)egltimo.l ill. ya • ¿ Estan en uso estas dos especies de matrimonio? Estas uos especies ue matrimonio están todavía en oso en Alemania .!UE LEYES RIGEN EN EL CO~TRA. pues ó~bien la queria por esposa legítima ó solo por concubina: Concrtbinam ex ~old. vos de nuestras colonias. ~ino un simpl.. Del mah·imo1lio de los esclavos. t.lcll ejcrciJu eSJ de.. 11 1 . Siendo el matrimonio un contrato. si non corpore qurestumjecerit. sed nuptire intelligellda! sunt."matrimonio solo tenia lagar entre los ciudadanos romanos. teniendo solo los de derecho nataral. animi deslúzalione cestimari oportet: l. r. EN EL MA. Concubina ab uxore solo dilectu separatur. y los hijos que de tal enlace nacen.. 22. Luego los principes temporales tienen ocreclw para formular leyes soLre el matrilllol1io. y se llamahan contubenzium. Lo mismo deberá decirse de los enlaces en tre los negros escla.. elld. • . "ono. de la confecclon ó falta de la confeccion de capitulaciones ll1alrj . (1) l.ie. y por consiguiente (Ieherá estar sujeto á las leyes del poder temporal estahleciJo por Dios para arreglar todo lo concerniente al gobierno y buen órde~ de la sociedad. debiéndose contentar.. 2.S. S.\P DEL PODER TEMPonA[. donde se practica todavia el matrimonio que los romano!> llamaban eoncubinalus. sino solo el que da á los padres el derecho natural. no podian contraer el matrimonio legítinlO justre nuptice. Mas adelante Antonino CaraGala concedió el títalo los derechos de ciudadanos romallOs á todos)os súbditos del imperio. pertenecerá lo mismo que los demas contratos al óroen político. sin embargo estaban destitaidos de todos· los efectos ci"iles.cnuo~ no podiJIl rontracr malrimolli" legitimo con lllugcrcs 'Ille hul. Los esclavos no tenian estado civil.c prClente 'lile J05 ciudaddllO. ya para prohihidu ~ ciertas persollél. 10. l. La illtenciotl de tomar una muger por concubina solo se pre8umia 'rcapeto de mugeres de baja condieion y mal reputadas. por ma! que faltasen esa eSGritura y esa(ceremonias.TRlMONIO. El matrimonio que contraen los fieles. Federico.

s/. 15. Valente.. displlt. y del cual es materia y base el contrato civil. luego es un ataque al poder espiritual toda ley que hagan los principes seglares sobre este asnnto. El matrimonio. 2. Ba. dice. impreso en Roma con privilegio en 1552: Quul quid. Justiniano hizo del parentesco espiritual un impedimento dirimente del matrimonio. siniembargo Belarmino. 12. para tlue su celebl'8cion sea válida. de la propia suerte que 110 podria haber sacramento del Bautismo sin el agua qne es su maleria... n. Facil es contestal' á este argumento. Siendo el contrato ch·¡¡ la materia del contrato de matl'imooio. et ila latam ab eis legem valllisse puto. luego no debe ejercerse en los matrimonios. 13 El poder temporal ha disfrotado siempre este derecho. deben ser nnlos. Hay dos cosas en el matrimonio. La ley civil era la que declaraba nulo el matrimonio de los hijos de familia contraido sin el consentimiento de aqoel bajo cuya potestad sehallaban. credo prillcipes posse cirea matrjmonium . Lacenoy en su magníllco tratado titnlado Regia in matrimoniom potestas. dice. <Jua irl'ilabantur. !Ú!.l. potestatis malrimonii impedimenta dirimenlia .uita Sanchez en su tratado de matrimonzo ..c obstat) ai"iade. es un sacramentoy por consiguiente una cosa espiritual: el poder temporal no alcanza á las cosas espirituales. silio. Pero si el' matrimonio essacramento y bajo tal concepto sajeto á la jurisdiccion eclesiástica. El de la disparidad de cultos fué estalJlecido por los emperadores Valentiniano. posse prblCipem seculare m.myos á que se rellere Boilcau en su tratado (le los impedimentos del matrimonio. que dis_ posieione~ son necesarias para recibir la gracia de este sacl'amento. reddendo personas inhabiles ad contrahendum.1 poder espiritual: lejos de esto ex. yen general si quisiesen aneglar por medio de sus leyes cualquier cosa concerniente al matrimonio como sacramento.isten machos cánones de concilios que recomiendan su {lhservancia" y conminan censuras contra sus trensgresores. porque no puede haber sacramento sin la cosa que forma su materia. y el sacramento aüadido á este contrato.is legibus prohibcrc . El emperador Teodo3io fué el (jUP. ac si sacramentU1n non esset.fideliblls sibi subditis ex justa causa int/icere . El je¡:. han a tacado en sus escritos el derecho de la autoridad civil sobre los matrimonios. príncipis secularis pOlestali matrimonium csse sacramentum J qtúa cjus materia corllracttlS civilis: qua ralione perlnde potest ex justa causa ¡llud irritare. 14. cuando el contrato civil es nalo. El Dr.eñan. matrimonia 1l01l consllllis parcn. no puede ol"idarse que es asimismo contrato civil y Slta' ex genere :et na/lira oe .prohibi() hajo nulidad el matrimonio entre primo~ hermanos permitido antes de esta ley. conventum.nullum. no podrá haber tal sacramento. Pon s y algunos otros autores deseosos de concentrar todo eÍ poder asi espiritual como temporal en el pontífice. non esl contra legem. La igl~sia jamás ha mirado esas leyes de los emperadores sobre ]05 matrimonios como un atarlue del poder temporal contra p. Para mi ohjeto bastad lo (pie dice Amhrosio Catarino en g[l tl'at~do de clandestinis malrimoniis . si los príncipes seglares quisiesen decidir cual es el ministro competente el en sacramento del matrimonio.12 TRATADO DEL CONTRATO DEL MATRI. Sus argumentos son muy frivolos.blo di('enrlum est.s de todos los paises y de todas las escuelas que así lo enc. segun la regla comun á todos Jos contratos de que lodo contrato es nulo cuando es contraido contra la disposicioo de las leyes: NuUum contractllm.ltimo siglo el célebre profesor lIenneqnin . el sic inva_ lidum contraclttnl.segun se desprende algunos manuscritos . dicen ellos. 3. 'reodosio y Arcadio que prohibieron el matrimonio de los el ¡sttanos con los jodías.' Dei ac legem rWlIlrw.\lONJO. cuando la infraccion trae consigo la nulidad.. lege contrahere prohibente. Los matrimonios fiue las personas sujetas á tales leyes contrajesen contra lo dispuesto en ellas. Por evidentes que sean los principios en que se funda el derecho del poder temporal para establecer en sos leyes ci"iles los impedimentos dirimentes del matrimonio sin necesidad dttl concurso nide. Esta misma doctrina enseilaha en Ilut.!stra Sorbona en el tí. Tampoco puede decirse que en este caso haya sacramento. Convengo en que el matrimonio en cuanto á sacramento es una cosa espiritual no sujeta por lo mismo á la autori'lad civil. el contrato civil entre el hombre y la muger que lo celebran. reconoce asimismo ese derecho de los príncipe\temporales: Absqrte dt¡. 7. Esta doctrina ha sido consignada en la escuela de teologia y de derecho.la aprohacion del espiritual . 13 para al'rcglal' las formalidades que juzguen á propósito.tibus contracta. trae UI! gran numero de autoridades de teologr. Asi seria en mi concepto un ataque sohr~ el poder espiritual.

Deuerian mas Lien decir que hay . como la que se forma por medio de un matrimonie legítimo. no los dp.. la ley civil no afecta al sacramento. Asi nos lo enseña un fragmento de J~nnio en que este poeta pone en hoca de una hija las siguientes palabras. contemplatio enim publiCa! utilitatis privatorum commoc/is pr(J!fer~ lur. ldbuit. y sujeto por lo mismo á 14 DBL CONTrtATO DEL I\UTIIMONIO..cuyo imperio están sujetas las partes contraentes .amoslo asi..os es la obediencia~á :lasJ leyes del gobierno cstahlecido: luego un matrimonio cel~brado cont. coalulo el padre lo juzgaba conveniente. necesarios los primero~ cn todos los paises del mundo y entre toda clase de personas. no quiso disminuir ni alteraren nada los derechos del poder temporal al que declaró establecido por Dios sohre las sociedades. §. y 31 cual se sometió él mismo en cuanto á hombre durante ~n perrgrinacion sobre la tierra. y • los segundos solo á los suLditos de :ciertgs~estados. su existencia. y no le sustrae de los derechos que en este como en los de mas contratos ejerce el poder temporal j porque al instituir Jesucristo 105 sacramentos J al puhlicar su evao{. la distincion entre matrimonios de derecho natural y matrimonios de derccho ú. til. por esto lo abe lió. solo entendió elevar á esta dignidad los matrimonios legitimos: solo una nnioD inocente y legitima.logos que comhatimos. . pues si nulo es el matrimonio por un derecho. puesto que es el contrato no el sacramento lo que invalida: solo impide con tal declaracion que este contrato pueda ser materia del sacramento. Jesucristo cuando elevó á la dignidad de sacramento el contrato de matrimonio celehrado entre los fieles. presoponr. aun á pesar de su hija si esta despue~ de casada había permanecido hajo la patria potestad. . otra de derecho civil propia y peculiar de cada nacion. lmprobum cssc Clcsiphonlcm exisli~averas. que la contravencion á la ley eivil puede privar ~I matrimonio de los efectos civiles.elio.Jporque el ciudadano qne falta á las leyes civiles desu pais. Antes de esta constitllcion de Antonino no se limitaba la patria potestad á impedir que lo~ hijos de familia pudiesen contraer matrimonio sin el consentimiento del padl'e.ra las leves ci• viles es contrario tambien al derecho natural. 16. puede ser el tipo y la imagen de la unian ue Jesucristo con su iglesia. Nuestros adversarios para probar flue un matrimonio contrario á la ley civil nO deja de ser válido en cuanto al vínculo. quien en el lib. 27. l. 19. Por lo clernas al declarar nulo un conlrato de matrimonio celebrado contra so disposicion. ~iendo por consiguiente infundada. S. \ A esto respondo que las palabras. que quisiese Jesucristo elevar á!a dignida d de sacramento un tal comErcio. dicen (Iue hay dos especies de contratos de matrimonio. basta que el matrimonio no tenga nada de contrario al derecho natural y de gentes.re(luisitos prescritos por el derecho natural y de gentes y otr03 prescritos por el derecho civil de cada estado. los puehlos. ¡m'Hum cogis Iinqucrd El emperador Antonino~haltó que este derecho era contrario al bien público y al buen Jrdcn de la sociedad.. Un matrimonio que la ley civil prohihe y declara nulo. Pero es un error llamar matrimonio de derecho natural á aquel que sin contener nada contrario á este derecho infringiese la ley ci"il á. debiendo solo ser privado de lo~ efectos civiles. A esto respondo que dichos teólogos no se ex. La calidad de sacramento que sella. 2.'BATADo perteneciente como tal al c)ftlen político. (~ur me huie locabas nupLiis'! Sin esL IJI'obus • CUf tuIem invitum. alepn un texto de las sentencias del jurisconsulto Panlo. sine vo/untate ejus. el contrato civil. 15 las leyes del poder temporal. una de derecho de gentes comun á todo. nulo será tambien por el otro. no deben entenderse en el sentido que á primera vista presentan. sino 'loe aUIl cuando el matrimonio hubiese sido~celebrado válidamente. la patril potestad se extendia hasta á (lisolver el matrimonio de la hi¡a por medio del divorcio. S· 2. llonde se dice: Bene cOllcordans matrinzQnium separari á patre D. dice: Eorum qai in protestate patris sunt.il.aJ.prellan con exactitud diciendo que hay matrimonios de derecho de gentes y matrimonios ue derecho civil. pl'evio el consentimiento paterno. Pias pro. $ed contracta non soll'ltnlur. y que Cristo elevó á la dignidad de sacramento lodos los de la primera especie. S J tito 6 . falta tambien al derecho natural unO de cuyos precept. Para comprender las perfectamente es preciso comparar este texto con otro de las mismas sentencias. y hacerlo tipo é imágen de su union con la iglesia. solo puede considerarse como un comercio ilegítimo y criminal j y no puede pretenderse sin una especie de mpieJ. matrimonia jure non contrahuntur j s~d COntracta 1:lon solvuntur. 10. dig. Los tet. . la segunda j de donde infieren {Ine para qua el sacramento obre todos sus efectos. pero no afectar el viDenlo.

21.¡. cramento. si en el primer sentido está sujeto a: las leyes civiles. convienen en que los principes seglares tuvieron efecti\'amente en otro tiempo el derecho de hacer leyes sobre los matrimonios y de establecer impedimentos derimentes. sino que para hacer esta deelaraeion habria convocado un concilio de su provincia: Si por el contrario esLe poder es temporal. impidiendo por cOllsiguiente el qUQ puedan ser materia del sa .100 Con tales antecedentes facil es comprender el tc~to (lue no. 17 16 T1U. En seguida allade Paulo la razon que tuvo el emperador para hacer esta alteracion en el derecho antiguo. 28. patria-potestad. 4.. adopta y admite en este los cánones que tales impedimentos estahlecen. foeron establecidos por la iglesia en sos concilios. Al asegurar al poder temporal lo.. añade.A IGLESIA SOllltE LOS I\IATI\I~IONIO!:. Por lo (lue se acaba de decir no cabe ya duda que el poder temrotal tiene el derecho de establecer sobre los matrimonios leyes cnya inobservancia los haga absoluta y enteramente nulos. Despnes de haber dicho Pallla que los hijos de familia n. can. Nada hay mas absur~ do quc esta o[linion. -19. plos sacados de las leyes romanas sobre este derecbo. sino tambien en cuanto al víncolo. I 20. y no correspondiendo á esta autoridad en cuanto es contrato civil.• DEL CONTRATO DEL MATl\l~IONIO. El padre Labbe en el décimo tomo de su coleccion puso dcspues de los eanones del tercer concilio general de Latran algunas antiguas cartas de papas divididas por ti lulas bajo el nombre de Appendix ad concilium Lateranense tercium: allí y en cl título de 2 . SesGo 24. Sed contracta no" dlsolvlmlur. la iglesia que solo en Id espiritual ejerce su jllrisdiccion. S. La segunda c. Es la primera que siendo el matrimonio dt! la incumbencia de la potestad eclesiástica únicamente en cuanto .": ocopa. Ambrosio no habria aconsejado á Teouosio que prohíbiese por medio de una ley el matrimonio entre primos hermanos.. Sin embargo respeto de esto tenemos que hac-er c10s ob~ servaciones. y que los príncipes renunciaron volunteriamcQte á él. pero dicen que la iglesia por razones poderosas se reservó para sí sola este derecho.Pero si el príncipe en obsequio de la buena armonia q'le dehe haber entre el sacerdocio y el imperio.. no solo en cuanto á los efectos civiles. como sacramento está sujeto á las leyes de la iglesia. derechos que le pertenecen no desconocemos los que corresponden tÍ la potestad eclesiástica. la aprobacion del príncipe hace que senn impedimentos dirimentes del matrimonio considerado ann como contrato civil. () bien es espiritual ó temporal: si lo primero nunca pudieran haherlo ejercido los principes y al hacerlo se hobieran levantado contra ellos los obíspos. Entre los teólogos CiuC aspiran á despojar el poder temporal del derecho r¡ne tiene)' ha tenido siempre de ordenar reglasy leye5 para los matrimonios cuya iSlobscrvancia lleva consigo ]anulidad. Jos impedimentos que establezca ]a iglesia por sí solo~ y por sí mismos no podrán afectar mas que el sacramento. siendo como son iBaliellabJes los derechos anejos á la soberania que recibieron de Dios.o pueden contraer matrimonio sio. porque el poder que dicen haber tenido los príncipes seglares para hacer leyes sobre la validéz Ó no validez de J05 matrimonios. ello es sin embargo que durante muchos siglos no hizo la iglesia mo de ese poder" ni reconocia otros impedimentos dirimentes que los que habian establecido la ley natul'tll"el Levítico y las leyes civiles.hservacion es que aun cllando la iglesia te-nga facultad para establecer impellimentos derimentes del matrimonio. hay algunos en que la imposihilidaddc contestar á ]osejem . es decir que los matrinlOnios contraidos válidamente previo el consentimiento palerno no pueden ser disueltos por el padl'e. Siendo el matrimonio contrato civil y sacramento á la vez. y por mas (loe muchos de los que están en uso al presente.T . no pudo apropiarselo jamas. y de ninguna manera al contrato civil. como antes sucedia. diciendo que el toleres publico debe prevalecer sobre los derechos de la ARTICULO JI DE LA AUTORIDAD DE r. Así es tlue nos hemos guardallo de levantarno!l contra el decreto del concilio de Trento que f111mina anatema contra 108 que niegan á la iglesia la potestild tle establecer impedimento!! derimentei del matrimonio. ni los principes pudieron renunciar á él. consentimiento de ~u padre ha JO cuyo poder se hallan.i sacramento.

se contentaba la iglesia con prohihirlos bajo pena de censuras eclesiasticas: mas no los declaraba nulos. encontramos su c. nemente á Dios.- . quod pl'ohíbilum rwnu¡uam sacra SCrllura. esponsales ·por palabras de presente. Los esponsales por palabras de presente SC:oll un convenio por el 'cual UD hombre y una mager declaran que se tomall el uno á el otro por esposos. cap. CAPITULO I. - . sin emhargo durante lliuchos siglos no se miró como impedimento derimente la profesion religiosa que despues 10 ha si..ue si Ulla doncella poula casarse con un jóven que habla contra~Jo esponsales. Respeto de los esponsales de futuro.lIes. n. 24. Aun respeto de los matrimonios que no podian contraerse sin crímen. con su hermana difunta. qae le habia consultado sobre I~ cueStlOll.lesde los siglos n y VII prohihieron los papas y los concilios los matrimonios por cau· sa de parentesco y aGilidad en grados mas remotos de aquellos en (lue ~l'a probibiuo el matrimonio por las leyes civi.es en.. Si . declarabll.y fundamentos del uso de Io¡ .presamente conuenados por el Levítico.° de la antiSiícdad. se encuentra una carta del papa Denel:icto á Gaudellcio patriarca. ni uno solo encontramos eltablecldos por la iglesia durante aquenos siglos. . Empero (Iuedaron proscritos por el concilio de Trento y por la ordenanza de Blois . y esponsales por palabra! de futuro. DE LOS ESPONSALES. segun vimos antes.! SUllt mentio et repromissio futurarum nuptiarum.do. sin elnbargo no • cesarlOS. Antes de celebrarse el matrimonio se celebran regularmente los esponsales. -23.. ~o_ Las cosas que acostumbran preceder al matrimonio) son los tsfansales y las proclamas ó amonestaciones. Antes del concilio de Trento estos esponsales que se hacian en secreto sin !lue interviniese el matrimonio celebrado en faz de la igle!ia. 13.les.atrl:lonao yue no condenan ni la sagrada escritura III las leY.enar JO un ~l. • • - ARTE E ND!.n re5ponde el papa: ¿ Porque h(¡bia de cond. Es decir un pacto por el cual un homhre y una muger se prome'len recíprocamente que se unirán en futuro matl'iUlvnio • Uahlaremos.18 T1T~DO sponsalibus. 2'7. no casádosc. lo fueron por las leyes de los emperad~­ res. de hujusmodi aliquid dicunl negolio ? Todos los impedimentos dirimentes estahlecidas en los primeros si Bias de la iglesia. : sponsalia .lifinicion en 'a ley 1 de spon- • • • • c• . 1. sednequc mandat IV legcs connumeratis persunis quibus znler se nuptías conlraere non licel .DJ¡ LAS COSAS QUE ACOSTUlIBllAII PRBCEDER AL HATRUlOIIIO. A esta CI~estlO.11 sal.ia ha miradu siempre COIllO un grande pecado la violacioll (lile Ilaeian de sus "otos al casarse las yírgenes consagradas solem . eran verdaderos Dlatrimonlos. SOIl ellos absolutamente ne- Los canonistas distinguen dos especies de esponsales. únicos que reconocemos DosotrOIJ. Véase lo que Jiremos acerca de esto en la pal'te tercera. que tales matl'imolJi08 estaban ex. fué Ilorque se creia entonces) como veremos en su lugar. Asi aun cuando la igle<. C~r prohibeam. pero ni los papas lIi los concilios entendian establecer con tal prohibicioll nuevos impedimentos dirimentes_ ' 22.

-25. y de las penas de la parte que se niega :í cumplirlos j ?o finalmente de las causas que pueden ah!iolver' los qne contrajeron esponsales tlel cumplimiento de so obligacion. cap. como que si apareeiese que una de las partes tenia un hran imperio ó ¡ntluenela en el espiritu de la otl"a . 21 esponsales. Es tan necesaria en él la libertad. 26.' spons non O'statim tradantur~n~ vilem. no puede decorotlamente cspt:J'ar este suceso.° de las cosas qne acostumbran acom . porque jamas podrán contraer matrimonio.20 T~ATADO DIL COI'l'Tl\ATO VIL ~U..o. pañarlos. ut jam pactt7. 4. 14.lrb. Los implíberes pueden contraer válidamente esponsales previa la aulorizacion de sus padres ó tutores t porque aun cuaudo no sean capaces de contraer matrimonio pueden decorosamente esperar serlo.° de los jueces competentes para conocer en ellos. ff. . carLS. porque si bien á la sazon . dice. mientras lo estaba.quam rlon suspiraverit sponsl¡'s dilatam. Cuando un padre promete su hija á alguno. Por el contrario dos primos aunque se lIallan en grado prohibido. Los esponsales son un contrato consensual formado por el solo consentimiento.. Este oso evita los inconTenientrs que ofrecen los matrimonios precipitados que contraen algunos anles de conocerse. no arrancado por violencia ó aUlenazas ó por sorpresa. los esponsales no serian válidos. monio entre sÍ. al médico que la asistia. ó por lo menos que pucden esperar decorosamente contraerlo. se refiere al ulodo no á la substancia del contrato. 3. 4. 12. pueden decorosamente esperar que serán capaces para contraherlo.1/. Para que un hombre y una muger pueden contraer válidamente esponsalcs. si la hija [Iresellte no loeontradice. S. 4. Por esta razon se declaró nula la promesa de matrimoniootorgada por una enferma. es preciso que sean capaces de contraer malri. Agustin explica la prío. Y remontándonos á mayor antigüedad hallamos qne Raquel fué prometida á Jacob mocho tiempo antes de habersele (lado en matrimonio..° de los efectos de los esponsales j 6.ín contraer validamenle esponsales. eod. 0 de las per!lonas qne pueden contraerlos.. 5. l. 2. attic. Un hombre casado no puede contraer esponsales con otra muger. 4. De aUi derivaron los romallos esta misma costumbre: Moris ir¡. Sin embargo es:necesario que para contraer esponsales que se forman lo mismo que los demas contratos por el consentimiento de las partes. No es siempre necesario que el consentimiento sea expreso .cipal ruon de este mo: corzstitu~ twn est.° de qne manera se celebran. habent marit/ls dalam . Can. ARTICULO 1. 27. 2 . l. codo Empero ell convenio celebrado eutrc3 los padres de un júvea y _. porque por mas que pueda llegar á ser capaz de contraer matrimonio con esa muger des pues de la muerte de su consorte actual.llIBU O"r.E~ LOS ESPOJr(SAL&$. DB Qua MA"ERA SE CONTlu..l.les. El U!lO de los esponsales es may antiguo " era observado ya en los pueblM del Lacio segun el testimonio de Servio Slllpicio que refiere Aolo Gelio. 28. se entiende (lue consiente tácitamente en los espon- ARTICULO Il.it veteribllS sti~ plllari et spondtre sibi uxores fllturas: l. • ARTICULO IlI. El consentimiento deb~ ser perfecto. QUE PERSONAS PUEDEN CELlDltAR ESrONULES. de 'pons.Asi UD hermano yana hermana no pueden contraer esponaales. no pueden contraer matrimonio. despues de haber obteniuo la dispensa. -30. 2.·UUIOMIO. es decir (lile tengan á lo menos 7 auos . constitulll11l. qua:s. llouches reJiere esta providencia en su Biúliotheque des arrets. bien estuvierou en uso entre los griego. se hallen los implíberes en edad de comprender lo {jue hacen. -- • 27. OE LA ANT:GUEDAD DEL eso DE LOS ESPO:'iSALES \" nAZON2S DE ESU uso. noct. podr. Tam .. 29. de SpOlls. La orde"nanza francesa que t!xigc en ellos escritora y ciertas solemnidades.

de spans. . 23 el instante mismo del contrato las oblígacíones que les son propias) y los impedimentos que de e~los resultan de que hablaremos despoes. sino que tambien pueden contraerse como los el emás Ctlntratos ad cer/ltm tempus vel ad certam conditionem. cap. 230 con~iste en impedir que antes de vencer el plazo pUl:da la una de las part~s. ú¡ 6. se verifica la condicion antes de haher!!le cumplido los espons~lr5 con el consentimiento de la. p . e el plazo o una de las partes la competente aCCiOno ero SI . En e5tecaSO?roJu~en des(\c Juego Gna ohligacion reciproca para cuyo cumplimiento llene cad~ .. como si el matrimollio no !Iuhicsc • . por mas que no lo tenga ann. lIase cuestionado si un matrimoni<1 linio pt}(lill valer <llnmenos como espomales. serIa o mismo lJue SI no se huhiesen celebrado tales esponsales. cesan de ple~ no derecho.l que fuese contraria á las leyes ó á las buenas costumhres. con plazo ó bajo condieion. 33. de las obligo n. Lo . sin fine intervenga el eonsentimiento á lo menos tácito de los dos prometidos esposos. 31. 3.ion de los esponsales. pero no im-_ pedirá ti"e estos seau válidamente conlraidos. ni forma el impedimento de plíblica honestidad que resulta de unoS verdaderos es-.'l partcs 1 y antes (Iue ni !lna ni otra de ellas haya incurrido en demora de cumplirlos. Mientras la condicion está aun pendieJlt~. trat. SlllO que ademas 105 smpende de manera que solo producen las ohlig. Pero si la carta firmada por los d05 C5pOSOS f1teSe deposi tada en poder de un tercero Jos esponsales t:ierian válido~. . s i solo una esperanza de que la habrá. de las obHg. en el caso en que la contllCiOn se y . n. Los príncipes y princesas de sangre real necesitan el consentimiento del rey.ento la ejecllf'.Te tito A. 32. segun los principios sentados en el Trat. Las condiciones que pueden ponerse en los esponsales. no habrá esponsales. Del principio de que ha de ser rec.a~iones demás efectos que de ellos nacen.nte distíncion: Si el matrimonio flleSe nulo por la inob'lcrvllncia de algunas Cormalidades que la ley prescrihe.phcados en el Trat. es decir halita ('}tIC tal plazo haya vencido (. 1. arto ~). 1" • cumpla. .·arum. como lo es cualquier' contrato baJO tal: s condiciones celebrad01 á tenor de los principios de derecho ex. ff. 31. esta promesa no produciria ohligacioD alguna. SI una de las partes que contrajeron esponsales condicionales. " dla certo ·veI 37. . cOID!>elet' á la otra al cumplimiento de los esponsales.lproca la obligacion en los es~ pon sales .vene . se necesita tamhien el de las personas cuyo consentimiento se requiere para su matrimonio. estando en suspenso la condicion hiciese dar las proclamas para casarse con otra persona ¡ 1~ otra parte podría oponerse á estc actO. Los esponsalell pueden contraerse no solo pora y simplemente. Ademas del consentimiento de los esposos.i es que los hijos de familia y los menoreS no pueden contraer válidamente esponsales sin el consentimiento de 50 padre ó madre ó del tutor ó cnrador. cap. 36. doncella que no dieron su consentimiento. Para la validez de los esponsales es necesaría qne la promesa sea reCÍproca: Repromissio futuraru7JZ nuptl. l.1. 2'H. ). 7.) hasta qne tal concl"tcion se haya realizauo. 1 . tambien debe ser cierta y determinatia la persona con quien se celebren lo') esponsales j cap.. ponsales. cho Desportes. P.a f'n los e!1pon sales es muy dlferell~e de un simple plazo. de las obligo n.22' TRATADO los de nna doncella para casarlos. Asi es que fué declarada nula la promesa de uu tal Desportes hecha por medio de una carta que decía: Prometo á la sellorita Bourderet casarme con ella j por gue esta promesa era solo por parte de di. Pero ~omo una obligacioll condicional da a aquel á cuyo favor se contrajo la facultad de practicar aquellos actos que crca oportunos para conservar. parto 3. 38. no son verd . no hay ohli gacio n . sino hajo condicion y con plazo. impub. in 6. se desprende que si [joa de las partes hubiese entregado á la otra Hila carta en que hubiese una promesa de casamiento sin que esta entregue otra análoga. 35. ~I efecto del pla...° Asi si un joven pl'om-etiese á tre3 hermanas casarse con una de ellas. Pueden contraerse los esponsales DO solo ex sub conditione.e Q DIL COl(TR ATO DEL :\1 ATl'i I :'-ION10. de spons. No solo impide qne las partes plleda~l pedir antes de su cumplimi. de. canonif>tll'l hllcrn la siguip. deros esponsales: ni ohlig& este conyenio al joven ni á la. y aquella seflOrita solo ex post lacto hahia puesto su firma en la carta. Asi como no pneden contraerse esponsales sLno por Qna per~ son3 cierta y determinada. 264-.aquel dere~ eho que espera tener. La conclicion pnest. ben ser honestas y posibles si se pusiese una coodicioll imposible q.Ios esponsales serian nulos. de suerte que si este faltase. y produzcau delQ.w. porque pucliendo iliutilizarlos el que tiene la carta en su poder rasgándola la obligacion no es recíproca.

sd~ el 1'1. 10 Su bendieion en faz de la igle.ta d. partes. 1. dIce e! papa: De conjugalium vio/atione requisisti ..sia. Do las ar'ras y de las dadiva. . cad. quía illa benediclio qua". DB L. .. debe restituir á la otra las arras (lue hubiese recibido. S. Es evi(lente que el papa habla DO ue la lJel1diClan nupcial. encierra la de tomarse por tales cuando sean capaces para ello. nuptura: sacerdos 1f1lpomt apud fideles sacrilegii instar est si ulla t _ . 5. segun 8e desprende de una carta del papa SII'ICO a I-Ilmeno arzohispo de Tarragona que transcrihe el• padre Labhf! en el segllndo tomo de los con CIIos.\S COSAS QUE: ACOSTUMBRAN ACOMPAÑAR LOS ESPONSALES. 41 Esta ceremonia se hace ante el cura de la parroquia ó un comisionado suyo. ' rans g~e~slOne Vlor.glo IV. Mas c~ando Se observ~n las formalidades de la ley. sino de la (1ue el sacerdote daba á los prometidos esposos . como SI una de las partes no hubiese alcanzado la edad de pubertad. l. cuando el matrimonio se verificaba. 3". las perdía: si faltaba la parsona (lne las habia recibido sin jnsto motivo para ello J debia restituirlas en otro tiempo cuadruplicadas.24 TR. si (1 .40.~a. y pierde las tlue hubiese dado á no ser que fuesen de un valor demasiado crecido atendida la ca~ lidad y facultades de la.al~crtn matrimonio possit ace/pe!'::. de episc. como por la muerte de algnna de ellas acaecida antes de haber incurrido en demora de cumplir la promesa. Por an~iguo (Iue se~ e. ó por algun motivo justo y lejítimo qae tnviese alguna de las partes para no cumplir ]09 esponsales.J con condicioD de no poderlo reclamar en caso de faltar á lo convenido.16. . recita las oraciones de coslumhn segun el ritual de cada di6ce. 2° las arras ydadh·as matrimoniales. Si las arras fuesen de tanto valor que excediesen en mucho de la cantidad en que podrian estimarse los daitos y perjuicios resultantes de la falta de cumplimien to de la promesa de matrimonio. 39: El uso de bcnde~ir los esponsales es muy antiguo en la IglelHa . Si faltaba por 0ulpa á la promesa. (N. cad./. eran devoeltas las arras pura y simplemente j l. (1) S. rencian los esponsales del matrimonio que debe necesariamente ser contraído en faz de la iglesia. quien des pues <le haher declarado las partes su Prtlmesa recíproca de casamiento.? 1loc ne {ta'. porque la ley no puede atribuir ef~cto alguno á los actos verificados con menospreciade la mismay sin observar las formalidades que ella prescribe: quod nuUum.y . y el matrimonio contratdo d~ buena fe solo es nulo por no ser las partes todavia ca~ paces (~e contraerlo. Entre los romanos eTa el prometido esposo el que acostumbraba dar las arras á su prometida ó al padre que la tenia en su poder. de matrimonio.couiciuu uC'Juc le huLla on e~le l. . de spons. -Acostumbran acompañar los esponsales. 30 la escritura fIue conllcne los pactos del matrimonio que acostumbra llamarse capitulaciones matrimoniales. 25 sido celeurado en faz de la iglesia no valúrá Di aun COJZlO esponsales. TIlod~$ o'll1l~bus mlllbemus . codo despons. • 11. Theod. De la hendieio" tle los esponsales.ser válidos ~ en lo cual se dife- " . y posteriormente solo duplicadas á tenor de la constitucion de Lean y Autemio. d<t 10$ edil. 42.ste uso.se niega á (1) En ESlIaila uu e~tí cu uto la ). hien que lo eran para celebrar esponsales. no es esencial en ~os esponsales (1ue aun SlU ella no dcprán de . La parte que sin nn motivo justo se niega á cumplir la promesa.clur.'neart. . la parte que las hubiese dado~ y que sin justo motivo.) ARTICULO IV. dudo Si el matrimonio no podia verificarse sin culpa de ninguna de las partes. '1" E I v 4. 6. l. en tal caso el acto que no puede valer como matrimonio vale comO f'~ponsales. esponsala m all~ pue!:anz . Llámanse arras lo que alguno da en preuda del cumplimiento de lo que promete.est nullum producit eOectum.urral"u. Entre nosotros el prometido esposo y su futara acostumbran ca!li siempre darse arras recíprocamente.\TADO DIL CONTRATo DRL l\LlTflIMOIUQ. Tambien debiao devolverse las arras. . codo de spons. pues la promesa rccÍ¡lfOCa de tomarse inmediatamente el uno al otro por marido y muger. 43.is.

y cuando no se realice el matri~ monio por muerte de una de las partes tiene lugar la repiticion de )as cosas donadas. ó que se hacen recíprocamente el uno al otro. otra cosa pua el casu de faltar á la promesa de matrimonio que mutuamente se hacen. tiene lugar siempre la repiticion. respeto de él dehe entenderse realizada. la prometida cspolla retenia la mita(l de 10 que se le habia donado. Van taUlbien acompañados muchas veces los esponsales de algunos donativos que el prometido esposo hace :í su fntura . extra de spons. podrá repetirlas deduciéndose solamente de ellas aqaella cantidad en qne el jllez estime los daños y perjuicios debidos á la parte que las recibió.¡ los pl'omett~ . Solo que si jam osculumintervenerat. en todos 109 rega]os (Iue se hacen los prometidos esposos se sobreentiende la condicion si nuptice sequarltur. Con mayoria de razon cuando no se verificaba el matrimonio por disentimiento del donatario dehia este restitnir 10 que se le hahia dado. • • ARTICULO V. Segun el derecho romano anterior á Constantino estas donaciones se reputaban puras y simples.l. á no ser que hubiese algonascircunstanc.lT~t:'lIONIO.aso sin retener nada. cuando la oL-ra lo pida. quominusfiat. . JI de reg. . Esto está tambien conforme con el derecho canonico.!. 46. 44. cap. .citiam ejus yen premio de esto podia la pro_etida no verificándose el n13tri~ monio. ante IlUpt . Segun nuestro derecho la escritura debe hacerse antes de celebrarse el matrimonio.as que hicie!'\€n presumir la condicion. si rE'hosase cumplir la promeu de matrimonio para seguridad de cuyo cumplimiento dió arras de un valor demasiado crecido.26 TIIATAOO cumplir 10 prometido. 48. cuando esto hahia sucedido. ESl'O~SALES. al menos en cuanto la cantidad ti cosa estipulada exceda de lo que estime el juez debido por razon de daños y perjuicios.l\-fas por la constitucion de Constantino se sobre entiende siempre esa condicion. nEL CONTlI. 21 . codo de don. sponsus videbatur prmlivasse pudi. 45.n esto se difer:ncian tales presente~ de las arras que la prometida esposa delHa devolver en tal r. El principal efecto de los esponsales es la obligacioD recíproca que producen en cada una de las partes de cumplir lo prometido. no dehe ponerse á nadie en la precisioD de casarse contra su gasto por el temor de sofrir ODa grande pér~ (lida. §. Con los esponsales acostnmhra á celebrarse tamhien una es~ critara solemne á cuya celebracion asi~ten los padres de los prometidos esposos cuyo objeto es arreglar los pactos del contrato de matrimonio. y no verificándose el matrimonio. Por esto se exige que se reciban ante escribano para evitar falsificacion en las fechas. leyes y costumhres del pais. En este caso tendrán que aplicarse ¡\ este contrato las disposiciones generales.Ouiales. segun aqnella regla de derecho: in omnibus causis pro Jacto id acci- pilurquolies per aliquem mora jit. El eegondo efecto de los esponsales es una consecuencia del primero) y consiste en el impedimento <Iue prohibe . --.~ta misma razon se funda nuestra jurisprudencia para declarar de ningun valor las estipulaciones penales por las cuales un hombre )' una muger se prometen recíprocamente una canti~ dad de Jinera lí. Fllndase esto en que siendo de gran importancia para la sociedad el que los matrimonios sean perfectamente libres. • Jur. Gemma 29. 2. á no ser que esto acaeciese por disentimiento del dallador. retener la mitad de lo fIne se le habia dado. Segun nuestra jurisprndencia francesa.. En c. Dc esta ob!igacion nace una aceion que compete á cada una de ellas para exigir á la otra este cnmplimien~ too Este efecto se deriva de la naturaleza de los esponsales que son un contrato sinalagmático.HO DEL M. Como segun las costumbres de los romanos una laTen no permitia que un hombre la besase. 111. E. De las capitulaciones matJ·¡nl. lIámase esta escritura capitulaciones matrimoniales. sin que se revocasen lIun coando no subsiguiesen el matrimonio. Esta escritura no es necesaria: con frecuencia se celebran sin ella muchos matrimonios :labre tollo entre gentes de pocos habe~ res. aun cuando este fuese su prometido t'sposo bien que en este caso lo eonsentia alguna vez. porque incurriendo en demora de cumplir la condicion. 47. DE Loa EFECTOS DE LO. sinuptiaJ ser¡uanwr l. 39.

Finarmente el tercer efecto de los esponsales es un jmpedimen~ to dirimente llamado de pnblica honestidad. parto 3. nios forzados. ~sto seria indecoroso. Fuera de este caso deberá conocer de los daños y perJuidos del incumplimiento de los esponsales el jaez del domicilio del convenido. pDdria lener lugar el recurso de faerza. 29 soras eclesiásticas. pertenecen eOIDO los de . Si sus e~ortacJione!i fuesen intÍtiles. 53. os no debe añadir esta alternativa. Si se tratase de un padre que hubiese prometido casar su bij!) ó hija con alguno j para el cumplimiento de 511 promesa 8010 puede ler emplazado ante un jllez seglar. Este impedimento es 5010 prohibitivo. y deheria conocer de ellos el jaez seglar. ELLO. El prometi(lo esposo citado ante el juez confiesa ó niega la promesa de matrimonio: si la niega no podrá admitirse prueba tes~ timonial.asar con otra persona.y perJUIcIOS. EN C4S0 DE NEGATIVA. nerle una penitencia por haher faltado íÍ su palabra. y parece amenguar h. 54. dehed pronunciar la disolneion de los esponsales. el juez eclesiástico exorta á dicho renitenle á que cumpla Sll promesa. Si los esponsales son válidos y dehen cumplirse. mas que mas si hay que temer que esta circunstancia haya de perjudicarle para poderse . • . Sin embargo atendido que los esponsales tienen por objeto el matrimonio y (Iue este elevado á la dignidad de sacramento tiene algo de espiritual.perjuicios resultantes de su iuejecocion.• 28 TRATADO das esposos el que puedan casarse licitamcote con otra persooa. Siendo:los esponsalesinn contrato. 50.. cia consiste en algunas oraciones ó ligeras limosn. que aun despues de disueltos dichos esponsales impide que una de las partes pueda casarse con uno de los ascendientes por linea recta de la otra parte J y aun con ninguno de los colaterales de:primer grado. mas contratos al orden politico. con¿e. 17 extr. • . 52. rodrá el jn('z sf'Glar entrar en este examen.. á no ser que prefiera casar« :~. Mejor es tolerar esta: falta en el cumplimiento de la palabra como nn mal meDar para eTitar los grandes perjuicios que resultarian de matrimo . y á veces tam.u. porque las providencias del trihnnal eclesiástico no forman estado ante el tribunal civil que es independiente de aquel.~s. plimiento á la parte renitt:!nte.uestioo de I a validez de los esponsalis haya sido e"3:aminada ante el jaez eclesiástico. sin (lue pueda compelerl.. con tal que se limitasen á conocer acerca de su validez ó nulidad. cuya¡penl. Generalmente para computar estos daños y perjlllCIOi se toman en cuenta los gastos hechos en las diligp. 3. El juez al condenar al que se niega á cumplir I~ promes~ ~e casamiento al pago de una cantidad por razon de dallo!! y peTJUI.ten .0 por decreto de 10 de marzo de 1713. permitieron nuestros reyes que los jueces eclesiásticos conociesen en estas materias.\LlDEZ DE LOS E&PONSALES LA PARTE QUE SE NIEGA A IU cmIPLiMIE:-\TO PUEDE SER COMPELIDA . segaD veremos eu lapart. CONOCER!SOBRE LA Y. y haciéndolo tendria lugar el recurso de fuerza.. ARTICULO VI.libel"tad que d~~~ reinar en los matrimonios: nuestro tribunal supremo la prolubll) '. QUE JUECES SON CúMPETMTE5 PARA.. requisivit. . Y EN QUE PENA HUlUnnlRlA.ncias sobre los esponsales..espnes.. pero DO puede condenarle precisame nte á ese cumplimiento. Por maS' que la . CAn.. No paede el juez eclesiástico entrar en el juicio de los daños y pe¡juicios. á no ser que la calidad clerical del couvenido hiciese al juez. á ello por medio de ceo- • siástico competente. Si lo hiciese. Si la promesa fuese reconocida ó competentemente proba· da indagará el j nez eclesiástico si los esponsales flteron validamente contraidos) ó si alguna llueva causa sobrevenida releva de su eum. ecleDEL • -- 49. 51... bien la afrenta ó agravio que sufre aquel á rlaien no se cumple prometido.n~ á la parte que se niega á camplirlos al pago de los da~. la pérdida de tiempo que este juieio hubiese 8carreado al que se queja de la falta de cumplimiento de los esponsales. pudienuo !ll!guo nuestro derecho impo. El juez ecl esiástico 5010 puede conocer de Jos esponsales entre los mismos prometidos esposos. sin entrometerse en los daüos y. Si eAcuentra válidos los esponsales. de sponJ.ATO DEL MATl\tMOI'HO. col'fTP. no derimente segaD veremOS .

Zo dis- • con ona viuda enharazada de un póstumo. 58. parto 3.'wlverse por mutuo con~ sentimiento de las partes. si el)mpedimento dirimente procediese del hecho de una sola de las partes.DO DEL COrlTRA1"O DEL r. inJra. . sin que las partes tengan que impetrar solucion de dicho juramento. segun este principio de derecho: Qur:e accessionum locum obtinent. Si el prometido esposo estuviese ausente su. sin embargo si fuesen menores los que los hubiesen contraido con autorizacion de ses padres ó tutores será tambien necesaria esta autorizacion para ¿isolterlos mien~ tras se hallen bajo la potestad de otro: Qureque eOdemnzo. --55. Se entenderá sobre todo que las partes se han relevado tácitamente ~el cumplimiento de los esponsales. 'DE LAS CAUSAS Que PU!DEif RELEnR . solvunlrlr ~ qua colligata sunt .. l. codo de • esposo. l.TnIMO~IO. 31 ARTICULO VII. mientras subsista el matrimonio j per'o podrá serlo al pago de los daUDS y perjllicios resultantes de la illejccucion de losesponsalcs y aun dcs~ pues de disuelto el matrimonio que ponia oLstáculu al cUlllpli~ miento de la promesa.:relaciones carnales con una par ienta inmediata de su prometida.'" Una tle las partes queda lihre del cumplimiento d~ 105 esponsales sin consentimiento de laotra¡ ctlilll<lo:ie6ta le sobrcl'ie- 'repud. cuando dejan pasar el tiempo prescrito en los esponsales para cumplir con la promesa de matrimonio sin iuslar ni . (Iue continua ohligado. Replltase haber mediado el mutuo disentimiento de los futuros esposos. PoriJéntica raZOIl si algulla de las partes contrajese matrimonio. la otra qut'!da liLre de -su obligacion. 56 Por masque losesponsales pueden di. Si en los esp~nsales no se bqbie8~ prefijado tiempo) los empera . 60.° Cuando una de las partes falta á la fidelidad prometida. 35 ~ ff. prometida no estará obligada á esperar su vuelta mas allá de tres años.. porque ella 5abe bien que me dil) llll motivo justo y legal que me relevaba del cumplimiento de mi promesa. Seria de otra suerte.\TO DE Lo. 59. 6i una prometida esposa faltase á su palabra teniendo relaciones carnales COIl otro hombre. J si ella lo exige. Esta quedará en tal caso libre re~peto de su prometido. 110 podria clla CIl conciencia aaceptar este pago.admodum) exlr. y negándome yo á casarme eOIl ella hubiese sido condenado al pago de dalias y perjuicios pOl' no haber podido probar esta poderosa . ahsoria.causa de mi negativa. Bien es verdad que el que se hubiese casado á pesar dtl la palabra dada. y faltando la base que son los esponsales. 2.u.30 'l'RAT J.1 ESI'O:-:SALES. no podrá ser compelido á su cumplimiento. de reg.ruye de pleno derecho 109 esponsales j cap.. si por hecho de uno y otro hubiesen contraido algun impedimento dirimente de su futuro matrimonio. extinguntur quum principales res peremptw sunt l. LA'> URTES DEL CUMPL1:lUEz. DO el otro. ó no fuese m35que simples esponsales con otra per·sona.dores Constantino y Constante dec.. de peno l~g. l. 2 ~ codo de spons. podrá la prometida esposa casarse iopunemente con otro al caLo de dos años. Es de notar que solo queda libre aquel á quien se hubiese fal la uo á la fidelidad.1. quem. Esto tiene lagar aun cuando los esponsales hubiesen sido confirmados con juramento. No cabe duda que los futuros esposos pueden por el recíproco conseotimíento relevarse del cumplimiento de los esponsales. 2j 1f. ó deberla restituírmelo eH caso de ltaherlo recibido. 22. 2.lden que viviendo las partes en una misma provincia. como si despues haber contraído esponsales ue . ' ulla III otl'a parte este cumplimiento: el transcurso de tal tiempo dest. estará obligado á cumplirla si fuere insl<ldo para ello. qnedará destrui- da la obligacion del juramento pcr'falta de objeto. pero no este respeto de aquella. juro 57. como si despues de los esponsales el prometido esposo hubiese tenido. tluedal'á libre el otro ploOlclido r. Hay ciertas causas en virtud de las cuales queda una ·de las partes relevada de su promesa sin el consentimiento de la otra. y de lo contrario estará obligado al pago de los daños y perjuicios. Este 110 es mas que ulla cosa accc. de jurejur. que si Hila de las partes pudiese lll'obar que la otra tuvo despues de los esponsales relaciones carnales con alguna persona (luedará libre de su promesa. hubiese sido des pues padrino á sus inslancias. de 8pons. 1. extr. estará ob:igado á solicitar á sus castas la dispensa de este impediluento. Asl se decide en el cap.

no solo 'cuando hubiese sobrevenido á la persona con quien cootraje los esponsales algnn acontecimiento ó circunstancia que me habiera retraido de contraerlos á haberlo previsto j sino tambien cuando tales acontecimientos ó circunstancias me hubiesen sobrevenido á mí.. hubiese sido condenada despues á una pena infamatoria.'J fIIlC lnocencio}l1. Ill. nota que sin duda me habría retraido de contraer Jos esponsales á haber podido preverla. lo estoy sin emhargo á causa de la nota que recae en nna jo~ ven que haya sido robada.ponsales .'n[c por la jtL. cap. 3. por m3'i que no hubiese consentido en el rapto.ll¡\'a.• \'1·1·" de qm~ no tenia \I0ticia J y ljnc á haherlo s3bi!~o lIle hahría retraido hacet· mi promesa. Si la persona con quien halJia prometido alguno casarse.f. si esta persona hubiese sufrido despnes de los esponsales un golpe de fortuna que le hubiese arruinado. de suerte que no podiese aportar los bienes necesario!! para acudir por &u parte al sostenimiento de las cargas del matrimonio. D DEL CONTRATO lH~L 1I11TRnlOlUO. el que hubiese prometido casarse con esta persona.i la filja. # Verdad f!. al paso que el je!Omita S¡¡¡n:.11110. Ejemplo: Si uespues de contraidos los esponsales me hubiese acometido a1guna enfermedad que no me permitiese contraer mse n. t1(~1 cumpli• • 1 ue miellto de mi promeSA. ¿ Que dircmos\ si despltes Jt~ haher celebrado 105 e. Ejemplos: 1. trimonio sin pe..ales á 'haberlo ~ podid~ prever? ¿ Podre.~e decidido pOI' la alirmafil'3. claro está que la otra quedará libre.~njet. pago 181 y 1l:)2~ se bnbie. La ret¡ccn~ia y disimulo d!~ la parte con qnicn contraté lo. tÍ bien si la enfermedad cunt:raida fuese tal1lue lIle jlllpidi~'se gAllar la suhsistencia ó .'r de c. taria.~arrne con mi prometida esposa y bu~car otro partidu Inf'jor.rprdcr la Hilad ~'tal vez precipitar mi muerte."l.ado. 0 Quedaré aai mi'imo libre de la promesa de matrimonio. lile hubiesen sobreHnido ~raude.:¡ronsales con una persona Cfl}él rortuna PI'A:í la So"lWn igual . porque en ta I caso se reputa que la promesa de matrimonio es bajo la precisa condicion de que cada ona de las partes aportaria lo convenido.32 TRATADO De algnn accidente que habria seguramente impedido la celtbl'a cion de dichos esponsales á haber podido preverse. Tambien tendria lugar la misma decision . en conci!'l1cia dl'j.. se hubiese puesto paralítica ó leprosa.'llteJ"iurr:.nl\".1ciones cal'nal(·s con . ó bien le hubiese sobrevenido alguna otra' enfermedad crónica y grave. corno SI me hubiese atacado una ti~i~. conr(~ren('ias de Pari". quedaré por este hecho relevado del cumplimiento de mi promesa: porque aun cuando no pueda ed.ria. Por supuesto que ofreceria menos dificultad si esto se hUM hiese determinado ya.ido á haber podido prcHr (Ine tales circunstancias ha.Jjt~ c~pumille" IlLIlúcic sido persegllida . va • que en el fuero externo de ninguna manera puedo evitarlo? S('rprendiollle (lOC el aator de 1. (¡ hllbiese tenido rel. "'il. de(~ide ljT.un golpe de fortuna me buuiese arruinado <le manera que 110 pu: diese soportar las cargils del matrimonio fine nos habiamos COlUprometi~l(l á celehrar.J joven con quieh conl.icia. (jllemadlllodaTll ante!4cit.1C nadie puede ('xcu~arse del cumplimient. Y esto deberá obser'f'arse aun cuando nada se hU hiese dicho en los esponsales de lo qae cada una de las partes Bpor.o d~· su proJ " . ni puedo yo pretender hallarme relevado de mi ohligacion á consecuencia de una calpa por su parte cometida.ligra tIc .11::. l 1 . si )'0 htthie~c aver'¡guado despqes de los espollsaleli que I." riquezas de suerte <Jlle IUlhiese muy no~ faLle desprOpOI'CIOn entre nuestras fortunas. • 33 Lo mismo tendria que dicidirse si la persona con quien prometió alguno casarse. cuasi ex defectu conditionis. las partes por la ruina de su fortuna DO puede "aportarlo.lLia cdebrél({o 1:1'. 62. ]Jrian de sohrevenir. .1<. l11e hilstad ~ill embargo 'fue descuhra en la persona con quien h.. quedará libre de esta promesa. e~ponsales son otra. como la epilepsia. en t~d(~~ t'stlH casos y otro!' Sl'IlH'jantes quedo dispensado del cumpllmlentu de Jos esponsales que no bao bria contr:. Y como en nuestra especie una de .Íl1doroe á pagarla los da~ ItOS y perjuicios por la falta de cumplimiento de los esponsales. ó hubiese perdido los ojos ó la nariz.:llez reputado cornnnmente por hombre dc principios poco sevPI'os está por la ne~. cuya circlhlstancia me habria rt'traido eh! contraf'r los espom. Aunque nada de nue~'O haya snbrc\'enido ni G/UIlO ni al otro de los contraente~.\il's alguna cosa que existía ya iil tiempo de celebral·lu~· . Si mi fulura esposa hubiese sido robada por alguno despues de los e!i.arle en cilra el haher faltado á la fidelidad prometida. rélzon mas para libr'II'Inp. IV. En mi eoncepw la aV<1ricia 110 puede excusar ni á los ojos dt: Dios ui á los de la gente honraJa la inpjecncion de un contrato solemne. Ejemplo: Así sr. 61..

Parz-Espen.eulldo desplles se I'ctructe. La simple entrada en una n. ¡hunales t'clesi:is}icos. 110 dehc scr compelido lí sati .od •• se iulo al IH'F. 2. IIllsla lu!ui 110 se tia Jlt'dl' 1'(11'111'1113 algnn~ en la leKisiacioll antilplII. 1(~gi. ". El conocimiento de cualquier c~pedipnte sohrcTulitlf'z de los espon. (le :lBO:.TJ.dnt:il)1l fl'aflt:esa lIU!~ :'I'Ii(~I'j: POlllicr.. ó la parte intel'esacla nu dt~si~ta dc OpOIlt'fSl' á la cdt.ligion no destruye 108 esponsales que quedan en suspenso hasta la profesion. este hecho me qUita la faCilitad de alegar aquella cansa legitima para qne se me considere libre de mi promesa.·o tic )015 tribunales (~cleslásllcos. 4. 8alc~...sal(·s J s. Segun la It'Y 3U.¡ido e'~IHIII.. Es de notar que si despnes de haber sobrevenido á mi prometida esposa alguna de estas causa.111111:11' la prolllc~a de~ mall·illlunio..e 'HlucHa . Se pl'l':. t)~ el (Iue huhil'St~ f:onscntitlo en illelll'l'il' en una pena caso tlt· fultllr IÍ. 63.ijos de familias lUenol·e~.·iITe la 1.. 80 prete!oto de que la futara e~posa hubiesE tenido relaciones carnales anteriormente á los esponsales. entrando en tina religion y pronunciando los votos solemnes.meute se obli¡raha ¡j los fj!W hnhiesen cllul!'..'il' tle los cspoJ1:. á ellStlrSe. por cuanto mi comportamiento hace presumir haber confirmado los esponsales con entero conocimiento de causa.Cl'ihitl esta COfmuhJad para palier coto ~¡} Íl'autle con flue <>ra hu dalia la lev que exirrc el cunseutimiento paLel'l\o en los mah'ilUuuios de lo~ Jl..RJ. • o • .34 . • Entre no~ot .!ita (IClla . cap.¡hullal n~ll~silíSli· co algnn motivo slllici('nte para .!.llTeltulos ha . n . de sponsal. no llevan mas pella (fue la 1ft! 110 pode'l' (~'. La otra parte sin embargo quedará. :i los tlt'~posadu .'s en E~pa"!t propio y IH·¡'·'lli. ha jo el supuesto de que esta otra parte no puede lIevar. pero la delicadeza de nuestras costumbres ha rechazado esta decision. yaun se i{'. Jibre respeto del que entró en el noviciado.0 de (hlÍ'íl)~ y.a- les. ó bien ordenánoose de órdenes mayores. i'anl' ('. deberá precisamente ser' sujetándose á dar una indemnizacion á la otra parte.os debe h~nerse pl'esenfe (lue por la Real PI'ar..IlCO. u que ¡tUlliera illdneir á celclu'ar 1111 llIall"iuHllIld uo lid ludo e~· pOllt:í. y si 110 acc(!d(:n.. .matica ~Ie ~3 de al~l'il. 64. Jmposihh~ IUll't~C(~ (lile 1~II¡¡ndu la:'! JI·)·C:"'! d· "V il~s ta u la ci l'C 1I nspccci 011 lIJan ¡ ti e~lll 1 1'11 I'tI re 1110 "C l' lo do moli . el tt·ihulHd l'clcsiátitit~o ohlirraba á cumplirlo . nulos Jos t'spollsales cc1~­ brados SI:I el cOllsrnllllHento palt~rl~o ti ".'crsouas (lue deben .partall. y . y asimismo despues de haber descubierio una de estas circunstancias cuya existencia ignoraha al tiempo de los esponsales..!. lJ.LI'a.dulo para celebral' el '~lIllt'lIllOIHO.lIfr:II~I' I1l1lh'imonío con oh'a persona difl'J'elllc ll(~ la (JIIC recibio su IU·uIIH'sa. (lile pf~I'lIIiti:.) Ir. . I. SOIl.. • O~-@(I"--- .. Segun el derecho de las decretales. ::.u cumplin~icllt() . bU IJI·OIllI'sa d(~ clIsalllj(~n· to. Esto se entienlle JIIientl'as 110 IlilJa IlIIllado el h.&. • APENDICE • DEL DERECHO ESPAÑOL. de "eilllt~ y eilH~o años: los tIlle (JlIC1'lan h 1I r131' l'!:i la le y. y IIU¡~ no se haya Illloptil1lo si1Iuier. perjuicios .del!alcJlllien~o cnal(juicr oposiciou por parle de los padres.s l('. Lo mismo deberia decirse} si fuese la futura esposa la que huhiese continuado recibiendo á Sil prometido despues de haherle 80hrevenido ó de haber sido descubierta alguna de estas causas legltimas. sugehi.á mal que su prometido se consagre á Dios. . ~i¡ran ('n SIl l'i:rM In .OO mesa de matrimonio. 1Ilul.s capaces de relevarme del CU01limiento de mi oh lígacíon. y como este contrato (!r3 válido. ---IY. Ahora Sl~ les amonc~la solaIlH'lIt¡· . pues el {lue toma los hábitos religiosos manifiesta evidentemente que renuncia á 108 esponsales. tito tI.·)' 9" lit.. eOIl h'a 1all es I'0mm Ies si u co nucj 111 ien Io de sus padres '. AntJ¡plél. una de las partes contrayentes puede lícitamente faltar al cumplimiento de los esponsales sin el consentimiento y aun apesar de la otra parte. ta (JlH~ (~uu· SClltmll en hacel'lo. 65..nia clH'. 10. Yor:reo que si en tal caso es lícito faltar á la fe de los esponsales. hubiese sin embargo continuado frecuentando ~a casa de mi prometida y tratandola como tal. cion de otro matl·j monio.

La puhlicacion deLe bacers~ en lengua vulgar J en voz alta eS inteligible. 72. sioo • • por r'azou de un empleo élmOYlble que elerzan. 6. 71. 7. " ~ oClca ¡ §. El uso de ]lacer preceder á los matrimonios la pnbJicacion de las amonestaciones es muy antiguo en la iglEsia. o impedir los m<ltd. 37 CAPITULO lI. podea convencerse dclunpedimentu v hacer que renu .Lúesen!mediado seis meses cabales dende este cambio.° de la antigüedad del uso de las pro('lamas y de su necesidad. y esto at~n cuando n~ tllvll~se pruebas para ello. Donde deben publicarse las proclamas. . pOl'<plC el párroco a~l~ertldo p~c mediO de ¡<1S ul~sen'aciones flue en secreto haga á la IHU te.~ partes. Vamos á tratar.. s· JI. )' los nombres y calidad de los padres . mo~i. y Jas leyes civiles casi en touas partes lo han sancionado. 67. en la tlcllngacdc su residencia ordinaria aun cuando no tnviesen allí Sil verdadero domicilio de derecho por no tener allí su permanencia lija. fija t ClInOnto. -66. necesillacl. esdecil'. exlr..uvais en el. ~rincipjo del siglo XIII. 5. l. Quien Ilebe publicm· las ¡.os clandestinos haciendo pública su ceJebracion aun antes de vel'lhcarsc..el párroco 'ie nrgíl. esta ()) Igado á rcvelarl~ al párroco gue publica las proclamas. A(Iuel mi¡. 3. y si estas fuesen de diferentes parrO(luias. Todo el fIne tuviese noticia de alguno de estos impedime lo • 1 [' n s. que se hacen en las misas solemnes de las parrofluias.° de que cosas debe asegurarse el párroco antes de puLlicarlas.onestaciones ó pro'" clamas que no son otra cosa mas que notificaciones príblica<.l.° trataremos asimismo de las dispensas de proclamas. s· • 111. • • • . en la epístola tlf'cretal de Inocencia In al obispo BC. Los motivos de esla desciplinl'l :. Si una de lAS partes hubiese cambiado de pal'roquia sin salil' fuera del obispado.on . comprenda perfectamente de llue personas ¡'.. ú AliO:\'ESTACIONES. tratan de contraer. de cland. cap. de suerte que el pueblo qlle en la iglesia las escucha. IV. debería hacerse en la parroquial de cada una de t:llas. .·oclamas. del matrimonio que las personas que se nombran. nomhres.mo papa establec. sporzs. 2. Las proclamas deben contener lo:. 70.. calLdad y domicilio de las partes.8. 2. Dchc publicar las proclamas el cura do la parroquia por sí ó por su vicario ó por otro sacerdote comisionado por el mismo. §. 1. Hácese mencian d~ 1'lIa. prescribiendo á tod"s aquellos que supiesen algnn impedimento de dicho matrimonio la obligacion de ren·larID..° de su forma. 68. Esta pablieacion debe hacerse en la iglesia parroquial de Ja.." de las oposiciones á so publicacíon. trimonio que podrían tal vez mediar entre las personas floe aspiran á (>ontl'aerlo.° quien debe puhlicarlas.o en el conCilio de Latran fine esta costumbre se observase en toda la iglesia. sino talllhicn (!ti la tj'JC dcjtÍ.»a de las p. DE LAS 11ROCLAlIAS 69 El concilio de Trento renovó el decreto del de Latl'an.f! trata.si al mismo tiempo huLi(se c':lwbiado de diócesis. y 8.e á hilcer la pllb!icacioll podria emplazársele ante la curia eclesiástica á Jin de obligarle á eJlo. o donde. 4. y 11') IJ..c. De la f0.° obtener la rerelacion de los impedimentos del ma . las proclamas deberán puhlicarse no solo en la parroquia ele su llueva residenci. Al matrimonio deben preceder las am.36 TRATADO nEL CONTRATO DEL :'\TATRDIOl'i'lO.. 1. Si . será preciso que haya mcdiado UIJ aiio cumplido dc~de la tl'8s1acion á fin de qoe quede di~pcllsado de publicar las PI'Oc!¡UllllS en su antiglFl parl'o~ • • qUla. apellidos.° ('11 ([ue tiempo. cum inhibitio. De l(i antigi¿edad tlcluso de las ¡n'uclamas y de su.·oclamas.

lispcllsas . e O) Igae10D smo solo 'de I f VOclon.as. . '. . se (eJa a a costumhre de cada Dioces'" ' " . . §. no bastará la <lis • pensa de una de ellas. -en que la IgleSia prescribe á ) rgacl(1n e Olf misa. deben publicar alli lag proclamas. que se lan el"ho re<. . atr{)e a la 19le. pueden formal' opo~icion . tutores ú cnradore".n pá1'roco anles de publicm' las ¡n'OC Iamas.38 TRATADO D!L CORTRATO DEL :>'U.lsada u 501a- - . Si las partes fuesen de diferentes diocesrs.110. La pnhlicacion de proclamas solo 1 J . • OpOStClOUCS atas 1) J'O e [amas. . . ahuso que podria dar lugar á un recurso de fuerza. aunque esto no se concede sino con mucha dificultan y conocimiento de causa. t' . La sllcnrsal no es parroqoia 39 §. sino que sera necesario obtenerla en las dos. ni en otra lugar que no sea la parroquia de las partes: tal permision seria un.. Falta observar que los obispos y sus vicarios generales pue~ den dispensar las proclamas. n que lempo deben publicarse las p1~oclamas. dejado á los obispos y vicarios generales la facultad de conceder dispensas en esta materia. el ~ pi as Sucnl'sa es es a ee: as para comodidad de ios parroc!uianos distantes de J~ parrO({Olat.l'RDIUMIO • ? 3. v •. cerciorarse' did consent' ' t I a a pu lcaClon deherá el Cura 1I1l1en o (e los p. -.' me~a de mat. Lr f. "1 ' . BadlQsa cnya apioian refiere Van-E . Uno de estos motivos es el que refiere el concilio Tridentino.ofo e 1" 1 r ' d e Ia otra parte. 11 que se lace en a '" es IVH8( (lue sin s~ 1 JI' . y hasta algunas vece!! se tolera que los obispos ó sus vicarios generales concedan la dispensa de las tres. VII. .t )'1": eoen puhlicarse las proclamas f!ll tres d'. La disposlcion que previene que no se concedan dispensas de la publicacioll de alGnna de las proclam. íS. á ellas.s f en d e~tivos'.~im¡smo ne h~ 'a ' tre una yotl'a ) l' . Sess. . . Puede haber otras machas cansas justas para la dispensa. s('ría 3husi\"a. 76.. Se requiere a. Nuestras .. 51 es que SI onadp la$ t' pohlicélcion de las rroc!arna !' .. en pi of t " 1 1 : cerse mter nllssarllmsolenmia. es decir el' /")J 10 (e a misa 1 ! . ex. Las personas cIuC pretenden tener derecho para impedir el matrimonio cuvas pl'oelillllas se publican. como el hallarse embarazada la futura esposa. . es lo que debe t ener presente u. D . " 1 . debe proceder á el!a . l' " 11 19 eSltI aIH:'/1 a otra. y aUIl entonces debe ser con un motivo urgente y legitimo. . D t ano e o ra suerte seria si se tratase de iglesias o'ca '11 1 t bl . o panogula. en a 19 eSla su r~ganea: pu >lJcatlas en la iglesia matirz no hastar'. Asi pudría hacerlo la que preteudiese estar c. a n o Concurso como la mayor de las La puhlicacinn (ld>r> ha . nar es lOstase sola la S sin haberse antes ~erci I ' de 1parroeo . De las . Regularmente solo se concede dispensa despuc8 de la pt'jmera proclama. (e a parrOr}!lJa: hecha por la tarde á \'Ís. poc1er de otro "nt d d mi 18. pera. • 81. "J7. opma que tambien -.rimonio A' . . o estuviesen en J" es eproce er' I bl' . 1: Si pudiese temerse probablemente tIue algun mal intencionado haLia de aprovecharse del tiempo que mediase entre las proclamas para suscitar obstáculos in fundauos al matrimonio. en~ t len o~e ser talf>s todos a'1uellos " los 61-'-Ie8 la 01 l' . . . ?l. 24. q <) Ul1lnteryalo competente en " pn) ICnelon' mas esto 1" 1 . De las • • VllI. cap. . 1 . timicnto <le la.Ieyes convirtiendo en disposicion civil lo que era de diciplioa eclesiástica han. Cuando alguna de las l1artes haLita en el d'15 l"l o (e linO 1 . dehen entt'lldel"se por r f ' spen.1 (Jra{ comelltlmlento sI as pal't~s Ó una 'de ell.~.1" uesen 11105 (e la T ' .. r consigUiente no se po • ~.ia t t ': festi\'idad es . no se halla observada con toda rigidez. §. v. (las t!stIVOS arlllello!i e 1 1 pal'ronuia alf'ona f t' '1 l ' . . d . 1 .le las pl'oclamas.ldr~. . 80. dos partes 1 h (p)e hacerse Con conSen. sino por causas legLtililas. pero no permitir que ellas sc pllbliquen por un eclesiástico que no sea el párroco. E . 79. las proC\¡Jlna'l deberán pnblicarse l' 1 ' f 1..igiendo tal estado la accJeracion del matrimonio á fin de evitar un escándalo. IprOCamE'nte pro.

le obligará á suspelJder la celebn.(IUe ~c lIa ma n di.'. ara a a ot~a parle a que cumpla su promesa. pup-s esto corresponde al juez secular. • DE LAS PEUSO~AS QCE ])["EllE:"l CmnUAER l[ATRI.la parte cuyas proclamas se publican. :. Dividiremos f!sta parte en cuatro capítulos..s1:1 Op~sltor probase qtl~ habia otro matrimonio sobsistente entr~ el y..pasona. . 84.'·IO QtE SE ENCUJ¡NTRAN EN LAS PElISO~AS.imotlt:. ' . especies de impedimentos dirimentes relativos.ico. 83.Hln.~1O nntc~iol' deberá conocer del expediente el juez eclesiásl. s) )' lo~ 11 tlC se 11 illlla 11 ¡ÚIJl pi t: UH! 11 te pro!llblllVOS . cuales son ce CAPITULO L • mVISIOXF. tuviesen.ecto ~lc algunos los requisitos necesarios para la valide lo ucl matrunomo. Las oposiciunes fundadas en otras causas diferent. puesto Una peoit('n~i~ decretdrá la tlisolacion de los esponsales..:JntloJos buenos v . • la oposieion no fuere fLloclada. El párroco que ilpesar de la oposicion formalmente intimada pasase á aulorizar el matrimonio. ' • ••• -8G. . . debe cít~r tÍ la parte opositora aote el juez competellte.>z8 t:n que la causa se funda . Si no oJhtante tales amonestacIones persisLiese eu su nerrati\'a • de"pu"s d e 1lB 1)el' 1e Im. 82. y el 85. tutores y curadores (IUc se creen con oerecho para impedir tal ma- trimonio.. .\TIIHlO~Il) I. COllSI~tc en ar¡ue:I~.J ' "' .. el JUt'Z ecles¡<lsltco hall. En • el tercero trataremos de las diferente .s veces los padres.es del vín~ culo resultante de m:. De los otros que nacen del def.. las lllle fOI·~l. En el primero esplicarcmos las divisiones generales ele los impedimentos del matrimOllio (ple pueden f'ncontrarsc en las pel·solla~. son de la competcncHl dd Juez secular. referentes á otro ma~rlmOnll) con .se decretad formal prohibicion de venficar el matl'uuonlO anuncia/L>.::tdo con tres alLOs lle snspcnsion: cap.\5 rf. segun el d('recho canónico dehe :iel' castif. La principal division de los impedirnen~os del waL~'illlollio (Jue pueden ellcontrarse cn las. pero nada resolved acerca de los daños y peqUlclO:>.!¡.¡': SE ¡·:XCUEN'J"U.. tratase del vínculo resultallte de 103 esponsales ó de un matr1fno. En· el cnarto trataremos de las dispensas de estos impedimentos."'~t~ra la 0POSi('IOll. l\L\TnIMO. ti at. ~1. . _" .. () bien el juez hul)jese (Ieclarado infundada la oposicion.'. solo ~e ~e .'i.¡'¡Iidos exIJort. En esta parte solo trataremos de los impedimentos qlJ~ se encuentran en las personas.lo.s padres i. SpOll. y DE LOS llIPEDI.\N EN 1.Si se. y se lev.. Por infundadaql1e fuese unaopo~icion formalmente intimada al párroco. 1\1a5 no por esta será nulo el matrimonio con tal (IlIe P RTE TERCER1. opositor probase su existencia. Hacen talllhien semf'j ~nte oposicionalgnn".cion del matrimonio hasta tI"e la parte o{l~sjtora haya desi~tido. Pueden contraer matrimonio entre sí aqnellas personas 'que no tuviesen ningun impedimento para cIJo.'el. . '.S Gfo:i\"EIIAtES HE LOS BlrEn!M¡::-. ó que hubiesen obtenido válida dispensa de los que tal . La parte que quiere verse libre de la oposícion . • : • .pcl'solli..oll·a .:¡Sf! • I Si. diferentes esoecics de imllcdilllentos ahsolutos.'tIO~-1O B!'iTnn SI. hélularemos en la parte cuarta.TOS nl':l.esponsales.\S.s de una de las partrs.nSONAS.riores.trilllal1io ú espons<lles antr. (um inhibitio extra de Cland.lIENTOS DEI. En el segundo re~ correremos lil<.28 • TRATAl<O mente prometida por esponsales con la pel'sona para cuyo matrimonio se pnlJlican las proclamas. Esta competenCla depende ele la natural.I tutorp.

tales son los resultantes del parentesco.ene dIspensa del superi.. el contraer D1atrill1-~l11io alguno. no anularán. -Les impedimento . Agustin en su carta al conde Bonifacio que se hallaba en un caso análogo. ?n voto simple de castidad mientras el que 10 hizo no obtl. rlu. Los impedimentos que nacen de la ley natural y divina. Mas ese voto DO im~ide que esté obligado á prestar el débito conyugal cuando se le pide. 34: Son impedimenlos dil'imentes los que hacen nulo el matrimonio (le la persona en quien se encuentran. o 1as Oll" IS" 'O • . DE LOS nIl'EDi:tICffOS l)ll\l:tl¡'. El vínculo resultante de los esponsales válidamente contrai . . Asi lo decide S. Solo )0.M~entras solHistiú en la iglesia la costumbre de las penitencias ~ub\¡cas.edia COIl el <Jue habia. " ~~tese que este v~to suhsiste al efecto de que no pueda exigir el deb:to con}'ugal. pero no 'lue lo contraiga válidamente. l"Hes ~~acTratlas. de la implll!rltad. Habia otras muchas especies ue impedimentos prohibitivos qae no están en oso... y en otros que se fundan solo en las leyes de 105 prillcipes secQ. son en número de s~is j 1.'" la prole~lOn re l" . 2. Lr) misUlIJ sur. te la cclcbracion de todo matrimonio.e impiden.tica. Los impedimentos que nacen de la naturaleza mi~ma del matri.smo un impedimento sim~lement~ prohibitivo de todo matrimOniO (Iue no sea con la pers:Jna á quien rué hecba la promesa de casamiento. mlentra~ duraba la penitencia. . sino únicamente con ciertas y detrrminadas personas. lmpedimcn t os re lali vos son a qucllos q ue no impiden absolntamen... eran ~lIas un impedimento prohibitivo para la persona su~ leta á ellas.° un matrimonio subsistente. en impedimentos derivados de la naturaleza misma del matrimonio. no es mas que un impe(hment~ prohibitivo. 88. CUt'ntr¡¡n en las personasy son absolutos.42 TRATADO' UEL CONTiUTQ DEL MATlIl~IOl\lO. Finalmente se dividclllos impedimentos tiel matl'imonioqae se encuentran en las personas. pero sa matrimonio no dejará de ser válido. pecará casandose. mOlliu con LUla religiusa cunocida L10l' tal. J. ~n los dos capitulos inmediatos recorreremos las diferentes especies de estos impedimento':!. es decir . &1 j v. sE'gnn veremos mas abajo'.. C'1l los ()tlC naceo tIe la ley natural y/lívina. la impuhertad y la impot. ni \lasar á otro matrimonio despues de disuelto el que huhiese contraido sin cometer un nuevo pecado.° la impotencia i 4. Los otros impedimentos no tienen mas fundamento que la voluntad de los príncipes ó la disciplina rclesiá:.anzado la pubertad: ó se hallen impotentes. . ya que es mas fuerte que el volo la ohligacion contraida con el matrimonio.0 la taIta del uso de razoll . pneua contraer lt'cita. Los impedimentos simplemente prohibitivos son los qne se opOw nen á que la persona en (pie cODcnrren.upo un impedimento prohibilivo del lUitlrimouiu. forman los que se llaman ahsolutos y los que son solamente relativos 1m peJ i me n tos alnol utos son a<¡ {tellos que impid'en á la persona en quien se t'ncuentran.n un Impedimento diril11~nte. son la falta del oso de raZOll.or eclesiástico. 87. Otra division de los impedimento'! del matrimonio qtle se encuentran en las personas. monio. :'Ion 109 consignados en el capitulo 18 y 20 del Le\'itico. á la persona en {Juico se haHan el contraer ma trllnollLO alguno.encia.lares ó de la disciplina eclesiástica. Pero si eso>. " 90..~TES I'IEL illA'fIU!IlO:\1O Qm: 80:\ AllSOLCTOS. " . mente el matrimonio. _ "" r': .D la falta de pubertad j 3. La persona á quien afectan ~ corDete un pecado casandose pero su "I"d ' " " ma t l'lffiOlliO sera va I Q • ue . de la profesion religiosa y otros oe que hablaremos en el capítulo s¡~ guiente. Tales son los que resultan tl!! la falta del n'!o de razo'u. 89. impedimentos no sobreviniesen en la persona de uno los cónyuges hasta despues del matrimonio. El asesinato ue su marido ó de su muger y el de un clel'igo eran para el asesino en otro licl. y teniendo por principal la pro~ creacion de hijosl no podrán contrilerlo los que no hayan a!¡. cuando 10 contrae. en virtud de la cual concedió á su cónyuge poder sobre su cu~rJlO. Siendo el matrimonio un contrato J no podrá celebrarlo qOlen no tenga cahal el uso de razoll .asimi. un matrimonio válidamente contraido. dil'imente~ del matrimonio que se en-. cOlltl'aidu Ulatl'i-. nn CAPlTULO lI. dos forlua . 91. Asi es que una persona que hu-' Diese ~echo tal voto simple. ue la élfinidad y otros que expondremos en el capitulo tercero." votos solemnes de religion importa.

ARTICULO II. edad de 14 las hembras. podrán celehrarlo . pero hahiendo b Joven Viuda pruJjado (Iue se hallaba cmbar3Z[ula.nI cap. • del matrimonio. 22) exlr. ex!r. de pubertad en la.rtbe- res. incumbirá la prueba de {Iue existian híciJos intervalos á la parte que lo~ alt>ga. no seria válido.ada.'ALTA DE l'tUERTAD.dpitu· laciones matrimoniales.. Los herederos dvl marido ·atéicdhaÍl de llulidad su matrimonio. Cretera. se decl. --92.¡didamente. de spons. ciara esta que 110 podrán contraerlo 10. insto La ley ha fijado la presulOcion alias para los varones y de 11 para de esta eddd se presume impuber tito de nup. ¡mp.r su consentimiento al matrimonio. como contraido antes de la edad.'\ que nOSOll hábiles para la generaciou¡ y por consiguiente los impuhad no serán háhiles para el matrimonio: Justas nuptias contrahumt masculi r¡uidem !. de dr:s· pon. I nes.qui vitre servabatmunia recto More. lit. mas en esta especie L1 presumcioll queda de5~ truida por la verdad de! hecho. st!ria válido el watrimonio que contrajese. corno que dan á entender perfectamente por señas sus pensamientos) y comprenden asimismo por señas Jo que se les quiere dar á entender.\ J. cum apud. pefO hace obSl!r'f"al" <11 propio tiempo (lue en la especIe d~ la sentencia opuesta la viuda no hahia podidu p1'oJJal' la COI1SUlflaClon Fui! haud ignobilis Argis Qui se credebal miras alldire 'lraga!dos . 9. 45 ARTICULO L DE LA FALTA DEL USO DE RAZON. Dice Bouquiel' tjue se opuso una SCllLcncia en senLII o . No debe considerarse como nna locura que importa incapacidad (le contraer matrimonio. insl d. esta conror~ lile con la del papa Alejan{lro .¡ ¡m'en casada antesue los 11 Años se viese embat·<l7. el rnatrimolliu seria Yilido por(lur. conservando en lo uernas su cabal juicio. ln vacuo tectus seGsor plausorque lheatro .44 TRATADO lIEL CONTRATO DEL MATRIMONIO. De ¡tlis. Asi se tia de.::iJiÚo en una sentencia qne refiere Douquier respc~ to de uua joven Viuda de 12 años y 9 meses. DE J. personas enteramente privadas del osode razon. Sienllo la procreacioll el fin principal {lcl matrimonio. como aquella que pinta Horacio : -94. donde tratando de un III¡¡tl'iUlUl1~O cot1tt~ai(lo cn~1 e jovene~ de la edall prefijada I tlL:e el papa' eL tla. As. ya sea por locura.contra~ rio.feminre vero viripotentes. y le impugnahan al prol'iu tit'm~o los pa~tos y c. la falta (le edad solo se concept113 un imp~dimenlo para d matrilllonio eu cuanto hace presumir la fa!ta de puhertad.ll't) que el matrimonio era dli_ <lo y que por consigllicutc tlch¡a di:. no cabe duua que estando esta persona durante ellos en cabal uso de razon. comenzlJ antes del matrimonio. son ahsolutamente incapaces de contraer matrimonio.rrntat' de los derec\¡o~ que mo "iuda le COUl'1ctian aSl por las leyes como por las capltu\acloI .. puesto que no cabe en ellas el consentimiento que es de la esencia del matrimon iD lo mismo que de los demas contratos. ya por imbecilidad.fi-urml rr?lat~ pro- a::imi. :0- 93. y por lo mismo siendo mny capaces de prestar y uar á entenup. y el matrimonio que tal vez contrajese. qllod pOlucrinl copula carllali conjfWgl ¡ • rmnorlS (l'tatls zntw- •• ••• . Estas personas gozan de un cabal juicio. Tampoco deben contarse entre los privados de razon los sordo-mudos dc nacimiento. si el vigor se anticipase á la edad en una persona por manera que <liese pruebas de pubertall como si un. Si la locura de ona persona tnvie!le interyalos lúcidos. Antes toda persona. La decisioll de la sentenl~ia qtt~edich(l anto!' refiere. Es evidente <lile lae. Es de notar que si se huhiese justificado que la locura de la persona cuyo matrimonio se jmpngna. la de una persona cuya imaginacion en un punto se halla herida. y continuó despues. lo decidió Inocencio nI en el cap.

para contraer matrimonio. 100. La impotencia es un impedimento dirimente del matrimonio cuando existe al tiempo de celebrar. DEL IMPEDIMENTO QUE RESULTA DE • -96. de suerte que los cónyuges pueden de comuo consentimiento ahstenerse. cunz in eis retatem supplevisse malitia d~lur. ARTICULO IV . Debe notarse sill emuargo que 110 l!S de la esencia ahsoluta del matl'imonio el que sea l.'Je este.todo en las mugeres una impotencia para la generacion ¡ no obstante como haya algunos casos aunque muy raros de personas que han tenido bijos en una edad muy avanzada. Asi lo t1ecide~ la ley de nup. Si despues de cumplida la edad de pubertad.tle ella. • UN MATRIMONIO SUBSISTENTE. El hombre se entrega todo entero á so muger. Asi es que las mugerc9 lo mismo que 105 !Jamhres por viejos que sean. Este en su origen primitivo fué institoido rara unir un hombre solo con ona soja muger. sin embargo como la procreacion de hijos que no poede (Jbtenerse sin lalunion. lo que se dirá D18S abajo. pero 110 Jo anulará . como la 'lile resulta de la privacion de al. no constituye á la persOUA "lue la padece incapaz para el matrimonio. .gona de las parles necesarias á la gencracion. 1acilo. esta cohabitacion restablece el matrimonio. ~s preciso cuando menos que para que uno sea capaz de contraerlo.no importa que sea de nacimiento. y el cap.es 20. ue la propia suerte que esta se entrega á 5n marido. jJ. desp. de mol'. unioll de un solo hombre con una sola muger: es si de su illslituciolJ. • DE LA nIPOTENCIA. tenga la pOSibilidad de realizal' esta union. Si los impúberes son considerados incapaces de contraer matrimonio.rul' mas <ille uua vaj¡'z muy adtlantada acarrea ordinariamente . Lo. pueden contraer matrimonio. tal la qtle se c01HerVtl por largo tiempo de esta inslitucion aun en el pagani~mo.impotencia no es ca nsiderad a su Grieo te para funu ar un impedimento del matrimonio. y por consiguiente al orden divino y al derf!Cho natural. Ó que haya sobrevenido despues en fuerza de una enfermedad ó de otro accidellte posteI'lor. La impotencia para la generacio'l es tambien un impedimento dirimente del matrimonio. Tal era la idea que tenian de la poligamia los padres de la iglesia. porque son inháhil~s para la gClleracioll aun CU<ludo con el tiempo dehen llegar á serlo. de his qui noto infamo Tampoco losGer~ manos tenian mas de una muger. Por mas que la union de lo" cuerpos no spa precisa ni ab5Olu-tamente de la esencia del matrimonio. Véase acerca de las pruebas de este vicio ARTICULO m.11 sobrr. lo cual hace fIlie el IlOmhre no pueda unirse á otra nlnger ni la mogo:'r á otro hombre. 98. Luego la poligamia es contraria á la instilncion primitiva del matrimonio. Un matrimonio subsistente forma en la persona por ct'igado 11n impedimento dirirn{lnte (Ine hace nulo de pleno derecho cual. d. y Ull bígamose hacia ele pleno derec!lOinfnme en virtud (Iel edicto del pretor j l. • 47 tu separan' non debtnt. es ellio priocipal del matrimonio.perpetua é incurable. esta especie de . q oe hace incapaz á la perscoa que.\TRDTOlfTo. los cónyuges hulúesen continuada viviendo juntos cumo marido y muger. no formen mas que una soJa caroe: Erunt duo in carne una. 2. Una impotencia pasajera cuya curacion puede esperarse. y esta union debe ser tan íntima que los do!. auestatiou.'! romanos miraban con horror la poligamia.]oier otro matrimonio (Ine contrajese antes (le disuelto el • prImero. germ . Esta esp~cie de impedimento se funda como los otros en )a naturaleza del matrimonio. Para clue la impotf'llcia sea un impedimento del matrimon'io . COI'(TRATO DEL M.T!lAT. I • 4. imp. extr.• si sobrcl'iniese dcspues.&DO DEI.la padece. -99. Como que Dios lllstituJó el • Pero solo importa impedimento de matrimonio una impotencia . \'Í- 9j. ¿ con cuanta mAyal' razon serán considerados incapaces los impotentes que jamás pueden llegar á tal estado? 97. ya que encierra un nuevo consentimiento tácito que Jan las partes en un tiempo en que son hábiles para contraher matrimonio.

Si una muger tuviese muchoS maridos.. Sacramenlum maglll:(. y á la mnger casarse COR "<ltro hombre.24. 2" Es dc la esencia del matrimonio que la mll~cr esté sugeta á sn maridG. deberá ser declarado uulo. La otra especie:dc poli5.l'lmnlllO a su pruHltlvd In~t. Considerando en el matrimonio la institucion primitiva..~entarsc hasta despnes . elulatrimonio de los cristianos tip. ~irve para conciliar 1ft opinion de los que sostienen (I{le la poligamia es contraria al derecho natural. cu. Esta decision tiene IUf!:11" aun cuando el matrimonio contraido antes (le disuelto el primero hubiese sido celebrado de buena fe por la una de las partes que tuviese Ull justo motivo de creer que su primer cónyuge habia muerto.. es UtI impedimento dirimente.to lo forman.1 órJen por Dios establecido ni hay autoridad humana capar.:titu. Ejl!mplo : Si la muger de un soldatlo despues de baber recibido certiHcatlos en forma que atestiguaban (lue su marido habia :muerto en cierta hatalla. partes. El famo!io Juan :\lai!lanl no yolyió. pae . 2. de David y de tOllo el pueblo heul'co\ Dios (lue habia pro- pues la poliandria contraria á la naturaleza del matrimonio v ". qne impide al marido casarse con otra muger." la permitió un tiempo. tIue le siga donde c.• 48 TRA~ADO DEI. y es c\'identcllIentccontrCll'ia al derecho natural: 10 propler p~rturbalionem sanguinis.'ado ~I matrimonio de 10i cristianos á la tlignidad de sacramento. y entendiendn por derecho natural el órden que Dios autor de la naturaleza estableció en él. halla. de decirse que la poligamia es contraria á este derecho j mas si se considera el matrimonio en si mismo é independientemente de su inslitucion primitiva.. Je Jacoh. Asi lo hizo respeto de AbralHln.¡ mllger. fulminó anatema conl¡'a los {jtlC dijest'n ser permitido á los cristianos el tener muchas Dlugcres. 49 matrimonio en aquella forma.ura d~ la union ele Jesucristo con!lu inlc~ ~ sia.. les permitió que tm'iesen muchas Illugeres á la ver. pr~hihitla: ~ ~5uc~ist~ re. porque continuando subsistente el primero ha sido un obstáculo insuperable para la validez del segundo. si esta buhiera sido SI. 104.' ha sido siempre reprobada. y se hiciese reconocer..de cuarenta a110s dll ausencia: su mogel' no le l'Ccollocia ya.tuclOn) y qui:.Jcs invariables que en sentido cstric. Sfss.:bre con una sol. En cuanto á Id polig~mia por la ellal tiene un hornhrc mu_ chas ~nngeres ~ la vez. asi pudo llJas adelante permitir por raz'. de dispensarlo. el segundo ma· trimonio aunqfle contr"illo de l)llena fe. segun hemos .'o cosas opucst:. PU!~<¡to fInc Dio. Lien podria deciJ se qnc la poligamia uo eS contraria (jI derecho natural. y de los que niegan que asi sea. -' 103.'isto. Solo hablamos de la especie de poligamia resultante de haher tenido uo hombre mucnas Ulugercs sil11ultaneamente.Sj ni seguir . ó fingia • 4 . hubiesc contraido matrimonio con otra persona.{ volnntad.i pl'e.le la . y COIl" vertído!e en ti¡lo v fir. tlue le obcder:ca. Habiendo esta ley e.!S are_ nas del mar.¡meia que se llama poliandria.lO llegase á ~L'sc{]brirse t11 error. no le es lícito al hombre separarse dp. in Christo el in eclesiaj siendo la iglesia unay la única espo~a de Jcsucristo. Si con el tic01.:ndo l.)'i~ por la ley c\'angéiica el mat.. no seria posible saber eual seria el padre de ~tl'! hijos.e. Cuanto acahamos de decir. . Y asi como habría podido.o de este union . can. Pero Dios como legislador supremo en este r~nto podia di5pO~' oCl'lo de otra suerte pumitiendo :i !()s hombres tener muchas mngeres. Con razoo pues el concilio de Trento. por mas que Dios la haya permitido en otro tlemprJ.i uno y otro cuando qui~icstn "irir en direrentes lug¡:¡res. IIHlndaLle que dcspues (le la pnbli(!<lcion del evan_ gelio se. debe ser de solo hombre con una sola muge.oe5 particular! s la poligamia á ciertRs prr~onas J aun á un pueblo entero.o y la cele bracio n del segundo m¡:¡trimollio. maS si tllvie~e á un mismo tiempo dos maridos" imposible le seria obedecer á uno y otro. y de que noeS posible (Iue la divina sabiduria se aparte jamas. e . ser!a declarado nulo. metido á estos santos patriarcas multiplicar su I'na como J.rt quiera vivir.m. 102. 101. el segundo lUiltrimonio por mas que de buena fe contraido. es Luego el matrimonio miectras no se halle disuelto por la muerte de alguna . leyesque santo TqOlas llama muy oporlunallJcn te prima prrecepta. COTI\A'fO OEL ~1·\·nl\ION¡O. y si solo se entienden por derecho natural las I(.! m3nd"sl.1 dcrecho natural. establecer desde el principio el matrimonio sin (Iue debiese ser la unían de un hOII. Esto tiene lugar por largo que f~l:::se el tiempo (Jne Iiuhiese mediado entre la Jesaparicioll del marid. )' el primcr marido creído Illuerto compareciese despoes.¡o que el marido V la muger fuesen duo in carne wza.

ion v~l~nta­ ria le haria culpaLlc de este crírncn ante DIOs: S. des audien. l. Los documentos f~hacientes de la muerte del primer cónyuge.lo. 31. á fin de que el párroco pueda casar al viudo sin compn'meterse. Por mas que el marido no se hubiese presentado <le1801e de su muger. no obstante tOllas estas circunstancias el matrimonio que esta habia contraído durante su ausencia en virtud ue on certificado ue muerto. segundo marid~ hubiesen.0 El certificado librado por el gefe de un regimiento. tom.-el primer cónJuge hlJbie~e muerto en un pais muy remoto de donde eS en ex. BaSilio ad 51 lreinta ó cnarenta ailoe. Asi lo decide el papa Clemente lB. Sin embargo el que buuiese eontrai-do un matrimonio de esta naturaleza. conyuge podia contraer:un segundo matrimoni~j. se halle disuelto el primero por la muerte so primer cónyuge. no son reputados bastardos. . síguese que mientras esta muerte no conste positivamente no podrá autorizarse otro segundo: porque de otra suerte.J. ~I Dno _de los cónyogrs hubiese sido reducido á cautividad.lOs no se huLiese sabido de él. yaun cuando hubiesen me la o . no pourla tormar un impedimento dirimente. d' d paYa conseguir no'icias de él. 9.prreclara! curice honorf! prwfulgeat. cap. tf. oe Amphil. e?trado en conocimiento de la equivocacioll del certdicado de oblto en virtud del cual se celebró el segundo matrimonio. se reduce á que por mas que sea nulo el segando matrimonio. ello hubiese contraiJo otro matrimonio antes de haber cumplido Con este requisito. no dejará de ser \. no dejó de Ser declarado nulo en sentencia de 6 de agosto de 16') 4. 6 JJ.. codo de test. 107. de usuf l<g. Es verdad que segun la disposicion de la I('y romana. cap.OIl:O <{ue una cosa Dula no puede producir efecto alguno.es se declarase la nulidad del primero.TO DH I\UTRIMOriIO. de la propia suerle no po d" IllOgun e 1" o su ra erl~o en el fuero externo caSal' una persona que Jo hubiese sido ya.álic. 106. 3. sino que en conslderaclOn á esta buena fe tienen en la herencia de su padre J su madl'e los mismos uerecho'i que 103 de un matrimonio válido y legítimo. con mayoria ·de razon no deherá bastar en asunto de tamaila importaneia. 1 . pueda celebrar otro segundo llliClllras a{l"el subsista. Sin hacerse presentar documentos fehacientes en que conste completa~ mente la muerte del primer cónyuge.Pero la i~lesia nonca ha autorizado esta perrnlslon de la ley secular que posteriormente fué derogada por Jostiniauo en la novela 117. 4'<' El transcurso de cien alias y mas desde el nacimiento de la pen. can. solo tiene lugar cnando el primero es válido. e~·tr. de spons. y el otro..-etiamsi . podrá formarse un espediente en que personas digl1a~ de toda fe y créJito oeclal·en ante el jaezalgun aclo justificativo de la muerte del primer cónyuge.A falta de este testimonio por haberse perdido el registro ó por no hallarse continuado en él el acto de sepultura por uegligencia del encargado de este registro. . . á tenor de las leyes que dicen (lue is finis vitre longisimus (:stj l. . Este espedientc equivaldrá á una fe de óbito..tremo dificil saber noticias. Pero SL de he . y esta e~posic.. Asi como no es peruutulo en conCienCia a una persona el asar á un seDundo matrimonio sin estar segura de la muerte de P primer cónyuge. cuando. era reputado muerto.. sin embargo si esta y so. los h~jos (I~e de él nacen. personas de créJito que el primer marido ere ido muerto habia 81do visto en algun parage . se exp~ndl·ia á come"er un adulterio.AT~DO no reconocerle. á saoer. 3. es un testimonio válido. Cuanto llevamos didlO acerca de (jlle un primer matrimonio es un impedimento dirimellte pill'a (lue la persnna 4ue lo con-trajo. 19. 11. Todo el efecto que produce la buena fe en tal caso. 8. y en CIOCO al.50 ~. Si fuese nulo.. Sanchez opina que podrá hastar en un caso. no podrá contraerolro antes de haber obteniJo nlla declaracioll de nulidad del primero. 105. !wn 1. atestiguando. El hecbo deberá quedar ju~tificado pdr dos testigos cuando menos. de divorl. el alib i. 0 la fe de óbito sacada del registro de sepulturas de la plfrolluia :ti hospital en que acaeció la defuncion. las partes advertidas debidamente del error están en conciencia obligadas á separarse. mientras dcspu. Si en asuntos pceuniario~ no hasta un solo testigo.l. hace pre~umir que esta acaeci(í. no de~ hiendo constituirse él propio juez en esta materia. DEL C01«TII. en que atestigua (pIe un individuo del cuerpo fué encontrado cntre Jos Dluertos de cierta batalla. C. Esto tendrá lugar aon cuando hiciese )'a mocho tiempo que el primer cónyuge se hallae ausente habiendo sido inútiles todas las investigaciones hechas s . Como nadie puede contraer un ~egundo matrimonio mientras nc.ona cuya muerte se inquiere.. Sus dilicl1ltadesofrece -en mi concepto admitir esta excepcion á la regla general. J ourn. 2.

adjungatur uxori 1'(0.excommfwicentur ...~o: ni el poder temp0J''l1 ni la iglesia durante muchos siglos habian convertido estos votos en impedimento dirimentf!. el clero Pero ni una sola ley encontramos que (Ieclare nulos 105 matrimonios contra idos libremente por tales personas.\5 cartas. lUcia el siglo X rué cuando t'l voto de n~J¡g¡oll emp' z¡} á O lercero portIUO entre c 'I'lpl Zlc. Todavia en elsiglo VIII encontramos un monumento que prueba que la profesion religiosa no era aun considerada como impedimento dirimente del matrimonio.1PEOI~r:NTO QtE rORlI. El a. qu. En el código romano t:ncontramos Ulla ley del emperadorJoviano. simplr. l.M:'iH.lrias1 ~¡t~ h.bc sujetarlas á la penitencia püblica de!'ipues de la muerte de sus maridos.Lt. El concilio Calceuonense celebrado en 4jl prohihiú. dice formalmente que el matrimonio contraido con tales personas es válido."on que presidió este concilio por medio . 10.. Verdad es que el matrimonio siempre ha sido prohibido por la iglesia á la persona consagrada á Dios pOI' sus votos. Agustin. I\fa~ en esta carta solo manda detener y hacer encerrar en un munasterio á ulla religiosa que habia dejado el habito pal'! volver al siglo: nada se 11al>Ia de que esta religiosa fuese casada.. á las personas consagradas ü Dios por el voto de religion. Gregorio.da la penitencia no pudiesen los monjes ser devueltos á sus mugcres..fa contrtlhcre. puesto (jlle consultado por Victrici!J ohispo de Ilollcn le rtsponde que solo dp. hibici1.tI'.1'RATADO DlIL CONTRATO DBL :o.thiJJ $uhreYiviú cu~lrt) <Ii~l. Bien es yer-dad que Graciano para acomodal' este canal)' á la disríplina de su siglo añadió antes de la palabra yotum . sino que lÍnicamente debe sujetarse á la peniten- Cia.. El canon 52 del cuado concilio ele Toledo celehrado en 633. en el artículo 14 de su carta á lhist¡co obispo 'de l\llI'bona (esta . y no siempre ha sido dirimente.tica . de bono viduilatis. En cuanto il la di-eiplina eclesiástica.'lQ . 5) codo de episc. Este canon tampoco declara nulas los matrimonio~~ ni dice que despucs de cumplí.H1 solo formaba UI} impedimento puramente proh¡biti. ~. similiter et rnonaclwrn non/iare nuptlaZia ju.carla eió! la segunda de este papa) en la edicion del padre Quemel y la 92 en las otras edicionf!s) no le dice que el Illat rimonlo de los ¡ 109. cap. S. En Inglaterra á fines del siglo VII no eran mirados como un impedimento dirimente los \-'otos J'eligiosos.u:or de las conferencias de Paris pretende que los yotos de rehglOn empezaron a ser nn impedimento dirimente desde el siglo VI en tiempo de S. fundado en ulla carta de este papa que es la novena dellibrü VI de S'." DIMITAT UXORE:.l. I ~onges sea nulo. y se casaren. can. 110. cap.\:o! LOS "OTOS SOLt.~ diamque largiri. Hace mas: COlll~ hate á algunos que por un celo poco iluitrado opinaban qne tales 'matrimor. E¡l(.I1Tt\nlO~IO. -108.od )li !loe invc1'1t¡ fae~ rillt perpelrantes . sed pceniteat tribus annis.x.. :i. Así nos lo enseña el penitencial de Teodoro de Cantorvery en cuyo artículo 18 se dice: Si quis marilltS volum Domino habet virgirzitatis. Este impedimento se deriva de la disciplina eclesiá:. 16. (1) .. Los V01. que conmina la pena de muerte contra los que empleasen la seuucclon para casarse con las vírgenes consagradas á Dios.t. el papa Inocen~io 1 que ocupaba la Sta. 16. pero esta pro . prescribe que se imponga penitencia á los rnonges q~le salieren de sos monasterios.I'S sulemnes de re 1igion forman en el religioso pro[CStl un impedimento <Iirimcllte que le hace absolutamente incapaz para contráer matrimonio a!guno.le su~ delegados. ita cont~'nctllr: Pirgine1Jl r¡ltm se Deo consacrapcrit. • . sobre muchos puntos de disciplina acerca ~'e los cuales 11abia sido consultado: en el art. Ul elcedon . pel'O los conectores romanos afirman que esta palab. Tal es ulla respmsta dada en 754 por el papa Eslevan JI (1) el Clla' {~ntonCt'g se encontraba en Francia.ios eran mas bien adu'terios. Sede á principios del siglo V.. conjitentibas ault!m rlecl'(~­ vinlllsut habeat auctorilatem cpisco/Jlts humarlitatem ndserir:o. mira como válido el matrimonio contraido por las :drgenes consagradas á Dios. el contraer matrimonio j mas no declara nulo el que-contrajeren: solo fulmina contra ellos la pena de excoInnnion. -)3 ARTIC1JLO V DEL l:. 0 dice asi: De monachis I'l nonnis de monaUeri:J fugientiblH in chalcedoneliSi.'a sr'mple:r: no se halla en ninguno de los manuscritos de aquel penitcncial.i~ h.'J!l 'JU~ Jl. I . 7.

solo incurriau en la pena de deposicion. Solo los votos pronunciados al entrar en ona órden religiosa aprobada por las leyes del reino. 45. nov. TUTAOO· DEL COBTI\J.. Si nov.tracta quoqlte matrimonia ah ejusmodi • • ARTICULO VI. 3. • personis disjungi. En las provincias de occidente separadas ya del imperio en tielDpo de J ustiniaoo. cap. en el canon 21 dice: Con.l!\lOlfIO. 4 y el 6. ricales mayores. es todtlvia mas explícito. Antes al contrario en el concilio de París celebrado en 829 bajo el reinado de Luis el llondadoso y Lotario su hijo I hallamos una prueba evidente de (IIle tal matrimonio no era reptJtado nulo. opina que lastiniano derogó posteriormente la pena de nulidad puesto que en 5US no~ velas constituciones solo habla de la pena de ueposicioo del órdeo contra los ordenados que se casasen. 111. con entera libertad.ulo d-e Carlos el Simpl('. ct clero Aotes de esta ley los ordenados de ordenes mayores que se casaban.jo el reill. Qui voventu.. El segundo concilio de Lalran celebrado en 1139 en el pontificado de Inocencia 11. 112 Nótese que solo el1"oto solemne de religion que se pronuncia al profes8l' una de las órdenes religiosas. es un impedimento dirimente uel matrimonio:cmalqoier otro volo . á que concurrieron muchos obispos de Alemania dt! la Galia y de Italia. cap. 24.. pero solo bajo la peua oe tleposicion. ex{r. ó al tomar órdenes ele. 114. En la ca lcccion oe canones rlUC publicó l3011rchard obispo de . es pl'eciso rjllC hayan sido hechos plíblicamente. com() los demas prohibidos por las leyes civiles. forman un impedimento absoluto que quita á los oruenados la facultad de contraer válidamente el matrimonio."V armes desde el • . y que los hijos nacidos de tal uoion fuesen considerados como bastardos. 6. • • -115.TB. despues de un ailO de noviciado y á lus diez. carro 9.cieren. sess. 113.. no encontramos antes del siglo XII ley ni canon alguno que pronDncien la pena de nulidad. pueden consideruse como votos solemne3 de religion. fiEL IMPEDIME<'iTO QUE RESULTA DE LAS • ORDE~ES SAGlaDAS. ( con mayoria de razon el episcopado) el diaconato y sobdiaconato. Este impedim~nto no ha sido siempre mirado como dirimente: doran te muchos siglos fué mirado como meramente prohibitivo • I~a primera ley que prescribió que las órdeoes sagradas fuesen nn impedimento dirimente..i se desprende del concilio Trasteyana celeLl"ildo en !=!09 ].. El primer concilio de L~tran celebrado en 1123 bajo Calixlo 11.TO on M a. Los votos que en tales establecimientos se hi. codo de Episc. donde solo se conocia el código de Teodosio. mas J ustiniaoo quiso que ademas so matrimonio fuese nulo. As. y seis años de edad cuando menos.le continencia no forma mas que un impedimento prohibiti.. Vean se asimismo el cap.. rué la constitucion de J ustiniano 1. El concilio de Anshurgo celebrado en 952 de orden y en presencia del emperador Otan el Grande..de los matrimonios contraidos por ordenados de ordenes mayores. capaces de formar on impedimento· dirimente del matrimonio. Para que los V(¡tos solemnes de religion sean un impedi . 22. prohihe en su primer canon el matt'imonio de los ordenados en 0(denes mayores. Las ordenes sagradas que son el sacerdocio. Dionisia Godofredo en sus notas á esta ley..54 . s~ráll considerados como votos simples. 42.'o ¡cap. 55 considerarse al menos en algunas provincias como n'n impedímenfo' dirime!Jte del matrimonio. y estable ~ ce por regla g~ncral de disciplina (Iue el voto religioso debe ser un impedimento dirimente del matrimonio. No seria lo mismo respeto de los que se hubiesen hecllo en algunas eongregaciones ó casas establecidas con deLida autorizacion pero no Cama órdenes religiosas. sino como comunidaues eclc¡:iáslicas. y hasta los tribunales seculares se han atenido á esta doc• trina. .. Desde entonces fué observada constantemente esta discipllna que al fin rué confirmada por el concilio de Trento. mento dirimentf!.

121. El poder secular ba adoptado v confirmado la disciplina en este pDnto. de voto et voto redempt.!se despue~ de su prclTIocion. XXII. exlr.1.' • CAPITULO IlI.utan los grallos en las difereutes lilwas d6 parentesco.liS po~ilin) en una carta de liJo tle Chartl't's á Galon obispo de PaJ-is que le bahia consultado aCt'rca del matrimollio contraído por algullos de SU9 canónigos. . porque mmo ex ddiclo . Que es . Las palabras. Encontr<tlDos un argumentu n. . S' 1. Joan. partc 6 ) cap.\ UC. 118.lP. Ó DE L.0 El de uno tte los cónyuge. 120. 2)1 arto 2.\L.. 6. 119. DEL IllPEDIMENTO QUE RESULTA:VEL p. ¡multe segun se desprende del callull del primer concilio de Latran.° El impedimento de pública honestidad. I\'útese que la persona casada prümoyida . E. Bien pronto las Lrdcllcs séigradas se ~onsitletilron como un impedimento di .° El de un lónyuge respeto de su adulter.. Fáltallos obsCl'\'ar que las nrdtnes Illa}"ores son. 8. No ohstante esta razull el papa Alt'jandro JII cOllSultado sabre C!lte caso. si. Respóndele el de Chartres (lue si boa cosa semejante hubiese sucedido en su diócesis Jejaría subsistir el matrimonio y se contentaria con hacer }J<ljar <tI culpdLJe á (lll ordl'll inferior. CaD el asesino del otro j 9. de voto el voto redl'mpt. por mas que puedan hacer- lo con otras.° El parentetco natural j 2.1l el §~gundo párrafo examinal'emos que parentescos forman un Im!le~l~ento dirimente.:ulo pn:ccdente. Este dencllO se ve despues eslaLlecitlo en todas las decrelales de los papas qlle se h:dlan en el cuerpo del derecho canónico.o. habi-a podido contl'aer yálidamente este ma~ trimonio. sin que pu(·da tener la rehahilitacion. .i órdenes mayores1 qneda inhibida de las fUllliollPs de su ministl"rio. n. puest. de Wl tronco comun llc51gnan (!I [Yarentcsco de línea colatel'i1l. Parentesco natural es el víneulo <Jue la n.• • 56 TRATADO ntl. que desciendel1 una de otra.y despues se hahia casado. a110 100:) hasta 1026 no se encuentra ni nn 51110 canon que preseri. y mas aun de otro canon del segundo. . citados antes t'1l el Bl'tí.. 117. cap· 1. 7.° El parentesco corporal j 5. 110 J 111. te las órdenes mayores como lUI impedimento dirimente. cap. deSIgnan ~I parentescO en línea neta. puedan casarse válidamente entre sí. • DE LOS UIPEDlUEi'iTOS DIRDIESTES RELATlYOS. Se ha preguntado si un suhdiúcono que habia incurrido en irregularidad á caUSil de babel' pel'petrado un Bscsinato. La dnda se funda en yue siendo el molivo que ha tenido la iglesia para prohihir el matrimonio á los ordenados de ordenes mayores la incompatihiliJad que se enCUEntra entre la pureza que exigen las sagradas fUlJciones de su ministerio y el uso carnal tlel m21lrimonio. infinc) extr.n50~AS DS CASARSE mnRE SI. Llamamos impedinumtos dirimentes relativos los que for~ roan nn obstáculo para que d08 personas á quienes ellos afectan. un impedimento dirimente nspeto del matrirnlJnio que el ordenado contrajf. y que cambios ha sufrido en este punto la diSCiplina.° El parentesco civil j 4.o que el eclesiáltico que incurrió en irregularidad lJued"a prifado de ejercer tales funciones.lCI'" DAD QUE TIEXEX CIERTAS 1'F. como 110 sea á tenor de Jo prescrit<J inJra comun. -Veremos en ef primer párrafo que es parentesco nataral. (lecidc que no podia casarse. \ entre dos personas qne l \ eSClelH en una ( c . y de que manera se computan los grados de parentesco. Cl)!(TRATO lJ!L )}.° El que resulta del rar to y de la seduccion. • Nueve son sus especies: 1. pero no anulan el rJue llulJiese contraido antes.¡turaleza forma \.'RI'cntesco nahU"al y tle r¡"e manera se coml. estas otras ¡. no podia ser reputado incapaz pal'a contraer matrimonio.° La afinidad i 3.\TRDlornü."" La di- versidad de culto" ARTICULO 1. otra ó de un tronco . 116.mENTESCO N:\TUn.suo jus conseqlli polr!-st.

Por el mismo estilo po .° mi padre me cngendró á mi. La linea colateral es la ~erie de personas por las cuales un pariente desciende de la misma raiz ó tronco de que desciende tambien su pariente. hermanos. l\fe hallo en segundo grado de parentesco re"peto de mi nieto. serie de personas por las cuales como por una cadena quedan unidos dos parientes.. es on parentesco en segundo grado. por cOllslgUlen~ te far·man seis grados. y se llama li"ea recta descendente y la de las personas de quienes yo desciendo. porque 5010 media entre nosotros una generacion. Ile la prop'La Buerte sucede en la líElea ascendente.° mi abuelo engendró á mi padre j 3. porque han sido necesarias dos generaciones para f()rmar el parentesco que nos une. Con mi primo hermano me bailo en el cuarto grado. porque hay tres generaciones hasta el bizabuelo. que se computa por el númel'o de generaciones que forman su parentesco.° yo engp..58 TR. Respeto de mi padre me hallo en el primer grado de parentesco. Solo hay un modo de computar los grados en la linea recla. ° mi hijo engendró á mi nieto j 3. Me hallo en tercer grado de parentesco con mi biLllieto.ndré á mi hijo j 2. coluO su~ede en . y se llama linea recta asct:ndente. me hallo en el tercer grado de parentesco con mi tia. Eu cuan lo á la linea colateral. y tina al bajar desde mi abuelo á mi tia. Se llama grado de parentesco la distancia que hay entre cIos parientes. P(!r este derecho solo sc cuentan IlIs generaciones qne mellian desde uno de los parirntes hasta el tronco coman. nietos. Por el mismo estilo podrán computarse los demas grados. de suerte que se encuentran tantos grados cuantas son las gencracione~. porque solo media una generacion en nuestro parentesco. como do. tanto por derecho civil como por derecho cahónico: siempre hay tantos grados de parentesco. y otras dos al h<ljar desde el abuelo á mi primo hermano. Hay lineas dirf'~tas y lineas colaterales. entre mi y un hIJO de un Primo hermano. Se llama linea de parentesca l. por c:onsiguienle tres grados. Por la misma ré'lzon los hijos de primos hermanos se bailan err sexto gra(lo.. y en el tcrcero respeto de mi bizabuelo. el derecho rivil y el derecho canónico computan de difcrente manera los grallos.. Mi padre me engendró á mi. 125. etc. porque nuestro paren tesco se ba formado por trt:s seneracioocs. Linea directa es la serie de personas que descienden de mí. porque se encueotran dos generaciones al suhir de mi á mi abuelo que es el tronco coman. mi padre engendró á mi hermano. Al paso (Iue srgull el derecho civil se cuentan las generaciones de los dos parientes. ahuelos. cuantas son las generaciones que Jo forman. En hfinea recta descendente se hallan los hijos.\TADO 122. Despues se encuentra otra gcneracion al bajar de mi padre á mi hermano. j en la ascendente se hallan los padres. Por este método no hay primer grado de parentesco en linea ·colateral. El que tengo con mi hermano que es . porque Se' hallan dos generaciones al subir desde mi hasta nuelltro abuelo. Por esto deLen distinguirse en este derecho la linea de parentesco igual y la desigual. dos primos hermanos 7 dos hijos de primos hermanos. • • . POf<lue se encuentra una generacion al subir de mi á mi padre que es el tronco counll1. 1. • • que computadas por una y otra parte suman seiS. lo cual forma cuatro geHeraciones y por consiguiente cuatro grados. La linea de parentesco es igual.~I parentes~o que hay entre un tia }' un sobrino.° él engendró á mi abuelo j 2. Segun el método del derecho civil para computar los sra dos de [EL CoNTRATO DEL rttATf\II'tI'ONIO. yademas todas las que ha hahido bajando despues desde el tronco has'" ta' la persona cuyo grado de parentesco conmigo se inquiere. porque han mediado tres generaciones entre él y yo: 1. 126. Me hallo en segundo grado respeto de mi abuelo. 59 parentesco en linea colateral deben contarse todas las generaciones que ha habido desde mi hasta la raiz ó tronco comun. El derecho can/Hlico signe otro método para computar 108 grados de parentesco. drán computarse los ciernas grados en esta línea. Segun este método. Lo mismo debe decirse respeto de los demas grados. 124. Ejemplo: Yo estoy en el primer grado de parentesco ccn mi hijo. Es desigual cuando uno de los parientes está á nuyor distancia que el otro del tronco comnn. lo cual forma tres generaciones. hizabuelos etc. be aquí dos generaciones que forman uos grados. biznietos etc. raiz coman.1 pariente mas próximo clue puedo tener en línea colateral. 123.° este engendró á mi biznieto. cuando uno y otro pariente Be encuentran en ulla misma distancia del tronco comuo.

ha~ personils llue contaban todavía los grados de pal't'utesco sel. tot gradibu. pero dehen contarse respeto del pariente que se halla mas distante de este tronC3. Los hijos de primos hermano~ se hallan en tert::el' grado porque median tres generaciones entre uno de citos y el bizabuelo comun.. 128. S. haLia ~·LIl emhargo mn.lat á communi stil'ite.57 en el reinado de Pepino. . Ejemplo: Segun esta manera de cúmpntar dos hermanos se ha~ lIan en el primer graao de parentesco colateral. In linea coltaterali cequ. Esto produjo grandes disputas en aquel !ligio. Isidoro arzohispo de Sevilla que florecia en dicho tiempo. Por la misma raZOD un tia segundo respeto de su sobrino se halla en el tercer grado j porque desde el sobrino segundo hasta el hizaboelo tronco comun median tres generaciones. Dos primos hermano .ali qltoto gradu una quceque cog- 61 que el p:n'rntesco de un tio con su sobrina es de tercer grado) y el de pri mas hermanos de enarto grado: Lex divina. po"que este doctor en su carta á 11 aterno que es la 70 en la edicion dr:. diferente del derecho civil. Agustín sobre la cenducta que lleberia observar respeto de los nuevos cristianos de Inglaterra. J babrá tantos grados cuantas sean las generaciones.. qui eliam civilijureá cOllsorlio corzjugii e:rceptus vidt:. COlnnATO ny. El ma.odavia se computaban en Espaita segun el derecho civil. En la linea desigual tampoco se cuentan masque las generaciones que hay entre uno de los parientes y el tronco comnn. Gregorio:í. etiam patrueles fratres prohibet convcnire. carlJ. 33. porque median cuatro generi:lcioncs entre lIllO de ellos y el tatarabuelo que es la raiz cornun. q.. Todo esto queda explicado en la siguiente regla: In linea calla- oc . Cuanto acabamos de esponer se hella comprendido en esta máxima." antiguo monumento que se alega acerca de esta maneTa tle computar los gra(]os. Los que se empeñaban en computar los gr::dos segun cl derecho civil.:y que anda entro los capitulares y ordenamientos de este prín~ • clpe. tot gradibflS distane cognati inter se. No consta cuando empr·zó en la iglesia er.lHccho canónico. A media· dos del siglo VI t. estarán en segundo grado. Ejemplo: SegaR este método nn tia y un sobrino están en el segundo grado parentesco colateral. porque entre el sobrino que es In persona roa'l distante de la raiz comun y el abuelo que es esta rai. 130. dice. di. se halla un trozo sacado de S.~sde uno de ellos al abuelo que es el tronco comun. limitaban esta prohibit. pago 211D edito de los benedictinos. para di.L ~IATlU~IOI'UO. En el siglo ~I por INlS qne la manera de comput:H' 1011 grados para el ullItrimonio $cgun el dcrecho canónico ~e halla~e cstablecida en la iglesia. En aquella época se hahia extendido una (Ii!iciplina por la cual se prohibia el matrimonio hasta el séptiUlo grado úe parcntesco. qui sibi QU ARTO socianlur gradu : 'de aulrm (el grado de un tio respeto de JIU sobri'13 entre lo'> cuale~ proyectaha Paterno el matrimonio) gradus TERclUS est. se encuenlra en la carta del papa S. terali intequali. le responde sobre csta de la computacion de los graJos del matrimonio.ta manera de computar el parentef'co para los matrimonios. del cual no qucrian desentenderse. uno de! eltos al padre comun. Esta carta se halla en E'. sienta conforme I~on la manera dc computar lQS grados por derecho civil. Lo cierto ce¡ (loe era desconocida en los tiempos de S. 129.. y permitian los matrimCllios entre los IJijos de los IJijos de primos ue nalorum persona distal á communi stipite. DEl. porque solo hay una generacloll desde. respeto del primo y del so1Jrino. Tal es el primer canon del concilio de Compiegne celebrado en 7.un el antiguo métotlo del derecho civi·l. baIlamos á mediados del siglo VIII uu mOUllrnento que pruebll que á la sazon ya se contahan los gra<los de parentesco segun el c. ó á principios del VII ~ en la cual entre otras cuestiones que le habia puc:sto S.• 60 TlUT ADO Cuando la linea es igual se cucntan las geneJ'at. porque solo har dos generaciones d. los berzedictiuos.tanl co• gnatL• mter se. En cuanto á Francia. Lo mismo debe decirse en cuanto á los ulteriores grados. 127. Agustín de Cantorvery escrita á fines del siglo VI. quoto gradu remolior persona di:.:iano. 5. En el decreto Je Grat. Ambrosio.I tomo 2.:iones que hay dcsde cualquiera de los parientes hasta el tronco comull . G..lur.~uaJirle del matrimonio que proyectaba cntre su hijo y una sobrina de este. Los l¡tjos de los hijos de primos hermanos están en (marta grado. Esta manera computar los grados diferente del derecho civil no se estahleció a on tiempo por todas partes. hay dos generaciones.:ion al grado de los hijos de primos hermanos qne segl1D este derecllo se hallan en el séptimo) grado. donde se hace la computacion de los grados de parentesco á tenor del derecho civil. can.

62

T,.UDO

hermános, ó Sean primos terceros que se hallan en el octavo s'rado, segun el mismo derecho. Por el contrario los que sE'gnian la nueva manera de computar los grados, exlendian mucho mas allá 'la proh'tbicion del matrimonio por cansa de parentesco, puesto que hallándose las personas descendientes de un sexto abuelo en el séptimo grado de parentesco JeLia conceptu3rse prohibido entre ellos el matrimonio, á t~nor de la disciplina cntonces vigente. Alejandro 11 que ocupó la Santa Sede en 1061 escribió acerca 'esta cnestion una epístola decretal al clero de Nápoles, por la cual 'decide á tenor del nuevo método de comp'ltar Jos grados, que 'solo deben contarse las generaciones que los forman de la parte de nno de los parientes hasta el tronco comun, y no por las uos ,partes segun lo prf-serilo por el derecho civil. Trata á los que quieren observar este derecho, de gente sentada en la cátreda de pestilenciá. Para probar que el métudo canóuico debia prevalecer, saca un argumento, no muy hueno por cierto, un lugar d-el Génesis en donde se dice que Jo!é vió hasta la tercera .generaeion Ja posteridad que le habian dado 8US hijos Efrahim y Manases. Ca~ lificamos de malo ('ste argumento porque la cila del papa se refiere á la linea recta descendente del patriarca José, y la cuestioll que se ,,-{'ntilaba , versaba scbrc la computacioo de los grados en <.la linea tl'ansvenal. 'Finalmente confirma su decision con el texto de la cllrta del 'papa S. Gregario á S. Agustin de Cantorvery de que acabamos (le hablar, n. 127. Esta decretal es la vig(~sima ~6rtima de Iél.S cartas de este papa comprendidas en el tomo 9, de los concilios del padre Labbe. En 1065 elite mismo papa convocó uos concilios consecutivos en ''Roma para tratar esta cue~tion ) y fiaD los cOllcilios romanos II y ~n, referidos en dicho tomo 9. La constitucion que hizo este papa en el primero de estos concilios, es ueci'r, en el segundo conci~ , Jio romano en el palacio de san Juan de Latrall) fup ll'a~laJada al .decret.o de Graciano, causo 3i, q. 5, can. 2. Por esta con . . titucion llirigida á todos los obispos y á todos los jueces de Italia, pro~bihe bajo pena de excomunion contar los grados de parentesco para el matrimonio, de la manera que los cuenta el Jere(~ho civil para las 'Sucesiones: Quia, Jice, !tfJJreditalt::$ nequeunt defirri , nisi de una ',adalterampersonam, idcirco curabit srecularis imperator in sin• • ;gulis personi& Sl'ngulos pra:figere gradus: qu.ia vero /wplWJ __ sme

cOlnnJ.TO DEL MA.TII.I:-.tOlCIO. 63 duobul non yalent fieri personis , ideo sacri ranones dua., ¡,l wzo gradu conslituere personas.
DEL

Los que se obstinaron en desobedecer estas constituciones y en computar los grados de parentesco en los matrimonios de la manera establecida porel derecllO civil, fueron considerados Corno hereges, y su opioion se calificó con el nombre de herrgia de los in. ... c~stuosos j porque á tenor del córoputo civil pcrrnitian los matri .. monios entre los primos terceros, en coyo grado reputahan los otros incestuoso el matrimonio. 131. Eolos que contaban los grados segun la nueva disciplina habia uoa diferencia: por lo comun eran computados como lo~ computamos nosotros al presente, segun el derecho canónico colo ... cando á los hermanos en el primer grado de parentesco tra1l.'ll ver_ sal" los primos hermano! en el seguQdo, los primos segundos en el tercero etc. Mas en algunas iglesias empezaLase;¡ contar Jos grados de pa~ent¿sco colattlral en los hijos de los hermanos, es decir, en los prllnos her mallOS que eran colocados en primer grado. Creíase 'lile siendo lo.~ hermanos en cieda manera los troncos de llande emanaban los diferentes grados ile parentesco 110 dehian s~r contados como un grado, qu.za, dice Alejandro, I'efene.ndo esta manera peculiar de algunas iglesia:,:, fratns guasi qUldam tr141!CU$ e.x quo crelfri ramusculi nascuntur; d. can. 2. Esta era una mala razon ; porque es evidente que no son los hermanos, sino el padre de quien ellos mismos descienden, Jo que forma la raíz ó tr€IlCO eomun del parentesco.

ue

S.

n.

Que lJaJ'cuteseo (oJ'ma un im.pclUmcl1tn dirimeute ,le mah·i .. monio, y ,le los cnmbios que }'espeto de esto ha Stt.(,·;,lo

la ,lisciplina.
132. Respeto de esto dehen di . . tingnirse las diferentes especies de parente!lco j los diferentes tiempos. El parentesco en linea recta J por remoto que sea el grado, ha sido en todos tiempos un' impe~timento dirimente del matrimonio. La ley oatoral establece este impetlimento, y todos los puehloS' ~ han mirado como incc.~tlloia y abomlu<Jble la un ion carnal de losparlen tes t'll esta linea,

64

TRATADO

DEL CONTRATO DEL !.UT.RIMONIO.

Por mas que el crímcn de esta uoion se comprenda mai bien en fuerza de un sentimiento n~tl1rtll-, {Iue por el raciocinio; puede sin emhartTl) decirse que la !'iumi!!ion y respeto que un hijo debe á su madl'e,bcomo que son una cosa incompatible con la autoridad que el matrimonio da al marido !'iohre sn muger, son un obstáculo insuperable para que pueda un hijo ser e~ marido tle 5~ madre: de la propia suerte el gran respt:to y ,sumislOn que una hija debe a su padre, no permiten qlJe llegue á ser por el matrimonio sn compañera é igual. Tales son las razones (Iue alegtll Gracia, de Jur. be.l. et pae.lib. 2, cap . .5, S. 21 ,y son las mismas que pueden aplicarse á los de mas parientes tIc la misma linea. 133. En 1·1 linea colateral el matrimonio entre el hermano y la hermana, el de uo sobrino con su tia, son condenados como incestuosos por la ley divina; LelJit. XX, 1? et 19. Grocio d. cap. 5, S. 13, observa (1ue la prohibicion de los matrimoniosenlos grados cXj1restldos por el Levítico no era peculiat· á los israelita~, sino que era una renovacion de la prohihicion general que Dios hahia impne~to á todos los hombres despues que el ~inage humano se habiamultiplicado en término~ de no scrneces3rias las uniones de hermanos con hermanéis; puesto que .Ia transgl"esiotl que de e!lta le)' habian hecho los pueblos de Canaan es calificada de abominarian ; Levit. XPIIl, 2!... E\ta tradicion se ·habia cansen'aJo en el paganismo. 134. Eran prohibidos J mirados como incestuosos entre los romanos los matrimonios entre hermano'i, y los de sobrino con una tia carnal yaun segunda, y de tio con su sobrina carnal ó segunda. Respeto de 108 ti os y sobrinos, daba.n por razon la especie de representacion de paclres que lie~en aquellos respeto estos: So~

65

entcndene permitido por ella el matrimonio lle un tia Con la hij'i de su I¡{.... mana, y menos toda"'ia el de un ~ohrino con su tia. Ulpianu, frag. tito 5, S. 6. Por (in esta ley rué derogada por otra de. los emperadores Constancia J Constaute, que pr'ohibieron el matrimonio tle un tia con la hij;J de su hermano nada menos que ha jo pena capital ¡l. 1, ' codo Theod. de incesto nupt.
Algunos piensan que ya lo habia sido por Constantino el grande, fUlldados en este pasage de Sozomeno : Quiintempera des el diJSO-

~ollia

r.

lutos conc"/lbitus anlea minimG prohibitos cOifrcuit, sicut ex lrgibus qum de ¡/lis lala! sunt, deprehelld("re licet. 13j. En cuanto al matrimonio entre primos hermanos, habia sido permitido sit'lIlpre hasta que Teodosio el grande publicó una ley que lo prohibia. Tampoco basta aquella época habia sido prohibido por la iglesia, que no tenia mas regla'i para la prohibicion de los matrimonios que las leJes imperiales. Algunos no obstante miraban con escrúpulo tales enlaces á causa de la semejanza que hay entre los hermanos y los primos hermanos que lo son por parte de padl"f', Jos cuales se lIamahan en latin ,fratres et sorares patrueles. Véase S. Agustin , de civil. Dei, lib. 15" , cap. 16. Parece (Iue dUtI durante el pagaoiswlJ los romanos hahian mirado COIl cierta repugnancia los matrimonios eutre primos hermanos; pero que al hu se hóbian acostumbrado á ellos. Asi lo decia el emperador Clau ti ~l discurso que cchó en el Seuado para obligar á este CUf'I'pO á aprobar la ley de que bace poco hemos hablado. Tácito, lib. 12. Ánn. Plutal'co en ~u.¡ causas, quresl. 6, rclicl'e tambicn que tales matrimonios habian sidu por largo tiempo cOllsillerados CtllllO re .. pugnantes, y que el pueblo habia hecho una ley dcelaralldulos permitidos, pero prohibiéndolos en grados mas cercanos. No dice en que tiempo. 136. Despues de la muerte ue Teoilosiu sus hijos Arcadio y Honoria cOllfirffi::ll"Oll la ley de~u padre en cuanto á la nulidad de los matrimonios entre IlI'irnos hcrmano~, abolit"JHlo 11010 la pena de las lIam""ls y la con[¡scacioll de hienes qUf' este habia fulminado contra los infractores. La ley de esto dos emperadures es la Ma•

oe

roris pronepolem non possum ducere rt,xorem I quor¡iam parent'ls loco ei SiLm ; l. 39 ,Jj. de rit. nttpt. C\atldio arrastradú por la pasion (lue tenia á Agripina , bija de
hermano Germinaco, con la cual (lueria casarse) Ilil.o aprobar por el senado una ley que permitía el matrimonio de un tia con la hija de su hermano; pero, como dice Suetonio, esta ley no cambió las ideas vigentes acerca de Cita punto entre los romanos, .que miraban como incestuosas tales uniones: td (·j~mp\o del emperador no tU\'O illlitadorc.~. A .. i fue que los jnriscon'iultos decidie· ,:fon que dicha ley no aJlllitia int'::t"[u'ctacion extensiva, y que DO
Sil

5

lJI; TRATADO nc.nte ,3, Codo Thcod. (Te ine. nupt. ; su fecha uel cuarto consola ... do de Arc~dio y dcl tercero ele lIonario, es decir, del a,lO 39G. M<1~ adt!l~nte Arcadio mudó de apinion , y prrUlitió !ns matrimonios en tre pri mos hermanos . .T tlsti nían o tille 105 él proba La ta wllien, inst, tit. de nupt. §. 5, man,!ó inserta)' la ley de Arcadio en S1I cótli{?o, I:'S la ley 19, codo rl~ nupl. Fué d<lda (~Il el sf'gundo consulado de Slilicon y Antt-'mio, afIO 40.1. AU1Hlue se titule de Arcadio y Honorio por la costumbre tIe que las leyes llevasen 1(,5 nom ..
1lres d~ lo~ dos tmperadorl"s reinautes, t'n r('alidad era ~o¡o deArcadio, y dirigitta <Í EnticlHano prp.fecto del pretorio de oriente, y solo fué lu'eha para e~ta parte del imperio qu(' á él le había tnclido. En el occitlentc pOI' el contrario continuaron ~i('ndo prollihid09 1\15 matrimonios de que VflTnO!'l halJlflndo. I1ol1orio á quien tocó cfita p¡¡¡-le del iU"lperio, ('onnrmó la prohihicion de Teodofi'lO en la lpy lÍnicil codo Th('od. Si nu¡;t, ex rescrip. pet, , perlllitiendo no obstante á 10" quc ljui!'lit'sen contraer!o~, que le piJies(,1l dispensa para que él pudiese con('edérsela, si lo juzgaba coO\'enit:nte. Esta ley eS'llcl octavo consulado ¡ti,! I1onorio, es decir del tillO 409, Y fué dirigida á Teodoro prefecto llel pretorio de Italia. Tawbien f>sta ley ¡iel'a "!I tlorubre de los dos emperadores, segun la costl1m~ ))I'e mf>llciona¡!a , pero no c<lhe uuela que rué de sula lIonorio, y 'lue 5010 ohli¡:;aha al oecidente clllc le habia c;tbido ('n suerte. 137. Ln!J e~tados (lue en el occidente se lt":\'antaroll ~ohre laq ruinas df'1 imperio romano,)' abra7.aroll el crj"tJaniS'lIlo, corno en· cOlltl'élron el m;¡trirnoniu entre primos hermanos Pl'ohibido por In discirlina de la igle!-ill 1ue en €! te punto se b<lhia conformado con las disposiciones de los emperadores, se sometie-ron á estas leye~. Afii l'S que el r('fE"ridQ matrimonio no padia ser conlraido I!"I;trc lO::l godo'! sin U,l permIso espccial del príncipe, segnn lo rc ..

un CONilLATO DEL l'IlATRI~10t'lll).

OJ

'8plicaban. Las palabras: Omnis homo ad proximam sanguinis su, -non. accedel .... se rt!Ílcrea vi,~ihlernente á lo~ si~uielltl's V~l'Sículo!l donde se ex.plican los grados en tple está prohibido el rnalrimouio. Tal opiníon era COllJUIl entre lo'! godos Ja desde el sigio VI, Y lo comprueha el segundo concilio ele Toledo celebrado en 531, bajo ,el reinado de AUlalarico, cu~'o canon ¡.[lIillto cOfltiene esa pl'ohi-bicioo inJe[inida ba,jo pena de excomunion. Es de obsef\'ilr que este concilio solo probibe tales matl,iolOniLls, porque los cOllceptua prohibidos pOI· la Jt!y divina; no entiende cmp!:ro establecel· Iluevos impedimentos, )'a que á la sazon solo se aJmitian los cst,¡blel!iJos por ia 11:')' divina Ó pOI' las de Jos príncipes seglares, Téng<tsc presente esta obsel'l'al:ion respeto de lus demas cuncilios que \'amos á citar. Talllhicll el concilio de Agtla celebrado t'll '~OG bajo el I'eirlauo de i\Jal'ico, prohibe tld una manera indelilli,la el matrimonio ~'n­ tre parientes y alines. El canon {{ue lo prohihe, es sO!'lpechoso pOI' '5er el 61, Y no encOlltr3l'se entre los antiguos malltl!'lcritos mas t:lt1e los 47 canones primero>;, Véase la nota dd f. 5)'SwoIlJi. 139, Lus concilios c~leLrados ('u aynel .~igl0 por los .llol'goflones y los Fl'ancos, se contentaron con prollilúJ' los lIIatrimonios entre primos lIermanos y primos seguodos: no miraban como pal'€utesco el de graJos uHeriore!i. .EI concilio Ep!lunenst: J e,o el afio 517 bajo S. SegisUlulldo rey de 105 llol'goiíones, declara, can.. 30 ... ineestuosos los matrimonios entre dichas per'sonas, pero no anula los ya celehrados. El de Clermont, Arvernmse, cefeb¡'ado en 53:)', conseutientt: domino nostro gloriMissimo piissimoqllc rt'ge Theotloberto" conJena asimismo talt6 matrimonios, El tercero de OrlellllS en el ariO ~136, ('11 el reinado de ChildeIlerto, los p\'oh¡b~ tamhien, pero dice que Jt'!lCIl t,)lel'arse los llue se huhiesen contraido tic buena fe antes de halJer ahrazado Jos

lirrc Casio doro , epist. VII , 46. 13ft La prollihicioll Je lo,~ nléltrimonios por I'non de parelll¡>sca no se limite) á lo!; primos 111'1'01<1111,5, sino que se extendió á los primos ~q;tJnd(J¡; J hlf'f:,O al cuarlo gl'a(\o, y anclando el tiempo liada el s'?xta y ~(rrtimo gl adoso En algC1l1fls concilios la probibicion po~ causa de p.,renLesco se extendiú hasta un extl'emo ¡Iimi .. tado, lIando lugar á ello uoa apinion bastant.e gpnel'aliz·¡da de' fine \a ley del J.,evítir.o prohihia todos los rnrltrimonios entre pari,'!nte:i indefinidamente. Esta opir:ion <:e fundaba en el v, 6, cap. 18) Le1,;r, , cuya Itll'a comprendian Jn:jllo~ 'IUP. f'n tal srnlido la

contraentes el cristianismo, ó antes de hallars(~ instl'uidos en
El segundo concilio de Tours en 567 reit1~,~do Chcrebel'to COI1firma la prohibicion declal'ada por los conclltos Epaunense y Arvernc/lse. La misma fHOhibiciou decl'ctó el de Aux.erl'e cele~ratlo en el reinado de Cbi¡perico. Contra estas concilios del siglo VI tal vez se alegará que S~ Gre.gario en su cada á S. Agll'itin , escrita á tiltimos de aqoel si·

ello.

. se . Pero puede cret!ne qoe fuese ona cODdescenJen~ e¡a par'a con los pupblos nuevamente con\'ertidos á I~ fé el permi~ lirles el matrimonio entre primos en tercer gr~do. segull dice eJ título del mismo. como qu~ todo lo decl'elallo en el concilio lo sujetan á la aprobacion y en¡nientla del emperador.. primos segllllllos.fll1rn.t'!\: no debe penl0rse de vi~ta que la compt. 143. 141.ílti.. como dichos concilio!!. Con lo cual dá á entender que ann cuando puedan contraer matrimonio entre pariente!! en tercer grado á lo mas~ ¡Ilir¡an mejor en no I. 14. que son una especie de código dividido fin tres partes.arias.lo al fin del reinado de Cario Magllo en 813. solo <lue se convertia en impedimento c. el respo/Ulerunt omlles tertio. ingenerali poprtli conllenlu. Gregario II en el concilio l'OmllnO celebrado en 721.) ar'T. tambien establece e~t3 prohibifion ilimit'Hla eu UlHl carta dirigida á Pepino prefecto de palacio..obierno de los puebloH sujetos al imperio frances Jeemos en h tercera parte titulada Lex Ba..2. ""t. Sus actas fueron confirmadas por un "dicto que ya al Gn oe las mismas en el tomo V de los concilios del P. La disciplina sohre la extension de la prol. .!.poC' . limita 1<1 pl'olJillicion :í fo~ primo!i hermanos! y no la extiende á los primos segundos. anal !Lema . establecido. C"ildeberlo y Clolario sus predecesores.1 .Ohispo de Mayenz"~. A tines del "iglo VII la prohibicioll (Iel matrimonio entre parientes dentro del. por cuya razon le llama concilio general otro concilio celehrado desEl rey Clotaria II COIlYOCÓ pues en Reims.68 TRAT~DO ut. Asi lo resuelve el de Verh~ric .· 9. 144. sf'gun llevamos d.1.· In fpr/.tendiÓ J¡a. Lnbbe. ratio fidelium licenler sibijllngi debeat.. elice. en el reinado del mismo I'ey.!t ti . prohihía t. (. Io .i Honifaci. La pl'uhihicioll nu se extiende á mas~ . Lps concilios celebrados dcrante d mismo siglo en Fróncia fijan asimismo el cuarto grado como límite dentro el cnal debian entenderse prohibidos los matrimonios entre parientes.tendid<t la pt'oltibicion de los matrimonios entre Jlarielltes hasta el sexto v . ~. N¿cesJe eSl. Tambien establece lo mismo con alguna 010dilicacioo el (le Corn?iegne celehrado cinco ai'lO" despnes. La misma dis-ciplina estaba "lgente aun en el ¡. Labbe. gon hl reconoció el ooi~mQ papa Gregario II que la habia. 1: Uxorem habere nonlicel socrUnl" ..in quinta seand/lfll romano. cap. de propria cognatione 1 'vel qllam cogrwtlls 1tabuit. para {!. ..\Iica publicado en 798 confirmó lo establecido en f'stos concilios.. 140.. ó primos segundos. cdebrado eu 752. ue uua condescendencia de Dagoberto ' Jo cual puede fwr etec~o para co~ esos Boyuvar1o: ~ no ohst~lllc lo ordenado. tercer g. rtt jam tercia vd quarla gene..6".lllJatriulonioentre parientes de una manera ilinJitada..iglo rx..). Esta prohibicioll ilimitada ofrccia grandes inconvenientes. en prrsene:ia uel I'f'y Pppin.ibicion del matrimonio dentro t'¡ tercer grado continuó en el siglo VI.il. A~i Se establece en el concilio de Mayenza eclehrac. La prohibicion uel matrimonio entre pariente! estaba tOl\avia limitada al cnarto grado..tacicn d~ los grados dehe entender!". A'ii se dcsprend:. Et <juiuto concilio de Palis en G15 declara Ilulo el matl'imonioa que alguno contrajese con su prima hermana. tom. .. Ca!'lo Magno en su capítulo de /3 ley ~. coNTRATo lJEL ~IATnIM"N[O. Vermeriense.._ quilate c:arms secumdum Grmcos lict!l nllbere .v. durerit uxorcm. Con lo cual el matrimonio entre primos segundos (juedó !)J'ohibido ell Francia por la ley del príncipe y por la ig!f'sia. á este cOllcilio todos los obispos de sus estados 1 por manera que asi"tieron á él selellta y nuel'e. I. y aun con su prima segunda. . se ex. filiifratrum jiUi SOrOrll11l nulla prceswJlptiolle jungantur. Son lIluy notables la'! pa!abl'as de que se valen los padres de este concilio) ya que con ellas reCOllllcen eXorlícitamentc la autoridad que ha dado Dios á los pl'incipes seglal'es en lo concerniente á la di!lcipliua eclesi:btica.uvariorum. si quis contra h.ull ~I dt~recho canónica que h( mos manifestado II(lber prcl'"alccido en aquel siglo. conteniendo 181 leyes de los fl'Jes Thien}.cllC" .'ado.! lid Penitenciario de Teodol'o dc Cantol'~ lH'r. por" el concilIO (le Parls y el edicto de Clolario. En el ~iglo VIII. entre hijos de"pri~ mos hermanos.. Zac.! sq..I" .~" 1".I". analhema sit 1 ran.le! siguiente...::ecft~cr.lirimente lo que antes lo era solo prohibitivo en el mi'iOlO g¡'ado. que este príncipe Ilizo publicar en 631..¡. la cual se halla en el tomo G de los concilios del p. lija f'1l el cuarto grado la prohibirion de losooatrimonios entre parient. Sin embargo en los capitulares del rey Dagoberto sucesor ¡nme(liato de Clotaria .~ta el cuarto grado. Si (Juj. es decir..aeerlo mas que dentro el cuarto grado. es decir. Solo á (¡oes del ligio IX empezamos á ver ex. uno dc sns sucesores cn aquel siglo..t á loci jUdlCibus separetur. pues en ona reSpltest~ dada fWCO despucs . 69 g!o ó quizá á fU incipios .

n gl. Despues da otra (JI!!! prueba el gusto (Icpravado de at{llella época. ext. ('s decir. Esto es la época en que comenzaron á estar prohibidos en Francia los matrimonios entre parientes de sépti- pt'e'texto de un parentesco lejano que suponian á veces cónyuges disgustados de su enlace. qttill in ulleriol'ibttsgr'adibus jam non potest absl/ue gtavi dispendio gen~raliler obst rvari.riUlullin l'lltre pRfll'lIte:'1 el! cuarto grado <Id derecho civil) no lo penllitl~ entre tilla sohl'lna y 80 tia segundo. la (Iecidió por la a[il'mativa.>W N 10.qpos de Aq.!i.V orm('s no extelJdió aun mas allá del cuarto ~rado esta· prollibicion. que se halla en el tomo 9 de los cOllei· lios del P.. El concilio general de Latl'all en 121510 tI'erogó.-. ult. t'1l t!.xore. tA pl'ollihirinn tl~ J.st q¡(is ducl!re 'u. En Inglatl'rra donde fué· recibido el concilio romano celeirado en el pontificado de Gregario 1I. Sin emhargo duní hasta el si5\0 XIII..OIO gradft remolior . y se fijó el ql1into grRdo.lllo de pa" nutesco entre dos penonas deLia contarse por el mimHo de ge· neracione-~ qae haLia entre el tronco comun yel pariente mas re· moto: QU.)~ m'1L i/Jlol\¡o.!'()LI'IIIO$ segundos y (lemas descendencia de su hermano.to. 147. guia.i . fijando la prohibicion dentro del enarto grado: da pOI' razon . El papa Gngorio IX...'2.>ves illcofl\'I·lIif'ntp. ernp('zahan á contu los grauos desde los hijos de lit'rm.cdian con ha-rta· t:a'ecuoel!cia ailluaciones (le ma!r'jmonios bajp . . y sentó por re- mo grado.lo. La tlecisioll del conci. no cabe <Iu{la en que no solo un primo tle cuarto grado. mst. Yo hallo dificuJtaden ser lle e. L. 'de consang. ¡uta se Intdligltntur: cap.n-itania.1 conúlio de . .ontes' (lel tercero <11 CII'u't. De las decreta·les de AI('j.iempl'e y es Lo~la\'ia obscf\'ada ') • • p... Así se hiz'O en el concilio de DODZy convocado en 874 por ~8l'los el Calvo.o¡ los g¡'. put's t'1l su vil.nttl: POle.~pl1es (le esta I'esoludon Ilromoviose la duda acerra (~e si se entenderia permitido el matrlnlOnio pntre parientes (le los cuales el uno se hallase en el ~'uarto grado y el otro en el quinto. el p. Los flue ¡. D{.. lo cllal limitilha la prühihicion á 1D<..teni. eo dislarr. 14~.. (Interior pá'·!'.Hlos de ti.los 105 matrimonios en otros grados ulteriores.) grado callc/llien.1 aun séptimo grado.humberland.~e bidlan en. . ¿Puetlu decine otro tanto respeto de un lto o una tUI. e~ta duetrilla 1'[1(': coudt. Lahbe. U"yotra razlm adelllll!\ del grado de pí1rentr. n. grRdo.r.o.tenderse hasta el séptimo grado . :S. 14ti. ". tal ('s que ellil~ paren{lLl1lloco habenlttr. y alln en segun.sco .t!os tan remoto .¡ sido !.in tic Latl'ao sobn~ loa probdJlcwtl por cansa de pal'entt~st:o h. y u~a tia I't'p~'e­ senta madre á SIU ~obrinos en todns los grlHlos.1 sé'plim'. Otros conviniendo en (¡ue la pl'ohihicion dt.lipile.! (ple se ha\lt (l en f'slc gratln.SI'~~Ull virllm.00 se halla eu lodo.dislal .. pal'i¡. primos hermanos [PIeeolocaban en el primer grado. publicadas en ~032. _¿Puedo casarm~ eOIl una tlescent!it'llte ue mi h('I'IIJ8nÜ. tl~ /lI~pt. segun se desprende de !lna epístola sinoGill dirigida· á los obi.m proneplcm cCltlsobrini $ui. segun Stl desprende de las leyes del rey Canuto sohre la disciplina' eclesiástica.? ¿Puedo casarme coo una abnepole de mi hermano? Covarru viasestá pOI'Ia -afirmativa. sin'J tarubien en t(-'rcel'o.. A ¡-¡nes óel siglo X todavia no::¡e halla han prohihi.(¡lle prohibe el matrirnoni~ entre t!sa!l personas.·uada ellJos con·' cilio! j'omanos. 1l&5.> debian compnt<irsc segun el antiguo lIlétodo d~1 dt'reehc civil. cn86B e.) 1'<\.-tfu._ sosteniall l}Ue los graJo_. 'iC creyó oportuno t'stable· cer el grado de parentesco dentro el ctral se considerase prohibido el matrimonio.s. ASI es '(tiC Ilun • cuando Justiniano permitp. puede casar_ se con una prirn:1 (llIe se halle 1:11 el (Ju. St'gull c¡. 1\la9 desde lu('go se exteDdió ya h3sta el séptimo grado.~ e. E . empezaban á contar desde los hermanos. que segull 1-'1 cómputo del d~reeho civil. el m~lt. '130 I aparece (loe en aqUl-~1 ~ig!o era opinion comUIl que los ma_ trimonios c1e~iar¡ ser prohil)ido~ entre parientes dentro (Iel sexto Ó' séptimo grado. . dice.~te dict:imen.JJia el. En [iempo de Carlos el Calvo. pill' ma!.UlOs. r¡ualltor sunt humores in corpore qui constant ex _9ltlLlUOr deflltntis...lIldro II que hemos citado antes. 148.ntre parientes p. tI Cihia gr. aun cuando se hallase en el quinto grado tle IJuestro tronco comu.10 TRATHIO • tJEL etnlTRATO UEL )lAl'n I.¡1l (¡ue la pruhihicion dt:'uia !imitarse hasta el sexto grado se fundaban en que la vida del Iwmbre se considera dit idida en ~eis I~dades. En el siglo XI se c"tendió la prohihicion h<1sta el sexto grado.)!> y sobrinos.5. " .<. y le ha s~guitln el alltOl' (h~ Ji/S COl1firencias de París. mil/fU.r.tud' ~ gIa ql1e tn la línea de parentesco lateral designal. Un tio represt'lIta pil(ll't'! á !dtS sülll'inos carna\l'. Asi lo demuestra d canon 5 del concilio de Nor&. . al paso qne los que la extendian al séptimo. Dicho palla nota que los (Jue á ese grado limitaban la pl'ohibicion .

La afinidad en línea recta. rientt'~. A.ID. hasta <Ine estllbleció que lo fuese una ley del emperaclor Constancio respeto de 1<1 viuda de un hermano ó la hermana de . nupt. porque aqui solo S~ considera la proximidad de la sangre. 3.nes de su marido Asimismo son afines mios los maridos de mis par. y todos los parientes tle ellla son afi. cnalqllicra (Jlle se" su grado f es oc impc~imento dirimente del matrimonio..ff. codo Theod. d. 1'. Nos falta obst"rvar que el parentesco Ilentro ltl~ grados referido! forma un impedimento tlirimenle del matrimonio. 11. ad$lJ. 154. 150. d.b. en cuyo caso nosolo podia. no hay en rigor por derecho canónico afinidad entre elUDO de los cónyuges J Jos parientes del otro j pero hay entre ta.tí.tioni!l. El Levítico proh\bia tamhien casar~e con la mngf'l' de ~u tia. l..ffines . la mUJier difunta j l. . El derecho civil hace derivar la aGnidac.1mf'nte tal es la relilcion que media en·tre uno de 108 cónyllgc~ y los parientes. Esta ley fue renovada por Valcl1'ti'liano y Teodl)~ioj l. per nuptias coplllantllr. tI'.. 20.¡f.l.ormA la .inidad un impedimento para el matrimoniCl"1 y cuales h<m sido los camlú-os {¡He ha sllfrido la tli!icip·\ina respet'o de esto: e~awi"llaremos en el tercero que especie . 5. De dhi se signe qne si el matrimonio fuese diHlPltO antes de !er consumado.scitandtm~ semenfratri SitO. dicti ah ea q!lod dure cognati"nes qu. et aLtera adalterills c{)gna. 4. 20. arto 5. de rit.t'r se sunt. dad prnpiamente tal. §. XX. segun el Levítico. El dere'" eho canónico la deriva de la consl1m~cion del matrimonio por la ARTICULO 11. 14. 5. 16. sin embargo en flenti¡Jo mfonOS. Por él estaba prohibido el C~!l3f'!ie con la mugel' tlel hermano.\. rwpl. §. Que es afinidad. Que afinidad (ol'ma un ¡mpcclimcnto di1'imente. le~ personas una e:. de incesto nupt. 20 ~ v. Cambios . 4. ff degrado afflú. 21 . - . .. Deuteror:. . La afioidad de uno de los cónyuges con los paJ'iente~ del otro se reputa en la misma !ínca y ~l'ado que sao parentescO' con el o~ro cónyugt'...c(J diverstJJ ir. eita. de alinidad fueron deronadas por el concilio de Latl'an: _ finalmente trataremos v n en el cuarto de la especie de aGntdad resultante de una union iJí- union carnal. 151. 4 . DEL. 155. codo de irzce3l. La afinidad en línea colateral era asimismo un ilJlpedl~ mento dirimente para el matrimonio entre cierta!! personas.pecie de relacion que la ptÍhlica honestidad conyierte en impedimento. porque fUf! una mhmfl carne con él... 11 y 12..del otro. -Explicaremos en el primer páTraro lo que Be entiencle por arrni. l. La afi:lidad propi. ora o-e union ilegítima. parientes del muido son-afinrs de su muger. gradoR. reft'rida en cuanlo á matrimonios entre primos t'll línea desiguil1. v. • 153.. l.. l..n rnATAOO' UIIL CO~Tn4Ta r. La razon está sacada dc la ley del Lc\'ílico que no! prnllibe el matrimonio con la mnger tle nuestro pariente. sesun 'Yeremos des pues . Por mas IIU(' en J igor no haya en la Rfiniflild ni línt'a'l ni. IlIPEDIME~TO lIESULT. '7l en la actualidad en toda la iglesia latina. Por derecho romano la alinidad en linea recta fué lIiempre • • :r en todos los grados un impedimento dirimente del matrimOniO. . AFl:. sino flue tlebia ca'" sarse con ella. del matrimonio. S. propio se distinguen liDE'3S y g1'8do'l. Segun esta uefi· . ora proveng. l. nicioll todos lo. 2. . de rito nup/.a de enlace legítimo.¡>ntas y las mugf'refl de mis pa .\:tTE DE . En linpa colateral no era la afinidlHl ohstáculo para el matnmo'" nio.\D. lo mismo que si fuese una afinidad verdadera.RL MATRIMoNiO. El Leyítico fulmi~ na la pena capital contra el matrimonio ó comercio carnal eatre personas afines en esta línea.• Y 18.Jj. S. Ese crÍmen reprochaba el llsutista á I-lerodt's por haber'le casado ('on lIerodias "inda de so hermano. de la propia suerte filie 1" decision de Gregario 11 ant~ . en el segundo veremos en que línea yen: que grados f. l.le la disciplina en este 1JUJllo. v. sin distinguir si rué este con<mmauo Ó no.filzem accedit. por cuanto los élfines no descienden de un mismo tronco. á no ser que no hubiese tenida hijo~ del hermano. 152.

1. se .se exp!ican de suute que no dejan (luda en este punto.)pinqllam sangltirzis sainon acce .forma otra aGniLllnl ent.l d"'090<10s 1'"" el concilio de La..rpitlldinemejus. plo. El siglo VllI Ilosofl'ece monumentos nada equívocos de la prohibicion del mal riUlonio entre atinC's 011 los lJlismus grado!! que entre consangninl'os. 142. 159. tre afines déhia SP' pn.bL·'lJlOS en (. Esto se eut!. Antes que los emperadores hulliesen probibid{\ el matri~ monio entre un hombre y la hermano de so difunta muger) y el de IIna mnger con el hermano de su difunto marido.1[\I:\IUNIO.'e ('1 segundo mill'id!) y yo y mis 1terma~ IlOS. ponJue esa misma raZOll ljue hace incestuoso el matrimonio entre consanguíneos. prohibe de una m:¡nera ilimitada el matrimonio entre a(lnes. por manera que cuando se extl!lldió res¡)eto de lo~ primeros al ses. !~ líllica conocida en las leJes I'cmanas y en los primeros siglos de la iglesia. la iglesia tenia por incl'stno!los e~tos matrimonios corno contrarios á la ley (Iel Levítico.a... la limitó tamLien al mismo grado de dinidad.• TRATADO Honaria conculcó la It..y de su padre casándo.1 "i(.~lllO J'1'sprto <le los afines. D('sde entonce. la prop.e suc('siv(lm('nt~ con las des hijas de Slilicon.ÚCI'O del otro. Esta es la disciplina "igente hoy €n la iglesia. incestuoso. n. una eademqlu~. allO /:'>7) in generalipopuliconventu ..l ~en(idn debe t!ntendersp. sinado mediar cnlt'e el nno de loo:¡ cón)"tl~es y los afine!. por ha~ liarse pr'lhibitlo el! el Le. E .~ mismos grados en. di~pone. det. 111. DEL de lJue h. Los canonistas antl ~ del lercf'r concilio dE' Lftran di~tjn~ guia n tres géneros de alinid¿ld. El primelo era el parenlrsco de uno de los . por la cual r.. ". Lo mismo deb\! decirse respeto de un marido..lo !lacado de la glosa ad cap. Por ~a propia . IGó.'J siempre filé igual la prollibicion para los matrimonius de consanguíneos y afines. y de que hemos haLladqltasta • aqul.'aton aun cuando los f'm!)erat!ore~ no hubiesen prohiLido el matrimonio de un sobrino con la "iuda de HI tio J la iglesia lo h¿¡bria reputado. EH el ml~IlP. que la prohi" hicion del matrimonio entre consanguineos se limite al tercer t!lIa} jo cual La~la para td sl'gulHlo género de a(iuidad..(juel nos repl'tSellta cullado. cuando el uno f'stá en tercero y el otro en el cuarto. ca . revelatur ttlrpiludo cognationis mere.lPo los uemas hermano~ ue mi hermano. y en sf'guidil.to y ~éptimo grallos. La!! leyes eclesiásticas de C31lUtO rey de Inglaterra.lue prohibiese el matrimonio en etros grados de afinidad en linea colatHal.ratlo de consTlnguilleid¡HI. <J grauo..la. Arverliense . estahll'ce lo rni.-)luerta . Fundose esto en arlnel pasage .1 n. ailo 314.{ tu. de la propia SIIPrte que el de Clermont. Asi lo cillifica el concilio Epaunen$f celebrado en el año 517 ~ en el r~inado de S.inado entr~ el Hno de los cónJuges y los Bn!!!':'. de que hemos hablado antes. pero somos afines de del Levlticl) : Omnis homo ad pr. ¡.-Si viuda de mi hermano se volviese á casar.::óoyug~s con !o:-. lttnon revele.on él en fuerza <lel matrimonio.lJue lo es entre los parientes consanguíneos. la f'S la aJlniJad del primer género.. El tercer género de afinidad es la lille habían asimismu illl<l!!.llco~de su lIluger.. cap.apitulario de Carlowagno. can. sándofllc despucs de la muerte uFI primo con su mugo'.i~\liente Ejem. El concilio de Latnlll que limiló la probibicion al Ctlarto {-!. El segundo género es la afinidad que los canonistas habian ¡ma . Srgismundo rey de los TIorgollol1rs. como lo reputaba.l2.. 20.56 No hallamo'S ni en el código Teotlnsianoni en ellleJttstillia~ DO ley alguna f. Asi se desprende del CAnon st'gundo del concilio de Neocesare3 en el imperio de Constantino.·ítico. . raro (. milita res pe· to de los afines. Gregorio n en un canOn del concilio romano celeLrado en 721.. ~... 161. De los 9é". de segull(l() g. 1 .. El concilio de Compie3ne celehnHJo ('0 el reinado de Pepino. lo fué asimismo respeto de !us segllotlos. Cém. Esta aClnidad con • •• el sl:gundo marido no es del primer gf!uero. el c. No consta fijamente cuanuu comenz(J esta disciplina. en 535.~ Cu1'l-r1\ATO UJ!L M.. Por fin se estahleció la disciplina de qtle el matrimonio en .nderá mejor C0n el . esta es la ali~ nidad propiamente tal. cOIl'ianguincos dcl otJ'o . 8 de cCllsang.·os de ufin.hibido en lo. j. tJ'an. 15B. 2. por cjem .I(I'-. 157. ponlue nI )'0 III mis !Jermanos somoscons311gu.. can. el de Orl~ans en 538 y el de Auxerre en 578. I La muger de mi herOJ8nO represeuta pOI' aGilidad hrfluana OIia y .. lid otro. ya que siendo la muger de mi primo.

donde el ma- . 4 163.)al'a que podamos dudar que los romanos Lm religiosos observadores tle ese pudo:" no habian oe condenarlo. El concilio de Tren: to limitó el impedimento al primero y segundo grados de tal ah. ilícita.<ita de la afinidad verdadera que i'mpiue el matriullJuio hasta el cUarto grado inclu~i"e.A CONOCID.lCIT~l.\'1 en que gradOS formaba impedimento antes ~f!1 concilio . arto 5. nidad . porque solo el matl'inonio civil la producia.OS PDUIEI\OS SIGLOS UB AFINID¡\l) 1\IAC . 6 .de Trento: 4. De la especie de afiuidall que nace (le "na tuaio1l. si era cnnociJa por derecho romano esta afinidad.'iq d. • FOR4 UN 1l1l'EOUIENTO PAnA EL j. Del comercio carnal ilícito entre dos personas nace una especie de aflnitlatl entre la una de ellas y los parientes de la ~tra..Tl\A1'ArIO DEI.. trimonios.sa con otra muger..\ I'UOVF. 161. a si fo1' maba tal impedimento en los primeros siglos de la igle. permitió el matrimonio en los demas grados: 5. entonce-s habían form~do las afinidades de segundo y tercer Sé. el afin. . Sin em.&. Fúndase en uoa razon semejante á la en que se fundd la afinidad propiamente tal. 7.. y si formaba segun él un impedi¡hento dellllatrin. y que pruebas (l~~ bedn admitirse de ese comercio: 6.iG. 162.!lia: 3.· Con motivo de esta di~posicion se han promovido algunas cuestiones: l. SI I'on DEI. LUE'go segun dicha ley el cornercio carnal eutre un hombra y una. 4 CUESTION I. Ull'EDllUEN'CO PARA EL JUATI\DIONIO.\ UN .cap. de grad. Esta aliniJad orea un impedimento dirimente de matrimoni. 50 5~gnndo ffi1rido se c¡.Sl esta afinidad e<¡ solo impedimento dirimente cuando el comercIo criminal que la formó. 301.v.a .. Esta ley no hace directamente al caso.. que nace del mattimenio consumado j por. Pahlo en su primera epistolaá los Corintios . El matrimonio de unR muger con el Pddre ó el hijo de aquel COI1 qaien tuvo anteriormente relaciones cal'nales ilícitas.enes mr. Así lo dice Expresamente S. CONTRATO DH MATRIMONIO.' 'para todas las persona5 entre qui. se acostumbra echar mano del í1tiUlO CólnOIl del {'onc_ilioclr /J". bargo no hallamos en sus códIgos un texto que expresamente lo prohiba.le honestidad derivado del comercio caz'nal que babian tenido el paJ¡'e de (!SOS hijas y aquella muger.8 de la afinidad (le segundo género en línea recta.NI~NTE n. VENUNTB DE UNA UNION lLICITA • y SI FOItUAD. y esto formará ~I tercer gélll. acer {. Para prohar yue cra asi..que la union carnal aunque ilícita hace que esas personas se const~e1'en {Jamo una caro.ff. supra. . ' El concilio de LJtran abo'ió el impedimento dirimente que has h.¡\'l'nl!lIONIO. trascendió al plÍblico. l. pero podemos <ledueir uu argumento de la ley 4. CUESTION 81 EN I.dia. en lo cual se diferencia e. l\uesh'a cnña(ta. ora sea lícito ora ilícito.! El COI1• cobinato era entre los romanos ooa union lícita. • LA AFINInAIl l'no ..'l'o de annitlad entl'e mis hermanos y yo y esta segunda nHI~er que nos representará cllliada. solo que no era ci"il. respeto de este nutrimonio. IV. ni daba á \a muger el título dejusta uxor. es demasiado contrari6 &1 pudor natural tJue Jebe presidir €nlns ma . muger es suficiente para producir un impedimento dc malrimonio entre uua de las pal'tes )' los bijas de la otra: y este cumercio producirá tal impedimento.'1 aiJo. a que efecto produce la afiO}· dad formada por un comercio i!ícito que tuvo uno de los cónyuges con un pariente del otro durante el matrimonio. codo de nupl.ECHO ROMANO EM. segun Ylmo~ antes. . ~SPECIE L¡\ IGLESIA LA OS IlE UNA UNION II.. era hasta cierto !unto un verdadl'ro matrimonio. ni á los hijos los derechos de fa~ nilia. §.onlo : 2. que dice: Libericoncubif¡asparentum $UOTllftlUXOres ducere nOtl possunl. resulta que solo podia fundarse en un motivo <.l. 4 . Véase no obstante lo que uecimos mas abajo.n.\'1 si este concilio restringiendo el impedimento al primero y se~ gando grados.. Pero no obstante como la prohiJJicion no pue-le ser Qrl 3tlud caso por causa de afinidad. nero.

CUESTION IV. quresl. de la misma coleccion . . -SI ANTES DEL CO'\:CILIO DE • creta de Iba de Chartre~1 donde Innhihe q u ' e. DII'IWIlIENTO FUNI)A1l0 : : 1 - L \ AFINI. pos <. Gregofloa IX lt .iau intervenido en él.. 81 DESI'UES QUI~ F. ux. - e a nOvella (Mil d I 1 TUENTO L..jen lo formal l . La decretal de Alejandro llI.JO. timo grado. f' S~( o t ·1'..no 166. cap.:! m' ~ 5Ia. DEI.les matrill1onios )o~ dn.. consang.aba un impedimento de m1tl'imonio hasta el sép- de cOl)sa.r~ . TltEN"ro IIESTRliVGIÓ AL • Ql.'?R TRATADO • Tl!L CONTRATO DEL MATI\I:\IO[\. por falsa que sea.:\ cap.. de dt'vort.\ lell os Sil 10 .a " .'\I\TO GnADfl UE TAL AFI.IClTO. ." AFINIOAn I'f\OI'I. t M e que en liem.. ESPECIE DE Al·'INIDAD QUE NACE nE UX TlIxro CARNAL 1I. es apóen a ~ y Cl JI'lcadd por ISlIloro i\'1ercaluJ' . u.Ilrohihit'" 0.. 'l" I'd d ISOlo canon se encuentl'a en el decl'eto de Grac'. de la primera colec"ioLl. años para todos aque·· 1105 que hal.1 . 6.l de la a{inid. EL eie de afinidad al primEro y segundo SI'acloS'. Ó con nUiell uno de I.d¡¡t1 y ~e afinidad. ult. Jebe creerse (JlIe taml.F. 79 alinidollJ.[¡(liJad propiamel}t~ tal. Así s€ dcsI1rendc del cal' Oij'". nuer\lue ella formaba antes un impedimcnto en otros grados ulterior"es. .es decir. t. causo 35. exlr. . . . 1'0I)ltA I. y hermanos de la olra una especie de afinidad y un impedi-mento de matrimonio.ld que habia formado entre el prometido esposo J:m fulura la union cbI'Llal del primero con la hrrmana de ec¡ta...le .'\. l. b ~ ti con a que Il!dll e !': • 1 muger de un consilnguillf'O. e ercfttol' y de Iho era aquella la disciplinil de la i. Este matrimonio DO podia ser reputado criminal "ino á C~US.e . tl'imonio celebratlo por un homhre con su prometida esposa despue'l de haber "jalado á la hC'rmana de esta. 'famoien se refiere á un matriUltJtlio ya 'Contraído y noá uno que tuviese que contraerse lo (jlle dice 1uo-cencio III al último d. Luego ya en aquellos tiempos el comercio carnal entre dos personas fonnaba entre una de ellas y los padre!. J'espondilí en su IHlla «(tiC SI! ha~la t'l\ l\Ias lotbvia : cuando 1. es consideralio corno un crímen (ligno de una llt'nitencia de die7.. .trimooio durante el cual a(¡uella se formó. I el bulario tlue p()d.'~ contraerse lícitamente el matrimonio en dichos graJos.'~t 1 l' . FOIDUB.. Cuando el cOLlcilio de ~¡¡t~an (!Uitlí tl'e~ gl"ados en los impedimentos por causa J Ad ~omanum PotHi(icem de LiGti P'10 V consultarlo acerca de esta duda. p~r no bahee aljuel concilio permitido ex.PEnDlKNTO UE !'IU. cal F~ e . b' 1 b' h . consang. g1'ados dlslIllnoltlos deJahan tic Sf'r Ull iUlI}((lilllcnlo ..¡1. (e '1 eSIIHJ 7 en la cual funJa Iba 1 a (e ~. cupo 10 y j(j.o\Il0S El. La misma l'AZOII puede aplicarse' á la cucstioll fIue nos ocupa.IlO. 'f f" .lte de union ilícita.'. 2 . pero no dicen que ell estos grados no foro¡e un impedimento para el Illal¡'imooio que perwnas por tal afinidad unidas fluisiesen cOlltraer. Solo dicen e:. y la ue lhbano In. . Al dcclarar el cOllcilio tridentino quereslringe esta espe . t. en los miStrLOs tple lo formaba la .¡n contraerse dlida pero no lícitalllente. 'J • os In )lf'se kllldo rato licito.. 1 .\TnlttIONJO EN TEnClmo Ó ClJ.( l' b.l el ' e nlngun cristiano IlUe( a casarse Con IJII~fJuna c(lllsaulluinea ! I . CONe'LlO lE ' ) MEHO y SEGUNIlO Gn... ]i'¡.l)l'lf) QUE N-\CI.e erarl Antes un impedimt'lllo dirilll"nte. C().1:lEnclO ILícITO. da daraOlenle á E'nt .. 18 fS a ('specle de CUESTION 111. ni impide su mo.'Esta declslOll se halla conforme con el espíritu oel concilio. ..¡nto mas CUilnto f]Ue el cOllcilio de Líltrnn ninguna diferencia hahia hecho eutre Id.<'IVIlIO en os. él!inidad derivada de uo matrimonio 'consumado ron.TIIDIONIO EN LOS :\lrsuos GRADO~ .~gu~ne'. p tUJO <"f"iI{O . es no ohstallte [)na prueha d . aUtlldau legítima y la pro\'enief. es a pro 11 )ICron . } esta pl'oluhlClO11 se extiende Ila~la 1. lb ' en eu) a ca ecclOnla halló o..UIENTE TAL.TCITi\!HENTE eONTI\AEUSE lU. J corno dCJah"n de errlo dil'il1lcntt'. AI~unos h'ó!ogos cncontrahan dificultad en este punto creyendo f1~P. lodo el mundo crt'yó que los. cap. an pret('ndido flue la . .... - L:l misma cuesLioll puede prrsent:~I'se ) j' de la prnpin Suerte puc. 2 J de eo qui cagn.: 1 .r..' t' 1 ~.tos papas (Iue esta especie de alioidad lilaS allá del segundo grado uo rompe t:I m.. I'RO- VENIENT~ UE UN l\IATRU-IONIO CON'SUltl¡\DO.'l.\ UN DI. no t:stablecclI lo contrario. . NIO ~G5.pl'esamF!n~ le los lIlatrunOOlt¡s l'll lncr)"o)' cuarto grado de esta aJiniJad q!l.. d~ ea qui ccgn.

como no haya al propio liempo otras pruebas. lG9. si ~ste IlPLiese s.ese al propio tiempo que para prohar e~te trato no bastad establecer que así se del!ia de público y notorio en la "ecindad .·od.~ .TRl)IONIO IHJn¡\NTB El.so . fillidad dt. te sentido deLe ent..í ioJO. los jnecel pueden .\D RRSUI.A. • 6 • • • . 170. AFINiDAD I'I\OVENIENTB CITO 1. cons. cap. TI<. Esta afilli(Jau solo es un impedimento dirimente de matl'l· monio J cuando el trato ilícito 'lile la motiva.\ I. \ IIIEIH .1N DOS UE UN CON1. cap. Al decidir esto los papas InOCf'IlCio y Gregario 1 \" I d~l'iden tácitamenle '1ut'! el cÓIl)'ll~e cn¡pahl.!t~ho. tlue \'aIllOS l¡¡¡hlando. ruonuc. 10.Jio legítimo le lwbill (lado. de espODsal~s y pareDt€S!~O espiritual. • Ya antes de esle concilio habia decidido lo misulo Inocencia III . tito cap.OS Gn4.r la prueba.~ puede ti.~ SE CONSER- I'IIOIIIDlnOs. si el trato carnal rué Pllbli. En e.'Hl. Asi es que si des pues dc h:. VÓ SECRETO.TO DEL l\lArRU10NIO. d¡. CUAL TUVO Ll!G. de eo qui cogn.enderse lo (jUC dice el papa Lucio II ó III en el eap. {n cuanto á los gradCls rebajados por dieho concllio tridentino en los impedimentos por causa de públicó IlOoestidad. Nót. no rc>mpa el matrimonio anterior. exl.· Este papa no qnieJ'e que se distinga en adelante.\no ENTUE UNO 1m I. tilo de ea qui cognovit consang: de la primera c~lecci. como anteriormente se habia J¡. las cuales media. Cap. LA AFlNID.jandro lB.OS IIESI'E'I"O DEL. Cap. fin (. trasciende al pl~bli.:itoJ respeto del matl'imonio que qui". podrá pt'l'mitíl'sele el que pida al otro el débito cón)'ugal.~pctf) del matrimonio durante {. El concilio tridentino solo considera: como iJnredjme~to (lirimente la alinidatl proveniente de un cumercio ilít. DBL CONTRA. Es de ahí que 1'11 demandas de nulidad de un matl'lUl011l0 por causa de la afinidad de que tratamos.'\NLO EN TAL ESTE TU ATO ASUNTO.iuan cclcLral' las partes entrp. CUESTION \'1. eo r¡ui cogn. QUE EFECTO 'J'I\ATO . con~o ha sucedido tU Ulla causa en cuya Virtud se anulo un matnmonio por haberse probado qlle el marido antes de contrderlo hal)ia tenido plíblicamente un trato ilícito cou la hija d~ :-u muger llero si el tal trato uuhiese sido sec-rcto...ido público ~ conocid?. 91 LA. 17 dr: spons.&umitir las pruebas del trato ilícito. consClng.· cometo un pecado gra. Como el concilio de Trento posteriol'mente . oculto. f'1 déhito cOllyu- no (Impero pedirlo. como lo sienta Ale.'01\ '1. dando por razon que el illocenle de los cónyugf:S no d(-bia sin culpa alguna por su pal'!e vers~ privado de los derechas (Iue un matrimo.~ d. . ..TADO 81 • de resolverse. J si la afinidad es en grado muy próximo ó mas remoto. Allnqne esta cS¡I!'ci.¡ cual esa afinidad huLicsc sido conlraida. v que por lo mismo 8!ji la parte culpahle e:Jlno la inocente podl'án - '.'1jGES y • UN PAUlltNTE nEL OTI\O.\1' .:o tí.her tl'nitlo ~'o con el nl"yur secreto un trdto lle esta natunlua con una muger. debe no (¡Lstclllte exhortar'se á los cónyuges por él llnido~ á 'lltC guardt>n continencia. 4. exl. los jueces no (lebcJ'án permit'.í todo esto restringi6 á los matrimonios celclH'adel'os el impedimento dil'imente rcsult::lnte dI! la alillidad formada pr..T"N1E DE U~ IUClTO QUE n. de la misma coleeclOn. ().'\RNAL ILl- • IHPl!lllllENTO omUIENTE EN I. nl!l. CUESTlON V. • ~al. Y QUE I'UUEn:\s UEDEN RECIBIRSE • 167. CU. su hija se casase de huena fe conmigo. Tal es la dccision de Alejandro 111.!.\R • cmlEhCIO C. lli8. pero el matrimonio 110 deberá serallulauo. co. puede decit'se r:(lle sus cfectos (luf. mas si el inocente declill'a que le es dilicil guardarla. 4. d.r un comercio ilícito. Luegú segun a4tHd cOlleilio no ca he duda (Iue tal aJil1idad DO rompe el matrimonio durante el cual ella se formó. ext.dal'ol1 aJ)()lido8 I"t!.

esta ley.. DEL IMPEDlXE:iTO OIUDIE. tomo 2. Así es qoe yO. pago 392.QZel son las diferentes espc(:ies tic parentesco ospú'itual 1 '. codo de nupt.~or afedo ~ubl. En el 'seglllHlo pár· rafa ex:aminarcmo . lHl importa que los padrino'! hayan sacado tle pila ni bautizado pOI" si lllisUJos ó por medio de procurador. 173.hija m¡~ 3..mellto que el paren- tesco natural. . • . • ARTICULO IV. e::t. 1 Y 2. . S· l.eee sin embargo por las palaL. 172. trimonio entre dichas personas.ras de .Irtod d~ . .lres espirituales. A!'i lo decHle JustlOl<mo en la ley 26. Finalmente trataremos en el cuarto'de algunas especies particulares respeto de las eUJles se pabia dlHbdo si formahan un parentesco espiritual yel consiguiente impcJímento de matrimouio. ')' los padrinos que lo sdcaroh de P¡. parentesco espiritual. En el tercero cual es la del concilio tridentino boy vigente.denupt. ¿ Será necesario 'lue los • padl'in~sha}'an ..iTE RESUr.'TO DlRnIENTE: QUE RESULTARlA DEL PARE.ldrillÚ!i y para que sea ¡JI nn impedimento dirimenle del matrilllOllio.TANTE DEL I'AnENTESCO ESl'lIUTU. habiend% formado la tercera hasta el concilio ue Trento. ipH! fecis·· .ese ..iI de otra. ['ortIue la mas ligera semt janza de padre é hija pareeia suficiente á la delic. La primera especie de parentesco espiritual es la ljue Sf forma pOlO el bautismo entre . • I Y cu.y. No hailándose en mo en nue!:otros Jias la adüpciOll.. §. J se me permitia casarme con dla.:82 TRATADO DEL CONTRATO tJBL M. no pUNle . · C'lt. . tener Illgar el inlpctlimento (lile de ella resulta ha. fam. pon]llc eHos por si y en Sll nomhre propio nada practican.'il. podriamos casarnos. znst. se videtur.ado á un recien nacido) lo rni~mr) 'l1H~ f'1 padrino ó la madrina no podrán casarse con el Lautiz:!do J á LJul~n representan pa. tenido voluntad de con- .'ertlaoera y solemne formaba el par~D­ tesco civil y el comigoiente impeJjm~nto. como u fuese una hija mia? no pnresto se reputaba ~er . tenido y educado en mi casa y compaiüa una mna.DO hahria podido ~a!iar con la hija de mi padre adoptivo. matrimonio. -171.Ios parientes del mismo nombre y familia de ~5te. y el 41/1' le confirió este sacramellto. DEL U1f1EDlMEl\. que habfla habIdo ant~s sus dificultades. de las cuales las dos priu'leras form'an aun . Para I¡He tenga lugar este p<lrentesco con lo~ p. cual ha sido la discil)lin3 de la iglesia latilla soLre estas tres e. su padre adoptivo y todos . .lila.c! hautizado de Una parte. . pues 'lrd mandal. · hoy un imredimento dirimente de matrimonio. pero si uno de las dos hubiese salido de ella por la emanClpac: on .:.\L.:'iTESCO I'URAMEriTE CIVIL" -• Veremos en el primer párrafo cuales son las tres especies de .-Ie necesidad huhi~se Lautiz. ARTICULO IH. Si ... mientras permaneciesemos los dos en la mIsma.lJ'c que personas se Im'ma. l1isuelto el parentesco ci. 83 . Nos vetustam ambiguilatem decidentes. Solo la aJopcion .a emancl~acwn= mas en la Iín(a colateral solo subsistia el unpedlmento mIentras subsistia el parentesco.\TFlI:liONIO.. 1)or el contrario JOg procuradores ·para tal acto ningun paren- tesco contraerán. cayo hermano era en . 174. .<Idrza de los romanos para impedir el ..t1optiva.'ico forma Uf) impedimento di"i Ill/-' n te de llIil . Así una comallre l\1it~ en C<I"O . 3~n ~es­ pues de disuelto el parentesco civil en vlrt~d de I. y quedaba subsistente e~ la IlOea neta .igirse recíprocamente el débito conJugal. Par. Asi opina Gibert e9_:!ID tradicion sobre d matrimonio.Ia adopcion. Este pOl'ente. Este parentesco aearreaha el mismo impedl.!Jpecies de parentpsco espiritual en lus siglos a¡l~ teriores al concilio de Trento. El 'Parentesco puramente ci"il era el que se formaba por la auopcion entre la persona adoptada.

178. 176. timdriamos en el siglo VII otro monumento de la tercera especie de parentesco espiritual entre el bautizado y los hijos de sus padrinos. El documento mas antiguo es del sexto siglo . 4. Tambien se habia dudado antiguamente si el padrino y la madrina podian celebrar entre si matrimonio. en 7-13. 6 de los COIJ- §. 11. que . donde Justiniano despees de haber decidido que un hombre que hubiese educado en SIl casa y compallia á olla mnchacha como hija suya.'í. En el siglo VII encontramos en la igle:\ia -grif'ga un monumento de la seganda especie de parelltesco e!!piritual entre JOB padrinosy los padres del bautizado. . Ni el padrino ni el bautizan te pueden contraer \'álido matrimonio con la madre del bautizado que es su comadre.cere potest paternam.¡s de los primeros siglos son piezas ó evidentemEnte supuestas ó sumamente sospechosas. pero el cOn"ilio de Trento resolvió que radian hacl'I'lo yálida y lícitamente . quum nihil aliud sic indu. Si debiesernos creer á Ciaconio qne en el siglo diez y seis escribió las vidas de los papas. 177. ' 179. tir á él padrinos. y forma entre las refl'ridas personas un impedimento dirimente del matrimonio.tim. 175. Lo <{ue forma este parentesco es el sacramento mismo illdereRdientemen~ te del-consentimiento de las personas entre las <1l1e Se forma: en elnillO no cabe este consentimiento. ' 181.'ente seo e~pÍ1·itual. las uecrctales ele los pap. CaLCIo no bay ley alguna ni canon que los prohiba antes de esa ley de Justiniano J podemos atribuirá ella el establecimiento de esta especie de impedimenfo dirimente del matrimonio. Esta connexion se llama compadrazgo. port¡ue dicho autor en la vida de Deusdedil que subió al pOlJliflcado en 624. te. La carta decretal de este papa á Pepino prefecto de palacio y á . fuIJnina anatema contra el que se casase con su comadre espiritual. con tal sin f:!mbargo de que no fuese \iU ahijada. . qu. Ante... y no lo tienen tampoco la mayor parle de los padrinos que ignoran completamente los efectos del padrinazgo. la ley 26. El siglo VIII nos presenta muchos teslimonios de la prohibicion del matrimonio por la seguoda especie de parentesco espiritual. • 180. y del irnpedimentodjri~ente que forma: tal es el canoll 53 uel concilio llamado in Trullo J ó sea. fué derogado por el concilio dc Trcnto. supone que este papa prohibió ~l matrimonio entre tales pt:rsonas j pero en ninguna pute se encuentra tal decreto_ 182..84 • rAATADO 1 EL CONTRATO DEL MATl\1~I01HO. del siglo VI no hallamo. La segunda especie Je parentesco espiritual es la <jue contraen el bautizan le y los padr'LOos COn los padres del bautizado. le~ ohligaba á abstcllP:rse de tales matrimonioa. ni la madrina ni la bautizan te pueden tampoco contraer matrimonio con el padre del bautizado <lue es w compadre. El sacramento de la cnn(irmaciOll pl'oduce el mismo parentesco que el del bautismo donde subsista la costumbre ue asis .am lmjusmodi • nexus per quern. El primer concilio l'omano celebrado en el pontificado de Gregario II en 721. Dicbo antor confiesa que bay muchos canonistas que son de contrar-io parecer I y yo Ole inclino á estos. can. era la que mediaba entre el bautizado y los hijos de sus padrinos que le representaban hermanos~ El impedimento dirimente que esta especie de parentesco forma_ ba. hablen del parcntesco espiritual: los canones del concilio ue Nicea. traer este parentesco con el bautizado . mediante Deo. ~Oj obispos de Francia. para que se forme y pro ~ duzca el impedimento dirimente? El autor de las Conferencias de 85 París está POl' la afirmativa. auténtico. La tercera especie de parentesco espiritual qne resultaba en atto tiempo (lel bautismo. Este concilio no fué admitido en la iglesia latina. .. \Jodia no obstante casarse con ella (lo cual era el objeto principal de la ley L Rflade. y cuyas comadres son ellas. sin haber ley ni canon que se lo prohibiese. can. affictionem et justam nuptiaruTlI prohibitiollf~m . anima! corum coprtlata: sunt~ Debe presumirse que el grande respeto q-ue los primeros cristianos profc saLan á ms padres espirituales .nio. concilium Quilli-Sextum. la cual es la séptima del vol. codo dl! nupt. Lo mismo decreta otro concilio romano celebrado en el pontificado de Zacarias. celebrado bajo el imperio de J ustiniaDo 11. yopina r¡He uno qne huhiese sacado de pila un hijo de otra persona diferente de la que creía ~ no contrae con él e~te parentesco I porque no era con él con quien que- • • ria contraerlo.. en el salon ele la cúpula del palacio imperial. siendo ellos sus com padres. Disciplina de la i!llesia en los (li(el'entes siglos acc'rca del impedimento tlil'imenle delmall'imouio que aCaJ'l'ca el pa .

en una de SQ~ qlÍ~tolas:í i\ollJellllu arzouispo de Cantorhery. • l mpt'r br. . 6 trata como crimen capital e matrimonio con la comadre espiritual. . I uye su car t a COIl estas paEs de nutar ue paso (jUt! el papa COIlC I . 189.. rnatrimonio nO debia disoh"ersc.! colc!. Elrey Ltlltprando establece este mismo impedimento en la ley 5 antes citada.~ en el siglo VIII. El arto 4. inserta en el tomo G (le la uLJéI citada. y le suplica le diga si ha1.dado. her lI"erigllatlr) posteriormente cloe entre los romanos era pr'obihido tal wstrimonio.la e~ los antiguo~ cánones ó libros sagrados alguna prohibicion' ~emelante.crilo palabra por ~labr~ en los capitularios de Carlomagno y Luis el hO:l.Jue el parentesco e!lpiritual y el cOllsiguiente impedimento resultaban asimismo del sacramento tle la conlirmacion. Teodoro ohispo de Pa"ia consoltó sobre esto al pap~ Zacarlu. art. 17t. LaLhe.'e de su ahijado. quien le contestó que debian separar:e dos que se 1!ab1311 casado uuidos por"tal vínculo. porque en el ca/f.~ hallamos en este siglo otro docull1en~~'qne manifiesta <.~. 185.187 .. TRJ. empez-ose á suscitar la cuestlOo en el sl¡:!. Las leyes . 86 cilios del P. 10 si era de otro matan lo si era al propio tlCmpo lijO SUJo.TADO • lJEL CONTRATO DI:L MA1'RU1QIUO. Jt:n el siglo IX los sucesores de S.• .. • I . l . I 'dO lOh 7" a r. no obstante si aú lo hubiese hcch~ por 19l1oraTI~cla. Dicho ponlítice mira con tanto horro. 55 del cOIlClllo de Maye nza celebrado en 813 de órtlcn de Carlomagno. Esta contestaClOtl ee la car.z'rl. concilio romano tenido en el pontificado dc Gregol'i~ II de LJ~e an¡ tes hemos l..s.L. - solos los papas.¡lidai no estaba aUII reservado a.'IC va/ere o labras: Oplamus sanclttat~m wam nu. dela colt:ccioll delP. 504 Y siguilmlC$. pn. ~e halla c{Jlll'lIuad~ lo Ji~puesto por el concilio rOUlano celebrado en ti~Ol. segun lo ueclue el papa Nlcolas . es decir. t::1 de C. Por ma'i Cinc este rartmte~co e"plrl na ~e.. I . .11' Luitprando rey de los Lombardos. tom. y (lne no sahe 5i en esto pecó por ignorancia " ~ causa de J¡ . ley 5. s~~tldo por COUSIuicnte prohibido que uno fuese padl'jno de UIl lUJO de Sil uluger. cual prueba yue el litulo de Sa.. r. ' trimonio. sobre el aUD 734.88 En cuanto á la tercera especie de parenlesco espiritual qoe se' habia pretendido formarse entre el ~aDtizado y ~08 hijos de sus padrinos. nonif~cio se ha~ian COI1~ formado con la disciplina de las demas iglesJas del oCC'l(lellte ~n cuanto al impedimento resultante de la primera y segunda ~s. in generali popali convenlu.. ¡..o:co espiritual se mir~ eOI1l<) un imredimcnto de m. Tal es la conlestacioll dada PI} 75-1 por td papa Estevan 11 á los obispos de Francia (lue le hahian con~ultado sohre varios puntos. 50.ablado. o . En el mismo sentido e~cl'ibe á o. En este caso se halla t!1 concilio (le l\fetz celebrado ell . Los concilios celebrados en Francia durante aquel siglo.1 cu~l se hallaba Ricolfo arzobispo de :Maycllza se cstahlt!cc este IInpedlento' siendo de notal' que este canon fué trall<.t~o obispo inp.:ompiegne c("lcIJrado en 757 heju t::1 mismo reinado.recle de parentesco espiritual. porque eu el occidente solo regia el cóJigo Teodosiano. IamLlen . la cual \'a . en su carta á Rouulfo arzobispo de Coorges .(~rlllitido á nn padrino que se cas. can. que son hmhien del liiglo VIII. 184. lo cual no es ex.so. ··t I < e IlsiJcrase coi90. tomo 9.nc e se . 183. establecen la misma prohibicion en'a pI'jn1er~ y _'>egqnda especie de pal'C. .rO!l oeGreg'l' JI. 5.nlesco espiritual. La misma diiciplina se ObberyÓ en Inglaterra. . pues qU!! él no atina oorno este parente.:¡se cnn su comajre. m'o un impedimento dirimente del matrimonio. mad. ti) pdg.: contienen la misma disciplina en cuanto á la primera y segunda' especie de parentesco espÍl'itllal proveniente del sacramento del b&utismo ó de la" confirmadon. Y en la tercera aJdicion ~ arto 116. tv/JI.ta 10 de este papa. . Léibbe. Ignoraba seguramen~ te la ley de Justiniano.les (Pethelmo).) el decreto (lel l fué continuado en aque co Jgo. arto 137..¡{rimonio cuando el hautismo' hace hermanos á todos los ¡Ji jos d~ la iglesia ~ sin que lal pareo• • teseo impida que se casen.6.l' soure t~do et Illatrj~llollio de un padrino con su ahijada. E'!tas dos cartas comotaOlble~l otra dIrigida al abate Dudon en que se dice algo ma~ sobre clullsulo asanto las tl'aslada Baronio.traño .lo V~II. Esta carta se halla enl. 1. segun se de!tp~cnde de la coleC"cion de cánones hecha por EgLt!rto 8l'zolJispo de Cllntol'hery á ú!ttnjo~ de al¡uel siglo) en la cual. lib. Adcma. lloi1ifaci') hispo de l\layrnt... 186. le dice haher !.¡. con . .:iulJ dcllJ • LahLtl. de que antes hablamos.129. g . contiene otro testimonio del impedimento dirimente del matrimonio resultante de la primera y segunda especie de parentesco espiritual.53 ell (·1 reinado de Pepino. que Jlce que ninguna ley ni canDil alguno lo habian prohibido porque se consideraba COhlO cosa imposible. lib.

aha en 111~latcr. lD9.ntcsco espiritual no dero~. ó si deher ia compl"e. 198.v 10'1 IladT1nos de tln ladu y lo.. Lahbe lomo 9. pago 59Gy sIguientes. 192. en su epi:.imismo una dccision de Inocencia lB relati- son . sq.:all'retexlo una st'pilracion.ra á rrincipio~ de f'ste siglo j pues la ley ~4 prohibe el nJatnmonlo con la comadre espir!tual J con la ahipda. eran consiJe.H8 TRATADO DEL - r. vel ea nor¡ sine magno icalUlalo dirimunlur. El impedimento dirimente lJue se formilba antiguamente entre el hautizado y los hijo'! de los que le h:lbian sacado de pila. l'. qUrr!Sf.rt. 2 1 ext. ~ monia celebrad('I'O. • Cual es la disciplina establecida lJ01' el concilio ele T"enlo sobl'e los impedimentos' diJ'imentes provenientes del pa. 19!~.ontlnnan mlrandolo COUlO o:n impEdimento dirimente de matrimonio. \. .tola á los Galos y Germanos. reproduce en punto al parentesco espiritual el Uecreto de ZaC8rias en el concilio rCrmano que hemos n (aido antes.ONTRATO UEL :\f. 11<ll'ido<..nn lo decide el concilio de ella'lons convocado por Cdrlomagno en 013.autlzado de otro) e'l un impedimento dirimente pal'a un mal!". si tal parentesco hubiese sido contraido de inlento para oLtellel' Injo t. Con ma)'oria . En el siglo X Leon VII que sllhió al solio :pontificio en 93G I Y lo ocupó tres años. de que bal)larnos en el anterior párrafo. conLr. 3) que habia sido mal compren- dido. rapo -. . 197. 10m. cap. Labbe. va á la tercera especie de parentesco cspiritual . A. ó á lo mas dos on homhre y una muger..'! papas 'lue se hallan en el cu<'!"f)Q de dereclHl canónico.ante v • 10:. Todavid menos deberia romper el matrimonio el parentelilco t!lpiritu . tilo Parel~p.. 30. Yed¡os (}ue !os rapas éel siglo l~. n.' pues consultado acerca de si uebía considerarse como impedimento solo entre el haut. ignoranter conirahi matrimoníum.'enfesco cspiJ"ihuJl. d. sess. l~l:). siguen siendo l'lItre nosotros un impe!lirnellto dirim('llte. de Reformal. Por mas que en Francia no haya sido admitido el concilio tl'i~ dentina.s tiel papa N"icolas 1 en sus respuestas ad consulta Bll. 5.'ielmo obispo de Limoges.lgarorll./ll. 200. 2 t. Notamos solo que la sf'gunda especie de C!:ite pan~nte. de la propia stlrl'Íe 'que mu. . El concilio de Trento.lllhipse practicado por lp'nOI'anCHI como p"r malicia. 89 191. 2.Ti. pues suficir:ntes nos lus nfrecen l<ls decretal es (le lo. 9.ido tal parentesco.lld~ r lambien Ins hijos nacidos allteriormcntc.. 196. can. 110 ocherá díll' Ingar á una separacion.e. 12'2. lilAS no di~tlelvc el que ya se IJUbicse cOl1tl"aido.\l"1\1\IOI'IIll. l). de las cuales se desp"ende que las tl'es f'!.j se dt'srrend~ dc I<ls deci~ion<. No huscaremos m~<¡ testimonios sobre esta maleria fn los siglos siguientes. causo 30. restringió el parentesco espiritual {¡tiC . padrinos con el bautizado ó confirmado y con los padres de es le derogando lo~ dt'mas impedimentos que antes se habia creido poder resultar de las deolas e!lpecies de dicho parentesco. EoJ de notar que este concilio 5010 permite que haya un padrino varan ó mnger. c.le r"znn si un honlhn: pUl' necesidad hubiese tenido <¡Ile hautiz. de cagn.a aquel papa qne ('(1rnpnndc á nnos v á • otros. ~pist. As.::has otra'! <'~pr. C'ontf'xt.adas ('omo impedimento dirimente del matrimonio.~ padres del. al que contraen el hauti7..debe formar nn impedimento dirimente (lel matrimonio.cies de parentesco espiritual qo:e se hl1Lia creido poder causar impedimento para el matrimonio. sus Ji~posiciones en este punto tan réizonables.J arlo 2. 111. dp.~co forma(lo e~trc el hautil:aílte. gadas. . 193.. en su cart~ á An. .¡ )0 decide el papa Juan VIII. cap. loto lil. spir. loS de dicho papa. pág. de congo spir.pccies (le parentesco espiritual que hemos dtscrilo. lIue no han podido rechazarse. S. qllf' Il<lhia dado Ill~ar á esta dllda el cart. • aun(lue facilmente se concede y se presume Sil d¡~pellSa.. ~I parent~'sco r~pil'itnal cla~ contrae COn Sil mll~er.z3(lo)' los lli¡o'l de su'! paclrinos.3r á un I¡ijo sUJo.télntü si ~I ado 01 igen (Irl parentesco se l. En cuanto á las especies de parr. P. in quilms vel non sine magno peccato perscveralur.que ocupaha la Santa Sede á último" del siglo IX. 182. quedt) aholido por este concili'o.jaJo! los llij~s ele sus padrinos. En el siglo Xl hallamos Lag le)'cs eclesiásticas de Canulo que rein. P.. En CU<intn á I~ tercera espf'ci~ de parentesco :espiritual ninguna de estas leyes la reconoce •. ¡Je __ pl1t'!. Es de notara!. En cuanto al part~nte"sco que se pretende mediar entre un ah.. Al dar el concilio la" razones de su decreto dice: Ea quod clocerel experiencia propler mulliludinem prohibitionum mull(·tic:s in casibus prohibilis.

Os QUE Lo SO. 90 TRATADO DEL • 201. el padrino de catequismo.presase Ó dejdse expre~ar!:le la fórmula. Dispone adelllas cste concilio <{ue el párroco se informe por los interesados de cuales son las personas elegidas para padriDOS. es decir. -204. supra. de co¡. despues de aumitldoS" .tienda uel 1Jautismo en su re{!istro . in 6. COl'RATU DEL M \TRDloJNIO. 202. Si pOI' denegadon ue los elc-gidos.° El concilio de Tl't:!nto abolió este parentesco y el impedimcllto ~e é! resu!tante. d. como IJlle es nulo. 24 . Segun el decreto de Bonifacio VIII. que la lple tenia antes. Así 'dice Barbosa haberlo decidido en Roma la congrcgat. (lo cual puede hacer por alguna grave razon) sirviese de paurino una persona hallada por ac. 2. • PRBIEBA ESPECIE . do.)5 I'. be (Ilgunas eS!Jecies lJccnliaJ'cs acerca (fe las cn~lcs se habia lluclallo e1l otl'O tiempo si forlnaban un l}(n'clll(~sco es. fl. y que solo con las persollas allí designadas se formará el parenlesco espiritual.196. llocoutral'll parentesco alguno espiritlJai . (Iel cual l't!sultaba un impedime. Esta op!nion de VanEspen me parece was fundada que la de otro autor que piensa que para tener lugar este parcntesco es necesario qne los padrinos hayan sitlC' rogados por los padres. No debe sin embargo decirse indistintamente con el autor de las Conferencias de Paris . y no en cuanto' á disol\'er UD matrimonio que anteriormente hubiesen contraído tales personas. ó en impetrar antes dispcnsa. es decir. cap.. de ella se haria mencion en el testimonio del bautismo. No obstaute no debe inferirse tle esto que pal'a que los padrinos contraigan el parentesco cspiritual sea preci~o que hayan !litIo ele~ gi{los para serlo por los padres del bautizado. • . sess. piritual y un impetlimento tlirimentc tlclUlftb'imonio. pues dicho concilio UD reconoce lllas que el que proviene del sacramento mismo. • l\'. y creo que decidió hien. 91 5. Lo que debe decirse es que mien tras 110 conste si e~ v á liJo ó no ta l bauti mlO¡ es iucier to tal parentesco.erit. De ahí se sígne tambien que lo . LAS DEL lIAU1'l5)IO.n.:'i CUANDO SE CEnE~lO:iIAS •• • surLE. Síguese ademas {Jue ~i uno (loe habia sido bautiza<lo J lo fuese segunda vez por t:rror. á {luienes cuidará de nombrar ell el acta que ex.nto para el matrimonio con la persona del pl'esentado al catequismo. . 110 le dtó mas fuerz:¡. si baptizatus fu. que sirven oe padrinos cuando se suplen ICiS ceremonias del bautislUo.. Es de notar que si COntra lo dispue¡¡to por el concilio el várroco hubiese admitido mas de dos padrinos. ó por no admitirlos el cura. pues solo 10 reconoce eutre el bautizado y 1>US padrinos.. ningnn parentesco c!\piritual Contraerán. _ 206. 205.ntos dirimentes del matrimonio.e por objeto evitar equivocaciones E'll la designacion ue las personas. yella contraería el parentesco espiritual.11"lna p¿l'entesr. La disposicion del concilio lie!J.. 'V. Como el intento del concilio tl'identino fué I'estringi!' y de ninguna ITIaller. no cabe duda que al consenar los que resu tan del parentesco que contraen los padr inos con los padl'es del hllutiza. cuya incel'litud Ilace que 110 pueda atacane el 1I1atriOlonio que entre personas con tales relaciones unidas se hubiese celebrado: empero . touos los que hubiese admitido COmo tale!i contraerán el parentesco espiritual. ora ~e e:"\. 203. relativamente á impedir nn matrimonio celebradero. D~ l. ) harán hubiesen celebrado : .. 3.¡so en la iglesia. el <lile habia presentado el cbtectÍllleno á la instl'uccion que debia preceder al bautismo J <lllllque despues no fuese él quien lo sacase (le piJa. (lile un bautismo conferido bajo condicion no f.\[IRlNOS DE CATEQUI~fll~h y DE r.ion. oe .t aumentar los impedimp. lodos fueron padrinos.¡ todavia DO 1" .spir. segun ya muy anteriormente lo había deci~lido Alejandro IlI. con el bautizado y SU'5 padres.undo hautismo.. cap. esa persona seria el verdadero padrino ó' madrina.'{ tI!:'1 sev. pOI' cuanto Sl hien el párroco tlO debió adnlitirlos todos. mejor en no hacerlo. contraía el mismo parentesco espiritual que ios padrinos de bautismo.o 1llgtUlO espiritual. los padrino.

que no permite que uno los prometidos esposoS pueda contraer Ulatrimonio con ninguo pariente en línea recta del otro auu despuea de disueltos los esponsales: I~os romanos babian conocido aun en medio del paganismo esta 210. -212. ponlue la aliniJad nace solo del matrimonio. ca"s.I REiliTE$CO ES- m: LA EHEiXSIO:X In:L 'PA RfNTE:SCO EST'I1UTC.. produce otra relacion Ó cOllnexion fundad . pOI' m3llera q~te Urhano 1I á (illt!s tI!'1 :-. El papa Pascual Il que ocupaba ]a santa sede á últimos del siglo XI y pl'incipios del XII pensab3 por el contrario que el parentesco espiritual no se comunicaba del UllO al otro ce los cún. 209. ESPECIE . • s· . cap.N ItECII'ROCA:'tIENTE ALC. lUlo f}lla!st.llanle (le los cSlJonsales. Y los csponsalt:s son solo un prepal'ativo para el matrimunio.\IlIU.presamen~ te para mayol' pureza de la disciplina. .• DBL COETRATO UfL MATRI:'IIO~IO. 93 92 • TRA. y nosotros llevamos referidos. 150. porque parece tIue eran unos respeto de otros como hermanos. spir. Del mismo sentir es Bonifdcio Vil!. supra n. de cO[Jn. 211. can.nt-f'.TADO .utla entre uno de los futuros esposos y los parientes del otl'O. CUARTA. Los impedimentos de pública honestidad son los que reImitan los esponsales Ó un matrimonio no cOllsumado.. 4. Empero siendo este preparativo una especie de Dllltl'imonio in '. SI LOS RIJOS HE DOS COlU'A.Tli MA. (~II la plíbl¡ca Ilt)llestid~d. 5.\Ol\ES PUEDE:. CO:.O í LA MADl\i:iA QO:iTHAI'.\TO 01:: I'UULICA 1l0:'\ESTlD. Los