P. 1
La Importancia de un Narrador

La Importancia de un Narrador

|Views: 13.174|Likes:

More info:

Published by: coleccionhomoerotica on Nov 27, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/31/2013

pdf

text

original

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos

La importancia de un narrador
Por: Van Krausser
Primeramente, ¿por qué utilizar un narrador para un escrito, cuento, fábula, novela, etc.? Dentro de la creación de una obra literaria, la presencia de un narrador es muy importante, puesto que realiza el vínculo de comunicación autor-lector por su mediación. Para el estudio de los diferentes tipos de narradores, se puede hacer uso de la clasificación que realizó el teórico francés de literatura Gérard Genette, que identifica los niveles dentro de una narración. Éste analista clasificó las obras literarias, partiendo del estructuralismo, en tres aspectos: tiempo, modo y voz. Fue uno de los creadores de la Narratología, que es el estudio de los elementos fundamentales de la narración. Algunas de las categorías estudiadas por la narratología son:
• • • •

El narrador, en relación con el cual, a su vez, se habla de "voz narrativa" y de "punto de vista" o "focalización"; Los personajes, clasificados como "actantes" según su función en el argumento de la obra; La "fábula" o "trama"; El tiempo y el espacio narrativos, frecuentemente conectados a través del concepto de cronotopo, debido a Mijail Bajtín, que no se estudiará por ahora.

Por el momento sólo se realizará el estudio del narrador en varias de sus divisiones. Este artículo sólo da una base de manera superficial, por medio del método de la narratología, de los diferentes estilos de narradores. Algunos no se verán más que en una rápida definición. 1. Narradores Entonces, ¿qué es un narrador? El narrador es un personaje muy importante, y según su posición dentro de la narración, hace que ésta sea diversa; es el encargado de contar o narrar los acontecimientos en una obra literaria. Muy a menudo se tiene la idea de que el narrador es el mismo escritor. En realidad, es la voz que cuenta al lector lo que va sucediendo en la narración. Presenta a los personajes y sitúa la acción o secuencia de los acontecimientos en un espacio y en un tiempo determinado. Es una entidad dentro de la historia, diferente del autor (persona física) que la crea. Funciones del discurso del Narrador
• • •

Función narrativa: es la principal, ya que el narrador se define por su actividad de contar una historia; Función de control: señala la capacidad del narrador para incidir en su propio discurso desde un plano meta-narrativo, es decir, más allá del plano de los personajes; Función comunicativa: incluye las funciones que se refieren directamente al destinatario, apelativa y fática (es decir, para facilitar y optimizar la transmisión de mensajes), e implica que el narrador se comporta como un hablante que se dirige a un interlocutor tratando de influir en él;

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
• •

Función testimonial: a través de ella el narrador se refiere a sus fuentes de información, la mayor o menor nitidez de los recuerdos, etc.; Función emotiva: a raíz de la información dada por él mismo, o de la descripción de recuerdos, narra los estados anímicos que deben ser sentidos por el lector. Puede tomarse como un ejemplo, la narración de terror psicológico; Función ideológica: (aunque no es exclusiva del narrador la expresión o valoración ideológica: el personaje también asume con relativa frecuencia este cometido). Resalta el sentido que intenta transmitir el autor en cuanto a ideologías, convicciones, valores, etc. Depende incluso de la época en que fue escrita, el contexto social, el medio político, etc. Una obra representativa de la función ideológica del narrador se muestra en La maravillosa medicina de Jorge, en la que su autor, Roald Dahl, se aleja de lo considerado ‘políticamente correcto’ y presenta personajes que transgreden lo socialmente aceptado y cuyas conductas suponen un ataque a las normas sociales.

2. Clasificación Se pueden clasificar los tipos de narrador según criterios muy diversos, por ejemplo de acuerdo a su posición respecto a lo narrado (si se ubican dentro o fuera de la historia) o a su punto de vista. 2.1 Según su posición respecto a lo narrado Aquí podemos encontrar dos clasificaciones y una alteración de las mismas: a) Narrador homodiegético Donde homo significa mismo y diégesis historia. Dentro de esta categoría nos referimos al narrador como alguien que la ha vivido desde fuera, pero que es parte del mundo del relato. Generalmente son narradores en primera persona. Ejemplo: La guerra de los mundos, de H. G. Wells. Fragmento del capítulo 5 Después de haber visto cómo los marcianos emergían del cilindro en que vinieron a la Tierra desde su planeta, una especie de fascinación paralizó mis movimientos. Seguí en pie, hundido en la maleza hasta las rodillas, los ojos fijos en el montículo que me los ocultaba. La curiosidad y el miedo batallaban en mi ánimo. No me atreví a volver al agujero, pero deseaba ardientemente inspeccionarlo. Me adelanté, describiendo grandes curvas, buscando posiciones ventajosas y mirando fijamente los montones de arena. b) Narrador heterodiegético Hetero significa otro, diégesis historia. Se trata de aquellos narradores que cuentan la historia desde fuera del mundo del relato, generalmente en tercera persona. El caso más común es el del llamado narrador omnisciente, que se desarrolla más abajo. Subclasificación en el narrador heterodiegético: Se dividen en: • Narrador Omnisciente: Es aquel que lo sabe todo; como lo que piensan los personajes, lo que sienten, e incluso su pasado. Está en tercera persona, voz narrativa que favorece siempre el objetivismo. También es propio de un

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
narrador omnisciente la distribución de la narración a su antojo, en ocasiones hace una pausa para dirigirse de forma directa al lector. Como ejemplo, un fragmento de El principito, de Antoine de Saint Exuperi: El Principito habla con el zorro al que ha "domesticado", es decir, del que se ha hecho amigo pero ha llegado la hora de marcharse. El zorro le ha prometido que le revelará un secreto antes de que se vaya. Va al jardín a ver las rosas antes de marcharse. Él tiene en su planeta una rosa que es especial para él, esa rosa especial le ha "domesticado el corazón" y ahora sabe lo que se siente... "El Principito fue a ver nuevamente a las rosas: —No sois en absoluto parecidas a mi rosa; no sois nada aún —les dijo—. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Sois como mi zorro. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo. Y las rosas se sintieron bastante molestas. —Sois bellas, pero estáis vacías —les dijo aún—. No se puede morir por vosotras. Sin duda que un transeúnte común creerá que mi rosa se os parece. Pero ella sola es más importante que todas vosotras, puesto que es ella la rosa a quien he regado. Puesto que es ella la rosa a quien puse bajo una campana de cristal. Puesto que es ella la rosa a quien abrigué con un biombo. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvó dos o tres que se hicieron mariposas). Puesto que es ella la rosa a la que escuché quejarse, o alabarse, o también, algunas veces callarse. Puesto que es mi rosa. Y se volvió adonde estaba el zorro: —Adiós —dijo. —Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos. —Lo esencial es invisible a los ojos —repitió el Principito, a fin de acordarse. […] • Narrador de Conocimiento Relativo: Es aquel que relata sólo lo que ve y que no sabe que es lo que piensan los personajes. Es un tipo de narrador poco utilizado por la limitación de recursos en la narrativa fuera del personaje. Está en tercera persona, y tiene tres formas: Ejemplo 1: Forma general. A continuación, un fragmento del capítulo I de El Retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, en donde hace uso de este tipo de narrador, especulando con los sentimientos y pensamientos posibles de los personajes involucrados. Luego de unos segundos de silencio, lord Henry observó su reloj. —Debo marcharme, Basil —musitó—; pero antes de retirarme te pido otra vez que me expliques por qué no quieres exhibir el retrato de Dorian Gray. Quiero saber la verdadera razón. —Ya te lo he comentado.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
—No es verdad; sólo me has dicho que era porque había mucho de ti mismo en ese cuadro. Pienso que esa explicación es infantil. —Harry —contestó Basil Hallward mientras lo miraba directamente a los ojos—, todo retrato pintado es un retrato del artista, no del modelo. El modelo sólo es el accidente, la ocasión. No es a él a quien revela el pintor; quien se revela sobre la tela coloreada es más bien el pintor. No expondré ese cuadro debido a que tengo miedo de mostrar en él el misterio de mi propia alma. Lord Henry comenzó a reír. —¿Y cuál es tu temor —inquirió. —Te lo revelaré —dijo Hallward; pero una expresión de preocupación se dibujó en su semblante. —Te escucho, Basil —prosiguió su compañero, observándolo. —En verdad, tengo poco qué decir, Henry —aceptó el pintor—, y pienso que será muy difícil que lo entiendas. Tal vez apenas lo creas. Lord Henry volvió a sonreír e, inclinándose, desenterró una margarita de pétalos rosados y la contempló minuciosamente: —Estoy completamente seguro de que lo comprenderé —replicó, mientras observaba con atención el diminuto círculo morado de pelusa blanca—, y respecto a creer en las cosas, las creo todas con tal de que sean totalmente verdaderas. […] Ejemplo 2: narración sólo desde la visión de un personaje Este narrador es uno de los personajes involucrados en la historia, pero se le relata en tercera persona. Los lectores sólo saben lo que el personaje conoce y experimenta, y lo que ocurre por la narración que hace de los acontecimientos. Especula acerca de los sentimientos y pensamientos de los otros personajes. Se da un ejemplo de este tipo de narrador a continuación. Adams soltó con cierta violencia el compás de precisión y el escalímetro sobre el proyecto en el que trabajaba. Laurel, su esposa, lo observó detenidamente por un momento. —Cecil, ¿ocurre algo? —inquirió con gesto de preocupación. —No… —Adams se percató que había sido muy notorio su enfado, y trató de ocultarlo—. Estoy algo desesperado, cariño. Nada más. Esto no ha resultado como lo planee al principio. Mentía. Tenía ya unos días comportándose en forma extraña, estresado, molesto y con leves arranques de ira y enfado. Aunque pensó que no era el único en esa situación. Había detectado también un comportamiento extraño en Axel, pues se había mostrado un tanto huraño con él, y Laurel le había comentado que lo notaba malhumorado en esos últimos días. Eso era una clara señal de la ansiedad que los estaba alterando. A ambos. [Vidas Ordinarias (inédito)] V.K.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
Ejemplo 3: narración rotativa limitada En este estilo de narrador, vemos el mundo a través de los ojos de todos los personajes involucrados, en narración por turnos. Los personajes sólo fabrican sus propios puntos de vista sobre ciertos cambios en la escena. (J.K. Rowling escribe mayormente los pensamientos de Harry Potter, pero tiene uno o dos capítulos en que está mirando a través de los ojos de alguien más). Prácticamente, es un conjunto de perspectivas, y la acción debe escribirse según el número de perspectivas (personajes involucrados) que existan. El siguiente fragmento da un ejemplo de este tipo de narración. [Primera escena] John ‘Reaper’ se detuvo justo al llegar primero adonde antes había existido una puerta, y señaló el corredor que se extendía frente a ellos, sintiendo cómo la adrenalina corría por sus venas con tal fuerza que casi podía escucharla. Debían cazar a esa ‘cosa’ para poder salir de esa trampa mortal en la que se encontraban. Debían ser cautelosos, y no fiarse para nada de la astuta criatura que ahora se ocultaba entre las sombras del derruido espacio, acechándolos. Debía enfocarse en proteger a sus hombres, tanto al darles órdenes para avanzar, como al estar alerta a cualquier indicio de ataque de la criatura. Volteó hacia atrás en un rápido movimiento, ubicándolos. Al encontrar la mirada inquisitiva de Sarge a unos cuantos pasos de él, una extraña calma lo invadió. —Avanzaremos en pares, Johnny —le escuchó decir en una orden suavizada, tanto en el tono como en el volumen de su voz—. Tú y yo al frente. Así tendremos más oportunidades. [Segunda escena] Sarge se apostó detrás de la derruida división afuera del pasillo por el que el monstruo había escapado, a unos cuantos pasos de su oficial de confianza. Reconoció que la cautela del muchacho era bastante eficaz en momentos como esos, así que esperó a ver cuál sería el siguiente movimiento. Casi pudo sentir el estado de exaltación y nerviosismo en el que se encontraba Reaper cuando éste volteó, buscándolo. Su mirada profunda y concentrada, y el fino sudor que perlaba su frente se lo decían. Supo entonces que debía infundirle aun más confianza. —Avanzaremos en pares, Johnny —escuchó su voz casi como un susurro, mostrando una serenidad que no sentía—. Tú y yo al frente. Así tendremos más oportunidades. En este estilo de narrador, la primera escena está contada desde el punto de vista del personaje principal (protagonista), conociendo sus pensamientos más no los del otro personaje que interactúa con él. La segunda escena está descrita desde el punto de vista del otro personaje, en donde entendemos sus motivaciones, sabemos sus pensamientos, pero especula con lo que el protagonista siente y piensa. Las dos escenas le dan al lector más información que se complementa. Sin embargo, existe el riesgo de que al estar utilizando los cambios de escena, se revuelvan los puntos de vista sin darle una pauta al lector para saber qué ocurre. La mejor recomendación en este tipo de narración es que se permanezca en el personaje hasta que la escena cambie.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
c) La alteración de narradores De esta técnica se sirve la novela epistolar, en la que varios personajes intercambian cartas. Esta modalidad narrativa, que alcanzó gran difusión en el siglo XVIII con novelistas como Rousseau, Goethe, Laclos o Richardson, nos ofrece una visión subjetiva de los hechos, muy próxima al diario íntimo. Como ejemplo, algunos fragmentos de la obra Drácula, de Bram Stoker: CARTA DE LA SEÑORITA MINA MURRAY A LA SEÑORITA LUCY WESTENRA 9 de mayo "Mi muy querida Lucy "Perdona mi tardanza en escribirte, pero he estado verdaderamente sobrecargada de trabajo. La vida de una ayudante de director de escuela es angustiosa. Me muero de ganas de estar contigo, y a orillas del mar, donde podamos hablar con libertad y construir nuestros castillos en el aire. Últimamente he estado trabajando mucho, debido a que quiero mantener el nivel de estudios de Jonathan, y he estado practicando muy activamente la taquigrafía. Cuando nos casemos le podré ser muy útil a Jonathan, y si puedo escribir bien en taquigrafía estaré en posibilidad de escribir de esa manera todo lo que dice y luego copiarlo en limpio para él en la máquina, con la que también estoy practicando muy duramente. Él y yo a veces nos escribimos en taquigrafía, y él esta llevando un diario estenográfico de sus viajes por el extranjero. Cuando esté contigo también llevaré un diario de la misma manera.[…] CARTA DE LUCY WESTENRA A MINA MURRAY 24 de mayo "Mi queridísima Mina: "Gracias, gracias y gracias otra vez por tu dulce carta. ¡Fue tan agradable poder sentir tu simpatía! "Querida mía, nunca llueve sino a cántaros. ¡Cómo son ciertos los antiguos proverbios! Aquí me tienes, a mí que tendré veinte años en septiembre, y que nunca había tenido una proposición hasta hoy; no una verdadera, y hoy he tenido hasta tres. ¡Imagínatelo! ¡TRES proposiciones en un día! ¿No es terrible? Me siento triste, verdadera y profundamente triste, por dos de los tres sujetos. ¡Oh, Mina, estoy tan contenta que no sé qué hacer conmigo misma! ¡Y tres proposiciones de matrimonio! […] TELEGRAMA DE ARTHUR HOLMWOOD A QUINCEY P. MORRIS 26 de mayo. "Contad conmigo en todo momento. Llevo unos mensajes que os harán zumbar los oídos. ART "

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
2.2 Según el punto de vista Además de esta clasificación existe el análisis de la focalización del texto narrativo, la que nos dice quién es el que ve o percibe lo que se narra; es decir el modo concreto que asume el narrador para que la audiencia perciba de una determinada forma lo que se narra. La focalización también es llamada perspectiva o punto de vista de la narración. El narrador de cualquier obra tiene ciertas características y limitaciones que definen cómo el autor puede narrar la historia. Como tal, el narrador ve la historia dependiendo del lugar que ocupe en el mundo que se narra, es decir, según su punto de vista. Según este criterio, los diferentes tipos de narrador pueden clasificarse en tres grandes grupos, según la narración se dé en primera, segunda o tercera persona. Las más comunes son la primera y la tercera; la segunda persona rara vez puede encontrarse en una narración. a) Primera persona En el caso del narrador en primera persona (o también llamado narrador interno), el narrador es un personaje dentro de la historia (homodiegético): actúa, juzga y tiene opiniones sobre los hechos y los personajes que aparecen. En este caso el narrador sólo tiene y aporta información basado en su propia visión de los eventos. Este narrador es el que más obviamente se diferencia del propio autor: es un personaje en la obra, que tiene necesariamente que cumplir con todas las normas de ser un personaje, incluso cuando esté cumpliendo tareas de narrador. Para que tenga conocimiento de algo, por lo tanto, es necesario que lo experimente con sus propios sentidos, o que algún otro personaje se lo cuente. Puede contar sus propios pensamientos y opiniones, pero no los de los demás personajes, a no ser que éstos se lo cuenten. El narrador en primera persona puede ser el propio protagonista de la historia (como Gulliver en Los viajes de Gulliver), alguien muy cercano a él y que conoce sus pensamientos y acciones (como el Dr. Watson en Sherlock Holmes) o algún personaje marginal que tenga poco que ver con los hechos que se narran. En este tipo de narrador se pueden encontrar algunas variaciones:

Narrador-protagonista. (N=P). El narrador-protagonista cuenta su propia historia. El narrador en primera persona (yo) adopta un punto de vista subjetivo que le hace identificarse con el protagonista y le impide interpretar de forma absoluta e imparcial los pensamientos y acciones de los restantes personajes de la narración. Es el tipo de narrador que se utiliza en géneros como el diario o la autobiografía. El extracto siguiente es un claro ejemplo: Yukio Mishima, “Confesiones de una máscara”. Capítulo III “Todos dicen que la vida es un escenario. Pero la mayoría de las personas no llegan, al parecer, a obsesionarse por esta idea, o al menos no tan pronto como yo. Al finalizar mi infancia estaba firmemente convencido que así era, y que debía interpretar mi papel en ese escenario sin revelar jamás mi auténtica manera de ser. Como esa convicción iba acompañada de una tremenda ingenuidad, de una total falta de experiencia, pese a que existía la constante sombra de duda en mi mente que me hacía sospechar que quizá no estuviera en

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
lo cierto, lo indudable es que todos los hombres enfocaban la vida exactamente como si de una interpretación teatral se tratara. Creía con optimismo que tan pronto como la interpretación hubiera terminado bajaría el telón y el público jamás vería al actor sin maquillaje. Mi presunción es que moriría joven era otro factor que colaboraba a mantener esa creencia. Sin embargo, con el paso del tiempo, ese optimismo, o, mejor dicho, ese sueño en vigilia, concluiría en una cruel desilusión”. […]

Narrador Testigo. (N-P). El narrador testigo es un espectador del acontecer, un personaje que asume la función de narrar. Pero no es el protagonista de la historia, sino un personaje secundario. Cuenta la historia en la que participa o interviene desde su punto de vista, como alguien que la ha vivido desde fuera, pero que es parte del mundo del relato. Ejemplo de este narrador son los cuentos de Sherlock Holmes. Como ejemplo de este tipo de narrador, se reproduce a continuación un extracto de La Aventura del Tres Cuartos Desaparecido, una de las obras de Sir Arthur Conan Doyle: En Baker Street estábamos bastante acostumbrados a recibir telegramas extraños, pero recuerdo uno en particular que nos llegó una sombría mañana de febrero hace ocho años y que tuvo bastante desconcertado a Sherlock Holmes durante un buen cuarto de hora. Venía dirigido a él y decía lo siguiente: «Por favor, espéreme. Terrible desgracia. Desaparecido tres cuartos ala derecha. Indispensable mañana. OVERTON.» —Sellado en el Strand y despachado a las diez treinta y seis —dijo Holmes, releyéndolo una y otra vez—. Evidentemente, el señor Overton se encontraba considerablemente excitado cuando lo envió y, en consecuencia, algo incoherente. En fin, me atrevería a decir que lo tendremos aquí antes de que termine de echarle un vistazo al Times, y entonces nos enteraremos de todo. En tiempos de estancamiento como éstos, hasta el más insignificante problema es bien venido. Era cierto que últimamente no habíamos estado muy activos y yo había aprendido a temer aquellos períodos de inactividad porque sabía por experiencia que la mente de mi amigo era tan anormalmente inquieta que resultaba peligroso dejarle privado de material con el que trabajar. Con los años, yo había conseguido irle apartando poco a poco de aquella afición a las drogas que en un cierto momento había amenazado con poner en jaque su brillante carrera. Ahora me constaba que, en condiciones normales, Holmes ya no tenía necesidad de estímulos artificiales; pero yo sabía que el demonio no estaba muerto, sino sólo dormido, v había tenido ocasión de comprobar que su sueño era muy ligero y su despertar inminente cuando, en períodos de inacción, el rostro ascético de Holmes se contraía y sus ojos hundidos e inescrutables adoptaban una expresión melancólica. Así pues, bendije a este señor Overton, quienquiera que fuese, que con su enigmático mensaje venía a romper la peligrosa calma, que para mi amigo encerraba más peligro que todas las tempestades de su turbulenta vida. Tal como esperábamos, tras el telegrama no tardó en llegar su remitente: la tarjeta del señor Cyril Overton, del Trinity College de Cambridge, anunció la entrada de un mocetón gigantesco, más de cien kilos de hueso y músculo

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
macizo, que obstruía todo el hueco de la puerta con sus anchos hombros mientras nos miraba a Holmes y a mí con un rostro simpático pero contraído por la ansiedad. —¿El señor Holmes? Mi compañero hizo una inclinación de cabeza. —He estado en Scotland Yard, señor Holmes. He visto al inspector Stanley Hopkins, y él me ha recomendado que acudiese a usted. Dice que el caso, por lo que él ha podido entender, está más dentro de su campo que del de la policía. —Siéntese, por favor, y explíqueme de qué se trata. […]

Monólogo interior. El monólogo interior (también conocido como stream of consciousness o como flujo de conciencia) es la técnica literaria que trata de reproducir los mecanismos del pensamiento en el texto, tales como la asociación de ideas. Richard Bach es un claro ejemplo de este tipo de narración. En seguida, un extracto de su obra. Somos hierros, envueltos en alambres de cobre, y cada vez que queremos magnetizarnos podemos lograrlo. Hacemos fluir nuestro voltaje interior por el alambre y atraemos a quienes deseamos atraer. Al imán no le inquieta la técnica del funcionamiento. Es él mismo, y por su naturaleza atrae algunos elementos y deja otros intactos. Es una ley cósmica. Los semejantes se atraen. Limítate a desplegar tu propia personalidad, serena, transparente y luminosa. Cuando irradiamos lo que somos, preguntándonos a cada instante si lo que hacemos es lo que deseamos hacer y haciéndolo sólo cuando la respuesta es afirmativa, nuestra actitud rechaza automáticamente a quienes nada tienen que aprender de lo que somos y atrae a quienes sí tienen algo que aprender, que son los mismos de quienes nosotros a la vez aprendemos. He aquí una prueba para verificar si tu misión en la tierra ha concluido: Si estás vivo, aún no ha concluido. […]

b) Segunda persona Es un tipo de narración que se da con relativa escasa frecuencia ya que exige una cierta restricción estilística. Es aquel que se habla a sí mismo. Algunas obras que dan ejemplo de este tipo de narrador son La modificación de Michael Butor, Reivindicación del Conde Don Julián de Juan Goytisolo, Aura de Carlos Fuentes. A continuación, un extracto de ésta última como ejemplo: LEES ESE ANUNCIO: UNA OFERTA DE ESA NATURALEZA no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más. Distraído, dejas que la ceniza del cigarro caiga dentro de la taza de té que has estado bebiendo en este cafetín sucio y barato. Tú releerás. Se solicita historiador joven. Ordenado. Escrupuloso. Conocedor de la lengua francesa. Conocimiento perfecto, coloquial. Capaz de desempeñar labores de secretario. Juventud, conocimiento del francés, preferible si ha vivido en Francia algún tiempo. Tres mil pesos mensuales, comida y recamara cómoda, asoleada, apropiada estudio. Sólo falta tu nombre. Sólo falta que las letras más negras y llamativas del aviso informen: Felipe Montero. Se solicita Felipe Montero, antiguo becario en la Sorbona, historiador cargado de

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
datos inútiles, acostumbrado a exhumar papeles amarillentos, profesor auxiliar en escuelas particulares, novecientos pesos mensuales. Pero si leyeras eso, sospecharías, lo tomarías a broma. Donceles 815. Acuda en persona. No hay teléfono. c) Tercera persona El narrador en tercera persona o narrador externo se encuentra (en la mayoría de los casos) fuera de la historia, por lo que es un narrador heterodiegético. No es exactamente un personaje, sin embargo, tampoco hay que confundirlo con el autor de la obra. El narrador es siempre un ser ficticio, quien no interviene en el mundo narrado, sino solamente lo cuenta. En este caso, las características del narrador heterodiegético en tercera persona, en general, son las siguientes:
• •

No actúa, ni juzga ni opina sobre los hechos que narra. No tiene forma física, ni dentro ni fuera de la historia.

Sin embargo, pueden distinguirse tres tipos de narrador en tercera persona, según el conocimiento que tienen del mundo creado por el autor. Como se mencionaba anteriormente, es en la mayoría de los casos en los que el narrador no es un personaje, aunque en lo otra menor parte, el narrador en tercera persona puede serlo, sin interactuar directamente con los personajes de contexto. La siguiente es una subclasificación de los distintos tipos de narradores en tercera persona. • Narrador omnisciente (N>P) Es un narrador que conoce todo respecto al mundo de la historia. Puede influir en el lector. Este narrador trata de ser objetivo. Las características principales del narrador omnisciente son que: o o o o Expone y comenta las actuaciones de los personajes y los acontecimientos que se van desarrollando en la narración. Se interna en los personajes y les cuenta a los lectores los pensamientos más íntimos que cruzan por sus mentes. Domina la totalidad de la narración, parece saber lo que va a ocurrir en el futuro y lo que ocurrió en el pasado. Utiliza la tercera persona del singular.

Como ejemplo, un fragmento de El Señor de los Anillos: las dos torres de J.R.R. Tolkien. —No hemos llegado demasiado pronto —dijo Aragorn, mirando los portales. Los golpes de los arietes habían sacado de quicio los grandes goznes y habían doblado las trancas de hierro; muchos maderos estaban rotos. —Sin embargo, no podemos quedarnos aquí de este lado de los muros, para defenderlos —dijo Éomer—. ¡Mira! —señaló hacia la Explanada. Una apretada turba de orcos y hombres volvía a congregarse más allá del río. Ya las flechas zumbaban y rebotaban en las piedras de alrededor— ¡Vamos! Tenemos que volver y amontonar piedras y vigas y bloquear las puertas por dentro. ¡Vamos ya! Dieron media vuelta y echaron a correr. En ese momento, unos diez o doce orcos que habían permanecido inmóviles y como muertos entre los cadáveres,

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
se levantaron rápida y sigilosamente, y partieron tras ellos. Dos se arrojaron al suelo y tomando a Éomer por los talones lo hicieron tratabillar y caer, y se le echaron encima. Pero una pequeña figura negra en la que nadie había reparado emergió de las sombras lanzando un grito ronco. [...]

• Narrador equisciente o cuasi-omnisciente (N=P)
Conoce lo mismo que el protagonista acerca de la historia. El argumento se centra en un protagonista, y cubre únicamente aquello en lo que el personaje está involucrado. Pero el protagonista no es el narrador; éste último no tiene forma física dentro ni fuera de la historia. Es conocedor de los pensamientos, sentimientos y recuerdos del protagonista, pero no de los otros personajes. Este tipo de narrador es similar al narrador en primera persona, pero presenta algunas informaciones de maneras que resultarían imposibles en una narración en primera persona: este narrador puede, por ejemplo, presentar detalles conocidos, pero no reconocidos, por el protagonista (que le hayan pasado desapercibidos, por ejemplo). Puede hacer observaciones que el protagonista nunca haría acerca de sí mismo, como el color de sus ojos o sus defectos personales. Estas observaciones hechas en primera persona (acerca de uno mismo) serían altamente dudosas, pero al venir dadas en tercera persona ganan en credibilidad. Es un narrador algo más incómodo de manejar, pero al mismo tiempo es mucho más cercano a los lectores, porque utiliza los mismos recursos para interpretar la realidad que utilizan esos lectores: los sentidos físicos y la intuición. Ese narrador, por último, se verá siempre obligado a narrar acciones y mostrar a los personajes, en lugar de resumir e interpretar. El resultado suele ser de mayor vivacidad y autenticidad. Y de paso evita largas digresiones y pensamientos de los personajes con la acción detenida, con lo que el relato siempre sale ganando en velocidad e interés. Un ejemplo de este tipo de narrador podemos tomarlo de Dashiell Hammett, escritor de novelas y cuentos cortos de trama detectivesca como El Halcón Maltés, y que dio paso a la moderna novela policíaca y al género cinematográfico también llamado ‘cine negro americano’. A continuación, dos fragmentos del mismo escritor: Ciudad de Pesadilla, narrado en tercera persona —Le pido mil perdones —–dijo—. Creo que, de no haber sido cuidadoso, la habría atropellado. Este trasto es poco fiable. Me lo prestó un inge... un ingeniero. No se le puede pedir prestado nada a un ingeniero. Es gente poco de fiar." "Como aquel que ya ha despertado en otras ocasiones en lugares desconocidos, Steve Threefall despertó sin sorprenderse demasiado en un entorno extraño. Antes de abrir del todo los ojos, ya disponía de los datos básicos de su situación. El tacto de la tabla de la litera en la que estaba tendido y el penetrante olor a desinfectante le indicaron que estaba entre rejas. La cabeza y la boca le informaron que se había emborrachado y la barba de tres días que le cubría la cara le permitió saber que había estado muy borracho. El Agente de la Continental, narrado en primera persona.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
Ninguno de los dos habló durante el camino. Gantvoort iba inclinado sobre el volante del automóvil que lanzaba a través de las calles a una increíble velocidad. Ardía en deseos de hacerle infinidad de preguntas, pero me di cuenta de que para mantener aquella velocidad sin estrellarnos, era necesario que concentrara toda su atención en la conducción del automóvil. Así, pues, opté por no molestarle y guardé silencio. En la Jefatura de Policía nos esperaban media docena de oficiales. Estaba a cargo del caso el Inspector O’Gar, un sargento de cabeza apepinada que viste como un sheriff de película, incluido el sombrero negro de ala ancha, pero que no por eso deja de disfrutar de toda mi consideración. Habíamos trabajado ya juntos en dos o tres casos, y nos llevábamos de maravilla.

• Narrador deficiente (N<P)
El narrador deficiente conoce menos que el protagonista acerca de la historia. Registra únicamente lo que puede ser visto y oído, sin penetrar en la mente de ninguno de los personajes. Por esta razón este tipo de narrador puede recibir también el nombre de narrador objetivo, porque no incluye ninguna subjetividad en su narración (ni suya ni de ningún personaje). Este narrador, por lo tanto, es un mero testigo de los hechos que acontecen en la narración, y es el más utilizado en la narración periodística. Es muy raro encontrar obras completas con este tipo de narrador como el que totaliza la novela o relato. En ocasiones, se utiliza en porciones dentro del uso de otro estilo de narrador. Como ejemplos, la novela Martín Fierro, de José Hernández o Pedro Páramo de Juan Rulfo, utilizan fragmentos para la descripción de un suceso específico. Se da un ejemplo también un poco más extendido de la novela Contrapunto, de Aldous Huxley. Marjorie podría ayudarle, de un modo todavía indeterminado, en sus trabajos literarios; también ella podría escribir. Bajo su influencia había dado en escribir cuentos y ensayos. Pero eran malos a todas luces. Después de haberla alentado, se hizo reticente: no volvió a hablar de sus esfuerzos. Al poco tiempo abandonó Marjorie esta ocupación fútil y antinatural. Después de aquello no le quedaba sino Walter. Este se convirtió en la razón de su existencia, la base sobre la cual se hallaba establecida toda su vida. Y ahora la base cedía bajo sus pies. —¡Si siquiera —pensó Walter— me dejara tranquilo! Entró en la estación del metropolitano. A la entrada había un hombre vendiendo los diarios de la tarde. El proyecto de robo de los socialistas. Primera lectura. Estas palabras resaltaban en un cartel. Satisfecho de hallar excusa para distraer su espíritu, Walter compró un periódico. El proyecto de ley del Gobierno laborista-liberal para la nacionalización de las minas había sido aprobado en su primera lectura por la mayoría habitual. Walter leyóla noticia con placer. Tenía ideas políticas avanzadas. No eran así las ideas del propietario de su periódico vespertino. El artículo de fondo estaba escrito en el tono más violento. —¡Infames! —pensó Walter al leerlo. El artículo despertó en él un estimulante entusiasmo por todo lo que atacaba, un odio regocijado hacia los capitalistas y reaccionarios. Las barreras de su

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
individualidad quedaron momentáneamente derribadas; las complejidades personales, abolidas. Embargado por el goce de la lucha política, rebasó sus límites y se hizo, por así decir, superior a sí mismo: más grande y más simple. —¡Infames! —repitió, pensando en los opresores y monopolistas. 2.3 Enfoque narrativo múltiple Esta modalidad exige un lector activo que interprete y saque sus propias conclusiones. El enfoque narrativo múltiple o la perspectiva múltiple se da cuando dos o más personajes se refieren a los mismos hechos, pero desde distintos puntos de vista, interpretándolo de distinta manera, combinando varios de los tipos de relación que tiene el narrador directamente con el relato y el recurso literario y expresivo utilizado para contar la historia. El narrador heterodiegético o extradiegético cuenta la historia externamente, sin tener nada que ver con los hechos relatados. El narrador intradiegético, que cumple únicamente con la función de narrar, lo podemos identificar a través de marcas dentro de la historia. Encontramos también al narrador homodiegético, y cuentan la historia desde su participación en ella, dentro de este tipo de narrador podemos encontrar una subclasificación como narrador protagonista (autodiegético), quien es el que cuenta su experiencia directamente; y el narrador testigo (metadiegético) que pertenece al mundo del relato, pero cuenta la historia como alguien que la ha vivido desde fuera. Algunas obras que utilizan total o parcialmente este enfoque son: La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde, así como Luces de bohemia de Valle Inclán (forma de novela dialogada, más en el contexto de guión teatral); ciertas partes del Quijote; Rashomon de Akira Kurosawa, la cual fue magistralmente relatada con el recurso cinematográfico del flashback. La pluralidad de perspectivas plantea nuevas dificultades al lector, que entonces tiene que escoger entre uno o varios puntos de vista. Como ejemplo de esta clasificación, se reproduce un extracto de Luces de Bohemia: Fragmento de la ESCENA SEGUNDA de Luces de bohemia: Ha entrado en la cueva un hombre alto, flaco, tostado del sol. Viste un traje de antiguo voluntario cubano, calza alpargates abiertos de caminante, y se cubre con una gorra inglesa. Es el extraño DON PEREGRINO GAY, que ha escrito la crónica de su vida andariega en un rancio y animado castellano, trastocándose el nombre en DON GAY PEREGRINO: Sin pasar de la puerta, saluda jovial y circunspecto. DON GAY: ¡Salutem plúriman! ZARATUSTRA: ¿Cómo le ha ido por esos mundos, Don Gay? DON GAY: Tan guapamente. DON LATINO: ¿Por dónde has andado? DON GAY: De Londres vengo. MAX: ¿Y viene usted de tan lejos a que lo desuelle Zaratustra? DON GAY: Zaratustra es un buen amigo.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
ZARATUSTRA: ¿Ha podido usted hacer el trabajo que deseaba? DON GAY: Cumplidamente. Ilustres amigos, en dos meses me he copiado en la Biblioteca Real el único ejemplar existente del Palmerín de Constantinopla. MAX: ¿Pero, ciertamente, viene usted de Londres? DON GAY: Allí estuve dos meses. DON LATINO: ¿Cómo queda la familia Real? DON GAY: No los he visto en el muelle. Maestro, ¿usted conoce la Babilonia Londinense? MAX: Sí, Don Gay. ZARATUSTRA entra y sale en la trastienda, con una vela encendida. La palmatoria pringosa tiembla en la mano del fantoche. Camina sin ruido, con andar entrapado. La mano, calzada con mitón negro, pasea la luz por los estantes de libros. Media cara en reflejo y media en sombra. Parece que la nariz se le dobla sobre una oreja. El loro ha puesto el pico bajo el ala. Un retén de polizontes pasa con un hombre maniatado. Sale alborotando el barrio un chico pelón montado en una caña, con una bandera. 3. Realidad,Textura y Tiempos Este apartado sólo revisará como temas generales la forma de escritura de los narradores en la realidad en la que se desarrollan, la textura que se le ha dado a la narración de un texto, y los tiempos en los que se escriben, o sea, las conjugaciones principales. Niveles de realidad Además del espacio y tiempo, el narrador se puede mover por los distintos niveles de realidad. En un extremo de los niveles tenemos el realismo, en el otro extremo tenemos la fantasía pura. El narrador puede jugar con esta escala y elegir un grado mayor o menor de realismo o libertad. Por ejemplo puede hablar como un notario que certifica cada cosa o puede hablar como un loco cuya versión no es de fiar. Por ejemplo, en Otra vuelta de Tuerca, de Henry James, el ama de llaves cree en los fantasmas y nos habla como si estos existieran sin ninguna duda. Niveles de textura La textura se refiere a la altura intelectual del narrador. No es lo mismo que la historia la cuente un niño a que la cuente un adulto. Si la cuenta un niño, es probable que el lector sepa más que el narrador sobre lo que le están contando, y por tanto interprete la narración. Esto se denomina un nivel de textura bajo. Se utilizó, para citar un ejemplo, en la película Forrest Gump. El lector sabe más que el narrador. En un nivel medio, el narrador está a la altura del lector. En un ejemplo de nivel alto, el autor sabe más y habla con autoridad de algo que el lector no puede discutir, es la textura de Borges o de Proust. Tiempos de narración Existen en general dos tiempos populares para la escritura y el uso de los narradores: el conjunto de tiempos Presentes y el conjunto de tiempos Pasados.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
• Tiempo Presente: Toda la acción narrativa está ocurriendo ahora. Es un tiempo muy visceral, un tiempo que agarra al lector y lo tira hacia la historia. Allí hay un sentimiento de urgencia. Da la impresión de que cualquier cosa podría pasar. Es fantástico para composiciones cortas y estilizadas (One Shots, drabbles, mini y micro cuentos), maravilloso para crear tensión y mantener al lector adivinando. Sin embargo, no es la mejor elección para una composición larga. Es complicado de usar para referirse a eventos del pasado. Él observa cada movimiento que ella hace mientras se desliza por el suelo como si fuese una reina que visita a su corte. ¿No sabe su lugar? Puedo ver que se ha pasado muchas horas preparándose durante esta tarde, cepillando esmeradamente su pelo y bañándose en aceites caros. Todos los ojos están puestos en ella cuando fluye tan fácilmente a través de la muchedumbre. Bien podría creer que es una Elemental. Los ojos de los hombres están llenos de lujuria mientras manosean sus saludos atentos a ella, incapaces de alzar sus ojos de la forma generosa del escote y la carne expuesta en él. Son tan necios. La consideran una joya luminosa y envidian el que ella sea mi esposa, incapaces de ver bajo la cáscara de hermosura el centro podrido. Las mujeres pueden ver la verdad. Hierven con celos y resentimiento mientras riñen a sus maridos, hablando en siseos suaves cuando pasa. Cuando la veo otra vez, casi flota hacia el espejo pero sus ojos no buscan su propia imagen. Busca confirmar lo que ya sabe, que el nuevo Lord Marshall está mirando su paso alrededor del corredor. Mis pensamientos vuelven a Riddick y siento de pronto un temblor a través de mi cuerpo; una necesidad que no puedo comprender de verdad. [Keep that you kill. Sandra] • Tiempo Pasado: Es la elección más común. El narrador está revelando qué sucedió, manteniendo al lector en un consistente punto en movimiento en el pasado. El lector sigue conforme el narrador da vueltas a su historia. Hay un poco menos de tensión. Pero con todo, es el tiempo preferido para la narración, ya que termina la obra de una forma suave. Sin embargo, tiene algunas dificultades en cuanto a las conjugaciones de tiempos pasados. Por ejemplo, es más sencillo escribir en tiempo pasado simple (fue, hice, preguntaron, recibió, etc) que en pasado progresivo (he realizado, estaba haciendo, hubiese decidido, etc). Aunque se podría combinar ambas conjugaciones para las diferentes condiciones que se deseen crear en una obra. —Ejemplo en tiempo pasado simple El segundo contacto sucedió cuando menos lo imaginaron.

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
Los oficiales del alto mando los llamaron a una misión de rutina, en una árida montaña terrestre en la que se estaba instalando un sofisticado e innovador laboratorio de pruebas nucleares. Al parecer, un informe de extraños seres rondando la construcción disparó algunas alarmas burocráticas, y los más adecuados para tal encomienda eran ellos, el E.T.T.R. Pero de ser una rutinaria revisión de las instalaciones, la misión se complicó. Nunca encontraron evidencia de alienígenas o entes en el lugar, pero los nervios del personal poco entrenado y mal contenido fue suficiente para ocasionar una catástrofe. Un desatino de uno de los oficiales de seguridad del lugar confundió un roedor con un monstruo, y sin tomar en cuenta las precauciones recomendadas, abrió fuego hacia el animalito, ocasionando un derrumbe en uno de los pasadizos que recién se había excavado en la roca. John Grimm salió ileso, pues estaba más alejado del área del derrumbe. Pero Sarge resultó herido. Quedó semienterrado por la pequeña avalancha de piedras y tierra al estar cerca de la pared que recibiera el impacto del arma. [Contactos] V.K. —Ejemplo en tiempo pasado progresivo Por desgracia, no había notado que el muchacho estaba sucumbiendo a su propia desesperación. De no haber sido porque lo conocía, su situación habría pasado sin que él se hubiese dado cuenta. Mezclar los tiempos Pasado y Presente es muy confuso, ya que el lector puede perderse e incluso, encontrar sumamente molesto el ritmo inestable del relato. Sin embargo, la combinación de estilos y tiempos bien pensados, manejados en relatos cortos, puede crear una buena narración. Pongo como ejemplo un drabble en uso de ambas conjugaciones, presente y pasado simple, intercalados. [tiempo presente] John tiene un gusto especial por los hombres de manos grandes, con dedos largos, con personalidad. Gentiles, fuertes y generosos, traviesos y ágiles. Scott posee todas esas cualidades en sus dedos. Y lo sabe. [se utiliza ahora la conjugación en pasado simple] Desde el principio dejó que John los midiera de todas las formas que su imaginación le dictó. De esa forma, Scott también aprendió a medir a John. [regresa a tiempo presente] Sabe en dónde encajan a la perfección sus dedos, conoce los límites de la anatomía de John, y cada noche los acomoda en el lugar que les corresponde, en esos recovecos especiales, marcados en el cuerpo tibio que tanto ama. [De gustos y reciprocidades: Barrowman’s Things -Van Krausser]

Oghmios - Taller de escritura Relatos Homoeróticos
Conclusiones Prácticamente, los estilos de narradores no son únicamente para los relatos originales, pues también se utilizan para el fanfiction. Se puede hacer uso de cualquiera de los estilos literarios que se requiera, y el esquema en el que se desarrolla la historia a narrar y en el que el autor desee estructurar dicha historia no tiene límite. Las posibilidades en la narración son infinitas. Sólo se debe tener mucho cuidado en el uso de los recursos, los tiempos en los que se emplean, las conjugaciones que se utilizan, los narradores que actuarán en el relato, etc. Esto es imprescindible para lograr una historia bien estructurada, bien narrada, que no canse al lector, ni que resulte un quebradero de cabeza para el autor. La sencillez en la narración puede crear grandes obras maestras. Así que, ¡manos a la obra! O mejor expresado, ¡narradores, en sus marcas, listos…!

------------------------------------Referencias: Artículo Narradores, de la enciclopedia electrónica Wikipedia; Curso virtual Introducción a la terminología de Genette, de Ernst Rudin; Artículo el narrador, del sitio www.proyectosalónhogar.com Artículo Los tipos de narrador, del sitio L&L materiales.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->