Está en la página 1de 3

Tarea 1: qual seria a importância, hoje, do estudo da Geopolítica?

Por: Bryan González Hernández

La   importancia   del   estudio   de   la   Geopolítica   hoy   en   día,   es,   quizás,   el   mismo   que   en   épocas 
anteriores:   comprender   el   expansionismo   de   las   grandes   potencias.   Sin   embargo,   el   contexto 
mundial actual dista mucho de épocas anteriores, lo que no sólo nos ha obligado a plantear nuevas 
nociones y concepciones geopolíticas, sino también a reformular o reinventar la geopolítica misma.

Mientras que a principios y mediados del siglo XX la Geopolítica era “a driving, dynamic plan for 
the conquest of the heartland of Eurasia and for domination of the world by the conquest of that 
heartland...” (Herwig, 1999:218). Y más allá de los sesgos ideológicos y biológicos, característicos 
del   movimiento  völkisch,  que   marcaron   a   la   Geopolítica,   en   los   tiempos   de   la  Zeitschrift   für  
Geopolitik, al mando de Haushofer, actualmente la Geopolítica abarca no sólo el estudio de “las 
mutuas relaciones, influencias y acciones entre el Estado y el espacio (entendido como mar, tierra y 
aire, BGH), a fin de aportar conocimientos o soluciones de carácter político” (Marini, 1985:44), 
sino también llega a estudiar las relaciones entre el Estado y el espacio exterior (extraplanetario), 
conformándose así lo que Everett C. Dolman ha llamado “Astropolitik”.

Lo anterior no quiere decir que las concepciones “clásicas” y la geopolítica en sí misma estén en 
desuso. Diría que ni siquiera con la censura que recibió la Geopolítica tras la Segunda Guerra 
Mundial,   por   parte   de   la   academia   (más   no   del   establishment   político­militar,   que   continuó 
utilizándola), la Geopolítica dejó de perder vigencia.

La   misma   Globalización   (proceso   y/o   fenómeno   al   que   considero   como   inexistente,   y 


discursivamente   inútil),   considerada   como   una   “narración   espacial   hegemónica   y   totalizante” 
(González Hernández, 2010), estuvo marcada por las constantes fricciones de una ciencia que se 
negó a desaparecer.  

El nuevo contexto de Colapso Mundial así como la aspiración a un nuevo nomos de la Tierra (Saxe 
Fernández; González Hernández, 2009) nos han obligado a plantear una “Geopolítica del caos1” 
(González Hernández, 2009­2010). Ya que conforme se vaya profundizando el Colapso Mundial 
(Saxe Fernández, 2005) la lucha por los recursos se irá intensificando. 

1
Concepto que ha sido utilizado en reiteradas ocasiones por varios autores, como es el caso de Ignacio Ramonet, pero 
que, desde nuestra óptica, Ramonet no llega a sistematizarlo, definirlo o conceptualizarlo, queda como una especie 
de eslogan publicitario.
La relación entre la geopolítica del caos y la profundización del Colapso Mundial, se refleja en las 
palabras de Michael Klare, quien afirma que “el aumento de actividad de los huracanes y los tifones 
pondrá en peligro la extracción de petróleo y de gas en zonas muy expuestas cercanas a la costa; la 
reducción   de   la   pluviosidad   y   la   pérdida   de   los   ríos   alimentados   por   los   glaciares   reducirá   el 
suministro de agua a las presas hidroeléctricas; la violencia de las tormentas destruirá refinerías y 
tendidos eléctricos; el aumento de la temperatura disparará la demanda de aire acondicionado. Al 
final, todo esto desembocará en la creciente presión sobre los líderes mundiales para satisfacer las 
necesidades   energéticas  de sus  países, sea cual fuere el precio, tanto económico como militar” 
(Klare, 2008: 20).

En definitiva, la importancia del estudio de la geopolítica hoy en día, reside en la necesidad de 
comprender las aspiraciones de las grandes potencias en un contexto de Colapso Mundial, así como 
para comprender las dinámicas socio­políticas que ocurren a lo interno de los países, influenciadas 
por dichas aspiraciones. En este punto, sin embargo, me atrevería a cuestionar a Franz Neumann, 
quien  afirmaba que “la geopolítica no es, en último término, sino la ideología de la expansión 
imperialista” (Neumann, 2005:175), en cuanto la geopolítica también nos permitiría hacer frente a la 
“expansión imperialista”, una especie de geopolítica emancipatoria.
Referencias.

Dolman, E. (1999). “Geostrategy in the Space Age: An Astropolitical Analysis”. En Gray, C; Sloan, 
G. Geopolitics. Geography and Strategy. London: Frank Cass Publishers.

González, B. (2010) Globalización, fantasmagoría del imperialismo. Mimeo.

Herwig,   H.   (1999)   “Geopolitik:  Haushofer,   Hitler   and   Lebensraum”.   En   Gray,   C;   Sloan,   G. 
Geopolitics. Geography and Strategy. London: Frank Cass Publishers.

Klare, M. (2008) Planeta Sediento Recursos Menguantes. La nueva geopolítica de la energía. 
Trad. Menezo, D. Barcelona: Ediciones Urano.

Marini, J. F. (1985). Conocimiento Geopolítico. Buenos Aires: Círculo Militar.

Neumann, F. (2005) Behemoth. Pensamiento y acción en el nacionalsocialismo. 
Saxe, E. (2005) Colapso Mundial y Guerra. San José: Editorial Amo al Sur.

Saxe, E; González, B. (2009) “Colapso Mundial y el nuevo nomos de la Tierra”. En de Sá, A. Nas 
Geografias da Violência... o renascer dos espaços de civilidade. Recife: UFPE.