En el ser humano y en otros vertebrados, el tubo digestivo y las glándulas accesorias llevan a cabo una serie de procesos mecánicos

y químicos: ingestión, masticación, insalivación, deglución, absorción y egestión. ‡ La digestión mecánica es realizada por los movimientos peristálticos de los músculos del sistema digestivo.

‡ La digestión química es llevada a cabo por las enzimas, proteínas especiales de función catalítica, es decir, aceleradoras y reguladoras de las reacciones químicas del metabolismo. Dichas enzimas son producidas por distintos órganos (glándulas salivales, estómago, páncreas e intestino delgado) y están contenidas en la saliva y en los jugos digestivos: gástrico, pancreático e intestinal.

Diferentes enzimas actúan en distintos tipos de nutrientes orgánicos: ‡ Los glúcidos o hidratos de carbono, que aportan energía en forma rápida durante el metabolismo celular, son degradados en la cavidad bucal gracias a las enzimas de la saliva, y luego en el intestino delgado, por las de los jugos pancreáticos e intestinales.

‡ Los lípidos o grasas que aportan energía a largo plazo, es decir, que constituyen a una reserva energética para las épocas de escasez. Comienzan a degradados en el estómago, por una enzima del jugo gástrico, y continúan siéndolo en el intestino delgado, por las enzimas de los jugos pancreáticos e intestinales.

‡ Las proteínas, son macromoléculas que intervienen en la construcción y en la reparación de los tejidos. son degradadas primero en el estómago y luego en el intestino delgado, por diversas enzimas de los jugos gástricos, pancreáticos e intestinales.

‡ Los nutrientes inorgánicos, como por ejemplo el agua y las sales minerales. Son moléculas pequeñas que no necesitan digerirse para ser absorbidas en el intestino. Con respecto a las restantes funciones del sistema digestivo, la digestión, la masticación (trituración de los alimentos), la insalivación y la deglución se desarrollan en la boca; la absorción tiene lugar en el intestino delgado y, en menor proporción, en el intestino grueso, mientras que la egestión o eliminación de desechos se produce a través del intestino grueso. La clave de estas funciones se encuentra en la estructura de la pared del tubo digestivo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful