P. 1
Brecha Digital

Brecha Digital

|Views: 5.333|Likes:

More info:

Published by: lourdesromanpimentel2630 on Nov 26, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2013

pdf

text

original

Básicamente se distinguen tres tipos de brecha digital: de acceso, de uso y

de calidad de uso.

La brecha digital de acceso indica la posibilidad que tienen las personas de
utilizar recursos informáticos. Las limitaciones en el acceso se van convirtiendo
en dificultades con mayor o menor grado de resolución, las que en última
instancia aparecen como privaciones absolutas de acceso a recursos TI.

La brecha de uso presupone la superación de la primera brecha y en ese
sentido es un indicador positivo porque se garantiza a las personas un acceso
indiferenciado al uso de TIC. La diferenciación, y en consecuencia el inicio de
la segunda brecha, se manifiesta a través de las habilidades de manejo. Un
individuo inhábil para manejar las aplicaciones de un ordenador se hallará en
desventaja y en condición de marginal frente a otro que domina, sino todas, al
menos parte de las funciones del computador.

La tercera brecha tiene que ver con la calidad del uso. Como ya hemos
mencionado antes, dos individuos con similares habilidades para el manejo de
las TIC generarán una brecha cualitativa determinada por el tipo de información
que procesan cuando navegan en la red, el tipo de sitios web que visitan y en
general el tipo de uso que le dan a los recursos TI. Aquí se validan las
siguientes preguntas: ¿Cuánto de la información que proceso en el Internet,

8

sea a través de consultas, cargas, descargas o intercambios, tiene un carácter
edificante, constructivo y formativo de mis competencias personales y/o
profesionales?, ¿Qué priorizo más cuando navego por el Internet: la búsqueda
de conocimientos, la socialización, el entretenimiento o el mero hedonismo?,
¿Le doy a los gadgets tecnológicos que poseo algún uso funcional en relación
con mi profesión, mi oficio o alguna otra actividad productiva que realice?. Las
respuestas con menor carga entrópica o disolutiva ubicarán al individuo del
lado positivo de la brecha.

Adicionalmente, se pueden distinguir también brechas digitales en función
del género, la edad, la nacionalidad, el idioma y el nivel cultural, que
pasaremos a explicar.

Sobre el género diríamos que si bien es cierto que la era digital y la
irrupción de las TIC han representado una magnifica oportunidad para que las
mujeres sigan ganando más terreno en una sociedad marcada por siglos de
machismo y exclusión social en detrimento de las féminas, no es menos cierto
que en ese medio aun predomina la sombra adusta e impertérrita del varón.
Esta es una afirmación que se desprende de la observación objetiva de
quienes estamos inmersos en la vorágine laboral de estos tiempos y que
nuestra condición de formadores de conciencias nos provee de un ángulo
privilegiado para el análisis social, pero también hay investigaciones que
respaldan este aserto, como lo sostienen los estudios SIGTIC hechos en
Europa en los últimos años2

, y también la investigadora española y especialista

en el tema de género Cecilia Castaño3

quien en su libro La Segunda Brecha
Digital afirma que el dominio masculino en las áreas estratégicas de la
educación, la investigación, y el empleo relacionadas con las ciencias, la
ingeniería y las TIC pospone la reclamada igualdad de oportunidades y genera
en pleno siglo XXI escenarios de exclusión en razón del género.

El factor generacional juega también un rol importante en la formación de
brechas. Por ejemplo, hoy en día se habla de nativos digitales y de migrantes
digitales. Nativos digitales son aquellos nacidos cuando ya existían los
aparatos digitales, es decir a partir de los años ochenta en adelante. Por nacer

2

Sistemas de indicadores de género y TIC. 2009. Ver anexo 2.

3

Castaño Collado Cecilia. (2008). “La Segunda Brecha Digital”. Madrid, ediciones Cátedra.

9

en un mundo en donde hay computadoras, teléfonos celulares, Internet, y
demás artilugios digitales, los nativos se sienten tan familiarizados con ellos
como nosotros, en nuestra condición de nativos analógicos, nos sentíamos
familiarizados con la radio y la televisión. Esta familiaridad hace que los nativos
digitales adecuen su vida desde pequeños al manejo de estos aparatos, y lo
hacen con tal destreza que no necesitan leer manuales para aprender el
manejo de un nuevo artilugio lanzado al mercado, lo aprenden sensorialmente.
Por otro lado, los migrantes digitales son aquellos nacidos antes de la
existencia de la tecnología digital, y por ello han tenido que adoptar estas
herramientas para poder desenvolverse en el nuevo contexto social, las
mismas que les resultan al comienzo tan extrañas que no es raro que
experimenten una renuencia inicial seguida casi siempre de un
acostumbramiento forzado. Los términos nativo digital y migrante digital fueron
acuñados por el especialista norteamericano en temas educativos Marc
Prensky4

quien de esta manera trató de entender las diferencias (brechas) que
la tecnología estaba provocando entre los jóvenes y los mayores, y como esa
brecha estaba afectando la relación entre ellos.

La brecha digital en función de la nacionalidad tendría que ver básicamente
con factores socioeconómicos y en ese sentido los países desarrollados
siempre tendrán las brechas digitales más reducidas y los países pobres las
más grandes. Por ejemplo, en el informe global sobre tecnologías digitales5

de
los años 2008 – 2009, Dinamarca aparece como el país con mayor
conectividad digital alrededor del mundo, seguida de Suecia y Estados Unidos.
En el mismo ranking, Perú ocupa el puesto 89, muy por delante de Venezuela
(puesto 96), y Ecuador (puesto 116) y del último país, Timor Oriental (puesto
134). Sin embargo, Chile nos supera ampliamente (puesto 39), y Japón, uno de
los países a la cabeza de la tecnología digital es sorprendentemente
desplazado al puesto 17 por Canadá, Gran Bretaña y otros con menos
marketing en este rubro.

Tenemos también la brecha digital lingüística que se produce por la
constitución del idioma inglés en lingua franca de nuestra época y el idioma en

4

Prensky Marc. (2001). “Digital Natives, Digital Immigrants”. MCB University press.

5

The Global Information Technology Report. (2008-2009). Mobility in a networked world.
Retrieved from http://www.ifap.ru/library/book466.pdf

10

el que se manejan aproximadamente 536 millones de usuarios angloparlantes y
mil doscientos millones de usuarios que tienen el inglés como segunda lengua,
según datos proporcionados por Internet World Stats6

. Esta situación hace que
hoy en día sea casi una necesidad para millones de no angloparlantes
aprender el inglés y de esa manera poder navegar fluidamente en el
ciberespacio sin contratiempos de índole lingüística. Sin embargo aprender un
segundo idioma, en este caso el inglés, representa para muchos un esfuerzo
de tiempo, dinero y ciertas habilidades que no siempre convergen en la misma
persona, razón por la cual estos individuos estarían privados de acceder a la
valiosa información, sobretodo en el área científica y tecnológica, que se
publica constantemente en esta lengua y se ubicarían en el lado negativo de
este tipo de brecha.

Finalmente, el nivel cultural es un factor implícito en la brecha por calidad de
uso. Un nivel cultural elevado predispone a un uso de herramientas digitales
orientado a enriquecer al individuo y a mejorarlo como ser humano, mientras
que un nivel cultural pobre en cuanto a las expresiones de la creatividad social
se traduce en un uso “especialista”, convencional y estereotipado de estos
recursos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->