P. 1
TERMINAMOS, Como superar la ruptura de una relación de amor

TERMINAMOS, Como superar la ruptura de una relación de amor

5.0

|Views: 15.896|Likes:

More info:

Published by: Yván Balabarca Cárdenas on Nov 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/01/2013

pdf

text

original

1

Terminamos
Como superar la ruptura de una relación de amor Yván Balabarca Cárdenas

2

Uno de los dolores más profundos que un individuo atraviesa es el que se produce por la ruptura de relaciones amorosas muy significativas. Estas van desde el “simple” (entre comillas) terminar una relación de noviazgo hasta la muerte del ser amado. Los expertos aseguran que la crisis más severa que un individuo atraviesa es la muerte del cónyuge, pero una crisis también muy profunda es la pérdida de un ser amado por tener que terminar la relación. En este pequeño material pretendemos ver solo algunas de las causas del rompimiento de una relación y al final el cómo se debe sobre llevar este triste proceso.

3

4

Una Historia de Petting
Cierta vez me encontraba en cierta ciudad del Perú, dando una charla acerca de noviazgo y de los peligros que puede acarrear llevar un noviazgo muy largo. Uno de esos peligros es el pettin. Palabra inglesa que significa, tocamiento,

5

toqueteo o manoseo. Cuando una pareja llega a romper las barreras se de la a

modestia,

entonces

empiezan

manosear y al hacer esto, pues dislocan

el plan de Dios para sus vidas porque se exponen al terreno de la lascivia.
6

Tanto él como ella permiten que las manos de ambos viajen por todo sus cuerpos y así se deshonran y deshonran a su Creador. Una de las reacciones que estas parejas llegan a tener, es el negar el mal que están haciendo argumentando: “Como no tenemos sexo coital, entonces no estamos en pecado”. Pero querido amigo, querida

amiga, para pecar no es necesario realizar sexo coital sino llegar a abrigar pensamientos impuros, y los

pensamientos impuros están antes del

tocamiento. Entonces cuando una pareja ya se manosea, pues ya han pasado varias barreras de control. En cierta ciudad luego de concluir un seminario de noviazgo, una jovencita se me acercó para conversar: “Pastor he escuchado atentamente su charla y me ha parecido muy interesante, pero ahora necesito a un confesor”, y le dije, “hija tú necesitas de Jesús”, y ella me dijo: “sí pastor el Señor Jesús me escucha, comprende y me entiende pero a veces es necesario tener de un par de oídos humanos que solamente escuchen y luego orienten”.
7

Entonces le dije, te presto mis oídos entonces.
8

La señorita empezó a contarme su lento camino hacia el pettin con su novio. Al comienzo se sintieron muy culpables, muy tristes, pero poco a poco estaban perdiendo la capacidad de negarse a esta práctica. Pronto sin darse cuenta estaban toqueteándose uno al otro con frecuencia. Cuando escuchó mi charla su percepción espiritual se agudizó y sintió la enormidad de su falta. Entonces me preguntó, “¿Pastor qué opciones tengo? Yo amo a mi novio, no quiero terminar con él, ¿qué debemos hacer?”.

Y

aquí

querido

lector

querida
9

lectora viene un asunto muy interesante, ¿qué pasa cuando una pareja empieza a ennoviar en público? No es malo ennoviar en público, hasta cierto punto es de buen nombre. Pero una pareja necesita

también estar a solas para conversar, el problema es que si estando a solas no pueden controlarse y comienzan han roto a las

manosearse,

entonces

barreras que debieran ser puestas por el autocontrol y el dominio propio. “Hay dos opciones” - le dije a aquella señorita- “una es que se casen”, y ella me dijo “es que somos muy jóvenes y todavía no hemos acabado nuestras

carreras universitarias”, le dije, “la otra es que terminen esa relación”, “pero Pastor yo lo amo”, entonces le contesté, “tendrás que evaluar muy bien cómo manejas esto. Llevar una relación así, te deshonras tú y deshoras a Dios. Tienes que tener un tiempo de soledad para que puedas rehacer tu fuerza de voluntad. Volver al status de amigos, dejando el status de novios, a fin de que puedas rehacer tu capacidad de decir “no”. Tu capacidad de decir “basta””. La señorita se sintió muy triste pero finalmente comprendió. El manoseo, el toqueteo, son
10

situaciones que ameritan que una relación deba terminar. O se casan o terminan la

relación. Esta es una historia que se repite mucho entre los adolescentes y los jóvenes y es necesario que aprendamos el valor del “no”, que aprendamos el valor del “basta”, que aprendamos el valor del “hasta aquí nomás”. Conocí el caso de otro joven muy apesadumbrado porque había tenido
11

relaciones sexuales pre matrimoniales con su novia. El, acusado por su

conciencia, necesitaba urgentemente un sacerdote que le dijese: “Tus pecados te son perdonados”. Cuantas veces los jóvenes vagan por esta vida sonriendo a todo el mundo,

pero cargando en su interior el peso de la culpa por el pecado cometido.
12

Cuando charlamos, este joven me comentó como no se llegó al pecado mencionado de manera directa, sino que transitaron por el tocamiento indebido antes de cometer la falta mencionada. Ya se habían quemado antes de acostarse. Culpa, vergüenza, ansiedad. Eso es lo que ofrece el diablo en cambio de unos momentos de placer fornicario. Dios es capaz de liberar a quienes transitan por la senda de la lascivia siempre y cuando estos decidan apartarse del mal

tomando medidas reales y concretas para poner fin al pecado.
13

Esta falta es muy común, muchos han patinado en este piso resbaloso, y si está leyendo esto alguien que ha

transitado por esta avenida o lo está haciendo, hay un Dios amoroso que es capaz de perdonar tus pecados y

limpiarte de toda maldad. Basta con que vayas arrepentido o arrepentida a su brazos de amor y el te ayudará a olvidar aquellas faltas del pasado. Que el Señor te ayude y bendiga.

Una Historia de Infidelidad
En cierto lugar me encontré con un joven que quiso hablar conmigo y le dije, “sabes qué, en estos momentos dispongo de unos minutos, ¿te basta?”. El joven estaba desesperado y quería conversar a toda costa así que, convenimos en conversar unos minutos. Nos fuimos a un lugar aparte y el jovencito abrió su corazón. El llevaba una amistad con una señorita y entonces, por comentario de sus amigos, él se enteró de que ella le era infiel. Así que decidió

14

plantearle el tema a su novia, ella primero se ofendió, luego levantó la voz y finalmente lloró. Él conmovido por sus lágrimas no quiso seguir conversando con ella, y, es más, le pidió perdón por haber dudado de su fidelidad. No se vieron por asuntos de trabajo unos días, hasta que ella lo llamó por teléfono, se citaron en cierto restaurant de la ciudad y confesó que le había sido infiel en dos ocasiones. El joven la miró, estaba destrozado, y le dijo que la llamaría, que no tenía nada que decir en ese momento. Es allí que el necesitó conversar. Luego de contarme todo su drama, le planteé:
15

“Amigo,

te

muestro

algunas
16

opciones que en este momento veo: opción uno, la perdonas y todo sigue igual; opción dos, la perdonas y se termina la relación; opción tres, te quedas con un amargo sentimiento de cólera, de rabia y de impotencia y no la perdonas”, y así fui exponiéndole una serie de

opciones. El muchacho era un muchacho cristiano, sentía hondamente la amargura que le había generado esta traición, pero finalmente comprendió que esto se dio, que fue una realidad y que él no pasaría por alto esta falta. Querido lector, querida lectora, una cosa es enfrentar una traición siendo

novios y otra cosa un tanto más delicada es enfrentar una traición siendo casados. Cuando una pareja está casada, se trata de salvar el matrimonio, pero cuando una pareja está en la etapa del noviazgo, entonces no se lucha por salvarlo. Él decidió perdonarla y terminar la relación. La señorita sufrió mucho y él también. Un criterio que se maneja aquí es que se debe aprender a ser fiel, y en el relato que te acabo de contar, la señorita debía tomarse un tiempo como para aprender a ser fiel primero a su novio y en segundo lugar a sí misma.
17

La infidelidad, es una falta que causa mucho dolor, a la persona que es infiel y a la persona inocente, que confía en la fidelidad de su ser amado. La infidelidad carcome los huesos, causa dolor, tristeza, amargura y deseos de venganza. Este joven fue leal a su vocación cristiana y la perdonó pero terminó la relación. Si estamos describiendo a alguien que está siendo víctima de una traición, te planteo las opciones que le planteé aquí al joven. Esta es una causal (la
18

infidelidad), para terminar una relación y empezar el proceso doloroso de

recuperarse por haber terminado una relación afectiva.
19

Una Historia de Tiempo
Una de las historias que escucho con mucha frecuencia es la historia que narra a una pareja que empezaron siendo novios muy jóvenes y dejaron pasara mucho tiempo, demasiado. Así pasó un año, pasaron dos, pasaron tres, pasaron cuatro, pasaron cinco años, pasaron seis años, pasaron siete años, pasaron ocho años y la pareja no se casaba, hasta que un día uno de los dos plantea el matrimonio y se

20

esgrimen diferentes escusas para decir, “todavía no”. Estamos muy jóvenes, no hemos acabado la carrera, todavía no tenemos una casa, no tenemos un auto, no tenemos cosas, necesitamos tener dinero, necesitamos afianzarnos. Entonces viene a mi mente la pregunta ¿Por qué empezaron a ennoviar tan jóvenes? En un libro anterior recomiendo que el noviazgo empiece después de los 20 años. Sin embargo a pesar de que hemos dado en diferentes lugares estas charlas continúan los noviazgos muy prematuros.
21

Una niña de 17 con un jovencito de 18 ennovian, y ese noviazgo dura seis, siete, ocho años. No es casualidad que un noviazgo no deba durar más de dos años y hay varias razones de tipo psicológico para justificarlo. Una de ellas es que, las sustancias generadas por el cerebro que hacen que una pareja se sienta atraída uno del otro (a esta atracción se le llama “pasión”) se termina entre el año y medio y los cuatro años después de iniciada la relación. Es por ello que parte de la devoción noviazgo primeros que se manifiesta quedar en el los Pero
22

debiera años de

para

matrimonio.

cuando pasan los años y hay un noviazgo muy largo, las parejas llegan a
23

experimentar lo que yo le llamo “la institucionalización” del amor. Deja de haber las “drogas

endógenas” producidas por el cuerpo que hacen que la pasión y la efervescencia estén presentes para que se generen endorfinas, que es llamada también la “droga de la felicidad”. Y es aquella que hace que los novios se sientan felices uno en la presencia del otro y se perciban seguros en los afectos de la persona que aman. Se acostumbran a estar juntos, vulgarmente “llega la costumbre al

noviazgo”. En cierta ocasión una pareja llegó a evaluar su matrimonio entre dos opciones, “o terminamos o nos casamos”. Poner dos opciones tan antagónicas en un mismo momento, nos da un indicador de preocupación, de peligro, ¿por qué algo tan sublime como el matrimonio se puede comparar a algo tan desastroso como terminar una relación?, esto nos indica que la relación ha llegado a institucionalizarse. Cuando un noviazgo es muy
24

duradero, quien pierde más es la señorita, porque una realidad es una señorita de 20 años y otra realidad es una señorita de 27. Siete años de novia con un hombre

que no le planteó la seguridad de un matrimonio. ¿Quién perdió más? Los noviazgos largos no son
25

recomendables. Además debo añadir que en un noviazgo largo se elevan el riesgo de caer en el pecado sexual aumentando así el riesgo de un embarazo no deseado, aunque no es esto en todos los casos, pero en muchos de ellos sí, porque son seres humanos y están hechos de carne y hueso, además, y por sobre todo, se están exponiendo a la tentación. Un noviazgo demasiado largo

puede llevar a que la relación termine y quien pierde más en una relación así es la

mujer, es decir,

en nuestra sociedad
26

machista como la nuestra.

Una Historia de Violencia
La violencia se puede manifestar de diversas formas. La violencia física, la violencia psicológica, el maltrato. Pero violencia de cualquier forma es una causal para terminar un noviazgo. Está la violencia física, que es cuando el novio, generalmente el hombre, maltrata con golpes a su novia. Si una mujer permite esto su autoestima puede quedar tan menoscabada que puede desarrollar lo que se conoce como el síndrome de Estocolmo, es decir llegar a

27

permitir la agresión física de parte de su novio como una normalidad en su
28

dinámica de noviazgo. Cuando un hombre empieza a golpear a una mujer, la mujer debe tener la suficiente dignidad para terminar

enseguida la relación de noviazgo aunque el hombre pida perdón. Otro tipo de violencia es la

violencia psicológica, y aquí hay varios matices. Están aquellos que luego de conocer a los amigos del novio empiezan a hablar mal de ellos cuando se van y sembrando en su novio o su novia dudas

sobre las intenciones de sus allegados. Esto es un tipo de violencia.
29

También

está

el

maltrato

psicológico cuando él o ella maltratan a través de sobrenombres denigrantes o vejatorios a su novio o a su novia. Cuando se burla de su pareja, cuando la maltrata con chistes de doble sentido. Existe otro tipo de violencia que tiene que ver con el doble vínculo, es decir los famosos amarres emocionales. Tratan de tener a la pareja siempre pendientes de ellos. ¿Cómo? llamándolos por teléfono, tratando se suscitar lástima, pintando un cuadro terrible de la realidad

que vive, entonces el novio o la novia viven pensando solamente en su pareja.
30

Existe

también

otra

forma

de

maltratar psicológicamente y este es el doble vínculo, cuando se dice que hay formas de hacer las cosas y luego la forma que se estableció como regl no es cumplida por quien la dió. Esto crea una confusión en la pareja, en el novio o en la novia ya que no saben cómo actuará su pareja la próxima vez. Otro tipo de violencia, son los sobrenombres que se pueden adjudicar a l novio o a la novia. Sobrenombres como “gorda”, “negra”, “puerco”, “sucio”, que

lejos de ennoblecer al ser amado lo denigran.
31

Otro tipo de violencia gira en torno a los celos enfermizos, cuando el novio o la novia tratan por todos los medios de controlar a través de las llamadas

telefónicas, de los mensajes de texto por el teléfono móvil, de los correos

electrónicos o de los mensajes por internet a su novio o a su novia, tratando de ejercer control total sobre los tiempos libres del ser que “aman”. Si usted lector o lectora, está teniendo un noviazgo con una persona violenta tanto física o mental, le sugiero

que evalúe la opción de ponerle fin a la relación para que el ser amado busque ayuda profesional y pueda encontrar el equilibrio que necesita para las buenas y saludables relaciones sociales. A menos que usted haya estudiado psicología, es menester que tu ser amado busque ayuda profesional. Que el Señor te cuide y bendiga.
32

Una Historia de Muerte
Es duro aceptar la muerte de una ser amado, pero imagínate el caso de una señorita que tuvo que vivir la noticia de la muerte de su novio. Aquí las opciones sólo se reducen a saber aceptar la realidad. Una persona que ha sufrido el dolor de la separación o muerte, tendrá que recuperase del golpe y del vacío que genera el ser amado en su vida.

33

Terminada la relación por muerte, la señorita o el joven tendrán que echar

mano de todos sus recursos de salud mental para poder salir a flote. En un principio el llanto es una buena
34

herramienta de desfogue de emociones y luego vendrá una época de resistencia en la que él o ella experimentarán el vacío generado por la muerte y finalmente llegará a la aceptación de la realidad. Conocí el caso de una señorita cuyo novio se encontraba lejos por motivo de trabajo y ella se enteró del accidente que este sufrió y de la posterior agonía de su amado. Como todo fue a la distancia y los recursos económicos no le permitieron llegar hasta allá, tuvo que esperar a que los restos de su novio fueran traídos a la

ciudad de sus padres, donde ella también vivía. Allí pudo encontrarse cara a cara con los restos de quien había sido el receptor de sus más sublimes afectos y fue allí que empezó a enfrentar la realidad. La muerte es el enemigo
35

implacable que lucha contra nuestras vidas y es capaz de tumbarnos a la lona, pero es allí donde entra el Señor a través de los amigos, de las amistades que pueden ayudarnos a ponernos en pie para seguir enfrentando la vida. Si estoy escribiendo a alguien que está experimentando el amargo dolor de

la muerte de un ser amado, del novio o de la novia te dejo un mensaje amigo o amiga. Dios que conoce el final desde el principio sabe en su sabiduría, cuándo llamarnos al descanso. La vida debe continuar, es necesario que guardes tu luto, es necesario que desahogues tus emociones a través del llanto y dejar que pase el tiempo, porque el “doctor tiempo” cura mejor que nadie las heridas, pero ojo, no te abandones a la desesperación, tenemos la dulce esperanza de la
36

resurrección. Que el Señor te ayude y bendiga.

Una Historia de Distancia
Una relación a distancia no es recomendable porque, para construir una relación de noviazgo duradera que

37

desemboque en un matrimonio saludable, tiene que haber la presencia de los dos novios y establecer la intimidad verbal, sino también en gestos, tiene que haber contacto físico saludable, cosa que no te da la web cam, ni las redes social 2.0 de la internet. La relación a distancia podría ser llevadera siempre y cuando haya habido

una relación de amistad de varios años, se haya empezado un noviazgo y por algún motivo, ya sea de trabajo o estudio, la pareja tenga que separarse por la distancia, y continuar el noviazgo
38

utilizando medios de comunicación que les permitan acercarse a través de la voz y de la imagen. Pero reitero, esto es cuando la pareja tiene una base sólida de amistad y en ese tiempo de distancia, lo recomendable es que sea corto, un año o un año y medio, no más y luego la persona debe regresar para realizar el matrimonio o terminar la relación. Pero si se trata de una persona que se ha conocido por el internet, ha

desarrollado una amistad por el internet y se han casado conociéndose solo a través del internet, pues aunque no significa que están condenados a la infelicidad, los riesgos de los que deben hacerse responsables como pareja son mayores que si se tratara de una relación face to face, cara a cara. En estas realidades de amores a distancia, la recomendación es que la relación que se inició a distancia, pues sea llevada asumiendo todos los riesgos que el conocerse a la distancia conlleva (hábitos, costumbres, estilos de vida, práctica religiosa, etc) y que la pareja con madurez asuma el poner fin a esa
39

relación

se

es

necesario

(muy
40

probablemente). Los riesgos disminuyen cuando una pareja de novios están viviendo en la localidad, en una localidad o en una comunidad que les permite verse, tal vez no todos los días, pero sí con la frecuencia adecuada para poder construir puentes no sólo verbales sino de hábitos y de observación. Que el Señor te ayude si es que estás pensando en construir una relación a distancia. Las amistades pueden

llevarse a la distancia, pero un noviazgo, no es lo mejor.

41

Una Historia de Salud
Más de una vez nos enteramos, de parejas de novios que tiene que enfrentar el drama de la enfermedad de uno de ellos. Cuando él o ella enferman de algo muy grave como el cáncer, o de alguna enfermedad infecto contagiosa que se va a hacer crónica, es necesario que la pareja que está sana o sano, decida evaluar si continúa o no el noviazgo. Casarse con una persona que tiene una enfermedad que sea de tipo física o mental, exige de la persona saludable que

42

decida dar el paso del matrimonio pero conociendo bien de las futuras
43

responsabilidades que tendrá que asumir, por ejemplo en el caso del cáncer, una viudez prematura, o en el caso de alguna enfermedad de tipo mental o

degenerativa, pues tendrá que llevar una posible vida de celibato, de vida de internamiento del ser amado. He decidieron conocido terminar la parejas relación que de

noviazgo cuando se enteraron que uno de los dos sufría de una enfermedad. No podemos reprochar a ninguna de las partes, porque quien descubre la

enfermedad no es culpable de aquello, y la pareja que decide terminar el noviazgo muchas veces lo hace pensando en su sentido de responsabilidad a futuro, no solo de sí mismos sino de los futuros seres que pueden surgir del matrimonio. No significa que todas las personas que sufren de salud van a vivir con el estigma de no poder ser felices en su matrimonio, sino que quienes se casan con ellas o ellos tienen que ser lo suficientemente responsables como para asumir los futuros costos de estas
44

realidades de salud.

Sin embargo, el que surja una enfermedad difícil en el desarrollo normal del noviazgo, plantea la cuestión de terminar la relación de manera legítima y tanto la persona saludable como la persona que presenta el trauma de una enfermedad deben ser conscientes que esto puede darse y hay que tener el valor de asumir la responsabilidad. Quiera el Señor ayudarte para tener sabiduría y saber qué hacer en estos momentos difíciles, en estos
45

momentos de enfermedad de tu ser amado o si el que lee o la que lee, es la persona enferma, el ser comprensiva (o) con la decisión de la persona que ama. El

consejo

es,

mientras

de

nosotros
46

dependa, busquemos estar saludables, busquemos ayuda profesional para

nuestras dolencias, de tipo físico o mental y busquemos ser las personas adecuadas para poder ayudar a nuestro futuro cónyuge.

Una Historia de Compatibilidad
En el noviazgo debemos buscar ser de lo más compatibles, es decir, si a uno le gusta el deporte al otro también debiera gustarle, si a uno le gusta la cocina al otro también, si a uno le gusta la lectura pues buscar a alguien que sea lo más similar posible. “Aves juntan”. Mientras más puntos de del mismo plumaje se

47

compatibilidad haya en un noviazgo es lo mejor.

Se han dado casos en que las amistades han sido tan cortas que no se ha podido discernir los puntos de afinidad en una pareja y así han empezado un noviazgo. Y en el ínterin del quehacer del noviazgo descubren que no son similares, que son como el agua el aceite. Entonces allí la recomendación es reevaluar si continúa o no el noviazgo. Algunos jóvenes dicen “ella es mi complemento”, y esta frase más parece una frase de consuelo que una frase de amor. Mientras más puntos de comunión, mientras más puntos de afinidad,
48

mientras más puntos de homogeneidad

haya

en

una

pareja,

habrá

menos
49

obstáculos que superar para alcanzar la dicha matrimonial. Necesitamos aprender que el

noviazgo es el tiempo adecuado para poder discernir cuáles son los gustos, las aficiones, los hobbies y los hábitos tanto de higiene, de salud, de gastos de dinero, de manejo de emociones que tiene la pareja a fin de compararlos con el de la persona que ama y ver en qué puntos son afines y en qué puntos no. Establezca la pareja una lista de situaciones, una lista de ítems en los que los dos estén de acuerdo y establezcan

una lista de ítems en los que no están de acuerdo: manejo de emociones, manejo de los tiempo, manejo del dinero, manejo de la familia extendida, disciplina de los hijos, manejo del deporte, manejo del tiempo libre. Tengo un libro titulado “20
50

Preguntas que debes hacerle a tu novio o a tu novia antes de casarte”, se los recomiendo para poder tener una visión más clara sobre este tópico. Si después que has hecho tu lista de las cosas en las que les gusta participar juntos y de las que cosas en las que no, descubres que esa lista donde

son muy diferentes exinten diferencias que tú no vas a tolerar en los siguientes 40 o 50 años que vivirán juntos en un matrimonio, honestamente debes preguntarte: “¿voy a poder convivir con este punto que no me gusta el resto de mi vida?” Si tu respuesta es “no”, entonces reevalúa tu relación, pero si tú decides honesta, consciente y sesudamente llevar adelante tu matrimonio, soportando,
51

tolerando y aceptando las diferencias con tu novio o con tu novia, entonces adelante.

Tu matrimonio es el resultado de una decisión informada en primer lugar. Pero reitero el consejo, mientras más puntos escoyos de comunión que haya, superar la menos en el
52

habrá para

matrimonio conyugal.

alcanzar

dicha

Una Historia de Amor
Tantas veces sabemos de casos de parejas que deciden terminar su relación de noviazgo, justamente por amor, por responsabilidad, porque llegan al punto de conocerse tanto que deciden que lo suyo no debe seguir aunque quieran continuar la relación. Por motivos de salud, por motivos de carácter, por motivos de

53

temperamento, por motivos de diferencia de amistades. Diferentes motivos que ellos encuentran como insalvables, y

luego de buscar ayuda reconocen que son trabas para su futura felicidad y aunque haya amor deciden terminar la relación. Esta responsable. es una decisión podido muy
54

Haber

identificar

cuestiones que a futuro los pueden marcar y encasillar al camino de la infelicidad. Más deciden de una vez las parejas por

concluir

sus

afectos,

diferentes motivos legítimos y reales. Terminar una relación siempre será una realidad difícil, pero terminar una

relación

también

es

un

acto

de
55

responsabilidad. La persona que ya no ama puede seguir siendo amigo o amiga de la persona que fue su pareja de noviazgo, pero la persona que sigue amando debe entrar en un proceso de “duelo”, de “luto”, sin comunicarse con la persona que quiere olvidar. Cuando una relación se rompe por motivos de responsabilidad, es bueno que se dejen de ver por lo menos medio año sin comunicarse, para que el “doctor tiempo” pueda cerrar las heridas.

Esto

puede

resultar

difícil

de
56

entender para algunas personas; sólo aquellos que han experimentado la

ruptura de una relación porque han encontrado razones claras para dar ese paso podrán entender esta lectura. La responsabilidad muchas veces llevará a las parejas a terminar la relación.

Enfrentado el Dolor de la Ruptura
¿Cómo soportar el dolor de una ruptura? Cuando la persona que amamos nos deja por diferentes motivos,

57

justificada o injustificadamente, se genera un vacío emocional en nuestras vidas. Lo que sucede es que la persona que amábamos provocaba que nuestro cerebro generara, feniletilaminas, epinefrinas,

catecolaminas,

endorfinas,

que hacían que nos sintamos muy bien; y cuando la persona ya no está, pues simplemente esas sustancias químicas no

están tampoco, ya no se secretan y entonces vivimos lo que podríamos llamar como un “síndrome de abstinencia”. Necesitamos buscar a aquella
58

persona. Entonces buscamos el mensaje de texto, el internet, el teléfono, de algún modo comunicarnos con el ser amado para poder menguar nuestro dolor. Pero esto no es lo mejor. Cuando una relación se termina es como si la persona a quien amamos hubiese muerto y nosotros no jugamos la ouija para comunicarnos con los muertos. La relación se terminó y habría que ser lo suficientemente maduro para poder

transitar las etapas que llevan el haber terminado una relación, siendo la primera, el llanto y la negación y es legítimo entristecernos porque hay dolor de por medio. Surgen preguntas como: ¿porqué a mi?, ¿Qué hice mal?, “No puede ser”. Después viene la cólera, y aquí existe el peligro de hablar mal de la persona que una vez amamos y que todavía seguimos amando. La tercera etapa, es la etapa del regateo. La persona doliente se
59

arrepiente de todas las cosas malas que dijo en la etapa de ira y acepta de manera

parcial su situación y realidad. Tratan de comprender lo que sucedió.
60

La cuarta etapa es la etapa de la aceptación que va acompañada de un dolor generado por aceptar la ausencia de la persona que ama. Se inicia una etapa de silencio y apatía probable. La quinta etapa es la etapa de la aceptación empiezan sanadora, a es decir, se

restablecerse

afectos,

empieza a hallarse equilibrio emocional y

la paz. Todo, poco a poco, vuelve a la calma y normalidad. 1
61

Dicen los expertos que para que haya una total recuperación del dolor producido por haber terminado una

relación de noviazgo, deben pasar 6 meses sin ningún tipo de comunicación con la persona que se amó, y luego de 6 meses se podría iniciar la relación de amistad con la persona con la que se terminó la relación. Luego de 6 meses podrían llamarse amigos nuevamente.

1

Masza Maszlanka Chilerowicz, El duelo ( , 2007), 74 – 76.

Es necesario que tomemos la responsabilidad de enfrentar el proceso de terminar una relación. Hay muchos vicios que se han introducido en esta etapa. Algunos terminan y siguen siendo amigos y no logran guardar el luto que deben guardar. Otros terminan y siguen dándose besos, evitando así que la persona afectada pase el proceso de dolor que debe transitar por haber
62

terminado la relación. Y hay otros que luego de haber terminado no soportan el dolor de la separación y vuelven y entran en un círculo vicioso de terminar la relación y volver a empezar.

Todo esto podría evitarse si es que en el proceso de amistad se hubieran resuelto algunas preguntas, se hubieran resuelto inquietudes a través del diálogo filial de la amistad. Terminar una relación es un asunto difícil pero a veces es necesario, que las circunstancias los ameritan. si es
63

Que el Señor te guíe y bendiga si es que estas viviendo el difícil proceso de la recuperación de una relación rota, y es obligación de la persona que sufre, recuperase y seguir en este camino de vida porque no hay una sola persona con la que uno puede ser feliz, sino que hay

muchas, y de todas las opciones que el Señor permite que haya en tu vida, elegir una, sin aferrarse, elegir una y esta persona si es recíproca en sus afectos entonces dar el paso del matrimonio para buscar la dicha conyugal. Que el Señor te bendiga.
64

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->