Está en la página 1de 11

1.- METEORIZACION.

TIPOS Y PROCESOS DE
METEORIZACION MECANICA Y QUIMICA
La meteorización es la disgregación y descomposición de las rocas por la acción
combinada de los agentes atmosféricos: diferencias de temperatura, vapor de agua,
gases atmsféricos. El resultado es una capa superficial compuesta por fragmentos de
rocas más o menos finos que permanecen in situ recubriendo la roca madre, aunque en
ocasiones pueden sufrir un transporte corto debido a la gravedad. Se distinguen varios
tipos de meteorización: la mecánica, la química y la biológica.

1.1.- LA METEORIZACION MECANICA

Se debe a variaciones de temperatura que producen dilataciones y contacciones


de las rocas así como la congelación del agua en el interior de las grietas que tienen las
rocas. El principal resultado es la fragmentación de la roca, aumentando la superficie
sobre la que puede actuar la meteorización química.

Gelifracción

Consiste en la transformación del agua en hielo en el interior de grietas. Como el


hielo tiene más volumen actúa como una cuña ocasionando la ampliación y ruptura de
la rocas. El resultado es la formación de bloques angulosos que quedan sobre la
superficie formando un manto de derrubios. Si la superficie es una ladera inclinada se
acumulan en niveles más bajo formando conos de derrubios o canchales.

También puede ocurrir esta transformación en poros produciendo que salten los
minerales.

Estos procesos se dan en el dominio periglaciar, en las zonas de alta montaña y


en todos aquellos lugares donde se produzcan el paso de agua a hielo y viceversa.

Cambios de temperatura

Las rocas van a sufrir cambios de temperatura entre el día y la noche, sobre todo
en aquellos lugares donde no se hallen protegidas por la vegetación. Se producen los
siguientes procesos.

• Descamación. La superficie de la roca se calienta más que zonas más profundas, por
lo tanto la superficie se dilatará más lo que ocasionará roturas paralelas a la superficie
rocosa. Esta roturas se ven favorecidas por la existencia de grietas en la roca en esta
misma dirección debidas a procesos de descompresión. También se pueden producir
roturas perpendiculares a la superficie.

• Desmenuzamiento en granos. En rocas granudas, los minerales se hallan sin huecos


entre ellos. La dilatación ocasiona que surjan tensiones que provocan que se
desprendan minerales de las rocas.
Cristalización de la sal

La sal al cristalizar en grietas o poros produce una serie de presiones que pueden
producir efectos similares a los ya vistos.

1.2. LA METEORIZACIÓN QUÍMICA

Es una alteración química de los minerales. Estos reaccional con los gases del
aire y producen nuevas sustancias. Dos factores influyen en ello:

• La humedad atmosférica, pues las reacciones químicas precisan del agua para
verficarse.

• Temperaturas elevadas. Aproximadamente la velocidad de una reacción química se


duplica con un aumento de 10ºC de temperatura.

Los tipos de reacciones que ocurren o que comprende la meteorización química


son: oxidaciones, hidrataciones, sulfataciones, hidrólisis, carbonataciones y
disoluciones. Las más importantes son:

Disoluciones

Se disuelven tan solo algunas rocas como las evaporitas. Las más solubles son la halita,
la silvina. El yeso tiene una menor solubilidad y las calizas aún menos, pero en
presencia de agua con CO2 se facilita su disolución.

Carbonataciones

Las calizas no se disuelven en agua pura pero si en agua con CO2 formándose
bicarbonato cálcico qué si es soluble

Oxidaciones

Hace que los minerales y rocas sean más deleznables, sufriendo principalmente este
proceso los minerales de Fe. El óxido férrico al combinarse con el agua da hidróxidos
(limonitas). Los compuestos de hierro son los principales responsables de la coloración
del terreno.

Hidrólisis

Se basa en la disociación del agua en iones. Los iones del agua pueden sustituir a
elementos solubles que hay en algunos minerales en forma de cationes, siendo liberados
en el ataque químico, mientras el residuo insoluble se organiza en nuevas estructuras
minerales. Este conjunto de procesos tiene su mejor ejemplo en la destrucción química
de los silicatos.
1.3. LA METEORIZACIÓN BIOLÓGICA

Los seres vivos también realizan una meteorización mecánica y otra química. La
meteroización mecánica la realizan a través de las raíces de las plantas que al
introducirse en las diaclasas de las rocas aumentan dichas fracturas. Asímismo los
animales zapadores remueven el suelo favoreciendo su disgregación y su aireación.

La meterorización química es realizada principalmente por las excreciones que


producen, y por la acción de microorganismos como hongos y bacterias. Ocasionan:

• Descomposición de los feldespato y de otros silicatos.


• Acción de los líquenes.
• Depósito de hidróxidos de Fe y Mn transformados en óxidos por desecación.
• Reducción de sulfatos y formación de H2S con formación de pirita.
• Fijación de sílice a través de las frústulas de las diatomeas.
• Procesos de depósito de Ca(CO)2 carbonato cálcio al incorporar CO2 en el proceso de
la fotosíntesis.

2. ACCION DE LAS AGUAS SALVAJES O DE


ARROYADA
Del agua de lluvia parte se inflitra en el terreno, parte se evapora y parte discurre
por la superficie. Estas aguas que no se infiltran y que no tienen un cauce fijo, siendo su
curso estacional son las aguas de arroyada. Siguen la línea de máxima pendiente. Su
acción depende del tipo de rocas.

Rocas no coherentes e impermeables

Son las arcillas, limos y margas. En ellas el agua no se inflitran por lo que gran
cantidad de agua discurre por la superficie. El agua se concentra formando regueros o
canales. El resultado es la formación de surcos, aproximadamente paralelos llamados
cárcavas, separado por crestas agudas. A medida que estas cárcavas se van agrandando
se unen formando barrancos. En el fondo de estos la erosión es todavía mayor,
ahondándose y alargándose vertiente arriba.

Rocas no coherentes y permeables.

Son las arenas. Son algo más resistentes a la erosión por las aguas de arroyada
ya que la escorrentía es menor. Se forman también cárcavas aunque menos marcadas
que en el caso anterior.

Rocas no coherentes y heterogéneas


Arcillas con guijarros de origen glaciar o de origen fluvial o torrencial, cenizas o
lapilli con bombas volcánicas intercaladas. Las aguas arrastran los materiales finos que
hay entre los gruesos. Estos a su vez hacen de paraguas impidiendo la erosión de los que
se hallan debajo. Estas partes quedan resaltando formando pirámides o columnas entre
un terreno abarrancado.

Rocas coherentes con minerales hidrolizables

Son las rocas detríticas (conglomerados, areniscas) y rocas volcánicas


fragmentarias (Tobas volcánicas, conglomerados volcánicos). Estas rocas se erosionan a
favor de las diaclasas, agrandando estas y dando lugar a torreones muy característicos.

Rocas coherentes con residuo de alteración importante

Rocas endógenas. Su meteorización se produce a favor de diaclasas que aislan


los bloques inicialmente poligonales y luego redondeados. Los productos de la
meteorización se saturan y fluyen por las vertientes dejando caos de bloques en los
interfluvios.

Las calizas. Son rocas solubles en las zonas templadas, dando lugar a un tipo de
modelado característico que es el modelado cárstico.

3. LOS TORRENTES
Las aguas de arrollada que se van encauzando por los accidentes del terreno
terminan por circular por cauces más estables, formando barrancos con los que se inicia
una red fluvial fija. Estos cursos de agua pueden ser torrentes o ríos.

Los torrentes se caracterizan porque son cursos de agua con cauce fijo, acusada
estacionalidad, escasa longitud y fuerte pendiente. El agua que alimenta un torrente
puede proceder de la fusión de la nieve o el hielo o de la lluvia o de ambos. De acuerdo
con esto los torrentes se clasifican en nivales, niveo-pluviales y pluviales. Los nivales y
niveo-pluviales los encontramos en las zonas de montaña y los pluviales en las zonas
templadas, tropicales y ecuatoriales.

En un torrente distinguimos varias partes: la cuenca de recepción, el canal de


desagüe y el cono de deyección.

La cuenca de recepción

Tiene forma de embudo con las laderas con fuerte pendiente. Es donde se recoge el agua
de lluvia formándose numerosas numerosas cárcavas y barrancos. En la cuenca el agua
se va encauzando hacia una zona en donde convergen las aguas formando un único
cauce. Este es el canal de desagüe.

El canal de desagüe
Es el cauce principal del torrente caracterizado por una fuerte pendiente, que unido al
elevado caudal de agua que puede circular en determinados momentos, sufre una fuerte
erosión. En el canal nos encontramos con grades bloques de materiales arrastrados y
depositados por el agua. La erosión de fondo es muy intensa formándose valles en V.
Dependiendo del tipo de materiales estos pueden ser más abiertos (rocas incoherentes
como arcillas, margas) o cerrados (rocas coherentes como calizas, areniscas, granitos,
etc).

El cono de deyección

Se produce en aquella zona en donde el torrente disminuye su pendiente, produciéndose


el depósito de los materiales transportados por él. Estos materiales adoptan una forma
de abanico característica, estando formado por materiales con tamaños muy diferentes y
formas muy angulosas debido al poco transporte que han sufrido.

Algunos autores consideran como torrentes aquellos cursos de agua con una
fuerte estacionalidad que se dan en las zonas áridas o desérticas, aunque tengan gran
longitud y la pendiente sea suave. Estos cursos son las ramblas, en las zonas áridad, y
los ouadi en las zonas desérticas. Estos cursos de agua tan sólo llevan agua en muy
contadas ocasiones.

4.- LOS RIOS


Los ríos son corrientes de agua de cauce fijo y de circulación más constante que
los torrentes en donde se realizan las mismas acciones de erosión, transporte y
sedimentación aunque de una forma más constante. En todo río diferenciamos tres
tramos: el curso alto, el medio y el bajo.

4.1. Partes de un río

El curso alto

Se caracteriza por una elevada pendiente. Esta pendiente determina que el agua fluya a
gran velocidad y tenga una gran potencia, que dependerá también de la cantidad de agua
que lleve. La gran potencia del río en el curso alto se refleja en el predominio de la
erosión reflejándose en la formación de valles en V y en la capacidad para mover
grandes bloque de rocas. La forma del valle depende del tipo de materiales que forma el
cauce. Si los materiales son poco coherentes, el valle será más abierto. Cuando los
materiales son coherentes y solubles los valles serán profundos y estrechos, con laderas
verticales. Los materiales depositados se caracterizarán porque predominan los de gran
tamaño con formas irregulares aunque redondeadas.

El curso medio

Las acciones de erosión, transporte y sedimentación del río están más o menos
compensadas. El valle tiende a ensancharse adoptando forma de "artesa". El río ocupará
sólo parte del valle, el denominado canal de estiaje, ocupando el resto durante las
avenidas. A esta zona que se inunda periódicamente se la denomina "lecho de avenida"
o "llanura de inundación". Cuando el valle se ensancha más se desarrollan extensas
vegas, en las que el río discurre formando amplias curvas. El tipo de depósito varía de
arenas a cantos rodados.

El curso bajo

Muestra una pérdida en la acción erosiva del río. Su cauce se hace divagante,
transcurriendo por amplios valles de modo que, en momentos de fuertes avenidas,
puede inundar grandes superficies. Los materiales depositados serán de pequeño
tamaño: arenas limos y arcillas.

4.1. Procesos de un río

Los ríos realizan, como otros agentes geológicos, las acciones de erosión,
transporte y sedimentación. Estas acciones se pueden explicar en función de parámetros
simples como son la capacidad y la carga.

La capacidad es la cantidad de sedimentos que un río puede transportar en una


zona determinada y la carga es la cantidad real de sedimentos que el río transporta.
Cuando la capacidad de un río es mayor que la carga, el río erosiona y a la inversa.

La erosión

La erosión se produce cuando el río tiene mayor capacidad que carga. Esta se
produce por arranque de materiales del cauce por el agua, por el choque de los
materiales que transporta el río y por la disolución y alteración química de los minerales
que forman las rocas del cauce.

Podemos distinguir una erosión vertical y otra horizontal. Como consecuencia de


la erosión vertical se produce una profundización del valle a la vez que asciende en la
cabecera (erosión remontante). La erosión horizontal produce un ensachamiento del
valle, siendo realizada por los meandros, por el deslizamiento que sufren los materiales
de las laderas al aumentar la pendiente de éstas como consecuencia de la profundización
del cauce y por otros fenómenos de ladera (aguas salvajes, solifluxión, reptación).

Como consecuencia de la acción erosiva de los ríos su cauce se profundizan,


alarga y ensancha. A su vez los ríos producen una denudación de toda la cuenca que
finalmente origina una penillanura, como veremos más adelante.

El transporte y la sedimentación

Los ríos pueden realizar diversos tipos de transporte: de fondo o por tracción,
cuando las partículas no se despega del fondo una altura mayor que su diámetro; por
saltación, cuando la partícula se levanta distancias comprendidas entre 1 a mil veces su
diámetro; suspensión cuando las partículas son retenidas por las corrientes durante
grandes distancias.
La sedimentación de produce cuando la carga es mayor que la capacidad. La
sedimentación se producirá principalmente en el curso bajo en las zonas de llanuras de
inundación y en la desembocadura. Sin embargo en el curso alto y medio también se
producirá sedimentación en zonas puntuales, cuando disminuya la capacidad de
transporte del río como consecuencia de la disminución de la velocidad o bien por
disminución del caudal.

Se aprecian dos tipos de cauces según la distribución de los sedimentos:


meandriformes y trenzados. Los meandriformes se dan en aquellas zonas en las que los
materiales transportados son muy finos; los trenzados se dan cuando la cantidad de
material transportado es elevada y los materiales son gruesos.

Como los ríos varían su caudal, en una zona pueden darse en distintos momentos
procesos de erosión, transporte y sedimentación que van a quedar reflejados en dicho
cauce. Se formán así los paleocauces, cuando el curso del río o parte queda recubierto
por sedimentos.

4.3. Perfil longitudinal de un río

Es la representación en un sistema de ejes de dos valores. En ordenadas la altura


de cada tramo del río con respecto al mar (nivel de base) y en abscisas su distancia a la
desembocadura. En el perfil longitudinal se aprecia que la pendiente va disminuyendo a
medida que nos acercamos a la desembocadura, siendo prácticamente llana cerca de
ella. El perfil de equilibrio de un río sería el perfil longitudinal de un río en el que no
hubiera erosión, transporte ni sedimentación. Es decir, la energía del agua se utilizaría
en vencer el rozamiento. Esta situación es una situación ideal a la que todo río tiende.
Sin embargo nunca se alcanza porque se producen variaciones en su nivel de base (la
altura de su desembocadura). Estas variaciones hacen que el río profundice su propio
cauce rejuveneciéndose.

4.4.-Accidentes en el curso de un río

Valles en V que aparecen en el curso alto. Ya hemos visto que dependiendo de las rocas
en las que se produce variará su forma. En las rocas coherentes se forman en general
valles estrechos que reciben nombres diversos: cañones, hoces, gargantas, tajos,
desfiladeros.

• Ollas, pilancones o marmitas de gigante son formaciones que aparecen en el curso


alto. Son debidas a los remolinos que se producen en el agua y en el que pueden
quedar atrapadas rocas que actúan como una fresadora desgastando los materiales del
cauce. Los distintos nombres hacer referencia al tamaño, de menor a mayor.

• Cascadas y cataratas. Se producen cuando el río tiene que salvar un desnivel brusco en
su cauce. El efecto geológico más importante que se produce en una cascada es su
retroceso aguas arriba del accidente y su atenuación transformándose en rápidos. Se
pueden originar por accidentes tectónicos, hundimientos locales, cambios del niver de
base y por diferentes litologías del terreno.
• Meandros divagantes. Son curvas que realiza el curso del río sin que exista una razón
aparente para ello. Son características del curso medio y bajo. Los meandros muestran
una evolución en el tiempo debida a que en toda curva que describe un río, la
velocidad es máxima en la parte cóncava y mínima en la covexa, lo que produce
erosión en la primera y depósito en la segunda, originando un desplazamiento de la
curva hacia fuera y en el sentido de avance de la corriente. Esto produce un
ensanchamiento del valle a la vez que puede llegar al estrangulamiento de uno de los
meandros, quedando abandonado por el río.

• Meandros encajados. Son curvas del río que se producen sobre materiales coherentes
en los que el curso del río es dirigido por un sistema de diaclasas o bien por epigénesis
(fenómeno por el que una corriente de agua que circula sobre una superficie plana, al
profundizar erosiona materiales inferiores más resistentes sin que por ello varíe su
trayecto).

• Terrazas fluviales. Son depósitos escalonados de aluviones que han quedado a


distintas altura a ambos lados del cauce actual del río. Se corresponden a la alternancia
de épocas de gran capacidad de sedimentación con épocas en las que la erosión ha
actuado sobre los sedimentos antiguos, que de esta forma quedan colgados en las
márgenes del cauce. La explicación que se da a este proceso se basa en la existencia
de épocas glaciares e interglaciares. En las épocas interglaciares el deshielo y el
transporte de las morrenas dejadas por los hielos producirían el depósito de gran
cantidad de materiales en los cauces de los ríos. Durante la época glaciar, el descenso
del nivel del mar junto con una mayor acción erosiva provocaría el encajamiento de la
red fluvial erosionando su propio cauce. Se diferencias hasta 4 terrazas fluviales,
constituyendo el nivel superior en alguna zonas las rañas, que son superficies
horizontales cubiertas por canturrales y que se corresponden con la época de depósito
de arroyada anterior al comienzo de la formación de las terrazas.

• Deltas. Son depósitos fluviales en la desembocadura de los ríos con forma variables.
Arqueados, que son los que tienen forma triangular; en pata de pájaro que tienen
forma ramificada y estuarinos, cuando los depósitos son en los laterales del cauce,
cerca de la desembocadura. Para que se produzcan los deltas se precisan dos factores
principalmente: que el río sea muy activo transportando gran cantidad de sedimentos
hasta la desembocadura y que en el mar haya poco oleaje o corrientes marinas fuertes
que dispersen los sedimentos por la plataforma continental.

• Estuarios. Es la otra forma de la desembocadura de un río. Suelen formarse por


hundimiento general de la costa e invasión del mar del cauce del río. A su vez es
frecuente que los estuarios se rellenen de sedimentos como ocurre en el Guadalquivir.
Finalmente pueden evolucionar hacia un delta.

4.5. Asociaciones de ríos y redes de drenaje

Los ríos no se hallan aislados sino formando redes fluviales o de drenaje


formadas por el río colector o río principal, los afluentes y subafluentes. Una red
comprende el conjunto de cauces que evacuan el agua llovida de un área por el mismo
río principal. A éste área se denomina cuenca fluvial o hidrográfica.
La separación entre las cuencas hidrográficas se realiza a través de crestas
montañosas denominadas divisorias de aguas. A su vez, dentro de cada cuenca los
cauces fluviales vecinos quedan separados por zonas elevadas denominadas interfluvios.
La zona del valle ocupada por el río se denomina "talweg". Cada cuenca hidrográfica
tiende a crecer y lo hará a espensas de las otras, creciendo más la que más pendiente
tenga en la cabecera de sus ríos.

Como consecuencia de la erosión realizada por una red fluvial se forma una
penillanura. Esta es consecuencia del ensanchamiento de los valles fluviales debidos a
los meandros y fenómenos de ladera. En esta penillanura pueden quedar cerros que son
restos del antiguo nivel que tenía la zona. Son los denominados cerros testigos. En una
penillanura ya formada puede producirse de nuevo relieve por rejuvenecimiento de la
red fluvial, al variar el nivel de base.

Como conclusión y para hacerse idea de la importante acción realizada por los
ríos se ha calculado que realizan una rebaja en la altura de los continentes entre 3 y 6 cm
cada mil años. Considerando una altura media de 800 m, estos quedarían totalmente
arrasados en 13 ó 14 millones de años. Esto no ocurre gracias a las fuerzas constructoras
del relieve.

5.-DINÁMICA Y MORFOLOGÍA LITORAL


Podemos considarar el litoral como la zona de contacto entre el mar y el
contienente. Sobre esta franja se va a producir un modelado que no depende del clima.
Este modelado va a ser realizado principalmente por el oleaje aunque también
intervienen las mareas y la corrientes litorales o costera.

5.1. ACCIONES GEOLÓGICAS DEL MAR


LA EROSIÓN

El oleaje va a realizar un intensa acción erosiva en las zonas donde el litoral


presenta desniveles, es decir en las zonas de acantilado. La acción va a ser realizada por:
- El choque de las olas contra el acantilado
- La presión que produce en grietas que presente el acantilado. El agua se
introduce y ejerce una presión importante sobre el aire que se halla en su interior. Al
retirarse ejerce una acción de succión. Estas diferenciaqs de presión permiten el
desmoronamiento del acantilado y la formación de numerosos fragmentos rocosos.
- La acción de corrasión realizada al chocar los fragmentos rocosos que llevan las
olas en suspensión contra el acantilado.
- La abrasión realizada al pie del acantilado, en la zona intermareal donde se halla
la plataforma de abrasión, al estar sometidos los materiales a un continuo movimiento
de vaivén.

Esta acción erosiva provoca un retroceso del acantilado y la formación al pie de


este de un plano inclinado donde loas materiales van a verse sometidos a un intenso
proceso de erosión que es la plataforma de abrasión. Esta es un plano inclinado
comprendido en la zona intermareal. Por debajo del nivel de marea baja se producirá la
acumulación de materiales procedentes de la destrucción del acantilado que constituírá
una terraza de acumulación. El acantilado irá retrocdiendo hasta que el oleaje llegue a él
sin fuerzas. En este caso se considera muerto.

Si la costa no presenta igual resistencia se originará una sere de entrantes


(bahías) y salientes (promontorios). La refracción de las olas, que hace que el oleaje se
dirija hacia los promontorios, producirá corrientes de deriva lateral hacia las ensenadas
que transportarán materiales finos y los depositán en las calas y bahías adyacentes
formando playas.

EL TRANSPORTE Y LA SEDIMENTACIÓN

Es realizado por las olas y las corrientes litorales principalmente. Los materiales
podrán ser transportados por arrastre, saltación, suspensión o disolución.

Cuando una ola pasa por una zona suficientemente poco profunda remueve los
materiales del fondo y los transporta hacia la orilla si la pendiente es suave. Al llegar a
la playa parte del agua se infiltra en la arena. Como consecuencia, la ola, en su retiraqda
lleva mentos cantidad de agua y por lo tanto una menor capacidad de transportge por lo
que se sedimentan materiales. De este modo, cada ola acarrea nuevo material a la playa.
Algo parecido ocurre con las mareas.

Si las olas inciden oblicuamente sobre la playa van produciendo un transporte


lateral de los materiales.

5.3. FORMAS DE ACUMULACIÓN COSTERA

Las formas de acumulación adquieren su mayor desarrollo en las costas bajas,


aunque no son exclusivas de ellas. Su existencia está controlada por el balance entre la
cantidad de sedimentos que llega a la costa y la capacidad de las distintas corrientes
para transportarlos mar adentro.

Las playas son una de las formas de acumulación costeras más conocidad.Están
formadas por arena o cantos (grava) nunca por lodo. En ellas se distinguen una serie de
zonas según su relación con el nival del mar. Un resalte o cordón playero separa la
trasplaya, zona que tan solo es inundada durante los fuertes temporales, de la anteplaya,
zona invadida normalmente por las aguas. En esta a su vez diferenciamos la playa
externa o zona intermareal y la playa interna o zona que moja el oleaje cuando este es
algo más intenso, Una zona permanece siempre bajo el agua, aunque afectada por el
oleaje. En la zona de la trasplaya pueden hallarse o un acantilado a una zona de dunas
formadas por la removilización por el viento de las arenas de la playa, que en ocasiones
se hallan fijadas por la vegetación.

Paralelas a la línea de costa se desarrolla con frecuencia una serie de barras de


arena, dnominadas flechas litorales. Si cierran una laguna originarán una albufera. Esta
barra de arena puede estar interrumpida por una serie de surcos qe permitan la entrada y
salidad del agua del mar y reciben el nombre de canales de marea. Si las barras de arena
unen un islote a la costa forman un tómbolo. Pueden estar también alejadas de la costa,
formando islas barrera o cordones litorales.
5.4. TIPOS DE COSTAS

Las costas de inmenrsión se caracterizan porque generalmente el mar penetra e


los valles de los ríos o glaciares que con anterioridad desembocan en la costa, dando
lugar a las rías y fiordos. Estas costas se caracterizan por ser muy irregulares con
numerosos entrantes y salientes y formación de numerosas bahías y ensenadas. Son
costas abruptas.

Las costas de emersión se caracterizan por su poca elevación, con un suave


declive hacia el mar que se corresponde con la plataforma de abrasión. Esta llanaura que
queda al pie del mar recibe el nombre de rasa costera. Son costas poco accidentadas y
aproximadamente rectas. Sus accidentes más característicos son las albuferas, los deltas
y el desarrollo de campos de dunas como consecuencia de los aportes de arena
procedentes de las playas levantadas.