Está en la página 1de 3

La educación como tarea humanizadora.

De la teoría pedagógica a la práctica educativa.

NUEVAS REALIDADES, PRINCIPIOS INDISCUTIBLES Y


GRANDES PALABRAS
Uno de los temas centrales sobre los que ha girado la reflexión pedagógica y el
diseño y planificación de las políticas educativas ha sido la revisión y el
replanteamiento de las finalidades o de las metas de la educación.
Tal reflexión responde a una doble motivación:
1. la voluntad de proyectar y hacer posible un mundo más vivible, más
solidario y más justo en el que todas las personas que integramos la
comunidad humana podamos alcanzar el pleno desarrollo de nuestra
personalidad, disfrutando de las cotas de felicidad y dignidad que por el
hecho de vivir nos corresponden
2. la necesidad de “tomarle el pulso” a la realidad en la que vivimos:
• para detectar en ella los grandes cambios y transformaciones
• para hacer frente a los problemas que en la actualidad pueden dificultar
el logro de las finalidades educativas.
o El “déficit de socialización”, es decir, la erosión o el agotamiento
de la capacidad socializadora de las instituciones responsables de
esa función y de la familia, en particular
 Crisis del concepto de autoridad y el individualismo
comprendido como el derecho a crear un proyecto de vida
a través de una elección libre, abierta y sin trabas
• Carencia de modelos de vida
• Carencia de criterios y comportamientos válidos y
solventes con los que los niños se puedan
identificar.
o La aparición de los nuevos agentes de socialización (televisión)
desarrollados al margen de cualquier tipo de planteamiento
educativo (y, por supuesto, al margen de formación moral, ética o
cultural)
 Contradicciones sociales derivadas de habitar en la
sociedad de la información y progresivamente globalizada,
que pueden conducir a situaciones de impotencia,
desmoralización o acelerar y fortalecer nuestra
sensibilidad…
• Hacer frente al gran reto de la educación para el siglo XXI: el
multiculturalismo cada vez más presente en nuestras sociedades

Ante este conjunto de realidades surgen:


 La necesaria revisión y replanteamiento de las finalidades
o las metas de la educación
 Y la revisión y el replanteamiento de los medios y
estrategias educativas que deberían implementarse para
el desarrollo de las finalidades.
Y hablando de FINALIDADES hay que destacar dos fundamentalmente:
EL PLANTEAMINETO DE LA FORMACIÓNY EL DESARROLLO INTEGRAL DE LA
PERSONALIDAD DE LOS NIÑOS, LAS NIÑAS, LOS ADOLESCENTES Y LOS JÓVENES,
COMO EL OBJETIVO PRIMERO Y PRINCIPAL DE LA ACCIÓN EDUCATIVA.

NECESIDAD DE ENTENDER Y POTENCIAR LA EDUCACIÓN COMO UN PROCESO


PROFUNDAMENTE HUMANIZADOR EN LA PERSPECTIVA DE LO QUE DEBE SER
UNA EDUCACIÓN EN Y PARA LA DEMOCRACIA; UNA EDUCACIÓN CONCEBIDA
“COMO UN CRECIMIENTO INTERIOR DEL INDIVIDUO”, BASADA EN LA
FORMACIÓN DE CIUDADANOS QUE HAGAN SUYO EL FOMENTO DE LA PAZ, LA
CONVIVENCIA Y DE LOS DERECHOS HUMANOS.

Junto a las anteriores se podrían destacar otras planteadas a nivel internacional

A la vista de todo esto podríamos extraer las siguientes conclusiones:


1. Se trata de planteamientos que apuntan hacia una concepción de la
tarea educativa entendida como un proceso que ha de ser esencial y
prioritariamente humanizador. La acción educativa ha de ser capaz de
impulsar y potenciar el desarrollo humano de los alumnos.
2. Se produce un cambio radical respecto a la forma de entender y
desarrollar los contenidos básicos. Modelo no conceptualista.
3. es necesario un cambio respecto a la función y a la identificación de los
educadores que intervienen en el nuevo modelo educativo
4. el nuevo modelo implica la idea de proyecto, es decir, ha de ser un
modelo que debe ser diseñado, compartido y asumido globalmente por
toda la comunidad escolar.

LA SUPERACIÓN DE UN CONFLICTO: DE LA TEORÍA


A LA PRÁCTICA EDUCATIVA
Frente a esta visión positiva y esperanzadora de los principios y finalidades
educativas podemos hallar una contradicción desmoralizadora que se produce al
llevar la teoría pedagógica a la práctica educativa.
Por ello es necesario crear mecanismos de acercamiento real entre quienes
elaboran las políticas educativas y quienes tienen la responsabilidad de llevarlas
a la práctica.
En este sentido, y hablando ya de aspectos concretos, habría que mencionar:
1. El replanteamiento de los que son y deben aportar los PROYECTOS
EDUCATIVOS
2. El replanteamiento de los llamados CONTENIDOS TRANSVERSALES.

EL PROYECTO EDUCATIVO O PROYECTO PEDAGÓGICO DE


CENTRO
Al plantearnos como finalidad más importante de la educación el desarrollo
integral de la personalidad de los alumnos y definir la acción escolar como el
desarrollo armónico de la identidad personal e individual siguiendo criterios y
garantías de equidad, surge la necesidad de aplicar a la ejecución de los
Sistemas Educativos un proceso de descentralización y flexibilidad que permita
disponer a los centros escolares de la suficiente autonomía como para poder
adaptar las finalidades educativos a las características concretas de los
alumnos.
Junto a esto habría que sumar la necesidad de diálogo, de toma de decisiones
consensuada y de la planificación y puesta en marcha de acciones coherentes y
solidarias por parte de los docentes que integran la comunidad educativa.
Al cumplimiento de estas expectativas responde el planteamiento de los
llamados PROYECTOS EDUCATIVOS DE CENTRO (PEC).
En el desarrollo de estos proyectos, existen, como no podría ser de otra manera
luces y sombras: es evidente que en aquellos centros escolares en los que se
han elaborado PEC con responsabilidad y profesionalidad, intentando responder
a las necesidades mencionadas se han detectado mejoras considerable, tanto
respecto a la transformación y a los resultados de los procesos de enseñanza y
aprendizaje como a la consolidación de las comunidades educativas y
satisfacción de los docentes. Pero también es evidente que en otros centros el
diseño y elaboración de los PEC se ha asumido como una imposición
administrativa o como una dificultad añadida al conjunto de dificultades
experimentadas por los docentes en las escuelas. Ello provoca no sólo la falta de
transformación real de los procesos de enseñanza, sino también la paralización
de la experiencia innovadora y la sensible resistencia por parte del profesorado
a aceptar los cambios surgidos en el Sistema Educativo.
Con todo, no sólo se puede culpar a los docentes, sino también a deficiencias y
errores de las propias Administraciones Educativas, que se podrían hacer girar
en torno a cinco perspectivas:
1. El fortalecimiento de la profesionalidad de los docentes
2. la formación inicial y en servicio del profesorado
3. la comunidad educativa y el desarrollo de la cultura participativa
4. el consenso en el interior de la comunidad educativa como diálogo
constructivo
5. la familia, la comunidad y el pacto educativo.
Respecto al PEC, para la mejora de nuestros Sistemas Educativos, una frase de
TONUCCI: “la elaboración de un PROYECTO EDUCATIVO puede parecer una
aventura difícil y compleja, y de hecho lo es; pero merece la pena intentarlo…”