Está en la página 1de 10

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

SIMÓN RODRIGUEZ
Fundación Instituto de Estudios Corporativos
Dirección de Control de Estudios
Convenio F.I.E.C – U.N.E.S.R. Guanare II

Participantes:

Pérez, Yoleyda CI: 12.011.054

Lucila Rivas CI: 12.646.470

GUANARE, FEBRERO 2010


Análisis de los Art. De la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,


establece entre sus principios que el Estado Venezolano será Federal
Descentralizado con un Sistema Político Democrático Participativo,
acercando las estructuras del Estado a la población y dotando un conjunto
de preceptos constitucionales que orientan al desarrollo de una sociedad
democrática, participativa, protagónica y pluralista en un Estado de
justicia, Federal y Descentralizado.
Según el Art. 4 la Constitución define a la República de Venezuela
como Estado Federal, y consagra los siguientes principios:
- Del Estado Federal: Integridad territorial, cooperación, solidaridad,
concurrencia y corresponsabilidad.
El principio de integridad territorial establece una política de unidad
nacional al disponer que la República de Venezuela es un solo Estado,
integrado por partes diferenciadas pero sobre las cuales se ejerce la
soberanía. La existencia de dos niveles territoriales subnacionales no
rompe la unidad, sino que reconoce aunque con timidez la diversidad
nacional, con lo cual se fortalece la estabilidad del sistema de gobierno,
permite la gobernabilidad democrática y abre caminos para la expresión
de la riqueza cultural de la nación. Este principio es ratificado por el
artículo 159 que dispone que los Estados son iguales entre sí y quedan
obligados a mantener la independencia, la soberanía y la integridad del
territorio nacional, así como cumplir y hacer cumplir la Constitución y las
leyes de la República.
Mediante los principios de cooperación y concurrencia se define la
política de participación e interdependencia de los tres entes territoriales
en la realización de los fines del Estado. Se refiere básicamente a las
competencias en cuya realización, y en la prestación de los servicios que
le son inherentes, deben acudir dos o los tres niveles territoriales de
gobierno. Semejante régimen competencial impone una interdependencia
política entre ellos, una distribución de funciones dentro de cada
competencia que deben ser atendidas por cada nivel y que tienen
necesariamente que coordinarse. La cooperación intergubernamental
debe contar con instituciones que la hagan posible como el Consejo
Federal de Gobierno, los Consejos Estadales de Coordinación de
Políticas Públicas, los Consejos Locales de Planificación Pública; y alguna
institución que facilite el financiamiento.
El federalismo venezolano se define fundamentalmente por la
asignación de competencias exclusivas muy escasas a los Estados y
abundantes al Poder Nacional y a los Municipios, lo cual impone una
política de descentralización si se quiere dar contenido a la declaración de
Estado Federal Descentralizado, y el establecimiento de relaciones
intergubernamentales que son inherentes a la existencia de niveles
territoriales autónomos, con potestades legislativas, administrativas y
tributarias.
Esta política puede desarrollarse mediante los mecanismos de
coordinación sin olvidar que en cuanto al ejercicio de las competencias
exclusivas, cada nivel goza de plena autonomía, no existen relaciones de
subordinación sino intergubernamentales que conduce a acuerdos de
naturaleza política, no meramente administrativa.
El principio de la concurrencia se refiere al concurso de los
diferentes niveles de gobierno en la realización del logro de los fines del
Estado. De aquí surge la política de la corresponsabilidad de la República,
los Estados y los Municipios en la consecución de los grandes objetivos
nacionales. Uno de los retos mayores del trabajo legislativo será el
cumplimiento de esta política en las leyes de base y orgánicas que se
sancionen para desarrollar los principios de la Constitución. Entre estas
leyes tendrán que estar la Ley Orgánica de Régimen Federal y la Ley
Orgánica de Régimen Municipal, entre otras.
La solidaridad es un principio novedoso en el Derecho
Constitucional Venezolano. Se trata de un principio que conduce a una
política de solidaridad interinstitucional que orienta hacia la definición de
mecanismos de comunicación en el trabajo legislativo y administrativo que
asocian a la totalidad del Estado y del Gobierno, es decir, a cada ente
territorial y a cada institución pública, con la causa común venezolana. De
esta manera, los principios de la separación de los poderes, de la
distribución territorial de competencias y de la desconcentración
administrativa quedan sujetos a este principio de adhesión que requiere
de un adecuado desarrollo doctrinario y jurisprudencial. Esta política
conduce necesariamente al establecimiento de eficaces mecanismos de
relaciones intergubernamentales.

Con base a este marco, los poderes Ejecutivo y Legislativo,


aprueban un conjunto de leyes que orientan a la sociedad venezolana y a
sus instituciones, a generar los mecanismos y acciones que permitan la
transformación cultural requerida para vivir en una sociedad democrática.
Entre las leyes promulgadas que promueven la viabilidad del
proceso de descentralización y la participación ciudadana en los procesos
de planificación, se encuentran:

• La Ley Orgánica de Planificación, publicada en Gaceta Oficial N°


5.554 Extraordinario, del 13 de noviembre de 2001, según Decreto
N° 1.528 del 06 de noviembre de 2001, a objeto de establecer las
bases y lineamientos para la construcción, viabilidad,
perfeccionamiento y organización de la planificación en los
diferentes niveles territoriales de gobierno, así como el
fortalecimiento de los mecanismos de consulta y participación
democrática en la misma.

• La Ley de Consejos Locales de Planificación Pública, publicada en


Gaceta Oficial N° 37.463 del 12 de junio de 2002, a objeto de
establecer las disposiciones y bases para la organización y
funcionamiento de los Consejos, para hacer más eficaz su
intervención en la planificación que conjuntamente efectuará con el
gobierno municipal respectivo, y el concurso de las comunidades
organizadas, en respuesta al Artículo 182 de la Constitución.

• La Ley de los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación


de Políticas Públicas, publicada en Gaceta Oficial N° 37.509 del 20
de agosto de 2002, a objeto de crear, organizar y establecer
competencias del Consejo, a funcionar en cada estado, como
órgano rector de la planificación de las políticas públicas, con los
fines de promover desarrollo armónico, equilibrado y sustentable, y
dar cumplimiento al Artículo 166 de la Constitución.

El Consejo Federal de Gobierno es un organismo compuesto por los


Poderes Municipales, Estadales y Nacional de la República Bolivariana de
Venezuela, cuyo objeto es profundizar el proceso descentralizador del
Estado.

Tiene su basamento Constitucional en el artículo 185, y en la Ley


Orgánica del Consejo Federal de Gobierno dictada por la Asamblea
Nacional el 30 de junio año 2005.

Es el órgano encargado la coordinación y la planificación de


políticas y acciones para el desarrollo del proceso de descentralización y
transferencia de competencias del Poder Nacional a los Estados y
Municipios, así como el desarrollo equilibrado de las regiones, respetando
los principios que rigen al Estado Federal Descentralizado: justicia social,
participación ciudadana, integridad territorial, cooperación, solidaridad,
concurrencia, corresponsabilidad, coordinación, interdependencia y
subsidiaridad.

Está integrado por:

• El Vicepresidente o Vicepresidenta Ejecutiva de la República


(Presidente).
• Los Ministros y Ministras.
• Gobernadores o Gobernadoras de cada Entidad Federal.
• Un Alcalde o Alcaldesa por cada Estado, siendo los Alcaldes
Metropolitanos miembros natos.
• Un representante de la comunidad organizada y de los pueblos
indígenas.

Además posee una Secretaría Permanente, integrada por el


Vicepresidente Ejecutivo de la República, dos Ministros, tres
Gobernadores y tres Alcaldes.

En el siguiente artículo objeto de nuestro análisis se establece los


fundamentos de la economía venezolana, al tiempo que se norman sus
fundamentos y orientaciones esenciales. Estos principios constitucionales
permiten caracterizar al establecimiento económico de Venezuela como el
de una economía mixta, como en la mayoría de los países, al coexistir un
sector privado en el contexto de la regulación estatal y la reserva al sector
público de actividades catalogadas como estratégicas. Así, el artículo 299
expresa que el régimen socioeconómico de la República Bolivariana de
Venezuela se fundamenta en siguientes principios: justicia social,
productividad, eficiencia, solidaridad, libre competencia y protección al
ambiente

En consonancia con la naturaleza de una economía mixta, se postula


que “El Estado, conjuntamente con al iniciativa privada, promoverá el
desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de promover
fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de
la población ”

La Ley Orgánica de Planificación

Esta Ley desarrolla la planificación como una tecnología del Estado


y la sociedad, para lograr su cambio estructural. En tal sentido, la
planificación se establece como práctica para transformar y construir
nuevas realidades con la capacidad de alcanzar propósitos, interpretar
intereses de la sociedad e incorporar, en las deliberaciones presentes, las
necesidades de las generaciones futuras.
Un elemento de viabilidad de esta práctica, lo constituye la alta
participación del Estado venezolano dentro de la estructura productiva del
país, lo que obliga a una reflexión sistemática y coordinada sobre su rol
en la realidad venezolana y su carácter de distribuidor de renta.

Esta Ley, establece los mecanismos institucionales del Estado


para lograr que los recursos y acciones públicas asociados con el
progreso del país, se asignen y realicen de manera planificada y se
encausen hacia los fines y objetivos políticos, sociales, culturales y
económicos, sustentados en nuestra Carta Magna. De la misma forma,
establece el marco normativo que será desarrollado en las leyes que
instauran la organización y funcionamiento de los Consejos de
Planificación y Coordinación de Políticas Públicas, los Consejos Locales
de Planificación Pública y el Consejo Federal de Gobierno, instituidos en
los artículos 166, 182 y 185 de la Constitución de la República.

De la misma manera, de conformidad con el artículo 299 de la


Constitución de la República, promueve mediante mecanismos efectivos
la participación social, a fin de asegurar una planificación estratégica,
democrática, participativa y de consulta abierta. Igualmente esta Ley
permite superar la práctica meramente formal y ritual de formular un plan
de desarrollo cada período constitucional de gobierno, estableciendo y
fortaleciendo los mecanismos institucionales que hacen posible mantener,
tanto la continuidad de los programas y sus inversiones, como las demás
decisiones públicas relacionadas con el desarrollo sustentable del país.

Además, se hacen explícitas referencias a los planes y horizontes


temporales de la planificación, asociadas al desarrollo nacional, regional y
local y se fortalecen las capacidades rectoras y estratégicas del Estado.
Se establecen y definen los propósitos y alcances básicos de la
planificación, en apego a los principios de la Constitución.

De la misma manera, se definen los conceptos, se sientan las


bases operacionales para orientar la práctica de la planificación, y se
establecen los mecanismos institucionales de los distintos niveles de
gobierno, para lograr que los recursos y acciones públicas, asociados con
el desarrollo del país, se asignen y realicen de manera planificada y se
encausen hacia los fines y objetivos políticos, sociales, culturales y
económicos consagrados en la Constitución. Cabe destacar el Art. 14 de
dicha Ley el cual hace mención de la participación de los actores sociales
en los planes de desarrollo como supervisores, así como también en la
proposición de ideas que permitan ajustar dichos planes a las
necesidades reales de cada región. Lo que se conoce como contraloría
social.
De esta misma forma el Art. 55 nos habla de un Plan de Desarrollo
para promover el desarrollo integral de cada municipio en concordancia
con los planes de desarrollo a nivel nacional, para lograr encaminar todas
las acciones a un mismo propósito. El Art. 58 resalta el derecho de los
ciudadanos a estar debidamente informados para participar en la
planificación y elaboración de propuestas y de esta forma hacer efectivos
los planes de desarrollo.

La Ley de los Consejos Estadales de Planificación

Esta Ley tiene por objeto la creación, organización y


establecimiento de competencias del Consejo Estadal de Planificación y
Coordinación de Políticas Públicas que funcionará, en cada Estado, como
órgano rector de la planificación de las políticas públicas, a los fines de
promover el desarrollo armónico, equilibrado y sustentable.

Los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación de


Políticas Públicas se regirán por la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela y esta Ley.

Los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación de


Políticas Públicas tendrán su sede en la capital de cada Estado, y podrán
sesionar en cualquier municipio de dicho Estado, cuando así lo apruebe el
Pleno del Consejo. Dentro de sus competencias podemos mencionar:

1. Discutir, aprobar y modificar el Plan de Desarrollo Estadal, a


propuesta del Gobernador o Gobernadora, de conformidad con las líneas
generales aprobadas por el Consejo Legislativo Estadal, en el marco del
Plan Nacional de Desarrollo y del correspondiente Plan Nacional de
Desarrollo Regional.
2. Establecer y mantener la debida coordinación y cooperación de
los distintos niveles de gobierno nacional, estadal y municipal, en lo
atinente al diseño y ejecución de planes de desarrollo.

3. Evaluar el efecto económico y social del gasto público


consolidado en el Estado, de conformidad con los planes de desarrollo.

4. Evaluar el cumplimiento del Plan de Desarrollo Estadal a través


de informes que deberán ser remitidos al Consejo Legislativo Estadal.

5. Formular recomendaciones y observaciones a los Planes de


Desarrollo Local de acuerdo a los Planes de Desarrollo Estadal.
La Ley del Consejo Local de Planificación

El Consejo Local de Planificación Pública es el órgano encargado


de la planificación integral del gobierno local, para lo cual, se sujetará con
lo dispuesto en el artículo 55 del Decreto Nº 1.528 con Fuerza de Ley
Orgánica de Planificación, con el propósito de lograr la integración de las
comunidades organizadas y grupos vecinales mediante la participación y
el protagonismo dentro de una política general de Estado,
descentralización y desconcentración de competencias y recursos, de
conformidad con lo establecido en la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela. Cada Consejo Local de Planificación Pública,
promoverá y orientará una tipología de municipio atendiendo a las
condiciones de población, nivel de progreso económico, capacidad para
generar ingresos fiscales propios, situación geográfica, elementos
históricos, culturales y otros factores relevantes.

La base legal de la creación del CLPP se encuentra en la


Constitución de 1999, Título IV del Poder Público, capítulo IV del Poder
Público Municipal, artículo 182:”Se crea el Consejo de Planificación
Pública, presidido por el Alcalde o Alcaldesa e integrado por los
Concejales y Concejalas, los presidentes o presidentas de las Juntas
Parroquiales y representantes de organizaciones vecinales y otras de la
sociedad organizada, de conformidad con las disposiciones que
establezca la ley”.

El CLPP forma parte del sistema nacional de planificación que


quedó definido con la aprobación de la Ley Orgánica de Planificación
consagrada en el marco de la Ley Habilitante sancionada en 2001 y la
Ley de los Consejos Estadales de Planificación y Coordinación de
Políticas Públicas aprobada en 2002. Mas específicamente encontramos
que el la Ley Orgánica de Planificación (LOP) se le define como una
instancia de instrumentación de la participación ciudadana encargada de
promover la participación organizada de la población en los procesos de
planificación participativa a ser desarrollados a nivel del municipio, donde
el alcalde o alcaldesa tienen la responsabilidad de formular el plan de
desarrollo municipal en coordinación con el CLPP.

Asimismo, es la instancia encargada de llevar adelante el proceso


de coordinación y cooperación en la definición y ejecución de las políticas
públicas lo que incluye la formulación, seguimiento, control y evaluación
de los planes de desarrollo municipales para garantizar que sus
resultados estén dirigidos hacia el desarrollo de espacios geopolíticos en
función de la prosperidad económica y el bienestar de su población. Por
estas razones se podría decir que los CLPP funcionan además como
estrategias de vigilancia de los servicios que el Municipio ofrece a su
población.
Los CLPP son instancias gubernamentales constituidas a nivel
local animadas por un intento de profundizar la democracia siguiendo el
patrón a través del cual se inició el proceso de la descentralización.

Sin embargo, hoy se podría afirmar que se está bajo un nuevo


replanteo de la forma de interpretar la democracia en un escenario en
donde interactúan los viejos actores y fuerzas sociopolíticas con los
nuevos, en medio de una tensión que devela intentos re-centralizadores
que los actores y fuerzas regionales y locales se ven en la necesidad de
revertir.

En la Constitución vigente (Artículo 184), hay de nuevo una


intención clara de prescribir la participación ciudadana en los ámbitos
regionales y locales llegando hasta la posibilidad de transferirles servicios
como los de salud, educación, vivienda, deporte, cultura, programas
sociales, ambiente, mantenimiento de áreas industriales, conservación de
áreas urbanas, prevención y protección vecinal y construcción de obras,
entre otros a las comunidades y grupos vecinales organizados previa
demostración de su capacidad para prestarlos. En consecuencia el
Estado Nacional deberá promover la participación de la comunidades a
través de las asociaciones de vecinos y organizaciones no
gubernamentales, la creación de organizaciones, cooperativas y
empresas comunales de servicios así como la creación de nuevos sujetos
de descentralización a nivel de las parroquias, las comunidades, los
barrios y las vecindades a los fines de garantizar la corresponsabilidad de
la gestión pública de los gobiernos locales y estadales y desarrollar
procesos autogestionarios y cogestionarios en la administración y control
de los servicios públicos estadales y municipales.

Los CLPP junto con otras instancias de carácter legislativo


regional, conforman el espectro de las instituciones recién creadas o en
trámite de serlo, con el fin de materializar lo establecido en la Constitución
de 1999. Además del CLPP, estas otras instancias son los Consejos
Estadales de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas y el
proyecto de Ley del Consejo Federal de Gobierno.

El fin último del conjunto de este funcionamiento es el de facilitar y


coordinar las acciones intergubernamentales entre los tres niveles de
gobierno (nacional, estadal y municipal), organizar la participación
ciudadana en las decisiones gubernamentales, regionales y municipales
así como evaluar la rendición de cuentas en cada uno de los niveles de
co-gobierno con el fin de hacer mas efectiva y equitativa sus funciones.
La LOP establece que la planificación integral del municipio es la
misión fundamental del CLPP y su gestión, según el artículo 2 de la Ley el
CLPP debe orientarse hacia:

• La integración de las comunidades organizadas y grupos vecinales


mediante la participación organizada siguiendo las directrices generales
de la política general del Estado.

• La promoción y orientación de una tipología de municipio atendiendo a


las condiciones de la población, nivel de progreso económico, capacidad
para generar ingresos fiscales propios, situación geográfica, elementos
históricos y culturales y otros elementos relevantes.