Está en la página 1de 5

LUCIANO

DIÁLOGOS DE LAS CORTESANAS 5

CLONARION.- Leena, oímos noticias sobre ti, que Megila, la rica de


Lesbos, está enamorada de ti como un hombre y que convivís
haciéndoos no sé qué. ¿Qué es eso? ¿Te has ruborizado? Dime si es
verdad.
LEENA.- Es verdad, Clonarion, y me avergüenzo, pues es algo
extraño.
CLONARION.- ¡Por la madre criadora, de qué se trata, o qué es lo
que quiere la mujer? ¿Y qué hacéis cuando estáis juntas? ¿Lo ves? No
me quieres, si no, no me ocultarías una cosa así.
LEENA.- Te quiero, como a cualquier otra. La mujer es
terriblemente varonil.
CLONARION.- No entiendo lo que dices, a menos que sea lesbiana.
Dicen que en Lesbos a las mujeres que son así las llaman viriles, que no
quieren hacer eso con los hombres y que se acercan a las mujeres como
hombres.
LEENA.- Algo así.
CLONARION.- Entonces, Leena, cuéntanos eso mismo, cómo al
principio te tentaba y cómo después tú te dejaste convencer.
LEENA.- Preparando una fiesta ella y Demonasa de Corinto. Ésta,
que también es rica y practica el mismo arte que Megila, me había
tomado consigo para que tocara la cítara para ellas. Una vez que
terminé de tocar, era tarde, había que acostarse y estaban borrachas.
Entonces Megila me dijo: “Ea, Leena, estaría bien dormir ahora,
acuéstate entre nosotras dos.”
CLONARION.- ¿Te acostaste? ¿Qué pasó a continuación?
LEENA.- Me besaban como los hombres, no sólo pegándome los
labios, sino entreabriendo la boca, y me abrazaban y apretaban los
pechos. Demonasa además me mordía mientras me besaba
apasionadamente. Yo no podía suponer qué es lo que estaba pasando,
pero al rato, Demonasa, estando ya un poco caliente, se quitó la peluca
de la cabeza (era muy real y estaba bien ajustada), y se la vio con el
cuero al descubierto, rapada como los atletas más varoniles. Yo me
quedé perpleja al verla. Ella me dijo: “¿Habías visto antes, Leena, un
chico tan guapo?” Y yo respondí: “No veo a ningún chico aquí, Megila”.
“No me trates como a una mujer –respondió ella–, pues me llamo Megilo
y llevo tiempo casada con esta Demonasa, que es mi mujer.” Me reí,
Clonarion, con esto y le dije: “Entonces, Megilo, eres un hombre y nos
has pasado desapercibido, como cuentan de Aquiles cuando se ocultó
entre las doncellas, y tienes aquello de los hombres y le haces a
Demonasa lo mismo que los hombres?” “Aquello no puedo –respondió–,
y tampoco lo necesito demasiado. Verás que me junto de una manera
particular mucho más placentera.” “¿Pero no serás Hermafrodita –dije–
como dicen que son muchos que tienen ambos sexos?” Pues todavía
ignoraba, Clonarion, de qué iba la cosa. “No –respondió–, soy
completamente varón”.
“He oído –añadí– a Ismenodora, una flautista de Beocia, contando
historias de su país, que en Tebas uno pasó de ser mujer a hombre, y
que fue un excelente adivino, llamado, creo, Tiresias. ¿No te habrá
pasado a ti algo así?” “No, Leena –dijo–, sino que nací igual que
vosotras, pero tengo la manera de pensar, el deseo y todo lo demás de
un hombre.” “¿Y el deseo te satisface?”, pregunté yo. “Permíteme –
respondió–, Leena, si no me crees, y comprobarás que no estoy
necesitada de nada de los hombres, pues tengo una cosa que sustituye
la de los hombres. Pero permíteme y verás.” Se lo permití, Clonarion,
porque me suplicó mucho, me regaló un collar de los lujosos y un
vestido de lino de los finos. Luego yo comencé a abrazarla como a un
hombre, y ella comenzó a hacerlo, y a besarme y a jadear, y me parecía
que gozaba extraordinariamente.
CLONARION.- ¿Qué hacía, o de qué forma? Dime sobre todo eso.
LEENA.- No preguntes detalles, pues está feo. Así que, por la
Celeste, no te lo voy a decir.

- Καιν περὶ σοῦ ἀκοοµεν, ὦ Λαινα, τν Λεσβαν


Μγιλλαν τν πλουσαν ἐρᾶν σου ὥσπερ ἃνδρα καὶ συνεῖναι
ὑµᾶ& οὐκ οἶδ´ ὅ τι ποιοσα& µετ´ ἀλλ+λων. τ τοῦτο;
ἠρυθρασα&; ἀλλ´ εἰπὲ εἰ ἀληθῆ ταῦτ5 ἐστιν.
- Ἀληθῆ, ὦ Κλων5ριον· αἰσχνοµαι δ, ἀλλ9κοτον γ5ρ
τ ἐστι.
- Πρὸ& τῆ& κουροτρ9<ου τ τὸ πρᾶγµα, ἢ τ βολεται ἡ
γυν+; τ δὲ καὶ πρ5ττετε, ὅταν συνῆτε; ὁρᾷ&; οὐ <ιλεῖ& µε·
οὐ γρ ἂν ἀπεκρπτου τ τοιαῦτα.
- Φιλῶ µν σε, εἰ κα τινα ἃλλην. ἡ γυν δὲ δεινῶ&
ἀνδρικ+ ἐστιν.
- Οὐ µανθ5νω ὅ τι καὶ λγει&, εἰ µ+ τι& ἑταιρστρια
τυγχ5νει οὖσα· τοιατα& γρ ἐν Λσβῳ λγουσι γυναῖκα&
ἀρρενωπο&, ὑπ´ ἀνδρῶν µὲν οὐκ ἐθελοσα& αὐτὸ π5σχειν,
γυναιξὶ δὲ αὐτ& πλησιαζοσα& ὥσπερ ἃνδρα&.
- Τοιοῦτ9ν τι.
- Οὐκοῦν, ὦ Λαινα, τοῦτο αὐτὸ καὶ δι+γησαι, ὅπω&
µὲν ἐπερα τὸ πρῶτον, ὅπω& δὲ καὶ σὺ συνεπεσθη& καὶ τ
µετ ταῦτα.
- Π9τον τιν συγκροτοῦσα αὐτ+ τε καὶ ∆ηµMνασσα ἡ
Κορινθα. πλουτοῦσα δὲ καὶ αὐτ καὶ ὁµ9τεχνο& οὖσα τῇ
Μεγλλῃ, παρειλ+<ει κἀµὲ κιθαρζειν αὐταῖ&· ἐπεὶ δὲ
ἐκιθ5ρισα καὶ ἀωρὶ ἦν καὶ ἔδει καθεδειν, καὶ ἐµθυον, Ἄγε
δ+, ἔ<η, ὦ Λαινα, ἡ Μγιλλα, κοιµᾶσθαι γρ ἤδη καλ9ν,
ἐνταῦθα κ5θευδε µεθ´ ἡµῶν µση ἀµ<οτρων.
- Ἐκ5θευδε&; τὸ µετ ταῦτα τ ἐγνετο;
- Ἐ<λουν µε τὸ πρῶτον ὥσπερ οἱ ἃνδρε&, οὐκ αὐτὸ
µ9νον προσαρµ9ζουσαι τ χελη, ἀλλ´ ὑπανογουσαι τὸ
στ9µα, καὶ περιβαλλον καὶ τοὺ& µαστοὺ& ἔθλιβον· ἡ
∆ηµMνασσα δὲ καὶ ἔδακνε µεταξὺ κατα<ιλοῦσα· ἐγV δὲ οὐκ
εἶχον εἰκ5σαι ὅ τι τὸ πρᾶγµα εἴη. χρ9νῳ δὲ ἡ Μγιλλα
ὑπ9θερµο& ἤδη οὖσα τν µὲν πην+κην ἀ<ελετο τῆ&
κε<αλῆ&, ἐπκειτο δὲ π5νυ ὁµοα καὶ προσ<υ+&, καὶ ἐν χρῷ
ὤ<θη αὐτ καθ5περ οἱ σ<9δρα ἀνδρMδει& τῶν ἀθλητῶν
ἀποκεκαρµνη· καὶ ἐγV ἐταρ5χθην ἰδοῦσα. ἡ δ, Ὦ Λαινα,
<ησν, ἑMρακα& ἤδη οὕτω καλὸν νεανσκον; Ἀλλ´ οὐχ ὁρῶ,
ἔ<ην, ἐνταῦθα νεανσκον, ὦ Μγιλλα. Μ καταθ+λυν µε,
ἔ<η, Μγιλλο& γρ ἐγV λγοµαι καὶ γεγ5µηκα πρ9παλαι
τατην τν ∆ηµMνασσαν, καὶ ἔστιν ἐµ γυν+. ἐγλασα, ὦ
Κλων5ριον, ἐπὶ τοτῳ καὶ ἔ<ην, Οὐκοῦν σ, ὦ Μγιλλε,
ἀν+ρ τι& ὢν ἐλελ+θει& ἡµᾶ&, καθ5περ τὸν Ἀχιλλα <ασὶ
κρυπτ9µενον ἐν ταῖ& παρθνοι&, καὶ τὸ ἀνδρεῖον ἐκεῖνο ἔχει&
καὶ ποιεῖ& τν ∆ηµMνασσαν ἅπερ οἱ ἃνδρε&; Ἐκεῖνο µν,
ἔ<η, ὦ Λαινα, οὐκ ἔχω· δοµαι δὲ οὐδὲ π5νυ αὐτοῦ· ἴδιον
δ τινα τρ9πον ἡδω παρ πολὺ ὁµιλοῦντα ὄψει µε. Ἀλλ µ
Ἑρµα<ρ9διτο& εἶ, ἔ<ην, οἷοι πολλοὶ εἶναι λγονται ἀµ<9τερα
ἔχοντε&; ἔτι γρ ἠγν9ουν, ὦ Κλων5ριον, τὸ πρᾶγµα. Οὔ,
<ησν, ἀλλ τὸ πᾶν ἀν+ρ εἰµι.
Ἤκουσα, ἔ<ην ἐγM, τῆ& Βοιωτα& αὐλητρδο&
ἸσµηνοδMρα& διηγουµνη& τ ἐ<στια παρ´ αὐτοῖ&, ὡ&
γνοιτ9 τι& ἐν Θ+βαι& ἐκ γυναικὸ& ἀν+ρ, ὁ δ´ αὐτὸ& καὶ
µ5ντι& ἃριστο&, οἶµαι, Τειρεσα& τοὔνοµα. µ οὖν καὶ σὺ
τοιοῦτ9ν τι ππονθα&; Οὔκουν, ὦ Λαινα, ἔ<η, ἀλλ
ἐγενν+θην µὲν ὁµοα ταῖ& ἃλλαι& ὑµῖν, ἡ γνMµη δὲ καὶ ἡ
ἐπιθυµα καὶ τἆλλα π5ντα ἀνδρ9& ἐστ µοι. Καὶ ἱκαν γοῦν
σοι, ἔ<ην, ἐπιθυµα; Π5ρεχε γοῦν, ὦ Λαινα, εἰ ἀπιστεῖ&,
ἔ<η, καὶ γνMσῃ οὐδὲν ἐνδουσ5ν µε τῶν ἀνδρῶν· ἔχω γ5ρ τι
ἀντὶ τοῦ ἀνδρεου. ἀλλ π5ρεχε, ὄψει γ5ρ. παρσχον, ὦ
Κλων5ριον, ἱκετευοση& πολλ καὶ ὅρµον τιν5 µοι δοση&
τῶν πολυτελῶν καὶ ὀθ9να& τῶν λεπτῶν. εἶτ´ ἐγV µὲν ὥσπερ
ἃνδρα περιελ5µβανον, ἡ δὲ ἐποει τε καὶ ἐ<λει καὶ ἤσθµαινε
καὶ ἐδ9κει µοι ἐ& ὑπερβολν ἥδεσθαι.
- Τ ἐποει, ὦ Λαινα, ἢ τνα τρ9πον; τοῦτο γρ
µ5λιστα εἰπ.
- Μ ἀν5κρινε ἀκριβῶ&, αἰσχρ γ5ρ· ὥστε µ τν
οὐραναν οὐκ ἂν εἴποιµι.