Está en la página 1de 28

Ministerio De Educación

Instituto Profesional Omar Torrijos Herrera

Trabajo de Español

Tema:
Poesías Panameñas

Prof.: Aneth Tristán

Presentado por:
Alejandra Devis

Fecha de entrega:
Lunes, 8 de noviembre del 2010

Patria,
por Ricardo Miró
¡Oh patria tan pequeña, tendida sobre un istmo
donde es más claro el cielo y es más vibrante el sol, (1)
en mí resuena toda tu música, lo mismo
que el mar en la pequeña celda del caracol!

Revuelvo la mirada y a veces siento espanto


cuando no veo el camino que a ti me ha de tornar...
¡Quizá nunca supiese que te quería tanto,
si el Hado no dispone que atravesara el mar!...

La patria es el recuerdo... Pedazos de la vida


envueltos en jirones de amor o de dolor;
la palma rumorosa, la música sabida,
el huerto ya sin flores, sin hojas, sin verdor.

La patria son los viejos senderos retorcidos


que el pie, desde la infancia, sin tregua recorrió,
en donde son los árboles antiguos conocidos
que al alma le conversan de un tiempo que pasó. (2)

En vez de estas soberbias torres con áurea flecha,


en donde un sol cansado se viene a desmayar,
dejadme el viejo tronco donde escribí una fecha,
donde he robado un beso, donde aprendí a soñar.

¡Oh mis vetustas torres, queridas y lejanas,


yo siento las nostalgias de vuestro repicar!
He visto muchas torres, oí muchas campanas,
pero ninguna supo, ¡torres mías lejanas!,
cantar como vosotras, cantar y sollozar.

La patria es el recuerdo... Pedazos de la vida


envueltos en jirones de amor o de dolor;
la palma rumorosa, la música sabida,
el huerto ya sin flores, sin hojas, sin verdor.
¡Oh patria tan pequeña que cabes toda entera
debajo de la sombra de nuestro pabellón:
quizás fuiste tan chica para que yo pudiera
llevarte por doquiera dentro del corazón! (3)

Himno Al Pueblo Panameño,


por Nicole Garay

Cor
o

Salve, oh pueblo! que a la sombra


bienhechora de la paz
a la faz de las naciones
diste el grito: Libertad!

Estrofas.

Del cañón el estampido


tus labriegos no oyen más,
ni a tus selvas turba el sueño
la luz roja del vivac.

A tus campos más remotos


el Progreso va a llamar
y a su voz el cholo inculto
corre ansioso a trabajar.

Que si ayer sembró la guerra


odios, ruina y orfandad,
vida, luces y riqueza
son los frutos de la paz.

Coro
Salve, oh pueblo! que a la sombra
bienhechora de la paz
a la faz de las naciones
diste el grito: Libertad!

Himno a Panamá,
por Aizpuru Aizpuru
I
El Ayer

Tierra de promisión-Istmo soñado!


Aquí puso su planta el gran Colón;
También Balboa, héroe consagrado,
Que mar inmenso, nuevo, descubrió;
Aquí cruzó corriente inagotable
De riqueza, de fuerza y de valor;
Y Bolívar el Genio incomparable,
La unión de las naciones concibió.

II
El Presente

De España y de Colombia independiente


El Istmo, sin torpeza ni maldad,
El Coloso del Norte, diligente,
Construyó por tu suelo el gran Canal;
Olvidados políticos rencores
No resuena el cañón, ni el rifle ya;
Sí del Progreso se oyen los rumores
En un ambiente de efectiva paz.
III
El Mañana

Centro serás, oh! Panamá! del Arte,


De las Ciencias, la Industria y el Poder;
Y tus hijos de bienes tendrán parte
Si trabajan constantes y con fé.
Panameños! Pensad que el patriotismo
Puente de amor y sacrificios es;
Y que Patria con honra será el Istmo
Si sabemos cumplir nuestro deber!

Himno Nacional de Panamá,


por Jerónimo Ossa
Coro

Alcanzamos por fin la victoria


En el campo feliz de la unión!
Con cambiantes fulgores de gloria
Se ilumina la nueva nación!

Es preciso cubrir con un velo


Del pasado el Calvario y la Cruz,
Y que adorne el azul de tu cielo
De concordia la espléndida luz!

El progreso acaricia tus lares


Al compás de patriota canción!
Y te besan los pies los dos mares
Que dan rumbo a tu noble misión!

En tu suelo sembrado de flores,


A los besos del tibio terral,
Ya no pueden vivir los Señores:
Sólo reina el amor fraternal.

Adelante la pica y la pala!


Adelante sin más dilación!
Sólo así formaremos la sala
De este mundo feraz de Colón!

Patria de mis amores,


por Ricardo Miró
¡Patria que me estremeces dulcemente,
Patria de mis amores, Patria mía:
yo quiero saludarte en este día

en que la Libertad besó tu frente.

Todavía la lengua de Castilla


ensalza a Dios bajo tu limpio cielo
y en tus noches de seda y terciopelo
la misma estrella de la raza brilla.

Y así será por siempre que en tus lares


los pájaros cantores, la fontana
sólo aprendieron lengua castellana
y hasta las mismas olas de los mares.
En tí se unieron las fraternas manos
de dos mundos, formando un Continente,
y hoy, que saltó en pedazos ese puente,
por la brecha se abrazan dos océanos.

Porque viéndote, Patria, se dijera


que te formó la voluntad divina
para que bajo el sol que te ilumina
se uniera en tí la Humanidad entera.

Para que en tu bandera que descuella


con la humildad cristiana de una espiga,
vieran todos los hombres una amiga
y viéramos nosotros una estrella.

¡Patria que me estremeces dulcemente


Patria de mis amores, Patria mía:
Dios, como un talismán, te puso un día
la libertad del mundo en la alba frente.

Patria,
por Ana Isabel Illueca
Patria mía: Tú no eres el recuerdo.
Eres la realidad clara y escueta
de una tierra horadada en sus entrañas
sin permiso a poner sobre esa grieta
la gasa tricolor de su bandera.

Estás aquí, pletórica de penas,


déjame oír tu queja en la saloma
desde los montes y las sementeras,
donde en tonadas y entre socavones
derrama el campesino sus endechas.
Estás en las estatuas de los próceres
que te hicieron surgir radiante y bella;
en el grito de reto de los jóvenes,
en la voz de los niños de la escuela;
y en el coraje de las panameñas.

Estás en la campiña interiorana


que espera redención para sus tierras;
en la mansión de gente adinerada;
en el cuarto mordido de miseria
y en la ciudad que se levanta enhiesta.

Y aunque eres pequeñita, tú eres grande


a pesar de que un istmo representas;
porque uniendo las costas de dos mares
tu canal es un lazo hecho de piedra
que a los pueblos del orbe los acerca.

Serás grande a través del patriotismo


de los hijos nacidos en tu predio.
No tendrás más caínes que te hieran
con palabras falaces ni con yerros,
ni judas que te vendan por dinero.

Serás grande a través del patriotismo


de los hijos nacidos en tu predio,
porque la juventud tiene tu Istmo
incrustado en las fibras de sus nervios
y sabrá a toda costa defenderlo.

Serás grande porque hemos de empinarte


con el valor que siempre da el derecho,
más allá de la fuerza y la potencia
que quiere socavar ideales viejos.
Más allá de la fuerza están los hechos!

Patria mía: pequeña cual orquídea


que incuba tus ideales en su seno,
y grande en los anhelos que se incuban
con ardiente fervor entre los pechos
de todos los que somos panameños.
Patria mía: Tú no eres el recuerdo.
Eres la realidad clara y escueta
de una tierra horadada en sus entrañas
sin permiso a poner sobre su grieta
la gasa tricolor de su bandera.

Marcha Panamá,
por Eduardo Maduro

Panamá, la patria mía,


suelo grato, encantador!
Hoy te canto, Panamá, con alegría;
al mirarte así grandiosa,
cuando veo tu bandera
de precioso tricolor,
abrazarte con gran júbilo quisiera
expresándote mi amor.

Panamá del alma


de tus selvas he escuchado los rumores;
siempre gocé tu calma
y en tu cielo ví magníficos colores.

Panamá querida,
¡Oh permite que yo muera en tu regazo;
tuya será mi vida.
Sigue siendo libre, bella Panamá!

Supremo Anhelo,
por Guillermo McKay
Día de la Patria. Todo es contento y
alegría. Hasta el mismo sol, desde el balcón de
Dios, ríe a carcajadas: carcajadas de luz.
Las flores esparcen su aroma más enervante;
los ruiseñores dicen sus cantos más arpados,
sus melodías más ARMONIOSAS. El pueblo, ebrio
de entusiasmo, recorre las calles de la ciudad
dando vivas a la magna fecha clásica...

A lo lejos una banda de música desgrana


la perlería sonora del Himno Nacional...
Sin embargo, en la triste soledad del conventillo,
agoniza un patriota que luchó en las guerras
de la independencia... Habla.
Cerca del lecho, una anciana lo escucha anhelante...
Lágrimas de dolor surcan su rostro...

--Madre: esta fiebre pertinaz y loca


me quema el corazón, seca mi boca
y siento en mi interior la despedida
que mi cuerpo cansado da a la vida.
¿ Qué vale el mundo todo y qué la suerte
cuando se está a dos pasos de la muerte ?
¡Cuando se tiene el corazón herido
parece una impiedad haber vivido!
No llores más... La muerte es mensajera
de una VIDA MEJOR... La primavera
eterna en cuyas blancas floraciones,
como rosas, perfuman corazones...

Presintiendo el espasmo de la crisis


(¡cuán cruel la enfermedad llamada tisis!)
¿ qué espero de esta vida melindrosa?
Cuando el arbusto viejo da la rosa
es preciso que enferme o que fenezca
y ceda su lugar a otro que crezca
rozagante, altanero, juvenil...
¡Que sólo así los necesita Abril!

¡Y yo he cumplido mi misión terrena!


Fuerza es que venga presto la serena,
la ensoñada beldad de eterno abrazo
Tengo frío el corazón y flojo el brazo,
y aunque mi fe de vencedor es mucha,
no habré de resistir la cruenta lucha,
ni mis viejos y débiles oídos
escucharán los roncos alaridos,
ni el gemir del cañón, ni la armonía
que tiene toda la fusilería...

--Madre: la fiebre ardiente me sofoca...


Me duele el corazón... Siento en la boca
ese amargor de hiel que es triste anuncio
de mi partida... Mi valor es nuncio
de la envidiable soledad del muerto...

Mira: yo no quiero que sufras... ¿Cierto


que no lo harás? Yo no quiero que llores,
ni que en mi tumba pongas BLANCAS FLORES,
ni que reces, contrita, por mi alma...
¡Feliz he de vivir en esa calma
que tiene el cementerio, ideal morada
donde no llega el hombre, Dios, ni nada!

Si soy de barro, como dice el cuento,


venga la tierra, pues, como alimento
de mi carne impura, carne de humano
que servirá de cárcel al gusano!
No quiero honores, llantos, ni lamentos...
Tan sólo cuando mi alma por los vientos
siga un rumbo ignorado, yo quisiera,
madrecita mía, que la bandera
istmeña fuese mi única mortaja...
¡Grandeza tanta no cabrá en la caja!
Si es cierto que me quieres tanto, tanto,
júrame por tu Dios glorioso y santo,
madrecita mía, que cuando muera
envolverás mi cuerpo en la bandera!
Así me iré dichoso al infinito
sin que exhale mi boca un solo grito...

Se me escapa la vida... Un denso velo


oculta a mi mirada el claro cielo...
Mira, un frío de muerte estoy sintiendo...
Me voy... Adiós... Adiós... Me estoy muriendo.
Pero escúchame, madre... Antes que muera...
Sí, madre... La bandera... Mi bandera!

Patria,
por Amelia Denis de Icaza

Oh Patria idolatrada, mi pueblo generoso,


al fin ¡ay! te obligaron a levantar la frente
y en un supremo grito te alzaste valerosa,
llevando entre tus manos la enseña independiente.

¡Oh Patria! yo he sufrido contigo en tus dolores,


tus luchas amargaron mis noches y mis días,
de lejos he escuchado tus horridos clamores
enviándote mi espíritu sus ondas simpatías.

Oh virgen, yo soñaba tu porvenir de gloria,


mirándote tan bella, de orgullo sonreía,
hoy te hacen que aparezcas ingrata ante la historia,
a ti, la noble víctima de odiosa tiranía.

¿Qué has hecho? no te culpo, los otros te arrojaron,


los otros que en tres años de lucha desgraciada,
tu rico y albo manto con saña destrozaron
cuando eras de Colombia la joya más preciada.

¿Qué has hecho de tu gloria, mi pueblo tan querido,


y cuál será la suerte, pregúntame yo a solas,
de aquellas mis montañas donde formé mi nido,
de mis doradas playas besadas por las olas.

De aquellas blancas flores que el cielo nos ha dado


que forman de la istmeña justificable orgullo,
'la flor del Santo Espíritu' de aroma delicado,
que lleva una paloma guardada en su capullo.

¡Oh! guarda Dios piadoso! mis flores adoradas,


que nunca los extraños profanen su hermosura,
¡guárdalas Ser Supremo! que vivan ignoradas,
que no llegue a tocarlas ninguna mano impura.

Y tú siempre tan bella, tan noble, Patria mía,


de todos admirada, de todos pretendida,
aliento y esperanza mi corazón te envía,
mi blanca flor istmeña del tallo desprendida.

Qué triste, sí, que triste la fratricida guerra,


y allá en mi suelo ístmico, el drama sin segundo,
y el grito de exterminio lanzado en esa tierra,
en el hermoso puente por donde cruza el mundo.

Aquel mi pobre pueblo, tan noble, tan valiente,


tan grande en esa lucha y en desigual batalla,
y aquella triste historia de Calidonia el puente,
sembrado de cadáveres por la infernal metralla.

Desesperada lucha, Colombia, y tú tan fuerte


contra el pequeño pueblo, la perla de tus mares,
contra ese pueblo libre, y heroico hasta la muerte,
que hiciste de tus hijos? ¡hay luto en sus hogares!
Y sin embargo lloro, flameando está orgulloso
el lábaro que alzaron allá en mi patrio suelo;
pero ese no es el mismo que conocí glorioso,
que como santa enseña, me presentó mi abuelo.

¡Oh pueblo de Colombia, tú no eres responsable,


que fresca está la tumba del noble San Clemente,
de aquel anciano digno, patriota venerable,
que por el voto unánime, subió de Presidente.

Palacio de San Carlos, vistierónte de duelo,


con un crespón ataron tu liberal enseña,
un ángel te guardaba, tendió por fin su vuelo
y con sus blancas alas, cubrió la faja istmeña.

. . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.

Escucha Ser Supremo, la súplica ferviente,


que mi alma de rodillas eleva ante tu altar,
conserva al pueblo ístmico su libertad naciente
sin que un extraño lábaro la llegue a profanar.

Dejad ¡Oh Ser Supremo! que el Istmo siempre viva,


con el trabajo honrado y la virtud por guía,
que no sea su esperanza, cual sombra fugitiva,
ni su soñada gloria como la flor de un día.
Esta ... Esta es mi Patria ,
por Alma Pérez..Canela

Flora y fauna de un paisaje viviente


Flor de "El Espíritu Santo
Altar de Oro, Panamá Viejo" "El Canal"...
el mar... y su abundancia de peces.

Es ver los abuelos reposar en hamacas...


contándonos anécdotas de héroes imaginarios.
"EL Indio Urracá." "Un 3 de octubre y Los Caídos".
"Heliodoro Portugal. Líder Flagelado"...

"Guerra de Mil Días... y Victoriano Lorenzo"...


"Nueve de enero... - e - Inolvidables Mártires"...
"Invasión y Paredón; a Repudiados Militares".
"Duendes, brujas"... y "El Chivato... ( Lucifer)".

Es... La Bandera Istmeña.


sus estrellas... y colores blanco, azul y rojo,
simbolizando pureza, honestidad,
ley... -autoridad.

Mi patria es... "La Pollera Típica"...


"El Guapo Montuno"... "Fiestas Patronales";
"El Palo Encebado"... "Peleas de Gallos",
"El Tamborito".

"Escudo-e-Himno Nacional...."
evocar sus notas
por primera vez
nos dejan emociones...
de ternura, heroísmo amor, altivez.
Mi patria es... el agua por sus lluvias de ensueños.
Es el aire... por sus brisas que acarician.
Es el fuego... por pasiones a lo nuestro.
Es la tierra... a quien dimos primer llanto.
Es el sol... por brillante y seductor.

Mi patria es variedad de razas


costumbres y actitudes,
donde se cumple el imperio
de tales virtudes.

Libre y Soberana
¿Su nombre? Panamá
"Esta ... Esta Es ... Mi Patria.

Patria Idolatrada ,
por Alma Pérez..Canela

"PATRIA ...IDOLATRADA"...
"Desde Mi Exilio."

"Arpegio de ilusiones"...
me inspiró "El Caudillo Eterno";
y en alas desertoras ...a tierras extrañas...
mi alma ...te llevó cautiva.

Mi corazón; añorándote insistente...


contrito por tu ausencia;
fué escalando su agonía ...
destrozando así imperioso ...su prepucio frágil.

¡Indescriptible momento ! ...precioso ... sutil ...


en el que hice caso omiso;
a vanas emociones...
equívocas pasiones ... y riquezas deleznables.
¡PATRIA ...IDOLATRADA!
¡cuánto añoro tu regazo!
con regocijo en mi espíritu ...
seré de ti ...cautiva eterna ...
besaré tu suelo ardiente... y retornaré a tus lares.

AL PUEBLO ISTMEÑO,
por Don Guillermo Patterson Medrano

Desde Nueva York


En el dia 3 de Noviembre de 1903

Augustos defensores del derecho


que la patria venís a redimir;
de patriotismo y fé llenad el pecho
pensando en nuestro bello porvenir.

Librad la patria del lazo estrecho


que la oprime y demás la hace sufrir...
Amorosos alzadla de su lecho
do se tiende, infeliz, para morir.

Y con vitor mostradle en lontananza


luminosos reflejos de esperanza
que empiezan la penumbra a desgarrar.

Ponedla en el camino del progreso,


Celebrad vuestro triunfo sin exceso
y hacedla de otra vida disfrutar!

La Inmensa Ronda,
por Hersilia Ramos de Argote

Vengan, niños de otras tierras,


vengan conmigo a jugar;
traigan su amor, su alegría,
su reír y su cantar.

Traigan, niños, sus banderas,


que en mi lindo Panamá
besa el viento los colores
bajo el cielo y sobre el mar.

Jugaremos muy contentos,


nuestro juego es un cantar...

Besa el viento las banderas


bajo el cielo y sobre el mar
cuando suben nuestras voces
en un canto de amistad.

Vengan, niños de otras tierras,


vengan todos a jugar
y a cantar con alegría
nuestro canto de amistad.
Panamá,

por Hersilia Ramos de Argote

Salud, PANAMÁ, la verde,


hermosa faja risueña
arrullada por dos mares
que enamorados la besan;
la que luce con donaire
su montuno y su pollera
mientras triunfa el tamborito
tradicional en las fiestas.

El Canal Interoceánico
que en sus entrañas se asienta
es lazo de unión que hermana
a los pueblos de la tierra.

Y, así, tendida en un istmo


__como cantó su poeta__
cabe, por leal y por noble,
por soberana y señera,
en el alma y en la sombra
augusta de su bandera.
Un Patriota Quiero Ser,

por Hersilia Ramos de Argote

Es mía la luz del sol


y la alegría de vivir;
de mis padres tengo amor,
yo soy un niño feliz.

Por mi patria y por mis padres


quiero crecer y aprender;
quiero ser un niño útil,
un patriota quiero ser.

Mi Patria,
por Hersilia Ramos de Argote

Panamá es mi patria,
linda tierra mía,
llena de verdores
de luz y alegría.

Patria de mis padres,


patria de mi amor,
Panamá es la tierra
de mi corazón.

Patria,
por Hersilia Ramos de Argote

Patria es la tierra que amamos,


la tierra donde nacimos;
son los besos de mamá,
son los besos de papá
y de nuestros hermanitos.
Patria es la bella bandera
y la canción que aprendemos
para decirle lo mucho,
lo mucho que la queremos.
Patria es la linda casita
donde están papá y mamá.
Patria es la tierra que amamos.
Patria es nuestro Panamá.
Canto a la Cuidad de Panamá,
por Hersilia Ramos de Argote
Surgiste un día bajo el claro cielo
en la hermosa campiña americana
junto al mar imponente del Pacífico
cuyas olas te besan y te cantan.

Era un quince de agosto ya lejano


que aún fulgura en las páginas del tiempo
con los mil episodios de tu historia,
de tu estirpe, tu idioma y abolengo.

¡Ciudad hidalga, cuna de valientes,


recio baluarte de la patria mía,
deja que el corazón emocionado
te rinda su devota idolatría!

Patria Mía,
por Hersilia Ramos de Argote
¡OH linda patria mía,
henchido de emoción
por ti, palpita, trémulo,
mi noble corazón!

Por ti, cuando en los aires


flamea el pabellón,
y escucho, emocionado,
de tu himno el grato son.

Por ti, oh linda patria,


que eres luz y canción,
palpita, dulcemente,
mi tierno corazón.

A Mi Patria,
por Hersilia Ramos de Argote
Tú eres mi gloria,
patria querida,
eres mi orgullo,
mi inspiración;
por eso ofréndote
toda mi vida,
mis triunfos todos,
mi corazón.

Patria,
por Aizpuru Aizpuru
El suelo donde nacimos,
En que la niñez pasamos
Cuando inocentes jugamos
Y candorosos reímos;
Donde el nombre PATRIA oímos
Honrado por vez primera,
Y, soñando en lo que fuera
Esa sagrada expresión,
Lo adivina el corazón
Al ver pasar la bandera.

Es de caras tradiciones
Noble templo consagrado,
Por el san acariciado
De sus épicas canciones;
Tan sublimes emociones
Jamás provocar podría
La más rara fantasía,
Como las que causa el grito,
Eco de amor infinito
De los pueblos: ¡ Patria mía !

Grito que es fiel remembranza


De aquel que la madre invoca,
Y amor inmenso provoca
O acaricia una esperanza;
Porque a la Patria le alcanza
De madre el nombre también:
De ambas recibimos bien
Sin poderlo compensar;
Que no se llama pagar
Devolver uno por cien.

Es pequeña por demás


Mi patria por su extensión,
Pero aliento la ilusión
De que crezca más y más;
Es así mi amor capaz,
De extenderse al continente
En que toda hispana gente,
De americana fusión
Tenga en santa comunión
Alma, corazón y mente.

Patriotismo! Hermosa idea


En este vocablo brilla
Con pureza sin mancilla
De luz celestial, febea....
En la secular pelea
De políticas facciones
Sepamos los galardones
De la Patria respetar,
Si la queremos librar
De extranjeras ambiciones....

Riquezas, dicha, existencia:


Cuanto somos y tenemos
Por nuestra Patria ofrendemos
Pues es deuda de conciencia;
A la más dura experiencia
Por ella debemos ir,
Y hasta el martirio sufrir
Por ella, si es necesario;
Que subir así al Calvario
Es a la Gloria subir!

Y no de Patria en el templo
El falso apóstol oficie,
Ni sus despojos codicie
Simulando noble ejemplo.
Oh! Patria! Yo te contemplo
Por mil riesgos asediada_ _ _ _
Y en tan suprema jornada
Hay que pensar con valor
QUE VALE MAS EL HONOR
QUE UNA PATRIA DESHONRADA!

Panamá,
por Aizpuru Aizpuru
De polo a polo sobre el océano
Su enorme masa expande el continente
De maravillas campo refulgente
Como no las soñara el genio humano.

Allí, hacia el centro del sinuoso plano,


Recogiendo sus galas prontamente,
En una cinta puso el continente
De cuanto es fama al suelo americano.

Es esa cinta Panamá la bella,


La que tiene la llave de los mares;
Puente del mundo; del marino estrella
Que le muestran sus dioses tutelares;
Y sus hijos, en nobles expansiones
La han ofrendado a todas las naciones.
Pedacito De Tierra,
por Nicole Garay
Pedacito de tierra! Tan alegre y soleado
bajo el azul profundo de tu suelo estival,
tú viniste a la vida como un predestinado,
libre de toda mancha de culpa original.

Tal vez te va cansando que a cada nueva aurora


tu sueño se interrumpa al eco de mi voz
como si no bastara la cálida y sonora,
canción con que te arrullan tus mares que son dos.

Noble en la desventura, noble en el sacrificio,


en medio de las naciones del mundo occidental,
fiel al lema que reza "Pro mundi beneficio",
dejaste abrir tus vísceras para hacer el canal.

Pedacito de tierra, cuna de ilustres hombres


que dieron alto ejemplo de abnegación y honor,
digan todos los labios la gloria de sus nombres,
canten todas las liras himnos en su loor!

Cuándo pensaron Fábrega, Arosemena, Herrera,


Durán, Icaza, Hurtado, Urriola y tantos más...
que tras de una centuria hijos del Istmo hubiera
prontos a atar al Cóndor las alas por detrás!...

Pedacito de tierra, tú no has necesitado


del bautizo de sangre casi tradicional
con que al nacer los pueblos de América han lavado
la mancha de un presunto pecado original!
A Panamá,
por Jerónimo Ossa
Vio lucir en lontananza
espléndidos resplandores,
que encendieron los albores
de realizada esperanza!

Hoy sus anhelos alcanza;


y sus tropicales flores,
dan perfume a sus amores
y hay justicia en su balanza!

Que te lleven tus valientes


a destinos soberanos,
con trabajos diligentes:

serás, sin delirios vanos,


unión de dos Continentes
y abrazo de dos Océanos!

Intereses relacionados