Está en la página 1de 20

EL REGIMEN PATRIMONIAL DEL ESTADO

1. BIENES DE DOMINIO PUBLICO Y BIENES DE DOMINIO PRIVADO DE LA FEDERACIÓN.

1.1 División de los bienes conforme alas leyes mexicanas

El conjunto de bienes materiales que de modo directo o indirecto sirven al estado para realizar sus
atribuciones constituyen el dominio o patrimonio del propio estado.

En los términos de la ley general de bienes nacionales el patrimonio nacional se compone de:

 bienes de dominio publico de la Federación y,

 Bines de dominio Privado de la Federación. (Art. 1º.)

Los bienes de dominio publico son:

 Los de uso común;

 Los señalados en el Art. 27 párrafo cuarto y quinto y 42, fracción IV, de la constitución política.

 los enumerados en la fracción segunda del Art. 27 constitucional.

 El suelo del mar territorial y de las aguas marítimas interiores.

 Los inmuebles destinados por la federación a un servicio publico.

 Los monumentos históricos o artísticos, muebles o inmuebles de propiedad federal.

 Los monumentos arqueológicos muebles o inmuebles.

Los bienes de dominio privado son:

 Las aguas y las tierras no comprendidas en el Art. Segundo de esta ley

 los nacionalizados conforme a la fracción segunda del Art. 27 constitucional.

 Los bienes ubicados dentro del DF.

 Los que hayan formado parte de corporaciones u organismos de carácter federal.

 Los bienes muebles al servicio de la dependencia de los Poderes de la Unión.

La ley establece que los bienes de dominio publico estarán sometidos a la jurisdicción exclusiva de los
poderes federales, desde la fecha en que otorgue su consentimiento la legislatura local de la entidad en que
estén ubicados, salvo que se trate de bienes adquiridos por la federación antes del 1º. De mayo de 1917.

 Jurisdicción sobre de ellos

Respecto de los bienes de uso común las legislaciones modernas han adoptado diversos criterios que pueden
adoptarse en estas dos orientaciones: una, que los considera como bienes sometidos al derecho de
propiedad y otra como insusceptibles a tal derecho.
Dentro de la primera orientación y reconociéndose en todos los caso saque el uso es publico y, por lo mismo
regulado por prescripciones de derecho publico, se pueden reconocer dos sistemas: el de la propiedad
privado del estado o de los particulares y el de la propiedad publica del estado o de otras entidades publicas.

Dentro de la segunda orientación la que niega que los bienes del dominio publico sean susceptibles de
propiedad también pueden señalarse dos sistemas: uno que sostienes que ni el estado ni los particulares
tienen derecho patrimonial alguno sobre los bienes que forman aquel dominio.

 La propiedad sobre los bienes de uso común.

Los bienes de uso común pueden clasificarse dentro de dos puntos de vistas diferentes:

 Dentro del punto de vista de la naturaleza de los propios bienes.

 De la forma de su incorporación al dominio publico.

Pariendo del primer criterio tenemos:

I) DOMINIO PUBLICO AEREO: La incorporación del espacio aéreo situado sobre el territorio y mares
territoriales, ha sido impuesto por el desarrollo de las comunicaciones aeronáuticas.

II) DOMINIO PUBLICO MARÍTIMO: El mar territorial hasta una distancia de 12 millas (22,224 metros)
contadas desde la línea de la marea baja.

 Las aguas marítimas interiores.

 Las playas marítimas.

 La zona marítima terrestre.

 Los diques, muelles, escoberas, malecones y demás obras de los puertos.

 Los puertos, bahías, radas y ensenadas.

III) DOMINIO PUBLICO TERRESTRE: Esta constituido por los cauces de las corrientes y los vasos de los
lagos, lagunas y esteros de propiedad nacional; por las riveras y zonas federales de las corrientes; por los
caminos carreteras y puentes.

 Clasificación de los bienes de uso común

Desde el punto de vista de la forma de incorporación de los bienes de dominio publico se pueden clasificar en
dos categorías, los que constituyen el dominio natural y los que cosntituyen el dominio artificial.

Los primeros son aquellos que por su naturaleza misma quedan incorporados al dominio publico, mientras
que los segundos son aquellos que se incorporan por una disposición expresa de la ley.

2. LA CONCESIÓN DE EXPLOTACIÓN DE BIENES DEL ESTADO.

 El régimen de concesión.

El Art. 27 de la constitución, establece en e los términos siguientes los bienes de aprovechamiento de dominio
directo y los de propiedad de la nación aquel se ha hecho referencia. Dice así la parte relativa a ese precepto,
“ En los casos a que se refieren los dos párrafos anteriores, el dominio de la nación es inhallable e
imprescriptible, y la explotación el uso, o el aprovechamiento de los recursos de que se trata, por los
particulares o por sociedades constituidas conforme a las leyes mexicanas, no podrán realizarse sino
mediante concesiones otorgadas por el Ejecutivo Federal de acuerdo con las reglas y concesiones que
establezcan las leyes. Las normas legales y normativas a obras o a trabajos de explotación a los minerales y
sustancias a que se refiere el parrafo cuarto, regularan la ejecución y comprobación de los que se efectúen o
deban efectuarse a partir de su vigencia independientemente de las fechas de otorgamiento de las
concesiones y su observancia dará lugar a la cancelación de estas.

El gobierno federal tiene la facultad de establecer reserva nacional y suprimirlas. Las declaratorias
correspondientes se harán por el ejecutivo en los casos y condiciones que las leyes prevean. Tratándose de
petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos y líquidos o de minerales radiactivos no se otorgaran
concesiones ni contratos ni subsistirán los que se hayan otorgado y la nación llevara a cabo la explotación e
esos productos en los términos que señale la ley reglamentaria respectiva, corresponde exclusivamente a la
nación, generar, conducir, transformar, distribuir, y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la
prestación de servicio publico... Corresponde también a la nación el aprovechamiento de los combustibles
nucleares para la generación de energía nuclear... El uso de la energía nuclear solo podrá tener fines
pacíficos.

 Los efectos de la concesión de explotación según las leyes.

Las concesiones de explotación generadas por la ley de minería producen fundamentalmente los siguientes
efectos:

 Aprovechar la aprobación y beneficio de las sustancias minerales consignadas en él titulo respectivo.

 Obligar al concesionario al trabajo de las pertenencias concesionadas y al pago del impuesto que
establece la Ley respectiva.

La concesión de uso y aprovechamiento de aguas nacionales en servicios propios del concesionario, autoriza
a este para consumir en los usos especificados el volumen de agua que la misma concesión ampare,
obligándolo a cumplir las disposiciones de la ley y los reglamentos.

Siendo esto así al autorizar al particular para que exploté los bienes de que se trata el Estado se mueve no en
vista del interés del concesionario, por que entonces volvería al régimen de propiedad privada, si no en vista
de ese interés colectivo primordial que es compatible con la apropiación que el concesionario haga de los
productos.

 Naturaleza jurídica de esos efectos.

Aunque toda concesión se otorga siempre sin perjuicio de derecho de terceros, en repetidas ocasiones las
leyes estables un procedimiento previo al otorgamiento para poder conocer y, en su caso, respetar esos
derechos de terceros.

En los artículos 125 a 128 de la ley Federal de Aguas se establece el régimen de las oposiciones y los
procedimientos para decidirlas, determinando que dentro de treinta días después de la publicación de la
solicitud de concesión podrán oponerse los terceros que pudieran resultar perjudicados con la concesión
pedida, que dicha Secretaria dará al solicitante conocimiento de dicha oposición, que la secretaria resolverá el
recurso, recabando las pruebas que considere pertinentes.

Por su parte, la ley minera establece en los artículos 69 y siguientes, que la invasión total o parcial de terrenos
no libres así como la posibilidad de causar daños en bienes públicos

Interés o afectos a un servicio publico, o en propiedades privadas serán servicio de oposición de la Secretaria
del Patrimonio Nacional, resolverá si es o no procedente.

Tratando de determinar la naturaleza jurídica de los efectos producidos por el acto de concesión encontramos
que en nuestro medio jurídico se ha sostenido que la concesión produce dos clases de situaciones jurídica:
unas entre el concesionario y el Poder Publico.
3. LA EXPROPIACIÓN POR CAUSA DE LA UTILIDAD PUBLICA

3.1 Carácter de la expropiación.

La institución que para efectos consagra las leyes es la de la expropiación por causa de utilidad publica.

La expropiación biene a ser como su nombre lo indica un medio por elcual el estado impóne a un particula la
cesion de su propiedad por existir una causa de utilidad publica y mediante la compensación que al particular
se le otorga por la privación de esa propiedad.

Aunque la expropiación como el impuesto constituye un acto de soberania para cuya ejecución no se requiere
el consentimiento del afectado, sin embargo existen entre la primera y la segunda diferencias sustanciales,
pues mientras que en el impuesto, según lo dejamos indicado antes, el particular no recibe contraprestación
especial por la contratación de riqueza con que constituye a los gastos publicos, en la expropiación si existe
una compensacion de la propiedad de que se priva al particular.

Es que la expropiación no constituye como el impuesto una carga que se distribuya proporcionalmente y
equitativamente entre los individuos.

Es la expropiación el estado hace caer todo el gravamen sobre una persona y la priva de su propiedad sin que
a los demas individuos, en situaciones semejantes los afecte en la misma forma.

3.2 Bases legales de la expropiación

En nuestra legislación positiva actual la expropiación tiene su base en las siguientes disposiciones
consignadas en el art. 27 constitucional.
Ley del regimen patrimonial y del servicio publico

DEL SERVICIO PUBLICO

(Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 23 de diciembre de 1996)

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.-
Presidencia de la República.

ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a


sus habitantes sabed:

Que la Honorable Asamblea de Representantes del Distrito Federal, se ha servido dirigirme


el siguiente

DECRETO

"LA ASAMBLEA DE REPRESENTANTES DEL DISTRITO FEDERAL, DECRETA:

LEY DEL RÉGIMEN PATRIMONIAL Y DEL SERVICIO PÚBLICO

LIBRO PRIMERO

DEL RÉGIMEN PATRIMONIAL

TÍTULO PRIMERO

DISPOSICIONES GENERALES FACULTADES Y ATRIBUCIONES

CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1o.- La presente Ley es de orden e interés públicos y de observancia obligatoria en


el Distrito Federal.

Artículo 2o.- Esta Ley tiene por objeto regular: I. El Patrimonio del Distrito Federal en lo
relativo a: A) Adquisición; B) Posesión; C) Enajenación; D) Desincorporación; E)
Aprovechamiento, y F) Administración, utilización, conservación y mantenimiento.

II. Los servicios públicos.

Artículo 3o.- El Distrito Federal tiene personalidad jurídica para adquirir y poseer toda
clase de bienes muebles e inmuebles que le sean necesarios para la prestación de los
servicios públicos a su cargo y en general para el desarrollo de sus propias actividades y
funciones en los términos que señala el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal y esta
Ley.

Artículo 4o.- El Patrimonio del Distrito Federal se compone de: I. Bienes de Dominio
Público, y II. Bienes de Dominio Privado.

Artículo 5o.- A falta de disposición expresa en esta Ley, serán de aplicación supletoria los
ordenamientos legales en el siguiente orden: I. El Código Civil para el Distrito Federal en
Materia Común y para toda la República en Materia Federal, únicamente por lo que se
refiere a los actos y operaciones mencionados en esta Ley;

II. La Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal; III. La Ley de Procedimiento
Administrativo del Distrito Federal, y IV. El Código Financiero del Distrito Federal.

La presente Ley se aplicará de manera supletoria a los diversos ordenamientos jurídicos que
regulen la prestación de los diversos servicios públicos, la adquisición de bienes y la
realización de obras en proyectos de coinversión y de prestación de servicios a largo plazo
en el Distrito Federal.

Artículo 6o.- Para los efectos de esta Ley se entiende por: I. Administración, la
Administración Pública del Distrito Federal; II. Contraloría, la Contraloría General del
Distrito Federal; III. Delegaciones, los órganos administrativos desconcentrados en cada
demarcación territorial, con autonomía funcional en acciones de gobierno;

IV. Dependencias, las Secretarías, la Oficialía y la Contraloría; V. Desarrollo Urbano, la


Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Distrito Federal; VI. Entidades, las
personas morales de derecho público tales como organismos públicos descentralizados,
fideicomisos públicos y empresas de participación estatal mayoritaria que integren la
Administración Pública Paraestatal del Distrito Federal;

VII. Finanzas, la Secretaría de Finanzas del Distrito Federal; VIII. Gobierno, la Secretaría
de Gobierno del Distrito Federal; IX. Ley, la Ley del Régimen Patrimonial y de Servicios
Públicos del Distrito Federal; X. Ley Orgánica, la Ley Orgánica de la Administración
Pública del Distrito Federal; XI. Obras, Secretaría de Obras y Servicios del Distrito
Federal;

XIII. Dependencia Auxiliar, las dependencias de la Administración Pública del Distrito


Federal que apoyen en el ejercicio de las facultades del Jefe de Gobierno del Distrito
Federal en materia de concesiones teniendo a su cargo el otorgamiento, la regulación,
supervisión y vigilancia de las mismas.

XII. Oficialía, la Oficialía Mayor del Distrito Federal, y Artículo 7o.- La Oficialía es la
dependencia encargada y facultada para interpretar para efectos administrativos internos las
disposiciones de esta Ley.

CAPÍTULO II

DE LAS FACULTADES Y ATRIBUCIONES

Artículo 8o.- Corresponde al Jefe de Gobierno del Distrito Federal: I. Declarar cuando ello
sea preciso que un bien determinado forma parte del dominio público por estar
comprendido en alguna de las disposiciones de esta Ley o por haber estado bajo el control y
administración del Distrito Federal;

II. Incorporar al dominio público un bien que forme parte del dominio privado del Distrito
Federal;

III. Desincorporar bienes del dominio público en los casos en que la Ley lo permita y
bienes que hayan dejado de ser útiles para fines de servicios públicos;

IV. Expedir las disposiciones reglamentarias de esta Ley y dictar las reglas a que deberá
sujetarse la política, vigilancia y aprovechamiento de los bienes de dominio público, así
como las que correspondan a las concesiones sobre servicios públicos, construcción y
bienes del dominio público o cuando éstos son destinados a proyectos de coinversión y de
prestación de servicios a largo plazo;

Read more: http://vlex.com.mx/vid/ley-regimen-patrimonial-servicio-publico-


29786057#ixzz14F3MUQhq

Regimen Patrimonial Del Estado

EL REGIMEN PATRIMONIAL DEL ESTADO


BIENES DE DOMINIO PÚBLICO Y BIENES DE DOMINIO PRIVADO DE LA
FEDERACIÓN.
1.1 División de los bienes conforme a las leyes mexicanas
El conjunto de bienes materiales que de modo directo o indirecto sirven al estado para
realizar sus atribuciones constituyen el dominio o patrimonio del propio estado.
En los términos de la ley general de bienes nacionales el patrimonio nacional se compone
de:
bienes de dominio publico de la Federación y,
Bines de dominio Privado de la Federación. (Art. 1º.)
Los bienes de dominio publico son:
Los de uso común;
Los señalados en el Art. 27 párrafo cuarto y quinto y 42, fracción IV, de la constitución
política.
los enumerados en la fracción segunda del Art. 27 constitucional.
El suelo del mar territorial y de las aguas marítimas interiores.
Los inmuebles destinados por la federación a un servicio publico.
Los monumentos históricos o artísticos, mubles o inmuebles de propiedad federal.
Los monumentos arqueológicos muebles o inmuebles.
Los bienes de dominio privado son:
Las aguas y las tierras no comprendidas en el Art. Segundo de esta ley
los nacionalizados conforme a la fracción segunda del Art. 27 constitucional.
Los bienes ubicados dentro del DF.
Los que hayan formado parte de corporaciones u organismos de carácter federal.
Los bienes muebles al servicio de la dependencia de los Poderes de la Unión.
La ley establece que los bienes de dominio publico estarán sometidos a la jurisdicción
exclusiva de los poderes federales, desde la fecha en que otorgue su consentimiento la
legislatura local de la entidad en que estén ubicados, salvo que se trate de bienes adquiridos
por la federación antes del 1º. De mayo de 1917.

Jurisdicción sobre de ellos


Respecto de los bienes de uso común las legislaciones modernas han adoptado diversos
criterios que pueden adoptarse en estas dos orientaciones: una, que los considera como
bienes sometidos al derecho de propiedad y...