Está en la página 1de 3

Editorial

Rocío Fernández-Ballesteros Rev Mult Gerontol 2000;10(3):143-145

La gerontología positiva

Rocío Fernández- Si existe alguna caracterización de la gerontología tisfacción con la vida o la felicidad en el área psico-
Ballesteros en la última década del siglo XX es el énfasis y la lógica. Así, frente la irreparable consideración del
dedicación en los aspectos positivos que la vejez déficit intelectual se ha llegado a la constatación
Universidad lleva consigo. En términos generales, a lo largo de empírica de que el potencial de aprendizaje (o ca-
Autónoma de Madrid su historia, la gerontología ha nacido y ha perma- pacidad de reserva) existe a todo lo largo del ciclo
necido muy ligada al estudio de las condiciones vital4 o de la capacidad de modificabilidad y com-
patológicas (y, por tanto, negativas) de la vejez y el pensación -de producirse- del declive cognitivo5; la
envejecimiento y ello, tanto por lo que se refiere al emergencia de un nuevo “modo” o factor intelec-
envejecimiento individual como de la sociedad. Esa tual como la sabiduría, que aparece en la intersec-
es la principal razón por la que conviene resaltar ción de factores intelectuales, motivacionales y so-
este nuevo paradigma que vamos a denominar como ciales muy ligados a la vejez y la experiencia positi-
gerontología positiva. va6; la estabilidad de características como la felici-
dad o la satisfacción con la vida que se habían en-
En efecto, podríamos decir que de los tres tipos de tendido como deficitarias en la vejez7 o nuevos atri-
objeto de estudio de la gerontología -el viejo, la butos afectivos como la serenidad que aporta nue-
vejez y el envejecimiento1 - es el viejo (con déficit), vos ingredientes positivos a la personalidad en la
la vejez (deficitaria) y el envejecimiento de la socie- vejez.
dad (como fenómeno poblacional negativo) lo que
ha atraído esencialmente a los gerontólogos. En Así también, frente a una conceptualización psico-
otros términos, el grueso de la investigación social del envejecimiento asociado, en la faceta
gerontológica se ha dirigido mucho más al enveje- interpersonal, irremediablemente decremental, re-
cimiento patológico que al normal. Si quisiéramos ducida a la soledad y al abandono, la gerontología
llegar a la explicación de este hecho histórico, tal de los últimos años se está ocupando de nuevos
vez podría achacarse a la estrecha relación que tipos de interacciones satisfactorias que conlleva
desde la creación de asociaciones y publicaciones la vejez, como son las relaciones abuelos-nietos u
científicas ha habido entre la geriatría y la geronto- otras potenciales relaciones intergeneracionales
logía, lo cual, en España, puede perfectamente de- positivas8.
tectarse mediante el análisis de la literatura geron-
tológica y el énfasis en los aspectos no sólo clínicos Pero, este nuevo planteamiento no sólo se refiere a
(enfermedades, deterioro biológico) sino, en gene- elementos o condiciones psicológicas o microso-
ral, deficitarios (pobreza, soledad, deterioro social) ciales sino, también a aspectos macrosociales. Así,
sobre los que versan un elevado porcentaje de las por ejemplo, frente a una visión catastrofista de los
Correspondencia: publicaciones realizadas a todo lo largo de la histo- efectos del envejecimiento poblacional nos encon-
Rocío ria de la gerontología2. tramos hoy con estudios en los que se trata de po-
Fernández-Ballesteros ner de relieve que una mayor tasa de mayores en un
Facultad de Psicología. Sin embargo, en la última década no sólo ha determinado país produce una mayor capacidad de
Dir. del Master de emergido un nuevo enfoque en gerontología, el lla- ahorro y, por tanto, de desarrollo económico como
Gerontología Social. mado envejecimiento satisfactorio (envejecimiento una consecuencia de los planes de pensiones9; así,
Crta. Colmenar Viejo Km. 15 con éxito o competente3, sino que se ha focalizado también, una mayor capacidad de tiempo libre y
Universidad Autónoma y comenzado la investigación sistemática de una ocio de las generaciones mayores suponen un freno
de Madrid serie de aspectos positivos del envejecimiento como al desempleo estacional en el sector del turismo y
28049 Madrid son el potencial de aprendizaje, la sabiduría, la sa- otros sectores y servicios relacionados10. En el con-

Rev Mult Gerontol 2000;10(3):143-145 143


Rocío Fernández-Ballesteros

texto político se conceptualiza al segmento de edad constatando aquellas condiciones positivas que el
como un voto con escasa abstención; también, para fenómeno también conlleva.
rematar estos ejemplos conviene recordar que los
mayores participan, en gran medida en tareas de La investigación y riguroso análisis de las consecuen-
voluntariado (puesto que tienen más tiempo para cias positivas del envejecimiento ha de ser impor-
expresar su compromiso con los más necesitados). tante no sólo porque desde esta perspectiva se está
Finalmente, parece también claramente justificado luchando directamente en contra de los estereotipos
que los programas gerontológicos no sólo se justifi- negativos en tomo a la vejez sino porque seguramen-
can por razones de necesidad social o de simple te va a proporcionar una base de conocimiento com-
derecho adquirido (por un pago previo al sistema de plementaria de indudable valor en una sociedad que
Seguridad Social) sino por la generación de empleo sigue y seguirá envejeciendo. ¿Cómo nos debería-
que producen y, con ello, el ahorro público que pro- mos referir a este nuevo enfoque, perspectiva o pa-
porcionan. radigma gerontológico?

En resumen, esta nueva perspectiva fin de siglo pue- En otras ciencias constituyentes de la gerontología,
de ser considerada una nueva visión de la vejez y el también a fines de este siglo, se está procurando el
envejecimiento como fenómeno individual y social conocimiento relativo a condiciones positivas. Así,
portador de una serie de aspectos positivos -tanto a por ejemplo, en las ciencias bio-médicas la preven-
nivel del individuo como de la población- que han ción y la promoción de la salud conllevan el examen
comenzado a ser estudiados y tenidos en cuenta por de los factores protectores aquellos que exógena o
la gerontología y los gerontólogos. endógenamente previenen la enfermedad. Así, tam-
bién, en la ciencia psicológica, en los últimos años,
Desde luego, hemos de recordar que el fenómeno está emergiendo una nueva perspectiva en psicolo-
del envejecimiento es el fiel exponente del éxito bio- gía, la llamada “psicología positiva”11 en la que se
lógico, psicológico y social de la especie y la socie- están agrupando aquellos componentes psicológicos
dad humana. Nadie pone en duda que ha sido gra- de fortaleza, competencia, éxito o adaptación del
cias a los avances de las ciencias biomédicas y so- individuo.
ciales así como de los sistemas ideológicos, políti-
cos y organizativos (el igualitarismo, la democracia, Es por ello por lo que parece acertado bautizar a
la solidaridad, etc.) como se ha llegado al envejeci- esta nueva perspectiva como gerontología positiva
miento de la población a través de la caída de la coincidente con la tercera acepción del diccionario
mortalidad y de haberse duplicado, en muchos con- de la RAEL cuando se refiere a positivo como:
textos poblacionales, la esperanza de vida durante “dícese del que busca la realidad de las cosas, so-
este último siglo (ello ha ocurrido, desde luego, a la bre todo en cuanto a los goces de la vida: estoy por
vez que ha disminuido -en parte, por las mismas lo positivo; Juan es muy positivo” amen de signifi-
razones- la fecundidad). car el antónimo de “negativo”. Es cierto que el ad-
jetivo positivo evoca el paradigma comtiano del
Los conocimientos sobre la vejez y el envejecimien- positivismo; sin embargo, nos parece una denomi-
to nos están permitiendo acercamos al tope de la nación acertada a la hora de referirse al fenómeno
vida humana (alrededor de los 118 años) y, lo que que describimos ya que nos permite englobar den-
es mejor, acercamos con calidad de vida. Sin em- tro de ella todos aquellas condiciones positivas bio-
bargo, el fenómeno del envejecimiento puede con- psico-sociales que lleva consigo el envejecimiento
siderarse como un peligro personal y social o como humano y poblacional.
un desafío (también personal y socialmente hablan-
do). Observar tan solo los fenómenos negativos que Ojalá que la gerontología y los gerontólogos se afa-
conlleva (deterioro físico, menor eficiencia de los nen en descubrir más sobre todos esos efectos posi-
sistemas biológicos, declive de algunas facetas in- tivos aunque sólo fuera por llegar es tener una visión
telectuales, amenazas al equilibrio poblacional, etc.) más completa (y desde luego compleja) de la vejez y
no sería más que focalizar una parte del fenómeno. el envejecimiento.
No es posible que uno de los exponentes o medidas
de la adaptación del individuo humano en la tierra
junto con una expresión de la propia vida -el enveje-
cimiento- sea conceptualizado e investigado sola- Bibliografía
mente como fuente de condición negativa. Se ha
tardado años, pero está claro que los gerontólogos, 1. Schroots JJF. Psychological models of Aging. Rev. Can.
los estudiosos de la vejez y el envejecimiento, están Vieillissement 1996;14;44-67.

144 Rev Mult Gerontol 2000;10(3):143-145


La gerontología positiva

2. Fernández-Ballesteros R. Estudio bibliográfico sobre and more?. Personality and social psychology Bulletin
la gerontología en España. Madrid: Fundación Caja 1997;23: 1200-14.
Madrid 1994.
7. Zamarrón MD. Bienestar subjetivo en la vejez. Univer-
3. Fernández-Ballesteros R. Vejez con éxito o vejez com- sidad Autónoma de Madrid. Tesis Doctoral 1999.
petente: un reto para todos. En Ponencias de las IV
Jornadas de la AMG: Envejecimiento y Prevención 8. Triadó, et al (en prensa). El rol de abuelo: cómo perci-
1998. ben los abuelos las relaciones con sus nietos. Revista
Española de Geriatría y Gerontología.
4. Fernández-Ballesteros R, Calero MD. Training effects on
intelligence of older persons. Archives of Gerontology and 9. Grande I (en prensa). Economía y vejez. En R.
Geriatrics 1995;26:185-98. Fernández-Ballesteros (Dir.): Gerontología social. Ma-
drid: Ed. Pirámide 1995.
5. Baltes PB, Schaie KW. On the plasticity of intelligence in
adulthood and old age. American Psychologist 1976;10: 10. IMSERSO. Informe de valoración sobre el programa
720-5. “Vacaciones” 1996.
6. Staudinger U, et al. The psychometric locantion of 11. Seligman MEP. What is the ‘good life’. APA Monitor,
Wisdom. Related Performance: Intelligence, personality October, p. 2, 1998.

Rev Mult Gerontol 2000;10(3):143-145 145

También podría gustarte