Está en la página 1de 585

-- 1·

,
.>:
L

I~

-.
\ "

.:
-- Por:

Luis Enrique García Reyes


Profesor de Ingeniería Civil

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES


Facultad de Ingeniería
Departamento de Ingeniería Civil
Bogotá, Colombia
1998
\.172
l5 Garcla Reyes, Luis
Enrique.
Dinámica estructu-
ral aplicadñ al riseñ~
Sismico.

--
,

Prohibida la reproducción total o parcial de esi


autorización escrita del autor.

Derechos Reservados.

Copyright © 1998 por: Luis Enrique García Reyes


Copyright © 1998 por: Uníversídad de los Andes

Carrera 2O N 84-14 Piso 7, Bogotá, Colombia

ISBN: 958-33-0768-8

Printed in Colombia
Impreso en Colombia
Segunda Impresión, Octubre de 199~).


------------'-.,
'-

Contenido
Contenido i
Prefacio ix
Prólogo : xi

SECCION - I - SISTEMAS DINAlIDCOS


DE UN GRADO DE LIBERTAD

Cnl'Uuro 1
(;(;lV{;El~OS B ...lSffCOS lJI!) DIJ.VJ.l1'UC...1

1.1 Introducción 3
1.2 Leyes de Newton -+
1.3 Grados de libertad :i
lA Masa, peso y sistema de unidades 6
1.5 Rigidez 8
1.6 Traba] o y energía 10
1.7 Amortiguamiento 11
1.7.1 Generalidades lJ
1.7.2 Amortiguamiento viscoso 1I
1.7.3 Amornguarníer,.o de Coulomb 12
1.7A Amortiguamiento histerético ~ 12
1.8 Tipos de excitación dinámica 13

CUJ)ítulo 2
.SIS'l'El'LlS DIJ.VLUTICflS DE lIN GBlllJII DE 1..I BERTAlJ

2.1 Vibración libre no amortiguada 1S


2.2 Vibración libre amortiguada 20
2.2.1 Amortiguamiento crítico , 2L
2.2.2 Amortiguamiento mayor que el crítico 23
2.2.3 Amortiguamiento menor que el crítico 23
2.2A Decremento logarítmico 2:i
2.3 Vibraciones forzadas armónicas _ 27
2.-+ Vibraciones transitorias 31
2.-+.1 Respuesta a un impulso 32
2.-+.2 Excitación arbitraria 33
2.5 Excitación en la base 35
2.6 La energía en la respuesta dinámica 38

CUJ)ít.ub.) 8
OIITEN{;ION m: lA lrnSI~UEST.i:llJI..lVA...."ICA

3.1 Introducción -+3


3.2 Integral de convolución -+3
3.3 Método de la aceleración lineal -+8
:j.-+ Método Beta de Newrnark 51

·~--
'inál1l1ca esrruc(.(UUI UP"L""" u ... _~_

3.5 Otros métodos 55


3.6 Sistemas no lineales 55
3.7 Solución en el dominio de la frecuencia 59
3.8 Uso del computador : 63

CA."itnlo 4
SIS~IOS~ SI:S~"OGRi-ULlS y ~1(;ELEROGlliU1AS

4.1 Introducción 65
4.2 Causas de los temblores 65
4.2.1 Tectónica y sisrnicidad global 65
4.2.2 Failas geológicas 67
4.2.3 Mecanismo focal 68
4.2.-4 Premonitorios y réplicas 68
4.3 Ondas sísmicas 69
4.4 Sismogramas 69
4.5 Magnitud del sismo 69
4.5.1 Definición de la magnitud de Richter 69
4.5.2 Tipos de magnitud 70
4.5.3 Magnitud de algunos sismos importantes 71
4.6 Intensidad del sismo 72
4.6.1 Escala de intensidades de Mercalli Modificada (ltvIJv1) 72
4.0.2 Mapas de isosistas 73
4.7 Tectónica y sismicidad colombiana 74
4.7.1 Emplazamiento tectónico 74
4.7.2 Sistemas de f'allamiento 74
4.7.3 Sísmícidad colombiana 75
4.8 Acelerogramas 77
4.8.1 Acelerógrafos de movimiento fuerte 77
4.8.2 Registros acelerográficos 77
4.8.3 Definición de los movimientos máximos del terreno 79
4.8A Efecto de las condiciones locales del suelo 80
4.8.S Variación v atenuación de los movimientos sísmicos con la distancia 81
4.8.6 Tipos de temblores según el aceierograrna 83
4.9 Estudios de amenaza sísmica 85
4.9.1 Metodología 85
4.9.2 Amenaza sísmica en Colombia 87
4.10 Predicción de sismos 96

Cnl,itnlo ;;
ESPECTBfJS DE llESPlJESTA

5.1 Introducción 97
5.2 Obtención del espectro de respuesta 98
5.3 Relación entre Sal Sv y Sd 101
5.4 Representación tripartita 102
5.5 Influencia de los movimientos máximos del terreno 104
5.6 Relación entre las diferentes componentes 105
5.7 Espectros de algunos sismos 109
5.8 Espectros de Fourier 114
5.9 Programas para el calculo de espectros 116

ii
(;nlJiíul() 6
SlSTE61l-lS l1\TEL1STIC()S I)EUlV GBAl)() DE LIBERT.lU)

6. I Introducción I 17
G.2 Respuesta histereríca I 18
6.2.1 Materiales y elementos estructurales elásticos e ínelásrícos 1I 8
G.2.2 Concreto estructural 123
6.2.3 Acero estructural 128
6.2.-4 Mampostería estructural 131
6.3 Modelos matemáticos de histéresis 13-1:
6.3.1 Generalidades 13-4
6:3.2 Elastoplástico 135
6.3.3 Modelo de Rarnberg-Osgood 139
6.3A Modelos con degradación de la rigidez 1-43
6A Conceptos de ductilidad, tenacidad
y capacidad de disipación de energía 148
6.5 Respuesta elástica equivalente él inelástica 152
6.6 Efecto de la respuesta ínelástica en el espectro 154
6.G.1 Sistemas elastoplásticos 1,3-1:
Espectro de desplazamientos totales 156
Espectro de aceleraciones máximas 159
6.6.2 Sistemas con rigidez degradante 1GO
6.7 Principio de las deformaciones iguales 16-4
6.8 Programa de computador "RESDIN" para la obtención de la
de la respuesta dinámica elástica e inelástica 169

CCIIJUul() 7
.6J.JJl'DHEl\.TOS SIS6HCOS DE DISEÑO
7.1 Introducción , 173
7.2 Espectros elásticos de diseño I 7-1:
7.2.1 Espectros promedio de Housner 17-4
7.2.2 Método de Newmark-Hall 176
7.2.3 Método de Newrnark-Blurne-Kapur 0 0 179
7.2A Método de Shibata-Sozen 182
7.2.5 Comparación de resultados 18-4
7.3 Espectros inelásticos de diseño 187
7.3.1 Introducción 187
7.3.2 Método de Newmark-Hall 188
7.3.3 Procedimiento de Riddell y Newmark 190
7.3.-1: Procedimiento de Shíbata-Sozcn 192
7A Efecto en la forma del espectro de la magnitud
distancia, duración y tipo de suelo en el sitio 1~)-I:
7A.l Efecto de la magnitud y la distancia a la falla 19-1:
7A.2 Efecto de la duración del sismo 196
7A.3 Efecto de las condiciones geotécnicas locales 197
Procedimiento del ATC-3 198
Procedimiento del Uniform Building Code 199
Procedimiento del NEHRP-94 200
7.5 Estudios de amplificación de onda 20-1:
7.6 Familias de acelerogramas 208
7.7 Espectros de diseño de los códigos sísmicos 210
7.7.1 Desarrollo histórico del espectro en los códigos sismicos 210
7.7.2 Forma del espectro del ATC-:1 211
7.7.3 Forma del espectro de las nuevas normas sísmicas colombianas 2 [{i

iii
7.7A Forma del espectro del Código de Ciudad de México de 1993 219
7.7.5 Forma del espectro del Uniform Building Code (UBC-94) 221
7.7.6 Forma del espectro del NEHRP-94 223
7.7.7 Forma del espectro del Eurocódigo-S 225
7.8 Comentarios sobre la selección de los
movímíentos sísmicos de diseño 228

SECCI@N - II - SISTEMAS DINAMICOS DE


VARIOS GRADOS DE LIBERTAD

ClI.j,Uulo S
11\TIlODUCCION Al.l ANALlSlS
1tl¡-tTI~IClAL DE ESTRUC'J.'lI1lAJ...~

8.1 Definiciones 232


8.1.1 Introducción 233
8.1.2 Algebra lineal 234
8.1.3 Operaciones con matrices 235
8.1.4 Propiedades y operaciones con vectores 238
8.2 Sistemas de coordenadas y su transformación 239
8.3 Matriz de rigidez de un elemento de pórtico plano 244
8A Principio de contragradiente 252
8.5 Matriz de rigidez de un elemento en coordenadas globales 253
8.6 Ensamblaje de la matriz de rigidez de la estructura 255
8.7 Apoyos de la estructura 258
8.8 Solución para fuerzas estáticas por el método de rigidez 260

Cl1l,itulo !-)
illVAl..llSlt9 J.1lilTillCLU AVil.LVZill~{'
1'" lELE¡~1El\.TOS PINITOS

9. ~ Introducción 273
9.2 Igualación de grados de libertad 273
9.3 Condensación de grados de libertad 278
9.4 Subesrructuración 281
9.5 Casos especiales 282
~1.5.1 Articulaciones y liberación de grados de libertad en los elementos. 282
9.5.2 Nudos rígidos ~86
9.5.3 Deformaciones por cortante 289
9.5A Efecto de la variación por temperatura 290
9.G Otros tipos de elemento 295
9.6.1 Definiciones 295
9.6.2 Elemento de cercha plana 297
9.6.3 Elemento de cercha espacial 298
9.6.-! Elemento de pórtico plano 299
~J.6.5 Elemento de parrilla 301
9.6.6 Elemento de pórtico espacial 302
9.7 Elementos finitos 304
~).7.1 Introducción 304
~l. 7.2 Procedimiento de análisis utilizando elementos finitos 305
-.:-------------------
9.7.3 Tipos de elementos 306
9.7.-l Formulación de la matriz de rigidez de] elemento 307
9.7.5 Ejemplo de análisis utilizando elementos finitos 312
9.7.6 Algunas observaciones sobre el uso de los elementos finitos :1] 7

C~ll)Uul()1 (J
ECU11ClflNES IIE Ef~UlLI11IU(lllnv111'UCflEN SISTEl'L~~ IIl~
l~tl='I(IS Gl=.rWOS DE LIIIEI=.TAD

10.1 Introducción 321


10.2 Vibración libre 321
10.3 Ecuaciones de equilibrio para excitación arbitraria 323
JOA Ecuaciones de equilibrio para excitación en la base 32·"¡'
1O.,) Ecuación de Lagrange 326

(;(fIJilulo 11
lIJl~ill""ZA(;ION',l1V1U.lIC.ll DE L-l ES'J'l='VCTIJB.il
11.1 Introducción 329
11.2 Masa distribuida y masa concentrada 329
11.2.1 Masa distribuida 330
11.2.2 Masa concentrada 333
11.3 Idealización de la rigidez 339
11.3.1 Diafragma rígido 3-W
11.3.l(a) Se genera la matriz de ruiidez de cada pórtico 34-l
11.3.1(b) Se hacen las vigas inextensibles debido al efecto
de diafragma rígido 345
1l.3.1(c) Se ajustan los grados de libertad verticales 346
11.3.l(d) Se condensan los grados de libertad ,
rotacionales de los nudos 347
11.3.l(e) Transformación de los grados de libertad del pórtico,
de un despiazarniento por piso a las tres qrudos de
libertad por piso de cada diafragma :H8
11.3.l(f) Ensamblaje de la matriz de rigidez de
toda la estructura 351
] 1.3.1 (g) Se determina la matriz de masa de
toda la estructura :3 SI
] 1.3.l(h) Ecuaciones de equilibrio dinámico de
toda la estructura :3 SI
] 1.3. 1(i) Obtención de las fuerzas en los elementos una
vez se conocen los desplazamientos de los grados
de libertad de los diafragmas 353
11.3.1U) Algunas observaciones acerca de la idealizacion
de diafragma rígido toda la estructura 35-l
11.3.2 Diafragma flexible 36-l
11.3.3 Diafragmas rígidos unidos por elementos flexibles 372
11.-l Sistemas sin diafragma 373
11.5 Excitación en varios apoyos 373
11.6 Acople estático y acople dinámico 380

/'
Inic(I estructuren lIjJlI( (n«. ,u .u..... " ._.~

Cnl,itulol2
SOLlJCION DE LA BESl·UESTA lJI1Vl1l'HCA PARA.
SISTE~JAS CON tr¡-UUOS GllAlJOS DE LIBEIITAD

12.1 Introducción 385


12.2 Solución modal para el caso no amortiguado 385
12.3 Ortogonalidad de los modos naturales 392
12.4 Desacoplaje de las ecuaciones de movimiento 394
12.5 Vibración libre con condiciones iniciales 396
12.6 Análisis me '::'dl con amortiguamiento 401
12.7 Solución integrando las ecuaciones de movimiento 404

Cl41,ituW 18
bmTOIJ(JS AT(;~mlUCOS EN EL ANALISIS l'IODAL
13.1 Introducción 405
13.2 Método directo 405
13.3 Metodo del barrido 406
13.4 Merodo de Iacobí 410
13.5 Método de iteración en un subespacio 419
13.6 Cociente de Rayleigh 420

Cnl,itulo 14
ANALISlS ¡JIOD..\L CRONOl-,OGl(;O
14.1 Introducción 423
1~.2 Vibración forzada armónica 424
14.3 Vibraciones transitorias 432
14.4 Excitación en la base 438
14.5 Análisis modal planar para excitación en la base 441
14.6 Análisis modal tridimensional para excitación en la base de sistemas con
diafragma rígido 450
14.7 Análisis modal para excitación en la base
de sistemas con diafragma flexible 469
14.8 Excitación en varios apoyos y sistemas sin. diafragma 490

Cnl,itulo 1 s
ANIU"ISIS .L"OIJJ.tL ESPECTlfAL
15.1 Introducción 505
15.2 Formulación del análisis modal espectral 505
15.3 Métodos de combinación de la respuesta modal 519
]5.3.1 Generalidades 519
15.3.2 Método de la raíz cuadrada de la suma de los cuadrados (RCSC) 519
15.3.3 Método de la combinación cuadrática completa (CCC) 528
15.3A Combinación de componentes horizontales 53]
15.4 Número de modos a emplear 547
15.5 El método de la fuerza horizontal equivalente 548

~-----------------------
~ . pi

11
-------"'=

A la pri,nera lectlu-a de
la Dinámica de Garcia

He aquí un libro que no sufre de los pecados de sus predecesores; un libro que
empieza en el principio y termina en el final sin trazar meandros entre los dos
extremos. No está escrito como un catálogo y tampoco pretende incluirlo todo. Significa
más bien un compromiso.

La dinámica es una ciencia madura. Entretanto, el diseño sísmico no es ni una


ciencia ni ha alcanzado su madurez. La aplicación de la dinámica a la ingeniería fue
forzada inicialmente por la necesidad de entender el comportamiento de las máquinas.
En este sentido, la dinámica aplicada contiene todo un arsenal de algoritmos creadores y
brillantes introspecciones aplicables a mecanismos bien definidos, excitados por
movímientos bien definidos, así mismo cuando no de carácter invariante. Ahora bien,
aplicrr la dínárnica a estructuras cuyas características de rigidez y resistencia no se
conocen plenamente y tampoco están excitadas por movimientos agudamente descritos
- antes o incluso después del evento sísmico - requiere una perspectiva diferente y muy
diferentes aptitudes. La tarea que se impuso el autor de preparar un texto referente a
las estructuras, es ante todo una de resistir la tentación de parafrasear los textos
consagrados, tales como aquellos escritos por Den Hartog y por .lacobseu-Ayre, antes de
acometer el asunto de las estructuras.

Decir que el autor de este libro, Luis E. García, ha alcanzado la proeza de


mantener el objetivo en las estructuras es un dictamen que requiere el concurso de
muchos lectores durante un período largo del tiempo. Pero es innegable que se las ha
ingeniado para trazar un camino recto. Y es a este respecto que el libro representa una
rara adición a la literatura sobre dinámica estructural. Quizás su descripción correcta
sea expresar que es el segundo texto que se mantiene fiel a las estructuras siendo el
primero el tomo escrito por Biggs y publicado hace más de tres décadas. Ahora, afirmar
que el alcance, la certeza y la cohesión del texto de García es remíníscente del clásico de
Biggs es un elogio a ambos tratados. En la misma vena, puede decirse que la "Dinámica
Estructural" de García es un digno compañero de la "Ingeniería Sísmica" de Sarria.
¿Quién hubiera pensado que Colombia abriría las más amplias "puertas a la percepción"
de la ingeniería sísmica?

El encaminamiento del texto no sorprende puesto que el autor García, a la


manera de Tiresias en el mito antiguo, ha experimentado íntimamente el mundo desde
dos puntos de vista diametralmente opuestos: el académico y el pragmático en su caso.
El suma años de ejemplar profesorado y posee la reputación de haber pisado la frontera
donde se desarrolla el diseño automatizado de estructuras; esto simultáneamente con
desempeñarse como socio principal de una muy productiva firma dedicada al diseño
estructural. El ha enseñado. El ha diseñado. El texto muestra las huellas típicas de las
dos experiencias. La erudición es inmaculada. Las explicaciones son completas;
comienzan en la ciencia y culminan en la ingeniería práctica. Es este un libro que
pertenece igu almente bien a la mesa de trabajo del estudiante y a la biblioteca del
profesional. Se puede aprender de él, así como utilizarlo como referencia fácil para
problemas de diseño, y para lograr una mejor compresión de las bases de los
procedimientos de análisis.

Quizás el logro fundamental del libro es su Capítulo 5 dedicado a los espectros


lineales de respuesta, aspecto esencial para entender los problemas del diseño, que el

1 El Profesor Sozen ha dejado saber que el título de este prólogo es un préstamo deliberado ek john Keats en
su poema titulado "On Iirst looking ihto Chapmans Horner".

l' i i
autor no considera íníra-dígrutarem explicar hasta en los detalles más simples. Su
paciencia y experticía con la materia tratada son admirables.

Se ha dicho que nada grande ha sido logrado sin entusiasmo. Este libro ha sido
escrito con entusiasmo. Ha sido escrito con base en la doble experiencia de la clase y de
la práctica. Debe perdurar.

METE A. SaZEN
Profesor de Ingeniería Civil
Purdue Uníversity
Lafayette, Indiana, USA
Enero de 1998

~-_._-----------------------
Prólogo
Estas notas sobre dinámica estructural, están enfocadas primordialmente al
análisis y diseño de estructuras, dentro del ámbito de ingeniería civil, y con el énfasis
principal en las solicitaciones sísmicas. Aunque los principios de la dinámica estructural
datan de mucho tiempo atrás, su aplicación a la ingeniería sísmica se remonta a solo
algunas décadas. El presente trabajo nace como unas notas de clase del curso de pregrado
del mismo nombre, el cual se dictó por primera vez en el segundo semestre de 1973 en la
Universidad de los Andes en Bogotá. A través de los años se han mantenido dentro del
contexto eminentemente práctico que ha tenido el curso. La intención es que sirva de libro
de texto para un curso de un semestre en el tema, aunque el material en algunos apartes
es más extenso de lo que se alcanza a cubrir durante las horas de clase.

El tema se ha dividido en dos grandes secciones: una correspondiente a sistemas


dinámicos elásticos e inelástícos de un grado de libertad (Capítulos 1 a 7) y la segunda
correspondiente a sistemas dinámicos de varios grados de libertad (Capítulos 8 a 17).

En la primera sección se inicia, Capítulo 1, con las Leyes de Newton y los


fundamentos de la rigidez, la masa y el amortiguamiento. El Capítulo 2 trata los sistemas
lineales de un grado de libertad para los casos de vibración libre, no amortiguada y
amortiguada, vibraciones forzadas armónicas, vibraciones transitorias y el tema de
excitación causada por movírníentos en la base del sistema, el cual se emplea
directamente en el estudio de estos sistemas ante excitaciones sísmicas. Por último se
discute el tema de la transferencia e intercambio de energía en la respuesta dinámica. El
Capítulo 3 se dedica a los métodos matemáticos y numéricos para obtener la respuesta
dinámica de sistemas lineales de un grado de libertad. El Capítulo ..J: consiste en una breve
introducción a la sismología y a la evaluación de la amenaza sísmica. El Capítulo 5 trata
los espectros elásticos de respuesta de los sismos. El Capítulo (j discute los sistemas
ineIásticos dinámicos de un grado de libertad. Por último el Capítulo 7 trata los
movírníentos sísmicos de diseño, sus características y los procedimientos para obtenerlos.

La segunda sección sobre sistemas de varios grados de libertad, se inicia con una
introducción al análisis matricial de estructuras (Capítulos 8 y 9) con un enfoque directo a
su empleo en la dinámica estructural, En el Capítulo 10 se plantean las ecuaciones de
equilibrio para sistemas dinámicos de varios grados de libertad. El Capítulo 11 trata la
idealización dinámica de la estructura, y los diferentes enfoques y conceptos que deben
tenerse en cuenta al idealizar dinámicamente las construcciones. En el Capítulo 12 se
plantea la solución de las ecuaciones dinámicas de equilibrio para el caso linealmente
elástico. El Capítulo 13 resume los métodos más empleados en la actualidad para la
obtención de los modos y frecuencia de vibración de las estructuras. El Capítulo 1..J: trata
el análisis cronológico de la respuesta dinámica de sistemas lineales de varios grados de
libertad y el Capítulo 15 la solución espectral de la respuesta de sistemas lineales de
varios grados de libertad.

Se ha escogido en la presentación el sistema internacional de medidas (SI), el cual


por ser un sistema consistente de unidades, es el más apropiado para el trabajo en
dinámica estructural, además de ser el sistema de uso obligatorio en las nuevas normas
sismo resistentes colombianas. Las referencias se indican por medio de [autor, año]
dentro del texto y el final en la Bibliografía se listan los diferentes trabajos empleados

ix
~_.,"--_.:"':"':~-..!..." --~--------------
como referencia en orden alfabético por apellido del autor, seguido por el año de
publicación.

Los ejemplos se desarrollaron empleando diferentes programas de computador,


pero en general están realizados utilizando hojas electrónicas de cálculo, principalmente
Excel" de Microsoft", el programa Mathlab" producido por The Math Works Ine. ©, el
programa CAL91, desarrollado por el profesor E. Wilson de la Universidad de California,
Berkeley. Además muchos de los ejemplos se realizaron empleando los programas
RESDIN, y ESPECTRO, desarrollados por el autor. El programa CAL91 se puede obtener a
través de NISEE (National Information Servíce for Earthquake Engineering - Davis Hall,
University of California, Berkeley). Los programas RESDlN y ESPECTRO se pueden obtener
en la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica (Carrera 20 N 8-1-1-1, Oficina 502,
Bogotá, Colombia - Teléfono 530-0826 - Fax 530-0827), o solicitar por emaiI a:
<aisrli"uniandes.edu.co>. Para estudiantes, previa presentación del carnet vigente, el
programa CAL91 puede obtenerse gracias a una generosa autorización de su creador -- el
profesor E. Wilsoo -- al costo de reproducción del material, en el Departamento de
Ingeniería Civil de la Universidad de los Andes en Bogotá (Carrera 1a N 18A-lO - Bloque \IV
- 2 Piso, Apartado Aéreo -1976 Bogotá, Colombia - Teléfonos 281-51-18 o 28-1-9911
Ext.2811 y 2812).

El autor agradece cualquier observación o comentario que pueda mejorar el


contenido o la presentación del presente trabajo. Estos comentarios pueden ser enviados
al siguiente emai1: -clugarciaauniandes.edu.co>, o al Departamento de Ingeniería Civil de
la Universidad de los Andes, Bogotá.

Luis E. García
Bogotá, Febrero de 19~)8

~-----------------------
x
Capitulo 1

Conceptos básicos de dinénnica

1.1 Introducción

La dinámica, dentro del contexto de la mecaruca, es el estudio de los cuerpos, o


conjuntos de partículas, en movimiento. La dinámica se divide en dos campos: la
cinemática, la cual estudia la geometría del movímiento, relacionando el
desplazamiento, la velocidad, la aceleración y el tiempo, sin hacer referencia a las
causas del movimiento: y la cinética, la cual estudia la relación entre las fuerzas que
actúan sobre un cuerpo, la masa del cuerpo y su movímiento, permitiendo predecir los
movtmíentos que causan las fuerzas, o determinar las fuerzas necesarias para producir
un movimiento dado.

Cuando un cuerpo se desplaza de una posición de equilibno estable, el cuerpo tiende a


volver a esta posición al verse afectado por la acción de fuerzas que tienden a
restaolecer la situación de equilibrio; este puede ser el car., de las fuerzas
gravitacionales en UT;. péndulo, o de las fuerzas elásticas impuestas por un resorte en el
caso de una masa apoyada en él. En general en el instante que el cuerpo vuelve a su
posición de equilibrio tiene alguna velocidad que lo lleva más allá de esa posición,
presentándose una oscilación alrededor del punto de equilibrio. Estas oscilaciones en el
campo de la mecánica se denominan vibraciones mecánicas.

Si el cuerpo se considera como una unidad y se desprecian las deformaciones relativas


entre sus diferentes partes se aplican los principios de la dinámica de cuerpos rígidos.
Cuando es apropiado tener en cuenta los desplazamientos relativos entre las diferentes
partes del cuerpo, se aplican los principios de la dinámica de cuerpos flexibles.

La dinámica estructural estudia las vibraciones de cuerpos flexibles, aunque en muchos


casos las deformaciones relativas entre algunas partes de la estructura son de un orden
de magnitud tan pequeño, que pueden aplicarse los principios de la dinámica de
cuerpos rígidos en algunas porciones de la estructura.

La dinámica estructural se ha desarrollado ampliamente a partir de la apancion del


computador digital. Sus fundamentos se remontan más de dos siglos y medio atrás,
pero puede decirse que el enfoque moderno proviene de las últimas cuatro décadas. No
sobra advertir que en la actualidad existen numerosos textos de dinámica estructural
que cubren con mayor profundidad muchos de los temas tratados aquí, algunos son las
referencias [Berg, 1989), [Biggs, 1964], [Boiton, 1994], [Clough y Penzien, 19931,
[Chopra, 1980], [Chopra, 1995], [Craig, 1981), [Fertis, 1995], [Humar, 1990], [Hurty y
Rubinstein, 1964], [Meirovitch, 19671, [Meirovitch, 1975], [Paz, 1991], iShabana, 19891,
[Thomson, 1972], y [Timoshenko, Young y Weaver, 1974J.
2 Leyes de Newton
El problema del movimiento y sus causas fue durante siglos uno de los temas centrales
de la filosofía. Solo hasta la época de Galileo y Newton fue posible, gracias a ellos, un
gran avance en su entendimiento. Isaac Newton (1642-1727), nacido en Inglaterra en el
mismo año de la muerte de Galileo, fue el arquitecto de lo que actualmente se conoce
con el nombre de mecánica clásica. Newton llevó a la madurez las ideas de Galileo y de
otros que le precedieron.

Las conclusiones a que llegó Newton sobre el tema están resumidas en sus tres leyes,
las cuales son el fundamento de la estática y de la dinámica, tanto de cuerpos rígidos
como de cuerpos flexibles:

1 a Ley de Newton: "Todo cuerpo permanece en su estado de reposo, o movimiento


uniforme rectilíneo, a menos que sea obligado a cambiar ese estado debido a la
aplicación de cualquier tipo de fuerzas."

Esta primera ley de Newton se conoce también con el nombre de Ley de Inercia. Los
marcos de referencia sobre los cuales se aplica son conocidos con el nombre de marcos
inerciales. Estos marcos de referencia están fijos con respecto a una estrella distante, o
se mueven a velocidad constante con respecto a ella. Es importante anotar también que
la 1 a ley de Newton es válida tanto para cuerpos sobre los cuales no actúa ninguna
fuerza, como para aquellos sobre los cuales actúan varias fuerzas cuya resultante es
nula.

2 a Ley de Newton: "La fuerza que actúa sobre un cuerpo y causa su movimiento, es igual
a la tasa de cambio del momentum del cuerpo. "

Dado que el momenturn Q, es igual a la masa del cuerpo por su velocidad, se puede
expresar matemáticamente como:

dx
Q=rnv=rn-=mX (1-1)
dt

donde:
Q momentum del cuerpo
rn masa del cuerpo
v velocidad del cuerpo
x desplazamiento del cuerpo o coordenada de localización del mismo

De acuerdo con la 2 a ley de Newton y baio el supuesto de que la masa del cuerpo
permanece constante, las fuerzas que actúan sobre el cuerpo son iguales a la tasa de
cambio del momentum:

dQ d dv dx ..
F=-=-(rnv)=rn-=rn-=rnx=rna (1-2)
dt dt dt dt

donde:
F resultante de las fuerzas que actúan sobre el cuerpo
a aceleración del cuerpo

Por lo tanto la 2 d ley de Newton puede expresarse también como: La resultante de las
fuerzas que actúan sobre un cuerpo es igual a la masa del cuerpo multiplicada por su
aceleración.

k-o- - - - - - - - - - 4
Es importante anotar que la 1<1 ley de Newton es un caso especial de la segunda ley, Ya
que si la aceleración es cero, entonces la resultante de las fuerzas también es igual a
cero. En este caso el cuerpo está en reposo, o se mueve a una velocidad constante. La
aceleración cero conduce a lo que llamamos estática, mientras que los casos de
aceleración diferente de cero nos lleva al campo de la dinámica.

Con posterioridad a Newton, D'Alernberr (1717-1783) sugirió que la ecuación (1-2) se


escribiera de una manera similar a la ecuación de equilibrio en estática (F = O), en la
forma que se conoce como principio de D'Alembert:

F-ma=O 0-3)

El principio de D'Alernbert hace evidente que la denominada fuerza inercial (ma) actúa
en la dirección opuesta a la dirección de la aceleración del cuerpo.

3<1 Ley de Newron: "A toda acción se opone siempre una reacción de igual magnitud; o
las acciones mutuas entre dos cuerpos son siempre iguales y opuestas. "

La 3<1 ley de Newton permite extender las dos leyes anteriores a cuerpos compuestos
por varios componentes o, cuando se fracciona un cuerpo en varias partes, a definir las
fuerzas que obran sobre éstas. Este procedimiento se conoce como cuerpo libre, donde
una fracción de un cuerpo se aísla de las otras partes y de esta manera se obtienen las
fuerzas sobre los componentes. En el punto de aislamiento del cuerpo libre se tiene una
fuerza de igual magnitud, pero opuesta en dirección, aplicada a cada una de las partes.

Las tres leyes de Newton son las bases sobre las cuales se desarrolla la dinámica de
cuerpos rígidos y la dinámica estructural y se aplican repetidamente durante el
desarrollo de la teoría de la dinámica estructural.

1.3 Grados de libertad I

El número de grados de libertad de -- -------


~--------::::.~~
un sistema, desde el punto de vista de
la dinámica, corresponde al número ~
Ii. ~
..:::-_==~-:- __
_~
7171m

mínimo de coordenadas necesarias (a) viga vibrando transversalmente

para definir la posición en el espacio


y en el tiempo de todas las partículas
de masa del sistema. Cuando se trata
de sistemas rígidos, en los cuales no
puede haber desplazamiento relativo
dx
entre las partículas de masa, las (b) tmsa ástribuida con infinito número de grados de libertad
propiedades de la masa se pueden
describir referidas a su centro de
masa. Esto conduce a lo que se
conoce como sistemas de masa
concentrada. Cuando la masa hace
parte de un elemento flexible tenemos ..
777T777
un sistema de masa distribuida y por (e) masa concentrada con número finito de grados de libertad

consiguiente se puede hablar de un


Figura 1-1 - Grados de libertad
número ínñníro de grados de libertad.

Para aclarar estos conceptos, por ejemplo en una' 'iga simplemente apoyada que está
vibrando transversalmente, como indica la Figura 1-1(a), la masa proviene de la masa
propia del material de la viga. Si se toma una longitud diferencial de la viga, Figura
l-l(b), esta longitud diferencial también tiene una masa diferencial. Para describir la
posición de cada uno de estos elementos diferenciales de masa se necesita un número

-
,,·"~-'2".-------------
iluí111icCl est ructurol aplicada al (lISí'l/u :"'''",''"

infinito de grados de libertad. Esto se resuelve por medio de una función matemática
continua. Este mismo caso se puede visualizar acumulando porciones de la masa en
algunos puntos escogidos y tratándolas allí como varias masas concentradas, tal como
se muestra en la Figura l-l(c).

La cantidad de lugares donde se concentre la masa va a depender de la precisión que se


requiera en la solución del problema y de otros factores que se harán evidentes más
adelante. Los sistemas de masa concentrada, en la medida que el número de puntos
donde ésta se concentre se haga mayor, tienden en el límite a convertirse en sistemas
contínuos,

1.4 Masa, peso y sistema de unidades

La masa, m, es una medida de la cantidad de materia. El peso, W, es una medida de la


fuerza necesaria para impartir una aceleración dada a una masa. En la tierra, al nivel del
mar, la aceleración que impone la gravedad del planeta se denomina g y tiene un valor
aproximado de 9.81 m/s- (= 9806.65 rnm/s-, por acuerdo internacional, para ser
exactos). Por lo tanto el peso W que tiene una masa ID en la tierra, al nivel del mar, es
igual al producto W =mg.

Se ha escogido en la presentación el sistema internacional de medidas (S1), el cual por


ser un sistema consistente de unidades, es el más apropiado para el trabajo en
dinámica. Los ingenieros por muchos años utilizaron el sistema métrico tradicional, o
sistema mks (metro-kilogramo-segundo), cuyas unidades son distancia, fuerza y ríempo.
En este úírirno sistema el kilogramo es una unidad de peso, correspondiente al peso de
m, litro de agua al nivel del mar, por esta razón es una unidad de fuerza que muchas
veces se denomina kilogramo-fuerza (kgf), La tonelada dentro de este sistema
corresponde también a una unidad de fuerza y tiene un valor de 1000 kgf. En el sistema
SI las unidades son distancia, masa y tiempo. Como unidad de distancia se utiliza el
metro (m), como unidad de masa el kilogramo (kg) y como unidad de tiempo el segundo
(s). Dentro de este sistema la unidad de fuerza es el Newton (N), definido como la
fuerza que impone una aceleración de 1 m/s? a una masa de 1 kg.

El sistema SI se estableció en la Decimoprimera Conferencia Mundial de Pesos y


Medidas, que tuvo lugar en Sevres, Francia, en 1960. El sistema está basado en siete
unidades básicas, que son para longitud el metro (m), para masa el kilogramo (kg), para
tiempo el segundo (s), para corriente eléctrica el amperio (A), para temperatura el kelvin
(K), para intensidad luminosa el candela (cd) y para cantidad de substancia el mol (mol).
Estas unidades tienen definiciones físicas. Por ejemplo el metro (m) es la longitud de la
trayectoria que viaja la luz en el vacío durante un intervalo de tiempo equivalente a
1/299 792 -158 de segundo; y el kilogramo (kg) es igual a la masa de un prototípo
internacional de iridio-platino, que conserva la Oficina Internacional de Pesos y Medidas
en Sevres, Francia. A continuación se presentan algunos conceptos básicos del sistema
SI y se dan algunas conversiones que serán útiles para aquellas personas que no estén
familiarizadas con él. Las unidades que se utilizan en el texto son las siguientes:

Unidades básicas:
distancia: el metro (m).
masa: el kilogramo (kg),
tiempo: el segundo (s).
Unidades suplementarías:
ángulo plano: el radian (rad)
Unidades derivadas:
frecuencia: el hertz (Hz) l Hz = 1 s 1
fuerza: el newron (N) l N == l kg· mis"
esfuerzo: el pascal (Pa) 1 Pa = 1 N/m 2


energía, trabajo joule (J) IJ=lNom

El sistema SI utiliza los siguientes prefijos: exa, E, (1018); peta, P, (1015); tera, T, (10 12 ) ;
giga, G, (10 9); mega, 1\1, (lOG); kilo, k, (10 3 ) ; mili, m, (10 3) ; micro, ¡J., (10 6 ) ; nano, n, (lO9);
pico, p, (lO 12); femto, f, (1015); Yatto, a, (10 18).

El sistema SI requiere que se diferencie claramente entre masa y peso, en lo cual se


distingue de los sistemas de unidades "gravítacionales". La masa de un cuerpo es
independiente de su localización. Puede estar en el ecuador o en el polo, sumergido en
agua, o en la Luna, y esto no afecta su masa pues la masa es la cantidad de materia que
posee el cuerpo. La unidad de masa es el kilogramo (kg), la cual es igual a la del
prototipo internacional (el cual tiene aproximadamente una masa igual a la de un
decímetro cúbico, o sea un litro, de agua al nivel del mar). La atracción gravitacional de
la tierra impone a un cuerpo en caída libre una aceleración g, cuyo valor varía
aproximadamente del orden 0.5 por ciento sobre la superficie de la tierra, pero que se le
ha dado un valor fijo estándar de 9.80() G')O m/s". Por lo tanto se requiere una fuerza
de 9.80G G:)U N para sostener una masa de 1 kg sobre la superficie de la tierra, esto se
conoce como el peso del cuerpo. Generalmente la masa de un cuerpo se obtiene
pesándolo, o sea comparando la atracción graviracional de la masa con la de otra
conocida por medio de una balanza; de ahí la confusión común entre masa y peso. En el
sistema métrico original se definió una unidad de fuerza equivalente a la que obtendría
una masa unitaria al ser acelerada un g. Esta unidad se conoce como el
kilogramo-fuerza (kgf) o kilopondio, y corresponde a 9.806 65 N. Análogamente, para
efectos de medir presión, o esfuerzo, en el sistema SI se utiliza el pascal (1 Pa = 1
N/m 2 ) , lo cual corresponde a valores relativamente pequeños, por esto se emplea el
megapascal (1 MPa = 10" Nzrn"), el cual corresponde a 10.197 kgf'/crn".

Con el fin de evitar confusión en el uso del sistema SI, existen las siguientes reglas
aceptadas internacionalmente respecto a la sintaxis que debe emplearse:

• Nunca se intercambian minúsculas y mayúsculas: mm y no 1v1M, o kg y no KG.


• Los símbolos no se alteran en el plural: kg, y no kgs,
• No se deja espacio entre el prefijo y el símbolo: ¡\IPa y no M Pa.
• No se agrega punto al final del símbolo, a menos que sea el punto final de una
oración.
• Los símbolos no son abreviaturas, por lo tanto: Pa y no Pase, m y no mts.
• En los productos de símbolos se utiliza un punto levantado: kN . m.
• En los cocientes se utiliza un solo simbolo de división, o pueden utilizarse potencias
negativas: kg/(m s), o kg m 10 SI, pero no kg/rn/s.
o o

• Puede utilizarse punto, o coma, para indicar los decimales. dependiendo de la'
costumbre local. Esto significa que ninguno de los dos se debe utilizar para separar
grupos de dígitos, para esto se utiliza un blanco. Eiemplo: g = 9.806 650 m/s",
• Para números menores que la unidad, no se omite el cero inicial: 0.123 y no .123.
• Debe haber siempre un espacio entre el número y las unidades: 12.3 rrr/s, excepto
cuando se trata de grados celsius: 12C.
• Las unidades cuyo nombre es el apellido de un científico, se emplean con
mayúscula: N, Pa, etc., pero cuando se refiere a ellas no se utiliza la mayúscula:
pascales, etc.

Nota: Para facilitar la solución de problemas de dinámica estructural, cuando se utiliza


el sistema internacional de unidades (5J), se recomiendan dos alternativas: (a) emplear
masas en I\Ig (rnegagramos = 1000 kg) Y rigideces en kN/m donde kN/m =
J 000 kg om/s- l/m = 1000 ' kg/s 2 , o sea que son totalmente equivalentes pues las
o

masas se van a multiplicar por aceleraciones en m/s- y las rigideces por m; o (b)
emplear masas en kg y rigideces en Nyrn, caso en el cual dado que 1 N = I kg mis", o

las cuales también son equivalentes.

7
._._-- ->--~", - -. . . .- - - - - - - - - - - - - -
s Rigidez
Todo cuerpo elástico que sea sometido a fuerzas externas, ya sean estáticas o
dinámicas, sufre una deformación. .1a,~e_define como la relación entre estas
fuerzas externas y las_deforn:Hl.J:iOllg::Lqu~ ellas inducen en el cuerpo, ÉICasomassimple
corresponde a un resorte helícoídal, como el que-semüéstra esquemáticamente en la
Figura 1-2(a).
P

,,--",,,_P

(a) (b)

Figura 1-2 - Relación fuerza-deplazamiento para un resorte

Cuando el resorte se estira debido a la aplicación de una fuerza P en uno de sus


extremos, estando el otro extremo adherido a un apoyo, las deformaciones son
resistidas por medio de un trabajo interno que está asociado con la magnitud de la
deformación del extremo libre. La relación entre la fuerza que resiste el resorte y la
deformación entre sus extremos tiene la forma mostrada en la Figura 1-2(b). En general
esta relación no es totalmente lineal, pero cuando las deformaciones son pequeñas se
puede idealizar como una linea recta.

La
---
rígidez.es;porlo
--- ,
-tanto, la relación entre las ,.fuerz.as
)----
los -
y- desplazamientos
- - '
y
usualmente se._d_e.:gomina.pQr, medio de la letra k. Matemáticamente se expresa por
medio de la siguiente relación: ,.'

k=P (1--1:)
u

El mismo concepto se puede extender a cuerpos elásticos que tienen otras formas. Es el
caso, por ejemplo, mostrado en la Figura 1-3, en la cual se aplica una fuerza en la punta
de una viga en voladizo, lo cual causa en su extremo libre un desplazamiento, u, en la
dirección de la fuerza.

Figura 1-3 - Relación fuerza-deplazamiento para un voladizo

Utilizando los principios de la resistencia de materiales es posible demostrar que para


el voladizo presentado en la Figura 1-3, la deflexíón u, está dada por:

PL3
u='--
3EI

donde L es la luz de la viga, E es el módulo de elasticidad del material de la viga, e 1 es


el momento de inercia de la sección de la viga. En este caso la rigidez k, está dada por:
k = P = 3EI
U L3

k-o- - - - - - - - - - - - - - 8

---~-,-------
La rigidez puede también definirse como la fuerza que debe aplicarse al sistema para
obtener una deformación unitaria en la misma dirección y sentido de la carga.

.-\ continuación se presentan varios casos comunes de rigidez para diferentes sistemas:

Tabla 1-1- Rigidez de algunos sistemas elásticos

Resortes en serie: 1
k=
1 1
-+-
k¡ k2 k¡ k 2

Resortes en paralelo:

k=k¡+k 2

k2

Barra sometida a fuerza axial: AE


k=-
~ 1--.. L
i--L---j
"
Barra sometida a torsión:

k= JG
@ ¿G} L '.

Barra en voladizo:

k = 3EI
t=L~ e
-,~"._,~" _....-~, ..
~,-~ "
.. ,--
Barra simplemente apoyada, fuerza transversal en
el centro de la luz: :;111, .
,

~ ¡ ~
K
L
3

l· L ·1
-
Barra empotrada-empotrada, fuerza transversal en
el centro de la luz:
k =!?2EI
. L3
F
1-
~ L "1
~
Barra empotrada-simplemenie apoyada, fuerza
transversal en el centro de la luz:
k = 768E!
FU::¿j -~
7L3
l· ,,;
L -1
"
Barra simplemente apoyada, fuerza transversal en
el cualquier punto:
k = 3EII~
a 2b2
~\\
a

l;=-
1 L ·1
.6 Trabajo y energía
El trabajo realizado por una fuerza al recorrer una distancia, Figura 1-4(a), está dado
por la siguiente expresión:

L
w= fFdl=FL (l-S)
o

Dibujando un gráfico, como el mostrado en la Figura 1-4(b), en el cual se presenta el


valor de la fuerza P, contra la distancia recorrida L, es evidente a partir de la ecuación
(I-S), que el trabajo realizado por la fuerza es igual al área bajo la curva que describe el
valor de la fuerza, con respecto a su variación con la distancia recorrida, en este caso
una línea recta horizontal,

F~
I
p

L u
(a) (b)

Figura 1-4 - Trabajo realizado por una fuerza

En el caso de una fuerza que se aplica en el extremo de un resorte, el valor de la fuerza


es cero cuando se inicia el desplazamiento, y al final su valor es igual al producto ku.
F
P t----,

".--0)_0
inicio

(a)
,.-"""'Q)_P

x
fin

(b)
---
x u

Figura 1-5 - Trabajo realizado por una fuerza que deforma un resorte

En este caso, que se muestra en la Figura loS, el área bajo la curva corresponde al
trabajo realizado por la fuerza, el cual es equivalente a la energía de deformación
acumulada en el resorte.

x x
w= fPdu= fkudu= -ku 2
[1]X =-kx
1 2
(1-6)
o o 2 o 2

La energía de deformación, o energía potencial, acumulada en un resorte que es


mantenido en un estado de deformación por una fuerza, es igual a:

1 2
E p =-kx (1-7)
2

donde x es la deformación relativa entre los extremos del resorte.

k--------- 10
Cuando una masa m se encuentra en movimiento, la energía cinética que lleva la masa
es:

1 2
E C =-rnv (1-8)
2

donde v es la velocidad de la masa. En todo sistema conservativo la energía total es


invariante, por esta razón la suma de la energía cinética y la energía potencial es igual a
una constante:

(1-9)

y la derivada contra el tiempo de la energía es:

(1-10)

1.7 Amortiguamiento
1.7.1 Generalidades

En general en todo cuerpo en movimiento, este último tiende a disminuir con el tiempo.
La razón de esta disminución está asociada con una. perdida de la energía presente en el
sistema. Esta pérdida de energía es producida por fuerzas de amortiguamiento o de
fricción que obran sobre el sistema. La energía, ya sea cinética o potencial, se
transforma en otras formas de energía tales como calor o ruido. Estos mecanismos de
transformación de energía son complejos y no están totalmente entendidos, aún hoy en
día. No obstante, existen varias formas de describir estos fenómenos que en alguna
medida se ajustan a la observación. A continuación se presentan algunas de las formas
más utilizadas para describir los fenómenos de amortiguamiento.

1.7.2 Amortiguamiento viscoso

Un cuerpo que se encuentra en movimiento dentro de un fluido tiende a perder energía


cinética debido a que la viscosidad del fluido se opone al movímíenro. Esta pérdida de
energía cinética está directamente asociada con la velocidad de] movimiento. La
descripción matemática del fenómeno de amortiguamiento viscoso es la siguiente:

(1-11)

donde:
Fa fuerza producida por el amortiguador
e constante del amortiguador
x velocidad relativa entre los dos extremos del amortiguador

En general se representa por medio del diagrama de la Figura 1-6(a), el cual recuerda los
amortiguadores utilizados en los automóviles, los cuales son amortiguadores viscosos
pues producen un efecto de amortiguamiento al forzar el paso de un fluido viscoso a
través de unos orificios en el émbolo de un pistón de acción doble.

11
.'I.(Uluca eSl,rUCI.lU(U U1J(I'LU-UU ~-. _

(a) (b)

Figura 1-6 - Relación fuerza-velocidad para un amortiguador viscoso

El amortiguamiento víscoso se presta para una descripción matemática simple, lo cual


permite resolver las ecuaciones diferenciales de movimiento de un sistema dinámico sin
mayor problema. Por esta razón se utiliza aún en casos en los cuales la descripción
matemática no corresponde exactamente al fenómeno físico.

'.7.3 Amortiguamiento de Coulomb

Este amortiguamiento corresponde al fenómeno físico de fricción entre superficies


secas. La fuerza de fricción es igual al producto de la fuerza normal a la superficie N, y
el coeficiente de fricción, /.l.

Se supone que el amortiguamiento de


Coulomb es independiente de la velocidad
del movimíento, una vez éste se inicia.
Siempre se opone al movimiento, por lo
tanto tiene el signo contrario al de la J.LN
velocidad.
Figura 1-7 - Amortiguamiento de Coulomb
Matemáticamente se puede expresar por
medio de la ecuación (1-12):

(I -1

donde:
Fa fuerza producida por el amortiguamiento
11 coeficiente de fricción dinámica (adimensional)
N fuerza normal a la superficie de fricción

Su tratamiento matemático no puede realizarse por medio de funciones continuas,


debido a que depende del signo de la velocidad, lo que introduce complejidad a la
solución.

1.7.4 Amortiguamiento histeréttco

La histéresis es un fenómeno por medio del cual dos, o más, propiedades físicas se
relacionan de una manera que depende de la historia de su comportamiento previo. Este
tipo de amortiguamiento se presenta cuando un elemento estructural es sometido a
inversiones en el sentido de la carga aplicada cuando el material del elemento se
encuentra en el rango inelástico o no lineal. El hecho de que la curva de carga tenga una
trayectoria diferente a la curva de descarga conduce a que no toda la energía de
deformación acumulada en el elemento se convierta en energía cinética en el ciclo de
descarga. Dependiendo del tipo de material la forma tanto de la curva de carga como la
de descarga varia. A modo íh.stratívo, en la Figura 1-8 se muestra el comportamiento,
en términos de fuerza-deformación, de un elemento estructural construido con un

~---------------------
12
material inelastíco durante unos ciclos de carga y descarga, incluyendo reversión del
sentido de las fuerzas aplicadas,

En la figura se ha marcado la fuerza de F


fluencia Fy , a partir de la cual hay deformación
sin que se presente un aumento en la fuerza.
Una vez se invierte el movimiento, se inicia el
ciclo de descarga, y el material reacciona de
una manera diferente a cuando fue cargado,
hasta cuando llega a la fluencia en el lado
opuesto, -F y • u

La acumulación de energía de deformación


corresponde al área bajo la curva de carga,
Figura 1-9(a). Cuando el sistema descarga la -~=----+-- -F;,
energía que el sistema transfiere para
convertirse en energía cinética corresponde al Figura 1-8 - Curva fuerza-deformación
área bajo la curva de descarga, Fígura 1-9(b). para un material inelástico
La diferencia entre las dos áreas corresponde
a energía disipada por el sistema y que se
convierte en calor, ruido u otros tipos de energía, Figura 1-9(c).

Ft
Fy-r------==-......,

I u u
(a) ciclo de carga (b) ciclo de descarga (c) energía disipada

Figura 1-9 - Disipación de energía en un sistema inelástico

Aunque en algunos casos el comportamiento histerético de los elementos estructurales


puede describirse por medio de modelos relativamente simples como modelo
elasto-plástico, en la gran. mayoría de los casos hay necesidad de recurrir a modelos
matemáticos más complejos. En el Capítulo ti se hace una descripción detallada de
estos fenómenos para diferentes materiales estructurales.

1.8 Tipos de excitación dinámica


Toda estructura se ve afectada numerosas veces durante su vida por efectos dinámicos
que van desde magnitudes despreciables, hasta efectos que pueden poner en peligro su
estabilidad. Dentro de los tipos de excitación dinámica que pueden afectar una
estructura, o un elemento estructural, se cuenta (véase la Figura 1-10) entre otros:

Causada por equipos mecánicos - Dentro de este grupo están los efectos causados por
maquinarias y equipos que tengan componentes que roten o se desplacen
periódicamente.

Causada por impacto - El hecho de que una masa sufra una colisión con otra, induce
una fuerza impulsiva aplicada sobre las dos masas, la cual induce vibraciones.

Causada por explosiones - Una explosión produce ondas de presión en el aire, o


movímienros del terreno. -\mbos efectos afectan estructuras localizadas cerca
del lugar de la explosión.

18
Causada por el viento - La intensidad de las presiones que ejercen el viento sobre las
estructuras varía en el tiempo. Esto induce efectos vibratorios sobre ellas.

Causada por olas - En las estructuras hidráulicas las olas inducen efectos dinámicos
correspondientes a las variaciones del empuje hidráulico sobre ellas.

Causada por sismos - El efecto sobre las estructuras de los movímíentos del terreno
producidos por la ocurrencia de un sismo conduce a vibraciones importantes de
la estructura.

fuerza

equipos
mecánicos
~Í\
. ~V~-,
I

impacto
[1_ tiempo

explosiones

viento

t---------t-'--------------t--------------t

P
.~~~'-'" ""'
'?"::~
.....•......•...•.•..•..•..••.....•...

olas Í\ tiempo
VV~

aceleración

sismos ~ •. .AhA .H Uempo


r '~VV 'V "V'

Figura 1-10 - Tipos d~ excitación dinámica

14
s
Capitulo 2

Sisie"UUj dinán.icos de
un grado ele libertad

2.1 Vibración libre no amortiguada


En la Figura 2-l(a) se muestra un sistema elástico de un grado de libertad compuesto
por una masa m, la cual puede deslizar sin fricción sobre una superficie horizontal y
cuya posición se describe por medio de la coordenada x, y por un resorte-que conecta la
masa con un apoyo inmóvil,

_mX

ID kx_

(a) (b)

Figura 2-1 - Sistema elástico de un grado de Iibf'!rtad

Bajo el supuesto de que la fuerza ejercida para deformar el resorte, ya sea en tensión o
en compresión, es proporcional a la deformación y siendo k la Oí),; ante de
proporcionalidad, o rigidez, podernos determinar la fuerza que ejerce el resorte por
medio de:

(2-1)

donde:
Fr fuerza ejercida por el resorte (N)
k rigidez del resorte (N/m)
x desplazamiento relativo entre los dos extremos del resorte (m)

La fuerza inercial que se tiene en la masa m debido a la aceleración a, está dada, según
la segunda ley de Newron, por:

F¡ =-mx (2·2)

donde:
F¡ fuerza inercial que obra sobre la masa (N)
m masa (kg)
x aceleración de la masa (m/5 2 )

lB
inámica estructural ajJunlUlI ((( u ..,,, •• ~ " . __.. _

Esta fuerza inercial obra en la dirección contraria a la dirección de la aceleración.


Aplicando el procedimiento de "cuerpo Libre" en la masa, Figura 2-l(b), se obtienen las
dos fuerzas que obran sobre la masa, correspondientes a la fuerza ejercida por el
resorte y la fuerza inercial. Por lo tanto, aplicando el principio de D'Alernbert:

Fr - F¡ = k x + m x = O (2-3)

Así se obtiene la siguiente ecuaClOn de equilibrio, correspondiente a una ecuación


diferencial lineal homogénea de segundo orden:

m x s-k x e ü (2-4)

Dividiendo por m y llamando cJ- la constante klm, se obtiene:

(2-5)

y la solución de esta ecuación diferencial (2-5) es:

x(t) = Asen(rot)+ B cos(rot) (2-6)

donde A Y B dependen de lascondiciones iniciales que indujeron el movtmíentoPor lo


tanto, si se define x, como el desplazamiento que tenía la masa en el momento t=O y Vo
como su velocidad también en el tiempo t=O, se obtiene:

Xo = Asen(roO)+Bcos(roO)=B (2-7)

Ahora derivando la ecuación (2-6):

x = Arocos(rot) - B rosen(rot) (2-8)

que al tiempo t=O es igual a:

Vo = Arocos(mO)-Broscn(roQ) = Aro (2-9)

y entonces
A=~ (2-10)
ro

Por lo tanto la solución de la ecuación (2-5) se convierte en:

x(t) = ( ~ )sen(rot) + X o cos(rot) (2-11)

donde:
Vo velocidad de la masa en el instante t=O (m/s)
x, desplazamiento de la masa en el instante t=O (m)
ro frecuencia natural del sistema (rad/s)

El haber introducido un desplazamiento y una velocidad iniciales a la masa hace que


ésta oscile con un movimiento periódico: a partir del momento (1=0) en que se
introdujeron estas condiciones iniciales. En la Figura 2-2 se presenta el gráfico del
desplazamiento de la masa con respecto al tiempo, correspondiente a la solución de la
ecuación (2-11).

~-~----~-- i6
h
x
. -...
- ' - ..:..

penodo T
Figura 2-2 - Desplazamiento de la masa en .el tiempo ante
b:~;~i~;~.:.c;:.!.;.;.¡.-.i¡~~;iF,lt
~':> ro-o: "'.~J
.. .-
. ", "'''',.,-.,~~_
condiciones iniciales de desplazamiento y velocidad

Puede verse que se trata de un movimiento periódico. Esta periodicidad hace que el
valor de x sea el mismo cada (21t1ro) segundos. Por lo tanto, es posible definir los
siguientes términos:

ro = ¡g; = frecuencia natural del sistema en radianes por segundo (rad/s)

f =-ro = frecuencia natural del sistema en ciclos por segundo o Hertz (Hz ó L/s)
21t

2It
T =- =-1 = período natural del sistema en segundos (s)
ro f

Estas relaciones se han enmarcado para resaltar su importancia.


============================================
Eiemplo 2-1

UItCiL CCiLjCiL qlH' tiene IH'LCiL f'l'LCiLSCiL 1Itr. 1000 kg es soltCiLlltCiL lItesllte 1 metro lite CiLLtluu soine eL centro lite
LCiL LllZ lite I1HCiL VigCiL sif'npLef'lte/tte CiLYJ0I:1UlltCiL. de m(A,sa ~tcspreciabLe. La VigCiL tievLe IU'La L,u L de
10 ID 1:1 SIl, secciólt tielte 0.20 m de CiL/tdw p(lr 0.50 m de CiLLto_ Estri constrtÜdCiL de IU'L I'ltCiLteriCiLL
(HijO f'ltódlÚO de eLasiicidallt E es 25 000 MPa. Elt La Fig/UCiL 2-3 se mlH'strCiL eL sistel1tCiL.

masa 1000 kg - -

0.2 m
-t-t
m
sección
O•S m

10m

.Figura 2-3 - Viga sobre la cual se deja caer una masa

SILIJOIticltdo (,j1H' LCiL CUjCiL (,jlted(A. toLuLI1te/tLe udlwrid(A, U Lu vigCiL a pwtir deL flwlnel1Jo deL
CCillt(A,clo LfticiaL detlf' en('()l1trarse I1HU dcscriYJCión deL l'ltovimiel'Lto OSCiLlA-torio ql1t' se genera.

17
~- .; __ ._,._.'c_.... ,--·",,,,,,,~· _
rílnicH est r!IClUnll <lJllIllHl" u . . . . ,,~ •• ~ __ ,_,

L14 vvuixil1tU cüjlexiém. vertiml ¡/lIte tiene L14 vig14 I:J l14sJw'Yl14S vnrixÜ1tlA's tljlte se iVLdli'(~ft ev¡, L14
vig14.

EL rrimfr f'l14S0 elt L14 soLI·tción consiste eltjormltLrítr el I1wdeLo de 1m sistem14 de H,vl- grÓl.do de
líl'iertcu;t íjlte tWS remtit14 descritlir el I1wvü'ltieJtto osciL14torio Cj'~.e se geltem. Es evidev¡,te íjlte
IUt14 vez L14 C14jrít se w;ULÍere rít Lrít vigrít se tiene IUt síste mrít dil1út1tico elt el (I1.rítL LiA. 11t14Srít r¡roviev\,('
solamente de tiA. C14j14 drítdo CjH.e l14 vigrít tiene VltiA.SiA. deswecirítble. L14 rigidez del sistem14 es L14
rigic;{,ez de L14 vigrít. Como LiA. mj14 me verucaünenre L14s dcjtexiovl-es de L14 vig14 serúvl-
trcutsversrítLes a Sil lli2. p¡.:Hrít obtener lrít rigidez se etebe deLermiVLrítr L14 dEflexiém de l14 vigrít elt eL
ceutro de L14 LHZ (sitio etd imr1f,1,cto) rl14m ,uta carga ,utitaria colometiA. aLLí. taL COl11.O se
1'ltltCstm en Lrít FiglH14 2-4.

Figura 2-4 - Deflexión de la viga ante una carga unitaria

UtiLiZlA.Itdo Clt14Lqlüem ete Los tnétoetos cLúsicos de resistettcirít de materiaLes ¡·mm mLc,üar
dejlexiOltes en vigas (úrea momento. vigrít col1:Íllga(,1.rít. etc.) es yJosibLe obtener (véase La seccíón
1.5) la siglüeVLte eXf'lresiólt yJam la dEflexiólt CI1, el centro de Lrít L/lZ de la viga:

pe
0=-
48EI

dOltdc
L LHZ de La vigrít = 10 m
E l1wd,tLo cte eLasticid14d del mrítlerirítL de lrít vigrít = 25000.MPa
I VlWl1telttO de inercirít de liA. sección de liA. viga = 0.53 . 0.2/12 = 0.002 ()83 m 1

Dado íjltC P =k () . entonces

k = P = P 48 El = 48 El
o PU L3
I:J /'lar Lo tanto

k = 48·25000· 0.002083/10 = 2.S MPa'


3 ID
6
= 2.5 '10 Nlm

[a l'ltaS14 ID [-'te lct mja es 1000 kg. r10r lo tanto lrítJrec'teltü{~. 11,14tltml del sistema (viga + mjrít).
elt mdiaites rJor seglutdo. se obtíene de:

6 2
ro= {k = 2.5.10 N/m = 2.5.103 kg·m·s- 1m =50 rctd/s
V;¡ 1000 kg kg

slljreCltelt(Íct en ciclos por segl-tlteto

f = roI21t = SO/21t = 7.96 Hz --


lj SIl, f'leriodo elt segl1.netos

T = l/f = 117.96 = 0.126 s


~-- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
...
18
b [ •
Cavi, tJase CI1 ío wtt.erior. se rJl1.ede p~aVl-tear ~a ecnaciólt d.ífere¡·u:ia~ de eqlúLíbrío segt'ut la
eW.a(ÍóVl- (2-4-). en la Cltal se ~"a tOlnlA.ÚO COVVLO niveL úe reJerevu:ia (x=O). et niveL al C/HA.L se
el.lLCOvLtraría LIA. vigu con Lu caja coLocaliLa lelttaVlteltte. o sea aL l'tÍveL liLe La liLeJLexíón estútica oe'
de Luviga evt eL centro liLe S11. L,1Z (oe = WIk = rnglk):

mx+kx=O

o ividieJtliLo por m :

La soLnciém. de uCIi.Crdo con Lu emaciém (2-11). es:

x(t) = ( :; )sen(cot) + X o cos(cot)

Alwra. eli. f'i f1UH11.f'-I1.W deL ÍfnrJlA.uo úe La caja con LIA. vigu. eL cl1.aL se dCJÍlte conto t=O. eL
desrJLazalniento de Lu VHIA.Sa es cero. por Lo tanto Xo=O.

Para OtJtcfter LIA. veLociúlA.d qlv~ tievlf La VltaSU, eJt eL 11WI1tfltW deL impacto se debe obte/ter La
vefoci(;{.llÍ.d qttf Lielte La caju riesfJl1·rs rie I"utl('r ({A.íIAG. 1m Inetrn. La energí(;j, cÍltéticcl (mv2/ 2) ¡;jltf
tiene Lu cuja en eL num1eltlo del lmplA.ClO es uJlüA.L lA. La ellergf",¡, rJotevtciaL qli.C líe/te av"tes de
soLtarLa (wh). Por Lo tWtto:

mv2/2 = wh Ij dado qlle rn = w/g. sc.ohtíene v2 = 2gh.

v2 = 2gh = 2 . 9.8 . 1 = 19.6 m 2/s2

Lu vcLoddad de La caja el1. eL V11CHnenlO deL Íln!',acto es. entonces.

v =4.43 mis

Por lo taltlo V o es 4.43 mis Ij La rieJkxiém CI1 el cel11ro de /IJ. LIE en CltlA.Lqlúer instr;uHe úesyntés
rieL ilnr,acto se fJllede o!'ltener de:

x(t) = (vJro) sen(cot) + x, cos(rot) =(4.43/50) sen(50t) + (O) cos(50t) =: 0.0886 sen(50t)

0.10
0.08
..---...
-, /b", I -~
0.06
/ I

0.04
/ \ / \
I i\ i I \
x(t) 0.02
1/ ,\ I I \ --
0.00

;~
! \ I
(m) -0.02
-0.04 ¡
\
\
I
I /
/
\
-0.06
-0.08
i \.. :/
"-'f
,\... _ ./ -l
-0.10
0.00 0.05 0.10 0:15 0.20 0.25

tiempo t (s)

Figura 2-5 - Deflexión de la viga en el centro de la luz


~{¡l1UC(J eSITU("((U «' "pi" Innl U' .

La f'l'táxünu cieflexLól'L ciLnávvüca 0We tiene Lu viga eVL SIl, centro de La LHz se ,presel1ta evi, d
il1stul'Lte Cltul'LCÍO 50t = rrJ2, o sea CI{,w1cio t = rrJ100 = 0.0314 s. lJ esta citjLexióvL tiene IH'L valor de
0.0886 ID, igltaL u La uvnpLitltci de LujlH1Ción SÜ11150iciaL.

LG1, máximujlterza ü'Lt'rciu[ lijlte impCH'Le el VlwvilnLento (/\, LCA viga es iglÜAJ a Lajlterzu estáUcu
Gjlte ILUI'lrfu l'Lecesiciuci de colocar /"lrMa ohtener LIA l'l'LisH'La oLeflexiól'L de 0.0886 ro, o se«.

0.0886 k = 0.0886' 2.5' 106 = 221500 N

A esta vl1Lsmü Jlterzu se J1aecie LLegur cuLwJw'LoLo Lü l'l'Láximu üceLerüció~'L Id Vl11üüYlLicál1oLoLa


por Lu Vl'Lüsü. Lü emudóv\' de La aceLerüciól'L se ouuene derivando dos veces COI'Ltrü el tiempo La
eCltució\'L cid aesYJLcuamie~tto Gj/U' se obtuvo (/\'1'Lterioff'J'LCf'Lte. La cltüL se presenta ae rtltevo (/\,
cm'Lti~'L1 t(/\,dÓi'l:

x(t) =0.0886 sentcot)


aerLVÜi'LoLo IU'LÜ vez se ohtíerte [ü eC/tadól'L de LuveLoda(/\,d:

x(t) =0.0886 ro cosúot)

x(t) = -0.0886 (f)2 sen(rot) = -221.5 sen(rot)

Lu Vl'Láxiina üceLerüdól'L se r1reSel'Lta C/ttimao 50t =rr/2. o sea Cltünclo t =rr/l00 = 0.0314 s. o sea
Clt(/\'i'1d.O el despLcuamiel'LLo t(/\,m~)Lél'L es máxLvno. 11 tiene ai1 vaíor de -221.5 mls2 . Por Lo t(/\,l'Lto Lü
máxLm(/\,jaerzü üterciuL correspol'Lae ü:

F¡ =-m x = -1000, -221.5 = 221500 N


Opte es el mismo valor oL! te~üdo unte rioff'J'Lel'Lte.

vaLe L(/\, pei'LÜ (esaLt(/\,r Lvl eltCrVlte aifert:ftCirA lijltf se ()LJtev~drí~l. si [CA. mja se c.o!üu,,,- sin dejarLu
caer. caso en el clt(/\,L La cargü SO~'lYe Lu vLgu sería 1000 kg x 9.8 mls2 = 9800 N 11 La máxLVl'L(/\,
atjLexiÓi'L verticaL Gjlte tel'LoLrfu Lu vigü serfu oe = PIk = 9800/2.5 . 106 = 0.004 ro = 4 mm. Debe
üavertirse qlte Lüs oLeJLexim'Lt's o~lte~'Littas correSpm'Laef'L It~ticamef'Lte ü Lu YItMte DiLl'LáVltlca. !j (;jIte
La vLga tiene IU'L(/\' agLexLÓi'L e'trÁlLca. COi'L 1m valor Lg/taL a 4 mm. o seu Gjlte Las osciLacimtes
oLil'Lávl'LLc.as SOi'L aeJLexLmtes reLatwas COVi, respecto a esta atjLexLÓf'L estática.

2.2 Vibración libre amortiquada
Los movimientos oscilatorios tienden a disminuir con el tiempo hasta desaparecer. Esto
se debe al amortiguamiento que se presenta, el cual hace que parte de la energía se
disipe. Las causas de este amortiguamiento están asociadas con diferentes fenómenos
dentro de los cuales se puede contar la fricción de la masa sobre la superficie de apoyo,
el efecto del aire que rodea la masa, el cual tiende a impedir que ocurra el movírníenro,
la no linealidad del material del resorte, entre otros.

Existen numerosas maneras de describir matemáticamente el efecto de fricción. Dentro


de estos modelos, uno de los más utilizados es el que se conoce como
amortiguamiento viscoso (véase la Sección 1.7). E~ el amortiguamiento viscoso la
l . : - - - - . - - - - - - -20- - - - - - - - - - - - - -
- ~_.L
fuerza de amortiguamiento es directamenteproporcional a la velocidad relativa entre
los-e:~r~ill-os-del ~lmortlguaaor, lo cual sé puede descriºiJ;:_p_or!lH~di9j;ie.lasiguiente
ecuación:

(2 -12)

donde:
Fa fuerza producida por el amortiguador (N)
e constante del amortiguador (N· s/rn)
X velocidad relativa entre los dos extremos del amortiguador (mis)

En la Figura 2-6 se muestra un sistema lineal amortiguado de un grado de libertad. El


grado de libertad está descrito por la ordenada x, la cual indica la posición de la masa
m. A esta masa, colocada sobre una superficie sin fricción, están conectados un resorte
con constante de rigidez k y un amortiguador cuya constante es c.

-mX°

kx-
ID

cx-

(a) (b)

Figura 2-6 - Sistema tlneel amortiguado de un grado de libertad

De la aplicación del procedimiento de cuerpo libre sobre la masa, se obtienen las tres
fuerzas que obran sobre ella, correspondientes a la fuerza del resorte F" descrita por la
ecuación (2-1); la fuerza inercial producida por la aceleración de la masa, dada por la
ecuación (2-2) y por la fuerza ejercida por el amortiguador dada en la ecuación ('2-12).

Utilizando el principio de D'Alembert puede plantearse la siguiente eruación:

(2-13)

y al reemplazar las definiciones de las diferentes fuerzas:

kx-t-cx>- (-mi) = O (2 -14)

lo cual conduce a la siguiente ecuación diferencial lineal homogénea de segundo orden:

mx t-cx-t kx e Il (2 -15)

La ecuación característica de la ecuación anterior es:

(2-16)

cuyas raíces son:

A= -C+~C2
- -4mk
(2-17)
2m
o sea
-c+Jc 2 -4mk
A1 = - - - - - - (2-17a)
2m

21
~Dillánlica eszruceur«r ({Pll~UUu <.. ".~_. _

"'"
.",

y
_C_~C2 -4mk
A2 = - - - - - - (2-17b)
2m

Por lo tanto la solución de la ecuación diferencial de equilibrio del sistema (2-1 S), es:

(2 -18)

donde:
A constante que depende de las condiciones iniciales del movimiento
B constante que depende de las condiciones iniciales del movimiento
e base de los logaritmos neperianos .

Existen tres casos de solución para la ecuación anterior dependiendo del valor del
radical de la ecuación (2-17), los cuales se presentan a continuación.

2.2.1 Amortiguamiento critico


Cuando el radical de la ecuación (2-17) es igual a cero la cantidad de amortiguamiento
e, se denomina amortiguamiento crítico y se define como Ce Y se obtiene así:

C~ -4mk= O (2-19)

por lo tanto

Ce = 2-Jmk = 2.Jmk(m I m) = 2moo (2-20)

Definiendo é. como el coeficiente de amortiguamiento crítico, igual al cociente ele¿


entonces:

c=2~moo (2-21)

que al ser reemplazado en las ecuaciones (2-17a) y (2-17b) se obtiene:

Al =[-~+ ~~2 -1 Joo (2-22)

A2=[-~-J~2-1Joo (2-23)

Ahora, los tres casos de interés se han convertido en ~ = 1, ~ > 1 y ~ < 1, que se
denominan amortiguamiento igual, mayor y menor del crítico, respectivamente.

Para el caso de amortiguamiento igual al crítico (~= 1):

(2-24)

Debido a la doble raíz la solución para el movimiento x, es del tipo:

(2-25)

~------
Reemplazando las condiciones iniciales se obtiene:

22
(2-26)

donde x, Y V o son el desplazamiento y la velocidad iniciales respecttvamente.

X..,
i

------------=~~""""""---->- t
Figura 2-7 - Respuesta de un sistema con amortiguamiento igual al crítico

Este es un movimiento aperiódico pues no hay oscilación, como puede verse en la


Figura c¿-7. Este es el caso en el cual el sistema regresa de la manera más rápida a su
condición de reposo.

2.2.2 Amortiguamiento mayor que el critico

En este caso ~ > 1. Tomando los valores de 11.1 y 11.2 de las ecuaciones (2-22) y (2-23) e
,... introduciéndolos en la ecuación (2-18),

(2-18)

se obtiene:
x(t) = e-~cot[ A e ~~2-lcot + B e _~~2_l cot] (2-27)

A Y B son constantes arbitrarias que dependen de las condiciones iniciales. En este caso
el movímíenro también es aperiódico como en el caso de amortiguarníento critico, con leí
diferencia que el movimiento decrece más lentamente que cuando se tiene
amortiguamiento igual al crítico, .

2.2.3 Amortiguamiento menor que el critico

Corresponde a la posibilidad de mayor interés por cuanto se presenta vibración. La gran


mayoría de aplicaciones prácticas en vibraciones están regidas por este caso debido al
hecho de que la gran mayoría de los sistemas estructurales tiene valores de
amortiguamiento bajos. En este caso ~_..'S._!:_ Tomando los valores de 11.1 y A2 de las
ecuaciones (2-22) y (2-23) puede verse que la parte interna de los radicales es negativa,
por lo tanto la solución es imaginaria:

(2-28)

Aplicando la transformación de Euler, la cual se expresa como:

e iy = cos(y)+isen(y) (2-29a)

e -iy = cos(y) - i sen(y) (2-29b)


I.JIIUlIIU\, \.t: '-,~,H. . . . "' ...... ,~. ~ __

se obtiene una forma no imaginaria de la ecuación (2-28):

(2-30)

Al resolver las constantes e y D para las condiciones iniciales de desplazamiento inicial


Xo,y velocidad inicial vo , se obtiene:

(2-31)

donde COa se conoce como la frecuencia amortiguada y está definida por:

(2-32)

El movimiento disminuye de amplitud exponencialmente como se muestra en la Figura


2-8. La porción oscilatoria tiene un período un poco mayor que el que tendría un
sistema no amortiguado con la misma rigidez y masa:

T = 21t = 21t (2-33)


a roa Jl- ~2 ro
x

Xo

-f------+----I-------\----I---~--.~~t

Figura 2-8 - Respuesta de un sistema con amortiguamiento menor del crítico

Ejemplo 2-2

UtiLlZCJtVLcto los dlíttos ctel Ejeml'llo 2-1, e~t el Cltlítl se ctejó caer IUtlil. Clil.jeA. COV11UteA. mlil.slít cte 1000
kg sobre ItVLeA. vigeA.1j UptE' el sistemlít CO~1jIUttO ttene IHtlítjrecl,te¡teieA. It¡;ültml cte 50 rad/s. se cteseeA.
enrontrar leA. ~n(;ixúltlít lítnt~litltct cteL v¡lOvif'nie~tto ctlítcto (~HR el sistemlít eA.hom tíeVlR It~t
lítI11Ortigltlil.mie¡tto e cte 5000 N • slm.

EL coejtcteate cte eA.f'lwrtiglteA.mieltto crítico, ~, se obtie¡te cte:

e 5000
~=--= =0.05=5%
2mro 2·1000,50

Dlil.uto qlH' el co\ficie¡tte cte tJLf11.ortiglleA.f11.ÍeVl,to crítico c.'> I1tCVWI' ql{e llil. luüalil.u1. el 111OVÚ1ÜCVltO
estú aescrilO por:

ll--- - - ~ - - - - - - 24
~----
L.
AL rcel1wLazar Los vaLores ay¡roynados, tol·nuvLus ud ejel1ty¡Lo ).-1, se ov,UeI1e:

U;¿-'/;):,; ".i

F;){:(H<n~\ ur: 0;;::::,,<

roa = Jl- ~2 ro = Jl- (0.05)2 50 = 49.94 rad/s


0.10 - , - - - - - - - - , - - - - - - - - - - , - - - - - - , - - - - - - - , - - - - - - - - - ,
0.08 t----~-~-+----------t
0,06 r---;'--------Cl~-----T--~-_r~-o;;T""--_¡_----.:.--,-_j
,
0,04 +---cr----~--,--
x(t) 0.02 +-F-----++----r-------u----+------'li~___1--------I
O.00 -f--+--+--+---+---+-~..___._--+----+___1-r--+_;+----+---+----+--+~-+---+-t--+---+-----;!
(m)
-0.02 t--------+---\\;----t------¡'I----+-----"'~----_fF1
-0,04 t--------+------'\~--t---.H----+-.----~ "",,=--,-~~

-0,06 +-------+-----v''''-::----"1c/-cf-------+-------f'<-
-0.08 +-------+-----~---"1c/-
_0,10.L--------"------'---------L.-------'---
0.00 0,05 0.10 0.15 0.20 0.25
t (s)

Figura 2-9 - Deflexión de la viga en el centro de la luz

EL In6tximo vl1ovimieltto ocnrre rara sen(ro"t) = 1. o sea rara ro"t = rrJ2


t= rrJ(2ro,,) =0.0315 s. La Ul11rLitl1.u en este i/1stcmtc es:

_ -2.5'0.a31S[ _
x-e _ 1] _ U.~243· 4.43 - O082 m
4.43 o - - .

49.94 49.94

F¡ =0.082 k =205 000 N


EstajI1.cI'Za es mClwr CjI1.C Lu I/jltC se Otlt/1VO eH eL Fjcl1ly¡Ln 2-1 sü'\. ctI1wrtigl1cu1ÜeJ1to. En Ju
Fígltra 2-9 se ml1.cstra tu resrJt1k'sta ae Lu vigu el'\. eL CUSO u/1wrtigltudo L) 0 1'10
á 1w rtign a d o (Ejf'f11rJLo 7.-1),
l


2.2.4 Decremento logarítmico

Existen diferentes métodos para obtener el coeficiente de amortiguamiento crítico, S. SI


se conocen las amplitudes de los picos de oscilaciones sucesivas, xn , Xn+1< Xn+2, ... , tal
como se muestra en la Figura 2-10, es posible ver que el intervalo de tiempo entre picos
sucesivos es el período amortiguado Ta .
liílllicu estructural ajJIICU(UI (Ir ({.:,ellll .7"."",,_

Tomando el cociente entre la amplitud de dos picos sucesivos XJX¡+l Y por medio de la
ecuación (2-31), es posible obtener:

-~Ol(t·-t. ¡)
Xi
--=e .. + =e"~01fa (2-]-l)
Xi+l

El logaritmo natural de este cociente se conoce con el nombre de decremento


logarítmico:

(2-35)

a partir del cual es posible calcular ~:

(2-36)

Figura 2-10 - Cálculo del decremento logarítmico

El valor del decremento logarítmico para valores pequeños de b se convierte en:

(2-37)

Por lo tanto, disponiendo de un registro de las oscilaciones es posible entonces


determinar el coeficiente de amortiguamiento crítico con facilidad. Cuando el
movimiento decrece muy poco, debido a que el amortiguamiento es pequeño, el valor
del decremento logarítmico puede obtenerse comparando las amplitudes localizadas n
ciclos aparte por medio de:

1
b=-ln -'-(X.) (2-38)
n Xi+o

L-
...- - - - - - - - - - - -26- - - - - - - - - - - - -
_ _ _ _di • lIIl
------------_.-----

Ejemplo 2-3

EL 11wvLvvLÍevLtCl CVL vLbmdéll1 LLbre áe IU1 sLstel1tu áecredó áe Juta am¡r¡LLtliá áe 0.155 ID a 0.006
ID aL cMJO ác 22 cíctos. Se áescu saber wúL es eí corjiúcnte áe af1Wrügl1W1ÜelttcJ críüco áe1
sLsLema. S.

Lu soL/telón es:

(0.~:78)
1 (0.155)
b = -In
2~
- - = 0.1478 Y
0.006 s= -;====== 0.0235 = 2.35%
1+(0.~:78r

2.3 Vibraciones forzadas armónicas
En la Figura 2 -11 se presenta un sistema de un grado de libertad a cuya masa se le
aplica una fuerza que varía en el tiempo con una periodicidad constante. Esta fuerza
periódica puede describirse por medio de Fosen(Qt), de la cual podemos decir que su
máximo valor es F o Y que tiene una frecuencia de Q rad/s. Del cuerpo libre es posible
plantear la siguiente ecuación de equilibrio:

mx + ex + kx = Fosen(Qt) (2-39)

_mx

ex
(al (hJ

Figura 2-11 - Sistema de un grado de libertad sometido a excitación armónica

La solución de esta ecuación diferencial no homogénea de segundo orden se divide en


dos partes: una solución homogénea y una solución particular. La soluciónhomogénea
corresponde a la respuesta ante las condiciones iniciales, la cualse rige por la ecuación
(2-1~) Y dependiendo del valor del coeficiente del amortiguamiento crítico tiene las
diferentes soluciones planteadas anteriormente. La solución particular depende de la
fuerza externa que se le impone al sistema. Es importante anotar que la parte de la
respuesta correspondiente a la solución homogénea desaparece pasado algún tiempo
pues el amortiguamiento la diminuye; por lo tanto, sólo la solución particular es de
interés cuando ha transcurrido algún tiempo después de iniciado el movimiento.

Puede suponerse que la solución particular tiene la siguiente forma:

x = Xsen(Qt - <1» (2-40)

donde:
X es la amplitud del movimiento (m)
<1> es el desfase de la respuesta con respecto ¿: Iél excitación (rad)

9-
_1

En la Figura '2~1::¡)se muestra la amplificación dinámi~~_en ~'unci~n del coc~en~e en:re la:"
frecuencias, (Q/ro). Es importante anotar que la arnpliñcación esta dada en función del

29
:CIJillálllica est rllC(llr(l1 (I[>ucuczu Ul "''''''·HU .'-......_"
.-----------"'----------------------

Al derivar contra el tiempo la ecuación (2-40) se llega a:

x = XQcos(Qt- <ji) (2-41)

y derivando nuevamente:

x=_XQ2 sen(Qt-<jI) (2-42)

Reemplazando (2-40), (2-41) Y (2-42) en (2-39), y pasando todos los términos al lado
derecho de la ecuación, se obtiene:

Fosen(Qt) + mXQ2 sen(Qt - <1» - cXQcos(Qt - <ji) - kXsen(Qt - <1» =O (2-43)

Para describir el movimiento puede utilizarse un sistema cartesiano en el cual alrededor


de su origen rotan unos vectores correspondientes a cada uno de los términos de la
ecuación (2-43). El eje de las abcisas corresponde a la línea de referencia sobre la cual se
mide el ángulo Qt. La ecuación de equilibrio (2-43) se representa por medio de la
proyección de sus términos sobre el eje vertical. Los vectores correspondientes a cada
uno de los términos de la ecuación rotan con respecto al origen, y su posición se
describe por medio del ángulo apropiado. En la Figura 2-12 se presenta de esta manera
la ecuación (2-43).

XcQ

Figura 2-12 - Respuesta a la excitación armónica como vectores que rotan

El conjunto de vectores que rotan está en equilibrio, pues su suma vectorial conduce
nuevamente al inicio del primer vector. Al sumar los vectores correspondientes a {k X} y
{XmQ2} se obtiene la representación mostrada en la Figura 2-13.

xcn
eje de referencia

Figura 2-13 - Respuesta a la excitación armónica como vectores que rotan

Allí es posible, utilizando el teorema de Pitágoras, encontrar:

(2-44)

de donde podemos calcular la magnitud de X

(2-45)

~----- ,
---- .
28
~.
,
y el ángulo de desfase ~ con respecto a la excitación:

eQ
tau<!l=--- (2-46)
k_mQ2

Realizando las transformaciones apropiadas, las ecuaciones anteriores se convierten en:

(;) (2-45a)

[I-(~rr +H~)J
2~(~)
tan = ó 2 (2-46a)
1-(~)
La ecuación (2-45) describe un fenómeno clásico de resonancia. Cuando el coeficiente de
amortiguamiento crítico ;, es igual a cero y la relación entre frecuencias (Q/ro), es igual a
la unidad, el denominador de la ecuación (2-45) es cero y por lo tanto la amplificación
se convierte en infinito.
3.0,------,-----rr-.,.-..,.,------r----,------¡-----,
\-----t- 1; = 0.0
2.5 +--------j---H-~""'k_----'H---+----__t----_+_---__J
U-------t-1; = 0.1

2.0 +-------j---IJ'-I---+-+---\t---+--------j---- - - -l .
\-\\---t-1; =0.2
Fo /k 1.5 +------!---/>~--__+_--+\\_-+___,,____~:_+----+_

0.5 +--------j--------="""i-=-=""-=----?"l--;;:~"""'-_+---

0.0·c¡:·----1------4-----+----4----i-------j
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.(J
QjO)

Figura 2-14 - Amplificación dinámica

El hecho de que el amorríguamíento no sea cero indica que este denominador es


diferente de cero y por lo tanto la amplificación, aunque de magnitud importante, tiene
un valor finito. Es posible demostrar que el máximo valor de X se obtiene cuando:

(2-47)
..... ~"" "
,
En la Figura 2-14)se muestra la amplificación dinámica en función del cociente entre las
frecuencias, (Q/ro). Es importante anotar que la amplificación está dada en función del

29
~1D;.1JIlIUIHIlU Il:·~"·.u""",u,."" "~r'-,- -
;;.."
.. desplazamiento estático del sistema (F.,Ik), el cual corresponde a la deflexión que
1,.
tendría el sistema si la fuerza F, se aplica muy lentamente.

En algunos casos es conveniente expresar la ecuación (2-40) como una suma de un seno
y un coseno, en vez de un seno más un ángulo de desfase. Definiendo ~ = Q/ro y
utilizando sen(a - y) =sella cosy - cosa seny, obtenemos:

(2-48)
y
Fo
x(t)= k
2 [(1-132)sen(Qt)-21;13cos(Qt)] (2-49)
[1-/32] + [21;/3]2

Ejemplo 2-4

UV\, taltCjlte ete l/l.glta con It,ftl/l. sección área = 1 m 2


I10 rizoIttl/l.L etc 1 ID 2 etc árca está
colocarte eit Ll/l. plll.ltc ';Itperior ete luta
h
COLIHitlta ttdJ/ül/l.r ete 8 ID ete aLtiva
cltlja secció.: tiOte IUt cHárnetro d =
0.25 ID con 1~.ltl/l. rJured t = 0.01 ID ae
espesor Ij COltstnüal/l. de /Ut rnateril/l.L
COV\, 1m fiWdltLO de e Lus ticidaet E =
200000 MPa.

EVI. Ll/l. rJwte iviferior eteL tWtCjlie ILl/l.1j


8m
0.25m
no
D
0001 m

Ime-{. bmi1vlu (,1(' (.\.gl~.a Wtf ejerce liVl.a seccion de la columna


Jlterzl/l. horizol1.taL l/l.Yf1w!'LÍm ete Fo =
100 N con lutl/l.jrecltevLcLl/l. Q = 5 rad/s.
EL tlll.ltCj/{.(' Vl/l.(ÍO ÍI'LCLtiljcltdo Ll/l.
coL/u1tltl/l.. tievLf IUtU rnl/l.Sl/l. de 500 kg.
EL l/l.vJtOrtiglil/l.I1Úeltto ctcL sistenll/l. es ~ Figura 2-15 - Tanque de agua

=2% de t crítico.
Elt Ll/l. Fígltxu 2-15 se rnlteSUu corno está etiSpl1.eStO el sistenua. Se desea Sl/l.lJCr Ll/l. aLluyu deL
ugltiA. cieL tl/l.ltCj/1.e rJl/l.YU Ll/l. CltiA.L se preseJll,t.aVl. Las Incixilnl/l.sjlterziA.S horizoVl.tl/l.Les illal1.cietl/l.S r10r LiA.
bornlll/l.1j el VJtOl1tefltojLector (¡111.e proetlM:nl estasJ'terzlíLS en Ll/l. lIase ete La coLIUnltl/l..

EL sisterna p/1.ede ideaLizarse corno lUla coLlunltiA. ea voLctetizo COI'L IUliA. Inl/l.sa ell La purte
saperior. AL upLimr Ima Jlterza horizol'LtaL P el'L La piA.rte s¡tperior ete La coLt.trnVl.a es posibLe
obtener por cltl/l.LCj/üer rnét.odo de resistenci« de li1.ateril/l.Les (véiA.sf La Secciólt 1.5) La sigl1.Íel'Lt.e
reLacLóVl.:
P= k S = 3EI 8
L3

80
_-1-.
E = 200 000 MPa
1= 1t t d
3/S = n- 0.01 . (0.25)3/ = 6.14 . 10-5 m"
8
L=Sm

entonces

k = 3'200000'6.14.10-5/8 3 = 72 000 N/m

La ntL1SL1 corresrlO/tae L1 LIA, mL1SL1 deL t.UltqIH? U LL1 coL/tf'ltVLL1, mús LL1 deL L1g/1Ü U¡I1.e cont.e/tgL1
eL t.Wtu¡ /1,e

2
m = mtan+col + magua = 500+ h- 1 m ,1000 kg / m:' = 500+ 1000h (kg)

LL1jreutcnci(A, ItL1w,mL deL sistentL1 es:

{k I 72000
rad/seg
ro = V-;;; = ~ 500+1000h
Ui Inúxi¡'1114 jl1.e/7.l1 I wrizcllttuL se y¡rodltcC' cl1.wtdo se ticlte LL1 múxintL1 w1tpLitI1.&t () scu
cl1,wldo sc preselt1.l1L rcsOltL1ltciL1. Esto OrJ1rrc' c/t,L1ltdo eL cociente fJjro es igl1.L1L L1:

Q = ~l- 2V = ~1- 2(0.02)2 = 0.9996 == 1.0


ro

72000
ro = =Q =5 rad / seg
500+1000h

2-500
h= 72000/5 =2.38 m
1000

C/1wtdo eL ug/tU til'/'lC' /HtL1 L1LUuu ig/~,14L 14 2.3~ m se preseltt14 L14 múxiln14 Lv0Llí.t'ltciu 'de Lu
Vi~JmCiém CUl15Uíi14 por Lu tJo/'ÜJ14 í,tl' L1gt~,L1, LL1 múx¿mn, 14mpLit/~,d de L14 defiexiált lLOriZ0I1tuL
se obtie/'Lt' por nteaio {¡Le Lu eCl1,uciólL (2-45):

(~ ) ( 100 )
l72000

[l-(~rr +s(~)r
LL1 múxim,L1jI1.erZU es por Lo tWtto,

P = k X = 72 000 . 0.035 = 2520 N

U et InúxÍlno ''lWI1telttO en Lu b14se de LL1 COLl1./'lUtU es

M = P L = 2520 . 8 = 20 160 N . m

i
.".'----~-, .........- - - - - - - - - - - - - - - - - -
:31
Dinámica estructural aplicada a/ (/Isellu '')'''''''nv

2.4 Vibraciones transitorias


La determinación de la respuesta de un sistema de un grado de libertad que se ve
afectado por una excitación que no es ni periódica ni armónica presenta un grado de
complejidad mayor. No obstante, el planteamiento matemático de su solución es
relativamente sencillo. En muchos casos prácticos donde se tienen excitaciones que no
se prestan a una descripción matemática hay necesidad de recurrir a métodos
numéricos para obtener la solución. Desde la aparición del computador la alternativa de
utilizar soluciones por medio de métodos numéricos ha cobrado mayor popularidad y
puede afirmarse que aún en muchos casos para los cuales existe solución trascendental,
se recurre al computador. A continuación se presentan los fundamentos matemáticos
del problema, y posteriormente en el Capítulo 3, la solución por medio de métodos
numéricos.

2.4.1 Respuesta a un impulso

Un impulso es una fuerza de gran


magnitud que actúa durante un tiempo
fuerza t
muy corto.

El efecto del impulso está definido por F


dos parámetros, el valor de la fuerza y su
duración. En la Figura 2-16 se muestra un
impulso cuya fuerza tiene una magnitud
F y que obra por un instante de tiempo At. tiempo, t

~t
La magnitud del impulso F está definida
por: Figura 2-16 -Impulso

t+t.t

F = fFdt (2-50)
t

Utilizando la segunda ley de Newton, ecuación (1-2), la cual se puede expresar corno:

dv
F=ma=m- (2- 51)
dt

Aceptando que la derivada de la velocidad es expresable corno un diferencial se


obtendría:

Av
F=m (2-52)
At

y al reordenar:

F .M=mAv (2-53)

por lo tanto la magnitud del impulso F = FM, es equivalente a la masa multiplicada por
U;} cambio en velocidad, m Av.

Al aplicar lo anterior a un sistema elástico de un grado de libertad imponiendo un


impulso a la masa del sistema, o sea una fuerza de magnitud definida por en intervalo

~------...;.---
de tiempo muy corto, se le está produciendo un cambio de velocidad Llv, que es
equivalente a:

Llv = F M (2-54)
m

Por lo tanto, el sistema sufre un cambio de velocidad pero no de desplazamiento. Esto


es totalmente equivalente a imponer una condición inicial de velocidad vo , mientras que
la condición inicial de desplazamiento Xo, es nula. La condición inicial de velocidad es:

F
v=-
o m (2 - 55)

Entonces para un sistema no amortiguado en vibración libre con condiciones iniciales,


ecuación (2-11), la respuesta al impulso para cualquier tiempo t después de su
aplicación es:

'1 [ F
x(t)= ( ;; )sen(rot)= mro Fen~rot)
V 1 ( (2-56)

y análogamente para el sistema amortiguado, ecuación (2-31), se obtiene:

(2-57)

que al incluir la definición de ro" se convierte en:

58)

Es evidente que esta ecuacion adolece de la claridad que requiere la definición de


impulso: "Es una fuerza de gran magnitud que actúa durante UD tiempo muy corto".

Desde el punto de vista de ingeniería "gran" y "corto" no pasan de ser apreciaciones


imperfectas sobre un fenómeno. Lo anterior se aclara en el numeral siguiente, donde
esta definición se utiliza para plantear una integración clásica.

Basta recordar que el término F = FM provino de expresar como diferencias las


derivadas de la 2 a Ley de Newton y que por lo tanto al expresarla nuevamente en
términos diferenciales F = F dt, Y para un impulso aplicado en cualquier tiempo r las
ecuaciones (2-56) y (2-58) se pueden expresar diferencíalmente como:

. F('t) {
dx = --sen ro(t - 't) d't
} (2-59)

~
mro

¡
y para el caso con amortiguamiento:
!
I

e-~0l(t-'t){sen[~1_~2 ro(t-'t)]}d't
I dx e
mro~
F('t) (2-60)
. jJillallllca eSI Hll(((llll ..1'.. " ..... '" .....

2.4.2 Excitación arbitraria

Cuando un sistema como el mostrado en la Figura 2-17 se somete a una excitación


arbitraria expresada en términos de fuerza, como la indicada en la Figura 2-18, es
posible dividirla en una serie de impulsos que se aplican en el tiempo 't y que tienen una
duración dt.

F
F(t}
o

d1: t
1:

Figura 2-17 - Sistema lineal amortiguado Figura 2-18 - Excitación Arbitraria

Al integrar el efecto de cada uno de estos impulsos diferenciales variando r; se obtiene


para el caso sin amortiguamiento:

t l'
fo
x(t) = di = -f
meo o
F('t)sen{ro(t- 't)}d't (2-61)

y para el caso con amortiguamiento: ,

(2-62)

Estas integrales se conocen como integrales de convolución o de Duhamel, y


corresponden a la solución particular del sistema. Si hay condiciones iniciales hay
necesidad de adícíonarles la solución homogénea, ecuaciones (2-11) Y (2-31)
respectivamente,

Ejemplo 2-5

Uv\, SlStt'I1tl/l. ae IUt gmao ae LLbertC/ta siv¡,


l/l.VVWrÜUIIW'lÜenlo 1;=0. es sometido l/l. Ll/l.
jlterzC/t VltOstmal/l. en Ll/l. Fig/tm 2-19. covwcLdC/t
con eL ItOVl"tLlre aeJlutCiéHt escl/l.Lón.

Debe encontrarse Ll/l. res¡m,estC/t eVI,


aeSpLlil.Zl/l.VlÜeJtlO rJl/l.m c/tGlLCj/üer tleVl1po t.
Figura 2-19 - Ejemplo 2-4
Excitación con una función escalón
UtLLiZl/l.ltao Ll/l. eCI1-l/l.cLóv¡, (2-61) se obuene.

• t P t
x(t) =-J.-f F('t)sen{ro(t- 't)}d't =
mro o
_0 f sen{ID(t- 't)}d't
mIDo

p 0 [ .!.COS{ID(t- 't)} ]' = -º-(l-


=_ p cosrot)
meo ro o k

84
--~._---_. __ .- ---- -- ---

[Ii, Lu Fignm 2-20 se I1tl1-estm eL gráfico de Lu resYJI1-estu. Los f1táxil1wS valores de La resYJI1-estu se
otJtieVLeVL CltGUi,GLO cos(rot) es ig/taL a -1.0. Lo CIt.uL ocurre pum valores GLe rot = 1t, 31t, 57t, ...... , etc.
FL vuíor fltW<i'·lt(J DjH.e tiene La resYJltesta es:

2.0
1.8
1/ 'J 1/ "\
1.6 I f\ / 1\
1.4 1/ 1\ 1/ \
1.2
Po 1.0 / 1\ /
k 0.8
/ \ ./ 1
1
I I I I
,
0.6
/1 iI ! i\ / 1 I
I
0.4
0.2
/ i I I I
0.0
/1 I I 1\../
o 1t 21t 31t
rot
Figura 2-20 - Ejemplo 2-5 - Respuesta a la función escalón

2.5 Excitación en la. base


El caso en el cual la excitación del sistema proviene de un movimiento en su base es
muy importante en la dinámica estructural, pues la excitación sísmíca este tipo
de respuesta del sistema. En la Figura 2-21 se presenta la idealización de un sistema
dinámico de un grado de libertad para este caso.

La ordenada x, describe el movirníento de la base de la estru: ,;<'nada x


corresponde a la posición de la masa. Los otros parámetros son los mismos de los
sistemas estudiados anteriormente.

amor#guador

elemento
estrucusrst

(a)

Figura 2-21 - Sistema sometido a excitación en su base

Al hacer cuerpo libre de la masa del sistema puede verse que la fuerza inercial,
ecuación (2-2), está dada por:

F¡ =-mx (2-G3)

L
La fuerza en el resorte, o elemento estructural, está descrita por la constante del resorte
multiplicada por el desplazamiento relativo entre sus extremos, ecuación (2 -1):

(2-64)

De igual manera la fuerza ejercida por el amortiguador, ecuación (2-12), se determina


por medio de la constante del amortiguador multiplicada por la velocidad relativa entre
sus extremos:

(2-65)

Al aplicar el principio de D'Alembert se obtiene:

(2-66)

Lo cual conduce a la siguiente ecuación diferencial de equilibrio:

(2-67)

Si se define la variable u para describir el desplazamiento relativo entre la masa y la


base de apoyo del sistema, entonces:

(2-68)

que al derivarla contra el tiempo conduce a:

(2-69)

y al derivarla nuevamente:
" .,
"

u= x-x o y (2-70)
1
!
1
Reemplazando (2-6P», ('2-69) y (2-70) en la ecuación (2-67) se obtiene la siguiente ¡
ecuación:

mu-s cú-e ku « -mxo (2-71)


r
La cual indica que un sistema al que se le introduce movímiento en su base es
equivalente a un sistema con su base fija al cual se le aplica una fuerza igual a la masa
del sistema multiplicada por el negativo de la aceleración del terreno. Utilizando la
ecuación (2-62) se obtiene la siguiente solución para la respuesta del sistema:

(2-72)

Ejemplo 2-6

UVI, sistevl1lít de Itl1 grlítdo de lil-wrtlítd COl1lítmortigH,lítVltiel1to 1;: como I:'l mo:.tmGÍo en llít Figlulít
2-22, es sometirto lít IHtlít lítcelemcióvl, en SIl, blítse tlítl corno se maestm en lu FigIWA, 2-23(í~). Llít
Cltlítl correspoVLde lít lu SltVlllít (,1e dos JIUtCiOlteS eSClítLÓVL COVltO ml1,eslm llít Figlulít 2-23(l-I), Llít
lítcelemciélll del terreno :lo, es 0.20g Ij el tiemr}o t, de C{,IH'ucióft de lu lítceLemdém es de 10 s.

3f)
,
! Debe eVlcmtlmrse ~u resYJltestu e~t ténninos de des/'l~CílZwniento YJum w,u~qlúer tievn/'lo t. /'lum
sistelnu con IUt /'leríot'to T, t'te 2 s l:1 1m coeJiciente t'te íHltortig/twniento crítico~, de 5%.
IHt

I! o o
t --1--X
iI o ta t
(a)

301---------
t
-30'-- _
(b)

Figura 2-22 - Ejemplo 2-6 - Sistema Figura 2-23 - Ejemplo 2-6


sometido a excitación en su base Aceleración en la base

utiLizultdo ~iIL e(/.üAÚÓ~t (2-72) se olltievle YJum O~ t < t,.:

Por medio t'te Lu sig/üente soLltción de L¡;l integmL:

ay
fe ay
sen(\3y)dy =
e
2 2 [asen(\3y) - í3 cos(\3y)]
a +\3

AL reuLizur Lus ütteWilLLes corres/'l0ltdiCltU's se LLegr~ YJum t z t,., u:

:37
~., lJitUl/lllCa eSIJ"U("HUHI "JJ"~l"'" «, « ... " .. " ".".
,--"

Pam 11,v\, sistema COVL 11,11. perroeto T. etc 2 s U I1YL cotJieievLte ete a¡1tortigljwnie~tto crítico ~. etc
5%, con ¡uta aeeLemciÓlt eteL terreno ao. etc O.20g U 11,11. tiCfltpO t, ete et¡uació¡t etc La aecLcm.cióvl.
etc 10 s. se obtiene La respl1.esta f1tostmeta en La FLglua 2-24.

0.2

0.1
I

u(t)
I
0.0
(ro)
-0.1

-0.2

-0.3

-004
o 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20
t (s)

Figura 2-24 - Respuesta



2.6 La energía en la respuesta dinámica
En la Sección 1.6 8e discutió el trabajo asociado con la deformación de un elemento
estructural elástico, representado por medio de un resorte, y la energía de deformación
que se tiene, mientras el elemento se mantenga deformado, ecuación (l-7). Así mísrno,
se presentó la energía cinética asociada con una masa que esté desplazándose
dinámicamente con una velocidad, ecuación (l-8). Por tratarse de un sistema
conservativo, el cual no recibe ni disipa energía, ésta última se mantiene constante.

Energía Cinética Energía Potencial


!

I
, -

Figura 2-25 - Energía durante la vibración libre

88
_J
En la Figura 2-25 se muestran los estados de energía de un sistema dinámico, no
amortiguado, durante dos ciclos de vibración inducida por el desplazamiento inicial
forzado de una masa apoyada elásticamente.

Se le impone a la masa una deformación inicial, correspondiente a "o. En ese instante la


única energía que existe en el sistema es la energía potencial, acumulada como energía
de deformación en el resorte. Esta energía corresponde a:

- 1 kx 2
E P-"2 (2-73)
o

como se dedujo en la ecuacion (1-7). El sistema no tiene ninguna fuente de energía


diferente a ésta. Al soltar la masa, esta tiende a volver a su posición de equilibrio,
donde el resorte no tiene ninguna distensión; y por lo tanto no tiene ninguna energía
acumulada que le impida estar en un estado de reposo. Al iniciar su búsqueda del
estado de reposo se desplaza hacia su posición de equilibrio adquiriendo una velocidad,
como resultado de su tendencia intrínseca de mantener la energía constante dentro del
sistema. La adquisición de velocidad hace que la masa, o el sistema, adquiera una
energía cinética, que se expresa a través de su velocidad instantánea, dada por la
ecuación (1-8):

(2-7-!)

donde v, es esa velocidad instantánea. En el punto en que el resorte llega a su situación


de cero distensión, expresada a través de un desplazamiento x = O en la gráfica 2-25,
toda la energía potencial que tenia el resorte se ha <onvertidc en energía cinética. Dado
que este sistema no tiene amortiguamiento, la energía dentro de él se mantiene
constante; y se produce una situación perpetua de intercambio de energía potencial y
cinética que produce, a su vez, un estado perpetuo de oscilación pues la energía no
disminuye, ni escapa del sistema. Esto simplemente prueba, de una manera intuítíva, lo
postulado en la Sección l.G.

Anteriormente se presentó la forma como puede evaluarse la respuesta dinámica de un


sistema amortiguado sometido a vibración libre, en la cual se imponen unas
condiciones iniciales de deformación, velocidad, o ambos; o vibración forzada donde Se
impone una fuerza periódica que actúa sobre la masa; o una excitación en su base por
medio de la imposición de unos movimíentos en su base.

En las secciones 2.2 a 2.;), se presentaron las diferentes soluciones al problema del
movimiento en este tipo de sistemas, a través de una formulación en una ecuación
diferencial de equilibrio dinámico.

mx s- cx + kx = P(t) (2 -7 S)

Al reemplazar cada uno de 10s términos, por su denominación, obtenemos

(2-76)

fuerza inercial
fuerza en el amortiguador
fuerza én el resorte
fuerza externa aplicada

35)
---------------------_._--_. __ .... _-_.
':;:. -----------"-----------

Si imponemos un desplazamiento diferencial dx, y se integra, se obtiene el trabajo que


hacen todas estas fuerzas durante un desplazamiento x.

x d2 x dx x x
fo ID-i-
dt
dx+ J c-dx+ Jkxdx= fFEdx
o dt o o
(2-77)

(2-78)

Esta última ecuación nos da el balance de energía del sistema en cualquier instante t,
siendo EA la energía disipada por el amortiguador y EE la energía que aporta la
excitación al sistema.

Para el trabajo de la fuerza inercial, reemplazando:

d 2x dx . d 2x dx . .2
dx ee x dt y - -2 = - se obtiene --dx=-xdt=1.
2 x dt (2-79)
dt dt' dt dt 2

que en (2-77), conduce a

x d2 t

E c = J ID ~ dx = ID
o dt o
f t x2dt (2-80)

Por lo tanto la energía cinética en cualquier instante t, es:

(2 -81)

Para el trabajo de la fuerza del amortiguador:

x d t
EA = Jo c~dx=
dt
f
o
cx
2dt (2-82)

Para el trabajo de la fuerza del resorte:

E p = fkxdx = t lu2 {2-83}


o

Por lo tanto la energía potencial acumulada en el resorte en cualquier instante tes:

(2-8-l)

El lado derecho de la ecuación (2-77) corresponde al trabajo realizado por la fuerza que
induce la excitación. Por lo tanto, para cualquier instante t la energía está distribuida de
acuerdo con:
t t

f
t IDx2 + cx 2dt+t k x2 = fFE(t)xdt (2-8 S)
o o

40
Tomemos el caso de excitación armónica de una fuerza de amplitud F o Y frecuencia a,
donde FE(t)=Fo sen(at). En la Sección 2.3 se dedujo que la respuesta del sistema se puede
describir por medio de la siguiente ecuación:

x=Xsen(Qt-<jI) (2-86a)

y la velocidad:

x = X a cos(at - <ji) (2-8Gb)

donde X está dado por:

(2-87)

y
(2-88)

Reemplazando la ecuación (2-8Gb) en la ecuación (2-82) correspondiente a la energía


disipada por el amortiguador, obtenemos:

t t t

EA = f cJi:: 2 dt = f c[X.Qcos(Qt-<jI)tdt = cX 2Q2f cos2(Qt - <jI)dt


o o o (2-89)
cX 2Q2
= [t-sen(Qt-<jI)ocos(Qt-<jI)]
2

Aplicando la anterior ecuación a un ciclo de respuesta correspondiente a t =21ÚQ,


obtenemos:

(2-90)

¡
!
De igual manera, para la energía que impone la excitación durante un ciclo:

2~/Q 2~/Q

EE= fFE(t)xdt= fFosen(Qt)XQcos(Qt-<\l)dt=1tFoXsen<\l (2-91)


o o

Utilizando seno = Xd2/Fo (véase la Figura 2 -13), Y c = 29000, obtenemos:

(2-92)

Que es exactamente igual a la energía que disipa el amortiguador durante el mismo


ciclo. En ambos casos la energía es proporcional al cuadrado de la amplitud de
respuesta, x', La variación en la energía cinética, Ec , durante un ciclo completo es cero,
pues la velocidad al inicio y a la terminación del ciclo es la misma. De igual manera la
energía potencial en el resorte, E p , es la misma al comienzo y al final del ciclo, pues el
desplazamiento es el mismo en los dos instantes. Esto quiere decir que el intercambio
de energía, en este caso entre la que entra y la que se disipa, ocurre solamente entre la
excitación y el amortiguador.

1 41
Para el caso de excitación en la base, la ecuación diferencial que rige la respuesta se
obtuvo en la Sección 2.5, y está dada por:

mü+ cu-í- ku = -mxo (2-93)

donde u es el desplazamiento relativo entre la masa y la base de la estructura, pues


u =x-xs, Este caso es exactamente igual al planteado en la ecuación (2-75), solo que en la
energía que entra al sistema debido a la excitación, hay necesidad de reemplazar:

(2-94)

y
u t
f
EE = (-mxo)du= -mf Xo udt (2-95)
o o
¡
Esta energía está medida con respecto a la velocidad relativa entre la masa y su base. Si
tomamos el caso no amortiguado, la solución de la respuesta del sistema es: ~.
_lt
u(t) = -f
ro o
xo('t)sen[ro(t - 't)]d't (2-96) f
¡

y derivando contra t y haciendo las transformaciones trigonométricas apropiadas: I


úít)
t

=-f Xo('t)co.;~ro(t-'t)]d't
o (2-97)
II
t t
,
f f
= - cos(rot) Xo('t)cos(ro't)d't - sen(rot) Xo( 't)sen(ro't)d't
o o

Ahora reemplazando (2-97) en la ecuación (2-95), y dividiendo por m:

2E ~ .
J xo(t)cos(rot)dt· Jxo('t)cos(o}t)d:t-r Jxo(t}sen(wt)dt· f xoCt)gen(on)d.'!:
t t t
__
E = (2-98)
m o o o o

Cambiando la variable 't por t, obtenemos la siguiente expresión para la energía medida
con respecto a la base de la estructura, que induce el acelerograma a un sistema sin
amortiguamiento:

(2-99)

Posteriormente, en la Sección 5.8, se verá que el lado derecho de la ecuación (2-99)


corresponde al espectro de Fourier del acelerograma.

l-
. -------,------

Capitulo 4

SisJJ1OS, sislnogrcu.UJS y
acererogranJaS

4.1 Introducción
El presente texto no pretende cubrir temas tan amplios y especializados como son la
sismología y la ingeniería sísmica. No obstante para efectos de poder explicar algunos
aspectos fundamentales de la respuesta sismica de estructuras se requieren algunos
conocimientos básicos sobre estas disciplinas. Las personas interesadas en ampliar sus
conocimientos sobre el tema deben dirigirse a publicaciones especializadas como la
referencia [Sarria, 1995al.

4.2 Causas de los temblores


4.2.1 Tectónica y sismicidad global

Al aceptar la comunidad científica el hecho de que la corteza terrestre está en un estado


permanente de cambio, la explicación sobre las causas de los sismos fue adquiriendo
connotaciones cada vez más realistas. La corteza terrestre es relarívarnent. )~"da. Se
extiende hasta profundidades de 70 km en los océanos y 150 km bajo los continentes.
Es muy válida la analogía, I Gere y Shah, 19841. de que al comparar la Tierra con un
huevo duro, la corteza tendría un espesor semejante a la cáscara y ésta estaría
fracturada en una serie de fragmentos que en la Tierra se conocen con el nombre de
placas tectónicas.

i
~

Figura 4-1 - Placas tectónicas de la Tierra

l 6.5 _
1
¡ Figura 4-3 - Zona de subducción

En general las fronteras entre placas tectónicas no son superficies de fallamiento


simples y únicas. El movimiento relativo entre las dos placas se extiende a grupos de
fallas paralelas a la subducción y los sismos no solo ocurren en estas fallas sino
también en fallas transversales a las fronteras entre placas, formadas también por los
t movírníenros entre ellas.

4.2.2 Fallas geológicas

Las fallas geológicas que son capaces de producir sismos se conocen con el nombre de
fallas activas. Los esfuerzos que induce en la corteza terrestre el movimiento entre
placas en la subducción producen fallamientos dentro de la placa, algunas veces
alejados de la zona de subducción. En razón de lo anterior, la acumulación de energía
causada por la imposición de movímíento puede conducir a deslizamientos pequeños,
pero permanentes. En este caso no se presentan sismos.

Cuando la fricción entre las superficies del fallamíento es alta se produce lo que se
llama un engatillamiento de la falla. Cuando la energía acumulada vence esta fricción se
presenta un deslizamiento súbito de la falla, asociado con la liberación de la energía
acumulada, lo cual produce el sismo.

(a) Falla transeurrente de desplazamiento izquierdo (b) Faifa transeurrente de desplazamiento derecho

(e) Faifa de desplazamiento normal (d) Falla de desplazamiento inverso

Figura 4-4 - Tipos de movimiento en las fallas geológicas

En la Figura -l--l se muestran los típos de fallamiento de acuerdo con el movimiento en


la falla. La distancia de A a B corresponde al desplazamiento de la falla. En los casos
mostrados en las Figuras +4 (a) y (b), la falla presenta desplazamiento lateral, con la
dirección del movímienro identificado como derecho o izquierdo. Nótese que la
dirección del movimíenro es independiente del lado que se tome como referencia. Las
fallas de desplazamiento normal, Figura 4-4(c) presentan movimiento normal a la falla
I pero no hay desplazamiento lateral. En los casos de desplazamiento inverso, Figura

1 e:
Dinámica estructural aplicada al diseño SISllllCO

4-4(d), el movimiento también es normal a la falla sin desplazamiento lateral,


presentándose compresión entre dos puntos opuestos localizados a través de la falla.
Las tasas de desplazamiento relativo en las fallas varían entre unos milímetros por año
hasta un máximo cercano a 100 mm/año. El desplazamiento súbito que se presenta al
ocurrir un sismo en la falla puede variar entre menos de 100 mm y hasta 10 metros.
Hay evidencia de grandes desplazamientos ocurridos durante sismos importantes. Por
ejemplo el sismo de San Francisco, California, ocurrido el 18 de Abril de 1906,
involucró 430 km de la falla de San Andrés. El movimiento en la falla fue
principalmente horizontal alcanzando un máximo de 6 metros al norte de San
Francisco. El máximo desplazamiento vertical observado fue del orden de un metro.

4.2.3 Mecanismo focal

-\Al ocurrir un sismo, el punto donde se inicia la ruptura es el punto donde comienza la
liberación de energía del sismo, y se conoce con el nombre de hipocentro o foco del
sismo. Para un sismo pequeño es razonable considerar el hípocentro como el punto I[
donde se libera la energía. En un sismo grande donde la ruptura puede involucrar
cientos de kilómetros cuadrados de superficie de falla, el punto de inicio de la
liberación de energía sigue siendo el hipocentro del temblor, pero en general no es
descriptivo de la zona de fallarniento. El epicentro es la proyección sobre la superficie
de la Tierra del hipocentro y la profundidad focal es la profundidad del hipocentro,
medida desde el epicentro. La distancia focal es la distancia al hipocentro desde un
punto cualquiera de referencia. ¡,
Dado que la superficie de la roca en la falla no es lisa ni uniforme, la propagación de la
ruptura a través de ella no ocurre a una velocidad constante, sino a través de una serie
de movimientos súbitos. Esto explica, en alguna manera, la forma irregular y aleatoria
de las ondas que produce el sismo. La zona de ruptura se extiende a partir del foco en
todas las direcciones, llegando hasta la superficie en algunos casos. En la medida que el
foco es más profundo, las características de la roca allí son diferentes, debido a la
mayor presión y temperatura a que se encuentran sometidas comparativamente con las
de la roca en la superficie; esto conduce a que la forma como ocurre la ruptura sea
diferente. La explicación prevaleciente en la actualidad esta asociada con cambios en el
volumen de la roca, como consecuencia de cambios en el estado de fase del material
que las compone, algo similar al cambio de volumen que le ocurre al agua cuando la
I
temperatura baja de 4' C, [Bolt, 1993b], aunque existen diversas teorías al respecto.

En general los sismos se dividen en: superficiales, cuando ocurren a profundidades


menores de 70 km, de foco intermedio, entre 70 y 300 km, Y profundos cuando su
profundidad es mayor de 300 km. Existen registros de sismos hasta profundidades de
700 km. Desde el punto de vista de los efectos del Sismo, definitivamente, entre más
superficial, mayor su predisposición de producir daños. En aquellas regiones de la
Tierra donde existen cadenas montañosas importantes, suelen presentarse sismos
dentro de toda la gama de profundidades, mientras en aquellas regiones donde la
corteza terrestre es delgada, hay una mayor preponderancia de los sismos superficiales.

4.2.4 Premonitorios y réplicas

En algunos casos se presentan uno o varios sismos pequeños, antes de la ocurrencia del
evento prin-;:lP~l. Estos eventos se conocen con el nombre de ~prf!monitQdQs. De igual
manera;' con posterioridad a un sismo importante, se presentan temblores de menor
magnitud, a los que se les conoce con el nombre de riP-Jicas. Sólo los sismos
superficiales y de profundidad moderada producen réplicas, las cuales son de gran
importancia para determinar el plano de falla, y esta es la razón por la cual se instalan
redes sismológicas móviles con posterioridad a un sismo de importancia.

68
4.3 Ondas sísmicas
La energía liberada por el sismo se propaga por medio de varíos típos de ondas sísmicas.
Las ondas de cuerpo que se generan en el punto de ruptura incluyen ondas P (primarias
u ondas de dílatgdónt las cuales manifiestan desplazamientos de las partículas en la
misma dirección de la propagación de la onda, y º!1Jlª~S (~gcunclliJ::ü.1§ u ondas dé
cortante) que manifiestan desplazamientos de las partículas en la dirección
perpendicular a la dirección de propagación.

Cuando las ondas llegan a la superficie, se reflejan pero al mismo tiempo inducen
ondas.de super{jcie¡ entre las cuales se cuentan las olH:l~~_ª~_R..ª-l'..lejfLh Y las º-l'Jdas de
Love--(Ondas R y L respectivamente). Las ondas de Love producen movímíenios
horizontales transversales a la dirección de propagación. Las ondas de Rayleigh
producen rnovimíentos circulares semejantes al de las olas en el mar. La amplitud de
estas ondas decrece marcadamente con la profundidad medida desde la superficie.

4.4 Sismoqramas

Uno de los instrumentos empleados en sismología es el sismógrafo, el cual es adecuado


para registrar sismos que ocurren a distancias apreciables, inclusive de miles de
kilómetros. Los sismógrafos, en general, se salen de rango de medición cuando el sismo
ocurre cerca a su localización. El registro obtenido por este instrumento se denomina
sismoqrama. En la Figura 4-5 se muestra un sismograma.

Figura 4-5· Sismograma

Allí puede identificarse la llegada en el tiempo de las ondas P y de las ondas S. Dado
que la velocidad de propagación de las dos ondas es dif'erente, siendo mayor la de la
onda P; utilizando la diferencia en tiempo entre las llegadas de las dos ondas, es posible
determinar la distancia a que ocurrió el sismo. Conociendo los sismogramas de varias
estaciones es posible localizar el hipocenrro del sismo con base en las distancias
determinadas de los tiempos entre llegadas de las ondas.

J 4.5 Magnitud del sismo


I

4.5.1 Definición de la magnitud de Richter

1 La_magnitud del sismo es una medida de la. energíaJ!b~rªdapor~L Es una medición


I instlJ:!l]le:ltal y se calcula.a.oamr.del.sísmograma. Fue definida por C. Richter en 193:)
de-ahí su'nom6iéde magnitud de Richter. Su definición original era para sismos locales,

~
o cercanos, como el logaritmo en base la de la amplitud de la máxima onda sísmica
(véase la Figura 4-5), expresada en milésimos de milímetro, registrada en un sismógrafo
marca Wood-Anderson, localizado a 100 km del epicentro. Existe un procedimiento para
ajustar la medición cuando el registro se toma a distancias diferentes de 100 km. En
general todo sismógrafo tiene definidas las relaciones correspondientes para ajustar los
i valores medidos a los del sismógrafo wood-Anderson.

La definición original de la magnitud de Richter, también conocida como magnitud local


(Md, no especificaba el tipo de ondas a utilizar en la determinación de la amplitud,

l
•..cc>- _ _.•. :-.0:-.. _
69
J. 1)1//(11111('(( eSl r1L('ULHU "e"" 'H,~II'"''
(1/)(1(:(((((( Ul ' ....

pues simplemente indicaba que debía ser la mayor amplitud. La magnitud local es muy
sensitiva al tipo de instrumento empleado y a la distancia a la cual se realizó el registro.
No obstante estas limitaciones la magnitud local correlaciona de una manera bastante
buena con el daño que produce el sismo a las edificaciones, por esta razón se sigue
calculando su valor en muchos casos. La definición de la magnitud se ha extendido
posteriormente, para ser utilizada en diferentes métodos para calcular la distancia
epicentral, los cuales dependen de la escogencia de la amplitud de la onda sísmica
apropiada. La magnitud es una escala que no tiene ni mínimo ni máximo aunque en
alguna medida debe existir un límíje superior impuesto por las características
mecánicas de las rocas que componen la corteza terrestre, lo cual se aprecia en los
gráficos de número de eventos contra magnírud, en los cuales se puede apreciar un
cruce en la curva, volviéndose asintótica a un valor cercano a 9. La magnitud máxima
registrada hasta la actualidad ha sido del orden de 8.g.

4.5.2 Tipos de magnitud

La práctica actual en los observatorios sismológicos es utilizar dos procedimientos para


el cálculo de la magnitud, los cuales difieren de la definición original de Richter. La
necesidad de disponer de dos escalas proviene del hecho de que los temblores
profundos producen sismogramas de tipología diferente a los de sismos superficiales.
En general los sísmogramas de temblores profundos no manifiestan trenes de ondas
superficiales mientras que éstos si se manifiestan en un sismograma de un temblor
superficial. Dado que en ambos tipos de sismos se presentan ondas P la magnitud se
evalúa utilizando estas ondas y se conoce con el nombre de magnitud de ondas de
cuerpo (mb) (o magnitud de onda P). El período de vibración al cual se realiza la
medición de la magnitud m, es generalmente de 1 s, dado que la mayoría de los
instrumentos de la red sismológica mundial son sisn..:'grafos de período corto del orden
de un segundo. Algunas veces se empleen instrumentos de período largo, con
respuestas predominantes en el rango de :> a 15 s, en la determinación de la magnitud
de ondas de cuerpo, y en estos casos la magnitud así determinada se denomina mB.

En los sismos superficiales el sismograma generalmente presenta trenes de ondas dé


superficie por lo tanto es práctica común utilizar la amplitud máxima dentro del tren de
ondas superficiales. La magnitud calculada de esta manera se llama magnitud de ondas
de superficie CM.). Existen correlaciones locales que permiten convertir la magnitud de
una escala a la otra, las cuales provienen de aquellos casos en que es posible definir las
dos, debido a que se presentan ondas de superficie en el sismograma. En general los
valores de ITIb obtenidos para el mismo sismo son menores que los valores de Ms-
Existen además otras definiciones de magnitud, como puede ser ta magnitud de
momento sísmico (Mw) la cual se evalúa utilizando el momento sísmico que se calcula
multiplicando la rigidez de la roca por el área de fallamiento y por el desplazamiento en
la falla, lo cual tiene unidades de momento (fuerza por distancia).

La energía liberada por el sismo se ha correlacionado con la magnitud por medio de la.
siguiente ecuación:

loglO E = 4.8 + 105M s (4-1)

con la energía E expresada en joules. Esto indica que por cada cambio de una unidad en
la magnitud 12. energía liberada aumenta en 10 1 5 = 32 joules por lo tanto un sismo de
magnitud 8 libera aproximadamente 32 veces la energía de un sismo de magnitud 7.
Desde el punto de vista de los efectos del sismo en las estructuras, se considera que
una magnitud 5 es el límite inferior de los sismos que causan daños.

~--- - - - - - - - -
... __ .-
------------~---
70
-r • ,>/81110S. S/SIlIOgrlI11lU.'; .tJ aceleroqra

4.5.3 Magnitud de algunos sismos importantes

A continuación se relacionan las características de algunos sismos importantes en el


mundo y en Colombia, para los cuales hay un cálculo de la magnitud.
f Tabla 4-1- Magnitud y víctimas de algunos sismos importantes en el mundo
•(. Año Mes Día Localización Magnitud Muertos

! 1906
190G
1!.)06
1906
1908
Ene
Mar
Abr
Ago
Die
31
16
18
17
28
Costa Pacífica de Colombia cerca a Tumaco
Kagí, Formosa
San Francisco, USA.
Valparaiso. Chile
Messína Italia
m= 8.9
M,= 7.1
M,=8.2
M,= 8.6
M,= 7.5
~OO
1300
700
2 O 000
120000
t 1920 Die 16 Kansu, China M,= 8.5 180 000
t 1922 Nov 11 .xtacama. Perú M,=8A 600

I 1923
1927
Sep
¡\lay n
J kwanto, Japón
"Jan Chan. China
M,= 8.2
M,= 8,3
143000
200000

l 1935
E)3~)
May
Ene
30
-l
Quetta. Pakistán
Chillán. Chile
M,= 7.5
M,= 7.7
30000
30000
1939 Die 26 Frztncan. Turquía M,= 7.9 30000
19-16 NO\ 10 Ancash, Perú M,= 73 1 -lOO
19-19 \go :) .xmbato, Ecuador M,= 6.8 6000
1057 Jul 28 \léxico M,= 7.8 S5
19CiO Feb 29 Agadír. Marruecos M,= 5.9 1-4 000
1960 l\lay 21 Sur de Chile M,= 8.5 5700
196-4 Mar 28 Alaska, US.-\ M,= 8.6 131
19G~ ¡un 16 Níígata, Japón M,= 7A 36
1965 Mar 28 Valparaiso. Chile M,= 7.5 (-i00
1970 May 31 Perú M,= 7.8 66000
1971 Feb \) San Fernando. California. lISA M,= 6.5 65
1972 Die 23 Managua. Nicaragua M,= 6.2 S (lOO
1976 Feb -4 Guatemala M,= 7.9 22 ooo
1976 .fuI 27 Tangshan, China M,= 7.6 2SO 000
1977 Mar -4 Vracea, Rumania M,= 7.2 2 000
1980 Nov 23 Sur de Italia M,= 7.2 3000
I 1985
1985
Mar
Sep
3
19
Valparalso, Chile
l\lichoacán. México
M,= 7.8
M,= 7.9
177
9 SOO
iI 1986
1987
Oct
Mar
10
6
San Salvador. El Salvador
Ecuador. frontera con Colombia
M,= S.-l
M,= 7.0
1 000
] 000
1988 Die 7 Spitak..Armenia M,= 7.0 250UO
1989 Ocr 17 Loma Prieta. California. USA M,= 7.0 63

I ]990
l~)9~
199-l
juí
Ju:J.
Ene
16
28
17
l.uzón. Filipinas
t.ar.clers. California. ¡Si\.
Northrídge, California. USA
M,= 7.8
M,= /.5
M,= 6.8
1 7(10

60
1

1995 Ene 17 Kobe, Japón M,= 7.2 5000

I¡, Año
1900
Mes
Ene
Tabla 4-2 - Magnitud y profundidad de algunos sismos colombianos

Día
31
Localización
Costa Pacífica cerca a Tumaco
Magnitud
m = 8.9
Prof, (km)
!'
Muertos
-lOO
1907 Feb 9 Huila mb= 6.3 60 98
1907 lul 29 Santander mb= 6.0 160 ;¡
1979 Nov 23 Quindío. Risaralda y Caldas M,=6A 80 :u
1979 Dic 12 Costa Pacifica cerca a Tumaco M,= 7.8 40 500
1983 Mar 31 Popayán ms > 5.5 12 300
1992 Oct 18 Murindó. límite Antíoquia Chocó M,= 7.2 15 30
199-l [un 6 Páez, límite Cauca Huila M,=6A < 20 500-1000
1995 Ene 19 Tauramena. Casanare mb= 6.5 15 10
1995 Feb 8 Calima. Valle mb= 6.-4 90 S

I
l 71
tituünica estructural apticada al diseñ«» sísmico

1.6 Intensidad del sismo


l.6.1 Escala de intensidades de Mercalti modificada (IMM)

La intensidad de un sismo es por otro lado una lTledi9ªJQtalm~nte subjeti\"a de los


efectos que.elsismo causa en un lugar determinado, la cual se realiza por medio de
observadores, que se desplazan a ~las --aIfereJlfesionas afectadas por el sismo y allí
asignan la intensidad para cada sitio, de acuerdo con los efectos observados. Por lo
tanto no es una medida única para un sismo, dado que el efecto producido en
diferentes lugares por el mismo sismo es distinto y que en la medida que el lugar se
encuentre más alejado de la zona epicentral menores serán los efectos. La escala más
utilizada en el ámbito mundial para describirla es la escala de intensidades de Mercalli
modificada (If\H\f).

En esta escala de acuerdo con los efectos en el sitio se asigna la intensidad dentro de
valores que van de uno (I-!\Hvf) a doce (XII-MM). Es importante tener en cuenta que los
periodistas al reportar los sismos tienden a confundir magnitud con intensidad y es
muy claro que se trata de dos medidas totalmente diferentes y que se utilizan para
describir efectos totalmente distintos. A continuación se presenta la escala de
intensidades de Mercalli modificada:

ESCAIA DE Il\T"fENSIDADES DE MERCALLI MODIFICADA

Tipos de Mampostería
1.
Mampostería tipo A . Buen diseño. ejecución y morteros. Reforzada. especialmente para cargas laterales y
amarrada por medio de acero y concreto. Diseñada para cargas laterales.
Mampostería tipo B - Buena ejecución y morteros. Reforzada. pero no diseñada especialmente para resistir
cargas laterales.
Mampostería tipo C . Ejec:ución y morteros ordinarios. Con buenas trabas en las esquinas de los muros. pero
ni diseñada ni reforzada para resistir cargas laterales.
Mampostería tipo D - Materiales débiles. como adobe. morteros pobres. bajo nivel de calidad de la mano de
obra. Débil para resistir cargas laterales.

Valor de la Descripción
Intensidad

I No es sentido.
II Sentido por personas quietas. en pisos altos o favorablemente localizadas.
III Sentido dentro de las edificaciones. Objetos colgantes se balancean. Se siente vibración similar a
la del paso de un camión liviano. Es posible estimar la duración. Puede no ser reconocido como
un .emblor.
IV Objetos colgantes se balancean. Se siente vibración similar a la del paso de un camión pesado. o
sensación de que un objeto pesado está sacudiendo las paredes. Los automóviles estacionados se
balancean. Las ventanas. platos y puertas vibran produciendo sonido. Los vidrios tintinean. La
loza colocada en aparadores se golpetea. En el rango superior de IV. las paredes de madera y sus
marcos crujen.
V Sentido afuera. es posible estimar la dirección. Se despiertan las personas durmiendo. Los
líquidos se mueven y algunos se derraman. Objetos pequeños inestables se desplazan o vuelcan.
Las puertas se balancean. abren o cierran. Persianas y cuadros se mueven. Los relojes de péndulo
se detienen o cambian de ritmo.
VI Sentido por todos. Muchos se asustan y corren hacia afuera. Hay dificultad para caminar. Se
rompen ventanas. loza y cristal. Objetos y libros se caen de los aparadores. Los cuadros se caen
de las paredes. Los muebles se mueven o vuelcan. Pañetes débiles y mampostería tipo D se
agrietan. Campanas pequeñas tañen (iglesias y escuelas). Los árboles y arbustos se mueven
visiblemente. o producen ruido.
VIl Dificultad para permanecer parado. Es notado por los conductores de vehículos. Objetos colgantes
se mecen. Daño a mampostería tipo D, incluyendo grietas. Chimeneas débiles se rompen en el
punto en que sobresalen del tejado. Caida de pañetes. ladrillos sueltos. enchapes en piedra.
baldosines. cornisas. parapetos no arriostrados y decoraciones arquítectórucas. Algunas grietas en
mampostería tipo C. Ondas en los charcos. el agua se enturbia con barro. Pequeños
deslizamíentos y hundimientos en los taludes de arena o grava. Las campanas grandes tañen. Se
dañan canales de irrigación de concreto.

72
VIII Se afecta la conducción de vehículos. Daños a mampostería tipo C. con colapso parcial. Algún
daño a mampostería tipo B. ningún daño en mampostería tipo A. Caída del estucado y de algunas
paredes de mampostería. Desplazamiento y caída de chimeneas. silos en las fábricas.
monumentos. torres. tanques elevados. Casas de madera movidas sobre sus cimientos cuando no
están ancladas a ellos. paneles sueltos de las paredes caen hacia afuera. Pilotes de madera en mal
estado se parten. Se caen ramas de los árboles. Cambios en el flujo y temperatura de fuentes.
aljibes y pozos. Grietas en terrenos húmedos y en taludes inclinados.
IX Pánico general. Mampostería tipo D destruida. mampostería tipo C apreciablemente dañada.
inclusive con colapso total. mampostería tipo B seriamente dañada. Daño general a las
fundaciones. Casas de madera que no estén ancladas se salen de sus cimientos. y sus marcos se
mueven. Daños graves en represas. Rotura de tubos enterrados. Agrietamientos evidentes en el
suelo. En zonas aluviales brota arena y barro. aparecen fuentes y se forman cráteres de arena.
X La gran mayoría de las casas de mampostería y madera destruidas. incluyendo sus cimentaciones.
Algunas estructuras y puentes de madera bien construidos destruidos. Daños graves a presas.
diques y terraplenes. Deslizamientos grandes. El agua se sale en las orillas de canales. ríos. lagos.
etc. Arena y barro se mueve horizontalmente en las playas y en terreno plano. Los rieles de
ferrocarril alcanzan a doblarse algo.
XI Los rieles de ferrocarril se doblan totalmente. Tuberías enterradas totalmente fuera de servicio.
I XII Destrucción casi total. Grandes masas de roca desplazadas Las líneas de visión y nivel
distorsionadas durante el movimiento, Se presentan objetos lanzados al aire.

1
t
Es importante anotar que las prácticas constructivas locales afectan la manera como se
asignan las intensidades, por esta razón muchos países han desarrollado sus propias
escalas de intensidad. Otro aspecto está asociado con la influencia que tiene la
frecuencia con que ocurran sismos dañinos, pues entre más infrecuentes hay tendencia,
1 por parte de los observadores locales, a asignar intensidades mayores, y entre más

I frecuentes, menores.

4.6.2 Mapas de isosistas

I Una vez se ha determinado la intensidad en diferentes lugares, es posible definir un


mapa de isosistas en el cual se dibujan contornos de áreas afectadas por la misma

I intensidad. Rutinariamente estos mapas se evalúan con posterioridad a la ocurrencia de


sismos importantes. A modo de ejemplo, en la Figura 4-6 se presenta el mapa de

l isosistas del sismo de Murindó, del 18 de Octubre de 1992, el cual tuvo una magnitud
Ms = 7.2 Yuna profundidad de 15 km [Martínez, et al., 1994J.

GA

SAN J SE DEL GU

L _
Figura 4-6 - Mapa de isosistas del sismo del 18 de Octubre de 1992
lillÚ1llica estructuren apllcauu (/1 " .:>"", "
{(I.",.:trv ..

L7 Tectónica y sismicidad colombiana

1.7.1 Emplazamiento tectónico

El emplazamiento tectónico de Colombia es complejo pues en su territorio convergen la


placa de Nazca, la placa Suramericana y la placa Caribe, como se ve en la Figura -1-1. El
límite entre las placas Suramericana y Caribe está aún indefinido. La geología
estructural del país ha sido estudiada con diferentes grados de detalle. En general los
sistemas principales de fallamíento han sido identificados gracias a estudios mineros y
de exploración petrolera. Además se han realizado exploraciones geológicas detalladas
para los grandes proyectos hidroeléctricos. También existen numerosos trabajos sobre
tectónica colombiana realizados por el Ingeominas.
4.
-so -74 -72 -70 -68
I
i
AR CARI8¡E
I
• SAN ANDRES ISu.!

12

10

z
6
j o

I
OCEANO
PACIFICO! I

f------'------J'-t-+----t'="="r~-_+-- ---+-----+----+------1 o

falla

f---+--+-------+----+-----+--+--+-----+-+---+------1-2

PERU
'--- --L ---'- ..L.... -'- ..L.... _ _= ~ ' = : : : _ - - - ' - - - - - - - - '-4
LET/e/A

Figura 4-7 - Principales sistemas de fallamiento en Colombia

4.7.2 Sistemas de fallamiento

El fallamiento predominante en el país tiene dirección norte sur, coincidiendo con la


dirección de las tres cordilleras. El principal accidente sismorectóníco es la zona de
subduccion en el Océano Pacífico. Es causada por el doblamiento de la placa de Nazca

74
cuando subduce bajo la placa Suramericana. Hay evidencia de su existencia en la costa
colombiana del Pacifico desde los 8° de latitud norte hasta un punto al sur de la línea
ecuatorial. Su capacidad de producir sismos extremadamente fuertes ha sido conocida
de tiempo atrás. El sismo del 12 de Diciembre de 1979 definitivamente fue producido
por ella. Con base en la graficación de los eventos sísmicos en cortes E\V en la zona, es
posible establecer que se desarrolla una zona de Benioff(la zona de Benioff es el plano
que conforman los hípocentros de estos eventos) con actividad variable y con capacidad
de producir sismos hasta profundidades de 120 a 130 km. Además de la zona de
1 subducción existen en el territorio nacional un gran número de fallas geológicas
sísmícamente activas. En la Figura -1:-7 se muestran los principales sistemas de
Iallamíento, [Carcía, et al., 1996].

4.7.3 Sismicidad colombiana

El primer evento sísmico en el país, del cual se tiene registro escrito ocurrió en l3GG
1 causando daños graves en las recientemente fundadas ciudades de Popayan y CdU.
f
Existen registros de numerosos sismos históricos desde la colonia y hasta 1922 en que se
t
¡ instaló el primer sismógrafo en el país. Este grupo de sismos del catálogo consiste en
293 eventos. La información sobre ellos es de calidad variada, algunos están muy bien
documentados, de otros simplemente se menciona la fecha. En [Ramirez, 1975] se hace
una descripción de ellos.

A partir de 1922 se dispone de información obtenida instrumentalmente, sobre lo que


se denomina sismos instrumentales. Desde 1957 hasta 1992 estuvieron en
1
1
funcionamiento siete estaciones sismológicas permanentes en el país, las cuales fueron
operadas por el Instituto Geofísico de los Andes Colombianos, adscrito a la Universidad
javeriana de Bogotá.
I,
A partir de 1993 la R5NC - Red Sismológica Nacional de Colombia ha sido operada por
el Departamento de Geofísica del Ingeominas, existiendo además el Observatorio
Sismológico del Sur Occidente, operado por la Universidad del Valle en Cali. El sistema
de la red sismológica nacional fue inaugurado en 1993. Actualmente cuenta con veinte
estaciones, con capacidad de procesamiento remoto de vía satélite. El procesamiento en
tiempo real se realiza en la ciudad de Bogotá. Hay en operación en la actualidad más de
ciento cincuenta acelerógrafos .autónomos digitales de movimiento fuerte, los cuales
cubren la mayoría del territorio nacíonal. Las fechas presentadas en la Tabla -1:-3, son
importantes para efectos de la hísroría sísmica del país:

Tabla 4-3 - Fechas importantes en la sismología colombiana

Año Evento
b66 Primer sismo del uue se tiene rezístro escrito
192:! Instalación de! nrimcr sísmózrafo en el oaís
1957 Red sufícíentement« densa nara ooder calcular profundidad
19!13 Entra en operación la red sismológica nacional

Durante 1969 Y 1970 se formó el primer catálogo de sismos colombianos en la


Universidad de los Andes en Bogotá bajo la dirección del Profesor Alberto Sarria. En
1979 Interconexión Eléctrica S.A., ISA, auspició la formación de un catálogo más
completo, en el cual se procesaron la gran mayoría de los sismogramas existentes. Este

t trabajo fue realizado por el Profesor Sarria en asocio con el Instituto Geofísico de los
Andes. Este catálogo contenia 3886 eventos entre históricos e instrumentales. En 1982
se realizó una nueva actualización del catálogo dentro del proyecto SISRA del Centro
Regional de Sismología para América del Sur, CERESIS. Esta actualización llevó el
número de eventos procesados a -4 78-4. En 1~)88 Interconexión Eléctrica S. A., IS-'\,

I realizó una nueva actualización, con la cual el número de eventos llegó a ;) ,")37.
Actualmente este catálogo se amplía día a día con los datos de la red simológica.

1 -._------------------
75
)inámica estructural aplicada al diseno sismico

-82 ·18 -16 -74 -12 ·10

_"'UAS_
'·ARCODEOABS6tI
2·SAHlA801AN"
I------+----j----+-----.,f------j------j ~::~~ 14
'·BOCOHO
'·SOLNAR
7·B~AtlARTA-NOtlrE
I-B HGA-$TAMARTA-SUJI

• 5AHANORES

12
4.(
P

,~
.1

10
o

1) o

21 o l

o
o

o
o

BR SIL

o o

' - -_ _--L ---L_ _. _ . . l -_ _-----' - L_ _=~=--L---------'-4

Figura 4--8- LocalizacIón epicentral de los sismos con M, ~ 4 (1566-1995)

Para la elaboración de los mapas de amenaza sísmica de la nueva versión de la Normas


Sismo Resistentes Colombianas, NSR-98, [AIS, 1998], se actualizó nuevamente el
catálogo, utilizando información de los catálogos anteriores, además de nuevos datos
suministrados por la Red Sismológica Nacional, el Observatorio Sismológico del Sur
Occidente de la Universidad del Valle, y el Instituto de Geofísica de la Universidad
Iaveriana. Contiene 11 088 eventos, [Carcía et al., 1996J. A continuación se dan algunas
estadísticas de este catálogo.

Tabla 4--4- Características del catálogo sísmico colombiano

Características N' Sismos


Contenido total de eventos (1566-1995) 11088
Sismos no instrumentales (1566-1922) 293
Sismos instrumentales (1922-1995) 10796
Sismos de 1957 a 1995 10 546
Sismos de 1957 a 1995 con M, > 3.00 3255
Sismos de 1957 a 1995 con M, > ·-LOO 1 18j

En la Figura 4-8 se dibujaron los epicentros de todos los sismos con magnitud M, mayor
que cuatro del catálogo anterior. Además se dibujaron los alineamientos de los 32
sistemas de fallamiento principales del país. Es notorio que los accidentes tectónicos
más importantes del país, por el número de sismos generados, son la Lona de
subducción en la costa del Pacífico, el nido de Bucaramanga, donde se presentan gran

76
subducción en la costa del Pacifico, el nido de Bucaramanga, donde se presenta gran
cantidad de sismos en la misma localización y a la misma profundidad, la zona del
antiguo departamento de Caldas, y el sistema de fallas frontal de la Cordillera Oriental,
e! cual recorre todo e! píedemonte de los Llanos Orientales.

4.8 Aceleroqramas
4.8.1 Aceleroqratos de movimiento fuerte

Para efectos de ingeniería la información producida por los sismogramas tiene poco
interés fuera de su utilización en estudios de amenaza sísmica, pues permiten definir la
localización y magnitud de los eventos sísmicos que se incluyen en los catálogos. Por
está razón se desarrolló otro tipo de instrumentos llamados acelerógrafos de
movimiento fuerte, como el mostrado en la Figura -!-9(a). Existen diversas clases de
ellos. Hay instalados en el mundo una gran cantidad del tipo mostrado en la Figura
-!-9(a), el cual registra sobre papel fotográfico. Recientemente se han popularizado
instrumentos que registran digitalmente la señal recibida, como el mostrado en la
r Figura -!-9(b).

!
1

I (a)

Figura 4--9- Aceleróyrafos de mcvimiento fuerte


(b)

En general el acelerógrafo consta de una serie de componentes dentro de los que se


cuentan: un disparador que activa el instrumento al detectar que está ocurriendo un
movimiento con aceleraciones mayores de un valor determinado o umbral de disparo,
un grupo de tres péndulos que pueden oscilar el' dos direcciones horizontales
ortogonales y en dirección vertical. un medio de registro de las oscilaciones de los
péndulos, ya sea fotográfico o digital y por último un reloj que marca de una manera
precisa el tiempo que transcurre durante el registro de la señal. A diferencia de los
sismógrafos, los acelerógrafos están diseñados para registrar aceleraciones muy altas.
Por esta razón son los instrumentos adecuados para registrar las aceleraciones del
terreno durante la ocurrencia de un sismo fuerte.

4.8.2 Registros aceleroqráficos

El registro obtenido por el acelerógraf'o se denomina aceleroqrama y corresponde a los


valores de aceleración horizontal del terreno medidos en dos direcciones horizontales
ortogonales y los valores de la aceleración vertical. El acelerograma se digitaliza cuando
se registra en papel fotográfico y se corrige para una serie de errores producidos por la
misma digitalización así como para tener en cuenta el hecho de que se pierde parte de
la información inicial mientras e! mecanismo de disparo de! acelerógraf'o activa su

l 77
Dinámica estructural aplicada al atseno SISrt/U;u

funcionamiento. En [Hudson, 1979] se describen en detalle estos procesos de


corrección.
OAg Temblor del Imperial Va/ley, cal. - Registro "El Centro" - Mayo 18140- Comp. SOOE Acel. máx. del terreno = 0.348g

~'~"!fI"\"
, ''''1 r'l'"""". ...."'..,¡•.¡¡... • ...
rr~. .~.

.(lAg

Acel. máx. del terreno = 0.316g

<
s,

OAg ~ blor de Loma Prieta, cal. - Registro "Corralllos" - Octubre 17189- Comp. N-S Acel. máx. del terreno = O.~

0.4g f Temblor de Chíle - Regist~.~~i;~ j; Mar" - Marzo 3185- Comp. N-S


Acel. máx. dellerreno = 0.363g

"~!·~W~~~~A(fII#o.·W.NAP,/'l¡~¡P'/'1i'lPtV~I/l{l~of'Iirt\I,I\\rv.,""'Il\""""~"''fl/\''·M¡•• _ _""""",-----~----------
.(l.4g

_ 4g
u. r Temblor de Mlyag~Ken-Old, Japón - Registro "Toho/CUUniverslty, Sendai" - Junio 12/78 - Comp. N-S Ace/. mlÍX. del terreno =: O.263g

.(l.4g
f:4~f~~i~
o 4g ( Temblor de México· Registro "Sen - secretaria de Transporte" • 5ep'~9/85 :om;. E~W r, A. ..,
AceL máx. del terrenD = U.171g

l ~~ o~VVV-~VV
......
4~, T~~W
O 5 ro 0 ro _ ~ ~ e G ~
55 60 65 70 75 80

Figura 4-10 - ."celerogramas de algunos sismos importantes

En la Figura 4-10 se muestran los acelerogramas de seis sismos importantes, cuya


descripción es la siguiente:

El Centro - Corresponde a la componente N-S del registro tomado en El Centro,


California, del temblor del Imperial Valley, de Mayo 18 de 1940. Tiene una aceleración
horizontal máxima del :H.8% de la gravedad. Fue por muchos años el registro
acelerográfico más fuerte, tomado cerca de la falla que lo causó, de que se disponía en
el mundo. Está registrado en un sitio donde hay cerca de 300 m de aluvión denso entre
la superficie del suelo y la roca.

Castaic - Componente N21E del registro tomado en Castaic Old Ridge Route, del
temblor de San Fernando, California, del 9 de Febrero de 1971. Tiene una aceleración
horizontal máxima del 31.6% de la gravedad.

Corralitos - Registro tomado en Corralitos, localizado en el Eureka Canyon, del temblor


de Loma Prieta, California, del 17 de Octubre de 1989. Tiene una aceleración horizontal
máxima del 62.9% de la gravedad.

Viña del Mar - Registro tomado en Viña del Mar del temblor de Chile de Marzo 3 de
1985. Tiene una aceleración horizontal máxima del 36.3% de la gravedad. Corresponde
e un registro típico de la zona de subducción de la costa del Pacífico de Suramérica.

Miyagi - Registro tomado en Sendai, Japón, del sismo de Miyagi-Ken-Oki, Japón, del 12
de Junio de 1978. Tiene una aceleración horizontal máxima del 26.3% de la gravedad.

México - Registro tomado en la Secretaría de Transporte de la ciudad de México D. F.,


del temblor de México del 19 de Septiembre de 108:1. El temblor se originó en el Océano
Pacífico cerca al estado de Michoacán, a más de 400 km de distancia de la Ciudad de

78
<._~~./ ~~--'-' ...... ::., .......

Mexíco. Tiene una aceleración horizontal rnaxima del 16.1% de la gravedad.


Corresponde a un registro tomado en la superficie de un valle donde hay depósitos de
arcilla entre la roca y la superficie, los cuales amplificaron la onda sísmica.

Es importante hacer notar las características aleatorias de los movimientos registrados,


así como las diferencias importantes entre los acelerogramas registrados en suelo
blando, como son el de Míyagí y el de Ciudad de México, en comparación con los
registrados en roca o aluvión, como son El Centro, Castaic, Corralítos y Viña del Mar.

4.8.3 Definición de los movimientos máximos del terreno

Si un acelcrograma se integra contra el tiempo, se obtiene el registro de las velocidades


que describió el terreno durante el sismo; y si se integra nuevamente se determinan los
desplazamientos del terreno.

En la Figura 4·11 se muestra para el temblor de El Centro de Mayo 18 de 1940, el


registro original de aceleraciones, el de velocidades del terreno, que se obtuvo al
integrar el de aceleraciones y el de desplazamientos del terreno, que a su vez proviene
de integrar el de velocidades del terreno. En los gráficos se han marcado los máximos
para la aceleración del terreno (Ate = 3.417 rn/s-, equivalente a O.348g), la velocidad del
terreno (Vte = 0334 mis), y el desplazamiento del terreno (D¿ = 0.109 m).
4,------,-----------,------,---------,-----..--------¡
3 ------,
2 I

A celeraci6 n -----,-------- I
del terreno o
(mi.') -1
-2 - i - - - f - J - ' 4 - - ' - - - - ' - - - \ - - L - - - - f - - - - - - - + - - - -
-3 t-7h---
-4 -'----
-+-----I
--L
- - - - - - -- '+
'-- -
-----i------+-------1
O 10 20 30 40 50 60
0.4
0.3

.
0.2
~
Velocidad
del terreno
0.1
0.0
VI
~
/In 11
r
/lI.111'1
'1..". J'" !J' v
ft A
J A. .II'l\Ai
-mI
..... M
~
r\
-v " .~ r"f-....
(mis) -<J. 1
-<J.2
It V 'V
VI
-<J.J - - - - - - - - - - ----- - - - -
j
-0.4
O 10 20 30 40 50 60
0.15
Q
0.10
I\A Il I \ 1\
Desplazamiento 0.05
1/ -\ r \ r-, .f \_"\: /\ 1/\ - v--...
del terreno
(m)
0.00

-<J.05
v v \ I .J \7 '\-:J p '---""V
\1 1\1 'V
-<J. 10

-<J. 15
O 10 20 30 40 50 60
tiempo (s)

Figura 4-11 - Temblor del Imperial Valley, "E: Centro'" - Mayo 18 de 1940 - Movimientos
=
máximos del terreno: Ale 3.417m1s 2 , V,. 0.334 mis y Ole 0.109 m = =
La relación que puede existir entre estos tres parámetros ha sido estudiada desde hace
algún tiempo. En [Newmark, 1968] y /Newmark, 1969], N. M. Newmark indicaba que la
siguiente relación era siempre válida;

I (-4-2)

y que en general:

i
Dinámica estructural aplicada al diseño sismico

(-l-3)

Estudios posteriores realizados por B. Mohraz, [Mohraz, 1976], para diferentes tipos de
suelo, indican las relaciones entre los diferentes movimientos máximos del terreno,
evaluadas en la media estadística, dadas en la Tabla 4--5.

Tabla 4-5 - Relaciones entre los movimientos máximos del terreno

V.JAte D.JAte
Tipo de suelo At.D.J(V te )l
\
(l1l/s)/~ (mi!!)
Roca 0.61 5.3 0.20
Menos de 9 m de aluvión sobre la roca 0.76 .r.s 0.28
De l¡ a (iO m ele aluvión sobre la roca 0.76 5.1 030
Mas de 60 m de aluvión 1.22 3.9 0.58

B. Seed, fSeed y Idriss, 1982], indica que a pesar de que los valores de Vw/A te varían con
la distancia al lugar de ocurrencia del sismo, para distancias menores de
aproximadamente 50 km, los siguientes valores, en (m/sl/g son representativos: 0.55
para roca, 1.10 para depósitos de suelos rígidos de profundidad menor a 60 m, y 1.35
para depósitos de suelos rígidos con mas de 60 m de profundidad.

Más adelante, en los Capítulos 6 y 7 se verá que los movi .entos sís c s de diseñ_o/$e
e ti ativos de los movímí . ximos el terreno.

4.8.4 Efecto de las condiciones locales del suelo

El efecto de los sismos se ve Influenciado enormemente por las características locales


del suelo, en la zona afectada. Dentro de estos efectos se cuentan grandes avalanchas o
deslizamientos, corno la que produjo el sismo de Páez en Colombia, del 6 de Junio de
1994-, en el cañón del río Páez en el Huila. En aquellos casos en los cuales el suelo
consiste en material granular suelto, el movírniento cíclico del sismo tiende a
compactarlo, lo cual conduce al desarrollo de exceso de presión de poros lo cual, a su
vez, puede causar licuación del suelo. Este fenómeno se observó en los márgenes de los
ríos cercanos al epicentro, durante el sismo de Murindó el18 de Octubre de 1992.

Por otro lado, desde hace mucho tiempo se sabe que la estratigrafía del suelo en el
lugar tiene una influencia importante en los daños observados. Solo en la medida que se
tuvo mayor cantidad de acelerógrafos en lugares cercanos al epicentro, fue posible
observar las variaciones en los acelerogramas, dependiendo de las condiciones del suelo
subyacente en el sitio del acelerógrafo. ¡¡a rigidez del suelo y sus características de
amortiguamiento, así como la magnitud del sismo y su distancia hipocentral, tienen
gran influencia. Un caso clásico de este tipo de fenómenos es la enorme amplificación
de las ondas sísmicas en el valle donde se encuentra localizada Ciudad de México, corno
se muestra en la Figura 4-10, en el registro del sismo del 19 de Septiembre de 1985.

Las variaciones que se presentan, a partir de los movimientos registrados en roca,


consisten en una amplificación de las ondas sísmicas con frecuencias de víbracíón
similares a las dominantes del depósito de suelo; un aumento en la duración del sismo;
y un aumento de las aceleraciones, velocidades y desplazamientos observados.

A modo de ejemplo de las variaciones que se pueden obtener, en la Figura 4--12 se


muestran tres registros del sismo de Tauramena, Casanare, del 19 de Enero de 1995,
todos ellos obtenidos por la Red Simológica Nacional de Colombia. El sismo de

80
Taurarnena tuvo una magnitud m, de 6.5, fue localizado en las coordenadas 5.01 N Y
7.. 1:.08 W, y tuvo una profundidad de alrededor de 15 km.

Presa San Rafael - La Calera (Cund.)


0.075
0.050
0.025
Acel(~)ción 0.000 AA 1 .,~ ,<tJ!!lax p.'{lU 9
'1"1 ., .. ""1" ~

-0.025 1

-0.050
-0.075
o 10 20 30 40 50 60 70 80

El Rosal (Cund.)
0.075
0.050 r I
I 0.025
Aceleración O000 !
i
~ If!..'!x 0.015
I
I
---r

I
(g) .
-0.025
! ¡ '1'
I
v
I
I

-0.050 I I
I I
-0.075 L [ I ! I
O 10 20 30 40 50 60 70 80

Bogotá O. C. - Sede Ingeominas - Carrera 30 x Calle 53


0.075 I

0.050
0.025 t-
Aceleración I 11 ¡ d\~ !ntl A~'"
(g) 0.000 ~ -V' W'/
VlVV IV V ""
A
v
t\
V "V v ~vIL "
v

I
-0.025
-0.050
-0.075 t
O
I
I
10 20
maxO.06 9
30 40
tiempo (s)
50 60 70 80

Figura 4-12 - Registros acelerográficos del sismo de Tauramena de Enero 19 de 1995.

El primer registro fue obtenido en la población de La Calera, al oriente de Bogotá. El


acelerógrafo está instalado en roca en uno de los túneles de la presa de San Rafael. La
distancia del instrumento al epicentro es de 134 km. El segundo registro, se obtuvo en
la población de El Rosal, localizada en el costado occidental de la Sabana de Bogotá. El
instrumento está instalado también en roca y su distancia al epicentro es de 156 km. El
f tercer registro se obtuvo en la sede de lngeominas en la ciudad de Bogotá (Carrera 10
con Calle 53). En este lugar el suelo está caracterizado por un depósito de arcilla de un
{ poco más de 180 m de espesor. La capa superficial está preconsolídada en su primeros
3 a S m, con resistencias relativamente buenas, debajo de la cual se encuentra la arcilla
normalmente consolidada de muy baja resistencia en la parte superior, pero con
aumento de la resistencia con la profundidad. Es importante anotar la amplificación de
las aceleraciones máximas del terreno, y el cambio en el contenido frecuencial de los
registros. En [YamÍn y Ojeda, 1995], [Espinosa, 1995j se presenta información para el
caso especifico de Bogotá, respecto a la amplificación sísmica que producen sus suelos.
Recientemente se concluyó la micro zonificación de la ciudad de Bogotá [Ingeominas y
Universidad de los Andes, 19971, en la cual se tipifican desde este punto de vista los
suelos de la ciudad, y se dan espectros de diseño para las diferentes zonas.

4.8.5 Variación y atenuación de los movimientos sismicos con la distancia


La variación de la intensidad de los movimientos sísmicos con respecto a la distancia
del lugar al sitio donde se inició la liberación de la energía ha sido estudiada por
muchos años. En general el tratamiento inicial que se le dio estuvo basado en mapas de
isosistas como el presentado en la Figura 4-6. En la medida que aumentó la cantidad de

81
Dinámica estructural apticaaa U/ atserto :>I:>/lll<"v

instrumentos en diferentes regiones del mundo, se obtuvieron registros acelerográficos


que permitieron realizar correlaciones entre alguno de los parámetros de movimiento
máximo del terreno, con respecto a la distancia recorrida por las ondas sísmicas. Estas
correlaciones se ajustan con respecto a la magnitud del sismo. La definición de la
distancia es de gran importancia, pues hay necesidad de distinguir entre la distancia
epícentral, la distancia hipocentral y la menor distancia a la falla que causó el sismo.

Las relaciones de atenuación, en general tienen la forma:

(q- ..!)

Donde a es la aceleración máxima horizontal del acelerograma, en cm/s": ID es la


magnitud Ms del sismo; r es la distancia más cercana a la falla que genera el sismo en
km, y CI a C4 son constantes obtenidas por medio de regresiones.

En los estudios de amenaza sísmica que se han realizado en el país, [Sarria, 1995a],
fGarcia et al., 1996], se han utilizado tradicionalmente tres ecuaciones, y el promedio
aritmético de los coeficientes de ella. Estas ecuaciones son las dos ecuaciones de
Donovan, fDonovan, 1973] y la ecuación de MacGuire, [MacGuire, 1974J Estas son las
ecuaciones que se dan a continuación y que se grafican logarítmícamente en la Figura
4-13.

Donovan 1 a = 1320 e 0.580m (r + 25) -1.520 (-l-S)

Donovan 2 a = 1080 eO. 5OOm (r + 25)-1.320 (q-6)

MacGuire a = 472.3 eO.640m (r + 25) -1.301 (-lo. 7)

Promedio a = 957.43 e 0.573m (r + 25)-1.380 (-l-8 ) ~.

10 - , - - - - - - - - - - - , - - - - - - - - - - - - - , - - - - - - - - - - ,

I11l.'.
--01-M5
....... 01-M6
....... 01-M7
....... 01-MB
_ _ 02-M5
_ _ D2-M6
_ _ 02-M7
_ _ 02-MB
_ _ MG-M5
_ _ MG-M6
_ _ MG-M7
_ _ MG-MB
-e-PR-M5
-e-PR-M6
-e-PR-M7
-e-PR-MB

10 100 1000
Distancia (km)

Figura 4-13 .. Efecto de la distancia y la magnitud en varias ecuaciones de atenuación

82
En la Figura -1:-1-1: se muestra la primera ecuación de Donovan en un gráfico aritmético.
El que la aceleración no varíe demasiado en el campo lejano es consistente con la
información que se dispone en la actualidad. Indudablemente, los efectos en el campo
cercano tienen grandes variaciones, mayores en proporción, que en el campo lejano.

I
1.2

t
§ 0.8
:se
¡¡
'C
o
0.6
"'e"
'o
'0
e
~
<J
< 0.4

I
0.2

¡
I C.O
¡ o 50 100 150 200 250 300

,
1 Distancia (km)

t Figura 4-14 - Variación con la distancia y la magnitud para la ecuación DOIl!(Jv;;m 1

4.8.6 Tipos de temblores según el aceleroqrama

Los registros acelerograficos, varían para eventos producido» .tes


sismogénicas, e inclusive para sismos producidos por la misma falla. Un ejemplo de
esto es el caso de "El Centro" en California, allí se tienen registros acelerogr.iñcos de
eventos ocurridos en 193-l, EHO y 1919. Aunque los tres eventos fueron producidos
por la misma falla, los tres tienen aceleraciones máximas del terreno diferentes y
duraciones diferentes.

Newmark y Rosenblueth, INewmark y Rosenblueth, 1971], clasíñcan los temblores de la


siguiente manera, según su acelerograma:

Tipo 1 - El acelei ograma prácticamente consiste en un pulso único. En la Figura -l-13 se


muestra un registro acelerográñco de este tipo de sismo. Registros de este tipo sólo se
obtienen a distancias cercanas al epicentro, sólo en terreno firme, y únicamente durante
sismos superficiales. Cuando estas condiciones no se cumplen, las múltiples reflexiones
y difracciones de las ondas sísmicas cambian la naturaleza del movímíenro. Este tipo de
sismos se ha presentado en Agadír en 1960, Libia en 1963, Skopio en 1963 y San
Salvador en 1965. Muy seguramente el sismo de Popayán de Marzo 31 de 1983 fue de
este tipo. Este tipo de registros se obtienen en temblores de magnitud moderada (3.-1 a
6.2), con foco superficial (menos de 30 km), y los efectos se sienten como un pulso
unidireccional, más fuerte en una dirección que en la opuesta. Excita períodos de
vibración cortos, del orden de 0.2 segundos.

1 oo
0,-,
nnamica estructuren UpllL'UUU Ul UI.)Cf/u .)l">"""~

0.10

0.05

Aceleración
0.00
(g)

-0.05

-0.10
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0
tiempo (s)

Figura 4-15 - Acelerograma del temblor de Port Hueneme de Marzo 18 de 1958


4.
Tipo 2 - Están representados por un movímiento extremadamente irregular de
duración moderada. El sismo de "El Centro" de 19-10, es el ejemplo clásico de este tipo f
de registros (Figura 4-16). Está asociado con distancias focales moderadas y ocurren i
únicamente en suelo firme. La gran mayoría de los sismos que se generan en el Anillo
Circumpacífico son de este tipo. Excitan un amplio rango de períodos de vibración (con
un mínimo entre 0.05 y 0.5 segundos, y un máximo entre 2.5 y 6 segundos). I
I
Generalmente tienen la misma forma en las tres direcciones principales.
0.4
0.3
!
.,1 I
0.2

~
.1
Acelención 0.1
~.'
b

(g) O JH. In" W TI"lIlI


-0.1
r \Ill 1111" 1
-0.2
I
-0.3
-O.34Bn I
-0.4
O 10 20 30 40 50 60 J
tiempo (s)
i
Figura 4-16 - Acelerograma del temblor de "El Centro" Mayo 18 de 1940

Tipo 3 - Un movimiento del terreno de mucha duración y que manifiesta períodos de


vibración muy definidos. En la Figura 4-17 se muestra el acelerograma registrado en
suelo blando del sismo de Ciudad de México de Septiembre 19 de 1985, el cual es un
ejemplo clásico de este tipo de sismos. Esta es la consecuencia de sismos de los tipas
anteriores que son filtrados a través de estratos de suelo blando, en los cuales las ondas
sísmícas sufren reflexiones sucesivas en las fronteras entre estratos.

O 29 40 60 BO 100 120 140 160 lBO

Tiempo (s)

Figura 4-17 - Acelerograma del temblor de México de sep. 19 de 1985, comp. EW

Tipo 4 - Este tipo de movimiento comprende aquellos casos en los cuales se presentan
deformaciones permanentes a gran escala del terreno. En los lugares de interés se
puede presentar licuación o grandes deslizamientos. El temblor de Alaska de 1964 es
un ejemplo clásico de este tipo de movimientos. así como el temblor de Nígata, Japón,
del mismo año.

84
Esta clasificación de sismos fue postulada hace más de 25 años, y sigue siendo vigente.
Newmark y Rosenblueth planteaban que las técnicas analíticas prevalecientes en ese
entonces permitían el estudio de los primeros tres tipos de registros, quejándose de la
falta de registros del primer tipo. Colombia perdió en ese aspecto una gran oportunidad
debido a la ausencia de un acelerógrafo en Popayán en 1983. Con respecto al cuarto
tipo, Newmark y Rosenblueth, indicaban que los conocimientos del momento no
permitían la construcción de una estructura sobre un suelo que sufriera deformaciones
del tipo indicado allí. Esto sigue siendo válido en la actualidad.

4.9 Estudios de amenaza sísmica


4.9.1 Metodología

En la actualidad existen diversas tipologías de estudios de amenaza sísmica,


dependiendo del fin para el cual se realizan. Un tipo de estudios de amenaza sísmica,
son aquellos que se realizan para obras de gran importancia, cuya falla debido a un
sismo puede ser catastrófica, y que se realizan para fijar parámetros de diseño, los
cuales sólo son utilizables para diseño de la obra propuesta. Otro tipo, corresponde a
aquellos que se realizan dentro del contexto de una reglamentación de construcción
sismo resistente, con el fin de fijar parámetros comparativos dentro del territorio de
aplicabilidad de la norma, conduciendo a mapas de zonificación sísmica. Un tercer tipo
corresponde a los estudios de micro zonificación, en los cuales una ciudad, o una región
relativamente pequeña, se estudia con respecto a la respuesta sísmica esperada en
diferentes lugares, agrupando en microzonas aquellos sitios que tienen características
similares. La metodología a emplear varía según el típo de estudio, pero existen
caracreristícas comunes, y en algunos casos sólo se diferencian por el alcance mismo de
los estudios que se realizan. A continuación se presenta la metodología general,
indicando en qué casos se utiliza ese paso, dentro de los tipos de estudios anunciados
anteriormente. La presentación está basada en [Bolt, 1989], adaptada a lo que ha sído
práctica en el país.

Tabla 4-6 - Metodología en los estnaios d~ ame,.,aza sísmicll

""
<::s <::s
"',::,: s:::
¡¿E '>l'¡:¡
'e
Etapas mínimas a realizar ""
.:::! tu'~
EV"J '>,:s 8
""s:::
l:~ ~(:J cs'S
'- s:::
en un estudio de ..l:le
al:>. ~~ "':se
~'"
.§ ti~ ""E::
"'-l<.J
amenaza sismica 1:>.
<::s~ ~
~R

Consideraciones aeoloaicas
l. Obtención de la información geológica existente sobre la región, con
especial interés en la neotectónica regional. incluyendo identificación de los
• • •
movímíentos recientes en la corteza causados por sismos.
2. Compilación de las fallas activas en la región. con la definición del tipo de
movimiento (lateral, normal. etc).
• • •
:J, En algunos casos hay necesidad de realizar trabajo de campo. Es de
particular ímportancia definir el tipo de movímíentos que han ocurrido en
el Holoceno (últimos 10 000 años). por medio de evaluación de los
desplazamientos de la capa de suelo. dataciones por medio de Carbono 14
• •
de materiales orgánicos obtenidos ele trincheras de exploración de las
fallas. v otros métodos.

_--_ ...-
,~ .. ...
~ ----------~---_ .... _._-
8;,
~
Jínámica estructural aplicada al diseno SISI1lICV

4. Elaboración de mapas de la geología estructural en una zona


suficientemente amplia para cubrir las fuentes sismogénicas cuyos eventos
puedan afectar el sitio de interés. prestando especial atención a los
escarpes en la roca. los efectos díferenciales de la erosión. y los
desplazamientos de las capas superftctales de materiales sedimentarios.
• •
Este tipo de mapas debe mostrar los tipos de roca. las estructuras de
superficie. y las fallas locales. incluyendo estimativos acerca de su longitud.
continuidad v tino de movimiento Que han sufrido.
5. En el caso de fallas que estén localizadas inmediatamente debajo del sitio
de interés. deben llevarse a cabo exploraciones por métodos geofísicos.
con el fin de determinar la localización de rupturas recientes de las fallas y
~"ros lineamientos. Dentro de los métodos geofísicos que SE utilizan están
las mediciones de resistividad eléctrica y de gravirnetria, a lo largo de un
perfil perpendicular a la falla. Otro tipo de información que es de
• •
importancia. consiste en la búsqueda de evidencia de segmentación de la
longitud total de la falla. tales como superposición de alineamientos. o
cambios en el altneamíento zeneral
6. Descripción de deslizamientos, asentamientos. doblamientos de estratos.
inundaciones Dar avenidas o tsunamis en el lugar.
• •
7. Verificación de los niveles de agua freátíca, con el fin de determinar si
4...i.t.
existen barreras dentro de la tabla de agua. las cuales pueden ser asociadas
con fallas. o afectar la respuesta del suelo durante un sismo.
• •
Información sismolóqica
1. Documentación detallada de la historia sísmíca de la región. Se deben
preparar catálogos sísmicos de los eventos que se han sentido en el sitio.
ESlOS catálogos deben contener la fecha. la localización. la profundidad. la
• • •
magnitud y la intensidad de Mercallí, para cada sismo. Esta información
elebe ilustrarse nor medio de manas regionales.
2. Elaboración. donde la información lo permita, de curvas de recurrencia de
la frecuencia de sismos regionales. incluyendo magnitudes pequeñas. El
estimativo de la frecuencia de ocurrencia de sismos dañinos se puede
• • •
estimar de e",,,s estadísticas.
3. Estudio de los registros acelerográficos disponibles, de los reportes de
daños y toda la información de intensidades locales existente sobre la
rezíón donde está localizado el sitio de interés.
• •
4. Elaboración de estimativos de la máxima intensidad de Mercalli en terreno
firme. cercano al sitio. que debe haberse sentido con los sismos
irnnortantes que han afectado el sitio.
• •
Dettntctán de los sismos de diseño
1. Por medio de modelos probabilisticos apropiados. utilizando la
información geológica y sismológica. se definen curvas de recurrencia de
los parámetros relevantes del sismo de diseño. Estos parámetros
generalmente son la aceleración máxima en roca del sismo de diseño. 013
intensidad de Mercallí en roca o suelo firme. La interpretación de estas
curvas de recurrencia requiere la introducción de valores correctivos
~
• •
provenientes ele las incertidumbres asociadas con la información y la
defirlición de un período de retorno promedio del sismo de diseño. En
muchos casos se definen diferentes sismos de diseño. correspondientes a
diferentes estados límites (Estado Limite Ultimo o de colapso. o Estado
Límite de Servicio o umbral de daño).
2. En lo posible. deben definirse las fallas geológicas cuya ruptura pueda
ocurrir. indicando el tipo de mecanismo de desplazamiento (lateral normal.
etc.). A pesar de las numerosas incertidumbres asociadas con ello. debe
• •
estimarse la profundidad focal. la longitud de ruptura y el desplaz arníento
esperado. nara los eventos de diseño.
3. Cuando se trata de una zonífícacíón. deben elaborarse mapas donde se
agrupan aquellas regiones o sitios donde los parámetros de los sismos de
diseño tienen valores semejantes. conformando así zonas de amenaza

sísmica similar.
Estudios qeotécnicos
1. Identificación y estudio de aspectos geotécnicos y geológicos locales.
referentes a la posición y espesores de la estratificación dominante y la
nrofundidad de la roca de base.
• •
L Estudio de las propiedades. desde el punto de vista de ingeniería de los
suelos superficiales que afecten la decisión del tipo de fundaciones a
emplear. Dentro de esta etapa deben detectarse. utilizando sondeos.
apiques, etc., estratos de arenas sueltas y saturadas que puedan sufrir
• •
licuación: también denósít os prol undos de arcillas blandas

86
... - ~J "" .. .., :.1 •__ L· ' ::;:1. l·t"

1I 3.

-4.
Definición de las propiedades del suelo tales como: peso específico,
contenido de humedad, resistencia al cortante, comportamiento bajo
cargas cíclicas a través del módulo dinámico de cortante. valores de la
capacidad de amortiguamiento h.isterético. Estas propiedades deben
establecerse utilizando mediciones en el sitio. o ensayos de laboratorio
sobre muestras obtenidas de los sondeos.
Determinación de las velocidades de las anclas P y S. utilizando
correlaciones o por medio de procedimientos de medición en el sitio


I
(técnicas cross-hole o down-hole).
5. Deflnicíón de unas curvas de transferencia de los suelos localizados entre
roca y la superficie, las cuales permiten deflnir las variaciones. de • •
. amplificación o deamplífícacíón, de las ondas sísmicas para los diferentes
períodos de vi-º~ación de interés.
..
l•,
G Estudio de los efec¡,~=, d.' 3f'"1l'lificarión generados por accidentes
tonozráfícos como nueden ser las ¡"J..:':-a.:- v cOJinas aisladas.

l. Síntesis de los resultados agrupando en zonas de característícas de
amplificación o deamplíficación similares. Definición de los criterios a
emplear en zonas de transición entre un tipo ele comportamiento de! suelo

v otro.

4.9.2 Amenaza sísmica en Colombia


r En el país desde hace más de tres décadas se han venido haciendo trabajos de
evaluación de amenaza sísrnica de diferentes tipos, dentro de los cuales se cuentan

I
estudios para obras y edificios de importancia, evaluaciones de amenaza sísmica de
ciudades y de todo el país, así como estudios de rnicrozoníficación de algunas ciudades
del país, I1ngeominas y Comunidad Económica Europea, 1992] e [Ingeominas y
Universidad de Los Andes, 19921.

Para las primeras normas sismo resistentes nacionales, aparecidas en 198~, se elaboró
un estudio general de amenaza sísrníca de Colombia, ¡Carcía et al., 1984]. Para la nueva
versión de las normas NSR-98, [AIS, 7998] se elaboró, en E)95, un nuevo estudio de
amenaza sísmica del país, [Carcía et al., 1996). Este trabajo fue elaborado en conjunto
por la Asociación Colombiana de Ingeníería Sísrnica, la Universidad de los Andes y el
Ingeominas. La información geológica y tectóníca provino de numerosas fuentes, [París,
1993J, lo cual condujo a la definición de 32 macrosistemas de fallamientos, los cuales
se presentan en las Figuras ~-7 y ~-8. La información sismológica empleada está
descrita en la Sección ~.7.3, con una graficación de parte de los datos del catálogo en la
Figura ~-8. Con base en la ínformacíón tectónica y sismológica descrita se realizaron las
labores que se describen a continuación.

El análisis se dividió en dos etapas, una de asignación de eventos y otra de evaluación


de la amenaza sísrnica. El análisis de asignación de eventos depende de la tectónica, de
la información sísmica utilizada y del ancho del corredor de asignación. La profundidad
promedio de los eventos de cada fuente se determinó por medio de un promedio
ponderado que utiliza el exponente de distancia de la ecuación de atenuación, aunque
su influencia es muy menor; por lo tanto, las asignaciones son utilizables con las
diferentes ecuaciones de atenuación. En resumen el análisis de asignación es único para
una tectónica, una base de eventos sísmicos y un ancho de corredor de asignación. Del
proceso de asignación se obtuvieron para cada fuente los siguientes parámetros para
los tres lapsos de la información sísrnica; 1566-1995 (primer sismo histórico),
1922-1995 (llegada del primer sismógrafo al país) y 1957-1995 (red sísmica
suficientemente densa para poder calcular la profundidad del sismo); y para dos
magnitudes mínimas (Ms=3 Y M, = -l) utilizadas:

l. Frecuencia - el número de sismos por año con magnítud mayor que la míníma.
2. Beta - pendiente de la regresión logarítmica de magnitudes.
3. Profundidad promedio - El promedio de la profundidad de los sismos que
reportaron profundidad.

.....
~~.~-~.~:':."'""~ _----------------~~
87
-riámica estructural apucaaa al UI;)~/lU ~l.)llllLU

En la Tabla --l-7 se resumen los datos obtenidos para las diferentes fuentes sismogenicas
contempladas en el estudio.

Tabla 4-7 - Parámetros de las regresiones para la informacIón de asignación de


eventos utilizando un corredor de 60 km y una magnitud mínima de 3.0

N M, M, Frecuen. Beta Profun. FALlA


mínima máxima sis.zaño Prom.
1 3.00 6.::>0 0.578 1.043c) 30.0 Arco de Dabeiba
2 3.00 7:J0 1.342 0.9886 27.9 Bahía Solano
3 3.00 S.OO 1.973 0.9458 72A Beníoff - Intermedia
4 3.00 7.50 17.447 1.6434 165.1 Beníoir - Profunda
5 3.00 s.oo 0.078 0.7707 38.3 Boconó
6 300 6.00 0.078 0.4648 16.5 Bolívar
7 31)0 e.so 0.394 1.7329 28.9 Bucaramanga - Santa Marta - Norte
1---
8 3. oo 6.50 1131 1.4747 39A BUcaramanga - Santa Marta - Sur
9 :).00 7.(lO 03-12 1.7097 26.3 Cauca
10 3.00 6.:JO lU31 1.6373 16.0 Cimitarra
11 3.00 6.00 0.3-12 21883 26.9 Compresión Sur Caribe - Este
12 3.00 6.00 0131 1.2098 27.-1 Compresión Sur Caribe - Oeste
13 3.00 7.00 0.263 1.2749 23.8 Cuíza
14 3.00 6.50 0.105 1.3395 31.8 Espiritu Santo
i s 3.00 7.00 0.394 1.8524 18.8 Fallas del Magdalena
16 3.00 8.00 2.657 0.9887 21.4 Frontal Cordillera Oriental
17 3.00 6.50 0.105 2.1238 30.4 Garrapatas
18 3.00 6.50 0.394 2.6979 31.1 Ibagué
19 3.0G 7.00 0.052 1.3847 33.0 Iunín - Sam'narnbí
20 3.00 7.50 1.500 l.0567 18.0 Muríndó - Atrato
21 3.00 7.00 0.473 1.5830 24.2 Normal Panamá Paciflco
22 3.00 7.-10 0.184 1.1131 22.7 OCd

n 3.00 G.:JO 0.289 1.3443 21.0 Palestína


2-1 3.00 6.JO 0.1 57 1.4150 2-1.1 Perijá
25 3.00 <).50 (dOS 0.61Cl 18.5 Puerto Rondón
26 3.00 7.60 0.815 1.0379 28.1 Romeral
27 3.00 6.50 0052 0.8495 -10.0 Romeral - Norte
28 3.00 6.50 1.763 1.9970 29.8 Salinas
29 3.00 6.00 0.210 0.5312 22.6 Sinú
:,0 3.00 6.50 0.500 1.6869 33.3 Súarez
31 3.00 8.60 lCi.18-1 1.3938 25.8 Subducción
32 300 7.00 0.236 0.7::,78 18.1 Uríbante - Caparo

En todos los casos de evaluación de la amenaza se utilizaron los resultados del lapso
1957-1995, para las dos magnitudes mínimas. Eh algunos casos hubo necesidad de
ajustar los resultados obtenidos porque no había información suficiente para obtener
los parámetros, y se utilizó la del lapso siguiente (1922-1995). Como resultado del
análisis de asignación, se ajustaron las coordenadas que definen la falla a la
localización en superficie de la proyección de la línea de profundidad promedio de los
eventos asignados a la falla. Esta modificación solo se realizó para aquellas fallas que
tienen buzamiento diferente de 90.

Se evaluaron diferentes casos de asignación de eventos a las fuentes sismogenícas,


utilizando diferentes alternativas del ancho del corredor de asignación (-lO, GO, 80 Y 100
km), para las ecuaciones de atenuación mencionadas en la Sección --l.8.:> y para las dos

88
magnitudes mínimas empleadas en las regresiones (M, = 3 Y M, = 4). En la Figura 4-18
se muestra la regresión de magnitudes (distribución de Ríchter), para la falla frontal de
la cordillera oriental. Este tipo de regresión se realizó para todas las 32 fuentes
sismogénicas.

FALLA FRONTAL DE LA CORDILLERA ORIENTAL

1000

I II
I I

l8 I
-

I 100
A

-- c - . --
1
I

~ ~ '-41!!
E .....,.;¡; - ...

¡ .~ ! I ~ .. :.:. •

tt
'"
"C
Z
I

I
1,

I
I
I
~~:
~ ~.... -. ..
I

10 +-
I
I
i
I
-l
: - <,

I <,
i I ---.....;,
f-
I
I --........
~
I
I
I I
3
I I I I I

4 5 6 7 8

l A
o
1566-1995 Mmin3
1957-1995 Mmin3
...

Magnitud (M,)

1566-1995 Mmin4
1957-1995 Mmin4
o
Beta (3) =0.9887

1922-1995 Mmin3
--REGR. Mmin3 -
_
Beta (4) =0.9705

1922-1995 Mmin4
-REGR. Mmin4

I I
Figura 4-18 - ReiJresión de magnitudes de la falla frontal de la cordillera oriental

La evaluación de amenaza depende primariamente de los datos obtenidos de la


asignación ce sismos '/ del análisis estadístico que se realice con la información de cada
una de las fuentes sismogénicas. Del modelo probabilístico de línea fuente empleado,
[Der Kiureqhian y Ang, 19751. se utilizan las fuentes Tipo 1 (fallas conocidas) y la
Fuente Tipo 3 (proceso sismogénico desconocído). por lo tanto todas las fallas
corresponden a fuentes tipo 1 y los eventos no asignados generan la información para
las fuentes tipo 3. En este caso se realizaron estudios de sensibilidad a los diferentes
parámetros que intervienen en la evaluación de la amenaza sísmica. Se manejaron como
variables los siguientes parámetros:

• La magnitud mínima a que se haya recortado la información sísmica en la


determinación de las regresiones que producen los diferentes parámetros.

• La magnitud máxima que se puede esperar de la falla. En general los valores


utilizados provinieron de numerosos estudios anteriores y acerca de los cuales hay,
más o menos, concordancia entre diferentes especialistas.

• Las ecuaciones de atenuación. Se emplearon las presentadas en la Sección 4.8.5.

e La ecuación de longitud de ruptura la cual indica para una magnitud dada el


segmento de falla que se rompe. Se utilizan las ecuaciones desarrolladas por

l _
Arnbrasseys:

8.9
Jínámica estructural aplicada al diseño stsnnco

Mejor ajuste L
r
=e(1.S96m-7.56) (4-9)

Límite inferior L
r
= e(1.61Sm-8.58) (4-10)
Límite superior L
r
= e(l.1S0m-3.3S) (4-11 )

donde L, es la longitud de ruptura en km y m es la magnitud M s-

• Los parámetros provenientes de la estadística de los sismos de cada una (le las
fuentes sísmogenícas influyen notablemente en la amenaza que se obtenga. En
general para cada falla se deben dar los siguientes parámetros: magnitudes máxima
y mínima, como se mencionó anteriormente; frecuencia de ocurrencia, en sismos
por año; profundidad promedio de la fuente; y la pendiente de la regresión de
magnitud (Beta), la cual es utilizada dentro del análisis probabilístico, para definir la
probabilidad de que el sismo tenga una magnitud determinada.

• El nivel de corrección por incertidumbre. Se realizaron ajustes al 50%, al 90% y al


99%. Se consideró que es lícito utilizar como valores finales de los resultados
aquellos que estén dentro del rango de los producidos por los diferentes niveles de
corrección. Esta es la manera más simple de incluir aspectos subjetivos tales como:
apreciaciones sobre la sismicidad histórica, resultados de evaluaciones realizadas en
algunos lugares donde se dispone de información más detallada y consideraciones
regionales que sería difícil, si no imposible, incluir dentro de los modelos
matemáticos. Estas consideraciones son relativamente fáciles de incluir dentro de
los valores que se le asigna a una ciudad determinada, pero entrañan una mayor
dificultad cuando se trata de elaborar mapas para todo el pais.

Con el fin de evaluar la sensibilidad de los resultados a las diferentes variables


involucradas, se determinó la aceleración horizontal máxima de diseño en cada una de
las capitales de departamento, para una probabilidad de excedencia del 10% en 50 años,
o sea un período promedio de retorno de --175 años. La evaluación se realizó dividiendo
la información en dos grupos, uno con la magnitud mínima M. = 3 y otro con la
magnitud mínima M. = 4.

PClTa cada una de las capitales de departamento se obtuvieron gráficas de recurrencia de


aceleración horizontal. En cada una de ellas se presentan líneas para tres correcciones
por incertidumbre (50%, 90% Y 99%) Y para una magnitud mínima del recorte de la
información sísmica igual a M. = 3 Y a M. = 4 Y se indica el período de retorno exigido
por las normas si smo resistentes. En las Figuras 4-19 a 4-21 se presentan estos gráficos
para Barranquilla, Bogotá, y Cúcuta, respectivamente.

Los valores para ser incluidos en los mapas de zonificación de las normas pueden estar
dentro de todo el rango dado, pero la mejor tnterpretacíón corresponde a los valores
contenidos dentro de las dos líneas de corrección por incertidumbre de 90% (líneas
centrales).

Otra manera de interpretar lo que requieren las normas sismo resistentes, es utilizar el
valor con corrección por incertidumbre del 50% multiplicado por un coeficiente igual a
lA. Puede argumentarse que el valor al 50% de corrección corresponde al nivel de
solicitación sísmica para materiales que se diseñan utilizando el método de los
esfuerzos de trabajo y el coeficiente 1.4 es el mismo que utilizan las normas sismo
resistentes para convertir de esfuerzos de trabajo a valores al nivel de resistencia,
[Carcía et al., 19841.

90
I

¡ 10
I
~e
.. -

i 100
'\~
, ":..,
I
I
I

1000
0.00 0.05 0.10 0.15 0.20 0.25 0.30 0.35 0.40 0.45 0.5D
Aceleración horizontal (~)

---'-'-INCERT. '" 50%, Mmin3 _ _ _ INCEAT. '" 90%· Mrnil'l3 - I N C E R T . _ 99% . Mmin3
- - 6 - INCERT '" 50%· Mmin4 - € I - INCERT." 90% Mm",,,, -..o-INCEAT. = 99% - Mmin4
--COQIGO (475 años)

Figura 4-19 - Curvas de recurrencia de aceleración


máxima horizontal para la ciudad de Barranquilla

t I

1
1o
E
10
e-,
.~ "'''
I o

.t lOO
~-c
,
~
-""",

'-:;""
,
~
-- --
1 .
-
I 1000 -
0.00 0.05 0.10 0.15 0.20 0.25 0.30 0.35 0.40 0.45 0.50
Aceleración horizontal (g)

"Il!l. INCERT.=50%·Mmin3 e INCERT - 90%· Mm'l'l3 .g INCERT. = 99%. Mmin3


---"'-INCERT = 50% . Mmm4 _ _ _ INCERT = 90% Mm",4 --INCERT. = 99%· Mmin4
--C001GO 475 anos

Figura 4-20 - Curvas de recurrencia de aceleración


máxima horizontal para la ciudad de Bogotá

t r I
I
--"--

10
R--- I - - .-_.- t - - - -
"" I
---
100
'~
-~
"'\.. 1

'"':- --~
'-:;""
,
- --
1000
- -
0.00 0.05 0.10 0.15 0.20 0.25 0.30 0.35 DAD 0.45 0.50
Aceleración horizontal (g)

--A INCERT = 50% . Mm in3 -e INCERT '" 90% Mm.n3 .o INCERT. '" 99%· Mmin3
~INCEAT.= 50% - Mmin4 ___e__INCERT '" 90% M",Jn4 -4--INCERT. '" 99% . Mmin4
--COD1GO (475 años)

Figura 4-21 - Curvas de recurrencia de aceleración


máxima horizontal para la ciudad de Cúcuta

Además se obtuvieron gráficos de influencia de las fallas en la amenaza de cada una de


las ciudades capitales. Estos gráficos se calcularon para el nivel de aceleración de O.OSg.
En la Figura 4-22 se presenta el gráfico correspondiente a la ciudad de Bogotá y en la
Figura 4-23 el de la ciudad de Medellín.

I
L
nannca esrrUClUrUf UV"l-U. ...... ~. ~w_ •• _ _ • •.

FALLAS DEL MAGDALENA 0.0%

FRONTAL CORDILLERA
ORIENTAL

IBAGUE

SALINAS

TIP03 LO=-74.0 LA= 5.0

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90%

1f(l de contribución de cada falla en el rango de O.05g de aceleración horizontal


100%

r
Figura 4-22 • Influencia de las diferentes fallas en la amenaza sísmica de Bogotá r
BENIOFF·INTERM EDIA

"AUCA
43.3

I
MURINDO·ATRATO

ROMERAL 43.5
I
SUBDUCCION

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100%

% de contetb uctén de cada falla en el ra ugo de O.OSg de :lc.elrf'lJf'1ó'l] horizontal

Figura 4-23 • Influencia de las diferentes fallas en la amenaza sísmica de Medellín

Con base en los resultados obtenidos para las ciudades y utilizando valores de la
amenaza sísmica calculados para una cuadrícula de meridianos y paralelos trazados
cada medio grado, se dibujaron tres mapas: uno de Zonificación Sísmica, otro de
valores de A, Y un tercero de valores de Ad • Estos mapas se presentan en las Figuras
4-24, 4-2:) Y4-26 respectivamente.

92

-80 ·79 -78 -77 -76 -75 -74 -73 ·72 -71 -70 -69 -68 -67
13
-82

---L.t-4
SANANDRES y
12 PROVIDENCIA \-1-1--1-1--1-,~'e'I,r¡f]5Brt:1--¡--1--¡_-1-112
BAJA [

11 .H.--A~--+--/---+--t---\-----j--+---+---I 11
10 l----!--+--_+--+f'\-j-~+--+_-_+--j---j--+_-_+_-_+_-_11 O

9 f---+-:---+--+--/-:......p.i----4-f---+---+--+A--t---j-----j--+---+---t-----1 9

l 8 -----ii----+---+--t---j---f-----i8

7 """"""",,*,""""..,....,J---l---+---+---I 7

t 6

5 -+----j--+---+---1-+--+-----15

4 ~f7L--+--_+--t-___¡d;;;=n;;;_¡f:;-\-+--_I 4

o f-----+----1i--------1-1--P"""'=+----t----+---+--+--+--t----[ ----,- - Io

-1 f--------+---+-----t----+--~----+----t---I:______r+_+__ 1- -i 1

-¿ f - - - - j - - - + - - - - - j - - - r - - - - + - - - - - j - - - - " ¡ + - - +--1---+--+------ - - - -2

-3 f---+---f--+---+--+----+---f--+---I---AI-I--+-- -_+--+------1 -3

-4 f--+---+--+--+_--+----+--f--+---+~~*=~+_-+--_+----1-4
I

-79 -78 -77 -76 -75 -74 -73 -72 -71 -70 -69 -68

Figura 4-24 - Mapa de zor.ificación de amenaza sísmica de Co'ombia

El mapa de la Figura 4-24 corresponde a una distinción cualitativa del tipo de sismos
que pueden presentarse en el país, y divide la amenaza sísmica en tres grados 01 niveles:
baja, intermedia y alta. Dentro de un mapa de esta naturaleza se conjugan la
información sobre sismos históricos e instrumentales. Además toma en cuenta el
potencial sismogénico de cada región, así como la posibilidad de que una región se
pueda ver afectada por sismos que ocurren en otra región colindante. Los diferentes
materiales estructurales contemplados en las normas _ sismo resistentes, tienen
limitaciones en su empleo en las diferentes zonas de amenaza sísmica según se definen
en el anterior mapa.
-80 -79 -78 -77 -76 -75 -74 -73 -72 -71 -70 -69 -68 -67 -66
13 13
-82

12 f--
®L- 4
SANANDRES y rh Región Aa 12
PROVIDENCIA
VV In 0.05
SANTAIIfARTA ~ / . R'ACHA

11
l.......
B~RRANOUlLLA v
t ¡........(;~ / (21 0.075 11
CARTAGENK
I •
¿ALLEDUPAR
r¡ 3)
4)
0.10
0.15
10 10

s/N1z~L\ ~ tk 5 0.20
6 0.25

I Vh
9 9

~~
(7 0.30
~ONTERIA\
8 0.35
'J
8 9) 0.40

Iif~
8 ~
~~ ® \~(. \:1
\"
~m'dPJ
ARAUCA

0 5~ ?h
'ltA
7

6
9))1
r) x. l-@-
IIfEDELLlN "-
PUERTO CARREÑO·

< :~0ro) 1$ jJK§/Vj 7 :.;':¡: /

1"
IIfANIZALES
5
_L/~V/
) I
V~ CD
r/I'I.RIlfENIA:¡'~ A~GOTA
/I.PEREIRA)
• '- ,

4
i 19
IBAGUE ..,VILLAVICENCIO I \
~~ r;~ D
lA
PUERTO INIRIDj. ' )
rI.CAU
I ~ I
~$}
3
-~
r: 11 6
• POPArAN?,
//1 )
~V SANJOkE D:L GUAVIA~r¿)
2 1
1"::9 1~~i7
r->® /"" -""
7 (~ .PASTO
Al/TU
• [ ~
I\d ~V cy
-1 IIfOCOA ¡.F "
......
~
o "'\
CD .,
- '\
I

-2
"-- -~
r-- ~
1
-3

-4
L il '1f1LETlCIA

-5 -5
-80 -79 -78 -77 -76 -75 -74 -73 -72 -71 -70 -69 -68 -67 -66

Figura 4-25 - Mapa de valores de Aa

El mapa de la Figura 4-25 corresponde a los valores de la aceleración horizontal máxima


del terreno, la cual se ha denominado en las normas sismo resistentes Aa, Y es
equivalente al valor de Ate de los sismos de diseño esperados en todo el territorio
nacional. Estos valores, de acuerdo con la definición dada por las normas sismo
resistentes, tienen una probabilidad de excedencia de tan solo el 10% en un lapso de 50
años, lo cual corresponde a un período de retorno promedio de 475 años. No sobra
insistir aquí, que estos valores corresponden a aceleraciones en la roca, sin que se haya
incluido el efecto local de amplificación de las ondas causada por el suelo subyacente.

94
-80 -79 ·78 -77 -76 -75 -74 -73 -72 -71 -70 -69 -68 -67 -66
13 13

Ad
SANTA MARTAr~
V"""- • RIOHACHA
0.005
11 f---+---+--_+-_-BDARRANOU/LLA..... 1- ,-/ 0.01
CARTA~ENA ( "'!> _ V:!oUPAR

4
0.02
0.03

~~ e51NfELEJO /.. 'la.


5
6
0.04
0.J5
9~--+---+--+--/-

\'t\: eMO~,A~ ./ ~ 7
8
0.06
0.07
Ir'-'-
r-, ~~' \ I \ (~
i\
v: ~CUCUTA BUCARAMAJGA ARAUCA

r
J I )~ , ~~EDELlN J ~I~J(PJ ~ I I
P~ARREÑO

~I ea~'BDo , / V %® V
TUNJAe j
f----~-__+____1~'r h) 1I _ I /' 7V~AL
1 5
) r¡r/ :~~~;~
MANaALES

_~!OTA V V
/

® l

i I
L
®
/BAGUE /

If0V I
~
• VIUAVlCENCIO

/
\

~J lt:.r--r--- V~-V ..~. ..,\


))V_CALI PUERTOINIRICf)

I 3
2
/
1 - - _ + - \ f r : / j ' V/
NE/VA/,'

_POPAYAIN / /
/

f3 / _SANJDSEDELGUAVIARE

1 rJl¿.,
~
PASTO .. /Í- FLDQ1NC/A '-=-V / ",rrur (~ \!\

I
- _ MOCOA / ) / fJ

o
~.

-1

-2

-3 I
1--- -3

-4 L ~LETIC'A
-4

-5 L . - _ - - l - _ - - L_ _L-_--'-_----l_ _. L . - _ - - L_ _"---_--'-_----l_ _. L . - _ - " -_ _L.----.l I


-5
-80 -79 -78 -77 -76 -75 -74 -73 ·72 -71 -70 -69 -68 -67 -66

Figura 4-26 - Mapa de valores de A.i

El mapa de la Figura 4-26 corresponde a los valores de la aceleración horizontal máxima


del terreno, Ad • equivalente a un valor de Ate que tienen una probabilidad de excedencia
de 80% en un lapso de J 5 años, lo cual conduce a un período de retorno promedio de
10 años. Estos movimientos sísmicos se utilizan para verificar el Estado Límite de
Servicio de la estructura. para lo que se ha denominado el Umbral de Daño, o sea el
punto a partir del cual puede presentarse daño en los elementos estructurales y no
estructurales de la edificación.

95
-.10 Predicción de sismos

La pregunta acerca de sí se pueden predecir los sismos se presenta con mucha


frecuencia, por esta razón se ha incluido esta Sección donde se presentan algunos
comentarios al respecto. Quien desee profundizar sobre el tema, debe consultar las
referencias [Bolt, 1989, 1993a, y 1993bj, [Sarria, 1995a], [Olson, Podesta y Niqq, 19891,
Y [Lomnitz, 1994]. Una predicción sísmica, para que cumpla su cometido, debe indicar
cuándo, en qué lugar y de qué tamaño es el sismo que va a ocurrir. Con respecto a la
predicción en el tiempo, se distingue entre predicciones: a largo plazo, cuando se realiza
con años de anticipación; de plazo intermedio, cuando se realiza con semanas de
anticipación; y a corto plazo, cuando se hace con horas o días de anticipación.
Desafortunadamente, en el estado del arte actu.al de la ingeniería sísmica, esta pregunta
no se puede responder adecuadamente.
-
L
Dentro de la comunidad científica la predicción sísmica no tiene la mejor de las
reputaciones. Existen numerosos casos en los cuales se han pronosticado eventos que
no ocurrieron, produciendo graves consecuencias socioeconómicas, [Olson, Podesta y
Nigg, 19891. Así mismo existen algunos casos especiales en los cuales se han realizado
predicciones exitosas, [Lomnitz, 1994]. Desde tiempo ancestral, la humanidad ha
tratado de pronosticar la ocurrencia de sismos. Existen numerosos prejuicios populares
respecto a que cierto tipo de tiempo, en términos meteorológicos, precede la ocurrencia
de sismos; o que ciertos cambios en el comportamiento de los animales también están
asociados con la ocurrencia de sismos fuertes. A pesar de que hace algunos años se
ínvírtieron fondos y tiempo de científicos serios en la exploración de este tipo de
correlaciones, especialmente en China, los resultados fueron totalmente ínconcluyentes
y se demostró que la probabilidad de realizar una predicción seria con base en este tipo
de información no era mayor que la que se obtenia de hacer predicciones totalmente al
azar.

En algunos casos, científicos serios han desarrollado teorías respecto a la correlación de


ciertos hechos con la ocurrencia de sismos fuertes. Dentro de estas han sido populares,
tan solo por un corto tiempo: una aparecida en la década de 1950, basada en la
atracción gravíracional del planeta Urano, otra aparecida a mediados de la década de
1970 asignaba la ocurrencia al alineamiento de los planetas del sistema solar, solo pof
mencionar algunas de estas teorías, En 1976 das científicos del USGS (Servicio
Geológico de los Estados Unidos) predijeron que un sismo de magnitud 8.-t ocurriría en
la costa peruana en las cercanias de Lima a finales de Julio de 1981. Esta predicción, se
hizo pública tanto en los Estados Unidos como en el Perú, donde fue tomada
seriamente, dadas las calificaciones de los científicos que la realizaron. La fecha
indicada pasó sin que ocurriera ningún sismo, no obstante hubo graves consecuencias
socíoeconómícas producidas por el temor de la población a medida que se acercaba la
fecha de la predicción. En [Olson, Podesta y Nigg, 1989] se hace una descripción
detallada de este proceso de predicción y sus consecuencias.

En el ambiente científico formal moderno, la predicción se soporta principalmente en el.


estudio de los procesos tectónicos que están ocurriendo, de los movírníentos de la
corteza, de los precursores y réplicas de eventos importantes, de los patrones de
energía liberada a través de sismos, de cambios en los patrones de velocidad de las
ondas sísmicas, del aumento del contenido de gas radón en las aguas subterráneas, del
cambio en les niveles de los pozos, y otros. Tanto China como Japón, tienen programas
formales de predicción sísmica, y otros países de manera un poco más incipiente. En el
caso de China, el 4 de Febrero de 1974 se dio el anuncio de un sismo inminente que
debería ocurrir en las próximas 24 horas. La ciudad de Haicheng fue evacuada y
efectivamente un sismo de gran intensidad ocurrió en las horas de la tarde del mismo
día. No obstante, en China y otros países, se han hecho predicciones de sismos que no
ocurrieron en realidad y también han ocurrido sismos importantes sin que se haya
hecho ninguna predicción al respecto, causando numerosas \ictimas.
96
Inica eSCrllC1UnU UjJll<llllU 'H .... H .. ., ... " ... _

constante m corresponde a la masa; e a la constante del amortiguador; y k la rigidez del


elemento estructural, o resorte, que da apoyo a la masa. La solución de esta ecuación
diferencial de equilibrio se puede obtener por medio de alguno de los métodos
presentados en el Capítulo 3, tal como el método de la aceleración lineal, o el método
Beta de Newmark.

Suponiendo que un sistema de un grado de libertad, como el mostrado en la Figura 5-1,


con un período de vibración de 1 segundo y un coeficiente de amortiguamiento de 5%
del crítico, es sometido en su base a los 25 primeros segundos del acelerograma del
temblor de El Centro, se obtendría una respuesta en el tiempo del sistema como la
indicada en la Figura 5-2. Esta respuesta se obtuvo matemáticamente utilizando el
método Beta de Newmark.
60
r+ 1'\ nn RESPUESTA EN ACELERACION ABSOLUTA (mis')

0.0+ vJ'V\!\il¡cAvv''''~nJV~d''v'''V "'J' O'o"JVv'"


T v / 1 , - - máxima aceleración 5.075 mis'
-6.0-'-
1.0

máxima velocidad 0.904 mis


1t---máximo desplazamiento 0.128 m .
f\1\ RESPUESTA EN DESPLAZAMIENTO RELATIVO (m)
I I \ f\

\: '\'1 \1 1I V
J J v
-0.2
4.0 ACELERACION EN LA BASE (mis')
Registro "El Centro" N-S
~. 1

-4.4 5 10 15
Tiempo (s)
20 25

Figura 5-2 - Cálculo de la respuesta para los 25 primeros segundos del


TemblC'r cíe El Centra de un sistema úe un grado de ubenea
con un período de vibración de 1 segundo y ~ =5%
Es importante anotar que la respuesta presentada en la Figura 5-2 se ha expresado
contra el tiempo en función del desplazamiento relativo entre la masa y la base, u; de la
velocidad relativa entre la masa y la base, u; y de la aceleración absoluta de la masa,
x == ü+x o ' Se utiliza la aceleración absoluta dado que la 2 3 ley de Newton está postulada
con respecto a una aceleración absoluta y por lo tanto la fuerza inercial sobre la masa
es igual al producto de la masa por la aceleración absoluta.

>.2 Obtención del espectro de respuesta


En la Figura 5-2 se han marcado los valores máximos del desplazamiento relativo, de la
velocidad relativa y de la aceleración absoluta. El máximo desplazamiento relativo
multiplicado por la constante del resorte, k, conduce a la máxima fuerza que se ejerce
sobre el resorte durante todo el movimiento estudiado. La máxima velocidad relativa
multiplicada por la constante del amortiguador, e, define la máxima fuerza en el
amortiguador. La máxima aceleración absoluta multiplicada por la masa, m, da la
máxima fuerza inercial. Es evidente que desde el punto de vista de ingeniería estos
máximos son los parámetros de mayor interés.

98
Capitulo 6

SístenUlS tnetasüeo»
de un grado de libertad

6.1 Introducción

I El limitar el estudio de la dinámica estructural a sistemas linealmente elásticos


reduciría su rango de aplicación enormemente; pues la gran mayoría de los materiales
f estructurales muestran dentro del rango de esfuerzos utilizados en la práctica, en
alguna medida, características inelástícas. Mas aún, algunos materiales como el

1 concreto son inelásticos en casi todo el rango útil de esfuerzos. Además, en la respuesta
de estructuras sometidas a los efectos de sismos fuertes, muy seguramente éstas
actuarán más allá del rango elástico: permitiendo que parte de la energía que impone el
movimiento sísmico se pierda como energía disipada; reduciendo la energía que se
convierte en energía cinética; y disminuyendo las fuerzas inerciales a que se ve
sometida la estructura. En principio, en el análisis de la respuesta dinámica de una
estructura, hay necesidad de disponer de una relación fuerza-desplazamiento que
describa lo que ocurre en ia estructura, para cualquier nivel de desplazamiento y a
cualquier velocidad de deformación, durante una serie de solicitaciones alternantes.

La formulación de un modelo matemático que permita estudiar la respuesta inelástica


de sistemas dinámicos, depende fundamentalmente de cómo actúa cada material
estructural en particular. Un aspecto importante en la capacidad de un material de
responder dinámicamente en el rango inelástico está asociado con la ausencia de modos
frágiles de falla. Cuando se presenta una falla frágil, se viola la premisa básica de que el
sistema estructural sobreviva la excitación dinámica. Por esta razón se buscan maneras
de disponer y diseñar los materiales estructurales para que respondan dinámicamente
en el rango Inelásrico, sin pérdida grave de la resistencia y estabilidad del sistema
estructural. Esta particularidad de los materiales de resistir deformaciones en el rango
inelástico sin falla, se ha enmarcado dentro de términos tales como ductilidad y
tenacidad. Por lo tanto es deseable que los materiales estructurales se diseñen y
detallen de tal manera que tengan una ductilidad y tenacidad apropiada, con el fin de
que puedan tener respuestas dinámicas inelástícas adecuadas.

Desafortunadamente, no existe una manera única de describir, a diferencia de los


sistemas elásticos, el comportamiento inelástico de todos los materiales estructurales.
Por esta razón hay modelos matemáticos apropiados para cada uno de ellos, y en
algunos casos para algunos tipos particulares de elementos estructurales construidos
con uno de los materiales.

-\ continuación se discute, de una manera resumida, el comportamiento en el rango


inelástico de varios materiales estructurales, y de elementos construidos con ellos, para
poder formular modelos matemáticos que lo describan analíticamente. Posteriormente,
se tratará de una manera más detallada el comportamiento estructural inelástico del
concreto, el acero estructural y la mampostería. respectívamenre.

117

/
Dinámica estructural (IpIíC(I((¡ (ti (lIsellu :>1:>/lU'"

6.2 Respuesta histerética


6.2.1 Materiales y elementos estructurales elásticos e inelásticos

Desde el punto de vista técnico IPopov, 1968], la elasticidad de un material se define


como la capacidad de éste de volver a sus dimensiones originales, después de que se
haya retirado una fuerza impuesta, recobrando totalmente la forma que tenia antes de
imponer la fuerza. Por lo tanto, el comportamiento elástico implica la ausencia de
cualquier deformación permanente debido a que se haya aplicado y retirado la fuerza.
Algunos materiales exhiben una relación esencialmente lineal entre esfuerzos y
deformaciones, como muestra la Figura 6-l(a), y se denominan materiales lineaunente
elásticos. Otros materiales muestran alguna curvatura en sus relaciones esfuerzo-
deformación, como se muestra en la Figura 6-1(b); y se denominan materiales no
linealmente elásticos. En ambos casos la curva de carga y de descarga es la misma. Un
tercer caso es el materiaí in elástico, en el cual la descarga no ocurre siguiendo la misma
trayectoria de la carga y se presenta deformación permanente, como muestra la Figura
G-I{c).

esfuerzo
t
II
esfuelZo t esfuerzo

I
deformación
permanente

deformación unitaria deformación unitaria deformación unitaria

(a) (b) (c)

Figura 6-1 - Material: (a) linealmente elástico, (b) no linealmentt:! elástico, y (e) inelástico

Esta distinción entre materiales elásticos e inelásticos es algo ambigua; debido a que
prácticamente todos los materiales presentan las dos características cuando se observan
las relaciones esfuerzo-deformación en todo el rango de esfuerzos posibles, hasta
llevarlos a la falla. En general la clasificación anterior hace referencia al comportamiento
del material en el rango inicial de carga, cuando los esfuerzos y las deformaciones son
pequeñas.
r,
esfuerzo

zona de endurecimiento
por deformación

I resistencia a la f1uencia

I
Es'
1 V deformación de f1uencia
elongación máXima/:

I
,
deformación unitaria
~
Figura 6-2(a) - Curva esfuerzo-deformación del acero de refuerzo

118
En la Figura 6-2(a) se muestra la curva esfuerzo-deformación para el acero de refuerzo y
en la Figura 6-2(b) la del concreto no confinado. Allí puede verse que el acero es
linealmente elástico hasta que llega al punto de fluencía, mientras que el concreto no es
propiamente linealmente elástico en ningún momento.
t;,

~
módulo tangente inicial
esfuerzo
Etan
módulo tangente al 20% de la resistencia máxima
1 -
E
1 lEc

1 módulo secante al 45%


de la resistencia máxima

O.45fc •

O.20fc•

0.001 0.002 0.003 0.004 0.005


E, deformación unitoria

Figura 6-2(b) - Curva esfuerzo-deformación del concreto no confinado

El área bajo la curva esfuerzo-deformación de cualquier material que se lleva hasta la


faiia, es una medida de la capacidad del material para absorber energía por unidad de
volumen, y se denomina tenacidad del material (toughness, en inglés). Entre mayor sea
el área bajo la curva, el material tiene mayor tenacidad. Los materiales inelásticos
muestran características especiales cuando la carga no se aumenta monotonicamente
hasta la falla. Se entiende por ensayo monotónico aquel en que se carga el material sin
que haya inversión en el sentido de las fuerzas aplicadas.

En la Figura 6-3, basada en [Popov, 1968], se muestra un material que fue cargado
desde O hasta el punto A; luego fue descargado, y tomó la rrayectoria AB. Tanto en la
parte inicial de la carga como en la descarga, el material tuvo una respuesta
esencialmente elástica con el módulo de elasticidad inicial del material. A pesar de esto,
debido a que entró en el rango inelástico antes de llegar al punto A, se presenta una
deformación permanente, Además, la energía de deformación que había acumulado
hasta el punto A, no fue liberada totalmente en la descarga; por lo tanto, el material
disipó la energía correspondiente al área sombreada, tal como se explicó en la Sección
1.7.4. En el rango Inelástíco, sólo una parte pequeña de la energía absorbida por el
material se recupera al descargarlo.

En la Figura 6-3 puede observarse que al cargar nuevamente el material a partir del
punto B; éste se comporta como un material elástico, hasta que encuentra la curva
original en el punto C; y que al seguirlo cargando sigue la curva original. Si en el punto
O se retira nuevamente la carga, el material llega al punto E de cero esfuerzo aplicado.
Cargándolo nuevamente en el sentido contrario a partir del punto E, desde F el material
comienza a comportarse inelásticamente. Vale la pena anotar que el esfuerzo f h en el
punto f es menor que el que tuvo al descargarlo, fa, en el punto D. Esto se conoce como
efecto de Bauschinqer, quien fue el primero en observarlo, y por esto lleva su nombre.

1l!J
IJilllÍl1lÍl(l l'strllctllra( (lj>IIC(I(L(l .:>tJ""~v
(11 lU"Wllv
-------------------

deformación unitaria

Figura 6-3 - Efecto de carga y descarga, con inversión del sentido de la fuerza

Cuando al material se le imponen una serie de ciclos de carga, descarga, y carga en el


sentido opuesto; en los cuales los esfuerzos sobrepasan el límite elástico del material,
1
I
se obtiene el comportamiento que se mostró en la Figura 1-8. Este comportamiento se i

I
conoce con el nombre de respuesta histerétíca. Tal como se indicó en la Sección 1.7A, la
histeresis es un fenómeno por medio del cual dos, o más, propiedades físicas se
relacionan de una manera que depende de la historia de su comportamiento previo. Por
lo tanto, hace referencia al comportamiento de los materiales estructurales cuando se
ven sometidos a deformaciones o esfuerzos alternantes que están fuera del rango de
respuesta lineal, o elástica, ante una solicitación; ya sea de fuerza o de deformación
impuesta. Una gran parte de la energía que es capaz de disipar el material estructural
en el rango ínelástíco de respuesta se asocia con el área comprendida dentro de los
I
ciclos de histéresis.

Desde el punto de vista del elemento estructural construido con un material elástico, o
inelástíco, es conveniente ver cómo se manifiesta la inelasticidad en comparación con el
elemento construido con un material elástico. Vale la pena, en este momento, repasar el
proceso matemático que se emplea para determinar la línea elástica, o curva de
deflexiones de una barra prismática, sometida a flexión transversal en su sección. Con
base en la teoría matemática de la elasticidad (Timoshenko y Younq, 1962] es posible
demostrar que la siguiente ecuación diferencial describe la línea elástica y = f{x) del
elemento estructural:

(6-1)

Donde y corresponde a la deflexión transversal de la línea elástica, x es la variable que


describe la posición a lo largo del eje longitudinal del elemento, E es el módulo de
elasticidad del material, 1 el momento de inercia de la sección, y p(x) es la función que
describe las cargas transversales al eje del elemento. La solución de esta ecuación
diferencial se obtiene integrando cuatro veces y resolviendo las constantes de
integración por medio de las condiciones de apoyo. La Tabla 6-1 muestra este proceso
de una manera esquemática.

La relación de momento-curvatura (M-cj», mostrada en la etapa (d) de la Tabla 6-1,


supone que las deformaciones son linealmente proporcionales a los esfuerzos, a través
de la rigidez, El, de la sección del elemento. Por lo tanto, la ecuación es válida para

120
--
elementos cuyo material no llega a esfuerzos que superen el límite elástico, o sea
materiales linealmente elásticos.
Tabla 6-1 - De carga a deflexión

(a) p(x)
p(x)
Carga
PJIJJJ=Q
(b)
r
V(x) = J p(x)dx
V(x)

JIDrrrm.~
Cortante

(c)
f
M(x) = V(x)dx
M(x)

~
Momento

ep(x)

~
(d)
Curvatura q>(x) = M(x)
El
8(x)
f
~'%1ill
(e)
Rotación
9(x) = q>(x)dx

f
~
(f)
Deflexión
S(x) = 9(x)dx

Cuando el elemento estructural responde inelásticamente, conociendo t,: rclación


momento curvatura, es posible llegar a determinar las deflexiciD,·c,liz, Ido el
proceso de integración, probablemente utilizando técnicas matemáticas algo más
elaboradas. A modo ilustrativo, en la Figura 6-4 se presenta la relación omento-
curvatura (M-$) de la sección de una viga de concreto reforzado, que Sé carga
monotónicamente a flexión. Allí es importante anotar, que la sección se comporta de
una manera linealmente elástica hasta el punto en el cual se fisura el concreto en
tensión en la parte inferior de la viga. Este punto se denomina punto de agrietamiento, y
le corresponden un momento de agrietamiento, Me.. una curvatura de agrietamiento, q>cn
y la rigidez hasta este punto se puede describir por medio de EI g , donde I g es la inercia
de la sección no físurada. En la medida que se aumenta el momento se incrementa la
fisuración en la parte inferior de la viga; el eje neutro de la sección sube; y los
esfuerzos, tanto en el concreto como en el acero, se incrementan. En el momento en que
el acero de refuerzo llega a su resistencia de fluencía f y (véase la Figura 6-2a), hay un
cambio en el comportamiento de la sección, que es consecuencia del cambio en el
comportamiento del acero. Allí es posible definir un momento de fluencia, M y , una
curvatura de fluencia, <!>Y, y una rigidez, Ele.. que se denomina rigidez fisurada. Esta
rigidez, describe aproximadamente el comportamiento de la sección entre el punto de
fisuración y el de fluencia. A partir de ese punto hay un aumento en la curvatura de la
sección, sin que se presente un mayor aumento en el momento, presentándose
disminución en la rigidez de la sección. Esta situación se mantiene hasta el punto en
que se empieza a presentar un aumento de la resistencia del acero debida al fenómeno
de endurecimiento por deformación (straín-hardeníng en inglés), allí puede definirse una
curvatura para endurecimiento por deformación, q>s' La resistencia a momento se
incrementa hasta llegar al punto de máxima resistencia del acero, fu, obteniéndose así la
máxima resistencia de la sección, M¿ El momento empieza a disminuir en la medida

121
~--_
.. ............
_-------------------~.
-ináinica esrrucr ural aplicada al (//seIlOSISIIIIC(J

que la resistencia del acero baja, hasta que éste falla a la tensión. Allí se obtiene la
máxima curvatura en la sección, <1>0.
M

-falla

.<.---.. . : '-..Iniciación del endurecimidnto


: por deformación del ecero
el,
fluye acero
,,
,,
,,
6.2
,,
,
punto d~agrietamiento Sección del elemento
,,
,,
,,
,,
,
,, I
I
,
$cr ~y

Figura 6-4 - Relación momento curvatura típica de una viga de concreto reforzado

El comportamiento mostrado en la figura anterior se presenta cuando la cuantía de


acero longitudinal es relativamente baja, permitiendo que el acero de refuerzo llegue a
fluencia, antes de que se presente una falla por compresión en el concreto. O sea es
válido para cuantías menores que la cuantía balanceada, Pb' Así mismo, la sección debe
tener una resistencia a esfuerzos cortantes adecuada, para que la falla sea por flexión y
no por cortante, la cual es una falla frágil. De igual manera, debe garantizarse que no
haya una falla por adherencia del acero de refuerzo con el concreto.

sección del
elemento

I
L I
<P u r-r-
T -i-
I I
I
I I
4's t- _1_
<P y
4'cr
ep
Figura 6-5 - Distribución de la curvatura en una viga en voladizo que se lleva a la falla

Supongamos, ahora, una viga en voladizo que tiene una sección similar a la estudiada.
A esta viga se le coloca una carga en el extremo libre. En la Figura G-S se presentan las
curvaturas correspondientes a la aplicación de una carga tal que se presente en la base
del voladizo respectivamente el momento de agrietamiento, el de fluencia y el momento
último. Allí puede observarse que cuando se llega al momento último hay una
concentración de cambio en curvatura en la base del voladizo. y esto corresponde a un
incremento local de la rotación, ep . Generalmente este lugar donde Sl' presenta la
- concentración de cambio en curvatura se denOminaJj!!LculaciátLvltIstica:)a distancia en
la cual se presenta se llama la longitud de plastificáción,-ep. . --- _. - .

El caso presentado en la Figura 6-5 corresponde, nuevamente, a un ensayo monotónico,


en el cual no hay reversión de las cargas. A continuación se presenta cualitativamente el
comportamiento histerético, obtenido de ensayos experimentales, de los principales
materiales estructurales: concreto reforzado, acero estructural y mampostería
estructural, cuando hay reversión de las cargas aplicadas.

6.2.2 Concreto estructural


El concreto reforzado puede decirse que es el matrimonio de dos materiales con
propiedades mecánicas totalmente diferentes, como puede comprobarse de la simple
observación de la Figura 6-2. Para solicitaciones estáticas, las características de los dos
materiales han obligado a respaldar los criterios de diseño con investigaciones
experimentales. Para solicitaciones dinámicas, especialmente cuando se esperan
respuestas en el rango inelástico, la experimentación adquiere un carácter aún más
importante. Todo lo que se conoce actualmente acerca del comportamiento dinámico en
el rango inelastico del concreto reforzado se ha obtenido de amplios y costosos
programas experimentales.

Con el fin de ilustrar el comportamiento histerético de elementos de concreto


reforzado; en la Figura 6-6, adaptada de lSozen, 1974], se presenta la respuesta ante
cargas alternantes de una viga en voladizo, con refuerzo longitudinal simétrico. La viga
se somete a un programa de deformaciones consistente en dos ciclos completos de
deflexiones verticales iguales en las dos direcciones. Las deformaciones se logran por

II
medio de fuerzas verticales aplicadas en el extremo libre del voladizo. Se supone que el
refuerzo longitudinal de la viga está adecuadamente anclado de tal manera que no haya
problemas de adherencia del refuerzo. Igualmente se supone que dispone de sufícíente
refuerzo transversal. En la Figura 6-6(a) se muestra la viga, su sección y el programa de
deformaciones.

En la Figura 6-6(b) se muestra el primer ciclo de respuesta en términos ele id íuerz.a


aplicada y del desplazamiento vertical en el extremo libre del voladizo. El primer cuarto
de ciclo de respuesta muestra tres etapas bastante bien definidas: AR, Be v GJ La etapa
AB representa la respuesta de la viga antes de que ocurra fisuración del concreto en
tensión en la parte superior de la sección. La aparición de la primera fisura, usualmente
en la base del voladizo, reduce apreciablemente la rigidez de la viga, Esta reducción es
mayor al comienzo, cerca a B, y luego va disminuyendo gradualmente en la medida que
se acerca al punto C; y es consecuencia de la mayor ftsuracíón, de la aparición de
deformaciones en el rango inelástico del concreto, de la reducción de la zona de
compresión al subir la localización del eje neutro de la sección, y del resbalamiento del
acero de refuerzo debido a la disminución de su adherencia al concreto. La reducción en
rigidez puede verse a través de la diferencia entre k g y kcn correspondiendo la primera a
la sección no fisurada y la segunda a la sección fisurada, cuando el refuerzo en tensión
está llegando al punto de fluencia.

En el punto e el acero superior de la viga, el cual está en tensión, fluye llegando a f y ;


véase la Figura 6-2(a). En este punto, la viga típicamente tiene una serie de microfisuras
de diferente longitud vertical, como muestra la Figura 6-6(c), con su trayectoria dictada
por el estado de esfuerzos principales que existen en una viga no fisurada. Hasta este
momento la distribución de la curvatura de las secciones de la viga es directamente
proporcional al diagrama de momentos, con la excepción de pequeñas desviacíones
causadas por la separación finita entre microfisuras. Estas desviaciones son mayores
para vigas con muy poco refuerzo longitudinal. A medida que la deformación se
aumenta más allá del punto C, hay un aumento importante de la deformación causado
por un pequeño aumento de la carga; con un cambio apreciable en la distribución de
123
)ill(UllíClI eSlTlLCllLrlll UJl"ClHIll III .tI'He"" .H.,,"""

curvatura a lo largo de la viga. El aumento en dcflexión se debe principalmente a un


aumento en rotación, o concentración de curvatura, en la vecindad del apoyo. El
elemento no falla necesariamente en este punto. La deformación que el elemento admite
más allá del punto de fluencia se denomina capacidad de deformación inelástica
IAbrams, 1991].
Voladizo cargado en el extremo Sección Programa de deflexiones

~
D' Final del ciclo 1
Final del ciclo 2
E l'
Máxima Deflexión

e G'
(a)

k,

(b) (f)

Figura 6-6 - Respuesta histerética de una viga de concreto reforzado en voladizo

En el punto D las fisuras son mayores dentro de una distancia del apoyo igual a la
altura del elemento, que en el resto de él, como muestra la Figura G-G(d). Se presenta,
generalmente, un descascaramiento del concreto en la fibra extrema en compresión,
cerca a la cara del apoyo. El cambio en rigidez es mucho más marcado entre el tramo
CD, que en el tramo Be. La rigidez del tramo CD está descrita por medio de k._ Esta
pendiente está dictada por la capacidad de endurecimiento por deformación que tenga
el acero de refuerzo, la cual se muestra en la Figura 6-2(a). Además influyen en su
magnitud: el espesor del recubrimiento en comparación con las dimensiones de la
sección confinada por el refuerzo transversal, y la cuantía de este último.

La deformación impuesta se invierte arbitrariamente en el punto D. Al ir de D hacia E,


disminuyen los esfuerzos en el acero de refuerzo y en el concreto, reduciéndose la
carga y la deflexíón. El acero de refuerzo tiende a volver a su posición original. El
agrietamiento que se presentó durante la etapa anterior no cierra en su totalidad. La
pendiente del tramo DE tiende a reducirse en la medida que la curva se acerca al punto
E, de cero carga. En el punto E la viga tiene una deflexión permanente. Las fisuras son
visibles, pero tienen un espesor muy pequeño, si es que no se han cerrado totalmente.
La variación en la rigidez, está descrita a través de la pendiente k u •

En el punto E, de inversión de la carga, la viga es casi tan rígida como en el punto inicial
A. Esto se debe a que el concreto en la zona de abajo (ahora tensión) está todavía
intacto, aunque haya fisuras de la zona de arriba (antes tensión) sin cerrar en su
totalidad. Por esta razón, la curva procede hacia el punto F con una pendiente

124
aproximadamente igual a la inicial (pendiente del tramo AH). En F se produce la
fisuración por tensión de la parte inferior de la víga. En los ciclos de carga
subsiguientes, esta parte de la respuesta histerética es diferente, como puede verse en
la Figura 6-6(0 correspondiente al segundo ciclo de carga y donde el primer ciclo se ha
dibujado punteado.

La forma de la curva entre los puntos F y G depende de una interacción compleja entre
las propiedades esfuerzo-deformación del acero de refuerzo, la cuantía de refuerzo
longitudinal, y la distribución y ancho de las fisuras existentes. Generalmente la curva
procede hacia G con una pendiente que se va reduciendo gradualmente. No obstante,
diferentes combinaciones de las variables mencionadas pueden producir cambios
locales en la pendiente de la curva entre F y G. Por ejemplo, si las fisuras de la parte
superior de la viga no se han cerrado totalmente en el momento que el acero de
refuerzo superior fluye en compresión, puede producirse un cambio brusco de la
pendiente, acompañado por una rigidización cuando las fisuras efectivamente se
cierren. Aparecen fisuras causadas por tensión en la parte inferior de la viga (zona de

I
compresión durante la parte inicial del ciclo carga), obteniéndose un comportamiento
análogo al de CD. Las deflexiones son producidas por los esfuerzos de compresión en el
concreto y de tensión en el acero de la zona de tensión; así como por resbalamiento del
refuerzo debido a la disminución de su adherencia con el concreto. Acercándose al
punto G, el acero en tensión fluye con el consecuente aumento en la detlexión. El punto
de fluencia no se presenta de una manera tan definida como en C. Esto se debe a que el
refuerzo de tensión puede haber fluido en compresión en el ciclo anterior, antes de que
ocurriera la inversión en la dirección de la carga; presentándose un efecto de
Bauschinger. La tendencia general en esta zona está descrita a través de la pendiente k.,
En el punto G el patrón de fisuración es similar al de D, solo que ahora se presenta en la
parte inferior de la viga, como muestra la Figura 6-6(g).
t
, En el punto G ocurre una nueva inversión arbitraria en el sentido de las deformaciones.
La porción GH es similar a DE. En H hay nuevamente una deformación permanente,
similar a la del punto E; pero ahora en la dirección inversa. La magnitud de esta
deformación depende de la degradación de la rigidez que haya ocurrido anteriormente
(Abrams, 1991]. En la medida que la carga aumenta a partir de H hacia D', se pasa por el
punto 1, el cual marca el fin del primer ciclo. A partir de H se presenta un pequeño
aumento de la rigidez causado por las fisuras que se cierran en la nueva zona de
compresión. A diferencia del tramo FG, este comportamiento se extiende más allá del
punto de cero deflexíón, Las fisuras existentes no se han cerrado totalmente en el punto
de cero deflexíón: Esto se debe a que algunas fisuras se abren antes de que las
anteriores se cierren. Pueden existir fisuras abiertas en ambas caras del elemento..-\1
presentarse deflexíón más allá del punto de cero carga, se aumenta la rigidez debido a
que las fisuras en la zona de compresión se cierran totalmente. En muchos casos los
esfuerzos de compresión en esta etapa son resistidos casi en su totalidad por el
refuerzo de la zona en compresión.

El segundo ciclo se muestra en la Figura 6-6(f), donde el primer ciclo se ha dibujado


como referencia, por medio de una línea punteada. Entre I y D' el miembro resiste la
carga con una respuesta que manifiesta mucho menor rigidez que la observada durante
el ciclo de carga inicial. Esto se debe: a un ablandamiento del acero de refuerzo causado
por haberlo deformado cíclicamente en tensión y en compresión; a una degradación del
módulo de elasticidad original del concreto; y a un deterioro del mismo concreto con
menor adherencia del refuerzo. En este caso la fluencia del acero de refuerzo no es una
característica sobresaliente, debido al ablandamiento del acero. La porción D'E' del
nuevo ciclo es muy similar a la porción GH del primer ciclo, debido a que la viga se
descarga bajo condiciones similares. Idealmente, un número moderado de ciclos con los
mismos límites de deflexíón no debe producir un cambio en el tipo de respuesta;
produciéndose ciclos de hístercsis subsiguientes con las mismas características del
segundo ciclo ISozen, ] 9741.
lJl1UllllrCU (-"'~('-({Clltl{l( Hl.'IH.. l H H . l 'l1.. Uh -......... • .J "

I
Figura 6-7 - Rigidez durante los ciclos de histéresis de elementos de concreto reforzado

Cuando se presentan nuevos ciclos de carga con deflexiones mayores que las impuestas
anteriormente, como se muestra en la Figura 6-7, adaptada de [RiddelI y Newmark,
1979]; se presenta una degradación de la rigidez, la cual se manifiesta con un
corrimiento del punto D hacia la derecha y del punto G hacia la izquierda. La deflexión
a la cual se presenta el aumento de la rigidez en H'D' o en E'G', aumenta
progresivamente de ciclo en ciclo debido a la acumulación de deformación inelástica en
el refuerzo y al resbalamiento del refuerzo en compresión. La pendiente general de la
curva carga-deflexíón, representada por la línea que une los dos extremos del ciclo, DG;
se reduce en la medida que ocurren más ciclos de carga.

En la Figura 6-7, además, se resumen las rigideces asociadas a diferentes etapas de los
ciclos de hístéresis, donde:

kg rigidez con la sección no fisurada, antes de que se presente cualquier


solicitación
k., rigidez con la sección fisurada, y evaluada al nivel de fluencia del acero en
tensión
k, pendiente, expresada en términos de rigidez, del incremento en resistencia
producido por el acero de refuerzo longitudinal sometido a deformaciones en
la zona de endurecimiento por deformación
k, pendiente, expresada en términos de rigidez, de la curva que se obtiene
cuando el elemento se descarga después de que el acero de tensión ha fluido
k, pendiente, expresada en términos de rigidez, de la curva que se observa
cuando el elemento se carga en el sentido contrario al de un ciclo de carga
que acaba de terminar. También se conoce como rigidez de recarga, o de
nueva carga.

Es importante anotar que el comportamiento descrito corresponde al de un elemento


que disipa energía por flexión. Para lograr este comportamiento debe garantizarse que
el elemento no falle por esfuerzos cortantes o por ausencia de un refuerzo transversal
de confinamiento adecuado, Figura 6-8(a) adaptada de [Wight y Sozen, 1973]; ni el
refuerzo longitudinal falle por adherencia, Figura 6-8(b), adaptada de [Higashi y Takeda,
19721. Allí se muestran los efectos de degradación de la resistencia y de degradación de
la rigidez, respectivamente.

126
Fuerza Fuerza Degradación de la rigidez

(a) (b)

Figura 6-8 - Falla por falta de refuerzo transversal adecuado y falla por adherencia del refuerzo longitudinal

Dentro de los factores que influyen en la forma de los ciclos de hísteresís de elementos
de concreto reforzado ISozen, 1974] y [Abrams, 1991], se cuentan los siguientes:

• cuantía de refuerzo longitudinal y las propiedades esfuerzo-deformación del acero


de refuerzo,
• carga axial sobre el elemento,
• nivel de fisuracion en función de la distribución y espesor de las grietas,
• eficacia de la adherencia entre el refuerzo y el concreto,
• distribución del refuerzo en la sección (generalmente ~(simétrica en \igas),
• esfuerzos cortantes y cantidad de refuerzo transversal,
• distorsiones generales y locales de los nudos de los extremos del elemento,
• forma de la sección del elemento (viga T diferente a viga rectangular), y
• estabilidad lateral de las barras de refuerzo.

En algunos tipos de elementos de concreto reforzado, a pesar de que se presentan ci,,:iOS


de histeresís estables, la cantidad de energía que se disipa puede verse afectada por el
estranqulamiento (pinching, en inglés), que se presenta en los ciclos de histercsís debido
a que no se cierran las fisuras de los ciclos de carga anteriores; llegándose él tener una
fisura abierta que pasa por toda la sección del elemento. Esto produce un alargamiento
del elemento, el cual ha sido observado experimentalmente [Fenwick y Davidson, 19951.

La rigidez en la zona de reversión de la carga (tramos EG y HD en las Figuras 6-6 y 6-7),


se limita a la que aporta el refuerzo longitudinal, sin contribución del concreto. El
cortante que necesariamente acompaña el momento aplicado, es resistido en la base del
elemento tan solo por efecto de espigo del acero longitudinal; y en algunos casos se
presenta resbalamiento en la base del elemento, lo cual contribuye a que se presente el
estrangulamiento. La energía disipada y el estrangulamiento de los cíclos de hísreresís
se muestran en la Figura 6-9, adaptada de [Rertero y Popov, 1977[.

127
Fuerza Fuerza

Estrangulamiento "'"

Deflexión

Energía disipada en el primer ciclo Energía disipada en el tercer ciclo

Figura 6-9 - Energía disipada y estrangulamiento de los ciclos de histéresis.

6.2.3 Acero estructural

El comportamiento histerético de elementos de acero laminados en caliente es mucho


más simple que el de concreto reforzado, dado que se trata de elementos hechos de un
solo material. Las bondades del comportamiento del acero como material se trasladan a
los elementos construidos con él. No obstante, todos los problemas asociados con
estabilidad local de las alas y el alma, estabilidad general del elemento, alabeo, fractura
frágil, etc.; se agravan dado que el elemento va a trabajar en el rango inelástico. Los
problemas de comportamiento histerético del acero estructural se relacionan
principalmente con la necesidad de proveer secciones estables en el rango inelástico, lo
que se denomina secciones compactas; y la forma como se realicen las conexiones entre
elementos, especialmente cuando se requiere que éstas sean resistentes a momentos.
Viga 8 WF 48 Ensayada

I
Fuerza

CIClO 11/"47

I
Ciclo N° 36
CieloN°27
Ciclo N" 10

Ciclo N° 1

(;lelo N" 2

(b) Conexión soldada (e) Conexión pernada (atornillada)

Figura 6-10 - Respuesta hisferética de vigas de acero estructural en voladizo

En la Figura 6-10, basada en [Popov y Bertero, 19731. se ilustra cualitativamente el


comportamiento histerético de una viga en voladizo de acero estructural. En la Figura
6-10(a) se muestra la viga ensayada y la columna de apoyo, de mayor sección, la cual
tiene atíezadores soldados para evitar distorsiones y falla dentro del panel de la
conexión. En la Figura 6-10(b), se muestra la respuesta de la viga cuando su conexión a
la columna de apoyo es soldada; al no haber problemas en la junta; los ciclos de

128
hísteresís son totalmente estables, aún después de un número muy alto de ellos. En la
Figura 6-10(c) se muestra el ensayo de una conexión pernada. Las porciones
relativamente planas de los ciclos de histeresis están relacionadas con resbalamiento de
los conectores. La rigidización posterior está asociada con el asiento sobre los tornillos.

En la Figura 6-11 se muestra cualitativamente la respuesta histerética de una columna


de acero sometida a fuerza axial constante, ya una fuerza horizontal alternante.

"
6

I H

I
Figura 6-11 - Respuesta histerética de una columna de acero estructural sometida a fuerza axial y horizontal

Debido al temblor de Northridge, Caliiornia, USA, suburbio de la ciudad de Los Angeles,


ocurrido el 17 de Enero de 199-4, (SAC [oint Venture, 1995J; se presentaron daños
graves en más de 100 edificios de acero cuyo sistema estructural consistía <'Jl pórticos
soldados resistentes a momento, sin diagonales de arríostramiento, Los daños
estuvieron concentrados en las conexiones de viga con columna. SI" pre3e: itaron
problemas en edificios de un piso hasta de 26 pisos; incluyendo dl":.:e que
estaban en construcción, hasta edificios con más de 30 años de construidos, Hubo
daños graves en lugares donde las aceleraciones registradas localmente fueron
relattvamente moderadas. Los edífícíos que estaban localízados en las zonas que fueran
afectadas por las mayores aceleraciones, tuvieron daños muy graves, cercanos al
colapso.

Lo indicado en (SAC Ioint Venture, 1995], que se transcribe a continuación, habla por sí
solo: "Los pórticos resistentes a momentos de acero soldado se utilizan ampliamente en
todos los Estados Unidos y en el resto del mundo, especialmente en edificios en altura.
Con anterioridad al temblor de Northridqe.este tipo de construcción era considerado uno
de los mejores sistemas estructurales sismo resistentes; debido a que existían muy pocos
casos de daños graves a este tipo de estructuras en sismos ocurridos anteriormente, y no
existe evidencia de que se hayan producido colapsos de este tipo de edificios construidas
de acuerdo con la práctica actual dentro de los Estados Unidos. No obstante, el daño
grave generalizado dentro de este tipo de estructuras, ocurrido a raíz del temblor de
Northridqe; exige que esta premisa se revise".

En la Figura 6-12(a), basada en (SAC joint Venture, 1995], se muestran algunos de los
problemas que fueron detectados en vigas y columnas, en las cercanías de la conexión.
En la Figura 6-12(b) se muestran algunos de los problemas que fueron detectados
dentro del panel de las conexiones.

Estos hechos condujeron a cambios de emergencia en los requisitos de acero


estructural de los códigos de construcción, los cuales limitaron el uso de este tipo de

12fJ
estructuras mientras se realizan amplias investigaciones experimentales que permitan
establecer los criterios de diseño y construcción que deben emplearse para evitarles.
Estas investigaciones todavía están en curso. Por esta razón, deben esperarse
próximamente cambios importantes en la normativa de este tipo de estructuras.

pandeo ala viga ~ desgarramiento ala columna


fractura ala columna

pandeo alma viga


~ fractura laminar ala columna

fractura alma viga

fractura ala fuera zona soldadura


' - - - - - pandeo ala columna
fluencia ala viga
' - - - - - pandeo alma columna
fractura zona soldadura

(a)

fractura soldaduras atiezador ~

fractura atiezador

pandeo alma columna

fluencia y deforma:;ión
dúctil alma columna

fractura alma columna

pandeo del stiezedo«

(b)

Figura 6-12 - Tipo de problemas en la zona del nudo en estructuras de acero I


El tipo de problemas detectados se limitó a estructuras aporticadas resistentes a
momentos. En las estructuras de acero cuyo sistema de resistencia sísmica consistía en
pórticos arriostrados con diagonales, no se manifestaron problemas y su
comportamiento fue satisfactorio.

En la Figura 6-13, adaptada de [Wakabayashi, 1986], se muestran los ciclos de hi stéresís


típicos de un elemento de diagonal en acero; obtenidos de cargar cíclicamente un
elemento de acero estructural a diferentes amplitudes de deformación. Como puede
verse, se forma una articulación plástica debido al pandeo en compresión y a la
elongación inelástica que sucede a la fluencia del material. En la medida que el
elemento tenga una relación de esbeltez menor, la capacidad de disipación de energía se
vuelve menor.

Para el caso de estructuras compuesta de acero y concreto, deben distinguirse dos


casos: aquellas estructuras en las cuales un perfil de acero estructural se rodea de
concreto; y un segundo caso en el cual se coloca concreto por dentro de una sección
tubular. En el primer caso, de acero rodeado de concreto, hay evidencia de buen

1:30
~---------~-------------------------....:.;...-------

comportamiento ante solicitaciones sísmicas, dado que por muchos años este tipo de
solución se utilizó como protección para incendio. La observación acerca de problemas
con las conexiones es aquí también válida. Para el segundo caso de concreto rodeado de
acero, existe muy poca información experimental, y no es extrapolable la información de
otros tipos de construcción. El comportamiento sísmico de este tipo de estructuras debe
i manejarse con cuidado; hasta tanto no se realicen programas experimentales que
perrnitan fijar criterios de diseño adecuados.
Fuerza axial
E

.......-------e..... OA

, €Ir = 45

I Desplazamiento axial
ctcio sr zo
Ciclo N·15

------- g~:~ z: ~~
Cic/oN<>9
CicloN"S
ctao«:«
......------_li..... EF

C/CION'2
---------- C/c/o N· 1

Figura 6-13 - Ciclos de histéresis para un elemento de diagonal de arriostramiento de acero

Respecto al comportamiento de elementos de celosía utilizados dentro de estructuras


resistentes a momentos, debe tenerse especial CUidado, pues hay evidencia ap muy mal
comportamiento sísmico. Durante el sismo de México de 1985 se presentó el colapso de
un edificio de 21 pisos, cuyas vigas eran elementos en celosía, construidas con án):ulos,
y ángulos soldados para conformar secciones tubulares; y las columnas secciones
tubulares construidas con platina soldada en las aristas de la sección, con algunos
atiezadores internos. El informe [ASeE, 1987), pone en duda que las especificaciones de
acero estructural de la AISC sean aplicables a este tipo de estructuras. Esta situación no
ha cambiado con las nuevas especifrcaciones [AISC, 1994].

No sobra insistir sobre tres aspectos que conforman la mayor fuente de problemas
desde el punto de vista del comportamiento sísmico del acero estructural: (a) el uso de
estructuras aporticadas resistentes a momentos, con conexiones soldadas; (b) el uso de
estructuras construidas con perfiles ensamblados utilizando platina soldada, debido a
estas soldaduras y a que los perfiles resultantes no conformen secciones compactas; y
(e), el uso de elementos en celosía dentro de estructuras que conformen pórticos
resistentes a momentos.

6.2.4 Mampostería estructural

Dentro del contexto de lo que se presenta a continuación, la mampostería estructural


hace referencia a mampostería reforzada; ya sea por medio de barras de acero de
refuerzo colocadas dentro de celdas que posteriormente se inyectan con mortero, o
dentro del mortero de pega, como es el caso de la mamposteria de bLoque de
perforación vertical; o bien dentro de elementos de concreto reforzado de sección
pequeña, que rodean el muro, como puede ser el caso de la mampostería confinada. Se
hace referencia, cualitativamente, al comportamiento histeretico de muros de
mampostería de bloque de perforación vertical y de mampostería confinada.

131
uuirnica estrrLClllral (1[111('(1(1(1 (// (l1:-WI/U :>t;')ftll'lJ

Al igual que el concreto reforzado, la mampostería estructural es un sistema


constructivo que combina materiales de diferentes características mecánicas, solo que
en mayor número; pues intervienen: las unidades de mampostería, que a su vez pueden
ser de concreto, de arcilla, o de silical; el acero de refuerzo; el mortero de pega; el
mortero de inyección; y, aunque no sea un material, la calidad de la mano de obra de
ejecución, la cual generalmente tiene una influencia determinante en el comportamiento
de la mampostería. Como resultado se tiene una mayor dificultad que en los otros
materiales estructurales generales, para poder definir unos patrones de
comportamiento inelástico; pero al igual que ellos, este comportamiento tiene que estar
sustentado en trabajos investigativos experimentales.

Figura 6-14 - Muros de mampostería de bloque de perforación vertical


con diferentes cantidades de refuerzo horizontal

Para efectos ilustrativos, en la Figura 6-1-l, adaptada de [Chen et al., 1978], se muestran
parte de los ciclos de histéresis de una serie de ensayos sobre muros de mampostería
de bloque de perforación vertical de concreto; sometidos a cargas horizontales; sin
carga vertical; con la misma cuantía (0.0017) Y disposición de refuerzo vertical, pero con
diferentes cantidades de refuerzo horizontal. El muro de la Figura 6-14(a), no tiene
refuerzo horizontal; el muro de la Figura 6-14(b), tiene una cuantía de refuerzo
horizontal de 0.008; y el muro de la Figura 6-14(c), tiene una cuantía de 0.0034, La
escala relativa de las tres gráficas es la misma.

La forma de los ciclos de histeresís, es muy similar a los ciclos correspondientes a


concreto reforzado, respecto a la degradación de la rigidez e inclusive a la presentación
de estrangulamiento en ellos. La presencia de refuerzo horizontal permite niveles de
deformación mucho más altos sin mayor degradación de la resistencia del muro, pero a
niveles de deformación altos, se presenta degradación de la resistencia de todas
maneras. Indicando que a la larga la falla por esfuerzos cortantes domina el
comportamiento del material. La relación de esbeltez del muro afecta enormemente el
modo de falla prevaleciente, llevándolo a fallas iniciales por esfuerzos cortantes para
muros bajos y largos; y a fallas iniciales por flexión en muros esbeltos, altos y de
longitud relativamente menor. Aquí nuevamente hay similitud con lo que ocurre en
muros de concreto reforzado. Este último aspecto es de fundamental importancia, dado
que cuando hay aberturas en los muros, debido a vanos de puertas o ventanas, se
presentan elementos dentro del muro, con relaciones de esbeltez diferentes y con la
consecuente variación en los mecanismos de falla y disipación de energía.

Dentro de los múltiples aspectos que afectan la forma de la respuesta histerética


[Paulay y Priestley, 19921, se cuentan especialmente: la presencia de carga axial; las
cuantías de refuerzo, tanto vertical como horizontal, las características mecánicas del
acero de refuerzo; la relación de esbeltez del muro; la resistencia de la mampostería en
conjunto, obtenida por medio de prismas; y la distribución del refuerzo vertical dentro
de la sección del muro.
En el caso de mampostería confinada, se han ensayado numerosos muros,
especialmente en latinoamérica [ACI, 1994]. los ensayos en general se han realizado por
medio de marcos de prueba, como el mostrado en la Figura 6-15 [UA, 19941.

Gato

cetda
de carga

Marco de
pruebas

/
//

FigUla 6-15 - Marco de ensayo para muros de mampostería

En la Figura G-]6 [Carda y Yamin, 1994] se muestran los resultados de un muro de


mampostería de bloque de arcilla de perforación horizontal, confinado por elementos
de concreto reforzado de sección pequeñaAllí pueden observarse los efectos de una
falla por esfuerzos cortantes en un ensayo de pocos ciclos, no controlado por
deformación.
Fuerza

Deformación

Figura 6-16 - Muro de mampostería confinada fallando a estuerzos cortantes

La presencia y ausencia de carga axial en un ensayo con deformación controlada, para


muros similares de mampostería confinada de ladrillo macizo de arcilla, se muestra en
la Figura 6-17 [Yamín y Garcia, 1993]. En el caso (a) no hay carga vertical. y el caso (b)
hay una carga vertical alta, para un muro de este tipo (170 kN).
F,.erza (kN)
Fuerza (kN) ~
300

-20 lD 15 20 ~20
-'5 10 15 20
Deformación (mm) Deformación (mm)

carga axial = O kN carga axial = 170 kN

(a) (b)
Figura 6-17 - Muro de mampostería confinada con diferentes cargas axiales

L
flllll1UCli eSlTUCl lU tU ltl"t 1\. u. _ ~, . _

La mampostería simple o mampostería no reforzada, en la cual no se coloca acero de


refuerzo, o las cuantías utilizadas son muy pequeñas; tiene un modo de falla
totalmente frágil ante solicitaciones sísmicas, como lo han venido demostrando los
sismos desde tiempo inmemorial: [ACl, 1994], [Coburn y Spence, 1992], [EERI, 1994],
[Cae y Shah, 19841 y [Sarria, 1995a]. Este tipo de mampostería es considerado en la 6. .
actualidad una de las mayores fuentes de vulnerabilidad y peligrosidad sísmica, y está
prácticamente prohibida en todas las regiones sísmicas del mundo.

>.3 Modelos matemáticos de histéresis


).3.1 Generalidades

La gran conclusión que se deriva de la Sección anterior, es que el comportamiento


inelástico de elementos estructurales construidos con diferentes materiales es complejo
y sensitivo a un gran número de variables. En general, dentro del alcance de toda
investigacíón experimental, se formula un modelo matemático que permita describir, lo
más fielmente posible, el fenómeno investigado. Por está razón el número de modelos
matemáticos de hisreresis ha aumentado al ritmo de la creciente investigación en el
tema. Muchos de ellos son derivaciones y refinamientos de modelos anteriores. Un
aspecto que debe tenerse en cuenta es el aumento de capacidad numérica que se ha
logrado en las últimas tres décadas, gracias al computador digital. Por esta razón,
modelos matemáticos que fueron grandes avances hace algunas décadas; hoy se juzgan
simplistas. Pero al mismo tiempo se debe ser cuidadoso de no caer en la falacia de
pretender obtener mayor precisión que la que permiten los datos o suposiciones
iniciales. En el resto de la presente Sección se describen detalladamente tres modelos de
histéresis: el elastoplástico, el de Rarnberg-Osgood, y a un modelo de rigidez
degradante; los cuales se muestran en la Figura 6-18.

El modelo elastoplástico se incluyó principalmente por razones didácticas, debido a su


simplicidad; la cual se presta, inclusive, para soluciones realizadas manualmente. Se
conoce desde hace "arias décadas, que el modelo de Ramberg-Osgood se presta para la
descripción de la histéresis de muchos de los tipos de elementos de acero estructural,
[Jennings, 19631 y [Sozen, 19741. El modelo de rigidez degradante sirve para describir
muchos de los casos de concreto reforzado y mampostería estructural.
Fuerza Fuerza Fuerza
-

(a) (b)
- (e)
Elasto-plástieo Ramberg-Osgood Rigidez degradante

Figura 6-18 - Modelos de histéresis

Como se dijo anteriormente, no existe en la actualidad un modelo de histeresís único


que describa adecuadamente para todos los materiales estructurales las peculiaridades
encontradas en los resultados experimentales. Por lo tanto lo presentado aquí no
pretende ser más que una introducción al tema. No obstante quien desee hacer un
seguimiento histórico y estudiar en detalle los modelos de histéresis existentes en la
actualidad, puede consultar las siguientes referencias: [Newmark, 19591. [jennings,
1963], [Clough y }ohnson, 1966], [Takeda, Sozen y Níelsen, 1970], [Sozen, 1974],
[Riddell y Newmark, 1979], iSaiidi y Sozen, 1979,1981], [Saatcioglu, 1991], [ACI, 1991bj,
entre otras.

6.3.2 Elastoplástico

El modelo más simple para describir la histéresis de curvas fuerza-desplazamiento es el


modelo elastoplástico mostrado en la Figura 6-19. El modelo elastoplástico tiene una
descripción matemática relativamente simple y su implementación dentro de algunos
de los métodos de solución contra el tiempo presentados en el Capítulo 3 es
relativamente sencilla. Basta reemplazar el término ku de las ecuaciones de equilibrio
dinámico por la fuerza que efectivamente lleva el resorte, la cual ya no depende
directamente de la deformación u del sistema, dado que se presentan deformaciones
inelásticas.

1 _ ..

u
1J;~<~~:~i~kJ

Figura 6-19 - Curva fuerza-deformación para un material elastoplástico

Dentro del modelo elastoplástico el material se comporta como un material totalmente


elástico, con rigidez k, hasta que llega al nivel de la fuerza de fluencía JF;¡, a de
este punto hay deformación sin que se presente un aumento en la fvc;,,;:;. TJr 'el se c

invierte el movimiento, el material nuevamente reacciona como un material iotalmenre


elástico hasta que se llega a la fuerza de fluencia en el lado opuesto, ·1"

La acumulación de energía de deformación corresponde al área bajo la curva de carga,


Figura 6-20(a). Cuando hay descarga la energía de deformación que el sistema transfiere
a energía cinética corresponde al área bajo la cun-a de descarga, Figura 6(b). La
diferencia entre las dos áreas corresponde a energía disipada por el sistema y que se
comierte en calor, ruido u otros tipos de energía.
F FA
I
i
Fy+-i---,...-----,¡

1.Iy Uu u lIy Uu u
(a) ciclo de carga (e) energía disipada

Figura 6-20 - Disipación de energía en un sistema elastoplástico

En la aplicación del modelo elastoplástico por medio de un método numérico, existen


dos aspectos en los cuales debe tenerse especial cuidado: la determinación del instante
en que se presenta la plastificación y la determinación del momento en que ocurre una
reversión en la carga, iniciándose la descarga. En el caso de la plastíficacíón, dado que

""!Iioo. _
Duvunica eSI,r!LClllrfll UjJlIUIUtt tt. '''<J' "" "' o •• _

este punto puede presentarse entre dos puntos de evaluación en el tiempo, hay
necesidad de reducir el incremento de tiempo ~t, de tal manera que se determine el
instante en el tiempo en que ocurre la plastificación de la manera más precisa posible.

El segundo caso, correspondiente al inicio de la descarga, el cual también debe


corresponder a un punto de evaluación en el tiempo. Dado que el punto de descarga
corresponde siempre a un punto de cero velocidad, una vez se detecta un cambio en el
signo de velocidad, se debe iniciar, también, una reducción del incremento de tiempo ~t
hasta que se encuentre el punto con una tolerancia en velocidad adecuada. El no tomar
estas precauciones conduce a una acumulación de errores que lleva a respuestas
erradas o imprecisas.

FtI
Fy~I-----~
I Error en le energia disipada al
no detectar oportunamente el
inicio de la descarga

Figura 6-21 - Diferencia en la energía disipada causada por la no detección


oportuna de los cambios en las relaciones fuerza desplazamiento

En la Figura 6-L 1 se ilustra, desde el punto de vista de la energía disipada, el error en


que se incurre al localizarse en un nivel de fuerza algo mayor, para el primer caso; o en
un punto de mayor desplazamiento, por no detectar oportunamente el cambio en
velocidad, para el segundo caso.

La solución del problema se realiza utilizando la metodología presentada en la Sección


3.6, por medio de la formulación incremental del método de la aceleración lineal.
Cuando el método se quiere implementar dentro de un programa de computador, la
manera más sencilla de obtener en cada incremento de tiempo la fuerza en el resorte
apropiada consiste en generar un sistema de ejes de coordenadas auxiliares cuyo origen
se coloca en el punto donde se inicia una descarga.

Figura 6-22 - Ejes de coordenadas auxiliares para manejar cada


ciclo de descarga en el modelo elastoplástico

En la Figura (-)-22 se presentan los ejes de coordenadas auxiliares que se utilizan para
determinar la fuerza en el resorte. Una vez se detecta el inicio de la descarga a través
de un cambio en el signo de la velocidad, los valores de la fuerza y la deformación en
ese punto de denominan Ym y Xm respectivamente, y allí se coloca el origen de un
sistema de coordenadas, en el cual se describen las coordenadas del punto A de

laG
fluencía, como Ya Y x". De esta manera se dispone de la información para poder calcular
la fuerza real en el resorte. Este sistema de coordenadas es fijo hasta que se presenta
un nuevo cambio de signo en la velocidad, anunciando un ciclo de descarga.

Estudiemos ahora, la respuesta elasto-plásríca de sistemas de un grado de libertad


sometidos a una excitación dinámica en su base. Para el efecto utilizamos el sistema
mostrado en la Figura 6-23. El sistema consiste en una masa soportada por un elemento
estructural cuyas relaciones fuerza-deformación son conocidas, y además tiene un
amortiguador viscoso. La variable Xo describe los movimientos de la base de la
estructura, y la variable x describe la posición de la masa con respecto a la base de la
estructura.

En la Sección 2.5 se encontró la ecuación diferencial de equilibrio, ecuación (2-71), que


rige la respuesta dinámica de sistemas linealmente elásticos ante una excitación en su
base. Por comodidad, a continuación, se transcribe la ecuación (2-71); llamándola (6-2).
I
mü + en + ku= -mxo (6-2)
1 En esta ecuación u = x - X o , u = x- ;';0 ,y Ü o == x- xo ' La aceleración que tiene el terreno
I corresponde a xo ' o sea que un acelerograma estaría representado por esta variable. La
constante rn corresponde a la masa; e a la constante del amortiguador; y el producto ku
debe convertirse en la función Fr(x), la cual está descrita por las relaciones fuerza-
deformación del elemento estructural, en este caso las del modelo elastoplástico.

t---t--:x

amortiguador

elemento
estructural

~
(a) (b)

Figura 6-23 - Sistema de un grado de libertad sometido a un acelerograma en su base

Con el fin de mostrar los resultados que se obtienen utilizando un modelo


elastoplástico, se somete a los primeros -t segundos del acelerograma de El Centro el
sistema dinámico mostrado en la Figura 6-23, el cual tiene un período de vibración T,
igual a 1 segundo; y en este caso sin amortiguamiento. Se prescribe que el nivel de
fluencia del elemento estructural de soporte es de 20% del peso del sistema. O sea:
F, = 0.2 mg =0.2W, siendo W el peso del sistema, igual a mg. El sistema tiene resistencia
simétrica, por lo tanto para el lado negativo de la resistencia se tiene el mismo
valor: -F, = 0.2 rng = 0.2W.

De acuerdo con el Capítulo 2, el período de vibración está definido como:

T = 21t =21t ¡;;


ro VI;
y la rigidez es, entonces:
Dado que se tiene un período T de un segundo, y suponiendo una masa unitaria de
ID = 1 kg, la rigidez inicial del sistema es k:::: 4'¿ :::: 39.5 N/m. El valor de la fuerza de
fluencia del sistema es: F, :::: 0.2 ID g :::: 0.2 . 1 ·9.8:::: 1.96 N (W es por lo tanto 9.8 N). El valor
de la deflexión de fluencia Uy, tal como se define en la Figura 6-19; es entonces, igual a:
U y :::: Fy 1k :::: 1.961 39.5 :::: 0.050 m :::: 50 mm. La respuesta se obtiene utilizando el método
incremental de aceleración lineal presentado en la Sección 3.6, el cual está
implementado en el programa R~SDlN, como se explicará en la Sección 6.5.
Acelerograma de El Centro, 1940
DA

0.2
Ciclos de histéresis
(g) 0.0 ,....,..~¿-f\-l---+-+Ql-I--~7H-'~ Tiempo (s)
Fuerza (1/ W)
-0.2

0.2
d e
-DA (a)
Desplazamiento
100
e
50

(mm) O +--=-'F---~\-t-J'-----'\---\-~\-I-- Tiempo (s)

'
50

-100
1 (b)
-100 -50 50 100
Desplazamiento (mm)

Fuerza e b
DA
d e (d)
0.2 a
(11 W) 0.0 -¡.......=-4--....>.L\+/-h-+--+-1- Tiempo (s)
·0.2

-0.4

Figura 6-24 - Respuesta de un sistema elastoplástico con T = 1 s y F y = O.20W al ace;erograma de El Centro

En la Figura 6-24 se presenta la respuesta de los 4 primeros segundos. En (a) está el


aceler ograma, con las aceleraciones expresadas como fracción de g; en (b) se muestran
los desplazamientos relativos u, que tiene el sistema, en mm; en (e) la historia de las
fuerzas, expresadas como fracción del peso del sistema, W; y en (d) los ciclos de
histéresis en términos de fuerza-desplazamiento. En todas estas gráficas están
marcados los puntos donde hubo cambios en la relación fuerza desplazamiento del
elemento estructural.

Vale la pena resaltar que nunca se excede la fuerza de fluencia, hecho concordante con
el modelo elastoplástico de histéresis. Los puntos de inicio de descarga están
localizados siempre en un valor máximo del desplazamiento, el cual corresponde
siempre a un punto de velocidad cero, dado que la velocidad es la derivada contra el
tiempo del desplazamiento. También debe notarse que el punto de primera fluencia, en
este caso en la dirección negativa, punto b; efectivamente ocurrió un desplazamiento de
50 mm, como se muestra en 6-24(b) y (d).

En la Figura 6-2::; se muestra la respuesta hasta los 15 segundos del temblor de El


Centro de 1940 (el acelerograrna tiene una duración de 53 s y se muestra completo en la
Figura 4-10). En la misma Figura (-)-25 se dibujó la respuesta de un sistema con
Fy :::: 0.4 IDg:::: 0.4W, y la del sistema elástico correspondiente.

188
En 6-25(a) se muestran los ciclos de histeresis del sistema con F, = O.2W, y en (b) los del
sistema con F, = O.4W; en (e) se muestra la respuesta en desplazamiento de los tres
sistemas; en (d) la historia de las fuerzas en el elemento estructural; y en (e) las
localizaciones en donde hubo fluencía para los dos sistemas inelásticos.

Ciclos de histéresis
Fuerza (11 W) Fuerza (11 W)
0.5 0.5
0.4
Fy = 0.2 W Fy = 0.4 W 0.4
0.3 0.3

-150 -lOO -ISO -lOO

·0.3
-0.4
(a) -0.4
(b)
-0.5 -0.5

250 T Elástico Desplazamiento


200 t
150

100

50

(mm) O +-~~""""'~--Ilc+1llf--1r+:1L.....jI"+A'----!,.--+¡""'-'r~\-+Nt-+t---\-tF'\-ic+-''f---tI-\-~-iI-\,..ff--+l-''-1L-<

·50 t
-lOO t

I :: t
1
-250

l.°f
0.8

0.6

O.4t
Elástico
Fuerza

!\ ... r.
~t ~
(1/ W) 0.0 +--J--~t-l---1M-11--\-+J-\-+JI--~¡..q..c4C~---IA.~~.cv:-~-II4..J,..i-.:~
. . \ ~l\V
-0.2 1.1. 11, í ' 5

-0.4 V
-0.6 Tiempo (s)
-0.8
(d)
-1.0

0.4 T F y= O.4W Fluencia

tF y=O.2W
0.2

0+----f---+--..----.......----+---4-----+--...I+-.--+----+----<----IL-,.--~_,_+_____<
9 10 11 14 15

-0.2
Tiempo (s)
(e)
-0.4

Figure 6-25 - Respuesta efesistemas e,'asioplásticos con T = 1 s, al acelerograma de Ei Centro

189
nómica es! ructural aplicada (1/ diseño SISI1lIC()

.3.3 Modelo de Ramberq-Osqood

Un modelo de hisreresís que se ajusta a las curvas fuerza-deformación de varios


materiales, fue desarrollado por W. Ramberg y \V. R. Osgood en 1943 [Ramberg y
Osqood, 1943]. El modelo está descrito por la siguiente ecuación:

(6-3)

:, t Rigidez Origina/1

FlF y
Rigidez curve esqueleto
.6--/
/-6,
-4-
1.L ~~_-w

I
Rigidez en el
punto de fluencia
i I
"}' Curva esqueleto
I /1
I
I

!~
u
Uy J
deformación
"1
permanente

Figura 6-26(a) - Definición de F y Y u y Figura 6-26(b) - Definición de las rigideces


dentro del modelo de RaMberg-Osgood dentro del modelo de Ramberg-Osgood

La definición de F, y Uy. está basada en la medición del limite proporcional en el ensayo


de un material inelástico por el método del corrimiento, como se muestra en la Figura
6-26(a). El parámetro a define la rigidez de la curva esqueleto, k Cfl véase la Figura
G-26(b); y está relacionada de la siguiente manera con la rigidez original k g ; como se
muestra en la Figura 6-7:

k -
cr - ( +a1)
-- k
1 g
(6-4)

F 0.=0 o.= 0.8 o.=I 1.0


t I
Fy

Figura 6-27 - Influencia del valor del parámetro a

El exponente r, en conjunto con a, define la rigidez en el punto de fluencia, k., de la


siguiente manera:

140
(6-5)

y
(6-6)

r=2 r=8 r =16


a=O.O a=O.2 a=O.O a=O.O
1.5,-----,-----¡_-¡---.,-_,---,
a=O.8
a=O.2
a=OA
a=O.2
a=O.8 a=OA
a=1.6 a=1.2 a=O.8
1.0 +---+----,H--A--AI-7"-Jr<SoIa=2.0
I.Ot-I~~~~~4a=1.6
a=2.0 1.0 .J---t-1~~~~F'
I a=1.2
a=1.6
a=2.0

0.5

0.0
I
~---I----'--I----J-_¡_--1
0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0
u/u y ulu y

Figura 6-28 - Influencia del valor del exponente r en el modelo de Ramberg-Osgood

En las Figuras 6-27 y 6-28 se muestra la influencia de los parámetros ex y r en la forma


de la curva de histéresis. En la medida que r se vuelve mayor, la forma de la curva se
hace similar a la de un modelo elastoplástico; al cual es igual, teóricamente, cuando
r =oo. La solución del problema se realiza de una manera análoga a la del modelo
elastoplástico, utilizando la formulación incremental del método de la aceleración lineal
de la Sección 3.6. Al implementar el modelo dentro de un programa de computador,
para describir en cada incremento de tiempo la fuerza en el .resorte apropiada, hay
necesidad de generar un sistema de ejes de coordenadas auxiliares cuyo' origen se
coloca en el punto donde se inicia una descarga.

F~
y

Ya

punto donde se ; ' !"=---;;------,;;>¡ x


inicia :a descarga

Figura 6-29 - Ejes de coordenadas auxiliares para manejar


cada ciclo de d13scarga en el modelo de Ramberg-Osgood

En la Figura 6-29 se presentan los ejes de coordenadas auxiliares que se utilizan para
determinar la fuerza en el resorte. Una vez se detecta el inicio de la descarga a través de
un cambio en el signo de la velocidad, los valores de la fuerza y la deformación en
ese punto de denominan Ym y X m respectivamente, y allí se coloca el origen de un
sistema de coordenadas, en el cual se describen las coordenadas del punto A de

1 141
lJill(¡¡Il/c(/ eSlrltClIlHII IlJlIIUH'U ' " 'lO'" " " "._. __

fluencia, como Ya Y Xa. De esta manera se dispone de la información para poder calcular
la fuerza real en el resorte.

Este sistema de coordenadas es fijo hasta que se presenta un nuevo cambio de signo en
la velocidad, anunciando un ciclo de descarga. Allí se indica la rigidez original elástica
del sistema, k g; la rigidez de la curva esqueleto, k cr ; Y la rigidez en el punto de fluencia,
ks. Esta última corresponde generalmente, al aumento en resistencia generado por
endurecimiento por deformación del materiaL Fs importante anotar que el modelo
coloca como rigidez en la descarga una rigidez igual a k g , por lo tanto para niveles
pequeños de fuerza la rigidez es igual a la del sistema elástico originaL

Utilizando el mismo sistema que se empleó para describir el modelo elastoplástico, o


sea un sistema con un período de vibración T, de 1 segundo, y sin amortiguamiento
viscoso. En la Sección 6.3.2 se mostró que la rigidez de un sistema con período T, es:
k = 4 -¡¿ m rr 2 • Tomando m = 1 kg, entonces k g =4 -¡¿ = 39.48 N/m.

Para efectos de la aplicación del modelo de Ramberg-Osgood, tomamos un sistema con


una fuerza de fluencia igual al 20% del peso de la masa del sistema: F, = 0.2 ro g
=0.2 ·1·9.8 =1.96 N (W es por lo tanto 9.8 N). El valor de la de flexión de fluencia Uy, tal
como se define en la Figura 6-26; es entonces, igual a Uy =Fy / k =1.96/39.5 =
0.050 m = SO mm. Definimos que la rigidez de la curva esqueleto es igual al 75% de la
rigidez inicial, o sea: kcr =0.75 k g , lo cual implica que 1/ (1+eL) =0.75 Y eL = 0.333. La rigidez
en el punto de fluencia la definimos como el 15% de la rigidez inicial, por lo tanto:
k., =0.15 kg , Y = 0.15, Y r = (1 / e) (1Iy - 1) = 17.017. En la Figura 6-30 se muestran los
primeros -l segundos de la respuesta de este sistema al acelerograma de El Centro.

Acelerograma de El Centro, 1940


0.40j
I
0.20\
i

(g) 0.00 i:!""'V'\----+l"-+---\o,jI-\-l-f;\HI<-:-tl-'\tr< tiempo (s)

-0.201 e Ciclos de histéresis


i
-0.40 1 (a) Fuerza (1/ W)
0.3

100 Desplazamiento 0.2 e


e
50

(mm) O","",=~~-\-7.t--t-"""----\-4tiempo (s) -100 50 100


Desplazamiento (mm)
-50

-100 g

0.4 Fuerza
0.2

(11 W) O"'"""=A-::--=-~f--\---;.-I--\--<4 tiempo (s)

-0.2

-0.4

Figura 6-30 - Respuesta de un sistema con T = 1 s y F y = O.2W con un modelo dE


Ramberg-Osgood a los primeros 4 s del temblor de El Centro

142
En la Figura 6-31 se muestra la respuesta hasta los 15 segundos del temblor de El
Centro de 19~O (el acelerograma tiene una duración de 53 s y se muestra completo en
la Figura -l-Ll ), En la misma Figura 6-31 se dibujó la respuesta de un sistema con F y =
0.4 mg = 0.4W, y la del sistema elástico correspondiente. En 6-32(a) se muestran los
ciclos de histéresis del sistema con F, = 0.2W, y en 6-32(b) los del sistema con Fy = 0.4W.

250 Desplazamiento
Elástico -----,~.
200
Fy=O.4W
150
F y=O.2W
100

50

(mm) tiempo
O-+-...-l'-"'-\+t-+H/l-Hf----1JK-+-J'~-1'I-'~~HA__lf'J'~jL\\H_II_'W__H_!I'H__\__\f__j (s)

-50 O
-100

-150!
-200

-250
Figura 6-31 - Respuesta de un sistema con T= 1 s con un modelo de
Ramberg-Osgood a los primeros 15 s del temblor de El Centro

Fuerza (11 W) Fuerza (11 W)


0.4 T 0.4

F y = 0.2 W 0.3 Fy = 0.4 W 0.3

>----+----+-/---.....Jf¡I-;(fI-#--+---+-.--.....-j
-1;'9 ·100 50 100 ¡"50
Jrkspl:¡,¡tamlenw (mm)

-0.3 -0.3

-0.4 -0.4

(a) (b)

Figura 6-32 - Ciclos de histéresis de la respuesta mostrada en la Figura 6-31

,-\1 comparar las Figuras 6-2~ y 6-31 puede observarse que no existen grandes
diferencias en las respuestas obtenidas, expresadas en términos de desplazamiento,
entre el modelo elastoplásrico y el modelo de Ramberg-Osgood. Esto es de esperarse
dado que la diferencia en la energía disipada en un modelo y el otro está dada por la
forma como se llega a la fluencia, la cual en el modelo de Ramberg-Osgood es más
gradual. Esta es una de las razones de la popularidad del modelo elastoplástico, pues se
obtienen resultados relativamente iguales con mucho menos esfuerzo numérico. Estos
dos modelos no pueden simular degradación de rigidez ni de resistencia, por lo tanto
su aplicación en estructuras de concreto reforzado está limitada a elementos que no
tienen ninguna de las dos. En la siguiente Sección se presentan modelos que pueden
simular la degradación de la rigidez, pero con mucho más trabajo numérico.

6.3.4 Modelos con deqradacion de la riqidez

Con base en ensayos experimentales realizados en mesas vibratorias, fue posible


plantear y luego verificar modelos de histéresis que se ajustaran de una manera mejor a
lo que se observaba experimentalmente. El primer modelo que logró describir de una

14:-3
manera adecuada, dentro de una precisión aceptable, la respuesta de estructuras de
concreto reforzado con características de degradación de la rigidez fue el modelo de
Takeda [Takeda, Sozen y Nitsen, 1970]. En este modelo la respuesta se describe por
medio de segmentos rectos. La parte matemática del modelo es algo compleja dada la
gran cantidad de posibilidades de rigidez durante la recarga y la descarga del elemento.
Posteriormente se han realizado numerosos estudios donde se han evaluado las
bondades de diferentes modelos, muchos de los cuales permiten realizar
simplificaciones importantes que reducen el trabajo numérico. Algunos de estos
estudios se presentan en las siguientes referencias: [Otani y Sozen, 1972], [Riddell y
Newmark, 19791. [Saiídi y Sozen, 19791, [Abrams, 19851. [Abrams, 19911, y [Saatciog/u,
1991].

Ha sido tradicional manejar los modelos de hísteresís por medio de una descripción
consistente en segmentos rectos, que se encuentran en el punto donde ocurre un
cambio abrupto en la curvatura. Estos cambios de curvatura conducen dentro del
algoritmo de respuesta dinámica a la necesidad de introducir reducciones en el
incremento de tiempo, tales como la descrita en la Sección 3.().
Fl
X ma x
y e
ks 7
/
Xab

Yl uy

x
punta donde se /
inicia la descarga "m

Figura 6-33 - Descripción del modelo de histéresis con degradación de la rigidez

Con base en lo presentado por Abrams [Abrams, 19851, es posible implementar un


modelo en el cual la formé'. del ciclo de histérests se define por medio de segmentos
cúbicos y lineales. Se emplean cuatro segmentos para describir un ciclo de carga Que se
inicia como descarga del ciclo anterior, tal como se utilizó en la descripción de los
modelos elastoplástico y de Ramberg-Osgood. Estos segmentos, de acuerdo con las
rigideces definidas en la Figura 6-7, se presentan en la Figura 6-33 y describen lo
siguiente:

a) descarga lineal, con una rigidez k,


b) estrangulamiento causado por la inversión de la fuei za, con una rigidez
igual a la rigidez de recarga o de nueva carga, k,
c) rigidización gradual debida a que se cierran las fisuras, seguida por una
degradación a niveles altos de carga
d) resistencia en fluencía, con una rigidez igual a k s-

La curva cúbica describe el segmento el, La curvatura se hace más pronunciada en la


medida que la separación entre los puntos B y C se hace mayor. Esto reflej a
adecuadamente el fenómeno físico, en un elemento de concreto reforzado, causado por
el hecho de que las fisuras se cierran a niveles bajos de carga; y al efecto de
Bauschinger en el acero de refuerzo a niveles de carga mayores.

En el caso de un elemento en que se presente deterioro de la adherencia, cuando se


inicia el ciclo de descarga, las fisuras se tienden a cerrar y las barras de refuerzo
tienden a volver a su posición original, lo cual produce una reducción importante en la

144
rigidez. Cuando las fisuras están totalmente cerradas, y el refuerzo ha desarrollado un
anclaje adecuado para la nueva dirección de la fuerza, se aprecia un aumento en la
rigidez. Inicialmente la rigidez entre los puntos A y B es la equivalente a una sección
compuesta únicamente por el refuerzo, correspondiente a k., Esto se simula en el
modelo utilizando una rigidez ~k.. con el parámetro ~ = 1. En la medida que se aumenta
la amplitud de los ciclos y la adherencia se deteriora el valor de ~kr se disminuye en

I función de la máxima deformación obtenida en la misma dirección de carga en un ciclo


previo, xmax . A un valor prescrito de la deformación A.Uy, el cual es función de la
deformación de fluencia, UY' se supone que toda la adherencia ha desaparecido y la
rigidez Bk, se convierte en cero, utilizando ~ = O. El parámetro A. toma valores entre 4 y
10, dependiendo del tipo de elemento.

La deformación en el inicio de la rigidización, <XXab, está relacionada así mismo con la


máxima deformación obtenida en la misma dirección de carga en un ciclo previo, x max .
Esta deformación aumenta en la medida que no se abran nuevas fisuras antes de que se
cierren las preexistentes. Con el deterioro de la adherencia del refuerzo esta
deformación también se aumenta, variando el valor de a desde O hasta 1 en función de

t 11.. El modelo supone una interacción lineal entre A. y a; y con un exponente igual a 1.5
entre A. y ~, respectivamente. En la Figura 6-34 se muestran los valores que toman a y ~
I en función del parámetro 11..

o L- --'=-....._~_

o
Figura 6-34 - Idealización del efecto de deterioro de la aciherencia del acero de refuerzo

En elementos de concreto reforzado donde no se presente un deterioro apreciable de la


adherencia, como ocurre en muros estructurales solicitados prírnordíalmente el: flexión
y cuyo refuerzo esté adecuadamente anclado, la rigidez entre A y B no tiene la

I degradación descrita anteriormente y debe modelarse utilizando la misma rigidez del


ciclo de descarga k g , o un valor algo menor para describir algún efecto de cerrado de las
fisuras. En caso de que se prescriba una rigidez ~kr mayor que la rigidez promedio
entre A y C, el modelo elimina el segmento AB del modelo. En este caso, el modelo de
histéresis resultante se asemeja al modelo de Rarnberg-Osgood.

La dimensión F, corresponde a la resistencia al inicio de la fluencia, como se obtendría


de la curva primaria de carga, por ejemplo del diagrama momento-curvatura de la
sección. Así mismo la pendiente k, está relacionada con el efecto de endurecimiento por
deformación en el acero de refuerzo. Debido a que durante la respuesta a un
movimiento sísmico se presentan varias reversiones de dirección dentro del mismo ciclo
de carga, el algoritmo toma en cuenta estas descargas dentro de cualquier tramo de la
curva. Se supone comportamiento lineal si se presenta descarga antes de que se
presente un cambio en el signo de la fuerza, Figura 6-35(a). De igual manera, si se
presenta recarga después de que haya cambiado el signo de la fuerza, pero sin que se
presente un cambio de signo de la deformación, el modelo supone un ciclo de recarga
sin aplicar degradación de la rigidez debida a la disminución de la adherencia, Figura 6-
35(b). .

14.'5
F F punto donde se
X max Inicia la descarga X ma x

Antes de que cambie el signo de la fuerza Antes de que cambie el signo de la deflexión
(a) (b)

Figura 6-35 - Procedimiento para manejar reversiones en la recarga

El procedimiento para detectar los cambio de velocidad dentro del algoritmo puede ser
el mismo descrito en la Sección 3.6. Utilizando el mismo sistema que se empleó para
describir los modelos elastoplástico y de Ramberg-Osgood, o sea un sistema con un
período de vibración T. de 1 segundo, y sin amortiguamiento viscoso: se puede
I
encontrar la respuesta ante el mismo acelerograma de El Centro, pero empleando el
modelo de rigidez degradante descrito anteriormente. Al igual que para los dos
modelos de histéresis anteriores, la rigidez del sistema con período T, es: k = 4 .,¿ m rt', y I
tomando m = 1 kg, entonces la rigidez es k =4"¿ = 39.48 N/m. Se toma, de igual manera,
un sistema con una fuerza de fluencía igual al 20% del peso de la masa del sistema:
F, =0.2 m g =0.2 . 1 ·9.8 =1.96 N. Se supone, para efectos de esta presentación, que la
rigidez del sistema con período dí' 1 s, corresponde a la rigidez fisurada, k cr .
It
0.4 Aeelerograma de El Centro, 1940

0.2

(g)

-0.2
o
d
e
tiempo (s)
Ciclos de histéresis
Fuerza (1 / W)
I
-0.4
150
1 (a)
o,¡
0.2
d
Desplazamiento
100 d
0.1
50
(mm) O tiempo (s)
-50 -150 -100 100 150
-100 Desplazamiento (mm)
-150 (b)
0.4
1 g -0.3
0.2
(d)
(lIW) O tiempo (s)

-0.2

-0.4 (e)

Figura 6-36 - Respuesta de un sistema con T= 1 s y F y = O.2W con un modelo de rigidez


degradante a los primeros 4 s del temblor de El Centro

]4fj
La rigidez de descarga, se supone igual a la rigidez fisurada, por lo tanto k, = k.or. La
rigidez en el punto de fluencia, k., la definimos como el 15% de la rigidez inicial, por lo
tanto: k, =0.15 kcr . La rigidez de recarga, k" se define como el 40% de la rigidez fisurada,
entonces: k, = 0.40 kcr • El número de ciclos de deformación inelástica que se requieren
para que se degrade totalmente la adherencia del refuerzo se fija en 8, por lo tanto
A = 8. En la Figura 6-36 se muestran los primeros 4 segundos de la respuesta de este
I sistema a! acelerograma de El Centro.

En la Figura 6-37 se muestra la respuesta hasta los 15 segundos del temblor de El


Centro de 1940. En la misma figura se dibujó la respuesta de un sistema con F, =0.4 mg
=0.4W, y la del sistema elástico correspondiente. En la Figura 6-38(a) se muestran los
ciclos de histeresís del sistema con Fy = 0.2W, yen (b) los del sistema con F, = O.4W.

Desplazamiento
250f Elástico
200

150 I
I
100 t

I (mm)
50
O

-504-

::tt
+- AM~l-+l-l--\--\H-l-1\--N+-\lJH-\,ft-.4~HP\--1o\..,¿.¡¿+~~+,.;bU\+_Il_~__tV_I:..t\\i

-200
-250 _L

Figura 6-37 - Respuesta de un sistema con T= 1 s con UII modelo de rigidez


degradante a los primeros 15 s del temblor de El Centro

Fuerza (1/ W) Fuerza (1/ W)


-;
I

Fy=O.2W Fy=O.4 W

-200 50 100 150 200 -200 50 too 150 200


Desplazamiento (mm) Desplazamiento (mm)

-0.3 -0.3
-0.4 -0.4

-0.5 -0.5
(a) (b)

Figura 6-38 - Ciclos de histéresis de la respuesta mostrada en la Figura 6-37

--\1 comparar la respuesta del sistema histeretico de rigidez degradante, con la obtenida
para los modelos elastoplástico y de Ramberg-Osgood, puede observarse que hay
diferencias importantes entre estos dos y el modelo que toma en cuenta el
estrangulamiento de los ciclos de histeresís y la degradación de la rigidez.

Esto se debe a que el último modelo hísterétíco presentado disipa menos energía que
los otros dos. Las dos diferencias más importantes son: mayores desplazamientos en el
caso del modelo histeretíco con degradación de la rigidez, para los dos casos de
resistencia a la fluencia; y variación en el período de la respuesta, pues en el caso del
modelo con degradación de la rigidez el período de vibración se hace mayor en la

147
Dinámica estructural apuccuui UI "J..... "
({I:>l'/IV ..

medida que se presenta más degradación. Este último efecto es más notorio para el
sistema con menor resistencia a la fluencia.

6.4 Conceptos de ductilidad, tenacidad y capacidad


de disipación de energía
En este momento es conveniente introducir algunos términos asociados con la
respuesta inelástica de elementos estructurales, los cuales se emplean posteriormente
para definir y calificar diferentes patrones de ccmportamiento.

Iniciamos con el concepto de ductilidad. Si tenemos un sistema elastoplástíco, en la


Figura 6-39, se muestra la carga y posterior descarga del sistema. El sistema responde
elásticamente al inicio de la carga, hasta que llega a la fuerza de fluencia, Fy . En este
sitio hay un desplazamiento asociado, Uy, el cual se puede obtener de U y = F y I k. Si el
sistema se sigue cargando, la respuesta es totalmente plástica. En el punto de
desplazamiento Um se descarga el sistema. Esta descarga en el sistema elastoplástico
I
ocurre en una línea que tiene la misma pendiente, k, de la curva de carga original.

falla
,..-----r------/
1\
i

desplazamiento
Uy Uro uu

Figura 6-39 - Curva fuerza-desplazamiento material e/astoplástico

La ductilidad de desplazamiento que alcanza el sistema se puede definir como:

(6-7)

Esta ductilidad se denomina ductilidad solicitada, o demanda de ductilidad; pues


corresponde a la máxima ductilidad que se le solicita al sistema. La capacidad de
ductilidad. corresponde a la máxima ductilidad que se le puede exigir al sistema, y se
determina con la misma ecuación (6-7), pero empleando u..

Cuando se tiene una respuesta hísteretíca elastoplástica, como la mostrada en la Figura


6--10, la ductilidad solicitada en el sentido positivo se determina utilizando:

+ F+
+ Um
11
r- =--¡-, donde u"y =_Y-
k (6-8)
uy

y el sentido negativo:

(6-9)

148
Desplazamiento

Figura 6-40 - Ductilidad dentro de los ciclos de histéresis, material elastoplástico

Esta definición de ductilidad sólo es estrictamente exacta para un material


elastoplástico. Cuando el material responde de una manera diferente al sistema
el isroplástico, el concepto es extensible; pero debe manejarse con algo de cautela, pues
muchas veces el desplazamiento de fluencia no está tan claramente definido..Algunas
veces, cuando se trata de sistemas que responden de una manera diferente al sistema
elastoplastico, el mismo parámetro se denomina coeficiente de daño, y se utiliza el
mismo símbolo, ¡.t, para denominarlo.

Siempre debe indicarse el parámetro que se utilizó para determinar la ductilidad, pues
el no hacerlo puede conducir él interpretaciones erradas. Cuando la ductilidad se
determina en el diagrama esfuerzo-deformación de un material, la ductilidad se
denomina ductilidad de deformación. Cuando la ductilidad se 'mide utilizando
curvatura, como puede ser el caso en un diagrama M-~, Figura 6--!, se denomina
ductilidad de curvatura. Si se utiliza la rotación, e, sobre la elástica, como es el caso de
la-iutaciÓ~-que-ocurre -en una articulación plástica (veanse la Tabla 6-1 y la Figura 6-5)
se denomina ductílídaiL.tfe......l1lliJc.ián,,-SLse utiliza la deflexíón, o desplazamiento Ó, como
muestra la Fígura 6-5; se denomina ductilidad de desf!lazamientQ.: Los diferentes valores
de ductilidad no son directamente co~bles. En general en elementos de concreto
reforzado, las ductilidades de deformación, ¡.t,< medidas en el material en una fibra de la
sección tienen valores mucho mayores que las ductilidades de curvatura, J.4; las cuales a
su vez son mayores que las ductilidades de rotación, f..4¡; las cuales por último son, a su
vez, mayores que las ductilidades de desplazamiento, ¡.Lo; él pesar de que describan el
mismo fenómeno. Las siguientes definiciones dadas en la norma ATS 100-97 [AIS, 19971
y en las nuevas normas sismo resistentes colombianas NSR-98 [AI~~ 1998], resumen lo
anterior:

Ductilidad - Capacidad que tiene un material estructural de resistir, sin fallar,


deformaciones que lleven al material estructural más allá del límite elástico, o límite
donde las deformaciones son linealmente proporcionales al esfuerzo o fuerza aplicada.
(Véase capacidad de disipación de energía, pues muchas veces estos términos son
confundidos.) Dependiendo del parámetro que describe las deformaciones, la ductilidad
puede hacer referencia, entre otras, a:
(a) ductilidad de curvatura - cuando la ductilidad se mide con respecto a la
curvatura de la sección del elemento estructural. La curvatura se define como el
cociente entre el momento flector aplicado y la rigidez de la sección,
(b) ductilidad de rotación - cuando la ductilidad se mide con respecto a la
rotación que tiene un sector longltudinal del elemento estructural. La rotación se
define como la pendiente de la línea elástica del elemento medida con respecto
a la posición original del eje longitudinal del elemento,
(e) ductilidad de desplazamiento - cuando la ductilidad se mide con respecto
al desplazamiento o deflexión que tiene el elemento estructural. El
desplazamiento se mide con respecto a la posición original del eje longitudinal
del elemento, y

149
(d) ductilidad de deformación - cuando la ductilidad se mide con respecto a la
deformación unitaria de una fibra paralela al eje neutro de la sección.

El término tenacidad, (toughness en inglés) fue definido en la Sección 6.2.1, para un


material, como el área bajo la curva esfuerzo-deformación de cualquier material que se
lleva hasta la falla, y es una medida de la capacidad del material para absorber energía
por unidad de volumen. Este concepto ha sido extendido en la ingeniería sísmica a los
elementos estructurales. donde se define como la capacidad de resistir una seríe de
oscilaciones en eL rango inelástico de respuesta sín que se presente una disminución
crítica de su resístencia. En muchas situaciones se prefiere al término ductilidad, dado
que no se presta a equívocos.

Para efectos de ilustrar la posibilidad de que se presenten interpretaciones erradas con


el término ductilidad, en la Figura 6-41 se muestra la respuesta de dos elementos
estructurales, que se llevan monotónicamente a la falla por flexión. Los dos sistemas
tienen la misma resistencia a la fluencia, M", y tienen la misma capacidad de ductilidad
de rotación, que se ha fijado arbitrariamente para esta presentación en ¡.li¡ = 6. El sistema
A, tiene una rigidez cuatro veces mayor que la rigidez del sistema B.

Figura 6-41 - Elementos con la misma ductilidad ¡.li¡ =6 Y kA =4kB


Es evidente a partir de la figura que aunque los dos sistemas tienen la misma
ductilidad, su tenacidad, expresada en un sentido estricto como el área bajo la curva, es
mucho mayor para el elemento B. Debe, por lo tanto, tratarse con cuidado el termino
ductilidad, pues muchas veces el comportamiento de dos elementos con la misma
. s;
ductilidad ante cargas similares, es totalmente diferente.

-\hora se explicará qué se entiende por capacidad de disipación de energía. Supongamos


que tenemos dos sistemas dinámicos compuestos por elementos estructurales que
tienen la misma rigidez; uno de ellos es totalmente elástico, y el otro tiene posibilidad
de responder inelásticamente. Al someterlos a una excitación dinámica, como puede ser
el registro acelerográfíco de El Centro de 1940; se obtienen respuestas en
desplazamiento, cuyo desplazamiento máximo es diferente si al sistema inelástico se le
exigió más allá del límite elástico. En la Figura 6-42 se muestran dentro de un diagrama
de fuerza-desplazamiento, los dos sistemas. El valor de De corresponde al nivel máximo
de desplazamiento a que llega el sistema elástico. A este nivel de desplazamiento le
corresponde un nivel de fuerza en el elemento, F•. Puede decirse que este nivel de
fuerza es el nivel de resistencia mínimo que se requiere del sistema para que éste
responda en el rango elástico, ante la solicitación dada.

ISO
Fuerza

Fe

inelástico

Um Desplazamiento

Figura 6-42 - Definición de la capacidad de disipación de energía

Ahora definimos el coeficiente de reducción de resistencia, Ro, por medio de:

(6-10)

De la ecuación anterior, puede verse que:

(6-11)

y
(6-12)

Con base en lo anterior puede decirse que la capacidad de disipación de enerqia de un


sistema inelástico de un grado de libertad, corresponde a la capacidad que tiene el
sistema para reducir la fuerza solicitada de un valor que tendría el sistema si
permaneciera elástico, Fe, a un valor de fluencia, F y • Esta capacidad de dísípecíón de
energía se mide por medio del coeficiente de reducción de resistencia, Rv. Se ha
utilizado el subíndice o para enfatizar que se trata de un coeficiente de reducción de
resistencia para sistemas de un grado de libertad. Este coeficiente está asociado con el
coeficiente de reducción de resistencia R que emplean los códigos de diseño sísmico,
pero para sistemas de varios grados de libertad.

Por ejemplo, para los sistemas utilizados en la presentación de los sistemas inelásticos
de la Sección anterior, se emplearon sistemas con F:. = 0.20W y F, = 0.40 W. El sistema
elástico, tal como se indicó allí, tenía una rigidez k = 39.-178 N/m, un período T = 1 s, y
una masa m = 1 kg. La respuesta máxima elástica que tiene un sistema con un período
de un segundo al acelerograma de El Centro es de 205 mm o 0.205 m, como lo
muestran las Figuras 6-2-l, 6-:)0 y 6-36. Para el caso con. r, = 0.20W = íl).20+9.8 = 1.96 N,
uJ = FyIk = 1.96/39.478 = 0.050 m. Entonces, Ro = uJu j = 0.205/0.050 = 4.1. Para el caso con
F y = 0.40W = 0.40+9.8 = 3.92 N, u, = FyIk = 3.92/39.478 = 0.099 m, y, Ro = uJUy =
0.205/0.099 = 2.07.

Las siguientes definiciones dadas en la norma AIS 100-97 [A/S, 1997] Y en las nuevas
normas sismo resistentes colombianas NSR-98 lA/S, 1998], resumen lo anterior y
enfatizan el hecho de que R, sin subíndice, hace referencia a sistemas de varios grados
de libertad:

Capacidad de disipación de energía - Es la capacidad que tiene un sistema


estructural, un elemento estructural, o una sección de un elemento estructural, de
trabajar dentro del rango inelástico de respuesta sin perder su resistencia, Se cuantifica

151
.JIIlUIIUC«( l--':."
. )l, l(ll t I U \ U uf" 'L. _

por medio de la energía de deformación que el sistema, elemento o sección es capaz de


disipar en ciclos histeréticos consecutivos. Cuando hace referencia al sistema de
resistencia sísmica de la edificación como un todo, se define por medio del coeficiente
de capacidad de disipación de energía R. El grado de capacidad de disipación de
energía se clasifica como especial (DES), moderado (DMO) y mínimo (DM~.

Coeficiente de capacidad de disipación de energía, R - Coeficiente que se prescribe


para cada sistema estructural de resistencia sísmica, cuyo valor depende del tipo de
sistema estructural y de las características de capacidad de disipación de energía
propias del material estructural que se utiliza en el sistema. Es una medida de la
capacidad de disipación de energía general del sistema de resistencia sísmica cuando
los movimientos sísmicos hacen que responda inelásticamente.

6.5 Respuesta elástica equivalente a inetástica


Gulkan y Sozen, [Gulkan y Sozen, 19741 y lShibata y Sozen, 1976], demostraron
experimentalmente, que la respuesta de un sistema de concreto reforzado de un solo
grado de libertad, cuando se ve sometido a excursiones en el rango inelásrico puede ser
aproximada por medio del análisis elástico de un sistema substituto, lineal y elástico,
con rigidez reducida y amortiguamiento substituto. La rigidez a flexión del elemento del
sistema de un grado de libertad en la estructura substituto se relaciona con la rigidez
del elemento real de la siguiente manera:

(El) = (El), (6-13)


s 11

Donde (EI)s es la rigidez a flexión del elemento de la estructura substituto, (EI)r es la


rigidez a flexión del elemento en la estructura real y 11 es un factor de daño aceptable
para el elemento de concreto reforzado.

/ 0= M a x L
M a o Mb
J (EI)g 6~.JEI)r6fL
~I.
$e(;ción_ (1
No-Fisurada /'

Ma(~Mb / r Sección Fisurada /'


/'

/
r /'

~~
./"""-- Estructura
'1 /' Substituto
/ /'

I~-'"
I ~EI) ~= (EI)r ~
/ "r, ~ L
/' 1
/ /'
/'
L/2 U2

Figura 6-43 - Elemento en flexión Figura 6-44 - Diagrama Momento-Rotación

De acuerdo con lo presentado en las Figuras 6-43 y 6-44, donde se ve un elemento


sometido a flexión, debido a una carga horizontal aplicada sobre la estructura, el valor
(EI)r corresponde aproximadamente a la pendiente de una línea en un diagrama
momento-rotación, M-O, que va del origen al punto de fluencia.

La interpretación física del factor de daño 11 para una situación particular como puede
ser una viga moderadamente reforzada sometida a flexión, con momentos en sus
extremos como muestra la Figura 6-44, se representa estudiando la relación entre los
momentos en los extremos y el giro en ellos. En la Figura 6-44 la línea continua
representa la relación entre los momentos aplicados M, y el giro e, en el extremo
causado por la deformación a flexión dentro de la luz de la viga. El valor de (EI)r se

152
calcula utilizando la sección totalmente fisurada (relaciones esfuerzo-deformación
lineales y sin resistencia a la tensión del concreto). La relación M-e basada en (EI)r
corresponde aproximadamente a la línea recta dibujada del origen al punto de fluencia
de la sección bajo la condición de que tenga refuerzo simétrico y el acero de refuerzo
disponga de una zona de fluencia definida.

El factor de daño impone una rigidez menor, a través de la ecuación (6-13), e implica
que hay una rotación inelástica aproximadamente igual a Iley en el extremo de la viga,
siempre y cuando la rigidez a flexión promedio de la viga dentro de la luz cambie como
lo indica el diagrama M-O. Al respecto es importante anotar que el factor de daño Il es
comparable, pero no es exactamente igual a la ductilidad obtenida como el cociente
entre el giro máximo y el giro al nivel de fluencia. Sólo para sistemas elastoplásticos la
ductilidad es exactamente igual al factor de daño. Debe hacerse énfasis sobre el hecho
de que un factor de daño corresponde a una ductilidad mayor si ésta se calcula con
base en curvatura, por medio de un diagrama M-<j>.

El amortiguamiento substituto, ~, depende del factor de daño, por medio de la siguiente


relación:

(6-1~)

El coeficiente /;. es una aproximación a la disipación de energía que ocurre durante la


respuesta hísterénca de un elemento de concreto reforzado sometido <'1 un sismo. Por lo
tanto la respuesta no lineal histerética de un sistema que alcanza un factor de daño ~ es
"quivalente a la respuesta lineal calculada utilizando un coefícienre de amortiguamiento
igual a /;..

A modo de ejemplo del tipo de respuesta que se obtiene bajo este procedimiento del
sistema substituto equivalente, en la Fígui a 6-~5 se muestra la respuesta en términos
de desplazamiento relativo entre la masa y el terreno, para un sistema que se somete a
los primeros quince segundos del acelerograma de El Centro. Allí se presentan la
respuesta de un sistema elástico con período T de 1 s y amortiguamiento de 2% del
crítico, y la de un sistema substituto con un coeficíenre de daño, ~t, de 6.

200

100

u
(mm)
-100

-200

Figura 6-45 - Respuesta en desplazamiento para un sistema elástico y un sistema


=
substituto con Il 6, al temblor de El Centro

Puede demostrase fácilmente que el período de vibración del sistema substituto, Ts , se


obtiene en función del período de la estructura real, T.. así:

Ts = T, . ~ = T; . 2A5 = 2.45 s

Aplicando la ecuación (6-1~), obtenemos el amortiguamiento substituto así:


I;s = 0.2{1- ~} + 0.02 = 0.138
En la Figura 6-46 se muestra la fuerza que se ejerce en el elemento estructural del
sistema.
0.8
»> elástico
0.6
0.4
0.2
fuerza tiempo (s)
(11W) o 15
-0.2
-0.4
-0.6
-0.8 .i

Figura 6-46 - Respuesta en términos de la fuerza ejercida en el elemento estructural para

I
un sistema elástico y un sistema substituto con ~ = 6, al temblor de El Centro

Si se desea extender este concepto de la estructura substituto a la respuesta de


diferentes sistemas estructurales a un temblor real, esto se puede llevar a cabo
utilizando el espectro de respuesta del sismo. El efecto en el espectro de la respuesta
inelástica, se obtiene entrando al espectro con el período correspondiente a la rigidez
substituto, ecuación (6-13), y leyendo la ordenada espectral correspondiente al
amortiguamiento substituto dado en la ecuación (6-14).
I
6.6 Efecto de la respuesta inelástica en el espectro
Qué ocurre con el espectro cuando el sistema no es elástico y el elemento estructural
tiene la posibilidad de cambiar de rigidez durante la respuesta es una pregunta
importante dado que los sistemas estructurales utilizados en general emplean
materiales que son capaces de responder en el rango inelástico. A continuación se
presenta la teoría clásica para sistemas elastoplásricos, y posteriormente las diferencias
cuando se trata de sistemas inelásticos con otras características diferentes al
elastoplástico.

6.6.1 Sistemas elastoplústicos

Newmark, en las referencias [Newmark y Hall, 1972], [Newmark, Blume y Kapur, 1973],
y [Newmark y Hall, 1982], describe la respuesta en el rango inelástico para sistemas
elastoplástícos con base en un sistema de un grado de libertad sometido a excitación en
su base, como el mostrado en la Figura 6-47.

Al querer dibujar en papel tripartita el espectro obtenido, se tiene la dificultad de que al


salir el sistema del rango elástico, las relaciones que permiten dibujar el espectro en
este papel, ecuación (5-11), dejan de ser válidas. Debido a esto, debe decidirse si el
espectro muestra las aceleraciones, o fuerzas, a que se ve sometido el sistema, caso en
el cual los desplazamientos leídos en este espectro corresponden a la porción elástica
de la deformación; o si el espectro muestra las deformaciones totales, y en este último
caso las aceleraciones que se leen en el espectro no corresponden a las aceleraciones
verdaderas a que se ve sometida la masa del sistema.

154
o o
---r---X
-- ... ~-_ ...

Figura 6-47 - Si:,ema sometido a excitación en su base

En la Figura 6-48 se muestra el espectro de aceleraciones del temblor de El Centro para


diferentes valores de ductilidad alcanzada por sistemas elastoplástícos. El espectro se
calculó para un coeficiente de amortiguamiento de 2% del crítico. Las deformaciones
mostradas en este gráfico corresponden únicamente a la componente elástica de la
deformación y no es la deformación total, la cual es la suma de la parte elástica más la
porción ínelástíca,

I
Los "al ores de aceleración son los correctos. Los valores de velocidad leídos no
corresponden a las velocidades verdaderas. La figura se dibujó para ductilidades, Il, de
1, 1.25, 1.S, 2, 3, S Y 10. Este espectro se denomina espectro de aceleraciones máximas.

10 5 0,5

3
/ /
X /K s.>, JI>< t\
2
v/ ~ k0 ~~ r-.
~ Ir -,\ \'"
0.5 'A' l' "
1/
/T,
'fí //
/ /i/
VJ
~~
3~ 1-- '"\ "\
"'''''''-
I"~\ ~
0,2
'IJ. V 1/ /
-' ...... <, ~
~
'\
I"\..~
2

",
~
~u ~
~ ::..... 'f\;
0.1
ti ~(¡~ ""
\~
0.04
/
v
0,1

Período, T (s)
1

Figura 6-48 - Espectro de aceleraciones máximas para sistemas


elastoplásticos, ~ = 2%, Temblor de El Centro
-. ''''
0.2

0,1

Si se grafica el espectro colocando las deformaciones totales; conformadas por la


componente elástica más la componente ínelástica; se obtiene el espectro mostrado en
la Figura 6-49. Este espectro se conoce con el nombre de espectro de desplazamientos
totales.

Debe tenerse en cuenta que los desplazamientos que se leen en el espectro de la Figura
6-49, son los desplazamientos totales verdaderos, mientras que tanto las velocidades
como las aceleraciones que se Icen en este espectro no son las verdaderas. En los dos
espectros de las Figuras 6-48 y 6-49, el correspondiente a ductilidad Il = 1, es el
espectro elástico y por lo tanto es igual en ambos gráficos.

155
inámica estructural apticada 01 diseño SIS111lCU

10 5 0.5
3 I I Á "- ..
2
I
/
/ ¿.,-X '.: I~~,. ~~Xli/r\
/- ./1
-"l~ ,.J/}¡j
/ It- >\~
J\;~
-\~"
~~,.),.."- . " '\

<, 11 /
'

-,
~,.,-
.- .
0.5 V
.' "
: IJ ):11 C:111 il)ál -,
\1'
' '"\.'\.
¡J/ I! / 1"\. -1'0 .\"'-
0.3
/
, «: / /
/
1"-
'. '

T\' \\ !"- 2
0.2
'~?3/ /
V '~.

~//1 I~:
/./ lr5 I !"-
.¡ 11 i I
0.1
~) I II I i Ii i I! i
0.5
D.1 10

Período, T (s)

Figura 6-49 - Espectro de desplazamientos totales para


sistemas elastoplásticos, ~ = 2'}1o, Temblor de El Centro

Del estudio de gráficos similares a los dos anteriores, para numerosos temblores,
Newmark y Hall obtuvieron las siguientes conclusiones:

(a) Para períodos altos los desplazamientos totales máxírnos para cualquier demanda de
ductilidad j..l son prácticamente los mismos.

(b) Para períodos cortos la máxima aceleración es la misma para cualquier demanda de
ductilidad p, lo cual quiere decir que las fuerzas ejercidas por los resortes son las
mismas.

(e) E,1 el ranga de períodos intermedios la energía que absorbe el sistema elástico y el
inelástico es la misma.

Las zonas son las mismas que se definieron en la Sección 5.5. Los valores del período
de vibración que limitan estas tres zonas varían para cada acelerograma en particular.
II
Este aspecto será discutido con mayor detalle en las Secciones 6.6.2 y 6.7. I
Según Newmark, es posible encontrar la relación entre el espectro elástico y el
inelástico. Partiendo de que se dispone de un espectro elástico (j..l = 1), el cual para
cualquier período T, tiene como valores De, Ve Y A; donde se ha colocado el subíndice e
I
para enfatizar que se trata de valores del espectro elástico; y se quiere relacionar con un
espectro inelástico donde para el mismo período se tienen unos valores máximos Dm , Vm
y A m en cada una de las regiones del espectro (sensitiva al desplazamiento, a lo
velocidad y a la aceleración respectivamente) donde se ha colocado el subíndice m para
indicar que se trata de valores provenientes del espectro inelástico, la relación entre los
dos se puede obtener de la siguiente manera:

Espectro de desplazamientos totales


Para el espectro de desplazamientos totales, en la zona de períodos altos, de acuerdo
con la conclusión (a), el desplazamiento ínelástico es igual al elástico:

(6-1 S)

156
Para el rango de períodos intermedios, partiendo de que la conclusión (e) es válida; la
energía en el sistema elástico es igual a la energía en el sistema inelástico. Por lo tanto:

(6-16)

La energía cinética máxima en el sistema elástico, de acuerdo con la ecuación (I -8); es


igual a:

(6-17)

y para el sistema inelástico esta energía es igual a la energía de deformación acumulada


en el resorte, la cual corresponde al área bajo la curva de fuerza-deformación
presentada en la Figura 6-50.

(6-18)

fuerza

FY~
I Fy=ku y I
I
u
desplazamiento

Figura 6-50 - Cálculo de la energía de deformación en el resorte inelástico

por lo tanto al reemplazar (6-17) y (G-18) en la ecuación (6-1G) se obtiene:

1 (6-19)

I y reordenando:

(G-20)

Utilizando Fy = k u y y k/rn = ro 2 (6-20) se convierte en:

(6-21)
y
(6-22)
pero

(6-23)

que al ser reemplazada en (6-22), produce:

157
ve = ro D11m ~2~ - 1 (6-24)

y de sp ej ando el valor para el es pec tro de d esplaz amientos totales se obtiene:

(6-2 5)

Dad o qu e V..IID=Dm , entonces para el sis te m a inelástico, en la zona de períodos


intermedios, el espe ctro 0 '2 .des plazarnientos totales es igual al espectro elástico
multip licad o por 11/~2~ - 1 .

Para la zona de períodos cortos, de acuerdo con la conclusión (b):

(6-26)

y en térmi nos de fuerza:

u D
mA =u .k=--.!!.k=-1!!..k (6-2 7)
e ~ ~ 11

por lo tanto, al re or de nar los términos de (6-27):

(6 -28)

Esta última ec uación tiene en su lado derecho una acele ración. Esto quier e decir qu e en
el es pectro de despl azamien to s to rales la zona de aceleraci ones cons ta ntes, local íz.ada
en la fra nja de períodos cortos es tá definida por:

(6-29)

log s, ,+....
¡

'-----------------------------::)-~ log T

Figura 6-51 - Espec~ro inelástico de desplazamientos totales

158
Se ha utilizado el símbolo Aro para enfatizar que esta aceleración no es la verdadera.
Entonces el espectro donde es posible leer los desplazamientos totales queda de la
forma mostrada en la Figura 6-51. Los desplazamientos que se leen allí corresponden a
la suma del desplazamiento elástico y el inelástico. La aceleración que se lee allí no es la
verdadera, ésta se obtiene dividiendo la aceleración leída del espectro por ~.

Espectro de aceleraciones máximas

Ahora, para determinar el efecto de la respuesta inelástica elastoplástica en el espectro


de aceleraciones máximas, se utiliza un procedimiento similar. Para períodos cortos se
tiene:

(6-30)

Para el rango de períodos intermedio la energía en el sistema elástico es igual a la


energía en el sistema inelástico, por :0 tanto:

(G-3l)

De la ecuación (6-22) se tiene:

Ve = ro uy~2~ -1 (6-32)
pero

mAro = ku y (G-33)

por lo tanto,

que al ser reemplazada en (6-32), produce:

A ~-
V = -'!L 2~-1 (6·35)
e (O

Esta última ecuación es equivalente a:

V = Ve (6-36)
ro ~2~-1

Esto quiere decir que para el sistema inelástico el espectro de aceleraciones máximas en
la zona de períodos intermedios es igual al espectro elástico multiplicado por 1/ ~2~ -1 .

Para la zona de períodos largos:

(6-37)

y en términos de fuerza:

159
u D
IDA =ku =k-!!..=k-l!!... (6-38)
m y ¡.L ¡.L

por lo tanto:

2
A = ro D e (6-39)
m ¡.L

Esto quiere decir que en el espectro de aceleraciones máximas la zona de


desplazamientos constantes, localizada en la franja de períodos largos está definida
por:

D=~
ID ¡.L
(6-40)

Se ha utilizado el símbolo Dro para enfatizar que este desplazamiento no es el


desplazamiento total. Simplemente corresponde a la componente elástica del
desplazamiento total.

log s,

Ve
V. - --;===
m- ~2¡.L-l

A nI= A e inelástico

~--------------------------J~- log T
Figura 6-52 - Espectro inf'/ástico de aceleraciones máximas

Entonces, el espectro donde es posible leer las aceleraciones máximas queda de la


forma mostrada en la Figura 6-52. Las aceleraciones que se leen allí corresponden a las
aceleraciones verdaderas a que se ve sometido el sistema inelástíco y los
desplazamientos que se leen en este espectro corresponden a la componente elástica
del desplazamiento, o sea sólo hasta U y • Por lo tanto para obtener de este espectro los
desplazamientos totales hay que multiplicar el desplazamiento leído por ¡.L.

6.6.2 Sistemas con rigidez degradante

El trabajo realizado por Riddell y Newrnark, presentado en la referencia [Riddell y


Newmark, 1979\, amplió la encontrado solamente para sistemas elastoplásticos en los
trabajos de Newmark y Hall, a sistemas bilineales y a sistemas con rigidez degradante.
Esta metodología, nuevamente se sustenta en que "El método está basado en la
aproximación de que los efectos no lineales pueden tenerse en cuenta gracias a un
análisis linealmente elástico de la estructura utilizando coeficientes de diseño
determinados de un espectro inelástico para sistemas de un grado de libertad."

160
En él se estudian los efectos combinados del amortiguamiento y el efecto inelástíco. Las
conclusiones del estudio fueron posteriormente reestudiadas en trabajos como el de
Elghadamsi y Mohraz [Mohraz y Elghadamsi, 1989], que fundamentalmente las validan.

Tabla 6-2 - Registros empleados por Riddell y Newmark

Registro Fecha Profun. M, Ate V te D te vu«; AteD te.


(km) (g) (mis) (m) (mI!Jg]
Vt~
El CentroEW Mav 18/40 16 6.3 0.214 0.369 0.201 1.727 3.1
Olimoia N86°E Abr 13/49 ? 7.1 0.280 0.171 0.094 0.610 8.8
Golden Gate, S800E Mar 22157 9 5.3 0.105 0.046 0.012 0.432 5.6
Cholame, N85°E Jun 27/66 5-10 5.6 0.434 0.255 0.069 0.584 4.5
Castaie, N21°E Feb 9171 Oa 13 6.6 0.316 0.172 0.051 0.533 5.3
Paeoima, S16°E Feb 9171 Oa 13 6.6 1.171 1.132 0.419 0.965 3.8
Lima, Perú, N82°W Mav 31170 56 7.75 0.107 0.047 0.035 0.432 16.4
sanüaoo, Chile, N100W Jul8171 58 7.5 0.159 0.232 0.129 1.473 3.7
Manaqua, Nícaraqua, EW Die 23172 5 6.2 0.383 0.403 0.216 1.041 5.0
San Juan, Aroentína, EW Nov 23177 101 7.4 0.193 0.206 0.064 1.067 2.8

Desde el punto de vista general se observaron los siguientes aspectos:

(a) La respuesta de sistemas con períodos de vibración muy largos es independiente del
tipo de relación fuerza-deformación del elemento estructural.

(b) Se observan diferencias para sistemas con períodos cortos menores de 0.1 s, pero
estas diferencias son despreciables para demandas de ductilidad menores de 5, e
insustanciales para demandas de ductilidad mayores. "

(e) Para períodos intermedios, la respuesta de sístc.nas bilineales con demandas de


ductilidad menores e iguales a 2 son prácticamente iguales a la de sistemas
elastoplásticos con demandas de ductilidad similares. Para demandas de ductilidad
mayores; la respuesta máxima de sistemas bilineales es, en general, más pequeña que la
de sistemas elastoplásticos.

(d) Para todos los períodos considerados, las ordenadas espectrales de sistemas
elastoplásticos son, en promedio, mayores que las ordenadas espectrales de sistemas
con rigidez degradante.

I (e) Los espectros de sistemas con rigidez degradante no tienen los picos y variaciones
abruptas que se presentan en los sistemas elastoplásticos. Se encontró que los sistemas
con rigidez degradante eran los más eficientes con respecto a la capacidad de
disipación de energía. Además, se pudo observar que los sistemas con rigidez
degradante eran mucho más eficientes en su recuperación después de una excursión
inelástica. Esto último se traduce en que las deformacíones permanentes de los
sistemas con rigidez degradante fueron siempre menores que las de sistemas
elastoplásticos y bilineales. Es razonable suponer que el comportamiento de sistemas
degradantes está dominado por los efectos de ablandamíento producido por la
degradación de rigidez, más que por el efecto de resistencia adicional causada por el
endurecimiento por deformación del material.

Los sistemas con rigidez degradante empleados no incluyeron sistemas con


degradación de la resistencia, ni ablandamiento de la rigidez de descarga; lo cual debe
tenerse en cuenta al interpretar las conclusiones del estudio. Además, es importante
tener en cuenta que existen numerosas situaciones en las cuales no es posible predecir
la respuesta de un sistema en particular a un acelerograma dado. En muchos casos
sistemas con el mismo tipo de relaciones fuerza-deformación, el mismo nivel de
amortiguamiento, y sometidos al mismo acelerograma, se comportan en formas
totalmente diferentes, dependiendo de los valores particulares de la fuerza de fluencia.

161
;II(¡/HIC(I eSrnlClllnll UjJU< ",uu ......." "" "''-''' __

Una conclusión muy importante del estudio realizado, es la aseveración de que en la


gran mayoría de los casos, los resultados obtenidos para sistemas con relaciones
fuerza-deformación elastoplástica, consistentemente conducen a valores conservadores
de la máxima respuesta, lo cual valida el empleo de este tipo de modelos en un gran
número de aplicaciones.

El estudio de Riddell y Newmark introdujo el concepto de coeficientes de


deamplifícacián in elástica, cl\t> los cuales permiten reducir las ordenadas espectrales
elásticas a valores asociados con un nivel de demanda de ductilidad dado, para cada
una de las zonas del espectro sensitivas a la aceleración, a la velocidad o al
desplazamiento. Estos coeficientes se estudiaron estadísticamente para los
acelerogramas empleados. Se obtuvieron valores medios y valores en la media más una
desviación estándar. El inverso del coeficiente de deamplificación corresponde a un
coeficiente de disipación de energía. En este caso se denominan oRa, R, Y R,¡, según
correspondan a la zona del espectro sensitiva a aceleración, a velocidad, o a
desplazamiento, respectivamente. Estos coeficientes son sensitivos, además, al nivel de
amortiguamiento empleado, a las condiciones locales del suelo en el sitio donde se
obtuvo el registro, y al período de vibración del sistema. Además se encontró que los
períodos de vibración que dividen las zonas del espectro en regiones de aceleración,
velocidad ji desplazamiento aproximadamente constantes, varían para los diferentes
niveles de ductilidad.
Zona de
Desplazamiento
Aproxim.
+
u= 10
Constante

13 -1---~......r='--+-

12 -1---......".,===-+---'

11

10 -1------11----+-

9+------:;-;;---+-
11= 10
8a~~~~
7 -1--tt-----t- =5

6 -1--±-----t-
11=5
5-1-----:1....- - -...-
11 = 10

Zona de
Aceleración
Aproxim.
+11 = 5

Constante 11 = 3
11=2
11 = 1.5
elástico ~

o 2 3 4 5
Período T, (s)

Figura 6-53 - Coeficientes de reducción de resistencia para sistemas con degradación de rigidez. ~ = 5%

En la Figura 6-53 se muestran los coeficientes de reducción de resistencia, para


sistemas con rigidez degradante y para un coeficiente de amortiguamiento crítico de
5%. Las zonas sombradas corresponden a los valores donde se encuentran los períodos
de vibración de la transición entre las diferentes zonas del espectro. Debe notarse que
los valores de los períodos de transición se hacen más cortos en la medida que la
demanda de ductilidad es mayor. Además puede verse que la reducción de resistencia
]62
que se debe emplear para lograr una demanda de ductilidad dada varía entre zonas del
espectro y especialmente para sistemas con períodos de vibración muy cortos en la
zona de sensibilidad a las aceleraciones.
4

3
v ~ j.l= l(

/;V
j.l=5

j.l=3
/

~
j.lF2

~ ~-
,,/
I j.l=15

u-l

t
¡
I I
""e '¡istico

o
o 0.05 0.1 0.15 0.2 0.25 0.3 0.35 0.4

Período T (s)

Figura 6-54 - Coeficientes de reducción de resistencia para sistemas con degradación de rigidez,
zona de períodos cortos de amplificación de aceleración. ~ =5%
En la Figura G-S"! se amplía la escala de la zona sensitiva a aceleraciones. Es muy
importante notar que la reducción de resistencia que se puede lograr para todas las
demandas de ductilidad tiende a la unidad en la medida que el período tiende a cero. El
sistema sufre la aceleración máxima del terreno, independientemente dé los
desplazamientos relativos, y por ende de la ductilidad. Esto quiere decir que en los
sistemas inelásticos con periodos cortos, no es posible ejercer la ductilid"td y las
reducciones que se realicen a la resistencia, pondrían en peligro la estabilidad del
sistema, pues no se produciría una demanda de ductilidad compatible con la reducción
de resistencia. Como consecuencia, muy importante de este fenómeno, las estructuras
muy rígidas deben diseñarse para las fuerzas que se derivan de aplicar la máxima
aceleración del terreno, Ate, a la masa de la estructura.

logSv

\
/

-------------i»o~ log T
Figura 6-55 - Espectro inetestico de aceleraciones máximas para rigidez degradante

1(;8
.._._. . "-1. . . _
El empleo de estos coeficientes de reducción de resistencia, dentro de un espectro de
aceleraciones máximas se muestra en la Figura 6-55. No sobra insistir que los
desplazamientos que se leen en el espectro ínelástíco, corresponden únicamente a la
componente elástica del desplazamiento, por lo tanto para obtener el desplazamiento
total hay necesidad de multiplicar el desplazamiento leído del espectro de aceleraciones
máximas, por el factor de ductilidad, ~.

.7 Principio de las deformaciones iguales


De la discusión anterior sobre la respuesta de sistemas ínelásticos, basada en los
trabajos de Newmark, es evidente que en la zona del espectro sensitiva a los
desplazamientos, o sea la zona de períodos largos, los desplazamientos totales que se
obtienen en la respuesta ínelástica, son aproximadamente iguales a los que tendría un
sistema elástico con la misma rigidez y sometido al mismo acelerograma, En la Figura
6-56, se indica esta característica, la cual se ha denominado tradícionalmente como el
principio de las deformaciones iguales [Park y Paulay, 1975], [Paulay y Priestley, 1992].

Fuerzaf- resp.uesta
elástica
Fe --

Desplazamiento

uy u ID=u e

Figura 6-56 - Principio de las deformaciones iguales

Este aspecto tiene implicaciones muy importantes en diseño sísmico, dado que una de
las verificaciones que deben realizarse consiste en comprobar que las deformaciones de
la estructura no sean excesivas, y dado que la estructura en general se sale del rango
elástico de respuesta ante la ocurrencia de los movírníentos sísmicos de diseño, estas
deformaciones se deben estimar en el rango in elástico de la manera más precisa
posible. Por otro lado si el daño, a elementos estructurales y no estructurales, está
asociado con las deformaciones inelásticas que se tengan, la rigidez inicial del sistema y
su degradación son parámetros muy importantes en el buen comportamiento de la
estructura {Qi y Moehle, 1991].

El problema de estimar las deformaciones en el rango inelástico se vuelve especialmente


complejo cuando se tiene degradación de la rigidez, pues el periodo de vibración del
sistema cambia durante la respuesta de la estructura a la excitación sísmica. En los
trabajos de Shimazaki y Sozen [Shimazaki y Sozen, 1985], [Shimazaki, 1988] y
{Shimazaki y Sozen, 1993], utilizando un enfoque diferente al de Newmark, consistente
en el estudio de un gran número de casos de respuesta del sistema inelástico en
términos de energía y de desplazamiento, se encontró que cuando el período de la
estructura era mayor que un valor característico T g del acelerograma, la energía que
entraba al sistema era constante o disminuía, independientemente de la resistencia del
sistema, F y • Además se encontró, que cuando el período del sistema era mayor que el
período característico, T > T g , independientemente de la resistencia del sistema F y ; el
desplazamiento máximo inelástico Um, tendería a ser igual al del espectro elástico de
desplazamientos, confirmando el principio de desplazamientos iguales.

164
Shimazaki y Sozen explican cualitativamente este fenómeno indicando que la energía
que entra al sistema se mantiene constante cuando el sistema tiene un período de
vibración inicial mayor que T g , pues la degradación de la rigidez alarga este período y
entonces no se presenta un aumento en la energía que entra al sistema y no la hay
suficiente para producir un aumento de la deformación inelástica. Por otro lado, si el
sistema tiene un período de vibración T < T g , un aumento en el período del sistema
causado por la degradación de rigidez, conduce a un aumento de la energía que entra al
sistema y entonces se presenta una deformación inelástica máxima mayor que la
máxima elástica.

Otro aspecto muy importante encontrado en estos estudios consistió en identificar que
bajo ciertas condiciones del período de la estructura y su resísrencía en la base, para
períodos iniciales del sistema T < T g , también las deformaciones inelásticas se
mantenían iguales o menores que las elásticas. La condición anterior fue formulada por
Shimazaki y Sozen de la siguiente manera para sistemas estructurales cuya respuesta
I histerética es similar a la de elementos de concreto reforzado:

I RD:::;1.0

es válida sí:
(6-41)

RR+RT~ 1.0 (G-42)

donde:

(Relación de desplazamientos) (6-43)

(Relación de resistencias)

(Relación de períodos) (G-45)

En las relaciones anteriores, T es el período inicial del sistema calculado utilizando


secciones no fisuradas, T g es el período característico del acelerograma, Fy es la

I
resistencia a la fluencia del sistema y Fe es la respuesta elástica, en términos de fuerza
en el elemento estructural, que se obtendría del espectro de desplazamientos con un
amortiguamiento ~ = 2%, para un período de víbracíon efectivo (Ter = T • ..,J2), calculado
utilizando unas secciones fisuradas con una rigidez igual a la mitad de la de las
secciones no fisuradas. Aunque las expresiones anteriores son una gran ayuda en la
determinación de los desplazamientos inelásticos, su aplicación es limitada pues no
cubre estructuras con períodos cortos o cuya resistencia F, sea baja.

Esta situación fue estudiada posteriormente por Qi y Moehle [Qi y Moehle, 19911,
quienes encontraron que en la respuesta inelástíca, para periodos del sistema, T,
menores que T g , en esa región del espectro era aplicable la siguiente relación entre
desplazamientos elásticos, Ue, y desplazamientos inelásticos, 11m:

u
m
= u e . (~)1.6"
T (6-46)
J:

donde:

165
'IJlLlllUCU (:'~';( I ({Ll UI I I I ul'" ( ' - . H U \ . " \.H ........." • _.~

F
T\=-_Y- (6-47)
m A¿

y F, es la resistencia a la fluencia del elemento estructural del sistema, m es su masa, y


Ate es la aceleración máxima del terreno del registro acelerográfico.

Posteriormente Lepage [Lepage, 1996], demostró que era posible aplicar un


procedimiento general que es válido en todos los casos, aun cuando no se cumple la
ecuación (6-42). Este procedimiento está sustentado en investígaciones analíticas,
experimentales y en la respuesta de estructuras instrumentadas ante sismos reales. De
acuerdo con esta investigación el máximo desplazamiento ínelástíco para estructuras
con rigidez degradante se puede determinar por medio de:

u = Fa ·o.·g·T~.T (G-48)
ro
2 (21t) ef

la cual es válida si se cumple la siguiente relación:

(6-49)
I
En las ecuaciones anteriores:

11m máximo desplazamiento obtenido en la respuesta


Fa coeficiente de amplificación de la aceleración en un espectro de aceleraciones
(un valor de 3.75 es representativo para sistemas con un coeficiente de
amortiguamiento, ~, de 2% del crítico)
g aceleración de la gravedad
a. máxima aceleración del terreno del acelerograma, expresada como una
fracción de la gravedad (a. =Arefg)
Tg período característico del movimiento sísmico, puede definirse como el
período en el cual termina la región de aceleraciones constantes
Ter período efectivo de vibración de la estructura, el cual puede calcularse como
el período de la estructura con secciones fisuradas con una rigidez igual a la
mitad de la rigidez de las secciones no fisuradas (Ter =T .>12)
C, coeficiente de resistencia en la base (C, =F/W)
RT relación de periodos (RT =TerIT g)

De esta manera es posible encontrar el desplazamiento máximo para cualquier sistema


inelástico con rigidez degradante, con base siempre en un análisis elástico.

La validación de las relaciones anteriores se realizó [Lepage, 1996] empleando


procedimientos analíticos para sistemas de uno y varios grados de libertad, elásticos e
ínelásncos, utilizando movímientos sísmicos con diferentes períodos característicos,
como se muestra en la Tabla 6-3, y diferentes características inelásticas, incluyendo
relaciones de resistencia, RR, con valores que variaron entre el 6% y el 100%. Los
resultados analíticos fueron confrontados con ensayos experimentales realizados
previamente en mesa vibratoria, los cuales incluyeron 22 ensayos diferentes de
sistemas de un grado de libertad cuya respuesta estaba dentro de la zona de
aceleraciones aproximadamente constantes (períodos cortos). La media de las
relaciones entre los desplazamientos medidos experimentalmente y los estimados
analíticamente utilizando el procedimiento fueron de 0.72 con una desviación estándar
deO.n.

lf;(i
Tabla 6-3 - Registros empleados por Lepage

Sismo Fecha Registro Compon. Ate Duración Tg


(g) (s) (s)
\ Feb 09,1971 Castaic N21E 0.32 30 0.35
1 Ene01,1994 Tarzana NS 0.99 30 0.44
Mar 03,1985 L1olleo N10E 0.71 75 0.50
Ma 18,1940 El Centro NS 0.35 45 0.55
Ene 17,1995 Kobe NS 0.83 30 0.70
Ju121,1952 Taft N21E 0.16 45 0.72
Abr 13,1949 Seattle S02W 0.07 65 0.89
Jun 12, 1978 Sendai NS 0.26 40 0.95
Ju121,1952 Santa Barbara S48E 0.13 60 1.03
Ma 16,1968 Hachinohe EW 0.19 35 1.14

Para verificar la aplicabilidad de la metodología a sistemas de varios grados de libertad,


se realizaron estudios analíticos de estructuras con diferentes alturas y características,
sometidas a movímientos sísmicos de diferentes intensidades y contenidos
frecuenciales, para un total de 120 casos. Además se utilizaron los resultados
experimentales de 87 ensayos de estructuras a escala en mesa vibratoria, con alturas
entre 3 y 10 pisos, representativas de diferentes sistemas estructurales, incluyendo
pórticos, pórticos combinados con muros, muros acoplados, pórticos donde las vigas
plastifican primero que las columnas, y pórticos donde las columnas plastifican primero
que las vigas. Para estos casos la media de las relaciones entre los desplazamientos
medidos experimentalmente y los estimados analíticamente utilizando el procedimiento
fueron d~ 0.80 con una desviación estándar de 0.13. Por último la metodología fue
confrontada con las mediciones obtenidas en un edificio de 9 pisos localizado en la
ciudad de Los Angeles, California, USA, del cual se tienen registros durante los sismos
de San Fernando de 1971, de Whittier de 1987 y de Northrídge de 1994.

Con respecto a la obtención del valor de Tg , Shimazaki y Sozen, y Lepage, utilizan un


procedimiento algo diferente al empleado por Oí y Moehle, pero ambos conducen a
resultados similares. Ambos procedimientos están basados en el empleo de espectros
de energía. El espectro de energía está relacionado con la máxima energía que le
introduce al sistema el sismo, expresada como una velocidad equivalente, dada por:

v eq = J2'E
m
E
(6- 50)

donde EE está dada por la Ecuación (2-95), que se reproduce aquí por conveniencia:
t

EE = -mf Xo ' u-dt (6-51 )


o

La energía debida a la excitación, EE, es igual al valor maximo de la suma, evaluada


hasta un tiempo t, de la energía cinética, de la energía disipada y de la energía de
deformación. La velocidad equivalente, Veq , corresponde a la máxima velocidad que
puede tener el sistema si no se disipara energía a través del amortiguamiento VISCOSO.

Shimazaki y Sozen obtuvieron T g al dibujar un espectro de la energía suministrada por


el sismo en papel tripartita, y tomando el valor máximo, como muestra la. Figura 6-57.
Qi Y Moehle lo obtuvieron también de un espectro de energía, pero tomándolo como el
primer pico significativo del espectro de respuesta de energía, como muestra la Figura
6-58. Como puede verse los dos procedimientos conducen prácticamente a los mismos
"al ores. En arribos gráficos mostrados los espectros de energía se obtuvieron con un
amortiguamiento S= 10%.

167
lin/nnica estructural apliccuic: (11 diseño SíSlIllCO

10

r"r
"'.
r-- <,
-1 h"-......

/ F
y a. . , ~. 'U·
V./
Energía
JE/m 0.1
1/ / /
(mis)
/ /
V

0.01 <" /'

0.001
0.01 0.1 10

Período T, (s)

Figura 6-57(a) - Obtención de T g - Shimazaki-Sozen, y Lepage


10

/ Aiex ctllfiM
~ /,'l b(.
/

A
.//- ,,.. <,

'l V <;
Energía l/ V
JE/m 0.1
(mis)
!:V V
~

V )/
0.01

0.001
0.01 0.1 10

Período T, (s)

Figura 6-57(b) - Obtención de Tg - Shimazar-i-Sozen, y Lepage

168
6,-----~-------,--------.----,------.----~

s-J--------J...-----+----I----!--I---\c---+-------j

4+---------;1------+-----+---+---1-----+---+-----'

Energía
JE/m 3 -I----l----+---~,,___I_-_+_---+---_.j
(mis)

2+----+---1~7"'-__,f__'I!_-----f,L----'l.._----+--------j

0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0


Período T, (s)

Figura 6-58(a) - Obtención de Tg - Qi Y Moehle

3 ,--------,-,--::-----;---.----~------.----------,---~.

2.5 +-- -----+--------+---+\------+-----+--+_.- . _-


2 +---+--+-++-~...--+---+----+-'---~
Energía
.[E/m 1.5 +---+H-----'-f---\-.;-4---..-.:>f.<-----+----+_
(mis)

0.5 -J---!JL..f--+--,-/----I----+-----f----.....¡===--=_'

0+""=----+----+-----+----+-----+----
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0

Período T, (s)

Figura 6-58(b) - Obtención de T g - Qi Y Moehle

I
1(-}9
..._.__ ....--oIlI!..... ~
lJíll(OlllCU eSI.n({CUIHU UF"ll"'" '" ''''''''~ .,0."00··.

rroqrama de computador RE5DIN para la obtención


de la respuesta dinámica elástica e inelástica
Dentro del disquete que se suministra con el libro se incluye el programa de
computador RESDlN, el cual permite encontrar la respuesta en el tiempo de sistemas
dinámicos de un grado de libertad, en los cuales su elemento de resistencia puede tener
características elásticas e inelásticas. El modelo está formulado para sistemas
consistentes en una masa, un amortiguador viscoso y un elemento de resistencia, o
resorte, los cuales se pueden someter, ya sea a unas condiciones iniciales de
desplazamiento, o velocidad, o ambas, a una fuerza variante en el tiempo para estudios
de excitación armónica, o a un acelerograma para excitación en la base.

El programa está escrito en lenguaje QuickBasic -l.5 de Miscrosofr y utiliza la


metodología presentada anteriormente. El programa emplea unidades de distancia en
metros y de tiempo en segundos, pues utiliza como valor de la aceleración de la
gravedad g = 9.80 m/s", La unidad de masa debe ser el kg. .

Propiedades del sistema dinámico de un grado de libertad

El sistema dinámico se describe por medio de sus propiedades de masa, rigidez y


amortiguamiento. Esta descripción puede hacerse por medio de la definición de los
parámetros de masa m, en kg dado que se emplea el sistema SI, de rigidez k en N/m, y
el amortiguamiento e en Nvs/m, Alternativamente el programa permite definir el
sistema por medio de su período de vibración T (= 21t~m/k ) en s y el coeficiente de
amortiguamiento crítico ~ =d(2mro) (donde ro = ~k/m). Estas definiciones son válidas
tanto para el sistema elástico como para el inelástico.

Propiedades de inelasticidad

Con el fin de poder definir internamente el manejo de los ciclos de histéresis, el


programa opera con tres modelos de inelasticidad: elasroplástíco, de Ramberg-Osgood y
de rigidez degradante. En todos los casos los modelos pueden ser simétricos o
asíménícos.

Modelo Elastoptústico

En el caso de! modelo elastoplástico la rigidez tanto para los ciclos de carga como de
descarga es la misma del sistema elástico k. El punto en el cual se inicia la plastíficacíón
(F y ) , se define en términos del peso (W = m g) del sistema y se indica por medio de la
fracción del peso a que corresponde la fuerza de plastificación. En la literatura esta
fuerza se denomina el corte basal resistente del sistema. El programa acepta valores
diferentes para las direcciones positiva (+F y ) y negativa (-Fy) del movimiento. En caso
simétrico los dos valores son iguales.

Modelo de Ramber-Osqood

En el modelo de Ramberg-Osgood el programa requiere los siguientes datos:


(a) el valor del corte basal resistente del sistema F y , expresado como una fracción de su
peso W.
(b) la rigidez de la curva esqueleto, k cn tal como se indica la Figura 6-26. Esta rigidez se
expresa como una fracción de la rigidez inicial del sistema, k., la cual corresponde a
la rigidez del sistema en respuesta elástica con la cual se calculó el período de
vibración T. Generalmente esta rigidez corresponde a la rigidez fisurada del sistema
km como la indica la Figura ()-29.

170
(e) la rigidez en fluencia ks , tal como la indica la Figura 6-29. Esta rigidez se expresa,
también, como una fracción de la rigidez inicial del sistema, k, y depende de la
capacidad de endurecimiento por deformación del acero de refuerzo longitudinal. Si
el acero tuviere una curva esfuerzo-deformación totalmente elasto-plástíca, el valor
de k, sería cero.

Con los datos anteriores el programa determina los valores de los parámetros 'Y y r, con
lo cual define el modelo de Ramberg-Osgood,

Modelo con rigidez degradante

En el modelo histeretico con degradación de rigidez hay necesidad de definir los


siguientes parámetros, tanto para la respuesta en el sentido positivo como para el
negativo:

I
(a) el valor del corte basal resistente del sistema F y , expresado como una fracción de su
peso w.
(b) la rigidez en descarga k u , tal como se indica la Figura 6-7. Esta rigidez se expresa
como una fracción de la rigidez inicial del sistema, k., la cual corresponde a la
rigidez del sistema en respuesta elástica con la cual se calculó el periodo de
vibración T. Generalmente esta rigidez corresponde a la rigidez fisurada del sistema
k cn como la indica la Figura 6-7.
(e) la rigidez en recarga kn tal como se indica en la Figura 6-7. Esta rigidez se expresa
como una fracción de la rigidez inicial del sistema, k. Corresponde a la fase inicial
de un ciclo de nueva carga y su valor depende de la cantidad de fisuras abiertas en
un ciclo anterior que haya necesidad de cerrar en el nuevo ciclo de carga. En muchos
casos se calcula como la rigidez de la sección compuesta por la armadura
longitudinal sola, sin tener en cuenta el concreto.
(d) la rigidez en fluencia k., tal come la indica la Figura 6-7. Esta rigidez se expresa,
también, como una fracción de la rigidez inicial del sistema, k, y depende de la
capacidad de endurecimiento por deformación del acero de refuerzo longítudínal. Si
el acero tuviere una cuna esfuerzo-deformación totalmente elasto-plásríca, el valor
de k, sería cero. Debe tenerse en cuenta que los aceros requeridas por ((Jdigos de
diseño sismo resistente deben tener una zona de endurecimiento por úeú';¡Jló.\.ión,
pues en general se exige que la resistencia última real sea más de 1.25 veces la
resistencia a la fluencia real. (Norma ASTM A706 V NTC 2289 4 a revisión), y
(e) el valor del parámetro A, indicado en la Figura G-34, el cual describe el número de
excursiones en el rango de fluencia para que desaparezca la adherencia del acero de
refuerzo.

Con los datos anteriores el programa formula un modelo de histéresis que incluye
características de degradación de la rigidez y de la adherencia del refuerzo con el
concreto.

Condiciones iniciales

El programa acepta casos de condiciones iniciales, ya sean de desplazamiento, en m, o


de velocidad, en mis; o ambos.

Vibración forzada

Es pesible dar una excitación armomca con frecuencia Q y amplitud en fuerza, dada
como una fracción del peso vv. Se pueden dar formas sinusoidales, triangulares o de
escalones a la excitación.

171
Aceleración en la base
El registro de las aceleraciones que se imponen en la base del sistema, o acelerograma,
puede definirse en el programa de cuatro maneras diferentes:
(a) por medio de una aceleración expresada en intervalos de tiempo constantes. La
aceleración se expresa como una fracción de la aceleración de la gravedad g.
(b) por medio de una aceleración expresada en intervalos de tiempo variables. La
aceleración también se expresa como fracción de la aceleración de la gravedad g.
(c) leyendo cualquier archivo acelerográfico que esté en ASCn, y
(d) por medio de registros de aceleración de temblores reales. El disquete del programa
contiene los acelerogramas reales presentados en la Tabla 6--1.

Tabla 6-4 - Acelerogramas utilizados en el programa RESDIN

.
I
~

No. Temblor Fecha Registro Direc. A", /


1 Imperial Valley, CA May 18/40 El Centro N-S 0.35 g
2 San Fernando, CA Feb9n1 Pacoima Darn S16°E 1.17 g
3
4
5
6
San Fernando, CA
San Fernando, CA
Parkfield, CA
Kern County, CA
Feb 9171
Feb 9fl1
Jun 27/66
Jul21/52
Castaic Old Ridge Rd
3710 Wilshire Blvd. 10° piso
Temblor
Santa Barbara Courthouse
N21°E
N900E
S25°W
S48°E
0.32 g
0.35 g
0.35 g
0.13 g
1
i
7 Parkfield, CA Jun 27/66 Cholame, Shandon N85°E 0.43g
8 Miyagi-Ken-Oki, Japón Jun 12178 Miyagi N-S 0.26g
9 Tokachi-Oki, Japón May 16/68 Hachinohe Harbar E-W 0.19 g
10 Ciudad de México Sep 19/85 SCT1- Secretaría de Transp. E-W 0.17g
~1 Chile Mar 3/85 Viña del Mar N-S 0.36 g
12 Loma Prieta, CA Oct 17/89 Santa Cruz-UCSC Lick Lab. N-S O.44g
13 Loma Prieta, CA Oct 17/89 Capitola Fire Station N-S 0.47 g
14 Loma Prieta, CA Oct 17/89 Corralitos - Eureka Canyon N-S 0.G3g

El programa permite utilizar parte del acelerograma indicando el tiempo maximo. El


acelerograma se puede escalar dando una aceleración máxima diferente a la original,
con lo cual todos los demás puntos se amplifican o reducen en la misma proporción.
Además es posible variar la escala del tiempo, comprimiéndolo o extendiéndolo, lo cual
se emplea algunas veces para simular condiciones de suelo blando.

Respuesta del sistema


El programa utiliza en la solución de la respuesta dinámica en el tiempo el método Beta
de Newmark, descrito anteriormente. La respuesta se presenta gráficamente en la
medida que se va obteniendo la solución. Se presenta el acelerograma utilizado Ko '
como fracción de g, la respuesta en términos de desplazamiento relativo entre la base y
la masa, u, en m; la velocidad relativa
I
entre la masa y la base ti, en mis, y la aceleración
absoluta de la masa (ü + Ko ), corno fracción de g.

Además, el programa conserva los datos de la respuesta, lo cual permite graficar


posteriormente la historia de la fuerza sobre el resorte, consultar la respuesta para un
tiempo específico, o sus máxírnos en el tiempo y grabados en un archivo que puede ser
leído después por medio de una hoja electrónica, como Excel o Lotus.

El programa puede calcular el intercambio de energía durante la respuesta y presentar


gráficos de la energía en cada instante y de la energía acumulada también en cada
instante.

172
f-·····~~;;";;·~~;:;;';;.Zi(,Nft.l~;;;;;;;;:;;~~i; . ··_·]
FACULT/J.íl BE '{Wil)WG~.' to[ lJl '()N!:~'I;;j'I()N
Capitulo 7 CENTRO Dí: rJOCUi;:ltNl':A.~;mN
_~'7U-'~~1!:"J!'!:t;¡,WI::l;'::;~::"'7~i>J.W"

Movin.ientos sísJnicos de diseño

7.1 Introducción
Para el diseño sísmico de una estructura se utiliza lo que se denominan movimientos
sísmicos de diseño, los cuales se definen a través de un espectro suavizado de diseño, o
bien mediante familias de aceleroqramas. Los picos que ocurren en el espectro de
respuesta son característicos de cada temblor en particular, por lo tanto no tiene
sentido en un espectro de diseño tener grandes variaciones dentro de un rango pequeño
de períodos, más bien se utilizan tendencias generales en rangos de períodos. Por esta
razón su forma es suavizada y de ahí su denominación.

Dado que es imposible estimar en detalle las características de los movímíentos


sísmicos que se presentan en el futuro, al menos en el estado del conocimiento actual,
la gran mayoría de los métodos para definir un espectro de diseño se sustentan en el
estudio estadístico de espectros de respuesta de registros acelerográfícos que tienen
I algunas características en común. El hecho de que compongan de líneas suavizadas o
rectas, inclusive, se justifica debido a las dificultades que se tiene al estimar los
períodos de vibración de estructuras que van, con seguridad, a responder en el rango
ínelásríco, durante un sismo fuerte. Por otro lado hay gran influencia de los efectos de
campo cercano, tales como el tipo de fuente sismogénica, la forma en que se propaga la
ruptura, las características de los materiales que se encuentran en la trayectoria de las
ondas sísmicas y las condiciones locales del suelo [Mohraz y Elqhadamsi, 1989].

Existen diferentes métodos para estimar el espectro de diseño dado que se conocen
ciertas características de los mov imientos sísmicos esperados en el sitio. En general
cuando se habla de un espectro de diseño éste se define en suelo duro o roca y por lo
tanto no incluye el efecto que puede tener la estratigrafía del suelo en el lugar. En
aquellos casos en que hay depósitos profundos de suelos blandos, en general se realiza
un estudio de amplificación de onda, por medio del cual es posible incluir estos
parámetros totalmente locales en el espectro de diseño.

Dado que en general los espectros de diseño se obtienen del estudio estadístico de
registros que por su naturaleza propia no pueden ser iguales, esto conduce a que se
tengan que normalizar de alguna manera, para lo cual existen diferentes
procedimientos, dentro de los que se destacan la normalización con respecto a una
intensidad espectral y la normalización con respecto a algunos de los parámetros
máximos del terreno, ya sea aceleración, velocidad o desplazamiento: Ate, Vte o Dte.

A continuación se presentan, en el orden hístórico de su desarrollo, algunos de los


métodos más utilizados para definir el espectro de diseño en roca. Posteriormente se
tratan las familias de acelerograrnas, los efectos de amplificación de onda causados por
el suelo subyacente y otros factores que influyen en la selección y utilización de los
diferentes tipos de movimientos sísmicos de diseño.
.2 Espectros elásticos de diseño
.2.1 Espectros promedio de Housner

Tal vez el primer espectro de diseño, dentro del sentido actual, fue desarrollado por
Housner a comienzos de la década de 1950 [Housner, 1952], [Housner, 1959] y
[Housner y Hudson,1961]. Housner desarrolló el concepto del espectro promedio, el
cual fue el antecesor del espectro suavizado, Es importante hacer la advertencia de que
el espectro promedio de Housner se desarrolló para una situación tectónica específica,
como es el estado de California en Estados Unidos, por esta razón su aplicación a otras
. situaciones debe ajustarse cuidadosamente, en principio utilizando registros locales.

Tabla 7-1 - Registros empleados por Housner para obtener los espectros promedio

Registro Comp. A.. Vte Vte S1(O) SI(0.2)


~
(g) (mis) (mis) (mis) (mis) 81(0.2)
El Centro NS 0.31 0.325 0.320 0.823 0.297 1.15
May 18/40 EW 0.22 0.315
El Centro NS 0.26 0.250 0.228 0.579 0.197 1.16
Die 30/34 EW 0.18 0.206
Olympia S800W 0.30 0.223 0.197 0.579 0.197 1.00
Abr 13/49 S100E 0.19 0.171
Taft N21°E 0.18 0.158 0.1n 0.488 0.166 1.07

I
Jul21/52 S69°E 0.16 0.196

Los espectros se desarrollaron utilizando los registros acelerográficos que se listan en la


Tabla 7-1. En el trabajo estadístico se emplearon las dos componentes horizontales de
los registros, todos los cuales tienen magnitudes mayores de 6.5.
1.5
I
r-..
(/ <,
1.0 i'-- <; =0%

I
I I~ 2%
s.
/1
--
~ 5%

/ ......... f--

1//;::-
11' ·,oot.
0.5
¡...--
~ 20% -
o ~
- ~
~ 40%

I
o 0.5 1~ 15 20 2.5 3.0
Período T (s)

Figura 7-1 - Espectro promedio de velocidades de Housner (escala arbitraria)

Con el fin de poder tener en cuenta los efectos de distancia a la falla y de la magnitud
de los sismos, Housner normalizó los registros utilizando un parámetro definido para
el estudio, al que denominó intensidad espectral. La intensidad espectral es la integral
de área bajo el espectro de velocidades, dentro de los dos límites anotados, como lo
indica la ecuación (7-1). Los límites de integración, T min = 0.1 s V Tmax = 2.5 s, los definió
para lo que él consideró era el rango normal de los períodos de vibración de la mayoría
de las edificaciones.

174
2.5s
81(1;) = f s, (T, 1;)dT (7-1)
T=O.ls

En la Tabla 7-1 se dan los valores de intensidad espectral para ~ = 0% Y ~ = 20%. Para
obtener los espectros promedio, Housner primero los normalizó para que tuvieran el
mismo valor de 81(0). Esto es equivalente a normalizarlos para que tengan la misma
velocidad máxima del terreno, V te. Una vez normalizados se calcularon los promedios
de los valores para cada período y para los diferentes valores de amortiguamiento.
Luego se dibujaron líneas suaves uniendo los puntos obtenidos para cada nivel de
amortiguamiento para obtener el espectro promedio de velocidades mostrado en la
Figura 7-1.
0.7

0.6
,-...... I
V 1'<-:= .7-4Skm del epicen ro
!
0.5 i
..........
s, 0.4
/ ~-O%

(mis) / .u·. _ iI
I
0.3 I
0.2
/í <, I
"··U
0.1
ff .> <-
M= 7.7
o i-: 1DSkmd I epicentro

1.0 1.5 2.0 2.5


~=O%

3.0
O 0.5
Período T (s)

Figura 7-2 - Influencia de la magnitud y la distancia en el espectro de velocidades

En los espectros promedio, para valores del periodo de vibración, entre 1 s y 3 s el


espectro se mantiene constante para diferentes niveles de amortiguamiento. El valor del
período para el cual se presenta el valor máximo es aproximadamente 0.5 s. La
distancia a que se registra el sismo influye en la localización de este valor máximo.

O 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 S.O


Período T (s)

Figura 7-3 - Espectro promedio de aceleraciones de Housner (escala arbitraria)

En la Figura 7-2 se presentan tres espectros calculados para 1; = 0%.; para dos sismos,
uno de ellos con magnitud 7.7 Y el otro con magnitud 5.3. Para el evento con magnitud
grande se muestra el espectro de su registro a -45 y a lOS km del epicentro. Para el
evento pequeño el registro se obtuvo a 12 km del epicentro. Allí puede verse que la
cercania a la falla que causa el evento, acentúa el contenido de ondas con períodos

175
r JI1H.111UCU (~,.·jl·llU·1 {ti tU HIn H..llt.ll(.u ._

cortos de vibración. La velocidad de la onda de cortante en el sitio también influye en la


localización del pico, para velocidades altas, correspondientes a suelos duros, éste se
corre hacia la izquierda, y para suelos blandos, con velocidades de la onda de cortante
bajas, el pico se corre hacia la derecha.

La Figura 7-3 muestra el espectro promedio de aceleraciones. Allí puede verse que para
períodos cortos el espectro de aceleraciones tiende a la aceleración máxima del terreno,
A",. Este espectro fue derivado utilizando la relación S, =(21tI T) S;

Para efectos de su utilización Housner [Housner, 197Gb] advierte que los espectros
promedio de velocidades y ar:..leraciones estaban basados en los cuatro registros
norteamericanos más fuertes de que se disponía en ese entonces, y que eran
consistentes con ellos, pero su forma no era consistente con movimíentos sísmicos
registrados en ciudad de México, y en Lima, Perú. Así mismo, no los consideraba
apropiados para sismos de magnitud pequeña.

7.2.2 Método de Newmark-Hall

A mediados de la década de 1960, Newrnark y Hall iniciaron una serie de


investigaciones sobre las formas espectrales, principalmente para ser empleadas en el
diseño de plantas nucleares. Con base en estos estudios, recomendaron que era posible
describir el espectro por medio de líneas rectas dibujadas en un papel tripartita (véase
la Sección 5.-l), En las referencias [Newmark y Hall, 1969, 1972 Y 1982] se presenta la
metodología para construir un espectro de diseño, que se presenta a continuación. E
método se basa en el supuesto de que sea posible estimar independientemente, por
medio de procedimientos como los presentados en la Sección 4.9, la máxima aceleración
horizontal del terreno, A",. la máxima velocidad horizontal del terreno, V"" Y el máximo
desplazamiento horizontal del terreno, D"" para el temblor de diseño.

Con base en el estudio de numerosos temblores los autores encontraron que dentro de
las tres zonas del espectro en las cuales la aceleración es aproximadamente constante,
la velocidad es aproximadamente constante y el desplazamiento es aproximadamente
constante, era posible definir coeficientes de amplificación que permiten dibujar un
espectro normalizado. En la Tabla 7-2 se presentan los coeficientes de amplificación
para varios valores del coeficiente de amortiguamiento, los cuales corresponden a dos
niveles diferentes de probabilidad de que las ordenadas del espectro de diseño no sean
excedidas cuando se presente un evento que tenga los mismos movimientos máximos
del terreno.
Tábla 7-2 - Coeficientes espectrales de amplificación para respuesta horizontal elástica

Amortig. Media más una Media


~ desviación estándar (84.1%) (50%)
(%) <lA UV UD UA Uv UD
0.5 s.io 3.84 3.04 3.68 2.59 z.oi
1 4.38 3.38 2.73 3.21 2.31 1.82
2 3.66 2.92 2.42 2.74 2.03 1.63
3 3.24 2.64 2.24 2.4G 1.86 1.j2
S 2.71 2.30 2.01 2.12 1.65 1.39
7 2.36 2.08 1.85 1.89 1.51 1.29
10 1.99 1.84 1.69 1.64 1.37 1.20
20 1.26 137 1.38 1.17 1.08 i.oi

Los valores dados en la Tabla 7-2, se pueden expresar en forma de ecuación así: para un
nivel de probabilidad del 84.1% (media más una desviación estándar) de que no sean
excedidas las ordenadas espectrales:

ex A = 4.38 -l.041n(~ %) (7-2)

17()
a v = 3.38 - O.67In(~ %) (7-3)
a n = 2.73- O.45In(~%) (7-4)

Para un nivel de probabilidad del 50% (media) de que no sean excedidas las ordenadas
espectrales:

a A = 3.21-0.68In(~%) (7-S)
a v = 2.31- O.41ln(~%) (7-G)
a n = 1.82- O.27In(~%) (7-7)

El espectro se construye como se muestra esquemáticamente en la Figura 7-4. En papel


espectral logarítmico tripartita se dibujan las líneas correspondientes a los máximos
valores del terreno: máxima aceleración, Ate,' máxima velocidad, Vte, y máximo
desplazamiento, D te , de los movimientos sísmicos de diseño. Estos valores provienen en

I
general de un estudio de amenaza sísmica, como el presentado en la Sección 4-9 1Garcia
et al., 1984 y 1996].

El procedimiento de definición del espectro es el siguiente: para un valor del coeficiente


de amortiguamiento, ~, dado se buscan en la Tabla 7-2 los valores de los coeficientes de
amplificación correspondientes a la zona del espectro con aceleración aproximadamente
constante, aA, con velocidad aproximadamente constante, av, y con desplazamiento
aproximadamente constante, an, para el nivel de probabilidad deseado. Luego se trazan
líneas paralelas a las correspondientes a los valores máximos de los mm imientos del
terreno con los valores amplificados, o sea multiplicando el valor de movtrníento
máximo del terreno por el coeficiente a apropiado. En la zona de períodos cortos, a un
valor de frecuencia de aproxímadar.iente 8 Hz (período de 0.125 s) se inicia la transición
hacia la aceleración del terreno, a la cual se debe llegar a un valor de frecuencia del
orden de 33Hz (período igual a 0.03 s) y a partir de este punto hacia la izquierda la
aceleración espectral cs igual a la del terreno.

Velocidad
(mis)
movimientos
máximos
I del terreno
I Aceleración
I (g)
I

T=O.03 S T=O.125 S Periodo T (s)


f=33 Hz f=8 Hz
Figura 7-4 - Procedimiento esquemático para la obtención del espectro elástico de Newmark-Hall

Para efectos de seleccionar el valor del coeficiente de amortíguarníento crítico para el


cual se debe construír el espectro, Newmark y Hall recomiendan los valores que se
muestran en la Tabla 7-3. .

Cuando no se dispone sino del 'alar de la aceleración rnaxima del terreno, Ate, hay
necesidad de estimar los valores de Vte y Dte. Para el efecto pueden emplearse las
relaciones Vt./Ate, DufAte y AteDt.l(V te )2, presentadas en la Sección -1-.8.3. En INewmark y

._----_ ... ...


~ _----------------_
177
..
Hall, 1982), se indica que en ausencia de una mejor información puede utilizarse Vtr!Ate
= 1.22 m/ts g) para aluvión firme y 0.91 m/Is g) para roca. Además para que el
espectro cubra una franja adecuada de períodos, allí también se recomienda que
AteDt./(Vte)2 se tome como 6.0.

Es importante tener en cuenta que los cocientes Vt./Ate y AteDtr!(Vte )2 tienen relación
directa con la forma del espectro IRiddell y Newmark, 1979]. El cociente Vt./Ate
determina la localización del espectro en la escala de períodos de vibración. Una
reducción de este cociente mueve la zona de amplificación de la velocidad hacia la
izquierda.

El cociente AteDtr!(Vte)l es una medida de qué tan plano, o puntudo es el espectro. Valores
grandes de este cociente corresponden a espectros aplanados, mientras que valores'
pequeños corresponden a zonas de amplificación de velocidad angostas, las cuales se
manifiestan en espectros de banda angosta.

Otras recomendaciones dadas por Newmark y Hall tienen que ver con ajustes debidos a
las condiciones geológicas del lugar. Aunque en este campo se han presentado enormes
avances, con posterioridad a la aparición del método, como se verá en la Sección 7.6; no
dejan de ser lineamientos generales que permiten interpretar la metodología para
condiciones diferentes a la de la obtención de un espectro en roca. Newmark y Hall
recomiendan que el espectro se multiplique por las siguientes constantes de
I
proporcionalidad: (a) para roca competente, 0.67, (b) roca meteorizada o blanda, o
suelos sedimentarios firmesIaluvión), 1.0, (c) suelos sedimentarios blandos, 1.5.

Respecto a la construcción de un espectro de aceleraciones verticales, indican que


pueden emplearse 2/3 de las ordenadas espectrales para lugares donde los
movímíenros de la falla son transcurrentes horizontales, e iguales a la horizontal
cuando los movimientos de la falla puedan tener componentes verticales grandes.

Tabla 7-3 - Coeficientes de amortiguamiento recomendados por Newmark-HaU,


para diferentes materiales estructurales y estados de esfuerzos

Nivel de esfuerzo Tipo y condición de la estructura Amortig. ~


1. B!3.jo, menor aue p.1 limite a. tuberfas vitales 0.5%
proporcional, esfuerzos b. acero, concreto reforzado o preesíorzado, madera, sin
menores que O.5fv aqrietamiento, sin deslizamiento en las juntas 0.5a 1 %
2. Nivel de esfuerzos de trabajo, a. tuberías vitales 0.5 a 1 %
menores que O.Sf, b. acero soldado, concreto preesforzado, concreto
reforzado con cuantías altas (fisuración muy menar) 2%
c. concreto reforzado con bastante fisuración 3a5%
d. acero estructural pernado o remachado, estructuras de
madera con uniones clavadas o atornilladas 5a7%
3. Justo al nivel de fluencia 11. tuberías vitales 2%
b. acero soldado, concreto preesforzado (sin pérdida total
del preesfuerzo) 5%
c. concreto reforzado y concreto preesforzado 7 a 10%
d. acero estructural pernado o remachado, estructuras de
madera con uniones atornilladas 10 a 15 %
e. estructuras de madera con uniones clavadas 15 a20 %
4. Más allá del nivel de fluencia; a. tuberías 5%
con deformación permanente, b. acero soldado 7a 10%
mayor que la deformación unitaria c. concreto reforzado y preesforzado 10 a 15 %
del punto de fluencia d. acero pernado o remachado v estructuras de madera 20%
5. Para todos los rangos (Vs = Balanceo de toda la estructura:
velocidad de la onda de cortante) a. sobre roca tv, > 1800 mIs) 2a5%
b. suelo firme (Vs > 600 mIs) 5a7%
c. suelo blando (v s < 600 mIs) 7 a 10%

178
Ejemplo 7-1

se desea o~ltevLer eL espectro de disePLo. para sistevvLas con liVL cogicieltte de m'l'wrtig/.tVLmiento
crítico. ~, deL 5%. en 1m Lagar en eL CltuL se ILa estilnado qlte Lu mrixivna aceLeración deL
terreno (Ate) rJLUU Los 111.OvÍlnie/1.los sísvnicos de disePLo es de 0.3g. La vlt~Ílna veLocidad del
terreno (Vte) es de 0.20 vn/s 1j eL mriximo despLuzamiel1.to deL terreno (DIe) es de 0.30·m. Se desea
11Jt nível de prokla~JiLidad de 11,0 exceder Las ordenadas esnecnutes deL 84.1 %.

Elt La Figara 7-5 se ILal1. dilJlijado en et r1apeL tripartita Los l1tovimientos Inrixivnos deL terre11,0.
pura di~Jlijar eL espectro de disePLo en La zona de aceLeracimte~; constuates el valor de Sa se
O~Jtl.elte de mltLtipLicur 0.3 g x 2.71 = 0.81 g. Para La zona de veLocidades coastaates eL valor de
S, se olJtie/te de )lw,LtipLicar 0.2 mis x 2.30 = 0.46 mis !:j para La Zm1.&1 de despLuzmnieltLos
constantes eL valor de Sd se obttene de mlútirlLicur 0.3 in x 2.01 = 0.60 m. Elt La zona de
rwríodos cortos eL espectro de disei'W se ivLicia con La aceLeraciól1. deL terreno Iw.sta 11Jt período
de 0.03 s (freCltencílA. de 33 HZ) lj IA.LLí cmnienzu LIA. tmmidó/1. a LIA. zona de aceLemcimtes
COltstm'Ltes con La CltaL evnpata a Itn t'Jeríodo de 0.125 s (freClte/teia de 8 Hz).
10

0.5
Velocidad
0.1
(mis)

0.05

0'005~".
0.01

0.0 1 0.01 I 0.05 0.5 5 10 50


0.03 S 0.125 s Periodo T (s)

Figura 7-5 - Ejemplo 7-1 - Espectro elástico de diseño de Newmark-Hall para Ate = 0.3 g,
V te = 0.2 mis y D¿ = 0.3 m para amortiguamiento, ~, de 5% y probabilidad de 84.1%


7.2.3 Método de Newmurk-Blume-Kapur

A comienzos de la década de 1970, la Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos,


contrató una serie de estudios para la definición de espectros de diseño sísmico de
plantas nucleares. Como resultado de estos estudios, en la referencia [Newmark, Blume
y Kapur, 1973] se presentó una metodología para obtención de espectros elásticos de
diseño. El estudio inicial se realizó independientemente por parte de ]. A. Blume y N. 1\1.
Newmark. En esta fase se emplearon -12 y 33 acelerograrnas respectivamente. La forma
del espectro en ambos casos fue determinada estadísticamente utilizando

17.9
distribuciones log-normales, Con base en estos estudios preliminares se desarrolló
como definitiva la metodología que se presenta a continuación.

Los espectros se definieron para tres niveles de probabilidad de no excedencia en sus


ordenadas: media (50%), media más una desviación estándar (8-+'1%) y medía más dos
desviaciones estándar (97.7%). El estudio definió cuatro períodos de control: el período
A, que define el punto a partir de la cual se inicia la amplificación de la aceleración con
respecto a la aceleración máxima del terreno, Ate, se fijo en T = 0.03 s (f = 33 Hz); el
período B, marca el final de la transición entre la aceleración del terreno, Ale, y el valor
amplificado de la aceleración, fue fijado en T = 0.11 s (f = 9 Hz); el período C marca el
punto de transición entre la zona de amplificación de la aceleración y la de
amplificación de la velocidad, fue fijado en T = 0.4 s (f = 2.5 Hz); por último, el período
D define el punto de transición entre la zona de amplificación de velocidades y la zona
de amplificación de desplazamientos, y fue fijado en T = -LO s (f = 0.25 Hz).

Para cada uno de los períodos A, B Y C se fijaron coeficientes de amplificación que f


I
afectan la aceleración máxima del terreno, Ale, y que dependen del coeficiente de
amortiguamiento crítico. Para el período de control D, se prescribe un coeficiente de
amplificación de desplazamiento, también en función del amortiguamiento, el cual
afecta el desplazamiento máximo del terreno, D te. El desplazamiento máximo del
terreno, Die, se estima en función de la aceleración máxima del terreno, Ale, por medio de
la siguiente relación:

(7-8)

En la Figura 7-6 se muestran los coeficientes de amplificación para cada uno de los
períodos de control, en función del coeficiente de amortiguamiento crítico, ~, a que se
desee producir el espectro. Los coeficientes de amplificación definen un espectro cuyas
ordenadas espectrales tienen una probabilidad de no ser excedidas del 8-1.1% (media
más una desviacíón estándar). Todos amplifican con respecto a la aceleración máxima
del terreno, Ale, excepto el correspondiente al período de control D, que amplifica con
respecto al desplazamiento máximo del terreno, Die'
10
"- "_ _ l _ _
\ '\ '\
\ '\ '\
5 \
4 1\ \ \
3 \ \
~ 2
\ \ \[\. ,
(%)
A
D\ ~ I\~ I
'\ '\
'\ '\
0.5 1\ \ \
004 \ ~ \.
0.3 \ \ \
o 2 3 4 5 6 7
a.,coeficiente de amplificación
Figura 7-6 - Coeficientes de amplificación para los períodos de control A, a, C y D

Las ecuaciones que describen estos coeficientes de amplificación, para un nivel de


probabilidad del 8-1.1% (media más una desviación estándar), son las siguientes, las
cuales son validas para valores del amortiguamiento menores o iguales al 10%:

ISO
aTA = 1.0 T A = 0.03 S (7-9)
a TB = 4.25 -1.0210(1; %) TB=O.lls (7-10)
aTe = 5.1- 1.22410(~%) Te = 0.4 S (7-11)
a Tn = 2.85- 0.510(1;%) TD = 4 S (7-12)

El espectro se construye dibujando, primero, en papel espectral tripartita las líneas


correspondientes a la aceleración máxima del terreno, Ate, Y al desplazamiento máximo
del terreno, Die, de los movimientos sísmicos de diseño. Estos valores provienen en
general de un estudio de amenaza sísmica, como el presentado en la Sección 4-9 [Carcía
et al., 1984 y 1996]. Luego, para un valor del coeficiente de amortiguamiento, ~, dado se
buscan en la Figura 7-6 los valores de los coeficientes de amplificación
correspondientes a los períodos de control A, B, e y D. Luego en cada uno de estos
períodos de control se colocan punto al valor amplificado de la aceleración, excepto
para el período D, donde se amplifica el desplazamiento. A partir del período D el
espectro presenta un desplazamiento constante. Luego se unen estos puntos
amplificados y las líneas que se obtienen definen el espectro.

Los autores hacen la salvedad de que para lugares donde haya una gran preponderancia
a amplificaciones para las componentes del terreno con períodos mayores de O.S s, los
espectros deben ajustarse apropiadamente. Este caso se presenta generalmente con
situaciones donde haya suelos blandos.

Para el espectro vertical sugieren tomar 2/3 del espectro de efectos horizontales, hasta
el período de control C. En este punto el espectro vertical debe prolongarse hacia la
derecha hasta que toque la línea del espectro de efectos horizontales que une los
períodos de control e y D, Y a partir de este punto los dos espectros son iguales.

Ejemplo 7-2

Se ctesevL okltE'ner eL espectro cte ctiseí1ü pGW~ LeA.s f1tiSVVLeA.S coVLcticiOf1eS cteL ejemrJI.o 71 rJero
alwra por eL l1tétocta ete Newmark BL'tf1-te !j KarJlu. Los ¡Jar~l1-tetros relevantes son: ~ 5%, ti o-

Ale = 0.3g.

EL valor cte Los ctespLlAZavltieVLtos m6lximos cteL terreno. Die = 0.91 . 0.3 = 0.273 m. Para IHt
eA.f11OrtigtieA.lltievLto ctel 5%. Los valores cte Los coejicie/ttes cte ampLifimciólt. Leíctos cte LeA. Figlua
7-6 son. aTA = 1.0, a TB = 2.Ó, aTe = 3.t. !j a Tn = 2.0.

Por Lo tanto LeA.s orcteVLeA.ctas espectrates evt ceA.cta 1.0(,/10 cte Los rJerío(;Los cte control son:

Períocto A - S, = 1.0· O.3g = O.3g

Períacto B- Sa = 2.6' 0.3g = 0.78g

Períocto e-sa = J.1·0.3g = O.93g


Períocto O - Sd = 2.0·0.273 m = 0.55 m

E/t La FigareA. 7-7 se heA.n ctikJl-ijacto en el peA.pel tripartitu Los vl·tovil1tiefttos m6lxivVLos cteL terreno.
Ate !j D te. Laega se LocaLizarOft Los p,.u1Jas correspOltC'LieVLtes lA. cacta ¡-LItO cte íos rJeríoctos ete
control. lj por t'tLtil11O se lutieroVL estos rJlHttos para okltelter el espectro.

181
10

lento
0.5

Velocidad
0.1
(mis)

0.05

0.01
II
0.005

II
0.001

0.01 I 0.05 o.~ 10 5 10 50


A B e
Periodo T (s)

Figura 7-7 - Ejemplo 7-2 - Espectro elástico de diseño de Newmark-Blume-Kapur para


Ale = 0.3 S con amortiguamiento, 1;, de 5% y probabilidad de no excedencia de 84.1%

7.2.4 Método de Shtbata-Sozen

En la referencia Shibata y Sozen (Shibata y Sozen, 1976] presentan una metodología


para el diseño de estructuras de concreto reforzado ante acciones sísmicas. A pesar
que los autores indican que el propósito de la metodología no es presentar un espectro
de diseño, dentro de la investigaclón que condujo a la validación del método se
utilizaron tres tipos de espectro que fueron calculados de los siguientes temblores
normalizados para una aceleración máxima del terreno Ate de 0.5 g:
Tabla 7-4· Acelerogramas utilizados para plantear el espectro de Shibata-Sozen

No. Acelerograma Ate(g)


1 El Centro, CA, 1940, Comoonente NS 0.31
2 El Centro, CA, 1940, Componente EV'1 0.22
3 Taft, CA, 1952, Componente N21°E 0.18
4 Taft, CA, 1952, Componente S69°E 0.16
5 Managua, Nicaragua, 1972, Comp. EW 0.38
6 ManaQua, Nicaraqua, 1972, Comp. NS 0.38
7 San Fernando, CA, 1971,8344 Orlon, Comp. NS 0.26
8 San Fernando CA, 1971, Castaic, corno. N21°E 0.32

Los autores encontraron que los seis primeros registros se pueden describir por medio
de un mismo espectro, mientras que los otros dos requieren descripciones diferentes.

Además se supone que la aceleración de diseño, leída del espectro de aceleraciones,


para cualquier coeficiente de amortiguamiento crítico S, puede relacionarse con el valor
del espectro de respuesta para un coeficiente de amortiguamiento crítico de 2%
(1; = 0.(2), utilizando:

182
(7-13)

La compatibilidad del espectro suavizado de diseño con los espectros que le sirvieron
de base es mejor para coeficientes de amortiguamiento crítico ~ de 10% que para ~ de
2% debido a que valores dentro del rango cercano a 10% son típicos para estructuras de
concreto reforzado para las cuales se dispuso la metodología. En la Figura 7-8 se
muestra el espectro suavizado de diseño para ~ de 2%. Este espectro es compatibl ~ con
movimientos sísmicos del tipo de los seis primeros de la tabla anterior. El espectro
consta de tres zonas: para períodos cortos el espectro es directamente proporcional a la
aceleración máxima del terreno, luego viene una zona de amplificación constante, y por
último hay una zona en que la amplificación es proporcional al inverso del período. ,.\1
igualar los valores de amplificación de las zonas contiguas, se determina que la zona de
amplificación constante está entre períodos de 0.15 y 0.4 s.

s, (g) t 3.75 Ate Para ~ =2%

1 25 Ate T i

I
I
0.15 s O. s Período T (s)

Figura 7-8 - Espectro elástico suavizado de diseño de


5hibata-Sozen para amortiguamiento, ¡;, de 2%

Ejemp!o 7-3

Se deseU obteller eL espectro de disóio pum Lus I1"Lislnus cOItciicioVLes de Los ejempLos 7-1 IJ 7-2
pero uhom por eL I'1tétodo de shil''JULu-Sozen Los r¡urcil1tetros retevaates SOlt:~, = 5%, IJ Al, = 0,3g.

Príl'1tero se o~ltieJten Lu constante cte prorJOrciOltClLLictuct pum 14,/t UfltOrtígltUlnieltto~, = 5%:

Por Lo tunto Lus orde/tudus deL esuectro pum 1m umortigltcuniento ~ ~ 5% SO/t eqf.üvuLelttes uL
72.7% cte Lus deL espectro COlt~ = 2%.

EIt Lu FigItm 7-9 se hu di!:Jl4jetcto eL espectro petYl/t lUtOS fltOvimielttos deL terreno con Ate = 0.3 g IJ
pum ~ = 2%, IJ ~ = 5%,

188
1.2

1.0
n
0.8
~\
Sa 0.6
\\
\~
(g) __ ~=2%

\. E. = 5%
0.4
."<
~~ r-...
0.2

I
~

-- I

0.0
0.0 1.0 2.0 3.0 4.0 5.0

Período T (s)

Figura 7-9 - Ejemplo 7-3 - Espectro elástico suavizado de diseño


de Shibata-Sozen para Ate = 0.3g, 1;=2% Y 1;=5 %

7.2.5 Comparación de resultados

En la Figura 7-10 se comparan los espectros obtenidos en los ejemplos 7-1 a 7-3.
10

0.5

Velocidad
0.1
(mis)

0.05

0.01

0.005

0.001
0.01 0.05 0.1 0.5 5 10 50

Período T (s)
Figura 7-10 - Espectro elástico de diseño por diferentes métodos, Ate = 0.3 g, V" =0.2 mis
y D¿ = 0.3 m para amortiguamiento, 1;, de 5% y probabilidad de 84.1%

184
Al dibujar en escala aritmética el espectro de aceleraciones de diseño de los tres
ejemplo, se obtiene la Figura 7-11.

10

9 I \

8
I '.\
7
\
6
r: -
Newm rk-Blun e-Kapu

:>nI ara-:>o en
s. 5 I \v / ~ Newma k-Hall
(m/s') I \)/ / /

3
I '\ /'
.) <,
I

2
<, <,
- -- - -- - --
-~
~~
--
o
0,0 0.5 1.0 1,5 2.0 2.5 3.0 3.5 4.0 4.5 5.0

Período T (s)
Figura 7-11 - Espectro elástico de diseño de aceleraciones por diferentes métodos, Ate = 0.3 g,
V,. = 0.2 mis y D,. = 0.3 m para amortiguamiento, S, de 5% y probabilidad de 84.1%

Como puede verse, se ob.ienen diferencias importantes en algunas zonas del espectro,
especialmente en el obtenido por el método de Newmark-Blume-Kapur, con respecto a
los otros dos. La razón que pesa en mayor forma en estas diferencias está con
el período de control C del método de Newrnark-Blurne-Kapur, la cual aumenta la forma
espectral especialmente en la zona de amplificación de velocidades.
2,5 . - - - - - - , - - - - - - - - , - - - - r - - - , - - - - - - , - - - ,

2.0 -j-----jfh--t----t----j----+---t------j

1.5

s,
(g)
1.0.'if-P--

0.5 iJ---+-~mlJil.:=

0.0 -1----\----1-----+----+----+-----1
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0

Periodo T (s)
Figura 7-12 - Espectros de diseño correspondientes a los parámetros Gel registro de Corra/itos

.-'\ continuación se muestran las diferencias que se obtienen entre el espectro de


respuesta de un registro real, y el de diseño evaluado utilizando los parámetros
máximos del terreno correspondientes al acelerograma real. Para el efecto se utilizan la
componente NS del registro de Corralitos, del temblor de Loma Prieta del 17 de Octubre

185
JIll(lllftl(.( C~"'(lll\.I.1.l.fll.l ll.l.H ~ ~~ ~. ~~_

de 1989, Y la componente N21E del registro de Castaic Old Ridge, del temblor de San
Fernando del 9 de Febrero de 1971.

Para el registro de Corralitos, los parámetros máximos del terreno fueron; Ate = 0.629 g,
Vte = 0.552 mis y Dte = 0.120 m. Los métodos de obtención del espectro de diseño se
aplicaron tal como se explicó en los ejemplos anteriores, utilizando solo la aceleración
máxima del terreno para el caso de Shibata-Sozen y Newmark-Blume-Kapur, y los tres
parámetros máximos del terreno para el método de Newmark-Hall. En este último caso
se obtuvieron los espectros para la media (59%), y la media más una desviación estándar
(S-l.l%). En la Figura 7-12 se muestra en escala aritmética los espectros de aceleraciones,
tanto de respuesta como de diseño; y en la Figura 7-13, pl espectro de velocidades en
escala lag-lag, lo cual corresponde a un papel tripartita.

r--t-t-rttHt\---t-tiHiitt----:::-r-r1c'tiTffi'k-Btume-Ka pur
Shibata-Sozen

Sv
(mis)

0.1

O. o1 '--'-,f'--l---'-.J...L.u..u_-'----'---'-L.-LJ.-ll.L_--'--'----'-'--U..LD

0.01 0.1 10

Período T (s)
Figura 7-13 - Espectros de diseño correspondientes a los parámetros del registro de Corralitos

Para el registro de Castaic, los parámetros máximos del terreno fueron; Ate = 0.316 g, Vte
= 0.1 T¿ m/» y Dte = 0.051 m. Se aplicó la misma metodología que se empleó en el caso
del registro de Corralitos. En la Figura 7-14 se muestra en escala aritmética los
espectros de aceleraciones, tanto de respuesta como de diseño; y en la Figura 7-15, el 7.
espectro de velocidades en escala log-log.
1.0 , . - - - - , - , , - , . - - - - , . - - - - , . - - - - , . - - - - , . - - - - - ¡

0.9 +--+-!H'+---+---+---+---+----j
0.8

0.7

0.6

S. 0.5
(g)
0.4 +if----'tI-

0.31V---j-'

0.2 +ll---f----"

0.1

0.5 1.0 1.5 2.J 2.5 3.0

Período T (s)
Figura 7-14 - Espectros de diseño correspondientes a los parámetros del registro de Castaic

186
1;=5%

Sv
(mis)
__l1li11 ShlbBta-Sozon

'-+-++-1+1+1" ".- Newmark-BJume-Kspur

O.l~mBmII
~ Newmtlrk~all(B4.1%)
+H1f----+-+-+-1+H++-_ --+-++-1-+++1 Newmark-Hall (50%)

0.01
0.01 10

Perfodo T (s)
Figura 7-15 - Espectros de diseño correspondientes a los parámetros del registro de Castaic

Vale la pena resaltar, que para los dos casos, el espectro de respuesta está
prácticamente cubierto en su totalidad por los espectros de diseño. El que más se ajusta
a los valores del espectro, excepto en los picos de máxima aceleración, es el espectro de
diseño obtenido por el método de Newmark-Hall, para la media (50%).

Estudios posteriores al de Newmark-Blume-Kapur, realizados por Macfiuire [MacGuíre,


1974], indican que en vez del coeficiente 0.01 a utilizar en la obtención de D¿ con base
en Ate, debe utilizarse 0.665. Este cambio hace que el método de Ncwrnark-Blume-Kapur
produzca resultados muy similares al de Newmark-Hall, en el rango de períodos altos.
En el mismo trabajo, Macfiuíre define una manera de obtener la- ordenadas del
espectro, independientemente para cada rango de períodos de vibración, con base en la
distancia a la fuente sismogénica. Este procedimiento, a diferencia de los estudios
típicos de amenaza sísmica, permite llegar al espectro, sin necesidad de definir la
aceleración máxima del terreno como un paso intermedio. Aunque es un procedimiento
que podría tener ciertas ventajas, no se tiene experiencia con su aplicación.

7.3 Espectros inelásticos de diseño


7.3.1 Introducción

En la Sección 6.6 se discutió el efecto de la respuesta inelástica en las formas


espectrales de sismos registrados en roca o suelo duro, y se explicó por qué,
dependiendo del parámetro que se desee, se pueden encontrar espectros en donde se
describen las aceleraciones máximas del sistema inelástico y se puede leer la
componente elástica del desplazamiento, y espectros donde se pueden leer los
desplazamientos totales del sistema, incluyendo la parte elástica e ínelástíca. Además
se describió el tipo de disminución (dearnplíñcacíón) de la respuesta en términos de
aceleración y el aumento en la respuesta en términos de desplazamiento, dependiendo
de la zona del espectro donde se encuentre el sistema. Además se profundizó en la
diferencia en la respuesta para sistemas cuya rigidez permanece constante durante la
respuesta inelástica, como la que se obtiene en sistemas elastoplástícos, y la de
sistemas con rigidez degradante. Con base en las observaciones descritas allí, es
posible, entonces, afectar un espectro elástico de diseño, para obtener un espectro
inelástico de diseño.

Dado que hay diferencia para sistemas con rigidez inelástica constante y sistemas con
rigidez in elástica degradante, la presentación sigue los mismos lineamientos, aunque se
mantiene el orden histórico y se denorninan con el nombre de los autores que

187
._. ~ -..01IIII. . . . .
desarrollaron la metodología. No obstante, existen otras maneras diferentes, pero en
alguna medida soportadas sobre los mismos principios, para plantear y obtener un
espectro inelástico que se deriva de un espectro elástico de diseño. Las personas
interesadas en el tema, pueden consultar los trabajos de [MacGuíre, 1974], [Mohraz,
19761. [Mohraz y E/ghadamsí, 1989], [Laí y Biggs, 1980], y otros. Muy seguramente en la
medida que se disponga de mejores metodologías numéricas e información
experimental, es presumible que harán aparición métodos de evaluación de la respuesta
inelástica de elementos estructurales, y estructuras en su totalidad.

.3.2 Método de Newmark-Hall

Si se dispone de un espectro elástico de diseño, de acuerdo con lo presentado en la


, Sección 6.6.1, se puede obtener el espectro elastoplástico de diseño aplicando los
coeficientes de reducción y de amplificación presentados ailí. En esto se basa la
metodología de Newmark-Hall [Newmark y Hall, 1972] {Newmark y Hall, 19821. para
obtener un espectro de diseño elastoplástico.El procedimiento consiste en afectar el
espectro elástico de diseño, obtenido como se explicó en la Sección 7.2.2 y dibujado en
papel tripartita, por medio de una demanda la ductilidad prefijada, 11, como se muestra
en la Figura 7-16. Allí se ha marcado por medio de las líneas A.,AVD, el espectro elástico
de diseño para un coeficiente de amortiguamiento dado. Los puntos donde se
intersectan las líneas rectas del espectro elástico permanecen constantes al trazar los
espectros inelásticos.

log S v
desplazamientos
inelásticos totales i\'~ ~ ...
\ ti' , v
',o'
~/' A
~
elástico
/,
A"o/ / j~~--v-;---~" D
/ / A \ aceleraciones "
I
/ inelásticas \ "
I
/ D' "
"
101; "1'
Figura 7-16 - Espectro inelástico

La línea punteada A.,A 'V'D' muestra el espectro melástico de aceleraciones máximas, y la


línea punteada A:A"VD el de desplazamientos totales. Los dos espectros inelásticos
difieren en un valor constante igual a 11, pero A yA' difieren en ~21l-1 . Los coeficientes
a aplicar se resumen en la Tabla 7-5

Tabla 7-5 - Relaciones del espectro de diseño elastoplástico al espectro


de diseño elástico, para diferentes regiones del espectro

Zona del espectro Elastoplástico + Elástico


Desplazamientos Totales Aceleraciones

Fuerza o aceleración

A"_
_ 11 A' 1
Energía o velocidad
A - J21l- 1
D" V"
Desplazamiento -=-=1
D V

188
Ejemplo 7-4

Se deseu ObrevLcr eL eS/1cctro iVLeLástico de diseño pum IHtU dcmuvLdu de dw:tiLidud Ji = 6, pum
Lus ¡niS11tUS co¡tdicio;tes Cjlie se eln/1LeurovL en et E~e/nrJLo 7-1 pum siste/nus con /UL coeJLcievLte
de u/nortig/iumieltto crítico, ~, deL 5%, en/m Lngur en eL m,uL se luA. estilnudo Cj/H:' Lu vnáxil'ltu
uceLemció/t deL terreno (Ate) pum Los /lwvivnie/ttos sís/nicos de diseño es de 0.3~j, Lu máxivvLu
veLocidud deL terreno (Vle) es de 0.20 mis 0 eL vnáxivJw despLuzuvniento deL terre/w (Dte) es de
0.30 m. Se deseu IUt vLiveL de probutliLidad de 84.1 % de qtte VLO se excedan Las ordenudus
espectraLes.

Pri/nero se detle ohtener eL espectro eLástico de diseño, Lo CliaL se hizo en eL ejewLpLo 7-1. ALLí. se
encontró ql~,e:
aA Ate = 2.71 Ate = 0.810
av V te = J..30 V te = 0.46 mis
aD D te = 2.01 D te = 0.60 In

AILOm se mLm.Lu Lu q.feetuci{m /1or eL gecto ilteLástico:


A"
1l==6 =:} _0 ==6 =:} A~==0.30·6==1.80
A
lID' V'
- == - == 0.167 =:} - == - == 0.167 =:} DI = 0.60·0.167 = 0.10 m
Il 6 D V
Ij VI = 0.4·6·0.167 =0.077 mis
1 1 A'
-===== - - == 0.302 == 0.302 Al = 0.302.0.810 = 0.24·50
J21l- 1 3.317
=:} -
A
=:}

6 A"
Il == - - == 1.81 - == 1.81 A" = 0.810' 1.81 = 1.4 70
J21l- 1 3.317 A
=:}

10~

lente
O.S

de
Velocidad
0.1
(m/s)

0.05

0.01

0.005

0.007

0.01 I 0.05 0.1, 0.5 10 so


0.03 s 0.125 s Período T (s)

Figura 7-17 - Ejemplo 7-4 - Espectro inelástico de diseño para f.l = 6,


sistemas elastoplásticos, método de Newmark-Hall, ~=5 %


lB!}
~--------------------_
_---- ..
ICt,t-"t·t'-'l~· ,- ..,,~II." 11..11. ....,... ' .. \. ..... <0.. . . . . .1' ... ~·~·~~~~~ ~ __ ~_ - _

3.3 Procedimiento de Riddell y Newmark

Con base en los resultados de la investigación sobre respuesta de sistemas


elastoplásticos y de rigidez degradante presentado en la Sección 6.6.2, Riddell y
Newmark [Riddell y Newmark, 1979J proponen una metodología para definir un
espectro ínelástíco: para una demanda de ductilidad dada, u, Por lo tanto, en el estudio
se definieron coeficiente de deamplificación ínelástíca, $¡.t, para sistemas inelásticos
elastoplásrícos, bilineales y de rigidez degradante. Debe recordarse (Sección 6.6.2), que
estos coeficientes de deamplificación corresponden al inverso de los coeficientes de
reducción de resistencia Ra , R, Y R,¡, correspondientes a las zonas del espectro donde
respectivamente la aceleración, o la velocidad, o el desplazamiento son
aproximadamente constantes. Se encontró. que estos coeficientes eran prácticamente
independientes del nivel de probabilidad de excedencia de las ordenadas espectrales del
espectro elástico, por lo tanto son aplicables, en teoría, a cualquier espectro elástico.
t
Para sistemas elastoplásticos se desarrollaron las siguientes expresiones para los
coeficientes de reducción de resistencia, para valores de 1; entre 2% y ] 0%, Y valores de J.l
entre 1.5 y ]0: I
para la región de desplazamiento aproximadamente constante,

(7-14)

para la región de velocidad a..roxímadamente constante,

(7-15)

donde:

(7-16)

qv = 2.7 (1; % )-0.4 (7 -t 7)

(7-18)

y para la región de aceleración aproximadamente constante,

(7-19)

donde:

(7-20)

qa = 3.0 (1; %) -0.3 (7-21)

(7-22)

Para sistemas con rigidez degradante no se desarrollaron expresiones como las


anteriores, pero en la Tabla 7-G se presentan los valores obtenidos, para diferentes

190
-- valores de demanda de ductilidad, lJ-, y para un coeficiente de amortiguamiento crítico ~
= 5%. No obstante RiddelJ y Newmark demostraron que para los casos estudiados, la
respuesta elastoplástica era conservadora al compararla con la respuesta para rigidez
degradante, por lo tanto se pueden utilizar los valores para sistemas elastoplásticos en
la gran mayoría de los casos prácticos.

Tabla 7-6 - Valores de R a, R v, y R,¡ para sistemas con rigidez degradante y ~ =5%

Región espectral
Ductilidad Aceleración Velocidad Desplazamiento
Ra Rv R,¡
1.0 1.00 1.00 1.00
1.5 1.49 1.65 1.68
2.0 1.85 2.32 2.38
3.0 2.28 3.44 3.73
5.0 2.86 5.08 6.62
10.0 3.75 8.33 14.3

I El procedimiento sugerido por Riddell y Newmark es el siguiente. Partiendo de un


espectro elástico, como puede ser el de Newmark-Hall, en la zona de períodos cortos,

i menores de 0.03 s se sugiere tomarla igual a Ate' En caso de que se deseen hacer ajustes
en esta zona, puede consultarse lo indicado al respecto en la Sección 6.6.2. En la zona
central del espectro, entre períodos del orden de 0.125 s y lOs se tiene amplificación de
la aceleración, luego de la velocidad y por último del desplazamiento. En la zona
cercana a períodos del orden de 0.125 s, se tiene amplificación de la aceleración. Allí se
toma la aceleración del espectro elástico y se divide por el R, correspondiente a la
demanda de ductilidad lJ-, deseada. En la zona central se reduce la velocidad del
espectro elástico, dividiéndola por Rv ; Y en la Zulla anterior al período de 10 s se tiene
amplificación del desplazamiento, allí se divide el desplazamiento del espectro elástico
por R,¡. Las intersecciones entre estas líneas definen el espectro en la zona central. En la
zona de períodos largos, más de 33 s, se obtiene dividíendo la ordenada de
desplazamiento del espectro elástico por el valor de la demanda de ductilidad ¡J,. Una
vez se tiene dibujada esta zona se procede a dibujar las zonas de transición. La de
períodos cortos se dibuja entre los períodos de 0.03 s y 0.125 s, y la de períodos largos,
entre 10 s y 33 s.
!

'EjemPlO 7-5
Se ¡;{,esea oatener el espectro inelristico ¡;{,l" ¡;{'iseFw IttitilGl.lt¡;{,O el proce¡;{,in'LÍenlo ¡;{,e Ri¡;{,¡;{,l"ll 0
NewmCMk rara sistemas COVI, rigi¡;{,el ¡;{,egra¡;{,ante. para (tita ¡;{,ef'ltGl.lt¡;{,a ¡;{,e ¡;{"Ktili¡;{,ad lJ- = 5. Ij
rJara las mismas con¡;{,iciOl1Cs qliC se elnplearon en el ejemplo 7-1 ",ara sistemas C(Ht 11.1'1,
coeJicLevl,te de Gl.Inortigl1.awüevtto crítico. ~, ¡;{,el 5%. ett 1m l/1.gcu en el Cl1.al se hIA- estimadü Cjlte
la mlixintu aceleraciótt ¡;{,eL terreno (Ate) rara los f'ltOvimíe/ttos sísmícos de ¡;{,íseFto es ¡;{,e O.3g. lu
mlixima velocidad del terreno (Vte) es ¡;{,e 0.20 mis Ij el ,nlixímo ¡;{,esplazamiettto ¡;{,el terreno
(Dte) es ¡;{,e 0.30 m. Se ¡;{,esea 11.It ltiveL de prob0LuiLidad del 84.1% de q11.e no se excedalt las
ordena¡;{,as espectrales.

En el ejemrlo 7-1 se outltvierO/t los siglüelttes valores para lus oretefta¡;{,as ¡;{,el espectro elristico
en las zonas ¡;{,e amplificación ¡;{,e aceteración, velocL¡;{,a¡;{, Ij ¡;{,esplazamie/tto. res pectivalne ate:

A = 2.71 Ate = 0.81g. V = 2.30 Vte = 0.46 mis. 0 D = 2.01 D¿ = 0.60 m

Los valores ¡;{,e los coeJicievLtes ¡;{,e re¡;{,11.cción ¡;{,e resistencia. cmnputibles con lu ¡;{,ema~u etc
etactilieta¡;{, lJ- = 5. se ()~)tieltelt ete la Tubla 7-6. colno: R, = 2.86. R, = 5.08 Ij R,¡ = 6.62. Nllicaft¡;{,O
estos corJ¡,cientes se obtirftl"n:

191
Dinámica est ructural apliccul« (1/ diseño SiSllllCO

A m = AIRa = 0.81/2.86 = 0.283 g


V m = V IR v = 0.46 / 5.08 = 0.091 vvtls
Dm = DI R, = 0.60 / 6.62 = 0.091 m.

PiA-YrA. l1erí.odos miA-lJores de 33 s. D m = D/fl = 0.60 / 5 = 0.12 vVI.


10

0.5

Velocidad
0.1
(mis)

0.05

0.01

0.005

0.01 I 0.05 0.5 5 10 50

0.03 s 0.125 e Período T (s)

Figura 7-18 - Ejemplo 7-5 - Espectro inelástico de diseño para !1 =5,


sistl'lmas elastoplásticos, método de Riddel/ y Newmark, S=5%

7.3.4 Procedimiento de Shibata-Sozen

Con base en las investigaciones de Shibata y Sozen [Shibata y Sozen, 1976] como se
indicó en la Sección 6.S, es posible dibujar un espectro inelástico de aceleraciones. Se
toma como base un espectro elástico como se indicó en la Sección 7.2.4. Luego se
dibuja un espectro de aceleraciones no lineal que tome en cuenta el comportamiento
histeretico del sistema de concreto reforzado utilizando un amortiguamiento substituto
utilizando la ecuación (6-14). El procedimiento es el siguiente: se define UIl nivel de
amortiguamiento substituto correspondiente al coeficiente de daño seleccionado, ¡.t, por
medio de la ecuación (6-14), la cual se reproduce aquí por comodidad como la ecuación
(7-23).

(7-23)

La reducción en el espectro, con respecto al espectro elástico dibujado para un


amortiguamiento de 2% del critico, debida a este amortiguamiento substituto se puede
calcular utilizando la ecuación (7-13), la cual se reproduce aquí por comodidad como la
ecuación (7-24):
-----------------------------------------

8
s, (T,~) = s, (T,~ = 0.02). 6+100~ (7-24)

El espectro que describe corresponde al espectro inelástico deseado. Debe tenerse en


cuenta que para entrar al espectro se debe emplear la rigidez substituto definida por la
ecuación (6-13), que se reproduce aquí como (7-25):

(Ei) = (EI)r (7-25)


s J..l

Ejemplo 7-6

Se desea ohtener eL esrJectro üteLásüro de ¡;tiseftO IttiLizavLdo eL rJrocectirniento iJ'LfLástico de


s/dbata-SozevL pUYI/L iuta ucE'Lemción ,núxiJ'na deL tennto. Ate = O.4g (3 nn coeficiente de v/.ufío.
J..l = 4 (3 tUt coejí.ciertte ue ul11Clrtig/twnieVLlo crítico. ~ = 2%.

Prir1'Lfro se dikJl1ju et espectro eLástico uc slUbuta-Sozen ¡Juru ~ = 2%. EVL La ZOVLa de ¡1críodos
cortos. r11eVWreS de 0.15 s este espectro está regido ¡Jor (véase La Sección 7.2.4):

Pam períDGtos entre 0.15 s (3 0.4 s. está regirlo rJor:

(3 rJa ru ¡Jerí.odos rltal:Jores de 0.4 s:

1.5A 0.6
S (~=2%)= __ te = - g
a T T

I EL esjiectro ü1R.Lástico se oht.ierte arJLirwtdo el IM11.o:'ligH.afnienlo sttbstittuo (}J espectro dá\¡ico.


EL wnortig/~.amiertto slttlsLititto pam J..l = 4 es:

1;, = 0.+ - ~} + 0.02 =o.z{1- }.}+0.02 = 0.12


(3 este Uf1iDrtigttlM1üeVLlo stüJstílJÜO irnrJLiw. IUtU reuncciór1. ert eL espectro eLástico COVL ~ = 2%
de.

En La Figt1.ra 7-19 se l11.ttestraft tanto eL esnectro eLtistico COl1iD eL ine!ásüco. No sokJYU iVLsistir
(;jIte para er1.tmr a este eS¡Jectro debe lttiLizcMse et ¡Jerí.ouo v/.e vikJYaciór1. correspcwLdievl.te a La
rigidez sltklStitl1.tO. En este caso tuta rigiuez rev/.IH.:iv/.a aL 25% (1/J..l = 1/4=0.25) v/.e Lu rigiuez
origirtaL eLtistica. Dav/.o (;jl1.e et períov/.o escá rlfj'iJüuo por:

T=21t~

1.98
Dinámica estructural opticaaa (ti (lI.'W/llJ o •..,,, ... ,,

el YJerío¡;(o SIÜJStltI1JO, con eL qlte se ev\,lm aL espectro il'],('Ltistico es:

uor Lo tanto en el espectro ü'],('Ltistico de S/üimta- Sozev\, se ddJe el'lt/"lLear eL período de vibmclóv\'
de La estrltctlua s¡üJstittito, q/te pam 1m Jactar de daCio, l-! = 4, corresjionzte aL dobLe deL
YJeríodo etc vibmciólt de La estntct/tm eLtistica origil%ü,
1.60

1.40 r-\
¡
1,20 L1
\
1.00
\
1\,/ elástico
1;=2%

Sa
(g)
0,80

0.60
rrr>;
\
-. I
-, ~
inelástico

-----
I ~=4
0.40
I
<, ~ t---
0.20

0.00
0.0 0,5 1.0 1,5 2.0 2.5 3.0
?eríodo T (s)

Figura 7-19 - Ejemplo 7-6 - Espectro inelástico de diseño de


Shibata-Sozen para Ate de O.4g y para un factor de daño ~ = 4.

7.4 Efecto en la forma del espectro de la magnitud,
distancia, duración y tipo de suelo en el sitio
Como se ha vísro en la presentación anterior, la forma espectral de diseño se ha
derivado del estudio de acelerogramas reales obtenidos durante sismos fuertes. No
obstante, en el momento que el espectro hace tránsito de un espectro de respuesta a un
espectro de diseño, obviamente surgen las dudas de cómo manejar, en el de diseño,
variables que por el hecho de tratarse de acelerogramas van incluidas dentro de elles, e
inhiben su estudio como una variable independiente. Dentro de estas variables se
cuentan, entre otras, la magnitud del sismo, la distancia a la falla que lo causa, su
duración, y tal vez, la que puede llevar a diferencias mayores entre lo que se estima y la
realidad: el efecto de las condiciones locales del suelo en el sitio de interés. A
continuación se tratan, de una manera resumida, los efectos de estas variables.

7.4.1 Efecto de la magnitud y la distancia a la falla

La magnitud es una medida de la energía que libera súbitamente la corteza terrestre en


el momento en que se presenta el sismo, como se indicó en la Sección 4.5.2. La forma
como se libera esta energía es compleja y lo poco que se conoce en la actualidad se
agrupa dentro de los que se llama efectos de campo cercano. En la medida que han
ocurrido sismos fuertes en zonas urbanas con densidad importante de
instrumentación, como han sido los sismos de Northridge en enero de ] 994 Y de Kobe
en enero de 1995, se ha incrementado el conocimiento sobre estos efectos de campo
1!)4
cercano, de una manera notoria. La influencia, entonces, de la cantidad de energía que
se libera, y la distancia de un observador a este punto de liberación, juegan un papel
muy importante dentro de los aspectos que se deben tener en cuenta al plantear un
espectro de diseño.

Indudablemente, en la misma metodología de formulación del espectro de diseño se


toman en cuenta estos efectos dado que los movimientos máximos del terreno, Ate, Vto y
Dto, se estiman para un .sítío en particular, teniendo en cuenta la distancia y la magnitud,
a través de los efectos de atenuación que se describen por medio de las ecuaciones de
atenuación presentadas en la Sección 4.8.5. Desafortunadamente, estas ecuaciones no
describen la variación en el contenido frecuencial de las ondas del sismo, ni el efecto
que ésta tiene en la forma del espectro, sino de una manera indirecta por medio del
efecto de cada uno de los parámetros máximos del terreno en su correspondiente zona
de influencia en el espectro.

En la Figura 7-2, tomada de [Housner, 19591 se evidencia, que la forma del espectro de
velocidades de un sismo varía de una manera importante con la distancia, no solo en su
amplitud, sino en el efecto en los diferentes períodos de vibración. Allí puede verse que
el pico para el registro cercano se presenta para un período similar a 0.7 s, mientras que
en el registro lejano este pico ha desaparecido y pueden leerse en el espectro valores
mayores para períodos más largos. Este fenómeno no es algo particular de las ondas
sísmicas, pues se presenta en todo proceso ondulatorio. Toda persona que haya tenido
un vecino molesto que oye música con un volumen alto, con seguridad ha sentido con
mucha mayor intensidad las notas bajas (frecuencias bajas = período altos) de la música
que las notas altas (frecuencias altas = períodos bajos). La razón detrás de estos dos
fenómenos es la misma: la atenuación de una onda que tenga algún amortiguamiento es
proporcional al número de ciclos que ocurran entre dos puntos de observación; dado
que la onda de frecuencia alta tiene un mayor número de ciclos, sufre
proporcionalmente una mayor atenuación. Para ilustrar este punto, en la Figura 7·20 se
muestra una señal, que está compuesta por la superposición de 12 ondas sinusoidales
de igual amplitud y con periodos que van desde 0.25 s hasta 3.00 s en incrementos
discretos de 0.25 s. El medio en que se transmiten tiene un amortiguamiento í-.)% del
crítico. Los registros se tomaron en la fuente, el segundo a una distan, C¡.(' las

ondas tardaron 9 segundos en llegar allí, y el tercero en un lugar donde transcurríeron


36 segundos para que llegaran.

Amplitud
arbitraria
i{
-0.8-
n 5 10 15 20 25 30 (s)

Amplitud
arbitraria
ijNH~~
-0.8

O
--L

5
----'--

10
---'---_ _

15 20 25 30 (s)

Amplitud
arbitraria

:ijt*-J
-0.8
O 5
-1
10
1--
15
~ -11
20 25 30 (s)

Figura 7-20 - Superposición de ondas sinusoidales de igual amplitud con períodos de 0.25 s hasta 3.00 s
a intervalos de 0.25 s, La primera se mide al inicio, la segunda a los 9 s y la última a los 36 s,

195
En la Figura 7-21(a) se muestra el espectro de Fourier de los tres registros, y en la Figura
7-2l(b) el espectro de aceleraciones inducidas por la señal.

¡ini lo

7.4

0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5


0.0 0.5 10 1.5 2.0 2.5 3D 3.5
Periodo T (s)
Período T (s)

Figura 7-21 (a) - Espectro de Fourier Figura 7-21 (b) - Espectro de Aceleraciones

De este ejemplo muy simplista pueden describirse algunas características que son
comunes entre diferentes fenómenos ondulatorios. La primera indica que a pesar de
que la energía en la fuente esté uniformemente distribuida entre las distintas
componentes, como indica el espectro de Fourier, el amortiguamiento hace que en las
señales registradas después de que las ondas han viajado por algún tiempo los períodos
cortos han perdido preponderancia dentro de la señal. En el espectro de aceleraciones
puede verse que no sólo la amplitud disminuye en general, sino que además
proporcionalmente se presenta mayor disminución en las ondas de período corto.

En el caso de las ondas sísmicas se presenta una situación similar, mucho más compleja
dada la distribución de la energía dentro de la gama de períodos de vibración, y las
reflexiones » refracciones que afectan el tren ondulatorio en la medida que se transmite
dentro de la corteza terrestre. Desde el punto de vista cualitativo, la magnitud, que es
una medida de la energía que se libera en la fuente, afecta directamente la amplitud de
las ondas sísmicas, por lo tanto a mayor magnitud en la fuente se presentan
proporcionalmente mayores aceleraciones. En la medida que las ondas sísmicas viajan,
los registros que se obtienen van a presentar en sus espectros un decrecimiento en la
región de períodos cortos, lo cual se manifiesta en un corrimiento del pico del espectro
hacia la derecha, o sea hacia la zona de períodos largos. Mirado desde el punto de vista
de las tres regiones del espectro, puede decirse que, en la medida que el registro se
obtenga a mayor distancia, la zona de mayores valores dentro del espectro pasa de la
zona con aceleraciones aproximadamente constantes, a la región con velocidades
aproximadamente constantes y posteriormente a la zona con desplazamientos
aproximadamente constantes.

7.4.2 Etecto de la duración del sismo

Desde hace tiempo se sabe que dos movímíentos sísmicos con espectros símilares pero
duraciones diferentes, causan diferentes niveles de daño a las edificaciones, siendo
menor el daño para los movimientos sísmicos de menor duración. Especialmente, hay
muchos casos en los cuales movimientos sísmicos de corta duración, aún con
aceleraciones muy altas, causan muy poco daño. Esto indica que el espectro no
necesariamente describe todos los parámetros relevantes del movimiento sísmico.
Entre mayor sea el período de vibración de la estructura, se necesita una mayor
duración para llegar a la máxima respuesta. Esto se manifiesta en el hecho de que entre
más grande sea la duración del acelerograma, mayor es la probabilidad de que contenga
ondas de períodos intermedios y" largos. En la actualidad no existe una manera
establecida para definir el efecto de la duración del sismo dentro del espectro de

196
diseño, más allá de correcciones totalmente cualitativas que se deben manejar con el
mayor criterio. En general lo anterior indica que en caso de duda al respecto, debe en
alguna medida incrementarse el grado de conservatismo en la zona de períodos largos
del espectro. En la referencia [Peng et al., 1989] se discuten los efectos de la duración
del sismo en los espectros de diseño, y su relación con los otros parámetros de
construcción del espectro.

7.4.3 Efecto de las condiciones qeotécnicas locales

A pesar de que desde tiempos de los romanos se sabía que el daño producido por los
sismos se incrementaba en 'as zonas de suelos blandos y pantanosos, sólo hasta
tiempos relativamente recientes la importancia de los efectos locales ha adquirido la
trascendencia que amerita. La primera gran evídencia interpretada científicamente de
que las características locales habían jugado un papel muy importante en la
concentración de daño observada, se tuvo con el temblor de Caracas en 1967.
Posteriormente, puede afirmarse, que prácticamente no ha habido un sismo fuerte en el
cual deje de presentarse algún tipo de manifestación al respecto. Tal vez la mayor
evidencia de la importancia, y gravedad, de este fenómeno se presentó con el sismo de
Ciudad de México de 1985, en el cual se evídenció una correlación directa entre el daño
observado y las características del suelo en el lugar. La Figura 7-22 muestra
esquemáticamente la problemática asociada con el fenómeno. En el sitio A, cercano a la
falla que causa el sismo, se obtienen un registro en roca que tiene un alto contenido de
períodos cortos, y altas aceleraciones en esa franja del espectro. Las ondas viajan por la
corteza terrestre, donde sufren reflexiones y refracciones. A alguna distancia, sitio E, la
amplitud de las ondas se ha atenuado, lo cual se manifiesta en una reducción de las
aceleraciones, y el contenido frecuencial del sismo ha variado, pues se ha perdido parte
de las ondas, especialmente en la zona de períodos cortos del espectro. Al viajar las
ondas a través de suelos blandos y profundos, desde el sitio E hasta la superficie, C. las
ondas se amplifican, especialmente en la zona de períodos largos.

11\
¡...I'-
,.,/1 , r--.....
'"'-
o 2 3 4 5
Período, T (5)

c~

02345
Período, T (5)

Figura 7-22 - Efecto de las condiciones geotécnicas locales

Los avances que han ocurrido, y están ocurriendo permanentemente, acerca de los
criterios que deben emplearse para tener en cuenta estos efectos dentro de un espectro
de diseño, indican que con un tratamiento cuidadoso de las diferentes variables que

197
------------- --~----~---
intervienen es posible, hoy en día, definir las regiones del espectro que se ven afectadas
y el orden de magnitud de estas afectaciones. Con base en los estudios elaborados bajo
la dirección de H. B. Seed, presentados en las referencias [Seed, Ugas y Lysmer, 1976] Y
[Seed y Idriss, 1982], de los cuales hace parte la Figura 7-23 fue posible identificar la
influencia que tiene en el espectro el tipo de suelo subyacente. En este caso se muestra
el efecto en la forma espectral de diferentes tipos de suelo.

Arcillas blandas a medianas con arenas

Suelos no cohesivos profundos

Suelos duros
2

Sa
Ate

1
Amortiguamiento 5%
o
00 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5
Período, T (seg)

Figura 7-23 - Espectro promedio de aceleraciones para diferentes condiciones de suelo

La Figura 7-23 muestra que para períodos mayores que aproximadamente 0...1-0.5 s, las
ordenadas espectrales para los registros obtenidos en roca son substancialmente
menores que aquellas registradas en suelos con estratificaciones que contienen arcillas
blandas y de dureza media, o depósitos aluviales profundos de suelos no cohesivos. Las
curvas mostradas corresponden a espectros normalizados a la aceleración máxima del
terreno y promediados estadísticamente en cada ordenada espectral. En el caso de
suelos compuestos por arcillas de dureza medianil a blanda se utilizaron 15 registros,
de los suelos no cohesivos en estratos profundos se utilizaron 30 registros, de suelos
duros 31 registros y en roca 28 registros.

Procedimiento del ATC-3

Con base en lo anterior SE' establecieron unas recomendaciones generales para incluir la
ampliñcacíón del suelo en el sitio, dentro del espectro de diseño, las cuales fueron
plasmadas en el ATC-3 [ATe, 1978]. Los cuatro tipos de suelo del estudio original se
redujeron a tres tipos de la manera siguiente:

Perfil Tipo SI - Corresponde a roca de cualquier clase, cristalina o lutítica, con una
velocidad de la onda de cortante mayor de 750 mis, o sitios de suelos rígidos, donde
hay menos de 60 metros de depósitos estables de arcillas duras, arenas o gravas. En
este tipo de suelo no se consideró ninguna modificación al espectro de diseño, por lo
tanto el coeficiente de amplificación por efectos del suelo se propuso como S = 1.0.

Perfil Tipo S2 - Corresponde a perfiles donde entre la roca y la superficie hay depósitos
profundos de suelos no cohesivos o arcillas duras, donde hay más de 60 metros de
depósitos estables de arcillas duras, arenas o gravas. En este tipo de suelo se propuso
un coeficiente de amplíficación por efectos del suelo en el sitio, S = 1.2. Este coeficiente
sólo se aplica en la zona del espectro con períodos mayores de aproximadamente 0.5 s.

198
Perfil Tipo S3 - Entre la roca y la superficie hay más de 10 metros de arcillas de dureza
mediana a blanda, con o sin estratos intercalados de arena u otros suelos no cohesivos,
En este tipo de suelo se propuso un coeficiente de amplificación por efectos del suelo
en el sitio S = 1.5. Este coeficiente sólo se aplica en la zona del espectro con periodos
mayores de aproximadamente 0.5 s.

Procedimiento del Uniform Building Code hasta la versión de 1994 (UBC-94)

Posteriormente, a finales de la década de 1980, con base en los estudios realizados


después de la ocurrencia del sismo de México de 1985, se propuso una reorganización
de los tipos de suelo. con un tipo adicional, S4, para depósitos de suelo blando. Esta
clasificación aparecio con la versión de 1988 del URe [fCBO, 1988], siendo ajustada en
la versión de 1991 del UBe debido a las experiencias obtenidas con el temblor de Loma
Prieta de 1989, cambiando los perfiles S3 y S4, y fue modificada nuevamente en la
1 versión de 199-l: del UBC, con variaciones en los perfiles SI(b), S2 y S3' La versión del UBe
de 1997 IICBO, 1997J se desvía del procedimiento explicado aquí; no obstante, debido él
iI que todavía se emplea en muchas normas de diseño sismo resistente se incluye su
descripción aquí.

I La clasificación de tipos de perfil de suelo está basada en que el coeficiente de sitio S,


debe determinarse con base en información geotecníca apropiadamente obtenida. En

I aquellos lugares donde no se conocen las propiedades del suelo con suficiente detalle
para determinar el tipo de suelo, debe emplearse un perfil de suelo tipo S3. No debe
suponerse un perfil de suelo S4, a menos que la reglamentación de la ciudad indique un

I perfil de estas características puede existir en el lugar, o la información geotécnica lo


establezca así. La clasificación de suelos del UBe-9-l: es la siguiente:

Perfil Tipo SI - Es un perfil donde se presenta:

(a) Roca o material rocoso caracterizados por una velocidad de la ondeo de


cortante mayor de 760 mis, o por otro método de clasificación, o

(b) Presencia de espesores de suelo menores de 60 m que contienen suelos


medianamente densos a densos, o medianamente rígidos a rígidos.

A este tipo de perfil de suelo se le da un coeficiente de amplificación por efectos del


suelo en el sitio S = 1.0. '

Perfil Tipo S2 - Es un perfil en que predominan los suelos medianamente rígidos a


rígidos, o medianamente densos a densos, con un espesor mayor a 60 m. En este tipo de
perfil se da un coeficiente de amplificación por efectos del suelo en el sitio S = 1.2.

Perfil Tipo S3 - Es un perfil que contiene más de 6 m de arcillas blandas a


medianamente rígidas, pero no más de 12 m de arcillas blandas. En este tipo de perfil
se da un coeficiente de amplificación por efectos del suelo en el sitio S = 1.5.

Perfil Tipo S4 - Es un perfil que contiene más de 12 m de arcillas blandas caracterizadas


por una velocidad de la onda de cortante menor de 150 mis. En este tipo de perfil se
debe emplear un coeficiente de amplificación por efectos del suelo en el sitio S = 2,0.

Esta tipología, y sus correspondientes coeficientes de amplificación por efectos de sitio,


fue adoptada por varios códigos de diseño sismo resistente, iniciando con la versión de
1988 del Uniform Building Code I fCBO, 1988], e inclusive con algunas variaciones en las
nuevas normas sísmicas colombianas, NSR -98 IAIS, 1998].

199
Diiuunica estrucCIlHII UPUCUUll , .. , ... " •• ~ _

Procedimiento del NEHRP-94, del UBC-97 y alterno de N5R-98

Gracias a los numerosos registros que se obtuvieron durante el sismo de Loma Prieta de
Octubre de 1989, fue posible re evaluar los efectos de sitio a la luz de información
acelerográfica real. Esta información sumada a la de otros sismos, inclusive
evaluaciones más profundas sobre el sismo de México de 1985, llevaron, alrededor del
año 1992, a que se propusiera una clasificación mucho más detallada, y a su vez basada
en información más fidedigna [Borcherdt, 1994], I Whitman, 1992]. Esta clasificación fue
plasmada en la versión de 1994 de las recomendaciones de NEHRP [FEMA, 1994bl Y fue
adoptada por el UBC-97 IICBO, 1997] y por las nuevas normas sísmicas colombianas,
N5R-98 [AIS, 1998], como procedimiento alterno. A gran diferencia de todas las
anteriores, estas nuevas recomendaciones dan coeficientes de amplificación para la
zona de períodos cortos del espectro, además de las recomendaciones para períodos
largos. El espectro en roca está definido en función de dos parámetros, A, Y Av, los
cuales provienen del ATC 3, como se explica más adelante, en la Sección 7.7.2. I
I
El procedimiento prescribe dos factores de amplificación del espectro por efectos de
sitio, Fa Y Fv, los cuales afectan la zona del espectro definida por Aa Y Av,
respectivamente. En principio la metodología es aplicable a períodos de vibración que
estén dentro del rango de 0.2 a 3.0 s. Explícitamente se indica que no debe utilizarse
para períodos en entre O y 0.2 s. El método define los cinco tipos de perfil de suelo
presentados en la Tabla 7-7. Los parámetros utilizados en la clasificación son los
correspondientes a los 30 m superiores del perfil. Aquellos perfiles que tengan estratos
I
claramente díferenciables deben subdividirse, asignándoles un subíndice i que va desde
1 en la superficie, hasta n en la parte inferior de los 30 m superiores del perfil. Los
parámetros se definen así:

Para la velocidad de la onda de cortante en el perfil:

n
I
I,d¡
V =-.i=.!......- (7-26)
s n d
I,._i
;=1 V si
donde:
Vsi velocidad de la onda de cortante del suelo del estrato í, en mis
di espesor del estrato í, localizado dentro de los 30 m superiores del perfil
n
I,. di 30 m siempre
i=1

Para el número medio de golpes del ensayo de penetración estándar:

(7-27)

donde:
Ni número de golpes por píe obtenidos en ei ensayo de penetración estándar,
realizado in situ de acuerdo con la norma A5TM D1586-84, sin hacerle
corrección alguna. El valor de Ni a emplear para obtener el valor medio, no
debe exceder 100.

En los estratos de suelos no cohesivos localizados en los 30 m superiores del perfil


debe emplearse, la siguiente relación, la cual se aplica únicamente a los ID estratos de
suelos no cohesivos:
20()
--
. ~n:v~~:,!~~ 1¡,iI)J~i~M, ~E!II(if~¡¡MJ~,-'-"- .
fAtliL¡~:lliE a,~~~~~ fii}~A ~v!¡~:rJi.;¡tJ,ím . (7-28)
CENTRO DE OOCIMJ!~NtA~¡~~M"!
wer"'7VE&' .. T',pa"'2'~ryi~;~L~~v~~l

donde:
ds es la suma de los espesores de los ID estratos de suelos no cohesivos
localizados dentro de los 30 m superiores del perfil.

Para la resistencia al corte obtenida del ensayo no drenado en los estratos de suelos
cohesivos localizados en los 30 m superiores del perfil debe emplearse, la siguiente
relación, la cual se aplica únicamente a los k estratos de suelos cohesívos:

- d
s = -c - (7-29)
u k d.
I,_L

I
;=1 su;
donde:
de es la suma de los espesores de los k estratos de suelos cohesivos localizados
dentro de los 30 m superiores del perfil.
I• Sui es la resistencia al corte no drenado en kPa del estrato i, la cual no debe
exceder 250 kPA (2.5 kgf'/cm") para realizar el promedio ponderado. Esta
resistencia se mide cumpliendo la norma ASTrvl D 2166-91 o la norma ASTI\l
D2850-87.

Además se emplea el Indice de Plasticidad (IP), el cual se obtienen cumpliendo la norma


AST1\! D-I:3 18-93, Y el contenido de humedad en porcentaje, w, el cual se determina por
medio de la norma ASTM D2216-92. El procedimiento para defihir el perfil es el
siguiente:

l. Deben primero verificarse las categorías de suelo tipo F. Si el suelo cae dentro de la
clasificación de suelo tipo F, debe realizarse una clasificación en el sitio, por parte
de un ingeniero geotecnista.

2. Debe verificarse la existencia de un espesor total de estratos de arcilla blanda, La


arcilla blanda se define como aquella que tiene una resistencia JI corte no drenado
menor de 25 kPa (0.25 kgf'/crn"), un contenido de humedad, w, mayor de140%, y un
I índice de plasticidad, IP, mayor de 20. Si hay un espesor total de 3 m o más de
estratos de arcilla que cumplan estas condiciones el perfil se clasifica como tipo E.

3. Utilizando uno de los tres criterios: vs ' N, o Su' se clasifica el perfil. En caso de que
se utilice el criterio basado en Su y el criterio Nch indica otro perfil, en ese caso se
debe utilizar el perfil de suelos más blandos, por ejemplo asignando un perfil tipo E
en vez de tipo D. En la Tabla 7-8 se resumen los tres criterios para clasiñcar suelos
tipo C, D o E. Los tres criterios se aplican así:

(a) Vs en los 30 m superiores del perfil,


(b) N en los 30 m superiores del perfil, o
(e) N ch para los estratos de suelos existentes en los 30 m superiores que se
clasifican como no cohesivos cuando IP < 20, o el promedio ponderado Su en los
estratos de' suelos cohesivos existentes en los 30 m superiores del perfil, que
tienen IP > 20.

201
Diruunica esr rucr U/"(1/ U p " l Ultl • • I t ... ~~ . . ~ ~'"""'- ._

Tabla 7-7 Clasificación de los perfiles de suelo (NEHRP-94, UBC-97 y procedimiento alterno de NSR-98)

Tipo de perfil Descripción Definición


Perfil de roca competente
A Vs > 1500 mIs

Perfil de roca de cualquier espesor


B 1500 rn/s » Vs > 760 mIs

Perfiles de suelos muy densos o roca


blanda, de cualquier espesor que
760 rn/s» Vs > 360 mIs
cumpla con el criterio de velocidad de
la onda de cortante
e Perfiles de suelos muy densos o roca -
blanda, de cualquier espesor que N >50, o
cumpla con cualquiera de Josdos Su> 100 kPa (z1 kgf/cm 2 )
criterios

I Perfiles de suelos rigidos de cualquier


espesor que cumpla con el criterio de
velocidad de la onda de cortante, o
360 m/s » Vs > 180 mIs

D perfiles de suelos rígidos de cualquier


50> N >15,0
espesor que cumpla cualquiera de las
dos condiciones 100 kPa (=1 kgf/cm 2 ) > Su> 50 kPa (zO.5 kgf/cm 2 ) I
Perfil de cualquier espesor que cumpla
el criterio de velocidad de la onda de 180 mis> Vs
cortante. o
E IP>20
perfil que contiene un espesor total H W~40%
mayor de 3m de arcillas blandas
25 kPA (zO.25 kgf/cm 2 ) > Su

Los suelos tipo F requieren una evaluación realizada explícitamente en el sitio por un ingeniero
geotecnista. Se contemplan las siguientes subclases.

F1 - Suelos vulnerables a la falla o colapso causado por la excitación sísmica, tales como: suelos
licuablas, arcillas sensitivas, suelos dlspersrvos o débilmente cementados. etc.

F F 2 - Turba y arcillas org3.nicas y muy orgánicas (H > 3 m para turba o arcillas orgánicas y muy
orgánicas).

F 3 - Arcillas de muy alta plasticidad (H > 7.5 m con Indice de Plasticidad IP > 75)

F 4 - Perfiles de gran espesor de arcillas de rigidez mediana a blanda (H > 36 m)

Tabla 7-8 - Criterios para clasificar suelos dentro de los tipos C, D o E


(NEHRP-94, UBC-97 y procedimiento ettomo de las NSR-98)

-V
Tipo de perfil s N o N ch Su
e entre 360 y 760 mIs mayor que 50 mayor que 100 kPa (= 1 kgf/cm 2 )
D entre 180 y 360 mis entre 15 y 50 entre 100 Y 50 kPa (0.5 a 1 kgf/cm 2 )
E menor de 180 mis menor de 15 menor de 50 kPa (zO.5 kgf/cm 2 )

En la Tabla 7-9 se dan los valores de del coeficiente Fa que amplifica las ordenadas del
espectro en roca para tener en cuenta los efectos de sitio en el rango de períodos cortos
del orden de 0.3 5, como muestra la Figura 7-24.

Tabla 7-9 - Valores del coeficiente Fa, para la zona de periodos cortos del espectro (NEHRP-94)

Tipo de Intensidad de los movimientos sísmicos


perfil Aa SO.1 I Aa = 0.2 I Aa = 0.3 I Aa=OA I Aa ~0.5
A 0.8
I 0.8 I 0.8 I 0.8
1 0.8

:JO:J
'j¡'¡úl1uca eS1TllClltHll ({PIl~U"" u, u ..,. .. " ... OJ • • • • • "

-....... ~
~
Sue pTipoE --7f
:--............
i
~ ........
I
-........
...............
I ~
I
II

I
Suel p TipoD

Suele noo c
~
1-----/
------ r--....
-
! Suelo TipoS l----7' I
I i
I
Suelo Tipo A i---/'
, I i
I
I
I
I
L-! \

0.00 0.05 0.10 0.15 0.20 0.25 0.30 0.35 DAD 0045 0.50

Av
Figura 7-25 - Coeficiente de amplificación F. del suelo para
la zona de períodos intermedios del espectro (NEHRP-94)

Estos valores son mayores que los que se han tenido tradicionalmente en los códigos
sísmicos. Es evidente, al hacer un seguimiento histórico de los valores contenidos en los
códigos, que éstos han venido en aumento en la medida que han ocurrido sismos que
han resaltado condiciones locales no sospechadas, o amplificaciones de onda que
excedieron las expectativas más conservadoras que se tenian. Indudablemente este
refinamiento de las recomendaciones para tomar en cuenta los efectos de sitio he sido,
también, consecuencia de un avance importante en las metodologías analíticas y
experimentales empleadas.

7.5 Estudios de amplificación de onda


En muchos casos, para obras importante'> de infraestructura, edificios altos, y otros
casos, se desea tener una idea muy detallada de los posibles efectos de amplificación
que puedan presentarse en el sitio para el sismo de diseño. En estos casos se realiza un
estudio de amplificación de onda. Este tipo de estudios hace parte, también, de los
estudios de mícrozoniñcacíón, donde se agrupan en microzonas sectores de una
población donde los efectos de amplificación estimados son similares.

El proceso de propagación del tren ondulatorio generado por el sismo, a través de los
estratos de suelo, es complejo y para efectos de la presentación solo se mencionarán los
aspectos más importantes. Quien desee profundizar en el tema debe dirigirse a
publicaciones especializadas sobre el tema tales como [Seed, Ugas y Lysmer, 1976],
[Seed y lddris, 19821. [Zeevaert, 1983], [Dobry y Vu ce tic, 1987], [Whitman, 1992],
[Sarria, 1995b] entre otras.

El tren ondulatorio se propaga en dirección vertical con una velocidad igual a la


velocidad de la onda de cortante, V S (ASCE, 1985]. La velocidad de la onda de cortante se
obtiene de la relación:

204
- 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0
B
e 1.2 1.2 1.1 1.0 1.0
D 1.6 1.4 1.2 1.1 1.1
E 2.5 1.7 1.2 0.9 nota
F nota nota nota nota nota
nota: debe realizarse una
..
tnvestiqacion
..
geotecnlca para el lugar especifico y debe llevarse a cabo un
análisis de arnpüñcaclón de onda.

3.5

3.0
II
I

I
2.5 I

I~~
II , I ! ,
Suelo TiooE ¡ i I I
2.0
~!
Fa
1.5
I

I
!
- ~
Suelo TipoD- 1----/--'
! I
I
I .r-,
I
! --.::IIiIo
i
i
i
I

--
I
Suelo TipoC !------J'f I i
1.0
Suelo TipoB- l----7' I ,
I
Suelo jTipoA - V i
I
I !
0.5
I

0.0
1 I
0.00 0.05 0.10 0.15 0.20 0.25 0.30 0.35 0.40 0.45 0.50

Figura 7-24 - Coeficiente de amplificación Fa del suelo para


la zona de períodos cortos del espectro (NEHRP-94)

En la Tabla 7-10 se dan los valores de del coeficiente F, que amplifica las ordenadas del
espectro en roca nara tener en cuenta los efectos de sitio en el rango de períodos
intermedios del orden de 1 s. Estos coeficientes se presentan también en la Figura 7-25.

Tabla 7-10 - Valores del coeficiente FVJ para la zona de periodos largos del espectro (INEHRP-S4)

Tipo de Intensidad de los movimientos sísmicos


perfil Av ~0.1 Av = 0.2 Av = 0.3 Av = 0.4 A v <: 0.5
A 0.8 0.8 0.8 0.8 0.8
B 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0
e 1.7 1.6 1.5 1.4 l.3
D 2.<1 2.0 1.8 1.6 1.5
E 3.5 3.2 2.8 2.4 nota
F nota nota nota nota nota
nota: debe realizarse una investigación geotécnica para el lugar específico y debe llevarse a cabo un
análisis de amplificación de onda.

208
~------------------------------------------

v
s
= r§
Vp &i~~~;}f::'" "",..". ~~" ._""J~.,,~
(7-30)

donde G es el módulo dinámico de cortante y p es-la densidad de masa del suelo. Dado
el rango relativamente pequeño de variación de la densidad de masa de los suelos
conduce a que la variable que más afecta el valor de la velocidad de la onda de cortante
sea el módulo dinámico de cortante G. Sin embargo, el valor de G depende del nivel de
deformación, pues la relación entre esfuerzos cortantes, 't, y deformación angular, y, del
suelo no es lineal, como muestra la Figura 7-26(b). Además cuando el suelo se somete a
esfuerzos de cortante cíclicos, se presenta un fenómeno histerético muy similar a los
presentados en el Capítulo 6. Además haciendo referencia a lo presentado allí, puede
observarse que un modelo de Ramberg-Osgood describe bastante bien el proceso
hísterético.

y
/
/
1:
G=y ./

(a) (b) (e)


Definición de G Relación er:úerzo-deformaeión Ciclos de histéresis

Figura 7-26 - Deformación del suelo ante esfuerzos cortantes

El amortiguamiento que se produce durante la respuesta dinámica del está


asociado, lo mismo que para otros materiales, con el área dentro de los uUJS de
hístéresis.

El módulo secante a valores bajos de deformación, G max , corresponde al valor del


módulo de cortante que define la velocidad de la onda de cortante "'s. dado que las
mediciones que se hacen de esta velocidad en el sitio por métodos geofísicos, siempre
corresponden al rango de deformaciones pequeñas.

Cuando el suelo se deforma en cortante más allá de este rango de deformaciones


pequeñas, se presenta el fenómeno de histeresis, entrando en juego el módulo de
cortante G para este nivel de deformación, y. La energía que se disipa por ciclo M, por
unidad de volumen, puede relacionarse con un coeficiente de amortiguamiento 15COSO
A, por medio de la relación:

(7-31)

Por medio de ensayos de laboratorio es posible establecer relaciones entre G/G ma x Y el


nivel de deformación, y, y entre el coeficiente de amortiguamiento, A, y el nivel de
deformación, y, como se muestra esquemáticamente en las Figuras 7-27 y 7-28.

205
,/(¡mica estructural apucaaa (/1 (I1~!c'IIU ~I"''''''V

1.0 ......... r-,


r-..... ..............
0.8
<, "\. <,
'\ \ ~
~ '\ .....-: ~\
'
0.6
G 1nealidac ~ \
G max
004 \ \ ~
\ \ \
\. \..\

-
0.2
'-........ ~
0.0
0.0001 0.001 0.01 0.1
Y (%)

Figura 7-27 - Relación entre módulos

I /1_'
24
/ I
/ Ji
20
/ JII
16
I 11
'). tinee! ~ad J :11 i
(%) 12 T' ::::--... rl ¡
/ ~/j I
8
/ /1 I

1/ // i
4 / ~ ./

o e:---
0.0001 0.001 0.01 0.1
y(%)

Figura 7-28 - Amortiguamiento

En las figuras anteriores, los suelos que manifiestan más linealidad están a la derecha y
los localizados hacia la izquierda corresponden a los suelos que manifiestan mayor no-
linealidad. En el caso de las relaciones entre los módulos, Figura 7-27, entre más lineal,
más largo es el rango de deformaciones en el cual el módulo de cortante es igual al I
módulo inicial. En el caso del amortíguamíento, entre más lineal sea el suelo, presenta
menos amortiguamiento, y el rango en el cual éste es bajo se extiende hacia
deformaciones mayores.

Si se supone que el suelo no tiene amortiguamiento, y que el módulo de cortante G, no


se desvía mucho del módulo secante inicial, Gmax , es posible resolver el problema
ondulatorio, y determinar el valor del período de vibración fundamental y todos sus
armónicos, por medio de la siguiente ecuación:

T= 4H (7-32)
l (2i-l)vs

Donde H es el espesor de suelo en el estrato. Por lo tanto, para el período fundamental


del perfil, con i = 1, T, = 4H1vs ' Ahora, en el caso de que se tengan varios estratos con
diferentes espesores y valores de la velocidad de la onda de cortante, es posible
determinar el período de vibración fundamental del estrato, por medio de:

206
--------------------------------------,------------

(7-33)

A pesar de que estas fórmulas tienen la limitación de que son aplicables sólo cuando las
deformaciones impuestas por el sismo no inducen deformaciones grandes, permiten
realizar aproximaciones útiles a falta de una mejor información. Debe tenerse en cuenta
que los períodos estimados por medio de estas ecuaciones son consistentemente
menores que los que habría con deformaciones grandes.
Tabla 7-11 - Valores típicos de la velocidad de la onda de cortante en mis adaptada de [Dowrick, 1987]

Material Profundidad del depósito


3-20 m 21-50 m >50m
Arena suelta, saturada 60-120 - -
Arena de origen aluvial 60-120 100-160 125-180
Arcilla 60-120 200-250 300-350
Limo 60-120 - -
Limo arcilloso 60-120 240-280 -
Suelo de pantano 80-100 - -
Zonas recientemente recuoeradas por desecación 50-80 100-130 -

I
Arcilla arenosa 100-150 250-280 -
Gravilla suelta 100-150 300-350 600-650
Arena fina, saturada 110-150 - -
Arena media, uniformemente gradada 100-150 140-180 -
Arcillolita del terciario húmeda 130-200 - -
Arcilla y arena 140-180 - -
Tierra veoetai 90-150 200-220 -
Arena densa 160-220 - -
Arena media sa': -ada 160-220 - -
-
Arena acillosa 170-220 - -
Grava con cantos rodados 180-220 - -
Arcilla saturada 190-220 - -
Arena fina limo arcillosa 190-220 - -
Arena arcillosa con gravas 200-220 - -
Arena media in situ 220-260 220-280 -
Marga 220-260 - -
Arcilla desecada 220-260 - -
Terraolén de arcilla compactada 240-260 - -
Loess secos ?t30-280 I -
Arcilla amasada, severamente comoactada - 320-380 -
Grava aruesa comoacta 420-480 - -
Grava media - 330-400 -
Arenisca cuarzosa - - 780
Siena atlántico, fango - - 1000-1500
Areniscas duras (Mesozoico) - - 1200
Hielo, glaciares - - 1600
Arena tobácea - - 20UO
Concreto - - 2200
Lutitas (Mesozoico) - - 2350
Granito (intacto) - - 2700
Caliza COI11 pacta - - 3350
Pizarra arcillosa (Paleozóico) - - 3600

La siguiente pregunta es la cantidad de amplificación que se presentaría. Al respecto


existen relaciones aproximadas como las propuestas por Dobry [Dobry y Vucetic, 1987],
otras provienen de valores empíricos provenientes del temblor de Loma Prieta
[Borcherdt, 19941, y han sido aplicadas por algunos autores, por ejemplo al caso de
Bogotá [Espinosa, 1995]. Pero en general en los estudios de amplificación de onda se
prefiere la utilización de modelos matemáticos implementados en el computador. De
estos modelos existen tridimensionales, de gran complejidad en su aplicación [Sarria,
1995bl y unidimensionales, como el que emplea el programa de computador SHA~E
lSchnabe/, Lysmer y Seed, 19721. El programa permite, dado un acelerograma en roca,

207
--..iiiI. . . ~ .. _ _._ _ ~
determinar el acelerograma modificado que se obtendría en superficie. Utilizando los
espectros de respuesta de los dos acelerogramas, es posible definir coeficientes de
amplificación para cada período dentro del espectro. No sobra insistir, como es normal
en el uso de cualquier programa de computador, en el cuidado y criterio en la definición
de los valores a emplear, especialmente en aquellos datos sobre la relación de módulos
de cortante y el amortiguamiento apropiado para cada nivel de deformación.

.6 Familias de aceleroqramas
En algunos casos, especialmente cuando se trata de evaluación de la respuesta en el
rango inelástico, no basta con definir los movímíenros sísmicos de diseño por medio de
un espectro de diseño. En los estudios de amplificación de onda por medio de modelos

I
matemáticos en el computador, en general hay necesidad de trabajar con
acelerogramas. Por esta razón cada día es más común el empleo de acelerogramas en la
evaluación de efectos de sitio, y en la validación del diseño de estructura'> importantes,
especialmente si se desea estudiar la respuesta en el rango inelástico.

Dentro de los tipos de acelerogramas que se emplean, se encuentran: (a) acelerogramas


de sismos reales escalados a alguno de los parámetros relevantes, (b) acelerogramas
derivados de acelerogramas en roca filtrados a través de un perfil de suelo por medio
de un estudio de amplificación de onda, (c) acelerogramas artificiales o sintéticos.

Cada una de estas metodologías es aplicable en algunos casos particulares y no


I
necesariamente son apropiadas para otros casos, por esta razón cada una tiene sus
defensores y sus enemigos. La discusión de las bondades y desventajas del uso de
acelerogramas provenientes del filtrado el' estudios de amplificación de onda y de
acelerogramas sintéticos, se sale del alcance de lo que se puede discutir en una
presentación introductoria. Por esta razón el lector interesado debe referirse a
publicaciones especializadas. La introducción al tema está tratada en [Sarria, 1995a] y
en [Clough y Penzien, 19931.

Debe hacerse una advertencia respecto al empleo de acelerogramas, no importa su


origen, la cual tiene que ver con las particularidades propias de un registro. El uso de un
solo acelerograma en el diseño entraña el peligro de que el registro en particular no
resalte lo que se desea estudiar durante el diseño. Por esta razón se habla de [amilias de
aceleroqramas, pues el diseño debe fundamentarse en un número plural de ellos.

Cuando se emplean acelerogr amas de sismos reales, en general se desea que se


aproximen lo más posible al acelerograma que se espera en el lugar respecto a la
magnitud del sismo, la distancia epicentral, la profundidad focal, el mecanismo focal, y
el perfil de suelo. Dado que muchas veces no es posible identificar adecuadamente
todos estos parámetros para el sismo de diseño, y además, en aquellos casos en los
cuales se conocen, no siempre es posible encontrar acelerogramas que cumplan todas
las condiciones deseadas. Por esta razón hay necesidad de realizar algunas
manipulaciones del registro original con el fin de ajustarlo a lo que se desea.

Dentro de los parámetros que comúnmente se afectan para producir una familia de
acelerogramas de diseño están:

Aceleración - Consiste en cambiar la escala de aceleraciones de tal manera que el valor


de aceleración pico, o de un conjunto de las mayores aceleraciones se acerque a un
valor prefijado. Esta es tal vez la más común de las afectaciones que se realizan a los
acelerogramas, pues en general de los estudios de amenaza sísmica se obtiene un valor
de la aceleración máxima del terreno, Ale, y este valor se emplea, en vez del valor
original de Ale del acelerograma. Este procedimiento conduce a una ampliación, o

208
reducción, de las ordenadas del espectro de aceleraciones en la misma proporción en
que se modifique Ate, o sea que es consistente con emplear un espectro de un sismo
real, pero reducido o ampliado a un valor diferente de la aceleración máxima del
terreno.

Velocidad - Consiste en cambiar la escala ajustando el acelerograrna a un valor


prefijado de la velocidad máxima del terreno, Vte . Para lograr esto se amplia o reduce la
escala de aceleraciones en la misma proporción que se requiera entre las velocidades
máximas del terreno. Este procedimiento se emplea cuando se desea estudiar
estructuras cuyos períodos de vibración están en el rango de amplificación de la
velocidad en el espectro. A modo de ejemplo, supongamos que se desea un
acelerograrna con la tipología de El Centro, pero para una velocidad máxima del terreno

I Vte , igual a 0.5 mis. El registro original tiene un valor de Vte igual a 0.33~ mis. El
cociente entre los dos valores es aproximadamente 1.5. Por lo tanto el acelerograma
debe emplearse con una aceleración máxima del terreno 1.5 veces mayor. Dado que el

I
valor de Ate en el registro original es de O.3-:l:2g, debe utilizarse en el acelerograma
modificado un valor de 0.3~2 g . 1.5 = 0.513g.

Repeticum parcial - Cuando se están estudiando estructuras de período largo, y el


acelerograma de que se dispone es demasiado corto para excitar la respuesta de estos
períodos largos a su valor máximo, simplemente se agrega parte o todo el acelerograma
nuevamente al final del primero. Esta técnica se utiliza también cuando, en estructuras
que responden en el rango inelástico, se desea estudiar el efecto sobre la estructura de
nuevos sismos y se quiere permitir la acumulación de daño, para que el segundo evento
encuentre la estructura con la reducción de rigidez que dejo el primer sismo. Una
variante de esta metodología es dejar una zona con aceleraciones muy bajas entre
registro y registro.

I Compresión y expansión - En aquellos casos en los cuales no se dispone de un


acelerograma que tenga un contenido importante de energía en el rango de frecuencias
que se desea estudiar, el acelerograma se puede comprimir o expandir, lo cual consiste
en modificar el intervalo de digitalización, introduciendo un valor que alargue o acorte
los períodos predominantes del registro. Esta técnica se utiliza algunas veces para
simular efectos de amplificación de onda por el suelo, pues al comprimir o expandir la
escala de tiempo se varía la escala de periodos en el espectro, en la misma proporción
en que se cambie el intervalo de digitalización. A modo de ejemplo, supongamos que se
desea un registro similar al de ciudad de México de 1985, pero con el pico del espectro
de aceleraciones en un período de 1.5 s, en vez del valor de 2.1 s del registro original. El
intervalo de digitalización del acelerograma original es de 0.02 s, Por lo tanto cebe
utilizarse el acelerograrna con un intervalo de digitalización igual a 0.02·1.5 / 2.1 =
0.01~ s.

Ordenada espectral prefijada - Cuando se quiere que el espectro tenga un valor


prefijado en una de sus ordenadas espectrales, se varía Ate del registro en la misma
proporción en que se quiere variar la ordenada espectral, pues el espectro es totalmente
proporcional al valor de la aceleración máxima del terreno.

En resumen, los criterios a emplear al definir familias de acelerogramas a utilizar con


procedimientos de análisis dinámico consistentes en evaluaciones cronológicas,
obtenidas integrando paso a paso la ecuación de movimiento, debe tratarse de cumplir
los siguientes criterios respecto los acelerogramas que se utilicen:

(a) deben utilizarse, para efectos de diseño, la respuesta ante un rrurumo de tres
acelerograrnas diferentes, todos ellos representativos de los movimientos esperados del
terreno, pero que cumplan la mayor gama de frecuencias y amplificaciones posible.

209
(b) los espectros de respuesta de los acelerogramas empleados no pueden tener
individualmente ordenadas espectrales, para cualquier período de vibración, menores
que un porcentaje prefijado, del orden del 60 al 80% de las ordenadas espectrales de los
movímíentos esperado del terreno definidos a través de un espectro de diseño.

(e) La envolvente de los espectros de respuesta de los acelerogramas empleados no debe


variar, hacia arriba o hacia abajo, en más de un porcentaje prefijado, del orden del 25 al
30% con respecto a las ordenadas del espectro de diseño.

.7 Espectros d: diseño de las normas de diseño sísmico


En la presente Sección se hace referencia al desarrollo histórico del espectro de diseño
que se incluye en las normas de diseño sismo resistente. Además se presentan las
formas del espectro de diseño de algunas normas modernas y se discuten sus
fundamentos a la luz de lo presentado anteriormente.

'.7.1 Desarrollo histórico del espectro en las normas sísmicas

Los primeros requisitos de diseño sísmico obligaban a tratar el sismo como una fuerza
horizontal análoga al viento. La ciudad de San Francisco fue reconstruida después del
terremoto de 1906 utilizando como fuerzas de diseño para el sismo una presión de
viento igual a 1.') kPa (1--16 kgf'/rn", ó 30 libras por pie cuadrado), A finales de la década
de 1920 se iniciaron los primeros códigos sísmicos propiamente dichos. En ellos se
introdujo el concepto de coeficiente sísmico, el cual corresponde a la fracción del peso
de la estructura que debe utilizarse como fuerza horizontal sísmica de diseño.

En la versión de 1::)27 del Uniform Building Code (UBC). el cual todavía es el código más
utilizado en la costa oeste de los Estados Unidos, se prescnbía un coeficiente sísmico, C,
que variaba entre el 7.5 y el 10%. El Código de la ciudad de Los Angeles exigía en 1933
un C de 8%. En 19--13 el Código de esta misma ciudad introdujo el primer coeficiente
sísmico que involucraba de alguna manera un espectro de diseño. La fórmula para
evaluación del coeficiente en ese Código era la siguiente:

C= 0.60 (7-3--1)
N+4.S

Donde N era el número de pisos de la estructura. Este número estaba restringido a un


máximo de 13 pisos. Restricción que existió en otras ciudades importantes localizadas
en zonas sísmicas como es la ciudad de Tokio, en la cual la restricción de altura se
mantuvo hasta la década de 1960.

Este desarrollo de los códigos sísmicos en norteameríca fue tomado a mediados de la


década de 1950 por la Asociación de Ingenieros Estructurales de California (SE~OC), la
cual publicó en 1959 unas disposiciones para diseño sísmico que involucraban el
concepto de período de víbración del edificio. La ecuación para el cálculo del coeficiente
sísmico dada por este código, la cual corresponde realmente un espectro simplificado
de diseño:

(7-35)

Donde T correspondía al período fundamental del edificio y se indicaba que para


edificios aporticados el período fundamental, en segundos, era un décimo del número
de pisos. La fuerza horizontal de diseño en la base de la estructura, V, debida al sismo
se determinaba como:

210
~---------------~-~------..,..-..,..--..,..-------------'---

V=KCW (7-36)

Allí K dependía del tipo de estructura y los requisitos de detallado y despiece, en el


caso de concreto reforzado, que se siguieran y W correspondía al peso de carga muerta
de la estructura y su contenido. Estas fuerzas sísmicas de diseño estaban prescritas al
nivel de esfuerzos de trabajo, por lo tanto para ser utilizadas con procedimientos de
diseño por el método de la resistencia, o rotura, debía usarse un factor de carga que en
esa época se fijó en lA para concreto reforzado.

La ecuación para el cálculo del coeficiente sísmico, ecuación (7-36), se mantuvo en las
versiones de SEAOC y UBC hasta finales de la década de 1980. No obstante la ecuación
para el cálculo del corte basal fue modificada en la versión de 197-l de SEAOC y de
1976 de UBC a la siguiente forma:

V =ZIKCSW (7-37)

donde se incluyeron los siguientes términos nuevos: Z es un coeficiente de zona sísmica


que toma en cuenta el nivel de amenaza sísmica del sitio, 1 es un coeficiente de
importancia que obliga a fuerzas de diseño sísmico mayores para estructuras
indispensables para La recuperación de la ciudad con posterioridad a la ocurrencia de
un temblor y S es un coeficiente de sitio que toma en cuenta la posibilidad de
amplificación de los efectos sísmicos debido a la presencia de suelos blandos en los
estratos subyacentes en el sitio.

En 1978 se publicó [ATC, 1978J por parte del Applíed Technology Council (ATC) un
código sísmico modelo al que denominó ATe3, el cual puede decirse que corresponde
a la primera normativa sismo resistente verdaderamente moderna, pues involucró los
grandes avances en ingeniería sísmica que han ocurrido con posterioridad a la Segunda
Guerra Mundial. El ATC-3 es la base de los requisitos sísmicos de las normas sismo
resistentes colombianas, y lo fue especialmente de su primera versión, Código
Colombiano de Construcciones Sismo Resistentes CCCSR-8-l, [MOPT, 1984J. En 1985 la
SEAOC involucró gran parte del ATC-3, con algunas modificaciones en su versión
[SEAOC, 1985J de ese año y el UBC en su versión de 1988 [JCBO, 1988] hizo lo mismo.
Dentro del medio norteamericano El ATe-3 fue adoptado por el programa NEHi\P
(National Earthquake Hazards Reduction Program) del Building Safery Council como los
requisitos recomendados [FEMA, 1986J para diseño sísmico en Estados Unidos,
programa dentro del cual se han realizado revísiones periódicas al documento [FEMA,
1991,1994hl.

Recientemente, todas las entidades que desarrollan los códigos modelos dentro de los
Estados Unidos se unieron en una sola institución denominada International Code
Council para producir un código modelo único el cual se denominará International
Building Code - IBC, cuya primera versión aparecerá en el año 2000, para la cual ya
existe un borrador (ICC, 1997]. El borrador existente es un compromiso entre los
requisitos que contiene el NEHRP-9-l [FEMA, 1994b] Yel UBC-97 (ICBO, 1997].

A continuación se hace una descripción de la forma de los espectros de diseño del


ATC-3, siguiendo con las versiones más modernas de algunas de las normas de diseño
sismo resistente mencionadas, incluyendo las nuevas normas sismo resistentes
colombianas NSR-98, el Reglamento de la Ciudad de México el cual trata de una manera
especial el efecto de suelo blando, el cual tiene interés por tener la ciudad de Bogotá
una situación similar, y el Eurocode 8.

7.7.2 Forma del espectro del A TC-3

211
unámica estructural aplicada a/ diseno SISI1lICU

En el ATC-3 [ATe, 1978J al desarrollar las disposiciones de diseño se utilizaron dos


parámetros para caracterizar la intensidad del movimiento de diseño del terreno. Estos
parámetros se denominan Aceleración Pico Efectiva (APE), A¿ Y la Velocidad Pico Efectiva
(VPE), que expresada en términos de la aceleración se denomina Av. Por definición estos
parámetros se prescriben de tal manera que tengan una probabilidad de sólo 10% de ser
excedidos en un lapso de 50 años.

Para entender mejor el significado de APE y VPE, éstos deben considerarse como
factores de normalización en la obtención de espectros suavizados de respuesta elástica
para movimientos de terreno de duración normal. Al dibujar el espectro de respuesta de
un sismo fuerte en papel logarítmico tripartita, en el cual es posible describir
simultáneamente los espectros de aceleraciones, de velocidades y de desplazamientos
como se explicó en la Sección 5.4, se puede observar que en algunos rangos de período,
la aceleración espectral,. o la velocidad espectral varían muy poco. En general, para
espectros de sismos registrados en roca, en el rango de períodos entre 0.1 y 0.5
segundos, la aceleración espectral permanece casi constante. Igualmente para el rango
entre 0.5 y 2.S segundos la velocidad permanece constante.
10

1
Sv
i
'/
rJ ""8,.
0.1
r
I
i

0.01
I
0.1 0.5 10
Período T (s)

Figura 7-29 - Representación de cómo se obtienen APE y VPE


de un espectro de respuesta con 1; = 5%

Basado en lo anterior, la APE se define en el ATC-3 proporcional a las ordenadas del


espectro para períodos en el rango entre 0.1 y 0.5 s, mientras que la VPE se define
proporcional a las ordenadas del espectro para un período aproximadamente de un
segundo. La constante de proporcionalidad para un espectro con cinco por ciento de
amortiguamiento, ~ = 5%, se fijó en un valor de 2.5 en ambos casos, constante que
proviene del estudio estadístico de espectros de respuesta, especialmente los trabajos
de Newmark y Hall.

Entonces:
S
APE=_3 (7-38)
2.5
y
VPE=~ (7-39)
2.5

Para un mmimiento específico y real del terreno la ArE y VPE se pueden estimar así: se
dibuja en papel logarítmico tripartita el espectro de respuesta para un amortiguamiento

212
del 5% para el movimiento real y se trazan líneas rectas entre las ordenadas
correspondientes a los períodos mencionados anteriormente donde estas ordenadas
permanecen casi constantes. Estas rectas corresponden a una regresión lineal y están
trazadas en una media más una des,iación estándar de los puntos. El valor leído de
aceleración y de velocidad en estas líneas rectas se divide por 2.5 para obtener la APE y
VPE respectívamente. La APE y VPE así obtenidas se relacionan con la aceleración pico
del terreno, Ate, Y la velocidad pico del terreno, Vto, pero no son necesariamente las
mismas, ni incluso proporcionales a la aceleración y velocidad pico pues involucran
aspectos adicionales, como se describe a continuación.

Cuando existen frecuencias muy altas en el movimiento del terreno la APE puede ser
bastante menor que la aceleración pico. Esto es consistente con el hecho de que recortar
el pico más grande de un acelerograma tiene poco efecto en el espectro de respuesta,
excepto para períodos más cortos' que aquellos que corresponden a estructuras
normales. Además las cimentaciones rígidas tienden a evitar el paso de los períodos
extremadamente cortos del movimiento de campo abierto. Por otra parte la \PE

I generalmente será mayor que la velocidad pico a distancias considerables de un temblor


de gran intensidad. Con la distancia los movímíentos aumentan de duración y se
vuelven más periódicos. Estos factores tienden a producir aumentos proporcionalmente
mayores en esa parte del espectro de respuesta representado por VPE. Si un temblor es
de muy corta o muy larga duración es necesario corregir APE y VPE para que sean más
representativos del evento. Hay evidencia que demuestra que movimientos sísmicos que
tienen diferente duración pero espectros de respuesta semejantes causan daños
diferentes, siendo menor el daño en el de menor duración.

En cualquier lugar el diseño puede estar regido ya sea por APE o por VPE. Sin embargo,
es conveniente conocer ambos valores. Para efectos de determinar las fuerzas a que se
debe someter la estructura para efectos de diseño APE y VPE se reemplazan por A, Y Av
respectivamente, donde ambos están expresados como un porcentaje de la aceleración
de la gravedad. Para convertir VPE en Av se utiliza la siguiente tabla:
Tabla 7-12 - Relación entre VPE y Av

Velocidad Picu
Efectiva
VPE (rn/s) ( )
0.30ll OAO
0.150 0.20
0.075 0.10
O.03S (JOS

De acuerdo con la tabla anterior puede fijarse la siguiente conversión:

VPE
A =--
v 0.75

Donde Av se expresa como fracción de la gravedad y Vi'E esta expresada en mis. Las
ecuaciones que definen el espectro se obtienen de la siguiente manera: para la zona de
amplificación de aceleraciones el espectro está definido como 2.5 veces la APE, por lo
tanto el espectro de aceleraciones como fracción, de g es:

(7 -41)

Para la zona de amplificación de velocidades el espectro está definido como 2.:3 veces la
VPE, por lo tanto:

S, = 2.5VPE
Dinrunic« eSlrllCllCnll UjJIIClIUl{ " . " " " o . v " . " .• _._

cohesivos que van desde blandos hasta medianamente rígidos, caracterizados por
valores de V s inferiores a 200 mis en los 20 m superiores.

Tabla 7-27 - Valores de los parámetros que definen el espectro elástico

Clase de k1 k2 TB TD
perfil de suelo
S 130 Te
(s) (s) (s)
A 1.0 2.5 1.0 2.0 0.10 OAO 3.0
B 1.0 2.5 1.0 2.0 0.15 0.60 3.0
e 0.9 2.5 1.0 2.0 0.20 0.80 3.0

>
o
Periodo T, (s)

Figura 7-40 - Espectro elástico del Eurocódigo 8

Cuando el perfil de suelo incluye estratos superficiales de origen aluvial con espesores
que varían entre 5 y 20 m, localizados sobre materiales más rígidos como los del perfil
clase A, puede utilizarse la forma del espectro para perfiles clase B, utilizando un valor
de S igual a 1 A, a menos que se realice un estudio especial. El valor del coeficiente de
corrección para el amortiguamíento, se puede determinar por medio de:

T\ = ~ 2+~
7 2: 0.7 (7-68)

donde ~ es el valor del coeficiente de amortiguamiento viscoso de la estructura


expresado en porcentaje. El valor del desplazamiento máximo del terreno, d g , se puede
determinar por medio de la siguiente expresión:

(7-69)

El Eurocódigo 8 trae un espectro de diseño reducido por efectos de respuesta en el


rango inelástico, al que denomina espectro de diseño para análisis lineal. El espectro se
reduce por medio de un coeficiente de comportamiento q. B coeficiente de
comportamiento q corresponde al cociente entre las fuerzas sísmicas que la estructura
experimentaría si su respuesta fuera totalmente elástica, con un coeficiente de
amortiguamiento de 5% del crítico, y las fuerzas sísmicas minimas de diseño, cuando
éste se realiza utilizando un modelo matemático elástico. Este espectro de diseño está
definido de la siguiente manera:

Para O~ T ~ TB

280
úll1ica eslructural HpllClIlIU u, lt ""u." .'<.- •.•• ~"

valores de los parámetros Na Y N v. El UBC-97 establece que la localización y tipo de las


fuentes sismogénicas para ser empleadas debe sustentarse en información geotécnica y
geológica aprobada, por ejemplo datos del USGS (United States Geological Survey) o del
CDMG (California Division of Mines and Geology).

Tabla 7-24 - Tipos de fuentes sismogénicas del UBC-97

Definición de la fuente
sismo énica
Tipo de fuente Descripción de la fuente Magnitud de Tasa de
sismogénica sismogénica
Momento M w actividad SR
máxima (aun/año)
Fallas que son capaces de
producir eventos de magnitud
A M;:: 7.0 SR;:: 5
grande y que tienen una tasa alta
de activídad sísmica
M;:: 7.0 SR< 5
fallas diferentes a las de
B M< 7.0 SR> 2
tipo A o e

I
M;:: 6.5 SR< 2
Fallas que no son capaces de
producir sismos de magnitud
e grande y que tienen una tasa de
M< 6.5 SR~2

actividad relativamente bala

Los dos criterios de magnitud de momento sísmico, M w , Y de tasa de actividad, SR,


deben cumplirse simultáneamente para efectos de determinar el tipo de fuente
sismogénica. La magnitud de momento sísmico, Mw , está definida en la Sección -1.52.
Además se indica en el UBC-97 que las fuentes sismogenicas de subducción deben
evaluarse en cada caso con base en criterios apropiados.

Tab!1 7-25 - Coeficiente de campo cerceno Na del UBC-97

Distancia más corta a la fuente


Tipo de fuente sísmoaeníca conocida km
sismogénica
~2km 5km ;:: 10 km
A 1.5 1.2 l.U
B 1.3 LO lO
e 1.0 1.0 1.0

Tabla 7-26 - Coeficiente de campo cercano N, del UBC-97

Distancia más corta a la fuente


Tipo de fuente sísmozéníca conocida km
sismogénica
<2km Jkm 10 k 111 I > l.) km
A 2.0 1.6 1.2 I 1.0
B 1.6 1.2 1.0 : l.0
e lO 1.0 l.0 I lO

Se permite interpolar entre los valores dados en las Tablas 7-25 y 7-26. La distancia más
corta a la fuente sismogénica debe ser la mínima distancia entre el lugar de interés y el
área correspondiente a la proyección del plano de la fuente en un plano horizontal
localizado al nivel de la superficie del terreno. No hay necesidad de incluir dentro del
plano de la fuente partes de él localizadas a profundidades mayores de 10 km. Deben
tomarse los valores de los coeficientes de campo cercano mayores, de los calculados
para todas las fuentes sismogenícas que puedan afectar el lugar de interés.

7.7.S Forma del espectro del Eurocodiqo-B

Dentro del grupo de Códigos producidos por el Comité Europeo de Normalización


(CEN), el Eurocódigo 8 corresponde a los requisitos sísmicos ICEN, 19941. Dentro de

228
donde tanto S, como VPE están en mis. Ahora utilizando la relación dada en la ecuación
(5-11) obtenemos:

s = roSv = ro2.5VPE
a g g

convirtiendo la frecuencia ro en período T y aplicando la ecuación (7-40):

s = 21t 2.5· 0.75 Av = 1.2 Av (7-44)


a T g T

Este espectro está definido entonces para un coeficiente de amortiguamiento, ~, de 5%


del crítico. El comentario del ATC-3 indica que si se quiere obtener el espectro para S de
2% las ecuaciones dadas, (7-41) Y (7-44), deben multiplicarse por 1.25; Igualmente indica

I
que el espectro de aceleraciones verticales puede obtenerse con una precisión aceptable
multiplicando las ordenadas del espectro por un factor de 0.67. El espectro definido por
el ATC-3 es además afectado por las siguientes causas:

Con base en los estudios de Seed, discutidos en la Sección 7.4.3 se fijaron los tres tipos
de suelo presentados alli. Para cada uno de estos tipos de perfil de suelo se propuso un
coeficiente de amplificación por efecto del suelo, S, dado a continuación:

Tabla 7-13 - Coeficiente de sitio del ATC-3

Tipo de Perfil de suelo


S, I S2 I S"
S 1.0 I 1.2 I L,

Además se incluyó un coeficiente de modificación de respuesta, R, el cual tiene en


cuenta tanto el amortiguamiento del sistema estructural como su ductilidad cuando la
estructura trabaja más allá del límite elástico y llega cerca a su resistencia última. Por lo
tanto para un sistema estructural conformado por un material con poco
amortiguamiento y frágil, con poca capacidad de resistir deformaciones más allá del
límite elástico, el valor del coeficiente de modificación de respuesta sería muy cercano él.
la unidad. En el otro extremo un sistema estructural con amortiguamiento alto y
conformado por un material con gran ductilidad sería capaz de resistir deformaciones
muy superiores al límite elástico, por lo tanto se justificaría el uso de un coeficiente de
modificación de respuesta alto. En el ATC-3 los valores de R van desde 1.25 para
sistemas compuestos por muros de carga de mampostería no reforzada hasta un
máximo de 8 para pórticos dúctiles especiales de acero y sistemas duales compuestos
por pórticos y muros de cortante de concreto reforzado, los cuales deben cumplir
requisitos especiales que van más allá de lo que prescriben normalmente las normas
que rigen el diseño de cada material estructural en zonas no sísmicas.

Además con ei fin de dar un mayor grado de conservatismo en el diseño de edificios


altos con períodos de vibración largos, se introdujo un exponente de 2/3 al período de
vibración en la ecuación (7-44) al convertirla de espectro de aceleraciones a coeficiente
sísmico. Entonces, el coeficiente sísmico tal como lo prescribe el ATC-3 está dado por la
siguiente ecuación:

(7-45)

Cuando se trata de perfiles de suelos tipo S3 y Aa es mayor o igual a 0.30 el factor 2.5
que multiplica a Aa en la ecuación (7-45) se convierte en 2.0. El coeficiente sísmico es

214
corresponde entonces a un espectro inelástíco de aceleraciones expresadas como una
fracción de la aceleración de la gravedad, g, y definido al nivel de resistencia. El ATC-3
incluye mapas de Aa Y Av con valores de 0.00, 0.05, 0.10, 0.15, 0.20, 0.30 Y0.40, para las
diferentes regiones de los Estados Unidos. Estos espectros tienen entonces la forma
mostrada en la Figura 7-30.
3.0

2.5

2.0

.es 1.5

1.0

0.5

0.0
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0
Perfodo T, (s)

Figura 7-30 - Coeficiente sísmico normalizado del A TC-3 ;Jara Aa =Av =R =1.0
Es evidente que el espectro del ATC-3 es un espectro inelástico de aceleraciones
máximas dentro de la teoría de Newmark-Hall. Las ordenadas espectrales del espectro
elástico corresponden a un nivel de probabilidad de la media más una desviación
estándar (véase la Tabla 7-2) para un coeficiente de amortiguamiento de 5% del crítico.
La introducción del efecto inelástico se logra a través del coeficiente de modificación de
respuesta R el cual en alguna medida corresponde a la capacidad de disipación de
energía de la estructura como un todo, por lo tanto no corresponde a una ductilidad en
el sentido estricto que se aplica a sistemas elastoplásticos, como se explicó en la Sección
6.4.

Es importante hacer notar que el espectro del ATC-3 se mantiene constante en la zona
de períodos cortos, en vez de tender a la aceleración del terreno como ocurre en un
espectro de respuesta o aún en los espectros de diseño conformados de acuerdo con la
teoría de Newmark-Hall. Existen dos razones para adoptar esta política. La primera tiene
que ver con el hecho de que los sistemas estructurales al verse sometidos a los efectos
del sismo y responder en el rango inelástico sufren un descenso en su rigidez, con un
correspondiente alargamiento de su período de vibración. Por lo tanto es de esperarse
que durante un temblor fuerte el período se desplace hacia la derecha en el espectro.
Para estructuras rígidas, de períodos cortos, si el diseño se hiciera para aceleraciones
cercanas a las del terreno es muy probable que al alargarse el período se vieran
sometidas a aceleraciones mayores y esta es una de las razones para mantener el
espectro constante en la zona de períodos cortos.

La segunda razón tiene que ver con la posibilidad de ejercer la ductilidad a. niveles
bajos del período. En la Figura 6-48 es evidente que en la zona de períodos cortos, para
sistema'> elastoplásticos la diferencia entre el espectro inelástico de aceleraciones
máximas y el espectro elástico corresponde a un factor variable que va desde 1 para
períodos muy cortos, hasta ~2¡.¡. -1 en la zona de amplificación de aceleración y solo
cuando se llega a la zona de amplificación de velocidad la diferencia con el espectro
elástico está regida por ¡.¡.. Esto implicaría tener que definir un coeficiente de
modificación de respuesta, R, variable. Desde el punto de vista práctico se prefirió por

215
náinica esérucl ural apliccu/a (H (/I:;ellu """'/t" v

estas dos razones dejar el espectro constante e igual al valor máximo en la zona de
períodos cortos, y en consecuencia, el ATC-3 se prefirió dejar el valor de R constante.

.7.3 Forma del espectro de las nuevas normas sísmicas colombianas

Los requisitos de las primeras normas sismo resistentes colombianas, el Código


Colombiano de Construcciones Sismo Resistentes (CCCSR-84 - Decreto 1400 de 1984)
[MOPT, 1984], provienen de una adaptación del ATC-3 [ATC, 1978] realizada en la
Norma AIS 100-81 de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica [AIS, 1981, 1983,
19971. Para la elaboración de la Norma AIS 100-81 se contó con el aporte de algunos de
los expertos norteamericanos que desarrollaron el ATC-3, permitiendo variarlo para
atender de una manera adecuada algunos parámetros de índole local, propios del país.
El CCCSR-8-1: fue adoptado por el Gobierno Colombiano en 198-1:, con posterioridad a la
ocurrencia del sismo de Popayán de Marzo 31 de 1983 Y como consecuencia de él. En
1993 se inició la discusión para una actualización del CCCSR-8-1:. .-\ raíz de esto la
Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, desarrolló a través de su Comité J 00, una I
II
nueva versión de la norma, ahora denominada AIS 100-97 [AIS, 19971. Esta versión
corresponde al contenido técnico de las nuevas normas sismo resistentes colombianas,
NSR-98 [AIS, 1998], las cuales comprenden los requisitos de la Ley -lOO de 1997 y del
Decreto 33 de 1998.

En las NSR-98 los movinuentos sísmicos de diseño están definidos en función


únicamente del parámetro A, el cual tienen una probabilidad de ser excedido de solo
10% en un lapso de 50 años. En la nueva versión de la norma, se suprimió el parámetro
Av, que contenia el A TC-3 Y el CCCSR-84. La razón de esto fue la conciencia de que en el
país no se dispone de información sismológica, tectónica, ni de registros acelerográficos
de movimíentos fuertes que permitan distinguir entre los dos parámetros. El Código
divide el país en tres zonas de amenaza sísmica, las cuales son función del valor de Aa.
En la Figura 4-25 se presentó el mapa de valores de Aa, yen la Figura 4-24 las zonas de
amenaza sísmica. Estos valores fueron definidos por medio del estudio de la referencia
[Carda et al., 1996].

Las zonas de amenaza sísmica tienen las siguientes definiciones: Zona de Amenaza
Sismica Baja - Es aquella zona donde A, es menor o igual a 0.10. Zona de Amenaza
Sísmica Intermedia - Es aquella zona donde Aa es mayor de 0.10, sin exceder 0.20. Zona
de Amenaza Sísmica Alta - Es aquella zona donde Aa es mayor que 0.20.

La definíción del espectro elástico de diseño de NSR-98, para un coeficiente de


amortiguamiento de 5% del crítico, es la siguiente:

s = 1.2A aSI
(7-4G)
a T

Para períodos de vibración menores de Te, calculado de acuerdo con la ecuación (7-47),
el valor de s. puede limitarse al obtenido de la ecuación (7-48).

Te =0.48 S (7-47)
y
(7-48)

Para períodos de vibración mayores que T L , calculados de acuerdo con la ecuación


(7-49), el valor de Sa no puede ser menor que el dado por la ecuación (7-50).

(7-49)
y

216
s = Aa 1 (7-50)
a 2

¡Sa=2.SAa 1
S.
(g) Nota:
Este espectro está definido para

,1,1
1
un coeficiente de amortiguamiento
igual al 5 por ciento del crítico

, 1
, 1
I
, I

I '
' ! 1
,

,\ I I
Para análisis dinámico, .soto
modos diferentes al fundamental
en cada dirección principal en planta

II ,
To =0.3s
I
Te TI. T(s)
Tc = 0.48 S TL=2.4S

Figura 7-31 - Espectro elástico de diseño, normas sismicas colombianas N5R-98

Cuando se utilice el análisis dinámico de sistemas de varios grados de libertad, para


períodos de vibración diferentes del fundamental, en la dirección en estudio, menores
que To (T; = 0.3 s), el espectro de diseño puede obtenerse de la ecuación (7-51).

(7-51)

Por definición S, es la máxima aceleración horízontal, expresada como porcentaje de la


gravedad, a que se ve sometido un sistema de un grado de libertad con un período de

I vibración T cuando se ve expuesto a los movimientos sísmicos de diseño. Este espectro


está definido al nivel de resistencia.

El coeficiente de Importancia 1 se define en función del uso de la edificación, la cual


debe clasificarse dentro de uno de los siguientes grupos de uso:
Grupo de Uso IV - Edificaciones Indispensables - Este grupo comprende
aquellas ediñcacíones que deben funcionar durante y después del sismo y que son
indispensables después de un temblor para atender la emergencia y preservar la salud y
la seguridad de las personas y que además su operación no puede ser trasladada
rápidamente a otra edificación. Este grupo debe incluir hospitales, clínicas, centros ele
salud, centrales telefónicas y de telecomunicación.
Grupo de Uso III - Edificaciones de atención a la comunidad - Este grupo
comprende aquellas edificaciones que son indispensables después de un temblor para
atender la emergencia y preservar la salud y la seguridad de las personas, exceptuando
las del Grupo IV. Este grupo debe incluir estaciones de bomberos, estaciones de policía,
garajes de vehículos de emergencia, etc.
Grupo de Uso 11 - Estructuras de ocupación especial - Incluye cualquier
edificación donde pueden reunirse más de 200 personas en un mismo salón, graderías
al aire libre donde pueda haber más de 2000 personas a la vez, escuelas, universidades,
almacenes con más de 500 m- por piso, edificaciones donde residan o trabajen más de
3000 personas, y todas aquellas edificaciones en donde sus ocupantes estén
restringidos en su movimiento o donde pueda presentarse pánico general.
Grupo de Uso 1 - Estructuras de ocupación normal - Todas las otras
edificaciones no cubiertas por los grupos anteriores.

217
El coeficiente de importancia, J, toma los valores siguientes, según el Grupo de Uso:
Tabla 7-14 - Coeficiente de importancia en las NSR-98

Gruno ele Uso


IV I III I n I I
I l.3 I 1.2 I 1.1 I 1.0

NSR-98 requiere que los efectos locales de respuesta sísmica deben evaluarse con base
en los perfiles de suelo que se muestran en la Figura 7-32, permitiéndose el empleo de
un procedimiento alterno, derivado de los requisitos del NEHRP-94, como se presentó
en la Sección 7.4.3. Además las NSR-98 permiten el empleo de espectros provenientes
de estudios de micro zonificación, los cuales existen en la actualidad para las ciudades
de Popayán [Ingeominas y Comunidad Económica Europea, 1992] y Bogotá [Ingeominas
y Universidad de los Andes, 1997], y están en desarrollo en otras ciudades. .

Perfil 51 - 5 = 1.0

SUPERFICIE

Material rocoso con velocidad


de la onda de cortante (Vs)
mayorde 750 mis

Perfil 52 - S = 1.2

SUPERFICIE

Perfil 53 - 5 = 1.5

SUPERFICIE

I
Perfil 54 - 5 = 2.0

SUPERFICIE

218
Figura 7-32 - Tipos de perfil de suelo y coeficiente de sitio N5R-98 lA15, 1998J

Tabla 7-15 - Coeficiente de sitio en las N5R-98

Tipo de Perfil de suelo


SI I S2 I S, I S.
S i.o I 1.2 I l.5 I 2.0

En la Figura 7-33 se muestran los espectros elásticos de diseño para las principales
ciudades del país.

1.0

0.9 /cúcuta" ~ocoa, Neiva, Pasto, Quib ó, Víllavicen io, Aa = 0.30

0.8 ji'- /Armeni¡; Bucaraman ~a, Cali, Man zales, Pereir: , PopayánA =0.25

I s,
0.7
0.6
, ~ \//
jX0.
B09

/
~tá D. C., FIOrncia, Ibagu , Medellín, TL nja, Yopal, A'iJ =0.20

Arauca, Morjtería, Riohac a, Sta Marta Sincelejo, A =0.15

0.5 Barra:quitla, ceru gena, SanA drés, San Jos é del Guaviare, Valledupar, Aa =0.10
\'A~
/
(g) 004
=0.05
0.3
~~K .:" icía, Mitú, pt ~ Carreño, pt ~ Inírida, Aa

,~~ ~
0.2
~ t:::-===;2: ..::::::::::..:
- -
0.1

0.0
0.0 0.5
--- 1.0
....
1.5 2.0 2.5 3.0

Período, T (s)

Figura 7-33 - Espectros elásticos de diseño de las principales ciudades colombianas, para S,," La re "" 1.0

En las N5R-98 el espectro inelástico se obtiene dividiendo las ordenadas espectro


elástico por el coeficiente de reducción de resistencia R = n~. 4>a y %
corresponde a coeficientes menores que la unidad, que representan el grado de
irregularidad en altura y en planta, respectivamente, que tiene la edificación. El
coeflciente de modificación de respuesta básico, Ro, está basado en los mismos
principios que en el ATC-3. En las NSR-~)8 va desde un valor de 1.0 para estructuras de
mampostería no reforzada hasta un máximo de 8.0 para sistemas duales.

Las N5R 98 definen además un espectro que se debe emplear en la verificación de


edilicaciones indispensables del Grupo de uso IV. Este espectro corresponde a unos
movimientos sísmicos que se han denominado del umbral de daño. La aceleración
máxima del terreno de estos movimientos sísmicos de denomina Ad , y se muestran en le
mapa de la Figura 4-24.

7.7.4 Formas espectrales de la microzanittcacián sísmica de Bogotá

El Ingeominas y la Universidad de los Andes entre 1994 y 1997 realizaron una serie de
estudios tendientes a determinar las características de la respuesta sísmica local dentro
del casco urbano de la ciudad de Bogotá [Ingeominas y Universidad de Jos Andes, 19971.

Los estudios comprendieron investigaciones en tectónica, neotectónica y sísmología. El


objetivo principal fue identificar y caracterizar la actividad reciente de las principales
fallas geológicas situadas dentro de un radio de 200 km alrededor de la ciudad,
establecer los sismos asociados a ellas y determinar mediante técnicas de
probabilísticas, los sismos máximos que pueden afectar la ciudad. Se formuló un
modelo sismotectónico preliminar para la región, se actualizó el catálogo de eventos

21D
sísmicos históricos e instrumentales de la región, se realizó un análisis probabilístico de
la aceleración horizontal máxima para la ciudad, y se definieron acelerogramas de
diseño para los tres sistemas de fallas activas más importantes. Los sistemas de fallas
que pueden afectar la ciudad se muestran en la Figura 4-7.

-Zona 1
Zona 2

Zona5B
Zona5A

O
11 Zona 1 - Cerros o 2 4 G 8 1Dkm
Escala
~ Zona 2 - Piedemonte
11 Zona ~~ - Lacustre A
Zona 4 - Lacustre B
Zona 5A - Terrazas y Conos
Zona 58 - Terrazas y Conos Potencialmente Licuables

Figura 7-34 - Mapa de zonificación sísmica de Bogotá

Dentro de estas fallas, las más importante'> son: la falla frontal de la Cordillera Oriental,
las fallas del río Magdalena, y numerosas fallas locales. Aunque la zona de Subducción
de la costa del Océano Pacífico se encuentra a más de 300 km de la ciudad, la zona de
Benioff que se presenta tiene capacidad de producir sismos que pueden afectar la
ciudad. El valor esperado de la aceleración máxima en roca obtenido en el estudio
coincide con el valor de 0.20g obtenido en el estudio de amenaza sísmica realizado para
las nuevas normas sismo resistentes, NSR-98.

Se realizaron estudios de geología, hídrogeología, geofísica y geotécnia en la zona


urbana de la ciudad, necesarios para determinar la geometría, la caracterización
geomecánica y la respuesta dinámica del subsuelo, constituido por un depósito

220
cuaternario de origen lacustre cuyo espesor total puede alcanzar en algunos lugares
hasta 500 m de profundidad.

La investigación geofísica comprendió sondeos eléctricos verticales, reflexión y


refracción sísmica, gravírnetría, microtrepidaciones, y ensayos tipo "down hole". La
exploración geotécnica directa comprendió más de 2500 m de sondeos repartidos en 38
perforaciones que llegaron en algunos casos hasta 250 m de profundidad. Se realizaron
ensayos de laboratorio sobre las muestras para determinar las propiedades índice, de
resistencia y deformabilidad bajo cargas estáticas, y de propiedades dinámicas en
ensayos triaxiales cíclicos y del tipo "bender element",

La respuesta sísmica del subsuelo se estableció a partir de modelos unidimensionales


de propagación de onda de cortante y modelos bidimensionales dinámicos de
elementos finitos. Se identificaron cinco zonas de comportamiento homogéneo frente a
varias familias de acelerogramas, lo cual permitió determinar un espectro típico para

I
I
cada zona. En la Figura 7-3-1 se muestra la zonificación obtenida, yen la Figura 7-35 las
formas espectrales suavizadas correspondientes a cada zona.

0.8 -,-----,---,-----,---,-----,---¡------,-----¡------,----,

0.7 +-t---+--+--\------j;,.L--+---+--t----j---t----j-------j
Zona 3 - Lacustre A

0.6 +-Ie--fto--~-----\---+---+---I\----j---t----j-------j

0.5 +I:IH-J---Hr--+....lo¡:-+....;;-+---+~¡_j--_+_-_+-__I

Sa 0.4 -tII--I--Jy.--'¡"'--llr--'¡"'~"*--~-+-I-'~-t-­
(g)

0.2 -fI---t---¡----¡---t--+---==""""=---j-----"~-"'!i~~~

0.1 i - - - + - - i - - - + - - i - - - - t - - - - j - - - - - t - - - - j - - - - t _

0.0 +---+--+---+--+---+--+---+--+---+------j
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5 4.0 4.5 5.0
T (s)
Figura 7-35 - Espectros de diseño para las zonas sísmicas de Bogotá

7.7.5 Forma del espectro del Código de Ciudad de México de 1993

Las formas del espectro del Código de Ciudad de México corresponden a una manera de
atender un problema totalmente local de amplificación de onda causada por los estratos
profundos de arcillas blandas que conforman el suelo del valle donde está localizada la
ciudad. Este problema fue identificado por los investigadores locales hace varias
décadas y fue plasmado en el reglamento desde ese entonces. La última versión
existente antes de la ocurrencia del sismo de septiembre de 1985 [UNAM, 1986b] fue
modificada a raíz del sismo por medio de unas normas de emergencia [UNAM, 1986a]
que hoy en día se encuentran incorporadas al reglamento vigente [DFM, 1993].

221
Para efectos de determinar el espectro la ciudad está dividida en cuatro zonas que se
definen de la siguiente manera:

Zona 1 - Colinas - Roca o suelos rígidos depositados fuera del antiguo lago, con
posibilidad de existencia de lentes de arenas sueltas o arcilla relativamente blandas.

Zona II - Transición -- Arenas y arenas limosas con espesores de menos de 20 m e


intercaladas con estratos de arcillas de deposición lacustre de espesores que varían
entre unos centímetros y varios metros.

Zona III - Lacustre - Estratos de arcillas de deposición lacustre altamente compresibles,


localizados entre estratos de arenas limosas y arcillosas, puede haber depósitos de
arcilla hasta de 50 m y el espesor de los estratos de arenas puede variar desde unos
centímetros hasta varios metros.

El espectro elástico se define por medio de las siguientes ecuaciones:

Para T menor que T a :

s, = ( 3T)¡
1+ T
a
e (7-52)

Para T entre 'r, Y 'r, :

(7-53)

Para T mayor de T b :

(7 -5-1)

Los valores apropiados para cada zona de suelo son los siguientes:

Tabla 7-16 - Coeficientes pa:-a el espectro de' Código ée Ciudad dE' México

ZONA e Ta Tb r
1 0.16 0.2 0.6 i/2
II 0.32 tU 15 2/3
III (J-l OC; 3.9 1

El Código exige para edificaciones indispensables que el espectro se incremente en un


50%. Otra diferencia importante con respecto a otros códigos es que en el cálculo de la
masa de la estructura se exige incluir una parte importante de la carga viva,

222
0.5v

DA5
Zonal
DA
~
'V

0.35
V r-,
I I
J , <,
Sa
0.3'v
fl '"<, ~J1 Zonal
0.25
(g)
I <,
~
-......
0.2v

0.1 5
------ -
-
<, I¿onal

0.1 v
~ / .....
! I i I
0.05

0.0'v
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2,5 3.0 3.5 4.0 4.5 5.0
Período T (s)

Figura 7-36 - Espectros elásticos de diseño del Código de Ciudad de México

Para obtener el espectro inelástico de diseño al igual que en los otros códigos, se hace
una reducción por ductilidad, utilizando un factor de ductilidad, Q, totalmente
equivalente al R del ATC-3 y de AIS 100-97 y NSR-98. En este caso hay dos diferencias
importantes: la primera tiene que ver con los valores admisibles para Q los cuales eran
muy similares a los del ATC-3 y delAlf 100-97 y NSR-98, pero que a partir del sismo de
1985 fueron reducidos substancialmente. En la actualidad los valores van desde 1.5
para mampostería confinada o reforzada y un máximo de 4.0 para estructuras dúctiles
de concreto reforzado o acero. Para el caso de losas de reticular celulado, donde la losa
hace el papel de viga el valor de Q permitido es de 3.

El otro aspecto importante tiene que ver con el hecho de que dado que el pico del
espectro está muy corrido hacia la derecha y el espectro tiende al valor de la aceleración
máxima del terreno para períodos cortos, hay necesidad de hacer una corrección en el
"alar de Q en esta zona del espectro. Esta corrección se realiza utilizando un valor de Q'
para dív idir el espectro elástico y obtener el espectro inelástico de diseño. El valor de Q'
se obtiene así:

Para períodos T mayores que Ta :

Q'=Q (7- 55)

Para períodos T menores que T a :

Q'=l+(Q-l)~ (7-56)
Ta

7.7.5 Forma del espectro del NEHRP-94

Los requisitos contenidos en las recomendaciones del National Earthquake Hazard


Reduction Program - NEHRP, son en general actualizaciones del ATC-3. Su primera
versión, aparecida en 1986 IFEMA, 1986] recogía el texto del ATC-3 casi en SI] totalidad
y sin mayores variaciones. Luego fueron actualizados en 1991 [rEMA, 1991] y
posteriormente en 1994.
La versión de 1994 lFEMA, 1994b] trae variaciones importantes con respecto a las
versiones anteriores, especialmente en el espectro y particularmente en la forma como
se toman en cuenta los efectos de sitio. En la Sección 7.-!.3 se explicó en detalle la
manera como se toman en cuenta, dentro del NEHRP-94, los efectos de sitio y los
coeficientes de amplificación que se deben emplear para los diferentes tipos de perfil.

En la forma del espectro se mantiene la del ATC-3, pero la manera como se llega a él es
algo diferente. El espectro está definido de la siguiente manera:

(7-57)

Los valores de Ca Y C, se obtienen al realizar los siguientes productos:

(7-58)

(7-59)
I
donde los valores de Fa Y F, son los que se presentaron en las Tablas 7-9 y 7-10
respectivamente, aunque la norma no los usa directamente, pues sólo emplea los
coeficientes Ca Y C; e incluye Fa Y F, simplemente como una guía. La norma trae tablas
para los valores de los parámetros Ca Y C v, así:

Tabla 7-17 - Valores del coeficiente Ca

Perfil de Aa <0.05 Aa = 0.05 A a = 0.10 Aa =0.20 Aa = 0.30 Aa = 0.40


Suelo
A Aa 0.04 0.08 0.16 0.24 0.32
B Aa 0.05 0.10 0.20 0.30 0.40
C Aa 0.06 0.12 0.24 0.33 0.40
D Aa 008 0.16 0.28 0.36 0.44
E 0.13 0.25 0.34 u.313 0.36
--
Aa

Tabla 7-18 - Valores dp/ coeficiente C,

Perfil de Av <0.05 Av = 0.05 Av = 0.10 Av = 0.20 Av = 0.30 Av = 0.40


Suelo
A Av 0.04 0.08 0.16 0.24 0.32
B Av 0.05 0.10 0.20 0.30 0.40
C Av 0.09 0.17 0.32 0.45 0.56
D Av 0.12 0.24 0.40 0.54 0.64
E Av 0.18 0.35 0.64 0.84 0.96

A continuación se presentan los espectros que se obtienen para valores de Aa = Av =


0.10,0.20 Y 0.30.

224
0.7 , - - - - - , - - - - - - , - - - - - - - , - - - - - - , - - - - - , - - - - ,

0.6 +----~r_--+----+---+----+---_I

0.5 +_---+-~..____+----r_---+---_+---__I

0.4 +----+....---\"""':----+----+----\-----1
Sa
(g)
0.3 +----+.__-~..r----+=-_.;;::-+---_+---_I

0.2 +---..-'''i----~_:----t-='''--=+----\----'=''-l

Suelo Tipo A
t-----+------+----j-----+------+------i
J 0.0
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0

II Período T (s)
Figura 7-37 - Espectro de aceleraciones Aa = Av = 0.10, NEHRP-94

0.90 .------,----,---~r_---,-------,----,

I 0.80 +----+-----'\-J-------jf----+----+----i

I
0.70 +----+~----+~~---cf----+----+----i

0.60 +----....¡.,-~--+-----"""-----+-----+---

s, 0.50
(g) 0.40 +_-.......~d_----"o,d-- ~'o;;:_-7'P""""'-'-"""-_'q_---_t="'""""'"'~_I

0.30 +_---~c_""o--+_--~.....::_--""";_=---_+_---__I

0.20 r_----+-----""....,¡.::--""_;;;;d-=='-==t-----='T"-_==:J

0.10 L----t----L-=:=t=::::;t;;;;;;;;;:i::==d
0.00 +-------!-----+-------+----+-------!------I
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0

Período T (s)
Figura 7-38 - Espectro_ de aceleraciones Aa =Av = 0.20, NEHRP-94
1.0

0.9

0.8

0.7

0.6

Sa
(g) 0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

0.0
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0

Período T (s)
Figura 7-39 - Espectro de eceterectones Aa = Av = 0.30, NEHRP-94

225
---------------- - - - - - - ._---~----
7.7.7 Forma del espectro del Uniform Building Code (UBC-97)

El Uniform Building Code en su versión de 1997 [ICBO, 1997] adoptó los requisitos del
NEHRP-94 con algunas variaciones. La manera de plantear el espectro es similar a la de
versiones anteriores definiendo primero el cortante de diseño en la base, V, en función
del peso de la edificación W, lo cual conduce al siguiente espectro elástico implícito,
expresado como fracción de la aceleración de la gravedad:

C" 1
S a =--::;;2.5 (7-60)
Ca 1
T

El valor de S, debe cumplir la siguiente relación:

(7 -61)

Además, en las zonas de amenaza sísmica N 4, el valor del espectro debe cumplir.

(7-62)

El cortante de diseño en la base V se obtiene por medio de la siguiente expresión:

V=~W (7-63)
R

A diferencia de las versiones anteriores del UBe, en el UBC-97 las fuerzas sísmicas están
prescritas al nivel de resistencia, como en las normas sísmicas colombianas. R es un
coeficiente de modificación de respuesta con valores similares a los del ATC-3, que en
este caso van desde un valor minimo de 2.8 hasta un máximo de 8.5.

El territorio de los Estados Unidos está dividido en las siguientes zonas de amenaza
1
sísmica, a cada una de ellas se le asigna un valor del parámetro Z, como se define a
continuación:

TaNa 7-19 - Coefic:p.nte de zonificación sísmica del UBC-97

1 es un coeficiente de importancia que depende del tipo de ocupación que tenga la


edificación de la siguiente manera:
Tabla 7-20 - Coeficiente de importancia del UBC·97
I
Tipo de Ocupación 1
1. Instalaciones Indispensables 1.25
11. Instalaciones peligrosas 125
IlI. Estructuras de ocupación especial l.OO
1\ Estructuras de ocupación normal l.UO

Los efectos de amplificación de la onda sísmica se toman en cuenta por medio de un


procedimiento totalmente análogo al del NEHRP-94, presentado en la Sección 7.4.3.
Además, el UBC-97 introduce para las zonas de amenaza sísmica N 4, unos coeficientes
especiales dictados por la presencia de fallas activas en las cercanías de la edificación.
Esta es la primera vez que se lleva este tipo de requisitos a una norma de diseño sismo
resistente. Los coeficientes correspondientes a estos dos efectos son los siguientes:

22(;
Tabla 7-21 - Tipos de perfil de suelo del UBC-97

Propiedades promedio del suelo en


los 30 m suneríores del nerfíl
Ensayo de
penetración
Tipo de Nombre del tipo Velocidad de la estándar. N Resistencia al
perfil de de perfil de suelo. onda de (o Nchpara cortante no
suelo Descripción genérica cortante. V s drenado. Su
estratos de
en m/s suelos no en kl'a
cohesivos)
en golpes/pié
SA Roca competente > 1500 - -

I
;¡ SR Roca 760 - 1500 - -

I Se Suelo muy denso. o roca blanda 360 - 760 > 50 > 100

I So
SE
Sf
Perfil de suelo duro
Perfil de suelo blando
180 - 360
< 180
] 5 - 50
< 15
Perfil ele suelo que requiere una evaluación especial en el sitio
SO - 100
< 50

Los valores de los promedios ponderados de vs ' N, Nch y Su se calculan de la misma


forma que en el NEHRP-9-1:, tal como se indico en la Sección 7.4.3.

Tabla 7-22 - Coeficiente Ca del UBC-97


-
Tipo de Coeficiente sismico de zona, Z
perfil de
suelo Z = 0.075 Z = 0.1 5 Z = 0.20 Z = 0.30 Z~OAO

SA 0.06 0.12 0.16 0.2-1 0.32 Na


SB 0.08 0.15 0.20 0.30 OAO Na
Se 0.09 0.18 0.2-1 0.33 OAU Na
SO U.12 0.22 0.28 0.36 0.-1-1 Na
SE 0.19 1
0.30 0.3-1 0.36 ü.3G N d
Debe realizarse una investigación geotécnica en el sitio y un análisis dinámico de
SF
1 respuesta para las propiedades dinámicas del suelo encontradas

Tabla 7-23 - Coeficiente C, del UBC-97

Tipo de Coeficiente sísmico de zona, Z


perfil de
suelo Z = 0.075 Z = 0.15 Z = 0.20 Z = 0.30 Z = ClAO

SA 0.06 0.12 o.ie 0.2-1 0.32 x,


SB 0.08 0.15 0.20 0.30 OAO~v

Se 0.13 0.25 0.32 OA5 0.56 N v


So 0.18 0.32 OAO 0.5-1 0.6-1 N v
SE 0.26 0.50 0.64 0.84 0.96 N v
Debe realizarse una investigación geotécníca en el sitio y un análisis dinámico de
SF respuesta para las propiedades dinámicas del suelo encontradas

Para efectos de tener en cuenta los efectos de campo cercano en la proximidad de


fuentes sismogenicas activas en las zonas de amenaza sísmica N -1:, primero estas se
clasifican dentro de tres tipos, A, B o C, y dependiendo de la cercanía a ellas, se fijan

227
úll1ica eslructural HIJIICUIIU u, ltl'K " " .'<.- •.•• ~"

valores de los parámetros Na Y x.. El UBC-97 establece que la localización y tipo de las
fuentes sismogenicas para ser empleadas debe sustentarse en información geotécnica y
geológica aprobada, por ejemplo datos del USGS (United States Geological Survey) o del
CDMG (California Dívision of Mines and Geology).

Tabla 7-24 - Tipos de fuentes sismogénicas del UBC-97

Definición de la fuente
sismo énica
Tipo de fuente Descripción de la fuente Magnitud de Tasa de
sismogénica sismogénica
Momento Mw actividad SR
máxima (..nm/año)_
Fallas que son capaces de
producir eventos de magnitud
A M;:: 7.0 SR;:: S
grande y que tienen una tasa alta
de actividad sisrnica
M;:: z.o SR< S
Fallas diferentes a las de
B M < z.o SR> 2
tipo A o e
M;:: 6.5 SR< 2
Fallas que no son capaces de
producir sismos de magnitud
e grande y que tienen una tasa de
M< 6.5 SR52
actividad relativamente bala

Los dos criterios de magnitud de momento sísmico, M w , Y de tasa de actividad, SR,


deben cumplirse simultáneamente para efectos de determinar el tipo de fuente
sismogénica. La magnitud de momento sísmico, M w , está definida en la Sección -1.52.
Además se indica en el UBC-97 que las fuentes sismogénicas de subducción deben
evaluarse en cada caso con base en criterios apropiados.

Tab!1 7-25 - Coeficiente de campo cerceno Na del UBC-97

Distancia más corta a la fuente


Tipo de fuente sísmoaéníca conocida km
sismogénica
52km 5km ;:: 10 km
A 1.5 1.2 l.U
B 1.3 LO 1.0
e 1.0 1.0 1.0

Tabla 7-26 - Coeficiente de campo cercano N, del UBC-97

Distancia más corta a la fuente


Tipo de fuente sísmozeníca conocida km
sismogénica
<2km 5km 10 k 111 I > l.) km
A 2.0 1.6 1.2 I 1.0
B 1.6 1.2 1.0 : 1.0
e 1.0 1.0 l.0 I 1.0

Se permite interpolar entre los valores dados en las Tablas 7-25 y 7-26. La distancia más
corta a la fuente sismogénica debe ser la mínima distancia entre el lugar de interés y el
área correspondiente a la proyección del plano de la fuente en un plano horizontal
localizado al nivel de la superficie del terreno. No hay necesidad de incluir dentro del
plano de la fuente partes de él localizadas a profundidades mayores de 10 km. Deben
tomarse los valores de los coeficientes de campo cercano mayores, de los calculados
para todas las fuentes sismogénicas que puedan afectar el lugar de interés.

7.7.S Forma del espectro del Eurocodiqo-B

Dentro del grupo de Códigos producidos por el Comité Europeo de Normalización


(CEN), el Eurocódigo 8 corresponde a los requisitos sísmicos ICEN, 19941. Dentro de

228
este Código se plantea el espectro elástico para un período de retorno de 475 años de la
siguiente manera:

Para O:S:: T:S:: TB

S e (T) = ag' S . [ 1+ ~ . (TI . ~ o - 1)] (7-64)

(7-65)

S e (T) = a g . S . TI'1 • Po
A r ]kl
• ~
T
T (7-66)

I
L

(7-67)

donde:
Se(T) ordenada del espectro elástico
T período de vibración de un sistema lineal de un grado de libertad
aceleración del terreno de diseño, para el período de retorno de referencia
coeficiente de amplificación de la aceleración espectral para un
amortiguamiento de 5% del crítico
límites de la zona de aceleraciones espectrales constantes
valor del período que define el comienzo del rango de desplazamientos
constantes del espectro
exponentes que afectan la forma del espectro para períodos de vibración
mayores que Te Y T n respectivamente.
s parámetro del suelo
TI coeficiente de corrección del amortiguamiento, con un valor de referencia
TI = 1 para un coeficiente de amortiguamiento de 5% del crítico
Los tipos de estratigrafía del suelo se clasífícan de la siguiente manera:
Perfil Clase A - Es un perfil que tiene las siguientes propiedades: (a) roca u otra
formación geológica caracterizada por una velocidad de la onda de cortante, V S , mayor o
igual a 800 mis, incluyendo máximo 5 m de material menos competente en la
superficie, o (b) Perfiles rígidos conformados por arenas, gravas o arcillas
sobreconsolídadas de un espesor de varias decenas de metros, caracterizados por un
incremento gradual de las propiedades mecánicas con la profundidad y por valores de
V s al menos de 400 mis a una profundidad de 10 m.
Perfil Clase B - Depósitos profundos de arenas medianamente densas, gravas o
arcillas de rigidez mediana, con una profundidad de va desde varias decenas de metros
hasta muchas centenas de metros, caracterizadas por valores de Vs de al menos 200 mis
1 a una profundidad de la m, y que aumentas a valores de al menos 350 mis a una
profundidad de 50 m.
Perfil Clase e - Es un perfil que tiene las siguientes propiedades: (a) depósitos de
suelos no cohesivos sueltos, con e sin algunos estratos de suelos cohesivos blandos
caracterizados por valores de la velocidad de la onda de cortante, VSI menor de 200 mis
en los 20 m superiores, o (b) Depósitos que contienen predominantemente suelos

229
------------- ~
Dinánuc« eSlnlC1ICnll UjJIIClIUU " . " " " o . v " . " .• _._

cohesivos que van desde blandos hasta medianamente rígidos, caracterizados por
valores de Vs inferiores a 200 mis en los 20 m superiores.

Tabla 7-27 - Valores de los parámetros que definen el espectro elástico

Clase de TD
S ~o k1 k2 TB Te
perfil de suelo
(s) (s) (s)
A 1.0 2.5 1.0 2.0 0.10 0040 3.0
B 1.0 2.5 1.0 2.0 0.15 0.60 3.0
e 0.9 2.5 1.0 2.0 0.20 0.80 3.0

I
)
o
Período T, (s)

Figura 7-40 - Espectro elástico del Eurocódigo 8

Cuando el perfil de suelo incluye estratos superficiales de origen aluvial con espesores
que varían entre 5 y 20 m, localizados sobre materiales más rígidos como los del perfil
clase A, puede utilizarse la forma del espectro para perfiles clase B, utilizando un valor
de S igual a lA, a menos que se realice un estudio especial. El valor del coeficiente de
corrección para el amortiguamíento, se puede determinar por medio de:

T\ =~ 7 2: 0.7 (7-68) II
2+~

donde ~ es el valor del coeficiente de amortiguamiento viscoso de la estructura


expresado en porcentaje. El valor del desplazamiento máximo del terreno, d g , se puede
determinar por medio de la siguiente expresión:

(7-69)

El Eurocódigo 8 trae un espectro de diseño reducido por efectos de respuesta en el


rango inelástico, al que denomina espectro de diseño para análisis lineal. El espectro se
reduce por medio de un coeficiente de comportamiento q. El coeficiente de
comportamiento q corresponde al cociente entre las fuerzas sísmicas que la estructura
experimentaría si su respuesta fuera totalmente elástica, con un coeficiente de
amortiguamiento de 5% del crítico, y las fuerzas sísmicas mínimas de diseño, cuando
éste se realiza utilizando un modelo matemático elástico. Este espectro de diseño está
definido de la siguiente manera:

Para O~ T ~ TB

280
s, (T) = a . S· [1 + ~ -( ~; -1)] (7 -70)

Para TB :=:; T:=:;; Te '--'~.~' ---..,


VNIVEASIOA~~!¡CI(lNt!1. n~ INGENIEflIA
Sd(T)= a.s.~ fACULTAP PE 1tC~j)lOGiA ~E I.A CON5TNUCIO~ (7-71)
q CENTRO DE OOCUíf.ENTA.CION

Para Te :=:; T :=:; Tn

d
~
q
[T
S (T) = a . S . ----!!... ~]k
T
d1
~ 0.20· a (7-72)

Para TD:=:;;T

/3 T:
Sd(T)=a'S'qº-' [T ]k [T I"
d1

.; ~0.20·a (7-73)

donde:
Sd(T) ordenada del espectro de diseño como fracción de la aceleración de la
gravedad
a coeficiente de aceleración, igual al cociente entre la aceleración del terreno de
diseño, a g, y la aceleración de gravedad, g (a = ag/g)
coeficiente de comportamiento
exponentes que afectan la forma del espectro para períodos de vibración
mayores que Te YT D respectivamente.

Tabla 7-28 - Valores de k d 1 y k d2

Clase de
suelo k d1 k d2
A 213 5/3
B 213 5/3
C 213 5/3

7,8 Comentarios sobre la selección de los movimientos sísmicos de diseño


Es evidente de la presentación realizada a través del Capítulo que existen numerosas
maneras de enfocar la definición de los movimientos sísmicos de diseño, y que dentro
del proceso intervienen numerosos aspectos, estudiados, a su vez, por diferentes
disciplinas de la ciencia y la ingeniería. Es por lo tanto de vital importancia que el
objetivo de definir unos movimientos sísmicos de diseño, en el sentido amplio general
de producir una respuesta adecuada de la edificación ante la excitación sísmica, no se
pierda de vista. El criterio y experiencia en el tema de todos y cada uno de los
profesionales que participen en la selección y justificación de los movimíentos sísmicos
de diseño, es un aspecto sin el cual es imposible obtener resultados adecuados.

281
L.J"I!.lIltf( l·( ..__.~l' U., ,llU ll' \ll" ·' ~ .. ". _

10

/ /
,y / <, / '- x / /'/
)<"//K '\
,"-'2<.. / ~'X \.V~K< ~v V/'/
~w ~/x/';x ~~~ 0VYV~ X\~ &v/¡/

x x" x x
/ /
:::x /1 -, x 'X N /"- Y
0,5 ~X )< '/ '\( ""'0-- )Ví1K
~,-"'\-~ 0V':x /!)<, k ! )(~':-~
'" :ijJ:»<l/[X k

Velocidad
(mis) x X X
/ / / / / / 7>
/" x ,y / -. xrx
~V '>V/K \0.' X '>V/ py
~ /;:;:05<:/':< ~t&rr/

/ / / u /
0,005 / -, x 0< /" x ,v /, c« "X
& '>V/K ~W o. 00).(6/1< V< '>v:: r> 10"V ) 0.11Q, 1 9
~~ 0P5<V!)< ~~ 0V5<i/l> ~ // í/:xVi>< ~V <,

0.001
0.01 0.05 0.1 0.5 5 10 50

Período T (s)

Figura 7-41 - Papel tripartita espectral


SECCION-H

SISTEMAS DINAMICOS DE
VAlnOS
GBllDOS DE LIBERTAD

• S
Introducci/m al análisis matricial de estructuras
• 9
Análisis matricial avanzado y elementos finitos
• 10
Ecuaciones de equilibrio "',¡n,ir,,,i;,-o
• 11
Idealización dinámica de la estructura
• 12
Formulación del análisis modal
• 13
Métodos numéricos en el análisis modal
• 14
.A.nálisis modal cronoloqico
• 15
Análisis modal espectral

--------------_ _ - - -
.. -
Capitulo S

Introducción al análisis
matricial de estructuras

I 8.1 Definiciones

I 8.1.1 Introducción

Con el fin de plantear un lenguaje propio para manejar sistemas dinámicos de varios
grados de libertad se ha incluido el presente capítulo introductorio al análisis matricial
de estructuras. Este tema está cubierto en excelentes textos de análisis estructural a los
cuales se remite al lector que quiera profundizar sobre él. Dentro de los textos que
pueden consultarse, se recomiendan los siguientes: [Cook, Malkus y Plesha, 1989],
[Gerstle, 1974] , [Ghalí y Neville, 1989], [Harrison.1973], [Holzer, 19851, iLaursen,
1978], [Livesley, 1964], [McGuire y Gallagher, 1979], [Norris, Wilbur y Otku, 19761.
[Prezemienniecki, 1968], ISack, 1984 y 1989], [Schoidek, 1980], [Schueller, 1990),
[Sttaford-Smith, 1991[, i'Taranath, 1988], [Timoshenko y Young, 19651. [Uribe, 1991],
[Vanderbilt, 1974], y [Weaver y Gere, 1990J.

El análisis matricial de estructuras no es nuevo a la ingeniería estructural, sus primeros


desarrollos tuvieron lugar durante el siglo pasado pero realmente su aplicación práctica
ocurrió con la aparición del computador digital, a partir de finales de la década de
19 SO. Hace algunos años se consideró novedoso, pero dado la popularidad que
adquirieron algunos programas de computador que utilizaban esta metodología, tales
como STRESS [Fenves et at., 1964] y ~TRUDL [Logcher, ei at., 1968]; su utilización se
convirtió en rutinaria, y puede afirmarse que hoy en día prácticamente no se realiza un
análisis estructural sin emplearla, no con estos programas, pero sí con sus
descendientes directos. Este aspecto refuerza el énfasis de que el ingeniero debe
conocer sus fundamentos del análisis matricial, y especialmente sus limitaciones. Se ha
resistido aquí la tentación de denominar el presente capítulo "Análisis por el Método de
Elementos Finitos", del cual el análisis matricial es un subconjunto. El desarrollo del
método de los elementos finitos se inició en la década de 1960 y cada día ocurren
mayores avances en él, no obstante en su aplicación en casos prácticos del día a día en
ingeniería estructural, muy pocas veces se puede ejercer el criterio que deben aplicar los
ingenieros en todas las labores que adelanten, pues se confunde muchas veces el
comportamiento de la estructura propiamente dicha con el comportamiento que
describe el modelo matemático de ella, llevando al ingeniero a tomar decisiones erradas
que muchas veces se habrían podido evitar utilizando sentido común. En el Capítulo
siguiente se presentan los fundamentos del método de los elementos finitos y sus
aplicaciones prácticas en el análisis de estructuras de edificaciones.

Para facilitar el uso del análisis matricial en casos de ejemplos y ejercicios que exceden
lo que es posible realizar manualmente, se recomienda el uso del programa de
computador CAL91 [Wilson, 79911 el cual fue desarrollado por el profesor E. L. Wilson
de la Universidad de California en Berkelcy, para la enseñanza del análisis matricial y la
dinámica estructural.

286
uunic« estructural aplicada al diseño sísmico

1.2 Alqebra lineal

Matriz - Es una tabla o arreglo rectangular de cantidades numencas o expresiones


matemáticas que se pueden representar por medio de un solo símbolo. Por lo tanto:

a 11 a 12 a 13 .. , alo

a 21 a 22 a 23 ... a 20

[A] m,n = a 31 a 32 a 33 ... a 30 (8-1)


: ;

amI a m2 a m3 ... amo

Esto significa que se ha escogido [A] como el símbolo para representar el arreglo o tabla
de ID por n elementos donde aij es el elemento localizado en la fila i y en la columna j.
Los subíndices ID y n en [A]m,n indican que la matriz [A] tiene ID filas y n columnas. En
general los subíndices de tamaño se omiten y el hecho de que el nombre aparezca entre
corchetes rectangulares indica que se trata de una matriz.

Matriz cuadrada - Es una matriz donde ID = n.


I
Matriz diagonal - Es una matriz cuadrada donde los términos que estén fuera de la
diagonal son cero:

hu O O ... O
O b 22 O ... ti

O O b 33 .,. O (8-2)
: : :
O O O '" b mo

Matriz unitaria - Es una matriz diagonal donde todos los términos de la diagonal son
iguales 2. la unidad. Se describe como [ 1 ] o matriz identidad.

1 O O .oo O
O 1 O oo. O
[1] 0,0 = O O 1 ... O (8-3)
: ;

O O O ... 1

Matriz simétrica - Es una matriz donde aij :..= aji'

Matriz nula - Es una matriz donde todo los términos son cero.

Vector - Es una matriz donde ID o n son uno. El hecho de que el nombre del vector
aparezca entre corchetes, {A}, indica que es un vector.

(8--0
8 • Introducción al análisis matricial de estruct II
Determinante - Es una tabla o arreglo cuadrado de elementos o expresiones. El hecho
de que el nombre aparezca entre líneas verticales, IAI, indica que se trata de un
determinante. La diferencia fundamental entre un determinante y una matriz es que el
determinante al expandirlo tiene un valor numérico, mientras que las matrices no
pueden ser reducidas a un valor único. Cuando una matriz [A] es cuadrada se puede

I hablar de su determinante como IAI.

I aH

a 21

a 31

a 41
a l2

a 22

a 32

a 42
a 13

a 23

a 33

a 43
a 14

a 24

a 34

a 44
(S-5)

I El menor de un elemento, aij. de un determinante IAI de tamaño n es el determinante de


tamaño n-l obtenido al tachar la fila i y la columna j del determinante original.

I
El cofactor de un elemento, aij, de un determinante IAI de tamaño n es el determinante
de tamaño n-I obtenido al tachar la fila i y la columna J del determinante original,
multiplicado por el término (_l)i+j .

8.1.3 Operaciones con matrices

Suma - Se realiza sumando los términos correspondientes en cada matriz, entonces:

(S-G)

implica que:

(8-7)

por lo tanto es evidente que para poder realizar una suma entre matrices [B] y [C]
tienen que ser del mismo orden m por n. Por ejemplo:

1 [B]=[mJ [Cl=[;~] ~S-8)

I
entonces para

Resta - Se realiza restando los términos correspondientes en cada matriz, entonces:


[A] = [B] • [C] (S-lO)

implica que:

(8-11 )

por lo tanto es evidente, también, que para poder realizar una resta entre matrices [A],
[B] Y [C] tienen que ser del mismo orden m por n.

Transposición - La transpuesta de [A] es [A]T donde T indica que se transpuso [A].


Entonces para cualquier i y j:

--------------------------
hruunica estructural aplicada al diseño sísmico

a!.
1,.)
=a··
.1,1
(8-12)

por ejemplo:

[A]" =[~] . . =lmJ


[AK, (8-13)

Multiplicación de matrices - El producto de [A] por [B] es [C] donde:

[c]m,p = [A]m,o..
x [B] o,p (8-14)

donde cada termino de [C] está dado por:

I
n
e, . = "'(a.
I,J k.J 1, k " b k d.) (8-1 S)
k=l

El número de columnas n en [A]m,n debe ser igual al número de filas en [B]n,p. Por
ejemplo

[C]2,3 = [A]2,3 [B]3,3

= [H*JxlHffiJ
=[1, 1- 3· 2 + 5 . 3
1· 7 - 3· 5 + 5· 1 1· 2 - 3· 3 + 5 . O]

I
2·1+J·2+0·3 2·7+1·5+0·1 2·2+1·3+0·0

=[~]
4 1191 7

En el caso anterior se dice que [Al premultiplica a [B] y que [B] postmultipíica a [Al

El producto de la matriz [A] por el


Multiplicación de una matriz por un escalar
escalar k es una nueva matriz [B] donde cada término de [B] es el término
correspondiente de [A] multiplicado por k

Inversion - La división como tal no está definida como una de las operaciones de
álgebra lineal. Pero una alternativa, cuando se trata de matrices cuadradas, es
multiplicar por el inverso. Si denominamos el inverso de una matriz [A] como [Ar 1
entonces planteando el siguiente sistema de ecuaciones simultáneas:

[A][x] = [c] (8-16)

Para obtener [x] podemos premultiplicar la ecuación (8-16) por [Ar 1 obteniendo:
I
(8-17)

288
R • Introduccion al análisis motricial de estructuras
que se COll\ ierte en:

(8-18)

Por lo tanto la solución de un sistema de ecuaciones simultáneas se obtiene


multiplicando la inversa de la matriz de coeficientes de las incógnitas por la matriz de
términos libres. Existen numerosos métodos de inversión de matrices, cuya descripción
se sale del alcance de esta breve introducción al álgebra lineal. La persona interesada en
el tema puede remitirse a numerosas referencias, dentro de las cuales se cuentan:
[Akivis y Goldberq, 1972], [Bathe y Wilson, 1976], [Bathe, 1982, 19961, [Bradley, 1975],
[Carnaham, Luther, y Wilkes, 19691, [Crandall, 1956], [Deif, 1982], rFaddeeva, 1959],
[Froberg, 1965], [Hammiong, 1962], [Hildebrand, 1965 y 1974], [james, Srnith, y
Waldorf, 1985], [jensen y Rowland, 1975], [jennings y McKeown, 1992], [Kreyszig,
19931, [Marcus y Mine, 1972], [Mostrow y Sampson, 1965], [Nicholson, 19861, [Shílov,
19771, [Strang, 1988], y otros.

Cuando una matriz no tiene inverso se dice que es singular. Que el valor del
determinante de la matriz sea cero es prueba de que la matriz es singular. Existe un
caso especial en el cual la transpuesta de la matriz es su inversa, en este caso se dice
que la matriz es ortogonal. Para una matriz ortogonal:

(8-19)

Partición de matrices - Consiste en dividir la matriz en submatríces para asi poderlas


tratar como elementos independientes en operaciones de álgebra lineal. Para poder
realizar operaciones con submatrices debe tenerse cuidado que éstas sean conforrnales,
o sea que tengan dimensiones compatibles. Se procede de la siguiente manera:

[A][B]=[C] (8-20)

Particionando [A] Y [B] así:

[Á][li] = [Al ~ A2][~~]


= ([A¡)[Bd) + ([A 2][B 2 ]) (8- 2l)
= [C l]+[C2 ]
= [c]
Por ejemplo:

'\
1-1] )

2:39
Iinárnica estruct ural aplicada al diseño sismico

Leyes y propiedades:

Ley conmutativa - La suma de matrices es conmutativa, pero no la resta:

[B] + [e] = [e] + [B] (8-22)


y
[D] • [E] "# [E] - [D] (8-23)

y la multiplicación de matrices tampoco lo es:

[B] [e] '* [e] [B] (8-24)

Ley asociativa - La ley asociativa es valida tanto para suma o resta como para
multiplicación:
I
[A]+([B]+[e]) = ([ A]+[B])+[e] (8-25)

[A] ([B] [e]) = ((A] (B]) (e] (8-26)

Ley distributiva - La ley distributiva es valida:

[A] ([B]+ [e]) =[A][B]+ [A][e] (8-27)

Las siguientes propiedades de las operaciones entre matrices son útiles:

(8-28)

(8-29)

(8-30)

(8- 31 )

En las dos últimas expresiones debe notarse que el orden de las matrices cambia en el
lado derecho,

8.1.4 Propiedades y operaciones con vectores

Para efecto de algunas de las deducciones que se presentan es conveniente presentar


algunas propiedades de los vectores y los espacios vectoriales.

Un punto en el espacio es un objeto geométrico, que al existir un sistema de


coordenadas espacial, se puede describir por medio de sus coordenadas. Un vector es
un segmento dirigido de línea el cual tiene un punto inicial y un punto final. Si

240
8 • Introducción al análisis matricial de estructuras
disponemos de un sistema de coordenadas cuyos ejes son mutuamente perpendiculares
esto se conoce como un sistema de coordenadas cartesiano.

Si tenemos un vector {a} obtenido de dirigir un segmento de línea del punto inicial p al
punto final q, y las coordenadas, en el espacio de p son (Xp, Yp, zp) y las de q son (Xq, Yq, Zq),
entonces las componentes de {a} con respecto al sistema de coordenadas cartesiano
son:

(8-32)

Por definición la longitud del vector {a} se representa como lal y corresponde a la
distancia entre p y q, la cual se obtiene por medio 'del teorema de Pitágoras como:

(8-33)

El producto punto de dos vectores se define como:

(8- 3-1)

donde 'Y es el ángulo entre los dos vectores medido cuando sus dos puntos iniciales
coinciden. De aquí se deriva la propiedad de que dos vectores son perpendiculares u
ortogonales si su producto punto es cero.

El producto cruz de dos vectores se define como:

(8-3 S)

y el vector {e} es un vector perpendicular al plano que conforman los vectores {a] y [b} Y
sigue la regla de la mano derecha con respecto al orden de la operación, o sea que al
colocar la parte inferior de la mano derecha sobre el plano que conforman los dos
vectores y girar la mano del primero al segundo, la dirección positiva de {e} es la que
tiene el dedo pulgar. Además la magnitud del vector {e} es igual al área del
paralelogramo que conforman los vectores {a} y {b} al ser utilizados como lados
adyacentes del paralelogramo.

8.2 Sistemas de coordenadas y su transformación


Para efectos del análisis matricial, se definen dos sistemas de dirección positiva de las
fuerzas y de los desplazamientos de la estructura. Estos sistemas los denominaremos
sistema de coordenadas local cuando se trata de fuerzas y deformaciones referidas con
respecto a los ejes propios del elemento y sistema de coordenadas global cuando están
referidas a ejes de la estructura como un conjunto. En las presentes notas se utilizarán
letras minúsculas para referirse a propiedades expresadas en el sistema local y letras
t-.IAYUSCUL-\S para referirse él propiedades expresadas en el sistema GLOBAL.

Para entender mejor estos conceptos supongamos el pórtico mostrado en la Figura 8-lo
Este pórtico esta sometido a unas fuerzas externas. Si realizamos un análisis de la
estructura, por cualquier método convencional, encontraremos los desplazamíentos de

241
tinámica estructural aplicada al diseño sísmico
los nudos de la estructura y las fuerzas internas en los elementos. Si hacemos cuerpo
libre de los elementos, encontramos que cada uno de ellos tiene en sus extremos unas
fuerzas axiales, unas fuerzas cortantes y unos momentos flectores. Estas fuerzas deben
estar, y están, en equilibrio con las fuerzas externas que obran sobre el elemento. De
igual manera si hacemos cuerpo libre de los nudos de la estructura encontraremos que
también están en equilibrio y que las fuerzas que les llegan son iguales, pero se signo
opuesto a las de los extremos de los elementos.

0~~
~ ~
r
~
-<h
~
~ ~
Figura 8-1 - Fuerzas externas y fuerzas internas en una estructura

Es evidente que para poder comprobar el equilibrio de los nudos debemos transformar
las fuerzas que les llegan de los elementos en sus componentes horizontales y
verticales (con los momentos no se presenta este problema pues están referidos al
mismo eje perpendicular al plano del pórtico tanto en los elementos como en los nudos)
para poderlas sumar. En este caso las fuerzas, tal como se expresan en los extremos de
los elementos, están en cada uno de ellos en un sistema de coordenadas propio, que es
el sistema local. En los nudos hemos utilizado un sistema de coordenadas que es el
mismo en todos los nudos y este sistema corresponde al sistema global de
coordenadas.
fy ! sistema local

~\y (e)
(a)

(d)

Figura 8-2 - Sistemas de coordenadas local y globtil

En la figura 8-2(a) se muestra uno de los elementos de la estructura con su sistema


local de coordenadas y sus fuerzas en los extremos expresadas en este sistema. En la
Figura 8-2(b) se muestra el mismo elemento con el sistema global de coordenadas y sus
fuerzas en los extremos expresadas en el sistema global. En la Figura 8-2(c) se muestra
el nudo del centro de la estructura cuando le llegan las fuerzas en el sistema local de

242
8 • introducción al análisis riatriciaí de estructuras
cada elemento y en la Figura 8-2(d) el mismo nudo con las fuerzas llegando en el
sistema global. Es evidente que el equilibrio del nudo se puede comprobar de una
manera sistemática cuando las fuerzas están expresadas en el sistema global. Por otro
lado el diseñador en general requiere que las fuerzas en los elementos estén expresadas
en términos de fuerzas axiales, fuerzas cortantes, momentos torsores y momentos
flectores, y todas ellas están definidas en el sistema local. Debe quedar claro además
que no se trata de sistemas de coordenadas en un sentido estricto, pues realmente lo
que nos indican es la dirección positiva de las fuerzas y deformaciones dentro de los
elementos o en toda la estructura. Aunque en la discusión anterior se utilizó un pórtico
plano como ejemplo, lo presentado es válido también para estructuras tridimensionales.
La presentación inicial se realizará para pórticos planos y posteriormente se
in u oducírán los otros tipos de estructuras no planares. En resumen es evidente que es
necesario disponer de una manera de transformar de un sistema de coordenadas al otro
de una forma sistemática. En la Figura 8-3 se muestra un elemento de pórtico plano con
los dos sistemas de coordenadas y su relación entre ellos.
y
~ z ~ sistema local y sistema global

z~~
~
- ; t : -X'
---- ---- ::)
---- X'

Figura 8-3 - Elemento de pórtico plano en coordensdas locales

Los dos sistemas de coordenadas, local y global, son sistemas de mano derecha. El
sistema local siempre se define con el eje x a lo largo del eje longitudinal del elemento,
En el elemento se han denominado sus extremos como a y b (véase la Figura 8-3). El
sentido positivo del eje x local es el sentido que se tiene al ir del nudo a al nudo D, por
esta razón se ha marcado una flecha en el centro del elemento que apunta en esa
dirección. Posteriormente se verá que esta es la única definición que se necesita para
describir el sistema local en estructuras planares. El eje y local siempre tiene su sentido
positivo hacia la izquierda al ir en la dirección positiva de x. El eje z local se obtiene con
la regla de la mano derecha y es perpendicular al plano que conforman x y y. El eje z es
positivo saliendo del plano del papel hacia el observador. En el sistema global el ~je X
puede tener cualquier orientación en el plano del papel, pero lo usual es que sea
horizontal. Los ejes Y y Z globales se definen a partir del eje X de la misma manera que
sus homólogos locales. El ángulo ex (véase la Figura 8-3) se define como el ángulo que se
describe al ir del eje x local al eje X global, y es positivo en esa dirección.
sistema local sistem~ global

;fysen ex

fycosex

fxcos ex

Figura 8-4 - Transformación de local a global

Tenemos las fuerzas f r, Y r, en el sistema local mostrado en la Figura 8--1:. Utilizando el


Xl

ángulo ex podernos encontrar las componentes de las tres fuerzas sobre los ejes del
sistema global, las cuales también se muestran en la figura. Por lo tanto:

248
-----------------
Jillámica estructural aplicada al diseño sísmico
f x cosa+ f y sen a
-fx sena + f y cosa (8-36)

si definimos:

(8-37)

y buscamos una matriz [A] tal que:


".

{F}=[A]{f} (8-38)

de las expresiones en (8-36) podemos ver que:

~ l} (8-39)

por lo tanto

[1.,]= ~na
[
cos a sena
cosa (8-40)
I
o
Además podemos probar que la matriz [A] tiene la propiedad de que es ortogonal, o sea
que su transpuesta es su inversa:

(8-41 )

Esto quiere decir que si premultiplicamos ambos lados de la ecuación (8-38) por [A]T
obtenemos:

(8-42)

entonces:

(8-43)

o sea que por medio de la matriz [A] podemos transformar las fuerzas que se
encuentran en el sistema local a fuerzas en el sistema global, ecuación (8-38), e
igualmente por medio de la matriz [A]T podemos transformar las fuerzas del sistema
global al sistema local, ecuación (8-43).

244
('j • 1IIfrO(lIlCC/O/l (ti U1UlIIS/S l/1ll/.r1CHI/ (1(' escruccuru»

Ejemplo 8-1
TeV1ef1tOS eL eLenteVl,to ete IUt rJórtico pLl/l.vw f1tOstmclo en LI/l. FiglUCíL 8-5, con LI/l.SjI1.erZI/l.S etl/l.etl/l.S ef't
SItS extremos a 0 b. !:1 qlterenws trDUtsjonnar Las jlterlas en s/tS extremos eteL sistelnl/l. LocaL
f1tOStTI/l.etO u Itl1, sistcvHa gLobl/l.L q/1.C nene SIl. eje X lLOrizmttaL

3m
y

N~t~GIObal

II
Figura 8-5 - Ejemplo 8-1 - Elemento con sus fuerzas en coordenadas locales

II Los vectores (;ir JI1,CrLI/l.S íocates eIt Los extre mos a !:1 b son:

EL Úftlj¡ÜO a se oüuene deL arcoscno de 3/5 0 es 36.870. EL áltg/üo es negativo rJl1.es Ylor
dgivLiciólt a vu ete LOCl/l.L u gLobl/l.L. Por Lo ta/tto: cos a= 4/5 = 0.8 L! "en a = -3/5 = -{).6 0 La
ml/l.triz [A.] es:
0.8 -0.6 0]
[A.] = 0.6
[
0.8 °
° ° 1

Ll/l.sJIH:'rlaS eVL coorvLe/tl/l.vLl/l.s gLobaLes cteL extremo a eteL cLemeltto son:

I {Fa} = [A. ]{fa} =


[
0.6 0.8
° O

o LasJ/1.erll/l.s en coorvLeltl/l.vLas gLo~JaLes


°
0.8 -0.6 0] { SO ] {-20]
100 = 110
1 500 500

vLeL extremo b vLcL eLCI1'U'ltto SOl1.:

J
20kN

Figura 8-6 - Ejemplo 8-1 - Fuerzas del elemento en coordenadas globales


111

245
Dináinicu estrud ural aptlcadu al diseño sísmico

B.3 Matriz de rigidez de un elemento de pórtico plano


Primero determinaremos la matriz de rigidez del elemento en coordenadas locales y
posteriormente la transformaremos del sistema de coordenadas local a global. Para
establecer las relaciones entre las fuerzas en los extremos el el elemento y los
desplazamientos también en sus extremos utilizaremos la ecuación de pendiente-
deformación, la cual indica que para un elemento en estado de deformación, los
momentos en los extremos que mantienen esta deformación están dados por las
siguientes ecuaciones:

. (8-4-1) II
i
I
Donde:

M, momento en el extremo a del elemento. Positivo en el sentido contra horario.
M, momento en el extremo b del elemento. Positivo en el sentido contra horario.
E módulo de elasticidad del material del elemento.
1 momento de inercia de la sección del elemento.
L luz del elemento.
ea giro del extremo a del elemento. Positivo en el sentido contra horario.
eb giro del extremo b del elemento. Positivo en el sentido contra horario.
<p pendiente de la línea que une los extremos a y b del elemento, medida con
respecto a su situación original indeformada. Positiva en el sentido
contra horario.
M~ y M~ son los momentos de empotramiento de las cargas externas dentro del
elemento en los extremos a y b respectivamente.

situación original
del elemento

Figura 8-7 - Parámetros de la er-uación de pendiente deformación

Cuando a un elemento, que está en un estado inicial sin esfuerzos, se le aplican unas
fuerzas en sus extremos, estas fuerzas producen una situación de deformación interna
del elemento y desplazamientos en sus extremos con respecto a su situación inicial.
Esta situación de deformación del elemento se mantiene mientras permanezcan las
fuerzas que se aplicaron en sus extremos. Si estas se retiran el elemento vuelve a su
situación original.

El elemento de pórtico plano tiene la posibilidad de recibir en cada uno de sus extremos
una fuerza axial colineal con el eje del elemento, una fuerza cortante transversal al
elemento y un momento flector. Esto nos conduce a un total de seis fuerzas externas
que se pueden aplicar. Si estas seis fuerzas se conocen, es posible determinar las
246 •
R • Introduccion al análisis matricial de es(rllc(llrw
fuerzas internas del elemento en cualquier punto con ellas, pues al disponer de ellas es
como tener un elemento isostático.

Por otro lado la situación de deformación interna del elemento se puede describir por
medio de tres tipos de desplazamiento en cada uno de sus extremos, a saber: una
deformación colineal con el eje longitudinal del elemento, una deformación transversal
a este eje y un giro con respecto a la posición original del eje. Esto nos lleva a un total
de seis posibles desplazamientos en los extremos del elemento. Todos los
desplazamientos y deformaciones internas del elemento se pueden describir con base
en estos seis desplazamientus.

En la Figura 8-8 se muestra un elemento de pórtico plano en su posición original


indeformada y en la posición deformada. Además se muestran las fuerzas que
producen y mantienen este estado deformado. Tanto las fuerzas como los
desplazamientos tienen la misma nomenclatura, donde la primera letra del subíndice
hace referencia al extremo del elemento (a o b) y la segunda letra a la dirección en el

i sistema local de coordenadas (x, y o z),

/'
~z

I a
desplazamientos fuerzas

Figura 8-8 - Fuerzas y desplazamientos en los extremos de un elemento de pórtico plano

Estamos interesados en buscar la relación que exista entre las seis fuerzas y los seis
desplazamientos. Esta tiene la siguiente forma:

donde [k] es la matriz de rigidez del elemento. Uno de los procedimientos de obtención
de la matriz de rigidez consiste en imponer una deformación unitaria a uno de sus
grados de libertad, manteniendo restringidos los desplazamientos de los otros grados
de libertad. Las fuerzas que se generan en los grados de libertad restringidos son los
términos correspondientes de la matriz de rigidez. Los desplazamientos se miden a
partir de la situación sin esfuerzos del elemento. La ecuación (8--45) queda entonces así:

k axax k axay k axa z : k axbx k axby k axbz U ax

k ayax k ayay k aya z : k aybx k ayby k aybz u ay


k azax k azay k azaz : k azbx k azby k azbz u az
-----1------ (8-46)
k bxax k bx ay k bxaz : k bxbx k b x by k bx bz U bx

k byax k byay k by az : k bybx k by by k by bz u by


k bzax k bzay k bzaz !k bzbx k b zby k bzbz U bz

donde los subíndices de cada término de la matriz de rigidez se refieren el primero al


terrníno de fuerza y el segundo al desplazamiento que lo genera. Así por ejemplo el
término k bxay indica que está relacionando la fuerza en el nudo b dirección x, f bx •
generada por un desplazamiento del nudo a en la dirección y, lL.y • Por lo tanto:

247
'Jillálllica estructural aplicada al diseño sísmico

(a) Definimos así las fuerzas cuando llax = l, teniendo en cuenta que todos los demás
desplazamientos son cero.

L situación
original
<,
A, E, 1

p.~.. ,.------...,.-p
Figura 8-9 - Desplazamiento unitario en el grado de libertad u ax

Si se induce un desplazamiento A en el grado de libertad Uax hay necesidad de imponer


las fuerzas P mostradas en la Figura 8-9 para poder mantener esta deformación. El
esfuerzo en el elemento es:

P
0"=- (8-47)
A

y la deformación unitaria que induce este esfuerzo es:

O"
E=- (8-48)
E

por lo tanto la deformación axial total del elemento se calcula así:

L O" PL
A= fEdx=EL=-L~- (8-49)
o E AE
y
P= AE_A (8- 50)
L

dado que A es una deformación unitaria, tenemos:

AE AE
k axax = P = L y k bxax = - P = - L (8-51)

Como la deformación axial no induce reacciones en los otros grados de libertad, todos
los demás términos de la primera columna de [k] son cero.

La matriz mostrada en (8-46) hasta este momento va así:


I
AE I
- k axay k axaz : k axbx k ax by k axbz
L
O k ayay k ayaz : k aybx k ayby k aybz
k azaz LI _____
k azb x k azb z
O
--ÁE-
~_aE'L _____
I
~~~Iry- ----- (8-52)
-- k bxay k bxaz : k bxbx k bxby k bx bz
L I

O k byay k byaz : k bybx k by by k by bz


O I k bzay k bzaz : k bzbx k bzby k bzbz

(b) Ahora hacemos lla y = 1 Ytodos los demás desplazamientos son cero.

248
8 • Int roduccion al análisis matricial de estructuras
L situación
original
a+----~---"'+b
f ay

Figura 8-10 - Desplazamiento unitario en el grado de libertad llay

Tenemos, entonces, la siguiente situación expresada en términos de las variables de la


ecuación de pendiente deformación:

~b
Mb
Figura 8-11 - Fuerza en los extremos

De acuerdo con la anterior:

(8-53)

Pero <p =-ML Y L\=1 por io tanto <p = -11L Yentonces:

Tomando momentos en a obtenemos:

(8-5;))

Sumando fuerzas verticales:

(8-56)

Entonces los coeficientes de la segunda columna de la matriz de rigidez son:

k bxay = O

12EI 12EI
k ayay = - - u kbyay=---u

6EI 6EI
k azay = L2 k bzay = L 2

La matriz mostrada en (8--16) hasta este momento "a así:

249
'Hnámica estruct ural aplicada al diseño sísmico
I
AE j
-- O k axaz I k a xbx k a xby k a xb z
L I
12EI I
O 3
k a yaz : k a ybx k a yby k a ybZ
L I
6EI I
O k azaz : k a zb x k azb y k a zb z
-----
__IL_ _____ .1 _____
----- ----- (8-57)
AE I
--- O k bxaz : k bxbx k bxby k bxbz
L I
12EI I
O k byaz : k by bx k by by k bybz
L3
6EI I
O k bzaz : k bzbx k bzby k bzbz
L2 I

(e) Ahora hacemos Uaz = 1 Ytodos los demás desplazamientos son cero.

L situación
original

fax

Figura 8-12 - Desplazamiento unitario en el grado de libertad Uaz

Tenemos la siguiente situación expresada en términos de la nomenclatura de la


ecuación de pendiente deformación:

Figura 8-13 - Fuerza en los extremos

Por lo tanto:

M = 2EI(W +0 -3 ) = 4EI
a L a b <P L
(8-58)
~• = -
lVl b - ("a
2EI O
~b + a -
3)
<P =2EI
--
L L

Tomando momentos en a obtenemos:

(8- 59)

Sumando fuerzas verticales:

v =v =6E! (8-GO)
a b L2

Entonces los coeficientes de la tercera columna de la matriz de rigidez son:


k axaz = O k bxaz = O

250
8 • lntroduccion a! análisis matricial de estruct l/ros

6EI 6EI
k aya z = L2 k byaz = - L2

k = 4EI k _ 2EI
azaz L bzaz - L

La matriz mostrada en (8-46) hasta este momento va así:

AE 1
o o 1
1 k a xbx k a xbz
L 1

k aybz

4EI : k k a zby
L 1
______ J... azbx _
[k]= 1
(8-61)
O : k bxbx k bxbz
1

o _ 6EI : k k byby k bybz


L2 I bybx

6EI 2EI 1
o L i k bzbx k bzby k bzbz
11

Si hacemos el mismo ejercicio presentado en (a), (b) y (e) para desplazamientos unitarios
en Ubx, Üby y Übz obtenemos la matriz de rigidez, en coordenadas locales, de un
elemento de pórtico plano:

AE
o o : AE
L
1-- o o
L 1

12EI
o
r!
2EI
o __ .k_
= AE
O
L

2EI
o o
L

que utilizando la partición mostrada, se puede expresar como:

(8-63)

donde {fa}, {fb}, {Ua} y {Üb} son vectores de 3 filas y 1 columna y [kaa], [kab] , [k fila ] y [k bb] son
matrices de 3 filas y 3 columnas. Al expandir la ecuación (8-63) obtenemos:

(8-64)
y

{f b } = [kba ] { u a } + [kbb ] { u b } = {fba} + {fbb} (8-65}

251
Dinámica estructural aplicada al diseño sísmico
Estas ecuaciones indican que las fuerzas en un extremo del elemento están compuestas
por dos partes, una proveniente de los desplazamientos en el propio extremo, y la otra
de los desplazamientos en el otro extremo. Por esta razón:

(8-66)
y

(8-67)

donde {faa } son las fuerzas en el nudo a causadas por los desplazamientos del nudo a, y
análogamente {fab } son las fuerzas en el mismo nudo a causadas por los
desplazamientos del nudo b. Entonces como regla general {fjj } son las fuerzas en el
nudo i causadas por desplazamientos en el nudo j y se obtienen por medio de la
submatriz [kjj ] , así:

(8-68)

Ejemplo 8-2

Detem'LÍftar La InatrLz (~P rigidez de Itlta viga COVL Las siglüevLtes rJrGpiedades: L = 3 VVI, UE = 25
GP(}v (25 giuapasmLes = 25000 MPa = 250 000 kgJ/CVV1/ = 2 500000 tovL/m2) . SI1- sección tielte
0