P. 1
Definiciones Doctrinales en Material Penal Dr. MSB y Dr. JDSR

Definiciones Doctrinales en Material Penal Dr. MSB y Dr. JDSR

|Views: 4.780|Likes:
El hombre aborigen, a diferencia del actual, estaba en
absoluta incapacidad de explicar los fenómenos mediante
el conocimiento racional de las leyes de la naturaleza
pues desconocía la ley de la causalidad, era una
mentalidad en estado prelógico que definía los hechos y
sus causas por vía sobrenatural, animista. Es que, no debe
olvidarse, el pensamiento del hombre primitivo estaba
dominado por la idea de retribución y no por la ley de la
causalidad; a él no se le ocurría jamás averiguar la
conexión real, esto es, atribuir el resultado a algún hecho
que pudiera ser considerado, él solo como la causa.
El hombre aborigen, a diferencia del actual, estaba en
absoluta incapacidad de explicar los fenómenos mediante
el conocimiento racional de las leyes de la naturaleza
pues desconocía la ley de la causalidad, era una
mentalidad en estado prelógico que definía los hechos y
sus causas por vía sobrenatural, animista. Es que, no debe
olvidarse, el pensamiento del hombre primitivo estaba
dominado por la idea de retribución y no por la ley de la
causalidad; a él no se le ocurría jamás averiguar la
conexión real, esto es, atribuir el resultado a algún hecho
que pudiera ser considerado, él solo como la causa.

More info:

Published by: Juan Diego Siguenza Rojas on Nov 17, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/27/2014

pdf

text

original

(Camino del crimen)

El iter criminis o iter criminalis (literalmente camino
del delito). Es el esquema abstracto del camino que el sujeto
debe recorrer para la comisión del delito, camino que va del
interior al exterior y cuyas etapas se denominan fases,
momentos o “itos”, asumiendo las diversas transformaciones
que la voluntad rea1izadora ha de adoptar en el proceso
que corre desde su génesis en el fuero interno hasta la
completa trasformación del mundo externo y social que se
propone.

E1 concepto ha sido forjado con la misión de facilitar
la separación práctica, y conceptual entre el fin de la
conducta impunib1e y el principio de la punible, de un lado,
y la no menos importante entre tentativa y consumación.

Curiosamente, no todo el trayecto del delito es
jurídicamente ilícito, prohibido, penalmente relevante por sí
mismo. Ni el sucederse de todas las fases se da en todos los
casos, siendo frecuente el paso de la primera a la última sin
pasar por las intermedias. La idea criminosa y la
consumación están separadas por una distancia que el
sujeto puede cubrir de uno o varios pasos, no siendo
muchas veces indiferente la velocidad con que lo haga (que
puede ir desde el "corto circuito hasta la premeditación,
pasando por el dolo de ímpetu).

Si el iter criminis irrumpe con el nacimiento de la idea
criminosa y culmina con su acabada rea1ización social, se
percibe y deslindan en él con claridad metódica, una fase
interna o subjetiva y otra externa, objetiva o material, con
grados intermedios.

274

El hecho delictivo es un proceso psicofísico que se genera
en la mente del autor y que más tarde se exterioriza en
actos, implicando ella una verdadera "vida del delito", desde
el instante en que aparece la idea criminosa en el
pensamiento de su autor, hasta el momento en que aquella
se concretiza en una realidad material, atravesando etapas
que se suceden y cuya totalidad se denomina iter criminis
612
", es decir- "camino del crimen".

La realización práctica del delito "hace una curva a
partir de la concepción mental, que se extiende hacia la
vida física concatenando momentos 'psicológicos y
materiales, alumbrando por fin en el mundo de los
hechos, llegando finalmente a lo que Carrara llamó
"objetividad material y jurídica", ora en forma de chispazo
fugaz que salta instantáneo y violento desde la altura de
la idea a la materialidad de la acción ora a guisa de
movimiento maduro y tardo, cauteloso y certero, que se
elabora serenamente en la mente y se realiza fríamente en
la consumación. Mas no siempre la acción criminal
recorre todo este camino sea a modo de circuito eléctrico,
sea a modo de acaecer lento y mesurado. Como toda
conducta humana, muévese la acción criminal dentro de
lo temporal y lo espacial.

Pacheco, manifestaba que el delito 'no surge a la realidad
de la vida, como Minerva, de repente y totalmente
completo, "sino que recorre un camino, una vía, el Iter
Criminis
, que empieza desde que surge la idea criminal en
la mente del autor y llega hasta el momento en que se
agotan los efectos del delito".613

612

Bettiol, Giuseppe, Derecho penal, PG, p,469.

613

Puig Peña, Federico, Derecho penal, VII ,p,206.

275

Así, el iter criminis, comprende fundamentalmente dos
fases: una interna o psicológica y otra externa o material;
entre, ambas interfiere una tercera, la resolución
manifestada, que la ley castiga en ciertos casos.

A medida que se van quemando esas etapas, los actos
que corporifican a la idea criminal se van acercando a la
violación del bien protegido por el derecho, llegándose de
pronto a una zona gris, "fronteriza- entre lo que constituye
actuar aún lícito o jurídicamente irrelevante y actuar ilícito
en sentido penal, jurídicamente relevante"614

Conceptos y definiciones

Mezger:”Formas de aparición”

Carrara:”El grado en la fuerza física”

Carnelutti: “Momentos dinámicos”

Donnedieu de Vabres: “Momentos sucesivos”, o “procesus”

Welzel: “Etapas de la concreción”615

Pavón Vasconcelos: ” Son las fases a través de las que se
desarrolla el fenómeno jurídico al que llamamos delito, éste
como producto del hombre tiene un proceso que transita
por etapas a las que en conjunto llamamos el iter criminis,
que va desde la ideación hasta el agotamiento.616

614

Frías Caballero, El proceso ejecutivo del delito, p,61.

615

Welzel. Ob. cit. p.68.

616

Pavón Vasconcelos .La Tentativa, p. 9

616

Jiménez de Asúa, L, La Ley y el Delito, p. 464

276

Jiménez de Asúa:”Distinguimos dos etapas la interna o
subjetiva que tiene las características de no haber aún
exteriorización, como contenido de esta fase destacamos la
ideación, la deliberación y la resolución de optar por
delinquir. La otra fase es la externa u objetiva que
comprende la fase ejecutiva del delito y dentro de ésta, sub-
fases de preparación, de ejecución y de consumación; y una
ulterior que es la del agotamiento del delito. Como zona
intermedia entre la interna y externa se ubica a la resolución
manifestada”617

617

. Jiménez de Asúa. Ob.cit.,p.356.

277

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->