Está en la página 1de 2

c 

  (1852-1913) nació en la capital del estado de


Aguascalientes en México central. Comenzó a trabajar como maestro de litografía
en la ciudad de Aguascalientes hasta los 37 años de edad. Posteriormente se cambió
a la capital mexicana donde trabajó como ilustrador de periódicos.

Las críticas imágenes, evidencia de la desigualdad e injusticia social existente en la


sociedad porfiriana, cuestionaban su moralidad y su culto por la modernidad.
Describió con originalidad el espíritu del pueblo mexicano desde los asuntos
políticos, la vida cotidiana, su terror por el fin de siglo y por el fin del mundo,
además de los desastres naturales, las creencias religiosas y la magia.

Por su estilo y temática empleados, José Guadalupe Posada, es considerado un


artista "popular", proveniente del pueblo, que nutrió su obra del imaginario popular
mexicano y a quien se dirigió como público.

Las críticas imágenes, evidencia de la desigualdad e injusticia social existente en la


sociedad porfiriana, cuestionaban su moralidad y su culto por la modernidad.
Describió con originalidad el espíritu del pueblo mexicano desde los asuntos
políticos, la vida cotidiana, su terror por el fin de siglo y por el fin del mundo,
además de los desastres naturales, las creencias religiosas y la magia.

Por su estilo y temática empleados, José Guadalupe Posada, es considerado un


artista "popular", proveniente del pueblo, que nutrió su obra del imaginario popular
mexicano y a quien se dirigió como público.

Ilustró corridos, historias de crímenes y pasiones, de aparecidos y milagros. Retrató


y caricaturizó a todo tipo de personajes: revolucionarios, políticos, fusilados,
borrachos, peladitos, bandoleros, catrines, damas elegantes, charros, toreros y
obreros. Además ilustró las famosas "calaveras" (versos con alusión a la muerte que
se ilustraban con esqueletos vivos personificados) género que Posada desarrolló de
manera extraordinaria. Revistió al esqueleto en la calavera: esencia de los pesares y
alegrías del pueblo

Las calaveras de Posada son en la mayoría de los casos asociadas con el Día de los
Muertos, ya que interpretó la vida y las actitudes sociales del pueblo mexicano,
representados en sus grabados con calaveras vestidas de gala, calaveras en fiesta de
barrios, en calles citadinas, en las casas de los ricos. Dibujó calaveras montadas a
caballos, en bicicletas, con las que señalaba las lacras, la miseria y los errores
políticos del país. Es el caso original de h   , grabado que representa una
burla a la clase alta del Porfiriato.