Está en la página 1de 49

Estantería

19 ESTANTES POÉTICOS

By

José Edgardo Morales Barroso

Ediciones Narizko
Copyright ©2010 José Edgardo Morales Barroso

joseedgardo2000@yahoo.com.mx
Nota.- El formato de este documento se ha mantenido lo más sencillo posible
para ser legible como eBook en la mayor cantidad de dispositivos
posible.
Contenido
(solo como referencia)

• Title Page
• Copyright
• Nota
• Prólogo
• Estante 1 (Me vestiré de fiesta...)
• Estante 2 (Un arbolito...)
• Estante 3 (Se me cayó el corazón...)
• Estante 4 (Silencio...)
• Estante 5 (Lanzada al viento...)
• Estante 6 (Si me tocas...)
• Estante 7 (Muerte perdida...)
• Estante 8 (¿En que piensas corazón...)
• Estante 9 (Después de pensar...)
• Estante 10 (Niña,...)
• Estante 11 (Timbre que suena,...)
• Estante 12 (Rojo de clavel,...)
• Estante 13 (Serenos ojos,...)
• Estante 14 (A la puesta...)
• Estante 15 (Sobre las piernas...)
• Estante 16 (En un beso...)
• Estante 17 (Sólo fragmentos...)
• Estante 18 (Ya no hay tiempo...)
• Estante 19 (Penosa forma...)
Prólogo

¿Quién está ahí? No lo puedo ver, pero puedo escuchar. Está obscuro y mis suspendidos

pasos se dejan caer en un tobogán de luz.

Los pájaros y sus cantos se vuelven a escuchar, en mis ojos cerrados se dibujan las

formas que derivan del sonido que se filtra por mi ventana y yo vuelvo a soñar. La pasión se

torna roja y el beso de tus labios también.

Un grito traslúcido se vuelve una canción cuando se funde con un suspiro escapado

del amor.
Estante 1

Me vestiré de fiesta,

con los colores

de tu cara

pintaré un cuadro,

desnudas nuestras manos

correrán por

nuestros cuerpos.

En el papiro

de nuestra epidermis

se leerán

historias para ciegos

y nuestros besos

se mojarán

en la tinta

de nuestros

sueños.
Estante 2

Un arbolito

vestido de rojo

de descubre

ahíto de cielo.

II

Un cielo

vestido de azul

se descubre

ahíto de soles.

III

Veinte soles

vestidos de fuego
se descubren

ahítos de espejos.
Estante 2-B

Entre los eufemismos

para decir te quiero

encontrare la razón

que se lleve al viento

la suave danza

inscrita en tu cuerpo

con los cinceles

del aroma de tu pelo.


Estante 3

Se me cayó el corazón.

No sé donde quedó.

No sé si alguien lo pisó.

No sé qué pasó con él.

II

Pienso nuevamente en ti,

en el dolor delicioso de tu amor.

Amor que sabe a café.

III

Expánde un poco más tu amor,

si se me rompe el corazón

déjalo estallar
para que cada pedazo

pueda flotar.

IV

Te amo,

te extraño,

me descompongo,

el tiempo pasa

entre mis manos.


Estante 4

Silencio

libre y pendenciero,

describe mi corazón,

danza al compas del fuego,

besa mi lágrima

(cristalina gota

nacida en medio del sueño).


Estante 5

Lanzada al viento

la caricia sin cuerpo

se pierde en el recuerdo

de una piel sin besos.

II

Late más corazón.

Late, late

hasta sangrar

bajo los rayos

del sol.
Estante 6

Si me tocas

en descrita forma

de tintas de colores

nuestros cuerpos

se formarán al cielo

(vestidas nubes

de algodón de azúcar

sabor bermellón).

II

Si te toco,

música de notas

locas de deseo

danzarán al compás

de tu cuerpo
(espuma sonrosada

burbujeando entre

mis dedos).
Estante 7

Muerte perdida

en una pluma blanca

encuentra tu camino

hacia mi alma.

II

Dame muerte dibujada

para que mis ojos

(vacios ojos)

no lloren nada.

III

Sálvame ahora

niña serena,
no esperes a mañana,

no dejes que a la muerte

se le olvide llevarme

este fin de semana.


Estante 8

¿En qué piensas corazón

si las rocas de mármol

no te pueden ver?

II

Corazoncito,

corazoncito,

de miel

y de

chilito,

déjame

darte

un mordisco

para ver tu sangre

de galleta
y malvavisco.

III

Mariposa

revoloteas

en mi pecho

en espera

de que mi corazón

florezca de nuevo,

pero no ves:

¡Se ha quedado árido

mi suelo!
Estante 9

Después de pensar,

distraídas las líneas

de tu rostro

conjugarán el verbo

que en tus caderas

se pronuncia.

II

Loca risa,

puente nuevo,

cuento incierto

oculto entre tus pechos.

III
Miras,

extraña forma

de tu risa

y de tus manos

alisándote el cabello.

IV

(a)

Tu mano

cruza un sueño.

(b)

Un sueño

cruza el aire.

(c)

El aire

empuja un credo.

(d)
El credo

se hace eterno.

Amor, amor

suéñame otra vez,

que no ves:

¡No puedo dormir!

VI

Y tú que decias:

“¡yo nunca rezo!”.

Pero ahora

dices cosas

a dioses

que no entiendo.

VII

Pequeña,

toma mi pluma,

escribe en mi pecho,

toma las letras,


dámelas luego.

VIII

(a)

Tu boquita

tiene un beso

oculto entre

entre tus dientes.

(b)

Cuando comes

muñequita,

ese beso

tras tus labios

lucha por nacerse

IX

Estas ebria,

ya lo sé,

¿te preparo

una taza de café?


X

Ese óleo en la pared

reproduce tu perfil,

tu nariz es una bolita,

pero eres hermosa,

yo lo sé.

XI

Ríes,

sueñas otra vez

entre el humo

del tabaco

y las sombras

del ayer.

XII

Tengo calor,

tu también,

alborotas

tu pelo,

yo mi corazón.
XIII

Tengo supersticiones

del giro del ventilador,

tu voz es amuleto

que me puede proteger.

XIV

Aun no terminas

de comer

y en tus ojos

se dibuja

la hermosura

desde ayer.
Estante 10

Niña,

pequeña niña,

mi niña.

¿Estás cansada?

¡Duerme mi vida!

Pequeña niña

de negra noche

en el pelo

y azúcar blanca

en la risa.

Niña, niña

despierta

en la briza,

refresca mi vida

en la cascada
desbordada

en tu risa.

Niña, linda niña

brilla de noche,

brilla de día

para que nazca

en mi pecho

una flor

de alegría.
Estante 11

Timbre que suena,

sueños que vuelan,

sonora esperanza

entre las piernas.

II

Cuando deje de sonar

destripará el tiempo

sus tristes complas,

sus tristes miedos.

III

(a)
No sabía del mundo,

no sabía del trueno,

no sabía del aire,

no sabía del fuego.

(b)

No sé del mundo,

no sé del trueno,

no sé del aire,

no sé del fuego.

(c)

No sabré del mundo,

no sabré del trueno,

no sabré del aire,

no sabré del fuego.


Estante 12

Rojo de clavel,

amor en rojo escrito,

rojo de tu piel,

de sangre rojo,

rojo de ayer

colorea mi corazón

blanco desde antier.

II

Si me dejas otra vez,

apaga el cielo

para que duerma bien.

III
Si desaparece tu luz,

guíame

porque

no se caminar.
Estante 13

Serenos ojos,

serenos luegos,

serenos dedos

estilizando.

Serenos ojos

mirando al cielo,

serenos labios

sin movimiento.

Se duerme acaso

en tu cabello

un cuento nuevo,

un cuento viejo.

Se cierran

tus párpados

tan de repente,
estás soñando,

ellos no mienten.
Estante 14

A la puesta

del sol,

silueta que murió.

II

Blanco,

rojo,

amarillo,

anaranjado,

¡Fuego!

III

Una canción,

aire artificial,
ensoñación,

lágrima seca

que no puede nacer.

IV

Tras la reja

los ojos

miran nerviosos

¡¿Dónde estás

libertad!?

Proceso inconcluso

en medio de ti,

muerte de repente

en medio demi.
Estante 15

Sobre las piernas

se queda el sueño

de otra vez

II

Sobre tus pechos

(blancos corceles)

cabalga una emoción.

III

Te quedas dormida,

desnuda, tendida,

nieve derretida.
IV

¿Sabías?

creo en tu sonrisa,

creo en tu silencio,

¿Nos morimos otra vez?

Si tus pechos

en vaivén

se detuvieran

una vez,

el mar se escurriría

entre tus pies.

VI

Robaste

del placer

la flor,

buscas la semilla

del amor

para sembrarla

en el huerto
que proteges

sin querer.
Estante 16

En un beso

se recuerda

la brevedad

de la noche.

II

Se respira humo

en los prados de tu mente,

se descarnan sueños

en la palma de tu mano.

III

Esperas tabaco

tras tabaco,
te escurres

entre el humo.

IV

La oficina,

el estómago

que se expande,

un sueño esclavo

que sueña

con ser libre.

Se parte

el tiempo

tan de repente.

se parte

sin detenerse

en un silencio

que sabe

a muerte.
Estante 17

Sólo fragmentos

de un sentimiento

fundido al fuego

II

Tequila,

sabor de lumbre

que tiene miedo.

III

El sonar de una guitarra

sabor del sentimiento.

II-B
Más tequila,

más lumbre,

más escritos

que tienen miedo.


I

Estante 18

Ya no hay tiempo

se ha escapado

por la ventana abierta

del misterio oculto

de tu placer.

II

Cuerpo y cuerpo,

sueño y sueño,

viento y viento,

corcel

que no

se cansa

de correr.
III

De amor

poeta urbano

muerto

de inanición.

IV

Tocarte,

caminar

por tu cuerpo,

correr hacia ti,

sueño inédito.

Si desaparece tu piel

tus huellas quedarán

hasta volverse

parte de mi.
Estante 19

Penosa forma

de ensueño,

calles vacías,

un hombre muerto.

II

Inocente

sentido del humor,

niños muriendo

al ponerse el sol.

III

Sangre,

polvo, papel,
revuelta del alma

que huele a maíz.


FIN

Copyright © 2010 José Edgardo Morales Barroso

joseedgardo2000@yahoo.com.mx

Más de José Edgardo Morales Barroso en:

http://www.chinoartelengua.com/publicaciones/publicaciones.html

Si te ha gustado esta obra y deseas donar algo, hazlo desde aquí:

http://www.chinoartelengua.com/publicaciones/estanteria.html
Copyright © 2010 José Edgardo Morales Barroso

Intereses relacionados