Está en la página 1de 10

• Cincuenta fichas con textos que narran las aventuras de

dos amigos
• Control de la velocidad lectora
• Actividades de comprensión de textos
• Actividades complementarias de expresión oral y escrita
• Evaluación y seguimiento de los progresos
• Solucionario y guía didáctica
Pacto de Silencio

Historias de Cuca y Pipo

Materiales elaborados por:

RAFAEL FERRER FOMBUENA


PEDRO GÓMEZ SIMÓN
PACTO DE SILENCIO

1. De vacaciones 26. Un mensaje cifrado


2. Ante la policía 27. Rosi descubre la clave
3. Retratos de Cuca y Pipo 28. Cuca, maestra de redacción
4. Aparecen los desaparecidos 29. Pipo en Guadalajara
5. Marcha hacia Madrid 30. De Guadalajara a Teruel
6. Naranjales 31. Los días pasan lentos
7. Sagunto 32. Vidas de perros (I)
8. En el Parador de Alarcón 33. Vidas de perros (II)
9. El interrogatorio 34. Recetas de trufas
10. En Aranjuez 35. Teruel también existe
11. El secreto 36. Excursión a Albarracín
12. Pipo se pone nostálgico 37. El entierro
13. Cuca se pone calculadora 38. El tío Joaquín fue emigrante
14. Esperando a Michel 39. Ser emigrante
15. Cuca tiene celos 40. Pipo y su nueva amiga
16. Aprendiendo inglés en Irlanda 41. Carnavales en Tenerife (I)
17. La vieja Dublín 42. Carnavales en Tenerife (II)
18. Pipo, un perfecto amo de casa 43. Convaleciendo de una gripe
19. Jugando con las mates 44. Inesperado encuentro
20. ‘Istein’ sigue con las mates 45. Awatif cuenta su vida
21. De cómo Cuca mata el tiempo 46. Cuca tiene una pesadilla
22. La decepción de Pipo 47. Pipo se interesa por el Islam
23. Primer día de clase de Pipo 48. El curso se termina
24. La rabia de Cuca 49. Permiso para contarlo
25. Cuca se escapa en coche 50. El secreto es desvelado
1. De vacaciones PACTO DE SILENCIO

- ¡Camarero, la cuenta, por favor! – Al poco volvió el joven de camisa blanca y 15


pantalón negro y depositó sobre la mesa de la terraza veraniega un platillo de 29
plástico mientras decía: - Aquí tiene, señor -. Eran 19 euros. El señor Tomé dejó un 43
billete de veinte euros y se levantó. Le siguieron los otros. Era un grupo de 58
dos parejas, dos matrimonios sin duda. Una de las mujeres, ya de pie y guardando un 74
pañuelo blanco perfectamente doblado en el bolso de paseo, preguntó:- ¿Y los niños?, 87
¿dónde están los niños? -. En su voz no había preocupación. Era una voz neutra, 101
rutinaria. 102

Sobre la mesa habían quedado restos de pescadito frito, una jarra de cerveza y 116
cuatro vasos. Había también dos vasos más con residuos de naranjada. 127

Los dos hombres y las dos mujeres empezaron a moverse por los alrededores 140
llamando a los niños con voces cada vez más fuertes: ¡Pipo! ¡Pipo!, ¡Cuca! ¡Cuca!. 154

Retornaron los cuatro al punto de partida. ¿Dónde se habrán metido estos 166
niños? – dijo esta vez la otra señora, con una voz que ya indicaba preocupación e 181
impaciencia. 182

El señor Tomé tomó la iniciativa y propuso organizar la búsqueda: - No nos 195


pongamos nerviosos; tú, Pituca, quédate aquí en el chiringuito y no te muevas, por 223
si vuelven; vosotros, Antonio y Teresa, explorad toda la zona hacia los Minicines, a 237
ver si se han entretenido mirando los carteles; yo buscaré por el parque infantil y 252
por los alrededores del club náutico y por todos esos bares. 263

Según la indicación de su marido, la señora Pituca permaneció allí quieta, en la 277


freiduría La Andaluza. Quieta, es un decir, pues no podía parar de dar paseítos 291
cortos y nerviosos y de atisbar el horizonte poniéndose la mano en la frente a modo 307
de visera protectora del sol. El sol, sin embargo, ya había desaparecido por su 321
espalda hacía un buen rato. Al fondo, a lo lejos, divisaba la oscuridad en la que el cielo 339
y el mar se fundían, y más cerca, a su alrededor, una orgía de luces de los 356
chiringuitos, de las farolas y de las embarcaciones amarradas en el puerto deportivo, 369
que tintineaban reflejándose sobre la superficie del agua. 377

Había anochecido inadvertidamente. Centenares de personas, animadamente, 384


paseaban y charlaban por los aledaños del puerto o permanecían sentados en las 397
terrazas de los restaurantes y cervecerías. Era una bella y benigna noche de 410
septiembre. Los últimos turistas agotaban su estancia en las tierras de Castellón. Todo 423
parecía plácido y feliz. 427

El corazón de la señora Pituca, sin embargo, iba cayendo presa de la zozobra y 442
pensamientos sombríos acudían a su mente al contemplar las aguas del mar 454
quietas y enigmáticas: “¿Que no se habrán caído al agua y se habrán ahogado? Pero... 469
no puede ser, ambos son buenos nadadores; desde los tres añitos fueron a natación 483
en la piscina de la Vaguada, allá en Madrid...” 492
Sin volver la hoja, responde a estas
preguntas sobre el texto leído:

1. ¿Cómo era el uniforme del camarero? R: ___________________________________

2. De todo el grupo, ¿qué dos personas se habían levantado de la mesa en primer lugar?
R: ________________________________________________________________________________

3. ¿Cuántos vasos había sobre la mesa? R: __________________________________________

4. ¿Qué habían tomado Pipo y Cuca? R: _____________________________________________

5. ¿En qué consistió la iniciativa del señor Tomé?


R: _____________________________________________________________________________

6. ¿Qué habían tomado los dos matrimonios, además de las cervezas, en la freiduría ‘La
Andaluza’? R: __________________________________________________________________________

7. En el texto se citan unos carteles. ¿De qué tema te parece a ti que trataban esos
carteles? R: _____________________________________________________________________

8. Une con una flecha “cada oveja con su pareja”: Antonio Pituca

Tomé Teresa

9. ¿En qué estación del año tiene lugar la escena que se describe en el texto?
R: _____________________________________________________________________________

10. ¿A qué argumento se agarraba la señora Pituca para pensar que los niños no podían
haberse ahogado? R: _____________________________________________________________

Actividades complementarias de expresión


a) Narra al resto de la clase, si te lo pide el/la profesor/a, de la forma más completa
posible, lo que recuerdes de la lectura anterior.
b) Explica por escrito: ¿Cómo organizó el señor Tomé la búsqueda de los niños?
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________

Evaluación: Fecha de hoy: ___________________


PACTO DE SILENCIO

2. Ante la policía
No habían pasado cinco minutos, que a la señora Pituca se le antojaron horas, 14
cuando los tres exploradores regresaron al punto de partida. En sus rostros se leía 28
el fracaso de su misión. Los niños no daban señales de vida. Como si se los hubiera 45
tragado la tierra, aunque en este caso convendría decir el mar. ¡Dios mío, Pipo, pero 60
dónde te has metido! ¡Mi niño, qué le habrá pasado! – se lamentaba la señora Teresa 75
a punto de llorar. ¡Y mi Cuca, qué habrá sido de esta niña! ¡Ay, Dios, con la de males 94
que pasan! – se quejaba la señora Pituca. Los maridos trataron en vano de calmarlas 108
diciéndoles que ya aparecerían... Pero era en vano. Ellos mismos no estaban 120
convencidos ni mucho menos de lo que decían. 128

El nerviosismo, las lamentaciones y, al final, los lloros se desataron. Se formó un 142


gran revuelo alrededor de las dos parejas. La gente se iba agrupando en torno a ellos. 158
¿Qué pasa? – preguntaba una mujer. – Que se han perdido dos niños – contestaba 170
una señor bajito que estaba en primera fila. – Que se han ahogado dos niños – 184
traducía una tercera persona. – Que han matado a dos niños – transmitía una cuarta. 197
¡Se están pegando dos parejas! –aventuraba un joven desde el exterior del círculo de 211
gente. Pues avisemos a la policía – añadió la que parecía ser su novia. Pero no era 227
necesario. Una pareja de la Policía Local se abría paso entre la multitud agolpada: 241
- Dejen paso, por favor. Dejen paso, por favor – decía la mujer policía. Y el hombre 256
policía, por su parte, preguntaba: ¿Qué pasa aquí? ¿Qué pasa aquí?. La gente les 270
contestaba con lo de la pérdida, el ahogamiento, la muerte de los niños o con lo de la 288
pelea. 289

Sólo cuando llegaron al centro del círculo y se encontraron con los dos 302
matrimonios se enteraron de la verdad. Trataron de tranquilizar a los desesperados 314
padres y les pidieron que les acompañaran a las dependencias de la Policía para tomar 329
los datos e iniciar la investigación con la mayor urgencia posible. 340

Los locales de la Policía estaban cerca, a menos de cinco minutos, en la misma 355
avenida, en los bajos de la Tenencia de Alcandía del Grao. Mientras caminaban la 369
mujer policía daba ánimo a las dos madres esforzándose en convencerles de que 382
seguramente los niños se habrían perdido... Al hombre policía, sin embargo, que se 394
dirigía a los padres, no se le ocurrían otras palabras que las de “es muy raro, esto es 410
muy raro, muy raro”... 416

Ya en la sede de la Policía, el oficial de guardia se hizo cargo del asunto y los dos 435
policías acompañantes volvieron a la calle, a su servicio, deseando buena suerte a los 449
apesadumbrados padres. Estos, contestando a las preguntas del oficial, manifestaron 459
que eran madrileños, domiciliados en el Barrio del Pilar, que estaban pasando quince 472
días de vacaciones en Benicásim, en los Apartamentos Heliópolis. Que sus vacaciones 484
precisamente terminaban al día siguiente, seis de septiembre. Describieron 493
minuciosamente las circunstancias de la desaparición de los niños y entregaron varias 505
fotografías de éstos para su búsqueda e identificación. 513
Sin volver la hoja, responde a estas
preguntas sobre el texto leído:

1. Señala la frase en la que se deduce que los maridos estaban


también preocupados:
los maridos trataron de calmarlas
ellos mismos no estaban convencidos de lo que decían
pero era inútil

2. ¿Cuál era la verdad de lo que había pasado? Señala la respuesta verdadera:


Que se han ahogado los niños Que se han perdido los niños
Que se han matado los niños Que se están pegando dos parejas

3. La escena de la gente agrupada para saber qué pasaba nos demuestra:


que los hechos pueden comunicarse
que una información que va de boca en boca acaba deteriorándose
que la gente es mentirosa
que la comunicación entre las personas es imposible

4. ¿Quién encontró la verdad en el centro del círculo de gente? R: _____________________


5. ¿Cuál de los dos policías tenía una actitud más positiva respecto a lo que podía haber
pasado? R: _______________________________________________________________________
6. ¿En qué nos basamos para afirmar que los dos matrimonios llegaron enseguida a las
dependencias de la Policía Local? R: ________________________________________________
7. ¿A qué fueron los dos matrimonios a las dependencias de la Policía?
R: ________________________________________________________________________________

8. Une con una flecha “cada oveja con su cordero”: Pituca Cuca

Teresa Pipo
9. A los efectos de facilitar la búsqueda e identificación, ¿qué material entregaron los
padres al oficial de guardia? R: ____________________________________________________
10. De no haber titulado esta lectura como lo hemos hecho, ¿cuál de estos otros títulos le
convendría? Las mujeres lloran Se dicen muchas falsedades
Denuncia de los desaparecidos Policías eficientes

Actividades complementarias de expresión

a) Narra al resto de la clase, si te lo pide el/la profesor/a, de la forma más completa


posible, lo que recuerdes de la lectura anterior.
b) Explica por escrito lo que pasó cuando la gente se arremolinó alrededor de los
dos matrimonios:
__________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________
Evaluación: Fecha de hoy: ___________________
PACTO DE SILENCIO
3. Retratos de Cuca y Pipo
El policía de guardia se quedó mirando las fotografías de Pipo y de Cuca. Su 15
entrecejo presentaba una arruga enorme, signo de la preocupación con que veía 27
el asunto. A él también le parecía aquello muy raro. En Castellón, en el Grao y en 44
toda aquella zona de playas de Benicásim no había precedentes de desaparición 56
de niños. Los delitos que solían darse eran los sabidos: hurtos, robos de villas y 71
chalets, trapicheos con droga y otras operaciones de mayor escala, agresiones, 82
violencia contra las mujeres... Pero desapariciones de niños no se habían dado 94
desde que él recordara al menos. 100

Miró primero el juego de fotos en que aparecía Cuca. Para sus once años era 115
una niña espigada, más bien alta. Era claro que todas las fotos habían sido hechas 130
en la misma sesión, pues en todas posaba con un pantaloncito corto de color 144
blanco y un suéter sin mangas de color rosa palo. Sus piernas largas, rectas y bien 160
torneadas estaban, como el resto del cuerpo, tan morenas que casi negreaban. 172
Pero lo que llamaba más la atención era su cabeza. Era verdaderamente hermosa. 185
Su pelo negrísimo, abundante y ensortijado, parecía una corona brillante puesta 196
sobre una cara ovalada y perfecta, en la que los ojos y la boca jugaban a construir 213
una sonrisa permanente. ¡Sus ojos! ¡Qué maravilla! ¿Eran azules? ¿Verdes? ¿Eran 224
grises? No se sabía. Eran un enigma. Según la hora del día y la posición del sol o 242
de la luz, podían resultar de un azul celeste intenso, de un verde transparente o 257
de un gris cristalino. No cabía duda de que Cuca era la promesa cierta de una 273
bellísima mujer. Y si había alguna duda, no hacía falta más que mirar a su madre, 289
la señora Pituca. ¡Qué hermosa mujer! 295

Muy diferente era la imagen de Pipo. No era ni mucho menos espigado, 308
aunque tampoco podía decirse que fuera bajito para su edad. Sus piernas, sin 321
embargo, tenían la forma de tronco de árbol, igual de anchas por el empeine que 336
por las corvas. Calzaba una especie de zapatones deportivos, de esos que ahora 349
están de moda y que tan feos resultan. Piernas y zapatones semejaban dos 362
columnas capaces de soportar cualquier carga que se le echase encima. Pero el 375
cuerpo de Pipo no era gran cosa. Si bien el vientre y la cintura eran abundantes, el 392
tronco – de hombros estrechos – y la cabeza aparecían manifiestamente 401
reducidos. Ahora bien, Pipo tenía un aire muy simpático. ¿De dónde le venía su 415
simpatía? ¿Acaso de sus ojos marrones, inquietos como los de una codorniz 427
temerosa del cazador? ¿Acaso de ese remolino indomable que le formaba su pelo 440
liso, lacio, rubio en el nacimiento de su minúscula frente? 450

El policía guardó las fotografías y el corazón se le llenó de ternura. La imagen 465


de su única hija, también de once años, que seguramente dormiría a pierna suelta 479
a esas horas, le vino a la cabeza. Y la arruga del entrecejo se le hizo más profunda 497
todavía. 498
Sin volver la hoja, responde a estas
preguntas sobre el texto leído:

1. ¿Por qué al policía de guardia le parecía también raro


aquel asunto? R: ____________________________________
2. ¿En qué rasgo físico se notaba la preocupación del
policía? R: __________________________________________
3. El policía, muy perspicaz él, dedujo que todas las fotos de Cuca estaban hechas en la
misma sesión. ¿En qué se basó? R: _________________________________________________
4. Elige la respuesta correcta. En el texto se da:
Una descripción poética de Cuca Un retrato físico
Un retrato de sus cualidades Una descripción de sus habilidades

5. ¿Qué frase describe mejor el color de los ojos de Cuca?


eran azules eran verdes eran un enigma eran gris cristalino

6. Señala la respuesta verdadera. Pipo era:


espigado bajito normal altísimo

7. Si Cuca podía tener éxito por su prometedora belleza, Pipo lo podría tener por su:
tipazo simpatía inquietud vestimenta

8. Une las siguientes cualidades con el personaje correspondiente:


ojos marrones piernas largas pelo rubio pelo ensortijado

Cuca Pipo

9. Por qué se emocionó el policía al contemplar las fotografías?


R: __________________________________________________________________________

10. De no haber titulado el capítulo como lo hemos hecho, ¿cuál de estos otros títulos le
convendría?
Una morena La policía empieza su labor La belleza La simpatía

Actividades complementarias de expresión:

a) Narra al resto de la clase, si te lo pide el/la profesor/a, de la forma más completa


posible, lo que recuerdes de la lectura anterior.
b) Puntúa debidamente el siguiente texto (sin volver la hoja):
el cuerpo de Pipo no era gran cosa si bien el vientre y la cintura eran abundantes el tronco
de hombros estrechos y la cabeza aparecían manifiestamente reducidos ahora bien Pipo
tenía un aire muy simpático de dónde le venía su simpatía acaso de sus ojos marrones
inquietos como los de una codorniz temerosa del cazador qué simpático muchacho es Pipo

Evaluación: Fecha de hoy: ___________________