Está en la página 1de 2

Huanchaco a las tres y veinte de la tarde

Busco cosas para contarte cuando regrese...

desde el mar que viene y se va

los caballitos de totora

el cebiche en el Big Ben

la arena dentro de mis sandalias

un olor a mar que te trae a mi a cada ratito

tu piel olía a mar

de playa Arica

Sería bueno que estuvieras aquí conmigo

veríamos las mismas cosas

la brisa nos tocaría a la vez

y me comprarías un collar de cinco soles

yo puedo ser feliz con un collar de cinco soles

Comeríamos cebiche y arroz con langostinos

Con gaseosa y canchita

No me molestaría besar tu boca

con sabor a cebolla de cebiche

Y luego caminaríamos por el puerto hasta la noche

tratando de pescar algo

tratando de hacer eterna la tarde


para que te quedes allí conmigo

Un helado de limón

y te extraño más que nunca

por segunda vez me ofrecen marihuana y no compro

desde que vi tus ojos

sólo me gusta ese verde

Carajo cómo te extraño

El mar viene y se va otra vez

Sigo en Huanchaco y te extraño más que nunca

Hoy no puedo hacer otra cosa

no sé hacer otra cosa