Está en la página 1de 18

DOSSIER

Red de centros
culturales
de la ciudad de La Plata
http://reddecentrosculturales.blogsp
ot.com/

¿QUIENES SOMOS? Somos una Red constituida por diferentes espacios


culturales multidisciplinarios y autónomos de la ciudad de la Plata, que no
dependemos de ninguna instancia gubernamental. La Red de centros culturales
surge a principios de 2005 a partir de la identificación de necesidades comunes
entre cada uno de los espacios participantes. De esta RED participamos:
Asociación Cultural Favero, Centro Cultura & Comunicación, C. c. El Faldón, C. c.
El Núcleo; C.c. Estación Provincial; Grupo La Grieta; C. C. Viejo Almacén El Obrero.
Cada uno de los espacios culturales que conforman la Red, son espacios
gestados por iniciativa ciudadana y absolutamente independientes de cualquier
instancia gubernamental. Desde sus comienzos - iniciado el nuevo milenio- estos
centros culturales se han encargado de absorber y programar aquellas
expresiones artísticas, sociales y culturales distantes del “circuito oficial de la
cultura”. Son espacios multidisciplinarios que plantean un tipo de gestión cultural
de carácter inclusivo y solidario que, lejos de perseguir el lucro como finalidad,
sostienen una oferta cultural accesible en donde el total de los recursos
percibidos (vía gestión de eventos, talleres, y demás actividades) son destinados
directamente al sostenimiento del espacio, constituyendo cada uno de ellos una
fuente laboral para todos los trabajadores y creativos que dedican su labor al
mundo de la cultura.

¿CUAL ES NUESTRA FUNCIÓN? Nuestra función como RED es


alentar la subsistencia y el desarrollo de aquellos espacios alternativos que
configuran la agenda cultural de la ciudad. La RED intenta crear y reforzar lazos
de solidaridad y cooperación entre los espacios a fin de garantizar la continuidad
de los mismos, generando además propuestas de gestión colectivas.

¿QUÉ QUEREMOS?
o Redimensionar el valor de los espacios culturales independientes
en la vida cultural de la ciudad de La Plata, mostrando el trabajo de
cada una de las organizaciones que componen la Red.
o Intercambiar experiencias (éxitos y fracasos) que posibiliten un
aprendizaje colectivo sobre la gestión local.
o Dignificar el trabajo de todo aquel que se desarrolle en el campo
del arte y la cultura.
o Captar, programar y promover aquellas expresiones artísticas y
sociales que no estén contempladas por la política cultural pública
o espacios culturales oficiales.
o Lograr la autogestión, independencia y sustentabilidad económica
de emprendimientos como los nuestros.
o Ser una Red promotora y generadora de redes, estimulando la
horizontalidad y la dirección colectiva.
o Crear vínculos de interlocución con las autoridades para legislar
nuestra incorporación en el marco de una política cultural,
lanzando el debate sobre la necesidad de contemplar en la ley la
figura de “espacios culturales independientes y alternativos”.
o Proponer una iniciativa de ley que integre a los centros y espacio
culturales alternativos; ideando una simplificación administrativa
acorde con sus necesidades.

¿ COMO FUNCIONAMOS?
o Atendiendo necesidades comunes, y generando vínculos y
proyectos afines que favorezcan el trabajo de los centros y
espacios culturales alternativos.
o La Red se gesta desde la pluralidad ideológica, en pos de la
diversidad cultural, siendo un sitio abierto a todos aquellos
espacios independientes que de esta misma manera aborden el
desarrollo de la gestión cultural.
o Los trabajos al interior de RED se realizarán horizontalmente
siempre en base al consenso y a la participación activa, propositiva
y constructiva por parte de todos y cada uno de sus integrantes.
o La RED como tal, independientemente de las ideologías y
simpatías políticas de sus miembros, no posee afiliaciones
partidarias de ningún tipo.

¿QUÉ HICIMOS Y HACIA DONDE VAMOS?

o Establecimos un manifiesto con los principios que rigen nuestra


actividad como actor político en la sociedad, lo cual nos llevó a
repensar y redefinir la figura de “espacios culturales
independientes y alternativos”.
o Diseñamos una imagen (logo) de la Red de Centros Culturales,
para incluirlo en la papelería de cada centro, carteleras comunes,
etc.
o Trabajamos sobre la construcción de un modelo de ordenanza para
habilitación de espacios como los nuestros, en conjunto con las
salas de teatro de nuestra ciudad.
o Gestionamos de manera conjunta Ferias de Centros Culturales, con
talleres abiertos, muestras, stands de cada centro, radioteatro,
transmisión radial en vivo, etc.
o Llevamos adelante un micro radial de la Red en el programa de la
mañana de Radio Estación Sur.
o Instalamos en cada espacio carteleras de la Red con la agenda de
los otros centros culturales compañeros, para contribuir a la
difusión de nuestro trabajo.
o Gestionamos una movida callejera en apoyo al Centro Cultural El
Faldón ante su inminente cierre (dic. 2006), situación que nos
condujo a redactar un petitorio en defensa de espacios como los
nuestros, con gran apoyo de la comunidad.
o Peleamos por la puesta en práctica de algún tipo de apoyo
económico del municipio, siguiendo los principios del fondo de
apoyo existente a nivel municipal para Bibliotecas Populares.
o Actualmente buscamos canales para lograr la declaración de
interés municipal y provincial.
o Desarrollamos un proyecto de gestión cultural conjunta para el año
2007, de fuerte vinculación la comunidad local (proyección de la
RED hacia otras asociaciones); y de fortalecimiento interno
(capacitación de los integrantes).
Petitorio en defensa de los espacios culturales alternativos de la
ciudad
Red de centros Culturales
Septiembre de 2006

A LOS PLATENSES, EN DEFENSA DE NUESTRA CULTURA

Nacimos de la crisis, sin apoyo de nadie. Sostenemos cotidianamente espacios que


cumplen una función social y comunitaria concreta, con ingresos exiguos devenidos de la
solidaridad, la creatividad para encontrar rudimentarias formas de autogestión o el
saqueo de nuestros propios bolsillos. Por todo esto, la ciudad puede enorgullecerse hoy
de una actividad cultural intensa y accesible, pero el reconocimiento ganado hacia fuera
sigue sin traducirse en apoyo concreto desde adentro.

Los abajo firmantes somos lugares de gestión cultural inclusiva, sin fines de lucro,
que brindan educación no formal permanente, desarrollando las potencialidades
expresivas de quienes concurren, y ayudando así forjar nuevos artistas. Responsables de
que hoy haya música, teatro, plástica y toda clase de manifestaciones artísticas al
alcance de todos, y capaces de generar fuentes laborales para los trabajadores de la
cultura.

Los espacios culturales alternativos surgimos como respuesta espontánea a una


demanda social; a la necesidad de grupos, creadores y artistas locales de contar con
espacios para encontrarse con sus propios vecinos; y a la necesidad de vecinos que no
contaban con lugares para aprender, disfrutar y participar de nuestros artistas. Hoy
algunas de estas experiencias tuvieron que cerrar sus puertas, y otras ven en peligro su
supervivencia, ante la inacción o desconocimiento del Estado.

Por encontrar tantos problemas comunes, empezamos a buscar las soluciones


colectivas. Y por esta razón nos reunimos para plantear en conjunto, a las autoridades y
la comunidad en general, que así no podemos más.

Por todo esto planteamos:

- La creación de un Fondo de apoyo o Régimen de Fomento a los proyectos culturales


independientes, que se encuentran en marcha en nuestra ciudad, tal como existe
para las bibliotecas y otros espacios.

- Garantizar la disponibilidad efectiva de recursos municipales que son de todos (tales


como comodatos para espacios en desuso, proyectores, equipos de sonido, luces,
escenarios, etc.) pero en la práctica están al alcance de pocos.

- Asistencia técnica y legal a todas las asociaciones civiles sin fines de lucro que
trabajen en pos del desarrollo cultural local, y no tienen la posibilidad de contratar
profesionales para cumplir sus requisitos básicos.

- Tratamiento impositivo acorde a nuestras finalidades, que son distintas a los


establecimientos privados o comerciales. Apoyo municipal para peticionar ante las
compañías que brindan servicios públicos y sus entes reguladores.

- Articulación permanente con los organismos competentes en los niveles provincial y


nacional.
Solicitamos respuesta a las autoridades, convencidos de que sólo la diversidad de
propuestas garantiza el crecimiento cultural de la ciudad. No habrá una sociedad mejor si
sus más básicos espacios de expresión están ahogados, limitados y olvidados por el
Estado. Hacemos este llamado para seguir existiendo, en busca de apoyo, espacios y
desarrollo para la cultura popular en cada barrio platense.

Centro Cultural Daniel O. Favero


Centro Cultural Estación Provincial
Centro Cultural El Núcleo
Centro de Cultura & Comunicación
Centro Cultural Viejo Almacén El Obrero
Centro Cultural El Faldón
Grupo La Grieta

Red de centros culturales


Sus integrantes
CENTRO DE CULTURA Y COMUNICACIÓN

El Centro de Cultura y Comunicación nace a fines del mes de septiembre de


2003, por iniciativa de un grupo de trabajadores de la comunicación con
experiencia en medios de comunicación y en trabajos sociales. Su primera sede
era la calle 50 e/ 8 y 9, en pleno centro de la ciudad. Aquella ubicación geográfica
duró algunos meses, cuando una mudanza obligó a buscar un nuevo espacio.
Entonces empezó un largo peregrinar por inmobiliarias, recorridas por locales
inmensos, precios dantescos, ubicaciones imposibles, hasta que dimos con una
vieja casona en la calle 42 e/ 6 y 7, a la que le faltaba todo para ser pensada
como un espacio público, excepto la imaginación. A partir de allí se empezaron a
tirar paredes, aprender oficios, buscar presupuestos, rogar que no llueva,
esquivar montañas de arena, y finalmente inaugurar, el 23 de Octubre de 2004.
Con la incipiente primavera, creció la enredadera del patio, se pensaron
cursos y talleres, aquellos destinados exclusivamente a la parte cultural, como
danzas afro, tango, pintura, cerámica, la música perfumó el auditorio con las
clases de salsa, se escucharon acordes de guitarras, grupos de teatro ensayan
sus obras, y desde el punto de vista casi exclusivamente comunicacional Sergio
Pujol habló de “Las Revoluciones del Jazz”, Carlos Gassman pensó la mejor forma
de vincular “El Arte y las Ciencias Sociales”, Juan Pablo Zangara explica “El
Periodismo Cultural”, todo esto, con la incipiente salida al aire de nuestra propia
Radio Estación Sur 91.7, emitiendo desde Junio con señal de prueba, y desde
Agosto con programación.
Cada miércoles hay ciclos de cine temáticos, han pasado por la pantalla
gigante del Centro, el humor, el erotismo, los maestros, se viene el terror y el
suspenso para el mes de noviembre, y fue la sede del primer encuentro de la Red
de Centros Culturales a fines del mes de Agosto.
En el Centro de Cultura y Comunicación hay una frase que se repite, que
suena, que late, todo el tiempo, “esto está en construcción”, y cada día lo
reafirmamos, mientras la enredadera del patio esta vez, también se llena de
flores.

Asociación Civil sin fines de lucro.


Personería Jurídica (matrícula): 24482
Expediente 21209-22136
Legajo 1/109212
Fecha de personería: 30/07/02

El 24 de marzo de 1976, el golpe de Estado instauró una nueva dictadura


militar en el país. Además de represión y silenciamiento, las políticas de la
dictadura generaron condiciones favorables para la especulación financiera, un
gigantesco endeudamiento externo y la comisión de delitos económicos por parte
de funcionario públicos y empresarios del sector privado. Instalándose el plan
económico que continúa hasta el día de hoy. Acallaron las voces de una gran
parte de la sociedad argentina. Se propuso eliminar toda manifestación de
oposición al orden que buscaba restablecer pero a diferencia de la dictadura
militar anterior, no se trató solo de prohibir las manifestaciones opositoras, esta
vez, hacer desaparecer la oposición de la escena pública significaba hacer
desaparecer a las personas que tenían ideas opositoras.
Miles de personas fueron secuestradas y detenidas y, otro cientos de personas
aparecieron muertas, según el gobierno militar como resultado de
"enfrentamientos con las fuerzas de seguridad o entre subversivos". Otros miles
de argentinos (particularmente atemorizados o amenazados) debieron abandonar
el país y emprendieron un duro camino de exilio. La mayoría de los que se
quedaron tardaron varios años en animarse a hablar en público sobre lo que
estaba ocurriendo en el país: no lo hacían en los lugares de trabajo ni de estudio,
mucho menos ante desconocidos, y aún se cuidaban en reuniones de amigos.
Los militares recurrieron a una dictadura, porque fue la forma de gobierno
que les brindó el marco político mas adecuado para realizar siniestras, profundas
y drásticas transformaciones en la economía, en la sociedad y en la política,
acallando por medios ilegales las voces de protesta...
Se generalizó el miedo y el silencio, y con ello, la impunidad de los asesinos.
Dentro de este marco histórico y de los lamentables hechos mencionados,
encontramos, paradójicamente, la razón de la existencia de la Asociación Cultural.
Esa razón tiene un nombre y un apellido, Daniel Omar Favero. Detrás de ese
nombre y apellido existió un tiempo y la historia relatada. Detrás de ese nombre y
apellido existe aún una identidad:
Daniel nació en La Plata el 30 de julio de 1957. Creció en un barrio de calle
de tierra y zanja, donde sus padres habían construido una familia de cinco y una
casa sencilla y de puertas abiertas. Allí conoció a sus primeros amigos, algunos de
ellos serían sus compañeros de la Escuela 8, luego del Colegio Nacional y de la
vida. Uno de ellos lo describe profundamente: “Transitamos juntos, casi sin
hablarnos, complicadas geometrías de la vida. El Dane manejaba los silencios a
favor nuestro.”
Casi todo lo que creemos que sabemos de sus sueños se encuentra en sus
poemas. Acaso porque sus ojos verdes veían otras cosas, o porque los osados
lances de su instinto no esperaban referencias, lo cierto es que sabía callar,
aunque nos pese.
El destino implacable e impreciso – que él trataba de evitar con el mismo
mecanismo del potrero- lo disparó a ese rectángulo del pasado donde es difícil
entrar sin que nos duela.
Hoy vuelven a mí de aquellos días imágenes lejanas, las angustias, la
bronca sostenida y un par de estrellas con su nombre: el delicado equilibrio de
sus tumbos sobre el filo que separa el amor de la locura, lo heroico de lo absurdo;
y el empleo inteligente del ridículo rellenando intersticios infranqueables.”
"Respiraré estos aires en fortines de barrio", escribió en 1976 Daniel Omar
Favero, un estudiante de Letras que contaba entonces 19 años. A los pocos
meses, Dane, como le decían a este adolescente enamorado de sueños
colectivos, fue secuestrado en junio de 1977 por un grupo de tareas de la Brigada
de Investigaciones que dependía del jefe de Policía, Camps, y del Comando Militar
I que mandaba Suárez Mason. Le faltaban días para cumplir sus 20 años. Fue
secuestrado junto a su compañera, Paula Alvarez. Daniel estudiaba Letras en
Humanidades y era de la Juventud Universitaria Peronista. Había estudiado en el
Colegio Nacional. Era escritor y músico, en el año 1992, se presentó su libro, "Los
últimos poemas", editado en una colección de poesía que dirige José Luis
Mangieri. La presentación fue en el salón de actos del Colegio Nacional con el
auspicio del Colegio y de la Facultad de Humanidades".
Detrás de ese nombre y de 30000 más existió una oferta de reparación que
el Gobierno constitucional, propuso para resarcir el daño infligido por la dictadura
a la sociedad, la desaparición de personas. La magnitud de este daño no tiene
resarcimiento posible, el más cercano hubiese sido la cárcel a todos los
genocidas. Pero no fue así, la pretenciosa reparación fue económica. Lo que le
planteó a la familia de Daniel, un conflicto emocional y ético ante la decisión que
había que tomar: aceptarla o no.
En esta disyunción aparece una persona muy importante en la resolución
del problema, Luis Favero quien decide destinar el monto que le corresponde para
la creación de la Asociación Cultural “Daniel Omar Favero” e invita a participar, en
primera instancia, a su madre, y posteriormente a todas las personas, familiares y
amigos, que se han ido sumando con su colaboración en la concreción de su idea.

El 29 de marzo de 2001 se inauguró la Asociación Cultural Daniel Omar


Favero, un auténtico "fortín de barrio" dedicado a la cultura y que lleva su
nombre. El centro cultural se levanta en la esquina de 117 y 40. Cuenta con la
sala "El último pájaro", en donde se brindan recitales y espectáculos de cámara,
conferencias, presentaciones de libros, entre otros actos programados, y una
biblioteca en creación que llevará el nombre de Evaristo Carriego, el poeta de los
barrios, coincidiendo con el nombre de la calle 40.
El lugar elegido para construir el centro es ideal , está enclavado en el
corazón de un barrio platense, El edificio original fue levantado en 1913 donde
funcionó el Almacén Giménez y según los vecinos habría sido por un tiempo, sede
de un Ateneo. En realidad funcionaron aquí muchas cosas y hasta se comenta que
en el sótano había un reñidero". Se pintó el frente color lacre, se tapiaron las
ventanas y se derribaron paredes interiores para poder construir la sala acústica
que cuenta con un escenario apto para diversos espectáculos, un baño para uso
de los artistas y dos baños más para el público. Hay una galería, amplia y
techada, en donde funcionan algunos talleres y un buffet con mesas. El sótano,
cuyas paredes son las originales de la construcción, guarda el tobogán desde
donde se descargaba la mercadería para el almacén. Actualmente se siguen
haciendo reformas y terminaciones en la edificación.
La Asociación Cultural Daniel Omar Favero se construye en continuo dinamismo y
crecimiento, camina en busca de respuestas a las necesidades de las personas
que se van acercando, las recoge, coordina, orienta, apoya y enmarca,
integrándolas a los objetivos de la institución y facilitando el espacio.
Los talleres, se han creado para complementar, ampliar y/o satisfacer las
necesidades educativas no cubiertas por la educación formal. Para la
implementación de este proyecto elegimos posicionarnos en una perspectiva de
intervención en la que "Enseñar no es transferir conocimiento sino crear las
posibilidades de su producción o de su construcción" (Freire) Entendemos la
Educación Popular como un proceso histórico y social que, desde la inserción real
en el medio popular y en un esfuerzo permanente por ir captando el momento
preciso de sus necesidades, tiende a la promoción de las personas y las
comunidades para que sean conscientes de sus potencialidades y valores,
adquieran la capacidad de decidir sobre su vida y futuro y se constituyan así en
protagonistas de su propio desarrollo. Desde allí, se desarrollará su capacidad de
ser dueño de la historia para modificar el curso de los acontecimientos hacia su
libertad y para lograr el equilibrio entre las posibles ayudas externas y su propia
participación. Este proceso educativo, así entendido, acentúa la intencionalidad
de búsqueda y de crecimiento personal y comunitario, exige en educadores y
educandos una modificación de actitudes en un proceso abierto que aprovecha
todos los recursos disponibles
El propósito general de la Asociación es contribuir a la construcción de un
hombre, que consciente de sí mismo y de su proceso de liberación personal,
desarrolle actitudes de autonomía e independencia crítica y de responsabilidad;
sea solidario con el mundo de miseria y de injusticia que lo rodea; se comprometa
seriamente con los demás en actitud de servicio; y se convierta en agente de
cambio para lograr una sociedad enmarcada dentro de un nuevo orden social,
económico, político. Sin olvidarnos que, uno de los roles fundamentales del estado
y parte de su razón de ser, es justamente hacerse cargo en forma responsable, de
los problemas sociales y culturales de la comunidad a la que sirve; y que, esta
función indelegable debe ser enfáticamente recordada y exigida por nosotros a
través de todas las vías de participación disponibles.
El Centro ha sido declarado de Interés Cultural Nacional, Provincial y Municipal
transformándose en una “Marca de la Memoria”.

CENTRO CULTURAL ESTACIÓN PROVINCIAL


Una estación abandonada,
donde abrimos las puertas del olvido,
barrimos la mugre de la indiferencia,
y ventilamos con aire de esperanza;
para ponerle música a las paredes,
danzas a las baldosas
y colgar colores de los clavos oxidados.

Somos un grupo de vecinos del barrio Meridiano V en el que se encuentra la


estación del ferrocarril provincial. Algunos del grupo fueron ferroviarios cuando la
estación estaba en pleno desarrollo, los otros, mas jóvenes se acercaron con
ideas para mejorar la realidad del barrio. Entre los dos grupos se consolidó una
familia.

Esta familia es la que mantiene vivo el espíritu de la estación del ferrocarril


provincial en uno de los barrios mas antiguos de la ciudad, abriendo el espacio a
la comunidad, para que sea un recuerdo vivo de lo que en algún momento era
una gran estación. Para mantenerla viva y recuperarla del olvido, la
transformamos en el "Centro Cultural Estación Provincial", y la volvimos a abrir al
barrio y a la comunidad para que todos encuentren dentro ella un lugar para
compartir con otros.
Fue así que empezamos a generar actividades para toda las edades, para todos
los gustos, para que todas las personas puedan participar de las cosas que se
realizan dentro de la estación y trabajar para fomentar la cultura, la participación
popular y la solidaridad de nuestra comunidad.

Todo esto lo estamos logrando gracias a la gente, los vecinos de este hermoso
barrio que, entre todos nos ayudamos permanentemente, pues nosotros
solamente abrimos las puertas.

Muchos proyectos se han trazado en torno a la estación provincial. Varias


instituciones han puesto sus ojos en el lugar y tejieron futuros posibles. A
diferencia de ellos, humildemente, este es el proyecto de los vecinos, y el único
que se ha concretado; en base al esfuerzo, la voluntad y el amor que hemos
puesto en él. Si la estación no es hoy un edificio abandonado o un depósito de
papeles, si la estación hoy es conocida por gente de todas las edades, si hoy por
hoy se puede recorrer y disfrutar, conocer y participar en las actividades que en
ella se realizan, es porque ha habido gente que apostó a un proyecto y lo
transformó en realidad; si bien falta mucho por hacer estamos convencidos que el
camino que comenzamos a transitar hace años es el correcto y seguiremos en él
hasta alcanzar nuestro objetivo: hacer de la estación un espacio donde la cultura
y el arte sean los motores del barrio, los estandartes de los vecinos y así renovar
el espíritu del lugar. Intentamos que todos puedan expresarse y así poder aportar
a la realización de una verdadera cultura del encuentro. Hoy se sigue trabajando
para que esos sueños se hagan realidad.
Centro Cultural El Faldón
17 y 71 (Planta Alta) E-mail: elfaldon@gmail.com
http://elfaldon.zoomblog.com

Asociación Civil Sin Fines de Lucro


N° Personería Jurídica 24.574
Entidad de Bien Público N° 1053
El Centro Cultural El Faldón nació a principios del 2002 como consecuencia
de la crisis orgánica que estalló en nuestro país. Hicimos crecer un proyecto
cultural en la ciudad sin apoyo gubernamental, nutriendo nuestra acción cotidiana
en la voluntad de muchas personas y de otros espacios que, como el nuestro, se
crearon para fortalecer la participación social en actividades culturales.
Cinco años de trabajo alimentaron a este proyecto fundado en la
autogestión de actividades de promoción cultural, en el cual una amplia
diversidad de talleres, sumado a la programación de eventos artísticos fueron los
encargados de sostener el financiamiento de la institución.
Continuamos en la difícil lucha por la autogestión, convencidos de la
necesidad de una actividad autónoma, autodeterminada, que se presente como
alternativa a los modelos tradicionales de gestión. El valor de la participación,
del intercambio con otros proyectos o instituciones, nos comprometió con otras
organizaciones, conformando redes, flexibilizando estructuras.
El Faldón nació con mucha fuerza de una crisis que no cesó y que – casi
paradójicamente - hizo tambalear, cinco años después, la continuidad del
proyecto. Si bien ante los ingresos exiguos devenidos de la solidaridad, supimos
poner en marcha nuestra creatividad para desarrollar formas de autogestión con
pretensión de sustentabilidad, a finales del 2006, el aumento exacerbado del
alquiler ante la inminente renovación del contrato, nos obligó a abandonar la
casona que nos cobijaba.
Pero la acción y el compromiso de tantos años había cosechado sus frutos.
Estábamos convencidos de que el mayor recurso con el que contábamos era el
humano, ese era el capital más valioso, sobre el que debíamos apoyarnos, y el
que debíamos resguardar y sostener.
La Red de centros culturales funcionó como una verdadera red de
contención, y uno de los centros compañeros, el Centro Cultural Estación
Provincial, nos cedió dos salas de la vieja estación para que desde allí pudiéramos
continuar nuestro trabajo.
Hoy, gracias a gestos como este y otros que se solidarizaron con la situación
crítica que nos tocó vivir, es que mantenemos vivo el proyecto, y seguimos
trabajando como agentes activos en la ciudad, con nuestra biblioteca y otras
actividades de gestión cultural.

Biblioteca Popular El Faldón


La Biblioteca Popular El Faldón brotó como un embrión del proyecto mayor
del centro cultural cuando éste transcurría ya su cuarto año de desarrollo. Una
vez afianzado en la comunidad local como un espacio abierto a la creación y
difusión del arte y la cultura, la madurez de los vínculos entre la asociación y los
vecinos del barrio, nuestros socios, amigos y otras instituciones, hicieron posible
la puesta en obra de aquella idea que estaba presente entre nuestros objetivos
iniciales.
La cantidad de donaciones recibidas confirmaron la necesidad y el apoyo de
la comunidad a la creación de espacios de acceso y construcción de conocimiento
y a la vital existencia de núcleos socializadores como el que se disponía a nacer.
Los libros se multiplicaron a la par que el trabajo, la voluntad y el esfuerzo
conjunto. Los estantes se poblaron mucho, de a poco, y se hizo tangible el
proyecto.
La Biblioteca Popular abrió sus puertas a comienzos del 2006. Continuaba
los lineamientos del centro cultural que la contenía pero a la vez comenzaba a
generar otras invitaciones, otras iniciativas que fueron definiendo su propio perfil.
La Biblioteca se convirtió en un organismo vivo y autónomo, propositivo,
productor de nuevos vínculos y nuevas relaciones sociales. Lamentablemente a
este desarrollo le ganó la presión económica, y el barrio despidió al proyecto que
se alejaba unas cuántas cuadras más.
Marzo del 2007 nos sorprende habiendo mutado de forma. Nos insertamos
en un nuevo contexto, en una nueva situación barrial, lo cual se nos presenta
como un desafío que deseamos enfrentar, con más fuerza, más sabios por creer
que es posible encontrar a problemas comunes, soluciones colectivas.
Centro Cultural El Núcleo

El Centro Cultural El Núcleo se inaugura el 18 de julio de 2003. Nace por la


unión de los grupos Danzacción y Barataria que se constituyen en la Asociación
Centro Cultural El Núcleo.
Se trata de un espacio centrado en la danza y el teatro como actividades
fundamentales, sin excluir la presentación de exposiciones fotográficas o plásticas
y también de libros, revistas independientes y algunos espectáculos musicales.
El Centro se gesta, en un principio, por la necesidad de ambos grupos de
contar con un espacio para la investigación y la producción de espectáculos, así
como también de realizar talleres y seminarios relativos al teatro, a la danza y a
otras actividades afines.
A todo esto se le suma la posibilidad de brindar un espacio a las múltiples y
variadísimas propuestas estéticas con que cuenta la ciudad de La Plata,
fundamentalmente en lo relativo a la danza contemporánea y al teatro.
Es así que hasta el momento (octubre de 2005) han pasado por El Núcleo
alrededor de 60 grupos y más de 500 funciones, además de las muestras de fin
de curso de talleres de teatro y danza dictados por profesores de la casa o ajenos
a la entidad.
En este momento se están realizando talleres de Danza Contemporánea a
cargo de Mariana Monje, de Artes de Circo dictado por Fernanda y Juliana
Alessandro, de actuación dictado por Blas Arrese Igor y distintos seminarios
dictados por Carolina Donnantuoni, Lorena Pierantoni y Laura Córdoba, además
de un taller de lectura coordinado por Ana Sargentoni.
Más allá de todo esto, es el deseo de todos los integrantes del Centro
Cultural El Núcleo, insertarse y permanecer fuertemente ligados al importante
movimiento cultural platense, defendiendo la condición de independientes y
apostando a la diversidad.
El «Centro
Cultural Viejo Almacén 'El Obrero'» ubicado en calle 13 esquina 71, Barrio
Meridiano V de La Plata, fue inaugurado el 12 de abril de 1996. Está emplazado
en una de las edificaciones más antiguas del barrio (data de 1927), por eso ha
sido considerado 'Patrimonio Histórico Municipal', conservando intactas su
fachada y estructura edilicias originales.
Su nombre se debe a un tradicional almacén de ramos generales que
funcionó en el edificio en las décadas del '20 y '30. Posteriormente, funcionó allí
una asociación benéfica, de nombre 'Nahuel' y luego otro almacén y casa de
comidas, el Almacén 'Fama'. Durante todo el siglo pasado, el edificio fue epicentro
de las historias y la vida del barrio, convirtiéndose en un punto de referencia
obligado en la zona.
El «Centro Cultural Viejo Almacén 'El Obrero'» cuenta actualmente con tres
espacios adaptados íntegramente para la realización de diversas disciplinas
espectaculares: teatro, danza, música, etc.. También cuenta con espacios para la
realización de muestras y exposiciones plásticas, docencia, charlas, conferencias,
etc.
En él convergen diariamente los trabajos de cientos de artistas locales que
encuentran allí un espacio de trabajo cálido, abierto al intercambio de
experiencias y formatos estéticos.

DESCRIPCIÓN:
Esta organizado como Asociación Civil sin fines de lucro, debidamente
inscripta en Personas Jurídicas, AFIP. I. BRUTOS, Entidades de Bien publico
Municipal, CENOC, Registro de Instituciones Culturales de la Provincia.-
La estructura organizativa, con la distribución de responsabilidades
vinculadas al desarrollo de subproyectos en las áreas:

• Institucional
• Comunicacional
• Equipamiento e infraestructura
• Financiero – económico.
• Administración de sala y espacio de ensayo y talleres,.

OBJETIVOS GENERALES
a - Promover:
la actividad teatral en todas sus expresiones
la formación y crecimiento de sus integrantes
el incremento de la calidad y cantidad de sus producciones.
b- Desarrollar una actividad docente que permita la formación integral del
individuo.
c – Estimular el acercamiento de la comunidad a la actividad teatral.
d – Instar a la participación en las actividades políticas y gremiales que tiendan a
la defensa de los derechos humanos, el derecho de los trabajadores y al
sostenimiento de ámbitos y espacio de desarrollo de nuestra cultura y la actividad
artística, tanto públicas como de organizaciones no gubernamentales.
Actividad docente:
Taller de actuación para adultos
Taller de teatro para niños
Taller de teatro para adolescentes
Taller de teatro para tercera edad
Taller de Acrobacia Aerea
Taller De Clown.

¿Qué es La grieta?
El grupo La grieta surgió a fines del año 92, por ese tiempo decíamos que
una Grieta es una escisión, un intersticio de luz; un intersticio de luz en medio de
“una calma chicha” o de aquello que se extingue, de certezas o incertezas, -como
se quiera. Jornadas enteras el grupo pasó buscando un nombre, cada uno traía su
propuesta, sus notas y de allí la discusión, las apuestas, las latencias.
Una grieta puede ser la literatura, puede ser la aventura… La grieta es el
riesgo, la movilización, la íntima comprensión de lo ruinoso, pero también la
añoranza de la construcción. Puede ser aquello que empieza a visibilizarse como
quiebre.
El planteo que alguna vez nos hicimos fue si creamos una grieta, ¿derruimos
una casa? ¿Es nuestra intención poner solo voluntad en eso? Hacia finales del 92,
cuando el grupo recién nacía, no teníamos esa pregunta sino sólo la convicción de
la búsqueda y del encuentro. No se trataba de pensar en implosiones, sino en
cuestiones físicas, cuerpos que se potencian, ánimos lúdicos, políticos,
sentimentales, juveniles y otras químicas que fermentan en la amistad.
En una grieta se ve la luz exterior. Queda la vista mirando hacia espacios
abiertos. Pueden coexistir las dudas de lo que se desmorona, lo que está próximo
a la caída, como la devoción por poner manos a la obra, no para subsanar la
herida, el corte, sino para poner en práctica la mezcla. Mezcla de lenguajes; como
el ser fervientes, indisciplinados, ser a partir de otros que pueden apropiarse de
una lengua, de un color, de gestos alrededor de una historia. Mezcla de sentidos –
completábamos por ese tiempo- para abrir la vida en varias direcciones, no solo
en torno a las palabras sino de las acciones y la práctica. El deseo de concentrar
el tiempo en pasados, presentes y futuros.

Siendo parte de un territorio, ¿qué es el Galpón de Encomiendas y


equipajes?
La grieta nació a partir de la devoción de un grupo de compañeros por
publicar una revista que tuviera que ver con el entrecruzamiento de lenguajes,
siempre moviéndose de definiciones encorsetadas; incluso la revista pasó a ser el
aglutinador de preguntas que fueron luego abriéndose en multiplicidad de
propuestas: más publicaciones, el folletín La náusea, Libros de Ensayo y la
colección de publicaciones de los chicos que asisten a los talleres de La grieta,
bajo el sello “La chicharra”. Por otra parte, el grupo organizó seminarios, charlas,
intervenciones callejeras, conciertos, recitales de poesía, programas de radio
entre otras actividades.
La grieta creció en tiempo (ya tiene sus añitos!); espacio (ya tiene su
espacio propio!) y en compañeros (hoy somos unos cuantos más de los que
fuimos al comienzo!). En un primer momento se iba itinerando de teatro en
teatro, por las aulas de la universidad, en el barrio Meridiano V, en calles, plazas,
jornadas de movimientos sociales realizadas en diversos lugares.
Hoy La grieta cuenta con su sede: El galpón de encomiendas y equipajes,
ubicado en la calle 71 y 18 en la ciudad de La Plata. Un edificio (del ferrocarril
provincial) reconstruido por el grupo para llenarlo de esplendor, quizá como el
que alguna vez tuvo el salón cuando funcionaba la línea del provincial y llegaban
los productos que se traían del campo a la ciudad: la leche, las jaulas de patos y
gallinas, los maples de huevos y las cajas y cajitas que los vecinos de la ciudad
esperaban con expectativa.
El esfuerzo sigue en pie y la idea es poder transformar el espacio en un
lugar dónde confluyan los talleres de arte para chicos y grandes, de cine, letras y
pensamiento, música, danza y teatro, plástica y fotografía; las publicaciones y la
voz que aquellos que apuestan por la construcción de algo nuevo y antiguo a la
vez, dónde chicos, jóvenes y grandes tengan un espacio de encuentro.

Contactos
Centro de Cultura y 42 e/ 6 y 7 (1900) La Plata, Bs. As, Argentina
www.radioestacionsur.org
Comunicación
Centro Cultural Estación 71 y 17 (Planta Alta) (1900) La Plata, Bs. As, Argentina
www.estacionprovincial.com.ar
Provincial
Email: estacionprovincial@yahoo.com.ar

Centro Cultural El Faldón 17 y 71 (Planta Alta) (1900) La Plata, Bs. As, Argentina
Tel: 15 560 6694
http://www.elfaldon.org.ar/
E-mail: elfaldon@gmail.com

Centro Cultural El Núcleo Calle 6 Nº 420 entre 40 y 41 (1900) La Plata, Bs. As.
Argentina
Email: barataria@sinectis.com.ar

Grupo La Grieta Galpón de encomiendas y equipajes 18 y 71 (1900) La


Plata, Buenos Aires, Argentina
www.lagrieta.org.ar
Viejo Almacén El Obrero Calle 13 esq. 71, Nro. 1900, La Plata.
Tel.: +54 (0221) 451.9497
www.vaelobrero.com.ar
Asociación Cultural Daniel O. calle 117 esq 40 Nº 400 (1900) La Plata, Buenos Aires,
Argentina
Favero
Tel: (0221) 489-4086
Email: asoc_danielfavero@hotmail.com
www.culturalfavero.com.ar

Centro Cultural Crisoles Calle 1 No 477 entre 41 y 42


0221 423 5374
crisoleslp@gmail.com
http://www.crisoles.com.ar

Intereses relacionados