P. 1
Aspecto Economico, Político y Social

Aspecto Economico, Político y Social

|Views: 19.462|Likes:
Publicado porcarmenlongoria74

More info:

Published by: carmenlongoria74 on Nov 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/24/2015

pdf

text

original

BACHILLERATO UNIVERSITARIO

PREPARATORIA PARTICULAR
APUNTES DE CLASE

MATERIA: HISTORIA DE MEXICO II MAESTRO DIANA CECILIA HERNANDEZ RUVALCABA TEMA: ASPECTOS POLITICOS Y ECONOMICOS DEL PORFIRIATO ALUMNO

FECHA: GRUPO: UNIDAD:

301 IRA

ASPECTOS POLÍTICOS Y ASPECTOS ECONÓMICOS Introducción El porfiriato obedece a circunstancias históricas muy concretas: se trata de la continuación de la Reforma. Fue una de las posibles vías de la Reforma hacia la concentración del poder político, en este caso a la vía militar. Había dos posibles vías hacia el Estado fuerte: la civil (Juárez, Lerdo), y la militar (Porfirio Díaz). El que se impuso fue un Estado liberal oligárquico:
• •

LIBERAL. Porque era la organización política realizada con las bases ideológico-política del liberalismo. OLIGÁRQUICO. Porque el poder estuvo en manos de una minoría de la población, que también concentraba la riqueza en sus manos.

Ascenso al poder por parte de Porfirio Díaz Juárez muere en 1872 y lo sustituye en forma interina Sebastián Lerdo de Tejada, según la Constitución. Lerdo preparó su reelección a partir de 1875, ya que se debía renovar el Congreso. Echó mano de procedimientos antidemocráticos. Con ello triunfó el lerdismo y consiguió el dominio del Congreso. Pero estos hechos convencieron a los opositores de Lerdo sobre sus intenciones de reelegirse. Debido a eso se iniciaron dos movimientos en contra de la reelección de Lerdo: el llamado “legalista”, que encabezó José María Iglesias, y la revuelta militar a cargo de Porfirio Díaz, quien hizo el Plan de Tuxtepec. Iglesias, viejo compañero de luchas de Lerdo y

Página 1 de 5

BACHILLERATO UNIVERSITARIO
PREPARATORIA PARTICULAR
APUNTES DE CLASE

perteneciente al grupo llamado de Paso del Norte fungía como presidente de la Suprema corte de Justicia, se enemisto con su antiguo colega. La crisis estalló al realizarse las elecciones presidenciales en junio y julio de 1875. Era inminente que se aprobara el nombramiento de Lerdo, Así que proclamó que los comicios eran ilegales por no haberse realizado en todo el país, y que donde se realizaron predominaron el fraude y la violencia; sostenía que el periodo de Lerdo terminaba el 30 de noviembre y que a partir del primer día de diciembre, correspondía al titular de la Suprema Corte, es decir a él mismo. El plan de Tuxtepec de Díaz y sus militares barrerían con Lerdo e Iglesias. Porfirio había preparado una revuelta militar, que contó con el apoyo de destacados liberales opositores al régimen de Lerdo. En Ojitlán, Oaxaca, el 10 de enero de 1876, el coronel Hermenegildo Sarmiento proclama que el Plan reconocía como jefe del movimiento a Díaz. En el plan se reconoce básicamente la no reelección así como desconoce a Lerdo de la presidencia. En Tlaxcala el 16 de noviembre se dio la batalla decisiva en la que triunfó Díaz, gracias a la intervención del General Manuel Gonzáles. Una semana después Díaz entra victorioso a la ciudad de México, la que antes había abandonado Lerdo que se fue a Nueva York. Las fuerzas de iglesias se disolvieron prácticamente sin combatir. Iglesias abandona el país quedando así como presidente interino Juan N. Méndez quien expide un decreto el 23 d diciembre de 1876, por el cual convoca a las elecciones de presidente de la República, diputados del Congreso, y titular y magistrados de la Suprema Corte. En estas elecciones Díaz fue declarado presidente constitucional. El 2 d abril Díaz abrió las sesiones del Congreso e inició su primer periodo de gobierno. La permanencia en el poder Primer gobierno de Porfirio Díaz: 1876-1880 El primer gobierno de Díaz no parecía destinado a continuismo ni a la dictadura. Tenía ante sí un obstáculo a su gobierno: el no reconocimiento de los Estados Unidos, lo que logró hasta 1880 debido a una serie de concesiones otorgadas a empresarios de aquel país. Díaz había prometido establecer una estabilidad política. Esto se logró mediante la fuerza, a través de instrumentos como el ejército. Otras características del gobierno de Porfirio fue que continúo el proceso de centralización y personalización del poder, asumiendo las características de una dictadura militar. Díaz afrontó el problema de un ejército numeroso, que consumía parte importante de los recursos financieros del gobierno. Incorporó a muchos miembros del ejército a la policía rural. Propició que generales destacados fueran convertidos en gobernadores. Gobierno de Manuel M. González: 1880-1884 Al acercarse el fin de su primer periodo de gobierno, Díaz se daba cuenta de que aún no había acumulado la fuerza para plantear su reelección y tuvo que buscar un sucesor incondicional: Manuel González. González acató los lineamientos de Díaz así que su gobierno se vio como una continuación del de Porfirio, aunque con algunas particularidades. Desde el punto de vista económico, se pueden mencionar la gran cantidad de vías férreas tendidas durante su administración cumpliendo con uno de los objetivo de Díaz. En diciembre de 1883 se expidió la primera ley sobre Deslinde y colonización de Terrenos Baldíos. Como consecuencia de la

Página 2 de 5

BACHILLERATO UNIVERSITARIO
PREPARATORIA PARTICULAR
APUNTES DE CLASE

aplicación de estas leyes se dio el primer paso hacia la formación de latifundios en manos extranjeras. La permanencia en el poder y los métodos para lograrlo. La represión Al término del gobierno de González, Díaz regresó a la presidencia. Utilizó la conciliación con quienes consideraba aliados potenciales, pero reprimió cualquier intento de rebelión. Un ejemplo de los métodos utilizados fue el fusilamiento en Veracruz de un grupo de lerdistas que iniciaron una revuelta el 25 de junio de 1879. Díaz envió una orden telegráfica al gobernador Luis Mier y Terán. Este solo decía: “mátalos en caliente”. Díaz fue implacable contra cualquier forma de oposición. Recurrió al destierro o la cárcel. Para pacificar al país y garantizar la propiedad, se combatió en forma drástica a los salteadores de caminos y a todos lo bandoleros. La conciliación Díaz aplicó una política conciliatoria. Aplicó el que iba a ser el lema de su gobierno “poca política y mucha administración”. Buscaba que el esfuerzo de los grupos que perseguían el poder se canalizara a la administración pública y dejaran a un lado la disputa por la presidencia. En cuanto a las relaciones con la Iglesia, buscó una negociación acercándose e intimando con altos jerarcas clericales. Pese a que no modificó las leyes de Reforma, su aplicación fue muy relajada y permitió que en muchos sentidos el clero recuperara influencia y realizara una verdadera labor de reconquista para recobrar parte de la influencia perdida. El apoyo a los caciques regionales fue una pieza clave de la máquina política de Díaz. Una vez destruidos los rastros del federalismo, apoyó e impulsó a los caciques que se le habían sometido a los que habían surgido bajo su mando. Construyó una pirámide de poder que tenía en su vértice al dictador. Cuando Díaz promueve su tercer mandato presidencial, es porque ya había logrado construir un amplio bloque en el poder. Centralización El poder de Díaz se apoyó en varios sectores sociales. Su compromiso fue estrechar las relaciones comerciales con Estados Unidos, impulsar la construcción de ferrocarriles para establecer vínculos económicos más rimes, y estabilizar el país y la frontera. Controló al Poder Legislativo manipulando los comicios de diputados y senadores, recurriendo a fraudes, con objeto de que triunfaran sus incondicionales. Se dedicó al control absoluto de dicho poder. El poder político se había concentrado en un reducido grupo; se formo una oligarquía que sometía al país con mano de acero. Paz social Al reprimir levantamientos de cualquier signo, Díaz satisfacía uno de los anhelos más caros de la población: establecer la paz social y lograr la estabilidad política indispensable para impulsar el desarrollo económico. La estabilidad política prometida tenía una función obvia: era una condición para la inversión extranjera. Establecer la paz social era combatir otras manifestaciones. Así Díaz reprimió todo movimiento de oposición.

Página 3 de 5

BACHILLERATO UNIVERSITARIO
PREPARATORIA PARTICULAR
APUNTES DE CLASE

Aspectos económicos: inversión de capital extranjero y nacional y sus efectos sociales. El gobierno de Díaz fue en mucho la puesta en marcha de un proyecto capitalista de desarrollo, que implicaba la modernización del país. Fue el primero que aplicó una política económica definida, impulsó el desarrollo del capitalismo privilegiando la inversión extranjera y apoyando a las grandes haciendas capitalistas. Su modelo de desarrollo fue exportador primario. Dicho modelo económico estaba diseñado para un pequeño grupo social, y, por lo tango marginaba a la mayor parte de los mexicanos. El porfiriato se autoproclamaba como modernizador tanto en lo económico como en lo político. Tanto el retraso como la subordinación confirieron al porfiriato ciertas peculiaridades que a su vez lo llevaron a imponer al interior de la sociedad mexicana, una serie de características. La inserción subordinada al mercado mundial provoca deformaciones como permitir la explotación de los recursos naturales a las potencias sin obtener nada a cambio. Las bases del proyecto de crecimiento económico. El gobierno de Díaz tomó las medidas para atraer la inversión extrajera. La inversión extranjera tenía un papel clave en la estrategia económica del porfiriato, la inversión llegó al país para establecerse en diversas ramas como los ferrocarriles, la minería, la banca, la industria, la agricultura y el comercio. Díaz se esforzó por integrar al capital extranjero a la estructura económica del país, lo convirtió en un elemento muy especial en la vida nacional. El primer acercamiento con el capital extranjero no fue fácil, las dificultades y exigencias del gobierno de Estados Unidos llevaron al caudillo a acuñar la famosa frase: “¡Pobre de México! Tan alejado de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. Minería. A esa actividad se destinaba la cuarta parte del total de la inversión extranjera. Hasta 1891-92 se explotaron principalmente los metales preciosos, pero a partir de esa fecha fue aumentando la extracción de minerales industriales. La producción de metales preciosos se multiplicó por cuatro durante el porfiriato. La minería era muy sensible a los efectos de las crisis externas y se veía afectad por los altibajos de la demanda mundial. Petróleo. La explotación del petróleo en México se inició en marzo de 1901. La riqueza de los pozos peroleros mexicanos era impresionante. De esta extraordinaria riqueza el país no se beneficiaba en nada. La banca. Los bancos crecieron en número, en este giro también dominaban los capitales extranjeros. Surgieron: el Banco Nacional de México, el Banco Central Mexicano y el Banco de Londres y México. Estando José Ives Limantour como Secretario de Hacienda se promulgó la Ley General de Instituciones de Crédito (1897). Según esta ley, se creaban tres tipos de instituciones bancarias: de emisión, refaccionarías e hipotecarias.

Página 4 de 5

BACHILLERATO UNIVERSITARIO
PREPARATORIA PARTICULAR
APUNTES DE CLASE

La emisión de papel moneda facilitó las transacciones económicas y apoyó el desarrollo de la industria y comercio. Industria. El crecimiento industrial no fue armónico ni contó con una gran tecnología. Hubo un crecimiento significativo de las industrias de bienes de consumo. También fue notorio un auge de las industrias fabricantes de materias primas para otras industrias o de bienes de producción. México fue el país más industrializado de América latina en 1910. Ferrocarriles. En 1880, México tenía 1 100 kilómetros de vías férreas, para 1910, 19 mil kilómetros.Buscando acelerar la construcción de vías férreas el gobierno otorgó subsidios a las compañías, con lo que sentó las bases para una crisis de las finanzas públicas. Para cubrir el pago de los subsidios, el gobierno entregó tierras a las empresas ferrocarrileras. Los ferrocarriles fueron el símbolo más visible de la modernidad porfirista. Pero más que símbolo, tuvieron un impacto importante en la sociedad mexicana. Crecimiento del mercado interno y externo. El crecimiento de las exportaciones mexicana y el desarrollo de un mercado interno estuvieron íntimamente ligados. Entre 1877 y 1911, los años del porfiriato, la demanda extranjera para los comestibles y materia prima provocó un aumento anual de 6.1 por ciento en los ingresos derivados de la exportación. Aumentó el poder adquisitivo de los que obtenían sus ingresos de este sector. El resultado aumentó la producción interna. Política agraria. Díaz prosiguió y amplió la política agraria de los liberales: la formación de un sector latifundista “laico” con miras a desarrollar el capitalismo en el campo. También las leyes de aguas contribuyeron a partir de 1888 a fortalecer el poder de los latifundistas. Por esta situación muchos campesinos se vieron obligados a convertirse en peones. Los peones eran obligados a endeudarse por diversos medios con el latifundista y heredaban dichas deudas a sus hijos. Estructura y crisis económicas. Como consecuencia de los cambios experimentados en el país el Producto Interno Bruto creció durante el porfiriato a una tasa anual media de 3.4%. La población creció a un ritmo de 1.4%. Estos datos pueden dar una impresión falsa del porfiriato, pues a pesar de la riqueza creada y del avance económico del país, los beneficios se concentraron en manos de un reducido número de capitalistas extranjeros y nacionales. Si buscamos las causas del derrumbamiento del porfiriato, notaremos que una parte muy significativa de las crisis que sufrió la sociedad se debe a la integración subordinada de nuestro país a la economía mundial. En 1907 y 1908 sobrevino un fuerte golpe al sector exportador y al sistema bancario. La imbricación de la economía interna con el exterior era cada día más estrecha, los desajustes en la economía nacional complicaban aún más cualquier problema proveniente de fuera. Este desequilibrio entre el grupo financiero de la capital y los grupos locales asumió expresiones de incertidumbre y conflicto. Fue la crisis mundial de 1907 la que dio el más severo golpe a la economía mexicana. En consecuencia sobrevino un aumento en el desempleo. La crisis tuvo un efecto devastador en el sistema bancario, y debido a ello algunos hacendados también se arruinaron, lo que creó fuerte descontento contra el régimen.

Página 5 de 5

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->