P. 1
Alimentacion indigena

Alimentacion indigena

|Views: 902|Likes:
Publicado porLucía Pérez

More info:

Published by: Lucía Pérez on Nov 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as TXT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/17/2013

pdf

text

original

La Alimentación indigena: Para la mayoría de los indígenas la agricultura, la caza, la pesca y la recolección co nstituye la principal fuente de alimentos.

La venta de algunos de los productos cultivados y de objetos artesanales producidos para comerciar es otra importante actividad económica. También hay pueblos como los Wayúu, más conocidos como Guajiros, que han hecho de la c ría y pastoreo de ganado, su principal actividad económica sin que ello signifique u n abandono de sus creencias y vida tradicional. La recolección sigue siendo una actividad importante ya que gracias a ella obtenem os algunos de nuestros alimentos. Entre otras cosas los indígenas recolectan fruto s, semillas, raíces, cortezas y hojas con las que preparamos medicamentos y pigmen tos. También fibras vegetales con las que elaboramos cordeles, cestas, chinchorros y otros objetos útiles para la vida cotidiana. Estos productos constituyen a su vez la base de una amplia y antigua red de rela ciones comerciales entre los diferentes pueblos indígenas y entre estos y las actu ales poblaciones criollas. La obtención de tan diversos productos es posible gracias a una serie de técnicas y conocimientos sobre el medio ambiente que los rodea. Estos conocimientos han sid o transmitidos de generación en generación hasta nuestros días, lo cual les ha permiti do aprovechar y conservar los diversos ecosistemas que conforman el territorio n acional, como son: los llanos centrooccidentales, los morichales siempre inundad os del Delta del Orinoco, las tierras casi desérticas de la Guajira y las húmedas e intrincadas selvas del Amazonas. Entre las técnicas heredadas de nuestros antepasados está el cultivo, tejido y teñido de algodón con el que elaboramos las hamacas, chinchorros, vestidos y adornos. Así c omo el cultivo y aprovechamiento del maíz, papa, yuca, pimientos y ajíes, así como otr as especies vegetales, las cuales hoy forman parte importante de la alimentación d e todos los venezolanos y de muchos otros pueblos del mundo. La Cocina indigena: La costumbre prehispánica era moler y cocinar a la altura del suelo en un hogar o fogón que se forma con tres piedras redondas que se acomodan en círculo, dejando un espacio en el centro para prender ahí la lumbre. Los nahuas lo llamaban tlecuilli, los purépechas paranguas y los zapotecas, yig te (piedra ceniza). Este tipo de fogón aún subsiste en todo el país. El fogón se improvisa en cualquier part e: en el campo, o bien en un lugar determinado como en el corredor, o en un cuar to especial de la casa que se le destina para cocina. La fogata se hace con leña y se enciende con rajas de ocote (trozos resinosos de los árboles vivos). Los indígen as también emplean como combustible pencas secas de maguey y olotes de las mazorca s de maíz, pero estos últimos nos son muy usuales porque humean demasiado. El fuego se aviva con sopladores, que son abanicos tejidos con tule o palma, o con otros materiales. Por ejemplo, los zapotecos los hacen con plumas de guajolote (pavo). Los utensilios más comunes en la cocina son el metate y el molcajete labrados en p iedra, el comal de barro que se embadurna con agua de cal para evitar que se peg uen las tortillas y recipientes de barro de miles de formas y tamaños distintos: o llas de “dos orejas“ (asas), cazuelas, platos, tibores, jarros, cántaros para acarrear agua y grandes tinajas que enterradas en el suelo se utilizan como depósitos de a gua potable. A cada uno de los trastes les daban y les dan un uso determinado pa ra evitar la mezcla de sabores; lo mismo hacen con las cucharas de madera. De los cuencos vegetales se obtienen jícaras redondas y delgadas en las que servían y aún sirven los líquidos; tecomates para guardar la sal y bules de peregrino para e l agua. Usan manojos de hojas secas de maíz para envolver los alimentos. Se sientan en pequeños bancos, generalmente de madera. Los bultos se cargan en obj etos de fibras vegetales como chiquihuites y ayates. El tenate tejido de palma e s indispensable en Oaxaca para transportar el mandado. También son populares las c anastas y los tascales de carrizo. Otro objeto común a todas las indígenas es la ser villeta de algodón, indispensable para envolver las tortillas, y en cada región tien

e sus características propias. Con el mestizaje, las indígenas empezaron a cocinar y moler en lo alto. Para eso l as propias mujeres idearon unos fogones de lodo que ellas mismas hacen en sus co munidades; entre los tarascos los llaman ticui y los colocan en las “cocinas de hu mo“ . Son una especie de mesa adosada a un muro, sostenida por dos troncos de árbol enterrados en el piso que generalmente es de tierra. En diferentes niveles forma n el hogar, insertan el comal y colocan el metate; así pueden moler de pie. El mérito de tener callos en las rodillas por moler arrodilladas sobre un petate, ya pasó a la historia; pero la mujer indígena sigue moliendo y en los pueblos se dic e que “la que es mujer, hasta en las piernas muele”. La comida tradicional indígena se enriqueció con la gran cantidad de plantas y anima les llegados de otras tierras, como pollos, ganado vacuno, trigo, caña de azúcar, ce bolla y arroz. Sin embargo, ningún cereal logró sustituir el maíz, ni ninguna legumino sa se impuso sobre el frijol. Afortunadamente, a pesar de los muchos cambios, la comida prehispánica sigue prese nte en la vida y la mesa de todos los mexicanos. En lugares apartados aún gozan de l privilegio de conseguir plantas y animales silvestres que ya casi se consumen solamente a nivel local, porque en las ciudades, son delicadezas que resultan un verdadero lujo. Entre estos alimentos especiales se encuentran los cogollos del chayote, de la calabaza y del chipilín; las hojas tiernas de frijol, las flores d e la yuca y los cabuches, los jumiles, los gusanos de maguey, los chapulines y l os escamoles.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->