Está en la página 1de 2

26 DE SEPTIEMBRE

DÍA DE LA BANDERA NACIONAL.


“Oh cuán dichoso me considerara si para el triunfo de la democracia en el
Ecuador fuera necesaria derramar la última gota de mi sangre”.
(Juan Benigno Vela).

Para hablar de la Patria tenemos que revestirnos de un altísimo grado


de espiritualidad. Hablar de la Patria es sentir el pasado, vivir el
presente y forjar el futuro; es hablar del suelo, identidad, costumbres,
religión, idioma, solidaridad y símbolos.

No se puede hablar de Patria, si el patriotismo en el pecho de los


ecuatorianos esta apagado, podremos hablar de Patria cuando le
expresemos amor y lealtad cuando enaltezcamos sus valores morales,
materiales y espirituales; amor que entraña ciertas virtudes como el
sacrificio que se debe realizar por mantener la soberanía nacional y su
integridad.

Los símbolos patrios, representan los valores que entrañan el


patriotismo, son el resumen de la grandeza de la Patria.

Los pueblos una vez que se constituyeron en Patria, buscaron un


distintivo que les identificara y por el que tenía que luchar si su honor
estaba en riesgo. La Bandera es la primera representación que el
hombre toma para identificar al grupo al que pertenece.

Variados cambios ha tenido que sufrir la bandera para llegar a la


fijación definitiva de sus colores, desde la roja, adoptada por los
patriotas del 10 de agosto de 1809; pasando por el azul y blanco
enarbolada por los patriotas guayaquileños el 9 de octubre de 1820; y
el ,amarillo, azul y rojo, adoptada por el 25 de mayo de 1822 cuando
se suscribió la Independencia de la Real Audiencia de Quito.
El Presidente Gabriel García Moreno volvió a adoptar el tricolor el
26 de septiembre de 1860; finalmente el Presidente Eloy Alfaro el
31 de octubre de 1900 incorpora al tricolor, amarillo, azul y rojo el
escudo de armas en la parte central; constituyéndose desde entonces la
bandera oficial de la República del Ecuador.
En 1955 mediante decreto legislativo se estableció al 26 de
septiembre de EL DÍA DE BANDERA, como símbolo del
reencuentro, prosperidad esfuerzo ecuatoriano, bases para un
equilibrio político, social y cívico. Con la certeza que en la bandera se
reune toda la Historia de la Patria.

Sus colores encierra la esencia de la espiritualidad, se identifica, con


el cielo, el agua, la tierra y el hombre así: el amarillo representa la
riqueza, que generosamente la naturaleza nos ha dado y representa
también el trabajo fecundo y creador, el esfuerzo y la esperanza de los
ecuatorianos.

Los ríos, lagunas y el mar, eternos admiradores del cielo infinito están
aquí con nosotros, es que con nosotros han estado, siempre entregando
generosamente la vida. Este azul que nos baña y cobija que nos llena
de fe valor y esperanza, flamea imponente en nuestra bandera.

El rojo, representa la sangre derramada por los héroes que nos dieron
la libertad. Rojo es el corazón que vibra contra la injusticia, rojo es el
color del acero cuando se funde en el campo del honor y rojo es el
fuego que purifica las mezquindades humanas.

Cuando tengamos en frente la bandera ecuatoriana, inclinémonos


reverentes para saludarla , en ella se encierra el honor y las energías de
la Patria.

GRACIAS.

Intereses relacionados