CAMPAÑA MARITIMA Combate de Iquique (21 de mayo de 1879) La decisión chilena de dirgirse al Callao fue favorable a los planes peruanos

, ya que la estrategia del jefe de la flota peruana, Miguel Grau, era evitar en todo momento un ataque frontal de escuadra a escuadra. Al mando del «Huáscar» y junto a la «Independencia», Grau llegó a Iquique, desde donde inició el ataque a las naves que bloqueaban el puerto. Logró una posición ventajosa y logró hundir a la «Esmeralda», pero el resultado final fue adverso ya que la «Independencia» -que perseguía a la «Covadonga»- encalló en Punta Gruesa y se hundió. Se perdió así a la mejor nave peruana Combate de Angamos (8 de octubre de 1879) El obstáculo que representaba la presencia del «Huáscar» para los planes chilenos de invadir suelo peruano trajo consigo un gran descontento popular en Santiago. Por ello, se vio obligado el almirante Williams a renunciar y se nombró en su reemplazo al contralmirante Galvarino Riveros. La orden del nuevo comando chileno fue concentrar todas las naves en Valparaíso para la limpieza y mejoramiento de sus máquinas. Luego, la escuadra zarpó en dos divisiones en busca del monitor peruano. A fines de septiembre de 1879, el «Huáscar» y la «Unión» salieron de Arica rumbo al sur. En la madrugada del 8 de octubre, las naves peruanas avistaron a la primera división encabezada por el blindado «Blanco Encalada»; Grau, siempre llevado por el plan de evitar confrontarse con la escuadra enemiga, intentó escapar, pero se encontró con que la segunda división liderada por la nave «Cochrane» le cerraba el paso. Así, el «Huáscar» se vio rodeado por toda la escuadra chilena. El comandante peruano ordenó a la «Unión» que huyera mientras él se aprestaba a atacar al enemigo, efectuando el primer disparo. Casi al inicio del combate, una bomba destruyó la torre de mando en donde se encontraba Grau. Sin embargo, sólo después de tres horas de dura lucha pudieron capturar al «Huáscar», a pesar de los intentos de los tripulantes de hundirlo. Tras esta derrota, ya nada pudo impedir que Chile concretara finalmente el dominio del mar e iniciara el avance terrestre.
Las andanzas del "Huáscar" Luego de su captura, el «Huáscar» fue llevado a Valparaíso, en donde fue reparado por los chilenos, añadiéndole mejoras en su capacidad bélica. Así, el «Huáscar» -esta vez al mando del comandante Manuel Thompson- fue parte de la escuadra chilena durante el resto de la Guerra del Pacífico. Se le destinó al bloqueo de Arica en 1880; sin embargo, fue vencido por el viejo monitor peruano «Manco Cápac» y Thompson murió en la refriega. Posteriormente, estuvo presente en la campaña de Lima, bombardeando sin mayor éxito Chorrillos y Miraflores. El contraste en la actuación del «Huáscar» antes y después de su captura evidencia claramente la habilidad en el comando de Miguel Grau.

CAMPAÑA TERRESTRE Campaña de Tarapacá (noviembre de 1879) Batalla de Arica Debido a que el ejército chileno se había interpuesto entre los ejércitos de Arica e Iquique, los aliados decidieron atacar simultáneamente desde ambos puntos. El general Juan Buendía, a cargo del ejército peruano, partió desde Pozo Almonte hacia Pisagua, mientras que el general Hilarión Daza lo hizo desde Arica. Sin embargo, estando en la quebrada de Camarones, Daza ordenó suspender el avance de su ejército y emprendió el regresó a Arica, alegando dificultades en el aprovisionamiento de sus tropas. Este hecho sumió en el desconcierto a las tropas de Buendía. El 19 de noviembre, unos disparos casuales dieron inicio a la batalla y posterior derrota en San Francisco. Ante esta situación, Buendía dirigió sus tropas a Tarapacá en busca de provisiones y pertrechos. Allí, el 27 de noviembre, las tropas chilenas intentaron atacar por sorpresa; sin embargo, la eficaz respuesta dio como resultado una victoria peruana. En la batalla de Tarapacá destacó la acción de los coroneles Francisco Bolognesi y Andrés A. Cáceres. A pesar de ello, debido a la falta de provisiones, los peruanos tuvieron que abandonar Tarapacá, dejándola a merced de los chilenos. Campaña de Tacna y Arica (febrero-junio de 1880) Dueños de Tarapacá, los chilenos empezaron el bloqueo de los puertos de Arica y del Callao en tanto se preparaban para una ofensiva final contra el ejército aliado en el sur. Para ello, desembarcaron fuerzas al norte de Tacna a fin de aislar

La ocupación de la capital se realizó el 17 de enero de 1881 y fue nombrado jefe político y militar de la ciudad el general Cornelio Saavedra. cerca de Moquegua. A mediados de 1881. movimientos de tropas chilenas fueron entendidos por los defensores peruanos como el inicio del ataque. Encargado de dirigir las tropas peruanas fue el coronel Francisco Bolognesi. al mando del general Manuel Baquedano. reiniciaron el ataque. logró derrotar a los peruanos. Campaña de la Breña La campaña llevada a cabo en la sierra peruana se debió en gran medida al conocimiento de la región. En adelante. quien en vano esperó por el urgente apoyo militar. en la sierra central. haciendo retroceder a los chilenos y dando una temprana ilusión de victoria. la cual tuvo éxito. La resistencia en la sierra General Andrés A. las cuales al mando del presidente boliviano Narciso Campero se retiraron hacia su país. los chilenos. los chilenos cercaron a los defensores peruanos en la cima del morro. Batalla de San Juan y Chorrillos (13 de enero de 1881) El primer enfrentamiento tuvo como escenario la primera línea de combate. en la tarde del día 15 de enero. Cáceres intentó aprovechar aquella situación imprevista y lanzó una ofensiva apoyada por los miembros de la reserva ubicados en sus reductos. luego lo sería Patricio Lynch. A mediados de febrero se produjo el desembarco en Ilo y Pacocha. lograron quebrar la línea cercando a las tropas peruanas en el Morro Solar al mando del coronel Miguel Iglesias. el Perú podía seguir contando con el concurso de la sierra tanto en provisiones como en hombres. Estas incursiones estuvieron al mando del coronel Ambrosio Letelier. los chilenos ocuparon Chorrillos y posteriormente Barranco. Este enfrentamiento sería el último en que participarían las tropas bolivianas. finalmente. Piérola implanta la dictadura (diciembre de 1879) A finales de 1879. El 22 de marzo se produjo una victoria chilena en el Cerro de los Ángeles. Chile ocupó Tacna y se preparó para atacar Arica. contando con mayor apoyo. Los peruanos establecieron su base de operaciones en el valle del río Mantaro. viendo el peligro que se cernía sobre Lima. avanzando a través de Locumba y Sama. en Bolivia también ocurrió un cambio de gobierno y el 28 de diciembre de 1879 fue depuesto el presidente Hilarión Daza. La victoria chilena en Arica significó la total ocupación del sur peruano y permitiría el inicio de la campaña final de Lima. Cáceres La ocupación de la capital por parte de las tropas chilenas no trajo consigo el fin de las acciones bélicas tal como lo habían previsto los sureños. Simultáneamente. Luego. Aun con el área costera invadida. Los vencedores ocuparon Miraflores mientras Piérola y sus ayudantes se retiraban a la sierra dejando en Lima al alcalde Rufino Torrico como única autoridad. El 18 de diciembre. Sin embargo. milicias conformadas por los pobladores oriundos de la región que se unieron al ejército que reorganizaba Cáceres. salió del país con el objetivo de conseguir material bélico en el extranjero. la habilidad militar. que finalmente doblegó la resistencia de los defensores. Cáceres sobre las montoneras. ubicado en el Morro de Arica. con autorización del Congreso. la falta de refuerzos y de municiones pesó una vez más en el lado peruano. Los chilenos. El 26 de julio . quien decidió liderar un movimiento que lo llevó finalmente al poder y a declararse dictador el 23 de diciembre. lograron gestionar ante Baquedano un armisticio. lugares que incendiaron Batalla de Miraflores (15 de enero) y ocupación de Lima Los diplomáticos extranjeros. las autoridades de ocupación en Lima enviaron sucesivas expediciones hacia Junín y Huánuco para intentar acabar con los focos guerrilleros existentes. Su viaje fue mal recibido por la población y se le acusó de haber traicionado al Perú. el régimen del general Prado había llegado a un momento límite y era punto de severas críticas. Lamentablemente. quien se negó a rendirse y dirigió personalmente la defensa del único fuerte.a las tropas peruanas del resto del país. la participación boliviana sería al nivel de las negociaciones diplomáticas. Uno de sus más radicales opositores fue Nicolás de Piérola. que estaba totalmente rodeada por sus fuerzas. La dura defensa en el morro obligó a la división chilena a cargo de Patricio Lynch a solicitar refuerzos. el dominio del quechua y el incuestionable liderazgo de Andrés A. Contando con una superioridad bélica evidente. donde tuvo lugar un sangriento enfrentamiento. Prado. El 7 de junio tuvo lugar la última batalla de la campaña del sur. con lo que se abrió fuego. Luego. los chilenos doblegarían el 26 de mayo la resistencia de los aliados en la batalla del Alto de la Alianza.

Jauja y los valles aledaños e impusieron fuertes cupos a las poblaciones. José Antonio de Lavalle y Mariano Castro Zaldívar. Así. aunque recién en julio de ese año fue cuando Cáceres admitió como un «hecho consumado» tal convenio. Pero Cáceres y su resistencia hacían que toda negociación estuviera entrampada. Hasta 1879 no se había logrado poner fin a la inestabilidad política y económica ni a los conflictos sociales. fue el principal obstáculo que tuvo que sortear el país para iniciar el proceso de reconstrucción. a diferencia de Cáceres. se decidiría mediante un plebiscito si estas provincias quedaban en poder de Chile o si se reintegraban al Perú. Apoyado por los guerrilleros. pues el Perú ha sido. Según los historiadores Jorge Basadre y Margarita Guerra. Consecuencias de la guerra Es difícil evaluar los daños provocados por la guerra. la guerra llegó a imprimir en el ánimo de la población un marcado pesimismo. desde tiempos inmemoriales. con lo que se pasó a la etapa diplomática para la firma de la paz. en Cajamarca. invocando la necesidad de iniciar negociaciones para lograr una paz definitiva. decidió retirarse a Ayacucho. Finalizado este plazo. junto al plenipotenciario chileno Jovino Novoa. Firmado el tratado. La guerra había durado algo más de cinco años. Ante ello. pues.000 hombres para acabar con Cáceres. El 9 de julio de 1882. los estragos de la guerra fueron más que el saqueo y ruina de las principales ciudades. Así. Letelier debió volver a la capital pues sus tropas se encontraban en estado calamitoso y desmoralizadas. por improbable que pueda parecer un viraje al mejoramiento. Había. una incursion simultánea a Concepción. en agosto culminaba la desocupación total del territorio peruano por parte de las tropas chilenas. Tratado de Ancón El 20 de octubre de 1883. el departamento de Junín quedó en manos de Cáceres y sus tropas. sino también la mentalidad peruana. Tal suceso motivó nuevamente la división política en el país: Cáceres y Montero no reconocieron la asamblea y se mantuvieron firmes en su idea de continuar la lucha. Iglesias lanzó en agosto de ese año un manifiesto desde su hacienda en Montán. se trabó combate en la hacienda Sangrar -ubicada en Canta. En abril de 1883. quien. sino que es indispensable considerar también el impacto de la derrota en la mentalidad peruana. Los chilenos ocuparon Huancayo. más que la destrucción de la Armada y del Ejército. entraron en conflicto dos posiciones: la resistencia por encima de todo y la paz casi sin condiciones. En este contexto. los chilenos reiniciaron sus incursiones provocando que el teatro de la guerra se trasladara al norte del país.y fue una victoria peruana. más que la ruina de la agricultura y del comercio. las que continuarían poseídas por Chile y sujetas a legislación y autoridad chilena. Así. Finalmente. los comisionados de Iglesias. Ambas mostraron argumentos de peso. pero de todos modos. pero se impondría la última debido al agotamiento de las fuerzas peruanas. el 10 de julio de 1883 se libró la batalla de Huamachuco. El jefe peruano logró escapar. el 13 de julio de 1882. Cáceres dio inicio a una contraofensiva contra las guarniciones enemigas. firmaron el Tratado de Ancón.de 1881. Lynch decidió enviar en enero de 1882 un contingente de cerca de 3. . Un viajero alemán de la época comentó al respecto de la situación peruana: «Las perspectivas para el Perú son justamente en este momento terriblemente oscuras. junto con la bancarrota fiscal. el país de lo inesperado y la sorpresa». Este. más que la pérdida del crédito exterior e incluso que las pérdidas territoriales. Este hecho consolidó la posición de Iglesias. Fin de la Guerra del Pacífico Chile aprovechó la convocatoria de paz hecha en Montán y se apresuró a reconocer al gobierno de Iglesias. Finalmente. que recomponer no sólo la economía. Se nombró una asamblea en Cajamarca para que se iniciasen las tratativas con los chilenos y se nombró a Iglesias como presidente regenerador. Campaña del norte y «grito de Montán» En la sierra norte. Este fue favorable a Chile y fijó las siguientes condiciones: la cesión a perpetuidad de Tarapacá y la retención por diez años de Tacna y Arica -conocidas desde ese momento como «provincias cautivas»-. no está descartada esta posibilidad. ante la imposibilidad de enfrentar a un enemigo tan superior en número. Marcavalle y Pucará trajo como resultado el retiro de los chilenos de la sierra central y su regreso a la capital. Iglesias estaba convencido de que continuar con la resistencia sólo agravaría los estragos que la guerra ocasionaba al país. el ejército conducido por el general Miguel Iglesias logró una victoria en la batalla de San Pablo. que significó la derrota de Cáceres y el debilitamiento de la acción de las montoneras. En marzo de 1884 fue ratificado el tratado por el gobierno de Iglesias. los chilenos desocuparon Lima y se establecieron en los alrededores. Pero. pero cayeron muchos soldados y oficiales como Leoncio Prado. Sin embargo. ya que no sólo deben tomarse en cuenta las cuantiosas pérdidas económicas y humanas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful