Julio César Cibrián Villarreal DARE, FACERE & PRAESTARE

La sustanciación de las obligaciones no es el hacer nuestra una cosa o una servidumbre, sino que alguien está obligado a darnos, hacernos o garantizanos una cosa. Recordemos que la obligación es el acto jurídico que impone a una persona el deber de prestar a otra, positiva, negativamente o el de dar una cosa. Existen dos tipos de acciones, las reales y las personales. Las acciones personales son las que se llevan a cabo frente a alguien que se encuentra obligado para con nosotros por contrato, o por medio de un delito, y pretendemos que se garantice lo que le corresponde. Nosotros, como acreedores, tenemos la facultad para reclamar la prestación entregada al deudor. Tal es el significado del dare con relación al más comprensivo de facere; y en cuanto al praestare, además no es fácil determinar el significado técnico que adquiere, y por eso mismo puede asumir un significado tan vasto y comprensivo que parecería abarcar, dentro de una visión particular, el dare y el facere. La obligación de dar implica el otorgamiento de la posesión o de un subrogado que tomando en sí y de por sí, sería un facere, que no recibiría ningún calificativo especial por el hecho de estar acompañado de la transferencia de la propiedad o de la constitución del derecho. El dare se utiliza para referirse a la transmisión de dominio de alguna cosa, es decir, hacer al acreedor propietario de algo. En la permuta, por ejemplo, encontramos un dare, ya que los contratantes se obligan a transmitir la propiedad de una cosa. Teniendo en cuenta del modo como los romanos trabajaron los conceptos en el desarrollo de la realidad jurídica y como los elaboraron adheridos a ese desarrollo, se puede decir que la distinción que de ahí resulta entre obligaciones in dando e in faciendo (es el vínculo jurídico entre dos personas; son aquellos que confieren a su titular el derecho a obtener del sujeto pasivo una determinada

como la conducta o comportamiento que el deudor debe observar a favor del acreedor y puede consistir en un dare. El deudor esta obligado de effectu y no se libera en el caso de que la propiedad no sea adquirida. por el valor que tiene en la práctica en el caso de evicción y por el problema concreto más general que esta presenta. está obligado a procurar la propiedad plena e irrevocable. si la cosa se encuentra pignorada. Los romanos describieron el objeto de la obligación. y en la proyección que la obligación encuentra en la intentio de la formula in ius concepta se emplean cabalmente estos términos. independientemente de la evicción. toda vez que no está cubriendo la obligación adquirida. si el siervo es statuliber. facere o praestare. es decir que si se comprueba que la propiedad no fue adquirida. el facere y el praestare. quien esta obligado a dare rem sin otra determinación o delimitación. fue más vasta la elaboración de la doctrina de la prestación de la obligación. No se considera dado lo que al tiempo en que se da no es adquirido por quien lo recibe. se puede ejercitar la acción. la obligación no se encuentra cumplida. Si un tercero tiene un derecho de usufructo sobre la cosa. La propiedad es plena e irrevocable. pero vale igualmente y puede ser afirmada . Los romanos individualizaron y describieron las varias prestaciones susceptibles de ser colocadas en obligación precisamente por medio de los tres elementos del dare. Además la stipulatio favoreció esta clasificación por la simplificación de la obligación y de la prestación debida que presenta. La posibilidad de intentar la acción por no haberse cumplido la obligación se encuentra apreciada sobre todo en relación con la evicción. No basta el cumplimiento del acto idóneo para la transferencia de la propiedad. Esta elaboración del dare rem con respecto a la plenitud y a la irrevocabilidad de la propiedad fue desarrollada mas ampliamente para las obligaciones de genero. en relación con el modo en que allí se designaba formalmente el objeto y por la libertad más amplia para ello.conducta o prestación). se desenvolvió sobre todo para la stipulatio. o se le debía la libertad por fideicomiso. respecto de ella.

Al hacer la distinción entre el facere y el dare. En el usufructo y el uso quien está obligado a dar estos derechos. Porque el legatario que ejerce la acción personal. incluirán la quasi possessio (posesión) del fundo. La individualización de este elemento: el otorgamiento de la posesión. con la responsabilidad de effectu. cuasidelitos y ley). entendemos que el dare puede derivar de distintas causas. por lo contrario al facere. El rem dare. la traditio implica aquí transferencia de la posesión. Esto será para las obligaciones como por ejemplo la de dar una cosa corporal. que contrario a la servidumbre. ya que en esta según afirman los romanos no es posible la posesión tratándose de res incorporales. el cual comprende todos los comportamientos que pueden configurar una prestación en la obligación. sino que comprende también el otorgamiento de la posesión de la cosa (corpus). o sea pedir que al heredero le corresponde dar. El dare rem implica que se otorgue la propiedad de la cosa. donde se configura puramente la obligación de dar. ha de darla mediante la mancipación y otorgar la posesión y si no es mancipable es suficiente la tradición. estará obligado no solo a la constitución del derecho si no a otorgar la quasi possessio rei utendi fruendi o utendi causa. que no se agotará con la transferencia de la propiedad sino que se requiere también que se otorgue la posesión. y no solo el obligado se liberará con el mero cumplimiento del acto idóneo a la constitución de derecho. no se agota en la transferencia de la propiedad (animus). Su eficacia se podría ver limitada. tan solo hacían efectivo el buen ejercicio de esta pero se advertía nula la tradición de la posesión libre. en especial los relativos a la imposibilidad. es decir no existía en sí un libre derecho de posesión. el dar alguno de estos derechos implicará la constitución del derecho. y tampoco puede hacerse con la generalización de la traditi como modo de transferencia de todas las res en el derecho justinaneo (contratos. si no que la obligación se pagara solo una vez que se haya constituido el derecho. delitos. ya que bastaba con el ejercicio efectivo de la servidumbre.también para las obligaciones de dar una cosa determinada. no podía darse en el derecho clásico para la transferencia de las res nec mancipi mediante la traditio. Esto es. en este se encuentra . si la cosa es mancipable. cuasicontratos. distinto de la propiedad. y el heredero.

y al aludírsele a las prestaciones de alguno de estos. ya que para muchos este representa el conjunto de dare y facere. De esta manera hablamos de la prestación. se le otorga un sentido más genérico en comparación del dare y facere. Otros prefieren la etimología prae stare o prestación. Facere: se refiere a toda conducta que consista en un acto positivo. lo presenta como una responsabilidad« queda entendida como una acción de responder. y que no implique la transmisión de dominio de alguna cosa. quien se presenta para responder de una cosa. etc. Otros escritores señalan que en la etimología más cercana a la verdad con respecto al praestare. Y esto es lo que hace base para que se dé la antítesis del dare-facere. o sea que el praestare expresaría más propiamente el elemento de la responsabilidad connatural a la obligación. comprende toda clase de haceres. consiguiendo así el acreedor su recuperación pecuniaria la mayoría de las veces. concepto que presenta mucha confusión al momento de conceptualizarlo. entregar dinero. en el que una persona se obliga a realizar algún trabajo en favor de otra. se desprende un tercer elemento de la tripartición que es el praestare. cuando se reclama una obligación ante un tribunal mediante el capítulo de prestaciones del escrito de demanda. o sea la abstención. Praestare: se emplea para aludir al contenido de la obligación en general. pagar.comprendido también el non facere. en respaldo de ella. De esto. un hacer. se coloca delante. se afirma que esta doble terminología representaría dos puntos de vista diversos. como cuando una persona se obliga a garantizar una deuda ajena. como el de dar. Hay un facere en el contrato de prestación de servicios. es decir que no signifique un dare. Actualmente funciona de igual manera. El facere en su sentido más amplio. describiendo cada una de las obligaciones a las que el deudor se comprometió a cumplir al acreedor. o que el deudor . pero para otros resulta necesaria su individualización. ya sea que esta consista en un dare o un facere: pero también se utiliza praestare para referirse a algún comportamiento distinto de los anteriores. de esta manera.

los romanos se sirvieron de este concepto para indicar genéricamente del objeto del oportere. incluso sin que el término tuviera correspondencia en la formula. ha perdido la fuerza de individualizar una categoría. . Puede aceptarse que el praestare tiene un significado inherente de garantía y que cabalmente para la indicación del elemento de la garantía. Las acciones en que se haya presente el praestare en la formula.haga o deje de hacer dicha obligación. ésta en efecto puede ser absorbida dentro del problema general de la interpretación. la obligación de transferir la propiedad plena e irrevocable y de otorgar la posesión. son muy pocas. Con todas estas opiniones emitidas se limita el significado en que el praestare es entendido por los romanos cuando se menciona alternativamente con el dare o con el facere en la enumeración de las posibles prestaciones en la obligación. aún vigente. Estas obligaciones de praestare fueron adoptadas como significativas para destacar la naturaleza de la obligación que en la culminación de su evolución no fue entendida como deber de conducta sino como vínculo de responsabilidad. así es como se extraen de las distintas fuentes ejemplos en los cuales praestare tiene el significado de garantizar y responder. valoradas en relación con los elementos objetivos por los cuales el deudor responde. a indicar genéricamente la prestación a la cual se encontraba vinculado el deudor. de ser referencia a la obligación misma como praestare. incluso también aparece representando la actitud o determinadas actitudes. donde normalmente el praestare aparece como elemento de la prestación de otras obligaciones. toda vez que es problema de interpretación el determinar cómo contenido de una obligación de dar una cosa. se presenta en el derecho romano como una concreción que. propio de la obligación se llega en general a designar la prestación. la individualización de un dare. Así paso el praestare en su sentido mas amplio. que está en la base de la antítesis romana entre el dare y facere. siguiendo también la evolución de la obligación. En conclusión.