Está en la página 1de 4

http://martinkaos.blogspot.

com/

En Argentina la búsqueda laboral esta exageradamente


condicionada por decenas de factores que no influyen en absoluto
sobre el puesto a cubrir.
Estamos rodeados de retrogradas que tienen la triste filosofía de
que un papel sellado por una universidad simboliza el éxito de un
puesto a cubrir.
Nosotros, los desocupados nos encontramos frecuentemente con
exigencias absurdas al momento de ser empleados en puestos más
absurdos aun.
Tal vez esta filosofía “RR HH” es la que fomenta el increíble
porcentaje de desocupados que abunda en nuestro país.
Los señores empresarios consideran que un titulo resume:
personalidad, actitud, voluntad, capacidad y miles de cualidades de
las cuales ellos mismos terminan defraudándose a la hora de que el
empleado entra en acción.
Según la ideología empresarial, la persona que trae uno o varios
títulos bajo el brazo significa es un exitoso asegurado. Gran error
por cierto.
Los mismos licenciados en recursos humanos pueden hacer una
estadística de cuan capaces resultaron los profesionales a los cuales
les dieron trabajo para dejar a otros tantos que teniendo REAL
capacidad, quedaron en la calle con sus clasificados bajo el brazo.
Este libro se basa en mi experiencia como ex desocupado y como
actual “profesional” en el arte de la mentira y del engaño para
conseguir decenas de puestos de alta jerarquía utilizando mi
capacidad de persuasión psicológica y mis horas de entrenamiento
en “simulación”
Debo admitir que trabajar de buscar trabajo me ha dado muchas
satisfacciones y me ha hecho reflexionar en transmitirles mis
conocimientos a los cientos de desocupados que caminan
angustiados por las calles del centro porteño. Por esto les digo, no
se angustien, lean lo que tengo para comunicarles, aprendan a
lidiar con esta especie repugnante que vive para subestimarlos

La era de las colas interminables a primeras horas de la


mañana en la puerta de consultoras o empresas se han terminado, si
siguen haciendo esto, están caminando hacia atrás.
Tengan en cuenta que en esa clase de entrevistas, los consultores
tratan con mas de 30 personas en pocas horas, esto significa, poca
atención al nivel del postulante y más atención a sus títulos, por lo
cual, es más difícil conseguir empleo de esta manera que ir al bingo
y ganar con un solo cartón.
Afortunadamente tenemos Internet amigos, seguramente hay un
cyber a pocas cuadras de la casa de cada uno de ustedes. ¡Piensen en
lo que gastan en tren, subte, colectivo! Con ese dinero
desperdiciado, pueden pasar horas cómodamente frente a una
computadora enviando curriculums a las decenas de paginas web
que se dedican a búsquedas laborales, y las posibilidades de
conseguir entrevistas mucho más personalizadas, son infinitas.
En resumidas cuentas, con tres horas de un solo día de la semana,
tienen cien veces más posibilidad de encontrar un empleo, que
yendo de lunes a viernes a quebrarse las piernas esperando ser
atendidos en la puerta de algún lugar.
Esto que les cuento es algo muy simple, muchos de ustedes ya deben
hacerlo y seguramente deben conseguir muchas entrevistas, si aun
así no lo logran, en las próximas paginas pondré un modelo de
currículo con el cual no pueden fallar de ninguna forma.
Por ejemplo: ¿algunos de ustedes ha pensado en tomar clases de
teatro? Apuesto que ahora, muchos se están riendo de forma irónica,
pero no, déjenme explicarles.
El teatro es una de las armas más poderosas a la hora de ser
seleccionados, más poderosa que cualquier carrera o titulo terciario
y/o universitario. El poder de la “actuación” lo que más convence,
en mi caso me ha hecho conseguir muchos trabajos.
Seguramente dirán: ¿sin trabajo, como tomare clases de teatro? No
amigos, no me mal entiendan, no les estoy diciendo que se anoten en
la escuela de arte dramático ni que tomen clases con algún actor
reconocido. En cualquier centro cultural de cualquier barrio se
otorgan clases de teatro gratuitas o por mínimas contribuciones.
Tómenlo en cuenta, realmente funciona.

Nunca confié mucho en los libros de autoayuda, pero es probable


que hayan encontrado este mismo en algún estante de esos.
Realmente no importa, la idea es que hayan decidido leerme, mi
misión, solo es ayudarlos y mostrarles las armas a utilizar en esta
jungla de soberbia que inunda las búsquedas laborales.
En realidad, el punto a trabajar en cada uno de ustedes es “la
autoestima” y les aseguro que los libros de autoayuda, no funcionan
en este aspecto. Seguramente muchos de ustedes tienen el ego por el
suelo y es normal, día a día chocan con las paredes que fabrican los
que trabajan de dar trabajo. Y eso los baja mucho, al punto de
deprimirse.
Considero que la autoestima no se levanta con un simple libro. No
se trata de palabras ni de afirmaciones ¡se trata de nosotros!
Nosotros tenemos que aprender a valorarnos y a sobrevalorarnos,
nosotros tenemos que levantarnos día a día pensando, que somos los
mejores, y que sino ganamos, al menos pelearemos hasta la muerte.
De eso se trata, de pelear, de tomar los rechazos como futuras armas,
de que todo, pero absolutamente todo, sea un desafió, piensen que
ustedes, son lo mejor que tienen, sus personalidades, son su mejor
arma, su forma de afrontar un fracaso puede ser la forma de
investigar cual es la falla a mejorar en sus actitudes. Recuerden algo:
“nadie es mejor que ustedes”
Desde pequeños nos inculcan el estudio, recuerdan esa frase
“tenes que estudiar porque sino no vas a ser nadie y vas a terminar
como yo, etc.” ¿Patético verdad?
Estudiar una carrera porque nos apasiona o porque ya tenemos la
vocación me parece algo magnifico, pero estudiar por ser alguien,
me parece nefasto y triste. Es obvio que si nos educan con la
filosofía de ser alguien por el hecho de llevar un titulo bajo el brazo,
no vamos a llegar a ninguna parte.
Déjenme decirles que TODO es una cuestión de ACTITUD. La
forma en como planeamos nuestro futuro, no tiene porque basarse en
leer centenas de libros inútiles para aprobar centenas de exámenes
más inútiles aun. Recibirse no es un LOGRO. Lo que es un
verdadero logro es poder aplicar, generar, producir y GANAR, de
eso se trata.
El examen aprobado o el titulo, son solo papeles, como documentos,
lo único valioso en esos papeles son nuestros nombres y apellidos.
Solo eso. Para mí, no son armas para lograr algo, al fin y al cabo, sin
actitud, psicología y percepción, un titulo no sirve para nada.

http://martinkaos.blogspot.com/