Está en la página 1de 1

Padre nuestro de san francisco de asís

Oh! santísimo Padre nuestro;


Creador redentor consolador y salvador nuestro;
Que estas en el cielo;
En los ángeles y en los santos;
Iluminándolos para el conocimiento;
Porque tu señor eres luz;
Inflamándolos para el amor;
Porque tu señor eres amor;
Habitando en ellos e inundándolos para la felicidad;
Porque tu señor eres el sumo bien, eterno bien;
Del cual procede todo bien y sin el cual no hay ningún bien;
Santificado sea tu santo nombre;
Esclarézcase en nosotros la noticia de ti,
Para que conozcamos cual es la anchura de tus beneficios;
La largura de tus promesas, la altura de tu majestad y la profundidad de tus
juicios;
Venga tu reino, para que tú reines en nosotros por la gracia: y nos hagas llegar a
tu reino donde existe la visión manifiesta de ti ;El amor perfecto de ti, la feliz
compañía de ti, el goce eterno de ti;
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo;
Para que te amemos con todo el corazón pensando siempre en ti; Con toda el
alma deseándote siempre a ti,
Con toda la mente dirigiendo a ti todas nuestras intenciones,
Buscando en todo tu gloria,
Y con todas nuestras fuerzas empleando todas nuestras energías y los sentidos
del alma y del cuerpo exclusivamente al servicio de tu amor y para que amemos
nuestros prójimos como a nosotros mismos atrayendo a todos a tu amor en
cuanto este de nuestra parte
Gozándonos de los bienes ajenos como gozamos de los nuestros
compadeciéndolos en sus males y no causando ofensa alguna a nadie el pan
nuestro de cada día tu amado hijo nuestro señor Jesucristo dánoslo hoy para
recuerdo inteligencia y reverencia del amor que ha tenido con nosotros y de lo
que por nosotros dijo hizo y padeció y perdona nuestras deudas por tu
misericordia inefable
Por el valor de la pación de tu amado hijo y por los méritos e intercesión de la
beatísima virgen María y de todos tus elegidos así como nosotros perdonamos a
nuestros deudores y lo que no perdonamos del todo haz tu señor que lo
perdonemos del todo a fin de que amemos sinceramente a los enemigos por ti e
intercedamos devotamente por ellos ante ti no devolviendo a nadie mal por mal y
tratemos de ser útiles a todos en ti y no nos dejes caer en tentación oculta o
manifiesta repentina o insistente mas líbranos del mal pasado presente y futuro
amen.