Está en la página 1de 4
manual minimo rela Pelee ‘TERCERA JORNADA Sartre escribié un ensayo titulado Teatro popular, teatro 1 de situacién. nia: "Est oa! Em efecto, slo gracias stain. gue nos ha propoesto antes aceparos la parades ms nos parece pois. nor emia. Saber dx roamary dos no pueden unite porque se rexpectivs fami seen frentan en un confit mortal -sn ir mass, on paien te primo de Joliets, acaba de mosis a manos de Romeo, y también cacrk Mercuri, amigo featerno de Romeo enfin, 0 follontemendo con tramps, equivocos,subesfgios flldos, cte~ todo eat jogo de sivaiones determina el sentido y el valor de lo dilogon,y subraya el oego y la oe Gitando una fase de Sart, dite que “in stuciin no texto” Echemos vn visazo 1 las tngedar ga=BA. ‘Madar 6 soniene sobre una incebleseeuencia de sta. cionet: por amor del angonsota abandons am pad, Le teicions, mata a su hermano, despors Jasin ~larin de wellocinos de oro quel planta por ott jr uid, Meda a yerga clinomnd wl sees wnat qe tit al padre de lly para rematar deel a ss hijon Igul- mente Filer se mueve en na sees continua de 6 in, estilo “psicodrama”, que pueda descorchar el tapén del cerebro del asesino, Tal vex el fratricida no aguante tanto maquiavelismo. Nueva situaci6n: el tio sospecha fuertemente que Ham- let sospecha de él, Hamlet se da cuenta, y para no descu- brirse, decide hacerse el loco, Interpreta el papel de ua de- mente farfullero, la toma con su madre, insulta y maltrata a Ofelia, quien ~otra situacién insertada— empieza a volverse loca, pero de verdad. En efecto es la nica que no com- prende en qué clase de situacién esti. Y asi sigue, en un crescendo diabélico: cadiveres, cambios repentinos de di- reccién y de situaciones, hasta la masacte final, que es punto de encuentro de todas las coordenadas, de todas situaciones trastocadas que llegan a liberar la catarsis di final. Como testimonio de la genialidad de esta maquinaria de las situaciones que es Hamlet, os diré que asisti a una re- presentacién de la tragedia hecha por una compaiifa desas. trosa, y atin asi me senti implicado en la historia, Aung) conocia el texto de memoria, las situaciones representad: me fascinaban, y me ayudaban a superar la itritacion ant tanto desastre. 1 tuaciones: una serpiente malvada le muerde en una pietna que se le gangrena, le abandonan en una isla, Ulises le roba el arco, el hijo de Aquiles entta en crisis. E] mismo discur- so vale para todas las otras tragedias, de Fedra a las Troya- nas. En el teatro comico romano llegamos a encontrar un exceso de situaciones: desdoblamientos e intercambios de personas, disfraces, juegos de papeles, paradojas de vuel- co... Situaciones todas que, evidentemente, son claves esen- ciales de la comedia.