Está en la página 1de 2

Tema:

 La  Verdadera  Hombría  


Texto:  1  Cor.  16:13-­‐14  
Pastor  José  Luís  Cruz  Mendoza  
“Velad,    estad  firmes  en  la  fe,    portaos  varonilmente  y  esforzaos.Todas  vuestras  cosas  sean  hechas  
con  amor”  (1  Cor.  16:13-­‐14)  
 

Intro:  
•  El  día  de  hoy  quiero  hablar  acerca  de  la  Hombria,  y    no  slo  en  el  aspecto  del  sexo  masculino,  
sino  en  el  concepto  de  SER  VALIENTE  
• Esto  es  muy  importante  para  cada  creyente  que  esta  viviendo  en  estos  tiempos  tan  dificiles,  
en  donde,  de  verdad  se  necesita  Valentia  
 
Viviendo  Varonilmente  
• El  verdadero  hombre  es  aquel  que  HACE  la  voluntad  de  Dios.  Esto  es  hacer  las  cosas  de  una  
forma   buena,   agradable   y   perfecta.   La   Bilbia   dice:   “Velad,   estad   firmes   en   la   fe;   portaos  
varonilmente,  y  esforzaos.  Todas  vuestras  cosas  sean  hechas  con  amor”  (1  Corintios  16.13-­‐14).  
• Portarse  varonilmente  significa  imitar  a  aquel  que  nos  ha  dejado  ejemplo  en  todo:  Jesucristo.  
 
Ser  hombre  
• El   rey   David,   antes   de   morir,   dijo   a   su   hijo   Salomón:   “esfuérzate,   y   sé   hombre”   (1   R   2.2).   La  
hombría  es  más  que  el  ser  masculino,  es  producir  el  carácter  de  Cristo  en  mí.  En  este  mismo  
pasaje  se  nos  dice  que  la  verdadera  hombría  consiste  en  la  obediencia  a  Dios.  
• Cuando  Moisés  escogió  hombres  para  ponerlos  por  jueces  del  pueblo  escogió  hombres  con  las  
siguientes  características  (Ex  18.21  y  Dt  1.15):  
 
“Además  escoge  tú  de  entre  todo  el  pueblo  varones  de  virtud,  temerosos  de  Dios,  varones  de  
verdad,  que  aborrezcan  la  avaricia;  y  ponlos  sobre  el  pueblo  por  jefes  de  millares,  de  centenas,  de  
cincuenta  y  de  diez.”  (Ex.  18:21)  
 
“Y  tomé  a  los  principales  de  vuestras  tribus,  varones  sabios  y  expertos,  y  los  puse  por  jefes  sobre  
vosotros,  jefes  de  millares,  de  centenas,  de  cincuenta  y  de  diez,  y  gobernadores  de  vuestras  tribus.”  
(Dt.  1:15)  
1. Virtud:  Llenos  de  carácter,  de  dones,  de  cualidades.  Hombres  que  amen  y  se  dejen  amar,  y  que  
expresen  ese  amor  a  Dios,  a  sus  mujeres,  a  sus  hijos,  a  sus  padres,  a  sus  hermanos  cristianos  y  
al  mundo  en  general.  Hombres  eficientes,  productivos,  capaces,  fuertes  y  estables.  
2. Temor  de  Dios:  que  respeten  a  Dios  y  le  teman  a  él  y  no  al  mundo,  a    la  sociedad  o  a  la  presión  
de   otros,   sino   que   mantengan   un   testimonio   vivo   y   radical   de   Jesucristo.   Que   no   se   dejen  
influenciar  por  la  presión  de  grupo,  sino  sean  ellos  agentes  de  cambio.  Que  ante  todo  honren  a  
Dios  y  lo  amen  no  sólo  por  sobre  todo  sino  con  todo.  
3. Varones   de   verdad,   llenos   de   integridad   y   cumplidores   de   su   palabra,   que   mantengan  
promesas,  santos.  Varones  fieles,  no  sólo  a  Dios  sino  aquellos  a  quienes  Dios  ha  puesto  a  su  
alrededor;  fieles  a  personas  y  a  ideales.  Hombres  de  principios,  que  tengan  valores.  
4. Que  aborrezcan  la  avaricia:  que  sepan  dar  y  compartir,  sus  diezmos  y  ofrendas  a  Dios,  como  
regalos  y  dones  a  los  hombres.  No  avaros  no  sólo  en  lo  material  sino  también  en  lo  espiritual  y  
lo  sentimental;  que  puedan  compartir  el  evangelio  y  la  palabra,  ministrar  la  unción,  así  como  
demostrar  afecto  a  su  familia  y  a  todos,  amar,  entregarse  y  dar.  
5. Líderes,   personas   de   influencia   hacia   otros,   ejemplares,   que   marquen   el   paso   de   una  
generación   que   desee   cambiar   este   mundo   para   Cristo.   Personas   de   carácter,   amorosos   y  
tiernos   con   las   personas,   pero   severos   con   el   mal,   llenos   de   gracia   y   de   verdad.   Ejemplares,  
decididos,   motivadores,   personas   de   empuje   y   consigue   metas,   logrando   cambios   positivos   en  
la  gente,  en  la  familia,  en  la  iglesia  y  en  la  nación  
6. Varones  sabios,  apartados  de  la  necedad  y  la  obstinación;  prudentes,  entendidos  en  la  palabra  
y  con  conocimiento  de  Dios,  que  sepan  dirigir  con  sabiduría  a  su  familia,  a  su  empresa  y  a  su  
nación  para  Cristo.  
7. Varones   entendidos   y   conocedores.   Varones   educados,   enseñados   y   puestos   bajo   una  
autoridad   que   respeten   y   honren.   Hombres   de   visión,   de   ideales,   de   sueños,   por   los   cuales  
luchan  y  se  esfuerzan  en  alcanzar  
Cristo,  la  cabeza  de  todo  hombre  
“Pero  quiero  que  sepáis  que  Cristo  es  la  cabeza  de  todo  varón...”    (1  Cor.  11:3)  
 
• Cristo  es  nuestro  ejemplo  de  hombre  y  nuestro  líder.    Así  como  Cristo  es  la  cabeza  del  hombre,  
éste  debe  ocupar  su  lugar  como  cabeza  del  hogar.  
• El  liderazgo  del  hombre  es  necesario  en  estos  días  en  los  que  cada  día  más  sufrimos  por  falta  
de   personas   dignas   de   imitar.   El   hombre   debe   ser   la   cabeza   del   matrimonio   y   ejercer   el  
liderazgo   con   responsablidad,   amor   y   firmeza.   Todo   hombre   dará   cuenta   al   señor   de   la  
posición  que  él  le  delegó  un  día.