P. 1
Cattanach Wayne. Construcción artesanal de cañas de Bambu

Cattanach Wayne. Construcción artesanal de cañas de Bambu

|Views: 2.997|Likes:
Publicado porSun Tzu
Tratado para la construcción de una caña de bambu para pescar con mosca, de lectura obligatoria para aquel que quiera iniciarse en la fabricación de sus cañas de pesca. Abarca desde la selección de la caña en estado rústico hasta la realización de la funda, pasando por hilado de los pasahilos, barnizado y hasta la construcción de las herramientas para realizar el trabajo.
Tratado para la construcción de una caña de bambu para pescar con mosca, de lectura obligatoria para aquel que quiera iniciarse en la fabricación de sus cañas de pesca. Abarca desde la selección de la caña en estado rústico hasta la realización de la funda, pasando por hilado de los pasahilos, barnizado y hasta la construcción de las herramientas para realizar el trabajo.

More info:

Published by: Sun Tzu on Oct 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2013

pdf

text

original

Construcción artesanal de cañas de bambú para la pesca a mosca

Wayne Cattanach

Copyrigth © 2000 by Wayne Cattanach Ilustraciones © Wayne Cattanach Impreso en España, salvo que alguien lo lleve al extranjero. En ese caso procédase de la forma acostumbrada Encontrarlo en librerías de momento y desgraciadamente nos es imposible garantizarlo

Traducción de nuestro amigo de LA RIOJA Versión particular basada en el libro original aportado por EL DEL TORNO GUAY Maquetación y montaje realizados por un servidor, AL para los amigos Las correcciones fueron efectuadas por algunos entusiastas anónimos Primera revisión efectuada por EL DEL PIORNO (Seguro que algo se les escapó)

Si encuentras citas que no casen bien, de veras que lo sentimos

Esta versión es gratuita, no permitas que nadie te engañe

CONTENIDOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Prólogo.................................................................vii Agradecimientos..................................................ix Introducción.........................................................xi Vocabulario básico.............................................xiii Orígenes.................................................................1 Pasos preliminares................................................9 Trabajo con los cepillos.....................................23 Corte y cepillado.................................................37 Molde primario....................................................47 El proceso de atado............................................57 Creación de los ángulos.....................................71 Pegado de la caña...............................................95 Las virolas..........................................................105 Empuñadura y anillas.......................................123 El proceso de acabado.....................................137 Portacarretes y tubos.......................................149 Reparación de cañas........................................159 Detalles de acabado.........................................167

Apéndices
A B C D E F G Chequeo paso a paso......................................169 Chequeo de herramientas...............................173 Tapers................................................................175 El diseño de colores.........................................191 Relaciones sociales..........................................193 Proveedores.............................. ........................195 El carácter de la caña de mosca......................199

PROLOGO
En los años que han pasado desde que apareció la primera edición de este libro, el arte de la elaboración de cañas de bambú ha producido una subcultura social. Muchos de nosotros sentimos que los artesanos estaban anclados a una moda. La conexión actual con otros constructores es tan fácil como usar el correo electrónico en la superautopista de la información, o la conversación cara a cara en uno de los muchos congresos organizados o inorganizados que se celebran a lo largo del año ( ver apéndice E). El resultado de estos contactos es una creciente industria casera de artesanos aficionados, o individuos que rompen momentáneamente con los sinsabores de sus días de trabajo dedicándose a trabajar el bambú. Algunas de las mejores cañas de bambú jamás hechas son construidas hoy en día por estas dedicadas personas. Y debido a su continuo interés por el avance en la construcción, no tienen inconveniente en compartir los métodos y técnicas que han ido aprendiendo a lo largo del tiempo. Pero detrás de la habilidad de cada constructor también descubrirás personalidades únicas y variadas. Esta buena gente hace el mundo más agradable, y yo me siento afortunado de conocer a muchos de ellos. He compartido algunos momentos con ellos en los clubs, así como en algún que otro río truchero. Una rara mezcla de bambú, truchas, un café, una cerveza, es la base de la formación de una verdadera amistad. De una forma personal, parece que puedes distinguir unos ciertos signos del paso del tiempo, pero no puedes hacerlo con otros. Yo siempre he compartido las aventuras de pesca con mi familia. A lo largo de los años, Matt y Lyndi han aprendido el arte de la construcción de cañas. ( Y, sí, hay una caña dorada, e incluso un carrete dorado o dos; ver apéndice D ). Juntos hemos compartido momentos especiales en el taller de trabajo así como en los mágicos ríos, en lo más profundo del bosque. Pero hace unos años Matt se fue lejos, a la universidad. Ahora es el momento de Lyndi, a la que estoy enseñando una nueva aventura de la educación. El taller será un lugar diferente.

AGRADECIMIENTOS
Es un desafío construir una caña de bambú, pero es más desafío aún escribir un libro. Aunque he dado muchas conferencias sobre el tema, la transformación de la palabra al texto escrito ha sido una experiencia difícil. Afortunadamente, varios amigos me han ayudado y alentado a lo largo del camino. Una persona en particular ha hecho posible este libro: Carlos Santos. Conocí a Carlos a través de nuestro mutuo interés en la construcción de cañas. El soñaba con hacer su propia caña de bambú, pero estaba peleándose con las circunstancias y buscando consejo. A través de nuestras conversaciones descubrimos que teníamos muchos intereses comunes, y a lo largo de los años hemos hecho un gran lazo de amistad. Aunque no nos conocimos en persona hasta hace un año, considero a Carlos como un viejo amigo. Otras personas que me han dado una importante asistencia y consejo para completar este proyecto han sido Ron Barch, Glen Blackwood, Bob Hoeskstra y Joe Loverti. Y estoy en deuda con Nick y Tony Lyons, Don Sedgwick y Jay McCullough, de Lyons Press, por sus ánimos y asistencia editorial. Finalmente, debo dar las gracias a mi esposa, “Ben”, y a nuestros hijos Matt y Lyndi, por su paciencia, comprensión y ayuda.

INTRODUCCIÓN
Una definición simple de la función de una caña de mosca, es que tiene que transmitir la energía que aplica el pescador, hasta la línea de pesca. La línea, a su vez, tiene que extenderse en toda su longitud, y por tanto llevar con ella la mosca elegida. Necesito reseñar encarecidamente que una caña de mosca debe estar hecha con materiales fuertes y a la vez flexibles. Debe ser capaz de soportar las fuerzas que se necesitan para efectuar el lance, sin sufrir ningún daño. Finalmente, la caña ideal debe tener unas características apropiadas a cada pescador. Por supuesto, cada uno de nosotros tenemos nuestro estilo de pesca. Un tipo particular de trucha o salmón, por ejemplo, atrae nuestra atención. O puede ser que sientas pasión por un pequeño y limpio arroyo de montaña, que requiera cañas ligeras y una delicada presentación. Como resultado, hay muchos factores que influyen en la concepción de nuestra caña ideal, algunos de ellos reales, y otros imaginarios. Y estas características de la caña perfecta son tan variadas como los individuos que las van a usar. Como constructor de cañas, tengo mis propias preferencias en la fabricación, y podrás verlas desarrolladas en las páginas de este manual de construcción. Pero también quiero compartir lo que he aprendido por mi propia experiencia a lo largo de los años, y lo aprendido de mis compañeros constructores de cañas. Espero poder ayudar a otros artesanos a encontrar nuevos caminos para aprovechar viejos métodos, y a descubrir nuevas técnicas y diseños en su búsqueda de la caña perfecta. Antes de comenzar, permitidme ofrecer el principio de muchas sugerencias de cómo organizar vuestros proyectos de construcción. He incluido en el apéndice A una detallada lista de los pasos necesarios en la fabricación de una caña de bambú. Es posible que quieras fotocopiar estas páginas y colgarlas en la pared o en un tablón de anuncios en tu zona de trabajo. Esta lista te ayudará a estar organizado e incluso a ahorrar algo de tiempo. La lista de herramientas del apéndice B es igualmente importante. Puede servir como lista de la compra antes de comenzar a trabajar, y como un manual de referencia para elaborar tus métodos de trabajo. De nuevo, puedes colocar una copia en el lugar conveniente. Detalles de fabricantes de estas herramientas, así como de su preparación y mantenimiento están incluidos en el texto. Las siguientes páginas te ayudarán a definir la anatomía básica de una caña y sus partes. Tómate un momento para leer y asimilar estos términos. Una vez que entiendas la nomenclatura de las partes y los procesos, encontrarás que las instrucciones son relativamente fáciles de seguir. Finalmente, espero que esta edición revisada de mi libro te proporcione horas de placer en tus exploraciones en el arte de la construcción de cañas. Es un mapa de carreteras detallado para conseguir el fin deseado: tu propia caña de bambú.

VOCABULARIO BASICO
La Caña ( 7´6´´, 2/2, #4, acción rápida) Longitud: La longitud total de la caña una vez ensamblada. En los Estados Unidos, la longitud se da en pies y pulgadas. Tramos: Se refiere al número de secciones que se necesitan ensamblar para conseguir la longitud total. Este número aparece después de la longitud, a la izquierda de la barra. Secciones: Uno de los tramos o partes de la caña. Puede ser descrito como sección inferior, sección media, o sección superior. Puntales: Tradicionalmente, las cañas de bambú se fabrican con dos puntales. Ocasionalmente, cada uno de estos puntales se hace para diferentes usos (uno para WF o moscas ahogadas, y el otro para DF o moscas secas). El número de puntales sigue a la indicación del número de secciones, a la derecha de la barra. Nº de línea: El número de línea para el que la caña fue pensada va precedido del signo “#”. En la actualidad se usa el método de la AFTMA, representado por un número. Anteriormente, el peso de la línea era indicado por una palabra multiletra, en la que cada letra representaba un diámetro específico de parte de la línea (HDH, por ejemplo). Acción: Una palabra o palabras usadas para describir subjetivamente el carácter de una caña y la manera en la que lanza. Ejemplos son: rápida, media, lenta, ninfera, parabólica y semiparabólica. Listones: Una subsección de la caña, de forma triangular. Seis listones (triangulares) se pegan juntos para obtener una sección hexagonal. Bambú: También conocido como Arundinaria amabilis, “the lovely reed”, o por el nombre tradicional “Tonkin”. La palabra “Tonkin” fue usada por primera vez por “The Montague Rod Company”, que fue la primera en usar este tipo de bambú en 1898. Mango o empuñadura: Hecha de anillos de corcho, la empuñadura normalmente varía en longitud de acuerdo al uso al que se vaya a destinar la caña. Se puede hacer de una de las muchas formas tradicionales (cigarro, halfwells, u otras), o de una forma personalizada. Anillos de corcho: Llamados monedas debido a su forma, se pueden encontrar en ¼ y en ½ pulgada de grosor, y están clasificados según sus poros o defectos. Flor, Superflor, Champagne, y 5 estrellas son algunas de las clasificaciones. Algunos nombres se usan en la industria, y otros son dados por los proveedores locales.

Portacarrete: La pieza que sujeta el carrete a la caña. Puede ser de gran variedad de formas y tamaños: dos anillos deslizantes, sujeción inferior por anillo deslizante, sujeción inferior con rosca, sujeción superior por anillo deslizante y sujeción superior con rosca. Sello del portacarrete: Añadido por el constructor, se suele poner un sello para personalizar la caña. Normalmente se graba un nombre con la palabra “maker” detrás. Virolas: Las partes macho y hembra usadas para ensamblar la caña. Las cañas baratas suelen llevar virolas de cobre niqueladas. Las mejores virolas se hacen de níquel-plata al 18%. Anilla de punta: Es la anilla de la punta de la caña. Se construye con un tubo y un pequeño aro soldado interiormente. El tubo debe ser del tamaño adecuado para encajar en el final de la sección de bambú. Este tamaño normalmente se da en sesenta y cuatroavas partes de pulgada (por ejemplo: 5/ 64). Anillas serpentiformes: Anillas de acero fino, con la forma imaginaria de una serpiente. Las anillas tradicionales americanas giran hacia la derecha, mientras que las versiones inglesas lo hacen hacia la izquierda. Las terminaciones pueden variar desde pintadas (japonesas), hasta cromadas. Anilla de salida: Esta es la primera anilla de la caña comenzando desde la empuñadura. Está construida con un aro interior montado sobre un soporte de acero. El aro interior puede ser de ágata o de otro material resistente a la abrasión. Las anillas sintéticas actuales ofrecen menor resistencia al lance, pero tienen detractores porque no van mucho con el aspecto tradicional de las cañas de bambú.

Anillado y “tipping”: El anillado de hilo se usa para montar los diferentes elementos en la caña. El término “tipping” se refiere a las vueltas decorativas que se colocan en los anillados, normalmente sólo unas pocas vueltas. Tomar especial nota de los siguientes ejemplos: Virola: El anillado refuerza la unión con la caña. Empuñadura: El anillado se coloca junto al final de la empuñadura. Añade un elemento de transición entre el corcho y el bambú. Firma: este es el anillado que bordea la información sobre la caña o la firma del constructor. Se usa para acentuar o destacar lo escrito sobre la caña. Cliente: Similar al anillado de la firma, hace destacar el nombre del cliente, si se pone. Intermedios: Anillados adicionales a lo largo de la caña y al lado de las virolas. Dan un toque estético al terminado final de la caña. Winding check: Un anillo de metal o goma colocado como transición entre la empuñadura y el bambú. La opción ideal es que sea exactamente del mismo diámetro que la caña. A menudo se ve como una parte de la caña que puede alargar la vida de la misma, evitando el deterioro del mango. Sujeta moscas: Una decoración funcional que normalmente se monta justo encima de la empuñadura. La forma común es un anillo metálico anillado a la caña por sus dos extremos. Sujeta la mosca mientras no se lanza. Inscripciones: Una caña construida a mano puede incluir el nombre del cliente, así como la información técnica (longitud, nº de línea, nº de secciones, nº de puntales y acabado).

1 ORIGENES

El bambú de Tonkin El cortado y atado de bambú para la construcción de cañas de pesca comenzó en China antes de Cristo. Sin embargo, la evolución de estas ancestrales cañas hasta las empleadas hoy en día, ha sido un proceso lento. En Inglaterra, una nación impregnada de la historia de la pesca a mosca, los primeros constructores de cañas experimentaron ampliamente con muchos de los materiales exóticos que se podían obtener en las muchas colonias de Imperio Británico. La lista incluía yari-yari, greenheart, fresno y tilo americano. Cada especie gozó de un periodo de popularidad durante el cual fueron consideradas como el material correcto para la fabricación de cañas. No fue hasta mediados del siglo XIX cuando el bambú empezó a ser utilizado por los artesanos ingleses y norteamericanos. Inicialmente, sólo los puntales se hacían de bambú, procedente de Calcuta. A finales de siglo las cañas hechas totalmente de bambú de Calcuta habían copado la industria. El bambú Tonkin (llamado así por muchos importadores), och´a kon chuk, o “tea stick bambú” (como lo conocen los cultivadores), no fue empleado para la construcción de cañas hasta 1930. El profesor F.A. MClure, que viajó a China en 1927 como experto en botánica a la Universidad de Lignan, clasificó varias especies no conocidas de bambú en China. Entre ellas estaba el bambú Tonkin, al que dio el nombre científico de Arundinaria amabilis, o “lovely reed”.

La zona ampliada muestra la región, a ambos lados del río Sui, en la que crece el bambú Tonkin de la mejor calidad.

El A. Amabilis se cultiva en las colinas que bordean el río Sui en los cantones colindantes de Kwangsi y Kwantung. El área total cultivada es tan solo de 20 ó 30 millas cuadradas. Es la única zona del mundo en la que esta especie posee las características demandadas por los constructores de cañas. Cultivada en plantaciones (como los árboles de Navidad en Norteamérica), las cañas de bambú Tonkin pueden alcanzar alturas de unos 40 pies (12,192 metros).

1

Una vez recolectadas, las cañas se cortan en varias piezas y se llevan al río Sui para su limpieza y enderezado. Las cañas, llamadas “culms” por los constructores de cañas, son entonces clasificadas, atadas en paquetes y transportadas río abajo para su posterior exportación a todo el mundo. Las cañas con el mayor diámetro se usan para la fabricación de cañas de pesca, así como para accesorios. Las secciones inferiores se usan a veces para hacer cañas de juguete para niños. En Europa, estas secciones se usan para bastones de esquí y trineo, aunque he oído de algunas cañas de pesca hechas con este mateNótese que en la parte baja del paquete abierto hay una pequeña rial. pieza de bambú dentro de uno de los “culms”. Sirve para usarla El bambú Tonkin que se expor- como asidero para el transporte. tó a los Estados Unidos antes del emse cortan en dos mitades cuando se envían. bargo Truman de 1950 tenía de 46 pulgadas a, Uno de los pocos importadores de bamcomo mucho, 8 ó 9 pies de longitud. El embarbú Tonkin que queda es Charles H. Demarest, go, iniciado y extendido por el comunismo imInc. Este negocio de generaciones ha conocido pidió la importación de bambú, y de otros mula transformación desde la edad dorada de la chos objetos chinos, desde 1950 a 1970. Cuanconstrucción de cañas de bambú a comienzos do el comercio del bambú fue restaurado desdel siglo XX, a través del embargo Truman, pués de 1970, los “culms” se empezaron a corhasta la reducida producción actual. (Para matar a 12 pies (3,65 m) de longitud y a atar en yor información sobre la compra de bambú paquetes de 25 piezas. Recientemente se ha reTonkin, ver apéndice F). ducido el número de piezas por paquete de 25 a 20. El embargo, combinado con la aparición de la fibra de vidrio y su producción en masa, Tamaño contra calidad conllevaron el final de la edad dorada del bambú. Como el bambú Tonkin se puede conseEl bambú Tonkin en la actualidad se pueguir en más de un tamaño, ¿cómo saber cual de de obtener en dos calidades, dependiendo del ellos elegir? Si estás considerando la compra diámetro. El pequeño es de 1 ¾ a 2 pulgadas de un paquete entero, o más, la decisión es in(44,4 a 50,8 m/m) de diámetro. El grande, que cluso más problemática. Nuestra sociedad aces más difícil de conseguir, tiene de 2 a 2 ½ tual está anclada en la idea de que lo más granpulgadas (50,8 a 63,5 m/m). Normalmente se de es lo mejor, lo cual no es siempre así. Cada envían cantidades menores a un paquete por tamaño de bambú tiene sus ventajas e inconveUPS. Debido a las restricciones en la longitud nientes; conocer sus características te ayudará de los envíos, los “culms” de 12 pies (3,65 m) a tomar la decisión correcta.

2

El diámetro mayor (de 50,8 a 63,5 m/m) se encuentra en el límite superior del bambú Tonkin. Sólo raramente se encuentran “culms” tan gruesos. En muchos años, yo sólo he visto unos pocos que pasaran de las 3 pulgadas (76,2 m/m). Este diámetro normalmente posee gran cantidad de fibras de potencia, lo que es muy importante si lo que piensas es hacer cañas pesadas de más de línea 5. Con este gran diámetro de bambú, también puedes obtener más ti-

Fabricar, no montar Es una terminología distinta, que debemos a uno de los pioneros en la construcción de cañas, H.L. Leonard. Marcado en la parte baja de sus portacarretes aparecía la palabra “maker” (constructor). Hoy se acepta comúnmente la definición de que una persona que fabrica el componente base de la caña, el blank, es un “maker”. Un “builder” (montador) es alguien que compra los componentes (incluido el blank) y los monta para hacer la caña.

Antes y después. A la izquierda una vista del canto de una caña de bambú. A la derecha un trozo de sección de una caña terminada.

ras para esas veces en las que quieres hacer una caña para más de un número de línea (varios puntales) o con una potencia extra. Y una gran circunferencia significa que la superficie brillante del bambú será, inicialmente, algo más plana. Pero estas ventajas tienen un precio. Generalmente, el bambú de mayor diámetro tiene más defectos, que tu puedes ser capaz o no de solucionar. Si lo que quieres es hacer cañas de color amarillo, tendrás que hacer algunos cambios en el bambú. Por último, el precio de los “culms” de mayor diámetro es bastante superior al resto. Estrictamente, es una cuestión de números. Para poder suministrar las cantidades de bambú de este tipo que se demandan, los productores chinos pueden a veces no disponer del necesario, debido a que la mayoría del bambú cosechado está en un rango de 44,45 a 50,8 milímetros.

Una tapa inferior de portacarretes Leonard de los años veinte mostrando el uso del término “maker” (constructor).

Forma hexagonal La mayoría de las cañas modernas de bambú están hechas con seis tiras unidas para formar un hexágono. Los constructores de cañas han experimentado con 3, 4, 5 e incluso 12 tiras, variando los ángulos de las mismas. Pero las cañas hexagonales son consideradas las mejores y las más prácticas. Partes y componentes La pared del bambú está formada por una cara exterior dura, brillante, que protege a la planta de los insectos y enfermedades. Inmediatamente debajo de la capa brillante hay un estrato de fibras paralelas de celulosa que disminuye gradualmente, llamadas fibras de potencia por los constructores de cañas.

3

Tres cortes de una sección de caña en los que se ven las diferentes formas tradicionales de las cañas de bambú.

Una geometría exacta juega un importante papel en el complejo funcionamiento de una caña de mosca.

Las fibras de potencia van de nudo a nudo en anillos concéntricos y son los que dan fuerza a la estructura cilíndrica. Las fibras de potencia están unidas entre si por una sustancia llamada lignina. Aunque las fibras de potencia crecen amontonadas, se mantienen separadas, y no se tocan unas con otras. En este punto, aparece una sustancia pegajosa oscura, llamada “pith”, que crece a una profundidad de 3/16 de pulgada (4,76 m/m). En cada nudo, (que pronto empezarás a aborrecer), las fibras de potencia de un tramo se encuentran con las del siguiente, entrelazándose como cuando cruzamos los dedos de las manos. También en el nudo, en el interior de la caña de bambú, el “pith” forma un puente, a través de toda la caña, que mantiene las paredes unidas y ayuda a dar consistencia y a so-

portar el peso. La calidad del bambú Los “culms” de bambú normalmente se recolectan cortándolos con un machete. Para no tener que agacharse continuamente, los campesinos cortan el “culm” a la altura que consideran cómoda cuando se está de pie, que viene a ser a unas 24 pulgadas (60,96 cm.) del suelo. En este punto, el espacio entre nudos es de unas 10 a 12 pulgadas (25,4 a 30,48 cm.), pero se va incrementando gradualmente a medida que ascendemos por la caña. A los 12 pies (3,65 metros), el espacio entre nudos se ha incrementado hasta 18 ó 20 pulgadas (45,72 ó 50,8 cm.); vuelve a disminuir a medida que superamos este punto.

4

En una inspección de la cantidad de fibras de potencia, éstas aparecen en 5,08 m/m en la parte inferior, decreciendo a 2,03 m/m, más o menos, a 3,65 metros de altura. El peso aproximado de un “culm” de 50,8 m/m de diámetro es de 7 a 9 libras (3,17 a 4,08 kg.). Los “culms” con menos peso tienen menor cantidad de fibras de potencia. El bambú Tonkin usado actualmente se corta en el octavo año de vida. De todo el bambú cortado, sólo uno de cada cinco “culms” se selecciona para su envío. Los “culms” desechados no se desperdician: se suelen emplear localmente para diversos usos, como cercados, construcción, etc. El objetivo es hacer una caña de cada “culm”. Intentar aumentar este porcentaje puede ser contraproducente. Incluso con este porcentaje de 1:1, el bambú es el componente más barato de una caña de mosca. Protección personal Durante el libro, aludiré a lo cortantes que son las tiras de bambú, y a la importancia de tener bien afiladas las herramientas como cuchillas y cepillos. Los constructores de cañas, especialmente los noveles, deben tener mucha precaución, y protegerse contra los inevitables cortes. Inicialmente, siempre llevarás guantes protectores cuando trabajes con estas herramientas. Sin embargo, pronto te darás cuenta que hay tareas delicadas que requieren destreza manual. Tendrás que dejarlos aparte cuando llegues al punto en el que el trabajo tiene que ser muy fino. Recuerdo claramente la noche que afilé la cuchilla de mi cepillo 212. Estaba calculando la profundidad de corte, así que dejé la cuchilla sin apretar del todo. Probé el cepillo con una pasada en el banco de trabajo, lo suficiente como para que la cuchilla saltara del cepillo. En el camino hasta el suelo, la cuchilla rozó mi rodilla derecha, dejándome una cortada muy fea,

no sólo en mis vaqueros, sino también en la pierna. Otros daños que también sufren muchos constructores de cañas son causados por la parte del día que reservan para la fabricación de cañas. La mayoría de los constructores amateurs se ponen manos a la obra después del trabajo, por la noche. Verdaderamente, la mayoría del tiempo disponible para la construcción de cañas es cuando la mujer y los hijos están ya en la cama. Cuando se está cansado es mucho más fácil equivocarse. Aumentas mucho las posibilidades de hacerte daño y de estropear alguna parte de la caña. El trabajar el bambú es excitante y placentero, pero tienes que saber cuando parar. Usa el sentido común y observa las normas de seguridad de todo tu equipo. El cuchillo de cortar bambú Al principio empecé usando un froe, un cuchillo al cual golpeaba con un mazo. En Norteamérica, los froes se usan para cortar tiras de cedro para los tejados. El froe de bambú es usado por los constructores japoneses para cortar el bambú para la construcción. El mío es de 21,59 centímetros de longitud, que es la más cómoda para golpear con un mazo o para girarlo para abrir los “culms”. El cuchillo está hecho con tres láminas de metal unidas. Cada lámina está templada a una dureza diferente para maximizar su utilidad, e incluye una zona más blanda para absorber la energía del golpe del mazo, y otra zona más dura que es la zona del filo.

Un “froe” para bambú modificado usado para cortar el bambú en tiras.

5

Anteriormente he usado varios tipos de cuchillos e instrumentos de corte para abrir el bambú, pero tengo que advertir algo: los cuchillos de monte y otros cuchillos de acero templado pueden saltar y hacerse añicos cuando se golpean con un mazo. Yo he roto varios cuchillos de monte muy caros al primer golpe del mazo de madera. Tienes que ser extremadamente cuidadoso para seleccionar el cuchillo apropiado para el corte del bambú.

capas de cartón fino y unas vueltas de cinta aislante. Posiblemente sea un método un poco basto, pero funciona bien. El cartón protege la mano cuando golpeas el froe con el mazo y ayuda a la hora de girarlo lateralmente. Podía haber adaptado un mango de madera para dar un mejor aspecto al froe, pero es más importante el funcionamiento que el aspecto. Mazo de goma Puedes usar el mazo que quieras para golpear el froe. Sin embargo, el mazo de goma tiene una serie de ventajas. Primero, tiene una gran área de golpeo. También se nota mucho menos el golpe del mazo en la mano. Y normalmente, un mazo de goma suele costar menos que otro tipo de martillos. Abrir el bambú Cuando recibas un pedido de bambú, el primer paso para preparar los “culms” para almacenarlos o usarlos es abrirlos. Esto permite que el bambú se conserve perfecto. A menos que lo abras, un “culm” seco tiene tendencia a rajarse por múltiples sitios. El abrirlo también permite que la parte interior se seque apropiadamente.

Un mazo de madera y una navaja: mis originarias herramientas de corte.

Fabricar un froe No es demasiado difícil fabricarse un froe. Todo lo que necesitas es un trozo de acero templado (comúnmente llamado CRS). Servirá una pieza de 4,76 a 6,35 m/m de gruesa por 31,75 m/m de ancho y de unos 25,4 centímetros de longitud. Se deben afilar los 7,2 primeros centímetros. Incluso si el acero no es templado, el filo durará mucho. Una vez que has iniciado el corte, será la parte ancha del froe, y no el contacto del filo la que irá haciendo que el bambú se abra. Una pequeña inclinación lateral del froe será necesaria en los pasos más delicados del corte. El froe modificado Si construyes tu mismo el froe, o si lo compras, tendrás que hacer una modificación: añadir un mango cómodo. A todos los froes que tengo les he forrado el mango con unas

Una vista lateral de una grieta por sequedad, que siempre comienzan desde el extremo inferior.

6

El bambú recién llegado puede tener algunas grietas o rajas. Las grietas pueden estar en la parte inferior, en la superior o incluso en el centro. El corte debe comenzarse por la parte inferior, donde hay mayor concentración de fibras de potencia, por lo que la tensión es mucho mayor. En un “culm” apropiado, el corte será progresivo. (Es similar a la forma en la que un bajo de pesca transmite la energía del lado más grueso al lado más fino). Si hay alguna grieta en la parte inferior, simplemente usa el froe y el mazo para continuar esta grieta hasta pasar el segundo o tercer nudo. Si no hay ninguna grieta, debes comen-

zar una. Comenzando por la parte inferior, coloca el cuchillo en el “culm” y suavemente golpea con el mazo. Una vez que se ha abierto la grieta, continua golpeando suavemente hasta pasar el segundo o tercer nudo. Una zona templada y seca de la casa es el sitio ideal de almacenaje del bambú. Una esquina tranquila o apartada del sótano o del garaje es lo mejor para guardarlo. Te debo advertir, sin embargo, que los “culms” abiertos pueden producir sonoros chasquidos. A medianoche, el “crack” del bambú puede ser bastante molesto.

7

2 PASOS PRELIMINARES
Evaluación Muchas veces he oído la historia de una vieja compañía de bambú que montó una fábrica y toda su maquinaria enteramente para el bambú rechazado y no apto. Cuando la empresa recibió un vagón de tren lleno de bambú, el 50% del envío tuvo que ser apartado y destinado a ser quemado como combustible. Con esto no quiero decir que tengas que rechazar la mitad del bambú que recibas, pero habrá defectos que serán demasiado grandes. Algunos “culms”requieren tanto esfuerzo para clasificarlos y aprovecharlos, que no merecen la pena. Algunos defectos físicos, por supuesto, deben salvarse. Esto incluye nudos demasiado prominentes, marcas de crecimiento y zonas quemadas durante el proceso de enderezado. Los nudos demasiado prominentes dejan una cicatriz en el bambú cuando la planta va creciendo. Los campesinos retiran estas zonas de crecimiento como parte de la poda regular, pero siempre queda una pequeña acanaladura en la superficie del bambú. Normalmente son de 6,35 a 9,52 m/m de anchura, pero se pueden evitar al cortar el bambú. Puede haber agujeros causados por pequeños insectos que taladran el tronco del bambú mientras crece. Similares a los del maíz y del pino, estos insectos ven el tronco del bambú como un buen lugar para vivir y como una fuente de alimento. Sus agujeros, que son parecidos al cráter de un volcán, normalmente se ven en la superficie brillante del bambú. Sin embargo, los insectos pueden no ser detectados si atacaron el bambú en un estado temprano. Las zonas infectadas de insectos se mostrarán internamente como de un color negruzco. Cuando encuentro un agujero en la superficie, normalmente lo taladro con una broca de 4,5 m/m, de manera que vea bien el agujero cuando vaya a usar el “culm”. Los agujeros ocultos sólo pueden ser encontrados con una cuidadosa inspección de las tiras recién cortadas. Puede ser que sólo haya uno o dos agujeros, pero incluso si sólo ves uno, asegúrate de inspeccionar bien todas las tiras de ese “culm” por si hubiera una infestación mayor. El bambú Tonkin se cultiva en plantaciones, todas ellas en la misma zona geográfica, pero por muchos campesinos diferentes. Para distinguir sus plantas de las que hay en las parcelas adyacentes, cada agricultor graba una marca identificativa en caracteres chinos en la superficie brillante del bambú. En los tiempos anteriores al embargo, estas marcas eran mucho más pequeñas que las que hacen ahora. Las marcas anteriores al embargo ocupaban un área de aproximadamente 31,75 m/m por 20,32 centímetros; ahora, estos caracteres suelen ocupar algo más de 63,5 m/m por 60,9 centímetros del “culm”. Las zonas del “culm” donde se inscriben estas marcas deben ser evitadas al cortar. (De todas formas, siempre dicen cosas interesantes; yo he guardado bastantes marcas de estas, anteriores y posteriores al embargo, con el fin de traducirlas). El bambú Tonkin puede crecer a veces torcido, como la mayoría de las plantas y árboles. Los fuertes vientos, las raíces pequeñas y un almacenaje incorrecto pueden ocasionar la

9

te, normalmente marronácea, esto indica que ha sido enderezado, y no se debe usar. Otro defecto que no daña físicamente la caña una vez construida, pero que se debe evitar, son las marcas del agua. Ya que suele haber pequeñas marcas de humedad en la superficie del bambú, el usar o no estos “culms” es una decisión personal. Muchos constructores cuidadosos evitan usar este bambú, ya que creen que esto es descuidar la apariencia final. Por otro lado, si el “culm” se destina a ser flameado, las marcas de humedad pueden dar carácter a la caña una vez terminada.
Un nudo demasiado prominente o una cicatriz son defectos comunes en los “culms” de bambú. Una marca de crecimiento deformará la superficie brillante en esa sección.

Una sección contraída por el enderezamiento por calor no es útil.

Las fibras de potencia idóneas Quizá el paso más importante en la construcción de cañas es determinar la densidad de

Cada sección de caña debe proceder de una parte concreta del “culm”.

curvatura de la caña. Los agricultores, deseosos de ampliar sus cosechas y adaptarlas a las medidas estándar de envío, enderezarán cualquier “culm” que pueda estar torcido o curvado. Los agricultores calientan las zonas torcidas con una pequeña llama y los colocan en unos caballetes semejantes a una silla de montar. Aplican presión hasta que la curvatura desaparece. Este método daña enormemente las valiosas fibras de potencia y hace la zona enderezada inútil para su uso. En el momento en que veas un “culm” con una zona de color diferen-

fibras de potencia necesaria para hacer una caña en particular. Este parece ser el punto de más desavenencias en el tema que nos ocupa. Para hacer esta discusión más simple, examinaré el taper de una caña común para trucha, una siete pies seis pulgadas, de dos piezas, para línea 4. Cada sección es de unos 1,14 metros de longitud. Asumiendo que tienes un “culm” de tres metros, los 1,5 metros inferiores se deben usar para la sección inferior de la caña; y usa los 1,5 metros superiores para el puntal de la caña.

10

Para cañas de tres piezas, los puntales se deben ha0,070 0,081 cer de la mitad superior del 0,094 “culm”, y la pieza intermedia 0,115 0,134 y el talón, de la parte inferior 0,146 del “culm”. Esto es especial0,155 0,170 mente importante si el “culm” 0,192 se cortó en dos piezas para su 0,203 envío. 0,203 Para distinguir las fibras 0,214 0,225 de potencia, lija el final de cada 0,237 mitad del “culm” con papel de 0,246 0,257 lija del nº 100 y un taco. El taco 0,268 de lijado que yo recomiendo es 0,275 0,275 uno de goma dura fabricado 0,275 Un ejemplo por 3M y que se usa comúnde lista de mente en carpintería. La vermedidas. sión más pesada, comparada con las versiones de plástico, hace más fácil el lijado.

7 ‘ 6’’ # 4 PUNTAL 00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 TALON 45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

un simple movimiento del pulgar, el calibre ofrece la ventaja de la velocidad. También permite leer las medidas directamente. Si ya tienes un micrómetro, úsalo. Pero si necesitas comprar un aparato de medida, gasta un poco de dinero extra y compra un buen calibre con un rango de al menos 100 m/m.

Medida de las fibras de potencia Ahora, echa un pequeño vistazo a la sección final del “culm”. Tienes que buscar una línea blanca que delimita donde las fibras de potencia marrón oscuro pasan de estar interconectadas a estar rodeadas del “pith”. Haz una ligera marca con un lapicero afilado en este punto en cada una de las dos mitades del “culm” de bambú.

Calibre contra micrómetro Durante el trabajo de fabricación de una caña de bambú tendrás que tomar cientos de medidas con precisión. Hay varias ventajas en usar un calibre mejor que un micrómetro. Con

Una vista de una sección acabada en la que se ven las sólidas fibras de potencia.

Una comparación entre el extremo de un puntal acabado de línea 4 y la “o” del reverso de un cuarto de dólar.

Dos tipos de calibres aptos para efectuar medidas precisas.

11

Recuerda asociar la densidad de fibras de potencia de la mitad inferior con el talón de la caña, y la densidad de fibras de potencia de la mitad superior con el puntal de la caña. Si la densidad de fibras de potencia es mayor que la mitad de las medidas del taper del talón o del puntal, entonces el “culm” se puede usar para la caña que estás planeando. Si las fibras de potencia no son suficientes, deja ese “culm” para usarlo en la posible fabricación de una caña de acción más ligera. Ten en cuenta que un constructor de cañas debe pretender usar sólo la mayor densidad posible de fibras de potencia en el producto final. Si se hace una caña usando las fibras de potencia menos densas y luego creemos que es una caña poco potente, será imposible discernir cual es la causa: el tipo de taper usado o la calidad del bambú. Posiblemente, al final serás capaz de juzgar el contenido de fibras de potencia con tan solo sopesar un “culm”. No es magia, sólo es sentido común. El peso de las fibras de potencia compactas es bastante mayor que el peso del resto.

un almacenaje excesivamente largo o inapropiado? En el camino de intentar obtener respuestas a estas preguntas, ideé un invento al que afectuosamente llamé “Cane-o-Tine”. El propósito de este banco de pruebas es medir el punto de rotura de los tamaños específicos de las tiras de bambú. El “Cane-o Tine” consiste en dos brazos de soporte separados 15 centímetros con un corte en forma de “V” en sus partes superiores. Centrada entre los dos brazos hay una cuchilla deslizante hecha de material de 12 m/m de espesor. En la parte superior de la cuchilla hay una superficie amplia destinada a soportar el peso. Las tiras de bambú objeto de test son de 30 centímetros de longitud, tratadas térmicamente y cepilladas en forma de triángulo de 4 m/m de altura (con las fibras de potencia más fuertes).

Probando el bambú Aunque el bambú Tonkin se ha venido usando para la fabricación de cañas de mosca desde principios de siglo, hay muy pocos datos publicados sobre su dureza o resistencia. Quizá nunca nadie haya sentido la necesidad de conocer esta información, o quizá nadie la haya compartido. (Everett Garrison asignó valores admisibles al material, que emparejó con sus cálculos matemáticos de diseño de cañas. Pero aparentemente éste fue el final de su investigación). Debido a que el bambú Tonkin es un material natural, se puede asumir que hay una ventana muy amplia de posible variación. Pero ¿cuál es la amplitud del rango de valores? ¿Y cómo afectan al material las variables externas, como

El invento propio, “Cane-O-Tine”, usado para testar el punto de rotura de las tiras de bambú.

12

rompió. El resultado de este primitivo test reveló que se necesitaban de 3 a 3,5 kilos de peso para romper las tiras. Tengo que añadir que he estado fabricando cañas durante muchos años sin preguntarme la resistencia de mis materiales antes de idear este invento.

El autor sentado en su banco, limando pacientemente un nudo.

Las tiras se colocaron en los soportes, con la cara brillante hacia arriba, sobresaliendo lo mismo por los dos lados. Entonces bajé la cuchilla y añadí varios pesos en intérvalos de tiempo regulares hasta que la tira se

Lijadoras El uso de una lijadora automática puede acelerar mucho la preparación inicial de las áreas de nudos. La mayoría de los acoplamientos de las modernas lijadoras funcionan muy bien, particularmente si añades una pieza de Plexiglás sobre el fieltro de la lijadora. Esto le da al papel de lija una superficie más rígida con la que muchos nudos se lijan mejor. Sin el Plexiglás, el fieltro de la superficie lijadora se acopla al contorno del nudo, y se obtienen peores resultados.

Los diferentes ángulos de la lima al desgastar un nudo.

Un nudo antes del limado.

Un cuidadoso limado ha reducido ahora el nudo sin dañar las fibras de potencia.

13

Nudos El área de los nudos tiene que recibir especial atención, porque una cualidad de una caña de bambú de calidad es que sus nudos tienen que ser alisados sin cortar ninguna fibra de potencia. Examina diferentes cañas a través de la historia y verás que los más respetables constructores de cañas siempre han alisado los nudos. Los fabricantes orientales no han hecho lo mismo. Su método es simplemente lijar los nudos, dejando así varias capas de fibras de potencia cortadas. Cuando se revisa cuidadosamente, las fibras cortadas aparecen como dedos de la mano por debajo y por encima del nudo. Preparación de los nudos El primer paso en la preparación del “culm” de bambú es la reducción de la altura de los nudos. Inicialmente, esto se hace con una lima y posteriormente con papel de lija. Usa la lima suavemente y con poca presión. Primero, coloca el “culm” sobre una zona de trabajo sólida. Sujeta el “culm” con la mano izquierda y la lima con la derecha. Si eres zurdo, hazlo al revés. Coloca suavemente la lima y haz girar el “culm”. La lima debe mantenerse paralela a la superficie del “culm”. Si mantienes la lima en la parte más alta del nudo, es más fácil hacer que la lima trabaje bien. Solo se debe aplicar una presión moderada. Aplicar demasiada presión hará que pierdas el control de la lima. Pasar los bordes de la lima por la capa brillante del “culm” puede dañar las fibras de potencia más superficiales. Yo normalmente limo hasta que he eliminado unos 6 m/m de la zona brillante del anillo del nudo. Después de repasar todos los nudos con la lima, cambia al papel de lija. Esto es esencial para prevenir que dejemos estrías en la superficie del bambú. Debido a que estas estrías se harán más notorias en los pasos sucesivos, será difícil que puedas eliminarlas sin lijar también las valiosas fibras de potencia.

Usa una lija del nº 100, y comienza a lijar de la misma forma que hiciste con la lima. Mantén la lija paralela a la superficie del “culm”, y usa la misma técnica rotatoria. Si el área del nudo es tan lisa que también lijas las zonas adyacentes además del nudo, prueba usando solamente las esquinas de la lija. A medida que vas lijando, el pequeño valle que forma el nudo irá lentamente desapareciendo. Para de lijar cuando todavía quede una tira de superficie brillante de aproximadamente 1,6 m/m de anchura. En este punto, la superficie brillante comenzará a aparecer de color verdoso. Usar la acción rotatoria es importante para ir quitando material uniformemente en la superficie curvada del “culm”, que ya de por si es una tarea difícil. Si el anillo de superficie brillante no es de una anchura uniforme, concentra tu esfuerzo en las áreas más anchas. Evita crear zonas llanas a medida que lijas. La lima Uno de los métodos de construcción que he cambiado después de los años es el lijado. Ya no lo uso. En cuanto mi hijo Matt, comenzó a fabricar cañas, empezó a preparar el área del nudo solamente con la lima. Siendo cuidadoso, era capaz de retirar todo el sobrante del anillo del nudo sin dañar la superficie brillante y sin dejar estrías debidas a la lima. Esta es una forma de ahorrar tiempo eliminando el uso de la lija. Y con la práctica, podrás incrementar el grano de la lima, de una muy fina a otra más gruesa. Hay una precaución que hay que añadir al uso de la lima. Si aplicas demasiada presión, puedes perder el control de la lima. Si la lima resbala fuera del anillo del nudo, por ejemplo, su esquina afilada eliminará la superficie brillante en el punto de contacto. Esto podría dañar las fibras de potencia. Adicionalmente, puedes girar lentamente el “culm” mientras limas el anillo del nudo.

14

Esto evitará la aparición de zonas planas y permite a la lima una mayor eficacia para mantener la circunferencia del “culm”. En la mayoría de los casos, los dos montículos que forman el área del nudo sobresaldrán del “culm”. Sin embargo, hay excepciones. Ocasionalmente, un nudo completo, o parte de él, estará más profundo con relación a las zonas adyacentes. Esto hace muy difícil el limado del nudo sin dañar las zonas cercanas. Un método alternativo en estos casos es girar la lima y usar solamente el canto. Otro truco es elegir una lima con un lado liso y usar el pulgar de tu mano izquierda como guía. Coloca el pulgar al lado del nudo, y la lima contra el pulgar. Haciendo esto con cuidado, el pulgar evitará que el canto de la lima contacte con la zona exterior, evitando así dañarla.

Sabrás que ya has preparado el área del nudo, retirando suficiente material, cuando ya no puedas cogerlo con las uñas. Un buen indicador es la suciedad que se va depositando bajo el anillo a medida que el bambú crece. Cuando la suciedad desaparece, ese es al final del anillo. Aquí, de nuevo, es conveniente practicar con distintas limas y presiones. También es una buena idea usar un “culm” de prácticas para las primeras veces. El corte del “culm” Yo prefiero trabajar con tiras cortadas que tengan una anchura de entre 4,5 a 6 m/m. Y debido a que normalmente trabajo con “culms” de 50 m/m de diámetro, o de 157 m/m de circunferencia, suelo obtener 24 tiras por “culm”.

Una vista esquemática de los diferentes pasos desde el “culm” hasta la sección completa.

15

Comenzando el corte con el “froe”.

Comenzando con un “culm” completo, previamente abierto, primero córtalo en dos piezas. Usando el corte hecho al abrirlo, córtalo nuevamente en el lado exactamente opuesto. Esto te dará dos piezas con una circunferencia aproximada de 78 m/m. Cortando desde la parte inferior del “culm” hacia la superior se trabaja mejor. Coloca el cuchillo en el corte primario y sobre el otro lado sin cortar. Inicia el corte golpeando

con el mazo. Una vez iniciado el corte, extiéndelo a lo largo del “culm” inclinando lateralmente la hoja del cuchillo. A medida que el corte se va extendiendo, síguelo con el cuchillo. Si llegas a un punto en el que el cuchillo se atasca, gira lentamente la hoja otra vez o da un golpe ligero con el mazo. Una vez que el “culm” está abierto en dos piezas, verás unas pequeñas piezas que unen las paredes del bambú a nivel de los nudos. Estas membranas dan fuerza al bambú, permitiéndole crecer hasta una gran altura. El grueso de estas membranas puede eliminarse usando un martillo de carpintero. Después los alisarás eliminandolo por completo. Después de que el “culm” está cortado por la mitad, cada pieza se corta en tres. Ayudándote de una regla flexible como guía, haz unas marcas con lapicero para indicar los puntos de corte en el canto del “culm”. Para comenzar el corte, coloca el cuchillo en una de las marcas con la inclinación necesaria para que el cuchillo se dirija al centro de la circunferencia formada por el “culm”. Esto dará unos ángulos uniformes a las tiras cortadas. Entonces vete bajando el cuchillo a lo largo del “culm” golpeando con el mazo o inclinando el cuchillo. Cuando termines tendrás seis piezas de la misma anchura.

Una vista superior de cómo (izquierda) y como no (derecha) debe apoyar en el “culm”.

16

Esquema de los pasos desde el “culm” hasta la sección completa.

Llegados a este punto, el corte debe ser más o menos recto, ya sea golpeando el cuchillo, o ladeándolo a lo largo de la longitud del “culm”. Para las siguientes dos series convendría que abrieras el “culm” ladeando el cuchillo. Por seguridad, una vez comenzado el corte, con el lado afilado del cuchillo, es mejor darle la vuelta de manera que usemos ahora el lado romo. Sujetando las tiras en la mano izquierda y el cuchillo en la derecha, ladea el cuchillo y avanza en el corte. El proceso de corte continua partiendo las seis piezas por la mitad. De nuevo marca el canto, y usando esta marca y el centro imaginario de la circunferencia, obtén el ángulo adecuado. Esto te dará 12 piezas de aproximadamente 12,7 m/m de anchura. Para finalizar, corta estas doce piezas por la mitad para obtener 24 tiras, cada una de las cuales deberá tener 6,35 m/m. Uso este método para las dos mitades del “culm”. Para ser perfecto, la sección superior se debería cortar en tiras más estrecha, pero no he tenido nunca éxito al hacerlo. Cualquiera de los intentos que he hecho para obtener mayor número de tiras ha acabado en fracaso.

Precaución Durante los primeros estadios del corte del “culm” (aquellos en los que es necesario llevar el froe a lo largo de todo el “culm”), debes tener especial precaución. Trabaja de manera que si el froe se escapa del “culm” puedas evitar un accidente. Una tendencia natural es trabajar con el “culm” frente a ti, con tu brazo sujetando el froe en dirección a tu cuerpo. En esta posición, tu brazo hace de guía para que el froe se dirija hacia tus piernas en el caso de que se escape del “culm”. Una posición segura es colocar el “culm” un poco más cerca de ti y sujetar el froe con tu codo doblado a 90º. En otras palabras, cuando mires tu antebrazo, debe estar horizontal y no vertical. En esta posición, si el froe se escapa del “culm”, saldrá hacia un lado, lejos de tu cuerpo. Caminando Justamente cuando este ejercicio comienza a parecer fácil, puedes llevarte una sorpresa poco apetecible. Cortar el “culm” puede ser divertido, e incluso cortar las mitades hasta obtener seis piezas, parece no ser un desafío. Los problemas comienzan, sin embargo, cuan-

17

do intentas sacar doce tiras, y ciertamente aumentan al sacar las 24 tiras. El reto es que en algunos “culms” la grieta se va hacia un lado. De hecho, el corte puede incluso salir hasta el

Un aguzamiento en la tira de bambú indica un corte descontrolado.

borde, dejándote con una tira triangular en lugar de con la tira uniforme de 6,35 m/m que intentabas sacar. La forma de controlar el camino que sigue el corte es flexionar el lado más ancho contra el cuchillo de corte. Esto crea una ligera inclinación en la tira. Al mismo tiempo debes inclinar la hoja de manera que el filo empuje

Usando esta técnica, se puede corregir el corte hacia el centro.

contra la pieza doblada. Y se debe ir más lento y con más cuidado. Para ilustrar como se deben flexionar las tiras, intenta este ejercicio con una tira de 6,35

m/m. Sujeta la tira en tus manos con una separación de unas 30,48 centímetros. Ahora gira las muñecas de forma que los pulgares empujen hacia fuera. Esto forzará a la tira a flexionarse alejándose de ti. De la misma forma, girando las muñecas, de forma que los pulgares empujen hacia adentro, la tira se flexionará hacia ti. Imagina que estoy cortando una tira con el bambú sujeto en mi mano izquierda y el cuchillo en la derecha. En este punto, el corte se ha desviado del centro y deja la tira cercana a mi más ancha que la otra. Para corregir este problema, giro mi mano izquierda alejando el pulgar. Esto aplicará presión contra el cuchillo, ladeándolo. Contrarrestando esta presión con el froe en mi mano derecha, al bambú se flexiona con la presión. No es necesario aplicar mucha presión para obtener un buen resultado. Ahora, con la tira flexionada, gira el cuchillo de manera que el filo empuje hacia la tira flexionada. En estos casos es en los que yo giro el cuchillo: Ahora el filo viene hacia mi. Si estás entre los nudos, puedes no avanzar nada hasta que llegues a cortar estos nudos. Una vez que cortas uno de ellos, sin embargo, detente con el fin de comprobar que no te hayas desviado del centro. Si no te has desviado, puedes seguir cortando sin flexionar el bambú. Pero si todavía no has centrado el cuchillo, mantén la flexión hasta que el cuchillo vaya al centro.

El esquema superior es una curva hacia fuera; el inferior es una curva hacia adentro.

Una vista más definida y detallada del control de la flexión.

18

Un error común al cortar es intentar empujar el cuchillo usando el filo. Esto es un error porque el corte avanza mucho mejor ladeando ligeramente el cuchillo. Después de cada inclinación coloca el cuchillo a unos 15 centímetros del pico de la “V” que se forma y repite el proceso. Usa esta técnica para toda la longitud de la tira. También es un error no mantener el cuchillo perpendicular al canto de la tira que estás cortando. Una posición inapropiada acabará en un ángulo incorrecto y afectará a como la tira encaja en el molde de desbaste primario. Otro método de corte He notado que el método de corte de cañas descrito anteriormente no es igual de fácil para todo el mundo. Mi hija, Lyndi, por ejemplo, tiene problemas con esta técnica, al igual que otros constructores de cañas. A los trece años, Lyndi no tenía los músculos de la muñeca lo suficientemente fuertes como para poder flexionar correctamente las tiras de bambú. Como alternativa, un tornillo de banco firmemente sujeto le servía como soporte para el cuchillo. El corte se inicia con el froe. Sin embargo, en lugar de sujetar esta herramienta en la mano para hacer el corte, sujeta el froe en el tornillo con el lado de corte mirando hacia ti. Entonces coloca el “culm” contra el froe en el punto en que el corte ya ha sido iniciado y vete empujando. Esta fuerza de empuje hará que el corte vaya avanzando. Si el corte comienza a desviarse del centro, puedes forzarlo a seguir centrado empujando con el cuerpo. La tira necesita flexionarse hacia el lado más ancho, como explique antes, pero ahora puedes usar todo el cuerpo para hacer fuerza, y no sólo tus muñecas. Cuando la tira se doble en la dirección apropiada, empuja para continuar con el corte. Este procedimiento requiere un poco más de tiempo que el primer método, pero también

funciona muy bien. Pero claro, Lyndi siempre puede pedir ayuda a papá si se ve mal. Normalmente cuatro manos son mejor que dos. Desviaciones en el corte Uno de los problemas que se pueden presentar durante el corte del “culm” son las desviaciones en el ángulo de corte. Uso este término para describir aquellas ocasiones en las que el froe se desvía del ángulo deseado. Recuerda que el froe debe estar siempre perpendicular a la superficie del “culm” durante el corte. Corregir una desviación en el ángulo de corte una vez que comienza sólo es cuestión de sujetar fuertemente el bambú y forzar el froe para que vuelva a la trayectoria correcta. Cuando estás cortando las dos mitades del “culm” en seis tiras puedes ver la trayectoria del froe fácilmente. Una vez que comienzas a cortar las siguientes series de tiras, sujetando el bambú con las manos, es fácil dejar que el froe se ladee, y variar el ángulo de corte. El problema con las desviaciones en el ángulo es que después las tiras no encajan bien en el molde de desbaste y puedes tener problemas para obtener correctamente los ángulos de 60º. Para poder encajar las tiras la primera vez, al menos uno de los ángulos debe ser correcto: 7,5º. Afortunadamente, el problema de las desviaciones en los ángulos se puede reducir más tarde. Cuando eliges las seis tiras para formar cada sección, tendrás que seleccionarlas y cortarlas a una longitud cómoda para trabajar. En este momento tienes que procurar eliminar las desviaciones en el corte y otros defectos. Una vez que las tiras están seleccionadas (pero antes de cortarlas), se puede cambiar su posición y así eliminar las secciones no apropiadas. Si las tiras están seleccionadas y cortadas a la longitud apropiada. pero no se han podido evitar todas las desviaciones en el corte, entonces hace falta un pequeño cepillado preli-

19

minar. Para cepillar una desviación hasta el ángulo apropiado, apoya la tira sobre el lado bueno y cepilla un poco a mano hasta obtener el ángulo deseado. Se puede comprobar si el ángulo ya es el correcto metiendo la tira en el molde de desbaste primario, y ajustarlo un poco más si es necesario. Eliminar las paredes interiores Algunos manuales sobre la construcción de cañas sugieren, que cuando el “culm” está cortado en dos mitades, se deben retirar los anillos interiores rascándolos con una gubia o

to las tiras que necesito para hacer una caña. Pero si tú estás comenzando, mi recomendación es que cortes todo el bambú que tengas a mano; y disfruta haciéndolo. El flameado Para algunos aficionados a la pesca, no hay nada más excitante que el aspecto moteado de una caña de bambú que haya sido flameada. Con sus muchos tonos de marrón, incluso con marcas de humedad (lo peor en cañas claras de un solo tono) pueden lucir un aspecto impresionante. Muchas de las cañas clásicas antiguas eran flameadas en un tono u otro, y tarde o temprano, la mayoría de los constructores de cañas lo hacen así en alguna ocasión. (Cuando experimento con alguna técnica nueva, siempre uso piezas de prueba primero. Esto me permite probar mi equipo y mi habilidad sin gastar grandes cantidades de material y de tiempo en proyectos fallidos).

Un detalle del anillo interior del “culm”.

formón. Parece lógico: cuanto más quites en estas áreas antes de seguir cortando el “culm”, más fácil será el corte. Cuando he puesto en práctica esta técnica, sin embargo, no he podido manejar bien la gubia. Conseguí eliminar toda la pared interior, pero no quedó una superficie lo suficientemente lisa, y eso hizo que el corte posterior no fuera nada fácil. El listón ideal A medida que vayas practicando el arte de cortar el bambú, llegará un momento en el que domines perfectamente la técnica. La anchura de las tiras será uniforme y los cantos tendrán el ángulo idóneo para encajarlas en el molde de desbaste primario. Pero como en otros muchos aspectos de la vida, lo que hace falta es mucha práctica. Hoy en día, después de muchos años de ensayos y errores, solamente cor-

El flameado del bambú produce un aspecto sombreado muy atractivo.

20

Como los mecánicos profesionales, tengo variedad de sopletes para las diferentes tareas. He encontrado dos de ellos que van muy bien para flamear. El primero es un soplete de propano que uso para soldar tubos de cobre

El “turbo Torch” comercializado

grandes ( de más de 15 centímetros). Es un “Turbo Torch” con una boquilla T-7 y una salida de unas 150.000 BTUs. La próxima vez que bajes al sótano, mira tu caldera , y mira la capacidad calórica. Probablemente será menor que la de este soplete. El otro soplete de propano que uso tiene la décima parte de capacidad calórica que el primero. Es un “SureFire” modelo T550 (ahora conocido Un soplete fácil de encontrar: como TS4000), fabriel “BenzOmatic”.

cado por BernzOmatic. Esta unidad se acopla a una botella de 14 litros de propano y tiene autoencendido. La llama se puede encender o apagar con un dedo. Podrás encontrarlo en una ferretería industrial o en un almacén de fontanería al por mayor. Las características que hacen que estos dos sopletes sean excelentes para el flameado es que su llama toma forma de pala ancha. Este es justamente el punto distintivo de la llama. De esta forma, la llama abarca una superficie mayor con la misma intensidad calórica. Para flamear, he encontrado que lo mejor es cortar el “culm” en dos mitades y colocarlas boca abajo sobre una zona segura. Esto se debe hacer, por supuesto, al aire libre. Hacerlo así te dará una mayor libertad de movimientos, haciendo el trabajo más fácil y seguro, sin que tengas que sujetar con la mano la caña caliente. Si flameas el “culm” en una sola pieza, debe tener un corte de arriba abajo. Esto evitará que el “culm” se agriete durante las fuertes dilataciones y contracciones causadas por la aplicación del calor. Hay dos tipos básicos de flameado: dando un tono oscuro uniforme, o dando un tono moteado o atigrado. Cada uno requiere un método diferente. Para dar un tono uniforme, mueve el soplete paralelo al “culm”. Para dar un efecto moteado, muévelo perpendicular al “culm”, manteniendo una distancia uniforme desde la punta de la llama hasta la superficie del bambú. Dejar 38 m/m entre cada pasada suele dar buenos resultados. Usando el soplete T-550, la punta de la llama debe tocar ligeramente la superficie del bambú, y moverla a una velocidad de más o menos 5 a 10 centímetros por segundo. Comienza siempre por un extremo del “culm” y dirígete al otro, ya sea con pasadas rectas o en espiral. Esto también sacará la humedad a la parte exterior del “culm”. Otros procedimientos diferentes pueden eliminar totalmente la humedad y dejar zonas quemadas en la caña.

21

La punta del soplete, la posición y la trayectoria, vistas desde el extremo del “culm”.

Cuando llegues a la zona del nudo, trátala como al resto del “culm”, manteniendo el soplete a la misma distancia y velocidad. A medida que mueves el soplete sobre la superficie de la caña, notarás que la capa brillante tiende a “explotar” o a formar pompas cuando la llama pasa sobre ella. No tengas pánico: el alisado y terminado final vendrán más tarde. ¿Cuánto hay que flamear? Este es un asunto de ensayos y errores propios, así como del gusto de cada uno. La superficie puede parecer negra, pero lo que estás buscando es el tono apropiado de las fibras de potencia más externas que se encuentran unas milésimas más abajo. Como ya he sugerido, prueba esta técnica de flameado en una pieza de prácticas primero. Flamea una pieza y líjala con papel de lija del nº 220 para ver los resultados, tomando nota de la distancia y velocidad del soplete. El tono apropiado lo obtendrás con la práctica. Intenta también ver el trabajo de otros constructores de cañas. Pronto empezarás a ver los detalles y comenzarás a desarrollar tu propia sensación de cómo debe ser tu caña ideal de bambú.

Las ventajas del flameado Además del beneficio de poder disimular las manchas de humedad del bambú, flamear el “culm” también reduce la humedad. Esto te favorecerá más tarde a la hora de cortar y cepillar las tiras de bambú. Evitar lo barato Algunas lecciones de la vida pueden ser descorazonadoras. El soplete más barato y más fácil de encontrar es el que suelen tener la mayoría de las tiendas, y su llama no es la más apropiada. No caigas en la tentación de comprarlo. Con el tiempo te darías cuenta de que la baja temperatura de salida de estos sopletes, a fuerza de insistir para dejar la superficie como tu quieres, acaba carbonizando las fibras de potencia, dejándolas inservibles. La mejor analogía que he encontrado es que es como quemar un filete de carne. Con poca temperatura, la carne estará hecha por dentro antes de que el exterior se queme. Pero con mucha temperatura, la superficie se quemará, mientras que el interior estará todavía crudo. Esto es importante si quieres que tu caña quede preciosa, y tu bambú útil.

22

3 TRABAJO CON LOS CEPILLOS

Los cepillos La herramienta que mejor representa al arte de construir cañas es el cepillo, el útil más básico y comúnmente usado por todos los constructores de cañas. Y de los muchos cepillos que se pueden encontrar, el Stanley 9 ½ es, con mucho, el más popular. Después de probar una gran variedad de cepillos para las diferentes etapas de la construcción de una caña, me quedo El antiguo y el nuevo: el 9 ½ de mi abuelo y el más reciente con el Stanley 9 ½ para todos mis trabajos. G12-020. Cuando uso el término genérico de 9 ½ , La última versión de esta herramienta es me estoy refiriendo a un grupo de cepillos diseel Stanley G12-020. En la parte posterior izñados a partir del Stanley 9 ½ original. Este es un cepillo totalmente ajustable, con ajuste de la boca delantera, ajuste fino de la cuchilla, y ajuste lateral de la cuchilla también. Incorpora un sistema rápido de cambio de cuchilla. Todas estas características hacen del 9 ½ el modelo ideal para trabajos delicados, lo que es esencial en la precisión necesaria para la construcción de cañas. El modelo 9 ½ original es fácilmente identificable por el sello que lleva en el lateral izquierdo del cuerpo. Este cepillo también incorpora una rueda de ajuste y un botón de guía en latón. El modelo 9a es una copia del 9 ½ , exNótese que el cepillo está marcado como “G12-020”, mientras cepto en que las partes de latón han sido sustique en la caja viene como “12-920”. tuidas por acero. La Record Company of England todavía fabrica el modelo 9a, que aún quierda del cuerpo está marcado “12-020”. Sin se encuentra en Estados Unidos. embargo, si buscas este cepillo en una ferrete-

23

ría local ten en cuenta que en la caja ahora viene marcado como “G12-920”. Este es el número nuevo del cepillo, y viene marcado por la norma de calidad ISO 9000. Ha sido reformado con un sistema de rueda de presión directa para el ajuste de la cuchilla. (Los modelos 9 ½ y 9a llevaban una ruleta giratoria que movía un

funciones al modelo 9 ½ (ajustes delanteros y laterales de la cuchilla), excepto en que el ángulo de la cuchilla es algo menor, de unos 12 grados. Como otros muchos constructores de cañas, compré uno para mi arsenal de herramientas. Pero cuando intente usarlo, tuve problemas. Debido al ángulo tan bajo de la cuchilla, el bambú se rajaba delante de la cuchilla, resultando esto en una pérdida de control. Mi 60 ½ descansa ahora en la estantería de “intentos fallidos” de mi sótano. Honradamente, debo decir que algunos constructores de cañas han usado Una comparación de los sistemas nuevo y antiguo de ajuste de satisfactoriamente los cepillos de ángulo la cuchilla.

brazo que era el que cambiaba la cuchilla de posición). Hasta hace poco tiempo, la elección de un cepillo de ajuste fino estaba limitada a los Stanley o los Record. Ahora, Lie-Nielsen Toolworks ha añadido una versión del 9 ½ a su catálogo. (Más tarde haré mención al modelo 212 que esta compañía ha fabricado durante años). Tom Lie-Nielsen y su compañía se han forjado una excelente reputación en la fabricación de cepillos para trabajos finos, estando a la altura del legendario 9 ½. El cuerpo principal del cepillo Lie-Nielsen está hecho de acero fundido, con los reglajes de la cuchilla acabados en bronce. El ajuste y el acabado son excelentes, sin que necesite nada más. Después de un ligero afilado de la cuchilla, está listo para su uso. También hay que tener en cuenta, respecto al presupuesto, que el cepillo Lie-Nielsen cuesta algo más del doble que el Stanley o el Record, después de añadirles una buena cuchilla. Ángulos bajos, no A través de las muchas crónicas sobre la fabricación de cañas, hay muchas referencias al uso del cepillo Stanley 60 ½. Es muy similar en

La versión Lie-Nielsen de 9 ½.

bajo. Conversando con estos constructores, aprendí recientemente el truco de su éxito: Cambiaban el ángulo de corte de la cuchilla de los 30º estándar, a 40º (aproximadamente). Cambiando este ángulo, el resultado es que el ángulo de ataque de la cuchilla es el mismo que en el 9 ½, cuya cuchilla tiene un ángulo de 30º. Preparación del cepillo Incluso si acabas de comprar un cepillo nuevo, tendrás que prepararlo adecuadamente para tus proyectos de construcción de cañas. El área más crítica a tener en cuenta es la planicidad de la base. Si la base está algo cóncava (y la mayoría lo están), tendrás proble-

24

mas para cepillar las tiras correctamente. El problema de usar una base que no sea completamente lisa es que el bambú se puede levantar del molde. Y una vez que se levanta, eliminarás más material del necesario, no respetando las medidas deseadas de las tiras de bambú.

Lijando la base de un cepillo.

Dos ejemplos de problemas que pueden aparecer si la cuchilla no está plana.

Un detalle de la zona inicial de contacto, indicando que la base esta curvada.

Para revisar tu cepillo, lo primero que necesitas es ajustarlo para un corte de 0´005 pulgadas (0,127 m/m), con una apertura de boca de 0´014 a 0´020 pulgadas (0,355 a 0,508 m/ m). Aplica la misma presión a los ajustes de la boca y de la cuchilla que la que usarás más tarde. Una presión moderada es suficiente para sujetar ambas de una forma segura. Una vez que tienes los ajustes correctos, mete la cuchilla en el cuerpo hasta que no puedas notarla cuando pases el pulgar. Lo siguiente que necesitas es una superficie perfectamente lisa. Una pieza de Plexiglass de 6 m/m de espesor, o la mesa de una sierra servirán. Pega un papel de lija del nº 400 (seca o al agua) sobre la superficie lisa, con la cara abrasiva hacia arriba. Con una ligera presión, coloca el cepillo sobre la lija y muévelo adelante y atrás. Con unas pocas pasadas bastará. Ahora gira el cepillo para inspeccionarlo. Si la superficie de la base no muestra evidencias de desgaste justo delante y detrás de la cuchilla,

entonces la base necesita más revisión. Después de la revisión, puedes decidir si la base está lisa o si hay que seguir lijando. Si continuas lijando, verás que las zonas pulidas van aumentando hasta que toda la base tiene un brillo uniforme. Puedes usar, incluso, papel de lija del nº 1.500 después del de 400. La lija de 1.500 dará a la base un acabado de espejo. Este acabado tan fino no hace que el cepillo deslice mejor, pero impresionará a tus amigos cuando vengan a ver tu taller.

Una base alisada apropiadamente

25

Una precaución. Puedes pensar que la base del cepillo se puede alisar con una piedra esmeril. Yo lo intenté una vez. Cuando sujetas el cepillo en un tornillo de banco, la presión en los laterales del cepillo hace que la base se combe. Esmerilas la superficie perfectamente lisa, pero cuando retiras la presión de las mordazas del tornillo de los laterales del cepillo, la base vuelve a su forma, y te quedas con una base cóncava. Hace poco intenté otro sistema. Antes de lijar la base, coloqué una cuña de 0,0127 m/m entre la lija y la superficie sobre la que asienta. Entonces lijé la base como antes. Al terminar, tenía un suave rebaje en la base, que evita que cepille el metal de los moldes, como me pasaba antes.

La cuchilla Durante años, nunca pude conseguir un corte tan fino con los modelos actuales de Stanley, como lo conseguía con el modelo original de mi abuelo. Antes de que me malentendáis, debo decir que los nuevos Stanley se pueden ajustar a un mínimo de 0´001 pulgadas (0,025 m/m). Sin embargo, el de mi abuelo permitía un ajuste menor de 0´0005 pulgadas (0,012 m/m) de corte. Esto no es nada más que media milésima de pulgada miraUn cepillo con la cuchilla desmontada, listo para re-alisar el área de la do por un lado, o el doble de cuchilla. precisión, si lo miramos por perficie de espejo. otro lado. Con ambos cepillos se puede cortar Mientras hacía esto, reflexioné en cómo un cabello humano varias veces. había limpiado el cepillo de mi abuelo. Estaba El problema era otro que he pasado por bastante oxidado, así que para dejarlo brillanalto. Cuando compré y regulé mi modelo acte, sin quitarle la pátina, lo froté con lana de tual de Stanley, el área de apoyo de la cuchilla ( acero 0000 y le aplique vaselina. Esta es un la superficie que toca la parte más baja de la consejo que me dio un vendedor de herramiencuchilla) estaba mecanizada con una razonable tas antiguas. calidad. Por eso decidí no hacer ningún reto-

que en esa parte del cepillo. Con el tiempo he añadido varias versiones nuevas más del Stanley a mi grupo de herramientas. Una noche, mientras afilaba la cuchilla de mi cepillo, me di cuenta de que el área de apoyo de la cuchilla no estaba lo suficientemente bien mecanizada. Al no tener identificados todos mis cepillos, no sabía cuanto tiempo había usado éste en particular. Este descubrimiento me hizo revisar y clasificar los cepillos. Después de esto, coloque todos los cepillos que tengo en el banco de trabajo, con las cuchillas quitadas. Decidí que lo mejor era repasar el área de apoyo de la cuchilla de todos ellos. Para llevar a cabo esto, retiré la cuchilla, la sujeción de la cuchilla y finalmente, el pie ajustable delantero. Con papel de lija del nº 220, envolviendo la base de un cepillo, lijé la superficie de asiento para eliminar cualquier evidencia del mecanizado. Fui descendiendo el grano de la lija a 400, 1000, hasta que tuve una su-

26

Entonces, usando lana de acero y una grasa con base de teflón, pulí el asiento de las cuchillas. Mi idea era que el lubricante se introdujera en los poros del hierro fundido para conseguir una superficie lo más deslizante posible. Al final conseguí incrementar la finura del corte de los nuevos cepillos. Interiormente, sin embargo, todavía siento que el cepillo de mi abuelo cortaba mejor que este. O quizá sólo sea un sentimiento emocional.

tir un posterior cambio de cuchilla. Evité usar el más fuerte (Loctite 721), que podría no dejar aflojar el tornillo de nuevo. Mi sugerencia a los diseñadores de los Stanley sería añadir una junta de nylon a este tornillo para evitar movimientos indeseados.

Tensión de apriete Uno de los puntos débiles del diseño de los Stanley es el tornillo de ajuste de la cuchilla. Se supone que tiene que controlar la presión que se ejerce sobre la cuchilla. Sin embargo, se afloja tan fácilmente que constantemente se desajusta. He tenido este problema durante años, y finalmente tomé la decisión de usar sellador para reducir este movimiento del tornillo. Pero tuve que tomar otras decisiones. La Aplicando Loctite al tornillo de sujeción de la cuchilla. primera fue determinar la tensión que debía aplicar a la cuchilla. Debido al control tan fino que Ajuste del corte hace falta, esta tensión debe ser regulada al mínimo. Tienes que permitir que la cuchilla se Cada vez que retires la cuchilla de un cedeslice razonablemente fácil. Un exceso de prepillo y la vuelvas a colocar, hace falta algún lisión hará que la cuchilla salte o se mueva sin gero reajuste. La incidencia de esto se puede control, haciendo difícil conseguir ajustes muy finos. reducir siguiendo unos pocos pasos muy simLa segunda, ya que puede haber ligeras ples. diferencias de medida de una cuchilla a otra, El primero, es retirar todas las virutas. fue asignar una cuchilla a cada cepillo. Esto sigCasi todas las veces que quitas una cuchilla, encuentras bajo ella alguna viruta de bambú. nifica que no puedo tener una cuchilla afilada Para asegurar que las superficies estén bien limde reserva, y tengo que interrumpir el cepillado pias, retira las virutas de la cavidad del cuerpo cuando necesito afilarla. (Esto puede evitarse del cepillo y del tornillo con una brocha. si compras varias cuchillas a la vez. En cada Otro paso es ensamblar el cepillo de nueremesa de cuchillas, el grosor es constante, con vo sobre una superficie lisa. Así podrás tener la pocas variaciones de una remesa a otra. Pero seguridad de que la punta de la cuchilla y la siempre hay desventajas en intentar usar más base del cepillo están totalmente alineadas y de de una cuchilla con el mismo cepillo). que la cuchilla está correctamente ajustada al Luego está la elección de la fuerza del tope. Pero antes de ponerte a trabajar con él de sellador. Después de pensarlo, elegí usar el nuevo, revisa todas las partes cuidadosamente. Loctite 242, que no es muy fuerte, y así permi-

27

El alineamiento de la cuchilla y la base requiere una especial atención. Con el cepillo en la mano, dale la vuelta y sujétalo en una posición en la que puedas ver bien la cuchilla y la base. Mirando el cepillo desde atrás, y con un ángulo bajo, coloca el canto de la cuchilla y el canto del pie delantero uno contra otro. Si es necesario, usa el ajuste lateral para alinearlos. Finalmente, inspecciona el asiento de la cuchilla midiendo la profundidad de corte en alguna varilla que no estés usando en ese momento. Otra posibilidad es atornillar una pieza de madera de unos 30 centímetros al final del banco de trabajo para realizar estas pruebas. Revisa siempre la profundidad de corte y haz los ajustes necesarios antes de seguir cepillando. En la mayoría de los casos será necesario retocar la cuchilla para obtener un corte más fino. Es difícil volver a colocar la cuchilla y pretender que el corte sea el mismo que antes de quitarla. Aquí es donde he apreciado el sistema de cerrojo del nuevo modelo G 12-020. Para retirar la cuchilla sólo hace falta un ligero giro en el sentido contrario a las agujas del reloj. Luego, con un giro en el sentido de las agujas del reloj vuelve a su punto original. Esto liberará la cuchilla lo justo para poder retirarla. Y al colocarla volverá a ser aprisionada en su sitio. Con un rápido ajuste, volverás enseguida al trabajo. Cuchillas de repuesto La idea de tener varias cuchillas afiladas al mismo tiempo, listas para su uso, está muy bien. Pero hay una pega: el tiempo extra que perderás reajustando cada cuchilla. Esto es como resultado de que todas las cuchillas no son exactamente iguales. Incluso si al principio dos cuchillas son iguales, con el paso del tiempo terminarán siendo diferentes, como resultado del afilado. Cuchillas de acero Al cabo de unos años, la calidad del filo

de las cuchillas que vienen con los cepillos ha ido a menos. La cuchilla del 9 ½ de mi abuelo, por ejemplo, mantenía el filo en perfectas condiciones por mucho más tiempo. Pero la cuchilla que viene con el G 12-202 que compré hace poco no tiene un buen filo. La razón puede ser que las características que muchos carpinteros buscan en un cepillo hayan cambiado. En los tiempos de mi abuelo todo se hacía a mano y era crucial para los carpinteros que las herramientas tuvieran un buen filo. Hoy en día, gracias a las modernas máquinas, el carpintero sólo se tiene que preocupar de que la cuchilla de su cepillo no se oxide demasiado en el fondo de su caja de herramientas. Esta resistencia al oxidamiento se consigue añadiendo cromo al acero. Sin embargo, los cristales de cromo son de mayor tamaño que las moléculas del acero al carbono, resultando en que es más comprometido conseguir un buen filo. Piensa en la cuchilla como si fuera una acera, con la parte fina representada por el acero al carbono, y siendo el cromo las piedras que asoman en la superficie. Las cuchillas con aleación de cromo pueden ser una fuente de quebraderos de cabeza para los constructores de cañas poco puestos en el tema. Afortunadamente, la solución es sencilla. Simplemente reemplaza la cuchilla por una cuchilla “Hock”. Ron Hock, un fabricante de cuchillas de Fort Bragg, California, hace sus láminas de acero al carbono templado, lo que produce filos de muy larga duración. A todos los nuevos constructores de cañas a los que he

Hock, símbolo de calidad en cuchillas.

28

recomendado esta marca me han comentado que es mucho más fácil cepillar las tiras de bambú con estas cuchillas de alta calidad. Cepillado perfecto Es posible que halláis oído que el bambú Tonkin puede contener grandes cantidades de arena silícea, quizá introducida en las plantas en crecimiento por los fuertes vientos. Unido esto a las mínimas tolerancias que se requieren en nuestro trabajo, puede entender la necesidad de afilar las cuchillas. Este es un aspecto en el que no me canso de insistir: Muchos de los frustrantes problemas que aparecen en la construcción de cañas de bambú provienen directamente del uso de cuchillas mal afiladas. Cuando tengas duda, reafila. Lleva unos pocos minutos, y puede evitarte horas de sufrimiento. Piedras de afilar Otro aspecto que la mayoría de los potenciales constructores de cañas desconocen, es el de las piedras de afilar. Una vez, le pedí a un carpintero que me enseñara como afilaba él las cuchillas de sus cepillos. Fue a su potente lijadora de cinta, y comenzó a lijar la cuchilla del cepillo. Y, ciertamente, la cuchilla cortaba bien el pino que usaba en su carpintería. Pero la superficie del filo tenía varias bocas, lo que sería desastroso para trabajar con el bambú. Pero no fue hasta que hablé con un tallador de madera, cuando entendí el valor de las piedras de afilar. Cuanto más fina es la superficie del filo, insistió, más fino es el corte. Una cuchilla mal afilada arranca las fibras, mientras que una bien afilada las corta limpiamente. La finura de la superficie del filo es muy importante. Si vas a una ferretería local, las piedras de afilar que se suelen encontrar son la “Coarse Crystolon”, o posiblemente la “India Combination”. El grano de estas piedras es de 100 a 220, y producen un filo lo suficientemente bueno como para trabajar la madera. Pero

para el corte tan fino que deseamos los constructores de cañas es esencial una piedra con un grano de entre 6000 y 8000. Este tipo de afilado tan fino sólo se obtiene con las piedras de agua. Por otra parte, una piedra de agua de grano 6000 a 8000, solamente pule. Para el afilado que necesitamos, yo recomiendo una piedra de agua que esté en un rango de entre 1000 a 1500. La solución que he encontrado es una piedra “King” combinada. Tiene, en un lado, un grano de 1000 para el afilado, y otro lado con un grano de 6000 para el pulido. Todo por unos 20$. La mayoría de las piedras de agua requieren un remojado previo antes de usarlas, normalmente de unos 20 minutos. Sin embargo, hay una forma simple de tener tu piedra lista en el momento que la necesites: Guardarla sumergida en agua. Yo uso un tubo de plástico con tapa ajustable para que no se escape el agua. Si tu taller de trabajo puede estar sujeto a bajas temperaturas, también se pueden guardar en una solución anticongelante sin que sufran ningún daño. La superficie de la piedra Uno de los inconvenientes de usar piedras de agua es que se gastan rápidamente. Dependiendo de la piedra, puede ocurrir en unos pocos afilados. Normalmente el centro de la piedra se desgasta más que los lados. Y en este punto es posible que la piedra pierda también su capacidad abrasiva. Este efecto se puede rebajar moviendo la cuchilla sobre toda la superficie de la piedra cuando afilamos. Pero tarde o temprano el problema aparecerá. El alisado de una piedra de agua se puede realizar lijándola. Un trozo de Plexiglass, con un trozo de lija de 220, seca o al agua, va bien para esto. Simplemente, con la piedra húmeda, lija el lado que lo necesite hasta que la superficie vuelva a mostrar de nuevo signos de abrasión.

29

Los diamantes son para siempre Una de las novedades en el mundo del afilado son las piedras de diamante, una mezcla de níquel-plata y una base plástica. Las partículas calibradas de diamante van unidas a una base precisa de níquel-plata. Esto es posible porque la plata está hábilmente combinada con pequeños huecos para recoger el metal procedente del afilado. Las piedras de diamante se pueden usar secas o ligeramente humedecidas. Como en otras piedras, un lubricante acelerará el afilado al eliminar el exceso de polvo de metal. Las partículas de diamante acabarán embotándose con el polvo de metal, pero se recuperan fácilmente cepillando con un cepillo de dientes y un estropajo blando. Una ventaja clara de las piedras de diamante es su superficie indestructible en comparación con la de las piedras de agua tradicionales, que la tienen muy blanda. La dura superficie de las piedras de diamante es ideal para mantener un nivel constante en la planicidad de las cuchillas. El inconveniente obvio de las piedras de diamante es su alto precio. Comparativa de piedras Hacer un repaso de las diferentes piedras de afilar que se pueden encontrar hoy puede ayudar a comparar sus calidades de abrasión. He tomado estos datos de tamaño de partículas y equivalencias de grano de los catálogos de los fabricantes. La piedra “Nagura” Otra opción es usar una piedra “Nagura”. Esta es una piedra abrasiva soluble en agua que acelerará el proceso de pulido. La piedra se humedece con agua y se frota en una superficie de grano 6000 hasta que se forma una ligera pasta. Las guías de afilado Para mantener un ángulo constante mien-

Comparativa de piedras Medium diamond (blue) Soft Arkansas Hard Arkansas (white) Fine diamond (DMT-red, 30 micron) Fine diamond (3M-white, 20 micron) Hard Arkansas (black) Extra-fine diamond (DMT-green, 9 micron) Extra-fine (3M-blue, 10 micron) 320 500 700 600 800 900 1,200 1,800 500 1,000 2,000 2,000 3,000 4,000 6,000 8,000

tras afilamos las cuchillas, yo recomiendo el uso de una guía. Hay personas que creen que se puede sujetar la cuchilla con la mano mientras se afila. En teoría, es así, pero es muy difícil sujetarla con un ángulo constante. Cualquier variación en el ángulo causará un cambio en la superficie de la cuchilla, resultando en un escaso o nulo afilado del filo.

La guía de afilado “Veritas” “sobre la piedra.

30

Hay dos tipos básicos de guías de afilado. Yo llamo al primero, “sobre la piedra”, ya que se mueve unida a la La guía de afilado “General” cuchilla sobre la superficie de la “fuera de la piedra”. piedra. El segundo es “fuera de la piedra”. Esta tiene una rueda que se desplaza sobre la misma superficie sobre la que descansa la piedra. Si usas una sola piedra para el afilado y pulido, debes usar una guía “sobre la piedra”. De esta forma el ángulo de la cuchilla no cambiará. El único inconveniente es que la guía también se desgasta, además de la piedra. Si usas una piedra de doble cara (una para afilar, otra para pulir), entonces recomiendo una guía “fuera de la piedra”. Mantendrá constante el ángulo y no desgastará la piedra prematuramente. Stop block Un “stop block” es un artilugio que he fabricado en madera. Consiste en una pequeña pieza de contrachapado (10 x 17 x 1,2 centímetros) con otra pieza sujeta a 2,54 centíme-

tros de uno de los extremos largos. Lo uso para sujetar siempre igual la cuchilla en la guía. Esto reduce al mínimo la cantidad de metal que elimino durante el afilado. Sin el “stop block”, puedes cambiar la cantidad de cuchilla expuesta, lo que puede resultar en ligerísimos cambios del ángulo de la cuchilla. Stop block modificado Ken Rongey, un constructor de cañas local y amigo, me enseñó un tipo diferente de “stop block” una vez que le pedí prestada su

Ken Rongey diseñó este tope de ajuste para el autor.

piedra de diamante. Su “stop block” estaba construido para una guía de afilado Veritas (“sobre la piedra”). No sólo tenía un tope para asegurar la correcta exposición de la cuchilla (28,57

El tope de ajuste usado para colocar la cuchilla en la sujeción.

Un esquema del tope de ajuste de las cuchillas.

milímetros) para obtener un ángulo de 30º, sino que también tenía un tope lateral que sujetaba y guiaba el costado de la cuchilla. Debido a la finura del canto de la cuchilla, el “stop block” simple puede permitir, a veces, que la cuchilla quede torcida en la guía. Pero con la adición de este tope lateral, la cuchilla siempre queda bien escuadrada en la guía de afilado.

31

Alisado de la cuchilla El filo de la cuchilla no quedará bien si la parte de atrás de la cuchilla no está perfectamente lisa. Aunque algunos constructores de cañas defienden el uso de una pieza de acero y polvo de grafito para desgastar la cuchilla, yo prefiero usar una piedra de agua, comenzando por el lado de grano 1000. Coloca la cuchilla plana sobre la piedra. Entonces, con una ligera presión, comienza un movimiento adelante-atrás. Observa cuidadosamente el progreso. Gradualmente verás que las superficies desgastadas irán aumentando hasta hacerse todas una. Gira entonces la piedra a la cara de grano 6000 y repite el proceso para pulir la cuchilla. Repite el movimiento adelante-atrás y, gradualmente, la superficie de la cuchilla irá tomando el aspecto de un espejo. A menos que la cuchilla esté curvada, quedará perfectamente alisada. El afilado Debido a que yo afilo sobre el mismo banco de trabajo donde también cepillo, decidí que necesitaba una superficie resistente al agua en la que colocar mi piedra de afilar. De otra forma, la superficie de madera podría retener humedad y entrar en contacto con los moldes de acero, creando un problema de oxidamiento. Al final opté por una pieza de nylon de 15 x 61 x 1,2 centímetros, que compré en un comerciante local de plásticos. Otra alternativa es comprar una pieza de Plexiglás. En ambos ca-

sos, el resultado es una superficie resistente al agua en la que trabajar. Mi guía de afilado “General” va bien con la cuchilla sobresaliendo una pulgada de la sujeción. Esto deja la base de la sujeción 6,35 m/ m fuera de la piedra cuando la cuchilla se afila a 30º. Cuando se monta en un Stanley 9 ½, da un ángulo de ataque sobre la superficie del bambú de 51º. Aquí es donde es muy importante que el “stop block” deje siempre la cuchilla a una pulgada de la sujeción. Si esta longitud cambia, lo hará también el ángulo, y hará que el tiempo de afilado se alargue debido al metal adicional que hay que eliminar para formar el nuevo ángulo. Antes de comenzar a afilar, debes decidir el ángulo que prefieres. Yo uso un ángulo de 30º, medido con un transportador de ángulos. En la guía “General”, El ángulo correcto de la cuchilla por ejempara cepillar el bambú. plo, pon la flecha en el 1. Recuerda que este es el ángulo que estás buscando cuando la cuchilla descansa sobre la piedra de afilar. El afilado se debe hacer con el lado de grano 1000 de la piedra. Para obtener el mejor resultado, mueva la cuchilla adelante y atrás con una ligera presión. La superficie de la piedra se

La rebaba se elimina con una piedra de diamante fina.

32

Inspeccionando la formación de la rebaba.

debe mantener siempre mojada. Esto desplazará las partículas de metal, evitando así que queden embotadas en la superficie de la piedra. Después de varias pasadas, inspecciona la superficie afilada. Verás así donde el metal va siendo eliminado. Toca el borde de la cuchilla para ver si se forma una rebaba. El afilado continuará hasta que la cuchilla presente una rebaba a lo largo de la anchura del filo y todas las posibles mellas hayan desaparecido. Sin quitar la cuchilla de la sujeción, colócala con la parte superior del corte sobre la piedra. Con una pequeña presión, da dos o tres pasadas. Tantea la rebaba. Continua haciendo esto hasta que la rebaba desaparezca por completo. El siguiente paso es el pulido de la cuchilla. Usando el lado de grano 6000 de la piedra “Nagura”, humedécela y aplícala a la su-

perficie a pulir hasta que se forme una suave pasta. Ahora repite el mismo procedimiento anterior, con el movimiento adelante-atrás, hasta que se forme una rebaba en el filo. Entonces gírala y elimina la rebaba. El afilado y pulido sólo lleva unos minu-

Después de la formación de la rebaba, el alisado de la cara se aumenta con la piedra de agua.

tos. Si usas una cuchilla “Hock”, puede que lleve un poco más. Sin embargo, la cuchilla “Hock” no se desafila tanto como la Stanley original.

Entonces se elimina la rebaba.

33

Hay gente que también está a favor del uso de un ángulo compuesto o filo de doble ángulo. El primer corte está afilado con un ángulo de 25º, y se añade después un segundo ángulo de 30º. Se le da el ángulo de 30º solamente a la punta del filo (sobre 1,58 m/m). Este método acorta el tiempo de afilado y proporciona el mismo ángulo de ataque sobre la su-

He probado incluso con filos convexos, que básicamente es lo mismo que el método del doble ángulo. Y he tenido buenos resultados con todas las técnicas. Una vez que tengas la cuchilla afilada, deberás protegerla con una ligera capa de aceite. Yo suelo usar un aceite lubricante de todo uso (3 en 1). Si voy a guardar alguna cuchilla

Aquí se ve el alisado del filo de una cuchilla recién afilada. Nótese la gran calidad del reflejo.

perficie del bambú. He probado ambos métodos, y creo que el sistema del ángulo simple funciona mejor. Primero, el filo de doble ángulo no dura tanto como el de ángulo simple; el doble ángulo no tiene suficiente resistencia como para absorber la presión del cepillado. Y segundo, con el pequeño ángulo secundario (25º), las virutas de bambú no salen tan fácilmente. Pero, ciertamente, esta es un área en la que puedes experimentar. Prueba con diferentes ángulos y combinaciones para ver cual es la que más te convence.

de repuesto, también la envuelvo en un trapo humedecido de aceite para prevenir el óxido. Método alternativo Durante años, seguí la misma rutina de afilado. Pero un viaje de fin de semana al Catskills me cambió la rutina. Miles Tiernan, un constructor de cañas y un loco de las truchas, me llevaba por la noche por Ohio y Nueva York. A las tres de la mañana, con una taza de café, surgió una discusión sobre el afilado.

Una piedra de diamante basta eliminará rápidamente cualquier malla de la cuchilla.

34

Miles había estado usando una piedra de diamante (roja) para lo que él llamaba su “lijadora”. La usaba para eliminar las mellas del filo, o para cuando necesitaba retirar un exceso de metal de la cuchilla. Después usaba una piedra de agua de grano 1000-6000 para terminar el trabajo. Si necesitaba un acabado brillante, sólo usaba la piedra de agua. Debido al cambio de piedras usaba una guía “sobre la piedra” “Veritas”. Después de probar este método durante unos días, encontré que en verdad se ahorra mucho tiempo. Este método también amplía el

periodo de uso de las piedras de agua, ya que se usan menos frecuentemente. Piedras de agua motorizadas Aunque creas que las piedras de afilado motorizadas te ahorrarán mucho tiempo, no es así. Probé una hace unos años y no observé ningún ahorro de tiempo. También es algo más caro. La piedra que yo usé costaba varios cientos de dólares. En realidad, sólo son realmente útiles para afilar las largas cuchillas de los cepillos eléctricos de 30,48 centímetros.

35

4 CORTADO Y ALISADO

Sacrificar algunos “culms” Algunos constructores de cañas están excesivamente preocupados por el número de cañas que pueden hacer con cada “culm” de bambú. Otros intentan hacer buenas cañas de “culms” cuestionables por su escasa cantidad de fibras de potencia o por otros defectos mayores. Incluso si las cañas son para tu uso personal, hay que tener en cuenta unas normas. Como ya mencioné anteriormente, es una buena idea ser muy selectivo en la elección del bambú. Deja unos pocos “culms”, o parte de ellos, para los experimentos. Ya mencioné esto antes cuando hablé del flameado, y además podemos encontrar nuevas técnicas que requieran algo de práctica. Recuerdo a un constructor de cañas novato que debería haber tenido esto en cuenta cuando le envié algo de corcho seleccionado especialmente. Finalmente vi la caña a la que iba destinado el corcho, y noté que el mango había sido hecho de un stock mediocre. En lugar de usar el corcho bueno, había gastado los cien anillos de primera calidad que le envié en la fabricación de mangos de prueba. Es el mismo error que usar el mejor bambú que tengas para fabricar tu primera caña. Lo correcto es justamente lo contrario. Comienza con el que tú creas que es el peor “culm” que tengas. Practica el corte, enderezado y cepillado con unas cuantas tiras de bambú. Después, déjalas a un lado, y comienza tu primera caña con un segundo “culm”. Hay una curva de aprendizaje tremenda cuando empiezas a construir cañas de bambú.

Un esquema de los diferentes métodos de alternado de nudos.

36

He regalado bastantes “culms” a nuevos constructores de cañas aconsejándoles que practiquen con ellos antes de comenzar con tareas serias. Esto es de sentido común, y se puede aplicar a cada estadio de la fabricación de cañas, desde el corte del bambú, hasta el cepillado o barnizado. Métodos de alternado de nudos Hay cuatro métodos comunes de alternar los nudos del bambú. El primero es 2 x 2 x 2. Cada nivel de nudos tiene dos de ellos a la misma altura en caras opuestas. El segundo método es 3 x3 x 3, en el cual, cada nivel de nudos tiene tres nudos colocados en caras alternativas. El tercero es el método Garrison, que alinea los nudos en la misma secuencia que el orden de encendido de un motor de seis cilindros, a medida que giramos la caña: 1-5-3-6-4-2. Finalmente, muchos constructores de cañas usan un método “mezclador”, mezclando las tiras de diferentes “culms” en una misma caña. Sólo se debe estar seguro de que las secciones así completadas no tengan nudos adyacentes. Neutralizar las tensiones Si un “culm” de bambú tiene cualquier

retorcimiento, golpe (ligeras marcas), o relieve extraño, el diámetro total en ese nivel normalmente se ve afectado. Esto es más evidente una vez que has cortado las tiras y las has colocado unas junto a otras. Una ventaja adicional del método 2 x 2 x 2 es que las tiras similares, en caras opuestas, tienen tendencia a neutralizarse una a las otra. Para tener un ejemplo visual de este efecto, haz dos pequeños cortes en un trozo de papel para dividirlo en tres partes. Entonces enrolla el papel en forma de cilindro con la base de las marcas una opuesta a la otra. Traza una línea en la mitad de las dos marcas y tendrás una línea paralela al cilindro. Lo mismo ocurre con las tensiones naturales en el método 2 x 2 x 2. Cuanto más tardes en atar las tiras para el tratamiento de calor y de pegado, las caras opuestas tienden a neutralizarse. Este es, definitivamente, el método que yo recomiendo. Alternando los nudos Una vez que has elegido tu método de alineamiento de nudos, el siguiente paso es prepararlos. Una buena técnica visual es colocar las seis tiras alineadas en el banco de trabajo.

Este es un alternado tradicional 2 x 2 x 2.

37

Usando un marcador, haz una raya de referencia a la longitud que necesitarás para tus tiras. Mide la distancia entre el primer y segundo nudo, comenzando desde el final del puntal. Usa esta medida para determinar el desplazamiento de cada tira o grupo de tiras, dependiendo de tu método de alineado de nudos. Entonces, de la tira 1 a la 6, deslízalas hasta su posición definitiva. Encontrar los puntos óptimos de comienzo y final de las seis tiras es la siguiente tarea. Usa una regla de 122 centímetros como guía y elige los puntos de forma que no coincidan con los nudos. Si la distancia entre el punto inicial y el primer nudo es menor de 50 m/m, desliza la regla hacia el extremo inferior hasta que tengas una distancia al nudo de al menos 50 m/m. (Recuerda que el extremo inferior de las tiras irá encastrado en la virola o en el mango de la caña). Esto ilustra porqué prefiero el método de 2 x 2 x 2. Siempre será mejor tener dos nudos opuestos que uno solo en la parte inicial del puntal de la caña, donde se necesita la máxima flexión para el lance. Con el método 2 x 2 x 2 normalmente tendrás 12 centímetros desde la punta hasta el primer nudo. Después de encontrar los puntos de comienzo y final, marca las tiras: simplemente marca una línea perpendicular a ellas. Usa un lapicero para marcarlas, marcando también los puntos de comienzo y final. Puntales emparejados Uno de los sutiles detalles de una buena caña de bambú es que los puntales estén emparejados o en espiral de acuerdo a la posición de los nudos. Cuando los nudos de la sección sean emparejados, aparecerás a la izquierda o a la derecha de la sección cuando la giras. Cuando los nudos sean en espiral, los de una sección irán hacia la derecha, y los de la otra, hacia la izquierda, cuando giramos las secciones. En los dos casos, los nudos tienen su localización clara a lo largo de la longitud de las secciones.

Este detalle muestra que la caña es hecha a mano, y no por medio de una producción en masa. Si quieres incorporar los nudos emparejados a tu trabajo, comienza con el alineado y corte de los puntos de comienzo y final. Une las dos secciones como si fueran una. En lugar de trabajar con seis tiras, trabaja con doce. Si eliges el método 2 x 2 x 2, quiere decir que en lugar de haber dos tiras en cada alineamiento, tendrás que tener cuatro. Mover para mejorar Una vez que las tiras están alineadas y marcadas, échales un vistazo. Si es necesario, puedes mover la posición de las diferentes tiras para eliminar cualquier posible defecto. Si mueves las tiras a otra posición, no olvides remarcarlas de nuevo, de manera que puedas cortarlas correctamente. Cortar a la longitud deseada Una vez que las seis tiras están alineadas y has marcado la longitud de cada tira, el siguiente paso es cortar el sobrante. Recomiendo que añadas al menos de cinco a doce centímetros a cada extremo de las tiras. Será un factor de seguridad y hará más fácil el trabajar con las tiras. Al cortar las tiras, usa una sierra de diente muy fino. Y corta siempre desde la cara brillante hacia el interior. De esta forma, si al final del corte se rompen algunas fibras, no serán del lado de las valiosas fibras de potencia, lo que haría inservibles las tiras. Pintar los extremos Después de que las tiras están cortadas a la longitud deseada, sugiero que pintes los extremos inferiores. Pronto te darás cuenta de que giras muchas veces las tiras durante el proceso de enderezado y cepillado; si no lo haces como te digo, pronto olvidarás donde está un extremo y el otro. Pintando los extremos de las ti-

38

ras, con una ojeada sabrás que extremo es el inferior. Antes de que comenzara a marcar el extremo inferior de cada sección, más tarde o más temprano tenía que parar la construcción y ordenar de nuevo las tiras. Tenía que medir los espacios entre los nudos para poder determinar la dirección. Un problema que se puede evitar fácilmente.

Cepillado de los anillos interiores El primer cepillado en las tiras está destinado a eliminar los anillos de la parte interior del bambú. Regula el cepillo para eliminar aproximadamente 0´006 pulgadas (0.152 m/m). Coloca una tira, con la cara interior hacia arriba, en la superficie de trabajo. Trabajando de derecha a izquierda, sujeta el cepillo con la mano

Cepillando el anillo interior del bambú.

Para marcar uso esmalte que compro en pequeños botes de 100 gramos. (Algunas veces incluso uso un rotulador permanente, que seca en segundos). Tener un esquema de colores puede ser también útil: Siempre pinto el extremo inferior de cada grupo de tiras del mismo color. Simplemente agito el bote de pintura, quito la tapa, y toco con los extremos de las tiras en la capa de pintura que queda en la tapa. Mientras esperas a que seque la pintura, puedes pasar el rato afilando las cuchillas o quitando el pegamento del atador. Si has pasado mucho tiempo con los proyectos de construcción de cañas, es conveniente que pases algún rato con tu esposa y con tus hijos. La construcción de cañas, y la pesca a mosca en general, puede llegar a convertirse en una obsesión, y es relativamente fácil olvidar que no todo el mundo comparte tu pasión por esta actividad.

derecha, y la tira con la izquierda. El anillo se elimina con una serie de movimientos cortos. Cuando la superficie del anillo está enrasada con el resto, es el momento de parar. Lo que necesitas crear es un área plana de unas tres o cuatro pulgadas de longitud centrada en la zona del nudo. Más tarde, ésta será la superficie de referencia. Pistolas de calor contra mecheros de alcohol Tradicionalmente se usaba un mechero de alcohol para calentar las tiras de bambú durante el proceso de enderezado. Pero los mecheros de alcohol o candiles pueden quemar la cara brillante de las tiras, y una llama puede añadir humedad. El calor seco de una pistola de calor no quema la cara brillante. Y la mayoría de las pistolas reparten el calor en una zona amplia.
U so una vi a B l & D ecker con un diusor ej ack f

39

El anillo preparado después de un cuidadoso cepillado.

rectangular. La temperatura a dos centímetros del difusor es de 287º C. (Más tarde describiré porque el difusor rectangular es tan importante).

Pistolas de calor La pistola de calor Black & Decker que se puede encontrar hoy es algo diferente de la que yo tengo. La actual se llama “Heat Gun” modelo 9756, y el difusor es el 284589. Esta herramienta tiene un regulador: para tus propósitos tienes que usar el nº 2 del selector. Otra herramienta que he usado satisfactoriamente es un modelo similar fabricado por “Easypower”. Su modelo 72102, con el accesorio 79214 se pueden encontrar bastante a menudo en las tiendas. De nuevo, usa la mayor temperatura de salida. Extractor de aire Una vez que el bambú está caliente, durante el proceso de reducción de los nudos, se desprende humo. Puede ser muy molesto, sino para ti, ciertamente para otros miembros de la casa. Cuando me encontré con este problema, instalé un extractor de humos. El modelo que instalé es del tipo que normalmente se usa para los cuartos de baño. Mueve unos 2 metros cúbicos de aire por minuto, y está orientado hacia el exterior de la casa. Para ayudar a recoger el humo, añadí al extractor tres faldones. El extractor y los

La 2ª velocidad es la que recomienda el autor cuando se usa una pistola de calor Black & Decker.

40

Calentando la zona del nudo a aproximadamente 20 milímetros del difusor.

faldones están colocados inmediatamente encima de la pistola de calor cuando caliento las tiras. Reducción de los nudos Cuando comencé la construcción de cañas, reducía los nudos de uno en uno. Como fuente de calor usaba una lámpara de alcohol, que concentraba el calor en un área pequeña. Hojeando el libro de Martín Keane´s, “Cadic Rods and Rodmakers”, encontré dos fotografías que me hicieron pensar sobre la técnica que usaba. Las fotografías de Jim Payne en la página 70, y de Charlie Doane en la página 88, mostraban a estos dos compañeros reduciendo nudos en tiras de bambú. En el texto, el autor

mencionaba las cajas de calor de carbón vegetal. Esto me dio la idea de usar un tornillo de banco para aplanar los nudos. En ese momento estaba usando una pistola de calor eléctrica para ablandar unos tubos de plástico de una calefacción. (De esta forma doblaba los tubos sin que se rompieran). Un día probé en mi taller a calentar las tiras de bambú con la pistola de calor, comprimiendo los nudos en un pequeño tornillo que compré cuando era niño. La cosa fue bien, y desde esa noche no he vuelto a usar la lámpara de alcohol. Y usando un tornillo para aplanar los nudos, ciertamente el trabajo es mucho más rápido.

Un nudo en el tornillo. Nótese el contacto a lo largo de toda la mordaza.

41

nudo, una pasada de lija del nº 360 terminará Los trucos para aplanar fácilmente los de eliminar cualquier pequeña deformidad que nudos son, primero, tener unas buenas mordaquede. Si todo ha ido como debiera, el área del zas en el tornillo, y segundo, estar seguro de nudo estará perfectamente plana, y no habreque el bambú está lo suficientemente caliente mos cortado las fibras de potencia. como para que esté blando. El tornillo que yo Si el nudo ha sido aplanado apropiadauso es uno muy barato que compré en un sumente, la lija eliminará los restos del pico del permercado. Es de aluminio, y las bocas de 5 nudo que quedaron en el limado previo. Para centímetros están fuertemente estriadas. Para tener mejor control y visión del área, usa las corregir este defecto, coloco unas pletinas enesquinas de un taco de lijado. Lija de manera tre las mordazas y voy cerrando lentamente hasta que se sujetan con la presión. Esto evita las marcas de las estrías, y asegura que la boca quede paralela. Para reblandecer el bambú, primero sujeto la pistola de calor en el banco, y enclavo el gatillo. Sujeto la tira de bambú a dos centímetros del difusor. Para calentar suavemente la tira de Lijando la capa brillante en la zona del nudo. bambú, gírala suavemente tres cuartos de vuelque la superficie de contacto del taco de lija ta. Comienza el giro con un canto hacia el cacon la tira sea de entre dos y tres centímetros. lor, hasta llegar al otro canto. Flexiona la tira Cuando hayas acabado, la tira debe estar lisa y de vez en cuando hasta que notes que está blanuniforme en grosor si la miras de lado. Si todada y haya perdido su rigidez, aproximadamenvía queda algún bulto en el nudo, es signo de te en 1 ½ o 2 minutos. Una vez que la tira se que esta área no ha sido lo suficientemente aplapuede doblar, sin que retorne instantáneamennada como para formar líneas paralelas. Hay te a su posición original, es el momento de suque repetir el proceso. jetarla en el tornillo. Simplemente colócala en el tornillo y vete presionando hasta que la superficie brillante a cada lado del nudo esté aplanada contra las mordazas del tornillo. Para acelerar el proceso, vete calentado la siguiente tira mientras la primera se va enfriando en el tornillo. Después de aplanar el El antes (abajo) y el después (arriba).

42

Las fibras del nudo Al lijar el área del nudo después de pasar por el tornillo, puedes ver las puntas (dedos) de las fibras de potencia inmediatamente debajo de la capa brillante, donde estaba el pico del nudo. Tu primer pensamiento puede ser que hayas lijado demasiado esa zona hasta el punto de cortar las fibras de potencia. Afortunadamente, las puntas que ves ahora son las “cap fibers”. Están inmediatamente encima de las fibras de potencia, actuando de puente. Las “cap fibers” son normalmente de 4,76 m/m de longitud total, y aparecen como fibras sinuosas. Pueden ser eliminadas con la lija, y normalmente desaparecen con los restos exteriores de la superficie brillante.

mordazas. Al ser un tornillo de hierro fundido, también es muy fácil eliminar las estrías. La razón de cortar las mordazas es para que sean aproximadamente 1,2 cm. más pequeñas que la anchura del difusor rectangular usado en la pistola de calor. Si las dejas demasiado anchas, comprimirás también las zonas de bambú sin calentar. Y reduciendo la superficie de

Nótese como las fibras de cobertura tapan a las fibras de potencia en los nudos.

Acerca del taco de lijado Aunque pueda parecer un desperdicio, usa sólo las esquinas del taco de lijado. Te dará una mejor visión del área a lijar. La zona útil del taco comienza a 1,27 cm. de la esquina, hasta 3,17 cm. hacia el interior. Usando solamente esta zona dejarás la superficie lijada mucho mejor, y evitarás cometer errores. Para obtener los mejores resultados, mantenlo tan limpio como sea posible. Dale de vez en cuando un golpe contra el banco de trabajo para eliminar el exceso de polvo adherido. El tornillo En lugar de usar un tornillo pequeño de cinco centímetros, también puedes modificar un tornillo normal “Pony” de 7,6 cm., adecuándolo a tus necesidades. Usa una sierra para eliminar de uno a cinco centímetros de cada lado de las

El tornillo Pony modificado del autor de tres pulgadas.

las mordazas también reduces la cantidad de fuerza que hay que aplicar para aplanar los nudos. Para eliminar las estrías, cierra el tornillo lentamente mientras sujetas en ellas una lima. Es cuestión de coger práctica al ir cerrando las mordazas a la vez que vas limando. Continua limando hasta que las estrías desaparezcan por completo y las mordazas queden perfectamente lisas.

43

Eliminador de burbujas En las tiras de bambú flameadas, algunas veces hay una zona demasiado lijada, o por el contrario, demasiado poco. Para corregir esto, repaso estas zonas con lo que yo llamo “bubble buster” (eliminador de burbujas), una lámpara de alcohol de las que se usan para eliminar las burbujas de aire en el barniz de los anillados de las cañas. Monto esta lámpara de alcohol en una botella de plástico llena de alcohol. Cuando presionas la botella, la llama se dirige hacia un lado, y concentra su intensidad en un punto. El “bubble buster” Un mechero de alcohol “bubble se puede usar búster” para dar toques de calor como una pistoal bambú. la de pintura para retocar el flameado del bambú. Usa el “bubble buster” sólo antes de empezar a cepillar las tiras; puedes quemar los cantos de las tiras, o el pegamento, si usas esta técnica más tarde. También, como seguridad, la botella que yo compré lleva dentro unas pequeñas bolas de lastre. Esto previene que la botella se pueda caer, pudiendo causar un incendio. Y por último, nunca dejes una lámpara de alcohol encendida cerca de disolventes u otras sustancias inflamables. Reflameado Para reoscurecer algún nudo demasiado claro, puedes usar el soplete. Pero ten mucho cuidado. Las esquinas de las tiras arden muy fácilmente, por lo que debes dar pasadas ligeras y rápidas. La técnica que uso yo es comenzar con el soplete fuera de la tira y un poco

alejado de la zona del nudo a reflamear. Entonces muevo el soplete paralelo a la tira y doy pequeños toques de llama a la zona a tratar. Mechero de butano Otro método de reflameado que mencionaré ahora y más tarde es usar un encendedor de bolsillo. Con el encendedor, la idea no es reflamear, sino solamente ennegrecer. Con el mechero en una mano, coloca la tira en la zona baja de la llama, de manera que ésta rodee toda la tira. La llama no quema el bambú, sino que solamente lo ennegrece. Cuando esto haya ocurrido, pasa el dedo para extenderlo. Aquí también son mejor golpes de calor pequeños. Más tarde, cuando ya hayas pegado las tiras para formar la sección de la caña, este método puede ser útil para oscurecer las zonas que hayan quedado demasiado claras. Una precaución con los encendedores de bolsillo: No mantengas la llama en el mismo sitio demasiado tiempo. El área tratada puede calentarse demasiado, e incluso puede producirse una pequeña explosión. Otro tipo de prominencias y curvaturas Además del aplanado de los nudos, necesitas eliminar cualquier otro tipo de curvaturas en las tiras de bambú. Se pueden eliminar calentando las tiras perpendicularmente con el difusor rectangular. Como con el aplanado de los nudos, calienta hasta que notes que el bambú está “blando”. Entonces flexiona la tira en la dirección contraria a la curvatura. Mantén la posición hasta que el bambú se enfríe y endurezca. Te llevará solamente un minuto. En las zonas entre nudos también puedes tener curvaturas largas. Se corregirán en su mayor parte más tarde, cuando las secciones se traten térmicamente. Incluso si el tratamiento térmico no corrige estas curvaturas en su totalidad, el peso del cepillo al colocarlas en el molde para cepillar terminará de alisarlas.

44

5 MOLDE PRIMARIO
Formación de los ángulos iniciales El primero de los tres moldes de cepillado que necesitarás para fabricar cañas de bambú es el que se usa para crear los ángulos iniciales de 60º. Este molde es fácil de hacer. Debido a que no es necesaria mucha exactitud en la profundidad, el molde se puede hacer de madera, usando una sierra de mesa y una fresadora manual. Yo recomiendo usar una madera que sea dura, recta y seca. Hacer el molde lo más recto posible es importante para conseguir los ángulos apropiados.

Para empezar, corta una pieza de madera de 24 pulgadas de longitud y ¾ de pulgada de grosor(61 cm. x 2 cm.). Para la anchura, corta la tabla a la anchura final, más el corte. Antes de cortar la pieza por la mitad, taladra los agujeros de los tornillos. Haciendo los agujeros ahora, las dos piezas quedarán perfectamente alineadas al unirlas más tarde. Y para que te acuerdes donde va el final, marca una X en un extremo a lo ancho de la tabla. Ahora corta la tabla en dos piezas.

Molde básico usado para crear el ángulo inicial de 60º en las tiras bambú

45

Si has leído otros libros sobre la fabricación de cañas de bambú, notarás que aquí, los ángulos en los que encajarán las tiras de bambú, han sido ligeramente modificados. Usando un ángulo de 53º, como especifican otros autores, tendrás que inclinar el cepillo para conseguir un ángulo real de 60º en las tiras. Debido a que normalmente se sacan 24 de cada “culm”, cada una de estas tiras forma un ángulo de 15º. (Dividiendo los 360º de la circunferencia total entre 24 ángulos iguales). Y como los lados inclinados de las tiras son iguales, cada lado forma un ángulo de 7´5º a la perpendicular del punto central de la superficie brillante de la tira. Puedes alterar la profundidad de la V para adaptarla al tamaño de las tiras con las que trabajas normalmente. La anchura normal de mis tiras suele ser de ¼ de pulgada (6,35 m/m). Con una V de 3/16 de pulgada (4,76 m/m) de profundidad, el 75% de las tiras van bien. Esta profundidad de 3/16 de pulgada es suficiente para la mayoría de las cañas de trucha. Sin embargo, si pretendes hacer cañas más pesadas, para salmón o steelhead, necesitarás otro molde con una V más profunda para poder hacer las tiras más anchas, como las necesarias en las secciones inferiores de estas cañas. Recuerda que el molde está pensado para actuar sólo como soporte. Si cepillas hasta llegar a la superficie del molde, te lo comerás tan fácilmente como el bambú. ¿Por qué lado comenzar? Ahora estás listo para comenzar a cepillar el primer ángulo de 60º.

Usando uno de los laterales de la tira de bambú como guía, colócala en el molde. Aquí recomiendo revisar cual es el lateral que mejor se ajusta al ángulo del molde. Obviamente, esto te ayudará a comenzar a cepillar correctamente. Recuerda que la cara brillante del bambú es la base para la formación y medida de los ángulos. Debido a la curvatura de la superficie brillante, el punto de contacto correcto con el molde y con la galga de Cuando la cara brillante se medida es el punto coloca correctamente, el medio de esta cara bambú se ajusta al molde. de la tira de bambú. Cortes de corrección Si ninguno de los laterales de la tira encaja correctamente, puedes hacer un cepillado inicial para corregir los ángulos. Se puede hacer a mano, colocando la tira de bambú de canto en el banco de trabajo, y cepillándola hasta conseguir un buen nivel. Después de dar un par de pasadas de cepillo, comUn ejemplo de corte erróneo, prueba si la mostrando como una tira defectuosa no ajusta en el molde. tira encaja bien en el molde. Si se necesitan más retoques, vuelve a cepillar la tira inclinando el cepillo lo necesario, y vuelve a comprobar después de unas pasadas.

El aguzamiento hacia el interior formado cuando se cortan las tiras del “culm”.

Otro detalle, donde la tira tampoco ajusta convenientemente.

46

Cada vez que varíes estos ángulos, recuerda cepillar con mucha suavidad. El pie delantero del cepillo tiende a seguir el mismo camino de la pasada anterior. Aun con poca presión, la tira tenderá a girar, retorciendo su superficie original e inclinando la base del cepillo. Demasiada presión hará virtualmente imposible el cambio de ángulo. Galga de medida Una galga es una herramienta de medida con una entalladura en ángulo de 60º. Normal-

El primer ángulo Cepilla el primer ángulo de 60º con la cara brillante del bambú colocada contra el ángulo interior del molde. Nunca cepilles la cara brillante (en negrita en el dibujo), bajo la que se encuentran las valiosas fibras de potencia. Sólo las caras interiores pueden ser cepilladas. También encontrarás que es más fácil cepillar si co-

La galga de 60º se usa para revisar y corregir los ángulos.

mente se usan para otro tipo de utilidades, pero para el constructor de cañas es de gran utilidad para medir los ángulos de 60º que se requieren para la fabricación de cañas de sección hexagonal. Estas galgas se encuentran fácilmente en ferreterías industriales y tiendas de suministros.

Cepillando el primer ángulo de 60º.

Confirmando el primer ángulo de 60º. Nótese que la cara brillante debe tocar la galga en la zona central.

locas hacia abajo la cara que alisaste anteriormente. La posición del cuerpo que recomiendo usar en todas las fases del cepillado puede parecer un poco incómoda al principio, pero pronto te parecerá cómoda y llevadera. Si eres diestro, sujeta el cepillo con la mano derecha y la tira de bambú con la izquierda, por delante del cepillo. (Como ya dije anteriormente, aquí es donde una mano sin proteger por un guante puede ser fácilmente dañada por el cepillo). Cuando llegues al final del proceso de cepillado, con poca presión bastará para sujetar las tiras. Aunque al principio es necesario sujetar fuertemente.

47

El cepillo (Stanley 9 ½) debe ser regulado para un corte de 0´005 a 0´008 pulgadas (0.127 a 0.203 m/m). La forma más rápida de conseguirlo es dar una pasada con él, y después medir el grosor de la viruta. Ajustar la abertura de la garganta de forma que la viruta pase cómodamente. Si te estás preguntando como trabajar las largas tiras de bambú con un molde tan corto, es bastante simple. Coloca la punta de la tira enrasada con la punta del molde. Ahora, con la base del cepillo paralela a la superficie del molde, comienza por la punta dela tira, y gradualmente vete cepillando poco a poco cada vez más lejos. Debido a que las fibras de las tiras son paralelas, el canto de las tiras debería estar a la misma altura en cada pasada del cepillo. Puedes verlos en la superficie que estás cepillando. Para confirmar que estás cepillando el ángulo correcto, de vez en cuando mídelo con la galga. Coloca la tira en la galga con el lado cepillado contra una de las aristas. La otra arista del ángulo de la galga debe tocar la cara brillante en el centro de la misma. Si no es así, necesitas ajustar la inclinación lateral del cepillo para rectificar hacia el ángulo requerido. Cepilla hasta que hayas pasado el punto central de la tira. Notarás que la parte que queda fuera del molde no se ve afectada por el cepillo cuando pasa por encima. Una vez que llegues aquí, gira el molde e introduce el resto de la tira de bambú. Repite el proceso. De nuevo, empieza por la punta yendo hacia el centro de la tira. Sujeción de cepillo Ten en cuenta que usarás el cepillo durante incontables horas, por lo que es muy importante cogerlo de forma cómoda. Sino, se te cansará la muñeca de tanto movimiento. El cepillo Stanley fue diseñado de forma que se puede sujetar con la bola apoyada en la palma de la mano. El pulgar queda a uno de los lados, y los

primeros dedos en el lado contrario. Con esta forma de cogerlo, solamente hace falta un poco de presión del pulgar y de los dos dedos para mantenerlo nivelado. Para reducir el esfuerzo, ejerce la mínima presión necesaria para que quede paralelo a la superficie de trabajo. La presión hacia abajo es creada por el propio peso del cepillo. Muchas veces he visto a nuevos constructores de cañas usando la que se podría llamar “la postura rompe nudillos” cuando usan el cepillo. Normalmente esto va acompañado por la expresión facial de alguien que está en continuo sufrimiento. Todo este esfuerzo es incómodo y contraproducente.. De hecho, este sobreesfuerzo indica que el sistema de trabajo no es el apropiado. En estos casos, lo mejor es parar y buscar la solución al problema. Sujeción de la tira de bambú El segundo truco de una técnica correcta es la forma de sujetar las tiras de bambú mientras estás cepillando. Aquí, el interés se debe poner en como sujetas las tiras mismas, y como las sujetas con respecto al cepillo. Me he dado cuenta de que lo mejor es sujetar las tiras con los tres primeros dedos de la mano izquierda. Con el molde junto al canto del banco de trabajo, el pulgar queda en el canto y los otros dedos sobre las tiras. Esta posición permite atenazar las tiras si es necesario, pero también permite retirar rápidamente los dedos en caso de emergencia. Cuando vayas cepillando las tiras, da una forma basta a los triángulos necesarios, los cantos o aristas se volverán muy cortantes. Tienes que evitar el cortarte. Cortar demasiado profundo, o con una cuchilla mal afilada puede producir accidentes. Y con el empuje hacia delante del cepillo, la tira de bambú puede resbalar en el molde. Si notas esto, y eres lo suficientemente rápido, puedes librar a tus dedos de un corte seguro. Al principio es mejor cepillar la zona aleja-

48

da del punto de sujeción de tus dedos. Pero cuando comiences a dar pasadas muy largas, verás que es imposible usar esta técnica. El problema aparece cuando vas a iniciar la pasada. En este punto, necesitas sujetar la tira delante del cepillo. Para minimizar el riesgo de que la tira salte del molde, cambia la mano a la posición normal tan rápidamente como puedas. Cuando estoy cepillando las tiras de la sección superior de la caña, comienzo el corte con mis dedos a sólo 25,4 m/m del cepillo. Una vez que he cepillado hasta los dedos, repito esta operación hasta que hay suficiente tira detrás del cepillo como para poder sujetarla. Entonces cambio la forma de sujetar la tira y completo la pasada. Efectuar el movimiento apropiado Los malos hábitos pueden ser difíciles de corregir. Una vez pasé todo el verano corrigiendo el estilo de lanzado que había estado haciendo durante años en pequeños arroyos trucheros. De la misma forma, los malos hábitos de cepillado que pueden no estropear tu trabajo en los primeros estadios de la fabricación de cañas, pueden hacerlo en los estadios posteriores más críticos. Y es difícil cambiar estos vicios. Intenta comenzar de forma correcta y sigue así en tu trabajo. Se debe levantar el cepillo lejos de la tira al final de cada pasada. Entonces, levantado, llévalo atrás para comenzar una nueva pasada. Muy a menudo veo a los constructores de cañas noveles arrastrar el cepillo por encima de la tira para comenzar una nueva pasada. Puedes hacer esto cuando las tiras son gruesas, pero cuando estás cepillando los delicados puntales, estás corriendo un serio riesgo. Más de una vez he visto tiras partidas es dos al saltar del molde al ser arrastradas por el uso de esta técnica. Cuando el cepillo no corta Una de las lecciones más importantes de la construcción de cañas es aprender cuando

tienes que afilar la cuchilla del cepillo, o al menos prestarle atención. Esta herramienta debe ser capaz de cortar el material solamente con su propio peso y con la presión lineal que ejercemos. No con la presión vertical. Si notas que tienes que esforzarte para que el cepillo corte, algo anda mal. Y simplemente, esforzarte demasiado no va a hacer que la herramienta trabaje mejor, ni que la tarea sea más cómoda. Aquí siguen unas explicaciones de los problemas que pueden surgir cuando estés usando el cepillo.
1.- Una cuchilla desafilada, o que tiene visibles mellas o defectos. Prueba a reafilarla. 2.- Una rebaba, que se puede notar a lo largo del filo de la cuchilla. La rebaba debería haber sido eliminada en el último paso del afilado. 3.- El pie delantero del cepillo está pegado con tra la cuchilla, no permitiendo efectuar el corte. 4.- La cuchilla está montada torcida, y no sobre sale correctamente. 5.- La cuchilla ha resbalado hacia adentro y está pegando en el tope de ajuste. Esto suele suce der justo después de montarla tras un afila do. 6.- Hay virutas embotando la cuchilla, no per mitiéndole cortar. 7.- Estás preso de la excitación y expectación de que el trabajo vaya demasiado rápido.

Una rebaba en la cuchilla causará serios problemas en este punto.

49

El cepillado de las tiras de bambú para hacer una caña de mosca lleva tiempo. Pasarás horas y horas en esta tarea. El secreto para hacerla más agradable es desarrollar técnicas que necesiten el mínimo esfuerzo. La magia está en corregir los problemas a medida que vayan apareciendo. Ángulos erróneos Los ángulos que has creado en las primeras fases del cepillado continuarán hasta el final del proyecto. Si realmente no son de 60º, no obtendrás un triángulo equilátero y las tres alturas de los triángulos no serán iguales. Si este es el caso, persistirá más tarde cuando intentes obtener las dimensiones finales de la caña.

1.- La posición del cepillo. El cepillo se debe llevar paralelo al molde a lo largo de todo el corte, una vez tras otra. (Para confirmar esto visualmente, puedes colocar un espejo al final del banco de trabajo de manera que te permita ver como cepillas). Para asegurar la posición del cepillo, coloca los dedos anular y meñique sobre la arista del molde. Usando estos dedos como guía puedes estabilizar el cepillo, pero en este caso deberías considerar la posibilidad de matar las aristas del molde para evitar cortes en los dedos. 2.- Posición de la cuchilla. El filo de la cuchilla necesita estar siempre totalmente paralelo a la superficie del pie delantero. Entonces el pie frontal y la superficie cepillada de la tira de bambú asentarán bien una con la otra. Si la cuchilla está ladeada, quitará una cantidad desigual de material. Incluso aunque esta inexactitud sea muy leve, la diferencia acumulada puede ser grande después de varias pasadas. 3.- Nudos. Cualquiera de las zonas que no está perfectamente alisada puede oscilar en el molde y causar una desviación en el ángulo. Revisa cada tira antes de comenzar a cepillar. Puede no asentar bien contra el molde en la zona de los nudos. Si no asienta bien, necesitarás realizar la zona antes de comenzar a cepillar. 4.- Virutas. Una causa recurrente de problemas son las virutas que constantemente se forman. Si no se vigilan seguramente harán que algo vaya mal. Mantén siempre el molde y el área circundante limpia de virutas y suciedad. No sólo las virutas se quedan en el molde, sino que también pueden quedarse en el cepillo, entre el pie delantero y la superficie de apoyo. 5.-Equivocación con las tiras. Este problema sólo se presenta en la formación del primer ángulo, ya que los dos ángulos del molde no son simétricos. Si la cara brillante del bambú se coloca en el molde (visto desde arriba) en la superficie más ancha, está no es su posición. Entonces se formará un ángulo de 37º, en lugar de los 60º requeridos. Escribir las palabras “cara brillante” en el lado correcto del molde puede solucionar este problema.

Un detalle de un ángulo cepillado incorrectamente.

Lo mejor es obtener los ángulos correctos desde el principio, pero por supuesto, esto no siempre es posible. Las curvaturas y giros en las tiras de bambú pueden hacer frustrante la tarea de mantenerlas bien en el molde mientras cepillas. Más tarde, cuando el grosor de las tiras se reduce, se hacen más flexibles y más manejables. Y más tarde aún, una vez que pasan el tratamiento térmico, muchos de estos defectos desaparecerán. Algunas causas de los ángulos erróneos Aunque es frustrante descubrir que tus ángulos no son correctos, también es un aliciente para encontrar donde está el error. La siguiente lista puede ayudarte a corregir algunos problemas.

50

6.- Problemas de planicidad. Una vez más, este error ocurre a menudo en el molde primario, y es un indicativo de que los ángulos de los laterales de la tira de bambú no tienen la inclinación de 7 grados y medio necesitada. Puedes comprobarlo visualmente observando desde un extremo y colocando la tira progresivamente sobre el molde. 7.- Retorcimientos severos. No es un hecho común, pero las tiras pueden tener retorcimientos naturales. Un retorcimiento grande en la cara brillante puede llevar a que la tira no encaje en el molde correctamente. Si observas este defecto, coge la pistola de calor y corrígelo.

ces decidir si hay suficiente material para realizar la correspondiente corrección. Si no es así, una tira nueva es la mejor alternativa. Si la tira tiene suficiente tamaño, el siguiente paso es el cepillado de la nueva corrección. Esto implica que hay que cepillar el lado apropiado lo suficiente como para conseguir corregir el ángulo. El paso inicial es dar una pasada muy ligera. En las siguientes pasadas el corte será cada vez más ancho, hasta llegar al ancho total de la tira de bambú. En este punto se completa la corrección. Molde secundario El segundo molde se usa para cepillar las tiras en triángulos equiláteros sin aguzamiento. Ya que las medidas a cepillar en las tiras todavía no son críticas, este segundo molde también se puede hacer de madera. Como con el molde primario, elige una madera dura y recta, pero esta vez de al menos 122 centímetros de longitud. Los ángulos de ambos lados son ahora idénticos, 30º. Los triángulos Cepillar la segunda cara de las tiras de bambú para formar un triángulo equilátero es esencialmente el mismo proceso que el cepillado del primer lado. La regulación de la cuchilla también es la misma: 0´005 a 0´008 pulgadas (0,127 a 0,203 m/m). Con la tira colocada en el

Corrección de los ángulos erróneos De todas las ocasiones en las que se puede usar una cuchilla poco afilada, ¡esta es la peor! Sin duda, tienes que usar un cepillo bien afilado para corregir los ángulos de una tira de bambú. ¿Por qué?: Si la cuchilla está desafilada necesitarás más presión para poder cortar. Cuando hay que cambiar un ángulo, cualquier presión hacia abajo además de la del propio peso del cepillo simplemente causará que la superficie del bambú previamente cepillada se iguale con la de la base del cepillo. Claramente éste no es el camino para corregir una tira de bambú defectuosa. Dejando a un lado cuando los ángulos erróneos aparecen, lo primero que hay que hacer es determinar la causa del error. Y enton-

Un detalle de un ángulo cepillado correctamente.

51

El segundo molde, que sirve para formar los triángulos equiláteros, pero sin ahusamiento todavía.

molde, la apariencia de la superficie es la misma. Y la técnica de cepillado es idéntica también. Una vez metida en la ranura de este molde, notarás que hace falta menos presión de la mano izquierda para mantenerla en su sitio. Y una vez que cepilles un poco de material, las largas pasadas de cepillo se harán con mucha menos fuerza. De nuevo, las dimensiones no son críticas. Mantener los ángulos a 60º y seguir las fibras para mantener las tiras uniformes son las dos tareas más importantes. Ahora, déjame que haga dos consideraciones. Primera, una vez que las tiras pasan por el tratamiento térmico, se cepillan y manejan mucho más fácilmente ya que el bambú está templado y las pasadas largas son más suaves. Pasar demasiado tiempo calentando e intentan-

Cepillando el segundo ángulo de 60º.

52

do enderezar las tiras de bambú sólo es un desperdicio, y se pueden estropear de tanto manejarlas. Segundo, esforzarte en medir y afinar las medidas de las tiras tampoco es necesario.

Cuando cojas más práctica, serás capaz de pasar de un “culm” al tratamiento térmico de las tiras en no más de una hora por sección de caña.

53

6 EL ATADO
El atador Entre los constructores de cañas profesionales hay diversidad de opiniones sobre el diseño del atador recomendado por Everett Garrison. Construí su atador según su diseño, y me ha resultado muy bien. Pero todavía me ha resultado mejor usando contrapesos más ligeros y añadiendo otras guías a cada lado del punto de atado. Si optas por atar las varillas a mano, las opciones son claramente limitadas. Los atadores Garrison que no van bien simplemente es porque no están bien construidos. Algunos constructores de cañas quieren calidad para su producto final, pero no consideran importante la calidad de las herramientas y accesorios. Esto es un error.

Dibujo esquemático del atador clásico diseñado por Everett Garrison.

54

El atador debe estar construido de Plexiglass o aluminio. Estos materiales resistirán la acción de los pegamentos que uses para pegar la caña, y harán que la limpieza sea menos dificultosa. Yo, sin embargo, construí un atador completamente de acero (excepto una polea de madera), y ha funcionado bien durante años. El montaje del atador comienza taladrando y uniendo la parte superior y el frontal. Si tienes posibilidad, ensambla las dos piezas con espigas. De esta forma quedarán perfectamente perpendiculares. Quizá la parte más difícil de hacer sean los dos brazos guía. Comienza con una pieza de perfil rectangular y taladra los agujeros con una broca de 32 m/m. Entonces, corta el perfil por la mitad y retira la pared sobrante. Después hay que redondear y pulir los cantos. Las áreas más importantes son los huecos en los que tiene que girar la caña. Cualquier rebaba en estos semi-

círculos podría cortar el hilo de atado, o lo que es peor, dañar las tiras de bambú.

Indicaciones de corte de los brazos de soporte.

Una buena forma de pulir los brazos guía es colocarlos individualmente en la base y después repasar los cantos con tiras estrechas (9,5 m/m) de tela esmeril, comenzando con un grano basto y yendo a granos más finos. Como los brazos guía, también la guía del hilo necesita que se pula en la zona en la que hará contacto con el hilo para prevenir que pueda ser cortado. Un detalle de los brazos de soporte.

55

El atador del autor, mostrando los efectos de los años de aplicación de pegamento.

Hice la polea de contrachapado de 13 m/ m que corté en círculo con una sierra de cinta y terminé y acanalé con un torno para madera. Los tensores se pueden encontrar en casas de suministros de material de montaje de cañas. Usando dos de ellos tendrás mejor control de la tensión del hilo de atado. Los contrapesos recomiendo hacerlos de tubo de PVC de 40 mm. Llenando los tubos de plomo puedes ajustar bien el peso deseado. Debes tener cuidado de no fundir nunca el plomo en el interior de casa. Los vapores que emite pueden ser tóxicos. La correa Si eliges el epoxi para pegar las cañas, la correa sinfín de tu atador debe ser intercambiable, debido a que la fuerza de los disolventes necesarios para eliminar el exceso de pegamento acabarán destruyéndola. El mejor cordón que he encontrado para este propósito es el hilo trenzado de 75 libras (34 Kg.) que mi hijo, Matt, usa para su cometa acrobática. Para hacer la correa sinfín, simplemente corto un trozo de 54 pulgadas (137 centímetros) de longitud y ato los extremos con un nudo “cuadrado” pequeño para formarla. Para asegurar el nudo le pongo una gota de Superglue. Una vez que está

seco, corto los extremos sobrantes del nudo para que no se enganche con el hilo de atado a la hora de trabajar con la caña.

Un recipiente de PVC con peso ayuda a mantener la tensión de la correa.

56

Formando el clásico nudo cuadrado en la correa sinfín.

La única atención especial que hace falta cuando usas una correa sinfín con un nudo es cuando éste pasa sobre la sección de la caña (2 ó 3 veces). Cuando el nudo se acerca a la caña reduzco la velocidad para estar seguro de que pasa sin problemas este punto crítico. En cuanto ha pasado el nudo, aumento la velocidad de nuevo. Incluso con estos inconvenientes, una pasada de atador llevará sólo un minuto. Para ganar tracción en la polea también se pueden dar dos vueltas de la correa sinfín sobre ella. También se puede pegar una tira de goma en la acanaladura. Guías de alimentación Cuando ideé por primera vez las guías de mi atador, pensé en cortar una pieza de tubo de

El autor asegura el nudo cuadrado con Superglue.

Un diseño recomendado para los brazos guía de atador.

57

PVC de 1 ¼ pulgadas (31,75 m/m). Cuando no pude encontrar un método efectivo para limpiar el pegamento del tubo, desestimé esa idea. Y como había mucha superficie de contacto con la caña, podía salir retorcida. Usando sólo unos pocos brazos para sujetar la caña, el tiempo empleado para su limpieza se reduce; y al haber menos rozamiento con la caña, también se reduce la posibilidad de que salga retorcida. La construcción de los brazos es muy simple. Cortar los rectángulos y taladrarlos con una broca. Cortar los rectángulos por la mitad y montarlos en el rail. El truco es usar una regla para que queden alineados en el rail. Si el atador y las guías van a ser aclopados permanentemente a tu banco de trabajo, se pueden montar por separado. Si quieres que sean de quita y pon, deben ser montados juntos en una base sólida. Que los brazos y las guías del atador estén en línea recta es esencial. Para ayudarte a alinearlos, usa una regla o algo perfectamente recto. Coloca la regla sobre los soportes del atador y monta las guías alineadas de esta manera. El perder ahora un poco de tiempo haciendo el alineado correctamente ayudará a no pasar demasiado tiempo enderezando las cañas pegadas después. Hilo de atado Durante la construcción de una caña de bambú hay que atar dos veces las tiras que forman cada sección. La primera vez las atarás para el proceso de tratamiento térmico. Y la segunda lo harás para el pegado. Cada proceso requiere un tipo de hilo diferente. Para el tratamiento térmico, un requerimiento obvio del hilo es que sea capaz de aguantar temperaturas superiores a 375º F (190,5 ºC). También necesita tener la suficiente resistencia como para mantener las tiras bien unidas sin aflojarse. Una buena elección es un hilo de algodón “liso” de tamaño 10/4. El término “liso” quiere decir que el hilo haya sido “pulido” para eliminar cualquier pelusa. Este hilo pasará sua-

Varios ejemplos de hilos que se pueden usar en el atador.

vemente por los tensores y por las guías de alimentación. También esta clase de hilo es más fácil de eliminar de las tiras ya pegadas. Para el atado con pegamento, uso dos tamaños de hilo en dos colores diferentes. Uso el tamaño 16/4 para los talones, y el 24/4 para los puntales. Estos diámetros aseguran el que tenga suficiente resistencia para apretar adecuadamente las tiras al pegarlas, con el menor diámetro posible. El diámetro del hilo es particularmente importante cuando se endereza la caña antes de que el pegamento se endurezca. Puedes elegir diferentes colores de hilo para verlo mejor. Yo uso un hilo oscuro (rojo) en las cañas amarillas, y un hilo claro (blanco) en las cañas flameadas. El contraste de colores hace más fácil el ver el hilo a la hora de revisar las cañas antes de enderezarlas.

58

He probado y experimentado con una gran variedad de hilos y cordeles, desde el cordel de carnicero, pasando por el backing, hasta el algodón de pesca antiguo. Con éste último, después de las dos pasadas por el atador, no podía ver ni la caña. Una tienda da artículos para costura es un buen sitio para conseguir el algodón “liso”. Fui aquí a una tienda de estas, en Grand Rapids, y encontré bobinas de los tres tamaños que necesitaba. El metraje por bobina varía dependiendo del grosor, de 100 a 500 yardas (91,4 a 457,2 metros) por bobina. Cada vez que ates una sección necesitarás unos 20 pies (6 metros) de hilo para cada pasada. De una bobina salen bastantes cañas. Regulación del atador Una vez que has montado todas las piezas y has adquirido el hilo, debes regular y comprobar el atador antes de usarlo directamente con las tiras de bambú. La tensión del hilo es lo primero a regular. Si hay demasiada tensión, te encontrarás con que el hilo se parte en mitad del atado, lo cual es muy frustrante. Ajusto la tensión del hilo de 24/4 a 1 ½ libras (680,4 gramos). Para hacer este ajuste, coloca un peso de ¾ de libra (340,2 gramos) suspendido del hilo de atado. Pasa el hilo sólo por el tensor que está más cerca de la zona de atado. Cuando la tensión sea la correcta, el contrapeso bajará con una ligera presión. Cambia al contrapeso de 1 ½ libras (680,4 gramos) e introduce el hilo en el otro tensor. Esta vez ajusta solamente el segundo tensor hasta que el contrapeso baje con una ligera presión. Esta es la tensión que uso yo para todos los grosores de hilo; no la reajusto para cada grosor. Ahora coloca un listón redondo de 3/8 de pulgada (9,5 m/m) de diámetro en los brazos del atador, con el extremo sobresaliendo ½ pulgada (12,7 m/m) a la derecha de los brazos centrales. Coloca la correa sinfín alrededor del listón dos veces en el sentido de las agujas del

Pasando el hilo de atado por detrás de la correa sinfín.

reloj. Coloca el hilo de atado por detrás de la correa sinfín y bajo el listón y haz dos nudos “half-hitch” en la parte libre del listón. Pasa el hilo por los dos tensores.

Entonces se enrolla el hilo alrededor del grupo de tiras.

59

Lentamente, gira la manivela de la polea. El listón comenzará a girar a la vez que el hilo de atado se comienza a enrollar. Una buena velocidad de la polea es dos o tres segundos por vuelta. En unas pocas vueltas de manivela el listón deberá estar completamente atado, con un espacio de unos 3/8 de pulgada (9,5 m/m) entre cada vuelta de hilo. Continua girando hasta que el listón salga de la correa sinfín. Entonces sujeta el hilo contra el listón con un dedo y sácalo del atador hasta que tengas de 6 a 8 pulgadas (15 a 20 centímetros) de hilo suelto. Corta el hilo y átalo con un “half-hitch” al listón. Esto es todo lo que hay que hacer. Para finalizar la comprobación del atador, coloca el listón en el atador. Esta vez, pasa la correa sinfín en el listón en el sentido contrario a las agujas del reloj y sigue con el hilo de atado, en el mismo sentido que la correa. Pasa todo el listón por el atador, corta el hilo y átalo en el extremo.

Se desliza el nudo de media llave en el grupo de tiras.

Usando un dedo para formar un nudo de madia llave.

Después de varios nudos de media llave en su sitio, se corta el extremo sobrante.

60

Una vez más el hilo de atado se pasa bajo la correa sinfín.

Proceso de la primera pasada de hilo.

Ahora revisa cuidadosamente el listón. ¿Hay algún corte o mella causada por los brazos del atador o las guías de alimentación?¿Tiene el hilo algún corte?

La correa sinfín se coloca alrededor de las tiras en dirección contraria a la primera pasada

Haciendo el nudo de media llave. Nótese la trayectoria del hilo que hace falta seguir para formar el nudo.

61

El nudo de media llave sujetando las tiras.

Desplazando el hilo de atado para permitir que pase el nudo de la correa sinfín.

Ahora es el momento de corregir cualquier fallo en el sistema. No pases a atar las tiras de bambú hasta que estés seguro de que el atador funciona correctamente.

Comenzando el atado en dirección contraria.

El atado finalizado mostrando el resultado de los hilos cruzados uniformemente.

62

Atado de las tiras de bambú Con las tiras de bambú ya de forma triangular, el siguiente paso es atarlas para el tratamiento térmico. La mejor manera de sujetar las tiras en la posición adecuada para poder atarlas es con cinta adhesiva. Primero coloca las tiras en el orden adecuado a tu método de espaciado de nudos y coloca un trozo de cinta a dos pulgadas del extremo. Vete al punto medio de las tiras y coloca un segundo trozo de cinta. Y finalmente coloca un tercer trozo en el otro extremo. Usa el contrapeso de 1 ½ libras (680,4 gramos) para atar las tiras antes del tratamiento térmico. Coloca las tiras en el atador como hiciste con el listón, con 12,7 m/m sobresaliendo por el lado derecho de los brazos centrales. Enrolla la correa sinfín y el hilo de atado. Enrolla en su bobina el hilo de atado que haya quedado destensado. Ahora, antes de girar la manivela, retira la cinta adhesiva que queda al lado de la correa sinfín. Esta cinta no aguanta el calor del horno, por lo que se debe retirar antes de que quede aprisionada por el hilo de atado. El mejor momento para retirarla es cuando está en el centro de los brazos de soporte izquierdos. Ata toda la longitud de la sección de la caña y anuda el extremo del hilo. Vuelve a atar la sección en el sentido contrario, corta y ata. Para alisar cualquier abultamiento en las tiras, colócalas sobre el banco de trabajo, y con ambas manos, gírala adelante y atrás, llevando las manos desde el centro hacia los extremos. El horno Para eliminar la humedad y templar las tiras de bambú, necesitan ser calentadas a una temperatura de 375º F (190,5 ºC). Diferentes constructores de cañas usan diferentes métodos. Algunos prefieren un tubo y un soplete. Otros tienen hornos especialmente construidos para esta tarea. Un constructor del oeste que conozco, incluso usa un horno de piezas para

El horno de tratamiento térmico del autor, de diseño propio.

sus tratamientos térmicos. No teniendo ningún amigo en el negocio de las pizzas, y queriendo un tratamiento térmico correcto, diseñé mi propio horno eléctrico. No uso petróleo o gas; no me siento cómodo con ellos. Mejor que dispersarme en la atmósfera como el gas, prefiero que el gas esté guardado en otro sitio. ¡Pueden ocurrir accidentes! Construí mi horno con dos piezas de tubo de conducción. Sus dimensiones interiores son de 4 x 8 x 59 pulgadas (10 x 20 x 149 centímetros), mientras que el exterior es de 6 x 10 x 60 pulgadas (15 x 25 x 152). Para aislarlo usé piezas de fibra de vidrio de una pulgada de espesor. (Fibra de vidrio comprimida, con una capa metálica exterior).

63

Una vista del montaje del horno.

Para montar el compartimento del horno, introduce un conducto dentro de otro. Después aísla el espacio interior con la fibra de vidrio. Para hacer esto, corta dos piezas de fibra de vidrio de 6 x 10 pulgadas (15 x 25 centímetros) y deslízalas una a cada lado del conducto. Corta dos piezas de 4 x 60 pulgadas (10 x 152 centímetros) y mételas en la parte superior e inferior. Tapa uno de los extremos con una chapa de 4 x 8 pulgadas (10 x 20 centímetros) y con una pieza de fibra de vidrio del mismo tamaño. Para sellar la abertura, corta una chapa de la medida exterior y colócala. Como puerta, simplemente corta una pieza de fibra de vidrio de 10 x 20 cm. que encaje a presión en la abertura. Colócale un asa para poder abrir y cerrar. La potencia calorífica requerida para esta tarea es de 963 BTUs (282 vatios). Pero para obtener un calentamiento más rápido, yo elegí una resistencia de 650 vatios. Al principio probé con una resistencia corta de 12 pulgadas (30,4 cm.), pero la temperatura del interior era irregular, y se notaba en las tiras de bambú tratadas. Entonces cambié a una resistencia de mica de 54 pulgadas (137 cm.) de longitud. Para elevar la resistencia del fondo de la cabina interior

corté tres piezas de tubo de 12,7 m/m y los sujeté a la resistencia, uno en cada extremo y otro en el centro. Para el control de la temperatura usé un termostato universal. Para la instalación eléctrica, monta una caja de conexiones de 4 x 4 x 2´5 pulgadas (10 x 10 x 5 cm.) en la parte superior cerca del extremo en el que está la puerta. Taladra un agujero en el interior de la caja lo suficientemente grande como para que pasen la sonda del termostato y los dos cables de la resistencia. En este punto tienes que añadir la parrilla interior. Yo usé malla de cuadrados de 12,7 m/m. Las medidas son 4 x 4 x 58 pulgadas (10 x 10 x 147 cm.), por lo que corta una pieza de 12 x 58 pulgadas (30 x 147 cm.) y dóblala en forma de U. Coloca la parrilla en el interior del horno. En el centro de la parrilla até la sonda del termostato con hilo de cobre. Seguidamente instala la resistencia de mica. Para sujetar las piezas de tubo, coloca unos tornillos a lo largo de la resistencia. Cerciórate de no agujerear la resistencia. Antes de colocarla en su sitio, conecta los cables a los terminales. Recuerda que el cable que uses dentro del horno debe aguantar altas temperaturas.

64

Monta el termostato en la tapa de la caja de conexiones, añade un interruptor y termina el cableado. Siempre que trabajes con las temperaturas para las que el horno fue diseñado, es seguro, pero no dejes nunca materias inflamables sobre él, y no lo dejes desatendido nunca. He construido al menos 20 hornos de este tipo, y estoy convencido de que tiene un buen diseño. Algunos constructores de cañas me han dicho que la parrilla interior necesita ser completamente plana. Durante la construcción, la parrilla puede doblarse y presentar pozos o zonas más altas en su superficie. Si no las eliminas, los puntales de las cañas tienen tendencia a amoldarse a estas irregularidades durante el proceso de postcurado de las secciones ya pegadas. Quizá la mejor forma de alisarla es usar un tablero liso. Coloca el tablero sobre la parrilla y presiona para dejarla completamente plana. Esto asegurará que no aparezcan defectos en ninguna sección de la caña en ninguno de los tratamientos térmicos, ya sea en el primero o en el postcurado. Tratamiento térmico Hornea durante siete minutos a 375º F (190,5 ºC). Con el horno precalentado, 3´5 minutos por cada lado. Esto puede sonar como una receta de un pastel, pero ese es el tratamiento que necesitan las tiras de bambú. Incluso si el “culm” es flameado, se requiere el mismo tratamiento. El tratamiento térmico tiene varios efectos sobre las tiras de bambú. Primero, es una manera efectiva de ablandar las curvas que pueda haber, y de eliminar tensiones. Segundo, elimina la posible humedad del bambú y lo templa. Ya que las tiras del puntal y del talón de la caña son del mismo tamaño en este momento, los trato con calor al mismo tiempo. Después de que las tiras se hayan enfriado, necesitas quitar el hilo de atado. Yo simple-

mente desato el último nudo que hice, coloco las tiras en el banco de trabajo y tiro del hilo de manera que giren hacia dentro del banco. Repito el mismo proceso con el segundo hilo. Los nudos otra vez Después de que la sección de la caña está fría y desatada tras el tratamiento térmico, una inspección detenida puede revelar algún nudo que se ha abombado. Ocasionalmente, el tratamiento térmico puede ocasionar que algún nudo se levante más de lo debido. Esto es indicativo de que cuando fue originalmente reducido con el tornillo, no se aplicó la suficiente presión. Para que las tiras ajusten bien en el molde de metal, todos los nudos deben estar completamente lisos. Cualquiera de ellos que levante más de la cuenta necesita ser realizado. Ya que ahora has eliminado parte de la masa de bambú al cepillar las tiras para formar los triángulos, la cantidad de calor que necesitas para ablandar la zona del nudo es menor, así como también es menor la cantidad de presión que necesitas para alisar de nuevo la cara brillante del bambú. Sin embargo, el punto opuesto a la cara brillante puede escacharse algo debido a la presión del tornillo. No es problema, ya que eliminarás más material en el cepillado final, y volverá a quedar una arista viva. Reentrada de humedad Cada año tengo que hacer más y más cañas, de manera que ahora trabajo en ellas todo el año. Durante los meses de invierno, cuando las temperaturas son bajo cero, hay pocas posibilidades de que las tiras de bambú ya tratadas térmicamente absorban algo de humedad. Pero cuando llega la primavera y la humedad dentro de casa aumenta, comienzo a guardar las secciones no acabadas en el horno a 100º F (37,7 ºC). A esta temperatura, la humedad afecta muy poco o nada al bambú. Sin embargo, si vives en un área muy húmeda, como el artesano Frank Erlicher de New Orleans, tie-

65

nes que mantener el material con el que estés trabajando en una atmósfera templada todo el año. Para saber como te afectan las condiciones climáticas locales, hay un test muy simple que deberías convertir en una rutina para cada caña que hagas. Antes de tratar térmicamente un grupo de tiras de bambú, coge una de ellas y pésala en una balanza de precisión. (Por ejemplo, una balanza de las que usan los cazadores para pesar la pólvora y los perdigones para la recarga de cartuchos. Pesan en grains. 1 onza = 437´5 grains = 28,35 gramos). Escribe el peso en la cara brillante de la tira de bambú. Cuando metas las tiras en el horno, pon esta tira como las demás. Después del tratamiento térmico, pesa la tira de nuevo y anota el nuevo peso al lado del antiguo. Guarda asta tira con las otras que trataste a la vez; servirá como indicador de la cantidad de humedad que absorben las otras tiras. Cuando las vayas a usar, simplemente pesa la tira y compara el resultado con el que habías inscrito anteriormente. Hechos interesantes Uno de los comentarios que oirás de los detractores del tratamiento térmico es que por cada 4º F (2 ºC). que aumentas la temperatura del aire, la humedad desciende un 10%. Y reduciendo la humedad se incrementa la capacidad de absorber agua. Usando esta proporción

como guía, puedes determinar la temperatura aproximada a la que se produce aire seco. Un buen ejemplo de este principio se puede ver en la mecánica de un secador de ropa. Este artefacto introduce aire en una habitación y lo calienta, permitiéndole así absorber la humedad de la ropa. El aire húmedo caliente es entonces eliminado. El límite de temperatura de la mayoría de los secadores de ropa está en torno a los 135º F (57 ºC). Desde un punto de vista práctico, ésto es suficiente calor para eliminar completamente la humedad de la ropa en este país, en verano o en invierno. Cañas ablandadas El fenómeno de absorción extremo de humedad se puede ver en las llamadas “soft set rod” (cañas ablandadas), una caña que cuando se curva en una dirección, se mantiene curvada en esa dirección. Un almacenamiento largo en un lugar húmedo suele ser el culpable. Las cañas que yo he visto así habían sido guardadas y olvidadas durante años, y a menudo recuperadas por la siguiente generación. La humedad se puede eliminar usando el procedimiento que antes he explicado. Sin embargo, un efecto normal al secar estas cañas es que las virolas y otras partes lleguen a soltarse, debido a que han sido cedidas por el bambú húmedo. Algunas veces, estas cañas necesitan ser completamente reconstruidas para poder ser usadas de nuevo.

66

7 FORMACIÓN DE LOS ANGULOS

Molde El mayor reto en la fabricación de las cañas de bambú es la fabricación o compra de un buen molde final de acero. Puedes seguir los consejos de Everett Garrison en su libro. O quizá prefieras revisar las opciones presenta-

el bambú con tolerancias de 0´001 pulgadas (0.025 m/m), ¿no serías capaz de limar el acero con la misma precisión? Yo pensé que construiría mi propio molde, incluso aunque no tenía acceso a una fresadora. Hice el trabajo con las herramientas de que disponía en el sótano.

La guía de taladrado Stanley 59 es ahora un valioso objeto de coleccionista.

das por George Barnes en su libro “Como construir cañas de bambú”. Él ofrece dos sugerencias: se puede hacer fácilmente un molde de madera con una sierra de mesa, y usar luego un molde en V ajustable de los que suele vender “Herter Company”. Para algunos constructores de cañas, gastar más de 650$ en un molde de acero puede ser la mejor elección. Pero para otros esto puede parecer demasiado dinero para simplemente comenzar con un hobby. Yo me incluyo en la segunda categoría, aunque el dinero no es solamente una de las razones. Si intentas cepillar

Párate a pensar sobre la longitud y potencia de las cañas que quieres hacer antes de comprar o construir un molde. De otra manera, pueden aparecer problemas. En la descripción de Garrison, la diferencia (inclinación) entre las estaciones ajustables de su molde solamente te permitirá fabricar cañas de línea 4 y superiores. Esto refleja el estilo de pesca de su tiempo. Sin embargo, muchos constructores de cañas están haciendo ahora cañas de línea 2, por ejemplo, que requieren un ángulo ligeramente más pequeño en el molde.

67

Un esquema del molde final de acero.

Garrison tenía su molde limado con una diferencia dimensional de 0´0075 pulgadas (19 centésimas de milímetro) entre las estaciones ajustables cada 5 pulgadas (127 m/m). Esto quiere decir que para cañas más ligeras, el molde no se puede cerrar los suficiente como para que las medidas sean correctas. Hoy en día, la

disminución recomendable entre cada estación ajustable debería ser de 0´005 pulgadas (12,7 centésimas de milímetro), es decir 0´001´´/1´´ de disminución. Con este pensamiento en mente, estas son las medidas que yo recomiendo para el talón y el puntal:

Un ejemplo de las medidas específicas de la parte del puntal.

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60

Puntal 0,762 0,889 1,016 1,143 1,27 1,397 1,524 1,651 1,778 1,905 2,032 2,159 2,286

Talón 2,286 2,413 2,54 2,667 2,794 2,921 3,048 3,175 3,302 3,429 3,556 3,683 3,81

68

También necesitarás varias herramientas para este punto. Esta es mi lista recomendada:
-Sierra. -Taladro. -Brocas: 3/16´´,1/4´´. 3/8´´. -Machos de roscar. -Tornillo. -Piedra de afilar (India Combination). -Calibre digital. -Reloj comparador. -Granete y rayador. -Lima. -Llaves allen.

Aquí sigue una lista de los materiales que también necesitarás en este momento. La mayoría son fáciles de encontrar en una tienda de suministros.
-Cuadradillo de acero: ¾´´x ¾´´x 12 pies -12 espigas 3/16 x 1 pulgada -13 tornillos 3/8 x 1 pulgada -13 tornillos 5/16 x ¾ de pulgada

El primer paso es cortar el cuadrado de acero en dos piezas de 62 pulgadas (157,48 cm.). Después hace falta alisar completamente una cara de cada pieza. Usé una piedra normal “India” (6 x 2 x 1 pulgadas). Echa un poco de gasoil en un recipiente lo suficientemente grande como para poder mojar la piedra. Coloca las barras sobre papel de periódico en el banco de trabajo. Separa las barras 25,4 m/m más o menos, de forma que puedas limarlas al mismo tiempo.(Esto ayudará a mantener la piedra completamente plana sobre las dos superficies). Ahora, simplemente humedece la piedra y lima hasta que todos los montículos y huecos vayan desapareciendo. Vete mojando la piedra en el gasoil para limpiarla de cualquier partícula microscópica de metal. Una vez que tienes un lado de cada barra completamente liso, coloca las dos piezas juntas con esos lados tocándose. Usa un granete para marcar la cara superior de cada pieza en el

final del cuadradillo de acero. Así la tendremos identificada. El paso siguiente es la preparación del cuadradillo para el taladrado. Comienza limpiando la partes de abajo y arriba en el área a taladrar. Ahora es el momento de usar los gatos en forma de C. Sujeta los cuadrados juntos y sujétalos a su vez a la superficie de apoyo para evitar que se muevan. Sujeté con un gato a 50 m/m de cada extremo, y en otros tres puntos del interior. Deja al menos 25 m/m de distancia desde los gatos hasta el punto a taladrar, para que no molesten una vez que iniciemos el agujero. Mantén el cuerpo de los gatos hacia un lado para que tampoco molesten. Comenzando a una pulgada de un extremo de la barra, haz una ligera marca cada 127 m/m con un rayador de acero. Seguidamente, usando una escuadra, extiende la marca a las dos barras. Finalmente, haz una marca transversal en ambos lados a 10 m/m de la parte superior. Esto te dará un punto de entrada y salida al taladrar. Antes de comenzar a taladrar, es mejor revisar la precisión de la guía de taladrado en una pieza de cuadrado de acero. Así podrás calzar la guía en caso de que sea necesario. Coloca la guía cuidadosamente en una marca, tomándote tu tiempo para alinearla bien. Yo comencé con un agujero de 4,5 m/m. Después comprueba la exactitud. Tengo un calibre digital de 6 pulgadas que uso para medir con precisión. Mide la distancia desde la parte superior del molde hasta la parte superior del agujero, en ambos lados, entrada y salida. Si hay diferencia en la medida, necesitas ajustar la guía de taladrado. Cuando hice mi primer molde, decidí comenzar a taladrar cuando pude comprobar que el error era menor de 0´010 pulgadas (0,254 m/m). Comencé por un extremo del molde y fui siguiendo la línea hasta llegar al otro extremo. Después de hacer cada agujero colocaba una espiga de 3/16 de pulgada (4,76 m/m) para

69

ayudar a mantener el alineamiento mientras continuaba taladrando. En este momento tienes que tomar una decisión: ¿Quieres usar tornillos diferentes (Al estilo Garrison), o quieres usar el sistema “pushpull” de ajuste? El estilo Garrison está clara-

Los tornillos usados en el molde original del autor.

El método de ajuste “push-pull” más comúnmente aceptado para moldes de acero.

mente ilustrado en su libro. Girando sólo un tornillo, el molde se junta o se separa. El método “push-pull” consiste en un tornillo de cabeza hexagonal que junta las barras, junto con un tornillo en la cara opuesta que las separa. Ambos tornillos se deben girar simultáneamente. El sistema “push-pull” es el que yo adoptaría si comienzo de nuevo. Ciertamente es el método más fácil para el aficionado. La dificultad del estilo Garrison radica en la fabricación de los diferentes tornillos. (Describiré sólo el

sistema “push-pull” por el momento). Para el cuadradillo de ¾ de pulgada(20 m/m), usa tornillos de 3/8 x 1 pulgada (10 x 25 m/m). Mi sugerencia sería comenzar en un extremo y continuar hacia el otro, terminando cada estación antes de pasar a la siguiente. Primero comprueba tu guía de taladrado de nuevo, pero esta vez usa una broca de 1/3 de pulgada (8 m/m). Después, pasa al molde. Retira la espiga de 3/16 de pulgada (4,76 m/m). Coloca la guía y agranda el agujero hasta ¼ de pulgada(6,35 m/ m). Mantén el portaguía en su sitio y cambia la guía a una de 5/16 de pulgada (7,93 m/m). Úsala para hacer el agujero. Una vez hecho, cambia la guía de nuevo por una de 3/8 de pulgada (9,52 m/ m). El agujero de 3/8 (9,52) que vas a hacer ahora sólo necesita ser de una pulgada (25,4) de profundidad, por lo que hace falta un tope que te indique cuando has llegado a la profundidad correcta. Yo simplemente mido la broca y coloco un trozo de funda de cable eléctrico en la broca en el punto necesario, taladrando hasta que el trozo de cable llega a la guía de taladrado. Si el tornillo no ajusta por completo, taladro un poco más. Repito este proceso hasta completar todas las estaciones. Los otros tornillos van en la cara opuesta, pero sólo necesitan penetrar una de las barras. De forma que ahora puedes retirar los tornillos anteriores y separar las dos barras. Los agujeros van a 9/16 de pulgada (14,2 m/m) a la izquierda del agujero de salida, y a 3/8 de pulgada (9,52 m/m) de la superficie superior. Aquí comienzo con un agujero de ¼ de pulgada (6,35 m/m), para después cambiar la guía de taladrado por la 5/16 de pulgada (7,93 m/m). Cuando todos los agujeros están hechos, y las barras unidas de nuevo, es el momento de limar otra vez el molde. Esta vez las partes su-

70

Un método de ajuste “push-pull”.

Otra variación del método “push-pull”.

perior e inferior necesitan ser limadas hasta que están completamente lisas. El método es similar al que aplicamos con la base del cepillo (ver capítulo 3). Irás viendo como las dos superficies se van igualando con un aspecto uniforme. El truco está en que si un lado está alto (brilla más), entonces el otro lado está más bajo (brilla menos). Este es, desafortunadamente, uno de esos procesos que parece que no acaban nunca. Sin embargo, para hacer buenas cañas de bambú, es necesario emplear muchas horas para que la precisión sea máxima. Una vez que los dos lados del molde están limados, sécalos y límpia-

los. Antes de separar las dos mitades mira si las marcas índice son todavía visibles. Si no lo son, remárcalas. Ahora coge un trozo de papel y haz tres columnas. La primera representa la localización de las estaciones (0 pulgadas, 5 pulgadas, 10 pulgadas, y así sucesivamente). En la segunda columna va la medida de profundidad del molde en cada estación (0´030 pulgadas en la estación 0´´, 0´035 pulgadas en la estación 5, etc.mira la lista en la página 72). La tercera columna es la medida que hay que marcar en la parte superior del molde, y limar hasta llegar a ella. Estos números están calculados sobre los datos de la segunda columna. Para llegar a estos números, multiplica cada medida de la segunda columna por 0´577350269. Esta es la tangente de 30º. Para visualizar mejor este proceso, imagina que cuando el molde está separado, tienes que eliminar un triángulo de 30-6090 grados de la esquina del metal. Después de finalizar los cálculos, puedes marcar las medidas en la cara superior del molde. Entonces, se deben unir estos puntos con una línea.

71

La última cosa que hace falta antes de comenzar a limar es un molde guía. Hice el mío de contrachapado de ½ pulgada (12,7 m/m) de grosor. Primero pegué dos piezas de contrachapado para formar un bloque de 25,4 m/m de grosor, y de 101,6 m/m de anchura y 152,4 m/ m de longitud. Entonces regulé la sierra de mesa para cortar un ángulo de 60º exactos a lo largo del bloque. Usé una galga de precisión. Luego elimina una pequeña cantidad de material a lo largo de la longitud total de las dos mitades. Esto da un pequeño chaflán sin que se forme ninguna “barriga”. Sé muy cuidadoso para mantener la lima plana contra la superficie. Cuando limo, paro justo antes de llegar a la línea marcada. Hago esto en ambas caras, y después uno las dos barras para medir la profundidad y lo comparo con las anotaciones para ver el progreso. Con una luz potente también reviso que la V no tenga ninguna rebaba en ningún lado. Si aparece alguna rebaba, se elimina con cuidado para que todo quede perfecto. Aquí es donde el trabajo se hace más crítico, de forma que anota cuidadosamente tu progreso. Mide cada estación y apúntalo, comparando estas medidas con las del papel. Separa las barras y revisa las áreas que lo necesiten; entonces, vuelve a unirlas de nuevo y anota los progresos. Si la lima comienza a dejar rayas en el metal, límpiala o reemplázala. Cuando te faltan unas pocas milésimas de pulgada para llegar al final, también puedes cambiar a una piedra de afilar, para dejar un mejor acabado. Cuando un lado del molde esté hecho, gíralo y comienza a trabajar en el otro lado (talón) de la misma forma. Puede parecer una tarea que lleva mucho tiempo, pero no te desesperes. Intenta ser lo más preciso posible y tus esfuerzos se verán recompensados cuando termines una preciosa caña.

Push-pull Como cada vez hay más personas dedicadas al arte de la fabricación de cañas, comienzan a aparecer mejores técnicas. Este es el caso de los moldes de acero. El sistema más comúnmente aceptado ahora es el método “push-pull”. Este sistema utiliza tres elementos en cada estación de ajuste: un tornillo de separación, uno de ajuste y una espiga. Para comenzar, taladra el molde para acomodar las espigas. Estas mantendrán el molde alineado longitudinalmente y al nivel de las superficies superiores. Después taladra una de las barras por el lado de las espigas, rosca, y coloca los tornillos. Cuando el molde esté montado, estos tornillos servirán para abrirlo. En el lado contrario a las espigas, taladra un agujero a las dos barras, rosca la segunda y coloca el tornillo que servirá para hacer que las barras se junten. He visto y he usado este sistema de ajuste en un par de moldes. En uno usé tornillos normales en un lado, y tornillos con la cabeza embutida en el otro lado. En el otro molde usé sólo tornillos de cabeza hexagonal. Prefiero la primera opción. La razón es simple: Yo coloco los dedos en el canto del molde al cepillar para estabilizar el cepillo, y la primera opción molesta menos. Ahora, no hay ningún inconveniente en usar la segunda opción. Simplemente es que las cabezas de los tornillos me molestan. Al pegar con los dedos en las aristas de los tornillos de cabeza hexagonal puedes hacerte daño. La forma más simple de evitar el problema es cambiar los tornillos. En términos de medidas, el sistema de ajuste es amplio. Los tornillos y espigas pueden ser de 6 o de 8 m/m. Y no importa en que lado colocar las espigas, mientras sea a lo largo de todo el molde. Ajustar el molde “push-pull” no es difícil. Primero, mide con el reloj comparador para ver si hace falta abrir o cerrar. Afloja los torni-

72

llos pasantes para permitir el movimiento.Hazlo a lo largo de toda la longitud del molde. Si se necesita cerrar, afloja los otros tornillos unas vueltas. Si se necesita abrir, aprieta esos tornillos. Después, comenzando por un extremo, ajusta cada estación. Abre o cierra hasta la medida deseada y fíjalo apretando los tornillos, pero no demasiado fuerte. Continua con las demás estaciones. También es necesario un reajuste final para asegurar que las medidas sean las correctas. Afinado Una de las claves para obtener medidas exactas es tener cada una de las herramientas en el mejor uso posible. En el caso de los moldes, esto implica que la superficie esté completamente lisa y que la V tenga un ángulo exacto de 60º y esté libre de cualquier rebaba. La técnica que sigue a continuación funciona bien con moldes nuevos así como con usados. Con moldes nuevos, asegurará la exactitud; y con moldes usados, eliminará las mellas y piques que se hayan podido producir durante

tación antes de su uso. Para la parte superior irá bien una lima plana de 12 ó 14 pulgadas (30 ó 35 centímetros) de longitud. Para hacer el limado más fácil, se le añade a menudo un mango, pero no de la forma que estás imaginando. Para evitar que se deforme la superficie del molde, necesitarás mantener la lima tan paralela a éste como sea posible. El mango convencional de las limas no asegura esto. En su lugar, puedes montar un taco de madera a una de las caras justo por debajo de los dientes, donde la lima es lisa. Esta zona lisa no es tan dura y puede ser taladrada y avellanada para colocar un tirafondo que sujete el nuevo mango. Avellana el agujero hasta que la cabeza del tirafondo quede embutida. Para la V, se usa una lima triangular de seis pulgadas (15 m/m). Para el mango, corta una pieza de nylon o Plexiglass de ¼ de pulgada (6,35 m/m) de grosor, y de la misma anchura que el molde cerrado, y de unas cinco pulgadas (12 centímetros) de largo. Para sujetar la lima al mango, pégala con epoxi en la línea central de la pieza de nylon. Asegúrate de que las dos superficies estén perfectamente unidas y retira el exceso de pegamento que pudiera molestar. Además de las limas, necesitarás un cepillo para limpiarlas. Un cepillo de dientes va bien para limpiar la lima triangular. Y será bueno tener una brocha a mano para retirar las virutas del molde. Finalmente, aunque he desaconsejado el uso de guantes mientras se hacen cañas, éste es uno de los momentos en los que un par de ellos no vendrán mal para proteger las manos. Se hace primero la superficie superior del molde. Coloca la lima tan paralela al molde como sea posible, manteniendo la punta de la lima sobre el canto del molde, y la parte de atrás de la lima sobre el canto contrario. Lima hacia delante con una mano colocada en el mango y la otra haciendo una ligera presión en el centro

Un detalle de la lima usada para igualar el molde de acero. Atención al tronillo de sujeción del mango.

el cepillado. Para preparar el molde, tiene que ser desmontado y meticulosamente limpiado de cualquier viruta con un cepillo blando o una brocha. Entonces, se vuelve a montar con las caras interiores juntas y se coloca sobre el banco de trabajo. Hay que usar dos limas, una plana y otra triangular, y ambas requerirán una ligera adap-

73

ser repasados antes de prestar atención a la V. Antes de pasar a la segunda fase, te recomendaría que matases un poco los cantos vivos que se habrán formado. Con una lima plana, achaflana las cuatro esquinas del molde. La razón es que en el siguiente paso sujetarás la lima contra el molde con el pulgar y el índice, utilizando las esquinas como guía. Si están afiladas, o tienen mellas, tus dedos sufrirán las consecuenUna lima triangular pegada con epoxi a una pieza de nylon. cias. Si examinas una lima triangular de cerca, es obvio que las esquiNecesitarás limpiar la lima después de unas pocas pasadas, y limpiar la superficie del nas no son totalmente puntiagudas, sino que son ligeramente planas. Para compensar esto, molde también ayuda a ir más deprisa. es necesario abrir el molde hasta que las caras Después de varias pasadas, revisa el molde la lima hagan buen contacto con las caras de de para ver el progreso. Si era nuevo, posiblela V. Quizá la manera más precisa de conseguir mente notarás alguna cosa rara. Si las dos barras no fueron repasadas antes de unirlas, es esto es usar un par de galgas, ajustando estaposible que veas desgaste en el centro o quizá ción por estación. Una galga de 0´060 a 0´070 pulgadas (1,52 a 1,77 m/m) irá bien. El truco en los extremos. Esto es debido a la inexacties obtener la misma resistencia a la extracción tud en la fabricación de las barras de acero. de la galga en cada estación. Normalmente, si un lado se desgasta en el cenHablando en general, hay que pulir la lontro, el otro lo hará en los lados. También debes gitud total del molde comenzando por el extrerevisar la planicidad con una regla. Continua limando hasta que toda la superficie muestre mo más profundo. Pero hay unas matizaciones. Después de colocar la lima en la V, apoya el evidencia de desgaste. Ambos lados tienen que

de la lima. Da unas pasadas con la lima en esta posición y luego gírala hacia el lado contrario (dando las pasadas en forma de X). Dale unas pasadas así.

Limando el molde. Nótese el gran ángulo usado para asegurar una superficie completamente plana.

74

La lima triangular se mueva a lo largo de toda la longitud del molde de acero.

dedo corazón de la mano derecha para mantener la lima en posición. Haz una inspección visual de la distancia que hay entre la superficie del molde y la parte baja del mango, para asegurar que la distancia sea la misma en ambos lados. Si no es la misma, hay que corregir la posición. Finalmente, con el pulgar y el índice izquierdos coge a la vez el canto del molde y el del mango, y comienza a limar. Después de cada pasada hay que limpiar la lima y la V, y verificar el progreso. Recuerda que con cada pasada estamos ampliando la profundidad e la V; limar demasiado (especialmente en la parte del puntal), puede hacer que el molde luego no sirva para determinadas medidas. Un buen objetivo sería repasar alrededor de un 50% de la V, es decir, que un 50% de la superficie de la V muestre evidencias de haber sido limada. No es necesario decir que hay que proceder con mucha cautela. El reloj comparador El instrumento correcto para regular el molde de acero es el reloj comparador. Este instrumento cuesta alrededor de 150$, pero hay una opción más barata. Si compras un reloj indicador y lo fijas a una base, tendrás la misma herramienta, pero por sólo unos 25$. Parte de

la diferencia de precio está en que el reloj comparador tiene la varilla extensible y precisa, y te permitirá medir profundidades de hasta ocho pulgadas (20,32 m/m). Un reloj indicador me-

Usando el reloj comparador para ajustar el molde.

dirá sólo hasta una pulgada (25,4 m/m), que es lo que necesitan la mayoría de los constructores de cañas. La base que yo hice es de contrachapado, de 25,4 m/m de grosor, 5,71 cm. de anchura y 3,81 cm. de altura. Usé una guía de tala-

75

drado para hacer un agujero de 6,35 m/m atravesando la base, seguido de otro agujero de 9,52 m/m pero sólo hasta la mitad. El indicador se introduce entonces en el agujero de 9,52. Si el diámetro del agujero es preciso, ajustará bien. Si queda demasiado holgado, pon un poco de pegamento para madera en el agujero para hacer la unión más segura.

La base que hice recientemente es de dos pulgadas (50,8 m/m) de longitud, cortada de un rectángulo de aluminio de 1 x 1 ½ pulgadas (25,4 x 38,1 m/m). Hice el agujero de 3/8 de pulgada (9,52 m/m) para el alojamiento del reloj en el centro de la cara de una pulgada. Cuando el reloj está en su lugar, una gota de Superglue asegurará la fijación. Aplica el pegamento en el collar del reloj y deslízalo en la base metálica. Así se formará una junta de pegamento en el collar al presionarlo contra la base. Una de las ventajas de usar aluminio es que permite un acabado más fino que el del acero. La punta correcta Un problema común es que hay muchas puntas para el reloj comparador que parecen correctas, pero no tienen los 60º justos. Esto se complica por el hecho de que los fabricantes no siempre describen sus productos adecuadamente. Sin embargo, he encontrado que el modelo Starrett que he recomendado antes tiene la precisión necesaria. Una buena forma de revisar tu punta del reloj comparador es medirla con la galga de 60º. Debe coincidir exactamente; sino es así, no es la punta correcta. También, asegúrate de que acabe en punta. Si no acaba en punta, estropeará tus medidas ahora y en las tareas posteriores. Bloque de calibrado Una vía para no depender de la exactitud de la puesta a cero del reloj comparador es el uso de un bloque de calibrado. Este es un bloque de metal con un corte en V de 60º en su cara superior. La base de la V es plana para asegurar una mayor precisión en el calibrado. La profundidad exacta de la V no es necesariamente importante, pero la mayoría de los que he visto están entre 0´1 y 0´125 pulgadas (2,54 y 3,17 m/m) de profundidad. Sin embargo, es muy importante conocer la profundidad

Midiendo para verificar que la punta tenga realmente 60º.

El reloj necesita una punta de 60º. Yo tuve que pedir la mía, pero tardó solamente unos pocos días en llegar. La última vez que necesité una punta de 60º me costó alrededor de 4$. Tienes que especificar, accesorio Starrett 6632/ 6. Para poner el reloj a cero, afloja el tornillo de fijación de la esfera, colócalo en una superficie plana, presionando ligeramente, y gira la esfera hasta coincidir con el cero. Vuelve a apretar el tornillo. Es una buena costumbre revisar la puesta a cero antes de cada uso. Base metálica Un accesorio de mucha ayuda para el reloj comparador es la base metálica, de acero o aluminio. De esta forma se añade suficiente peso al reloj como para que asiente firmemente mientras haces los ajustes.

76

Un bloque guía con una garganta de 60º ayuda a mantener la exactitud en la profundidad.

exacta del bloque de calibrado que estés usandida de cada tira individual. do. Esta profundidad siempre será la misma. Usarás a menudo estas medidas cuando Para ajustarlo, coloca el reloj comparacontroles el progreso de las tiras de bambú. Un dor sobre el bloque, con la punta en la V. Despequeño truco que yo uso es colocar una tira pués ajusta la esfera hasta que la aguja marque de cinta de carrocero de 20 m/m justo al lado la profundidad exacta que ya conoces. Fija la esfera ahí y el reloj estará listo para su uso en el molde. Debido a que yo no tengo el equipamiento necesario para fabricar un bloque de calibrado, compré uno. Este es uno de esos artilugios que te apetece tener, pero algunas veces el costo no merece Sujeción del bambú mientras se comienza a cepillar por el extremo de la tira. la pena. A lo largo de los años he repasado algunas del molde en el banco de trabajo, y entonces veces mi bloque con una piedra de afilar, y sólo ha perdido unas milésimas de pulgada de precianoto las medidas en la cinta en línea con las sión. Lo considero un extra, no necesario, en la estaciones de ajuste. Esto acelera el proceso fabricación de cañas. cuando ajusto el molde, y es de mucha ayuda cuando mido las tiras de bambú casi al finaliRegulación del molde zar. Comienza a ajustar en el extremo del Antes de comenzar a ajustar el molde para molde. Primero, usa el reloj comparador para un nuevo taper, tómate un minuto y piensa un colocar la medida exacta, y ajusta los tornillos poco. La mayoría de las listas de tapers te dan de fijación. Pasa a la siguiente estación y repite las dimensiones del diámetro de la caña, que tu el proceso. Una vez que has ajustado todas las tienes que dividir entre dos para llegar a la me-

77

estaciones para la sección que vas a hacer, rede cada estación. Más tarde, cuando hayas compasa todas de nuevo y reajusta si es necesario. pletado la sección, puedes eliminar las anotaUn error en el que caen muchos consciones. tructores de cañas novatos es no contar, al cepillar, con la cantidad de material que se elimiCepillado final nará más tarde al lijar el pegamento y el hilo de Al comienzo el cepillado final, estás retiatado. Yo dejo una ligera capa de la cara brirando la mayoría del exceso de bambú y transllante del bambú en las tiras terminadas, de firiendo los tapers a las tiras. Al final del cepimanera que actúe como un agente repelente al llado estarás definiendo las medidas finales del pegamento. Consecuentemente, debo contar taper en cada tira individualmente. Trabajo con con esta medida extra al ajustar el molde. En todas las tiras en grupo en cada fase, complemis propios tapers, añado 0´001 pulgadas (0,025 m/m) a la medida real. Cuando esta sobremedida se elimina después del pegado y el lijado, quedan las dimensiones correctas. Sin esta forma de trabajar, te pue- Después de comenzar el corte se cambia la posición de la mano. La tira se sujeta ahora por detrás del cepillo. des encontrar que estás haciendo secciones de cañas por detando el primer proceso antes de pasar al sebajo de las medidas correctas. gundo. Creo que es más fácil concentrarte en una sola de las tareas. Otro truco Para empezar, lo primero, coloca el molEl molde de acero está diseñado con las de en el banco de trabajo con la cara de hacer medidas pequeñas de ambas caras en el mismo los talones hacia arriba. Para dar a las tiras al extremo. Como resultado, una de las caras permejor asentamiento posible, inicialmente colómite ajustar el molde con los tornillos colocacalas en el extremo más ancho, trabajándolas dos hacia el exterior del banco de trabajo. Pero hacia el más estrecho a medida que vas elimicuando le das la vuelta al molde a la cara connando material. Comienza con una cuchilla recién afilatraria, los tornillos quedan hacia el interior del da, ajustando el cepillo a 0´004 pulgadas (0,101 banco. Para acceder mejor a estos tornillos nem/m). Ajusta el pie delantero también. La abercesitarás girar el molde. Pero antes de hacer tura de la garganta (la distancia de la cuchilla al esto, escribe las medidas en el molde. Con un pie delantero) debe ser de al menos 0´010 pulrotulador, escribe la medida correspondiente al gadas (0,254 m/m). Cepilla como lo hiciste para ajuste de cada estación en la superficie supeformar las tiras triangulares. Comienza al prinrior del molde. Con el molde girado, esto elicipio de la tira y cepilla despacio hasta terminar minará cualquier posible confusión en el ajuste

78

Una vista superior del cepillo al comienzo de una pasada sobre la tira de bambú.

cada pasada. Esta vez, da tres o cuatro pasadas y gira la tira, cepillando igual en cada cara. Si estás trabajando en la sección del talón, cepilla hasta llegar a estar a 0´030 pulgadas (0,762 m/m) por encima del molde. Entonces coloca la tira en su posición correcta en el molde. Si estás cepillando para obtener la sección del puntal, cepilla hasta llegara la superfi-

cie del molde, y lleva la tira a su colocación exacta y termina de cepillar. Esto completa el primer paso del cepillado final. El segundo paso, obviamente requiere más precisión. Para comenzar, marca cada tira con un lapicero en la cara brillante del bambú a la altura de cada estación. Reajusta el cepillo para un corte de 0´003 pulgadas (0,076 m/m).

La manera apropiada de sujetar la tira cambia durante el corte.

79

En este punto es una buena idea revisar las medidas de las tres caras a la altura de cada estación en las seis tiras. Si los ángulos son los correctos, las medidas serán las mismas. Si estas medidas no son idénticas, entonces los ángulos no son realmente de 60º. Usa la galga para revisar los ángulos. Repasa la cara que veas que no tiene el ángulo correcto con la cara brillante. Puede haber pequeñas diferencias si presionas demasiado las esquinas de las tiras con el calibre, por lo que hay que tener cuidado. Coloca de nuevo las tiras en el molde en la posición correcta. Las virutas del bambú de-

ra vez es cuando las esquinas se van afilando. Esto mostrará claramente si los ángulos son los correctos. Y la segunda vez es al final del cepillado, para asegurarnos de que el trabajo a sido lo suficientemente preciso. Medir las tiras es un sistema de asegurar la exactitud. Con un calibre digital (o un micrómetro), mide la distancia desde una esquina hasta la cara opuesta. Ya que las tiras son triangulares, habrá tres medidas en cada punto de la tira. Y al ser un triángulo equilátero, las medidas en cada punto deben ser iguales. Si no son idénticas, los ángulos son incorrectos. Cuando midas las tiras, debes tomar un par de precauciones. Primero, un calibre digital, al presionar, puede ejercer una presión tremenda en la frágil esquina de una tira.

Una viruta de 0.0025 pulgadas (0,06 m/m) sacada con el cepillo.

ben salir con la longitud de toda la tira, y debes girar la tira después de cada dos pasadas para quitar la misma cantidad de bambú de los dos lados. Yo normalmente cepillo hasta estar a 0´005 pulgadas (0,127 m/m) del molde. Entonces elimino la superficie brillante del bambú y completo el cepillado de las tiras con un cepillo de cuchilla vertical. Si tienes problemas con el cepillado de los nudos, puedes probar a reaplanar el área de los nudos. Entonces, en lugar de usar el Stanley, usa el cepillo de cuchilla vertical, para después pasar otra vez al cepillo normal. Medida de las tiras Debes medir las tiras en dos momentos diferentes durante el cepillado final. La prime-

80

De hecho, el bambú puede ser aplastado aquí más que en ningún otro punto, lo que dará una medida incorrecta. En la práctica, yo coloco las tiras verticales, con la parte más estrecha hacia arriba, y ejerzo solamente la presión necesaria con el calibre como para que las tiras se sujeten sin caerse de la boca del calibre. Si sospecho que he dañado algo la esquina, vuelvo a medir ½ pulgada (12,7 m/m) arriba o abajo de ese punto. La segunda precaución se refiere al manejo de las tiras, ya sea en el molde, o en el banco de trabajo. El punto de agarre debe ser del centro de la tira hacia el talón, nunca en la mitad superior. Esto es, por supuesto, de sentido común. Las tiras, especialmente las de la sección del puntal, son muy frágiles, y se pueden estropear o romper por un manejo inapropiado. Normalmente, cuando manejas las tiras, es para medirlas. Si sujetas las tiras por el centro, girarán ellas solas a una posición vertical. Ángulos erróneos El descubrir que tus tiras no son un triángulo equilátero perfecto, con 60º en todas sus esquinas, puede ser muy descorazonador. Hay varios factores, o combinaciones de factores, que pueden llevar a tener ángulos erróneos. Y añadido al problema, la forma de trabajar el cepillo, que puede hacer dura la corrección. La tendencia natural del cepillo es a “saltar” en la zona del pie delantero, al resbalar sobre la zona ya cepillada. Para corregir los ángulos erróneos, lo primero es determinar qué los ha causado, y entonces intentar corregirlos, si es que todavía hay suficiente bambú para trabajar. La causa más frecuente de la obtención de ángulos erróneos es el probable balanceo del cepillo. Debes trabajar sobre las tiras de bambú con la base del cepillo “paralela al molde”, pasada tras pasada. Para visualizar bien este movimiento es posible que quieras colocar un espejo al final del banco de trabajo, de forma

que puedas ver el alineamiento del cepillo durante cada pasada. Esto te ayudará a “aprender a sentir” la posición correcta del cepillo. Otro sistema para estabilizar el cepillo es tocar ligeramente el canto del molde con el dedo corazón de la mano que usas para cepillar. Pero primero debes matar el canto del molde, de manera que no puedas cortarte.. Unas pasadas de lima, seguido de un lijado, creará una pequeña zona plana que le vendrá bien a tus dedos. Recuerda que una excesiva presión hacia abajo puede desestabilizar fácilmente el cepillo. Y es una tendencia natural hacer más fuerza cuando el cepillo parece no cortar bien. La causa real, sin embargo, suele ser una cuchilla desafilada o con alguna rebaba. En ambos casos debes parar y solucionar el problema. El peso del cepillo por si solo hace la suficiente presión como para cortar correctamente. Asimismo, además de perder el control del cepillo, gastarás mucha energía intentando hacerlo trabajar bien. La cuchilla Como ya hemos visto, el filo de la cuchilla necesita estar paralelo a la base del cuerpo del cepillo. Puedes confirmar este alineamiento con una inspección visual, asegurándote de que estas dos partes “tocan” una con la otra. El Stanley 9 ½ (o G12-020) tiene un ajuste lateral para este propósito. De igual forma, después de afilar la cuchilla y dar unas pasadas, es conveniente revisar el ajuste. Es posible que la cuchilla pueda asentarse contra el tope de ajuste. Si usas piedras de agua para el afilado, puedes comprobar la cuchilla contra un canto liso para asegurarte de que el filo no queda inclinado. Si el filo de la cuchilla está inclinado, eliminará cantidades desiguales de bambú, lo que gradualmente derivará en unos ángulos incorrectos. Una cuchilla con el filo inclinado se puede prevenir alisando regularmente las piedras de agua, o usando piedras de diamante para

81

el desbastado mas fuerte de la cuchilla. Nudos prominentes El bambú que está inmediatamente detrás y delante de los nudos debe tocar bien las caras del molde. Si no es así, tendrás problemas. Probablemente sea el momento de realizar estas zonas y repasar con lija si es necesario. Limpieza del molde y de las tiras Es esencial que mantengas el molde y las tiras de bambú libres de virutas, así como del polvo del lijado y de astillas. Incluso las partículas más pequeñas pueden levantar las tiras sobre las caras del molde, dando lugar a tiras de menor medida de la necesaria. Una brocha suave va bien para eliminar el material sobrante. Pero ten cuidado de no dejar pelos en la V del molde. A las tiras también pueden adherirse virutas, y especialmente polvo del lijado, por lo que se deben mantener completamente limpias. Sin embargo, ten extrema precaución al limpiarlas. Puedes usar de nuevo una brocha de pelo suave, pero cepilla sólo hacia un lado (del extremo grueso hacia el fino). El cepillar en sentido contrario puede hacer que las tiras se rompan al engancharse los pelos de la brocha en los extremos de las fibras del bambú. Goma de borrar Como la superficie expuesta de las tiras se va haciendo menor a medida que nos acercamos al molde al cepillar, puedes encontrarte con que llega a ser difícil sujetar las tiras en su sitio sólo con el contacto de los dedos. Yo noté este problema particular en una de mis clases. Un estudiante había sufrido un accidente de joven en una de sus manos, y sujetar las tiras era todo un reto para él. La solución fue una goma de borrar. Era lo suficientemente grande como para que la pudiera sujetar, y su textura gomosa sujetaba perfectamente la tira de bam-

bú en el molde. Taco de lijado Para eliminar los restos de la cara brillante del bambú y dejar bien la superficie final es esencial un taco de lijado. Ahora sé que muchos constructores de cañas usan el cepillo de cuchilla vertical para quitar la superficie brillante del bambú; pero yo creo que es un error. Primero, no quieres cortar ninguna fibra de potencia. Lijar con un taco y lija del nº 360 puede ser algo más lento, pero creo que se tiene mucho más control de la cantidad de material que eliminas. Segundo, un cepillo de cuchilla vertical, especialmente los que no tienen cuerpo, pueden dejar diminutas marcas en la superficie. En las caras que después van a ser pegadas puede no tener importancia, pero en las otras, más tarde, al dar el acabado, estas marcas pueden hacerse mucho más visibles. Revisando toda la longitud de una caña tienes que ver una capa uniforme, no una superficie rota por multitud de diminutas marcas. Para el lijado, lo mejor es usar el molde como soporte. Usa de nuevo la brocha para limpiar el molde, e introduce la tira. Una precaución con el taco de lijado. Debido a los granos que el papel de lija deja en las tiras, cualquier movimiento hacia atrás puede causar que las tiras se levanten y se salgan del molde. Esto posiblemente acabe con una tira dañada o rota. Lija en un mismo sentido, de más grande a más pequeña, levantando la lija al final de cada pasada. También verás que es necesario sujetar las tiras en su sitio con una ligera presión de la otra mano. Aquí otra vez, para prevenir que las tiras salten, deberás mantener la presión correcta para lijar adecuadamente. Lija cada tira hasta que las fibras de potencia justamente se puedan ver a través de la capa brillante. No elimines por completo la capa brillante en este momento; deja algo, que eliminarás más tarde al lijar el pegamento y el hilo

82

de atado. Como ya mencioné anteriormente, esta capa debe ser de 0´001 pulgadas (0,025 m/m). Cepillos de cuchilla vertical En los últimos momentos del cepillado de las tiras puede ser una buena idea cambiar a

zonas de los nudos. El resultado del uso de un cepillo de cuchilla vertical, a menudo pueden ser unos huecos que se pueden ver en las tiras una vez pegadas. Actualmente hay varios de estos cepillos en el mercado; los más usados por los constructores de cañas son el Lie-Nielsen, repro-

Una vista lateral de la reproducción de cepillo de cuchilla vertical Lie-Nielsen.

un cepillo de cuchilla vertical. Para los que no estén familiarizados con esta herramienta, básicamente hay dos tipos. El cepillo sin cuerpo, que es simplemente una cuchilla que se sujeta con la mano. Y los cepillos con cuerpo, que tienen la cuchilla montada en un cuerpo similar al de los cepillos normales. Los cepillos de cuchilla vertical más conocidos son los modelos suizos. Los hay con variedad de cuchillas diferentes y comúnmente se usan para los acabados de la madera. Hay muchos realmente baratos y con diferentes tamaños. El inconveniente de usar estos cepillos es que tienes poco o ningún control sobre la cantidad de material que eliminan. Trabajando con bambú, tienen tendencia a agarrarse. Al no tener pie delantero, la tira de bambú puede levantarse del molde, permitiendo que se elimine más bambú del necesario. Esto se agrava en las

ducción del Stanley modelo 212, y el “Conover Woodcraft”. El modelo original 212 se ha convertido en pieza de coleccionista, muy solicitado por los constructores de cañas y ebanistas. Los precios actuales por un modelo original pueden subir a varios miles de dólares (¡lo mismo que las cañas de bambú de calidad!). Pero desde hace poco, el modelo 212 ha sido reproducido en bronce por Lie-Nielsen of Warren, Maine. La reproducción no es sólo funcional, sino atractiva también. Con este cepillo es fácil sacar delgadas virutas de bambú inferiores a una milésima de pulgada. El cepillo “Conover Woodcraft” también es una reproducción. Ernie Conover, constructor de cañas también, vio el original en el “American Museum of Fly Fishing”. La longitud total es solamente de 2 ¼ pulgadas (57,15 m/m), y su construcción en madera y latón lo hacen una pieza muy atractiva.

83

No hay mecanismos de ajuste de la cuchilla en un cepillo de cuchilla vertical. Sin embargo, es un proceso muy simple. El cepillo “Conover” tiene el ángulo de la cuchilla fijo, pero el Lie-Nielsen lo tiene ajustable. El ángulo más útil es de 3º. Esto hace que la cuchilla “raspe” las tiras. Para ajustar la profundidad de corte, coloca el cepillo en una superficie plana, coloca una galga de 0´0015 pulgadas (0,038 m/m) en la punta delantera el cepillo. Afloja el tornillo de fijación de la cuchilla, déjala que baje, y manteniendo presión sobre el cuerpo y sobre la cuchilla, aprieta el tornillo. Esto te dará un grosor de corte de 0´001 pulgadas (0,025 m/m). Si quieres un corte más fino, la galga que uses para regularlo debe ser más fina. Como entretenimiento, una vez envié a Tom Lie-Nielsen una cartera de plástico tejida con virutas de no más de unas milésimas de pulgada de grosor. La cuchilla Los dos modelos, el Conover y el LieNielsen vienen con cuchillas de calidad. Su composición y dureza aseguran un filo duradero. Yo afilo ambas cuchillas con un ángulo de 30º (el mismo ángulo que uso para los Stanley). De hecho, uso el mismo soporte de afilado para ambas herramientas.

Debido al pequeño tamaño de la cuchilla del Conover, el afilado puede ser un poco más dificultoso. Para poder sujetarla en mi soporte de afilado tuve que hacer una adaptación especial. Esta adaptación son dos soportes de pletina de hierro de 1/8 x ¾ de pulgada, y de 2 ½ pulgadas de longitud. En un extremo de ambas piezas limé un trozo un poco menos de 1/32 de pulgada en la primera ½ pulgada. En este rebaje encaja la cuchilla y la mantiene en su sitio cuando los dos soportes se sujetan en el soporte principal. Reglaba la exposición de la cuchilla de manera que el ángulo se mantuviera constante en todos los afilados. Y como con mis otros cepillos, pulía la parte de atrás para eliminar cualquier rebaba. Cepillos de cuchilla vertical hechos a mano No mucho después de comenzar a construir cañas, vi un cepillo de cuchilla vertical para todo tipo de madera en el catálogo de herramientas de Garrett Wade. Estaba hecho de madera de arce, y parecía que podía ir bien para usarlo con el bambú. Por la misma época pude conseguir uno de los primeros Lie-Nielsen 212, así que abandoné la idea del cepillo de madera. Pero no se me marchó el diseño del cepillo de la cabeza. La intención no era comprarlo, pero si hacerme uno. Finalmente llegó a ser un desafío personal.

El ángulo correcto de la cuchilla del cepillo de cuchilla vertical.

Un esquema para hacer un cepillo de cuchilla vertical.

84

Podía haberme evitado problemas y haberlo hecho de cualquier madera, pero parte de la atracción del cepillo del catálogo era por el hecho de que estaba fabricado con una madera bonita. De hecho, hubiera ido bien cualquier madera para este proyecto, pero ya que pretendía que quedara también bonito, una madera de grano fino quizá fuera lo mejor. El palo santo fue la madera que me recomendó un carpintero, pero es bastante caro. El arce que usé solo me costó unos pocos dólares. Originalmente lo construí con las medidas apropiadas para usar las mismas cuchillas del modelo 212 (34,92 m/m). Más tarde pensé que debería haberlo hecho para la medida de la cuchilla del modelo 9 ½ (41,27 m/m). De esa forma no hubiera tenido que comprar la cuchilla. El cuerpo del cepillo tiene cuatro partes: el frontal, la trasera y dos laterales. Ya que el frontal y la trasera tienen 1 5/8 (41,27 m/m), los saqué del mismo trozo de madera. Para asegurarme de que fueran exactamente del mismo grosor, cepillé el trozo de madera por ambas caras, y después lo corté en dos piezas. Para los laterales, cepillé una pieza a 5/16 de pulgada (7,93 m/m) y después también la corté por la mitad.

Con las cuatro partes ya cortadas, las pegué y sujeté con aprietos. Una vez que las cuatro partes estaban aseguradas, limpié cuidadosamente los restos de pegamento, especialmente de la zona de la boca. Cualquier bulto en la zona de la cuchilla podría hacer que ésta no asentara bien. Finalicé el cuerpo lijándolo y redondeando los cantos. La base la igualé bien lijándola. Usé lija del nº 220 para la base y del nº 150 para el resto del cuerpo. Después corté la cuña y la ajusté a la longitud necesaria. Para hacer esto, coloqué la cuchilla en su lugar e introduje la cuña. Inicialmente, la punta de la cuña sobresalía por debajo de la base. La corté hasta que quedó 3/16 de pulgada (4,76 m/m) dentro del cuerpo del cepillo. No hay que cortarla demasiado para que la cuchilla no tenga posibilidad de moverse. Para finalizar, teñí la medara para resaltar las vetas y la sellé con varias manos de aceite. Regula la cuchilla como lo harías en cualquier otro cepillo de cuchilla vertical: colocando una galga en la parte delantera de la base y asegurando la cuchilla en su lugar. La única diferencia es que en lugar de usar un tornillo, hay que forzar la cuña a entrar en la garganta del cepillo. Usa sólo la presión de los dedos para introducirla; no la golpees.

El cepillo de cuchilla vertical del autor.

85

El cepillado Ahora estás listo para eliminar las últimas milésimas de pulgada de bambú. Con estos cepillos, lo mejor es hacer movimientos continuos, sin paradas. Si paras el cepillo sobre el molde, lo más probable es que dejes una marca en la tira de bambú. Esta marca, aunque sólo sea de unas milésimas de pulgada de altura, dejará un hueco en la junta de pegamento. Aquí también conviene marcar ligeramente con un lapicero la cara exterior del bambú después de haberla lijado. De esta forma, puedes dar una pasada con el cepillo y medir las tiras para ver el progreso. Mantenlo limpio Después de cada pasada del cepillo retira con un soplido las virutas. Así verás el material que vas eliminando con cada pasada y te aseguras de la efectividad de las pasadas. Y cuando estés cepillando para llegar ya a la medida deseada, te dará una indicación de la mínima cantidad de material que está siendo eliminada. ¿Cuánta exactitud? Es importante una razonable exactitud a la hora de hacer cañas de bambú. Recuerda que las medidas de los tapers representan un peso específico de línea y unas características de lan-

zado en la caña finalizada. Si tienes una desviación razonable, puede cambiar el resultado final. En las primeras cañas te recomiendo que no te desvíes más de 0´002 milésimas de pulgada (0.05 m/m) de las medidas individuales de cada tira. Esto equivale a 0´004 milésimas (0,10 m/m) en una sección de caña terminada. Para algunos constructores de cañas, con buenos medios mecánicos, esto puede no parecer intimidatorio, pero para la mayoría de los novatos tendrá que ser un objetivo que requiere especial atención. Es correcto describir la construcción de cañas como un conocimiento adquirido, similar a otros muchos conocimientos que adquirimos a lo largo de la vida. En otras palabras, es algo que hay que aprender con la práctica. Para hacerlo lo mejor posible, yo te recomiendo que te lo tomes como un reto personal, y que no te estanques. Tus conocimientos se incrementarán gradualmente, y de esta forma disfrutarás y te sentirás satisfecho con este arte. Los últimos cortes Teóricamente, podrías conseguir las medidas apropiadas simplemente cepillando las tiras de bambú hasta que no se pueda eliminar más material. Esta es una vista razonable del proceso, pero yo recomiendo ir con calma has-

Una viruta de 0.001 pulgadas (0,025 m/m) sacada con un cepillo de cuchilla vertical.

86

ta el final. Una vez que las medidas de la tira están a 0´005 pulgadas (0,127 m/m) de las medidas correctas, es más seguro terminar el trabajo por pasos, midiendo cada tira después de cada pasada de cepillo. Este ritmo más lento ayudará a prevenir sorpresas desagradables, especialmente medidas por debajo de lo correcto. El cepillado con el cepillo de cuchilla vertical se realiza mejor comenzando por la punta de las tiras y acabando en el talón. Los puntos de comienzo y final deben estar en el punto medio de dos estaciones ajustables. Y para evitar el dejar alguna muesca, debes levantar el cepillo al final de cada pasada. Si hay varios puntos en los que hay que eliminar la misma cantidad de material, pueden cepillarse a la vez. Sin embargo, es todavía conveniente revisar las medidas en cada estación involucrada. Después de cada pasada hay que retirar todas las virutas del cuerpo del cepillo. Esto te dirá cuanto material estás retirando en cada pasada. También, revisa las medidas después de cada pasada. Problemas Pocos constructores hablan nunca de ello, pero hay algunos nudos que se astillan, y simplemente, no se pueden aplanar. No se pueden cepillar y ser aplanados definitivamente. Estas tiras normalmente son las que hay que desechar. Pero hay una forma de aprovecharlas si te das cuenta pronto del problema. Si una de las áreas del nudo continua astillándose mientras cepillas, para de cepillar justo antes de que el astillamiento llegue a la superficie del molde. Una vez que el astillamiento llega a nivel del molde no hay que cepillar más. Debes lijar el área astillada hasta que desaparezca. Para evitar que el taco de lija deje una barriga en la tira, necesitarás lijar una zona de unas cinco pulgadas (12,7 centímetros) alrededor del punto dañado. Después de que el astillamiento ha sido

lijado, revisa la zona colocando la tira de bambú junto a otra y comparándolas para ver si hay algún hueco o zona que no asiente bien. Este es el momento de corregir cualquier defecto. Después podrás seguir cepillando, aunque sólo la cara opuesta de la tira. Teóricamente, hay que cepillar ambos lados de las tiras alternativamente cada unas pocas pasadas. Pero yo he aprendido que una vez que las tiras están afiladas por las dos caras, no es necesario girarlas. Las fibras centrales van a lo largo de toda la longitud de la tira, y nadie será capaz de decir que tira es la que ha dado problemas. “X” roja Después de haber arreglado un nudo astillado, u otra área problemática, sugiero que uses una pintura roja para hacer una “X” en esta zona. Te avisará de que tienes que tener cuidado al manejarla; así sabrás que hay una zona reparada. Como norma, usarás sólo el cepillo de cuchilla vertical en las zonas marcadas con la X. Intentar usar el cepillo normal sólo agravaría el problema, y podría acabar en desastre. Problemas de medidas Si tienes problemas para conseguir las medidas correctas en las tiras de bambú, hay varios puntos a revisar. Primero, debes determinar si una tira problemática está enrasada con la superficie del molde o está por encima. Si está por encima, es posible que tangas que revisar el calibre, pues puede no ajustar bien. Puede ser por la presencia de virutas en la superficie de medida. También debes ponerlo a cero correctamente. Finalmente, revisa el ajuste del molde, pues puede haber variado. Seguimos esta secuencia de revisiones durante unas clases que yo estaba dando. Un par de alumnos habían traído parte de su propio equipo. No importaba como lo hicieran, no

87

podían conseguir las medidas finales correctas, y tampoco encontraban el problema. Finalmente, después de muchas revisiones y medidas, descubrimos que la punta de su reloj comparador no tenía realmente 60º, lo que impedía ajustar correctamente el molde. Otro potencial problema con la punta de 60º es que puede achatarse fácilmente. Esto puede ser causado por presionar demasiado la punta sobre una superficie demasiado dura. La única solución es cambiar la punta. Si las tiras sobresalen por encima de la superficie del molde, esto puede sugerir que no estás cepillando el bambú apropiadamente. De nuevo, hay tres puntos a revisar. El filo de la cuchilla del cepillo puede no cortar bien; reafílala. O alguna viruta de bambú puede haberse enrollado en la cuchilla, no dejándola hacer contacto. Limpiar el cepillo de virutas corregirá el problema. Finalmente, la cuchilla puede haberse ladeado, no tocando por igual la superficie. Esto se solventará con un simple reajuste de la cuchilla. Engañar al corte El sistema que he descrito anteriormente funciona bien, hasta cierto punto. Cuando adquieras más práctica y necesites más grado de exactitud, ya no funcionará tan bien. La técnica ciertamente requiere algunos afinados cuando intentas llegar a la última milésima de pulgada (0,025 m/m). Incluso con el molde, el reloj comparador, el cepillo y el afilado trabajando al límite de sus posibilidades de exactitud, la magia parece no aparecer. Estoy pensando en aquellas veces en las que es necesario eliminar 0´001 pulgadas (0,025 m/ m) en una determinada Otro ejemplo de una estación, y lo hagas como rebaba enrollada. lo hagas, no consigues

que el sistema funcione. Una opción es cerrar ligerísimamente el molde. Sin embargo, si no quieres hacerlo así y tener que reajustar después, debes elegir el engañar un poco el corte. Recuerda también que si deslizas la tira hacia delante, sobresaldrá de la superficie del molde. La distancia que hay que moverla para que salga hasta el nivel óptimo sólo se puede calcular sabiendo la inclinación exacta. Este no es el lugar ni el momento para hacerlo a ojo. Cinta adhesiva y revisión Una vez que las seis tiras tienen las medidas finales es el momento de unirlas para el pegado y el atado. Una vuelta de cinta de carrocero colocada a intervalos de 6 a 8 pulgadas (15,24 a 20,32 cm.) irá bien, pero tengo que hacer una advertencia. La cinta de carrocero se vuelve pegajosa con el tiempo, y las delicadas tiras pueden dañarse al intentar eliminar la cinta vieja. Tenla siempre lo más nueva posible, y preferiblemente de la usada para los arreglos de los coches. También, cuando la compres, que sea en un sitio donde se venda mucho. De otra forma puedes estar comprando una cinta que ha estado demasiado tiempo a la venta. Para comenzar la unión de las tiras, coloca un trozo de cinta con la cara del pegamento hacia arriba en el banco de trabajo. Después, coloca el extremo más grueso de una de las tiras sobre la cinta. Partiendo de esta tira, coloca las cinco restantes, una junto a la otra sobre la cinta, siguiendo el método de espaciado de nudos que hayas elegido.. Una vez que las seis tiras están en su lugar, levanta la cinta y júntalas para formar la sección hexagonal. Junta las puntas de la cinta. Con cuidado, separa las tiras que se hayan entrelazado, y coloca el siguiente trozo de cinta. Sigue “atando” las tiras a intervalos de 6 a 8 pulgadas (15 a 20 cm.) hasta completar toda la longitud de hexágono formado. Para finalizar el proceso, usa unas tijeras para recortar el fi-

88

nal de los trozos de cinta a ¼ de pulgada (6,35 m/m). Este es el momento de revisar si hay algún defecto en las tiras. Es mejor encontrar algún nudo que sobresalga o algún canto imperfecto ahora que cuando la sección está ya pegada. En este punto, una tira defectuosa todavía puede ser reemplazada. Comenzando por el extremo más grueso, y usando los pulgares e índices de ambas manos, comprime las tiras como si ya estuviesen pegadas. Lentamente, repasa toda la longitud de la sección, en busca de defectos. Si encuentras alguno, márcalo con un lápiz rojo para evaluarlo más tarde.

Si encuentras huecos en la línea de pegado, corta la cinta con una cuchilla o un bisturí y abre el grupo de tiras. Revisa que no haya ninguna viruta en las caras interiores del bambú, ni ningún montículo dejado por el cepillo. Estos se pueden corregir con una ligera pasada de lija del nº 360. Pero si el hueco es causado por un nudo prominente, o por un rebaje en la tira de bambú, tendrás que hacer una sección nueva. Si encuentras fallos en tu trabajo, debes estar dispuesto a tomarte un tiempo extra para corregirlos. Una estricta atención a estos importantes detalles mostrará que eres un constructor de cañas que sólo acepta lo mejor en el trabajo.

89

8 PEGADO DE LA CAÑA
Pegamentos Hay tres pegamentos que yo he usado satisfactoriamente para el pegado de las cañas: Resorcinol Weldwood, American Cynamid URAC 185 y epoxi Nyatex (10E007/10EH008). Cada uno tiene características particulares que los hicieron útiles en las diferentes épocas de la construcción de cañas. dor. Cuando trabajas con cualquiera de estos dos pegamentos, siempre es una buena idea tamizar el catalizador con una media de nylon para retirar cualquier grumo que haya podido aparecer. Un inconveniente de estos pegamentos es su rápido tiempo de secado, aunque puedes alargarlo manteniendo los pegamentos fríos todo el tiempo que sea posible. La forma más fácil de refrigerar los pegamentos es introducir el recipiente donde los vas a mezclar en agua fría, y dejarlos ahí hasta terminar su uso. También se pueden mezclar sacándolos directamente del frigorífico, pero tienes que asegurarte de que las tiras de bambú estén a temperatura ambiente.

Uno de los tres pegamentos recomendados por el autor.

El Resorcinol se usó en la mayoría de las cañas hechas en la década de los 30 y principios de los 40. Tuve la oportunidad de usarlo hace unos años cuando reconstruí una sección del talón completa para un cliente. Es fácil distinguir una caña pegada con Resorcinol debido a las distintivas líneas de pegamento de color vino. Los últimos 40 años, la mayoría de las cañas han sido pegadas con el URAC 185. Este pegamento es resistente al agua, aguantando bien el calor, y al secar queda de un color canela que se parece al color natural del bambú. Ambos, Resorcinol y URAC 185 son pegamentos de dos componentes, la resina y el cataliza-

90

Con la excepción de la caña mencionada anteriormente he tenido muy poca experiencia con el Resorcinol y con el URAC 185. De hecho, he usado pegamento epóxico en prácticamente todas mis cañas. Me acostumbré después de ver a un buen amigo usar el epoxi para pegar moqueta (el material interior de las puertas de los coches) a zonas plásticas. Él hacia algo extraño con el epoxi: lo calentaba a 300º F. A esta temperatura, el pegamento secaba en dos minutos, aunque podía mantenerlo en el recipiente de mezclado durante cuatro a seis horas a temperatura ambiente. Aunque hay una variedad enorme de pegamentos epóxicos entre los que puedes elegir, hay sólo unos pocos que yo recomendaría para pegar cañas de bambú. Y dado el número enorme que hay de resinas y endurecedores, las combinaciones se pueden contar por miles. Pero cada combinación o cambio en el porcentaje de mezcla produce un pegamento con diferentes características de fuerza, dureza, resistencia al calor y capacidad de penetración. Obviamente sólo algunos son apropiados para la construcción de cañas. Sé que en el mundo del tiro con arco se han venido usando los tratamientos con calor para el epoxi durante años. Los arcos se fabrican con laminados a presión y después se secan con calor para añadir fuerza a la unión del pegamento. Los arcos y las cañas de bambú tienen muchas similitudes. El material pegado es de grano muy cerrado, por ejemplo, y la unión del pegamento sufre mucho con la carga y descarga de energía. Debería advertirte que a menos que un pegamento epóxico esté especialmente formulado para ser postcurado, el calor sólo lo dañará. Mi sugerencia es que si puedes comprar un epoxi a la venta en cualquier tienda, no lo uses para pegar el bambú. Seguro que no es el tipo apropiado de epoxi para la construcción de cañas.

Otros inconvenientes Si has usado el epoxi para reparaciones en la casa, sabrás que no se puede limpiar de las manos como se hace con otros pegamentos. El epoxi Nyatex no es diferente. Si lo aplicas sobre cualquier cosa, no se irá fácilmente, al menos por completo. Para algunos constructores de cañas, esta cualidad es un inconveniente definitivo. Tu equipo de mezclado, las herramientas de aplicación y la correa sinfín del atador acabarán para tirarlos al final de cada sesión. Incluso el atador acumulará una costra que probablemente tendrás que eliminar con un taladro y un cepillo rotativo después de que esté bien seca. Ciertamente recomiendo que lleves unos vaqueros y una camisa viejos cuando trabajes con este material. Y para mantenerlo lejos de las manos, sugiero que uses unos guantes de látex finos desechables. Estos son similares a los guantes de látex que llevan los cirujanos, pero sin ser estériles. Si te manchas con epoxi las manos o cualquier otra parte de la piel, el vinagre blanco suele ser el mejor líquido de limpieza. Vida útil Si eliges usar el epoxi Nyatex, el envase más pequeño que está a la venta contiene un cuarto de galón de cada componente. Recuerda que esta es una compañía de suministros industriales, y los bidones de 55 galones son su forma de venta habitual. Ya que con una onza pegas una sección de una caña, con un cuarto de galón de cada componente tendrás para unas 20 cañas completas. Para algunos artesanos, esto representa varios años de construcción de cañas. Las instrucciones de uso del Nyatex indican que este pegamento tiene una vida útil de tan sólo 90 días. Sin embargo, en la mayoría de los casos, es mucho mayor. Con el Nyatex hay que tener cuidado. Muchos de sus componentes químicos se aceleran cuando se

91

almacena a temperaturas altas. Mi experiencia me ha demostrado que en la zona más fría de mi sótano (65º F.), el pegamento se mantiene útil más de dos años. Unos pocos consejos te ayudarán a alargar incluso más la vida útil de este pegamento. El primero es trasvasar los dos componentes a envases más pequeños. Las latas de ½ y 1 pinta que se pueden encontrar en tiendas de suministros de automoción van muy bien. Cambiándolos a envases más pequeños reduces la cantidad de aire en contacto con los componentes. Un método menos usual de almacenaje es refrigerar el pegamento. Colocándolo en el compartimento de las verduras del frigorífico puedes alargar su vida útil mucho tiempo. O puedes colocarlo en el congelador, donde aguantará muchísimo más. Pegado y atado Para mezclar el pegamento, compré una onza de vasos de plástico; para extenderlo compré cepillos blandos de dientes. Y como la correa sinfín del atador, cualquier cosa que entre en contacto con el epoxi, simplemente hay que tirarla. Compré los vasos de mezclar en mi suministrador local de componentes de cañas. Normalmente se usan para mezclar el epoxi para el barnizado de los anillados. Vienen cien en cada paquete, y cuestan alrededor de 4 dólares. Mi esposa, Brenda, es enfermera, y usa el mismo tipo de vasos para administrar los medicamentos. Compré los cepillos de dientes en la farmacia. Me costaron 39 céntimos cada uno. Uso dos cucharillas de plástico desechables para coger el pegamento de los envases: una para la resina y otra para el catalizador. Incluso si limpias las cucharillas de plástico, te estás arriesgando a mezclar los componentes si lo que pretendes es usar sólo una. Para mezclar uso palillos de dientes redondos. Lo mejor es comprar una caja de

palillos sólo para tu uso. Si eliges usar Resorcinol o URAC 185, todas estas herramientas se pueden limpiar y reutilizar. Antes de mezclar el pegamento tienes que tener todo el equipo preparado. Vas a hacer algo nuevo, y sabiendo que todo está listo reducirás tu ansiedad. Coloca el hilo apropiado en el atador. Saca algo de hilo para estar seguro de que no está atascado. Monta una correa sinfín nueva. Cuelga un peso de ¾ de libra en la correa y da unas vueltas con la manivela como comprobación. Asegúrate de que tienes a mano el cuchillo que usarás para cortar el hilo. Ten preparado en la zona de pegado los vasos para mezclar, las cucharillas, los palillos de dientes, el cepillo de dientes y el pegamento. Para proteger el banco de trabajo yo pongo una capa doble de papel de periódico. Lo siguiente es abrir la sección de la caña que está cerrada con cinta de carrocero. Usando un cutter o un bisturí, corta los extremos de la cinta a ras de la sección de la caña. Después tienes que cortar la cinta en una de las juntas de manera que las tiras se abran como una mariposa. Comenzando por el talón de la sección, introduce un palillo de dientes en la junta justo por encima de la junta. Esto hará

Cortando el exceso de cinta de carrocero para abrir el grupo de tiras.

Cortando la cinta en una de las esquinas.

92

que la junta se abra ligeramente. Corta la cinta con la punta de la cuchilla o bisturí. Para mover el palillo hasta la siguiente vuelta de cinta, inclínalo hacia delante y deslízalo. Los palillos de dientes están hechos de madera de pino blanco, que es más blanda que el bambú, de manera que no dañarás las tiras. Continúa así hasta que hayas cortado todas las vueltas de cinta. Finalmente, coloca la sección de caña sobre el papel de periódico para recibir el pegamento.

Extendiendo el pegamento con un cepillo de dientes.

Se usa un palillo de dientes para comenzar a abrir una esquina del grupo de varillas.

Antes de extender el pegamento sobre las tiras, siempre las limpio con un cepillo de dientes. Así se elimina cualquier pequeña viruta que podría producir un hueco en la junta de pegamento. Y recuerda, no cepillaste en contra de las fibras del bambú por miedo a estropearlo. Pues de igual forma, cepilla desde el extremo grueso hacia el fino. Después de que el pegamento está mezclado, aplicarlo es una tarea muy simple. Moja el cepillo en el pegamento y extiéndelo sobre las tiras. La primera capa puede ser irregular. Sin embargo, aplicando una segunda capa de pegamento, y dando una tercera pasada, pero esta vez sin pegamento, igualarás toda la superficie. Yo dejo que el pegamento penetre en las tiras durante 15 minutos antes de hacer nada más. Para atar las tiras, primero sepáralas cuidadosamente del papel de periódico y colócalas en los brazos guía del atador con el talón en el soporte central. Entonces, cuidadosamente, aprieta las tiras para que

formen el hexágono. Esto hará que el pegamento escape por las juntas. Manteniendo la sección unida con la mano izquierda, coloca la correa sinfín alrededor del talón con la mano derecha. Hacen falta dos vueltas. No tiene importancia, pero yo siempre coloco la correa sinfín en la dirección de las agujas del reloj para la primera pasada de hilo. Cuando tengas un poco de práctica con el atador, esta maniobra te parecerá muy natural. Ahora enrolla el hilo de atado en su lugar y fíjalo con varios nudos de media llave. Recuerda que hay que dejar un trozo sobrante de hilo con el que puedas hacer un lazo para colgar la caña durante el secado. Ahora hay que tensar el hilo desde la bobina de salida y a través de los tensores. Comienza a atar la sección con poca velocidad. Esto permite que el pegamento vaya rebosando por las juntas y que vayas supervisando todo cuidadosamente. Cuando una vuelta de cinta de carrocero llegue a los brazos centrales del atador, detente y retírala. Continúa atando hasta que la correa sinfín llegue al final de la caña. Para retirar el hilo de atado, primero presiónalo contra la sección manteniendo la tensión. Después desliza la sección por los brazos guía hasta que tengas unas seis pulgadas de hilo libre. Córtalo y átalo con varios nudos mientras mantienes la presión que estabas haciendo contra la caña. Para finalizar el atado, pasa la sección otra vez por el atador, pero cambia el sentido al enrollar la correa sinfín sobre la caña.

93

La sección pegada, atada y lista para el secado.

Enderezado Una sección de caña pegada puede requerir uno o dos tipos de enderezado. Primero, la sección puede estar retorcida. Y segundo, puede tener algún tipo de curvatura. Si miras unas páginas más adelante, encontrarás otro capítulo sobre el enderezado (ver página 103). Es una elección simple: puedes enderezarla ahora o hacerlo más tarde. Y créeme, una vez que el pegamento ha fraguado, enderezar la caña puede llegar a ser una tarea muy costosa. Lo primero que hago es revisar que no haya ninguna curvatura en la caña. Hago rodar la sección sobre una superficie plana con las palmas de las manos. Coloca papel de periódico nuevo en el banco de trabajo y pon la sección encima. Comenzando con ambas manos en el centro de la sección, hazla rodar suavemente adelante y atrás. A medida que vas haciendo rodar la sección, vete separando también las manos, hasta llegar a los extremos. Ambas manos deben acabar simultáneamente. Normalmente doy dos pasadas a la sección de esta manera. De nuevo, practicar esta maniobra anteriormente con un listón redondo de madera de 3/8 de pulgada es una buena idea. Es una técnica fácil, pero si no lo has hecho antes, puede ser, inicialmente, algo delicado. Esta técnica de hacer rodar la caña tiene tres objetivos. El primero, hacer que el exceso de pegamento quede retenido en el papel de

periódico. Segundo, eliminar tensiones en el hilo de atado, permitiendo a las tiras de bambú recolocarse en su posición natural. Y tercero, eliminar la mayoría de las curvaturas que pueda haber en la sección. Ya que yo uso mi banco de trabajo para todo tipo de proyectos, su superficie está un poco irregular. Para compensar, tengo un tablero de melamina de 1/8 de pulgada de grosor, por seis de anchura y 4 pies de longitud, que coloco sobre el banco cuando necesito una superficie completamente plana. Cuando la melamina comienza a estropearse la reemplazo por otra. (Siempre que menciono una “superficie plana” es a esto a lo que me refiero). El siguiente paso del enderezado es buscar y corregir cualquier posible retorcimiento que pueda quedar en la sección. Encontrarlo es fácil. Coloca la sección en una superficie plana y, comenzando por el talón, simplemente presiona en un punto con un dedo. Con la otra mano, presiona a unas pulgadas del punto anterior. Si la sección está retorcida en esta zona, se balanceará al presionar en el segundo punto. Si se balancea, entonces tienes que determinar los puntos de principio y final de la zona retorcida, que requerirá un tratamiento posterior. Cuando localices un punto de estos, márcalo ligeramente con un lapicero. Para enderezar este tramo defectuoso, sujétalo por las marcas que has hecho y gíralo en sentido contrario. La cantidad de fuerza que necesitas hacer depende del grado de desviación. Es mejor hacer varias presiones ligeras en lugar de una más fuerte, que podría acabar en una sobrecorrección en sentido contrario. Cuando revises toda la sección con los dedos y no detectes ningún defecto más, habrás acabado. A diferencia de los retorcimientos que implican a todas las caras de la sección, una curvatura puede afectar tan sólo, por ejemplo, a dos caras. Puedes detectar curvaturas grandes colocando la sección en una superficie plana y

94

observando si hay zonas en las que la sección no toca la superficie. Pero para encontrar curvaturas más pequeñas tienes que ir girando la sección sobre la superficie, apoyándola en las esquinas del hexágono. Cualquier curvatura que encuentres después de haber “rodado” la caña con las palmas de las manos será grande. No intentes enderezar estas curvaturas sujetando la sección con ambas manos y presionando con los pulgares cuando el pegamento esté todavía fresco. Terminarás con una sección que será una sucesión de curvas. Puedes enderezar las curvaturas de dos formas. Con ambas técnicas, lo primero que necesitarás será determinar los puntos de comienzo y final de la curvatura. No los marco con lapicero; en lugar de esto, coloco un dedo en la sección y compruebo la longitud aproximada de la curvatura. Para el primer método hace falta un rodillo de cartón de los del papel de empapelar paredes. Una vez que tengo el punto más alto de la curva arriba (ya sea una esquina, una cara plana, o una combinación de las dos), hago presión con el rodillo de cartón hasta aplanar la curvatura. El segundo método, que es el que yo prefiero, es más táctil. Con el punto más alto arriba, presiono sobre la sección con el dedo índice de mi mano izquierda. Al mismo tiempo tiro de la sección como si estuviera echando hacia atrás un taco de billar antes del tiro. Yo prefiero este método porque permite que el hilo de atado se recoloque y que las tiras se ajusten mejor. Y para mí, es un sistema más simple. Secado Cuando estoy satisfecho con el enderezado de la sección, la cuelgo a temperatura ambiente para que se seque durante unas 16 horas. Este es uno de los momentos en los que puedes subir la caña arriba, fuera del sótano, donde hace más calor y hay menos humedad. Hago un lazo en el extremo sobrante del

hilo de atado en la zona del talón. Entonces la cuelgo en un tornillo de una de las vigas de madera de nuestra sala de estar. (Tenemos una casa hecha toda de madera que nos llevo años construir). Si tienes una casa más tradicional, necesitas encontrar un lugar cálido para colgar tus secciones. Colocar unas escarpias en la pared o unos ganchos en una lámpara son otras posibles soluciones. Normalmente tengo la sección pegada y enderezada para medianoche. La dejo colgada secando hasta que llego a casa del trabajo al día siguiente. Suelen ser unas 16 ó 18 horas de secado. La sección está ahora lista para el tratamiento térmico. Postcurado El Resorcinol y el URAC 185, así como los pegamentos epóxicos que lo admitan, salen beneficiados con un tratamiento térmico de postcurado. Sin embargo, el Resorcinol y el URAC 185 no necesitan las mismas temperaturas que el epoxi Nyatex. Una vez que las secciones pegadas con Resorcinol o URAC 185 han secado a temperatura ambiente durante 16 ó 18 horas, puedes colocarlas en el horno a 100º ó 105º F. Esto acelerará el secado final del pegamento y también prevendrá la absorción de agua. Se necesita un mínimo de 24 horas a esta temperatura para asegurar que el pegamento está completamente seco. Si no tratas las secciones recién pegadas con calor, pueden tardar de tres a ocho días en secar por completo, dependiendo de la temperatura y humedad. Los pegamentos epóxicos que admiten tratamiento térmico, como el Nyatex que yo uso, secan al aire, pero hay varias ventajas si lo postcuramos. Debido a su compleja estructura molecular, los pegamentos epóxicos de este tipo cristalizan cuando de les aplica calor. El cristalizado se puede interpretar como una magnetización. Recuerdo un experimento con el que disfrutaba de crío: Echaba virutas de

95

hierro sobre una hoja de papel y después pasaba un imán por debajo. Todas las virutas de hierro se alineaban en una dirección bajo los efectos del campo magnético. Esto es similar a lo que le ocurre a este tipo de pegamento epóxico. La cristalización añade mucha más resistencia a la estructura molecular del pegamento. Los pegamentos epóxicos que admiten tratamiento térmico también se templan con el calor del postcurado. La temperatura máxima de calentamiento, o HDT, es la temperatura a la que el pegamento falla bajo el calor. Pero postcurando los pegamentos epóxicos, puedes aumentar significativamente su HDT. El régimen de postcurado que yo aplico al Nyatex es un secado a temperatura ambiente durante 16 horas, y un tratamiento de tres horas a 235º F. Esto aumenta la HDT de 121º a 193º F. Después del tratamiento térmico, las secciones se dejan enfriar lentamente. Reatado Ya que tengo preferencia por el epoxi Nyatex, he pasado años teniendo que limpiar duramente las secciones de las cañas después del postcurado. Una vez calentado, el hilo de atado saturado de pegamento y el bambú llegan a fundirse en uno solo. Para limpiarlo, tenía que limar y lijar el hilo y el epoxi hasta llegar a la superficie del bambú. Esto requiere un tiempo extra y causa algunos momentos estresantes cuando no puedes determinar exactamente donde está la superficie del bambú. La solución a este dilema vino del constructor de cañas Al Medved. Él dejaba secar las secciones al aire durante 24 horas. Entonces, antes del tratamiento térmico, quitaba el hilo de atado. Pero si no puedes permitirte el lujo de dejar secar las secciones al aire durante 24 horas, hay otra opción. Antes del tratamiento térmico de las secciones, retira el hilo saturado de pegamento y vuelve a atarlas con hilo nuevo. Después del tratamiento térmico, podrás retirar

el hilo con facilidad, permitiendo una rápida limpieza. Lijado Ya que no hay ningún disolvente que elimine el exceso de pegamento de las secciones ya pegadas, hay que lijar este exceso de pegamento y el hilo de atado después del postcurado. Esto puede parecer demasiado trabajo, pero de hecho, el pegamento se lija rápidamente. Aquí uso de nuevo un taco de lijado con papel de lija del nº 360. Ya sé que ahora estarás ansioso por ver limpias las superficies pegadas, pero este no es el momento de tener prisa. Ten especial cuidado en lijar paralelamente a la superficie. Girar el taco de lijado podría redondear las aristas del hexágono. Comienza lijando por el talón y vete ascendiendo. Yo prefiero hacer cara por cara. Cuando la superficie del bambú comienza a aparecer, concentro mis esfuerzos justo delante de este punto. En lugar de tratar de eliminar todo el pegamento y el hilo en una sola pasada, yo doy tres: En la primera elimino lo más grueso. En la segunda, dejo casi todo limpio, y en la tercera termino de eliminar todos los residuos. Recuerda que añado 0´001 pulgadas (2,54 centésimas de milímetro) a las medidas de cada tira para eliminarla al lijar. Una vez que limpio toda la superficie, aplico una mano de aceite para madera puro. Este es compatible con la mayoría de los barnices de los terminados plásticos. De todas formas, para estar seguro de que son compatibles, pruebas primero en alguna pieza de desecho. El aceite se puede aplicar con un paño o con los dedos. Comienza aplicando una generosa capa y dejándola secar unos cinco o diez minutos. Antes de que el aceite se vuelva pegajoso, seca el exceso. Yo suelo pasar la sección por un trapo suave, hasta que la superficie esté limpia de aceite. Entonces dejo que la sección se seque durante toda la noche.

96

En realidad, esto no es del todo cierto. Lo que en realidad ocurre es que me siento en el banco de trabajo y reviso la sección acabada. La deslizo una y otra vez entre los dedos. Busco que las caras estén perfectamente lisas. Reviso cada cara y cada esquina para estar seguro de que no hay ninguna curvatura. Es en este estadio de la fabricación de la caña cuando ya empieza a tener carácter propio. Solamente las esquinas La experiencia me ha demostrado que, aunque es un desperdicio, sólo debes usar las esquinas del taco de lijado. De hecho, yo sólo uso 1 ¼ de pulgada desde la esquina. Limitándote a esta medida, tendrás una mejor sensación visual de cómo va la sección de caña. En otras palabras, es una manera segura de lijar. Flameado Con la sección de la caña ya pegada es posible que tengas que retocar zonas poco “quemadas” con una llama. Cualquier descuido al flamear con un soplete o un mechero en este punto podría dañar seriamente la sección. Pero el flameado se puede hacer ahora con un mechero de butano. Como ya expliqué anteriormente, debes usar la parte de la llama que deja hollín negro. Una vez que el hollín está en su sitio, sobre la sección de la caña, pasa los dedos hasta conseguir el tono deseado. Si la zona está todavía demasiado clara, simplemente añade algo más de hollín con el mechero. Cierra los ojos Una de mis mayores objeciones al uso de un cepillo de cuchilla vertical, con cuerpo o sin cuerpo, para eliminar la capa brillante del bambú, es la calidad de la superficie que deja. Como ya he sugerido antes, tus ojos pueden no ver las irregularidades, pero los dedos ciertamente notarán la diferencia. Si colocas la sección de la caña entre el pulgar y el índice de la mano y la deslizas

lentamente, el tacto te indicará la condición real de la superficie. Y para aumentar el sentido del tacto, cierra los ojos. Además de rayas en la superficie, también serás capaz de detectar cualquier curva o zona no lisa. No tengas duda de que habrá alguna zona problemática después de aplicar el acabado. Para que te hagas una idea de lo preciso que puede ser el sentido del tacto, haz este pequeño experimento. Coloca una hoja de papel sobre una superficie perfectamente plana. (Una pequeña pieza de Plexiglass valdrá). Entonces coloca otra hoja de papel sobre la primera, pero sólo montando la mitad. Ahora pasa el dedo de la zona en la que hay una sola hoja a la zona en la que hay dos. Para mí, la sensación es como si pasara a toda velocidad con el coche por un bache. De la misma manera, una superficie repasada con un cepillo de cuchilla vertical parece una carretera con gravilla suelta. Un primer aspecto Una vez que has lijado el pegamento y la capa brillante del bambú de la sección o secciones de la caña, tendrás una visión mejor de cómo va a quedar la caña terminada. Por supuesto, necesito recalcar encarecidamente que la revises otra vez. Tu curiosidad ya se ha disipado. Si durante la inspección detectas áreas que son algo menos que satisfactorias, todavía puede haber tiempo para unos ajustes. El alineamiento de las esquinas puede ser un área a tener en cuenta. Por ejemplo, algún punto en las tiras contiguas que parece no formar una esquina perfecta indica que los ángulos de las tiras no eran equiláteros antes del pegado. Un indicativo de esto es una tira que sobresalga algo de la tira adyacente. Después de haber lijado, la mayoría de las veces esta área aparece como una pequeña cresta en la unión de las dos tiras. Si la sección de la caña está flameada, la cresta no estará oscura, sino más bien dorada. Si se puede reparar, lija la superficie

97

incorrecta inclinando ligeramente el taco de lijado sobre la esquina incorrecta. Si el flameado desaparece al lijar, repásalo con un mechero de butano. Algún error en las medidas, normalmente de no más de 0´005 pulgadas (12,7 centésimas), se puede corregir lijando. Cualquier ajuste mediante el lijado se debe hacer desde el punto medio de una estación, al punto medio de la siguiente estación, o del punto medio de una estación hasta la misma estación. A cada pasada, termina de lijar cerca del punto de medida. Esto asegurará una transición gradual. Retira una cantidad igual de ambos lados. En esencia, estás lijando justo encima de las fibras de potencia, por lo que debes parar antes de comenzar a lijarlas. Esto puede ser difícil de observar. Cuidadosamente, mira las fibras, y verás como gradualmente se hacen más anchas y entonces comienzan a estrecharse de nuevo. Esto indica que el lijado justamente ha pasado la profundidad central de las fibras, y se debe parar. Si la sección de caña que está lijando era flameada, entonces necesitas parar un momento. Este es el momento de retocar el tono del área lijada para igualarla con el resto e la sección. Enderezado Ahora, sin el hilo de atado y el pegamento, tienes una clara visión de la sección completa. Espero que tuvieras éxito en el enderezado de la sección antes de que secara el pegamento, y que sólo necesites ahora unos retoques para completar el trabajo. En este punto yo a manudo me pregunto:”Bien ¿Cuanta rectitud tiene que tener? Sólo tú, como su constructor, puedes responder a esta pregunta. Para mí, recto es recto. Y no es cuestión de que quede torcida después del duro trabajo que has realizado para llegar hasta este punto. Para identificar cualquier curvatura o desviación en la sección, usa los mismos

métodos que antes. Pero esta vez, las curvas sólo se pueden eliminar calentando la sección. Se aplica el mismo sistema que cuando enderezaste las tiras cortadas inicialmente. Usa más calor para retorcimientos o grades curvas, y menos para los fallos pequeños. Esta vez, sin embargo, debes ser menos agresivo con la cantidad de calor. Sugiero efectuar las correcciones por tiempos, permitiendo que la sección se enfríe completamente entre una corrección y otra. Y esta vez puedes coger la sección con ambas manos y usar los pulgares para hacer fuerza, en lugar de ser más cuidadoso, como ocurría anteriormente. En la práctica, yo primero giro la sección de la caña sobre el banco de trabajo, sujetando el extremo más grueso contra la superficie. Al ir girando la sección, busco una ligera luz entre ella y el banco. Cuando veo algo de luz, o veo que la sección se levanta algo sobre el banco, sé que aquí hay una curva. Entonces giro la sección adelante y atrás hasta que el hueco es algo mayor. De esta forma sé en que posición hay que hacer la fuerza para enderezar. Entonces, sujeto la sección sobre el banco con la mano derecha, y presiono sobre la zona elevada con la izquierda. Mientras hago esto, observo cuidadosamente donde comienza a separarse del banco de trabajo. Busco el punto exacto del comienzo de la curvatura. Esta es la zona en la que se necesitará concentrar el calor. Una vez que estoy seguro de ese punto, muevo el dedo índice izquierdo dos pulgadas a la izquierda, colocándolo fuera de la curva. Sigo, desplazando el índice derecho dos pulgadas a la derecha del punto. Entonces separo la sección del banco de trabajo y coloco los pulgares en el sitio opuesto a los índices. Como mantengo las manos sin flexionar las muñecas, rectas con el antebrazo, la dirección para corregir la curva está en un plano horizontal. Esto se consigue girando las manos de manera que los pulgares queden hacia fuera. Ahora tengo dirección y amplitud. Después de

98

reblandecer el punto de inicio de la curva, presiono la sección de la caña hasta corregir la curvatura. Cualquier otra posición podría causar que hagas y deshagas constantemente la curva. Las curvaturas pueden ser de muchos tipos, y cada una requiere una aplicación diferente de calor. Si el fallo afecta a una localización exacta, lo mejor es aplicar el calor con una esquina del difusor de la pistola. Si la curva es algo mayor, hay que colocar la sección perpendicular al difusor, para conseguir un mejor reblandecimiento el bambú. Y si intentas corregir una curvatura bastante extensa, se puede colocar la sección de la caña paralela a la boca del difusor. De esta forma, hay que mover suavemente la sección para que el calor alcance toda le extensión de la curvatura. Cuando aplicas calor es importante ir girando la sección para que se caliente igual por todo. Hay que hacerlo con un cuidadoso giro de muñeca; de otra forma, perderías la posición correcta con respecto a los dedos índice y pulgar. Y recuerda mantener siempre una distancia de ¾ a 7/8 de pulgada entre la salida del difusor y la sección de la caña. Me gustaría tener una fórmula mágica para determinar el tiempo exacto que se necesita para ablandar el bambú para poder enderezarlo. Pero debido a las muchas variaciones que hay

en las cañas y en los materiales, no hay una solución simple o universal. Aun así, he desarrollado una forma de trabajo bastante aceptable. Si comienzas por el puntal y vas a dos o tres segundos por pie hacia el talón, trabajarás con seguridad y en un tiempo razonable. Obviamente, esta guía puede que no resulte a la primera pasada, pero lo que no hay que hacer nunca es sobrecalentar. Haz la primera pasada con esta velocidad, y añada dos segundos a cada pasada adicional. Sin embargo, si has hecho ya dos intentos de enderezar la sección en un área determinada, te recomiendo que pares y dejes que la caña se enfríe. Entonces vuelve a intentarlo. La posición correcta de la curva hay que mantenerla en la sección al menos el doble del tiempo de calentamiento. Esto asegura que el bambú habrá endurecido lo suficiente como para mantener la nueva posición. Si el área que tienes que calentar es mayor que el difusor de la pistola de calor, el tiempo de calentado tiene que adecuarse a la distancia. Recuerda también que en deformaciones grandes, el tiempo de calentado no debe ser igual por todo. Debido a la diferencia de volumen en las diferentes localizaciones a lo largo de la caña, necesitas más calor en las zonas con mayores dimensiones.

99

9 TRABAJANDO CON LAS VIROLAS

Preparando las virolas Debido a que la mayoría de las cañas de mosca están formadas por al menos dos secciones, y muchas por tres (o incluso más), las virolas son críticas en el proceso de construcción. Lo sensato es crear la mejor conexión posible entre las partes de la caña usando virolas de calidad y asegurando que las juntas sean precisas y firmes. Necesitarás algunas herramientas especiales, principalmente un torno de calidad, para poder trabajar con estos metales. Torno barato El primer torno que usé en la construcción de cañas era un modelo de “Craftsman” que se vendía hace años. La mayoría de estos tornos eran fabricados para “Sears” por “Atlas”, y todavía se pueden obtener repuestos. Pero el modelo que compré está hecho por otro fabricante, y me fue imposible encontrar repuestos para repararlo. Cuando tuve que comprar un torno mejor, asistí a muchas subastas de maquinaria y miré en los periódicos en busca de alguno de segunda mano, sin mucho éxito, por cierto. Los precios por un “South Bend” o un “Atlas” usa-

dos estaban en torno a los 750$ o más. Finalmente, hice negocio con un importador local con un modelo 9 x 18 pulgadas que había pedido para un cliente que luego se echó atrás. El precio fue de 1.000 dólares. Por esa época había comenzado a ganar algo de dinero con la construcción de cañas, así que sentía que de esta forma podía justificar la compra del torno. Sin embargo, para algunos constructores, gastar esta cantidad de dinero para unos pocos minutos de uso por caña, no les hace demasiada gracia. Un torno para madera con mordaza de tres puntos y mandril centrador puede ser una buena opción para trabajar con las virolas, empuñaduras y portacarretes. “Grizzly Imports” ofrece ahora una precisa mordaza de tres puntos de agarre con rosca de ¾ de pulgada que encaja en la cabeza de la mayoría de los tornos de madera. Esta mordaza se vende por unos 72$. Un torno para madera nuevo cuesta unos 225$ o algo más, pero he visto algún “Craftsman” usado muy bueno por unos 75125$. Y se puede encontrar también alguna oferta buena.

Un esquema simplificado de un torno y un sistema de soporte.

100

Ahora tengo dos tornos. Reservo el de metal para la fabricación de parte de los portacarretes. Recientemente he ideado un sistema para montar unas guías en el torno para madera, para mejorar su funcionamiento. Pero por ahora sigo trabajando las virolas simplemente usando una lima y papel de lija. Níquel plata Algunas veces llamado “German silver”, el níquel plata no contiene plata en si, sino que es una aleación de níquel, zinc y cobre. Se pueden encontrar dos tipos, que contienen un porcentaje de zinc de 12% ó del 18%. Normalmente el que contiene el 18% es el que más se usa para componentes de cañas: virolas, portacarretes y winding checks. Este material se mecaniza muy bien y se puede pulir hasta conseguir un acabado de joyería. Tradicionalmente, el níquel plata va unido a los constructores de cañas de bambú. Origen de las virolas Afortunadamente, hay varios tipos de virolas de níquel plata de gran precisión y calidad. De hecho, dos de los estilos tradicionales de virolas todavía se pueden encontrar hoy en día. Normalmente, la virola más popular es la Super Z. Originalmente diseñada por Louis Feierabend a principio de la década de los cincuenta, esta virola fue revolucionaria en su época. Incluso ha llegado a ser universalmente aceptada como la mejor por muchos constructores de cañas muy buenos. Feierabend, un ingeniero mecánico, diseñó su virola para maximizar la fuerza de la conexión entre las secciones de la caña, teniendo las puntas macho y hembra del bambú el mismo diámetro. Esto rompió con la tradición de rebajar la sección macho, lo que eliminaba las valiosas fibras de potencia en la zona de la virola. La Super Z original se reconoce de inme-

diato por la marca de fábrica que lleva estampada en el cuerpo de la hembra: la letra Z dentro de un círculo con la palabra “super” escrita encima. Estas virolas se pueden ver en las cañas clásicas hechas por Gillum, Garrison, Payne y Young. Un segundo tipo de virola, la Leonard, se puede conseguir todavía. Es, por supuesto, la virola que montan las cañas hechas por la H. L. Leonard Rod Company. Para el restaurador de cañas de calidad o para el aficionado a las Leonard, es una gran ventaja que este material pueda encontrarse fácilmente. Estándar o truncadas En ambas líneas de virolas puedes elegir entre la longitud estándar y la truncada. (Las virolas truncadas son sólo una versión más corta de las estándar). Históricamente, la longitud estándar era usada para las cañas de dos piezas, y la truncada en cañas de tres piezas. De

Las diferentes longitudes de las virolas: truncadas (izquierda) y estándar (derecha).

hecho, la versión truncada está siendo usada para transferir más energía que la versión estándar. La virola inferior de una caña de tres piezas está en una posición más baja en la caña, y ésta debe ser mas fuerte que una de dos piezas para conseguir una acción similar.

101

Preparación de las virolas Independientemente del tipo de virola que elijas, el proceso de preparación para el montaje es el mismo: necesitas afilar los cortes (serrations). El afilado permite que al atar la virola se consiga una transición gradual entre el cuerpo de metal y el cuerpo de la caña. Segundo, y más importante, esta reducción de

Las palas de la virola tal como vienen de fábrica.

Para afilar las virolas, primero monta una broca o un cuerpo de una broca del tamaño apropiado en la mordaza del torno. Si usas una broca normal, coloca la punta en la mordaza, dejando el extremo inferior de la broca libre para colocar ahí la virola. Después, desliza la virola en el final de la broca como si estuvieras montándola en la caña. La virola debe entrar con una pequeña resistencia. Si no entra, entonces hay que lijar un poco la broca: arranca el torno y repasa la broca con lija del nº 400. Después prueba a introducir la virola de nuevo. Una vez que la virola está en su sitio sobre la broca, está lista para trabajar en ella. Coge un trozo de lija de 1 x 10 centímetros y dóblalo por la mitad para tener 0,5 cm. de anchura. Arranca el torno y rodea la virola en semicírculo con la tira de lija. Sujeta los extremos. Comienza con la lija en la punta de los cortes y muévela adelante y atrás, teniendo cuidado al llegar al extremo de los cortes.

Una ilustración (antes y después) de afilar las palas de la virola.

material disminuye la energía que se puede acumular en la virola y que en ocasiones puede originar una fatiga del bambú en ese punto.

Lijando las palas de la virola.

102

Mucho cuidado con enganchar uno de los cortes con el papel de lija. Podría hacer saltar la virola de la broca, o incluso romperse. Unas pocas pasadas con lija del nº 400 dejarán las puntas de los cortes como el papel de finas. Da una última pasada, pero esta vez con lija del nº 1000 para eliminar marcas y pulir. La virola está ahora lista para su montaje. A lo largo de los años he desarrollado un toque extra que me gusta añadir a las virolas. Para conseguir mejor transición con la caña, afilo cada pala de los cortes antes de lijarlas. Este detalle sólo es visible si el hilo de anillado es transparente. Para afilar las palas, coge una tira de lija de 1 cm. con la mano izquierda. (El canto de la lija debe ser cortado, no rasgado). Sujeta un extremo con los dedos índice y corazón, mientras el pulgar y el resto de los dedos sujetan el otro. Esta es una postura extraña al principio, pero pronto te será familiar. Una alternativa para sujetar el papel de lija con las manos es sujetar uno de sus extremos al tornillo de banco y coger el otro extremo con la mano. Cuando deslices la virola en el papel de lija, asegúrate de que el papel entre en los cortes, que está a 180º. Introduce el papel de lija alrededor de 6 m/m en los cortes y entonces mueve la virola adelante y atrás. Al mismo tiempo, ladea la virola para que la pala toque en la lija. Ya que estás lijando dos cortes a la vez, balancear la virola variará la presión en el corte delantero y en el trasero. Lija la virola hasta que todas las palas estén afiladas. Normalmente lijo un poco y después cambio al siguiente corte, consiguiendo al afilado final después de tres o cuatro vueltas completas. Este es un trabajo delicado, y es mejor hacerlo lentamente. Una vez que hayas terminado, lija la virola como expliqué anteriormente. Hazlo a mano Ya que afilo los cortes de la virola a mano,

he aprendido a reducir el espesor a mano también. Obviamente, afilar los cortes elimina una buena cantidad de material. Pero incluso si eliges no afilar los cortes, también puedes reducir su espesor a mano. Como con el afilado, una tira de lija de 6 m/m irá bien. Es mejor cortar las tiras de lija con una cuchilla “X-Acto” o con un bisturí que con la mano. El usar una de estas herramientas nos da un borde de la lija suave y recto.

Afilando las palas para reducir su espesor.

Dobla el papel de lija en el centro para formar un círculo con los bordes igualados uno con otro. Entonces introduce el extremo cortado de la virola en el círculo de lija hasta cubrir los cortes. Para añadir presión al papel, aprisiona el círculo con el pulgar y el corazón. Puedes conseguir una presión adicional colocando el dedo índice en la parte de arriba del círculo de lija. Esta disposición de los dedos forma un

103

triángulo de puntos de presión alrededor de las palas. El desbaste se consigue girando la virola con la mano que te queda libre. A medida que la virola va girando, vete sacándola gradualmente del círculo de lija. Esto afilará las palas quitando poca cantidad de metal en la parte trasera y eliminando una cantidad mayor en las puntas. Una buena forma de practicar es efectuar el afilado en varias pasadas. Una pasada completa comienza con la lija en el final interior de los cortes, y acaba al salir la lija de la virola, después de tres o cuatro vueltas. Al final de cada pasada observa el progreso. Un vistazo final de las palas te indicará como vas. Las palas necesitan estar perfectamente afiladas en las puntas, con una transición gradual desde el punto posterior de más grosor. Si las puntas de las palas no están afiladas (demasiado gruesas), no tendrán la suficiente flexibilidad. Si entonces las atas con el hilo en la caña, habrá un salto en el atado al caer el hilo de repente en el salto de la virola a la sección de la caña. Grietas por esfuerzo Si observas detenidamente una caña que haya sido usada durante varios años, a menudo descubrirás una grieta en el acabado donde terminan las palas de la virola. Esta grieta normalmente rodea toda la caña, formando un anillo. Después de más tiempo, esta grieta inicial se puede extender afectando por completo a la capa de acabado y dejando ver el hilo de atado interior. Eventualmente también puede hacer que el hilo se deteriore. He oído a otros constructores de cañas preguntarse el porqué de estas grietas, cuestionando el pegamento o el hilo de atado. Pero yo estoy convencido de que la causa del problema es la falta de una transición correcta entre la virola y la caña. Las cañas que he visto con grietas tenían las virolas sin afilar.

Las palas de la virola después del proceso de afilado.

Originalmente comencé a afilar las patas de mis virolas como elemento decorativo. Pero estoy convencido que así también estoy creando una mejor transición entre la rígida virola y la flexible caña, y de este modo se reduce la probabilidad de que se produzca una grieta. Solamente el tiempo y muchos días de pesca asegurarán si mi técnica es correcta. La longitud correcta Antes de colocar las virolas, tómate un minuto para calcular la longitud exacta de las secciones. Cuando coloques las virolas querrás que todos los tramos de la caña sean de la misma longitud, y por supuesto, que la caña ensamblada tenga la longitud correcta. Si estás haciendo una caña de dos tramos, entonces cada tramo debe ser de la mitad de la longitud de la caña, más la mitad de la medida del asiento de las virolas. Si tienes una caña de siete pies, seis pulgadas. Con una medida de asiento de las virolas de 0´900 pulgadas (22,86 m/m), por ejemplo, entonces cada sección deberá ser de 45´450 pulgadas (115,44 centímetros) de longitud con las virolas montadas.

104

Una indicación de cómo los diferentes componentes afectan a la longitud de las secciones.

Se debe calcular cuidadosamente las medidas de asiento de las virolas para asegurar que las secciones de la caña sean de la misma longitud.

El puntal, la mitad de la caña que recibirá la parte macho de la virola, sólo necesita una corrección: el grosor de la base que cierra el final del macho de la virola. La longitud de la sección sin colocar el macho debe ser entonces de 45´450 pulgadas (115,44 centímetros), menos el grosor de la base. El talón, la mitad de la caña que recibirá la parte hembra de la virola, necesita la correspondiente corrección de longitud: Descontar las 0´900 pulgadas (22,86 m/ m) del asiento de la hembra, y descontar el grosor del tope interior. El talón debe ser entonces de 44´550 pulgadas (45´450 – 0´900) (113,15 centímetros // 115,44 - 2,286 = 113,15), menos el grosor del tope interior. Las cañas de tres y cuatro tramos se calculan de una manera un poco diferente. Debido a que las diferentes virolas tienen cada una su propia medida de asiento, el total de las medidas de los asientos se promedia entre los tramos para hacerlos de igual longitud. Si una caña de tres tramos y 7 pies, 6 pulgadas tiene las virolas con unos asientos de 0´900 y 0´600 pulgadas (22,86 y 15,24 m/m), entonces cada sec-

ción será de 30´500 pulgadas (77,47 centímetros) de longitud. La sección del talón tendrá que ser corregida a 29´600 pulgadas (75,18 cm.), menos el grosor del tope interior. La sección media será de 29´900 pulgadas (75,94 cm.), menos el grosor de los dos topes. Y la sección del puntal será de 30´500 pulgadas (77,47 cm.), menos el grosor del tope. Explicación práctica Lo que acabamos de ver es la explicación matemática de cómo calcular la longitud de la caña. Déjame que vaya ahora a la explicación práctica. Para empezar, puedes tener más seguridad si para medir las tiras las colocas contra un tope. En la esquina izquierda de mi banco de trabajo he colocado una pieza de contrachapado de 13 m/m de grosor para que actúe como tope para mis moldes. Este tope se puede usar ahora para colocar las bases de las secciones de la caña y la punta de la cinta métrica. Cuando lo hagas, verás porqué este truco es muy útil.

105

De nuevo, el fin es encontrar el punto en el cual todas las secciones sean de la misma longitud sin montar, y la longitud de la caña sea la correcta cuando se ensamblan. Puedes determinar la medida del asiento de las diferentes virolas simplemente midiendo la medida del asiento de los machos. La longitud de las secciones terminadas tiene que reflejar la longitud total de la caña, más el total de las medidas de los asientos, dividido entre el número de tramos. El orden de colocación comienza por la anilla de punta y las partes hembra de las virolas, midiendo y cortando despues, para colocar las partes macho y el portacarretes. Cuando revises el alineamiento de los machos durante el montaje y pegado final, puedes encontrarte que los finales de las secciones no coinciden perfectamente. Para permitir el asiento correcto de todos los componentes, corta el extremo delgado de cada sección con cuidado. En la sección media y el talón se puede usar una pequeña sierra de diente fino. Pero debido a sus medidas tan pequeñas, los puntales es mejor cortarlos de otra forma. Lo primero, coloca el puntal sobre el banco de trabajo o sobre otra superficie plana donde se pueda girar una vuelta completa. Enton-

ces, usando una cuchilla “X-acto” o un bisturí, coloca el filo en el punto deseado. Presiona hasta que el trozo sobrante esté cortado. Después del corte, repasa ligeramente las caras con el taco de lija para eliminar la pequeña rebaba creada por el corte. Un signo de una caña de bambú de calidad es que ambos puntales sean idénticos, esto es, que cuando los coloquemos uno contra el otro, los nudos estén exactamente en el mismo punto. Ya mencioné esto anteriormente cuando describí el alineamiento de nudos en el corte de las tiras; ahora es cuando tienes que afinar. Si tienes dos puntales para tu caña, asigna ahora las anillas de punta cada una a su sección. No hace falta pegarlas de momento, pero si ajustarlas para poder determinar la longitud de las secciones. Uso el término “asignar” aquí porque hay muchas diferencias entre unas anillas y otras. Cada una puede asentar a una profundidad diferente. Después de montar las dos anillas de punta, coloca ambas secciones una junto a la otra sobre el banco de trabajo y contra el tope. Gira las secciones hasta que se vean los nudos, y mide el desajuste. Si decides que hace falta un retoque, corta la sección más larga.

Recortando el extremo de una sección terminada. Para evitar que el borde se astille, corta hasta el centro, comenzando en todas las caras planas.

106

Cuando todo coincida bien, corta las secciones a su medida. Con las dos anillas de punta y la cinta métrica colocadas contra el tope, marca cada sección a 1/64 de pulgada (0,39 m/ m) menos que las medidas deseadas. (Esto contrarresta el grosor del tope de las partes macho de las virolas). Para prevenir posibles desgarros, corta en cada cara llegando hasta la mitad de la sección, entes de pasar a la cara contigua. Después de que las secciones están cortadas a su medida, procede a montar las virolas. Aquí hay que tener precaución: mientras estás colocando las virolas, quita las anillas de pun-

de pulgada (0,39 m/m) menos que la medida deseada. Esto es debido otra vez al grosor del tope del macho de la virola. Ahora puedes proceder a montarlo. Con la sección del talón, el punto de corte está supeditado al grosor de la tapa inferior del portacarretes, dependiendo del portacarretes que elijas. De todas formas, se usa el mismo método para todos los portacarretes. Lo primero, coloca la sección y la cinta métrica juntas y contra el tope. Después, con la tapa del portacarretes en su sitio, colócalo al lado de la sección, alineado también con la cin-

Lijado del extremo de la sección después de cortarla.

ta. El peso descentrado de éstas podría hacer que las secciones se cimbrearan al girarlas, causando algún daño. También recuerda que es mejor hacer las secciones de una en una, volviendo a colocar las anillas de punta cuando termines. Así sabrás que las anillas están en la sección correcta. En la sección media, si existe, y en el talón, se montan las partes hembras de las virolas una vez que los extremos finos estén adaptados. De nuevo, ten mucho cuidado al cortar las secciones, haciéndolo cara por cara al efectuar el corte. Con la sección media sigue el mismo procedimiento que con el puntal: Mide a 1/64

ta métrica. Usa un lapicero afilado para hacer una marca en la sección en el punto donde acaba el portacarretes. Introduce una varilla dentro del portacarretes y haz una marca en ésta en el final superior del portacarretes, para ver la profundidad. En la parte de abajo de la sección, coloca la varilla y alinea las dos marcas. El final de la varilla indica el punto donde hay que cortar. Marca este punto y corta. También puedes usar la marca superior como punto de comienzo de la empuñadura de corcho, por lo que puedes dejarla para más tarde.

107

Colocación de las virolas Hay dos métodos de preparación del asiento de las virolas en las secciones ya terminadas. Para el primero hace falta un torno para metal. El segundo está adaptado para un torno

Preparación del asiento de la virola en una sección finalizada.

de madera con mordaza de tres puntos de agarre. Para preparar la sección, el primer paso es medir la profundidad de asiento de la virola. Normalmente uso un micrómetro de profundidades, pero un trozo pequeño de varilla de 3 m/m servirá igual. Simplemente hay que medir la distancia desde el borde de los cortes (serrations) hasta el interior de la virola. Con el micrómetro, coloca la base contra la virola y baja hasta hacer tope en el interior. Con la varilla, deslízala hasta el tope y haz una marca donMarcando la profundidad de la virola en un palillo de termine la virola con un lapicero afilado. de dientes. Después hay que pasar estas medidas a la sección de la caña. Coloca el micrómetro con la base en el final de la sección. Entonces marca ligeramente la medida. Si usas una varilla, alinea la Transfiriendo la medida del palillo de dientes a la sección de la caña. marca que hiciste con el final de la sección y marca el final de la varilla para transferir la medida. Hago las marcas en las seis caras. Esta marca es la profundidad total del asiento.

108

Ahora necesitas añadir una segunda marca para indicar la longitud del cuerpo de la virola (la longitud total, menos la longitud de los cortes). Usando la virola como guía, colócala al lado de la sección, alineando la punta de los cortes con la primera marca hecha. Haz una segunda marca donde terminan los cortes de las palas de la virola. De nuevo, marco todas las caras.

manera que la mordaza no pueda dejar marcas. Uso cinta de carrocero de 20 m/m de anchura, enrollada con un ángulo de 45º. Esto crea una base de cinta de dos capas de grosor. Ten precaución de no montar demasiado la cinta para que no haya tres capas. Comienzo con la cinta a 12 m/m de la última marca, cubriendo de 6 a 7,5 m/m de la sección. En mi taller, en el que no tengo mucho espacio, el comienzo del ala de mi sierra de mesa está justo junto al final del torno. Esto es bastante útil, ya que he construido un soporte sobre ella para sujetar el extremo libre de la Usando la virola para marcar el final de las palas. sección. Hay que sujetar esta parte de la caña o corres el riesgo de dañarla al girar. Lo mismo ocurre cuando torneas la empuñadura de corcho: se debe colocar algún tipo de soporte sólido. Con la sección apoyada en el soporte, La sección de la caña preparada para el torneado del asiento de la virola. la deslizo a través de la mordaza hasta que la última marca sobresale Para el torneado, el trozo de la sección 20 m/m. Así queda suficiente espacio para que comprendido entre el final y la primera marca el soporte de la cuchilla no pegue en la mordatiene que ser rebajado a una medida uniforme. za. Revisa todo el ajuste antes de comenzar. Esta es la zona en la que asienta el cuerpo de la Usarás la cuchilla en la zona comprendida envirola. De la primera marca a la segunda, hay tre el final de la sección y la primera marca, por que rebajar el bambú en forma cónica, para que lo que comprueba que todo va bien cuando llehaya una transición suave del diámetro que hegas con la punta de la cuchilla hasta esta marmos rebajado al resto de la sección. ca. Gira el torno a mano una vuelta completa, Antes de colocarla en la mordaza del torpor si hubiera algo que moleste. no, hay que proteger la sección de la caña, de

109

Un dibujo simple para la fabricación de un extractor de virolas.

Recuerda que no hay que usar el punto movil (un accesorio del torno) para sujetar el extremo libre de la sección. La presión de la punta actuaría como una cuña, y podría abrir el bambú en ese extremo. Cualquier vibración o tambaleo en el trozo libre tiene que ser corregido antes de comenzar el corte. Las vibraciones pueden ser producidas por un exceso de cinta de carrocero, o porque ese tramo está algo torcido. Mueve la cuchilla hasta la punta del tramo a tornear. Dejando un pequeño espacio entre la cuchilla y las esquinas del tramo, gira lentamente la mordaza y observa el espacio. Si varía, algo está mal; examina la sección y corrige el problema antes de comenzar a tornear. Para tornear las zonas de asiento de las virolas empleo el mínimo avance, solamente 0´005 pulgadas (0,127 m/m). Cuando torneo la sección, giro la mordaza a mano. Esto puede sonar un poco raro, pero con virolas muy pequeñas he notado que la sección vibra cuando

el torno está arrancado. Incluso a velocidad pequeña, la sección a veces salta cada vez que la cuchilla toca las esquinas. Girando el torno a mano, cuesta algo más de tiempo, pero el torneado es mucho más preciso. Mide siempre la sección torneada al final de cada pasada para comprobar el progreso. Cuando estoy a 0´005 pulgadas (0,127 m/m) de la medida correcta, avanzo el corte solamente 0´002 pulgadas (0,05 m/m). De hecho, dejo 0´001 pulgadas (0,025 m/m) más de la medida del cuerpo de la virola. Esta última milésima desaparecerá cuando lijes la zona torneada. Antes de lijar, pruebo a introducir la virola. De esta forma luego solo hay que eliminar material de las zonas en las que la virola deje marcas. Usando una tira estrecha de lija del nº 360, lija suavemente las marcas. La técnica es lijar sólo en tres puntos mientras la sección gira una vez en la mordaza. Es cuestión de lijar y probar. Elimina las marcas hasta que la virola se deslice completamente en la sección.

110

Ocasionalmente, la virola puede atascarse en la zona torneada, y aquí es donde viene muy bien tener a mano un extractor de virolas. He construido el mío con varias aberturas de diferente diámetro para que se adapte a las medidas de los machos y de las hembras. Un extractor de virolas es una herramienta muy buena para poder presionar el cuerpo de la virola sin romperlo. Después de haber ajustado esta parte de la virola, necesitas rebajar la zona comprendi-

La sección de la caña montada en las mordazas del torno.

da entre la primera y la segunda marca. Ya que ajusto las palas a las caras de la caña, limo este tramo en forma hexagonal con una pequeña lima triangular. Usando las caras como guía, coloco la lima entre las marcas y repaso la zona. Cuando una cara está terminada, paso a la siguiente. Si estás usando un torno para madera modificado para tornear la zona de asiento de

las virolas, los primeros pasos son los mismos. Se necesita proteger la caña con cinta de carrocero, y el extremo libre se debe sujetar firmemente. Si la punta de la sección vibra cuando se monta en la mordaza, es posible que la caña necesite ser enderezada de nuevo. La mayoría del material que eliminas en este punto proviene de las esquinas de la forma hexagonal. Para hacer esto correctamente, sujeta la lima y el papel de lija firmemente, y no los dejes saltar al pasar de una esquina a una cara plana de la caña. Para comenzar el proceso, utiliza una lima fina. Con la sección de la caña girando, coloca la lima sobre un soporte sólido en el lado de atrás del torno. Inicia el contacto con la caña usando toda la anchura de la lima mientras aplicas solamente una presión muy ligera. Si comienzas por la punta de la sección, aproxima muy lentamente la lima y llévala hasta la primera marca. Concéntrate en mover la lima lo más recta posible en lugar de fijarte en la cantidad de material que estás eliminando. En este punto debes medir constantemente la distancia de esquina a esquina en varias zonas a lo largo del área de asiento de la virola. Si el resultado no es el correcto, necesitarás ajustar las siguientes pasadas. Sugiero enérgicamente que elimines una cantidad mínima de material en cada pasada, y que midas antes de pasar a la siguiente. Cuando estés a 0´005 pulgadas (0,127 m/ m) de la medida final, cambia a la lija del nº 360 sujeta con un taco de madera. Para sujetar la lija en su sitio, puedes probar a apoyar la mano en algún objeto, para tener mejor control. De nuevo, elimina la menor cantidad posible de material en cada pasada, midiendo cada vez que termines una pasada. Tan pronto como la virola comienza a deslizarse en la sección, lija sólo las marcas que deja después de intentar ajustarla. Cuando la virola encaje en su posición, pasa a limar la segunda parte, alisando las caras donde asientan las palas de la virola.

111

La posición del papel de lija es crítica en este delicado trabajo.

Si la zona de asiento de la virola (cuando está completamente ajustada) está ya perfecta, debes hacer un corte ligero en el bambú desde la punta hasta la primera marca. Esto da al pegamento una vía de escape. De otra forma, te puedes encontrar con aire o pegamento atrapado en el interior de la virola, lo que significa que el fondo se puede romper si aplicas demasiada presión al interior al intentar ajustar la sección. Adicionalmente, lija un poco la segunda marca de la sección antes de que te olvides de ella. Si haces el anillado transparente, esta marca de lapicero se podría ver a través del hilo, y sería una sorpresa desagradable. Para el pegado, recomiendo el epoxi Devcon. Esta marca, en especial, no se contrae al secar. Mezclo solamente la cantidad necesaria para pegar cada pieza de la virola, mezclando el pegamento sobre un trozo de cartón con un palillo de dientes. El palillo de dientes también es un excelente aplicador para meter el pegamento dentro de la virola. Un poco en el fondo y una ligera capa en las paredes será suficiente. Para asegurar un perfecto reparto del pegamento, siempre aprovecho el que queda en el trozo de cartón untando la punta de la sección de la caña sobre el mismo cartón.

En este momento, se puede ajustar la virola en la sección.

El autor usa epoxi “Devcon” para pegar las virolas.

112

Seguidamente, las dos piezas untadas de pegamento se unen. Ya que el ajuste es muy preciso, con una ligera presión bastará. Asegúrate de que el exceso de pegamento y el aire escapan del interior. Cuando apliques presión, asegúrate de hacerlo apoyando la virola en una superficie sólida. Aunque también es cierto que no es necesario presionar demasiado si el ajuste es el correcto. Justo antes de que la virola entre por completo, revisa el alineamiento entre las palas y las caras de la caña, y ajústalas si es necesario. Las palas de la virola siempre tienen que quedar centradas sobre las caras del hexágono. Completa el pegado atando las palas de la virola con cordel para presionarlas contra la sección. Hago este atado usando el mismo sistema que cuando se atan las anillas. Comienza enrollando el hilo sobre el cuerpo de la virola montando la primera vuelta de hilo sobre si misma, y sigue dando vueltas de hilo hasta que las palas estén completamente cubiertas y el hilo cubra parte de la sección de bambú. Ata la punta del hilo con varios nudos de media llave.

Pero soy un poco más serio limpiando esta zona en particular. Hace poco tiempo le pedí unos punzones dentales a mi dentista. Los uso para quitar los restos de pegamento que quedan en los cortes y alrededor de las palas. Ahora la virola está lista para atar. Consideraciones adicionales El ajuste entre la sección de la caña y la virola tiene que ser lo más exacto posible. Y para no sobrepasar la longitud de la caña, la virola necesita entrar por completo. Hay un buen indicador de si esto es así: Si puedes introducir la virola en la sección con una presión moderada y oír como golpea ligeramente el tope, sabrás que el ajuste es correcto. Esto te dará el mejor pegado posible, y prevendrá que montes la virola ladeada. Si embargo, si la sección entra en la virola demasiado ajustada, este grado de ajuste no permitirá que el pegamento escape del hueco interior fácilmente. Intentar meter la virola aplicando excesiva presión sólo incrementa la posibilidad de romper el tope interior. Hay una solución. Comienza a introducir la virola con una presión ligera. Entonces, usando una lijadora vibratoria, pero sin lija, presiona la virola contra el fieltro de la base. Mientras mantienes la presión, enciende y apaga la lijadora. Un pequeño empujón debería hacer que la sección entre. Si esto no es así, intenta un segundo empujón, y quizá un tercero. Pero no te excedas. Una vez que la sección está asentada en su sitio, cualquier vibración extra sólo hará que el pegamento se salga, perjudicando la unión. Es conveniente mantener la sección en posición vertical mientras el pegamento se seca.

Una virola pagada y sujeta con hilo para su secado.

Después de que el pegamento haya secado (normalmente toda la noche), se retira el hilo de atado. Deshaciendo los nudos de media llave puedes quitar el hilo igual que cuando arrancas una segadora de césped de cuerda. El exceso de pegamento se quita con lana de acero del nº 0000. Quizá el método más fácil sea hacer girar la caña entre las puntas de los dedos con una tira de lana enrollada sobre la zona que hace falta limpiar.

113

En mi banco de trabajo simplemente apoyo la sección contra la pared, con la virola recién montada hacia abajo. Esto asegura que si el pegamento se mueve, lo haga dentro de la virola, sin formar huecos. Si la sección se coloca tumbada, puede ser que el pegamento rebose hacia fuera, reduciendo la zona de unión entre el metal y el bambú, resultando en una posible fatiga de ésta. Para constatar la velocidad de secado del pegamento, pon el palillo de dientes sobre lo que ha sobrado al mezclar. Revisa como va el secado de vez en cuando. El pegamento epóxico seca por temperatura y no por la exposición al aire, por lo que el pegamento que ha sobrado seca a la vez que la unión entre la virola y el bambú. Una vez que el sobrante está seco, la unión lo estará también. Ajuste de las dos partes de la virola Se suele decir que la holgura entre el macho y la hembra tiene que ser igual que el grosor del humo. Hoy en día, la mayoría de las virolas vienen con los machos sobredimensionados unas milésimas de pulgada. Esto significa que para que las dos partes asienten correctamente hay que repasar ligeramente el macho. Sin embargo, el ajuste tiene que ser uniforme a lo largo de toda la longitud y circunferencia de la virola. De otra forma cabe la posibilidad de que la virola no ajuste apropiadamente. Un indicativo de que no encaja bien es un ligero “clic” cuando lanzas con la caña. Para conseguir un ajuste apropiado, lija el extremo macho con una tira de papel de lija del nº 1.000. Pero primero hay que pulir el interior de la hembra con lana de acero del 0000. Esto eliminará cualquier irregularidad que pudiera variar el ajuste. De un rollo de lana de acero, coge una tira de 10 a 15 centímetros de largo, y de 19 m/m de ancho, sin compactar. Después, girándola entre los dedos, comprímela para conseguir un diámetro menor. (Siempre la

giro en la misma dirección, como si estuviera enroscando una tuerca). Después, introduce la tira de lana de acero en el hueco de la hembra. Será más fácil introducirla si giras la sección de la caña a la vez. Puedes usar simplemente la mano, o puedes hacer esto otro: coloca la sección sobre las piernas y hazla girar hacia las rodillas con la mano plana. Después de tres o cuatro pasadas, inspecciona el hueco de la hembra y la lana de acero. Si la lana muestra signos de residuos, repite el pulido usando lana nueva.

Pulido del interior de la hembra de la virola con lana de acero del nº 0000.

En este punto, el interior de la hembra debería ser como un espejo, en los laterales y en el fondo. Finalmente, sujeta la sección verticalmente con el hueco de la virola hacia abajo y golpea con el dedo la cara exterior para que cualquier resto de suciedad caiga. Lo correcto cuando ajustamos el macho y la hembra es no tener que forzarlos demasiado

114

para que asienten bien. Tienes que ser capaz de unirlos con un poco de presión y no tener que hacer una fuerza desmesurada para separarlos. Como ejemplo, la virola debería ajustar con el mismo esfuerzo que usamos para poner la tapa de un desodorante. Para lijar la superficie de ajuste del macho se usa un papel de lija del nº 1.000. Hay que cortar las tiras a la anchura aproximada de la superficie a lijar. Un corte limpio y recto en el lateral de la tira de lija nos permitirá aproximarnos perfectamente al reborde del macho. Con dos o tres tiras de lija será suficiente. De nuevo, yo encuentro más cómodo hacer rodar la sección sobre las piernas. Sin embargo, también puedes empujar la sección arriba y abajo mientras sujetas la lija contra la virola. Para lijar eficientemente, forma un lazo en forma de gota de agua, con los dos extremos alineados. Sujeta los extremos con el pulgar y el índice en el punto medio de la anchura de la tira de lija. Entonces, desliza el lazo formado con la lija sobre el macho, hasta hacer tope en el resalte de éste, y aplica una ligera presión. Es importante que la presión de la lija sobre la superficie sea uniforme. Si ésta no es uniforme, puede dar lugar a una virola que no sea perfectamente circular, lo que haría que el

ajuste no fuese el correcto. Para dar uniformidad al lijado, mueve la sección adelante y atrás lo necesario para que la mano que sujeta la lija descanse sobre la pierna. Con la lija en su sitio, y con un poco de presión, haz girar la sección sobre las piernas. Asegúrate de que giras al menos una vuelta completa. Esto asegura que el material se elimina uniformemente a lo largo de toda la circunferencia. Dos o tres pasadas sobre las piernas es todo el lijado que debes hacer de una vez. Después cambia la lija por lana de acero del 0000. Pule la zona lijada hasta conseguir una superficie de espejo, girando la sección sobre las piernas también. Si no ajusta bien, se puede reducir la anchura de la tira de lija, de manera que sólo repases las zonas que todavía tienen exceso de material. Las ligeras marcas que quedan en el macho te indicarán a la profundidad a la que entra. Independientemente de la anchura de la tira de lija que uses, pule siempre con lana de acero la totalidad de la zona de ajuste. Una inspección visual de la lija te mostrará la uniformidad de la presión de contacto entre la superficie de la virola y la lija. Al revisarla, debes ver una diseminación uniforme del metal, quizá un poco más fuerte hacia el extremo del resalte del macho. Si la lija muestra más metal

Lijado del macho para su ajuste con la hembra.

115

en unas zonas que en otras, debes ajustar la dirección de la presión en las pasadas posteriores. Para obtener una superficie perfectamente lijada, puedes mover los extremos de la tira de lija, pero recuerda que hay que mantener los laterales alineados. Aunque el proceso parezca lento, es una buena idea lijar solamente tres o cuatro vueltas

de la sección entre cada intento de ajuste. Incluso cuando el macho entra completamente, el ajuste puede ser excesivo. Sólo es necesario que hagas una presión ligera para unir y separar la virola. Si encuentras que la presión que necesitas hacer es excesiva, vuelve a repasar ligeramente para conseguir el ajuste perfecto.

Pulido del macho con lana de acero del nº 0000.

La virola ajustada.

116

10 EMPUÑADURA Y AÑILLAS
El corcho La mayoría del corcho de los anillos que se usan para fabricar las empuñaduras de las cañas proviene de Portugal. Esta madera blanda es la corteza exterior del alcornoque, un árbol de hoja perenne. Es recogida a intervalos de diez años, obteniéndose el corcho de mejor calidad a la quinta pela del árbol. En este momento, el árbol suele tener unos 70 años de edad. Los alcornoques pueden ser productivos, sin embargo, durante varios siglos. Una vez que la corteza es recogida, estas planchas de 5 a 6 centímetros de grosor son limpiadas y aplanadas. Después se usan para obtener una gran variedad de productos, como tablillas, láminas, etc. ha llegado a ser difícil de conseguir. Los precios también se han incrementado considerablemente. De todas formas, incluso comprando la mejor calidad disponible, sólo uso el 60% de lo que compro. Afortunadamente, tengo amigos que montan cañas de grafito y que están encantados de usar el que a mí me sobra. Prensa para empuñaduras Construí esta pequeña y simple herramienta para comprimir los anillos de corcho cuando los pego para formar la

El corcho, la corteza exterior del alcornoque, se comercializa en forma de anillos para la fabricación de empuñaduras y portacarretes.

Los anillos de corcho son llamados anillos “moneda” en la fábrica, debido a su tamaño y forma de corte, recordando a los viejos sistemas de acuñación. Hoy se pueden encontrar anillos de 1 ¼ y de 1 1/8 de pulgada (31,75 y de 28,57 m/m). Cada anillo es de ½ pulgada (12,7 m/m) de grosor y el tamaño estándar del orificio es de ¼ de pulgada (6,35 m/m). Aunque también se pueden encontrar otros tamaños. Debido al incremento en el interés por la pesca a mosca hoy en día, y a la alta producción de cañas de grafito, el corcho de mejor calidad

Dibujo de la prensa para la fabricación de empuñaduras de corcho.

empuñadura. Hay dos cosas a tener en cuenta cuando construyas tu propia prensa. La primera, hacer las ranuras por las que pasa la caña lo más pequeñas posibles. Y la segunda, estas ranuras no deben rozar con la caña.

117

La empuñadura Antes de comenzar a pegar el corcho sobre la caña, siéntate y haz un dibujo a tamaño real de la empuñadura. Considera no solo el diámetro que quieres, sino también la longitud. Hacer una visita a una tienda local de pesca puede ser la mejor manera de ver y tocar las diferentes formas de las empuñaduras.

Ocho diseños normales de empuñaduras de cañas de mosca.

También necesitas localizar el punto de comienzo de la empuñadura sobre la caña. Este punto viene marcado por la longitud del portacarretes que pienses usar. La mayoría de los portacarretes para cañas de trucha suelen ser de 3 ½ pulgadas (8,89 cm.) de longitud. Pero ten en cuenta que el grosor de la tapa inferior del portacarretes puede añadir alrededor de 1/16 de pulgada (1,58 m/m) a la longitud total de la sección. Puede que haga falta cortar un poco de la sección del talón para que quede de igual longitud que el puntal.

Modelar una empuñadura perfecta es una tarea difícil. Hay un truco que aprendí de un montador de cañas de grafito: clasifica tu suministro de corcho, y reserva los mejores anillos para ponerlos en los extremos de la empuñadura. Son los únicos sitios en los que se verá el lateral y la cara plana de los anillos. Otra indicación para conseguir una buena empuñadura es elegir el corcho de manera que la mejor parte quede expuesta cuando lleguemos al diámetro final. Simplemente, usa un diagrama para localizar el diámetro final del mango en los diferentes puntos. Traslada ese diámetro a los anillos de corcho, eligiendo los que mejor calidad tengan en la zona que quedará después expuesta al exterior. Después, márcalos para colocarlos en la caña en el lugar que hayas determinado. Debido a que el agujero de ¼ de pulgada (6,35 m/m) con el que vienen los anillos de corcho suele ser demasiado pequeño para montarlos en la sección del talón de una caña, necesitarás una lima para aumentar el diámetro. Mi tienda local de herramientas fabrica unas limas para el corcho con piezas desechadas de cañas de grafito. Cubre el grafito con adhesivo y lo impregnan de una arena abrasiva. Así se forma una lima con un decrecimiento progresivo. Y si necesitas una medida diferente, basta con cortar el blank de desecho por la zona que necesites. (A veces he pensado en comprar el adhesivo y el abrasivo para fabricarme mis propias limas hexagonales a partir de un trozo de sección desechada). Comienzo introduciendo todos los anillos de corcho en el talón, dejando una pulgada de espacio entre cada uno. Después aplico una capa ligera de pegamento de 12 m/m de longitud a la sección en la zona en la que va el primer anillo. Entonces lo deslizo hasta colocarlo en la marca de comienzo de la empuñadura. Ahora aplico pegamento a los siguientes 12 m/m de la sección y a la cara plana del primer anillo que ya está en su posición.

118

Deslizo el segundo anillo hasta su sitio, teniendo cuidado de no mover el primero. El pegamento debe rebosar por la junta de los dos anillos. Recojo este sobrante y lo extiendo sobre la cara plana del siguiente anillo y sobre el siguiente Limando el interior de los anillos de corcho para que ajusten en la sección de la caña. tramo de la sección de la caña. Prosigo deslizando el tercer anillo a su torno. Lo mejor es dar unas vueltas de cinta de posición, sigo este método hasta que todos los carrocero de 20 m/m de anchura en la parte que anillos están pegados. queda sujeta por el torno. Para evitar que el Después, coloco un papel de periódico extremo libre de la sección vibre, retira cualquier sobre el banco de trabajo, y sobre este, la prensa accesorio que esté montado en el contrapunto. El para las empuñaduras. Se coloca la caña en la trozo donde irá el portacarretes se puede introducir prensa, teniendo precaución de que no caiga dentro del hueco del contrapunto, pero protegido pegamento en la superficie de los brazos de la por cinta de carrocero. prensa. Coloco el talón de la sección en el brazo Coloca la cinta en la misma dirección de fijo de la prensa. Así prevengo que el corcho se giro de la sección. Es fácil si se pega la punta y mueva de la marca de comienzo de la luego se hace girar el torno en la dirección empuñadura. Después comprimo los anillos apropiada, dejando que la cinta se vaya enrollando. girando las palomillas hasta dejarlos 1/8 de No pongas demasiada; yo suelo dejar un hueco pulgada (3,17 m/m) más cortos que la longitud de 3 m/m entre la cinta y la superficie del brazo. normal de la empuñadura. Si uso 13 anillos de De esta forma se evita que la cinta se pegue al corcho, que equivalen a 6 ½ pulgadas (16,51 brazo, lo que podría causar algún daño en la centímetros) de longitud, los comprimo hasta que sección. quedan en 6 3/8 de pulgada (16,19 centímetros). Después de medir la abertura interior de la prensa en los lados, y tener las medidas correctas, lo dejo secar durante toda la noche. Antes de tornear la empuñadura, hay que proteger de nuevo la sección de la caña para que no queden marcas Listo para darle la forma, fíjate en las vueltas de cinta en el contrapunto. de las mordazas del

119

estoy cerca de la forma deseada, comienzo a usar lija de grano más fino, llegando a una del nº 600 para el pulido final. Si no has trabajado nunca antes con el corcho, te sorprenderá lo rápido que eliminas el material con el papel de lija tan fino. Cuando he Torneando con lija del nº 100. terminado, limpio la Ya que los anillos pueden no estar empuñadura con un cepillo blando para eliminar alineados unos con otros, la primera tarea es el polvo del lijado. Y para mantenerla como asegurarte de que sí lo están. De otra forma, nueva, la envuelvo con plástico fino. Solamente tornearás una empuñadura llena de curvas. dejo los extremos sin cubrir, de manera que Usando un taco de madera con lija del nº 100, pueda terminar la caña sin tener que quitar la vete repasando toda la superficie del corcho. envoltura de plástico. Notarás que los puntos más sobresalientes son Puedes usar varios pegamentos diferentes los que primero dejan marcas en la lija. Después para pegar los anillos de corcho, pero los de eliminar estos puntos más sobresalientes, resistentes al agua son los que mejor van. Las cambia a otra lija enrollada sobre la empuñadura. Lija hasta tener una superficie suave y redonda. Después, usando el esquema que dibujaste antes como guía, mide el diámetro de la empuñadura. Yo sigo lijando hasta estar a 1 m/m del El diseño de empuñadura favorito del autor. Una variación del cigarro. diámetro mayor que tendrá la empuñadura terminada. características que tienes que considerar en el Después, comienzo a dar forma a la pegamento son el tiempo de trabajo que te empuñadura con papel de lija del nº 150. Uso permite y el tiempo de secado. Elige un tiras anchas para las zonas convexas, y estrechas pegamento con el que te de tiempo a colocar la para las cóncavas, teniendo precaución de empuñadura en la prensa antes de que comience mantener la lija en movimiento para evitar la a secar. Sin embargo, también sería bueno que aparición de zonas demasiado planas. Cuando seque por completo en un tiempo razonable.

120

Un ajuste correcto en el séptimo anillo de corcho, disminuyendo Una de mis preocupaciones a la hora de de nuevo en los cinco restantes. La medida en fabricar una empuñadura es su tamaño y su la parte delantera es normalmente de 5/8 a 11/ adaptación a la mano. Para prevenir la fatiga 16 de pulgada (15,87 a 17,46 m/m), y la trasera producida por un continuado día de pesca, e de 13/16 a 7/8 de pulgada (20,6 a 22,2 m/m), incluso alguna lesión en la muñeca, la lo que da un diámetro menor en la esquina del primer y último anillos. Así hay una mejor empuñadura de tu caña de mosca debe adaptarse a tu mano de una forma natural. Obtener esta transición entre la empuñadura y el adaptación no debería ser complicado. portacarretes. La cresta que se forma en el Hay una norma q u e deberías respetar al respecto. Cuando la m a n o agarra la empuñadura, tiene que Ajustando la empuñadura a la mano. Fíjate en el hueco entre el dedo corazón y la palma de la haber un mano detrás del pulgar. hueco de alrededor de 3 m/m entre la palma de la mano centro de la empuñadura se puede redondear o en la parte posterior del pulgar y el dedo suavizar ligeramente. corazón. Sin este espacio, los dedos presionarán Otra curiosidad interesante es que aunque sobre la palma de la mano. De esta forma muchos tenemos los dedos largos y delgados, tendrías que hacer más fuerza con la muñeca hay quien los tiene más gordos. Y este para poder sujetar la caña. La medida media almohadillado central reduce la longitud para esta área de la empuñadura suele ser de alcanzada por los dedos más largos. 1,5 m/m. Ahora, mucha gente argumenta que la empuñadura de una caña pequeña y de Preparación de las anillas número de línea bajo debe ser más pequeña para Antes de montar las anillas serpentiformes mantener el carácter de la caña. Pero mi consejo y las de salida, hay que prestar especial atención es que debe ser siempre de una medida a las puntas (conocidas como pies). En primer apropiada a la mano, independientemente del lugar, la longitud de los dos pies debe ser igual. tamaño de la caña o de su uso. Y en segundo lugar, el final de cada pie debe Un modelo que he usado acabar suavemente sobre la superficie de la satisfactoriamente muchas veces es la sección. Esto hará que el anillado posterior sea empuñadura tipo cigarro o tipo cigarro de la misma longitud, sin separación entre las modificado, con una relación de 7:5 para la vueltas de hilo, ya que llamaría demasiado la longitud de seis pulgadas (15,24 centímetros) atención, especialmente con hilos de color y redimensionando para empuñaduras más oscuro. Y finalmente, la superficie de los pies largas. Comenzando en la parte delantera, va de las anillas debe ser lisa, suave y libre de aumentando de diámetro, alcanzando el máximo cualquier esquina cortante o rebaba.

121

las anillas de salida de tamaño 8 y 10, y de 7 m/ m para las anillas de salida de tamaño 12. Los pies de las anillas no sólo necesitan ser retocados en su longitud, sino que también hay que afilar los extremos de manera que el hilo pase suavemente del metal al bambú. El ángulo de este afilado debe ser de entre 15º y
Preparación de los pies de las anillas serpentiformes.

La longitud de los pies es una preferencia personal. Pero recuerda que las cañas se flexionan al lanzar; cuanto más largos sean los pies, más posibilidades hay de que puedan deslizarse sobre la superficie de la caña al flexionarse y recuperarse ésta. Si uno de los pies se desliza ligeramente, arrastrará parte del anillado con él. Cuando la caña se recupera, el anillado se quedará en el sitio al que ha sido desplazado el pie, y pronto se deshilachará. Mi longitud preferida es de 4 m/m para todos los tamaños de anillas serpentiformes, 5,5 m/m para

Anillas serpentiformes antes (abajo) y después (arriba) de su preparación.

Medidas de las anillas Tamaño X/64 Decimal Ø de alambre

20º. Si el ángulo es más inclinado, puede ser difícil mantener esta suave transición entre el metal y el bambú. Una vez que los pies están afilados, hay que pulirlos con lija del nº 400. Es por una razón de apariencia. Sin preservador de color como base para el barnizado, el hilo 00 se hace muy transparente, hasta el punto de que el pie parece estar sujeto a la caña por alguna pintura mágica transparente. La apariencia del pie de las anillas es otro de los detalles a los que debe dar importancia un buen artesano. Un amigo constructor de cañas me dijo una vez que usara preservador de color y así no tendría que estar tan atento a estos detalles: “Es como si enseñaras tu ropa interior”, me dijo. Pero hago estos trabajos por razones prácticas también. Dejando esquinas vivas o cortantes en los pies de las anillas, puede ocurrir que corten o deshilachen el hilo, y causar un deterioro prematuro del anillado.

122

posiblemente más descuido mi seguridad personal. Por eso quiero que lo hagas como te digo, no como lo hago. Debería sujetar las

Usando una pinza cocodrilo para sujetar las anillas serpentiformes para el limado.

Anillas de salida antes (arriba) y después (abajo) de su preparación.

Para limar los pies uso una piedra estándar de banco, con una piedra fina de 150 m/m en un lado y un cepillo de acero de 150 m/m en el otro. El limado de los pies es el área en la que

Un minitaladro “Dremel” sujeto en el tornillo, listo para el proceso de limado.

anillas con unas pinzas hemostáticas y mantener los dedos a una distancia prudencial de la piedra. Pero cuando estoy limando los pies de las anillas, incluso las de medida 1/0, a menudo acabo con las puntas de los dedos a una pequeña fracción de pulgada de la piedra de afilar. Limar los pies es un trabajo muy delicado. No hace falta mucho tiempo o esfuerzo para eliminar gran parte del pie. Lo primero, lima los pies en longitud. Con una máquina Dremel en la mano izquierda (mejor si previamente la sujetamos en el tornillo de banco) y la anilla en la derecha, toco ligeramente con el pie en el lateral de la piedra. Mido la longitud del pie, repitiendo el ciclo hasta conseguir la medida deseada. Entonces giro la anilla y limo el otro pie. Prefiero limar todas las anillas en longitud antes de pasar al afilado del pie. Como ya he mencionado anteriormente, prefiero concentrarme en una tarea cada vez. Cuando afilo el pie, lo hago en caras planas. Más tarde redondeo las esquinas con papel de lija del nº 400. Aquí, de nuevo, uso el lateral de la piedra, que es una práctica que normalmente recomiendo. Ya que es un trabajo delicado y con mínima presión, no hay ningún riesgo para la piedra. Sujetando la anilla por el pie contrario, acerco suavemente el otro pie a la piedra.

123

Como sujeción, y para mantener el ángulo, sujeto mi muñeca derecha con la mano izquierda y apoyo los dos antebrazos sobre el canto del banco de trabajo donde tengo montada la piedra. Sujetando la anilla con el pulgar y el índice, la limo suavemente y la retiro. Giro la muñeca para revisar el grosor del final del pie y retorno a la posición anterior para seguir limando si es necesario. Este movimiento mantendrá constante el ángulo con la piedra y formará el ángulo correcto en el pie de la anilla. Cuando inspecciones el final del pie, verás como el final romo va disminuyendo lentamente. Cuando está como el filo de un cuchillo es el momento de parar.

demás. Esta es en la que hay que montar las anillas. Cuanto mejor sea tu técnica de cepillado, más difícil será encontrar esta cara. Quizá la manera más fácil de encontrar la cara más débil sea hacer girar la caña aplicándole un poco de presión para detectar el salto de esta cara. Primero apoya el final de la virola sobre el banco de trabajo y sujeta el otro extremo en la palma de la mano izquierda. Entonces, con la mano derecha colocada en el centro de la sección, haz girar la caña lentamente. Cuando llegue una esquina, notarás cierta resistencia y después un salto hasta que la esquina gira hasta el centro. Lo que tienes que buscar es la cara que hace el salto más fuerte. Este es el lado hacia el que la caña se curvará más fácilmente. El lado opuesto a tu mano es la cara más débil. Si la caña ha sido enderezada correctamente, una segunda forma es apoyar el extremo que lleva la virola sobre el banco de trabajo, con la sección perpendicular a él. Entonces aplica suficiente El limado de las anillas es un proceso lento y delicado. presión en el otro extremo de la caña como para que se combe. La cara más Finalmente, con una tira estrecha de lija débil quedará en el lado cóncavo de la (12 m/m por 10 centímetros), pule el ángulo curvatura formada. creado. A la vez que mueves el pie adelante y atrás, balancéalo lateralmente también. Así se Numero de anillas redondearán los cantos cortantes, consiguiendo La mayoría de los pescadores de mosca un acabado suave. Una vez que hayas están de acuerdo en que cuantas más anillas completado los dos pies, coloca la lija en una tiene una caña, más fácil es sacar la línea. Un superficie plana y la anilla sobre ella. Un par de pasadas adelante y atrás eliminarán cualquier dicho que siempre he oído y he puesto en práctica es que una caña debe tener al menos rebaba que se haya podido formar en la parte una anilla por cada pie de longitud, más una. inferior del pie. En cañas de 6´ a 7´6´´ de longitud, monto siete anillas serpentiformes y una de salida. Encontrar la “espina” En cañas de 7´9´´ monto ocho anillas y una No importa lo cuidadoso que seas al de salida. Y en modelos de 8´ monto nueve cepillar las tiras para formar las secciones de tu caña. Siempre habrá una cara más débil que las anillas y una de salida.

124

La medida de las anillas serpentiformes es estándar para las siete primeras anillas que monto: una 0, dos 1, tres 2, y una 3. Las anillas adicionales para los modelos de 7´9´´ y 8´, las monto siempre del nº 3. Como anillas de salida uso las “Mildrium” modelo SRMC. Esta son unas anillas ligeras de carbono de lance que los constructores de cañas de bambú llevan años usando. Para cañas de línea 2 ó 3 uso el tamaño 8. Para cañas de línea 4 y 5, el tamaño 10. Y para cañas de línea 6, el tamaño 12. Espaciado de anillas He experimentado durante años con varios espaciados de anillas diferentes. Al final he encontrado que el espaciado que prefiero es uno en el que se incrementa en 9/16 de pulgada (14,28 m/m) el espacio entre cada anilla. Después de elegir este espaciado, he escrito una fórmula básica para adaptarlo a las diferentes longitudes de cañas. Simplemente mido la distancia hasta la anilla de la virola y calculo la localización del resto de las anillas. En cañas de dos piezas siempre monto una anilla inmediatamente debajo de la virola. Esta es la que llamo anilla de la virola. El espacio entre el final de la virola y el final del pie de la anilla es de 0.075 pulgadas (2 m/m). Este es el espacio justo para 15 vueltas de hilo del tamaño 00, cinco vueltas para finalizar el atado del pie de la anilla, cinco vueltas para finalizar el atado de la virola, y cinco vueltas decorativas. La distancia exacta desde la anilla de punta puede variar de una caña a otra, dependiendo del tamaño de la virola que se monte. Esto explica porque decidí usar una fórmula en lugar de una tabla de espaciado de anillas. Así, si decides usar una tamaño diferente de virola, mi fórmula se acomoda fácilmente a estos cambios. Tensor del hilo de anillado Me quedé atónito cuando vi a mi amigo Bob Hoekstra atar las anillas de una caña sin la

ayuda de ningún accesorio. Él simplemente sujeta la bobina de hilo en una mano y gira la caña con la otra. Lo hace así de simple y obtiene unos resultados profesionales. Yo probé un día este método, con unos resultados desastrosos. El mayor problema era que el hilo se manchaba con la grasa de las manos, incluso si acababa de lavármelas bien. Hay varias formas de tensar el hilo de anillado, y la mayoría de ellas son baratas. Puede ir desde pasar el hilo por un libro, hasta construirte una batería de tensores para varias bobinas de hilo a la vez, que es lo que yo hice. Con una batería de tensores para varias bobinas de hilo no tienes que cambiar la bobina cuando cambias a otro color. Hilo de anillado El tamaño y el tipo de hilo han sido siempre punto de desacuerdo entre los constructores de cañas, y parece que lo seguirá siendo. Esencialmente se trata de tradición contra comodidad. Medidas de hilo Medida Diámetro 00 0.0045 Seda de elefante 0.006 A 0.007 24/4 0.012 16/4 0.016 10/4 0.021 75# 0.036 La seda es el hilo tradicional de anillado. Queda plana porque es un hilo de fibras blandas, creando unas ataduras más suaves que el nylon. Sus detractores sostienen que se deshilacha más fácilmente y que tiene un punto de rotura más bajo que el nylon. Pero es el hilo tradicional. Quizá lo mejor sea que cada constructor de cañas tome sus propias decisiones en cuanto al tipo y color del hilo a usar. Yo pedí una bobina

125

de cada color de las que “Gudebrod” y “Elephant” fabricaban y anillé un trozo de caña con todos los colores para tenerlo como nuestra. Esto me ayuda a decidir los colores que quiero usar en las cañas.

El primero es el anillado de la transición entre la virola y la sección. El segundo es el anillado que se hace solo en la sección. El tercero es el anillado que sujeta las anillas a la sección. Y el cuarto es el anillado de decoración. Cada uno de ellos tiene sus detalles propios, pero el sistema básico de atado, barnizado y terminado es el mismo. (Nótese que las instrucciones que doy es para hacer los anillados de izquierda a derecha con la caña frente a ti). Alguno de los equipos tensores de hilo del autor. Fíjate en los mecanismos para regular
la tensión de cada bobina.

Algunos constructores de cañas dejan que sus clientes elijan el color del hilo que quieren. Esto, algunas veces puede ser un error. A menos que se aplique preservador de color, el hilo normalmente se oscurece al barnizar. De este modo, el color ideal puede convertirse en un color equivocado. Pasé varias noches, por ejemplo, intentando conseguir el color púrpura correcto para la caña de nuestra hija. Gafas de aumento Mientras estoy anillando una caña me coloco unas gafas de 2´5 aumentos encima de mis gafas normales. Cuando tengo que pulir o barnizar, las bajo. Y cuando no las necesito, las levanto. En estos trabajos, las gafas aumentan la zona a tratar, permitiéndome ser mucho más preciso. Creo que el uso de estas gafas aumenta la calidad final de mis cañas. El anillado Hay cuatro tipos de anillado que se usan normalmente en las cañas de bambú.

Los delicados pasos a seguir para hacer un anillado.

126

Antes de comenzar a enrollar, siempre hago un lazo para pasar el extremo del hilo bajo las vueltas. Hay que hacer primero este lazo para no tener después que dejar el anillado a medias para hacerlo. Cojo un trozo de hilo de 20 centímetros, lo doblo por la mitad y hago un nudo en los extremos. Las vueltas de la virola son las más difíciles de comenzar, ya que el principio se encuentra sobre la zona pulida de la virola. El anillado se comienza con una vuelta sobre la virola. El hilo viene del tensor hasta la parte superior de la virola y gira por el lado derecho del hilo inicial. Sujeta el extremo libre del hilo con la mano izquierda y la caña con la derecha. Si el hilo no queda como tu quieres, puedes deslizarlo hasta el lugar apropiado moviendo la caña adelante y atrás y estirando el extremo del hilo. El atado comienza cruzando el hilo que viene del tensor por encima y hacia la derecha del hilo que está alrededor de la virola. Sin embargo, una sola vuelta no evitará que el hilo se resbale sobre la superficie pulida. Para añadir más vueltas, tienes que colocar el extremo libre a lo largo de la caña. Pásalo del pulgar e índice de la mano izquierda al pulgar e índice de la mano derecha y comienza a girar la caña. El hilo suele requerir unas cinco vueltas sobre él para quedar aprisionado y que no se escape de la virola. Cuando vas añadiendo más vueltas, éstas deben quedar bien apretadas a las vueltas anteriores. Una vez que el comienzo del anillado está asegurado, hay que reajustar su posición. Para empujar el hilo uso una herramienta especial que se puede encontrar en las tiendas de materiales para el montaje de cañas por unos pocos dólares. Una buena alternativa a esta herramienta es la tapa de plástico de un bolígrafo normal. Para empujar el hilo sobre la virola usa el extremo romo de la herramienta. A medida que vas dando más vueltas, vete empujando el hilo suavemente en la dirección necesaria, con ocho

o diez toquecitos por cada vuelta. Cuando tengo unas diez vueltas más o menos sobre la virola, corto la punta del extremo libre con un bisturí o una cuchilla afilada. Después continuo atando hasta llegar a 3/16 de pulgada (4,76 m/m) del lugar donde quiero que acabe el anillado. En este punto hay que sujetar el lazo de hilo que servirá para pasar el extremo final por debajo del anillado. Cuando acabo de dar vueltas, corto el hilo dejando un sobrante de unos 15 centímetros. Para evitar que el anillado se desenrolle hay que presionar las vueltas con el pulgar de la mano izquierda. Usando la mano derecha, deslizo tres pulgadas del hilo sobrante por el lazo y tiro de éste por el nudo hasta que el extremo libre pasa por debajo del anillado. Hay que tirar suavemente, pero a la vez con firmeza. Esto completa la parte de atado del anillado. Para finalizar, repaso el anillado alisándolo con la herramienta que he usado anteriormente. Esta alisado hace que el hilo se aplane y ajuste. Como último toque, empujo el atado desde los extremos hacia el centro usando el extremo romo de la herramienta. Alisando y apretando las vueltas se elimina cualquier posible hueco que haya podido quedar entre ellas. Si eliges terminar los anillados como lo hago yo, sin preservador de color, estos huecos se harían muy visibles cuando se aplica el barniz. Los anillados que se hacen sobre la sección hexagonal son bastante más fáciles de comenzar. Siempre empiezo estos anillados de manera que el extremo que queda bajo el anillado se sitúe en la cara opuesta a la que llevará las anillas. El extremo se suele sujetar en su sitio con una sola vuelta. Haz el anillado como ya he descrito, incluyendo el alisado y el compactado. Los anillados decorativos son un poco más difíciles. Los míos se limitan a cinco vueltas. Esto significa que tengo que comenzar el anillado con el lazo ya colocado en su lugar.

127

Veintitrés vueltas Para mantener la uniformidad de anillado a anillado, y de caña a caña, cuento el número de vueltas completas que hace falta para crear cada anillado. Este número suelen ser 23 vueltas. Esta es la longitud de los anillados de todas las anillas serpentiformes y de la de punta, usando hilo de medida 00. Recuerda que limo los pies de las anillas a una longitud de 5/32 de pulgada (4 m/m). Esta es la secuencia que uso. Hago la primera vuelta, cruzando el extremo libre, en la cara opuesta a las anillas. Después doy otras cuatro vueltas más, hasta un total de cinco. Corto la punta del extremo libre en este momento. Continúo el anillado hasta la decimoquinta vuelta, que es cuando coloco el lazo. Aquí también coloco el lazo en el lado opuesto a las anillas. Doy siete vueltas más, hasta un total de 23 y termino el anillado pasando el extremo bajo el anillado y cortando. Coloco el lazo cuando faltan siete vueltas porque el hilo todavía está a dos vueltas del final del pie de la anilla. Haciendo esto evito que el hilo deje un hueco en la punta del pie de la anilla que sería bastante difícil de eliminar. Los otros números importantes de vueltas son 40 para el atado junto a la empuñadura y 16 para la firma y el nombre del cliente. Los anillados de las virolas se tratan individualmente debido a la variedad de longitudes (dependiendo de la medida de la virola y de si es truncada o no). Ya que la medida de los cortes es igual en ambas partes de la virola, me aseguro de que el número de vueltas sea el mismo. Comenzando por la hembra, doy cinco vueltas, apretándolas y cortando el extremo sobrante. Después continuo, contando cada vuelta, hasta estar a dos vueltas del extremo de la virola. Coloco el lazo en su lugar y termino el anillado con siete vueltas más. Después anillo la virola macho con el mismo número de vueltas. Para mantener uniforme la longitud, aliso y comprimo los dos anillados con

la misma fuerza. Motor giratorio El motor giratorio se usa para evitar que el barniz recién aplicado escurra hacia la parte de debajo de la caña y seque en forma de gotas indeseadas. La mayoría de los constructores de cañas usan uno de estos aparatos, aunque la caña se podría apoyar sobre los dos brazos de soporte y moverla de cara en cara hasta que el barniz haya secado. Hay muchos modelos de motores disponibles. Una buena opción es visitar a un comerciante especializado en componentes para el montaje de cañas. Los precios comienzan a partir de los 20 dólares. Cuando consideres la compra de un motor de éstos, fíjate en las rpm que da. La mayoría de los constructores de cañas que han comprado un motor lo usan cuando aplican el barniz. Busca uno que tenga entre 1 y 8 rpm, que es una buena velocidad para controlar el barnizado.

El girador de cañas del autor, de 1 rpm.

128

durante los años 40 y 50, tienes que ir a algún establecimiento antiguo y esperar que les quede algo que todavía esté útil. Barnizo los anillados con la caña girando. Usando un palillo de dientes, aplico primero el barniz a los dos extremos del anillado, y después al centro. Una pequeña gota de barniz en la punta del palillo es fácilmente manejable. Mientras la caña está girando, uso el palillo para depositar la gota de barniz en el mismo final del anillado. Como la velocidad de giro es muy baja, el barniz tiene tiempo de empapar el hilo a medida que lo voy aplicando. Intento no sobrecargar de barniz el anillado. El sobrecargarlo podría hacer que el barniz rebosara hacia la superficie de la caña, o que se concentrara en el Fíjate en la firme sujeción de la caña a la izquierda de la zona de trabajo. centro del anillado formando un bulto los componentes de los materiales que vas a deforme. Si se forma un globo de barniz, usar, revisa bien la etiqueta o ponte en contacto simplemente se elimina tocando con el palillo con el fabricante. seco; el exceso de barniz se queda en el palillo. Sé cauto si lo que pretendes es emular a Sin embargo, intentar retirarlo con una toallita uno de los famosos constructores de cañas del de papel o un trapo puede dejar motas o fibras pasado usando un producto en particular. Es en el barniz. posible que, aunque parezca el mismo, tenga una composición diferente. A principio de los años 70, la mayoría de los barnices y pinturas tuvieron que ser reformulados para adaptarse a las nuevas normas EPA. Si quieres encontrar alguno de los barnices que se usaron El barniz de los anillados se aplica cuidadosamente con un palillo de dientes. en las cañas de mosca Barnizado Sea cual sea el acabado que elijas para tu caña (describiré las opciones en el siguiente capítulo), debes usar el mismo material, o uno compatible, para barnizar los anillados. Si piensas usar un barniz para la capa final, úsalo también para los anillados. La única excepción es si piensas usar aceite para madera en la caña. Entonces tienes que acabar los anillados con un barniz con base de aceite antes de dar la capa final de aceite propiamente dicho. Si no conoces

129

Después de aplicar el barniz a los anillados, suelo dejar la caña girando una hora más. Esto asegura que el barniz quede liso e igualado. Una vez que está seco, normalmente al otro día, elimino cualquier hilillo que pueda haber en los anillados. Lo hago usando un bisturí, pero una cuchilla X-Acto o una cuchilla de afeitar servirá también. Después de esto, aplico más capas de barniz hasta que el hilo de los anillados está completamente cubierto. Repasado de los anillados No importa lo cuidadoso que seas cuando aplicas el barniz a los anillados, casi siempre acabarás con algo de barniz sobre la superficie de la caña. Y esto es especialmente fácil en el área que queda bajo la anilla. Si dejas este exceso de barniz sin quitar, se verá mucho aunque luego apliques el acabado final a la caña.

Lo que hago puede sonar excesivo, pero retiro con cuidado este exceso. Usando un bisturí de filo recto, corto el barniz a ras de la caña hasta el comienzo del anillado, como si estuviera untando una tostada con mantequilla. Sí, es un poco arriesgado. Si se coloca la cuchilla incorrectamente, puedes cortar el hilo y tener que reanillar de nuevo. Si haces esto antes de que el barniz esté completamente seco, no hará falta hacer tanta presión con la cuchilla. Manteniendo la cuchilla en la posición correcta no dañarás el bambú si haces poca presión. No sé cuanta presión hace falta para dañarlo. Sin embargo, si sé que no tienes que usar el bisturí como si fuera una sierra, pues esto sí que dejaría marcas en el bambú. Una vez más, el cuidado y la paciencia darán lugar a una caña de calidad, con cuidados detalles.

Cualquier exceso de barniz que caiga sobre la caña se limpia juntándolo hacia el anillado.

130

11 EL PROCESO DE ACABADO

La cuba de barnizado del autor, hecha con tubo de PVC, es resistente a la humedad y a la suciedad.

Cuba de barnizado Mi esposa, Brenda, comprende claramente mi devoción por la construcción de cañas, mientras esto no implique a ninguna zona de la casa. Cuando quise construir una cuba de barnizado en el hueco de la escalera de caracol

del primer piso, ella cambió de parecer. Así que tuve que desarrollar un proyecto alternativo. Primero hice un repaso mental de las características que necesitaba que tuviera una cuba de barnizado. Tenía que ser independiente y no necesitar ningún aparato más. Y tenía que estar colocada en un sitio en el que la pudiera usar en cualquier momento sin interferir en el resto de actividades de la casa (como cuando mi familia está dormida a las 2 de la mañana). Esto sólo me dejaba una opción: mi taller del sótano. La altura en el sótano es solamente de 2,60 metros, lo que significa que tenía que colocar parte de la cuba por debajo del suelo para alcanzar los tres metros de altura que consideré sería lo mínimo. Esto me planteaba otra dificultad: la cuba de barnizado tenía que ser resistente a la humedad. La solución fue simple: tubo Sch-40 de PVC. Tapando ambos extremos, el compartimento interior sería resistente a la humedad y a la suciedad. El tamaño del tubo que elegí fue de 12 pulgadas de diámetro (30,48 centímetros), donde podría meter las lámparas y otros elementos que necesitaba que tuviera la cuba de barnizado. Desafortunadamente, el tubo de plástico posee electricidad estática, la que hace que atraiga pelusas, suciedad y otros elementos no deseables que flotan en el aire. Como prueba, ayudé primero a otro constructor de cañas, Wes Cooper, a montar una cuba similar en su taller. Desde el principio ambos pudimos ver que el diseño iba a tener éxito. En lugar de trabajar con una habitación entera de posibles contaminantes, lo haríamos sólo con los que pueda contener el cilindro de PVC.

131

El tubo se divide por la mitad en dos partes, a 5 pies (152,4 centímetros)del fondo. Aquí es donde se monta el soporte del tubo de líquido. Una vez que el tubo estaba en su sitio, corté una ventana de 48 x 10 pulgadas (122 x 25 centímetros). Para cubrir la ventana, corté tiras de 2 pulgadas (50,8 m/m) de vinilo transparente que compré en un comercio local. Viene en rollos de 54 pulgadas (137 centímetros) de ancho y normalmente se usa como protector para los manteles de las mesas. Monté las tiras una sobre la otra una pulgada (25,4 m/m), creando una cortina de lado a lado de la ventana. (Puedes verlo así en las cámaras de productos congelados de muchas tiendas de comestibles). Sujeté las tiras con un fleje alrededor del tubo cogiendo todas las tiras a la vez. Una vez terminada la ventana, procedí al montaje de los demás elementos. El primero fue el soporte del tubo de líquido, una pieza de seis pulgadas (15,24 cm.) de ancho de contrachapado de ½ pulgada (12,7 m/m) de grosor. Lo sujetan tres ángulos de hierro de ½ x ½ x 1/8 de pulgada 12,7 x 12,7 x 3,17 m/m). Coloqué dos de ellos en la parte trasera y uno en el frente.. Encima monté una pieza circular de Plexiglass de 1/8 de pulgada (3,17 m/m) de grosor que corté para que ajustara bien dentro del tubo. Añadí esta pieza porqué Wes me advirtió de lo que costaba recuperar algún objeto que pudiera caer al fondo de la cuba. El Plexiglass evita que esto ocurra. La siguiente tarea era montar el motor. Un amigo me dio un motor reductor de 0-90 DCV y el control SCR para manejarlo. Lo sujeté a un eje de 3/8 de pulgada (9,52 m/m) con un acoplamiento “Lovejoy”. Fabriqué una bobina de una pulgada (25,4 m/m) de diámetro y 1 ½ pulgadas (38 m/m) de ancho con dos laterales de 2 ½ pulgadas (63,5 m/m) de diámetro y la monté en el eje. Para aquellos de vosotros que no hayáis trabajado antes con tubos grandes, hay un viejo

truco para trazar una línea recta alrededor del tubo: usar un cinturón ancho y con el borde recto colocado alrededor del tubo con los extremos solapados. Así te quedará una línea a escuadra con el tubo. Para montar el eje, primero marqué una línea recta alrededor del tubo, y después usé un metro flexible para medir la circunferencia. Dividí esta medida entre dos y marqué los dos puntos de entrada y salida del eje. Hice los agujeros con una broca de 13/32 de pulgada (10 m/m). Después metí el eje en su lugar dentro del tubo, montando el acoplamiento “Lovejoy” lo último. El motor llevaba un acoplamiento para bases planas, de manera que tuve que adaptarlo para montarlo en la pared del tubo. Una vez más acudí al suministro de hilo trenzado de 75 libras (34 kg.) de la cometa de mi hijo, esta vez para usarlo como cable del cabestrante que ya tenía preparado. (Sabía que este hilo trenzado no se estira cuando se le somete a tensión). Con el hilo en su lugar, colgué un plomo de pesca. Dejándolo bajar sobre el soporte del tubo de líquido, hice el agujero correspondiente. El tubo de líquido que usé era de cobre, ya que este metal no almacena electricidad estática y no atrae partículas. En un tubo de 48 pulgadas (122 cm.) de longitud y 1 ¼ (31,75 cm.) de diámetro

Algunas de las piezas necesarias para fabricar una cuba de barnizado.

132

cabe aproximadamente un cuarto de galón (1 litro) de líquido. El tubo de cobre se tapa en la parte inferior. Para la parte superior quería algo que pudiera cerrar herméticamente y que fuera algo mayor que el diámetro del tubo (31,75 m/ m), de manera que pudiera ver bien las cañas al meterlas. Usé una ampliación de 2 x 1 1/4 (50 x 31,75 m/m)y una hembra de 2 pulgadas (50 m/ m) para poder colocar el tapón. Usé un tapón de 50 m/m para cerrar el tubo. Las uniones de los elementos de cobre fueron hechas con soldadura. Después limpié los tubos con acetona para eliminar cualquier viruta, resto de soldadura, etc. Haciendo un agujero de 41 m/m en el soporte, se coloca el tubo en su lugar; se sujeta con la ampliación que puse arriba. Si intentas copiar el diseño de este tubo, simplemente muestra esta descripción a alguien de tu fontanería habitual. Para la iluminación interior coloqué dos fluorescentes de 40 Vatios en la parte posterior del tubo. Más tarde me di cuenta de que daban el suficiente calor (23,8 ºC), como para

Una vista del tapón del tubo de barniz.

compensar la frialdad de mi sótano (16,66 ºC). Una última cosa que monté (aunque ahora me estoy replanteando su utilidad) fue un ventilador con un filtro “Hepa 100” montado en la entrada de aire. El propósito del ventilador es presurizar el interior de la cuba de barnizado con aire limpio, forzando a salir a las posibles partículas contaminantes. Incluso aunque ahora cuestiono su necesidad, sé que funciona bien. Y con un amigo que trabaja en el negocio del aire comprimido, el precio me salió muy bien. Debo añadir que estos filtros no son los que puedes encontrar en cualquier ferretería. Los filtros “Hepa” están calibrados en micras, como el mío que era de 3 micras. Un filtro con el nº 100 entra ya en la categoría de trabajos con microchips. El filtro está precedido por otras capas filtrantes para prolongar la vida de la unidad “Hepa”. Cuando está en marcha, el ventilador mueve 75 cfm. de aire hacia los 5 pies superiores de la cuba de barnizado. La cortina de tiras de vinilo permite al aire escapar por la parte baja, llevándose las partículas de suciedad con él. He ayudado a montar tres cubas diferentes de barnizado, reflejando cada una de ellas las propias ideas de su constructor. Por ejemplo, un amigo constructor de cañas quiso añadir lámparas de 200 vatios en la parte más baja de la cuba para calentar el tubo de líquido y la cámara. Las luces se encendían mediante un termostato colocado en la parte alta del tubo. Adicionalmente a su valor como elemento para barnizar cañas, también se puede usar para barnizar los portacarretes. Fabriqué una pequeña base que apoya en el soporte del tubo de líquido. Es lo suficientemente grande como para soportar un bote de barniz de un kilo. Sigo el mismo sistema que uso para las secciones de las cañas. Supongo que podría usar el mismo tubo de líquido para ambos, pero no quiero contaminar el barniz con ningún residuo de tinte. (Tiño la madera de arce que uso en las cañas flameadas).

133

Fabricar una cuba de barnizado no tiene porqué ser un proyecto caro. Otras maneras de ahorrar algo de dinero pueden ser:
-Colocar un tubo de plástico transparente colgado del techo de tu sótano. -Colgar una polea del techo y mover la cuerda a mano o con un carrete de pesca. -Usar el motor de una barbacoa colocándole un tambor

Personalmente, he dejado de llevar la cuenta de cuanto me ha costado el fabricar cañas de bambú. Se puede decir que es similar a montar moscas para pescar. ¿Realmente quieres saber cuanto dinero has gastado en material de montaje de moscas? Si hubiera tenido que comprar todos los elementos que coloqué en mi cuba de barnizado, me hubiera gastado unos 750$. Con la ayuda de algunos amigos, calculo que gasté unos 35$ en el equipamiento completo. Acabados Los tres tipos de materiales de acabado con los que yo he trabajado son el aceite para madera, el barniz marino y el barniz de poliuretano. Todos los acabados que he usado son con base de aceite y van bien con la capa inicial de sellado de aceite que doy en todas mis cañas. El aceite para madera es un acabado de poco brillo que es el preferido por unos pocos puristas que sienten que la pesca se desvirtúa con el llamativo brillo del barniz marino y del poliuretano. A medida que pasa el tiempo, el aceite para madera puede desaparecer, por lo que se deben dar nuevas manos. Yo no uso aceite puro, sino un barniz a base de aceite para madera. Este tipo de barnices se aplican con un trapo suave o con los dedos. Hay que dejarlo secar hasta que esté pegajoso y entonces eliminar el sobrante con un trapo. Los acabados a base de aceite penetran muy fácilmente en las zonas lijadas, por lo que hay que tener cuidado en las zonas de los nudos.

Tres de los acabados recomendados por el autor.

Un buen aceite requiere un mínimo de cuatro capas. A veces he aplicado hasta siete. Si más tarde quieres un acabado más brillante, puedes lijar el aceite y usarlo como base para un acabado a base de barniz marino o de poliuretano. El aceite para madera es una sustancia muy reactiva con el aire. Para almacenajes largos, hay que eliminar todo el aire del envase. Cuando cierres el envase, comprímelo primero hasta que el nivel del líquido llegue a la tapa. Si no eliminas el aire del envase, el aceite se espesará muy rápidamente. Los barnices marinos son el acabado trdicional de las cañas de bambú. Estos barnices son resistentes al agua y tienen una acabado muy brillante. Una ventaja del barniz marino es que se puede eliminar o pulir si se raya o se agrieta. Muchos constructores de cañas clásicos usaban una combinación de cera y trípoli (un abrasivo natural) para pulir el barniz marino. Los pulimentos modernos para la pintura de los coches van bien para pulir estos barnices. Desafortunadamente, el inconveniente de los barnices marinos es que se estropean con el calor. Puedes haber oído de cañas a las que se les ha derretido el barniz. Esto es un gran desas-

134

tre, pues hay que desmontar por completo la caña y volverla a barnizar. Como ya mencioné anteriormente, las fórmulas de muchos barnices se cambiaron a principio de los años 70 para adecuarse a las nuevas leyes medioambientales. Esto quiere decir que los barnices usados en muchas de las populares cañas antiguas no tienen la misma composición que los que puedes comprar hoy en día. Intentar recrear un viejo acabado puede ser una ardua tarea. La última novedad en la categoría de los materiales de acabado son los barnices de poliuretano. Dan un acabado altamente brillante y duro, resistente al agua y al calor. Este es el tipo de barniz que uso para mis acabados estándar. El mayor inconveniente es que si un acabado de poliuretano se estropea, no se puede rascar o pulir. En estos casos debes seguir las indicaciones de cada fabricante. La mayoría de estos barnices van bien, por ejemplo, si se da una nueva mano antes de 24 horas. Prefiero un barniz que seque rápidamente. Esto no sólo reduce la posibilidad de que se adhiera suciedad, sino que también evita que se escurra. Con otro tipo de barnices, la tendencia natural es resbalar de las esquinas y acumularse en el centro de las caras planas. Esto ocasionaría dos problemas: primero, las esquinas quedan escasas de barniz, lo que aumenta el número de manos que tienes que dar para obtener un buen acabado. Segundo, esto crea un montículo de barniz en el centro de las caras, que requieren un lijado extra para dejarlas de nuevo a nivel. Acabados a base de aceite de linaza Normalmente evito los productos de acabado que contengan niveles altos de aceite de linaza. Antes de las pinturas con base de látex, las de base de aceite de linaza fueron las favoritas para uso en exterior. Otros tipos de pinturas se estropeaban y desconchaban con relativa rapidez. Pero la explicación era simple. La mayoría de las casas antiguas fueron construidas sin impermeabilizar. Acumulaban

humedad durante el invierno, generada por la cocina, las lluvias, etc. Las pinturas con base de aceite de linaza permitían que la humedad interna pasara a través de ellas. Otras pinturas bloqueaban la humedad en la madera, haciendo que, al congelarse, se separara la pintura de la madera. El propósito del acabado en una caña es evitar la humedad. Si usas un acabado que contenga un nivel alto de aceite de linaza, estás jugando con la posibilidad de una reentrada de humedad en la caña. Filtros para el barniz Antes de poner el barniz en el tubo de barnizado, hay que tamizarlo concienzudamente para eliminar cualquier viruta o pelusa. Los filtros de pintura normales van bien, pero una alternativa mejor es el uso de un par de pantys viejos de señora. Funcionan muy bien y son baratos. El tubo de barnizado que construí tiene la boca de 2 pulgadas (50,8 m/m), para pasar después a 1 ¼ (31,75 m/m) en el resto del tubo. Este estrechamiento hace de embudo. Pero si usas un diámetro menor de boca, es posible que necesites incorporar un embudo para poder echar el barniz con comodidad en el tubo. Para el filtrado coloco una capa doble de media de señora en la boca de 2 pulgadas y vierto el barniz lentamente. Si la media se embota, paro de echar barniz y la muevo un poco para que el barniz atraviese una nueva zona limpia. Almacenaje del barniz Como ya he mencionado, todos los barnices que yo uso son reactivos con el aire. Y como barnizo cañas regularmente, dejo el barniz en el tubo todo el tiempo. Esto tiene dos ventajas: primero, me evita tener que limpiar el tubo, lo que habría que hacer si volviera a meter el barniz en su envase original. Segundo, evita que se espese, ya que la superficie expuesta al aire es

135

reducida. (El tubo tiene 1 ¼ de pulgada (31,75 m/m) de diámetro, mientras que el envase original de un cuarto de galón (0,94 litros) suele tener 101 m/m (4 pulgadas). Sin embargo, hace falta un mantenimiento regular si quieres conservar la viscosidad y limpieza del barniz. Cada seis meses vacío el tubo de barniz, ajusto su viscosidad, limpio el tubo con disolvente y vuelvo a filtrar el barniz cuando lo vierto otra vez en el tubo. Barnices viejos Con el tiempo, el barniz comienza a espesarse irreversiblemente. Este es el momento de cambiarlo. La vida útil de un barniz variará dependiendo de la temperatura de almacenaje y del tiempo de exposición al aire. Según mi experiencia, puede permanecer hasta dos años en perfecto uso. Viscosidad del barniz Desafortunadamente no hay una viscosidad estándar para los barnices y poliuretanos. Cada fabricante envasa su producto con la viscosidad que considera óptima para la mezcla de los componentes. Y la verdad es que cada marca de barniz funciona bien a una viscosidad diferente. Y como la viscosidad del barniz cambia si se evapora parte de su material base (disolvente o trementina), necesitas un buen método para medir esta viscosidad. Hay varios métodos disponibles, pero es más fácil desarrollar el tuyo propio. Yo mido el tiempo que tarda una pequeña cantidad de barniz en fluir por un aparato determinado. Esto puede sonar un poco complicado, pero en la práctica sólo se trata de medir el tiempo que le cuesta pasar a un cuarto de galón (0,94 litros) de barniz a través de un embudo. Hay embudos especiales para este propósito, pero yo uso un embudo normal de cocina que he modificado colocándole un trozo de goma en el cuello con un agujero de 1/8 de pulgada (3 m/m).

Un consejo para los que tenemos poca memoria: yo apunto los tiempos de los diferentes barnices que uso en el lateral de la cuba de barnizado, para posteriores consultas. Determinación de la viscosidad Hay muchos factores que influyen en la viscosidad ideal de un barniz. Sin embargo, su temperatura es uno de los que más afectan a la fluidez. Puedes haber leído sobre constructores de cañas que aplican sus acabados a una temperatura de entre 90º y 105º F (32º y 40,5 ºC). La experiencia que tengo con los barnices que yo uso me ha hecho ver que si se aplican a estas temperaturas, tienen menos brillo y tienden a escurrir demasiado. Nunca he oído una buena explicación de la necesidad de aplicar el barniz a estas temperaturas. Asumo que estos constructores intentan reducir el tiempo de secado (al tacto) rápidamente, para evitar la adherencia de suciedad. Ya que los barnices que yo uso secan rápidamente, los aplico a temperatura ambiente, que en mi sótano puede variar de 64º a 75º F (17,7º a 23,8 ºC). Para testar la viscosidad del barniz, hago una prueba con un listón de madera de arce de 6 m/m. Las características externas de esta madera son muy similares a las del bambú Tonkin. Para imitar aún más una sección de caña, monto unas pocas anillas en el listón. La velocidad de recogida que empleo es de 4 ½ pulgadas por minuto (11,43 centímetros por minuto), pero entre 4 y 6 pulgadas (10 y 15 centímetros) también va bien. A mí me gusta que la película de barniz tenga entre 0.00075 y 0.001 pulgadas (2 y 2,5 centésimas de milímetro). Con este grosor, el barniz se mantiene en su lugar y no se desplaza, y sella los poros lo suficiente como para obtener un perfecto acabado en tres capas. Después de probar muchos de los barnices del mercado, he encontrado uno que era lo suficientemente fluido de fábrica. A todos los demás les he tenido que añadir algo de

136

disolvente. La viscosidad del barniz que uso es comparable al sirope del pastel de “Mrs. Butterworth” (¡Si esta marca no se encuentra en tu localidad, tendrás que experimentar para encontrar una comparación similar!). Marcas personales Cuando el pegamento está seco y todos los componentes montados, es el momento de escribir lo que quieras en la caña. Como la mayoría de los constructores, firmo mis cañas. Después de cinco años de clases de delineación escribo casi cualquier cosa, aunque naturalmente, sólo pongo mi nombre y otra información pertinente sobre mis cañas.

Un estilógrafo usado por el autor para personalizar sus cañas de mosca.

Escribir sobre la caña es bastante fácil. De hecho, me he dado cuenta de que la mejor herramienta para esta tarea, sean probablemente los estilógrafos de delineación. Normalmente los usan los delineantes y dibujantes para sus

trabajos en blanco y negro. Estos estilógrafos se consiguen fácilmente en comercios y almacenes de suministros de oficina y dibujo. La anchura del trazo de estos estilógrafos viene determinada por el tamaño de la punta. Tengo un estilógrafo con punta intercambiable y cinco puntas de las medidas más comunes. Mis preferencias son las de 00 de 0.3 m/m de ancho, que dejan una línea muy cómoda de leer. Antes de marcar la caña, debes sellar bien la superficie. De otra manera, la tinta se introduciría en los poros de bambú y las líneas acabarían borrosas y mal definidas. Es lo mismo que intentar escribir en un papel secante, en una servilleta o en un pañuelo de papel. Debido a que los acabados que uso son con base de aceite, prefiero usar una sola capa de aceite para madera como sellador. Uso aceite para madera (Hopes) en lugar de añadirle barniz. Y lo aplico a la caña justo después de lijar el pegamento y el hilo de atado. Creo que también ayuda a impermeabilizar la caña y a evitar la reentrada de humedad. Luego las marco con tinta negra India, aunque hay una gran cantidad de colores disponibles. Una vez probé con tinta roja, del mismo tono que los anillados, pero ahora sigo siendo más conservador y uso la tinta negra. Otro toque personal es marcar la tapa inferior del portacarretes con tu nombre. Comencé recientemente a añadir esta firma; es bastante fácil de hacer y no muy caro. Gasté

Proceso de escritura.

137

unos 100$ entre el troquel y la máquina de troquelar. Cuando busqué el troquel, pensé en uno de rodillo que pudiera adaptar para usarlo en mi torno. Después de llamar a varios fabricantes de troqueles locales, me enteré de que para este tipo de trabajos hace falta un pantógrafo especial (un instrumento de duplicación reducida), y no pude encontrar ninguno en mi zona. Una firma de Nueva York, especializada en troqueles de rodillo, podía hacerme el troquel para mi torno, pero por unos 250$, lo que se me hacía un poco caro. Finalmente hable con un compañero que se había dedicado al grabado de troqueles durante 40 años. Me dijo que podía ahorrarme algo de dinero usando un troquel plano y un aparato donde montar la tapa del portacarretes sobre un soporte. El diseño que elegí es el mismo que el de la mayoría de los constructores de cañas: mi nombre en una línea y la palabra “maker” en una segunda línea. Todo esto rodeado por un rectángulo de esquinas redondeadas. Esta línea exterior ayuda a que el troquel no salte en la tapa y estropee la impresión. La máquina de troquelar que necesitas para trabajar con un troquel plano es bastante simple. Hace falta una base para fijar la tapa

inferior del portacarretes, y un rodamiento sobre el que gire el troquel. Ambos se montan sobre una base plana. Los monté sobre una base de 6 x 4 pulgadas (15,24 x 10,16 centímetros), que es algo más grande de lo necesario, pero que ajusta muy bien sobre mi banco de trabajo. Para acomodar los diferentes estilos de tapas de portacarretes que uso, diseñé la máquina de forma que pudiera trabajar con todos ellos. La diferencia entre las tapas es el ángulo del canto exterior, que varía entre 0 y 3 grados. En lugar de conseguir una precisión exacta entre la base y el soporte del troquel, los separé 1 ¾ de pulgada (44,45 m/m) y simplemente coloco los calces que sean necesarios para las diferentes formas de las tapas. Para conseguir la presión adecuada, primero determino la cantidad exacta de calces que hay que colocar sin ejercer presión, y luego añado 0.020 pulgadas (0,508 m/m). El marcado se hace rápidamente: se coloca la tapa en el soporte, se sujeta el troquel y los calces y suavemente se empuja éste contra la tapa del portacarretes. Si estás marcando tapas con soporte para el pie del carrete, tienes que determinar el punto exacto de comienzo para que la impresión quede centrada. El rodamiento que usé era un “McGill Camrol #CF3/4S” que compré en la “Detroit Ball Bearing Company”. Estoy seguro de que se puede encontrar a nivel nacional en los almacenes locales. El troquel lo pueden hacer la mayoría de los grabadores profesionales. Mira en tus páginas amarillas y encontrarás alguno cerca. Barnizado Una vez que tengo la caña con los anillados ya

Una ilustración del aparato usado para marcar las tapas de los portacarretes.

138

barnizados, es el momento de dar las capas de acabado. Comienzo encendiendo el ventilador durante unos cinco minutos. Después de apagarlo, pulverizo el interior de la cuba de barnizado con un spray de agua. Enciendo las luces y destapo el tubo que contiene el barniz. Como ya he mencionado, reviso la viscosidad si el barniz lleva almacenado largo tiempo, por ejemplo tras el verano. En este momento, tengo una precaución especial. Ya que mi piel es muy grasa, puedo dejar huellas en la caña que quedarían bajo el barniz para siempre. Por esta razón me pongo unos guantes de algodón cuando manejo las cañas para el barnizado. Preparar la caña es la primera tarea. Comienzo limpiándola con un trapo de algodón humedecido en disolvente. Recomiendo no usar toallitas de papel, que pueden dejar pelusas. Continúo con una revisión en busca de partículas de suciedad que elimino con una brocha suave y una perilla de aire de las usadas para las cámaras fotográficas. Después introduzco suavemente la caña a través de la cortina y la cuelgo en su lugar. Le doy una última inspección, destapo el barniz y la hago descender con el motor. A medida que se acerca al nivel correcto de inmersión, reduzco gradualmente la velocidad hasta llegar a 1/3 de pulgada por minuto (8,4 m/m por minuto). Al llegar al nivel exacto, paro el motor y dejo la caña sumergida durante dos o tres minutos. Invierto la polaridad, regulo el motor a seis pulgadas por minuto (15,2 centímetros por minuto, conecto el motor y comienzo a extraer la caña del barniz. Hay un truco muy útil que me enseñó otro constructor de cañas. Después de que la anilla ha salido del barniz, paro el motor cuando el nivel llega al punto medio del anillado inferior y espero de 2´5 a 3 minutos antes de continuar. Esto permite que el barniz que recubre la anilla resbale; de otra manera, podría quedar una escurridura justo debajo de la anilla en la zona

Recuerda que hay que parar la recogida de la sección en el centro del anillado inferior de cada anilla.

del pie inferior. Esto quiere decir que sacar un puntal del barniz puede llevar unos 30 minutos. Cuando la caña termina de salir del barniz, coloco cuidadosamente otra vez el tapón del tubo del barniz. Dejo que la sección recién barnizada seque hasta que no se puedan adherir partículas de suciedad al barniz. Si estoy barnizando más de una sección, coloco unas pinzas extras en la cuba para sujetar las secciones que estan secando. Si haces esto, ten cuidado de que las anillas queden hacia la pared de la cuba, de manera que no golpees el barniz fresco contra las paredes de la cuba de forma accidental. Dejo las secciones con las luces encendidas hasta que están listas para una segunda mano, o hasta que creo que el barniz está lo suficientemente seco como para poder manejarlas.

139

He mostrado mis cañas en público lo suficiente como para poder observar que la mayoría de los pescadores de mosca observan cuidadosamente el brillo y la suavidad del barnizado de una caña de bambú. Si este acabado no es tan suave como para que un mosquito resbale y se refleje, no está bien. Desafortunado pero cierto. Lijado Para obtener una acabado de espejo, yo uso lija del nº 1.000 en mis cañas durante el barnizado. La compañía 3M fabrica el grado “Imperial” de lija al agua o seca de los nº 1.000, 1.200 y 1.500. Se pueden encontrar en las tiendas de suministros industriales. Se deben lijar las dos primeras capas de barniz. Se aplican para sellar las microfisuras de la superficie del bambú Tonkin. Cuando yo lijo las dos primeras capas de barniz, prácticamente elimino todo el barniz, dejando sólo el que ha rellenado estas fisuras. En este punto hay que ser muy cuidadoso con la lija en la zona de los nudos y en otras zonas trabajadas con el cepillo. Si han quedado estrías profundas en la superficie del bambú, debes lijarlas o acabarán viéndose a través del barniz. Las estrías o rayas del lijado pueden hacer que sea necesario aplicar más de dos capas selladoras de barniz, lo que quiere decir que el tiempo que hayas ahorrado antes en el lijado, lo perderás al tener que lijar las capas adicionales de barniz. El truco es lijar la superficie lo más suave posible, vigilando las marcas de abrasión como indicadoras del progreso. Yo uso un trozo de lija doblado por la mitad para, lentamente, repasar la sección en toda su longitud. Pongo especial énfasis en evitar que el centro de las caras planas quede más alto que el resto de la superficie, lo que podría dar a la caña un aspecto cilíndrico. Paso más de una hora lijando cada sección después de cada capa de barniz, lo que equivale a nueve horas de lijado en una caña de dos tramos con un puntal extra. Incluso con un espesor de

barniz de 0.001 pulgadas (0,025 m/m) por cada capa, el grosor final del acabado es solamente de 0.0015 pulgadas (0,038 m/m). Evita la tentación de lijar el barniz con lana de acero entre capa y capa. La lana de acero solamente se adaptará al contorno ya definido por el barniz. Sin un buen lijado de las caras entre capa y capa de barniz, la forma hexagonal se transformará en casi cilíndrica, perdiendo el carácter distintivo de las cañas de bambú: esquinas afiladas y caras perfectamente planas. Ajuste final Con la caña ya barnizada, estás listo para repasar las virolas para poder ensamblar las diferentes secciones. Como ya apunté anteriormente, la holgura de las virolas debe ser sólo “del espesor del humo”. Para ser más exacto, el macho de la virola es solamente 0.0002 pulgadas (0,005 m/m) más pequeño que la hembra. Dos “diezmilésimas” lo llaman los profesionales del torneado. En este punto yo uso tiras estrechas de papel de lija del nº 1.000 para ajustar las virolas. Comienzo por la punta del macho y voy lijando hacia dentro. De esta forma no desgasto en exceso, y así no pierdo el ajuste. Sentado en mi mecedora, coloco la sección del macho sobre las piernas, de manera que pueda hacerla girar. El extremo del macho queda hacia mi izquierda. Doblando una tira de lija, la sujeto con el pulgar y el índice de la mano izquierda. Enrollo la tira de lija sobre el macho y giro lentamente la sección de la caña unas pocas veces con la mano derecha. Después pulo el macho con lana de acero del nº 0000 para eliminar cualquier viruta e intento introducirlo en la hembra. Continúo este proceso, lijando gradualmente toda la superficie del extremo macho hasta que ajuste perfectamente en la hembra. Una virola bien ajustada hace un moderado “pop” cuando se separan las dos secciones.

140

12 PORTACARRETES Y TUBOS PORTACAÑAS
Cuerpo del portacarretes Una parte de los trabajos de joyería que a los constructores de cañas les gusta añadir a sus cañas es un cuerpo de portacarretes hecho de madera exótica de grano fino. Varios fabricantes de portacarretes ofrecen cuerpos tallados o especiales entre su equipamiento para cañas. Y aunque tienen un precio desorbitado, es por una buena razón. Un cuerpo de portacarretes especial representa pasar mucho tiempo escogiendo la madera en busca de buenos ejemplares. La madera con muchas vetas a menudo se fractura fácilmente al mecanizarla. Si tienes buen surtido de maderas, o simplemente te apetece fabricarte tus propios cuerpos de portacarretes, es un proceso relativamente sencillo. Sin embargo, un torno de metal es esencial para este cometido. Comienza formando unos rectángulos de 3 ½ pulgadas (90 m/m) de longitud. Entonces, usando una guía de taladrado, haz un agujero (1/4 , 5/16 , 3/8 de pulgada) (primero de 6, a continuación de 8, y de 10 m/m al final) de manera que puedas montar el rectángulo en un mandril. (Una varilla de 6 pulgadas (15 centímetros) será suficiente). El mandril se sujeta en las mordazas del torno. Coloca un espaciador en el mandril para dejar un poco de hueco entre la mordaza y la madera, de manera que no toques la mordaza del torno con la cuchilla. Desliza el rectángulo de madera en el mandril, seguido de una arandela y una tuerca. Normalmente hay tres diámetros de cuerpos de portacarretes que son los más usados por los fabricantes de componentes para cañas: 0.650, 0.685 y 0.730 pulgadas (16.5, 17.4 y 18,5 m/m). Para determinar cual es la medida que necesitas, mide el interior de la tapa inferior del portacarretes. Los sistemas de sujeción superior e inferior son los más fáciles de hacer. Una vez que el cilindro está torneado, sólo hay que barnizarlo y retocarlo para que ajuste apropiadamente. Los sistemas de fijación con anillos deslizantes son algo más duros de fabricar; requieren una muesca o canal para los pies del carrete. El mayor inconveniente es saber donde adquirir la cuchilla correcta. Se llama “cuchilla de uña” y tiene un diámetro de 5/8 de pulgada (15,87 m/m). Hay algunos aparatos razonablemente baratos para hacer este trabajo, o también puedes fabricarte el tuyo propio. Yo simplemente monté la cuchilla en una pieza de contrachapado y lo sujeté al brazo de extensión de mi sierra de mesa. Como tope uso otro gato en forma de “C” para montar un borde recto en el contrachapado.

El montaje que sujeta el cuerpo del portacarretes cuando lo estás mecanizando.

141

tono marronaceo parecido, obtenido ya sea Para completar el equipamiento, necesitas eligiendo la madera apropiada o tiñéndola. Este fabricarte un par de tacos guía. Primero, haz mismo grupo piensa que debe haber el mismo un taladro a lo ancho en un taco de madera de tono de color a lo largo de toda la caña. Una 1 x 1 x 3 pulgadas (25 x 25 x 76 m/m). El taladro diferencia entre el tono de la caña y el del cuerpo tiene que estar centrado a ½ pulgada (12,7 m/ del portacarretes, argumentan, interrumpe esta m) de los bordes. Una vez que has hecho el continuidad. Un ejemplo extremo que ellos taladro, corta el taco por la mitad para obtener considerarían casi ofensivo sería una caña de dos piezas de ½ pulgada (12,7 m/m). Usando tono dorado con un portacarretes de color nogal una varilla otra vez, monta el cuerpo del oscuro. portacarretes entre los dos tacos. Ajusta la altura de Portacarretes la cuchilla de manera que La tarea final ambas puntas toquen la para completar la caña madera. Ajusta el borde es montar el para obtener la portacarretes. Ya que profundidad adecuada yo me hago mis propios en el corte del canal. cuerpos para los Harán falta varias portacarretes, puedo pasadas para conseguir hacerles el orificio la profundidad final. Haz interior con una medida Una vista del montaje que usa el autor para un corte poco profundo inferior a lo normal, y mecanizar los cuerpos de los portacarretes. e intenta colocar el ampliarlo más tarde al carrete con los anillos deslizantes. Continua tamaño correcto antes de montarlo en la caña. probando hasta que el ajuste sea el correcto. Sin embargo, si los compras, puede que Con el tiempo desarrollarás la habilidad necesites calzar algo la caña para conseguir un suficiente como para acertar a la primera buen ajuste con el orificio que traen hecho de simplemente con medir la profundidad del corte. fábrica. Debo añadir que la elección de las El método que usaba antes de hacerme maderas y el color puede ser importante. mis propios portacarretes era suplementar la Muchos constructores de cañas creen que el caña con unas vueltas de cinta de carrocero. tono del cuerpo del portacarretes debe ser Comenzando desde el extremo de la acorde con el color de la caña misma. Si la caña empuñadura, suplementaba la caña en tres es flameada, entonces el cuerpo debe tener un puntos. El primero lo colocaba a 6 m/m de la empuñadura, el segundo en el centro y el tercero a 6 m/m del extremo de la caña.

Una vista de la cuchilla, ajustada para cortar la madera correctamente.

El portacarretes acabado.

142

Para formar los suplementos, enrollaba cinta de carrocero sobre la sección hasta que el portacarretes no se pudiera introducir. Después comenzaba a quitar pequeños trozos de cinta

pegamento. Usando un palillo de dientes, extiendo una fina capa de pegamento sobre la cinta. Entonces, con el “cork check” en su sitio en el portacarretes, lo deslizo sobre la cinta, vigilando que el alineamiento sea el correcto. (El “cork check” es el pequeño anillo que crea la transición entre la empuñadura y el cuerpo de madera del portacarretes). Con el portacarretes en su lugar, y con la caña en posición vertical con el portacarretes hacia arriba, necesitas mezclar un poco más de pegamento. Servirá para rellenar el hueco que queda entre la forma hexagonal y las paredes interiores del orificio del cuerpo del portacarretes. Rellena este hueco hasta que la superficie del pegamento esté al mismo nivel que la superficie del extremo del portacarretes.

En cañas pequeñas puede que haga falta suplementar el diámetro para que el ajuste con el portacarretes sea correcto.

hasta que el portacarretes comenzaba a entrar. Pasaba al siguiente suplemento de cinta, haciendo lo mismo, hasta que las tres zonas estaban en el grosor correcto como para que el portacarretes encajara en su sitio. Para pegar el portacarretes uso un pegamento epóxico normal de dos componentes, que tiene un tiempo de secado de unos 45 minutos. Con la cinta de carrocero ya ajustada, mezclo una pequeña cantidad de

El epoxi servirá para rellenar el espacio entre la forma hexagonal de la caña y la pared del portacarretes.

Entonces, coge la tapa inferior y extiende una pequeña capa de pegamento en el interior, donde va a hacer contacto con el cuerpo del portacarretes. Justo antes de colocar la tapa, haz unas muescas en el canto de la madera para mejorar el agarre del pegamento. Después, coloca la tapa contra el cuerpo asegurándote de que el alineamiento es el correcto.

La caña se coloca sobre el banco de trabajo con la empuñadura sobresaliendo del borde y se monta y alinea el portacarretes.

Un impresionante portacarretes pegado a la caña marca el final de la construcción de la caña.

143

La funda de la caña Mi madre era una maestra en tareas caseras. Su postura era que todos los hombres debían saber cocinar y coser; de esta manera ella tenía un poco más de independencia. Por esta razón, a la edad de 10 años yo ya sabía manejar la máquina de coser. Afortunadamente, en cuanto a lo que se refiere a costura, las fundas de las cañas son relativamente fáciles de hacer. Hago mis fundas de algodón de color canela, pero he visto algunas fundas muy atractivas hechas de raso o seda. Hay incluso un material especialmente diseñado para la pesca. Lo único que tienes que tener en cuenta es que el material que uses sea transpirable y que no raspe ninguna de las sensibles superficies de la caña. El diseño que yo prefiero para las fundas de caña incorpora una solapa que mantiene las secciones en el interior de la funda. Sin esta solapa, las secciones de la caña podrían deslizarse hacia fuera y ser innecesariamente dañadas.

Corta la tela según el diseño y coloca los bordes uno contra el otro. Haz las costuras exteriores dejando un poco de tela sobrante. Repasa los bordes con una plancha caliente, eliminando las arrugas, y deja la funda con la forma correcta. Después, cose las separaciones para que las secciones de la caña queden rectas y separadas. Tubos portacañas Soy el peor de los pescadores cuando se trata de meter las cañas en sus tubos correspondientes. De hecho, a veces he llegado a pasar un verano completo con la caña encima del salpicadero del coche. Si alguien critica mi falta de cuidado le respondo que estoy llevando a cabo un test de resistencia de las cañas, que incluye exposición directa al sol e intenso calor. La verdad es que debería proteger el tiempo que invierto en construir la caña. Es muy conveniente recogerla en su tubo al final de cada jornada de pesca.

Un diseño de funda del autor para sus propias cañas.

144

Todos los tubos para las cañas que hago los fabrica Ron Barch, de Hastings, Michigan. Ron es el inventor de los distintivos tubos hexagonales de madera que puedes haber visto en revistas de pesca a mosca o en exhibiciones de pesca. Todos los que hace para mí son de Dos ejemplos de tubos portacañas hexagonales de madera. madera de arce estriado o de Ajuste en el interior del tubo nogal. Los dos tipos están acabados con un Debo añadir otra precaución en cuanto a tapón de piel. Nuestro acuerdo de negocios se los tubos portacañas, ya estén hechos de madera basa en una buena amistad que comenzó con o de cualquier otro material: Deben ajustarse mi primera caña y que continua hoy en día. apropiadamente a la caña que van a contener. La Hay muchos tipos de tubos que evitarán medida interior del tubo debe ser solamente de daños a tu caña, pero soy de la filosofía de que 19 a 22 m/m mayor que la longitud de la caña una caña especial necesita un tubo especial. desmontada. Si son mucho mayores, es posible que al ir a montar la caña algún día, te encuentres Selección de la madera con un puntal roto. No hay nada más atractivo que un tubo Si hay demasiada holgura, la caña puede portacañas de nogal moteado. Pero escondido deslizarse arriba y abajo en el tubo, con mucha en la belleza de la madera puede estar un fuerza. La primera zona en golpear con el tubo potencial inconveniente. Debido a la será la que absorba el impacto. Si la anilla de punta inconsistente naturaleza de las fibras o vetas de es la primera parte en golpear, y lleva la suficiente este tipo de madera, puede que tenga fuerza, esto hará que la sección se parta fácilmente relativamente poca resistencia estructural. Y al justo por debajo de la anilla. laminar la madera de nogal, aún se debilita bastante más. Con estas circunstancias, un tubo Construcción del tubo de madera de esta madera podría fácilmente romperse en En la práctica, un tubo con un diámetro dos piezas, y casi siempre cuando la caña está interior de 1 5/8 (41,27 m/m) albergará bien dos guardada dentro. o tres secciones metidas en una funda. Con una Entre las maderas de veta recta, y las caña tradicional de bambú, que por supuesto tiene maderas de veta más retorcida, encontrarás una dos puntales, este diámetro es el adecuado para amplia gama de maderas resistentes que pueden una caña de dos piezas (tres secciones). Pero este ser útiles. Personalmente, prefiero el arce diámetro de es un poco justo para una caña de veteado, que es nativo de Michigan y fácil de tres piezas (cuatro secciones). Incluso con el encontrar. Es muy atractiva a la vista, y ofrece volumen añadido de la forma hexagonal, un tubo una excelente resistencia. El arce veteado se con un diámetro interior de 41,27 m/m es un poco puede teñir, que es como consigo que el escaso. Pero añadiendo simplemente 1/8 (3,17 m/ portacarretes tenga el mismo tono que las cañas m) a este diámetro, para hacer 1 3/4 (44,45 flameadas. Esto disminuye el antiestético milímetros), ciertamente será suficiente. (Fíjate cambio de tono que mencioné anteriormente. en que estas medidas son de cara a cara).

145

desmontada, y añade de 13 a 16 m/m. Esta es la longitud total de hueco que necesitas. A esta medida tienes que añadirle el grosor de las tapas. Así tendrás la longitud total exterior del tubo. Sin embargo, puede ser conveniente añadir un poco a esta medida y recortar más tarde si es necesario. Normalmente la madera no se puede encontrar en un grosor de ¼ de pulgada (6,35 m/m); tendrás que cortar de una tabla de más grosor. Si usas una sierra de mesa, o de otro tipo, que puedan dejar marcas de la hoja de sierra, el corte inicial tendrá que ser de 6,35 m/m mayor. Más tarde, podrás eliminar el exceso de una manera más suave (por e j e m p l o , Una vista del extremo de las tablillas preparadas para formar un tubo hexagonal. lijando). Hay varias maneras de conseguir Para calcular la longitud de cada tablilla, tablillas de 5/16 x ¼ de pulgada, dependiendo comienza con la longitud de la caña del grosor de la madera que tengas disponible. Si estás limitado a ¾ de pulgada de grosor, entonces corta tiras de 1 ¼ pulgadas y parte cada una en dos de 5/16 x 1 ¼ de pulgada. Una segunda opción puede ser obtener el material de 6/4 y dejarlo en 1 ¼ de pulgada. Cuando cortan las tablas en el aserradero, lo hacen en múltiplos de ¼ de pulgada. De esta forma, una tabla de 6/4 es de 1½ pulgadas de espesor. Después de alisar las dos caras de la tabla, se suele quedar en 13/8 de pulgada. Un regruesado adicional te dará la 1 ¼ de pulgada sugerida. Las tablillas de 5/16 de pulgada se cortan entonces de esta tabla. Recuerda que debes usar una protección cuando el corte se acerque al extremo, de manera que tus dedos Medidas del tubo y de la tapa. queden a una distancia segura de la sierra.

Ahora pasemos al exterior. Después de probar y equivocarme, he llegado a la conclusión de que usando piezas de ¼ de pulgada (6,35 m/ m) de grosor se consigue un buen equilibrio entre resistencia de las juntas y aspecto exterior. Así, manteniendo una medida interior de 44,45 m/m, la medida exterior de plano a plano será de 2 1/4 (57,15 m/m) Aplica un poco de geometría a esta figura y verás que cada cara del hexágono tiene que tener 1,3 pulgadas de anchura.

146

libres. Apreta todo el tubo con las manos, También puedes dejar una de las caras sin cerrando bien todas las juntas. Después, abre el alisar y colocarla hacia el interior. Pero corres hexágono por una esquina con un cuchillo y el riesgo de que después la funda de la caña se deja el tubo abierto sobre una superficie plana. enganche en las pequeñas astillas que puedan Usando un trapo húmedo, elimina las gotas de quedar. pegamento que hayan podido rebosar. Después de alisar y cortar las tablillas, Para volver a asegurar las piezas en la ajusta la sierra para cortar en ángulo de 60º y a forma hexagonal para su secado, usa cinta una anchura de 1 ¼ pulgadas. En lugar de aislante. Con las tablillas ya unidas, pon en un confiar en el indicador de la sierra, usa un extremo un anillo de cinta (tres o cuatro vueltas cartabón para ajustar la cuchilla. Asegúrate de una encima de otra). Después enrolla la cinta que la sierra deja una esquina viva. De nuevo, en espiral sobre el tubo, cuatro o cinco vueltas, usa una protección al final del corte para dejando 1 ½ pulgadas de espacio entre cada mantener los dedos lejos de la zona de la sierra. vuelta. Haz otro anillo con tres o cuatro vueltas Antes de cortar, elige siempre que cara y continua con este ciclo hasta completar todo de la tablilla quieres que quede en el exterior, y el tubo. En el otro extremo, haz un último anillo corta de acuerdo a esto. Inspecciona los ángulos de cinta. de corte en busca de cualquier defecto. Si es La razón de que haga falta poner los necesario, puedes hacer un segundo corte desplazando el tope de la sierra un poco. Pero si recortas una de las tiras, te sugiero que recortes el resto de ellas también para asegurar un buen ajuste. Para el pegado, coloca las tablillas una al lado de la otra con los cortes en “V” hacia arriba. Se pueden mantener en esta posición La cinta aislante es una excelente fijación durante el pegado. colocando cinta de carrocero en la cara que quedará hacia anillos es que la cinta aislante no se adhiere bien el exterior. Tres trozos de cinta serán suficientes: a la madera, pero sí a ella misma, creando así dos colocados a 4 pulgadas de los extremos y un punto de anclaje. Una vez que el pegamento uno en el centro. Entonces aplica el pegamento, esté seco, puedes quitar la cinta aislante del pero sin poner demasiado. Debe haber suficiente tubo. pegamento para cubrir la superficie de la junta, Si detectas gotas de pegamento secas en pero sin que rebose un exceso que podría formar los ángulos interiores, retíralas. Puedes deslizar gotas por dentro y por fuera. En el interior, estas un pequeño listón de madera dentro del tubo gotas son difíciles de eliminar, y se pueden para poder quitarlas. La esquina del listón se enganchar en la funda de tela. ajustará bien a las esquinas interiores del tubo. Para reducir la formación de gotas, Pero es mejor esperar una hora más o menos. después de aplicar el pegamento, lleva a las Las gotas se habrán secado ligeramente y se tablillas a formar el hexágono. Asegúralo con podrán eliminar sin extender el pegamento las puntas de la cinta de carrocero que quedaban

147

Es fácil que rebose algo de pegamento en el exterior del tubo. Quizá la mejor manera de quitarlo sea lijarlo con un taco de madera y papel de lija del nº 100 ó 150. Cuidado con no redondear las esquinas del tubo o dejar rayas del lijado. Después de comprobar otra vez la medida, corta el tubo a la longitud exacta. Usa una sierra de diente fino. Corta cada cara de una en una, y rodea el tubo con cinta de carrocero en la zona del corte. Estas tres cosas reducirán la posibilidad de que el canto se astille. Las tapas se hacen de tiras de madera de 2 ¼ pulgadas, pero te puedes hacer alguna plantilla para que sea más fácil y más seguro el corte. Para ambos hay que usar el tope de la sierra como guía. La p r i m e r a herramienta sirve para cortar la tapa en forma hexagonal. Primero, mide la distancia de esquina a esquina del tubo. Ahora, haz una “X” en Un sistema para cortar la madera cuadrada la tablilla de 2 en forma hexagonal para la tapa. ¼ pulgadas. Uno de los extremos de la tablilla tiene que ser cortado a escuadra. Midiendo desde este extremo, el primer brazo de la “X” es la medida de esquina a esquina; el segundo brazo es el punto central de la tablilla. Coloca la tablilla de 2 ¼ pulgadas en la plantilla con el borde contra el tope. Usa una regla para prolongar el lado interior de la sierra, ajusta el tope hasta que la línea prolongada y la

“X” se crucen. Una vez que está ajustado, desliza la plantilla hacia delante y corta el primer ángulo de 60º. Gira la tablilla y corta el segundo ángulo de 60º. Y vuelve a girar la tablilla para cortar el tercer ángulo y obtener una pieza hexagonal. Usa la segunda plantilla para hacer el rebaje de ¼ de pulgada en cada uno de los seis lados. Haz una marca en la pieza ¼ de pulgada de uno de los lados. De nuevo, prolonga la línea de corte de la sierra y ajusta el tope. Recuerda que hay que ajustar también la altura de la sierra. Quizá el método más sencillo sea colocar la plantilla contra la sierra y medir desde la plantilla hasta la punta de la sierra. Súbela o bájala hasta que mida los 3/8 de pulgada necesarios. Coloca la tapa en la plantilla y podrás cortar los seis lados rotando. Después de la primera pasada, retira el tope de la sierra de manera que con una segunda pasada a cada lado elimines el resto de la madera en el canto.

Un sistema para recortar la tapa de manera que ajuste cómodamente en el tubo.

148

Si todo ha ido de acuerdo al plan, las tapas entrarán en el tubo con los bordes igualados. Si no es así, puedes intentar girarlas, o quizá haga falta recortar algún lado. Una tapa irá pegada en su lugar, pero la otra tiene que ir un poco más floja para que pueda salir con la correa de piel. Sabiendo esto, podrás decidir que tapa usar en cada extremo. En este punto tienes que trabajar con las tapas por separado. Comienza decidiendo cual será la fija. Cuando esté encajada en su lugar, marca el tubo y la tapa con una “X” en una de las caras para respetar la posición. Aplica pegamento a la tapa en el rebaje y al tubo en el canto. Encaja la tapa. Mantén el tubo vertical hasta que seque el pegamento. La posición vertical evitará que el pegamento escurra dentro del tubo. Cuando el pegamento esté seco, lija las esquinas de la tapa hasta un radio de 3/8 de pulgada, igualadas con los laterales del tubo. Como ya he dicho, la tapa superior tiene que salir fácilmente del tubo. El ajuste tiene que ser menor que en la otra tapa. Para permitirte lijarla a nivel con los laterales, coloca cinta de carrocero para que ajuste fuertemente en el tubo. Después lija los laterales de la tapa para igualarlos con los del tubo. Cuando retires la tapa, haz una ligera marca con una aguja en ella y otra en el tubo para poder respetar la posición. Después marca el centro de la tapa por la parte de abajo. Para encontrar este punto, traza una línea uniendo las esquinas opuestas. Usando una broca ancha, haz un agujero hasta una profundidad de 7/16 de pulgada. Después sigue con una broca de 13/64 de pulgada hasta pasar la tapa por completo. Revisa todas las superficies del tubo y repasa cualquier zona que necesite un lijado extra. Es una buena idea aplicar un acabado suave en el interior y en el exterior; yo recomendaría “Antique Oil Finish” de “Minwax” o “Watco Oil”. Esta aplicación dejará el tubo con un acabado óptimo.

Puedes encontrar todas las partes de piel y correas que necesitarás para el tubo en un almacén de curtido de pieles. Mi proveedor local me corta y agujerea lo que necesite, e incluso me monta los corchetes. Pero el tornillo que une la tira de piel al tubo necesita tener la cabeza un poco torneada y el almacén no puede ayudarme en esta tarea.

El tubo completado con los elementos de piel.

Lo primero, sujeta la tira de piel a la tapa. Si ajustas la tira contra el tubo podrás hacer unas marcas para taladrar después los agujeros necesarios. Un pequeño destornillador imantado puede ser útil para poder colocar los tornillos dentro del tubo. También, por seguridad, usa un protector para el hilo en todas las costuras. Para añadir un toque de individualismo a mis tubos tengo un cuño con mi logotipo. El área cercana al corchete de cierre es perfecta para estampar el logotipo.

149

Cuidados recomendados Las cañas de bambú actuales no son tan frágiles como algunos sugieren. Pero como cualquier caña de mosca, hay que tratarlas con respeto, ya sea en el río o cuando está guardada. Aquí doy unos consejos a seguir:
· Una caña de mosca debe guardarse siempre limpia y seca. Si la lluvia te sorprende con la caña, seca siempre el tubo, la funda y la caña antes de guardarla. · Antes de ensamblar la caña, frota el extremo macho de la virola para limpiar cualquier posible resto de suciedad. · Si enganchas la mosca en un alga o en una rama, coloca la caña apuntando al obstáculo antes de hacer fuerza. · Cuando esté trabajando un pez grande, sujeta la caña sin que forme un gran ángulo con la línea. · No dejes nunca la caña apoyada de pie durante un periodo largo de tiempo. Esto podría hacer que se curvara (un set). · No dejes la caña ensamblada durante largos periodos de tiempo. Las dos partes de la virola pueden oxidarse, haciendo muy difícil el separarla.

y después reaviva el brillo del barniz. El producto que yo uso es una mezcla de cera de abeja y aceite de limón, que no sólo da un bonito brillo, sino que añade también un agradable aroma a limón a la caña. Esta es mi receta para una buena cera.
Cera Wayne al microondas 1/8 de onza de cera de abeja 3/4 de onza de aceite de limón 1 recipiente de plástico 1 palillo de dientes redondo.

Ocasionalmente doy a mis cañas un encerado especial. Esto hace más fácil el poder pulirlas después de una exposición o encuentro de pescadores. Bastante a menudo son muy manejadas en estas ocasiones, y un pulido antes

Coloca la cera y el aceite de limón en el recipiente y mételo al microondas durante cinco minutos (o hasta que la cera se derrita), removiendo cada dos minutos. Después de que la cera esté completamente derretida, remueve la mezcla durante un minuto para asegurar que los componentes se mezclen correctamente. Después déjalo enfriar. Ya que el recipiente de plástico servirá para guardar la cera, yo prefiero los que tienen tapa de rosca. Llevo uno de estos recipientes en mi bolsa de material, junto con un trozo de trapo de algodón. Esta fórmula consigue una cera con una consistencia parecida al flotabilizador de moscas. Si prefieres que sea un poco más líquida, añade algo más de aceite de limón. Recalentar la cera parece que no le afecta. Yo uso esta cera no sólo en las cañas, sino también en buena parte de la madera de mi casa.

El producto final. Una caña de construcción propia con sus accesorios.

150

13 REPARACIONES
Accidentes Una vez que empieces a construir cañas para otras personas, será cuestión de tiempo el que recibas “la llamada telefónica”: un cliente ha sufrido un desafortunado percance y su caña está ahora rota y esperando la reparación. Hay varias realidades en la vida de una caña de mosca. La primera es que la mayoría de las cañas rotas han acabado así debido a los 10 pies de una puerta. De hecho, las puertas del coche, de la cabaña, del garaje, parecen atraer a las cañas de bambú como un imán. Los delicados puntales, por supuesto, son particularmente sensibles a estos desastres. La segunda realidad es que incluso si varios cientos de dólares cambian de mano cuando vendes la caña originalmente, siempre será algo tuya ya que tú eres el constructor. Así que junto con la caña, también vendes parte de tu interior. Sería imposible ignorar esto a la hora de una necesidad. También, una vez que la caña está reparada y vuelve a las manos de su propietario, ha ganado en calidad. Como en la lucha con un pez memorable, encontrarás que esto es una recompensa. Cañas de segunda mano Brenda y yo vamos de vez en cuando a subastas donde a veces puedo conseguir alguna caña de mosca de bambú por menos de cinco dólares. La llevo a casa y evalúo lo que costaría ponerla en perfectas condiciones de nuevo. Desafortunadamente, en la mayoría de los casos puedo hacer una caña completa en el mismo tiempo que me costaría restaurar una de estas gangas. Pero si te gustan los retos, y tienes tiempo disponible, una caña de segunda mano puede ser una forma de aprender nuevas técnicas y tener al final una caña de mosca en perfectas condiciones. Tengo un amigo al que le envío mis “hallazgos”. Si una caña tiene menos de 8 pies de longitud, intenta restaurarla hasta esa longitud. Si es una caña de tres tramos, de 8 ½ a 9 pies, algunas veces consigue sacar una caña de 5 pies y 8 pulgadas, o de 6 pies a partir de los tramos originales. Disfruta tanto con estas restauraciones como lo hago yo haciendo cañas nuevas.
Conversión de líneas de mosca Línea Peso /30’ Antiguas DT WF

#1 #2 #3 #4 #5 #6 #7 #8 #9 #10 #11 #12

60 80 100 120 140 160 185 210 240 280 330 380

IFI HFH HEH HDH HCH GBG GAG G2A G3A G4A

IFG HFG HEG HDG HCF GBF GAF G2AF G3AF G4AF

A B C D E F G H I

0,060 0,055 0,050 0,045 0,040 0,035 0,030 0,025 0,022

Las cañas antiguas a menudo tienen una nomenclatura muy complicada. Este gráfico te ayudará a determinar el nº de línea de una caña antigua.

151

Componentes originales El tiempo necesario para restaurar una caña de segunda mano, algunas veces será menor que el que necesitarás para encontrar las partes necesarias para esta restauración. Muchas de las anillas y virolas que se usaron en las cañas en el pasado no se pueden encontrar ahora. Siempre que hago algún viaje, intento hacer una parada en las tiendas y almacenes de deportes en busca de estas piezas. A lo largo de los años he ido reduciendo mi lista de piezas buscadas hasta unas pocas unidades. Afortunadamente te puedes encontrar con alguna sorpresa en una de estas tiendas. Cuando entres en una tienda de liquidaciones, no busques lo que está bien ahora, intenta imaginar lo que estaba bien hace años. Algunos de los sótanos de estas tiendas guardan verdaderos tesoros para los constructores de cañas. Limpieza del corcho Si una caña ha pescado durante años, la empuñadura de corcho es la primera parte en mostrar este uso, que un rápido lavado con agua y jabón volverá a dejar como nueva. Mezclo una taza de jabón lavavajillas con agua, y uso un cepillo de dientes para eliminar la suciedad, seguido de un buen aclarado. La única precaución es que hay que dejar secar bien el corcho antes de guardar la caña en la funda y en el tubo. Regeneración del corcho Los pequeños hoyos y deformaciones en el corcho pueden volver a su forma original con el uso del vapor. Se puede usar un vaporizador, pero tiene que ser de vapor muy caliente. La mejor elección es usar una plancha de vapor. Ajústala a la máxima temperatura y activa el vapor, dejando que se caliente bien antes de usarla. La técnica es muy simple. Coloca la plancha sobre los huecos y presiona sobre ellos.

Si los huecos van a arreglase, verás los primeros resultados con la primera aplicación de vapor. Sustitución de la empuñadura Si los huecos en la empuñadura de corcho son demasiado profundos, la única alternativa es reemplazarla. Si tienes que barnizar de nuevo la caña, puedes introducir la nueva empuñadura en la sección por el extremo de la virola; si no, habrá que colocarla por el extremo del portacarretes. Esto quiere decir que tienes que desmontarlo. Para dejar libre el portacarretes, en la mayoría de las cañas hay que eliminar el pegamento. Sin embargo, algunos portacarretes están sujetos en su sitio con alambre de níkel-plata. En estas cañas, tendrás que quitar el alambre antes de poder sacar el portacarretes. Para rebajar la fuerza del pegamento que sujeta el portacarretes, debes aplicar calor. Uso una pistola de calor con el difusor rectangular que describí anteriormente (ver capítulo 4). Debes dirigir el aire caliente en pasadas cortas o dañarás el acabado del cuerpo del portacarretes. Después de aplicar calor, mueve rápidamente el portacarretes para despegarlo. Cuando comience a despegar, sigue moviéndolo y lentamente irá saliendo. Una vuelta de cinta de carrocero sobre la sección la protegerá del pegamento que pueda escurrir. También necesitarás esta cinta cuando sujetas la sección en el torno para lijar la nueva empuñadura. (El montaje y lijado de la empuñadura ya lo traté en el capítulo 10). Pulido del barniz Un paso simple en el proceso de restauración es el pulido del barniz para conseguir el lustre original de la caña. El material tradicional de pulido es el trípoli, el abrasivo más fino y potente que ya mencioné anteriormente (ver capítulo 11). El trípoli se usa con un paño empapado de aceite o con cera. Un producto más moderno a considerar también es el pulimento para carrocerías.

152

Antes de comenzar con la caña entera, prueba primero en una zona pequeña. Un sitio bastante escondido puede ser el área que hay entre los anillados de una anilla. Puede ser un poco difícil de alcanzar, pero usando la tira de una fregona se puede facilitar el acceso. Si consigues el resultado que esperabas, continua con las zonas grandes. Si el barniz no responde bien al pulido, quizá sea porque la capa es demasiado fina. En estos casos será necesario lijar suavemente el barniz y dar una nueva mano final. Barnizado La preparación para dar una nueva capa final de barniz es como describí en el capítulo 11. Sin embargo, hay que tomar unas pocas precauciones al añadir esta capa final. Antes de comprar el barniz, lee las recomendaciones que lleva la etiqueta sobre el rebarnizado. Fíjate en que muchos de los barnices de poliuretano que ahora hay en el mercado no se adhieren bien sobre los barnices antiguos. Revisa la lista de componentes: si el aceite para madera no está en la lista, hay muchas probabilidades de que ese barniz no sea compatible con el barniz de la caña. De nuevo, prueba en una zona pequeña, como la de las anillas. Después debes inspeccionar concienzudamente el barniz de la caña. Si se ha levantado en algún punto, hay que lijarlo en bisel en una zona en la que ya está bien. Finalmente, la caña puede haber sido encerada alguna vez. Una buena limpieza con trementina o disolvente con un trapo suave es la clave para eliminar cualquier resto de cera. Desmontaje total de los componentes Llega un momento en el que el barniz de una caña de mosca ya no es recuperable. En este punto, desmontarla y rebarnizarla es la única opción. Paro antes de quitar todas las anillas, decide que tipo de hilo vas a usar para volverlas a colocar y que barniz planeas usar. Insisto en que debes pensar lo que vas a

hacer antes de comenzar. Si vas a restaurar una caña normal, puede que no tenga mucha importancia que el color del hilo no sea exactamente igual que el original. Pero si la caña es una pieza de valor, cualquier hilo, menos el exacto, disminuirá el valor final de la caña. No olvides medir y apuntar la localización de todos los accesorios, especialmente las anillas y los anillados decorativos. Si todos los anillados están intactos, puedes elegir recuperarlos y recuperar el hilo. Pero necesitas fijarte bien en el lugar de cada anillado. Un método es usar un cartón de dos pulgadas de anchura con unos cortes cada ½ pulgada (12,7 m/m) en ambos lados. Cuando retires el hilo, enróllalo en el corte apropiado del cartón. Antes de reutilizar los hilos, límpialos con un trapo suave de algodón empapado en disolvente. Los restos del barniz viejo se pueden quitar con un poco de decapante de pintura y un trapo. (Normalmente evito extender el decapante directamente sobre la caña). Si piensas dejar las inscripciones o firmas intactas, trabaja con el decapante alrededor de estas zonas. Deja los puntos de unión del barniz nuevo y el viejo en las esquinas de la caña. Más tarde los unirás en este punto mediante un suave lijado de ambos. Una vez que has eliminado la mayoría del barniz viejo, un buen lavado de la caña neutralizará el decapante que pueda quedar. Cualquier traza de barniz viejo se puede quitar con un suave lijado con lija del nº 360. Si la caña es flameada, ten cuidado al lijar. Insistir demasiado con la lija en una misma zona puede quitar la delicada capa del flameado. Cualquier resto de barniz que se deje intencionadamente tiene que ser lijado en bisel para que se una suavemente al nuevo barnizado. Reatar las anillas con el hilo viejo puede ser un poco complicado. No tienes que perder más hilo del necesario, pero probablemente necesitarás desperdiciar algo para completar la tarea.

153

El usar o no preservador de color en los anillados depende del aspecto que quieras conseguir. Una manera de reducir la transparencia del anillado sin el uso del preservador de color es frotar los anillados con el pulgar y el índice cuando el barniz está todavía un poco pegajoso. Una vez que los anillados están barnizados, aplica el barniz final como describí en el capítulo 11. El lijado entre capas se hace de la misma manera. Roturas Muchas roturas ligeras de las cañas de mosca se pueden reparar, pero sólo si se mantienen todos los trozos de la rotura. El secreto es separar todas las capas de la rotura y sujetarlas con alfileres. Después se va pegando cada capa en su sitio y se ata la reparación para mantener unidas todas las capas. Esto puede sonar bastante fácil, pero en la práctica puede llegar a ser bastante

complicado. El problema es colocar todas las capas en el mismo sitio que estaban cuando se hizo la caña. Las roturas que he intentado reparar tenían los extremos rotos curvados. Como resultado, no soy muy partidario de reparar las roturas. Otro inconveniente es que normalmente falta algún trozo, lo que hace la reparación mucho más complicada. Zonas repuestas La mejor forma de reparar una sección rota es “reponerla”. Las partes rotas no están ahora repuestas, pero se añade una nueva pieza ensamblada en la sección existente. En lugar de usar un ángulo constante para la junta de la unión, lo que hago es mantener constante la longitud: 2 ½ pulgadas (63,5 m/ m) para los talones y 1 ¼ pulgadas (31,75 m/ m) para los puntales. Esto significa que tengo que fabricar un bloque de madera para preparar cada una de las juntas de cada reparación. Aunque puede parecer que lleva mucho trabajo,

154

después de unas pocas roturas tendrás una colección de tacos suficiente para cubrir la mayoría de las roturas. La pieza de sustitución se hace más larga que el original, añadiendo al menos la longitud de la zona de ensamble. Entonces se cepillan las dos mitades de la unión como si fueran una sección continua. También prefiero que la junta comience en la cara de arriba y acabe en la de abajo. Una vez que las partes están ajustadas juntas, haz una marca de lapicero en el centro de la unión. Te servirá como marca de alineamiento al pegar las dos partes. Como ya sugerí anteriormente, uso el epoxi “Nyatex” para pegar estas juntas, ya que creo que es el que más fuerza posee para este tipo de trabajos. He visto algunas uniones hechas por otros constructores de cañas. Normalmente refuerzan la unión con unos anillados en los extremos de la misma. Prefiero no reforzar mis reparaciones. Confío en la fuerza del pegamento, e intento que la junta sea los más invisible posible. Si el barniz está en buenas condiciones, barnizo la caña solamente desde el anillado más próximo a la junta hasta el final de la sección. Sin embargo, esto quiere decir que tengo que igualar la calidad del barnizado. Un barnizado que cambia de algo aceptable hace 20 años a un terminado de espejo es un claro signo de que se ha efectuado una reparación. Tramos nuevos Llega el momento en el que es más fácil hacer una sección nueva que intentar reparar una existente. Y algunas veces, cuando uno de los tramos se ha perdido, la única opción es hacer uno nuevo. De nuevo, necesitas determinar las medidas del tramo que piensas hacer. Si el tramo viejo está todavía disponible, no hay ningún problema. Pero sin este tramo, la cosa se complica bastante. Si sabes quien hizo la caña y tienes los datos del modelo, es posible que alguien tenga

los tapers. Sin esta información, tendrás que confiar en tu conocimiento de cómo los taper afectan a la caña, y determinar como quiere el cliente que la caña lance. El siguiente reto es adaptar la nueva sección a la otra u otras. El tono, el espaciado de nudos, las anillas, los anillados y la calidad del acabado son buena parte de las cosas a tener en cuenta. Si emparejar el barnizado llega a ser un problema, puedes rebarnizar todas las secciones de manera que así tengan un acabado igualado. Esto es más fácil que eliminar el barniz de todas las secciones y barnizarlas de nuevo. Pulido del metal Las partes metálicas de una caña se pueden pulir para dejarlas de nuevo con su aspecto brillante mientras sean de metal puro, y no recubiertas de plateado. El níquel-plata y el aluminio, por ejemplo, se pueden pulir con lana de acero fina o con pulimento. Si usas lana de acero, que sea del grado 4/0 ó 6/0. Si decides usar pulimento, compra uno especialmente designado para ese metal. Si las dos partes se han “oxidado”, puede ser porque el acabado protector se ha deteriorado. Ahora tienes un serio dilema. A veces es más fácil eliminar el óxido y comenzar de nuevo. Con las partes recubiertas de plateado, la mejor técnica probablemente sea pulirlas con un pulimento a base de cromo. La lana de acero o el pulimento normal se comerían rápidamente el plateado, así que si los usas, ten mucho cuidado. Anilla de punta suelta Cuando te encuentres con una anilla de punta suelta o desaparecida, normalmente el anillado estará intacto. Si este es el caso, casi siempre podrás recolocar la anilla sin tener que tocar el anillado. Para protegerlo del pegamento, pon unas vueltas de cinta de carrocero sobre él. Después, con lija del nº 360,

155

repasa suavemente la zona de pegado. Si vas a reutilizar una anilla de punta, ciertamente será necesario limpiarla. Prefiero el alcohol desnaturalizado antes que el disolvente. Limpia el orificio de la anilla con un palillo de dientes humedecido en alcohol, y usa después epoxi “Devcon” para pegarla en su lugar. Aquí otra vez el palillo de dientes se convierte en una útil herramienta para introducir el pegamento en el hueco de la anilla. Al colocarla no olvides alinearla con el resto de las anillas. Si rebosa algo de pegamento al pegar la anilla de punta, límpialo rápidamente antes de que comience a secar. Si esperas a quitarlo más tarde con una cuchilla, corres el riesgo de cortar el hilo del anillado. Finalmente, aplica un poco de barniz al anillado y a la anilla para que la unión sea más suave. Anillados sueltos o anillas desaparecidas En muchas de las cañas antiguas, las anillas han desaparecido o tienen anillados que hay que repasar. Probablemente esto sea el resultado de usar preservador de color o de un defecto al limar el pie de la anilla. Recuerda que la reparación tiene que ir solamente de un extremo a otro del anillado. Si una anilla ha desaparecido, prepara una de repuesto que sea del mismo tipo que las otras que quedan en la caña. Los pies de la anilla tienen que ser limados (proporcionalmente) de la misma manera que las otras anillas, y la punta hay que recortarla a la misma longitud. Si la anilla y el anillado todavía están en su lugar pero necesitan una reparación, decide si se puede salvar el hilo y actúa en consecuencia. Con la anilla retirada es el momento de arreglar el barnizado comprendido entre los dos anillados. Primero hace falta un suave lijado, pero el suficiente para dejar una buena base para el barnizado posterior. Después limpia bien la

zona con una tira de tela empapada en disolvente. Ahora puedes volver a montar la anilla y atarla en su lugar. Antes de aplicar el barniz, delimita cada extremo del anillado con cinta de carrocero. Esto evitará que el barniz se desplace hacia la caña. Virolas desajustadas: Metal contra metal Cuando el ajuste entre el macho y la hembra de la virola se pierde, no podrás oír el característico “pop” que hacen al separarlos. Hay que meterlos en el torno para mejorar el ajuste. Paro antes de hacer ninguna alteración en la hembra, protégela de las mordazas del torno con unas vueltas de cinta de carrocero. Coloca siempre la cinta en la virola con el ángulo necesario para que una vuelta monte sobre la otra en el centro de la anterior. Prefiero la mordaza de tres puntos de agarre del torno para el reajuste de las virolas: con un solo giro puedes cerrar las tres mordazas a la vez. La diferencia entre un buen ajuste y uno malo es cuestión de unas milésimas de pulgada. Por esto debes tener cuidado con la presión que aplicas a las mordazas del torno. Comienzo apretando la mordaza suavemente para que aprisione a la virola en tres puntos. Después de aflojar un poco la presión, giro la virola 60º para que las mordazas aprisionen en el centro de los espacios que hay entre los primeros puntos de agarre. Entonces repito el proceso y aplico más presión. Esto comprimirá la hembra en seis puntos diferentes. Si apretas demasiado la hembra, tendrás que rebajar un poco el macho (ver Ajuste Final en la página 146). Virolas desajustadas: Metal contra bambú. El indicativo más claro de que hay un desajuste en la unión entre la virola y el bambú es el típico sonido “clic” que oirás al lanzar con la caña. Para corregir el problema, primero tienes que determinar cual de las uniones es la

156

que presenta el desajuste. Una vez que has encontrado la parte defectuosa, el resto es simple: hay que desmontar la virola y el anillado y volver a montarlos de nuevo. Aquí, otra vez, si necesitas reutilizar el hilo, tienes que quitarlo con cuidado y limpiarlo. Un buen punto de unión al barnizar es el final del anillado. De nuevo deberás poner unas vueltas de cinta de carrocero para proteger el barniz original de la caña. Si fuera necesario, puedes ablandar el pegamento que sujeta la virola con pequeñas aplicaciones de calor y con la técnica que expliqué en la página 158. Es mejor dar varias aplicaciones cortas de calor que una más continua. Las aplicaciones cortas no dañarán las zonas circundantes ni la propia caña por efecto del calor. Cuando la parte correspondiente de la virola está quitada, es el momento de pulir su acabado. Pero si es el macho, ten cuidado de no variar el ajuste con la hembra. La virola hay que volverla a pegar con epoxi. Para obtener una buena unión, lija suavemente el pegamento existente y forma un pequeño canal en “V” para permitir que el exceso de pegamento y el aire salgan al exterior. También limpia el interior de la virola con alcohol desnaturalizado y déjala secar bien. En estas reparaciones uso epoxi “Devcon” porque no merma al secar. Mezclo una pequeña cantidad de pegamento con un

palillo de dientes redondo y lo introduzco con el mismo palillo en el hueco de la virola. Introduce la sección de la caña en la virola con varias aplicaciones suaves de presión mejor que con una sola más fuerte. Esto hace que el exceso de pegamento y el aire escapen sin hacer saltar el tope interior de la hembra o el final del macho. Con la virola introducida y los cortes de las palas en su sitio, ata la virola con un cordel y deja secar bien el pegamento. El pegamento que quede después en las zonas planas se puede eliminar con lana de acero del 4/0. Usa un bisturí o un punzón dental en los cortes y en los bordes. Ahora ya puedes hacer el anillado y barnizar. Masilla reparadora Una buena masilla que puedes usar para reparar las marcas producidas por los anzuelos, los pequeños piques, etc. Es el “Acraglas”. Es una masilla epóxica fabricada por “Brownells, Inc.”. Muchos fabricantes de armas la usan para disimular la junta entre la culata de madera y los mecanismos metálicos. El kit “Acraglas” incluye resina, catalizador y tinte. Este epoxi se puede teñir desde un dorado claro a un marrón oscuro para acomodarse al color del material a reparar. Sin embargo, a menudo seguirá siendo detectable. El objetivo de un constructor de cañas es, obviamente, arreglar todos los defectos usando la mínima cantidad posible de partes nuevas.

157

14 DETALLES DE ACABADO
Ennegrecido A muchos constructores de cañas les gusta dar un tono oscuro a muchas partes metálicas de la caña, como las anillas, virolas y portacarretes. Antiguamente había muchos productos químicos que podían oxidar las partes de níquel-plata y dejarlas oscuras. Sin embargo, a menudo contenían componentes tóxicos que solamente podían ser manejados por químicos titulados. Recuerdo una vez que intenté comprar los ingredientes para fabricar uno de estos productos. Tenía un aspecto miedoso, como si fuera un terrorista intentando comprar los componentes para fabricar una bomba. Afortunadamente, mi amigo y constructor de cañas Bob Hoekstra me sugirió que mirara en “Birchwood Casey´s Brass Black”. Esta compañía fabrica una gran variedad de productos para reparaciones y acabados especiales de armas que a menudo se pueden encontrar en las tiendas grandes que se dedican a la vente de armas. Tienen un producto para dar un tono negro a los metales a base de unos componentes que hay que mezclar antes de su uso. Después de lijar y pulir hay que limpiar bien el níquelplata para eliminar cualquier residuo de grasa o de posibles contaminantes. El alcohol desnaturalizado, seguido de un buen lavado, es una buena combinación de limpieza. Recuerda que poseemos grasa en la piel, y tocar el metal con los dedos deja huellas que se podrían notar después del proceso de ennegrecido. Las instrucciones que vienen con el “Brass Black” sugieren que hay que aplicarlo con una esponja saturada de producto. En lugar de esto, prefiero sumergir las partes a tratar en un pequeño recipiente. Un vaso de una onza lo suficientemente lleno como para cubrir completamente las partes a tratar irá bien. La reacción suele llevar alrededor de un minuto. Después de la inmersión, lava las zonas tratadas con agua y sécalas enérgicamente. Para sacarle brillo, usa un trapo suave. Si quieres un tono más oscuro que el que haya quedado, simplemente vuelve a repetir el proceso. Una vez que estás satisfecho con el color, se puede aplicar una capa de barniz transparente en spray como protección. Este último paso es opcional, pero sin esta capa protectora, el acabado oscuro puede rayarse y necesitar nuevos tratamientos. Teñido de la madera de arce Mi madera preferida para hacer los cuerpos de los portacarretes es el arce. Puede que sea un poco duro de mecanizar debido a las vetas retorcidas que tiene, pero estas vetas son las que le dan a esta madera su carácter, si sabes realzarlas. He conocido muchas mezclas caseras que se pueden usar para realzar las vetas de esta madera. La más extraña de ellas era a base de macerar un puñado de tabaco de mascar en una pinta de trementina. Afortunadamente, he tenido suficiente éxito con otros productos como para no tener que probar esta rara mezcla. Para entender como realzar las vetas, tienes que saber como se comportan éstas ante el tinte. Si ya has teñido madera alguna vez, ya sabrás que el corte transversal de las vetas absorbe más rápidamente el tinte que el lateral de las mismas. En este tipo de arce realmente no sabes la dirección que llevan las vetas. Cuando ves la superficie de uno de estos cuerpos de portacarretes, estás viendo tanto los laterales como el corte de las vetas mezclados. El secreto de un buen teñido es usar una

158

solución que reaccione mejor en una zona de las vetas que en la otra. El tinte al aceite es la forma más simple de acentuar estas vetas. He desarrollado una mezcla especial que da el mismo tono que mis cañas flameadas, añadiendo unos matices rojizos parecidos al color de los anillados. Creo que lo mejor es aplicar el tinte cuando se acaba el mecanizado y el cuerpo del portacarretes está todavía montado en el torno. Humedezco un trapo suave en el tinte y lo aplico directamente. El calor producido por la fricción acelera la absorción del tinte. Si quieres un tono claro, “Dixie Gun Works” de Union City, Tennessee, tiene lo que necesitas. El compuesto se llama “Trióxido de Cromo”; lo mezclas con agua e impregnas la madera. Cuando está tan oscura como quieras, neutraliza el compuesto con una mezcla de agua y vinagre. Después de que esté seca, líjala suavemente antes de dar el barnizado final. Hay que tener precaución. El trióxido de cromo es un producto químico peligroso, y hay que ser muy cauto cuando se maneja. Siempre hay que llevar protección en las manos y en los ojos. Permanganato potásico Cuando me preparaba para hacer la caña de color púrpura de nuestra hija, probé varias combinaciones de tintes y flameados. Al final di con una buena solución. Comencé flameando un “culm” de bambú según mi método habitual. Después corte el “culm” en tiras. Sin embargo, antes de reducir los nudos, lijé la mayor parte de la cara brillante. Esto está definitivamente fuera de mi sistema normal de trabajo. Entonces preparé una mezcla de permanganato potásico y agua e impregné bien los poros de las fibras de potencia. Después de que la solución hubiera secado, limpié las tiras con alcohol para neutralizar el permanganato.

Entonces preparé las tiras para el tratamiento térmico. Reduje los nudos y cepillé las tiras. Después de tratar las tiras con calor, las cepillé normalmente. Las tiras que hice de muestra mostraban un bonito color púrpura. En la época en la que se publicó la primera edición de este libro fue cuando terminé la caña y mi hija comenzó a pescar con la caña de color púrpura. Amoníaco Para conseguir el fuerte tono de las cañas más oscuras, puedes exponer las tiras después del primer cepillado a una atmósfera de amoníaco. Hay que hacerlo antes del tratamiento térmico. He usado hidróxido de amonio, que es el agente que se suele usar en los papeles de calco. Un limpiador casero que contenga mucho amoníaco servirá igual. Para que el bambú reaccione con el amoníaco tienes que aplicar calor también. Un buen lugar para realizar esta tarea es fuera de la casa, en un día cálido y soleado. El sol pone el calor, y el entorno exterior dispersará los vapores tóxicos del amoníaco El amoníaco que compro lo venden en envases de un galón (3,78 litros). Para saturar una sección con los vapores del amoníaco, la introduzco en un tubo transparente de plástico de una pulgada (25,4 m/m) de diámetro. Después coloco un extremo del tubo sobre la boca del envase y lo sujeto con cinta. Una vez asegurados, coloco el tubo y el envase del amoníaco al sol. El tono marronaceo aparecerá después de un día o dos al sol, dependiendo de cómo quieras la caña. Cuando saques la caña del tubo, déjala al aire al menos durante otro día más antes de llevarla dentro. Otra vez estás trabajando con materiales peligrosos. Realiza este trabajo en el exterior, y sigue todas las precauciones recomendadas por el fabricante.

159

APÉNDICE B LISTADO DE HERRAMIENTAS

q q q q q q q q q

Sierra “Froe” para el bambú. Mazo de plástico. Mazo de madera. Brocha. Lima (de 8 pulgadas). Taco de lijado. Tornillo de banco (“Pony” modificado). Pistola de calor con difusor.

Moldes
q q q q q

q q

Instrumentos de medida
q q q

q q

q

Calibre digital. Reloj comparador. Punta Starrett 6632/6. q Galga de 60º. Cinta métrica (12 pies).

q

Molde para el primer ángulo. Molde para el segundo ángulo. Molde de acero. Atador e hilo de 1 ½ libras. Horno para el tratamiento térmico o aparato similar. Prensa para empuñaduras. Torno (para madera). Piedra de esmerilar (para las anillas). Tensor para el hilo (o un libro grueso). Bisturí y cuchillas #11.

Sistema de barnizado Barato q Pieza de tubo de plástico transparente. q Polea. q Carrete de pesca. Caro q Cuba de barnizado permanente. q Motor. q Variador de velocidad.

Afilado
q q q q q q

Guía de afilado. Taco de ajuste para el afilado. Piedra basta de afilar (300 a 500). Piedra fina de afilar (1.000 a 1.500). Piedra de asentar (6.000 a 8.000). Cubeta de plástico (para el agua).

Cepillado
q q

Cepillo tipo 9 ½. Cuchillas “Hock”.

160

APÉNDICE C TAPERS

Esta sección contiene las curvas de estrés y las medidas de varias cañas. Cualquier caña que se haga con las medidas de esta sección será una excelente elección para un principiante o para un experto. Si quieres diseñar tu propia caña, o hacer una caña con unas características muy específicas, revisa el Apéndice G, que es una exposición de la teoría básica del diseño de cañas. El eje Y representa el valor de estrés en onzas por pulgada, mientras que el eje X es la localización de ese valor. El eje X va desde cero

pulgadas, en la punta de la caña, hasta la longitud de acción de la caña. Este punto normalmente se encuentra justo encima de la empuñadura, lo que explica porqué la longitud del gráfico normalmente es diez pulgadas más pequeña que la longitud total de la caña. Una explicación general sería que, cuanto mayor es la amplitud (desde el valor más alto al valor más bajo), más rápida es la acción de la caña. Una curva parecida a una J invertida representaría a una caña de acción parabólica.

161

6’0’’ DT #3
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 13/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25

0.070 0.074 0.077 0.097 0.120 0.139

20 25 30 35 40 45 50

0.120 0.139 0.154 0.170 0.178 0.185 0.197

45 50 55 60 65 70 75

0.185 0.197 0.213 0.223 0.235 0.235 0.235

6’0’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

PUNTAL

TALON

6’0’’ DT #3
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.070 0.074 0.079 0.100 0.123 0.142 0.155 0.169 0.177

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.169 0.177 0.185 0.196 0.211 0.220 0.231 0.231 0.231

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.070 0.074 0.077 0.097 0.120 0.138 0.151 0.165 0.173

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.165 0.173 0.181 0.192 0.207 0.215 0.227 0.227 0.227

6’0’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 13/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25

0.070 0.074 0.079 0.100 0.123 0.144

20 25 30 35 40 45 50

0.123 0.144 0.159 0.175 0.183 0.189 0.201

45 50 55 60 65 70 75

0.189 0.201 0.218 0.228 0.241 0.241 0.241

162

6’3’’ DT #2
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.058 0.068 0.082 0.096 0.107 0.122 0.134 0.152 0.163

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.152 0.163 0.169 0.184 0.195 0.207 0.215 0.222 0.222

6’3’’ DT #2
3 tramos Tamaño de la virolas 8/64 y 12/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25

0.058 0.068 0.082 0.096 0.107 0.122

25 30 35 40 45 50

0.122 0.136 0.156 0.167 0.171 0.185

50 55 60 65 70 75

0.185 0.198 0.210 0.219 0.227 0.227
6’3’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

6’3’’ DT #3
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

PUNTAL

TALON

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.070 0.077 0.093 0.109 0.121 0.137 0.149 0.169 0.180

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.169 0.180 0.186 0.198 0.213 0.225 0.233 0.233 0.233

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.070 0.082 0.099 0.115 0.128 0.145 0.158 0.178 0.190
6’3’’ DT #4

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.178 0.190 0.195 0.208 0.223 0.235 0.243 0.250 0.250

6’3’’ DT #3
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 13/64

3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 14/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25

0.070 0.077 0.093 0.109 0.121 0.137

25 30 35 40 45 50

0.137 0.152 0.174 0.185 0.189 0.201

50 55 60 65 70 75

0.201 0.217 0.230 0.239 0.239 0.239

00 05 10 15 20 25

0.070 0.082 0.100 0.116 0.129 0.146

25 30 35 40 45 50

0.146 0.161 0.183 0.194 0.197 0.210

50 55 60 65 70 75

0.210 0.225 0.239 0.242 0.254 0.254

163

6’3’’ DT #3
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.061 0.063 0.074 0.092 0.112 0.126 0.140 0.158 0.178

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.158 0.178 0.186 0.192 0.214 0.228 0.253 0.253 0.253

6’3’’ DT #3
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 13/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25
6’3’’ DT #2
2 tramos Tamaño de la virola 10/64

0.061 0.063 0.074 0.092 0.112 0.126

25 30 35 40 45 50

0.126 0.142 0.161 0.182 0.188 0.193

50 55 60 65 70 75

0.193 0.216 0.230 0.256 0.256 0.256

6’3’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

PUNTAL

TALON

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.054 0.056 0.066 0.083 0.100 0.114 0.127 0.143 0.162

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.143 0.162 0.170 0.176 0.197 0.210 0.234 0.234 0.234

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.066 0.068 0.080 0.099 0.120 0.135 0.149 0.168 0.190

35 40 45 50 55 60 65 70 75

0.168 0.190 0.198 0.204 0.227 0.241 0.267 0.267 0.267

6’3’’ DT #2
3 tramos Tamaño de las virolas 8/64 y 12/64

6’3’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 14/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25

0.054 0.056 0.066 0.083 0.100 0.114

25 30 35 40 45 50

0.114 0.128 0.147 0.165 0.172 0.177

50 55 60 65 70 75

0.177 0.198 0.212 0.236 0.236 0.236

00 05 10 15 20 25

0.066 0.068 0.080 0.099 0.120 0.135

25 30 35 40 45 50

0.135 0.152 0.172 0.194 0.200 0.206

50 55 60 65 70 75

0.206 0.230 0.245 0.272 0.272 0.272

164

6’6’’ DT #3
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.070 0.079 0.088 0.104 0.119 0.133 0.146 0.158 0.171

35 40 45 50 55 60 65 70 75 78

0.158 0.171 0.185 0.199 0.213 0.227 0.240 0.240 0.240 0.240

6’6’’ DT #3
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 14/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.070 0.079 0.088 0.104 0.119 0.133 0.148

25 30 35 40 45 50 55

0.133 0.148 0.162 0.176 0.188 0.201 0.215

50 55 60 65 70 75 78

0.201 0.215 0.230 0.245 0.245 0.245 0.245
6’6’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 14/64

6’6’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

PUNTAL TALON

MEDIO

TALON

PUNTAL

00 05 10 15 20 25 30 35 40

0.070 0.080 0.091 0.107 0.123 0.138 0.151 0.163 0.175

35 40 45 50 55 60 65 70 75 78

0.163 0.175 0.191 0.205 0.218 0.233 0.246 0.246 0.246 0.246

00 05 10 15 20 25 30

0.070 0.080 0.091 0.107 0.123 0.138 0.153

25 30 35 40 45 50 55

0.138 0.153 0.167 0.181 0.193 0.206 0.220

50 55 60 65 70 75 78

0.206 0.220 0.235 0.250 0.250 0.250 0.250

165

7’0’’ DT #3/4
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.074 0.087 0.100 0.116 0.135 0.142 0.156 0.172 0.182 0.190

40 45 50 55 60 65 70 75 80 85

0.182 0.190 0.216 0.226 0.238 0.256 0.286 0.286 0.286 0.286

7’0’’ DT #3/4
3 tramos Tamaño de las virolas 10/64 y 15/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.074 0.087 0.100 0.117 0.136 0.143 0.158

25 30 35 40 45 50 55 60

0.143 0.158 0.176 0.189 0.196 0.221 0.230 0.244

55 60 65 70 75 80 85

0.230 0.244 0.263 0.296 0.296 0.296 0.296

166

7’0’’ DT #2
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.059 0.061 0.072 0.090 0.108 0.121 0.135 0.148 0.164 0.184

40 45 50 55 60 65 70 75 80 84

0.164 0.184 0.193 0.199 0.221 0.235 0.248 0.274 0.274 0.274

7’0’’ DT #2
3 tramos Tamaño de las virolas 8/64 y 13/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.059 0.061 0.072 0.090 0.108 0.121 0.135

25 30 35 40 45 50 55 60

0.121 0.135 0.150 0.168 0.187 0.163 0.198 0.221

55 60 65 70 75 80 84

0.198 0.221 0.235 0.250 0.276 0.276 0.276

7’0’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 14/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

7’0’’ DT #3
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.066 0.068 0.080 0.099 0.119 0.133 0.148 0.163 0.182 0.202

40 45 50 55 60 65 70 75 80 84

0.182 0.202 0.209 0.213 0.237 0.251 0.266 0.293 0.293 0.293

00 05 10 15 20 25 30

0.066 0.068 0.080 0.099 0.119 0.133 0.148

25 30 35 40 45 50 55 60

0.133 0.148 0.163 0.182 0.202 0.209 0.213 0.237

55 60 65 70 75 80 84

0.213 0.237 0.251 0.266 0.294 0.294 0.294

167

7’0’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

7’0’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas 10/64 y 15/64

PUNTAL

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.068 0.070 0.082 0.102 0.123 0.137 0.152 0.166 0.184 0.206

40 45 50 55 60 65 70 75 80 85

0.184 0.206 0.214 0.220 0.244 0.258 0.272 0.300 0.300 0.300

00 05 10 15 20 25 30

0.068 0.070 0.082 0.102 0.123 0.137 0.154

25 30 35 40 45 50 55 60

0.137 0.154 0.171 0.191 0.213 0.220 0.225 0.250

55 60 65 70 75 80 85

0.225 0.250 0.266 0.282 0.311 0.311 0.311

7’3’’ DT #3/4
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.074 0.090 0.103 0.120 0.135 0.146 0.154 0.168 0.183 0.194

40 45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.183 0.194 0.204 0.214 0.226 0.247 0.264 0.288 0.290 0.290 0.290

7’3’’ DT #3/4
3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 14/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.074 0.090 0.103 0.121 0.136 0.147 0.156

25 30 35 40 45 50 55 60

0.147 0.156 0.172 0.189 0.200 0.208 0.217 0.229

55 60 65 70 75 80 85 90

0.217 0.229 0.252 0.271 0.299 0.299 0.299 0.299

168

7’6’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.070 0.081 0.094 0.115 0.134 0.146 0.155 0.170 0.192 0.203

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.203 0.214 0.225 0.237 0.246 0.257 0.268 0.275 0.275 0.275

7’6’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas 10/64 y 15/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.070 0.081 0.094 0.115 0.134 0.146 0.155

30 35 40 45 50 55 60

0.155 0.172 0.196 0.208 0.217 0.227 0.239

60 65 70 75 80 85 90

0.239 0.249 0.261 0.273 0.281 0.281 0.281

7’6’’ DT #5
3 tramos Tamaño de las virolas11/64 y 16/64

7’6’’ DT #5
2 tramos Tamaño de la virola 14/64

PUNTAL TALON

MEDIO

TALON

PUNTAL

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.070 0.085 0.098 0.119 0.139 0.151 0.160 0.176 0.199 0.210

45 50 55 60 65 70 75 80 84 85

0.210 0.221 0.233 0.245 0.255 0.266 0.277 0.284 0.284 0.284

00 05 10 15 20 25 30

0.070 0.081 0.097 0.119 0.139 0.151 0.160

30 35 40 45 50 55 60

0.160 0.178 0.205 0.215 0.225 0.235 0.247

60 65 70 75 80 85 90

0.247 0.257 0.270 0.282 0.289 0.289 0.289

169

7’6’’ DT #2
3 tramos Tamaño de las virolas8/64 y 13/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.054 0.056 0.066 0.083 0.101 0.113 0.125

30 35 40 45 50 55 60

0.125 0.138 0.150 0.167 0.187 0.193 0.197

60 65 70 75 80 85 90

0.197 0.219 0.233 0.247 0.273 0.273 0.273

7’6’’ DT #3
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

PUNTAL

TALON

7’6’’ DT #2
2 tramos Tamaño de la virola 11/64

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45
TALON

0.061 0.063 0.074 0.092 0.112 0.124 0.138 0.150 0.162 0.179

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.179 0.202 0.209 0.214 0.237 0.251 0.264 0.291 0.291 0.291

PUNTAL

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.054 0.056 0.066 0.083 0.101 0.113 0.125 0.136 0.147 0.164

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.164 0.185 0.192 0.196 0.219 0.232 0.245 0.271 0.271 0.271

7’6’’ DT #3
3 tramos Tamaño de las virolas9/64 y 14/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.061 0.063 0.074 0.092 0.112 0.124 0.138

30 35 40 45 50 55 60

0.138 0.152 0.165 0.183 0.204 0.210 0.215

60 65 70 75 80 85 90

0.215 0.238 0.253 0.267 0.295 0.295 0.295

170

7’6’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

7’6’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas10/64 y 15/64

PUNTAL

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.066 0.068 0.080 0.099 0.119 0.133 0.148 0.160 0.172 0.190

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.190 0.214 0.221 0.226 0.251 0.265 0.279 0.307 0.307 0.307

00 05 10 15 20 25 30

0.066 0.068 0.080 0.099 0.119 0.133 0.148

30 35 40 45 50 55 60

0.148 0.162 0.175 0.195 0.217 0.223 0.227

60 65 70 75 80 85 90

0.227 0.252 0.267 0.281 0.310 0.310 0.310

7’6’’ DT #4/5
2 tramos Tamaño de la virola 14/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.070 0.078 0.108 0.125 0.140 0.152 0.165 0.182 0.195 0.218

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.218 0.223 0.235 0.255 0.267 0.285 0.290 0.295 0.295 0.295

7’6’’ DT #4/5
3 tramos Tamaño de las virolas11/64 y 17/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30

0.070 0.078 0.108 0.125 0.140 0.152 0.165

30 35 40 45 50 55 60

0.065 0.085 0.200 0.225 0.228 0.237 0.258

60 65 70 75 80 85 90

0.258 0.271 0.291 0.297 0.297 0.297 0.297

171

7’6’’ DT #5
2 tramos Tamaño de la virola 14/64

7’6’’ DT #5
3 tramos Tamaño de las virolas12/64 y 16/64

PUNTAL

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45

0.070 0.095 0.118 0.135 0.148 0.163 0.180 0.197 0.211 0.218

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90

0.218 0.232 0.240 0.248 0.262 0.280 0.295 0.300 0.300 0.300

00 05 10 15 20 25 30

0.070 0.095 0.118 0.135 0.148 0.164 0.180

30 35 40 45 50 55 60

0.180 0.199 0.215 0.222 0.235 0.241 0.248

60 65 70 75 80 85 90

0.248 0.263 0.282 0.298 0.303 0.303 0.303

7’9’’ DT #2/3
2 tramos Tamaño de la virola 12/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 50

0.062 0.064 0.083 0.097 0.109 0.121 0.121 0.142 0.153 0.164 0.177

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90 95

0.164 0.177 0.191 0.203 0.216 0.228 0.241 0.254 0.288 0.288 0.288

7’9’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

PUNTAL 7’9’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas10/64 y 15/64

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35

0.070 0.078 0.090 0.106 0.120 0.136 0.146

0.169

30 35 40 45 50 55 60 65

0.146 0.169 0.174 0.187 0.199 0.213 0.226 0.240

60 65 70 75 80 85 90 95

0.226 0.240 0.255 0.270 0.285 0.285 0.285

0.285

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 50

0.070 0.078 0.090 0.106 0.120 0.133 0.146 0.158 0.170 0.182 0.195

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90 95

0.182 0.195 0.210 0.223 0.237 0.250 0.264 0.278 0.278 0.278 0.278

172

8’0’’ DT #4
2 tramos Tamaño de la virola 13/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 50

0.060 0.072 0.089 0.102 0.115 0.130 0.142 0.158 0.173 0.187 0.201

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90 95 96

0.187 0.201 0.213 0.222 0.230 0.238 0.249 0.258 0.261 0.261 0.261 0.261

8’0’’ DT #4
3 tramos Tamaño de las virolas11/64 y 16/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35

0.060 0.072 0.089 0.102 0.115 0.130 0.142 0.160

35 40 45 50 55 60 65

0.160 0.176 0.191 0.204 0.214 0.222 0.230

60 65 70 75 80 85 90 95 96

0.222 0.230 0.238 0.249 0.258 0.262 0.262 0.262 0.262

8’0’’ DT #5
3 tramos Tamaño de las virolas11/64 y 16/64

PUNTAL

MEDIO

TALON

8’0’’ DT #5
2 tramos Tamaño de la virola 14/64

PUNTAL

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 50

0.070 0.080 0.098 0.113 0.126 0.143 0.155 0.173 0.189 0.204 0.218

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90 95 96

0.204 0.218 0.230 0.238 0.247 0.255 0.266 0.274 0.278 0.278 0.278 0.278

00 05 10 15 20 25 30 35

0.070 0.080 0.098 0.112 0.126 0.143 0.155 0.174

30 35 40 45 50 55 60 65

0.155 0.174 0.192 0.208 0.223 0.234 0.241 0.248

60 65 70 75 80 85 90 95 96

0.241 0.248 0.257 0.269 0.279 0.282 0.282 0.282 0.282

173

8’0’’ DT #6
2 tramos Tamaño de la virola 15/64

8’0’’ DT #6
3 tramos Tamaño de las virolas12/64 y 18/64

PUNTAL

TALON

PUNTAL

MEDIO

TALON

00 05 10 15 20 25 30 35 40 45 50

0.074 0.089 0.109 0.125 0.140 0.158 0.172 0.191 0.208 0.225 0.239

45 50 55 60 65 70 75 80 85 90 95 96

0.225 0.239 0.251 0.260 0.268 0.278 0.287 0.297 0.300 0.300 0.300 0.300

00 05 10 15 20 25 30 35

0.074 0.089 0.110 0.125 0.140 0.159 0.172 0.193

30 35 40 45 50 55 60 65

0.172 0.193 0.211 0.229 0.244 0.255 0.262 0.270

60 65 70 75 80 85 90 95 96

0.262 0.270 0.280 0.291 0.301 0.305 0.305 0.305 0.305

La Ballan Especial Bill Ballan, el famoso fabricante de carretes, me pidió este particular diseño porque buscaba una caña de 7 pies 6 pulgadas y tres tramos, con una sección del talón que pudiera adaptarse tanto a una línea #3 como a una línea #5. Esta sección del talón es para línea #4, y se ensambla con una sección media y con un puntal tanto de línea #3, como de línea #5. Con los tramos de línea #5, la acción de la caña es un poco más lenta, debido al talón de línea #4. Y con los tramos de línea #3, la acción es más rápida, por este mismo talón. Para diseñar las especificaciones técnicas, usé el programa informático HEXROD, que

describo con más detalle en el apéndice G, y que se puede descargar de mi página web en www.wcattanachrodco.com. Dibujé los valores tanto de una caña #3, como de una caña #5 en el mismo gráfico (partiendo de una curva de carácter común). Obtuve las medidas del talón calculando un promedio de los dos talones del gráfico. Finalmente, para mantener una similitud con el diseño original, añadí unos valores de compensación en las localizaciones apropiadas. Los valores precisos se obtuvieron del gráfico, y fabriqué las secciones. Desde que hice esta primera caña para Bill, he aplicado esta misma técnica a otros diseños de cañas.

174

7’6’’ DT #3 & 5
(Bill Ballan Special 3 tramos Tamaño de las virolas 9/64 y 11/64 y 15/64

Primero

#3

#5

Segundo

#3

#5

Tercero

00 05 10 15 20 25 30

0.063 0.073 0.084 0.104 0.124 0.132 0.141

0.070 0.081 0.092 0.116 0.140 0.150 0.160

30 35 40 45 50 55 60

0.141 0.158 0.175 0.192 0.206 0.220 0.234

0.160 0.176 0.192 0.207 0.216 0.225 0.234

60 65 70 75 80 85 90

0.234 0.244 0.255 0.266 0.277 0.277 0.277

175

APÉNDICE D DISEÑO DE COLORES
Desde que tuve la idea de hacer a nuestra hija una caña de mosca de color púrpura, mucha gente me ha preguntado como teñir el bambú. Para aquellos que no hayan oido la historia, hice para nuestro hijo Matt una caña de mosca las Navidades que él cumplió trece años. Lyndi, que es cinco años más joven, me dijo poco tiempo después que, cuando hiciera una caña de mosca para ella, quería que fuera de color púrpura. Y yo, como harían la mayoría de los padres, accedí a ello. Pues bien, ella no quiso esperar hasta que tuviera trece años para tener su caña especial. A la edad de once años nos dijo que cuando nos fuéramos al norte a pescar, ella iría también. Así que el fin de semana de la apertura en 1.993, Lyndi estaba pescando en el mítico “North Branch”, en el río “Au Sable”, con su caña púrpura de bambú de seis pies y tres pulgadas, tres piezas, línea #4. La caña también tenía el cuerpo del portacarretes de color púrpura, y Ron Barch hizo un tubo especial de arce veteado que, por supuesto, también era púrpura. La verdad es que la caña no es exactamente púrpura. Sólo fue de color púrpura hasta que la barnice. Parece que el tinte amarillo del barniz de poliuretano varió el color púrpura hasta un rojo profundo. Esto fue algo que no había pensado que podía pasar. Aún así, Lyndi dice que la caña luce maravillosa. Cuando en un principio intenté teñir el bambú, usé productos químicos, algunos de los cuales eran ácidos. Entonces un día, estuve en una tienda de pinturas local y quedé sorprendido por los miles de rotuladores de colores que usan los artistas hoy en día. Fue entonces cuando decidí cambiar de los productos químicos a las pinturas con base de agua. Como todas las cañas que hago son flameadas, también estaba buscando la mejor manera de retocar las zonas en las que había lijado demasiado o en las que el flameado era más débil. Antes de comenzar a usar los rotuladores de colores, hacía estos retoques con un “bubble buster”, un mechero de alcohol con una boquilla para concentrar el calor. Era un poco estresante, ya que si aplicaba demasiado calor cuando tenía que retocar un puntal ya pegado, podía arruinar la caña. Ahora estos retoques son fáciles y seguros. Eligiendo uno de los múltiple tonos de marrón, simplemente paso el rotulador por la zona que está demasiado clara, esperando después a que el color esté seco. Si no estoy satisfecho con el color, limpio la caña y lo intento otra vez. Una vez que estoy satisfecho con la zona, la cubro con una ligera capa de aceite para madera para fijar el color. Aplico el aceite “untando” la caña, mejor que frotando, con los dedos o con un trapo. El aceite, puede, y eliminará el color de la caña si no tienes cuidado. Suaves toques con el aceite evitarán que el color sea arrastrado. No suelo usar este truco muy a menudo, pero ciertamente es bueno el conocerlo. Es útil si vas a Michigan y quieres una caña azul con detalles dorados.

P.D. En el cuarto fin de semana de julio, Lyndi y yo estuvimos pescando en varios ríos, y ella consiguió su primera trucha sola con su caña púrpura. Era una trucha “brook” de siete pulgadas. No es necesario decir lo exaltados que estábamos ambos.

176

APÉNDICE E RELACIONES SOCIALES DEL CONSTRUCTOR DE CAÑAS
Como más y más gente ha empezado a dedicarse a la construcción de cañas de bambú, esta técnica se ha hecho mucho más social. No es que no fuera social en el pasado, sino que no había la gente suficiente como para crear una asociación. Hoy hay varios encuentros regulares establecidos en toda Norteamérica, así como en otros muchos que van organizándose a nivel local. Cada uno de ellos tiene su propio carácter, pero en todos ellos se puede encontrar una gran cantidad de información y de diversión. Corbertt Lake, Columbia Británica El taller de Corbertt Lake es un evento que se lleva a cabo cada dos años en el último fin de semana de abril de los años pares. Es el encuentro principal, siempre bien organizado y al que acude gente de todo el mundo. Grand River (Fergus, Ontario) Tiene lugar el fin de semana del Memorial Day (30 de mayo), y el Gran Encuentro es justo lo que su nombre dice: una mezcla de muy buenas demostraciones y una excelente pesca. Ted Knott (905-304-0388) y otros constructores de cañas más, organizan el evento. Grayrock (Grayling, Michigan) Oficialmente se celebra el fin de semana después del Día del Padre, y extraoficialmente, cualquier fin de semana después de este día. Hay demostraciones, talleres, y el “The Trout Bum BBQ”. Rodmakers (Internet y e-mail) Para más información sobre estas y otras webs de interés, contactar con el autor en http:/ / www.wcattanachrodco.com o entrar en http:// www.canerod.com/rodmakers.

177

APÉNDICE F PROVEEDORES
Al mismo tiempo, puedo tener proveedores que te serán de ayuda si te tomas en serio el arte de la construcción de cañas. También estaría encantado de oír sugerencias de otros constructores de cañas para futuras ediciones de este libro.

Por favor, date cuenta de que mi lista de proveedores es extremadamente selectiva y no muy extensa. Y espero no molestar a aquellos que no están incluidos. Yo solamente hago unas pocas cañas al año, por lo que no necesito una lista extensa de proveedores. De hecho, algunas de mis compras habrán sido las últimas de mi vida.
Proveedores de material general para la construcción de cañas Golden Witch Technologies P.O. Box 159 Hopeland, PA 17533 717-738-7330 www.goldenwitch.com Russ Gooding Munro Rod Company 800-836-7558 www.munrorodco.com Jon Lintvet Sweet Water Rods 258 Main Street Shoemakersville, PA 19555 George Maurer

Anillas de salida de ágata Daryll Whitehead 611 Northwest 48th Street Seattle, WA 98107 206-781-0133 Bambú Charles H. Demarest Inc. P.O. Box 238 Bloomingdale, NJ 07403 201-492-1414 Harold y Eileen Demarest Atadores William Olsen 26121 Lawrence Road Charlottesville, VA 22901 804-973-0896 (Preciosos atadores de latón estilo Garrison) Bubble buster Angler’s Workshop P.O. Box 1010 1350 Atlantic Avenue Woodland, WA 98674 206-225-9445 Jim Britt

Pegamentos Nelson Paint P.O. Box 907 Iron Mountain, MI 49801 906-774-5566 (URAC 185) Nyatex 2112 Industrial Howell, MI 48843 Bill Hulbert (Epoxy 10EH008/10E007)

178

Corcho C & D Trading P.O. Box 21072 Minneapolis, MN 55421 612-571-3832 Christ Kishish Virolas Belvoirdale P.O. Box 176 Wyncote, PA 19095-0176 215-886-7211 Grahame Maisey Classic Sporting Enterprises Roaring Brook Road R.F.D. #3, Box 3 Barton, VT 05822 802-515-3623 Cortland-Rodon P.O. Box 5588 Cortland, NY 13045 607-756-2851 REC Components 72 Shaker Road Enfield, CT 06082 860-749-7977 Material de taladrado Cascade Tools Inc. P.O. Box 3110 Bellingham, WA 98227-3110 800-235-0272 (Part C-1215) Herramienta eléctrica Manhattan Supply Company 75 Maxess Road Melville, NY 11747 800-645-7270 ENCO 5000 West Bloomingdale Chicago, IL 60639 800-860-3400 Resistencias de mica Grand Technologies 4513C Broadmoor Grand Rapids, MI 49512 616-656-086 Dan Schroeder

Anillas de salida Mildrum REC Components 72 Shaker Road Enfield, CT 06082 860-749-3476 Componentes de montaje de cañas AER 6551 Clak Road Bath, MI 48808 Al Rohen Níkel-plata Corey Steel P.O. Box 5605 Chicago, IL 60680 o 2800 South 61st Court Cicero. IL 60804-3091 708-863-8000 800-323-2750

Hilos The Atlanta Thread Supply Company 695 Red Oak Road Stockbridge, GA 30281 800-847-1001 (Algodón brillante 24/4 para los puntales y 16/4 para los talones) Hobby World 2851 Clyde Park Wyoming, MI 49506 616-538-6130 Mordazas de tres puntos de agarre para el torno Grizzly Imports Inc. P.O. Box 2069 Bellingham, WA 98227 800-541-5537 Cepillos The Japan Woodworker 1731 Clement Avenue Alameda, CA 94501 800-537-7820

179

Cuchillas “Hock” Garret Wade Company 161 Avenue of the Americas New York, NY 10013 212-807-1757

Rec Components 72 Shaker Road Enfield, CT 06082 860-749-3476 Glen Struble Manufacturing Company 206 West view Drive Roseburg, OR 97470 503-673-7977

Moldes de cepillado Frank Ambruster 18599 East Lousiana Aurora, CO 80017 303-745-1353 (Estilo push-pull) Bellinger Reel Seats 2017 25th Street Southeast Salem, OR 97302-1121 503-371-6151 Lon Blauvelt 15 Town Landing Road Falmouth, ME 04105 207-781-5235 (Estilo push-pull) Grindstone Angler 24 Mill Street North P.O. Box 442 Waaterdown, Ontario LOR 2HO 905-689-0880 Jeff Wagner 6549 Kingsdale Road Parma Heights, OH 44130 440-845-4415

Cepillos de cuchilla vertical Lie-Nielsen Toolworks P.O. Box 9 Warren, ME 04864 Tom Lie-Nielsen 207-273-2520 (Reproducción del 212) The Japan Woodworker 1731 Clement Avenue Alameda, CA 94501 800-537-7820 (Reproducción del 212)

Anillas serpentiformes Snake Brand 1006 Foothill Drive Newberg, OR 97132 503-537-1908 Mike McCoy

Piedras de agua Portacarretes Bellinger Reel Seats 2017 25th Street Southeast Salem, OR 97302-1121 503-371-6151 The Japan Woodworker 1731 Clement Avenue Alameda, CA 94501 800-537-7820 (Combinación King 1.000/6.000)

180

APENDICE G EL CARACTER DE UNA CAÑA DE MOSCA
La información contenida aquí es para constructores de cañas a los que les gustaría entender mejor la física que influye en el diseño de una caña de mosca desde los fundamentos. También es un buen manual para el programa informático HEXROD que yo diseñé, y que puedes descargar de mi web (www.wcattanachrodco.com). El programa HEXROD es una herramienta potente y flexible que puedes usar para extrapolar la cueva de estrés de un diseño dado, o para crear un diseño a partir de las características de una curva de estrés. Todo el mérito de la mayoría de la investigación en el diseño de cañas es de Everett Garrison, al que he mencionado varias veces en este libro. En su libro “A Master´s Guide to Building a Bamboo Fly Rod”, presenta un modelo matemático para el diseño de cañas usando las curvas de estrés. Él las nombra como curvas extremas de las fibras, o f(b). Garrison determinó los momentos (fuerzas) creados por los diferentes pesos de línea, bambú, virolas, anillas y barniz en diferentes puntos a lo largo de la caña de mosca. Entonces lo aplicó en forma de una curva de estrés f(b), que era la única manera de visualizar estos elementos. En lugar de usar un modelo fijo, eligió variar el valor de flexión de la caña, aumentándolo o disminuyéndolo. Sus curvas de estrés, normalmente empezaban con valores altos para la puntera, disminuyendo gradualmente a lo largo de toda la longitud de la caña. Esto distribuía la mayor flexibilidad para la puntera y gradualmente endurecía la caña hacia el talón. Para hacer menos intimidatorios los diseños de Garrison, yo prefiero llamar a estas curvas de estrés, “curvas de carácter”. Las cañas diferentes lanzan con diferentes caracteres. Las curvas de estrés simplemente representan gráficamente ese carácter. Profundizando en estas nociones, se puede suponer que cañas de diferente número de línea pueden tener el mismo carácter si sus diseños están basados en una curva de carácter común. Por lo tanto, puede hacer falta diferente cantidad de energía para lanzar correctamente, pero todavía lanzará con el mismo carácter. Una nueva era Mr. Garrison desarrollo sus ideas de diseño y cálculos matemáticos a finales de los años 20 y principio de los 30. En ese momento, su única ayuda fueron un papel, un lapicero y una regla. Actualmente, incluso la más sencilla de las calculadoras podría efectuar todos los cálculos. Lo que a Garrison le pudo llevar varios días, ahora se puede hacer en una noche. Cuando yo empecé a trabajar con la informática a principio de los 70, vi los cálculos de Garrison como una aplicación perfecta para el ordenador. Pero incluso con la ayuda del ordenador, se hace necesario una explicación de los cálculos y de la complejidad de una caña de mosca. Debido q que el molde que Garrison usaba se ajustaba a intervalos de cinco pulgadas, los cálculos y gráficos que desarrolló estaban adaptados a esta medida. Él fue único a este respecto; muchos otros constructores de cañas clásicos trabajaron a intervalos de 6, 3, ó incluso 1 ½ pulgadas. Por esta razón decidí diseñar un

181

programa informático que aceptara y pudiera trabajar con incrementos de una pulgada. Extendiendo el modelo de Garrison, pensé que había que crear una “regla”. Por “regla” entiendo un estándar que se pueda usar para investigar o comparar todas las cañas. Al contrario que Garrison, yo buscaba un modelo bidireccional. No sólo que pudiera calcular las medidas de una caña a partir de la curva de estrés, sino que también pudiera calcular la curva de estrés a partir de las medidas de una caña ya existente. De esta forma, las acciones de las cañas se pueden representar y comparar. Incluso se pueden mezclar elementos de diseños de diferentes cañas para crear nuevos tapers. Longitud de la acción Debido a que sujetamos la caña con la mano, la mayoría de los constructores de cañas piensan que las sensaciones producidas por el diseño de la misma terminan en la empuñadura. La técnica que se usa en el proceso de diseño es la misma que la que se usa para diseñar vigas con mucho vuelo. Consecuentemente, la empuñadura de la caña es lo mismo que la zona de apoyo de la viga. Como resultado, la longitud de acción, la parte de la caña que refleja su carácter, es la distancia comprendida entre la anilla de punta y el extremo superior de la empuñadura. Los moldes de desbaste se ajustan en incrementos de cinco pulgadas, por lo que siempre hay que elegir un modelo que tenga la longitud de acción divisible por cinco. Por ejemplo, una caña de 8 pies (96 pulgadas) normalmente lleva una empuñadura de 7 pulgadas y un portacarretes de 3 ½. Si se resta la longitud de la empuñadura y del portacarretes de la longitud total, el resultado es la longitud de la acción: 96 – 10 ½ = 85 ½ En este caso hay que usar un dibujo de 85 pulgadas. En los casos en los que el incremento de cinco pulgadas no coincida cerca

del final de la empuñadura, debes decidir si usar una longitud de acción un poco por encima de la empuñadura o un poco dentro de ella. Momentos Un momento se define como la fuerza necesaria para causar una rotación alrededor de un punto definido. Para ser incluso más específica, la dirección de la fuerza y el brazo de palanca donde se aplica deben ser perpendiculares. Como ejemplo, piensa en apretar una tuerca con una llave fija. Utilicemos estos datos: desde el centro de la tuerca, hasta el centro de la mano que aplica la fuerza, la distancia es de 1 pie, ó 12 pulgadas. Y la mano ejerce una fuerza de 1 libra, ó 16 onzas. Entonces los momentos en este ejemplo serían:
LxP=M 1 pie x 1 libra = 1 libra por pie 1 pie x 16 onzas = 16 onzas por pie 12 pulgadas x 1 libra = 1 libra cada 12 pulgadas 12 pulgadas x 16 onzas = 16 onzas cada 12 pulgadas.

Todos los términos y cálculos anteriores son igualmente correctos. Sin embargo, para nuestros propósitos, el método más fácil es trabajar en onzas por pulgada. Pulgadas para medir la distancia (L), y onzas para medir el peso (P). Factor de impacto Esencialmente, esta fuerza está determinada por el peso efectivo suspendido de la punta de la caña multiplicado por un factor de seguridad. El peso real es el propio peso de la línea en acción de pesca, más el peso de la anilla de punta en si misma, expresado en onzas. Este valor se multiplica por cuatro, que es el factor de seguridad. Recuerda que los cálculos de Garrison se referían a diseños estáticos, es decir, que todos los elementos estaban en reposo. En realidad, una caña de mosca es un aparato dinámico; posee movimiento y fuerzas externas, además

182

de los pesos estáticos. Para visualizar este concepto, imagina la línea sobre la superficie del agua. Cuando comienza el lance, no sólo es el peso de la línea el que ejerce fuerza, sino también el rozamiento producido por el contacto con el agua. El multiplicar por cuatro se dedujo con tests similares a los que Garrison hizo por sí mismo. Para ilustrar mejor el factor de impacto, echa un vistazo al ejemplo I usado para explicar el momento (fuerza). ¿Recuerdas la fuerza de 1 libra al final de la llave de 12 pulgadas de longitud? Por supuesto, no todas las tuercas se aflojan con solo una fuerza firmemente aplicada. Así que busca el martillo en la caja de herramientas, que pesa 16 onzas. Pero no apoyas simplemente el martillo al final de llave, sino que le das un fuerte golpe. Cuando el martillo impacta en la llave, el momento de fuerza excede en mucho al de la posición original. Considera la diferencia entre las dos fuerzas aplicadas a la llave como el factor de seguridad. El diseñador de la llave sabe que su producto probablemente sea maltratado de esta manera, y lo fabrica con un margen de seguridad. Diferencias materiales También hay que considerar que hay variables que intervienen en el material del que está hecha la llave. Puede estar hecha de acero nuevo, o puede ser que sea de acero reciclado de aquel Chevy del 63 que mandaste a la chatarra. Cada uno de ellos tiene diferentes propiedades estructurales. En la construcción con madera, la fuerza de los diferentes tipos de madera se divide en diferentes grados de tablas. Cada grado tiene sus límites con respecto a los defectos, y aquellos tableros con excesivas grietas se clasifican en un grado más bajo. Durante el proceso de clasificado puede haber un factor de seguridad menor, ya que la ventana de potenciales defectos se reduce.

Lo lógico sería que necesitáramos un proceso de clasificación del bambú que usaremos para hacer las cañas. ¿Recuerdas cuando estabas eligiendo el “culm” apropiado? Estabas seleccionando un “culm” que tuviera la suficiente profundidad de fibras de potencia para igualar o exceder las medidas de tu diseño particular de caña. Siendo selectivo disminuirás el margen de posibles variaciones de caña a caña. Los cimientos de tu casa pueden se pueden diseñar demasiado sólidamente sin ningún efecto adverso. Sin embargo, una caña de línea #4 puede convertirse en una de línea #5 si no respetas las tolerancias de los materiales y medidas dentro de unos límites específicos. Déjame ponerte un ejemplo. Actualmente, las líneas de mosca se clasifican por el peso (en grains) de los primeros 30 pies. Para una línea de mosca del número #4, éste es de 120 grains. Una anilla de punta estándar pesa unos 8 grains. Ya que trabajamos en onzas, hay que convertir estos datos. Cada onza equivale a 473 grains. El factor de impacto en la punta de determina como sigue:
Línea = 120 : 437 = 0.275 onzas Anilla de punta = 8 : 437 = 0.018 onzas T otal = 0.293 onzas Factor Factor en la punta x4 1.172 onzas

Es improbable que quieras diseñar una caña para lanzar siempre 30 pies justos, la distancia a la que se calcula el peso y número de línea. Así que un simple y razonablemente preciso método es considerar la línea completa. Entonces se determina el peso por pie dividiendo el peso total por la longitud total de la línea. El valor resultante será el peso por pie, que luego puedes multiplicar por la longitud de línea deseada. Momento de la puntera Una vez que determines el factor de impacto de la puntera, puedes calcular los

183

momentos generados por ese impacto. Como longitud de acción de la caña, imagina que estás diseñando una de 7 pies y 6 pulgadas (90 pulgadas). La longitud total de la empuñadura y del portacarretes es de unas 10 pulgadas, de forma que la longitud de acción de la caña es de 80 pulgadas. Y ya que el molde de desbaste tiene un incremento uniforme de 5 pulgadas, los cálculos del impacto de la puntera son los siguientes:
Puntera (1.172 x 0) = 0.00 5´´ (1.172 x 5) = 5.860 10´´ (1.172 x 10) = 11.720 * * 80´´ (1.172 x 80) = 93.760

un potente ordenador, sería impracticable ajustar un algoritmo que se aproximara a los valores que él calculó. Momento de las virolas Los momentos de las virolas se calculan de la misma manera que los de la puntera, excepto en que no hay ningún peso hasta el punto donde se encuentran éstas. En nuestro ejemplo, si la caña es de 7 pies, 6 pulgadas (90 pulgadas), y de dos tramos, la virola se encontrará a 45 pulgadas, así que no habrá ningún momento de virola hasta ese punto. Por mi experiencia sé que una caña de 7 pies,6 pulgadas, de dos tramos necesita una virola de 13/64, que tiene un peso de 118 grains, ó 0.0271 onzas. De esta forma, los cálculos serían:
45´´ 50´´ (0.271 x 0 x 4) = 0.000 (0.271 x 5 x 4) = 1.355 * * (0.271 x 35 x 4) = 9.845

Momentos de la línea al paso por las anillas Para considerar la línea cuando pasa por las anillas, necesitas determinar el centro de gravedad en cada localización (estación). También se le podría llamar el punto de equilibrio. Por ejemplo, si el punto a calcular está en la estación 5´´, entonces el centro de gravedad sería a 2´5 pulgadas, ya que la línea tiene un peso uniforme. El peso de la línea se calcula siempre para el tamaño apropiado de línea. Siguiendo con el ejemplo anterior, si 30 pies de una línea #4 pesan 120 grains, 1 pulgada pesará 0.034 grains ó 0.0008 onzas. Así que el momento de la línea en la caña serían:
Puntera (0.0008 x 0 x 0 x 4) 5´´ (0.0008 x 5 x 2´5 x 4) 10´´ (0.0008 x 10 x 5 x 4) * * 80´´ (0.0008 x 80 x 40 x 4) = 0.0000 = 0.100 = 0.160

80´´

Centro de gravedad En aquellos casos en los que las virolas no estén en una localización de 5 pulgadas, hay que acomodar los cálculos al centro de gravedad de su peso. A diferencia de la línea, que está fuera de la caña, las virolas se consideran como parte de ésta. Así que se usará una longitud desde esa posición real hasta la posición que calculemos. Momentos del bambú Estos son los más complejos de calcular, pero tienen un valor e importancia suficientes como para hacer que valga la pena calcularlos. No quiero entrar en todos los cálculos matemáticos necesarios para ello. Solamente intentaré explicar el concepto. A medida que te mueves del puntal al talón de la caña, la medida de cara a cara se va incrementando, por lo que la masa también se incrementa. De forma que es necesario calcular el centro de la masa para

= 10.240

Momentos del barniz y de las anillas Debido a la reducida incidencia en el resultado final, Garrison calculó estos valores una sola vez y los usó de forma única para todos los futuros diseños de cañas. Incluso usando

184

poder encontrar donde está el punto de palanca, y calcular en momento en cada localización. Cuando comienzas, estos valores representan una caña imaginaria. Entonces, a medida que se van deduciendo las medidas reales de la caña, esos valores se sustituyen para obtener los momentos del peso del bambú próximos a los valores reales. Con todos los momentos individuales calculados, se suman sus valores. Esto te dará los momentos totales en cada localización, desde la punta hasta el final de la longitud de acción de la caña. Recuerda, sin embargo, que estos totales son solamente temporales. Al generar las nuevas medidas, hay que recalcular los momentos debido a los cambios en los momentos del bambú. Medidas Para determinar las medidas del diseño de la caña, los momentos totales y los valores de estrés se combinan en la siguiente fórmula:
M = f(b) S donde, M = Momentos F(b) = estrés de flexión permitido S = Coeficiente de sección

Garrison eran muy uniformes, comenzando con un valor alto en la punta y descendiendo gradualmente a valores más bajos en la sección del talón. Sin embargo, las medidas del puntal calculadas no eran las que Mr. Garrison usó. Él consideró que estos números eran imperceptiblemente pequeños, por lo que los incrementó arbitrariamente. Entonces combinó las nuevas medidas de la punta con la curva natural del gráfico de medidas. Desafortunadamente, no se menciona nunca en los escritos de Mr. Garrison lo que esto hacia a sus curvas de estrés. Incrementando los valores, consecuentemente disminuyó los valores f(b) en la punta. En lugar de 196.000, el valor debería ser de 51.457. Entre líneas ¿Podría afectar esta significativa diferencia al carácter de una caña? Ciertamente esto confirma mi teoría deque sería más fácil rescribir la fórmula en lugar de deducir las medidas usando valores de estrés. (Quizá haya un indicio en el texto de Mr. Garrison, en el capítulo que trata de la explicación matemática, de que pudo haber usado una Payne de 8 pies al desarrollar sus curvas de estrés. Cualquiera que sea la explicación, acabé diseñando un programa informático que es bidireccional con relación a los valores de estrés. Y un programa así puede que te haga investigar en las teorías y diseños de otros constructores de cañas aparte de Garrison. Todo lo que necesitas son las medidas de una caña y la distancia a la que se maximiza su potencia de lanzado. Sólo he hecho una caña basada en los perfiles de Garrison. De nuevo, la hice según las preferencias que tenía en mente. Comencé reuniendo medidas (tapers) de diferentes cañas e intercambiándolas con otros constructores de cañas. Con cada nuevo perfil que obtenía, pasaba los datos por el programa HEXROD para ver que carácter tenía la caña desde el

Ahora, como ya he mencionado anteriormente, estas medidas son sólo temporales. Para aproximarlas a valores más precisos, tienes que recalcular los momentos del bambú. Tienes que utilizar las medidas con los valores de estrés permitidos para obtener un segundo valor, repitiéndolo para obtener un tercer valor. Con todos estos cálculos, se puede plantear una pregunta razonable. ¿Podrían conseguirse valores más precisos con más ciclos de cálculos? Recuerda que en la práctica trabajarás para conseguir una precisión lo más cercana posible a 0.001 pulgadas, y con tres ciclos de cálculos, la desviación será menor. Teoría frente a Práctica Sobre el papel, las curvas de estrés de Mr.

185

punto de vista de la curva de estrés. De esto fui extrayendo los perfiles de diferentes caracteres de cañas y escogiendo aquellos que más me gustaban. ¿Puedo describir su acción? Realmente no, pero puedo mostrar el carácter en un gráfico. Punta 5´´ 10´´ 15´´ 20´´ 25´´ 30´´ 35´´ 40´´ 45´´ 50´´ 55´´ 60´´ 65´´ 45883 145740 171041 169797 171094 153944 150051 129181 133008 151417 150430 144962 145942 153009

será el mismo aunque la caña sea para línea #3 ó para línea #4, o aunque sea de dos o tres tramos. Sin embargo, si observas las medidas de estas cañas, encontrarás poco en común que puedas alterar con éxito. Incluso si comparas

Una descripción general del carácter se esta caña sería que es parabólica. Pero yo raramente uso este término, porque para algunos constructores de cañas denota una caña con un carácter o acción lentos. Con un poco de imaginación puedes ver la característica forma de “J” invertida de la curva. Para casi todo el mundo que la vea, definitivamente será una acción parabólica. Tiene un puntal blando, una sección media más rígida y un talón también blando. En el gráfico, es claramente una “J” invertida. ¿Por qué estrés y no medidas? A menudo me hacen esta pregunta en discusiones sobre perfiles de cañas y sus modificaciones. Como ya dije antes, una curva f(b) sólo representa un carácter. Simplemente se relaciona con medidas cuando un impacto de punta, número de secciones y elementos similares se aplican todos juntos. El carácter

dos cañas con el mismo número de tramos, pero diferente número de línea, la pendiente del gráfico de medidas será diferente debido al peso de las virolas y al peso del bambú.
6´3´´ #3/2 Punta 5´´ 10´´ 15´´ 20´´ 25´´ 30´´ 35´´ 40´´ 45´´ 50´´ 55´´ 60´´ 65´´ 0.065 0.077 0.093 0.108 0.120 0.137 0.150 0.169 0.180 0.185 0.198 0.213 0.225 0.233 6´3´´ #4/2 0.070 0,005 de diferencia 0.082 0.100 0.116 0.128 0.146 0.160 0.179 0.191 0.196 0.209 0.224 0.236 0.244 0.011 de diferencia

186

Cosas a probar A lo largo de los años, algunas de las cañas hechas por mí que mejor han lanzado tienen caracteres mezclados. Con esto quiero decir que sus curvas de estrés están combinadas: dos curvas distintas f(b) de dos cañas distintas crean una curva enteramente nueva. Las posibilidades pueden ser, en teoría, infinitas, pero hay ciertos límites dentro de las combinaciones posibles. El diseño de cañas no es necesariamente el misterio que algunos dicen que es. Un buen comienzo podría ser dibujar los perfiles de las cañas con las que ya has lanzado y sabes como van. Entonces quizá podrías diseñar una caña de tres tramos con el mismo carácter que la caña de dos tramos con la que estás familiarizado. Más tarde podrías seguir, por ejemplo, variando los números de línea de las cañas que ya hayas hecho. Verás que en lugar de concentrarte (cuando estás pescando) en que mosca poner, empezarás a pensar más en el carácter de tu caña y su importancia en tu técnica de pesca. El siguiente paso Puede que fuera presuntuoso por mi parte, pero intenté mejorar los principios simplemente rescribiendo la fórmula de Garrison y empezar a obtener f(b) a partir de unas medidas dadas. Para esto pude usar su idea como una regla para investigar en otras cañas existentes sus características de estrés. Para determinar el factor de impacto de la punta (el peso de la línea que cuelga de la anilla de punta), lanzo con ella y veo cual es la distancia a la que la caña maximiza este valor. Esto plantea la pregunta de como se supone que la energía “fluye” a través de la caña. Algunas de las cañas que yo creo que mejor lanzan tienen algunas de las curvas de estrés más inusuales. Recuerda que una curva de estrés sólo define el carácter de una caña. Recalculando diferentes números de línea y número de tramos,

soy capaz de hacer muchas cañas diferentes con las mismas características. Una “articulación” Como ya sugerí anteriormente, cada uno de nosotros tiene su propio estilo de pesca. Normalmente este estilo viene dado por las aguas en las que pescamos y por las especies a las que perseguimos. Durante más de treinta años he estado persiguiendo a las truchas en los ríos de Michigan. Por eso, cuando los recién llegados a la construcción de cañas me piden consejo, les recomiendo dos cosas. La primera es adquirir los máximos conocimientos posibles. Ser casi un “gurú”. Y la segunda es aprender todo lo que se pueda acerca del estilo de pesca que practicas. Aplicándome a mí mismo el consejo, yo solamente hago cañas para la trucha. Cuando pesco aguas arriba, por ejemplo, dependo de dos tipos básicos de lances. El primero, el lance rodado, que uso para las aguas rápidas. Una buena caña de línea #4 lanzará 45 pies y transmitirá la suficiente energía para estirar un bajo de 9 pies con una buena mosca en el extremo. Mi segundo tipo de lanzado es el lance convencional. Pero lo ejecuto de una forma particular. Si no obtengo una picada en el primer lance, espero a que la caña devuelva la mosca a su posición original con un solo falso lance hacia atrás y hacia delante. En otras palabras, mi caña tiene que ser capaz de levantar y volver a lanzar la línea. Muchas veces, hasta más de 20 pies. Es bastante fácil describir la acción de la caña que yo prefiero. El primer punto de flexión (“articulación”) está a un cuarto de la longitud de la caña, comenzando desde la punta. Un punto de flexión, o “articulación” como lo llaman algunos, se podría describir como un punto donde los valores varían de la suavidad que tenían. Esto da una caña con una punta blanda. Y una punta blanda te permite lanzar sólo con el bajo. Después del punto de flexión, la caña se carga normalmente y el efecto del

187

puntal blando disminuye gradualmente a medida que se saca línea y la caña se carga. El segundo punto se encuentra a tres cuartas partes de la longitud total de la caña, comenzando desde la punta. Este punto añade una momentánea pausa en la transmisión de energía de la caña y permite que la línea forme un bucle mejor cuando efectúas un lance rodado. Esta pausa es necesaria en el lance rodado porque la tensión superficial del agua sobre la línea tiene una tendencia a ralentizar la acción de ésta. Alejando este punto de la mano, se levanta más cantidad de línea durante el lance. Cuanto más cerca está este punto dela mano, más cantidad de línea caerá durante el lance. Se nota bien este punto cuando la línea se lanza paralela a la superficie del agua. Si vuelves a mirar la curva de carácter que listé anteriormente, podrás ver los puntos de flexión a lo que me refiero. El primero está entre los puntos de 10 y 20 pulgadas. El segundo punto se encuentra alrededor de las 45 pulgadas, a 20 pulgadas de la empuñadura. Este es el punto de flexión que hace que la cala lance muy bien en los lances rodados. Limitaciones Aunque algunas técnicas pueden parecer exactas y rectas, hay limitaciones al diseño de cañas de mosca por ordenador. Hay ciertas ocasiones en las que, si las reglas son

muy rígidas, hace falta la intervención humana, ya que sino, creo que la creatividad se pierde. Uno de los fallos del diseño de cañas asistido por ordenador es el alargamiento o acortamiento de una curva de carácter. En este momento, los distintos puntos de la curva tienen que moverse fuera de los incrementos de 5 pulgadas, y su impacto en el carácter se reduce. Aquí es cuando hace falta una intervención. A partir de la curva puedes detectar las zonas específicas que han sido a largadas o encogidas. Hay que escoger estas zonas de manera que los puntos de flexión importantes queden intactos y en su posición apropiada. Virolas “Step-down” Muchas de las cañas clásicas fueron construidas con virolas “sep-down”. El término describe la forma e trabajar de estas virolas. En lugar de incrementar el tamaño de la virola para acomodar secciones de la misma medida, hoy en día las secciones a unir son desiguales en medida, en concreto 1/64 de pulgada. Si dibujas los caracteres de estas cañas clásicas, notarás varios picos inmediatamente antes de las virolas. El efecto que producen estos picos sobre el carácter se suaviza por la cantidad de material eliminado para montar este tipo de virolas. Si intentas colocar una virola que no sea del tipo “sep-down” en las cañas construidas a partir de estas curvas, hay que eliminar estos picos de sus curvas de carácter.

188

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->