Está en la página 1de 6

La planificación y la vida hogareña

Los pasos del proceso administrativo en la elaboración de planes se define como la


“administración en la organización y dirección de recursos humanos y materiales para
lograr los fines propuestos mediante la utilización de un conjunto de procesos”.

Funciones de la Administración
La administración se produce mediante la realización de una serie de funciones, siendo
las más importantes las siguientes:
Toma de decisiones.
Planificación.
Organización.
Ejecución.
Coordinación.
Comunicación.
Control y evaluación.

Para que haya administración efectiva, todas estas funciones deben actuar como un
todo, no pueden trabajar aisladamente. Esta concepción integral es lo que permite
conceptualizar a la administración como un proceso.

El proceso administrativo es, pues, la secuencia interrelacionada de todas las funciones


propias de la administración.

La toma de decisiones
La toma de decisiones se define como “la facultad de escoger la mejor y más
conveniente alternativa de un conjunto posible de ellas”.

Esto quiere decir que, antes de llevar a cabo una gestión administrativa, debemos
sopesar cuál es la mejor forma de realizarla en términos de costos, producción,
productividad y metas a lograr. En fin, determinar cuál es la más conveniente para los
objetivos que nos proponemos lograr.

La planificación
La planificación es escoger y relacionar hechos para prever y formular actividades
propuestas, que se suponen necesarias para lograr resultados deseados”
A través de esta función se pone en práctica la alternativa que se seleccione como mejor
y más conveniente.

La organización
La organización se ha definido como la combinación de personal, equipo, herramientas
y materiales, reunidos con alguna coordinación sistemática y efectiva, con el fin de
alcanzar objetivos definidos.

Importancia de la organización
permite lograr los objetivos propuestos con menor esfuerzo y gasto.
Permite ahorrar energía y la fricción y contratiempos entre las personas se reducen al
mínimo.
Permite que cada miembro del grupo cepa con precisión cuáles son las actividades que
debe desempeñar.

La ejecución
La ejecución en la función que dentro del proceso administrativo permite poner en
marcha el plan.
Esta función tiene que ver con aspectos como los siguientes:
Establecer calendario de realizaciones o cronogramas
Presupuesto
Programa de actividades con su respectivo orden de prioridades

La coordinación
La coordinación es la función que permite el funcionamiento eficiente de la
organización y que la ejecución marche sin tropiezos, para ello es indispensable tener
una dirección acertada.
La coordinación hace que trabajen apropiadamente las líneas de autoridad, las distintas
unidades funcionales, que se respeten los canales jerárquicos y de comunicación.
La coordinación garantiza el logro de los objetivos propuestos y la identificación del
personal involucrado con los fines que se persiguen.

La comunicación
La comunicación es el intercambio verbal, escrito, visual que permite transmitir y
conocer criterios, informaciones, pensamientos y aspiraciones que puede influir en el
comportamiento de los individuos integrantes de un grupo determinado

Las comunicaciones persiguen los siguientes objetivos:


Que las personas ejecuten su trabajo eficazmente.
Que cada miembro del grupo coopere con los otros integrantes y obtenga por sí mismo
la satisfacción del deber cumplido.

Los medios más usuales para comunicarnos son: las entrevistas, las reuniones, los
recursos audiovisuales, las circulares.

El control y la evaluación
Controlar significa procurar que todo se desarrolle de acuerdo con las reglas
establecidas y las órdenes dadas.
Es necesario controlar los resultados producidos por las actividades que se cumplen
dentro del plan previsto.
El control se hace evidente a través de las informaciones relacionadas con la forma en
que se están logrando los objetivos previstos y de los informes periódicos acerca de
como está trabajando cada unión funcional, lo cual permite detectar los problemas que
se presentan.
Estas informaciones permiten rectificar los errores cometidos y reorientar las
actividades.
Los resultados obtenidos deben ser periódicamente evaluados para ver la posibilidad de
mantener o cambiar las orientaciones.
La evaluación “es el proceso autocrítico que permitirá determinar si los objetivos
planteados fueron logrados y en caso negativo por qué”.
La Ejecución de Planes en el Tiempo
Se ha dicho que la planificación es “previsión” del futuro; de acuerdo con esto, prever
es estructurar el futuro y articular programas de acción.
Se fijan plazos definidos para la ejecución de las acciones que se planifican.

La fijación de los límites de tiempo dependerá de:

La clase de actividad.
Los recursos disponibles.
Las posibilidades de control.
Los objetivos perseguidos.

De acuerdo con la previsión, a los planes pueden ser:


Planes para ejecutarlos a corto plazo.
Planes para ejecutarlos a mediano plazo.
Planes para ejecutarlos a largo plazo.

El plazo es, pues, el tiempo o lapso fijado para el cumplimiento de una o varias
acciones.

Los elementos de la planificación


La planificación propiamente dicha está integrada por los siguientes elementos:
Diagnóstico de la realidad que se estudiará
Identificación y descripción del tema o problema
Formulación de objetivos
Determinación de las metas
Metodología
Ejecución y evaluación

Diagnóstico de la realidad que se estudiará


El diagnóstico puede hacerse a través de estadísticas u observaciones directas mediante
la realización de trabajos de campo la idea es tratar de detectar los problemas y sus
posibles causas. A través del diagnóstico se reúnen los elementos de juicio que permiten
determinar las metas del plan

Identificación y descripción del tema o problema


Una vez detectado el problema que será estudiado, hace describe y se hace un análisis
general de los hechos presentes y pasados; al mismo tiempo se distinguen las
situaciones esenciales de las circunstanciales.

Formulación de objetivos
Consiste en proponerse los objetivos que se aspiran lograr. Es conveniente que participe
la mayor cantidad de personas en forma directa o indirecta y que aquellos participantes
encargados de llevarlo a cabo estén plenamente identificados con ellos.
La formulación de los objetivos debe hacerse de tal manera que permita la realización
de actividades que puedan ser medidas y cuantificadas.

Determinación de las metas


Las metas se entienden como la especificación de lo que debe hacer una persona, o
institución para resolver una determinada situación o problema.

Las metas implican la formulación de los objetivos en términos concretos y


cuantificables, lo cual conduce a la determinación de las posibilidades de cumplimiento
en el tiempo y a la necesidad de establecer un margen de flexibilidad.

Metodología
Formulados los objetivos y determinadas las metas es imprescindible determinar los
modos de proceder para lograr tales objetivos.

El modo de proceder es el método, el cual se define como el procedimiento científico


para la investigación y enseñanza de la verdad.

Ejecución y evaluación
La ejecución es el elemento mediante el cual se llevan a cabo los programas diseñados,
para ello es necesario:

Disponer de la organización y dirección adecuadas.


Tener sistematizados los procedimientos y los métodos a ser utilizados.
Contar con un recurso indispensable para el logro de los objetivos.

La evaluación en el proceso que nos permite realizar el balance de los resultados


tenidos. Debe practicarse durante la ejecución del plan y al terminar ésta.

Administración del tiempo libre


las actividades humanas del mundo contemporáneo se caracteriza por la mecanización y
la automatización, las cuales han traído por consecuencia la disminución del horario de
la jornada de trabajo y un número mayor de horas y días no laborables es decir, el
tiempo libre ha aumentado.

Como existen más horas de ocio, se plantea el problema de cómo administrar ese
tiempo, que hacer durante el tiempo libre.
Para dar respuesta a esta inquietud es necesario abordar el problema desde dos puntos
de vista:
El tiempo libre en la vida hogareña
El uso más efectivo del tiempo en la vida escolar

La vida hogareña y el tiempo libre


La televisión, este medio audiovisual permite llevar el mundo exterior al seno de la vida
familiar. A través de la televisión se consumen gran parte del tiempo libre.
La radio permite igualmente que la familia consuma parte de su tiempo libre oyendo
música e informaciones en general.
Las conferencias, el teatro y los conciertos constituyen una posibilidad de invertir parte
del tiempo libre y al mismo tiempo perfeccionarse culturalmente. Estas actividades,
permiten, además, despertar el sano espíritu crítico y a través de él propiciar la coalición
hogareña.
Los juegos de mesa, como el ajedrez, representan otra alternativa importante para
disponer positivamente de parte del tiempo libre familiar.
Los deportes, igualmente, constituye una buena opción para evitar que el tiempo libre se
convierta tedioso y aburrido.

Administración del tiempo en la vida escolar: hábitos y técnicas de estudio


hábitos de estudio
la asignatura tiene un programa de estudio, en el cual aparecen, además de los objetivos,
los contenidos temáticos que los recursos para el aprendizaje. Los alumnos deben leer
atentamente las orientaciones, consultar a los profesores y adquirir la bibliografía y
demás recursos indispensables para el aprendizaje.

De acuerdo con el tiempo disponible, el alumno debe organizar un horario diario de


estudio, con la finalidad de que pueda preparar debidamente cada una de las asignaturas
del plan de estudio.

El horario de estudio debe estar dividido en dos o tres períodos y abarca, por lo menos
dos o tres horas de trabajo diario.

El horario debe ser elaborado por el mismo alumno y debe seguirlo con la mayor
puntualidad.

Cuando se presenten circunstancias que interrumpan el cumplimiento del horario el


alumno debe continuar con él tan pronto se superen estas circunstancias adversas.

Además es indispensable que el estudiante observe las siguientes reglas:


Rodearse de un ambiente propicio para el estudio, con posibilidades mínimas de
perturbación.
Escoger horas fijas para efectuar sus estudios.
Disponer de la bibliografía mínima recomendada por el profesor de la asignatura.
Usar cuadernos de anotaciones.
Dedicar mayor tiempo a las asignaturas que considere más difíciles.

Algunas técnicas de estudio


La lectura: saber leer correctamente es un requisito indispensable, ya que permite la
cabal comprensión de lo estudiado y ahorra tiempo, esfuerzos, preocupaciones.

Al utilizar un libro, lo más aconsejable es empezar a manejarlo por la tabla de


contenidos, ya que ella permite informarse acerca de lo que trata la obra y que parte es
la que interesa leer.

Una vez hecha la lectura, se seleccionan y valorar los hechos más importantes. Si el
libro es propio puede hacerse mediante el subrayado, en caso contrario se busca una
libreta de notas o se elaboran fichas.

El subrayado: es una técnica muy personal, sin embargo, se han señalado algunas reglas
generales.

Subrayar los libros propios.


Usar para subrayar aquellos aspectos que merecen un esfuerzo mayor en el estudio.
Subrayar con doble línea negra los datos esenciales.
Colocaron líneas verticales en el margen del texto, en aquellos puntos con los cuales no
estamos de acuerdo.
El esquema: es la representación gráfica de la manera de pensar con respecto al material
subrayado y con este sistema se aumenta el poder de síntesis.

En resumen: consiste en escribir con palabras propias las ideas esenciales leídas,
subrayadas.

Las fichas: son de dos tipos, las bibliográficas y las de contenido. Las fichas
bibliográficas contienen los datos generales del libro leído. Ejemplo: autor, a nombre de
la obra, editorial, fecha de edición, página de donde ha sido tomada la cita.
La ficha de contenido contiene los datos o informaciones que se utilizan para redactar
un nuevo cuerpo de información o texto.
La las fichas de contenidos conceptuales, de resumen y mixtas.