Está en la página 1de 2

El film de culto más importante

de todos los tiempos


FICHA TÉCNICA:

Título original: The Rocky Horror Picture Show


Nacionalidad: Gran Bretaña
Año: 1975
Dirección: Jim Sharman
Guión: Richard O'Brien y Jim Sharman
(basado en la obra musical de Richard O’Brien)
Producción: John Goldstone y Michael White
Dirección de Fotografía: Peter Suschitzky
Montaje: Graeme Clifford
Dirección Artística: Terry Ackland Snow
Música: Richard O'Brien y Richard Hartley
Diseño de Vestuario: Sue Blane, Richard Poin-
ting y Gillian Dods
Coreografía: David Toguri
Reparto: Tim Curry (Dr. Frank N. Furter), Susan
Sarandon (Janet Weiss), Barry Bostwick (Brad
Majors), Richard O'Brien (Riff Raff), Jonathan Ad-
ams (Dr. Everett Scott), Nell Campbell (Colum-
bia), Peter Hinwood (Rocky Horror), Patricia Quinn
(Magenta), Meat Loaf (Eddie), Charles Gray
(Criminologist), Jeremy Newson (Ralph Hapschatt)
Duración: 96 min. (Color)

SINOPSIS:

Brad Majors y Janet Weiss son una ñoña y almibarada parejita de novios que, tras asistir a la
boda de unos amigos, sufre un percance con su automóvil, en medio de una fuerte tormenta,
que les obliga a dirigirse, en busca de ayuda, al único lugar habitado cercano al punto donde
se encuentran: el castillo donde el Dr. Frank N. Furter, un alienígena transexual proveniente
del planeta Transilvania, despliega un fastuoso espectáculo festivo, rodeado de su corte de
freakies, y se dedica en cuerpo y alma a insuflar vida a su magna creación: Rocky, una espe-
cie de remedo frankensteiniano de cuerpo soberbiamente perfecto y capacidad cerebral inver-
samente proporcional a su belleza física. La impactante experiencia les hará descubrir algunas
facetas ocultas de su personalidad, de cuyo hallazgo serán ellos los primeros sorprendidos...

HOJA INFORMATIVA

Nº 31
Junio 2004
COMENTARIOS:

A principios de los 70, el polifacético Richard O’Brien (actor, cantante,


compositor, guionista) realizó la obra teatral The Rocky Horror Show.
Esta comedia musical resultaba ser una extraña parodia de las películas
serie B de ciencia-ficción y terror, a las que era adepto O’Brien, con
música rockabilly y una estética propia del glam rock que predominaba
por aquel entonces en Inglaterra. Tras haber sido calurosamente acogi-
da en las premières, la obra es presentada en junio de 1973 en el Thea-
tre Upstairs del Royal Court londinense -una pequeña sala de 60 buta-
cas dedicada a montajes experimentales-. Después de su estreno, The
Rocky Horror Show conoció un éxito progresivo, trasladándose a salas
cada vez más amplias (el Classic Cinema, el King’s Road Theatre), hasta
conquistar y reinar en el West End londinense. Tras su ruta por los tea-
PARTICIPACIÓN DEL PÚBLICO
tros de Londres, la obra llega a los Estados Unidos y se estrena en el
club Roxy de Sunset Strip, en Los Ángeles, donde deslumbra (por cier- Arroz: Al principio de la película, durante la
to, entre los candidatos al casting se encontraban John Travolta y Ri- boda de los amigos de Brad y Janet, se tira el
arroz junto con los personajes de la pantalla
chard Gere). A raíz de este logro, O’Brien firmó un acuerdo con la 20th
cuando los recién casados salen de la iglesia.
Century Fox para su adaptación cinematográfica, lo que provocó que se Periódico: Cuando Brad y Janet son sorpren-
abrieran también las puertas de Broadway. Pero allí no se repitió el didos por el aguacero, Janet cubre su cabeza
éxito, al punto que los críticos neoyorquinos fueron despiadados con lo con el periódico así lo hace el publico.
que tildaron de explosión de mal gusto. Este fiasco provocó la descon- Pistola de agua: Son usados por los miem-
fianza de los ejecutivos de la Fox, que empezaron a cuestionar la viabi- bros de la audiencia (nivel mas avanzado)
lidad comercial del proyecto. Finalmente, y casi con ganas de que fraca- para simular la lluvia.
sara, acabaron estrenando el filme The Rocky Horror Picture Show (se Encendedores: Durante el verso “There is a
light” (“Hay una luz”) en la canción "Over the
añadió el Picture al título de la obra inicial); utilizando, en su realiza-
Frankestein Place".
ción, a la mayoría de los actores que conformaban el elenco original del Guante de hule: Antes y después de la crea-
teatro (Tim Curry, el propio O'Brien, Patricia Quinn, Meat Loaf), salvo ción de Rocky, Frank ajusta sus guantes 3
un par de elegidos en el casting, entre ellos, la desconocida Susan Sa- veces Tratar de lograr una sincronía para un
randon en su primer gran papel donde canta (y bastante bien) por pri- sonido perfecto.
mera y única vez. Los directivos de la Fox se equivocaron a medias, ya Confeti: Al final de la canción “Charles Atlas”
que, si bien The Rocky Horror Picture Show fue inicialmente un fracaso los transilvanos tiran confetis cuando Frank y
de taquilla y crítica -se estrenó con una muy pobre difusión-, acabó Rocky van a la habitación.
Tostadas: Cuando Frank propone un brindis
convirtiéndose en un fenómeno sin precedentes. Todo comenzó por un
(toast, en ingles) aventar la tostada.
hecho casual que, a la postre, acabó salvando a la película: la destina- Gorros de cumpleaños: En la cena, Frank se
ron a las funciones de trasnoche de cines y autocines (el denominado pone un gorro y canta “Happy Birthday”.
circuito de las midnight movies). En ese nuevo contexto, The Rocky Campanitas: Durante la canción "Planet
Horror Picture Show se enfrentó a un público distinto formado, princi- Schmanet" tocar la campana cuando Frank
palmente, por adolescentes que concurrían a dichas funciones con fines diga "Did you hear the bell"
distintos de ver la película. Podría decirse que ellos redescubrieron el Cartas: Durante la canción "I am going home"
film, o mejor aun, lo vieron con otros ojos. Aunque no se sabe a ciencia Frank dice "cards for sorrow cards for pain" en
este momento aventarlas.
cierta cómo sucedió, cuenta la leyenda que en el medio de la escena de
la lluvia en la que Janet Weiss (Susan Sarandon) se cubre la cabeza con papel de diario alguien grito “Buy an umbre-
lla, you cheap bitch” (“Cómprate un paraguas, perra barata”). A partir de ahí, en aquella función, la gente empezó a
gritarle insultos y chistes a la pantalla. Tras esa mítica noche se formo lo que hizo de The Rocky Horror Picture Show
el film de culto más importante de todos los tiempos: gente disfrazada como su personaje favorito, tirándole objetos
a la pantalla, bailando el “Time Warp”al costado de las butacas, cantando las letras de las canciones de memoria, y
recitando los diálogos con sus respectivas respuestas como si de una misa se tratara. Pero los fans no se contentaron
sólo con eso. Así, cuando los cines dejaron de programar el film, varios elencos de actores y bailarines amateurs
alquilaron salas para proyectarlo dándole al espectáculo un valor agregado: lo presentaban, reproducían bajo la pan-
talla los números musicales, iniciaban a los “vírgenes” (aquellos que presencian por primera vez The Rocky Horror
Picture Show) y preparaban junto al público el guión participativo del film. Este guión, que es algo diferente para
cada grupo que lo realiza, contiene todos los chistes y cosas que se gritan a la pantalla, los momentos en que deben
utilizarse los elementos (arroz, periódico, etc.), cuando cantar, y todo lo que debe saber cada espectador que quiera
disfrutar la experiencia en su totalidad (véase, como orientación, la sección PARTICIPACIÓN DEL PÚBLICO de este co-
mentario). Con los años el culto a The Rocky Horror Picture Show no ha hecho más que crecer, generando numero-
sos sos fanzines, cómics, libros, discos (con versiones de su
música), etc. Sin duda, “Rocky” es un fenómeno aislado del
resto de los films de culto; tiene sus propias convenciones y
muchas veces sus fanáticos la tienen como su único objeto
de veneración. Es innegable que The Rocky Horror Picture
Show Show posee un peculiar efecto
adictivo, que es debido, según
Patricia Quinn (Magenta), a sus
componentes básicos: sexo,
droga y rock’n’roll.

También podría gustarte