Está en la página 1de 10

ENCICLOPEDIAS

ÁLVAREZ
He aquí el rostro de
Antonio Álvarez Pérez.
Nacido en un pequeño
pueblo zamorano en
1921. Fue maestro de
escuela. A su vez, se
convirtió en autor de una
serie de enciclopedias
escolares que llevan su
apellido.
La Enciclopedia Álvarez
(autorizada por el Arzobispo
de Valladolid a la Editorial
Miñón para que la publicara
en 1956), es una serie de
libros de texto, la más
conocida entre las gentes que
estudiaron durante la España
de postguerra. Pues se
vendieron acerca de 22
millones de ejemplares.
Aunque ni que decir tiene que
también se trabajaba con
otras enciclopedias, tales
como Bruño, Hijos de
Santiago Rodríguez, o Luis
Vives.
Estas enciclopedias surgieron,
según el propio autor, de una
necesidad en la enseñanza;
pues los libros deben
desandar el camino, ser
eficaces.
Palabras textuales de Álvarez:
“Antes de mi enciclopedia
todo era estudio de memoria;
la clave del éxito fue el libro
del maestro, o sea, la práctica,
las actividades que
afianzaban los
conocimientos”.
Estos libros intentaron moldear la personalidad de los más
de ocho millones de niños que pasaron por las escuelas
patrias desde 1954 hasta 1966; evitando así el surgimiento
de nuevos enemigos al régimen franquista. Pues
verdaderamente Álvarez admite haber sufrido de cerca la
censura del régimen sobre los contenidos de su obra.
Y dice así: “Indicaban unos cuestionarios y un régimen
censor que te indicaba lo que tenías que poner; y si no era
así, no te aprobaban el libro. Por eso, había que escribir que
el Alzamiento fue un éxito muy conveniente, y que Franco
era un tío muy bueno; así mismo, los malos eran los rojos, y
encarnadas las amapolas”.
En un único tomo, pequeño y ligero, estaban incluídas todas las
materias (lengua española, geografía, aritmética, geometría,
historia de España, ciencias de la naturaleza, historia sagrada y
Evangelios con las fiestas escolares); hecho el cual, resulta
sorprendente si se pone en comparación con el gran número de
libros que deben cargar los estudiantes de hoy en día. A esto,
Álvarez responde: “Yo creo que eso se debe a una táctica de las
editoriales, hacen libros cada vez más grandes y más caros. Los
libros deberían hacerse más sencillos y útiles con menos
palabras”.

También nos llama increíblemente la atención que cada libro


costase tan solo 55 pesetas.
No obstante, exsistían tres enciclopedias: Primer grado, para
la etapa que duraba hasta los siete años; Segundo grado, de
siete a doce; y Tercer grado, de doce a quince años. A su
vez había también enciclopedias para el estudio de
Formación Profesional; éstas curiosamente constaban de
dos ediciones diferentes, una para estudiantes del sexo
masculino y otra para el sexo femenino.
Todos estos libros escritos con el método pedagógico en el
que creía el autor: la sencillez.

Aquí se ofrecen las imágenes de algunas carátulas


representativas:
Por ello se debe estar agradecido a este maestro zamorano.
Cierto es que algunos lo califican de “artista del engaño”,
pero en esas épocas no se hubiesen podido publicar otro
tipo de verdades. Así pues, su obra ilustró a millones de
estudiantes.

En 1973 se aprobó la nueva Ley General de Educación, con


la que cambió el sistema educativo en España,
desapareciendo así, las Enciclopedías Álvarez de los
colegios para siempre.
Mª Lourdes Vellón Nogueira
nº20 2ºBach.D