Está en la página 1de 3

Campeche

Tus bellezas pintó García Jurado


con mágicos pinceles de poeta,
y describió tu garza y tu venado,
la quema, el río, el tigre y la caleta.

Y tus mujeres, flores campechanas,


de dulce tono y voces sonajeras,
con su donaire y garbo soberanas,
como el grácil cimbrar de tus palmeras.

Pasean su hermosura por las calles


y amando a tus hombres y a tu suelo
lucen las esbelteces de sus tallos.

Mientras las nubes tejen sus encajes


en el azul marino de tu cielo
cambiante por eróticos celajes.

Tu laguna de Términos, planteada


por tus noches románticas de luna,
con su perla del Carmen, engarzada
en montura de palmeras, cuna

de nobles y perínclitos varones


y de mujeres de ancestral dulzura
que conversando al pie de sus balcones
hermosean las noches de frescura.

Fue tu palo de tinte, trasluernante


viajero que surcó mares y playas
llorando en su perdón de navegantes
los asaltos priáticos y fieros,
la estirpe señorial de tus murallas
y los vaivenes de tus cocoteros.

Recuerdo el botín de bucaneros


destaca su perfil
y en tu suelo bendito, cocoteros,
se mezclan con las cañas y el maíz.

En tu mar juguetea la mantarraya


y te da su riqueza el camarón
y en tierra te ennoblece la muralla
que pregona tu estirpe y tu blasón.

Hacia tu cielo miran los ramajes


de cedro y caobas enlazados
y salpican el sol de tus paisajes
en ágiles retozos, tus venados,
el color verde gris de tus follajes
y el culebrear de arroyos irisados.

CANTARES CAMPESINOS
El agua la manda el cielo,
la tierra la puso dios.
Viene el amo y me la quita,
¡la p...ita que se partió!

A ver, respóndame, hermano:


si esta fue tierra ´e los incas
¿de donde hay dueños de fincas
con títulos en la mano?
Pa mí que al pobre serrano
le vienen tomando el pelo.
Acequia, puquio, riachuelo
todo en títulos se fragua.
¿De ´onde tiene dueño l´agua?
¡el agua la manda el cielo!

Y por último, los incas


no han sido los más primeros;
antes los huancas ´stuvieron
y antes que ellos los mochicas.
Ora hay haciendas tan ricas
pa sólo un dueño o pa dos
y gritan a toda voz
que heredaron de su padre...
¡Que no me vengan, compadre,
la tierra la puso Dios!

Donde no hay minas de gringos


hay tierras de gamonales,
pagan míseros jornales
y te andan a los respingos.
Se trabaja los domingos
Más pior que en tiempo ´e la mita.
Y hasta si tengo cholita
para mi pobre querer,
por el gusto de ...poder
viene el amo y me la quita.

Creo que, ultimadamente,


debiera ser propietario
quien fecunda el suelo agrario
con el sudor de su frente.
Así espera nuestra gente
y así mesmo espero yo.
Y así ha de ser, pues si no
a gringos y gamonales
vamo a recontrasacarle
¡la p... ita que se partió!