Está en la página 1de 33

ENSAYO SOBRE

LA CEGUERA
NOMBRES:
Hillary Milagros Peña Fernández
GRADO Y SECCIÓN:
5ª “A”
PROFESOR:
EDGAR PÁEZ
COLEGIO:
Pedro Gálvez Egúsquiza

2010
Ensayo sobre la
ceguera
Biografia del autor:
Escritor portugués, uno de los
novelistas actuales más apreciados
en el mundo entero. Periodista y
miembro del Partido Comunista
Portugués sufrió censura y
persecución durante los años de la
dictadura de Salazar. Se sumó a la
llamada "Revolución de los
Claveles" que llevó la democracia a
Portugal, en el año 1974. Escéptico
e intelectual mantuvo y mantiene
una postura ética y estética por
encima de partidismos políticos, y
comprometido con el género
humano. En la actualidad,
consagrado como escritor universal,
divide su residencia entre Lisboa y
la isla española de Lanzarote
(Canarias). Alzado del suelo
(1980) fue la novela que le reveló
como el gran novelista maduro y
renovador portugués. Se trata de
una novela histórica, situada en el
Alentejo entre 1910 y 1979, con un
lenguaje campesino, una estructura
sólida y documentada y un estilo
humorístico y sarcástico que llamó
enormemente la atención en su
momento. Siguieron obras de gran
interés como Memorial del
convento (1982), El año de la
muerte de Ricardo Reis (1984),
La balsa de piedra (1986),
Historia del cerco de Lisboa
(1989), El evangelio según
Jesucristo (1991) y Ensayo sobre
la ceguera (1995), obra en la que
el autor desde planteamientos
éticos advierte sobre "la
responsabilidad de tener ojos
cuando otros los perdieron".
Saramago, escéptico pero solidario,
reflexiona en esta novela sobre si
cabrá la esperanza tras este nuevo
milenarismo que la humanidad está
viviendo. En 1998 recibió el Premio
Nobel de Literatura, siendo el
primer escritor portugués en
conseguirlo.
Resumen:
Ensayo sobre la ceguera, de José
Saramago, es una extraordinaria
alegoría de la sociedad humana.
Ubicados en una ciudad, que bien
podría ser la nuestra, asistimos a la
expansión de una alarmante
epidemia de ceguera cuyas
características desconciertan a
médicos y autoridades.
Un pequeño grupo, a quienes
seguimos desde el inicio de la
novela, sirven al autor para dar vida
a tipos bien definidos: el primer
hombre que queda ciego y su
esposa, el médico que lo atendió y
su mujer, que finge contagiarse
también para ayudar a su marido,
un niño con estrabismo, una joven
atractiva que usaba gafas oscuras,
un ladrón y un anciano, son las
figuras principales de este drama.
Con ellos nos hundimos en la
desesperación, la impotencia, el
hambre, el miedo, el asco, la
violencia, el dolor, la incertidumbre,
y otras emociones que la trama
logra desatar en nosotros a base de
situaciones adversas e inquietantes.

Como es costumbre en este autor,


los personajes son nombrados
mediante la referencia de alguna
característica personal, no llegamos
a conocer nunca sus nombres; así
mismo, la trampa de los signos
ortográficos (Saramago utiliza sus
propias reglas para el uso de la
coma y la mayúscula) es un juego y
un recurso útil a sus fines.

Luego de los primeros brotes de


ceguera, tras infructuosas
investigaciones al respecto, las
autoridades deciden dictar
cuarentena para los afectados. Las
primeras víctimas de la pandemia
son recluidas en una amplia
estructura abandonada que había
servido antes como manicomio. Una
vez ahí, los primeros grupos de
ciegos se organizan para vivir lo
mejor posible. La mujer del médico
juega un papel protagónico. Sin
descubrir al resto que ella aún
conserva la vista intenta ayudarlos
en la medida de sus fuerzas y sus
posibilidades, sin embargo, no le es
posible multiplicarse, auxiliar a
todos los afectados, y contempla
con tristeza el calamitoso
espectáculo que la rodea. La
repartición de la comida, que las
autoridades envían puntualmente, y
la distribución de las camas, no
reportan al principio mayores
problemas. Pero los ciegos siguen
llegando del exterior, al parecer la
epidemia adquiere proporciones
incontrolables. Ante esta nueva
situación las cosas empeoran, el
espacio se reduce y la comida deja
de llegar puntualmente. Los
alimentos no alcanzan, algunos
ciegos forman grupos liderados por
rufianes que abusan de los demás.
Cuando la situación llega a
extremos de violentas agresiones
físicas, la mujer del médico, que aún
conserva la vista, decide tomar la
justicia en sus manos,
aprovechando su ventajosa
situación sale en defensa de un
grupo de mujeres a las que unos
ciegos armados violaban
impunemente.
A estas alturas, el caos reina en el
supuesto nosocomio; un incendio
termina por hacer que los ciegos
salgan, como tromba enloquecida,
hacia una ciudad de ciegos.
Podemos imaginar el espectáculo
que contempló la mujer del médico
cuando se dirigió a buscar ayuda:
Abandono total, tristeza, hedor,
muerte. Con el valor que la
caracterizó desde el principio, y la
entrega incondicional a su pequeño
grupo de seguidores, la mujer del
médico los guió por una ciudad
transformada. Grupos de ciegos
deambulaban sin rumbo, nadie
sabía cómo volver a su hogar, ni
saberlo resolvería nada. Los
expendios de comida eran
saqueados sin “miramientos”. El
paisaje a los ojos de la única que
había conservado la vista se
presentaba con toda su violencia,
triste, putrefacto y gris.
En ese contexto la prioridad era
alimentarse para recuperar fuerzas,
localizar un lugar seguro donde
lavarse y descansar. Un perro con
lágrimas en los ojos se acercó a la
mujer y le hizo compañía, la lluvia
los lavó en un acto de compasión.
Poco a poco, el grupo comenzó a
recuperar la vista, la mujer del
médico levantó sus ojos al cielo y lo
vio todo blanco, entonces pensó
que al fin le había llegado su turno.
Análisis Fraseológico:
•El remordimiento causado
por el mal cometido se
confunde frecuentemente
con miedos ancestrales de
todo tipo. Pag31
•Muerto el perro se acabo la
rabia. Pag 95
•Sin futuro, el presente es
como si no existiera no
sirve
para nada.
•En verdad aun está por
nacer el primer ser
humano desprovisto de
esa
• Segunda piel a la que

llamamos egoísmo, mucho


más dura que la otra que
por
•Nada sangra. Pág. 198
•Médicos, entre tanta gente
sólo hay uno y para colmo
•oculista"
• "Una de las ciegas
preguntó riendo, De la
tarde o de la mañana, y
fue como si le doliese la
risa"
• "Murió y nosotras ya no
somos las mismas mujeres
que de allí salimos, las
palabras que ellas dirían
ya no las podemos decir
nosotras,"
•Si no somos capaces de
vivir enteramente como
personas, hagamos lo
posible para no vivir
enteramente como
animales.
•No hay bien que siempre
dure, ni mal que no se
ature.
•Parece una parábola, dijo
una voz desconocida, el
ojo que se niega a
reconocer su propia
ausencia.
•…Nos ocurre lo que al
caballo del cuento, que
murió cuando ya estaba
acostumbrado al ayuno…,
No seria mala idea, si es
que el caballo, cuando
muere, no sabe que va a
morir.
Analisis de los personajes:
.- Es una novela en la que no hay
ni un solo nombre propio. A los
personajes
se les conoce por expresiones del
tipo "el primer ciego", "la mujer
del primer ciego", "el médico",
"El ciego de la venda", "la chica
de las gafas oscuras", etc.Los
nombres propios
automáticamente los asociamos
a lugares geográficos concretos.
Los personajes principales son:

“El primer ciego”


Que, como su mismo nombre se
refiere, fue el primer caso de
ceguera que hubo en toda la
ciudad.

“La chica de gafas oscuras”

Es una chica muy bonita, según


la describe el autor, que anda
muy implicada en la
promiscuidad remunerada y que
es apenas una adolescente que
vive con sus padres. Queda ciega
haciendo el amor.

“El médico”
Un oftalmólogo, para ser más
especifico, que es el que ve
todos los primeros casos cuando
la Ceguera Blanca empieza.

Queda ciego en la noche, en su


casa.

“La mujer del medico

Es la principal protagonista de la
obra, ya que, a medida que esta
transcurre, todos se van
quedando eventualmente ciego,
pero ella
la unica de todos los habitantes
de la ciudad, que no pierde la
vista. Y es la que mas adelante
los guía.

“El niño estrábico”

Es otro paciente del medico, y


este aparece en el manicomio ya
cuando todos estan ahí, aparece
preguntando por su mamá. La
chica de las gafas oscuras se
dedica a cuidarlo durante toda la
obra.

“La mujer del primer ciego”


Irónicamente, a pesar de haber
aceptado la ceguera de su
marido con resignación, cuando
la enfermedad le contagia la
ceguera, ella sale corriendo
despavorida hacia la calle.

“El viejo de la venda en el ojo”

Es un personaje bastante
interesante, que eventualmente
se convierte en el amante y
protector de la chica de las gafas
oscuras. Este personaje era
tuerto antes de quedarse ciego. Y
llega entre los últimos,
contándoles con detalles lo
sucedido en la ciudad cuando la
epidemia se vuelve incontrolable.

Análisis del escenario:


Están la casa del doctor, las
pistas en lo que sucede a la
chica de gafas oscuras, al
ratero, el consultorio del
doctor, y el mas importantes y
fundamental el manicomio.
Apreciación personal:
Me encanta esa narrativa tan
fluida, casi líquida, de Saramago.
Ni hablar de todo lo que la obra
revela.
Añadiendo hasta cierto punto
algunos obstáculos a la libertad
se entra en una prisión
insoportable y se reaviva una
naturaleza cobarde. El miedo del
desamparado es aprovechado
por el que no tiene escrúpulos.
Mal encauzado corrompe las
relaciones y degrada a las
personas como una enfermedad
que se expande arrastrada por el
miedo colectivo de los que ven
desplomarse a la sociedad. El
grupo de personas que se
ayudan resplandece de
humanidad, hace vivible y digna
la existencia.
Nos marca que cuando todos
estamos fisicamente ciegos
podemos llegar a ver a las
personas tal y como son. Y
cuando vemos estamos
mentalmente ciegos.

Vocabulario:
Mensaje y valores:
EGOÍSMO:
Que sale a flote, cuando siendo
afectados por las mismas
condiciones de vida, (llámese
crísis ecónomica o enfermedad
en este caso) los contagiados
siguen pensando en retener algo
sólo para los suyos y abonando la
actitud egoísta sucede que en
esas condiciones creen que no
hay peor sufrimiento que el
propio, que por estar viendola
negra (en este caso blanca no?)
tienen que ser el centro de
atención, que los lleven en
hombros, camillas, burros y todo
lo que sirva acomodar su
dolencia. Pero 'ojo' porque el
espíritu de sobrevivencia
despierta sus defensas, así el
egoísmo intenta hacerse a un
lado, para formar una tribu de
desdichados cómplices que a
tientas buscarán la justicia en el
marco de discriminación que los
aisla.
SOLIDARIDAD:
Saramago manda a la hoguera
aquel dicho: "en tierra de ciegos
el tuerto es rey". La heroína de la
historia vivifica la solidaridad, el
amor al ser humano, capaz de
ponerse en las chancletas de los
demás, fingiendo la ceguera,
ofreciendo sus ojos, manos, pies,
como sustitutos del grupo de
incapacitados que va en
aumento, jamás tomando ventaja
de su entera salud, no toma el
papel de verdugo al contrario,
procura servir, y cuando el
escenario se pone más crudo
hasta los lectores nos aferramos
a su brazo para que nos guíe en
el caos. Un ejemplo de virtud que
me hizo recordar a una de las
mujeres que más admiro, La
Madre Teresa de Calcuta, que era
capaz de limpiar el vómito de los
moribundos acompañandolos en
el último respiro y cumpliendo así
con la caridad que ella misma se
demandó.

Indiscutiblemente más que un


ensayo es un libro de
introspección, (como que es mi
palabra cabalística eh...¿?) los
nombres sobran, me refiero a los
'apellidos', aquí no existe Pedro
Picapiedra o Juan Perez, el común
denominador es la ceguera y los
personajes son conocidos, como
la de gafas, el del parche, el del
pasito tún tún etc. Amén de
discuciones, el autor creó una
obra maestra, que debe de ser
leída por aquellos que nos
'requetegusta' la literatura o los
mandamases que nos "des-
gobiernan", quizá al menos su
conciencia logre sentir una
cosquillita.
El diseño sin diálogos, al principio
quizá confunda aunque los signos
de puntuación magistralmente
acomodados nos socorren en la
lectura, aparte que no sé de
donde sacó esa magia para que
captemos cuando habla un
personaje y comienza a hablar el
otro. ¡Maestrazo, me quito el
sombrero ante usted!. La novela
recuerda fundamentalmente a
los testimonios de personas que
han estado en campos de
concentración: Primo Levi, Imre
Kestesz, etc. En novela, la
comparación puede ser con
obras donde suceden grandes
desgracias colectivas, como La
peste, de Camus. De alguna
manera también guarda cierto
paralelismo con La metamorfosos
de Kafka, en el sentido de que
nos obliga a adentrarnos en una
lógica siniestra que el autor no
hace sino seguir hasta el
final.También, aunque quizá sea
más difícil encontrar el
paralelismo, es posible pensar en
Los pájaros de Hitchcok mientras
se lee la novela. Al igual que en
esa película nos encontramos
con fenómenos extraordinarios
en medio de las cosas más
cotidianas: los pájaros están
siempre ahí, como nuestra visión.
A nadie en su sano juicio se le
ocurre pensar que de pronto los
pájaros van a empezar a
atacarnos ni que todo el mundo
de pronto va a perder la visión. Y
sin embargo, son dos temores
que quizá residan en lo más
profundo del inconsciente
humano. Es normal entre los
niños sentir ese temor a
quedarse ciego. El papel que en
la película corresponde a los dos
periquitos que lleva Cary Grant a
Bahía Bodega, en esta novela
corresponde al prime ciego. Es
quizá el personaje más
importante, junto con la mujer
del médico. Son los dos
antagonistas. El primer ciego es
el que no veía ni cuando veía:
estaba ciego de ambición, de
celos (es el que más se resiste a
que su mujer vaya a la sala de
los ciegos mafiosos y no por
compasión sino por orgullo), de
egoísmo, de desconfianza
(cuando le llevan a casa nada
más quedarse ciego). Es un
personaje que no evoluciona. Su
primer pensamiento nada más
recuperar la vista no es el de
ayudar a los demás (como ha
hecho la mujer del médico en
todo momento, sino el de irse a
casa) No ve ni con vista ni sin
ella. La novela arranca cuando se
queda ciego y termina cuando le
es devuelta la vista y no le
hemos visto evolucionar. El
contrapunto a este personaje es
el de la mujer del médico, que es
todo lo contrario. Es la que ve en
medio de la oscuridad. Es un
trabajo duro: pág. 313: no podéis
saber lo que es tener ojos en un
mundo de ciegos, no soy reina,
no, soy simplemente la que ha
nacido para ver el horro,vosotros
lo sentís, yo lo siento y además lo
veo." Es el líder: esa
precisamente es una de las
definiciones del líder: el que ve la
salida cuando los demás sólo ven
oscuridad ("donde tú vayas iré
yo"). La que todo lo comprende,
incluso el deseo de su marido por
la chica de las gafas oscuras. Ella
sí sufre una evolución, una
verdadera transformación. Sabe
adaptarse a nueva situación y se
hace responsable por todo. Y
además la que crea hogar allá
donde está.
La novela puede dividirse en tres
partes: la primera (hasta la
página 50 más o menos) donde
poco a poco se van quedando
ciegos diferentes personajes; la
segunda (entre la página 50 y la
página 248) donde describe la
estancia en la
residencia/hospital/manicomio
que es un relato escalofriante
pero previsible: aquí es donde
podemos acordarnos de todas las
novelas y relatos de campos de
concentración e incluso de las
películas de presos con sus
mafias internas.Estamos muy
habituados a ver en el cine estos
abusos injustificados: si queréis
comida tenéis que pagar,
primero con dinero después con
sexo. Todo el escenario es
horrible: la suciedad, inmundicia
por todas partes pero hay
escenas impresionantes: la de la
violación colectiva sobre todo. El
asesinato con las tijeras del líder
¿Está justificado este asesinato?.
Incluso personas que nunca
aprobarían un asesinato yo creo
que se alegran con esta muerte.
También aquí hay una reflexión
sobre el carácter del líder: las
pistolas pueden cambiar de
manos y ya está, pero no así el
carisma. Pero la parte más
impactante es la tercera (desde
la página 248 en adelante). Ver
una ciudad como cualquiera de
las que estamos acostumbrados
a ver, llena de ciegos que en
grupos se arrastran buscando
comida, las calles llenas de
porquería, de cadáveres, es algo
impresionante.

Intereses relacionados