Está en la página 1de 5

Trabajo

de CMC.
1. Expansión del fondo oceánico y
cómo se llega a ella y qué dice.
2. Fosas y Dorsales oceánicas.

(Profesor ¡! Hemos hecho una introducción del tema, no


vigente en el trabajo.)

1. Expansión del fondo


oceánico.

Hasta hace poco tiempo resultaba desconocido; es lógico que


los científicos no conocieran la respuesta a numerosos
problemas planteados por la geología, cuyo origen se
encuentra precisamente en el fondo marino.

La expansión del fondo oceánico se basa en el estudio de las


dorsales oceánicas, la dorsal atlántica posee en su rift una
gran depresión. Por las grandes fallas que forman los rifts
asciende el magma del manto superior a la corteza terrestre,
mediante la actividad volcánica. De esta manera aumenta la
cantidad de materiales del fondo oceánico. Empujando las
erupciones de lava anterior.

La inyección de nuevos materiales en el fondo marino hace


que este vaya desplazando paulatinamente, alejándose de las
dorsales. Esto es conocido como expansión del fondo
oceánico.

El proceso comienza con un calentamiento en la base de la


placa continental que la convierte en un material más plástico
y menos denso, los objetos densos flotan, el área que se
calienta se abomba y se producen fracturas que se convierten
en un rift.

Esta teoría posee pruebas concluyentes que demuestran que


el mecanismo de desplazamiento de los continentes se
produce, entre otras cosas, gracias a la expansión del fondo
oceánico.

Las pruebas de la expansión oceánica son:


- El volumen de los sedimentos marinos.
- La edad de la corteza oceánica.
- Flujo térmico en las cuencas oceánicas.

Como el océano se expande cada vez más llegamos a la


conclusión de que hace millones de años estaban unidos los
continentes. (PANGEA)

La expansión del fondo oceánico es una de las tesis dentro de


la teoría de la deriva continental, que es la teoría aceptada,
hoy en día, para explicar el movimiento de las placas. Y la
evolución del planeta.

La teoría de la expansión del fondo oceánico es de Harry


Hess.

- Cómo se llego a esta teoría.


Harry Hess fue un geólogo de la Universidad de Princeton,
ayudó al ejército y a la geología. Hess para sus estudios
disponía del modelo de ecosonda existente y lo tuvo en
funcionamiento durante sus misiones en el Pacífico con la
intención de ampliar conocimientos sobre la configuración del
fondo oceánico. Hess creó un boceto de mapa de contorno del
fondo marino, y en su servicio militar descubrió y realizó
mapas de alrededor de 100 montañas submarinas con cimas
llanas.
Posteriormente Hess supuso que estas montañas procedían
de la acción de la erosión. Esto le indujo a considerar el ciclo
de vida de las montañas submarinas.

La Universidad de Colombia , encabezado por Maurice Swing,


también lo investigo.

Una de las características del fondo marino del Atlántico es la


dorsal atlántica. La cordillera emerge de una amplia llanura a
ambos lados y presenta picos que alcanzan los 3.000 metros
de altura desde el fondo del océano. La cresta del sistema
dorsal está prácticamente libre de sedimentos. Característica
más sorprendente de la dorsal Atlántica es el profundo valle
que se extendía por ella. Las muestras recogidas del fondo de
la fisura revelaron que el fondo del océano estaba compuesto
por roca volcánica oscura y sumamente joven.

Harry Hess en 1960, tomó la idea de Bruce Heezen de que la


Tierra se estaba "separando por las costuras", es decir, las
dorsales. Dada la juventud de las muestras del fondo de la
fisura, Heezen sostenía que la roca volcánica o magma
manaba desde debajo de la corteza. A partir de esta
sugerencia Hess desarrolló una nueva síntesis de la ciencia
terrestre en su famoso artículo de 1962, "La historia de las
cuencas oceánicas".

Haciendo eco de los conocimientos de los sismólogos, Hess


postuló un interior del planeta formado por varias capas. A
continuación, Hess explicó con mayor detalle la evolución de
la arquitectura del planeta. La corteza esta compuesta por
una roca pobre en hierro que subió a la superficie cuando la
desintegración radiactiva calentó y fundió las rocas del
interior del recién condensado planeta. Hubo un momento en
que esta corteza formaba una sola masa de tierra continental.
Debido a la presencia continuada de calor en el interior del
planeta, se creó en el manto un "bucle" de convección de
material que se eleva y se hunde, tal y como Arthur Holmes
sugirió en 1929.

Hess elaboró una teoría según la cual una vez que se formó el
planeta la convención del manto se subdividió en numerosos
bucles de circulación distintos que se extendían desde el
núcleo. Cuando las corrientes alcanzan la superficie, el
material fundido rezuma, formando las dorsales centro-
oceánicas y nueva corteza oceánica; a medida que el magma
continúa fluyendo, la convección del manto hace que el fondo
oceánico más antiguo se aleje en ambas direcciones de la
dorsal. Cuando las corrientes de convección descienden, la
antigua corteza oceánica que ya se ha enfriado vuelve a
sumergirse en el manto en las profundas fosas oceánicas.
De esta forma Hess subordinó la configuración de los océanos
y continentes a los movimientos del fondo oceánico
moviéndose y en expansión. Aunque la expansión del fondo
marino resultaba una visión convincente, no se podía
comprobar. La prueba tendría que venir indirectamente, como
ocurrió, a través del magnetismo.

2. Fosas y dorsales oceánicas.

Las dorsales oceánicas son grandes elevaciones submarinas


situadas en la parte central de los océanos de la Tierra.
Tienen una altura media de 2000 m y presentan un surco
central, llamado rift, por donde sale magma procedente de la
astenosfera, que se deposita a ambos lados, creando nuevo
suelo oceánico.

Estas formaciones están activas, el magma emerge


continuamente desde la corteza oceánica, a través de las
fisuras del fondo del océano, y forma nuevos volcanes y
porciones de corteza. Debido a esto, las rocas son más
jóvenes en el centro de la dorsal (cerca de donde está la
fisura) que en la periferia. Por otro lado, la permanente
renovación del suelo de los océanos por este continuo fluir de
magma hace que esta clase de corteza sea, por lo general,
considerablemente más joven que las cortezas continentales.

Las fosas abisales son las zonas más profundas de la corteza


terrestre que se forman entre dos placas oceánicas, o entre
una placa oceánica y una continental, que al colisionar
producen el hundimiento o subducción de una de ellas bajo la
otra.

Son valles largos y estrechos con forma de V, que pueden


superar los 10.000 metros de profundidad. En ellas, los
movimientos de la corteza provocan frecuentes maremotos
(terremotos submarinos) y erupciones volcánicas.

Es lo más profundo de los océanos, en ellos se desarrolla


formas de vidas que se encuentran adaptadas a las
condiciones que ahí se presentan. La falta de luz solar y la
vida vegetal, las temperaturas en estas zonas son muy bajas
y la presión es extrema.
FIN
Lidia Parra García
María Espinosa
Elisabeth López Cejas