P. 1
Historia de Chilca (principal)[1]

Historia de Chilca (principal)[1]

4.17

|Views: 23.494|Likes:
Publicado poralfa200375

More info:

Published by: alfa200375 on Jul 20, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/21/2015

pdf

text

original

Con una antigüedad de 6,000 años, el hombre de Chilca es el primer agricultor de la
Costa Peruana que se asentó en estas tierras, productos de una migración de la
Sierra. Eran hombres de baja estatura de cráneos alargados, que cubrían sus
cuerpos, con las pieles de los guanajos, tarucas y venados que bajaban hacia las
quebradas de Chilca. Hacían sus viviendas en unos hoyos, con un fondo de esteras, y
un tejido de caña, las que cubrían con ramas de molle o sauce y utilizaban también las
costillas de ballenas y las vértebras como asientos, hacían tejidos de petates y esteras
de los juncos y totora que crecían abundantemente en los lagos y lagunas, que por
entonces afloraban en estas tierras.

Por aquellos años el agua convertido en huaicos, producía verdaderos aluviones,
fertilizando las tierras para ser cultivadas.

21

Esperaban que sequen para sembrar camote, zapallo, frijol y pallar convirtiéndose así
en el agricultor más antiguo de la Costa Peruana (4,000 A. De C.) Complementaban
sus comidas con la pesca y marisqueo, en las inmensas playas.

El hombre de Chilca tuvo las siguientes actividades básicas: pesca y horticultura. Su
organización económica fue, pues, amplia.

El mar, sin duda, lo tuvo cerca. Hoy los yacimientos arqueológicos están a apreciable
distancia de la playa pero en aquel tiempo las aguas, de la misma manera que en
Ancón o en Paracas avanzaban mucho más allá del actual limite, formando una bahía
de escaso fondo, enriquecida con densas colonias de moluscos (conchas y choros). A
ese mar acudió el hombre, obteniendo positivos beneficios: mamíferos como los muy
aprovechables lobos; mariscos en gran variedad de especies y primer lujo de aquel
tiempo de parcas limitaciones en gran variedad de sabores: conchas, almejas, choros y
caracoles (de estos, principalmente chanque); de la escurridiza clase de los peces,
igualmente gran variedad: corvinas, robalos, cazones. De lobos, mariscos y peces, se
aprovechó, pues ora ingiriéndolos crudos, ora previo sometimiento al fuego,
cocinándolos sobre brasas.

Sabia de los secretos del mar;

Para la pesca torció largos sedales con increíble destreza y fabrico anzuelos de hueso.
Al extremo de los cordeles colocaba pesos de piedra para alcanzar los niveles
profundos.

La robusta vegetación de aquella época, daba a las necesidades hogareñas abundante
leña. Mediante piedras de estallido o ramitas giratorias, obtenica fuego.

Pero, no todo fue alimentación a base de los productos del mar. Aquí esto, justamente,
lo importante del descubrimiento último: este hombre de sesenta siglos de antigüedad,
cultivaba la tierra. En el sitio que habitó, junto a sus restos, aparece el pallar, grande,
evidentemente domesticado. También hay algunas raíces, calabazas (mates), frutos de
cañas y frutos de gramas comestibles, como la cola de caballo. Pero, ¿recolector o
cultivador? Para el pallar y la calabaza, como acabamos de indicar, hay evidencias de
cultivo. Es por lo tanto, el primer agricultor (mejor, horticultor) del continente.

El descubrimiento, por otro lado, concede un título de excepcional categoría a la
docotiledónea de blanca cascara, que aún prestigia los valles meridionales de la Costa
y aun excita el gusto de media población peruana.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->