P. 1
historia de niñas indígenas violadas en Mexico

historia de niñas indígenas violadas en Mexico

|Views: 3.287|Likes:
Publicado porwardevas

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: wardevas on Oct 23, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/25/2012

pdf

text

original

La historia de tres niñas indígenas violadas por militares

Patricia Chandomí
TUXTLA GUTIERREZ, Chis., 20 de octubre (apro-cimac).- El 4 de junio de 1994, tres hermanas, de 12, 13 y 14 años de edad, fueron detenidas junto con su madre, Delia Pérez de González, por un grupo de militares en un retén del municipio de Altamirano, Chiapas. De regreso a su hogar, luego de vender verduras en el mercado de la comunidad, las cuatro mujeres fueron interceptadas por los soldados, quienes las detuvieron para interrogarlas. Durante dos horas estuvieron privadas de su libertad, lapso en el que las tres adolescentes fueron golpeadas y violadas en reiteradas ocasiones por los militares. Delia, la madre de las menores, fue torturada y obligada a presenciar la violación sexual cometida contra sus hijas. Con el dolor a cuestas, Delia se vio obligada a salir de su comunidad, culpabilizada del ataque contra sus hijas. Dieciséis años después de la agresión de la que fueron víctimas, el gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, ofreció 500 mil pesos a cada una de las hermanas para reparar el daño. “Ninguna cantidad que dé el gobierno será suficiente para sacarnos del corazón el daño y el coraje que se nos ocasionó”, dicen las adolescentes, cuyo rostro refleja rabia e impotencia.

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

1

Cuentan las tres mujeres, ahora de 28, 29 y 30 años, que la propuesta de reparación del daño la recibieron en agosto pasado, y el gobernador chiapaneco les dio de plazo de dos meses para responder si aceptaban los 500 mil pesos cada una, además de seguro médico permanente, becas de estudio para sus hijos y proyectos productivos. La pobreza, su compañera permanente, les aconsejó aceptar el ofrecimiento de Sabines, pero exigieron incluir a su madre, porque ella también sufrió por el ataque sexual contra sus hijas, perpetrado por elementos del Ejército Mexicano. “En estos 16 años que ha tardado el proceso, ni en toda nuestra vida podemos olvidar el dolor, la enfermedad y la rabia que nos causó la violación. Nunca podremos perdonar lo que nos hicieron”, expresan las hermanas, apoyadas por un traductor. Y afirman que en todo este tiempo no habían aceptado hacer declaraciones públicas, pero “ahora lo hacemos para que ninguna autoridad saque provecho de nuestra respuesta”. La propuesta, agregan, “es la única prueba que tenemos de que el gobierno mexicano reconoce públicamente su responsabilidad en la violación a nuestros cuerpos, a nuestros derechos y a nuestra dignidad; sin embargo, la condicionamos a que también se reconozcan los daños causados a nuestra madre”. E insisten: “Aceptaremos la propuesta de reparación como una prueba de la culpabilidad de los militares, pero exigimos que se duplique la cantidad ofrecida lo más pronto posible, para resolver problemas urgentes de subsistencia”.

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

2

El dinero, dicen, no es suficiente, hace falta que se les haga justicia, por lo que seguirán luchando para que se castigue a los militares y sean juzgados por autoridades civiles. El 30 de junio de 1994, las hermanas denunciaron ante el Ministerio Público Federal la violación sexual de la que fueron objeto, luego de lo cual se les practicó un examen médico ginecológico. La denuncia fue ratificada el 30 de agosto, según se desprende del informe No. 129/99 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El expediente fue enviado a la Procuraduría General de Justicia Militar (PGJM) en septiembre de 1994, luego de que el Ministerio Público se declaró incompetente para investigar. El 2 de julio de 1994, la Secretaría de la Defensa Nacional negó los hechos en un boletín de prensa, en el que señalaba que de acuerdo con la investigación realizada —y que consta en la averiguación previa A5FTA/03/94-E—, se desprendió que la imputación a los militares era “completamente falsa”, en virtud de que no incurrieron en infracción a la disciplina militar. Dos años después el caso fue presentado ante la CIDH con el apoyo de la Comisión Mexicana para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos y del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil). El asunto sentó un precedente en el sistema interamericano, que por primera vez reconoció la violación sexual como tortura y determinó que el delito cometido por militares contra las tres indígenas tzeltales fuera investigado en el fuero civil. La CIDH admitió el caso el 19 de noviembre de 1999, y en abril de 2001 señaló al Estado mexicano como responsable por la violación a varios derechos de la Convención Americana de Derechos Humanos. Asimismo, le recomendó que investigara los hechos completa, imparcial y efectivamente en la jurisdicción
Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm). E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

3

penal ordinaria mexicana, para determinar la responsabilidad de los militares, así como la reparación del daño, y que el caso se turnara a la justicia civil. Nueve años después, la recomendación no se ha cumplido. El caso está archivado en la justicia militar desde 1996, so pretexto de que las víctimas no cooperaron con las indagatorias y los peticionarios ante la CIDH mostraron desinterés. De acuerdo con el Estado mexicano, no se cumplieron las diligencias necesarias para continuar con las investigaciones y por ello decidió cerrar el caso. Las hermanas González, en tanto, consideran que la propuesta de Sabines no significa el cumplimiento de la recomendación de la CIDH, puesto que únicamente se enfoca a la reparación del daño, pero falta señalar y castigar a los culpables de la violación, además de trasladar la investigación al fuero civil.

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

4

Indígenas violadas por militares exigen a Calderón desagravio público
Gloria Leticia Díaz
MÉXICO, D.F., 4 de octubre (apro).- Valentina Rosendo Cantú, la indígena mep’haa (tlapaneca) que fue abusada sexualmente por miembros del Ejército Mexicano en 2002 y que ganó el litigio que emprendió contra el Estado mexicano, solicitó al presidente Felipe Calderón que, en desageravio, visite su comunidad y en un acto público acepte que ella tenía razón. “Quiero que el presidente (Felipe Calderón) vaya a mi comunidad, que yo esté junto a él y diga a todos que yo tenía la razón, que yo no mentí, porque a mí me violaron militares”, afirmó. El viernes 1 de octubre, la Coidh emitió dos sentencias en contra de México por violar tres tratados internacionales de derechos humanos –la Convención Americana de Derechos Humanos, la Convención Interamericana para Prevenir, Erradicar y Sancionar la Tortura y la Convención Interamericana para Prevenir, Erradicar y Sancionar la Violencia contra la Mujer— en perjuicio de Valentina Rosendo e Inés Fernández Ortega. Como se narra en la edición número 1770 de la revista Proceso, actualmente en circulación, en el año 2002 ambas mujeres fueron agredidas sexualmente por soldados en las comunidades indígenas de Acatepec y Ayutla, en el estado Guerrero. Sus casos fueron investigados en la Procuraduría de Justicia Militar, donde permanecen en la impunidad, de ahí que las dos mujeres recurrieran a instancias internacionales en busca de justicia.

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

5

Tras difundirse el sentido de las sentencias de la Coidh, Valentina contó a Apro cómo recibió la noticia de la condena: Emocionada, dijo que a las 16: 30 del viernes 1 de octubre, Alejandra Nuño le notificó por teléfono que la Corte ya había emitido su fallo: “Yo iba para mi casa cuando me llamó Alejandra; me dijo que me iba a volver a llamar en la noche porque no sabía qué había salido. Llegué a mi casa y me puse a llorar, estuve recordando todos los momentos difíciles que he vivido durante estos ocho años, yo decía ‘Diosito dame valor para yo poder aceptar sea lo que sea’.” Cuando se enteró que el fallo del tribunal interamericano había sido a favor de Inés y de ella, todo cambió: “Me puse muy feliz; mi corazón no cabe de alegría de saber que ya salió la verdad.” Valentina señaló que lo más importante es que después de ocho años de buscar la justicia, ahora “el gobierno tiene que reconocer que se equivocó con dos mujeres indígenas”; y recordó que sus casos como mujeres agredidas sexualmente por soldados no son los únicos, pero sólo ella e Inés se atrevieron a denunciar. La indígena de 24 años recordó que haber alzado la voz en contra de los militares agresores tuvo consecuencias terribles para ella e Inés: Ambas tuvieron que salir de sus comunidades; han sido hostigadas y amenazadas; sus hijas han estado en riesgo de ser secuestradas; en el caso de Inés, un hermano suyo fue asesinado; y a Valentina su esposo la abandonó.

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

6

Valentina resaltó que sus padres también fueron amenazados y que ella tuvo que salir de su comunidad ante la discriminación de que fue objeto, era llamada la “mujer violada”, la “mujer de los guachos”. Por eso, apuntó, la disculpa pública que tiene que dar el Estado por haber violado sus derechos fundamentales tiene que ser en su comunidad: “Ahí fue donde el Ejército hizo más daño; yo no he podido regresar por culpa de los guachos y mi hija no ha crecido entre su gente por los guachos.” Abel Barrera, director del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, organización que defendió a Valentina e Inés, resaltó que convocará a personalidades de la academia, defensores de derechos humanos nacionales e internacionales interesados en el cumplimiento de las sentencias para que presionen y las sentencias se cumplan lo más pronto posible. “La principal intención es que lo que ocurrió con Valentina e Inés, y que pasa en todo el país a partir de que el gobierno de Felipe Calderón apostó por la militarización de la seguridad pública, no vuelva a ocurrir”, puntualizó Barrera Hernández. Agregó que el viernes pasado el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Felipe Zamora Castro, se comunicó con él para acordar los términos del cumplimiento de la sentencia.

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

7

MÉXICO

La violencia de género Hits Detrás de la Noticia
Por Daniela Pastrana *
CIUDAD DE MÉXICO, 21 sep, 2010 (IPS / TerraViva) - Amalia es una niña de indígenas mayas de una comunidad rural en el sur de Quintana Roo, en la costa caribeña de México. Ella tiene 11 años, y en agosto se convirtió en la madre más joven en el país cuando dio a luz a una niña, de 51 cm de largo y menos de tres kilogramos justos. Amalia fue violada cuando tenía 10 Crédito: Daniela Pastrana / IPS años, supuestamente por su padrastro. Ella no tiene la opción de terminar el embarazo, porque por el momento se supo que estaba embarazada ya era demasiado tarde para un aborto legal. Su caso pone de manifiesto el gobierno de los fracasos en el tratamiento de la violencia contra las niñas, un fenómeno que se pasa por alto debido a los otros muchos tipos de violencia que azota a México, como la epidemia de asociados asesinatos, drogas, y las violaciónes de los derechos humanos atribuidas a la policía y militares . Amalia "representa una acumulación de exclusiones sociales: ella es una mujer, un niño, indígenas y pobres," Martín Pérez, ejecutivo del director de la Red por los Derechos del Niño en la México, que reúne a más de 50 pro niño organizaciones,-le dijo a Juan TerraViva. "Le tomó más de 20 años para mí que admitir lo que había sucedido;. Es algo que nunca perdonará que acaba de aprender a vivir con él," 35 años de edad, profesional de la Ciudad de México-dijo en una IPS. Ella fue abusada sexualmente por un tío cuando tenía la edad de Amalia.
Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm). E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917
Incluso antes de que naciera, Giovanni perdió su derecho a ser mencionado como una niña.

Página

8

En este país de América Latina de 108 millones de personas, hay 18,4 millones los niños y 17,9 millones de niñas menores de 18 años. La violencia contra los niños ocurre en un tercio de los hogares, a pesar de las numerosas instituciones de todo el país encargadas de la protección de su bienestar. Un UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) estudio ubicó a México segunda maltrato de los niños, después de Portugal, entre los 33 países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). La tasa de mortalidad atribuida a este fenómeno es de 30 muertes por cada millón de menores de edad. Según UNICEF, una gran parte de esto, sexual y psicológica violencia física y el abandono permanece oculto, ya veces se acepta socialmente. Y mientras que este delito se denuncia, hay menos información aún sobre las diferencias en los malos tratos por motivos de género. "Hay una invisibilidad estadística que nos impide obtener una imagen clara del problema", dijo Pérez. Varios estudios recientes proporcionan datos aislados de un rompecabezas incompleto. Por ejemplo, la más reciente Encuesta Nacional sobre Salud y Nutrición de los informes de seis embarazos por cada 1.000 niñas de 12 a 15, y 101 por 1.000 en las edades de 16 a 17. En Quintana Roo, estado el secretario de Salud, Juan Carlos Azueta, dijo que en 2009 5.500 embarazos en la adolescencia se informó, el 16 por ciento de los cuales fueron el resultado de la violación - una parte en línea con la media nacional. "Amo a mi hija, pero nunca he sabido cómo tratar con ella. Ella me exaspera, y yo estoy a menudo injusto para ella", admitió Gloria, una madre de tres niñas, la

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

9

mayor que nació después de que ella fue violada en la edad de 15 años por un hombre casado. "Hay algo en ella que me recuerda a cómo quedó embarazada, y nadie me enseñó cómo ser una madre o cómo hacer frente a esta memoria en el interior", dijo la madre abusiva, que vive en Atizapán, en las afueras de la Ciudad de México. "La Infancia Cuenta" (Counts/2009 Infancia), una basada en web, herramienta de monitoreo y publicación de la Red para los Derechos de la Infancia en México dedicada a las niñas, afirma que "hay grupos específicos de mujeres que se encuentran marginados del sistema educativo", tales como las madres adolescentes o niñas con discapacidad o indígenas, niñas y adolescentes. De acuerdo con Nacional de México Instituto de Estadística y Geografía, 180 500 madres adolescentes, entre 12 y 18, no han completado su educación básica. Las niñas tienen mayores tasas de asistencia escolar de los niños hasta la edad de 16 años, cuando la balanza comienza a punta, en parte debido a los embarazos precoces. "A los 15, me escapé de casa con el hombre que ahora es el padre de mis hijos, pero las cosas fueron aún peor para mí", Citatli, ahora tiene 45 años y una abuela, dijo a IPS. Ella vive en un barrio de bajos ingresos en la parte oriental de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Tenía dos hijos en el momento en que ella tenía 17 años, "y el más joven nació prematuramente después de que fue golpeado", dijo. "Siempre he estado rodeado por la violencia. De mi madre, mis hermanos, mi primer marido, y ahora de mis hijos." Su única esperanza es que sus cinco nietos "no salen de esa manera." En México, los actos de violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres se

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

10

basan en una construcción social que supone que los hombres son superiores, varias fuentes consultadas por TerraViva acordado. "Hemos hecho algunos progresos limitados, con una ley federal (contra la violencia de género) y las leyes locales en todos los estados, pero no hemos visto cambios fundamentales", dijo Axela Romero, directora de Salud Integral para la Mujer. "Una cultura en la que lo masculino se pone por encima de lo femenino prevalece." Giovanni, un año de edad, niña de nueve años que vive en el violento barrio de la Ciudad de México de la Penitenciaria, sabe todo acerca de eso. Ella tiene lo que es tradicionalmente el nombre de un niño, porque cuando su madre estaba a punto de dar a luz a su hijo primogénito, perdió el embarazo debido a "un susto" cuando el padre se involucró en una pelea. Así que el nombre fue a la niña, cuando ella nació. "Odio la violencia, y lo odio aún más cuando los hombres beben", dijo Giovanni TerraViva. Años de horribles asesinatos sin resolver de la mujer - conocido como "feminicidios" - puso Ciudad Juárez, en la frontera norte de México, en el mapa mundial. Al menos 800 mujeres han sido torturados y asesinados en los últimos 16 años, según datos oficiales incompletos. Mientras tanto, en algunos estados de la República, las leyes son más duras para las mujeres que se someten a abortos que en los violadores que los impregnados. Según las encuestas del gobierno, más del 60 por ciento de los adolescentes varones creen que es responsabilidad exclusiva de la mujer a tomar precauciones contra el embarazo, y por lo menos una quinta parte de los estudiantes han sido

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

11

testigos de los incidentes en sus escuelas, en un rincón, donde uno o más niños tocó en forma inapropiada a una chica sin su consentimiento. Pero esos incidentes, al igual que otras formas de agresión contra las niñas, están igualmente abandonados en un rincón. * Este artículo fue publicado originalmente por IPS TerraViva con el apoyo de UNIFEM y el Fondo Holandés ODM3. (FIN)

Jr. Lampa 208, segundo piso, Lima Cercado (Esquina con el Jr. Ancash, frente a la Iglesia de San Francisco). Teléfono: 4296107 (de 9 am. a l pm).

E-mail: Tutaykiri@gmail.com Teléfonos Celulares: 993136063 995145917

Página

12

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->