CONTENIDOS

La importancia de orar .......... 7
La oración a Dios ................ 35
Obediencia y oración ........... .45
Orar en el nombre de Cristo y de
acuerdo a la voluntad de
Dios .............. 53
Orar en el Espíritu ........... 65
Siempre orar sin desmayar ....... 71
Vivir en Cristo ................ 77
La oración con acción
de gracias ........ 85
Obstáculos para la oración ..... 91
Cuándo orar ............... 107
La necesidad de orar antes y durante
el reavivamiento ........ 1 17
El lugar de la oración antes y
durante los reavivamientos ..... 135
Capítulo 1
LA IMPORTANCIA
DE ORAR
E
n el sexto capítulo de Efesios, en el
versículo 18, leemos palabras que
ponen una enorme importancia en la
oración con una fuerza sorprendente y abru-
madora: "Orando en todo tiempo con toda ora-
ci6n y súplica en el Espíritu, y velando en ello con
toda perseverancia y súplica por todos los santos".
Cuando nos detenemos a evaluar el peso
del significado de estas palabras y notamos la
conexión que tienen, el hijo inteligente de Dios
sentirá el impuso de decir: "Debo orar, orar,
8 I Cómo orar
orar. Debo poner toda mi energía y todo mi
corazón en la oración. Independientemente de
lo que haga, además de orar, debo orar".
Notemos los TODOS: "con TODA oración",
"con TODA perseverancia", "por TODOS los san-
tos". Observemos la acumulación de palabras
fuertes: "oración", "súplica", "perseverancia".
Notemos una vez más la fuerte expresión:
"velando", más literalmente: "estando sin dor-
mir". Pablo se dio cuenta de la pereza natural
del hombre, y especialmente de su pereza
natural respecto de la oración. ¡Rara vez ora-
mos con persistencia! A menudo la iglesia y las
personas llegan justo al borde de una gran ben-
dición en la oración, y justo entonces la dejan
ir, sienten sueño, la abandonan.
Desearía que estas palabras "con toda per-
severancia" pudieran marcarse a fuego en
nuestro corazón. Desearía que el versículo
completo ardiera en nuestro corazón.
¿Pero por qué es tan necesaria la oración cons-
tante, persistente, incansable, vencedora?
l. Ante todo, PORQUE HAY UN DIABLO.
Él es astuto, es poderoso, nunca descansa,
está siempre conspirando por la caída del hijo
La importancia de orar I 9
de Dios; y si el hijo de Dios se relaja en la ora-
ción, el demonio triunfará: lo engañará.
Este es el pensamiento del contexto. El
versículo 12 dice: "Porque no tenemos lucha
contra sangre y carne, sino contra principados,
contra potestades, contra los gobernadores de las
tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales
de maldad en las regiones celestes".
Luego viene el versículo 13: "Por tanto,
tomad toda la armadura de Dios, para que podáis
resistir en el día malo, y habiendo acabado todo,
estar firmes".
A continuación sigue una descripción de
las diferentes partes de la armadura cristiana,
la cual debemos usar si vamos a luchar contra
el demonio y sus poderosas artimañas.
Entonces Pablo hace culminar todo en el
versículo 18; nos dice que a todo lo demás
debemos agregar la oración constante, persis-
tente, incansable, inagotable en el Espíritu
Santo ... o todo lo demás será para nada.
2. Una segunda razón de esta ora-
ción constante, persistente, incansable, abru-
madora, es que la oración es el camino
asignado por Dios para obtener cosas. Y el
10 I Como orar
gran secreto de toda carencia de experiencia,
en nuestra vida y en nuestro trabajo, es la falta
de oración.
Santiago nos hace notar esto muy enérgi-
camente en el segundo versículo de su epísto-
la: "No tenéis lo que deseáis, porque no pedís".
Estas palabras contienen el secreto de la
pobreza y la falta de poder del cristiano
común: la falta de oración.
¿Por qué es que muchos cristianos pre-
guntan: "Yo progreso muy poco en mi vida
cristiana"?
"Falta de oración -responde Dios-, "no
tienes porque no pides."
¿ Por qué es que muchos ministros dicen:
"Veo muy pocos frutos de mis esfuerzos"?
Nuevamente Dios contesta: "Falta de ora-
ción. No tienes porque no pides".
¿Por qué es que muchos maestros de
escuela dominical ven tan pocos conversos en
su clase?
Nuevamente Dios contesta: "Falta de ora-
ción. No tienes porque no pides".
"¿Por qué es que la iglesia de Cristo hace
tan poco progreso contra el descreimiento, el
La importancia de orar I 11
error, el pecado y lo mundano?", se preguntan
ministros e iglesias.
Una vez más oímos la repuesta de Dios:
"Falta de oración. No tienes porque no pides".
3. La tercera razón de esta oración
constante, persistente, incansable, abrumado-
ra es que aquellos hombres a quienes Dios les
presentó un modelo de lo que Él esperaba
como cristianos -los apóstoles- consideraban
a la oración como el aspecto más importante
de sus vidas.
Cuando las responsabilidades múltiples
de la primera Iglesia los desbordaban, ellos
convocaron a la multitud de los discípulos, y
dijeron: "No es justo que nosotros dejemos la
palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad,
pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones
de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de
sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo,
y nosotros persistiremos en la oración y en el
ministerio de la palabra" (Hechos 6:2-4, énfasis
añadido). Es evidente por lo que Pablo escri-
bió a las iglesias y a las personas acerca de orar
por ellos, que mucho de su tiempo, fuerza y
pensamiento lo dedicaba a orar (ver Romanos
12 I CÓmo orar
1:9; Efesios 1:lS-16; Colosenses 1:9; 1
Tesalonicenses 3: 10; 2 Timoteo 1:3).
Todos los hombres poderosos de Dios
fuera de la Biblia han sido hombres de ora-
ción. Han sido diferentes entre sí en muchas
cosas, pero en esto han sido iguales.
4. Pero hay todavía una razón más
seria para esta oración constante, persistente,
incansable, vencedora, y es que la oración
ocupa un lugar destacado y juega un papel muy
importante en la vida terrenal de nuestro Señor.
Veamos, por ejemplo, a Marcos 1:3S.
Leemos: "Levantándose muy de mañana, siendo
aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desier-
to, y allí oraba". El día anterior había sido exci-
tante y ocupado, pero jesús acortó las horas
de sueño y despertó temprano, se entregó a la
oración; para Él la oración era más necesaria
que el sueño.
Volvamos a Lucas 6: 12, donde leemos:
"En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la
noche orando a Dios". Nuestro Salvador consi-
deró necesario orar una noche entera.
Las palabras "orar" y "oraba" son usadas
por lo menos veinticinco veces en conexión
La importancia de orar I 13
con nuestro Señor en el breve registro de su
vida en los cuatro Evangelios. Y su oración se
menciona en lugares donde la palabra no se
utiliza. Evidentemente, la oración tomaba
mucho del tiempo y fuerza de jesús. Quien no
pasa la mayoría de su tiempo orando, no
puede llamarse seguidor de jesucristo.
S. Hay otra razón para esta ora-
ción constante, persistente, incansable, vence-
dora, que parece más convincente todavía:
orar es la parte más importante del actual
ministerio de nuestro Señor resucitado.
El ministerio de Cristo no terminó con su
muerte. Su obra de restauración se completó
entonces, pero cuando resucitó y ascendió a la
diestra del Padre, nos encargó otro trabajo,
para nosotros tan importante como su obra de
restauración. No puede separarse de esta obra;
descansa sobre ella como base, pero es necesa-
rio para nuestra salvación completa.
Por medio de esa gran obra Él lleva a cabo
nuestra transformación a la plenitud, lo lee-
mos en Hebreos 7:2S: "Por lo cual puede tam-
bién salvar perpetuamente a los que por él se
acercan a Dios, viviendo siempre para interceder
por ellos" (énfasis añadido). Este versículo nos
dice que Jesús es capaz de salvarnos de abso-
lutamente todo, y no simplemente "de todo",
sino HASTA absolutamente todo, hasta la ple-
nitud total, hasta la perfección absoluta, por-
que Él no murió simplemente, resucitó y
ascendió, sino que está "viviendo siempre" por
los siglos de los siglos. El versículo también no
dice "para interceder" por nosotros, para orar.
Orar es su principal ocupación en estos días.
Es a través de sus oraciones que nos está sal-
vando.
Encontramos el mismo pensamiento en el
desafío triunfante y destacado de Pablo en
Romanos 8:34: "¿Quién es el que condenará?
Cristo es el que murió; más aun, el que también
resucitó, el que además está a la diestra de Dios,
el que también intercede por nosotros" (énfasis
añadido).
Si entonces vamos a ser parte de la her-
mandad con Jesucristo en su presente obra,
debemos pasar mucho tiempo en oración;
debemos entregarnos a la oración más sincera,
constante, persistente, sin descanso, superado-
ra. No sé de nada que me haya impresionado
más acerca de la importancia de orar en todas
las épocas, siendo constante en la oración,
La importancia de orar I 15
como la idea de que es la principal ocupación
en el presente de mi Señor resucitado.
Quiero tener una hermandad con Él, y
para ese fin le he pedido al Padre que en todos
los casos, sea lo que fuere que haga de mí, que
sea un intercesor, un hombre que sepa cómo
orar, que pase mucho tiempo orando.
Este ministerio de intercesión es un minis-
terio poderoso y lleno de gloria, y todos pode-
mos participar en él. El hombre o la mujer\que
no pueden asistir a una reunión a causa de
una enfermedad, puede de todas maneras
estar presente; la madre ocupada; la mujer que
lava la ropa para ganarse la vida puede parti-
cipar, mezclando oraciones por los santos y
por su pastor, por los no salvos y por los
misioneros en el extranjero, todo esto mezcla-
do con el agua y el jabón mientras lava la
ropa ... hará su trabajo igualmente bien y esta-
rá orando, participando; el hombre de nego-
cios, tan ocupado siempre, puede participar
en esto, orando mientras va de tarea en tarea.
Pero, por supuesto, para mantener este espíri-
tu de oración constante, debemos dedicarle
tiempo, mucho tiempo, cuando nos aislamos
en un lugar secreto a solas con Dios solo para
orar.
6. La sexta razón para una oración
constante, persistente, incansable, vencedora,
es que la oración es el medio que Dios ha
señalado para que recibamos misericordia y
para obtener gracia para ayudar en tiempos de
necesidad.
Hebreos 4:16 es uno de los versículos más
simples y más dulce en la Biblia:
"Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de
la gracia, para alcanzar misericordia y hallar
gracia para el oportuno socorro". Estas palabras
ponen en evidencia que Dios ha señalado un
camino por el cual debemos buscar y obtener
gracia y misericordia. Es el camino de la ora-
ción: audaz, segura, con un acercamiento
franco al trono de la gracia, el lugar más sagra-
do de la presencia de Dios, donde nuestro
Sumo Sacerdote, que nos comprende,
Jesucristo, nos representa (ver los versículos
14-15).
Misericordia es lo que necesitamos, gracia
es lo que debemos tener, o toda nuestra vida y
esfuerzo terminarán en un fracaso completo.
Orar es la manera de alcanzarlas. Hay una gra-
cia infinita a nuestra disposición, y la hacemos
nuestra de manera vívida al orar. Si tan solo
nos diéramos cuenta de la riqueza de la gracia
La
de Dios, que es nuestra desde el pedido, su
altura, profundidad, duración y aliento, estoy
seguro de que pasaríamos más tiempo orando.
La medida de nuestra apropiación de gracia se
determina por la medida de nuestras oraciones
¿Quién no siente que necesita más gracia?
Entonces hay que pedir por ella. Ser constan-
tes y persistentes en el pedido. Implorar y ser
incasables en el pedido. Dios se regocija al
tenemos como mendigos "confiados" en esta
dirección; porque muestra nuestra fe en Él y la
fe es lo que le agrada de manera poderosa ..
Es por nuestra confianza que Él se levan-
tará, y nos dará tanto como necesitemos (ver
Lucas 11:8). ¡Qué caudal pequeño de miseri-
cordia y gracia conocemos casi todos, cuando
en realidad deberíamos conocer los ríos que
rebalsan en sus orillas!
7. La siguiente razón para esta
oración constante, persistente, incansable,
vencedora, es que la oración en el nombre de
Jesucristo es el camino que Él ha señalado a
sus discípulos para obtener plenitud de gozo.
Lo dice simple y bellamente en Juan
16:24: "Hasta ahora nada habéis pedido en mi
nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo
sea cumplido". "Alegría completa" dice la
Nueva Versión Internacional (NVI). ¿Quién
hay que no desee que su alegría sea completa?
Bien, la manera de lograrlo es orando en el
nombre de Jesús. Todos conocemos gente que
ha logrado plenitud de gozo, realmente, esto
es evidente, brilla en sus ojos, rebosa de sus
mismos labios y fluye de la punta de sus dedos
cuando nos dan la mano. Estar en contacto
con ellos es como tomar contacto con una
máquina eléctrica cargada con amabilidad.
Ese tipo de gente es la que p ~ s a mucho tiem-
po orando.
¿ Por qué es que la oración en el nombre
de Cristo trae tal plenitud de gozo? En parte,
porque obtenemos lo que pedimos. Pero esa
no es la única razón ni la más grande. Es por-;-
que convierte a Dios en realidad. C':lando le
pedimos a Dios algo determinado y El ~ o s lo
da ¡qué real llega a ser para nosotros! ¡El está
justo allí!
Es una bendición tener un Dios que es
real, y no simplemente una idea. Recuerdo
que una vez me enfermé de repente, y me sen-
tía muy mal, estaba solo en mi estudio. Caí de
rodillas y grité pidiendo ayuda a Dios.
Instantáneamente todo el dolor se fue. Estaba
perfectamente bien. El gozo de la sanación no
fue tan grande como el gozo del encuentro
con Dios.
No hay alegría más grande sobre la Tierra
o en el cielo, que la comunión con Dios, y la
oración en el nombre de Jesús nos lleva a esa
misma comunión con Él. El salmista no esta-
ba seguramente hablando de bendición futu-
ra, sino de bendición presente cuando tlijo:
"En tu presencia hay plenitud de gozo" (Salmo
16:11).
¡Oh! ¡La alegría impronunciable de aque-
llos momentos cuando en nuestras plegarias
realmente estamos ante la presencia de Dios!
¿Dice alguien "Nunca he conocido tal
gozo como al orar"?
¿Usted se toma el tiempo suficiente como
para orar y realmente entrar en la presencia de
Dios? ¿Realmente se entrega a la oración en el
tiempo en que lo hace?
8. La octava razón para esta ora-
ción constante, persistente, incansable, ven-
cedora, es que orar, en toda preocupación y
ansiedad y necesidad de la vida, con acción
orar
de gracias, es el medio que Dios ha estableci-
do para obtener libertad de la ansiedad, y la
paz de Dios que sobrepasa todo entendi-
miento.
Pablo dice: "Por nada estéis afanosos, sino
sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios
en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y
la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimien-
tQ, guardard vuestros corazones y vuestros pensa-
mientos en Cristo Jesús" (Filipenses 4:6-7,
énfasis añadido). Para muchos esto parece a
primera vista el cuadro de un vida que parece
hermosa, pero más allá del alcance de los mor-
tales comunes; no es así para nada.
El versículo nos dice cómo es que esa
vida está al alcance de cada criatura de Dios:
"Por nada estéis afanosos", o como se lee en la
Biblia NVI, "No se inquieten por nada". El resto
del versículo dice cómo, y es muy simple:
"Sino sean conocidas vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y ruego, con acción de
gracias".
¿ Qué podría ser más sencillo o más simple
que eso? Solo mantenga contacto constante
con Dios, y cuando sulja algún problema o
maltrato, grande o pequeño, hable con Él acer-
ca de esto, sin olvidar nunca de dar gracias por
21
lo que Él ya ha hecho. ¿Cuál será el resultado?
"Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendi-
miento, guardard vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús".
Eso es glorioso. Tan simple como glorio-
so. Gracias a Dios muchos lo están probando.
¿No conoce a alguien que está siempre sereno?
Tal vez es un hombre muy tempestuoso por su
carácter natural, pero los problemas, conflic-
tos, contratiempos y desamparos pueden
pasar rápidamente alrededor de él, y la paz de
Dios que sobrepasa todo entendimiento guar-
da su corazón y sus pensamientos en Cristo
Jesús. Todos conocemos personas así. ¿Cómo
lo logran? Solo orando, eso es todo. Estas per-
sonas que conocen la paz profunda de Dios, la
paz inescrutable que sobrepasa todo entendi-
miento, son siempre hombres y mujeres de
mucha oración.
Algunos permitimos que el apuro de
nuestras vidas deje a la oración de lado, y ¡qué
pérdida de tiempo, energía y fuerza de ánimo
hay por la preocupación constante! Una
noche de oración nos salvará de muchas
noches de insomnio. El tiempo empleado en
la oración no es desperdiciado, sino tiempo
invertido a un alto interés.
22 I Como orar
9. La novena razón para esta ora-
ción constante, persistente, incansable, vence-
dora, es que la oración es el método que el
mismo Dios ha señalado para que obtengamos
el Espíritu Santo.
Con respecto a esto la Biblia es muy
clara. jesús dice: "Pues si vosotros, siendo
malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros
hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el
Espíritu Santo a los que se lo pidan? " (Lucas
11:13). Hoy hay hombres que nos dicen, y
son gente buena: "No debes orar por el
Espíritu Santo". Pero ¿qué harán con esta
clara afirmación de jesucristo?: "Dará el
Espíritu Santo a los que se lo pidan"? (énfasis
añadido).
Hace algunos años, durante el anuncio de
un bautismo con el Espíritu Santo, un herma-
no se me acercó y me dijo con sentimiento:
- Asegúrate, y diles que no oren por el
Espíritu.
- Claro que no les diré eso, porque jesús
dijo "¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el
Espíritu Santo a los que se lo pidan?"
- Oh, sí -contestó- pero eso fue antes de
Pentecostés.
La importancia de orar I 23
- ¿Y qué hay de Hechos 4:317 ¿Fue antes
de Pentecostés, o después?
- Después, por supuesto.
- Léelo.
- "Cuando hubieron orado, el lugar en que
estaban congregados tembló; y todos fueron llenos
del Espfritu Santo, y hablaban con denuedo la
palabra de Dios".
- ¿Y qué de Hechos 8:15? ¿Fue antes o
después de Pentecostés?
- Después.
- Por favor, lee.
- "Los cuales, habiendo venido, oraron por
ellos para que recibiesen el Espíritu Santo".
No respondió. ¿Qué podría contestar?
Es simple como el día en La Palabra de Dios,
que antes y después de Pentecostés, el pri-
mer bautismo y las venidas siguientes del
Espíritu Santo, fueron en respuesta a oracio-
nes definidas. La experiencia también ense-
ña esto.
Sin duda, muchos han recibido el Espíritu
Santo en su entrega a Dios antes de que hubie-
ra tiempo de orar, pero ¡cuántos hay que
saben que su primer bautismo definitivo con
el Espíritu Santo vino mientras estaban arrodi-
llados o con sus rostros vueltos a Dios, solos o
en compañía de otros, y que han recibido al
Espíritu Santo en el lugar de la oración!
Yo sé esto tan definidamente como sé que
mi sed fue saciada mientras bebía agua.
Una mañana temprano en el cuarto de
oración de la iglesia de la Avenida Chicago,
donde varios cientos de personas se habían
reunido para orar unas horas, el Espíritu
Santo se sintió de manera muy manifiesta, yel
lugar completo. se llenó de su presencia, que
nadie podía hablar ni orar, y los sollozos de
gozo llenaron el lugar.
De esa habitación salieron hombres hacia
diferentes partes del país, en trenes que partie-
ron esa misma mañana, y pronto volvieron
informes de la presencia del Espíritu Santo de
Dios en respuesta a la oración. Otros salieron
a recorrer la ciudad con la bendición de Dios
sobre ellos. Esta es una de las instancias entre
muchas que puedo citar de mi experiencia
personal.
Si tan solo pasáramos más tiempo orando,
habría más plenitud dd i'0der del Espíritu en
nuestro trabajo. Muchas veces gente que una
La importancia de orar I 25
vez trabajó inequívocamente en el poder del
Espíritu Santo, ahora llena el aire con gritos
vacíos, y lo golpean con sus gestos sin sentido,
porque . han dejado de lado a la oración.
Debemos pasar mucho tiempo de rodillas ante
Dios, si vamos a continuar en el poder del
Espíritu Santo.
10. La décima razón para una ora-
ción constante, persistente, incansable, vehce-
dora, es que la oración es el camino que Cristo
ha señalado, en el que nuestros corazones no
se cargarán de glotonería o ebriedad y las pre-
ocupaciones de esta vida, de manera que el
día del regreso de Cristo nos sobrevenga como
trampa.
Uno de los pasajes mas interesantes y
solemnes sobre la oración en la Biblia, está
a continuación: "Mirad también por vosotros
mismos, que vuestros corazones no se carguen
de glotonería y embriaguez y de los afanes de
esta vida, y venga de repente sobre vosotros
aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre
todos los que habitan sobre la faz de toda la tie-
rra. Velad, pues, en todo tiempo orando que
seáis tenidos por dignos de escapar de todas
estas cosas que vendrán, y de estar en pie
26 I Cómo orar
delante del Hijo del Hombre" (Lucas 21 :34-
36).
De acuerdo a este pasaje, hay una sola
manera por la cual podemos e s t a ~ preparados
para la llegada del Señor cuando El se presen-
te, esto es, a través de la oración.
La segunda venida de Jesucristo es un
tema que está despertando mucho interés y
mucha discusión en nuestros días, pero una
cosa es estar interesado en el regreso del
Señor, y hablar de esto, y otra cosa es estar
preparado para dicho regreso. Vivimos en una
atmósfera que tiene una constante tendencia a
inhabilitamos para la llegada de Cristo.
El mundo tiende a distraernos con sus
recompensas y por sus preocupaciones. Hay
solo una manera en que podemos salir triun-
fantes de estas cosas: por el constante vigilar
en la oración, es decir, por orar incansable-
mente
"Vigilar" en este pasaje es la misma pala-
bra fuerte usada en Efesios 6: 18, y "siempre"
la misma frase fuerte "en todos los tiempos".
El hombre que pasa poco tiempo orando,
quien no es constante al orar, no estará listo
para el Señor cuando Él venga. Pero podemos
La importancia de orar I 27
estar listos. ¿Cómo? ¡Orando! ¡Orando!
¡Orando!
11. Hay una razón más para una
oración constante, persistente, incansable,
vencedora, y es una razón poderOsa: por lo
que la oración logra. Se ha dicho mucho sobre
esto ya, pero hay también mucho que agregar.
(1) La oración promueve nuestro creci-
miento espiritual como casi nada más, en ver-
dad como ninguna otra cosa excepto el estudio
de La Biblia; y la verdadera oración y el verda-
dero estudio de La Biblia van de la mano.
Es a través de la oración que mi pecado es
traído a la luz, mi pecado más escondido. Al
arrodillarme frente a Dios y orar: "Examíname,
oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y cono-
ce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de
perversidad, y guíame en el camino eterno"
(Salmo 139:23-24), Dios proyecta los rayos de
su luz en los huecos más recónditos de mi
corazón, y los pecados más inesperados son
traídos a la luz. En respuesta a la oración, Dios
lava mi iniquidad, limpia mis pecados (ver
Salmo 51:2). En respuesta a la oración mis
28 I Cómo orar
ojos se abren para contemplar las cosas que
provienen de Las Palabras de Dios (ver Salmo
119:18).
En respuesta a la oración obtengo sabidu-
ría para conocer el camino de Dios (ver
Santiago 1:5) y la fuerza para caminar en él.
Cuando encuentro a Dios en la oración y con-
templo su rostro, soy transformado de gloria
en gloria a su imagen (ver.2 Corintios 3: 18).
Cada día de oración verdadera me encuentra
más parecido a mi glorioso Señor.
John Welch, yerno de John Knox, fue uno
de los hombres de oración más creyentes que
este mundo haya visto. Consideraba malgasta-
do aquel día en el cual no se emplearan siete
u ocho horas en oración a solas con Dios y en
el estudio de su Palabra. Un hombre mayor
dijo de él después de su muerte, que "Era una
especie de Cristo".
¿ Cómo es que era tan parecido a su
Maestro? Su vida de oración explica el misterio.
(2) La oración trae poder a nuestro traba-
jo. Si deseamos poder para cualquier trabajo
al que Dios nos llame, sea predicando, ense-
ñando, en trabajo personal o en la crianza de
La importancia de orar I 29
nuestros hijos, todo podemos obtenerlo por la
oración sincera.
Una mujer con un niño pequeño que era
totalmente incorregible, una vez vino a mi
desesperada, y me dijo:
- ¿Qué haré con él?
Le pregunté:
- ¿Ha probado la oración?
Dijo que había orado por él. Pregurlté si
había hecho de la conversión y carácter de su
hijo cuestión de oración definida y expectan-
te. Dijo no haber sido precisa en esto. Pero
comenzó a hacerlo, e inmediatamente hubo
un cambio en el chico, y este creció hasta ser
un cristiano maduro.
¡Cuántos maestros de escuela dominical
enseñaron durante meses y años sin ver frutos
en su labor, y luego han aprendido el secreto
de la intercesión, por una suplica honesta a
Dios, y han visto a sus alumnos venir uno a
uno hacia Dios! ¡De qué manera un pobre pre-
dicador ha llegado a ser un poderoso hombre
de Dios al despojarse de su confianza en sus
propias habilidades y dones, y entregarse a sí
mismo a Dios por el poder que viene desde lo
alto!
30 I Cómo orar
John Livingstone pasó una noche con
gente que pensaba como él, en la oración y
conversaclOll L?ligiosa, y cuando predicó al
día siguiente en el Kirk of Shorts, quinientas
personas se convirtieron o registraron alguna
diferencia definitiva en sus vidas en esa oca-
sión. La oración y el poder son inseparables.
(3) La oración ayuda a la conversión de
otros.
Hay pocos conversos en este mundo cuya
conversión no haya tenido conexión con la
oración de alguien. Originalmente creía que
ningún ser humano tenía nada que ver con mi
conversión, porque no me convertí en creyen-
te en la escuela dominical ni en conversacio-
nes personales con nadie. Desperté en el
medio de la noche y me convertí.
Hasta donde puedo recordar, no tengo el
más mínimo recuerdo de haber pensado en
ser creyente, o algo por el estilo. Cuando fui a
la cama me dormí, pero me desperté en medio
de la noche y diría que en unos cinco minutos
me convertí. Unos pocos minutos antes estaba
muy cerca de la perdición eterna. Tenía un pie
en el borde y trataba de pasar el otro pie.
La importancia de orar I J1
Dije que pensé que ningún ser humano
tenía que ver con esto. Pero había olvidado las
oraciones de mi madre, y luego me enteré que
uno de mis compafieros de clase me había ele-
gido para orar hasta que yo fuera salvo.
La oración auxilia allí donde todo lo
demás falla. ¡Cuánto fallaron todos los esfuer-
zos y ruegos de Mónica con su hijo! Pero las
oraciones prevalecieron con Dios, y el joven
distraído se convirtió en san Agustín, el gran
hombre de Dios. Por la oración los enemigos
más amargos del Evangelio se han convertido
en sus más valientes defensores; los más
truhanes en los hijos de Dios más sinceros, y
las mujeres más viles en las santas más puras.
¡Oh! el poder de la oración para penetrar allí
abajo, abajo, abajo, donde la esperanza parece
en vano, y elevar a hombres y mujeres en alto,
alto, alto, dentro de la hermandad con y a
imagen de Dios. ¡Es simplemente hermoso!
¡Cuán poco apreciamos esta arma maravillosa!
(4) La oración trae bendiciones a la Iglesia.
La historia de la Iglesia ha siempre sido
una historia de dificultades serias por superar.
El demonio odia a la Iglesia y busca por todos
32 I Como orar
los medios detener su progreso; por doctrina
falsa ahora, por división como consecuencia,
por corrupción de la vida interna. Pero a tra-
vés de la oración puede abrirse un camino
puro a través de todo. La oración desarraigará
la herejía, aliviará el desentendimiento, alejará
los celos y rencores, arrasará con las inmorali-
dades y traerá la marea completa de la gracia
resucitada de Dios. La historia prueba esto de
manera abundante.
En la hora del presagio más oscuro, cuan-
do la situación de la iglesia, local o universal,
parecía estar más allá de la esperanza, los
hombres y mujeres creyentes se han reunido y
clamado a Dios, y la respuesta ha venido.
Fue así en los días de Knox, fue así en los
días de Wesley y Whitfield, fue en los días de
Edwards y Brainerd, fue en los días de Finney,
fue así en los días del gran reavivamiento en
1857 en este país y en 1859 en Irlanda, y será
así nuevamente en sus días y los míos. Satán
ha comandado sus fuerzas.
La Ciencia Cristiana, con su Cristo falso
-una mujer-levanta su cabeza. Otros simulan
métodos apostólicos, pero ocultando la desho-
nestidad y la hipocresía con estas falsas facha-
das, hablan con gran seguridad. Los cristianos
La
igualmente leales a las grandes verdades fun-
damentales del Evangelio, se miran con ira el
uno al otro con una sospecha endiablada.
El mundo, la carne y el demonio celebran
un gran carnaval. Es un día oscuro ahora, pero
ahora es "Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque
han invalidado tu ley" (Salmo 119:126). Y Él
está listo para actuar, ahora Él escucha la voz
de la oración. ¿La escuchará? ¿La escuchará de
ti? ¿La escuchará de la Iglesia como entidad?
Yo creo que sí.
Capítulo 2
LA ORACIÓN
A DIOS
H
emos visto algo de la singular impor-
tancia y el poder irresistible de la ora-
ción, y ahora vamos directamente a
la cuestión: cómo orar con poder.
l. En el capítulo 12 de los Hechos de
los Apóstoles tenemos el registro de la o r a ~
ción que prevaleció con Dios, y que trajo
grandes resultados. En el versículo 5 de este
capítulo, la manera y el método de esta ora-
ción se describe en pocas palabras: "Pero la
iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él"
(énfasis añadido).
El primer punto a destacar en este versí-
culo es la breve expresión "a Dios". La oración
que tiene poder es la oración que es ofrecida a
Dios. Pero algunos dirán, "¿no es toda la ora-
ción hacia Dios?" No. Muchas de las llamadas
oraciones, tanto públicas como privadas, no
son hacia Dios. Para que una oración sea real-
mente a Dios, debe haber un acercamiento
consciente a Dios cuando oramos; debemos
tener una concepción vívida y definida de que
Él esta inclinado con su oído escuchándonos
mientras oramos.
En gran parte de nuestra oración hay real-
mente pocos pensamientos de Dios. Nuestra
mente está distraída con las ideas de lo que
necesitamos, y no en el Padre poderoso y afec-
tuoso de quien estamos buscando.
Es común el caso en que no estamos
ocupados con la necesidad, ni con a quién
rezamos, sino que nuestra mente vaga aquí y
allá por todo el mundo. No hay poder en ese
tipo de oración. Pero cuando estamos real-
mente en presencia de Dios, en verdad lo
La oración a Dios I 3í
encontramos cara a cara en el lugar de la
oración; si verdaderamente buscamos las
cosas que deseamos de Él, entonces hay
poder.
Si, entonces, oramos acertadamente, la
primera cosa que deberíamos hacer es ver
que realmente tenemos una audiencia con
Dios, y que verdaderamente estamos en su
presencia.
Antes de ofrecer una palabra de petición,
debemos tener definida y vívida conciencia
que le estamos hablando a Dios, y debemos
creer que Él nos escucha y que nos garantiza
lo que pedimos. Esto solo es posible por el
poder del Espíritu Santo, así que debemos
mirar al Espíritu Santo para que ciertamente
nos guíe a la presencia de Dios, y no debería-
mos estar precipitados de palabras hasta que
Él nos haya llevado allí.
Una noche, un cristiano muy activo pasaba
frente a una reunión que yo lideraba, y entró.
Antes de que nos arrodillásemos a orar, dije
algo como lo anterior, les conté a todos los ami-
gos de estar seguros que antes de orar, y mien-
tras estuviéramos orando, que efectivamente
supieran que estaban ante la presencia de Dios,
que definitivamente tenían el pensamiento de
40 I Cómo orar
ra sublime de la fe y confianza porque nunca
conocieron ninguna agonía del conflicto o de la
oración, han seguramente llegado más allá de
su Señor y más allá de las victorias más podero-
sas para Dios, ambos en esfuerzo y oración,
más que las edades de la historia cristiana haya
conocido.
Cuando aprendamos a llegar a Dios con
una intensidad de deseo que conmueva el
alma, entonces allí conoceremos el poder en la
oración que la mayoría de nosotros no cono-
cemos ahora. Pero ¿cómo llegamos a lograr
esta seriedad en la oración?
No es intentando lograrlo con nuestro
propio esfuerzo. El método verdadero está
explicado en Romanos 8:26: ''Y de igual mane-
ra el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad;
pues qué hemos de pedir como conviene, no lo
sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por
nosotros con gemidos indecibles".
La sinceridad que desarrollamos en la
energía de la carne es repulsiva. La forjada en
nosotros por el poder del Espíritu Santo, agra-
da a Dios. Aquí nuevamente, si oramos bien,
debemos buscar que el Espíritu de Dios nos
enseñe a orar. Aquí es donde entra el ayuno.
En Daniel 9:3 leemos qué hizo Daniel, con el
La
rostro vuelto hacia Dios: "Además de orar, ayuné
y me vestí de luto y me senté sobre cenizas".
Hay quienes creen que el ayuno pertenece
a la vieja dispensación, pero cuando vemos
Hechos 14:23 y Hechos 13:2-3, encontramos
que lo ponían en práctica los hombres since-
ros de los tiempos apostólicos. Si hemos de
orar con poder, hemos de orar con ayuno. Por
supuesto, esto no significa que debemos hacer
ayuno cada vez que oramos; pero hay tiempos
de emergencia o de crisis especial en el traba-
jo o en la vida personal, cuando el hombre
sincero se retirará incluso de la ratificación del
apetito natural, que en otras circunstancias es
adecuado para poder entregarse plenamente a
la oración.
Hay un poder peculiar en este tipo de ora-
ción. Toda gran crisis en la vida y el trabajo ha
de enfrentarse de este modo. No hay nada que
agrade a Dios cuando le damos a las cosas una
fachada legal y farisea, pero sí hay poder en
esa sinceridad y determinación directa de
obtener en oración las cosas que sentimos
como necesidad imperiosa. Y esto nos lleva a
olvidarlo todo, aún las cosas más necesarias y
adecuadas, para poder volver el rostro a Dios
y obtener de Él sus bendiciones.
-+2 I CÓmo orar
3. Un tercer secreto de la oración correcta
se encuentra en este mismo versículo de
Hechos 12; el versículo 5 dice "la iglesia". Hay
poder en la oración en unión. Por supuesto
que hay poder en la oración de una persona,
pero hay poder inmensamente aumentado en
la oración en comunidad.
Dios se deleita en la unidad de su pueblo,
y busca poner énfasis en ello de muchas
maneras, y pronuncia una bendición especial
sobre la oración en comunión. Leemos en
Mateo 18: 19: "Además les digo que si dos de
ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre
cualquier cosa que pidan, les será concedida por
mi Padre que está en el cielo".
Esta comunión, sin embargo, debe ser
auténtica. El pasaje que acabamos de citar no
dice que si dos están de acuerdo en pedir, sino
en que si dos se ponen de acuerdo sobre cual-
quier cosa que pidan. Es posible que dos per-
sonas estén de acuerdo en pedir por la misma
cosa sin que haya acuerdo real en cuanto a la
cosa que piden. Uno podría pedirlo porque en
verdad lo desea, en tanto el otro quizá lo haga
solo por complacer a su amigo. Pero donde
hay verdadero acuerdo, donde el Espíritu de
Dios trae a dos creyentes a la perfecta armonía
La oy¿¡cion i;\ D i ( ) ~
.. _-_ .. _-----. ------
43
en cuando a lo que pueden pedir a Dios, allí el
Espíritu pone la misma carga en ambos cora-
zones; en toda oración de este tipo hay poder
absolutamente irresistible.
Capítulo 3
OBEDIENCIA
y ORACIÓN
U
no de los versículos más significativos
de la Biblia en cuanto a la oración es
1 Juan 3:22 que dice: "Y recibimos
todo lo que le pedimos porque obedecemos sus
mandamientos y hacemos lo que le agrada". ¡Qué
afirmación asombrosa! Juan lo dice en pocas
palabras. Que todo lo que pidió, lo recibió.
l. ¿Cuántos de nosotros podemos decir:
"Lo que pido, lo recibo"? Juan, sin embargo,
explica por qué: "Y recibimos todo lo que le pedi-
mos porque obedecemos sus mandamientos y
46 Cl!TllO 01d1
hacemos lo que le agrada". En otras palabras,
quien espera que Dios haga lo que le pide,
debe de su parte hacer lo que Dios le pida.
Si prestamos oídos a los mandamientos de
Dios, Él prestará su oído a todas nuestras peti-
ciones. Si, por el contrario, hacemos oídos
sordos a sus preceptos, es probable que Él
también haga oídos sordos ante nuestras ora-
ciones. Aquí encontramos el secreto a muchas
oraciones no respondidas. No escuchamos La
Palabra de Dios, y por eso Él no escucha nues-
tras peticiones.
Estaba hablando una vez con una¡ mujer
que había profesado ser cristiana, pelrO que
luego abandonó su fe. Le pregunté pori,qué ya
I
no era cristiana, y respondió que ya no creía
en La Biblia. Le pregunté entonces por qué no
creía en La Biblia.
-Porque he intentado sus promesas y
encontré que no son ciertas.
-¿Qué promesas?
-Las referentes a la oración-o
-¿Cuáles?-
-¿No dice la Biblia "Pedid y os será dado"?-
-Sí, algo así, parecido-o
-Bueno, yo pedí esperando recibir, y
como no recibí, digo que la promesa falló-o
-¿Esa promesa era para usted?-
-Por supuesto, porque es para todos los
cristianos ¿verdad?
-No. Diosdefine con claridad quiénes son
los "vosotros" cuyas oraciones Él acuerda res-
ponder.
Entonces le mostré 1 Juan 3:22 y leí la
descripción de aquellos cuyas oraciones tie-
nen poder con Dios.
- Ahora, ¿estaba usted guardando los
mandamientos y haciendo lo que es agradable
a los ojos de Dios?
Confesó con franqueza que no era así, y
pronto vio que la dificultad real no estaba en
las promesas de Dios, sino en ella misma. Esta
es la dificultad en muchas de las oraciones sin
respuesta el día de hoy: quien ofrece la ora-
ción no es obediente.
Si nuestras oraciones no tienen poder,
debemos ser sinceros estudiantes de La
Palabra, para descubrir cuál es la voluntad de
Dios respecto de nosotros y, habiéndola encon-
trado, cumplirla. Un acto de desobediencia sin
confesar cerrará los oídos de Dios ante
muchas peticiones.
2. Este versículo, sin embargo, va
más allá de la mera obediencia a los manda-
mientos de Dios. Juan nos dice que debemos
hacer lo que agrada a Dios, lo que es agrada-
ble a los ojos de Dios.
Hay muchas cosas que agradan a Dios y
que Él no manda específicamente. El niño sin-
cero no se contenta con hacer solamente las
cosas que su padre le manda específicamente:
Busca conocer la voluntad de su padre, y SI
piensa que hay algo que puede hacer para
agradarle, lo hace con gusto aunque su padre
nunca le haya dado una orden específica en
cuanto a ello.
Lo mismo sucede con el sincero hijo de
Dios: no busca hacer solamente las cosas que
están mandadas, ni deja de hacer lo que está
específicamente prohibido. Estudia, busca
conocer la voluntad de su Padre en todas las
cosas. Muchos cristianos hoy hacen cosas que
no agradan a Dios, y dejan de hacer otras que
sí le agradan. Cuando uno les habla de estas
cosas, enseguida responden con una pregunta:
Obcdicllcia 49
"¿Hay algún mandamiento en la Biblia que
prohíba esto?" Y si uno no puede mostrarles
algún versículo en el que la cosa en cuestión
está explícitamente prohibida, sienten que no
están obligados a abandonarla.
El hijo sincero de Dios, por el contrario,
no exige ver un mandamiento específico. Si
buscamos descubrir y hacer lo que agrada a
Dios, Él también buscará hace lo que nos agra-
da. Nuevamente encontramos la explicación a
muchas oraciones sin responder: no dedica-
mos la vida a conocer qué agrada a nuestro
Padre, y por eso nuestras oraciones no son
respondidas.
Tomemos como ilustración de preguntas
que surgen continuamente, el tema de la ida al
teatro, a bailar, el uso del tabaco, por ejemplo.
Muchos de los que se regodean en estas cosas
preguntarán triunfantemente si uno les
advÍerte: "¿Dice la Biblia "No irás al teatro"?",
"¿Dice la Biblia "No bailarás"? ¿Dice la Biblia,
"No fumarás"? No es esa la cuestión. La cues-
tión es, en cambio: "¿Le agrada a nuestro
Padre celestial ver a uno de sus hijos en el tea-
tro, en el baile o fumando?"
Esta es una pregunta que cada uno ha de
decidir por sí mismo en oración, buscando
que el Espíritu Santo lo ilumine. "¿Dónde está
el daño en estas cosas?" preguntarán muchos.
No nos dedicaremos aquí a la pregunta en
general, pero sin duda en muchos casos hay
gran daño, porque roban el poder de nuestra
oración.
3. El Salmo 145: 18 echa luz en
gran forma sobre la cuestión de cómo orar:
"Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a
todos los que le invocan de veras".
Esa frase "de veras" merece nuestra aten-
ción. Si tomamos las concordancias en la
Biblia, encontraremos que esta expresión
quiere decir "en realidad", "en sinceridad". La
oración que Dios contesta es la oración que es
de veras, real, la oración que pide algo que se
desea con sinceridad.
Hay mucha oración no sincera. La gente
pide cosas que no desea en realidad. Hay
muchas mujeres que oran por la conversión
de sus esposos, pero que no quieren en reali-
dad que sus esposos se conviertan. Piensan
que sí lo desean, pero si supieran lo que impli-
ca la conversión, la revolución en su manera
de conducirse comercialmente, y en conse-
cuencia la reducción de sus ingresos y el cam-
bio en su estilo de vida, la oración sería -de
ser sincera con Dios-: "Señor, no conviertas a
mi esposo". No desean su conversión si impli-
ca un precio tan alto.
Hay muchas iglesias que oran por un rea-
vivamiento, sin desearlo con sinceridad.
Piensan que sí, porque en sus mentes el reavi-
vamiento implica más miembros, más ingreso,
mejor reputación entre las iglesias; pero si
supieran lo que implica un verdadero reaviva-
miento, la búsqueda y análisis de los corazo-
nes de los que se profesan cristianos, la
transformación radical de la vida personal,
doméstica y social, y muchas otras cosas que
sobrevendrían si el Espíritu de Dios se derra-
mara en realidad y poder, si supieran todo
esto el clamor de la iglesia sería: "Señor, guár-
danos del reavivamiento".
Hay muchos ministros que oran por el
bautismo con el Espíritu Santo, pero no lo
desean en realidad. Piensan que sí, porque el
bautismo con el Espíritu significa nuevo
gozo, nuevo poder al predicar La Palabra,
mejor reputación entre los hombres, más
prominencia en la iglesia de Cristo. Pero si
este ministro entendiera lo que implica en
realidad el bautismo con el Espíritu Santo,
cómo -por ejemplo- necesariamente implica-
ría un antagonismo con el mundo y con los
cristianos no espirituales, el hecho de que su
nombre se "descartara como un mal", la nece-
sidad de dejar su cómodo estilo de vida para
ir a trabajar entre los pobres y hasta en países
del extranjero; si el ministro comprendiera
todo esto su oración quizá fuera -si expresara
el verdadero deseo de su corazón-: "Oh, Dios,
evítame el bautismo con el Espíritu Santo".
Sin embargo, cuando s1 llegamos al lugar
en que de corazón deseamos la conversión de
amigos a toda costa, deseamos que llegue el
Espíritu Santo cueste lo que costare. Si real-
mente deseamos el bautismo del Espíritu
Santo, no importa qué implique esto, donde
deseamos todo "de veras", entonces llamare-
mos a Dios por ello "de veras", y Dios lo oirá.
Capítulo 4
ORAR EN EL
NOMBRE DE
CRISTOYDE
ACUERDO A LA
VOLUNTAD
DE DIOS
F
ue maravilloso lo que Jesús dijo a sus
. discípulos respecto de la oración la
noche antes de su crucifixión: "Y todo lo
que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para
que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo
pidiereis en mi nombre, yo lo haré".
l. La oración en nombre de Cristo tiene
poder ante Dios. Dios se complace en su Hijo
Jesucristo. Siempre lo escucha y también
escucha siempre la oración que sinceramente
se hace en su nombre. Hay una fragancia en el
nombre de Cristo que hace aceptable ante
Dios toda oración que lo contenga.
¿Qué es, entonces, orar en nombre de
Cristo? Se han intentado muchas explicacio-
n e ~ que en ver<;lad. no explican para la mente
común. N o hay nada místico ni misterioso en
esta expresión. Si uno leyera la Biblia entera
para examinar los pasajes en 9,ue se usa ~ ~
expresión "en mi nombre", o "en su nombre ,
o términos sinónimos, encontraremos que SIg-
nifica lo mismo que cuando lo usamos hoy. Si
voy a un banco y entrego un cheque con mi
firma, pido a ese banco en mi propio nombre.
Si tengo dinero depositado en ese banco el
cheque se hará efectivo; si no es así, no se
pagará.
Sin embargo, si voy a un banco con un
cheque firmado por otra persona, estoy
pidiendo en su nombre, y no importa si tengo
dinero en ese banco o en otro, si la persona
cuyo nombre figura en el cheque tiene dinero
allí, el cheque se hará efectivo de todos
modos.
Si por ejemplo fuera yo al First National
Bank of Chicago y presentara allí un cheque
Orar en el nombre de Crislo... I 55
que hubiera firmado por U$S 50.=, el cajero
me diría:
- Sr. Torry, no puedo canjearle ese che-
que. No tiene usted dinero en este banco.
Pero si fuera al First National Bank con un
cheque de U$S 5.000 pagadero a mi nombre,
firmado por alguno de los grandes depositan-
tes en ese banco, no preguntarían si yo tengo
dinero en ese banco, sino que honrarían el
cheque al instante. 1
Así sucede cuando voy al banco del cielo,
cuando voy ante Dios en oración. No tengo
nada depositado allí, no tengo crédito en
absoluto, y si voy en mi propio nombre no
obtendré absolutamente nada. Pero Jesucristo
tiene crédito ilimitado en el cielo y Él me ha
dado el privilegio de poder ir al banco con su
nombre en mis cheques, y cuando voy de esa
manera mis oraciones serán honradas en toda
su extensión.
Orar entonces en el nombre de Cristo es
orar sobre el fundamento no de mi crédito
sino del suyo; renunciar a la idea de que tengo
qué reclamar ante Dios, y acercarme a Él sobre
el fundamento de lo que Dios tiene. Orar en el
nombre de Cristo no es solamente agregar la
Como orar
frase: "Te lo pido en el nombre de Jesús" a mi
oración. Puedo poner esa frase en mi oración
pero estar confiando en mi propio mérito todo
el tiempo.
Cuando sinceramente me acerco a Dios
no sobre la base de mi propio mérito, sino
sobre el de Cristo, no sobre la base de mi bon-
dad, sino s ~ b r e la de la sangre del pérdón (ver
Hebreos 10: 18), entonces Dios me oirá. Gran
parte de nuestra oración moderna es vana
porque los hombres se acercan a Dios imagi-
nando que tienen derecho propio mediante el
cual Dios está obligado a responder a sus ora-
ciones.
Hace años, cuando el Sr. Moody era joven
en la obra cristiana, visitó un pueblo en
Illinois. Un juez del pueblo era infiel. La espo-
sa de este juez le pidió a Moody que viera a su
esposo, pero Moody respondió:
- No puedo hablar con su esposo. Yo soy
solo un joven cristiano sin cultura, y su espo-
so es un infiel literato.
La esposa, sin embargo, no se conformaría
con una negativa, por lo que Moody visitó al
juez. Los empleados de la oficina de recepción
sonreían cuando vieron al joven vendedor de
Orar en el nombre de Cristo... I 57
Chicago entrando en la oficina del juez tan
estudioso y culto.
La conversación fue corta. Moody dijo:
- Juez. No puedo hablar con usted. Es
usted un infiel literato y yo no tengo cultura.
Solo quiero decirle que si se convierte usted
alguna vez, me gustaría que me lo hiciera
saber.
El juez respondió:
- Sí, joven. Si alguna vez me convierto se
lo haré saber. Claro que se lo haré saber.
La conversación terminó allí. Los emplea-
dos reían por lo bajo aún más divertidos cuan-
do el joven cristiano tan dedicado salió de la
oficina. Pero al año, el juez se convirtió.
Moody volvió a visitar el pueblo y le preguntó
al juez cómo había sucedido esto. El juez dijo:
- Una noche, mientras mi esposa estaba en
una reunión de oración, comencé a sentirme
muy apenado, muy inquieto. No sabía qué era
lo que pasaba, y finalmente fui a dormir antes
de que volviera mi esposa. No pude dormir en
toda la noche. Me levanté temprano, le dije a
mi esposa que no quería desayunar, y fui a la
oficina. Les dije a mis empleados que podían
tornarse el día libre, y me encerré en la oficina.
58 I Cómo orar
Cada vez me sentía peor, y por fin decidí arro-
dillarme y pedir a Dios que perdonara mis
pecados, pero no decía "en nombre de Jesús",
porque era unitario y no creía en el perdón de
la sangre de Cristo. Seguí orando: "Dios, per-
dona mis pecados", pero no recibía respuesta.
Por fin en desesperación dije: "Oh, Dios, en el
nombre de Cristo perdona mis petados", y
entonces encontré la paz, inmediatamente.
El juez no tuvo acceso a Dios hasta que se
acercó a Él en el nombre de Cristo. Y cuando
lo hizo, fue escuchado y su oración tuvo res-
puesta inmediata.
2. 1 Juan 5:14-15 echa luz sobre
el tema de "cómo orar": "Y esta es la confianza
que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa
conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos
qu; él nos oye en cualquiera cosa que pidamos,
sabemos que tenemos las peticiones que le haya-
mos hecho" (énfasis añadido).
Este pasaje nos enseña con toda claridad
que si hemos de orar bien debemos orar según
la voluntad de Dios, y entonces más allá de
toda conjetura, obtendremos de Él lo que
pedimos.
Onu el! el nombre de Crísto... I 59
¿Cómo conocer la voluntad de Dios?
¿ Podemos saber si una oración específica es
conforme a Su voluntad? Seguramente.
¿Cómo?
1) Ante todo, por La Palabra. Dios
ha revelado su voluntad en su Palabra. Cuando
algo está prometido en La Palabra de Dios,
sabemos que es su voluntad dar tal cosa. Si
cuando oro puedo encontrar promesa determi-
nada en La Palabra de Dios respecto de lo que
pido, y pongo esa promesa ante Dios, sé que Él
me oye, y si sé que me oye, sé también que
obtengo aquello que le he pedido.
Por ejemplo, cuando oro pidiendo sabi-
duría, sé que es voluntad de Dios darme sabi-
duría, porque lo dice en Santiago 1 :5: "Y si
alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala
a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin
reproche, y le será dada". Así que, cuando pido
sabiduría sé que la oración es escuchada y que
obtendré sabiduría.
De la misma manera si pido el Espíritu
Santo, sé por Lucas 11: 13 que es voluntad de
Dios, y que mi oración es escuchada y que
obtendré lo que Le pedí: "Pues si vosotros,
siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vues-
tros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial
dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?"
Hace unos años vino un ministro al cierre
de un discurso sobre la oración en la escuela
bíblica de YMCA (Asociación Cristiana de
Jóvenes), y me dijo:
- Ha dejado en estos jóvenes la impresión
de que pueden pedir cosas determinadas y
obtener lo que piden.
Respondí que no sabía si era esa la impre-
sión que había dejado, o no, pero que sí tenía
la certeza de que deseaba dejar esa impresión
en ellos.
- Pero está equivocado -dijo-. No pode-
mos saber con certeza, porque no conocemos
la voluntad de Dios.
Enseguida le leí Santiago 1:5 y le dije:
- ¿No es voluntad de Dios damos sabidu-
ría? Y si pedimos sabiduría, ¿no sabemos que
vamos a recibirla?
- ¡Ah! -dijo-o Es que no sabemos lo que
es la sabiduría.
- No -respondí- porque si lo supiéramos,
no la necesitaríamos. Pero sea lo que fuere la
sabiduría ¿no sabe usted que la obtendrá de
Dios?
Por cierto, es un privilegio saber eso.
Cuando tenemos una promesa específica en
La Palabra de Dios, si dudamos de que sea
voluntad de Dios, o si dudamos de que Dios
hará lo que le pedimos, estamos haciendo de
Él un mentiroso.
Aquí está uno de los más grandes secretos
de la oración que prevalece: estudiar' La
Palabra para encontrar lo que es voluntad de
Dios según se la revela en las promesas, y
luego sencillamente tomar esas promesas y
desplegarlas ante Dios en oración con inclau-
dicable, inconmovible expectativa de que Él
hará lo que ha prometido en su Palabra.
2) Hay, sin embargo, otro modo
en que podemos conocer la voluntad de Dios,
y es mediante la enseñanza de su Espíritu
Santo. Hay muchas cosas que necesitamos de
Dios, que no están cubiertas por una prome-
sa específica, pero no quedamos en ignoran-
cia respecto de la voluntad de Dios tampoco
en ese caso. Porque Romanos 8:26-27 nos
dice: "Y de igual manera el Espíritu nos ayuda
orar
en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir
como cOflviene, no lo sabemos, pero el Espíritu
mismo intercede por nosotros con gemidos indeci-
bles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál
es la intención del Espíritu, porque coriforme a la
voluntad de Dios intercede por los santos" (énfa-
sis añadido).
Aquí se nos dice de manera muy clara que
el Espíritu de Dios ora en nosotros, que toma
nuestra oración en línea con la voluntad de
Dios. Cuando somos guiados por el Espíritu
Santo en la dirección que sea, a orar por algo
determinado, podemos hacerlo en plena con-
fianza de que es voluntad de Dios, y que
obtendremos lo que le pedimos, aunque no
haya promesa específica en cuanto al caso.
Muchas veces Dios por su Espíritu pone
sobre nosotros la carga de orar por una perso-
na determinada. No podemos descansar, y
oramos por esta persona con gemidos indeci-
bles. Quizá la persona esté muy lejos de noso-
tros, pero Dios oye la oración y en muchos
casos no pasa mucho tiempo antes de que nos
enteremos de que se ha convertido.
El pasaje de 1 Juan 5:14-15 es uno de los
más abusados en la Biblia: "Y esta es la confian-
,
~ que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa
conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos
que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos,
sabemos que tenemos las peticiones que le haya-
mos hecho" (énfasis añadido). El Espíritu Santo
sin duda lo puso en la Biblia para alentar
nuestra fe. Comienza diciendo: "Y esta es la
confianza que tenemos en él", y cierra con "sabe-
mos que tenemos las peticiones que le hayamos
hecho".
Sin embargo, uno de los usos más' fre-
cuentes de este pasaje, tan manifiestamente
dado para dar confianza, es el de introducir
un elemento de incertidumbre en cuanto a
nuestras oraciones. A menudo cuando uno
siente confianza en la oración, un hermano
cauteloso vendrá y dirá:
-No te confíes demasiado. Si es voluntad
de Dios así lo hará. Debieras decir: "Si es tu
voluntad".
Sin duda, hay muchas ocasiones en que
no conocemos la voluntad de Dios, y toda
sumisión de oración a la excelente voluntad
de Dios es lo que debemos practicar; pero
cuando conocemos la voluntad de Dios no
hay por qué agregar "Si es tu voluntad"; y este
pasaje no está en la Biblia para que agregue-
mos la condición de "si..." en todas nuestras
oraciones, sino para que podamos descartar
toda incertidumbre y tener confianza y saber
que tenemos lo que le hemos pedido.
Capítulo 5
ORAREN
EL ESPÍRITU
U
na y otra vez en lo que ya se ha
dicho, vemos nuestra dependencia
. del Espíritu Santo en la oración. Esto
se ve definidamente en Efesios 6: 18: "Orando
en todo tiempo con toda oración y súplica m...rl
Espíritu, y velando en ello con toda perseveran-
cia y súplica por todos los santos" (énfasis aña-
dido). Y en Judas 20: "Orando en el Espíritu
Santo" (énfasis añadido). Por cierto, el secreto
pleno de la oración se encuentra en estas
orar
palabras: "En el Espíritu". Es la oración que
Dios el Espíritu Santo inspira la que Dios el
Padre responde.
l. Los discípulos no sabían orar como
debían, así que le pidieron a Jesús: "Señor, ensé-
ñanos a orar" (Lucas 11: 1). No sabemos orar
como debemos, pero tenemos otro Maestro y
Guía a mano para que nos ayude (ver Juan
14: 16-17). "El Espíritu nos ayuda en nuestra debi-
lidad" (Romanos 8:26). Nos orar. La
verdadera oración es oración en Espíritu; es
decir, la oración que el Espíritu inspira y dirige.
Cuando venimos ante la presencia de Dios
debemos reconocer "nuestra debilidad", nues-
tra ignorancia de qué es lo que debemos pedir,
o de cómo orar por ello, y en la conciencia de
nuestra total incapacidad para orar bien debe-
mos buscar ayuda en el Espíritu Santo, entre-
garnos a Él por completo para que dirija
nuestras oraciones, guíe nuestros deseos y nos
lleve a expresarlos.
Nada más tonto hay en la oración que
correr sin pensar ante la presencia de Dios, y
pedir lo primero que nos viene a la mente o
lo que algún amigo, sin analizarlo, nos ha
dicho que oremos. Cuando entramos en la
presencia de Dios debemos guardar silencio
ante Él. Debemos esperar que Él envíe a su
Espíritu Santo para que nos enseñe a orar.
Debemos esperar al Espíritu Santo, entregar-
nos al Espíritu, y entonces podremos orar
bien.
A menudo, cuando venimos en oración a
Dios; no sentimos deseos· de orar. ¿Qué hacer
en ese caso? ¿Dejar de orar hasta que sintamos
deseos de hacerlo? Claro que no.
menos sentimos que orar es cuando
más lo necesitamos .. Debemos esperar en
silencio ante Dios y decirle cuán frío y falto de
oración está nuestro corazón, y buscarle y
confiar en Él, esperando que envíe al Espíritu
Santo para calentar nuestro corazón y hacer
que vierta oración.
No pasará mucho tiempo antes de que la
luz de la presencia del Espíritu llene nuestro
corazón, y comencemos a orar con libertad,
sinceridad, poder y sentido de la dirección.
Muchas de las más bendecidas temporadas de
oración en mi vida comenzaron con un
rotundo sentimiento de esterilidad y falta de
oración, pero en mi debilidad y frialdad me
entregué a Dios y busqué que enviara su
Espíritu Santo para que me enseñara a orar, y
así lo hizo. Cuando oramos en el Espíritu,
oraremos por las cosas correctas, y de la
manera correcta. Habrá gozo y poder en
nuestra oración.
2. Si hemos de orar con poder,
debemos orar con fe. En Marcos 11:24 Jesús
dice: "Por tanto, os 'digo 'que todo ro que pidiereis
orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá". No
importa hasta dónde sea positiva una prome-
sa en La Palabra de Dios, no la disfrutaremos
como una experiencia real, a menos que espe-
remos con confianza su cumplimiento en res-
puesta a nuestra oración.
"Y si alguno de vosotros tiene JaIta de sabidu-
na, pídala a Dios, el cual da a todos abundante-
mente y sin reproche, y le será dada", dice
Santiago. Esa es una promesa tan positiva
como pudiéramos desear que fuera una pro-
mesa. Pero el siguiente versículo agrega: "Pero
pida con Je, no dudando nada; porque el que
duda es semejante a la onda del mar, que es
arrastrada por el viento y echada de una parte a
otra". Tiene que haber expectativa con con-
fianza inconmovible. Hay una fe que va más
allá de la expectativa, que cree que la oración
es oída y que la promesa se cumplirá. Esto
aparece en Marcos 11:24: "Por tanto, os digo
Orar en el
que todo lo que pidiereis orando, creed que lo
recibiréis, y os vendrá".
Digámoslo con énfasis: no se puede pedir
más que eso. Muchos leemos la promesa de la
oración de fe y luego pedimos cosas que dese-
amos, intentando creer que Dios ha oído la
oración. Esto solo puede llevar a la desilusión,
porque no es fe sincera y verdadera, y la cosa
no se obtendrá. Es en este punto en que
muchos colapsan en la fe, al intentar crear fe
mediante un esfuerzo de su voluntad, y cuan-
do lo que creyeron esperar en .fe no se obtie-
ne, el cimiento de su fe se ve minado.
¿Cómo es que obtenemos fe de verdad?
Romanos 10:17 responde a esta pregunta: "Así
que la Je es por el oír, y el oír: por la palabra de
Días" (énfasis añadido). Si hemos de tener fe
verdadera debemos estudiar La Palabra de
Dios y encontrar qué promete, y luego simple':
mente creer en las promesas de Dios. La fe
necesita de una garantía. Tratar de creer en
algo que uno quiere creer, no es fe. Creer lo
que Dios dice en su Palabra sí lo es.
Si he de tener fe al orar debo encontrar
alguna promesa en La Palabra de Dios sobre la
cual apoyar mi fe. La fe viene por el Espíritu.
El Espíritu conoce la voluntad de Dios, y si
orar
oro en el Espíritu y busco que el Espíritu me
enseñe la voluntad de Dios, Él me guiará en
oración según esa voluntad, y me dará fe en
que la oración será respondida. Pero en nin-
gún caso llega la fe verdadera sencillamente
decidiendo que obtendremos aquello que
queremos obtener. Si no hay promesa en La
Palabra de Dios, y no hay clara guía del
Espíritu, no puede haber fe de verdad, y no
debiera uno recriminarse la falta de fe en ese
caso.
Pero si lo que deseamos se promete en La
Palabra de Dios, sí debemos recriminamos la
falta de fe cuando dudamos, porque hacemos
de Dios un mentiroso al dudar de su Palabra.
Capítulo 6
SIEMPRE ORAR
SIN DESMAYAR
E
n dos parábolas del Evangelio de
Lucas, Jesús enseña con gran énfasis la
lección de que los hombres deben orar
siempre, sin desmayar.
"Les dijo también: ¿Quién de vosotros que
tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice:
Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío
ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle
delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le
dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y
mis niños están conmigo en cama; no puedo
levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se
levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo
por su importunidad se levantará y le dará todo
lo que necesite" (Lucas 11:5-8).
"También les refirió Jesús una parábola sobre
la necesidad de orar siempre, y no desmayar,
diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni
temía a Días, ni respetaba a hombre. Había tam-
bitn en aquella dudad una viuda, la cual venía a
él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él
no quiso por algún tiempo; pero después de esto
dijo dentro de SÍ: Aunque ni temo a Dios, ni tengo
respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda
me es molesta, le haré justicia, no sea que vinien-
do de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el
Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso
Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman
a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os
digo que pronto les hará justicia. Pero cuando
venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tie-
rra?" (Lucas 18:1-8).
En las dos parábolas jesús establece la
necesidad de la importunidad de la oración,
de un modo asombroso. La palabra traducida
como importunidad significa literalmente
Siempre orar sin desmayar I 73
"falta de vergüenza", como si Jesús nos hubie-
ra hecho entender que Dios nos haya casi atra-
ído a Él decidido a que obtengamos las cosas
que buscamos, que no deben avergonzarnos
por una aparente negación o demora por parte
de Dios. Dios se regocij;:t en la santa audacia
q l . l ~ no se conformará con un "no" por res-
puesta. Es una expresión de grandiosa fe, y
nada agrada más a Dios que la fe.
jesús parece apartar a la mujer cananea
casi con rudeza; sin embargo, ella no se con-
formará con esto. jesús vio su importunidad
desvergonzada con placer, y dijo: "Oh mujer,
grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su
hija fue sanada desde aquella hora" (Mateo
15:28). No siempre Dios nos permite obtener
las cosas en el primer intento. N os entrena y
nos hace más fuertes al obligarnos a trabajar
arduamente por lo mejor. De este modo, .Él
tampoco nos da lo que pedimos en respuesta
a la primera plegaria; nos entrena y nos hace
fuertes oradores al obligarnos a perseverar en
nuestras oraciones. Él nos hace orar con per-
sistencia.
Me agrada que así sea. No existe un entre-
namiento de mayor bendición en la oración,
que aquel que viene mediante la obligación de
74 (\)]110 OHI!"
pedir una y otra vez, incluso durante un largo
período de años, antes de obtener lo que uno
busca de Dios. Muchos lo llaman sometimien-
to a la voluntad de Dios, cuando Dios no les
garantiza sus ruegos en la primera o segunda
petición, y dicen:
- Bueno, quizás no es la voluntad de Dios.
Por regla general, esto no es sometimien-
to, sino pereza espiritual. No se le llama some-
timiento a la voluntad de Dios cuando
abandonamos después de uno o dos intentos
para obtener las cosas; se lo llama falta de
fuerza o de carácter. Cuando el hombre fuerte
de acción se dispone a cumplir una tarea, si no
la cumple la primera vez, o la segunda, o la
centésima vez, continúa insistiendo hasta que
lo consigue; y el hombre fuerte de oración
cuando ora por algo, continúa haciéndolo
hasta que obtiene lo que busca.
Debemos tener cuidado con lo que le
pedimos a Dios, pero cuando comenzamos a
orar no debemos detenernos hasta obtener lo
deseado, o hasta que Dios nos deje muy en
claro que no es su voluntad concedérnoslo.
Algunos nos hacen creer que orar dos
veces por la misma cosa manifiesta falta de fe,
75
que debemos "aceptar lo que venga" en la pri-
mera oración. Sin duda, hay oportunidades en
las que podemos, a través de la fe en La
Palabra o la guía del Espíritu Santo reclamar la
primera vez que le hemos pedido a Dios; pero
más allá de todo, en otras ocasiones debemos
orar una y otra vez antes de obtener una res-
puesta. Los que oran más de dos veces por la
misma cosa han sobrepasado a su Maestro
(ver Mateo 26:44).
George Müller oró por dos hombres todos
los días por más de sesenta años. Uno de esos
hombres se convirtió poco antes de la muerte
de Müller, pienso que durante el último servi-
cio que este dio; el otro se convirtió un año
después de su muerte. Unas de las grandes
necesidades de nuestros días son hombres y
mujeres que no solo empiecen a orar por
cosas, sino que continúen haciéndolo hasta
obtener lo que buscan por parte del Señor.
Capítulo 7
VIVIR EN CRISTO
" S i permanecéis en mí, y mis palabras
permanecen en vosotros, pedid todo lo
que queréis, y os será hecho" Ouan
15: 7). El secreto de la oración se encuentra en
estas palabras de nuestro Señor. He aquí la
oración con un poder sin límites: "Pedid todo lo
que queréis y os será hecho".
Existe, entonces, una manera de pedir y
conseguir precisamente lo que pedimos, y con-
seguir todo lo que pedimos. Cristo pone dos
condiciones para esta oración que prevalece:
80 Cómo orar
-------------"------
orar a través de Él, más que por uno mismo,
es decir simplemente de otra manera que
debemos orar "en el Espíritu". Así, cuando
vivimos en Cristo, nuestros pensamientos no
son nuestros, sino suyos; nuestros gozos no
son nuestros, sino suyos; nuestros frutos no
son nuestros, sino suyos; tal como los brotes,
hojas, flores y frutos de las ramas que vivían
en la vid no eran los brotes, hojas, flores y fru-
tos de las ramas, sino de la misma vid quien
hacía fluir vida a través de las ramas y se mani-
festaba a sí misma en esos brotes, hojas, flores
y frutos.
Para vivir en Cristo uno debe, por
supuesto, estar en Cristo mediante recibir a
Cristo como Salvador expiatorio de la culpa
del pecado, el Salvador resucitado del poder
del pecado, Señor y Maestro de nuestra vida
entera. Para estar en Cristo, todo lo que
tenemos que hacer para vivir -o continuar-
en Cristo es simplemente renunciar a una
vida completamente propia, renunciar a
cada pensamiento, cada propósito, cada
deseo, cada afecto propio, y solo mirar día
tras día hacia Jesucristo para formar sus pen-
samientos, sus propósitos, sus afectos, sus
deseos en nosotros. Vivir en Cristo es una
Vivir
cuestión realmente simple; sin embargo, es
una vida maravillosa de privilegio y poder.
2. Pero en este versículo aparece
otra condición, aunque se encuentra conteni-
da en la primera: "Mis palabras permanecen en
vosotros".
Si vamos a obtener de Dios todo lo que le
pidamos, Las Palabras de Cristo d ~ b e n vivir o
continuar en nosotros. Debemos estudiar sus
Palabras, devorarlas, permitirles introducirse
en nuestro entendimiento y en nuestro cora-
zón, guardarlas en nuestra memoria, obede-
cerlas constantemente en nuestra vida,
permitirles que moldeen y formen nuestra
rutina y cada uno de nuestros actos.
Este es, en realidad, el método para vivir
en Cristo. Es por medio de sus Palabras que
Jesús se nos comunica a sí mismo. Las
Palabras que Él dirige hacia nosotros son espí-
ritu y son vida (ver Juan 6:33). Es en vano
esperar que la oración sea potente, a menos
que meditemos lo suficiente sobre La Palabra
de Cristo, y le permitamos penetrar profunda-
mente y encontrar una morada permanente en
nuestros corazones.
orar
Muchos se preguntan acerca de la falta de
fuerza en sus oraciones, pero la explicación es
muy simple y se encuentra en la inobservancia
de Las Palabras de Cristo. No han guardado en
sus corazones sus Palabras; sus palabras no
habitan en ellos. No se trata de estadios de
meditación mística o experiencias de éxtasis
en los cuales aprendemos a vivir en Cristo;
sino alimentándonos de su Palabra, su Palabra
escrita tal como la encontramos en la Biblia, e
implorando al Espíritu Santo que implante
estas Palabras en nuestros corazones, y hacer-
las el hálito de vida de nuestros corazones.
De manera que si permitimos que Las
Palabras de Cristo vivan en nosotros, ellas nos
impulsarán a la oración. Serán el molde en el
cual nuestras oraciones tomarán forma, y estas
oraciones estarán necesariamente en línea con
la voluntad de Dios, y prevalecerán en Él. Es
prácticamente imposible que haya una ora-
ción que prevalezca donde exista inobservan-
cia en el estudio de La Palabra de Dios.
El mero estudio intelectual de La Palabra
de Dios no es suficiente; sino que debe medi-
tarse sobre ella. La Palabra de Dios debe dar
vueltas en nuestra mente una y otra y otra vez,
con un constante pedido a Dios para que,
mediante su Espíritu, transforme La Palabra
en el hálito de vida del corazón. Es la oración
nacida de la meditación sobre La Palabra de
Dios la que se eleva más fácilmente hacia el
oído atento de Dios.
George Müller, uno de los hombres de
oración más potentes de esta generación,
cuando llegaba el momento de la oración,
comenzaba leyendo y meditando sobre La
Palabra de Dios hasta que, a partir del mismo
estudio de su Palabra, la oración comenzaba a
formarse en su corazón. De esta manera Dios
mismo era el autor de la oración, y era Dios
quien respondía a las oraciones que Él mismo
había inspirado.
La Palabra de Dios es el instrumento
mediante el cual obra el Espíritu Santo, se
trata de la espada del Espíritu en muchos sen-
tidos; y aquel que conozca el obrar del
Espíritu Santo en cualquier dirección, debe
alimentarse de La Palabra. Aquel que ora en el
Espíritu, debe meditar mucho sobre La
Palabra, que el Espíritu Santo puede tener
algo sobre lo cual Él puede obrar. El Espíritu
Santo realiza sus oraciones en nosotros a tra-
vés de La Palabra, y la inobservancia de La
Palabra hace que resulte imposible orar en el
Espíritu Santo. Si alimentamos el fuego de
nuestras oraciones con el combustible de La
Palabra de Dios, desaparecerán, entonces,
todas nuestras dificultades en lo que respecta
a la oración.
Capítulo 8
LA ORACIÓN
CON ACCIÓN
DE GRACIAS
E
xisten cuatro palabras por lo general
ignoradas en relación al aprendizaje de
la oración, que Pablo nos entrega en
Filipenses 4:6-7: "Por nada estéis afanosos, sino
sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios
en toda oraci6n y ruego, con acci6n de gracias. Y
la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimien-
to, guardará vuestros corazones y vuestros pensa-
mientos en Cristo Jesús". Y las cuatro palabras
ignoradas son "con acci6n de gracias".
.'\6 CllT1l0 onll'
Al acercarnos a Dios para pedirle nuevas
bendiciones, nunca debemos olvidar darle las
gracias por aquellas bendiciones que ya nos
han sido concedidas. Si alguno de nosotros se
detuviera a reflexionar sobre cuántas de las
oraciones que hemos ofrecido a Dios han sido
respondidas, y que en raras ocasiones hemos
agradecido a Dios por las respuestas entonces
dadas, estoy seguro de que nos encontraría-
mos envueltos en una gran confusión.
Deberíamos ser tan constantes y específi-
cos con el agradecimiento, como lo somos con
la oración. Nos dirigimos a Dios con peticio-
nes precisas, pero cuando se trata de agrade-
cerle, nuestra acción de gracias es vaga e
indeterminada.
Sin duda alguna, una de las razones por
las cuales muchas de nuestras oraciones care-
cen de poder, es que no hemos reparado en
agradecer por aquellas que ya nos han sido
concedidas. Si alguien recurriera constante-
mente a nosotros pidiéndonos ayuda y nunca
nos dijera "gracias" pOi" dicha ayuda, pronto
nos cansaríamos de ayudar a esa persona tan
desagradecida. De hecho, al considerar a
quien ayudamos, evitaríamos alentar tal grado
de ingratitud. Evidentemente, nuestro Padre
La oracion con llccion de
celestial en pos de nuestro propio bien,
muchas veces se niega a responder nuestras
peticiones, con el objetivo de hacernos refle-
xionar sobre nuestra ingratitud, y enseñarnos
a ser agradecidos.
Nuestra ingratitud y falta de reconoci-
miento hacia Dios hiere profundamente a
Dios. Cuando Jesús curó a los diez leprosos y
solo uno de ellos fue a agradecerle, Él exclamó
asombrado y dolorido: "¿No son diez los que
fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?"
(Lucas 17: 17).
Cuán a menudo Él mira con tristeza nues-
tra inadvertencia respecto de sus repetidas
bendiciones, y su frecuente respuesta a nues-
tras plegarias.
Al retribuirle las gracias por las bendicio-
nes recibidas, nuestra fe aumenta y nos permi-
te acercarnos a Dios con renovada
determinación y seguridad. Ciertamente, el
motivo por el cual muchos tienen tan poca fe
al orar, es que se toman muy poco tiempo
para meditar y agradecer a Dios por las bendi-
ciones recibidas.
Mientras reflexionamos sobre las res-
puestas dadas a nuestras oraciones, la fe se
Cómo orar
acrecienta más y más, y empezamos a sentir
en el interior de nuestra alma que no existe
nada imposible para nuestro Señor. Al recapa-
citar, por un lado, sobre la soberana bondad
de Dios para con nosotros y sobre nuestra ínfi-
ma reflexión, fuerza y pensamiento en la
misma acción de gracias por otro, deberíamos
reconocer nuestra impertinencia ante Dios y
confesar nuestro pecado.
Los más potentes hombres de oración que
aparecen en la Biblia y a lo largo de toda la his-
toria de la Iglesia, son los que han sabido
entregarse a la oración y al agradecimiento.
David fue uno de ellos, iY en qué forma sus
salmos abundan en agradecimiento y oración!
También los apóstoles fueron potentes; de
ellos leemos que estaban continuamente en el
templo alabando y bendiciendo a Dios. Pablo
fue un potente hombre de oración, y cuán a
menudo en sus epístolas estalla en sincero
agradecimiento hacia Dios por las bendiciones
y respuestas a sus oraciones.
Jesús es nuestro modelo tanto para la
oraClOn como para todo lo demás.
Encontramos en el estudio de su vida, que su
manera de agradecer por una simple comida
era tan notoria que dos de sus discípulos lo
La oración con acción de
reconocen por esta característica después de
su resurrección.
La acción de gracias es uno de los resulta-
dos inevitables al ser colmado por el Espíritu
Santo, y aquel que no aprende "a dar gracias
por todo", no puede continuar orando en el
Espíritu. Si aprendiéramos a orar con poder,
haríamos bien al permitir que estas cuatro
palabras se graben profundamente en nuestros
corazones: "con acción de gracias".
Capítulo 9
OBSTÁCULOS
PARA LA ORACIÓN
Y
a hemos analizado las condiciones
positivas de la oración elevada; pero
existen algunas cosas que impiden la
oración. Dios ha aclarado concretamente en
su Palabra de cuáles se trata.
l. El primer obstáculo para la oración lo
encontramos en Santiago 4:3: "Pedís, y no reci-
bís, porque pedís mal. para gastar en vuestros
deleites" (énfasis añadido).
Cómo orar
Si nuestra oración tiene un objetivo egoís-
ta, entonces carecerá de fuerza. Muchas de las
oraciones son egoístas. Quizás, las oraciones
en sí son por cosas por las que está perfecto
orar, cosas que es voluntad de Dios otorgar-
nos, pero el motivo de la oración es completa-
mente erróneo y, en consecuencia, la oración
pierde toda su fuerza. El verdadero propósito
de toda oración es la gloria misma de Dios. Si
meramente pedimos recibir algo que nos otor-
gue placer o para nuestra propia gratificación
de una u otra manera, pedimos equivocada-
mente y no necesitamos esperar por lo que
pedimos. Esto explica por qué muchas de
nuestras oraciones permanecen sin respuesta.
Por ejemplo, más de una mujer ora por la
conversión de su esposo. Ciertamente, orar
por eso es lo más apropiado; pero en muchos
casos los motivos al pedir por la conversión
de su esposo son enteramente impropios,
egoístas. Desean que se conviertan porque
para ella es mucho más placentero tener un
marido que la comprenda; o porque es muy
doloroso pensar que él pueda morir y perder-
se para siempre.
Por motivo tan egoísta es que desea que se
convierta. La oración es egoísta en esencia.
¿Por qué desearía una mujer la conversión de
su marido? Principalmente y por sobre todas
las cosas, para la gloria de Dios; porque no
puede concebir la idea de que su marido des-
honre a Dios Padre al pisotear al Hijo de Dios.
Muchos oran para despertar su fe. Este
tipo de oración le agrada a Dios, está en línea
con su voluntad; pero muchas plegarias por
este reavivamiento son puramente egoístas .. Las
iglesias desean estos reavivamientos para que
aumente la cantidad de fieles, para que la igle-
sia tenga una posición de mayor poder e
influencia en la comunidad, para que se llene
el tesoro de la iglesia, para que se haga un buen
informe en el presbiterio, en la conferencia o
en la asociación. Por fines tan bajos, tanto las
iglesias como los ministros muchas veces oran
por este reavivamiento; y también, muchas
veces Dios no responde a estas oraciones.
¿Por qué debemos orar por un reaviva-
miento? Para la gloria de Dios, porque no
podemos soportar el hecho que Dios continúe
siendo deshonrado por la frivolidad de la igle-
sia, por los pecados de quienes no creen, por
la orgullosa falta de fe de hoy; porque se hace
de La Palabra de Dios algo vacío; debemos
orar para que Dios sea glorificado por el
orar
torrente de su Espíritu sobre la Iglesia de
Cristo. Por estas razones, principalmente y
por sobre todas las cosas, es que debemos orar
por el reavivamiento de nuestra fe.
Más de una oración por el Espíritu Santo
es puramente egoísta. Es verdad que es volun-
tad de Dios entregarles el Espíritu Santo a
quienes se lo pidan; así lo dijo Él mismo en su
Palabra (ver Lucas 11:13), pero muchas de las
oraciones que piden por el Espíritu Santo son
obstaculizadas por el egoísmo del motivo que
se esconde detrás de ellas. Hombres y mujeres
oran pidiendo el Espíritu Santo por su propia
felicidad o para ser salvados de la desgracia de
la derrota en sus vidas, para obtener poder
como obreros cristianos o por otro motivo
igualmente egoísta.
¿Por qué debemos orar al Espíritu? Para
que Dios no siga siendo deshonrado por el
bajo nivel de nuestra vida cristiana o la inefi-
ciencia en el servicio, para glorificar a Dios
con la nueva belleza que llega a nuestras vidas
y la nueva fuerza que llega a nuestro servicio.
2. El segundo obstáculo para la oración lo
encontramos en Isaías 59:1-2: "He aquí que no
Obstáculos para b oraciÓn I 95
se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni
se ha agravado su oído para oír; pero vuestras ini-
quidades han hecho división entre vosotros y vues-
tro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de
vosotros su rostro para no oír".
El pecado obstaculiza la oración. Muchos
oran y oran y no obtienen respuesta alguna a
su oración. A lo mejor están tentados a pensar
que no es la voluntad de Dios responderles, o
creen que se acabaron los dfas en los que Dios
respondía las oraciones, si es que alguna vez
existieron dichos días. Yeso parecería ser lo
que pensaron los israelitas. Creyeron que la
mano del Señor era demasiado corta, que no
podía salvarlos, y que su oído se había vuelto
sordo y que ya no podía oír.
"No es así -dijo Isaías-, el oído de Dios está
justo tan abierto como para oíros como siem-
pre, su mano tan poderosa como para salvar;
pero hay un obstáculo. Ese obstáculo es sus
propios pecados. Sus iniquidades los han sepa-
rado de su Dios, y sus pecados les han escondi-
do el rostro de Dios, por eso no los oirá."
Esto es lo que sucede en la actualidad.
Muchos imploran a Dios en vano, simplemen-
te a causa del pecado en sus vidas. Debe haber
algún pecado inconfeso y sin juzgar en el
Cómo orar
pasado, debe haber algún pecado en el presen-
te que es algo que la persona atesora, y muy
probablemente no lo considera pecado; pero
tal pecado existe, escondido en alguna parte,
en el corazón o en la vida, y Dios "no oirá".
Quien encuentre sus oraciones sin efecto
no debería concluir que aquello que pide de
Dios no es acorde a su voluntad, sino que
debería orar en soledad a Dios junto con el
salmista: "Examíname, oh Dios, y conoce mi
corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y
ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame
en el cam!no eterno" (Salmo 129:23-24) yespe-
rar ante El hasta que apunte con su dedo hacia
aquello que es desagradable a sus ojos.
Entonces, debe confesar y quitar su pecado.
Recuerdo bien una oportunidad en mi
vida, cuando oraba por dos cosas específicas
que creía que debía tener, o Dios sería deshon-
rado; sin embargo, la respuesta no venía.
Desperté en el medio de la noche con un dolor
físico muy fuerte y gran inquietud en el alma.
Imploré a Dios por estas cosas, razoné con Él
sobre cuán necesario era que las consiguiera, y
que las consiguiera en ese momento; pero no
hubo respuesta. Le pedí a Dios que me mos-
trara si había algo malo en mi vida.
Obstaculos para la oración I 97
Se me ocurrió algo que ya antes me había
ocurrido con frecuencia, algo concreto, pero
que yo negaba a confesarlo como pecado. Me
dirigí a Dios: "Si lo que está mal es esto, lo
abandonaré"; pero seguí sin recibir respuesta.
En lo más profundo de mi corazón, aunque
nunca lo había admitido, sabia que eso estaba
mal. .
Finalmente dije: "Esto está mal. He peca-
do. Lo abandonaré". y encontré la Al
poco tiempo, dormía como un niño. Por la
mañana desperté sin dolor físico alguno, y el
dinero que tanto necesitaba para honrar el
nombre de Dios, llegó.
El pecado es algo horrible, y una de las
cosas más horribles del pecado es la manera
en que obstaculiza la oración, la manera en
que rompe la conexión entre nosotros y la
fuente de toda gracia, de toda fuerza ybendi-
ción. Cualquiera que tenga fuerza en la ora-
ción debe ser despiadado al tratar con sus
propios pecados. "Si en mi corazón hubiese yo
mirado a la iniquidad, el Señor no me habría
escuchado" (Salmo 66: 18).
Mientras continuemos en el pecado o en
con Dios, no podemos esperar
que El preste atención a nuestras oraciones. Si
98 I Cómo orar
hay algo que aparece constantemente en los
momentos de íntima comunión con Dios, que
es lo que nos impide la oración, alejémoslo.
3. Encontramos el tercer obstáculo para la
oración en Ezequiel 14:3: "Hijo de hombre,
estos hombres han puesto sus ídolos en su cora-
zón, y han establecido el tropiezo de su maldad
delante de su rostro. ¿Acaso he de ser yo en modo
alguno consultado por ellos?" Los ídolos en el
corazón hacen que Dios se niegue a escuchar
nuestras oraciones.
¿Qué es un ídolo? Un ídolo es cualquier
cosa que tome el lugar de Dios, cualquier cosa
que sea el objeto supremo de nuestro afecto.
Solo Dios tiene derecho a ocupar el lugar
supremo en nuestro corazón. Cualquier otra
cosa o cualquier otra persona deben estar
subordinadas a Él.
Más de un hombre hace de su esposa un
ídolo. Ningún hombre puede amar a su espo-
sa más que demasiado, pero sí, puede ubicar-
la en el lugar incorrecto, puede ponerla antes
que a Dios; y cuando el hombre considera el
placer de su mujer antes que el placer de Dios,
cuando le brinda a ella el primer lugar y a Dios
Ob¡,laculos para ltl oraciÓn I 99
el segundo, su esposa es un ídolo, y Dios no
puede oír sus oraciones.
Más de una mujer hace de sus hijos un
ídolo. No quiere decÍr que amemos a nuestros
hijos demasiado. Cuanto más amemos a
Cristo, más amaremos a nuestros hijos; pero
podemos poner a nuestros hijos en el lugar
incorrecto, podemos ubicarlos antes que a
Dios, o sus intereses antes que los intereses de
Dios. Cuando actuamos de esta manera, llace-
mos de nuestros hijos, ídolos.
Muchos hombres hacen un ídolo de su
reputación o sus negocios. La reputación o los
negocios son ubicados antes que Dios. Dios
no puede oír las plegarias de dicho hombre.
Debemos responder una gran pregunta: si
tuviéramos fuerza en la oración ¿está Dios
absolutamente primero? ¿Está Él antes de
nuestra esposa, de nuestros hijos, de nuestra
reputación, de nuestros negocios? De no ser
así, la oración elevada es imposible de que sea
contestada.
A menudo Dios nos llama la atención por
el hecho de que tenemos un ídolo, y lo hace
no respondiendo nuestras oraciones; de este
modo, nos induce a replantearnos por qué
nuestras oraciones no son respondidas, y que
descubramos al ídolo, lo alejemos y, entonces,
Dios oiga nuestras oraciones.
4. El cuarto obstáculo para la oración lo
encontramos en Proverbios 21:13: "El que cie-
rra su oído al clamor del pobre, también él clama-
rá, y no será oído".
Quizás no exista mayor impedimento
para la oración que la tacañería, la falta de
generosidad ante los pobres y ante la obra de
Dios. Es aquel que da generosamente a los
demás quien recibe con generosidad de Dios:
"Dad, y se os dará; medida buena, apretada,
remecida y rebosando darán en vuestro regazo;
porque con la misma medida con que medís, os
volverán a medir" (Lucas 6:38). El hombre
generoso es el orador potente. El hombre taca-
ño es el orador sin fuerza.
Una de las frases más maravillosas sobre la
oración que prevalece (ya citada anteriormen-
te): "Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibire-
mos de él, porque guardamos sus mandamientos.
y hacemos las cosas que son agradables delante de
él" (1 Juan 3:22, énfasis añadido), se pronun-
ció en relación directa con la generosidad para
Obs1áculos para la oraciÓn 1101
con los necesitados. En el contexto, se nos
dice que cuando amamos, no con palabras,
sino con hechos y de verdad, cuando abrimos
nuestros corazones hacia nuestro hermano
necesitado, es ahí y solo ahí cuando confiamos
en Dios con la oración.
Más de un hombre o mujer que busca
encontrar el secreto de la falta de poder en sus
oraciones, no necesita buscar lejos; no tS ni
má:; ni menos que mera tacañería. George
Müller, a quien ya nos referimos, era un hom-
bre de oración potente, porque era muy bon-
dadoso. Nunca se quedaba con lo que Dios le
daba, sino que inmediatamente se lo pasaba a
los demás. Recibía constantemente porque
daba constantemente. Cuando pensamos en el
egoísmo de la iglesia actual, en cómo las igle-
sias ortodoxas no alcanzan un promedio de $
l.= anual por miembro para las misiones
extranjeras, no hay que preguntarse por su
falta de poder en la oración. Si recibimos algo
de Dios, debemos dar a los otros.
Quizás la promesa más maravillosa de la
Biblia respecto a la entrega de Dios para nues-
tras necesidades, se encuentra en Filipenses
4:19: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que asfalta
conforme a sus riquezas en gloria en Cristo
Jesús". Esta gloriosa promesa fue hecha a la
iglesia filipense, y en relación directa con su
generosidad.
5. El quinto obstáculo para la oración está
en Marcos 11:25: "Y cuando estéis orando, per-
donad, si tenéis algo contra alguno, para que tam-
bién vuestro Padre que está en los cielos os
perdone a vosotros vuestras ofensas". Un espíritu
que no perdona es uno de los obstáculos más
comunes para la oración. La oración es res-
pondida sobre la base de que nuestros peca-
dos sean perdonados; y Dios no puede
relacionarse con nosotros basándose en el per-
dón, cuando nosotros albergamos mala volun-
tad contra aquellos que han sido injustos con
nosotros.
Aquel que guarda rencor hacia otro ha
cerrado el oído de Dios para su propio pedi-
do. Cuántas personas hay que imploran a
Dios por la conversión de su esposo, hijos,
amigos ... y se preguntan por qué su oración
no es respondida, cuando el secreto se
encuentra en el rencor que albergan en sus
corazones hacia alguien que los haya lastima-
do, o que imaginan que los ha lastimado.
Muchos padres y madres permiten que sus
Obb1ÚClllos para la oraciÓn i 103
hijos pasen a la eternidad sin salvación, por la
mísera gratificación de odiar a alguien.
6. Encontramos en 1 Pedro 3: 7 el sexto
obstáculo para la oración: "Vosotros, maridos,
igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando
honor a la mujer como a vaso más frágil, y como
a coherederas de la gracia de la vida, para que
vuestras oraciones no tengan estorbo". Aquí nos
dice sencillamente que la relación inapropiada
entre marido y mujer es un obstáculo para la
oración.
Una y otra vez las oraciones de los mari-
dos son obstaculizadas por su propia falla en
el debido trato para con su mujer. Por otro
lado, es sin duda cierto que las oraciones de
las mujeres son obstaculizadas por su falta del
trato adecuado para con sus maridos. Si mari-
do y mujer buscaran diligentemente encontrar
la causa de sus oraciones no respondidas, a
menudo la encontrarían en la relación con su
cónyuge.
Más de un hombre que tiene grandes pre-
sunciones de piedad, que es miembro muy
activo en la obra cristiana, pero muestra poca
consideración por el trato hacia su mujer, y es
generalmente ingrato, si no bruto, se pregun-
tará, entonces, por qué sus oraciones no son
respondidas. El versículo que hemos citado
explica el aparente misterio.
Por otra parte, la mujer muy devota de la
iglesia que con mucha fe atiende todos los ser-
vicios pero trata a su marido con la más
imperdonable falta de atención, es colérica e
irritable para con él, lo hiere con la brusque-
dad de sus palabras y con su temperamento
ingobernable, y luego se preguntará por qué
no hay poder en sus oraciones.
Existen otras cosas en las relaciones entre
marido y mujer de las que no puede hablarse
públicamente, pero que, sin dudas, constitu-
yen un obstáculo para el acercamiento a Dios
mediante la oración. Hay mucho pecado ocul-
to bajo el sagrado nombre del matrimonio,
que es la causa de la muerte espiritual y de la
falta de poder en la oración. Todos los hom-
bres y mujeres cuyas oraciones parecen no ser
respondidas, deberían desplegar toda su vida
matrimonial ante Dios, y pedirle a Él que
ponga su dedo sobre lo que encuentre desa-
gradable ante su vista.
Obstáculos para la oraciÓn 1105
7. El séptimo obstáculo aparece en
Santiago 1: 5-7: "Y si alguno de vosotros tiene
falta de sabidurla, pfdala a Dios, el cual da a
todos abundantemente y sin reproche, y le será
dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque
el que duda es semejante a la onda del mar, que es
arrastrada por el viento y echada de una parte a
otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá
cosa alguna del Señor".
Las oraciones se ven obstaculizadas por la
falta de fe. Dios nos ordena que creamos abso-
lutamente en su Palabra. Si la cuestionamos
convertimos a Dios en un mentiroso. Muchos
de nosotros lo hacemos al suplicar sus prome-
sas, y no es de extrañar que no haya respues-
ta a nuestra oración. ¡Cuántas oraciones son
obstaculizadas por nuestra maldita falta de fe!
Nos dirigimos a Dios para pedirle por algo
que está prometido en su Palabra, y luego no
esperamos conseguirlo; "No piense, pues, quien
tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor".
Capítulo 10
CUÁNDO ORAR
S
i conociéramos la plenitud de la bendi-
ción que existe en la vida en la oración,
es importante no solo que oremos
correctamente, sino también en el momento
oportuno. El ejemplo del mismo Cristo está
colmado de sugerencias sobre el momento
adecuado para la oración.
l. En el primer capítulo del
Evangelio de Marcos, en el versículo 35, lee-
108 Cómo orar
mos: "Levantándose muy de mañana. siendo aún
muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y
allí oraba" (énfasis añadido). Jesús eligió las
primeras horas de la mañana para la oración.
Muchos de los más fervientes hombres de
Dios han seguido este ejemplo del Señor. En
las primeras horas del día la mente está fresca
yen su mejor momento. Está libre de distrac-
ciones, y esa total y absoluta concentración
hacia Dios, que es esencial para una oración
eficaz, es más fácil de conseguir en las prime-
ras horas de la mañana.
Más aún, cuando pasamos las primeras
horas del día orando, queda santificado todo
el día, y obtenemos fuerza para superar las
tentaciones y cumplir con nuestras obligacio-
nes. Podemos conseguir más con la oración
matinal que si la realizamos en cualquier otro
momento del día.
Cada criatura de Dios que quiera hacer lo
más posible de su vida por Cristo, debe sepa-
rar la primera parte del día y disponerla para
el encuentro con Dios mediante el estudio de
su Palabra y la oración. Lo primero que hace-
mos cada día debería ser encontramos a solas
con Dios y encarar nuestras obligaciones, las
tentaciones y el servicio de ese día, y obtener
Cuando orar 1109
para todo eso. Debemos conseguir la
Vlctona antes de que llegue la hora del juicio,
la tentación o el servicio. El lugar secreto para
la oración es el lugar donde peleemos las bata-
llas y obtengamos las victorias.
2. El sextocapítuló de Lucas eh
el versículo 12, echa luz aún en mayor
da respecto al momento adecuado para orar.
Leemos: "En aquellos días él fue al monte a
orar, y pasó la noche orando a Dios" (énfasis
añadido).
Aquí vemos que Jesús oró por la noche,
que pasó toda la noche orando. Por supuesto,
no debemos suponer que se trataba de una
práctica habitual de nuestro Señor, ni tampo-
co sabremos en qué medida era una práctica
común; sin embargo, había veces en que se
entregaba toda la noche a la oración. Aquí
también haríamos bien en seguir los pasos del
Señor.
Por supuesto, existe un modo de separar
noches para la oración en el cual no hay
ganancia alguna; es puro legalismo. Pero el
abuso de esta práctica no es la razón para
negarla por completo. No debemos decir: "voy
orar
a pasar toda la noche orando", con el pensa-
miento de que hay mérito alguno, que ganare-
mos el favor de Dios en tal ejercicio: eso es
legalismo.
Pero muchas veces haremos bien al decir:
"Separaré esta noche para el encuentro con
Dios y, así, obtener su bendición y fuerzas, y
de ser necesario, si Él me guía entregaré toda
la noche a la oración". Muchas veces habre-
mos orado por cosas mucho antes de que la
noche haya pasado, y al retiramos, encontra-
remos más refrescante y fortificante el sueño,
como si no hubiéramos pasado el tiempo
orando. En otras oportunidades, Dios nos
mantendrá en comunión con Él hasta entrada
la mañana, y cuando Él hace esto en su infini-
ta gracia, ¡benditas son, por cierto, esas horas
de oración nocturna!
Las noches de oración a Dios son seguidas
de días de fuerza con los hombres. En las
horas de la noche el mundo calla y duerme, y
entonces podemos estar a solas con Dios más
fácilmente, sin molestias en nuestra comunión
con Él. Si apartamos una noche entera para la
oración, no habrá apuro, habrá tiempo para
que se aquiete nuestro corazón ante Dios,
habrá tiempo para que toda nuestra mente se
Cuando
ponga bajo la guía del Espíritu Santo. habrá
tiempo para orar con perseverancia.
La noche de oración ha de ponerse ente-
ramente bajo el control de Dios. No debemos
establecer cuánto durará, o qué es lo que ora-
remos o pediremos, sino estar dispuestos a
esperar a Dios durante poco o mucho tiempo,
según Él nos guíe, y dejamos guiar en una u
otra dirección según Él lo indique.
Jesucristo oró antes de toda gran crisis en
su vida sobre la Tierra. Oró antes de elegir a
los doce discípulos; antes del sermón del
monte; antes de iniciar una gira de evangeliza-
ción; antes de su unción con el Espíritu Santo
y su entrada en su ministerio público; antes de
anunciar a los doce su muerte; antes de la gran
consumación de su vida en la cruz (ver Lucas
6:12-13; Lucas 9:18, 21-22; Lucas 3:21-22;
Marcos 1:35-38; Lucas 22:39-46).
Se preparó para cada crisis importante
con un período de oración. Lo mismo debe-
mos hacer nosotros. Cada vez que vemos que
se acerca una crisis en nuestra vida, debemos
preparamos con un período de oración muy
definida a Dios. Debemos tomar mucho tiem-
po para esta oración.
Como orar
3. Cristo oró no solo antes de los
grandes eventos y victorias de su vida, sino
también después de sus grandes logros y crisis
importantes. Cuando alimentó a los cinco mil
con las cinco hogazas y dos pescados, y la
multitud quiso hacerlo rey, envió a sus discí-
pulos a otra parte y fue a orar a solas al monte,
y pásó allí horas a solas con Dios, orando (ver
Mateo 14:23;Juan 6:15). Y así fue de victoria
en victoria.
Es más común para nosotros orar antes de
los grandes eventos de la vida que después,
aunque esto último es tan importante como lo
primero. Si oráramos después de los grandes
logros de la vida, podríamos pasar a logros
aún mayores; de hecho, por lo general nos
sentimos agotados o envanecidos por lo que
hacemos en el nombre del Señor, y por eso no
avanzamos. Muchos, en respuesta a la ora-
ción, se han sentido investidos de poder, y por
eso logran grandes cosas en el nombre del
Señor.
Cuando las han logrado, en lugar de apar-
tarse para estar a solas, humildemente ante
Dios, cuando le damos toda la gloria por lo
que se ha logrado, se felicitan de lo que han
conseguido, se envanecen, y entonces Dios se
Cuando orar 1113
ve obligado a dejarlos de lado. Las grandes
cosas logradas no fueron seguidas de humilla-
ción del propio ser y de oración a Dios, y
entonces el orgullo hace su entrada, quita al
hombre su poder de oración.
Jesucristo dedicó tiempo especial de ora-
ción ,cuando estaba especialmente ocupado.
Se retiraba de la multitud en esos momentos e
iba al desierto para orar. Por ejemplo, leemos
en Lucas 5:15-16: "Pero su fama se extendía
más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y
para que les sanase de sus enfermedades. Mas él
se apartaba a lugares desiertos, y oraba". Hay
gente que está tan ocupada que no encuentra
tiempo para orar.
Aparentemente, cuando más ocupado
estaba Cristo, tanto más oraba. A veces ni
siquiera tenía tiempo para comer (ver Marcos
3:20), o para descansar y dormir (ver Marcos
6:31,33,46). Sin embargo, siempre apartaba
tiempo para orar, y cuanto más trabajaba,
más oraba. Muchos cristianos y hombres de
Dios han aprendido este secreto de Cristo, y
cuando están muy atareados suelen apartar
un tiempo para la oración. Hay otros que
solían ser poderosos hombres de Dios y per-
dieron su poder porque no aprendieron este
___ 11_4-1..1_ Como orar
secreto, permitieron que el trabajo quitara
lugar a la oración.
Hace años tuve el privilegio, junto a otros
estudiantes de teología, de formular preguntas
a uno de los hombres de Dios más útiles en
ese momento. Pregunté:
-¿Nos diría algo sobre su vida de oración?-
El hombre guardó silencio durante un
momento y luego mirándome con sinceridad,
respondió:
-Bueno, he de admitir que tuve tanto tra-
bajo últimamente que no pude dedicar a la
oración el tiempo que debía-o
¿ Ha de extrañarnos que ese hombre haya
perdido su poder y que la gran obra que esta-
ba cumpliendo se viera empañada en gran
medida? jamás olvidemos que cuanto más nos
presiona el trabajo, tanto más tiempo debe-
mos pasar en oración.
4. jesucristo oró antes de las gran-
des tentaciones de su vida. Cuando ya se acer-
caba a la cruz y se daba cuenta de que en ella
vendría la última y más grande prueba de su
vida, jesús iba al jardín a orar. Fue "a un lugar
Cuando
que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos:
Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro"
(Mateo 26:36).
La victoria del Calvario se ganó esa noche
en el jardín de Getsemaní. La calma majestad
de la postura de jesucristo al enfrentar los
terribles ataques en el tribunal de Pilato y el
Calvario, fueron resultado de la lucha, la ago-
nía y la victoria de Getsemaní. Mientras jesús
oraba los discípulos dormían, así que tI se
mantuvo firme en tanto que ellos cayeron de
manera ignominiosa.
Muchas tentaciones nos toman por sor-
presa, sin anunciarse, y lo único que podemos
hacer en ese momento es elevar un grito a
Dios para que nos auxilie, enseguida; pero
también hay tentaciones que vemos a la dis-
tancia, y en esos casos habrá que ganar la vic-
toria antes de que la tentación nos alcance.
5. En 1 Tesalonicenses 5: 17 lee-
mos: "Orad sin cesar" (énfasis añadido). Y en
Efesios 6: 18, "orando en todo tiempo" (énfasis
añadido).
La nuestra debe ser una vida de oración.
Debemos andar en constante comunión con
Dios. Debe haber una constante búsqueda del
alma de Dios. Debemos caminar en su presen-
cia como hábito, al punto de que al despertar
en medio de la noche sea lo más natural del
mundo que le hablemos para agradecerle o
pedirle.
Capítulo 11
LA NECESIDAD
DE ORAR ANTES
y DURANTE EL
REA VIV AMIENTO
S
i hemos de orar correctamente en estos
. días, gran parte de nuestra oración ten-
drá que ser por un reavivamiento gene-
ral. Si hubo momento en que fue necesario
clamar a Dios con las palabras del salmista
"¿No volverás a damos vida, para que tu pueblo
se regocije en tU" (Salmo 85:6), es en estos días.
Es, seguro, mOmento para que el Señor
obre, porque los hombres han invalidado la
ley divina (ver Salmo 119:126). La voz del
Señor dada en La Palabra escrita ha sido
Cómo orar _________ L_ _ __________________________________ _
invalidada por el mundo, tanto como por la
Iglesia. Este tiempo no es un tiempo para el
desaliento: quien cree en Dios y cree en La
Biblia jamás puede desalentarse; sino un tiem-
po para que Jehová mismo entre en acción y
palabra. El cristiano inteligente, el centinela
siempre en vigilia sobre los muros de Sión,
gritará con el salmista: "Tiempo es de actuar, oh,
Jehová" (Salmo 119:126).
La gran necesidad de hoyes un reaviva-
miento general. Pensemos primero qué es un
reavivamiento general.
Un reavivamiento es un tiempo de ace-
leración o de entrega de vida. Como Dios
solamente es quien puede dar vida, el reavi-
vamiento es el tiempo en que Dios visita a
su pueblo y mediante el poder de su
Espíritu imparte nueva vida en ellos, y por
medio de ellos imparte vida a los pecadores
muertos en sus pecados y transgresiones.
Sentimos excitación religiosa con los méto-
dos astutos y la influencia hipnótica del
evangelista meramente profesional; pero
esto no es reavivamiento, y no es necesario.
Son las imitaciones que el diablo hace.
Nueva vida de Dios, eso es un reavivamien-
too El reavivamiento general es el tiempo en
La de orar y durante,,, 1
119
que esta nueva vida de Dios no está confina-
da a localidades dispersas, sino que es gene-
ral en toda la cristiandad, en todo el
mundo.
La razón por la que hace falta un reaviva-
miento general, es que la dejadez y desolación
espiritual y la muerte, son generales. Y no
están confinadas a un país en particular, aun-
que se manifiesten más en algunos que· en
otros. Está también en los campos de misión,
y en los domésticos. Tenemos reavivamientos
locales, sí. El Espíritu de Dios que da vida ha
insuflado su aliento en un ministro, o en una
iglesia, por aquí y por allá, en una u otra
comunidad; pero lo que necesitamos tanto es
un reavivamiento general, que cubra a toda la
Tierra.
Veamos por un momento cuáles son los
resultados de un reavivamiento. Son resulta-
dos que se ven en los ministros, en la iglesia y
en los no salvos.
l. Los resultados del reavivamien-
to en un ministro son:
a) El ministro siente nuevo amor por las
almas. Como ministros no sentimos todo el
120 1 Cómo onlr
amor de debiéramos, no como lo sentía
Jesús o Pablo. Pero cuando Dios visita a su
pueblo los corazones de los ministros reci-
ben especial carga por los no salvos. Salen
con gran anhelo de la salvación de los
demás. Olvidan su ambición por predicar el
gran sermón para obtener fama, y solamente
anhelan ver que vengan a Cristo más y más
personas.
b) Cuando llega el verdadero reaviva-
miento el ministro siente nuevo amor por La
Palabra de Dios y nueva fe en La Palabra de
Dios. Echa al viento sus dudas y críticas de la
Biblia y los credos, y va a predicar la Biblia,
especialmente al Cristo crucificado. Los rea-
vivamientos hacen que los ministros más
liberales se vuelvan más ortodoxos. El genui-
no reavivamiento general hará más por revo-
lucionar las cosas que por ordenarlas, más
que todo juicio de herejía que se haya insti-
tuido jamás.
c) Los reavivamientos dan a los ministros
nueva libertad y poder para predicar. Ya no
pasan una larga semana preparando el ser-
món, ni les causa tensión predicarlo una vez
preparado. Predicar es un gozo, refrescante,
lleno de poder en tiempos de reavivamiento.
La n c c c ~ ¡ d a d de orar antes y dural1te". 1121
2. Los resultados del reavivamien-
to en los cristianos por lo general son tan mar-
cados como en los ministros.
a) En tiempos de reavivamiento los cris-
tianos se apartan del mundo y viven vidas
separadas de este. Los cristianos que solían
divertirse con cosas del mundo, jugando a las
cartas, yendo al teatro o haciendo tonterías
parecidas, las dejan de lado. Todo esto se
vuelve incompatible con la luz y la vida que
crecen.
b) En tiempos de reavivamiento los cris-
tianos obtienen nuevo espíritu de oración. Las
reuniones de oración ya no son una obliga-
ción, sino la necesidad del corazón hambrien-
to, importuno. La oración privada tiene mayor
celo. La voz de la oración sincera a Dios se oye
día y noche. La gente ya no pregunta:
"¿Responde Dios a la oración?" Saben que así
es, y día y noche asedian el trono de gracia.
c) En tiempos de reavivamiento los cris-
tianos salen a trabajar por las almas perdidas.
No se reúnen solamente para estar juntos,
pasar buenos momentos y obtener bendición.
Van a las reuniones para buscar almas y llevar-
las a Cristo. Hablan de Cristo en las calles, en
las tiendas, en sus casas. La cruz de Cristo, la
salvación, el cielo y el infierno son su constan-
te tema de conversación. La política, el clima,
las modas, lo último en novelas ... todo eso se
olvida.
d) En tiempos de reavivamiento los cris-
tianos tienen nuevo gozo en Cristo. La vida es
gozo y la nueva vida es nuevo gozo. Los días
de reavivamiento son días alegres, días de
paraíso en la Tierra.
e) En tiempos de reavivamiento los cris-
tianos sienten nuevo amor por La Palabra de
Dios. Quieren estudiarla día y noche. Los
reavivamientos son malos para los cines o
bares, pero buenos para las librerías y agen-
cias bíblicas.
3. Los reavivamientos también tie-
nen decidida influencia en el mundo no salvo.
a) Ante todo, porque traen profunda
convicción de pecado. Jesús dijo que cuan-
do el Espíritu viniera convencería al mundo
de pecado (ver Juan 16: 7 -8). Ahora hemos
visto que el reavivamiento es una venida del
Espíritu Santo, y por eso ha de haber nueva
convicción, y siempre la hay. Si vemos algo
que llaman reavivamiento y no hay convic-
La nccc::;idad de orar anlc1->
ción de pecado, sabremos enseguida que es
falso. Es la marca distintiva del reaviva-
miento.
b) Los reavivamientos también traen
conversión y regeneración. Cuando Dios
refresca a su pueblo, siempre sucede que
también convierte a pecadores. El primer
resultado de Pentecostés fue nueva vida y
poder a los ciento veinte discípulos en el
aposento alto; el segundo resultado fueron
tres mil conversiones en un solo día.
Siempre es así. Continuamente leo sobre
reavivamientos aquí o allá, en que hubo gran
auxilio para los cristianos, aunque sin con-
versiones.
Tengo mis dudas sobre este tipo de reavi-
vamiento. Si los cristianos han sido verdadera-
mente refrescados y renovados, irán por los no
salvos con oración, testimonio y persuasión, y
habrá conversiones.
Por qué hace falta un reavivamiento general
Vemos lo que es un reavivamiento general
y qué hace; veamos ahora el tema de por qué
hace falta en estos días. Creo que la mera des-
cripción de lo que es y lo que hace muestra
orar
que hace falta, y mucha falta, pero veamos
algunas condiciones específicas de hoy, que
nos demuestran la necesidad imperiosa de un
reavivamiento.
Al mostrar estas condiciones, es posible
que me llame pesimista. Si enfrentar los
hechos es ser pesimista, me alegro de que me
llamen así. Porque si para ser optimista hay
que cerrar los ojos y hay que llamar blanco a
lo negro, verdad al error y rectitud al pecado,
o vida a la muerte, no quiero que me llamen
optimista. Aunque soy optimista de todos
modos. Porque señalar la condición actuallle-
vará a una condición mejor.
l. Echemos en primer lugar una
mirada al ministerio.
a) Muchos de los que somos ministros
ortodoxos profesos somos prácticamente
infieles. Son palabras duras, pero es un hecho
indiscutible. No hay diferencia esencial entre
las enseñanzas de Tom Paine y Bob lngersoll,
y las de algunos de nuestros profesores teólo-
gos. Los últimos no son tan rotundos y since-
ros, porque dicen las cosas con frases más
elegantes y estudiadas, pero quieren decir lo
La ne\..:cbidad de orar antes y duranh::... 1125
mismo. Gran parte del así llamado nuevo
aprendizaje y nueva crítica, es sencillamente
infidelidad, del tipo Tom Paine, con una bri-
llante capa de barniz.
El profesor Howard Osgood, estudioso
verdadero y no solamente eco de la infidelidad
alemana, leyó una vez una afirmación sobre
diversas posiciones, y preguntó si no repre-
sentaban con justicia la crítica de los estudio-
sos modernos, y cuando estuvieron todos de
acuerdo en que así era, asombró a su audien-
cia diciendo: "Estoy leyendo de 'Edad de la
raz6n', de Tom Paine".
Poco hay de nuevo en la crítica más alta.
Nuestros futuros ministros a menudo son
enseñados por profesores infieles, y como son
muchachos inmaduros al entrar en el semina-
rio o la universidad, naturalmente saldrán
infieles en muchos casos, para envenenar
luego a la iglesia.
b) Aún cuando nuestros mInIstros son
ortodoxos -y gracias a Dios hay muchos- en
muchas ocasiones no son hombres de oración.
¿ Cuántos ministros modernos saben lo que es
luchar en oración, pasar buena parte de una
noche en oración? N o sé cuántos son, pero sé
que muchos no lo saben.
c) Muchos de los que somos ministros no
tenemos amor por las almas. ¿Cuántos predi-
can porque "deben" predicar, porque sienten
que en todas partes hay personas que perecen
y que al predicar existe la esperanza de salvar
a algunos? ¿Y cuántos hacen seguimiento de
su prédica, como hacía Pablo, rogando a todos
en todas partes que se reconciliaran con Dios?
Quiza se haya dicho lo suficiente sobre
nosotros, los ministros; pero es evidente que
hace falta un reavivamiento para nosotros, por
nuestro bien, porque de lo contrario muchos
tendremos que estar ante Dios sobrecogidos
por la confusión, en un día terrible de rendi-
ción de cuentas-, ·como el que ha de venir con
toda seguridad.
2. Ahora veamos a la iglesia:
a) Veamos el lado doctrinario de la iglesia.
Bastante malo. Muchos no creen en La Biblia
entera. El libro de Génesis es un mito, Jonás es
una alegoría y hasta los milagros del Hijo de
Dios se cuestionan. La doctrina de la oración es
antigua y la obra del Espíritu Santo es objeto
de burla. La conversión no hace falta, y ya no
se cree en el infierno. Entonces veamos las
La necesidad de orar an1es y durante... 1127
modas y errores que han nacido de esta pérdi-
da de fe, la Ciencia Cristiana, el Unitarianismo,
el Espiritismo, el Babismo, la Sanación"'
Metafísica, etc. etc, un pandemonio perfecto
de doctrinas y demonios.
b) Veamos el estado espiritual de la Iglesia.
Lo mundano hace estragos entre los miembros
de la Iglesia. Muchos ansían tanto como cual-
quiera el lograr riqueza y dinero. Utilizan los
métodos del mundo para acumular dinero, y
se aferran a este tanto como cualquiera cuando
lo consiguen. La falta de oración abunda en
muchos miembros de la Iglesia.
Alguien dijo que los cristianos como pro-
medio no pasan más de cinco minutos al día
en oración. La negligencia respecto de La
Palabra de Dios va de la mano con la negligen-
cia respecto de la oración a Dios. Muchos cris-
tianos pasan cada día el doble de tiempo
revisando sus papeles de trabajo, del que pasan
lavándose en la santa Palabra de Dios.
¿Cuántos cristianos promedian una hora al día
pasada en el estudio de La Biblia? Junto con
esta negligencia y dejadez respecto de la ora-
ción y La Palabra de Dios, va la falta de gene-
rosidad. Las iglesias se enriquecen
rápidamente, pero las cajas de las sociedades
128 I Cómo orar
misioneras están vacías. Los cristianos no pro-
median un dólar al año para las misiones en el
extranjero. Es, sencillamente, aterrador.
y también pensemos en la creciente negli-
gencia con respecto al Día del Señor. Se está
convirtiendo en día de placer mundano y no de
santo servicio. El periódico del domingo con su
palabrería sin sentido y sus sucios escándalos,
ha reemplazado a La Biblia, y las visitas o el golf
y la bicicleta han tomado el lugar de la escuela
dominical y el culto a Dios en la iglesia.
Los cristianos se mezclan con el mundo en
todas las formas posibles, entre las más cuestio-
nables. El joven o la mujer que practica baile,
con sus inmodestias crudas, la mesa de las car-
tas con su inclinación a las apuestas, y el teatro
o el cine con su creciente seducción a la lujuria,
son cosa atractiva y habitual. ¡Qué pequeña pro-
porción de nuestras congregaciones ha entrado
en verdadera comunión con Jesucristo en su
carga por las almas! Hemos dicho ya suficiente
sobre el estado espiritual de la iglesia.
3. Veamos el estado del mundo.
a) Notemos qué pocas conversiones hay.
La Iglesia Metodista, que siempre lideró en la
La necesiclad de orar antes y Jurante... I 129
obra más contundente, ha perdido más miem-
bros de los que ganó el año pasado. Aquí y allí
una iglesia puede mostrar más adeptos a la
confesión de la fe, pero son excepciones, y
donde hay tales adeptos a la fe en pocos casos
las conversiones son profundas, plenas y satis-
factorias.
b) Falta convicción del pecado. Casi nadie
se siente abrumado por el sentido de su terri-
ble culpa al pisotear al Hijo de Dios. El peta-
do es "mala suerte", o "poca firmeza" o aún
"una experiencia de vida", y casi nunca se lo
considera un enorme mal en contra de un
Dios santo.
c) La falta de fe hace estragos. Muchos lo
ven como marca de superioridad intelectual
cuando se rechaza a la Biblia, y hasta la fe en
Dios o la inmortalidad. Es casi la única marca
de superioridad intelectual que poseen
muchos, y quizá la razón por la que se aferran
a ella con tanta tenacidad.
d) De la mano con esta popular infideli-
dad va la bruta inmoralidad, como siempre ha
sucedido. La infidelidad a Dios y la inmorali-
dad son mellizos siameses. Siempre existen,
crecen y engordan al unísono. La inmoralidad
se halla dondequiera que vayamos. Veamos el
orar
adulterio legalizado que llamamos divorcio.
Hay hombres que se casan con una mujer
detrás de la otra, y aún así son admitidos en la
buena sociedad. Lo mismo pasa con las muje-
res. Hay miles de hombres supuestamente res-
petables en Norteamérica, que viven con las
esposas de otros hombres, y miles de mujeres
supuestamente respetables que viven con los
maridos de otras mujeres. Esta inmoralidad se
encuentra en el teatro. El teatro es lo suficien-
temente malo como está, pero ahora
"Sapphos" y los "Degenerados" y todos los
viles accesorios innombrables del escenario
gobiernan nuestras vidas, y la mujer que se
degrada al aparecer en tales obras es defendi-
da en los periódicos, bienvenida por gente
supuestamente respetable.
Gran parte de nuestra literatura está
podrida, aunque la gente decente leerá libros
tan malos como "Trilby", porque están de
moda. El arte a menudo cubre como fachada
la indecencia desvergonzada. Las mujeres
son inducidas a echar su modestia al viento,
para que los artistas puedan perfeccionar su
arte y ensuciar la moral. La codicia por el
dinero es una manía entre ricos y pobres. El
multimillonario venderá su alma y pisoteará
La necesidad de orar ante!> y durante... 131
los derechos de sus congéneres con la espe-
ranza de convertirse en multimultimillona-
rio, y el obrero cometerá asesinato para
aumentar el poder de los sindicatos y aumen-
tar los salarios.
Se encienden guerras y mueren hombres
como si fueran perros, para mejorar el comer-
cio y para ganar prestigio político para políti-
cos inescrupulosos y sin principios, que
desfilan como estadistas.
Lo licencioso del día levanta su cabeza de
serpiente dondequiera que miremos. Lo
vemos en los periódicos, en los carteles, en la
publicidad de cigarros, zapatos, bicicletas,
medicinas, corsés ... y todo lo demás. Lo
vemos de noche, en las calles. Lo vemos justo
fuera de la iglesia. Lo vemos no solo en las
asquerosas cloacas apartadas para eso en las
grandes ciudades, sino cada vez más en nues-
tras calles y sectores residenciales. ¡Oh! de vez
en cuando sí, si miramos con cuidado, lo vere-
mos también en hogares supuestamente res-
petables, y de hecho llegará a nuestros oídos
en las confesiones de hombres y mujeres con
corazones quebrantados. La condición moral
del mundo en nuestros días es asquerosa, ate-
rradora, revulsiva.
132 I Cómo orar
Necesitamos un reavivamiento profundo,
general, abarcador, en el poder del Espíritu
Santo. O hay un reavivamiento gener-al, o la
disolución de la Iglesia, el hogar o el Estado
son cosa segura. Un reavivamiemo, nueva
vida de Dios, esto es la cura, la única cura.
Que aquiete y ahogue la terrible marea de
inmoralidad y descreimiento. La mera discu-
sión no bastará. Hace falta una señal del
cielo, un nuevo derramamiento del Espíritu
de Dios. No fue la discusión sino el aliento
de Dios lo que relegó a Tom Paine, a Voltaire,
a Volney y otros de los antiguos infieles al
limbo del olvido; necesitamos nuevo aliento
de Dios para enviar allí a los Wellhausens y
los Kuenens, y los Grafs y los loros que han
entrenado para ocupar las bancas y púlpitos
de Norteamérica e Inglaterra para que los
acompañen.
Creo que el aliento de Dios está llegando.
La gran necesidad de nuestros tiempos es un
reavivamiento general. Es claro. No admite
diferencia de opinión. ¿Qué hemos de hacer,
entonces? Orar. Tomemos la oración del sal-
mista: "¿No volverás a damos vida, para que tu
pueblo se regocije en ti?" (Salmo 85:6).
Tomemos la oración de Ezequiel: "Ven de los
La orar
cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivi-
rán" (37:9).
¡Escuchen! Oigo un ruido. ¡Vean el estre-
mecimiento! Casi puedo sentir la brisa en mis
mejillas. Casi puedo ver el gran ejército
viviente que se levanta. ¿No hemos de orar,
orar, orar y orar hasta que el Espíritu venga y
Dios reavive a su pueblo?
Capítulo 12
EL LUGAR DE LA
ORACIÓN ANTES
Y DURANTE LOS
REA VIVAMIENTOS
N
o sería completo el tratamiento del
tema de cómo orar, si no tomáramos
en cuenta el lugar de la oración en los
reavivamientos. El primer gran reavivamiento
de la historia cristiana tuvo origen en el aspec-
to humano de una reunión de oración de diez
días. Leemos que un puñado de discípulos:
"Todos estos perseveraban unánimes en oración y
orar
ruego" (Hechos 1:14). El resultado de esa reu-
nión de oración, lo leemos en el capítulo 2 de
los Hechos de los Apóstoles: "Y fueron todos lle-
nos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en
otras lenguas, según el Espíritu les daba que
hablasen" (v. 4).
Luego, más adelante leemos que "y se aña-
dieron aquel día como tres mil personas" (v. 41).
Este reavivamiento demostró ser genuino y
permanente. Los conversos "Perseveraban en la
doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con
otros, en el partimiento del pan y en las oracio-
nes" (v. 42), "y el Señor añadía caqa día a la igle-
sia los que habían de ser salvos" (v. 47).
Todo reavivamiento verdadero a partir de
ese día tuvo origen terrenal en la oración. El
gran reavivamiento bajo ]onathan Edwards en
el siglo XVIII comenzó con su famoso llamado
a la oración. La maravillosa obra de gracia en
India liderada por Brainerd, tuvo su origen en
los días y noches que pasó Brainerd ante Dios
en oración, en busca de poder de lo alto para
su obra.
Una de las demostraciones más notables y
generales del poder de reavivamiento de Dios,
fue la que estalló en Rochester, Nueva York, en
1830, liderada por los esfuerzos de Charles G.
El1ugar de la oraciÓn antes y durante... 1137
Finney. Se extendió no solo por el Estado, sino
hasta incluso en Gran Bretaña. El Sr. Finney
en persona atribuyó el poder de su obra al
espíritu de oración que prevaleció. Lo descri-
be en su autobiografía, con estas palabras:
"Cuando iba de camino a Rochester pasa-
mos por una aldea a unos €incuenta kilóme-
tros al este de Rochester, y un hermano
ministro al que yo conocía al verme en el bote,
subió a bordo para conversar unos momentos
conmigo, con la intención de acompañarme
durante unos minutos y luego regresar. Sin
embargo, se interesó en la conversación y al
enterarse de que iba hacia Rochester decidió
seguir conmigo y acompañarme.
"Habíamos pasado allí unos pocos días,
cuando este ministro se convenció tanto que
no pudo dejar de sollozar un día cuando
íbamos por la calle. El Señor le dio un
potente espíritu de oración, y su corazón se
quebró. Cuando oramos juntos, me impac-
tó su fe en cuanto a lo que el Señor haría
allí. Recuerdo que dijo: 'Señor, no sé cómo
pero sé que tú harás una gran obra en esta
ciudad'. El espíritu de la oración se había
derramado con tal potencia, que algunas
personas se apartaban de los servicios para
orar
orar, porque no podían poner freno a lo que
sentían ante la predicación.
"Y aquí debo presentar a un hombre a
quien tendré ocasión de mencionar con fre-
cuencia, el Sr. Abel Clary Era el hijo de un
hombre muy excelente, uno de los ancianos
en la iglesia donde yo me convertí. Él se con-
virtió en el mismo reavivamiento en que me
convertí yo. Tenía licencia para predicar, pero
era tal su espíritu de oración, era tal la carga
por las almas de los hombres, que no podía
predicar mucho, porque dedicaba todo su
tiempo y esfuerzo a la oración. La carga de su
alma era a veces tan grande que no podía estar
de pie, y se retorcía y gemía en agonía.
"Yo lo conocía bien y sabía también del
maravilloso espíritu de oración que estaba en
él. Era un hombre muy callado, como lo son
casi todos lo que tienen ese poderoso espíri-
tu de oración. Me enteré de que estaba en
Rochester por un caballero que vivía a casi
un kilómetro y medio al este de la ciudad,
que me vino a ver y me preguntó si conocía
a un Abel Clary, ministro. Le dije que lo
conocía bien. 'Bien', dijo ¡está en mi casa y ha
estado allí ya desde hace un tiempo, pero no
sé qué pensar de él', Yo dije: 'No lo he visto
El de la oraciÓl1 a1!tcs
en nuestras reuniones'. 'No', respondió, 'dice
que no puede asistir a reuniones. Ora casi
todo el tiempo, día y noche, en tal agonía
mental que no sé qué hacer. A veces ni siquie-
ra se sostiene sobre sus rodillas, y debe pos-
trarse en el suelo, gimiendo y orando de un
modo que me asombra'. Le dije al hermano:
'Lo entiendo: por favor no haga nada. Todo
saldrá bien. Prevalecerá, seguramente'.
"En ese tiempo conocía a un considerable
número de hombres que estaban pasando por
lo mismo. Un diácono P ... , de Camden, con-
dado de O n e i d a ~ un diácono T ... , de Rodman,
condado de ]efferson; un diácono B ... , de
Adams en ese mismo condado, a este Sr. Clary
y a muchos otros hombres y mujeres con el
mismo espíritu, que pasaban gran parte de su
tiempo en oración. El Padre Nash, como lo
llamábamos, quien en varios de mis campos
de obra me estuvo ayudando, era otro de los
que tenía tan potente espíritu de prevalecien-
te oración.
"Este Sr. Clary siguió en Rochester mien-
tras estuve allí, y no se fue hasta que yo me
fui. Nunca, que yo supiera, apareció en públi-
co, sino que se dedicó enteramente a la ora-
ción. Creo que fue el segundo sábado que
! Cómo orar
estuve en Auburn en esa época, en que obser-
vé en la congregación el solemne rostro de
Clary. Se veía agotado por la agonía de la ora-
ción. Como lo conocía bien y conocía el gran
don de Dios que estaba sobre él, el espíritu de
la oración, me alegró mucho verlo allí. Estaba
sentado junto a su hermano, el doctor, quien
era también profesor de religión, pero que por
experiencia no tenía, creo, nada del poder de
Dios de su hermano Abel. En el intervalo, tan
pronto bajé del púlpito, Clary y su
vinieron a saludarme en las escaleras del pul-
pito, y el doctor me invitó a su casa para ?asar
allí el intervalo y beber algo fresco. Lo hlce.
"Al llegar a su casa nos llamaron a comer
porque estaba servida la comida. Nos reuni-
mos en tomo a la mesa y el Dr. Clary se volvió
a su hermano y dijo: 'Hermano Abel, ¿bende-
cirás los alimentos?'. Abel inclinó su cabeza y
en voz alta comenzó a pedir bendición para
los alimentos. Había pronunciado una o dos
frases, cuando de repente calló, se apartó de la
mesa y subió corriendo a su habitación. El
doctor supuso que se había descompuesto,
por lo que se levantó y fue tras él. Unos
tos después, bajo y dijo: 'Sr. Finney, Abel qUle-
re verlo'. Dije '¿Qué malle aqueja?'. Dijo 'No
El dt: la oraóón anl!.:,; durante" 141
lo sé, pero él dice qUe usted sí sabe. Parece
estar muy angustiado, pero creo que es por su
estado mental'. Entendí enseguida y subí a su
habitación.
"Estaba tendido en la cama, gimiendo, el
Espíritu hacía intercesión por él y en él con
gemidos indecibles. Apenas había entrado en
la habitación cuando pudo pronunciar: 'Ore,
hermano Finney'. Me arrodillé y lo ayudé en la
oración, guiando su alma por la conversión de
los pecadores. Seguí orando hasta que ya no
estuvo más angustiado. Y luego volví a la mesa
de la cena. Entendí que era la voz de Dios. Vi
que el espíritu de la oración estaba en él y
sentí su influencia sobre mí, y di por sentado
que la obra q.vanzaría con todo poder. Así fue.
El pastor me dijo luego que encontró que en
las seis semanas que pasé allí, se habían con-
vertido quinientas almas."
El Sr. Finney en sus discursos sobre rea-
vivamiento habla de otros notables desperta-
res en respuesta a las oraciones del pueblo de
Dios. En una parte dice: "Un clérigo de W ...
me habló de un reavivamiento en su comuni-
dad, que comenzó con el celo y devoción de
una mujer en la iglesia. Estaba preocupada
por los pecadores; y oró por ellos. Oraba y su
142 ¡ C:01110 orar
"1 ~ ~ . __ . ________ ~ _ ~ ~ ___ ~ __
angustia crecía; finalmente fue a ver al minis-
tro, habló con él y le pidió que llamara a una
reunión urgente porque sentía que era nece-
saria.
"El ministro no le hizo caso, porque no
sentía nada parecido. La semana siguiente la
mujer volvió y ora vez le rogó que llamara a
una reunión, porque sabía que alguien ven-
dría, porque sentía como si Dios fuera a derra-
mar su Espíritu. Otra vez, el ministro la
desoyó. Finalmente la mujer le dijo: 'Si no
llama a una reunión urgente moriré, porque es
seguro que habrá un reavivamiento'.
"El sábado siguiente llamó a una reunión,
y-dijo que si había alguien que quisiera con-
versar con él sobre la salvación de su alma, lo
vería en tal reunión. No conocía que nadie
quisiera hablarle de este tema, pero cuando
fue al lugar, para sorpresa suya encontró gran
cantidad de ansiosos asistentes".
En otro lugar dice: "El primer rayo de luz
que irrumpió en la medianoche que reposaba
sobre las iglesias del condado de Oneida en el
otoño de 1825, fue a partir de una mujer de
salud débil que, creo, jamás había estado en
un poderoso reavivamiento. Su alma sentía
angustia por los pecadores. Sentía agonía por
El
de la or;;¡ción antes
el lugar. No sabía qué le sucedía, pero siguió
orando más y más, hasta que parecía que su
agonía le destruiría el cuerpo. Finalmente se
llenó de gozo y exclamó: '¡Ha venido Dios!
¡Ha venido Dios!' No hay duda, la obra ha
comenzado y está por toda la región'. Y la obra
se inició y su familia casi toda se convirtió, y
la obra se esparció por toda la región en ese
condado".
El mayor reavivamiento de 1857 ~ n los
EE. uu. comenzó con oración y continuó en
oración, más que ninguna otra cosa. El Dr.
Cuyler, en un artículo de un periódico religio-
so hace unos años dijo: "La mayoría de los rea-
vivamientos tienen inicios humildes, y el
fuego se inicia en pocos corazones, calientes.
Jamás desprecien lo pequeño. Durante mi
largo ministerio casi toda obra de gracia tuvo
comienzos similares. Una comenzó en una
reunión que se realizó casi sin aviso en una
casa. Otra, en un grupo reunido para el estu-
dio bíblico del Sr. Moody en nuestra capilla de
misión. y otra -la más potente de todas-
empezó una fría noche de enero en una reu-
nión de jóvenes cristianos, bajo mi techo.
"El Dr. Spencer, en su 'Pastor's Sketches'
[Bosquejos de pastor] -el libro más sugestivo
Como ______ " __ "_" ________ " _____ _
de su tipo que haya leído yo jamás- nos dice
que un notable reavivamiento en su iglesia se
inició a partir de las fervientes oraciones de un
anciano confinado a su habitación a causa de
la renguera. Este profundo cristiano, el Dr.
Thomas H. Skinner, del Seminario de la
Unión Teológica, me contó una vez sobre una
reunión de tres hombres sinceros en su estu-
dio, cuando era pastor de la Iglesia de la Calle
del Arco en Filadelfia. Literalmente, lucharon
en oración. Confesaron abiertamente su peca-
do y se humillaron ante Dios. Hubo algunos
oficiales de ciertas iglesias que se unieron a
ellos.
""La llama encendida desde el cielo pronto
se esparció en toda la congregación, en uno de
los reavivamientos más potentes que hubiera
habido en esa ciudad".
En la primera parte del siglo XVII hubo
un gran despertar religioso en Ulster, Irlanda.
Las tierras de los jefes rebeldes que habían
sido entregadas a la corona británica estaban
pobladas por colonos, que en su mayor parte
se regían por un espíritu de aventura y salva-
jismo.
Era raro encontrar verdadera piedad. Siete
ministros, cinco de Escocia y dos de
Ellugar de la onu:iÚn antes y durante." 11.45
Inglaterra, se establecieron allí, los primeros a
partir de 16l3. De uno de esos ministros, lla-
mado Blair, un contemporáneo registra:
"Pasaba muchos días y noches en oración, en
soledad o con otros, y tenía gran intimidad
con Dios".
El Sr. James Glendenning, un hombre de
magros talentos naturales, pensaba parecido
con respecto a la oración. La obra se inició
bajo este hombre, Glendenning. El historiador
del momento dice: "Era un hombre que jamás
habría sido elegido por una asamblea de
sabios ministros, y tampoco habría sido envia-
do para iniciar una reforma en este país. Aún
así el Sefior decidió empezar con él la admira-
ble obra de Dios que menciono para que todos
vean que la gloria es únicamente del Sefior, en
la hechura de una nación santa a partir de una
tierra profana, y que "no es por fuerza, ni por
poder, ni por sabiduría de! hombre, sino por mi
Espíritu, dice e! Señor".
En su predicación ante multitudes en
Oldstone, la gente sentía gran ansiedad y terror
de conciencia. Se veían perdidos, destinados a
condena, y clamaban: "Hombres y hermanos
¿qué haremos para ser salvos?" El poder de su
Palabra los golpeó hasta desmayarlos. Un día,
doce de ellos debieron ser llevados afuera
porque estaban como muertos. No eran
mujeres, sino algunos de los más valientes de
la región: "Algunos que anteriormente no
tenían resguardo alguno en amedrentar a un
mercado entero con sus espadas. En cuanto a
uno de ellos, un hombre entonces fuerte así
como después se convirtió en fuerte cristiano,
su fin al venir a la iglesia había sido el de con-
sultar con sus compañeros cómo hacer algu-
na maldad".
Esta obra se esparció en todo el país. Para
el año 1626 se realizaba un concierto mensual
de oración en Antrim. La obra traspasó los
límites de Down y Antrim, hacia las iglesias de
los condados vecinos. Tan grande llegó a ser el
interés religioso, que los cristianos viajaban
cuarenta o cincuenta kilómetros para llegar a
las comuniones y pasaban todo el tiempo que
permanecían allí, sin cansarse ni dormir.
Muchos no comían ni bebía, y aún así algunos
profesaban que "salían más frescos y vigoro-
sos, con el alma llena del sentido de Dios".
Este reavivamiento cambió el carácter entero
de Irlanda del norte.
Otro gran reavivamiento en Irlanda en
1859 tuvo orígenes similares. Muchos que no
1:<:1 de la ora..:ión antes durante,,, 147
-,-------
sabían qué pasaba, creían que la obra maravi-
llosa había llegado sin preparación ni aviso
alguno, pero el Rev. William Gibson, modera-
dor de la Asamblea General de la Iglesia
Presbiteriana de Irlanda en 1860, relata en su
interesante y valiosa historia que había habido
preparativos a lo largo dedos años, ya que la
Asamblea General había debatido sobre el
lamentable estado de la religión, y la necesi-
dad de un reavivamiento. Había habido sesio-
nes especiales de oración.
Finalmente, cuatro jóvenes que luego
lideraron el origen de la gran obra, se reunie-
ron en una vieja escuela cerca de Kells. En la
primavera de 1858 comenzó a manifestarse
una obra de poder, que pasó de pueblo a pue-
blo, de condado en condado. Las congregacio-
nes ya no cabían en los edificios, y las
reuniones debían realizarse al aire libre, con la
asistencia de miles de personas. Cientos de
personas frecuentemente se convencían de su
pecado en cada reunión.
En algunos lugares hubo que cerrar las
cortes y cárceles, porque ya no había quién las
ocupara. Hubo manifestaciones del poder del
Espíritu Santo, de manera notable, que proba-
ron con claridad que el Espíritu Santo está tan
Como orar
dispuesto a obrar hoy como en los días de los
apóstoles, si los ministros y los cristianos real-
mente creen en Él y comienzan a preparar el
camino por medio de la oración.
La maravillosa obra del Sr. Moody en
Inglaterra, Escocia e Irlanda, que luego se
extendió a Norteamérica, tuvo origen en el
lado humano de la oración. El Sr. Moody no
había llegado a dejar gran impresión hasta
tanto los hombres y las mujeres comenzaron a
clamar a Dios. Su ida a Inglaterra fue en res-
puesta al importuno clamor a Dios de parte de
un santo postrado en la cama.
Mientras el espíritu de la oración conti-
nuaba, el reavivamiento crecía en fuerza, pero
con el tiempo cada vez hubo menos oración y
la obra decayó de manera observable en su
poder. Sin duda, uno de los grandes secretos
de los insatisfactorios, superficiales e irreales
que son nuestros así llamados reavivamientos
modernos, es que se depende más de la
maquinaria humana que del poder de Dios,
que no se busca ni obtiene por medio de la
oración en fe, sincera y persistente.
Vivimos en una época caracterizada por la
multiplicación de la maquinaria del hombre y
la minimización del poder de Dios. El clamor
El
de la oraeioll antes durante".
de nuestros días es trabajo, trabajo, trabajo,
nuevas organizaciones, nuevos métodos,
nueva maquinaria; la gran necesidad de hoyes
la oración. Fue un golpe maestro del diablo
cuando la iglesia dejó de lado tan integralmen-
te esta poderosa arma que es la oración.
El diablo quiere que la iglesia multipli-
que sus organizaciones y que ingenie
maquinaria para la conquista del mundo de
Cristo, si tan solo abandona la oración. Ríe
al ver a la iglesia de hoy y dice para sí: "Sí,
abran Escuelas Dominicales y Sociedades de
jóvenes, Asociaciones de jóvenes
Cristianos, Asociaciones de Templanza
Cristiana para mujeres, Iglesias, Escuelas
Industriales, Brigadas de jóvenes, coros y
bellos órganos, brillantes predicadores, y
hasta esfuerzos de reavivamiento, si no
ponen en ellos el poder de Dios todopode-
roso, por medio de la oración potente, sin-
cera, persistente y en fe".
La oración podría obrar resultados igual-
mente maravillosos en nuestros días también
,
si tan solo la iglesia se comprometiera con ella.
Parece que hay señales crecientes de que la
Iglesia está tomando conciencia de esto. Aquí y
allá Dios pone sobre personas, ministros o
iglesias en particular, una carga de oraClon
hasta ahora desconocida para ellos. Los minis-
tros claman a Dios por poder día y noche. Las
iglesias o partes de ellas, se reúnen por las
mañanas o de noche, clamando a Dios por la
lluvia de los últimos tiempos. Hay indicacio-
nes de la venida de un reavivamiento podero-
so y extenso.
y tenemos motivos para pensar que si lle-
gara a haber un reavivamiento hoy en un país,
se extendería más que en cualquier otro
momento de la historia. Las comunicaciones
son más rápidas, los viajes también. El fuego
de Dios encendido en Norteamérica se exten-
dería rápidamente a los rincones más lejanos
de la Tierra. Lo único que hace falta traer es
este fuego de la oración.
No es necesario que la Iglesia entera
comience a orar al principio. Los grandes rea-
vivamientos siempre comenzaron primero en
los corazones de unos pocos hombres y muje-
res a quienes Dios despierta mediante su
Espíritu, para que cre:m en Él como Dios
viviente, un Dios que responde a las oracio-
nes, un Dios en cuyo corazón hay una carga
de la que no hay descanso, a excepción del
clamor importuno a Dios.
El
de la oracióll antes duran1e".
Que Dios use este libro para despertar a
muchos otros para que oren por el tan necesa-
rio reavivamiento, y que venga rápidamente.
Oremos.
Palabras de cierre de un obrero personal: Por favor
recuerden que este libro se publicó en 1900. Y
hasta los que cuestionarían la mención de pecados
escandalosos de parte del Dr. Torrey, se beneficia-
rán de sus enseñanzas sobre la oración. Aún sin
condenar a las artes o los medios de comunicación
como tales, sino si reevaluáramos el contenido de
nuestros entretenimientos y diversiones, quizá nos
encontráramos ante la posibilidad de libramos de
cosas de pecado, yendo más allá de las cosas que
nos apartan de Dios para tener lo mejor de Dios,
es decir, comunión íntima con Él.
Que Dios me dé, a mí y muchos de su pueblo, el
verdadero espíritu de la oración que prevalece a
través de este ministerio de su siervo, el Dr. Torrey,
hasta que regrese el Señor Jesucristo. y que la edi-
ción electrónica de este libro encuentre su camino
hacia todos los planetas y estrellas tocados por los
hijos de Adán y Eva.
Tipiado en medio electrónico por
Clyde Price, maestro de enseñanza bíblica
P. O. Box 667, Red Oak, GA 30272-0667 EE.UU.
CIS#76616-3452
Teléfono (404)761-2327

. 117 El lugar de la oración antes y durante los reavivamientos ............... 71 Vivir en Cristo ................45 Orar en el nombre de Cristo y de acuerdo a la voluntad de Dios .............. 91 Cuándo orar........................CONTENIDOS La importancia de orar . 65 Siempre orar sin desmayar........ 85 Obstáculos para la oración . 135 ...... 35 Obediencia y oración ............. 53 Orar en el Espíritu . 7 La oración a Dios .................. 107 La necesidad de orar antes y durante el reavivamiento ....... 77 La oración con acción de gracias . ..

el hijo inteligente de Dios sentirá el impuso de decir: "Debo orar. y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos".Capítulo 1 LA IMPORTANCIA DE ORAR E n el sexto capítulo de Efesios. orar. . leemos palabras que ponen una enorme importancia en la oración con una fuerza sorprendente y abrumadora: "Orando en todo tiempo con toda oraci6n y súplica en el Espíritu. Cuando nos detenemos a evaluar el peso del significado de estas palabras y notamos la conexión que tienen. en el versículo 18.

tomad toda la armadura de Dios. PORQUE HAY UN DIABLO. abrumadora. persistente. ¡Rara vez oramos con persistencia! A menudo la iglesia y las personas llegan justo al borde de una gran bendición en la oración. Notemos los TODOS: "con TODA oración". más literalmente: "estando sin dormir". Él es astuto. la abandonan. Y el ¿Pero por qué es tan necesaria la oración constante. incansable. vencedora? l. "súplica". Ante todo. incansable. de Dios. o todo lo demás será para nada. debo orar". persistente. 2. contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo. "con TODA perseverancia". y si el hijo de Dios se relaja en la oración. inagotable en el Espíritu Santo . Independientemente de lo que haga. Luego viene el versículo 13: "Por tanto. es poderoso. sino contra principados. está siempre conspirando por la caída del hijo . Pablo se dio cuenta de la pereza natural del hombre. El versículo 12 dice: "Porque no tenemos lucha contra sangre y carne. persistente. "perseverancia". Observemos la acumulación de palabras fuertes: "oración". Desearía que el versículo completo ardiera en nuestro corazón. nos dice que a todo lo demás debemos agregar la oración constante.8 I Cómo orar La importancia de orar I 9 orar. Notemos una vez más la fuerte expresión: "velando". y habiendo acabado todo. nunca descansa. incansable. sienten sueño. contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes". para que podáis resistir en el día malo. Entonces Pablo hace culminar todo en el versículo 18. contra potestades. Este es el pensamiento del contexto. además de orar. la cual debemos usar si vamos a luchar contra el demonio y sus poderosas artimañas. el demonio triunfará: lo engañará. y justo entonces la dejan ir.. estar firmes". es que la oración es el camino asignado por Dios para obtener cosas. A continuación sigue una descripción de las diferentes partes de la armadura cristiana.. Debo poner toda mi energía y todo mi corazón en la oración. "por TODOS los santos". Una segunda razón de esta oración constante. y especialmente de su pereza natural respecto de la oración. Desearía que estas palabras "con toda perseverancia" pudieran marcarse a fuego en nuestro corazón.

Es evidente por lo que Pablo escribió a las iglesias y a las personas acerca de orar por ellos. No tienes porque no pides". se preguntan ministros e iglesias. el pecado y lo mundano?". de entre vosotros a siete varones de buen testimonio. Estas palabras contienen el secreto de la pobreza y la falta de poder del cristiano común: la falta de oración. es la falta de oración. para servir a las mesas. pues. hermanos. el error. ellos convocaron a la multitud de los discípulos. porque no pedís". a quienes encarguemos de este trabajo. abrumadora es que aquellos hombres a quienes Dios les presentó un modelo de lo que Él esperaba como cristianos -los apóstoles. en nuestra vida y en nuestro trabajo. énfasis añadido)." ¿Por qué es que muchos ministros dicen: "Veo muy pocos frutos de mis esfuerzos"? Nuevamente Dios contesta: "Falta de oración. Santiago nos hace notar esto muy enérgicamente en el segundo versículo de su epístola: "No tenéis lo que deseáis. La tercera razón de esta oración constante. Una vez más oímos la repuesta de Dios: "Falta de oración. llenos del Espíritu Santo y de sabiduría. ¿Por qué es que muchos cristianos preguntan: "Yo progreso muy poco en mi vida cristiana"? "Falta de oración -responde Dios-. y dijeron: "No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios. fuerza y pensamiento lo dedicaba a orar (ver Romanos . "¿Por qué es que la iglesia de Cristo hace tan poco progreso contra el descreimiento. incansable. y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra" (Hechos 6:2-4. 3. No tienes porque no pides". persistente.consideraban a la oración como el aspecto más importante de sus vidas. que mucho de su tiempo.10 I Como orar La importancia de orar I 11 gran secreto de toda carencia de experiencia. Cuando las responsabilidades múltiples de la primera Iglesia los desbordaban. "no tienes porque no pides. No tienes porque no pides". ¿Por qué es que muchos maestros de escuela dominical ven tan pocos conversos en su clase? Nuevamente Dios contesta: "Falta de oración. Buscad.

para Él la oración era más necesaria que el sueño. pero jesús acortó las horas de sueño y despertó temprano. El día anterior había sido excitante y ocupado. nos encargó otro trabajo. Han sido diferentes entre sí en muchas cosas. y es que la oración ocupa un lugar destacado y juega un papel muy importante en la vida terrenal de nuestro Señor. no puede llamarse seguidor de jesucristo. y allí oraba". Por medio de esa gran obra Él lleva a cabo nuestra transformación a la plenitud. Hay otra razón para esta oración constante. Y su oración se menciona en lugares donde la palabra no se utiliza. Su obra de restauración se completó entonces. incansable. pero es necesario para nuestra salvación completa. Leemos: "Levantándose muy de mañana. por ejemplo. que parece más convincente todavía: orar es la parte más importante del actual ministerio de nuestro Señor resucitado. lo leemos en Hebreos 7:2S: "Por lo cual puede tam- noche orando a Dios". Volvamos a Lucas 6: 12. persistente.12 I CÓmo orar La importancia de orar I 13 1:9. vencedora. Quien no pasa la mayoría de su tiempo orando. descansa sobre ella como base. Nuestro Salvador consideró necesario orar una noche entera. No puede separarse de esta obra. persistente. pero cuando resucitó y ascendió a la diestra del Padre. 2 Timoteo 1:3). El ministerio de Cristo no terminó con su muerte. viviendo siempre para interceder . Colosenses 1:9. S. Evidentemente. siendo aún muy oscuro. a Marcos 1:3S. salió y se fue a un lugar desierto. donde leemos: "En aquellos días él fue al monte a orar. para nosotros tan importante como su obra de restauración. se entregó a la oración. incansable. 1 Tesalonicenses 3: 10. pero en esto han sido iguales. 4. Veamos. la oración tomaba mucho del tiempo y fuerza de jesús. vencedora. Efesios 1:lS-16. y pasó la con nuestro Señor en el breve registro de su vida en los cuatro Evangelios. Las palabras "orar" y "oraba" son usadas por lo menos veinticinco veces en conexión bién salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios. Pero hay todavía una razón más seria para esta oración constante. Todos los hombres poderosos de Dios fuera de la Biblia han sido hombres de oración.

para orar. el que también resucitó. el que además está a la diestra de Dios. Este ministerio de intercesión es un ministerio poderoso y lleno de gloria. debemos dedicarle tiempo. constante. y para ese fin le he pedido al Padre que en todos los casos. resucitó y ascendió. puede participar en esto.. cuando nos aislamos en un lugar secreto a solas con Dios solo para orar. debemos entregarnos a la oración más sincera. como la idea de que es la principal ocupación en el presente de mi Señor resucitado. que pase mucho tiempo orando. Encontramos el mismo pensamiento en el desafío triunfante y destacado de Pablo en Romanos 8:34: "¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió. persistente. todo esto mezclado con el agua y el jabón mientras lava la ropa . y no simplemente "de todo". tan ocupado siempre. el hombre de negocios. Quiero tener una hermandad con Él. Si entonces vamos a ser parte de la hermandad con Jesucristo en su presente obra. y todos podemos participar en él. debemos pasar mucho tiempo en oración. . participando. sino HASTA absolutamente todo. puede de todas maneras estar presente. No sé de nada que me haya impresionado más acerca de la importancia de orar en todas las épocas. Orar es su principal ocupación en estos días. un hombre que sepa cómo orar. Pero. la mujer que lava la ropa para ganarse la vida puede participar. sea lo que fuere que haga de mí. porque Él no murió simplemente. más aun. Es a través de sus oraciones que nos está salvando. sin descanso. El versículo también no dice "para interceder" por nosotros. hasta la plenitud total. Este versículo nos dice que Jesús es capaz de salvarnos de absolutamente todo. orando mientras va de tarea en tarea. mezclando oraciones por los santos y por su pastor.. hasta la perfección absoluta. sino que está "viviendo siempre" por los siglos de los siglos. por los no salvos y por los misioneros en el extranjero. para mantener este espíritu de oración constante. hará su trabajo igualmente bien y estará orando. que sea un intercesor. por supuesto. la madre ocupada. superadora. El hombre o la mujer\que no pueden asistir a una reunión a causa de una enfermedad. siendo constante en la oración. mucho tiempo.La importancia de orar I 15 por ellos" (énfasis añadido). el que también intercede por nosotros" (énfasis añadido).

es que la oración es el medio que Dios ha señalado para que recibamos misericordia y para obtener gracia para ayudar en tiempos de necesidad.La 6. Lo dice simple y bellamente en Juan "Acerquémonos. Misericordia es lo que necesitamos. Si tan solo nos diéramos cuenta de la riqueza de la gracia 16:24: "Hasta ahora nada habéis pedido en mi . Ser constantes y persistentes en el pedido. que es nuestra desde el pedido. Jesucristo. con un acercamiento franco al trono de la gracia. Estas palabras ponen en evidencia que Dios ha señalado un camino por el cual debemos buscar y obtener gracia y misericordia. para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro".. ¡Qué caudal pequeño de misericordia y gracia conocemos casi todos. es que la oración en el nombre de Jesucristo es el camino que Él ha señalado a sus discípulos para obtener plenitud de gozo. pues. La siguiente razón para esta oración constante. Implorar y ser incasables en el pedido. Hay una gracia infinita a nuestra disposición. Dios se regocija al tenemos como mendigos "confiados" en esta dirección. incansable. porque muestra nuestra fe en Él y la fe es lo que le agrada de manera poderosa . gracia es lo que debemos tener. La medida de nuestra apropiación de gracia se determina por la medida de nuestras oraciones ¿Quién no siente que necesita más gracia? Entonces hay que pedir por ella. su altura. estoy seguro de que pasaríamos más tiempo orando. cuando en realidad deberíamos conocer los ríos que rebalsan en sus orillas! 7. persistente. o toda nuestra vida y esfuerzo terminarán en un fracaso completo. Es por nuestra confianza que Él se levantará. Orar es la manera de alcanzarlas. persistente. vencedora. Hebreos 4:16 es uno de los versículos más simples y más dulce en la Biblia: de Dios. y nos dará tanto como necesitemos (ver Lucas 11:8). donde nuestro Sumo Sacerdote. nos representa (ver los versículos 14-15). Es el camino de la oración: audaz. La sexta razón para una oración constante. confiadamente al trono de la gracia. profundidad. vencedora. que nos comprende. y la hacemos nuestra de manera vívida al orar. segura. duración y aliento. incansable. el lugar más sagrado de la presencia de Dios.

El gozo de la sanación no fue tan grande como el gozo del encuentro con Dios. realmente. C':lando le pedimos a Dios algo determinado y El ~os lo da ¡qué real llega a ser para nosotros! ¡El está justo allí! Es una bendición tener un Dios que es real. rebosa de sus mismos labios y fluye de la punta de sus dedos cuando nos dan la mano. la manera de lograrlo es orando en el nombre de Jesús. "Alegría completa" dice la Nueva Versión Internacional (NVI). brilla en sus ojos. es que orar. sino de bendición presente cuando tlijo: "En tu presencia hay plenitud de gozo" (Salmo 16:11). con acción . Es por-. que la comunión con Dios. porque obtenemos lo que pedimos.que convierte a Dios en realidad.nombre. Estaba perfectamente bien. No hay alegría más grande sobre la Tierra o en el cielo. en toda preocupación y ansiedad y necesidad de la vida. Todos conocemos gente que ha logrado plenitud de gozo. vencedora. para que vuestro gozo sea cumplido". Caí de rodillas y grité pidiendo ayuda a Dios. persistente. ¿Quién hay que no desee que su alegría sea completa? Bien. Recuerdo que una vez me enfermé de repente. estaba solo en mi estudio. y no simplemente una idea. Pero esa no es la única razón ni la más grande. Instantáneamente todo el dolor se fue. La octava razón para esta oración constante. ¿Por qué es que la oración en el nombre de Cristo trae tal plenitud de gozo? En parte. y la oración en el nombre de Jesús nos lleva a esa misma comunión con Él. ¡Oh! ¡La alegría impronunciable de aquellos momentos cuando en nuestras plegarias realmente estamos ante la presencia de Dios! ¿Dice alguien "Nunca he conocido tal gozo como al orar"? ¿Usted se toma el tiempo suficiente como para orar y realmente entrar en la presencia de Dios? ¿Realmente se entrega a la oración en el tiempo en que lo hace? 8. y recibiréis. y me sentía muy mal. Ese tipo de gente es la que p~sa mucho tiempo orando. esto es evidente. incansable. Estar en contacto con ellos es como tomar contacto con una máquina eléctrica cargada con amabilidad. pedid. El salmista no estaba seguramente hablando de bendición futura.

grande o pequeño. Algunos permitimos que el apuro de nuestras vidas deje a la oración de lado. pero los problemas. guardard vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús" (Filipenses 4:6-7. énfasis añadido). ¿Cómo lo logran? Solo orando. Estas personas que conocen la paz profunda de Dios. . y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. con acción de gracias". guardard vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús". Gracias a Dios muchos lo están probando. y cuando sulja algún problema o maltrato. sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego. la paz inescrutable que sobrepasa todo entendimiento. es el medio que Dios ha establecido para obtener libertad de la ansiedad. Todos conocemos personas así.orar 21 de gracias. ¿No conoce a alguien que está siempre sereno? Tal vez es un hombre muy tempestuoso por su carácter natural. eso es todo. Pablo dice: "Por nada estéis afanosos. y es muy simple: "Sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego. Y la paz de Dios. sino lo que Él ya ha hecho. o como se lee en la Biblia NVI. sino tiempo invertido a un alto interés. y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guarda su corazón y sus pensamientos en Cristo Jesús. y ¡qué pérdida de tiempo. El resto del versículo dice cómo. energía y fuerza de ánimo hay por la preocupación constante! Una noche de oración nos salvará de muchas noches de insomnio. ¿Cuál será el resultado? "Y la paz de Dios. ¿Qué podría ser más sencillo o más simple que eso? Solo mantenga contacto constante con Dios. El versículo nos dice cómo es que esa vida está al alcance de cada criatura de Dios: "Por nada estéis afanosos". hable con Él acerca de esto. no es así para nada. con acción de gracias. sin olvidar nunca de dar gracias por Eso es glorioso. contratiempos y desamparos pueden pasar rápidamente alrededor de él. pero más allá del alcance de los mortales comunes. Tan simple como glorioso. El tiempo empleado en la oración no es desperdiciado. que sobrepasa todo entendimiento. conflictos. son siempre hombres y mujeres de mucha oración. Para muchos esto parece a primera vista el cuadro de un vida que parece hermosa. "No se inquieten por nada". que sobrepasa todo entendimientQ.

. un hermano se me acercó y me dijo con sentimiento: . sí -contestó.Después. oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo".Asegúrate.Léelo. vencedora.pero eso fue antes de Pentecostés."Cuando hubieron orado. el lugar en que estaban congregados tembló. Pero ¿qué harán con esta clara afirmación de jesucristo?: "Dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan"? (énfasis añadido)."Los cuales. La experiencia también enseña esto. Hace algunos años. persistente.Claro que no les diré eso.Por favor. porque jesús dijo "¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?" . ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? " (Lucas 11:13). . por supuesto. No respondió. sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos. Sin duda. . .¿Y qué de Hechos 8:15? ¿Fue antes o después de Pentecostés? . durante el anuncio de un bautismo con el Espíritu Santo.22 I Como orar La importancia de orar I 23 9. Hoy hay hombres que nos dicen. .Oh. y diles que no oren por el Espíritu. y hablaban con denuedo la palabra de Dios". que antes y después de Pentecostés.Después. es que la oración es el método que el mismo Dios ha señalado para que obtengamos el Espíritu Santo. incansable. muchos han recibido el Espíritu Santo en su entrega a Dios antes de que hubiera tiempo de orar. siendo malos. y son gente buena: "No debes orar por el Espíritu Santo". habiendo venido. pero ¡cuántos hay que saben que su primer bautismo definitivo con . jesús dice: "Pues si vosotros.¿Y qué hay de Hechos 4:317 ¿Fue antes de Pentecostés. . o después? . y todos fueron llenos del Espfritu Santo. lee. el primer bautismo y las venidas siguientes del Espíritu Santo. Con respecto a esto la Biblia es muy clara. La novena razón para esta oración constante. fueron en respuesta a oraciones definidas. . ¿Qué podría contestar? Es simple como el día en La Palabra de Dios.

porque . y lo golpean con sus gestos sin sentido. habría más plenitud dd i'0der del Espíritu en nuestro trabajo.La importancia de orar I 25 el Espíritu Santo vino mientras estaban arrodillados o con sus rostros vueltos a Dios. solos o en compañía de otros. Otros salieron a recorrer la ciudad con la bendición de Dios sobre ellos. vehcedora. incansable. está a continuación: "Mirad también por vosotros mismos. Muchas veces gente que una vez trabajó inequívocamente en el poder del Espíritu Santo. y venga de repente sobre vosotros aquel día. en trenes que partieron esa misma mañana. Esta es una de las instancias entre muchas que puedo citar de mi experiencia personal. y que han recibido al Espíritu Santo en el lugar de la oración! Yo sé esto tan definidamente como sé que mi sed fue saciada mientras bebía agua. De esa habitación salieron hombres hacia diferentes partes del país. que nadie podía hablar ni orar. de manera que el día del regreso de Cristo nos sobrevenga como trampa.han dejado de lado a la oración. que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida. 10. en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán. Uno de los pasajes mas interesantes y solemnes sobre la oración en la Biblia. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. es que la oración es el camino que Cristo ha señalado. ahora llena el aire con gritos vacíos. yel lugar completo. y pronto volvieron informes de la presencia del Espíritu Santo de Dios en respuesta a la oración. donde varios cientos de personas se habían reunido para orar unas horas. pues. La décima razón para una oración constante. Si tan solo pasáramos más tiempo orando. se llenó de su presencia. si vamos a continuar en el poder del Espíritu Santo. y los sollozos de gozo llenaron el lugar. Una mañana temprano en el cuarto de oración de la iglesia de la Avenida Chicago. Debemos pasar mucho tiempo de rodillas ante Dios. el Espíritu Santo se sintió de manera muy manifiesta. en el que nuestros corazones no se cargarán de glotonería o ebriedad y las preocupaciones de esta vida. y de estar en pie . Velad. persistente.

Hay solo una manera en que podemos salir triunfantes de estas cosas: por el constante vigilar en la oración. pero hay también mucho que agregar. mi pecado más escondido. oh Dios. Pero podemos Es a través de la oración que mi pecado es traído a la luz. y la verdadera oración y el verdadero estudio de La Biblia van de la mano. quien no es constante al orar. persistente. Se ha dicho mucho sobre esto ya. es decir. no estará listo para el Señor cuando Él venga. hay una sola manera por la cual podemos esta~ preparados para la llegada del Señor cuando El se presente. En respuesta a la oración. incansable. y "siempre" la misma frase fuerte "en todos los tiempos". tema que está despertando mucho interés y mucha discusión en nuestros días. La segunda venida de Jesucristo es un estar listos. Dios proyecta los rayos de su luz en los huecos más recónditos de mi corazón. pruébame y conoce mis pensamientos. Hay una razón más para una oración constante. a través de la oración. y ve si hay en mí camino de perversidad. pero una cosa es estar interesado en el regreso del Señor. y es una razón poderOsa: por lo que la oración logra. y otra cosa es estar preparado para dicho regreso. El hombre que pasa poco tiempo orando. ¿Cómo? ¡Orando! ¡Orando! ¡Orando! 11. Al arrodillarme frente a Dios y orar: "Examíname. y guíame en el camino eterno" (Salmo 139:23-24). En respuesta a la oración mis .26 I Cómo orar La importancia de orar I 27 delante del Hijo del Hombre" (Lucas 21 :3436). Vivimos en una atmósfera que tiene una constante tendencia a inhabilitamos para la llegada de Cristo. De acuerdo a este pasaje. Dios lava mi iniquidad. limpia mis pecados (ver Salmo 51:2). El mundo tiende a distraernos con sus recompensas y por sus preocupaciones. y los pecados más inesperados son traídos a la luz. esto es. en verdad como ninguna otra cosa excepto el estudio de La Biblia. por orar incansablemente "Vigilar" en este pasaje es la misma palabra fuerte usada en Efesios 6: 18. vencedora. (1) La oración promueve nuestro crecimiento espiritual como casi nada más. y conoce mi corazón. y hablar de esto.

e inmediatamente hubo un cambio en el chico. y han visto a sus alumnos venir uno a uno hacia Dios! ¡De qué manera un pobre predicador ha llegado a ser un poderoso hombre de Dios al despojarse de su confianza en sus propias habilidades y dones. en trabajo personal o en la crianza de nuestros hijos. Cuando encuentro a Dios en la oración y contemplo su rostro. Si deseamos poder para cualquier trabajo al que Dios nos llame. sea predicando. (2) La oración trae poder a nuestro trabajo.¿Qué haré con él? Le pregunté: . Pero comenzó a hacerlo. Una mujer con un niño pequeño que era totalmente incorregible. todo podemos obtenerlo por la oración sincera. una vez vino a mi desesperada. Pregurlté si había hecho de la conversión y carácter de su hijo cuestión de oración definida y expectante. ¡Cuántos maestros de escuela dominical enseñaron durante meses y años sin ver frutos en su labor. que "Era una especie de Cristo". En respuesta a la oración obtengo sabiduría para conocer el camino de Dios (ver Santiago 1:5) y la fuerza para caminar en él. soy transformado de gloria en gloria a su imagen (ver. y me dijo: . y luego han aprendido el secreto de la intercesión.2 Corintios 3: 18).¿Ha probado la oración? Dijo que había orado por él. y este creció hasta ser un cristiano maduro. Un hombre mayor dijo de él después de su muerte. y entregarse a sí mismo a Dios por el poder que viene desde lo alto! . Dijo no haber sido precisa en esto. Consideraba malgastado aquel día en el cual no se emplearan siete u ocho horas en oración a solas con Dios y en el estudio de su Palabra.28 I Cómo orar La importancia de orar I 29 ojos se abren para contemplar las cosas que provienen de Las Palabras de Dios (ver Salmo 119:18). Cada día de oración verdadera me encuentra más parecido a mi glorioso Señor. yerno de John Knox. John Welch. fue uno de los hombres de oración más creyentes que este mundo haya visto. por una suplica honesta a Dios. ¿Cómo es que era tan parecido a su Maestro? Su vida de oración explica el misterio. enseñando.

abajo. pero me desperté en medio de la noche y diría que en unos cinco minutos me convertí. el gran hombre de Dios. ¡Oh! el poder de la oración para penetrar allí abajo. y luego me enteré que uno de mis compafieros de clase me había elegido para orar hasta que yo fuera salvo. Desperté en el medio de la noche y me convertí. alto. Pero había olvidado las oraciones de mi madre. y las mujeres más viles en las santas más puras. o algo por el estilo. donde la esperanza parece en vano. Cuando fui a la cama me dormí. alto. Hasta donde puedo recordar. (4) La oración trae bendiciones a la Iglesia. quinientas personas se convirtieron o registraron alguna diferencia definitiva en sus vidas en esa ocasión. y cuando predicó al día siguiente en el Kirk of Shorts. El demonio odia a la Iglesia y busca por todos . los más truhanes en los hijos de Dios más sinceros. abajo. en la oración y conversaclOll L?ligiosa. La oración y el poder son inseparables. porque no me convertí en creyente en la escuela dominical ni en conversaciones personales con nadie. Unos pocos minutos antes estaba muy cerca de la perdición eterna. y elevar a hombres y mujeres en alto. Tenía un pie en el borde y trataba de pasar el otro pie. La historia de la Iglesia ha siempre sido una historia de dificultades serias por superar. ¡Cuánto fallaron todos los esfuerzos y ruegos de Mónica con su hijo! Pero las oraciones prevalecieron con Dios. dentro de la hermandad con y a imagen de Dios. ¡Es simplemente hermoso! ¡Cuán poco apreciamos esta arma maravillosa! otros. (3) La oración ayuda a la conversión de Dije que pensé que ningún ser humano tenía que ver con esto.30 I Cómo orar La importancia de orar I J1 John Livingstone pasó una noche con gente que pensaba como él. no tengo el más mínimo recuerdo de haber pensado en ser creyente. Por la oración los enemigos más amargos del Evangelio se han convertido en sus más valientes defensores. Hay pocos conversos en este mundo cuya conversión no haya tenido conexión con la oración de alguien. La oración auxilia allí donde todo lo demás falla. Originalmente creía que ningún ser humano tenía nada que ver con mi conversión. y el joven distraído se convirtió en san Agustín.

y la respuesta ha venido. Los cristianos . y será así nuevamente en sus días y los míos. fue en los días de Edwards y Brainerd. hablan con gran seguridad. En la hora del presagio más oscuro. fue en los días de Finney.32 I Como orar La los medios detener su progreso. por doctrina falsa ahora. los hombres y mujeres creyentes se han reunido y clamado a Dios. La historia prueba esto de manera abundante. ahora Él escucha la voz de la oración. cuando la situación de la iglesia. La Ciencia Cristiana. Otros simulan métodos apostólicos. fue así en los días del gran reavivamiento en 1857 en este país y en 1859 en Irlanda. arrasará con las inmoralidades y traerá la marea completa de la gracia resucitada de Dios. por división como consecuencia. Y Él está listo para actuar. aliviará el desentendimiento. pero ocultando la deshonestidad y la hipocresía con estas falsas fachadas. Es un día oscuro ahora. fue así en los días de Wesley y Whitfield. oh Jehová. pero ahora es "Tiempo es de actuar. igualmente leales a las grandes verdades fundamentales del Evangelio. El mundo. alejará los celos y rencores. Satán ha comandado sus fuerzas. parecía estar más allá de la esperanza. porque han invalidado tu ley" (Salmo 119:126). local o universal. se miran con ira el uno al otro con una sospecha endiablada. Fue así en los días de Knox. La oración desarraigará la herejía. ¿La escuchará? ¿La escuchará de ti? ¿La escuchará de la Iglesia como entidad? Yo creo que sí. la carne y el demonio celebran un gran carnaval. Pero a través de la oración puede abrirse un camino puro a través de todo. con su Cristo falso -una mujer-levanta su cabeza. por corrupción de la vida interna.

y que trajo grandes resultados. En el versículo 5 de este . H l. y ahora vamos directamente a la cuestión: cómo orar con poder. En el capítulo 12 de los Hechos de los Apóstoles tenemos el registro de la ora~ ción que prevaleció con Dios.Capítulo 2 LA ORACIÓN A DIOS emos visto algo de la singular importancia y el poder irresistible de la oración.

No hay poder en ese tipo de oración. y no en el Padre poderoso y afectuoso de quien estamos buscando. entonces. Pero cuando estamos realmente en presencia de Dios. El primer punto a destacar en este versículo es la breve expresión "a Dios". dije algo como lo anterior. si verdaderamente buscamos las cosas que deseamos de Él. Antes de ofrecer una palabra de petición. ni con a quién rezamos. Antes de que nos arrodillásemos a orar. debemos tener definida y vívida conciencia que le estamos hablando a Dios. y mientras estuviéramos orando. debe haber un acercamiento consciente a Dios cuando oramos. y entró. Pero algunos dirán. la primera cosa que deberíamos hacer es ver que realmente tenemos una audiencia con Dios. la manera y el método de esta oración se describe en pocas palabras: "Pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él" (énfasis añadido). y debemos creer que Él nos escucha y que nos garantiza lo que pedimos. En gran parte de nuestra oración hay realmente pocos pensamientos de Dios. debemos tener una concepción vívida y definida de que Él esta inclinado con su oído escuchándonos mientras oramos. y no deberíamos estar precipitados de palabras hasta que Él nos haya llevado allí. Muchas de las llamadas oraciones. La oración que tiene poder es la oración que es ofrecida a Dios. y que verdaderamente estamos en su presencia.La oración a Dios I 3í capítulo. Nuestra mente está distraída con las ideas de lo que necesitamos. les conté a todos los amigos de estar seguros que antes de orar. "¿no es toda la oración hacia Dios?" No. tanto públicas como privadas. Para que una oración sea realmente a Dios. Una noche. que definitivamente tenían el pensamiento de . oramos acertadamente. así que debemos mirar al Espíritu Santo para que ciertamente nos guíe a la presencia de Dios. Esto solo es posible por el poder del Espíritu Santo. un cristiano muy activo pasaba frente a una reunión que yo lideraba. entonces hay poder. Si. Es común el caso en que no estamos ocupados con la necesidad. que efectivamente supieran que estaban ante la presencia de Dios. no son hacia Dios. sino que nuestra mente vaga aquí y allá por todo el mundo. en verdad lo encontramos cara a cara en el lugar de la oración.

.

pues qué hemos de pedir como conviene. Aquí es donde entra el ayuno. agrada a Dios. El método verdadero está explicado en Romanos 8:26: ''Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Aquí nuevamente. si oramos bien. En Daniel 9:3 leemos qué hizo Daniel. Cuando aprendamos a llegar a Dios con una intensidad de deseo que conmueva el alma. Si hemos de orar con poder. entonces allí conoceremos el poder en la oración que la mayoría de nosotros no conocemos ahora. encontramos que lo ponían en práctica los hombres sinceros de los tiempos apostólicos. Toda gran crisis en la vida y el trabajo ha de enfrentarse de este modo. Hay quienes creen que el ayuno pertenece a la vieja dispensación. hemos de orar con ayuno. ayuné y me vestí de luto y me senté sobre cenizas". no lo sabemos. para poder volver el rostro a Dios y obtener de Él sus bendiciones. cuando el hombre sincero se retirará incluso de la ratificación del apetito natural. Pero ¿cómo llegamos a lograr esta seriedad en la oración? No es intentando lograrlo con nuestro propio esfuerzo. Por supuesto. pero sí hay poder en esa sinceridad y determinación directa de obtener en oración las cosas que sentimos como necesidad imperiosa. Y esto nos lleva a olvidarlo todo. esto no significa que debemos hacer ayuno cada vez que oramos. pero hay tiempos de emergencia o de crisis especial en el trabajo o en la vida personal. pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles". . debemos buscar que el Espíritu de Dios nos enseñe a orar. más que las edades de la historia cristiana haya conocido. que en otras circunstancias es adecuado para poder entregarse plenamente a la oración. La sinceridad que desarrollamos en la energía de la carne es repulsiva. No hay nada que agrade a Dios cuando le damos a las cosas una fachada legal y farisea. La forjada en nosotros por el poder del Espíritu Santo. Hay un poder peculiar en este tipo de oración.40 I Cómo orar La ra sublime de la fe y confianza porque nunca conocieron ninguna agonía del conflicto o de la oración. han seguramente llegado más allá de su Señor y más allá de las victorias más poderosas para Dios. ambos en esfuerzo y oración. aún las cosas más necesarias y adecuadas. pero cuando vemos Hechos 14:23 y Hechos 13:2-3. con el rostro vuelto hacia Dios: "Además de orar.

. allí el Espíritu pone la misma carga en ambos corazones. Leemos en Mateo 18: 19: "Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan. en toda oración de este tipo hay poder absolutamente irresistible.. el versículo 5 dice "la iglesia". en tanto el otro quizá lo haga solo por complacer a su amigo. ------ La oy¿¡cion i. donde el Espíritu de Dios trae a dos creyentes a la perfecta armonía en cuando a lo que pueden pedir a Dios.\ Di()~ 43 3. debe ser auténtica.. Uno podría pedirlo porque en verdad lo desea. les será concedida por mi Padre que está en el cielo". sino en que si dos se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan. Dios se deleita en la unidad de su pueblo.-+2 I CÓmo orar . Por supuesto que hay poder en la oración de una persona. El pasaje que acabamos de citar no dice que si dos están de acuerdo en pedir.. Hay poder en la oración en unión. sin embargo. Un tercer secreto de la oración correcta se encuentra en este mismo versículo de Hechos 12. Pero donde hay verdadero acuerdo.. Es posible que dos personas estén de acuerdo en pedir por la misma cosa sin que haya acuerdo real en cuanto a la cosa que piden. _ .. pero hay poder inmensamente aumentado en la oración en comunidad. y pronuncia una bendición especial sobre la oración en comunión. y busca poner énfasis en ello de muchas maneras. Esta comunión.. _-_..

l.Capítulo 3 OBEDIENCIA y ORACIÓN todo lo que le pedimos porque obedecemos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada". Que todo lo que pidió. lo recibió. ¿Cuántos de nosotros podemos decir: "Lo que pido. ¡Qué afirmación asombrosa! Juan lo dice en pocas palabras. lo recibo"? Juan. explica por qué: "Y recibimos todo lo que le pedi- U no de los versículos más significativos de la Biblia en cuanto a la oración es 1 Juan 3:22 que dice: "Y recibimos mos porque obedecemos sus mandamientos y . sin embargo.

pelrO que luego abandonó su fe. . Entonces le mostré 1 Juan 3:22 y leí la descripción de aquellos cuyas oraciones tienen poder con Dios. hacemos oídos sordos a sus preceptos. -Porque he intentado sus promesas y encontré que no son ciertas. Esta es la dificultad en muchas de las oraciones sin respuesta el día de hoy: quien ofrece la oración no es obediente. Aquí encontramos el secreto a muchas oraciones no respondidas. Un acto de desobediencia sin -¿Qué promesas? -Las referentes a la oración-o -¿Cuáles?-¿No dice la Biblia "Pedid y os será dado"?-Sí.qué ya no era cristiana. I -Bueno. para descubrir cuál es la voluntad de Dios respecto de nosotros y. es probable que Él también haga oídos sordos ante nuestras oraciones. yo pedí esperando recibir. No escuchamos La Palabra de Dios. quien espera que Dios haga lo que le pide. parecido-o . cumplirla.46 Cl!TllO 01d1 hacemos lo que le agrada". habiéndola encontrado. sino en ella misma. debe de su parte hacer lo que Dios le pida.Ahora. Le pregunté entonces por qué no creía en La Biblia. porque es para todos los cristianos ¿verdad? -No. En otras palabras. debemos ser sinceros estudiantes de La Palabra. Si prestamos oídos a los mandamientos de Dios. Diosdefine con claridad quiénes son los "vosotros" cuyas oraciones Él acuerda responder. Él prestará su oído a todas nuestras peticiones. algo así. Estaba hablando una vez con una¡ mujer que había profesado ser cristiana. y pronto vio que la dificultad real no estaba en las promesas de Dios. digo que la promesa falló-o -¿Esa promesa era para usted?-Por supuesto. Si. ¿estaba usted guardando los mandamientos y haciendo lo que es agradable a los ojos de Dios? Confesó con franqueza que no era así. por el contrario. Le pregunté pori. Si nuestras oraciones no tienen poder. y por eso Él no escucha nuestras peticiones. y respondió que ya no creía en La Biblia. y como no recibí.

Tomemos como ilustración de preguntas que surgen continuamente. Estudia. Este versículo. el uso del tabaco. ni deja de hacer lo que está específicamente prohibido. y por eso nuestras oraciones no son respondidas. Juan nos dice que debemos hacer lo que agrada a Dios. Cuando uno les habla de estas cosas. en el baile o fumando?" Esta es una pregunta que cada uno ha de decidir por sí mismo en oración. Muchos cristianos hoy hacen cosas que no agradan a Dios. Nuevamente encontramos la explicación a muchas oraciones sin responder: no dedicamos la vida a conocer qué agrada a nuestro Padre. El hijo sincero de Dios. va más allá de la mera obediencia a los mandamientos de Dios. Muchos de los que se regodean en estas cosas preguntarán triunfantemente si uno les advÍerte: "¿Dice la Biblia "No irás al teatro"?". y SI piensa que hay algo que puede hacer para agradarle. sienten que no están obligados a abandonarla. Él también buscará hace lo que nos agrada.Obcdicllcia 49 confesar cerrará los oídos de Dios ante muchas peticiones. La cuestión es. Hay muchas cosas que agradan a Dios y que Él no manda específicamente. Si buscamos descubrir y hacer lo que agrada a Dios. por ejemplo. y dejan de hacer otras que sí le agradan. El niño sincero no se contenta con hacer solamente las cosas que su padre le manda específicamente: Busca conocer la voluntad de su padre. busca conocer la voluntad de su Padre en todas las cosas. "¿Dice la Biblia "No bailarás"? ¿Dice la Biblia. Lo mismo sucede con el sincero hijo de Dios: no busca hacer solamente las cosas que están mandadas. por el contrario. a bailar. en cambio: "¿Le agrada a nuestro Padre celestial ver a uno de sus hijos en el teatro. enseguida responden con una pregunta: "¿Hay algún mandamiento en la Biblia que prohíba esto?" Y si uno no puede mostrarles algún versículo en el que la cosa en cuestión está explícitamente prohibida. lo que es agradable a los ojos de Dios. "No fumarás"? No es esa la cuestión. sin embargo. buscando . lo hace con gusto aunque su padre nunca le haya dado una orden específica en cuanto a ello. 2. el tema de la ida al teatro. no exige ver un mandamiento específico.

la transformación radical de la vida personal. guárdanos del reavivamiento". encontraremos que esta expresión quiere decir "en realidad". mejor reputación entre los hombres. El Salmo 145: 18 echa luz en gran forma sobre la cuestión de cómo orar: cuencia la reducción de sus ingresos y el cambio en su estilo de vida. No desean su conversión si implica un precio tan alto. La gente pide cosas que no desea en realidad. porque roban el poder de nuestra oración. Esa frase "de veras" merece nuestra atención. si supieran todo esto el clamor de la iglesia sería: "Señor. La oración que Dios contesta es la oración que es de veras. porque el bautismo con el Espíritu significa nuevo gozo. doméstica y social. Piensan que sí. "en sinceridad". Hay muchas iglesias que oran por un reavivamiento. Pero si este ministro entendiera lo que implica en "Cercano está Jehová a todos los que le invocan. la oración que pide algo que se desea con sinceridad. real. y muchas otras cosas que sobrevendrían si el Espíritu de Dios se derramara en realidad y poder. a todos los que le invocan de veras". la búsqueda y análisis de los corazones de los que se profesan cristianos. más prominencia en la iglesia de Cristo. la oración sería -de ser sincera con Dios-: "Señor. más ingreso. Piensan que sí lo desean. pero sin duda en muchos casos hay gran daño. pero si supieran lo que implica la conversión. Hay muchos ministros que oran por el bautismo con el Espíritu Santo. y en conse- . No nos dedicaremos aquí a la pregunta en general. Piensan que sí. "¿Dónde está el daño en estas cosas?" preguntarán muchos. no conviertas a mi esposo". Hay mucha oración no sincera. 3. pero que no quieren en realidad que sus esposos se conviertan. nuevo poder al predicar La Palabra. sin desearlo con sinceridad. pero no lo desean en realidad. porque en sus mentes el reavivamiento implica más miembros. Si tomamos las concordancias en la Biblia. Hay muchas mujeres que oran por la conversión de sus esposos. la revolución en su manera de conducirse comercialmente. pero si supieran lo que implica un verdadero reavivamiento. mejor reputación entre las iglesias.que el Espíritu Santo lo ilumine.

no importa qué implique esto.necesariamente implicaría un antagonismo con el mundo y con los cristianos no espirituales. cuando s1 llegamos al lugar en que de corazón deseamos la conversión de amigos a toda costa. Si realmente deseamos el bautismo del Espíritu Santo. cómo -por ejemplo. para que el Padre sea glorificado en el Hijo. evítame el bautismo con el Espíritu Santo".realidad el bautismo con el Espíritu Santo. l. entonces llamaremos a Dios por ello "de veras". Siempre lo escucha y también F . lo haré. yo lo haré". la necesidad de dejar su cómodo estilo de vida para ir a trabajar entre los pobres y hasta en países del extranjero. deseamos que llegue el Espíritu Santo cueste lo que costare. donde deseamos todo "de veras". La oración en nombre de Cristo tiene poder ante Dios. discípulos respecto de la oración la noche antes de su crucifixión: "Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre. Capítulo 4 OR AR EN EL NOMBRE DE CR IST OY DE AC UE RD O A LA VOLUNTAD DE DIO S ue maravilloso lo que Jesús dijo a sus . el hecho de que su nombre se "descartara como un mal". y Dios lo oirá. Dios se complace en su Hijo Jesucristo. si el ministro comprendiera todo esto su oración quizá fuera -si expresara el verdadero deseo de su corazón-: "Oh. Sin embargo. Dios. Si algo pidiereis en mi nombre.

=. Si tengo dinero depositado en ese banco el cheque se hará efectivo. no puedo canjearle ese cheque. Pero Jesucristo tiene crédito ilimitado en el cielo y Él me ha dado el privilegio de poder ir al banco con su nombre en mis cheques. 1 Así sucede cuando voy al banco del cielo.Sr. no preguntarían si yo tengo dinero en ese banco. pido a ese banco en mi propio nombre.. o "en su nombre . no explican para la mente común. Torry. Pero si fuera al First National Bank con un cheque de U$S 5. si no es así. si voy a un banco con un cheque firmado por otra persona. Hay una fragancia en el nombre de Cristo que hace aceptable ante Dios toda oración que lo contenga. encontraremos que SIgnifica lo mismo que cuando lo usamos hoy. Si por ejemplo fuera yo al First National Bank of Chicago y presentara allí un cheque que hubiera firmado por U$S 50. No tengo nada depositado allí. sino que honrarían el cheque al instante.Orar en el nombre de Crislo. el cheque se hará efectivo de todos modos. ¿Qué es. estoy pidiendo en su nombre. si la persona cuyo nombre figura en el cheque tiene dinero allí.ue se usa ~~ expresión "en mi nombre". entonces.000 pagadero a mi nombre. Si uno leyera la Biblia entera para examinar los pasajes en 9. orar en nombre de Cristo? Se han intentado muchas explicacione~ que en ver<. firmado por alguno de los grandes depositantes en ese banco. no tengo crédito en absoluto. renunciar a la idea de que tengo qué reclamar ante Dios. y acercarme a Él sobre el fundamento de lo que Dios tiene. No hay nada místico ni misterioso en esta expresión. cuando voy ante Dios en oración. I 55 escucha siempre la oración que sinceramente se hace en su nombre. Sin embargo.. y cuando voy de esa manera mis oraciones serán honradas en toda su extensión. no se pagará. o términos sinónimos.lad. No tiene usted dinero en este banco. Orar en el nombre de Cristo no es solamente agregar la . el cajero me diría: . y no importa si tengo dinero en ese banco o en otro. y si voy en mi propio nombre no obtendré absolutamente nada. Si voy a un banco y entrego un cheque con mi firma. Orar entonces en el nombre de Cristo es orar sobre el fundamento no de mi crédito sino del suyo.

y finalmente fui a dormir antes de que volviera mi esposa. Un juez del pueblo era infiel. Moody era joven en la obra cristiana. sino s~bre la de la sangre del pérdón (ver Hebreos 10: 18). Gran parte de nuestra oración moderna es vana porque los hombres se acercan a Dios imaginando que tienen derecho propio mediante el cual Dios está obligado a responder a sus oraciones. Es usted un infiel literato y yo no tengo cultura. y fui a la oficina. y me encerré en la oficina. comencé a sentirme muy apenado. No sabía qué era lo que pasaba. Hace años. Yo soy solo un joven cristiano sin cultura. No puedo hablar con usted. Me levanté temprano. La conversación fue corta. por lo que Moody visitó al juez. Puedo poner esa frase en mi oración pero estar confiando en mi propio mérito todo el tiempo.. sin embargo. el juez se convirtió. Cuando sinceramente me acerco a Dios no sobre la base de mi propio mérito.. le dije a mi esposa que no quería desayunar. La esposa.Sí.Una noche. muy inquieto. me gustaría que me lo hiciera saber. no se conformaría con una negativa. visitó un pueblo en Illinois. Claro que se lo haré saber. cuando el Sr. La esposa de este juez le pidió a Moody que viera a su esposo. Si alguna vez me convierto se lo haré saber. Solo quiero decirle que si se convierte usted alguna vez.Juez. y su esposo es un infiel literato.No puedo hablar con su esposo. no sobre la base de mi bondad. Los empleados reían por lo bajo aún más divertidos cuando el joven cristiano tan dedicado salió de la oficina.Como orar Orar en el nombre de Cristo. Los empleados de la oficina de recepción sonreían cuando vieron al joven vendedor de Chicago entrando en la oficina del juez tan estudioso y culto. Moody dijo: . sino sobre el de Cristo. . pero Moody respondió: . La conversación terminó allí. mientras mi esposa estaba en una reunión de oración. No pude dormir en toda la noche. Pero al año. I 57 frase: "Te lo pido en el nombre de Jesús" a mi oración. Moody volvió a visitar el pueblo y le preguntó al juez cómo había sucedido esto. Les dije a mis empleados que podían tornarse el día libre. El juez dijo: . El juez respondió: . joven. entonces Dios me oirá.

y por fin decidí arrodillarme y pedir a Dios que perdonara mis pecados. y que mi oración es escuchada y que obtendré lo que Le pedí: "Pues si vosotros. y si sé que me oye. él nos oye. Así que. Dios. Y cuando lo hizo. él nos oye en cualquiera cosa que pidamos. obtendremos de Él lo que pedimos. fue escuchado y su oración tuvo respuesta inmediata. Por ejemplo. Si cuando oro puedo encontrar promesa determinada en La Palabra de Dios respecto de lo que pido. y entonces encontré la paz. . pero no recibía respuesta. Seguí orando: "Dios. Por fin en desesperación dije: "Oh. cuando oro pidiendo sabiduría. sabemos que es su voluntad dar tal cosa. El juez no tuvo acceso a Dios hasta que se acercó a Él en el nombre de Cristo. 2. y entonces más allá de toda conjetura.58 I Cómo orar Onu el! el nombre de Crísto. el cual da a todos abundantemente y sin reproche. alguno de vosotros tiene falta de sabiduría. pídala a Dios. perdona mis pecados". ¿Cómo? 1) Ante todo. Dios ha revelado su voluntad en su Palabra. inmediatamente. sé que es voluntad de Dios darme sabiduría. porque lo dice en Santiago 1:5: "Y si qu. en el nombre de Cristo perdona mis petados". sé también que obtengo aquello que le he pedido. porque era unitario y no creía en el perdón de la sangre de Cristo. y le será dada". Este pasaje nos enseña con toda claridad que si hemos de orar bien debemos orar según la voluntad de Dios.. 1 Juan 5:14-15 echa luz sobre el tema de "cómo orar": "Y esta es la confianza que tenemos en él. cuando pido sabiduría sé que la oración es escuchada y que obtendré sabiduría. Y si sabemos ¿Cómo conocer la voluntad de Dios? ¿Podemos saber si una oración específica es conforme a Su voluntad? Seguramente.. pero no decía "en nombre de Jesús". sé por Lucas 11: 13 que es voluntad de Dios. I 59 Cada vez me sentía peor. sé que Él me oye. Cuando algo está prometido en La Palabra de Dios. De la misma manera si pido el Espíritu Santo. por La Palabra. y pongo esa promesa ante Dios. sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho" (énfasis añadido). que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad.

2) Hay. sin embargo. pero no quedamos en ignorancia respecto de la voluntad de Dios tampoco en ese caso. o no.siendo malos. . Porque Romanos 8:26-27 nos dice: "Y de igual manera el Espíritu nos ayuda . Cuando tenemos una promesa específica en La Palabra de Dios. Pero sea lo que fuere la sabiduría ¿no sabe usted que la obtendrá de Dios? Por cierto.No -respondí. no la necesitaríamos. y me dijo: . No podemos saber con certeza. o si dudamos de que Dios hará lo que le pedimos. y es mediante la enseñanza de su Espíritu Santo.porque si lo supiéramos. es un privilegio saber eso. Aquí está uno de los más grandes secretos de la oración que prevalece: estudiar' La Palabra para encontrar lo que es voluntad de Dios según se la revela en las promesas. pero que sí tenía la certeza de que deseaba dejar esa impresión en ellos.Pero está equivocado -dijo-. inconmovible expectativa de que Él hará lo que ha prometido en su Palabra. ¿no sabemos que vamos a recibirla? . Enseguida le leí Santiago 1:5 y le dije: .¡Ah! -dijo-o Es que no sabemos lo que es la sabiduría. Respondí que no sabía si era esa la impresión que había dejado. que no están cubiertas por una promesa específica. .¿No es voluntad de Dios damos sabiduría? Y si pedimos sabiduría. porque no conocemos la voluntad de Dios. otro modo en que podemos conocer la voluntad de Dios. Hay muchas cosas que necesitamos de Dios. ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?" Hace unos años vino un ministro al cierre de un discurso sobre la oración en la escuela bíblica de YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes). y luego sencillamente tomar esas promesas y desplegarlas ante Dios en oración con inclaudicable. sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos.Ha dejado en estos jóvenes la impresión de que pueden pedir cosas determinadas y obtener lo que piden. si dudamos de que sea voluntad de Dios. estamos haciendo de Él un mentiroso.

El pasaje de 1 Juan 5:14-15 es uno de los más abusados en la Biblia: "Y esta es la confian. a orar por algo determinado. A menudo cuando uno siente confianza en la oración. pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. él nos oye. Si es voluntad de Dios así lo hará. Comienza diciendo: "Y esta es la confianza que tenemos en él". Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu." en todas nuestras . Aquí se nos dice de manera muy clara que el Espíritu de Dios ora en nosotros. Sin duda.. pero Dios oye la oración y en muchos casos no pasa mucho tiempo antes de que nos enteremos de que se ha convertido. hay muchas ocasiones en que no conocemos la voluntad de Dios. pues qué hemos de pedir como cOflviene. y toda sumisión de oración a la excelente voluntad de Dios es lo que debemos practicar. podemos hacerlo en plena confianza de que es voluntad de Dios. Debieras decir: "Si es tu voluntad". y cierra con "sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho". Muchas veces Dios por su Espíritu pone sobre nosotros la carga de orar por una persona determinada. uno de los usos más' frecuentes de este pasaje. y oramos por esta persona con gemidos indecibles. sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho" (énfasis añadido). que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad.. un hermano cauteloso vendrá y dirá: -No te confíes demasiado. y que obtendremos lo que le pedimos. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos. porque coriforme a la voluntad de Dios intercede por los santos" (énfasis añadido). aunque no haya promesa específica en cuanto al caso. Quizá la persona esté muy lejos de nosotros. no lo sabemos. tan manifiestamente dado para dar confianza. Sin embargo. ~ que tenemos en él. que toma nuestra oración en línea con la voluntad de Dios. es el de introducir un elemento de incertidumbre en cuanto a nuestras oraciones. Cuando somos guiados por el Espíritu Santo en la dirección que sea. y este pasaje no está en la Biblia para que agreguemos la condición de "si. El Espíritu Santo sin duda lo puso en la Biblia para alentar nuestra fe. No podemos descansar.orar en nuestra debilidad. pero cuando conocemos la voluntad de Dios no hay por qué agregar "Si es tu voluntad".

sino para que podamos descartar toda incertidumbre y tener confianza y saber que tenemos lo que le hemos pedido. Capítulo 5 ORAREN EL ESPÍRITU na y otra vez en lo que ya se ha dicho. Esto se ve definidamente en Efesios 6: 18: "Orando en todo tiempo con toda oración y súplica m. el secreto pleno de la oración se encuentra en estas U .oraciones. Y en Judas 20: "Orando en el Espíritu Santo" (énfasis añadido).rl Espíritu. y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos" (énfasis añadido). del Espíritu Santo en la oración.. Por cierto.. vemos nuestra dependencia .

Nada más tonto hay en la oración que correr sin pensar ante la presencia de Dios. poder y sentido de la dirección. nuestra ignorancia de qué es lo que debemos pedir. y comencemos a orar con libertad. entregarnos a Él por completo para que dirija nuestras oraciones. Cuando oramos en el Espíritu. sin analizarlo. y buscarle y confiar en Él. La verdadera oración es oración en Espíritu. esperando que envíe al Espíritu Santo para calentar nuestro corazón y hacer que vierta oración. enséñanos a orar" (Lucas 11: 1). sinceridad. Es la oración que Dios el Espíritu Santo inspira la que Dios el Padre responde. guíe nuestros deseos y nos lleve a expresarlos. y en la conciencia de nuestra total incapacidad para orar bien debemos buscar ayuda en el Espíritu Santo. la oración que el Espíritu inspira y dirige. Muchas de las más bendecidas temporadas de oración en mi vida comenzaron con un rotundo sentimiento de esterilidad y falta de oración. y pedir lo primero que nos viene a la mente o lo que algún amigo.. no. pero tenemos otro Maestro y Guía a mano para que nos ayude (ver Juan 14: 16-17). No sabemos orar como debemos. Cuando venimos ante la presencia de Dios debemos reconocer "nuestra debilidad". A menudo. así que le pidieron a Jesús: "Señor. Debemos esperar que Él envíe a su Espíritu Santo para que nos enseñe a orar. . ¿Qué hacer en ese caso? ¿Dejar de orar hasta que sintamos deseos de hacerlo? Claro que Cu~ndo menos sentimos que d~):>emos orar es cuando más lo necesitamos . es decir. o de cómo orar por ello. cuando venimos en oración a Dios. Los discípulos no sabían orar como debían. l. Debemos esperar al Espíritu Santo. y así lo hizo. Debemos esperar en silencio ante Dios y decirle cuán frío y falto de oración está nuestro corazón. No pasará mucho tiempo antes de que la luz de la presencia del Espíritu llene nuestro corazón. nos ha dicho que oremos. entregarnos al Espíritu. Cuando entramos en la presencia de Dios debemos guardar silencio ante Él. Nos enseñ~a orar. y entonces podremos orar bien. pero en mi debilidad y frialdad me entregué a Dios y busqué que enviara su Espíritu Santo para que me enseñara a orar.orar palabras: "En el Espíritu". no sentimos deseos· de orar. "El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad" (Romanos 8:26).

Tiene que haber expectativa con confianza inconmovible. No importa hasta dónde sea positiva una promesa en La Palabra de Dios. al intentar crear fe mediante un esfuerzo de su voluntad. no es fe. Pero el siguiente versículo agrega: "Pero pida con Je. Es en este punto en que muchos colapsan en la fe. ¿Cómo es que obtenemos fe de verdad? Romanos 10:17 responde a esta pregunta: "Así que la Je es por el oír. no dudando nada. Si hemos de tener fe verdadera debemos estudiar La Palabra de Dios y encontrar qué promete. el cimiento de su fe se ve minado. no la disfrutaremos como una experiencia real. dice Santiago.Orar en el oraremos por las cosas correctas. Creer lo que Dios dice en su Palabra sí lo es. La fe viene por el Espíritu. el cual da a todos abundantemente y sin reproche. intentando creer que Dios ha oído la oración. y os vendrá". "Y si alguno de vosotros tiene JaIta de sabidu- que todo lo que pidiereis orando. que cree que la oración es oída y que la promesa se cumplirá. creed que lo recibiréis. Muchos leemos la promesa de la oración de fe y luego pedimos cosas que deseamos. 2. La fe necesita de una garantía. debemos orar con fe. Esa es una promesa tan positiva como pudiéramos desear que fuera una promesa. y el oír: por la palabra de Días" (énfasis añadido). que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra". Si he de tener fe al orar debo encontrar alguna promesa en La Palabra de Dios sobre la cual apoyar mi fe. Tratar de creer en algo que uno quiere creer. Hay una fe que va más allá de la expectativa. y de la manera correcta. Si hemos de orar con poder. porque el que duda es semejante a la onda del mar. creed que lo recibiréis. pídala a Dios. porque no es fe sincera y verdadera. y cuando lo que creyeron esperar en . El Espíritu conoce la voluntad de Dios. y le será dada". os 'digo 'que todo ro que pidiereis orando. y la cosa no se obtendrá.fe no se obtiene. Esto solo puede llevar a la desilusión. y luego simple': mente creer en las promesas de Dios. y si na. Digámoslo con énfasis: no se puede pedir más que eso. Esto aparece en Marcos 11:24: "Por tanto. a menos que esperemos con confianza su cumplimiento en respuesta a nuestra oración. os digo . y os vendrá". Habrá gozo y poder en nuestra oración. En Marcos 11:24 Jesús dice: "Por tanto.

y no hay clara guía del Espíritu. Jesús enseña con gran énfasis la lección de que los hombres deben orar siempre. no puede haber fe de verdad. porque hacemos de Dios un mentiroso al dudar de su Palabra. la puerta ya está cerrada. "Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo.orar oro en el Espíritu y busco que el Espíritu me enseñe la voluntad de Dios. Él me guiará en oración según esa voluntad. respondiendo desde adentro. Si no hay promesa en La Palabra de Dios. le dice: No me molestes. sí debemos recriminamos la falta de fe cuando dudamos. y me dará fe en que la oración será respondida. y no tengo qué ponerle delante. Capítulo 6 SIEMPRE ORAR SIN DESMAYAR E n dos parábolas del Evangelio de Lucas. y no debiera uno recriminarse la falta de fe en ese caso. Pero si lo que deseamos se promete en La Palabra de Dios. porque un amigo mío ha venido a mí de viaje. va a él a medianoche y le dice: Amigo. Pero en ningún caso llega la fe verdadera sencillamente decidiendo que obtendremos aquello que queremos obtener. y aquél. sin desmayar. y . préstame tres panes.

pero después de esto dijo dentro de SÍ: Aunque ni temo a Dios. me agote la paciencia. Y su hija fue sanada desde aquella hora" (Mateo 15:28). no sea que viniendo de continuo. hágase contigo como quieres. y nada agrada más a Dios que la fe. sin embargo.:t en la santa audacia ql. como si Jesús nos hubiera hecho entender que Dios nos haya casi atraído a Él decidido a que obtengamos las cosas que buscamos. nos entrena y nos hace fuertes oradores al obligarnos a perseverar en nuestras oraciones. porque esta viuda me es molesta. Me agrada que así sea. No existe un entrenamiento de mayor bendición en la oración. que ni temía a Días. le haré justicia. Es una expresión de grandiosa fe. y dijo: "Oh mujer. diciendo: Hazme justicia de mi adversario. que aquel que viene mediante la obligación de . que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo. y dártelos? Os digo. que no deben avergonzarnos por una aparente negación o demora por parte de Dios. Y él no quiso por algún tiempo. En las dos parábolas jesús establece la necesidad de la importunidad de la oración. No siempre Dios nos permite obtener las cosas en el primer intento. ni respetaba a hombre. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. De este modo. La palabra traducida como importunidad significa literalmente "falta de vergüenza". Nos entrena y nos hace más fuertes al obligarnos a trabajar arduamente por lo mejor. no puedo levantarme. Había tambitn en aquella dudad una viuda. "También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre. ella no se conformará con esto. ni tengo respeto a hombre. sin embargo. jesús vio su importunidad desvergonzada con placer. diciendo: Había en una ciudad un juez. sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite" (Lucas 11:5-8). la cual venía a él. y no desmayar. grande es tu fe. ¿hallará fe en la tierra?" (Lucas 18:1-8).l~ no se conformará con un "no" por respuesta. . ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos.Siempre orar sin desmayar I 73 mis niños están conmigo en cama. Él nos hace orar con persistencia. que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Dios se regocij.Él tampoco nos da lo que pedimos en respuesta a la primera plegaria. de un modo asombroso. jesús parece apartar a la mujer cananea casi con rudeza. Pero cuando venga el Hijo del Hombre.

quizás no es la voluntad de Dios. a través de la fe en La Palabra o la guía del Espíritu Santo reclamar la primera vez que le hemos pedido a Dios.Bueno. y el hombre fuerte de oración cuando ora por algo. Debemos tener cuidado con lo que le pedimos a Dios. George Müller oró por dos hombres todos los días por más de sesenta años. pero más allá de todo. . Unas de las grandes necesidades de nuestros días son hombres y mujeres que no solo empiecen a orar por cosas. Los que oran más de dos veces por la misma cosa han sobrepasado a su Maestro (ver Mateo 26:44). o hasta que Dios nos deje muy en claro que no es su voluntad concedérnoslo. en otras ocasiones debemos orar una y otra vez antes de obtener una respuesta. pienso que durante el último servicio que este dio. antes de obtener lo que uno busca de Dios. Uno de esos hombres se convirtió poco antes de la muerte de Müller. Por regla general. continúa insistiendo hasta que lo consigue. No se le llama sometimiento a la voluntad de Dios cuando abandonamos después de uno o dos intentos para obtener las cosas. el otro se convirtió un año después de su muerte. pero cuando comenzamos a orar no debemos detenernos hasta obtener lo deseado. Cuando el hombre fuerte de acción se dispone a cumplir una tarea. continúa haciéndolo hasta que obtiene lo que busca. Muchos lo llaman sometimiento a la voluntad de Dios. hay oportunidades en las que podemos. incluso durante un largo período de años. y dicen: . se lo llama falta de fuerza o de carácter. o la centésima vez. cuando Dios no les garantiza sus ruegos en la primera o segunda petición. sino pereza espiritual. que debemos "aceptar lo que venga" en la primera oración. sino que continúen haciéndolo hasta obtener lo que buscan por parte del Señor. o la segunda. Algunos nos hacen creer que orar dos veces por la misma cosa manifiesta falta de fe. si no la cumple la primera vez.74 (\)]110 OHI!" 75 pedir una y otra vez. Sin duda. esto no es sometimiento.

y mis palabras . pedid todo lo que queréis.Capítulo 7 VIVIR EN CRISTO permanecen en vosotros. entonces. El secreto de la oración se encuentra en estas palabras de nuestro Señor. una manera de pedir y conseguir precisamente lo que pedimos. Existe. Cristo pone dos condiciones para esta oración que prevalece: "S i permanecéis en mí. y os será hecho" Ouan 15: 7). y conseguir todo lo que pedimos. He aquí la oración con un poder sin límites: "Pedid todo lo que queréis y os será hecho".

.

el método para vivir en Cristo. Este es. sus deseos en nosotros. Así. nuestros pensamientos no son nuestros. todo lo que tenemos que hacer para vivir -o continuaren Cristo es simplemente renunciar a una vida completamente propia. estar en Cristo mediante recibir a Cristo como Salvador expiatorio de la culpa del pecado. sino suyos.-------------"------ 80 Cómo orar Vivir orar a través de Él. hojas. Pero en este versículo aparece otra condición. tal como los brotes. el Salvador resucitado del poder del pecado. hojas. sino de la misma vid quien hacía fluir vida a través de las ramas y se manifestaba a sí misma en esos brotes. sus propósitos. nuestros frutos no son nuestros. guardarlas en nuestra memoria. devorarlas. Vivir en Cristo es una cuestión realmente simple. en realidad. es una vida maravillosa de privilegio y poder. nuestros gozos no son nuestros. Es en vano esperar que la oración sea potente. renunciar a cada pensamiento. más que por uno mismo. por supuesto. cada afecto propio. hojas. Para vivir en Cristo uno debe. es decir simplemente de otra manera que debemos orar "en el Espíritu". sino suyos. cuando vivimos en Cristo. y solo mirar día tras día hacia Jesucristo para formar sus pensamientos. Las Palabras de Cristo d~ben vivir o continuar en nosotros. sino suyos. sus afectos. flores y frutos de las ramas que vivían en la vid no eran los brotes. y le permitamos penetrar profundamente y encontrar una morada permanente en nuestros corazones. Si vamos a obtener de Dios todo lo que le pidamos. cada deseo. 2. Las Palabras que Él dirige hacia nosotros son espíritu y son vida (ver Juan 6:33). obedecerlas constantemente en nuestra vida. Es por medio de sus Palabras que Jesús se nos comunica a sí mismo. a menos que meditemos lo suficiente sobre La Palabra de Cristo. aunque se encuentra contenida en la primera: "Mis palabras permanecen en vosotros". permitirles que moldeen y formen nuestra rutina y cada uno de nuestros actos. Señor y Maestro de nuestra vida entera. flores y frutos. Debemos estudiar sus Palabras. cada propósito. . Para estar en Cristo. permitirles introducirse en nuestro entendimiento y en nuestro corazón. flores y frutos de las ramas. sin embargo.

No han guardado en sus corazones sus Palabras. y hacerlas el hálito de vida de nuestros corazones. Serán el molde en el cual nuestras oraciones tomarán forma. ellas nos impulsarán a la oración. transforme La Palabra en el hálito de vida del corazón. Es la oración nacida de la meditación sobre La Palabra de Dios la que se eleva más fácilmente hacia el oído atento de Dios. uno de los hombres de oración más potentes de esta generación. que el Espíritu Santo puede tener algo sobre lo cual Él puede obrar. pero la explicación es muy simple y se encuentra en la inobservancia de Las Palabras de Cristo. e implorando al Espíritu Santo que implante estas Palabras en nuestros corazones. El mero estudio intelectual de La Palabra de Dios no es suficiente. sino alimentándonos de su Palabra. se trata de la espada del Espíritu en muchos sentidos. y prevalecerán en Él. y aquel que conozca el obrar del Espíritu Santo en cualquier dirección. debe alimentarse de La Palabra.orar Muchos se preguntan acerca de la falta de fuerza en sus oraciones. su Palabra escrita tal como la encontramos en la Biblia. De manera que si permitimos que Las Palabras de Cristo vivan en nosotros. la oración comenzaba a formarse en su corazón. y era Dios quien respondía a las oraciones que Él mismo había inspirado. debe meditar mucho sobre La Palabra. cuando llegaba el momento de la oración. sus palabras no habitan en ellos. con un constante pedido a Dios para que. Es prácticamente imposible que haya una oración que prevalezca donde exista inobservancia en el estudio de La Palabra de Dios. y estas oraciones estarán necesariamente en línea con la voluntad de Dios. Aquel que ora en el Espíritu. George Müller. De esta manera Dios mismo era el autor de la oración. a partir del mismo estudio de su Palabra. y la inobservancia de La Palabra hace que resulte imposible orar en el . sino que debe meditarse sobre ella. No se trata de estadios de meditación mística o experiencias de éxtasis en los cuales aprendemos a vivir en Cristo. comenzaba leyendo y meditando sobre La Palabra de Dios hasta que. El Espíritu Santo realiza sus oraciones en nosotros a través de La Palabra. mediante su Espíritu. La Palabra de Dios es el instrumento mediante el cual obra el Espíritu Santo. La Palabra de Dios debe dar vueltas en nuestra mente una y otra y otra vez.

todas nuestras dificultades en lo que respecta a la oración. sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oraci6n y ruego. que sobrepasa todo entendimiento. entonces. con acci6n de gracias.Espíritu Santo. . Y la paz de Dios. guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús". desaparecerán. que Pablo nos entrega en Filipenses 4:6-7: "Por nada estéis afanosos. Si alimentamos el fuego de nuestras oraciones con el combustible de La Palabra de Dios. Capítulo 8 LA ORACIÓN CON ACCIÓN DE GRACIAS E xisten cuatro palabras por lo general ignoradas en relación al aprendizaje de la oración. Y las cuatro palabras ignoradas son "con acci6n de gracias".

Ciertamente. es que se toman muy poco tiempo para meditar y agradecer a Dios por las bendiciones recibidas. nuestra fe aumenta y nos permite acercarnos a Dios con renovada determinación y seguridad.. Si alguien recurriera constantemente a nosotros pidiéndonos ayuda y nunca nos dijera "gracias" pOi" dicha ayuda. estoy seguro de que nos encontraríamos envueltos en una gran confusión. Cuando Jesús curó a los diez leprosos y solo uno de ellos fue a agradecerle. Al retribuirle las gracias por las bendiciones recibidas. y su frecuente respuesta a nuestras plegarias. como lo somos con la oración. es que no hemos reparado en agradecer por aquellas que ya nos han sido concedidas. Deberíamos ser tan constantes y específicos con el agradecimiento. la fe se . el motivo por el cual muchos tienen tan poca fe al orar. Cuán a menudo Él mira con tristeza nuestra inadvertencia respecto de sus repetidas bendiciones. nunca debemos olvidar darle las gracias por aquellas bendiciones que ya nos han sido concedidas. ¿dónde están?" (Lucas 17: 17). y que en raras ocasiones hemos agradecido a Dios por las respuestas entonces dadas. Evidentemente. y enseñarnos a ser agradecidos.'\6 CllT1l0 onll' La oracion con llccion de Al acercarnos a Dios para pedirle nuevas bendiciones. Mientras reflexionamos sobre las respuestas dadas a nuestras oraciones. con el objetivo de hacernos reflexionar sobre nuestra ingratitud. evitaríamos alentar tal grado de ingratitud. nuestra acción de gracias es vaga e indeterminada. De hecho. pero cuando se trata de agradecerle. Nos dirigimos a Dios con peticiones precisas. Nuestra ingratitud y falta de reconocimiento hacia Dios hiere profundamente a Dios. al considerar a quien ayudamos. Él exclamó asombrado y dolorido: "¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve. Sin duda alguna. nuestro Padre celestial en pos de nuestro propio bien. una de las razones por las cuales muchas de nuestras oraciones carecen de poder. muchas veces se niega a responder nuestras peticiones. pronto nos cansaríamos de ayudar a esa persona tan desagradecida. Si alguno de nosotros se detuviera a reflexionar sobre cuántas de las oraciones que hemos ofrecido a Dios han sido respondidas.

Al recapacitar. . de ellos leemos que estaban continuamente en el templo alabando y bendiciendo a Dios. y empezamos a sentir en el interior de nuestra alma que no existe nada imposible para nuestro Señor. y aquel que no aprende "a dar gracias por todo". no puede continuar orando en el Espíritu. iY en qué forma sus salmos abundan en agradecimiento y oración! También los apóstoles fueron potentes. que su manera de agradecer por una simple comida era tan notoria que dos de sus discípulos lo reconocen por esta característica después de su resurrección. Si aprendiéramos a orar con poder. fuerza y pensamiento en la misma acción de gracias por otro. deberíamos reconocer nuestra impertinencia ante Dios y confesar nuestro pecado. Encontramos en el estudio de su vida. Pablo fue un potente hombre de oración.Cómo orar La oración con acción de acrecienta más y más. Los más potentes hombres de oración que aparecen en la Biblia y a lo largo de toda la historia de la Iglesia. La acción de gracias es uno de los resulta- dos inevitables al ser colmado por el Espíritu Santo. David fue uno de ellos. por un lado. son los que han sabido entregarse a la oración y al agradecimiento. haríamos bien al permitir que estas cuatro palabras se graben profundamente en nuestros corazones: "con acción de gracias". y cuán a menudo en sus epístolas estalla en sincero agradecimiento hacia Dios por las bendiciones y respuestas a sus oraciones. sobre la soberana bondad de Dios para con nosotros y sobre nuestra ínfima reflexión. Jesús es nuestro modelo tanto para la oraClOn como para todo lo demás.

Y l.Capítulo 9 OBSTÁCULOS PARA LA ORACIÓN a hemos analizado las condiciones positivas de la oración elevada. El primer obstáculo para la oración lo encontramos en Santiago 4:3: "Pedís. para gastar en vuestros deleites" (énfasis añadido). porque pedís mal. pero existen algunas cosas que impiden la oración. . Dios ha aclarado concretamente en su Palabra de cuáles se trata. y no recibís.

más de una mujer ora por la conversión de su esposo. tanto las iglesias como los ministros muchas veces oran por este reavivamiento. orar por eso es lo más apropiado. muchas veces Dios no responde a estas oraciones. La oración es egoísta en esencia. Muchas de las oraciones son egoístas. Muchos oran para despertar su fe.. porque se hace de La Palabra de Dios algo vacío. Por fines tan bajos. por los pecados de quienes no creen. para que se haga un buen informe en el presbiterio. Ciertamente. para que la iglesia tenga una posición de mayor poder e influencia en la comunidad. está en línea con su voluntad. para que se llene el tesoro de la iglesia. y también. en la conferencia o en la asociación. porque no podemos soportar el hecho que Dios continúe siendo deshonrado por la frivolidad de la iglesia. Esto explica por qué muchas de nuestras oraciones permanecen sin respuesta. Las iglesias desean estos reavivamientos para que aumente la cantidad de fieles. Este tipo de oración le agrada a Dios. pero el motivo de la oración es completamente erróneo y. ¿Por qué debemos orar por un reavivamiento? Para la gloria de Dios. El verdadero propósito de toda oración es la gloria misma de Dios. en consecuencia. cosas que es voluntad de Dios otorgarnos. Si meramente pedimos recibir algo que nos otorgue placer o para nuestra propia gratificación de una u otra manera.Cómo orar Si nuestra oración tiene un objetivo egoísta. pero en muchos casos los motivos al pedir por la conversión de su esposo son enteramente impropios. pero muchas plegarias por este reavivamiento son puramente egoístas . para la gloria de Dios. porque no puede concebir la idea de que su marido deshonre a Dios Padre al pisotear al Hijo de Dios. egoístas. ¿Por qué desearía una mujer la conversión de su marido? Principalmente y por sobre todas las cosas. por la orgullosa falta de fe de hoy. Por ejemplo. las oraciones en sí son por cosas por las que está perfecto orar. pedimos equivocadamente y no necesitamos esperar por lo que pedimos. Desean que se conviertan porque para ella es mucho más placentero tener un marido que la comprenda. debemos orar para que Dios sea glorificado por el . Quizás. o porque es muy doloroso pensar que él pueda morir y perderse para siempre. la oración pierde toda su fuerza. entonces carecerá de fuerza. Por motivo tan egoísta es que desea que se convierta.

que no podía salvarlos. Muchos oran y oran y no obtienen respuesta alguna a su oración. por eso no los oirá. ni se ha agravado su oído para oír. Yeso parecería ser lo que pensaron los israelitas. para obtener poder como obreros cristianos o por otro motivo igualmente egoísta. ¿Por qué debemos orar al Espíritu? Para que Dios no siga siendo deshonrado por el bajo nivel de nuestra vida cristiana o la ineficiencia en el servicio. 2. Hombres y mujeres oran pidiendo el Espíritu Santo por su propia felicidad o para ser salvados de la desgracia de la derrota en sus vidas." Esto es lo que sucede en la actualidad. Creyeron que la mano del Señor era demasiado corta. su mano tan poderosa como para salvar. si es que alguna vez existieron dichos días. y sus pecados les han escondido el rostro de Dios. Muchos imploran a Dios en vano. Ese obstáculo es sus propios pecados. pero hay un obstáculo. para glorificar a Dios con la nueva belleza que llega a nuestras vidas y la nueva fuerza que llega a nuestro servicio. "No es así -dijo Isaías-. El pecado obstaculiza la oración. Más de una oración por el Espíritu Santo es puramente egoísta. y que su oído se había vuelto sordo y que ya no podía oír. simplemente a causa del pecado en sus vidas. Por estas razones. el oído de Dios está justo tan abierto como para oíros como siempre. pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios. así lo dijo Él mismo en su Palabra (ver Lucas 11:13). principalmente y por sobre todas las cosas. o creen que se acabaron los dfas en los que Dios respondía las oraciones. Debe haber algún pecado inconfeso y sin juzgar en el . A lo mejor están tentados a pensar que no es la voluntad de Dios responderles. es que debemos orar por el reavivamiento de nuestra fe. pero muchas de las oraciones que piden por el Espíritu Santo son obstaculizadas por el egoísmo del motivo que se esconde detrás de ellas. Es verdad que es voluntad de Dios entregarles el Espíritu Santo a quienes se lo pidan.orar Obstáculos para b oraciÓn I 95 torrente de su Espíritu sobre la Iglesia de Cristo. y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír". El segundo obstáculo para la oración lo encontramos en Isaías 59:1-2: "He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar. Sus iniquidades los han separado de su Dios.

el Señor no me habría escuchado" (Salmo 66: 18). de toda fuerza ybendición. lo abandonaré". Desperté en el medio de la noche con un dolor físico muy fuerte y gran inquietud en el alma. Le pedí a Dios que me mostrara si había algo malo en mi vida. "Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad. pruébame y conoce mis pensamientos. o Dios sería deshonrado. la respuesta no venía. Cualquiera que tenga fuerza en la oración debe ser despiadado al tratar con sus propios pecados. y encontré la pai~ Al poco tiempo. debe haber algún pecado en el presente que es algo que la persona atesora. cuando oraba por dos cosas específicas que creía que debía tener. y ve si hay en mí camino de perversidad. Quien encuentre sus oraciones sin efecto no debería concluir que aquello que pide de Dios no es acorde a su voluntad. Mientras continuemos en el pecado o en con Dios. y el dinero que tanto necesitaba para honrar el nombre de Dios. He pecado. En lo más profundo de mi corazón. sino que debería orar en soledad a Dios junto con el salmista: "Examíname. algo concreto. sin embargo. y que las consiguiera en ese momento. Imploré a Dios por estas cosas. y guíame en el cam!no eterno" (Salmo 129:23-24) yesperar ante El hasta que apunte con su dedo hacia aquello que es desagradable a sus ojos. y muy probablemente no lo considera pecado. y Dios "no oirá". en el corazón o en la vida. pero que yo negaba a confesarlo como pecado. Entonces. Por la mañana desperté sin dolor físico alguno. Recuerdo bien una oportunidad en mi vida. Me dirigí a Dios: "Si lo que está mal es esto. llegó. . debe confesar y quitar su pecado. dormía como un niño. pero seguí sin recibir respuesta. Lo abandonaré". pero no hubo respuesta. escondido en alguna parte. la manera en que rompe la conexión entre nosotros y la fuente de toda gracia. no podemos esperar que El preste atención a nuestras oraciones. El pecado es algo horrible. razoné con Él sobre cuán necesario era que las consiguiera. Finalmente dije: "Esto está mal. y una de las cosas más horribles del pecado es la manera en que obstaculiza la oración. Si cont~oversia corazón. pero tal pecado existe. sabia que eso estaba mal.Cómo orar Obstaculos para la oración I 97 pasado. y conoce mi Se me ocurrió algo que ya antes me había ocurrido con frecuencia. . aunque nunca lo había admitido. oh Dios.

o sus intereses antes que los intereses de Dios. y cuando el hombre considera el placer de su mujer antes que el placer de Dios. Cuanto más amemos a Cristo. puede ponerla antes que a Dios. A menudo Dios nos llama la atención por el hecho de que tenemos un ídolo. llacemos de nuestros hijos. La reputación o los negocios son ubicados antes que Dios. Muchos hombres hacen un ídolo de su reputación o sus negocios. Debemos responder una gran pregunta: si tuviéramos fuerza en la oración ¿está Dios absolutamente primero? ¿Está Él antes de nuestra esposa. Cualquier otra cosa o cualquier otra persona deben estar subordinadas a Él. Dios no puede oír las plegarias de dicho hombre. la oración elevada es imposible de que sea contestada. de nuestros hijos. Ningún hombre puede amar a su esposa más que demasiado.98 I Cómo orar Ob¡. y Dios no puede oír sus oraciones. ¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?" Los ídolos en el corazón hacen que Dios se niegue a escuchar nuestras oraciones. No quiere decÍr que amemos a nuestros hijos demasiado. Solo Dios tiene derecho a ocupar el lugar supremo en nuestro corazón. su esposa es un ídolo. ¿Qué es un ídolo? Un ídolo es cualquier cosa que tome el lugar de Dios. Más de un hombre hace de su esposa un ídolo. Encontramos el tercer obstáculo para la oración en Ezequiel 14:3: "Hijo de hombre.laculos para ltl oraciÓn I 99 hay algo que aparece constantemente en los momentos de íntima comunión con Dios. pero podemos poner a nuestros hijos en el lugar incorrecto. y han establecido el tropiezo de su maldad delante de su rostro. estos hombres han puesto sus ídolos en su corazón. de este modo. puede ubicarla en el lugar incorrecto. cualquier cosa que sea el objeto supremo de nuestro afecto. de nuestra reputación. ídolos. podemos ubicarlos antes que a Dios. Cuando actuamos de esta manera. nos induce a replantearnos por qué . de nuestros negocios? De no ser así. 3. cuando le brinda a ella el primer lugar y a Dios el segundo. Más de una mujer hace de sus hijos un ídolo. y lo hace no respondiendo nuestras oraciones. pero sí. más amaremos a nuestros hijos. que es lo que nos impide la oración. alejémoslo.

porque con la misma medida con que medís. porque era muy bondadoso.Obs1áculos para la oraciÓn 1101 nuestras oraciones no son respondidas. Es aquel que da generosamente a los demás quien recibe con generosidad de Dios: "Dad. se nos dice que cuando amamos. y se os dará. sino que inmediatamente se lo pasaba a los demás. Una de las frases más maravillosas sobre la oración que prevalece (ya citada anteriormente): "Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibire- mos de él. Recibía constantemente porque daba constantemente. ni menos que mera tacañería. se pronunció en relación directa con la generosidad para conforme a sus riquezas en gloria en Cristo . remecida y rebosando darán en vuestro regazo. cuando abrimos nuestros corazones hacia nuestro hermano necesitado. Más de un hombre o mujer que busca encontrar el secreto de la falta de poder en sus oraciones. lo alejemos y. 4.= anual por miembro para las misiones extranjeras. El cuarto obstáculo para la oración lo encontramos en Proverbios 21:13: "El que cie- con los necesitados. y no será oído". y que descubramos al ídolo. pues. apretada. George Müller. Quizás la promesa más maravillosa de la Biblia respecto a la entrega de Dios para nuestras necesidades. sino con hechos y de verdad. se encuentra en Filipenses 4:19: "Mi Dios. debemos dar a los otros. también él clamará. os volverán a medir" (Lucas 6:38). y hacemos las cosas que son agradables delante de él" (1 Juan 3:22. En el contexto. El hombre tacaño es el orador sin fuerza. medida buena. no hay que preguntarse por su falta de poder en la oración. suplirá todo lo que asfalta rra su oído al clamor del pobre. Cuando pensamos en el egoísmo de la iglesia actual. no tS ni má:. Quizás no exista mayor impedimento para la oración que la tacañería. entonces. Si recibimos algo de Dios. Nunca se quedaba con lo que Dios le daba. Dios oiga nuestras oraciones. en cómo las iglesias ortodoxas no alcanzan un promedio de $ l. no con palabras. a quien ya nos referimos. porque guardamos sus mandamientos. no necesita buscar lejos. era un hombre de oración potente. la falta de generosidad ante los pobres y ante la obra de Dios. El hombre generoso es el orador potente. énfasis añadido). es ahí y solo ahí cuando confiamos en Dios con la oración.

pero muestra poca consideración por el trato hacia su mujer. cuando el secreto se encuentra en el rencor que albergan en sus corazones hacia alguien que los haya lastimado. cuando nosotros albergamos mala voluntad contra aquellos que han sido injustos con nosotros. Aquel que guarda rencor hacia otro ha cerrado el oído de Dios para su propio pedido. El quinto obstáculo para la oración está en Marcos 11:25: "Y cuando estéis orando. La oración es respondida sobre la base de que nuestros pecados sean perdonados. amigos . Un espíritu que no perdona es uno de los obstáculos más comunes para la oración. Muchos padres y madres permiten que sus hijos pasen a la eternidad sin salvación. Encontramos en 1 Pedro 3: 7 el sexto obstáculo para la oración: "Vosotros. Más de un hombre que tiene grandes presunciones de piedad. o que imaginan que los ha lastimado. Aquí nos dice sencillamente que la relación inapropiada entre marido y mujer es un obstáculo para la oración.Obb1ÚClllos para la oraciÓn i 103 Jesús". Una y otra vez las oraciones de los maridos son obstaculizadas por su propia falla en el debido trato para con su mujer. Cuántas personas hay que imploran a Dios por la conversión de su esposo. Por otro lado. si tenéis algo contra alguno.. Esta gloriosa promesa fue hecha a la iglesia filipense. 5. perdonad. y como a coherederas de la gracia de la vida. a menudo la encontrarían en la relación con su cónyuge. igualmente. dando honor a la mujer como a vaso más frágil.. es sin duda cierto que las oraciones de las mujeres son obstaculizadas por su falta del trato adecuado para con sus maridos. y es . vivid con ellas sabiamente. maridos. hijos. para que vuestras oraciones no tengan estorbo". Si marido y mujer buscaran diligentemente encontrar la causa de sus oraciones no respondidas. y en relación directa con su generosidad. 6. para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas". y Dios no puede relacionarse con nosotros basándose en el perdón. y se preguntan por qué su oración no es respondida. que es miembro muy activo en la obra cristiana. por la mísera gratificación de odiar a alguien.

¡Cuántas oraciones son obstaculizadas por nuestra maldita falta de fe! Nos dirigimos a Dios para pedirle por algo que está prometido en su Palabra. pues. quien tal haga. Muchos de nosotros lo hacemos al suplicar sus promesas. no dudando nada. El versículo que hemos citado explica el aparente misterio. y le será dada. pfdala a Dios. que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. sin dudas. "No piense. que recibirá cosa alguna del Señor". por qué sus oraciones no son respondidas. que es la causa de la muerte espiritual y de la falta de poder en la oración. Existen otras cosas en las relaciones entre marido y mujer de las que no puede hablarse públicamente. y luego no esperamos conseguirlo. 7. No piense. porque el que duda es semejante a la onda del mar. si no bruto. y luego se preguntará por qué no hay poder en sus oraciones. Por otra parte. deberían desplegar toda su vida matrimonial ante Dios. la mujer muy devota de la iglesia que con mucha fe atiende todos los servicios pero trata a su marido con la más imperdonable falta de atención. pero que. El séptimo obstáculo aparece en Santiago 1: 5-7: "Y si alguno de vosotros tiene falta de sabidurla. . pues. constituyen un obstáculo para el acercamiento a Dios mediante la oración. el cual da a todos abundantemente y sin reproche. Si la cuestionamos convertimos a Dios en un mentiroso. Todos los hombres y mujeres cuyas oraciones parecen no ser respondidas.Obstáculos para la oraciÓn 1105 generalmente ingrato. entonces. que recibirá cosa alguna del Señor". es colérica e irritable para con él. Pero pida con fe. y pedirle a Él que ponga su dedo sobre lo que encuentre desagradable ante su vista. y no es de extrañar que no haya respuesta a nuestra oración. quien tal haga. Hay mucho pecado oculto bajo el sagrado nombre del matrimonio. Las oraciones se ven obstaculizadas por la falta de fe. lo hiere con la brusquedad de sus palabras y con su temperamento ingobernable. se preguntará. Dios nos ordena que creamos absolutamente en su Palabra.

lee- . en el versículo 35. En el primer capítulo del Evangelio de Marcos. S l.Capítulo 10 CUÁNDO ORAR i conociéramos la plenitud de la bendición que existe en la vida en la oración. es importante no solo que oremos correctamente. El ejemplo del mismo Cristo está colmado de sugerencias sobre el momento adecuado para la oración. sino también en el momento oportuno.

ni tampoco sabremos en qué medida era una práctica común. queda santificado todo el día. Podemos conseguir más con la oración matinal que si la realizamos en cualquier otro momento del día. Está libre de distracciones. Aquí vemos que Jesús oró por la noche. y pasó la noche orando a Dios" (énfasis añadido). No debemos decir: "voy . Pero el abuso de esta práctica no es la razón para negarla por completo. salió y se fue a un lugar desierto. es más fácil de conseguir en las primeras horas de la mañana. Por supuesto. echa luz aún en mayor m~di­ da respecto al momento adecuado para orar. existe un modo de separar noches para la oración en el cual no hay ganancia alguna. 2. Más aún. y allí oraba" (énfasis añadido). Por supuesto. las tentaciones y el servicio de ese día. la tentación o el servicio. y esa total y absoluta concentración hacia Dios. Leemos: "En aquellos días él fue al monte a orar. El sextocapítuló de Lucas eh el versículo 12. y obtener f~erz~ para todo eso. que pasó toda la noche orando. que es esencial para una oración eficaz. Aquí también haríamos bien en seguir los pasos del Señor.108 Cómo orar Cuando orar 1109 mos: "Levantándose muy de mañana. siendo aún muy oscuro. es puro legalismo. había veces en que se entregaba toda la noche a la oración. sin embargo. En las primeras horas del día la mente está fresca yen su mejor momento. Jesús eligió las primeras horas de la mañana para la oración. debe separar la primera parte del día y disponerla para el encuentro con Dios mediante el estudio de su Palabra y la oración. cuando pasamos las primeras horas del día orando. Debemos conseguir la Vlctona antes de que llegue la hora del juicio. El lugar secreto para la oración es el lugar donde peleemos las batallas y obtengamos las victorias. Muchos de los más fervientes hombres de Dios han seguido este ejemplo del Señor. no debemos suponer que se trataba de una práctica habitual de nuestro Señor. Lo primero que hacemos cada día debería ser encontramos a solas con Dios y encarar nuestras obligaciones. y obtenemos fuerza para superar las tentaciones y cumplir con nuestras obligaciones. Cada criatura de Dios que quiera hacer lo más posible de su vida por Cristo.

y cuando Él hace esto en su infinita gracia. En las horas de la noche el mundo calla y duerme. Jesucristo oró antes de toda gran crisis en su vida sobre la Tierra. o qué es lo que oraremos o pediremos. Cada vez que vemos que se acerca una crisis en nuestra vida. sin molestias en nuestra comunión con Él. y al retiramos. por cierto. Si apartamos una noche entera para la oración. Oró antes de elegir a los doce discípulos. habrá tiempo para que se aquiete nuestro corazón ante Dios. y entonces podemos estar a solas con Dios más fácilmente.orar Cuando a pasar toda la noche orando". Lucas 22:39-46). y dejamos guiar en una u otra dirección según Él lo indique. La noche de oración ha de ponerse enteramente bajo el control de Dios. que ganaremos el favor de Dios en tal ejercicio: eso es legalismo. antes del sermón del monte. antes de iniciar una gira de evangelización. Pero muchas veces haremos bien al decir: "Separaré esta noche para el encuentro con Dios y. habrá tiempo para que toda nuestra mente se ponga bajo la guía del Espíritu Santo. debemos preparamos con un período de oración muy definida a Dios. Se preparó para cada crisis importante con un período de oración. habrá tiempo para orar con perseverancia. 21-22. ¡benditas son. si Él me guía entregaré toda la noche a la oración". Marcos 1:35-38. No debemos establecer cuánto durará. . antes de anunciar a los doce su muerte. antes de la gran consumación de su vida en la cruz (ver Lucas 6:12-13. Debemos tomar mucho tiempo para esta oración. según Él nos guíe. esas horas de oración nocturna! Las noches de oración a Dios son seguidas de días de fuerza con los hombres. Lo mismo debemos hacer nosotros. antes de su unción con el Espíritu Santo y su entrada en su ministerio público. Dios nos mantendrá en comunión con Él hasta entrada la mañana. obtener su bendición y fuerzas. con el pensamiento de que hay mérito alguno. y de ser necesario. En otras oportunidades. como si no hubiéramos pasado el tiempo orando. sino estar dispuestos a esperar a Dios durante poco o mucho tiempo. Lucas 3:21-22. Lucas 9:18. Muchas veces habremos orado por cosas mucho antes de que la noche haya pasado. así. no habrá apuro. encontraremos más refrescante y fortificante el sueño.

Muchos cristianos y hombres de Dios han aprendido este secreto de Cristo. humildemente ante Dios. Cuando las han logrado. Y así fue de victoria en victoria. Hay gente que está tan ocupada que no encuentra tiempo para orar.Como orar Cuando orar 1113 3. y pásó allí horas a solas con Dios. y por eso no avanzamos. podríamos pasar a logros aún mayores. y entonces el orgullo hace su entrada. y entonces Dios se ve obligado a dejarlos de lado. siempre apartaba tiempo para orar. y cuanto más trabajaba. cuando le damos toda la gloria por lo que se ha logrado. en lugar de apartarse para estar a solas. leemos en Lucas 5:15-16: "Pero su fama se extendía más y más. Se retiraba de la multitud en esos momentos e iba al desierto para orar. envió a sus discípulos a otra parte y fue a orar a solas al monte. Cristo oró no solo antes de los grandes eventos y victorias de su vida. Mas él se apartaba a lugares desiertos. se han sentido investidos de poder. cuando más ocupado estaba Cristo.33. de hecho. se felicitan de lo que han conseguido. orando (ver Mateo 14:23. Muchos. sino también después de sus grandes logros y crisis importantes. y cuando están muy atareados suelen apartar un tiempo para la oración. Es más común para nosotros orar antes de los grandes eventos de la vida que después. y la multitud quiso hacerlo rey. Por ejemplo.Juan 6:15). Hay otros que solían ser poderosos hombres de Dios y perdieron su poder porque no aprendieron este . más oraba. Las grandes cosas logradas no fueron seguidas de humillación del propio ser y de oración a Dios. Jesucristo dedicó tiempo especial de oración . en respuesta a la oración. Si oráramos después de los grandes logros de la vida. y oraba". quita al hombre su poder de oración. por lo general nos sentimos agotados o envanecidos por lo que hacemos en el nombre del Señor. tanto más oraba.cuando estaba especialmente ocupado. o para descansar y dormir (ver Marcos 6:31. aunque esto último es tan importante como lo primero. Cuando alimentó a los cinco mil con las cinco hogazas y dos pescados.46). se envanecen. A veces ni siquiera tenía tiempo para comer (ver Marcos 3:20). y se reunía mucha gente para oírle. Sin embargo. y por eso logran grandes cosas en el nombre del Señor. Aparentemente. y para que les sanase de sus enfermedades.

En 1 Tesalonicenses 5: 17 leemos: "Orad sin cesar" (énfasis añadido).1_ Como orar Cuando secreto. 4. pero también hay tentaciones que vemos a la distancia. 5. tanto más tiempo debemos pasar en oración. "orando en todo tiempo" (énfasis añadido). Cuando ya se acercaba a la cruz y se daba cuenta de que en ella vendría la última y más grande prueba de su vida. Y en Efesios 6: 18. Hace años tuve el privilegio. Muchas tentaciones nos toman por sorpresa.. Fue "a un lugar que se llama Getsemaní. junto a otros estudiantes de teología. la agonía y la victoria de Getsemaní. de formular preguntas a uno de los hombres de Dios más útiles en ese momento. he de admitir que tuve tanto trabajo últimamente que no pude dedicar a la oración el tiempo que debía-o ¿Ha de extrañarnos que ese hombre haya perdido su poder y que la gran obra que estaba cumpliendo se viera empañada en gran medida? jamás olvidemos que cuanto más nos presiona el trabajo. y en esos casos habrá que ganar la victoria antes de que la tentación nos alcance. jesús iba al jardín a orar. entre tanto que voy allí y oro" (Mateo 26:36). respondió: -Bueno. Debemos andar en constante comunión con . sin anunciarse. Mientras jesús oraba los discípulos dormían. enseguida. permitieron que el trabajo quitara lugar a la oración. La calma majestad de la postura de jesucristo al enfrentar los terribles ataques en el tribunal de Pilato y el Calvario. fueron resultado de la lucha. jesucristo oró antes de las grandes tentaciones de su vida. y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí. La victoria del Calvario se ganó esa noche en el jardín de Getsemaní. así que tI se mantuvo firme en tanto que ellos cayeron de manera ignominiosa.___ 11_4-1. y lo único que podemos hacer en ese momento es elevar un grito a Dios para que nos auxilie. La nuestra debe ser una vida de oración. Pregunté: -¿Nos diría algo sobre su vida de oración?El hombre guardó silencio durante un momento y luego mirándome con sinceridad.

seguro. La voz del Señor dada en La Palabra escrita ha sido . S Es. para que tu pueblo se regocije en tU" (Salmo 85:6).Dios. días. gran parte de nuestra oración tendrá que ser por un reavivamiento general. Debe haber una constante búsqueda del alma de Dios. Si hubo momento en que fue necesario clamar a Dios con las palabras del salmista "¿No volverás a damos vida. al punto de que al despertar en medio de la noche sea lo más natural del mundo que le hablemos para agradecerle o pedirle. Capítulo 11 LA NECESIDAD DE ORAR ANTES y DURANTE EL REAVIVAMIENTO i hemos de orar correctamente en estos . porque los hombres han invalidado la ley divina (ver Salmo 119:126). es en estos días. Debemos caminar en su presencia como hábito. mOmento para que el Señor obre.

pero lo que necesitamos tanto es un reavivamiento general. tanto como por la Iglesia. Pensemos primero qué es un reavivamiento general.. Son las imitaciones que el diablo hace. l. son generales. Y no están confinadas a un país en particular. en la iglesia y en los no salvos. Sentimos excitación religiosa con los métodos astutos y la influencia hipnótica del evangelista meramente profesional. Un reavivamiento es un tiempo de aceleración o de entrega de vida. Son resultados que se ven en los ministros. Como Dios solamente es quien puede dar vida. aunque se manifiesten más en algunos que· en otros.. y no es necesario. sino un tiempo para que Jehová mismo entre en acción y palabra. Este tiempo no es un tiempo para el desaliento: quien cree en Dios y cree en La Biblia jamás puede desalentarse. oh. miento general. Jehová" (Salmo 119:126). en una u otra comunidad. La razón por la que hace falta un reavivamiento general. sino que es general en toda la cristiandad. Como ministros no sentimos todo el . El Espíritu de Dios que da vida ha insuflado su aliento en un ministro. El cristiano inteligente. La gran necesidad de hoyes un reaviva- que esta nueva vida de Dios no está confinada a localidades dispersas. es que la dejadez y desolación espiritual y la muerte. gritará con el salmista: "Tiempo es de actuar. Los resultados del reavivamiento en un ministro son: a) El ministro siente nuevo amor por las almas. y en los domésticos. o en una iglesia. que cubra a toda la Tierra. pero esto no es reavivamiento. el reavivamiento es el tiempo en que Dios visita a su pueblo y mediante el poder de su Espíritu imparte nueva vida en ellos. Está también en los campos de misión._________ L_ _ __ Cómo orar _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ __ La nece~idad de orar allte~ y durante. por aquí y por allá. el centinela siempre en vigilia sobre los muros de Sión. Tenemos reavivamientos locales. sí. eso es un reavivamientoo El reavivamiento general es el tiempo en Veamos por un momento cuáles son los resultados de un reavivamiento. y por medio de ellos imparte vida a los pecadores muertos en sus pecados y transgresiones. Nueva vida de Dios. en todo el mundo. 1 119 invalidada por el mundo.

importuno. Hablan de Cristo en las calles. Ya no pasan una larga semana preparando el sermón. La gente ya no pregunta: "¿Responde Dios a la oración?" Saben que así es. las dejan de lado. más que todo juicio de herejía que se haya instituido jamás. 2. Salen con gran anhelo de la salvación de los demás. El genuino reavivamiento general hará más por revolucionar las cosas que por ordenarlas. y día y noche asedian el trono de gracia. yendo al teatro o haciendo tonterías parecidas. c) En tiempos de reavivamiento los cristianos salen a trabajar por las almas perdidas. Predicar es un gozo. La voz de la oración sincera a Dios se oye día y noche. Los resultados del reavivamiento en los cristianos por lo general son tan marcados como en los ministros. lleno de poder en tiempos de reavivamiento. Van a las reuniones para buscar almas y llevarlas a Cristo. la .120 1 Cómo onlr La nccc~¡dad de orar antes y dural1te". en las tiendas. Echa al viento sus dudas y críticas de la Biblia y los credos. Olvidan su ambición por predicar el gran sermón para obtener fama. jugando a las cartas. No se reúnen solamente para estar juntos. refrescante. especialmente al Cristo crucificado. La oración privada tiene mayor celo. 1121 amor de debiéramos. b) En tiempos de reavivamiento los cristianos obtienen nuevo espíritu de oración. sino la necesidad del corazón hambriento. c) Los reavivamientos dan a los ministros nueva libertad y poder para predicar. pasar buenos momentos y obtener bendición. en sus casas. ni les causa tensión predicarlo una vez preparado. a) En tiempos de reavivamiento los cristianos se apartan del mundo y viven vidas separadas de este. Las reuniones de oración ya no son una obligación. b) Cuando llega el verdadero reavivamiento el ministro siente nuevo amor por La Palabra de Dios y nueva fe en La Palabra de Dios. Pero cuando Dios visita a su pueblo los corazones de los ministros reciben especial carga por los no salvos. y solamente anhelan ver que vengan a Cristo más y más personas. La cruz de Cristo. Los reavivamientos hacen que los ministros más liberales se vuelvan más ortodoxos. y va a predicar la Biblia. Todo esto se vuelve incompatible con la luz y la vida que crecen. no como lo sentía Jesús o Pablo. Los cristianos que solían divertirse con cosas del mundo.

Ahora hemos visto que el reavivamiento es una venida del Espíritu Santo. y habrá conversiones. el segundo resultado fueron tres mil conversiones en un solo día. Por qué hace falta un reavivamiento general Vemos lo que es un reavivamiento general y qué hace. las modas. el cielo y el infierno son su constante tema de conversación. todo eso se olvida. La vida es gozo y la nueva vida es nuevo gozo. pero buenos para las librerías y agencias bíblicas. Continuamente leo sobre reavivamientos aquí o allá. días de paraíso en la Tierra. El primer resultado de Pentecostés fue nueva vida y poder a los ciento veinte discípulos en el aposento alto. Cuando Dios refresca a su pueblo. Tengo mis dudas sobre este tipo de reavivamiento. y por eso ha de haber nueva convicción. porque traen profunda convicción de pecado. Si vemos algo que llaman reavivamiento y no hay convic- ción de pecado. Siempre es así. testimonio y persuasión. Los reavivamientos son malos para los cines o bares. Los reavivamientos también tienen decidida influencia en el mundo no salvo.La nccc::. b) Los reavivamientos también traen conversión y regeneración. a) Ante todo. d) En tiempos de reavivamiento los cristianos tienen nuevo gozo en Cristo. irán por los no salvos con oración. 3. en que hubo gran auxilio para los cristianos. y siempre la hay. aunque sin conversiones. veamos ahora el tema de por qué hace falta en estos días. e) En tiempos de reavivamiento los cristianos sienten nuevo amor por La Palabra de Dios.idad de orar anlc1-> salvación. Creo que la mera descripción de lo que es y lo que hace muestra . La política. sabremos enseguida que es falso. el clima. Jesús dijo que cuando el Espíritu viniera convencería al mundo de pecado (ver Juan 16: 7-8). lo último en novelas . Es la marca distintiva del reavivamiento. Quieren estudiarla día y noche.. siempre sucede que también convierte a pecadores. Si los cristianos han sido verdaderamente refrescados y renovados.. Los días de reavivamiento son días alegres.

. Echemos en primer lugar una mirada al ministerio. que nos demuestran la necesidad imperiosa de un reavivamiento. l. y mucha falta. con una brillante capa de barniz. y cuando estuvieron todos de acuerdo en que así era. me alegro de que me llamen así. pasar buena parte de una noche en oración? No sé cuántos son. pero veamos algunas condiciones específicas de hoy. es sencillamente infidelidad. de Tom Paine". El profesor Howard Osgood.orar La ne\. b) Aún cuando nuestros mInIstros son ortodoxos -y gracias a Dios hay muchos. no quiero que me llamen optimista. asombró a su audiencia diciendo: "Estoy leyendo de 'Edad de la raz6n'.. Gran parte del así llamado nuevo aprendizaje y nueva crítica. Aunque soy optimista de todos modos. es posible que me llame pesimista. y las de algunos de nuestros profesores teólogos. para envenenar luego a la iglesia. del tipo Tom Paine. . y preguntó si no representaban con justicia la crítica de los estudiosos modernos. pero sé que muchos no lo saben. Nuestros futuros ministros a menudo son enseñados por profesores infieles. 1125 que hace falta. Si enfrentar los hechos es ser pesimista. estudioso verdadero y no solamente eco de la infidelidad alemana. o vida a la muerte. Los últimos no son tan rotundos y sinceros. pero quieren decir lo mismo. Son palabras duras. Porque si para ser optimista hay que cerrar los ojos y hay que llamar blanco a lo negro. leyó una vez una afirmación sobre diversas posiciones. verdad al error y rectitud al pecado.:cbidad de orar antes y duranh::. Porque señalar la condición actualllevará a una condición mejor..en muchas ocasiones no son hombres de oración. naturalmente saldrán infieles en muchos casos. a) Muchos de los que somos ministros ortodoxos profesos somos prácticamente infieles. Poco hay de nuevo en la crítica más alta. y como son muchachos inmaduros al entrar en el seminario o la universidad. pero es un hecho indiscutible. porque dicen las cosas con frases más elegantes y estudiadas. No hay diferencia esencial entre las enseñanzas de Tom Paine y Bob lngersoll. Al mostrar estas condiciones. ¿Cuántos ministros modernos saben lo que es luchar en oración.

Bastante malo.. Lo mundano hace estragos entre los miembros de la Iglesia. b) Veamos el estado espiritual de la Iglesia. Muchos ansían tanto como cualquiera el lograr riqueza y dinero. del que pasan lavándose en la santa Palabra de Dios. por nuestro bien. etc. La falta de oración abunda en muchos miembros de la Iglesia.La necesidad de orar an1es y durante. la Sanación"' Metafísica. y ya no se cree en el infierno. Entonces veamos las modas y errores que han nacido de esta pérdida de fe. pero es evidente que hace falta un reavivamiento para nosotros. Ahora veamos a la iglesia: a) Veamos el lado doctrinario de la iglesia. pero las cajas de las sociedades . Muchos cristianos pasan cada día el doble de tiempo revisando sus papeles de trabajo. el Babismo. ¿Cuántos cristianos promedian una hora al día pasada en el estudio de La Biblia? Junto con esta negligencia y dejadez respecto de la oración y La Palabra de Dios. La conversión no hace falta. Utilizan los métodos del mundo para acumular dinero. ¿Cuántos predican porque "deben" predicar. 1127 c) Muchos de los que somos ministros no tenemos amor por las almas. porque sienten que en todas partes hay personas que perecen y que al predicar existe la esperanza de salvar a algunos? ¿Y cuántos hacen seguimiento de su prédica. porque de lo contrario muchos tendremos que estar ante Dios sobrecogidos por la confusión. ·como el que ha de venir con toda seguridad. Jonás es una alegoría y hasta los milagros del Hijo de Dios se cuestionan. La doctrina de la oración es antigua y la obra del Espíritu Santo es objeto de burla. rogando a todos en todas partes que se reconciliaran con Dios? Quiza se haya dicho lo suficiente sobre nosotros. en un día terrible de rendición de cuentas-. La negligencia respecto de La Palabra de Dios va de la mano con la negligencia respecto de la oración a Dios. la Ciencia Cristiana. El libro de Génesis es un mito. el Espiritismo. el Unitarianismo. va la falta de generosidad. Alguien dijo que los cristianos como promedio no pasan más de cinco minutos al día en oración. un pandemonio perfecto de doctrinas y demonios. Muchos no creen en La Biblia entera. y se aferran a este tanto como cualquiera cuando lo consiguen. etc.. como hacía Pablo. 2. Las iglesias se enriquecen rápidamente. los ministros.

como siempre ha sucedido. 3. La inmoralidad se halla dondequiera que vayamos. a) Notemos qué pocas conversiones hay. y casi nunca se lo considera un enorme mal en contra de un Dios santo. Los cristianos no promedian un dólar al año para las misiones en el extranjero. con sus inmodestias crudas. y también pensemos en la creciente negligencia con respecto al Día del Señor. y hasta la fe en Dios o la inmortalidad. crecen y engordan al unísono. El periódico del domingo con su palabrería sin sentido y sus sucios escándalos. ha perdido más miembros de los que ganó el año pasado. El joven o la mujer que practica baile. sencillamente. b) Falta convicción del pecado.. El petado es "mala suerte".. Veamos el . Veamos el estado del mundo. o "poca firmeza" o aún "una experiencia de vida". plenas y satisfactorias. Es casi la única marca de superioridad intelectual que poseen muchos. que siempre lideró en la obra más contundente. entre las más cuestionables. pero son excepciones. son cosa atractiva y habitual. Muchos lo ven como marca de superioridad intelectual cuando se rechaza a la Biblia. ha reemplazado a La Biblia. Aquí y allí una iglesia puede mostrar más adeptos a la confesión de la fe. y las visitas o el golf y la bicicleta han tomado el lugar de la escuela dominical y el culto a Dios en la iglesia. y quizá la razón por la que se aferran a ella con tanta tenacidad. y el teatro o el cine con su creciente seducción a la lujuria. y donde hay tales adeptos a la fe en pocos casos las conversiones son profundas. aterrador.128 I Cómo orar La necesiclad de orar antes y Jurante. d) De la mano con esta popular infidelidad va la bruta inmoralidad. La Iglesia Metodista. Es. Se está convirtiendo en día de placer mundano y no de santo servicio. la mesa de las cartas con su inclinación a las apuestas. Los cristianos se mezclan con el mundo en todas las formas posibles. I 129 misioneras están vacías. Siempre existen. ¡Qué pequeña proporción de nuestras congregaciones ha entrado en verdadera comunión con Jesucristo en su carga por las almas! Hemos dicho ya suficiente sobre el estado espiritual de la iglesia. La infidelidad a Dios y la inmoralidad son mellizos siameses. c) La falta de fe hace estragos. Casi nadie se siente abrumado por el sentido de su terrible culpa al pisotear al Hijo de Dios.

en los carteles. Se encienden guerras y mueren hombres como si fueran perros. medicinas. aunque la gente decente leerá libros tan malos como "Trilby". si miramos con cuidado. El arte a menudo cubre como fachada la indecencia desvergonzada. La codicia por el dinero es una manía entre ricos y pobres. que desfilan como estadistas. ¡Oh! de vez en cuando sí. bicicletas. Hay hombres que se casan con una mujer detrás de la otra. El teatro es lo suficientemente malo como está. El multimillonario venderá su alma y pisoteará los derechos de sus congéneres con la esperanza de convertirse en multimultimillonario. Lo vemos de noche. 131 adulterio legalizado que llamamos divorcio.orar La necesidad de orar ante!> y durante. revulsiva. que viven con las esposas de otros hombres. lo veremos también en hogares supuestamente respetables. Las mujeres son inducidas a echar su modestia al viento. aterradora.. y miles de mujeres supuestamente respetables que viven con los maridos de otras mujeres. porque están de moda. bienvenida por gente supuestamente respetable. y todo lo demás. en la publicidad de cigarros. Esta inmoralidad se encuentra en el teatro. Gran parte de nuestra literatura está podrida.. y la mujer que se degrada al aparecer en tales obras es defendida en los periódicos.. y de hecho llegará a nuestros oídos en las confesiones de hombres y mujeres con corazones quebrantados. y aún así son admitidos en la buena sociedad. Lo licencioso del día levanta su cabeza de serpiente dondequiera que miremos. La condición moral del mundo en nuestros días es asquerosa. sino cada vez más en nuestras calles y sectores residenciales. Lo mismo pasa con las mujeres. Hay miles de hombres supuestamente respetables en Norteamérica. Lo vemos no solo en las asquerosas cloacas apartadas para eso en las grandes ciudades. en las calles. corsés . . para que los artistas puedan perfeccionar su arte y ensuciar la moral. Lo vemos en los periódicos. pero ahora "Sapphos" y los "Degenerados" y todos los viles accesorios innombrables del escenario gobiernan nuestras vidas. para mejorar el comercio y para ganar prestigio político para políticos inescrupulosos y sin principios. y el obrero cometerá asesinato para aumentar el poder de los sindicatos y aumentar los salarios. zapatos.. Lo vemos justo fuera de la iglesia.

abarcador. para que tu pueblo se regocije en ti?" (Salmo 85:6). Tomemos la oración del salmista: "¿No volverás a damos vida. un nuevo derramamiento del Espíritu de Dios. Casi puedo ver el gran ejército viviente que se levanta. y los Grafs y los loros que han entrenado para ocupar las bancas y púlpitos de Norteamérica e Inglaterra para que los acompañen. general. orar y orar hasta que el Espíritu venga y Dios reavive a su pueblo? reavivamiento general. Un reavivamiemo. La gran necesidad de nuestros tiempos es un cuatro vientos. La mera discusión no bastará. y sopla sobre estos muertos. a Volney y otros de los antiguos infieles al limbo del olvido. el hogar o el Estado son cosa segura. Hace falta una señal del cielo. la única cura.132 I Cómo orar La n~c~sidad d~ orar a1l1(~s Necesitamos un reavivamiento profundo. y vivirán" (37:9). ¿No hemos de orar. No admite diferencia de opinión. ¡Escuchen! Oigo un ruido. necesitamos nuevo aliento de Dios para enviar allí a los Wellhausens y los Kuenens. No fue la discusión sino el aliento de Dios lo que relegó a Tom Paine. esto es la cura. a Voltaire. en el poder del Espíritu Santo. Tomemos la oración de Ezequiel: "Ven de los . o la disolución de la Iglesia. Que aquiete y ahogue la terrible marea de inmoralidad y descreimiento. O hay un reavivamiento gener-al. nueva vida de Dios. ¡Vean el estremecimiento! Casi puedo sentir la brisa en mis mejillas. Es claro. ¿Qué hemos de hacer. orar. Creo que el aliento de Dios está llegando. entonces? Orar.

El primer gran reavivamiento de la historia cristiana tuvo origen en el aspecto humano de una reunión de oración de diez días.Capítulo 12 EL LUGAR DE LA ORACIÓN ANTES Y DURANTE LOS REAVIVAMIENTOS N o sería completo el tratamiento del tema de cómo orar. Leemos que un puñado de discípulos: "Todos estos perseveraban unánimes en oración y . si no tomáramos en cuenta el lugar de la oración en los reavivamientos.

liderada por los esfuerzos de Charles G. en la comunión unos con otros.. El Señor le dio un potente espíritu de oración. Se extendió no solo por el Estado. tuvo su origen en los días y noches que pasó Brainerd ante Dios en oración. La maravillosa obra de gracia en India liderada por Brainerd. me impactó su fe en cuanto a lo que el Señor haría allí. con estas palabras: "Cuando iba de camino a Rochester pasamos por una aldea a unos €incuenta kilómetros al este de Rochester. Finney en persona atribuyó el poder de su obra al espíritu de oración que prevaleció. 47). Sin embargo. Cuando oramos juntos. 41). 42). 4). que algunas personas se apartaban de los servicios para . fue la que estalló en Rochester. y su corazón se quebró. lo leemos en el capítulo 2 de los Hechos de los Apóstoles: "Y fueron todos llenos del Espíritu Santo. con la intención de acompañarme durante unos minutos y luego regresar. Finney. Luego. Este reavivamiento demostró ser genuino y permanente. Nueva York. en 1830. no sé cómo pero sé que tú harás una gran obra en esta ciudad'. Recuerdo que dijo: 'Señor. cuando este ministro se convenció tanto que no pudo dejar de sollozar un día cuando íbamos por la calle. Los conversos "Perseveraban en la doctrina de los apóstoles. según el Espíritu les daba que hablasen" (v. en el partimiento del pan y en las oraciones" (v. El Sr. subió a bordo para conversar unos momentos conmigo. El resultado de esa reunión de oración. El gran reavivamiento bajo ]onathan Edwards en el siglo XVIII comenzó con su famoso llamado a la oración. 1137 ruego" (Hechos 1:14). Lo describe en su autobiografía.orar El1ugar de la oraciÓn antes y durante. sino hasta incluso en Gran Bretaña. más adelante leemos que "y se añadieron aquel día como tres mil personas" (v. y un hermano ministro al que yo conocía al verme en el bote. "Habíamos pasado allí unos pocos días. El espíritu de la oración se había derramado con tal potencia. Todo reavivamiento verdadero a partir de ese día tuvo origen terrenal en la oración. se interesó en la conversación y al enterarse de que iba hacia Rochester decidió seguir conmigo y acompañarme. en busca de poder de lo alto para su obra.. Una de las demostraciones más notables y generales del poder de reavivamiento de Dios. "y el Señor añadía caqa día a la iglesia los que habían de ser salvos" (v. y comenzaron a hablar en otras lenguas.

día y noche. "Este Sr. Le dije al hermano: 'Lo entiendo: por favor no haga nada. que pasaban gran parte de su tiempo en oración. La carga de su alma era a veces tan grande que no podía estar de pie. apareció en público. Ora casi todo el tiempo.orar El de la oraciÓl1 a1!tcs orar. dijo ¡está en mi casa y ha estado allí ya desde hace un tiempo. respondió. pero era tal su espíritu de oración. y no se fue hasta que yo me fui. de Camden. que yo supiera. 'dice que no puede asistir a reuniones. Un diácono P . Nunca. condado de Oneida~ un diácono T . Creo que fue el segundo sábado que . era otro de los que tenía tan potente espíritu de prevaleciente oración. seguramente'. gimiendo y orando de un modo que me asombra'. 'No'. Tenía licencia para predicar. Abel Clary Era el hijo de un hombre muy excelente. Me enteré de que estaba en Rochester por un caballero que vivía a casi un kilómetro y medio al este de la ciudad. . que me vino a ver y me preguntó si conocía a un Abel Clary. "Yo lo conocía bien y sabía también del maravilloso espíritu de oración que estaba en él. Él se convirtió en el mismo reavivamiento en que me convertí yo. Clary siguió en Rochester mientras estuve allí. "Y aquí debo presentar a un hombre a quien tendré ocasión de mencionar con frecuencia. era tal la carga por las almas de los hombres. a este Sr.. uno de los ancianos en la iglesia donde yo me convertí. porque no podían poner freno a lo que sentían ante la predicación. Clary y a muchos otros hombres y mujeres con el mismo espíritu. Yo dije: 'No lo he visto en nuestras reuniones'. quien en varios de mis campos de obra me estuvo ayudando. ministro. . porque dedicaba todo su tiempo y esfuerzo a la oración... como lo son casi todos lo que tienen ese poderoso espíritu de oración. de Adams en ese mismo condado. "En ese tiempo conocía a un considerable número de hombres que estaban pasando por lo mismo. pero no sé qué pensar de él'.. un diácono B. Era un hombre muy callado. Prevalecerá. El Padre Nash. Le dije que lo conocía bien. el Sr. en tal agonía mental que no sé qué hacer. 'Bien'. que no podía predicar mucho. y debe postrarse en el suelo. .. condado de ]efferson. como lo llamábamos. y se retorcía y gemía en agonía. de Rodman. A veces ni siquiera se sostiene sobre sus rodillas. Todo saldrá bien.. sino que se dedicó enteramente a la oración.

Había pronunciado una o dos frases. En una parte dice: "Un clérigo de W . que comenzó con el celo y devoción de una mujer en la iglesia.. pero él dice qUe usted sí sabe. el espíritu de la oración. Así fue. y el doctor me invitó a su casa para ?asar allí el intervalo y beber algo fresco.! Cómo orar El dt: la oraóón anl!. Se veía agotado por la agonía de la oración. por lo que se levantó y fue tras él. pero creo que es por su estado mental'. y di por sentado que la obra q. Finney. Finney en sus discursos sobre reavivamiento habla de otros notables despertares en respuesta a las oraciones del pueblo de Dios. Y luego volví a la mesa de la cena.:. me alegró mucho verlo allí. Vi que el espíritu de la oración estaba en él y sentí su influencia sobre mí. Unos mi~u­ tos después. durante" 141 estuve en Auburn en esa época. Clary se volvió a su hermano y dijo: 'Hermano Abel. Nos reunimos en tomo a la mesa y el Dr. el Espíritu hacía intercesión por él y en él con gemidos indecibles.vanzaría con todo poder. Dijo 'No lo sé. el doctor. se habían convertido quinientas almas. Parece estar muy angustiado. pero que por experiencia no tenía. me habló de un reavivamiento en su comunidad. Abel qUlere verlo'. Lo hlce. El pastor me dijo luego que encontró que en las seis semanas que pasé allí. Entendí que era la voz de Dios. En el intervalo. bajo y dijo: 'Sr. y oró por ellos. Abel inclinó su cabeza y en voz alta comenzó a pedir bendición para los alimentos. Estaba preocupada por los pecadores. Estaba sentado junto a su hermano..." El Sr. El doctor supuso que se había descompuesto. cuando de repente calló. en que observé en la congregación el solemne rostro de Clary. Dije '¿Qué malle aqueja?'. Oraba y su y . "Estaba tendido en la cama. gimiendo. quien era también profesor de religión. Seguí orando hasta que ya no estuvo más angustiado. "Al llegar a su casa nos llamaron a comer porque estaba servida la comida. tan pronto bajé del púlpito. Entendí enseguida y subí a su habitación. Me arrodillé y lo ayudé en la oración. Apenas había entrado en la habitación cuando pudo pronunciar: 'Ore. ¿bendecirás los alimentos?'. guiando su alma por la conversión de los pecadores. hermano Finney'. creo. Como lo conocía bien y conocía el gran don de Dios que estaba sobre él. nada del poder de Dios de su hermano Abel. se apartó de la mesa subió corriendo a su habitación. Clary y su herma~o vinieron a saludarme en las escaleras del pulpito.

142 "1¡

C:01110 _ _ _ _ _ _ _ __ ._ orar
~~.

~_~~

_ _ _ __
~

El

de la or;;¡ción antes

angustia crecía; finalmente fue a ver al ministro, habló con él y le pidió que llamara a una reunión urgente porque sentía que era necesaria. "El ministro no le hizo caso, porque no sentía nada parecido. La semana siguiente la mujer volvió y ora vez le rogó que llamara a una reunión, porque sabía que alguien vendría, porque sentía como si Dios fuera a derramar su Espíritu. Otra vez, el ministro la desoyó. Finalmente la mujer le dijo: 'Si no llama a una reunión urgente moriré, porque es seguro que habrá un reavivamiento'. "El sábado siguiente llamó a una reunión, y-dijo que si había alguien que quisiera conversar con él sobre la salvación de su alma, lo vería en tal reunión. No conocía que nadie quisiera hablarle de este tema, pero cuando fue al lugar, para sorpresa suya encontró gran cantidad de ansiosos asistentes". En otro lugar dice: "El primer rayo de luz que irrumpió en la medianoche que reposaba sobre las iglesias del condado de Oneida en el otoño de 1825, fue a partir de una mujer de salud débil que, creo, jamás había estado en un poderoso reavivamiento. Su alma sentía angustia por los pecadores. Sentía agonía por

el lugar. No sabía qué le sucedía, pero siguió orando más y más, hasta que parecía que su agonía le destruiría el cuerpo. Finalmente se llenó de gozo y exclamó: '¡Ha venido Dios! ¡Ha venido Dios!' No hay duda, la obra ha comenzado y está por toda la región'. Y la obra se inició y su familia casi toda se convirtió, y la obra se esparció por toda la región en ese condado". El mayor reavivamiento de 1857 ~n los EE. uu. comenzó con oración y continuó en oración, más que ninguna otra cosa. El Dr. Cuyler, en un artículo de un periódico religioso hace unos años dijo: "La mayoría de los reavivamientos tienen inicios humildes, y el fuego se inicia en pocos corazones, calientes. Jamás desprecien lo pequeño. Durante mi largo ministerio casi toda obra de gracia tuvo comienzos similares. Una comenzó en una reunión que se realizó casi sin aviso en una casa. Otra, en un grupo reunido para el estudio bíblico del Sr. Moody en nuestra capilla de misión. y otra -la más potente de todasempezó una fría noche de enero en una reunión de jóvenes cristianos, bajo mi techo. "El Dr. Spencer, en su 'Pastor's Sketches' [Bosquejos de pastor] -el libro más sugestivo

Como _o':.:r--=a~r______ "__"_"________" _ _ _ __ _

Ellugar de la onu:iÚn antes y durante."

11.45

de su tipo que haya leído yo jamás- nos dice que un notable reavivamiento en su iglesia se inició a partir de las fervientes oraciones de un anciano confinado a su habitación a causa de la renguera. Este profundo cristiano, el Dr. Thomas H. Skinner, del Seminario de la Unión Teológica, me contó una vez sobre una reunión de tres hombres sinceros en su estudio, cuando era pastor de la Iglesia de la Calle del Arco en Filadelfia. Literalmente, lucharon en oración. Confesaron abiertamente su pecado y se humillaron ante Dios. Hubo algunos oficiales de ciertas iglesias que se unieron a ellos. ""La llama encendida desde el cielo pronto se esparció en toda la congregación, en uno de los reavivamientos más potentes que hubiera habido en esa ciudad". En la primera parte del siglo XVII hubo un gran despertar religioso en Ulster, Irlanda. Las tierras de los jefes rebeldes que habían sido entregadas a la corona británica estaban pobladas por colonos, que en su mayor parte se regían por un espíritu de aventura y salvajismo. Era raro encontrar verdadera piedad. Siete ministros, cinco de Escocia y dos de

Inglaterra, se establecieron allí, los primeros a partir de 16l3. De uno de esos ministros, llamado Blair, un contemporáneo registra: "Pasaba muchos días y noches en oración, en soledad o con otros, y tenía gran intimidad con Dios". El Sr. James Glendenning, un hombre de magros talentos naturales, pensaba parecido con respecto a la oración. La obra se inició bajo este hombre, Glendenning. El historiador del momento dice: "Era un hombre que jamás habría sido elegido por una asamblea de sabios ministros, y tampoco habría sido enviado para iniciar una reforma en este país. Aún así el Sefior decidió empezar con él la admirable obra de Dios que menciono para que todos vean que la gloria es únicamente del Sefior, en la hechura de una nación santa a partir de una tierra profana, y que "no es por fuerza, ni por

poder, ni por sabiduría de! hombre, sino por mi Espíritu, dice e! Señor".
En su predicación ante multitudes en Oldstone, la gente sentía gran ansiedad y terror de conciencia. Se veían perdidos, destinados a condena, y clamaban: "Hombres y hermanos ¿qué haremos para ser salvos?" El poder de su Palabra los golpeó hasta desmayarlos. Un día,

1:<:1 -,-------

de la ora..:ión antes

durante,,,

147

doce de ellos debieron ser llevados afuera porque estaban como muertos. No eran mujeres, sino algunos de los más valientes de la región: "Algunos que anteriormente no tenían resguardo alguno en amedrentar a un mercado entero con sus espadas. En cuanto a uno de ellos, un hombre entonces fuerte así como después se convirtió en fuerte cristiano, su fin al venir a la iglesia había sido el de consultar con sus compañeros cómo hacer alguna maldad". Esta obra se esparció en todo el país. Para el año 1626 se realizaba un concierto mensual de oración en Antrim. La obra traspasó los límites de Down y Antrim, hacia las iglesias de los condados vecinos. Tan grande llegó a ser el interés religioso, que los cristianos viajaban cuarenta o cincuenta kilómetros para llegar a las comuniones y pasaban todo el tiempo que permanecían allí, sin cansarse ni dormir. Muchos no comían ni bebía, y aún así algunos profesaban que "salían más frescos y vigorosos, con el alma llena del sentido de Dios". Este reavivamiento cambió el carácter entero de Irlanda del norte. Otro gran reavivamiento en Irlanda en 1859 tuvo orígenes similares. Muchos que no

sabían qué pasaba, creían que la obra maravillosa había llegado sin preparación ni aviso alguno, pero el Rev. William Gibson, moderador de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de Irlanda en 1860, relata en su interesante y valiosa historia que había habido preparativos a lo largo dedos años, ya que la Asamblea General había debatido sobre el lamentable estado de la religión, y la necesidad de un reavivamiento. Había habido sesiones especiales de oración. Finalmente, cuatro jóvenes que luego lideraron el origen de la gran obra, se reunieron en una vieja escuela cerca de Kells. En la primavera de 1858 comenzó a manifestarse una obra de poder, que pasó de pueblo a pueblo, de condado en condado. Las congregaciones ya no cabían en los edificios, y las reuniones debían realizarse al aire libre, con la asistencia de miles de personas. Cientos de personas frecuentemente se convencían de su pecado en cada reunión. En algunos lugares hubo que cerrar las cortes y cárceles, porque ya no había quién las ocupara. Hubo manifestaciones del poder del Espíritu Santo, de manera notable, que probaron con claridad que el Espíritu Santo está tan

Moody en Inglaterra. La oración podría obrar resultados igualmente maravillosos en nuestros días también . Moody no había llegado a dejar gran impresión hasta tanto los hombres y las mujeres comenzaron a clamar a Dios. sincera y persistente. superficiales e irreales que son nuestros así llamados reavivamientos modernos. si tan solo abandona la oración. brillantes predicadores. Escocia e Irlanda. Ríe al ver a la iglesia de hoy y dice para sí: "Sí. El Sr. pero con el tiempo cada vez hubo menos oración y la obra decayó de manera observable en su poder. Aquí y allá Dios pone sobre personas. si los ministros y los cristianos realmente creen en Él y comienzan a preparar el camino por medio de la oración. nuevos métodos. Escuelas Industriales. Brigadas de jóvenes. por medio de la oración potente. coros y bellos órganos. Vivimos en una época caracterizada por la multiplicación de la maquinaria del hombre y la minimización del poder de Dios. Parece que hay señales crecientes de que la Iglesia está tomando conciencia de esto. La maravillosa obra del Sr.Como orar El de la oraeioll antes durante". trabajo. Sin duda. El clamor de nuestros días es trabajo. Su ida a Inglaterra fue en respuesta al importuno clamor a Dios de parte de un santo postrado en la cama. Mientras el espíritu de la oración continuaba. tuvo origen en el lado humano de la oración. el reavivamiento crecía en fuerza. y hasta esfuerzos de reavivamiento. la gran necesidad de hoyes la oración. El diablo quiere que la iglesia multiplique sus organizaciones y que ingenie maquinaria para la conquista del mundo de Cristo. Asociaciones de Cristianos. trabajo. que no se busca ni obtiene por medio de la oración en fe. Fue un golpe maestro del diablo cuando la iglesia dejó de lado tan integralmente esta poderosa arma que es la oración. que luego se extendió a Norteamérica. Asociaciones de Templanza Cristiana para mujeres. persistente y en fe". Iglesias. uno de los grandes secretos de los insatisfactorios. nueva maquinaria. dispuesto a obrar hoy como en los días de los apóstoles. ministros o . es que se depende más de la maquinaria humana que del poder de Dios. si no ponen en ellos el poder de Dios todopoderoso. si tan solo la iglesia se comprometiera con ella. nuevas organizaciones. sincera. abran Escuelas Dominicales y Sociedades de jóvenes jóvenes.

para que cre:m en Él como Dios viviente. los viajes también. clamando a Dios por la lluvia de los últimos tiempos. Que Dios use este libro para despertar a muchos otros para que oren por el tan necesario reavivamiento. Los ministros claman a Dios por poder día y noche. iglesias en particular. se reúnen por las mañanas o de noche. una carga de oraClon hasta ahora desconocida para ellos. a excepción del clamor importuno a Dios. Lo único que hace falta traer es este fuego de la oración. un Dios que responde a las oraciones. Las iglesias o partes de ellas. Las comunicaciones son más rápidas. y que venga rápidamente. El fuego de Dios encendido en Norteamérica se extendería rápidamente a los rincones más lejanos de la Tierra. un Dios en cuyo corazón hay una carga de la que no hay descanso. y tenemos motivos para pensar que si llegara a haber un reavivamiento hoy en un país.El de la oracióll antes duran1e". Oremos. . se extendería más que en cualquier otro momento de la historia. No es necesario que la Iglesia entera comience a orar al principio. Los grandes reavivamientos siempre comenzaron primero en los corazones de unos pocos hombres y mujeres a quienes Dios despierta mediante su Espíritu. Hay indicaciones de la venida de un reavivamiento poderoso y extenso.

Palabras de cierre de un obrero personal: Por favor recuerden que este libro se publicó en 1900. Y hasta los que cuestionarían la mención de pecados escandalosos de parte del Dr. Torrey. comunión íntima con Él. y que la edición electrónica de este libro encuentre su camino hacia todos los planetas y estrellas tocados por los hijos de Adán y Eva. yendo más allá de las cosas que nos apartan de Dios para tener lo mejor de Dios. se beneficiarán de sus enseñanzas sobre la oración. hasta que regrese el Señor Jesucristo. el Dr. sino si reevaluáramos el contenido de nuestros entretenimientos y diversiones. Torrey. Aún sin condenar a las artes o los medios de comunicación como tales. Red Oak. Box 667. O. a mí y muchos de su pueblo. es decir. el verdadero espíritu de la oración que prevalece a través de este ministerio de su siervo. GA 30272-0667 EE. quizá nos encontráramos ante la posibilidad de libramos de cosas de pecado. Tipiado en medio electrónico por Clyde Price.UU. Que Dios me dé. CIS#76616-3452 Teléfono (404)761-2327 . maestro de enseñanza bíblica P.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful