P. 1
Manual de la UNESCO para la enseñanza de las ciencias

Manual de la UNESCO para la enseñanza de las ciencias

|Views: 6.722|Likes:
Publicado porrojofre
Uno de los mejores manuales para la enseñanaza en escuelas basicas (primarias, elementales) en paises en desarrollo.
Uno de los mejores manuales para la enseñanaza en escuelas basicas (primarias, elementales) en paises en desarrollo.

More info:

Published by: rojofre on Oct 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/29/2013

pdf

text

original

Nuevo Manual de la Unesco para la ensedanza de las ciencias

Nuevo Manual de 1aUnesco para l enseñanza a de las ciencias
a

Editorial S d m r c n / Buenos Aires 1975 uaeiaa

EDICIÓN EN E S P A Ñ ~ L AUTORIZADA POR LA

ORGANIZACION D E LAS NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACION, LA CIENCIA Y LA CULTURA
TRADUCCI~N ALBERTOE. J. FESQUET Y CARLOS A. G o N D E L L DE E.

P R I N T E D IN A R G E N T I N A IMPRESO EN LA ARGENTINA @ 1973, Unesco
Queda hecho e depósito que previel a a ne l ley 11.723. @ (para l versión española) 1975, Editorial Sudamericana Sociedad Anónima, cale Humberto l? 545, Buenos Aires. l

T h ü M DEL ORIGINAL E N INGLÉS: “NEW UNESCO SOURCE B 0 K FOR SCIENCE TEACHING” O,

Prefacio

E Nuevo Manual de l Unesco para l l a a Enseñanza de las Ciencias se ha preparado con e propbsito de actualizar e M a l l nual de l Unesco para l Enseñanza de a a las Ciencias proporcionando un repertorio m á s amplio de material científico apto para incluir en los cursos de introducción a las ciencias. h Conferencia General de l Unesco, en su decimoquinta sesión de a 1908, resolvió que se efectuara una nueva edición, como consecuencia de los pedidos a formulados en t l sentido por los estados miembros. La coordinación de la revisión estuvo a cargo del Centro de Enseñanza de l a Ciencia de la Universidad de Maryland, EE. UU.,bajo la supervisión editorial del Dr. J. David Lockard, director del mencionado Centro y de la Clearing House on Science and Mathematics Curricular Developments. Fueron miembros agregados del equipo revisor los Dres. Alfred de Vito, J. Dudley Herron, Ralph W. Lefler, Robert W.Menefee y W a y n e Taylor. L a revisión final del manuscrito estuvo a cargo del D . H. Ibstedmt y los Sres. J. r Kent y E. G. Smith. C o m o preparación previa a l revisión a se recogieron numerosos comentarios y sugerencias remitidas por los usuarios de las ediciones anteriores del Manual de la Unesco para l Enseñanza de las Ciencias, a tarea que estuvo a cargo de la Confederación Mundial de Organizaciones de Profesionales de la Enseñanza (WCOTP),organizaciones de maestros y asociaciones profesionales, que fueron invitadas a contribuir con sus sugerencias tendientes al mejoramiento del mismo, y la Asociación de Zambia para la Educación Científica

coordinó un estudio especial. Posteriormente se organizó una reunión bajo los auspicios de l WCOTP, en la cual se esa a tablecieron los lineamientos de l revisión. La historia del Manual de l Unesco a para la Enseñanza de las Ciencias se remonta a la época de la terminación de la segunda guerra mundial, en la cual, l a Unesco patrocinó la edición de un pequeño volumen titulado Sugerencias para Maestros que Enseñan Ciencias en Países Devastados, escrito por J. P. Stephenson (ex maestro de ciencias en l Escuela de a l Ciudad de Londres y Miembro del Coa mité de Cooperación de l Roya1 Society a con la Unesco, para e Reino Unido). Este l libro, de probada utilidad en las áreas devastadas, obtuvo un éxito extraordinario en regiones que previamente habían contado con poco o ningún equipo para l enseñanza práctica de las ciencias. a E n 1956, dicho libro había alcanzado considerable difusión, especjalmente por la incorporación al mismo de sugerencias de los expertos de la Unesco en el campo de l enseñanza científica, relativas a l a a construcción de un equipo sencillo y a l a realización de experimentos Utilizando los materiales disponibles en la localidad. E l mismo se transformó en la primera edición del Manual de l Unesco para l Ena a señanza de !as Ciencias. E n 1962 se publicó una segunda edición, y desde entonces el libro se reimprimió 24 veces y fue traducido a 30 idiomas. Hasta l fecha se han vendido casi a 750.000 ejemplares. Sería una tarea en absoluto imposible mencionar a todos los que han contribuido a la preparación del presente volumen. E l

origen de buena parte del material incluido en e mismo está profundamente sel pultado en e pasado y pertenece al pal trimonio común de todos los maestros de ciencias de todas partes. Además de la labor de J. P. Stephenson y del D . J. r David Lockard y sus colaboradores, ya

mencionada, cabe un reconocimiento especial para las numerosas personas y grupos que en diversas formas han contribuido a esta edición, y también a aquellos cuyos nombres figuran en !os prefacios de las ediciones anteriores.

Agradecimientos

Muchas de las ideas que, modificadas y adaptadas para su aplicación, figuran en el Manual proceden de trabajos de los siguientes autores y editores: R. y M.Buchsbaum, A. D. Bulman, Louis T Cox Jr., . Alfred E. Friedl, Paul D. Merrick, Alberta Whitfield, R. Kudo, R. Sund, L. Trowbridge, Henry Holt y Co., Charles E Merrill . Publishing Company, National Science Teachers Association, EE. UU., Association for Science Education, Reino Unido, y University of Chicago Press. Por supuesto, se han consultado otros manuales de metodología científica, y se agradece cordialmente a: Source Book for Elementary Science, de Hone, Joseph y Victor; A Source Book for the Physical Sciences, por Joseph, Brandwein, Morholt, Pollack y Castka; A Source Book for the Biological Sciences, de Morholt, Brandwein y Joseph, todos publicados por Harcourt

Brace Jovanovich Jnc.; y Geology and Earth Sciences Source Book, publicado por e American Geologid Institute. l Han sido muy fructíferas las ideas sugeridas por proyectos de diversos currículos, tales c o m o los Nuffield Projects, en el Reino Unido, y los patrocinados en EE. UU. por la National Science Foundation (es decir, ISCS, BSCS, PSSC) y los del Departamento de Estado de Educación. Expresamos nuestro reconocimiento a todas estas fuentes. E mapa estelar detallado, para las rel giones situadas entre ambos trópicos, se a debe al Sr. H. A. Diamand, experto de l Unesco en l República Popular del Cona go, quien l preparó especialmente para o esta publicación. Todas las ilustraciones fueron dibujadas por la Srta. Dominique Bazin y e señor l Paolo Moriggia.

Contenido

Introduccidn Capítulo primero Recursos, facilidades y técnicas para l a enseñanza de las ciencias 15 Algunas sugerencias acerca de la enseñanza de las ciencias 17 Posibles recursos 17 Empleo de los recursos 18 Facilidades para la enseñanza de las ciencias 18 La seguridad en e laboratorio 20 l Herramientas y técnicas útiles 23 Herramientas 23 Corte de vidrios 24 Soldaduras 25 Copias heliográficas y diazotipias 27 Construcción de un equipo de uso general 28 Dispositivos para pesar 28 Dispositivos ópticos 30 Fuentes de calor 32 Dispositivos para medición 34 Otras sugerencias útiles 34 Soluciones químicas 36 Preparación de soluciones de molaridad conocida 36 Preparación de reactivos 37 Reactivos de uso general en e labol ratorio 37 Reactivos generales 37 Soluciones y reactivos especiales 39 Capítulo segundo Ciencias físicas 43 Química 45 Introducción 45 E mechero de Bunsen 45 l Identificación de sustancias puras 46 Energía necesaria para transformar a los sólidos en líquidos y a éstos en vapor 50 Aplicación de los puntos de fusión y ebullición, y la solubilidad y densidad a problemas relativos a la separación de sustancias, de las mezclas de que forman parte 51 E efecto del calentamiento en las l sustancias 55

l

1

l
l

l

1

C ó m o preparar, recoger y ensayar algunos gases 57 ¿Qué es la herrumbre? 61 Extractos coloreados prqcedentes de flores, como indicadores de ácidos y bases 62 Crecimiento de los cristales 63 La materia en forma de partículas. Su movimiento, número y dimensiones 66 Conductividad eléctrica de las sustancias 69 Materiales de construcción 70 Electrólisis de fusiones y soluciones acuosas 73 Reacciones químicas 75 La energía de las reacciones químicas 79 Energía eléctrica de las reacciones químicas 81 Determinación de las causas que afectan a la velocidad de reacción 86 Descomposición de moléculas grandes en otras m á s pequeñas 88 Construcción de moléculas 90 Calor y temperatura 91 E calor como energía 91 l Dilatación 91 Termómetros 93 Conductividad 94 Convección 96 Radiación 98 La cantidad de calor 99 Magnetismo y electricidad 99 . Electricidad estática 99 L a corriente eléctrica 103 Magnetismo 110 Electromagnetismo 113 Movimiento ondulatorio 116 Producción de ondas 116 Sonido 119 Luz: Producción de l z Reflexión; Reu; fracción; Color 122-128 Mecánica 132 Balanzas 132 Experimentos con la gravedad 132 Inercia 135 Fuerza centrípeta 136 Fuerza y movimiento 137 Acción y reacción 138

Máquinas 138 Fluidos 143 La presión de los líquidos 143 Flotabilidad 146 Tensión superficial 149 La presión atmosférica 151 Capítulo tercero Biología 159 Introducción 161 Niveles de organización 161 Explicación de los niveles 161 Estudiando los organismos 163 Por qué los alumnos deben estudiar organismos vivientes 163 Comportamiento de las aves 164 Organismos acuáticos 166 Embriones de pollo 167 Insectos 168 Coleccionando organismos del suelo 170 ! Trampas para mamíferos peqheños y reptiles 170 Enjaulando animales 171 Planarias 172 Estudiando las poblaciones 172 Estudiando las comunidades 177 Ecosistemas 180 Estudiando las plantas 181 Estudiando los animales 188 Estudiando los tejidos 189 Estudiando las células 190 Capítulo cuarto Ciencias de l tierra y del espacio 193 a Introducción 195 Rocas y minerales 195 Iniciación simple 195 Propiedades físicas de los minerales 196 Principales componentes minerales de las rocas 198

Principales grupos de rocas 199 Producción de rocas artificiales 202 Tareas a realizar 203 Suelos 204 Suelo y agua 206 Actividades adicionales 210 Astronomía y ciencias del espacio 211 Instrumentos astronómicos 21 1 Cuadrantes solares 213 Familiarizándonos con las estrellas y planetas 215 Observación de fenómenos celestes 226 Observación de los efectos del movimiento de la Tierra 228 Modelos y demostraciones para l ena señanza de la astronomía 232 Modelos para las ciencias del espacio 235 E tiempo 239 l Construcción de instrumentos y de una estación meteorológica 239 Los vientos y el tiempo 244 C ó m o se carga el aire de humedad 247 C ó m o e aire pierde su humedad 248 l Proyectos meteorológicos 250 Las nubes y e tiempo 254 l Apéndices 1. Unidades S I 261 2. Conversión de unidades de otros sistemas a unidades SI 263 3. Tabla periódica 264 4. Tabla de los elementos 266 5. Indicadores ácido-base 268 6. Humedad relativa del aire (porcentaje) -"C 269 7. Equivalencia de temperaturas en distintas escalas 269 8. Logaritmos 270 9. Transportador, escuadra, etc. 272 indice 275

Intraducción

E objetivo perseguido por los hombres de l ciencia, en todas las regiones del mundo, y que configura el proceso de la investigación científica es la búsqueda de una comprensión m á s completa de los fenómenos que ocurren a nuestro alrededor. Así como la ciencia en sí misma es universal, lo es también la búsqueda de mejores métodos para 5u enseñanza, E Nuevo Manual de l Unesco para l l a a Enseñanza de las Ciencias está integrado por ideas aportadas por maestros de todo el mundo para e empleo de los recursos l a y materiales comunes en l enseñanza científica corrientemente asequibles. Es un libro destinado a los maestros, particularmente a los que enseñan ciencias en escuelas elementales y en los cursos inferiores de las escuelas secundarias y a los que se preparan para ,dichatara. Para que las ciencias se aprendan eficazmente, su enseñanza debe ser experimental. Se halla tan próxima a l vida de a cada niña o muchacho que ningún maestro debería estar desprovisto de materiales de primera m a n o para su estudio. E mundo, dentro, debajo, alrededor y l por encima de nosotros, en todas las regiones del globo, presenta una interminable variedad de fepómenos aptos para servir de tema a la enseñanza de las ciencias, así como también materiales utilizables para la construcción del equipo científico y elementos auxiliares. E Nuevo Manual de l Unesco para la l a Enseñanza de las Ciencias ha sido proyectado para que constituya una fuente de ideas para planificar actividades científicas simples, investigaciones y experimentos susceptibles de ser realizados por los mismos alumnos, y para l construca ción de un instrumental científico sencillo, empleando materiales disponibles en

l localidad donde se imparta la ensea ñanza. C o m o en e territorio de un país los rel cursos difieren ampliamente, c o m o asimismo en las distintas localidades, se anticipa que cada maestro deberá extraer de los disponibles, los materiales adecuados a las necesidades de sus alumnos y a las circunstancias particulares de la enseñanza. E Nuevo Manual de l Unesco para la l a Enseñanza de las Ciencias puede también tl ser ú i a grupos de alumnos consagrados a las actividades propias de los clubes científicos, por ejemplo, o individualmente a los que realicen a título personal actividades o investigaciones científicas. No obstante, se supone que dichas tareas se realizarán bajo la guía y l supervisión a general de un maestro, lo que permitirá al alumno obtener el mayor provecho de sus experiencias y hallazgos, y también, en muchos casos, en razón de las precauciones de seguridad necesarias. Por este motivo, e libro no está dirigido en l forma directa a los alumnos. La nueva edición revisada se ha preparado con el propósito de actualizar el M a nual de l Unesco para la Enseñanza de a las Ciencias para que refleje los enfoques modernos de la enseñanza científica en los niveles elementales y de los primeros ciclos del secundario. E n razón de la condición de largo alcance de los nuevos adelantos en el enfoque y metodología de la enseñanza de las ciencias, no se ha intentado incluir en este único volumen indicaciones extensas sobre estrategias pedagógicas. Estas formarán parte de un seguna do volumen: e Manual de l Unesco para l Maestros de Ciencias, que también comprenderá aspectos del proceso de aprendizaje en los niños y consideraciones de

carácter sociológico, como, por ejemplo, las relacionadas con las actividades de l s maestros de ciencias en la práctica o escolar. S los alumnos poseen la capacidad nei cesaria para captar los problemas que surgen de l aplicación de las ciencias a su a vida diaria, deberán estar habilitados para lograrlo a través de una enseñanza de aquéllas ampliamente fundamentada. Esta seleccionará cuidadosamente el material procedente de todas las categorías científicas, comprendidas las ciencias de la Tierra y del espacio y las disciplinas intermedias. Para lograr dicha finalidad se ha ampliado considerablemente la extensión del Nuevo Manual de l Unesco para laa Enseñanza de las Ciencias. Esta nueva edición revisada, incluye una sección m á s extensa de ciencias biológicas y gran cantidad de material nuevo en las ciencias de la Tierra y del espacio. La sección correspondiente a las ciencias físicas contiene también una cantidad apreciablemente mayor que la correspondiente al Manuaf anterior, de material didáctico sobre química. S los alumnos captan l ciencia como i a una unidad, será necesario poner énfasis a en l enseñanza de los conceptos claves que constituyen los fundamentos de m u chas disciplinas científicas. Nociones básicas, como las de materia y energía y su relación mutua y los distintos niveles en la organización de los seres vivos, constituyen los temas claves de los principales capítulos del libro. A u n cuando el estilo se ha conservado en la forma más accesible a los numerosos usuarios del Manual en todo el m u n ~

do, se han introducido algunas modificaciones importantes en su formato y presentación, con e objeto de facilitar su l empleo, y se ha incluido un fndice. E material ha sido agrupado en cual tro capítulos principales titulados: ‘Recursos, facilidades y técnicas para la enseñanza de las ciencias’; ’Ciencias físicas’; ‘Ciencias biológicas’ y ‘Ciencias de la Tierra y del espacio’. Tales títulos ng implican e encasillamiento mental de la ensel ñanza de las ciencias comprendidas en dichas áreas particulares. Se ha escogido dicha división, no obstante, para facilitar la consulta, dado que quienes utilizarán el libro se ajustarán B. programas m u y diferentes, tanto en su contenido c o m o en l relativo B la orgao nización del material, no habiéndose intentado un agrupamiento m á s integral del mismo. Se ha realizado un esfuerzo tendiente a mejorar l exactitud de todas las infora maciones presentadas, incluyendo sólo experimentos y equipos de probada confiabilidad bajo diversas condiciones climáticas. Muchas de las figuras y diagramas de la primera edición se han dibujado nuevamente, prestándose mucha atención a l a seguridad en e iaborcdorio, tema acerca l del cual se incluye una nueva sección. E n todo e libro se han empleado las unidal des internacionales y del sistema métrico decimal. Se invita a quienes utilicen e l Nuevo Manual a remitir a la Unesco sus comentarios, críticas y sugerencias, susceptibles de incorporarse en ediciones futuras.

Capítulo primero

Recursos, facilidades y técnicas para l enseñanza a de las ciencias

Algunas sugerencias acerca de la enseñanza de las ciencias
afsla un edificio; los diferentes materiales que se emplean; l diferencia entre e suea l lo excavado para las fundaciones y e de l E campo de una granja abandonada ofre- un jardín; cómo se disponen los desagües. l ce una excelente oportunidlad de observa- Las actividades posibles comprenden la ción del proceso conocido como sucesión. recolección de muestras de materiales de Las primeras plantas sembradas en dicho construcción para su estudio -cables con campo se denominan plantas iniciales. A diferentes tipos de aislación eléctrica, dimedida que la comunidad del mismo (eco- versas clases de materiales aislantes del sistema) varía con e tiem,po, l algunas po- calor; muestras de suelos, etc.-; de haa blaciones son reemplazadas por otras. Es- blar con los operarios a cargo de l insa te reemplazo de las poblaciones se llama talación eléctrica o de l plomería o tasucesión ecológica. Frecuentemente es po- reas similares. Observar el procedimiento sible observar un área madura, como por de emplazamiento y perforación de un i ejemplo, un bosque adyacente a un cam- pozo de agua, s lo hay; examinar la cai po recientemente abandonado. Es intere- ñería de plomo. S se halla en uso un exsante estudiar las diversas etapas de des- cusado en el exterior determinar cómo arrollo y deducir cuáles deben ser las eta- está situado con relación a la provisión de agua, y por qué se e!igió dicha ubicación. pas intermedias. U n bosque o floresta cerca de la escueU n aserradero puede ser instructivo para la puede ser instructivo para: descubrir aprender cdmo se seleccionan los árboles los cambios estacionales experimentados para su corte; para averiguar cómo se propor los animales y las plantas; estudiar tegen los árboles jóvenes; qué especies se sus hábitos; descubrir dónde viven los consideran más valiosas y por qué; obserl animales; observar cómo la vida animal var e empleo de las máquinas; conocer y vegetal dependen la una de la otra; y cómo se obtiene y se cura la madera asecomprobar en qué medida las condicio- rrada; comprobar los cambios en la vida nes físicas circundantes, c o m o la hume- animal y vegetal cuando un área ha sido dad, temperatura y cantidad de luz solar, talada. Las posibles actividades incluyen afectan a los seres vivos; bÚscíir ejemplos la visita a u n aserradero para observar los de animales y plantas útiles y dañinos. procedimientos, conseguir muestras de m a Posible aplicación: Organizar una excur- deras para estudiar los anillos de crecisión a campo para observar y coleccionar miento; caminar por los bosques para ver l materiales. Llevar los ejemplares seleccio- cómo se cortan los árboles y-examinar las nados a l clase. a diversas máquinas observando de qué maU n edificio en construcción puede pro- nera auxilian a los trabajadores. porcionar l ocasión de observar cómo 5e a Una granja puede ser instructiva para instalan los cables el8ctricos; cómo se observar los diversos procedimientos de Posibles recursos en un área rural

(actividades ecolbgicas)

Algunas sugerencias acerca de l ensefianza de las ciencias a

18

a conservación y almacenaje de los alimen- tallos, raíces, hojas, flores y frutos a l l tos; e cuidado de los animales; e cultivo humedad ambiente; e estudio de la adap l l de las plantas y flores del jardín; para tación de los animales para la vida en el estudiar el uso de las máquinas en la casa, agua o sus cercanías, comparándolos con o e campo, e granero, e jardín y el huerto, l s animales terrestres; observando, sus l l l a l y de qué manera los edificios y terrenos cambios y los de l s plantas, en e curso se protegen contra e fuego y cómo se de las estaciones y los hábitos de recol lección de alimentos y construcción de previenen los accidentes. U n jardín con plantas y flores, puede viviendas en la vida animal. ser instructivo para observar cómo las plantas obtienen suficiente luz, humedad Empleo de los recursos y otros factores esenciales para su des- E valor de los reciirsos depende de la hal arrollo; p r a aprender cómo se prepara e l bilidad con que se los utilice. Cada uno terreno para la plantación; cbmo se realide ellos debe usarse con un propósito, o za el trasplante y de qué manera se dispropósitos, definido: ayudar a resolver un persan las semillas; para estudiar la autoproblema; ilustrar mejor un principio cienpolinización de las flores; su polinización tífico; fomentar en los alumnos e hábito l cruzada y la germinación y desarrollo de de la Investigación de su medio ambiente. las semillas, aprendiendo a conocer las t A planear una excursión, maestro y l clases de suelos más adecuadas para e l cultivo de diferentes especies de plantas alumnos deberán proponerse como objetiy c ó m o se determina la calidad de un sue- vo el examen ,de un problema, o problelo, comprobando cómo las plantas alrnace- mas, definido. nan alimentos y sus cambios estacionales. E maestro, y quizá un pequeño grupo l Las actividades posibles incluyen visitas de alumnos deberían trasladarse previaal jardín para observar plantas y métodos mente al lugar que luego visitará todo el de cultivo, recolectar semillas y frutos que curso, para verificar s es adecuado y i ilustren las formas de dispersión; la ger- accesible. minación de semillas en la clase para inCuando los alumnos proyecten obtener crementar los conocimientos sobre cultivo informes de los pobladores del lugar, conde plantas; la realización de experimen- viene asegurarse de que los informantes tos para comprobar la acción de la luz, comprenden la finalidad de l visita y de a l temperatura y humedad en e crecimiento que sus explicaciones serán l suficienteo de las mismas y, s es posible, el cultivo mente explícitas como para que aquéllos i de un jardín en la escuela como forma de las entiendan. acrecentar los conocimientos sobre e crel La discusiónsubsiguiente debe ser cuicimiento de las plantas. dadosamente planeada. Para la solución Un apiario puede instructivo de 10s problemas deben emplearse 10s dapara observar cómo se cuidan las abejas, tos adecuados y confemionarse informes la construcción de las col?nens Y cómo por escrito de 10s hallazgos, cuando se se preparan para la estación fría; qué considere que éstos serán de utilidad para ocurre cuando las abejas forman enjam- los alumnos. bres y de qué manera se las puede manejar con seguridad; por qué son Citiles al a hombre; para observarlas cuando traba- Facilidades para l enseñanza jan y verificar cómo se desarrolla la vida de las ciencias en el interior de una colmena mediante ei Organización en la clase de un rincón de estudio de un ejemplo de insectos socia- las ciencias. Destinar para este propbsito les y títiles. un rincr5n de la clase, al que se denominaU n riacho o laguna puede ser intere- rá: Rincón de la Ciencia. Conseguir si es sante para l observación de las diversas posible una o dos mesas utilizables para a l clases de vida vegetal y la adaptación de los experimentos y exhibición. Tal vez e

19

Algunas sugerencias acerca de la enseñanza de las ciencias para la construcción de jaulas para animales.
instalación de una estación meteorológica. E n el Capítulo Cuarto se describen algunos instrumentos meteorológicos sencillos, que pueden construirse con materiales de fác l Óbtención en casi todas partes. La obi servación diaria de l s cambios del tiempo o es una fuente de interés y puede constítuir la base de provechosas lecciones científicas.

portero de la escuela pueda colaborar confeccionando estantes debajo de las m s imas para guardar e material, elementos l ' equipo descriptos en este libro. Se estiy mulará a los alumnos para que traigan material para su exhibición en el Rincón de la Ciencia. LB permanencia de éste en la mesa no debe ser tan prolongada que desaparezca el motivo de su interés. E l Rincón de la Ciencia debe ser un lugar de actividad y cambios.

Tablero para u n boletín de informaciones Cultivo de plantas. Pequeñas macetas ubicientíficas. S se estimula lo suficiente a cadas en e antepecho de una ventana i l los alumnos, tmerán a la escuela cons- donde dispongan de luz abundante, brintantemente material de interés, en forma darán un amplio espacio para e cultivo l de recortes de diarios y revistas, por lo de semillas y pequeñas plantas. S se rei que un tablero para informaciones cientí- quiere mayor espacio para ciertos experificas constituirá uno de dos medios de di- mentos, pueden obtenerse o construirse fusión de dicho material, corno así tam- cajones chatos, con madera nueva o desebién de dibujos u otros trabajos prepara- chos. dos en las clases de ciencias. U n buen lugar para e trablero de exhibición de Condiciones tropicales. E n los tr6picos l dicho boletín será junto a las mesas del existen muchos inconvenientes en un laRincón de la Ciencia. Podrá construirse boratorio, en particular durante la estal con madera blanda o conglomerado de ción húmeda. E material se echa a perder, los papeles se pegan uno a otro, los madera. instrumentos se oxidan, dos ejemplares se Estante-museo: Los alumnos, una vez des- enmohecen, en los lentes proliferan hongos pierto su interés son coleccionistas insacia- que los inutilizan estropeando superficies bles. Muchas de ,las cosas que coleccionen pulidas con precisión. Además, las hormiestarán seguramente destinadas a l es- gas, termitas y otros insectos prosiguen a cuela. Deberán estimularse tales activida- con su interminable obra destructora. des, y una manera de lograrlo será destiCuanto sea posible debe guardarse en nando un estante como museo en el cual recipientes herméticos. Son ideales los tapuedan exhibirse colecciones o ejemplares rros de vidrio con tapas bien engrasadas, de carácter científico. y m u y útiles los frascos con tapa roscada, Acuarios y terrarios. Los acuarios y te- como los de dulces y los recipientes metámrios constituyen una fuente de constan- licos, como latas de galletitas y tortas, t interés y proporcionan un lugar de ob- etc.; pueden transformarse fácilmente en e servación de muchos fenómenos científicos herméticos mediante una junta de material l importantes. E n el capítulo tercero se ha- aislante colocada entre la tapa y e recipiente. llarán instrucciones para la construcción Las lentes de los microscopios, cuando y mantenimiento de acuarios. no se usan, deben preservarse con un Jaulas para animales. Diversas especies de disecante. U n trozo de piolín embebido en animales pueden mantenerse en observa- creosota y colocado dentro del estuche de ción en la clase. Algunos se adaptan a la la lente, se ha comprobado que retarda cautividad mejor que otros. Se puede in- eficazmente el desarrollo de mohos. vitar a los alumnos a 1,levar sus animales Durante la est~cidnHuviosa, los microsfavoritos a la escuela durante breves pe- copios, galvanómetros y otros instrumenríodos para su observaci6n y estudio. E n tos sensibles, deben guardarse, s es poi e capítulo tercero se hallarán sugerencias sible, en un armario, en cuyo interior l

Algunas sugerencias acerca de l enseñanza de las ciencias a se mantendrá encendida permanentemente una lámpara eléctrica de 50 vatios. Las agujas pueden clavarse en un trozo de género previamente untado con vaselina. Los instrumentos metálicos como calibres a rosca, vernieres, diapasones, etc., deberán engrasarse. Los tornillos de los soportes para retortas, anillos y prensas de sujeción deben aceitarse frecuentemente. Los escalpelos deben untarse con vaselina y guardarse en una caja. Las partes metálicas de las herramientas deberán frotarse con un trapo aceitado. La seguridad en e laboratorio l

20

Las actividades prácticas y experimentos constituyen un aspecto de gran importancia en las clases de ciencias. La realización de experiencias puede resultar entretenida, pero también peligrosa y el maestro de ciencias debe asegurarse de que e tral bajo se realice de t l manera que no se a produzcan accidentes. Muchas de nuestras actividades diarias son potencialmente peligrosas. Encender fuego, atravesar una calle, conducir un automóvil y hastq tomar un baño, pueden tener como consecuencia un accidente, pero no dejaremos de hacer estas cosas por e peligro implícito, más bien, enseñal remos a nuestros niños d riesgo que involucran ,dichasactividades para que sean capaces de disfrutar de los beneficios de las mismas, evitando los peligros potenciales. Igual filosofía debe aplicarse en las clases de ciencias. Los alumnos deberán aprender cuáles son los peligros inherentes a cada actividad, y fla forma de evitar l imprevisto. A continuación se reo sumen algunas precauciones.
Quemaduras y fuego. Tal vez e tipo más l común de accidente en e laboratorio es l una quemadura. En su mayoría pueden evitarse si los alumnos tienen presente que “un objeto sometido a la acción del calor, se calienta y permanece caliente durante cierto tiempo”. Aunque obvia, esta advertencia por lo general no se tiene en cuenta. Los alumnos pondrán un trozo de vidrio o metal en una llama durante varios segundos, luego lo retirarán y to-

carán su extremo para comprobar s está i caliente, iy l está! Desgraciadamente, la o mayoría de los objetos calientes no se distingue a simple vista de los frios, por su olor o su sonido. Sólo el sentido del tacto suministra la prueba y, si e objeto está l muy caliente, aun tocándolo con precaución puede producir una quemadura. Cabe formular otra sencilla recomendación relacionada con e fuego: “NO poner objetos l susceptibles de arder, cerca de las Ilamas”. Los alumnos deben comprender que ropas, cabellos, papel, madera y muchas sustancias químicas comunes arden bastante fácilmente. Los mecheros que no se usen deben apagarse. Una precaución adicional es la concerniente a las lámparas de alcohol: S se proyecta hacia abajo, i a sobre l base del quemador un calor excesivo, como por ejemplo cuando se calienta e interior de metal brillante de una l lata empleada como protección contra el viento, e alcohol puede gasificarse en el l interior de la lámpara transformándola de suave quemador en soplete m u y caliente.
Cortaduras y vidrio roto. Las cortaduras menores son un segundo tipo de accidente comcn. Se deben generalmente a tres causas: rotura de tubos, caída de recipientes de vidrio y explosivos del generador de gas. Prácticamente todas las cortaduras producidas por tubos de vidrio pueden evitarse si éstos se envuelven en una toalla antes de introducir un tapón. Se puede lubricar e vidrio del tubo con glicerina o agua l y tomarlo con una toalla girando al insertar el tapón. Los extremos de todo tubo de vidrio deben alisarse en la llama, evitando que se cierren por completo. S i esto accidentalmente ocumera y el tubo formara parte de un sistema de suministro de gas, éste no podría pasar a través del mismo, pudiendo producirse una explosión. Es menester verificar siempre los dispositivos generadores de gases para asegurarse de que no existen obstrucciones. Cuando el gas generado es oxígeno o hidrógeno, dicha precaución debe extremarse, porque las posibilidades de una explosión accidental son mayoms. Para la o b tenci6n de dichos gases no son recomen-

21

Algunas sugerencias acerca de la enseñanza de las ciencias

dables los procedimientos que requieran e l empleo de calor. Es evidente que e riesgo de cortaduras l debida a l caída de objetos de vidrio se a reducirá mucho si los recipientes de vidrio se dejan en e piso o en estantes l donde exista poco peligro de derribarlos accidentalmente. Esto es especialmente cierto en e caso de grandes existencias l de botellas de ácidos, gases o líquidos inflamables. Cuando se rompa un vidrio debe ser arrojado a un recipiente que tenga una marca especial antes que a cestos norma. les de basura. Hay que tener consideración con la persona encargada de la limpieza.
Calentamiento de sustancias en tubos de ensayo. A calentar sustancias en tubos l de ensayo, debe moverse el tubo de u n lado al otro a través de la llama, y la boca del tubo debe ser orientada alejándola de las personas que estén cerca (véase la figura).

ser colocadas en la boca las sustancias que usted sabe que son absolutamente inofensivas (como la sal pura de mesa o e azúcar). Algunos productos químicos l son tan tóxicos que una fracción de gram o puede ser mortal.

Fuente de calor

Los tubos de ensayo nunca deben ser llenados en más de un tercio a una mitad de su capacidad, como preoaución contra ebulliciones y rebosaduras. Cuando se transfieran materiales de un recipiente a otro, mantengase los recipientes a una prudente distancia.
Olfateo y paladeo. La nariz es un instrumento delicado que merece protección. Tenga cuidado cuando huela productos químicos. La técnica correcta es abanicar e gas hacia la nariz y olfatear cautelosal mente (véase figura). S no percibe olor, puede acercarse más i y hacer un nuevo intento. La mejor regla para el paladeo es no l haga. Sólo deben o

Productos químicos peligrosos. Cualquier producto químico es potencialmente peligroso y debe ser tratado como tal. No debe permitirse en modo alguno a l s o alumnos que efectúen experimentos no autorizados y no deben autorizarse los que usted no sepa que son seguros. Puede suponer que los experimentos descritos en este libro sofi seguros, a menos que se incluya una advertencia. E peligro pol tencial tiene que resultar claro de la nota. S no fuera así, no haga de todos modos i el experimento. Así c o m o es la pistola “descargada” la que mata, es e experil mento “seguro” el que frecuentemente se traduce en accidentes. Sustancias como el azúcar, e azufre y el cinc en polvo l son perfectamente seguras.. . normalmente. Sin embargo, cuando se mezclan con buenos agentes oxidantes, c o m o cloratos o permanganatos, forman mezclas explosivas. Se enumeran más adelante unas pocas de las más peligrosas clases de productos químicos, con descripciones de sus peligros. Acidos y bases. Todos los ácidos “fuertes” o “minerales”, c o m o los ácidos clorhídiico, sulfsirico o nítrico, son peligrosos cuando están concentrados. Cuando se hallan diluidos su manipulación es relativamente segura y cualquier

Algunas sugerencias acerca de la enseñanza de las ciencias salpicadura puede lavarse con agua. E l peligro mayor surge cuando e ácido entra l en contacto con los ojos. Para protegerlos, deben usarse anteojos de seguridad. Ciertos ácidos, c o m o e sulfúrico y el nítrico, l por ejemplo, son m á s peligrosos porque son buenos agentes oxidantes. Los ácidos orgánicos no son, generalmente, tan peligrosos c o m o los minerales, pero, existen excepciones. E fenol (ácido carbólico) y l e ácido oxálico, son peligrosos, no debido l a sus propiedades ácidas, sino porque son o tóxicos. Las bases fuertes, c o m o l s hidróxidos de sodio (soda cáustica) y de potasio (potasa cáustica), pueden producir quemaduras como los ácidos fuertes. Bases m á s débiles, como el hidróxido de calcio (cal y agua), también pueden originar quemaduras s están en contacto con la piel i durante largo tiempo. Las soluciones diluidas, de bases, son relativamente seguras, pero, aun éstas, cuando entran en contacto con l piel, deben lavarse rápidamente a con agua abundante. Sustancias oxidantes. (Sustancias químicas que activan l combustión o quemado.) a S se ponen en contacto con materiales que i actúen como combustibles, como por ejemplo, cualquier sustancia orgánica, existe peligro de explosión o incendio. Algunos de los productos químicos m á s peligrosos de esta categoría son los cloratos, peróxidos, percloratos y el ácido hiperclórico. Dado que los cloratos de sodio y de potasi0 son sustancias químicas bastante comunes, conviene señalar especialmente sus peligros. Se trata de compuestos estables susceptibles de ser manipulados con seguridad, con das debidas precauciones. Deben mantenerse alejados de ‘los ácidos fuertes, dado que a reaccionar producen l dióxido de cloro, tóxico, y pueden explotar. Deben conservarse apartados de las sustancias fácilmente oxidables, ‘como el azufre, sulfuros, fósforo, azúcar, alcoholes, solventes orgánicos, compilestos amoniacales, metales en polvo, aceites o grasas y polvo de cualquier tipo. Hábitos recomendables. A continuación se enumeran dgunas advertencias y prácticas que deben observarse habitualmente.

22

1. Usar siempre anteojos protectores cuando exista peligro de que sustancias ca*lientes o cáusticas salpiquen los ojos. 2. Leer siempre dos veces y atentamente las etiquetas de los frascos de reactivos. Existe una gran diferencia entre cloruro de potasio y clorato de potasio; entre cloruro de mercurio (1) y cloruro de mercurio (11); entre manganeso y magnesio. 3. Los tubos de ensayo o partes del equipo susceptibles de expeler gases o líquidos, deben apunhr en dirección opuesta a todas las personas presentes. 4. Antes de usarlos, verificar siempre que los accesorios de vidrio no tengan rajaduras. 5. Los implementos de vidrio de todo tipo deben colocarse en la parte posterior del banco del laboratorio para protegerlos de roturas innecesarias. Las botellas de vidrio deben depositarse en e suelo o sus cercanías. l 6. Toda herida, aun insignificante, debe ser sometida de inmediato a l atena ción médica. 7. Cuando se diluyan ácidos, éstos deben agregarse lentamente al agua, y no a la inversa. 8. En e laboratorio e orden y l limpieza l l a son imperativos. Los vidrios rotos o residuos de metales o sustancias químicas que no se usen, deben guardarse en recipientes apropiados. Cuando alguna sustancia se vierte por e desal giie es menester hacer correr agua abundante.

USO del mercurio. Aunque parezca sorprendente, e mercurio se evapora, aun a l l temperatura de congelación del agua, a produciendo un vapor inodoro, insípido e incoloro, cuya concentración depende de l temperatura. Este vapor es tóxico y a puede afectar a sistema nervioso. E merl l curio penetra en e organismo fácilmente, l por inhalación, ingestibn, o a través de la piel. La exposición prolongada puede conducir a un envenenamiento gradual, indicado por síntomas nerviosos y psíquicos. Protección contra el derrame. E mercul rio se escurre por las hendiduras, se mezcla con e polvo y penetra las sustancias, l

23

Herramientas y técnicas Útiles cauciones tendientes a impedir e contacl to de la piel con e mercurio líquido o sus l vapores, usando guantes impermeables y calzado con suelas de goma, dado que e l cuero absorbe e mercurio. Luego de hal ber tocado mercurio deberán lavarse cuidadosamente las manos para reducir la absorción a través de la piel. Luego de haberse producido una salpicadura, se revisará la indumentaria personal dado que e mercurio puede depositarse accidentall mente en las botas del pantalón, bolsillos o pliegues de la ropa. Almacenaje. E mercurio debe conserl varse en un lugar bien ventilado donde los recipientes se mantengan frescos y protegidos de la luz solar directa. No es aconsejable e depósito sobre pisos de madel ra. Los de linóleo grueso, concreto no poroso o superficie barniuada, son adecuados siempre que las rajaduras o grietas se tapen y se logre una superficie pulida. No debe trabajar con mercurio o guardar sus frascos en las cercanías de fuentes de calor, o de amoníaco. E tapón del frasl co del mercurio, cuando éste no se utilice, debe estar perfectamente ajustado. Esta precaución es importante porque una-leve corriente de aire que pase sobre el frasco de mercurio, destapado, a k temperatura ambiente puede provocar la difusión de varios miligramos de mercurio por metro i cúbico de aire. S pudiera conseguirse una vitrina con cierre hermético, a prueba de pérdidas, constituiría un lugar adecuado para guardarlo.

como madera, tejas, cañerías de hierro y ladrillo refractario. Donde se utiliza mercurio deben pulirse e impermeabilizarse los pisos y obturarse las grietas barnizando l superficie del piso. Cuando se derrame a mercurio en e suelo debe limpiarse de inl mediato, evacuando la habitación y abriendo las ventanas para aumentar la ventilación. Las puertas que comuniquen con pasillos deberán cerrarse; E mercurio disl perso debe recogerse de inmediato aspirándolo mediante una bomba de agua o con e auxilio de algún compuesto para l barrido en seco. S no se dispusiera de i dichos elementos se deberá emplear una escoba y pala para residuos o un secador, tratando de formar unta pequeña m a sa. Una vez logrado, se .lo depositará en un recipiente sólido, de material plástico, vidrio o m t l con cierre hermético. S ea, i después de haber recogido la mayor parte, quedan aún numerosos glóbulos pequeiíos en hendiduras y grietas aún será posible l contaminación. Deberá aplicarse cuia dadosamente al área contaminada, polisulfato de sodio o azufre sublimado. (También es adecuado para este fin e producto l comercial para pulverizaciones agrícolas durante la hibernación, que contiene azufre.) Estas sustancias reaccionan con e l mercurio formando un compuesto inerte, que no se evapora. Cuando se trabaja con mercurio es aconsejable tener a mano cierta provisión de azufre sublimado. Protección contra los contactos con la pieI. Deben adoptarse toda clase de pre-

Herramientas y técnicas 'útiles
Herramientas Experimentadores hábiles han logrado elevados índices de manualidad con un número sorprendentemente reducido de herramientas. Es imposible afirmar que determinadas herramientas constituyen un equipo mínimo. Por lo general, el experimentador adquirirá probablemente su equipo poco 0 poco y ninguna carencia, en particular, l disuadirá de llevar a cabo o un proyecto. En primer término se tratará de adquirir lo siguiente: Herramientas para trabajar con metales: tornillo de banco, sierra (para metales, martillo, destornilladores, pinzas @lana y redonda), alicates, soldador eléctrico o de otro tipo, taladro eléctrico, mechas, machos y hembras para hacer roscas, varias limas y punta de trazar.

11 .

Herramientas y técnicas útiles

24

Herramientas comunes para madera: formones, serrucho común, serrucho para cortar en e sentido de la fibra, cepillo l de carpintero,de acero, una escofina com ú n o plana, berbiquí y mechas, diversas clases de colas y cementos, pintura de varios colores. Corte de vidrios
1 1 C ó m o efectuar un corte recto . U n cortavidrios no corta el vidrio, .lo parte con una pequeña rueda. S ésta está afii lada y se mueve sobre e vidrio con l l a velokdad y presión correctas, produce una fina estría o surco, astillando o pulverizando ligeramente e vidrio. Los bordes l biselados de l 'rueda actúan a m o d o de a cuñas presionando ambos lados de L est l , forzando al vidrio a separarse, inira ciándose la rotura. S ésta no se inicia, se i a debe golpear l grieta o surco con la extremidad en forma de boli3lla del cortavidrios. Antes de intentar obtener u? corte impecable, se debe practicar con trozos sobrantes hasta adquirir la velocidad y presión requeridas para lograr un corte parejo (obsemr la figura). E vidrio col m ú n para ventanas, se obtiene en dos espesores: simple y doble. E simple es más l delgado y fácil de cortar. E vidrio plano l de hasta 0,6c m de espesor puede cortarse de la misma manera que e vidrio común l de ventana. Los vidrios de seguridad, furmados por dos o m á s hojas cementadas entre sí, requieren un equipo especial para su corte.

/

Id Corte de tubos de vidrio Una forma de cortar tubo de vidrio es haciendo una estría en su superficie mediante una pasada 'hacia @delante con una lima triangular. E canto de una lima recl tangular también es eficaz. E corte debe l ser perpendicular al eje central del tubo para que éste se parta en escuadra. Para partirlo, se coloca sobre un banco con e l palillo de un fOsforo, o un escarbadientes, exactamente debajo del corte y, sosteniendo firmemente uno de los extremos se presiona sobre e otro hacia abajo, produl ciéndose de inmediato e corte. Otro mél todo de uso frecuente consiste en marcar

1 1 Cómo cortar e1 vidrio .

e tubo, pasando rápidamente e filo de l l una lima, y luego sostenerlo con ambas manos, con los pulgares enfrentados, epoyados en lados opuestos de la hendidura, partiéndolo con un movimiento hacia afuera con respecto al cuerpo. Los bordes del corte se emparejan en la llama.
13 Cortador de vidrios con alambre para . resistencias Obtengase un trozo de 60 cm de dambre de nicrome calibre 24, e impmvísense dos

25

Herramientas y técnicas Qtiles

13 .

agarraderas a prueba de calor, en ambos extremos. Una de ellas, provista de un interruptor. Conéctese a una fuente de poder adecuada, de 12 V, 5 A (una batería de automóvil o un transformador reductor de tensión). Verificar que los fusibles y e interruptor sean de la resistenl cia adecuada a la corriente que pasará por l ellos. E alambre deberá calentarse al rojo vivo en pocos segundos después de w r ra do e interruptor. S así no fuera, habría l i que revissr en primer término la fuente de poder y las conextones. Puede ser necesario reducir la (longitud del a!ambre de la resistencia, si l misma no alcanza a e grado de calor requerido. Practicar en l e recipiente de vidrio una pequeña ral nura en e punto en que se cruza el aiaml bre de nicrome. Ajustar e alambre, forl mando un lazo, en la posición necesaria para el corte. Cuidar de que $losalambres no se toquen entre sí al cruzarse en k ranura. Cerrar el interruptor y, al cabo de pocos segundos, e vidrio por lo genel ral se partirá con un corte neto, por e l lugar 'donde e alambre circundaba al recil piente. S esto no ocurriera al cabo de 15 i o 20 segundos, retirar rápidamente el alambre de nicrome y colocar e recipienl te bajo agua corriente, lo que provocará la contracción necesaria para producir la rotura del mismo a lo largo de la línea deseada. Durante la operación del corte se debe proceder con cuidado (ver l fia gura). Limpieza de recipientes de vidrio. Los solventes enérgicos para limpieza deben ser usados por e maestro y no por los aluml nos. Disolver 100 gramos de bicromato de potasio en una solución de 100 gramos de ácido sulfiirico concentrado en un litro de agua. Los recipientes de vidrio se remojan en. dicha solución, que puede emplearse nuevamente varias veces. Precaución: Se debe tener mucho cuidado de que esta soluci(>n, sumamente corrosiva, toque la piel o las ropas. Para diluir el ácido sulfQrico concentrado, se debe emplear un recipiente de piedra o de barro cocido, vertiendo el ácido en e agua l m u y lentamente, ?lado que dicho proceso libera una gran cantidad de calor.

Cort dor de vidrio improvisado con un alambre para resistencia A alambre de nicrome calibre 24 B pequeña muesca efectuada con una lima en el costado del frasco c interruptor en la agarradera D cable de conexión con la fuente de poder

E maestro deberá aplicar sus conpcil mientos de química en la limpieza de manchas de origen conocido. Si los recipientes sucios han contenido álcalis o sales con reacción alcalina, evidentemente debe intentarse en primer término someterlas a l acción limpiadora de un poco de ácido a diluido. S la mancha es de permanganato i de potasio, deberá probarse con una solución de sulfito de sodio, acidulada con un poco de ácido suififrico diluido, etc. Los &lcalis atacan lentamente e vidrio y l los frascos que han contenido soda cáustica, etc., durante largo tiempo nunca recobran su transparencia original.
Soldaduras
La soldadura se emplea para unir superficies metálicas, como cobre, hierro, níquel, plomo, estaño, cinc y aluminio. Es particularmente Qtil para efectuar conexiones el&tricas, unir láminas metálicas y obturar juntas para evitar pérdidas de líquidos. Los soldadores eléctricos comunes o con forma de pistola son muy usados para conexiones, pero también pueden hacerse soldaduras con saldadores de cobre no provistos de elementos eléctricos para su calentamiento.

14 .

Herramientas y técnicas útiles Hierro galvanizado Cinc Aluminio Cloruro de cinc

26

14 Tipos d,e soldadura . La mayoría de las soldaduras blandas son aleaciones de estaño y plomo. Las empleadas para unir aluminio son por l general o aleaciones de estaño y cinc o de estaño y cadmio. Los puntos de fusión de la m a yoría de las soldaduras de estaño y plomo oscilan desde 165°C hasta temperaturas mayores. Las saldaduras de estaño y plom o se identifican generalmente mediante números que indican las proporciones respectivas de dichos elementos. E primer l número expresa e porcentaje de estaño, l y e segundo, e de plomo. Las soldaduras l l con elevado contenido de estaño son m u cho más caras que las que contienen mucho plomo. E n general las que tienen gran porcentaje de estaño poseen puntos de fusión m á s bajos que los de aquéllas con elevado porcentaje de plomo. Las primeras son mejores para conexiones eléctricas, en tanto que las segundas son m e cánicamente más resistentes. Las soldaduras se obtienen bajo diversas formas, que comprenden barras, aJambres, lingotes y polvo. La soldadura en forma de alambre puede conseguirse provista de núcleo fundente o sin él.
15 FundeHtes . Para efectuar una buena junta, el metal a unirse, e extremo del soldador, y l l a misma soldadura deben hallarse libres de suciedad, grasa, Qxidos y otras materias extrañas que podrían impedir que la soldadura se adhiriera a metal. Los fundenl tes se utilizan para limpiar la zona en l a que se efectuará la junta; para eliminar l a capa de óxido que normalmente existe en los metales y para impedir ulteriores oxidaciones. Los fundentes también disminuyen l tensión superficial de l soldadura a a aumentando sus propiedades humectantes. Se debe emplear e fundente más adecual do para e metal que se debe soldar, sel gún se indica a continuación: Metales Bronce, cobre, estaño Plomo Hierro, acero Fundentes Resina

Cloruro de cinc Estearina, fundente especial

Los fundentes se clasifican generalmente en corrosivos, semicorrosivos y no corrosivos. Estos últimos se emplean para soldadura de conexiones eléctricas y otros trabajos que deben estar completamente protegidos de cualquier vestigio de corrosión. E fundente no corrosivo de uso l m á s comiín es l resina. En estado sólido a es inactiva y no corrosiva. Cuando se la calienta se torna lo suficiente activa como para rkducir los óxidos del metal caliente, cumpliendo así su acción fundente. La resina puede obtenerse en forma de polvo, pasta o líquido. La resina deja frecuentemente coloración marrón sobre el metal soldado, m u y difícil de eliminar, pero que en cierta medida puede prevenirse adicionándole una pequeña cantidad de trementina. Para hacer el fundente más efectivo se agrega a veces glicerina a la trementina.
16 Métodos de soldadura . Las siguientes consideraciones de caráca ter general son aplicables a l mayoría de los trabajos de soldadura: 1. Asegurarse de que las superficies que serán soldadas estén limpias y libres de óxido, suciedad, grasa u otra sustancia extraña. S es posible e matei l rial debe unirse mecánicamente, de manera que la soldadura fije l unión en a su posición, de l misma forma que a la cola de carpintero fija l ensamblaa dura en un trabajo en madera. 2. Emplear la soldadura y fundente más apropiados para e trabajo a realizar. l Tener presente que el punto de fusión del fundente debe ser inferior al del tipo de soldadura a emplearse. 3. Calentar las superficies l suficiente o para 'que se funda la soldadura. E soll dadór no debe pegarse en superficies insuficientemente calentadas. No obstante, se debe tener mucho cuidado de que e soldador no se sobrecaliente, a l l soldar cobre o cuando se trata de unir

Sebo, resina Bórax, cloruro de amonio

27

Herramientas y técnicds útiles superficies. Por regla general, l sola dadura no debe cdentarse mucho m á s de su temperatura de trabajo. A medida que aumenta la temperatura de la soldadura fundida, aumenta la rapidez l de la oxidación. A sobrecalentarse la soldladura fundida en contacto con e l aire, se pierde por oxidación más estaño que plomo.

11 .0

dura. A medida que ésta se funde, todo exceso deberá limpiarse antes de que se solidifique, con ayuda de un trapo húmedo. Copias heliográficas y diazotipias Consíganse dos láminas de vidrio de aproximadamente 25 c m por 35 cm. Ribetéense con cinta adhesiva, confeccionando con la misma una bisagra a lo largo de uno de los lados m á s largos.

17 Conexiones eléctricas . Para soldar conexiones eléctricas debe e m . plearse soldadura con nficleo de resina 19 Copias heliográficas fundente. La razón para ello es que, por Colóquese una hoja de papel heliográfico, a l general, resulta difícil o imposible lim- para copias azules, con l cara verdosa o piar los restos de fundente ácido de un hacia arriba, sobre uno de los vidrios, y a l dispositivo eléctrico, provenga éste del nú- encima de l misma, e objeto a copiar cleo de la soldadura o haya sido aplicado con un pincel. Cualquier ácido generado por la soldadura produce una corrosión inadmisible. Para soldar conexiones eléctricas se debe aplicar la punta de cobre del soldador debajo del empalme a soldarse, con l mayor superficie posible de cona

/
/ A Soldadura /
Conexiones elktricas con ncicieo de resina B Soldador

tacto mecánico, para permitir l máxima a propagación del calor. Aplicar al empalme la soldadura con niicleo resinoso (observar la figura), cuidando no recalentar los componentes eléctricos.
18 Soldadura con lhmpara . La soldadura con lámpara se emplea frecuentemente en pequeños trabajos, o en aquellos cuyo acceso es relativamente difícil. Pueden utilizarse lámparas alimentadas con propano o con alcohol. E procel dimiento general consiste en proyectar la llama de la lámpara sobre las superficies a unirse, aplicando entonces l soldadura a en frío, en forma de barra o alambre. Las superficies calentadas fundirán l soldaa

(ver la figura), sujetándolo en la posici6n correcta con e segundo vidrio. Mediante l este procedimiento podrán reproducirse, un negativo fotográfico, una hoja, un trozo de encaje, etc. Expóngase a sol durante l un período comprendido entre 20 segundos y varios minutos, según la luminosidad del cielo. Lávese luego la copia azul en una cubeta con agua durante varios minutos, con l que se eliminará todo el o pesto 'de l sustancia sensible a l luz. a a Póngase a secar sobre una tabla pulida y plana.
1 1 Diazotipias .0 Este procedimiento, hasta la etapa de1 lavado es igual a de las copias he1iogi.al fims, pero el papel no debe lavarse con agua. E n cambio deberá exponerse a la acción de vapores de amoníaco durante algunos minutos, en el interior de un recipiente grande. A partir de entonces, la

11 .0

Construcci6n de un equipo de uso general

28

luz y 0 no producir& cambio alguno en e l papel (ver 1 figura). 0

ca5, consultar a los negocios de fotografía locales. 1.11 Preparación de papel para copias heliográficas, azules Preparar soluciones de ferrocianuro de potasio (10 g, en 50 cm3 de agua) y de citrato férrico de amonio (10 g, en 50 cm3 de agua). Estas soluciones se preparan separadamente y se conservan en una habitación oscura o bajo iluminación atenuada. Para su empleo se mezclarán cantidades iguales en una cubeta plana, de vidrio o esmaltada, bajo iluminación débil. E papel se sensibiliza aplicándole la sol lución mezcla con un pincel ancho y suave o dejándolo flotar en la misma unos pocos segundos. Luego de sensibilizado debe colgarse en el cuarto oscuro hasta que se seque.

A tapa
D B

frasco de boca ancha

c papel
D deposito de amoníaco E vapores de amoníaco

Estos experimentos pueden inducir 0 algunos alumnos a trabajar con material fotográfico más sensible, empleado en cámaras. Para mayor información sobre revelación de películas y copias fotográfi-

Construcción de un equipo de uso general
Dispositivos para pesar 1 1 Una balanza simpie .2 Con un clavo, perforar cuatro agujeros equidistantes en e borde circular de una l lata en desuso. Pasar por estos orificios cuatro cordeles que se anudarán juntos por su extremo libre. Suspender e platillo de l balanza asf formado, de una banda de gom a colgada de un clavo (ver l figura). a S no se dispone de un juego de pesas, se i puede graduar la balanza empleando volúmenes conocidos de agua en un vaso graduado y practicando marcas en el soporte vertical de madera, en coincidencia con e borde del platillo. Luego pueden l seleccionarse piedras que provoquen una extensión equivalente y marcarlas para que en e futuro hagan las veces de pesas. l También se pueden emplear monedas.
1.13 Balanza de resorte Colocar un resorte de acero en espiral, en e interior de un tubo que l protegerá l o contra posible deterioro. ta lectura se efectuará en la parte inferior del tubo, sobre 0 un émbolo de madera graduado (ver 1 figura). Comenzar por arrollar e resorte, l fijándolo moUiante una argolla con rosca a un tarugo que ajuste exactamente en e l tubo (U; bambú o material plástico) elegido. E otro extremo del resorte se sul jetará mediante una grapa de alambre, a un cilindro de madera que se deslizará por e interior del tubo. Fijar e tarugo l l ai extremo superior del tubo e insertar en é un gancho para suspensión de la bal lanza y otro similar se atornillará en la base del cilindro, procediéndose entonces a su graduación.

1 1 Romanas .4 Se puede improvisar una balanza de las denominadas ‘romanas’, o tambien ‘dan+ sas’, utilizando trozos cortos de caflo de plomo para agua corriente como contrapesos y aros de alambre como pivotes (ver la figura). La barra puede ser de madera o metal. E n este último caso deberán pfiactiarse

29

Construcción de un equipo de uso general

11 .6

e

1 1 Romanas .4
simple

1 1 Balanza de resorte .3

escotaduras, con una lima, en su parte inferior paria indicar las posiciones de equilibrio correspondientes a distintos pesos.

berá calibrarse para poder efectuar lecturas cuantitativas. E papel de aluminio procedente de los l atados de cigarrillos es adecuado para la 1 1 Construcción de una balanza con una confección de pequeñas pesas. Debe cor.5 pajita para beber refrescas tarse en trozos que pesen 1 mg, 2 mg, etc. Conseguir un pequeño perno, que pase por y colocarse en l escotadura con l ayuda a a e interior de una pajita para sorber re- de un pedacito de alambre de cobre curl frescos y atornillarlo unas cuantas vuel- vado, que haga las veces de pinza. E n l a tas,en una de sus extremidades. Determi- cartulina se trazarán marcas indicadoras nar aproximadamente e punto de equi- de las distintas posiciones de equilibrio l librio de este dispositivo y atravesar una de la varilla. Podrá modificarse la sensibiaguja de coser por e interior de la pajita lidad de la balanza ajustando la posición l para que haga las veces de pivote. Para del perno. asegurar la estabilidad el agujero se practicará algo lmás ,arriba del diámetro de la pajita (ver la figura). En e otro extremo de ésta, efectuar un l corte en forma de pequeña escotadura. Una vez fijada la aguja en su posición, apoyarl sobre los bordes 'de dos cubreobjetos a para microscopia, o sobre los filos de dos hojitas de afeitar, sostenidos paralelamente mediante un bloque de madera y una 1 1 Balanza con una pajita para sorber .6 banda de goma. Ajustar el perno hasta refrescos que l pajita oscile aproximadamente unos a 30 gradas con respecto a la horizontal. Colocar verticalmente detrás de la escotadura, un trozo de cartulina, sostenido me- 11 Balanza de a t l muy sensibie .6 si diante un broche para ro@ o un trozo de Para construir esta balanza hacen falta madena y una chinche 'paradibujo. E mis- unas pinzas para ,ropa,una aguja de tejer l m o hará las veces de escala. rígda de unos 30 c m de largo, dos etlfileColgar de la escotadura un cabello o res o agujas y un soporte que puede ser un pequkfio pedacito de papel y observar una botella de leche o un tarro de conla deflección de la balanza. La escala de- servas.

11 .6

Construcción de un equipo de uso general Dispositivos ópticos

30

E astil de la balanza está constituido l por la aguja de tejer pasada a través del resorte de las pinzas para ropa. Los dos alfileres clavadas en los costados de ésta, harán las veces de pivotes, fijados ligeramente por debajo con respecto al agujero por e que pasa la aguja de tejer. Esta l última debe formar dos brazos exactamente iguales hacia ambos lados de las pinzas para ropa, a l que se puede fijar ina sertando a modo de cuña una astilla en e l resorte de las pinzas. Estas sostendrán en su parte inferior un lápiz que servirá de fiel a la balanza. C o m o platillos se tornarán dos tapas metálicas de cajas, en cuya circunferencia se perforarán orificios equidistantes, por los que pasarán hilos que, anudados juntos en sus extremos, formarán lazos por los que se colgarán del astil. Una vez equilibrados los platillos convendrá limar dos muescas en la aguja de tejer para impedir que aquéllos se deslicen. Finalmente se colocará una. escala a graduada en e interior de l botella, del lante de l cual oscilará e fiel. a l Pueden usarse como pesas monedas, tapas tipo ‘corona’, fósforos, etc., una vez contrastado su peso. A falta de estas cosas, colocar en los platillos dos frasquitos idénticos y verter en uno de ellos una cantidad conocida de agua, con la ayuda’de
1 1 Balanza de astil .6 muy sensible

1 1 Una lupa sencilla .7 Envolver una vuelta de alambre de cobre alrededor de un clavo, formando un aro. Sumergirlo en agua. Retirarlo y observar a través del mismo. Se dispondrá entonces de una lupa similar a las primeras usadas. Frecuentemente este tipo de lente proporcionará aumentos de cuatro o cinco veces. S se golpea fuertemente e alambre coni l l tra e borde del vaso caerá una gota de

agua. Debido a l adhesión entre e alama l bre y e agua, el líquido remanente forl mará una lente m u y delgada en su centro, es decir, cóncava.

1 1 Empleo de una gota de agua como .8 lupa Colocar cuidadosamente una gota de agua sobre una lámina de vidrio. Acercar e ojo l a la misma y observar ,algún objeto a trav6s de ella y del vidrio. Puede hacer las veces de lupa simple.
1 1 U n modelo de telescopio refractor .9 Poner una lente de foco largo en uno de los extremos de un banco óptico (ver en Capítulo Segundo, experimento 2.219), apuntando a una escena cualquiera a través de una ventana. E n el lado opuesto del lente, colocar una cartulina blanca en e punto en que la imagen se forma más l nítidamente. Luego, aproximar por detrás de la cartulina una lente de foco corto, de manera que aquélla se encuentre con respecto a la lente a una distancia inferior a la distancia foca1 de ésta. Retirar entonces la cartulina y observar l escena a traa vés de ambas lentes.

w un vaso graduado. S no se dispusiera de i ninguno de estos elementos, una jeringa hipodérmica en desuso puede hacer las veces de probeta graduada en centímetros cúbicos, para medidas pequeñas. Se pueden improvisar pesas fraccionarias suspendiendo ganchos de alambre del astil.

31

Construcción de un equipo de uso general

12 .1

1 2 Proyector para películas o slides .0 La base del instrumento es un trozo de madera de 40 por 10 por 3 cm. Una tablita de madera terciada de 10 c m de ancho y 25 c m de largo, insertada verticalmente en una ranura tallada en la base sirve para e paso de la película. Una ventana de l 35 por 23 m m recortada en dicha chapa, hará las veces de %krtura’, limitando la cantidad de luz que atraviesa e cuadro l de la imagen. La misma película quedará mantenida contra l ventana, en posición a vertical, mediante unas presiilas fabricadas con alambre de broches para papeles, que se curvarán fácilmente para adaptarlos al ancho de la película; los extremos, cortados y aguzados con una lima, pueden clavarse en la chapa de rnadera terciada, en la posición requerida. No es necesario emplear carretes. La peiícula se hace correr de una escena a otra tirando por uno de sus extremos. Su tendencia-a curvarse basta para mantenerla en su sitio (ver la figura). La lámpara es una bombilla de faro de automóvil, montada sobfe un bloque de madera cuya posici&n puede regularse haciendo que se deslice entre dos rieles de madera clavados en la base. Se puede emplear como condensador un balón o frasco con agua colocado de modo que la imagen de la lámpara ilumine toda l vena tana. Una vez hecha esta regulación, se fijarán en su posición l lámpara y e a l condensador empleando cola. E objetivo estará montado en un tal rugo de madera, que a su vez estará firmemente ajustado sobre otro bloque del

mismo material dispuesto en forma similar al soporte de la lámpara, deslizable entre dos guías de madera. Se regulará la altura del objetivo hundiendo más o menos e tarugo en su agujero, de manera l que e centro del filamento de la lámpara, l condensador y objetivo estén alineados y a la misma altura con respecto a la base. l Es nekesario encerrar la lámpara y e condensador en una caja de madera terciada o cartón, como lo indican las líneas de puntos de la figura. Este proyector sólo puede funcionar en una sala oscura. Se pueden utilizar en una habitación parcialmente oscurecimda, aparatos comerciales que emplean lámparas de 100 vatios, pero en tal caso, e problema de la disipación l del Calor producido por la lámpara es considerable.
12 Un microproyector .1 E sistema 6ptico de este aparato se disl pone de la misma manera que e del prol yector de películas en tiras. Las diferencias en su construcción son necesarias en razón del tamaño de los objetos (preparaciones microscópicas u objetos pequeños montados en forma similar) y al empleo de un objetivo de foco m u y corto para obtener una gran ampliación de la imagen. La lámpara es una bombilla de faro de automóvil y el condensador una pequeña ampollita de vidrio de 1,5 a 2 c m de diámetro, soplada en un pequefio trozo de tubo y e objetivo, uno de microscopio, l adquirido en el comercio. La base del aparato es una pequeña ‘artesa de madera de 1 por 7 por 4 cm, que 0 se construirá clavando dos tiras de madera de 4 c m de ancho en los bordes de una tablita de 10 por 5 por 1 cm. Estas dimensiones no son críticas y pueden modificarse de acuerdo con el material disponible. E n uno de los extremos de la artesa se colmará una placa terminal para sostén del objetivo, que se construirá con un trozo de madera terciada de 9 por 7 cm, con un agujero circular de 2,3 c m de diámetro. Encastrar en la artesa una linterna reo tanguiar que se improvisará fácilmente fijando una bombilla de automóvil con SU soporte en una caja metálica rectangular.

131

Construcción de un equipo de uso general

32

Se practicarán orificios a lo largo del contorno superior de ia mja para asegurar l a ventilación y un agujero de 1,5 c m de diámetro para alojamiento del condensador que se fijará en su posición mediante un alambre de cobre que rodee su cuello, pasando por los agujeros practicados a tal efecto en l lata. a

e borde de l artesa unos cortes de sierra l a que servirán para todas las diapositivas a proyectarse. Este aparato servirá igualmente para ilustrar los anillos de Newton y otros fenómenos de difracción (ver la figura). 1 2 Empleo del microscopio como micro.2 proyector S se emplea una fuente de luz m u y brii llante, la imagen proveniente de4 ocular de un microscopio compuesto puede proyectarse sobre una pantalla con la ayuda de un espejo. U n proyector potente, de diapositivas, proporcionará una buena fuente luminosa. Fuentes de calor

1 2 Microproyector .1

La lámina portaobjetos se deslizará por las ranuras talladas en e reborde de l l a artesa, las que l sostendrán en posición o vertical de manera que la luz proveniente del condensador pase 0 través del mismo. La posición de dichas ranuras se determinará de la siguiente forma: E objetivo de microscopio se ajustará l firmemente en un agujero practicado en un trozo de madera terciada de 7 por 4 c m , mantenido en contacto con la placa terminal por medio de unas pinzas de pantalones como las que utilizan los ciclistas, l que permitirá regular la posición del o mismo centrándolo con reiacióri al eje óptico del sistema. E n e dibujo los diversos elementos apal recen m á s separados entre sí de lo que deben estar en l práctica, con el objeto a de que sus posiciones relativas 'puedan apreciarse con mayor claridad. Para poner a punto e aparato, se deberá desplal zar juntos hacia adelante, la placa, l lina terna y e condensador hasta que l luz, l a atravesando e objetivo, forme una imal gen (de una muestra botánica, por ejem: plo), sobre una pantalla cuadrada de vidrio despulido de 30 c m de lado, emplazada a unos 60 cm del extremo frontal de l artesa. U n a vez determinada l posición a a correcta del portaobjetos se practicarán en

1.23 Quemador a velas Puede construirse un quemador sencillo en la tapa o en el fondo .de una lata y al' gunas velas. Estas se fijarán a fondo de l l lata mediante l cera fundida. E quea a l mador es m6s eficiente s las velas se i mantienen aproximadamente del mismo largo (observar e dibujo). 1

1.23 Quemador

a velas

1.24 Quemador a carb6r. de l f a el

1.24 Quemador de carbón de leña construido con una lata Tomar una lata grande de unos 10 c m de diámetro como mínimo. Aproximadamente a l mitad de su altura, dibujar seis vena tanas triangulares, en torno de l misma, a como indica la figura. Cortar los lados inferiores del triángulo respetando e lado l superior, formando ventanas. Replegar entonces las láminas triangulares hacia adentro formando una parrilla sobre la que se

33

Construcción de un equipo de uso general

1.26

pondrá e carbón. Limar e borde cortanl l te de dichas ventanas y hacer agujeros de ventilación. 1 2 Lámpara de alcohol construida con .5 un frasco de tinta Conseguir un frasco de tinta provisto de una tapa metálica de rosca. Con un clavo perforar un agujero en el centro de esta tapa. Agrandar luego el agujero haciendo girar una l m triangular hasta que tenga ia de 8 a 10 m m de diámetro. Pulir este orificio valiéndose de un objeto redondo y duro. Recortar en una lata delgada, o en una hoja de metal, un trozo de unos 2,5 c m de ancho y 4 c m de largo. Arrollarlo en forma de tubo alrededor de una varilla de hierro o madera cuyo diámetro corresponda al del orificio practicado en la tapa del tintero. Insertar e tubo en e orificio l l de manera que penetre 1 c m en e interior l del frasco. Se puede soldar e tubo a nil vel de l tapa y a lo largo de su arista a libre. La mecha puede hacerse con desperdicios de algodón, con un trozo de toalla de bafio de algodón o con un haz de hilos del mismo material. Asegurarse de que sea suficientemente larga para extenderse sobre e fondo del frasco. C o m o combustil ble se empleará alcohol desnaturalizado o a,lcoholde madera. E n los países cálidos debe confeccionarse una tapa para cubrir l mecha cuana do no se utiliza l lámpara. U n viejo caa puchón de lapicera fuente puede servir i a para este propósito. S se dispone de l vaina de bronce de un cartucho de rifle puede emplearse para construir e tubo l y el capuchón, cortándola con una sierra para metales en e lugar conveniente (ver l la figura). 1.26 Un mechero de Bunsen S no se dispone de un mechero de Buni gen, su construcción utilizando materiales sobrantes constituye una tarea simple e instructiva. No existen especificaciones precisas en cuanto a tamaño y los materiales para su construcción dependen del contenido de l caja de sobrantes. Los tua bos de bronce pueden ser de alrededor de 1 c m de diámetro, pero s los disponibles i

son de diámetro diferente, adelante, y a improvisar. Fundir trozos de plomo sobrante, en una caja sólida de hojalata o en un recipiente descartado y verter dicha soluci6n en una lata de pomada para zapatos. Esta proporcionará una base sólida, A, al mechero (la lata puede quitarse) (ver l a

1.1 Lámpara de alcohol

1 2 Mechero de Bunsen .6 A base de piorno B tubo de bronce para l a entrada del gas c tubo de inyección de bronce D cañón E agujero para toma de aire coincidente con e l del cañón D F anillo de alambre de cobre

figura). Se perforarán los agujeros verticales y horizontales, en la forma ilustrada, que llevarán los tubos B y C. A éstos se les dará una forma ligeramente cónica y se los introducirá a martillo en el plomo. E tubo B, para l entrada del gas, penel a trará unos 2 c m en l base, pero e tubo a l de inyección, C, deberá penetrar apenas en e agujero horizontal. l Una vez verificadas las dimensiones del tubo C, se lo rellenará con un tapón de plomo, e cual se verterá fundido en' su l interior, alrededor de una aguja de coser engrasada que previamente se habrá colocado en e centro del tubo, la que una l vez extraída dejará libre el conducto de inyección. Durante ,la operación de vertido de l fundición de plomo, e tubo dea l berá mantenerse encajado en un bloque de madera en e que se haya perforado l un agujero donde se colocarán tubo y aguja perfectamente centrados. Para l a confección del caflo D y el collar E, se requieren tubos de diámetro adecuado, en

12 .6

Construcción de un equipo de uso general

34

los que se practicarán orificios coincidentes para la toma de aire. S la construci ción del collar presenta inconvenientes podrá sustituirse con un tubo hecho de hojalata, aunque no quedará tan bien. S el i tubo D no ajusta bien en el C, podrá fijarse en la posición correcta mediante un adhesivo del tipo ‘epoxi’. La forma m á s fácil de hacer ambos agujeros coincidentes en D y E es introduciendo en ambos tubos sendos tarugos ligeramente cónicos, los que se sujetarán en e tornillo de banco. Aplánense los tul bos ligeramente con una lima y perfórense con una mecha de 0,5 cm. Finalmente se terminará la forma de los agujeros con una lima redonda, puliendo con la misma la superficie interna del collar para que gire fácilmente sobre D. Sobre este último y exactamente encima del collar se soldará un anillo de alambre de cobre, para evitar la pérdida del regulador de aire. Duplicando los agujeros, es decir, perforando ambos lados de los tubos, la entrada de aire puede ser excesiva, decayendo el rendimiento del mechero. Este no deberá dejarse encendido demasiado tiempo porque podría ablandarse e plomo del l inyector y cerrarse e conducto. l
1 2 Empleo del gas propano .7 U n a fuente de calor de poco costo y conveniente es l proporcionada por una lata a tipo aerosol de gas propano. Pueden obtenerse en diversos tamaños y dispositivos y son útiles cuando no se dispone de instalación de gas en e laboratorio. l

terior. Este sistema de suspensián, así com o la baja conductividad del vidrio y el aire contribuirán a su eficiencia.

E n algunos países se pueden conseguir tazas de poliestireno expandido (espuma de estireno), que hacen excelentes calorímetros. Otros, igualmente adecuados, pueden construirse con dos recipientes metálicos o vasos de vidrio. Se seleccionarán los recipientes, de manera que uno de ellos entre en e interior del otro, dejando un l espacio libre de por l menos 1 c m entre o ambos, e cual se llenará con lana de vil drio o papel arrugado.
1 2 Probeta o cilindro graduado para .9 mediciones Elegir varios recipientes de vidrio con lados perpendiculares y de diversas dimensiones. Los frascos de aceitunas son m u y útiles para transformarlos en probeta graduadas. En su parte exterior se pegará verticalmente una tira de papel de aproximadamente 1 cm de ancho a partir de 1 c m de su borde superior. Conseguir luego una probeta graduada de las que se venden en e comercio, de capacidad aprol ximadameote igual a l del frasco elegido a y verter agua en l misma en cantidad a suficiente como para llenar aquél hasta l parte superior de l escala de papel. a a Trazar una línea y anotar debajo, l cana tidad de centímetros cúbicos de agua vertidos. Repetir l operación con cantidades a menores hasta completar la escala.

Dispositivos para medición
1 2 U n calorímetro sencillo .8 Conseguir pequeñas latas de conserva que quepan holgadamente en e interior de un l frasco de dulce. Cortando prolijamente l a parte superior de las mismas con un abrzlatas rotatorio, podrán hacer las veces de excelente calorímetro (ver l figura). a Se evitará que la lata 5e deslice hacia el interior del tarro, colocando alrededor de su borde una banda de goma fuerte, o bien cortando muescas en el mismo, las que se doblarán ligeramente hacia e exl

Otras sugerencias Útiles
1 3 U n pie simple, para calentar .0 Recortando los lados de una lata p u d e

35

Construcción de un equipo de uso general

1.35

construirse un soporte sencillo. Conviene preparar do5 o tres de éstos, adaptables B diferentes mecheros y para usar como SOportes. Alrededor del borde superior deberán perforarse agujeros que permitan l a salida de los residuos de l combustión. a

mómetro. Colocar dentro del recipiente un soporte construido con tela metálica, con forma de puente, sobre e cual asentará l el plato o cápsula.

1 3 Calentador .1 Puede confeccionarse con una lata de aceite en desuso. Se llena con agua y se calienta por su parte inferior. Se envuelve alambre de hierro alrededor de un tubo de ensayo, formando una manija. La sustancia a calentar se coloca en e interior l del tubo utilizándose e calentador en la l forma que ilustra la figura.

n1)

1.32 Preparación de agua destilada

1.33 Horno de aire caliente

rrr/

fth

1.54 Pinzas para tubos de ensayo

1.35 Pinzas para laboratorio
U

1.32 Preparación de agua destilada Puede emplearse una caldera para proporcionar e vapor, que se condensará en el l interior de un frasco de dulce provisto de un tapón grande y sumergido en una ca-. cerola-con agua fría. Para hacer las juntas pueden emplearse tubos de goma, cinta adhesiva o arcilla (ver la figura). 1.33 Horno de aire caliente U n recipiente grande de hojalata puede servir c o m o horno de aire caliente. Perforar con un agujero en la tapa y tapar con un corcho que llevara atravesado u n ter-

1.34 Pinzas para tubos de ensayo Se puede fabricar unas pinzas para tubos de ensayo, curvando un alambre fuerte, y flexible, de hierro o latón en la forma indicada por e croquis. E alambre de una l l percha metálica vendrá m u y bien para este objeto. 1.35 Pinzas para laboratorio Con tiras flexibles de flejes o sunchos, com o los que emplean los encajonadores para precintar, se pueden improvisar unas pinzas m u y atiles. Las dos pinzas representadas en la figura miden alrededor de 12 c m de largo. U n o de los modelos puede construirse

13 .5

Soluciones químicas

36

abrazando o remachando juntas, por un extremo, dos tiras, que se curvarán y recortarán para darles la forma deseada. El otro modelo está formado por una sola banda de 25 cm de largo; para obtener

el cabezal redondo se ha Curvado la parte central de la .banda alrededor de una varilla de hierro de diámetro conveniente. Luego se han recortado y curvado ambas ramas para darles la forma requerida.

Soluciones químicas
La mayoría de las reacciones químicas solución de 1 M significa que un litro de que se estudian en los cursos de introduc- la misma contiene un mol del soluto (6,2 03 ción a las ciencias tienen lugar en solu- X 1 2 moléculas). ciones. Normalmente, la sustancia de que se trata está disuelta en agua u otro sol- Preparación de soluciones de vente. Es el material disuelto el que ex- molaridad conocida perimenta cambios químicos. Aunque 10 dicho constituye una buena regia gene- Para preparar una solución de molaridad l ral, no obstante, no siempre ocurre asl. dada, se requiere solamente pesar e número de moles necesario y disolver dicho E n diversas experiencias descriptas en este libro, e agua es objeto de cambios quími- peso en agua destilada hasta formar un l cos, es decir, participa en las reacciones litro de solución. Mas, jcómo pesar los l qufmicas. Como normalmente el interés moles? Para ello es necesario conocer e está centrado en la sustancia disuelta (so- peso molecular de la sustancia. U n ejemluto), importa conocer qué cantidad de plo servirá de ayuda. Suponga,mos que se desea preparar 2 M la misma contiene un volumen determinade solución de MgSO. El primer paso condo de solución. Por ejemplo, el vinagre es l una solución diluida de ácido acético, que siste en determinar e peso de 2 moles de MgSO,. E peso de un mol se calcula sul l transmite a vinagre su sabor agrio y, por l tanto, su concentración es importante. mando los pesos atómicos de todos los o La mayoría de l s vinagres comerciales átomos representados en la Mrmula, eso l son soluciones a 5 por ciento, es decir, cribiendo su total en gramos: que 100 g de vinagre contienen 5 g de 1 átomo de M g 1 X 24,3 24,3 ácido acético. E porcentaje en forma de l 1 átomo de S 1 X 32,l 32,l peso es una manera de expresar la con4 átomos de O 4 X 16,O 64,O centración de una solución. Sin embargo, como toda transformación química implica TOTAL 104 2. una acción entre moléculas, es convenien@eso rnolecular) te expresar dicha concentración en términos moleculares m á s que mediante su U n mol de MgSO, pesa 120,4 g. Para hapeso. E n otros términos: deseamos definir llar el peso de dos moles, se multiplicará la concentración, de tal manera que, v d ú - dicha cifm por dos (se p o d d calcular e l menes iguales de dos soluciones diferen- peso de cualquier número de moIes, multes, de igual concentración, contengan e l tiplicándola por e mismo). Asf, e peso l l mismo número de moltkulas. Este tipo de de dos moles de MgSO, es igual a 2 X concentración se designa con e nombre 120,4 g = 240,8 g. Luego, para preparar l de molaridad. Es el término empleado en una soluci6n de 2 M , deberán pesarse este libro para indicar e grado de con- 240,8 g de MgSO, en una balanza y dil centración y se representa en forma abre- solverlos en agua destilada. U n a vez que viada como ‘M. Se@n dicha notación, dicha sustancia se haya disuelto se agre-

= = =

-

-

37

Soluciones químicas

13 .8

gará más agua hasta que el volumen total de la solución sea igual a un litro. Podrá obtenerse una solución de igual concentración (2 M) disolviendo la mitad de la sustarcia sblida en agua hasta formar un volumen de 500 m de solución, o la cuarl ta parte de la misma en agua suficiente para hacer 250 m . l Algunos productos químicos contienen ( agua 'de hidratación 'o cristalización) es decir, que el agua forma parte de los cristales sólidos. E n dichas sales, el agua debe considerarse como formando parte de la fórmula al oalcuiar e peso de un mol de l la sustancia sólida. Por ejemplo: e clorul ro de magnesio cristaliza como: MgCI, 6 H,O, lo que significa que en cada fórmula unitaria del mismo (de 1 molécula), incluye 6 moléculas de agua. Por lo tanto, el peso de un mol de MgCI, 6 H,O es igual a: 1 átomo de Mg: 1 X 24,3 24,3 2 átomos de C1: 2 X 35,4 70,8 12 átomos de H: 12 X 1 0 12,O , 6 átomos de O: 4 X 16,O 96,O 3

Acido clorhídrico, 3 M. Diluir 258 m de l ácido oi 11,6 M (HCI al 35 por ciento). Acide nítrico, 3 M. Diluir 195 m de ácido l a 15,4 M (HNO, al 69 por ciento). Acido sulfúrico, 6 M. Diluir 168 m de l ácido a 17,s M (H,SO, al 95 por ciento). E n este caso verter el ácido sulfúrico lentamente en las tres cuartas partes del volumen final de agua, y cuando la solución se haya enfriado, agregar agua hasta completar un litro. 1 3 Bases diluidas .7 Hidróxido de amonio, 3 M. Diluir 200 m l de solución concentrada (NH,,14,s M, 28 por ciento) a 1 litro. Hidróxido de calcio, 0,02 M; 1,5 de solución saturada de Ca (OH)2 por litro. Emplear una cantidad algo mayor de CaCO,, filtrado y protegerlo del CO, del aire. Hidróxido ,de sodio, 3 M. Disolver 126 g de barras (95 por cientt) en agua y diluir a 1 litro. Reactivos generales

= = =
=

TOTAL 203,l (peso molecular) Luego, un mol de MgC1, 6 H O pesa , 203,l g. Las concentraciones de la mayoría de las soluciones citadas en este libro no requieren gran exactitud y se puede redondear e peso del soluto a gramo más pról l ximo.

1 3 Electrólito para acumuladores de .8 plomo La densidad relativa del ácido sulfúrico a en diversos estados de l bateria es: 20talmente cargada, 1,28; media carga, 1,21; descargada, i,15. Estas cifras son aproxiimadas. Para el llenado y carga inicial deben seguirse las indicaciones de los fabficantes, usualmente impresas en la batería. Preparacidn de reactivos La siguiente es una guia aproximada Los volúmenes se expresan en mililitros para preparar una solución de ácido sd(mi)y en litros (1). U n mililitro equivale a fúrico de una densidad relativa de 1,28: un centímetro cúbico (cm3 o cc). Para en un vaso de vidrio lleno hasta 10s dos todos ,losfines prácticos, las masas se ex- tercios de agua destilada, se agrega el ácipresan en gramos (g). En muchos casos do sulfúrico concentrado, lentamente y rese indica la solución molar (M) corres- volviendo, hasta que la solución esté casi pondiente. Para l misma debe emplearse a punto de hervir. S deja enfriar y 5e a e agua destilada. agrega más ácido, con idéntica precaución hasta que nuevamente, la solución esté Reactivos de uso general en e laboratorio casi hirviendo.'Una vez que se haya enl friado a ,latemperatuna ambiente se ajus13 Acidos diluidos, 3 moles .6 Emplear la cantidad indicada de ácido con- tará la densidad relativa, de acuerdo con la lectura del densímetro, agregando m á s centrado y diluirla a un'litro. Acido acético, 3 M. Diluir 172 m de ácido ácido o m á s agua. Siempre que se deba l manipular ácido concentrado se procederá a 17,4 M (99-100 por ciento).

13 .8

Soluciones químicas

38

con gran cuidado, usan,dQ anteojos protectores y vestimenta adecuada.
1 3 Agua regia .9 Mezclar una parte de ácido nítrico HNO, con 3 partes de ácido clorhídrico, HC1. S i e agua regia debe conservarse durante l algún tiempo, esta fórmula deberá incluir un volumen de agua. Sin ella pueden formarse cantidades inconvenientes de gases. 1 4 Cloruro de Bismuto, 0,17 M .0 Disolver 53 g de cloruro de bismuto, BiCl, en un litro de ácido clorhídrico, HCl, diluido. Usar 1 parte de HCl concentrado en 5 partes de agua.

FeSO,. 7H,O, en agua que contenga 10 m de ácido sulfúrico concentrado, H S , l ,O. Dilúyase a 1 litro. Esta solución no se conserva bien.
1 4 Agua de cal .7 La cal no es m u y soluble en agua, pero l solución a usarse en clase se prepara a a fácilmente agregando 10 g de c l apagada a 1000 m de agua destilada. Agítese, l l déjese asentar, decántese e líquido una ve% aclarado. 1 4 Solución de tornasol .8 Pulverizar el tornasol y hervirlo en agua durante cinco minutos. Filtrar l solución a y embotellarla. Conviene preparar solución fresca periódicamente. 1 4 Nitrato de Mercurio () .9 1 D l i 1 Faarte.de nitrato de mercurio (1), iur Hg, (NO,), , 20 partes de agua y 1 .en parte de ácido nítrico concentrado, HNO,. 1 5 Agua de mar .0 Puede obtenerse un sustituto útil del agua de mar disolviendo lo siguiente en 2 litros de agua: 45,O g de cloruro de sodio 3,5 g de sulfato de magnesio 5,O g de cloruro de magnesio 2,O g de sulfato de potasio 15 Sulfito #e Sodio, 0,5 M .1 Disolver 120 g de suifito de sodio, Na,S. 9 , O, en agua y diluirlo a 1 litro. C o m o H alternativa puede emplearse una solución saturada a 500 m de 1 M de hidróxido de i sodio, N a O H (21 g de barras de N a O H al 95 por ciento), con H S manteniendo la ,, so1ució.n fría y diluyénqdola con 500 m de i 1 M de NaOH. 1 5 Cloruro de Estaño (ll), 0,5 M .2 Disoiver 113 g de cloruro de estaño 01) , SnCl,. 2 , , en 170 m de ácido clorhíHO l drico concentrado, empleando e calor si l es necesario. Diluir en agua hasta 1 litro. Agregar a la solución algunos trozos de papel de estaño. Preparar solución fresca a intervalos frecuentes.

--

14 Nitrato de Bismuto, 0,083 M .1 Disolver 40 g de nitrato de bismuto, Bi (NOSIS. 5H20 en 1 litro de ácido nítrico ailuido, HNO,, diluir 1 parte de ácido concentrado en 5 partes de agua.
1 4 Sulfato de Cobre (Il), 0,5 M .2 Disolver 124,8 g de sulfato de cobre (II), CuS04. 5H,O, en magua a la que se haya agregado 5 m de ácido sulfúrico, H S , l ,O, concentrado. Diluir a 1 litro;

1 4 Cloruro de Hierro (Ui),0,5 M .3 Disolver 135,2 g de cloruro de hierro (111) , FeCl,. 6H,O, en agua que contenga 20 m de ácido clorhídrico concentrado. D l i luir a 1 litro.

1 4 Sulfato de Hierro (lll), 0,25 M .4 Disolver 140,5 g de sulfato de hierro (111), Fe, (SO4),. 9H,O, en agua que contenga 100 m ,de ácido sulfúrico concentrado, l H S , Diluir a 1 litro ,O.
1 4 Sulfato de Hierro (11) y amonio, 0,5M .5 Disolver 196 g de sulfato de hierro (11) y amonio, Fe(NH,SO,),. 6H,O, en agua que contenga 10 m de ácido sulfúrico coni centrado, H,SO,. Diluir a 1 litro. Para mejores resultados preparar soluciones frescas en cada caso. 1 4 Sulfato de Hierro (ll), 0,5 M .6 Disolver 139 g de suifato de hierro (li),

39
Soluciones y reactivos especiales

Soluciones químicas Cementos

15 .7

1.53 Aleaciones Se pueden preparar aleaciones de bajo punto de fusión empleando un mechero de Bunsen. Cuando una aleación contiene bismuto y plomo, ambos se funden juntos y con ellos, los demás componentes agregados. La temperatura no debe ser mayor de l necesaria, para evitar una oxidación a excesiva. Los componentes se indican por su peso.
Aleación

Plomo

Estaño Bismuto Cadmio

Metal de W o o d Soldadura Aleación para fusibles eléctriCOS

4 1 8,5

2 1
2,5

7 0
1.3

1 0

O

E n un horno pueden obt,enerse aleaciones con punto de fusión m á s elevado. E cobre l debe fundirse en primer término y luego agregarse al mismo los demás metales.
~~ ~~~ ~~

Cobre
Estaño Cinc

Aleaci 6n

Bronce Latón maleable Fundición de latón

80 58 72

5

o
4

15 42 24

Cemento a prueba de ácidos: 1 parte de solución de goma; 2 partes de aceite de lino; 3 partes de greda en polvo. Cemento para acuarios: (a) mezclar partes iguales de azufre en polvo, cloruro de amonio y limaduras de hierro. Agregar luego aceite de lino hervido y mezclar bien y finalmente agregar albayalde hast formar una pasta espesa. E cemento a l debe aplicarse mientras se halla en estado fluido. (b) Mezclar óxido de plomo con cera para dorar en cantidad suficiente y formar una pasta y aplicar de inmediato. Dejar transcurrir unos días antes de armar el acuario y lavarlo antes de ponerlo en uso. Cemento de celuloide: Disolver trozos de celuloide en acetona o acetato de amilo. Este cemento es útil para la construcción de acumuladores pequeños. Cemento para hierro: 90 partes de limaduras finas de hierro; 1 parte de azufre sublimado, 1 parte de cloruro de amonio. Inmediatamente antes de usarlo mézclense con agua hasta formar una pasta. Ceras

1 5 Solución de Benedict (reactivo cua.4 litativo para l glucosa) a Disolvcr con ayuda del calor, 173 g de citrato de sodio y 100 g de carbonato de l sodio anhidro, Na,CO,,, en 800 m de agua. Disolver 17,3 g de sulfato de cobre, CuSO,. 5H,O, en 100 m de agua. Verter l seguni a da solución, revolviendo constantemente en l solución de carbonato-citrato y dia luirla hasta completar 1 litro.

Compuesto de Chatterton: 1 parte de brea arcángel, 1 parte de resina. Mezclar a m bos componentes y agregar 3 partes de goma 'crepe' en pequeños trozos. Cemento de Faraday: 5 partes de resina, 1 parte de cera de abejas, 1 parte de ,amarilloocre. Fundir juntas en una lata la resina y la cera y mezclar con las mismas e ocre, revolviendo. l 1.57 Solución jabonosa de Clarke, para l a estimación del grado de dureza del agua Disolver 100 g de jabón de Castilla, puro, en polvo, en 1 litro de alcohol etílico a l 80 por ciento, dejando reposar la solución durante una noche (solución A). Preparar una solución común (B) del cloruro de calcio, CaCl,, disolviendo 0,5 g de carbonato de calcio, CaCO,, en ácido clorhídrico, HC1 (densidad relativa 1,19) ;

1.55 Azul de Bromo-timol Disolver 0,5 g de azul de bromo-timo1 en 500 m de agua. Agregar una gota de hii dróxido de amonict para que la solución vire a un color azul oscuro.
1 5 Cementos y ceras .6 Siguiendo las recetas que se detallan a continuación, puede prepararse fácilmente comauesto para cementado.

15 .7

Soluciones químicas

4@

neutralizar c o n hidróxido de amonio,

NH,OH, haciéndola levemente alcalina al
tornasol, y finalmente diluir hasta completar 500 cma. U n mililitro de la solución equivale a 1 m g de CaCO,. Dosificar la solución A por comparación con la B ( a solución A en la bureta). D l i luir A en alcohol etílico al 80 por ciento hasta que 1 m de la solución resultante l cea equivalente a 1 m de B, teniendo en l cuenta e factor espuma (la cantidad de l jabón común requerida para producir espuma permanente en 50 cm3 de agua destilada). U n centímetro cúbico de la solución corregida, luego de sustraído el factor espuma, equivale a 1 m g de Caco,. 1.58 Reactivo de Schweitzer,solución amoniacal de óxido cúprico (disolvente del algodón, lino y seda, pero no de l lana) a (a) IDisolver 5 g de sulfato cúprico en 100 m de a g w hirviendo y agregarle hii dróxido de sodio hasta que la precipitacidn sea completa. Lavar bien e precipil tado y disolverlo en una cantidad mínima de hidróxido de amonio. (b) Hacer burbujear una corriente de aire lenta a través de 300 m de hidróxido l de amonio concentrado que contenga 50 g de virutas de cobre. Prolongar l operaa cibn durante una hora.

1 5 Negro mate .9

Es útil para pintar e interior de los insl
trumentos ópticos, para suprimir todo reflejo indeseable, de manera que los rayos sean menos difusos y más nítidas las imágenes. Se mezcla negro de h u m o con cera para dorar, agregando trementina y revolviendo constantemente hasta que la mezcla sea lo suficientemente fluida como para ser aplicada mediante un pinczl, com o pintura.
1 6 TeAido .0

E teñido de algodón debe estar precedido l
por l eliminación del apresto del tejido, a l que se consigue hirviéndolo durante 5 o minutos en una sdución diluida de HCl (ácido clorhídrico). Esta solución se prepara agregando 1 parte de HCl en 20 par-

tes de agua. La siguiente fórmula permite obtener una tintura satisfactoria: Rojo Congo, 0,5 g NaHCO, (bicarbonato' de sodio), 2,O g Na,SO, (sulkto de sodio), 10 g . H O (destilada), 200,O m , l E tejido debe hervirse durante 4 o 5 mil nutos, lavarse con ,agua fría y dejarse secar. E n vez de rojo Congo, puede usarse azul de metileno o marrón primulina. En primer término deberán mezclarse la tintura y las sales, y luego, agregarse e agua, !enl tamente y revolviendo. La seda blanca, e rayón, o la lana, debel rán teñirse de la misma manera. Hervir un trozo de tela de algodón, blanca, durante 10 minutos en una solución diluida de (NH,),SO, (sulfato de amonio) y a continuación dejarla durante algunos minutos en una solución de NH,OH (hidróxido de amonio), luego de lo cual deberá lavarse. La seda blanca puede someterse a la acción de un mordiente, hirviéndola durante 5 minutos en una solución de ácido tánico y dejándola .luegodurante algunos minutos en una solución de tártaro emético. Puede estudiarse e efecto del mordiente hirvienl do trozos de algodón y seda sometidos a l acción del mismo, juntamente con otros a que no l han sido, durante algunos minuo tos en una solución de alizarina, luego de l cual se lavarán y dejarán secar. o Hervir muestras de algodón tratado y no tratado con mordiente, y de seda no sometida a l acción del mismo, en una soa lución de verde de malaquita (o de azul de metileno), durante 5 minutos, luego lavarlas y ponerlas a secar. La solución de verde de malaquita se prepara disolviendo 1 gramo ,de colorante en 200 g de agua. Se acidifican doscientos gramos de agua con ácido acético y luego se agrega al agua acidificada cuarenta gramos de la solución colorante. E tratamiento por desarrollo de las fil bras de colores, conocido como teñido en rama o mediante colorantes de desarrollo, requiere e empleo de tres soluciones. La l primera consiste en 0 l g de primuiina y , 0,l de NaHCO, (bicarbonato de sodio) disuelto en 100 cm3 de agua. Hervir una tire

41

Soluciones químicas

16 .7

de tejido de algodón libre de apresto en esta solución durante 1 minuto, pasándolo luego a la segunda solución. Esta se prepara agregando a 100 cm3 de agua, 0,5 g de NaNO, (nitrito de sodio) y 3 cm3 de HCl. La banda de tejido se deja en este baño durante 15 minutos y luego se traslada al baño de desarrollo. Este se prepara disolviendo 0,05 g de N a O H (hidróxido de sodio) y 0,05 g de fenol en 100 cm3 de agua (en lugar de fenol puede emplearse naftol alfa o resorcina -resorcinol-) . La solución debe mantenerse caliente y la tela debe permanecer en ella durante 20 minutos. Luego debe lavarse y ponerse a secar.
16 Soluciones para galvanoplastia .1 Cobre. Se disuelven alrededor de 100 g de cristales de sulfato de cobre en aproximadamente 300 cm3 de agua, agregándose luego 6 g de bisulfato de potasio y 5 g de cianuro de potasio. Completar la solución hasta 450 cm3. Durante su preparación la solución debe mantenerse fría. i Plata. D so 1 ve r en aproximadamente 500 cm3 de agua, alrededor de 20 g de cianuro de sodio (veneno), y 40 g de carbonato de sodio cristalizado. Por separado, disolver unos 20 g de nitrato de plata en 250 cm3 de agua. Agregar la segunda solución a la primera, lentamente, hasta completar e volul m e n de 1 litro.

1 6 Solución de Fehling (reactivo para .2 reducir azúcares) 1. Solución de sulfato de cobre. Disolver 34,7 g de CuSQ, 5H,O en agua, y diluir hasta completar 500 cm3. 2. Solución de tartrato alcalino. Disolver 173 g de tartrato sódico-potásico (Sal de Rochelle, KNaC4H,0,.4H2Q) y 50 g de NaOH, en agua y una vez frío, diluir dicha solución hasta completar 500 cm3. Mezclar iguales volúmenes de ambas soluciones en e momento de usarlas. l 1.63 Solución de fluoresceína Es de utilidad porque la trayectoria de un rayo luminoso a través de una solución diluida de fluoresceína puede observarse claramente. Para prepararla se disuelve un gramo de fluoresceína en 100 m de alcol hol industrial o metilico.
1.64 Papel sensible al calor A una solución de cloruro de amonio en agua, se le agrega una solucirh también acuosa, de cloruro de cobalto (las proporciones no tienen importancia). Dicha solución se diluye hasta que su coloración sea rosa pálido. U n papel de filtro sumergido en la misma y luego puesto a secar parecerá casi incoloro, pero calentándolo tomará una coloración verde intensa.

1 6 Tintura de iodo .5 Agregar a 50 cm3 de agua, 70 g de iodo y 50 g de ioduro de potasio, K . Diluir en I alcohol hasta completar 1 litro. 16 Reactivo de Nessler, para el amoníaco .6 Disolver 50 g de ioduro de potasio, K ,en I la menor cantidad posible de agua fría (50 cm3). Agregar una solución saturada de cloruro de mercurio (aproximadamente se requerirán 22 g en 350 cm3 de agua), hasta que l formción de un precipitado a indique su exceso. Agréguense entonces 200 cm3 de 5 M de hidróxido de sodio y diluir hasta completar 1 litro. Decantar e l líquido transparente.
1.67 Absorbente del oxígeno Disolver 300 g de cloruro de amonio en 1 litro de agua y agregarle 1 litro de solución concentra& de hidróxido de amo-

La corriente que debe ,pasar a través de las soluciones, depende de la superficie del electrodo sobre el que se depositará el metal. N o debe exceder de 2 amp. por cada 100 cm3 de superficie. La corriente que generalmente conviene es la continua con una tensión entre 4 y 6 voltios, y puede obtenerse de una batería de automóvil de 6 voltios. S e electrodo es menor, la coi l rriente deberá reducirse en proporción. E l metal depositado no presentará el lustre y e aspecto brillante esperado hasta que l no haya sido pulido, frotándolo, por ejemplo, con una espátula de hueso u otro objeto duro, suave y no metálico.

16 .7

Soluciones químicas

42

nio. Agitar bien l solución. Para su ema pleo como absorbente del oxígeno, llenar un frasco hasta la mitad con virutas de cobre y luego llenarlo casi totalmente con la ,solución de NH,Cl-NH,OH y hacer circular el gas a través de la misma.
1 6 Solución para platear (para depositar .8 una capa especular de plata sobre e l vidrio) Preparar primero l solución A, disolviena do 12,5 g de nitrato de plata en 100 cm3 de agua y 32,5 g de tartrato sódico-potásico, separadamente en 100 cm3 de agua. Mezclar ambas soluciones, calentadas a 55" C y mantenerlas a esa temperatura durante 5 minutos. Luego, se dejará enfriar l mezcla, separando e líquido transa l parente del precipitado y se completará e l volumen hasta 200 cm3. Para preparar l solucibn B, se disolvea rán 1,5 g de nitrato de plata en 12 cm3 de agua y se agregará una solución diluida de hidróxido de amonio hasta que e prel cipitado formando inicialmente se haya redisuelto casi totalmente. Completar e vol lumen hasta 200 cm3. Mezclar las soluciones A y B. La superficie a platear, luego de una cuidadosa limpieza para eliminar todo vestigio de grasitud, deberá suspenderse cara hacia abajo en l solución, apenas por debajo de l a a superficie del líquido. La solución puede ponerse en un tubo de ensayo o un frasco pequeño, en- cuyo interior 5e depositará

una capa especular plateada. Puede calentarse ligeramente, para acelerar e del pósito de plata.
1 6 Hidróxido de sodio (para l absorción .9 a

de CO,) Disolver 330 g de N a O H y diluir hasta completar 1 litro.,
1 7 Solución de almidón .0 (a) Preparar una pasta con 2 g de almidón soluble y 0,Ol g de ioduro de mercurio, Hgf,, con una pequeña cantidad de agua. Agregar dicha mezcla, lentamente, a 1 litro de agua hirviendo y hervirla durante algunos minutos. Guardarla en un frasco con tapón de vidrio. S se empleai ra un almidh distinto del soluble, la solución resultante luego del hervor, no será transparente; deberá dejarse en reposo y decantar luego e líquido claro. l (b) Mediante e procedimiento siguiente l puede prepararse una solución de almidón de conservación indefinida: mezclar 500 cm3 de solución saturada de NaCl (filtrada), 80 cm3 de ácido acético glacial, 20 cm3 de agua destilada y 3 g de almidón. Llevar lentamente hasta e punto de ebul llición y hervir durante 2 minutos.
17 Acido tanico (reactivo para albúmina, .1 alcaloides y gelatina) Disolver 10 g de ácido tánico en 10 cm3 de alcohol y diluir en agua hasta completar 100 cm3.

Capítulo segundo

Ciencias físicas

Química
introducción Los experimentos se exponen siguiendo en forma progresiva el desarrollo de los conceptos reseñados en los subtítulos principales. Los maestros pueden elegir y realizar 'con éxito cualquier experimento interesante, pero teniendo en cuenta que en algunos casos puede ser necesario retroceder hasta ciertos experimentos previos. Por ejemplo, si intentan llevar a cabo uno sobre l energía eléctrica generada por las a reacciones químicas, podrán necesitar posteriormente investigar sobre la conductividad eléctrica y las propiedades de los iones, o bien, antes de estudiar por separado (las distintas sustancias, considerar esencial un mayor conocimiento de los criterios de pureza. Se ha afirmado que los experimentos estimulan la discusión no sólo acerca de importantes principios de la química, sino también sobre su aplicación y utilización por parte de una comunidad. La industria, antes de transformar las sustancias en otras más útiles debe sepcirarlas y purificarlas; para ello debe valerse de plantas de filtrado, clasificadoras y aventadoras y aprovechar sus diferentes puntos de fusión, ebullichn, y su distinta solubilidad y densidad. Se ha previsto que los experimentos que se describen en las siguientes secciones provocarán preguntas por parte de los alumnos, relativas a la forma en que la industria encara dichos problemas en una escala mucho mayor. Los alumnos advertirán que en su alrededor inmediato se plantean cuestiones relativas a l selección de materiales, coa m o por ejemplo, los plásticos, cementos y concretos y problemas vinculados al e m pleo de los metales y la soldadura, aleaciones y conductividad de los mismos. D e los experimentos surgirá un cúmulo de interrogantes. Cabe esperar que como resultado de éstos, los alumnos se sientan instados a formular preguntas, a discutir problemas y a buscar mayor información en l s libros, con el consiguiente enriqueo cimiento de su comprensión de l química. a
En todos los dibujos, este signo representa a la fuente de calor.

E mechero de Bunsen l
21 Examen de un mechero de Bunsen . Cuando se calienta algo es necesario saber cuál es la parte más caliente de la llama. A. Primero, cerrar e orificio de ventilal ción y abrir totalmente la llave del gas. Encender e gas y sostener un trozo de l alambre en diferentes partes de l llama, a moviéndolo desde la base al vértice de la misma. ¿Dónde se halla e punto m á s cal liente? Abrir ahora e orificio de toma de l l a aire y sostener de huevo e alambre en l llama moviéndolo desde abajo hacia arriba. ¿Cuál es la parte más caliente de la llama? Los alumnos deberán comparar a m bas llamas y decir cuál de ellas contiene la zona más caliente.

B. Cerrar la toma de aire. Sostener un tubo de ensayo con su fondo exactamente encima de la llama. Sobre e vidrio puede l

21 .

Química

46

depositarse carbón. ¿Es e carbón no quel mado ,lo que d a a la llama su cdoración r amarilla? ¿Se obtiene el mismo efecto espolvoreando sobre la llama carbón en polvo?

C. Poner en e interior de un tubo de enl sayo de 100 por 16 mm, sujeto a modo de retorta, naftaleno hasta una altura de 2 c m (ver e dibujo). Sostener el termól metro can su bulbo dentro del naftaleno. Calentar suavemente e tubo de ensayo l con llama baja, vigilando atentamente l a lectura del termómetro. ¿Cual es la temperatura de fusión del naftaleno? Cuando éste se funda, interrumpir e calentamienl to y dejarlo enfriar. ¿A qué temperatura se solidifica nuevamente? Con un tubo de ensayo y un termóme-

2.1 Quemando el gas del cono interno de la llama

23 Un procedimiento más exacto para l . a determinación del punto de fusión D Efectuar e mismo estudio con la llama Colocar una cantidad m u y pequeña de . l de una vela y con ,ia de una lámpara de naftaleno en un tubo capilar cerrado en alcohol. &Cuáles son sus partes más ca- uno de sus extremos (este tubo capilar lientes? ¿Contienen dichas llamas partí- puede prepararse con un trozo de tubo de l culas de carbón no quemado? ¿Existe en vidrio). Atese e tubo capilar con su extremo cerrado a un termómetro, en l fora ellas un cono interno de gases no quemam a que ilustra la figura, por medio de una dos? banda de goma y caliéntese sobre un tripode un recipiente con agua. La banda Identificación de sustancias puras de goma puede confeccionarse cortando 22 Comparación de los puntos de fusión un trozo de tubo de goma. E termómetro . l del naftaleno y del ácido esteárico puede usarse para revolver e agua, asel E naftdeno (balitas contra la polilla) es gurándose previamente de que esta no pel una sustancia adecuada para esta expe- netrará en el interior del tubo capilar. riencia. Su punto de ebullición es de 80,2" Auméntese lentamente e calor observanl

C. Abrir nuevamente d orificio de toma de aire. ¿Se deposita carbón en el tubo de ensayo. sostenido sobre esta llama? E l aire, al mezclarse con e gas hace que la l combustión sea más rápida y eficiente. ¿Qué ocurre en e cono interno, más frfo? l Sostener en 1 llama una astilla de ma0 dera de modo que pase a través del cono interno. ¿Qué parte de la astilla se quem a ? Poner uno de los extremos de un-trozo de tubo en e cono interior de la Ilal ma, en la forma que isdica e dibujo. E l l gas que sale por e otro extremo ¿puede l encenderse? ¿Es posible proyectar un mechero que proporcione una llama más caliente?

Determinación aproximada del punto de fusión

tro, limpios, repetir la experiencia e m pleando ácido esteárico o cualquier otra sustancia cuyo punto de fusión 3ea inferior a 100" C, si la lectura del termbmetro es hasta 110" C.

47

Química

26 .

do la temperatura de fusión del naftaleno, la que se anotará. Luego, dejar enfriar e tubo y tomar nota de la tempel ratura de solidificación del naftaleno. Obtener e promedio .de ambos valores. iCuá1 l de los dos experimentos, al parecer, permite calcular con mayor exactitud e punl to de fusión? Repetir la última experiencia empleando ácido esteárico.

mergido en e agua. Agregar algunos grál nulos o astillas para impedir ,latrepidación durante e hervor. Calentar e agua con l l llama m u y baja hasta e punto de ebullil ción. Leer la temperatura que indica e l termómetro. ¿Se observa alguna diferencia en la lectura s e termómetro toca i l e fondo del tubo? ¿Cómo explicaría esto l e alumno? l B. Proponer a los alumnos que determinen s e punto de ebullición del agua dei l pende de la cantidad de dicho líquido presente.
26 Punto de ebullición de líquidos infla. mables A. ¿Qué otros líquidos incoloros conocen los alumnos? Algunos de ellos son sumamente inflamables, por ejemplo, e alcohol l y la acetona. Para calentarlos deberá e m plearse un procedimiento distinto. E n primer lugar, poner el alcohol o acetona en un tubo de ensayo, hasta una altura de 2 cm y sumergir e termómetro en e líl l quido. Hervir luego cierta cantidad de agua, manteniendo alejado e tubo de enl sayo y luego verter e agua caliente en l un recipiente, cuidando que el nivel sea más alto que e del alcohol dentro del tubo l de ensayo (ver la figura). Revolver el alcohol suavemente con el termómetro,atendiendo a la lectura del mismo. ¿Cuál es e punto de ebullición del alcohol? LPuel den los alumnos explicar por qué es 3eguro este método para determinar el punto de ebullición de líquidos inflamables? B. Otro método seguro cuando se emplean pequeñas cantidades de líquidos inflamables, e e siguiente: se cierra uno de los s l

24 Las impurezas afectan el punto de . fusión de una sustancia Mezclar con d naftaleno un poco de ácido esteárico, haciéndolo de este m o d o impuro. Observar la variación del punto de fusión. Las impurezas lo hacen descender.
25 Punto de ebullición del agua . A. Colocar un poco de agua en un tubo de ensayo, sosteniendo e termómetro. col m o lo muestra la figura, con el bulbo su-

-

B

26 .

Química

48

extremos de un trozo de tubo de vidrio de aproximadamente unos 8 c m de largo, con un diámetro de 2 o 3 cm. E n su interior se coloca una pequeña cantidad del líquido que será objeto de la determinacibn, y un tubo capilar, uno de cuyos extremos se habrá soldado -similar al usado para la determinación del punto de fusión-, con e extremo cerrado hacia l arriba y e abierto dentro del líquido (obl l l servar la figura). E tubo con e líquido y e tubo capilar, se aseguran entonces al l bulbo del termbmetro mediante una banda de goma. Este se sostiene dentro de un recipiente con agua, que puede calentarse suavemente en la llama de un mechero de Bunsen. A medida que se eleve la temperatura saldrán burbujas lentamente del tubo capilar, pero al llegar al punto de ebullicibn, las burbujas comenzarán a salir súbitamente como una corriente contil nua. Leer la temperatura que indica e termómetro, dejar enfriar e agua, y leerla l nuevamente cuando cese l corriente de a burbujas. E punto de ebullición es e prol l medio de ambas lecturas. Determinar apl-icando este método a del benceno. l

e agua cese de hervir poner en pleno funl cionamiento dicha bomba. Volver a-coloCar e mechero de Bunsen y calentar n u e l vamente. ¿Cuánto ha variado la presión en el interior del tubo? ~ C u á ies ahora l a temperatura de ebullición del agua?

Reducción de la presión del agua en ebullición A a la bomba de agua B gránulos para evitar la trepidación del hervor

A

Kenia es un país del Afnca oriental. En la costa de Mombasa, e agua hierve a l 100" C,pero en Nairobi, l hace por debao jo de los 95" C. ¿Puede explicar la causa de este fenómeno? 29 Comparación del diferente grado de . solubilidad de las sustancias en e agua l Diversas sales, elegidas en los estantes del laboratorio servirán para demostrar su distinto grado de solubilidad en e l agua. Tomar muestras de 5 g de cada una de ellas y tratar de disolverlas en 15 cm3 de agua, en un tubo de ensayo. ia solubilidad de las sales puede consultzirse en formularios y está expresada en función de la cantidad de granos solubles en iOOg de agua a una temperatura determinada, por lo general, 20" C. Cada tubo de ensayo debe taparse y agitarse vivamente durante e mismo tiempo. Esta experiencia l demostrará que la solubilidad es una de las características particulares de una sustancia. Las empleadas pueden incluir azúcar, sal coman, nitrato de potasio, sulfato de calcio, etc.

27 Punto de ebullición de una mezcla de . dos líquidos Los puntos de ebullición del benceno y del etanol no difieren mucho. Determinar mediante e método descripto los de algul nas mezclas, en distinta proporción, de benceno y etanol. Discurrir con los alumnos acerca de la posibilidad de identificación de una sustancia pura mediante sus puntos de fusión o ebullicion. 2 8 La presión afecta el punto de ebullición . Poner un poco de agua en un tubo de ensayo provisto de un ramal lateral o un orificio que comunique con e exterior a l través del tapón. Colocar algunos gránul s en e agua para detener la trepidación o l del hervor. Humedecer e tapdn portador l del termómetro antes de fijarlo en e tubo l (ver la figura). Calentar fuertemente l a malla metálica haciendo hervir e agua. l ¿Qué temperatura se lee en e termómel tro? Interrumpir e calentamiento y col nectar en A una bomba de agua. Cuando

2 1 Estudio del efecto de l temperatura .0 a en l solubilidad a L solubilidad del bicromato de potasio a es de aproximadamente 5 g/100 g en agua fría y de alrededor de 95g/100 g en agua

49

Química

21 .4

caliente. Es una variación m u y grande, que puede demostrarse de l siguiente a manera: preparar 50 cm3 de solución saturada de bicromato de potasio, aproximadamente a 60" C. Verter la solución transparente en un vaso limpio y mantenerla a una temperatura de 40" C hasta que hayan cesado de formarse cristales. Verter entonces i solución clara de este a recipiente en un tercer vaso, limpio, evitando que pasen cristales dentro de este Último. Dejar enfriar l solución a la tema peratura ambiente. A medida que se va enfriando se formarán más cristales. E l experimento demuestra que una solución saturada contiene menos cristales disueltos cuando su temperatura es baja que cuando ésta es más elevada.
2 1 Determinación de l solubilidad de .1 a una sustancia en agua a una temperatura dada Colocar en un vaso 50 cm3 de agua y agregar polvo de hornear (hicarbonato de sodio), en forma gradual, revolviendo continuamente (como variante puede emplearse sulfato de potasio) . Revolver hasta que dicha sustancia no se disuelva más, es decir, hasta obtener una solución saturada. Determinar la temperatura de la misma. Pesar una cubeta de evaporación limpia y verter en la misma cierta cantidad de l solución saturada, transparente, a y pesarla nuevamente para obtener la masa de dicha solución. Cuidadosamente evaporar la solución hasta su desecación. Pesar otra vez, y calcular la masa de bicarbonato de sodio disuelta. D e dichas pesadas puede deducirse tambien la casa de agua. D e este modo se puede &icular la solubilidad del polvo de hornear en gra*mos por cada 100-g de agua, a una temperatura determinada.

lleno hasta la mitad de agua y 4 g de s l a fina común en un segundo tubo con igual cantidad de agua. Revolver o agitar a m bos tubos en la misma f c m a y durante e mismo tiempo. Detenerse peribdicamenl te al cabo de algunos segundos para observar la cantidad de sal no disuelta que queda en cada tubo. Las partículas pequeíias se disolverán antes que las grandes. 2.13 Estudio de diferentes tipos de solventes La solubilidad de la sal común y e iodo l en tres solventes: agua, alcohol y cloruro de carbono (IV) demostrarsi la eficacia de los mismos. Llenar tres tubos de ensayo hasta un tercio de su altura; uno con agua, otro con alcohol metílico comercial y e tercero con cloruro de carbono (N). l Con una espátula agregar alrededor de 1 g de sal a cada uno.de ellos, luego, tapar y agitar. Se observará que la sai se disuelve fácilmente en e agua, menos fácilmente l en e alcohol y m u y poco en e cloruro de l l carbono (IV). Preparar otros tres tubos de ensayo con los mismos solventes, pero, empleando esta vez cantidades m u y pequeiias de iodo -sólo unos pocos cristales- e igual cantidad del mismo en cada solvente. Se obtendrán resultados m u y diferentes. E cloruro de carbono (IV) dil solverá más iodo, y e agua menos. l
2 1 Densidad de un sdlido .4 La densidad de un sólido -por ejemplo, un elemento, un compuesto o un mineral- es la razón entre su masa y su volumen. La masa se determina fácilmente i mediante .la balanza. S 'el sólido es insoluble en agua, su volumen puede deducirse del agua que desplaza, independientemente de su forma. Llenar de agua hasta k mitad un vaso graduado. Tomar nota de 1 lectura. Sumergir e sólido en el 0 l agua y anotar la nueva lectura. La diferencia entre ambas lecturas es el volum e n del sblido. A continuación y a título de ejemplo, se enumeran algunas sustancias de interés para el químico con sus respectivas densidades (en g cm-3): Azufre, 2,O; cuarzo, 2,6; calcita, 2,7; cobre, 8 3 plomo, 11,4;los minereles como la

2 1 Investigando e efecto de l dimensión .2 l a de las partículas en l solubilidad a Comparar l velocidad de disolución de a partículas de sal gruesa con las de sal fina común o de cristales grandes de sulfato de cobre con k de partículas finas, molidas de la misma sustancia. Agregar 4 g de sal gruesa en un tubo de ensayo

21 .4

Químia

50

malaquita, casiterita y cerusita no tienen una densidad uniforme, dado que contienen cantidades variables de cuarzo, feldespato y otros minerales (ver también los experimentos 2.286, 2.287 y 4,9).
2 1 Densidad de un líquido .5 E tolueno, el cloruro de carbono (IV) y l el bromoformo son líquidos cuyo estudio l es interesante. E feldespato y el cuarzo flotarán en e bromoformo, cuya densidad l es de 2,9 g cm-3. Pesar un recipiente p e queño con el líquido en su interior. Verter e líquido en una probeta graduada para l determinar su volumen. No importa s ali gunos de los líquidos se adhiere a las paredes del recipiente que lo contiene. Con ayuda de la balanza hallar la masa del recipiente y, partiendo de ésta, calcular l masa del liquido trasvasado a l a a probeta graduada. Obtener la densidad dividiendo l masa del líquido por su volua m e n (ver los experimentos 2.286 y 2.287).

e tiempo como e representado en el all l bujo. Se advierte en 'e mismo que la teml peratura, en el punto de fusión, no desciende tan rápidamente. ¿Pueden explicar

r2 1 Solidificación del naftaleno liquido .6

Energía necesaria para transformar a los sólidos en líquidos y a éstos en vapor
2 1 Investigación de la energía calorífica .6 de l transformación de un líquido a en sólido E n los climas cálidos, e naftaleno es una l sustancia adecuada para este estudio. Se halla en estado líquido por encima de los 80,2"C. En climas fríos es m á s conveniente e benceno, pues se requiere hielo para l enfriarlo por debajo de su punto de fusión, de 5,5" C. Poner cierta cantidad de naftaleno molido dentro de un tybo de ensayo de 100 X 16 mm, hasta una altura de 6 c m y calentar suavemente hasta que se haya fundido. Colocar un termómetro dentro del naftaleno. Suspender e calentamiento l cuando l temperatura haya alcanzado a aproximadamente 95" C. Tener a m a n o un reloj o cronómetro contador de segundos. Revolver e naftaleno suavemente con l el termómetro mientras 5e enfría. Registrar l temperatura cada 15 segundos. Cona tinuar efectuando las lecturas durante aproximadamente 6 minutos. Trazar un gráfico de la temperatura y

c

$ 1 , .
0 1 2

,

,

,

,

,

3

4

5

6

7

tiempo en minutos

los alumnos por qué e enfriamiento se l retrasa algunos segundos cuando se alcanza e punto de fusión? l
2 1 Calor específico de un líquido y calor .7 de evaporación Este experimento pueden llevarlo a cabo l s alumnos utilizando agua, y e m e s o l tro empleando etanol, tricloroetano o tetracloroetano. Lo esencial es disponer de una fuente de calor constante, protegida del efecto de las corrientes de aire. A. Colocar un mechero de Bunsen con llama de aproximadamente 5 c m de altura, debajo de un frasco o vaso que con-

51

Quimica

21 .9

tenga una masa de líquido conocida. U n volumen conveniente es de alrededor de 50 cm3. La instalación para e experimenl to se ilustra en el dibujo (obsérvense las pantallas de protección contra las corrientes de aire, en torno del aparato). Colocar un termómetro dentro del líquido, registrando cade 15 segundos la elevación de la temperatura. Trazar e grál fico de la temperatura en función del tiempo. La porción más recta del mismo que pasa 0 través de los puntos registrados (descartando los últimos), presenta una pendiente, en función de la cual puede calcularse el aumento promedio de la temperatura, por minuto. Supongamos que todo e calor pasa al líquido. La cantidad l de calor absorbida por el recipiente es comparativamente m u y pequeña. E núl mero de calorías por minuto absorbidas por e líquido se podrá calcular entonl ces, multiplicando la masa de éste por su calor específico y por el aumento de la temperatura por minuto (ver también los experimentos 2.135 y 2.136).

quido durante un número de minutos determinado, puede calcularse fácilmente procediendo como en la primera parte del experimento. ¿Pueden los alumnos hacer una evaluación de la cantidad de calor requerida? Luego del bervor, retirar e l mechero, dejar enfriar y determinar la masa de líquido evaporada. Los resultados obtenidos hasta ahora, permiten calcular la cantidad de calor necesaria para transformar cierta masa de líquido en vapor. ¿Cuántas calorías son necesarias para convertir 1 g de agua o 46 g de etanol, 8 etc., en vapor? Estas expresarán el calor de vaporización del líquido. Aplicación de los puntos de fusión y ebullición, y la solubilidad y densidad a problemas relativos a la separación de sustancias, de las mezclas de que forman parte 2 1 Separación del estaño de una mezcla .8 de estaño y carbono Preparar una mezcla de estaño y carbono empleando limaduras o pequeños trozos y carbón de ieña triturado. Pueden emplearse pequeños fragmentos de soldadura de estaño, aunque en su composición s610 entra un 66 por ciento de estaño, siendo lo restante plomo. E uso del plomo es otra l alternativa. Las 'latas estañadas' no sirven, dado que son de hierro cubierto por una capa superficial, m u y fina, de estaño. E estaño se funde a 232" C y e carbono l l a 3.730" C. Calentar l mezcla en un a crisol, revolviéndola con u n trozo de l madera hasta que se funda e estaño formando u n líquido, debajo del carbón de leña. Verter e estaño sobre una tela de l amianto u otra superficie a prueba de calor, manteniendo con ayuda del trozo de madera, al carbón dentro del crisol. C o m o alternativa, e estaño podría verterse en l un molde de yeso ,deParís, ya preparado. 2 1 Separación por sublimación .9 Separar e iodo de una mezcla formada l por algunos cristales del mismo y cloruro de sodio. Calentar la mezcla en uI141 CUbeta de evaporacibn cubierta por un em-

Determinación del calor requerido para evaporar un líquido A pantallas contra las corrientes de aire

B. Sin modificar la llama ni la posición l
de las pantallas, dejar hervir e líquido l durante cierto tiempo (para el agua, es conveniente diez minutos, y para los líe quidos más volátiles, solamente cinco). La cantidad de calor suministrada al lí-

21 .9

Química

52

budo, en la forma que se ilustra en el dibujo. E iodo se sublimará en las paredes l frías del embudo.

friar el tubo colector y calentar l tinta a en e mechero de Bunsen con 1larr.i m u y l

2 1 Sublimación del iodo .9

B

l

2 2 Separación por destilación .0 Esta experiencia consiste en separar el agua de l tinta común. Los alumnos dea berán entender que se trata de un proceso de evaporación del agua, m á s volátil, que se transformará en vapor, seguido de una condensación de éste, nuevamente en agua, en otro recipiente. Para destacar bien la scparación, es importante e empleo de l

baja. Los alumnos podrán observar el 1ímite visible entre las zonas caliente y fría en su desplazamiento desde e tubo l hervidor o frasco cónico, a lo largo del l tubo colector. A cabo de algunos minutos, se observarán en este último unas gotas de un líquido incoloro, identificable com o agua por l acción del sulfato de cobre a anhidro. Cuídese de que la tinta no forme espuma o salpique e interior del tubo. l 2 2 Separación del petróleo crudo por .1 destilación fraccionada E petróleo crudo puede fácilmente sepal rarse en tres o cuatro fracciones, cada una de las cuales posee interesantes propiedades combustibles y lubricante. Para la experiencia se puede obtener un sustituto del petróleo crudo mezclando proporciones adecuadas de aceite usado para automóviles, petrbleo, parafina, aceite lubricante liviano, diese1 o l y u n poco de i vaselina. Armar e tubo de ensayo de vil drio resistente, e tubo de salida y los l cinco pequeños tubos de ignición en la forma que se observa en e dibujo. l Utilizar, s es posible, un termómetro de i 0°-3600C, en cuyo caso, será más conveniente emplear un tubo de ensayo provisto de un ramal lateral, como el ilustrado en l figura B, en lugar del común reprea sentado en e dibujo A. Poner en e intel l rior del tubo aproximadamente 4 cm3 de petrbleo crudo, a que deberá agregarse l lana de amianto o virutas para evitar el

Condensación del vapor

-

una solución coloreada, como la tinta. Poner a hervir en un recipiente 5 o 10 c m 3 de tinta, junto con algunas virutas o gránulos. E recipiente puede ser un frasco l cónico o un tubo hervidor. Colocarle un tap6n provisto de un tubo de salida acodado en su parte media, que comunique con un tubo de ensayo, en la forma indicada en e dibujo A, o en un tubo en forl m a de U, como se muestra en e B. Enl

53

Química

22 .3

Recolección de las fracciones del petróleo crudo

borbolleo del >hervor. Colocar cinco pequeños tubos de ignición para recoger las fracciones. Calentar e petróleo m u y sual vemente. Recoger en el primer tubo alredor de 10 gotas de la destilación; luego, 1 gotas en e segundo tubo, etc. A medi0 l da que la destilación progresa e punto l de ebullición del petr6leo restante es m á s elevado y, por consiguiente, se requiere más calor del mechero de Bunsen. Disponer las fracciones en orden de temperatura de destilación creciente. Se deberá poder efectuar las siguientes observaciones: 1. E color cambiará, desde incoloro ha+ l ta amarillo. 2. Aumentará l viscosidad disminuyendo a la fluidez. 3. Las fracciones de alta temperatura serán m á s difíciles de quemar que las de baja. 4. Las fracciones de a t temperatura dela berán arder con más hollín en sus llamas que las de baja temperatura. Para quemar las fracciones, proporcionarán recipientes adecuados las tapas de botellas, una vez retirado el corcho de su interior. Luego de obtenidas las fracciones, al cabo de este experimento; ¿podrían los alumnos identificar cada una de ellas con vistas a su empleo, c o m o petróleo, parafina, diesel oil y aceite lubricante? ¿Qué destino darían a residuo negro que l quedó en el interior del tubo de ensayo? S se ha empleado un termómetro con i

lectura de O" a 360' C, las diversas fracciones se habrán recogido en niveles térmicos verificables: (a) hasta 80" C; (b) entre 80" y 120" C; (c) entre 120" y 180" C y (d) entre 180" y 220" C. C o m o los alumnos saben que las sustancias puras se pueden identificar mediante sus puntos de ebullición ¿podrían suponer que todas las fracciones obtenidas son sustancias puras? Proponerles que se inform e n sobre el particular en las refinerías de petróleo. 2 2 Separación de sal y arena .2 Preparar una mezcla de s l y arena. Coloa car aproximadamente 2 cm3 de la misma en un tubo de ensayo de 100 X 16 m m . Agregar alrededor de 5 cm3 de agua agitando hasta que la s l se haya disuelto. a Verter el contenido del tubo en un papel de filtro sostenido por un embudo suspendido a su vez, mediante un soporte, sobre una cubeta para evaporación. Lavar el tubo de ensayo con un poco de agua, agregando ésta al papel de filtro. La arena quedará e n el papel, de donde podrá r e cogerse una vez seca. La sal puede extraerse del filtrado calentando e evaporador l hasta eliminar e agua. l

2 2 Extracción de aceite de nueces .3 Colocar dentro de un mortero doce nueces molidas, o trozos de nuez de coco picados. Agregar 20 cm3 de acetona o 0 1 cohol metilico. Moler las nueces en el sol-

22 .3

Química

54

vente lo más finamente posible, durante algunos minutos. Luego, verter e líquido l en un tubo de ensayo y filtrarlo recogiéndolo en un recipiente evaporador. Colocar éste en un lugar a sol durante 5-10minul tos o, si no hay sol, sobre un v- con agua caliente durante 15 minutos. E soll vente se evaporará dejando e aceite exl traído de las nueces.

2 2 La cromatografía como técnica de .4 separación A. Juntar algunas hojas y pasto. Dejarlas secar. Romperlas o cortarlas en pequeños trozos y colocarlos en un mortero. Agregar 5 cm3 de acetona o alcohol, molerlos bien, con e solvente, hasta obtener una l solución de color verde oscuro. (No se agrega mucho solvente porque la solución debe ser lo más concentrada posible.) Cortar una tira de papel de filtro l suficieno temente larga como para poder suspenderla en un tubo de ensayo sin que llegue a tocar e fondo del mismo. EFpleanl do un gotero fino poner una gota de la solución concentrada sobre un punto de la tira situado a 1 c m por encima del fondo, como puede observarse en la figura A; agitar con suavidad para que se seque rápidamente. Luego, agregar otra gota en e mismo lugar; secarla, y agregar más l gotas, dejando siempre secar la anterior antes de colocar una nueva. La idea consiste en obtener una mancha pequeña y concentrada de las sustancias coloreadas procedentes de las hojas y e pasto. Sel guidamente poner 1 cm3 de solvente en un tubo de ensayo. Colgar dentro del mismo la tira de papel absorbente con su extremidad apenas sumergida en el solvente

e dibujo. Por atracción capilar, e solvenl l te ascenderá por e papel de filtro, Ilevanl do consigo las sustancias cdoreadas 0 lo largo de cierta extensión, que dependerá de la distribución de éstas entre e papel l y e solvente. E cromatograma presental l rá una banda superior anaranjada, de xantófila y una inferior, verde, de clorofila. S se emplea como sdvente benceno o toi heno, se observará también una banda de carotina entre las otras dos. B. Las tintas de color, particularmente la negra, contienen por l general varios coo lorantes. Estos pueden separarse mediante una cromatografía en papel, empleando e dispositivo del experimento anterior. l Colocar una gota pequeña de tinta negra en e punto A; suspender e papel de fill l tro en una mezcla de acetona y alcohol, alcalinizada con algunas gotas de hidróxido ,de amonio. Ensayar con otros sdventes. Debe abtenerse una buena separación de los colores. 2 2 Determinación de l cantidad de gas .5 a en solución en una muestra de agua Llenar totalmente con agua un balón e insertarle un tapón provisto de un tubo de salida, lleno también por completo de agua (una forma sencilla de lograrlo e colos

y con la mancha A, bien por encima del nivel de éste, c o m o puede apreciarse en

cando e tapón mientras se mantiene sul mergido en e agua todo d aparato, en l una pileta). Armar e dispositivo en la l forma ilustrad,a en e dibujo y calentar l e balón con un mechero de Bunsen. Las l burbujas del gas desprendido del agua pasarán al tubo 'de ensayo. Proseguir hasta que hierva 11 contenido del balón. D e un ?

55

Química

22 .8

litro de agua se extraerá aproximadamente medio tubo de ensayo de gas, separado l de la soluci&n por e calentamiento.

2 2 Separación de dos Iiquidos no mis.6 cibles de diferente densidad Las mezclas adecuadas, con sus densidades d, en g c m 3 son: (a) agua y benceno (d=0,88); (b) agua y cloruro de carbono (IV) (d=1,59) y (c) agua y mercurio (d=13,6). Los recipientes adecuados para separar un líquido del otro pueden ser: una bureta o un trozo de tubo ancho, provisto de un tapón y uq tubo de goma con un broche, en la forma que se ve en e dibujo. U n l solo cristal de iodÓ agregado a (laas mez-

La arena de las playas frecuentemente está formada por partículasde cGarzo mezcladas con otras partículas más pesadas, como la ilmenita o circón. En e bromol formo, cuya densidad es de 2 3 g cm-3, flotarán las partículas de cuarzo, en tanto que las más pesadas se hundirán. Agregar, en un tubo de ensayo que contenga 3 c m de su altura de bromofonno, un poco de arena. ¿Se observa alguna separación entre e cuarzo y los minerales más pesal dos? ¿Flota el vidrio en el bromoformo? ¿Se pueden encontrar algunas prticulas pétreas que se hundan en él? La misma sustancia puede voiver a usarse en m u chos experimentos. No tirarla.

E efecto del calentamiento en las susl tancias Cuando una sustancia se somete a la acción del calor pueden observarse diversos Cambios. Puede fundirse, hervir, transformarse en una nueva sustancia, modificarse durante el calentamiento pero volver a su estado original al enfriarse, cambiar de color, de volumen, aumentar su masa o no experimentar cambio en la misma.
2 2 Sustancias que incorporan a sí mis.8 mas algo tomado del aire A. Limpiar un trozo de cobre laminado de aproximadamente 3 c m cuadrados. Calentarlo sosteniéndolo con unas tenazas. Sobre el mismo se formará una sustancia de color negro ¿proviene ésta de la ilama?, ¿se ha incorporado al cobre algo proveniente del aire?, ¿procede dicha sustancia negra del interior del cobre? ¿Se pueden proyectár algunos experimentos que respondan a estos interrogantes? S i se emplea una superficie mayor de cobre, jse podrá verificar s su masa varía a i l calentarlo? B. U n experimento con magnesio. Limpiar aproximadamente 25 c m de cinta de magnesio, cortarla en trozos de 1 c m de k r go y colocarla en un crisol con tapa. Pesar e crisol con la tapa y el magnesio y l ponerlo sobre un triángulo de tubos cerámicos sostenido por un trípode. Calentar, suavemente a principio y luego lo m á s i fuertemente posible. Sostener l tapa cera

clas (a) o @ hará más claramente visi) bles las capas de benceno y cloruro de carbono (N). Agitar la mezcla y verterla en un recipiente separado. Esperar hasta que aparezca un límiEe definido entre a m bos líquidos; trasvasar la capa más pesada al interior de un vaso colocado debajo.

2 2 Separación de dos sólidos por dife.7 rencia .de densidad E n la industria, los diamantes (densidad aproximada 3,3 g cm-3) se separan del feldespato y del cuarzo haciendo flotar a estos Qltimos en un barro acuoso de óxido magnético de hierro, de densidad adecuada. E bromoformo no es una sustancia l m u y común en los laboratorios escolares pero, s se dispone de ella, el siguiente i experimento es m u y interesante.

22 .8

Química

56

ca del crisol con unas tenazas. E magnel si0 se oscurece exactamente antes de COmenzar a fundirse. A primer indicio de l .combustión, colocar la tapa al crisol y retirar e mechero de Bunsen. Levantar l l a tapa aproximadamente cada 4 segundos para permitir que penetre más aire. Tratar de que no se produzcan escapes de h u m o blanco de óxido de magnesio. Cuando la combustión del magnesio haya cesado, levantar la tapa y retirarla,con precaución y calentar de nuevo fuertemente e crisol, teniendo la tapa preparada por l si el magnesio comenzara a arder nuevamente. Dejarlo enfriar, y una vez frío, pesar e crisol con la tapa y su contenido. l ¿Ha aumentado la masa del magnesio? ¿De dónde proviene dicho aumento? 2 2 Recogiendo y pesando los productos .9 gaseosos de la combusti6n Los productos sólifdos resultantes de la combustión son fácilmente pesables pero, ¿cómo hacerlo con los productos gaseosos? Para determinar si una vela toma alguna sustancia del aire, es menester pesar los productas gaseosos. La cera de 1 bu0 jía, por ser un hidrocarburo, al quemarse se transforma en vapor de agua y bióxido de carbono. Una mezcla granular de calcio y soda cáustica absorberá ambos gases. Disponer e aparato en la forma que l ilustra la figum. E n primer lugar deberá pesarse e disl positivo completo y luego poner en fun-

cionamiento l bomba filtrante que aspia rará el aire sobre la vela. Encender ésta dejándola arder durante 5 minutos. Luego apagarla y desconectar la bomba de agua. Una vez frío, pesar todo e aparato nuel vamente. ¿Se ha incrementado su masa? ¿Tomaba la bujía oxígeno del aire durante la combustión? ¿Se debe el aumento de la masa al vapor de agua absorbido del aire e introducido en el aparato? A los alumnos ,les agradará repetir el experimento de control, sin encender la vela, haciendo circular aire con la bomba de filtrado a través del aparato, con igual velocidad y durante e mismo tiempo. Dul rante el experimento, la vela habrá perdido masa por sí misma, pero e aumento l de la masa en e tubo en U debido a los l productos gaseosos absorbidos deberá 5er mayor que l pérdida experimentada por a la bujía.
2 3 Sustancias que pierden masa al ser .0 calentadas A. Pesar un tubo de ensayo que contenga permanganato de pobsio hasta una altura de 1 c m y colocarle un tapón de algodón en rama en su boca para impedir la salida de partículas sólidas durante e calental

0

2.50 E permanganato de l potasio emite gas

miento (ver e dibujo). Calentar e tubo l l y pesarlo nuevamente. ¿Ha perdido masa? ¿Qué ha ocurrido con ella? B. Ensayar calentando de la misma manera carbonato de cobre. ¿Ha perdido m a sa? ¿Qué ha sido de ella?
2 3 Algunas sustancias a ser calentadas .1 l no ganan ni pierden masa Calentar en un tubo'de ensayo & i d o de cinc, seco, de la misma forma que en e l experimento anterior. ¿Se observa disminución o aumento de su masa?

A a l bomba de filtrar a
B

mezcla de gránulos sueltos de cal y soda cáustica

57

Química

23 .3

2 3 Observación del efecto del calor en .2 los cristales de sulfato de cobre Moler algunos cristales de sulfato de cobre y colocarlos dentro de un tubo de ensayo seco, hasta una altura de 4 cm. Preparar e dispositivo ilustrado en e dibul l jo. Calentar suavemente e tubo. ¿Qué obl servan los alumnos? 6 deposita vapor % en las partes más frías? ¿Cambia e COl ior de azul a blanco? ¿Se recoge líquido en e tubo receptor? ¿Se puede identificar l dicho líquido determinando su punto de ebullición? Cuando todos los cristales de sulfato de cobre hayan virado al blanco, y una vez frío e tubo, sosteniéndolo con l la mano, verter e líquido nuevamente sol bre los cristales blancos. ¿Ha reaparecido e color azul? ¿Ha habido reabsorción de l calor? Una forma de registrar lo ocurrido en esta reacción, es la siguiente: sulfato de cobre azul + calor e sulfato de cobre blanco (anhidro) + agua Se trata de un cambio reversible. Los aiumnos podrían discurrir y examinar s i los experimentos anteriores sobre calentamiento de sustancias implicaban cambios reversibles.
Cómo preparar, recoger y ensayar algunos gases 2 3 Hidrógeno .3 A. Poner algunas granallas de cinc, o cinc laminado procedente de la carcasa de una

pila seca agotada, en un tubo hervidor, agregar 2 gotas de solución de sulfato de cobre y armai e dispositivo ilustrado en l la figura. Una variante del embudo en form a de cardo de A, es una jeringa, como en la figura B. Pueden obtenerse jeringas en desuso en los hospitales y clínicas. Verter ácido sulfúrico molar (ver en el Capítulo primero) por el embudo sobre el cinc, hasta llenar e tubo del mismo. C o m o val riante: agregar un poco de ácido sulfúrico con ayuda de una jeringa. E n este caso, e gas no podrá escapar a través de l la jeringa, de manera que no es necesario llenar con ácido e tubo de la misma. Desl cartar los primeros dos o tres tubos de ensayos de hidrógeno, porque contendrán aire desplazado. PRECAUCI~N:se emplea S i un recipiente de capacidad mayor que la de un tubo de ensayo puede producirse una explosión peligrosa al inflamarse el gas, particularmente si está mezclado con aire. Recoger unos cuantos tubos de ensayo de gas y cerrarlos con un tapón. Probar con e tercer tubo de ensayo, sostel niendo una cerilla o astilla encelldida sobre la boca del mismo, inmediatamente después de retirar e tapón. E hidrógeno pul l ro se inflamará con un suave chasquido ('pop') . E hidrógeno nunca deberá secarl se empleando ácido sulfúrico concentrah.

B. E hidrógeno arde en e aire formando l l vapor de agua. Cuando se lo enciende en

2 5 Recolección del producto del calentamiento .2

2 3 Recolección del gas hidrdgeno .3

de cristales de sulfato de cobre A agua fria en e vaso l

23 .3

Química

58

un tubo de ensayo seco ¿se observa vapor O rocío en las paredes del mismo? C. Investigar si el hidrógeno es más liviano que e aire, trasvasando dicho gas l a un tubo de ensayo colocado encima del primer tubo y debajo del mismo. Con una cerilla encendida verificar dónde se encuentra e hidrógeno. inflar algunas burl bujas de jabón sosteniendo e tubo de sal lida del aparato en una solución de detergente o jab6n. Las burbujas de hidrógeno se elevarán en e aire, aportando una nuel va prueba de l baja densidad de dicho a gas. 2 3 U n pequeño generador de hidrbgeno .4 E n la figura A se muestra un aparato sencillo para generar hidrógeno. A, es un tubo hervidor en cuyo fondo se han practicado agujeros (éstos pueden hacerse calentando en la llama de un mechero de Bunsen el fondo del tubo de ensayo y una varilla de vidrio hasta el rojo. Fundir la varilla de vidrio con la parte del tubo en la que se quiere practicar e agujero, l arrancándola luego con l que se despreno derá un trozo de vidrio del tubo hervidor. Romper el mismo y redondear los bordes en una llama viva. Practicar en e tubo l tres o cuatro agujeros similares). Poner en e interior del tubo algunas granallas l de cinc y un tapón provisto de un tubo de salida con broche de presión, en la form a ilustrada. Sumergir e mismo en un l

tarro de dulce que contenga solución molar de ácido sulfúrico a la que se habrán agregado algunas gotas de solución de sulfato de cobre. A abrir e broche, el ácido l l entrará en A reaccionando con e cinc y, l a cerrarlo, la presión ejercida por e hil l drógeno generado forzará al ácido a salir de A, a través de los agujeros, cesando l a reacción. Para impedir que pasen pequeños trozos de cinc a través de 10s perforaciones se cubrirá e fondo del tubo con l lana de vidrio.
Y

2 3 Oxígeno .5 A. E oxígeno puede prepararse con sel guridad por descomposición de una solución de peróxido de hidrógeno, que se vende comúnmente en los comercios de

A Obtención de oxígeno

productos químicos o droguerías. Colocar en e interior de un frasco de unos 100 l cm3 de capacidad, alrededor de 20 cm3 de peróxido de hidrógeno agregando dos e e ss pátulas de bióxido de manganeso y fijando en dicho recipiente ún tubo de salida. E oxígeno se desprenderá en forma de l burbujas pudiendo recogerse en !la forma ilustrada en la figura.

tubo hervidor con perforaciones B &ido sulfúrico diluido c cinc D broche de presión con tornillo
A

B. E oxígeno'es incoloro e inodoro. iC6l mo saber si e tubo de ensayo contiene l oxígeno? Preparar un trozo de alambre de nicrome dándole l forma que se oba serva en la figura, con una pantalla en uno de sus extremos. A otro extremo se l le dará forma de anillo colocándose en el mismo un poco de lana de acero. Calentarla en la llama del mechero de Bunsen, hasta e rojo vivo y seguidamente, introl ducirla rápidamente en uno de los tubos de ensayo con oxígeno. Luego, colocar en l argdla un pequeño trozo de carbón de a

59

Química

23 .7

geno empujará e aire hacia arriba y pol leña, encenderlo en l llama del mechero a l e introducirlo con rapidez en otro tubo. drá recogerse (ver e dibujo). de ensayo con oxígeno. Finalmente, pasar A. Llenar con e gas cuatro tubos de enl l argolla por azufre en polvo, encenderla a sayo y taparlos. Debajo del agua, retirar en e Bunsen e introducirla en e oxígeno. l l el tapón de uno de ellos. ¿Cuál es el gra¿Que ocurre con estas tres sustancias? do de solubilidad del cloruro de hidrógeno?

B. Sostener junto a l boca de un tubo a de ensayo que contenga cloruro de hidrógeno un trozo de algodón en rama humedecido en hidróxido de amonio. La nube blanca de cloruro de amonio facilitará l a identificación del cloruro de hidrógeno.
C. Agitar un tubo de ensayo que contenga dicho gas y agua, para obtener una solución de cloruro de hidrógeno. Ensayar l misma con un indicador de ácidos y a bases (ver e experimento 2.44). Hacer l reaccionar con dicha solución un poco de magnesio. ¿Se puede recoger y ensayar e hidrógeno procedente de esta reacción? l

B Soporte para quemar sustancias

2 3 Amoniaco .7 A. Poner en un tubo de ensayo una mezcla de hidróxido de calcio y cloruro de 2 3 Cloruro de hidrógeno .6 Poner cierta cantidad de sal gema (cloru- amonio, hasta una altura de 4 cm. Llenar ro de sodio) en un frasco para filtrado de un tubo en U con trozos de aJxido de cal100 cm3 (la sal gema produce menos es- cio mezclado con algodón en rama (para l p u m a que 1 sal fina). Agregar con cui- impedir que e tubo 5e obstruya). Instalar 0 l l dado ácido sulfúrico concentrado por el e aparato en la forma que muestra e dil embudo cardo’. E gas cloruro de hidró- bujo y calentar suavemente e tubo de l ensayo. E óxido de calcio deseca al gas l amoníaco. Comprobar si e tubo recepl táculo está lleno, sosteniendo en su boca un trozo de papel tornasol rojo. Recoger varios tubos de ensayo de amoníaco y taparlos. E procedimiento empleado para l recogerlo indica que dicho gas es más liviano que e aire. l

¿Qué se observa cuando se introduce en un tubo de ensayo que contiene oxígeno una astilla de madera o un trozo de piolín encendidos?

Obtención de cloruro de hidrógeno

B, Llenar un frasco con amoníaco. Colocarle un tapón provisto de un tubo en la forma ilustrada (idealmente el extremo del tubo debería terminar en forma de pico rociador). Calentar suavemente e l frasco para que e gas se expanda un poco l y sostenerlo boca abajo introduciendo el pico en e agua. A cabo de algunos incl l tmtes, e agua surgirá del pico hacia e l l interior del frasco.

23 .8

Químic?

60

i h
n
n

A

2.37B Experimento de l fuente a

2.37A Preparación del amoníaco A trozos de óxido de calcio

2 3 Bióxido de carbono .8 Para producir e gas bióxido de carbono l pueden emplearse muchas reacciones. Una buena fuente l proporcionan fragmentos a de mármol u otra piedra formada por carbonatos, tratada con ácido diluido. E gas l no es tan soluble como para recogerse por desplazamiento de agua (como vimos antes, en la obtención del hidrógeno). Com o alternativa puede recogerse bióxido de carbono por desplazamiento de aire en frascos en l forma ilustrada en e diaa l grama (i). Para comprobar s e frasco i l está lleno aproximar a su boca una astil a encendida o una cerilla. S en la enl i trada, l llama se extingue como en (ii), a es porque está lleno. Cubrir l parte sua

perior del recipiente con un trozo de carton para impedir l difusión del gas. Veria ficar l densidad del bióxido de carbono a ‘vertiendo’e gas en otro frasco y colol cando a éste arriba o abajo, con relación a primer recipiente. Comprobar dónde se l halla e gas empleando una astilla encenl dida. Nota: La presencia del bióxido de carbono puede confirmarse por e hecho l de que e agua de cal se vuelve lechosa l cuando dicho gas pasa a través de ella.
2 3 E arte culinario y el bióxido de .9 l

carbono Los alumnos deberán comprender que l a finalidad del polvo de hornear es producir pequeñas burbujas de bióxido de carbono. Estas expanden las pastas, tortas o m a sas haciéndolas ligeras y agradables para comer. Las células de l levadura produa cen e mismo efecto en l fabricación del l a pan, aunque dicho proceso requiere más

(i) Obtención de bióxido de carbono

(ii) Forma de comprobar cuándo e recipiente l está lleno

61

Química

24 1 .

tiempo. E polvo de hornear (o bicarbol nato de sodio, NaHCO,) reacciona con ácidos como e láctico, de la leche agria, prol duciendo bióxido de carbono. Los 'polvos de hornear' comerciales frecuentemente contienen un ácido sólido que reacciona con e bicarbonato de sodio únicamente l cuando es humedecido.

A. Poner un poco de polvo de hoknear en e agua. ¿Es bióxido de carbono e gas l l desprendido? ¿Lo es el gas que se desprende cuando se pone en e agua bicarl bonato de sodio? En un tubo de ensayo hágase reaccionar polvo de hornear con vinagre (ácido acético), o con jugo de limón. E gas producido ¿es bióxido de l carbono? ¿Qué clase de sustancia es e l jugo de limón?
B. Preparar una solución 'de azúcar y llenar con la misma un recipiente, hasta la mitad. Agregar una cucharada de levadura, y dejar reposar durante 2 o 3 días. Construir un dispositivo para observar e l burbujeo, que se conectará en la boca del frasco tal como se indica en la figura. ¿Se desprende algún gas de la levadura? ¿Se acumula bióxido de carbono en la parte superior del frasco?

Reacción de l levadura en solución azucarada a

¿Qué es l herrumbre? a
2 4 iCu&l es l causa de l herrumbre? .0 a a Tomar 7 tubos de ensayo y 11 clavos l m ipios. Preparar los tubos de la siguiente forma: Tubo 1: Colocar dentro del tubo dos clavos limpios y cubrirlos hasta la mitad

con agua destilada. Estos clavos estarán en contacto con e agua y con e l l aire y constituirán e experimento de l control. Tubo 2: En e fondo de un tubo seco pol ner algunos trozos de cloruro de calcio anhidro o de silica gel y también do3 clavos. Colocar en su boca un tapón de algodón. Los clavos estarán en contacto con e aire, pero no con la humedad. l Tubo 3 Hervir un poco de agua durante : algunos minutos para eliminar el aire en solución y verterla en un tubo de ensayo cuando todavía esté caliente. Sumergir en e agua dos clavos. En la sul perficie del agua caliente colocar un poco de vaselina o algunas gótas de aceite de oliva. La vaselina se fundirá formando una capa hermética al aire, solidificándose a enfriarse e agua. Los l l clavos estarán en contacto con e agua l pero no con e aire. l Tubo 4: Cubrir dos'clavos hasta l mif.id a con agua que contenga en solución un poco de sal común. Estos estarán en contacto con agua, aire y sal. Tubo 5: Envolver parte de un elavo en un trozo de lámina de cinc y colocarlo dentro del tubo, casi sumergido en agua de la canill'a. Tubo 6: Envolver parcialmente un clavo en un trozo de papel de estaño, colocarlo dentro del tubo y agregar agua de la canilla, en l mismta forma que a en e tubo 5. l Tubo 7: Enrollar en un clavo un trozo de alambre de cobre y colocarlo en e inl terior de un tubo procediendo de l a misma manera que con los tubos 5 y 6. Colocar los 7 tubos en una gradilla y dejarlos durante varios dí,as. ¿Qué conclusiones extraen los alumnos con respecto a *las causas que originan la herrumbre? ¿Qué metal es más refractario al óxido; e l cinc, el cobre o e estaño? l
2 4 ¿Aumenta l masa del hierro durante .1 a la formación.de herrumbre? Póngase en ,equilibrio un trozo de hierro sobre e filo de un cuchillo, con ayuda de l una pesa de bronce o de una piedra, en la forma que ilustra e dibujo. Déjese exl
+

2.41

Química

62

c
puesto al aire hiimedo o en e antepecho l de una ventana durante algunos días y obsérvese e efecto que produce la hel rrumbre sobre el brazo m á s largo de la palanca.

quinto del volumen de aire, lo que indica que el oxígeno se ha consumido al herrumbrarse e hierro. E residuo gaseoso l l no se inflamará al aproximársele una astila encendida (ver también los experimenl tos 2.318 y 4.538). Extractos coloreados procedentes de flores, c o m o indicadores de ácidos y bases 2 4 Extracción de sustancias coloreadas .3 de las plantas Seleccionar algunas flores de colores brillantes, como la buganvilla purpiirea y roja u hojas coloreadas. Exprimir o mo!er una de dichas flores u hojas en un mortero con una mezcla preparada con 2 cm3 de acetona y 2 cm3 de etanol. Por este medio se extraerá la materia coloreada que pasará al solvente. Filtrar y recoger lo filtrado. Repetir l operación con una a o dos flores de diferentes colores. Conservar estas soluciones coloreadas para usarlas como indicadores en e experimento l siguiente.
2 4 Empleo de extractos vegetales como .4 'indicadores' de l acidez o alcalinidad a de las sustancias Poner una mancha de ,extractocoloreado de flores sobre un papel de filtro y dejarla secar. Colocar sobre l misma una a gota de jugo de limbn. ¿Se observa algún cambio de color? Elegir otros jugos 'agrios' de frutas, jugos envasados y vinagre y realizar el mismo experimento. Estas son sustancias ácidas. ¿Qué cambio de color se observa con ácido clorhídrico diluido? Los colores tligeramente diferentes obtenidos parecen indicar que algunas sustancias son m á s ácidas que otras. Poner un poco del filtrado original sobre otro trozo de papel de filtro; una vez seco ¿cuáles son los colores producidos por el bicarbonato de sodio, la soda para lav'ar,el agua de cal y una solución diluida de hidróxido de sodio? ¿Son éstas sustancias alcalinas o ácidas? ¿Producen todas ellas e mismo l color? H e m o s visto que los extractos vegetales actúan como indicadores, informando s i una sustancia es ácida o básica, y en qué medida. Agregar algunas gotas de solu-

2 4 Determinar qué se combina con e .2 l hierro durante l formación de hea rrumbre Humedecer con ,agua e interior de un l tubo de ensayo y echar en 6 la medida 1 de una espátula de limaduras de hierro, rotándoio horizontalmente para que las limaduras se dispersen y adhieran a las paredes. C o m o variante; insertar hasta e l fondo del tubo un tapón de lana de acero humedecida. Invertir 'el tubo de ensayo en un recipiente lleno de agua hasta m á s o menos un tercio de su altura. Usar ei pico vertedor del vaso para apoyar e tubo, l o c o m o l india (la figura. Los nivelmes del agua en el interior y exterior del tubo deben ser iguales y marcarse sobre e l mismo. Dejar e tubo en dicha posición l durante algunos días. E hi'erro se oxidará, l elevándose el nivel del agua en el interior

del tubo hasta finalmente detenerse. Agregar nuevamente agua en e vaso hasta l igualar ambos niveles, interior y exterior. Se comprobará que se ha disipado un

63

Química Crecimiento de los cristales

24 17

ción de bicromato de sodio a 1 cm3 del extracto de flores indicador, en un tubo de ensayo y luego, e jugo de un limón, l observando el cambio de la coloración. Ensayar e mismo experimento con agua l dme cal y el indicador, seguido de ácido clorhídrico. ¿Qué ocurre? ¿Se puede obtener el color original agregando más agua de cal? ¿Cuántas veces puede camb'ar de cotor e indicador antes de que ,el tubo l esté lleno? E tornasol -un extracto de l líquenes- es otro indicador de origen vegetal. Los químicos preparan un indicador universal en forma de solución, o bien desecado, en papel de filtro. Este no soiamente indica s una sustancia es ácida o básica, i sino también su grado de acidez. Los alumnos pueden estudiar los efectos del indicador universal1 en todas las soluciones mencionadas. Para evitar e uso del n o m l bre de un color como índice de acidez, se emplea una escala numérica desde O a 14, denominada escala del pH, la que no obstante ser originalmen'teuna expresión m a temática cuantitativa, puede usarse simplemente para indicar 'el grado de acidez o alcalinidad, como un número comprendido entre dichas cifras. La acidez es una propiedad de las soluciones cuyo p H es . inferior a 7 Aquell'as cuyo p H es mayor que 7 son alcalinas, o básicas, y las que tienen p H igual a 7 no son ácidas ni básicas: son neutras. Investigar e p H del l agua &es neutra? E n el frasco o paquete del indicador universal se hallará una tabla en la que se indican los colores y valores del p H asociados a los mismos. Las variaciones de coloración de un indicador universal simple pueden ser similares a las siguientes:
Color
número de PH
Acido/Base

2 4 Observación del crecimiento de los .5 cristales Los cristales de tiosulfato de sodio crecen rápidamente a partir de una solución acuosa sobresaturada. La fórmula de dichos cristales es Na,S20, 1 H O Ca0,. lentándolos, estos cristales se disuelven en parte de su agua de cristalización. Poner cristales de tiosulfato de sodio en un tubo de ensayo hasta una altura de 3 o 4 cm. Agregar 1 o 2 gotas de agua. Calentar suavemente hasta que los cristales se hayan disuelto. Parecerán 'fundirse'. Luego, dejar enfriar. N o es probable que los cristnles se formen a menos que se deje caer en la sdución un pequeño cristl semilla de tiosdfato de sodio. U n a a vez hecho esto, los cristales comenzarán a crecer extendiéndose rápidamente a toda l solución. La observación de SU crea cimiento desde un punto central, es fasi cinante. S los alumnos tienen el tubo en sus manos mientras se produce l cristaa lización ipodrán agregar algún otro comentario?
2 4 Observación del crecimiento de los .6 cristales de naftaleno a partir de su fusión Poner un poco de naftaleno sobre un portaobjetos de vidrio. Sostenerlo sobre una llama hasta que los cristales se fundan. Colocar un cubreobjetos sobre el líquido y dejarlo enfriar. Observar e crecimiento de l l s cristales con una lupa. A veces éstos o crecerán simultáneamente desde varios puntos, lo que originará la fohación de 'límites' en los lugares de encuentro. Los alumnos pueden intentar dibujar l forma a del límite entre los cristales en formación y la fusión. Es sorprendente observar los cristales a través de filtros de polaroid.

Rojo
Anaranjado Amarillo Verde Azul Indigo Violeta

m u y ácido débirmente ácido m u y débilmente ácido neutro m u y débilmente b&sicO 9-10 débilmente básico 11-14 m u y básico

1-3 4-5 6 7 8

Usar dos gotas de indicador universal en 1 cm3 de solución a ensayar. 0

2 4 Cristales con diferentes formas .7 Determinar experimentalmente las concentraciones correctas de Isis siguientes sales en soluciones acuosqs que formarán cristales cuarldo se las coloque sobre u n portaobjetos de microscopia. Las soluciones demasiado concentradas producirán un

24 .7

Quimica

64

cúmulo de cristales con excesiva rapidez. Las soluciones adecuadas se conservarán tibias en un vaso con agua caliente, en e l curso de l investigación. Seguidamente se a enumeran a título de ejemplo, diferentes tipos de cristales:

A

C

D

E

F

A

B

c
D E F

regular (ciibico) tetragonal ortorrómbico hexagonal monoclínico triclínico

Cristales cúbicos: Cloruro de sodio y cloruro de potasio. Cristales tetragonales: sulfato de níquel, nitrato de potasio, sulfato de cinc. Cristales monoclínicos: clorato de potasio, sulfato de sodio. Cristales triclfnicos: sulfato de cobre. Los cristales octaédricos se forman cuando cristaliza e cloruro de sodio en solul ciones alcalinas de urea o hidróxido de amonio. Una mezcla de cloruro de sodio y alumbre, en solución, origina cristales con forma de embudo. Observar estos cristales colocando 2 o 3 gotas- de solución concentrada, tibia, sobre un portaobjetos de microscopio, mirándolos con un vidrio de aumento o con e microscopio. l
2 4 Estudio de las dos formas distintas .8 de los cristales de azufre Las dos formas cristalinas del azufre, rómbica y monoclínica, se pueden formar en una solución de xilol. Dicha sustancia es

inflamable, pero puede calentarse con seguridad en un tubo hervidor de Pyrex SObre llama baja. Hierve aproximadamente a l temperatura de 140" C, según la proa porción de isómeros. Temperatura superior a la de los puntos de fusión y de transición del azufre. C o m o variante puede emplearse como solvente e tolueno, pero, l dado que es mucho m á s volátil y también inflam,abie deben adoptarse grandes precauciones para evitar que su vapor arda. E punto de ebullición del tolueno es dc l 111" C, también por encima de l tema peratura de transición del azufre monoclínico y rómbico, que es de 95" C. Disolver e azufre molido en xild cal liente, dejando un exceso de azufre en e l fondo. Al enfriarse, l solución puede ena turbiarse pero, poco después, se solidificará. E azufre del fondo y largos cristales l con forma de agujas de azufre monoclínico, crecerán hacia arriba a través de l a solución. Dejar que enfríe. Puede presentar aún coloración amarillo pálido, debido a la solución saturada remanente, de azufre rómbico. Verter sobre un portaobjetos de microscopio una o dos gotas de la solución clara. Se desarrollarán cristales de azufre rómbico y su forma, distinta de l a de los cristales monoclínicos podrá observarse con la ayuda de una lupa.
2 4 Crecimiento de grandes cristales .9 l (a) E punto de partida para el crecimiento de grandes cristales es un cristal 'semil a que deberá tener una longitud entre l' 0,5 9 0,8 cm. Estos pueden prepararse mediante l evaporación lenta de aproximaa damente 30 cm3 de solución saturada en un cristalizador de vidrio. Secar los cristales seleccionados como semillas y atarlos con un hilo de algodón. Previamente, deberán lavarse las manos para mantenerlas limpias de impurezas,.que afectarían fácilmente las dimensiones y forma de los cristales. Colgar e cristal semilla, de un l alambre doblado como en l figura, a unos a 5 c m por sobre e fondo de un frasco y l llenarlo con una solución de la sal, ligeramente por debajo del punto de saturación, antes de colocar e cristal en l pol a sición indicada.

65

Química

25 .1

(b) Otra forma de sostener un cristal semilla, que también proporciona una montura para e mismo durante e crecil l miento, consiste en colocarlo en e exl tremo de un tubo de vidrio. Tomar un trozo de tubo del largo conveniente y de

Los cristales desarrollados en soluciones acuosas pueden conservarse sumergidos en cloruro de carbono (IV), benceno u otro líquido similar. También pueden preservarse recubriéndolos con barniz transparente. 2.50 Cúmulos de cristales para exhibir Un capullo de cristales. Embeber trozos de carbón de leña, ladrillo o porcelana no vitrificada en una solución saturada de cloruro de sodio y mantenerlos cubiertos por e líquido, agregando solución satural da, durante un período de dos semanas. Transcurrido ese lapso, mezclar con la solución de cloruro de sodio un poco de coIorante azul de Prusia, o tinta, agregando el mismo a los trozos de carbón vegetal. Dejar luego evaporar hasta 5u desecación. Se formarán capullos de cristales. Agregando distintas sustancias colorantes podrá producirse variedad de colores. Corona de cristales. D e un trozo de lata de conservas, recortar una corona y atarl con un pedacito de alambre*en la fora a m a que ilustra l figura, envolviéndola luego con tiritas de t@la de algodón. Sumergirla por completo en una solución de bicromato de potasio y luego dejarla secar. Sobre la tela se formarán cristales semillas. Preparar una solución saturada de bicromato de potado a 80” C y sumergir l corona en la misma durante aproximaa

A B

cubierta de genero sujeta con un alambre cristal semilla

aproximadamente 3 m m de diámetro y calentarlo en l llama hasta que su extremo a se ablande lo suficiente para estrechar su orificio apretándolo con unas pinzas o brusdas. U n a vez frío, dejar caer en e l mismo los cristales semillas hasta que uno de ellos quede aprisionado en e agujel ro. Se lo asegurará en su lugar dejando caer otros cristales sobre e mismo. Hecho l esto, colocar e tubo de tal forma que e l l cristal semilla en su extremo quede sumergido en la solución. Comenzará entoni o ces a crecer. S l hace en forma desproporcionada o en la superficie se desarrollan pocos cristales, colocar la tapa a rel cipiente durante algún tiempo, lo que producirá l disolución de los cristales pea queños. S e cristal no estuviera suspeni l dido, será conveniente darlo vuelta frecuentemente para que e crecimiento sea l igual en todas sus caras. S el crecimiento i del cristal tiene lugar en un cristalizador, e líquido puede ‘ascender’ por las parel des del mismo, lo que puede impedirse frotando con vaselina la parte superior interna, próxima a borde. l Puede aumentarse la evaporación, colocando e frasco con e cristal en crecimienl l to sobre una lata, en cuyo interior se habrá instalado una lamparita de 15 vatios. También acelerará el proceso de cristalización una corriente de aire producida mediante una pantalla, sobre l superficie de a l solución a

damente un día. Se formarán cristales rojos, que lucirán en hermoso despliegue, sobre la corona. S ésta es pequeña sólo i se requerirá una reducida cantidad de bicromato de potasio. 2 5 Cómo partir cristales .1 S se dispone de cristales de calcita o de i cloruro de sodio, pueden partirse de l sia guiente manera: Procurarse una hojita de afeitar del tipo

25 .1

Química

66

representado en el dibujo. U n bisturi de los empleados en biología será también m u y adecuado. Apoyar la hoja sobre e l cristal con su cara paralela a los planos de las caras opuestas A y B. Con un martillo pequeño, dar un golpe neto en l hoa jita. Tratar de partir e cristal aplicando l l menor fuerza posible. Este se escindirá a por su plano de simetría. S l hoja no i a está correctamente dirigida, e cristal se l desmenuzará en lugar de dividirse en dos partes.

tiempo antes de que se perciba e lento l hormigueo de las partículas. Elegir una pequeña y centrar en ella l atención. Se a observará que aunque al principio parece estar siempre en un mismo lugar, en realidad se desplaza continuamente en todas direcciones. La causa de este fenómeno reside en que desde todas las direcciones recibe golpes de las moléculas de agua, mucho más pequeñas e invisibles. U n modelo que, aunque no m u y exacto puede ayudar a los alumnos a comprender l que están observando, puede hacerse o utilizando una cubeta en l que se hayan a colocado numerosas cuentas pequeñas y livianas y, en medio de ellas, una bolita grande. Las cuentas pequeñas representan a las moléculas de agua y la bolita grande a una partícula de grafito en suspensión, o de pasta dentífrica. Nuestro model no es a escala, dado que, en l naturao a E mineral denominado galena (sulfuro leza, la menor partícula visible, aun con l l de plomo) se encuentra en cristales cúbi- e auxilio del microscopio, contiene alre01 dedor de 1010 o 11 átomos. Cuando se cos que se parten fácilmente según tres sacude l cubeta, las cuentas pequeñas a planos de fractura que forman ángulos rectos entre sí. Las micas presentan a golpean desde todas las direcciones a la menudo un hermoso clivaje y pueden di- bolita grande. E n este caso, las fuerzas vidirse en numerosas hojas flexibles m u y se anulan al cabo de poco tiempo y el resultado es que l bolita se desplaza con a delgadas. movimientos m u y pequeños, pero retorna al mismo lugar. L a materia en forma de partículas. SU movimiento, número y dimensiones B. Llenar un vaso con agua de l canilla a y proyectar en su interior luz solar con 2.52 Movimiento browniano ayuda de una lente. Se podrán observar A. E gráfico coloidal (obtenible comer- las particulas de materia sólida en susl cialmente bajo e nombre de Aquadag) O l pensión en e lugar donde está situado e l l l pasta dentifrica (que contiene partícua foco de los rayos luminosos. las de óxido de magnesio) pueden e m plearse para observar e movimiento de l .3 l partículas m u y pequeñas, pero visibles, en 2 5 U n gas más pesado que e aire que se difunde hacia arriba suspensión en los líquidos. Poner una gota pequeña de Aquadag en u n portaobjeto A. Llenar un frasco con bióxido de a r de microscopia y revolver sobre l mis- bono e invertirlo sobre otro similar, lleno a m a agua destilada hasta que se torne casi de aire. Luego de un momento, separar los totalmente incolora. C o m o alternativa, frascos, verter un poco de agua de c l a efectuar l misma operación con pasta en e de abajo y sacudirlo. Esta se tornaa l dentífrica (sólo se requiere una ínfima rá lechosa indicando que e bióxido de cdrl proporción de ésta en el agua). Colocar bono, por ser e gas más pesado ha caído l l l un cubreobjeto y poner la preparación en e frasco inferior. Repetir e experisobre l platina del microscopio. Iluminar mento, pero esta vez colocando e bióxido a l l lateralmente y observar con e objetivo de de carbono en e frasco inferior e invirl l mayor aumento. Puede transcurrir cierto tiendo sobre éste e que contiene aire, en

67

Química

25 .6

0

2.53 Difusión hacia arriba del gas pesado, bióxido de carbono

2 6 Una carrera de difusión .4 A tubo de vidrio de 1 metro de longitud y 2 c m de diámetro B algodón en rama impregnado en solución concentrada de amoníaco c algodón en rama impregnado en solución concentrada de ácido clorhídrico

L /

T
_ .

l f o m que ilustra e dibujo. S ambos a l i frascos se mantienen en dicha posición alrededor de 5 minutos, cierta cantidad de bióxido de carbono pasará por difusión al frasco superior. La prueba de agua de cal demostrará l presencia de bióxido de a carbono en e recipiente’ superior. Debido l a mismo fenómeno, pasará también algo l de aire al frasco de abajo. 2 5 Comparación de l velocidad de di.4 a fusión de los gases amoníaco y cloruro de hidrógeno E aparato para la experiencia está rel presentado en e dibujo. E tubo largo de l l vidrio debe estar en posición horizontal, con tapones en ambos extremos. Empleando unas pinzas largas o unas bruselas, introducir un trozó de algodón en rama en ácido clorhídrico y otro en hidróxido de amonio, ambos concentrados, escurrir el exceso de iíquido e introducir simultáneamente, en la medida de lo posible, e trol zo de algodón con amoníaco en uno de los extremos y en el otro e fragmento con l ácido. Cerrar con los tapones ambas extremidades del tubo. Al cabo de un rato buscar cuidadosamente e anillo blanco que l se formará donde e gas amoníaco y el l cloruro de hidrógeno se encontraron luego de haberse difundido en e aire, uno l en dirección del otro. E amoníaco es el l gas menos denso, por lo que e anillo l

blanco de cloruro de amonio se formará m á s cerca del extremo del tubo que contiene cloruro de hidrógeno que del correspondiente ,al amoníaco. 2 5 Difusión de líquidos .5 A. Colocar un cristal de bicromato de pol tasio o de bicromato de amonio en e fondo de un vaso con agua. U n a forma de hacerlo es introduciendo un tubo de vidrio en e interior del VISO, de manera que l toque e fondo y dejando caer el cristal l por e interior del tubo. Tapar e extremo l l del mismo con e dedo y revolver suavel mente, dejando el cristal e n e interior del l vaso. A cabo de m u y poco tiempo, e COl l lor del cristal disuelto se habrá difundido completamente en e agua. l

B. Llenar un frasco m u y pequeño con una solución fuerte de permanganato de potasi0 y colocarlo destapado dentro de u n recipiente más grande. Llenar éste con cuidado, vertiendo e agua por uno de sus l costados, hasta que e nivel de l misma l a cubra l boca del frasco pequeño. Dejarlo a así durante algunos días. La solución de permanganato de potasio 5e difundirá por completa, uniformemente, en el agua.
2 5 Investigando la materia en forma de .6 partículas Poner un cristal de permanganato de potasio en e interior de un tubo de ensayo. l

2.56

Química

68

Agregar 1 cm3 de agua y disolver e crisl tal por completo, agitando vivamente e l tubo, tapando su boca con e dedo pull gar. Agregar luego agua hasta completar un volumen total de 10 cm3. Se obtendrá así una dilución ‘a 10 veces’. Poner estos 10 cm3 de solución color púrpura en un vaso de 100 cm3 y llenarlo con agua. Se tendrá ahora una dilución ‘a 100 veces’, Llenar con la misma un tubo de ensayo de 1 cm3 y tirar el resto. Diluir nueva0 mente esta solución en e vaso a 100 cm3. l Se obtendrá ahora una dilución ‘a 1000 veces’, ¿cuántas veces podrá diluirse l a solución en un factor de 10 hasta que su coloración palidezca tanto que sea apel nas visible? E factor de dilución final demostrará que s la materia está constii tuida por partículas, las dimensiones de éstas deben ser m u y pequeñas. 2.57 Determinación del tamaño aproximado de una molécula Elegiremos una molécula de aceite porque su densidad es inferior a la de agua, y flotará en la superficie de l misma sin a disolverse. S ésta es lo suficientemente i grande, cabe suponer que e aceite, m á s l liviano, se extenderá sobre ella formando una capa de una molécula de espesor, denominada capa monomolecular y no formará pequeños ‘conglomerados’ de moléculas. S 5e conoce el volumen del aceite i a l y l superficie cubierta por e mismo, podrá calcularse e espesor de l capa m o l a nomolecular,dividiendo e volumen por e l l

plo, talco. A verter e aceite en e agua, l l l éste empujará al polvo hacia los bordes, y e área cubierta por el aceite será fáciil mente visible (ver e dibujo). Para del terminar e volumen del aceite, verter cn l l cubeta uno liviano (lo mejor será un a producto liviano de l destilación del p e a tróleo) . Establecer e volumen de cincuenl ta gotas haciendo pasar e aceite gota a l gota a través de una bureta y contando éstas. Dejar caer una gota más sobre un trozo de plástico. Tocar esta gota de aceite con l extremidad de una varilla de a vidrio y luego tocar con ésta la superficie del agua, previamente preparada. E aceil te se extenderá y podrá medirse en form a aproximada e área cubierta por e l l mismo. Finalmente es menester estimar l a fracción de aceite retirada por la’punta de vidrio, l que puede hacerse aproximao damente, retirando con ésta fracciones sucesivas de una gota hasta consumirla totalmente. Hecho esto, podrá calcularse e volumen del aceite depositado en e l l agua y efectuar una estimación del espesor de l capa. Este resultará probablea mente del orden de 106mm,que será por lo tanto, e diámetro aproximado de una l molécula de aceite. 2 5 Estudio de una suspensión de par.8 tículas E n un tubo de ensayo, mezclar, agitando, agua y tierra procedente de un suelo arcilloso. Dejar que se asiente y observar en la parte superior l capa de humus, dea bajo de ésta, la suspensión turbia de arcilla, y en e fondo las partículas pequeñas l de roca y minerales. Filtrar e líquido. Los l alumnos comprobarán que e filtrado está l aún turbio, debido a que las partículas de arcilla han pasado a través del papel de filtro. LComprenden los alumnos por qué razón las partfculas en suspensión no se asientan, aun después de varios días? Las dimensiones de las partículas coloidales oscilan entre aproximadamente 1 mp y 100 mp (1 mp es 1 milimicrón o 10-amm). Dividir e filtrado en dos porciones, en l sendos tubos de ensayo, separando uno de ellos como control. A otro, agregarle all gunas gotas de solución de cloruro de ba-

I

V
A
B

capa de aceite polvo sobre la superficie del agua

área. Para el experimento se requiere una cubeta que deberá tener no menos de 30 c m cuadrados, para no reducir l película a de aceite. Espolvorear la superficie del agua con polvo m u y fino, como por ejem-

69

Química
COS,

26 .0

rio o de alguna sal de aluminio. Observar l que ocurre a cabo de media hora y de o l una hora. E mismo efecto tiene lugar l cuando l arcilla en suspensión en e agua a l de un río se mezcla con las sales procedentes del agua del mar. E n muchas regiones cálidas, l sal cristaliza en piletas a construidas sobre e lecho arcilloso, cerca l de l desembocadura de los ríos. a Conductividad eléctrica de las sustancias 2 5 Sustancias sólidas conductoras de l .9 a electricidad Para las experiencias sobre l conductivia dad, los alumnos deberán emplear un aparato como e que se ilustra en l figura. l a La fuente de corriente continua pueden ser pilas secas conectadas en serie, que suministren una tensión de 6 voltios. La

e naftaleno, l cera, e azúcar, e l a l l cloruro de sodio y e azufre no son conl ductores de l electricidad? a

B. E vidrio puede ser conductor. Calenl tar bien una varilla de vidrio hasta que? comience a ablandarse y probar con el aparato en la parte caliente y blanda. E l vidrio en estado de fusión es un buen conductor de la electricidad (ver también e experimento 2.155). l
2 6 ¿Qué líquidos conducen l electricidad? .0 a A. E n primer término ensayar con líquidos obtenidos de sustancias en fusión. Fundir las siguientes, calentando suavemente y con las debidas precauciones, pues de lo contrario podrían inflamarse y arder: #azufre, cera, naftaleno, material de polietileno, estaño, plomo y, s 5e puede i obtener, una sal de bajo punto de fusión, como por ejemplo, e bromuro de plomo l l (se funde a 488" C) o e ioduro de potasi0 (punto de fusión, 682' C). Comprobar l conductividad de l fusión introduciena a do en ella los electrodos y esperando un momento hasta que éstos hayan alcanzado l misma temperatura. Esta precaución a asegura que los electrodos estén en cona tacto con la porción liquida de l sustancia y no con partes solidificadas. Raspar y limpiar los electrodos entre una y otra prueba.

A

fuente de corriente continua de 6 voltios

B electrodos

lámpara, que deberá ser de baja potencia indicará e paso de l corriente. Los l a electrodos podrán ser de carbón o de acero y se podrían montar, tal vez, en un soporte de madera, a través de tapones de corcho o goma, de m o d o que estén separados uno de otro a una distancia fija.

B. Ensayar con etanol (o alcohol metiliCO), acetona, cloruro de carbono (IV), vinagre y soluciones de azúcar, de sulfato de cobre (II), de cloruro de sodio y con otras sustancias disueltas en agua. Limpiar y secar los electrodos después de cada prueba.
C. Comprobar l conductividad del agua a destilada pura, poniendo los electrodos en e interior del vaso que la contenga. Los l alumnos verificarán que la lamparita n o se enciende, porque el agua pura no es conductora de l electricidad. Gradualmena te, disolver en l misma algunos cristales a de s l común: ¿Qué ocurre con la lampaa rita a medida que l sal se disuelve? a ¿Podrán ahora los alumnos clasificar las sustancias según los siguientes grupos:

A. Para comprobar l conductividad de a sustancias sólidas se establecerá un buen contacto entre la superficie de estas y a m bos electrodos (primero deberá limpiarse la superficie del sólido). Los alumnos podrán confeccionar una lista de todos los metales que puedan conseguir. Todos ellos son conductores de la electricidad, como así también e carbon, idescubrirán que l los s6lidoc no metálicos, como los plásti-

26 .0

Química

70

(a) las que son conductoras en estado sólido y las que no l son; (b) las que cono ducen l electricidad en estado líquido y a las que no l conducen; (c) las que son a conductoras cuando están disueltas en agua y las que en dicho estado no lo son? Materiales de construcción 2.61 Preparación de aleaciones de plomo y estaño E plomo y e estaño deberán ser normall l mente puros. E estaño se funde a 232°C l y el plomo a 327" C. Pesar trozos de plom o y estaño para preparar cuatro aleaciones: a 20 %, 40 %, 60 "/o y 80 5h de l estaño. Las cifras indican e porcentaje de l estaño en e peso de la aleación. Para cal da una, colocar las cantidades correctas de plomo y estaño en un crisol o en un tubo de ensayo de Pyrex. Cubrir l s mea tales con un poco de carbón vegetal m o lido, para impedir su oxidación y calentarlos hasta que se hayan fundido. Revolver la mezcla con una astilla de m a dera para activar la disolución de los metales. E metal fundido se verterá seguil damente dentro de un molde.

2 6 C ó m o determinar s las aleaciones de .2 i plomo y estaño son más duras que los metales puros Fundir las cuatro aleaciones y los dos metales puros descriptos en e experimento l precedente y rotularlos con el porcentaje de su composición. Procurarse un punzón de metal con buena punta y un tubo metálico o plástico en e cual entre e punzón holgadamente. l l E tubo debe tener un largo aproximado l de 1 m . Su finalidad es guiar a punzón l mientras éste c'ae libremente sobre l sua perficie de la aleación (ver l figura). La a punta aguda del punzón hará un pequeño

Se puede construir un molde apropiado pasando una mecha por l rosca de una a tuerca, de manera que quede un orificio liso de aproximadamente 0,6 c m de diámetro, y cortando luego l tuerca en dos a mitades con una sierra para metales (ver e dibujo). Atar ambas mitades unidas, l con un alambre para fundición y colocarlas sobre un trozo de amianto. Verter con mucho cuidado e metal fundido en e moll l de hasta llenarlo. Mientras se vierte apartar con una astilla al carbón. U n a vez que se haya enfriado, retirar ambas mitades de l tuerca dejando libre l aleación. a a

agujero en la superficie de la aleación. Cuanto m á s blanda sea ésta, mayor será aquél. Midiendo e diámetro del orificio l dejado por e punzón puede establecerse l una comparación de l dureza relativa de a cada aleación. La aleación de estaño al 60 c/c será l m á s dura, y se comprobará a que los metales puros son menos duros que estas aleaciones. E diámetro del oril ficio puede medirse satisfactoriamente con un calibre con vernier y empleando una lupa.
2 6 ¿En qué medida l aleación afecta e .3 a l punto de fusión de los metales? (a) Fundir las cuatro aleaciones y los dos metales puros descriptos en e experimenl to 2.61 y verter algunos glóbulos de cadr

71

Química

26 .4

metal sobre una tela de amianto. Roturar cada grupo de glóbulos con la composición metálica correspondiente. (b) Seguidamente preparar un trozo de hierro cuadrado de aproximadamente 12 c m de lado y 0,2 o 0,4c m de espesor. Marcar e centro y trazar un hexágono como l se muestra en la figura. E n cada vértice de éste perforar una pequeña concavidad. Todas deben ser de iguales dimensiones y hallarse a igual distancia del centro. Perforar agujeros pequeños en los cuatro vértices del cuadrado; pasar a través de éstos un alambre y suspender horizontalmente de un soporte la placa metálica. Con tiza marcar las seis depresiones de acuerdo con l siguiente distribución: 1, plomo a puro; 2, 20 % de estaño; 3, 40 % de estaño; 4, 60 % de estaño; 5, 80 $ de estaño 4 y, 6, estaño puro. (c) Elegir bolitas procedentes de los glóbulos obtenidos en (a) que coincidan con l composición de 1 a 6 arriba india cada, y poner cada bolita en l concavia dad que corresponda (observar la figura). La placa metálica deberá calentarse exactamente en su centro, de manera que Ile-

una de las aleaciones de estaño puro. Los resultados pueden tabularse de l siguiena te forma:
Metal o aieación liernpo en segundos transcurrido entre la solidificación Y l de la aleación a

Solidificación del plomo puro Cero segundos Solidificación 20 % de .. . segundos después estaño del plomo Solidificación 40 % de ... segundos después estaño del plomo etc. etc.

O

2 :

Eo

rns

«% )

60%

8z o

,sI
,mLD
W P 6n3

Cornposici6n de la aleaci6n

(d) Confeccionar un gráfico con los resultados (ver la figura). Admitiendo que la aleación que demora m á s tiempo en solidificarse después del plomo, es la que tiene punto de fusión m á s bajo, de los dos últimos experimentos se extrae la conclusión de que la aleación de m á s bajo punto de fusión y también l m á s dura es l a a que contiene alrededor del 60 % de estaño.
2 6 Efectos del calentamiento en agujas .4 de acero Conseguir algunas agujas de coser de 4 a 5 c m de largo. Están fabricadas con aleaciones de hierro y carbono, pero la proporción de este último es m u y pequeña. S se trata de doblar alguna, se comproi bará que es dura y elástica.

gue a cada bolita l misma cantidad de a calor. Pinchando cada una de ellas con una astilla de madera podrá apreciarse fácilmente s se han fundido, y cuando 10 i estén todas, se quitará metal fundido de las más grandes, con l ayuda de una asa tilla de madera para que todas tengan iguales dimensiones. Cuando las bolitas se hayan fundido, retirar la llama del m e chero de Bunsen y dejarlas enfriar. La primera en cristalizar será l de plomo a puro cuyo punto de fusión es el más elevado. Conseguir un reloj con segundero. Poner en marcha éste (o bien anotar Ia hora) cuando se solidifique e plomo y l repetir la operación al solidificarse cada

A. Recocido. Calentar la aguja al rojo brillante. Sostenerla verticalmente en l llaa m a y luego levantarla, retirándola fuera de la misma m u y lentamente, empleando en dicha operación alrededor de un minuto. U n a vez frío, tratar de doblarla. Será blanda y fácilmente doblable alrededor de un lápiz.

26 .4

Química

72

B. Templado. Calentar l aguja a rojo a l brillante y cuando win está caliente sumergirla por completo en agua fría. Tratar ahora de doblarla: será quebradiza y se romperá fácilmente en pequeños trozos.
C. Revenido. N l a,guja blanda ni la quei a bradiza son útiles. Por lo tanto, deberá restituírsele SU dureza y elasticidad. Calentar y templar una aguja, como antes, hasta transformarla en un ejemplar duro y quebradizo. Limpiarla cuidadosamente y pulir su superficie con tela esmeril. La aguja deberá calentarse ahora m u y suavemente hasta que aparezca en su superficie una capa de óxido azul oscuro. Este color indicará l temperatura de temple a de la aguja. U n a vez fría, tratar de doblarla. ¿Tiene l dureza y elasticidad oria ginales? Las propiedades de este acero al carbón dependen de la disposición de los átomos de carbono con respecto a los de hierro, E recocido, templado y revenido, l tienen por efecto alterar esta distribución de una manera específica. Para esta experiencia, pueden emplearse en vez de agujas, ciertos tipos de hojas de afeitar. 2.65 Comparación de l resistencia del a barro, arcilla y ladrillos de arena Localizar un lugar de suelo arcilloso o de barro. S éste se encuentra seco deberá i mezclarse con agua. Para hacerlo, colocar dentro de un recipiente adecuado o en un tazón plástico, 350 cm3 de agua. E m e l jor metodo consiste en moler la arcilla seca hasta pulverizarla, y luego trabajarl con agua hasta obtener una pasta esa pesa y fluida. Amasarla entre los dedos hasta que desaparezcan los grumos. 'Habrá alcanzado e grado correcto de conl sistencia cuando forme una pasta espesa y flexible con tendencia a adherirse a sí misma más que a los dedos. Extender entonces l arcilla o barro m u y uniformea mente sobre una superficie plana, formando una plancha de 1,5 c m de espesor, y luego, con un cuchillo limpio y mojado, cortar 3 o 4 ladrillos del mismo tamaño. Conseguir también un ladrillo, adquiriéndolo a un contratista de obras. E estudio l de estos ladrillos comprende: (a) verificar si se producen rajaduras; (b) si se des-

prende material de 14a superficie cuando se la frota con e dedo seco; (c) s se desl i prende al frotar con e dedo húmedo; (d) l comprobar la resistencia de los pequeños ladrillos de 5 X 10 X 1,5 cm, apoyando sus extremos sobre los bordes de dos mesas y aplicando una carga en su centro, l o que puede lograrse con l ayuda de pea

sas o, en e caso de los ladrillos m á s fuerl tes, suspendiendo de los mismos un balde en el que se irá echando arena hasta que e ladrillo se rompa. Tanto las pesas como l e balde deberán suspenderse cerca del l a suelo, en la forma que ilustra l figura, de manera que l distancia a recorrer en a l caída sea corta. a

2 6 Fabricación de ladrillos empleando .6 cemento Confeccionar 5 cajas con papel rígido o cartulina, de 1,5 c m de profundidad, 5 c m de ancho y 1 c m de largo. Asegurar los 0 bordes con cinta engomada o broches (ver e dibujo). E n estas cajas se puede moll dear un ladrillo de cemento, del mismo tamaño que los de arcilla. La superficie in-

terna de las cajas deberá unt-r. con un a se poco de aceite o grasa. Conseguir de un constructor un poco de cemento portland, fresco.

A. Construcción de un ladrillo con cemento y agua. Mezclar e cemento con agua l

73

Química

26 .8

hasta obtener una pasta espesa y llenar con ella l caja, alisando la superficie sua perior a nivel del papel. E ladrillo deberá l l ‘fraguar’ en pocos minutos, pero tardará varios días en ‘endurecerse’.E ‘fraguado’ l es e cambio desde e estado de fluidez l l hasta el de material rígido, cuya superficie, sin embargo, puede marcarse con un clavo. Por ‘endurecer’, se entiende adquirir 1 3 dureza de una piedra. B. Ladrillo de cemento, arena y agua. Mezclar 1 parte de cemento en polvo con 3 partes de arena limpia. Amasar con agua hasta formar una pasta espesa y verterla en la caja de papel. Emparejar l superfia cie y dejar que fragüe y endurezca. C. Ladrillo de cemento, arena, pedregullo y agua. Hacer un ladrillo como antes usando 1 parte de polvo de cemento, 1 de arena, 3 de pedregullo limpio y agua. Moldear e ladrillo y dejar fraguar y endurel cer. Esto es un ladrillo de hormigón. D. Ladrillo de cemento, cal, arena y agua. Los constructores adquieren cal viva y la mezclan con agua en l obra, en e m o a l mento de su empleo, para obtener hidróxido de calcio. Mezclar 1 parte de cemento, 5 de cal apagada, del tipo usado por los constructores (hidróxido de calcio), y 2 de arena y preparar una pasta agregándole agua. Moldear un ladrillo y dejarlo endurecer. Proponer a los alumnos que identifiquen los diversos tipos de ladrillos e m pleados en su vecindad. Podrán confeccionar una tabla con las características y uso de los mismos. E n una población las paredes de las casas pueden estar hechas con barro o arcilla mediante l mezcla de a una cantidad adecuada de tierra con agua. Este material puede haberse aplicado en forma de revoque sobre una pared formada por varillas entrelazadas o bien haberse empleado en l confección de ladria llos de barro para la construccidn de las paredes. Las de este tipo sufren daños durante las fuertes lluvias. A veces, las paredes están recubiertas interior y exteriormente por un revoque preparado con cemento y arena. La estructura principal de un edificio moderno en una ciudad se construye generalmente de cemento ar-

mado, recubierto por un revoque de cemento y arena, de superficie m u y áspera. La superficie suave del revoque interior de los edificios se obtiene empleando un revoque preparado con cal.
2 6 U n experimento con yeso de París .7 Este es sulfato de calcio hidratado. Cuando se lo mezcla con agua formando una pasta, ésta fragua rápidamente y se expande. Se emplea como material exoelente para moldeado. Poner en un vaso 4 cm3 de agua y agregar lentamente yeso de París en polvo, con una espátula. Proseguir agregando hasta que e mismo aflore l exactamente sobre la superficie del agua. E yeso absorbe e líquido, por lo que al l l terminar l operación sólo habrá una capa a de agua m u y fina por encima del mismo (de aproximadamente 1 mm). Revolver bien la mezcla y cuando comience a espesarse, verterla en un molde de papel y e m parejar la superficie de l misma manera a como se procedió con los ladrillos del experimento anterior. Dejar fraguar durante un día. Estudiar la superficie y resistencia de estos ladrillos en forma similar a l efectuada con los de barro y arcilla. a E yeso de París no se emplea frecuentel mente como material de construcción, pero e sulfato de calcio, como yeso (CaSO, l 2H,O), se emplea en l preparación del a cemento portland.

Electrdlisis de fusiones y soluciones acuosas 2 6 Electrólisis de una fusión .8 Son m u y pocas las sales adecuadas para esta experiencia, con bajo punto de fusión. Lo posee e bromuro de plomo y si puede l obtenerse, podrá realizarse un interesante experimento de electrólisis. En cuanto a l bromuro de potasio, su punto de fusión (682” C) puede ser demasiado elevado para fundirse fácilmente. E aparato a l emplearse está representado en l figura. a E bromuro de plomo se fundirá en un l vaso pequeño, de vidrio resistente de 50 o 100 cm3 o en un crisol. U n listón de madera con dos agujeros separados entre sí 2 cm, servirá de soporte a los electrodos de carbón. Conectar mediante broches cocodrilo ambas varillas completando e circuito con una lamparita de linterl

2.68

Química

74

na para indicar e paso de la corriente, y l una batería, también para linterna, de 6 o 12 voltios, o varias pilas conectadas en serie. Los electrodos pueden rotularse, indicando e positivo y e negativo, l l

cilindro abierto, de vidrio, de aproximadamente 8 c m de altura y 2,5 c m de diámetro. U n frasco pequeño, al que se l haya e cortado e fondo puede servir igualmente. l E cilindro estará provisto de un tarugo l de g o m a con dos agujeros portadores de sendos electrodos de carbón con cables de conexión a la batería o Iumte de pomina de lápiz tarugo de g o m a c conducto de malla para blindaje D junta soldaea E alambre de cobre F fuente de poder de 6 voltios c. c. G dos tubos de ensayo de 75 x 10 m m sujetos con de m a A B

U

vaso o crisol de 100 cm3 B soporte de madera para los electrodos c fuente de poder de 6 voltios c. c.
A

Los únicos iones presentes en esta fusión son los del bromuro y e plomo. Se l percibirá fácilmente al bromo dirigirse hacia e electrodo positivo, que es e ánol l do. E hecho de que e bromo aparezca l l solamente en e electrodo positivo ayuda l a comprender l existencia de un ión broa l muro negativo. E plomo posee un punto de fusión más bajo y mayor densidad que e bromuro de plomo, y por lo tanto apal rece en estado de fusión en el fondo del vaso. A cabo de 10 o 15 minutos de elecl trólisis podrá observarse que en e elecl trodo negativo (el cátodo) se acumula un pequeño glbbulo de plomo. Decantar con cuidado en otro crisol, e bromuro de plol mo fundido. La corriente eléctrica habrá descompuesto al bromuro de plomo, cristalino, en gas bromo y plomo metálico.

der de 4 a 6 voltios, C.C. S se emplea cori cho, previamente deberá hacérselo estanco, cubriendo toda la superficie del fondo, en torno de los electrodos y en el borde de vidrio, con cera de Faraday u otra cera suave similar. Los electrodos pueden ser barras de carbón procedentes de pilas secas o minas de lápiz. También han resultado adecuados como electrodos los soportes de aleación del filamento en espiral de las lámparas eléctricas. Los electrodos deberán prolongarse alrededor de 2 c m hacia e interior del c i h l 2 6 Electrólisis de l solución acuosa de dro y también 2 c m por debajo del mismo .9 a una sal para efectuar las conexiones a l batería. a Los alumnos deberán comprender que en C o m o las minas de lápiz son frágiles, si las soluciones acuosas existen generalmen- se las emplea, será mejor fijar los eleca te cuatro iones: dos procedentes del agua trodos de l siguiente manera: Soldar un y dos de l sal disuelta. Los productos se- trozo de alambre de cobre, grueso, B 4 c m a rán gaseosos o bien metales, que se de- de conducto de alambre de cobre trenzado para blindaje. Practicar dos agujeros positarán sobre e electrodo negativo. l l E aparato ilustrado en la figura se ar- en e tarugo de g o m a con una mecha de l m a fácilmente. Está compuesto por un 1 m m (1/32 de pulgada). Insertar desde

75

Química

27 .1

arriba e alambre de cobre en el agujero l y empujarlo a través del tarugo hasta que e cable trenzado penetre un poco en e l l agujero. E n e núcleo de este alambre para l blindaje se podrá insertar con seguridad la mina de lápiz. Luego, empujar el alambre de blindaje con la mina, dentro del tarugo hasta que e electrodo quede sujeto l firmemente por éste. Cortar entonces el alambre de cobre sobrante. Realizar l a misma operación con e otro electrodo. l Preferentemente, los alumnos prepararán las soluciones, para destacar e hecho l de que, en las mismas están presentes e l agua y una sal. Verter la solución en e l a cilindro de vidrio y luego llenar con l misma los dos tubos de vidrio pequeños e invertirlos con cuidado sobre los electrodos. Estos estarán conectados con una fuente de corriente continua, segura, con una lamparita pequeña en serie. Aumentar e voltaje hasta que ésta se encienda indil cando e paso de corriente. Cuando esto l ocurra, eliminar l lamparita del circuia to cerrando e interruptor, como puede l apreciarse en e dibujo, con lo cual e flul l jo de corriente será mayor. Los tubos recogerán e gas que se produzca y podrán l verificarse las propiedades del mismo. Empleando electrodos de carbón podrán obtenerse los siguientes resultados:

menos son adecuadas (ver e Capítulo 1 primero). E ioduro de potasio producirá l iodo en e ánodo y gas hidrogeno en e l l cátodo. E sulfato de cinc originará una l masa esponjosa de cinc en e cátodo y l gas oxígeno en el ánodo. E acetato de l plomo depositará plomo sobre e cátodo y l producirá gas oxígeno en e ánodo. ( i la l S solución de acetato de plomo está turbia, deberán agregarse algunas gotas de ácido acético.) E cloruro de sodio dará gas hil drógeno en e cátodo y gas cloro en e l l l ánodo. E sulfato de cobre, depositará cobre en e cátodo produciendo oxígeno en l e áriodo. l Reacciones químicas
2.70 U n a reacción entre dos elementos E n los experimentos precedentes existen ejemplos de este tipo de reacción, como la que se produce entre el oxígeno y e l carbono, entre e oxígeno y e azufre o l l ontre e oxígeno y e cobre. E presente exl l l perimento es una reacción entre e hierro l y e azufre. Mezclar l medida de una l a espátula de azufre, con una cantidad similar de limaduras de hierro. Calentar una pequeña porción de dicha mezcla en papel de amianto o dentro de una tapita m e tálica, de botella, a l que previamente se a l habrá quitado la junta de corcho. Tee ner en cuenta que dicha reacción necesita calor al comienzo, pero, una vez iniciada prosigue sin necesidad de calentar más. Ensayar e producto resultante, que l es sulfuro de hierro (11). ¿En qué medida difiere de los'elementos originales? E col bre o cinc en polvo reaccionarán con el azufre, aplicando e mismo procedimienl to descripto para e hierro. Precaución: l Emplear pequeñas cantidades porque las reacciones son por lo general enérgicas.
2 7 Reacciones entre iones en soluciones .1 acuosas U n a reacción entre iones es fácilmente observable debido a la precipitación de una sal insoluble. U n manual de fórmula suministrará los datos acerca de la solubilidad de las sales. C o m o ejemplos de sa-

A. Electrólisis del agua. E agua pura no l es conductora de la electricidad. Por esta razón, se agregan al agua, en l pila eleca trolítica, 2 o 3 cm3 de ácido sulfúrico diluido o de solución diluida de sulfato de sodio. Conectar l pila a l fuente de coa a rriente continua y atender a la aparición de burbujas gaseosas en ambos electrodos. S no se observa ninguna, agregar un i poco más de ácido o de solución de sulfato de sodio. A cabo de 5 o 10 minutos l deberá haberse producido suficiente hidrógeno y oxígeno gaseosos como para detectarlos. ¿Pueden e o alumnos anticils par en cuál de los electrodos aparecerá cada uno de dichos gases?

B. Electrólisis de soluciones de sales iónicas. La mayoría de las sales iónicas pueden usarse satisfactoriamente en la electrólisis. Las concentraciones de 1 M O

2.71

Química

76

les coloreadas insolubles, se pueden mencionar e cromato de plata, ioduro de oro l y carbonato de cobre. Para obtener éstas, deberá mezclarse en tubos de ensayo soluciones acuosas diluidas de ,lascales que se indican seguidmamente en las columnas 1 y 2. E n cada una de las reacciones, dos iones, uno por cada sal, formarán un precipitado insoluble, indicado en la columna 3.
1

estos metales es probablemente e m á s l adecuado. Los alumnos deberán estar c0pacitados para intercambiar ideas acerca de la actividad comparativa de los metales que intervienen en este experimento. 2 7 Observaciones sobre l reacción del .3 a sodio con el agua Verter una fina capa de kerosene, de alrededor de 2 a 3 m m de espesor, sobre

(a) nitrato de plata (ag) + cromato de potasio (ag) 3 cromato de plata (s) (b) nitrato de plomo (ag) + ioduro de potasio (ag) 3 ioduro de plomo (s) (c) sulfato de cobre (ag) 4- carbonato de sodio (ag) 3 carbonato de cobre (s) [(ag) solución acuosa; (s) sólido.]

a

S

=

-

=

La forma habitual de escribir dichas ecuaciones podría ser l siguiente: a
2Ag+(ag) Pbz+(ag) Cu?+(ag)

+ + +

CrO+(ag) 214ag) CO,Z-(ag)

--+ --+

--f Ag2Cr04(s)
PbIds) CuCO,(s)

Los alumnos deberán es-r capacitados para aplicar los datos del manual de fórmulas, sobre l solubilidad, para obtener a precipitados de ioduro de plata, sulfato de bario,hidróxido de hierro (111) , y otros.
2 7 Desplazamiento del cobre en una .2 solución acuosa de iones de cobre Para desplazar e cobre de una solución l de iones de cobre, poner aproximadamente 10 cm3 de solución molar de sulfato de cobre en un vaso pequeño. Limpiar un poco de cinta de magnesio y cortarla en trozos de 0,5 c m de largo, agregándolos uno a uno a l solución de sulfato de cobre. a La reacción resultante puede ser enérgica. A medida que e ión cobre es desplazsdo l por e magnesio, desaparecen graduall mente los depósitos de cobre metálico y e color azul. ¿Produce calor esta reacl ción? Cuando l solución se haya tomado a incolora, decantarla del polvo rojo de cobre depositado en el fondo del vaso. Recoger e cobre y ponerlo a secar. ¿Cómo l pueden los alumnos verificar que es cobre y no magnesio? La forma usual de escribir l ecuación es: a Mg(s) + Cuz+(ag) --+Mgz+ (ag) 4 Cu(s) Los alumnos repetirán el experimento tratando de desplazar e metal cobre empleanl do los metales cinc e hierro. E polvo de l

la superficie del agua, en e interior de l un tubo de ensayo. Dejar caer un pequeño trozo de sodio de 3 o 4 m m en e kerosel l ne..El sodio se hundirá en e kerosene y flotará en e agua. La capa de kerosene l deberá ser l suficientemente delgada coo m o para permitir que e sodio sobresalga l de la superficie. La reacción entre e sodio y e agua es l l mucho m á s lenta de lo que hubiera sido si a aquél se lo hubiera sumergido directamente en ésta. Será interesante observarla a través de una lupa sostenida lateralmente (nunca desde arriba), ver la figura.

A B

sodio capa de querosene c lupa D agua

Observaciones: 1. E metal sodio es m á s liviano que e l l agua, pero m á s pesado que el kerosene. 2. U n a petpefia superficie de sodio reac-

77

Quin iica

27 .5

ciona súbitamente provocando l apaa rición de una corriente de burbujas. ¿Es l corriente mencionada, en uno a de los lados, l que origina e movia l miento? 3. La forma irregular del sodio varía, transformándose en esférica. ¿Se ha fundido e sodio debido al calor origil nado por la reacción? -su punto de fusión es de 98" C . 4. Debajo del sodio se producen variaciones en la refracción y reflexión de ,la luz. ¿Se está disolviendo algo en e i agua? 5. U n h u m o tenue en la zona donde e l sodio sobresale por encima del kerosene parece indicar una ligera reacción con e aire. l 6. ¿A qué gas pertenecen las burbujas? ¿Puede recogerse suficiente cantidad del mismo como para demostrar que se trata de hidrógeno?
2 7 Desplazamiento del hidrógeno de áci.4 dos, empleando otros metales Verter uno de los ácidos indicados en l a tabla que se reproduce a continuación, en varios tubos de ensayo, hasta una altura de aproximadamente 5 cm. Poner en cada uno de ellos un trozo de lámina de distintos metales y observar l evolución del a hidrógeno comparando las diferentes velocidades de formación delas burbujas. Repetir e procedimiento empleando otro l ácido.
Mtl ea
Acido clorhidrico Acido sulfúrico a 3M a 3M

de cinc y colocar dicha solución entre dos electrodos de carbón. Conectar éstos a l a fuente de 5 a 20 voltios, corriente continua y e cinc se depositará rápidamente l sobre e cátodo (ver también los experil mentos 2.33 y 2.34).
2 7 Preparación de bióxido de azufre .5 A. U n método simple para preparar con fines demostrativos bióxido de azufre, consiste en quemar e azufre en el aire, lo l que puede hacerse colocándolo en un recipiente de porcelana, quemándolo y r-ogiendo e gas resultante por medio de un l embudo. Dicho gas se aspira, entonces, hacia e interior de un frasco que contenl ga agua (observar l figura). a

fl

2.75A Preparación del bióxido de azufre por combustión A hacia el evacuador

Magnesio Aluminio Cinc (ver nota) Hierro Estaño Plomo Cobre

m u y rápido lento moderado m u y lento ninguno ninguno ninguno

rápido ninguno lento m u y lento ninguno ninguno ninguno

Nota. S los alumnos desean recuperar e cinc i l una vez cesada la reacción, pueden primero obtener cristales de sulfato de cinc por evaporación de la solución. Disolver en agua los cristales incoloros de sulfato

B. E gas puede prepararse también en l un generador que permita que los ácidos sulfúrico o clorhídrico, diluidos, goteen lentamente sobre el sulfito de sodio. E l ácido está contenido en un embudo cardo y un robinete controla e paso del misl m o sobre e sulfito de sodio, en e intel l rior de un frasco adecuado. E bióxido de l azufre producido puede recogerse en recipientes para gases, tapados con discos de cartulina con un orificio en su centro para e paso del tubo comunicante (ver la fil gura B . )

27 .6

Química

78

B. E generador utilizado en e experimenl l to 2.75 B, e un accesorio adecuado para s suministrar bióxido de azufre en forma continua para e blanqueo de flores y l otros vegetales. En ese caso, e gas pro. l cedente del generador s hace pasar a e través de un recipiente que contiene al vegetal y e exceso del mismo es absorbil do por agua (ver la figura siguiente). E l color de la planta blanqueada puede regenerarse fácilmente poniendo a la misma en una solución de peróxido de hidrógeno. Este experimento puede realizarse c o m o introducción a los procesos de reducción y oxidación.
2.75B Preparación del bióxido de azufre en un generador

2 7 Reacción del magnesio con el bióxido .7 de carbono Llenar un recipiente para gases con bióxido de carbono en l forma descripta en e a l experimento 2.38. Sostener con unas pin2 7 Reducción empleando el bidxido de zas un trozo de cinta de magnesio, limpia; .6 azufre encender e magnesio en l llama del m e l a l A. Agregar 10 cm3 de solución de perman- chero de Bunsen y sumergirlo en e gas de l ganato potásico de 0,l M y 10 c m 3 de SO- bióxido de carbono. E magnesio continualución de ácido sulfúrico diluido, de 3 M, rá ardiendo. Los alumnos podrán argüir a 200 cm3 de agua que contenga bióxido que para poder quemarse, el magnesio esde azufre. La solución irá decolorándose tá tomando e oxígeno del bióxido de carl l i gradualmente a medida que e bióxido bono. S este razonamiento es correcto, de azufre reaccione con el perm,wganato. deberá hallarse carbono en e recipiente l E experimento puede prolongarse aún más de vidrio. ¿Pueden los alumnos encontrar l s se agrega, revolviendo, una solución de partículas de carbono en éste? S resultai i 0,25 M de cloruro de bario, lo que hará r difícil, e agregado de un poco de ácido a l que la solución se torne ‘lechosa’ debido sulfúrico eliminará e óxido de magnesio l a l formación de sulfato de bario. a y todo resto de dicho elemento, no quemado, haciendo más visible e carbono. l
2 7 U n método sencillo para titular ácidos .8 y bases Medir con exactitud 20 gotas de un ácido diluido, como por ejemplo, vinagre, y ponerlas en un tubo de ensayo. Agregar una gota de indicador (tanto e anaranjado de l metilo como l fenolftaleína, son adecuaa dos). A esta mezcla de ácido e indicador, agregarle, gota a gota, una base diluida, contando las gotas. Dentro del error experimental y siempre que se emplee e l mismo cuentagotas, para neutralizar las 20 gotas de ácido se requerirá el mismo número de gotas. U n a pipeta provista de una perilla de g o m a proporcionará un go-

Blanqueo de flores

79

Qufmica

28 .2

ter0 satisfactorio. S se conoce la conceni tración del ácido será posible estimar l a concentración de la base, comparando el niímero de gotas de aquél y de ésta, que reaccionan exactamente.

2 7 Fabricación de jabón con grasas .9 E jabón puede hacerse partiendo de mu.l chos aceites y grasas. La reacción consiste en un doble desplazamiento que comprende a una base fuerte, como e hidróxil do de sodio y grasas. (a) Obtener del carnicero un poco de grasa animal. Hervirla en agua y e aceil te se separará en la superficie. Una vez fría, la grasa se solidificará y podrá separarse del agua. Fundirla nuevamente y cernirla a través de varias capas de tela. (b) Pesar primero l grasa y luego, a aproximadamente l tercera parte de su a peso de hidróxido de sodio en gránulos o escamas y disolverlo en agua. Tener cuidado de no tocar n e hidróxido de sodio i l sólido ni su solución, porque es sumamente cáustico. Calentar l grasa en una a cacerola o artesa de hierro y, una vez fundida, agregarle despacio l solución de a hidróxido de sodio revolviendo constantemente. Dejar que l grasa con e hidróxia l do de sodio hiervan aproximadamente durante 30 minutos, revolviendo frecuentemente. (c) E siguiente paso consiste en pesar l cierta cantidad de sal común (cloruro de sodio), Se requiere aproximadamente el doble del peso del hidróxido de sodio e m pleado en (b). Luego de haber hervido durante 30 minutos, agregar l sal a 1 a 2 mezcla, revolviendo, y dejarla enfriar. E l jabón formará una capa en l parte supea rior. Separarlo del líquido situado debajo, fundirlo y verterlo en cajas de fósforos, donde se solidificará nuevamente en pequeñas barras. Los alumnos podrán comparar la eficiencia de este jabón con l a del tipo comercial.

calor y es posible hacerlo trabajar en nuestro provecho. Durante la reacción los iones han perdido e calor que hemos ganado. l A l inversa, cuando e agua que contiene a l a los iones se enfría, son éstos los que han ganado dicha energía, en tanto que el agua ha perdido una cantidad equivalente.
2 8 Reacciones que liberan energía ca.0 lorífica A. Poner en un tubo de ensayo 1 c m de altura del polvo blanco sulfato de cobre anhidro. Sujetar un termómetro con el bulbo en e interior del polvo. Agregar l agua, gota a gota. Registrar las variaciones de l lectura termométrica. a B. Echar aproximadamente 10 c m 3 de solución acuosa de sulfato de cobre en un tubo de ensayo grueso o en un vaso pequeño. Colocar un termómetro con e bull bo en e interior de l solución. Agregar l a magnesio en polvo (o cinta), poco a poco, hasta que desaparezca e color azul. ¿Qué l variaciones experimenta l lectura del tera mómetro? Precaución: La reacción es enérgica; no efectuarla en una botella tapada. C. En un tubo de ensayo grueso, agregar a un poco de agua, ácido sulfúrico concentrado, gota a gota, deslizándolas por e costado del tubo. Después de echar cal da gota, revolver suavemente con un termómetro. ¿Qué. variaciones experimenta la lectura del mismo?

La energía de las reacciones quimicas

2.81 Reacciones que enfrían l zona cira cundante Poner 10 cm3 de agua en un tubo de ensayo (ver e dibujo). Verificar 'la tempel ratura del agua. A continuación, disolver en e agua alrededor de 2 g de nitrato de l potasio. La temperatura descenderá aproximadamente 9" C, lo que significa que las partículas en e proceso de su disolul ción han absorbido energía en forma de calor, del agua circundante. Puede obtenerse un resultado similar empleando cloruro de potasio, en lugar de nitrato.

E siguiente grupo de reacciones incluye l iones en solución acuosa. Cuando aumenta l temperatura del agua que contiene a a dichos iones, en reacción, se gana este

2 8 Medición del calor de una reacción .2 de neutralización Di.solver en agua, 40 g de hidróxido de sodio en gránulos, completando l solución a

28 .2

Química

80

cobre, y hierro o cinc, pueden producirse reacciones adecuadmas para esta experiencia, no m u y enérgicas ni con excesivo desprendimiento de calor. S e metal e m i l pleado es e cinc, puede escribirse la sil guiente ecuación:
Zn(s)

+

CuS+(ag)

- Zn?+(ag) + CU(S) +

E empleo de una botella de polietileno l para la reacción impide cierta pérdida de calor. C o m o alternativa puede usarse un recipiente de vidrio aislado con polietireno expandido. Los materiales que se requieren son: una botella de polietileno de aproximadamente 50-100 cm3, provista de tapón y termómetro; 0,2M de solución acuosa de sulfato de cobre; hierro (o cinc) en polvo hasta 500 cm3. Será esta una solución de y medios para preparar muestras de apro2~ (ver ei Capítulo Primero). Preparar ximadamente 0,5 g; una probeta graduada también 500 cm3 de solución de 2M de para medir porciones de 25 cm3. ácido clorhídrico. Dejar enfriar ambas soPoner en l botella 25 cm3 de solución a luciones a la temperatura ambiente. U n a acuosa de sulfato de cobre. Volver a covez frías, tomar nota de su temperatura. locar e tapón, invertir la botella y agitarla l Luego, agregar rápidamente e ácido a l l a suavemente (ver l figura). Tomar nota a base y revolver con un termómetro. Ano- de la temperatura de la solución. Poner l a tar l temperatura máxima de l reacción. botella hacia arriba, en posición normal, a a E aumento debe ser de a!rededor de 13" C. retirar e tapón y agregar 0,5 g de cinc l l C o m o al agregar una solución a la otra en polvo. (Esta cantidad está en exceso. se habrá duplicado e volumen de agua, Es aproximadamente e doble de l requel l a la solución final contendrá un mol de iones OH-(ag) que a reaccionar con 1 mol l de iunes H+(ag) , formará 1 mol de moléculas de agua. Para e cálculo, debemos suponer que el l calor <específico,moderadamente débil, de esta solución, es igual al del agua, es decir, de 1 cal por grado Celsius. Por consiguiente, e calor de neutralización o l Comprobando e aumento de l temperal a el de formación de 1 mol de moléculas de tura de reacción de l solución a agua 0 partir de l o iones es de 13.000 ls calorías o 13 kcal g-ecuaciónA. C o m o lqs rida para la solución de sulfato de cobre, partículas en reacción pierden energía ce- de manera que después de la reacción, diéndola a l solución, l variación de debe sobrar un0 parte.) Colocar el tapón, a a dicha energía puede escribirse de la si- invertir e frasco y agitarlo suavemente, l guiente forma: anotando l temperatura máxima que ina AH 13 kcal g-ecuación-1 (AHsig- dique e termómetro. La elevación de l l a nifica 'diferencia de calor'). temperatura deberá ser l misma s se a i emplean 25 cm3 o 50 cm3 o 1.000 cm3 de 2 8 Determinación de la energía calorí- solución de 0,2M de sulfato de cobre. .3 l fica liberada por una reacción con Para una solución de lM, e aumento de la temperatura deberá multiplicarse por 5. desplazamiento de cobre a Entre una solución de 0,2M de sulfato de Por consiguiente, el calor de l reacción

l.83

=-

81

Química

28 .5

para 1 g-fórmu!a de cristales de sulfato de cobre, será: 5 X incremento de l a temperatura x 1.000 calorías. C o m o las partículas que reaccionan pierden energía cediendda a l solución, la variaci6n de a l energía puede escribirse: a

= -5 X incremento de la temperatura,
kcal g-ecuación-1 Repetir e experimento usando 0,5 g de l hierro en*polvo o en limaduras. Esta cantidad se halla, nuevamente, en exceso para que e sulfato de cobre se consuma totall mente. Los incrementos de l temperatura a obtenidos p a m un$asolución de 0,2M son o por l general1 del orden de 9" a 10" C para el cinc y de 6 a 7" C para e hierro. ' l Energía eléctrica de las reacciones químicas E n el experimento que sigue, e metal cinc l se transformará en iones de cinc y los iones de cobre, en ,cobre metálico:
Zn(s) cinc cobre c flujo de electrones v voltímetro
A

B

2 8 Construcción de una pila de Daniell .5 En el experimento precedente, el cobre al depositarse sobre d cinc interrumpe l a reacción. Para impedir que esto ocurra, en la pila de Daniell se emplea un recipiente poroso.

+

Cul+(ag)

--+ Znl+(ag) + Cu(s)

Se trata de una transferencia de electrones del metal cinc a ión cobre. Para obtener l energía se debe hacer pasar a los electrones del cinc al cobre a través de un conductor externo. E potencial o voltaje, rel flejará la mayor actividad del cinc con l respecto al cobre. E flujo de corriente dependerá de l duración y velocidad de a la reacción.

2 8 Energía eléctrica producida por e .4 l desplazamiento del cobre por el cinc Poner en un vaso un poco de solución acuosa, concentrada, de sulfato de cobre. Conectar la lámina de cobre al terminal positivo de u n voltímetro con lectura de hasta 5 voltios, y a otro terminal, una l varilla (u hoja) de cinc. Sumergir ambos metales brevemente en l solución de sula fato de.cobre y tomar no:a de las variaciones del voltímetro. Se plantearán las siguientes preguntas: ¿Cuál es l lectura máxima? ¿Qué le ocurre a ei l varilla de cobre y qué a la de cinc? a ¿Por qué e voltaje desciende hasta cero l a cabo de poco tiempo? l

A. Poner dentro de un recipiente poroso solución acuosa de 0,5M de su'fato de cinc. Dentro del vaso que contiene a dicho recipiente colocar una solución acuosa, concentrada de sulfato de cobre, llenándolo hasta el mismo nivel de la solución de sulfato de cinc. Dar forma cilíndrica a una lámina de cobre y colocarla dentro del vaso que rodea al recipiente poroso (ver (la figura). Conectar e cobre al terl minal positivo de un voltímetro con lectura de 1 a 5 voltios, y al terminal negaa tivo l varilla de cinc e introducirla en l a solución de sulfato de cinc. ~Cufii es la lectura del voltímetro? B. Reemplazar e voltímetro por una laml parita de 1,5 v. ¿Se enciende? Intercalar en e circuito un amperímetro para medir i l intensidad de ! corriente. ¿Puede haa a cerse variar l corriente acercando a coa l bre al cinc o modificando l superficie de a l lámina de cobre? a
C. S no se puede conseguir un recipiente i poroso es igualmente efectivo un puente salino entre ambas soluciones. Este puede prepararse llenando un tubo de vidrio en forma de U con aproximadamente 1 M de solución acuosa de nitrato de potasio espesada con agar. Disponer la pila en la forma que muestm e dibujo y estudiar e l l

28 .5

Química

82

C Empleo de i n puente salino i
cobre en solución de sulfato de cobre cinc en solución de sulfato de cinc puente salino V voltímetro

Empleo de u n recipiente poroso A varilla de cinc B lamina de cobre c recipiente poroso v voltímetro

voltaje, e efecto sobre l 1amparJla y l l a a corriente.

2 8 Investigación del orden del potencial .6 del electrodo, entre los metales En l práctica, los valores prec:soc del a potencial del electrodo se deducen de comparaciones efectuadas con l pila de a hidrógeno bajo condiciones establecidas. Pueden obtenerse valores comparativos m u y buenos empleando como patrones cobre y solución de su!fato de cobre. Sobre l superficie de una lámina de coa bre, m u y limpia, se deposita un papel de filtro,empapado pero sin llegar a chorrear, en solución de sulfato de cobre, en la form a que muestra e dibujo. Se abrocha o l suelda al cobre un trozo corto de alambre, que se conectará a terminal positivo l del voltímetro (de 1 a 5 voltios). Se abrochan fuertemente a l muestra de metal a unas pinzas cocodrilo, conectadas mediante un alambre corto a terminal negativo l del voltímetro. Limpiar l superficie de l a a muestra metálica y apretarla firmemente contra e papel ,absorbente. l Anotar e voll taje correspondiente a este metal. Antes de ensayar con otro metal, limpiar nuevamente e cobre con tela de esmeril fino l y reemplazar el papel absorbente con uno nuevo. S l lectura del voltímetro no es estai a ble, verificar que: la superficie del cobre esté limpia; que lo esté la superficie del

i?:l que e papel absorbente contenga :ea; ! suficiente solución de sulfato de cobre; que exista buen contacto e!éctrico entre l muestra del metal y e broche cocodria l l y que e metal esté firmemente apoyado o l sobre e papel absorbente. l S e voltaje inicial es elevado y luego i l l desciende, anotar e valor más alto. E l voltaje cae a medida que se forma un depósito sobre e metal. S a comienzo es l i l bajo y asciende, esperar a que llegue a su

Q
/

muestra del metal lámina de cobre limpia c papel de filtro empapado en solución acuosa de sulfato de cobre v voltímetro
A B

valor máximo. Esto ocurre particularmente con e aluminio porque este metal está l generalmente cubierto por una película de óxido que se elimina mejor por medios químiccs. Debido a este óxido, e valtaje l es bajo al comienzo y aumenta a medida que l capa se disuelve gradualmente. S a i se sumerge brevemente al aluminio en ácido clorhídrico concentrado y se l o

83

Química

28 .8

presiona contra e papel de filtro, e valor l l que se obtendrá para este metal será más preciso. Los metales magnesio, estaño, plomo, hierro, cinc, aluminio y plata pueden ser ensayados por los alumnos. E calcio,sodio l y litio, pueden serlo, en condiciones seguras, por e maestro. l
2.87 Construcción de un acumulador de plomo Un recipiente adecuado para este objeto, es una taza de material plástico, un tarro pequeño de dulce o un vaso de 250 cm?. Es conveniente que dicho recipiente tenga tapa para impedir el secado por evaporación, cuando l batería no se use. Se rea quieren dos hojas delgadas de plomo lamipapel absorbente plomo c terminales
A B
/
/

E acumulador se encuentra ahora listo l para ser cargado con electricidad, lo que puede lograrse mediante un cargador para baterías de 6 voltios o con cualquier fuente de corriente continua de bajo voltaje que proporcione aproximadamente 10 amperios. Conectar e terminal positivo del carl gador con e positivo del acumu!ador. Sólo l con unos pocos minutos de carga, éste podrá encender una lamparita de 1,5 voltios. S se tiene la precaución de cargar i siempre al acumulador en la forma descripta, cuanto m á s veces se cargue y descargue, tanto m á s eficiente será. Suministrará corriente suficiente para hacer funcionar un motor eléctrico pequeño, de 1 voltio. S se l coloca la tapa cuando no se i e utiliza, l batería se mantendrá en buenas a condiciones de uso durante varios meses.
2 8 Construcción de una pila seca .8 A. Armar una pila en l forma que se a indica en la figura, empleando una varilla de carbón y cinc laminado colocados en una solución de 1 M de cloruro de amonio. La reacción es compleja, pero puede considerarse simplemente como un desplazamiento de iones positivos del amonio. Emplear un voltímetro para identificar los terminales positivo y negativo. investigar e valtaje generado y e flujo de corriente l l a través de un circuito externo. ¿Hay corriente suficiente como para encender una lamparita de 1,5 v?

‘ C

nado de 40 c m de largo y aproximadamente 1 c m de ancho. C o m o terminales se 0 necesitan dos tiras de plomo de alrededor de 2 c m de ancho y 14 c m de largo. Estas piezas de plomo requieren una prolija B. Verter un poco de solución de cloruro limpieza con lana de acero. de amonio en un cristalizador (u otro reLas hojas largas de plomo se doblarán cipiente playo) hasta una altura de aprofuertemente apretadas sobre las tiras m á s cortas, para que hagan buen contacto eléctrico. Los extremos sobresalientes servirán como terminales. Preparar un ‘sandwich’ con bandas alternadas de lámina A B de plomo y papel absorbente (ver e dil bujo). Una vez hecho, enrollarlo bien apretado, atándolo exteriormente con una o A carb6n dos bandas elásticas y colocarlo dentro B cinc c NH.+(ag) de l taza o recipiente, con los terminales a v voltímetro hacia arriba. Marcar ambos terminales, indicando e positivo y e negativo. E rollo l l l se cubrirá con una solución de sulfato de ximadamente 2 cm. Agregar 1 c m de indisodio, que se preparará disolviendo 40 g cador de fenolftaleína. Sujetar l varilla a de cristales de sulfato de sodio anhidro en de carbón y el trozo de cinc laminado por 200 cm3 de agua. medio de pinzas cocodrilo unidas a los

28 .8

Química

83

Mezclar 4 g de negro de carbón con 10 g de óxido de manganeso (IV). Revolverlos con un poco de solución de cloruro de amonio hasta obtener una pasta espesa (con l consistencia de la arcilla blanda). a Esto requiere cierto tiempo. Cortar papel absorbente para confeccionar un cilindro que irá en e interior del recipiente de cinc. l Poner sobre este papel l mezcla de carbón, a óxido de manganeso (IV) y cloruro de amoC. Varias pilas conectadas entre s reci- nio, comprimirlo en forma de cilindro y ení ben e nombre de batería. Estudiar las ba- volver alrededor del mismo e papel absorl l terías secas comerciales, del tipo utilizado bente de manera que entre ajustado en e l en las radios, linternas, y lámparas re- recipiente de cinc. Una vez colocado denlámpago para fotografía. E voltaje que tro de 1 envase, verter con cuidado un l suministran las pilas es habitualmente de poco de solución de cloruro de amonio 1,5 voltios. La corriente máxima variará entre e papel y e cinc, para asegurar un l l según e tipo. Las corrientes pueden estu- buen contacto entre ambos. Prensar la l diarse empleando un amperímetro con lec- mezcla e n e interior de la carcasa, firl tura hasta 10 amperios. Las baterías para memente, para que quede compacta y firadios están concebidas para suministrar nalmente, prender un broche cocodrilo con pequeñas corrientes durante largos perío- su conexión en e recipiente de cinc y l l a dos. U n amperímetro conectado a través pila estará lista. Podrá encender fácilmente de los terminales de una de estas baterías, una lamparita de 1,5 voltios. Verificar e l puede indicar una corriente de 4 amperios, voltaje y la corriente obtenida. E carbón l mientras que s se lo conecta a los de una es uno de los factores que afecta a la i pila de linterna, indicará corrientes de 5 a corriente suministrada por l pila, dado a 6 amperios. Las baterías para lámparas que tiende a reducir l resistencia interna a relámpago que deben suministrar corrien- de ésta (ver también el experimento 2.150). tes m u y intensas durante periodos m u y breves, darán valores superiores a los 2 8 Observación del movimiento de los .9 i , mencionados s se las conecta directamente iones cobre y cromato al amperímetro, e cual en todos los casos E cromato de cobre es un compuesto inl l mencionados actúa en corto circuito. tegrado por dos iones coloreados; e ión l \ D. Para construir una pila 'seca' se re- cobre, positivo, verde azulado, y el ión quieren los siguientes materiales: cromato, negativo, anaranjado. E movil 1. Un envase de cinc, que puede ser de miento de estos iones coloreados hacia chapa de cinc curvada en forma cilín- los electrodos puede observarse fácilmendrica o bien, e procedente de una pila te. Será necesaria una fuente de poder de l en desuso, debidamente limpio. Cubrir 20 voltios, corriente continua. E aparato l el fondo de dicho recipiente con un puede verse en e dibujo. l trozo de papel absorbente. E cromato de cobre puede prepararse l 2. Carbón del tipo m á s refinado. Es e l del siguiente modo: llamado negro de carbón o negro de Se forma un precipitado sólido cuando acetileno. se agrega a 100 cm3 de solución de 1 M,üe 3. E oxidante: dxido de manganeso (IV). cromato de potasio, 100 cm3 de solución l 4. U n a barrita cilíndrica de carbón pro- de 1 M de sulfato de cobre. E cromato de l cedente de una batería en desuso. cobre sólido se filtra rápidamente emplean5. Broches cocodrilo y cables para conec- do un embudo de Buchner, un frasco y tar firmemente a la barrita de carbón bomba de filtrado. Se lava con agua desy al cinc. tilada y luego se trasvasa del embudo de 6. Una solución acuosa de cloruro de Buchner donde se disuelve en una cantiamonio. dad mínima de ácido clorhfdrico diluido a

cables conductores. Unir los alambres para establecer contacto eléctrico. Sumergir e l carbón y e cinc en l solución y mantcl a nerlos dentro de la misma durante varios minutos. Observar cualquier cambio que se produzca en torno de los electrodos. S i se dispone de un trozo de pirolusita (óxido sólido de manganeso [NI), reemplazar al carbón con éste y repetir e experimento. l

85

Quimica

29 .0

l concentración usual. Para aumentar su a densidad, se disuelve en ia solución de cromato de cobre, la mayor cantidad posible de urea, para lograr que aquélla form e una capa separada, más densa, debajo de la solución de ácido clorhídrico. Llenar primero e tubo en forma de U l hasta un tercio del borde, de ácido clorhídrico diluido y iluego, mediante una pipeta llena de solución de cromato de cobre, colocando e extremo de la misma l en e fondo del tubo en U, descargar sual vemente l solución de cromato, de m a a

electrodo negativo. La solución electrolítica conductora es retenida por una tira de papel de filtro, formando sandwich entre dos portaobjetos de microscopio. Barras de carbón hacen las veces de electrodos conduciendo a la corriente a través del papel de filtro, en la forma que ilustra e l dibujo. S se emplea una fuente de poder i de corriente continua de 10 a 20 voltios es mejor utilizar e ancho de ,los portal objetos. S se emplea e largo total de i l éstos, se requiere mayor voltaje. Cortar en primer término una banda de papel de filtro de alrededor de 1 c m de ancho y mojarla apenas en agua de l a canilla, de manera que quede hilmeda pero no m u y mojada. L a solución que contieo ne ion- coloreados, por ejemplo C U ~ + Coz+ se extiende a lo largo de una marca hecha con lápiz. La aplicación de los iones a lo largo de dicha marca, con un tubo capilar fino, exige paciencia y cuidado por parte de los alumnos. E dispositivo disl tribuidor representado en e dibujo puede l ser de manejo m á s fácil. Doblar una tira de papel de filtro de 1 c m de ancho sobre un trozo fino de material plástico, de manera que forme una mecha rígida. Esta se introducirá como una cuña en un corcho hendido y se introduce en e tubo l

2.89 Desplazamiento de los iones A fuente de 20 voltios C.C. B ácido clorhídrico c límite D solución de cromato de cobre

nera que empuje a ácido clorhídrico hacia l arriba, formando una capa separada debajo de éste, retirando luego l pipeta con cuia dado para evitar l mezcla. Los electrodos a de carbón deben estar en contacto con e l ácido clorhídrico y conectados a l fuente a de corriente continua de aproximadamente 20 voltios. A cabo de algunos minutos podrá obl servarse fácilmente la coloración verde del cobre, en e lado negativo y anaranjada l del cromáto en e positivo. Los límites de l estos iones coloreados se desplazarán m u y lentamente hacia los electrodos. 2 9 U n método simple para demostrar el .0 movimiento de los iones Este experimento ilustra e movimiento l de los iones positivos coloreados, hacia el

A

dos portaobjetos

R trazo efectuado con lápiz

c papel de filtro
corcho hendido mecha varilla delgada de material plastico o solución que contiene e ión coloreado l
D E F

de ensayo pequeño, que contiene 0 10s iones en solución. Antes de emplear e l dispositivo distribuidor, tocar con l mea cha un poco de papel secante para quitar

29 .0

Química

86

e exceso de solución, y luego tocar level mente sobre l marca hecha con lápiz. a La tira de papel de filtro se encuentra entonces formando un sandwich entre los dos portaobjetos con sus extremos envolviendo las barritas de carbón. Los portaobjetos se mantienen unidos con ayuda de dos broches. Las barritas de carbón se conectan a l fuente de poder de 20 vola tios, corriente continua. Después de a!gunos minutos, e ión coloreado se verá desl plazarse hacia e electrodo negativo. Una l sustancia que puede emplearse como sustituto es e permanganato de potasio, en l cuyo caso será e ión coloreado permanl ganato e que se desplazará hacia e elecl l trodo positivo. Determinación de las causas que afectan a l velocidad de reacción a
2 9 La velocidad de reacción es mayor .1 cuanto más pequeñas son las partículas Romper, con ayuda de un martillo, pedacitos de mármol, clasificándolos en 3 o 4 tamaños: (a) polvo grueso; (b) trozos de dimensiones aproximadas a l mitad de un a grano de arroz; (c) trozos como granos de arroz; (d) trocitos de mármol del tam a ñ o original. Poner en una gradilla 4 tubos de ensayo de 100 x 1 m m . Pesar aproximadamente 6 2 g de trocitos de cada grado colocándolos separadamente en cada uno de los cuatro tubos. Conseguir cuatro globos e inflarlos varias veces para estirarlos. Poner 5 cm3 de solución común de ácido clorhídrico dentro de cada globo y deslizar la boca de los mismos sobre las de los tubos de ensayo cuidando de que no se derrame ácido en e interior de éstos, en la forma l que muestra e dibujo. U n a vez colocados l los globos volcar e ácido de los mismos l en e interior de los tubos, en forma sil multánea y observar qué globo se infla con mayor rapidez y cuál es e que lo hal ce con mayor lentitud. Las partículas m á s pequeñas producirán bióxido de carbono en tiempo m á s breve. C o m o alternativa pueden emplearse en este experimento, en lugar de trocitos de mármol, cinc en granallas, en láminas y en polvo, haciéndolo

reaccionar con ácido (precaución: se produce hidrógeno. Ver el experimento 2.33); o aluminio laminado y en polvo. Los alumnos podrían pensar en otras sustancias que reaccionen, susceptibles de emplearse com o alternativa. E n lugar de globos pueden usarse bolsas de material plástico, pero se requiere especial cuidado para ajustarlas a los tubos de ensayo.

En lugar de recoger e gas en un globo l o en una bolsa plástica, e procedimiento l m á s exacto consistiría en recogerlo en una bureta invertida sobre e agua coml parando e volumen del gas liberado por l unidad de tiempo por cada uno de los grados de fragmentación del mármol. Otro procedimiento preciso consiste en poner en una balanza un frasco cónico, que contenga los trocitos de mármol y e ácido l y registrar cada medio minuto la pérdida l de peso experimentada. E bióxido de carbono es un gas pesado y l mayoría de a las balanzas acusará l pérdida de masa a a medida que se produce e gas, l 2 9 E aumento de concentración de los .2 l reactantes incrementa la velocidad de l reacción a La reacción entre e tiosulfato de sodio y l e ácido clorhídrico puede durar un tieml po considerable. En l misma se produce a azufre que enturbia la solución. Puede determinarse l velocidad de reacción estaa bleciendo e #tiempo requerido para que l la solución alcance cierto grado de turbidez. En este caso puede definirse dicho grado como e momento en el cual una l cruz negra dibujada debajo del recipiente en e que se produce la reacción, deja de l ser visible cuando se la observa a través l de l misma, desde arriba, tal como lo ilusa tra e dibujo. l E n este experimento es variable l cona centración del tiosulfato de sodio, en tanto que se mantiene constante la concen-

87

Química

29 .4

tración del ácido. E etiosulfato de sodio, l empleado en fotografía, puede adquirirse bajo e nombre de 'hiposulfito'. Preparar l 500 cm3 de solución acuosa que contenga 20 g de tiosulfato de sodio. Se requieren además, 2M de ácido clorhídrico. E ácido l diluido de uso corriente tiene por lo general dicha concentración. Verter, con ayuda de una probeta, 50 cm3 de solución de tiosulfato de sodio en un vaso de 100 cm3.

La ecuación de la reacción puede esrribirse de l siguiente forma: a Na2S,0, (ag) + 2 HCl(ag) + - Z HZO(1) f SO-(g) + S(S) solución acuosa; 1 líquido; g (ag sólido). gas; s

=

=

=

Colocar éste sobre una cruz negra dibujada sobre una hoja de papel. Agregar 5 cm3 de ácido y anotar e tiempo indicado l por e segundero del reloj. Revolver e l l ácido en l solución y anotar e instante a l en que l cruz deja de ser visible a través a del azufre en solución. Repetir e experimento empleando una l concentración menor de tiosulfato. Tomar 40 cm3 de solución de tiosulfato y agregarle 10 cm3 de agua destilada, revolver y luego agregar, como antes, 5 cm3 de ácido. E tiempo requerido para que l l a cruz se vuelva invisible deberá ser mayor que e del experimento anterior. Repetir l l experiencia empleando 30, 20 y 10 cm3 a de tiosulfato mezclados con 20, 30 y 40 cm3, respectivamente de agua destilada. Los alumnos podrán representar e exl perimento mediante un gráfico de la concentración de l solución de tiosulfato y e a l tiempo de reacción. Los valores de l cona centración pueden tomarse en función del volumen de l solución empleada originala mente. Dado que I/tiempo (recíproca del tiempo) es la medida de l velocidad de a reaccion, también podrían confeccionar un gráfico tomando las concentraciones de tiosulfato en función de Utiempo.

2 9 Investigando el efecto de l ternpe.3 a ratura sobre l velocidad de reacción a La reacción del experimento 2.92 puede emplearse igualmente para investigar e l efecto de l temperatura. Comenzar con a una solución m á s débil. Poner en un vaso de 100 cm3, 10 cm3 de solución de tiosulfato de sodio y mezclarlos con 40 cm3 de agua. Emplear esta concentración para todos los experimentos de l serie, variando a l 'temperatura de la solución. C o m o en e a l a s o anterior agregar 5 cm3 de ácido tomando nota del tiempo de iniciación y temperatura de l solución. Registrar e a l instante final cuando l cruz negra situaa da debajo del vaso deja de ser visible. Repetir e experimento calentando cada l vez la solución hasta 3" C;40" C; 50" C y 60" C. La temperatura real de l reacción a debe tomarse después de haber agregado los 5 cm3 de ácido al comienzo de cada experimento. La reaccidn es más rápida cuanto m á s elevada es l temperatura. a Los alumnos pueden confeccionar un gráfico de l temperatura de reacción en funa ción del tiempo requerido para que l cruz a negra se vuelva invisible. C o m o en e caso l anterior, e mismo podría registrar l teml a peratura en función de l/tiempo. 2 9 Efecto de l catálisis sobre l velo.4 a a cidad de reacción En esta reacción, l variable es la sustana cia empleada como catalizador en l desa composición de una solución acuosa de peróxido de hidrógeno. Este puede adquirirse habitualmente en droguerías o farmacias como decolorante del cabello. Armar e aparato en la forma que ilusl tra l figura, con l bureta llena de agua a a como para un experimento común con desplazamiento de agua; 2 cm3 de peróxido de hidrógeno a 20 volúmenes, alcanzarán casi a llenar l bureta. Pesar 1 g de cada a una de las siguientes sustancias: óxido de

29 .4

Química

88

cobre (11) ; óxido de níquel; óxido de manganeso (IV) y óxido de cinc. Colocar en e frasco 50 cm3 de agua y agregar 2 cm3 l de solución de peróxido de ,hidrógeno. Agregar 1 g de óxido de cobre. Inmediatamente colocar al frasco e tapón con el l

tubo de salida. Anotar e volumen de oxíl geno liberado con intervalos de 15 segundos. Los alumnos pueden trazar un gráfico del volumen de oxígeno producido cada 15 segundos en función del tiempo de reacción. Repetir e experimento usando como cal talizadores los demás óxidos. Los alumnos confeccionarán un gráfico para cada experiencia; ahora podrán cambiar ideas acerca de por qué se emplea generalmente como catalizador en esta reacción e l óxido de manganeso (IV). Asimismo, tratarán de descubrir alguna evidencia de que e catalizador no ha resultado afecl tado por la reacción y de que l catália sis tanto puede acelerar como retardar una reacción. Descomposición de moléculas grandes en otras m á s pequeñas 2.95 Descomposición del almidón en azúcar E almidón puede reconocerse por e col l lor azul intenso que forma cuando se lo pone en contacto con una solución de iodo. Es ésta una prueba m u y sensible. E azúcar no reacciona con e iodo pero l l

reduce al cobre (11) de la solución de Fehling a óxido de cobre (1) lo que también constituye una prueba de gran sensibilidad. E almidón no reacciona con l l a solución de Fehling. La saliva contiene una enzima catalizadora que transforma al almidón en azúcar. E experimento siguienl te estudia e desarrollo de dicha reacción. l Poner aproximadamente 10 cm3 de solución diluida de almiddn en un tubo de ensayo y agregarle 1 cm3 de saliva. Con l a ayuda de un gotero, extraer 2 o 3 gotas, con intervalos de 2 minutos y ponerlas sobre un azulejo blanco, bien limpio, cuidando que no se mezclen. E gotero debel rá lavarse bien entre una y otra prueba. Poner sobre cada una de las gotas un poco de solución de iodo. La intensidad decreciente del color azul indicará que el almidón se está consumiendo. Verificar las cantidades crecientes de azdcar al mismo tiempo que se efectúa la prueba correspondiente al almidón. Para ello, poner 2 o 3 gotas de l mezcla a en reacción, en un tubo de ensayo pequeño; agregar 3 cm3 de solución de Fehling y calentar l mezcla casi hasta alcanzar a el punto de ebullición. La prueba pondrá en evidencia que l cantidad de azúcar aua menta. La enzima de l saliva, por lo tana to, está descomponiendo a almidón en l azúcar, cuya molécula es más pequeña. enzima C,;HI:?O,; un azúcar simple
2C2H,0H + 2COZ etanol

_ _ _ f

2 9 Descomposición del etanol en eteno .6

(etileno) impregnar con etanol un trozo de algodón en rama o lana de amianto y empujarlo hasta e fondo de un tubo de ensayo de l vidrio resistente. Hacia l parte media del a tubo amontonar pequeños fragmentos de porcelana no vítrea y colocarle un tubo de salida para recoger e gas eteno en un l recipiente con agua, en l forma que ilusa tra e dibujo. Tener preparados 3 tubos de l ensayo para recoger el gas. Calentar primero fuertemente los trozos de porcelana porosa y luego, calentar suavemente e algodón en rama para prol

89

Química

29 .8

ducir un poco de vapor de etmanol. Este irrumpirá sobre los trozos de cerámica porosa caliente originándose gas eteno y vapor de agua. A diferencia del etanol, e l eteno es insoluble en agua y podrá recogerse en tubos de ensayo. Ensayar 3 muestras del mismo: (a) quemando eteno;

poliestireno conectando el tubo de salida en l forma que indica e dibujo. E tubo a l l de ensayo recolector deberá enfriarse totalmente con agua fría, porque los vapores son nocivos. Calentar suavemente e l tubo de ensayo que contiene el perspex. E l polímero se fundirá produciendo vapores que se recogerán en e tubo receptor. Se l controlara cuidadosamente e calentamienl to para facilitar que l totalidad de los a vapores se condensen en dicho tubo. E l producto obtenido será líquido, l que ino dica que e polímero fue disociado por l l a acción del calor en moléculas más pequeñas. Dicho líquido no se solidificará a menos que se emplee un catalizador, sustancia de l que por l general no disponen a o los laboratorios escolares.

n

A

algodón en rama impregnado en etanol B material poroso o trozos de porcelana no vitrificada c gas eteno

ll

(b) agitándolo con algunas gotas de solución diluida de,permanganato de potasi0 alcalinizado con una solución dse carbonato de sodio (el color debe desaparecer); ( ) mezclándolo por agitación, con c un poco de agua de bromo (nuevamente desaparecerá el color). S los alumnos reai lizan este experimento tendrán cuidado de desconectar e tubo de salida a interruml l pir e calentamiento para evitar que se l produzca succión de agua sobre l ceráa mica porosa caliente.
2 9 Disociación de un polímero en mo.7 técuias pequeñas Los experimentos 2.95 y 2.96 ilustran l a disociación del almidón sólido en azúcar sólida y luego l del etanol, líquido, en a gas eteno. Por l general, a l temperao a tura ambiente las moléculas más pequeñas son gaseosas o líquidas y las más grandes son sólidas. E perspex y e pol l liestireno son polimeros sólidos que pueden disociarse mediante e calor formanl do moléculas más pequeñas. Poner en un tubo de ensayo de vidrio reforzado algunos trozos de perspex o de

2.97 Transformación de moleculas grandes en

moleculas pequeñas A perspex o poliestireno B tubo receptor c agua fría D líquido recogido

2 9 Estudio de tos elementos comunes .8 existentes en tos alimentos A. Reunir trozos pequeños de alimentos diferentes, tales como, queso, pan, harina, azúcar, hojas, maíz. Calentar un trozo o porción de cada uno de aproximadamente las dimensiones de un grano de arroz, en una tapa de lata o en e tapón l metálico de una botella, sosteniéndolo con unas tenazas. ¿Qué residuo queda en l a tapa? ¿Es carbón? B. Calentar en un tubo de ensayo chico, pequeñas cantidades de alimentos junto

29 .8

Química

90

con óxido de cobre. Este cederá oxígeno a los mismos. Probar e gas en e tubo de l l ensayo con agua de c l extrayendo ciera, ta cantidad de¡ mismo con ayuda de una pipeta provista de una pera de goma y haciéndolo burbujear en e agua de cal. l ¿Se condensa, además, agua sobre las partes más frías del tubo? C. Poner en un tubo de ensayo una pequeña cantidad de alimentos molidos junto con l medida de 3 espátulas de cal a y soda cáustica; mezclarlos bien y luego calentarlos como se indica en e dibujo. l

gún USO posible de las sustancias condensadas en A?

n

]
2.99 Carb6n y gas combustible procedentes de la madera B agua para disolver los gases solubles c mezcla no compacta de cal y soda cáustica para absorber e vapor de agua l

Construcción de moléculas
2.100 Extracción de caseína de l leche a Separar un poco de leche de su crema y colocar.100 cm3 de l misma dentro de a 0 un vaso. Calentar hasta alrededor de 5 ' C y agregarle ácido acético o vinagre hasta que l caseína termine de separarse. Rea tirar e coágulo de caseína y exprimirlo l con los dedos hasta eliminar todo e 1íl quido, luego amasarlo hasta que tome una consistencia gomosa. La caseína es una proteína polimérica que contiene átomos de nitrógeno. Endurece si se pone en una solución de formalina. Se puede moldear y fabricar con ella botones.

2.98C Detección del nitrógeno existente en ciertas sustancias alimenticias A sustancia alimenticia en una mezcla de cal y soda cáustica B papel tornasol húmedo

¿Se huele amoníaco en l boca del tubo? a ¿Qué coloración adquiere e papel tornal sol? S en l presente reacción, los alii a mentos dan origen al gas amonio ¿comprenderán los alumnos que e nitrógeno l del mismo procede de dichas sustancias?
2 9 Obtención de un gas combustible de .9

l madera a Preparar el aparato indicado en l figura. a Calentar aserrín en un tubo de ensayo de vidrio fuerte, suavemente al principio y luego intensamente, hasta llevarlo casi hasta e rojo. A cabo de un momento e l l l gas que saldrá por e pico podrá encenl derse. E gas de madera es combustible. l E aserrín se calienta sin aire, en el intel rior del tubo de ensayo y e residuo es l carbón. ¿Pueden los alumnos sugerir al-

2.101 Una resina de urea-formaldehído Poner en un tubo ,hervidor2 cm3 de solución de formaldehído a 40 c/c y agregar l aproximadamente 1 g de urea, revolver hasta obtener una solucíón saturada y agregar una o dos gotas de ácido sulfúrico concentrado. La mezcla endurece súbitamente al transformarse sus moléculas en otras mayores: retirarla y lavarla cuidadosamente. Es un polímero de condensación.

91

Calor y temperatura

2.105

2.102 Una resina de formaldehído-resorcinol Colocar 5 cm3 de solución de formaldehido al 45 $2 en un vaso pequeño. Agregar 2 g de resorcinol y mezclarlo con mucho cuidado con el formaldehído. Agregar al-

gunas gotas de ácido clorhídrico concentrado y revolver. La mezcla endurecerá de inmediato a aumentar las dimensiones de l las moléculas. Extraer la resina resultante y lavarla prolijamente. Se trata también de un polímero de condensación.

Calor y temperatura
E calor como energía l
2 1 3 Elevación de l temperatura como .0 a consecuencia de l absorción de a energía calorífica La cantidad de energía en forma de calor absorbido por diferentes cantidades de una misma sustancia, depende de sus m a sas respectivas. Poner en un vaso que contenga agua caliente un perno grande, de hierro, y un clavo chico, para que se calienten a igual temperatura.Llenar dos vasos con masas idénticas de agua a l misa m a temperatura. Seguidamente, poner e l perno en uno de ellos y e clavo en e l l otro. A cabo de un minuto verificar la l temperatura del agua de cada vaso. La diferencia en la cantidad de calor que poseen ambos objetos explica l de l tema a peratura del agua de ambos vasos (ver l figura). a

temperatura se elevará, s l masa del ploi a m o no es mayor que la indicada.

Dilatación
2.105 Experimento de l argolla y el tora nillo Conseguir un tornillo para madera, grande, y un pitón del tipo de argolla con tornillo, a través del cual pase ajustada la cabeza del tornillo para madera (también puede confeccionarse un aro de alambre grueso). Atornillar cada uno de estos elementos en los extremos de sendas varillas de madera, de m o d o que las partes metálicas sobresalgan por lo menas 2,5 c m (ver e dibujo). Calentar l durante cierto tiempo l cabeza del tora nillo en l llama y tratar de pasarla a traa vés de l argolla. Mantener caliente el a tornillo y calentar en la llama, al mismo

2 1 4 Transformación de l energía ciné.0 a tica en energía calorífica Envolver un trozo p e q w ñ o de plomo laminado, de 5 cma de superficie por 1 m m de espesor, alrededor de una de las extremidades de un pedazo de alambre de hierro, calibre 20, de 25 c m de largo (ver la figura). Sujetando e alambre por e otro l l extremo, apoyar e plomo sobre un yunl que (puede servir igualmente un trozo de un kilogramo), golpearlo con un martillo varias veces, en rápida sucesión. La

1"

2.105

Calor y temperatura

92

tiempo, l argolla. Tratar ahora de hacer a pasar l cabeza del tornillo por el interior a de ésta. Mantener e tornillo en la llama, l para conservarlo caliente y enfriar en agua fría l argolla e intentar pasarlo nuea vamente. Luego, dejar enfriar e tornillo l y probar otra vez.
2 1 6 Dilatación de un sólido sometido a .0 la acción del calor Procurarse un trozo de caño de cobre de aproximadamente 2 m de largo. Ponerlo sobre una mesa y fijar uno de sus extrem o s mediante una prensa a tornillo. Colocar debajo del otro extremo del caño un trozo de aguja de tejer o un rayo de rueda de bicicleta que hará las veces de rodillo con una de sus extremidades doblada en ángulo recto. Una varilla delgada de aproximadamente 1 m de longitud fijada con lacre al rodillo, indicará cualquier movimiento del caño apoyado sobre aquél (ver la figura). S se sopla en fori m a mntinuada en e interior del tubo, por l e extremo fijo, e dispositivo detectará la l l dilatación del caño producida por e alienl to caliente. Luego se hará pasar vapor de agua a través del mismo observando el movimiento de l varilla indicadora. Para a no dañar la superficie de la mesa convendrá poner encima de la misma y debajo del caño de cobre, una hoja de amianto. Realizar e mismo experimento empleando l distintos tipos de caños.

dilatación. Hacer íos agujeros con un clavo y pasar a través de los mismos pequeñas tachuelas que harán las veces de remaches (ver la figura). Otra manera de asegurar las tiras entre sí consiste en cortarlas con pequeñas aletas espaciadas a intervalos iguales, que luego se doblarán entrelazándolas. 2.108 Dilatación de los líquidos Preparar dos o tres frascos de remedios similares, provistos de tapones y tubos. Llenarlos con líquidos de distinta viscosidad y sumergirlos en una cacerola con agua aliente (ver la figura). La eleval ción de los líquidos en e interior de los tubos permitirá apreciar las diferentes velocidades de expansión. 2.109 Dilatación y contracción de un 1íquido Poner en un frasco un poco de agua coloreada y colocarle un tapón con una perforación y un tubo de vidrio que penetre en e interior del líquido y se prolongue l hacia arriba entre 30 y 60 c m (ver l fia gura). S se vierte agua caliente sobre e i l frasco, e agua coloreada se elevará en e l l i tubo y descenderá s se vierte agua fría. 2.110 Examen cualitativo de l dilatación a del aire Encerrar aire en un frasco poniendo una pequeña gota de aceite en e interior del l tubo de vidrio (ver e dibujo). A calenl l tar suavemente con ia mano se elevará la o temperatura l suficiente como para hacer ascender l gota. Sumergir luego e frasa l co, primero en agua fría y luego en agua tibia (no caliente). E n lugar de frascos pueden usarse tubos de ensayo de vidrio, provistos de tapones y tubos capilares. 2.111 La dilatación del aire A. Ajustar e tubo de un globo de goma l l sobre e cuello de un frasco. Calentarlo suavemente con la llama de una vela o de una lámpara de alcohol. B. Inflar parcialmente un globo. Sostenerl sobre una plancha caliente o exponerlo o un rato al calor del sol y observar e rel sultado.

A B

caño de cobre prensa c aguja de tejer o rayo de rueda de bicicleta D aguja indicadora de madera de balsa

2.107 Varilla bimetálica Dos tiras de hierro y bronce unidas entre s por medio de remaches, al ser calení tadas se curvarán debido a su distinta

93

Calor y temperatura

2.113

A

B

A B

alcohol agua a 60" C

Termómetros
2.112 ¿Podemos confiar en nuestra per-

2.109

cepción de l temperatura? a Llenar tres cacerolas: la primera, con agua a la temperatura m á s alta que la m a n o a pueda soportar; l segunda con agua helada; la tercera con agua tibia. Sumergir las dos manos en e agua tibia y dejarlas l durante medio minuto. La temperatura del agua tibia, Aparece la misma para las dos manos? ¿parece caliente, fría o ni caliente ni fría? Sumergir en seguida durante u n a l minuto l m a n o izquierda en e agua m u y caliente y l m a n o derecha en el agua hea iada. Secarse rápidamente las manos y sumergir las dos en el agua tibia. ¿Qué sensación se experimenta en la m a n o derecha?, ¿las sensaciones son las mismas que cuando ambas manos estaban en e l agua tibia al comenzar e experimento? l ¿Qué conclusiones se pueden extraer con respecto a nuestra percepción de la temperatura?
2 1 3 ¿Cómo funciona un termómetro? .1 Llenar un frasco con agua teñida con tinta. Cerrarlo con un tapón perforado atravesado por un tubo de vidrio de unos 30 c m de largo, empujándolo hasta que e l agua suba 5 o 6 c m en el tubo. Colocar e frasco sobre una fuente de calor, en un l trípode, y observar e nivel del agua a mel dida que se calienta. E agua, que se dil lata m á s que el vidrio, asciende en el tubo. Observando con atención se podrá notar que en e momento preciso en que l

2.113

Calor y temperatura

94

se empieza a calentar, e nivel del agua l desciende antes de comenzar a subir. Esto se debe a que e vidrio del recipiente col mienza a dilatarse antes de que e agua l alcance l misma temperatura. a 2.114 Construcción de un termómetro de alcohol Para construir un termómetro de alcohol sencillo, pero lo suficientemente preciso en l mayoría de los casos, conviene ema plear un trozo de tubo de vidrio de 20 a 30 c m de largo y de alrededor de 5 m m de diámetro exterior y m á s o menos 1 m m de diámetro interior. En primer lugar se deberá soplar un bulbo de aproximadamente 1,5 m m de diámetro exterior (observar l figura). Luego se invertirá e tua l bo introduciendo el extremo abierto en e l alcohol, calentando e bulbo y enfriándolo l alternadamente, sacudiéndolo después de cada calentamiento para que el alcohol aspirado descienda hasta e bulbo. Medianl te este procedimiento se llenará e termól metro con alcohol, cuidando de extraer las burbujas de aire. Seguidamente se introducirá e bulbo en agua a 60" C, teml peratura ligeramente por debajo del punto de ebullición del alcohol, extrayendo e l exceso de alcohol a medida que desborda por l parte superior. Luego se soldará el a extremo abierto del tubo en una llama caliente. Precaución: Para cerrar e tubo del berá procederse con mucho cuidado. Calibrar luego e termómetro colocándolo en l agua a distintas temperaturas conocidas.

indicará exactamente dicha temperatura, sólo a nivel del m a r o cuando e barómel tro indique una presión de 760 m m de mercurio. Sacar e termómetro del vapor, l dejarlo enfriar durante algunos minutos y sumergirlo en un recipiente con hielo fundente. Verificar entonces en qué m e dida l lectura se aproxima a O" C o 32"F. a 2.116 U n termoscopio sencillo Se puede construir este aparato con botellas o bombillas eléctricas a las que se haya quitado e fondo (ver l figura). Tal a

2.115 Contrastado de un termómetro La graduación de un termómetro se establece a partir de dos puntos invariables: la temperatura del vapor desprendido por e agua hirviente y l temperatura del hiel a l en fusión. Colocar un termómetro en e o l vapor de agua, exactamente sobre l sua perficie del agua hirviente. Dejarlo durante varios minutos y verificar l aproxia mación con que indica 100°C o 212°F. Conductividad Nota: S la región donde se encuentra es i m u y alta, l temperatura del vapor de 2.117 C ó m o pueden reducirse .laspérdidas a agua en ebullición podrá ser bastante inde calor ferior B 100"C o 212"F, a causa de la Conseguir cuatro latas grandes de iguales menor presión atmosférica. E termómetro dimensiones y cuatro m á s pequeñas, taml

par las dos bombillas con corchos atravesados cada uno por un tubo de unos 15 c m de largo. Introducir e extremo inferior de l los tubos en corchos planos y, después de haber abierto orificios a una distancia aproximada de 22 c m en una tablita adecuada, que servirá de base, encolar los tubos en posición vertical y unirlos con un tubo de caucho. Retirar una de las bombillas y ennegrecer l otra a la llama a de una vela. Verter agua u otro lfquido en el tubo en U así formado hasta una altura de 7 c m por encima de l base. Poner de a nuevo en su sitio la bombilla de vidrio limpio y hundir m á s o menos el tubo, de m o d o que el nivel del líquido sea el mism o en ambos tubos. Colocar una vela encendida entre las dos bombillas, a igual distancia de cada una de ellas y observar e resultado. l

95

Calor y temperatura

2.120

bien iguales. Colocar tres latas pequeñas dentro de tres grandes y distribuir material aislante alrededor de las primeras. E n torno de una, colocar papel de diario desmenuzado; alrededor de la otra, aserrín, y en la tercera, corcho molido (si fuera necesario, estos materiales aislantes podrán reemplazarse por otros). E n e inl terior de l cuarta lata g m n d e colocar a l pequeña lata apoyada sobre dos cora chos. Poner tapas de cartón a las latas, provistas de un agujero para pasar un termómetro. Luego, llenar cada una de las latas pequeñas, hzsta la misma altura, con agua próxima al punto de ebullición. Verificar l temperatura del agua a de cada lata, repitiendo dicha operación con intervalos de aproximadamente 5 minutos y establecer, en función de la menor rapidez de enfriamiento, cuál de los m a l teriales empleados es e mejor aislante térmico. Podrá confeccionarse un gráfico de l temperatura en función del tiempo, a trazando las curvas de enfriamiento correspondientes a cada uno de los casos. 2.118 Conductividad de una malla metálica Calentar un trozo de malla metálica sosteniéndolo sobre una llama de alcohol o de gas. Se observará que la llama no atraviesa la malla porque e calor es dispersal do por los hilos metálicos. S en la habii tación se dispone de gas, colocar un m e chero bajo un trípode y cubrirlo con una malla metálica. Abrir l llave de paso del a gas y encenderlo por encima de la pantalla. Se observará que e gas arde solal mente por encima de l misma, pues la a malla metálica, al dispersar e calor iml pide que e gas que está debajo de ella l alcance su temperatura de inflamación. Esta observación inspiró a Sir Humphrey Davy l idea de la construcción de una a lámpara de seguridad para los mineros, que evitara las explosiones producidas por l ignición del grisú en las minas de cara bón.
2 1 9 Un modelo de lámpara de Davy .1 Los clásicos experimentos sobre la conductividad de una malla metálica pueden reproducirse mediante una lámpara de Da-

vy improvisada (ver l figura). U n a vela a encerrada en un cilindro de malla metálica no puede encender un chorro de gas proyectado sobre el cilindro por medio de un tubo de goma. Puede emplearse c o m o base un zócalo de madera o plastiiina. Ad-

vertencia: No dejar correr e gas duwnte l períodos prolongados. Dispersar e gas verl tido ventilando la habitación.
2 1 0 C ó m o extinguir l llama de una vela .2 a con una espiral de cobre Colocar sobre l llama de una vela pea queña una espiral de alambre grueso, de cobre o aluminio (ver l figura). ¿Por qué a se extingue la llama? Puede apagarse s i se la priva de oxígeno; sin embargo, en a este caso, el oxígeno llega fácilmente a l llama. Cesa de arder porque e alambre l conduce e calor m u y rápidtamente, alel jándolo de la llama y haciendo descender l temperatura por debajo del punto de a

1J ignición, lo que demuestra que el cobre o e aluminio son buenos conductores del l calor. Por otra parte, s l llama fuera i a grande, produciría demasiada energfa calorífica para que ésta pudiera ser arrebatada por la espiral; particularmente si se l calienta antes del experimento, l Ilaa a m a no podrá reducirse l suficiente como o para extinguirse.

2.121

Calor y temperatura

96

2.121 Los metales son buenos conductores del calor Poner un trozo de papel sobre la llama de una vela. S se lo aproxima se carbonii zará. Colocar sobre e papel una moneda l de metal y repetir e experimento: e m e l l tal conducirá e calor disipándolo, dejanl do su forma reproducida en e papel, que l no se quemará en dicho lugar.

de potasio, sin revolver. Ahora, el tubo deberá sostenerse con los dedos desnudos, por su parte inferior, calentando cerca de la parte superior del mismo en la llama del mechero de Bunsen exactamente por debajo de la superficie del agua. Continuar calentando hasta que e tubo ya no l pueda sujetarse con los dedos. Advertencia: Tener en cuenta que l piel de los nia ños puede quemarse fácilmente, aunque l 2.122 Conductividad de una barra metálica algunos de ellas no experimenten en e Conseguir una barra de cobre, latón o alu- primer contacto mucha molestia. Por lo i minio de 30 c m de largo por l menos. tanto, s bien es importante que experio Poner sobre la misma gotas de parafina menten e n forma directa los cambios de fundida separadas 3 c m una de otra. Mien- temperatura es menester advertirles que l tras éstas están aún blandas introducir no continúen sosteniendo e tubo cuando l l en ellas clavos o tachuelas. Calentar en. e calor exceda lo tolerable. E experii una llama uno de los extremos de l ba- mento se malogrará s se emplean sopora rra comprobando cómo e calor se propa- tes para los tubos de ensayo, o sus equil ga por conducción a lo largo de l misma. valentes confeccionados con papel doblado. a
2.123 E agua es mala conductora del calor l Sostener en la m a n o un tubo de ensayo lleno de agua fria, tomándolo por la parte inferior. Calentar l parte superior en a la llama de un mechero de Bunsen hasta que el agua hierva. E tubo aún podrá sul jetarse con la mano, lo que demostrará que e agua es mala conductora del calor. l

Convección 2.124 Convección en un tubo de ensayo Llenar con agua fría un tubo de ensayo de vidrio grueso. Cuando la misma esté en reposo, dejar caer en su interior un solo cristal, m u y pequeño, de permanganato de potasio, de manera que en su trayectoria hasta e fondo del tubo coloree ligel ramente e agua. E tubo deberá sostel l nerse con los dedos desnudos, próximos a la superficie del agua pero no por encima del nivel de la misma. Se calentará entonces en l llama del mechero de Bunsen a l parte inferior del tubo hasta que ya no a sea posible sostenerlo con los dedos sin protección. La llama del mechero no debe ser demasiado fuerte. Vaciar entonces e l tubo de ensayo, dejarlo enfriar y llenarlo nuevamente con agua fría. Cuando ésta se encuentre en reposo agregar otra vez un cristal de colorante de permanganato

2.125 Corrientes de convección en el agua Llenar con agua fría un recipiente grande y pesarlo cuidadosamente en una balanza; luego, vaciarlo y llenarlo nuevamente con e mismo volumen exacto de agua calienl te y pesarlo. Se observará que un recipiente con agua caliente pesa menos. A igualdad de volumen e agua fría es más pel sada que la caliente. A calentarse se oril ginan corrientes de convección, ascendiendo e agua caliente por efecto de la prel sión del agua fria que la rodea. Esta es l a causa de las corrientes de convección en e seno de los líquidos. l 2.126 Otra forma de poner en evidencia las corrientes de convección en el agua Poner a un frasco de tinta o engrudo, un corcho perforado provisto de dos trozos

97

Calor y temperatura

2.129

de tubo de vidrio, como muestra el dibujo. Para lograr mejores resultados conviene que uno de los trozos termine en forma de pico, como e de un gotero para remel dios. Este tubo deberá atravesar e tapón l prolongándose por encima del mismo aproximadamente 5 cm. E otro tubo terminará l exactamente a nivel de l parte superior l a del tapón prolongándose casi hasta el fondo del frasco. Se llenará éste con agua bien caliente, intensamente coloreada con tinta. Luego, llenar un recipiente grande, l de vidrio, como por ejemplo e de una batería, con agua m u y fría. Lavar bien e l frasco de tinta' y colocarlo rápidamente en e fondo del recipiente grande. Observar l qué ocurre. ¿Puede explicar e fenómeno l observado?
2.127 Corrientes de convección en el aire Procurarse un disco de hojalata, delgado, procedente del fondo de un recipiente cilindricq cortar cuatro paletas en e conl torno del mismo y hacerlo girar en la punta de una aguja de tejer doblada (ver l figura). Colocar e disco encima de una a l

2.128 Las corrientes de convección y l a ventilación Procurarse una caja provista de ranuras para tapa corrediza y cortar un vidrio de ventana que ajuste herméticamente en las mismas. C o m o variante puede emplearse una caja común en la que pueda improvisarse l ventana hermética. Practicar cuaa tro agujeros en ambos extremos de la caja (ver l figura). Cada extremo reprea

senta una ventana. Los agujeros en l para te superior de ia caja representan la mitad superior de cada ventana. Poner en e l interior de l caja cuatro velas; encendera las y cerrar la caja con e vidrio corredil zo. Se podrá ahora estudiar las condiciones de ventilación óptimas. Cerrar las ventanas con tapones sólidos y observar las velas durante cierto tiempo. Luego, ensayar combinaciones diferentes de las aberturas: abrir la parte superior de una ventana y i inferior de i otra; abrir ambas a a partes inferiores o l parte superior de a una de ellas, ¿qué combinaciones de las aberturas producen mejor ventilación? (ver también e experimento 4.120). l 2.129 Tempemtura en la que ei agua alcanza su densidad múximd introducir un trozo de hielo grande en un vaso de agua. Disponer dos termómetros de manera que uno de ellos mida la temperatura cerca de l superficie y otro cera ca del fondo. Se observará que e agua l enfriada por e hielo cae a fondo del vaso l l y que este movimiento continuará hasta que la capa de agua profunda alcance aproximadamente l temperatura de 4' C. a Conservará esta temperatura bastante tiempo y e agua más fria permanecerá l entretanto en un nivel m á s alto, cerca del

llama y girará rápidamente. En forma similar lo hará también una espiral de papel sostenida sobre l punta de U M agua j de tejer. Otra manera de poner en evia dencia las corrientes de aire es utilizando la diferencia entre los índices de refracción del aire caliente y frío. U n a lamparita de automóvil sin reflector proyectará las 'sombras' de las corrientes de convección originadas por un calentador eléctrico.

2.129

Calor y temperatura

98

trozo de hielo. Se puede deducir de esto que e agua a 4" C es más densa que a l O" C. Este curioso comportamiento del agua representa un papel importantísirno en la naturaleza: explica por qué e agua l de un estanque comienza a congelarse en l superficie y por qué l temperatura a a del agua profunda rara vez es inferior a 4" C (ver también e experimento 4.59). l

tar con l lupa el papel de seda y verifia car la distancia entre éste y la lupa. Aproximadamente en e punto medio de l l a misma colocar un espejo inclinado y buscar con l mano por encima del mismo e a l punto foca1 de las ondas caloríficas. Colocar en dicho punto, sosteniéndolo con e l auxilio de unas pinzas, un trozo de papel de seda arrugado y comprobar si se enciende.
2.133 Paso de l radiación térmica a través a del vidrio Poner la mejilla, aproximadamente a 25 c m de distancia de un agujero practicado en una hoja de amianto colocada delante de una fuente de calor (puede emplearse e l Sol). Dicha hoja deberá estar al mismo nivel del elemento radiante de dicha fuente. Entre l mejilla y el agujero se colocaa rá una placa de vidrio que luego se retirará. Tomar nota de l sensación experia mentada. Puede repetirse e experimento l empleando dos hojas de vidrio juntas.

Radiación
2.130 Transmisión del calor por radiación E calor puede transmitirse por un m o l vimiento ondulatorio, aun a través del vacío: es l que se llama irradiación. La o propagación del calor por irradiación es casi instantánea. Colocar l m a n o con la a palma hacia arriba bajo una lámpara a eléctrica no encendida. Encender l Iámpara. ¿La sensación de calor se siente en seguida después de encendida l lámpara? a E calor no podría haber alcanzado la m a l no tan rápidamente, por conducción, pues e aire es m u y mal conductor del calor. l Tampoco pudo alcanzarla por convección puesto que ésta llevaría el calor hacia arriba y, por lo tanto, lejos de la mano. E n realidad, e calor fue transmitido a l l a mano mediante ondas electromagnéticas cortas, de longitud de onda mayor que las de l luz. La irradiación propaga e calor a l en todas direcciones a partir de la fuente i calorifica. S se interpone un vidrio entre l lámpara encendida y la mano, que ima pida cualquier movimiento del aire, aun así se percibirá e calor irradiado. l

2.131 Las ondas de radiación calorífica pueden enfocarse Sostener una lupa bajo la luz solar y enfocar sus rayos sobre un punto fijo, en un papel de seda previamente arrugado. Observar cómo éste se enciende debido 0 la radiación calorífica concentrada en e l foco. Tratar de efectuar e mismo expel rimento con papel de seda ennegrecido con tinta u hollín: jse enciende m á s rápido?
2.132 Las ondas de la radiación calorífica pueden reflejarse C o m o en e experimento anterior, calenl

2.134 L a radiación varía según l naturaa leza de las superficies Conseguir tres latas de iguales dimensiones. Pintar una de blanco, interior y exteriormente y otra de negro. Dejar l tera cera sin pintar, con l superficie brillana te. Llenar las tres hasta la misma altura con agua caliente a igual temperatura. Verificar ésta y colocar a cada lata una tapa de cartón provista de un agujero para que pase e termómetro y colocarlas, separal das una de otra, sobre una bandeja, en un lugar fresco. Comprobar l temperatura a del agua cada 5 minutos. ¿Se observa alguna diferencia en e tiempo de enfrial miento? ¿Qué superficie irradia mejor el calor? ¿Cuál es l m á s deficiente? Vaciar a parcialmente las latas cuidando que e nil vel del remanente sea igual en las tres y llenarlas con agua m u y fría. Verificar l a temperatura y cubrirlas colocándolas en un lugar cálido o al sol, controlando la temperatura cada 5 minutos. ¿Qué superficie absorbe mejor e calor? ¿Cuál es l l a que l absorbe peor? o

99
La cantidad de caior

Magnetismo y electricidad

2.138

2.135 Calor y temperalura: e concepto de l caloría Suspender una lata que contenga 50 cm3 de agua y un termómetro, sobre la llama baja de un mechero de Bunsen o una vela. Verificar l temperatura inicial y calentar a durante 2 minutos revolviendo constantemente; luego verificar la temperatura final, en grados Celsius. Vaciar e recipienl te y repetir e experimento con 100, 150 l y 200 cm3 de agua empleando siempre la misma llama. Se puede admitir que 1 cm3 de agua pesa 1 g, sin afectar mayormente l precisión. Calcular para cada caso e a l producto de la masa de agua por e aul mento de l temperatura. C o m o cada m a a sa de agua recibe de l llama e mismo a l calor, e resultado indica como unidad adel cuada del calor, e que debe absorber 1 g l de agua para que su temperatura se eleve 1" C; unidad que recibe e nombre de cal loría-gramo.

2.136 Valor calorífico de los combustibles C o m o la cantidad de calor que desprenden los diferentes combustibles es m u y variable, resulta útil comparar sus rendimientos térmicos. Para esto 3e puede tomar como índice el número de calorías que desprende l combustión total de un a gramo de sustancia. Es l que se denomio na poder calorífico. Suspender por medio de alambres una cajita metálica, de un soporte. Verter en ella 100 cm3 de agua fría y medir su temperatura. Colocar un trocito de vela sobre una tapa de lata de conservas y pesar e conjunto. Situar éste l debajo de la caja y encender la vela. Agitar e agua con e termómetro y cuando la l l temperatura alcance los 60" C apagar l a vela y pesar nuevamente la tapa con e l trozo de vela. La masa de agua (en gramos), multiplicada por l elevación de l a a temperatura (en "C) dará e número de l calorías producidas y l masa de vela cona sumida será igual a la diferencia entre los resultados de las dos pesadas. Conociendo estas dos magnitudes se puede calcular e poder calorífico de l vela. l a

Magnetismo y electricidad
Electricidad estática 2.137 Producción de electricidad frotando objetos Obtener un poco de polvo de corcho raspando un corcho con una escofina. Además, cortar en pequeños fragmentos un trozo de papel delgado. Tomar un peine plástico, un lápiz y una estilográfica también de plástico, un trozo de cera, un glo-

bo de goma, un plato de vidrio o porcelana y otros objetos no metálicos que se encuentren 0 mano. Frotar con fuerza cada uno de estos objetos sobre los cabeHos o l piel y aproximarlos al montoncia to de polvo de corcho (ver la figura). Frotarlos de nuevo y acercarlos a los trocitos de papel. Observar l que sucede. Reo petir e experimento frotando con un trol zo de seda y luego con un trozo de franela. 2 1 8 Un peine que atrae el agua .3 Ajustar una canilla de manera que fluya un hilo delgado de agua. Cargar eléctricamente un peine pasándolo varias veces sobre e cabello y aproximarlo a 2 o 3 c m l del hilo de agua, que será atraído con fuerza por la carga del peine.

2.139

Magnetismo y electricidad

1O0

2 1 9 U n globo inmovilizado .3 Inflar un globo de g o m a y frotarlo vivamente con una piel. Colocarlo contra la pared: se observará que permanece en su sitio. Repetir e experimento frotando e l l globo sobre los cabellos.

pared. S e aire es m u y seco se podrá i l oír un crepitar provocado por l electricia dad estática.
2.142 Un detector de electricidad estática Cortar una tira de cartón delgado de aproximadamente Z 1 cm, plegarla por e 0 l medio en sentido longitudinal y ponerla en equilibrio sobre la punta de un lápiz como muestra l figura. La punta de éste a deberá penetrar apenas en e papel, sin l perfowrlo, de modo que e mismo pueda l girar fácilmente. Cargar un peine frotándolo en e cabello o en iana y aproximarl

x

2 1 0 Repulsión entre globos .4 Inflar dos globos y atarlos con hilos de aproximadamente un metro de largo. Frotar con una piel las superficies de los mismos. Sostener ambos hilos juntos y observar cómo ambos globos se repelen. Colocar la m a n o entre ambos y comprobar qué ocurre. Aproximar uno de los globos a la ara. Repetir l experiencia con tres a globos.

2 1 1 U n diario que queda adherido a Z .4 a
pared Aplicar contra una pared la página de un diario, presionándola suavemente. Frotarl varias veces en toda su superficie, con a a un lápiz o con l mano. Tomar una esquina de esta hoja, atraerla hacia sí y soltarla, en l forma que ilustra la ligura. Se a observará que e papel es atraído hacia l l a

l o uno de los extremos del detector. Obo servar qué ocurre y ensayar con otros objetos previamente frotados.

2.143 Indicador electrostático con una bolilla de médula vegetal Obtener un poco de médula del interior del tallo de alguna planta, dejarla secar bien y moldearla en pequeñas bolitas de 5 m m de diámetro, apretándola firmemente. Pintarlas con pintura de aluminio, grafito coloidal o pintura dorada. Atarles un hilo de seda de aproximadamente 15 c m de largo y preparar un soporte de madera para las mismas (ver 2.146 B). Observar e comportamiento de las bolillas l cuando se les aproximan objetos previamente frotados con seda, piel o franela. Los dispositivos de bolillas de este tipo se denominan electroscopios. En vez de bolillas de médula pueden emplearse granos de arroz inflado o bolitas de poliestireno expandido (espuma de estireno), pelotas de 'ping-pong' o cualquier otro objeto liviano. Lo principal es transformarlos en

101

Magnetismo y electricidad

216 .4

conductores de l electricidad cubriéndolos a con una pintura metálica. Para que l pina tura de aluminio en polvo se adhiera a l a superficie puede emplearse clara de huevo. 2.144 Electroscopio con bolilla de papel metálico Hacer una bolita empleando aproximadamente 6 cm2 de papel metálico procedente de un atado de cigarrillos o de un paquete de goma de mascar. Pegar a l misa m a mediante adhesivo un trozo de hilo de seda o nylon de alrededor de 8 c m de largo. Atar e otro extremo a una lapicera l a bolilla u otro objeto similar, aislante, y colocar l misma atravesando l boca de a a un tarro de dulce, de manera que l bolilla a cuelgue libremente junto a mismo (ver l l figura). Aproximar a ésta un cuerpo a

eléctricamente las hojas de papel se separarán cuando reciban una carga de igual signo.
2 1 6 Existen dos clases de electricidad .4 estática A. Construir una platina giratoria, clavando un clavo largo en una base de madera. Insertar un tubo de ensayo en un agujero practicado en un corcho grande y chato. Afilar )a extremidad del clavo aguzando l bien l punta e invertir sobre ésta e tubo a l de ensayo. Colocar alfileres en l cara a

2.146A Las cargas positiva y negativa se atraen

cargado eléctricamente: primero será atraída por e mismo y luego repelida. Frotar l a continuacion otra lapicera plástica contra una caja de útiles o un transportador de celuloide y aproximarlo a l bolilla y a dejar que ésta se cargue, luego, acercar e transportador a l bolilla cargada. ¿Qué l a le sugieren estos dos tipos de cargas obtenidas por frotación?
2.145 Electroscopio de hojas metálicas Para construir un dispositivo detector de cargas eléctricas se requieren: un tarro vacío, de dulce, un poco de alambre y algunos trozos de hoja de papel metálico. Para impedir las pérdidas se empleará un corcho parafinado, cera aislante o 'perspex'. Introducir en e mismo un trozo de l vari'lla de bronce o de cobre con forma de L y colgar de su extremo inferior un trocito de papel de seda plegado o una tira de papel de aluminio. S se aproxima i al extremo de l varilla un cuerpo cargado a

2.14SB Empleo de un electroscopio a bolilla de médula, previamente descargado

216 .4

Magnetismo y electricidad

102

superior del corcho para sujetar los objetos que se coloquen sobre la platina giratoria. Procurarse dos tubos de ensayo o varillas de vidrio, un trozo de tela de seda, dos peines de material plástico, una barrita de ebonita, un poco de lana y un trozo.de piel o franela. (a) Frotar e peine con l piel y pol a nerlo sobre l platina. Repetir l operación a a con e otro peine y aproximarlo al que l está sobre l platina. Repetir l experiena a cia hasta asegurarse de que las observaciones efectuadas son correctas (ver l a figura). (b) Frotar una varilla de vidrio con seda y colocarla en l platina. Frotar uno a de los peines con l piel y aproximarlo B a la varilla de vidrio. Repetir hasta estar seguro de l observado. o Cuando se frota e peine con la piel, l el material plástico se carga con electricidad negativa y l piel, positivamente. Al a frotar vidrio con seda, aquél se carga positivamente y l seda negativamente. a
B. Frotar l varilla de ebonita con un trozo a de lana, aproximándola luego al electroscopio a bolilla descargado. Observar que l bolilila de médula, primero es atraída y a luego repelida. E n forma similar, frotar una varilla de vidrio con un trozo de seda y acercarla a la bolilla descargada del dectroscopio, que primero será atraída y luego repelida (ver la figura).

ebonita frotada previamente con lana. Observar que al aproximar a la bolilla, cargada negativamente una barra con i misa m a carga, l repele pero es atraída cuando a se l acerca una varilla de vidrio frotada e con seda, con fuerte carga positiva (ver e l dibujo). Nota: E comportamiento de los objetos l cargados eléctricamente, en l platina, e a l electroscopio y frente a la bolilla de m é dula vegetal demuestran l regla general, a según la cual las cargas de electricidad estática de igual signo se repelen y las de signo contrario se atraen.

C. Cargar negativamente la bolilla de m é dula vegetal tocándola con una barra de

2.146C Empleo de un electroscopio a bolilla de medula, cargado

2.147

J

103

Magnetismo y electricidad

2.151

2.147 C ó m o producir muchas descargas de electricidad estática de una misma fuente Conseguir un trozo de aluminio de aproximadamente 24 c m de lado (puede servir una tortera de aluminio). Calentar el m e tal uniformemente en una llama y apoyar en su centro una barra de lacre o una vela de cera hasta que se funda y endurezca sólidamente, pana que haga las veces de i manija (ver l figura). S se desea una a manija permanente se puede practicar un agujero en e alumhio y atornillar un l mango de plástico o madera. Procurarse una cubeta o tazón de material plástico un poco m á s grande que l tortera; coloa carlo sobre una mesa y frotar e fondo por l su parte interna con un trozo de piel o franela durante medio minuto. A continuación colocar e aluminio sobre e plásl l tico presionando fuertemente con los. dedos. Luego, retirar e recipiente de aiumil nio y aproximar el dedo a metal: se prol ducirá una chispa. Pueden obtenerse varias descargas procedentes del plástico sin necesidad de frotarlo nuevamente. Presionar apenas, con los dedos, el metal contra e plástico y levantarlo tomándolo por l l manija. a

la tabla de (la mesa, haciéndolo rodar a l mismo tiempo, para romper algunas de las membranas interiores. Clavar las dos tiras de metal a través de l cáscara del a limón cuidando que no se toquen entre s i (ver la figura). Observar la aguja del galvanómetro. Intentar e mismo experimento empleanl do una patata; ¿la distancia entre ambas placas afecta l indicación del galvanóa metro?

La corriente eléctrica
2.148 Pila sencilla construida con dos monedas Tomar dos monedas de distintos metales y limpiarlas bien con lana de acero o papel de lija fino. Doblar un trozd de papel absorbente o secante formando una almohadilla ligeramente m á s grande que las monedas. Mojar e papel secante en l agua salada y colocar una de las monedas encima de la almohadilla y otra debajo de la misma y apretarlas entre el pulgar y el indice2 Conectar ambas monedas a los terminales de un galvanómetro sensible y observar la deflexión de l aguja. a 2.149 Electricidad producida por un limón Conectar uno de los terminales de un galvanómetro sensible a un trozo de cinc procedente de l carcasa de una pila seca a en desuso. Conectar e otro terminal a un l trozo de cobre. Apretar un limón contra

2.150 Examen de una pila seca Quitar la tapa exterior de una pila seca a usada y $cortara ésta por l mitad con una sierra para estudiar su estructura. Observar que el carbón, polo positivo, se halla en el centro y que e cinc, es e polo nel l gativo. E material situado entre ambos es l e electrólito (es decir, la sustancia quíl mica que actúa sobre las placas de la pila). Comprobar cómo dicha sustancia ha corroído al cinc y que e envase de dicho l metal que la contiene ha sido sellado con brea lcaliente (ver la figura). Ver también e experimento 2.88. l

carcasa de cinc papel absorbente barra de carbdn electrólito mezclado con material absorbente

2.151 Empleo de una pila seca para alimentar un circuito Envolver un trozo de cable rígido, de

2.151

Magnetismo y electricidad

14 0

campanilla, alrededor del culote roscado de una lamparita de linterna de manera que l sujete firmemente. Curvar en forma a de C l parte sobrante del cable. Apoyar a l parte inferior del culote de l lampaa a rita sobre e contacto central de la pila l disponiendo e extremo libre para que por l efecto de su flexibilidad haga contacto con la base de la misma. S e contacto i l es bueno, la lamparita encenderá. Cualquier tipo de lamparita servirá para esta experiencia pero dará más luz l fabricada a para funcionar con un solo elemento. Examinar de cerca l lamparita y observar e a l fino alambre metálico en su interior, sostenido por dos alambres más gruesos. Se verán mejor con l ayuda de una lupa. a E hilo metálico fino es de timgsteno; e l l paso de l corriente a travos del mismo a a produce su calentamiento originando l emisión de luz. Poner l pila al revés e a invertir las conexiones: se observará que l lámpara enciende igual a pesar de que a l corriente circula en sentido opuesto. a Hacer un diagrama del paso de l corriena te a través de l lamparita y hacia e otro a l contacto de l pila. Analizar e significado a l de l expresión ‘circuito eléctrico’. Para a utilizar e circuito descripto como linterna l eléctrica simple deberán asegurarse las conexiones del cable con l pila sujetána dolas con bandas de goma.

2 1 3 Empleo de interruptores en e con.5 l trol de circuitos eléctricos E n un circuito formado por una pila y una I’ámpara intercalar un interruptor a cuchilcla. Reemplazar a l lámpara por una a campanilla o chicharra y hacer funcionar e interruptor. Sustituir e interruptor a l l cuchilla por uno a botón y probar en e l i circuito otros interruptores comunes. S es posible desarmar algunos de el!os para estudiar su construcción.

2.152 U n interruptor simple Puede improvisarse un interruptor siniple asegurando uno de los extremos del alambre de campanilla a un lápiz p o r medio de dos bandas de goma, en la forma que muestra la figura. La conexión se hace mediante un segundo alambre pasado por deb

2.154 Elementos componentes de una linterna eléctrica Acrecentar en los alumnos l noción de a que una linterna eléctrica es un dispositivo en el que se emplean un interruptor, m a teriales aislantes y conductores, pilas secas y una lamparita. Invitarlos a que traigan a clase linternas de diversos tipos y las desarmen. Razonar acerca de l funa ción de cada una de sus partes. Tratar de conectar l lamparita a l pila seca por a a medio de un cable curvado sin emplear l caja de l linterna. Armar a ésta nuea a vamente. Incitar a los alumnos a que descubran por sí mismos e circuito de una l linterna e indiquen dónde se produce l a apertura y cierre del mismo. E n las de metal, l caja forma parte,del circuito. a E n una de dos elementos las pilas deben colocarse de manera que l base de una a esté en contacto con e borne superior de l l otra para que e circuito eléctrico se a l integre en forma adecuada. Dejar que los alumnos ensayen l colocación de las a pilas en distintas posiciones hasta descubrir en cuál de ellas funciona mejor l a linterna (ver l figura). a

105

Magnetismo y electricidad

216 .5

2 1 6 Tablero de circuitos .5 (a) Todos los experimentos en los que se emplean pilas secas c o m o fuente de energía eléctrica pueden realizarse m á s fácilmente mediante un sencillo tablero de circuitos. Se usará como base un trozo de 'hardboard' o madera iterciada de 30 X 30 c m y sobre e mismo se fijarán grapas l para sujetar las pilas y tiras flexibles de

E

Partes funcionales de una linterna eléctrica

2.155 ¿Conductor o no conductor? Pedir a los niños que reúnan materiales con el objeto de verificar su conductividad eléctrica y responder a la pregunta del título. Ensayar con papel, goma de borrar, botones plásticos, llaves, monedas, généro, piolín, tiza, vidrio, clavos, limaduras de clavos, cable aislado y pelado,

A

portalkmparas

B conectadores de alambre de cortina

c pilas
D E

abrazaderas a presi6n uniones de metal flexible F soportes de latón para varillas de cortinas c base de madera

metal que servirán de conexión entre las mismas. Se armará el circuito atornillando a l base soportes de latón par4 varillas a de cortinas, en l forma indicada en l a a figura. (b) Pueden confeccionarse conectadores flexibles de largo variable con alambre para cortinas con ganchos en cada extremo. etc. Realizar la prueba en un circuito haciendo puente a través de un interruptor de cuchilla, abierto o bien empleando un probador construido en la forma que muestra el-dibujo.Los materiales que permiten .el paso de la electricidad reciben el nombre de conductores y los que no se llaman no conductores o aisladores. L a parte de cobre de un cable es un conductor y su recubrimiento un aislador (ver tamblén e experimento 2.59). l

c) Pueden colocarse portalámparas en circuitos usando conectadores de alambre para cortinas o alambre de cobre Nv 1 sin 6 aislación.

2.157

Magnetismo y electricidad

106

(d) Otras conexiones pueden hacerse con trozos de distinto largo de alambre de cobre sin aislación provistos en sus extremos de broches ‘cocodrilo’.

¿Experimenta alguna variación cuando se emplea solamente una pila?

=-------

-

2.157 Pilas en serie A. Conectar dos pilas secas en l forma a que indica la figura. Observar que están dispuestas de manera que e negativo de l una está en contacto con e borne positivo l de l otra. Cuando las pilas están conectaa das en l forma indicada se dice que están a en serie. Cuando las pilas están conectadas en paralelo e voltaje total no es mayor que l e de una sola pila; sin embargo, l col a rriente total disponible ha aumentado en proporción con e número de pilas. l 2.159 Circuitos simples

B. Intercalar en e circuito una lámpara l de 4,5 voltios, primero con una pila, luego con dos y finalmente con tres en serie. Observar cómo varía e brillo de. la iáml para. En este tipo de conexión e voltaje l

” ‘

Diagrama de un circuito form a d o por 2 pilas en serie y una lámpara. E trazo corto l y grueso representa a termil nal negativo, e largo y fino l a terminal positivo l

esigual a l suma de los voltajes de cada a una de las pilas, por consiguiente, s se i emplean pilas de 1,5 voltios, dos pilas producen 3 voltios y tres pilas 4,5 voltios. 2.158 Pilas en paralelo Las pilas pueden conectarse entre sí uniendo todos sus terminales positivos y haciendo lo mismo con los negativos. Se dice entonces que están conectadas en paralel (ver l figura). Para estudiar e como a l portamiento de las pilas conectadas en paralelo se requiere un tablero de circuitos especial. ¿Qué ocurre con d brillo de l luz s se desconecta una de las pilas? a i

A. Lámparas en serie Conectar una pila y una lámpara en l a forma que indica e diagrama del ángulo l superior izquierdo de l figura. Observar a e brillo de l lámpaTa y luego conectar l a los demás circuitos ilustrados verificando e brillo de las #lámparasa medida que se l pasa de uno a otro. (Nota. Asegurarse de que todas las lámparas den una luminosidad razonablemente uniforme, de lo contrario los resultados no serán dignos de confianza.) Estos ‘diagramas de conexiones’ son útiles para los trabajos prácticos pero los alumnos, a medida que progresan necesitan aprender a interpretar diagram a s de circuitos teóricos. Ejercitarse en e empleo de los símbolos convencionales l representados en los esquemas que siguen, de circuitos equivalentes. Cuando las lámparas están conectadas en serie, e voltaje total se divide entre l las mismas; por ejemplo: s se conectan i en serie tres lámparas iguales a una batería de 3 voltios, cada una de ellas recibirá 1 voltio.

107

Magnetismo y electricidad

2.159

.

.

.

l

'

.

'A
+ - + +

. .

. .

. .

. .

-

1 . .
. .
.

.
.

.
.

i
1

.

.

.

0:agramas de circuitos equivalentes

L::q
.

.

.

.

.

Da
-~--

0. Lámparas en paralelo

Estudiar los cambios de brillo de lámparas conectadas en l forma ilustrada en e a l dibujo de abajo. Así conectadas, en paralelo, cada una de ellas recibe e voltaje l

total de la fuente. En (d) y (e) se han conectado en paralelo con una batería, cadenas de lámparas en serie. Esta disposición se denomina: circuito de series en paralelo. ¿Cómo describiría el circuito representado en (f)?

2.160

Magnetismo y electricidad

108
C

Q '
e"

2 1 0 Cómo actúa un fusible .6 Examinar fusibles en buenas condiciones y quemados. Son uno de los dispositivos de seguridad empleados para proteger los circuitos eléctricos contra las sobrecargas. Cuando una cantidad peligrosa de corriente fluye a través de un circuito, e alambre fusible se funde abriendo e l l mismo. Cortar una tira m u y delgada de papel metálico, de envolver, y fijarla entre los extremos salientes de dos cables pasados a través de un corcho. En lugar de papel metálico puede usarse una hebra de lana de acero procedente de un estropajo. Se tendrá así un modelo de fusible apto para funcionar con pilas secas. Armar e l

2 1 1 Empleo de los fusibIes .6 A. Poner e modelo de fusible del experil mento 2.160 en un circuito en serie con tres pilas y una lámpara, representado en l figura. Poner l lámpara en cortocircuia a

A

broche cocodrilo

circuito en l forma que indica e dibujo a l y experimentar con láminas de distintos tipos y formas hasta que e modelo funl cione demostrando e principio del fusil ble. (En l práctica, por supuesto, nunca a se deberá conectar e fusible a los termil nales de la fuente de energía eléctrica.)

to mediante un broche 'cocodrilo'. S e i l fusible no se funde cortar una tira más delgada de papel metálico. Experimentar con distintas clases y anchos de hojas metálicas hasta lograr una que correctamente conectada conduzca l corriente pero a que se funda al ser puesta er cortocircuito. Reemplazar entonces el fusible y agregar más lámparas en paralelo hasta que éste se queme. B. Analizar los peligros de una sobrecarga en una instalación eléctrica doméstica aplicando a un circuito una carga excesiva. E n las casas viejas frecuentemente los circuitos han sido proyectados para trabajar con cargas mucho menores que las que se les aplica actualmente. Cuando se

1 o9

Magnetismo y electricidad

2.163

‘Lisan varios artefactos al mismo tiempo los conductores eléctricos se sobrecalientan provocando un incendio. Examinar los peligros que encierra e empleo de monel das en lugar de fusibles y e uso de fusil bles de mayor resistencia que l que rea quiere el circuito. U n fusible de 30 amperes en un circuito proyectado para 15 a m peres no ofrece ninguna garantía de seguridad. Para evitar accidentes los artefactos deben ser conectados o enchufados sólo por personas competentes.
2.162 Obtención de calor y luz de l eleca t ricidad Pasar a través del corcho de una botella pequeña dos trozos de cable de campanilla. Puede prepararse un corcho adecuado cortando uno de los extremos de uno m á s largo o bien usando un tapón de goma con doble perforación. Envolver los extremos de un trocito de alambre m u y fino, de hierro, alrededor de l s puntas de a los alambres de cobre y poner e corcho l en l botella (ver l figura). E artefacto a a l

se procede con cuidado, l lámpara podrá a encenderse varias veces antes de que se consuma e filamento pero, finalmente, e l l alambre de hierro ca!entado 5e combina con e oxígeno del aire contenido en l l a botella, quemándose. Las lámparas fabricadas para e comercio no contienen oxíl geno en su bulbo y su filamento de tungsteno puede calentarse a temperaturas l o suficientemente elevadas como para que brille sin arder. E bulbo de vidrio evita l e peligro de incendio y las descargas elécl tricas por contacto permitiendo que l Iáma para Pueda usarse con seguridad.
2.163 lnstrumentos simples para demostrar e paso de corrientes eléctricas l Conseguir un poco de alambre para campanilla con aislación de algodón y envolver prolijamente 50 o 60 vueltas alrede-

B

kj -_
A E

broches cocodrilo interruptor

resultante será un modelc rudimentario de lámpara eléctrica. Conectarlo a un circuito alimentado por una o más pilas secas y cerrar e mismo mediante e intel l rruptor hasta que e alambre fino, o filal mento, comience a ponerse incandescente, abrir entonces nuevamente e circuito. S l i

dor de una botella de unos 8 c m de diámetro, formando una bobina. Retirarla de l botella y atarla fuertemente con trozos a de alambre corto o con cinta aisladora. Montar l bobina sobre una base. La pea queña plataforma para l brújula (ver la a figura) puede hacerse practicando un agujero en un corcho para permitir el paso de l bobina, asegurando después corcho a y bobina a la base mediante lacre fundido o cola. Poner la brújula sobre e corcho y l girar l bobina hasta que esté alineada a

2.163

Magnetismo y electricidad

110

con la aguja. Conectarla a una pila seca y observar la deflexión de l aguja. Ina vertir entonces las conexiones y observar nuevamente. Puede construirse un instrumento m á s sensible haciendo un pequeño receptáculo con madera de caja de cigarros, de dimensiones suficientes como para alojar l brújula. Colocar a ésta en su a caja y envolver l misma con 20 vueltas a de alambre de campanilla en l forma que a ilustra l figura. a

l . Sujetar la varilla imantada a los dos a pasadores salientes del botón, apoyando l parte convexa del mismo sobre un troa zo de vidrio u otra superficie pulida.

Magnetismo
2.164 Una sencilla brújula, sin aguja A. Imantar una varilla de hierro o un trozo de cuerda de reloj frotándolo con una piedra imán o con un imán de otro

B. Otra aguja de compás sencilla puede hacerse con dos agujas de coser imantadas atravesadas por los agujeros de un broche a presión grande. Este puede ponerse en equilibrio sobre otra aguja clavada en un corcho por e lado de su ojo l (figura B). En caso de usarse un broche a presión más pequeño, deberá sostenerse por e reborde con unas pinzas mientras l se introducen presionando ambas agujas por los agujeros pequeños. C. Clavar l aguja imantada en un cartona cito que a su vez se suspenderá de un hilo de manera que la oscilación conjunta de aguja y cartón formen otra brújula simple (ver l figura C). En l extremidad a a del imán, que apunta hacia e norte fijar l una pequeña flecha de papel, mediante cola o goma laca.
2 1 5 Determinación de l inclinación .6 a magnética Con una aguja de tejer atravesar un corcho perpendicularmente a su eje. Suspender e conjunto en equilibrio horizontal l sobre una t r de cobre doblada en foria ma de U, utilizando alfileres como eje (ver l figura). Retirar e conjunto de sus puna l

B

Ir
tipo. Para convertirlo en aguja de brtíjula se requiere un soporte lo m á s exento posible de fricción. Esta condición puede lograrse de varias maneras: Cerrar uno de los extremos de un tubo corto de vidrio (de 2 cm) calentándolo en una llama. Colocar este tubo pequeño sobre la punta de un alfiler atravesado a un trozo de madera o corcho y fijar l barrita de acea ro al tubo con cola o plastilina ajustándola para que oscile libremente con uniformidad (ver l figura A). Otra forma de a suspender la aguja es empleando l parte a metálica de un viejo botón forrado de te-

tos de apoyo e imantar l aguja sin desa plazar e corcho. Una vez colocado nuel vamente en su apoyo, uno de los extremos de l aguja de tejer será atraído haa cia abajo por e campo magnético terresl tre. Un transportador permitirá medir e l ángulo de inclinación. Para suspender e l imán se podrá emplear también como variante, un trozo de válvula de bicicleta atravesado por un alfiler, que hará las veces de eje de suspensión. Los puntos de

111

Magnetismo y electricidad

21 70 .

apoyo podrán improvisarse con dos tarjetas postales separadas por medio de corchos sujetos con chinches. Se podrá entonces marcar coh un lápiz e ángulo de l inclinación que luego se medirá.
2.166 U n a bobina,imantadora Para imantar las agujas de acero servirá un trozo de vidrio ordinario sobre e que l se habrán bobinado m u y juntas muchas vueltas de alambre de cobre aislado. U n a pila de linterna suministrará l corriente a necesaria, pero no deberá dejarse coneca tada más tiempo del requerido (ver l figura).

y repulsión. Deberá evitarse e choque enl tre imanes como así también aproximarlos uno a otro forzando su mutua repulsión, lo que finalmente podría debilitarlos. Aproximar a los polos del imán suspendido otro, para comprobar si los polos del mismo nombre se atraen o se repelen (ver l figura). a

2.168 Imanes naturales E mineral de hierro magnético e m u y l s común en muchas regiones del mundo. Procurarse un trozo del mismo. Se trata de un imán natural. Desparramar algunas limaduras de hierro o trozos de lana de acero finamente cortados sobre una hoja de papel blanco y observar cómo el mineral magnético los atrae, Tratar de levantar objetos de hierro m á s pesados, como por ejemplo broches o tachuelas. Aproximar u n trozo del mineral a una brújula y observar qué ocurre: ¿todas las partes del mineral magnético afectan a l bnijua la de l misma manera? a

2.167 Imán suspendido libremente Suspender libremente un imán de un estribo. Este puede consistir en dos lazos de hilo de algodón dispuestos de manera que e imán cuelgue de ellos en l forma l a indicada en el dibujo. Experimentar con imanes estudiando e efecto de atracción l

2.169 Obtención de imanes artificiales Se pueden conseguir imanes artificiales potentes, para estudiar e magnetismo, l desarmando diversos aparatos fuera de uso como, altoparlantes de radio, viejos receptores telefónicos y velocímetros de automóviles. Frecuentemente pueden adquirirse imanes en e comercio y en las l casas de instrumental científico. Los imanes artificiales se fabrican con formas diversas, como l de herradura o U, o bien a rectos en forma de barra.

2 1 0 identificación de sustancias magné.7 ticas Reunir diversos objetos pequeños de papel, cena, latón, cinc, hierro, acero, níquel, vidrio, corcho, goma, aluminio, cobre, oro, plata, madera, estaño, etc. Probar cada uno de ellos con un imán para determinar a cuáles atrae y a cuáles no. Aproxim a r a la aguja de l brújula un trozo de a alambre de hierro dulce y uno de alambre d e acero duro, de cuerda de piano y comprobar si se produce alguna perturba-

ción.

2.171

Magnetismo y electricidad

112

2.171 Polos magnéticos Cortar un trozo de alambre de acero en desuso, de 6 c m de largo y pasar uno de los extremos de un imán de acero a l o largo del mismo, de punta a punta, sólo una vez y en una única dirección. Verificar s ha quedado magnetizado acercáni dolo a limaduras de hierro: &as atrae con igual fuerza en toda su longitud? Las zonas de máxima atracción reciben e noml bre de polos. 2.172 Partiendo imanes Tomar un trozo de alambre de acero imantado y colocarle una flecha de papel en su polo norte. Partirlo por e medio y tratar l de aislar a uno de sus polos. Probar con ambos extremos de cada uno de los pedazos y tomar nota de los resultados; en particular, del tipo de magnetismo observado en cada lado de l rotura. Cortar un a pequeño trozo de sólo unos pocos milímetros de alambre imantado y probarlo con limaduras de hierro si es demasiado corto para permitir el empleo de una brújula flotante: ¿Cuál sería e resultado s se l i pudiera efectuar la prueba con sólo un grano de imán pulverizado?
2.173 Campos magnéticos bidimensionales A. Poner sobre el banco una barra magnetizada. Desparramar limaduras de hierro sobre una cartulina delgada y colocar ésta sobre e imán sosteniéndola de m a l nera que no esté en contacto con el mismo. S se golpea l cartulina con un lápiz i a podrá observarse la forma del campo magnético. Las limaduras de hierro pueden obtenerse desmenuzando un estropajo de lana de acero o limando e extremo de un l l clavo sujeto en e tornillo de banco.

Puede también pulverizarse la figura formada por las limaduras al distribuirse a lo largo del campo magnético con tinta negra o barniz mediante u n atomizador para perfumes o un aerbgrafo.

B. Efectuando sobre e banco combinaciol nes de imanes se podrán observar interesantes campos magnéticos (ver l figura). a Probablemente ,los alumnos desearán conservar un registro permanente de los resultados mejores. U n a de las formas de lograrlo consiste en sustituir la cartulina por papel fotográfico sobre e que se prol yectará una l z intensa. Esta operación u deberá efectuarse en un cuarto oscuro.

2.174 Campos magnéticos tridimensionales Colocar en un pequeño recipiente de vidrio con cierre hermético una cucharada de limaduras de hierro y agregar aceite u otro líquido viscoso. Sacudir la mezcla y verificar si las limaduras quedan en suspensión. S e aceite fuera demasiado visi l coso, clarificarlo agregándole algún 1íquido miscible hasta conseguir que las limaduras queden suspendidas en la mezcla. S se colocan varios imanes junto a las i paredes laterales del recipiente las limaduras de hierro formarán estructuras magnéticas tridimensionales. Un procedimiento de mayor permanencia consiste en l a sustitución de la solución viscosa por una sustancia plástica en estado líquido, que luego se dejará solidificar.

113

Magnetismo y electricidad

217 .7

Electromagnetismo
2.175 Electroimanes cilíndricos Tomar un perno de hierro de unos 5 c m de largo, con su tuerca y dos arandelas. Disponer una arandela en cada extremo y ajustar l tuerca. Entre las dos arandelas a enrollar cable aislado dejando un extremo libre de 30 c m al comenzar a bobinar. Después de haber enrollado alrededor del perno desde una arandela hasta l otra vaa rias capas de cable, cortarlo, dejando también un extremo libre de unos 30 cm. Retorcer los dos extrenios libres cerca de su final y luego rodear con cinta adhesiva cada extremo del carrete así armado para l impedir que e cable se desenrolle. Quitar

rificar con una brújula l polaridad de a cada extremo; luego, invertir las conexiones a la batería y verificar nuevamente. 2.176 Electroimanes en herradura Conseguir un perno largo o un trozo de varilla de hierro de aproximadamente 5 m m de diámetro y 30 c m de largo. Doblarla en forma de U y enrollar sobre l a misma varias capas de alambre para campanilla en cada brazo del imán dejando libre la parte curva, como indica l figura a y comenzando por e extremo de uno de l

los brazos. Dejar un excedente de alrededor de 30 c m de cable para efectuar las conexiones. Enrollar sobre uno de los polos aproximadamente tres capas, cruzando luego e cable desde e extremo superior l l de este brazo hasta e otro cuidando de l bobinar este palo exactamente en el sentido indicado en l figura. Envolver aproxia madamente tres capas y una vez hecho esto cubrirlas con cinta adhesiva para impedir que se desenrollen. Quitar la aislación de uno de los extremos del cable, conectarlo a dos pilas secas y probar los polos del electroimán: uno deberá ser nori a te y e otro sur. S ambos tuvieran l l misma polaridad, e segundo enrollamienl to debe haberse efectuado en sentido equivocado; habrá que deshacerlo y rebobinarlo nuevamente en dirección opuesta. Tratar de levantar pequeños objetos con este imán. Comparar su fuerza con l del eleca troimán recto construido anteriormente.

l aislación de los dos extremos del alama bre. Unir dos pilas secas en serie y conectar a las mismas este electroimán (ver l figura). Levantar algunas tachuelas y a clavos. Mientras éstos son retenidos por e imán desconectar uno de los cables de l las pilas y observar. Hacer 10 mismo con otros objetos de hierro y acero. Mientras l corriente pasa por e electroimán, vea l

2 1 7 Comparación de l fuerza de los .7 a electroimanes Enrollar sobre un perno recto, de hierro, 25 vueltas de alambre para campanilla, conectando ambos extremos a una pila seca. Contar e número de tachuelas que l se pueden levantar con este electroimán. Realizar l experiencia tres veces, verifia

2.177

Magnetismo y electricidad

114

cando e número y calcular e promedio. l l Repetir l operación con dos pilas coneca tadas en serie; luego, bobinar 25 vueltas más en e mismo sentido y unirlas a las l primeras comprobando nuevamente l fuera za del electroimán; primero, con una y luego con dos pilas secas y empleando tachuelas. Finalmente,bobinar otras 50 vueltas, completando 100 vueltas en total, y repetir l medición con una y dos pilas. a C o m o experimento adicional, retirar 50 vueltas y rebobinarlas sobre e perno en l sentido opuesto. Con 100 vueltas enrolladas de esta manera, conectar ambas pilac y comprobar nuevamente 4a fuerza.
2.178 C a m p o magnético generado por una corriente eléctrica al pasar por un cable Practicar un agujero en e centro de una l cartulina blanca, pequeña, y pasar por e l mismo un trozo de alambre de cobre calibre 26, de un largo aproximado de 25 cm, conectando el mismo a una pila seca o a los terminales de una fuente de poder de bajo voltaje. Esta cartulina deberá colocarse en posición horizontal. Hacer pasar l corriente y desparramar limaduras de a hierro sobre ‘la cartulina, golpeándola ligeramente con un lápiz. Observar e dibul jo que se ha formado. Retirar luego las limaduras de hierro y explorar el campo magnético con una brújula pequeña. Invertir luego las conexiones y comprobar e efecto en l aguja de l brújula. l a a 2.179 Campo magnético en eZ interior de un bobinado abierto Exploraremos ahora e campo en e intel l rior de una bobina. Enrollar cinco espiras espaciadas sobre un cilindro de madera y retirar, deslizándola, la bobina del cilindro, montándola sobre un cartón en e l que previamente se habrán practicado ranuras, conectando l misma a los contaca tos de una fuente de poder de reducido voltaje, corriente continua, o bien a una pila seca (ver e dibujo). Sobre el cartón l se dispersarán limaduras de hierro, prestando particular ,atención al campo magnético del interior de i bobina. Dar paso a a l corriente y golpear suavemente e cara l

tón observando l figura formada por las a limaduras. Después de efectuada l pruea ba con limaduras, puede realizarse einpleando brújulas. La bobina abierta utilizada en e experimento se denomina taml bién ‘solenoide abierto’ y s está formado i por muchas espiras juntas ‘solenoide de espiras juntas’. Empleando e mismo disl positivo y un solenoide de espiras juntas, los alumnos podrán estudiar l semejanza a entre los campos magnéticos producidos por un imán en forma de barra y e exl terno producido por un solenoide.

2.180 Generando electricidad con un imán y una bobina Para este experimento se requiere uno de los detectores de corrientes eléctricas descriptos (2.163). Conectar con e detector l una bobina de aproximadamente 50 espiras mediante cables largos, de m o d o que

la bobina y e imán que se emplearán puel dan mantenerse bien alejados de la brújula del detector de corriente. Mover la

115

Magnetismo y electricidad

2.181

bobina sobre uno de los polos de un imán permanente, en herradura, observando al mismo tiempo l aguja de l brújula miena a tras l bobina se desplaza a través del a campo magnético. Apartar entonces l boa bina de dicho polo y observar l aguja. a Mover l bobina acercándola y apartándola a del otro polo del imán. Luego, sosteniendo l bobina introducir uno de los polos por a e centro de l misma. A cortar l bobina l a l a las líneas de fuerza del imán se generará en ella una corriente eléctrica.
2 1 1 Un motor eléctrico sencillo .8 En este modelo simple se emplea corriente de una pila seca para excitar los campos magnéticos y bobinados de las armaduras. Preparar una tabla de 20 por 25 c m que hará las veces de base. Perforar un pequeño orificio en su centro y pasar por él un clavo de hierro, grande, de unos 15 cm. Bobinar prolijamente 100 espiras de cable para campanilla, aislado, sobre otros dos clavos de 15 c m dejando chicotes terminales de alrededor de 30 c m y clavar éstos sobre l base con una sepaa ración de 15,5 c m entre sí. Clavar además dos clavos pequeños, en diagonal, a 5 c m de distancia del clavo grande central. Pelar los extremos libres de las bobinas y envolverlos con varias vueltas alrededor de los clavos, curvándolos de manera que apoyen haciendo contacto con e clavo central. l Estos terminales servirán de escobillas. Debe cuidarse que las bobinas de campo estén devanadas en e sentido correcto. l E diagrama B es un plano completo del l sentido de los devanados; de otra manera, e motor no funcionará. Los otros chicol tes terminales de las bobinas deberán asegurarse a unos tornillos colocados en los ángulos de l base. Se han completado a dos de las cuatro partes esenciales de un motor: los electroimanes de campo y las escobillas. Faltan e bobinado de l armal a dura y e conmutador. Perforar transverl salmente un corcho de 4 cni de diámetro, pasando a través del mismo un clavo grande, de 13 cm. Devanar e i cada uno de r los extremos libres de éste alrededor de 40 vueltas de cable aislado para campa-

nilla, cuidando hacerlo en e sentido col rrecto indicado en e diagrama. Pelar las l puntas libres y seguidamente,practicar con prolijidad una escopladura redonda, con ayuda de un cortaplumas, en e centro l del corcho e insertar en l misma e exa l tremo cerrado de un tubc de ensayo de 10,5 o 13 cm, de manera que calce ajustadamente. Esto completa el bobinado de l armadura. Ahora puede construirse e a l conmutador: cortar dos trozos rectangulares de lámina de cobre de una anchura aproximada de 4 c m y de longitud suficiente como para rodear el tubo de ensayo dejando un espacio libre de alrededor de 6 m m entre ambas chapas. Curvarlas para que se adapten al tubo y practicar en cada una de ellas un pequeño agujero en e l que se soldarán o engancharán, retorciéndolos, los extremos pelados de los cables terminales de los bobinados de la armadura. Asegurar estas placas conmutadoras firmemente en su posición con tela adhesiva arriba y abajo. E rotor, formado por l la armadura y e conmutador está ahora l complttc. Colocarlo en posición sobre su apoyo vertical, poniendo ambas escobillas en contacto con e conmutador. Girar el l tubo de ensayo en e corcho hasta que las l escobillas apoyen en los espacios libres cuando l armadura esté alineada con los a electroimanes de campo. S los devanados i y conexiones se han realizado e i la forma t indicada, una vez conectado e motor con l una o dos pilas y luego de aplicar un ligero impulso a l armadura, arrancará con gran a velocidad. S no funcionara, inspeccionar i las escobillas verificando si hacen un contacto leve pero efectivo. Tal vez convenga modificar su ángulo, para lo cual habrá que desenrollarlas de los clavos y sostenerlas con los dedos presionando levemente contra las placas del conmutador. A l par que se las sostiene, siempre paralelamente, inclinarlas a distintos ángulos mientras un ayudante hace girar con l a m a n o l armadura. Observar e punto en a l e cual l armadura gira con mayor velol a cidad y fijar las escobillas en dicha posición.

212 .8

Movimiento ondulatorio

i16
Motor eléctrico senciIIo

+ (a) disposicibn general

A imanes de campo

armadura 4 0 vueltas en 'cada poloc conmutador D escobillas
E

(c) detalle del conmutador (observar e sentido l del devanado)

0

Movimiento ondulatorio
Produceion de ondas
2 1 2 Observación de l propagación de .8 a ondas a l largo de una soga o Mostrar a l clase una soga larga de las a de tender l ropa y preguntar a los aluma nos s pueden indicar alguna manera de i producir ondas que se propaguen a lo largo de l misma. Dejarlos que ensayen los a métodos propuestos y observar cuáles son los más efectivos. Sugerirles entonces, que uno de los alumnos ate uno de los extrem o s de l soga a la manija de la puerta, a o a un árbol y tire del otro, de manera que aquélla no toque e suelo y dejar que l

traten de producir ondas, grandes y fácilmente visibles moviendo e extremo de la l cuerda hacia arriba y abajo rítmicamente para producir ondas verticales o hacia l a izquierda y derecha para hacer ondas horizontales. Hacer que pruebe otro alumno, golpeando la cuerda con un palo en forma rítmica. ¿Ven los !alumnos las ondas? E mejor lugar de observación es l cerca de uno de los extremos de la cuerda. Unos trozos de género de colores vivos atados a la soga a intervalos regulares ayudarán a hacer m á s visible e movil miento. Explicarles que l pregunta que de a inmediato se plantea, luego de haber ob-

117

Movimiento ondulatorio

2.185

servado las ondas en la cuerda es: ¿Por qué se originan allí? invitarlos a que expongan sus teorías al respecto. Mediante la formulación de esta pregunta puede inl troducirse e concepto de energía aplicada. 2 1 3 Construcción de un tanque para es.8 tudiar las ondas Practicar una abertura rectangular en e l fondo de una cubeta de las empleadas para revelado fotográfico, de aproximadamente 30 > 45 c m , dejando alrededor un ( borde de unos 2,5 c m de ancho. Pegar en el fondo del tanque, sobre dicho reborde una lámina de vidrio transparente, utilizando cola impermeable y dejarla secar. Este tanque puede usarse de dos maneras:

hoja este alambre y cortarlo dejando un apéndice de alrededor de 2,5 c m de largo. Sujetar la hoja de sierra a un soporte firme de laboratorio de m o d o que el extremo del alambre de cobre se sumerja en el agua del tanque. Hacer vibrar l extremia dad libre de la sierra y observar las ondas que se producen. Cortar un trozo de hoja-

A. Conseguir una caja de cartón de 30 X 30 X 45 c m y cortar en e centro de una l de sus caras menores un agujero circular de 15 c m de diámetro. Pintar el interior de l caja de color negro mate. C o m o a fuente luminosa puntiforme, colocar una lamparita de automóvil, con su portalámpara sobre un cubo de madera de 7,5 c m de lado. Poner e tanque sobre la aberl tura circular de l caja y llenarlo con a agua hasta una altura de aproximadamente 5 mm. Oscurecer la habitación y encender l lamparita (ver e dibujo). Observar l a l a sombra circular que se proyecta en e l cielorraso cuando cae dentro del tanque una gota de agua procedente de un embudo chico o de una pipeta. S dicha sombra i resulta distorsionada por la acción de las ondas reflejadas por las paredes del tanque, improvisar una ‘playa’ en pendiente con marcos de contención del agua a lo largo de los bordes. En.caso de producirse formaciones paralelas a los bordes causadas por l vibración de conjuna to del tanque, colocarlo sobre una alfombrilla ‘absorbente’ de goma o de fieltro. U n vibrador con uno de‘ sus extremos introducido en e agua producirá trenes de l ondas continuos. Para construir e vibral dor sujetar por su parte media una hoja de sierra de 30 c m de largo uniendo a uno de sus extremos, mediante un terminal eléctrico o un perno pequeño, un trozo de alambre de cobre grueso. Doblar en ángulo recto con respecto al plano de l a

lata en forma de T para construir una paleta agitadora destinada a producir ondas l planas y uniría como en e caso anterior al extremo libre de la hoja de sierra. Pegar sobre ésta, cerca del alambre de cobre un trozo de plastilina para equilibrar a m bos extremos, así la vibración podrá mantenerse durante bastante tiempo.

B. E tanque puede también montarse sol bre patas colocando l fuente de luz encia m a del mismo. U n a hoja grande de papel blanco o un trozo de ‘hardboard‘pintado de blanco colocado debajo del tanque facilitará la observación de las ondas. La Iámpara deberá regularse a l altura adea cuada para la mejor observación. La profundidad del agua recomendada es de 5 mm. Con profundidades de 3 m m las ondas se amortiguan a corta distancia pero no existe el inconveniente de las reflexiones. Con profundidades superiores a 6 m m las reflexiones en el borde pueden ser m u y molestas. Las ‘playas’ de contención de gasa originan múltiples reflexiones débiles, que pueden ser más molestas que la reflexión ligeramente m á s fuerte y

2.183

Movimiento ondulatorio

118

neta producida sin la gasa. S es posible i oscurecer i habitación las ondas entonces a serán más efectivas y claramente visibles. S esto no fuera posible es aconsejable i emplear como fuentes luminosas, lámparas de 48 vatios. Comenzar e experimenl to pid:endo a los alumnos que pongan agua en e tanque hasta una altura de l aproximadamente medio centímetro y que originen ondas con sus dedos tratando de extraer las conclusiones que puedan de esta experiencia. Advertirles que los dibujos, similares a los de las mantas escocesas,que se producen cuando se sacude e tanque, no obstante su atractivo, son l excesivamente complicados para que de ellas se puedan extraer conclusiones científicas.
2.184 lrnpulsos de ondas circulares simples en e tanque de ondas l Comenzar produciendo una sola onda circular en e centro del tanque y luego val rias sucesivas empleando: (a) un dedo; (b) tocando e agua con un 1áDiz; (c) dejando l caer una gota de agua desde un gotero.
2.185 Impulsos rectos, simples Pueden generarse impulsos imprimiendo a una varilla cilíndrica, de madera, introducida en e tanque un movimiento de rol tación vivo en uno y otro sentido. S dicho i movimiento se efectúa en forma continua se producirán trenes continuos de ondas, de bastante amplitud en las proximidades de la varilla y cuya nitidez aumentará a medida que se alejan. Su tersura será m a yor si e filamento de la lámpara es paral lelo a las mismas.

cia de 45" porque en este caso particular l comprobación de la influencia del ángua lo de incidencia es m á s difícil de observar; ensayar con ángulos de incidencia mucho menores y mucho mayores. 2.187 Reflexión en una barrera curva Ensayar e reflejo de un impulso sobre l una barrera curva formada por un tubo de goma dispuesto de modo que su forma sea aproximadamente parabólica. Para facilitar su curvatura y contrapesarlo dentro del tanque conviene colocar en su interior, un alambre de cobre grueso, antes de curvarlo.
2.188 Refracción de l s ondas a

Se puede estudiar la propagaci6n de las ondas cuando penetran en un 'medio' aparentemente distinto, colocando en e cenl tro del tanque una placa de vidrio. Regular el nivel del agua, con la ayuda de una pipeta para que dicha placa quede apenas cubierta por e líquido. Observar que cuanl do las ondas pasan sobre la placa la distancia entre sus crestas (la longitud de onda) se acorta. La velocidad de propagación de la onda es también menor en aguas poco profundas. Este experimento también puede emplearse para estudiar l a relación existente entre dicha velocidad, la longitud de onda y e número de ondas l por segundo (frecuencia). La manera en que se refractan las ondas depende de la forma de la placa de vidrio. Empleando placas de diversas formas se puede estudiar en una única superficie y la acción de prismas y lentes.
2.189 Difracción a través de barreras con pequeñas aberturas La difracción a través de una sola abertura se observará dejando un espacio de 2 cm, o menor, entre dos barreras colocadas en e tanque para producir ondas. l Dichas barreras deberán colocarse a unos 5 c m del vibrador descripto en e experil mento 2.183. Las ondas de .elevada frecuencia s610 pueden observarse con el auxilio del estroboscopio. Se comprobará que las ondas que pasan por los extremos de las barreras ocasionan perturbaciones y

2186 Reflejo de los impulsos por una barrera recta Observar qué ocurre cuando l onda (ima pulso) choca contra una de las paredes del tanque. Experimentar con: (a) un impulso circular; (b) un impulso recto que choque perpendicularmente contra las paredes del tanque (es decir, normalmente a las mismas); (c) un impulso recto que alcance a l parea en forma oblicua (es a decir, que incida bajo distintos ángulos). Evitar l elección de un ángulo de incidena

119

Movimiento ondulatorio

2.191

deben bloquearse mediante barreras late- 2.190 (a) Formas de raies. Con frecuencias m u y altas, las misondas mari- Amas barreras pueden comenzar a vibrar nas A onda oceáproduciendo efectos engañosos, por lo cual 0 nica deben evitarse. Varíese la anchura del esB onda pro- cpacio Iibre para demostrar que con aberducida por turas mayores la difracción es menor. una lancha D-

Sonido
2.190 Formas de las ondas sonoras Se denomina frecuencia de una vibrac'ión dada al número de vibraciones completas, por segundo. Los sonidos de distintas frecuencias se combinan en forma análoga a la de las ondas producidas en e agua. l Las olas del océano son las m á s largas, es decir, las de m á s baja frecuencia. S se i hace pasar sobre las mismas un pequeño bote a motor, éste emite sus propias ondas, de mayor frecuencia que las oceánii cas. S además sopla una brisa, originará pequeñas olas que cruzarán l superficie a del oleaje producido por l lancha a motor. a La frecuencia de estas Últimas es aún m á s elevada que la de las anteriores. S se comi binan las tres vibraciones se obtiene como resultante la curva representada en la figura (fig. 2.190 a . ) E n forma similar, las ondas sonoras de distintas frecuencias producidas por diversos instrumentos se combinan formando ondas de estructura característica (fig. 2.190 b. )
2 1 1 Forma de las ondas sonoras emiti.9 das por un diapasón Unir a uno de los extremos de un diapasón mediante lacre caliente, un trozo de alambre fino, sujetando al mismo rígidamente por su mango, paralelamente a la superficie de la mesa y apenas por encima de la misma. Ennegrecer en la llama de una vela o lámpara de aceite una plancha de vidrio pequeña. Colocar e vidrio ahul m a d o horizontalmente, debajo del extremo del diapasón portador del alambre fino, e cual se curvará para que apoye sobre l el vidrio. Hacer vibrar e diapasón goll peándolo con el dedo deslizando la placa sobre la mesa con velocidad suficiente para que sobre la misma se grabe Iina línea ondulada (ver el dibujo).

c pequeñas ondas rizadas D combinación de las anteriores

cias combinadas

B

A

--F

E

2.191 Onda generada por un diapasón A alambre fino B lacre c placa de vidrio ahumada, sobre la mesa con el diapasón vibrando D trazo sobre la placa cuando se desplaza con el diapasón sin vibrar E línea de referencia F trazo sobre la placa cuando se desplaza l mientras e diapasbn vibra

211 .9

Movimiento ondulatorio

120

Repetir este experimento moviendo la placa de vidrio a distintas velocidades y empleando distintos diapasones.
2 1 2 Obsewación y percepción táctil de .9 las vibraciones productoras de ondas sonoras Sugerir las siguientes experiencias demostrativas de las vibraciones superficiales que producen sonidos audibles: 1. Estirar y pulsa? bandas de g o m a y cuerdas de los instrumentos que puedan conseguirse. 2. Apoyar una regla contra e borde del l pupitre de m o d o que sobresalgan 15 c m y hacerla vibrar. 3. Colocar un tambor sobre e escritorio l y desparramar sobre e parche granos l de cereal inflado. Golpearlo y observar la danza de los granos. 4. Presionar la laringe con los dedos pulgar e índice emitiendo al mismo tiempo con la voz un sonido de tono alto. Podrá percibirse l vibración del mismo. a

vibrar, producirá un chapoteo en e l agua. 6. Improvisar una campana con una cuchara. Cortar 1 m de hilo de algodón. Unir ambos extremos y sostenerlos juntos y en el seno del lazo así formado poner en equilibrio una cucharita de té. Presionar ambos extremos del hilo contra los oídos con las puntas de los dedos inclinándose hacia adelante para que e hilo y la cucharita suspendida l del mismo cuelguen libremente. Pedir a alguien que golpee la cucharita con un clavo o con otra cucharita, ligeramente. Se escuchará un sonido similar al de una campana. Las ondas sonoras se propagarán a través del hilo hasta los oídos.
1.193 Las latas vibrantes A. Perforar un pequeño agujero en e fonl do de una lata. Pasar a través del mismo un hilo resistente o un trozo de línea de pesca y atar firmemente un lápiz en el extremo del mismo situado en e interior l de la lata. Frotar e hilo con resina. Sosl tener ia lata con una mano y apretando el hilo con dos dedos, deslizarlos a l o largo de éste: la lata emitirá un sonido. Repetir e experimento deslizando los del dos a diferentes velocidades y comprobando los distintos tonos de los sonidos. B. Dos latas con sus tapas bien cortadas pueden hacer las veces de sencillo teléfono para demostraciones. Perforar en e l fondo de cada una un agujero pasando por ellos los extremos de un hilo de algodón delgado, de varios metros de longitud. Atar a los mismos palillos de fósforos o trozos de lápices por el interior\de las latas. Manteniendo e hilo tirante hablar l y escuchar a los alumnos. Las ondas sonoras se propagan a través del hilo hasta el fondo de las latas que actúan como un diafragma, transmitiéndolas por el aire hasta e oído. Explicar qué ocurre cuando l se habla a través de este teléfono.
2.194 Propagación de las ondas sonoras a través de l madera a Para demostrar que las ondas sonoras se propagan a través de l madera hacer que a

5. Tomar un diapasón por e mango, sin l apretarlo y golpear'uno de sus brazos contra e borde del escritorio: ¿Qué se l escucha? Golpearlo nuevamente, esta vez tocando rápidamente con sus extremos el agua contenida en un recipiente: ¿Qué ocurre? La herradura, al

121

Movimiento ondulatorio

218 .9

un alumno apoye su oreja en uno de los extremos de l mesa mientras otro golpea a suavemente con un lápiz o una regla en e otro extremo. l 2.195 Ensayo de materiales que absorben el sonido Comprobar das propiedades de absorción del sonido de pequeños trozos de goma, esponja, fieltro y otros materiales. Colocar la pieza a ensayarse sobre una mesa de madera; golpear un diapasón y apoyar su mango sobre e fragmento de material y l luego golpearlo nuevamente y apoyar e l mango directamente sobre la tabla de la mesa: ¿Cuál de los sonidos es m á s fuerte? Efectuar l prueba con cada uno de los a materiales. 2.196 E sonido no se propaga en e vacío l l Para efectuar esta demostración es necesario extraer el aire del interior de un frasco grande u otro recipiente adecuado, por ejemplo, de un frasco Winchester. S i no se dispone de un aspirador puede improvisarse una bomba de vacío simple con un inflador de bicicleta. Desarmar primero el inflador y quitarle e pistón desatornil llando e perno que sujeta las arandelas l de cuero e invertir la posición de éstas colocándolas luego nuevamente en e pisl tón y a éste en e cilindro del inflador (ver l también e experimento 2.309). l Colocar una campanilla en e interior l del recipiente o frasco, cuando éste añn esté lleno de aire y sacudirlo. E sonido l de la campanilla podrá escucharse m u y cl'aramente. Empleando la bomba aspiradora, extraer la mayor cantidad posible de aire del frasco y sacudirlo nuevamente. ¿Se escucha todavía la campanilla? ¿Cómo explicar este fenómeno?

oído tiene forma similar a l de la concha a de un caracol. E n ella se encuentra e l órgano que recibe las vibraciones sonoras y que se comunica con e cerebro a tral vés del nervio acústico. Otra parte del oído interno que comprende pequeños canales semicirculares no desempeña ningún a a pape! en l audición (ver l figura).

D 8.197 C ó m o funciona el oído A el tímpano vibra B martillo y yunque c nervio acústico D oído externo E oído medio R oído interno -canales semicircularescaracol

Las vibraciones sonoras se transmiten normalmente a l cóclea, con forma de a caracol por medio del tímpano y los huesos pequeños. Esto da origen a un impulso nervioso que se transmite al cerebro, pero los huesos del cráneo pueden también transmitir las vibraciones y percibimos sonidos cuando las ondas llegan al caracol por cualquiera de ambos caminos. Cuando un sonido llega a ambos oídos psdemos distinguir de qué dirección proviene. S procede del frente, las vibracioi nes alcanzan ambos oídos simultáneamente y con igual intensidad, pero si la fuente 2.197 Cómo funciona el oído Las vibraciones del aire penetran por el emisora del sonido es lateral, uno de los oído por el conducto auditivo formado en oídos está m á s alejado y las ondas que la base del oído por l membrana del tím- recibe son menos intensas y llegan con a pano. Ponen a éste en movimiento y al un ligero retraso. hacerlo, movilizan e sistema formado por l tres huesos pequeños adheridos a éste. 2.198 Cómo se produce l voz a Por este medio alcanzan l cavidad bsea En l producción de l voz se emplea l a a a a denominada oído interno. U n a parte del boca, los dientes, la lengua, la garganta

218 .9

Movimiento ondulatorio

122

y los pulmones. E sonido se origina del bido a l vibración de dos hojas o m e m a branas delgadas, llamadas cuerdas vocales, extendidas a través de una caja de resonancia denominada laringe. La laringe es la extremidad superior de la tráquea y está situada convenientemente atrás, en l base de l lengua. A l , una puertaa a lí trampa llamada epiglotis se cierra automáticamente sobre l laringe, al tragar, a impidiendo e paso de los alimentos por l l tráquea (ver la figura). A estirarse las a l cuerdas debido a la contracción de ciertos músculos de l garganta tiende a fora

L

l-

I
A

-I

I -

mentos en que se requiera una fuente luminosa m u y pequeña deberá emplearse una lámpara de filamento puntiforme tratando de evitar l sombra proyectada por el a alambre soporte del mismo. Las lámparas usadas en los indicadores de dirección y en l iluminación interior de los autoa móviles proporcionan fuentes luminosas de bajo voitaje útiles para los experimentos ópticos. Con un trozo de madera terciada puede confeccionarse un soporte conveniente para las mismas. La conexión electrica al culote puede hacerse con tiras de hojalata clavadas con >tachuelas a la madera o mediante terminales atornillados. Con una lámpara para-iluminar vidrieras puede armarse una fuente luminosa que funcione con el voltaje del sector. Otras fuentes útiles pueden prepararse con lámparas para proyectores de diapositivas de 35 m m o cinematográficos de 8 m m (observar l figura). a

D

cuerdas vocales epiglotis c respiración ordinaria D locución E laringe
B

marse entre ambas una ranura estrecha; cuando e aire es forzado a pasar a tral vés de esta, las cuerdas comienzan a vibrar comunicando sus vibraciones al aire de l tráquea, de los pulmones, de l boca a a y de las cavidades nasales.

Luz
Producción de luz
2 1 9 Fuentes luminosas aconsejables .9 Puede hacerse una fuente de luz compacta con una lámpara eléctrica pequeña y de gran intensidad, con filamento corto y recto. Son excelentes para este propósito las usadas para l iluminación posterior a de los automóviles. Montar l lámpara soa bre una base aislante acorde con e voltaje l empleado, protegiendo contra contactos accidentales o cortocircuitos todos los terminales al descubierto. En los experi-

l

V
2.199 U n a fuente luminosa de bajo voltaje

2 2 0 Fuente de rayos luminosos .0 Cubrir la fuente de luz con una lata pequeña y oscurecer l habitación. Sobre los a costados de la lata perforar agujeros de 1 o 2 m m de diámetro. Soplar h u m o alrededor de la lata para hacer visibles los rayos luminosos emergentes.Practicar agujeros en cantidad suficiente para que pueda observarse con claridad de dónde proviene l luz y hacia qué dirección se a proyecta.

123
Reflexión

Movimiento ondulatorio

2.202

2 2 1 Reflexión de rayos luminosos .0 Sostener un peine de manera que los rayos luminosos pasen a través de sus dientes e incidan sobre un trozo de cartón blanco colocado horizontalmente sobre l supera ficie de una mesa. Inclinar e cartón para l que los haces luminosos tengan una longitud de varios centímetros y colocar un espejo perpendicularmente a los mismos e inclinado en diagonal con respecto a su trayectoria. Observar que los rayos que inciden en e 'espejo son reflejados por l este bajo el mismo ángulo. Hacer rotar el espejo y observar l rotación de 10s rayos a reflejados.

2.202 Construcción de una caja de h u m o para e estudio de los rayos lumil nosos Obtener o construir una caja de madera de aproximadamente 30 c m de ancho y alrededor de 60 c m de largo. Poner hojas de vidrio de ventana en la tapa y uno de los costados de l caja, dejando libre la a cara posterior en la forma que indica la

figura y cubrirla con tela negra suspendida flojamente, a m o d o de cortina. Colgar l misma en dos secciones con una a superposición de aproximadamente 10 c m hacia e centro de l caja. Pintar e intel a l rior de l misma con pintura de color a negro mate. Casi hacia la mitad de la distancia entre l parte superior y el fondo a de uno de los lados y m á s o menos a 8 o 10 c m del vidrio frontal, practicar una ventana de 10 c m de altura por 5 c m de ancho para permitir la entrada de los rayos. La misma puede cubrirse con aberturas de distinto tipo cortadas en cartón y aseguradas por medio de chinches. Cortar un trozo de cartón negro, perforar tres ,agujeros equidistantes de aproximadamente 5 m m de diámetro y fijarlo sobre la ventana mediante chinches. Llenar l caja de a h u m o empleando un papel humeante colocado sobre un platillo en un ángulo de l a caja. Luego, colocar una linterna eléctrica o un proyector a más o menos 1 m de la ventana; enfocar un haz luminoso de rayos paralelos dirigido hacia los agujeros practicados en la ventana. E h u m o hará visil bles los rayos de luz en el interior de la caja (observar la figura).

c

2.202 Caja de h u m o A cartón blanco B aproximadamente 1 m c frente y tapa de vidrio D género negro

2.203

Movimiento ondulatorio

124

2 2 3 Reflexión normal en una caja de .0 humo Llenar con h u m o l caja y dirigir el haz a luminoso de la linterna hacia los tres agujeros de la ventana. Colocar un espejo plano en e interior de la caja y observar l s los rayos reflejados por e mismo se i l perciben en forma clara y definida. Cuan-

locará en uno de los extremos de l caja. a Esta no tendrá fondo y se apoyará sobre una hoja de papel fijada a un tablero de dibujo (observar la figura). La fuente luminosa será una lámpara de automóvil de 12 voltios, 24 vatios. E portalámpara, l provisto de una envoltura de latón ajustará firmemente en un orificio practicado en una tabla corrediza, de madera, que hará las veces de tapa de L caja. U n a a ranura practicada por delante de la lente permitirá colocar pantallas y filtros. U n trozo de cartón provisto de una wnura 'producirá un haz de luz estrecho y un peine fino de los usados por los pintores para vetear, dará un haz de rayos. Para obtener rayos convergentes, paralelos o divergentes bastará con modificar l posia ción de l tapa corrediza. Empleando troa do los rayos luminosos se reflejan de zos deslizables de espejo plano, bloques esta manera, sin dispersarse, se dice que de vidrio y prismas, pueden realizarse tola reflexión es normal. Desplazar e es- das las experiencias comunes relativas a l pejo modificando el ángulo de reflexión los rayos luminosos. Con un trozo curva(observar la figura). do de hojalata se podrá obtener una curva cáustica. 2.204 Escritura invertida En los experimentos con lentes relatiPara obtener la inversión de un escrito vos a la refraccción habrá que bajar l a se colocará una hoja de papel carbónico lámpara tanto como sea posible para que con su cara hacia arriba debajo de una la luz no pase por encima del obstáculo. hoja de papel común en l que se escribi- Para los experimentos con e banco óptico a l rán algunas palabras: la escritura apare- se puede colocar delante de l lente un a cerá invertida kteralmente en el reverso cartón con un orificio provisto de un rede la hoja y podrá leerse colocándola de- tículo hecho con hilos cruzados. lante de u n espejo. Escribir algunas palabras observando en e espejo los movi- 2 2 6 Demostración de las leyes de l l .0 a mientos del lápiz. reflexión con l caja de proyección a Mantener un vidrio en posición vertical insertando en uno de sus extremos un pedazo de corcho provisto de una ranura o por medio de un broche para sujetar papeles. Los w y o s procedentes de l caja a de proyección descripta se reflejarán en e papel y su trayectoria se marcará con l cruces que unidas por medio de un trazo materializarán e recorrido de los rayos, l incidente, reflejado y normal (observar e l 2 2 5 Construcción de una caja proyecto- dibujo). .0 ' ra para el estudio de los rayos luminosos 2.207 Reflexión producida por un espejo cóncavo, por medio de l cámara de a Este aparato está constituido por l s dos o proyección costados de una caja alargada de 22 X 6 a cm, sostenidos en este caso mediante dos Utilizar l caja de proyección construida. varillas y provista de un lente que se co- E espejo cdncavo puede improvisarse con l

L

125

Movimiento ondulatorio

2.208

Caja proyectora de rayos lente lámpara c ranura para colocar pantallas D pantallas
A B

\

Reflexión producida con la caja proyectora

V
2.207 Reflexión en un espejo cóncavo

una banda de hojalata o parte de un aro de metal. L a distancia foca1 del espejo se puede medir directamente proyectando sobre el mismo un haz de rayos paralelos (ver l figura). a

2 2 8 Reflexión producida por una super.0 ficie convexa Conseguir un espejo convexo; por ejemplo, e lateral de u n automóvil. Usarlo con l la caja de proyección y observar los rayos

2.208 Reflexión producida por una superficie convexa

229 .0

Movimiento ondulatorio

126

reflejados por e mismo (ver el dibujo). l Compararlos con l reflexión producida a por los espejos plano y cóncavo. Refracción
2 2 9 Estudio del espectro mediante l caja .0 a de proyección U n prisma de vidrio, al refractar un haz de luz de rayos paralelos producirá un espectro adecuado. Colocar delante de la lente de la caja de luz un cartón con una ranura estrecha (ver l figura 2.205); ina terponiendo filtros coloreados de gelatina o material plástico en el haz luminoso se eliminarán ciertos colores. Por ejemplo, con un filtro (transparentepúrpura se observarán sobre la pantalla sólo líneas rojas y azules (ver también los experimentos 2.220 y 2.221).

que los rayos del haz sean paralelos. Llenar la caja con h u m o e interceptar con una lente biconvexa las trayectorias de los tres rayos luminosos de manera que el central pase por el centro de la lente. Observar los haces que pasan por los extremos opuestos de la lente, procedentes de l fuente de luz: ¿De qué manera a resultan afectados? Repetir la experiencia empleando una lente bicóncava. 2.212 Demostración de l refracción mea diante la caja de h u m o Poner sobre l ventana de la caja de h u m o a un cartón negro con un agujero cuadrado de unos 8 m m de lado. Ajustar la linterna para que proyecte un haz de luz en el interior de la caja. Llenar con agua una botella grande, preferiblemente de sección rectangular y agregarle algunas gotas de leche o una pizca de almidón o harina para enturbiarla y ponerle un tapón. Llenar l caja de h u m o y sostener la botella a perpendicularmente a rayo de luz y obl servar su trayectoria a través del agua. Luego, inclinarla a diferentes ángulos con respecto a éste y comprobar en qué m e dida resulta modificada su trayectoria a través de la botella (observar l figura). a 2.213 L a refracción de l l z y sus aplia u caciones A. Introducir una varilla en un recipiente alto que contenga agua, de m o d o que par-

2.210 Los prismas modifican a los rayos luminosos Sostener un prisma de vidrio en un haz . de luz paralelo y observar cómo se refracta. Hacer rotar e prisma alrededor de l su eje. 2.211 Las lentes modifican a los rayos de
lUZ

Tomar las lentes de un viejo par de anteojos o de instrumentos ópticos en desuso o adquirir lupas para lectura o de m a n o

y cubrir l ventana de la caja de h u m o a

con un cartón en el que se hayan pedorado tres agujeros alineados verticalmente. Estos deberán ser equidistantes pero l distancia entre ambos agujeros lateraa les debe ser ligeramente inferior al diámetro de l lente. Regular l linterna para a a

te de ella sobresalga por encima de la superfimcie. S se observa en el lugar donde i l varilla penetra en .el agua se ven3 que a Parece CurvarSe. Este efecto es producido W la desviación O refracción de 10s rayos r de luz pasar agua aire. B. Poner una moneda en e fondo de unti l

127

Movimiento ondulatorio

226 .1

taza vacía y colocarla sobre una mesa. Retroceder hasta que e borde de l taza l a oculte la moneea. Permanecer en dicho lugar mientras otra persona vierte lentamente agua en la taza: ¿Qué se observa? ¿Cómo explicaría este fenómeno?
2 2 4 Pasaje de l luz a través del agua .1 a Deberá mostrarse a l clase un rayo lumia noso pasando a través del agua contenida en un tanque. Poner una lente convergente 0 distancia conveniente delante de l fuena te de luz, para producir un haz paralelo. Detrás de l lente se colocará una pantalla a con un pequeño orificio circular de aproximadamente 1 o 2 m m de diámetro para limitar la anchura del haz reduciéndolo 0 un estrecho lápiz horizontal. Este lápiz de luz se proyectará a través de uno de los extremos del tanque, lleno de agua con fluorescefna o una pequeña cantidad de leche. La observación principal consistirá en ver el ingreso de dicho lápiz de luz en el tanque por su parte frontal. S se i dispersa un poco de h u m o o polvo de tiza, su trayectoria a través del aire será también visible, antes de entrar y después de emerger del tanque. Los alumnos podrán también observar desde e lado posterior l del mismo, mirando Q lo largo del rayo para comprobar s es rectilíneo. i

de cartón o papel negro. Colocar el vaso a pleno sol sosteniendo e cartón delante l del mismo de manera que pase un haz de l z a través del agujero. Colocar primero u el cartón de m o d o que el orificio quede por debajo del nivel del líquido, observando la trayectoria del haz a través del agua (ver la figura) ; luego levantarlo hasta que e rayo incida’ sobre l superficie l a (ver la figura) y observar l dirección del a haz de luz. Proseguir los experimentos para determinar en qué medida e ángulo l de incidencia del rayo en la superficie del agua afecta su trayectoria en el interior de la misma.
2.216 ‘Derramando’ luz Hacer un agujero en e fondo de un recil piente y ponerle un tapón. Llenar e recil piente de agua hasta las tres cuartas partes de su volumen y suspender en su in-

2.215 Refracción de l luz a pasar del a l aire a agua l Verter algunas gotas de leche en el agua contenida en un vaso para enturbiarla. Perforar un orificio pequelio en un trozo

C

D

D

2.215 Refraccion A cartdn B abertura situada por encima de la superficie del agua c abertura por debajo de la superficie D agua mezclada con leche

tenor una linterna de manera que la luz se proyecte dentro del agua. E n una habitación previamente oscurecida, retirar el tap6n dejando que e agua se vierta en otro l receptáculo. La luz parecerá derramarse con el agua. Lo que ocurre se debe a que los rayos luminosos se reflejan hacia todas direcciones dentro del chorro de agua en su trayectoria hacia e otro recil piente. Otros rayos se reflejan hacia los ojos del observador.

22 17 .

Movimiento ondulatorio

128

2.217 C ó m o se forma l imagen producida a por una lente convexa Oscurecer todas las ventanas de la habitación excepto una. Colocar a un alumno cerca de esta ventana sosteniendo una lente dirigida hacia una escena cualquiera en e exterior. Aproximar lentamente una l hoja de papel blanco a l otra cara de l a a

A

lupa

B cart6n blanco

c ventana lente hasta que se forme la imagen. ¿Qué se observa en relación con la posición de la imagen?
2.218 Determinación del aumento de una lente Enfocar una lupa sobre un papel rayado comparando e número de espacios visil

sostener los espejos y lentes y un sistema adecuado de medición de las distancias (observar l figura). a U n a regla graduada de un metro de longitud constituye l base de este sencia llo aparato. A m o d o de soportes se adaptarán unos tacos de madera con escotaduras que calcen exactamente sobre la escala. U n a capa de corcho o de cartón blanco encolada a su cara superior permitirá clavar fácilmente alfileres en los tacos, los que harán las veces de objetos o de puntos de referencia. Unas lengüetas de hojalata atornilladas proporcionarán unos portalentes adecuados. U n a ranura en l parte superior de los tacos ayudará a a mantener a las lentes en posición y un tubo de g o m a forrando las lengüetas m e jorará el ajuste. Las fuentes luminosas y pantallas pueden improvisarse con cartón y foquitos de linterna fijados a los tacos. Conviene construir varios juegos completos de este aparato para que los alumnos puedan experimentar individualmente con las lentes. La ranura puede hacerse fácilmente con un formón efectuando previamente dos cortes de sierra en l madera. a Este aparato puede emplearse para determinar la distancia foca1 de las lentes (distancia desde e foco hasta e punto l l

bles fuera de l lente con uno de los esa pacios que se observan a través de ella. La lente representada en l figura aumena ta tres veces.
2 2 9 Sencillo aparato para el estudio de .1 las lentes Todo l que un banco óptico requiere es o una superficie firme, un dispositivo para

129

Movimiento ondulatorio

2.223

en que se refractan los rayos luminosos paralelos a eje) y para realizar experil mentos de interferencia y difracción. Color
2.220 C6lor de l l z solar a u Oscurecer una habitación en l que penea tre luz solar. Perforar un pequeño orificio en l cortina.de l ventana para que entre a a un haz de luz delgado. Interceptar con un prisma de vidrio dicho haz y observar l banda de colores denominada espectro, a l proyectada sobre l pared opuesta o e a cielorrciso (observar l figura). Sostener a

mentos el secreto del éxito reside en e l empleo de una fuente puntiforme de luz, que los alumnos observarán a través de las redes de difracción. Colocar sobre e l escritorio una lámpara electrica especial, provista de un filamento que proporcione l una línea luminosa vertical y neta. A observar ésta a través de l red los aluma nos verán varios hermosos espectros con sus colores claramente identificables. Podrán descubrir por s mismos el orden de í las bandas coloreadas del espectro -RAAVAN- que representan a rojo, anaranl jado, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. Las mismas redes de difracción pueden usarse para observar las líneas brillantes en los espectros producidos por los tubos fluorescentes y de neón de los letreros luminosos. Dichas líneas brillantes son características de los elementos químicos en estado gaseoso contenidos en e l tubo y sirven para identificarlos. En este fenómeno se basa e principio del especl trosc6pio, uno de los instrumentos científicos de mayor utilidad. (Ver e expel rimento 4 1 1 ) .0.
2 2 3 Experimentos empleando los rayos .2 infrarrojos Las lámparas calonficas empleadas en e l tratamiento de las afecciones musculares,

una Iupa sobre dicha banda hacia el lado posterior del prisma: ¿Qué ocurre en l a banda proyectada sobre l pared? (Ver a también los experimentos 2.209 y 2.221.)
2 2 1 Formación de un espectro sin ayuda .2 del prisma Colocar a pleno sol una cubeta con agua. Apoyar un espejo de bolsillo rectangular contra una de las paredes internas de l a cubeta y regular su posición de modo que se proyecte sobre l pared l banda a a coloreada del espectro. 2.222 Experimentos cen e color empleanl do material con reticulado de difracción Una forma muy barata de este nqterial consiste en una lámina de plástico trancparente con millares de finas líneas grabadas, que puede adquirirse en los comercios de material cientifico. Estas líneas descomponen l luz blanca formando esa pectros brillantes. En este tipo de experi-

lámpara calorlfica u luz visible c solución opaca de iodo en tetracloruro de carbono D rayos infrarrojos, invisibles E papel negro quemándose
A

2.223

Movimiento ondulatorio

130

emiten radiaciones infrarrojas cuya longitud de onda es m á s larga que l de l luz a a visible. La figura ilustra una forma efectiva de producir rayos infrarrojos y cómo éstos se pueden enfocar mediante los mism o s procedimientos que la luz visible. La solución iodada absorbe la luz visible pero deja pasar las longitudes de onda m á s largas, del infrarrojo. La propiedad que exteriorizan los rayos infrarrojos de atravesar esta solución puede relacionarse con su empleo en l oba tención de fotografías aéreas a través de l niebla y la bruma. a

a l radiación ultravioleta. Precaución: a Los rayos directos pueden causar serio daño a los ojos. Para observar distintos objetos en luz negra colocar simplemente l caja sobre ellos y enchufar el tomaa corriente. Seleccionar objetos que brillen al ser expuestos a l luz ultravioleta. Algunas a medias, corbatas y camisas usadas por los muchachos y niñas están teñidas con colorantes fluorescentes y también brillarán s se las expone a su acción dentro i de la caja oscura, bajo las lámparas de argón. Muchos jabones en polvo contienen ahora sustancias 'abrillantadoras'. E n 2 2 4 Empleo de l luz ultravioleta .2 a l s ropas lav'adas con dichos productos a Para ilustrar los fenómenos de fluores- se observará fluorescencia si se las somecencia puede emplearse una fuente de luz te a la radiación ultravioleta de una Iámultravioleta que puede conseguirse en los para de argón. También están comenzando comercios proveedores de instrumental a usarse pinturas y lacas fluorescentes y científico pero, para efectuar demostracio- puede experimentarse con objetos pintanes en e aula se puede construir fácii- dos con ellas y agregarlos a la colección. l mente un aparato sencillo. Fijar primero Igualmente puede obtenerse tiza fluoresa dos portalámparas a una base adecuada cente y compararla con l tiza común. de material aislante y atornillar el con- Ciertos minerales, como la willemita, aljunto en e fondo de una caja de cartón gunas fluoritas, ópalos y esfaleritas prol a l que previamente se le habrá retirado ducirán fluorescencia en l caja de luz ula a l tapa. Poner en los portalámparas dos travioleta. a

A B

lamparas de argón mrla iil

lámparas de argón, baratas (observar l a figura). Conectar dichas lámparas en paralelo procurando no dejar ningún cable sin aislar y practicar una muesca en uno de los lados de l caja para e paso del cora l dón. Luego, invertir l caja y practicar a una m r l a para observar en lo que ahora iil es la parte superior de l misma. Lo que a evitará l exposición directa de los ojos a

2.225 Colores en una película de agua jabonosa Preparar una solución jabonoca concentrada como para hacer pompas de jabón. Llenar con l misma un plato playa Sua mergir en l solución una huevera o una a taza de té hasta que se forme en sus bordes una película y colocarla bajo luz fuerte de manera que ésta se refleje en la película. Observar los colores e, inclinando l taza para que la película quede en a posición vertical comprobar los cambios de forma de los mismos a medida que la película se adelgaza en su parte superior. Los colores que se observan en las películas delgadsas provienen de l interferencia a de las ondas luminosas al reflejarse en sus caras anterior y posterior.
2.226 Colores en una película de aceite Llenar con agua un plato poco profundo y colorearla con tiqta negra hasta que esté m u y oscura. Colocar e plato sobre l

131

Movimiento ondulatorio

2.230

e antepecho de una ventana donde la l luz proveniente del cielo sea m u y intensa, no bajo l luz solar directa. Observar a e agua de manera que l luz incidente se l a proyecte en los ojos y al mismo tiempo, poner una gota de aceite o gasolina en e borde del piano más próximo a obserl l vador. Se verá un arco iris de colore brillantes que se aleja m u y rápidamente en dirección al borde opuesto del plato. SopEando sobre la superficie se producirán variaciones en l coloración. a
2.227 E color de los objetos transparentes l a Utilizar para este experimento l caja de h u m o construida para l experiencia 2.202, a

lores parecen negros excepto cuando se los expone a la luz de su propia coloración. E n consecuencia, e color de los objetos l opacos es producido por l luz que reflea jan. Absorben a los demás colores del espectro.
2.229 Mezclas de pigmentos coloreados Tomar una barrita de t z azul y atra ia amarilla; pulverizarlas y mezclarlas. E l color resultante será verde aunque no haya sido producido por pigmentos puros de un solo color. Observar que e verde, l en e espedro, se encuentra entre el amal l rillo y el azul. E amarillo absorbe todos los colores excepto e amarillo y e verde, l l

proyectando en la misma un solo haz luminoso. Interceptarlo con un vidrio u hoja de celofán incoloro y comprobar que l a luz proyectada sobre la pantalla blanca de l caja es blanca. Repetir l operación a a con un vidrio o celofán rojo y observar que l luz que incide sobre l pantalla a a blanca es roja (ver l figura). Los demás a colores componentes de l luz blanca fuea ron absorbidos por e filtro rojo. Experil mentar con láminas transparentes de diversos colores. Se comprobará que su coloración es producida por íos colores que transmiten y que las mismas absorben otros colores.
2.228 E color de los objetos opacos l Proyectar un espectro luminoso, con buena definición, en la pared o sobre una hoja de papel blanco, en una habitación oscura. Cubrir con un trozo de tela roja la zona azul del espectro: ¿Cuál es ahora 5u color? Colocarlo sobre e verde y e amarillo. ¿Qué l l aspecto presenta? Colocarlo en e rojo: l ¿Cómo se observa ahora? Repetir l expea riencia empleando telas de color azul, verde y amarillo. Se comprobará que los co-

y el azul absorbe a todos salvo el azul y el verde. Es por esta razón que el amarillo y e azul se absorben recíprocamente l y que e color reflejado hacia el ojo es l e verde. Repetir e mismo experimento l l mezclando las colores de una caja de pinturas.
2 2 0 Mezcla de luces de color .3 La mezcla de luces coloreadas puede reali-

2.230

Mecánica

132

zarse empleando discos de cartón pintados con acuarela. Una sugerencia consistiría en pintar cada una de las caras de un disco de 1 c m de diámetro: en una 0 un círculo de color amarillo ‘yema de huevo’y en l otra uno azul. Suspendiendo a e disco entre dos trozos de cordel y l haciendo girar éstos entre los dedos se obtendrá un color casi blanco s los coi lores se han elegido cuidadosamente. Mediante un procedimiento similar al aplicado en e juguete de los ‘trompos de l colores’, se pueden estudiar otras combinaciones. Se pintan sobre un disco sectores alternados, verdes y rojos. La combinación de luces verde y roja resultante

a hacer girar e disco sobre un cordel l l producirá en este caso el amarillo (observar e dibujo). l
2 2 1 Cómo cambian los colores .3 Pegar sobre un cartón ilustraciones de COlor recortadas de alguna revista. Poner en un plato tres cucharadas soperas de sal y agregar varias cucharadas de alcohol, mezclar bien y encender. Se obtendrá una luz muy brillante cuyo único componente será e amarillo. Examinar bajo l misma l a las ilustraciones, en una habitación oscura y comprobar cómo todos los colores han variado excepto e amarillo. l

hlecinica
2 2 3 Equilibrio con un metro .3 Conseguir un metro rígido, perfectamente lis0 y sostenerlo apoyado sobre los dos índices. Colocar ambos dedos cerca de los extremos del metro y acercarlos poco a poco hacia e centro; ¿en qué lugar del l metro se juntan los dedos? Colocar el índice derecho cerca de uno de los extremos y e izquierdo en e punto medio de l l la distancia del centro a otro extremo. l Repetir l oberación: ¿Dónde se juntan a ahora los dedos? Repetir l operación en a sentido inverso, es decir, colocando e ínl dice izquierdo en e extremo del metro y l el derecho en l mitad de l distancia desa a de e centro a otro extremo. ¿Dónde se l l juntan ahora las dedos?

B W a s
2.232 Equilibrio en un sube y baja Conseguir una tabla fuerte de alrededor de 3 m de largo y un caballete para asel rrar o un cajón sobre e cual pueda ponerse ésta en equilibrio para improvisar un balancín o sube y baja. S es posible, i instalarlo en e aula. Tal vez en e patio l l de l escuela haya un balancín para los a niños. Elegir a dos alumnos del mismo peso y colocarlos uno en cada extremo del tablón de manera que se equilibren. Medir l distancia que separa a cada niño a del punto de apoyo. Elegir después a dos alumnos de distintos pesos y observar los cambios de posición necesarios para restablecer e equilibrio. Luego, equilibrar l colocando a un niño en un extremo y dos en e otro y observar los cambios de pol sición necesarios. Midiendo cada vez l a distancia a que se encuentra cada niño del punto de apoyo y multiplicando ésta por el peso del niño se comprobará una interesante ley del equilibrio. Nota. Cuando dos alumnos se colocan del mismo lado hay que medir l distancia desde e punto a l de apoyo a cada niño; multiplicar ese número por e peso respectivo y sumar los l productos.

Experimentos c6n l gravedad a
2.234 Caída simultánea de bolillas Para este experimento se requieren dos broches para ropa, un par de bolillas iguales de un cojinete a bolillas y una banda de goma ancha de alrededor de 8 cm de largo. Colocar l banda de manera que a envuelva longitudinalmente R uno de los broches, luego abrir éste e introducir en su mandíbula una de las bolillas y parte

133

Mecánica

2.237

2.234 Las bolillas siguen diferentes trayectorias

de l banda de goma, de manera que l a a bolilla presione a l banda forzándola a a entrar. Tomar después l otra bolilla e ina troducirla en el segundo broche (observar l ilustración). Sosteniendo ambos broches a juntos, adosados lateralmente y en posición horizontal con respecto al suelo y a cierta altura, apretar simultáneamente a m bos broches: U n a de las bolillas caerá verticalmente y l otra será proyectada a hacia adelante. Observar qué ocurre mirando y escuchando con mucha atención. E experimento deberá repetirse varias vel ces, desde diferentes alturas y empleando bandas de goma más fuertes.

2.236 U n péndulo simple E n e extremo de una cuerda de por lo l menos 2 m de largo, atar un objeto pesado, tal como una piedra o una esferita de metal. Suspender e aparato del marco l de una puerta o de un gancho asegurado en e techo e imprimirle un movimiento l oscilatorio amplio. Contar el número de oscilaciones cumplidas en un minuto. Hacer luego que e péndulo oscile e i un l r arco de poca amplitud y determinar de la misma manera e número de oscilaciones l por minuto. Repetir varias veces loc dos experimentos y establecer la oscilación promedio en cada aso. La amplitud del l 2.235 Medición de l aceleración de bolr- arco descripto por e péndulo, ¿influye soa bre su tiempo de oscilación? Sin modificar [las que ruedan por un plano inl longitud del péndulo cambiar e objeto a l clinado que sirve de peso y repetir los experiInclinar una tabla de madera de 3 m de largo de manera que las bolillas puedan mentos indicados anteriormente. La naturodar por una canaleta longitudinal prac- raleza del material que constituye ei peso l ticada en la misma (ver l figura). Dis- &influye sobre e ritmo de sus oscilaciones? a Repetir cada uno de los experimentos anponer pequeñas banderillas de hojalata colgándolas de ejes chicos, de alambre, teriormente descriptos reduciendo a la mia de manera que las bolitas choquen con tad l longitud del péndulo, &influye ésta en su tiempo de oscilación? &De qué m a ellas produciendo un tintineo. Las banderillas también pueden sujetarse mediante nera? pequeños arcos fijados a l tabla acanaa lada; éstos pueden confeccionarse con tro- 2.237 Péndulos acoplados zos de alambre rígido fijados a ambos la- Conseguir dos botellas iguales de agua gados de l misma por medio de cera para seosa; llenarlas con agua y taparlas hera modelar. Procurar colocar las banderillas méticamente. Colocar un palo entre dos a intervalos regulares de 25,50,75, 100 c m , sillas apoyando sus extremos sobre los etc., desde e extremo de l tabla, tratando respaldos y suspender las botellas del palo l a de estimar e tiempo transcurrido entre a modo de péndulos, asegurándose de que l a los sonidos. Luego, tratar de distribuirlas ambos tengan l misma longitud (ver la de manera que los sonidos se produzcan figura). Mantener inmóvil a uno de los péndulos e imprimir al otro un movimiena intervalos iguales de tiempo.

227 .3

Mecánica

134

to oscilatorio, luego soltar el primero dejándolo suspendido en su punto de reposo. Pronto se observará que e péndulo l en movimiento oscila cada vez m á s lentamente y que el que estaba inmóvil comienza a oscilar. U n a modificación de este experimento consiste en suspender

ambos péndulos de un soporte fijo, c o m o por ejemplo, e dintel de una puerta pero l uniendo entre sí ambos cordeles con un tercero, aproximadamente a un octavo de su longitud a partir desde e punto de l suspensión.
2 2 8 Determinación del tiempo de caída .3 de un cuerpo A. E movimiento de caída libre de un l cuerpo puede estudiarse sujetando a éste a una tira de papel en l que se habrán a efectuado marcas que representan interrl

valos iguales de tiempo. Esto puede lograrse haciendo pasar la tira entre la armadura de una campanilla eléctrica y una almohadilla de papel carbónico (observar e dibujo). Para modificar e mecanismo l l de una campanilla eléctrica para este propósito se deberá retirar e martillo y prol longar l armadura soldándole una banda a metálica de aproximadamente 5 c m de largo. Cerca de la extremidad de esta prolongación se perforará un agujero para colocar un tornillo pequeño de cabeza redondeada, que se fijará con l cabeza a hacia abajo para que actúe como martillo marcador. Asegurar e mecanismo a una l tabla de madera que l servirá de Kase. e Debajo del martillo colocar otra tablita de madera para sostener el disco de papel carbónico y las grapas para guiar e paso l de la cinta registradora. E disco de papel l carbónico tendrá un diámetro de alrededor de 3 c m y deberá sujetarse holgadamente por su centro con una chinche, de manera que pueda rotar presentando una nueva superficie a medida que l cinta se desa liza por debajo del mismo. Las grapas pueden construirse fácilmente con broches de alambre para papeles clavados en l a madera. La prolongación de l armadura a podrá tener una ligera curvatura para evitar que rebote al golpear e papel con l o demasiada fuerza, l que puede ocasionar un registro desigual del tiempo. La tira de papel se hará pasar a través de las grapas por debajo del papel carbónico y se pondrá en movimiento l .armadura. A a l soltarse la tira, e cuerpo caerá arrastranl do tras de sí al papel sobre e que se l grabarán marcas a intervalos regulares que permitirán medir las distancias recorridas desde el comienzo de l caída. a

B. Este dispositivo registrador del tiempo puede emplearse en otros experimentos como, por ejemplo, la determinación de l aceleración de un ciclista, sujetando la a tira a asiento de su máquina. Para medil ciones m á s precisas puede adaptarse una campanilla para corriente alternada en la que los intervalos están fijados por l a frecuencia de l corriente. a
2 2 9 Trayectoria de un proyectil .3 E aparato representado en la figura puel

135

Mecánica

221 .4

de emplearse para demostrar que las velocidades vertical y horizontal de un pro'yectil son independientes una de otra. E l proyectil es una bola de metal y e blanco l una pequeña lata suspendida de un elecl troimán. E circuito de éste está formado por dos cabtes desnudos dispuestos paralelamente sobre ambos lados de un tubo de cartón con prolongaciones de 2,5 c m en e extremo del mismo (para esta parte l del aparato es conveniente un viejo estuche de termómetro con uno de sus extrem o s m á s estrecho que e otro). E n e inl l terior del tubo se colocará una bolilla grande, procedente de un cojinete, cuya salida será impedida por e estrechamiento l en e extremo de aquél. E circuito eléctril l co se completará con un trozo corto de alambre de cobre apoyado sobre las prolongaciones de los dos cables. Colocar e l

tará una piedra de aproximadamente 1 kg. Atarla pasando a su alrededor una vuelta de cordón fuerte. A ambos lados de la piedra sujetar a la ligadura dos trozos de cordel menos resistente de medio metro de largo cada uno (ver l figura). Este a cordel debe tener la resistencia justa para a sostener l piedra una vez suspendida. Seguidamente, suspender l piedra por ena cima de una mesa, sobre la cual se colocará un trozo de cartón para preservarla del choque. Asir e cordel inferior por su l extremo y dar un tirón seco. S e expei l

tubo apuntando hacia el blanco y soplar por él; la bolilla al ser impulsada hacia afuera del tubo desplazará e trocito de l alambre de cobre provocando la caída de la lata. La bolilla y e blanco chocarán l en e aire. Puede repetirse e experimento l l empleando diferentes ángulos y distancias.

rimento sale bien, el cordel inferior se romperá y la piedra quedará suspendida por e otro. Hasta será posible romper dos l o tres hilos paralelos atados debajo de la piedra, sostenida desde arriba por un solo hilo. La causa de este resultado es la inercia de la piedra. Asir entonces el resto del cordel inferior y ejercer una tracción progresiva. Esta vez será el piolín superior el que se romperá y la piedra caerá sobre l mesa, porque la aplicación cona tinua de la fuerza, m á s que e tirón seco, l pondrá a la piedra en movimiento.

Inercia
2 2 0 La inercia de una piedra .4 Pana realizar este experimento se necesi-

2 2 1 La inercia de dos péndulos hechos .4 con latas Las latas representadas en la figura deben ser idénticas. Cuanto m á s grandes, m á s efectiva resultará la demostración. U n a lata se suspenderá vacía y la otra llena de arena. La suspensión debe ser lo más

221 .4

Mecánica

136

larga posible. Lo ideal son cuerdas largas suspendidas del cielorraso. Los alumnos deberán empujar por turno cada una de

Atar fuertemente un alambre alrededor de su cuello. Atar un cordel en forma de lazo a este alambre (observar la figura). Sujetar en e mandril de un taladro un gaqcho l y pasar por e mismo e centro del cordel. l l Poner en la pecera alrededor de 3 c m de agua coloreada con tinta y girar l mania vela del taladro haciendo rotar l perera a a y e agua. Observar los efectos de l fuerl za centrípeta en e agua. Ver s pueden l i advertirse también los de'la inerc'a del agua cuando se inicia y detiene e movil miento.
2.244 Comprobación de la existencia de fuerzas con un huevo duro Para este experimento se requiere un huevo crudo y uno duro. Imprimir a cada uno un movimiento de rotación sobre sí mismo en e interior de una sopera o un plato. l Se comprobará que e huevo duro rota l durante m á s tiempo. La inercia del contenido fluido del huevo crudo hará que se detenga más pronto. Para comprender qué ocurre en e interior del huevo emplear l l a pecera del experimento anterior. Comparar la diferencia en e comportaminto del 1íl quido al ponerse en movimiento y al detenerse, empleando agua (el huevo crudo) y arena (el huevo duro), dentro del recipiente.

las latas para apreciar la fuerza requerida para ponerlas en movimiento. También tratarán de detenerlas cuando se están moviendo.
2 2 2 Otros experimerltos con l inercia .4 a A. Inercia de una pila de libros. Apilar varios libros. Tomar uno de los que se encuentran en la base y sacarlo. ¿Se puede retirar sin derribar la pila?

B. L a inercia de una pala. Recoger una palada de tierra seca y arrojarla lejos de sí. Observar que cuando l pala se dea tiene la tierra continúa su trayectoria por a efecto de ! inercia.

Fuerza centrípeta
2 2 3 Comprobación de l existencia de .4 a fuerzas por medio de u n líquido Procurarse una pecera esférica pequeña o un recipiente de plástico transparente.

2 2 5 Comprobación de la existencia de .4 fuerzas mediante u n balde con agua Conseguir un balde pequeño y llenarlo con agua casi hasta e borde. S se lo hace l i girar rápidamente en un círculo vertical, con e brazo extendido, e agua no se del 1 rramará porque l fuerza centrípeta 'actúa a sobre ella.
2.246 Fuerza centrípeta Sir Isaac Newton fue e primero en sugel rir que e movimiento rectilíneo era e más l l natural y que I'as desviaciones del mismo eran producidas por una fuerza que empujaba al cuerpo fuera de su trayectoria rectilínea. Cuando dicha fuerza actúa sobre e cuerpo desde un punto fijo, éste l se mueve a lo largo de un círculo y l a fuerza hacia e centro recibe e nombre de l l

137

Mecánica Fuerza y movimiento

2.248

fuerza centrípeta. E movimiento circular l puede estudiarse mediante e aparato rel presentado en e dibujo. l Es posible medir l fuerza generadora a de movimientos circulares de distintos radios y frecuencias. Tomar un tubo de vidrio de unos 15 c m de largo y l c m de diámetro exterior. Calentar uno de sus extremos en I llama de un mechero de a Bunsen hasta que se ablanden sus paredes y se empareje e borde. Rodear e tubo l l exteriormente con dos capas de cinta adhesiva para que pueda sujetarse bien con l a mano. Atar en e extremo de un hilo de l pesca de nylon trenzado de alrededor de 1,5 m un tapón de goma con doble perforación. Pasar a traves del tubo e otro l extremo del hilo y colgar del mismo media docena de arandelas de hierro de 1 cm. Para sostener este contrapeso puede emplearse un broche de alambre para a papeles. Ajustar el hilo de manera que l distancia desde el extremo del hilo hasta e tapón sea de 1 m. Empuñar e tubo y l l moverlo describiendo un pequeño círculo sobre l cabeza, para que e tapón de cora l cho gire en un círculo horizontal. Colocar en e tramo vertical del hilo un pequeño l clip cocodrilo para comprobar l unifora midad del movimiento y verificar l frea cuencia de revoluciones requerida para mantener a cuerpo girando en un círculo l de 1 m de radio cuando se cuelga del soporte distinto número de arandelas. ¿En qué medida resulta afectada l frecuencia a s se duplica e contrapeso? ¿Qué ocurre i l cuando se acorta mucho l distancia ena tre e tubo y e tapón? l l

2.247 Efecto de fuerzas iguales sobre cuerpos livianos y pesados Sobre una mesa trazar con tiza un segmento de medio metro de largo y dividirlo en centímetros.Tomar una banda de goma larga y cinco broches de l ropa. Sujetar a los broches en los extremos de l banda a o de goma y colocarlos a l largo de la línea trazada sobre l mesa y estirar l banda a a hasta unos 15 cm. Soltar simultáneamente ambos broches y observar que los mismos se encuentran en e punto medio de dicha l distancia. Sujetar ahora dos broches en uno de los extremos de l banda y uno a en el extremo opuesto. Estirar ésta hasta un largo de 24 c m y soltarla. ¿Dónde se encuentran los broches ahora? Repetir el experimento prendiendo dos broches en cada extremo de l banda de goma. ¿Dóna de se encuentran? Repetir con dos broches en un extremo y tres en el otro. ¿Dónde se encuentran esta vez? ¿Qué conclusión extrae de este experimento?

1

2 2 8 U n experimento sobre l fuerza viva .4 a y e movimiento l Atar con un hilo ambos extremos largos de un broche para ropa para que permanezca abierto. Colocarlo en e centro de l una mesa larga y apoyar dos lápices de aproximadamente igual tamaño en cada lado del mismo, en contacto con los extremos atados del broche. Quemar e hilo l con cuidado (ver l figura) y observar los a lápices. Serán proyectados en direcciones

2.248

Mecánica

138

opuestas. Repetir e experimento empleanl do dos lápices m á s largos, de igual peso y tamaño. ¿Qué se observa? Comparar con los resultados anteriores. Repetir empleando en un lado un lápiz m á s grande y pe-

2.251 L a acción y l reacción en un moa delo de bote a vela Instalar dentro de un modelo de bote a vela un ventilador accionado a pilas dirigiendo 'el aire contra el velamen. Comparar los resultados con los que se obtienen con e ventilador enviando viento *a las l velas desde l orilla. a Máquinas
2.252 Los tres tipos de palancas A. Aserrar un palo o una tabla a la altura de un mueblre pesado, pupitre o mesa del aula. Sostener esta tabla en posición vertical cerca del mueble y apoyar sobre su extremo superior y perpendicularmente otro palo de la misma longitud, empleándolo como palanca para levantar l mesa a o escritorio (observar l figura). Notar a que e brazo m á s largo de la palanca desl cribe un movimimento m á s amplio que e l m á s corto. No se gana energía pero l a fuerza ejercida por e extremo más corto l es mucho mayor que la empleada para mover el extremo largo.
n
/

sado y en el otro uno pequeño y m á s liviano. ¿Qué se observa? S se pueden i conseguir algunas bolillas de metal o bolitas comunes, repetir la experiencia usando distintas combinaciones de bolillas m e tálicas o bolitas. ¿Qué conclusiones se extraen de este experimento? Acción y reacción
2.249 Acción y reacción de las fuerzas de compresión Las fuerzas trabajan en pares; si se ejerce una presión sobre una pared ésta efectúa una presión de igual fuerza en sentido contrario. Procurarse dos balanzas de cocina a resorte, con platillos cuadrados y colocarlas horizontalmente sobre una m e sa enfrentando los platillos uno contra otro, con los cuadrantes hacia arriba. U n alumno empujará sobre una balanza y el maestro sobre l otra, en forma simultáa nea. Se observará que las indicaciones de ambos cuadrantes son iguales aunque el maestro empuje más fuerte que e aluml no (ver también los experimentos 4.102, 4.103).

U n tipo de palanca

2.250 L a acción y reacción en las fuerzas de tracción Tomar dos balanzas a resorte. Hacer un lazo en cada uno de los extremos de una cuerda resistente. Atar a cada extremo una balanza a resorte y hacer qu.e dos alumnos tiren en direcciones opuestas. Anotar y comparar las lecturas de ambas balanzas.

Y B. Elegir un listón de madera uniforme de aproximadamente 1 m de largo por 4 c m de ancho y 5 m m de espesor. Practicar un agujero en uno de sus 'extremos, en l a mitad del ancho. Hacer también agujeros en dos tarugos verticales a unos 12 c m de su base. Dichos tarugos se montarán sobre una base (ver l figura) y se colocará ena tre ambos l barra de fa palanca asegurána dola con un clavo que pasará por los tres

139

Mecánica

2.255

agujeros y hará las veces de pivote. Colocar pesos a lo largo de la barra y medir con un dinamómetro la fuerza aplicada necesaria para levantar el extremo de l a misma.

sacar puntas se utilizó c o m o una rueda que gira alrededor de su eje. Confeccionar un diagrama de las fuerzas. ¿Existen semejanzas entre este dispositivo y alguno de los tipos de palancas estudiados en e l experimento anterior?
/

Y

C. Para construir un tercer tipo de palanoa invertir las posiciones del peso y de la balanza (ver e dibujo). Comparar 10s l resultados con los obtenidos anteriormente. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de estos tres tipos de palancas?

2.254 Una polea simple Se puede 'construir una polea razonablemente satisfactoria con una percha de para ropa y un carrete de Cortar los dos brazos de la percha a unos 20 c m del gancho. Doblar en ángulo recto los extremos que se harán pasar por el

Un tercer tipo de palanca

carrete ajustándolos de manera que éste pueda girar libremente y CuNándoios de nuevo para impedir que los alambres se separen (observar e dibujo). l
2 2 5 Una polea fija simple .5 Construir una polea fija en la forma indicada en la figura. Mediante pesas suspendidas de A, determinar la fuerza necesaria para levantar pesos de 25, 50, 75, 100 y 200 g que se suspenderán por turno de B. Medir e desplazamiento del punto l de aplicación de l potencia (A) cuando a la fuerza resistente (B) se ha desplazado 20 cm.

2 2 3 Un torno simple .5 Quitar e casquete de una máquina de l mear punta a los lápices y atar fuertemente un cordel al extremo del eje. E n e otro l extremo del cordel atar dos o tres libros o un peso de varios kilogramos y dar vuelta a l manija. ObseNar que la fuera za necesaria para mover l manija es m u y a inferior a la fuerza de la gravedad que actúa sobre los libros o e peso. Advertir l que en este experimento la máquina de

226 .5

Mecánica

140

colocarlo sobre una tabla en pendiente que haga las veces de plano inclinado y hacerlo ascender por e mismo tirando. Anol tar la fuerza necesaria para poner al auto o patín en movimiento y compararla con la que indica e dinamómetro cuando se l suspende al objeto verticalmente. Observar también que cuando e objeto se desplaza l a lo largo del plano inclinado la fuerza o se ejerce a l largo de una distancia mayor que cuando se l Icevanta verticalmente a o una altura igual sobre e nivel de l mesa. l a Prescindiendo de la fricción el trabajo requerido es e mismo en ambos casos. Desl tacar que (estacondición se cumple igualmente en otIias máquinas simples. 2.256 Una polea móvil sencilla Pasar un cordón, uno de cuyos extremos se atará a un soporte horizontal por dos poleas dispuestas como indica l figura y a suspender de ellas un objeto pesado. S i l mesa 'en l que se efectúa l demostraa a a ción no posee un soporte adecuado, podrá usarse en su lugar una barra apoyada sobre los respaldos de dos sillas. Atar e l

extremo del cordón a una balanza a resorte y comparar e peso del objeto con la i fuerza requerida para levantarlo por medio del sistema de poleas. Comparar también las distancim recorridas por e punto l de aplicación de la potencia y el peso levantado.

2 2 7 Planos inclinados .5 A. Enganchar a un dinamómetro un auto de juguete, pesado, o un patin de ruedas,

B. Recortar un triángulo rectángulo, de papel blanco o de embalar cuyos catetos midan, respectivamente, 30 y 15 cm. Sobre una varilla cilíndrica de unos 20 c m de largo enrollar l hoja de papel coa menzando por e $cateto menor y yendo l hacia e vértice del triángulo. Cuidar de l mantener siempre e otro cateto perpendil cular a la varilla y observar que el plano

11 4

Mecánica

221 .6

inclinado, es decir, l hipotenusa, se enroa a l a en espiral a lo largo de l varilla de l l a misma forma que l rosca de un tornillo. a

servar los resultados (ver l figura). Cona feccionar una lista de mecanismos impulsados mediante correas.

C. Perforar un orificio en un taco de madera, en e que pueda introducirse,forzanl do, un perno con rosca en casi toda su longitud. Hundir l cabeza del perno en a l madera hasta que quede a nivel de l a l a superficie y clavar encima del taco una tabla. Sobre l rosca que sobresale atora nillar una tuerca y luego poner una aranh

2.259 Estudio de los engranajes con l a ayuda de una bicicleta Invertir una bicicleta, de manera que se l apoye sobre el asiento y e manubrio. Hacer dar a pedal una vuelta exacta y conl tar e número de vueltas que cumple l l a rueda trasera. 2.260 Engranajes simples Con un martillo y un clavo mediano perforar orificios exactamente en el centro de varias tapas ‘corona’ enderezando sus bordes para que sean l más circulares o posible. Colocar dos de éstas sobre un

Fi

dela y un trozo de tubo metálico cuyo diámetro interno sea algo mayor que e l del perno. Haciendo girar l tuerca con a una llave, e aparato funcionará como un l poderoso cric (ver l figura). a
2.258 SenciiZa impulsión por correas Clavar en un trozo de tabla dos clavos largos y colocar en ellos dos carreteles, uno más grande, de manera que los clavos les sirvan de ejes. Deslizar sobre los mismos una banda de goma. Hacer rotar e carretel más grande una vuelta complei ta y observar s e más pequeño gira más i l o menos una vuelta. ¿En qué dirección gira e carretel pequeño? Repetir l expel a riencia cruzando l banda de goma y oba

trozo de madera de manera que sus dientes engranen. Fijarlas con tachuelas cuidando que puedan girar fácilmente. Hacer girar una de las tapas y observar e senl tido de rotacidn de l otra. Agregar una a tercera tapa y observar el sentido en que gira cada una de ellas (ver l figura). a
2 2 1 Reduciendo el frotamiento con 1á.6 pices Colocar lápices cilíndricos debajo de una caja pesada. Atar un cordel a l caja e a

2.261

Mecánica

142

inquirir qué fuerza se requiere para Ilevarla de un extremo B otro de la mesa. Determinar también l fuerza necesaria a para transpontar l caja sin ayuda de los a rodillos. Resumir *los d,atos recogidos y tratar de explicar h causa de los resultados comprobados (ver la figura).

2.262 Reducción del frotamiento empleando ruedas Repetir e experimento anterior empleando l en lugar de rodillos algún dispositivo provisto de. ruedas. Exponer algunas de las ventajas de las ruedas sobre los rodillos para e movimiento de objetos. l

2.265 Reducción de l fricción mediante a una corriente de aire Recortar un disco de cartón de unos 10 c m de diámetro. Abrirle un agujero en e cenl tro con un alfiler eabntado al rojo. Aserrar en dos un carretel de hilo y encolar la base de una de las dos mitades en el centro del disco. Tomar un trozo de bambú u otro objeto tubular que se ajuste exactamente al agujero del carrete. Introducir e mismo en la boquilla de un globito asel gurándolo con hilo de algodón o mediante una banda de goma (observar l figura). a Inflar el globo, apretar la boquilla e insertar e tubo en el agujero del carrete. l Colocar e disco sobre la mesa y dejar que l

2.263 Reducción del frotamiento empleando aceite Colocar dos placas de vidrio, una al lado de la otna y verter sobre una de ellas algunas gotas de 'aceite.Indicar a los alumnos que froten con el dedo, primero e l vidrio no aceitado y luego e otro para l percibir l diferencia. a
2.264 Reducción del frotamiento mediante cojinetes a bolillas Tomar dos envases de hojalata, de pintura por ejemplo, cuyo reborde superior presente una garganta profunda alrededor de l a tapa. Poner bolillas en una de las gargantas e invertir l otra lata sobre las misa m a s improvisando un cojinete a bolillas. Colocar un libro en la parte superior y observar con que facilidad gira este cojinete experimental. Aceitando las bolillas girará con mayor facilidad aún.

e aire escape. A expandirse e aire sall l l drá por el !agujero y levantará el cartón de tal manera que,bastará un leve golpecito para que se deslice rápidamente hasta el otro extremo de la mesa, prácticamente sin frotamiento. Este experimento ilustra e principio de dos vehículos a propulsión l sobre colchón de aire.
2 2 6 L a hélice .6 Aunque l reacción a chorro se está transa formando en l principal fuerza de proa

143

Fluidos

2.267

pulsión de las aeronaves, l hélice ha a prestado buenos servicios a la aviación y la navegación aún depende de l misma. a Para ilustrar su principio puede emplearse e dispositivo que aquí se describe: l E rotor puede construirse con la tapa l de una lata (ver la figura A) teniendo la precaución de emparejar e borde exterior l pana evitar e peligro de cortaduras. Dil bujar prolijamente las tres paletas sobre la tapa. En primer término se harán los cortes marcados con líneas llenas y después los indicados con líneas punteadas, de manera que las secciones m á s pequeñas puedan retirarse completamente dejando libres las tres palas. Los cortes se practicarán mejor sobre un trozo de m a dera empleando un formón viejo. Antes de torcer las paletas perforar en su centro dos agujeros de 5 m m . d e diámetro separados entre sí 5 mm, quitando luego el pequeño puente de metal entre ambos para hacer una ranura central. E siguiente requisito es procurarse una l varilla retorcida de metal grueso, de aproximadamente 1 c m por 25 c m que encaje en la ranura efectuada. S no pudiera coni seguirse dicha varilla, podrían usarse en su lugar dos alambres gruesos (observar ) la figura b. Para retorcer las alambres doblar por e medio un trozo de 60 c m l dejando una gaza grande en e extremo l en que se practicó el doblez. introducir en ésta un trozo de varilla cilíndrica B y sujetar ambos extremos libres bien juntos a un tornillo de banco y retorcer el trozo de alambre doblado dándole un ángulo de torsión uniforme de unos 20" con respecto al eje. Finalmente conseguir un

tubo pequeño por cuyo interior e alaml bre se deslice fácilmente. Dicho tubo puede confeccionarse con un trozo de hojalata. Naturalmente e ángulo de las palas l de l helice debe permitir que l misma a a se eleve cuando se imprima al rotor un movimiento de rotación empujándolo hacia afuera del alambre. E dispositivo esl l tará constituido por tres partes: e alambre, que se mantendrá en posición vertical; e tubo de hojalata que descansará l sobre l gaza, al pie del alambre retora l cido y e rotor que se apoyará sobre el extremo superior del tubo, tal c o m o puede verse en la figura (c). Para lanzar este 'platillo volador', sostener e aparato firl memente por encima de la cabeza tomán-

a

b

C

d

dolo con una m a n o por e ,tutubo y tirar l fuertemente con la otra qui,tando da var l a retorcida. C o m o l construcción de il a este artefacto es Tápida, podrá experimentarse con las paletas inclinadas a distintos ángulos y con diverso niimero de palas, desde dos hasta seis, para alcanzar la altura de vuelo óptima. Estas pruebas deberán realizarse a aire libre. Las hélices l de la forma ilustrada en (d) se recortan en metal laminado. U n a banda de g o m a dará un medio de propulsión para modelos de aeroplanos y barcos.

Fluidos
La presión de los iiquidos
2.267 Diferencia entre peso y presiiín Cortar dos tarugos cuadrados, de madera, uno mucho m á s pequeño que el otro y unirlos c o m o indica l figura. Presionar a cada una de sus caras consecutivamente sobre una plancha de *arcilla o plastilina,

227 .6

Fluidos

144

aplicando en ambos casos l misma fuera za. La distinta profundidad de las marcas indicará l diferencia de l presión. a a
~

presión en e fondo del recipiente con l agua y en e fondo del que contiene all cohol. Comparar los resultados obtenidos.

2 2 1 Presión del agua en un recipiente .7 2.268 Los líquidos ejercen presión grande Conectar dos tubos de vidrio o dos tubitos a transparentes para beber refrescos, de Tomar dos frascos de vidrio de l misma l 1 c m de largo,mediante un tubo de goma altura, uno ancho y e otro estrecho y lle5 ty montarlos sobre un tablero vertical, co- narlos de agua hasta el mismo nivel. U i l l m o indica l figura. Poner agua coloreada lizando e embudo y e manómetro empleaa en los tubos hasta una altura de 6 u 8 cm. dos en los experimentos anteriores medir l E conjunto constituye un medidor de pre- la presión en e fondo de cada recipiente l sión o manómetro. Extender sobre l boca y comparar los resultados. a de un embudo pequeño una membrana. fina de goma, atada con un hilo o cordel. 2.272 El agua ejerce igual presión en toUnir e embudo a manómetro por medio l l das las direcciones l Perforar con un clavo e contorno de l de un tubo de goma de 30 cm. Sumergir e l a embudo en un balde con agua y observar base de una lata de conservas alta. Cubrir en e manómetro los cambios de nivel los agujeros con una tira de cinta adhesil del líquido. va. Llenar l lata de agua y colocarla en a una pileta o desagüe. Quitar l cinta adhea siva. Observar y constatar e alcance de l los chorros que surgen del contorno de l a lata. 2 2 3 Equilibrando columnas de agua .7 Practicar una perforación o quitar el fondo a varias botellas de material plástico de diferentes formas pero de aproximadamente l misma altura. Colocarles tapones a portadores de tubos de vidrio y conectar las botellas entre sí en l forma que muesa tra l figura. Verter en las botellas agua a coloreada hasta que estén casi llenas. Mediante este experimento se demostrará que l presión ejercida por un líquido es a independiente de. las dimensiones y forma del recipiente que l contiene y depende o solamente de l profundidad del líquido. a

2.269 La presión del agua varía con la profundidad Llenar de agua un recipiente alto de vidrio o un balde. Empleando e embudo y l e manómetro construidos para e experil l mento anterior medir l presión cerca de a l superficie y en e fondo del recipiente. a l ¿Cómo varía l presión en función de l a a profundidad? 2.270 La presión depende de l naturaleza a del líquido Tomar dos frascos de vidrio en los cuales pueda entrar e embudo. Llenar uno l con agua y e otro con igual volumen de l menor densidad, como por ejemplo, alcohol. Asegurarse de que l profundidad de a ambos líquidos sea l misma. Medir l a a

145

Fluidos

2.277

2 2 4 Elevación de grandes pesos median.7 te l presión hidráulica a Tomar una bolsa de goma para agua caliente y cerrarla con un tapón bien ajustado provisto de una perfomción atravesada por un ,tubo corto de vidrio. Luego, perforar el fondo de una lata de conservas practicando un orificio de dimensiones suficientes para colocar otro tapón perforado con su correspondiente tubo corto de vidrio. Unir l bolsa de goma con a l lata mediante un tubo de goma de por a l menos 1,25 m de largo. Convendrá aseo gurar con algunas vueltas de alambre l a conexión del tubo con l bolsa. Luego, a

y apretarla lo más fuertemente posible; como el agua no es compresible ascende; rá por e tubo. ¿Puede lograr que e agua l l desborde del tubo?
B. Llenar con agua un frasquito de remedio y cerrarlo con un tapón que ajuste bien. Aplicar un golpe seco al tapón con un martillo: el frasco estallará. Precaución: Envolver previamente el frasco para evitar,que salten trozos de vidrio.
2 2 6 Construcción de un modelo de as.7 censor hidráulico Algunos montacargas y ascensores están accionados por l presión del agua. Se a puede construir uno con un inflador de automóvil. Colocar en e pico del inflador l un trozo de tubo de goma y atar l coa nexión con alambre para que no ceda Conectar el otro extremo a un grifo, atando también l conexión en l misma fora a ma. Hacer sentar a uno de los alumnos sobre e mango del inflador de modo que l se mantenga en equilibrio.Abrir lentamente e grifo y observar s l presión del l i a agua es suficiente para hacerlo elevar.
2.277 U n modelo de ariete hidrúuiico Los arietes hidráulicos se emplean a veces para elevar e agua desde un nivel infel rior a otro superior. Funcionan mediante el flujo de una corriente de agua. Se puede construir un modelo de ariefe hidráulico de 'lasiguiente manera: Tomar una botella de material plástico y quitarle e fondo. l Ajustar a l misma un tapón de goma a perforado y atravesado por un tubo de vidrio corto. Conectar éste a un tubo en T de vidrio o metal provisto en uno de

llenar ésta, el tubo y la lata con agua. Colocar l bolsa sobre e piso y encima a l de ella una ,tabla (ver l figura) y sobre a esta última poner libros u otros objetos pesados. Levantar entonces l lata por a encima del nivel del piso y observar qué ocurre con dichos objetos. Comprobar qué peso puede levantarse colocando l lata a a l altura máxima posible con relación a a piso. l
2 2 5 E agua no es compresible .7 l A. Cerrar una botella de plástico flexible con un tapón perforado atravesado por un tubo de vidrio de un cuentagotas, de manera que su extremo agudo quede hacia afuera. Llenar de agua completamente l botella. Poner e tapón y hundirlo hasta a l que penetre un poco de agua en e cuental gotas. Tomar l botella entre las manos a

2.277

Fluidos

146

sus extremos de un tubo de goma y un pico surtidor conectado mediante otro tubo de goma en l forma indicada en l a a figura. Llenar la botella con agua y apretar con los dedos el extremo del tubo de goma. Luego, soltarlo dejando correr e l agua y detenerla bruscamente apretando de nuevo. Tomar nota de la altura que alcanza el agua que salta por el pico surtidor. Dejar que e agua corra y salte l dternadamente. Se tendrá así en funcionamiento un modelo de ariete hidráulico. 2 2 8 Modelo de una rueda hidráulica .7 Los modelos de ruedas hidráulicas pueden construirse con carreteles usados de cintas para máquina de escribir o cinta adhesiva. Las paletas se confeccionarán con trozos de hojalata cortados en la forma a indicada en l figura y soldados al interior del carrete. U n a broqueta o aguja de tejer hará (lasveces de eje. U n a corriente R

metida l caja. Poner un poco de agua a en su interior y repetir el experimento. Agregar agua varias veces en pequeñas cantidades hasta que l caja no flote más. a Llenar completamente con agua k caja y taparla. Pasar un cordel doble a su alrededor y atar en sus extremos una banda

de goma <larga. Levantar l caja soetea niéndola por la misma y observar su alargamiento. Sumergir luego l caja en un a a balde con agua y observar nuevamente l longitud de l banda de goma. ¿Cómo exa plicar la diferencia?
2 2 0 Construcción de un ludidn .8 Procurarse un frasco de vidrio alto y de boca ancha. Lastrar la pera de goma de un cuentagotas enrollando varias vueltas de alambre de cobre en su parte estrecha. Llenar el frasco de agua a ras del borde.

de agua procedente de una canilla o guiada desde un depósito o canaleta para desagüe pluvial, constituirá una fuente de potencia adecuada. Otro tipo de rueda puede construirse con un carretel de hilo o un corcho. Practicar cortes longitudinales como se indica en l figura e insertar en a los mismos láminas rectangulares de madera u hojalata, que actuarán como paletas. Flotabilidad 2 2 9 Empuje vertical del agua .7 Tomar una caja de metal -una lata de café o cigarrillos,por ejemplo- cuya tapa cierre herméticamente. U n a vez tapada, sumergirla en un balde con agua, con la tapa hacia abajo y soltarla bruscamente. Repetir el experimento con #lacaja en distintas posiciones. ¿Qué se observa? C o m probar e empuje vertical a que está sol

/

Introducir agua en la pequeña pera y hacerla flotar en el recipiente. No debe quedar en ella m á s que la cantidad de aire suficiente para impedir que .se hunda. Se necesitarán muchos y largos tanteos para

147

Fluidos

2.284

conseguirlo, apretando la pera para hacer salir e aire burbuja a burbuja. U n a vez l logrado esto, cerrar e frasco, ya sea con l un tapón grande o extendiendo sobre su boca una membtana de goma recortada de una cámara usada. Empujando e tal pón o l membrana de goma, se obsera vará que el ludión se hunde, volviendo a i l la superficie al cesar l presión. S e a flotador se confecciona con un tubo de vidrio, pequeño, o un frasquita de remedio, se podrá explicar e funcionamiento l del ludión observando e ascenso y desl censo del nivel del agua en su interior, cuando aquél desciende y sube.
2 2 1 Cuerpos sumergidos .8 Para este experimento se requiere un recipiente de enrase fijo, una piedra que entre en su interior y un vaso colector, confeccionado con una lata en desuso. Llenar de agua el recipiente de enrase f j hasta la altura del pitco; atar la pieio dra a un cordel y pesarla con un dinamómetro. Pesar e vaso colector y colocarlo l debajo del pico de escurrimiento del recipiente, de manera que pueda recoger e l agua desplazada del mismo al hundirse l a

2.282 Cuerpos flotantes Llenar con agua e recipiente de enrase l fijo, dejando correr e agua hasta que l l a superficie esté al nivel del pico. Elegir un trozo de madera que flote hundiéndose en e agua hasta l mitad o más. Pesar l a este trozo de madera con un dinamómetro. Pesar e recipiente colector y colocarlo l bajo el pico de escurrimiento del primer recipiente. Sumergir e trozo de madera l en éste y leer e peso indicado por el dil namómetro. Calcular el peso del agua desplazada restando del peso total del colector m á s el agua recogida, e peso del l colector vacío. ¿Qué relación existe entre l aparente pérdida de peso del trozo de a madera flotante y e peso del agua desl plazada por e mismo? Repetir, el experil mento con otros cuerpos que floten. 2 2 3 Experimento con una vela flotante .8 Introducir u n clavo en e extremo infe l rior de una vela. Deberá elegirse uno cuyo peso permita que l vela flote con su ex a tremo superior sobresaliendo de l supera ficie del agua, cuando se (la coloca así lastrada dentro de un recipiente alto, lleno de agua. Encender la vela y observarla hasta que se consuma casi totalmente. Mientras arde su peso disminuye en forma constante. ¿Por qué continúa flotando? 2 2 4 Grado de fiotabilidad de distintas .8 clases de madera Tomar un corcho y trozos de madera de distintas clases, por ejemplo, arce, caoba y ébano (ver l figura). Ponerlos en un a recipiente con agua y observar de qué

piedra (ver l figura). Sumergir la piedra a en e agua y anotar su peso; ¿tiene el misl mo peso en el agua que en el aire? Recoger e agua vertida por el pico de escurril miento y calcular su peso restando del peso total e del vaso colector. ¿Qué rel lación existe entre el peso del agua desplazada y la pérdida de peso comprobada al pesar l piedra sumergida en el agua? a Repetir este experimen.to con otros cuerpos.

D

A corcho
B

arce

c caoba D ébano

2.284

Fluidos

148

manera flota cada madera. ¿Qué explicación puede darse a este fenómeno?
2 2 5 Experimento con un huevo flotante .8 Sumergir un huevo en un vaso con agua dulce y observar. Agregar sal al agua observando s e huevo flota (ver l figura). i l a ¿Cómo explicar este fenómeno? ¿Estará relacionado con e hecho de que los bul ques calan menos en e agua salada que 1 en e agua dulce? l

2 2 6 U n hidrómetro construido con una .8 pajita para beber refrescos Tomar un tubito para refrescos o una paja natural, sólida y de unos 20 c m de largo. E n caso de no ser impermeable sumergirl en estearina fundida y dejarla secar. a Obturar con cera uno de sus extremos y por e otro echar perdigones de plomo O l arena fina hasta que la paja flote en posición vertical. Dejar caer después una gota de cera fundida para inmovilizar definitivamente e lastre. Colocar en {la paja l un anillo de g o m a delgado o un trozo de hilo negro de algodón que pueda deslizarse hacia arriba y abajo a m o d o de indicador. Marcar sobre la paja el nivel del agua. Retirarla del agua y medir l distancia a entre su extremo y l señal. Sea x esta a longitud expresada en cm. Admitiendo que e peso específico del agua es igual a la l unidad y que la sección de l pajita es a uniforme, se puede proceder a graduar e l hidrómetro para que mida l densidad de a diversos líquidos, comprendida digamos entre 0,6 y 1,2, mediante la fórmu!a siguiente: Distancia desde e extremo de la paja a l la señal

2.287 L a flotabilidad en diferentes líquidos Tomar un recipiente de vidrio, .estrecho y alto -probeta o botella-. Procurarse adem á s los siguientes líquidos: mercurio, tetracloruro de carbono, agua y querosene. Se necesitará también una esfera pequeña de acero o hierro, que puede ser una bolilla de cojinete o en su defecto,un perno o una tuerca de hierro; un trozo de ébano u otra madera que no flote en e agua, un l trozo de parafina y un corcho. Echar en la probeta sucesivamente: mercurio, tetracloruro de carbono, agua y querosene. Luego, echar los cuatro sólidos antes mencionados. Se comprobará que e hierro l atraviesa las tres capas de los díquidos superiores pero flota en e mercurio; que l e ébano atraviesa los dos primeros líquidos l y flota en e tetracloruro de carbono; que l l parafina atraviesa el querosene y flota a en e agua y que e corcho flota sobre el l l querosene.

A corcho
B D E F

parafina

c ébano
hierro o acero querosene agua c tetracloruro de carbono H mercurio

-

X

densidad relativa del líquido

2 2 8 C ó m o un submarino asciende y des.8 ciende en e agua l Colocar trocitos de hierro o guijarros en el fondo de un frasco pequeño de boca ancha, cubriéndolos con parafina fundida para inmovilizarlos, de manera que el frasco flote en posición vertical. Cerrarlo con un tapón con doble perforación. Pasar por uno de los orificios un tubo de vidrio en U, una de cuyas ramas llegará hasta e l fondo del frasco. E n e otro orificio inl troducir un tubo de vidrio corto conectando al mismo un tubo de goma. Sumergir e frasco en un recipiente con agua. l Aspirar por e tubo de g o m a un poco l de aire; e agua penetrará por e sifón al l l interior del frasco que terminará por hundirse. Se l podrá reflotar soplando por o e tubo hasta extraer parte del agua que l

149

Fluidos

2.294

penetró. C o m o e uso del aire comprimido l para vaciar los tanques no es práctico cuando el submarho se halla sumergido, los ingenieros submarinistas ajustan la densidad del barco a l del agua y ema plean timones de profundidad para descender y ascender. Para navegar en la superficie desagotan e o tanques insuflándols les aire del exterior cuando el submarino emerge. Este dispositivo ilustra también el principio en que se basan los tanques y pontones empleados en e reflotamiento de l buques hundidos. Sujetar un peso al frasco, sumergir e conjunto en el agua y elel vario hasta l superficie insuflando aire a en el frasco.
J

dedor y el aumento de l misma hacia e a l otro borde del plato provocará una contracción de l superficie que arrastrará a consigo e talco. Intentar un experimento l similar reemplazando e talco por azufre l sublimado y e jabón por detergente sinl tético líquido. Podrá proyectarse el resultado de l experiencia sobre una pana talla, empleando un plato transparente sobre un reflector dirigido hacia arriba.
2 2 1 Hacer flotar una aguja en el agua .9 Tomar una aguja de acero y secarla cuidadosamente. Colocarla sobre los dientes de un tenedor que se sumergirá con cuidado en un vaso lleno de agua. S se proi cede con l debida precaución, la aguja a flotará cuando se retire e tenedor. Obserl var de cerca l superficie del agua: podrá a advertirse que 'la película superficial parece curvarse bajo e peso de la aguja. l

2.289 Inmersión y flotación Dar forma de pequeño bote a un trozo de lámina de plomo, hojalata o aluminio y haicerlo flotar en un recipiente con agua. Luego, estrujar el bote de papel metálico hasta convertirlo en una pequeña bolita y tratar de hacerla flotar en e agua. ¿Qué l se comprueba? ¿Cuál sería su mejor explicación de este fenómeno?

Tensión superficial
2.290 Acción del jabón sobre l tensión a superficial Tomar un plato grande y lavarlo hasta que esté perfectamente limpio. Llenarlo con agua fría y dejarlo en reposo un m o mento sobre la mesa hasta que e líquido l se inmovilice completamente. Espolvorear ligeramente con talco l superficie del a agua. Tocar el agua cerca del borde del plato con un trozo de jabón húmedo; e l ta'co será rechazado de inmediato hacia e lado opuesto del plato. E jabón habrá l l reducido l tensión Superficial a su alrea

2.292 Hacer flotar una hojita de afeitar Conseguir una hojita de afeitar de las de a doble filo y tratar de hacerla flotar en l superficie del agua. Observar nuevamente la superficie y constatar s l película sui a perficial se hunde bajo e peso de la hojita. l 2 2 3 C ó m o levantar l superficie del agua .9 a Curvar en forma de gancho e extremo de l un alfiler O de un alambre fino. Afilar su punta hasta aguzarla bien. Poner e ojo l al nivel de l superficie del agua contenia da en un vaso. Sumergir e gancho bajo l la superficie y levantar suavemente la punta hacia e exterior; s se procede con cuil i dado l punta levantará l superficie lia a geramente sin romperla. 2.294 C ó m o envasar el agua en un tamiz Verter aceite sobre l malla metálica de a

2.294

Fluidos

150

un tamiz de cocina. Sacudirlo para extraer e exceso y evitar que los orificios queden l tapados. Echar con precaución e agua de l un jarro en e tamiz, haciéndola correr a l l largo de la pared del mismo. Cuando el o tamiz esté lleno hasta l mitad sostenerlo a encima de una pileta o de un balde y observar e fondo. Se comprobará que e agua l l presiona a través de cada agujerito de l a malla, pero que l tensión superficial ima pide su paso a través de ésta. Bastará tocar con e dedo l parte inferior del tamiz l a para que e agua corra. l
2 2 5 C ó m o llenar un vaso con agua hasta .9 colmarlo sin que desborde el líquido Colocar un vaso sobre un plato playo o fuente. Frotar sus bordes con un lienzo seco y llenarlo de agua hasta e ras. Se l observará que es posible llenar el vaso algunos milímetros m á s sin que desborde. Luego, dejar caer monedas o arandelas metálicas dentro del vaso introduciéndolas por e borde. Mediante este procedimiento l determinar hasta dónde puede colmarse e vaso sin que desborde. l 2 2 6 ‘Comprimiendo’ agua .9 Tomar una lata de conserva vacía y con un clavo practicar cinco agujeritos en l a base. Estos orificios deberán estar m u y cerca del fondo y distantes 5 m m uno de otro. Llenar la ,lata con agua y observar que se escapa por 5 chorritos. Comprimir entre e pulgar y el índice estos hilillos l de agua y se unirán formando un único chorro. Pasando l m a n o por delante de a l fila de agujeros, los cinco chorritos se a volverán a separar (ver la figura).

de largo. Hacer en la popa una muesca de tamaño suficiente como para sostener un trocito de alcanfor en contacto con el agua sin dejarlo caer. Hacer navegar estos botes en una fuente grande llena de agua. Se pueden introducir variantes interesantes en este experimento haciendo l muesa ca en e lado derecho o izquierdo de l l a popa. *

2 2 8 Soplando pompas de jabón .9 Las películas y pompas de jabón permiten estudiar m u y bien l tensión superficial. a Puede prepararse una buena solución para pompas de jabón disolviendo tres cucharadas soperas rasantes de jabón en polvo o en escamas en cuatro tazas de agua caliente. Dejar en reposo l solución dua rante tres días antes de emplearla. Tratar de hacer pompas de jabón con un soplador de burbujas, una pajita para beber refrescos, una pipa de arcilla común o una trompeta de juguete, vieja, de unos 4 c m de diámetro. Se puede hacer un buen soplador de burbujas cortando e extremo de una l paja en 4 secciones de 1 c m de largo y curvándolas hacia afuera. E corte longitudil nal p w d e hacerse con una hojita de afeitar. 2 2 9 Soporte para pompas de jabón .9 Fijar una varilla vertical de unos 15 c m de largo a un zócalo de madera. Enrollar

2.297 U n bote impulsado por la tensión superficial Procurarse algunas pastillas de alcanfor o bolitas antipolillas. Recortar dos o tres lotes de papel rígido, cada uno de unos 2,5 c m

Y

I

151

Fluidos

233 .0

alambre de cobre o de hierro alrededor de la varilla y hacer un aro de unos 10 c m l de diámetro (ver l figura). Sumergir este a aro en una solución jabonosa. Soplar una pompa de jabón grande y pasarla al aro. Humedecer una pajita en l solución de a jabón, introducirla con cuidado en l poma pa y tratar de soplar otra pompa en e l interior de l más grande. Se requerirá a cierta práctica antes de lograrlo.
2 3 0 Experimentos con películas jabonosas .0 Construir con alambre las armazones representmadas en l figura. Sumergirlas en a una solución concentrada de jabón y ob-

para determinar un peso por medio del aire comprimido. Suspendida de un pitón provisto de un aro, en posición invertida y con una pequeña cantidad de aire en su interior puede servir de balanza ' resorte'. a La compresión de aire húmedo dentro de la jeringa originará una condensación de agua formando una 'lluvia'. Uniéndola a e un tubo de plástico de 20 o 30 c m s improvisará una bomba sencilla y empleando tubos de diversas longitudes con agua en su interior se obtendrá un termómetro de aire o termobarómetro o bien, s se e m i plea un tubo de 11 o 12 m de largo, un barómetro de agua. Uniendo dos jeringas por medio de un trozo de tubo se pueden demostrar las variaciones de l presión a dentro de sistemas cerrados (ver l fia gura). C o m o las jeringas están graduadas todos estos experimentos pueden ser cuantitativos. (Ver también las experiencias 2.196 y 2.309.)

servar 1,as películas obtenidas. Sumergir el marco con corredera en l solución jaa bonosa. Tirar de la corredera suavemente y observar la distensión de l película de a jabón. Soltarla y será llevada hacia atrás por l contracción de bta. a

La presi6n atmosférica
2 3 1 Experimentos con l presión e m .0 a pleando jeringas Las jeringas de material plástico de 100 cm3 pueden emplearse en muchas investigaciones sobre 'la presión del aire. C o n su extremo obturado, la jeringa puede emplearse para comprimir e aire o produl cir un vacío parcial; conectando a i amisma ' un trozo corto de tubo plástico resultará fácil cerrar su extremo mediante un broche a presión o un tarugo de madera. También puede cerrarse introduciendo d , i cho extremo en un trozo de madera o plástico en e que previamente se habrá l efectuado una perforación de l medida a adecuada. Usando dicha base como plataforma se podrá utitlizar l jeringa en poa sición vertical y usarla a modo de balanza

2 3 2 Detectando el aire .0 Sumergir una botella de gollete estrecho en el agua y sostenerla boca abajo. Lentamente ,acercare gollete a la superficie. l ¿Qué se comprueba? ¿Estaba vacía la botella? Colocar un puñado de tierra en un recipiente con agua y observar. ¿Se advierte algo que indique l presencia de aire a en l tierra? Conseguir un ladrillo y poa nerlo en un recipiente con agua, ¿existe algún indicio de que en e interior del lal drillo hay aire? Llenar un vaso con agua y observarlo de cerca. Dejarlo en un lugar cálido durante varias horas y luego observar nuevamente. ¿Qué diferencia se advierte? ¿Hay alguna señal de que el agua eontiene aire?

2 3 3 E aire ocupa un lugar en el espacio .0 l A. Tom'ar una botella y un embudo. Colocar e embudo en e cuello de la botella y l l cubrir d intersticio alrededor del mismo con arcil1,a de modelar, cuidando de comprimir bien la arcilla húmeda en e cuello l de l botella. Verter agua lentamente por a el embudo (observar l figura). ¿Qué se a comprueba? ¿Qué propiedad del aire pue-

233 .0

Fluidos

152

de deducirse? Repetir e experimento verl tiendo agua hasta colmar casi e embudo l y con cuidado perforar con un clavo la arcil1.ahacia e interior de .labotella. ¿Qué l se observa? ¿Cómo explicarlo?

figura). Llenar e segundo vaso con e l l aire del primero. ¿Qué propiedad del aire se pone en evidencia?
2.304 El aire posee masa Colocar sobre una mesa o escritorio una varilla plana de aproximadamente un m e tro de largo de m o d o que más o menos la mitad de l misma sobresalga del borde. a Sobre e extremo de l varilla apoyado l a sobre la mesa extender una hoja de diario aplanándola cuidadosamente.Aplicar en e l otro extremo un golpe seco con l m a n o a o con una maceta de madera. La varilla se quebrará en e borde de l mesa. La l a rotura se debe a que l parte apoyada a sobre la mesa estaba sostenida por l a presión ejercida por e aire sobre l gran l a hoja de papel. Mantenerse a un costado al golpear l varilla. (Ver también e exa l perimento 4.116.) 2 3 5 El aire ejerce presión .0 A. Llenar un vaso con agua hasta e borde. l Cubrirlo con un cartón, apretarlo con la m a n o contra los bordes e invertir e vaso l y retirar la m a n o que sostiene e cartón l (observar la figura). Colocar e vaso inl vertido sobre una mesa bien lisa y, con cuidado, hacerlo deslizar del cartón a l a mesa. ¿Puede sugerir alguna manera de vaciar e vaso sin derramar su ccntenido l sobre la mesa? ¿Qué conclusiones relativas al aire se pueden extraer de este experimento? (Ver también el experimento 4.1 17.)

A. aire en e l
interior de l a botella

B. aire en el
interior del vaso

B. Llenar con agua hasta la mitad un recipiente grande y hacer flotar un corcho en e agua. Hundir un vaso invertido por l encima del corcho. ¿Qué se observa? Asegurar firmemente un trozo de papel en e l fondo del vaso y repetir e experimento. l ¿Se moja e papel? l
C. Conseguir un acuario o una cuba grande y llenarlo de agua casi por completo. Sumergir en e agua un vaso invertido y l con l otra m a n o sumergir un segundo a

EI aire sostiene
C. Trasvasando aire debajo del agua
el agua dentro del tubo de vidrio

vaso. Dejar que este úl.timo se llene de agua inclinando su boca hacia arriba. Sostenerlo luego con l boca hacia abajo ena cima del primera, del que, inclinándolo se dejará escapar e aire lentamente (ver l l a

E aire sostiene e agua l l contenida en e vaso l

B. Tapar con e dedo e extremo de un l l trozo de !tubo de vidrio recto o de una pajita para beber refrescos e introducirlo en un recipiente con agua coloreada. Re-

153

Fluidos

2.307

tirar e dedo y observar qué ocurre. Voll ver a poner e dedo en e extremo del tubo l l y quitar éste del recipiente (ver l figura). a ¿Que ocurre? ¿Por qué? ¿Qué propiedad del aire se demuestra? C. Practicar un agujero con un e!avo cerca de la base de una lata. Llenarla de agua. Tapar fuertemente l boca de l lata a a con l mano y e agua cesará de salir por a l e agujero. Retirar l mano y volvera a l a fluir nuevamente (ver l figura). ¿Qué poa ne de manifiesto este experimento?

prendente: l frágil paja traspasa fácila mente l patata (ver l figura). a a

D. Mojar e interior de una ventosa de l goma para destapar cañerías y apretarla contra una superficie plana, como e asienl to de un taburete. Tratar de levantar e l taburete con la ventosa. ¿Por qué es posible hacerlo? Humedecer los bordes de dos ventosas destapadoras de caños. Presionar fuertemente una contra otra ambas copas de g o m a y luego tratar de separarlas (observar l figura). ¿Por qué razón son tan a

2.307 Sencillo barómetro de mercurio (an-

La presión del aire controla la salida
del agua

(1

Hemisferios de Magdeburgo simples

difíciles de separar? Este experimento es similar a (laclásica experiencia de los hemisferios de Magdeburgo.
2.306 C ó m o atravesar una patata con una paja empleando l presión del aire a Tapar con el dedo índice uno de los extremos de una pajita y sostener una patata con la otra mano. Con un movimiento rápido atravesar l patata con la paja cuia dando de insertarla perpendicularmente. A obturar l extremidad de la paja con l a e dedo, mientras e otro extremo se clava l l en la patata, e aire queda encerrado en l e interior de aquélla y al comprimirse da l a l paja la rigidez necesaria para impedir a que se doble. E resultado es súbito y sorl

tes de realizar este experimento consultar en e Capítulo Primero l l a sección correspondiente a l mania pulación del mercurio). A. Cerrar uno de los extremos de un tubo de vidrio a unos 80 c m de largo haciéndolo girar sobre sí mismo en l llama de un a mechero de gas (ver la figura A). Sostener e tubo lo m á s verticaimente posible. l Adaptar a la extremidad que se dejó abierta mediante un tubo corto de g o m a un pequeño embudo o tubo embudo. Verter lentamente mercurio en e tubo de vidrio. l Precaución. Los vapores de mercurio son i a nocivos y no deben aspirarse. S en l columna de mercurio quedan aprisionadas algunas burbujas de aire, hacerlas desaparecer sacudiendo suavemente el tubo en sentido vertical. Llenar e tubo hasta 1 c m l del borde. E último tramo es mejor llel narlo con ayuda de un gotero para evitar que el mercurio salpique. Llenar e tubo l hasta que e mercurio rebalse apenas e 4 1 l borde del mismo. Verter ahora mercurio en un frasco o plato hasta una altura de 2 cm. Con e dedo protegido por un guanl te de g o m a tapar el orificio del tubo e invertirlo sobre l cubeta con mercurio. a Retirar e dedo del tubo cuando éste se l encuentre por debajo de la superficie del mercurio. Este tubo, colocado en un soporte adecuado hará las veces de barómetro de mercurio. La diferencia entre el nivel del mercurio del tubo y el de l cua beta da la medida de l presión atmosa férica en centímetros o pulgadas de mercurio.

2.307

Fluidos

154

B. E n un barómetro de uso permanente se puede emplear como depósito de mercurio un frasco de tinta, lo que ayudará a m a n tener la superficie limpia y reducirá l a salida de vapores. Para colocarlo puede usarse el siguiente procedimiento. Antes

en e cuelio del frasco. S se desea, e l i l barómetro puede fijarse a un soporte provisto de una escala métrica y colgarse de l pared. Deberá asegurarse mediante un a sostén e extremo superior del tubo e inl troducir e frasco de tinta en una lata en l l que ajuste bien, l que *a su vez, se a a fijará al soporte.
2.308 Barómetro aneroide Es posible construir un barómetro aneroide sencillo con un tubo de goma anillado de los usados en los automóviles o con l a empuñadura de g o m a de un manubrio de bicicleta. C o m o las causas de error en un instrumento de este tipo son múltiples, no podrán esperarse resultados de gran precisión. Con dos buenos tapones o dos tarugos de madera no porosa, cerrar ambos extremos del tubo que servirá como cámara de vacío. Antes de colocarlos se

n

A

antes de calentar caliente de l llama a

B después de calentar

c extremo del tubo en la parte m á s
D mercurio

de llenar e tubo con mercurio en l forma l a descripta en A, conseguir un corcho con dos perforaciones, una para alojar e tubo l del barómetro y otra para pasar un tubo corto, de vidrio (ver la figura B) . Deslizar e tapón en e tubo hasta una distancia de l l unos 15 c m de su extremo inferior e insertar en e otro agujero e tubo corto. l l Luego, pegar en e fondo del frasco un l parche de goma de los empleados para reparar cámaras de bicicleta. Llenar e l tubo del barómetro en la forma descripta y taparlo con e frasco de tinta invertido l apoyando firmemente el orificio del tubo contra e parche. Manteniendo el tubo en l contacto contra e parche invertir e disl l positivo y colocarlo sobre una mesa descansando sobre l base del frasco. Sin a l dejar de presionar sobre e tubo verter un poco de mercurio en e frasco; luego, l levantar ligeramente e tubo para permil tir que e mercurio descienda hasta su l posición de equilibrio y hundir e corcho l

comprimirá e tubo para extraer todo el l aire y se los hará herméticos aplicándoles cera o atando l parte exterior del tubo a de goma a la altura de 110s tapones. E l efecto de l presión atmosférica se c o m a pensará en parte mediante un peso suspendido del tapón inferior que estirará e l fuelle formado por e tubo de goma. Podrá l acoplarse al aparato una aguja y una escala, en l forma ilustrada por l figura, a a que permitirá !eer las fluctuaciones de la presión atmosférica.

155

Fluidos

2.312

2.309 Medición de l presión atmosférica a con un inflador de bicicleta U n inflador de bicicleta con e émbolo l invertido como indica la figura puede servir para determinar l presión atmosférica. a E pistón puede hacerse hermético cul briendo con una pequeña capa de aceite el interior. del cilindro. Se calculará e l área del interior del cuerpo de l bomba a o se la medirá directamente con papel milimetrado, lo que permitirá calcular la presión del aire en kg/cm? Se determinará e peso que l presión atmosférica puede l a equilibrar suspendiendo varias cargas de un gancho atornillado a un tarugo de m a dera ajustado en e extremo del mango l del inflador (ver además los experimentos 2.196 y 2.301).

de vidrio plano sujetándolo contra la mesa con una m a n o mientras se tira con l a otra. Ensayar s es posible varias veces, i con ventosas de diferentes tamaños (ver la figura).
2.311 B o m b a elevadora simple con una jeringa ' CGnstruir una jeringa sencilla empleando un tubo de vidrio o metal (pueden servir los de hierro usados en las cañerías), dos

.1

2.310 Determinación de l presión atmosa férica mediante una ventosa degoma Con un dinamómetro se puede medir la fuerza requerida para arrancar una venl tosa adherida a una superficie pulida. E área sobre la que actúa la presión atmosférica se puede determinar presionando la ventosa sobre un trozo de papel milimetrado. Preferentemente emplear una ventosa provista de un gancho. S no pudiera i conseguirse una de este tipo, atar firme-

E

A

carcasa de vidrio o metal

B tapón pistón

c agujeros del pistón D valvula de cuero o g o m a E tubo de aspiración

& J

7
2.309 2.310

tapones y un trozo de varilla metálica. E l ajuste del tapón que hace las veces de pistón se logrará enrollando alrededor del mismo un trozo de cordel. E otro tapón, l atravesado por un tubo de vidrio, una varilla de bambú o un tubo fuerte constituirá l parte anterior de la jeringa con a e orificio de aspiración del líquido. Pracl ticar dos perforaciones en e pistón con un l alambre calentado a rojo y colocar sobre l cada una de ellas un trozo pequeño de cuero que hará las veces de válvula, cerrándose al ascender e pistón y dejando l pasar e líquido cuando aquél desciende l (ver l figura). a 2.312 Construcción de una bomba impelente con un tubo de ensayo Para construir este aparato calentar sobre llama baja el fondo de un tubo de ensayo y soplar un orificio. Luego, practicar otro

mente un trozo de alambre de cobre al cuello de la ventosa de manera que forme un lazo. S l mesa del laboratorio no es i a lo suficientemente pulida, emplear un trozo

23 12 .

Fluidos

156

orificio en un tubo de ensayo más grande
y colocar en ambos bolillas de cojinete o

bolitas pequeñas que harán las veces de válvulas. Envolver con un cordel e tubo l de ensayo interior para que ajuste bien dentro del tubo exterior pero pueda deslizarse hacia arriba y abajo. Colocar en e tubo interior un tapón provisto de un l tubo, bien ajustado, en l forma que ina dica la figura. Servirá como pistón de la bomba impelente (ver l figura). a

afilado de tal manera que uno de sus extremos ocupe más o menos el centro del balón y e otro extremo sobresalga extel riormente unos 2 cm. Por e otro orificio l introducir un pequeño tubo de vidrio cuyo extremo quedará a ras con l cara intea rior del tapón. Ajustar un tubo de g o m a de unos 20 c m de largo al tubo afilado y otro de m á s o menos 1 m al otro tubo de vidrio. Poner un poco de agua en e balón l e insertar e tapón. Sumergir el extremo l del tubo de goma más corto en un recipiente lleno de agua colocado sobre una mesa y dejar caer e tubo más largo en l un balde colocado en e piso y luego inl vertir e sifón (ver la figura). E surtidor l l podrá observarse mejor si el agua del recipiente colocado sobre la mesa se colorea con un poco de tinta. Es posible armar un surtidor sifónico doble intercalando en e dispositivo otro balón prel parado en la misma forma que e anterior. l 2.315 Elevando agua mediante l presión a atmosférica Colocar a un tubo de ensayo un tapón perforado atravesado por un tubo de vidrio. Extraer e aire hirviendo en e mismo l l un poco de agua. Invertirlo y sumergir e l extremo abierto del tubo en un recipiente con agua. La presión atmosférica empujará e agua hacia arriba hasta llenar e l l tubo casi por completo (ver l figura). a 2.316 Relación entre volumen de aire y presión Conseguir un tapón de g o m a que ajuste perfectamente en e interior de un vaso l estrecho o de una probeta. Fijarlo al extremo de una varilla cilíndrica de madera y colocar en e otro extremo de ésta la l tapa de una lata, que hará las veces de platillo de l balanza. Lubricar el pistón a así formado con un poco de vaselina o aceite pesado para motores. E pistón iml pedirá la salida del aire del recipiente. Poner diferentes pesos sobre e platillo y l medir e volumen del aire contenido en el l cilindro de vidrio correspondiente a cada peso (ver l figura). Observar que el voa lumen es inversamen& proporcional a l a presión.

2.313 Sifón simple Tomar dos botellas de vidrio altas y llenarlas de agua hasta l mitad. Unir dos a tubos de vidrio de 30 c m de largo con un tubo plástico o de goma de igual longitud. Llenar de agua e tubo así formado l y comprimir e tubo flexible para evitar l que se escurra e agua. Sumergir cada l tubo de vidrio en una de las botellas y hacer pasar e agua de l una a l otra y l a a viceversa levantando más o menos cada l botella. E experimento es m á s interesante s se tiñe e agua con un poco de tinta. i l Colocar las dos botellas sobre la mesa, ¿funciona e sifón? ¿En qué forma interl viene la presión atmosférica en su funcionamiento? 2.314 Surtidor de agua con un sifón Tomar un balón de vidrio o un recipiente improvisado con una lámpara eléctrica usada, de l cual se retiró e culote, y un a l tapón de goma con doble perforación. Por uno de los orificios introducir un tubo

157

Fluidos

239 .1

250 .1

2.316

237 .1

2.317 U n modelo para demostrar e funl cionamiento de los pulmones Quitar el fondo de un frasco grande de material plástico o de vidrio. Ajustar al golllete un tapón atravesado por un tubo en Y. En cada brazo del tubo en Y atar un globo de goma o una vejiga pequeña. Reemplazar e fondo del recipiente por l una hoja de papel de embalar o una membrana de caucho atada alrededor del mismo y atravesada por un cordel que se sujetará con un nudo y un poco de cera. A tirar de este cordel e diafragma bajará, l l penetrando e aire por e tubo en Y, dil l latando los globos. Presionando hacia arriba e diafragma se obtendrá e efecto l l opuesto (ver la figura).
2.318 Oxidación y presión del aire Lavar un pequeño trozo de viruta de acero en petróleo o bencina para eliminar toda grasitud. Estrujarlo con cuidado y hacerle recuperar su volumen primitivo. E n cuanto esté seco colocarlo en un frasco que se cerrará con un tapón atravesado por un tubo de vidrio de 40 c m de largo. invertir e frasco sobre un recipiente con l agua de m o d o que e extremo del tubo l quede sumergido (ver l figura). Obsera var durante algunas horas. ¿Qué ocurre?

¿Cómo se explica? (Ver también los experimentos 2.40 y 4.58.)

2.319 Experimentos con corrientes de aire A. Poner una pelota de ping pong en un embudo. Soplar fuerte por e caño del l embudo y tratar de sacar la pelota. Invertir e embudo y sostener contra el fonl do l pelota, soplar con fuerza por e tubo a l y observar qué sucede cuando se suelta i pelota. Colocar l pelota sobre una a a l mesa y cubrirla con e embudo. Tratar de levantar Ja pelota de l mesa soplando a por e embudo. ¿Cómo explicaría lo obl servado? (ver la figura.)

2.319

Fluidos

158

7
A

B. Cortar un cuadrado de cartulina de aproximadamente 7 c m de lado. Trazar las diagonales y clavar un alfiler en su punto de intersección. Asegurar l cabeza a del alfiler recubriéndola con un trozo de cinta adhesiva. Introducir e alfiler en e l l orificio de un carretel de hilo vacío y soplar por e otro extremo para tratar de l sacar la cartulina del carretel (ver l fia gura). Invertir e conjunto; sostener lel

C. Acovlar un embudo a una fuente de aire comprimido, que puede ser, el orificio de salida de un aspirador. Inflar un globo y atar en su pico un:trozo de alambre de cobre a m o d o de contrapeso. Poner en marcha e generador de aire comprimido l y mantener en equilibrio e globo en e l l chorro de aire. Tmtar también de poner en equilibrio una pelota de ping pong l entre e globo y e embudo (ver l figul a ra C).

1

D. Tomar dos tubos de vidrio o dos pajitas transparentes para beber refrescos. Colocar uno de los tubos en un vaso lleno hasta l mitad de agua coloreada. a Colocar e segundo de manera que forme l un ángulo recto con e primero y que sus l bocas estén m u y próximas. Soplar en e l tubo horizontal y observar e nivel del l agua en e otro (ver la figura D . ¿Cómo l ) explicar e resultado? l

n
c alfiler

vemente con e dedo la cartulina contra l e carretel. Soplar por e orificio de éste l l y retirar el dedo. ¿Cómo se explica este fenómeno?

Capítulo tercero

Biología

Introducción
E n cualquier lugar de la tierra, maestros y alumnos están rodeados por un sinnúmero de organismos, que se prestan para el estudio. Desafortunadamente, pocos maestros aprovechan las oportunidades que les brinda l localidad. Muchas razones a explican este desaprovechamiento de los recursos naturales para desarrollar un programa de enseñanza de las ciencias. Quizá esto ocurra porque la mayoría de los docentes no han descubierto un plan orgánico que los capacite para relacionar las observaciones diarias de los seres que l e rodean. con un esquema general acerca de la vida. U n ejemplo de tales esquemas conceptuales se presenta en este capítulo. Las actividades específicas se organizan de acuerdo con e principio que las unifica. l Se l ofrece con l esperanza de que no soo a lamente ayudará a los docentes a organizar la observación y a alentarlos a observar constantemente, sino también a que se sientan m á s cómodos en el estudio de los organismos.

Niveles de organización
E principio m á s amplio empleado aquí en l el estudio de los seres vivos, es l que los o biólogos llaman los “niveles de organización”. Se basa en e concepto de que la l vida puede ser mejor entendida disponiendo los seres vivos, los grupos de seres vivos y las partes de los seres vivos en su orden natural o jerarquía. A utilizar este l esquema en l enseñanza de las ciencias a biológicas, el énfiasis se pone en e centro l de la jerarquía, es decir en la posición ocupada por el organismo viviente considerado como un todo, l cual coincide o con la experiencia que la mayoría de las personas tienen con respecto a los seres vivos.
Explicación de l s niveles o
ciencias no pueden ser menbs que sobrepasados por l infinita variedad de seres a vivos y sus actividades. Sin embargo, dichos docentes, deben avanzar m á s allá de l mera apreciación de la complejidad a de la naturaleza. Deben ordenar sus observaciones sobre la base de algunos e s quemas fundamentales que conduzcan a l incremento del conocimientc de l vida. a U n o de tales esquemas es el llamado “niveles de organización”. Este esquema o modelo comprende varios niveles que serán tratados en las secciones que siguen. (ver cuadro.)

31 Organismos . Los organismos son formas individuales
de vida, de la mayoría de ‘lascuales tene-

Un tema complejo se vuelve m á s sencillo
y claro, s se comienza por imaginar un i modelo general que permita disponer l a gran mayoria de las observaciones aislad,asdentro de unas pocas categorías 16gicas y coherentes. Los docentes que enseñan

mos conocimiento directo. Un perro, un árbol, u n pez, una lombriz de tierra, un
hongo, o una célula de levadura, son ejemplos de organismos. Los organismos varían considerablemente en cuanto a f a : maño. U n a ballena puede ser 10 millones

31 .

Niveles de organización

162

Esquema conceptual de los niveles de organización Niveles superiores Biosfera Biomas Comunidades Poblaciones Organismos Niveles inferiores Sistemas de órganos Organos Tejidos Células Orgánulos Macromoléculas Moléculas Partículas de veces más grande que una simple bacteria. Dos observaciones importantes con respecto a los organismos son: (a) no tienen una estructura interna uniforme; y (b) existen con otros de su especie. Estas dos referencias sugieren obviamente da necesidad de examinar las partes de un organismo (niveles inferiores de organización) y los grupos de organismos (niveles superiores de organización).
3 2 Niveles superiores . A. Poblaciones. U n grupo de organismos

Grupos de organisrros

Organismos o partes de un organismo

Partes de un organismo

C. Bioma. Ciertas áreas geográficas contienen comunidades similares. Esta reunión de comunidades semejantes se llama bioma. U n bioma puede abarcar una gran extensidn de un continente. Por ejemplo, e bioma de praderas ocupa gran parte l de l región central de América del Norte. a E clima y l topografía concuerdan perl a fectamente a través de todo e bioma. l

que reúne a todos los de su especie, se llama población. Usualmente se la describe como subpoblaci6n cuando se l refiere a a un determinado espacio que ella ocupa. Por ejemplo, l población de caracoles del a acuario escolar, o la población de esa mism a especie en un estanque. S no se meni ciona espacio, 5e sobreentiende que la población comprende todos los caracoles del mundo que pertenezcan a l misma a especie. B. Comunidades. Las poblaciones no existen aisladamente.Generalmente se encuentran junto con otras poblaciones. Todas las poblaciones comprendidas dentro de una misma área constituyen una comunidad. U n a comunidad lacustre esta constituida por todas las plantas y animales que se encuentran en e lago. Las poblal ciones que se encuentran en el campo de l escuela, pueden constituir también una a comunidad.

D. Biosfera. La vida sobre h tierra normalmente se desarrolla en sentido vertical dentro de unos cuantos metros contados desde l superficie. Esta esfera hueca a se llama biosfera; contiene toda l vida a del planeta. La pregunta de s existen o no i existen otras biosferas no tiene respuesta todavía. Por lo tanto no se conocen actualmente niveles de organización superiores que los mencionados; a medida que los viajes espaciales procuren información adicional, es posible que se descubra un nivel de organización superior.
3 3 Niveles inferiores .

A. Sistemas de órganos. Algunos organism o s animales contienen sistemas de órganos que cumplen vitales funciones. E sisl tema circulatorio, que se compone de coraz6n y vasos es un ejemplo de dichos sistemas.
B. Organos. N o todos los organismos presentan sistemas de órganos. Las plantas y muchos animales no parecen presentar

163

Estudiando los organismos

33 .

sistemas, pero sí contienen estructuras distintas, llamadas órganos, los cuales a su vez están constituidos por tejidos. E l corazón es un órgano, como lo son una hoja, un pulmón o una raíz.

F. Macrornoléculas. E microscopio elecl trónico y otros recursos técnicos de avanzada, tales como l difracción de los Raa yos X, permitieron que los biólogos pudiesen reunir información acerca de l esa tructura de los orgánulos celulares. Se C. Tejidos. U n tejido es un grupo de céencontró así que los orgánulos están forlulas semejantes que cumplen l misma a mados por moléculas gigantes (macrnmofunción. E tejido muscular, por ejemplo, l está constituido por células que son a- Iéculas) tales como proteínas, Iípidos (grasas y aceites) y ácidos nucleicos (ADN y paces de contraerse y producir l fuerza a ARN) . del músculo. Algunos organismos están compuestos solamente de tejidos; aparen- G. Moléculas. Las macromoléculas repretemente no poseen órgaiios. sentan largas cadenas de moléculas unidas entre sí. U n a molécula es l partícula a D. Células. Los tejidos están constituidos material más pequeña que conserva las por unidadds individuales denominadas céa a l lulas. Así como el dólar, la libra, e marco propiedades de l sustancia de l cual proviene. Las moléculas están compuestas se han convertido en l estructura básica a de los respectivos sistemas monetarios por átomos unidos o ligados entre sí. U n a nacionales, l célula es l unidad funda- átomo es l más pequeña porción de un a a elemento. mental de los organismos. Las células difieren considerablemente en tamaño desde H. Partículas. Los átomos están compuesla m á s voluminosa, un huevo de avestruz, tos por partículas fundamentales, tales hasta las de los más pequeños microorgacomo protones, neutrones, electrones, etc. nismos. Las células varían también en sus Este es e límite actual de nuestro conol funciones. A despecho de estas diferencias, cimiento acerca de la organización en e l las células tienen comunes caracteres que más bajo nivel. Es importante considerar han atraído l atención de los biólogos con que tanto en e más alto nivel (biosfera) a l el f n de entender la vida. Existen orga- como en e m á s bajo (partículas) existe i l nismos compuestos por una sola célula; l incertidumbre acerca de la posibilidad a son los llamados organismos unicelulares. de otro nivel todavía no descubierto. Es

E. Orgánulos. La invención del microscopio permitió el descubrimiento de las células, y su perfeccionamiento, reveló que las células contienen partes que se conocen con el nombre de orgánulos. Los orgánulos prominentes se pueden visualizar con e microscopio; pero fue la invención l del microscopio electrónico l que permio tió a los biólogos desarrollar una concepción coherente con respecto al eonocimiento de las partes de las células.

importante para un docente que enseña ciencias conocer que existe siempre incertidumbre sobre la extensión del conorimiento de l vida por parte del hombre. a Los alumnos estudiarán frecuentemente l a o vida en l s niveles centrales de organización, cercanos al nivel ocupado por los organismos. Ellos necesitan saber, sin e m bargo, que el conocimiento científico está sujeto a revisión, a medida que nuevos experimentos producen nueva información.

Estudiando l s organismos o
'Por qué los alumnos deben estudiar organismos vivientes La biología moderna enfatiza el estudio de los seres vivos, antes que e estudio de l los seres sacrificados o preservados. Por
esta razón, un buen comienzo racional para los niños que estudian los seres vivos, es comenzar por aquellas cosas que viven. Donde sea posible, esto se logra trabajando en e medio natural del organismo. Una. l

33 .

Estudiando los organismos

164

adecuada introducción es e estudio del l comportamiento de un organismo.

Comportamiento de las aves
Muchos chicos tienen experiencia acerca de casuales observaciones sobre las aves. Sin embargo, casi todas estas experiencias ocurren sin una adecuada preparación, necesaria para una cuidadosa observación y medición. La oportunidad para realizar un descubrimiento significativo, es mayor cuando e alumno está preparado y m o l tivado para aprender algo acerca de las costumbres de las 'aves. Se dan a continuación algunas guías para e trabajo en l e aula. l
34 Tipos de picos y sus funciones . E estudio de los tipos de los picos se rel laciona con l alimentación del ave y l a a forma particular de su pico. Considerando todas las observaciones realizadas por los alumnos, pueden anotarse muchos usos de los picos de la3 aves. Para los tipos no observados,se puede estimular a los alumnos para que infieran sus respectivos e m pleos. (Ver ilustración.)
3 5 Tipos de patas y sus funciones .

Tipos de picos

Las observaciones sobre las aves muestran los variados usos de las patas. Algunas sirven para vadear, caminar, nadar, posarse en las ramas de los árboles, cazar y transportar objetos. Caminando a l o largo de un lago o de un arroyo puede presentarse no solamente l oportunidad de a

Tipos de patas

Tomando moldes de las hue

165

Estudiando los organismos

37 .

. realizar diversas observaciones visuales, 3 7 Nidos artificiales para atraer a los sino también l de obtener moldes de las a pájaros huellas dejadas en l tierra blanda o en el Los pájaros pueden ser atraídos mediante a barro. T o m e una tira de cartón, clips, un casitas o nidos artificiales que facilitan el poco de yeso, una lata y una espátula. cumplimiento de sus instintos de nidificaForme un cilindro con e cartón, fijándolo ción. Las casitas deben construirse rel con e clip (sujetapapel) o una banda cordando: l elástica. Colóquelo alrededor de una hue- 1 . E espacio interior debe ser apropiado l lla y vierta en su interior e yeso empasl para e nido del pájaro que se desea l tado con' agua. Cuando e yeso endurece, l atraer. se obtiene un negativo de l huella. Este 2. E orificio de entrada debe ser de taa l negativo puede ser utilizado a su vez m a ñ o apropiado. para preparar un positivo de la huella si 3. E interior debe estar sin pintar. l 4. La casa debe estar situada donde e l así se desea (ver más abajo). pájaro pueda usarla, y ubicada a una Se puede" organizar una colección de adecuada altura sobre e nivel del suelo. l moldes de acuerdo con la función o e m pleo de las patas. Las gallaretas, así como Los pájaros pequeños se tientan por las los patos y pelícanos muestran una m e m - casas pequeñas con aberturas estrechas. brana interdigital utilizada para vadear o La casita para un reyezuelo debe medir aproximadamente 10 c m por 10 c m por para nadar. Fuertes uñas o garras indican l posibi- 12 c m con un orificio de 2/2,5 c m de a lidad de que el ave emplea sus patas para diámetro (ver dibujo). Algunas aves (lechuzas de los campacazar. Halcones y lechuzas son ejemplos. Muchas aves usan sus patas para posar- narios) requieren un nido que se parezca se o agarrarse mientras otras las usan a un tronco de árbol. Debe tener una aberfundamentalmente para caminar. Los picos tura de 10 c m apropiada a un pájaro o carpinteros constituyen un ejemplo de grande (ver dibujo). las primeras y l perdiz un ejemplo de las a segundas.

3 6 Comportamiento en l nidificación . a Cuando se observan los nidos, se pueden realizar una gran cantidad de actividades. Tienen los chicos oportunidad de observar e instinto de nidificación de los adultos. l Después del nacimiento, l alimentación a y l protección de l cría. La construcción a a del nido puede seguirse a través de l a observación de los hábitos del ave y de los materiales que utiliza. Nidos abandonados revelan detalles de l construcción a y de los pequeños organismos que suelen vivir entre los materiales utilizados en su construcción. La defensa del territorio por e ave, es un comportamiento importante l en la delimitación de una población en un área determinada. Los chicos tienen oportunidad de observar el agresivo comportamiento de las aves en sus áreas de nidificación y alimento.

(Q i

I

I
3 7 Nidos artificiales .

38 .

Estudiando los organismos

166

38 Comederos para atraer pájaros . E estudio de los pájaros puede continuar l indefinidamente si los alumnos construyen comederos en 'los aleros o en el patio de la escuela. U n a oferta de semillas variadas y otra de sebo o grasa podrán atraer B una gran variedad de pajaros en todas las estaciones del año. E sebo debe ser l sujetado fuertemente a una rama o soporte o bien colocado en una jaula confeccionada con tela metálica. Los comederos atraerán no solamente a los pájaros, sino también a.pequeños animales tales como ratones y ardillas. También pueden servir para conocer los alimentos preferidos y otros comportamientos. Una jaula cúbica para e sebo (ver dibujo) puede construirl

Organismos acuáticos
U n método efectivo para el estudio de los organismos consiste en e esfuerzo coml binado de estudiarlos en e terreno y l concurrentemente en e aula o laboratorio. l Esto es especialmente conveniente para cuando se trata de plantas y animales acuáticos.Obtenga o construya un acuario. Debe estar listo con anticipación, de modo qve las muestras recogidas en la visita a estanques o arroyos puedan ser ubicadas de inmediato una vez conseguidas.

58 Modelos de comederos . arriba: caja de sebo o grasa

derecha: comederos para semillas se con tela metálica y clavarse en un árbol o en un poste. A cortar la tela se dejará l un sobrante de ésta que servirá para doblarlo sobre la cara adyacente con e obl jeto de unir los costados entre sí. Dejar la cara frontal libre por arriba de modo que pueda abrirse -para reponer e sebo. U n a l vez cerrada, puede sujetarse con lazos de alambre. Los alumnos pueden construir en m a dera o metal un comedero a aire libre, l cuidando de protegerlo de la nieve y de las Iluvias con un techo o cubierta apropiada. Los costados deben ser construidos de modo que eviten que las semillas puedan ser aventadas por ,lospájaros cuando las picotean. Otro comedero metálico puede ser construido co*ndo las tapas de ambos extremos de una lata de conservas, 0 la que se le agrega, por abajo, una bandeja, sostenida con alambres. Con un plástico se cubre la parte superior (ver dibujo) y se lo cuelga de una rama mediante un alambre.

39 Acuario improvisado con un frasco de . mermelada S no se dispone de una cuba grande de i vidrio, cualquier recipiente de vidrio puede servir como acuario improvisado, siempre que se coloquen algunas plantas acuáticas tales como elodea y miriofilo (Myriophyllum) a fin de oxigenar e agua. U n frasco l de 1 kg sirve para poner larvas de friganas, caracolillos acuáticos (planorbis, l m ineas, litoridinas, etc.) , pequeños crustáceos (dafnilas, ciclops, camaroncito de agua dulce, etc.) y plantas como por ejemplo elodeas y lentejas de agua, que s se i las atiende con el cuidado necesario, se conservarán varios meses. Es tan malo

poner pocas pl,antas,como poner muchas. E acuario, una vez regulado, no requiere l mayores cuidados; pero si se coloca un ditícido o una larva de otra especie voraz,

167

Estudiando los organismos

31 .0

es necesario suministrarle periódicamente renacuajos. U n a capa de arena limpia de 2 a 3 c m de espesor, permitirá que las larvas de las friganas invernen en e fondo l del acuario, y una gasa colocada por encima del frasco impedirá que las friganas puedan escapar, sin que uno l advierta. o Es conveniente tomar nota diariamente de las puestas de huevos y otras etapas del ciclo evolutivo de los animales m a n tenidos en el acuario, así como de sus costumbres. Este acuario puede sef : base de un o estudio elemental sobre las interrelaciones que se establecen entre las plantas y los animales que pueblan un estanque o una laguna. Para coleccionar los animales que viven en los estanques y ríos se podrá utilizar un colador, cuyo mango se atará fuertemente a un bastón, mediante tela adhesiva, arrollada varias veces alrededor del mango, antes de anudar sus extremos.
3 1 Acuario para animales mayores .0 Las dimensiones convenientes para un acuario de este tipo son: 50 x 25 x 25 cm. Se podrán utilizar viejas baterías de acumuladores, pero e vidrio no es m u y transl parente. Para preparar e acuario se recoge un l poco del sedimento del fondo de una laguna o de un río, que 5e lavará cuidadosamente con agua corriente. Se recubrirá e fondo del acuario con una capa de unos l 2 c m y se plantarán algunas cañas cuyas raíces se iastrarán con algunas piedra6 grandes para que entre ellas puedan re-

fugiarse los insectos acuáticos. Se lo iienará de agua, vertiéndola lentamente, y se l dejará reposar durante un día o dos, a hasta que e agua se vuelva transparente. l Se colocan en e agua plantas acuáticas l limpias. No será necesario contar con dispositivo especial para aireación, s se disi pone de suficientes plantas acuáticas. Se introducen los animales conjuntamente con algunos caracoles que mantendrán limpios los vidrios. Los alimentos deben ser dados en trozos pequeños, cuidando de que no queden restos ni desechos de los mismos. Los peces se comerán 110s huevos de los caracoles y además existen en el agua suficientes animales para satisfacer 5us dehás necesidades. Se les puede dar lombrices una vez por semana, cortadas en pequeños trozos para que las puedan comer fácilmente. 'Debe sacarse de inmediato todo alimento no consumido, pues de lo contrario se favorecerá e desarrollo de hongos nol civos para los peces. Cubrir e acuario con una lámina de vil drio o una tapa de cinc perforado para librarlo del polvo. S está destinado a recibir i ranas o tritones, hacer que flote en é un l trozo de corcho al que puedan subirse; l a

Una incubadora sencilla

3.11

Estudiando los organismos

168

tapa de vidrio o de cinc impedirá que se escapen. Embriones de pollo 3.11 Una incubadora sencilla En un aula que cuente con luz eléctrica se puede improvisar con poco gasto una incubadora sencilla. Conseguir dos cajas de cartón, una grande y otra pequeña; quitar un lado de la caja pequeña y recortar en una cara de l otra caja, una ventana de a 15 x 15 cm. Se hará una hendedura en la cara superior de l pequeña caja, para a poder colocar en e interior de l misma l a una lámpara eléctrica con su respectivo cable. Se colocará l pequeña caja dentro de a l grande y se rellenará con papel arrua gado e espacio que queda entre las dos l cajas, Se cuidará que e lado abierto de l l pequeña caja enfrente la ventana que a lleva l caja grande. Se colocará un tera mómetro en l caja de m o d o de poder a leer l temperatura a través de l abertura a a y se cerrará ésta con un vidrio.
3.12 Observando el desarrollo de los e m briones Todo está listo entonces para comenzar e experimento. Es necesario que l teml a peratura se mantenga a 40" C constantemente, día y noche, durante 21 días. Ensayando con lámparas de distinto poder y colocando mayor o menor cantidad de papel, se podrá al cabo de unos días regular l incubadora y mantener dicha temperaa tura. Se debe colocar un pequeño recipiente con agua en e interior de l caja l a pequeña. Conseguir entonces una docena de huevos frescos y fecundados. Se los colocará en l incubadora. Al cabo de 3 días se a sacará un huevo que se romperá con cuidado y cuyo contenido se volcará en un plato playo. Genepalmente ya se observa e latido del corazón en los embriones de l 3 días; roto e huevo, el corazón puede l seguir latiendo por espacio de media hora. Se sacará un huevo cada 3 días y se observará e desarrollo progresivo del e m l brión. Se podrán dejar algunos huevos todo e tiempo, p a m ver s se puede asistir l i al nacimiento del pollito.

3.13 Otras observaciones Se pueden realizar también, investigaciones sobre e efecto de l temperdtura en l a e desarrollo de los embriones. Huevos que l se retiran al mismo tiempo de l incubaa dora, se colocan en ambientes con distintas temperaturas; al aire libre, en l rea frigeradora, en una estufa, por ejemplo: se anotan los resultados observados en cada caso. Insectos A estudiar a los insectos se debe poner e l l énfasis en trabajar con ejemplares vivos. M u y frecuentemente l captura y el mona taje de insectos, constituyen las únicas experiencias de los alumnos. Ciertamente, o es mucho l que se puede aprender con esta actividad. Desafortunadamente m u chas experiencias valiosas se omiten frecuentemente. Los insectos nocturnos purden ser capturados mediante una trampa luminosa, consistente en una sábana blanca extendida entre pequeños árboles y formando un ángulo de 20-30"con l vera tical. Una fuente luminosa, ya s e ~ ~ una lámpara de gas o una potente linterna eléctrica, se coloca por debajo de l sáa bana, de modo que sea brillantemente iliiminada. Durante las horas del día, los insectos se capturan con una red. 3 1 Capturando insectos .4 U n a red m u y práctica para cazar insectos se puede confeccionar con un palo cilíndrico (por ejemplo, un palo de escoba), un

Red para cazar insectos

169

Estudiando los organismos

3.15

alambre de hierro grueso y un retazo de tul de mosquitero o de etamina. Curvar el alambre hasta obtener un círculo de 38 a 45 c m de diámetro; retorcer las extremidades para obtener un mango de unos 15 cm. Fijar este mango al palo de escoba, rodeándolo con un alambre de hierro o con grapas. Cortar un pedazo de tul o de etamina para formar una red de unos 75 c m de largo. Coserla al aro de hierro por algunos puntos, o en su contorno.
3 1 Una colección de insectos .5

Una colección de insectos provee gran variedad de datos para e estudio. Las dil ferencias en un grupo o en una especie pueden estar dadas por e color, tamaAo l u otras diferencias individuales. Antes de pensar en la colección los alumnos deben preparar sus equipos de trabajo, los que incluyen redes, frascos para cazar, extendedores, cajas para pinchar los insectos, bloques-guías para montar las etiquetas. A. Frasco para cazar. Tomar un frasco de vidrio cuya (tapa se enrosca o ajusta herméticamente.Colocar en e fondo un POl CO de algodón que se recubrirá con un trozo circular de cartón o papel secante, perforado por varios orificios. E n e momento l de utilizar e frasco mojar e algodón en l l tetracloruro de carbono o algún insecticida que contenga D.D.T. Colocar e trozo de l cartón sobre e algodón, introducir luego l e insecto en e frasco. Cerrar hermétical l mente e recipiente y dejar allí e insecto l l hasta que haya muerto. S se trata de m a i riposas, asegurarse de que la abertura del frasco sea bastante amplia para que no se corra e peligro de quebrarle las alas. l

B. Extendedor para insectos. E extendedor l es indispensable para e que quiera prepal rar una colección de insectos. Se l puede o fabricar fácilmente con una caja de cigarros. Retirar l tapa y cortarla a lo largo a en dos partes iguales. Clavar de nuevo estas tapas en la caja, dejando entre ellas un espacio de 1 cm. Colocar el cuerpo del insecto en la hendedura y fijar las alas en l cara .superior de la tapa mediante h n a das de papel que 5e sostienen con l ayuda a de alfileres clavados en l madera blanda, a sin atravesar las alas. A veces es conveniente inclinar las dos tapas hacia el centro; para esto, cortar los dos extremos de l caja en forma de V m u y abierta, antes a de clavar las tapas, tal como lo muestra l figura. a

C. Cajas para coleccionar insectos. Para guardar las colecciones de insectos pueden emplearse con mucha utilidad las cajas para cigarros, de madera o cartón. Después de retirar e insecto del extendedor l se traspasa su cuerpo con un alfiler que se pincha en e fondo de l caja para m a n l a tenerlo. Los alfileres deben disponerse según un orden determinado, y pueden llevar, en su cabeza, pequeñas fichas que servirán para inscribir algunos datos relativos a insecto. l Se pueden utilizar igualmente las cajas de cigarros para disponer a los insectos cobre un fondo de algodón. Se saca primero l a tapa y se llena la caja con capas de algodón. Se colocan l s insectos sobm el alo godón, luego se cubre la caja con una lámina de vidrio o de celofán que se pega por los bordes, formando así un montaje permanente. Este tipo de cajas ls Útil e

Coleccionando: a la izquierda, extendedor; a l derecha, bloque-guía a

31 .5

Estudiando los organismos

170

especialmente para mariposas y para las colecciones escolares.

D. BbQUeS-gUíaS para colocar las etiyuetas. U n a presentación uniforme de la colección constituye una gran atracción y facilita l comparación de los ejemplares. a Los alumnos deben preparar un bloqueguía de madera, con tres escalones (ver dibujo). Cada escalón tiene un orificio en e centro. E escalón superior sirve para l l alinear los insectos todos a l misma ala tura hundiendo e alfiler en e orificio l l central. Los otros escalones permiten uniformar l altura de las etiquetas que cona tienen l información pertinente a cada a ejemplar.
E. Una sencilla jaula para insectos. Con unas Varillas construya un armazón cúbico de unos 15 c m de lado. Cubra e armazón l con una media Be nylon o de seda y cierre l abertura con un nudo corredizo, a fácil de desatar, o bien con una banda elástica. La cara abierta permite e acceso l a l jaula. a Coleccionando organismos del suelo Los organismos del suelo ofrecen una multitud de posibilidades. Los orgaiiismos pueden ser transportados al terrario del aula. Más importante es que permiten e l empleo de técnicas cuantitativas. Muestras convencionales de suelos procedentes de distintas localidades, pueden ser comparadas en cuanto a l cantidad total de orgaa nismos que contienen o a la cantidad de determinados grupos de organismos. U n tamaño convencional para muestras del suelo puede ser e de una lata de conserl vas vacía, que se introduce en e suelo l blando para obtener e cilindro de muestra. l Para las superficies podrá utilizarse un aro de alambre rígido, que se colocará sobre e suelo. Se recogerán luego las hojas l sueltas y la capa superficial que se hallan dentro del arco. E cilindro y las l muestras de superficie se transportarán a la escuela en sendos bolsos de plástico. Utilice un embudo semejante al que se describe más abajo para recoger los organismos del suelo.

3 1 Embudo para recoger organismos del .6 suelo Es un embudo metálico, de hojalata lisa y brillante. La muestra se coloca sobre una tela metálioa que descansa sobre l boca a del embudo (puede ser útil un colador tipo casero). U n a lamparilla eléctrica de 25 vatios con reflector, se dispone sobre la muestra (ver dibujo).

Precaución: Tenga cuidado de que la iámpara no toque las hojas secas u otro m a terial inflamable de la muestra. Los organismos del suelo se juntan en un vaso o botella colocado por debajo del embudo (ver dibujo). Para facilitar la salida de los organismos se puede colocar papeles secantes húmedos en e fondo de la botella. l Una pequeña cantidad de alcohol fino en la botella inmovilizará y preservará a los organismos en cuanto caigan al frasco y permitirá su fácil recuento. Trampas para mamíferos pequeños y reptiles Pequeños mamíferos y reptiles pueden ser atrapados y mantenidos en jaulas para su estudio. Una trampa económica se describe a continuación.
3 1 Una trampa económica .7 Procúrese un frasco de vidrio grande con amplia boca y tapa de rosca. E n l .tapa a se practica una abertura rectangular y se cuelga, girando sobre un alambre rígido, una lámina que funcione a (lamanera de puerta que se abra hacia adentro solamente (ver dibujo). Los animales pueden ser transferidos a las jaulas sin necesidad de manipularlos.

Precaución: Los alumnos deben llevar guantes de cuero cuando manipulan reptiles o mamíferos. A u n cuando no sean ponzoñosos, las mordeduras pueden infectarse fácilmente.

171

Estudiando los organismos

31 .9

S.16 Embudo para recoger los organismos del suelo

3.17 U n a trampa económica

3 1 U n a jaula para animales .8 Por ejemplo: la jaula podrá estar constituida por un cajón de madera, munido de una tapa con bisagras, que lleva una abertura cerrada por una tela metálica. Talmbién se harán aberturas en los.cuatro costados del caj6n. Las dos aberturas de los costados y l de atrás se cerrarán con a una tela metálica, y la de adelante con un vidrio plano. Se puede perfeccionar estas jaulas colocando por debajo del vidrio un fondo deslizante, lo que permite limpiar la jaula sin incomodar mayormente a los animales. En regiones tropicales se pueden construir jaulas muy prácticas, reemplazando l tela metálica por enrejados de bambú a o madera.
3.19 Bebida y alimento para los animales enjaulados Muchas veces se tiene dificultades para dar de comer y de beber a los animales enjaulados. En líneas generales, debe evia tarse e colocar l bebida o l comida dil a rectamente sobre e piso. Se puede consl truir un comedero para los animales pequeños, perforando longitudinalmente una lata de conserva que se colgará de l pared a de l jaula, mediante dos ganchos de hiea rro, del m o d o como indica la figura. Se puede construir un bebedero para ratones, conejillos de Indias, hámsters, etc., poniendo boca abajo un tarro de conservas sobre una fuente pesada o un plato hondo. Conviene dar de comer y beber a los animales con regularidad y limpiar perió-

Enjaulando animales
Es frecuentemente útil, para l a clases de ls ciencias elementales y generales, guardar los animales en una jaula, en e aula, con l e fin de observarlos durante cortos pel ríodos. Para ello es necesario disponer de buenas jaulas. Se las puede fabricar con diferentes materiales que se encuentran un poco por todas partes.

S.18 Jaulas para animales

31 .9

Estudiando los organismos

172

dicamente las jaulas, no solamente para l salud'y la comodidad de sus ocupantes, a sino también para procurar a los alumnos hábitos de disciplina y e sentido de l l a responsabilidad. Cambiar e agua y e alil l mento a diario y limpiar las jaulas una vez por semana.

tos de l luz, son,iao, alimentos, suaves a choques eléctricos y agentes tales como algunos cristales de epsomita (culfato de magnesia). Una lente de aumento permftirá observar l faringe tubular mediante l a a cual l planaria ingiere e alimento. a l
3 2 Las planarias regeneran .2 Las planarias pueden ser inducidas a regenerar partes de su cuerpo colocando un ejemplar sobre una lámina de vidrio y cortándola con una afilada hoja de afeitar. Los animales pueden ser cortados por mitad, a través del cuerpo o a todo lo largo. U n corte parcial sobre la línea media del cuerpo, produce una planaria con dos cabezas, s e corte se practica cabeza abajo, i l o dos colas, s parte de l región caudal i a (ver dibujos). Después de cortada;, vuel-

rl

Planarias
ias planarias se prestan para ser estudiadas por los alumnos. Reaccionan ante variados estímulos, facilitando los estudios sobre comportamiento. Además, poseen una gran capacidad de regeneración.

3 2 Obtención y alimentación de las pla.0 narias Busque las planarias en l cara inferior a de las piedras y troncos sumergidos en lagos y estanques. La planaria parda (Dugesia tigrina) o una planaria mayor, son preferidas para el estudio. S no se las puede i encontrar, pueden ser capturadas colocando un trozo crudo de hígado de vaca envuelto en un trapo, anudado con un cordel y colocado en e agua. Vigile e cebo dial l riamente y ponga las planarias en un frasco con agua del lugar. En e aula las planarias l serán transferidas con una pipeta a recipientes opacos tales como tazas o bandejas enlozadas, recubiertas con una tapa opaca de cartón o de madera, mientras no se las utiliza. Aliméntelas con picadillo de hígado, huevo duro o ,trozos de gusanos, una vez a la semana. A cabo de 3 horas l retire e exceso de alimento con un gotero. l 3 2 Comportamiento de las planarias .1 Las planarias responden a varios estímulos. Los alumnos pueden observar los efec-

va las planarias al recipiente, pero no las alimente, hasta que hayan regenerado.

Estudiando las poblaciones
E estudio de las poblaciones vegetales y l animales permite que los alumnos recojan experiencias acerca de las interaccionesque tienen lugar dentro de un grupo de organismos pertenecientes a la misma especie. Estas experiencias pueden realizarse tanto en e terreno como en e aula. Las condil l ciones observadas en e terreno pueden ser l comparadas con las del aula, en cuanto a los efectos producidos por l superpoblaa ción, escasez de alimentos, disminución de oxígeno y otros factores que pueden ser estudiados tomando en cuenta sus efectos sobre l población. a
3 2 Cria de mosquitas de l fruta .3 a La mosquita común de l fruta (Drosophia la) ha sido m u y utilizada en los estudios de genética. Es fácil de criar y se reproduce con gran rapidez. Esto l hace aproa

,173

Estudiando los organismos

32 .4

O

Macho y hembra A peine sexual

Crfa de mosquitas de la fruta A embudo de papel B algodón c huevos D larvas E pupas y adultos jóvenes

piada para e estudio de las poblaciones. l Las mosquitas pueden ser atraídas colocando en un frasco fruta m u y madura. Después de su captura pueden ser transferidas a frascos pequeños que contienen trozos de frutas. La banana constituye una excelente fuente alimenticia. Ponga un trozo de fruta madura en un frasco y forme un embudo de papel con un orificio en e l fondo, ajustándolo a la boca del frasco. Coloque e frasco a aire libre y cuando l 1 seis u ocho mosquitas hayan penetrado, retire e embudo y cierre con un tapón de l algodón suelto. Con dicho número, deberán encontrarse machos y hembras. Las hembras son más grandes y con amplio abdomen. Los machos son más pequeños y tienen el extremo del abdomen pigmentado de negro (ver dibujo). Pronto se encontrarán puestas de huevos y en dos o tres días nacerán las larvas. U n trozo de papel puede colocarse en e frasco para que las larvas puedan l trepar por é cuando se encuentran listas l para pasar al estado de pupa, de las cuales saldrán los insectos adultos (ver dibujo). Colocando las mosquitas recién nacidas en otro frasco, se puede iniciar el comienzo de otra generación.

Corte un trozo de papel milimetrado y póngalo en el frasco con l cuadrícula a hacia arriba. Esto permitirá e muestreo de l l población contando e número de pupas a l en una porción de l cuadrícula. Los aluma nos contarán diariamente l población de a un frasco. Cuando l población crezca mua cho, los alumnos calcularán el número de individuos mediante muestreo de algunas zonas del papel milimetrado. U n gráfico que señale e número de mosquitas a $0 l largo de un eje horizontal y los días a l o largo de un eje vertical, a la izquierda, permitirá visualizar rápidamente la marcha de la pobhción. Mantenga el frasco mientras las mosquitas sean capaces de sobrevivir. Deje que (losalumnos formulen razones para explicar los cambios que experimenta la población.

3 2 Cría de los “gusanos” de la harina .4 (Tenebrio) Un excelente insecto que se puede criar durante mucho tiempo, es el Tenebrio, pequeño escarabajo. La larva de este insecto es conocida con el nombre de “gusano” de l harina. Puede conseguirse en a los negocios que venden artículos de pesca o en los acuarios.

3.25

Estudiando los organismos

174

Estas larvas pueden ser alimentadas con afrecho o cebada húmeda, mantenidas en frascos con rosca, para evitar que los coleópteros adultos se escapen. Los adultos pueden ser a!imentados con trozos de vegetales crudos de l familia de las zanaa horias. Inicie una crianza de tenebrios. Semanalmente l s alumnos contarán e o l número de larvas, pupas, y adultos. Esta actividad proporciona una abundante fuente de datos acerca de una población en un área limitada. E n el transcurso de este estudio, los alumnos tendrán la oportunidad de observar e desarrollo de los escal rabajos a través de sus distintas etapas. Dentro de la población habrá adultos, huevos, larvas y pupas.

A. Coloque tubos con solucion@ de azúcar, melazas o miel y otro con agua para control. Agregue un cuarto de pan de levadura del comercio en cada tubo. C o m pare los resultados. Colnque un tapón m o nohoradado con un tubo que vaya de l a solución azucarada hasta un vaso de cal filtrada, de m o d o que pueda burbujear allí, e gas que se desprende de la solul ción azucarada. A enturbiarse e agua de l l cal detectará la presencia de bióxido de carbono (ver diagrama).

3 2 Una infusión de heno .5 Los microorganismos pueden ser criados en frascos. Recoja pastos, hojas u otros vegetales que se encuentran en estanques, zanjas o arroyos. Coloque e material en l un frasco con agua que ha sido previamente hervida y luego se ha dejado enfriar. T o m e muestras del agua con un gotero todos los días durante varias semanas, 5.2BA Reconocimiento del gas producido por l a anotando ios tipos y número de microsolución de azúcar que contiene levaduras organismos observados con el microscopio. Emplee l técnica de l gota pendiente a a para sus observaciones. Esto significa ha- B. Las levaduras se reproducen asexualcer un anillo de vaselina o de grasa en el mente mediante un proceso que se conol centro de un portaobjeto. E anillo debe ce con e nombre de “yemación” (formal tener un diámetro un poco menor que el ción de brotes o yemas). Coloque una gota tamaño del icubreobjeto (el extremo abier- de la solución azúcar-levadura sobre un to de un tubo de ensayo hundido en l a portaobjeto y protéjalo con un cubre. Exal grasa constituye un buen anillo). La gota mine e preparado con un objetivo de fuera de agua que contiene a 10% microorganis- te aumento. Observe las células con prom o s se sitúa en e centro del cubreobjeto. tuberancias o brotes (ver dibujo). l La vaselina o la grasa adhieren e cubre l al portaobjeto, el cual puede ser invertido, colocado en la platina del microscopio y examinado.

3 2 U n a población de levaduras .6 La fuente nafturalde levaduras la constituye Ja piel cerosa o lisa de los frutos, especialm’entede las uvas. Sin embargo, la levadura de los panaderos es fácil de obtener. Se reproduce rápidamente, constituyendo un buen ejemplo para observar los cambios de una población en función de variadas condiciones.

3 . &

Células de levadura en brotacion

175

Estudiando los organismnc

3.31

3 2 Muestre0 en poblaciones de levaduras .7 U n efectivo método para estudiar e crecil miento de las poblaciones de microorganismos es comenzar cada día con un cultivo, y al finalizar e día, tomar una muesl tra y calcular las poblaciones. Por ejemplo, tomar un grano (0,06 g) de levadura e iniciar un nuevo cultivo diariamente, durante 10 días, tomando un grano cada día, por‘ejemplo. A décimo día se toman l muestras de cada cultivo y se cuentan con e microscopio. Un portaobjeto especial l para contar células sanguineas es preferii ble, pero no es esencial. S la población de un día es demasiado grande para ser contada, diluya la muestra añadiendo 9 partes de agua una parte de l #muestra (se a sugiere usar 1 m de l muestra y 9 m de l a i agua). La cuenta es multiplicada por 10 para (tenere valor real de la muestra. S l i una dilución.no es suficiente, se puede recurrir a sucesivas diluciones hasta que se torne fácil l cuenta de los organismos. a E factor de multiplicación para dos dilul :o
ñ
m
C

3.29 Crecimiento de l población humana a invite ,a los alumnos a comparar los resultados que se obtuvieron al estudiar las poblaciones de (levadura con e gráfico l que seña1a.d crecimiento de l población a humana (ver gráfico que se acompaña).

Ario d. C.

Gráfico del crecimiento de la población humana

B

3 3 Crecimiento de l poblaci6n de mos.0 a quitas de la fruta S no se posee microscopio para e recueni l to de k s células de levadura, compare el crecimiento diario de las poblaciones de mosquitas de la fruta o de alguna otra especie que crezca rápido.
900

+4 O
Dias

8

12

800
1 W

ciones sucesivas es 10 x 10, o sea 100; Mm para tres dihxiones es 10 x 10 x 10,O sea 1.000. Nótese que cada dilución proviene de una previa dilución, no de la muestra 4m original. Los datos obtenidos de los cultivos serán graficados para ser analizados por los alumnos (véase gráfico). E tiempo l c se considera l variable independiente .o a gt m y l población la variable dependiente. a o

o

3 2 Gráfico de los cambios de población .8 Deje que los alumnos combinen o promedien los datos obtenidos del estudio del crecimiento de la poblaciones al cabo de as 1 días (ver experimento 3.27) y grafi0 quen l s resultados para toda da serie. o (Por ejemplo, note que el cultivo de dos día6 se inició en e octavo día.) l

Dias

Curva a en un frasco de Curva b en un frasco de

42 litro

litro

3 3 Ejemplo de una población de “ca.1 marón” de agua salobre E “camarón” de agua salobre (Artemia l sp.) se presta para los estudios de la población por su fácil crianza y barato costo.

33 1 .

Estudiando los organismos

176

Los huevos se pueden adquirir en los negocios que se dedican a l venta de peces a tropicales. Los huevos mantenidos a 21” C hacen eclosión en 2 días, cuando se los desparrama sobre la superficie de una solución salina que contiene 100 g de cloruro de sodio (no emplear sal iodada) disueltos en un litro de agua. E recuento de l las poblaciones diarias se puede hacer mediante técnicas de muestre0 apropiadas. Los alumnos pueden calibrar una jeringa de inyecciones para este propósito, contando e número de gotas que se necel sitan para llenar un determinado volumen, por ejemplo 10 m (si se necesitan 160 l gotas para ello, cada gota equivale a 10 ml: 160 o sea 0,07 mi). Una gota de dicho líquido se coloca $sobre un portaobjeto y se cuentan los organismos; los alumnos pueden entonces calcular e número de l “camarones” en un volumen dado de cultivo. U n gráfico de los cambios en l poa blación diaria proporcionará un sorprena dente cuadro de l tasa y porcentaje de nacimientos 0 partir de un conocido número de huevos. Para e recuento de los l huevos se requiere una lupa y papel m l ii metrado. Desparrame los huevos tan uniformemente como le sea posible sobre e l papel y cuente e número que hay en all gunos cuadrados tomados a azar. Multil plique esto por e número de cuadrículas l para tener e total estimado de huevos. l
3 3 Comportamiento de lombrices de tie.2 rra (Lumbricus) U n a caja de madera de 30 x 30 x 15 cm, uno de cuyos costados s reemplaza por e un vidrio, permite e estudio de las cosl tumbres de l lombriz de tierra. a

mant.illo C, apisonando cada capa antes de extender l siguiente. Poner sobre la a última capa hojas de lechuga, hojas desprendidas, zanahorias, etc. y luego colocar algunas lombrices. Mantener siempre húmedo y observar e comportamiento de l las lombrices.
3 3 Nido artificial para hormigas .3 A. Se puede construir fácilmente un nido que permite observar la vida de las hormigas del m o d o siguiente: Se unen en forma de U tres piezas de madera de 30 c m de longitud, y sección cuadrada de 1,5 c m por lado, Se montan sobre un zócalo de madera. Luego se cortan dos placas cuadradas de vidrio de 30 c m de lado, que se fijan a las piezas de madera mediante bandas elásticas o grapas metálicas. D e acuerdo con l forma que indica la a figura, construir una tapa de madera que

ajuste bien en e hueco superior. Taladrar l en uno de los lados, un agujero de 0,5 c m de diámetro a unos 5 c m del borde superior, y cerrarlo con un poco de algodón. Llenar con tierra e espacio comprendil do entre los dos vidrios; la tierra se tomará de donde viven las hormigas. E n l superficie se vierte tierra arenosa, a que se asienta, hasta que su nivel coincida con el del agujero.

Llenar la caja, casi hasta arriba, con capas de arena A, tierra B, y humus O

B, Las hormigas que se prestan mejor para estas realizaciones son las pequeñas hormigas negras o coloradas, que construyen sus nidos debajo de las piedras chatas, en casi todas partes. Se levanta l piedra y verán correr las hormigas. Se a

177

Estudiando los organismos

3.35

necesitan dos frascos de cuello estrecho, con tapones de algodón; un escardillo y un trapo blanco, o una .hoja grande de papel.

los productores. Se llaman así porque son capaces de captar la luz solar y producir alimento. Las poblaciones que se alimentan de otros seres vivos se llaman consumidores. Las poblaciones que se alimentan de sustancias muertas se llaman reductores o descomponedores, pues desorganizan l sustancia orgánica y l transforman en a a sustancias químicas sencillas.
3.34 Una comunidad cerrada Una manera interesante de introducir e l concepto de comunidad natural es preparar un modelo de comunidad en e aula. l Los alumnos prepararán varias comunidades de sistemas cerrados, excepto en lo que se refiera a l luz. Cada una consistirá a en un frasco con agua (sin cloro), unos pocos peces pequeños de laguna, algunas plantas acuáticas (elodea) y unos caracoles. Cierre e frasco con l tapa y selle l a : tapa con cera fundida alrededor de l a a abertura entie l tapa y e frasco. Sumera l ja e frasco en un recipiente grande de l vidrio lleno de agua (ver dibujo) dispositivo que mostrará que e sistema no tiene l comunicación con e aire exterior. Colol que este modelo de comunidad en la ventana del aula, con e fin de que los alumnos l puedan observarlo diariamente. Comente las relaciones que se establecen entre los organismos del frasco. Los alumnos desearán sin duda, obtener una comunidad equilibrada que pueda sobrevivir mucho tiempo.
/

C. Para observar a las hormigas, se puede echar agua en una bandeja, en cuyo centro se pone un plato boca abajo. Este plato forma una isla de l cual no pueden esa capar las hormigas. Estas pueden ponerse en e plato o directamente en e nido artil l ficial. U n a vez que l reina haya entrado, a las otras hormigas l seguirán. C o m o les a moiesta la luz del día, se tapa e agujero l y se cubre el formicario con papel madera; luego se deja e nido en e lugar asignado. l l U n poco de miel esparcida en las paredes internas de los vidrios proporcionará e l alimento necesario, y unas cuantas gotas de agua vertidas con un gotero, mantendrán húmeda l tierra. a Se podrán estudiar entonces, con luz artificial, que no molesta a las hormigas, todos los hechos interesantes que se producen dentro del nido: l puesta de los a huevos, las larvas y l manera de comunia carse entre sí golpeándose con sus antenas, dado que las galerías quedarán construidas paralelamente a los vidrios. Será fácil entonces realizar algunos experimentos como sacar algunas hormigas y volverlas a meter luego, introducir hormigas de otro hormiguero o de otra especie, pulgones, arañas, etcétera. U n a vez que,la reina comience a poner huevos e nido está terminado; se puede l quitar el tapón de algodón y ubicar e nido l cerca de una ventana entreabierta: las hormigas irán y vendrán durante todo el afí0. Estudiando las comunidades

Un grupo de poblaciones que ocupan una misma área constituye una comunidad. Típicamente, l comunidad es una reunión a de plantas y animales que desempeñan ciertas funciones. Algunas poblaciones son

3 3 Sucesiones en una comunidad .5 U n a infusión de heno es un excelente recurso para demostrar que una comunidad es dinámica y puede cambiar considerable-

33 .5

Estudiando los organismos

178

mente en el transcurso del tiempo. Llene con pasto seco hasta la mitad, un frasco de 5 litros. Cubra el pasto con agua que ha sido previamente hervida y enfriada. Cubra el frasco con una $láminade vidrio, cartón o madera. Deje que los alumnos examinen diariamente a simple vista, y luego con lupa, así como examinar algunas l l muestras con e microscopio. A principio, los alumnos verán bacterias; m á s tarde,

estaba en un lugar húmedo, se lo rociará de tiempo en tiempo con un poco de agua. Muchos animales pueden vivir en un leño, incluyendo hormigas, térmites, arañas y cerambícidos. S el leño contiene i hormigas, coloque algunas migas de pan y una esponja embebida en agua azucarada,' para ellas. Para evitar que las hormigas escapen del terrario, unte los bordes superiores con vaselina. Vigile el leño para

3.36 Protozoa: (a) Amoeba; (b)' Parameciurn; (c) Stylonychia; (d) Vorticella; (e) Colpidium; (f) Tetrahymena

e

f

protozoarios (ver dibujo). Luego nparecerán rotíferos, pequeños nematodos y crustáceos. Los alumnos notarán que unas poblaciones desaparecen, mientras otras aparecen en este modelo de comunidad. Deben ser estimulados para que noten las grandes diferencias que se advierten entre l observación a simple vista y con e mia l croscopio.

ver qué otros animales salen de él. Algunos podían haber estado en forma de huevo cuando recogió el leño y alcanzar e estado adulto en e terrario. l l

3 3 Comunidad en un leño podrido .6 R o m p a un leño podrido y córtelo en dos o tres pedazos que colocará en una bolsa de plástico para llevarlos al terrario del aula. E terrario puede construirse utilizando un l acuario en desuso. S no se posee acuario, i se l puede improvisar con láminas de o vidrio que se unen entre sí y se colocan en una bandeja chata, impermeable. No se necesita tierra (ver dibujo). S e leño i l

W

un leflo podrido

179

Estudiando l s organismos o

3.39

3 3 Comunidad de desierto .7 S usted no habita cerca de un desierto, i tendrá que buscar e material necesario l en las zonas vecinas a su localidad. Usted puede obtener arena de una playa o de un negocio de plantas. Algunos animales de desierto, incluso e lagarto cornudo l (Phrynosoma), pueden conseguirse en negocios dedicados a su venta. Los lagartos a comen hormigas y gusanos de l harina, que también se pueden conseguir en los mismos negocios. Usted puede comprar pequeños cactos en las florerías; también algunas suculentas, es decir, plantas que almacenan agua en sus hojas carnosas. Coloque además algunas piedras en e terrario formando plal nos inclinados contra los bordes (ver dibujo). Coloque una pequeña cápsula con agua en un rincón. Deje un área despejada en e centro, especialmente s usted tiene l i un lagarto cornudo (usted descubrirá por qué). La temperatura del terrario debe oscilar entre 20" y 27" C. 3 3 Comunidad de pradera .8 E problema aquí consiste en elegir un l número limitado de .hierbas, malezas, renuevos pequeños de árboles y otras plantas que crecen en una pradera. También viven entre los varios animales a elegir, arañas que tejen hermosas telas orbiculares. Estas arañas necesitan mucho espacio, tal como un acuario de unos 50 litros de capacidad, en los cuales puedan tejer sus telas. Usted puede encontrar plantas que llevan huevos o capullos de insectos; vigile para poder observar cuando se produce la eclosión. S usted desea tener un animal i m á s grande en e terrario, pruebe con l una culebrita común. Comerá lombrices o insectos grandes. Cuide de tener bien seco al terrario, pues las serpientes sufren diversas enfermedades de l piel si se las a mantiene en un ambiente húmedo (ver dibujo). 3 3 Comunidad del sotobosque .9 E t clase de hábitat es el más utilisa zado en los terrarios. Entre las plantas figuran pequeños helechos, vástagos pequeños de árboles o arbustos, flores sil-

u/

pradera

39 Comunidad del

3.39

Estudiando los organismos

18G

vestres y especialmente plantas, siempre verdes (tales como Michelia o ilex). Colocar algunas de estas plantas en l tierra a y cuhrir e resto de l superficie con musl a gos, piedras atractivas y tal vez una rama de árbol (ver dibujo). Entre tos animales se pueden contar pequeños sapos, ranas comunes, ranas del zarzal y ajolotes (los cuales representan formas larvales de salamandras) . Estos animales y plantas del piso o sotobosque necesitan humedad, de m o d o que se conservará e¡ terrario con agua y se formará un conjunto boscoso en un rincón.

de los elementos vivientes y no vivientes, que se encuentran en un determinado m e l dio. E ecosistema representa así, la suma de l comunidad viviente m á s e medio a l no viviente o inorgánico. U n ecosistema se estudia observando y midiendo las rdaciones que se establecen entre sus varios subsistemas.
3 4 El estanque como ecosistema .0 E estanque es un excelente objeto de esl tudio por parte de los alumnos (ver dibujo). La comunidad del estanque comprende una gran variedad de plantas (productores) animales (consumidores) y microorganismos descomponedores (o reductores). La observación de los hábitos alimentarios conduce a l comprensión de a las cadenas alimentarias que se establecen en un ecosistema. Sin embargo, una m a yor apreciación cuantitativa se obtiene cuando se diseca a los organismos coleccionados y se examina su contenido estomacal. Esto naturalmente destruye a los
Corte transversal de un estanque, para mostrar e ecosistema en su forma típica l

Ecosistemas

Los biólogos estudian no solamente los organismos vivientes de una comunidad sino tambien los agentes no vivientes, tales como l temperatura, cantidad de luz, a cantidad de oxígeno, etc. Se utiliza el término ecosistema para designar e estudio l

181

Estudiando los organismos

34 .2

organismos y, por lo tanto, puede afectar drásticamente el ecosistema. Es preferible entonces que los alumnos se dediquen a reunir información sobre e ecosistema l mediante un procedimiento que no comprometa o destruya el ecosistema, cuando se lo estudia. Será mejor formular inferencias en lugar de observaciones directas. Pero habrá que tener cuidado con las inferencias y no tratarlas como observaciones. Por ejemplo, l presencia de una abea ja y una rana en e estanque puede conl ducir al alumno a pensar que existe un vínculo alimenticio entre l rana y l abea a ja; sin embargo, l abeja puede no ser a comida por l rana y nunca aparecerá en a e estudio del contenido estomacal de l l a rana. Estudiando las plantas 3 4 Fotosíntesis .1 La actividad fotosintética de las hojas puede ser demostrada colocando plantas acuáticas tales como la elodea (Anacharis sp.) bajo un embudo invertido, que yace en un frasco grande con agua y sobre e l cual se coloca un tubo de ensayo (ver

dibujo). Con un caño de g o m a o de plástico, a manera de bombilla, se extrae e l aire contenido en el tubo para que penetre e agua y lo llene completamente. Unos l trozos de masilla colocados entre los bordes del embudo y el fondo del frasco, permitirá la libre circulación del agua del frasco al embudo. Asegúrese que las plantas acuáticas no han estado en contacto con recipientes de cinc, antes del experimento. Los rayos del sol o una lámpara eléctrica proveerán l energia luminosa a requerida por l fotosíntesis. E gas que a l sale de las plantas, formando burbujas, se recoge en e tubo de ensayo; acercánl dole una paja con el extremo apenas encendido, arde con luz brillante, l que reo vela que se trata de oxígeno. (Como l a elodea tiene un tallo hueco, punzando su extremidad con un alfiler saldrán rápidamente burbujas de oxígeno de forma que pueden ser contadas, lo que dará una idea cuantitativa del proceso.)
3 4 Respiración .2 La respiración de los organismos puede ponerse de manifiesto mediante un aparato que arrastre e aire que pasa sobre hol jas, insectos o un pequeño animal y bur-

n
durante l a fotosíntesis

3.42 Respiración A para vaciar o desagotar B agua corriente c agua de cal D comunicación con e l aire exterior
O

34 .2

Estudiando los organismos

182

bujea luego a través de una solución débil de agua de cal (Ca ( H , . El sistema O)) debe estar libre de bióxido de carbono atmosférico. Arme e dispositivo que indica la figura, l dejando vacfo e tercer frasco. Ponga en l funcionamiento el aparato vaciando, m e diante un sifón, e frasco grande. Anote l los resultados. Reemplace totalmente las soluciones en todos los frascos y coloque en e tercer frasco unas hojas frescas o l un pequeño animal vivo. Compare los rel sultados con los obteiiidos en e caso anterior (control). E agua de cal recién filtrada se enl turbia con e pasaje del bióxido de carl bono. Esto se puede comprobar soplando con una pajita o una bombilla dentro de una solución de agua de cal. Los alumnos podrán advertir que l s hojas de las plana tas en algunos casos producen oxígeno ‘y en otros bióxido de carbono y que producen, en ciertas condiciones, el mismo gas que se produce en e hombre. l 3.43 Transpiración Las hojas desprenden también vapor de agua. Esto puede demostrarse mediante un patómetro (ver dibujo). Los alumnos pueden medir l cantidad de agua perdida a (transpiración) bajo diferentes condiciones de humedad, viento y temperatura. Ellos

pueden también comparar l suma de la a superficie y la velocidad de ‘la transpiración. La superficie foliar puede ser calculada aproximadamente colocando una hoja sobre papel milimetrado y dibujando su contorno. Los cuadrados contenidos dentro del dibujo indilcan e área de una l hoja. 3.44 Los productos de l actividad foliar a A. En las hojas se encuentra azúcar, producto de la fotosíntesis y macromoléculas de almidón, formadas por un gran número de moléculas de azúcar. U n sencillo reactivo para reconocer ia presencia del almidón consiste en aplicar una solución diluida de iodo y esperar a que aparezca l coloración azul icaracterística. La soa lución de iodo se prepara disolviendo 10 g de ioduro de potasio en 100 cm3 de agua destilada’ y agregando 5 g de iodo. Tubérculos como la papa o una pasta almidonada, pueden servir para mostrar e caml bio de coloración. Cuando se trabaja con hojas, es necesario primero ablandar las células de la hoja poniéndola a hervir en agua, durante unos pocos minutos. Luego l hoja se coloca en un baño de alcohol a caliente hasta que e pigmento que enl mascararfa la reacción, sea removido. Precaución: caliente el alcohol sobre un calentador eléotrico o en baño de María si se utiliza llama. Generalmente, la clorofila es removida al cabo de 5-8minutos, pero hojas carnosas pueden exigir más tiempo o bien, tratarlas una segunda vez por e alcohol. La solución iodada reacl cionará con el almidón dentro de los 15 minutos.

E potbmetro l
A B

burbuja de aire escala

B. Algunas hojas son apropiadas para la investigación del azúcar, pues almacenan glucosa (azúcar sencillo) en lugar de almidón (mafz, remolacha azucarera, cebolla). Las cebollas que crecen en los frascos del aula representan una buena fuente de tales hojas. Corte pedazos de 2 cm2 de largo y colóquelas en 2 cm3 de solución del reactivo en un tubo de ensayo (utilice Pyrex) y hierva e todo. (El reactivo para l la glucosa se prepara en 173 g de citrato de sodio, 200 g de carbonato de sodio cristalizado y 17,3 g de sulfato de cobre crista-

183

Estudiando los organismos

34 .6

lizado. Disolver e carbonato y e citrato l l en 100 cm3 de agua. Estas sustancias se disolverán más rápidamente si se utiliza agua caliente. Disolver e sulfato de cobre l en 100 cm3 de agua y verterlo poco a poco en la solución carbonato-Fitrato. Enfríe y añada agua hasta un litro.) Muestre que e color cambia, disolviendo un poco de l azúcar de caña en 10 cm3 de agua en un tubo de ensayo. Añada saliva, l cual a convertirá e azúcar de caña (azúcar dol ble) en glucosa (azúcar simple). Agregue 3 cm3 de ractivo y caliente sobre un m e chero. Una coloración amarillenta o un precipitado rojizo se forma, cuando existe glucosa.

sople en uno de los tubos que no contienen plantas y luego en otro de los que tienen plantas. Observe los cambios de coloración que indican l presencia de bióxido a de carbono. Tape los cuatro tubos y observe los cambios que se produzcan entre 15 minutos y una hora. Repita e experil mento, pero esta vez coloque los tubos en un ambieny oscuro (un armario cerrado). 3 4 Plantas que crecen en e aula, sin .6 l tierra A. Se puede obtener en e aula una abunl dante foliación con una batata (patata dulce), con tl de suministrarle agua. Coa locar la batata en un frasco con agua, de manera que la extremidad que desarrollará las raíces quede sumergida hasta la tercera parte. Para sostener la batata en esta posición, se pueden hundir en la misma Sres escarbadientes (o palillos) que apoyarán sobre e borde del frasco. l B. Las zanahorias, las remolachas y las nabos, que son raíces, encierran una gran cantidad de reservas alimenticias, y pmducirán hojas s se las pone en agua, pero i no engendrarán una nueva planta. Quitar las hojas que l raíz pueda tener en su a extremo superior y cortar l raíz de modo a de no conseryar nada más que de 5 a 8 c m de l misma. Colocarla entonces en un a recipiente poco profundo que contenga agua y apuntalarla con piedritas. C. Se puede tomar también un ananá que se seccionará de modo que no quede m4s que de 3 a 5 c m por debajo de la corona

3 4 Midiendo l actividad foliar .5 a Una solución de azul de bromotimol ina dica l presencia del bióxido de carbono. Llene cuatro tubos de ensayo hasta sus

tres cuartas ,partes. Añada aproximadamente 25 gotas de azul de bromotimol en cada tubo. Coloque una ramita de elodea o de otras plantas acuáticas en dos de los tubos (ver dibujo). Con una pajita hueca

34 .6

Estudiando los organismos

184

foliar, y colocar, de modo semejante, en un plato con agua. Las hojas seguirán creciendo por varias semanas más.
3 4 Osrnosis .7 Elegir una zanahoria de gran diámetro y con l superficie lisa, sin rajaduras. Vaa liéndose de un cuchillo puntiagudo, practicar en l cabeza un hueco de 2 a 2,5c m a de profundidad, teniendo cuidado de no reventar l pulpa. Llenar esta cavidad con a una solución concentrada de azúcar y cerrarla herméticamente con un tapón de corcho o de goma, perforado, por cuyo conducto se habrá hecho pasar ajustadamente un tubo de vidrio o dos cánulas que ajusten entre sí. Sumergir el artefacto en un frasco lleno de agua y esperar algunas horas. S e contorno del orificio de l i l a zanahoria no se puede ajustar bien a l corcho, verter un poco de estearina fundida alrededor de todo e contorno. l

h) Pedazos de patata que tengan “ojos” o yemas; i Una rama de sauce. ) 3 4 Ensayo del poder germinativo .9 Doblar dos veces en e mismo sentido una l tela cuadrada de algodón, de poco más o menos 1 m de lado. Sobre una de las caras 0 dibujar con lápiz 8 o 1 casilleros, de unos 5 c m de lado. Numerar estas casillas y colocar en cada una de ellas, diez semillas de l misma especie. Replegar e resto a l de l tela por encima de las semillas. Ena rollar el conjunto y atarlo con un cordal, sin apretar mucho. Embeber de agua l a tela y guardarlo en lugar templado, manteniendo l humedad. Desenrollar al cabo a de unos días el paquete y observar cuál es l proporción de semillas de cada especie a que ha germinado. Los alumnos calcularán e; poder germinativo de las diversas especies de semillas, determinando e porl centaje de las que germinaron o mediante gráficos.

A

R

3 4 Partes de las plantas que echan raíces .8 Llenar un cajón con arena y colocarlo en un sitio que no esté nunca expuesto a l a luz directa del sol. Mojar l arena y mana tenerla húmeda. Plantar entonces las diferentes partes que se mencionan: 3.49 Ensayo del poder \ \ Bulbos de diversas especies; Gajos de begonia y de geranio; U n trozo de caña de azúcar, que lleve un nudo, e cual deberá quedar hundil do en l ,arena; a U n trozo de caña de bambú que lleve 3.50 Germinador de vaso un nudo, e cual deberá quedar hun- Se trata de hacer germinar semillas de l dido en l arena; a varias especies, en un vaso. Cada alumno Pedazos de zanahoria, de nabo o de podrá tener e suyo y seguir e desarrollo l l remolacha, que tengan todavía parte de l germinación copiando en su cuaderno a de l raíz; a los croquis correspondientes,día a día. Una cebolla; Recortar un rectángulo de papel secante U n tallo de “lirio” (rizoma): e introducirlo en un vaso, de modo que

185

Estudiando las organismos

35 .2

3 5 Germinación del grano de polen .1 Preparar un jarabe de aziSicar m u y concentrado y volcarlo en un recipiente poco profundo, un plato, por ejemplo. Tomar flores de distintas especies y sacudirlas por encima de l solución azucarada, de a modo que los granos de polen Caigan sobre ella. Cubrir e recipiente con una lál mina de vidrio y mantenerlo en lugar tibio. S e experimento tiene éxito, se podrán i l observar, con l lupa, pequeños tubos que a brotan desde 10s granos de polen.
3.50 U n germinador de vaso A papel absorbente B algodón, etc. c papel milimetrado D semillas

contornee sus paredes. Rellenarlo con musgo, algoddn, viruta, aserrín o cualquier otra sustancia análoga. Introducir algunas semillas entre e papel secante y l pared l a del vaso. Mantener siempre húmedo e l fondo del recipiente.

3 5 Estudio de l estructura de las se.2 a millas Poner a remojar semillas de gran tamaño: porotos, arvejas, zapallo, girasol o maíz. Después de haberles quitado el tegumento, partirlas en dos y buscar e germen. No es l necesario dar e nombre técnico de las parl tes de l semilla, aun cuando los alumnos a pudiesen manifestar interés por conocerlos. Es más importante que aprendan a

Estructura comparada de una dicotiledónea (poroto) y una monocotiledónea (maíz). Observe que en algunas semillas c o m o en e poroto, l e embrión absorbe e endospermo y, en otras, l l como en e maíz, e embrión no absorbe el l l endospermo hasta el momento de l germinación a A envolturas de la semilla B tallo embrionario (yémula) c endosperma D cotiledón E raíz embrionaria F tallo epicotilo ( tallo hipocotilo 1

Germinación y primeras etapas del desarro110 de un poroto A hoja B tallo c cotiledón ~.

35 .2

Estudiando los organismos

186

distinguir l parte de l semilla que dará a a origen a una nueva planta, y l que consa tituye la reserva alimenticia.
3 5 Partes de una flor .3 Examinar ejemplos de flores de estructura sencilla y de gran tamaño; por ejemplo los tulipanes o las azucenas. Contar los estambres y observar c6mo se disponen con respecto al pistilo, que se halla en e l centro. Representar las partes principales en esquemas a escala grande. Indicar el nombre de las diferentes partes del pistilo (estigma, estilo, ovario) y de los estambres (filamentos y antera).

Es fácil separar a mano l s elementos o constitutivos de algunas flores, pero otras requieren un cortaplumas o tijeras. S se i poseen suficientes ejemplares, es m u y conveniente que cada alumno pueda ejecutar una disección personalmente. Se elegirán flores sencillas que no tengan m á s que un solo ciclo de pétalos.
B. Tomar un estambre y rozar su antera con un papel negro, de manera que sobre é quede depositada una pequeña cantidad l de polen.

C. Cortar transversalmente e ovario con l un cortaplumas bien afilado y contar los óvulos o futuras semillas que encierra. Observar los embriones dentro de los óvulos.
3 5 Formación del fruto .5 A. Recoja ejemplares de flores en diferentes etapas de madurez, desde las recién abiertas hasta aquellas en las cuales los pétalos se han desprendido. Corte cada ovario y observe los cambios que presentan durante e desarrollo de las semillas. l Rosas, manzanas y tomates se prestan para este propósito.

.

Partes de una flor estambres B pistilo c pétalos D sépalos E pedúnculo F antera o filamento H estigma J estilo K ovario
A

B. Examine un kilogramo de vainas de arvejas, porotos u otras leguminosas y retire las vainas que no estén completamente llenas. Abralas y comparelas con las que están completas. Las semillas abortadas son vestigios de óvulos que no fueron fecundados por e polen. l
3 5 Monocotiledóneas .6 Consiga varios tallos de plantas tales com o bambú, caña de azúcar y maíz. Corte transversalmente cada uno de ellos con un cortaplumas o una hoja de afeitar. Observe las similitudes que presentan los cortes. Especialmente observe que &losvasos de los haces fibrovasculares están esparcidos por toda la médula, en e inl terior del tallo. .

La extremidad de la rama que lleva l a flor se llama pedúnculo. E n la base del receptáculo se encuentran generalmente aparatos en forma de hojas que recubren a l flor antes de abrir: son los sépalos. a Por encima de los sépalos se encuentra habitualmente una corona de pétalos de variados colores que se llama corola.
3 5 Disección de flores sencillas .4 A. Tomar cinco fichas de cartulina o pequeñas hojas de papel y escribir en cada una, una de las cinco palabras que siguen: estambre, pistilo, pétalos, sépalos, receptáculo. Disecar una flor con cuidado y colocar cada uno de sus órganos sobre l a ficha que lleva su nombre.

3.57 Dicotiledóneas Consiga varios tallos de plantas tales com o sauce, geranio, tomates, etc. Corte transversalmente cada uno de ellos con un cortaplumas o una hoja de afeitar. Obser-

187

Estudiando los organismos

3.59

ve que inmediatamente por debajo de l a capa externa del tallo, existe una capa verdosa. Es el cambium. También observe que los vasos de los haces fibrovasculares están dispuestos en círculo alrededor de l porción central del tallo. a
3 5 L a l l c ~afecta a los tallos .8 A. Sembrar en dos macetas algunas semillas de plantas de crecimiento rápido, tales como avena, nabo, alubia o mostaza. Cuando los brotes alcancen una altura de unos 2,5 cm, cubrir una de las macetas Con una lata que tenga un agujero en l a parte superior de uno de sus lados. D e tiempo en tiempo, levantar la tapa y observar cómo se orientan los brotes. Luego dar vuelta a la tapa de m o d o de modificar la dirección de l luz y observar nuevaa mente e resultado al cabo de varios días. l

el alféizar de una ventana y observar el efecto producido. Quitar las plantas del sol y observar el resultado.

D. Colocar las otras tres macetas en senda3 cajas. Practicar en cada caja una pequeña ventana que se recubrirá con papel celofán de color diferente (rojo, amarillo y azul, por ejemplo). Colocar las tres cajas con su respectiva maceta 0 plena luz, delante de una ventana convenientemente orientada. Observar las diferencias que sobre e crecimiento de los tallos producen l las diferentes radiaciones luminosas de acuerdo con e color de las mismas. l
3.59 Acción de la gravedad sobre e tallo l y raíces A. Recortar en un papel secante varios cuadraditos de unos 8 c m de lado y colocarlos entre dos láminas cuadradas de vidrio. Poner, de cada lado, algunas semillas de mostaza o de nabo entre e papel l secante y e vidrio, y mantener el todo l apretado con dos bandas elásticas de goma. Humedecer e papel secante y colocar el l conjunto, de perfil, en un plato lleno de agua. Cuando, al haber germinado, las raíces alcancen 1,5 c m de largo, hacer girar 90" el dispositivo en el plano vertical. Repetir la operación varias veces y observar sus efectos sobre las raíces.

B. Disponer dos tabiques en la forma que indica la figura, dentro de una caja larga y estrecha; practicar un orificio en

B. Se puede también estudiar l acci6n de a la gravedad sobre l raíz de la manera a
y-elegir una en a¡ que el brote sea bien

uno de los extremos de l caja. Sembrar a una patata ya germinada en una maceta de tamaño adecuado para que quepa en l a caja. Colocar la maceta detrás del tabique m á s alejado de l abertura. Colocar una a tapa B l caja y dejarla sobre e alfeizar a l de una ventana. Observar de tiempo en tiempo la dirección que toma e tallo de la l patata. C. Plantar algunias semillas de crecimiento rápido en cuatro macetas que se guardarán en l oscuridad hasta que los a brotes alcancen una altura de 2,5 cm. Colocar entonces una de las macetas sobre

L a gravedad afecta a las raíces

vertilíneo. Clavar l semilla con un alfiler a sobre un corcho, colocar en un frasco un poco de algodón o papel secante húmedo y tapar e frasco con el corcho, de m o d o l que la semilla quede dentro del frasco. Guardar al abrigo de la luz y observar de hora en hora.

36 .0

Estudiando los organismos

188

3.60 Estudiando los tejidos del tallo Las secciones transversales de los tallos, se prestan para ser visualizadas con u ñ microproyector o examinadas con e mil croscopio con débiles aumentos (ver dibujo). Es relativamente fácil cortar seccio

.A

/

.B

.c
.D

Corte transversal del tallo A médula B xilema (vasos leíiosos) c cambiurn D floema (vasos Iiberianos) E epidermis

nes transversales l suficientemente de!o gadas como para ser examinadas con e: microscopio. La comparación entre las estructuras del tallo de las monocotiledó. neas y de las dicotiledóneas se presta para iniciar e estudio de las plantas vasl culares. Colocando una rama en un vaso con agua coloreada con tinta roja o con colorantes de alimentos, puede observarse l situación de los vasos que conducen la a savia asc.endente.E apio y e poroto puel l den emplearse con estos propósitos. E l movimiento ascensional de l savia .en ¡os a cortes transversales es realizada cuando el corte se practica bajo e agua coloreada. l Se previene así l formación de burbujas a que inhibirian l circulación del agua en a los vasos conductores.

Estudiando los animales
3 6 Actividades que se cumplen en órga.1 nos animales

La absorción del dióxido de carbono por una solución de hidróxido de potasio provee un medio para calcular e oxígeno l consumido por un animal. Coloque una langosta o una cucaracha o varios gusanos de l harina (Tenebrio) en un frasco a cerrado, en e cual se suspende un trozo l de papel mojado en una solución a 0,5 l por ciento de hidróxido de potasio. Un corcho bihoradado lleva una pipeta de 0,2m o un tubo de vidrio m u y delgado l (ver dibujo). S se utiliza e tubo de vidrio i l sera necesario colocar detras ce él un i

189

Estudiando l s organismos o

36 .4

papel milimetrado para poder observar e l movimiento de una gota coloreada que se desiiza por su interior. Cuide que e l papel absorbente no toque al insecto, colgándolo de l base inferior del corcho, a clavado con un alfiler. Los.alumnos deberán construir otro frasco similar en un todo al primero, salvo que no contendrá a los animales, pam emplearlo como control. Anote e desplazamiento de l gota a inl a tervalos regulares. Compare con e frasco l

ralmente l coordinación de varios tejidos a diferentes. U n buen ejemplo de l interrea lación de los tejidos es l disección de un a pollo. Los alumnos podrán Ver cómo los movimientos dependen de varios tejidos que intervienen en los movimientos de una pata, por ejemplo. Los movimientos de los huesos están controlados por e esl fuerzo de varios tendones específicos. Para preparar l pata, saque l piel y separe a a los tendones, removiendo los tejidos conjuntivos hasta los dedos del pie. Deje que los alumnos descubran qué tendones ( y por l tanto qué músculos) llevan los deo dos hacia arriba (extensores) y cuáles hacía abajo (flexores). Considere las funciones de los huesos, tendones, músculos, sangre, vasos sanguíneos y nervios que encuentre en l pata. a

Midiendo e consumo del oxígeno l de un pequeño animal

control. La diferencia es debida al consumo de oxígeno y su conversión en dióxido de carbono. Los alumnos examinarán los espiráculos o estructuras que en los insectos permiten l entrada del aire. a 3 6 Observación del corazón de un caracol .2 S se tiene un acuario con caracoles,busi que unas masas gelatinosas' adheridas a los vidrios o sobre las hojas. Retírelas con una hoja de afeitar y colóquelas sobre un portaobjeto para examinarlas con el m i croscopio,en una gota de agua del acuario. Observe con un microproyector o con un débil aumento. Las pulsaciones del corazón son fácilmente percibidas.

3 6 U n tejido Iíquido .4 La sangre es un tejido apropiado para e l estudio. Tiene una gran variedad de caraiteres interesantes y únicos tales como l coagulación, l presencia de anticuerpos a a y l existencia de grupos sanguíneos que a hacen de su estudio una excelente introducción al estudio de los transplantes de órganos, genética, respiración y una variedad de otros tópicos. En general, el empleo de muestras de sangre tomadas por los alumnos deben ser evitadas. La sangre de rana, l de los mamíferos cona seguida en los mataderos y carnicerías o en 10s hospitales, son las fuentes a que se acuden comúnmente.
Precaución: La sangre de los mamíferos puede guardarse sin que coagule agregándole una solución a 2 por ciento de cil trato de sodio en l proporción de 1 parte a de solución por 4 de sangre. Los alumnos deberán examinar sangre de rana y de mamífero con e microscopio para establel cer comparaciones entre células con núcleo y células anucleadac. S se permitiera i a los alumnos extraer muestras de sangre, se tomará como norma no emplear l misa m a lanceta para otra toma, debido a l a posibilidad de transmitir hepatitis y otras infecciones. E soflamado del instrumento l o su inmersión en alcohol, no impiden tales transmisiones.

Estudiando los tejidos

3 6 ¿Qué es un tejido? .3 Los grupos de células semejantes que en un organismo multicelular desempeñan l a misma función, se denominan tejidos. La actividad de los organismos supone gene-

3.65

Estudiando los organismos

190

3 6 Observando l circulación sanguínea .5 a Las células sanguíneas pueden ser observadas en organismos vivos, como en el caso de peces y ranas. E pez o la rana l pueden ser envueltos en una tela húmeda y pinchados sobre un cartón blando que presenta un orificio para permitir la observación con e microscopio. La aleta l caudal del pez o la membrana interdigital de la rana, se colocarán sobre e orificio l de m o d o que e preparado pueda ser colol cado sobre l platina (ver dibujo). Se poa

U n a interesante comparación entre células animales y vegetales es fácil de realizar. U n a planta que se presta m u y bien para este propósito es l elodea (Anacharis a sp.) encontrada comúnmente en los acuarios (ver dibujo). Las pequeñas hojas

C

Elodea A núcleo B membrana celular c citoplasma

Pez y rana preparados para 1
observación de la circulación d la sangre con e microscopi l

drán observar así las células sanguíneas desplazarse con rápidos movimientos por los vasos de la delgada aleta o de l m e m a brana. Otro tejido líquido interesante es Ia leche de coco, rico líquido nutricio, utilizado muchas veces como nutriente en los cultivos de tejidos.

del extremo epical son las mejores. Corte una hoja pequeña y con una gota de agua deposítela sobre un portaobjeto, coloque e cubre y examínela con el microscopio. l Con fuerte luz, los contenidos celulares pueden mostrar un movimiento (especialmente los cloroplastos) circular, llamado civclosis o corriente protoplasmática.
3 6 Diferencias entre células vegetales y .7 animales Con una espátula bien limpia o un escarbadientes raspe e lado interno de la m e l jilla. Coloque e raspado blanquecino que l se obtiene en una gota de agua depositada en un portaobjeto. Agregue una gota de azul de metileno o iodo. Ponga el cubre y examínela con e microscopio, al princil pio con poco aumento, luego con gran aumento. Los alumnos podrán comparar estas células con las anteriores.

Estudiando las dlulas
3 6 ¿Qué es una célula? .6 U n a gran variedad de células son apropiadas para su examen con e microscol pio, en e aula de ciencias. S bien algunas l i pocas células son macroscópicas . (por ejemplo, huevo de avestruz, células de algunas algas marinas) la mayoría requiere el empleo del microscopio para su eficiente estudio. Existen dos fuentes potenciales para e estudio de l s células. H a y células l a que se consideran formando u n organismo; son los protistas. Células de levadura, protozoarios, bacterias, euglena y otros organismos unicelulares son ejemplos. C o m o los grupos de estos organismos unicelulares son, en rigor, poblaciones, es preferible comenzar e estudio de las células l examinando las células que forman los tejidos de los organismos pluriceldares.

Células de la mucosa bucal A núcleo B citoplasma c membrana celular

191

Estudiando los organisanos

3.69

3 6 Paredes celulares .8 E preparado de elodea (3.66) puede ser l utilizado para mostrar l existencia de a una pared celular. Coloque una gota de agua salada en el borde del cubreobjeto. Arrastre la solución salina por debajo del cubre, acercando un papel secante o ab-

células vegetales pueden utilizarse para mostrar este fenómeno. Hojas carnosas que tienen una epidermis que puede desprenderse fácilmente se prestan para estas observaciones. Tradescantia, lechuga y espinaca son ejemplos. 3 6 Reproducción celular .9 E proceso de la reproducción celular col nocido con el nombre de división celular, puede ser estudiado eligiendo un material apropiado como es un tejido en vías de rápido crecimiento. U n a buena fuente para tales observaciones l constituyen los a ápices de las raíces de las cebollas u otras plantas afines. Colocadas en la boca de un frasco que contiene agua hasta rozarla, proveen gran cantidad de material. Corte una raíz de los ejemplares m á s vigorosos; en elL separe un cilindro de unos

Celdas de elodea en una solución salina

sorbente por e otro extremo del cubre, l de m o d o que e líquido del portaobjeto l sea absorbido por e papel. E agua de l l l a célula se difundirá en e agua salada que l l la rodea y a medida que esto ocurre, e contenido celular se encoge, pero l pared a celular, rígida, conserva su forma. Otras

D i

3.69

Estudiando los organismos

192

3 m m de longitud a partir del extremo de l raíz. Colóquelo en una gota de cara mín acético (colorante) sobre un portaobjeto. Córtelo valiéndose de una hoja de afeitar en pedazos m u y pequeños. Ponga un cubre al preparado. Interponiendo un papel absorbente plegado dos o tres veces, haga presión sobre e cubre, con e pull l gar, para aplastar los trozos haciendo girar e cubre, pero cuidando que no se l deslice. Examine e preparado con e mil l croscopio, primero con débil aumento en busca de las células cuyo núcleo aparezca fuertemente coloreado y luego con más aumento, para visualizar unos filamentos rojizos que corresponden a los cromosomas (figuras mitóticas). Deje que los alumnos descubran varias de tales configuraciones o etapas. Una vez perfeccionada l técnica, será posible distinguir los a distintos estados y aproximadamente su duración re!ativa.

perfore l cabeza. Estire poco a poco la a larva hasta que l cabeza, las piezas bua cales, e tubo digestivo v las glándulas l salivales queden al descubierto. Separe las células adiposas, e tubo digestivo y l l a cabeza; quedan las glándulas salivales. Teñidas con orceína acética, aplástelas haciendo presión con e pulgar sobre el l cubre y examínelas con e microscopio; l aparecerán grandes cromosomas listados.

3.71 Observación de orgánulos En los últimos tiempos e microscopio elecl trónico ha proporcionado muchas informaciones acerca de las estructuras intracelulares, llamadas orgánulos. Aunque los alumnos no tengan ocasión de ver un m i' croscopio electrónico, deben comprender l importancia que tiene para los biólogos, a pues permite extender e conocimiento a l niveles que se hallan por debajo de l a célula. Fotografías de objetos vistos con el mi3 7 Cromosomas salivaies .0 croscopio electrónico pueden conseguirse E gran tamaño de los cromosomas de en los negocios donde se venden dichos l las glándulas salivales de las larvas de las instrumentos o en publicaciones médicas moscas, los hace apropiados para e estu- o farmacéuticas. Dichas fotografías acoml dio de estos orgánulos. Las larvas de las pañadas por comentarios pertinentes en sarcófagas (moscas de l carne o blow- clase, permitirán visualizar las pequeñas a flies) pueden obtenerse colocando un tro- estructuras que son e asiento de actividal zo de carne cruda a l intemperie. La des específicas (ver dibujo). Por ejemplo, a l disección de las larvas permitirá obtener e proceso de la respiración será menos l las glándulas salivales. Coloque l larva misterioso cuando e estudiante observe la a en una gota de agua salada sobre un por- fotografía de las estructuras llamadas mia taobjeto. T o m e dos agujas de disección; tocondrios, donde tiene lugar l respisostenga con una, l cola y con l otra racióc. a a

G -

H -

E

F

3.71 Célula típica A mitocondrio B cromosomas c nucleolo D membrana nuclear E centriolos F membrana celular c aparato de Golgi H ribosomas

Capítulo cuarto

a Ciencias de l tierra y del espacio

Introducción
Los temas que tratan las ciencias de la tierra siempre han sido de interés para los niños. Dicho interés comprende desde las llamadas icomúnmente ‘piedras lindas’ hasta interrogantes del tipo de ‘¿Qué ocurrió con los dinosaurios?. Los acontecimientos recientes en e campo de las ciencias del l espacio han despertado igual interés por su temática. Para instruir a los alumnos acerca de dichas cuestiones no es necesario que e maestro sea geólogo o astrol nauta. No es indispensable que éste deba sentirse capacitado para responder a todas las preguntas que se l formulen. e Buena parte de las ciencias de la tierra pueden aprenderse sin recurrir al empleo de un vocabulario difícil y de conceptos abstrusos. E material de las siguientes páginas l no tiene por finalidad la formación de j 6 venes geólogos, sino promover en los niños el interés por dichas ciencias.

Rocas y minerales
Iniciacidn simple Trozo de porcelana o teja, para rayar. Balanza pequeña. Imán. Lámpara de alcohol. Cajas para clasificar las piedras en grupos. Tarjetas de 7,5 x 12,5 c m para registrar los datos. Papel milimetrado para gráficos. Recipientes de vidrio pequeños. Plancha de vidrio. Bruselas.

41 Por dónde comenzar .

A. Materiales esenciales para coleccionar, identificar y montar muestras de rocas y minerales Ejemplares de rocas ígneas, metamórficas y sedimentarias. Bolsa o mochila para coleccionar; papel; lápices y bandas de goma. Lupa de 10 aumentos. Martillo. Frasco gotero con vinagre y/o HC1 diluido. Esmalte para uñas para escribir nombre y números en las piedras. Cola para pegar las piedras en cartones para su exhibición. Tubos de ensayo y agarraderas para los mismos. Cortafrío. Moneda de bronce. Lima.

B Observación de rocas y minerales . Conseguir que los alumnos traigan una o varias piedras que por alguna razón hayan despertado su icunosidad. ¿Qué tipo de preguntas pueden formular al respecto?; por ejemplo: ¿Cuál es su antigüedad? ¿Cómo fueron a dar a lugar donde se las enconl tró? ¿Qué aplicaciones pueden sugerir para dichas piedras? Todas las ciencias comienzan con la observación. Los alumnos deberán descri-

41 .

Rocas y minerales

196

bir aplicando todos sus sentidos su piedra o piedras. ¿Cuál es su coloración? Comparar su peso con e de un objeto de dimenl siones similares. ¿Es relativamente dura o es blanda? ¿Se rompe con facilidad? Poner dos piedras, una al lado de l otra y desa cribir sus semejanzas y diferencias. Formar un montón con todas las piedras llevadas por los alumnos y pedirles que las clasifiquen en grupos basándose en sus similitudes y diferencias. Esta operación conducirá B una identificación simple de las rocas y minerales. 42 C ó m o observar una piedra . Por lo general ios alumnos no traerán muestras de minerales exóticos adquiridas en e comercio, sino ejemplares de piedras l recogidas en los caminos, generalmente erosionadas. Se los instruirá para que recojan muestras que presenten superficies de factura reciente. Esto puede requerir su rotura y, aun así, no constituye una garantía porque las piedras pueden partirse a lo largo de fallas o rajaduras preexistentes, también afectadas por alguna alteración. Se golpeará l piedra con un mara tillo con fuerza suficiente hasta que aparezcan superficies no alteradas. U n a vez adquirida cierta experiencia, esta operación no presentará dificultades. U n procedimiento seguro para romper las piedras consiste en envolverlas en un trozo de trapo y colocarlas sobre otra más grande golpeando luego fuertemente con el martillo. La envoltura en e trapo impedirá l que salten pequeñas astillas. Comparar e l aspecto de la superficie recién partida con el de la superficie externa erosionada, de las piedras.

4 4 Los ocho elementos más abundantes . en l corteza terrestre . a
Porcentajes en peso Elemento

Símbolo químico

46,60 27,72 8,13
5,OO

3,63 2,83
2,59 2,09

Oxígeno Silicio Aluminio Hierro Calcio Sodio Potasio Magnesio

O S i A l Fe

ca
Na K Mg

Estos elementos forman compuestos que también reciben e nombre de minerales. l Los geólogos han descubierto, denominado y clasificado m á s de 2.000 minerales. Sin embargo, sólo unos pocos de éstos integran l mayor parte de l (cortezaterrestre. a a Propiedades físicas de los minerales Aunque los mineralogistas emplean muchas tecnicas para identificar m á s de 2.000 minerales, nos ocuparemos principalmente de los que componen las rocas y son esenciales para su identificación. Nos limitaremos Q las pruebas y técnicas descriptivas que facilitarán l identificación a de algunos minerales ,fundamentales,que entran en la composición de las rocas. Lustre Transparencia Dureza Sistema cristalino Rayado Otras características Color especiales, como Densidad relativa sabor, olor, magneRotura (clivaje y tismo y estructura fractura) Definiremos cada una de estas propiedades: 4 5 Lustre . E lustre es la apariencia de la superficie l de un mineral al reflejar l luz. Según su a lustre los minerales se dividen en dos grandes grupos. U n o comprende a los minerales opacos con brillo metálico. E otro, a los l opacos y transparentes sin brillo metálico.
4 6 Dureza . La dureza es l resistencia que e mineral a l presenta al rayado. Las rocas se clasifican de acuerdo con una escala de dureza com-

4 3 E n qué se diferencia una piedra de u n . mineral U n mineral es una sustancia inorgánica que puede estar dotada de una forma característica y una composición química uniforme. Una piedra está compuesta por m á s de un mineral, de manera que al partirla sus fragmentos pueden estar integrados por distintos minerales.

197

Rocas y minerales

41 1 .

prendida entre 1 y 10, en l que 1 corresa ponde a las m á s blandas y 10 a las extremadamente duras. Para determinar e gral do de dureza de una muestra tomar con unas pinzas un grano del material y tratar de rayar con e mismo ia uña. S es m á s l i blando que ésta, no la rayará. Las uñas tienen una dureza de 2,5, por consiguiente l dureza del ejemplar será inferior a dia cho valor. Repetir la operación con un trozo de cobre, cuya dureza es 3. S e i l material raya al cobre, es más duro que éste y su grado de dureza será mayor que 3; no sabemos cuánto. Debemos proseguir hasta hallar una sustancia que e ejemplar l en estudio no raye. La hoja de acero de un cuchillo tiene una dureza de 5,5 y un vidrio de ventana, entre 5,5 y 6,O.La dul reza de los diamantes es de 10, E diamante es e mineral m á s duro. S para l i determinar l dureza se emplea vidrio, a convendrá asegurarse de que el alumno no l tomará con l m a n o al intentar rayar o a al ejemplar en estudio. C o m o medida de seguridad poner e cristal sobre una sul perficie plana, antes de usarlo. E grado de dureza relativa de un minel ral puede establecerse por comparación de una muestra del mismo con una serie de minerales previamente elegidos como escala de dureza. La escala normalmente aceptada es: 1. talco; 2 yeso; 3. calcita; . 4. fluorita; 5. apatita; 6. ortoclasa feldcspática; 7 cuarzo; 8. topacio; 9. corindón y . 10. diamante.
47 Rayado . E color de la raya es el del mineral molil do o pulverizado. Puede obtenerse froiando e mineral contra una placa de cerámica l para rayado, o bien moliéndolo y observando luego su color. Este puede asemejarse al del mineral en bruto o puede ser m u y diferente. E color de la raya de un l mineral determinado es por IÓ general constante, aun4ue e color de éste sea m u y l variable. Las placas para rayar pueden improvisarse con tejas en desuso o porcelana sin vitrificar o rota.

a su variabilidad no se la considera una propiedad confiable para su identificación. 4 9 Densidad relativa . La densidad relativa de un mineral es un número que expresa l razón entre su a masa y la de igual volumen de agua a 4” C. S l densidad relativa de un minei a l a ral es 2, su masa es e doble que l del mismo volumen de agua. La mayoria de los minerales poseen densidades relativas entre 2,5 y 3,O. Los minerales cuya densidad relativa es inferior a 2,5 parecen ‘livianos’y aquellos con densidad relativa superior a 3,O parecen ‘pesados’, con relación a su volumen. La densidad relativa de un mineral de composición uniforme es constante y su determinación constituye frecuentemente un valioso elemento auxiliar en l identifia caición del mineral (ver también e experil mento 2.14). Para determinar con exactitud l densia dad relsativa de un mineral deben tenerse en cuenta varias condiciones. E n primer lugar, éste debe ser puro -requisito frecuentemente difícil de cumplir-. Debe ser compacto y sin grietas ni cavidades que puedan encerrar burbujas o capas de aii-e. Para la determinación de l densidad a a relativa, l balanza de brazos, o astil, es un aparato adecuado y preciso, que por su simplicidad puede construirse en casa fácilmente y con poco costo (ver e Capíl tulo Primero).

4.10 Rotura y exfoliación La rotura en l cual e mineral tiende a a l partirse siguiendo planos paralelos a las caras de los cristales y presentando supero ficies planas y pulidas a l largo de los mismos, recibe e nombre de exfoliación l o clivaje. En algunos minerales e clivaje l presenta una dirección Única. mientras que en otros puede presentar dos, tres o m á s direcciones. Cualquier otro tipo de rotura distinto del clivaje recibe e nombre de l fractura.

48 Color . E color es l característhca física más evil a dente de un mineral. No obstante, debido

41 1 Transparencia . La transparencia es e grado en que los l minerales transmiten la luz. Los transparentes permiten e paso de l totalidad de l a

41 1 .

Rocas y minerales

198

l luz, como ocurre con el vidrio de una a ventana. Los minerales traslúcidos permiten e paso de l luz pero no l formación l a a de imágenes, y los opacos no dejan pasar l luz. a
4 1 Sistemas cristalinos .2 E sistema cristalino constituye l forma l a externa del mineral, reflejo de l disposia ción interna de los átomos. La mayoría de los minerales son cristalinos y a la disposición definida de su estructura atómica interna corresponde una determinada disposición exterior. Pocos minerales son amorfos, es decir, no cristalinos.

desgaste, como las areniscas y rocas sedimentarias. Se distingue de l calcita, a ctro mineral integrante de las rocas, por su dureza y porque no produce efervescencia cuando se l aplica ácido clorhídrico e diluido en frío.

4.15 Feldespatos Los feldespatos son rosados, blancos, grises, azulados y rojos. Cuando estos minerales se encuentran presentes en las rocas las pequeñas superficies de clivaje reflejan destellos luminosos. Estas superficies separan claramente los feldespatos del cuarzo que no presenta clivaje. Los feldespatos acusan clivaje en dos planos situados entre sí aproximadamente en ángulo 4 1 Otras caracteristicas .3 l Además de las propiedades físicas de los recto. E n uno de dichos planos, e de la plagioclasa, generalmente blanco, gris o minerales mencionados, las que siguen son azulado, se observan finas líneas o espruebas útiles para su identificación. trías que indican los planos de exfoliaMagnetismo. La reacción del ejemplar ción entre cristales gemelos de forma taen presencia de un imán es de interés. bular o laminada. La observación de es¿Es atraído o no? tas estrías gemelas proporciona una clave Prueba con ácido clorhídrico. L aplica- expeditiva para la identificación de l plaa a ción de ácido clorhídrico diluido, ¿provoca gioclasa. E feldespato denominado orl o no ,alguna reacción? ¿Se producen bur- toclasa, habitualmente rosado, rojo o blanbujas o efervescencia? co no presenta estrías gemelas. Los feldespatos tienen una dureza de 6,O y su Principales componentes minerales de las densidad relativa es de 2,4a 2,7. rocas

Pocas rocas están formadas por elementos, como por ejemplo e oro o l plata puros; l a son en su mayoría combinaciones de éstos. E cuarzo, por ejemplo, es un mineral rel sultante de l combinación de los elemena tos silicio y oxígeno. Fundamentalmente, son los minerales, m á s que los elementos, los componentes principales de las rocas. 4 1 Cuarzo .4 E cuarzo es un mineral traslúcido o trasl parente que no presenta clivaje. Por SU aspecto se ,asemeja a trozos de vidrio y puede ser blanco, lechoso, ahumado, rosado, incoloro, purpúreo o, m á s raramente, verde o marrón. Es resistente a l erosión a y su grado de dureza es 7 (densidad relativa 2,65). Existe en las rocas de coloración clara. Dada su resistencia a l eroa sión, e cuarzo constituye uno de los prinl cipales componentes de los productos del

4 1 Micas .6 Las micas integran un grupo de minerales constituyentes de rocas, de suma importancia, a cual pertenecen l muscovita y l a l biotita. Las micas son fácilmente ciasia ficables por su coloración. La muscovita es transparente e incolora y la biotita es marrón o negra. L a mica puede exfoliarse i a en hojas m u y finas; es elás6ca y s se l curva recupera su forma y dimensiones originales. Su dureza oscila entre 2,O y 2,5. Su densidad relativa es de 2,7 a 3,O.

4.17 Piroxenos y anfiboies Constituyen dos grupos de minerales integrantes de rocas. Se identifican por su clivaje y forma cristalina, pero son difíciles de distinguir para el principiante. La mayoría de estos minerales son oscuros, variando su coloración entre e verde osl curo y e negro. E anfibol más importante l l es l hornablenda. a

199

Rocas y minerales Principdes grupos de rocas

421 .

4 1 Olivina .8 La olivina es verde o verde amarillento y fácilmente erosionable, quedando l roca a de coloración marrón con manchas de óxido de hierro. Se encuentra en estado puro formando conglomerados de aspecto similar al del azúcar. Los granos pequeños brillan como e cuarzo, no obstante, cuarzo l y olivina raramente se hallan juntos en las rocas ígneas, que se forman a partir de un estado de fusión (experimento 4.21). Pueden encontrarse juntos integrando las rocas sedimentarias (experimento 4.22). La olivina es un componente nativo de las rocas más oscuras en las que e sicilio es l m u y escaso. La dureza de la olivina es de 6,5 a 7,O y su densidad relativa es de 3,2 a 3,6.

Existen fundamentalmente tres grupos principales de rocas: ígnsas, sedimentarias y metamórficas.

4 2 Rocas ígneas .1 Las rocas ígneas (formadas por e fuego) l se han solidificado a partir de un estado fluido de fusión, designado generalmente como magma, e cual al ser comprimido l hacia e interior de cavidades existentes l por debajo de la superficie terrestre dio origen a las rocas intrusivas y al ser impulsado hacia afuera, sobre ia superficie de l tierra form5 las rocas extrusivas. a Tenemos entonces un m a g m a o fluido en fusión con una composición quimica específica única, que puede haber sido comprimido tanto hacia e interior como hacia l 4 1 Calcita .9 e exterior. E n todos los casos, l compol a La caIcita es un componente básico en la sición química básica es similar y ¡ única a fonnacibn de rocas y pertenece al grupo diferencia significativa l constituirá la a de los carbonatos. Su brillo varía entre textura, término este que se refiere a las vítreo y opaco y su dureza es de 3,O. Codimensiones de los cristales que forman múnmente es incolora o blanca y su raya las rocas. La textura de una roca es funes incolora. Frecuentemente se parte preción de l rapidez de su enfriamiento: a sentando 3 planos de clivaje, no en ángulo cuanto más rápido sea e enfriamiento del l recto, que originan su característica forma líquido en fusión, tanto más fina será la romboidal. Su densidad relativa es de 2,72. textura. S una masa se enfría rápidameni Bajo l acción del ácido clorhídrico diluia te en contacto con e aire, como ocurre l do, en frío, produce efervescencia fácilcon las rocas extrusivas, se observará en mente. la misma una textura fina. E n e caso de l una roca intrusiva, comprimida y enfriada 4 2 Notas para la identificación .0 Las siguientes notas serán de valor para lentamente en el interior de la corteza l a la identificación en l generalidad de los terrestre, e ,crecimiento de sus cristales será mayor, lo que dará como resultado casos. Cuarzo: Entre transparente y traslúcido, una textura gruesa. de brillo vítreo, raya e vidrio. Las sul perficies de fractura son curvadas o de las roc:as lisas. Mica: Blanda, brillante, en láminas brillantes (probablemente negra. ., biotital. Feldespato: Entre blanco y gris o rosado, casi opaco, no tan duro como e cuarzo; l superficie opaca excepto cuando la luz incide sobre ciertas superficies verti- Las rocas ígneas pueden dividirse en dos grupos: las de colorac~ónclara, ricas en calmente. Hornablenda: Negra, dura, con granos alar- silicio y aluminio y las de color oscuro, abundantes en hierro, magnesio y calcio. gados. Calcita: Produce efervescencia bajo la ac- Existen ocho componentes fundamentales de las rocas ígneas y es importante saber cidn del ácido clorhídrico diluido.

4 21 .

Rocas y minerales

200

identificarlos razonablemente para poderlas clasificar. Dichos componentes son: 1. Rocas de coloración clara (silicio y aluminio): l) cuarzo; b) ortoclasa fela despática; c) plagioclasa feldespática; "mica muscovita. 2. Rocas de coloración oscura, básicas (ricas en hierro, magnesio y calcio) : a) mica biotita; b) anfiboles (hornablenda) ; c) piroxenos; d) olivina. Las rocas ígneas en su mayoría son duras y consistentes, formadas por granos entremezclados de silicatos minerales. La textura de una roca es l configuraa a ción de los granos que l componen, determinada por sus dimensiones, forma y distribución. Las rocas ígneas se caracterizan por ia uniformidad de su téxtura s (observar l figura), con excepción de a los pórfidos en los cuales los cristales más grandes se encuentran incrustados en una masa molida, de grano fina. Algunas rocas ígneas son claramente granulares; otras son tan finas que los granos individuales son invisibles. Se las designa como densas y algunas son vítreas o amorfas. Generalmente, los gránulos de las rocas igneas son apgulosos y m u y irregulares porque durante su crecimiento las partículas minerales se comprimen una contra otra quedando trabadas entre sí.
4 2 Rocas sedirnentarias .2 Las rocas sedimentarias están formadas por materiales provenientes de otras m á s antiguas. Los minerales que se observan en las mismas pueden ser de todo !tipo, procedentes de rocas metamórficas, ígneas y de otras rocas sedimentarias. Algunos de estos minerales se incorporaron a las rocas con poca o ninguna alteración en su constitución física o química, otros en cambio, antes de formar parte de una roca sedimentaria han sufrido una severa erosión mecánica (ver la figura). La erosión puede destruir por completo ciertos minerales y reconstruir nuevos con el material químico resultante. Los alumnos deberán ser capaces de identificar algunas rocas sedimentarias comunes, como por ejemplo conglomerados, arenisca, esquistos y rocas síiico-calcáreas. U n mineral importante presente en las rocas sedimen-

tarias y metamórficas pero no en las igneas es la calcita. La formación de las rocas sedimentarias implica l desintegración por procesos m e a cánicos y químicos de las partículas procedentes de rocas preexistentes y su m o vimiento, separación y dispersión, seguido de l compactación Q cementación de los a sedimentos. Su dureza depende del grado de cementación de los gránulos. Estas rocas son generalmente menos compactas que las ígneas y s se exhala aliento sobre i ellas, la humedad que se incorpora hace que se desprenda olor a tierra. Son fáciles de desmenuzar. Los sedimentos formados por partículas rotas de las rocas originales se denominan czásticos, por ejemplo, las areniscas. Las dimensiones de estas partículas pueden variar desde sedimentos de 0,004 a 0,06 m m hasta granos de arena de 0,06 a 2 mm, o pedregullo de 2 a 64 m m hasta las dimensiones de guijarros y cantos rodados. La cementación puede ser originada por una gran variedad de agentes, c o m o el silicio, carbonato de calcio y óxidos de hierro. Los minerales m á s comunes en las rocas formadas por fragmentos son los constituidos por cuarzo, feidespato y arcillas.

Textura de las rocas sedimentarias

Algunas de las rocas preexistentes pueden haberse transformado en sedimentarias sin que existan evidencias de partículas ciásticas o fragmentarias por haberse incorporado a soluciones transportadas luego por las corrientes de agua. Los sedimentos constituidos por materiales en solución se denominan precipitados, c o m o por ejemplo, l piedra caliza. a
4 2 Rocas metamórficas .3 Los minerales presentes en las rocas m e t~mórficasson en gran medida los mismos

261

Rocas y minerales

439

que se observan en las ígneas y sedimentarias, con la excepción de unos pocos formados por recristalización, sustitución y por efecto de la elevada temperatura. Las rocas metamórficas proceden de l a transformación de rocas previamente e+tentes, ígneas, sedimentarias o metamórficas en una nueva formación rocosa. Son produ'rto del calor y la presión que actuó

sobre dichas formaciones,a los que se sumó la penetración de fluidos. L a figura muestra b textura de una roca metamórfica característica. La estratificación de gránulos minerales chatos en un plano único, que confiere a la roca cierta tendencia a hendirse en dicha dirección recibe e nombre de folial ción, diciéndose entonces que l roca es a foliada. C o m o las ígneas, las rocas metamórficas son duras y consistentes con una estructura predominante de gránulos minerales mutuamente trabados. Su diferencia reside en que presentan foliación. Aunque Clasificación de las rocas metamórficas
~~

ésta constituye la principal característica de las rocas metamórficas algunas pocas entre ellas, como por ejemplo el mármol y l cuarcita, no son foliadas. Existen tres a variedades principales de foliación: 1. Gnéisica o bandeada. Es un tipo de foliación imperfecto y tosco, en el-que la estratificación se manifiesta en form a de bandas definidas formadas por distintos minerales. Las m á s anchas están generalmente constituidas por feldespatos. 2. Esquistosa o de buena foliación. L a foliación se ha originado como consecuencia de l disposición en capas paa ralelas de ,minerales de forma plana, c o m o por ejemplo, las 'micas. 3. Clivaje pizarroso. Es l tendencia de a una roca a hendirse en planchas lisas, como las pizarras. Los minerales componentes son tan pequeños que no se pueden percibir a simple vista; no obstante, el clivaje es consecuencia de l a distribución en planos paralelos de numerosos gránulos minerales microscópicos. Las rocas metamórficas se clasifican en dos grupos principales basados en l prea sencia o ausencia de foliación. E tipo de l ésta constituye l base.para la clasificaa ción de las que presentan dicha estructura. E criterio de clasificación para e grupo l l de rocas sin foliación se basa en el mineral predominante.

FoZiadas (en bandas o planos) 1. Bandas toscas (de espesor irregular) 2. Esquistosas (bandas regulares, planas y de espesor medio) 3. Pizarrosas (bandas finas, regulares y planas)

Gneis Esquistos Pizarras

No foliadas (en masas o gránulos) 1. Predominando l calcita y dolomita a 2. Predominando el cuarzo 3. Predominando la serpentina y/o talco 4. Predominando elementos orgánicos (verdes o negros)

Mármoles Cuarcitas Serpentina y talco Grafito o carbón antracita

42 .3

Rocas y minerales

202

E n resumen, l finalidad perseguida será a que e alumno identifique, en su sentido l m á s amplio, los gránulos separados, con las rocas sedimentarias; la foliación con las metamórficas; los gránulos de aristas angulosas y recientes sobre un fondo fino, con las rocas volcánicas y los cristales compactos de silicatos, con las ígneas o las metamórficas. Produceion de rocas artificiales
4 2 Rocas ígneas .4 U n a demostración rápida de l cristalizaa ción de soluciones de alumbre se asemeja algo a l formación de las rocas ígneas de a grano grueso y fino. Llenar primero un tubo de ensayo grande hasta su cuarta parte con alumbre en polvo, cubriéndolo con agua hirviendo. Sostener e tubo sobre l una llama de m o d o que l mezcla hierva a lentamente. Agregar despacio 'agua hirviendo en cantidad suficiente para disolver e alumbre. Verter l mitad de esta solul a ción en un recipiente playo, sumergiendo parcialmente en e líquido un trozo de l cordel. Revolver l solución de alumbre a en e recipiente para que se enfríe rápil damente o para mayor celeridad ponerla en un refrigerador. Suspender del borde del tubo de ensayo otro trozo de piolín de m o d o que su extremidad llegue hasta e fondo del mismo y colocar el tubo e i l r l un lugar donde se enfríe lentamente. A día siguiente observar los resultados. S i no se advierten dejar transcurrir m á s tiempo (se lograrán mejores resultados s se i pone dentro de l solución un cristal 'sea milla'). En relación con este estudio de las rocas ígneas conviene que algunos alumnos experimenten con e crecimiento de los l cristales,por ejemplo, de cloruro de sodio, azúcar, etc. (ver también los experimentos 2.45 y 2.51).

por color (se pueden moler frotándolas contra una piedra más dura o pulverizándolas con un martillo, lo que constituirá un buen ejemplo de desintegracion por vía mecánica). Recoger el material pulverizado y poner las partículas de diversos colores en e orden que se desee, en un l recipiente de vidrio. Agregar agua lentamente vertiéndola de manera que se deslice por l pared del recipiente para no pertura bar la sedimentacibn, hasta que los sedimentos l hayan absorbido, cubriéndolos a hasta aproximadamente 1 c m por encima de su superficie. Poner e recipiente a l l sol o cerca de una fuente de caIar hasta que e agua se evapore, luego romper i l a vasija. Para hacerlo con seguridad, ajustar a su alrededor una bolsa de género o papel y golpearla en varias partes con un martillo. U n alumno, o la clase dividida en grupos que utilicen la misma técnica, pueden repetir este experimento. Ensayar poniendo sal en e agua (destacando que se trata l de un sólido en solución, l que constituio rá un ejemplo de l desintegración de las a sustancias sólidas por dicho medio) dejando que l sal actúe como agente cea mentador.

B. Procurarse una bolsa chica de cemento portland. Los alumnos l mezclarán con o o agua y l colocarán en tapas de tarros, vasos de papel o cajas de cartón pequeñas hasta que endurezca. Estudiar su aspecto y propiedades. Romper un trozo de cemento y examinarlo. Mezclar un poco de cemento seco con aproximadamente el doble de arena o pedregullo con lo que se obtendrá concreto. Después de agregarle agua y mezclarlo bien se l pondrá en o moldes dejándolo varios días hasta que endurezca. Nuevamente, estudiar e aspecl to y las características de las muestms obtenidas (ver el experimento 2.66).
C. Mezclar yeso de París con un poco de agua. E yeso deberá manipularse rápidal mente, pues de lo contrario endurecera mientras se lo mezcla. Poner la mezcla en moldes y dejarla que endurezca bien. Estudiar el aspecto y propiedades de las muestras (ver e experimento 2.66). l

4 2 Rocas sedimentarias .5 Este experimento puede efectuarse de diferentes maneras. A. Conseguir diversas rocas sedimentarias de distinta coloración (el color producirá un efecto más real). Molerlas y separarlas

203

Rocas y minerales

43 .2

4 2 Rocas metamórficas .6 U n trozo de arcilla previamente modelada y puesta a secar puede exponerse a l a acción del fuego satisfactoriamente colocándola sobre fragmentos de alfarería rota y calentándola sobre un mechero de Bunsen, dentro de un crisol grande o una m a ceta. Mejor aún s se dispone de un horno. i

Tareas a realizar
4 2 Formar una colección de piedras .7 Pueden coleccionarse las piedras comunes de la localidad pidiendo a cada alumno que traiga una. Explicarles que no será necesario que conozcan los nombres de todas. Los ejemplares similares pueden colocarse juntos sobre una mesa. Clasificar las piedras recolectadas por su forma, color y otras características. Tratar de descubrir e mayor número posible de critel rios que permitan clasificar las piedras.
4 2 Colecciones individuales de piedras .8 Estimular a los alumnos para que formen sus propias colecciones de piedras. Estas podrán guardarse en cajas pequeñas de cartón o en cajas de cigarros; los ejemplares podrán conservarse separados s se i construyen divisiones en e interior de las l mismas. U n a vez identificadas las piedras de su colección e alumno deberá preparar l pequeños rótulos de papel o tela adhesiva y fijarlos en cada piedra numerándolas; en l tapa de l caja pegará una lista con a a e detalle de su contenido. Las colecciol nes deben ser pequ@ñas. Se deberá inducir a l s alumnos a que canjeen ejemplares o con sus compañeros para completar sus colecciones.

por piedrecitas más grandes cementadas será posiblemente otro tipo de roca sedímentaria denominada conglomerado. S si1 i forma es redondeada posiblemente se deberá a l acción del agua. Examinar la a piedra con ayuda de un vidrio de aumento. S presenta pequeñas manchas y crisiales i se trata de una roca granítica proveniente del interior de l tierra y expulsada hace a muchísimo tiempo. La observación atenta de diversas rocas en l forma indicada a despertará e interés de los alumnos por l su colección y estudio. 4 3 Observación de la arena con un vidrio .0 de aumento Examinar con una lupa o con un microscopío con poco aumento, sí se dispone de uno, una pequeña cantidad de arena. Los cristales casi incoloros son de cuarzo, que es el mineral más común de la corteza terrestre. E n l arena se encuentran frea cuentemente cristales de otros minerales. Tratar de descubrir otros.
4 3 Una prueba para la piedra caliza .1 Las muestras de piedras pueden ensayarse para comprobar s se trata de calizas dei jando caer sobre las mismas algunas gotas de jugo de limón, vinagre u otro ácido diluido. S es una piedra caliza se observará i efervescencia o burbujas en e lugar donde l se humedeció con ácido. E burbujeo es l producido por e bidxido de carbono que l se desprende de l piedra en contacto con a e ácido. E mármol, roca metamórfica l l constituida por caliza reaccionará también s se lo somete a esta prueba. i

4 2 Estudio de piedras .9 Elegir una piedra y tratar de aprender cuanto sea posible acerca de ella mediante i una observación cuidadosa. S es plana probablemente se trate de un fragmento de estrato proveniente de alguna formación sedimentaria. Dichas rocas se formaron por endurecimiento de sedimentos depositados hace millones de años. S l piei a dra parece estar formada por granos de arena cementados entre sí probablemente se trate de arenisca. S está constituida i

4 3 Separación de sedimentos .2 La separación de los sedimentos en las rocas sedimentarias puede hacerse visible mezclando cuidadosamente porciones iguales de grava, partículas de arena gruesa y de arcilla. Poner l mezcla en un recipiente a con agua hasta no m á s de su mitad; luego, llenarlo del todo, colocarle la tapa y sdcudirlo vigorosamente. Finalmente dejar asentar e material en suspensión. Los l componentes se depositarán sucesivamente, las partfculas m á s pesadas en e fondo l y las arcillas en la parte superior.

4.33

Rocas ' minerales y

204

4 3 Piezoelectricidad .3 U n experimento interesante que a los alumnos les agradará realizar es e relacionado l con los fenómenos piezoeléctricos o piroeléctricos que se observan en ciertos minerales, particularmente en la turmalina y e cuarzo. Las variaciones en l presión l a y temperatura originan en ellos cargas eléctricas (con polaridad positiva y negativa) cuando se los calienta o comprime. Este fenómeno puede demostrarse espolvoreando e cristal mientras se enfría o l calienta con polvo de mina de lápiz rojo previamente pasado por un tamiz de seda o nylon. Se puede improvisar un pulverizador a fuelle, sencillo, con un atomizador nasal o un frasco de desodorante con l abertura a agrandada para que la pulverización sea más gruesa. Poner en e frasco una mezl cla de aproximadamente 2 partes de mina roja y 1 parte de azufre. Colocar en l a boca del frasco un trozo pequeño de tela de seda o media de nylon sujetándolo con una banda de goma. Las partículas de polvo se cargarán eléctricamente al pasar a través de la pantalla formada por el tejido de media y se depositarán sobre el extremo del cristal que las atraiga. E l polvo de mina roja se cargará positivamente depositándose sobre el extremo negativo del cristal, y e azufre con carga l negativa será atraído por su polo positivo. La demostración es fácil de realizar y sumamente espectacular.E mineral deberá l espolvorearse antes y después de haberlo sometido a cambios de temperatura o presión. Analizar con l clase e fenómeno a l observado.
4 3 ¿Qué son los fosiles y cómo se han .4 formado? Se denomina fósil a toda evidencia de formas de vida que existieron en épocas geológicas del pasado. La mayoría de los fósiles se encuentran en los estratos de las rocas sedimentarias. Las que se han formado por enterramiento se descubren por lo general al partirse l roca que los a contiene. Cubrir una hoja con vaselina y colocarl sobre una placa de vidrio u otra supera ficie lisa. Preparar un molde circular de

aproximadamente 2 c m de profundidad y colocarlo de manera que rodee la hoja. Fijar e borde en su posición sobre e vil l drio pegándolo con trocitos de arcilla para modelar presionados contra su contorno exterior. Luego, mezclar un poco de yeso de París y verterlo sobre la hoja. U n a vez que e yeso haya endurecido podrá l retirarse l hoja y se obtendrá una exa celente impronta de l misma. Tal es el a origen de ciertos fósiles: han sido recubiertos por un fango arcilloso que posteriormente endureció 'transformándose en roca sedimentaria. Repetir e experimento l empleando una valva de ostra o almeja, engrasada para efectuar la impresión. E n e caso de residir en un lugar donde l abundan los fósiles, resultará interesante que los alumnos formen una colección para e museo de l escuela. l a
4 3 Dónde encontrar fósiles .5 E n algunas localidades los fósiles pueden hallarse en las canteras o afloramientos rocosos. Localizar en la población a alguien que entienda de fósiles y planear una excursión con l clase para coleccioa nar algunos. S no existen fósiles en el i lugar, todo dependerá de 1,aposibilidad de que algún museo, nacional o provincial, facilite ,algunos.E envío de una carta a l dichas instituciones podría ser útil.

Suelos
4 3 'Tipos de suelo .6 Obtener muestras de suelos de tantos lugares como sea posible y ponerlas en tarros de vidrio. Procurar conseguir suelos de pantanos, laderas de colinas, bosques, praderas, dunas, bancos de ríos y otros lugares. D e esta manera se obtendrán muestras de suelos arenosos, gredosos y arcillosos, así como de suelos ricos en materias en descomposición,o humus. Perm t r que los alumnos estudien las muesii tras y observen las partículas de cada una de ellas con un vidrio de aumento.

4.37 Formación de suelos por calentamiento de las rocas Calentar fuertemente en e fuego algunas l piedras y luego verter agua sobre ellas.

205

Rocas y minerales

44 .2

Frecuentemente las rocas se parten al calentarse o enfriarse. U n a de las vetas en la formación de los suelos es l destruca ción de las rocas originada por las diferencias de temperatura.
4 3 Formación de suelos por acción m e .8 cánica sobre las rocas Conseguir algunas piedras blandas, como l pizarras o calizas existentes en e lugar. Llevarlas a la clase y hacer que los alumnos las trituren y muelan en pequeñas partículas. Procurar que investiguen las formas en que las rocas se rompen en l a naturaleza.

nado tipo de suelo y llenarlo de agua, agitando luego con cuidado. Dejar el recipiente en reposo durante varias horas. Las dimensiones, esfericidad y densidad de las partículas componentes del suelo determinan el orden en que se producirá su sedimentación. Las m á s grandes, angulosas y densas se depositarán primero sobre e fondo. U n a vez depositadas las l distintas capas formadas en e recipiente l presentarán, de abajo hacia arriba, dimensiones, angulosidad y densidad en orden decreciente. Examinar con una lupa una pequeña muestra de cada una de las capas.
4 4 E suelo varía con l profundidad .2 l a Se puede construir un buen barreno para suelos con una mecha para berbiquí soldada a un vástago de 'acero de alrededor de 2 c m de diámetro y unos 50 c m de longitud. U n a agarradera en cruz soldada al vástago proporcionará un brazo de palanca suficiente para rotar e barreno l cuando se oerfora e suelo (ver la figura). l

4.39 Influencia del suelo en e crecimiento l de los vegetales Obtener muestras de suelos procedentes de un jardín con flores y otros vegetales, de un bosque, de algún lugar donde se hayan realizado excavaciones para construir cimientos, de un lugar arenoso, de un banco de arcilla, etc. Colocar dichas muestras en macetas o tarros de vidrio. Sembrar semillas en cada uno de l s tipos o de suelo y regarlos con igual cantidad de agua. Observar en qué tipos de suelo las semillas germinan primero. Cuando las plantas hayan comenzado a desarrollarse observar en qué suelo crecen mejor. Llevar un registro de la rapidez del crecimiento en los distintos suelos. 4 4 -La nutrición procedente del suelo .0 E crecimiento rápido de las plantas inl dica su capacidad para extraer de las rocas las sustancias nutricias. Moler muestras de las siguientes rocas: cuarcita, esquistos, basalto y caliza y colocar las cuatro separadamente en pequeños vasos. Plantar en cada uno de ellos semillas de rábano, suministrándoles e agua necesal ria y anotar l velocidad de crecimiento a de las plantas. Los alumnos determinarán la composición química de las rocas, ya sea consultando libros o mediante ensayos y explicarán L s diferencias observadas en e crecimíento de las pIantas. l

4 4 Variabilidad de las partículas cons.1 tituyentes del suelo Tomar un recipiente de vidrio de aproximadamente 2 litros de capacidad. Poner en e mismo varios puñados de determil

Se introducirá el barreno en e suelo l simplemente haciéndolo girar, extrayendo a intervalos muestras del mismo procedentes de diversas profundidades, que quedarán adheridas a la mecha. Podrá confeccionarse un diagrama reticulado de un área específica del terreno con la profundidad en que se obtuvieron las muestras, cuya comparación permitirá establecer las condiciones del subsuelo en dicha zona. Después, astas podrán prepararse para que sirvan como modelo o, simplemente, llevar un registro de las observaciones.

44 .3

Rocas y minerales

206

4 4 ¿Contiene aire e suelo? .3 l Poner cierta cantidad de una muestra de suelo en un recipiente de vidrio o botella y verter lentamente.agua sobre l misma. a Observar las burbujas de aire que se desprenden elevándose en e agua. l 4 4 La fertilidad varía desde e subsuelo .4 l a l superficie a Conseguir una muestra de l superficie de a un suelo fértil, como el de un jardín o vivero, y otra obtenida a una profundidad de 50 c m aproximadamente. Poner ambas muestras en macetas separadas y sembrar semillas en ellas. Cuidar que la cantidad de agua, temperatura y luz sea igual para ambas. Comprobar qué tipo de suelo produce plantas m á s saludables.

ños, a razón de una cucharada sopera por recipiente. Agregar a cada una igual cantidad de agua, suficiente para cubrir el material. Dejarlas en reposo durante algunos minutos. Agitar bien los recipientes y luego extraer e líquido. También pueden l filtrarse las muestras una vez asentadas. Ensayar e líquido recogido con papel torl l nasol. E papel tornasol azul virará al rojo al sumergirlo en soluciones ácidas y e l papel tornasol rojo tomará una coloración azul bajo la acción de soluciones básicas. Las soluciones neutras no producirán ningún efecto en ambos papeles. (Ver e exl perimento 2.44.) 4 4 El agua se eleva a distintas alturas .8 en diferentes tipos de suelos Llenar.varios tubos de lámparas con suelos de distintos tipos hasta una altura de unos 15 c m cerrando previamente sus fondos con un trozo de género atado con un cordel. Pueden emplearse muestras de suelos arenosos, gredosos, de gmvas finas, arcillosos, etc. Luego, colocar los tubos en una cacerola con agua hasta una altura de aproximadamente 3 cm. Observar en qué tipo de suelo e agua se eleva l por capilaridad con mayor rapidez. Para este experimento pueden utilizarse también pajitas para sorber refrescos, de plástico transparente. 4 4 ¿Qué tipos de suelo retienen el agua .9 mejor? Ahr trozos de género en l base de varios a tubos de lámpara y llenarlos hasta una altura de 8 c m del borde superior con distintos tipos de suelos. Utilizar arena, arcilla, greda y suelo procedentes de zonas boscosas. Colocar un plato debajo de cada tubo para recoger e agua sobrante. Sel guidamente verter en cada tubo cantidades medidas de agua hasta que ésta comience a escurrirse por debajo. Observar en qué tipo de suelo se puede echar mayor cantidad de agua antes de que ésta comience a escurrirse. 4 5 Las corrientes de agua modifican el .0 suelo A. Después de una lluvia fuerte, hacer que los alumnos recojan muestras del agua

Suelo y agua
4 4 El suelo puede contener agua .5 Poner un poco de tierra en una cápsula delgada, de vidrio y calentarla lentamente con llama baja. Invertir sobre l misma a un recipiente de vidrio. Se comprobará que e agua se condensa sobre las paredes l frías del recipiente. 4 4 Comparación de la absorción de dis.6 tintas muestras de suelos Recoger varias muestras de suelos procedentes de distintas área;. Emplear latas c o m o recipientes pesando previamente cada una de ellas. Poner en !as latas cantidades iguales de suelo y calentarlas en un horno a una temperatura de 105"-120° C hasta que se sequen. Comparar el peso de cada muestra antes y después. Compararlos uno con otro. Comparar muestras procedentes de lugares situados al abrigo de l lluvia con otras expuestas a la a misma. Establecer una relación entre ! a absorción de dichas muestras y los datos de la precipitación pluvial diaria. Por ejemplo: ¿En qué medida una precipitación de 25 m m afecta a la absorción del suelo expuesto a l misma, comparado con el a de una muestra de suelo no expuesto? 4 4 ¿Suelos ácidos o básicos? .7 Tomar muestras de suelos de diversa procedencia. Ponerlas en recipientes peque-

207

Rocas y minerales

4.52

barrosa que corre, en recipientes de vidrio. Dejarlas en reposo durante varias horas hasta que se asiente e sedimento y puel dan observarlo.

B. Construfr dos cubetas de la forma indicada en los dibujos. Masillar la5 juntas l para hacerlas estancas. E agua puede recogerse en un balde o en un Jecipiente de vidrio provisto de un embudo.

suelos y cubrir con césped una de ellas. Regar como en e caso anterior y obl servar la erosión y e agua escurrida. l 3. Llenar nuevamente ambas cubrztas y dar mayor inclinaci6n a una de ellas. Regar y observar como en los experimentos anteriores.

4 5 Las gotas de lluvia pueden afectar a .1 los suelos en forma distinta Fijar por medio de broches una hoja de papel blanco a un trozo de cartón. Colocarla sobre e piso cuidando que esté l bien horizontal. Rociar sobre la misma agua coloreada por medio de un gotero para remedios. Observar e tamaño y forl m a de las salpicaduras. Repetir la experiencia pero levantando uno de los extrem o s del cartón para que esté en posición inclinada. Estudiar e efecto de las salpil caduras variando l altura del gotero, l a a pendiente y e tamaño de las gotas. l Ensayar con diferentes combinaciones de las variables. Puede llevarse un registro de los resultados empleando para cada caso una hoja de papel limpia y agua con diferente coloración. 4 5 Medidores de salpicadura .2 Procurar que los alumnos pinten de blanco varias reglas graduadas, para que e l barro de las salpicaduras pueda observarse fácilmente y distribuirlas en diversas áreas, a la intemperie. Asegurarlas por

Cubetas para e estudio de l erosibn y l a el escurrimiento A rnasillar las juntas B Clavar aquí una malla metálica c caj6n o caja para embalar D lata para regar 1
L e i y una de las cubetas con suelo iil no compacto y l otra con material a apisuiiado fuertemente. Inclinar a m bas ligeramente y empleando la lata pgra re&ar verter sobre cada una igual cgntiQad de agua. Observar cuái de los dos tipos de suelo es erosionado más fácilmente y las características del agua

La regla medidora de salpicaduras debe mantenerse en posición vertical medio de un ladrillo y una banda de goma para que se mantengan en posición vertical, como indica la ilustración. Después de una tormenta pedir a los alumnos que verifiquen hasta qué d u e ha salpicado tr

esourri*. 2. Llenar ambas cubetas con materiai de

4.52

Rocas y minerales

208

e barro en cada una de las reglas. Conl feccionar un diagrama de la altura de las salpicaduras de barro sobre diferentes reglas que hayan estado emplazadas en zonas cubiertas de césped, arenosas, en jardines y otros lugares a criterio del maestro. ¿Todas las lluvias producen igual efecto en un lugar determinado? Los alumnos repetirán l experiencia en el curso de a varias lluvias sucesivas o bien utilizando una manguera y ensayando con diferentes presiones del agua.

corrientes de agua. Estudiar con Ia clase algún proyecto tendiente a remediar la erosión y llevarlo a cabo.

4 5 Permeabilidad del suelo .4 Procurarse tres latas del mismo tamaño y quitarles sus tapas y fondos. En el fondo de cada una fijar una malla fina de cualquier material por medio de un alambre atado alrededor del borde inferior de la lata. Para impedir que a través de la malla pasen algunas partículas finas de suelo colocar por su parte interior un trazo de papel de filtro. 4 5 Erosión y conservación .3 Recoger tres muestras de suelos -grueA. Realizar una excursión a un lugar don- so, medijano y fino- y calentarlas en un de las corrientes de agua hayan ocasiona- hornillo a una temperatura de 105'-120" C do daños excavando hondonadas. Los hasta que se sequen por completo. Poner alumnos deberán observar los daños e igual cantidad de tierra en cada una de idear procedimientos destinados a preve- las latas y disponerlas de manera que puenirlos: ¿Cuál ha sido su causa? ¿Cómo da verterse en cada una de ellas l misma a podrían haberse impedido? ¿Qué puede ha- cantidad de agua, que se recogerá por la cerse aún? parte inferior. Hacerlo, registrando en cada caso el tiempo empleado por e agua l B. E n e laboratorio, los alumnos, utilizanl para filtrarse totalmente. Comparar las do e equipo, proyectarán la forma de iml cantidades.de agua recogidas debajo de ISs pedir l erosión. Especificamente: arando a latas. las zonas adyacentes o construyendo terrazas. Deberán considerar también la ro- 4.55 Minerales en solución tación de la siembra. Algunas de la me- L a presencia de minerales en solución se ms didas proyectadas pueden ser del siguien- demuestra mejoi. mediante e cálculo. Los l te tipo: alumnos podrán informarse en e servicio l l 1. Llenar las cubetas descriptas en e ex- de provisión de agua de la localidad acerca a perimento 4.50 B con suelo flojo e de l cantidad de sustancias en solución inclinarlas aproximadamente al mismo por unidad de volumen de agua no tratada ángulo. E n una de las cubetas trazar destinada al consumo. Con dicho dato surcos con un palito en el sentido de calcularán el peso de las sustancias mil la pendiente, y en l otra, hacerlo en nerales existentes en e volumen total del a a sentido perpendicular a l misma. RO- agua consumida por l comunidad en el a ciar ambas con igual cantidad de agua 'curso de un año. La solución de la piedra a de y observar en cada caso los efectos caliza por l ~~cción los ácidos diluidos puede ilustrarse desmenuzando un trozo de la erosión y e escurrimiento. l 2. Llenar nuevamente con tierra suelta pequeño de ésta y cubriéndolo totalmente ambas cubetas, c o m o en el caso ante- con .ácido clorhídrico diluido (4 partes en rior, y regarlas hasta que e agua al 1 de ácido concentrado) y dejándolo en l correr forme hondonadas bien defini- reposo hasta que la piedra se disuelva. l das. Con piedras pequeñas o ramitas, Observar e residuo insoluble constituido construir presas en las mismas a inter- generalmente por arcilla y cuarzo. valos regulares. Hacer correr agua nue- 4 5 La acción de l capilaridad, disolu.6 a vamente y comprobar el efecto produción y deposición ejercida por el cido por e represado. l agua subterránea C. E n los patios de casi todas las escue- Preparar una mezcla de sal común y arelas existe algún lugar afectado por las na fina y seca, de manera que cubra el

209

Rocas y minerales

45 .8

n
4 5 Acci6n de la capilaridad, disolución y .6 deposición

4.57 Acción de la filtración y capilaridad

fondo de un acuario pequeño hasta una altura de 2 a 5 cm. Cubrir esta capa con aproximadamente 5 c m de arena limpia (sin sal). Insertar un tubo de vidrio provisto de un embudo y sostenido por un soporte provisto de una grapa, en uno de los lados del acuario (ver la figura). Verificar que e mismo llegue hasta la capa l salada. E n e lado opuesto colocar, sostel nida también por un soporte con grapa, una lámpara que irradie calor sobre l a arena. Verter 'agua en e embudo (puede goll pearse e tubo ligeramente para que ésta l se deslice hacia abajo). Observar por e l costado del acuario el agua deslizándose a través de l arena. Verter agua sufia ciente para humedecer una capa de unos 2 c m de espesor en e fondo del acuario. l a Encender l lámgara y dejar que irradie calor durante varias horas. E n las proximidades de la misma e agua se elel vará a través de la arena por acción de la capilaridad arrastrando consigo la SOlución salina. E calor provocará su evapol ración y la sal se depositará en l 'supera ficie y sus proximidades. Comprobar s l i a arena en las cercanías de l lámpara caa lorífica tiene sabor salado. E n l naturaa

leza, e sol produce e mismo efecto que l l la lámpara en este experimento.
4.57 Efecto de l filtración y capilaridad a del agua subterránea Llenar dos tubos de vidrio de aproximadamente 2 c m de diámetro y 30 c m de largo, hasta m á s o menos l mitad con arena fina a y seca. Fijarlos verticalmente mediante soportes con grapas, con sus extremos inferiores apoyados en una cubeta o acuario playa Verter agua por uno de los tubos. Esta se filtrará hacia abajo a través de los poros de l arena, pasando a la cua bera y por efecto de la capilaridad ascenderá parcialmente por e otro tubo. l

4 5 Oxidación .8 La oxidación puede demostrarse poniendo un ttrozo de lana de acero dentro de una caja chica con arena limpia que se humedecerá diariamente. Observar los efectos en la lana de acero y las manchas en l a arena. Los alumnos pulverizarán un trozo pequeño de pirita y lo pondrán en un vidrio de reloj, humedeciéndolo diariamente. Al cab8 de algunas semanas se observará e desarrollo de una sustancia cristalina l de color blanco: el sulfato de hierro. L a

45 .8

Rocas y minerales

210

oxidación de los minerales de hierro es acompañada por un cambio en la coloración, hacia e amarillo, marrón y rojo, cal racterístico de los óxidos comunes e hidratados del hierro. (Ver los experimentos 2.42 y 2.318.)
4 5 U n efecto del agua congelada .9 Llenar de agua una botella y taparla bien. Envolverla con un trozo de género para impedir que se dispersen los trozos de vidrio roto y ponerla dentro del compar,timientocongelador de una heladera. Desa pués de 24 horas retirar l botella y examinarla. ¿Qué se comprueba? ¿Por qué se ha rajado? ¿Qué ha originado l presión? a ¿Por qué e hielo ejerció una fuerza? (Ver l e experimento 2.129.) l

Actividades adicionales
4 6 Grietas en el barro .0 Recoger en cubetas para colección, muestras de distintos tipos de arcillas y lodos finos. Llenar las mismas hasta sus tres cuartas partes con e material recogido y l agregar agua suficiente hasta cubrirlo. Colocar las cubetas bajo l luz solar directa a y observar c ó m o se forman las grietas en el barro. Comparar el número de grietas formadas en las distintas cubetas. ¿Qué ángulos forman en el momento de su aparición? ¿Son iguales dichos ángulos? 4 6 Horizontes del suelo .1 Los suelos maduros presentan habitualmente un perfil bien definido, formado por tres capas horizontales principales designadas como A, B y C. Estas difieren en color, textura y estructura y su espesor es variable. L a capa horizontal A es l superior. a Está desprovista de materiales solubles. Generalmente este suelo superior es rico en materia orgánica y en organismos propios del suelo. E horizonte B recibe e l l nombre de subsuelo. En e mismo se acul mula la arcilla extraída por levigación del suelo superior. En él se encuentran minerales de hierro y es donde con mayor pro-

babilidad tiene lugar su oxidación. E suelo l c está formado por el material que dio origen a los otros, erosionado y no consolidado. Preparar modelos de los horizontes del suelo de diversos lugares comparando las profundidades de los horizontes A y B. Esto se logrará mejor observando dichos horizontes en cortes recientes de caminos o en barrancas u hondonadas. Con la ayuda de una pala, practicar un corte vertical que deje al descubierto las distintas capas. Dejar que e material seque. Conseguir una l tabla u otra superficie sólida que pueda servir de base y aplicarle cola en una de sus caras; hecho esto, comprimir l misma a contra el corte efectuado de manera que numerosas particulas de cada horizonte queden adheridas a la tabla. Retirarla y a cubrir las partes de l misma que hayan permanecido intactas con material extraído de la región del corte que corresponda. Dejar secar e modelo. Comparar los difel rentes perfiles distinguiendo las profundidades de los horizontes en cada modelo así como su composición.
4 6 Efecto de las plantas sobre l erosión .2 a A. Los alumnos efectuarán observaciones en una zona cuyo suelo haya sido erosionado por carecer de cubierta vegetal. Expondrán lo que hayan comprobado así com o sus opiniones acerca de las causas por las que dicha área presenta ese aspecto. ¿Cómo evitarían l denudación del a suelo originada por e viento o las corrienl tes de agua? ¿Pueden los alumnos demostrar sus afirmaciones?

B. Los alumnos sembrarán semillas de césped en una parcela de suelo arenoso de una mesa para e estudio de la erosión l (instalada como en e experimento 4.50). l Cuando la hierba haya desarrollado una red de raíces harán correr agua por l a misma. ¿Desempeñan las raíces algún papel en la fijación del suelo? Arrancar parte de l hierba crecida y pedir a los aluma nos que modifiquen l cantidad de agua a suministrada a l mesa de erosión. ¿Cuáles a son los efectos de la erosión?

211

Astronomía y ciencias del espacio

4.65

4 6 Examen de las formas de vida exis.3 tentes en el suelo E suelo, aparte de su grado de acidez o l alcalinidad, puede constituir e medio de l desarrollo de diversas formas de vida animal. La calidad y cantidad de la vida animal y vegetal varían según Jos distintos tipos de suelo. Lo importante es que estas formas de vida constituyen frecuentemente un factor que afecta la formación de los mismos. Pedir a la clase que examine una extensión del suelo de un metro cuadrado tomando como nota los montículos producidos por las lombrices de tierra, los hormigueros y otros indicios de vida animal. ¿Favorecen las lombrices la penetración en e suelo de una mayor cantidad l de aire? ¿En qué forma remueven e suel lo? ¿Su ingestión de partículas de tierra modifica la composición del suelo? ¿La modifican sus deposiciones, o sus cuerpos, después de muertas?
4 6 Depósitos eólicos .4 Conseguir tres latas grandes y chatas (p. e. latas de pasteles). Llenar una con un litro de arena húmeda, l segunda con arena a seca y l tercera con harina. Los alumnos a deberán colocarlas a una distancia de 7 m

de un ventilador eléctrico que proyecte aire sobre las mismas. ¿Dónde es mayor e efecto del viento? Mover cada una de l las latas aproximándolas al ventilador hasta observar un leve movimiento en e l montículo formado por el material. E n un diagrama, indicar los tres materiales e m pleados y l distancia en l que se observó a a e movimiento originado por el ‘viento’. l ¿Cuál de ellos comienza a moverse a m e nor distancia? ¿Cuál a mayor? ¿Por qué? ¿Advierten los alumnos algo particular en l forma en que e viento los hace volar? a l E material más liviano es e que está m á s l l alejado y e m á s pesado, e m á s próximo. l l Muchas mezclas de partículas se separan de esta manera. Explicar que este fenómeno se denomina separación o clasificación y constituye un hecho frecuente en la naturaleza. Empleando e ventilador y arena seca l los alumnos intentarán la formación de dunas. ¿Pueden formar cualquier tipo de montículo en la arena? ¿Cuál es el origen de las dunas en la naturaleza? S en las i cercanías existe una zona arenosa accesible, los alumnos pueden disfrutar estudiando este fenómeno a comprobar l transl a formación de las dunas en lomas, por la acción del viento.

Astronomía y ciencias del espacio
La astronomía y e espacio son siempre l temas interesantes para los niños que estudian las ciencias. Son numerosas las fuentes donde se explimcan en forma descriptiva los conceptos fundamentales de la astronomía y en las cuales los niños sólo pueden leer acerca de los mismos. En la presente sección se sugieren numerosos experimentos que capacitarán al maestro para desarrollar algunos de dichos conceptos basándose en l observación y e exa l perimento. Para las experiencias descriptas no se ha intentado un ordenamiento gradual. Se sugiere más bien que los maestros seleccionen las que resulten más apropiadas de acuerdo con el tema a ensefiar. Instrumentos astronódcos

4 6 Un telescopio refractor sencillo .5 Para construir un telescopio sencillo deben conseguirse en primer Iugar dos tubos de cartón que ajusten uno dentro del otro. No se podrá construir un instrumento de ‘calidad satisfactoria a nienos que se disponga de *buenaslentes, condición esta que pronto descubrieron los primeros experimentadores. Un cuentahilos y también a veces una lupa para fi1,ateliaposeen lentes acromáticas, es decir, corregidas de aberración cromática. Dichas lentes, de una distancia foca1 de 2 o 3 cm,montadas en un corcho

46 .5

Astronomía y ciencias del espacio

212

perforado, proporcionarán un ocular adecuado. Para obtener mejores resultados es igualmente importante que e objetivo sea taml bién acromático. S se dispone de una i lente de este tipo con una distancia foca1 de 25 a 30 cm, deberá colocarse en e tubo l

vertical de madera también de ipclinación variable. Montar dos lentes de foco corto en dos corchos que se colocarán a su vez dentro de un tubo corto, de los empleados para envío de correspondencia, e que l hará las veces de ocular. Fijar e ocular al soporte vertical, de m a l dera, y efectuar los' ajustes necesarios (observar l figura 4.66B). a

de cartón de mayor diámetro fijando con plastilina o adhesivo. Se requerirá un pequeño ajuste para centrar ambas lentes en e mismo eje óptico. U n a vez logrado esto l y enfocado e instrumento deslizando e l l tubo, se dispondrá de un telescopio superior al empleado por Galileo en todos sus descubrimientos. (Véase también e expel rimento 2.219.) Con este instrumento se observarán fácilmente los satélites de Júpiter, pero no los anillos de Saturno.
4 6 Telescopio reflector simple .6

4 6 B Diagrama de la trayectoria .6 de los rayos

Se puede construir un telescopio reflector simple, utilizando un espejo cóncavo -uno de afeitar, por ejemplo- que se montará en una caja de madera de tal m o d o que pueda inclinarse a diferentes ángulos (ver l figura 4 6 A). Fijar a la caja un soporte a .6

4.66A U n telescopio reflector simple A tubo para correspondencia provisto de lentes B soporte vertical c espejo D caja E pivote

4 6 U n sencillo teodolito o astrolabio .7 Un teodolito o astrolabio simples se pueden construir fijando una pajita de las usadas para beber refrescos a la línea base de un transportador, mediante cera o cola. U n a plomada suspendida de l cabeza a de un tornillo indicará s e soporte utilii l zado está en posición vertical y servirá también para medir la altura de una estrella u otro objeto que se observe a través de l pajita. a Se puede construir un modelo más perfeccionado que permita determinar la altura y el rumbo de una estrellma fijando el soporte vertical a una tabla que haga las veces de base, mediante un tornillo y dos arandelas, en forma t l que rote a libremente. Un trozo de hojalata fijado al soporte indicará el ángulo en la escala horizontal (ver la figura). Muchos de los descubrimientos primitivos se realizaron con instrumentos rudimentarios como éste.

213

Astronomía y ciencias del espacio

46 .9

La placa se orientaA en tal forma que e gnomon (es decir, l aguja) apunte hal a cia e polo celeste y su sombra a mediol día coincida con l cifra XII.La sombra a coincidirá entonces a l hora correcta con a las. restantes graduaciones. (La placa deberá graduarse en ambas caras, dado que al variar la declinación del Sol l sombra del gnomon pasará de a uno a otro cuadrante.) Cuadrantes solares
4 6 Cuadrantes solares para demostra.8 ciones A. Se puede explicar en forma sencilla e principio del cuadrante solar clavando l verticalmente en e suelo una varilla, asel gurándose previamente de que no vaya a quedar a la sombra, en ningún momento. Con intervalos de una hora se marcará sobre e suelo la posición de l sombra l a proyectada por e extremo de l varilla l a (ver la figura). (Ver también e expsril mento 4.89 B.)
Demostración del principio. del cuadrante solar (la figura ha sido trazada para e hemisferio sur) l

4 6 Un cuadrante solar para l casa .9 a

La base se construirá con un trozo rectangular, bien plano, de madera, metal o poliestireno. E gnomon ABC es un trozo l triangular de metal delgado o chapa plástica, cuyo ángulo ABC será igual a la latitud del lugar, en que se instalará e cual drante, y el ángulo ACB será de 90" (ver 9 l figura). a I<
, k
.o %

/" ,

'A L

casa (figura trazada para e hemisferio norte) l

B. E 'cuadrante solar más simple puede l hacerse con una chapa circular de metal dividida en 24 arcos iguales. Por e centro l
/

U n cuadrante solar simple

de l chapa se pasará una aguja de tejer a de acero de m o d o que atraviese perpendicularmente el plano de aquélla (ver l a figura).

La base deberá ser horizontal (verificarla con un nivel de burbuja) y su línea .central deberá coincidir exactamente con l línea norte-sur,es decir, con e meridiaa l no, e gnomon se emplazará verticalmente l de manera que su hipotenusa apunte hacia l estrella polar en e hemisferio norte o a l hacia el polo sur celeste en e hemisferio l austral. S sólo se desean resultados aproximados i pueden efectuarse las marcaciones horarias señalando la posición de l sombra a del gnomon con intervalos de una hora empleando un reloj que indique la hora media local. Se obtendrán resultados más . precisos si la graduación del cuadrante se efectúa el 15 de abril, 15 de junio, lV

46 .9

Astronomía y ciencias del espacio

214

de setiembre o 24 de diciembre, fechas en las que no existen diferencias entre l a hora que indica e reloj y la que marra l e cuadrante solar. S aquéllas se efectúan l i en distintas fechas podrán darse errores de hasta 1 minutos. 6 Nota: S se requieren marcaciones horai rias precisas podrán obtenerse calculando los ángulos que las mismas forman con BC mediante l s siguientes fórmulas: a tan tan tan tan tan tan

previamente determinado. Finalmente rectificar la inclinación del eje con respecto a horizonte hasta que nuestra localidad l quede situada en e mismo vértice del glol bo. Cumplidos estos tres pasos el círculo meridiano (que pasa por ambos polos del globo) coincidirá con e plano vertical l norte-sur y una linea trazada desde el centro del globo al cenit atravesará el mapa por nuestra localidad (ver figura).

= tan 45" sen lat. = tan 60" sen lat. E = tan 75" sen lat. VI BC = tan 90" sen lat.
111 BC

I = tan sen lat. x I = tan 30" sen lat. x
/ 2

15"

"\

I D

1 s

I

C o m o las marcaciones son simétricas hacia ambos lados de l línea central XY, a no es necesario calcular otros ángulos. N.B. S la base del cuadrante se instala i en posición vertical, e ángulo entre e gnol l m o n y l base debe ser igual a 90" menos a l latitud del lugar. a
4 7 U n cuadrante solar esférico .0 A. Con un globo terráqueo se puede improvisar un cuadrante solar que indique E punto subsolar F lugar de observalas estaciones del año, las zonas en las 4.7OA Cuadrante solar universal ción que tiene lugar e crepcisculo matutino y l A cfrculo ártico o linea de salida del vespertino y l hora del día en todo e a l B trópico de Cáncer Sol hemisferio iluminado por e sol. l c Sol en ei meri- H línea de puesta del Sol diano local Las regias para orientar el globo son D cenit local J Sol de medianoche simples y fáciles de seguir. Este debe orienAhora, fijemos e globo en esta posil tarse de manera que quede fijo, como una a a réplica exacta de l Tierra en e espacio, ción y dejemos que l rotación de l Tiea l l con 5u eje polar paralelo al terrestre y rra haga e resto. Para ello, se requiere con nuestra ciudad (o estado) situada paciencia, pues la ansiedad por comprobar l exactamente 'en la cúspide del mundo'. todo cuanto e globo puede indicarnos Primeramente se hará girar e globo hori- podria tentarnos a hacerlo girar con una l a a zontalmente hasta que su eje coincida velocidad mayor que l de l rotqción tecon e meridiano del lugar y esté situado rrestre, pero transcurrirá un ano antes de l en e plano verti,cal que pasa por e norte que el Sol complete su relación y col l y sur verdaderos. Dicho plano puede de- mience de nuevo a repetir su historia. A observar e globo correctamente l l terminarse observando la sombra proyectada por un objeto vertical a mediodia o orientado -'corregido' e inmóvil- se ve. a mediante la observación de l estrella po- rá, por supuesto, l mitad del mismo ilua l a a lar en una noche-despejada o también con minada por e Sol y l otra mitad en l una brújula, s se conoce su variación local. sombra; corresponden a los hemisferios i a Hecho esto, se hará girar e globo alrede- de l tierra que en ese instante están ilul a dor de su eje hasta que e punto del para- minados por l luz solar o en la oscuril l lelo de longitud, en e que está situada dad. U n a hora m á s tarde el circulo que a a nuestra casa coincida con e meridiano separa l luz de l sombra se habrá despial

215

Astronomia y ciencias del espacio

47 .1

zado hacia e oeste y su intersección con l e ecuador se habrá corrido 15" en dicha l dirección. En e perímetro del círculo sil tuado al oeste de nosotros e Sol está sal liendo y en e lado este del mismo se está l poniendo. Sobre e ecuador se pueden conl tar las horas que median entre e meridial no del lugar de observación y l línea de a puesta del Sol y estimar en forma aproximada cuántas horas de sol restan en e l día, o bien, observar una región situada a oeste de nosotros y verificar cuándo l saldrá e Sol en ella. Observando e globo l l día tras día,se irá percibiendo e lento desl l plazamiento del círculo hacia e norte o e l sur de acuerdo con l época del año (ver a también e experimento 4.98). l

prendidas por e círculo a l latitud col a rrespondiente. Así, en la latitud de 40" norte, en verano e circulo puede cubrir l 225" en longitud a l largo del paralelo o de 40,l que equivale a 15 divisiones o o sea 15 horas de luz solar. En invierno e l círculo alcanza a cubrir sólo 135",es decir, nueve divisiones, o nueve horas. Cuando e circulo de iluminación comprende a uno l de los polos y un poco más, éste tendrá 24 horas de luz solar en e día y e polo l l opuesto estará sumido en l oscuridad. a Familiarizándonos con las estrellas y planetas

B. No es fácil apreciar que los rayos solares inciden paralelamente sobre l Tierra. a A respecto se sugiere un experimento l simple. En una mañana de sol brillante, tomar un trozo de caño o un tubo de cartón y dirigirlo hacia e Sol de manera l que proyecte una pequeña sombra en form a anular. Precaución: No observar hacia e Sol a través del tubo porque los rayos l solares directos pueden destruir l retina a del ojo. S en ese mismo instante un obi servador situado a 120" a este de nosotros l -un tercio de l circunferencia de l a a Tierra- realizara e mismo experimento l tendría que dirigir su tubo hacia e oeste, l hacia e Sol de l tarde. Sin embargo, su l a tubo y e nuestro serían prácticamente l paralelos con un error inferior a una fracción m u y pequeña de grado. S apuntárai mos nuestro tubo hacia e Sol en l tarde l a y otro observador situado lejos hacia e l oeste hiciera simultáneamente l mismo o a (para él l observación tendría lugar en l mañana) igualmente, su tubo y e nuesa l tro serían paralelos. Este experimento ayudará a explicar por qué los globos correctamente orientados se observan iluminados de l misma forma en cualquier lugar de a l Tierra que esté bajo l luz solar. a a C. Por medio del cuadrante solar esférico es fácil determinar con exactitud cuántas horas de luz solar habrá en una latitud dada, incluyendo l nuestra, en un día a determinado. Bastará con contar e númel ro de divisiones de 15" de longitud com-

4 7 Identificación de las constelaciones .1 principales y trazado de un mapa estelar Es ésta una tarea adecuada para realizar en casa y se efectuará mejor en épocas próximas al novilunio, cuando l luz lunar a no dificulta l observación de las estrellas. a Es conveniente llevár 'a1exterior un trozo de papel de estraza en e que se habrá l marcado mediante perforaciones hechas con alfiler, l forma.de algunas constelaa ciones. Suspendiendo e papel contra un l fondo luminoso, éstas se harán visibles y podrán girarse hasta identificar una configuración estelar similar. Esta operación es particularmente simple en e hemisferio l norte, en cuyo centro se halla l estrella a polar muy próxima a polo celeste norte l (ver e dibujo de abajo a l izquierda). l a En e hemisferio austral será más fácil l comenzar con l Cruz del Sur, formada por a cuatro estrellas, tres de las cuales son m u y brillantes. Puede verse en l figura a de abajo, a l derecha,en l que se indica a a también cómo localizar en forma aproximada e polo sur celeste (ver también e l l experimento 4 7 ) .8. Luego de haber identificado de esta manera varias constelaciones resultará instructivo confeccionar un mapa a comienl zo del crepúsculo y otro antes de retirarnos a descansar. Nuestro planeta, l Tiea rra, rota alrededor de su eje de oeste a este al par que cumple su revolución alrededor del Sol, que es nuestra estrella personal. E Sol es sólo una entre los 1 0 0 0 l 0.0 millones de estrellas que integran nuestra

47 .1

Astronomía y ciencias del espacio

216

Hemisferio norte

e

+
:ASSIOPEIA
Fecha. . .
B

*
OSA MAYOñ

OSA MENOR

Hora

galaxia, denominada galaxia de ‘La Vía Láctea’, que a su vez es sólo una entre por lo menos m l millones de galaxias. La i estrella de nuestra galaxia m á s próxima al Sol se halla a una distancia de 43 millones de millones de kilómetros. Estas cifras dan idea de cuán vasto es el espacio. E n e hemisferio norte hay una estrella l alrededor de l cual parecen girar todas a las demás. Es l llamada Polaris, Estrella a Polar o Estrella del Norte. ¿Por qué razón designamos frecuentemente a Polaris con estos nombres? Qhenes viven al sur del ecuador comprobarán que allí también las estrellas parecen rotar alrededor de un punto fijo del cielo, aunque en el mismo, al parecer, no existe ninguna estrella. Las estrellas, aparentemente efectúan una revolución completa cada 24 horas y además, otra una vez por año. Este fenómeno explica por qué las distintas constelaciones (grupos de estrellas) no se observan en la misma posición en diferentes horas de la noche n en distintas épocas i del año. (La determinación de l posición a de una estrella en la esfera celeste se explica en el experimento 4.74.)

4 7 Localización de algunas constelaciones .2 desde el norte del ecuador Para quienes viven al norte del ecuador, la estrella polar es realmente la clave para localizar constelaciones e identificar estre-

llas aisladas. Las notas que siguen facilitarán l identificación de algunas. La m á s a a fácil de percibir es l Osa Mayor, también llamada ‘el cucharón grande’ o ‘el arado’. E Gran Cucharón sirve de guía para idenl tificar las constelaciones y es m u y útil para localizar la estrella polar. U n a vez determinada l posición dei a Gran Cucharón se observarán las dos estrellas que forman l parte anterior del a cazo, la prolongación de la recta que pasa por ambas conducirá a la Estrella de Norte o Polar (Polaris). U n a vez localizada la estrella polar fácilmente se podrán identificar otras constelaciones. E n realidad, en e cielo hay dos ‘cuchal rones’ conocidos bajo la denominación de ‘las dos Osas’ porque para los observadores de la antigüedad su contorno se asemejaba a l figura de dichos animales. a Existe una Osa Mayor ( U n a Major o Gran Cucharón) y una.Osa Menor (Ursa Minor o Cucharón pequeño). Localizada l Estrella del Norte o Polar a con la ayuda del Gran Cucharón, se podrá encontrar siempre al Pequeño porque la Estrella Polar es la última de las que form a n su mango. E Cuchar6.n Pequeiio pal rece siempre verter su contenido en el Grande. A continuación se buscará a Pegasus, el mitológico caballo alado. E n l figura a 4.72 A, correspondiente la octubre, se puede observar que .las cuatro estrellas de

217

Astronomia y ciencias del espacio

47 .3

Pegasus forman un cuadrilátero. La estrella del nordeste también pertenece a Andrómeda. Pegasus se localiza prolongando l línea recta que pasa por las dos estrellas a que forman e lado anterior del cazo del l Gran Cucharón y que pasa también por l Estrella Polar hasta m á s allá de ésta. a Buscaremos ahdra la constelación de Cassiopeia, fácil de hallar, pues está situada del otro lado de l Estrella Polar, opuesa ta al Cucharón Grande. Tiene l forma de a una W y frecuentemente se l designa a como k trono de Cassiopeia’. s l Otra constelación familiar y fácilmente reconocible es Orión o ‘el gran cazador’. Forman parte del mismo tres estrellas brillantes, alineadas, conocidas como e ‘cinl turón’, debajo de las cuales hay otras tres m á s débiles designadas como ‘la espada de Orión’. (Ver l figura 4.72 B.) a

4 7 Localización de algunas constelacio.3 nes desde e sur del ecuador l La constelación clave m á s notable es l a Cruz del Sur (Crux), que a comienzos de diciembre SL observará baja sobre e horil zonte sur hacia medianoche. U n a vez identificada l Cruz del Sur se podrán localizar a fácilmente dos estrellas brillantes de Centaurus llamadas también los ‘punteros de la Cruz’. La más alejada de la Cruz del Sur se encuE:ilra r;gy próxima a l Tierra, a en unidades astronómicas de distancia. La luz emplea m á s de cuatro años para recorrer la distancia desde dicha estrella a la Tierra a pesar de hacerlo a l enorme a velocidad de 300.000 Etm/s.Los astrónom o s exprcsan las grandes distancias en a funcih del tiempo que l luz emplea en recorrerlas. Afirman que en este caso particular, la estrella se encuentra a m á s de c l : o años-luz. uir Desde l Cruz del Sur se puede seguir a el curso de la Vía Láctea hacia e norte l

%
\, f
\

ron

.

\

ORION

\,,
\

4.72B Localización de Orión en e cielo l de febrero
\

\ \ \
\

\

\ \

\
\

\Puntero ,
\

\

\
\
\
\

\
\ \

Polar

u

l‘,

muntero Puntero

, GRAN ’

?/’

\

G R A N CUCHARON (Osa Mayor)

A
~

4 7 A Localización de constelaciones .2
desde e norte del ecuador en l e cielo de octubre. E mapa l l deberá sostenerse por encima de l cabeza con su cara haa tia abajo.
G P E Q A E NR C U C H A R O N N H U 0 O N

47 .3

Astronomía y ciencias del espacio

218

y hallar a Canis Major o e Can Mayor. l Esta constelación reviste particular interés porque a ella pertenece Sirius, llamada también l Estrella Perro, l más brillante a a de las estrellas. Tan sólo unas pocas se encuentran más próximas a nosotros que Sirius, que dista 8,5 años-luz.

con l Tierra, denominada esfera celeste. a La Estrella Polar, cuya posición coincide aproximadamente con l del polo norte de a dicha esfera, se encuentra casi directamente sobre e polo norte terrestre, y el ecual dor terrestre circunda l esfera celeste a exactamente por encima del ecuador de l a Tierra. *... U n punto de l superficie terrestre puea de localizarse por su latitud y longitud. La longitud se denomina a veces meridiano y es l línea que une los polos terrestres a norte y sur pasando por e punto en cuesl tión; por ejemplo: l longitud O" o meria diano de Greenwich pasa por e polo norl te, por una localidad de Ing!aterra llamada Greenwich y por e polo sur. D e igual m a l nera l posición de una estrella sobre l a a esfera celeste se determina mediante su declinación (que corresponde a l latitud a y se mide hacia e norte y el sur a partir l del ecuador celeste), y su ascensión recta (que corresponde a l longitud). a b E punto de l esfera celeste situado l a exactamente sobre l cabeza de un obsera vador en l Tierra, se llama cenit de dicho a a observador. Así, l Estrella Polar se hallará en e cenit de un observador situado l en e polo norte terrestre y aproximadal mente a mediodía del 15 de m a y o e l Sol se encontrará en e cenit de un obserl vador en un lugar que se encuentre a 20" N de latitud. E mapa de las estrellas adherido a l l a contratapa posterior de este libro representa la zona de l esfera celeste visible a CENTAURUS S para un observador situado en e ecuador l terrestre. Comprende desde 35" N hasta 4 7 Identificación de constelaciones desde e .3 l 30" S y, por l tanto, no presenta l deo a sur del ecuador en el cielo de diciembre. formación que habitualmente se observa E mapa deberá sostenerse por encima en las constelaciones comprendidas entre l de la cabeza con su cara hacia abajo. dichas declinaciones, en los mapas estelares para latitudes boreales o australes. Esta No lejos de Canis Major se encuentra particularidad hace a dicha carta especialOrión, también visible desde e norte del mente interesante para quienes viven en l ecuador. los trópicos, donde las condiciones climáticas frecuentemente limitan las observa4 7 Localizacidn de algunas constelacio- ciones a una zona comprendida dentro de .4 nes situadas entre los trópicos (y los 4 ' del cenit. E cinturón de Orión, 5 l posiciones subsolares) cuando es visible, proporciona una indicaA los efectos de su identificación las es- ción aproximada de l dirección este-oeste, a trellas pueden imaginarse como situadas y l línea que une los puntos medios de a en e interior de una esfera concéntrica los lados m á s cortos del cuadrilátero de l

219

Astronomía y ciencias del espacio

47 .5

Orión suministra una guía Qtil de la dirección norte-sur. Las distancias están expresadas en grados y e ecuador está dividido aproximal damente en meses. Cada fecha indica l a posición de la carta a medianoche para un observador situado en e ecuador. Para l otros lugares, el cenit, a medianoche está a indicado por l intersección del paralelo de la latitud del observador con e meril diano que corta e ecuador en una fecha l determinada; por ejemplo: Rige1 5e halla en el cenit a medianoche e 7 de diciembre l en los lugares situados a l largo de l o a latitud de 8" S. Las estrellas visibles en e meridiano del l observador a las 11 horas p.m. en una noche cualquiera se observan en dicho meridiano a medianoche quince días antes; así, Betelgeuse que a medianoche del 17 de diciembre se encontraba aproximadamente en e cenit, estará en dicha posición l a las 11 horas quince días después, es decir, el lP de enero. La curva trazada en guiones gruesos permite al observador determinar en forma a a l aproximada l latitud en l que e Sol se hallará directamente sobre su cabeza a mediodia en una fecha dada, observando la intersección de dicha curva con los paralelos de latitud; por ejemplo: en los lugares situados a 20" S de latitud, e sol l se hallará sobre l cabeza del observador a el 25 de enero. Nota: La curva para determinar l posia ción del Sol cada día no debe confundirse con la eclíptica, que es su simétrica. Esto explica el error aparente de doce horas en las ascensiones rectas de las estrellas tal como están representadas. 4 7 La rotación diurna aparente del cielo .5 Los materiales que se requieren son: un m a p a esteIar, una plomada (hilo y peso), papel, lápiz y un reloj.

proyección del hilo observada desde un punto determinado parezca pasar por el polo (o por la Estrella Polar si el observador se encuentra al norte del ecuador). Observar atentamente l posición de la a proyección del extremo inferior de la plomada con respecto a las estrellas. Trazar una línea sobre e mapa estelar que indil que la posición del hilo de l plomada y a anotar l hora redondeándola al minuto a m á s próximo. D s o tres horas m á s tarde o repetir la observación, trazando una nueva línea en la carta y tomando nota de l a hora y la fecha según e calendario. ¿En l qué sentido parece rotar e cielo? ¿En e l l l de las agujas del reloj o en e opuesto? Relacionar lo observado con l rotación a de l Tierra. S se observó hacia e norte a i l (o hacia el sur), ¿cómo parecía rotar l a Tierra?, ¿como las agujas del reloj o en sentido opuesto? Medir con un transportador e ángulo l formado por ambas líneas. ¿Cuántos grados mide? Calcular de cuántos grados por hora es la variación, y con este dato determinar e tiempo requerido para una rel . volución completa (360") ¿Qué conclusión puede extraerse de dicho resultado? ¿Qué grado de precisión l atribuye a éste? Esta e observación puede complementarse con la fotografía de trazos estelares (ver también e experimento 4 9 ) l .0.

A. Elegir un lugar desde donde se diaponga de una visibilidad despejada del cielo boreal (o austral, s estamos al sur del i ecuador), desde donde se observen las regiones próximas al horizonte. Localizar l más exactamente posible el polo celeste o y suspender l plomada de modo que la a

B. Situarse en un lugar que posteriormente se pueda identificar con exactitud. S i se observa desde e hemisferio norte, lol calizar algunas constelaciones importantes del cieIo austral, como por ejemplo Orión y hacer un esquema de su posición relativa con respecto a algunos accidentes importantes del terreno (edificios, árboles, e c ) S se observa desde el hemisferio t.. i sur, identificar alguna constelación del cielo boreal. Verificar la hora. Dos o tres horas m á s tarde observar nuevamente desde e mismo lugar la constelación elegida, l trazar un esquema de su posición y tomar nota de la hora: ¿Concuerda la diferencia en l posición de dicha constelacidn con a l variación observada anteriormente en a A? ¿Difiere el período correspondiente a una revolución completa, del calculado anteriormente?

47 .5

Astronomía y ciencias del esmcio

220

C. Observar una constelación cuando se encuentra a poca altura, en e cielo hacia l e este y repetir l observación dos horas l a m á s tarde. Explicar los cambios que se observen. D. Observar una constelación cuando se halle a una altura intermedia en e cielo l occidental y volverla a observar dos horas después. Describir e cambio de posición l observado.
4 7 Construcción de un ‘constelario’ .6 E constelario es un dispositivo sencillo l empleado en l enseñanza de l configua a ración de las diversas constelaciones.

las distintas constelaciones. U n a vez colocada y encendida l lámpara en. e intea l rior de una lata, la luz a pasar a través l de los orificios permitirá visualizar la form a de cada constelación. Las latas pueden pintarse para protegerlas del óxido y poder conservarlas de un año a otro.

A. Conseguir una caja de cartón o madera y quitarle uno de sus extremos. Dibujar l forma de diversas constelaciones en a trozos de cartón oscuro de dimensiones suficientes como. para cubrir e extremo l faltante de l caja. Sobre los esquemas a de las constelaciones perforar agujeros que indiquen la posición de las estrellas. Poner una lámpara eléctrica en e interior l de l caja; cuando se encienda ésta y se a pongan los distintos cartones en e extremo l abierto de la caja, se podrán ver claramente las constelaciones. Otro procedimiento consiste en e e m l pleo de varias latas en cuyo interior pueda instalarse una lámpara eléctrica. E n e l fondo de dichas latas se perforarán los agujeros que representan las estrellas de

B. C o m o ’la parte interior de un paraguas se asemeja a la superficie interna de una esfera Se puede transformar en un constelario que servirá para ilustrar las diversas regiones del cielo y su movimiento. Bastará con un paraguas viejo de dimensiones adecuadas. E l hemisferio norte: Marcar con tiza en * e interior del paraguas,a lado del centro, l l la Estrella del Norte o Polaris.Con l ayuda a de un mapa estelar marcar mediante cruces las posiciones de las estrellas de varias constelaciones. U n a vez completadas las constelaciones polares se puede pegar encima de las cruces estrellas blancas confeccionadas con etiquetas engomadas. Seguidamente se trazarán las líneas punteadas que unen a las estrellas de cada constelación empleando pintura blanca o tiza. Haciendo girar e mango del paraguas l en sentido contrario al de las agujas del reloj se observará cómo las estrellas describen una trayectoria circular en torno de l estrella polar. a E2 hemisferio sur: En e sur del ecuador, l e paraguas deberá apuntar hacia el polo l

m
CASSlOPElA

4.76B ‘Constelario’ para e hemisferio norte l improvisado con un paraguas.

221

Astronomía y ciencias del espacio

47 .8

.

Alpha Centauri

Beta Centauri

SUR

4.76B ‘Constelario’para e hemisferio sur, hel cho con un paraguas

sur celeste y deberá rotarse en e sentido l de las manecillas del reloj. C o m o en e l hemisferio norte, las estrellas saldrán, por el este y se pondrán por el oeste. En los dibujos se pueden ver‘algunas de las constelaciones y estrellas más importantes marcadas en e paraguas. l

4 7 Movimiento del cielo en e curso de .7 l las estaciones A medida que la tierra se mueve en su órbita alrededor del Sol, las constelaciones parecen desplazarse a través del cielo. Para observar este movimiento se requiere un mapa estelar y una. plomada. Las observaciones a realizar son las a mismas descriptas en 4.75 con l excepción de que se debe hacer una sola serie de observaciones tomando nota de l hora. a P : l menos-un mes más tarde se repeo o tirán las mismas exactamente y en la m e dida de l posible, aproximadamente a la o misma hora. A comparar las dos series de l Observaciones efectuadas a l misma hora: a ¿Qué desplazamiento en la posición se

observa en e curso de un mes - más-? l o ¿Cuál será la variación en un año si e l movimiento prosigue al mismo ritmo? Si tenemos en cuenta que para determinar l hora observamos al Sol ¿qué significa a la variación constatada? En cierta época del año, por ejemplo, Orión es completamente invisible. ¿Por qué? Responder a estas preguntas aplicándolas a la Osa M a yor y a l Estrella Polar, cuando e obsera l vador se encuentre al norte del ecuador. S está al sur del mismo ¿qué ocurre con i l Cruz del Sur?‘ a
4 7 Las estrellas como indicadoras de la .8 hora y l fecha a C o m o las estrellas efectúan una revolución aparente completa en 24 horas, pueden resultar útiles para medir e tiempo, l por lo menos durante las horas de oscuridad cuando son visibles. C o m o además ejecutan una revolución completa en un año también pueden emplearse c o m o indicadoras de la época del año. Es decir, que,

47 .8

Astronomía y ciencias del espacio

222

no s6io disponemos de un reloj estelar, sino también de un calendario estelar. A. Ef calendario esteiar. Las fechas indicadas en e contorno del mapa corresponl diente a hemisferio norte señalan l rel a

gidn del cielo que se encuentra exactamente a norte a medianoche, y las del l hemisferio sur, la que se encuentra al sur a dicha hora, Sabiendo esto, se puede fácilmente rotar e mapa estelar hasta que l

Cartas estelares de los hemisferios norte y sur.

223

Astronomía y ciencias del espacio

47 .8

coincida con lo que.se observa en e cielo. l S el observador se encuentra al norte del i ecuador y tiene que hacer girar el mapa 15" en e sentido de las agujas del reloj, l a partir de la posición correspondiente a

medianoche, la hora será la 1 a.m. S debe i rotarlo 30" en sentido contrario al de las agujas del reloj, serán las 10 horas p.m. E n el sur del ecuador, l rotación es en a sentido contrario, dado que e observador l

47 .8

Astronomía y 'ciencias del espacio

224

se encuenkra mirando al sur. S debe girar i e mapa 15" en e sentido de las agujas l l del reloj a partir de l posición corresa pondiente a medianoche, significará que son las 1.1 horas p.m.Las horas así deter-

minadas son solares y pueden diferir de la hora local adoptada.

B. E reloj estelar. A continuación se rel producen juegos separados de diagramas

4 7 A. Reloj estelar para el hemisferio norte .8

225

Astronomía y ciencias del espacio

4.78

para 10s hemisferios norte y sur: un reloj para cada mes. Las posiciones de l manecilla del reloj a corresponden a la fecha central de cada m e s a las nueve horas en punto. ¿Puede completar dichas posiciones para las nue-

ve en punto de mayo, agosto y noviembre y para la medianoche de junio, setiembre y diciembre? E n el hemisferio sur deberá localizarse en forma aproximada e polo l sur celeste (ver el experimento 4.71).

5. Para e hemisferio sur l

47 .9

Astronomía y cierncias del espacio

226

4 7 U n modelo de sistema solar .9 Los conceptos referentes al tamaño relativo y distancias de los planetas al Sol pueden ilustrarse haciendo que los alumnos construyan un modelo del sistema solar. Esto puede realizarse: (a) empleando bolas de diversos tamaños que representen al Sol y los planetas; (b) haciendo que los alumnos confeccionen modelos de arcilla o plastilina, empleando plantil!as de perspex, o (c) simplemente recortando círculos de cartón del tamaño adecuado. Estos pueden disponerse sobre una pared o en l e piso o bien en e pizarrón donde podrán l dibujarse con tiza las órbitas. La tabla que se reproduce u contimación proporciona los datos necesarios para l consa trucción de un modelo aproximado. Las cifras entre paréntesis expresan la escala de distancias tomando como unidades l a distancia media de l Tierra al Sol y e a l diámetro terrestre.
_ . _ _ . _ _

recipiente. Hacer rotar suavemente éste provocando la revolución de los ‘planetas’ formados por las gotas de aceite. C o m o el alcohol es menos denso que e l agua, flota sobre l misma. E aceite se a l hunde en e alcohol pero flota en e agua. l l E n este estado ‘libre’,e aceite forma esl feras que permanecen en suspensión en l a zona de contacto entre e alcohol y e l l agua. Observaci6n de fenómenos celestes
4 8 Observación de las fases lunares .2 Durante el curso de una lunación, o mes lunar, los alumnos efectuarán, noche tras noche observaciones y dibujos de l Luna, a comenzando en e novilunio y prosiguienl do en e transcurso de las cuatro fases. l

4 8 Determinación de l relación existen.3 a te entre las fases de l Luna y su a posición aparente en el cielo __Distancia media Todas las observaciones que comprenden Astro al Sol (en millones Didmetro (Km) de Km) esta serie se efectuarán en un intervalo de dos semanas o más. Comenzarán aproxiSol 1.400.000 (1 10) madamente una hora después de la puesta 4.800 (0,4) Mercurio 58 ( 0 4 del Sol, observándose en todas las noches Venus 12.000 (1,O) 108 (0,7) despejadas a la misma hora y siempre des13.000 (1,O) Tierra 150 (1,O) de e mismo lugar. Las observaciones se l 6.800 (0,5) Marte 228 (1,5) iniciarán en l fecha en que l Luna en a a Júpiter 140.000 (1 1,2) 778 (5,2) creciente es apenas visible al atardecer, 120.000 (9,5) Saturno 1.420 (9,5) dos o tres días después del novilunio, para 50.000 (3,7) Urano 2.870 (19,2) lo cual será necesario consultar un alma53.000 (4,l) Neptuno 4.490 (30,l) naque. Plutón 5.900 (39,5) (LO ?> Durante l primera noche se observará a y dibujará con exactitud l posición de l a a 4 8 La estrella ‘de la mañana’ y ‘de l .0 a Luna con referencia a los accidentes imtarde’ portantes del lugar (por ejemplo: s se i Observar .a Venus y verificar sus salidas halla exactamente encima del campanario \ y puestas con respecto a las del Sol. de la iglesia o a medio p m i n o entre el campanario y un edificio de oficinas). De4 8 Demostración de los movimientos de terminar con l mayor exactitud posible .1 a los planetas su altura en grados sobre el horizonte, Se necesitará un recipiente alto y estre- empleando e puño o los dedos extendidos. l cho, un poco de agua, aceite para motores E puño, con e brazo extendido subtiende l l S.A.E. grado 30, alcohol a 90” y un lápiz. aproximadamente 10”; l distancia entre a Llenar e recipiente con agua hasta la mi- e pulgar y e meñique con la m a n o abierta l l l tad. Verter con cuidado e alcohol sobre equivale a unos 20°, etc. Consignar este l e agua procurando no agitar los líquidos dato en e dibujo. Observar también la l l ni perturbar la superficie intermedia. Su- dirección de los cuernos de la Luna y la mergir e lápiz en e aceite para motores forma del creciente lo m á s exactamente l l y dejar caer varias gotas en el líquido del posible.

227

Astronomía y ciencias del espacio

48 .6

Repetir l observación dos horas más a tarde tomando nota de l hora. Efectuar a repetidas observaciones de l misma manea ra cada noche durante dos semanas y redactar un informe detallando éstas. Indicar específicamente cómo varían de una noche a otra l iluminación de l Luna y a a su posición aparente; cSmo están orienlados sus cuernos o su terminador con respecto del Sol que se encuentra por debajo del horizonte occidental; cómo varía l a posición de l Luna en e curso de una a l noche, las razones de dicha variacióil y también de l que se observa en noches a sucesivas, ex. En un momento dado, en las cercanías del cuarto menguante (consultar previamente e almanaque) se repel tirán las mismas observaciones pero al amanecer. ¿De qué manera concuerdan estas últimas observaciones con las realizadas a anochecer? l
4 8 Observación de un eclipse solar .4 Explicar a !os alumnos que los hombres de ciencia, mediante l observación de los a eclipses, los intervalos de tiempo en que se producen y las sombras a que dan lugar, han podido recoger ciertas informaciones relativas a l forma, dimensiones a y movimientos del Sol, l Luna y l Tierra a a (observar l figura). a
/ /
' /

los alumnos observen directamente e ec1.pl se porque sus ojos podrían resultar dañados. E empleo de un vidrio ahumado o de l varias capas de pelicula velada superpurstas tampoco es completamente seguro. U n procedimiento seguro para observar un eclipse es hacerlo en forma indirecta. Los alumnos perforarán un trozo de cartón y e maestro ies indicará que 10 sosl tengan por encima de su hombro, vueltos de espaldas a Sol de manera que la imal gen de éste se proyecte a través del orificio sobre un segundo trozo de cartón o papel que e alumno sostendrá frente a sí. l Tampoco se les permitirá que observen al Sol directamente a través del agujero re il cartón (ver también e experimento 4 9 ) l .6.
4 8 Observación de un eclipse de Luna .5 En este caso l observación directa es a completamente segura. Procurar que los alumnos adviertan l forma del borde de a l sombra proyectada por l Tierra cuando a a cruza e disco de l Luna, prueba de l l a a redondez de la Tierra, aunque también podría ser proyectada por una Tierra con forma de disco (ver l figura) (ver tama bién e experimento 4 9 ) l .6.

---_-. . '

,

, Eclipse de Sol '' - - - ' \. - /' . Y A 6rbita de la Luna B Tierra c Luna

Eclipse de Luna 6rbita de la Luna Tierra c Luna
A B

Preguntar a los alumnos s pueden meni cionar algunos de los procedimientos empleados para determinar l forma de l a a Tierra. indicarles que busquen en diarios o en un almanaque astron6mico las fechas en que se producirán eclipses. Cuando tenga lugar un eclipse visible en l zona, disa poner l necesario para salir a exterior a o l observarlo con e curso. l Advertencia: No se debe permitir que

4 8 E período de rotación del Sol .6 l Determinar e período de rotación del Sol l y la posición de su eje observando los cambios de posición de las manchas solares. Se requieren los siguientes elementos: Un pequeño telescopio o en su defecto binoculares (por lo menos de 6 aumentos) ; una caja grande, un tablero deslizable, papel y lápiz.

48 .6

Astronomía y ciencias del espacio

228

Advertencia: No permitir que los alumnos observen directamente e S l a través l o del instrumento. S se emplean binoculares i deberán montarse firmemente en e extrel m o anterior de l caja (observar e dibua l jo a S se utiliza un telescopio se cons) i . truirá para e mismo un parasol como puel de verse en l figura b. Uno de los lados a largos de l caja se dejará abierto para a observa: por él. Disponer l & a a de manera que su extremo posterior sea perpendicular a l dirección de los rayos solares. a Sobre e mismo se colocará e tablero l l movible con un papel adosado. E ocular l se enfocará en una posición algo diferente a l empleada para l observación directa, a a l que se determinará mediante ensayos. a

4

con binoculares

A
D

A

Una vez establecido e diámetro de l imal a gen solar se podrán efectuar todas las observaciones sin variar sus dimensiones, l o que permitirá preparar anticipadamente e l papel dibujando en él un círculo del tamaño adecuado,Conviene tener en cuenta que con unos binoculares de 6 aumentos, a una distancia de 1 metro detrás del ocular se obtendrá una imagen de 5 centímetros de diámetro. Con mayores aumentos se lograrán imágenes proporcionalmente más grandes. E tamaño de l imagen es taml a bién proporcional a su distancia desde e l ocular. Las observaciones deberán efectuarse diariamente a l misma hora, preferentea l mente a mediodía. E papel se orientará siempre de l misma manera. Se marcarán a rápidamente en e círculo, con ayuda de un l lápiz, las posiciones de .algunas manchas solares y luego se tratará de representar sus dimensiones relativas y su forma aproximada. Mientras se realiza esta operación será necesario mover el papel. A medida que el Sol rota las manchas solares parecerán camb7ar de posición día tras día. Midiendo las diferencias de posición de las manchas en varios dibujos diarios se podrá determinar l velocidad del a movimiento y SI las observaciones se prosiguen durante un mes o más podrá verse l reaparición del grupo de manchas luego a de haber completado su rotación. Además, en e curso de dicho intervalo puede decal parecer una gran mancha y aparecer otras nuevas. Observacidn de l s efectos del movimiento o de l Tierra a
4 8 Un péndulo de Foucault .7 U n buen soporte para un péndulo de Foucault que servirá para demostrar l rotaa ción de l Tierra, puede construirse con a

b empleando un telescopio

4 8 Observación de los cambios de posición .6 de las manchas solares A hacia e Sol l R tapa cubriendo l segunda abertura a c tablero deslizable D imagen del Sol

Soporte para e péndulo l de Foucault improvisado con una prefisa en forma de G

229

Astronomía y ciencias del espacio

49 .0

una prensa en forma de G a la que se soldará, en l parte interior de su m a n a díbula, una bolilla de las empleadas en los cojinetes. Es mejor suspender e péndulo l en e interior con l bolilla de cojinete l a apoyada sobre una hojita de afeitar sólida u otra superficie dura (ver e dibujo). Para l suspender e { s del péndulo, que puede l eo ser una pelota de goma sólida, deberá e m plearse hilo de línea para pescar de nylon no retorcido. La longitud del péndulo no es importante, puede oscilar entre 3 y 30 metros. Cuando se hace oscilar un péndulo de este tipo e plano üe oscilación parece val riar en e curso de pocas horas con relal ción a l marca efectuada en e suelo en a l e momento en que comenzó a oscilar lil bremente. Por supuesto, l responsable de a este fenómeno es l Tierra que rota por a debajo del peso del péndulo. Deberá cuidarse que e puntero, improvisado con una l aguja de tejer corta introducida en l pea lota esté perfectamente alineado con e l hilo de suspensión. E n e piso se puede l fijar una línea de referencia, trazada sobre una cartulina blanca asegurada m e diante chinches de dibujo. Esta deberá colocarse con precisión debajo del puntero cuando l bola esté en reposo. a Para poner e péndulo en movimiento se l atará un hilo de algodón a una tachuela fijada en la bola, alineándola de manera que e plano de oscilación coincida con la l línea de referencia, luego se quemará el hilo en las proximidades de la tachuela. No es fácil lograr buenos resultados cuantitativos sin recurrir a muchos refinamientos, pero no e difícil l observación s a del efecto.
4 8 U n péndulo de Foucault en miniatura .8

que el Sol desaparece al ponerse con referencia a los accidentes del terreno. Repítanse las observaciones con intervalos de una semana, por lo menos, durante cuatro semanas y calcúlese l rapidez de dicho a cambio en grados por día (para estimar los grados, e puño cerrado con e brazo l l 0) extendido subtiende aproximadamente 1'.
B. Trazar una línea en el piso o en l paa red de una' habitación iluminada por e Sol, l anotando con exactitud e mes, día y hora. l A cabo de una semana se trazará otra l línea. Repitiendo l misma operación en e a l transcurso de un año se obtendrá una serie de observaciones interesantes. La variación en la posición de la línea de semana en semana y de mes en mes es originada por el movimiento de l Tierra a alrededor del Sol.

C. E n un lugar abierto clavar en el suelo verticalmente una estaca de 150 c m de largo y hacer que los alumnos lleven un registro de la longitud de su sombra, i a que medirán dos o tres veces por día en distintas estaciones del año. Anotarán l a posición exacta de la sombra proyectada por l estaca marcando ésta y su longitud. a Esta comparación se efectuará al comenzar el año escolar, en e invierno y l pril a mavera, y al finalizar e período lectivo l (véase también e experimento 4.68). l

D. Se redactará un informe explicando e l significado de los oambios observados en función del movimiento de la Tierra.
4 9 Fotografía de trazos estelares .0 U n a actividad m u y interesante para los alumnos que posean cámaras es la fotografía de trazos estelares producidos por la rotación de l Tierra. Se requiere una a cámara fotográfica y película, un trípode u otro soporte sólido y un reloj. Se aguardará una noche despejada y sin luna y se elegirá un lugar libre de obstáculos que impidan l visibilidad del horizonte, al rea paro de luces extrañas, c o m o faros de automóviles, etc. La cámara se apuntará lo m á s exactai mente posible hacia el polo celeste (o s el observador se encuentra al norte del ecuador, hacia l estrella polar), fijándola a

Instálese un péndulo de Foucault pequeño en un soporte colocado sobre una mesa giratoria o una silla de oficina que pueda rotarse. Los alumnos observarán el comportamiento del péndulo cuando se hace rotar lentamente l mesa. a

4 8 L a variación en la posición d,e1 S l en .9 o el curso de las estaciones A. Desde una posición fija determínese con precisión el punto del horizonte en

49 .0

Astronomía y ciencias del espacio

230

ya sea mediante un trípode o por medio de trozos de madera. Enfocar a infinito y l abrir e diafragma a plena abertura; poner l e disparador en 'tiempo' e iniciar l exl a posición. Dejar e aparato inmóvil durante l dos o más horas evitando toda trepidación de la cámara; luego, cerrar e obturador l durante uno o dos minutos cuidando de no mover l cámara. Abrir nuevamente e oba l turador durante un minuto y, finalmente, cerrarlo. Esta última exposición breve servirá para identificar e final de l toma. l a Anotar l hora del comienzo y terminación. a Una vez revelada, l película mostrará a los trazos estelares como arcos concéntricos que tendrán por centro al polo celeste. Los arcos más largos podrán medirse para

campo de l cámara. Deberán extremarse a !as precauciones para evitar e desplazal i i e t de l cámara. :ino a La trayectoria del Sol podrá registrarse durante e día, de l misma manera. Adl a vertencia: Bajo ninguna circunstancia deberá observarse e Sol a través del visor. l Cerrar completamente el diafragma para evitar una exposición excesiva. (Ver también e experimento 4.75.) l
4 9 Trazos estelares en color .1 Las estrellas tienen tanto colorido c o m o los objetos terrestres aunque esto pasa generalmente inadvertido debido a que los ojos adaptados a l oscuridad poseen esa casa sensibilidad al color. Una película para color m u y sensible y una cámara fotográfica con objetivo de por lo menos f 3,5 registrará B l estrella roja Betelgeuse a de la constelación de Orión, o a l amaria lla Capella, de Auriga y l dorada Albireo a de Cygnus. En l constelación de Cassioa peia hay dos estrellas azules, una blanca, una dorada y una verde. U n a buena cámara con l que se puedan efectuar exposia ciones largas, un trípode rígido y una película rápida son todo l que se necesita. o Las sencillas cartas estelares de este libro ayudarán a identificar las constelaciones. La biblioteca pública local debe contar con libros de astronomía para aficionados que incluyen mapas similares. En algunos países se pueden obtener también indicadores en forma de disco graduado en e que, l haciendo coincidir e mes y e día con l l l a hora, se obtiene l posición de las consa telaciones visibles. La Tierra rota a razón de 15' por hora o sea, 1" cada 4 minutos. Para quienes se hallan en l superficie terrestre resulta a más fácil apreciar este movimiento partiendo de l suposición de que las que se a mueven son las estrellas. Además, éstas parecen girar alrededor del polo celeste respectivo. Cada estrella próxima a polo l describe en su movimiento un círculo cerrado y a medida que aumenta su distancia de éste se incrementa e radio de curl vatura de dicho círculo hasta e extremo l de que las estrellas situadas en e ecuador l parecen desplazarse en líneas rectas. Una estrella es una verdadera fuente

Trazos estelares en torno del polo norte celeste

determinar l longitud en grados de l a a rotación y partiendo de este dato se podrá calcular e período de rotación completa. l Se pueden hacer exposiciones similares con l cámara apuntando hacia diversas a l direcciones y alturas. E estudio de los trazos resultantes indicará que todos ellos demuestran l rotación en conjunto de todo a e cielo, 'alrededorde un eje que pasa por l los polos celestes, 'como si se tratara de una esfera sólida con las estrellas fijas en su superficie. La trayectoria aparente de la Luna podrá mostrarse mediante exposiciones de 1 o 2 minutos, cada una obtenida con intervalos de 10 o 15 minutos, durante un par de horas o hasta que l Luna salga del a

23 1

Astronomía y ciencias del espacio

49 .3

puntiforme de luz y no admite ningún movimiento de l cámara, a menos que a se desee registrar ‘colas de cerdo’ en vez de imágenes estelares. Podrá evitarse todo movimiento perturbador montando l cáa mara sobre un trípode rígido, cubriendo e objetivo con un trozo de cartón, e m l pleando un disparador de cable, largo, para abrir e obturador en ‘tiempo’o ‘bulbo’, l esperando luego m á s o menos 3 segundos para que cese toda vibración de l cámara a y recién entonces retirando el cartón que 3 cubre e objetivo. Al finalzar 1 t.xposición l cubrir nuevamente e objetivo con e carl l ‘tón antes de cerrar el alsparador. Notu: Los laboratorios cornercialcs de revelado probablemente no reconocerán las imágenes estelares como tales y devolverán los negativos sin copiar, a menos que se los instruya al respecto.
4 9 Fotografía de constelaciones .2 A. La fotografía de las constelacionesagrega una motivación estética a l de los a trazos estelares. Se pueden lograr hermosas copias y diapositivas tanto en blanco y negro como en color y han probado ser un medio de enseñanza m u y efectivo. Existen muchas técnicas para fotografiar las constelaciones, pero una de las preferidas es l siguiente: Elegir una constelaa ción determinada, emplazar l cámara, a y exponer durante 30 minutos con película en blanco y negro m u y rápida (400 ASA) con una abertura del objetivo de f 11, luego cubrir e objetivo durante 2 minul tos, abrirlo a f 4 y desenfocarlo ligeramente. Finalmente, descubrir e lente dul rante 3 minutos o más. Una pantalla difusora sobre e objetivo durante l expol a sición final producirá e mismo efecto que l un leve desenfoque. La fotografia resultante mostrará l constelación que aparea cerá como proyectándose en e espacio l con todas sus estrellas seguidas por una cola.

alumnos identifiquen las constelaciones. Se pueden también introducir en una ranura practicada en un tubo de 105 usados para e envío de correspondencia y obl servarse colocando e mismo frente 0 una l fuente de luz (ver l figura). a

‘Slides~para l enseñanza a de las constelaciones confeccionados con película descactada

B. Las diapositivas de 35 m m subexpuestas
y descartadas se pueden perforar con la punta de un alfiler reproduciendo l forma a de las diversas constelaciones. Estos ‘slides’ pueden proyectarse sobre una pantalla u observarse con un visor para que los

4.93 Fotografía de satélites artificiales La fotografía de los satélites constituye un placer. La técnica a emplearse es l a descripta más arriba, para los trazos estelares. Una excelente película para este fin es la Kodak Tri-X Pan. C o m o revelador se usará e HC-110de Kodak, diluido 1: 15 l durante 4 minutos. E principal problema l es saber de antemano hacía dónde apuntar l cámara. Existen diversas fuentes de a donde se puede obtener esta iriformación:. muchos periódicos publican diariamente la hora, l altura sobre e horizonte oeste o a l este expresada en grados y l dirección a de l trayectoria de todos los satélites a visibles. También los observatorios astronómicos locales y asociaciones astronómicas de aficionados podrán suministrar los datos requeridos. La fotografía de satélites es particularmente gratificante cuando l a trayectoria del satélite pasa a través de una constelación m u y conocida o s se tiei ne l fortuna de que dos satélites crucen a e campo de l fotografía. Es este factor l a desconocido el que ejerce una continua atracción sobre e fotógrafo astronómico, l tanto aficionado como profesional.

49 .4

Astronomía y ciencks del espacio

232

4 9 Determinación de l línea norte-sur .4 a por medio del sol

A. S se dispone de un reloj, ajustarlo i para que indique el tiempo sohr medio local y proceder como se indica: Al norte del ecuador: Orientar e reloj l de modo que su manecilla horaria apunte hacia e Sol. La bisectriz del ángulo que l forma l aguja horaria y las 12 indica a l dirección de l línea norte-sur. a a A ¿ sur del ecuador: Orientar en l dia rección del Sol las 12 del reloj. La posición de l línea norte-sur se determina como a en e caso anterior. l B. S no se dispone de un reloj se puede i utilizar en su lugar la sombra proyectada por una estaca clavada verticalmente en e suelo. A medida que e Sol cruza e cielo l l l en e curso del día, l sombra de la estaca l a rotará y además se acortará durarite la mañana, alargándose nuevamente en Ia tarde. Cuando l sombra es m á s corta, cerca a del mediodía su extremidad más distante de l estaca apuntará hacia el norte o sur, a según l experiencia se efectúe al norte o a al sur del ecuador.
Modelos y demostraciones para l enseñana za de l astronomía a
4 9 Fases y eclipses lunares .5 Los materiales necesarios son: Una linterna enfocable, una pelota blanca y su coporte para sostenerla, un globo terráqueo y una habitación previamente oscurecida.

a propósito de estos aspectos, relacionándolos con las fases cambiantes y l ilumia nación de l Luna verdadera. a Demostrar haciendo rotar e globo cómo l las horas de salida y puesta de la Luna están estrechamente relacionadas con las fases. E n e primer cuarto, la Luna sale cerca l de mediodía, alcanza su altura máxima en e cielo a l puesta del Sol y se pone l a cerca de medianoche. S se observa el globo i dirigiendo l visual verticalmente sobre a l posición geográfica de l localidad proa a pia, se podrá reproducir l relación de l a a Luna con e horizonte en sus posiciones l de salida y puesta (ver l figura). . a

B. Con ayuda del mismo dispositivo se pueden representar los eclipses. Los eclipses lunares, parciales o totales, podrán simularse situando l Luna en la sombra a proyectada por e globo terráqueo. S se l i la sitúa entre la linterna y e globo SU l sombra se proyectará sobre l Tierra dea mostrando que un eclipse solar es visible desde un área mucho menos extensa que aquella desde l que es dable observar un a eclipse de Luna -este último es observable desde todo e hemisferio terrestre frenl te al cual se encuentra l Luna- (ver a también las figuras correspondientes a los experimentos 4.84 y 4.85). Las demostraciones relativas a los eclipses podrán ,adaptarse como actividades prácticas en las que todos los alumnos construirían modelos de arcilla de l Tiea rra y la Luna iluminándolos con linternas.

A. Fijar l linterna de m o d o que ilumine a plenamente a l pelota e indicar a los a alumnos que observen a ésta desde diferentes direcciones con l que verán ‘lunas’ o en creciente, en sus cuartos, gibosas y llenas. Pedirles que redacten un informe

Desde el punto A de la superficie terrestre, la Luna se observa alta, en e cielo. U n observador situado en B l en e mismo instante, la vería mucho l más baja

0

4 9 ¿Qué aspecto presentan los eclipses .6 solares? E Sol se representará mediante una iáml para eléctrica opaiina que proyecte luz a través de un agujero circular de 5 c m de diámetro practicado en un cartón ennegrecido. E n e contorno de este agujel ro se dibujará con lápiz rojo la corona solar. U n a bolilla de madera de 2,5 c m de diámetro clavada en una aguja de tejer representará a l Luna. E observador mia l rará e eclipse a través de uno de los l Luna varios agujeros efectuados con un alfiler en una pantalla situada en l parte delana tera del aparato (observar l figura). La a

233

Astronomía y ciencias del espacio

49 .8

corona sólo es visible desde la posición correspondiente a l totalidad del eclipse. a La posición de l Luna s,e regula mediante a un rayo de bicicleta de alambre rígido fijado en e frente del aparato (ver tunibien l e experimento 4.84). l

fiere, en l hoja de cartón que representa a al piano de la órbita terrestre se pueden practicar ranuras para insertar los discos de l órbita lunar completa que la muesa tren tanto por debajo como por encima de dicho plano.
4 9 L a causa de las estaciones .8 Se utilizará una pelota de g o m a perforada a para representar a l Tierra, por ejemplo, a una de tenis. A través de l misma se insertará un alambre de 15 c m de largo o una aguja de tejer que representará a l eje de l Tierra. Sobre un cartón se dibua jará un círculo de alrededor de 40 c m de diámetro que hará las veces de l órbita a terrestre. A unos 15 c m por encima del centro del cartón se suspenderá una lámpara eléctrica que ocupará l posición del Sol. a Puede usarse también una vela encendida. Colocar sucesivamente la pelota que representa a l Tierra en las cuatro posia ciones que ilustra l figura, con su eje a inclinado aproximadamente 23",5. Observar l extensión de la superficie de l pea a lota que está siempre iluminada. Comprobar en qué región de l misma inciden a

Imitación de un eclipse de Sol

4 9 ¿Por qué no se produce un eclipse en .7 cada novilunio o plenilunio? E modelo para esta demostración se consl truye, como se indicará a continuación, empleando discos de cartón, cuentas, b3litas, bolillas para cojinetes o modelos de arcilla que representen al Sol, l Tierra a y la Luna. La órbita lunar presenta una inclinación suficiente para que l Luna a pase generalmente por encima o debajo de l sombra proyectada por l Tierra o a a

4.97 Modelo para demostrar las circunstancias en que se producen eclipses A ecíipse de Sol B eclipse de Luna c no se producen eclipses

de l región del espacio situada entre l a a Tierra y e Sol. Todos los discos pequeños, l semicirculares, que representan a l órbita a lunar, tendrán igual inclinación en e misl m o sentido, que probablemente deberá exagerarse para que su relación con el fenómeno resulte más evidente. S se prei

4 9 E invierno y el verano .8 l A 20 de Marzo B 21 de Junio c 23 de Septiembre D 21 de Diciembre E ecuador F trópico de Cáncer a trópico de Capricornio H círculo polar ártico J círculo polar antártico

4.98

Astronomía y ciencias del espacio

234

perpendicularmente los rayos solares. Verificar en cada una de las cuatro posiciones en qué hemisferio los rayos solares inciden en forma inclinada. Repetir el experimento con l aguja en a posición perpendicular a la superficie de l mesa, en cada una de las cuatro posicioa nes y comprobar qué ocurriría si e eje l de l Tierra no estuviera inclinado (ver a también e experimento 4.70 A.). l
4 9 Causas de l desigualdad en l dura.9 a a ción del día y f noche en algunos a lugares de l Tierra a Trazar un círculo grqde, que representará a l órbita terrestre y dos líneas pera pendiculares entre sí que pasen por su centro E n los puntos de intersección de éstas con e círculo, escribir sucesivamente l en sentido contrario al de las agujas del reloj: 20 de marzo, 21 de junio, 23 de

céntrica aproximadamente a 1/3 del radio del círculo terrestre en la dirección del Sol. Para cualquier otra fecha o posición orbital de la Tierra (que pueden determinarse empleando e transportador) la pol siciOn del polo dentro del círculo que representa a la Tierra, permanecerá invariable (ver la figura). En éste se podrán trazar e trópico de Cáncer y e ecuador. l l E n consecuencia, e límite entre las zonas l diurna y nocturna estará definido por la perpendicular a l línea Tierra-Sol, que a pasa por e centro de l Tierra. l a Empleando um diagrama de este tipo se puede efectuar una estimación de l ilua minación solar en diferentes latitudes en una fecha determinada (por ejemplo, m e diante el diagrama se puede verificar que e 1 9 de agosto, en e círculo polar ártico l l e Sol estará sobre e horizonte aproximal l l damente 18 horas, pero e 1'' de noviembre sólo 6 horas). 4.100 Efectos del ángulo de incidencia de los rayos solares sobre f cantidad de a a calor y luz recibida por l Tierra Confeccionar un tubo de sección cuadrada de 2 c m x 2 c m x 32 c m plegando un trozo de cartón y confeccionar con cartón m u y rígido una tira de 23 c m de largo por 2 c.i rt de ancho. Pegar esta tira en una de las caras del tubo dejando sobresalir una prolongación de 15 cm. Apoyar e extremo l de ésta sobre l superficie de l mesa e a a inclinar e tubo de modo que forme un l ángulo de aproximadamente 25".*Colocar una linterna o una vela encendida en e l extremo superior del tubo y marcar sobre l mesa e área iluminada por l luz ,que a l a pasa a través del mismo. Repetir l expea riencia dando al tubo una inclinación aproximada de 15" y hacerlo luego nuevamente con e tubo en posición vertical. l Comparar las dimensiones de las tres zonas iluminadas y calcular sus áreas. Destacar l analogía de este experimento con la a forma en que los rayos solares inciden en l superficie terrestre. ¿Es mayor l a a cantidad de calor y luz recibida del Sol por unidad de superficie cuando los rayos inciden en forma inclinada o cuando lo hacen verticalmente?

C

Desigualdad en l duración del día y la noche a E ecuador A 20 de Marzo P trópico de Cáncer B 21 de Junio O círculo polar ártico c 23 de Septiembre D 21 de Diciembre n Sol

septiembre y 21 de diciembre. Estas son las posiciones de l Tierra con respecto a del Sol en dichas fechas. Trazar un pequeño círculo que represente a l Tierra en l a a posición correspondiente al 21 de junio. E polo norte ocupará una posición exl

235

Astronomía y ciencias del espacio

413 .0

4 1 1 Construcción de un espectroscopio, .0 Análisis de sustancias Los científicos frecuentemente pueden analizar la composición de materia situada a grandes distancias mediante e empleo de l un instrumento sumamente sensible denominado espectroscopio. Este se ha utilizado para determinar l composición químia ca del Sol y otras estrellas y l de l ata a mósfera de diversos planetas. Los astronautas emplearán en e futuro este tipo l de instrumento para analizar l composia

espesor de una hojita de afeitar y para asegurar un mejor resultado se ajustará al final (ver la figura). Observar diversos gases luminiscentes a través del espectroscopio, tales como e argón o neón usados l en lámparas o letreros luminosos. Examinar las líneas luminosas del espectro indicadoras de la estructura característica de cada elemento (ver e experimento 2.222). l Modelos para las ciencias del espacio
4.102 Descubriendo l acción y ¿a reacción a Este tipo de actividad introducirá a los alumnos en las leyes de Newton acerca del movimiento.

U n espectroscopio construido con una caja de zapatos

ción química de sus alrededores inmediatos. La luz al penetrar en e espectroscopio l es dispersada por una red de difracción desdoblándose en bandas coloreadas denominadas espectro. La materia se puede identificar fácilmente porque e espectro l de cada elemento químico presenta determinadas líneas brillantes características. Los materiales requeridos para l consa trucción del espectroscopio consisten en una caja de zapatos, una réplica de red de difracción (consultar los catálogos de proveedores de accesorios científicos), un poco de cinta para enmascarar y una hojita de afeitar partida en dos. E n e centro de l uno de los extremos de l caja efectuar a un agujero de aproximadamente 2 c m de diámetro y fijar sobre e mismo con ayuda l de la cinta un trozo de la réplica de la red, por l parte interior de l caja. En e a a l otro extremo de ésta practicar una ranura de 2,5 x 0,5 c m que deberá ser paralela a las líneas de la red. Esta ranura deberá cubrirse por su parte interior con otra ranura más estrecha aiin construida con las dos mitades de l hojita de afeitar disa puesta con ambos filos enfrentándose. Las dos medias hojitas se mantendrán juntas fijándolas por medio de l cinta engomada. a E ancho de la ranura deberá ser igual al l

A. U n alumno calzado con patines, levantará una pelota grande por sobre su cabeza y la arrojará a un compañero. ¿Se mueve e alumno con patines? ¿En qué dirección? l ¿Por qué? Tratar de realizar e experimenl to anterior con dos alumnos, ambos con patines, que traten de cojer al vuelo l a pelota. ¿Qué ocurre? (ver asimismo los experimentos 2.249, 2.250 y 2.251). B. Se puede improvisar un sencillo motor a reacción con un globo de goma. Indicar a un alumno que 10 infle y lo sostenga por encima de su cabeza con e pico cel rrado, soltándolo luego. Pedir a l clase a que explique lo ocurrido. Este experimento puede complementarse haciendo que los alumnos inflen un globo y manteniendo cerrado su pico lo apunten hacia un blanco cualquiera tratando de acertarle. Por lo general no tendrán éxito porque e globo carece de dispositivos de l guiaie. Indicarles que le construyan aletas caudales que afectarán el equilibrio del globo y podrán sujetarse al mismo mediante una banda de goma colocada alrededor de su extremidad frontal y en l cual poa drán engancharse pequeños pesos, como por ejemplo broches para papeles. Así se logrará equilibrar e globo dotándolo adel m á s de un sistema de guiaje. ¿Pueden ahora los alumnos acertar en el blanco?

4.103 Construcción de motores de acción y reacción A. Bote impulsado mediante un globo. Quitar uno de sus lados a un envase de cartón

4.103

Astronomía y ci,encias del espacio

236

para leche y hacerle un orificio en e fondo, l cerca del borde; insertar en dicho agujero un tubito de vidrio y conectarlo al globo ajustándolo con una banca de goma (ver l figura). Inflar e globo y poner el ‘bote’ a l

l noción de impulso, al sentir e choque a l producido por e agua a pasar por l manl l a guera de riego del jardín. Al aumentar l a cantidad de agua que circula por l misma, a ésta comienza a moverse; ¿en qué direición se mueve? ¿Qué ocurre con su movimiento a medida que aumenta l presión del agua? a Conectar la manguera a un molinete para riego y aumentar gradualmente el caudal de agua observando l velocidad con que a gira e molinete: ¿lo hace más rápido o l m á s lentamente?

en una tina con agua; ¿navega? ¿En qué dirección? ¿Varía su velocidad si e extrel m o abierto del tubo de vidrio está debajo, de l superficie ,dd agua? S no se consia i guen envases de leche del tipo ilustrado en la figura puede confeccionarse un dispositivo similar con una caja de zapatos.

B. E impulso puede determinarse por mel dio de una balanza (ver l figura). Poner a en uno de los platillos pesas (de 10 a 50 g). Sostener firmemente encima del otro platillo un globo inflado dejando Wcapar e aire de manera que incida contra l éste. ¿A cuántos gramos equivale e iml

1

B. Cohete impulsado por un globo. Por medio de una cinta de celofán un alumno sujetará una pajita para sorber refrescos, lateralmente a un globo de forma alargada, pasando luego por e interior de ésta un l alambre fino (ver l figura), uno de cuyos a extremos se sujetará a uno de los postes del cerco de la escuela o a la manija de l a puerta. Seguidamente, tensará e alambre l atando su otro extremo en e lado opuesl to de l habitación o patio. U n a vez ina flado e globo se l soltará de improviso. l o

¿Qué distancia recorre? Emplear globos de diversos tipos y experimentar con distintas cantidades de aire expresando m e diante cifras y gráficos los resultados que se obtengan aumentando éste. Repetir la experiencia con globos de distintas formas. Posiblemente los alumnos inventen otros dispasitivos en los gue pueda aplicarse con mayor eficiencia e principio de l acción l a y reacción.
4 1 4 Descubriendo los efectos del impulso .0 A. E n e patio de la escuela, o la casa, los l nifios pueden comen’zara familiarizarsecon

pulso producido por e aire proyectado l sobre e platillo de l balanza? (Ver taml a bién los experimentos 2.305 y 4.117.) C. Los grandes cohetes pueden generar un impulso de 300.000 a 1.000.000de kg. Analizar con los alumnos el concepto de que e peso de un cohete de 5.000 kg es l e empuje hacia abajo, o atracción, ejerl cida sobre éste por la gravedad terrestre con una fuerza equivalente a 5.000 kg de peso. Para poder elevarse, e cohete debe l primero superar ese empuje hacia e cenl tro de la Tierra y por lo tanto su impulso debe exceder los 5.000 kg. ¿Cuál de los siguientes cohetes alcanzará mayor altura y por qué?

237
Peso

Astronomía y ciencias del espacio
Impulso

4.105

500.000 kg 500.000 kg 500.000 kg

500.500 kg 750.000 kg 1 .OOO.OOO kg

4 1 5 Descubriendo l ingravidez .0 a Para poder estudiar e movimiento de un l cuerpo se requiere un sistema de referencia, es decir, algo con respecto a cual se l pueda determinar l posición de dicho a cuerpo en un instante dado. En muchos experimentos se adopta.un sistema de referencia fijo con relación a l Tierra,como a por ejemplo cuando estudiamos l caída a de un cuerpo. En dicho sistema, l Tierra a se halla en reposo. S se desean estudiar i los cambios estacionales será preferible sin embargo un sistema de referencia en que e Sol se encuentre en reposo y l l a Tierra en movimiento. describiendo su 6rbita. Se deduce de l dicho que l respuesta o a a la,preguntade s un objeto está o no en i movimiento depende del sistema de referencia que adoptemos. Del sistema de referencia depende no solamente l posición, sino también e peso a l de un objeto. E experimento que se descril be a continuación ilustrará l ingravidez. a

Se levantará todo el conjunto tomándolo por el piolín y una vez suspendido e inmóvil se soltará éste. Cuando e soldado l cae se comprobará que su posición relativa dentro del armazón permanece invariable. C o m o no está sostenido ni por l a cuerda n por e armazón, se encuentra i l en estado de ingravidez con relación a sus alrededores, es decir, a sistema de refel rencia empleado.

B. E peso de un objeto depende también l de su posición. S éste se determina con i relación a un sistema de referencia solidario con l Tierra,coirkide con l atracción a a gravitatoria terrestre que actúa sobre dicho cuerpo. Esta fuerza decrece a medida que el objeto se aleja de l Tierra hasta que a finalmente se torna insignificante. Cabe hacer notar que es e peso del cuerl po e que varía bajo las circunstancias l señaladas. La masa (o cantidad de materia que contiene, expresada en kg) no varía, en tanto no entremos en e campo de l l a física relativista donde los objetos se mueven con velocidades que se aproximan a l de l luz. a a U n astronauta cuya masa en la superficie terrestre sea de 90 kg tendra l misma a masa en l superficie de la Luna, pero su a peso que en l superficie de l Tierra a a era de 90 kg-peso será sólo de alrededor 5 a de 1 kg-peso en l superficie lunar. Empleando las unidades S , l masa es de I a m kg, pero e peso es de m g Newtons. l Dado que en la Luna g equivale aproximadamente a un sexto de su valor terrestre, e peso de un hombre en l Luna será l a también alrededor de l sexta parte de su a peso en l Tierra (ver los apéndices 1 y 2. a )
C. Una nave espacial en órbita se halla aún dentro del campo gravitatorio terrestre. Su peso es exactamente l fuerza rea querida para mantenerla en órbita. Sin embargo, en un sistema de referencia solidario con .dicha nave, todo lo que se encuentre en su interior será ingrávido y con un leve impulso contra una de las paredes un tripulante podrá proyectarse a s mismo contra l pared opuesta. í a Más allá de l de l Tierra e efecto a a l de l fuerza gravitatoria se tcrna insignia ficante y l nave espacial se moverá en a

A. Atar un piolín del que previamente se habrá suspendido un soldado de juguete u otro objeto de modo que quede unido holgadamente a l parte superior de un a armazón formado por tres piezas de madera ensambladas, como indica l figura. a

415 .0

Astronomía y ciencias del espacio

238

línea recta, a menos que sobre ella actúen fuerzas generadas por su propio motor o por l acción de otros cuerpo;, como por a ejemplo, la Luna (primera ley de Newton) . Fuera de la nave espacial, un hombre lo suficientemente libre para moverse, podría impulsarse a sí mismo hacia cualquier dirección y no retornar jamás. Para evitar tal posibilidad se fijan cables de seguridad a los trajes espaciales de los astronautas que van a trabajar en e esl pacio.
4 1 6 Un lanzador de satélites .0 Se necesitan los siguientes elementos: un balde, una pelota de fútbol y una percha de alambre (o un alambre adecuado), una plomada o peso, un piolín y un tubo de ensayo o cierto tipo de tapa adecuada. Poner i pelota sobre e balde de manera a l que quede bien sujeta. Enderezar e alaml bre hasta obtener una varilla recta de unos 30 c m de longitud,y dar forma curva al resto improvisando una base circular en l forma indicada en l figura. Asegua a rar esta base circular sobre l pelota e m a pleando cinta de enmascarar, de manera que l porción recta de 30 c m quede en a posición perpendicular sobre e centro de l l a pelota. Atar l plomada o peso al piolín y a asegurar e otro extremo de éste ml tubo l a de ensayo o tapa, por medio de una cinta engomada. Invertir dicho tubo ,sobre e l alambre vertícal (observar la figura). Explicar a los alumnos que l pelota a

representa a la Tierra y l plomada a un a satélite artificial. Para poner la plomada en movimiento hacia cualquier dirección sólo se requiere darle un ligero golpe con e dedo. Dejar que los alumnos descubran l por sí mismos que ocurre cuando se lanza un satélite de las siguientes maneras: 1. Aplicando un leve golpe a l plomada a hacia arriba e impulsándola afuera de l superficie de l pelota como se ilusa a tra en l figura ¿qué ociirre? (La ploa mada se moverá hacia arriba y luego retrocederá cayendo hacia e punto de l partida. Reproducirá e movimiento l de un cuerpo proyectado verticalmente desde la tierra con escasa velocidad.)
2. Impulsando l plomada hacia afuera a mediante un golpe suave pero con cierto ángulo de inclinación con respecto a l superficie de la pelota. Explicar a lo que ocurre mediante un diagrama. a (La plomada se aparta de l pelota y luego retrocede nuevamente cayendo a cierta distancia del punto de partida según e ángulo de lanzamiento y l l a fuerza del golpe.)
3. Proyectando la plomada hacia afuera

1

,

de la pelota mediante un golpe más fuerte y bajo cierto ángulo. Confeccionar un esquema de l órbita. (La a plomada se apartará de l pelota, desa cribirá círculos y aterrizará. Evidentemente al completar una órbita pasará por e punto inicial de l misma.) l a

A Modelo de un dispositivo lanzador de satélites
B

W

pelota percha de alambre (o un alambre adecuado) c tapa metálica o tubo de ensayo D piolín E plomada o peso F balde
A

239

E tiempo l

418 .0

E tiempo l
Construcción de instrumentos y de una estación meteorológlca de gas o de alcohol. En e punto de eqil librio de la veleta perforar en l madera a un agujero de un diámetro apenas superior al del tubo del cuentagotas y de una profundidad igual a m á s o menos las tres a cuartas partes del espesor de l madera. Introducir e tubo de vidrio en este orificio, l con la punta hacia arriba y fijarlo sólidamente con cola o masilla. C o m o soporte elegir una barra de madera blanda de 1 m más o menos de largo en cuyo extremo se habrá hundido un clavo pequeño cuya punta se aguzará con una lima. Introducir ésta en e cuentagotas e l o instalar la veleta sobre un techo o en l alto de un mástil para que esté expuesta a los vientos de todos los cuadrantes. Fijar al poste brazos de alambre gruesos y curvar sus extremos para que form e n las letras N, E, S y O, o bien soldar en los mismos letras grandes recortadas de chapa metálica.
4.108 Construcción de un indicador de l a velocidad del viento Seleccionar dos trozos de madera liviana de aproximadamente 50 c m de largo y 1 cm2 de sección y exactamente en l para te media de cada uno hacer una muesca de 1 c m de largo y aproximadamente 0,5 c m de profundidad, exactamente en el centro de cada trozo y ensamblarlos. Tomar un tubo de vidrio de un cuentagotas y cerrar su punta haciéndolo girar sobre l llama de un mechero de gas o a alcohol. C o m o en e experimento antel rior, practicar un agujero exactamente en e centro de l cruz de una profundidad l a de aproximadamente los tres cuartos del espesor de l madera y asegurar el cuentaa gotas con cola o masilla. Elegir cuatro tapas de cajas de metal para cigarrillos o cuatro platillos de material plástico y fijarlos mediante clavitos o tornillos en e l extremo de cada uno de los brazos de la cruz, cuidando de que todos tengan la concavidad dirigida en e mismo sentido l (observar la figura). Para este indicador de velocidad fabricar un soporte análogo

E tiempo es un tema cercano a l vida col a tidiana de cada niño. Aun en los niveles inferiores de l enseñanza primaria se a pueden realizar, día tras día, observaciones del estado atmosférico. E n los niveles intermedios se puede construir una estación meteorológica sencilla. E n los cursos de ciencia general y posteriores se puede efectuar un estudio m á s detallado acerca de las causas que originan los fenómenos meteorológicos. E n todas las etapas de esta labor será ventajoso representar gráficamente los resultados de lecturas y observaciones, siempre que esto sea posible.
4.107 Construcción de una veleta La veleta sirve para indicar l direccidn a del viento. Elegir un trozo de madera de unos 25 c m de largo y 1 cm2 de sección y practicar con una sierra hendeduras centrales en sus dos extremos hasta una profundidad de 6 cm. Conseguir después una tablilla delgada, de 1 cm, que se adapte exactamente a 0

c -

<=K< +j,

esas ranuras y recortar de l misma dos a pedazos, uno con forma de punta de flecha y otro que constituir& l cola, como puede a verse en l figura. a Insertar l punta y cola de l veleta en a a las ranuras fijándolas por medio de cola o clavos pequeños. Poner después en equilibrio la veleta sobre e filo de un cuchillo y marcar e l l punto correspondiente a l posición de a equilibrio. Conseguir un tubo de vidrio de un cuentagotas y cerrar la punta haciéndola girar en l llama de un mechero a

418 .0

al de l veleta. Hundir un clavo en e exa l tremo de este soporte y agudizar l punta a con una lima.

E tiempo l

240

J
.

Este anemómetro girará bajo la presión del viento. Se tendrá una idea aproximada de Ia velocidad horaria del viento en kic lómetros contando el número de vueltas efectuadas en 30 segundos y dividiendo dicho número por 3. También se puede determinar la relación entre l velocidad del viento y e núa l mero de vueltas que da e contador realil m n d o con él, en un día calmo, un paseo en auto, sosteniendo el aparato fuera de la ventanilla delantera; pedir al conductor que vaya a 5 km por hora y contar e l número de vueltas del anemómetro en 30 segundos. Repetir l operación viajando a a velocidades de 10, 15, 20, 25, 30, 40 km por hora, etcétera. E anemómetro se instalará en un lugar l expuesto a los vientos que soplan desde todas direcciones. 4 1 9 U n anembmetro de deflexión. .0 Para la construcción de un anemómetro de deflexión se deberá obtener, en primer término, un trozo de madera de aproxi-

madamente 25 x 2 x 1 c m y efectuar en uno de sus extremos un corte con una sierra en e que pueda insertarse un transl portador, que se fijará con un poco de cola. Antes de que se seque e encolado l se perforará un agujero de 0,5 c m de diámetro que atraviese la varilla pasando por el centro del transportador. Luego se doblará un trozo de alambre, procedente ue Una percha para ropa, en l forma ina dicada en la figura y se suspenderá pasándolo a través de la perforación realizada precedentemente. Recortar un trozo de cartón de alrededor de 10 x 8 c m y asegurarlo al a1,ambre mediante cinta engomada o grapas. Se observará que la pantalla de cartón deberá tener una hendidura para que pueda oscilar alrededor del transportador cuando e l viento ejerza presión sobre ella. Seguidamente se procederá a equilibrar esta parte del anemómetro sobre e filo l recto de una regla, atornillando en su extremo más liviano tarnillos para madera en la cantidad necesaria. E n e punto de l equilibrio se practicará un agujero de diámetro suficiente 'comopara permitir la inserción de un tubo de vidrio que hará ],as veces de apoyo. Este se puede confeccionar sosteniendo e extremo de un tubo sobre l una llama durante e tiempo suficiente l para cerrar la abertura. U n a vez frío cortar el tubo a una distancia de unos 3 c m del extremo cerrado. Se obtendrá asi una cápsula similar a la mitad de una ampolla para remedios. Jnsertarla en e agujero perforado en la l madera asegurándola firmemente con cola. A continuación introdúzcase un clavo en el extremo de un palo de escoba o un a trozo de madera similar y córtese l cabeza del mismo aguzando la paGe cortada con una lima hasta convertirla en una fina punta. E anemómetro se colocará sobre l e clavo, de manera que e cojinete de vil l drio apoye sobre la punta. E instrumento l deberá girar libremente enfrentando al viento. (Observar la figura.) Para calibrar e dispositivo será menesl ter hacerse conducir en automóvil en un día calmo y por un camino poco frecuentado. Sostener e anemómetro fuera de la l ventanilla y con e automóvil marchando l

241

E tiempo l

4.110

a 5 kilómetros por hora hacer una marca sqbre e transportador que indique la posil ción de la pantalla a dicha velocidad. Repetir la operacion con velocidades de 10, 15, 20, 25 km por hora, etc. Pese a no ser un instrumento de precisión, e funl cionamiento de este aparato será sorprendentemente eficiente.

4.110 Construcción de un anemómetro de tubo de presión E principio en que se basa e funcional l miento de un anemómetro de este tipo se puede ilustrar sostenienbo un embudo acoAnemómetro de tubo de presión

Vista frontal. E instrumento se ha represenl tado separado para hacer visibles los dos anillos 'atornillables y e clavo de sostén l

41 10 .

E tiempo l

242

plado a un tubo en U cerca de un ventilador de tres velocidades. Los alumnos que demuestren interés por los proyectos de tipo manual pueden construir un instrumento eficaz. Montar en l a forma ilustrada en la figura, un tubo er? forma de U sobre una tabla plana, conectando al mismo un embudo. E n dicho tablero se atornillará una veleta construida de madera delgada o metal. Una regla fijada también al tablero servirá para medir l elevación del agua en a e brazo del tubo en U. En e dorso de l l l a tabla se atornillarán dos anillos por los cuales pasará una espiga (una vara de madera de sección circular), de tal manera que e anillo inferior descanse sobre un l pasante a través de aquélla. Las superficies de contacto entre los anillos y l a espiga deberán lubricarse con vaselina u otro lubricante. (Observar en l figura l a a vista frontal del aparato.) La velocidad del viento es aproximadamente proporcional a l diferencia de ala tura entre ambas columnas de agua del tubo en U. La cantidad de agua requerida inicialmente en éste se determinará experimentalmente al calibrar e instrumenl to y deberá mantenerse invariable, si se espera cierta precisión del mismo. S en i e tubo en U se sustituye e agua por all l cohol, e anemómetro podrá exponerse a l temperaturas inferiores a1 punto de congelación. Agregando al agua una pequeña cantidad de negro de h u m o se formará un anillo en e interior del tubo que indicará l l racha de viento m á s intensa del intera valo en que se efectuaron las lecturas del instrumento.
41 11 Construcción de un pluviómetro . A. Un pluviómetro simple. Es fácil cons-

B. Otro modelo de pluviómetro. Elegir un 0 recipiente de hojalata de unos 1 c m de diámetro y 14 c m de alto y procurarse otro recipiente cilíndrico de unos 3 c m de diámetro y por lo menos 25 c m de alto que quepa de pie dentra de ! lata. Colocar e ésta sobre una mesa bien horizontal y llenarla con agua exactamente hasta 1 c m de altura, que se medirá con una regia graduada. Pegar una banda de papel de 1 c m de ancho a lo Iargo del recipiente cilíndrico. Verter en e recipiente e agua l l

truir un pluviómetro sencillo utilizando un embudo, una botella y una probeta graduada para medir e volumen del agua l recogida (ver l figura). Lo ideal sería a que e embudo estuviera provisto de un l borde vertical m u y fino o una proyección horizontal en e mismo para evitar que las l gotas de lluvia al rebotar salten hacia e l exterior. E aparato deberá enterrarse de l modo que e embudo sobresalga unos pol cos centímetros sobre e nivel del suelo. l

contenida en la lata y señalar sobre e l papel e nivel que alcanza; medir la disl tancia entre esta señal y e fondo del recil piente y transportar esta medida hacia arriba,a lo largo de toda l banda de papel. a Dividir cada intervalo en 10 partes iguales: cada una representará l m m de lluvia. E recipiente así graduado permite l medir pequeñas cantidades de lluvia. Para armar e pluviómetro se colocará l un embudo cuyo diámetro sea aproximadamente igual al de la lata, sobre e recil piente cilíndrico, que a su vez se introducir& en l lata. Este pluviómetro se a

243

E tiempo l

6,113

instalará en un lugar descubierto donde no corra peligro de volcarse. S l lluvia e$ ligera será recogida y i a medida en el recipiente pequeño. S se i trata de una lluvia fuerte e agua desborl dará y'será recogida por la lata; se podrá medir echándola en el recipiente. S se i quiere medir la lluvia en pulgadas habrá que verter en la lata 2,5 c m de agua, trasvasarla después al recipiente, marcar la altura alcanzada por e agua, y dividir l l escala en la forma indicada. a Una forma mejor para determinar la cantidad de lluvia mida en centímetros o pulgadas consiste en graduar e recipiente l pequeño en función de su propio radio y del radio del embudo colector aplicando la siguiente fórmula:

frontar e aparato con otro cuyas indical ciones hayan sido verificadas. En su defecto, colocar el instrumento en un s-ecipiente que contenga agua caliente, recubierto con una toalla hiameda. Cuando l a flecha indicadora haya alcanzado e punto l de máxima deflexión señalar e! mismo COI? el número 100, pues e aire contenido en l

-

.Altura del agua en e recipiente l

Cuadrado del radio del embudo

-

Altura de l lluvia Cuadrado del radio' a del recipiente

41 12 Construcción de un higrdmetro . capilar Este aparato permite leer directamente e l grado de humedad relativa sin' necesidad de recurrir al empleo de tablas. Conseguir algunos cabellos humanos de unos 30 c m de longitud y desengrasarlos en una solución diluida de soda cáustica. Fijarlos por un extremo a la parte superior de un soporte y mantenerlos tensos colgándoles un peso de unos 50 g después de enrollarlos con dos o tres vueltas en un carrete solidario de un eje que pueda girar libremente en unos apoyos hechos con un trozo de hojalata y asegurados al soporte a una distancia de unos dos tercios de su altura, a partir del punto de suspensión. Para lograr mayor sensibilidad, el diámetro del carrete deberá ser pequeño. Fijar al eje una flecha indicadora liviana, construida de madera de balsa. La escala graduada podrá confeccionarse adaptando una a tarjeta postal (observar l figura). Las variaciones en l humedad atmosféa rica modificarán la longitud del haz de cabellos y, por consiguiente, la posición de l flecha indiadora. a Para graduar l escala, lo mejor es cona

Higrdmetro capilar

el recipiente está saturado a 100 por l ciento. Se pueden marcar otros puntos de l escala confrontando e higrómetro de a l cabelio con un higrómetro de bulbo seco y húmedo (ver e experimento 4.114) busl cando l humedad relativa en la tabla del a a Apéndice 6 y marcando la posición de l flecha de acuerdo con dicho valor. U n a vez marcados así por lo menos tres puntos de l escala bastará dividir los intervalos a en divisiones iguales ni .,ierándolos de 5 en 5 hasta 100. 4 1 3 U n abrigo para los instrumentos .1 meteorológicos Ciertos instrumentos meteorológicos deben estar expuestos al aire libre. Es el caso de la veleta, e anemómetro y el pluviól metro. Es conveniente proteger las partes metálicas con una capa de grasa o de pintura; l pintura de aluminio sirve m u y a bien para este propósito. Otros instrumentos, como el barómetro, e termómetro y el higrómetro deberán l estar protegidos de la lluvia y el viento. A tal efecto, pueden colocarse en una caja

4.113

E tiempo l

244

de madera, sin tapa, dispuesta de tal forma que uno de sus lados cerrados forme e l techo y e otro, e piso. E lado abierto y l l l los dos extremos de i caja deberán estar a provistos de persianas como las que se usan en las ventanas, lo que hará más eficaz al abrigo permitiendo la entrada del aire y resguardando a los instrumentos del viento y las precipitaciones.

se proyectará aire sobre el bulbo húmedo, apantallando durante uno o dos minutos. La humedad relativa se determinará consultando las tablas psicrométricas en e l Apéndice 6.
B. Psicrómetro de honda. Si no se dispone de un psicrómetro de honda, e instrul mento descripto anteriormente en x se puede transformar en uno de este tipo perforando l parte,superior de la tabla, agrea gando un cordel fuerte y retirando e del l pósito de agua. Al revolear10 en e aire l evaporación alcanza su valor máximo y a se pueden efectuar lecturas más precisas. Antes de revolear los instrumentos, los termómetros deben asegurarse firmemente. Conviene instruir a los alumnos sobre l a forma correcta de hacerlo antes de revolear e aparato, dado que los golpes contra sus l cuerpos o un pupitre son accidentes comunes cuyo resultado es la rotura de los termómetros. Calcular l humedad relativa a del aire dentro y fuera de l escuela e m a pleando las tablas psicrométricas del Apéndice 6 y s existen diferencias explicar su i causa a los alumnos.
C. Higrómetro de punto de rocío. E hil grómetro de punto de rocío consiste en una copa de metal brillantemente pulida y un termómetro preciso suspendido en el agua que llena parcialmente l copa. a Este deberá sostenerse prendido en e inl terior de la copa por medio de un broche de lápiz. Poner un cubo de hielo en el agua y revolver sin cesar hasta que aparezca l primera evidencia de rocío en l a a superficie exterior de l copa. Leer ena tonces de inmediato l temperatura del a agua así enfrisada (temperatura del punto de rocío), y l temperatura atmosférica a y calcular l humedad relativa por medio a de las tablas psicrométricas del Apéndice 6 (ver además los experimentos 4.112 y 4.134).

/

4 1 4 Determinación de l humedad rela.1 a tiva A. Termómetros de bulbo seco y húmedo. U n psicrómetro, con sus termómetros de bulbo seco y húmedo puede construirse fácilmente. Dos termómetros de igual lectura bajo condiciones similares se montan firmemente sobre una tabla de madera. Sabre e bulbo de uno de los termómetros Fe l coserá una banda de muselina de manera que forme una especie de ‘media’ bien ajustada. Esta ‘media’o mecha puede tam-

bién adquirirse lista para su colocación inmediata. E n la tabla se asegurará también un frasco pequeño de boca ,estrecha de m o d o que su parte superior se encuenl r en el mismo nivel, o levemente infete rior que l parte superior del bulbo (ver a la figura). Este frasquito debe mantenerse lleno de agua. Antes de efectuar la lectura

Los vientos y el tiempo
4.115 E aire se expande al caientarse l Para mostrar que e aire caliente se dilata l tapar una botella con un corcho u otro tipo de tapón atravegado por un tubo de

245

E tiempo l

4.118

vidrio o una pajita para sbrber refrescos, de unos 30 c m de longitud. Sumergir l a extremidad de este tubo en un frasco pequeño con agua. Calentar la botella y observar lo que sucede. Continuar calentando hasta que se haya expulsado una gran cantidad de aire y luego enfriarla vertiendo sobre ella agua f í o froitándola ra con un trozo de hielo. ¿Qué se observa? ¿Cómo se puede explicar este fenómeno? Otra manera de poner en evidencia l a dilatación,del aire es l siguiente: Adapa tar un globo al cuello de una botella pequeña y colocar a ésta en una cacerola con agua caliente. ¿Qué se comprueba? ¿Cómo explicaría este fenómeno? E aire ejerce presión porque tiene peso. l Dicha presión puede medirse por medio de un barómetro. Los tres factores más importantes que afectan la presión del aire son, l altura, l temperatura y l a a a humedad (ver e experimento 2.110). l
4 1 6 E aire posee masa .1 l E hecho de que l atmósfera posee masa l a puede demostrarse fácilmente y con poco gasto con ayuda de un globo grande. Inflarlo totalmente, colocarlo sobre e platil llo de una balanza y determinar su masa; luego, retirar e globo con cuidado procul rando no perturbar l balanza o sus pea sas. Desinflarlo y ponerlo de nuevo sobre e platillo de l balanza. Los aliimnos obl a servarán que ésta ya no está ‘en equilibrio’ y que e lado sobre e que se encuenl l tra e globo es ahora más liviano -desl cartando e efecto de l fluctuación de l l a a balanza- (ver e experimento 2.304). l

provoca la elevación del líquido en e tubo. l puede aumentarse ésta,soplando a través

del tubo acodado en ángulo recto. E n esta demostración se puede introducir una variante llenando por completo e frasco con l agua y cerrándolo con un tapón de g o m a provisto de un solo tubo de vidrio. Se puede desafiar a un alumno a que beba agua a través de l ‘pajita’.S se ha elia i minado por completo e aire de la botella, l le resultará imposible (ver además los experimentos 2.305 y 4.104 B) .
4.118 E aire frío es más’pesado que e l l caliente A. Tomar dos bolsas de papel de aproximadamente e mismo tamaño. Abrirlas y l sujetar de l base de cada una de’ ellas a un piolín de 20 c m de largo mediante un trozo de cinta adhesiva de celulosa, o bien efectuando un agujero en e fondo l de cada bolsa, pasando por e mismo e l l piolín y haciéndole luego un nudo en su extremo. E n l otra extremidad del hilo se a hará un lazo que permita asegurarlo a 1 fiel de l balanza en la forma que indica a l figura. Suspender cada bolsa cerca de a los extremos del fiel desplazándolas hacia adentro y afuera hasta que estén perfectamente equilibradas. Calentar e aire con l una vela colocada exactamente debajo de una de las bolsas. ¿Qué se observa? No tocar l balanza durante algunos minutos. a ¿Qué ocurre? Luego, calentar el aire debaja de l otra bolsa y observar qué sua cede. ¿Cómo explicar e fenómeno obserl vado?

4.117 E aire ejerce presión l La presión atmosférica puede demostrarse de diversas maneras. Hace que los líquidos se eleven en e interior de una pajita l para beber refrescos. Preparar un frasco o botella con una ‘pajita’de tubo de vidrio y un tubo corto acodado en ángulo recto insertados en un tapón de goma en l fora m a que ilustra e dibujo. Cuando se tapa l con e dedo e extremo del tubo acodado l l es difícil absorber el líquido a través de l pajita, pero resulta fácil cuando se rea tira el dedo. Para demostrar que l presión a en l superficie del agua es e factor que a l

B. Otra manera de estudiar l diferencia a de masa entre volúmenes iguales de aire caliente y frío es empleando frascos en l a balanza en lugar de bolsas de papel. Ase-

4.11s

E tiempo l

246

gurar ¡os frascos con lazos de piolín y desplazarlos hasta que se encuentren ,en equilibrio perfecto; luego, calentar suavenente uno de ellos y observar e efecto. l Dejar que se enfrfe hasta la temperatura ambiente, observar y luego calentar e l otro frasco. Los balones confeccionados con bulbos de lámparas eléctricas descartadas scn especisaImente adecuados para esta experiencia.

locarán dos tubos de lámpara. E n caso de que éstos no puedan conseguirse se podrán usar en su lugar dos trozos de tubo para envío de correspondencia de aproximadamente 15 c m de largo. Colocar un cabo de vela corto en e fondo de la caja exacl tamente debajo de una de las 'chimeneasy encenderlo. Hfará las veces de una zona de la Tierra calentada por e Sol. Cerrar l l ventana y con la ayuda de un trozo de a papel humeante tratar de detectar la corriente de aire en cada una de las chimeneas. Observar el movimiento del aire en e interior de l caja. Desplazar e cabo l a l de vela hasta situarlo debajo de la otra chimenea y repetir e experimento. ¿Qué l se comprueba? ¿Cómo explicarlo? La corriente observada recibe e nombre, de col rriente de convección (véase también e l experimento 2.128).

4 1 9 Construcción de una caja para e .1 l estudio de l convección a La construcción de una caja para demostrar por qué soplan los vientos es tarea fácil. Conseguir una caja cibierta de m a dera o conglomerado y cortar una lámina de vidrio que cubra exactamente l abera tura de la misma formando una ventana. Servirá m u y bien una caja de tizas con mnura para la tapa. Cortar e vidrio de l manera que se adapte a l ranura y a

4 1 0 Detectando las corrientes de con.2 vección A. Proteger una vela encendida de las corrientes de aire locales y con la ayuda de un papel humeante detectar e recorrido l de ¡asicorrientes que se originan.

B. Entreabrir una puerta de comunicación que separe una habitación caliente de una fría y con un papel humeante estudiar las corrientes de aire que se forman cerca de la puerta a diferentes alturas del suelo.
C. Estudiar, de ser posible, las corrientes de aire que se establecen en una pieza calentada por un radiadbr o una estufa.
.-. .

D. Detectar las corrientes de aire en una . habitación ventilada con ventanas de doble vidrio (o de guillotina), abiertas arriba y abajo. E. Mediante un alambre introducir una vela encendida en una botella de leche y observar lo que pasa. Ventilar la botella con aire fresco. Colocar de nuevo l vela a encendida en la botella, pero esta vez separando las corrientes de aire frío y caliente por medio de un cartdn c3rtado en forma de T,como puede verse en la figura. Con un papel humeante explorar las corrientes de aire que se forman en a m bos lados del cartón.

Y

pueda deslizarse (ver l figura). Seguia damente perforar dos agujeros en uno de los lados grandes de l caja, cerca a de ambos extremos. E diámetro de estos l agujeros deberá ser ?e 2,5 a 3 cm. La caja deberá apoyarse con esta cara hacia arriba. Sobre los agujeros mencionados se co-

247

E tiempo l
Cómo se carga e aire de humedad l

4.122

-C

Corrientes de convección A Movimiento ascendente del aire calentado B Corriente descendente de aire frío c Alambre

F. Confeccionar un disco de metal cortando l tapa de una lata, y marcar una pea queña depresión exactamente en su centro. Cortar e disco casi hasta el centro l siguiendo radios equidistantes y torcer ligeramente en e mismo sentido todas las l paletas que quedan así separad.as. Apoyar l hélice así obtenida sobre un alambre a puntiagudo y colocar e conjunto encima l

4 1 1 La humedad atmosférica .2 La humedad atmosférica no es visible. Su presencia puede demostrarse de la siguiente manera: Colocar un poco de agua a fuego en un l recipiente con tapa y pico (pava o tetera). E n su defecto cerrar un pequeño balón de vidrio con un tapón atravesado por un tubo de vidrio acodado en ángulo recto. Poner un poco de agua en e balón y colocarlo l encima de una llama. Cuando el agua l l hierva y e vapor escape por e pico observar la nube que se forma. No es vapor sino agua condensada. Observar los alre-

dedores del pico cuando el vapor escapa. ¿Puede verse? Sostener una vela o un mechero de Bunsen en medio de la nube de vapor condensado (ver la figura). ¿Qué se observa? ¿H,acia donde se dirige la humedad? 4 1 2 Determinación del peso del agua .2 ‘perdida’ por evaporación Mojar una toalla de baño y escurrirla colgándola luego en una percha. Suspender
Determinacih de la cantidad de agua ‘perdida’por evaporación

Hélice accionada por las corrientes de convección

de una vela o de cualquier otra fuente de calor. S está bien construida, una hélice i de este tipo girará también sobre un radiador o una lámpara eléctrica encendida. (Ver también e experimento 2.127.) l G. Se puede construir una hélice m á s sensible con l tapa de lámina metálica de una a botella de leche. Colocar la tapa sobre una hoja de papel secante, con su parte plana hacia abajo. Con l punta de un lapicero a de bolilla, marcar una ligera depresión en su centro. Luego en e reborde doblado l de su cara inferior recortar ‘pétalos’ a m o d o de paletas de turbina. Hacerla girar sobre e extremo de un alambre o de una l aguja clavada en un corcho.

W

4.122

E tiempo l

248

ésta de uno de los extremos de un palo largo equilibrado sobre e canto de una l lima triangular apoyada en uno de los ángulos de una mesa. Observar l toalla a una hora después. ¿Por qué ha perdido peso? ¿Qué ha ocurrido con el agua? Suspender pesos del palo hasta restablecer el equilibrio. ¿Qué cantidad de agua se ha evaporado?
4.123 El sirelo despide humedad por evapxación Llenar una maceta con tierra húmeda y colocarla sobre una balanza. Equilibrarla con pesas y anotar su peso. Verificar e l peso nuevamente 24 horas m á s tarde. 4.124 Las plantas de interior despiden humedad Recubrir l hoja de una planta de interior a o de jardín con una bolsa de celofán cea rrando l abertura alrededor de la rama con un el$stico. Observar la bolsa una hora m á s tarde. ¿Qué se comprueba? ¿De dónde proviene l humedad? a 4.125 Las demás plantas despiden humedad Plantar en una maceta algunas plantas jóvenes de habas o arvejas y dejar que crezcan hasta una altura de 1 o 15 cm. 0 a a Envolver l boca de l maceta con una hoja de celofán o una membrana de caucho replegándola cuidadosamente alrede-. dor de las ramas de modo que cubra toda l tierra de la maceta. Invertir sobre las a plantas un frasco limpio y seco y observar l lo que ha pasado a cabo de una hora. ¿Qué se comprueba? ¿De dónde proviene la humedlad? 4.126 Humedad producida por l respia ración La humedad producida por l respiración a se puede poner en evidencia proyectando el aliento sobre la superficie fría de un espejo, un vidrio o una botella. 4.127 L a magnitud de la evaporación es función de l superficie a Conseguir un recipiente grande y chato, como una fuente para hornear y llenarlo con agua. Poner la misma cantidad de

agua en una l a a alta y de diámetro menor tt que e del recipiente. Poner ambos, uno l junto a otro para que e efecto de l teml l a peratura y movimiento del aire sea igual en los dos. A día siguiente determinar l la cantidad de agua que queda en cada uno de los recipientes. ¿Cuál es la causa de l a diferencia en l cantidad de agua evapoa rada?
4.128 La temperatura afecta l rapidez de a l evaporación a Calentar una .zona de un pizarrón o pizarra utilizando una vela u exponiéndola a sol, en posición horizontal. Depositar l gotas de agua de iguales dimensiones 'sobre la zona caliente y sobre otra fría. Observar las gotas y comprobar qué ocurre. 4.129 El aire en movimiento influye en l a velocidad de evaporación Con una esponja o trapo mojados humedecer extensiones iguales a cierta distancia las unas de las otras, sobre un pizarr6n frío. Abanicar una $e las manchas con un cartón y dejar a las otras evaporarse solas. ¿Por qué l evaporación es a m á s rápida en un caso que en.otro? 4.130 El grado de humedad del aire influye en l rapidez de la evaporación' a Fijar un trozo de tela sobre un aro o marco de madera de 30 cma de superficie y unos 3 c m de espesor. Mojar la tela. Con una esponja o un trapo mojados humedecer dos extensiones iguales s o b e un pizarrón frío. Cubrir una de ellas con el marco con l tela húmeda y dejar la otra a a aire libre. Instantes m á s tarde observar l las dos manchas. ¿Cuál de k dos se seca s m á s rápido? ¿Qué influencia ejerce e aire l húmedo (aprisionado debajo del marco) l sobre e proceso de evaporación?

Cómo el aire pierde su humedad
4 1 1 L a humedad se condensa sobre las .3 superficies frías Poner un poco de hielo en una caja de hojalata brillante. A cabo de un momento l observar l superficie exterior de ésta. a ¿Qué se comprueba? i.De dónde proviene?

249

E tiempo l

4.135

4 1 2 Estudiando el ciclo del agua .3 Calentar agua hasta e punto de ebullil ción. Verterla en un vaso y hacerlo girar inclinándolo de manera que se humedezcan sus paredes hasta e borde, Verter l agua m u y fría en un recipietite de vidrio, redondo, y colocarlo sobre e vaso inclil l nándolo cemo indica l figura. E vapor a

de agua, el papel de la Tierra. E agua se l evapora y asciende hasta l bandeja enfriaa da, que representa las capas elevadas de l atmósfera que cubre l Tierra, enfriaa a d'aspor expansión. Al l humedad se conlí a densa sobre la bandeja precipitándose en forma de lluvia sobre e sembrado. l

4.134 Temperatura del punto de rocío La temperatura del punto de rocío se puede determinar empleando un envase de hojalata de superficie brillante que contenga un poco de agua, un termómetro y algunos trozos de hielo. La determinación de la temperatura del punto de rocío constituye una importante observación meteorológica. Es la temperatura a l que coa mienza a condensarse la humeciad del aire, que sube del agua caliente se condensa sobre l superficie fría del balón y vuelve y varia de un día a otro. a Asegurarse previamente de que e extel a caer en e vaso en forma de gotitas. l Este experimento ilustra la evaporación, rior de la lata esté limpio y libre de imcondensación y precipitación, reproducien- presiones digitales. Colocar la lata sobre do e ciclo del agua tal como existe en l l a una hoja de papel impreso de m o d o que la impresión se refleje claramente en su naturaleza. superficie brillante. Luego, agregar hielo al agua, poco a poco y revolver cuidadosa4.133 Demostración del ciclo de f lluvia mente con e termómetro. Vigilar atentaa l Colocar sobre una mesa una caja que con- mente la temperatura y tomar nota de la tenga plantas recién nacidas. A 35 o 40 c m que indica e termómetro en e instante l l por encima de esta caja, sostenida por un en que en la superficie exterior de la lata soporte colocar una bandeja de metal con comienza a formarse rocío, es decir, cuando las letras del impreso dejen de observarse claramente. Dicha temperatura será aproximadamente la del punto de rocío. . 4) (Ver también e experimento 4 11 . l 4.135 Formación de una nube en el interior de una botella Para lograr que se forme una nube dentro de una botella, deberá obtenerse una botella grande, de vidrio, a la que se adaptará un tapón de g o m a atravesado por Un tubo de vidrio de 1 c m de largo. Poner 0 agua caliente en su interior hasta una altura de unos 3 c m y en la parte ocupada por e aire dispersar tiza en polvo. M e l trozos de hielo. Poner una tetera o un diante un trozo de conducto de g o m a cobalón con agua sobre una fuente de calor, nectar el tubo de vidrio a un inflador de l de manera que e vapor pase entre las plan- bicicleta (observar la figura). Sujetar e l tas'jóvenes y l bandeja (ver l figura). tapón y pedir a un alumno que bombee a a a E dispositivo está ahora listo para estu- aire en el interior de l botella. Cuando el l diar e ciclo de l lluvia en pequeña escala. aire esté comprimido en el interior, dejar l a l La tetera o balón desempeña, como fuente que salte e tapón y observar qué ocurre.

4.135

E tiempo l
Proyectos meteorol6gicos

250

S no se consigue formar una buena nube i introducir en la botella un poco de h u m o proveniente de un fósforo o un trozo de papel humeante. E aire del interior de l botella se enl a fría al expandirse haciendo descender l a temperatura por debajo del punto de rocío.

4.137 C ó m o llevar un registro de los fenómenos meteorológicos Se puede registrar en forma de cuadro periódico, la fecha, hora, temperatura, aspecto del cielo y características del viento, efectuando l lectura de los instrumentos a diariamente y a ifamisma hora. Las anotaciones pueden hacerse en una libreta bajo e siguiente encabezamiento: l
Fecha Hora Temperatura Cielo Viento Lluvia

interior de una botella

La humedad se condensa formando una nube. E n forma similar a l ocurrido en l o a experiencia, al elevarse el aire caliente por encima de la superficie del suelo, disminuye la presión atmosférica, el aire al expandirse se enfría y cuando su temperatura desciende por debajo del punto de rocío, se forman las nubes.
4 1 6 C ó m o estudiar los copos de nieve .3 S en la región nieva, se recogerán algunos i copos de nieve sobre un trapo de lana de color oscuro y se los observará con una lupa (ver l figura). Se comprobará que a presentan numerosas y variadas formas,

Pueden obtenerse informaciones útiles mediante e trazado de gráficos de: tempel ratura-tiempo; precipitación pluvial-tiempo; cambios en e aspecto del cielo durante l cierto período y también de l s variacioa nes en la intensidad del viento. A menos que e registro se realice con l fines oficiales, en cuyo caso deberán e m plearse los símbolos internacionales, pueden usarse escalas abreviadas. S no se i dispone de un termómetro, una escala conveniente es: m u y caluroso, caluroso, m o derado, fresco, frío y m u y frío. La velocidad del viento puede registrarse también de l siguiente manera: a Leve: Mueve e h u m o pero no hace gil rar las veletas. Moderado: Levanta e polvo del suelo y l sacude apenas las ramas pequeñas. Fuerte: Se mueven las ramas grandes. M u y fuerte: Levanta nubes de polvo, hace volar los papeles y sacude árboles enteros. Tempestad: Arranca las ramas de los árboles. La dirección del viento se puede indicar mediante una flecha en la columna del

@ Sol

brillante

0
8
de estructura siempre hexagonal.Los copos de nieve se cuentan entre las cosas m á s hermosas de la naturaleza que nos es dab!e observar.

Claro

@ Parcialmente nublado
Lluvia Nieve

registro correspondiente al viento, pero también puede construirse una estrella de papel como l representada en l figura, a a

251

E tie!mpo l

4.139

trazando una línea cada día a través del brazo que coincida con mayor aproximación con l dirección del viento. Para ina dicar las condiciones generales se pueden emplear los demás símbolos.
4.138 Sistemas frontales en miniatura E experimento siguiente se puede e m l plear para demostrar en forma ilustrativa y eficaz lo que ocurre cuando se encuentran dos sistemas frontales. Las indicaciones que se detallan a continuación deberán seguirse al pie de la letra y prepararse e acuario con todo cuidado: l

e pegado de las tiras en los lados y fondo l interior del acuario puede usarse cemento plástico para modelistas o cemento de contacto. Estas formarán guías a prueba de agua y estancas en las que se podrá deslizar un tabique de vidrio. E n lugar de guías de plástico, pueden emplearse también guías metálicas fijadas con masilla. E tabique se confeccionará cortando un l trozo de vidrio de las dimensiones requeridas, de manera que calce en las guías plásticas pero dejando libre la parte superior del acuario (ver l figura a). a b) Verter agua caliente en uno de los compartimientos y agua fría en el otro. Agregar al agua caliente colorante rojo del empleado en e arte culinario, y al agua l fría colorante azul con cierta cantidad de
Sal.

a) Adaptar un acuario de cualquier tamaño, pegando tiras de unión plegadas del tipo empleado en las carpetas plegables de acetato. Dichas tiras deberán pegarse en los lados y fondo del acuario. Las carpetas plegables son las del tipo usado por los estudiantes para guardar sus apuntes y pueden adquirirse en una papelería. Para

c) Retirar e tabique: E agua azul, que l l representa una masa de aire frío se desplazará hacia e fondo y e agua roja (mal l sa de aire caliente) quedará en l parte a superior. Esta última formará estratos, sin mezclarse mucho. d) Para demostrar en qué consiste un sistema frontal ocluido, se insertará nuevamente l división y se revolverá suaa vemente en uno de los lados (la masa intermedia). e) Retirar e tabique: La masa interl media (el frente ocluido) se abrirá camino entre las capas caliente y fría formándose tres estratos distintos. Independientemente de lo expuesto, pueden surgir diversos temas de estudio, cuando los jóvenes comiencen a formular preguntas y a descubrir por sí mismos las respuestas a interrogantes de este tipo: ¿Qué hubiem ocurrido s no se hubiese colocado i sal? ¿ s ambas masas de agua, coloreaY i das, hubieran estado a l misma tempea ratura? LCuál es la diferencia de temperatura entre las dos (o las tres) capas de agua?
4.139 Medición de l velocidad de los a vientos de altura Para esta experiencia se requieren los siguientes materiales: un globo inflado con un gas ‘más liviano que el aire’, dos trans-

a

.

b

C

d

e

4.139

E tiempo l

252

portadores, una regla graduada, un trozo de madera de 40 x 2 x 2 cm, un peso, y un carrete de hilo blanco. E procedimiento es e siguiente: Fijar l l un transportador a uno de los lados del trozo de madera en l forma que ilustra a la figura, cuidando que e borde recto del l transportador sea paralelo a la cara superior de la madera. Colgar e peso, suspenl dido de un hilo desde e centro del transl portador haciendo las veces de plomada. U n a pajita para beber refrescos facilitará

b
la operación de dirigir la visual. Hecho esto, se dispondrá de un sencillo instrumento de tránsito portátil. Cuando l plomada indique 90" sobre el a transportador, el instrumento estará en posición horizontal, y cuando señale 80" su ángulo de inclinación coincidará con dicha medida. Para determinar la inclinación del instrumento deberá siempre restarse de 90" e Bngulo indicado por el l transportador. Convendrá practicar en clase e manejo de este instrumento: para l ello, un alumno se ubicará en un punto cuya distancia con respecto a l pared se a medirá previamente (entre 3 y 5 m) y desde e mismo medirá e ángulo formado l l

por la visual dirigida a l parte m á s elea vada de la pared, con l horizontal. Para a hacerlo deberá determinar a cuántos graa dos por encima de l horizontal deberá elevar l pajita para dirigir l visual a l a a a parte superior del muro. E n un papel para gráficos e alumno medirá horizontalmente l e número de unidades equivalente a su l distancia a la pared. E n e extremo de l esta horizontal dibujará e ángulo corresl pondiente a la elevación indicada por su instrumento. E dibujo en escala de l l a distancia a la pared y su ángulo de elevación indicará l altura del cielorraso por a encima del nivel del ojo. Por ejemplo: supongamos que e alumno parado a siete l metros de la pared determina que l parte a superior de ésta se halla a 30" por encima de l horizontal (la lectura del transa portador será 60"): e cielorraso se enl contrará aproximadamente a 3,5 m por encima del nivel de su ojo. Para hallar l altura de la habitación habrá que sumar a a esos 3,5 l altura a la que se encuena tran los ojos del alumno. Hecho esto, atar e globo lleno de gas l a un hilo largo para poder recogerlo cuando se l suelta hacija el techo del aula. o Soltarlo y verificar cuánto tienfpo tarda en llegar al cielorraso. Efectuar esta operación varias veces y calcular la velocidad media de ascensión desde e suelo. Dividir l la altura del cielorraso por e tiempo eml pleado y determinar la velocidad de ascenso del globo. Los alumnos pueden ahora I!evar e glol bo al exterior y medir la velocidad de los vientos de altura. Se deberá asignar a un alumno cada una de las siguientes tareas: a) mantener la visual fija en el globo, observando a través de l pajita; b) leer a cada 30 segundos e ángulo indicado por l la plomada; c) controlar e tiempo cidl virtiendo cada 30 segundos a encargado l a de efectuar l lectura; d) tomar nota del tiempo transcurrido y el ángulo medido, al final de cada intervalo. Una vez registrados los datos del seguimiento del globo correspondientes a unos cuantos minutos, se podrá representar gráficamente l posición del mjsmo a final a 1 de cada intervalo de 30 segundos. Hecho esto podrá determinarse su desplazamien-

253

E tiempo l

411 .4

to horizontal empleando l misma estala a para ambas distancias, horizontal y vertical. 4.140 Preparación de una figura indicadora del tiempo Sumergir un trozo de papel secante blanco en una solución de dos partes de cloruro de cobalto y una parte de sal común. Este papel, mientras permanezca húmedo será de color rosado, pero al secarse al sol o cerca de un mechero de Bunsen virará al color azul. Este es e principio de las l figuras indicadoras del tiempo. 'Se puede confeccionar un indicador de este tipo, de construcción casera, de l a siguiente manera: Conseguir una lámina que represente un paisaje con una buena proporción de agua o cielo y recortar una plantilla de papel secante preparado en l a forma indicada, que cubra exactamente una de dichas áreas. Pegar l lámina en un a cartón y colgarla cerca de una ventana Responderá rápidamente a las variaciones del estado higrométrico de l atmósfera. a 4.141 Determinación de l cantidad de a polvo en suspensión en e aire l Para determinar la cantidad de polvo que se deposita en las Cercanías se requieren, por lo menos, tres recipientes de vidrio de boca ancha, de 5 litros de capacidad y también aproximadamente 10 litros de agua destilada (el agua común, de l cña nilla puede contener pequeñas partículas

que afectarían l estimación del polvo prea cipitado). Se necesitará además una cacerola de 2 o 3 litros u otro recipiente susceptible de ser calentado si3 peiigro de rotura y lo último, aunque no lo menos importante: Se requiere una balanz:: que pese con una precisión del centigramo o miligramo más próximo. Verificar que los recipientes estén limpios y luego enjuagarlos con un poco de agua destilada; finalmente, verter en cada uno de ellos 1,5 litros de agua destilada. Marcar e nivel del agua con esmalte para l uñas; con una raya efectuada con una lima, o por cualquier otro procedimiento, de manera que l señal no pueda ser boa rrada por la lluvia. Cubrir l boca del rea cipiente con una tela metálica para que no penetren insectos. Colocar los tarros a l aire libre, distribuidos en distintos lugares. Deberán estar a una altura de 1,5 m sobre e nivel del suelo y no debajo de árboles l o aleros de edificios. Dejar los recipientes en su ubicación durante 30 días, inspeccionándolos periól dicamente. A cabo de algunos días agregar agua destilada hasta l altura del nivel a original (si e recipiente se secara, el vienl to haría volar e polvo). La lluvia puede l caer en e interior de los tarros sin ocal sionar ningún inconveniente, a menos que los recipientes desborden. S esto ocurriei ra habría que repetir e experimento. l Transcurridos 30 días, llevar los recipientes a interior. Para determinar qué l cantidmad de polvo hay en cada uno se pesará en primer término, en la balanza, l cacerola de 2 o 3 litros, tomando nota a del peso resultante; luego se verterá e l agua del recipiente en la cacerola y se enjuagará éste con agua destilada para extraer todas las partículas de polvo contenidas en e mismo. Seguidamente se cal lentará e agua de l cacerola hasta que l a se evapore totalmente, teniendo cuidado de no sobrecalentarla porque 6e quemaría e polvo. Dejar enfriar la cacerola y pel sarla nuevamente en la balanza. Se obtendrá así e peso del polvo m á s e de l l l a cacerola. Restando de esta c i h e peso l de l cacerola vacía, previamente detera minado, se tendrá e peso del polvo. l S l balanza empleada s6Io pesara en i a

4.141

E tiempo l

254

centigramos, convertir e peso del polvo l en miligramos multiplicándolo por 10. Las cifras indicarán cuántos miligramos de polvo han caído a través de la boca del i recipiente en e curso de un mes. S se l desea saber a cuántas toneladas por kilómetro cuadrado equivale este resultado, será menester calcular en primer término e área de la boca del recipiente. Una l simple divis:ón indicará l cantidad en a miligramos caída por centímetro cuadral do. E número de toneladas métricas caídas por kilómetro cuadrado se obtendrá multiplicando este resultado por 10. (Si se quisiera expresar dicho resultado en toneladas por milla cuadrada, bastaría con multiplicar e número de miligramos por l centímetro cuadrado por 25,5.) $e ha obtenido la misma cifra para cada uno de los recipientes colocados? (Si los números difirieran mucho, para tener una idea m á s precisa de la cantidad de polvo caída en la zona conviene tomar e l promedio de los mismos.) ¿Por qué razón alguno de los recipientes puede recoger m á s polvo que otro? Examinar las posib!es causas de este fenómeno. Repetir la investigación durante otro mes, o en e pról ximo año para comprobar s varía la cani tidad de polvo en suspensión en e aire. l
4 1 2 Experimento durante una tormenta .4 eléctrica Para esta experiencia se necesitan: un reloj provisto de segundero; un compás, una hoja de papel y, por supuesto, una tormenta eléctrica. E n primer lugar se deberá dibujar en l hoja de papel un mapa a esquemático, a escala del área comprendida dentro de un radio de aproximadamente 15 kilómetros. Sobre e mismo del berán trazarse círculos concéntricos espaciados a 1, 2, 3..., 15 kilómetros a partir del lugar de observación. En e curso de la l tormenta eléctrica se podrá determinar fácilmente l posición de cada relámpago a a de l siguiente manera: (1) precisando l a dirección por observeción visual y (11) calculando l distancia dividkndo por tres a e intervalo en segundos que media entre l e relámpago y el sonido del trueno. E l l resultado indicará en forma aprcximada

l distancia en kilómetros. Pasada la tora menta su trayectoria quedará iiid:cada en e mdpa. l Las nubes y el tiempo 4.143 Estudiando l s nubes y sil formación a Las nubes constituyen e testimonio visil ble de l existencia de humedad en el aire. a Esta puede encontrarse en forma líquida, como gotitas de agua, o como cristales de hielo o en ambas formas simultáneamente. Cada formacion típica de nubes es indicadora del grado de estabilidad de la atmósfera en que se ha formado. Las nubes en forma de capas, o estratiformes, son por l general índice de condiciones estao bles de evolución más bien lenta. Las que presentan gran desarro110 vertical (cumuliformes) indican un grado de inestabilidad atmosférica generador de cambios rápidos en las formaciones nubosas. Por esta razón, los meteorólogos encargados de la predicción del tiempo consideran de s u m o interés disponer de descripciones precisas de las nubes en todos los lugares donde se efectúan observaciones meteorológicas. Dado que las formaciones nubosas se hallan continuamente en procesos de crecimiento o decadencia, pueden presentar una infinimta variedad de formas. No obstante ello, es posible definir un número limitado de formas características, que se observan por lo general en todo e mundo, bajo las cuales es posible clal sificar aproximadamente los distintos tipos (véanse las fotografías de las páginas 257 y 258). Además de su carácter estratiforme o cumulifotme, las nubes pueden agruparse según las alturas medias de sus bases con respecto al suelo en bajas, medias y altas, pero ésta no es una clasificación precisa dado que dichas alturas varían según e 'terreno, l humedad media reinante y l a las condiciones meteorológicas. Las nubes bajas comprenden a l niebla, a los estratus, estratocúmuios, cúmulus y cúmulonimbus. Estos se observan cuando las masas de aire se desplazan sobre regiones de la tierra cuya superficie está m á s caliente o m á s fría que aquéllas. E l calentamiento desigual transferido desde

255

E tiempo l

4.143

l superficie terrestre a una capa de aire a más fría da origen frecuentemente a l a formación de nubes del tipo cúmuliis que continuarán desarrollándose verticalmente hasta transformarse en cúmulonimbus o frentes de tormenta. La altura media de la base de las nubes bajas oscila entre l superficie terrestre y 2.200 metros. Por a lo general están formadas íntegramente por gotitas de agua y normalmente son m u y densas. Las nubes medias incluyen a los altocúmulus y altostratus y la altura promedio de sus bases oscila entre 2.200 y 7.700 m e tros. Están constituidas por gotitas de agua o cristales de hielo o generalmente por ambos y presentan una considerable variación en su densidad. E piloto de un l avión que vuele dentro de una nube densa formada por gotitas de agua dispondrá sólo de una visibilidad de pocos metros, en tanto que en una nube de cristales de hielo podrá ver hasta una distancia de un kilómetro. Las nubes altas son los cirrus, cirrocúmulus y cirrostratus, cuyas bases se encuentran generalmente por encima de los 5.500 metros. Siempre están formados por cristales de hielo y su densidad es m u y variable. U n a de las características distintivas de las nubes cirriformes es e l halo que producen en torno de los discos del Sol o de l Luna como consecuencia a de la refracción de l luz solar o lunar al a pasar a través de los cristales de hielo. Unas nubes m á s bajas, los altostratus contienen gotitas de agua y en vez de halos exhiben e fenómeno de l corona solar l a o lunar. Otra de las grandes categorías de nubes comprende ‘a las que acusan gran desarrol o vertical’. Esta categoría incluye a tol das las nubes bajas del tipo cúmulus, con excepciún de los cúmulos de buen tiempo y los estratocúmulus. Los cúmuloniinbus o ‘frentes de tormenta’ constituyen una categoría especial de nubes porque su desarrollo puede extenderse a todos los niveles, desde los más bajos a los más elevados, y durante su ciclo evolutivo pueden realmente dar origen a casi todos los demás tipos de nubes. Las notas que siguen facilitarán l idena

tificación de las distintas clases de nubes. Niebla. La niebla es una nube estratiforme cuya base se encuentra en la superficie de l tierra. E n las regiones m o n a tañosas se puede observar una capa única de nubes estratiformes designada como capa nubosa por una estación meteorológica situada en un valle y como niebla por un observatorio de l montaña. La niebla a puede estar formada tanto por agua como por hielo. Estratus. Es una nube estratiforme de tipo bajo, frecuentemente originada como resultado de l elevación de i niebla sua a perficial. Se produce cuando l atm6sfera a es estable. También se forman estratus cuando e aire hiímedo es levantado por l una superficie frontal, por un terreno inclinado o por advección, como ocurre cuando aire caliente y húmedo se desplaza sobre una superficie m á s fría. Este tipo de nube es generalmente de color gris y sin contornos bien definidos. Los estratos tienen generalmente entre 100 y 500 metros de espesor. Estratocúrnulus. Constituyen un manto de nubes cuyas bases se hallan a una altura uniforme con respecto al suelo y que evidencia cierta tendencia al desarrol o vertical. U n estratocúmulus visto desde l l tierra se caracteriza por sus zonas lua minosas y oscuras y un aspecto como de surcos o rayas de luz y áreas más oscuras. Nimbostratus. Las nubes de este tipo se hallan siempre asociadas a las precipitaciones -llovizna, lluvia o nieve-. La altura de l base de un nimbostratus es a m u y difícil de apreciar debido a su color un tanto oscuro y uniforme y a su forma no definida netamente. Se origina en distintos niveles desde los m u y bajos hasta los de las nubes medias. La precipitación es continua, no en chaparrones, y su intensidad puede ser m u y variable. Citrnulus. Los cúmulus, a veces e tipo l m á s común de nubes, presentan gran variedad en sus dimensiones y formas. Los de buen tiempo son las nubes pequeñas con forma de cabeza de hongo típicas de los cielos de l primavera y e verano. Se a l forman generalmente a una altura uniform e del suelo. S u tamaño aumenta en las horas m á s calurosas del día y se disipan

CIRRUS

CIRROCUMULUS

Capa de ALTOCUMULUS

ALTOCUMULUS ienticulares o amigdaloides

NIMBOSTRATUS

ESTRATOCUMIJLUS

4.143
hacia l puesta del sol. Un detalle caraca terístico es su ‘aspecto de coliflor’. Los bordes de los cúmulus son netos y bien definidos. Los cúmulus elevados llamados a veces mamatocúmulus se extienden hasta una altura de varios millares de pies y preceden a las tronadas. Sus dimensiones aumentan rápidamente y presentan e l aspecto de algo hirviente, cambiando continuamente de forma. Todas las nubes del tipo cúmulus son m u y densas y de apariencia pesada. La precipitación proveniente de las nubes cumuliformes se produce bajo l forma de chaparrones más a que como lluvia o nevadas continuas. Las bases de los cúmulus pueden hallarse aproximadamente a cualquier altura desde niveles m u y bajos hasta intermedios. Altocúrnulus. Son m u y similares a los estratocúmulos pero en vez de originarse en los niveles más bajos, tienen lugar‘en los niveles medios. Ciertas formas características de altocúmulus son indicadoras de fenómenos meteorológicos particulares y revisten especial significación para los meteorólogos y pilotos. Una de ellas es l a nube de forma amigdaloide o lenticular denominada lenticufaris, asociada con una acción ondulatoria en e campo de los vienl tos de altura. Las nubes individuales m o difican continuamente su aspecto como formas nubosas, en uno de sus bordes, disipándose en el otro. Otro tipo particular de altocúmulus es el llamado altocúmulus casteilatus. Presenta el aspecto de pequeños cúmulos elevados, con torres y torrecillas cuyas formas varían continuamente disipándose y volviendo a formarse nuevamente. Las nubes de este tipo indican inestabilidad en las capas medias de l atmósfera y frecuentemente anuna cian posibles tormentas eléctricas al cabo de pocas horas. Altostratus. Son capas de nubes situadas en los niveles medios de l atmósfera, a generalmente formadas por gotitas de agua o por una mezcla de éstas y cristales de hielo. Indican aire estable y las precipitaciones provenientes de nubes de este tipo son por naturaleza leves y continuas. AItocúmulos y altostratus frecuentemente se presentan juntos. E disco del Sol o de l l a Luna, al brillar a través de los altostratuc

CIRROSTRATUS

ALTO STRATU C

aar

ESTRATUS

CUMULONIMBUS

413 .4

E tiempo l

258

puede exhibir e fenómeno llamado corol na, que distingue a estas nubes de los cirrostratus. Cirrus. Son nubes tenues, semejantes a plumas que frecuentemente se presentan en forma de parches o bandas estrechas. Están formadas íntegramente por cristales de hielo y sus bases se encuentran a gran altura con respecto al suelo. Muy frecuentemente los cirrus anuncian l a aproximación de un sistema frontal de tormentas. Los cirrus rara vez son lo suficiente densos para ocultar por completo a al Sol c a l Luna, aunque pueden espesame lo bastante para que las sombras proyectadas se tornen borrosas e indefinidas. Cirrocúmulus. Estas nubes, que forman una capa o lámina, se asemejan generalmente a pequeños copos blancos de algodón. A veces pueden confundirse con los altocúmulus, pero las nubes aisladas que constituyen sus elementos son por l geo neral mucho más pequeñas que aquéllos. Cirrostratus. Son nubes formadas por cristales de hielo en niveles elevados, a m o d a de capa o lámina cuya densidad puede variar desde espesores tan finos que sólo es posible percibirlas observando atentamente hasta formaciones nubosas lo suficiente densas para ocultar e Sol. l Los cirrostratus originan e fenómeno del l halo. Habitualmente las nubes de este tipo indican l aproximación de un sistema a frontal de tormenta. Cúmulonimbus. Es una nubosidad densa y de aspecto pesado que se desarrolla hasta grandes alturas, frecuentemente acompañada por relámpagos y truenos, chaparrones fuertes, a veces, granizo y ocasionalmente tornados y trombas. Es característica de los cúmulonimbus desarrollar en su parte superior una larga pluma o una formación con aspecto de yunque. LOS cúmulonimbus son literalmente verdaderas 'fábrimcas' de nubes, dado que durante su corta evolución pueden originar a cssi todos los demás tipos de nubosidad. Las cúspides de los cúmulonimbus superan con frecuencia l s 20.000 metros, en tanto que o sus bases pueden formarse en cualquier altura, desde las proximidades de l supera ficie terrestre hasta los 3.000 o 4.000 m e -

tros. L a velocidad de crecimiento de un cúmulonimbus es a veces del orden de 2.000 metros por minuto. 4 1 4 Observaciones y descripción de fren.4 tes cálidos y fríos A. Frente cálido. Los frentes cálidos están precedidos por un lento descenso del barómetro. Se observarán cirrus y generalmente cabe esperar una tormenta al cabo de 24 o 36 horas. La estructura de las nubes se espesará gradualmente a medida que avancen; de cirrus a cirrostratus, luego altocúmulus o altostratus y finalmente nimbostratus o cúmulonimbus. La precipitación a menudo comienza desde densos altostratus, antes de que éstos sean ocultados por nubes m á s bajas del tipo estratus o cúmulus. A medida que e frente l pase, cambiará l dirección del viento, e a l barómetro se elevará un poco, cesará l a precipitación, comenzará a aclarar e cie!o l y l temperatura comenzará a ascender a notablemente. Durante e verano, detrás l de un frente cálido, por la tarde pueden producirse chaparrones, tormentas eléctricas y truenos. B. Frente frío. Al aproximarse un frente frío e barómetro descenderá m u y rápidal mente. Los frentes fríos se desplazan más rápido que los calientes. Su velocidad media es de 32 a 40 kilómetros por hora (aunque en ciertos casos se mueven a m e nos de 16 kph y ocasionalmente a más de 56 kph). E paso de los diktintos tipos l de nubes será proporcionalmente más veloz que en e caso de un frente cálido. La l transición de cirrus a cirrostratus y luego a altostratus o altocúmulus tendrá lugar frecuentemente en e curso de pocas horas. l La precipitación podrá comenzar entre 12 y 30 horas después de observarse por primera vez los cirrus.
Altura aproximada

Nivel

Clima templado

Clima
tropical

Superior Medio Inferior

3-8 km 2-4 ,, desde e l suelo -2km

5-13 km
2-7
,,

6-18 km

2-8

,,

desde e l suelo -2km

desde el suelo -2km

259

El. tiempo

414 .4

Durante el verano los cúmulos se transformarán en cúmulonimbus y producirán chaparrones y truenos. En invierno, los nimbostratus o estratocúmulus traerán lluvia o nieve. Cuando e frente pase, el vienl to cambiará bruscamente, el barómetro se elevará paulatinamente y descenderá la temperatura. S e frente se desplaza rápidamente, i l pronto comenzará a aclarar, pero si su movimiento es relativamente lento l nua bosidad y la precipitación pueden durar varias horas. C. Tornados. Los tornados son originados por las mismas condiciones atmosféricas que provocan el granizo y las tronadas, en particular, por la colisión entre masas de aire cálido y frío. Los tornados no pueden predecirse, pero las condiciones del aire en que se originan son conocidas, y cuando existen, las oficinas meteorológicas informan habitualmente acerca de la 'posibiligad de tornados'. Un tornado cubre un área de 70 a 330 metros de ancho y se desplaza con una velocidad media. de 23 a 63 km por hora. E n el hemisferio norte los tornados tienen lugar con mayor frecuencia entre e 1* de abril y el 15 de l julio y por lo general al finalizar la tarde. Cuando e aire es húmedo y su l temperatura supera los 26" y se produce el arribo de una masa de aire frío, existe siempre l posibilidad de que se produzca a

un tornado. Frecuentemente, antes o después de éste se observan las nubes denominadas mamatocúmulus. D. Huracanes. E huracán tropical es la l m á s devastadora de las tormentas. Aunque se producen en todo el mundo y se los designa con diferentes nombres, todos las huracanes se originan en las regiones ecuatoriales. En el norte del ecuador, l a dirección general de su desplazamiento es de N a NO o NE. Al sur del eciiador, los huracanes se mueven en direcciones opuestas. Las formaciones nubosas características de los huracanes son casi las mismas que se observan en un frente cálido, con la siguiente secuencia general de cambios: (a) cirrus, (b) cirrostratus, aproximadamehte a 1.600km,precediendo a huracán, l (c) altostratus; (d) nubes de lluvia, nimbostratus o cúmuloriimbus. Frecuentemente se observa un halo en torno del Sol o de la Luna. Aunque la velocidad de desplazamiento de un huracán es sólo de 12 a 24 km por hora, es acompañado por vientos que a veces alcanzan a los 240 km por hora. E n el curso de su evolución que alcanza aproximadamente a 1 dimas alcanza a 0 cubrir un área de 800 a 3.200 kilómetros cuadrados. Cuando e barómetro comienza l a ascender y los vientos cambian de dirección, l peor del huracán ya ha pasado. o

Apéndice 1

Unidades S I
Magnitud física

Nombre de la unidad

Símbolo

Deflnici6n

Unidades básicas

Cantidad de materia Corriente eléctrica Longitud Intensidad luminosa Masa Temperatura termodinámica Tiempo

mol amper metro candela kilogramo kelvin segundo

mol

A
m cd kg

K
S

Unid ades complementarias

Angulo plano Angulo sólido

radián estereoradián

rad

sr

Unidades derivadas

Temperatura ordinaria Capacidad eléctrica Carga eléctrica Diferencia de potencial eléctrico Resistencia eléctrica Energía Fuerza Frecuencia Iluminación Inductancia Flujo luminoso Flujo magnético Densidad del flujo magnético Potencia Presión

grado Celsius farad coulomb volt ohm joule newton hertz

"C

F
C

V

n
J N Hz
IX

lux
henry lumen weber tesla watt pascai

H I m
wb

T W Pa

Apéndice 1

262

Magnitud ffsica

unidad de la

Slrnbolo

Definici6n

Unidades que se emplean conjuntamente con las SI

Area Viscosidad dinknica Energía Viscosidad cinética ( difusibn) Distancia Densidad del flujo magnético Masa Presion Radiactividad Volumen

barn hectarea poise electron-volt stokes parsec gauss tonelada bar curie litro

h
ha

P
ev

S t
PC

G
t bar

C i 1

Fracciones decimales y múitiplos
Frocci6n

Prefllo

Simbolo

Múltipio

Prefilo

sfmboio

10-1 10-1 1 o-.’ 10-6 10 9 10-12

10-15

deci centi ml ii mimo nano pico ar tJ

d
C

1 o=
102 13 0 10s 106

1 0

m

EL
n

f

deca hecto kilo mega giga tera

da h k M G

T

a

263

Apéndice 2

Apéndice 2

Conversión de unidades de otros sistemas a unidades SI
Magnitud física Unidad Equivalencia

Area

Densidad Energía

pulgada cuadrada pie cuadrado yarda cuadrada milla cuadrada pulgadas/pie cúbico

B.T.U.
caloría (15"C) ergio pie-libra-fuerza pie-poundal dina kilogramo-fuerza libra fuerza poundal angstrom pulgada pie yarda milla libra caballo de fuerza atmósfera torr pulgada fuerza/pulgada cuadrada grado Fahrenheit pulgada cúbica pie cQbico galón imperial (R. U.) galón (E. .U.U.) E

Fuerza

Longitud

Masa Potencia Presión

6,4516 X 10-4 m2 y 645.16 mniz 9,2903 X 10-2 mz 8,36127 X 1 - mi 01 2,58999 kmn 1.60185 X 10 kg m-3 1,05506 X 103 J 4,1855 J 10-7 J 1,35582 J 4,21401 X 1 - J 01 1- N 05 9,80665 N 4,44822 N 1,38255 X 1 - N 01 10-10 m 2.54 X 10-2 m 3,048 X 10-1 m 9,144 X 10-1 m 1,609344 k m 4.5359237 X 10-1 k kg 7,457 102 w 1,01325 X 10- kN m-! 1,33322 X 1 2 N m-2 0 6,89476 X 1 1 N m-2 0

x

Temperatura Volumen

t"F = - TOC + 32 5 ' 1,63871 X lo-' m
2,83168 X 10-2 m: 4,546092 X lo-%: mn 3,788404 X 103 m';

V

Apéndice 3

264

Apéndice 3
Tab,laperiódica

Hidr6geno
3

6.940 4

L i Litio
II

1
1

9.013

Be.
Beriiio
24.32

22.997 12

Na

Sodio

Magnesio
40.08 2 1 44.96 122 n7.90 123 V 50.95

W

1 39.096 20 9

Ca

sc
Escandio Titanio Vanadio

Potasio

Calcio
38

j<
1

52.01 25

C r Cromo

Rb

87.63 39 88.92 140 zr1.22 141 N r 9 1 Sr Y

Rubidio
55

Estroncio

Ytrio
~~

Circonio
72

Niobio

l<j
I

95.95 43

Mo Molibdeno

11 11 11 11
54.93 26 55.85 27 58.94

I

I

Manganeso Mn I
T c Tecnecio

Fe Hierro

Cobalto Co

I

I

(99) 44

101.7 45

Ru

102.91 Rh

1

Rutenio

Rodio

132.91 56 137.36 57-71

3 178.6 7 180.88 74

7 183.92 75 186.31 . 6

190.2 77

c s
Cesio

Ba Bario

Tierras raras

H f Hafnio

Ta Tantalio

W

Tungsteno

Re Renio

o s

193.1 Ir

Osmio

Iridio

-_
!
Número Clave

.92 58 140.13 59 140.92 60 144.27 61 (145) 62 150.43 Ce Pr Nd Pm Sm io Cerio Praseodimio Neodimio Prometio Samario

_--___--______
~

~

l89h

227 90 232.12 91

(231) 92 238.07 93

Ac f Actinio

T h

Torio

Pa Protactinio

U Uranio

(237) 94 (242) NP Pu

Neptunio ____ - ____&

__---_-

Plutonio

Nombre

265

Apéndice 3

2

4.003

He Helio
5

10.82 6

12.01 7

14.008

8 1.0 60

9 19.00

1 20.183 0

B Boro
13

C Carbono

N Nitrógeno

O Oxígeno

F
Flúor
"

Ne

'

Neón
3. 99

26.98
'

1 28.09. 15 4

A l Aluminio
28
'

s i

30.98 16 32.066 17 35.457 18

P
Fósforo

Silicio

S Azufre

C I
Cloro

A Argón

58.69 29

63.54 30

N i Niquel
46

cu

8. 36 65.38 31 69.72 32 72.60 33 74.91 34 78.96 35 79.916 36 Se Br As Kr Z n Ga Ge

Cobre

Cinc

Galio

Germanio

Arsénico

Seienio

Bromo

Kripton

Pd Paladio

106.7 47 107.88 48 112.41 49 114.76 50 118.70 51 121.75 52 127.60 53 126.904 T e 1 Sn Sb In Ag Cd Iodo Estaño Antimonio Telurio Indio Plata Cadmio 1 197.2 80 200.61 8 204.39 82 207.21 83 209
84

54 131.30 Xe

Xenon
222

78 155.23 79

210 85

(210) 86

P t Platino

Au Oro

Hg Mercurio

T I Talio

Pb Plomo

B i Bismuto

Po

Polonio

A t Astato

Rn Radón

Apéndice 4

266

Apéndice 4
Tabla de los elementos
~ ~~~~~

N0
Simb.
atómico

Da!os

de interés

Ac

Al
Am Sb Ar

89 13 95 51 18 33 85 16 56 97 4 83 5 35 48 20 98 6 58 55 30 40 17 27 29 24 96 66 99 68 21 50 38 63 1 O0 9 15 87

Actinio Aluminio Americio Antimonio Argón Arsénico Astato Azufre Bario Berkelio Berilio Bisinuto

As At

S Ba Bk Be B i
B

Boro
Bromo Cadmio Calcio Californio Carbono Cerio Cesio Cinc Circcnio Cloro Cobalto Cobre Cromo Curio Disprosio Einstenio Erbio Escandio Estaño Estroncio Europio Fermio Flúot Fósforo Francio

Br
Cd Ca C f

C
Ce cs Zn

Z r

c 1 co
cu Cr

Cm
DY Es

E r
sc Sn

Sr
Eu Fm F P Fr

Metal radiactivo; raro. Sus aleaciones son fuertes y livianas. Producido por e hombre. Sumamente radiactivo. l Metal plateado y quebradizo. Importante para aleaciones. Gas incoloro existente en e aire, usado en las lámparas l eléctricas. Gris y sólido. Sus compuestos son venenosos. Obtenido por e hombre a partir del bismuto. Elemento radiacl tivo no metálico. Sólido amarillo, no metálico. Metal liviano, blando, blanco plateado. Obtenido por e hombre (1950). Metal sumamente radiactivo. l Metal liviano. Los resortes pequeños de aleación de berilio y cobre son de mucha duración. Metal de color rosa plateado, produce aleaciones duras y de bajo punto de fusión. Sólido no metálico. Se encuentra presente en e bórax. l Líquido rojo. Su nombre significa 'hediondo'. Metal plateado. Frecuentemente empleado para recubrir otros metales por galvanoplastia. a Metal liviano. Sus compuestos abundan en l corteza terrestre. Producido por e hombre (1950). Metal sumamente radiactivo. l Elemento clave en quimica orgánica. Existe en todos los vegetales y animales. Metal duro. Usado en las piedras para encendedores. Metal plateado y blando. Se funde en agua hirviendo. Metal blanco azulado. Empleado c o m o revestimiento exterior del hierro galvanizado. Metal dorado. Su compuesto, e circón, es una piedra semil preciosa. Gas verde amarillento. 'Tcnenoso. Buen agente blanqueador. Metal plateado. Forma parte de aleaciones fuertemente magnéticas. Metal rojo, conductor de l electricidad. a Metal plateado y brillante, usado en aleaciones de acero inoxidable. Producido por e hombre, a partir del plutonio. Metal m u y l radiactivo. Metal terroso raro. Su nombre significa 'difícil de obtener'. Obtenido bombardeando uranio con núcleos atómicos de nitrógeno. Peso atómico 247. M u y radiactivo. Metal terroso raro. No obtenido aún en estado libre. Raro. Metal plateado usado c o m o recubrimiento del hierro, por galvanoplastia, en las latas. Metal duro y activo; parecido a calcio en sus propiedades l químicas. Metal terroso raro. Obtenido agregando neutrones a plutonio para obtener caiil fornio. Agregando 'más neutrones se obtuvo e elemento 100. l Sumamente radiactivo. Gas venenoso, m u y activo. Sólido blando, no metálico. Arde con facilidad. Metal radiactivo extremadamente raro. Obtenido también m e diante reacciones nucleares.

267

Apéndice 4

‘lrnb’

NV atdmico

Datos de interés

Gd Ga Ge

64 31 32 72 2
1

Gadolinio Galio Germanio Hafnio Helio Hidrógeno Hierro Holmio Indio Iodo Iridio Kriptón Lantanio Laurencio Litio Lutecio Magnesio Manganeso Mendelevium Mercurio Molibdeno Neodimio Neón Neptunio Níquel Niobio Nitrógeno Nobelio

H f
He

H
Fe

Ho
In 1 Ir

26 67 49 53
77

Kr
La Lw

36 57 103 3 71 12 25 101 80 42 60 10 93 28 4 1
7

L i
Lu Mg Mn Md Hg

Mo
Nd Ne NP

N i
Nb

N No
Au

o s
O

Pd Ag

P t
Pb Pu Po

102 79 76 8 46 47 78 82 94 84
1 9 59 61 91 88

Oro
Osmio Oxígeno Paladio Plata Platino Plomo Plutonio Polonio Potasio Praseodimio Prometio Protactinio Radio

K Pr Pm
Pa Ra

Metal terroso raro. Es un elemento AO obtenido aún en estado libre. Metal blanco brillante. Extraído generalmente de los minerales de cinc. Metal gris, quebradizo, similar al estaño. Metal pesado similar al circonio. Gas químicamente inactivo, dos veces m á s pesado que e hil drógeno. Gas incoloro. Es el m á s liviano. Es e segundo metal en abundancia. l Metal terroso raro. ha obtenido aún en estado libre. Metal blando, plateado, similar a aluminio. l l Sólido marión oscuro. A ser calentado desprqde hermosos vapores purpúreos. Metal plateado. En aleación con e platino se emplea en puntas l de lapiceras. Gas inerte e incoloro existente en la atmósfera. Metal terroso raro. E m á s reciente de los elementos, obtenido por e hombre l l (1961).Radiactivo, de vida sumamente corta. Metal blafido; e más liviano de los conocidos. l Metal terroso raro, de pocas aplicaciones. Combina l liviandad con l solidez. a a Metal pesado. D e gran importancia en la industria siderúrgica. Sumamente radiactivo y de corta vida. Metal líquido, pesado y de color plateado. Metal plateado. Forma importantes aleaciones con e acero. l Metal terroso raro. Forma compuestos rosados. Gas inerte existente en l atmósfera. Se emplea en tubos el&a tricos de colores brillantes. Obtenido por e hombre a partir del uranio. Radiactivo. l Hace a acero resistente al óxido. l Metal plateado. Antes denominado columbio. Gas incoloro; integra el 78 % del aire atmosférico. D e corta vida. Sumamente radiactivo. Famoso por su valor ornamental y c o m o patr6n monetario. Metal plateado. Es e elemento m a s pesado. l Gas incoloro. Elemento abundante. Similar a platino. l Es e mejor conductor del calor y l electricidad. l a Metal plateado, usado en recipientes de laboratorio e instrumentos. Metal blando, pesado, de color blanco azulado. Producido por el hombre. M u y importante en la fisión nuclear. Metal radiactivo. Descubierto por los esposos Curie poco antes que el radio. Metal blando, m á s liviano que el agua. Metal terroso raro. Metal terroso raro; obtenido por el hombre a partir del praseodimio. Metal radiactivo presente en los minerales de uranio. Metal radiactivo. Su descubrimiento estimuló las investigaciones acerca de l radiactividad. a

Apéndice 4
~~

268
DaTas de interés

N" otómico

Rn Re Rh Rb Ru Sm Se S i Na T I Ta Tc Te Tb T i Th Tm W U

86 75 45

Radón Renio Rodio Rubidio Rutenio Samar:a Sclenio Silicio Sodio Talio Tantalio Tecnecio Telurio Terbio Titanio Torio Tulio Tungsteno Uranio Vanadio Xenón Yterbio Ytrio

37 44 62 34 14
11

81 73 43 52 65 22
90 69 74

92 23 54 70 39

V
Xe Yb Y

E m á s pesado de los gases. Radiactivo; procede del radio. l Metal pesado semejante al. manganeso. Metal pessdo. Parecido en aspecto al aluminio. Usado en joyería para galvanoplastia. Metal blando, raro, químicamente m u y activo. Metal duro y quebradizo, de color gris. Metal terroso raro. Sólido no metálico. Similar al azufre en sus reacciones químicas. l Sólido no metálico. E segundo en abundancia. Metal blando y m u y activo; más liviano que e agua. l Metal sólido similar a plomo: sus sales son m u y venenosas. l Semejante a hierro pulido. Forma aleación con e acero. l l Metal pesado. Es uno de los productos de la fisión del uranio. Sólido no metálico. Similar al azufre en las reacciones químicas. Metal terroso raro. No obtenido aún en estado libre. Metal duro y resistente. Los nuevos métodos de producción l e deparan un futuro brillante. Metal gris, pesado. Todos sus compuestos son radiactivos. Metal terroso raro, no obtenido aún c o m o elemento iibre. Metal pesado. Es e que posee punto de fusión más elevado. l Antes llamado wolfram. Objeto de intensa búsqueda en todo e mundo a causa de su l importancia en l fisión nuclear. a Metal gris de difícil fusión. Forma con el acero aleaciones fuertes y tenaces. Gas raro, inerte e incoloro, componente de l atmósfera. a Metal terroso raro. Metal terroso raro. M á s abundante que otras tierras raras m e tálicas:

Apéndice 5
Indicadores ácido-base
Indicador
O"','

Cantidad de indicador para 10 m l Acidez

Color Alcalinidad

Azul de timol 1,2-2,8 Tropeolina O0 1,3-3.2 Amarillo de 2,9-4,0 metilo (B) 3,l-4,4 Anaranjado de metilo (B) Azul de 3,O-4,6 bromofenol (A) Verde de 4,O-5,6 bromocresol Rojo de metilo (A) 4,4-6,2 Azul de 6,2-7.6 bromotimol Rojo de fenol (A) 6,440 Rojo neutro (B) 6,8-8,0

1-2 gotas solución 0,i % en agua 1 gota solución 1 % en agua 1 gota solución 0,L % en alcohol 90 % 1 gota solución 0 l % en agua ,
1 gota solución 0,l % en agua
1 gota solución 0 l % en agua , 1 gota solución 0,l % en agua 1 gota solución 0,l % en agua

rojo rojo rojo rojo amarillo amarillo rojo amarillo amarillo

amarillo amarillo amarillo anaranjado azul-violeta azul amarillo azul rojo amarillo

Azul de timol

8,O-9,6

1 gota solución 0 l % en agua , 1 gota soiucibn 0 l % en alcohol , 70 % 6 1-5 gotas solución 0,1 $ en agua

rojo
amarillo

azul

269

Apéndice 6
Color Acidez Alcalinidad

Indicador

$p :H ' o

Cantidad de indicador para 10 m l

Fenolftaleína (A) 9,O-11,0 Timolftalefna Amarillo de alizarina Tropeolina O Nitramina (B)

1-5gotas solución 0 l o/c en alcohol , 90 % 9,4-10,6 1 gota solución 0,l o/c en alcohol 90 % 10,o-12,o 1-5gotas solución 0,l%en alcohol 90 % 11,O-13,O 1 gota solución 0,l % en agua 11,O-13,0 1-2gotas solución 0 l %en alcohol , 70 % 1 gota sohición 0,l % en agua

incoloro incoloro amarillo amarillo incoloro incoloro

rojo azul anaranjadomarrón anaranjadomarrón anaranjadomarrón anaranjadorojo

Acido 12,O-13,4 trinitrobenzoico

Apéndice 6
Humedad relativa del aire (porcentaje) -"C
Temperatura del term6metro de bulbo seco (OC) Depresión del term6metro de bulbo húmedo ("C)

1 50 45 40 35 30 25 20 15 10 94 94 93 93 92 91 90 89 87

2 89 88 88 87 86 84 81 79 75

3 84 83. 82 80 78 76 73 68 62

4 79 78 77 75 72 69 64 59 51

5 74 73 71 68 65 6 ! 56 49 38

6 70 68 65 62 59 54 47 39 27

7 65 63 61 57 53 47 40 30 17

8 61 59 56 52 47 41 32 21 5

9 57 55 52 47 41 35 26 12

1 0 1 2 1 4 53 51 47 42 36 29 18 4 46 42 38 33 26 17 5 40 35 31 24 16 6

1 6 1 8 33 28 23 16 8 28 22 16 8

20 22 16 10

'

Apéndice 7
Equivalencia de temperaturas en distintas escalas
Kelvin Celsius Fahrenheit

Cero absoluto Cero Fahrenheit Punto de congelación del agua Punto de ebullición del agua

O" K
255" K 273" K 373" K

-273" -18"

c O" c 1000 c

C

-459"

F O" F 32O F

212" F

Apéndice 8

270

Apéndice 8
Logaritmos

O
1 0 11 12
13

oooo
0414 0792 1139

1 - 0086 0043 0453 0828 1173
1492 1790

0128

0170

5 0212 0607 0969

14

1461
1761 2041 2304 2553 2788

1303 1614 1903

15
1 6 17 18 1 9 20 2 1 22 23 24 25 26 27 28 29 3 0 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 4 1 42 43 44 45 46 47 48 49 50

- 2355 2330 - 2601 2577

2068

2380 2625 2856 3075 3284 3483 3674 3856 4031 4200 4362 4518 4669 4814 4955 5092 5224 5353 5478 5599 5717 5832 5944 6053 6160 6263 6365 6464 6561 6656 6749 6839

2405 2648 2878 3096 3304 3502 3692 3874 4048 4216 4378 4533 4683 4829 4969 5105 5237 5366 5490 5611 5729 5843 5955 6064 6170 6214 6375 6474 6571 6665 6758 6848

2612 2900 3118
2175 2430

2810

3010 3222 3424 3444 3617 3636 3802 3820 3979 3997 4150 4166 4314 4330 4472 4487 4624 4639 4771 4786 4914 4928 5051 5065 5185 5198 5315 5328 5441 5453 5563 5575 5682 5694 5798 5809 5911 5922 6021 6031 6128 6138 6232 6243 6335 6345 6435 6444 6532 6542 6628 6637 6721 6730 6812 6821 6902 691 I 6990 6998

--3032 - 3054 3243 3263 3464 3655 3838 4014 4183 4346 4502 4654 4800 4942 5079 5211 5340 5465 5587 5705 5821 5933 6042 6149 6253 6355 6454 ,bSSi 6646 6739 6830

2833

3324 3522 3711

3892
4065 4232 4393 4548 4698 9 9 9 9 8 8 8 8 7 7 7 7 7 6 6 6 6 6 6 6 5 5 5 5

44 83
4983 51 1 9 5250

5378
5623 5740 5855 5966 6075 6180 6284 6385

a

-

6484 6580
6675 6767 6857 6946

-

-

7033

1 1 13 14 1 1 12 1 4 LO 12 13 1 1 1 13 0 1 I I 12 0 9 1 1 12 0 9 1 12 91011 91011 0 8 1 11 8 910 8 910 8 910 8 910 7 8 9 7 8 9 7 8 9 7 8 9 7 8 9 7 7 8 6 7 8 6 7 8 6 7 8 6 7 8

27 1

Apéndice 8

Nota: Estas tablas se han confeccionado de tal forma que la cuarta cifra decimal de cada a logaritmo es siempre inferior o superior en una unidad a l cuarta cifra decimal más próxima. l Por ejemplo: s e logaritmo hallado es 0,5014, e decimal de cuatro cifras más aproximado i l puede ser 0,5013, 0,5014 o 0,5015. En una tabla de diferencias uniformes como l presente a no es posible obtener mayor precisi6n.

O
51 52 53 54 55 56 59’ 60 61

7076 7160 7243 7324 7404 7482 7709 7782 7853

1 7084 7168 7251 7332 7412 7490

2 7093 7177 7259 7340 7419 7497 7723 7796 7868

3 7101 7185 7267 7348 7427 7505 7731 7803 7875 7945 8014 8082 8149 8215

4
7110 7193 7275 7356 7435 7513 7738 7810 7882 7952 8021 8089 8156 8222

5 7118 7202 7284 7364 7443 7520
7745 7818 7889 7959 8028 8096 8162 8228

6 7126 7210 7292 7372 7451 7528 7752 7825 7896 7966 8035 8102 8169 8235

7 7135 7218 7300 7380 7459 7536 7760 7832 7903

8 7143 7226 7308 7388 7466 7543 7767 7839 7910 7980 8048 8116 8182 8248

9 7152 7235 7316 7396 7474 7551 7774 7846 7917 7987 8055 8122 8189 8254

1 1 1 1 1 1 1

2 2 2 2 2 2 2
1 1 1 1

3 3 2 2 2 2 2

4 3 -3 3 3 3 3

5 4 4 4 4 4 4

6 5 5 5 5 5 5 4 4 4 4 4

7 6 6 6 6 5 5
5 5 5 5 5

8 7 7 6 6 6 6 6 6 6 6 5

9 8 7 7 7 7 7 7 6 6 6 6

1 1 :1 iiii 1 1 z7” 1 1 1 1 804‘: 1 1 1 :
64 65 66 8062 8129 8195 8069 8136 8202 8075 8142 8209 8109 8176 8241

7716 7789 7860

1 1 1
1 1

2 3 2 3 2 3 2 3

I 2 3

W I
4 5 5 6
1 i 1 1

1 1

4 4 4

1

xz;~;~;:
3 4 4 5 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 3 4 3 4 3 4 3 4 3 4 3 4 3 4 84 9243 9248 85 9294 9299 86 9345 9350 87 9395 9400 88 9445 9450 89 9494 9499 90 9542 9547 91 9590 9595 92 9638 9643 93 9685 9689 94 9731 9136 95 9771 9782 96 9823 9827 91 9868 9872 98 9912 9917 99 9956 9961 9253 9258 9304 9309 9355 9360 9405 9410 9455 9460 9504 9509 Y552 9557 9600 9605 9641 9652 9694 9699 9141 9745 9786 9791 9832 9836 9877 9881 9921 9926 9965 9969 9263 9315 9365 9415 9465 9513 9562 9609 9657 9703 9750 9795 9841 9886 9930 9974 9269 9320 9370 9420 9469 9518 9566 9614 9661 9708 9754 9800 3845 9890 9934 9978 9274 9325 9375 9425 9474 9523 9571 9619 9666 9713 9759 9805 9850 9894 9939 9983 9279 9330 9380 9430 9479 9528 9576 9624 9671 9717 9763 9809 9854 9899 9943 9987 9284 9289 9335 9340 9385 9390 9435 9440 O 9484 9489 O 9533 9538 O 9581 9586 O 9628 9633 O 9675 9680 O 9722 9727 O 9768 9773 9814 9818 9859 9868 9903 9908 O 9948 9952 O 9991 9996 o 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 1 2 !2
1

. + + - +
1 1 2 2 3 4 5 5

1 r 1 1

2 2 2 2

21 3 1 4 4 5 6 2 1 3 1 4 4 5 5 2 21

:I:

4:

:I

I

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2

3 3 3 2 2 2 2 2 2 2

3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3

5 5 5 5 5 5 5

4
4 4 4 4

4 4

1 1 2 1 1 2 1 1 2

2

3 3 3 3

3 3 3 3

4 4 4 3

4 4 4 4

Los derechos de reproducción de l parte de estas tablas que comprende los logaritmos de a l s números 1,000a 2,000 es propiedad de los sefiores Macmillan and Company Ltd., quienes o
han, no obstante, autorizado su reproduccibn en dicha forma, en cualquier publicacion con
fines ediirativos.

Apéndice 9

272

Apéndice 9

273

Apéndice 9

fndice

Acción y reacción,experimentos sobre, 2.24351, 4.102-104 Acero, 2.64 Acero recocido, 2.64 Acero templado, 2.64 Acetato de plomo, 2.69 Acetona: conductividad, 2.60 B punto de ebullición,2.6 solvente para experimentos de croinatografía, 2.24 solvente para indicadores, 2 43 Acido clorhídrico: difusión con amoníaco,2 54 en agua regia, 1.39 preparación,2.36 , propiedades, 2.36 solución diluida,1.36 uso en ensayo de minerales, 4.13 B,4.55 uso en experimrntos sobre desplazamientos de iones,2.89 uso en obtención: de azufre en solución dc tiosulfato de sodio,2.92-93;de bióxido de carbono,2.91; de hidrógeno,2.33: de resina de formaldehído resorcinol, 2.102 Acido esteárico,2.2 Acido láctico, 2.39 Acido nítrico, 1.36, 1.39 Acido sulfúrico: en acumuladores, 1.38 cn electrólisis del agua,2.36 en producción de hidrógeno, 2.34, 2.36, 2.76 cn producción de resina, 2.101 liberación de calor en dilución de ácido concentrado, 1.36,2.80 Acido thnico, 1.71 Acidos: ac6tico. 1 .36,2,100 agua regia, 1.39 clorhídrico, 1.36, 1.39, 2.33, 2.36, 2.54 2.89,2.91-93, 2.102,4.13 B, 4.55 del suelo, 4.47 esteárico,2.2 láctico. 2.39 nítrico, 1.36, l .39 soluciones diluidas, 1 .36 sulfúrico,1 .36,1 .38,2.34,2.36,2.69,2.76, 2.80 C, 2.101 tiinico,1.71 Actividad de l s hojas (i&ase furrzbién Fotosína tesis; Respiración de l s plantas: Transpiraa ción) : clorofila,3.45 A fósiles, 4.34 producción dc almidón,3.45 A

producción de azúcar,3.45 B producción de bióxido de carbono,3.45 C solución de azul de bromo timo1 indicadora de presencia de bióxido de carbono,3.45 C solución de iodo indicadora de presencia de almidón, 3.45 A solución para prueba de azúcar,3.45 B Acuarios, 3.9-10, 4.56, 4.138 Achernar,4.76 B, 4.78 B Agua: acción erosiva, 4.50 B, 4.53, 4.62 acción sobre l s plantas,4.44 a agua de cristalización,2.32 agua subterránea,4.56-57 calor de evaporación del,2.17 ciclo del, 4.132-133 condensación,4.131-136 condensada en e aire, 4.121-130 l conductividad del calor en el. 2.153 conductividad eléctrica,2.60 C congelación,2.129,4.59,4.143 copos de nieve, 4.136 corrientes de convección,2.124-126. 2.129 densidad máxima, 2.129 d-stilada, 1.32,4.141 efecto de l temperatura sobre cl, 4.59 a empleo para demostrar l presión atrnosf6i.ia ca, 4.117 en e suclo. 4.44-46, l 4.48-50, 123 4. en l respiración.4.126 a en las plantas. 4.124-126 en los alimentos,2.98 B esiimación del aire en disolución en el. 2.24, evaporación. 4.56.4.144. 4.122-123. 4.127130. filtración del agua.4.57 higrómetro capilar,4,112 higrómetro punto de rocío. 4.113-114 C, 4.134. 4.140 humedad atmosférica,4.1 4.I 14 12. humedad relativa. 4.112. 4.114 medidores de salpicaduras. 4.52 minerales en solución. 4.55 nubes. 4.135. 4.143-44 permeabilidad del suelo. 4.54 pluviómetro. 4.46, 4.1 1 , 4.113 punto de ebullición. 2.5 punto de rocío,4.113-114, 4.134-135 separación del agua en e benceno, 2.26 l Agua de cal. 1.47, 2.98 R, 3.42 Agua de mar, 1.50 Agua destilada, 1 .32 Agua regia, 1 .39 Agujas para brújulas. i!rc L’IT Magnetismo. xcs Aire: aire.frío más pesado que el cálido,4.118

liidice

276

cantidad de polvo en el, 4.140 condensación de la humedad del, 4.131- 132 corrientes de convección en el, 2.127-128, 4.119-120 efectos de la evaporación en airc cn inovimiento, 4.129 en el suelo. 4.43 expansión al calentarse, 2.110-11 1 , 4.1 15 humedad del aire, 4.121-126, 4.130-136, 4.140 Aislación del calor, 2.1 17 Albireo, 4.91 Alcohol, 2.6-7,2.24, 4.81 Alcohol, lámpara de, 1.25 Alcohol metílico, 2.13 Aleación para fusibles eEctricos, 1.53 Aleaciones: aleaciones de estaño y plomo, 2.61 clases de aleaciones, 1.53 dureza dz las aleaciones,2.62 efecto de aleaciones sobre el punto de fusión de los metales, 2.63 molde para fundición de, 2.61 placa metálica para probar el punto de fusión de, 2.63 probador dz dureza, 2.62 Algas, 3.9 Almidón, 1.70,2.95,3.45 A Altura de una estrella, 4.67 Alumbre, 4.24 Aluminio: o acción de l s ácidos diluidos sobre el, 2.74 en la corteza terrestre, 4.4 en las rocas ígneas, 4.21 productor de cargas estáticas, 2.147 Amoníaco: difusión del, 2.54 empleo en diazotipias, 1.10 experimento de la fuente,2.37 B preparación del, 2.37 A propiedades del, 2.37 A Anucuris, 3.9, 3.41 Ananá, 3.46 C Anaranjado de metiio, 2.78 Andrómeda, 4.72 Anemómetro, 4.109 Anfíboles, 4.17 Angulo de elevación, 4.139 Angulos, su trazado en el reloj de sol. 4.69 Animales: células, 3.67 corazón del caracol, 3.62 Iiuesos, 3.63 músculos, 3.63 oxígeno (absorbido por pequeños animales), 3.61 sangre y vasos sanguíneos. 3.63-65 tejidos de la pata de pollo, 3.63 Antera, 3.53 Antracita. 4 23 Apatita, 4.6 Apio, 3.60 Arado de zonas adyacentes. 4.53 Arañas, 3.36. 3.38 Arboles recién nacidos, 3.38-39 Arcilla, 4.26,4.32,4.16

Arenisca, 4.22, 4.38
Arena, 2.22,4.22,4.30, 4.36

Argón, 4.101 Ascensión recta, 4.74 Astronomía, 4.65-101 Auriga, 4.91 Avena, 3.58 A, 3.58 C,3.59 Azúcar, 2.39, 2.60 B, 2.95, 4.24 su producción en las plantas, 3.45 B, 3.51 Azufre, 2.48, 2.60 reacción azufre-cinc, 2.70 reacción azufre-cobre,2.70 reacción azufre-hierro,2.70 Azul de bromo-timol,1.55, 3.45 C Bacterias, 3.66 Balanza a resorte, 1.12 Balanza de astil, sensibk, 1.16 Balanza con una pajita, 1.15 Balanza simple, 1.12 Balanzas: a resorte, 1.13 con una pajita, 1.15 de astil, sensible, 1.16 romana (o danesa), 1.14 simple, 1.12 Bambú, 3.48, 3.56 Banco Óptico, 2.219 Banda bimetálica, 2.107 Barómetros: aneroidz,2.308 Fortin (a mercurio), 2.307 medición de la presión atmosférica, 4.113. 4.115 Barro, 4.52,4.60 Bases, 1.37, 2.44, 4.47 Begonia, 3.48 Benceno, 2.7, 2.16, 2.22, 5.26 Benedict, solución de. 1.54 Betelgeuse, 4.74,4.91 Bicarbonato de sodio, 2.11 Bicromado de amonio, 2.55 A Biotita, 4.16 Bióxido dr azufre. 2.7576 Bióxido de carbono: difusión del, 2.53 A e arte culinario y el, 2.39 l empleo en determinación dc la absorción de oxígeno por animales pequeños. 3.61 preparación del, 2.38 presencia en las hojas del, 3 45 A propiedades del, 2.38 reacción con el magnesio del, 2 77 Bombas: de vacío, 2.196 elevadora con una jeringa. 2.311 impelente con un tubo de ensayo, 2.312 inflador de bicicleta, 2.309 Bórax, 1.5 Boyle, ley de, 2.316 Broches cocodrilo,2.60. 2.156 Bromo, 2.68, 2.96 Bromoformo. 2.15,2.27 Biomuro de plonio. 2.60. 2.68 Biomuro de potasio, 2.68 Bronce, 1.53 Bruselas (pinzas), i .35

277
Cactus, 3.37 Caída de los cuerpos:

lndice Caroteno, 2.24 A Carta, 4.22 Caseína, de la leche, 2.100 Cassiopea, 4.72,4.28 R, 4.91 Catálisis, 2.94, 2.97 Cebollas, 3.58 A, 3.58 C, 3.59 Células (biología) : algas células, 3.66 células de la m j l a 3.67 eil, comparación de células animales y vcgetalcs, 3.67 cromosomas, 3.69-70 cromosomas salivarios, 3.70 empleo de microscopio electrónico para estudio de células, 3.71 huevo de avestruz, 3.66 mitocondrio, 3.71 organismo multicelular, 3.66 organismo unicelular, 3.66 Órganos menores de las células, 3.70-71 paredes de las células, 3.68 protistas, 3.66 reproducción, 3.69 Cemento: a prueba de ácidos, 1.56 de celuloide, 1.56 de Faraday, 1.56 empleo en confección de ladrillos, 2.66 para acuarios, 1.56 para hierro, 1 .56 portland, 4.25 Cenit, 4.74 Centauri (alfa y beta) , 4.76 B, 4.78 B Cera: cemento de Faraday, 1.56 compuesto de Chatterton, 1.56 conductora de la electricidad, 2.60 Ciclosis, 3.66 Cinc: como electrodo en pilas, 2.84-85.2.88,2.150 en experimentos sobre desplazamiento del cobre, 2.83 en obtención de hidrógeno, 2.33-34, 2.74 fundente para soldarlo, 1 .5 Círculo Polar Artico, 4.70 A. 4.98-99 Citrato férrieo de amonio, 1. i 1 Clorato de potasio, 2.47 Clorofila,2.24, 3.54 A Cloruro de amonio, 2.54, 2.88 Cloruro 'de bario, 2.58 Cloruro de bismuto. 1.40 Cloruro de carbono. (IV), 2.13, 2.15, 2.26, 2.49, 2.60 B Cloruro de cinc, 1.5 Cloruro de cobalto, 4.140 CIoruro de estaño (11). 1.52 Cloruro de magnesio, 1.50 Cloruro de potasio, 2.47 Cloruro de sodio, 1.50, 2.12-13, 2.19, 2.22,

bolillas rodando sobre plano inclinado,2.235
caída simulthx de bolillas dc cojinete.

2.234 ticmpo de caída de un cuerpo,2 238 trayectoria dz un proyectil. 2.239 Caia uara estudio de la convección. 2.1%. 4.119 Caia proyectora, 2.205-206 Caias para colcccionar insectos, 3.15 C Calabaza, 3.52 Calcio, 4 4, 4.21 Calcita, 4.6. 4.19-20 Calcntadoi (con una lata), 1.31 Calor: accikii sobre el cobre. 2.28 A acción sobre el magncsio, 2.28 A aislación, 2.117 brinda bimetrilica. 2.107 calentamiento del sulrato dz cobre. 2.32 conductividad del, 2.118-122.2.132 de evaporación y licuefacción, 2.17 diferencia entre calor y temperatura, 2.103 dilatación de líquidos por el, 2.108-109 dilatación de sólidos por el, 2.106 en reacciones químicas, 2.80-83 expansión Cl-1 aire por el, 2.110-11 1 experimento del tornillo y del tarugo,2.105 percepción de la temperatura, 2.112 producido por electricidad, 2.160-162 radiación del, 2.130-140 recolección de productos gaseosos de la combustión, 2.29 sustancias de masa constante al ser calentadas, 2.31 sustancias que pierden masa al ser calentadas, 2.30 termómetros, 2.113-115 txmoscopio, 2.116 transformación de energía cinética en calorífica, 2.104 Calor de evaporación, 2.17 Calor específico de un líquido,2.17 Caloría, 2.17, 2.135-136. 2.82-83 Calorímetro, 1.28 Cámara, 4.90 Cambios de estado: de líquido a vapor, 2.17 de sólido a líquido, 2.16 Can Mayor (Canis Major) , 4.73 Cáncer (Trópico de), 4.70 A, 4.98-99 Canopus, 4.76 B, 4.78 B Caia de azúcar, 3.48, 3.56 Capella, 4.76 A, 4.91 Capilaridad dri suelo, 4.48,4.5657 Capricornio (Trópico de), 4.99 Caracoles, 3.9, 3.62 Carbonato de calcio, 2.38, 4.22 Carbonato de cobre, 2.30 B, 2.71 2.3b92.47,2.50A,2.5l,2.60B,2.69,4.24Carbonato de sodio, 2.71 25. Carbono : Cobre: electrodos de, 2.59, 2.68-69,2.88-90 apagavelas: 2.120 en la l a a del quemador de Bunsen, 2.1 lm como conductor del calor, 2.122 residuos al calentarse elementos, 2.93 A desplazamiento en soluciones acuosas, 2.72, su srparación en mezcla con estaño, 2.18 2.83-84

fndice fundente para soldar cobre, 1.5 oxidación a ser calentado en contacto con l e aire,2.28 A l reacción con ácidos a 3 M,2.74 recipiente en pila de Daniell,2.85 soluciones dz iones de cobre,2 85 Codorniz, 3.5 Cohetes,4.102-104 Coloides, 2.52 Color: color de l luz solar, 2.220 a color de los objetos opacos, 2.228 color de los objetos transparentes, 2.227 colores del espectro, 2.221 colores en una película de aceite, 2.326 colores en una película de jabón,2.225 cómo varían los colores,2.231 empleo de l luz ultravioleta,2.224 a empleo de los ravos infrarrojos,2 223 empleo en identificación de minerales,4.7-8 mezcla de luces de colores,2.230 mezcla de pigmentos coloreados,2 229 Colpidium,3.35 Compuestos minerales,4.4 Comunidad de pradera, 3.38 Comunidad de sudo boscoso,3.39 Comunidad de un tronco en descomposición, 3.36 Comunidades: de bacterias,3.35 cerradas,3.34 de desierto,3.37 de pradrra, 3.38 de suelo boscoso, 3.39 de tronco en descomposición,3.36 equilibradas, 3.34 sucesión de,3.35 Condensación de los polímeros, 2.101-102 Condensación del vapor de agua,4.121,4 131135 Conductividad del calor: apagavelas de espiral de cobre, 2 120 en t l metálica. 2.18 ea lámpara de Davy, 2.119 metales como conductores,2.120-123 Conductividad eléctrica de sustancias: conductoras y no conductoras, 2.59 B,2.59 C conductores líquidos, 2.59 electrodos, 2.59 Conductores eléctricos,2.155 Conglomerado, 4.22 Constelario, 4.76 Constelaciones: Andrómeda. 4.72 Auriga, 4.91 Canis Major (Can Mayor), 4.73 Cassiopea, 4.73-74 Cruz del Sur (Crux), 4.71, 4.73, 4.77, 4.78B Cygnus, 4.91 fotografía de constelaciones, 4.91 Orión ( l Gran Cazador), 4.72-74, E 4.77 Pegasus, 4.72 Ursa Major ( lArado, E Cucharón Grande, E l Osa Mayor), 4.72; 4.77, 4.78 3 Ursa Minor (El Cucharón Pequeño, Osa Menor), 4.72

278

Copias heliográficas azules, 1 9, 1.11 Corindón, 4.6 Corona, 4.96, 4.143 Corona lunar, 4.143 Correas de transmisión, 2.258 Corriente eléctrica: circuitos simples, 2.159 conductores, 2.155 electricidad producida por un limón, 2 149 fusibles,2.160-161 instrumentos sencillos para detección dc corrientes eléctricas,2.163 interruptores, 2.152-153 l electricidad como fuente de calor y l . a w 2.162 linterna eléctrica, 2.154 pilas en paralelo, 2 158 pilas en serie,2.157 pilas secas, 2.88, 2.150-151 pilas simples,2.148 tablero de circuitos, 2.156-163 Corrientes de convección: en e agua, 2.124-126,2.129 l en e aire, 2.127-128,4.119-120 l cn l caja de convección, 2.128,4 119 a máxima densidad del agua, 2 129 Crecimiento de l raíz, 3 48-50 a Crisol, 2.28 Cristales: de azúcar, 4.24 de azufre, 2.48 de cloruro de sodio, 4 24 crecimiento a partir de soluciones, 2 $5 crecimiento a partir dz su fusión,2 46 crecimiento de grandes cristales. 2.49 cúmulos de cristales para exhibir,2 5 0 división de, 2.51 estimación de l dimensión de partículas CIisa ialinas, 2.56 formación en los minerdes, 4 24 formas, 2.47 piezcelectricidad y piroelectricidad, 4.33 sistemas cristalinos en los minerales,4.i 2 Cromato dr cobre, 2.89 Cromato de potasio, 2.71, 2 89 Cromatografía, 2 24 Cromosomas, 3.69-70 Cruz del Sur (Crux), 4.71,4.77. 4.78 H Cuadrantes solarrs, 4.68-70 A Cuarcita, 4.23, 4.40 Cuarzo,2.27,4.6,4.14,4.22.4 30,4.33.4 55 Cucaracha, 3.61 Culebra pequeña, 3.38 Cultivos: de camarón de agua salada, 3.31 de gorgojo de l harina, 3.24 a de mcsca de l fruta, 3.23 a en infusión de heno, 3.25,3.35 levadura, 3.26 Cygnus,4.91 Chatterton, compuesto de, 1 .56 Dafnias, 3.10 Daniell, pila dr, 2.85 Davy, lámpara de, 2.119

279

fndice efecto magnético de una corriente eléctrica a pasar por un cable, 2.178 l electricidad con un imán y una bobina,2.180 electroimán cilíndrico, 2.175, 2.177 imán en herradura, 2.176 motor eléctrico, 2.181 Electroscopio, 2.144-145 Elodea, 3.9, 3.41, 3.45 B, 3.66, 368 Embriones: de pollo, 3.11-13 semillas, 3.52 A, 3.52 B Energía de reacciones químicas: acumulador dr plomo, 2.87 calor de reacciones de neutralización,2.82 energía eléctrica, 2.84-85 movimiento de los iones, 2.89-90 pilas secas, 2.88 reacciones con absorción Je calor (endotérmicas), 2.81 reacciones con dssprendimien’to de calor (exotérmicas), 2.80, 2.83 Energía eléctrica,2.84-85 Enfoque de ondas caloríferas,2.131 Engranajes: de bicicleta, 2.259 simples, 2.260 Equilibrio, experimentos sobre: el sube y baja, 2.232 con un mero, 2.233 Erosión, 4.50 B, 4.53, 4.62 Escarabajo con cuerno, 3.36 Escisión de grandes moléculas: de almidón en azúcar, 2.95 de elementos comunes. 2.98 de etanol en eteno, 2.96 de polímeros en moléculas pequeñas, 2.97 gas combustible obtenido de l madera,2.99 a Esfera celeste,4.71, 4.74, 490 Espectro de l luz, 2.209-10, a 2.220-222,2.225226, 2.228, 4.101 Espectroscopio, 4.101 Espejos: cóncavo, 2.207, 4.66 convexo, 2.208 Espinaca, 3.68 Estaciones, 4.70,4.98 Estambres, 3.53 Estaño: como conductor da l electricidad, 2.60 a en las aleaciones, 1.53, 2.63 soldadura de estaño y cadmio, 1.4 soldadura de estaño y cinc, 1.4 soldadura de estaño y plomo, 1.4 su reacción con ácidos, a 3 M,2.74 su separación de una mezcla con carbón, 2.18 Estigma,3.53 Estilo,3.53 Estrella Polar (Estrella del Norte), 4.70 A, 4.71, 4.14-11 Estrellas: Achernar, 4.76 B, 4.78 B Albireo, 4.91 Betelgeuse, 4.74 Calendario estelar, 4.78 B Canopus, 4.76 A, 4.91

Declinación, 4.74 Densidad relativa: definición, 2.14 de líquidos, 2.15, 4.81 de minerales, 4.9 del ácido sulfúrico, 1.38 del suelo, 4.9, 4.41 su aplicación e l separación de sólidos, n a 2.27 su determinación en sólidos insolubles en agua, 2.14 Desierto, comunidad de, 3.37 Destilación (separación por), 2.20 Destilación fraccionada, 2.21 Diamantes, 2.27, 4.6 Diapasón,2.191 Diazotipias, 1.9 Dicotiledón, 3.52 A, 3.57, 3.60 Difusión: de amoníaco y ácido clorhídrico, 2.54 de líquidos,2.55 A hacia arriba del bióxido de carbono,2.53 Dilatación: del aire, 2.110-111,4.115 de los líquidos,2.108-109 ds los sólidos, 2.107 Disección de flores, 3.53-55 Distancia foca1 de las lentes, 1.19,2.29,4.65 Distribuidor para experimento sobre movimiento de iones, 2.90 Drosopfiila (drosófila) , 3.23 Dugesia tigrina,3.20 Lhuación del día y l noche, difsrencias, 4.99 a Dureza de los minerales: escala de dureza, prueba del rayado, 4.6 Dysticus, 3.9 Eclipses: de Luna, 4.85, 4.95, 4.97 de Sol, 4.84, 4.96 Eclíptica, 4.74 Ecosistema, 3.40 Ecuador celestr, 4.74 Ecuador terrestre, 4.70 A,4.88, 4.94,4.98-99 Endosperma,3.54 A Electricidad: ccrriente eléctrica,2.148-163 estática, 2.137-147 Electricidad estática: detector de cargas estáticas,2.142 dos clases d’zcargas, 2.146 elcctróforo (producción de muchas cargas de una sola fuente), 2.147 electroscopio, 2.144-145 cxperimentos sobre atracción y repulsión, 2.138-142 producción de cargas eléctricas,2.137 Electrodo, potencial dzl, 2.86 Electróforo, 2.141 Electrólisis: aparatos para, 2.69 de fusiones,2.68 de soluciones acuosas salinas, 2.69 de soluciones iónicas de sales, 2.69 B del agua, 2.69 A Electromagnetismo: campos magnéticos de bobina abierta, 2.179

fndice
Capella, 4.78 A, 4.91 Centauri (alfa y beta), 4.76 B, 4.78 B circumpolares, 4.90 colores de las, 4.91 determinación de su altura, 4.67 Estrella Polar (Estrella del Norte), 4.70-71, 4.74-76 Fomalhaut, 4.76 B niapas (o cartas) estelares, 4.71-74,4.76, 4.78 observación de las, 4.65-67 reloj estelar, 4.78 A revolución aparente de las, 4.71, 4.75, 4.78 Rigel, 4.77 Sigma Octantis, 4.76 B Sirus (Estrella Perro), 4.73 trazcs estelares, 4.78, 4.90; en colores, 4.91 Vega, 4.67 A, 4.78 B Estructura atómica de los minerales, 4.12 Etanol, 2.17, 2.43, 2.60 B, 2.95-96 Etileno (eteno), 2.96 hglena, 3 .66 Evaporación del agua: causas del depósito de sal, 4.57 efecto de la humedad del aire, 4.130 efecto de la temperatura, 4.128 efecto del área superficial, 4.127 efecto del movimiento del aire, 4.129 , en los objetos húmedos, 4.122 twmbnietros de bulbo húmedo y seco, 4.114 Experimento del anillo y del tarugo, 2.105 Experimentos de acción y reacción, 2.249-251, 4.102-104

289

Foliación: clivaje pizarroso, 4.23 definición, 4.23 esquistosa, 4.23 gnésica, 4.23 variedades de rocas, 4.23 Fomalhaut, 4.76 B Formaldehído, 2.101-102 Fotografía: 'de la trayectoria aparen,te de la Luna, 4.90 de la trayectoria aparente del Sol, 4.90 de las constelaciones, 4.92 de satélites, 4.9.3 ds trazos estelares, 4.93 Fotosíntesis,3.41 Friccion, reducción de la: con aceite, 2.263 con lápices, 2.261 con ruedas, 2.262 mediante cojinetes a bolillss, 2.264 mediante corriente de airc, 2.265 Frigáneas, 3.9 Fuerza centrípeta, 2.243-246 Fuerzas: acción y reacción, 2.249-25 1 centrípeta, 2.243-246 fuerza y movimiento,2.247-248 Fundentes para soldadura, 1 .5, 1 .7 Fusibles, 2.160, 2.161
Galaxia, 4.71 Galena, 2.51 Galvanómetro, 2.163 Galvanoplastia, soluciones para, 1 .61 Gas de madera, 1.53 Geranio, 3,48, 3.57 Glicerina, 1 .5 Globo terráqueo (su empleo como reloj d sol), : 4.70 A Globos: como modelos de motor de cohetes u rcacción, 4.102.103 en medición de velocidad de vientos de altura, 4.139 ilustrando el principio del colchón de aire (hovercraft), 2.265 Gluccsa, 3.45 B Gorgojo de la harina, 3.24,3.61 Grafito, 4.23 Grafito coloidal, 2.52 Grasa para fabricar jabón, 2.79 Grava, 4.48 Gravedad, 4.104-105(v¿crse f m i i Mecánica) Ub¿z Greda, 4.36, 4.48-49 Grillos, 3.14 Guía para montaje de insectos, 3.15 C Guisantes, 3.52, 3.55

Fabricación de jabón, 2.29, 2.99 Factores que afectan la velocidad de las reacciones químicas: catalizadores, 2.94, 2.97 concentración de reactivos, 2.92 dimensiones de las partículas, 2.91 temperatura, 2.9243 Fango, 4.34,4.60 Fases de la Luna, 4.8243 Feldespatos, 2.27, 4.6, 4.15, 4.20 Fenolftaleína, 2.78 Ferrocianuro de potasio, 1.11 Filamento de estambre, 3.53, 3.54 Flotabilidad: bujía flotante, 2.283 cómo flota y se sumerge un submarino, 2.288 cuerpos flotantes, 2.282 cuerpos sumergidos, 2.281 de diversas clases de madera, 2.284 de diversos líquidos, 2.287 del agua, 2.279 hidrómetro hecho con una pajita para sorber, 2.286 inmersión y flotación, 2.289 ludión, 2.280 Fluidos: modelo de rueda hidráulica, 2.278 presión atmosférica en los, 2.301-319,4.115, 4.117 presión del agua, 2.267-277 su flotabilidad, 2.270-288 tensión superficial, 2.290-300

Habas, 3.50, 3.52, 3.55, 3.58 A, 3.60 Haces fibrovasculares, 3.56, 3.57 Halcones, 3.5 Halo lunar, 4.144 Halos 4.144 Helecnos, 3.39 Hélice, 2.266 Hidrógeno:

281

f ndice
iodo, 1.65, 2.13, 2.19, 2.95 Ioduro de plomo, 2.71 Ioduro de potasio, 2.60, 2.69, 2.71 Jardín dentro de un vaso, 3.50 Jaulas para animales, 3.18 Jeringas,2.33, 2.301, 2.311 Kerosene, 2.73 Kilocalorías producidas en l s reacciones quía micas, 2.82-83

acción d d sodio sobre el agua, 2,.73 su preparación, 2.33-34, 2.73-74 sus propiedades, 2.33 Hidrómetro, 1.38, 2.286 Hidróxido de amonio, 1.37, 2.36,2.47 Hidróxido de calcio,1.37 (véasetambién Agua de cal) Hidróxido de sodio, 1.36, 1.69, 2.73, 2.79, 2.82T4.112 Hierro: cloruro de hierro (111), 1.43 en l reacción con desplazamiento de coa bre, 2,83 en mineralas y roca, 4.4, 4.21 herrumbre del hierro, 2.40-42, 2.318, 4.58 hidróxido de hierro (III), 2.71 reacción con ácidos diluidos, 2.74 reacción hierro-azufre, 2.70 sulfato de hierro (11) y amonio, 1.45 Higrómetro de punto de rocío, 4.113-114 Horizonte, 4.95 Hormigas: actividades, 3.33 C,3.336 alimentación de las, 3.36 coleccián de, 3.33 B como alimento, 3.37 en e suelo, 4.63 l hormiga reina, 3.33 B métodos para introducirlas en los nidos, 3.33 c nido de observación, 3.33 recolector de insectos, 3.33 B Hornablenda,4.20 Horno de aire, 1.33 Humedad atmosférica,4.112,4.114, 4.121-136 Humedad relativa,4.112, 4.114 Huracanes, 4.144

-

Ladrillos: de cemento, 2.66 de yeso de París, 2.67 métodos de prueba de, 2.65 Lagartijas de agua, 3.10, 3.39 Lagarto con cuerno,3.37 Lámpara de alcohol, 1.25, 2.1 Langosta, 3.61 Lanzador de satélites,modelo de, 4.106 Latas vibrantes, 2.193 Latitud, 4.70 A,,4.74 Latón (bronce), 1.5, 1.53 Lechuga, 3.68 Lechuzas, 3.5, 3.7 Lemna minor, 3.9 Lentes: aumento de una lente, 2.218 banco óptico, 2.219 cómo afectan a l s rayos de luz, 2.21 1 o imagen formada por una lente convexa. 2.217 lente condensadora con un balón de agua, 1.20 lentes objetivos, 1.19-21 para telescopios, 1 .19, 4.65 Levadura: cullivos en, 3.62 A Imán en herradura, 2.176 de hornear, 3.26 Impulso, 4.103, 4.104, 4.117 muestras de l población de la, 3.27, 3.29 a Incubadora, 3.11 reproducción, 3.36 B Indicador de l velocidad del viento, 4.108 a su empleo en l cocina, 2.39 a Indicadores: su función catalizadora, 2.95 anaranjado de metilo, 2.78 Limas, 1.2, 1.20 escala del pH, 2.44 Linterna eléctrica, 2.154 extractos vegetales como indicadores de áci- Lirio (planta), 3.48 :;dos y bases, 2.44 Lombrices de tierra: fenolftaleína, 2.70 como alimento, 3.38 su extracción de vegetales, 2.43 métodos para su mantenimiento, 3.32 tornasol, 2.44 su alimentación, 3.32 Indicadores de médula vegetal para cargas su funcicin en e aireamiento del suelo, 4.63 l eléctricas. 2.143, 2.145-46 Longitud, 4.70 C,4.74 Inercia: Lumbricus (lombriz de t e r ) 3.32 ira, con dos péndulos hechos con latas,2.241 Luna: con libro y pala, 2.242 corona, 4.143-144 , con una piedra, 2.240 creciente, 4.83 Ingravidez,4.105 cuernos de la, 4.83 eclipses de, 4.85, 4.95, 4.97 Insectos: fases de la, 4.82-83,4.95 como alimento, 3.38 fotografía de su trayectoria aparente, 4.90 frasco para matar, 3.15 gibosa, 4.95 jaula para, 3.15 E halo de la, 4.105 red para cazar, 3.14 órbita de la, 4.97 tablero para extender, 3.15. B puesta de la, 4.95 Interruptores, 2.152-153 salida de la, 4.95 Inversión lateral de l escritura, 2.204 a Lupa de gota de agua, 1.17-18 Invierno, 4.98

lndice Lustre: definición, 4.5 identificación de minerales por su, 4 5 Luz: banco Óptico, 2.219 caja proyectora de rayos, 2.205-206 colores, 2.225-23 1 “derrame” de luz, 2.216 espejo cóncavo, 2.207 espejo convexo, 2.208 experimentos con red de difiacción, 2.227 fuentes luminosas, 2.199-200 inversión lateral de la .escritura, 2.212 lentes, 1.19-20,2.211, 2.217-19,4 65 prisma, 2.210, 2.220 producida por la electricidad, 2.162 rayos infrarrojos, 2.223 reflexión,2.201, 2.203, 2.206-209.2.212 refracción, 2.204, 2.211, 2.213-215 Luz ultravioleta, 2.224

282

Lledidor de salpicadura, 4.52 Mercurio (planeta), 4.79 Mercurio: separación del agua, 2.26 su empleo en barómetros, 2.307 Meridiano, 4.70 A, 4.74 Mezclas, separación de, 2.18,2.20,2.22,2.26-27 Mica, 2.51, 4.16, 4.20 Microproyector, 1.21-22 Microscopio (véase tumbi& Lupas, 1 . 1 7-18): ccmpuesto, 1 .22 simple, 1.17 Microscopio electrónico, 3.71 Mina roja, 4.33 Minerales: amorfos, 4.12 color, 4.8 cristalinos, 4.12 cuarzo, 4.6, 4.14, 4.20, 4.22, 4.30, 4.33, 4.53 definición, 4.13 densidad relativa, 4.9, 4.41 dureza, 4.6 Magnesio: elementos presentes en la corteza terrestrc, desplazamiento del cobre en una solución 4.4 di sales de cobre, 2.72, 2.80 B en solución, 4.55 en la corteza terrestre, 4.4 fddespatos, 4.6. 4.15, 4.20, 4.22 en las rocas ígneas, 4.21 livianos, 4.9 su combustión en el aire, 2.28 B lustre, 4.5 su reacción con e ácido clorhídrico, 2.36 C, l magnetismo en los, 4.13 A 2.74 no cristalinos. 4.13 su reacción con el bióxido de carbono, 2.77 notas para identificación de. 4.20 Magnetismo: opacos, 4.11 agujas simples, para brúiulas, 2.164 pesados, 4.9 bobina imantadora, 2.166 piezoelectricidad y piroelectricidad, 4.33 campos magnéticos, 2.173-174 propiedades físicas de los, 4.20 división de imanes, 2.172 prueba dsl ácido clorhídrico, 4.13 B, 4.55 electromagnetismo. 2.175-181 pruebas de identificación, 4.13 en l s minerales, 4.13 A o rayado, 4.7 imanes artificiales, 2.169 rotura (clivaje y fractura), 4.10 imanes naturales, 2.168 transparencia, 4.11 imanes suspendidos libremente, 2.167 trasluz, 4.11 inclinación magnética, 2.165 turmalina, 4.33 polos magnéticos, 2.171 Miriofilo, 3.9 sustancias magnéticas, 2.170 Maíz, 3.52, 3.56 Moldes de yeso, 3.5 Manómetro, 4.110 Moléculas, construcción de: Manzana, 3.55 de caseína a partir de la leche, 2.100 Máquinas: resina de formaldehído-resorcinol,2.102 correas de transmisión, 2.258 resina de urea-formaldehído, 2.101 engranajes, 2.259-260 Molinete de riego, 4.104 hélice, 2.266 Monocotiledón, 3.52 A. 3.56, 3.60 palancas, 2.252 Moscardas, 3.70 plano inclinado, 2.257 Moscas de la fruta: poleas, 2.254-256 alimentación, 3.23 reducción de la fricción, 2.161-265 caza, 3.23 torno, 2.253 cría, 3.23 Marcación de cuerpos celestes, 4.67 pobhciones, 3.23, 3.30 Mármol, 2.38, 2.91, 4.23, 4.31 Mostaza, semillas de, 3.58-59 M r e 4.79 at, Motor eléctrico, modelo de, 2.181 Mecánica: Motores (acción y reacción), 2.249-251, balanzas, 2.232-233 4.102-104 experimentos sobre la gravedad, 2.234-235, Movimiento browniano, 2.52 2.238-239 Movimiento del cielo con las estaciones, 4.77 fuerzas, 2.243, 2.351 Movimiento ondulatorio: inercia, 2.240-242 en una cuerda, 2.182 máquinas, 2.252-266 luz, 2.199-231 péndulos, 2.236-237,2.241 sonido, 2.190-198

283

Indice comportamiento en el nido, 3.6 construcción de nidos, 3.7 impresión en yeso de sus pisadas, 3.5 tipos de patas, 3 5 tipos de picos, 3.4 Palancas, 2.252 Papel sensible a calor, 1 64 l Parafina, 2.122 Paramecium, 3.35 Partículas coloidales, 2.58 Patata, 3.45, 3 47-48,3.58 B; patata dulce, 3.46 B Patos, 3.5 Pegasus, 4.22 Pelícano, 3.5 Péndulos: acoplados, 2.237 de FoucauIt, 4.48, 4.88 simples, 2.236 Período de rotación del Sol, 4 86 Permanganato de potasio, 2.30 A, 2 55 B, 2.56, 2.76, 2.90, 2.96, 2.124 Permeabilidad del suelo, 4.54 Peróxido de hidrógeno, 2.35, 2.76, 2.94 Perspex, 2.97 Peso, 4.105 Peso y presión, 2 267 Petirrojos, 3.7 Petróleo crudo, 2 21 Pez, 3.65 Piedra arenisca, 4 22 Piedra caliza, 4.22, 4.31, 4.38,4 40, 4.55 Piezoelectricidad, 4.33 Pila seca, 2.88, 2.150-151 Pilas eléctricas, véase en P l seca. ia Pinzas para laboratorio, 1 .35 Pinzas para tubos de ensayo, 1 34 Piroxenos, 4.17 P s i o de las flores, 3.53-54 itl Plagioclasa,feldespatos de, 4.15 Planaria, 3.20-22 Planetas, véase en Sistema solar. Plano inclinado,2.257 A; en espiral,2 257 B; cric sencillo, 2.257 C Plantas (véase taníbibn en Actividad de las hojas) : crecimiento sin agua de las. 3 46 efecto de la luz en las, 3 58 efecto del agua en las, 4.44. 4.124-126 efecto del sueíd en las,4.39-40. 4.44.4.50 B. 4.52, 4.62 Plantas vasculares, 3 60 Plata: cromato de, 2.71 ioduro de, 2.71 nitrato de, 2.71 Plomo: acumulador de, 2.87 aleaciones de plomo y estaño, 2.61-63 electrólisis de l fusión plomobromo, 2.68 a en fusión como conductor de electricidad, 2.60 su reacción con l s ácidos diluidos, 2.74 o Pluviómetros, 4.46, 4.111, 4.113, 4.123.133 Población del camarón de agua salada,3.31 Población humana, su crecimiento, 3.29

tanque de ondas: impulsos circulares,2.184; impulsos rectos, 2.185; reflexión en barreras recta y curva, 2 187; refracción. 2.188-189 Muscovita, 4.16 hlusgo, 3.39 Nabos, 3.46 B Naftaleno, 2.2-3,2 16, 2 46, 2 60 Negro de humo, pintura al, 1.59 Neón, 4.101 Neptuno, 4.28 Nesslar, reactivo de, 1.66 Newton,leyes del movimirnto de,4.102,4.105 Nidos: de hormigas, 3.33 A de pájaros, 3.6-7 Nitrato de bismuto, 1 41 Nitrato de mercurio, (I), 1.49 Nitrato de plomo, 2.71 Nitrato de potasio, 2.47, 2 8 1 Nitrógeno, en l s alimentos, 2.98 o Nubes: altostratus, 4.143-144 altura de las nubes, 4.143 cirrocúmulus, 4.143-144 cirrostratus, 4.143-144 cirrus, 4.143-144 cúmulonimbus,4.143-144 estratocúmulus, 4.143-144 estratus, 4.143-144 formación de nubes en una botella, 4.135 niebla, 4.143-144 iiiinbostratus, 4.143-144 Nueces molidas, 2.23 Oclusión de frentes cálidos y fríos, 4.138 Octantis (sigma) , 4.76 B Oído, 2.197 Olivina, 4.18 Orbita de l Luna, 4.97 a Orión ( l Gran Cazador), 4.72-74,4.91 E Ortoclasa, feldespato de, 4.15 Osmosis, 3.47 Ovario, de las flores,3.53-55 Oxidación: . de las soldaduras,1.6 peróxido de hidrógeno,2.76 B óxido de hierro, 2.42, 2.318, 4.58 Oxido cúprico amoniacal (rractivo de Schweitz r , 1.58 e) Oxido de cinc, 2.31,2.94 Oxido de manganeso (IV),2.35, 2.88, 2.94 Oxido de níquel, 2.94 Oxidos de hierro, 2.40-42, 2.318, 4.22,4.58 Oxígeno: absorbente del oxígeno, 1.67 en l corteza terrestre.4.4 a ,oxidación,1.6, 2.42, 2.76 B, 2.318, 4.58 respiración de las hojas, 3.41 respiración de los animales, 3.61 su obtención, 2.35 A, 2.94 sus propiedades, 2.35 B Paja (de beber), 1.15, 2.306, 4.48, 4.67 Pájaro carpintero, 3.5 Pájaros: alimentación, 3.8

lndice

284

Poblaciones: Probeta graduada, 4.1 1 1 drl camarón de agua salada, 3.31 Probetas graduadas, 1.29 de l levadura,3.26 a Propano, quemador a gas, 1.27 de l mosca de l fruta, 3.30 a a Protoplasma, corrientes en el, 3.66 gráficos de variación, 3.28 Protozoarios, 3.35, 3.66 humanas, 3.29 Proyector, 1 ,20 Poleas: Proyectos meteorológicos: polea f j simple, 2.255 ia abrigo para instrumentos meteorológicos, polea móvil simple, 2.256 4.113 polea simple, 2.254 cantidad de polvo en e aire, 4.141 l Polen, su germinación,3.51, 3.54-55 cdnstrucción de instrumentos meteorológicos, Poliestireno (espuma de estireno), caloríme4.107-114 tros de, 1.28 frentes, 4.138, 4.143-144 Polos: huracanes, 4.144 norte, 4.70 C lámina indicadora del tiempo, 4.140 norte celeste, 4.71 medición de l velocidad de los vientos d e a sur, 4.70 C altura, 4.139 sur celeste, 4.71 nubrs, 4.135, 4.141, 4.143 Polvo de hornear, 2.39 oclusiones, 4.138 Potómetro, 3.43 registro meteorológico, 4.137 Precipitación pluvial, 4.46, 4.50-53, 4.111, tormentas eléctricas, 4.142 4.132-133 tornados, 4.144 Presión: Psicrómetro de honda, 4.114, 4.134 de diferentes líquidos, 2.270 Puntos de ebullición, su determinación de Iísu efecto sobre los minerales, 4.33 quidos inflamables,2.6 y peso, 2.267 de mezcla de dos líquidos, 2.7 del agua, 2.5 Presión atmosférica: efecto de l presión sobre los, 2.8 a barómetro aneroide, 2.308 Puntos de fusión: baróm-tro de mercurio, sencillo, 2,307 bomba elevadora con una jeringa,2.311 ácido esteárico, 2.2 efectos de las impurezas sobre los, 2.4 bomba impelente con un tubo de ensayo, 2.312 naftaleno, 2.2-3 detección del aire, 2.302 e aire ejerce presión, 2.301-319, 4.115, Quemador a carbón, 1.22 l 4.117 Quemadores: a alcohol, 1.25, 2.1 e aire ocupa espacio, 2.303 l a carbón, 1.24 e aire posee masa, 2.304, 4.116 l a gas propano, 1.26, 1.27 elrvación de agua mediante l presión del a Bunsen, 1.26, 2.1 aire, 2.315 de vela, 1 23 empleo de l presión de aire para atravesar, a tl una patata con una paja, 2.306 experimentos con corrientes de aire, 2.319 Rábano, 3.48, 3.58 A, 3.58 C, 3.59 A experimentos sobre l presión con jeringas, Radiación calorífica: a enfoque de ondas caloríficas, 2.131 2.301 su paso a través del vidrio, 2.133 l presión del aire y l oxidación,2.318 a a su variación srgún e tipo de superficie, l mrdición de l presión atmosférica, 2.309. a 2.134 310 modelo funcional de ls pulmones, 2.317 o Ranas, 3.10, 3.39-40,3.65 relación .entre volumen y presión (ley de Rayado, 4.7 Boyle) , 2.316 Rayos infrarrojos,2.223 sifón simple, 2.313 Reacción entre iones de soluciones acuosas, surtidor con un sifón,2.314 2.71 Presión de agua: Recepticulo,de las flores, 3.53-54 elevación de pesos mediante la, 2.274 Reducción, 2.76 en l experiencia sobre e impulso, 4.104 A Reflexión de l luz, 2.201, 2.203, 2.204, a l a cn un recipiente grande, 2.271 2.206-208 equilibrio de columnas de agua, 2.273 Reflexión de las ondas caloríficas,2.132 incompresibilidad del agua, 2.275 Refracción de l luz, 2.209-215 a l presión es igual en todas las direcciones, Remolacha, 3.46 B, 3.48 a 2.212 Renacuajos, 3.9 los líquidos ejercen presión, 2.268 Resina, 1.5 modelo de ariete hidráulico,2.277 Respiración en l s organismos, 3.41, 3 42 o modelo de elevador hidráulico,2.276 Revolución aparente de las estrellas, 4.71 presión de distintos líquidos, 2.270 Reyezuelos,3.7 ' variación con l a profundidad, 2.269 Rigel, 4.74 Prisma, 2.110, 2.220 Rocas:

285

índice sublimación, 2.19 Serpentina, 4.23 Sifones: sifón simple, 2.313 surtidor con un, 2.314 Sílice (arena), 2.22, 4.22,4.30, 4 36 Silicio, 4.48-49,4.64 Sirius, 4.73 Sistema de referencia, 4.105 Sistema solar: modelo de (Tierra, Júpiter,Martr, Mercurio, Neptuno, Plutón, Saturno, Urano, Venus}, 4.70 Sol, 4.58, 4.79, 4.84, 4.86, 4 89-90,4.94, 4.96, 4.98-100,4.143 Sodio: elemento, 4.4 su reacción con e agua, 2.73 l Sol: corona, 4.96, 4.143 duración de l iluminación solar,4.70,4.99 a eclipse de sol, 4.84, 4.96 empleo del espectroscopio para determinar l composición del, 4.101 a fotografía de su trayectoria aparente, 4.90 halo, 4.144 inclinación de sus rayos, 4.100 manchas solares, 4.86 período de su rotación sobre su eje, 4,86 rekolución aparente del, 4.94 sistema solar, 4.79 su cambio de posición en e curso de las l estaciones, 4.89 Soldadura: de conexiones eléctricas, 1 .7 fundentes para, 1.5 lámpara para, 1 8 métodos de, 1.6 soldadura dz hierro, 1.5 soldador, 1 .53 tipos de, 1.4 Solución para platear, 1 68 Soluciones: de distinta molaridad, véase en Capitulo 1". distintcs solventes, 2.13 efecto de l temperatura, 2.10 a efecto del tamaiio de las partículas, 2.12 en los surlos,4.55, 4.56 saturadas, 2.10 solubilidad a determinadas temperaturas: 2.11 solubilidad de las sales, 2.9 Soluciones molares, véase en Capítulo 1". Sonido: forma de las ondas producidas por un diapasón, 2.191 fcrma de las ondas sotioras, 2.190 latas vibrantes, 2.193 materiales que absorben e sonido, 2.195 l observación y percrpción t c i de vibraátl ciones productoras de ondas sonoras, 2.192 oído, 2.197 propagación a través de l madera, 2.184 a voz, 2.198 Stylonchis, 3.35

colección de, 4.27-28 dzfinición, 4.3 identificación, 4.1, 4.31 ígneas, 4.18, 4.21 inetamórficas,4.22 observación dc las, 4.1, 4.29 preparación de l s rocas para su i e i i i a ditf. cación, 4.2 sedimentarias, 4.18 textura,4.21 Rocas ígneas: artificiales,4.24 basalto, 4.40 constituyentes básicos, 4.21 extrusivas, 4.21 formación de las. 4.21 intrusivas,4.21 porfíricas, 4.21 su textura, 4.21 Rocas metamórficas: artificiales,4.26 clasificación, 4.23 cuarcita, 4.23, 4.40 esquisto, 4.23, 4.40 foliación, 4.23 gneiss, 4.23 mármol, 4.23,4.31 pizarra, 4.23 textura,4.23 Rocas sedimentarias: agentes cementantes, 4.22 arcilla, 4.26. 4.32, 4 48-49,4 55, 4.6ü arenisca, 4.22 artificiales,4.25 clásticas,4.22 conglomerados, 4.22 esquisto, 4.22 fango, 4.34. 4.60 fósiles, 4.34 pirdra caliza, 4 22, 4.31, 4.38, 4.40,4.55 precipitados. 4.22 separación de sedimentos, 4.32 sílico-calcáreas, 4.22 Rocío, punto de, 4.134 Rosas, 3.55 Rotación de l siembra, 4.55 a Ruedas hidráulicas, 2.278 Sapos, 3.39 Sauce, 3.48, 3.57 Sebo, 1.5 Semilla, estructura de la, 3.52 Semillas,3.49, 3.52, 4.44 Semillas de girasol, 3.52 Sépalos, 3.53-54 Separación de sustancias: cromatografía, 2.24 destilación, 2.20 destilación fraccionada,2.21 dos líquidos no miscibles,2.26 estaño y carbono,2.18 extracción de aceite de nueces, 2.23 gas disuelto en e agua 2.25 l sal y arena, 2.22 separación de sólidos por diferencia de densidad, 2.27

liidice

286

Sublimación, 2.19 Suculentas. 3.37 Suelos: acción de los seres vivos sobre los, 4.63 ácidos, 4.47 agua en los, 4.44-46, 4.48-49, 4.52-56, 4.59 arado de zonas adyacentes,4.53 bases, 4.47 capilaridad, 4.48,4.56-57 contenido de aire en los,4.43 densidad, 4.9, 4.41 efecto del viento sobre los, 4.64 efectos de las lluvias en los. 4.50-53 cmbudo para recoger pequeños organismos. 3.16 erosión, 4.53,4.62 extracción de muestras, 4.42. 4.54 fertilidad, 4.44 formación de los, 4.37-38 horizontes de los, 4.61 nutrición de los, 4.40 organismos de los, 5.16 p r i de los, 4.61 efl permeabilidad de los, 4.54 rotación de l siembra, 4.53 a su acción sobre e crecimiento de l s v-gel o tales, 4.39 subsuelo, 4.44, 4.61 superficie de los, 4.44,4.61 taladro, 4.42 terrazas. 4.53 tipos de, 4.36 variabilidad de l s partículas de los, 4.41 a Sulfato de bario, 2.71 Sulfato de calcio,2.67 Sulfato de cinc, 2.33-34, 2.69,274, 2.83,2.85 Sulfato de cobre (11). 1.42,212, 2.32-33. 2.47, 2.69, 2.71-72, 2.80,2.83-86.2.89,3.46 B, 3.47-48 Sulfato de hierro (II), 1.46 Sulfato de hierro (111). I .44, 4.58 Sulfato de magnesio, 1.50 Sulfato de potasio. 1 .50. 2.1 1 Sulfito de hierro (11). 2.70 Surtidores, experimentos con, 2.37 B, 2.3!4 Suspensión de partículas, 2.58 Tablas psicométricas, 4.112,-4.114 Tablero de circuitos, 2.156-163 Tablero extendedor de insectos, 3.15 t.; l'alco. 4.6, 4.23 Tallo de l s plantas: a crecimiento de l s tallos,3.50;electo de la o gravedad,3.59 A. 3.59 6; crecto de la luz, 3.58 A, 3.58 B: efecto de lo luz coloreada,3.58 D dicotiledones,3.57 inonocotiledones. 3.56 tejido. 3.60 Tanque para observación de loa ondas. 2.183-189 Tejidos: circulación de lo sangre e n cI pcz y I;I rana, 3.65 hueso, 3.63 músculos, 3.63

sangre y vasos sanguíneos,3.63-65 tejido de l pata de pollo. 3.63 a tejido del tallo, 3.60 tendones, 3.63 Telescopios:_ espejos para. 4.65 lentes para, 4.65-66 reflectores,4.66 refractores, 1 19. 4.65 Temperatura: efecto sobre: e agua, 2.129, 4.59: la cval pcración del agua,4.128,4.135: l s plaiia las. 4.44 en frentes, 4.138 cn registros del tiempo, 4.137 percepción, 2.1 12 piroelectricidad, 4.33 Templado del acero, 2.ú4 Tenebrio (gusanos de la harina), 7.24, 3.61 Tensión superficial: acción del jabón, 2.290 aguja que flota en e agua, 2.291 l bote impulsado por la, 2.297 comprimiendo agua, 2.296 conservando agua en un tamiz, 2.294 hojita de afeitar que flota cn el agua. 2.292 levantando l superficie del agua, 2.293 a soplado de burbujas de jabón. 2.298-300 vaso colmado de agua, 2.295 l'eodolito (astrolabio), 4.67 Termitas, 3.36 Termómetros: contraste de un termómetro,2.115 de alcohol, 2.114 de bulbo húmedo y dc bulbo seco, 4.114 determinación del punto de rocío,4.134 su funcionamiento,2.113 Termoscopio, 2.116 Terrarios, 3.36-39 Terrazas, su construcción,4.53 Tetracloroetano, 2.17 Tetrahymena, 3.35 Tiempo, 4.70, 4.94 su determinación por e cuadrante solar, l 4.68-70,4.89 B iiempo atmosférico,ukasc en Aire,Agua. Proyectos meteorológicos, Viento. Tiempo medio local, 4.94 Tierra: Círculo Polar Artico, 4.70 A. 4.98-99 distinta duración del día y de la noche.4.99 ecuador terrestre, 4.70 A, 4.88. 4.94, 4.98-99 efecto de l inclinación de l s rayos solarcs a o sobre l cantidad de calor y luz que rea cibe la, 4.100 elementos de l corteza terresirc. 4.4 a en e sistema solar, 4.79 l gravedad terrestre, 4.104C, 4.105 órbita de la. 4.97, 4.99,4.105 rotación, 4.70 A, 4.70 B. 4.87-88.4.91, 4.98 trópico de Cáncer, 4.70 A, 4.98-99 trópico de Capricornio,4.99 Titulado (de ácidos y bases), 2.78
,

Vidrio: Tolueno, 2.15, 2.48 doble, 1.1 Tomates, 3.55, 3.57 emparejado en la llama, 1.2 Topacio, 4.6 lana de, 1.28 Tormentas eléctricas, 4.142 planchas de, 1.1 Tornados, 4.144 precauciones en el corte, 1.1 Tradescantia, 3.68 simple, 1.1 Trampas para animales y reptiles, 3.18 su corte, 1.1, 1.2 Trampas para moscas de la fruta, 3.23 su corte con una resistencia de alainbrc, Transformador, 1.3 1.3 Tránsito (instrumento), 4.139 tubo de, 1.2 Translucidez de los minerales, 4.11 Trementina, 1.5 Viento: Tricloroetano, 2.17 anemómetro, 4.108, 4.113 Trípode, 1.30 anemómetro de deflexión, 4.109 Tubo capilar: escala de intensidad del, 4.137 su empleo en la determinación del pun~ü indicador de la dirección del (veleta), de ebullición, 2.3 4.107, 4.113 y del punto de fusión, 2.6 B medición de la velocidad de los vientos de Turmalina, 4.33 altura, 4.139 separación de partículas del suelo, 4.64 Urano, 4.79 su efecto sobre e suelo, 4.64 l Urea, 2.89 velocidad de huracanes y tornados, 4.144 Ursa Major, 4.72, 4.78 B Visual, dirigida a los cuerpos celestes (marUrsa Minor, 4.72 cación), 4.67 Vorticella, 3.35 Vacío, 2.196 Voz, emisión de la, 2.198 Valvas, 4.34 Wood, metal de, 1.53 Vega, 4.76 A, 4.78 B Vela (bujía), estudio de su llama,2.1 D Xilol, 2.48 Velocidad de la luz, 4.73 Ventilación, 4.i 19 Y s , 2.67, 4.6 eo Venus (estrella matutina y vespertina), 4.79-80 Yeso d- París, 2.67, 3.5, 4.25, 4.34 Verano, 4.70, 4.98 Vía Láctea, 4.71, 4.73 Zinc, véase en Cinc.

ESTA EDICIÓN DE. 15.000 EJEMPLAR~S SE TERMINÓ DE IMPRIMIR EN OFFSET EL DíA QUINCE DE DICIEMBRE DEL A N O MIL NOVECIENTOS SETENTA Y CINCO EN LOS. TALLERES GRÁFICOS DE LA COMPAÑfA IMPRESORA ARGENTINA, S A , .. CALLE ALSINA 2049 BUENOS AIRES.

-

LA COMPOSICI~N EL ARMAW ESTUY VIERON A CARGO DE CASTROMÁN, ORBE
Y C A , CALLE CARLOS CALVO Í. BUENOS AiRES.

1861,

o

A

C NISMAJOR
. I _ _

4

20

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->