Está en la página 1de 1

Cátedra de Historiografía

Lic. Historia del Are


Ma. Paula Pino
Ciclo 2009

En Iconografía y Mitos Indígenas en el arte, Teresa Gisbert aborda el estudio del arte
virreinal. Este arte presenta un carácter dual, constituido por la amalgama de dos
culturas: la indígena y la occidental hispánica.
El objetivo de Gisbert es esclarecer los testimonios indígenas presentes en el arte
virreinal; como se sirvieron, o adaptaron imágenes que no les eran propias a sus deseos
de conservar los valores tradicionales de su pueblo.
Asimismo, cómo la iglesia evangelizadora se sirvió, a través del estudio de la cultura
prehispánica, de imágenes populares para llevar la religión nativa desde lo conocido a lo
cristiano.
En esta lucha por imponer un imaginario nuevo y conservar la cultura nativa nace un
estilo mestizo de gran belleza.
Sin embargo para poder distinguir entre los motivos ornamentales de esta arquitectura
mestiza, los originarios del cristianismo de las infiltraciones de mitos nativos, e incluso
de los nuevos motivos de ascendencia mixta, es necesario un exhaustivo estudio previo.
A tal fin, Gisbert se sirve de la metodología enunciada por Erwin Panofsky; primero,
buscando interpretar el asunto convencional (portador del mensaje) para, después de
encontrar su simbología hispana, trasponerlo a la simbología precolombina.
Bajo el título de Mitos prehispánicos en el arte virreinal, la autora expone los
significados, previos a la llegada de los españoles, de imágenes precisas, cómo se
desarrollan en el imaginario de la cultura nativa, y finalmente, como se mudan estas
imágenes a fin de ilustrar la doctrina cristiana y logar una mejor comprensión de los
recientes evangelizados.
Particularmente en el capítulo concerniente a “Quesintuu y Umantuu, las sirenas
indias del lago Titicaca. Difusión de la Sirena Andina.” Gisbert nos plantea un
recorrido previo, desde la mitología andina. Aquí nos habla de dos hermanas mujer-pez
que habitaban el lago Titicaca, y que coparticipando con el dios Wiracocha engañaron al
dios Tunupa( enemigo del primero), que seducido por ellas quedó preso en las aguas del
lago.
Conjuntamente, la autora realiza descripciones de las imágenes a analizar, la
representación por medio de figuras femeninas, con cola de pez, en algunos casos con
tocados de plumas sobre su cabeza, en otros tocando charangos, y demás aspectos que
corresponden a la significación primaria o natural panofskyana. Cómo fueron
plasmadas en el soporte arquitectónico, los aportes desde el modo de percepción indio
(figuras planimétricas, geometrizadas) corresponden a algunas de las menciones que
hace la autora del carácter formal.
El cristianismo tomó la imagen de mujer-pez, que traducida occidentalmente sería una
sirena, y conjuntamente con su analogía a los mitos de la antigua Grecia (muy en boga
en el manierismo contemporáneo) elaboró la imagen del pecado cristiano: una sirena
que a través de sus encantos seductores lleva al hombre a la perdición.

Bibliografía:
Gisbert, Teresa. Iconografía y mitos indígenas en el arte. Gisbert y cía. La Paz. 2004
PANOFSKY, E.: El significado de las artes visuales, Alianza, Madrid, 1979.
Websites: http://diosesdelperu.blogspot.com/2005/03/tunupa-dios-peregrino-y-
mrtir.html