Está en la página 1de 4

El club sanador 

 

No había sonido de teclado pero sus ágiles dedos pulsaban las letras sobre una 
superficie  donde  se  veían  ordenadamente  el  alfabeto  y  los  signos  de 
puntuación. El soporte era a penas más grueso que una hoja de papel vegetal y 
sin embargo, servía para escribir tal cual lo hacía con el teclado anterior.  

 

El  artilugio  era  una  novedad  presentada  en  el  campus  y  suponía  una  mejora 
importante  para  los  espacios  donde  se  movían  últimamente.  La  superficie  era 
suave,  fría,  pero  si  se  ponía  atención  era  también  aterciopelada.  El  material  
estaba  hecho  con  un  producto  de  investigación  textil  desarrollado  por  unos 
ancianos que trabajaban en Xorlito. Era una versión beta, pero todos sabían que 
sería  un  éxito  porque  las  nuevas  pantallas  no  tenían  respuesta  emotiva  y  el 
usuario se desconcertaba. Eran tiempos revolucionarios y las herramientas iban 
transformándose. 

 

Las  pantallas,  terminales,  teclados,  cámaras…  evolucionaban  en  tamaño  y 
prestaciones  sensitivas.    Las  tendencias  favorecían  los  elementos  de  omega  3, 
calcio,  melatonina  y    triglicéridos  que  se  inhalaban  a  través  de  la  superficie 
aterciopelada. 

 

Por  las  mañanas  al  llegar  a  la  oficina  quienes  pertenecían  al  departamento  de 
ambientación  sensorial  alimentaría,  asignaban  a  cada  terminal  el  contenido 
microbiológico necesario para mantener el ritmo de trabajo. Sólo al atardecer se 
vaciaban  los  escasos  depósitos  que  no  se  habían  inhalado  dáctilmente  para 
volverlos a llenar durante la madrugada. El personal de limpieza era altamente 
especializado  pues  sólo  microbiólogos,  bacteriólogos  y  virólogos  podían 
manejar  los  aparatos  y  cambiar  sus  contenidos.  Desarrollos  novedosos  en 
constante  avance  pretendían  sustituir  personal  cualificado,  por  un  sistema  de 
gestión para  personal no especializado,  tendente a los automatismos. 

 

Ambrosía  llegaba  siempre  tarde  pero  pese  a  ello,  la  productividad  era  la 
esperada y estaba dentro de los marcadores. También su equilibrio biológico se 
ajustaba  a  la  norma.  Sus  instrumentos  eran  estándares  y  por  ello  no  era 
coartada. 
Aquella  tarde  al  salir  del  edificio  donde  trabajaba  se  dirigió  al  club  sanador. 
Estaba  dispuesta  a  gastar  parte  de  la  sal  del  mes  en  tomar  unas  espumas 
creadas  por  un  genio  de  la  orgánica  somática  agrícola.  La  espuma  era  una 
especie  de  nube  con  sabor  orgasmático  que  al  ser  paladeada  transportaba  al 
individuo  que  la  ingería,  apareciendo  de  inmediato  en  el  lugar  y  espacio  que 
previamente  había  seleccionado  del  menú  principal.  Ello  producía  un  placer 
indescriptible  y  de  tal  la  intensidad,  que  emocionaba  y  reconfortaba  los 
sinsabores diarios.  

 

Un  aroma  de  gajo  de  naranja  fresco,  balsámico  y  jugoso  provocaba  un  placer 
virtual  suave  que  iba  erizando  los  cabellos  de  la  nuca,    un  cosquilleo  por  el 
cuerpo  pausado  y  lánguido  que  recordaba  el  lamer  la  piel  de  un  cuerpo 
rotundo,  recio  y  rozagante,  sin  aristas,  sin  quebrantos,  suave.  Ambrosía  cerró 
los  ojos  y  se  dejó  llevar.  Al  volver  a  la  realidad  supo  que  esta  nube  la  había 
afectado  más  de  lo  deseado.  Sonaba  en  la  radio  una  música  instrumental 
movida, algo metálica que le recordaba con placer el lugar del que acababa de 
regresar. 

 

Ambrosía  salió  del  edificio  cuando  las  lunas  se  estaban  ocultando  y  la 
oscuridad cubría el espacio.  La intensidad que acababa de recrear su mente la 
acompañó  a  lo  largo  del  camino,  se  cruzó  con  poca  gente,  a  penas  un  par  de 
individuos  y  un  anciano  que  caminaba  rápido  entre  los  carriles  de  paseo 
protegidos. Ella iba saboreando su recuerdo y por primera vez desde que tenía 
su nuevo trabajo, pensó que le hacía bien. La simplicidad que acompañaba a sus 
quehaceres y el mejor salario, favorecían por igual su estado de ánimo. 

 

Al  llegar  a  su  casa,  la  puerta  estaba  entreabierta  y  encontró  nada  más  abrirla 
ropa esparcida por el suelo, libros desparramados por los estantes, las ventanas 
abierta, y al ver una de ellas sin protección, supo por donde habían entrado. No 
parecía  que  las  alarmas  hubieran  funcionado,  ni  el  perro  automático  estaba 
activado, que extraño‐ pensó. 

 

Llamó a seguridad para informar y a los pocos  minutos  operarios  del servicio 
de  urgencia  de  reparaciones  especiales  llegaron  y  convirtieron  el  espacio 
caótico, de nuevo en orden y armonía con libros, ropas y cachivaches colocados 
tal  y  como  se  encontraba.  Para  hacerlo,  miraban  los  datos  en  un  pequeño 
portátil  que  disponía  de  las  imágenes:  plano,  muebles,  ubicación  de  los 
elementos decorativos y reconstruían el lugar, tal y como había estado antes del 
incidente. 

 

Llamó a Petra. 

        ‐Hola Petra, ¿Qué tal estás? 

        ‐ Bien, justo estaba ahora pensando en hablar contigo. Tengo entradas para 
la danza Geographic Zona, es mañana por la tarde. 

         ‐ Me encantaría ir, pero llevo un día muy extraño.  Acabo de llegar a casa y 
estaba  todo  revuelto.  Alguien  o  algo  han  estado  husmeando  en  mis  cosas  y 
empiezo a creer que algo extraordinario me está pasando 

        ‐  Pero  que  dices,  Ambrosía  creo  que  estás  mal  de  la  cabeza,  ¿Quién  va  a 
querer hacerte daño? 

       ‐ No es que piense que me quieran hacer daño pero con el nuevo trabajo y 
la  lo  que  he  visto  en  el  club  sanador…  no  sé…  es  un  presentimiento,  han 
entrado  buscando  algo.  Hace  poco,  he  estado  en  el  restaurante  creador  de  los 
sabores orgasmáticos y ya sé que sabor tiene una de sus famosas espumas… 

       ‐ Pero que me dices!... si es muy exclusivo…. 

       ‐  Sí,    pero  valió  la  pena.  Y  lo  raro  Petra,  es  que  fue  increíble,  parecía  que 
estaba viviendo un placer intenso que golpeaba mi cuerpo y me estremecía, era 
como su publicidad cuenta. He estado en las nubes, flotaba y curiosamente era 
un atractivo mareo que me ha hecho olvidarme de todo. Ha sido increíble. En el 
mismo  comedor  había  otros  comensales  que  al  abrir  mis  ojos  les  he  visto 
mirarme  con  cara  de  asombro.  No  sé  muy  bien  que  ha  ocurrido  pero,  de 
verdad!  ha  sido  fantástico,  jamás  había  tenido  un  placer  tan  intenso,  tan 
arrebatador.  

- Jesús hija, pero que me cuentas!. Con razón cuesta tanta sal. ¿Y los otros 
que probaban los platos también sentían tanto placer? 

- No  lo  sé,  estaban  todos  muy  asombrados  con  lo  que  yo  he  debido  de 
exteriorizar, pero no se que decirte. 

- Ambrosía,  ¿no  será  que  al  ver  tu  reacción  quieren  investigarte  para 
obtener  datos  y  mejorar  lo  que  hacen?.  Ya  sabes  que  siempre  nos 
miran… 

- ¿Tu crees?. 
- Mira  yo  no  se  tú,  pero  en  general,  en  esta  lugar  y  este  tiempo,  todos 
andan  revueltos  y  excepto  los  que  de  verdad  son  friquis,  el  resto 
pululamos como buenamente podemos, así que no me extrañaría que los 
sabihondos  culinarios  agrícolas  orgasmáticos  quieran  saber  más  de  ti  y 
de tu vida para aplicarlo a su cocina. 

- Petra,  me  dejas  de  piedra,  pero  es  una  explicación.  Yo  lo  he  pasado 
genial, y no me importa volver al teclado aterciopelado porque recordaré 
lo que he sentido y vivido en el club sanador. Mañana seguiré trabajando 
y cuando consiga más sal, volveré. 

 

Estaba  muy  contenta,  nada  de  ansiedad,  de  agotamiento,  de  cansancio.  Eran 
tiempos  convulsos    de  cambio  y  transiciones.  Eran  tiempos  interesantes  y  ella  
podía ir de vez en cuando al club sanador.  

 

Otro día pensaría en la propuesta de Erasmo para ir a la parte oscura de la luna 
terrícola y ayudar a unos alienígenas, pero eso sería en otro momento.   
     

 

 

 

        Otoño 2010 

 

        Petra Osnofla 

Intereses relacionados