P. 1
CISTOURETROGRAFÍA

CISTOURETROGRAFÍA

4.5

|Views: 12.207|Likes:
Publicado poryadirandresbairon

More info:

Published by: yadirandresbairon on Jul 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2013

pdf

text

original

Reflujo vésico-ureteral.

Dr. J. Guerrero-Fdez. Hospital infantil La Paz. Madrid Fecha del artículo: Agosto 2000

¿Qué es y por qué aparece? En condiciones normales la orina que se forma en el riñón pasa a los uréteres y posteriormente a vejiga. La unión de los uréteres con la vejiga (ver dibujo) se denomina unión vesicoureteral y su función es permitir el paso de la orina a la vejiga e IMPEDIR el paso contrario (vejiga -> uréteres). Se dice que hay reflujo vésico-ureteral cuando falla este mecanismo y la orina retorna a los uréteres e incluso al riñón desde la vejiga. ¿Por qué falla este mecanismo? Es una malformación y, por tanto, se nace con ella... se trata de "un defecto de fábrica" que, muchas veces, cura sola con el tiempo. ¿Produce síntomas? No produce síntomas pero sí puede ser causa de frecuentes infecciones de riñón (pielonefritis) al permitir el paso de las bacterias desde la vejiga al riñón. También es causa de hidronefrosis (se hinchan los uréteres) y en base a ésto los médicos clasificamos los reflujos vesicoureterales en 5 grados. En la imagen de abajo se muestran los grados del I al IV prescindiéndose del V pues muchos investigadores médicos lo engloban dentro del IV. Será tanto más grave el reflujo cuanto mayor sea el grado.

I. Solo hay reflujo sin llegar al riñón, no dilatación. II. Reflujo al riñón sin dilatación. III. Reflujo importante que ya causa dilatación leve. IV. Reflujo grave que dilata casi toda la vía. V. Reflujo grave que dilata toda la vía y la deforma. ¿Como se descubre esta afección? El diagnóstico suele hacerse casualmente cuando un niño de menos de 5-6 años ha padecido una pielonefritis y se estudia por ello a posteriori. El procedimiento que permite descubrir el reflujo se denomina cistografia o cistouretrografía (CUMS) y consiste en meter por la uretra, con una sonda, una sustancia visible en la radiografía. Este procedimiento se realiza asegurándose de que no haya gérmenes en la orina (su hijo deberá tomar previamente unas pocas dosis de antibiótico). Se considera normal la prueba si los uréteres no se rellenan con esa sustancia (no se ven en la radiografía). Puede ser también necesaria la realización de pruebas que demuestren la funcionalidad del riñón (analítica de sangre) y la visualización del mismo para ver si tiene cicatrices (gammagrafía renal o DMSA).

Grados.

También puede sospecharse esta entidad durante la revisión ecográfica rutinaria de una embarazada. En estos casos lo que el ginecólogo ve es una dilatación de las vías urinarias del feto (dilatación pielocalicial), si bien, esto puede corresponder a otras muchas causas, desde banales (la dilatación desaparece al nacer) hasta casos graves (malformaciones del riñón, válvulas de uretra posterior, etc.) ¿Que son las válvulas de uretra posterior? Constituye una enfermedad congénita rara que solo afecta a varones y caracterizada por la presencia de unas válvulas en la uretra que ocluyen parcialmente la salida de la vejiga y dificultan su vaciamiento. Esto determina grandes presiones en la vejiga del feto y, consecuentemente, un reflujo vésico-ureteral (la orina en vez de salir toda hacia el exterior, parte de ella refluye hacia los riñones). Pueden llegar a ser muy graves pues en el feto el reflujo por sí solo, sin necesidad de que haya infección de orina, es capaz de dañar seriamente al riñón. Su tratamiento, cuando se descubren, es siempre quirúrgico y precoz para evitar que lo dañen posteriormente (si es que antes no lo estaban ya). Resumiendo... ¿que complicaciones tiene el reflujo vesico-ureteral? Por una parte ya hemos dicho que favorece las pielonefritis y éstas, a su vez, son capaces de ir dañando progresivamente al riñón. Por la otra, un reflujo vésico-ureteral grave desde antes del nacimiento (IV-V) es capaz de dañar el riñón; si antes de este periodo (periodo fetal) no se produjo daño renal es muy excepcional que por sí solo vaya a producir daño posteriormente sino es a través de pielonefritis. Por tanto, un niño sin problemas en el riñón al nacimiento y que padece de reflujo vésico-ureteral, no tendrá riesgos de daño renal mientras no existan pielonefritis. Por este motivo, lo más importante es evitar las infecciones con antibióticos profilácticos. ¿Cual es su tratamiento? Suele curar solo si no es grave (grados I, II o III) y si el niño es todavía pequeño. Por ello, la actitud más correcta es esperar hasta cierta edad (no más de 5 años) y realizar cistografías (1 ó 2 veces) durante ese tiempo hasta que desaparezca el reflujo. Mientras tanto es probable que el niño tenga que tomas antibióticos profilácticamente. Si no llegara a desaparecer a los 5 años (aproximadamente), el grado de reflujo es muy importante (sea cual sea la edad) o las infecciones de orina son muy repetidas puede ser necesaria una intervención quirúrgica.
Para má

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->